www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5592002
Para todos los públicos MasterChef 8 - Programa 9 - ver ahora
Transcripción completa

¡Aspirantes, estáis en nuestras manos!

¡Suerte! -¡Ay! ¡He cogido el saltamontes!

Al horno están increíbles. -Yo no me fiaría.

(LUNA) Lo voy a probar.

¿Borja Mari, bien? -"Très bien".

-¡Uf! -Está flipado, eh.

Abdominales, apertura. (ANA) ¡Vaya dos!

(IVÁN) Tierno no, lo siguiente.

Carmen, ¿cómo lo ves? Si tengo invitados, no pongo esto.

Tiene toda la pinta de que es tuyo, Juana.

Yo digo que es Carlos. Estoy despistado.

¡Buenísimo! Me lo como entero. El mejor plato es... "México".

Es que me emociono.

Bienvenidos a la Casa Ronald McDonald de Madrid.

Samantha, ¿quieres casarte conmigo y poner fecha a la boda?

¡Sí, chef!

¡"Come on"! ¡"Come on"! ¡"Quickly"!

Os va un intruso por ahí, eh. -Vamos superbién, así que fuera.

Dani, ¿lo ves bien? Por la salsa, yo creo

que estará más que correcto.

El bizcocho se lo di a Iván. -¡No puede ser!

El día que quiera cerrar un negocio, os llamo, eh.

¡Esto es un escándalo, eh! -¡Venga, venid! ¡Rabo de toro!

Estamos ayudando a muchísimas familias.

(JOSÉ MARI) Hacéis una buena obra viniendo aquí.

Aspirantes, cocinaréis con café. ¡Ayuda!

¡Bajo ya! ¡Ya! -¡Venga, corre!

(JUANA) ¡Venga, Luna!

Qué rápido estuvo Carlos, que levantó la mano,

le dijo a Luna que bajara. Cree que es buena en repostería.

Vamos a ver qué tienen planteado hacer.

Esto es un desastre monumental.

Lo siento. No lo maquillemos.

Te la has pegado con todo el equipo.

El aspirante que no continúa en las cocinas

de "MasterChef" es...

Carlos.

(Música)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Los aspirantes llevan más de dos meses juntos.

Han tenido tiempo más que suficiente para conocerse,

pero esta noche más de uno se puede llevar una sorpresa.

Buenas noches. Lo más importante será ver

cómo reaccionan y cómo encajan lo que los demás piensan de ellos.

Aspirantes, bienvenidos

una semana más. (ASPIRANTES) ¡Gracias, chef!

Después del robo de ingredientes de hace dos semanas

y de la última prueba por equipos, imagino que todo estará

ya claro entre vosotros. Es decir, que ya sabéis

cuál es la estrategia de cada uno.

Bastante claro todo. José Mari, ¿qué tal

te llevas con tus compañeros?

Me llevo bien con todos. Nos vamos conociendo y bueno...

Ya tenemos más cariño que al principio.

¿Y tú, Andy? A ver... Tengo una relación cordial

con todos. Ni buena ni mala, cordial.

Bueno, si tenemos que analizarlo un poco, ¿con quién es

cordial-buena y con quién es cordial-mala?

Pues una relación cordial-buena sería, por ejemplo, con José Mari

y cordial-mala, por ejemplo, como ya sabéis, con mi amigo Iván.

(RÍE)

Oye, ¿ha tenido consecuencias tu escalada en el ranking corral?

¿Se cuadran a tu paso?

No se cuadran, pero sí que he visto como... un poco de resquemor,

un poquito de... Lo noto, yo lo noto.

¿De quién, por ejemplo? Bueno, obviamente, de...

mi amigo Iván también...

Un poco Luna, que se pensaba que solo estudiaba.

Un poco, a lo mejor, diría que Alberto. Lo he notado.

Casi que me digas los que no tienen resquemor.

Yo creo que Michael, Teresa... José Mari tampoco lo guarda...

El grupito. O sea, que ya tienes definidos

los grupitos, Andy. Sí, sí. Yo creo que en un grupo

se engloban Iván, Alberto, Ana, Luna...

(ANA) Y Juani. -Y luego, los demás ya van

cada uno por su cuenta. No tiene nada malo.

Yo no he venido aquí a hacer amigos, ya lo saben.

Lo hemos notado, Andy.

(IVÁN) Andy ya estaba hinchado y ahora

no te puedes ni imaginar cómo sube esas pechuguitas y cómo...

Cruza los espolones. Pero, bueno, que vaya por su caminito,

como digo yo, comiendo su maíz de pollito

y a ver si crece y se hace mayor.

Aspirantes, de nuevo os enfrentáis a una caja misteriosa.

Ana, ¿qué te gustaría encontrar debajo

para ser la mejor en este reto?

No sé. Que haya muchas cosas y que no haya que entrar al súper,

que me pongo nerviosa. ¿No quieres entrar al súper?

¡Pero pídemelo, mujer!

Ana no quiere entrar al súper. Ya está.

(LUNA) A mí no me apetece mucho. ¿Tampoco?

Luna, que le lleven la comida...

Aspirantes, como sabéis, solo hay una manera de descubrirlo.

A la de tres, quiero que levantéis las cajas todos a la vez.

¡Una, dos y tres! ¡Vamos!

¡No me digas! -¡Ostras!

¡Qué susto! Es un espejo.

(LUNA) Estoy "flipant".

Luna, te tengo a ti. -¡Y yo a Michael!

Yo a José Mari.

(LUNA) ¡Qué guapo, Michael!

¡Qué elegancia! -¡Oh! Vale. OK.

(LUNA) ¿Qué pasará? ¿Qué misterio habrá?

No entiendo nada. Veo la foto de Michael

y digo: Pues nada... Tendré que hacer un guiso,

porque como solo sabe hacer guisos...

Ha llegado el momento de descubrir por qué tenéis esas fotos.

Pero lo vamos a hacer poco a poco.

Vamos a empezar por... Iván. Escucha atentamente.

(ANDY) Iván me parece una persona muy chula, muy prepotente,

muy arrogante, con el ego muy subido. Se cree buen compañero,

pero me da la sensación que haría cualquier cosa por ganar

y pisaría a cualquiera por ello.

(ANA RÍE) ¡Qué dices!

Retratado. No puedes caer bien a todo el mundo,

no puedes reflejar y proyectar una personalidad para todos.

Cada uno ve lo que ve...

Respeto, en todo caso, su opinión y nada más.

La verdad es que todos sus pequeños dardos, a mí me rebotan.

Andy, pues es tu turno. Vamos a oírlo.

(IVÁN) Andy sabe mucho menos de lo que dice que sabe.

Cree que hacer esferas es lo único que existe en la cocina.

Es el tío más pretencioso que existe en el programa.

Creo que debería poner los pies en el suelo

y que debería dedicarse a cocinar y a aprender un guiso,

solamente te pido eso, Andy.

¡Madre mía!

No te preocupes, Iván, que sacaré un guiso cuando quieras.

Te voy a demostrar que no solo sé hacer esferas. Ya verás.

Pues la verdad es que el mensaje de Iván, a mí no me ha sorprendido

para nada. Es más, me ha parecido incluso flojo.

Que diga que no sé guisar... Por favor, ¿qué discurso es ese?

Michael, vamos a ver qué opina Teresa de ti.

(MICHAEL) Vamos a oír.

(TERESA) Michael es una estrella. Es más estratega de lo que parece.

Michael tiene su propia estrategia porque quiere llegar a la final.

Le gusta mucho cuando hay cámaras, lucirse.

Pero después... de poco estudiar y trabajar.

Le falta... un trabajo profundo.

Aceptable. También lo hemos hablado y digo... "Claro".

Tengo que ponerme más las pilas...

El Michael de siempre. Y ella me ha ayudado mucho en eso.

Pero lo de que me gustan las cámaras...

desde que era un "baby".

(TERESA) Es una diva, se lo digo mucho.

Eres una estrella. Aparte de que es buen amigo.

A mí me gustaría que me dijeran que soy una estrella.

¿Por qué no me lo dicen a mí?

Teresa, es tu turno. ¿Estás preparada para escuchar

lo que piensa Alberto de ti? Sí.

(ALBERTO) Teresa es una persona que no va de cara.

No hemos conectado. Por un lado, dice una cosa,

por el otro, dice otra... Y tú te das cuenta

de que habla a las espaldas. Ese tipo de gente... conmigo no.

¿Por qué crees que Alberto cree que no vas de frente?

Haces un comentario y la gente se lo toma todo muy mal.

Pero yo creo que soy una persona que voy de frente.

Tengo que decirte que no es el único que lo piensa.

Otros compañeros nos han dicho que también piensan eso de ti.

¿Es tu estrategia en "MasterChef"?

Mi estrategia es que tengo 57 años

y que creo que llevo 57 días de programa.

Este es mi sueño y aquí estoy para eso...

Me encanta estar aquí y lo que quiero es cocinar mejor

y ver esto... Y ya está.

(TERESA) Sí que me esperaba el mensaje de Alberto.

Este rencor que tiene del programa aquel...

que él dijo que nosotros éramos el equipo perdedor.

Y que, entonces, cuando les ganamos, yo le dije:

"¡Toma, el equipo perdedor! ¡Te hemos ganado!".

No sé qué programa era... ¿El tres?

¿Estamos en el nueve...?

Bueno, Juana, cómo se está poniendo esto, ¿verdad?

¿Tú tienes ganas de escuchar lo que Ana piensa de ti?

Pues como sea algo malo, le meto el dedo en el ojo.

(ANA) Juana no confía mucho en ella. A nivel de liderar

un equipo, estoy segura que se le daría genial,

pero tiene que confiar más en ella. Cuando lo haga, será brutal.

Me quedo con los ojos...

(JUANA) Eso es una realidad grande.

De verdad, es que aquí me resta todo tanto...

¡Uf! Y si me dicen "capitana", ya no quiero ni contar.

José Mari, vamos a ver qué piensa Juana de ti.

(JUANA) La novia de José Mari se tiene que haber quedado nueva

estos días, porque se está moviendo, bailando... Es agotador.

Sabe de todo. Te puede decir: "Yo friego mejor que tú

o yo hago esto mejor que tú" y no lo ha visto en su vida.

Es una persona que dice que lo sabe todo,

pero a la hora de la verdad, si puede, se escaquea.

Y le encantan las cámaras.

¡Grande, grande, grande!

Lo que en mi pueblo se dice de toda la vida: "Es un fantasma".

No es que sepa de todo, es hay muchos

que no saben de nada. (RÍE)

Y luego, te gustan las cámaras, te gusta lucirte.

Las cámaras... como a todo el mundo.

Estoy acostumbrado, además. Eres una estrella.

Julio, eres una estrella. ¡Me encanta!

Ana, es tu turno.

(LUNA) Ana se hace, fácilmente, un caos en su cabeza y se agobia.

Eso le afecta a ella anímicamente y no se puede trabajar así.

Es muy poco comunicativa, todo se lo guarda para ella,

lo somatiza dentro y creo que le hace falta más confianza

en sí misma y no hacerse las pajas mentales que se hace.

¡Qué bonito! ¡Qué amistad!

¿Qué te parece lo que dice Luna Freud?

Me parece que es completamente verdad.

Me ha descrito a la perfección y, aparte, a mí me lo ha dicho

en "petit comité". Es verdad, tengo esa parte,

que soy bastante insegura.

Pero...

Vamos a escuchar lo que Michael piensa de Luna.

(MICHAEL) Luna, en la cocina, es demasiada desconcentración.

Se emociona muy fácilmente con una lechuga

y empieza a pegar gritos y descontrola todo.

Un poco histérica es lo que es Luna.

Pero creo que Luna ha tenido algunos buenos platos,

pero ha sido un golpe de suerte porque no creo que Luna cocine

muy bien, porque creo que su cocina es más básica.

¡Guau! Luna, ¿qué te parece?

Mira, Michael, de verdad, corazón, eh...

Es verdad, tiene razón en que estoy un poco loca,

en que los nervios me traicionan,

en que soy supervisceral... Pero de ahí, a que me diga

que mi cocina es básica

y que no sé cocinar... Por ahí sí que no paso.

Por ahí no voy a pasar.

(LUNA) Se ha venido demasiado arriba. Está un poco loca.

Que yo no sé cocinar...

¿Perdona? ¿Me lo dices tú, el de los guisos?

Alberto, pues ya solo quedas tú. Vamos a escuchar...

(J. MARÍA) Alberto está muy callado siempre

y no sé si trama algo. No es transparente

y puede ser que oculte algo que no he descubierto.

Puede ser que espere el momento de adelantarnos

a todos por la derecha.

Desconfío de Alberto porque es callado,

no hace ruido y no entiendo el motivo.

Bueno, creo que las personas que me conocen de verdad,

saben que no soy callado. Aquí he venido a cocinar

y no tengo por qué estar imitando ni cantando ni nada extraño.

¡Ah! ¡Va por ti!

¡Ah! Porque no imita.

Se puede cocinar y cantar, perfectamente.

(ALBERTO) Con la gente que me llevo bien

y que tenemos relación, soy una persona muy abierta.

No tenemos una relación

como para que piense eso. Y es una cosa que él nunca

me ha dicho a mí a la cara. O sea, que... en parte,

me sorprende que piense esto de mí.

Aspirantes, antes de explicar en qué consiste

el primer reto de la noche, vamos a presentar a dos invitadas

que también tuvieron sus más y sus menos entre ellas,

pero que nos encanta recibir en estas cocinas.

Adelante... las Retales y aspirantes

de "MasterChef Celebrity III"... ¡Bibiana Fernández y Anabel Alonso!

¡Hola, amigos! ¡Hola, amigos!

No sabíamos si teníamos que entrar.

-¡Hola a todos! -¿Cómo estáis?

(Aplausos)

¡Hola!

No te besaré en la boca, que luego salimos en todos los comentarios.

No entiendo este look. ¿Te lo cuento desde el principio?

¡No, no! Que el programa tiene que acabar. En resumen.

No se quería peinar.

No me salía del papo peinarme. Entonces, he decidido:

"Me voy a poner rosa".

Y ella, como tiene que quedar por encima,

se ha puesto una cosa que era payasín...

Perdóname. Te has puesto una peluca naranja.

Sí, pero parecía el payaso de Micolor

y me la he quitado. -Lo que decía yo.

¿Será que la maternidad rejuvenece? Será, será.

¡Ay! No quiero decir nada.

(ANABEL) El programa es más visionario

porque el primer programa que hicimos, que estábamos juntas,

la primera prueba fue hacer unas papillas

para unos bebés. -Después de esta prueba,

parece mentira que nos hayan quedado ganas de ser madres,

porque la cara que puso el niño... Como diciendo: "Me va a matar".

Porque no podía hablar, pero tenía cara... "¿Qué mierda es esto?".

¿Qué mierda es esto?

Habéis llegado en el momento justo

en el que los aspirantes están a punto de conocer

en qué consiste el primer reto de la noche.

Bibiana, ¿tú sabes lo que es el "batch cooking"?

¿Eso no tiene una traducción al castellano?

(ANABEL) ¿Qué es? ¿No lo sabes? Os lo explica Jordi.

El "batch cooking", literalmente, es cocinar por lotes.

Muchos comemos fuera de casa a mediodía

y comer de táper en el trabajo, en el centro de estudios,

se está poniendo de moda.

Sobre todo, para intentar alimentarnos de forma saludable.

Consiste en cocinar en una mañana o en una tarde

la comida para los cinco días de la semana

y congelarla por lotes. Ahorramos tiempo, pereza y, además,

desperdiciamos menos alimentos porque solo compramos

lo que vamos a cocinar.

Es muy importante pensar en la conservación de los alimentos

porque los vamos a comer en los siguientes cinco días,

así que deben permitir la congelación.

A la hora de guardarlos, deben estar en tarros bien cerrados,

preferiblemente, herméticos y, a ser posible, de cristal.

También se pueden envasar al vacío. De hecho, tenemos

una batidora al vacío en estas cocinas que permite

que todos los nutrientes de los ingredientes

se mantengan durante más tiempo.

Deberéis utilizarla obligatoriamente en este reto,

al menos, para una elaboración.

(JUANA) José María, si yo voy a mi marido

y le digo que le voy a hacer un "batch cooking"...

¿Tú qué crees que puede pensar?

Igual, se desnuda en el recibidor y te hace así...

No lo sé. -No lo sé, tampoco...

En este reto, tenéis que hacer la comida que os llevaríais

al trabajo para los cinco días de la semana.

Tienen que ser platos apetecibles y que se mantengan en buen estado

esos cinco días.

¡Qué pasada! Para ello, vais a tener

90 minutos. Vale.

Lo más importante es que no vais a tener que hacer la compra.

¡Ay, eso es lo mejor! ¡Ay, qué bien!

¿Ves, Luna? Si es que tus deseos son órdenes, mujer.

Pero escúchame un momento... ¿Por qué os alegráis?

Esto nunca es así, no hay que alegrarse.

No se están enterando. Ya veréis ahora

con lo que tenéis que cocinar. -Es verdad, es verdad.

¿Sabéis quién va a hacer la compra por vosotros?

Iván para mí. ¿Te gustaría que te la hiciese?

La verdad es que no, pero la va a hacer.

¡Pues tus deseos son órdenes!

¿Veis? Os van a hacer la compra

los compañeros a los que les habéis dejado el mensajito.

¡"Oh, my friend"!

De vosotros dependerá que ellos puedan hacer cinco buenos platos

o lo tengan complicado.

Tenéis que coger 15 ingredientes para el compañero que os ha tocado

y deberéis utilizarlos todos

obligatoriamente en vuestros platos.

Los alimentos que les metáis en la cesta, serán los únicos

que tendrán para cocinar en este reto.

Espero que os esmeréis en cada una de vuestras elaboraciones

porque el mejor plato tendrá premio.

Aparecerá durante toda la temporada

en la carta del restaurante MasterChef, en Madrid.

¡Hala! (ANABEL) ¡Gran premio, amigos!

¡Qué guay!

(Aplausos)

Cada uno de vosotros tendrá tres minutos para hacerle

la compra al compañero y vais a entrar de uno en uno.

El primero en hacer la compra va a ser Alberto,

que va a hacerle la compra a José María. ¡Adelante, Alberto!

(LUNA) ¡Vamos, Albert! -Venga, tío...

(ALBERTO) Se me pasa por la cabeza ir a por José María,

ponerle las cosas complicadas, pero...

Sé que es difícil pensar en cinco platos

con los ingredientes que le ponga. Alguna cosa le pondré así

un poquito extraña, pero no será nada difícil.

No te fastidiará. Seguro que coge cosas ricas.

No es muy transparente Albertito.

Un carré... Le pondré una sobrasada, que sé que le gusta.

La sobrada, muy bien. Como es de Mallorca...

¡Madre mía! (ALBERTO) Arroz.

Huevos, mantequilla, mostaza a la antigua.

Con cualquier cosa de lo que hay ahí, te hago

cinco platos distintos, con un solo ingrediente.

Pero tú eres de Bilbao. Eso es así.

Soy "vascooking". El "vascooking" se te da bien.

Soy "vascooking".

El bimi. Muy bien, pues ya tienes la cesta completa. Fenomenal.

¿Ya? -Hecha.

¿Me has puteado? -No.

Luna, es tu turno. Le tienes que hacer la compra a Michael.

¡Ay! (BIBIANA) ¡Lúcete! ¡Es tu momento!

¡Es tu momento, cariño!

Vale, Michael... Le voy a llevar esta carne...

¿Le vas a favorecer? Le voy a favorecer, por supuesto.

Vale. Mira, un chorizo...

¿Qué te pasa en los pies? -Me duelen los pies

porque me rompí el metatarso y no se me ha quedado bien.

Yo te voy a hacer un favor.

¡Mira qué buena eres!

Arroz... Huevos...

Toma, siéntate, boba. ¡Anda, mira!

¡Ah! Sí, "siéntate". Y me traes un taburete chiquitito,

que parece que voy a cantar flamenco.

(LUNA GRITA)

Voy a ponerle... nata, venga.

Yo me acuerdo que veía a los Chunguitos y salían

con un taburete y era más alto que esto.

¿No tenéis otro taburete? -Espérate, voy a ver.

¡Pimiento! Pimiento...

Te voy a dar el de los Chunguitos, a ver si se te pega algo.

Ahora ya puedo cantar... # Si me das a elegir

# entre tú y la gloria. #

Entre tu taburete y este. ¿Mejor aquí, Bibiana?

¡Hombre, dónde va a parar!

14 y 15 con las especias. Vamos, ya está. 15.

¿Me he portado bien? Te portas siempre fenomenal, Luna.

(ROSA) Ya está. -¡Ay!

Ana, te toca hacerle la compra a Luna, así que venga, adelante.

Espero que te guste. -¡Venga, Ana, va!

¡Pórtate bien, eh! Tú sabes... -Sí.

(ANA) Me apetece animarla y apoyarla,

porque si se le da lo que ella quiere, lo va a hacer superbién.

Encima, se lo merece. Y bueno... espero no equivocarme.

A ver... Mira, garbanzos sé que come muchos...

Bien. Quinoa también...

Le voy a coger dos.

Cantidad, cantidad.

Pollito para Luna... Voy a cogerle gambas.

¡Ay, qué nervios! Quiero verlo ya.

Ajo... Muy bien. Vale, pues ya está.

Una cesta espectacular para cocinar cinco platos. Te has portado bien.

Bien, Ana. Gracias. ¡Vale, gracias!

Ya está. ¡Ha salido Ana!

¿Te has portado bien? -Sí, te va a gustar.

José Mari, es tu turno. Tienes que hacerle la compra a Juani.

A ver cómo te portas. Muy bien.

¡Venga!

(J. MARI) Aunque tenemos nuestros más y nuestros menos,

te intentaré hacer la mejor compra que se haya hecho

en "MasterChef". -De eso estoy segura.

¿Se lo quieres poner fácil? Sí. A Juana sí. Tomates...

Cuéntame el panorama para que yo me haga una idea.

Empezamos por Andy.

Es muy buen chaval; se caracteriza por su humildad,

por su sencillez...

Cebolla. Tomate, patatas, ajo,

cebolla... Son básicos.

Teresa... Todo el mundo la quiere...

Se puede confiar en ella...

Una carne de estas... Esa carne para picar.

Juana también es buena, ¿verdad? No, mala, mala. Juana...

Juana... cuidado.

Garbanzos. Unos garbanzos.

¡Muy bien! Ya está. Lo tengo.

Juana, entras a hacer la compra a Ana.

¡Venga, Juani! -¡Vamos, Juani!

¡Juani, cinco sentidos, eh! ¡Dale caña!

¡Vamos, Juana! (JUANA) A ver, hija...

Y Ana, por ejemplo, pues es una mujer con carácter,

con fuerza... Hay que tener cuidado con ella.

Quería un poco de esto...

¿Salmón quieres? Un poco.

Y Luna es una mujer muy...

muy tranquila, muy moderada... (BIBIANA) Sí, eso se le ha visto.

Lomo ibérico... Y un pescado.

Algo de pescado, vamos.

José Mari es una mezcla entre Raphael, Julio Iglesias,

Chiquito de la Calzada...

¡Cántanos un tema! -Dyango.

¡Ah, Dyango! Dyango me gusta mucho.

(IMITA A DYANGO) # Van a dar # las 12 y no para de nevar.

# Ven conmigo al fuego, # ven conmigo. #

¡Pero, pero, pero...! Y es muy difícil.

Y como Dyango, que es muy difícil. No es fácil Dyango.

(ANABEL) Es muy difícil.

Pollito y el atún. Muy bien. Pues ya está.

Ya sale Juana. ¡Bien, Juani!

¿Qué tal ha ido? -Todo... Lo he hecho fatal.

-¡Ay, qué bien! -He cogido todo

lo que no le ha gustado. -Mentira...

Teresa, te toca a hacer la compra a Alberto. ¡Adelante! ¡Tu turno!

¡Vamos, Tere!

Aquí tienes la cesta para hacer la compra a Alberto.

Perfecto. Pues venga.

¿Vas a ayudarle o a perjudicarle? No, ayudarle.

¿Ayudarle? Sí.

Michael es de California. Tiene un discurso conflictivo.

Bueno, conflictivo porque es el mundo del espectáculo.

No le gusta quedar bien... ¡Ah!

Pero no creas que busca la cámara. A él le da igual.

Quiere pasar desapercibido.

Un conejo. Se puede hacer con muchas cosas.

Fenomenal. ¡Venga!

(ANABEL) Y luego, Iván... Es un flojo.

Se lo come Andy con patatas. La lógica con patas.

Le has ayudado un montón. ¡Vaya cesta buena!

Por eso, ¿no? Sí, sí.

¡Que sale, que sale! Bueno, Teresa...

Sale sonriente. (BIBIANA) Con cara de misterio.

Michael, es tu turno para hacer la compra a Teresa. ¡Adelante!

¡Gracias, chef! -¡Venga, Michael!

¿Se lo quieres poner fácil? Eh... Que le cueste un poco,

pero no mucho. ¡Ah, vale!

¿Qué tal tu compra?

¿Se lo has puesto fácil? -Fácil.

¡Un pollo! Un pollo. ¡Vamos, sigue!

Vamos a ponerle un jamón. Vale, jamón.

(ANA) Imagínate que solo cogen carne, carne, carne, carne...

Vamos a ponerle un... solomillo. Solomillo ibérico.

¡Fenomenal! Tres.

(ANA) A ver qué se dan Andy e Iván, eh.

¿Te imaginas, solo especias? (LUNA RÍE)

(MICHAEL) Leche... ¿Ya está?

¿Ya llevo 15? "Ready".

(BIBIANA) También viene contento.

¿Bien? Gracias. -Sí.

¡Andy, es tu momento! Tienes que hacerle

la compra a tu amigo Iván. Gracias.

(LUNA) ¡Ay, qué miedo!

(ANDY) Ya lo digo desde un principio, que voy a malas.

Voy a intentar coger todos los productos

que no casen nada para ver qué puede sacar.

Lima. Empezamos bien.

Pimiento. Bien. Manzana verde...

A ver si vas a cocinar perejil. -Bueno...

Puede tocar perfectamente. Pero son 15 ingredientes,

así que algo más que perejil tendrá que poner.

Perejil. Muy bien.

Perejil, cilantro, albahaca, romero, tomillo...

(RÍE) (ANABEL) Y cebolla.

Y hasta 15.

¡Oh, qué cariñoso! Chocolate. Muy bien.

Son 15 ingredientes... los que quieras.

"Free style", sí.

Le voy a coger unas morrallas y así tiene pescado

y no se puede quejar. Y también le va bien con uvas.

Las uvas le van muy bien al caldo.

Estará tan contento...

Menos mal que lo querías poner medio, medio.

A ver qué cara trae. ¡Oh! -¡Uy!

(ANABEL) ¿Ves? ¡Uy, uy, uy!

Mira, con esta cara, yo solamente te puedo decir una cosa.

Coge lo peor que se te ocurra.

Pobrecito...

Bueno, y por último... Iván.

Tienes que hacer la compra a Andy. ¡Adelante!

¡Míralo, míralo! -Bueno, es la misma...

Él va así también un poco. Va a ser buena también.

¿Se lo vas a poner fácil o difícil? ¿Sabes lo que pasa...?

Para él, todo es fácil.

Creo que Iván, que parece que tiene esa pose de malo...

(BIBIANA) No va a ser tan malo.

Muy bien. Remolacha. Qué gran ingrediente para empezar.

(IVÁN) Intentaré coger cosillas para que él no entienda

bien el cocinado y que no le salga lo mejor posible,

porque, al final, lo que queremos es quedar por encima y, sobre todo,

con este premio, que sería lo máximo para mí.

Nabo. Unos nabos...

Al fin y al cabo... A ver, que no es lo mismo el "Celebrity"

que este, que aquí sí... Se juegan más.

¡Claro, hombre! Aquí sí que hay dagas voladoras. El nuestro...

Vamos a coger chocolate, que le gustan mucho los postres...

Le gustará. Piensas tanto en él... Le encanta, además.

(IMITA A ROBERT DE NIRO) ¡Abogado! ¡Abogado!

¡Abogado!

Un hígado de pato. Un hígado de pato.

Sí, por supuesto... Morrajita...

Esto... hace unos caldos espectaculares.

Tenéis los mismos gustos. ¡Qué ternura!

(RESOPLA) -¿Estás preocupado, Andy?

Un poquito de panko...

Y nata. ¡Fenomenal! ¡Perfecto!

¡Mira, mira! (BIBIANA) ¡Uy, cómo viene!

(ANABEL) ¡Qué carita! Cómo se ríe Iván.

¡Qué bonito! ¿Ha sido bonita la experiencia?

¡Oh! Te lo noto en la cara.

Sí. ¡Qué felicidad!

Aspirantes, ya tenéis todos vuestras cestas y he visto

tanto amor en ese supermercado, que vengo fascinada.

Aspirantes, arrancan los 90 minutos para elaborar

vuestras cinco elaboraciones.

Podéis entrar al supermercado a coger cada uno la cesta

con vuestra foto y descubrir esas maravillosas compras

que os han hecho vuestros compañeros.

¿Estáis preparados? (ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡Ya!

¡Suerte a todos!

¡Vamos, Juani, a ver qué me has preparado!

¡Venga, Juana! -Cordero...

¡Hombre...! No puede estar más vacía.

(ANA) ¡Qué cosas, Juani! ¡Venga!

A ver... Imagino que lo de Andy e Iván tiene

que haber sido una escabechina. Andy e Iván son brutales.

Tiene una piña. Como yo, tío. -¡Eh! ¿Has visto? La misma maldad.

La verdad es que, en general, todos se han portado bien,

menos Iván y Andy, eh.

Atún...

Los dos morralla, los dos piña, los dos chocolate...

Pues los dos se han pegado un tiro en el pie.

Pasa como en las carreras, cuando los favoritos se pican

y gana otro que no tiene que ver. Claro.

Me encanta, Juani, mi cesta. -No te quería coger pescado

que tuvieses que limpiar. -¡Eso!

Hoy con malas compras no gana nadie.

Te lo digo ya. Ya.

¡Ay, tomates no me ha cogido la cabrona!

Tengo que pensar...

¡Luna, eres mala! -¿Qué ha pasado? ¿Qué ha pasado?

¿Qué ha pasado? Yo te voy a decir qué ha pasado, "girl".

Soy antilactosa.

Te quedaste contento con la compra, amigo.

La verdad es que no. ¿Y tú?

-¿Cómo que no? -¡Qué va!

Pues yo... Cogiste justo lo que cogería yo. Gracias, tío.

(IVÁN) Creo que sus dotes culinarias no son tales

como para escoger los alimentos para meterme la zancadilla.

Así que creo que con toda su mala intención,

lo ha hecho peor que yo y mi cesta puede ser peor.

Hombre, yo también se lo he puesto difícil a Iván,

pero sí que es verdad que creo que me lo ha puesto más difícil.

Cinco platos se podrán hacer. No podrá conmigo.

Iván tiene mango, piña, uvas, manzana verde, perejil,

chorizo, morralla...

Un plato de chorizo frito para un día.

Haría una sopa de ajo. No tengo ajo, pero rehogaría

ese chorizo, cogería el pan, ese tomate,

haría un rehogado, agua... No sería la sopa de ajo

más rica del mundo, pero parecería.

Veo que tiene berenjenas. Cojo, las aso y me aso el pollo.

Desmenuzo el pollo y me hago unas berenjenas rellenas.

¿Tú has visto a Jordi cocinar? Pues pone las mismas caras.

Pregúntales por qué no me dejan en paz. Todo el rato tienen

mi nombre en su boca. Andy le copia.

Bueno, lo peor sería que me copiara a mí.

(ANABEL) Lo veo todo como empantanado.

(BIBIANA) Igual, sabe qué quiere hacer.

-No. -Yo esa lechuga me la pondría aquí.

¿La has utilizado? Me he apretado la peluca

y me he puesto la lechuga.

Voy a hacer un arroz con el conejo, unas albóndigas...

Creo que voy a hacer un gazpacho, una lasaña con calabacín...

Y yo creo que ya está. Teresa se ha portado muy bien.

No ha ido a fastidiar.

Entonces... creo que busca una reconciliación.

(TERESA) Alberto, que te quiero, eh. Para prueba,

la cesta de buena voluntad que te he preparado.

La cesta... está bien.

Yo creo que Luna iba con mala intención.

Esto no puede ser bueno, que coja tan poco...

Me decepciona, porque una cosa es competición

y otra es competición desleal.

Pero todo en la vida se paga y yo... estaré ahí.

¡Hola, churri! (SUSPIRA) ¡Ay, Dios!

Luna tiene muy buena materia prima: garbanzos, quinoa, arroz,

huevos, queso... Lo que le gusta a ella, lo que se le da bien

y es bueno para esta prueba.

No tengo harina. Tiene para hacer en menú

de restaurante. No ya para ti. ¡Claro!

No sé... No me ha gustado nada la cesta

que me ha preparado mi Ani, eh. Muy escasa, muy escasa.

Mucho pescado, poca verdura...

Pero puedes hacer con eso algo superrico,

con los cuerpos y las cabezas.

Ana tiene lentejas, salmón ahumado, arroz, huevos, alcachofas,

pimiento verde, tallarines, queso, acelgas, limas...

Bueno, tomates, pollo... Solomillo ibérico, atún...

Mira, solomillo, pollo y atún.

Ya tienes ahí tres platos, para empezar.

Estoy preparando una ensalada de lentejas, así,

como ensaladita fresquita.

Luego voy a hacer una pasta con alcachofas.

Y luego, como una ensalada de atún, también.

Y el picantón al horno; el arroz lo voy a poner

así con la carne y... Lo único que no me gusta,

son las acelgas, que no sé qué voy a hacer con ellas

porque no las he hecho en mi vida y no sé ni con qué combinan.

Pero... si Juani me lo ha dado, es porque debe ser útil

en la cocina, así que intentaré buscarle el sentido.

Mirad. Juana tiene tomate, ajo, patata, cebolla, lenteja,

carne, jamón, huevos, alcachofa, pimiento rojo, verde...

Garbanzos, leche, perejil... y algo más.

Con eso cocino hasta yo. Eres capaz de cocinar tú.

Estoy contenta con la cesta porque José María ha tenido

buenas intenciones.

Pero yo también le quiero pedir disculpas, porque como un día

me enfadó y le dije lo que me pareció... Lo retiro.

Y José Mari tiene alcachofas, arroz, grosellas,

carré de cordero, sobrasada veo por ahí...

Puerros, mantequilla... Huevos veo también...

Mostaza, leche de coco, puerros, berenjenas, manzanas y pollo.

Pero eso es un comprón. -Sí, no está mal. Se portó bien.

Voy a hacer una crema de patatas y alcachofas,

un cordero al horno, un arroz con sobrasada de mi tierra,

dedicado a los mallorquines.

Y haré una ensalada fría de cebolla, tomate y huevo duro

y un arroz frío, a lo mejor.

¿No me has cogido ninguna especia? -Eh... No lo sé. No me acuerdo.

¡Ay, Dios mío de mi vida, esta niña!

Es una cesta supercontundente.

No hace falta de nada. -¿Se queja?

-Se queja de vicio. -Limón tampoco tengo.

¡Madre mía! ¡Madre mía, la Ani!

Vamos a ver qué hace Iván. Sí, a ver, Iván.

Tenemos mucha curiosidad.

Cuéntame. ¿Estás contento con tu cesta?

Bueno... La cesta es la que hay. Hay veces en que hay campos

en los que el césped está increíble y otras hay como socavones

y el balón no es bueno. Tampoco has hecho tú

la compra del siglo, eh.

Es más chunga que la que te ha hecho Andy.

¿Sí? Lo único bueno de todo esto es que él es el chef de los chefs.

Lo tiene más fácil. -Tú se lo has puesto

como un reto, ¿no? -Claro.

Y que descubra que no tiene límites, ¿no?

Él ya lo descubrió. No tiene límites.

¿Qué cinco elaboraciones estás preparando?

Voy a hacer una ensalada de fruta con un poco de pollo.

Voy a hacer un gazpacho, una crema de alcachofas...

Tengo unas berenjenas y un pimiento en el horno y voy a hacer

una crema de berenjenas. Ya tendré cuatro platos.

Y como la "morraja" no voy a usarla mucho, el caldo lo haré

con esto y que tenga sabor y que se integre en esta crema...

La morralla dices. Sí.

¿Y el chocolate dónde lo meterás? ¡Eso!

-Chocolate y chorizo. -El chorizo ya está

en la salsa con el pollo.

Ya tiene una historia. Y el chocolate...

Lo voy a integrar en el caldo. No es la primera vez que veo

un caldo con chocolate, eh. ¿Y chorizo?

Sí. Me falta uno, que será una pechuguita de pollo...

O los muslitos con pimiento asado que tengo ahí

perfectamente integrado en el horno.

-Oye... -Nos ha gustado el menú,

pero ahí dejamos. -Hay que probarlo, ¿vale?

-Adiós. -¡Venga, chao, chicos!

¿Qué más tengo...? La berenjena.

Jordi, he visto un aparato nuevo que nosotros no lo hemos usado.

¿Donde está Andy? ¿La batidora? ¿Es una batidora?

Es una batidora al vacío, que cuando texturizas algo,

evita que entre, como has retirado el oxígeno y el oxígeno es

lo que oxida las cosas, en carencia de oxígeno,

las cosas no se oxidan.

Y mantiene nutrientes, alarga la vida útil

de esa elaboración y la mantienes más tiempo,

que para esta prueba es ideal.

Los aspirantes están listos para mostrar su evolución

en las nueve semanas que llevan en estas cocinas.

Porque además de todo lo que aprenden aquí

y de los chefs que nos visitan, reciben clases

de los mejores profesionales del Basque Culinary Center,

una institución pionera dedicada a preparar

a los cocineros del futuro y que fue el primer centro

que ofreció en nuestro país

el título universitario de Ciencias Gastronómicas.

Vamos a ver a Andy. Vamos a verlo.

Tengo muchas esperanzas,

no me preguntes por qué. -Buenas, chef.

Muy buenas. -Hola. Encantado.

Tengo esperanzas, fíjate. Andy, tenemos curiosidad por saber

qué cinco elaboraciones estás preparando

con la maravillosa cesta de Iván.

Bastante complicada. Me la esperaba más sencilla.

Pero tú eres el "top one" en maldad.

Pero en el ranking estás en el número uno de cocina,

por lo tanto, con lo que tienes, nos harás un menú degustación.

Enumérame las cinco elaboraciones. Ya tengo en la nevera hechas

unas milhojas de "mousse" de chocolate con fresas.

Aquí hice una ensalada que lleva judía verde,

un poco de nabo, piña, fresa

y haré una vinagreta para acompañarla.

El tercer plato va a ser "foie" acompañado de judía verde

y a lo mejor le rallo un poco de chocolate negro por encima

y agua de remolacha. Te lo voy a intentar reducir

para acompañarla bien. -¿Te lo dije?

Y en cuarto lugar voy a hacer una crema de nabo

con un poquito de piña. Me ha cuadrado en la cabeza,

luego no sé qué tal saldrá.

Y el quinto es todo el pescado junto con el pimiento verde.

No ha estado tan mal la compra. -No, la compra no, su cabeza.

No, su cabeza ha estado por delante.

Está trabajando limpio, ordenado. Sí.

Andy, gratamente sorprendido. Sí, señor.

Muchísimas gracias, chef. Sí, porque hemos visto ahí un rato.

Te lo dije, Mari. -Qué lista eres para tus cosas.

Es una cosa en la cara, no te lo sé explicar.

Este pescado estoy seguro que Iván

me lo ha puesto porque ha visto que no soy capaz de sacarlo.

¿Sí? Pues le vamos a callar un poquito la boca.

Iván y Andy no están contentos. ¿Cómo van a estar contentos?

Efectivamente. Yo me habría ido con el puñal

y se lo habría clavado en los ojos.

Vale, esto para el salmón. Luna, ¿cuánto queda?

-Es que yo ese reloj no lo entiendo, gorda.

Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo,

os quedan por delante 45 minutos.

¡Oído, chef! -Sí, chef.

My God!

A ver...

Se pasa el tiempo aquí muy deprisa.

Aquí no...

¡How many platos! -Esto es un escándalo,

porque aquí hay de todo, me dan ganas de comer.

How it's going? Aquí un poco estresado

porque la compañera Luna no me ha dado suficiente cantidad.

¿Qué me dices? Pero si yo veo una barbaridad.

¿Cómo te puedes quejar con la pedazo de compra?

Lo que hemos visto aquí no hay parangón ninguno.

No te quejes. -No tienen nada.

Están haciendo comida sin nada. Tienes de todo.

Bueno, estoy intentando hacer un risotto para un día,

un arroz con pollo versión Michael.

Para otro día. -Para otro día.

Voy a hacer con el aguacate un tipo de ensaladita,

ensaladita de aguacate. Muy bien.

Con esto y huevo duro para tener la proteína también.

El... -Carne.

Chuletón. El chuletón... -Es maravilloso.

Que voy a hacer primero un salteado de verduras,

chuletón y después laminado.

Casi como tú, amigo: chuletón, arroz.

Joder, vaya productos.

Joder, ¿eh? -Los platos ya se verán.

Bueno, tú estás tranquilo, ¿no? Eres el puto amo, ¿eh?

Y el último... es que el chorizo no sé cómo usarlo.

Tengo un huevo, tengo un chorizo, pensaba hacer un revuelto

de huevo con chorizo, una tortilla de chorizo.

Mira. Hola, qué tal.

How many platos y how many ricos. ¿Y esto qué es?

Calabacín. Voy a hacer con esto y con nata y un poquito de queso...

Vale, otro plato, la crema de calabacín.

Una cremita. -Una cremita de calabacín.

Y luego dice que tenía pocas cosas, si va a hacer siete platos.

Que esto es para comer dos familias.

Si te llega a hacer la compra Iván. ¡Ay, no, no!

Muy encantado de conoceros. -Muchas gracias.

Y ojalá que os guste. Muchas gracias.

Un placer, Michael. -Thank you.

Dónde está la esta a presión...

maquinera. -¿Tu cesta qué?

Es una trampa, no una cesta. -¿Pero qué tienes?

Piña, uvas, pollo y chorizo; para de contar.

¡Teresa, me interesa lo que haces! -¡Huy, qué guapas que sois!

Y además hay de todo. -Bueno, de todo de todo...

A ver, ¿qué tenemos aquí? He hecho un pollo al horno,

que lo acompañaré con arroz o lo que sea.

Después he hecho un risotto. Después voy a hacer unas patatas

que a mí me encantan que son con un poquito de carne

y un poco de bechamel que están muy ricas.

Es un guisito de casa, de madre.

Ella tiene cuatro hijos y aquí se ve.

Y después estoy a ver qué hago con los calamares, pero bueno.

¿Y unos calamares en cebolla? -Mira, aquí tengo la cebolla.

Te gustará la compra que te ha hecho Michael, ¿no?

Sí, sí, me ha gustado mucho.

Oye, ¿y la calabaza? Es lo que estoy pensando.

A ver si la pongo aquí con un puré o lo que sea.

Así me gusta. -Es que está riquísima así.

¿Qué quieres, probar? No comas cosas de las demás.

Aquí tienes chocolate. -Que no quiero chocolate,

quería un poco de pollo con arroz. -No comas de las personas.

¿De quién voy a comer?

Ven, vamos a entrar. -Ay, vamos a entrar, es verdad,

con lo que nos gusta unos frutitos secos, niña.

Espérate. Mira, el chocolate.

No, chocolate no, voy a los frutos secos.

Pero yo voy al chocolate. -Ven, tonta, que no.

En ocho años no hemos entrado nunca a picotear ahí nosotros.

No se nos ha ocurrido. Mira ellas.

¿Tú te acuerdas que hicieron pistachos para hacer judías verdes?

Mira, en un programa Jordi Cruz va y coge pistachos

para que sepas a habas. -Habiendo habas buenísimas.

Hombre, qué habas. Vaya pareja.

No llego. -Voy, voy, voy.

Alberto, porfi, ayúdame.

Venga.

Escucha, vamos a hacer un picoteo.

Qué bien, nos traen aperitivos. Hombre.

A partir de ahora los invitados que nos preparen...

No las íbamos a dejar venir y las vamos a llamar más veces.

¡Mari! -¿Qué?

¿Dónde hay aceitunas? -Me estás descentrando.

Mira, aquí tienes los encurtidos, mujer.

¡Oh, queso de Idiazábal, esto es maravilla!

Anda, loca.

¿Tú has echado tres guindillas en lo que yo he montado todo esto?

Anda, tú no has hecho nada.

Abrir una lata mientras yo he hecho todo esto.

¿Pero que ha hecho? Si has cogido un pedazo de queso.

¡Ana! -¿Qué, Michael?

Love you! -Forever!

Holy... -Espera, espera, espera.

Pero bueno... Un piscolabis bien rico,

lo que pasa que no tenemos ni vasos...

Ella no ha querido que busque aceitunas.

Espera un momento.

Cierra, cierra. -Espérate.

No seas mandona, ¿eh?

Ay, por Dios, qué harta me tiene.

Cómo me gusta que te acuerdes del vino.

Te voy a coger un tenedorcito, corazón.

Claro que sí.

Hombre, dos latitas de anchoas y otro trozo de pan,

que esta mujer no quiere traer pan.

Esto de la maternidad no sé si le va a venir a ella bien.

Mientras viene Bibi, que está pescando anchoas...

Está haciendo la compra Bibiana. Por los reencuentros.

Y que nos veamos mucho.

Cuatro de estos...

Parece que está haciendo un cocido, porque está tardando lo mismo

que estos en cinco platos.

Ya está. Verás tú, se van a poner...

¿Qué traes? ¿Qué traes?

(TODOS) ¡Ooooh!

Por vosotros también. ¡Chin, chin!

¡Por todos! Por MasterChef.

¡Por MasterChef! Larga vida... ¡ay, ay!

Claro, estás acostumbrada a que te sirvan.

Claro, a que me sirvan.

Pero esto lo limpiamos nosotras ahora, traedme la fregona.

Bueno, a ver cómo lo hace Bibi. Lo ha tirado Samantha.

Deberías pasar el mocho tú. No he sido yo.

Mira, mira, mira.

(CANTAN) # Así bailaba, así, así.

# Así bailaba que yo la vi.

# Lunes antes de almorzar, # una niña fue a jugar,

# pero no puedo jugar # porque tenía que fregar.

# Así fregaba, así, así. # Así fregaba, así, así.

# Así fregaba, así, así. # Así fregaba, que yo la vi. #

Mirad qué rico, ¿eh? -¡Juana, que venimos a verte!

Hola, hijas. -Ya tiene los tápers preparados.

Ya están los tápers casi hechos. Juana, ¿cómo vas?

Muy bien. Te veo apresurada.

Cuéntame qué estás haciendo.

Mira, un poquito de carne con pimiento.

Y si no está muy frito el pimiento es porque me gusta así.

No es como le gusta a Samantha. Pero a mí sí.

¿Ah, sí? Anda. -Sí.

Ya tenemos un platito aquí. Alcachofas con jamón.

Alcachofas con jamón. Me valen.

Que tienen una pinta de estar riquísimas.

Es que te han hecho muy buena compra, Juana.

Se ha portado maravillosamente. Claro, claro.

O sea, tenemos estos dos. ¿Qué más?

Y tenemos lentejas. Lentejas y arroz.

Cómo se nota que tú cocinas, ¿eh? Esta es tu prueba, ¿eh?

¿Y qué otros platos tienes? Tienes uno, dos, tres, cuatro.

Me falta uno. ¿Crema de lentejas?

Esta es un poquito de crema de lentejas y he echado garbanzos.

Ah, para mezclar ahí. Sí, en honor a tanto

como hemos comido toda la vida. Lo que sabes tú ya, ¿eh?

¿No ves tú que ya lleva la cuchara puesta ahí?

Ahí donde trabajo me la han regalado

porque me dijeron que me iba a dar suerte.

No me la quito. -Ni se te ocurra.

Es un símbolo de la comida.

No, va a ser un símbolo de las olimpiadas.

¿A que te doy con la cuchara en la cara?

Lanzamiento de cuchara. Yo lo hago en muchos restaurantes.

Es que me tiene muy harta, todo el día me está criticando.

Hay amores reñidos los más queridos y amores reñidos los más odiados.

Con gente muy diferente.

Nosotras hemos... una pareja que reñíamos.

A su manera de pensar y de vivir. -Discutíamos.

Está diciendo la letra de una canción.

Y ese cariño que guardaba para ti lo voy a dividir.

Yo sabía que es un tema. ¿Qué es, un bolero?

Es un bo... lo cantaba Lolita. -Lo cantaba Lolita.

¿Qué pasa, Luna? ¿Cómo vamos? Ay, qué me gusta ese calamar.

Cuéntame, cuéntame. Tiene muy buena pinta.

Oye, vaya pedazo de compra que tenías.

Sí, no... No te quejarás. ¿O te vas a quejar?

Un poquito. ¿Por qué?

Tú no puedes, es de vicio. -Porque a mí me gustan mucho

las especias las verduras y había más carne y pescado que lo mío.

Es que vaya tela marinera, ¿eh?

Vamos, a mí me ponen un cardamomo y digo: "Para ti, yo quiero

un filete y un langostino".

Y unos langostinos y una tortilla. -¿Me entiendes?

Pues nada, no la vale nada a la señorita.

Cuéntanos, Luna, ¿qué estás haciendo?

Aquí tenemos unos canelones de berenjena.

¿Relleno de...? De queso.

Luego tenemos una ensalada de cuscús con...

de quinoa, perdón, con verduritas. -Muy rica.

Después, mira, la primera vez en mi vida que hago arroz

en plan a la marinera.

¿Qué le has echado? -Le he echado langostinos,

calamares, un sofrito de cebolla y pimiento rojo y lo que tenía.

Riquísimo. -Y ya está.

¿Y este último aquí que tienes? Y este es arroz de...

¿Arroz también? Sí, que hago yo mucho de...

Mucho, pero no me acuerdo de cómo se llama.

No, no, de brócoli. Ah, de brócoli.

Con pollito. Pero me falta uno.

Claro, es que no sé cuál ponerte. Este lo puedo rellenar

de aguacate con langostinos. Perfecto.

Espera, espera. -O si no con lo mismo que he hecho

esto quería hacer una hamburguesa, pero no tenía harina ni nada.

Necesito cinco platos que tú te puedas llevar en un táper

para toda la semana y aprovechar. Así que no le des más vueltas.

¿Qué más quieres? -Oye, un placer enorme.

Es maravilloso lo que tienes, ¿eh? Que lo sepas.

Madre mía. -Hombre, digo, ¿todo lo que tiene

y quiere ella hacer no sé cuántas cosas más para qué?

Aspirantes, últimos cinco minutos.

¡Oído, chef! -Oído, chef.

Solo te oye Michael. -Lo ha dicho Iván también.

No, siempre es Michael. No, Iván lo ha dicho muy bajito.

Y con desgana. Sin convicción.

Qué quieres, es que todo no se puede hacer a la vez.

Pero yo te he visto, Iván. -Gracias, Bibi.

(LUNA) ¡Ah, qué lío!

El huevo...

Estoy mareando el guacamole de una manera...

Oye, normalmente cuando veo

un talento gastronómico le propongo hacer una clase,

un curso en la Escuela Online de MasterChef.

Sí, gracias. Tenemos un montón de cursos.

Carta blanca te voy a dar.

¿Qué te gustaría enseñar? ¿Qué te gustaría presentar?

¿Y enseñar o yo aprender? Enseñar.

¿Yo? Sí.

Te voy a poner un ejemplo,

la "Marejada de Limón" que presentaste.

Un postre serio. Esta sí.

Ah, vas a ser la primera.

Bueno, ha cocinado Pepe y Samantha, que son celebrities.

Sí, pero bueno...

Me refiero celebrities consolidadas.

Que venga Carmen, así se desmaya.

Cállate un momento. -Que no me puedo callar.

Teresa, ¿cómo vamos? -Bien, bien. ¿Tú?

Ya, ya... finished.

Aspirantes, acabáis de entrar en el último minuto.

Ay, qué nervios me entraban a mí nada más que de escucharlo.

La palabra último y minuto me suena mal.

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

Siempre le pilla el toro a Iván, ¿eh?

Pero ha levantado una mano. Siempre.

Vaya brazacos, Iván. -Es de soportar a los jueces.

Mira la manitas de Andy.

La verdad que estoy muy contento con mis platos.

Al final, claro, cuando estás en una situación al fin y al cabo

contra la espada y la pared extrema...

toda tu creatividad se lanza, se dispara y...

oye, creo que buen resultado.

Si quieres aprender todo lo que necesitas sobre cocina

suscríbete a la Escuela MasterChef. Más contenido que nunca

con nuevas recetas y trucos para que puedas convertirte

en un auténtico MasterChef.

Cocina tradicional, cocina saludable y cocina italiana

son algunas de las nuevas lecciones que podrás encontrar.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, el tiempo en cocinas ha terminado. Comienza la cata.

Alberto, tú serás el primero.

¿Y si te lo pones así? -Sí, que la liamos así.

Traedlo entre los dos porque yo veo eso en el suelo.

Ayúdale, no se le vaya a caer. La vamos a liar aún.

(Aplausos)

Al final sí.

Cómo has estado, Ana, cómo has estado.

Hombre a todo. -Si no llega a ser por ti

nos perdemos dos platos.

Alberto, ¿cómo llamarías al conjunto de tus platos?

Buah, no lo he pensado.

"Vaya semanita". "Vaya semanita".

"Vaya semanita" me ha gustado.

He hecho una escalivada,

una crema de calabacín y manzana asada, un gazpacho,

un arroz de conejo con alcachofas

y un guiso mar y montaña de sepia y presa.

Me ha costado pensar en elaboraciones

con tanto producto principal.

O sea, te han dado tanto. Eres un llorón, Alberto.

No, no, si no me quejo, ¿eh? Vamos a probar.

Yo es que soy muy del arroz.

Te has peleado con el salero, ¿no? Es verdad. ¿No te gusta?

Sala un poco las cosas, Alberto. Sí, he salado todo.

Mira que yo como las cosas sosas. Soso, eres un soso.

Es que es tan ridículo que a todo le falte sal. Alberto, chico...

He ido probando. Toma, anda.

¿Le pongo más al gazpacho? Hombre, claro.

No tiene que estar salado como una bolsa de pipas,

tiene que tener la sal justa para tener sazón.

Es como decirte: "¿Le sobra aceite a esto?"

Y que tú me digas: "No le sobra aceite".

Sí que le sobra. ¿Y al arroz no le sobra?

Mira la piscinita de aceite que tenemos aquí abajo.

También. Grasa nos sobra y sal falta.

A mí personalmente no me molesta, pero en cambio la sal sí.

Yo necesito que las cosas tengan sabor,

y me pasa lo mismo con la pimienta. A mí me gusta esa sazón,

quizá porque viví con un cubano.

Así que yo diría que está bien, que la idea está bien planteada,

pero que eso que te han dicho ellos es exacto.

Mano, sazón... Alberto.

Lo he intentado hacer lo mejor que he podido,

pero sé que he fallado en algunas cosas.

Ana, nombre de los platos.

Mis platos se llaman "Esta semana, como en casa".

O sea, tú en casa sueles comer así. Sí.

Ahí tenemos un tartar-ensalada de atún.

¿Y en este tarro tan mono? Ese es el que más me gusta,

una ensalada de lentejas fría. Vale.

Ahí tenemos picantón con el arroz y huevos revueltos con carne.

Vale, ¿y aquí qué tenemos?

Y ahí tenemos pasta con tomate y queso.

No estoy contenta con mis platos. Ya vamos mal.

O sea, estoy tal... ¿Sabes lo que te han dicho

de la confianza y esas cosas? Sí.

Empieza ahí. No como hace Andy,

que nos quiere convencer de cosas imposibles,

pero véndelo un poquito bien.

Tampoco el otro extremo. (ANABEL) No des pistas, tía.

Claro, tú di que estás como loca de contenta.

Probemos. Vamos a probar.

Yo primero el atún por si acaso.

¿Por qué? -Has visto que es el de...

¡Hum!

Está muy rico con la cebollita.

La pasta está rica. -Sí.

Aquella ensalada me gusta mucho. -Gracias.

Bueno, yo me pongo en la piel de alguien que tiene que comer

durante la semana y comiendo esto creo que estaría satisfecho.

Este es el mejor para mí también. Está muy rico este también,

la pasta está correcta, ese los que nos gusta cuidarnos

pues te alimentos y encima tiene las calorías justitas

y me parece bien.

Y el que menos me encaja es el que te la has pegado un poco.

Sí, me la he pegado. Pero cumplen los requisitos

de táper que esté rico y utilices todos los elementos que tenías.

Bien. ¿Cómo lo ves? A mí lo que me sigue...

no te voy a decir sorprender porque es la prueba,

es haber sacado cinco platos distintos, sabrosos.

Entonces es muy admirable.

A mí lo que me gusta es que hay variedad.

Todo está rico y tengo el mismo problema con el solomillo ibérico,

es una pena que no le hayas hecho un salteadito

porque hubiese sido un plato perfecto.

Está aceptable. Muy bien, Ana.

Gracias. Fenomenal.

Luna, cuéntanos.

Lo mío se llama "Happy week and love",

porque es como "ama lo que cocinas y serás feliz", ¿no?

Es la hippy del grupo.

Bueno, da igual, que me lío. -La yogui.

A ver, a ver, a ver...

Aquí he hecho un arroz a la marinera.

Aquí unos canelones, que me ha faltado el tomate,

pero son unos canelones de berenjena.

La ensalada de quinoa con verduras, pollo con arroz de brócoli.

Y esto, que es calamar relleno de guacamole con gambas.

Es verdad que ves los platos... Vosotros no conocéis a Luna,

pero sí la forma de cocinar, y es todo muy Luna.

Tiene todo ese color pálido con notas verdes,

que un poco lo que define tu cocina.

¿Pálido? A catar.

Al arroz con las cabezas de gambas le he hecho un fondito.

Se nota, está rico. -Con vino blanco.

A mí me gusta, y el calamar también.

Y la gambita, todo...

Luna, insisto, me aburro un poquito

con el estilo de cocina que estás haciendo.

Sí. Te quiero exigir algo más

para que tú digas: "Jolín, tengo que cambiar

un poco el registro y aprender otra serie de cosas".

Vale. Esto es lo que te pido.

Yo lo he encontrado rico de sabor todos los platos.

Si eres capaz de atender esta llamada de su parte

y arriesgarte y tirarte a la piscina te irá mucho mejor.

Es que el décimo noveno plato de quinoa que pruebo de ella.

Vale, voy a salir. Como le digo a Michael:

"Sal del guiso con pollo". Cuando me aburro

porque sois monotemáticos os lo tengo que decir.

Esto ha sido como un "punch" de energía de decir:

"Vale, cambia, cambia el chip, experimenta".

Y no me queda otra que levantarme y tirar "palante".

Juana, ¿cómo se llaman tus elaboraciones?

"Culinarios, y toda la gente desde el primero al último

que son tan buenos conmigo". -¡Qué maravilla!

¡Qué maravilla de nombre!

Ya no le falta nadie. Nadie.

Ha hecho un homenaje a toda la gente del programa.

Gracias. Vale, entonces cuéntanos

qué es cada plato.

Bueno, pues uno son lentejas con una patatita.

Puede estar soso por la tensión. Por la tensión del cocinado.

Tengo la tensión alta.

Y luego he cogido las alcachofas,

las he cocido y he puesto con un poquito de jamón.

El arroz me habría gustado con un poquito de color,

pero bueno...

Y luego he hecho con un pimientito

y una cebolla unas tiritas de carne...

En plan wok. Una especie de wok.

No sé cómo se llama.

Nos ha dado ahora por hablar en inglés.

Bibiana se pone muy fina y dice wok, pero es un salteado.

A ver si me vais a poner a mí lo del inglés, que no hablo inglés.

Por último, con unas poquitas lentejas y unos garbanzos

he picado el huevo así para ponerlo por encima y eso es todo.

Vamos a probar. La verdad es que aspecto

es totalmente lo que una madre haría a sus hijos para una semana.

La lenteja está rica, pero es verdad lo que te pasa

a ti con la tensión.

Ya te digo. -Con la tensión y con los nervios.

Bueno, Juana, creo que hay mucho mérito,

porque todo lo que está está más o menos bien.

Hay muchos trabajo, sé que tú sabes y está todo como muy casero.

Pero dentro de ese punto casero falta un poquito de pensamiento.

¿Están bien las lentejas?

Sí, pero ese poquito más de sazón no pasa nada.

No, sí que falta sal.

¿Las alcachofas están malas? Hombre, no, pero hay unos tacos

de jamón cortados de cualquier manera.

¿Está bueno el puré? Sí, está rico, pero es verdad

que me juntas dos legumbres, garbanzos-lentejas.

O lo hago de una cosa o lo hago de otra,

pero eso ya es una manía mía. El arroz me parece que está

para no tener un azafrán, para no tener un pimentón,

algo que le dé color, pues sales airosa.

Y el salteado me apetece un poco menos.

Has cumplido el expediente. No te estoy pidiendo vanguardia,

pero sí, caray, emplatar un poquito más fino.

Es muy buen trabajo, solo ese poquito de evolución.

Sí, estar más abiertos a las técnicas que os enseñan.

Estar más abiertas, siempre es bueno.

Siempre hay que estar abierta porque viene bien.

Muy bien. José Mari, ¿qué nos has preparado?

Cinco hermanos. Betsy, Queco, Sonia, Álex y yo.

¡Olé! Tus cinco hermanos.

Aquí tengo un arroz con alcachofas y sobrasada,

una crema de patata con alcachofas, corderito con una reducción

de vino y leche de coco.

Y después aquí tengo una ensaladita para empezar bien la semana

de tomate muy bien aliñada con cebolla y espárragos.

Y aquí tengo una ensalada más alemana de patata,

huevo duro, mayonesa y mostaza.

Es que soy muy de arroces, y este justamente me gusta

porque además está más enterito.

Se agradece cuando pruebas un arroz y le echan sal,

que no es tu caso, José Mari.

Ese poquito de sal... Yo pensaba que me había pasado,

porque le he echado mogollón.

Tranquilo, que vengo preparada. Le he puesto.

Vamos, hombre, con lo fácil que es. Estamos sosos hoy.

A mí el cordero no me interesa, me parece que has querido ser

un Fitipaldi y es terrorífico ese plato de cordero.

La ensaladita de tomate me falta un aceitito, un poco más de gracia,

es un tomate cortado así asá

con dos láminas de espárrago y cebolla.

El arroz es lo que más me ha gustado a mí.

Y la argamasa de alcachofa y patata me interesa lo justísimo.

Entendido. Gracias.

Juana, José Mari, delante de cocinas.

Nos tenemos que poner las pilas.

Así que, Juana, ¿dejamos un poco la cocina tradicional o no?

La tendré que dejar, pero trabajo me costará.

Michael. He querido llamarlo "Miyagi San",

en honor a un amigo mío que le gusta mucho la película

"Karate Kid", y como tengo el look de Miyagi San entonces...

El de "dar cera, pulir cera".

Wax on, wax off. No te preocupes, que cera

te vas a llevar. I know, I know.

Ya me imagino, chef.

He hecho una ensaladilla de aguacate y con huevo poché.

Me he arriesgado con un risotto,

que nunca lo he hecho en mi vida.

He hecho un salteado con el chuletón,

un arroz con pechuga de picantón y con "la" calabacín he hecho

una crema al vacío y le he hecho la tortilla de huevo con chorizo.

Que es lo que está nadando dentro de la crema.

That's right. Tiene sus cositas, ¿eh?

Hemos empezado bien y hemos acabado mal.

Probamos. Dar cera, pulir cera.

Entiéndeme, cuando mi perrito se ponía malo le cocinaba un arroz.

Era justo esto, ¿eh? ¿Eso es arroz con leche?

Eso se lo doy al perrito cuando está malo.

Y cuando voy al zoo y me encuentro a Simba...

(CANTA "EL REY LEÓN")

Toma Simba, Simba. ¿Sabes lo que te digo?

Qué exagerado, tía.

Esto cuidado, ¿eh?

Bueno...

¡Ah! Mira, crema de calabacín

es sencillísima, ¿eh? Pam, pam, pam, el calabacín,

si quieres una cebollita, rehogas el calabacín

y te queda una crema rica.

Tú lo has pelado y es una crema blanca insulsa,

la sal no la he visto ni de broma,

y el concepto tortilla nadadora no lo entiendo.

No le va. Terrorífico el arroz.

Y eso es el pollo que te gusta tanto cocinar con un arroz

que tampoco vale para nada. Muy flojo, Michael.

(HABLAN EN INGLÉS)

¡I can't believe you! -Pero cómo has estado, Pepe.

Cómo has estado.

Esto es esforzarse. Me esfuerzo por aprender inglés.

Así quiero que tú te esfuerces por aprender cocina.

Oído, chef. Tengo que ponerme las pilas

porque esta crítica fue fuerte,

la más fuerte que he recibido en todo el programa.

Teresa, es tu turno. Se llama "Semana de trabajo".

¿Y qué has hecho? Bueno, he hecho una crema

de calabacín con calamares encebollados.

Después he hecho un pollo al horno con sus verduritas y un arroz.

Después he hecho el solomillo ibérico con una salsita

y un poco de calabaza al horno también,

un risotto también de calabacín.

Y el último es un plato que se llama "Abrazos de patata"

que yo lo llamo "Abrazos de la yaya",

porque es un plato que me enseñó a hacer mi bisabuela.

Pero no tenía para hacer bechamel porque me faltó la harina,

es lo único que me hubiera faltado.

A ver, Teresa, ¿si a la bechamel le hemos quitado la harina

eso qué es, leche? Leche y mantequilla.

¿Leche con mantequilla? Me lo dices y ya me dan arcadas.

Bueno, vamos a probar, chicos.

Bueno, tu plato estrella me ha dejado sin palabras.

Como lo vea la bisa...

Y dentro de lo que hay lo mejor es el risotto, que no vale nada.

El calabacín con calamar es que para empezar a mí

esa especie de sopa como con cosas flotando no le veo el sentido.

O sea, que terrible. Vaya...

Bibiana, ¿algo que decir?

Ha hecho bueno a Michael, porque todas las ideas son buenas

pero en cambio yo creo que no hay ningún plato que termine de estar

rematado habiendo buena materia prima en todos.

Sí. Estoy de acuerdo y lo suscribo.

Contabais con una ventaja algunos, que teníais una buena cesta.

Y no hay un solo plato que digas: "Ay, qué rico".

No, no. No, y entonces esto ya ahí entra

en un punto de gravedad. Si hago un curso online de cómo no

se hace una crema de calabacín os llamaré a los dos.

Terrorífico, infumable, malo, muy malo.

Eso no son pasitos para atrás como ha hecho Michael,

eso son zancadas para atrás, Teresa.

Este es el mejor inicio para coger esa puerta y pirarse de aquí.

A mí me han enseñado a trabajar y a currar como una campeona,

entonces yo no me rindo nunca.

Relax, enjoy it.

Iván, ¿contento con la compra que te hizo Andy?

Creo que no fue capaz de ser tan malo como quiso ser,

es un maligno que lo intenta, nada más.

Y dime el nombre del conjunto si lo has podido bautizar.

"Tupper week". Muy bien. ¿Y qué son?

Pues tenemos una ensalada de fruta con chocolate,

tenemos un gazpa-salmorejo,

tenemos también una crema de alcachofas,

unas pechugas de picantón con un pimiento asado

y una piña a la sartén y un poco de chorizo,

y una crema de berenjena asada.

¿Tienes algún problema con la dentadura?

Mucha crema, no, para comer. Bueno, piensa que tienes que estar

en el trabajo y es para que también sea cómodo para comer.

Tenemos el potito de alcachofa, el potito de berenjena,

el potito de tomate y el potito de frutas,

y has dejado para los primeros dientes el plato de pollo.

Oye, la piña con chorizo... -No está para nada mal.

Tiene su interés. Sí, ¿no?

O sea, que la piña y el chorizo te parece que van bien, ¿no?

Hombre, es sorprendente. -Este plato a mí no me desagrada,

yo me lo podría comer y me lo comería.

El gazpacho-salmorejo no entiendo por qué las dos cosas.

O es gazpacho, o es salmorejo.

La crema de alcachofas justita, la crema de berenjena

pues una berenjena asada y trituradita...

Y este ya me gusta menos. Hay elementos tirados en un táper.

Y como tenía que utilizar todo pues meto la piña, el chorizo

y si hubiese habido clavos ardiendo también los tenemos que comer.

Y la fruta pues es una fruta que no tiene ningún aliño

con un chocolate tirado encima. No me gusta.

Hay defectos importantes que me preocupan.

Estas cremas no valen para nada.

Tú en el programa nueve no nos puedes presentar esto.

Es una vergüenza. Lo siento.

Falta ambición. ¿Sí? ¿Tú crees que falta ambición?

No lo creo, lo sé. No es cierto, Jordi.

Ahora no es momento de aflojar, es momento de apretar más que nadie

porque en un momento sin querer haces:

"Ay, me he caído del programa".

Sí, y eso que pintaba ganador. Te puede pasar.

Bueno, Andy, ¿cómo se llaman tus cinco platos?

Bien, mis platos se llaman "La quinta de Andy".

¡Oooh! "La quinta de Andy", y consta

de una crema de nabo y piña.

Luego tenemos el pescado asado.

Con el panko y la morralla he hecho ahí un crujiente

y lo he acompañado de judías verdes, etc.

Luego tenemos el foie con judías verdes, chocolate negro

y una reducción de remolacha,

una ensalada de piña, fresa, nabo, con una vinagreta de fresa y piña.

Y por último unas milhojas de mousse de chocolate y fresas.

Estéticamente, con lo que tenías,

sorprende que hayas conseguido sacar estos platos.

No, y me ha parecido que tenía más ingredientes

de los que he visto.

¿Y ahora sabéis lo que tenemos que hacer?

Probar. Probar.

Dejadme un poco de milhojas que os estoy viendo venir, ¿eh?

Hombre, como les gusta lo dulce pues claro, a nosotras que nos den.

Oye, pues qué quieres que te diga, a mí me gusta.

Andy, hay cosas que me interesan más o menos.

Creo que todos los platos están bastante bien.

La cremita esta es infumable. No tenías más elementos,

piña y nabo. lo lógico es decir: "Los cruzo, va a funcionar".

Por desgracia no funciona.

Está bien el postre, el pescado. ¿La ensalada?

Me ha faltado una vinagreta más líquida.

Has hecho un puré "guarripeich" de fresas

que ha tapado la ensalada.

Y la tapita modernita del foie, hazla de mayor tamaño

porque te vas a quedar con hambre en el trabajo, ¿eh?

Oído. Dicho esto, has aprovechado

tu producto, has aprovechado tu tiempo y has sacado

un buen resultado, porque tenías un panorama terrorífico.

Y lo que has hecho, Andy, es algo que es inteligente,

que es, después de escuchar las burlitas,

Andy es el que se lleva los palos, el pretencioso,

¿cómo voy a responder?

Con silencio, con actitud y con trabajo.

Felicidades, Andy. Uf...

Tiene mucho mérito, está todo bastante bien hecho.

Lo que hace falta es que sepas también canalizar el éxito.

Muchas gracias. Ahora, también hay que hacerle

la pregunta del millón. ¿Qué pescado era?

Una caballa. ¿De mar o de río?

De mar, de mar. -Es un bonito, amigo. No pasa nada.

Pero no has picado en lo del río, no te preocupes.

Hoy me ha tocado salir a mí ganador.

El pollito que se está subiendo a la chepa del gallo.

Pues nada, esto es lo que hay.

Aspirantes, la cata ha terminado

y llega el momento de despedir a nuestras invitadas.

Pero antes tengo una cosita para ti, Anabel.

¿Sí? Sí.

Es una cosita pequeñita.

(TODOS) ¡Ooooooh!

¡Gracias a todos! ¡Gracias!

Es que es la pera, ¿eh? -Es Junior.

Bibiana, Anabel, muchas gracias por venir.

Gracias, volved. ¡Qué alegría veros!

Oye, toda la suerte del mundo. -Y disfrutad, sobre todo disfrutad.

Nada de sufrir. -Gracias.

Adiós.

Chao. -Chao.

Ahora sí, vamos a deliberar.

(CONVERSAN)

Bueno, Andy va a ser el top. Oh, Andy capitán.

A ver, a ver.

¿Lo tenemos? Sí.

Aspirantes, es verdad que habéis tenido que cocinar con ingredientes

que no habéis elegido vosotros y aquí quizá se haya notado

quiénes habéis querido que vuestros compañeros hicieran

cinco buenos platos y quiénes habéis ido a a ponérselo difícil.

Sí.

Ha habido un aspirante que nos ha presentado cinco platos

que no había por dónde cogerlos.

Es cierto que no tenía ingredientes maravillosos, pero nos ha parecido

que se ha esforzado poco, y ese aspirante es...

Iván.

Cuando han dicho que Iván era el peor...

he dicho: "Bien, hoy he ganado la partida".

Te alegras de mi derrota. No lo entiendo muy bien.

Yo solo me alegraría de la victoria, de verdad.

Pero no pasa nada, a mí me da muchísima más fuerza

para seguir jugando esta partida que al final sabes que no se acabó.

Totalmente. -A ver dónde nos vemos, ¿vale?

Por el contrario ha habido tres aspirantes

que han sobresalido en este reto.

Por un lado Andy. Tenías unos ingredientes complicados

y ha sido un milagro que hayas podido sacar cinco platos

que, menos uno, estaban correctos.

Se nota que te has tomado tiempo para ordenar tus ideas

porque te hemos visto pensando antes de cocinar y muy concentrado

durante el cocinado y serio, y tiene mucho mérito

con lo poquito que tenías haber hecho esos platos.

Gracias, chef.

Los otros dos aspirantes que han sobresalido en este reto

han sido... Ana y Juana.

(Aplausos)

¡Felicidades! -¡Mi niña!

Por tanto, los dos mejores aspirantes en este reto son...

en segundo lugar Andy.

Tiene mucho mérito lo que has hecho con los ingredientes que tenías.

Y en primer lugar, y que por tanto va a tener uno de sus platos

en la carta del restaurante MasterChef es...

Ana.

¡Bien, bien!

Enhorabuena, Ana. ¡Ay, qué ilusión!

Estoy superemocionada.

O sea, ahora mismo siento que se ha cumplido un sueño.

Nunca jamás podría haber imaginado que uno de mis platos saldría

en la carta del restaurante de MasterChef,

y estoy muy muy feliz.

Me gustaría dedicarle estos a mi amiga Mich,

que es una amiga que ha estado malita del corazón

y le han operado, y en su estancia en el hospital

me inscribió al casting de "MasterChef".

Ella ha confiado en mí un montón y gracias a ella estoy aquí.

(Aplausos)

Ella habrá visto algo para confiar en ti.

Ahora lo que hace falta es que tú te veas

y puedas confiar en ti misma, que tienes muchas cosas dentro.

Sácalas, sin miedo.

Yo no paro de decírselo a mis compañeros,

"MasterChef" además de enseñarme a cocinar me está enseñando

muchísimas lecciones de vida y me llevo eso,

las ganas de confiar más en mí, de creérmelo más

y de seguir mejorando como persona.

Después de haber hecho cinco platos cada uno no os vendrá nada mal

un poco de relax, ¿verdad?

Vamos a respirar aire puro para coger fuerzas.

A ver si repetimos el buen trabajo por equipos de semana pasada.

¿Os parece? (TODOS) ¡Sí, chef!

Viajamos a unos de los paraísos más auténticos de nuestro país,

Gran Canaria, y lo hacemos para conocer las Montañas Sagradas,

un lugar tan misterioso como lleno de encanto.

(Música)

Aquí dejaron su huella los trogloditas

que habitaron el norte de la isla hace miles de años,

entregándonos como legado uno de los yacimientos

prehistóricos subterráneos más importante: Risco Caído.

Una ruta con casi mil yacimientos que la UNESCO ha declarado

Patrimonio de la Humanidad; para ello, tenemos que partir

desde Tejeda, pasar por Artenara, continuar visitando Agaete

y terminar en el municipio de Gáldar.

Además de cuevas, estas montañas sagradas

esconden otro gran secreto...

En sus tierras crecen las únicas plantaciones de café de Europa,

cultivan una de las variedades más selectas: la arábiga típica.

(LOS TRES) # Ojalá que llueva café en el campo,

# que caiga un aguacero de yuca y té,

# del cielo, una jarina de queso blanco... #

¡Vamos! (LOS TRES SIGUEN TARAREANDO)

Pero ¿qué están haciendo?

# ¡Oh, oh! ¡Oh, oh, oh!

# Ojalá que llueva café en el campo,

# que caiga un aguacero de yuca y té. #

¡Buenos días, mis queridos aspirantes!

Mirad lo que traigo, otra vez, café a vuestras vidas.

Pero, tranquilos, que esta vez es para que lo disfrutéis.

(ANA) Qué bien. Tomad.

(ANA) Venga, que nos vendrá bien. Pasadlo.

Juani, toma; Luni, toma. -Chicos, aquí.

Hum... qué rico.

(TERESA) Si es bueno, debe quedar en el paladar.

(ANA) Qué rico.

Iván, ¿qué ha pasado? Que he visto un vendaje.

Nada, que tuve un corte, un poco, desafortunado.

¿Practicando en casa? Sí.

Solo hay café para los aspirantes, ¿y para nosotros?

Qué celosón eres, Jordi Cruz. Que te aguantamos.

¿Quieres un besito? Ven aquí, mi amor.

(GRITA) ¡Ah! (ASPIRANTES) (RÍEN)

A ver si este va a ser el café más bueno y no el de Colombia,

el de Colombia está sobrevalorado,

Cuidado, que Canarias está pisando fuerte con el café.

Bienvenidos a la plantación de café ubicada más al norte del mundo

y única de Europa. ¿Algunos sabría explicar

por qué hay tantos naranjos y árboles tropicales? ¿Luna?

A mí no me preguntes, porque estoy alucinando,

parece que estamos en Valencia. No sé, que me lo expliquen.

Estamos rodeados de cítricos y de árboles tropicales,

porque los cafetos, es como se llaman las plantas,

necesitan sombra y humedad para crecer;

de hecho, tardan dos años en florecer

y, después, hay que esperar otros seis o siete meses

para poder recolectar, a mano, una a una, cada cereza como esta.

Una vez recolectadas todas, hay que abrir estas cerezas,

estas semillas de dentro es lo que se tuesta y es el café.

¡¿En serio?! De cada seis kilos de cerezas

solo se obtienen 800 gramos de café.

¡¿800 gramos?! -¡Guau!

Para cada una de las tazas de café que os habéis tomado

hacen falta 50 semillas.

Ahora lo entiendo, estaba buenísimo, el café.

Es un trabajo artesanal que exige paciencia, dedicación y delicadeza;

os adelanto que por ahí van los tiros de la prueba de hoy.

Genial. -Delicadeza.

Ana, Andy, habéis sido los dos mejores de la otra prueba,

atención, porque la figura del capitán de hoy es importante;

ya que tendrá que asumir la doble capitanía.

¡¿Doble?!

Y, por tanto, un solo capitán liderará las dos cocinas.

Se pone difícil, ¿eh?

Bueno... -Venga, que podéis.

¿Eres capaz? -Yo sí.

Ana, te hemos visto, en dos ocasiones, liderar un equipo

y lo cierto es que no brillaste; así que, con tu permiso,

vamos a regalarle este privilegio ¡al gran Andy!

Todavía, no te hemos visto liderar

y creo que todos estamos deseando verte asumir esta responsabilidad.

Sí, Andy. -Vamos, Andy.

¿Me equivoco, Iván? Incluso, te hace ilusión a ti.

Sinceramente, creo que su capacidad de liderato es nula.

(TERESA) ¡Oh! -Directamente, te lo digo.

Me gusta, me gusta, me gusta. -A lo mejor, se crece y coge tal.

Ahora, que tengo un espolón menos, incluso,

se vea más líder que nunca; así que, a ver qué pasa.

Soy una persona muy organizada, que me gusta controlarlo todo;

me gusta asumir responsabilidades; así que... le callaremos la boca.

Que me confíen la doble capitanía me hace sentir especial,

porque sí que es verdad que no se la dan a cualquiera.

Veamos, Andy, qué tal te sienta eso de tomar decisiones

sin que te tiemble el pulso. Sin problemas.

Dinos qué cuatro aspirantes irán en cada equipo y por qué.

Juana va a ir en un equipo con Ana, con Iván...

¡Con Iván! Y con Alberto.

¿Y por qué has hecho esa combinación?

Porque se llevan bien, no tendrán entre ellos discusiones,

y a Luna la quiero poner en el otro equipo para que José Mari

la controle, un poco, con Michael y con Teresa,

que, también, se llevan bien y son afines.

La primera decisión como capitán... ¡Chimpum!

Andy es un estratega puro.

Lo tenía muy pensado y calculado, nuestro equipo será un "show".

Llega el momento de levantar campanas,

cocinaréis un menú de cuatro platos basado en la gastronomía canaria.

Empezamos por el entrante...

Qué rico.

Como primero, elaboraréis...

Luna, ¿puedes explicarles qué es el cherne?

Es un pescado típico de Canarias, un pescado blanco, maravilloso.

De lo mejorcito que tenemos.

El segundo consiste, por favor, Samantha...

Por si no lo sabéis, el queso flor es uno de los tres quesos

con denominación de origen protegida que se producen aquí.

Tiene sabor amargo y una ligera acidez característica,

que consiguen gracias a la flor de cardo

que usan para cuajar la leche de oveja con la que lo preparan.

Ovejas que, por cierto, crecen bajo la ancestral tradición

de la trashumancia.

Terminamos este menú con un postre muy especial...

Qué rico.

Ana, fuiste la mejor de la otra prueba,

¿qué dos platos eliges para tu equipo?

Pues, creo que me quedo con el rojo.

El cherne y los raviolis de guayaba;

por tanto, el equipo de Teresa, Luna, José Mari y Michael

cocinará el entrante y el conejo.

¿Contentos con los platos que os ha dejado?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Nuestro supermercado proveedor de alimentos

facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

(ANA) Bien. Hemos invitado a comer a sesenta

de los fantásticos productores de café de estas montañas sagradas.

Vais a tener, solo, 130 minutos para hacer el menú.

Os aseguro que cada elaboración es más difícil de lo que aparenta.

Andy, ya puedes organizar bien a los dos equipos,

y dar instrucciones a lo loco muy claritas,

porque, de lo contrario, te la vas a pegar.

Oído, chef.

Ahora sí, coged vuestros delantales y salid pitando

a por ingredientes y a cocinas en tres, dos, uno. ¡Ya!

Vamos, venga. -Corre, corre.

Vamos, vamos, vamos.

Andy, por favor, aquí tienes el tuyo,

el delantal de doble capitanía, vamos...

Gracias. Suerte.

Corre, corre, corre. -Ojo, ojo.

(Música)

(GRITA) ¡Ah!

Tengan cuidado con la cuesta.

Corre, corre, corre. -Vamos, vamos.

Venga. -¡Vamos, chicos!

(TODOS GRITAN CONTENTOS)

Venga, vamos. ¡Vamos, chicos! Vamos... "Let's go, let's go!".

(MICHAEL) "Let's go!". -Mi campo de Canarias.

Equipo rojo, os recuerdo que debéis esperar 15 minutos

para empezar a trabajar. Y, ahora sí, equipo azul,

a currar en tres, dos, uno. ¡Vámonos! ¡Adelante, Andy!

Os voy a organizar, venid. -¡Ánimo, Luni!

Luna, irás con José Mari, tranquilidad, estamos en tu tierra,

pero... calma. Os pongo con el conejo.

La madre que te parió. -A Luna le gusta.

Soy conejera, pero... Vale, sí, vena, Andy...

Teresa, te vas a poner con las cigalas;

las vamos a abrir y dejar limpias, para marcar a la plancha.

Os ponéis con eso. -Sí.

Hago yo las cigalas y ella los calamares.

Vale, como prefiráis vosotros.

¿Lo hacemos ya? -Sí, chicos, empezad.

Madre mía... -Ya están con los calamares.

(ALBERTO)Otra marcha, Michael. -Venga, venga, venga.

Para su primer plato, el equipo azul tiene que hacer

tallarines de calamar fresco acompañado con cigalas salteadas,

aire de café y curri, y aceite de albahaca.

Empecé sin tener fuera y, ahora, fíjate,

pelo hasta calamares gigantes. ¡Mira, Michael, mira!

(ANIMAN AL OTRO EQUIPO) ¡Venga, vamos!

A ver cómo vas. -Chicos, gracias.

Eso es, así. -Vale.

Y de aquí sacamos uno, dos, tres... tres trocitos.

Esto lo reservamos, que hay que usarlo.

Andy, ¿esto qué? Enséñame cómo va.

Los limpiamos, los congelamos y, luego, para la fiambrera,

para sacar espaguetis. -¿Espaguetis a lo largo?

Sí. -Vale.

(IMITA A ROBERT DE NIRO) Abogaado. -Tranquilo, irás al postre.

Ya tengo la manga aquí, eso es.

Haced burlas y todo lo que queráis, ¿eh?

Michael, pela cigalas, pela cigalas y cállate, tío.

Venga, dadle caña, ¿eh? Déjalo todo con hueso,

para adobarlo cuanto antes; lo importante es que tenga carne,

que se pueda comer, y el risotto va por debajo;

voy a pelar las patatas para adelantaros el trabajo.

Una vez troceado el conejo, deberán adobarlo y guisarlo

para que coja todo el sabor; finalmente, lo servirán acompañado

de un falso risotto de patata y cebolla,

con queso flor, típico de la zona.

¡Andy! Andy... Os dejo la patata aquí, ¿vale?

(ANA) Abogaado...

Andy, prepárate, porque ahora sí empieza para ti

el rock and roll del bueno; los 130 minutos del equipo rojo

empiezan en tres, dos, uno. ¡A currar!

A ver. -Andy, cuéntanos.

Os organizo así: Iván, que no puede cortar, hará el postre.

Muy bien. -Con Ana.

Hombre. -¿Vale?

El cherne lo vas a llevar tú, Alberto, con Juana.

Trabajaremos juntos. -Muchas gracias.

Es sencillo; lo limpiamos, hacemos una "demi glace"

con los huesos, las espinas... Todo al horno.

Vale, sí. -Juana, el chutney.

Dímelo en español.

Es como una mermelada, si no me equivoco, era de mango.

De piña. -¡De piña!

Y, luego, la piña va caramelizada con un poquito de ron, ¿vale?

De todas formas, os lo explico luego mejor.

A mí si me dices "chutney...", no, en castellano-español.

Para su primer plato, el equipo rojo debe limpiar

los lomos de pescado y reservar las espinas para la "demi glace",

una salsa a la que añadirán los huesos de atún, soja y verdura

para potenciar el sabor; para conseguir un toque agridulce

elaborarán chutney de piña y piña caramelizada.

Iván, tenemos que hacer el ravioli de guayaba rosa,

lo vamos a hacer con el agar-agar; vamos a empezar a exprimir

toda la guayaba que podamos, y al frío.

Vale. -Perfecto, ¿no?

Para la crema, mango, metemos el mango con el azúcar

y, en el último momento, mascarpone, para que no se corte.

Y, luego, el crujiente, os lo explico luego, ahora no.

Perfecto, vamos allá.

Iván y Ana deben pelar las guayabas y triturarlas,

para hacer un puré gelificado y cortar las capas del ravioli;

posteriormente, preparan el relleno con mango y mascarpone;

y, por último, terminarán el plato con una teja de cacao.

¿Qué tal, chicos, por aquí? -Andy.

¡Dime!

-¿Limpiamos o hacemos la "demi glace"?

¡Capitán, te precisamos aquí, en el equipo azul!

Ven aquí un momento, ven aquí, corazón.

¿No te pareció la voz de Andy como "eh... eh..."?

Lo he pensado, le temblaba la voz.

¿Está nervioso o es por hablar conmigo?

Está nervioso. -Te digo que hoy lo vi cagado.

Una pregunta, ¿el caldo que haremos va con el risotto de papas?

Sí. -Vale.

¿Esto va en trozos?

Sí, en trocitos, los metería en la olla y con el fuego alto.

¿No es muy gordo? -Sí, pero...

A ver, el capi soy yo. ¿Qué?

No me habías dicho que esto iba. -Al horno.

Me dijiste las espinas, este es el bonito.

Creo que intenta ser buen capitán pero quiere favorecer a los otros.

Sí, lo tengo clarísimo, además.

A ver, chicos. -Estamos bien.

Estáis bien, ¿no? -Sí.

Para la teja me... -Te damos un toque.

(ANA) No nos líes, capitán. -Para nada.

Le dará miedo ir a eliminación con nosotros, que somos fuertes.

Puede ser. Creo que Andy tiene la estrategia clara,

va a intentar ayudar al equipo azul,

va a intentar meter la zancadilla en el equipo rojo

y va a hacer... "se me olvidó". Pero haciéndolo mal con el rojo

puede ir a eliminación con nosotros.

(Música)

Queridos compañeros, ya sabéis lo mucho que me gustan a mí...

Bueno... Las tradiciones artesanas.

El que consiga moler más cantidad de café con los molinillos

gana el juego y elije equipo. Tenéis un minuto de tiempo. ¿Oído?

Oído.

Los sesenta segundos empiezan en tres, dos, uno. ¡Vamos a moler!

(Música)

Yo vengo de Cuba, mi amor. # Moliendo café en el campo... #

(TARAREAN)

30 segundos. ¡Vamos! # ...de yuca y miel. #

(TARAREAN)

¡Lo tengo lleno, lo tengo lleno! ¡Sigue!

No queda más.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno... ¡Tiempo! Manos arriba.

No sabía que cansaba tanto. Bueno, vamos a pesar. Vamos, así.

Fíjate, mira. Mira lo que estoy tirando, Sammy.

Ahí hay grano entero. Abre el tuyo y verás.

Hay grano entero. ¡Oh!

Seamos imparciales. No está muy molido.

¿La culpa va a ser del molino?

El ganador del café molido es Pepe Rodríguez.

Me das el molinillo estropeado...

Jordi, no te piques, ha ganado Pepe y ya está.

Estás como Iván, poniendo excusas.

Soy imparcial. Elijo equipo, el azul.

Elijes el azul. Sí.

(LUNA GRITA CONTENTA)

Qué fuerte. Vamos, vamos.

Yo tenía el molinillo roto. Un día te cogeré.

(LUNA) ¡Vamos, chicos! (MICHAEL) Equipo azul.

Michael, por Dios, madre mía lo que he adelgazado aquí.

Lo que has adelgazado tú me lo he engordado yo.

Tres kilos llevo de menos, ¡madre mía, madre mía!

Vine siendo una barbie y saldré siendo la muñeca pepona.

(RÍE)

Vinagre de vino tinto, vamos para allá. ¿Se lo echo todo?

¿Eh? ¿Has echado el vinagre? -He echado.

¿Has echado comino, pimentón dulce y todo eso?

Comino ahora.

¡Vámonos! Vamos a meterle adobo. Ahí, Luna, bien.

Echo bastante, ¿vale? -Vale.

El conejo debe estar buenísimo con esto, churri.

Eso tiene que estar... pero vamos.

¡Pero bueno! ¿Cómo estáis, equipo azul? ¿Cómo vais?

¿Y si pillas una copita de vino y nos vamos por ahí...?

De tres montañas, me sobran dos.

¿Quieres alternar conmigo? ¡Sí!

Pídemelo, Teresa, has estado muy recatada todo el concurso.

Contadme qué hacéis cada uno, a ti te veo pelando cigalas.

Sí. Y Teresa está con el calamar.

Nunca lo hice. Debemos darnos prisa.

Ya está. Debemos congelarlo ya.

Esto es lo primero. ¡José Mari! ¡Sí!

¿Qué te ha mandado tu capitán? Descuartizo el conejo.

Descuartizando no, cortando el conejo;

descuartizar es otra cosa. Era broma.

Vale, vale, me alegro.

¿Cuántos llevas? Andy, eres el capitán.

Sí. Doble capitán, por favor...

Soy muy quisquilloso, iguales, para que tenga la misma ración.

¿Y el adobo cómo va? Perfecto, está "ready".

¿Y Andy? ¡Andy! Venta para aquí un momento.

¡Voy! Dime.

Mírame qué le falta. Cosas.

¿Aceite, pimienta?

Es un poco de todo. Andy, capitán, por favor, venga usted aquí.

¿Ha probado este salmorejo? Aún no lo he probado.

Pruébalo.

(Música)

Qué silencio, de repente. A ver tu cara, a ver tu cara.

¿Qué le falta? ¿Qué le falta? Dice que le faltan cosas.

Expresividad. Si hacemos mal el adobo...

El conejo sale mal. Y tiene poca gracia.

Bebes vigilar todo, te veo en todos los sitios y en ninguno.

Céntrate, si no, ya estamos mal. Oído, Pepe.

Venga, os dejo, ¿vale? Hay que darse un poco de marcha.

No me puedo permitir en Canarias que me digan que esto está malo.

No está malo, Luna, está soso. Vamos a ver ahora.

Un poquito más de sal. -Sí, de sal y pimienta.

Más, todavía. -¡¿Más sal?!

Más. -Les va a subir la tensión.

El sofrito hay que meterlo. -Sí, lo meto en el horno.

Chicos, ¿os está ayudando Andy?

Se le ha olvidado decirnos que había bonito.

Se le olvidó, ¿de verdad? Ya... ya...

Piensa que va con los otros y no va con ninguno,

tiene que ser listo y ayudar a todos por igual,

porque los jueces lo están viendo.

Tú lo has dicho, Juana, "tiene que ser listo".

Estoy supercontento del grupo que hemos formado,

gente de corazón, gente limpia; sin pisar se puede llegar.

Hombre, claro. -¡Andy!

Mételo. -Te necesito.

Dime. -Esto, tal cual...

Al horno. ¿Solo con esto?

Solo con eso. -Ni con soja ni nada.

La soja va luego. -¿Y las verduras?

También. ¿Qué tal, equipo rojo?

¿Vale? Aboogaadoo.

Vamos a ver cómo se apaña Juana y Alberto con el cherne.

¿Tenéis alguna pieza? ¿Algún lomo para ver?

Aquí. No lo veo mal.

Fui pescadera en su momento. ¿Fuiste pescadera en su momento?

Sí. ¿Te dice cómo hacerlo o...?

El capitán, no es por nada, pero en esto,

algo menos que yo sí que sabe. Anda un poquito pez.

Capitán Andy, ya estoy. -Gracias, Tere.

Chimpum, calamares hechos.

Te veo con el calamar, que no es de aquí,

y con la oreja planchada a mi lado.

Lo voy a meter al abatidor y voy a seguir por aquí.

¡Vámonos! Calamar... perfecto.

Cuando Andy ha venido a dar instrucciones le tiritaba la voz.

Lo hemos comentado. Y se ha reservado cositas...

¿A qué te refieres?

Lo ha dicho a medias, algo raro; se lleva mejor con ellos.

A mí no me ha dado ni una orden.

Lo que pretende el capitán Andy es que se salve el equipo azul

y vosotros... Ha pasado más rato allí que aquí.

Tampoco creas que nos puede enseñar mucho.

¿Me dices que es malo y tonto?

Andy aparte, me interesa que este cherne salga de diez,

independientemente, de que tenga sus preferencias,

si no os da las instrucciones se las exigís.

Venga, ok. -Claro.

Venga, al lío. ¿Iván? ¿Sí?

Me dicen que Andy no da las instrucciones bien,

que se deja cosas en el tintero, ¿pensáis igual?

Veo que quiere que aquel equipo quede mejor que el nuestro.

¿También te parece eso?

Andy lo va a esconder, pero lo tengo claro, sí.

¿Lo va a esconder? No, te lo digo. ¡Andy!

Luna. -Apio, para adentro.

Cuando prepares el caldo. -Sí.

Empezamos con las patatas. -Con las papas.

No digas "patatas" en Canarias, que te matan.

Andy, ven aquí, pollito, me está empezando a mosquear,

¿sabes qué me dicen? Cuénteme.

Te interesa que ganen los otros, te lo digo sin paños calientes.

Se equivocan, completamente. Me lo han dicho dos o tres.

Puede que no quieran que me salga bien la capitanía.

No seas retorcido. -¿Has visto? ¿Has visto, Jordi?

Les falta información y van lentos, tienen que ir rápido.

Oído, chef. No te he visto coger un cuchillo

ni meter la más mínima expresión de caña.

En aquel equipo mete mano, pela y hace cosas.

Sí, en este menos. Ni fu ni fa.

Ayuda, instrucciones y mete caña; aquí te dejo el regalito.

Oído, chef. Caña.

"Haz bien aunque no sepas a quien".

(MICHAEL) ¿Cómo vamos, equipo? -Aquí.

¿Ya está eso listo? Capitán, ¿dónde está mi capitán?

Dime, Michael.

¿Cómo vamos, equipo azul? El capitán no me hace caso.

¿Qué pasa, Michael? ¿Me estabas llamando?

Sí, capitán. Tengo eso ya listo.

Vale. -Aquí abajo tengo las cigalas.

Muy bien. -Estoy pelando las chalotas.

Tápala, Michael. -Andy está a por uvas.

En el último momento, un golpe de plancha.

Vale, perfecto.

Andy, que te echábamos de menos, aquí ya está todo.

Las papas. -Me pongo con ellas.

Todas, aquí. -Todas.

¡Andy! -¡Voy!

Llevas una hora en el otro equipo, tío.

Dale aquí. -Andy, tío, sigue contando.

¡Andy! -¡Voy!

Vente para aquí.

¿Te esperas, Albertito de mi vida y de mi corazón?

¿Qué tal, Alberto? -¿Metemos las cabezas del pescado?

Sí, al horno. Equipo azul, equipo rojo, Andy,

acaba de consumirse la mitad del tiempo de cocinado,

¡¿La mitad?! En 50 minutos arranca el servicio.

Andy, córtame la cabeza. Andy, ¿te enteras?

Oído, sí. ¿Y qué te parece?

Me parece que vamos pillado, pero lo conseguiremos.

¿No estás preocupado? Sí, pero lo vamos a conseguir.

Capitán Andy.

Michael, ¿no me ves? Dame un segundo, hijo.

Os lo digo a todos, vais muy mal de tiempo;

así que, reaccionad. Oído, chef.

Dime, Michael. -A ver, ¿este es el primero?

Déjame ver. -Pon un poco de orden.

Necesito a gente que pele patatas conmigo. Papas, perdón.

Luna, hacemos el primer plato. -Me van a matar.

Hay que tomar decisiones, si el capitán está allí,

se le ve el plumero de largo, nos ayudamos nosotros, ¿vale?

Teresa, echamos las cabezas. -Lo tengo.

Echamos un poco de curri, por último, echamos lecitina.

Pero tiene que estar frío, ¿o no?

Es lo de menos, vamos a empezar, que si no, no tenemos nada.

Vale. -Vamos allá.

Voy a cortar la piña para el chutney, que es triturado.

¿Piña triturada? -Menos una, que se carameliza.

Piña, cebolleta, chile y vinagre de manzana,

lo cubrimos y que reduzca. -¿Con agua?

Sin agua. -Vale.

El capitán ha decidido venir. -¿Qué tal vais por aquí?

Tenemos que batir. -Lo colamos y echamos agar-agar.

Después, se lleva a ebullición... -Azúcar y mantequilla.

Y mantequilla. -Iván, ¿y tu dedo?

Voy aguantando, la verdad, el corazón en el dedo, me late.

Quiero agua hirviendo ya, para poner las patatas.

A ver, ¿qué pasa ahí? ¿Qué pasa ahí?

Qué malos son. -Sí, son muy pesados.

Estás allí hace seis horas. -Cuéntame.

Agua hirviendo para las patatas, prepáramela.

Equipo azul, casi 60 minutos de cocinado y estoy preocupado;

este falso risotto de patatas debe estar

y si no pelamos bien la patata... No la usaré.

Esta no la utilizas, esta tampoco; Andy, esto no puede pasar.

No puede. Me encuentro esto en el risotto...

Con lo perfecto que eres. Tienes que estar pendiente de todo.

Me preocupa el caldo de la cigala, ¿dónde está?

Está aquí, estamos terminando, estamos empezando, perdón.

No pensemos en modo casa, más grande, la olla, o hazme dos.

Es la que me puso el capitán. Sí.

Vuelca aquí. Esa patata debe estar perfecta.

Las papas, Pepe. La papa, la papa.

Que estás en Canarias. Y me echarán.

Me la has puesto llena de cáscaras.

Dame, Alberto. -¿Le metes?

¿Os está dando alguna indicación o qué?

Andy, venga para acá, deja que ellos hagan eso.

¿Quieres que dirija este equipo? Déjalo, me quedo yo aquí, vete.

No, es muy sencillo.

Intento que seas consciente de lo que va mal en este equipo.

En una olla grande, para sacar el caldo;

esa patata perfectamente pelada, para sacar taquitos,

estos, que van bien, pero muy lentos.

Estáis en modo casa, ¿vale? Quedaos ahí.

Te daré una orden clara, cuando estén doraditos

echamos curri, llenamos de agua y dejamos que repose.

Agua hirviendo. -Luego, la lecitina.

¿Qué hacemos con el agua? -A hervir.

Qué bien las estás cortando, te amo.

¡Por favor, escuchadme!

El agua hirviendo ahí, esto se llena con agua.

¿No podemos ir cortando los calamares?

Ahora los saco, primero esto. -Sí, no te preocupes.

Andy, las piñas. -Alberto, ya estoy.

He cortado las cuatro.

¿Tienes claro cómo van estas papas? ¿Hervidas?

Sí. -Vale.

¿Cómo cortamos la cebolla? -Michael, ¿qué haces?

Lo que quieras.

Otra vez, tío, es imposible, lo deja todo a mitad.

Vamos a sacar estos, están congelados.

Cuidado. Te voy a poner con la fiambrera a cortar.

Ok. -Vamos.

¿Cuántos os parece que saque de aquí?

Aquí, Juana, lo que haría sería cortarlo por la mitad.

¿Cómo lo harías tú? -Voy a cortar una.

¡Andy, ven! Equipo rojo...

Juana tiene una duda. Vengo a supervisar daños,

porque me da la sensación de que no damos ni de merendar.

¡Andy, ¿dónde...?! A ver...

¿Cómo va el cherne? Minuto 60, no tenemos...

¿Están sacados? -Están todos.

¿No has empezado a cortar? Lo haré ahora.

Hay que cortar porciones, hay que hacer 60 raciones;

hay que hacer un jugo y está verde, como un kiwi,

la verdura no está tostada... Ya.

¿Te interesa lo que te digo? Me interesa.

No vamos retrasados, lo siguiente, pero lo que me preocupa,

lo que me preocupa a lo loco es que del postre

solo hemos pelado guayabas, en una hora.

Ahora voy a ir y... "Ahora voy a ir", no.

Tío, me voy poniendo nervioso a cada minuto que pasa

y voy a tener que buscar soluciones yo.

¿Se cuece? -Con el agar-agar.

Vamos a echar un poco de agua y lo colamos.

Es que si no está líquida. -Echamos un poco de agua.

Ahora que te lo digo, si no, eso era imposible.

Yo tampoco sabía la textura que iba a salir.

¡Capitán Andy! -Voy, Michael.

Vigílalo un segundo, que vengo aquí. Dime, Michael.

¿Esto como se hace? -Dame, mira.

Deja todo lo que hace a mitad, a medias.

Enséñame. -Te lo enseño.

Andy, el programa nueve y no sabe cortar con eso...

Dame un segundo. -Espera un momento.

Aquí estamos sin capitán, es como no tener nada.

Menos mal que has pensado lo del agua.

Llevas diez minutos sin hacer nada, por favor, por una olla a hervir.

¿En qué fuego? -En ese, tienes dos.

¡Ah, sí! -Mira, fíjate cómo salen.

Mira, ¿vale? Vamos, Michael, vamos.

Otra cosa, ¿estas papas están bien para sesenta?

Perfecto. -¿Seguro?

Córtalas pequeñitas. -Sí, así.

No me caben ahí, Teresa, no caben. -No os agobiéis.

Dos, voy a poner dos. -Michael...

Las pieles y las patatas caben, no hace falta poner dos ollas.

Aquí vamos a poner una sartén para las cigalas.

¿Qué? -Ya está, ya está.

¿Lo repartimos en dos cazuelas? -En una, en una.

¿El aceite de albahaca lo tienen hecho?

Luna, ¿es necesario chillar?

No, perdona, corazón, pero lo tenéis todo listo, ¿no?

Lo tenemos controlado. -Perfecto.

La cebolla en juliana y te voy a cortar la piña.

Vamos, Alberto, que es triturado, tampoco te machaques, ¿eh?

¿Aceite de oliva o de girasol? -¿Para?

Para las cigalas. -De oliva.

Andy, ¿no es mejor esta que esa para freír?

No, las marcamos a la plancha. ¡Ya, ya, Teresa! Te has pasado.

Pero ¿no son fritas? -¡Andy!

Dios, este equipo no sabe de nada. ¿Qué?

¡Capi! Como quien no lo tiene. Mira, ahí está.

Cuidado, por favor, los dedos. -¡Capitán!

Ni mira. Lo que os diga, estamos solos ante el peligro.

Lo echo ya, ¿eh? Un kilo doscientos gramos, ¿vale?

Iván, ¿lo hago en la olla?

Claro, es lo que te decía, el sabor lo coge igual, ya está.

Esto está, ¿eh? Esto empieza a tener sentido.

Capitán, cuando salga el primero, que es en 15 minutos,

los otros saldrán en 15 minutos y no podremos hacer el conejo.

¿Qué hacemos? -Hay que marcarlo.

¿Marcarlo? Pues, vamos a marcarlo ya.

¿Sacamos esto? -Sí.

No sé cómo tengo que seguir. ¿Andy, cómo sigo con la piña?

Voy, voy, Alberto.

La piña la he cortado. -¿Ya funciona esto?

¿Te das cuenta de que todo lo que hacemos lo marco yo?

Que saquéis el conejo, la olla más grande,

agua para las patatas, agua para las pieles.

Está empanado, Andy está empanado.

¡Capitán! ¡Andy, por favor, ven aquí un momento!

Pero, Luna, es que no le dejáis que esté con nosotros un segundo.

Le necesito. -Hombre...

Está pasando de mí en canoa.

Antes de llegar ya escucho al equipo azul:

"Andy, Andy". ¿Me queréis dejar

que acabo de estar hace dos segundos con vosotros?

Voy a pensar que me ponen la zancadilla,

porque acabo de estar hace dos segundos, segundos.

(TERESA) Andy...

(Música)

Aspirantes, hemos llamado a uno de los mejores cocineros

y asesores gastronómicos de la isla,

a ver si puede hacer un milagro con vuestras cocinas.

Dadle, por favor, un fuerte aplauso al chef del restaurante Texeda,

¡Borja Marrero! Adelante, Borja.

Borja Marrero, es supercanario, el apellido Marrero.

Un placer tenerte. ¿Qué tal? Bien.

Muchas gracias por aceptar nuestra invitación,

si no me equivoco, tu restaurante está en Tejeda,

uno de los pueblos afectados por el incendio del año pasado.

Sí, personalmente, en la finca nuestra,

perdimos 30 ovejas, 200 cirueleros, 80 bananeros y el sistema de riego.

Al final, fue un problema pero estamos recuperándonos;

con mucha ilusión y muchas ganas. Nos alegramos mucho.

Borja, nuestros aspirantes se están enfrentando

a un menú con recetas canarias, con toques nuestros;

¿cuál es el secreto de vuestra gastronomía?

Todos los canarios estamos en un momento

que queremos transmitir la identidad

y nuestro secreto lo basamos en el producto.

Este menú va a tener un sabor regulero, porque va superlento,

y lo del producto, estoy viendo cómo trata las cigalitas y...

Me estoy poniendo malo. ¿Tú tiras 20 cigalas en una sartén

y cuando las tienes muy hechas las apartas y tiras 20 más,

como si estuvieses haciendo pisto manchego?

Pues, igual. Teresa, por favor... ¡Andy!

Oído, dígame.

Perdóname que te diga, ¿esto qué es?

¿Quién ha dicho que se marque una cigala así?

Te he dicho que no tanto aceite, solo una gotita.

No es el problema. No puedes tirar diez cigalas

como estás tirando, porque son cigalas,

y rehogarlas con esto, que no es un pisto manchego.

Haces seis, controlas, quitas y las pones en una bandejita,

no puedes tirar diez cigalas aquí y otras diez aquí.

Pero me has dicho marcado, me lo has dicho así.

Hay que decirlo bien. Oído.

Y usted debería saber eso, que no es tomate para hacer pisto.

Así, con casi todo, me temo un cocinado terrible.

Michael, ¿cómo vas con el calamar?

Hola, chef, estoy haciendo los espaguetis.

Bueno, podemos salvarlo. Sí, sí.

¿Cómo va la americana? Para colarla y echar lecitina.

¿Podemos probar? En 15 minutos deberíamos emplatar.

Tiene que saber a café, quizá, hay que ponerle más.

¿Más café? -Vamos.

Aquí serás un experto, más que yo, en este conejo en salmorejo.

A ver cómo huele.

¿Te recuerda a casa? Le falta pimentón.

¿Le falta pimentón? -Solo tiene vinagre.

Pero, primero, el café. -¿Probamos esto un segundito?

Sí, ¿quieres probarlo, Borja? Esto es donde ha estado macerando.

Son los dos iguales.

Yo lo probé y lo noté... sosete. A esto le falta un poquito...

Le falta, le falta. -¿Más, todavía?

Le falta la chispa, que cuando rehogas va saliendo.

¿Cómo lo ves?

Está la cosa complicada, está la cosa complicada.

Teresa, te vas a doctorar en estropear cigalas, ¿no?

¿Alguien puede hacer esas cigalas bien hechas?

José Mari, ¿estás capacitado para hacer cigalas bien o no?

Sí, ¿cómo las quieres? -Marcaditas a la plancha.

A ver cómo va el de Jordi, quizá, vaya mejor.

Perfecto. Vamos.

Ya sé quién se va esta semana. -¿Las hiervo, no?

Luna, ¿qué haces? -.Hirviendo las pieles.

Vale. -Las colamos y las marcamos, ¿vale?

Las habéis destrozado. Madre mía, en serio...

Equipo rojo, traigo a Borja para que dé cuatro pautas

y os meta un poquito de cera. Encantado, chicos.

Debería ser las espinas del cherne, verduras tostadas;

un fondo reducido, pero es un caldito "guarripeich",

Ahora reducimos, ¿no?

Por más que reduzcamos será siendo "guarripeich".

Eso, imagino, es el chutney. Sí.

Ahora es una sopa de piña.

Con tan poco tiempo, si lo cortan más pequeño les soluciona la vida.

Piensa que tendrán una hora más y aquí es una hora menos.

Tiempo justito... Vámonos, porque me están entrando ganas

de meterme en la cocina o de llorar.

Si no, ayudamos.

¿Lo habéis hervido? -Lo estamos colando.

Andy, puedes echar una mano con los mangos.

Sí, claro. -A pelar, por favor.

Os ayudo, pero me iré, que allí están...

No hacen más que llamarte. -Es un desastre.

No hacen nada. -Claro.

Hay que asarlos por la piel y, luego, la vuelta.

Explica increíble, pero no mete las manos.

¿Echamos katsuobushi para darle más sabor?

Lo echamos cuando esté el caldo. -Y maicena, también.

Va a crear una escuela, será profesor de cocina o algo.

¿Cómo lo ves? Complicado para llegar en tiempo.

La única solución que hay es ponernos las chaquetillas.

Chaquetillas y prepara la voz, que si no gritamos no lo sacamos.

Al lío. Gracias.

Un placer. Hasta luego.

¡Andy! -Sabrosito, ¿no?

Sí, ponerlo, un poco, sabrosito.

Voy a meter esto para hervir, supuestamente, era para las papas.

Como no está el capitán yo me invento las cosas.

Intuyo que estas papitas van dentro de la olla.

En agua hirviendo, habrá que sacarlas en unos minutos.

Eres un ejemplo, deberían aprender de ti, que no cogen ni una bandeja.

(Música)

El conejo hay que sacarlo, yo no puedo estar en todo.

(TERESA) ¡Andy! -Este conejo se ha pasado.

¡Andy! Andy, por favor, que se va a pasar esto.

Otra vez, tío.

Vamos a sacar estas, pero no puedo con esta cazuela.

(ANA E IVÁN LLAMAN A ANDY) ¡Capitán! ¡Capitán!

¡Capitán! -¿Qué queréis preguntar?

¿Cuántos mangos necesitaremos? -Hacedlo, no le preguntéis todo.

Olvídate, porque le preguntas y no te hace caso.

Equipito rojo, no hay abogado que lo defienda;

por lo tanto, el abogado está destituido, está despedido.

Me ocupo yo del caso.

Está claro que le venía grande, clarísimo.

Andy, es un golpe de estado, quedas relegado de capitán.

Asumo el mando, ¿vale? Oído.

¿Ese conejo ya está? Sí, ya está.

Pero esto está crudo. ¿Cómo que crudo? No me digas eso.

Prueba un trozo, cocínalo un poquito más.

Te pediré una cosa, el pescado se pone por la piel,

hasta que esté doradita. Sí.

Un poco más que esto. Luego, le das una vuelta y fuera.

Aquí hace falta más piña, hay piña para dos.

Caña, caña, caña; venga, caña. Vale.

¿Qué hacemos? Ya debería estar. ¿Lleva el gelificante y todo?

Sí, cuando hierva lo pongo en las bandejas.

Despeja esto, que debe vaciarse para que él estire bien.

Genial. ¡Gracias, chef! -Ok, chef.

¿Tenéis la patata metida en agua? ¿Le habéis dado un escaldón?

No... Bueno, un escaldón sí.

Andy, pon la patata en el colador y vete al equipo rojo,

molesta a Jordi. Oído.

No quiero la patata cocida, si la pongo, ahora mismo,

con la nata y con la tocineta se me va a hacer y será un puré,

no un risotto, ¿vale? Tengo pocas patatas y necesito muchas.

Me pongo yo. Dos personas con patatas.

Quiero un agua fría para echar la patata cortada.

Sin escaldar. Sin escaldar, sí.

Andy, una cosita que te diga...

¿Sabes qué acabo de hacer, no? Sí.

Te he quitado los galones, despedido.

Ponte donde quieras, para lo que haces, da igual.

Ah... Corramos.

De verdad... voy a ponerme aquí a hacer... voy a ponerme aquí.

Cuando busque a alguien que me dé el cenizo, te llamo.

Se fríe con girasol. Andy, vente con Jordi.

Trae, trae.

Ay, Luna, perdona, Ana, digo, Luna.

¿Qué haces, bonito?

Voy con el postre, te ayudo con el postre, ¿vale, tío?

Vale.

¿Hemos puesto vinagre ahí? Sí, lo hemos cubierto.

Maravilloso, que guise un poco, ya tenemos más cantidad.

Empieza a ir bien, rápido.

Sabes cómo se corta un mango, ¿no?

Cortes limpios, con cariñito, a partir de ahí, picamos ligero.

Ok. Y tenemos los dados para el postre.

Mientras eso reduce y cocina, haces esto. ¡Rápido!

Eh, con una quitamos, con otra tal, hacemos dos o tres cosas a la vez.

Os he avisado y no me habéis hecho ni caso.

O sea, ¿no podéis cocinar más rápido sin entrar los jueces?

Pues, no, es la hora ya casi y no tenemos nada.

¿Qué hago con los comensales? ¿Qué les digo?

Dame cinco minutos como mucho, no me entretengo más,

por favor, con esos encantos que tienes que la gente

se queda obnubilada. Sabes que yo eso...

Utilízalos, utilízalos. Me voy a ver la cocina de Jordi.

Que se te dé bien. Madre mías las cigalas.

Pepe, esto está casi ya. Déjalo que se haga un poco más.

Está doradito. Vale, muévalo usted.

Jordi Cruz, ¿qué tal, cómo vas? Intentando reforzar

una salsa de atún que está floja de sabor.

Veo a Pepe desesperado, ¿cómo va tu cocina?

Mi cocina ahora empieza a ir bien. Perfecto, venga.

¿Has puesto orden o qué? El chef lo tengo, más, menos,

recuperamos tiempos, Alberto me funciona

bastante bien, Juana es un reloj y el postre les metí caña

porque estaban Iván y Ana que no sabían

por dónde les venía el aire. Andy, ven conmigo un momento.

Sí, Samantha. -Nos ponemos ya con el relleno.

Estoy. No le veo la gracia.

No, no le veo la gracia, me río por no llorar

porque, al final, me han destituido porque lo que me he encontrado

en ambas cocinas, bueno, más en una que en otra,

pero no diré en cuál, es una incompetencia, de verdad...

¿Crees que te ponen zancadillas para que no brilles?

Esto ha sido una estrategia. Anti Andy.

Anti Andy. Voy a recibir a los comensales

que estoy muy preocupada y hablamos.

Oído, Samantha. Gracias, ¡y curra, vamos!

Venga, venga, ¿lo tenemos?

Venga, más patatas ahí, más patatas.

Teresa, ¿y la patata,

solo hay esta, no vale la otra? -No vale.

Sí vale, porque la voy a arreglar, pero no se puede cocer así.

Andy nos ha dicho que la hirviéramos.

Andy no se entera qué fiesta es hoy.

Michael, vamos con ello, lo tenemos, le estás poniendo

un poco de sentido común a este cocinado.

Sí. Te lo digo así de claro,

al menos no vas a lo loco como los demás, de momento.

(JOSÉ MARI) Chef, eso no es justo.

(MICHAEL) 18 y aquí tenemos 20, son 38.

38, pues fíjate lo que nos queda. El doble.

Hay que pelar cigalas, pélame un poquito de queso,

por favor, Luna, necesito el queso para el risotto.

Estoy preocupado, alguien que pele cigalas ahí.

Me encanta pelar. -Teresa, limpia esto, "porfa".

Teresa, ven a limpiar tu espacio. -Ayudo a Michael con las cigalas,

déjame un momentito. Vamos.

Venga, venga. (LUNA) Los quesos de Canarias

es que son los mejores. Andy.

Voy. Acabo de encontrar

donde te vas a sentid a gusto, cómodo porque eres un hombre

de ciencias, ¿me puedes ir contando los platos, por favor?

Pues claro. ¿Sabrás contar 60?

Pues sí. Ojo, que eso tiene una dificultad,

está entre el 61 y el 59, no te doy más pistas

porque me la vas a liar. (ANDY) Estoy sumido

en la mayor ya mediocridad que puede existir,

pero no me queda otra que acatar órdenes y callarme

porque he sido un desastre,

así que, mira, ya de perdidos al río.

Bienvenidos a todos a "MasterChef",

que sepáis que estoy impresionada

por las bellezas de estas montañas y por los cultivos

tan maravillosos que tenéis. Confío en que el menú

que os hemos preparado

os guste tanto como a mí este valle.

(APLAUDEN)

Vamos rápido, vamos rápido, ¿esto para qué es, amigo mío?

Es para la piña caramelizada. Se cocina un poquito solo,

me interesa temperatura alta que coja color,

¿ves que coge color rápido? Y cuando esté un poco pochadita

y con color, ahí nos iremos. Preparamos un robot

que la vamos a texturizar, ¿vale? Chef, va todo al fuego

menos el mascarpone, ¿no? Mascarpone, si lo pones

en el fuego, será leche. Fundimos el azúcar,

que se vaya compotando el mango, eso lo añadiremos

para que nos dé textura, fuera del fuego el mascarpone.

Fenomenal. Sabéis que este cocinado

es posible que termine en juicio porque Andy ha hecho una acusación

que tendrá que demostrar, evidentemente,

dice que trabajáis mal a propósito para cargároslo.

Nunca haríamos eso. -Solo hay que vernos,

claramente, no, pero que nos lo diga.

¿Cómo puede ser tan retorcido? ¿Te parece retorcido Pajarito?

Sí, si dice que estamos trabajando mal

y estamos sudando la gota gorda. A Alberto lo veo muy autónomo,

deja ahí las cositas a ver cómo reacciona, me gusta Alberto.

Bien que te quiere. ¿Alberto?

¿Sí, más que a Luna y a Ana? No sé, pero Alberto

te tiene mucho aprecio. ¿Quién le gusta más Luna o Ana?

Pues, mira, creo que le gusta más Ana, pero como ella tiene novio.

¡Ah! Ahí está el problema

porque a Luna la quiere mucho, pero como amiga.

Como amiga, ¿verdad? Remátame esto que está casi hecho.

Juana, te veo muy bien. Gracias, hijo.

A ver, amigo mío, tenemos los daditos,

eso cuando lo cuelas, en teoría, tenemos el puré

que acompaña, tenemos el pescado y la salsa. Despejaremos aquí

para emplatar ya. Venga, terminadme el salado

que el dulce hace falta mano. Estoy un poco al tanto de la teja,

no tengo ni idea. Me ocupo de la base.

Jordi, te mando al contador, no el de la bici,

otro, el de los platos. Tiene un nuevo título:

Contador de platos. A contar platos

que lo haces muy bien. ¿Sabéis que este calamar

llevaba un aceite de albahaca? Sí.

¿Lo tenemos? Pues le pondremos una gotita

de aceite de albahaca y lo vamos a salar un pelín.

Vale. Vamos con ellos, vamos, vamos.

Me pongo a emplatar ya. Aceite, aceite.

Sí, pero vamos a ir... A ver, ¿alguien me escucha ahí?

Sí, señor. ¿Por qué tenemos ese robot?

Porque no se hizo el aceite. ¿Y por qué decís que sí?

Alguien dijo que sí. -El capitán no nos dijo

que teníamos que hacer un aceite albahaca.

Coged albahaca, meted solo hojas, meted, meted hojas ahí

y un poco de aceite de girasol y trituramos a toda pastilla.

Pero eso no vamos a estar los tres, por favor.

No, lo hago yo. ¿Tenemos el calamar cortado?

Sí, Pepe. Vamos poniendo montoncitos,

60 puñaditos encima, aquí, mira, con una cucharita,

ayudaos con una cucharita. ¿60 sí puede ser?

Y echamos ahí el aceite y una gota de sal,

deprisa, José Mari. Voy cortando más, voy cortando más.

¡Andy! Aquí tienes, chef.

Échame mantequilla aquí, anda. Echa, echa, echa.

Echa, ¿tienes mis platitos contados?

Tengo 19 por ahora. Venga.

Oído. Corre, Pajarito, corre,

la vas a liar incluso contando los platos.

Vente aquí, Luna, a la bandeja, ven a la bandeja.

Un momento. ¿Cómo va ese calamar,

lo tenemos, chicos? Sí, corazón, sí.

Pues, venga, al horno.

Chef, ¿empiezo a emplatar? Quiero ya que tengáis

la batidora para meterle aire a esa salsa de curry que hacemos.

Oído. ¡Jordi, yo empiezo a emplatar

en tres minutos para que calcules tus tiempos!

Vale, yo diez, voy con el pescado. La masita de las tejas,

a partir de ahora, necesito que esto lo estires.

Vale. A teja, un milímetro, más, menos,

estiradito fino y al horno. Venga, fenomenal.

¡Andy, ven aquí, guapo, ven! ¡Voy!

¿Tengo todos los platos ahí? Los... bueno, no todos montados.

No te despistes que emplatarás aquí,

algo tendrás que hacer. Sí, chef.

Señores, vamos emplatando, vámonos, venga.

Lo voy poniendo aquí. A ver, coges una, dos y tres

y dejamos aquí para poner en el centro el calamar, todos ahí,

tú por ese lado, Teresa. Vale.

Venga, rapidez, ahora hay que volar aquí.

Venga, tirando calamar aquí. Vuelca y quítame,

vuelca y quítame vamos, vamos.

Venga, vámonos, venga, chicos, vámonos, vámonos.

¿Tenemos a los camareros preparados?

Sí, están todos guapísimos. ¿Están guapísimos todos?

Que vengan que emplatamos. Venga, abajo eso, va.

Vale, señores, no pensaba que íbamos a cocinar

tan mal aquí en Las Canarias. No me digas eso, Pepe.

Vete metiendo aire a ese... Venga, yo hago eso, yo hago eso.

Ya, pero necesito rapidez.

Oye, se dice y se comenta por ahí que tú no mantienes

tanto las distancias con... ¿Con quién, con Luna?

No, bueno, al final, yo lo dije al principio

que poco a poco, las cosas funcionan.

¡Ah! No os habréis dado besitos y cositas de estas.

(EMITE UN SONIDO)

No te voy a decir nada. No, lo he visto en tu cara.

¿Es igual de intensa en todo? ¡Buah!

(RÍEN)

No me digas más, no me digas más, tengo que ir a contárselo a Pepe.

Camareros, los del aire de salsa americana con café

y curry, pueden salir, por favor. ¿Quién me da in aire?

Yo, venga, ¡ah! Pues venga.

¡Pepe, Pepe, Pepe! Dime, dime.

Ahí con Alberto emplatando le digo: "Te acercas a Luna..."

y dice: "Sí, voy bien", y digo: "No os habéis besado",

y me hace... ¿Qué hace Jordi aquí?

"No me digas, ¿y en todo es igual de apasionada?",

y me hace así: "¡Buah!" que en astronomía

eso es de "high level". ¡Buah, buah!

¡Luna, ahora sí que necesito el aire, Luna!

Aquí lo tienes. Lo necesito, ven aquí, Luna.

Ven aquí, porque no puedo respirar

me falta el aire. ¡Pepe!

Oye, Luna, Luna... ¿Qué?

Con Alberto. ¿Con Alberto?

No digas nada, pero... un poquito hemos...

Equipo rojo, equipo azul,

oficialmente... ¡Tenemos una pareja!

¡Sí, señor! ¡Ay, no, no, pero cállate!

Sí... ¡Viva el amor!

¡Ah! ¡Viva el amor canario!

Que es otro tipo de amor, ¿lo tenemos todo,

señores, lo tenemos todo? ¡Qué calor, yo sí,

pareja y todo tengo yo, todo!

¡Ah! -¿Qué haces?

(LUNA) ¿Que es un secreto que teníamos entre nosotros?

Pues, sí, pero mira,

me gustó que lo sacara así como a la luz.

No, pero, de verdad,

somos muy buenos amigos. Poco a poco.

Para abrir boca, comenzamos con un entrante:

Calamar y cigala con sala americana de café y curry.

Lo ha elaborado el equipo azul, a ver si os gusta.

Presidente del Cabildo de Gran Canaria, don Antonio.

Bueno, lo primero, disculpas por el retraso,

cómo presumen, aquí en la isla, de sus cafetales.

Sin duda, el café europeo

tiene sabor grancanario, pero es además nuestro clima,

el Atlántico que nos baña, los alisios,

nos dan unos productos extraordinarios.

Tenemos productos extraordinarios, nosotros decimos:

"Gran Canaria me gusta", y también le gustó

a la UNESCO y por eso nos propuso como Patrimonio Mundial.

Es una maravilla, estoy, totalmente, de acuerdo.

¿Qué tal el plato de calamar y cigala, está bueno?

Está sabroso. Está sabroso, o sea,

que me quedo tranquila. Sí.

Vale, muchas gracias. Gracias.

Abogado, caliénteme esa salsa, dale un golpe de calor

y emplatamos, quiero sacar el pescado, pam, pam,

que salga calentito y bien.

¡Camareros, preparados, que esto será...!

Venga, ¿lo tengo? Sí, chef.

Venga, tenemos esto. Vale, los de las bandejitas,

vámonos, vámonos. Juana, por aquí, Juana.

Con Andy, con Andy. Vale, vamos.

Salseamos rápido, camareros preparados.

Venga, venga, venga.

Ahí, pam, pam, vamos bien, venga, venga.

Vamos para allá. Saco los platos ya

para tener los de abajo libres. ¡Camareros, por favor, adelante!

Los que tienen salsa, se van. Vamos por aquí si os viene mejor.

Pam, pam, rápido, chicos, rápido, rápido.

Ahora es el turno del primero que lo ha hecho el equipo rojo

y se trata de cherne asado con su demi glace

y chutney de piña y guindilla verde.

A ver si os gusta.

¿Qué tal, Jesús? Muy bien.

Bueno, esta zona de la isla es perfecta para desayunar

con un cafetito y luego, descubrir yacimientos.

Una zona muy bonita, pero tienen que coger

y subir caminando el camino de San Pedro,

ir a Tamadaba y de ahí llegar a Artenara,

llegar a Tejeda y a otros municipios

que son Patrimonio Mundial de la Humanidad

y disfrutar de nuestros encantos y entre ellos,

nuestro Risco Caído, nuestro Roque Bentayga,

nuestro Roque Nublo. Tenéis de todo aquí.

Tenemos todo. Porque ahí vivieron...

Nuestros aborígenes y nosotros. Aborígenes, trogloditas...

Sí, vivían ahí en cuevas y nosotros en Artenara

seguimos viviendo en cuevas. ¿Sí? Pues luego voy.

Hay que ir. ¿Qué tal salieron los platos?

¿El punto del pescado bien? Bien.

¿La salsa bien? Para mí, sí.

Perfecto. Muchas gracias. Perfecto.

Señores, rapidez, ya. Tenemos el queso preparado,

Luna, el que cortaste? Sí, está ahí.

Déjamelo que ahora lo vamos a "risotar" un poquito.

Vale, quiero una gotita de nata que me eches aquí.

Voy. -Pepe, estás ayudando mucho.

¿Ayudando mucho? ¡Ah! Ayudando mucho,

qué narices le echas. Me preocupa.

"Estás ayudando mucho", dice, ¡qué sinvergüenza!

Vale, dame un poquito de queso, vamos echándolo aquí.

¿Todo? Todo, no, un poquito, venga.

Vale, esto ya lo tenemos. Alguien que vaya poniendo aquí,

Michael, una cucharadita ahí. Oído, chef.

Vámonos, empieza por allí. ¿En el medio, chef?

Sí, por favor, en el medio una cucharadita decente.

Vamos, Teresa, venga, otro por otro lado.

Venga, venga, perfecto, venga, Teresa, vamos, vamos.

Saco el conejo. Saca, venga, la cuchara

y en el centro con delicadeza. Vale.

Aquí, eso es, fenomenal. Eso es, ya está.

Vale, perfecto. En cuanto pongáis el risotto

de patata, Chema, chips de patata. Me voy.

Venga, ponlo así, un poquito de alegría,

así por encima, ¿vale? Queridos camareros, por favor,

conejo en salmorejo sale con un falso risotto

de patata y queso flor. Adelante, me falta un trozo aquí.

Me voy. ¡Seguimos, seguimos!

El equipo azul ha preparado como segundo plato

este conejo en salmorejo con falso risotto de queso flor

y chips de piel de papa.

Por cierto, no dejéis de hacer

este queso nunca, por favor, ¡qué delicia!

Teodoro, alcalde, dígame qué pasó con el queso flor

que no queríais dar la receta. Está un poco oculta

se hereda de padre a abuelo

y hoy ya las siguientes generaciones

pues siempre tienen su toque especial.

Lo más importante son las características

de un buen pasto para la cría de, sobre todo,

el ganado ovino, de las ovejas y tenemos generaciones de jóvenes

que siguen luchando por heredar esa forma

de hacer queso, pero utilizando las viejas mañas, es decir,

la forma de hacerlo como antes. Yo quiero saber,

¿os ha encantado este plato? Tiene el toque.

¿Sí, el queso flor está buen utilizado?

Tiene el toque del queso flor y del salmorejo.

O sea, todo está bien, lo han hecho bien.

Muy bien, enhorabuena. -Se merecen un aplauso.

Muchas gracias. Muchas gracias.

Vamos a prepararnos para emplatar, estirar primero

una lámina de ravioli, todos, luego, el relleno.

Dijimos que es un ravioli, pues tiene que serlo,

esto encina, ¿qué nos falta aquí? Brunoise de mango.

Vale, encima de la cremita que habéis puesto

es donde disponéis el... como estaba en la receta inicial.

Y la teja se clava, ¿no? La teja o se clava

o pondremos, mira, una, dos, eso es decisión vuestra.

¿Reproducimos esto? Lo que pasa es que te digo

que no va a salir. Mira, de aquí...

(SILBA) Vale.

Alberto, ¿cómo vas? Bien, bien.

¿Has visto? Mira. Tú eres un profesional, Jordi.

Yo soy un profesional, pero tú, extremadamente, lento.

Venga, si cambiamos la marcha un poquito...

Pon un poco más en el centro si quieres.

O sea, primero le pongo y después tú le pones.

Donde está la cremita esta, ahí la fruta.

Vámonos, vámonos. Casi ya podemos ir con tejas, eh.

Vale. Oye, saco postre,

rematamos rápido, venga. Camareros, por favor, adelante,

empezamos por aquí. Por favor, maravillosos raviolis

de guayaba con una crema de mascarpone y mango.

Teja de cacao y menta.

Y para cerrar este menú tenemos como postre:

Ravioli de guayaba rosa, mascarpone y mango,

Preparado por el equipo rojo. Espero que os guste.

José Manuel, experto en café,

qué caprichoso es el café canario, ¿verdad?

Sí, sobre todo, por la variedad

que cultivamos y, fíjate que ya en 1878

en la Exposición Universal de París, este café fue premiado

con una medalla de bronce por su calidad.

¿Y qué tal los postres? Bueno, parece que le ha gustado.

Muy bien, nos ha gustado, estaba equilibrado.

Equilibrado, bien y bien ejecutado.

Sí. Me alegro que os haya gustado.

Hasta pronto, gracias. Gracias.

Muy bien, equipo rojo, hemos terminado,

la cosa ha ido bien, pero no gracias a ti.

No. Vamos a reflexionar un poquito

y mientras tanto, sabéis lo que quiero.

Limpiar. Cocinas impecables, señores.

Venga, va. -Muy bien, Jordi.

(ANDY) Al final, de capitán que podría brillar

al final he pasado a ser el becario de Pepe y de Jordi

incluso, de mis compañeros, de los dos equipos.

De verdad, un desastre, quiero olvidar este cocinado.

Queridos comensales,

me habéis hecho disfrutar muchísimo y no me extraña

que la UNESCO haya nombrado estas montañas sagradas

Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Sí está claro que Canarias es un destino que siempre enamora.

También os queríamos agradecer el esfuerzo titánico

que habéis hecho para mantener viva toda la zona que fue arrasada

por los incendios. Perder tanta riqueza cultural

habría sido una auténtica lástima. Yo espero que la próxima vez

vendré a disfrutar, ya veis que estamos con chaquetilla,

pero, bueno, lo importante es que comierais a gusto

y eso, más, menos, lo hemos conseguido.

Eso sí, al café invitáis vosotros. Muchas gracias y hasta siempre.

(APLAUDEN)

Aspirantes, creo que todos tenemos claro que si el servicio

ha salido hoy ha sido gracias a mis dos queridos compañeros.

Pues sí. Andy, supongo que bien poco

tenemos que decirte, los hechos hablan por sí solos:

Como capitán, ha sido un desastre. Sí, chef, estoy disgustado

y muy decepcionado conmigo mismo porque pensaba

que podía asumir este reto. Es verdad que me di cuenta

que mis compañeros no estaban muy por la labor

de ayudarme hoy y me estaban zancadilleando un poco

sí que me acerqué al equipo rojo que no estuve ni el 10% del tiempo

con ellos y ya me llamaban del equipo azul.

Al final, yo ahí me planteo dos cosas:

O son unos incompetentes o me hacen la zancadilla,

entonces optéporque me hacen la zancadilla, obviamente.

Discrepo, capitán, creo que se está pasando

de la raya, hemos trabajado supercompenetrados

y, oye, si precisábamos del capitán y no estaba.

-Luna, escucha, no necesitáis un capitán, necesitáis un capitán

cada uno en este equipo. -Estás muy equivocado, Andy.

O sea, hemos currado muchísimo con o sin ti.

-Conmigo porque estuve todo el rato con vosotros

y no me habéis ayudado.

Hoy ha habido unas acusaciones graves en cocina,

ahora hay más y todos sabemos que las acusaciones

hay que demostrarlas o argumentarlas, por ejemplo,

se han ocultado algunas informaciones

para que, en este caso, el equipo rojo donde estuve,

no se luzca el equipo. Esos son los "inputs" que recibí.

Juana, ¿tú, qué opinas? Yo opino que lo que dice Andy

es la verdad, que con nosotros... a mí me ha parecido

que ha estado muy poco, se pensaba que con su grupo

le iban a facilitar mucho, mucho. O sea, que tú crees

que iban a velar por él y le iban a proteger

y le iban a cuidar. Claro.

-Sí que al equipo rojo les di las indicaciones

y ellos han sabido seguir adelante

y ellos, no, ellos cada dos por tres:

"Oye, Andy, esto, pero...". -¿Pero quién de ellos?

-Todos, chicos. -No, no, por ahí no paso.

Yo creo que quisieron hacerme la zancadilla, si no, es imposible.

Andy, una pregunta: ¿Y el equipo rojo

te la intentó hacer también? No, me equivoqué,

creía que sí, pero tiraron y se lo agradezco.

Yo creo que eso de que queríamos hacerle

una zancadilla es erróneo, queríamos hacerlo mejor

para que tú te lucieras. Una cosa es que ellos

tenían las instrucciones mejor. -O un poco más de criterio personal

que sabes si las cosas están bien o no.

Nosotros tenemos una primera sentencia clarísima:

Andy, vas directamente, a la prueba de eliminación.

Sí. ¿Crees que es justo?

Sí. (ANDY) Al final no pude callar

todas las bocas como me hubiese gustado,

pero bueno, habrá momentos

para callarlas todavía queda mucho.

Andy no ha trabajado hoy bien, pero el resto, a los ocho,

quiero deciros algo que tampoco me ha parecido

para nada bien: Lleváis semanas poniéndoos un poquito verdes

unos a otros y sin embargo llega hoy el día

en el que Andy no lo hace bien, ¿y qué pasa con vosotros?

Que nadie pone un poquito de orgullo encima de la mesa

y le planta cara. No estoy del todo de acuerdo

con eso que dices, Jordi. Lo esperaba, Iván,

que no estuvieras de acuerdo. Haciendo alusión a las palabras

de Andy, él no estaba, para nada, en nuestro equipo

y lo que no hicimos fue el reclamar un capitán

que no estaba, obramos por nuestra cuenta

con más o menos tino, pero sabiendo que él no estaría

e intentando hacerlo lo mejor posible.

No estoy de acuerdo, para nada, Iván,

¿porque sabes qué habéis hecho Ana y tú? Os habéis limitado,

en una hora, a pelar guayabas.

Creíamos que esa gelatina o ese agar tenía que hacerse

lo primero y es lo que hicimos. La teja no teníamos datos

sobre ella, Andy no nos la dio y estábamos perdidos.

Perdidos y pasivos, pero bueno, Andy, les has ocultado información.

¡Qué va! De verdad, Jordi, no he ocultado nada

lo que pasa es que no me dio tiempo a dársela del todo

por estar con el otro equipo. Ana, ¿qué dices?

El pobre Iván peló como un campeón teniendo un dedo menos.

Si Iván tiene el dedo mal y se ve que no llegamos,

llamamos al capitán y entre las muchas preguntas

que le podríais haber hecho como:

¿Qué más hay que hacer en el postre?

Le podíais exponer esta situación.

Creo que no podemos estar detrás del capitán siempre,

si vemos que está en el otro equipo...

Eso es, justamente, lo que define la pasividad.

Os voy a dar otro motivo para llevarme la contraria

y para no estar de acuerdo: Acompañaréis a Andy

en la prueba de eliminación. De acuerdo.

(ANA) Voy a eliminación por esa supuesta pasividad,

verían eso y les tendré que demostrar

en eliminación que no es así, que no soy pasiva.

Alberto, Juana, a vosotros no os puedo reprochar nada

porque os habéis puesto a currar con el cherne a tope,

poco aporté yo al plato, por lo tanto,

contento con el resultado de vuestro trabajo.

Quería decir que en el cocinado te dije que creía que Andy

nos ocultó información, pero pensándolo bien

y viendo lo que pasó, en el cocinado

creo que también él estaba un poco nervioso, tenso...

-Tenía doble responsabilidad. -Por eso quiero disculparme.

¡Qué bonito! O sea, le ha superado la prueba.

No sé si la prueba o el equipo azul.

Alberto, solo para cerrar el tema, has dicho lo que acabas de decir

y muchas más cositas hoy. No he dicho tantas cosas.

¿Queréis confesar algo, compartir algo conmigo?

Déjalo, lo que unió el sofá que no lo separe Canarias.

¿Qué sofá? Se inventa lo del sofá.

-No se lo inventa. (LUNA) En ese sofá

pues sí, hubo unos arrumacos, así, ideales.

Luna, siento cortarte ese momento tan ameno,

pero tengo que daros el veredicto al equipo azul:

Teresa, no se puede tratar el producto como lo has hecho tú.

Es verdad, tengo fama de repulida y me duele en el corazón.

José Mari, Luna, vosotros tampoco.

Sois maravillosos, le ponéis una actitud

que estoy encantado, pero acabáis, no materializáis,

no lo termináis. Puedo explicarlo.

Explícamelo, por favor, explícamelo.

Voy a decir qué he hecho: Solo he preparado el conejo,

el mise en place, corté los trozos más o menos igual,

hice con Luna el adobo. -El adobo lo hice yo

y lo terminé, lo empecé y lo terminé.

-Ella hacía el adobo, le ayudé, estaba ahí

mientras hacía el conejo. Hice un caldo solo.

-Eso lo hicimos juntos.

Os digo lo que me encontré al entrar en cocinas

y luego, las excusas: El risotto lo hice yo

y lo controlé yo con una patata cocida

y otra cruda y te dije: "No". Era cosa de vosotros.

-Y el caldo lo colé entero.

Si preguntaba a alguien: "No, me lo hizo este...

No, pero el otro", siempre os echáis.

No, hice cosas mal, no dejé nada a medias, nada.

¿Soy el único que piensa que José Mari se vende mucho

y vende muy bien? Lo único que no he hecho yo,

que tampoco es para tirar cohetes,

lo ha hecho Michael que es pelarse las cigalas.

Oye, Michael, hay que correr y hay que tener más brío.

Y después de esto aquí va mi sentencia:

Sintiéndolo mucho de este equipo, solamente, salvaré a uno

y esa persona es... (HABLA EN INGLÉS)

El próximo día me pongo a pelar cigalas.

No ha brillado, lo sé, pero lo que ha tocado

no me lo ha desgraciado o lo ha acabado.

(JOSÉ MARI) Siempre respeto el veredicto de los jueces,

pero no estoy de acuerdo porque he trabajado a tope

como el que más y Michael

ha estado pelando unas cigalas en dos horas.

Andy, Iván, Ana, Teresa, Luna y José Mari

vais a tener que enfrentaros en la prueba de eliminación.

Así que, concentraos

y mucha suerte. (TODOS) Gracias.

Como cada año vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre ocho y 16 años, te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable

en un entorno natural, tienes que venir

a los campamentos "MasterChef".

Además convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

(Música)

Los aspirantes regresan a las cocinas

de "MasterChef" después de trabajar en dos equipos, pero dirigidos

por un solo capitán, Andy. Tenía muchas ganas de ser capitán,

pero su desastrosa gestión al frente de los dos equipos...

Le ha enviado, directamente, a eliminación.

otros cinco compañeros le acompañan.

(TERESA) Buenas noches.

Aspirantes, bienvenidos, de nuevo.

(TODOS) Gracias.

Andy, tantas ganas de ser capitán y demostrarle

a tus compañeros lo que vales y ha sido un desastre total.

¿Has meditado ya sobre lo que pasó?

La culpa ha sido, completamente, mía.

Sí que es verdad que los compañeros no ayudaron.

-¡Buah! -El equipo azul

me sorprendió, de Luna me lo podía esperar, perfectamente,

que estuvieses un poco más activa llamándome y tal,

pero no me lo esperaba de Michael, de Teresa

ni de José Mari. -Creo que si el equipo azul

hubiera sido el mejor de la prueba de exteriores,

Andy hubiera dicho que el equipo rojo

le había puesto la zancadilla. Creo que Andy estuvo muy ocupado

en saber cómo quedar bien y no centrarse

en lo que es el cocinado y ahí fallaste, amigo mío.

Nadie te puso la zancadilla y menos, yo.

(TERESA) Tú solito. (LUNA) Él solo.

(TERESA) Es su estrategia tenía muy claro que se salvaba

y había un equipo que mandaba abajo,

pero se hundió el barco con el equipo.

Yo sé que di bien lo que son las pautas a seguir.

-No es cierto. -También pequé un poco

de presuponer que iban a saber cómo hacerlo,

así que, tenía que haber sido mucho más explícito.

Se te olvidaron los pasos por el camino. "my friend".

¡Qué buen rollito tenemos aquí! ¡Qué amigos son!

Sí, súper. Michael, ¿qué sientes

al ser el único de tu equipo

que se ha salvado de la eliminación?

No se lo cree. -Me siento alegre de estar salvado,

de que se me ha valorado mi trabajo, triste por la reacción

de algunos compañeros al insinuar que yo no me merecía

y que yo me merecía estar abajo en eliminación con delantal negro.

Yo no ando haciendo mal a nadie, yo vine aquí a trabajar

y a aprender, si alguien siente que yo estoy haciendo un daño

a alguien a propósito, lo siento, no es mi manera de ser.

(HABLA EN INGLÉS) La tristeza se pasa mejor

desde el "balcony", eh. Siento que Andy

tiene esta estrategia de quitarse

la responsabilidad y echársela a otros y no es así.

Cada uno tiene que ser responsable

de sus propios actos.

Juana, Michael y Alberto, podéis subir a la galería

porque tenéis asegurada vuestra permanencia

una semana más en "MasterChef". ¡Adelante!

¡A disfrutarlo! "I love you".

(ANDY) Si cualquiera de mis compañeros

hubiese sido capitán en la prueba anterior,

ninguno lo hubiese conseguido, entonces, saco la conclusión

de que asumiendo estos retos imposibles

es la única forma de conseguir crecer

y de, oye, y de ser el mejor.

Antes de descubrir qué esconden estos paños,

vamos a recibir a un gran chef y amigo nuestro.

Desde el restaurante Árbore da Veira, en A Coruña,

con una estrella Michelin. Luis Veira.

(APLAUDEN)

Eh. Me fui bailando

y vuelvo bailando otra vez.

¡Qué grandes! (IVÁN) Es un crac,

conozco su cocina y verlo es un subidón,

siempre tener a alguien, un familiar, alguien de casa,

pues da ánimos y creo que me vendrá muy bien.

¿Qué tal? Muy bien,

muy contentos de verte, Luis. Aquí donde le veis,

Luis ha aprendido con los mejores de este país,

Joan Roca, Martín Berasategui, Pepe Solla y hasta un servidor

que, bueno, aprendiste todo en realidad.

La verdad que sí. Soy una persona humilde y sencilla

y no me gusta tirarme el rollo. No se debe de contar

por alguno que siempre está mirando de reojo.

Se pone celosón. Sí, no sé por qué.

Has aprendido lo que no tenías que aprender

de ciertos personajes. También se aprende de ahí.

Luis, has llegado en el momento justo

porque los aspirantes están a punto de conocer

en qué consiste el reto. Aspirantes, ya va siendo hora

que después de nueve semanas aprendáis a trabajar en pareja.

A ver si os entra en la cabeza que en una cocina profesional

hay que saber trabajar bien con todos los compañeros.

Te lleves bien o te lleves mal.

Por eso vamos a hacer las parejas nosotros.

(SONRÍE)

Y como os estáis imaginando no vais a estar juntos

los amiguitos que no sé si hay alguno aquí, claro,

ese es el problema, así que, las parejas son...

Andy e Iván. ¡Sorpresa!

Lo haremos bien. Luna y Ana.

Y José Mari y Teresa. Bueno.

¡Toma! (RÍEN)

¿Me lo das? Sí.

Sabed de qué va la cosa. Es broma.

¿Contento con Teresa? Sí, vamos a ver

de qué va el tema y luego.. A ver de qué va el tema

y luego hablamos. Ya te daré yo

que soy tremenda también, eh. Iván, ¿te parece acertado

en que insistamos que te lleves bien con Andy?

Quiero pensar que fuera de la cocina no intermediaréis

tampoco, cada uno tiene su propio criterio.

Eso nos da, exactamente, igual. Perfecto,

pues en la cocina no habrá problema.

(ANDY) Estoy de acuerdo, una pareja que tiene que funcionar

es la nuestra que sí que necesita ese...

Cómo decirlo. -No sé, creo que te acercas

a mí demasiado. -A lo mejor te cojo cariño y todo.

¿Te gusto? -Un poco.

Ana, ¿crees que vas a ser capaz de aguantar a Luna?

Eh... Creo que voy a ser supercapaz porque cada vez

está más centrada, sí. (IRÓNICAMENTE)Sí.

Creo, ¿no? Claro, cada pareja

va a cocinar con los mismos ingredientes

aunque tendréis que hacer platos individuales.

¡Anda! -Vale.

Y para elegirlos, os tendréis que poner de acuerdo.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

¿Y de qué ingredientes estamos hablando?

De los que esconden estos paños. Pues venga.

Compañeros, vamos a descubrirlos.

Vamos a ello. Venga.

¡Ay, qué bien! -¡Guau!

-Me gusta, me gusta. -Hay muchas cosas, tío.

Cada uno os vais a poner a un lado de la mesa,

elegiréis un ingrediente y lo pondréis

sobre una tabla de madera, el otro miembro de la pareja

decidirá si le viene bien o lo cambia por otro.

(RESOPLA)

Aunque los dos tengáis los mismos ingredientes

para cocinar, cada uno elaborará su plato y la valoración

será individual, ¿lo habéis entendido?

(TODOS) Sí, chef. En este reto

no podéis coger alimentos del supermercado,

cocinaréis con los diez ingredientes

que elijáis de estos 21 y contáis además

con una caja de básicos compuesta por harina,

pan rallado, huevos, nata y especias

como pimentón dulce, curry, comino y azafrán.

(RESOPLA)

No tengo claro que lo hayáis entendido

y, Pepe, tú lo has explicado tan bien que se me ocurre

que ya que sois dos amiguitos, el mentor y el aprendiz,

podríais jugar a hacer este reto. Ya empieza, eh.

¿Cómo lo ves, Pepito? No le veo la gracia.

Eh, no me digas que te da miedo tu pupilo.

Por supuesto, pero por otro lado me da alegría

que me supere. Él sabe que no.

(LUIS) Yo creo que en la cocina no hay comparaciones,

él es un gran cocinero y yo intento ser un reflejo

de su persona, entonces veremos qué va a pasar

al final de esta prueba,

pero yo creo que los dos vamos a quedar muy satisfechos

sepan mejores o no los platos.

¿Empiezo yo? Venga, empieza tú.

Luis, no te dejes vacilar, eh.

Ya, entonces jugarías con mucha ventaja.

(RÍEN)

Pero bueno... Mira, esto en tu casa tú lo hacías

y lo hacías muy bien. Pero tú lo haces mejor.

Yo lo pongo aquí. Pues no me parece, Luisito.

Coge carne, coge carne.

¡Ah, déjame de rollos! No nos vamos a poner

nunca de acuerdo entonces. Luis, que no te vacile.

Luis, imponte. Mira, ni para ti ni para mí,

esto fuera y te cojo esto.

No vaya a ser caballo ganador lo tuyo y lo mío no.

Pepe, pollito, al corral, al corral.

Venga, vale, pollo. Te toca.

Voy a coger hinojo, pollo con hinojo.

Venga, te voy a dejar el hinojo.

Y yo cojo el ponzu, así, moderno como tú, ¿quieres?

Luis, cosita moderna, no.

Cojo ponzu. ¡Eh, eh!

No, no porque tú eres mucho...

Hombre, pero, te voy a decir una cosa...

No, no, no lo acepto. No me toques las narices.

No, no, vamos a buscar un producto que sea para los dos.

Pepito, el discípulo te ha salido discutidor, eh.

Sí. No era así cuando estuvo en casa,

era más sumiso. "Oye, Luis, friega".

-"Enseguida voy". Imagínate que le pongo a fregar

ahora la cocina, bueno. Lleva aquí un ratito.

La gente que vivís al lado del mar

si no tenéis un pescado, ¿no sabéis cocinar?

Pero, míralo, te está llamando. Venga, rape.

Pollo con rape, verás tú lo que hacen estos dos.

Tú, rape, yo, zanahorias. Venga.

Qué bandeja más rara están poniendo.

Acéptame ese Oporto. Sí, necesito reducir con algo.

Aquí no habéis discutido. Aquí ya no.

Aquí no. Chalotas.

Bueno, si hacemos un fondo y tal, venga, va, sí, sí.

Algo hay que... Y creo que aquí

vamos a ponernos casi, casi, creo que hasta de cuerpo,

un poquito de ajo. Siempre.

Ajo debería de haber. Venga, tres, seis, siete, ocho.

Brotes, flores y luego, poner el platito.

Brotes sí. Te has vuelto muy fino.

Sí, por eso. Estuve en tu casa comiendo

y te pareces a Jordi ya. Sí, nos falta uno.

Quiero las hierbas. Espinacas.

No me toques las narices, he cedido con el pollo,

cógete las hierbas. Venga, va, vale.

Ya está, ¿te vale? Venga, perfecto, aceptado.

¡Bravo! -Vamos allá, a cocinar.

Les ha costado. Esto tú y yo

que hemos trabajado juntos, verás estos dos.

Andy e Iván, vuestro turno.

Mira el gallego, al rape, sois todos iguales, macho.

Un rapito, eh. -¿Y si lo cambiamos

por el lomo de atún? Ni para ti ni para mí.

Si lo eliges tú, es para ti. Vamos a tardar mucho

en limpiarlo, ¿te parece? ¡Anda!

Quiero que empecéis a ver el juego limpio,

no te preocupes, no tengo miedo, me vale.

Ahora sois amiguitos. Intentamos hacer una prueba,

vamos a empezar por un básico. -¿Chalotas? Sí.

Te vienen bien, ¿verdad? Sí, me vienen bien.

Sumiso, sumiso. (JUANA RÍE)

No entres al trapo. Ya se ha calentado.

Frutitas, lo sabía. -¡Dámelo, dámelo!

¿Quieres hacer mermelada? -¡Dámelo, dámelo!

-Escucha una cosa, yo te voy a dejar recapacitar.

Deja esto aquí, tranquilo. (RÍEN)

-Tranquilo. -Vale.

-Lo vas a... -Venga, vamos.

-Tío listo, te lo voy a comprar. -Vale.

-¿Vais a hacer el mismo plato?

-Te gusta la salsa ponzu, la cojo para ti.

Qué bonito. ¿Toco el violín? ¿Qué más quieres, Iván?

-Venga. -¿Ajos también? Ajos también.

-Hala, ¿también? Venga...

-Calabacín e hinojo. -¿Calabacín?

-Cógelo, cógelo.

-Me vale el hinojo.

Hay que ceder un poco.

Nos quedan tres, saca ese Andy.

Piensa un poco, ¿eh? -Frutos rojos.

Que no, hombre. Escúchame...

Mantente firme. ¡Mantente firme!

-Aún quedan un par, tranquilo. -Vale, venga.

Otros dos, que quedan todavía tres.

-Sé que te encanta la vanguardia.

Sé que te encanta el rollo este. Mira, aquí lo tienes.

-Esto sí que va a ir aquí. Iván, me sorprendes.

-Es para ti, estoy haciendo tu cesta.

-Madre mía... Viva los novios... (IVÁN) Quedan dos, piensa.

¿Qué te gustaría que no fueran los frutos rojos?

-Quiero los frutos rojos.

-¿Qué tienes con los frutos rojos?

-Yo los cogería solo para saber lo que valen.

-Me está empezando...

Pondrás uno en mi plato para decorar.

-O no.

-Venga, va. -Muy bien, Iván.

-Vamos allá. Qué fuerte, Iván.

Y las zanahorias, venga.

-Están de acuerdo en todo, tío.

-A mí no me van bien las zanahorias,

pero las voy a poner. (IVÁN) Es alucinante.

Te cedo los tres siguientes. ¡Lo tenemos!

Muy bien.

(Aplausos)

(ANDY) Gracias por los frutos.

Sumiso Iván, ¿eh? Cuidado.

Sí, sí. Como un gatito.

(IVÁN) "¿Los frutos rojos los pones para darme a mí la vuelta

o porque maridan bien con el plato?

Di la verdad. (ANDY) "Porque pienso

que maridan bien con el plato".

Y porque es lo único que no querías, ¿a que sí?

-La verdad, es lo único que no pegaba.

Ana y Luna, vuestro turno. Venga, empieza tú.

(LUNA) ¿Empiezo yo? Vamos a ver...

El atún, que tengo yo ganas de usarlo.

Atuncito, ¿Ana? Me parece bien.

La que va a mandar es Luna. Sí.

A mí me gustaría un mar y montaña. Cógelo, cógelo.

Yo quiero usar los langostinos.

-Venga, venga, dale, dale. ¿Qué más quieres, Luna?

Ajito.

Ajito. Sí, sí.

-El ajito siempre le da sabor.

La leche de coco, ni tocarla,

y los frutos rojos, ya veremos. -Ya le salió la vena mandona.

-Frutos rojos sí que quiero.

-Vale, con el atún quedará rico. -Y lo podemos decorar bonito.

El recetario español está lleno de pescados con frutos rojos.

(RÍE)

Espérate, ¿chalotas o hinojo?

-Chalotas, ¿no?

-Chalota. -Yo creo que sí.

Quiero son los brotes,

lo tengo claro. -Venga, brotes, a la saca.

-¿Por qué cogen cosas tan raras? ¿Rape y langostinos juntos?

-No están pensando claramente. -No sé qué piensan.

-Oporto, yo quiero. -Yo también. Sí, sí.

Bien, virtuosas, continuemos.

¿Qué más cogemos? La salsa ponzu.

La salsa ponzu... Vale.

-Es la misma cesta que los otros.

-Faltan dos. Tú uno y yo otro. -Vale.

¿Zanahoria? -Venga, vale.

-Os estáis flipando un poco.

-Venga, el pollo. ¡Eso es!

¡Bravo! ¡Muy bien!

¡Ahí! (LUNA GRITA)

Mira, las papitas no las hemos cogido.

¿Qué hacéis con esos ingredientes?

(RÍE) Con el atún, el pollo, los langostinos...

Y los frutos rojos.

Suerte, lo queremos ver.

(LUNA) "Me preocupa el pollo que hemos metido".

(ANA) "Querías mar y montaña, metimos pollo,

¿y ahora cómo lo salvamos?".

-Quería mar y montaña porque a mí me sacas de mi zona de confort...

Y ahora me estoy yo arrepintiendo.

José Mari, es el momento de decidir

si utilizas el pin de la inmunidad

o lo reservas para,

a riesgo de ser eliminado,

la próxima semana. Piénsatelo.

"MasterChef" es para los valientes.

Dinos qué decides.

A cocinar. Es un valiente.

(Aplausos)

(RESOPLA) Hoy me lo cargo.

(JOSÉ MARI) Cocino. -Directo para su casa.

(LUNA) "José Mari, si tienes el pin, úsalo, muchacho.

Úsalo, que te puedes ir a la calle. Pues no".

Tienes que ir de sobrado, ¿no?

Te gusta el show... Me encanta, ¡me encanta!

El cementerio está lleno de valientes.

Ya. -Y no ha salido la tremenda...

-Mi pin es mi pasaporte a la semifinal,

lo puedo arriesgar la semana que viene,

me aseguraría estar en la semifinal.

-Vamos a hacer "chou" del bueno.

-Es lo que voy a intentar hacer.

Adelante. A ver si os ponéis de acuerdo.

Por favor, José Mari.

-Rape. -En eso estamos de acuerdo.

José Mari tomando decisiones.

Ha sido atarse la coleta y tomar decisiones.

Mira, en eso vamos a estar de acuerdo también.

Ahora es cuando nos pierde la pelea.

¿Pelea? Si es un solo de José Mari.

Qué fácil.

-Eh, zanahorias.

-Cógelas, hazme caso. -También cojo zanahorias,

espérate, va. Vamos rápido, venga.

-Escoge tú. Chalotas, dice José Mari.

Y Teresa, también dice chalotas. También digo chalotas.

¿Tú no decides nada, Teresa?

Decide tú algo. Se cocina lo que dice José Mari.

¿Qué más quiere mi niño? (TERESA) Ya está.

Los frutitos rojos, para variar.

Como Andy. -Hala...

-Mira, ahora los ha cogido.

José Mari... Cógete esto.

Seguro que si ponen un postre, uno cogería rape

y otro cogería la presa. Nos faltan los ajos.

-Ajos. Si ella quiere ajos, yo cojo ajos.

-Yo soy un caballero. -Y las patatitas.

-Patatitas no. Ni de coña. -¿Por qué?

-No, no, no. -No, ya está.

-Que no, que no. Patatas ni de coña.

¿Qué vas a hacer con patatas y pescado?

-¡Absolutamente sí! -¡Absolutamente no!

(RÍE) (TERESA) Patatas.

-Perfecto. Leche de coco. Toma, ¿quieres esto?

-Pues leche de coco. Mira, con los frutos rojos, tú.

(JOSÉ MARI) No quiero patatas.

Patatas fuera.

Oye, he dicho: "Absolutamente sí".

Eso se queda. -Entonces, frutos rojos tampoco.

(ANA) La prueba es de ponerse de acuerdo.

-Vale, venga, va.

Eso.

Acepto pulpo como animal de compañía.

-Esto tampoco lo quiero. -Yo tampoco.

-Pues cogemos el hinojo.

-Teresa, las patatas, no le dejes.

-¿Dónde están las patata?

-¿Hinojo o patatas? -¿Dónde están las patatas?

Seis, siete, ocho. Faltan dos. -Escúchame.

-Por aquí me entra y por aquí me sale.

-Entonces a mí me sale por aquí y no quiero patatas.

-¿Dónde están las patatas? ¡Que las patatas las quiero!

-Escúchame.

Que te vas a ir a casa. -No me voy ni harta de vino

-José María qué chulito es. -¿Me escuchas un segundo?

¡Los frutos rojos, Teresa!

¿Me puedes escuchar? -No.

Palabras de necios, oídos sordos.

(RÍE) Vale, toma.

Pollo, toma. -No, pollo, no.

-A tomar por culo, pollo.

-Pollo no. -¿No quieres pollo?

Pues deja las patatas. -Vale, va.

Eso sí porque no quiero pollo.

-No le hagas caso, dale con las patatas.

-Yo me hago un mar y montaña... -¿Y ahora qué?

Falta el hinojo, José Mari.

También la ha cogido ella. Toma hinojo, José Mari.

-Faltan dos. -Esto para decorar, si no...

-Las patatas...

-Va, una decoración bonita. Falta uno, vamos.

Pon las patatas. -Teresa, las patatas.

-¡Claro!

-Pues el hinojo por presa ibérica.

-No, no, no. -Sí, mar y montaña.

-Mar y montaña sí que no.

Venga, decidid.

Negociemos. Patatas...

-Patatas, Teresa, no te dejes rendir.

-Nos vamos a ir los dos. Nueve.

Yogur. Ocho.

Siete. No te dejes rendir, Teresa,

que no te rindas. Seis.

Patatas, pon patatas. Cinco. Decidimos algo.

Va, ya está. ¿Lo tenemos?

Teresa, te has dejado rendir por José María.

(TERESA) Ya verás.

(JOSÉ MARI) Me he salido con la mía.

Creo que es lo más inteligente en este aspecto.

He salido vencedor".

Así que ya estoy preparado.

Antes de empezar a cocinar, vamos a recibir a una invitada

que seguro que os puede dar

más de un consejo.

Adelante la ganadora de "MasterChef Junior" VII,

Lu Pérez.

¡Ay, mi Lu! ¡Por favor!

¡Hola!

Lu, ¿cómo estás? Muy bien.

La niña más bonita del mundo.

¡Ya no te acuerdas de mí!

(ANA) "Me encanta Lu. Me encantó su edición".

Me parece una monada de niña.

Me recuerda mucho a mí cuando era pequeña.

Es muy menudita, morenita...

Da muchísima energía que esté aquí la ganadora,

así que voy a darlo todo y que salga lo mejor.

Bienvenida de nuevo a estas cocinas.

Muchas gracias. ¿Cómo estás?

Muy bien. ¿Contenta con la victoria?

Muchísimo.

¿Qué te dicen los niños del cole y tus vecinos

después de verte ganar "MasterChef Junior"?

Mis amigos del cole están supercontentos de que ganara

y también me piden fotos, autógrafos...

O sea, que encantada. Sí, a mí eso me encanta.

Lu, los aspirantes tienen que elaborar

un plato de vanguardia, un plato bueno,

con diez ingredientes. ¿Qué consejo les das?

Que estéis tranquilos.

Si estáis tranquilos, os saldrá superbién.

Y también que le pongáis mucho cariño.

Si le ponéis cariño os saldrá superbién el plato.

Y que le pongáis sal y sabor a la vida.

Mira cómo se lo sabe lo de la sal. Habéis oído a Lu,

qué gran consejo.

Contáis con 75 minutos para elaborar un plato

integrando las técnicas de vanguardia

que habéis aprendido en estas semanas,

utilizando únicamente los diez ingredientes

que vosotros habéis decidido

y la caja de básicos que tenéis en vuestros puestos.

Además, tenéis un minuto para entrar al supermercado

a coger espesantes y texturizantes.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Una pregunta.

¿Puedo cambiar rape por frutos rojos?

No. (RÍE)

Pepe, es el momento de ponerte la chaquetilla. Nos encanta.

Venga.

(MICHAEL) "Voy a estar muy atento a lo que hacen Pepe y Luis.

Es impresionante ver a estos cracks de la cocina

combatiendo por el mejor plato".

Yo no podría hacerlo todavía, pero espero algún día

poder estar al nivel de estos discípulos o el maestro.

Ahora sí, señores. ¿Has visto cómo le queda?

Muy guapo. Pollos,

pollitos, gallos, gallinas y pavo real.

(LU) Estás muy guapo. Gracias, Lu.

Ahora sí, ¿estáis preparados?

(TODOS) Sí, chef. Los 75 minutos comienzan

en tres, dos, uno. ¡Ya!

Venga, va. -Vamos allá.

-Vamos, chicos. -Vamos, Iván.

Corre un poco, Pepe.

(RÍE)

-A ver, a ver. Venga, va. -¿Hay lecitina?

Yo necesitaba, luego te cojo un poquito.

Sí, sí. -Vamos, Teresa.

-Coge de todo, Teresa. -Ya está lista.

(ANDY) ¿Ha cogido alguien gluconolactato?

¿Qué es eso? ¿Quién ha cogido gluco?

-He cogido esferificante vegetal.

¿Vas a hacer esféricos de frutos rojos, Andy?

Ahí está.

-Alguien lo habrá cogido, esperemos que sí.

Vamos a ello, tío. Pepe está currando.

Es un valiente Pepe.

-¿Has cogido gluco? -No.

-José Mari. -¿Qué?

-¿Has cogido gluconolactato? -Sí.

-Vale, dilo. -Ya lo sabes.

-¿Y esa botella, Andy? -Alginato preparado ya.

Pepe, vas bien. Bien, bien.

Acabo de empezar. No sufras, ¿eh?

Si me necesitas, llama. ¿Quieres que salga bien?

(LUIS RÍE)

Pepe y Luis van a hacer un buen plato. Tienen recursos,

imaginación, criterio, y experiencia para un buen plato

con esos ingredientes sobradamente.

Vamos, muévete. No empujes, ¿eh?

Tengo que decirte una cosa, con los ingredientes que tenían,

era fácil ir a seguro y hacer un buen plato.

Claro. Sí.

Pollo asado, mar y montaña...

Había mucho para elegir. El atún con ponzu...

Alguno, me da a mí, que se ha complicado.

¿Qué hacemos con frutos rojos? ¿Se puede hacer

un buen plato con atún y frutos rojos? Sí.

Pero lo haría para asegurar.

Luni, lo tienes claro. -Más o menos.

¡Vamos, chicos!

Vais bien. Teresa, perfecto.

Chicos, sois lo mejor.

(JUANA) Iván, eres el mejor, tira. -Gracias, Juanita.

-Los gallegos, estupendos.

-Hombre, y los más guapos.

No me quemes nada, Luis.

¡Luis! ¿Qué?

¿Sabes lo que estoy pensando? Prefiero no saberlo.

¿Dónde van a meter los frutos rojos los de atrás?

(RÍEN)

Esa es muy buena, Luis. (JUANA) Vamos, Ana.

¡Venga!

-¡Gracias, mi Juani! -Luna, venga.

José María, todos... Vamos.

(RÍE) -¡Andy!

Iván y Andy se llevan regular.

Yo creo que se parecen en el fondo.

Se llevan un poquito mal. Iván es un hombre muy decidido.

No quería frutos rojos porque no los podía integrar bien,

pero Andy se ha puesto pesado y al final los tienen ahí.

A ver cómo acaba la cosa.

(ANDY) Creo que tengo las de ganar contra Iván.

Luego ya veremos. Tampoco quiero subirme por las nubes,

ya me han dado una cura de humildad

en la prueba de exteriores. Vamos a ser cautos.

Las comparaciones son odiosas,

pero en "MasterChef" son necesarias.

-Las comparaciones son odiosas y tengo los mismos ingredientes

que mi pequeño pollito. Estoy pensando en mi plato,

el de él me importa poco. Compito para mí,

no para los demás. Estoy bastante tranquilo y, si te digo la verdad,

voy a hacer mejor plato con los mismos ingredientes.

Me voy a quedar con eso.

Juan Luis, hacía tiempo que no te veía trabajar.

La verdad es que sí. No trabajabas así

cuando estabas en El Bohío. Eras más lento.

Huele rico, chef Luis. -Muchas gracias.

Mejor sabrá.

(HABLA EN INGLÉS)

Fascinante.

-Pues a ver, esto lo añado aquí. El problema está

entre Teresa y José María. Teresa se ha puesto firme,

pero no le ha servido de nada. Al final ha sido casi todo...

José Mari es un vendehumo.

Parecía que ella había elegido todo

pero el que había elegido era él. La lista no está mal:

rape, langostinos... Seguramente era más asequible

las patatas de Teresa que los frutos rojos.

José María no sé,

se cree un rival fuerte y no hay que confiarse tanto

porque todo el mundo nos podemos ir,

así que espero ser mejor que él. Veremos.

José María es un iluminado

y piensa que lo hace mejor que nosotros indudablemente.

Él piensa que es el ganador seguro.

-José Mari, ¿me vas a dejar el gluco o qué?

-¿Vas a hacer...? -Dámelo, porfa.

-Sí, claro. Ven a buscarlo, estoy liado.

¿Vas a hacer esferificaciones? -Sí.

-Eso sigue quemando, ¿eh?

-Qué rico tiene que estar ese pollo, qué rico...

-Ha puesto los ajos, la cebolla y el vino

y lo ha flambeado. -¿Eh? Sí.

-Yo casi lo tengo, Pepe. Yo acabo en dos minutos.

(RÍE)

(JUANA) ¡Ana!

¡Vamos, venga, vamos!

-Vais superbién. -Bonita, vais bien.

-Estoy atacada de los nervios. Luego están las dos amiguitas,

que son Ana y Luna, que son dos loquitas que todo les vale.

(RÍE) Son dos indecisas.

Tienen atún y pollo, langostinos, ajo, chalotas, frutos rojos...

Madre mía.

Lo que veo complicado es combinar atún y pollo.

El atún es un elemento que en crudo está mejor

y que hay que cocinarlo poco,

con un elemento que seguramente van a hacer guisado.

Es complicado que quede bien.

Luna, tranquila. -Gracias, mi vida.

-Que tú puedes. -Estoy un poco nerviosa,

es una especie de mar y montaña y no sé si me saldrá.

No tengo ni idea, voy a...

Usé el Roner y la máquina al vacío. No sé qué va a pasar.

-Venga, va, Luna.

-Vamos, chicos. Con ganas.

-Venga, Iván.

-Bien, Iván, muy bien.

Andy, vas bien. ¡Bravo, chicos!

¡Bravo, Tere!

-Esto lo voy a dejar.

-Te veo nervioso, Pepe. Siempre fui un chico muy nervioso.

Te voy a hacer en parte del plato un homenaje.

¿A mí? Sí.

Una parte, ¿eh?

-¡Toma ya!

-¿Qué es eso? -Que lo he conseguido.

-Venga, programa nueve. -¿Ha dicho "lo he conseguido"?

-Ponerlo al vacío.

-63...

-Iván está haciendo mucho hinojo. No entiendo por qué.

¿Qué estás haciendo con eso, Luis?

Luis, Luis. ¿Qué vas a hacer?

¡Oh! Alucinas,

ahora lo cierra... -Con el humo dentro.

-Te llevaré a recuerdos de antaño. Me has dejado bloqueado ahora.

¿Quién lo va a hacer mejor?

¿El maestro o el discípulo? Ya sabes que me meto mucho

con Pepito, es mi hermano mayor, me encanta darle cera,

pero apuesto por él.

Lo importante es que los alumnos aventajen al maestro.

Es siempre muy importante.

Pero que le tengan respeto y Luis es un tío maravilloso.

Le tengo un cariño como si fuese hijo mío.

Que me supere sería lo más bonito del mundo entero.

Seguro que lo hará.

Pepe, con lo que acabo de hacer estás hundido ya.

Sigue siendo el mismo tío agradable

en una cocina, simpático,

sigue siendo un genio y una máquina trabajando.

-Hola, Pepe. ¡Pero bueno!

Hacía que no tenía delante a una ganadora así...

Me encanta que venga un ganador a este plató.

Qué encanto es.

Estoy haciendo un fondo de pollo reducido,

que va a ser el fondo del plato.

Luego vamos a hacer el rape, que lo he macerado,

hierbas, sobre todo anisadas,

porque he hecho caldo de hinojo. ¿Y este puré?

Pues eso es el pollo, ¿me entiendes?

¿Quieres saber? ¿Quieres que te dé las recetas?

Se mete conmigo: "Hace tontunas con polvitos, aires,

técnicas, vacíos...". Está utilizando todo el repertorio.

Luego lleva la gelatina caliente

de ponzu,

que la pondré encima del rape. Tiene buena pinta.

Te vas comiendo el rape,

con salsa de ponzu, toque anisado y jugo de pollo.

Con lo que te he explicado, ¿qué nota me darías?

Te pondría un siete. ¡Un siete sin probarlo!

Sin probarlo. Lo firmo, lo firmo ahora mismo.

Luego hay que probarlo, puedo subir.

¿Con eso te conformas? Pensaba que eras de diez.

Voy con el diez, voy con ello.

Mi fe y apuesta está en ti, chef. Lo sé, Michael.

(JUANA) Venga, Luna, que tú puedes. Ana, venga.

(MICHAEL) Metedle caña, chicos.

(JUANA) Iván, que eres el mejor, tira.

Andy, vamos,

que lo llevas estupendo.

Venga, José María, vamos.

Lo hace muy bien José María.

-Ana, ¿cómo vas tú?

-Creo que bien.

-Se ve bien, se ve muy bien. -Mira, mira, mira.

-Es que no sé lo que está haciendo,

¿está haciendo las esfe...? -Ha metido el alginato.

Espero que Andy no se esté flipando demasiado

y quiera hacer demasiadas cosas.

Bien, Ana. -No he usado esto en mi vida.

-¡Vamos, Tere, eres la mejor! ¡Vamos!

-Pepe, vas flojo, tío. ¿Estás con la poda?

Sí. Soy una persona más sencilla

y humilde cocinando, Luis. No soy tan pretencioso.

(LUIS) Estoy en plan buscando la elegancia ya.

Esto es la perfección. -Eh, no te quiero contar Luis,

Pepe se ha picado al verte hacer cosas modernitas.

Cuando cocinan mejor y lo hacen más bonito...

Que sepas que no te van a dejar entrar en Toledo.

Date cuenta que yo he estado con Pepe.

Tenemos un rape que lo hemos dejado en una atmósfera controlada

con humito... No te calientes.

(RÍEN) ¡No te reconozco, Luis!

Unas hierbas aromáticas... Se está haciendo a baja temperatura

para después asarlo

con un oporto a las hierbas y también hemos hecho un escabeche

que hacíamos con un conejo.

He querido coger aquel escabeche que hacía él...

Iba a decir mejorarlo, pero no sé si es una osadía.

Es una osadía, Luis. Vale.

Están subiditos. Están hablando pero luego...

Vámonos. Bueno, suerte.

-Gracias.

(MICHAEL) Mira a Pepe, ya está limpiando.

(ALBERTO) Ellos van haciendo y limpiando.

-Como lo hacemos nosotros... -Las mesas qué guarras.

-Es un espectáculo. -Comparados con ellos.

(JUANA) Es una gozada veros cocinar.

(MICHAEL) Me estáis dando hambre.

Estoy convencido de que te está entrando hambre,

¿a que sí? Si te apetece comer algo rico

y no quieres cocinar, tengo la solución perfecta.

Reserva mesa en el restaurante MasterChef en Madrid.

Podrás disfrutar de los platos más famosos de estas cocinas.

Además, conocerás a alguno de los aspirantes

que han pasado por los fogones.

Información en restaurantemasterchef.com

y nuestras redes sociales.

Venga, va, chicos, va. -Venga, Ana.

-Teresa. -Vamos, Iván.

(JUANA) Iván, vamos, que eres el mejor.

(ALBERTO) Estás enamorada de Iván.

(RÍEN) -Y de ti y de todos.

-Va, va, va. -Bien, chicos.

Te voy a presentar al gallo.

Hola, Iván. ¿Qué hacemos, Iván?

Estoy metiendo unos langostinos en una bolsa al vacío

que voy a hacer durante cinco minutitos.

Aquí voy a hacer una espuma de hinojo.

Aquí tengo un fumet,

hecho con verduritas y cabezas de langostinos

que voy a texturizar con xantana. Tendrá un toque de ponzu

y voy a hacer unas perlas de caviar con los frutos rojos

y un poco de agar-agar. Y ahí meterá la pata.

Efectivamente.

Me interesa saber por qué has cedido ante Andy.

Si le doy cuatro o cinco ingredientes se va a perder

y no quiero que sea por mi culpa.

Ya, pero el elemento que tú no sabes integrar,

él te lo ha enchufado. Vamos a ver cómo lo integra.

-¿Tú qué dices, Lu? Nos lo cuentas bien,

pero a lo mejor el acabado... Le falta información.

Y le faltan datos.

¿Sabes lo que vamos a hacer para que tenga datos?

Mira, mira, mira. Oh...

-Claro, claro.

Consejos vendo pero para mí no tengo.

Aquí está todo, "La biblia de Masterchef",

libro donde encontrarás las mejores recetas

que se han elaborado en estas cocinas.

Así en el próximo reto superas a Andy.

Bueno, o en este. Que aún o ha acabado.

Lo guardo aquí.

Vámonos. Suerte.

Muchas gracias, Lu. Gracias, Jordi.

-Adiós.

(JUANA) Iván, que vas muy bien. Venga, Andy.

-¿Quien quiere agar-agar? -Yo.

-Toma.

-Yo a ojo.

-¿Tú a ojo? -Sí, tal, tal, tal.

-Venga, chicos, va. Mirad el tiempo.

-Míralo. -¿Cuánto queda?

-Luna, igual me da tiempo.

-José Mari está tratando de hacer esferificaciones.

-¿Le salen o no? -Les está dando muchas vueltas.

(TERESA) ¿Qué tal, José Mari? ¿Te salen las esferitas?

No contesta, está muy concentrado.

-"Me están costando mucho las esferitas".

Encima, Teresa me está diciendo que cómo voy con las esferas.

"No le voy a contestar".

-José María está muy concentrado.

Andy, ¿dónde has metido tus frutos rojos?

Los tengo aquí esferificados. Esferificados.

Qué ganas de probarlos tengo.

¡Oh, mírale!

Iván está muy bien concentrado. Muy bien.

-Venga, chicos.

No sé si ir emplatando ya.

¿Emplatando ya?

Aquí tenemos a Teresa. Hola, Teresa.

-Hola, ¿qué tal? -Muy bien, ¿y tú?

-Perfecto. A ver cómo nos disputamos aquí

con el José Mari. ¿Qué estamos preparando?

He hecho el rape, lo tengo en dos texturas.

¿Qué son dos texturas?

Uno lo he hecho como un rape alangostado

y el otro... En dos elaboraciones.

Dos elaboraciones, perdón.

Después he hecho un bizcocho también.

-¿De qué es?

-De... Es de huevo.

Es de huevo y con pimentón dulce. -¿Y el agua?

-Después voy a hacer un aire

con la zanahoria y... Bueno.

-A ver cómo te sale. ¿Qué te parece?

No sé, veo muchas elaboraciones.

Falta de orden, una idea nítida...

Si, falta orden. -¡No! Que lo tengo claro.

-Pero te puede salir bien.

Tenemos que ver el resultado. Claro que sí.

Espero no defraudarte. Nosotros también lo esperamos.

Por tu bien. Adiós.

Suerte. -Adiós.

-Vamos, José Mari.

Pepe, huele riquísimo. Gracias, Michael.

Y huele rico, chef Luis. -Muchas gracias.

(LUNA) Chiquillos, animen, ¿vale? -Va, va, va.

(JUANA) Que vais muy bien.

-Iván ahora está batiendo algo. -Yo creo que es hinojo.

-¿El hinojo?

-Ha hecho mucho hinojo y tiene mucha crema.

Aspirantes, Pepe, Luis.

Esto se acaba, últimos cinco minutos.

¡Venga, va! -Vamos, vamos, vamos.

¿Quieres que te haga yo el plato? La vas a liar.

Está complicadín.

-Vamos, chicos, vamos, vamos.

-Luna está haciendo las esferificaciones.

-A ver si le salen.

-¡Ah! ¡Se me van un montón de bolas gordas!

-"What?" -Cuando disparo muy fuerte

se me van al fondo. (ANA) Estamos haciendo lo mismo.

-¿Le está saliendo? -No.

A Ana la veo más concentrada, más tranquila. ¡Ay!

-¿Vas bien, Ana? -Sí.

(MICHAEL) Se ve muy bien, Ana.

-Ay, el caviar no me está saliendo....

Destrozado, se me destrozan. Pues no lo pongo,

no lo pongo en el plato. ¿Cómo voy a poner eso? Imposible.

-Lo que ha hecho antes con el vino. -Con el oporto.

-¿Teresa que hace con la zanahoria?

-No sé, no le queda tiempo. -Si la asas un poco,

tiene mucho más sabor. -Más sabor, claro.

Hola, Ana. -Hola.

-¿Qué tal? -¿Qué tal, Lu?

-Muy bien. ¿Qué tal, Ana?

Estoy haciendo un aire con un fondo de pollo,

para acompañarlo con un crujiente de pollo

y hacer como un mar y montaña con atún, langostinos y pollo.

-¿Y qué más? Tartar de atún.

Sí, el tartar de atún, que lo he aliñado

con un fondito de langostinos y con la salsa ponzu.

Lo hemos probado en la primera prueba de la noche.

Eh... Sí. Ah, muy bien.

Aquí hay gente que dice "voy a hacer un plato

toda la edición". No, a mí me gusta en tartar

o en tataki. Mi compi estaba haciendo tataki...

Hay muchas maneras de hacer atún.

Espero que te salga bien, pero creo que los dos son un poco iguales.

Vamos a ver cómo presentan y veremos quién a copiado a quién.

Gracias, Ana. Muchas gracias.

Adiós, suerte.

-Yo no me estoy copiando,

tú y yo somos muy parecidas

y a la hora de elegir los ingredientes

ya sabíamos qué íbamos a hacer con los frutos rojos.

-O un tataki o un tartar. -Eso estaba clarísimo.

-¡Pepe, escoge el plato! Oh, ya lo tienes,

el chef Pepe ya tiene el plato.

Chef Luis, huele riquísimo. -¿Sí? Qué olfato tienes.

(HABLA EN INGLES)

-Un poco pelota... -No, es verdad, quiero que gane.

¡Andy, Iván, muy bien!

¡Luna, me encanta!

(JUANA) A Luna le está quedando muy bien.

(MICHAEL) Teresa, "I love you", vas perfecto.

(PEPE IMITA A MICHAEL)

Qué bien habla este chico, como mínimo es de Betanzos.

-"Yes".

-¿De dónde es? Badalona.

Mentira.

Mentira como una casa.

Es americano, ¿no? U.S.A.

(HABLA EN INGLÉS) (PEPE IMITA A MICHAEL)

Corred. (ALBERTO) Corre, Ana, corre.

(MICHAEL) Luna, te adoro. -Y yo a ti.

-Vas bien, guapa, vas bien.

Mira qué bonito, mira al chef.

Así se hace, Pepe, así se hace.

Sí, ¿verdad? Si ya está bueno, va a ser la bomba.

¿Tú estás? Casi.

Vale.

Aspirantes, último minuto.

¡Ahora sí que sí!

¡Vamos, chicos!

Venga, va.

Me cago en la mar, me vais a hacer correr.

Vamos, chicos. Nos movemos, nos movemos.

(MICHAEL) ¡José Mari, sigue fuerte!

Vamos, que lo tengo.

(JUANA) Ay, qué bonito.

(ALBERTO) Venga, va, chicos, va.

(JUANA) Muy bonito, Iván.

Muy bien, bien.

(ALBERTO) Venga, va, va. Más rápido.

Diez,

nueve, ocho,

siete, seis,...

(JUANA) Luna, eres la mejor.

...cuatro, tres,

dos, uno.

Tiempo. Manos arriba.

Bien, chicos. -¡Bravo!

¡Bravo! -Bien.

(IVÁN) "¿Qué tal el cocinado?".

(ANDY) "Estoy muy contento con mi plato, ¿y tú?".

(IVÁN) "Yo también estoy contento, fui capaz de darle sentido".

-Yo hice lo que quería: una esferificación de frutos rojos.

-¿Es la primera vez que la haces? -Ya unas cuantas veces.

-¡Es que eres el rey de las esferificaciones!

Vamos a probar los platos. Vamos allá.

Bueno, dos estilos, qué bonitos. (LU) Sí...

Jo... Qué guay...

No confiaban en nosotros, Luis. Increíble que con los mismos

ingredientes hayáis hecho platos diferentes.

Es un homenaje a la Torre de Hércules.

En homenaje a Luis que viene de Coruña.

Como está así, para arriba el rape que está cortado en tres,

está macerado con salsa ponzu y las hierbas aromáticas.

Lleva la salsa ponzu como gelatina caliente,

un jugo reducido de pollo, no sé a quién se le ocurrió.

No tiene sentido común, con el hinojo le damos aire

y así está entre hinojo, pollo... anisado.

¿Te gustan los cocineros "discursionistas"?

Sí. ¿Ves?

(TODOS RÍEN) Gracias, Lu.

Quién fue a hablar. Me parece bonito, lo probamos.

Pero que explique Luis... Es un homenaje al cazador, mi padre,

y a El Bohío, ese gran restaurante con sus escabeches

y esas hierbas aromáticas con rape en jugo de oporto

y kuzu con un escabeche de El Bohío,

aliñado con esas... flores. Aquí lo tienes, Lu.

Un aprendiz y un maestro haciéndose la pelota.

Es lo que tiene. Y un celoso... un celoso.

A plena vista... vamos a probar.

Te pones celoso. No, celoso no.

Oye, ¿y la invitada? Por favor... Estoy cortando para que coma.

No tenéis... Lo puedes probar, no te envenenas.

¿Está rico? Anisadito...

¿Me sigues dando el siete? No.

Se pone muy tonto, no le des más. Está muy bueno, Pepe.

Está muy bueno. ¡Oh!

Un siete y medio. No hace falta más.

Vamos a probar el de Luis. ¿Te gusta la caza?

Está muy bueno, Pepe. Me encanta.

¿Estás nervioso? ¿Tienes miedo? Claro.

Escucha... cómo no voy a estar nervioso.

Yo no me jugaba nada.

Lo normal es que él me supere, con lo cual...

Ten, mira, Jordi para ti...

Qué bonito es... Bien, Lu... bien.

Menos mal que estás tú aquí, hija, sino Jordi corta un trozo para él.

¿Esto es rape?

Están los dos superbién. Tiene ese punto de caza.

No le des la receta, no... luego lo hace en el ABaC.

¿Qué lleva? Tiene ese punto de mostaza.

El escabeche. (PEPE Y JORDI) Un escabeche.

¿Qué te parece? ¿Ponemos nota?

Yo le pondría un nueve. (TODOS) ¡Hala... ole!

Un nueve para él y un siete y medio para mí.

No, no. No pasa nada.

Más que a Pepe... más que a Pepe.

Déjalo así... Ahora me lo pones difícil.

Dile algo... Está bien esto.

-Claro que sí, la buena cocina. -Es igual...

Están superbién. Es increíble, mismos ingredientes,

pero cosas diferentes y buenísimo. ¿Lo dejamos en empate?

Habéis pasado la prueba. Sí, un empate.

Muy bien, podéis volver con nosotros.

Os lo habéis ganado, gracias. (LUIS) El aprecio y cariño

que le tengo a Pepe me hace imposible

comparar su plato, es superior al mío, seguro.

Maravillosos los platos de Luis y Pepe.

Ahora, toca probar los vuestros.

Pero, antes, vamos a despedir a nuestros invitados:

Luis y Lu, mil gracias por tu arte. Gracias.

Mucho ánimo, espero que gane Galicia.

No puede ser de otra manera.

Es lo que uno desea siempre, lo siento por los demás...

Pero yo... ¿por quién voy a tirar? Por la tierra más mágica del mundo.

Ánimo y al toro -Muchas gracias.

Gracias por venir a los dos.

Un besazo... (TODOS DAN LAS GRACIAS)

(LU) ¡Adiós! ¡Adiós, suerte! (LUIS) ¡Bye!

(IVÁN) Los de Galicia tiramos mucho para la tierra, creo que...

Lo hacemos así, de siempre y, entre paisanos,

pues nos cuidamos y entiendo...

Lo que ha dicho y me da un subidón que te cagas.

Ahora sí, comienza la cata.

Teresa y José Mari, vosotros seréis los primeros.

Si tenéis algo que poner en el plato, es el momento.

(MICHAEL) ¡Vamos, chicos, alright!

¡Bravo!

Teresa, nombre del plato. Paisaje mediterráneo.

Lleva el rape, lo he hecho primero "alangostado"

y, después, a la romana. He hecho un bizcocho, también,

de pimentón rojo, con un aceite y con vino he marinado

y lo he puesto en la misma salsita.

Y... después, he hecho con los frutos rojo,

pues una especie de gelatina. A parte de que pega con tu ropa,

¿reconoces tu cocina en este plato?

Yo lo que he querido es tratar muy bien el producto...

A parte de tratar bien el producto hay que hacer un plato con sentido.

Bueno, pues lo probamos.

Lo que está en el plato es mucha suciedad.

Respeto al producto, dices... ¿No?

Es un collage pretencioso...

Con poco sabor a... nada.

Con tres langostinos que son protagonistas,

hay más langostino que rape

y con tres técnicas, un bizcocho fallido,

un aire que te he visto echarle agua...

Del grifo, si un aire es insípido pues lo rebajas con agua pues ya...

Encima, lo emulsiono mal y me hablas de una salsa que no está.

Mucha inseguridad, mucha mezcla... un collage.

Es un sinsentido. Falta la idea.

Es lo principal, ¿para qué quiero la técnica?

Para que esto tenga un sentido, ¿hay que hacer un bizcocho

porque lo necesita el plato? Perfecto, pero si no lo necesita,

hacemos otra cosa, otra técnica que tenga sentido en el plato.

Y, encima, no sabe a lo que es que es a pimentón.

Haces una gelatina, pero hay que ser muy virtuoso

para utilizar el fruto rojo con el pescado.

Y existe, Ferrán Adrià, sardinas con frambuesas

de El Bulli, era un genio hace 25 años.

Sí, está claro. Si no hacemos algo con sentido,

tirar técnicas a un plato no tiene sentido a la hora de comer.

Teresa... no hay por dónde cogerlo, no puedo seguir haciendo daño ahí.

No me gustaría.

O sea, has tratado bien el producto en cada elaboración,

pero los mezclas en un plato y no tiene nada que ver, es que...

Eso es justo de lo que intentamos huir en "MasterChef".

Otra vez me voy para abajo, porque me dicen algo negativo

y es que no lo soporto, no me gusta nada que me digan

que las cosas las hago mal, necesito, siempre,

hacerlas bien y tener buena valoración.

José Mari... Salpicón de langostinos y rape

con esferificaciones de salsa verde.

Salsa verde-blanca. Estaba verde, pero con el...

Con el gluconolactato... Di salsa de vino.

Como no soy un virtuoso y no elegí los frutos rojos

pues quiero ser humilde y lo he puesto de decoración.

Y, tampoco, he hecho cuatro... Es un plato... estético, ¿verdad?

Está mono. Hay una ensalada ahí...

Está limpio, las esferas... Se come... comedlo como queráis,

yo os aconsejaría todo junto. No son verdes por ningún lado.

Están buenas.

De momento, lo que hay es limpieza en el plato;

aunque tenga el florero de los frutos rojos que os has tirado

porque no sabías qué hacer con ellos, casi mejor.

Bueno, los he colocado.

Y la vinagreta tenía que ser más expresiva.

Porque se queda ahí... eh... prueba...

Con gusto, ¿vale? Un poquito más para que sea un verdadero salpicón.

Para que todo tenga sentido, pero hay una idea, un salpicón.

Limpio, ordenado, más o menos sabroso, con una esferita de vino,

no sabe a salsa verde, es harina... como una velouté de vino blanco.

Lleva caldo de rape, también. Pues no lo llames salsa verde.

Está rico, bien ejecutado, esto lo quitamos de aquí, no pasa nada.

Y nos queda un plato limpio, ordenado, que está elegante...

Y que no está mal. Respetando el producto

con su técnica, la que pedíamos, que está bien utilizada.

Lo malo es que a mí no me encanta el sabor de la salsa verde-blanca.

(JOSÉ MARI) Me esperaba una valoración mejor,

porque soy bastante perfeccionista, soy muy ordenado, limpio...

Mi plato estaba igual: ordenado y limpio,

pero me ha fallado un poco el color de las esferificaciones.

Ana...

Mi plato se llama El tartar de mi resurgir.

Lo explico, me habéis dado mucha caña con lo de la confianza

y mi inseguridad y todo y...

Quiero que sea el plato desde el que...

Pueda empezar de cero y demostrar que sí confío en mí,

es verdad que soy insegura y sensible;

pero que soy una mujer hecha y derecha y voy a por todas.

Este no va a ser el plato para hacer eso.

No va a ser el plato de impartir terapia.

Va, el plato no, pero el momento sí. ¿Qué lleva?

He hecho unos langostinos a baja temperatura

y, luego, he hecho un crujiente con la piel del pollo

y un aire de pollo con un fondo que he hecho previamente.

Luego, he hecho un tartar con el fondo de los langostinos

y el oporto... Siete elaboraciones

en un mismo plato, más o menos, no sé cuántas son, me he perdido.

La prueba era de técnicas... Sí, pero no hay que poner muchas,

técnicas con sentido y una me basta,

bien hechas y comestibles. Y caviar de frutos rojos.

Hay una técnica de cocina primaria y básica que es...

El salazón, ya no te digo que la técnica de cortar

que es una técnica, luego hablamos de técnicas

más actuales, veo un aire de...

Que simula que es pollo y un langostino...

Crudo... La piel de pollo está buena.

Me quedo con eso. Nada más, está riquísima.

Crujiente, doradita, perfecta, con eso me quedo.

¿Tú estás contenta? Me gustaría haber hecho algo...

Te estoy preguntando si estás contenta.

Sí... Pues no es para estar contento.

Venía con la autoestima arriba, pobre Ana.

Era su día. Esto es la simpleza absoluta,

donde hemos mezclado elementos que no funciona.

Pero, bueno, por lo menos hay más producto que en la simpleza...

Te lo puedes comer y la piel está crujiente, no como el bizcocho

que no sirve para nada, oye, Ana, no es para estar contento. ¿Vale?

Luna... Mi plato se llama...

Tierra marina, lo he hecho con una crema de zanahoria

con fumet de pescado y lleva el tataki y un tartar de gambas

que he mezclado con frutos rojos

y he hecho una especie de vinagreta con el punzu.

Estoy deseando probar tu plato, tiene una pinta...

Crujiente de pollo... De verdad... vais a peor.

Qué mala pinta tiene, a lo mejor luego está bueno, no sé...

De verdad, quién copia a quién.

Ese punto de sal, del tartar, pruébalo...

Está todo tan ñoño, qué poco pensamiento.

Hay que darle más vueltas a la cabeza,

si no no me sirve, esto lo podíamos haber hecho en el programa tres.

¿A lo mejor...? Hay mucha más diferencia y esto es un problema.

Algo no estamos evolucionando, algo no estoy viendo.

Tenías 75 minutos con los ingredientes que habíais elegido,

¿tú, de verdad, crees que en 75 minutos se hace este plato?

¿Con lo que cocinas tú?

Ya... Iván y Andy se dispararon

en el pie, en la prueba en la que prepararon cestas.

Vosotras os habéis disparado y poniéndoos de acuerdo.

Habéis puesto en escena un pollo, un atún, frutos rojos...

Elementos difíciles de combinar.

El resultado es este: la nada absoluta, plato fallido.

Pero, por lo menos,

un poquito más de ambición se percibe en tu trabajo.

(ANA) Teníamos que pensar mejor los ingredientes. Yo, desde luego,

no he cogido ningún ingrediente que pensase que no te iba a gustar.

-No, no, ni yo tampoco. -Nos hemos disparado a nosotras,

una a la otra, por lo menos...

Muy bien, Iván, cuéntame cómo se llama ese atún.

A veira do tataki. A veira do tataki...

Eso es japonés... galego... Es japonés y gallego.

Japogalaico. Japogalaico... perfecto.

A veira es por hacerle un guiño a Luis.

Eh... No te moleste, porque hay flores

en la albahaca morada... No me lo voy a comer.

Sí. ¿No lo has puesto en el plato?

Si lo pones para que me lo coma yo. Entonces, me lo como todo...

Riquísima... lo siento, no puedo compartirla con vosotros.

Ay, qué pena... Si tú pones la albahaca morada,

es muy sabrosa, muy expresiva,

hay que conocerlas y ponerlas en su justa cantidad.

Vale, estéticamente, parece medio bonito. Vamos a probar.

La espuma es una espuma de hinojo que es lo que menos me gusta,

después es el tataki...

Un tartar de langostinos y esferificaciones de frutos rojos

en los que he prescindido de arándanos y toques dulces

para que diera un toque de acidez.

Está rico, oye, no te diré que está malo, es un tataki que está rico.

Era muy importante, al principio, poneros de acuerdo y buscar

elementos que, realmente, pudieran funcionar al 100%.

No al 80 ni al 70%, porque el langostino no pinta nada

y el fruto rojo pinta cero y podías haber sacado más partido

al hinojo, incluso a la albahaca, que creo que es la parte que habría

funcionado el resto me interesa lo justo.

Pero está rico y bonito. Bueno... hay cosas para mejorar.

Me quedo con la salsa que es lo que me interesa.

Oye, respeto al atún, perfecto, el langostino...

Dos cosas crudas me interesan lo justo, una me quita la otra,

y la salsa de hinojo porque me lo has dicho tú.

Oh... me da pena

porque estoy perdiendo dinero con mis acciones en mi caballo.

No sé si voy a dejar de apostar ya, pero veo que no tira.

Le he dado una oportunidad, le he dado dos,

le he dado la tercera y llega uno, llega otro...

Y llega...

Iván, no lo sé.

¿Qué ocurre, Iván? Es que no puedo darte un explicación

puedo sacar más de mí, sé que esperáis más y...

Pues te voy a animar un poco, mira, me parece que está mono

y, luego, que está rico.

Jordi y Pepe te meten caña porque esperan mucho de ti;

pero el plato está rico y como vemos unos platos sin sal

ni aliño, de repente, ves uno que está medio rico... interesante.

Así que... dale caña,

pero el plato está bien. Vale, te lo compro.

Pero no te quedes en eso solo.

Andy, cuéntanos. Mi plato se llama...

Cura de humildad. Es lo que me llevo llevando

desde que entré en "MasterChef" siempre que he sido humilde

me han ido mejor las cosas, entonces...

¿Ha habido veces

que no has sido humilde? Sí.

Unas cuantas... también es un tataki de atún con base de calabacín,

a mí los frutos rojos sí me cuadraban e hice esferificaciones,

de mora y frambuesa que le dan ese toque.

¿Y la salsa? Es salsa ponzu

con un poco de ajo... Lo echo por encima, ¿no?

Sí... zanahoria con langostino marcado y, por último, hinojo

con la flor de manzana que va bien. Andy, Andy...

Voy a tener que cambiar de casa de apuestas.

Andy, tengo que pedirte disculpas

porque no he creído del todo en ti, no sé si es por azar,

uno tiene una muy buena mano en una partida y lo pierde todo;

pero estás teniendo mano, estás teniendo mano.

Me alegro... me gusta...

Lo que hay en el plato: las gelatinas saben,

el esférico se te deshace en la boca.

No está demasiado potente, está bien.

La salsa la tiras y es la que baña el atún, le da la gracia, perfecto.

Se le puede poner pegas, pero... te veo virtuoso.

Muchas gracias. No me gustaría quitarle

el nombre al plato. Un buen nombre.

Cura de humildad... pero no sé si te la haces a ti mismo o a otro.

También le está yendo bien... es un buen trabajo, estético y rico.

Te mantiene... a la cabeza.

Está claro que hay estética, sabor, evolución...

O sea, está mucho mejor de lo que esperaba,

con lo cual... felicidades.

Has visto...

Pepe ha dicho que va a dejar de apostar por ti.

-Dijo que se estaba pensando

el dejar de apostar por mí. Esto es una carrera de fondo.

-Totalmente... -Cuidadito...

-Y queda muy poco. -Igual queda poco...

y queda mucho, a la vez. Al final, tenemos que demostrar

quién es el mejor y esto es un programa para hacerlo,

me voy a quedar con eso.

Aspirantes, la cata ha terminado y hay que tomar una decisión.

No le demos más vueltas, blanco y en botella.

Ha habido dos aspirantes que tenían claros los ingredientes

y han conseguido imponerse a sus compañeros en la selección.

Han hecho bien, han elaborado los dos mejores platos del reto.

Esos dos aspirantes son...

Andy y José Mari.

(ANDY) El único momento, seguramente,

en el que de verdad exprese una euforia incontrolada

será cuando vea a Iván fuera de las cocinas de "MasterChef".

Habéis aprovechado vuestros ingredientes para triunfar

en esta prueba, vuestros platos tenían intención,

sentido y, bueno, claramente se ha notado en el resultado final.

Así que felicidades a los dos, sobre todo a José Mari,

se ha arriesgado aún teniendo la inmunidad.

Podéis subir a la galería, adelante.

¡Vamos!

(JOSÉ MARI) Hoy he callado muchas bocas por segunda semana consecutiva

continúo con el pin, me lo he jugado y he sido...

Uno de los mejores platos, así que me lo quedo otra semana más.

Vosotros no habéis conseguido sacar tanto partido a los ingredientes,

unos porque no teníais claro cómo trabajarlos

y otros porque habéis ido, sencillamente, a salvar el cocinado

y no os habéis complicado demasiado.

Sin embargo, uno de vosotros

ha conseguido estar un punto por encima de los otros tres,

aunque esperábamos mucho más de ese aspirante.

Y ese aspirante es...

Iván.

(JUANA) ¡Vamos, Iván!

Tu plato estaba correcto, pero...

Por debajo del de Andy, no me duele decirlo, incluso me alegra;

porque, al menos, dejo de palmar contigo.

Yo te diría que tengas un poco de paciencia.

Eh... se me acaba. El pollito te está adelantando por la derecha.

Gallo... Le faltaba alegría a tu tataki, sobre todo,

en la construcción de los platos, en el acabado, el gusto final.

Iván, hay que darle una vuelta de pensamiento a lo que haces.

Vale, Pepe. Puedes subir a la galería.

Gracias. (TODOS APLAUDEN)

En este caso, Andy, me vuelve a ganar así que hay que seguir

poniendo todo mi empeño y trabajo para que esto deje de pasar

y que, al final, estas son pequeñas batallas y la guerra no ha acabado.

Ana, Luna y Teresa.

¿Qué os puedo decir? Ni eligiendo vuestros ingredientes

nos habéis dado un plato a la altura de la novena semana.

Ana, has vuelto a hacer un tartar de atún demasiado simplón

con unos frutos rojos y te ha faltado criterio

a la hora de armar tu plato.

Teresa, podía ser, perfectamente, el centro de la mesa

de tu familia, hay cantidad, pero le falta mucha finura.

Un batiburrillo para la vista y para el paladar.

Soy consciente. Luna, salir de tu zona de confort

te sigue costando. Tu plato era un "quiero y no puedo"

una mezcla mal resuelta de sabores y texturas.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Teresa.

No pasa nada...

Tranquilas, tranquilas.

Tranquilas, me voy contenta, la verdad.

He llegado hasta aquí, es muy lejos,

me hubiera gustado mucho ser finalista, pero bueno...

Me voy con una sonrisa enorme de todos los aprendizajes

y de ver que los postres, en "MasterChef", han brillado.

Ana y Luna, aunque vuestros platos no os cuesten la eliminación,

nos han decepcionado y no es lo que esperábamos de vosotras.

Queremos ver, por fin, a esa Ana que confía en sí misma

y a esa Luna que sale de su zona de confort y triunfa.

Cada vez sois menos y nos vamos a poner más exigentes.

Demostrad que merecéis continuar en estas cocinas

antes de que sea demasiado tarde.

(ANA) Hoy he estado en completo riesgo de irme de "MasterChef",

así que a partir de hoy me pongo las pilas con la confianza

las elaboraciones, las técnicas y con todo, porque yo aquí me quedo.

Teresa, ¿qué pasa? Pues, la verdad, me voy contenta

y muy agradecida por el programa, sinceramente.

Yo entré aquí con la ilusión de ser pastelera,

no dudéis que voy a continuar porque yo he estado 25 años

o 50 años para conseguir mi sueño,

el sueño continúa. Me parece bien.

Os agradezco, enormemente, todas las enseñanzas que he tenido.

Dos meses aquí, con nosotros... Con mucho sufrimiento.

No es fácil... Ya, pero tengo una embarazada

y me estoy perdiendo el embarazo y me hace ilusión llegar, verla...

Vas a ser abuela. Por primera vez.

Qué emoción... hay que celebrarlo.

Un besazo a tu hija, cuando la veas.

De verdad... ¿Qué te llevas? ¿Agradecimiento?

¿Algo más? ¿Experiencia? Es que son tantas cosas...

Me voy llena de ilusión, aunque no os lo creáis de confianza.

Esto lo quiero decir, es una gran enseñanza.

A veces piensas que los objetivos o las ilusiones son para los jóvenes

porque tienen toda la vida por delante, pues no,

también cuando una tiene una edad si te hace ilusión algo

es el momento de tomarse la vida más tranquila

y hacer lo que te gusta.

Muy bien, Teresa. Mirando a la galería...

¿Quién es el próximo ganador de "MasterChef"?

Pues para mí, Michael, está clarísimo, lo quiero mucho.

Sí, sí... Michael es con quien he tenido más buena relación,

sé que le ha costado mucho que es un hombre que ha luchado

y, por tanto, me gusta este espíritu de sacrificio.

Teresa, ha sido un placer conocerte; pero ha llegado

el momento de dejar el delantal en tu puesto de cocina.

Sigue cocinando... Suerte. Gracias, no lo dudéis.

Gracias a vosotros... gracias.

(TERESA) Sin duda alguna, "MasterChef" te cambia la vida

y es verdad que es un talent culinario más duro del mundo.

Me llevo una mochila llena con un montón de aprendizaje,

de técnicas y viendo que me queda mucho camino por recorrer.

Voy a seguir luchando, claro que sí, para conseguir

mi sueño de ser una muy buena repostera.

Teresa tiene su favorito para ser ganador de "MasterChef VII",

el tiempo lo dirá, lo único seguro es que sea quien sea tendrá que

ganárselo y luchar hasta el final; porque la competencia es grande.

En una semana lo comprobaremos, mientras ya saben, pónganle...

(LOS TRES) ¡Sabor a la vida!

Después de tantos días confinados, bienvenidos a todos a mi casa.

(TODOS GRITAN) ¡Vamos, cañita, chicos!

¡Venga, que nos vamos, va! ¿Qué narices hacéis?

¡No os enteráis! (JUANA) Lo arreglaremos.

(IVÁN) Va... -Ana, qué falta.

-Lo averiguo, en cuanto termine el caldo me pongo con eso.

-Quítale la capitanía o te pones tú al mando.

-Qué cocinado más horrible, por Dios.

¿Has emplatado en el suelo? No, no... Pepe, los nervios.

Me quedo alucinado. Chef, los ayudas mucho.

Los estoy dirigiendo. Se ha cabreado.

-Que se cabree. O metéis caña u os la pegáis...

¡A currar!

Vais a cocinar para unos comensales muy especiales.

¡Ostras! El mejor de este reto ganará,

además, el delantal dorado. Uf... estoy nerviosa.

-Venga, Andy, ese delantal tiene que ser para ti, vamos.

-Pues he hecho unas bolas creo que muy grandes.

No es un tema de "MasterChef" es de Barrio Sésamo,

es de tamaños, por favor, hazlas iguales todas.

Ostia, nene... Michael... va a explotar.

-¡Oh, my God! -¿Qué te pasa?

-Está chorreando todo. -¡Pero Michael...!

-Ollas de presión...

Habría sido más inteligente analizar el plato

que no los comentarios de tus compañeros.

El pavo se ha quedado durito...

Duro no, está crudo. Los dos suspendidos.

El aspirante que no continúa en las cocinas

de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 9

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

MasterChef 8 - Programa 9

08 jun 2020

En la primera prueba de esta entrega de ‘MasterChef 8’, cada aspirante recibe un mensaje de uno de sus compañeros, que puede ser positivo o negativo. Cada aspirante hace la compra al compañero que le ha mandado el mensaje, con 15 ingredientes que deben usar obligatoriamente. Además, el programa recibe la visita de “las retales”: Bibiana Fernández y Anabel Alonso.

El jurado les explica lo que es el batch cooking: cocinar en una tarde o una mañana la comida para los cinco días de la semana y congelarla por lotes. En este reto hacen la comida que se llevarían al trabajo para toda la semana, con platos apetecibles y que se mantengan en buen estado hasta el último día. Bibiana Fernández y Anabel Alonso, aspirantes de ‘MasterChef Celebrity 3’, animan a los aspirantes. Además, el mejor plato aparecerá durante toda la temporada en la carta del Restaurante MasterChef de Madrid.

ver más sobre "MasterChef 8 - Programa 9" ver menos sobre "MasterChef 8 - Programa 9"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 185 programas de MasterChef 8

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Consuelo Núñez

    Agradezco mucho permitir que podamos disfrutar sin restricción de este masterchef en América del norte especificamente desde México, es una de las mejores versiones de masterchef del mundo, es divertido y a la vez didáctico al permitir aprender de los expertos. En América muchas personas seguimos este reality, es excelente.

    15 jun 2020
  2. Erika

    Pésimo , no se pueden ver los capítulos de masterchef en México . Jamás se carga el capítulo ! ¿¿

    12 jun 2020
  3. Pedro Bastardo

    Que orgullo escuchar un pedacito de la Canción venezolana El Diablo Suelto como música de fondo a partir del 1:59:15

    10 jun 2020