www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5586967
Para todos los públicos MasterChef 8 - Programa 8 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

¿A quién estás deseando robarle? A unos cuantos.

Las cebollas, los boniatos. -Si me va a dejar la cesta pelada.

¡Me encanta!

Por primera vez hay una cesta que no tiene ningún ingrediente.

Haciendo amigos.

Empiezan a volar, de repente, catanas envenenadas por la espalda.

(RÍE) Sí.

(LUNA) Te has liado demasiado. -Qué buena liada.

¿Cómo se llama? "¿Ajo mido ajo?"

Mañana tengo escena de besos, me lo ahorro, si no os importa.

¡Bienvenidos a una emocionante repesca!

¿Y ahora? ¡Que no me salen! Ay, los nervios...

Vamos a limpiarlo bien, sobre todo.

Hay que deshuesar unas 500 cerezas, ¿eh?

(LUNA) No te preocupes. -Hay que darse caña.

Venga, Michael, vamos. -Niños, calmados.

Calmaos no, Michael, caña, que vamos muy mal.

Los comensales están detrás. (SARA) Esto está buenísimo.

¡Esta ración no es la ración de un deportista de élite!

¡No me gusta nada lo que habéis hecho!

Por primera vez en la historia de "MasterChef"

no va a haber ningún repescado.

Vais a tener una nueva oportunidad para demostrarnos

que merecíais una plaza. ¡No puede ser!

Cocinaréis por parejas. (LUNA) ¡Vamos!

Vamos a hacer el merengue. -Sí.

Lentito, perfecto. -Vamos muy bien, tío, de verdad.

Tranquila, mueve, mueve. -Creo que lo he hecho mal.

Está de lujo, tío. (LUNA) Huele superbién.

(Gritos de ánimo)

Carlos, bienvenido a "MasterChef VIII".

Uno de vosotros está a punto de decirnos adiós.

Sara Lúa. Lo veo justo, me lo esperaba.

(Sintonía)

(Sintonía)

(Sintonía)

(Sintonía)

(Música)

Buenas noches y bienvenidos, una semana más, a "MasterChef".

Buenas noches.

Después de las emociones vividas y el baile de delantales,

los aspirantes saben que aquí nada es seguro

y que hay que pelear cada prueba como la última,

porque nunca se sabe los giros que dará la competición.

(LUNA) "Holi". Buenas noches.

Aspirantes, bienvenidos. (ASPIRANTES) Gracias, chef.

La semana pasada descubristeis que en "MasterChef"

nadie tiene el futuro asegurado. La entrada de Carlos

supone una nueva composición en estas cocinas

que os ha dejado algo desconcertados, ¿verdad?

(ALBERTO) Un poco. (LUNA) Sí.

Andy, tú que fuiste, en parte, responsable de su entrada,

si hablamos en tu jerga, cómplice o inductor,

y como buen anfitrión, ¿te has preocupado de integrarle?

Pues, la verdad es que no mucho. ¿Y eso?

Bueno, al final, le ayudé, en cocinas, a que entrase.

Sin muchas ganas, por cierto.

Ya se lo dije, que, al final, entró porque yo me quería salvar.

(IMITA A ROBERT DE NIRO) ¡Abogaado! -Ya se lo comenté, también,

que a las alturas que estamos no vamos a regalar nada.

Claro. Que no ha venido a hacer amigos.

Ni mucho menos. Yo no.

¿Cómo ha sido el recibimiento del resto de compañeros?

Muy bien. Bien.

Sí. El único frío, Andy, ¿no?

Sí, un poquito, pero bien. No hay problema.

De momento...

Andy es un pollito con piel de corderito,

porque en la convivencia es magnífico y, de repente, aquí,

dice que no me va a ayudar a integrarme,

No me cuadra, no me fío mucho, no me fío de él.

José Mari. Sí.

¡Guau! ¿Qué traes en la solapa?

No estoy seguro, pero esta noche alguien ha entrado en mi cuarto.

En el corral. En mi corralito.

Sí. Privado.

Y esta mañana me he encontrado una pluma de pollito.

(IMITA UNOS TRINOS)

(Risas) Se ha escondido detrás de la caja.

Entonces, me he hecho un amuleto, a ver si hoy tengo suerte

y continúo con mi pin, y no entréis nunca más, por favor,

porque me he asustado.

¿Cómo ves a Carlos, pavo real, gallo, pollo, pollito?

Creo que es más como un gatito, un Garfield, mira, fíjate.

Un león. -Lo hace muy bien.

Un león, mejor. ¿Vienes con alguna estrategia

para exprimir al máximo el tiempo que queda

y recuperar esas seis semanas de ventaja de tus compañeros?

Estudiar, aprender y cocinar,

sobre todo, leer muchísimo, es lo que hago.

Andy te puede ayudar, si no... Sí, sí.

Estoy en la cola de la carrera, pero cuidado,

porque voy cargado de gasolina y... y con las ruedas nuevas.

Aspirantes, como estáis viendo, tenéis otra caja misteriosa;

a la de tres quiero que las levantéis todo a la vez.

Una, dos y tres.

(LUNA) "No, no way". (MICHAEL) Ok.

No... -Qué guay.

Luna, ¿qué te pasa? Estas cosas no me gustan nada.

Es que nunca estás contenta. ¿Sabes lo que es?

¿Un cerdito...?

(Risas)

Juana, ¿qué es? Pues, un cordero.

Bien, hombre. ¡Hombre!

Y sería estupendo meterlo en un horno untado en manteca.

Chis. ¡Eh! No des pistas, no des pistas.

No des la receta. A ver...

Como nos habéis dado envidia, nosotros también,

tenemos una cada misteriosa. ¡Oh!

Ana, después de ver la vuestra, ¿qué crees que puede haber?

Algo para la guarnición del cordero, ¿no?

Claro. O un cochinillo.

Prefiero que haya unos cuchillos y me enseñen a cortar esto,

porque yo, no sé, entonces, cómo lo voy a hacer.

¡Ah! Anda...

Que me enseñe Jordi, con los ojos cerrados no,

pero que nos enseña a cortar. No aprendes con Alberto, ¿verdad?

Necesitas que un cocinero serio te enseñe a cortar.

Alberto se ha vuelto muy sibarita. ¿¡Qué ha pasado!? ¡Cuéntanos!

¿Muy sibarita?

Él se mete en la cocina y empieza a hacer cosas raras;

así como... muy exóticas, como muy... de vanguardia.

Para Luna "cosas exóticas" es una tortilla;

o sea que... tampoco es nada del otro mundo.

¿Alberto, quién es mejor alumna, Ana o Luna?

Luna.

Cómo han cambiado las tornas. ¿Qué ha pasado?

Está última semana ha sido... Estás con una dependencia ya.

Si estamos los dos practicando y estamos bien, pues...

¡Ay, qué bonito!

No es el sol que más calienta pero está en el cielo.

-Bah.

Alberto y yo... estamos mejor,

noto más conexión, hay como más WI-Fi, ¿sabes?

¿Tenéis ganas de descubrir lo que esconde esta caja?

(ASPIRANTES) ¡Sí, chef! Pues, vamos allá.

(Michael habla en inglés)

Casi lo adivino. Luna, tus deseos son órdenes.

(Risa de Luna)

¡Cuchillos! ¡Claro!

Hacemos magia.

Aspirantes, en este reto vais a hacer cocina internacional.

Bien. Como ya habréis adivinado,

el ingrediente principal es el cordero que tenéis,

y la forma de cocinarlo viene determinada por los cuchillos.

(Michael habla en inglés)

Cada uno corresponde a un país y será el azar el que decida

el país de cada uno. ¡Ostras...!

Igual nos sorprendéis y conocéis una receta de cordero de cada país,

pero si no es así, lo que os estamos pidiendo

es que al probar vuestro plato nos transportemos a ese país.

¿Entendido? (ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Pero antes de que elijáis cada uno un cuchillo,

vamos a recibir a dos invitadas, y no precisamente

porque entre ellas hayan volado cuchillos,

sino porque son dos mujeres muy internacionales.

Adelante, las aspirantes de "MasterChef Celebrity III",

Antonia Dell'Atte y Carmen Lomana.

(Música)

¿Qué tal?

(Música)

¡Hola!

Otra vez aquí, creo que la gente se va a divertir mucho.

(CARMEN) Seguro.

Verán a una Carmen diferente

y a una Antonia que es lo mismo... auténtica.

"Benvenuti" a "MasterChef". Aún, no he reaccionado del susto.

¿Qué tal estás, Carmen? ¿Por qué? Al encontrarme con ella he dicho:

"¿Cómo vamos a terminar?". Bien, ¿verdad, Antonia?

"Amore", somos las mejores de "MasterChef Celebrity".

Me encanta veros juntas. Gracias.

¡Guau, guau, guau! ¡Qué guapo!

Si te ve Boris, puedes ser el próximo objetivo de Boris.

Cuidado con esas gafas. Como 007.

"MasterChef" lo tiene todo: elegancia, cocina, ironía... todo.

Antonia. Dime, chef.

¿No corremos peligro con tanto cuchillo?

Antonia no sé qué está pensando...

A mí los cuchillos no me dan miedo, yo sé cortar bien.

(CARMEN) Yo tengo pánico.

Aspirantes, no queremos estar en medio

de este cruce de cuchillos, así que nos vamos a la bodega

y volveremos al restaurante para hacer una cata ciega,

por eso nos vamos a ir antes de que cojáis vuestro cuchillo

y conozcáis el país que os ha tocado.

¡No! Cuando hayáis terminado el plato,

deberéis marcarlo con la bandera del país que os ha tocado, ¿vale?

(ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Os dejamos en las mejores manos, en las de Antonia y Carmen.

Las mejores cocineras.

Esperamos que no lleguéis a las manos.

¡No! Antonia, Carmen...

Nosotras, nunca. -Al menos, llegaremos a los pelos.

Esperamos que no os relajéis en nuestra ausencia,

porque hay mucho en juego; además de ganar ventajas,

el mejor de este reto tendrá un premio;

su plato aparecerá en el libro de recetas

del ganador de "MasterChef VIII". ¡Hala!

Sea quien sea. ¡Hala!

¡Ostras...!

Suerte, que la vais a necesitar, porque estos aspirantes

van sobraditos de carácter. Carmen, cuidado, ¿eh?

¿Sí? Tienen menos que vosotras, ¿eh?

Adiós. "Arrivederci".

Adiós. Suerte.

Adiós. -Hasta luego.

Esperad un segundo, venid aquí los dos.

Esto trae mucha suerte. Ya podéis idos. ¡Bien!

Prefiero que estén ellas en el cocinado que los jueces,

porque... jo, ellas son muy... muy saladas.

Estoy supercontenta, que traigan a más "celebrities".

Aspirantes, estáis en nuestras manos, ¡por fin!

(ROSA) Bien, bien. -¡Sí!

En este reto somos las jefas de la cocina.

Totalmente.

Poneos delante de la cocina, por favor.

Ok.

Van a dar mucha guerra, va a ser divertido.

Una de ellas más que la otra.

A ver qué cocinado nos hacen, que luego hay que probarlo.

(CARMEN) Luna, me encanta tu nombre.

(ANTONIA CANTA "LUNA", DE GIANNI TOGNI)

¿Recuerdas esta canción?

¿Te puedes callar? ¿Crees que es el Festival de San Remo?

Y se pone a cantar...

Carmen Lomana y Antonia Dell'Atte me recuerdan, un poco,

un poquito, a Iván y a mí,

porque es verdad que, también, tuvieron ese pique.

Bueno, aspirantes, vais a venir de uno en uno

a coger un cuchillo para saber qué país os toca

y podáis hacer el cordero, dependiendo del país,

con un estilo o con otro.

El primero, José Mari. Ven aquí, mi amor, aquí delante.

Gracias. Bienvenidas. ¿Qué tal? ¿Cómo estáis?

Qué bonita la pluma, ¿tienes pluma? -Sí, la pluma.

# Pluma, pluma gay... # -No, no, no.

(RÍEN)

Coge un cuchillo y dinos qué país te toca.

¡Francia! -¿Te gusta Francia?

Me encanta. Mi primer beso fue en Francia.

¡Me encanta! Creo que me dará suerte.

¿Saco? -"Dai", saca.

China. (ALGUNOS ASPIRANTES) ¡Oh!

(ANA) China... -Algo haremos, algo haremos.

¿Has estado en China? -No, en China no.

Me toca China y lo primero que pienso es que China

y el cordero no junta, porque... Nunca he visto cordero en un chino.

(CARMEN) ¡Carlos!

¡Oh! (ANA) ¿Qué pone?

España. (ASPIRANTES) ¡Guau!

(ANTONIA) Qué suerte.

(CARMEN) ¿Y sabes, más o menos? -Más o menos.

Creo que el cordero, en España, todos lo dominamos.

Me ha tocado España, ¿la suerte del principiante?

No sé, pero tenía claro el que iba a coger.

Bueno, voy a coger de tu lado. Venga.

(CARMEN)¿Qué país te gustaría? -Italia.

¡Marruecos! -Oye, está bien.

Está bien, pero hubiera preferido Italia, pero bueno.

Yo te quiero, Teresa. -Gracias.

Te lo cambio. (CARMEN) ¡Iván!

¿Qué tal? -Qué guapo, ¿no?

Iván es guapo y sensible, y los hombres sensibles me gustan.

¿Tú qué sabes? Coge un cuchillo, porque esta se enrolla...

¡Hombre! (CARMEN) Japón.

¡Japón! "Oh, my God!".

Es complicado. -Sí, cordero japonés...

(ANTONIA) ¡Ana! -Voy para allá.

(CARMEN) A ver qué te toca. -A ver.

Mi hermana se llama Anna. -¿Sí?

Sí.

Estados Unidos. (MICHAEL) ¡América!

(CARMEN) ¿Qué tal? -Bien, me gusta.

Una hamburguesa de cordero. -Pues... mira.

Eso sería una buena idea. -El cordero desmigado...

Antonia, no tienes que dar pistas. -Debo pensarlo.

(ANTONIA) Luna. (CARMEN) ¿Qué país te gustaría?

Tailandia, no sé... Con curri, con coco y esas cosas.

(CARMEN) Mira a ver. (ALBERTO) El gordo.

¡Tailandia! (ANTONIA Y CARMEN) ¡No!

(GRITA CONTENTA) (ANTONIA) Qué brujita.

¡Me encanta! -Qué brujita.

Juana, concéntrate, a ver si sale el que quieres.

Juana, qué guapa que eres. ¡Viva! -Gracias.

(ANA) ¡Vamos, Juani! -"Dai".

Bueno, este mismo. México. Yo quería España,

pero me ha tocado, encantada de la vida. Me gusta el cuchillo.

Lo que tengo claro es que debe ser muy picante.

A ver. -A ver si es Italia.

¡India!

India, bueno... Tienes muchas posibilidades.

(JOSÉ MARI) Qué rico. -Gracias.

El último. -Andy, no sé si estará Italia.

Un placer. (ANTONIA) Gracias.

Creo que falta Italia. -Espero.

Por eso. -Yo creo que sí.

El cuchillo pequeño para el pollito.

(LOS TRES) Italia.

Qué bien. -# Italia, Italia... #

Te deseo lo mejor. -Muchísimas gracias.

Te deseo lo mejor.

Me encanta el país; lo he visitado,

he practicado su cocina millones de veces,

creo que no habrá ningún problema.

Tenéis 75 minutos para hacer un plato libre de cordero,

al estilo del país que os ha tocado.

Y el supermercado, ¿cuánto tiempo? Tres minutos.

Claro, mi amor, tres minutos, como nosotras, tres minutos.

¡Aspirantes, el tiempo empieza ya!

Dos, tres, dos, uno, ¡Ya! ¡Vamos! ¡Vamos, vamos, vamos!

Vamos, vamos. -Gracias.

¿Dónde está Italia? -Se me va a olvidar algo, fijo.

(ALBERTO) No flipéis, están las banderas.

Aquí están las especias. ¡Vamos!

Pasta de curri, venga, también. Todo para adentro.

Mi bandera es esta. -Es la mía, Juana, es Italia.

La tuya es México. -¡Ah, sí! Es aquella.

¿Mango hay por ahí? -Coged todo. Juana, porfa, Juana.

Esto es muy importante, ya os contaré.

Cayena, cebolla, cilantro, clavo...

¡Chicos, coged los ingredientes! -¿No hay arroz?

No hagáis como Carmen Lomana, que se olvidaba.

No es verdad. -¿Cómo es que no tengo arroz?

Que a nadie le dé un parraque. -Venga, listo.

Vamos, rápido. -Venga.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno.

¡Fuera! ¡Fuera, fuera! Fuera, basta. ¡Venga!

(LUNA) Estoy llena. (ANTONIA) ¡Fuera, fuera!

(CARMEN) Cómo mandas. (LUNA) Cómo pesa.

(AMBAS) Suerte. (ANA) Gracias.

(LUNA GRITA) ¡¿Esto qué es?! ¡Saltamontes!

¿Qué pasa? -¿Qué te pasa?

He cogido saltamontes, ¿qué me comentas?

Para el plato de México. -Seguro.

Pero a ella no le toca México.

A falta de frutos secos, saltamontes; lo voy a probar.

Por ejemplo, en Italia, ¿cómo ponéis el cordero?

Las cosas sencillas son las más buenas.

Nosotros lo metemos en una olla y lo metemos en el horno,

primero, se hace una cama de patatas, ajo y perejil,

y, luego, se tapa con patatas, ¡y ya está!

En España, normalmente, se pone en una bandeja de horno,

se le echa un vino oloroso, mucho romero y ya está, al horno.

Alberto, ¿tienes idea? Albertito, mi amor.

Inventaremos algo. "Dai, dai", rápido.

Algo inventaremos. -Inventa.

Los más difíciles son China y Japón.

De China y de Japón, ni idea. (LUNA) Qué fuerte me parece.

(IVÁN) Luna. -¿Qué?

Los saltamontes al horno están increíbles.

Gracias, corazón, te voy a hacer caso.

No me fiaría. -Andy, ¿no te fías?

No. -Yo sí, es mi amigo.

No me hagas mucho caso, Luna. -Iván me quiere.

No me hagas mucho caso. -Ya veremos.

Iván, tienes lo más difícil, por eso te tienes que lucir.

Está pensado ya.

Lo voy a intentar hacer con cuscús y con un poquito de hierbas,

y, al final, le añadiré unas uvas frescas,

para que al paladar hagan... no sé...

Creo que me quedará muy rico y muy bueno.

Marruecos. -Es más fácil.

A mí me parece bastante fácil y muy rico,

lo puedes hacer como una tajine típica de Marruecos.

(Música)

¿Te acuerdas de aquí arriba? -Claro que me acuerdo.

(ANA) ¿Qué harás, Luni?

Voy a hacer un wok tailandés con curri.

¡Qué rico!

Curri amarillo... Tú sabes... Leche de coco...

(ANTONIA) ¿Te gustaría volver a "MasterChef"?

Pues sí, me gustaría, fue una experiencia maravillosa.

Yo me acuerdo que en León que me pusiste mucho vino.

No te puse nada. -¡Sí!

Que no. -Me querías estropear el arroz.

Qué mentirosa eres. -¡No!

Lo único que te dije es que tenías que dejarlo más,

No, me pusiste mucho vino, me acuerdo muy bien.

Qué rico huele esto.

Yo volvería. -Yo, también.

Yo volvería. -Pero lejos de ti, "amore".

Vamos a mojar esto aquí. (ANTONIA) Michael tiene India.

India no es muy difícil. -No lo es.

Le pones curri y especias de otro tipo...

Sí, las especias tienen que ser picantes.

Venga, hazte bien, ¿eh?

Cocínate ricamente, ¿eh? Ahí, jugosito.

Muy tailandés todo, madre mía...

Me ha tocado el sitio de donde son típicas las hamburguesas,

así que lo intentaré hacer lo mejor posible.

(Música)

(LUNA) Me he cortado. (ALBERTO) ¿Qué ha pasado?

¿Te preocupas por mí? -Como siempre.

¿Siempre? Me gusta, me gusta. -¿O no?

Algunas veces más que otras. ¡Espérate, que se me quema esto!

(Música)

Mira qué rico parece, ¿eh?

Lo quiero hacer muy bien porque tengo una familia mexicana.

Me emociono porque es una familia, para mí, importantísima.

Me escribieron una tarjeta desde México,

decían que lo más importante de España había sido yo.

(Música)

Todos los días me mandan mensajes y están muy pendientes,

porque en México lo verá mucha gente.

Quisiera que hoy me saliera perfecto para...

Para sus amigos. ¡México lindo! México...

¿Sabes qué me encanta de México? -No.

El café de olla con canela. ¿No lo has tomado?

No, no lo he tomado.

Es un país de los que vuelvo con tres o cuatro kilos de más.

(Música)

(Música)

Charlie. -¿Qué?

La comida española, ¿qué? -Bien.

¡Ole! -¿Qué haces aquí?

Meter el cordero. -¿El qué?

Meter el cordero. -¿A baja temperatura lo harás?

(ANTONIA) Aspirantes, os quedan 45 minutos.

(ASPIRANTES) ¡Oído! (ANTONIA) ¿Oído?

(ANA) ¡Oído!

Aquí mando yo. -Y yo, un poco, déjame.

Y, también, Carmen. -Porque gritas más.

¡Eh, la vida es así! Tengo una voz de tenor.

# Granada. #

¿Qué os parece?

No están para oír óperas ni canciones, están para cocinar.

¿Qué estás haciendo, Alberto?

Es una berenjena china, esto, y el otro día nos dijeron

que se podían asar con el soplete. -¡Claro...!

Y les da un sabor característico y diferente.

¿Qué vas a hacer? -Haré fideos con cordero.

¡Ah, fideos! Está bien. -Claro.

Y lo acabaremos con la berenjena, a ver qué tal.

Alberto, no cambies el discurso conmigo;

veo que te llevas bien con Luna. -Claro, nos llevamos superbién.

¡Ay, qué rico! -Pero es un poco... amor-odio.

Calabacín, haré espaguetis de calabacín.

Luna, en la cocina, se pone muy nerviosa,

lo estamos arreglando en cocinas.

Dadme el visto bueno, a ver si les gusta.

Me ha dicho que le gustas mucho. (GRITA EMOCIONADA) ¡Qué bien!

No se lo digas, que ella se flipa.

Es la primera vez que lo dice, en público...

Le decía que poco a poco y ella va muy rápido, yo soy de...

Poco a poco. -Claro.

¿Qué dice? -Luna tiene buen ojo.

¿Tú crees? ¿Y yo? -Eres guapo.

Yo, también. -Sí.

¿Por qué os rechazáis en exteriores, vosotros?

En exteriores es imposible trabajar con ella,

de lo nerviosa que se pone, de lo que grita...

No, te entiendo.

Yo tampoco podía con ella, se ponía nerviosa.

Yo soy como ella y Luna es como tú.

Pero yo sé cocinar y si tú no sabes cocinar,

te corto... te corto el rabo. -Joder...

Te corto el rabo si no sabes cocinar. ¡Adiós!

(GRITA) -Ven.

Chupa, chupa. -Ven.

Chupa... -Ven.

Chupa...

Venga, que eres muy ordinaria, siéntate aquí.

Chupa, chupa, chupa, ¡ja! Me había ensuciado, lo siento.

(ANA) Vaya dos.

(LUNA) Madre mía como cocino hoy. (ANDY) ¿Bien o mal?

A lo loco. (IVÁN) Pues, céntrate.

(Música)

¿Cómo vas?

El cordero y las patatas en el horno y la salsa reduciendo.

¿Sí? -Creo que bien, pero espérate.

(ANTONIA) Vamos a ver a José Mari.

Además, está haciendo dos cosas diferentes.

¿Qué tal, chicas? -Bien, ¿y tú?

¿Qué estás haciendo? -Una reducción.

Un fondo oscuro. He marcado ya... -Sí, he visto... Qué bonito.

-Mi cordero deshuesado y uno con hueso.

¿Has puesto mantequilla? -Sí.

Perdona, yo, que sé de cocina, no le hubiera puesto mantequilla.

¿No? Cocina francesa, solo mantequilla.

(CARMEN) Sí. -# Una rotonda sul mare... #

Y le da una suavidad. -Ya empieza a cantar.

(CANTA "UNA ROTONDA SUL MARE" Y ANTONIA LE SIGUE)

Bueno, continúo. (ANTONIA SIGUE CANTANDO)

(JOSÉ MARI Y ANTONIA SIGUEN CANTANDO EN ITALIANO)

Vámonos, Antonia. -¡Mantequilla!

(Antonia sigue cantando)

(CANTAN EN ITALIANO)

# Pepe, "ti penso sempre". # "Dai", Pepetone. #

No me quites a mi Pepe, que la canción se la canto yo.

No os peleéis.

# Pepito de mi corazón, # Pepito, Pepito.

# Pepito de mis amores, # Pepitín, Pepitón.

# Cántame así... con amor. # -¡Con amor! #

¡Cha, cha, cha!

(Música)

(Música)

¿Cómo lo llevas? -Risottito.

Carlos, aquí estamos. -¿Qué tal? ¿Cómo estáis?

# Que viva España... # -¡Viva!

¿Cómo va? -Tengo el cordero en el horno,

lo acompaño con patatas asadas, la salsa lleva vino blanco,

la reduciré, la pasaré y la colaré para dejarla fina.

Al cordero lo tienes que... con su propio...

Con lo que suelta lo tienes que ir regando continuamente.

Le echo aceitito y cositas.

Has llegado ahora a "MasterChef", ¿cómo te han recibido?

¿Te han metido en el corral de los gallos?

Soy más lobo que otra cosa. -Eres más lobo.

Más lobo, más león. -¿Estás casado?

Estoy de novio. -¿Tienes hijos?

Tengo dos y mi pareja tiene cuatro. -¿De qué edades?

En total, tengo seis. Uno de diez y otro de nueve.

Es que mi pareja tiene cuatro. (CARMEN) Qué animados, ¿no?

¿Te doy un consejo? -Dime.

Para que tu pareja se quede contigo debes aprender a cocinar pasta,

un día iré a tu casa y te voy a ayudar.

Tuve una chica italiana que me enseñó pero no lo hice bien.

Te veo bien encarrilado. -Gracias.

"Ciao", Teresa. -"Ciao".

(Música)

(Música)

¿Cómo vas, chiquitín? -Inventando cosas.

Me olvidé la nata. -¡Hostia...!

Y los huevos... O sea, de "monguer tronquer".

Luna, Luna. -¿Qué pasa?

# Tintarella di luna... #

Pero ¿esto por qué sigue caliente?

(ANTONIA Y CARMEN CANTAN "TINTARELLA DI LUNA")

No, por favor, qué vergüenza.

(ANTONIA SIGUE CANTANDO EN ITALIANO)

¡Esa me la cantaba mi padre!

(LAS TRES CANTAN "TINTARELLA DI LUNA")

¡Ay, me la cantaba mi padre cuando era pequeña!

Dime una cosa, Luna, se la voy a enseñar a Alberto.

¿El qué? ¿El qué?

Que te cante "Tintarella di luna". -¡Sí, porfa, me encantaría!

(CARMEN) ¡Alberto...! -Ven para acá.

Tienes que aprender a cantarle "Tintarella di luna".

# Tintarella di luna... # -Alberto, un segundo.

# Tintarella color latte. - # Tutti i giorni sopra i tetti. #

Sopra i tetti come i gatti. - # Sopra tetti come i gatti. #

E se c'è la luna piena. # E se c'è la luna piena. #

Diventi candida. -Tù... diventi candida.

He de practicar. -Vamos a practicar.

Practicaremos juntos.

¿Ya vas a emplatar? -No, voy a jugar.

¿Qué haces? -Un risottito.

Hago espaguetis de calabacín, un wok de verduras.

¿Qué país? -Tailandia, pero se ha hecho mucho.

Estás nerviosa. -Sí, muy nerviosa.

Alberto está encantado contigo. -¿¡En serio!?

Quiere disimular, pero... -Sí.

Se hace el duro, ¿no? -Sí.

Pero le encantas. -El roce hace el cariño.

(COMIENZAN A CANTAR "TINTARELLA DI LUNA")

(CONTINÚAN CANTANDO EN ITALIANO)

(SIGUE CANTANDO) Practicaremos, ¿eh?

¡Ay, que tengo los bichos esos! ¿Y cómo los pongo?

¿Al horno? ¿Me lo dijiste de verdad?

No me hagas caso con los saltamontes.

Pues ya tengo el crujiente, crujiente de bichito.

Los como con mermelada.

¿Qué tal, Borja Mari, bien? -Bien.

¿Très bien? -Très bien.

¿Très bien? -¡Buah!

(ALBERTO) Te has flipado, ¿eh? Te has flipado un poco.

Va bien, va bien.

(CANTA) #¡Italia, Italia!#

La "bella" Italia. (CANTA) #Del país más guapo.#

¿Qué tal, Carmen? -Bien.

¿Cómo vas? -Pues muy bien.

Estoy haciendo un risotto.

¿Un risotto? -En el último momento

le voy a poner el parmigiano para que le dé esa jugosidad.

Sí, muy bien. -Como crujiente unos piñones.

Andy, ¿has hecho alguna vez risotto, mi amor?

Sí. -Ponle el parmesano, ¿eh?

Luego lo dejas que se... -Que se repose.

Y luego le voy a poner unas láminas ahí de champiñón.

Una cosa, ¿el cordero qué?

El cordero va aquí dentro en trocitos pequeñitos.

¿Tú has estado en Italia? -Yo he estado muchas veces.

¿Dónde? -He estado sobre todo en Roma.

Y me iba a ir a Florencia, pero entré en "MasterChef".

¿Si vas a ganar te vas solo o con Iván?

Con Iván seguramente no me vaya a ningún lado.

¿No por qué?

Bueno, Iván y yo tenemos esa... competencia.

¿Ah, sí? -Buena y sana.

Buena y sana. Sí, claro.

Que nos consideramos rivales a batir.

Pero Iván es muy serio. -Iván es muy serio. ¿A que sí?

A mí me parece muy serio. -Y aburrido además.

Todo el día así callado, enfadado.

Parece un toro cuando mira así a los jueces.

Con lo guapo que es. -Cuidado.

Es que me enrollo, me enrollo.

Suerte, que nos encanta. -Muchas gracias.

¡Venga!

A ver, Iván, nos acaban de decir que eres serio y aburrido.

A mí serio me has parecido, porque te he echado un piropo

y ni has sonreído, te has quedado...

Bueno, creo que no lo has visto, no lo has visto.

Iván, ¿qué estás haciendo? -Voy a hacer un pan bao.

Te ha tocado lo más difícil.

Bueno, da igual, los retos me gustan, ¿eh?

Enhorabuena. -Qué buena pinta.

Voy a deshilachar el cordero y a presentarlo

con unos crujientes de verduras.

Si me seguís haciendo eso me lo vais a jorobar.

No.

Te digo una cosa, Iván. -Dime, Antonia.

Oír Iván que dice ser aburrido no me gusta.

Pero que no es aburrido. -¿Quién te lo ha dicho?

Andy. -Claro, porque es una estrategia.

Yo tuve una estrategia.

Claro que tuvo una estrategia, liquidarme a mí, pero no me dejé.

¿Sabes lo que pasa? Que el pollito quiere ser

como el gallo, y le cuesta no reconocer que hay un humor

que él ni siquiera tiene, es como un enterrador.

¿De dónde eres, Iván? -Yo de Coruña.

De Coruña. -A Coruña.

Pero es guapo, es guapo. -Sí, y simpático.

¿Tiene novia? -Tengo novia.

Vámonos, que le estamos... -¿Cómo se llama?

Sandra. -¿Sandra?

Sandra. -Mi suegra se llamaba Sandra.

Como mi hermana.

Bueno, daros prisa, que no queda tanto, ¿eh?

(RÍE)

Aspirantes, os quedan cinco minutos.

(TODOS) ¡Oído!

(HABLAN EN INGLÉS)

(CANTAN EN ITALIANO)

(CANTAN EN ITALIANO)

(CANTAN EN ITALIANO)

¡Buah, buah, mira esto! -¿Te ha salido bien?

Tierno no, lo siguiente.

La sirenita.

"Abdominale".

"Abertura".

Glúteo.

"Abductore". -Te lo sabes todo, ¿eh?

Culo.

Carmen, ¿tú eres flexible?

Sí, bastante, pero nunca voy al gimnasio.

¿Cómo vas, Anita?

Bien, pero no hay ningún plato que me encante.

Bueno, tranquila, tranquila, tranquila, tranquila.

¡Aspirantes, último minuto!

¡Sí, chef! -¡Oído!

(MICHAEL) ¡Corre, Juana! ¡Corre, corre!

¡La bandera!

¡La bandera en vuestro plato!

Esto es una fantasía.

(ANTONIA) Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco...

(AMBAS) Cuatro, tres, dos, uno...

¡Manos arriba!

Estoy contento porque he estado muy tranquilo en la cocina.

Me he estado pendiente.

Yo no me creía capacitado para ganar "MasterChef 8",

es que voy a ganar "MasterChef 8". Yo voy a ganarlo.

Si quieres aprender todo lo que necesitas sobre cocina

suscríbete a la Escuela MasterChef.

Más contenido que nunca con nuevas recetas y trucos

para que puedas convertirte en un anténtico MasterChef.

Cocina tradicional, cocina saludable y cocina italiana

son algunas de las nuevas lecciones que podrás encontrar.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Ahora tenéis que ir al restaurante

con los platos y las banderas en cada plato.

Las colocáis en la mesa, ahí están.

Y tú no me imites, que pareces lo de los...

estos que hacen así.

Sí.

Y una vez que los tenéis colocados no os quedéis al lado del plato,

os movéis y os cambiáis de sitio.

¿Me habéis oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

Vamos, seguidnos.

Qué bonito está. -Tenéis que dejar los platos.

(ANTONIA) ¡Pepe, Jordi, Samantha,

la mesa está puesta, ya podéis entrar!

Hombre. ¿Qué tal? ¿Cómo ha ido la cosa?

Hola. -Que aproveche.

Que aproveche.

Samantha, aquí, mi amor. Por favor, aquí.

¿Sabrán de cuál es cada uno? -No lo sé.

No tienen mala pinta los platos así a priori, ¿no?

No. Tenéis que adivinar, ¿eh?

Nosotros no podemos decir nada.

Yo recuerdo cuando hicimos esta prueba que todos

los que estaban malos decíais que lo había hecho yo,

y no dabais ni una. ¿Por qué sería, Carmen?

Os diré una cosa, que aparentemente tienen todos muy buena pinta, ¿eh?

Yo empezaría por mi país. España.

Vamos por España. Todo por España. Vale.

Juana, esto tiene que ser tuyo.

Tiene toda la pinta de que es tuyo, Juana.

"Mirarme" a la mirada. Aunque dice vuestro nombre

vosotros tenéis que ser como "mumia"... momia, momia.

Cara de póquer, que no se noten los sentimientos.

¿Entendido, Juana?

(RÍEN)

A ver... esa salsita no sé muy bien a quién le viene.

Bueno, voy con las patatas, un poco de es...

Mira, hacemos una cosa, dame tu plato.

Qué cruz, qué cruz.

Carmen, ¿cómo lo ves? ¿Yo? Ya sabes que yo soy...

¿No me notas la aureola?

¿En tu casa sirves así el cordero? No.

¿Y se lo pasan los invitados de uno a otro?

Es que si tengo invitados no pongo esto.

¿No? ¿Qué pones? Es muy complicado.

"Yo tengo mayordomo que me hace todo, tengo el criado".

Hay que poner cosas sencillas. Sí, pasa la salsa, Antonia.

Esto es salsa. ¿Qué salsa es esta? ¿Para qué sirve?

¿Pero para qué es esto?

A mí me gusta más el cordero sin nada.

El cordero está bien, pero le ha faltado cocción.

Tiene que darse más agua, que reblandezca más.

La persona neutra, no podemos decir si es hombre o mujer.

No, no. El neutro ha elegido esto.

Yo creo que lo quería hacer asado.

¿Por qué no cogió paletilla? Desde luego no se ha herniado.

Sí, horneado, está horneado. No, herniado. Horneado está.

El horno ha trabajado bien, pero hay una salsita, las patatas.

No veo gran trabajo. Oye, ¿y la salsa de qué es?

¿Qué es ese batiburrillo?

Una reducción con verduras. -Con vino, verduras...

Qué bonito es cuando decimos reducción, como si eso fuese ya...

Yo no sé lo que es, pero suena fenomenal.

Oye, esto no lo ha hecho Juana.

Yo tengo la impresión de que es de Teresa.

Estoy como oliendo tu miedecito desde aquí.

Una carne por ponerla en el horno y que quede dorada

no significa que esté bien hecha. Michael también puede ser.

No, hey, no "se reír".

O José Mari, porque hay una salsa aquí que no me gusta nada.

Ha ido a cumplir con el expediente, a quedar bien y a trabajar poco.

No, no he ido a cumplir el expediente porque representaba

a España y he intentado hacerlo lo mejor posible.

Me ha salido regular y bueno...

Bien, pasamos a la siguiente, mi amor.

Sí. Esto es Marruecos.

Marruecos, sí, sí. Morocco.

Marruecos después de la sequía.

Mira, yo cuando he visto esta persona neutral o neutra

me estaba gustando todo.

Marruecos es sabor, olor.

Y aquí no ves más que una cosa ñoña, muy ñoña.

A mí la comida marroquí me encanta, pero esto está muy seco.

Para mí desde luego Marruecos era

el mejor país para hacer un plato de cordero.

Está guisado como sosote y luego como si echase un tarro de especias

por arriba y dijera "ya me sabe a..."

No está todo integrado como guiso.

Pero emplata mono porque pone un arito. ¿Quién puede ser?

Aquí ya me pilláis. Yo te diría que es Luna.

Es que tengo muchos candidatos. Sí, Luna, Andy, José Mari...

Luna creo que lo hubiese bordado bastante más.

Hemos probado platos de Luna mucho mejores...

No todos le tienen que quedar ricos a Luna.

Este está rico. Yo creo que es de Luna.

Vamos con "Vive la France".

Estéticamente a mí es un plato que me gusta.

A mí también. Y vamos a ver qué tal.

El punto de cocción aquí va a ser importante,

porque lo veo un poco pasado, lo veo muy pasado.

¡Ay, Paloma, cucurrucucú cantaba! Está bonito...

Yo no sé, a ver, yo veo a Luna o a Michael en este plato,

uno de los dos. Está mal, ¿eh? Cuidado.

Está bien.

No está nada mal.

Podría ser un plato de un restaurante francés.

Un poco más de romero, de...

No, romero no es... no.

La lavanda, la lavanda en Francia, en la Provence.

Tú con tal de hablar no dices más que tonterías.

Oye, cuando acabéis seguimos. Sí, chef.

Jordi, te toca.

De lejos parecía francés, de cerca cuando ves esta zanahoria

torneada que parece que la hemos torneado con un sacapuntas...

Y el jugo... bueno, no está mal.

No tengo ni idea de quién lo ha hecho, estoy muy despistado.

Te diría... te diría... Ana.

No, hay mucho trabajo ahí.

Sí. Huy...

¡Ooooh! Oh, qué golpe más bajo, Ana.

Qué bonito. Pues te diría, no sé...

Nos tenéis muy despistados, chicos. No tengo ni idea.

Bueno, vamos ya con la hamburguesa americana.

Sería mucha casualidad que sea de Michael, ¿no?

¿Cómo lo ves, Carmen? Bien. Apetecible, ¿no?

Estéticamente está currada, bien.

A mí la cebollita esta redonda me encanta.

"Joer", están duras las patatas, señores.

Las pata... las patatas están...

Alguien no ha frito patatas nunca. Están crudas.

¡Silencio, silencio! ¡Vamos a comer!

Cuidado con los empastes, chicas, no probéis la patata.

El cuarto de kilo de chédar...

La persona que lo ha hecho debería ir más a un burguer, ¿eh?

No, pero está buena la carne. Está rica, pero...

Está muy rica.

Oye, Escuela Online de MasterChef, cursos internacionales, ¿vale?

No os lo perdáis, ¿eh? Chang, tenemos a Tumbarello...

Deberíais meteros y ver más escuela porque aquí falta un poquito,

falta un poquito más de United States en ese plato.

Yo creo que es de Juana este plato, no sé.

Lo que es la carne está buena. Buenísimo.

El atrezo que lleva y lo que debería ser

una hamburguesa no encaja nada y está bastante basto,

bastante mal hecho.

Si dejas encima las patatas crudas es alguien que a lo mejor

no ha frito patatas mucho, por eso me extraña que sea de Juana.

Juana no, porque como Juana ponga rúcula a la hamburguesa ya...

Sí. Ya lo tengo que dejar. Ana.

¿Ana dices tú? Sí.

Bueno, Antonia, L'Italia. Un risotto con cordero.

Oye, a priori desde lejos parece

que los granitos de arroz están crudos, hay que verlo.

A ver... Y eso que todos querían arroz.

Buah... y probándolo confirmo que está un poquito crudo de más.

¡No, no me digas esto! Dios, qué dolor.

Hay un vino, hay un cordero que está mal guisado.

No, a ti, Iván, no te veo haciendo ese arroz ni de broma, ¿eh?

Hizo un arroz muy bueno la última vez,

no te veo haciendo ese risotto malo.

No está muy mal, cuidado. El arroz está crudo.

Sin estar mal del todo está un poquito tontón.

Falta un poquito de profundidad.

Me extraña que Iván si hiciese ese arroz lo dejase tan tontón.

Me podría equivocar, pero fíjate lo que creo en ti.

Es más de José Mari. También. Ana o José Mari.

Yo voy a decir José Mari también porque el problema es que tiene

el vino muy crudo, falta eso, que el caldito tenga sabor acorde.

Está ñoño, como de principiante de risotto.

Está "pinpin", está... "sin pin".

"Sin pin".

El indio tiene una pinta estupenda.

El indio que pesaba 220 kilos. Es para una boda en la India.

En la India se come con abundancia, ¿no?

Nos falta darle una vueltecita al guiso.

Meterlo en un cazo con una salsa y que cocine no significa

que esté tierno y se haga. Probad las cosas, que esté tierno.

Y luego, Jordi, qué trozos habrán buscado,

porque yo veo unos trozos ahí tan mal cortados, no ha pensado:

"Cojo más de la parte del lomo o cojo así pierna".

El plato está bien, es que transporta a la India.

Los sabores están bien, está rico, está todo bien.

Pero la cocción del cordero...

El yogur está muy rico. El papadum bien hecho,

pero la cocción de cordero me tiene despistado.

Carlos no le conozco el estilo. Yo diría Carlos, fíjate.

A mí me ha encantado este, ¿no?

Michael. Yo diría Michael.

Cardamomo crudo, falta de aliño. O sea, aburrido.

Justo por eso diría Michael, porque falta definir la cocina.

Pues yo no. Profundizar y clavar el sabor.

Juana.

Pepe se ha acercado un poquito, pero no estaba muy seguro.

¿Este cuál es? Tailandia.

Ah, Tailandia. Bueno. ¡Guau!

De todas maneras yo tengo que decir

que me están sorprendiendo para bien todos.

Veo que aquí hay una evolución.

Todos los platos hasta ahora me han transportado a su país

y veo que hay un esfuerzo, así que por ahora bien.

Porque hay una fruta por encima, pero te diría

que es más marroquí que tailandés este plato.

Tiene unas especias muy marroquíes, es muy de ras el hanout...

unas especias que están equivocadas.

La vajilla esta le encanta, podría ser Iván,

que tiene "bolitis", le encanta el bol.

Podría ser Alberto, no sé...

Pobre, ni una. Ni una, ¿verdad?

Es posible. También podría ser Luna, que también le gusta

estas especias así. Cambio el veredicto, digo Luna.

Uf, qué... uf...

Bueno. ¿Bueno?

Es que para mí todos son buenos porque yo...

¿De quién será esto? De Luna, hazme caso.

Carlos dice que había estado en Tailandia,

con lo cual entiendo que no puede ser tuyo.

Alberto. José Mari.

Estoy contigo hoy. Te he dado tres ya.

Jordi me ha calado, pero calado calado.

O sea, ahí estaba escrito en letras mayúsculas:

"Este desastre es de Luna".

Bueno, seguimos probando. ¡Probamos este, ándele!

¿Habéis estado en México algunos? Este tiene buena pinta, ¿no?

Casi todo está bien trabajado. A lo mejor no han acertado

con parte de las técnicas pero el trabajo está.

Oye, está muy rico.

El guacamole le sobra un poquito de lima, está un poquito exagerado.

Por lo bien guisado que está lo lógico es que fuese Juana,

porque el cordero está muy bien guisado.

Está buenísimo. Mira, me lo como entero.

A ver si me equivoco. Está muy rico, este es de Iván.

Juan no es tan exótica. Lo sé, pero igual ha tenido

un día iluminado, está tan bien guisado el cordero...

A mí el que más me ha gustado. A mí también.

Este está buenísimo, sí. Bueno, es que no hay más que verlo,

no queda nada. Está muy rico.

¿Esto qué es? Ah, China.

Yo te digo que la superpotencia en el mundo es China.

Faltaba más cordero, más soja también.

Yo os doy consejo, mamma...

Y si pones fideos de estos tiene que haber un caldo.

Esto no son noodles, es una pasta mal hecha.

Mal aliñada. Mira que es fácil hacer una pasta china con gracia.

Andy. ¿Es tuyo esto, abogado?

Eh, no preguntes.

Es un plato que está tontón, eso es de Alberto.

Le falta soltar la mano en la cocina.

Yo digo que es Carlos. Sexta vez.

Acabas de llegar a estas cocinas y es un plato de un principiante

en "MasterChef", de una primera prueba.

O sea, con miedo, sin aliño... No me gusta.

Es verdad que Alberto de repente hace una cosa tontona,

no entiendes por qué, mezclas cosas.

No, ahí no hay mezcla. Ojalá hubiese mezcla.

Que no hay nada, es insípido.

He hecho unos fideos que eran como...

una mezcla entre chino, japonés y algo así extraño.

Y cuando no sabes hacer una cosa al final pues sale así.

Japón, que parece... Pero esto parece otra cosa.

Todo menos Japón. Lo siento, pero ya de aspecto...

Terrorífico. Tiene un aspecto terrorífico.

Muy poco apetecible, ¿eh?

O sea, esto es la antítesis de la cocina japonesa.

Esto es un bocata. Porque tú ves a un japonés cortar

y un japonés no cortaría unas tiras de nabo que parecen

los cordones de mi zapato.

Está basto, está mal, está seco. Esto no lo hace ni un...

bueno, un junior la clava.

Ay, qué dolor. Michael, Andy.

Lo que pasa es que hay un poco de guiso, entonces Andy...

me quedo con Michael.

Me falta todo.

No huele a Japón por ningún lado.

Eh, ya para decir burradas: Iván.

Andy estará ahora mismo frotándose las manos

porque las característica de mi plato no son para nada

halagüeñas y la verdad es que me están dando

bastante "pal saco".

Vamos a deliberar para elegir a los dos mejores. ¿Os parece?

Sí. Veníos para acá

Hacemos aquí un pequeño corrillo.

(CONVERSAN)

No, no. -No, qué va.

(CONVERSAN)

(CONVERSAN)

¿Lo tenemos? Vamos.

Muy bien, chicos. ¡Antonia, "bene"!

Andiamo. Habemus papa.

No sabemos si todos habíais probado la cocina

de los nueve países que jugaban en este reto además de España.

Pero nos habéis sorprendido positivamente.

En general todos los platos estaban bastante bien,

acorde a los gustos de esos países que os habían tocado, ¿eh?

Aunque a algunos le faltaba algún toque técnico

que no estaban perfectamente ejecutados.

A los que no habéis probado mucha cocina internacional,

sí de verdad os queréis dedicar profesionalmente a la cocina

debéis familiarizaros con los sabores de todo el mundo

e identificar rápidamente dos o tres sabores característicos

de cada país, región o continente.

Está bien dominar la cocina española,

pero en el siglo XXI no podéis dar la espalda a la fusión de sabores.

Ha habido tres aspirantes que nos han transportado

claramente con sus platos a esos países.

Concretamente nos han trasladado a México...

Francia y Marruecos.

Y de los tres el mejor plato es con diferencia México.

¡Juana!

¿De quién es ese plato?

Mío.

¿De Juana? Lo he adivinado. De Juana.

Ay, Juana. He comido durante cuatro años

muchas veces con los mexicanos.

Y es que me emociono.

Pues emociónate. Emociónate, Juana, di que sí.

Se van a poner tan contentos cuando vean el programa.

¿Y cómo llamarías al plato? Agradecimiento.

Pues les tienes que agradecer, Juana, porque evidentemente

se identifica por el buen guiso que hay dentro de esa quesadilla.

Un gran trabajo, felicidades. Muchas gracias.

Y lo devuelves con tu agradecimiento.

Y como me van a ver pues...

Felicidades primero por el homenaje que has hecho a México.

Y luego segundo porque va a estar

en el libro del ganador de "MasterChef 8".

Así que...

enhorabuena, Juana. Muchas gracias.

Al final mi receta va al libro, agárrate.

Bueno, y el segundo mejor hemos dicho Francia.

¡José Mari, pero bueno...! No me lo creo.

(HABLAN EN FRANCÉS)

Le podemos llamar "José Marie Le Pin".

"José Marie Le Pin" ¡"José Marie Le Pin"!

¡"José Marie Le Pin"!

José Mari, el cordero se te ha pasado de punto,

pero había mucho trabajo y había mucha conjunción,

el fondo estaba muy rico.

Tiene mucho mérito cómo se ha hecho ese cordero.

Me ha gustado la valoración de los jueces.

Me la merezco. "José Marie Le Pin".

Y el tercer mejor era el de Marruecos. ¿De quién es?

Mío. Hombre, pero bueno...

Teresa, te ha salido un plato que le faltaba la salsa.

Si llega a tener la misma jugosidad que el plato de José Mari

hubiese sido perfecto, porque de aspecto engañaba

porque luego en boca estaba muy bueno.

Ay, gracias. Os quiero, de verdad.

Tengo mucha curiosidad por saber qué plato nos ha preparado Iván.

Yo dije Japón. ¿He acertado?

¡Sí, sí!

¿Japón?

El Pepe... ¿Japón? Vaya bajón.

No vuelvo a aportar por ti.

Alberto, qué ganas tengo de saber de dónde vienes.

De China. ¡No!

¿Cuál? ¿Cuál? Yo también lo he dicho, Alberto.

Me he liado, me he liado. Me he liado solo.

No, porque no sabes quién eres tú.

Te influencia Iván, te influencia Luna...

Está ñoño, está anodino, está sin gusto.

Es un plato de pasta que te harías en tu casa por la noche.

Lo sé, lo sé. Lo siento, Carlos.

No pasa nada. ¿Cuál era tu plato?

España. La salsita era el potaje ese

"guareripeich" que había en el bol, ¿no?

Sí, ese. Tiene jamoncito.

¿Lo has llamado salsita a esto?

Salsita. Salsita dice...

Pero es que esto no le va al cordero.

No, eso era para las patatas.

Perdona, esto no le va... No innoves.

Relájate, acabas de llegar y esto

no tiene ningún tipo de excusas. Vale.

La valoración ha sido un zasca, pero estoy contento

porque estaba muy tranquilo en la cocina.

Cuestión de aprender y recuperar el atraso con estudio y pruebas.

Michael. Hi.

¿Cuál es tu plato? India.

¿India? India. Yes, sir.

Acerté, acerté.

Pues no estaba mal. La salsa de yogur

es lo que más me ha gustado.

Y el concepto también. El guiso terrorífico.

No puedo comer comida india porque tiene tantas especias

y me da... me pone gaseoso.

¿Te pone gaseoso? ¡Gaseoso!

¡Ay, lo adoro! ¡Ay, gaseoso, gaseoso!

No, no, entre gracioso y pomposo, gaseoso.

Tú dijiste Michael por el guiso. Sí, y por la ración.

Un poco por el tamaño, ¿no?

Yeah. Big.

Luna, dime cuál era tu plato.

Luna, ¿por qué? Dinos.

Huy, Luna. Tailandia.

¡Tailandia! ¡Acerté!

¡Eh! Esta no es mi Luna, ¿eh?

Ya lo sé. Ese curri crudo que hay

en ese plato, es que nada...

Pues qué decepción se tiene que haber llevado Samantha,

que te tiene en el pedestal. Sí, has caído.

En el Olimpo de las especias.

¿Ves lo que te pasa por apostar a muerte por alguien?

Me ha pasado a mí con Iván, me la he pegado.

Un mal día lo tiene cualquiera, Pepe.

¿Cuál es tu platito, pollito?

Andy. Italia.

Italia. El risotto...

Bueno, no estaba mal. -Yo creo que Jordi ha mordido

un piñón, que lo he metido a última hora.

Todavía diferencio, Andy, guapo, un piñón del arroz.

Sí, sí, vale. Pero no lo has hecho tan mal.

Aquí tienes tu premio, hombre.

¡Ay, pollito! -¡Jordi, guapo!

Qué mono que es. Pollito. Pitas, pitas, pitas, pitas.

Bueno, le ha faltado un poquito de fuerza,

haber hecho un fondo con más potencia

para haberle dado un poco más de fuerza a ese arroz.

¿Que le falta potencia dices?

Ahí, pitas, pitas. No, pero échamelo aquí,

que a mí me gusta que coma de mi mano.

Y por último el de Ana. Ana, cuéntanos.

Por descarte soy EE.UU.

El tenido ahí el problema de las patatas,

pero la hamburguesa habéis dicho que estaba buena.

Te he acertado yo.

Y el kilo y medio de chédar también estaba bien.

La hamburguesa estaba bien aliñada, estaba rica.

El resto ya es un despropósito. Y la presentación de sitios

de estos monos que vas tú en Madrid con la ruculita...

Pero tenemos que aprender a freír patatas.

Sí, eso... eso mal.

Ahora sí tenemos que despedir a Antonia y Carmen.

Oye, muchísimas gracias a las dos por haber venido.

Es un placer teneros aquí, sabéis que es vuestra casa.

Y nosotros tenemos que ponernos en marcha para dar de comer

a unas personas que se merecen todo nuestro esfuerzo

y nuestro cariño.

Ya lo veréis. Gracias a las dos.

Yo no quiero llorar, me voy con esto. Adiós.

Nos vamos. ¡Vámonos!

¡Yo lloro! ¡La condesa descalza!

¡Adiós! -¡Adiós!

Vale, España, entre nosotras ya no vuelan los cuchillos,

lo que vuela son los abrazos.

Bueno...

Queremos rendir un cariñoso homenaje a una ONG

de las que nos sentimos especialmente orgullosos,

la Fundación Infantil Ronald McDonald.

Y lo hacemos visitando la maravillosa casa de acogida

que tienen dentro del Hospital Niño Jesús en Madrid.

Esta fundación ofrece a los niños enfermos un hogar fuera del hogar,

porque estar junto a sus padres es clave para su recuperación.

Más de 3.000 metros cuadrados

que Ronald McDonald pone a su disposición.

La suerte es que esta es solo una

de las 365 casas que tienen por todo el mundo.

En sus 46 años de historia han ayudado ya

a casi nueve millones de niños, y desde "MasterChef" queremos

celebrarlo organizando un cocinado solidario.

Aspirantes, bienvenidos todos

a la casa Ronald McDonald de Madrid.

Por si alguno no lo sabe en esta fundación lo que hacen

es dar un hogar a niño que tienen enfermedades graves.

Confieso que estoy emocionado. Imagino que Samantha también

porque los dos colaboramos con esta fundación

y la labor que hacen es impresionante.

Cuando uno piensa en una casa con niños enfermos no imagina

un lugar alegre, lleno de ilusión y de esperanza.

Y sin embargo aquí lo consiguen.

Hay tantos talleres, tantos juegos y actividades

que los niños pueden permitirse justamente eso,

ser niños y disfrutar, olvidándose por un rato

de la razón que les trajo aquí.

Teresa, te veo emocionada y no me extraña.

Bueno, soy madre de cuatro hijos, todos sanos gracias a Dios,

pero yo también colaboro con una asociación que un poco

es lo mismo, pero sin ser niño enfermos,

pero son gente muy necesitada que tiene muy pocos recursos.

Bueno, mi novia trabaja con chicos de oncología en Sevilla

y me cuenta las historias y, uf...

son duras.

Para mí es muy bonito el estar en mi primer exterior

en un sitio como este.

Me ha tocado un poco el corazón y va por ellos,

y sobre todo por ella también.

Esta prueba no es solo un homenaje

a la fantástica labor que hace esta fundación, queremos también

que sirva para recordar a todos nuestros espectadores

lo importante que es ser solidarios.

Y por eso vais a hacer un cocinado doble.

Vale. Prepararéis un menú de cuatro

platos para las familias que viven en esta casa de acogida,

pero además elaboraréis 150 aperitivos para vender.

Todo el dinero recaudado

de esa venta será donado a la fundación.

¡Toma! -Very good.

Sabemos que el reto de hoy es titánico.

Y como queremos que salga perfecto os hemos traído refuerzos.

Oh. -Bueno.

Adelante nuestros queridos Vega, Albert, Jefferson y Juan Antonio.

exaspirantes de la VII,

V y IV edición de "MasterChef Junior".

(Aplausos)

Albert, ven aquí, amigo.

¡Ay, por favor! ¿Qué pasa, cómo sobrevives sin mí?

¿Sigues pensando que soy tu "best friend"?

Sí, claro. No cambiará nunca.

Eso no va a cambiar. -Aunque también

soy amigo de Pepe, de Samantha. Eh, ¿cómo que amigo mío?

O sea, sí, novio. (RÍEN)

Yo estoy preocupada porque no hay fecha

de nuestra boda. ¡Ay, bueno! Es que todavía

me lo estoy pensando un poquito. ¡Ah!

(RÍEN)

Bueno, Juan Antonio, vamos a ver,

estás más alto que Jordi, ¿pero qué te pasa?

¿Qué tal estás, bien? Bien.

¿Encantado de venir a "MasterChef" de nuevo?

Sí. Y tú, Jefferson, ¿qué?

Claro que sí. Que vienes desde Londres,

que sé que estás en Londres.

Ya. (HABLA EN INGLÉS)

SuperVega, la más guapa, ¿cómo estás?

Pues muy bien, muy emocionada de volver a veros a todos

y estar aquí porque estoy acostumbrada

a estar ahí y estoy un poco nerviosa

porque me levanté y tenía mariposas en el estómago.

(RÍEN)

Nosotros también. Vega, Albert, contadles

cuál va a ser vuestro cometido hoy, vuestra misión.

Esto es un cocinado solidario y como queremos

que os salga perfecto, vamos a ser nosotros

los capitanes de los equipos. (APLAUDEN Y GRITAN)

Que tenemos un poquito más de experiencia que vosotros.

Bueno, ahora que ya sabemos a lo que habéis venido,

Albert, Vega, aquí va vuestra primera gran decisión

como capitanes: Formas equipos. Yo formo los equipos,

¿vale, por favor? Poneos de acuerdo

cómo queréis hacerlo. Por favor y gracias.

Yo también quiero formar... -No, no.

-Que sí. -Que no, que no.

Vale, espera, hacemos una cosa, tú eliges los equipos,

pero yo elijo el plato. -Trato hecho.

Bueno, pues sorpréndenos, Albert. Yo elegiría a Luna

porque es superguapa. (RÍEN)

Después a Ana porque también lo es.

Teresa porque también es superguapa.

¡Gracias, uh! -Y luego, Juani

porque es la más guapa de todas, superguapa.

(APLAUDEN Y RÍEN)

Pero me falta uno. Es igual, no hay más mujeres,

no puedes elegir más. Pues elegiré a Alberto.

Ahí, ahí, bien. Por tanto, Vega,

serás la capitana de: José Mari, Andy,

Iván, Michael y Carlos, los feos. (RÍEN)

Pues, muy bien, capitanes,

por favor, colocaos junto a vuestros equipos

Primero, abracito a todo mi equipo. -¡Ay, Dios mío, con los capitanes

de "MasterChef Junior"! Seguro que nos meterán una paliza.

Nos van a enseñar estos niños a ser capitanes de verdad.

Es vuestro turno, Juan Antonio y Jefferson.

Nosotros también vamos a ser capitanes

de captación, vamos al Parque del Retiro

para recaudar fondos para la fundación...

Bravo. Creo que necesitáis

un acompañante, ¿no? Por supuesto.

A ver... entiéndeme, Pepe, esto de ir al Retiro

es un privilegio, entonces, ¿quiénes han sido los ganadores

de la anterior prueba. -Juana y José Mari.

-Juana y José Mari. -Voy a elegir a José Mari

que he visto que es un poco chuleta y así lo tengo controlado.

(RÍEN)

Pues me quedo con Juani y vamos a recaudar

muchos más fondos. ¡Guau!

Seguro, seguro. (JUANA) Hoy tenemos que hacerlo

fenomenal, sacar mucho dinero y además en lo sucesivo

animar a todas las personas para que colaboren

y podamos salvar muchas vidas.

Jordi os ha dicho que el reto de hoy era titánico

y no mentía porque, atención, el menú lo ha elaborado

uno de los chefs más solidarios que conocemos,

pero también más talentoso y gran amigo de "MasterChef".

¡Adelante, Dani García!

(APLAUDEN)

¿Qué tal, Dani? ¡Dani!

¡Dani! (APLAUDEN)

Vuelve a tu sitio Dani, ¡qué ilusión!

Dani, bienvenido, de nuevo, a "MasterChef".

Es la primera vez que vienes

sin las tres estrellas Michelin. Cierto.

¿Qué tal estás? Soy el mismo, la vida sigue.

Dani, Lobito de Mar Madrid va como un tiro.

Sí, muy bien. Leña Marbella.

Leña Marbella, genial. BiBo, en Doha.

Proyectos en Estados Unidos. Primero Miami,

con BiBo Lobito, en Nueva York será otro tipo,

Four Seasons, en Madrid también. ¿Y les puedes explicar

a nuestros aspirantes cuál es la clave del éxito?

Creer en ti y, sobre todo, trabajar y trabajar, no hay otra clave.

Es que me chivaron que las estrellas que dejaste

son las que compró Jordi. (RÍEN)

Bueno, comenzamos por un entrante.

Gazpacho verde con quisquillas.

¡Qué bueno! -¡Ay, qué rico!

Cuéntanos. Lo importante es darle el punto

al gazpacho, es un gazpacho ácido, pero hay que manejar bien

para que no sea muy ácido. -Vale.

Bueno, el primer plato consiste en...

Lenguado frito y gazpachuelo bearnesa.

Es una fritura que está en la piel,

pero no en el cuerpo del lenguado que se hace al vapor

con su propia piel. El segundo plato se trata de...

Liebre de caza con boloñesa y los secretos de Dani.

Es muy rico, hay que afinar con la salsa y la boloñesa en sí.

Y terminamos con este postre:

Frescor andalusí. Pues es nuestra influencia,

tenemos enfrente a Marruecos y aquí hay una ganache de pistachos,

hay naranja, hay miel, hay azahar y hay té moruno.

Muy fresco, muy rico, la verdad. ¡Qué pinta!

Ahora, toca descubrir

qué aperitivos venderéis al público.

¡Una minihamburguesa, qué ganas de comérmela

porque me encantan las minihamburguesas!

Albert, ya. El equipo azul hará patata brava

rellena de cerdo ibérico

y el equipo rojo, brioche de rabo de toro.

¡Qué buena! Pues, Vega,

después de la negociación con Albert, te toca elegir

qué tres platos quieres que cocine tu equipo.

Pues creo que voy a elegir el rojo. El rojo.

¡Bien! -Porque...

Perdona. -Porque tiene el postre

que es una parte que a mí me encanta hacer.

Por tanto, Albert, serás el capitán del equipo azul

y haréis el gazpacho, la liebre y la patata rellena.

Vale. -Este cocinado

va a ser difícil, pero que sepas que a los chicos de mi equipo

les daré una caña que vamos a ganar.

Ya veremos porque las chicas guapas

que tengo yo seguro que cocinan fenomenal.

Pues eso ya lo veremos, Albert.

Ya os hemos adelantado que debéis intentar vender

150 aperitivos solidarios entre las dos cocinas,

es decir, 75 cada equipo, pero lo que no os hemos dicho aún

es que habrá 48 invitados sentados a la mesa.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes para cocinar

y en esta ocasión donará el excedente que no uséis

a esta casa de acogida. Motivos sobran

para hacerlo impecable, pero os voy a regalar uno más:

El equipo ganador de esta prueba tendrá el privilegio de recibir

una Masterclass a manos de este genio, de Dani García.

(APLAUDEN) -Guau.

Empezad a conectar baterías porque tendréis solo 150 minutos

para preparar todas las elaboraciones.

Jefferson, Juan Antonio, vosotros podéis empezar a montar

los puestos de ventas en el jardín

y el resto, coged vuestros delantales

y, venga, pitando a cocinas en tres, dos, uno, ¡ya!

¡Albert, que te quedas rezagado, vuela!

Vamos, esas chicas, aquí contigo. Un, dos, Pepe, un, dos.

Venga. Mis jefes, mis jefecillos.

¡Vamos! Albert, Vega,

no hace falta que os recuerde que el equipo rojo

arranca 15 minutos más tarde, ¿verdad, Vega?

No, no. Tú esto ya te lo sabes.

Pues preparaos para currar porque los 150 minutos

empiezan en tres, dos, uno... ¡ya!

¡Venga, vamos! Albert, a repartir tarea.

Explícanos qué hacemos. -Juani, Alberto,

vosotros cortaréis la liebre. Luna y Teresa,

vosotras haréis el gazpacho

y tú, Ana, te encargarás del aperitivo.

-Venga, muy bien.

¡Venga, Juana! Tú y yo con la liebre, a ver.

¿Te quieres poner sacando lomos y me pongo con el fondo?

-Vale, ¿sí? Vale. -Teresa, ¿qué harás tú primero?

Hay que hacer el gazpacho verde. -Cojo las quisquillas

limpiándolas y cortándolas.

Esto para picar. -Oye, cuéntame algo de cotilleo.

A ver, ¿de qué quieres que cotilleemos?

-De si de momento ves alguna amistad amorosa.

Huy, ¿que si veo? La ve todo el mundo.

Pregúntale a Luna, la primera. -Oye, Juani.

Juana, no seas chivata. -¿Tú, quién crees?

Lo dijiste antes, la que te pareció así la más guapa, rubita...

¿Eh? -Luna, me pareces más guapa tú.

-Me lo dices porque estoy aquí contigo.

No, no, literalmente, me pareces más guapa tú.

-Ah, sí, ¿no? -Pero la más guapa de todas

es Samantha. -Con quién crees...

-Con Alberto, ¿por ejemplo? -Hombre, lo has visto muy claro.

(IVÁN) ¿Qué tal vuestro capi? (LUNA) Míralo cómo ayuda,

está a tope. -El tío cómo corta.

Jolín, cómo corta. -Corta mejor que tú, Andy.

Pues mucho más rápido. -A ver, qué te crees,

quedé tercero en "MasterChef" y encima me repescaron.

Voy a meter las patatas en el horno que se vayan asando

para el puré de patatas. Para hacer el aperitivo solidario

el equipo azul preparará un puré de patata

con el que hará bolas rellenas de cerdo ibérico,

después las empanarán, las freirán y las servirán

con salsa brava y alioli.

Tere, esto es para triturar todo, ¿no?

-Sí, esto todo va aquí.

Una vez que Teresa triture los tomates verdes

y todos los ingredientes para el gazpacho

deberá aliñarlo correctamente, lo acompañará con el tartar

de quisquilla, pepino y zanahoria.

A ver, Juana, a ver cómo lo estás haciendo.

-Intentaré sacar los lomitos lo mejor que sepa.

-Vale, que tú seguro que sabes.

He partido liebres, pero no he hecho nunca

el sacar los lomos, ¿sabes?

Juana, tiene que sacar todos los lomos de las liebres,

limpiarlos y marcarlos, por su parte, Alberto preparará

un fondo para saltear la carne y una boloñesa de liebre

que acompañará a los lomos que cortó Juana.

Mira qué tiritas, no me digas. -Muy bien, Juana.

Hombre. -El cocinado, chicos,

hoy es muy importante, este cocinado se lo merecen,

de verdad, que quede superrico, ya sé que no está fácil,

pero podemos hacerlo, ¿podemos? -Claro que podemos,

claro que sí. -Más os vale obedecer mis órdenes.

Vega, espero que tengas claro cómo vas a repartir las tareas.

Pues claro. Vuestro tiempo de cocinarlo

arranca en tres, dos, uno... ¡A currar!

Vale, muy bien, a ver, primero,

Iván, José Mari, vosotros vais al lenguado.

Vale, perfecto. -Andy y Carlos, al postre.

Vale, muy bien. -Y Michael, tú vas a brioche.

Venga, "all right", bien.

Venga, caña. -Andy, cuánto zumo.

A saco, tío, a saco. -Tengo que cortar el rabo

porque está muy grande para meterlo en la olla, sí.

Para el aperitivo solidario el equipo rojo debe elaborar

un guiso de rabo de toro que después desmigará

y utilizará para rellenar los brioche.

José Mari. -Cuéntamelo.

-Vale, venga, al lenguado, lo primero, hay que limpiarlo, ¿no?

Soy yo, soy yo, soy un lenguado pequeñito.

-No hagas cosas con la comida que luego, eso se lo come la gente.

Vale. Una vez limpios los lenguados

hay que freírlos a 180 grados y separar los lomos

y la piel, a esta piel le daremos un nuevo toque

de fritura, se servirá con salsa bearnesa

y tomate cherry semiseco.

Tú no necesitas ayuda, ¿no? -No.

-Mides las cantidades, es el truco, ya.

Ese es el truco. -Empiezo con una crema inglesa

y lo hago rápido, Vega. -La crema inglesa es muy fácil.

Con la crema inglesa Andy tiene que elaborar

un cremoso de pistacho que deberá dejar enfriar

hasta que come cuerpo y cristalice.

El postre además cuenta con otras elaboraciones:

Gelatina de naranja, bizcocho de pistacho,

aire de azahar,

pistachos caramelizados y sorbete de té verde.

Ayudo con el lenguado porque es lo primero que sale

y es lo que necesitamos ayuda. -Él es andaluz

y fríe muy bien el pescado, se pondrá con José María.

-A freír pescadito, vale. -Y el tomate.

Compañeros, nos toca repartir equipos.

Oye, oye, ¿qué pasa aquí? Pero bueno.

Los equipos hoy lo repartimos nosotros.

¡¿Qué?! Cómo es eso.

¿Y eso? Pepe, Jordi, escoged un "cupcake".

Pero, bueno, ¿dónde vas tan rápido?

Me quitas el de chocolate con lo que me gusta.

Lo sé por eso... Eh, esto lleva relleno.

¡Oh! Azul.

Azul. El equipo azul.

El equipo azul. Pues, Pepe, te vas al mío.

Oye, no creas que te voy dejar sin "cupcake",

Pero si hay dos equipos solo. Es un regalo personal.

¿Será una invitación para la boda, el anillo de pedida, qué será?

¡Oh! ¡El anillo de pedida!

Pero... sinvergüenza. ¡No me lo creo!

Formalizamos relación. Esa es la respuesta de antes.

Tienes que hincar rodilla.

Pero, bueno... Samantha,

¿quieres casarte conmigo y poner fecha a la boda?

¡Sí, chef! Esto va en serio ya.

Esto va en serio ya.

¡Bien, qué romántico, qué feliz soy!

¿Qué tal, gordi, cómo vas con eso? -Más o menos.

-Está Tere con el gazpacho y tú con las gambitas.

Sí, vete probándolo, Tere. -Yo esto ya lo tengo.

¿Te ayudo a pelar gambas? -No es fácil, no es fácil.

Oye, cómo te ha gustado Luna, eh. -Sí, es más guapa Ana.

Es más guapa Ana. -En tu cara, eh.

Capitán, esto ya lo tenéis. -A ver, vamos a probar eso.

Albert, ¿cómo has repartido las tareas en tu equipo?

Mirando, por ejemplo, a Juani por un poco lo tradicional

que sería el conejo. La liebre, ¿y Teresa y Luna

por qué con el gazpacho? Porque Luna... pues mira...

Me da la sensación de que improvisas el argumento.

Sí, un poquito, pero... Tú has dicho: "Guapa, gazpacho".

No, porque considero más guapa a Ana.

¿Ah, sí? Sí.

Pues que no se entere. No, ya se lo he dicho.

Se lo has dicho sin paños calientes.

Sí. Vamos a ver cómo va

cada elaboración que me fio lo justo.

¿Cómo va la liebre? Bueno, bueno, veo juguito,

¿y esto es para la boloñesa? Sí, de liebre.

Juani, ¿qué tal con la liebre? Mira las que llevo.

Pues viendo cómo lo limpias que es una fórmula curiosa,

por lo menos, te están saliendo bien los lomos.

¿Sabes? Que tocando aquí ya veo que me queda esto así,

si no, con el cuchillo... Pero normalmente,

se separan los muslos, espaldas, dejamos el lomo que se vea mejor

y deshuesamos viendo lo mejor, lo estás haciendo "freestyle".

¿Cómo va ese gazpachito? Ya lo tenemos.

Por ahí va el gazpacho. ¿Está terminado?

Sí. ¿Lo podemos probar?

Sí. Maravilloso.

Me sabe a pimiento bastante. -Es que lleva pimiento verde.

Le falta corregir un poquito de sal,

un poquito de acidez con el yuzu. Pensad que el motivo hoy

es importante, así que, hacedlo, maravillosamente, bien.

¿Estamos de acuerdo? Totalmente.

¿Bellezas aparte? Sí.

Dicho esto, ¡equipo azul,

equipo rojo, minuto 45 de cocinado!

¡Oído! Hoy no es el día para fallar.

Así que, caña. Sí, chef.

Equipo, ¿intento ver cómo van un poco los otros?

¿Te digo un truco? Dile a José María

que canta muy mal. -Os va un intruso por ahí.

José María. -Dime.

-Cantas fatal. -¿Te canto algo?

Lárgate, Albert. -No es para molestar,

es para ver cómo está él. # A quién le importa

# lo que yo haga, # a quién le importa

# lo que yo diga, yo soy así. # ¿Bien o no?

Venga, largo, ¡Albert, ya, largo! -Vale, adiós.

A mí me gusta ver un poco qué tal va el otro equipo

pero no... espiar no sería

el término correcto, sino ver cómo van.

Primero, mete la cola a qué tal está de caliente,

Yo creo que bien, no.

Aquí se pega, tío. -¿Qué pasó?

-Que se le está pegando.

¡Equipo rojo, ¿dónde está mi capitana?!

¿Cómo estás, Vega? Siéntate aquí, por favor.

A ver, estoy viendo a Iván y José Mari.

Están con los tomates porque yo ayudaba...

¿Con tomates o con lenguado? Con el lenguado

y están partiendo... Esos tomates son para el lenguado.

Sí, Carlos fríe el pescado porque es andaluz

y tiene más experiencia en freír pescado.

Pues te digo que algo no estamos haciendo bien

con el lenguado porque se nos va toda la piel.

¡Chema! -¡Cuidado!

Vale -Cuidado, cuidado,

fuera, por favor. -Hirviendo, quita, cuidado.

Carlos, ¿qué pasa con ese aceite?

No me gusta el color del lenguado, debería estar mucho más dorado,

¿qué ocurre? Pues que se usó

la otra olla, se quedó en aceite un poco y se ha pegado abajo.

¿Y por qué no usamos desde el principio la parisienne?

Hay un capitán aquí, y usted le dice:

"¿Dónde quieres que fría mejor?" Y ella te lo dice que lo sabe.

Perfecto, perfecto. Ok.

Vega, ese rabo de toro tendría que estar ya dentro

guisado con el vino tinto. Michael.

"Hi, hi". -Ven aquí, ven aquí.

-Voy, échame un ojo. -A ver, el rabo de toro

tendría que estar ya dentro, ¿qué ha pasado?

Tarda mucho en cocinarse. -¿Ya de una vez lo metemos?

-Sí. -Venga.

"C'mon, c'mon".

(HABLA EN INGLÉS)

Este equipo es muy rebelde, hay mucho gallo, esto es un corral

y entre los gallos se pican y se pelean, estate pendiente

de lo que ocurre, chao. Vale.

Andy, por favor. -Se me ha caído.

-Límpialo ahora. -Voy.

Mamá, no me hacen ni caso, estoy agotada.

Venga, dale, dale caña.

¿Cómo está? -Muy buena.

-¿Está rica? Pues dale, mézclala bien con el sofrito.

Dale, dale. -Catador oficial de "MasterChef".

Vale, esta es la salsa, ya está lista,

hay que sacar las patatas para las bolas.

(ALBERT) Venga, equipo, ¿cómo vais? -Vamos bien.

Dile a las niñas que te contesten, grítales más, grítales más.

-¡Luna, qué tal vas! -Voy.

¿Qué pasa? Nada, bien, me falta salpimentar un poco

y ya estoy. -Venga, una está bien ya.

Está casi listo. (TERESA) Espera, va.

(ANA) Ahí, vale, y lo ponemos por ahí.

Lo ponemos ahora en la nevera, vamos a la nevera.

-No, lo dejamos ahí, creo que nos vale.

Venga, va. -A ver, Juani.

-Voy muy bien. -Cuando vayas al Retiro

tienes que hacerlo genial. -Ya te digo,

no voy a dejar ni uno en el Retiro sin decirle

que venga, que tenemos cosas exquisitas.

Claro. -Y una maravilla.

-Juani, tú eres la mejor.

¡Aspirantes, por favor, mucha atención, equipo azul,

equipo rojo, atención todos! (TODOS) ¡Sí, chef!

Como veis, los capitanes de captación ya han terminado

de montar los puestos de venta, así que, Juani, José Mari,

por favor, despedíos de vuestros compañeros.

Hasta luego, José Mari. Tenéis que ir a captar comensales

al Retiro, ¿oído? Sí, chef.

Los cuatro pitando a cazar comensales.

Vámonos todos, venga, fuera. Vámonos, adiós.

Albert, no te puedes comer todo, ponte conmigo a hacer

las bolitas de patata. -Jope.

Venga, corre, sí,

hay que hacer bolitas, Albert, venga.

Pescadito, bien. -Pescadito, va, va.

Guau. -¿Tanto quema?

-Claro, si lo metes entre la espina y el rollo...

Muchas gracias por ponerte a esto.

Oye, Michael, ¿de dónde eres? -Vengo de Estados Unidos

y me vine hace siete años a España.

Tú sabes que hace muchos años

yo estuve en una casa de acogida también.

¿Por qué fuiste? -Cuando mi mamá se enteró

de que yo era gay, me echó de la casa

porque yo entendía o no quería entender

lo que es tener un hijo así y fue muy duro.

Pues, mira, ahora ya cocinarás

con más motivo porque sabes qué se siente.

Sí, sí. -Yo respeto el lesbianismo

y lo de los gais, yo lo respeto.

Corre, corre, Albert, dale caña, en cada bandeja vamos a hacer

como 30, ¿vale? -Vale.

¿Cuántas bandejas necesitamos si tenemos que hacer 75?

Uf, unas...

¡Madre mía! -Unas dos y media, ¿no?

Sí. -¡Vamos, vamos, vamos!

(JUANA) ¡Vamos, vamos, vamos a ganar. s vamos a ganar!

Venga, vamos para allá, hay que buscar gente.

Hola. -¿Os hacéis una foto con nosotras?

Claro, con una condición, que vengáis a probar

nuestros aperitivos solidarios a las dos y media.

Encantada.

-Ok. -¡Qué guay!

Vamos, Juanillo, venga, vamos. A sus pies, señora.

Estamos en un evento solidario aquí en el hospital de Niño Jesús.

¿Queréis venir a probar nuestros aperitivos solidarios?

-Sí, claro. -Pues doy dos a cada una,

tenéis que venir al equipo rojo. -No vayáis al rojo

que es mucho más rico el nuestro, al azul, al azul.

Venga, respira, nariz, boca. -¡Aperitivos solidarios!

Luna, Luna, ¿qué son esas zanahorias picadas?

¿Son muy grandes? -Son en "brunoise".

-¿Lo rectifico? -Sí.

Vale, Tere, prepara la "mise en place"

de aceite, luego, pan rallado, huevo y harina

y me pongo con las bolas. Albert, te traigo a Dani

para que vea cómo van las cositas. ¿Cómo vas, Albert?

-¿Qué tal? Bueno, por aquí.

Aquí estoy haciendo bolitas. Nos interesa mucho que quede bien.

Sí, esa es la elaboración. Porque la parte más solidaria

la tenemos aquí. Prueba, prueba. Es esta.

O sea, nos falta rellenar,

empanar y freír, ¿no?

Un poquito más... le falta salsita.

-¿Le ponemos un poco más de salsita?

Tengo más. -Si tienes más,

le pondría más. Con la salsa estará más que correcto.

Venga, muy bien, gracias, chef. ¿Cómo tenemos?

¡Ay! Eso me interesa, vamos a ver qué hay por aquí.

No, es que... ¿Cómo la ves,

lo ves bien, más o menos? Lo veo regular,

hay algo ahí... Yo conociéndote

que eres tiquismiquis que te gusta cortar fino

quizá los daditos de la verdura son un poquito bastos.

Sí, lo iba a rectificar. A ver, la historia también

es que la quisquilla es la protagonista.

¡Ajá, vale! -Esos trozos de pepino

tienen mucha personalidad, saben mucho. Un poco más de sal.

¿Está rico por lo menos?

Un poquito de sal. -Un poquito de sal, vale.

Y lo tenemos, pero con delicadeza. Sí, la verdad es que sí.

El gazpachito verde, cate usted. Yo lo probé antes, ¿qué tal?

Le encontré que le falta un poquito de aliños.

Le falta aliño, pero la base está bien,

la base está bien. Un poquito de sal y vinagre

y lo tienes. -Perfecto, oído, cocina.

Oye, vamos bien, pero no nos durmamos

en los laureles, ¿vale? Vale.

¿Cómo lo ves? Salvable, lo veo...

Está todo marchado, estoy contento.

No, está bien. Creo que Pepe estará peor,

lo intuyo, lo intuyo. Intuyes bien.

¡Chicas! ¿Cómo lo lleváis, bien, vosotras?

-Genial. -¿Sí? Guay.

Vale, ya lo tengo arreglado. -Chicas, ¿les ayudo?

-Sí, vale, empánalas. -Vale.

Venga, va, va, eh, a tope, venga.

A ver, muy bien, venga, al lenguado.

Carlos, ¿qué tal lo llevas? -Aquí, Andy, haciendo pescadito,

pero esto es lenguado. Impresionante,

me recuerda mucho al sur. -Me salen algo peor ahora.

¿Sabes qué pasa? Que los tienes tan juntos

que pierde temperatura el aceite y no se fríe.

-Más hecho, Iván. -Oído.

Señores, aspirantes del equipo rojo,

les traigo al gran Dani García. Un placer.

Hola, chef. Fíjate la capitana cómo trabaja,

qué máquina. La veo enchufada.

Andy, cuéntanos algo del postre, ¿cómo llevamos esto? Dime.

¿Gelatina está? La tenemos, la tenemos ya.

¿Qué más? Tenemos el aire,

el sifón ya preparado, tenemos también el cremoso

de pistacho que ya está. Para los espaguetis, bien.

Y, nada, en último momento los pistachos caramelizados

y el helado ahora. No te dejes llevar

por los cantos de sirena porque es abogado y habla bien.

Suena bien. Eso suena muy bien,

pero luego, suele perder la mitad de los juicios,

así que, ten cuidado, ¿sabes qué te digo?

Bueno, parece que lo llevas todo.

¿se puede probar algo del postre, tienes algo para darnos?

Sí, mira, por aquí, te lo traigo.

Esta es la gelatina de naranja. ¿Cómo lo ves? Muy fina, ¿no?

Lo veo, sí, tenías que haber cogido una bandeja

algo más corta y sería un taquito. Más corta y es un taquito

y la has dejado en la nevera así. El Tourmalet.

Bueno, quizás de aquí saquemos alguna gominola.

Yo lo sacaría de aquí. De ahí lo partimos

en trocitos pequeñitos, 40. Anda, Andy, de verdad.

¿Ese lenguado cómo lo ves? Porque he visto uno muy blanco,

uno muy negro. Es el fallo que tienen

muchos cocineros jóvenes y con ansia

que es tocar las cosas cuando no hay que tocarlas.

O sea, cuando sumerges también el lenguado en la fritura

hay que dejar que termine de freír antes de tocarlo

a lo mejor, aquí lo mueves un poco y ya, pero como empieces a...

Te pasa eso. Señores, se acaba de cumplir

el minuto 110 de cocinado.

Así que, ya podemos volar, ¿vale? 150, oído, chef.

Dani, vámonos de aquí, a ver qué pasa.

No soy capaz de sacarle la carne.

Se te está quemando la piel de abajo, cuidado con eso.

Dani, ¿qué tal? Te vi salir del equipo rojo

con cara preocupada, desencajado, incluso.

¿Todo bien? Veo más luz en el azul, la verdad.

Confiemos que los aspirantes cojan un buen ritmo

y ofrezcan un servicio a la altura de tus platos.

Muchísimas gracias por venir a vernos.

A vosotros. Y toda la suerte

en tus muchos proyectos.

Seguro que triunfas seguro. Muchísimas gracias.

Venga, Juanillo, vamos, vamos. -Me está dando flato, eh.

¡Vamos! -Vamos, vamos.

Escúchenme, estamos haciendo un evento solidario.

A probar a las dos y media. -Gracias.

Mi tapa, la del equipo rojo.

¡Gracias, vámonos! Bebido, ¿has bebido?

(HABLA EN INGLÉS)

¿Qué te pasa? -Que tengo flato.

-Venga, ven, sube, rápido.

¡Vamos, al ataque, Don Quijote, Don Quijote!

(ALBERT) Venga, equipo azul, un, dos, azul, un, dos, azul.

Albert, tengo mucha envidia porque les has dicho a las otras

que son muy guapas, pero a mí no. -Oye, ¿tú no echas de menos

a tu familia? -Albert, muchísimo.

¿Y tú tienes nietos? -No, pero voy a tener una nieta.

-¡Hala, qué bonito! -Y va a ser muy chula.

Vale, hay 80, ¿vale? -Perfecto.

-Chicas, brío, hay que freírlas. -Venga, ya.

Andy, ¿qué tal? -Creo que bien,

me quedan dos elaboraciones. -Vale, Andy, venga,

te queda caramelizar, venga. ¡Caña, chicos!

Michael, ¿has probado ya el rabo de toro?

-Lo he probado y está riquísimo, ¿quieres probarlo?

Pues vale, ¿a ver? Está buenísimo, súper.

Les va a encantar. -Pulgar arriba.

Gracias, capitana. -Andy, ¿qué es esto?

Necesito una espátula para moverlo.

-Andy, no, primero el azúcar glas,

espera que se caliente y se añaden los pistachos.

-¿Sí? -No es como se hace.

¿Qué pasa, Vega? Se ha equivocado.

Tendría que haber echado el azúcar glass,

remover, esperar que se caliente y echar los pistachos.

Menos mal que estás tú aquí, porque... ¡Madre mía!

Es que he ido a verle... ¡Le he dejado solo un minuto!

Lo has dejado solo un minuto

y te la ha liado. Mira...

Eso es. Voy a limpiarla.

Vale. Déjamelo a mí. Déjamelo a mí, que yo me encargo,

que mucho has hecho. Me dice: "Le he dejado solo

un minuto". Te dejé solo un minuto, ¿verdad?

Sí. Y la he liado. Y la lías.

En lo que me encargaba del rabo de toro. Vale.

Vega, te quedas al cargo y así me quedo más tranquilo.

Voy a ponerme con los "shots"

de naranja y terminamos. Venga.

Me quedo aquí al cargo, sí. ¡Chicos!

¿Cómo van el resto de elaboraciones?

¡Vamos, chef! ¡Vamos!

Ese rabo debería estar ya, Michael. Esto... están en ello.

Estamos a diez minutos de arrancar el servicio. ¿Oído?

(MICHAEL) ¡Oído, chef!

¡Hay que darse caña! (IVÁN) ¡Oído!

¡A ver... caña, chicos! Muévelos, mueve al equipo.

Mueve al equipo, Vega.

Menos mal que estás tú aquí, eh. Andy, ¿puedo confiar en ti?

No, vigílame a Andy. Sí puedes, sí puedes.

¿A que sí? -Vale. Pues sube un poco

la temperatura y ponte, que esto tiene que estar muy caliente.

¡A ver, chicos! Quedan diez minutos.

Aún queda un montón de rabo de toro.

Sí, ahora voy yo. -Sí.

Voy quitándole la carne... -Estás desaprovechando esto.

No, es que está muy caliente. -Ya, pero es que...

¡Quedan diez minutos!

¡Me da igual que esté caliente! ¡Hay que hacerlo ya!

(VEGA) A los aspirantes los veo que tienen que mejorar un poco

respecto a las órdenes.

No me están haciendo ni caso.

Estoy chillando tanto que me dejaré la garganta.

¡Queridas familias, bienvenidos a "MasterChef"!

Lo primero, daros las gracias

por dejarnos entrar en vuestra casa.

Os aseguro que hoy el menú tiene extra de cariño,

porque todo el mundo se ha dejado la piel en cocinas

para intentar que la comida os encante.

Tanto los aspirantes, como Dani García

que ha diseñado el menú. Espero que el resultado os encante.

(Aplausos)

(ALBERT) ¿Qué tal vais? -¡Bien, Albert!

Yo ya estoy friendo y las chicas con el rebozado.

¡Venga, que hay que emplatar,

que vais muy lentos! ¡Id poniendo platos!

-Venga, te ayudo a poner platos. -Sí, venga.

Alberto, ponte con los platos. -Albert, toma, ve llevando.

¡Venga, chicos! ¡Un, dos, equipo azul!

(ANA) Albert como capitán lo está haciendo muy bien,

dentro de su dispersión y su glotonería.

Nos está poniendo firmes. Y oye...

Un gritillo nos está echando, así que nos tiene en orden.

¡Venga! Tenemos la cocina demasiado sucia.

-Eso es verdad, Albert. -La apariencia importa.

¡Atención! ¡Atención, equipo! ¡Ayudadme!

Te los pongo aquí

para que vayas poniendo. -¡Venga!

(LUNA) Harina, huevo y pan rallado, eh, Tere.

-Sí. Y después, otra vez, harina...

No. Huevo y pan rallado.

¡Que este es el primer plato! -¡Eso!

¡Hay que ponerse con el primero ya, chicos!

¡Alberto! (ALBERTO) ¿Qué?

Pasa de eso, que es el segundo Ponte a emplatar con Albert.

Ya, ya. Vale, dejo eso, pero...

Es más importante ahora el primero que el segundo.

Empieza por ese lado y yo por este.

(ALBERT) ¡Venga, chicos! ¡Emplatado industrial!

¿Cambiamos de emplatado? -Sí porque es demasiado.

No nos va a dar.

Charlie, ¿cómo llevas el primer exterior?

-¡Bua! -Difícil, ¿eh?

Difícil. Muchas cosas. Iba a hacer una cosa

y después son dos, cuatro...

-Te llevan ventaja en tu equipo. -Me siento un poco

con desventaja, pero vamos...

Creo que lo intento sacar lo mejor posible.

-Pero seguro que va bien. -Por lo menos, intentándolo.

Vega, ya están los pistachos. -Vale.

Te tienes que poner ya con el bizcocho del sifón,

porque esto tiene que salir ya. -Oído.

Necesito relajarme.

Andy, ¿cómo vas? Necesito ayuda. -Voy a hacer los bizcochos.

Va de uno a uno al micro.

Andy, date prisa porque necesitamos ayuda para el lenguado.

(ANDY) Necesitamos sacar esto. -Es que no estáis acostumbrados

a que os mande una niña, pero por favor...

Necesitamos sacar primero. ¡Vamos, por favor!

-¡Daos prisa! ¡Obedecedme! -Haz caso a la capitana, Andy.

Necesito que te vayas con el lenguado. Lo siento.

De esto me puedo encargar yo. -¿Te encargas?

Sí. Estos no son suficientes. Tiene que haber 75, ¿no?

No, pero de uno sacamos tres o cuatro bizcochos.

-¡Ah! Vale, vale. -Tienen que ir dos en cada plato.

Es mejor hacer de sobra, que hacer pocos.

¿Cómo vamos, equipo azul? Emplatando, Jordi.

Esto no es lo que hizo Dani.

No hay mucho tartar y no puedes hacer la filigrana de Dani.

Tiene un currazo y hay que darse cera. Es sencillo.

Tienes que ver en el bol que esté la cantidad justa

y que no esté tocadito.

¡Pam, pam...! ¡Ah!

Incluso, puedes subir otro lado más que el central.

¡Ay, sí! ¡Qué bonito! ¡Me encanta!

A ver, no es como lo que ha hecho Dani, pero es rápido

y con la cantidad que tenéis, os va a llegar.

Vale, fenomenal. Ya puedes correr.

¡Venga, dale caña! ¡Venga, venga, vamos!

Rápido. Vamos a darnos cera, garra.

Amor, ve echando el gazpacho. Necesito sacar esto... ya.

Como una montañita, ¿no? Más elegante.

¡Vamos rápido! ¡Vamos rápido!

¡Venga, hidratando platos! ¡Venga! ¡No quiero ver a nadie parado!

¡Albert, venga para acá!

(ALBERT) ¡Un momento! ¿Cómo que un momento?

Estoy recogiendo. ¡Jo!

¡Vale! Llegados a este punto,

¿qué hay que hacer?

Camareros. ¡Camareros!

¡Camareros, por favor! Sacamos a sala el gazpacho verde

con quisquillas. ¡Adelante! ¡Vámonos!

¡Me voy, me voy!

Vamos a empezar el servicio con un entrante, que seguro

que a los del sur os recuerda a casa.

Gazpacho verde con quisquillas. Lo ha elaborado el equipo azul,

esperando que lo disfrutaseis.

Bueno, ¿qué tal por aquí, esta mesa?

Santa... Riquísimo.

Espera, no me valores el plato aún, que quiero hablar contigo.

Creo que has hecho un gran esfuerzo

por estar aquí. Sí, un poco.

Tienes a tu niña en tratamiento. Sí.

Cuéntanos un poco. ¿Cómo lo estás llevando?

Bueno, ahora mismo, ya bien porque llevo 14 años

peleando con esta enfermedad.

Y gracias a ellos, hemos encontrado la luz,

con el doctor Martínez aquí en el hospital Niño Jesús.

No sabes cómo me alegra oír estas palabras.

Muchísimo. ¡Qué felicidad!

Muy importante para la recuperación es que la familia esté con el niño.

Sin ninguna duda. Al fin y al cabo, estas enfermedades

afectan al núcleo familiar

y hace que la familia sufra una distorsión grande,

independientemente de que la patología la sufra

el niño. Con esta casa y la Fundación Ronald McDonald,

pues podemos hacer que ese núcleo familiar se distorsione

lo menos posible y eso incide

en la recuperación de los niños. Sí.

Isabel, y esto no solamente se refiere a madres.

También los padres, los abuelos... Sí.

Aquí, pendientes de los niños...

Al principio, estás desubicada totalmente,

pero luego nos trataron tan bien, nos acogieron

y nos dieron tanta... tanto ánimo de que esto

iba a salir adelante. Apoyo, familia, hogar...

Hogar fuera de tu hogar. Efectivamente.

Santa, ahora sí, valórame el plato. ¿Qué te ha parecido?

Pues está genial. Me gusta mucho su presentación

y el sabor... estupendo.

¿Y César...? Lo único que sé

es que a mí sí me ha gustado. Muy bien.

Muchas gracias. Gracias a ti.

¡Hola! ¡Muy buenas! Venimos a invitaros

a un aperitivo solidario.

Mucho ánimo. -Muchas gracias.

Os esperamos allí, ¿vale?

¿A que queréis ir? -¡Sí!

¡Bien! ¡Claro! ¡Fenomenal!

¡Vamos, Juanillo, vamos! -¡Vamos!

(JUANA) ¡Vamos! ¡Vamos!

¡Corre! Te voy a llevar así, como a un saco de patatas.

(JUAN) Estoy alegre porque hemos conseguido bastante

y podremos ayudar a todas las familias.

¡Chicos, el cremoso hay que sacarlo,

que no se congele! -Vale.

A ver cómo está... Vale. Se te ha quedado un poco congelado,

pero no lo podemos poner... al fuego

porque esto lleva chocolate, entonces, se pone superblando.

Lo que hay que hacer, es manipular a mano.

-Trabajarlo. -Espátula.

-Aquí tengo, mira. -¡Pues hala!

Oye, Andy, ¿tú eres el experto en postres?

-Sí. Soy el experto repostero. -Esto no está muy allá...

Ya. Es que, a veces, también me equivoco. ¿Sabes?

-Venga, te la perdono. -¿Me la perdonas? ¡Menos mal!

Oye, Vega, nosotros ya hemos sacado nuestro entrante.

-Nosotros vamos genial. -Ya tendríais que estar emplatando.

Escucha, Albert... Si nos sigues agobiando, no vamos a acabar.

¡Así que lárgate a tus cocinas! -¡No os estoy agobiando!

Solo estoy... -¡Que te largues!

-¡A ver, que solo...! -¡Que te largues!

Solo estaba comentando, ¿vale?

¡Que te largues! ¡Y no vuelvas!

Esto ya está. Oído, ¿capitana? -Muy bien.

¡Tenemos que empezar a emplatar! Bueno, equipo rojo, ¿qué pasa aquí?

Necesito esta mesa ya para emplatar.

Si no, no llegamos, eh... Voy, sí. Pepe...

(CHEMA) ¡Chicos, acabo de llegar! ¿Cómo está esta cocina?

Echa una mano aquí, que es un caos.

A ver si pones orden aquí. Sí. ¡Venga, chicos!

¡Juani! -¡No veas lo que hemos vendido!

¡Lo que hemos vendido!

¡Juani! (GRITAN CONTENTAS)

¿Alguien se encargaba de freír las pieles?

Lo digo porque está el aceite quemándose.

¡Carlos, ponte tú! (CARLOS) ¡Voy!

¡Ahí está! Ese es el toque artístico.

¡Perfecto, Vega!

(VEGA) Un tomate por ración. Eso es. ¡Vamos!

¿Tenemos 50 trozos de lenguado?

(IVÁN) Sí que hay. ¡Vamos!

¡Fenomenal, Vega! ¡Fenomenal!

Os digo una cosa, eh... El día que quiera cerrar

un negocio, os llamo, eh.

¡Carlos, necesito esas pieles fritas ya!

(CARLOS) ¡Voy, voy, voy!

¡Ahí estamos! ¡Fenomenal! Vaya tándem que hacemos tú y yo.

Vale. Ahora sí, camareros, por favor, podemos sacar lenguados.

Espera. El que tenga crujiente y tomate.

¿Van los crujientes? -Sí. ¡Cuidado!

Vamos sacando platos. Gracias.

Los que tengan crujiente, pueden ir saliendo.

¡Vaya emplatado! A este plato le ha faltado más temperatura

al lenguado y, luego, la piel muy irregular,

trocitos grandes y trocitos pequeños. ¡Hum...!

(MICHAEL) Hoy no veo a Iván como líder, está en las sombras,

calladito, extremadamente callado.

Seguro que Iván tiene miedo a la capitana,

porque se ve que es brava y ella sí manda.

El plato que vais a probar ahora,

lo ha elaborado el equipo rojo y consiste

en lenguado frito y gazpachuelo bearnesa.

Una elaboración que confío que os guste.

Bueno, María, creo que eres un ejemplo de esta casa,

que has estado 15 años, ¿no? Sí.

Con la enfermedad y estás ya sonriente, curada... Cuéntanos.

Pues yo estuve en la casa de Barcelona

cuando tenía dos años. Y una vez que me dieron el alta,

me pude ir a casa, pero he estado durante 15 años

yendo una vez al año o cada dos... a Barcelona.

Hasta septiembre del año pasado, que ya por fin

me dieron el alta definitiva. ¡Bien!

¡Qué ilusión! ¡Qué maravilla, de verdad!

Gracias.

¿Y cómo estás? Feliz. Bien, muy bien.

Yo te conozco a ti. Sí.

Te he visto aquí con tu niña.

Tú eres de Badajoz. Efectivamente.

¿Estás aquí, desde hace cuánto? Ahora hará un año.

Y yo reseñaría hoy la posibilidad de que podamos estar

los cuatro juntos, mi marido y tengo un niño con diez años.

Al final, cuando tienes una enfermedad de larga duración,

pasan a un segundo plano

y la casa te da la opción de que estemos juntos.

Eso es lo principal. ¡Qué maravilla!

Bueno, ahora quiero saber... ¿Este plato cómo lo ves?

De sabor, muy rico, pero, para mi gusto, frío.

Y en mi caso, este durillo.

¿Todos igual? El mío estaba un poco más...

más en su punto.

Todos diferentes. Pues nada, lo siento.

Queríamos quedar fenomenal. Pero bueno...

La sonrisa por delante. Gracias. Gracias, Samantha.

¡Luna! Ve cortando ramitas para así ya tenerlo más rápido

y luego para ponerlas, ¿vale?

(ALBERTO) Ana, vamos a ir emplantando.

Oye, Ana, están muy buenas.

(ANA) ¿Pero qué haces comiéndotelas?

Equipo azul, debemos meter caña ya, ¿vale? ¿Qué haces?

Comiendo las sobras. ¡Pedazo de sobras!

Te estás comiendo una bola como un capitán general.

Es la que sobraba.

Oye, chicos, cambiad la marcha.

(LUNA) ¡Voy con la carne! Luna, rápido.

¡Venga! (ALBERT) ¡Venga!

¡Un, dos, equipo azul! Bien, bien...

¡Un, dos, equipo azul!

Venga, un poquito abierto. Venga. Un poquito abierto... ¡Ta, ta!

¿Quién está poniendo la boloñesa? ¡Yo!

Venga, salseamos bien... Venga.

¿Qué te parece si avisamos a los camareros, amigo mío?

Vale. ¡Camareros!

¡Camareros, adelante, por favor!

Tenemos unas excelentes carnes de liebre con una boloñesa

elaborada con la misma liebre.

¡Venga, vámonos, Juana! Hojitas. ¡Venga, venga!

¡Últimos tres platos! ¡Venga!

(ANA) Vale. ¡Estamos! -Ponle ahí unos trocitos. ¡Ahí!

¡Muy bien! ¡Bien, bien! -¡Bien, Alberto!

A ver, equipo azul, vengan para acá.

¡No hemos terminado! No, chef.

Lo más importante, un aperitivo solidario maravilloso.

Colocamos en bandejas y nos preparamos para salir

al jardín. ¡No bajamos el ritmo! ¡Venga, va!

Estoy muy contenta porque han salido los platos.

Solo queda que consigamos recaudar el máximo dinero posible.

Además, mis patatas han salido

buenísimas y seguro que se venden todas.

Pasamos al segundo de la mano, también, del equipo azul.

Os han preparado liebre de caza a la boloñesa.

Blanca, queremos daros las gracias por la labor tan maravillosa

que hacéis, mejorando la calidad de vida

de los niños hospitalizados y la de sus familias.

Lo primero, es daros las gracias

por haber querido acercaros aquí a hacer un programa

y dar a conocer la labor que hacemos.

Fundación Infantil Ronald McDonald se dedica a hacer casas

como estas, que está acogiendo a 30 familias.

Tenemos otras casas a lo largo de España

y desde que hemos abierto la fundación en España,

hemos acogido a 5000 familias. ¡Qué maravilla!

Qué importante es que cada uno aporte su granito de arena.

Para McDonald es un gran honor

ser parte de esta fundación desde hace

20 años aquí en España. Es un proyecto que está

en muchas ciudades.

Hay que agradecer a nuestros clientes,

a los restaurantes y a nuestros franquiciados,

que hacen que esto sea posible.

Cuanta más gente, mejor. Sí.

Cuanta más gente ayude, mejor.

Hay que decir eso. Sin duda.

¿Y nosotros, con este plato del equipo azul,

hemos ayudado a que este menú sea mejor? ¿O no?

El plato ha sido muy bueno. La liebre estaba en su punto

y a mí me ha gustado bastante.

¿John? A mí me ha encantado

y me ha gustado la combinación de la liebre

con el concepto de boloñesa, que me parece que resultó

bastante bien. Bueno, qué maravilla.

¿No hay ninguna queja? Nada.

Gracias. Nada, gracias a vosotros.

¡Venga, equipo rojo!

¡Vamos, señores! ¿Qué pasa con ese postre?

Vamos a empezar a emplatar ya. Vamos a ello.

A expensas de lo último que se vaya a deshacer.

Lo demás lo podemos tener. Sí. Venga, vayamos emplatando.

¡Venga, las gelatinas esas, José Mari! En cadena poniendo.

¡Escuchad, chicos! Ahora hay mucho tiempo, entonces,

quiero un emplatado muy bonito.

-¡Oído! Perfecto eso.

(VEGA) Quiero platos de alto nivel culinario.

¡Ahí está!

¡Venga, rapidez! ¡Rapidez, señores! ¡Vamos!

(MICHAEL) ¿Bizcocho? ¿Cómo vamos con el bizcocho?

(CARLOS) El bizcocho se lo di todo a Iván.

¿Esto es lo que hay? No llegará. ¿No hay más?

¿Pero no han calculado? Tenemos más sifón. Hago más.

Entonces, haced más. ¡Pues venga!

¡Haced más ya! ¡Ahora mismo!

Andy siempre la pifia con los postres.

No es la primera vez que me lo hace.

¡Señores! ¿Alguien puede ir haciendo helados y otro "shots"?

¡Voy, voy! -Iván, échate nitro ahí.

(VEGA) ¡Qué fresquito! ¡Vamos, señores, por favor!

¿Pero por qué no va, tío? (VEGA) ¡Espabilando!

(CHEMA) Más nitro, más nitro. Iván, por favor...

Vamos a ver, Iván. Ya está. ¿Qué tenemos aquí?

¡Andy! ¿Esto está bien formulado?

Sí, chef. ¿Lleva todos los ingredientes?

Sí. Esto parece más un granizado

que un helado. Algo no hemos hecho aquí.

Ponemos el helado... o el granizado, llamadlo

como os dé la gana, y el aire. ¡Vamos!

¡Aire encima del helado, por favor! ¡Camareros, por favor!

Vamos sacando el postre. Todos los que lleven el aire

en el medio, podemos ir sacando.

Es una versión del frescor andalusí, ¿vale?

No hay por qué decir el nombre original porque...

tiene que ver lo justo.

Perfecto. Gracias. Aquí me falta aire. "Please".

Pon un aire ahí.

¡Señores, el que no esté haciendo nada, por favor,

quiero ese "brioche" puesto en bandeja ya,

que nos mudamos al jardín. ¿Oído? ¡Oído, chef!

¡Vámonos!

El equipo rojo ha hecho uno de los postres estrella

de Dani García.

Frescor Andalusí. Muy mal lo tendrían que haber hecho

para que no os guste.

Pilar, me han contado que uno de los momentos más importantes

de tu vida es el nacimiento de tu hija,

que se vio... Truncado.

Al nacer, tuvimos que operarla de corazón

y, bueno, eso nos llevó a estar una temporada

en el Hospital de la Paz. La niña ahora mismo tiene

siete meses y hemos estado tres ingresados.

Yo creo que tienes una buena noticia que darnos, ¿no?

Sí. Ayer nos dieron el alta. ¡Bien!

Sí.

Ya está. De momento, sí, ya está.

El episodio que hemos pasado, sí. Bueno, Vicente...

Tu hijo Mario ha recaído.

Ha tenido una recaída. Y has tenido que volver a la casa.

Hemos tenido que volver

después de un periodo de cuatro meses, que, bueno...

Ha estado bien y ahora hemos tenido una recaída.

Sabes que estamos totalmente seguros

que esto va a salir adelante, va a estar bien...

Eso está clarísimo. Con la cantidad de gente

que está ayudándole, tiene que salir bien.

Bueno, el postre... Bueno, pues ha habido partes

que sí me han gustado mucho y... partes que no.

Lo que es el helado, lo he visto que no era como helado. Es como...

No sé. Como... Granizado.

Sí, no tenía textura de helado...

Y una cosa. ¿Y el bizcocho? Veo que hay uno más grande,

más pequeño, diferentes...

El mío se ha quedado un poco pequeño.

Lo siento porque no queríamos para nada acabar así.

Muchas gracias por la valoración y...

A seguir sonriendo. Gracias. Gracias.

¡Pepe! ¡Dígame!

¿Tienes la tapa solidaria? Tengo la tapa solidaria, sí.

¿Tenemos la tapa solidaria? Sí.

¡Nos mudamos al jardín!

¡Vega! Es una tapa solidaria. Pendiente del dinerito.

Cuidado con José Mari, que es muy cuco. ¿Vale? ¡Venga!

¡Vámonos! Y el resto del equipo azul...

Cocina impecable.

Sí. -No te preocupes, Jordi.

(DA UN GRITO DE JÚBILO)

Chicos, bien, ¿no? No habéis tenido ningún problema, ¿no?

Nosotros... todos.

Esto es más fuerte y más trabajoso de lo que la gente se piensa.

Es mucho curro y me he sentido un poco aliviado.

Estaba cansado y agobiado, agobiado de que saliera

todo medianamente bien.

¡Vamos, chicos! -¡Hola, chicos!

¿Qué? ¿Qué te parece? -¡Qué maravilla!

Lo vamos a poner así.

¿Tenemos estrategia de ventas, chicos?

Sí. -Sí, vamos a vender todo.

Oye, que tenemos ya a los comensales allí, eh.

¡Adelante, por favor!

¡Muy rico! ¡Muy rico el "brioche"!

¡"Brioche" de rabo de toro! ¡Superrico!

¡Hola! -¡Venga!

-¡Bueno, bonito y barato! -¡Compras dos y pagas cuatro!

¡Esto es un escándalo, eh!

Esto es una bola de patata con carne picada dentro

y con salsa boloñesa. -Con este dinero que hay,

podemos ayudar a muchas familias necesitadas.

(CHEMA) ¡Va a ser maravilloso el día de hoy!

Estáis haciendo una buena obra viniendo aquí.

Estamos ayudando a muchísimas familias.

¡Eso! ¡Ayudad! ¡Ayudad! -¡Rabo de toro!

¡Que no se quede nadie sin rabo de toro!

(JUANA) ¡Venga! -¡Cogeos una patata brava!

Gracias por venir. Gracias por colaborar.

¡Hola!

Gracias por venir. -De verdad, les va a encantar.

-Es un acto supersolidario. -¡Venga, venid! ¡Rabo de toro!

(J.A.) Yo creo que hemos recaudado mucho dinero.

Y va a venir muy bien para todas las familias.

Mis queridos mini chefs, gracias a los cuatro

por ayudarnos a hacer este homenaje tan bonito y tan importante.

¿Nos dais un último achuchón?

¡Jordi!

(JEFFERSON) Estoy superfeliz

que he venido desde Londres para ayudar a estas familias.

Ya que me tengo que marchar ahora...

Bueno, me voy feliz, me voy contento.

Queridos comensales, confieso que me voy llena de energía,

de buenas vibraciones porque me habéis contagiado

de cosas preciosas.

Me gustaría hacer una mención especial

a los más de 305 000 voluntarios que trabajan en esta fundación,

porque gracias a su entrega, hay casas de acogida en Madrid,

Málaga, Barcelona y Valencia.

Gracias a todos por vuestra generosidad.

Me gustaría recordaros a los que estáis en casa...

Hay muchas familias que dependen de nosotros

y el objetivo no puede ser más bonito y más importante,

así que, por favor, donemos.

Bueno, deseamos de corazón

que todos los que estáis aquí os recuperéis rápidamente.

Que sepáis que tenéis todo nuestro cariño, apoyo

y admiración. Sois un ejemplo para todos nosotros

y merecéis, sin duda, lo mejor.

Nos vamos de aquí con el mejor recuerdo

en el corazón y ya solamente queda decir:

¡Muchas gracias y hasta pronto!

¡Prometo volver!

(Aplausos)

Y si os lo quedáis, no pasa nada.

Gracias a todos. Un placer.

Antes de arrancar con el veredicto, os quería dar

las gracias por vuestro trabajo de hoy.

Nos gusta que hayáis entendido

el sentido de la prueba y lo importante que es

hacerlo bien en un cocinado solidario como este.

Quiero que sepáis que aunque no hemos conseguido vender

todos los aperitivos solidarios que habéis cocinado,

gracias a vuestro esfuerzo, hemos recaudado...

¡Chan, chan...! ¡2000 euros!

¡Bien! (APLAUDEN)

Seguro que las familias y los pequeñajos que viven

en esta casa de acogida nunca olvidarán

lo que habéis hecho hoy por ellos. Un placer.

Hoy ha sido el mejor programa de "MasterChef".

El mejor para mí.

Porque hoy se ha visto el amor de la cocina;

el ayudar a estas familias que lo están pasando tan mal...

Hoy ha sido una cosa preciosa.

Os enfrentabais a una prueba complicada con un menú lleno

de sutilezas, hecho por uno de los mejores chefs de este país.

Y aun así, las seis elaboraciones han salido.

No eran perfectas, pero han salido sin cancelaciones,

sin dramas, sin desastres. ¿Y eso por qué?

Porque hay una evolución. Se nota que después

de ocho semanas de trabajo y esfuerzo, estáis avanzando.

Bueno... (RÍE)

Ocho semanas... algunos. Carlos estaba hoy de estreno.

¿Cómo te has sentido en esta primera prueba por equipos?

Estresado pero bien.

Siendo andaluz como eres...

¿Cómo se te ha dado tan mal la fritura del lenguado?

Uno pasado, otro poco hecho... No era lo que me encomendó

mi capitana al principio. Se fue José Mari y me pusieron

o me tuve que poner a freír pescado.

No cabía en la sartén porque eran enormes los lenguados...

Si tenéis a un aspirante nuevo que está con la fritura

y no se le da bien, ¿a nadie se le ocurre decir:

Deja que lo haga que lo hago mejor y ponte con esto otro?

En este caso, yo estaba haciendo una labor, quitar los lomos,

que era el que mejor podía hacerlo y no quería pasar de una tarea.

No salió lo mejor que tenía que salir y... Lo siento.

Hoy, Iván, has estado de actor secundario en la cocina.

Pero hay actores secundarios maravillosos

y son necesarios en la película. En tu caso, hoy has estado

desaparecido y malo... Perdido. Yo no lo veo así.

Desubicado. Desubicado, puede ser.

Ya no te hablo de la fritura de la piel en el último segundo,

mal y deprisa y corriendo y sin quedar crujiente

como debía quedar. Cierto.

Hemos estado justitos, eh.

La piel no estaba perfecta y la fritura no era perfecta

y el deslomado tampoco era perfecto. Es verdad.

Y ahora que dices "perfecto"...

Andy... ¿Qué ha pasado?

Creo que el postre ha salido bastante bien...

Bastante bien. Me he encargado, únicamente,

de la elaboración yo...

¡Hombre! Sí que es verdad que ha habido

un problema con el sorbete...

Pero exceptuando eso, estoy contento.

Andy... Ten más cara...

La gelatina estaba en cuesta, ¿verdad?

Sí, eso sí. Unos trozos grandes

y otros pequeños. El helado era granizado.

El bizcocho hecho a última hora, rellenando, quitando trozos

más grandes... Los pistachos, si no es por Vega, no salen bien...

¡Joder! ¿Qué es lo que ha salido tan bien?

La base, el cremoso de pistacho. ¡Ahí está!

El cremoso... congelado, ¿verdad?

Se me ha pasado, se ha congelado, pero lo he rectificado

y... oye, ha quedado delicioso.

Oye, Andy... Eres un sinvergüenza.

Eres un caradura.

Como para decir que muy bien, que todo fenomenal

y que estás orgulloso de ti mismo...

Sí, bueno... A lo mejor, no tanto. Sí.

Por ahí, por ahí.

¿Pero sabes lo que nos apetece en el programa ocho?

Que cuando empecemos a preguntarte,

tengas humildad. Sí.

(ANDY) Que los jueces no valoren mi postre,

que lo hice solo, me ha dolido.

Son problemas un poco de la tensión, del tiempo

y de hacer el postre tú solo.

Y lo que me parece lo peor, equipo rojo, es que teníais

a una capitana maravillosa, eh. Sí, sí.

¿Habéis visto a alguien tan pequeño con ese ímpetu, pendiente de todo,

dando órdenes, mandando y viendo fallos...?

La jefa del gallinero.

Arrolladora. Pero no le hacíais ni caso, eh.

Yo os aconsejaría, de aquí al futuro, que no subestiméis nunca

a un pequeño, porque ha quedado demostrado que para algunas cosas

son mucho más listos y más espabilados que los adultos.

Y, Michael, tú en esto también te puedes aplicar el consejo,

porque si tu capitana te dice que debes poner a cocer el rabo,

pues ponlo a cocer, porque no tenemos tiempo.

Menos mal que te hemos ayudado a reconducirlo

y el aperitivo solidario...

Oye, el "brioche" ha quedado rico. "Thank you".

Equipo azul, en vuestro caso, no podemos decir

que hayáis tenido un capitán ejemplar.

Amo a Albert, pero todos sabemos que a ratos se dispersa

y se olvida de organizar.

Un poquito. Pero aun así, hay errores

que habéis cometido que, con o sin capitán,

no puedo pasar por alto.

Luna, en las dos elaboraciones que participaste,

cometiste el mismo error. Tanto el gazpacho

como el tartar de quisquillas... sosos.

¿Sosos? Estamos en un programa ocho

y hay que aprender a saber a qué tienen que saber las cosas,

a probar, a corregir... Porque la sazón es

una de las cosas que un cocinero tiene que controlar y dominar.

Le voy a poner más salero a mi vida en la cocina.

Ojo, Teresa, porque puedes aplicarte el mismo cuento.

Lo que me habría gustado es verte corregir esos puntos

de sabor importantísimos

y estar más al quite, más al loro. Sí.

Ana, Alberto, habéis estado serios, concentrados...

Sí. Buen trabajo.

(AMBOS) Gracias. Por cierto, Ana, chapó

al aperitivo de patata brava que has hecho.

Muy bien frito y doy fe que es una elaboración trabajosa.

Qué bien. Muchas gracias, chef. Juani.

¿Qué hacemos contigo?

Esa técnica tuya de abrir liebres...

Maravilla.

He estado contenta por una cosa, he pensado:

"Cómo he espabilado, oye".

Otros días cuando ha sido así moderno, ni me he enterado.

Tu creías que no, pero ves cómo lo estás consiguiendo.

Ahora sí, llega el gran momento, el equipo ganador

de esta prueba, que además podrá disfrutar de una masterclass

del genio Dani García es...

El equipo azul.

(TODOS) ¡Bien!

(GRITAN)

-Ya tocaba, ¿eh? -Muy bien.

Ana, quiero que sepas que has sido la mejor del equipo.

Muchas gracias. No solo te has echado

a la espalda tú sola los 75 aperitivos,

pendiente de todos los procesos...

Has hecho muy buen trabajo y tienes mi enhorabuena.

Muchas gracias, chef.

-Bravo. -No puedo estar más contenta:

hemos conseguido recaudar un montón de dinero para la fundación,

me han nombrado la mejor de esta prueba

y encima ganamos la clase magistral de Dani García.

Esto es lo mejor que podía pasar hoy.

Bueno, equipo rojo, nos vemos en la prueba de eliminación.

Os pido que toméis ejemplo de lo que hemos visto.

Los niños que viven en esta casa

no se rinden por más difíciles que sean las cosas

y eso mismo debéis hacer vosotros.

Sí, chef. ¡Suerte!

(TODOS) Gracias.

(Música)

-Como sois los ganadores de la prueba,

he cogido las recetas que más gustan,

que más salen. Vamos a hacer un ceviche que no es un ceviche.

Lo que vamos a hacer es curarlo antes.

La lima justa, no necesita muchísimo más.

Fundamental también el aliño.

Ahí es donde tú notas cuando un cocinero

tiene más o menos conocimiento

y, sobre todo, cuando no se da por vencido.

Me gusta que haya un punto dulce.

Por eso, la base de pimiento amarillo,

pero lo asamos, luego hacemos un puré

y a ese puré le metemos lima.

Con esta cuchara voy a mezclarlo.

Evidentemente, hoy no podía faltar:

un atún de almadraba , lo vamos a hacerle un dashi.

No deja de ser un poco de agua, alga kombu

y katsuobushi. El katsuobushi es

el bonito seco deshidratado laminado, normalmente.

-Esto tiene pinta de que pica, ¿no?

-Pica un poquito, es el yuzu kosho. La piel del yuzu.

-¿Y esto? -Setas.

-¿Setas? -Shiitake.

-Qué mimo. -Qué bien, qué bien.

-Precioso, ¿eh?

-El último. Lubina frita en adobo.

-Nunca me hubiese imaginado un emplatado así.

-Ahora terminamos por reforzar,

ponemos un poquito de cebolleta,

un poco de orégano, tomate deshidratado,

un poquito de alioli...

Todo vuestro.

-Ay, que se deshace.

-Qué rico. -Impresionante.

-Espero que hayáis disfrutado.

-Espectacular. Orgásmico.

Como cada año, vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable

en un entorno natural,

tienes que venir a los campamentos "MasterChef".

Convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano, campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

Pero bueno, ¿estos dónde se han metido?

Llevo aquí un rato y nada, no aparecen.

¡Pepe! ¡Jordi!

¿Dónde estáis? ¡Pepe!

Aquí, aquí... Hombre...

Tranquila. Tranquila no.

Llevo aquí un rato esperando. Tranquila, mujer.

Os echaba de menos.

¡Tengo muchas cosas que contaros! Cuenta.

Para que veáis que me tomo muy en serio mi trabajo,

me he levantado al alba y he ido a buscar ideas

para la última prueba de la noche. ¿Dónde has ido a inspirarte?

No os lo creeréis si os lo cuento,

mejor, lo veis con vuestros propios ojos

(Grillos)

Seguro que practican un montón.

Si pensaba que no había nada. Madre mía, tienen de todo.

¡Ay!

Madre mía, la que he liado.

Hey. -¿Qué?

-¿Estás escuchando ahí abajo?

Hay un montón de ruido. -¿Qué dices, tío?

-Por favor. Espérate, espérate.

-Que sea quien tiene que ser.

Las instrucciones están bien...

Muy bien.

(GRITA)

No, no, no. He venido a hacer una cosa.

¿Duermes con el pin?

¿Pero qué ruido es este?

Buenos días. Buenos días, compañeros.

Buenos días. Qué ilusión veros.

Buenos días, señorita Luna. ¿Qué tal?

Una elefantita, pero bueno... (RÍEN)

-Ha sido mi peor momento en este programa,

por favor, salir en pijama y sin maquillar.

Yo he venido a ver cómo teníais la casa.

Me ha sorprendido para bien. Practicáis y hay ingredientes.

Venía a inspirarme para una caja misteriosa.

Lo tengo clarísimo.

¿Qué teníamos en la nevera? -Muchos quesos.

-Va a ser cocina de aprovechamiento.

¿Cocina de aprovechamiento? Sí.

Adiós. ¡No!

-No te irás ahora.

Hombre, si te parece, desayuno con vosotros.

¡Adiós!

Madre mía... Samantha, ¿qué se te ha ocurrido, hija?

Cuéntanos.

Viendo todo lo que tienen para cocinar y practicar,

les he preparado una caja misteriosa que me encanta.

¿Qué hay debajo de la caja misteriosa?

Ah... Tenéis que esperar.

Dinos al menos en qué va a consistir el reto.

(CHISTA) Están entrando ya los aspirantes.

Ay, mi madre... -A ver qué pasa hoy.

-Buenas noches. -Buenas noches.

-Buenas noches. -Buenas noches.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a estas cocinas.

(TODOS) Gracias, chef. Andy.

¿Quién te molestaría menos que se fuera esta noche?

O preguntando de una forma más directa...

¿Quién te gustaría que se fuera esta noche?

Me gustaría que se fuese esta noche Iván.

Qué raro...

Porque tengo la sensación últimamente,

no sé por qué, que está perdiendo tiempo

y un poco de fuerza en confrontaciones

al fin y al cabo innecesarias.

Pienso que le he endiosado demasiado

y luego no ha demostrado tanto como yo me esperaba.

Entonces al final, el gallito tan gallito...

Al final no... (RÍE)

No lo es. Iván, ¿tú qué piensas de esto?

No voy a darle cuerda a cosas sin sentido.

Empieza diciendo esto y acabará diciendo otra cosa.

Siempre cambia el discurso. -Voy a centrarme en mí.

-Ah. Pues eso. -Obtengo mejores resultados.

(RÍE)

Si quiere actuar de esta manera,

a mí lo que me hace es gracia y lo que me da más fuerza

y ganas de superarlo. Vengo es a competir.

Yo quiero felicitar a alguien.

¡Alberto, enhorabuena!

Has tenido que esperar a la octava semana

para disfrutar de un reto desde la galería.

¿Cómo te sientes? A priori, bien.

Pero la última vez que estuve arriba, Andy nos hizo bajar.

Hasta que no empiecen a cocinar, no me fío.

Luna, ¿contenta de tener a Alberto en la galería?

Estoy encantadísima.

Ya tenía ganas de estar allí arriba los dos.

¿Quién se va a sentar a tu lado?

Pues Luna, ¿no? Luna. ¡Oh!

Qué decisión tan importante, Alberto.

Hoy estoy, de verdad, superfeliz

por mi Alberto que sube arriba,

a la galería, y además conmigo

y ha dicho que se va a poner mi ladito. Eso me ha encantado.

Delantales blancos, tenéis asegurada

vuestra permanencia en estas cocinas una semana más.

Así que podéis subir a la galería.

Gracias.

-Suerte.

Hoy vengo a esta prueba de eliminación feliz

porque me subo a la barandilla, pero también asustada

porque como fui la mejor en la prueba anterior

me da miedo que me den un privilegio

de estos maliciosos que hay a veces.

Así que vengo un poco asustada.

Aspirantes, después de ver esta mañana

todo lo que tenéis en casa para practicar,

se me ha ocurrido prepararos esa caja misteriosa.

(RESOPLA) José Mari.

¿Qué puede contener? A mí me da igual,

cualquier cosa. Todo te vale. Como Iván.

Creo que estoy por encima de Iván. (RÍE)

Cómo está el patio... Andy.

No te he entendido. Dices que no está por encima

o que no... Sí, está un poquito más por encima.

(RÍE) ¿Dónde le colocas, Andy?

Por debajo de mí y por encima de Iván.

(RÍE)

Entonces, ¿el ranking de los cinco cómo sería?

En el número uno... Yo.

(RÍE) Andy. En el número dos...

José Mari. José Mari.

¿En el número tres? Michael.

Michael. ¿Número cuatro? Carlos.

Carlos. ¿Y a la cola?

Iván. Iván.

Qué dura es la vida.

Para que no te endioses.

(RÍE)

Porque estudio más que nadie

y porque soy más creativo que ninguno de ellos

y tengo las ideas claras.

Seguramente, hilo más fino que los demás.

Ya sabéis que la única manera de salir de dudas es...

¡Levantando la caja!

Una,

dos,

tres.

Madre mía...

(HABLA EN INGLÉS)

¡Guau!

Les has preparado una caja llena de café

en todos sus formatos y variedades. Gran idea.

Ah, es café. Claro.

Les vi medio dormidos y me vino la inspiración.

Muy bien, café. Como estáis viendo,

contiene aguardiente de café, aroma de café,

azúcar de café, batido de café, bebida energética de café,

bombones de café, café liofilizado,

café molido, en grano,

soluble, torrefacto, capuchino

y expreso en pasta.

(RESOPLA) Caramelos de café,

chocolate de café, crema de café, cola de café,

extracto de café, gominola de café,

helado de café, pasta de café puro,

whisky de café, yogur de café y licor de café.

Jolín, pero bueno... Caray.

¿Qué haces con eso, tío?

Antes de explicar el reto, vamos a recibir

a una invitada muy relacionada con este ingrediente.

Adelante Sandra Arjona,

experta en café del supermercado El Corte Inglés.

Bienvenida. Hola, Sandra.

¿Cómo estás, Sandra?

Sandra, bienvenida a "MasterChef". Buenas noches.

Cuéntanos, ¿somos muy cafeteros los españoles?

Demasiado cafeteros. ¿Sí?

Nos gusta el buen café por la mañana, por la tarde,

después de comer... Todo nos gusta. ¿Cuáles son las variedades

de café más consumidas en nuestro país?

Solemos vender muchísimo Colombia.

¿Y cuáles son sus características?

El Colombia es bastante ácido.

Deja un buen regustillo de sabor de café.

La verdad, es un café que me...

Te encanta. Sí, sí.

En El Corte Inglés os adaptáis al gusto de cada cliente, ¿no?

Les aconsejamos mucho

sobre si quiere un café más suave o un poco más fuerte,

si lo quieren mezclar con torrefacto

o sin torrefacto y si lo quieren molido.

O sea, café a la carta. Café a la carta, total.

Aunque mucha gente piensa que el café solo

se toma en taza, no sé si es verdad.

No, no. En bastantes postres está bastante integrado el café.

En recetas saladas también. Sí.

No conozco tantas, pero sí.

Sandra, muchísimas gracias

por acompañarnos en este reto y darnos toda esa información

tan interesante sobre el café. Muchas gracias.

Gracias, Sandra.

Gracias. Gracias, Sandra, hasta luego.

Aspirantes, estaréis deseando saber

qué vais a cocinar en esta prueba.

La verdad es que sí. Todavía tenemos que recibir

a un invitado más al que tenemos mucho cariño

y que cada vez que viene está más delgado.

Desde el restaurante Don Giovanni en Madrid...

¡Ah! Andrea Tumbarello.

Hombre, hombre, hombre, hombre. ¿Qué? ¿Qué te pasa?

-¡Qué fuerte!

Que salga Andrea, por favor. ¿Este señor se puede ir?

Sí, sí.

Andrea, bienvenido de nuevo. ¿Cómo estás?

Creo que muy bien. Ya te veo.

Muy bien, como siempre. ¿Feliz?

Feliz de estar aquí. -¡Qué fuerte!

Luna casi se tira de la galería. Hombre.

¿Qué pasa? ¿Os conocéis?

Soy superfan de su comida,

he ido a su restaurante, es maravilloso,

amo la pasta, amo todos sus platos y lo quiero.

¿Qué te pasa con las mujeres? Qué éxito tienes, Andrea.

Es el mejor.

Oye, Andrea, da gusto verte porque según vas

perdiendo kilos, vas ganando energía.

Y mira que tú siempre has sido un tío enérgico.

Acelerado. ¿Cómo lo haces? ¿Qué haces?

¿Qué hago? Disfrutar.

Se puede adelgazar comiendo pasta. Perfectamente.

Si luego le vas a añadir una salsa con muchas calorías, nata...

Vale. Todos los excesos dañan.

Estamos deseando ver qué has traído, amigo.

¡Uf!

Bueno, pues vamos allá. Por favor.

Es un tagliatelle.

La masa está hecha con café.

-No me lo creo. -Luego hay ajetes,

boletus, tomate seco y algo que a ti te encanta:

presa ibérica. Me encanta.

Qué rico. Me mareo del olor.

Le vamos a rallar un poco de café.

Fíjate cómo huele.

Una cosa muy sencilla. Gran plato, Andrea.

Muchísimas gracias.

A Andrea Tumbarello le tengo que preguntar cómo hacer

una buena pasta para tener a Luna más contenta.

Algo le preguntaremos.

Aspirantes, tenéis que hacer un plato

cuyo protagonista sea el café.

Una de las bebidas más consumidas en el mundo.

(RESOPLA)

¿Sabéis qué es el "food pairing"?

Empajar algo con otra cosa. Casi, casi.

Consiste en combinar ingredientes

analizando los aromas presentes en cada producto.

El café tiene más de 1.000 moléculas aromáticas

que os pueden dar mucho juego y, con suerte,

estimular vuestra creatividad.

Uf, ok.

Aspirantes, contáis con 75 minutos

para hacer un plato dulce o salado

con el café como protagonista.

Tres de vosotros tendréis que hacer un plato salado

y dos, dulce.

(RESOPLA) ¿Sabéis quién lo va a decidir?

Ana. Ana.

Qué responsabilidad. Baja, por favor.

Has sido la mejor en la prueba de exteriores.

Siempre he querido que no me tocasen privilegios por esto,

pero tengo claro que quiero beneficiar en esta prueba a Iván.

Ana, aquí tengo tres saleros

y dos azucareros. Vale.

Saleros para quien se lo quieras poner difícil, en teoría.

Y azucareros para los que quieras beneficiar.

Vale.

Debes repartir los cinco entre tus compañeros.

Quiero beneficiar cien por cien a Iván.

Le voy a dar un azucarero.

(HABLA EN INGLÉS)

¿Por qué?

Aunque no lo parezca, es la persona menos estratega de todas.

Creo que los demás a veces pierden el tiempo

discutiendo entre ellos. Tiene un carácter fuerte

y por eso parece que es del gallinero,

pero no lo es. Iván.

¿Consideras un beneficio el azúcar?

No soy el rey de los postres pero en este caso,

el café marida mejor con los postres

y espero sacar algo también. Muy bien, siguiente.

Te voy a dar un salero, estratega.

¡Ah! ¿Por qué?

Él dice que se quiere lucir siempre

y siempre le ha tocado postre,

así que es el momento de que se luzca

con algo salado y a ver qué tal se le da.

Continuemos.

A Michael le voy a dar un salero. ¿Por qué?

Se le da bien lo salado. Dulce no le he visto mucho.

¿Le quieres beneficiar con salado? Sí...

-Como a Andy.

Mismo beneficio para las dos, ¿eh?

(RÍE)

¿A Carlos qué le damos?

El pin de José María no sé cómo funciona muy bien

y te voy a dar el salero porque lo tienes más fácil

que los demás, así que... -Quería el salero. Gracias.

-Me alegro. Por lo tanto, a Carlos...

Ha empezado más tarde y está en desventaja,

le voy a dar el azucarero para que le vaya muy bien.

-Madre mía...

O sea, le quieres beneficiar. Sí.

¿Qué tal se te dan los postres, Carlos?

Hubiera preferido cocinar algo salado,

pero es lo que hay y punto.

Andy, pones la misma cara de acelga que cuando entró Carlos.

No, me ha sorprendido Ana, la verdad.

¿Por qué? Porque es muy amiguita de todos.

-Menos de ti. (RÍE)

-No de todos, como se ve. -Más amiguita de otros.

-Ana, yo me la apunto

y arrieritos sumos.

Iván, tú que estás mirando desde arriba

al polluelo... Él es un crack,

un número uno, lo dijo él.

O sea que sacará un salado de la virgen

y a cocinar. Está claro que lo tienes mucho mejor

que los demás. Eres el que más nivel tiene.

Todavía hay algo más que debéis saber.

Por primera vez en "MasterChef",

el aspirante que lo pida podrá tener la ayuda

de uno de los delantales blancos

durante 15 minutos.

Vale, perfecto. Solo el primero que lo pida.

Si ese delantal blanco accede a ayudar,

bajará a la cocina y se pondrá este delantal naranja.

Eso sí, el que pida la ayuda,

tendrá 15 minutos menos que el resto de sus compañeros

para terminar el plato.

Es decir, 60 minutos en total.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Vosotros podréis bajar a ayudar

u os podéis negar.

Ah, ¿nos podemos negar también?

Sí, sí. Claro, perfectamente.

Ah, "fenomenality".

-Si algún compañero me pide, depende de quién

diré que sí. No ayudaría

ni a Michael ni a Andy ni a José María.

Bueno, José Mari. Ha llegado el momento

de decidir si utilizas el pin de la inmunidad

o no.

Necesito más datos. Si lo utilizas,

te libras de la eliminación

y no cocinas. Y si te lo quedas,

te arriesgas a ser eliminado esta noche.

No te arriesgues. Decide.

Pues decido quedarme.

Soy una persona supervaliente, siempre lo he sido.

Me gustan los que se arriesgan.

Que sea lo que Dios quiera. Si me voy, será con valentía.

¡Y con el pin! Vuelvo a repetir,

me pone estar aquí abajo.

Quiero demostrar que no soy un gallina

y que lo puedo hacer mejor que ellos

para no estar eliminado en la prueba de hoy.

El tiempo comienza en tres, dos, uno.

¡Ya! Adelante. ¡Vamos, chicos!

-¡Venga, Iván! -¡Vamos!

¡Qué maravilla de supermercado!

Rico, todo está rico.

Qué de cosas para combinar con café.

Albahaca, aquí, aquí. -¿Dónde está la harina?

(ANA) Juani, ¿qué harías? (JUANA) Yo qué sé.

-Si es postre, puedes hacer más cosas:

tiramisú, pastel de queso con café. -Eso sí.

-Presa ibérica...

Carne de cordero... Contramuslos...

-Yo haría un tiramisú. -Y yo, yo no me la jugaba.

30 segundos. Vamos, por favor. 30 segundos...

-¡Venga, vamos!

-Cuidado, chicos, se me ha olvidado una cosa. Quita, quita.

Andy, corre, corre. ¡Vamos, chicos!

¡Vamos, a tope!

Cuatro, tres,

dos, uno...

¡Tiempo! A cocinas.

¡Vamos, Charlie! -Vamos, vamos.

(RESOPLA) Venga, vamos.

(LUNA) Hoy estoy un poco nerviosa.

-¿Por qué? -Estás aquí arriba.

A ver si no te bajan a ayudar.

-La tenéis cogida con Andy.

-¡Ayuda!

Para pedir ayuda. ¿A quién?

A Luna. A Luna.

Por favor.

-Venga, va. -¿Bajo ya?

-Venga, corre.

(JUANA) ¡Venga, Luna! ¡Puedes, puedes!

-Tienes 60 minutos solo, 60 minutos.

Luna, ¿lo aceptas? Lo acepto, lo acepto.

Claro que sí. Fenomenal.

(TODOS) ¡Vamos, Luna!

-¡Tú puedes! -Venga, Carlos.

-A ver, churri. -La tarta de queso.

Carlos, tendrás solo 60 segundos, ¿oído?

Adelante. Tarta de queso...

-Luna con postres... Ha hecho postres,

me dice a mí de bajar a postres y le digo "eres tonto".

-Azúcar aquí ya. Y batir. -Azúcar, va.

-Rápido, rápido.

Qué rápido ha estado Carlos.

Corriendo levanta la mano, ha dicho a Luna que baje,

se cree que es buena repostería,

no sé yo qué decirte. Y, sobre todo, lo peor:

pierde 15 minutos valiosos. Vitales.

En repostería sobre todo.

Vamos a ver qué tienen planteado hacer.

Sí, pero no tenía una tartaleta.

-Listo, vale. -Échale un poco más.

-Elegí a Luna porque esta tarta la hicimos en una masterclass.

-Ahora yo estoy atacada de los nervios

porque, madre mía, como me salga mal la tarta,

la hemos liado parda. -No pasa nada.

-Ha confiado demasiado en mí, todavía no me conoce.

-¡Vamos, Iván!

Con calma, con calma. Tienes tiempo.

-Si lo que quiero es ordenar la cabeza...

-Con orden, con orden ahí...

Os digo una cosa. No tomo café solo

ni con leche ni... Jamás.

Pero todo lo que lleve café me vuelve loco.

¿Sí? Bizcocho de café,

tiramisú, helado de café... Lo que lleve café me encanta.

No estamos acostumbrados a integrar el café en salado.

Para hacer la nata en el sifón es igual de leche que de nata.

-Vale. -Y ponle café.

-Vamos, Andy.

El café es una especia que lo que hará

es completar y reforzar el sabor. Por ejemplo,

con un queso, un emmental, un gruyere...

Funciona bien con el espárrago blanco.

Haces un cordero, no lo haces a la parrilla,

quieres dar ese punto y lo haces con el tostado del café.

Tiene muchas obligaciones si sabes utilizarlo.

Es una prueba difícil porque nunca he consumido café, me sienta mal.

Intentaré utilizar el descafeinado.

El café lo estoy integrando en la pasta.

También lo voy a integrar en la bechamel.

Y a ver qué tal.

-Vamos, Iván, que eres el mejor. -Gracias, Juana.

-Venga, tira. -Venga, Iván.

-Voy a hacer una mouse de café. Mi novia es supercafetera

y va a estar superorgullosa de mí.

Si es que me sale bien... Sandra, esto va por ti.

-Vamos, Iván, lo estás haciendo genial.

Andrea, no sé si existe en Italia algún postre que lleve café.

El tiramisú, pero ahogado en el café.

¿Cómo es eso? Un semifreddo.

Tipo una mouse y lo terminas echándole un café encima,

un expreso, affogato, ahogado al café.

(JUANA) ¡Venga!

-¿Esto puede ir al horno ya? -Sí, sí.

-¡Bien, Carlos!

(ANA) ¡Vamos, Charlie! ¡Vamos, Luni!

-Dale, dale.

-No lleva, no lleva. -Va para dentro.

-Luna, te quedan seis minutos. -No la pongáis nerviosa.

-José María, ¿cómo vas? -Bien, gracias.

Si quieres vivir una experiencia gastronómica única

tienes que pedir mesa en el restaurante "MasterChef".

Creerás que estás comiendo o cenando en estas cocinas.

Podrás probar los platos más famosos que se han elaborado.

Si quieres completar la experiencia, pasa por la tienda

y llévate a casa un delantal como el de los aspirantes.

Tienes más información en restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

¡Vamos, José Mari! -Vamos, vamos.

-¿Eso qué es? -Leche y nata.

-Vale.

Yo pondría café. ¿No tienes café y lo hierves un poquito?

-El café lo voy a hacer para la espuma.

-Esta es la espuma, gordo. -Vale.

-Claro... Eh... Te comento...

Creo que la tarta la está haciendo Luna y no Carlos.

El problema es que le queda un minuto.

¿Quieres hacer una cookie hermosa? -Sí.

Hermosa para después desmigarla.

-Estoy haciendo un guiso de pollo,

con extracto de café para intensificarlo,

mezclarlo todo bien para unir los sabores.

-Michael, huele muy bien.

-Calientas la leche con la nata. El café lo metes aquí.

Métele las cargas, que no se te olvide.

Luna, Luna, por favor. Sí, voy, voy.

Tus 15 minutos de cocinado han terminado.

Tres cargas aquí, ¿vale? -Vale.

Carlos, Luna, por favor.

Voy. ¡Luna!

¡Luna!

Luna. -¡Luna, vente!

-¡Voy, voy! ¡Suerte, churri! -Gracias.

(GRITA) -Muy bien, Luna.

-¿Por qué grita todo el rato? ¿Por qué hace ese grito?

Carlos, a partir de ahora te quedan 45 minutos.

Vale, oído. Al resto, 60 minutos.

¿Oído? (TODOS) Oído, chef.

Vamos a ver cómo se las apaña Carlos solo.

Ella era la que llevaba la voz cantante.

Carlos, ahora a tope. -Dale caña.

(ALBERTO) Hala, sin la tabla...

-Cuidado con los dedos, Andy.

-La decisión de Ana no me la esperaba.

Es verdad que saben que me gustan los platos dulces

y me ha dado el salado. Eso es por algo,

me quiere desfavorecer. He optado por carne, la macero con café,

y le haré un fondito para resaltar el sabor del café con el whisky.

Así que vamos a ver qué tal.

-Es que es un estratega...

-Calienta la le...

-No sé cómo va el sifón, tío. (LUNA) ¡Vamos, Carlos!

-Venga, tú puedes.

-Velocidad.

Qué buena pinta lo de Iván. No sé qué es.

-Iván, qué buena pinta. -Fantástico.

-Yo quiero ver cuando José María saque la pasta

de la nevera y haga cosas.

-José Mari. -Venga, que lo llevas bien.

(JUANA) Carlos, no te apures. (ANA) Ah, la va a montar.

-No, con el sifón. -¿La nata?

-¿Y el café? -La nata la hace con el café.

Hola, Iván. Muy buenas.

¿Cómo estás, Tumbarello? -Yo siempre bien.

¿Qué postre estás haciendo?

Voy a intentar hacer una mouse de café.

Va a llevar un poco de chocolate. Ah, café y chocolate.

Tengo tierra aromatizada con café en el horno.

¿Y qué más? Pues voy a intentar hacer con...

Los caramelos que tengo un crujiente para adornar un poco el tema,

con un helado de café maravilloso que haré ornamental

y presentar, pues, varias... Ya estaba hecho.

Ya estaba hecho, está en el abatidor.

Vale, asegurar, estamos en prueba de eliminación,

Hay que asegurar. Quiero quedarme una semana más.

Andrea, de verdad... quiero seguir aprendiendo.

Pues no es lo que piensa Andy,

ni lo que quiere. Tiene un montón de..

De registros, el problema es cuánto voy a tardar,

¿qué crees? ¿Cuánto tardaré en convertirme en Dios otra vez?

(RÍE) Es que no lo sé.

Oye, suerte, Iván.

Que vaya bien. Muchas gracias.

-¡Venga, Iván! (TODOS APLAUDEN)

¡Arriba! ¡A tope, mi vida! -¡Vamos, Iván!

-¡Lo hacéis muy bien todos!

-¡Michael... se te ve muy bien!

Como siempre... -Está muy rico.

-Ya te veo... huele muy rico. -¡Eso!

-Está bueno... ¡oh!

-Fácil, haces un pastel de queso con café.

-Yo creo que también. -Hombre...

-Yo creo que sí.

-Qué buena pinta, Iván. -¡Vamos, churri!

Esta textura está perfecta, ya.

-Sí, tiene una textura buenísima, trae los restos,

no tires al lavaplatos.

-Vale, fuera. -Carlos, tranquilo. Tranquilo.

Confía.

-Ole... ole... -¡Vamos, Iván! ¡Vamos!

(LUNA) ¡Gallo loco!

Carlos, ¿qué pasa aquí? ¿Cómo estamos?

Pues nada, tengo la tarta dentro... ¿Tarta?

¿Una tarta entera? ¿De qué? De queso,

con toques de café y chocolate.

Y encima le quiero poner un poco de merengue...

A parte de la nata que has tirado. Te estaba viendo... ¿y por qué?

Porque se me ha ido el punto, estaba con otra cosa.

Estás haciendo otra. Hago un merengue.

Tenía el plan A y el plan B. Iba nata arriba...

Y si no, merengue. Al final, un toque de sifón...

De este tipo "Baileys" que he hecho.

Esto es vainilla. Lleva nata...

Un poco de vainilla, leche y café.

Bueno... vale. Vamos a ver qué pasa.

Oye, como nos ha dicho Samantha que te gusta estudiar y leer mucho,

pues fíjate lo que te traigo.

Muy bien... El libro de "MasterChef",

la biblia de "MasterChef" que va a ser indispensable.

Encontrarás un listado completo de los ingredientes

que no pueden faltar en tu despensa.

Con las mejores elaboraciones,

las mejores recetas para sacarles el máximo partido.

La biblia... disfruta. Muchas gracias.

Muy bien... estupendo. Vámonos, Andrea.

(PEPE Y ANDREA) Suerte. -Gracias.

(LUNA) Vamos, Carlos, venga.

-Solito, solito...

No sube, tío. (LUNA) Carlos...

Monta ahí lo que tú y yo sabemos.

-Pero es que yo no le eché... -A la galleta...

-No, a la tarta, no le eché levadura a la tarta.

He pasado a ver a Carlos y tenía elaboraciones

que creo que no van a funcionar como esa espuma...

Porque lleva nata...

Café... infusionado con agua, como si lo hicieras para tu casa

y vainilla, pero en vez de sacar las ramas de la vainilla

tenía las vainas a la mitad.

Lo veo raro, raro... a ver qué sale de ahí.

Muy buena pinta ese merengue, Carlos.

(TERESA) Venga, muy bien, Carlos... (TODOS ANIMAN A CARLOS)

¿José Mari qué tiene allí?

No sé qué tiene ahí, parece un huevo, ¿qué es eso?

¿Es como una bechamel? Bechamel de café.

-El crujiente de caramelo lo pongo ya.

¡Muy bien, Charlie!

-A ver, está muy tostada, pero no tiene que estar quemada.

-Con cuidado, con cuidado. -Vale.

Dejaré que se enfríe.

Carlos, entras en tus últimos cinco minutos de cocinado.

¡Oído!

(LUNA) Carlos, córtalo...

Con el cilindro metálico... Luna, ¿quieres bajar a cocinar?

No... Con delantal negro, no naranja.

No, no... perdón. Pues calladita.

No, es que estoy muy nerviosa por él, lo estoy pasando fatal.

Andy, ¿cómo lo llevas? -Muy bien, Michael.

-¿Muy bien? -Creo que bien, sí.

-Hay tiempo, ¿eh, Andy?

-¿Qué tal te sale? -Bien, bastante bien.

-Lo voy a dejar un poco más.

-Qué bueno, Iván... -Muy bien, Iván.

-Un cacharro más pequeño tenía que haber cogido.

Cuidado con la tarta de Carlos,

yo lo que veo es cuando haces un flan mal hecho que se te deshace

y se te desmorona porque no has tenido tiempo.

Veo algo tirado.

-Le queda nada, tío. -Vamos, Carlos.

Vas bien, vas bien, tesoro, venga.

-Carlos ha picado la galleta. -Olé qué bonito, venga.

Ha cortado la tarta porque se le ha quemado.

La ha quitado, le ha dado la vuelta...

A ver...

Qué difícil es una "parmentier" sin mantequilla.

-Iván lo está haciendo perfecto.

-Qué buena pinta, Iván. -Qué buena pinta, churri.

-Solo quiero que me des la receta. -Pues la verdad es que sí.

Me estoy sorprendiendo a mí mismo. -Iván, perfecto, perfecto.

Venga, Michael.

Carlos, último minuto para ti. -Oído.

(LUNA) ¡Vamos, vida mía, vamos, Carlos!

-Eso es merengue, ¿no? Que sopletee encima, si no...

-Que coja el soplete.

¡Qué bien huele, Andy!

-Mira, mira... -¿Le está saliendo?

(JUANA) ¡Bien, Carlos, bien! -¡Olé!

Carlos, no pongas en tu postre lo que se estropee.

Claro... si sabes que a tus compañeros les queda 15 minutos.

Vamos, vamos, rápido. -Vale.

-José María, ¿cómo vas? -Bien, gracias, Juani.

-Bien, bien.

Carlos... Diez, nueve, ocho...

Siete, seis, cinco, cuatro...

Tres, dos, uno... ¡Tiempo!

Carlos... manos arriba. (TODOS ANIMAN A CARLOS)

-Venga, muy bien. -Muy bien, churri.

Estate orgullosísimo, ¿vale?

(CARLOS) No me arrepiento de perder 15 minutos,

Luna me ha ayudado para los postres soy fatal, pero bueno...

He intentado sacarlo lo mejor posible y ya está hecho.

(LUNA) Vamos, vamos, -chiquillos, venga.

No queda nada. (JUANA) Vamos, Andy.

Mira, sí que le echa, sí que le echa... ¡bien, bien!

(TERESA) ¿Está rico, Andy?

-Bravo, Andy, venga...

(LUNA) Me está entrando un hambre de verlos a todos impresionante.

-Iván, qué pintón. -Sopa de café me parece...

Ahora lo meterá en el abatidor

ya emplatada... 100%. -¿Tú crees?

-Dios, qué rico, ¿ha hecho lasaña?

-Qué pintaza. -¡Qué rico tiene que estar!

-Vamos, José Mari, te quedas con el pin, va.

-No le da tiempo.

-¡Chicos, ánimo!

(MICHAEL) Ánimo, Chema... José Mari. Ánimo, Andy.

Ánimo... Iván.

-¡Igualmente, nene! (MICHAEL RÍE)

(LUNA) Iván, de la quinta posición vas a acabar el primero.

-Qué bueno el caramelo...

(JUANA) ¡Vamos, Andy...!

-Ha hecho una quenelle con el puré. -¿Quién...?

-¡Vamos, chicos, venga!

-Andy... muy bien, se ve muy bonito. -Andy, espectacular, ¿eh?

-No lo engañes... -Coño, le ha quedado bonito.

-¿Te parece bonito?

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos pero acabáis

de entrar en el último minuto. (MICHAEL) ¡Oído, chef!

-Pregunto, pregunto... -Mira...

-Iván, te falta el helado, el caramelo, ¿y ya está?

-Sí, el caramelo.

(LUNA) Estoy sorprendida con mi pavo real.

(RÍEN) (ALBERTO) Qué vergüenza...

-¿Dónde va? -Lo meterá en la nevera.

-Ah, vale. -En la nevera.

Diez, nueve...

Ochos, siete, seis, cinco...

Cuatro, tres, dos...

Uno... ¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(TERESA) ¡Bravo, compañeros! -Bravo, bravo...

(TODOS FELICITAN Y APLAUDEN A LOS ASPIRANTES)

(ANDY) Estoy muy, muy contento y orgulloso

de mi plato porque sí es verdad que hacer un plato salado con café...

Es bastante difícil.

Aspirantes, el tiempo en cocinas ha terminado, es el momento

de despedir a nuestro invitado, Andrea, muchas gracias

por estar con nosotros y compartir lo que sabes de pasta y café.

Es un placer... (LUNA) ¡Andrea, que te quiero!

¡Amo tu comida! -Suerte...

Chao, "arriverderci"...

Ahora sí comienza la cata, José Mari...

Tú serás el primero.

-Valiente... valiente. -Qué buena pinta.

Bueno, José Mari, nombre de tu plato, por favor.

Eli... nombre de mi madre.

Ah... ¿y esto qué está dedicado a tu madre?

Es una lasaña de carne...

Con bechamel y café, la única diferencia entre ambas es que hecho

la pasta con harina, huevo y café.

Y, después, la bechamel también es de café.

He utilizado café descafeinado, yo no puedo tomar café.

Estoy operado del corazón dos veces

y no puedo tomar cafeína. Bueno...

¿Por qué estás operado? Una malformación, no me deis sustos.

Por favor... Vale.

Teniendo en cuenta que puede salir bien o mal,

¿por qué no me haces la imitación ya? Así...

¿De quién? Dicen que me imita muy bien.

¿Imitas a Jordi? Sí, me ha dicho...

Oh... (IMITA A JORDI) José María...

Esta lasaña es un despropósito.

Puedes irte a casa. ¿Estoy resfriado o qué...?

Es la peor imitación que has hecho. Oh... no...

Sigue con Julio, con Julio...

Lo tuyo son los cantantes, deja a los cocineros.

Si tu imitación esté como tu lasaña vas mal.

Oye, vosotros que lo conocéis más,

¿imita solo a Jordi en la casa o imita a alguien más?

(TODOS) A Samantha... -Sois unas mentirosas.

José Mari, desde que salió Silvia Abril imitándome,

luego, nadie más me ha sabido imitar bien, confío en ti. Vamos...

(IMITA A SAMANTHA) ¡José María, te he dicho mil veces que hagas así!

¡Y si no lo tenéis que dejar! ¡Os lo he dicho mil veces!

¡Salid del supermercado!

¡Os quedan tres minutos! ¡Lo has clavado!

(LOS TRES RÍEN)

A ti te he entendido. Lo he querido hacer bien.

Por Dios, no sabes qué pena me doy. Probadlo...

Vamos a probar... sí.

Es un tanto extraño porque lleva café, no sé si lo habéis probado.

Pero espero que esté a la altura y os guste.

A ti te gustaba, ¿no? A mí sí.

Oye, ¿te enseñó tu madre a hacer la bechamel?

Sí. Qué pena que no le echaras más.

Hay exceso de carne comparado con la bechamel.

Pero está rica, está buena, yo creo que está bastante bien

y el tono del café es muy sutil. Está rico...

pero un poco más de bechamel que lo hubiera hecho más glotón.

Podrías haber triunfado.

La función de la bechamel es aportar cremosidad

a una lasaña donde hemos guisado muy bien la carne

y el ragú ya es meloso...

El tuyo ha guisado poco y es un aprobadito raspadito,

a mi entender. Tiene razón Jordi,

el ragú es lo más flojo que tiene el plato.

Pero... tu idea... me parece brillante.

Gracias. (JOSÉ MARI) Creo que mi pin...

No corre peligro, porque estoy muy orgulloso

de mi plato, de mi lasañita.

La primera vez que utilizo esto.

Apunta a otro lado. Eres un valiente.

Jo... Cuando riegas el jardín

hay una presión que es así. Ya.

(IRÓNICO) Muy bonito, Carlos.

Uh...

Te has quedado a gusto, ¿eh? Eh... a medias.

Caray... ¿te faltan sacar más cosas?

¿Y meterlas ahí? Nada más.

El plato se llama Cásate conmigo.

Me voy a casar dentro de un añito o por ahí.

Sí... ¿Y se lo estás pidiendo ahora?

No, ya me dijo que sí. Este puede ser el pastel de bodas.

Ya, ya, bueno, tampoco tanto. Hombre, bonito tu plato no es.

Cuéntanos qué has hecho. Lleva una base de cookies de café

con chocolate de café, una tartiña de queso,

lleva un merengue de café y encima un espumoso de batido de café.

¿Este tamaño es una ración individual

o es para compartir? Es para compartir.

Samantha, no te enteras, es una tarta...

Y se quemó... la parte de arriba. No...

Le diste la vuelta...

Le di la vuelta porque estaba demasiado... negrita por encima.

Tostadita, negrita... subida de tono.

Vamos a abrir, vamos a abrir.

Ya asoma el tostadito. ¡Guau!

Prueba el tostadito, te va a gustar.

A ver si sabe a lo que dice.

¿Por qué lo has puesto al revés? Nos la querías colar, Carlos.

Tú has dicho... "el café es amargo"

pues amargo la tarta con el tostadito este.

No... no ha sido mi intención para nada.

Y el merengue... llamas merengue a una clara montada cruda...

Sí, le he metido crema de café.

Con eso se llama merengue. No, bueno, he intentado...

Un merengue es claras montadas a punto de nieve,

se les echa azúcar en frío o en caliente y vas montándolo,

esto es una clara a punto de nieve. Ya, ya.

No es lo peor el merengue que no existe,

lo peor es la desproporción de esta galleta tan tostada que...

O sea, tú fíjate... se supone que esto es el queso.

Se me olvidó echarle la levadura... O sea...

Es un amasijo de tantas cosas mal ejecutadas, no sabe a queso,

sabe a tonos tostados, quemados...

Haces un merengue que no es un merengue, tiras con desgana

el sifón por arriba... como bonito no era,

como sentido tampoco... Luna estuvo 15 minutos primero,

¿qué fue lo que hizo Luna? ¿En qué ayudaste?

Le pedí... que me ayudara con la tarta,

pero es que... le comenté que echara levadura para que subiera

porque la tarta iba a ser de otra manera,

iba a ser tarta de queso así... un poco de galleta abajo

y encima la nata o lo que fuera, pero ya...

Al no subir la tarta, ya me vine un poco abajo.

Creo que os habéis hundido los dos: tú y la tarta.

Ya, bueno...

Pero siempre remonto. Tienes cuatro elaboraciones:

una masa de galleta con sabor a café que está mala;

una tarta de queso que mide un centímetro de alto

y que no sabe a queso, un merengue que no es merengue

y un sifón que está mal.

Luego podría valorarte la estética y tampoco te ayuda.

Perdón... No te voy a meter más caña

porque esto es un desastre monumental.

Lo siento. No lo maquillemos más,

te la pegaste con todo el equipo. Lo he intentado y ya está.

De dulces nada... Delante de cocinas, amigo mío.

Ha tenido 15 minutos, lo ha hecho lo mejor posible,

me ha planteado el postre sin Luna hubiese presentado,

incluso, un bodrio peor. Imagínate...

Michael... ¿cómo se llama tu plato? Pollo de corral al café.

¿Estás satisfecho con el plato? Estoy muy satisfecho, chefs,

espero que les guste también

porque cuando lo estuve probando dije...

Nunca se me ha ocurrido... Incorporarlo a un guiso.

Pues se utiliza...

Y hay sitios y recetas donde se incorpora el café.

Sí... Vamos a probar.

Tostado, ¿eh?

Le he echado whiskey de café, cuando lo estaba guisando,

le he echado extracto de café y una poquita de ralladura...

Michael, qué pena después de probar tu guiso, porque apunta maneras,

qué pena que se haya quedado la patata dura.

No podemos fallar en eso, es algo elemental.

Michael, el guiso de pollo está rico, sabemos que haces

guisos de pollo ricos, lo hemos visto varias veces.

Me da la sensación de que si decimos "cocinamos con piña":

guiso de pollo con piña. Cocinamos... con piñones:

guiso de pollo con piñones. El guiso no está malo,

pero si añadimos errores como una patata cruda...

Amigo mío... se te complica la cosita.

(MICHAEL) Me choca que una patata...

Una, porque he pinchado casi todas, y, justamente, la que coge Jordi...

Está... así... muy mal hecha, me da penita.

(JOSÉ MARI IMITA EL CANTO DE UN PÁJARO)

(TODOS RÍEN) Qué bien hace el canarito.

(ANDY) Muy bien, lo hace muy bien. (JOSÉ MARI) Tropical...

(TODOS RÍEN) (JOSÉ MARI IMITA EL CANTO DE UN AVE)

En fin, Andy, cuéntanos, nombre de tu plato.

Mi plato se llama... Nespresa ibérica.

Ahí... hay pensamiento ahí... Aquí tenemos... ¿veis?

Tenéis que aprender de Andy. ¿Nespresa...?

Bueno, la presa ibérica está al vacío con el café,

la he metido en el RoNer para que se impregnen los sabores

y la he marcado a la plancha, he hecho una reducción

de verduras con café también. ¿La has probado y te gusta?

Sí... pero te has equivocado emplatando.

Sí, completamente. Vamos a ver si sabe a lo que dice.

¿Estás contento, Andy? Sí, estoy contento.

Sí que es verdad que ha sido un reto para mí

meter café en un plato salado.

¿Estás contento del todo?

Bueno no, del todo no, del todo todo... no.

Pero ¿quieres no ser tan bobo?

Del todo no, Jordi. Cambias de opinión así...

No... Está bien el plato no te pongas

nervioso no cambies de opinión. Está bien.

No vayas por ahí.

La salsa ha quedado intensota y el café es superprotagonista,

la carne también lo es, el parmentier está bien ejecutado.

Me gusta el plato, me gusta la idea

y el concepto lo has defendido bien.

Y es una... un buen trabajo.

Gracias. La salsa está espectacular.

Las cebolletas están deliciosas. Se funden con la presa,

con la grasa, el toque amargo del café y es lo que queríamos.

Algo diferente, donde el café es totalmente protagonista,

te falta el emplatado. Qué pena...

Está bien la salsa, también el punto de la carne,

un poco menos y no hubiera pasado nada, es un aprobado muy alto esto.

Pues muchísimas gracias.

(ANDY) Aprecio la valoración de los jueces, que me den

una valoración tan buena es, de verdad, que me llena.

Encima, si ven que evoluciono yo me crezco mucho más.

Nombre del plato, Iván.

Pues quería dedicarle el plato a una historia que conocí

en la fundación, estuve hablando con el padre de Anne.

Así que... la Mousse de Anne va para él.

Mucha fuerza a la familia, a Anne, a Félix, a su madre y a todos.

Te agradecemos el... la dedicatoria es una bonita dedicatoria.

Dicho esto...

¿Cómo está hecho? La esencia es una mousse de café,

he hecho una tierra, también,

con café y, después, tenía caramelos de café

y los he aprovechado para poder hacer un pequeño crujiente,

una pequeña teja que está ahí y los metí al horno.

Y el helado que venía hecho,

que no era de café. Vamos a probar.

¿Lleva clara montada? No.

Llamaría a esto crema montada, le pondría otro nombre.

No le podría mousse porque no los es.

Es una crema... Unas natillas de chocolate.

Llámalo natillas de chocolate con un toque de café.

Es un postre que está rico, te lo comerías, pero no es mousse.

A parte de que la mousse tenga más o menos consistencia,

me parecen unas natillas, está muy bien de sabor.

Pero me falta que hubieses arriesgado con algo más,

que te la hubieses jugado, ¿qué funciona? No sé, plátano...

Naranja. Chocolate, naranja...

¿Qué vemos por allí? Me falta algo que haga contraste.

Hay un pensamiento justo,

pero hay una ejecución bastante correcta.

Cierto es que la repostería no se te da bien,

y que de lo último a esto hay años luz.

Así que vamos bien, pero quiero más.

(IVÁN) He subido un escalón

en el tema de los postres, así que estoy contento y feliz.

Ahora vamos a deliberar para decidir

quién es el eliminado de esta noche.

Sí, sí, no me voy a ir...

-Dulces no... postres no.

Alright, vienen los chefs.

-Suerte, chicos.

-Thank you... Aspirantes.

Antes os he hablado del Foodpairing os habría ayudado mucho que el café

casa bien con cilantro, setas,

palomitas de maíz, atún o queso curado por poner algún ejemplo.

Se están empezando a explorar las numerosas posibilidades

de maridaje y cocina que ofrece el café.

Transforma por completo caldos, salsas, aliños o aceites.

Y equilibra y potencia guisos de carne o verdura.

En épocas de carencia,

en las que había que aprovechar cualquier ingrediente al máximo,

los posos de café se utilizaban para enriquecer

marinados de carnes o salsas.

Un sencillo grano de café tiene, en realidad,

muchas posibilidades culinarias. Obviamente, los que tenían

un plato dulce lo tenían más sencillo.

Es lo que ha creído Ana entregando azucareros

a Carlos e Iván, mucho más complejo incorporar el café en un salado;

sobre todo, para cocineros amateurs como vosotros,

sin registros ni información.

Pero ha habido un aspirante que se ha crecido ante

la adversidad y ha sabido integrar con éxito el café en su plato.

Y ese aspirante es...

Andy.

Felicidades, Andy. Gracias.

Vamos a tener que darte la razón,

Andy, ponerte al menos en este reto en el número uno del ranking.

¡Hala!

Pero, bueno, nada nuevo porque eso ya tú lo sabías.

¿Serás un ejemplo para el resto de tus compañeros?

Lo veo posible, estoy el número uno si no quién me va a poner.

-Solo puedo felicitarlo, hoy,

ha conseguido el número uno... Y sigue ahí.

Andy, ¿le quieres dedicar este plato a alguien?

Se lo voy a dedicar a Tamara Falcó que le dediqué uno malísimo.

Qué bien... va a estar encantada.

En fin, Andy, enhorabuena, puedes subir a la galería.

(TODOS APLAUDEN)

-Venga, Andy...

Cada día me veo más cerca de la final, a lo mejor,

vamos a tener que preparar el menú de finalista...

Por si acaso.

Tenemos que destacar el trabajo de otro compañero,

aunque en este caso, ha tenido un poco de menos mérito

que Andy porque ha hecho un plato dulce.

Y, por eso, se queda en el número dos de este maravilloso ranking.

Enhorabuena, Iván.

Muchas gracias, chefs.

-Gracias... Me imagino que estarás contento,

porque subir del quinto puesto al segundo...

Eh... la clasificación la hizo Andy, no estaba descontento anteriormente.

Es un criterio que no me vale, me vale más el vuestro.

-Con la ayuda de... de su amiga Ana, ha pasado del quinto al segundo.

Así que... -Os dais cuenta que él obtiene

un buen resultado, yo le doy la enhorabuena

y él no es capaz de dármela a mí.

Es el tipo de persona a lo que me refiero,

es el deportista que va con los tacos por delante.

-Le iba a dar la enhorabuena cuando subiese.

(IRÓNICO) En "petit comité". (TODOS RÍEN)

Bueno... En fin, Iván, puedes subir.

(TODOS APLAUDEN) (IVÁN SE DESPIDE)

(IVÁN) Esta vez, Andy me ha ganado la partida y yo estoy ultracontento,

por lo menos me quedo una semana más que es lo que quiero.

A ver si así, llego hasta donde quiero.

El círculo se está cerrando y ya solo quedáis tres

en la cuerda floja. José Mari... Sí.

Cómo te gusta arriesgar...

Podías haber visto esto desde la galería

y te la has jugado cocinando.

No sé si es bueno o malo, creo que los valientes llegan a su meta

y si no eres valiente, no llegas.

Has hecho bien no utilizando el pin,

así te lo guardas para otra semana. Disfrútalo en la galería.

Gracias. ¡Venga!

Y resolved vuestras diferencias.

¡Y el pin una semana más...! Me aseguro 15 días.

Ya solo quedáis dos aspirantes y, lamentablemente,

el café le va a costar caro a uno de vosotros.

Buscábamos platos atrevidos y sorprendentes y los vuestros...

No nos han sorprendido.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Carlos.

Michael, demuéstranos que puedes evolucionar

porque tus guisos ya los hemos visto.

Queremos ver algo más. Gracias, chef.

La vi fea... lo siento por Carlos, pero me alegro por mí.

Así es la vida.

Carlos, tu tarta no se podía comer

estaba quemada, la espuma fatal... Todo, todo.

Si hubiera hecho algo salado si hubiera hecho algo más aceptable

pero no sabía, realmente, qué hacer porque no controlo postres

pero yo soy muy positivo, estoy pensando en coger a mi niña...

Y pegarle un besito y ya está.

Cuando llegue a mi casa, lo primero que le haré a mi niña

a Rebeca que es mi mujer,

es prepararle un buena tarta de queso de verdad.

Bueno, Carlos, tu estancia ha sido breve.

Pero ¿qué te llevas de tu paso por "MasterChef"?

¿A toda esa gente? Bastante más, sobre todo, a Iván.

¿Has congeniado con él? Muchísimo.

Es un buen tío. ¿Te vas contento?

Sí, estoy supercontento por haber estado aquí.

Y, ya te digo, soy un tío muy positivo y lo que saco

es esta gente, he aprendido algo, cocino mejor de lo que se ha visto.

Ellos lo pueden corroborar, nos comimos una dorada a la sal

que estaba espectacular. -Sí... muy buena.

-Y te vamos a echar de menos.

Carlos, mirando a la galería,

¿quién quieres que gane "MasterChef"?

Yo quiero que gane Iván, es un tío sincero, honesto...

Me gusta la gente así. Bueno, Carlos...

Ha sido un placer conocerte y ha llegado el momento de dejar

tu delantal en tu puesto de cocina. Perfecto.

Allá voy... Muchas gracias.

Gracias, Carlos. Mucha suerte, Carlos.

¡Vamos, arriba!

(Aplausos desde la galería)

(CARLOS) "MasterChef es, realmente, muy intenso.

Lo mejor que me llevo son los compañeros y, bueno,

me llevo la experiencia, es una chulada.

Pues eso que me llevo, no me llevo un pin;

pero me llevo un orgullo personal y feliz.

Carlos nos dice adiós, pero nueve aspirantes

siguen luchando por ser el próximo MasterChef España.

Si quieren conseguirlo,

tendrán que demostrarnos su evolución porque, cada vez,

los retos son más complicados. Volvemos dentro de siete días,

mientras ya saben pónganle... (LOS TRES) ¡Sabor a la vida!

Cocinaréis un menú de cuatro platos

basado en la rica gastronomía canaria.

(TODOS GRITAN Y ANIMAN) -¡Capitán!

-¡Capitán! -¡Capitán, capitán, capitán!

(MICHAEL) El capitán no me hace caso.

-A Michael solo lo oigo quejarse. -¡Capitán!

-Estoy... -Te necesito...

Está pasando de mí en canoa, el tío...

Te vas a doctorar en estropear cigalas.

(TERESA) Están marcadas...

¿Alguien puede hacer esas cigalas bien hechas?

Lo que tú quieras. -Lo veo complicado para llegar.

Señores del equipo azul, es un golpe de estado, asumo el mando.

Aspirantes, tenéis que hacer la comida

para los cinco días de la semana.

¿Tú cesta qué? -Cogiste lo que yo hubiera cogido.

-Se queja. -Se queja de vicio.

-Pepe, ¿vas bien? Acabo de empezar.

Si me necesitas, me llamas. Sito, no me defraudes,

no quiero que te adelante el pupilo.

¿Nos llevamos una de vino blanco? Bien, nos traen aperitivo.

Este es el mejor inicio para coger esa puerta y pirarse de aquí.

Muy bien... Es el plato de impartir terapia.

¡Uf! Terrorífico, infumable, malo...

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 8

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

MasterChef 8 - Programa 8

01 jun 2020

MasterChef rinde un homenaje a la Fundación Infantil Ronald McDonald con un cocinado solidario. Los aspirantes harán viajar al jurado por países como México, Tailandia o EEUU, cocinando cordero como se hace en varias partes del mundo. La cata será a ciegas y controlando los fogones estarán las aspirantes de 'MasterChef Celebrity 3' Antonia Dell'Atte y Carmen Lomana.

En la prueba exterior, los equipos visitarán la casa de acogida situada dentro del Hospital Niño Jesús de Madrid, que la Fundación Infantil Ronald McDonald ofrece a niños que deben tratarse en hospitales especializados fuera de su ciudad. Los aspirantes prepararán un menú de cuatro platos, diseñado por el chef Dani García, para las familias que viven en esta casa de acogida. Contarán con la ayuda de los aspirantes de 'MasterChef Junior' Vega, Albert, Jefferson y Juan Antonio. Además, elaborarán 150 aperitivos para vender y todo el dinero recaudado será donado a esta fundación.

En la prueba de eliminación cocinarán un plato, dulce o salado, con el café como protagonista. El chef Andrea Tumbarello intentará estimularles.

ver más sobre "MasterChef 8 - Programa 8" ver menos sobre "MasterChef 8 - Programa 8"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 185 programas de MasterChef 8

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Padrino

    Vale, si en otros programas de MasterChef me había reído en este capi tengo que confesar que con la visita a la Fundación Infantil Ronald McDonald lloré un poquito. Ver a los niños enfermitos y a sus padres cuidándolos sin importar vivir a tanta distancia de sus casas es algo que te remueve por dentro. También me gusto la actitud de los concursantes con los niños, sin llegar a ser condescendientes con ellos y obedeciendo a sus ordenes como si fueran chefs mayores.

    03 jun 2020