www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5582503
Para todos los públicos MasterChef 8 - Programa 7 - ver ahora
Transcripción completa

Cocinaréis un plato inédito en "MasterChef España",

lo vais a hacer por relevos. Juanita, ¿qué hago?

Ponte a pelar la piel, corre, echa y ponte a pelar la piel.

-Vais muy bien, vais muy bien para iros a casa.

Sara, rápido, por favor, ya está. ¡Cuidado, no, Sara, no, no!

No me grites, por favor. -El plato se llama

despistado de pescado. Me dan unas ganas de acurrucarlo.

(RÍEN)

Probadla, probadla, ¿te parece que está rica?

No, rica, no. -La habéis cagado

porque habéis inventado. Aspirantes, bienvenidos a La Rioja.

¡Vamos, equipo, venga, mis niños! -Hay que hacer 200 costillas,

Luna, haz tú algo. -Esto no sale, está mal, está mal.

Tía, qué vergüenza. Pimiento verde,

nos dejarás un sabor muy rico. -¿Pero por qué haces el pimiento?

No es normal que Pepe te diga que no eches pimiento

y se lo eches, no lo entiendo. -Cambio de capitana.

¿Destituís, oficialmente, a Luna? Sí.

Cambian de capitán. -Huele a quemado,

echa mucho humo, tía. -Creo que no se quemó del todo.

Hay que volar, nena. A partir de este momento

lo que digo yo va a misa,

¿De acuerdo? Y listo. Sí.

Adelante Teresa Abalde.

Guau, muy bien, Alberto. -Cuidado, Sonso.

Igual, no sale, esto no sale. -¡Ah, qué fuerte, tú!

A humo se ha quedado. -No encuentro nada,

no encuentro nada. -Sin prisa, guapa, va.

El aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es... Sonsoles.

(Sintonía)

(Música)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

A estas alturas ya hemos comprobado las amistades y enemistades

entre los 10 aspirantes y algunos nos han dejado clara

cuál es su estrategia.

¿Primero? En este reto van a tener

que tomar decisiones y seguro que más de uno

aprovechará para mostrar su lado más competitivo.

Andy, bienvenido, de nuevo a estas cocinas,

en este reto vais a ir pasando de uno en uno.

¿Por qué crees que has entrado el primero?

Pues, a lo mejor, porque soy un poco

el más... ¿retorcido?

Te vamos a dar una nueva oportunidad

de seguir haciendo amigos o enemigos.

Perfecto. Como estás viendo

en cada puesto de cocina hay una cesta.

Cada una contiene 15 ingredientes: Sepia, boniato, alcachofas,

cebolleta, angulas de campo, tomate en rama, aguacate,

queso gruyer, ajo, leche de coco, vino de Oporto,

avellanas, bouquet de hierbas aromáticas,

un combinado de especias y un lote de flores y germinados.

¿Y qué vas a tener que hacer tú?

Meter en esta cesta los diez ingredientes

con los que no quieres que cocinen tus compañeros.

¡Guau! Aquí tienes tu cesta, Andy.

Muchas gracias. ¿A quién estás deseando robarle?

A unos cuantos. (ANDY) Yo como abogado

nunca he robado nada,

lo único que he robado son corazones cuando era joven,

pero sí que en esta prueba

me voy a poner la botas. ¿Dónde va, dónde va?

¡Oh, vaya! Al rey del mar

le voy a quitar la sepia y yo creo que ya.

Es generoso con él. Voy a seguir viendo.

Hombre, quién está ahí.

¡Ah, José Mari! A José Mari

también le voy a quitar la sepia y las alcachofas.

Oye, mira si está el pin. (RÍEN)

Las setas. Setas también, hombre.

Boniato. Boniato fuera.

Y la leche de coco. ¿Por qué a José Mari tanto?

Pero bueno. Tiene el pin, así se las apaña.

Aquí hay otro que quiero. Alberto, ¿no?

La sepia, claro. Sepia.

Le voy a quitar las setas y yo creo que ya.

Te quedan dos, no me digas que vuelves a Iván.

Vuelvo. Vuelve a la escena del crimen.

Sí. Le quito también las setas.

Las setas.

El boniato, ya está. ¿Ya está?

Andy, acércanos tu cesta, por favor.

Pesa, eh, cuántas cositas del mar, cuántas sepias.

Ya has acabado tu misión, así que ya puedes pasar a bodega

desde donde vas a ver lo que hacen tus compañeros.

Perfecto. (ANDY) Me considero

una persona retorcida, robando he sentido mucho placer.

Bueno, Teresa, como ves en cada puesto de cocina

hay una cesta y cada una contiene 15 ingredientes.

Más bien había porque algunas ya han desaparecido.

Estoy seguro que el primero es Iván, ya verás.

-Le voy a quitar las cebollas. -Eso es.

¿Qué más? Venga, ya está, a ver.

¿Y a Andy? No, hombre, no,

no me robes nada, Teresa. -Las setitas, venga, va.

Bueno, está bien. ¿A por quién vas?

Con Ana, ¿no? Le quito la sepia. -¿Solo la sepia?

Vaya, me esperaba que le quitase más elementos.

A Michael, le quito los brotes estos verdes

y las florecitas que no sabrá qué hacer con ellos tampoco.

Está robando sin sentido. -A Alberto le quitaré más cosas,

mira, le quito las alcachofas. le quito los ajos, los tomates.

Venga, muy bien. -Las hierbas aromáticas.

-¿Para qué se las quitas si con eso no puede hacer nada?

A Sara Lúa le quito las especias porque le encanta cocinar

con muchas cosas, mira, me vuelvo a la cesta de Alberto,

le quitaré algo más a Alberto. No sabía que te llevabas

tan mal con Alberto. Sí, me llevo mal. A ver...

Pues mira, no sé, la leche de coco, hala.

(TERESA) Cuando Alberto dijo que éramos el equipo de los débiles

y les ganamos, pues es verdad

que le dije: "Toma, equipo de los débiles,

os hemos vencido", y a partir de entonces,

está muy ofendido. He ido a por Alberto

porque casi no nos hablamos.

A Luna esto se le da fatal, la va a liar.

¿Por quién empezamos? Por Iván, le voy a robar la leche.

Estoy seguro que Luna me va a quitar, estoy seguro.

Andy está enterita, casi enterita. Es tu momento si quieres.

Le voy a robar esto para que le quede sosa la comida

(RESOPLA) ¿Solo eso?

Y el ramito este también. -Muy bien, Luna, gracias.

A Ana, las alcachofitas, sí, y el quesito.

Vale, muy bien, llevas cinco ya, Luna.

A Michael la sepia no se la voy a robar.

Mira, pues a mí me gusta esto, esto me lo llevo también.

La angula de monte. Venga, a José Mari, ahí, ahí.

Pues, mira, el aguacate me gusta y las avellanas.

¡Huy, está muy vacía, angelico mío, pobrecico!

Luna, es que hay muchos estrategas.

La sepia de la Tere, ya verá lo dura que está.

-Vale, me la guardo esta, Luna.

Ya has robado diez ingredientes. Ya está, ¿no?

(LUNA) Le quité la sepia a Teresa para ponérselo difícil

porque desde la prueba del pescado

le dejó de hablar a Juana, prácticamente, le miraba

medio atravesada y eso a Juana le dolió un montón

en el corazón y en el alma

porque es un cacho de pan y es puro amor.

Buenas noches, aquí está mi pin y yo encantados de veros.

Veremos este lo que hace. -Iván, robo un aguacate,

las especias todas. Dos.

El ajo. -Muy bien, me impresionas.

-Se ceba con la cesta de Iván.

Las alcachofas. (LOS JUECES) Cuatro.

(SONRÍE) Me encanta.

(RÍEN)

Alberto. ¿Qué le quitas? Cebolletas.

Cebolleta, le quito las especies. -Venga, que se quede sin nada,

cesta vacía. -Boniato.

Jolín, los gallitos, cómo están los gallos,

El gallinero se quedará vacío a este paso.

Se están desplumando. Le quito el aguacate.

Vale. Te quedan dos.

Muy bien, no me quitó nada. -Y me voy para Andy.

Mira, mira con qué ganas va. -Andy lo tiene todo.

La sepia. Sepia.

-Muy bien, muy bien, José Mari, para dentro.

Y las alcachofas que el otro día las usó.

No es de campo Andy. No es de campo, ya está.

(JOSÉ MARI) Robé a Andy, Alberto e Iván

no porque crean que son fuertes,

para hacerles una jugarreta,

para ver qué cocinan, para que fracasen.

¡Oh, Michael! -Ya les han quitado de todo.

Sí, porque no has visto la de José Mari.

Pues nada más le voy a quitar. -Leche, bueno.

-La gente no sabe robar. -"¡Oh, my God"!

Le han quitado todo a este chaval. (RÍEN)

Las hierbas. Dos ingredientes llevas.

A Ana la quiero mucho, entonces le quito nada más dos cosas.

¡Madre mía! -A Luna.

-Mira, Luna, va a por ti.

Venga, alcachofas y...

Bueno, bien, gracias, Michael. -José Mari.

-José Mari, fliparás con tu caja, no la has visto.

Vamos a quitar los "tomatoes", nada más.

¿Nadie le ha quitado a Sara Lúa? Le quito las hierbas también.

Quítale la sepia. -Y el aguacate.

No, le quito mejor los "mushrooms".

Michael, juega bien tu estrategia. "I am".

Michael. -Acabamos de ver todo el show.

(HABLAN EN INGLÉS)

¿A que me deja la cesta vacía? -No, no lo va a hacer.

A ver, a ver, el queso. ¿Qué más, Iván?

Las cebollas, los boniatos. Perfecto, boniato.

Jope, Teresa, cómo la está dejando.

Creo que se ha posicionado un poco extraña

contra mi querida Juana y es algo que no le voy a perdonar.

¡Oh! -Las alcachofas.

-Ostras. -Déjame echar un vistazo,

creo que voy a volver. -No, si me dejará la cesta pelada

Cebollas de José María, sí, no quiero que llore.

(RIENDO) No quiero que llore.

Y el queso también, ¿dónde está mi querido Andy?

Aquí. (RÍEN)

En primera fila, en primera fila, venga, frótate las manos.

Adiós boniatos, le voy a quitar los tomates

y me voy a por otro. -Cogerá un pescado.

-Cogerá la sepia. -Joder.

A ti. -Voy a quitarle a Michael.

(TODOS) ¡Oh!

Porque creo que tenía una sepia, ¿verdad?

Juana también tiene una, creo. No, Juana,

déjala que cocine tranquila.

Pues ahí están tus diez ingredientes, Iván.

No, no, esa se la guardo.

(IVÁN) Estamos en "MasterChef", tú lo sabes, perfectamente,

y sabes, Teresa, lo de Juana no te lo perdonaré.

A Michael le voy a robar algo, le voy a quitar un aguacate.

Venga, fuera, y le voy a quitar la leche de coco.

¡Ostras, qué mala! -No, a Juani me da pena,

pero tiene muchas cosas, le voy a quitar el queso, venga.

Y allí tienes a Teresa. Anda, mi cesta.

Leche de coco, aguacate. -Aguacate.

Venga, hala, más vino. -Me sabe fatal, tío.

Me sabe fatal. Luna.

Venga... -¡Ay, las avellanas,

con lo que me gustan, me las quita!

Le voy a quitar a Juana porque nadie le ha quitado

y le quitaré lo que creo que no sabe utilizar

que es la leche de coco, el Oporto...

Sara Lúa, puedes pasar a la bodega, por favor,

y así ves lo que hacen tus compañeros.

Lo he pasado fatal. -¿Qué tal?

Creía que cocinarías con esa cesta que llevas.

-Ya, pero no sé qué quitar.

Hoy vas a tener la oportunidad

de saldar cuentas si tú quieres, Alberto.

A Andy le vamos a robar algo. -Ya lo sabía yo.

¿Qué le quitas? Cebolletas. Muy bien.

A Iván, nada. ¿A Iván no?

Intocable. A Iván le dejamos lo que tiene.

¡Ah, bien! A Ana...

Ana. Vamos a dejar lo que tiene.

¿Ah, sí? Sí.

A Michael le robamos las alcachofas.

(HABLA EN INGLÉS)

A Luna. -¿Me va a robar?

¡Ostras! Setas.

Setas, tampoco es tan buena conmigo Luna y a José Mari,

José Mari por pesado le voy a robar el Oporto.

Teresa le voy a robar el tomate

y el ajo. -Me quedo con la cesta vacía.

A Sara Lúa. La sepia, fuera sepia.

Venga, te quedan tres. ¿Dónde está José Mari?

¿Otra vez? El pin no está en la cesta.

Especias. Especias le quitas.

Especias. Alberto iré a por él

hasta el final del programa. -Vamos a Andy.

Queso. Y te queda uno.

A Luna. -¿Otra vez a mí?

Y a Ana no le ha tocado la cesta. -No.

-Fenomenal. -Le gusta Ana, creo.

Las hierbas.

(LUNA) Alberto me tiene desconcertadísima,

me ha hecho daño y encima

me robas a mí y a Ana, ¿no le robas? Yo es que aquí

hay algo que yo me estoy perdiendo o igual no me entero de nada.

(Risas)

¿Qué tal? -Hola.

¿Pesado, no? Pesado, no, no, ni trucos ni nada ya.

No, voy a por ti, chaval. ¡Qué mal amigo eres!

(LUNA) Fatal, qué mal...

¿Tienes alguna cuenta pendiente con algún compañero?

No lo sé, pues... ¿con Teresa?

¿Otra vez, pero qué os he hecho?

Vale, pues le quito la cebollita a Michael.

"What?" -Le quito algo a José Mari.

¡Ay, pobre, no le queda nada!

Le voy a quitar las flores. -Vale, llévatelas.

Venga, pues le voy a quitar a Teresa

las avellanas. -No, hombre, no,

si me lo ha quitado todo Iván. -Y las especias.

¿Le queda algo? Sí, dos cosas

le quito las hierbas. -¿Qué me han dejado en la cesta?

"Mushrooms, mushrooms". -Andy, tío, lo tiene todo.

Tío, que yo caigo bien. -Le quitaré a Luna

porque tiene más que nadie. -Claro que sí, mi hija.

Le quito los tomates. Venga, a Michael

le voy a quitar el Oporto. Oporto, te quedan tres

si no me equivoco. Me quedan tres,

pues le voy a quitar el boniato. -También la tienes bien vacía.

"Yes". -A Andy le voy a quitar

por estratega. -¡Toma!

Le quito el aguacate. -Bien, Ana.

Venga. -Muy bien, Anita.

Y, jo, es que esto ya lo tengo todo, ¿qué queda?

Iván. Pues le quito el queso.

Pues ya estoy. Muy bien, gracias por tu cesta.

Hola. (RÍEN)

Te vas a acordar. -¿Y qué hago?

Si quitaba diez, os quedabais con nada.

-Yo no te quité nada y la tenías petada,

fliparás con el queso, -¿Que no? Bueno, da igual,

lo habéis visto. Juana, ¿y dónde crees

que están tus compañeros? Mira, no lo sé,

me han tenido en una habitación y digo: "No se acuerdan de mí,

ya han cocinado y han hecho lo que Jordi, las bolitas y eso

pues mira, un día que he librado".

Es que eso no me entra en la cabeza para nada.

Oye, Juana, pero el día que te estaba diciendo la lubina:

"Oye, tal", bien se te quedó.

Y no la compartiste con tus compañeros,

a ver si ahora va a resultar que eres una estratega.

(DUDA) Lo pagué caro.

(JUANA) Teresa me dijo: "Como no nos dijiste nada,

lo cierto es que te hemos sentenciado".

Ya le he visto en más de una ocasión

que a mí me parecía que me miraba con mucha cara de odio.

Mira, ese es Andy, ¿le quieres quitar algo?

El ajo porque el ajo

yo cocino, estupendamente, con el ajo.

A Andy no le gusta. ¿Y a Iván?

A Iván le quitaré los tomates porque esto también lo cocino bien.

Ahí tienes Ana,

¿tú crees que te habrán quitado mucho a ti?

Yo me voy a quedar con las cebollas.

A ella le da igual. Está haciendo su compra

en el súper, sí. Su compra, hace su compra.

¿Y a Michael? Pues le voy a quitar todo esto.

¿Especias? No le importa

a quién esté quitando. -Le da igual.

¿Le quitas algo a Luna? Pero, claro, con esto,

mira, le voy a quitar el calamar, le quito la leche por si acaso.

Queso. Venga.

Oye, ahí tienes a José Mari, ¿te hace falta algo?

Estas hierbas tienen mala pinta.

(Risas)

¿Y a Teresa? Es que aquí Teresa

solo tiene esto, si no, se queda sin nada.

Juana, ¿me lo va a quitar? Hombre.

No sé qué hacer, pero bueno.

(RÍEN) -No sabe qué hacer,

pero me las quita, vale. Te voy a decir una cosa,

has hecho historia en "MasterChef" porque por primera vez

hay una cesta que no tiene ningún ingrediente.

Aspirantes, podéis regresar a cocinas,

por favor, adelante.

(ANA) Alucino que Juana haya dejado la primera cesta vacía

en la historia de "MasterChef", encima la estaba viendo

cómo cogía ingredientes y la pobre no lo podía hacer

con menos mala intención

porque los cogía en función del plato que ella quería hacer,

así que, me parece muy gracioso.

Ya me explicarás qué te he hecho. -Sólo tenías una cosa.

Ya, pero ahora no tengo nada.

Aspirantes, en vuestras cestas tenéis los ingredientes

con los que vais a cocinar y ahora lo vais a descubrir.

Podéis destapar vuestras cestas, adelante.

No tengo alcachofas, ¿quién me las robó?

-Creo que yo, me parece. -Me roba la alcachofa

y a Ana no le robas nada, cada día me sorprendes más.

Teresa, ¿qué tal? Mira, haciendo amigos, ya lo ves.

De la semana pasada a esta, algo ha ocurrido contigo, Teresa.

Pues mis compañeros, perdonad que lo diga,

son los que tienen dos cara porque si hay alguna cosa

que hice mal me lo podrían decir, de verdad, no sé qué ha pasado.

Creo que en el caso de la lubina que le disteis una receta,

tú, Pepe, a Juana, no se tomó muy bien que después

no diese la información y creo que hay que saber jugar

un poco mejor, más tranquilo entre otras cosas,

entre que tampoco acepta muy bien las críticas,

en general, o sea que... Es parte del juego.

O sea, todo empezó en la lubina. Todo se agravó con la lubina.

Pero no fue con mala intención, que no me sabía explicar yo misma.

Sí, aparte no se lo contó a nadie, Teresa, entonces, ¿qué pasó,

Teresa, por qué te enfadaste? Si no me enfadé,

le hice un comentario, digo: "Juna, no te acordabas

de la receta, pero haberlo dicho en voz alta",

pero no he tenido esa sensación

de ofenderla en ningún momento, ni mucho menos.

(TERESA) Juana de tonta, nada, y tiene un oído que se entera

de todo, juega a la abuelita buena que no sé qué, no sé cuántos,

pero mírala hoy, me quitó el último producto que tenía.

Ha sido una pieza codiciada. Sí, ya lo veo, mira.

Pero no eres la única, ¿verdad, José Mari?

¿Cuántos ingredientes tienes, José Mari?

Uno. ¿Uno? ¡Ay!

No creo que solo tengamos que cocinar con esto.

-Hazlo en texturas diferentes. -Pues, Andy,

lo siento, estás muerto. (JOSÉ MARI) La cesta

que me dejaron mis compañeros fue con mala idea

porque creo que me ven como un rival fuerte

aparte me quieren ver sin esto, sin el pin y van a por mí.

Andy, bueno, tú también tienes muchos ingredientes, ¿no?

Sí, las hierbas y las avellanas. (RÍEN)

Pues yo le gano por uno al pequeño Andy, a mi pollito,

tengo unos germinaditos, tengo unas avellanas

y puedo acompañarlo con un exquisito Oporto.

Hombre, Oporto, ¡qué maravilla! Iván, fuiste el mejor

en la prueba por equipos de la semana pasada

y tienes una ventaja. ¡Qué bien!

Puedes decir, ahora mismo, si le das esta cajita de básicos

compuesta por harina, nata, huevos y mantequilla

a alguno de los compañeros que tienen pocos

o ningún ingrediente o quedártela tú.

¡Qué bien me viene! Es tu ventaja,

son tus ingredientes, ¿para ti o para el compañero que elijas?

Claramente, para mí. Para ti pues.

Teresa, esa caja de básicos era tu única opción

para cocinar en caso de que Iván te la quisiera dar.

¿En serio? -Pues mira.

No tienes ingredientes y por tanto, no puedes cocinar.

Lamento si he ofendido a alguien y si alguien tiene

una cuenta pendiente, me lo diga Eso ya lo aclaráis vosotros

cuando veáis oportuno,

mientras tendrás que ver el cocinado

desde la galería, así que, sube a la galería.

(ALBERTO) Creo que es un aviso de los compañeros hacia Teresa.

En un grupo te tienes que comportar de una forma y si son nueve

que piensan lo mismo, el problema lo tiene ella y no los compañeros.

Lo que sucede, conviene en esta vida.

(TERESA) ¿Quieren ir a por mí?

Pues aquí estoy que los toros los toreo en la plaza

que no saben con quién se han metido.

Aspirantes, en este reto debéis hacer un plato digno

del programa siete con los ingredientes

que os han dejado vuestros compañeros.

Antes de empezar a cocinar, vamos a recibir a un invitado

que entiende, perfectamente, por lo que pasáis ahora mismo.

Adelante, el subcampeón de la cuarta edición

de "MasterChef Celebrity", Félix Gómez.

(Aplausos)

"Hello". -¿Qué tal, chicos?

¿Cómo estás? ¡Qué ilusión!

¡Qué alegría volver aquí, señores!

Tenía muchas ganas de conocer a Félix porque desde casa,

en pantalla, transmitía mucha pasión por la cocina,

Me siento identificado por su persona, un tío deportista,

un tío que le gusta cocinar,

perfeccionista y me veo reflejado en él.

Félix, buenas noches, bienvenido a "MasterChef".

Muchas gracias, señor, un placer volver aquí.

Félix, tienes un truco buenísimo

para relajar la tensión en estas cocinas.

(RIENDO) ¿Quieres que te lo demuestre?

Claro, demuéstramelo. Ya lo conocéis, ¿no?

Enséñaselo, vamos, vamos, uno, vamos, dos, vamos,

ya sabéis, chicos. ¡Toma ya!

Bien, bien, bien. Con esto siempre se puede, ¿no?

Además, eres experto en esto. Cómo me gusta.

Oye, sé que, últimamente, no has tenido mucho tiempo

para cocinar, ¿qué has estado haciendo?

Pues, es que estoy en pleno rodaje de "Tramontana",

la nueva serie de TVE y ahí estoy metido con Megan

y con Alaín persiguiendo a los malos.

Deseando verte. Sí.

Bueno, nuestros aspirantes acaban de ser víctimas

del robo de alimentos. ¡Uf, vaya pruebita!

Tienen que cocinar

con lo que les dejaron sus compañeros.

Algunos tienen más, otros menos y Teresa, que está arriba,

no tiene ninguno. Haciendo amigos.

Sois bastante más macarras de lo que éramos nosotros,

o sea, vais a degüello. Tú tuviste 10 ingredientes

y no saliste muy mal parado, pero sé que fue tal tu evolución

que seguro que ahora mismo serías capaz de hacer

un plato mejor con menos ingredientes, ¿no es así?

No me está gustando nada cómo está yendo la cosa.

(Risas)

No me digas que no serás capaz. ¿Me retas?

Hombre, ¿queréis que esté con vosotros?

Por supuesto, claro que sí. -Sí.

Venga, me uno (FÉLIX) Una vez más

caí en la trampa de estos tres

porque yo venía tranquilo pensando que venía solo a decir hola

a los chicos y poco más y me va a tocar cocinar.

Oye, Félix, por suerte para ti no te van a robar los ingredientes

los macarras, ¿sabéis quién lo va a hacer?

¿Tú? Casi peor todavía. No.

Déjame a mí. Va a ser Samantha.

La buena, la buena. Menos mal, menos mal.

Sí, que te lo has creído tú. No, ¿no?

Sí, vamos. Pobrecillo.

Creo que te organizaré un poco la cesta.

Pórtate bien. Tengo que quitar las cebolletas,

los tomates... No te hagas un Jordi tampoco.

No, no, te voy a ser cariñosa.

¿Te gusta el queso? El queso me gusta,

pero haz lo que decidas. Bueno, te lo voy a quitar.

¿Los boniatos? Tú mandas si no, si elijo,

me vais a matar. Fuera. No eres muy setas, fuera.

Vamos, ¿las hierbas aromáticas las quieres?

Yo qué sé, por darle algo, ¿no? ¿También fuera?

No, te quito las alcachofas. No, las alcachofas déjalas,

deja alguna alcachofa. Te tengo que igualar a ellos,

no voy a hacer diferencia porque seas "celebrity".

Alcachofa dentro. Bueno, te las dejo, vale.

Déjame algo que si no... Te quito la sepia.

Vale, la sepia no. Te gustan las alcachofas.

Oye, ¿en qué momento en tu vida has usado leche de coco?

¿En serio, tronco? Quito leche de coco.

¡Madre mía, dejadle algo!

¿En qué momento de la vida de un deportista

se toma chupitos de Oporto? Fuera Oporto.

Nada. No quieres Oporto.

Alcachofas, ajo, avellanas, especias, flores y brotes,

tienes ahí para hacer un platazo, sobrado.

Si sé esto, no acepto el reto. Aspirantes, Félix,

ya tenéis todos los ingredientes con los que vais a cocinar.

Tenéis 60 minutos para elaborar vuestro plato

y recordad que tiene que ser un plato digno del programa siete.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya, adelante.

Félix, a tu puesto de cocina.

Gracias, señores. ¡Vamos!

Es que no sé qué hacer.

Vamos allá, entonces...

Bueno, el tema ahora es qué se puede hacer

con una cabeza de ajo solo como tiene José Mari.

A Pandori, de Mugaritz,

hizo un plato con una cabeza de ajo solo.

Pero es José Mari, el de Mallorca. Claro.

Toda la vida las cabezas de ajo se han asado, pero es verdad

que no tienes otra cosa para incluso darle un toque.

Puede hacer el plato de ajo en texturas, chips de ajo,

crema de ajo, ajo asado. Es lo normalito que creo que hará.

Quiero más ajos. También es importante saber

que quien tiene una cabeza de ajos es una representación

del producto, puede usar siete cabezas

si le hacen falta, pero solo ajos.

Chema, ¿ya tienes claro tu plato? Está todo concentrado.

Chemita, ¿qué vas a hacer? -¿Yo, corazón?

-No, Chemita. -Borja Mari.

-Entendí Lunita, ¿y tú? -Intentaré hacer un postre.

¿Un postre? -A ver si soy capaz.

Yo creo que sabes quién lo tiene más difícil, Iván

porque no tenía muchos ingredientes y ha decidido quedarse

con la caja de básicos. Le vamos a exigir también

que haga algo porque tiene nata, huevos

y tiene harina, si con eso no sabes hacer nada decente.

A lo mejor un postre. Bizcocho y avellanas, ya lo tienes.

Ya decía yo que esto no iba.

Juana, que es quien más ingredientes tiene

la única que tiene la sepia, Juana tiene obligación

de hacer un buen plato porque se lo exigiremos.

Tiene de todo. Lo ideal es que te robe,

pero con la suerte que te dejen algo

que sepas usar y hagas un gran plato con pocos elementos.

Si tienes mucho, esperamos mucho, si tienes poco, no haces nada.

Tiene ajo, cebolla, tomate, sepia, hará un guiso en condiciones.

Lo siento, no puedes fallar.

¡Oh, qué rico! Y esto con esto.

¿Qué tiene Michael? Tomates, hierbas...

Avellanas. Y vino de Oporto.

¿Y ahora qué haces con tomates, avellana y Oporto?

"¡Mamma mía!" Eso le da para un platazo de diez.

Pero no es muy su cocina. No.

No está como pez en el agua. No está como "fish in the water".

Andy haciendo avellanas garrapiñadas

y una crema. A lo mejor es el punto de partida

de un gran plato, déjale que a lo mejor

hace eso con texturas... De entrada tendría que romper

las avellanas y meterle agua y sal y hacer una leche de avellanas,

algo que pueda construir porque si no, no hará nada.

Mis compañeros han ido a por mí creo porque me ven yo creo

que fuerte tanto en las cocinas, pero sobre todo, fuera de ellas

que es donde más flaquean ellos sin duda y siempre tengo presente

la frase: "Vive y vencerás", así que, por ahora va bien todo.

Lo concentrado que está Félix. Félix es impecable siempre.

¿Qué le quitaste al final? Le dejaste aguacate.

Se quedó alcachofas, aguacate, hierbas, flores, ajo y avellanas.

Joder, también platazo va a hacer, cuidado,

ya se puede esmerar. No ganó de milagro el "Celebrity".

Voy a intentar hacer una ensalada tibia,

bueno, no sé, tengo muchas cosas en la cabeza,

a ver qué sale. Con este robo me he dado cuenta

que hay gente que crea un poquito de odio

y que la gente se porta un poquito con ella

porque, a lo mejor, ella ha hecho lo mismo, no lo sé.

(SARA) Es con la persona que menos empatía tengo

por muchas cosas y porque vi a Juana en ciertos momentos

muy debilucha, no puedo ver llorar a Juana y la vi.

Para mí eso es tocarme a mí aquí.

Creo que no tiene un fondo muy limpio.

Estoy muy sorprendido con lo de Teresa

porque yo sabía que Andy, Iván, Alberto y José Mari,

están en el ajo, nunca mejor dicho.

Hemos escuchado a casi todos

hacer un comentarito de Teresa, de la semana pasada a esta,

algo no nos han contado, algo ha pasado

y Teresa dice que no sabe nada, no me lo creo.

¿Será por la lubina? No lo sé.

Empiezan a volar no cuchillitos, catanas envenenadas de repente

por la espalda, por ejemplo, Alberto que no me esperaba

que me fuese a robar nada, ha aprovechado y ha robado

y a su amiguita Ana no le ha cogido nada.

Pensé que no me robarían tanto, ¿verdad, Alberto?

Yo te he robado una cosita solo, tampoco es para tanto.

-Me robaste y no me gustó un pelo y encima está dando ideas

con sus avellanas ahí y solo tiene avellanas, me alegro.

Mira, el karma existe. -No te pongas celosa.

Oye, lo que me ha gustado es Alberto, claramente,

está decantado ya, está por Ana, no por Luna.

Aquí estáis todos vosotros: "Luna, Alberto, Luna, Alberto",

y Alberto os dice: "No os enteráis de nada".

Él juega a todos los palos.

Pero más a Ana que a Luna, estos guapetes ya sabes cómo son.

Tengo unos ingredientes que mis compañeros

no me han querido fastidiar mucho. Estoy contenta

porque me da para hacer un buen plato, creo.

Haré las setas y luego, haré aguacate con una vinagreta

y unos chips de boniato

para acompañar y espero que me salgan bien.

Esta es una prueba para demostrar la capacidad, creatividad,

lo virtuoso que puede, lo tenemos difícil, eh.

No va a ser la prueba donde mejor vayamos a comer.

A ver, espera, me queda una elaboración.

Samy, ya que la comida hoy va a ser escasa

porque no hay demasiado donde roer, no será la mejor cata

que vayamos a hacer, jolín, podrías haber traído una tarta

de esas que haces tú tan rica. 25 años cumple tu cáterin, ¿no?

Tráete una tarta. Por el 25 aniversario.

Y lo prometiste. Ya.

Lo sé, lo sé. ¿La has traído?

¿No confiáis en mí? ¿Has traído una tarta?

Por supuesto que la he traído,

por supuesto. Menos mal.

Voy. Trae la tarta.

"Hi, Félix". -¿Qué tal, señor, cómo estás?

-Muy bien, señorito, por favor. -Señorito, señorito.

¿Cómo lo llevas, estás con el termómetro?

Te pareces a mí. Os traje la tarta Rogel,

¿la queréis probar? De mi cáterin.

¡Qué buena! (FÉLIX RÍE)

Es una tarta uruguaya, la descubrí en Punta del Este

y la hago en el cáterin porque me encanta.

Es muy guay. Dulce de leche, merengue,

unas galletas sin casi nada de azúcar.

# Cumpleaños feliz,

# cumpleaños feliz...

# Te deseamos, cáterin de Samantha, # cumpleaños feliz. #

¡Bien!

Alberto, ¿qué estás haciendo? -Estoy ahumando el queso.

No tengo claro aún lo que voy a hacer,

intentaré hacer como un queso en tres texturas diferentes,

el ahumado que creo que saldrá mejor,

tengo idea de hacer un finger queso

rebozado con avellanas y probar si servía de algo

envasar el queso con Oporto para ver la tercera idea

y a ver cómo queda. -Una cosa, que sepas

que he escuchado algo de finger, esa idea se la dije yo,

es que encima de buena

soy tonta un poco. -Siempre se flipa.

Luna se ha girado y me dice:

"¿Por qué no haces "fingers" con el queso?".

-"Me falta la harina". -"Sustitúyela por avellana".

"Puede ser buena idea".

José Mari, ¿qué harás con el ajo, una obra de arte?

Una obra de arte, cariño; que vas a estar orgullosa de mí.

Eso, seguro; eres un artista.

Mira a ver, José Mari, que estamos en el capítulo siete.

(Música)

Félix, ¿qué haces? ¿Cómo vas, Félix?

Voy a trabajar, sobre todo, con las alcachofas y los aguacates,

los usaré en dos texturas; crema y crujiente de alcachofa,

y, luego, crema de aguacate y aguacate a la plancha,

y una picada de avellana.

Todo es muy sano, esta comida que te gusta a ti.

¿Qué le hago? Es que es lo que le habéis dejado.

La verdad, no me habéis dejado mucho,

pero sabéis que mi filosofía de vida es esta,

y lo intento aplicar a mi cocina; a ver qué tal, a ver si está rico.

Tiene buena pinta. Sabes nuestros gustos.

Nada, termina, a ver qué tal. Muchas gracias, chicos.

No estoy muy convencido...

A Félix lo veo muy callado, ¿estará haciéndolo bien?

# Desde que llegaste a mi vida sigo soñando... #

(Tarareos de Michael)

Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo,

os quedan 30 minutos. (ASPIRANTES) Sí, chef.

(IVÁN) ¡Qué pulmones! -Soy soprano.

(Música)

Iván, ¿cómo vamos?

Aquí, intentando jugar a los reposteros.

¿Qué haces? Ahora mismo, una crema inglesa.

Crema inglesa. ¿Para qué? Pero con nata.

Para hacer una tartaleta y rellenarla,

voy a intentar hacer un crujiente con caramelo y avellana,

y presentar un postre que sea digno de esta semana.

¿En ningún momento pensaste en darla la caja a Teresa?

La verdad es que no, creo que me conocéis, soy directo.

Pero estaba sin ingredientes. Pues... por algo será,

no se los quité todos yo, es algo... comunal.

Siento que no cocine, pero es lo que hay,

es "MasterChef", no "La casa de la pradera".

No. Se viene a competir, a dejarse la piel

y a hacer platos ricos. Esto va a estar rico.

Oye, los gallitos os habéis quedado sin ingredientes.

Bueno, hay gallos y ha pollitos, Samantha.

¿Quienes son los pollitos? El pollito está a mi izquierda.

¿Qué ha pasado con el pollito?

Sus estrategias y sus ademanes en las anteriores semanas

le han dado su posición actual. Le han dado su merecido.

Avellanas, brotes y a jugar. Tú tampoco tenías mucho más.

Porque me ven un rival fuerte, no por tener una estrategia hecha;

este tiene un río muy marcado y va a por él,

navega bien en ese río, es un cocodrilo.

Me ha encantado. Me alegra de que lo pases bien.

Mucha suerte. Gracias.

(Música)

(Música)

Yo no creo... bueno... Creo que te has liado mucho.

¿Me he liado? -Te has liado demasiado.

Con lo que tengo... -A ver si vas a ser el pretencioso.

¿Con quién hablas?

Con él, que lo veo, madre mía, se ha montado un chiringuito...

¡Madre mía, qué tenderete, qué tenderete!

Buena liada.

Liada padre. En fin, te veo, un poco, perdidito.

(Música)

Andy. Muy buenas, chef.

¿Qué tal? Cuéntame.

La receta será las avellanas en diferentes texturas.

Estoy haciendo un puré de avellana; avellana tostada,

con la mitad de la avellana tostada quiero hacer un praliné,

para que acompañé y dé un toque al puré;

luego, tengo garrapiñada, para el toque dulce;

tostadas secas y el polvo de avellana.

Bueno, bueno, vas a hacer 18 creaciones.

Tengo que hacerlo, que si no, me pierdo.

Qué mente prodigiosa. Qué más quisiera.

Después de visto lo visto, creo que te han dejado

bastantes ingredientes. Esperaba menos.

Tal y como estabas en el "ranking", que estabas entre...

Estaba alto. Mira José Mari.

Porque lleva el pin, si no, no nos hubiésemos fijado.

¡Ah...! Vale. Bien, bien. Perfecto, perfecto.

Ya me quedan claras las cositas que harás.

Suerte, Andy. Gracias, Pepe.

(Música)

(Música)

¡Se me ha cortado!

¡Ay, que se le ha cortado! Churri, ¿qué se te ha cortado?

Es difícil hacer un alioli sin huevo y a mano.

Te da tiempo de hacer otro.

(Música)

(Música)

Félix está en plan campeón, ¿eh?

Tiene muy buenas ideas de lo que hacer con una alcachofa.

Lógica y coherencia de lo que hacer con esos ingredientes.

Andy hará 17 texturas de avellana.

Tú hubieses hecho dos o tres, pero él hará 17.

Las que fueran, pero que estuvieran coordinadas.

¿Y el ceño fruncido cuando cocina? Como si estuviese haciendo...

Inventando la pólvora. Efectivamente.

Es maravilloso.

Quiero ver el lado bueno; el interés de intentar,

con un solo producto, sacar varias cosas.

(Música)

(Música)

Veo bolsas de vacío... Son, todo, pruebas.

Fuegos artificiales, magia y colores...

Todo eso terminará en un plato. Espero que sí.

Le va a echar la bronca.

En el fondo, me da pena, me ha robado, pero me da pena.

¿Qué será tu plato? Tenía queso, avellanas y oporto.

Lo que voy a hacer, con el queso, van a ser tres texturas.

No menosprecies a los brotes.

Brotes, pondré. Mira, he hecho un aceite con...

Brotes. De menta o hierba Luisa, no sé.

"Axina", es un brote dulce. ¿Sí?

Te falta cultura general, te faltan recursos para brillar.

Marta Verona, Álex Puig; ¿qué tienen en común?

¡Carlos Maldonado! Los ganadores.

Son ganadores y han dado clases en la Escuela online de MasterChef.

Como yo.

No, tú no has dado ninguna clase. Bueno, dar no.

Cada vez, hacemos lecciones más completas e interesantes;

vienen cocineros profesionales a hacer cosas interesantes.

¿Harás algo interesante para que lo hagas en la Escuela?

Lo espero. Veo lagunas.

Primero, tienes que aunar las ideas en algo que sea interesante.

Estás haciendo lo mismo con los brotes que con Luna.

A Luna no la desprecio, le doy toques para que espabile.

No espabiles tú. Está muy mosqueada.

No, no creo que tanto.

Creo que te hace más tilín Ana que Luna.

Vaya... -Para nada. Ana es como mi hermana.

¿Y Luna? Luna...

¿Tu prima? Sí, lejana.

Vale, la tienes contenta y a mí, alucinado,

que tocas todos los palos y... No, todos no.

Solo calientas el horno. Vale...

Solo lo calienta, sí... Sí que te enteras, te enteras.

¿¡Yo!?

(Música)

(Música)

Ay, Juani, Juani, Juani, ¿cómo vamos?

Me estoy modernizando. ¡¿Te estás modernizando?! ¿Por qué?

Mira, tengo ya esto... picado; esto...

La sepia. La sepia.

Esto es parecido a los níscalos, ya lo sabes;

ahora, si me da tiempo, haré un crujiente y...

Eres una moderna. Y un puré.

Voy a hacer un puré con el corazón de la alcachofa,

y hacer así... como... Lo que salga.

Estás como Jordi Cruz. Ay, hija, no.

Primero, cocinas más moderno,

y segundo, cómo te quieren tus compañeros.

Y yo a ellos.

El único problema es Teresa, ¿no? ¿Qué? ¿Qué ha pasado?

El otro día me dijo que me habían sentenciado,

y dice que era broma, pero no era broma.

Cocina, no quiero entretenerte, hazlo bien, un platazo.

Emplátalo bonito, Juana. ¡Ay, madre!

Ese estilito que tienes.

Pongo, por menos de nada, un florero.

(Música)

(Música)

Quiero hacerlo bonito, pero no quiero que quede infantil.

Aspirantes, Félix; últimos diez minutos.

(FÉLIX) Oído, chef. (JOSÉ MARI) Sí, chef.

Oído, chef. -Michael, ¿has terminado?

Sí, he terminado. ¿Y tú? -No.

Chico, has tenido casi una hora.

Sí, pero en España somos más lentos que en América.

Ay, ay, ay. -Trato los ajos con cariño, mira.

Sí, pero están quemaditos. -Tienen que estar quemaditos.

¿Quemados? -Tienen que estar así.

¿Cómo vamos? Bienvenido a mi cocina.

¡Hombre! Pepe, ¿qué tal?

¿Qué estás haciendo? Es un placer.

Estoy haciendo cuatro texturas. ¡Cuatro texturas de ajo...!

Horneada, alioli en crudo, confitado y chips.

¿Esperabas esto de tus compañeros? Lo esperaba por dos razones:

una, no pueden vivir viendo que tengo el pin;

y la segunda razón, saben que soy un buen contrincante.

Te tienen ganas.

Sí, señor, me tienen ganas, pero no podrán conmigo.

Cómo está el patio, a ver cómo acaba. Suerte.

Gracias.

(Música)

(Música)

Iván, que siempre piensa que es bueno, es pretencioso...

Perdóname, pero Iván no llega. No lo consigue.

Queda poquísimo.

Sí, tío; una mierda pinchada en un palo.

¡Bravo!

Los he visto cocinar perdidos y mal, sobre todo, a Iván;

yo hubiera hecho un postre exquisito;

así que, me vengo arriba, me vengo arriba.

(Música)

(Música)

Aspirantes, último minuto.

(Música)

¡Horno!

(Música)

(Música)

Diez... (IVÁN) Guau...

Nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

¿Qué tal? -¡Bien!

No estoy contento con mi plato,

he emplatado como un niño de dos años,

desdibujando todo; la tartaleta no resultó...

El resultado es imperdonable, desastroso.

Si quieres aprender lo que necesitas sobre cocina,

suscríbete a la Escuela MasterChef.

Más contenido que nunca con recetas y trucos

para que puedas convertirte en un auténtico "masterchef".

Cocina tradicional, cocina saludable e italiana;

son algunas nuevas lecciones que encontrarás.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, el tiempo ha terminado y llega el momento de la cata,

pero, antes, vamos a ver qué nos ha hecho Félix

con esos cinco ingredientes. Vamos a probar, por favor.

A ver si paso la prueba.

Esta es la reválida famosa, igual, no me llamáis más.

Qué espalda tiene este chico... Uf, fortachón.

¿Te gustaría volver? ¿Por qué no?

Fíjate, quién sabe, a ver si consigo ser el primero.

Te has picado. Sí.

Los repetidores están de moda. Sí, sí, se llevan.

Homenajearé a los repetidores, ¿le puedo poner título?

Claro, por favor. "Felices los cuatro".

¡Oh! (RÍEN)

Por nuestro poliamor y esas cosas, que vuelva el ritmo, ¿no?

Intuyo que hay una crema de alcachofa.

Alcachofa confitada, luego, aguacate a la parrilla,

picada de avellana y he frito el ajito con la alcachofa.

Es verdad, tenías cinco ingredientes:

aguacate, alcachofa, ajo, avellana, y flores y brotes.

Qué ladino. (SE RELAME) Hum...

Está muy rico, es una gran matrimonio,

la finura del aguacate y la intensidad de la alcachofa,

en una crema de... en una "parmentier" de alcachofa,

con las texturas crujientes. Es un plato muy sutil.

Sutil, elegante y rico. Buenísimo, Félix.

Si no, date una vuelta y mira lo que hay por ahí.

¿Puedo dar la vuelta y volver a la casilla inicial?

Ven con nosotros. Vente a probar con nosotros.

Alucinante lo de Félix con sus cinco ingredientes;

qué lección acaba de dar, qué sutileza, qué presentación...

¡Brutal!

Ahora sí empieza la cata; Sara Lúa, Alberto y Juana.

(Música)

(Música)

Qué nervios, ¿eh?

Sara Lúa, nombre del plato.

"Ensalada amistosa en diferentes texturas".

¿Quienes son tus amigos? Los que no me han robado.

(Risa de Jordi)

El boniato lo asé y flipé, porque sabe a castañas;

luego, como tenía tomate y no quería hacer una ensalada,

lo confité con ajo para que fuera más untuoso;

las avellanas las caramelicé; le añadí oporto;

luego, hice una vinagreta...

Me estoy perdiendo, estamos hablando de esto, ¿no?

Sí, pero hice miles de cosas.

Tenías pocos elementos, pero no poca cantidad de ellos.

Ya lo sé. Una ensalada pequeña...

Por buena que esté, ¿eh? Vamos a probarla.

No sé si ir el primero. Corre, corre, vamos.

Jo, lo siento.

(Música)

Está muy bueno. Qué bien.

Estética, rica, curiosa... Gracias.

Me falta cantidad y generosidad en el aliño, por ser tiquismiquis.

Cuando estabas contando lo que había en tu plato

me ha dado una pereza abismal, pero al probarla está rica;

al final, es lo que buscamos, que esté bueno.

Es verdad que está rico, yo, que soy de buen comer,

hubiera agradecido el triple, por lo menos...

Muchísimas gracias.

Qué pena que no te hayas lucido más por la cantidad.

Muchísimas gracias. Fíjate qué te digo.

Jobá... Me da miedo el galleguismo,

porque siempre pongo mucha cantidad en los platos,

entonces, debo llegar a ese punto medio,

para que sea, pues... el bocado perfecto.

¿Y qué dice la señora Juana?

Pues... Creo que tiene que estar riquísimo,

creo que está bien emplatado, estoy conforme, no está muy mal.

Se llama "Huga y la griega".

(RÍEN A CARCAJADAS)

Acabáramos. Juana...

Ya se lo habías dedicado a Huga.

Es que, viéndolos a ustedes tan bien vestidos,

creo que merece, la mejor estilista de España, que...

¿Y la griega que tiene que ver con esto?

La griega es la que me ha empujado a venir aquí,

pasaba por la puerta de la portería todos los días y me decía:

"Tienes que ir, tienes que ir".

(Música)

No está malo. ¿Está rica la sepia salteada? Sí.

Pero me gusta menos el fondo.

Después de probar la crema de Félix, que era todo alcachofa,

esto es un popurrí, un poquito, indefinido, Juana.

Creo que estás pasando más tiempo en pintarte el morrito

que en leer los libros de cocina,

y eso me tiene preocupado, Juana.

Si no se me queda en mente, lo del libro.

Hay que querer evolucionar y aprender de los errores,

si te pones a pensar "no me acuerdo, estoy mayor... ".

Cuando tengáis 74 años y medio os acordaréis de Juana.

Las excusas no nos valen, estás aquí y eres una más.

Estás en el programa siete. Y estás evolucionando,

porque hay una gran evolución desde el principio.

Me ha encantado, te llevo la contraria.

Llévame la contraria.

Esta crema me ha encantado, ¿qué quieres que te diga?

Esa mezcla que no te gusta... Es la que te gusta a ti.

A mí me ha conquistado. Me gusta que hayas arriesgado,

porque lo que es complicado es arriesgar y acertar;

para evolucionar debes meter la pata

y este es el paso; así que sigue innovando, Juana,

que estoy segura de que lo conseguirás.

Se quedará "to" loco tu marido. Creo que mi marido

se va a divorciar, porque menudo jaleo me traigo

con los chicos allí;

con los labios pintado, que no me ha visto nunca;

muy diferente a mi vida de toda la vida.

Estoy deseando de que Alberto me diga cómo se llama su plato.

Pues, se llama "Dos quesos y un funeral".

(RÍEN)

Iban a ser tres quesos y, al final, el tercero no salió.

El tercero es una receta que me dio Luna,

que era queso rebozado con la almendra y frito.

Ah, vale. Que no ha salido.

¿Crees que, después de robarle a Luna,

en vez de a Ana, te dará una receta bien dada?

(Risas de los jueces)

Me ha hecho el lío, ¿no?

Y tú has entrado al trapo, "yo lo empano y lo frío".

Y Luna, mira... Claro, Luna te la ha dado...

Luna te la ha dado con queso y, ahora, nos la quieres dar tú.

Me la ha devuelto. Claro.

Con la única mujer que estaré será con Juana,

me voy a arrimar a ella y no me separo, se ha acabado.

(Música)

Alberto, ¿sabes a quién me has recordado?

A Andy. ¡Sí, hombre!

Sí. ¿Qué haces, Alberto?

"Estoy haciendo unas pruebas con los quesos, y tal y cual".

Ah, ¿sí?

El siguiente paso es ser pretencioso.

(RÍEN A CARCAJADAS)

Lo has hecho mal, le has copiado. Soy yo.

Vamos a ponernos, un poquito, serios, ¿te parece?

Si yo serio estoy. Este no es el camino,

te estás relajando y te la pegarás como un campeón;

esto es una castaña y tu actitud peor que tu plato.

Al principio del concurso te he visto con ganas

y, ahora, te veo relajadito, solo te informo.

He intentado hacer lo mejor que he podido,

no se me ocurría otra cosa, pero intentaré mejorar.

Una crema de queso; calentar agua, hacer una infusión,

no coagular el queso, que quede líquido, frutos secos,

y unos brotes para darle un toque. ¿Qué te parece la tabla?

No te puedo echar mucha mano, tú lo sabes, también.

No tiene ningún sentido, está mal ejecutado, sin gracia...

Son unos cuatro o seis tristes trozos de queso que no aportan,

donde hay poco trabajo y poco pensamiento.

No considero que mi actitud sea mala,

pero si creen que sí, si daba el 100%,

ahora daré el 120% para que vean que no es así.

José Mari, cuéntanos sobre este homenaje al ajo.

¿Cómo se llama?

(IMITA A CHIQUITO) "Peper, ajo hecho, pechor".

(RÍEN)

(Risas)

Ganas le ha echado. Ganas le ha echado.

Los 60 minutos han dado de sí. Tenía más nombres.

¿Cuáles? "¿Ajo mido ajo?".

(RÍEN)

(PEPE Y JORDI) No sigas.

"Ajo arrieros somos y en el camino... no puedor".

(RÍE A CARCAJADAS)

Aparte de esta literatura divertida, ¿puedes contarnos...?

Es una presentación de tres tipos de texturas de ajo;

confitado; asado; chips de ajo

y emulsión de ajoaceite, para mojar las chips.

Me gustaría darlos las gracias por darme un solo ingrediente,

a veces, es más fácil cocinar con un ingrediente

que no con cuatro o cinco, como hemos visto.

A ver tu alioli cómo está.

Es una emulsión de ajo. Aceite. -Vale.

Es un flipado, cree que sabe hacer de todo y no sabe nada.

No lo probaría, que os van a echar de casa.

¿Sabes por qué quieres que no lo probemos?

Porque ni esto es un ajo confitado, ni esto es una chip...

Lo sabía.

Ni esto es un alioli, y la cabeza... frita.

Asada, asada. Vamos a probarla, me encanta.

Cuando se asa una cabeza de ajo al horno está maravillosa,

exprimes así... ¿verdad?

Mira, si sale. -Sale.

Félix, ¿has quedado? Mañana tengo escena de besos.

(RÍEN)

Por respeto, me lo voy a ahorrar, si no os importa.

Pero dicho eso, perdóname, estoy con Jordi,

cualquiera de estos ajos no se puede comer;

incluso, a la cabeza le falta más tiempo de asado.

Está bien, no refleja lo que querías hacer,

pero, al menos, la actitud ha sido buena,

con ganas de hacer algo con solo ese elemento.

Luna, nombre de tu plato. "Las batatas de la abuela",

porque el plato me recuerda a mi abuela,

es muy de abuela y no me representa, para nada.

¿Por qué lo vendes tan mal? ¿Lo vendo mal?

Sí. Mira, es...

Lo peor que puede decir un cocinero es que no le representa.

Quizá, lo dice por el exceso de aceite que lleva encima.

No, no, ¡¿qué?! ¡Ah!

No, es queso fundido y la reducción de cebolla caramelizada con oporto.

(Música)

Nos has metido un mal rollo con tu plato

y cuando lo pruebas está que te mueres.

Ay, pues me alegro, de verdad.

Es un plato curioso; el coco, más la batata, más...

Da como resultado un puré que sería una buena guarnición.

Es lo que iba a decir, es una muy buena guarnición.

Es una guarnición, donde el puré es curioso, singular

y sabe a exótico; a batata, a coco y a muchas cosas más;

y, encima, las chips están bien crujientes, ricas.

Con esos ingredientes está bien resuelto.

Lo único malo del plato eres tú. Ya.

La mala presentación, tu actitud... Oye, está bien.

Estaba flipando, según lo estabas vendiendo...

"No lo probaré, seré el último". "Me enveneno".

No tenía ninguna gana de comerlo, pero... pero está rico.

Gracias, de verdad.

¿Qué pasa con Alberto? ¿Por qué le has dado esa receta?

A ver... eh... Pensaba que la podía ejecutar bien.

¿Sabes qué te aconsejo? No le hagas caso, pasa de él;

te rechazó en la última prueba la semana pasada,

te excluyó, también, te ha robado descaradamente,

a la otra no. (RÍE) A la otra...

Eso duele. A mí me ha dolido.

No le hagas caso, verás cómo lo echa en falta.

A ver qué pasa. Ojalá...

Alberto me tiene helada, la verdad, sinceramente.

Hoy, no sé qué pasa con ese fuego que me entra, a veces, por aquí,

que no lo tengo...

Michael, dinos el nombre de tu "flower".

"Ensalada floral de tomate".

Y te has roto la cabeza.

Porque no sabía, exactamente, cómo ponerla,

y, además, estaba pensando en Félix,

que lo conocía de la tele y me encantaba,

y le dije a mi marido que si lo veía

le daría un abrazo para saludarlo, porque era mi favorito.

Por favor. Tendrá que decírtelo él.

Claro que sí, ya ves tú.

Yo quiero otro.

Quiero otro. -Claro que sí.

Si no lo hago... -Ya ves qué fácil.

Abracitos Félix.

Vamos al plato, ¿me puedes explicar qué es eso?

Mi intención era hacer una florecita con el tomate

y con el aceite encimita; luego, he molido las avellanas con aceite

y lo he juntado todo; que las he "tostiado", un poquito,

para ponerlo como el centro de la flor.

Las has tostado. -Tostadas, tostadas; "yeah".

Vamos a probar, pero, desde luego, lo que se ve es muy pobre.

Feo, pobre

y no me suena bien la avellana con la hierbabuena y el tomate.

(Música)

¡Qué malo!

Qué burrada la avellana, la menta, el tomate, el aceite...

No pegan nada, te raspa la lengua.

60 minutos para eso, un tomate da para mucho más;

tus compañeros han hecho más con menos.

No hay para estar orgulloso de este plato, es muy flojo.

Félix, ¿después de ese abrazo...?

Yo te abrazo las veces que haga falta...

¿Pero? Di la verdad.

El plato no tiene nada, al tomate, incluso, le falta sal.

Falta pensamiento, Michael. Creo que tienes que dar ese paso

para seguir avanzando, porque si no, te quedas ahí,

y creo que esto es... jorobado. Voy a darlo.

(COMIENZAN A HABLAR EN INGLÉS)

¿Sabes qué? Me cuesta pensar en castellano.

Estás a ese nivel ya.

Voy tan rápido que no sé qué le he dicho.

El inglés de Massachusetts me resulta difícil.

El mío es del norte de Illescas, que se habla con un acento más...

Como tú estás tratando bien mi idioma, trataré bien tu cocina.

Sí. Ana, nombre de tu plato.

Lo he llamado "Ojo por ojo "y el mundo acabará ciego".

Creo que todos tenemos que aprender con lo que ha pasado hoy,

no podemos ser tan rencorosos, porque si no, al final,

hay gente que se queda sin alimentos en la cesta,

hay gente que tiene un montón y, al final,

si aprendiésemos a llevarlo mejor, a lo mejor,

todos habríamos tenido cestas increíbles.

¿Y qué has hecho?

Primero, he salteado las setas con cayena, ajito y comino;

luego, he hecho el aguacate, partido en trocitos,

con una vinagreta de aceite infusionado en cayena y en eneldo,

y le he puesto las avellanas; y, luego, he hecho chips de boniato

con la reducción de oporto.

No he sabido cómo hilarlo ni que estuviese perfecto.

Hilado no está. No está hilado.

Las setas están muy ricas, porque están bien salteadas;

el aguacate está graso de más. Tiene tu buen gusto, sin duda,

pero no será el plato por el que serás recordada.

Te digo lo mismo que a tu nuevo amigo Alberto:

No es el camino, Ana. Vale.

Es un plato que no tiene sentido ninguno;

son tres combinaciones fallidas, no hay un pensamiento.

No hay una historia, no estás contando nada.

Me parece que deberías centrarte, un poquito, en definir tu camino,

aquí, en "MasterChef". Vale.

Me están empezando a dar mucha caña pero quiero pensar

que es porque ven algo en mí y que si me dan caña

es porque piensan que puedo mejorar.

Está complicado el gallinero, ¿eh?

(RÍE) El karma, esto es el karma.

(Risas)

Ay, pobre, se le ha caído al emplatarlo.

(IMITA A EPI) Cuéntanos, ¿cómo es tu plato, Iván?

(JOSÉ MARI) Bueno...

Mi plato se llama "El postre que me dio la galleta".

Te vas a llevar la galleta. (RÍEN)

Y, bueno, es una tartaleta fallida;

una crema inglesa y un crujiente, o una teja, de avellana

con un caramelo que... No tiene mucho sentido, la verdad.

Vamos a probarlo, amiguitos.

(Risas)

Ostras...

Venga, prueba, he cortado un cachito.

Tú primero, el invitado. ¿Voy? Qué generosos sois.

No cojas mucho, las masas crudas, al estómago, no le funcionan.

No he visto un caramelo tan negro. En tu vida, ni yo.

Pensaba que el caramelo no podría coger este color negro.

Ya hemos aprendido algo. Creo que la crema estaba buena,

pero, después, en esa amalgama de despropósitos...

¡El pollito!

Andy, estás disfrutando, ¿eh? El pollito está "pío, pío".

Andy, ¿estás disfrutando? Bueno, normal.

Di la verdad, ¿qué tal este momento?

Es el tipo de competidor que disfrutad de los males ajeno.

Estoy disfrutando mucho de la valoración,

porque, la verdad, miro el plato de Iván

y he visto mejores vómitos por las mañanas.

Iván, ¿quién crees que te robó la sepia?

Le gusta mucho a los pollitos. (RÍEN)

Porque tiene mucho calcio para el pico.

Para crecer. Exactamente.

Para afilar el pico. Exactamente.

Eso pasa de bache, ¿eh? Es un plato malo, fallido;

seguramente, será de los malos de esta edición.

Yo lo creo, también, de verdad.

Consejo de uno que no hacía repostería y se le daba fatal,

ponte las pilas, porque, además, va a empezar a subir

el nivel a saco y lo vas a necesitar.

Lo que me da pena es que podías haber dejado a tu compañera

esa caja de básicos, que se podría haber lucido,

pero has pensado que ibas a hacer algo mucho mejor.

¿Te arrepientes? No, en absoluto.

¿No? No. Me arrepiento de este postre.

Creo que el karma ha devuelto a cada uno lo que le tocaba,

además, no hay una tía más competitiva que yo,

¡ante las adversidades me crezco! No sabe con quién se ha metido.

Bueno, vamos contigo, pequeño. Andy...

Mi plato se llama "Más vivo que nunca".

¡Ah! ¡Guau!

Qué sobrado es el tío, qué sobrado es.

Lo he llamado así, porque me siento más fuerte;

salí airoso de la última prueba de eliminación

y, bueno, ¿qué queréis que os diga? Me inyectó mucha energía

para presentar este plato solo con un ingrediente,

como eran las avellanas. Y, nada, ahí he sacado

cinco texturas de ella. ¿Qué estará pensando Félix?

Estoy pensando que a la contra de lo que ha hecho Luna

lo ha vendido de puta madre. (RÍEN)

Es abogado, es abogado. Ah, vale.

Eso nos lo vende bien. Joder...

Va en puré; va en praliné; va garrapiñada;

va tostada y, luego, va en polvo tierra, por encima.

Vamos a probar. Con dos narices.

Esa seguridad... ¿Veis? Tenéis que aprender de aquí.

Seguridad tengo, pero me caen por todos los lados...

(Música)

Mira, te diría lo que le he dicho a José Mari;

tiene mérito, te has enfrentado a esos pocos ingredientes,

no tenías más, es cierto, dos ingredientes,

pero hay un trabajo y hay una intención,

una intensidad por querer sacar algo bueno.

Faltan conocimientos y sobran algunas cositas;

quizá, Luna no debería defenderlo tan mal ni tú tan bien.

(RÍE)

El pollito acaba de hacer... "A papá, a papá, a papá".

(RÍEN)

Andy, esto es un plato de una persona valiente,

que coge un ingrediente, que arriesga, es verdad;

que hace cosas interesantes, y eso me gusta de ti.

La he cagado.

¿Qué hubieses hecho con la caja de básicos?

Un bizcocho de avellanas.

Qué mal aprovechada esa caja, me cago en diez.

Qué mal aprovechada, sí. (RÍEN)

Empiezan a ver quién es Andy, lo que tanto tiempo llevo deseando,

que me empiecen a valorar, no el plato en sí,

sino, lo que hay detrás; el pensamiento, un poco...

Todo lo que es, ¿cómo decirlo?, la innovación que llevo.

Aspirantes, la cata ha terminado y tenemos que despedir al invitado.

Félix, muchas gracias por haber venido

y por demostrar ese talento que tienes en cocina.

Esperamos ver esa serie rápido. Eso espero. Muchas gracias.

Un abrazo, amigo, que vaya muy bien.

Gracias a vosotros, un placer venir a casa.

Gracias, Félix. Suerte y a seguir disfrutando.

(ASPIRANTES) Gracias, Félix.

(SARA) Me encanta y es un tío que da buen rollo y divertido,

se le ve muy noble y cocina que te mueres.

Ahora tenemos que deliberar para dar nuestro veredicto.

¿Estamos, no? Vamos.

Aspirantes, en esta prueba queríamos

un plato creativo, original, que mostrara vuestra evolución

y, sobre todo, queríamos ver si sabéis reaccionar

ante las dificultades que pueden surgir en una cocina.

Se nota que la competición ha empezado;

así que tenéis que agradecer a vuestros compañeros

los ingredientes que habéis tenido durante el cocinado.

Tú, también, Teresa. Sí, yo, también.

Te has quedado sin posibilidad de reaccionar.

Sí, pero ¿sabes qué pasa? Son unos pollos y unos pollitos,

pero yo soy una leona de las que van a cazar.

¡Pero bueno...! Yo, ante la adversidad, me crezco.

Eso no lo tenían controlado.

¿Has analizado por qué te han dejado la cesta vacía,

por qué has sido una pieza tan codiciada

y han ido a por ti todos?

La verdad, lo que he entendido, es que es un malentendido,

valga la redundancia, con Juana.

Parece ser que yo cuando salí, le dije: Juana, podías haber dicho

la receta y tal y cual.

Y ella me dijo: "Si yo no me acordaba de nada".

Y, entonces, en broma, le dije: "Juana, ya te he hecho la cruz".

Pero riéndome... ¿Eso fue así, Juana?

Bueno, cuando vino Yolanda, pensé: "Como me ven mayor,

me ha elegido a mí".

Y lo que me extrañó de Teresa, es que me dice:

"Ah, ¿pero te has creído que por mayor te han elegido?"

Y dijo: "Te han elegido porque como tú no te acuerdas

de nada, pues no podías darnos la receta. ¿Y sabes lo que te digo?

Que te hemos sentenciado".

Eso me dijo. -¡Ay...!

Pero es que la palabra "sentenciar" es muy dura.

Ya he dicho, y le he pedido perdón, que tendríamos una conversación

porque en ningún momento la he querido ofender.

Teresa, que no me tienes

que pedir perdón. A mí me dolió en el alma

que me digas: "A ti te hemos sentenciado".

¡Juana, por Dios! Te lo dije riéndome.

¡Juana, ahora...! -No, no fue así.

Me lo dijiste muy seria.

Yo sé diferenciar las bromas y sé cuándo me miran,

sonríen y me pueden decir: Juana...

Lo que sea... Pero... la cara.

La cara.

A mí me dolió. A lo mejor, tiene ella tanta razón como yo.

-Es que... -Que yo no soy dueña la razón.

Pero me dolió y me dolió.

No me voy a venir abajo, de verdad. Muy bien, Teresa. Gracias.

(TERESA) Ya han empezado a saltar cuchillos.

Bueno, cuchillo va, cuchillo viene. Pues mira, me iré poniendo

la coraza para que ninguno me dé, ¿sabes?

Que se vayan matando entre ellos.

Y cuando acabe, yo iré pasando, y ya está.

A algunos de vosotros no os ha quedado más remedio

que ser creativos porque habéis tenido la mano muy larga.

¿Verdad, José Mari? Un poquito sí.

Es cierto que solo tenías ajo, pero no has conseguido acertar

con ninguna de las elaboraciones.

¡Pero, ojo...! De los cuatro de ese corralito,

no eres el único que lo ha hecho mal.

¡Hombre, no compares!

Iván, tu plato, ya te lo hemos dicho,

ha sido un desastre, igual que el de Alberto.

Al final, debo decir que el menos malo del corral...

ha sido el pollito.

Bueno, ya era hora de ello, porque sí que es verdad

que se ha hecho esperar y... bueno...

Vamos a ver. Tu plato no es bueno.

Oye, tampoco... Ya se lo estaba creyendo.

Es malo, pero había un pensamiento ahí, que no es poco.

Exacto. Eso es lo que más me ha gustado,

que veáis el pensamiento que hay.

Menos mal que había otros aspirantes que han tenido

más suerte con los ingredientes.

O, quizás, es que los compañeros los subestiman

y no los consideran rivales fuertes porque les han dejado

ingredientes bastante buenos y variados.

Esos dos aspirantes son...

Sara Lúa... y Luna.

Enhorabuena a las dos.

De las dos, la mejor en este reto ha sido...

Sara Lúa. Felicidades, Sara Lúa. (APLAUDEN)

(SARA LÚA) Ojala pueda ser capitana. Me apetece mucho.

Me ha dado muy buena "vibra" y espero poder estrenarme.

Nos ponemos en marcha porque nos esperan unos comensales

muy exigentes.

Para ellos, la alimentación es muy importante

y no queremos fallarles porque están

en un momento clave para ellos.

¡Vámonos!

(Música)

(NARRA) Esta semana nos quedamos en Madrid

para adentrarnos en un lugar exclusivo,

el centro de entrenamiento de los deportistas de élite.

Este es uno de los cuatro centros de alto rendimiento

que tenemos en España.

15 000 m2, más de 50 disciplinas, médicos, psicólogos,

reputados entrenadores y todo con un único objetivo:

que el deporte español siga dejando una huella imborrable

en las competiciones internacionales.

Desgraciadamente, este año no habrá juegos olímpicos,

pero nuestros medallistas no se rinden.

Por eso, desde "MasterChef" queremos hacer

este cariño homenaje a todos los atletas que llevan

cuatro años dejándose la piel.

Tokio tendrá que esperar, pero nosotros ya lo hemos soñado.

Aspirantes, bienvenidos a las olimpiadas "MasterChef".

Estamos en el CAR, la fábrica de olímpicos españoles.

Os aseguro que detrás de cada una de esas medallas

hay una historia de esfuerzo y superación brutal.

Y todo eso es aplicable a cualquier disciplina, aspirantes.

Así es. Si queréis triunfar,

solo hay un camino: sacrificio y mucha mucha entrega.

Luna y Sara Lúa, en la prueba anterior, vosotras habéis hecho

un buen trabajo. Gracias.

Y como el esfuerzo en "MasterChef" siempre tiene recompensa,

seréis las capitanas de los dos equipos.

¡Bien! ¿Contentas?

Sí. Sí, sí.

Oye, la semana pasada, Luna, fuiste destituida como capitana.

Yo espero, por favor, que no me quiten el delantal

de capitanía, por favor os lo pido, chicos.

Me va a costar también horrores hacer el equipo

porque, seguramente, más de uno no querrá estar conmigo.

¿Crees que vas a hacer el equipo? Espero que no.

Háganlo ustedes. Pues, ojo, porque igual

que los olímpicos no eligen equipo,

vosotras tampoco lo vais a hacer.

El seleccionador, en esta ocasión, será... el azar.

El azar. -"Oh, my God!"

Capitanas, acercaos a mí, por favor.

En esta bolsa, hay ocho medallas y cada una representa

a un aspirante. Sara Lúa, como fuiste la mejor de las dos,

comienzas tú.

A ver qué te depara la suerte... Albertini.

¡Ay! ¡Ay, Luna! (LUNA) No, no. Me encanta.

(RÍEN) -Me toca, ¿no?

Teresa. -¡Venga! ¡Muy bien!

Siguiente...

¡Michael! Michael.

"I love you". (RÍE)

¡Chema! -¿Quién?

-Tú. -¿Quién?

-Tú. -¿Cómo?

¡Andy! ¡Ah! Pollito.

Adelante. Voy, voy. Está un poco enredado.

¡Mierda! No me hagas trampas...

¡Iván! ¡Hombre! Ha cogido

a uno de los gallos mayores.

Iván, ¿te duele no estar con Sara Lúa?

Bueno, me adapto bastante a las reglas del juego, así que...

Que te da igual. Qué capullo eres, tío.

Le da... Le da igual. Vengo a ganar.

Sara Lúa, solo te quedan Juani o Ana.

¡Anita!

¡La Juani! ¡Mi niña! (JUANA) ¡Bien!

-¡Bien! ¡Bien! -¡Qué guapa estás!

¡Qué fuerte que me ha tocado el mismo equipo

que me quitó el delantal.

O sea, hoy voy a ser superbuena capitana,

los voy a tener derechitos como una vela

y van a currar hasta que se dejen la piel.

Aspirantes, si algo caracteriza a todo deportista

es su capacidad para caerse y levantarse

tantas veces como sea necesario. ¡Bien!

Por eso, qué mejor escenario que este para celebrar...

¡Una emocionante repesca!

(APLAUDEN) ¡Adelante Sito, Adrienne,

Mónica Longo, Rosa, Saray, Fidel y Sonsoles!

(GRITAN CONTENTOS)

(ADRIENNE) La repesca la esperaba con ansiedad.

¡Ay, que llegue ya!

Volver a ver a los compañeros

era lo que más me apetecía hoy. Loca de contenta.

Bueno, exaspirantes, qué alegría teneros aquí de nuevo.

¡Sí! -Nosotros más.

Confieso, Saray, que me sorprende verte aquí.

Me siento supermal... Y luego, también, he visto

a todos mis compañeros.

Me ha dado mucha alegría... -¡Ay, pobre!

También, la forma en la que me fui de aquí...

Me arrepiento tanto de haber sido tan tonta...

Me dio como una embolia mental.

Bueno, espero que hoy, pase lo que pase con el resultado,

nos demuestres respeto por la cocina

y pasión por lo que estás haciendo.

(SARAY) Me fui de una forma que a mí no me gustó,

porque no soy una persona de tirar la toalla.

Y ahora, pues, me gustaría que me dieran una oportunidad

para poder demostrar que soy una guerrera.

Supongo que querréis saber qué hay que cocinar, ¿no?

Sí.

Pues en esto también hay sorpresa.

¡Que entre nuestro chef invitado, el gran Saúl Craviotto!

Piragüista con cuatro medallas

olímpicas y ganador, también, de la segunda edición

de "MasterChef Celebrity".

¿Qué tal? ¡Perdona! ¿Eso es un ser humano?

¡Bendito sea el poder!

Mi querido Saúl, bienvenido otra vez a "MasterChef".

Gracias. ¡Qué contentos estamos de tenerte

entre vosotros! Un placer estar aquí siempre,

con la familia "MasterChef".

Lo curioso es que alguien como tú, Saúl, perdiera

seis kilos en "MasterChef".

No me digas que es más duro "MasterChef" que prepararse

para unas olimpiadas. Es diferente.

La verdad es que lo pasé... Fue muy bonito, espectacular

la experiencia, pero... ¡Uf! Es duro.

Qué os voy a contar que no sepáis, eh.

Bueno, Saúl, llega el momento de que conozcan el menú

para deportistas que has preparado.

¿Les quieres adelantar algo? Bueno, para nosotros hay

tres pilares esenciales:

el entrenamiento, el descanso y la alimentación.

Hay que cuidarlo mucho. Y nada, simplemente,

que os lo toméis muy en serio porque esta gente lleva

muchas horas trabajando para esto.

Qué presión, por favor. Atención, exaspirantes,

porque comenzamos por vosotros.

Cocinaréis siete entrantes diferentes.

Y consisten en...

¡Qué chulo! -¡Guau!

(SAÚL) Comenzamos con la primera elaboración.

Crema de porrusalda con mejillones, alcachofa y alga nori.

Sonsoles, las técnicas de vanguardia te dejaron

fuera de concurso. -Sí.

Así que te adjudico esta receta, que es clásica y creo

que la puedes hacer muy bien. -Gracias.

(SAÚL) Aquí tenemos tabulé con caballa, salsa de yogur

y menta y rúcula crujiente. Y lo va a hacer Rosa.

En esta ocasión, Rosa, es difícil que chamusques los ingredientes,

así que creo que no vas a tener problema.

Tercer entrante:

espuma de coliflor con huevo poché, anchoa y tierra de oliva negra.

Bueno, Sito, este plato creo

que lleva tu nombre. -El huevo, ¿no?

Después de las tortillas, creo que tienes la oportunidad

ideal para que te reconcilies

con el huevo. -Gracias.

(SAÚL) Continuamos con salmón marinado

en salsa de ostras con wok de verduras y su piel crujiente.

Lo he preparado con todo mi corazón, así que esto

es para ti, Fidel. -Gracias.

Seguro que tienes un corazón muy grande.

¡Venga, vamos, Fidel, que tú puedes!

El cuarto entrante que he traído, es ensalada de pollo

a baja temperatura con apio y manzana.

Saray, creo que es la oportunidad perfecta

para que te reconcilies con las aves.

Gracias, Saúl. Ojalá el Señor te escuche.

Atenta, Adrienne, que esta elaboración es para ti.

-Cuéntame. -Raviolis de boniato,

salsa de espinacas y gorgonzola. -¡Qué bueno!

¡Qué rico! -Con lo delicada que eres

cocinado, quién mejor para dar forma a los raviolis.

Gracias. Vamos a intentarlo.

Y el último entrante es para Mónica.

"Roast beef" con boletus y esferas de mostaza.

Como ves, Mónica, no hay

ni vísceras, ni pescado, ni nada que se te pueda resistir.

¡Hombre!

(MÓNICA) He estado practicando como una loca.

Me he comprado la máquina del vacío, el sifón,

el alginato, el gluconolactato...

Me lo he comprado todo. Mi marido me va a echar de casa.

Está harto de mí ya.

Llega el turno de saber qué plato cocinaréis vosotros, aspirantes.

En esta ocasión, cada equipo elaborará un principal y un postre.

(SAÚL) El equipo azul tendrá que preparar merluza

en salsa verde con berberechos y verdinas.

Y el equipo rojo, pato con ragú de crestas y consomé reducido.

Estoy deseando conocer los postres. (SAÚL) ¡Vamos allá!

Para el equipo azul traigo una deconstrucción

de tarta de calabaza. Mientras que el equipo rojo

elaborará cerezas salteadas con helado de lichi y rosas

y crujiente de cereales.

Para que lo sepáis, esta fantástica deconstrucción

va aromatizada con estragón. Va a hacer de edulcorante

sin meterle azúcar. O sea, que está apto para deportistas.

Bueno...

Sara Lúa, por haber sido medalla de oro en la prueba anterior,

tienes el privilegio de elegir qué dos platos quieres cocinar.

Merluza y tarta. El azul.

Bueno, por tanto, Luna, serás la capitana del equipo rojo

y cocinaréis cerezas y pato. "Fenomenality".

Este menú tan saludable lo van a degustar

110 deportistas y olímpicos

que están ahora mismo entrenando en este centro.

¡110 personas!

Y como no queremos que les dé un empacho,

hemos organizado un servicio tipo bufé.

Cada comensal comerá solo un entrante, un principal

y un postre.

Pero como no os gusta el desperdicio y tirar comida

es un crimen, los aspirantes elaboraréis el equivalente

a 70 raciones.

Y vosotros, exaspirantes, 25 raciones cada uno.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar y donará

el excedente que no utilicéis

a comedores sociales. ¡Olé!

Equipo azul, equipo rojo, vosotros disponéis

de 130 minutos para elaborar

los dos platos. Genial.

Vosotros, sin embargo, exaspirantes, tenéis que apañaros

con 90 minutos.

Como las 11 elaboraciones salen a la vez al bufé,

arrancaréis escalonadamente.

Es decir, primero lo harán los aspirantes

y 40 minutos después, lo harán los exaspirantes.

¿Me he explicado bien? (TODOS) ¡Sí, chef!

¡¿Seguro?! (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues queda inaugurada oficialmente

la repesca de la octava edición de "MasterChef".

¡Aspirantes, coged vuestros delantales

y salid pitando a por ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno...! ¡Ya!

¡Vamos! (GRITAN)

¡Venga, chicos, vamos!

¡Vamos, equipo!

¡Venga, vamos, vamos! -¡Dale, dale!

-¡Venga, venga, venga! -¡Vamos, vamos!

Colocamos las cosas. ¡Venga!

Michael, el fumet aquí. -Perfecto.

¿Vale? Alberto, te pones con el pescado. ¿Vale?

Y yo os pongo el agua del berberecho.

-Sara. -¿Qué?

-¿Cabezas de merluzas...? -Para el fondo.

(SARA) Muy bien, Michael. ¡Caña, por favor!

(NARRA) Para su primer plato, el equipo azul debe preparar

un fumet con los restos de la merluza y las verduras.

Después, añadirán este caldo junto a las verdinas ya cocidas

a la salsa verde. Y en el último momento,

se le añadirá la merluza y los berberechos.

Si necesitas ayuda, me avisas. -Sí, sí.

Venga, Andy, tú ve cortando y yo los limpio.

¡Venga, chicos! Que no quede ninguna pepita, ¿vale?

(ANA) Vale. Andy, trozos pequeños,

así se asan antes. -Fenomenal.

(NARRA) Para la deconstrucción de la tarta,

es fundamental preparar el gel de calabaza

para que se enfríe y se puedan cortar las placas adecuadamente.

A estas láminas se les añadirá la crema de queso

y, finalmente, la galleta de avena.

Os va a salir un postre de lujo. -¿Cómo quieres los trozos?

(SARA) Así. Y con un pincel, pero nada, nada de aceite,

muy poquito, para que no se queme.

-Venga, va. -Ni se quede sequita.

-Alberto, ¿qué tal lo llevas? -Bien.

Fenomenal. ¡Vamos, tío! (SARA) Venga, caña, por favor.

(LUNA) ¡Vamos, chicos! Juana se va a poner con el fondo.

Teresa, estarás con el postre. -Venga.

Y los chicos con el pato. -Vale.

Yo quiero que ustedes estén supercómodos

y supercentrados en lo vuestro. (CHEMA) Sí.

No quiero pegar gritos ni quiero volverme loca.

(JUANA) N te volverás.

Capitana, una ollita más grande para el fondo.

-No. -¿Más grande?

Sí. Escucha, Juana. Escucha, por favor.

Vale, venga. Una olla más grande para el fondo.

(NARRA) Para su primer plato, el equipo rojo tiene que preparar

primero un buen fondo que debe reducir al máximo,

para después servirlo con las pechugas de pato

y el ragú de crestas.

Capitana, esto ya lo tenemos,

el coco y esto pesado, ¿vale? -Vale.

Iván, que se ponga alguien con el fondo...

Echa un vistazo. No me puedo poner. -¡A ver, chicos! En un fondo,

se cortan bien las verduras. Os ayudo si queréis.

Esto está muy grande. -¡Venga! Que José María no quiere

perder el pin. (CHEMA) No. No quiero perderlo.

Primeras carcasas al horno. ¡Sigue, vamos, tío!

(TERESA) 750. -¿750 de qué?

De manzana. ¿Vale? La tenemos que triturar.

Luna, acuérdate de empezar con el crujiente lo primero.

Estamos en ello. -Gracias, nena.

Gracias a ti, corazón. ¡Tere, venga, que te veo lenta!

(NARRA) Una vez pesados los ingredientes del crujiente,

hay que triturarlos, estirarlos en una bandeja

y hornearlos. También deberán preparar un helado de yogur

y deshuesar, al menos, cinco cerezas por persona

antes de saltearlas.

Vale. Como esto va triturado, no hace falta cortarlo tanto.

-No, no. -Pues venga.

José María, ¿te gusta el deporte? -Me encanta.

-Pues no parece. No se nota mucho. -¿Cómo que no?

¿Te hago un pulso? -¿Con la barriga?

Con la barriga y tú con la cabeza. -Vale.

¿Qué deporte te gusta más? -El fútbol.

¿El fútbol? Yo hice toda la vida...

Bueno, toda la vida no porque, al principio, macho,

era sedentario no, lo siguiente.

Parecía un señorito español. -¿Pesabas 200 kilos?

No, 200 no. Pero andaba por ahí. ¿Sabes qué me puse a practicar,

que me enganchó al deporte? El kárate, tío.

-Bueno. -Me cambió un poco la vida,

porque de ahí, dije que me iba a dedicar al deporte

y acabé estudiando INEF, tío.

O sea, que mira... -¿En serio?

-Te lo juro. -Eres instructor de algo, ¿no?

Soy entrenador personal. Mi vida depende de eso,

pero puede que la cambie por la cocina.

-Hombre, de eso se trata. -Claro que sí. Claro que sí.

¡Venga, va, va!

¡Compañeros! Os he puesto estos trajes tan favorecedores...

Me está un poco ajustado. Porque tengo una noticia que daros

impresionante. Vais a formar parte...

¡De las olimpiadas de "MasterChef"!

(GRITAN CONTENTOS)

Tenéis que hacer una carrera de obstáculos.

El primero que llegue a la meta, gana y elige equipo.

Saltando las vallas. Saltando las vallas.

Sí. ¿Estáis preparados? ¿Yo puedo salir de pié?

Si me agacho, no salgo.

(RÍEN)

¿Estáis listos? Sí.

¡Vamooos!

¡Vamos!

¡Pepe! ¡Dios!

¡Pepe!

Está hecho un atleta. No puedo hablar de la emoción.

Bueno, Pepe, es que no me lo creo. ¡Pero qué emoción!

Bueno, es lo que tiene estar todos los días...

El peso de la tripa ha tirado hacia adelante.

Tres cuatro horas de barra fija y esto... me mantiene.

Yo no sé lo que será, pero está clarísimo

que te ha ganado. Sí, sí. Está hecho un toro.

Con la broma, eh... Vamos a descansar.

No, vamos a elegir equipo y luego te vas a descansar.

Venga, el equipo. Decide.

Decide con quién quieres. El equipo rojo.

¿El equipo rojo? Sí, mira, como mis letras

grabadas en el pecho.

Yo no sé si va a llegar a la prueba. Le veo exhausto.

A ver si no vas a llegar al final del día.

Pepe, equipo rojo; Jordi, equipo azul.

¡Vámonos a cocinas! Que te den un masaje, Pepito.

Que te den un masaje. (TARAREA)

(LUNA) ¡Venga, vamos, chicos!

Juana, el fondo bien sabrosón, como tú eres.

Esto se te da fenomenal. -Capitana, ese fondo es

para dos personas. -Tranquilo, que está poniendo todo.

-Vale. -Cuando os digan algo,

escuchad y ya está. No vamos a protestar por todo.

-Mira el fondo. Ya empezamos. -Aún está echando verduras.

(GRITA)

¡Ay, Pepe! -¿Qué vienes corriendo?

¡Me cago en la mar salada!

¿Has ganado, Pepe? ¿Vas con nosotros?

Venía Jordi detrás, pero no le veo. ¿Dónde está?

¡Hala, qué flojo! Bueno, ¿has ganado tú?

Te lo juro. Me llaman la "gacela de Toledo".

Bueno, te llaman lo que te tengan que llamar.

En fin... Luna, eres la capitana. Sí.

Yo estuve la semana pasada en tu equipo

y ojo la que me liaste.

¿Estamos centradita? ¿Estamos bien? ¡Sí, sí!

Ha cambiado. Ha cambiado el asunto, Pepe. Ha cambiado.

Está muy bien Luna hoy.

Vale. A ver, cuéntame cómo está organizado este equipo.

Ya veo que en el postre está Teresa.

Por supuesto, tiene que estar Teresa.

La Juani con el fondo porque a ella se le da

de maravilla los fondos. Y los chicos con el pato.

(GRAZNA) Está vivo este.

Cómo sabía yo que los gallos iban a estar con el pato.

Quiero a este equipo a tope. (CHEMA) Estamos a tope, chef.

¿Llegas ahora de la carrera? Oye, gacela...

Mira, llega ahora. Con la lengua fuera.

¿Sabes la liebre y la tortuga? Me ha pasado lo mismo.

Ahora que me llaman "la gacela de Toledo",

toda la gente pidiéndome autógrafos, pero no por ser

Pepe de "MasterChef". "¿Tú eres el que corre?"

¡Mira, mira cómo me voy!

Se va a hacer daño. Le va a dar un tirón.

No, es que no...

¡Te vas a hacer...! ¡Ay! Te vas a hacer daño.

Estoy como Forrest Gump. Estoy como Forrest.

Te pareces más de lo que crees. ¡Corre, Forrest! ¡Corre!

Me voy corriendo hasta Illescas. Tú llegas mañana.

¡Te espero allí! Este tío es tonto.

Qué bueno es, tío. Qué cara de velocidad.

(LUNA) ¡Hay que correr más! ¡Nos estamos durmiendo! ¡Venga!

Tere, esto tienes que triturarlo bien, bien,

que quede fino, fino. Muchísimo más triturado.

-Sí, lo tengo claro. -Por favor.

¡Venga, caña, chicos, por favor! ¿Vale?

¿Tú has visto esta boca? ¡Ay!

Los dientes, si te pinchas con esto, pillas.

Voy a echar más puerro.

(SARA) Y empiezas a sofreír. (MICHAEL) Vale.

Muy bien, equipo azul. ¿Sabéis lo de la tortuga

y la liebre? Sí, chef.

Es lo que me ha pasado con Pepe. Es una historia larga.

Oye, tú, no te rías. No sé por qué te ríes.

Eres el fino de aquí, ¿no? No, el fino es Andy.

El fino eres tú, porque mira... La cabecita...

¿Sabes la de carne que hay aquí,

que tú estás descartando? Era para...

¿Ves esta pieza? Casi una ración entera

estás descartando. Vale.

Importante... ¿Ves que está como machacada?

Sí. ¿Sabes por qué es?

Porque coges la merluza así. La merluza siempre se gestiona

desde la cabeza. La cabeza es dura.

Yo puedo coger la cabeza, los ojos para levantarla...

Si cortas la cabeza lo primero, luego gestionas la parte

de los lomos achuchándolos.

Y cuando los abrimos, nos queda como si les hubiésemos dado

una paliza. ¿Vale? OK. Oído.

Venga. Sara Lúa, ¿cómo has organizado tu equipo?

Hice dos equipos: equipo postre y pescado.

Yo estoy entre los dos. Mientras se asa la calabaza,

harán la crema de queso para que enfríe y meterla

en manga pastelera para decorar.

¿Lo ves bien? Veo que vamos lentos.

Estamos ahí pintando el greco... ¿No hace falta?

No me interesa. Vale. Pinta rápido, Ana.

Me parece bien hacer la calabaza en el horno,

los aromáticos que debe llevar... Sí.

El estragón. No entiendo lo de cocerla

con la piel, porque luego tendréis que estar quitándola.

Vale. Sacad la piel, chicos. -Vale.

Hacedlo como queráis. Perderéis más tiempo.

Tú ordénate, que las cosas que hay que hacerlas con tiempo,

se hagan con tiempo, que las más fáciles,

como abrir los berberechos,

lo hagamos cuando toca... Vale.

Te veo bien, te veo con confianza y el equipo organizado,

más o menos. Vale, perfecto.

Me preocupa el ritmo. No, no, no.

Meteos caña. Bueno, me voy. Vale, venga.

Esto me lo voy a ir llevando yo. -Vale.

¡Capitana! Jordi ha dicho que pelemos la calabaza,

pero tardamos el triple. -Corta en trozos.

¡Exaspirantes, ya han pasado los 40 minutos,

así que colocaos en la línea de salida

porque estáis a punto de arrancar la carrera

que os puede llevar de vuelta a "MasterChef"!

(APLAUDEN)

¿Preparados? (EXASPIRANTES) ¡Sí, chef!

¿Listos? (EXASPIRANTES) ¡Sí, chef!

¡Vamooos!

¡Que me he quedado sorda! -¡Venga, chicos!

Va, eh, Rosa. -¡Vaya tela marinera!

¿Qué te parece, Rosita, lo de Saúl? -¡Vaya regalito, eh, majo!

Mira que es estupendo, pero vamos... Se lo ha currado.

¡Vaya telita!

La caballa se pela, ¿verdad? -Sí.

-Un lado no, Rosa. -¿Un lado que no?

Pero no sé si era toda la piel, eh.

(NARRA) Rosa tiene que limpiar los lomos de caballa

antes de marcarlos por el lado de la piel

y acompañará el pescado con tabulé y salsa de yogur.

Por su parte, Sito debe elaborar una espuma de coliflor

que servirá junto a los huevos pochés y tierra de aceituna negra.

¿Cómo lo ves tú? -Me parece poco tiempo.

El ravioli no es de pasta, es de otra masa,

de masa "wonton".

-¿Y la controlas? (RIENDO) No.

(NARRA) Una vez que Adrienne haya preparado la crema de boniato,

debe rellenar los raviolis y cocinarlos.

Los acompañará con salsa gorgonzola.

Sonsoles debe hacer una crema de porrusalda con verduras

y patata, que servirá de base para su plato,

al que después incorporará mejillones, alcachofas y alga nori.

Sonso, ¿cómo estás? -Bien, bien. Aquí estoy, que tengo

que pelar un montón de verduras. -¡Olé!

¡Eh, chicos! Tenemos ahí a los excompañeros, eh.

-¡Venga! -Ya acaban de entrar.

Estamos tardando mucho en hacer esto.

Por favor, Teresa, lo más rápido posible.

¡Venga, venga, va! No se mueve esto, eh.

¿No hay un... este para moverlo? Es que no se mueve.

-¿Metemos ahí? -Es que no se mueve esto.

Teníamos que haber triturado el trigo, quizás.

-Vamos a hacerlo de a poco. -Vale.

Eso, mete una cucharada y bate y tritura. No más.

(TERESA) Vale. Venga, vamos. Sí. (LUNA) ¡Venga, vamos!

Venga, Andy, sin pararnos, eh. -Vale.

En cuanto tengas esto, me dices. -Si quieres, ve sacando la bandeja

y hacemos las galletitas. -Venga, vamos.

-Sara, las legumbres ya. -Espera porque el fondo

aún no está hecho. -Hay que meterle caña,

si no, no llegamos. -Tengo una idea.

¿Hacemos las habas en olla exprés?

-En olla exprés... -Te arriesgas.

-¿Me arriesgo demasiado?

(ALBERTO) Yo la pondría ya. (SARA) ¡Ya voy!

Qué ordenado estamos trabajando. Me encanta.

Voy a meter esto en el horno ya. -Vale.

# Tengo el corazón contento, el corazón... #

# Lleno de alegría. #

-¿Por qué cantas esto ahora? -Por mi "honey", que siempre

me acuerdo y me pone feliz.

¿Quién te pone más feliz? ¿Tu "honey" o Saúl?

Mi "honey". Es el único.

-Antes decías cosas de Saúl, eh. -Sí, porque es guapísimo.

Pero mi "honey" es mi "honey".

-¿Tu "honey" es tu "honey"? -Sí.

Mi "honey" es el amor de mi vida.

¿Las verdinas las hemos puesto? -Están aquí.

Ponlas ya porque no se ablandarán. Hazme caso.

(SARA) Por supuesto que te lo hago.

Voy a pinchar la calabaza, a ver qué tal va.

A ver, voy a pincharlas...

Capi, ¿las que creo que están, las voy sacando?

-Sí. -¡Vale!

¡Venga, que esto tiene que salir! -¡Venga, vamos!

Yo te juro que ojalá vuelvan o Rosa o Sito o Fidel.

Me encantaría.

A mí me gustaría que volviese Fidel. Fíjate lo que te digo.

¡Vamos, vamos! Que tenemos todos muchas ganas de entrar

y tenemos que hacerlo bien. Vamos a limpiarlo bien,

porque no tiene que quedar ninguna espinita.

Que esté rico y que sea cómodo de comer.

Malamente... ¡Malamente!

(NARRA) Fidel tiene que cortar las piezas de salmón

y cocinarlas en salsa de ostras.

Lo acompañará con wok de verduras y crujiente de su piel.

Para hacer su ensalada, Saray primero tiene que cortar

y marinar las pechugas de pollo y terminará el plato

con una gelatina de apio y manzana.

Por su parte, Mónica debe dejar enfriar la carne antes de cortarla.

Mientras, preparará el acompañamiento:

salsa de boletus y esferas de mostaza.

Creo que voy a echar poca cebolleta porque para 25, tía...

-Tía, no lo sé. -Para 25 es

como para 10 asturianos, tampoco...

-Mónica, tía... -Dime, cari.

-Estoy toda rayada, en verdad. -Estás arrepentida, ¿no?

¿Sabes qué pasa? Que me siento muy mal...

-¿Por qué te sientes mal? ¿Por todo lo que armaste

con el ave negra? -Quiero que se vea

a la Saray de verdad. Yo no era esa Saray estúpida.

Bueno, cari, pero a ver...

El espíritu de la paranoia se apoderó de mí, tía. No era yo.

(SARAY) Vengo muy arrepentida de la que formé

en el último programa,

porque perdí esta oportunidad por ser una tonta

y por no despeluchar al cuervo ese...

Y vengo con muchas ganas.

Lo voy a dar todo de verdad, voy a hacerlo lo más exquisito

posible. Y quiero dejar a los jueces con la boca abierta.

(TERESA) Páralo.

¡Venga! (LUNA) Esto tiene

que estar más triturado. -Sí.

¿Y no crees que deberíamos echarle un poco más de leche?

Sí. Venga, le echamos un poco más de leche y más huevo

y vamos para adelante.

¿Qué pasa aquí, equipo rojo? ¡Ay, Pepe...!

No se nos tritura el trigo. -Tiene que quedar fino, fino.

Y puedes estar dos horas ahí... Y no.

Y no va a quedar fino. ¿Qué hacemos?

Échale un poco de leche, lo tienes buen rato triturando,

que quede una crema fina y cremosa. Eso. Vale.

Capitana, si no sabes tú esto... No, no, es que...

La semana pasada te destituyó el equipo.

Hoy es posible que lo haga yo.

No, no. Olvídate. (TERESA) No, no

Oye, señores, alguno podría echar una manita aquí,

si la capitana veis que duda porque nos jugamos mucho. ¿Eh?

¿Oído, Iván? ¿Oído, José Mari? ¡Sí! ¡Oído, chef!

¿Oído, Juani? Echad una mano a la capitana, que no me fío,

que ya la veo dudando, eh.

Teresa, deja de medir, que eso lo vamos a tirar a ojo.

Vale... Lo vamos a tirar a ojo.

Voy a empezar con el helado. ¡Bueno, ya empezamos!

Me voy. Yo creo que es mejor...

No vas a empezar con el helado hasta que no metamos

este crujiente... a esto. -Bueno, va. Te ayudo.

Hay mucha masa todavía que amasar. Por favor, venga.

¿Qué pasa? ¿Cuál es el problema, chicas?

¡Ahora! ¡Ahora sí que va! (IVÁN) Niñas, ¿cómo va eso?

¿El truco de Pepe funciona? -Sí, claro. ¡Gracias, Dios mío!

(TERESA) Ya está, Luna. (IVÁN) Tráeme las carcasas.

¡Dale, dale! ¡Dale! Y las otras también vienen ya.

¡Venga!

Venga, otra bandeja. ¡Ay, las semillas de chía!

-¿Qué? -Que tenía que ponerlas

en la galleta.

-¿Aquí? -Un poquito sí, como espolvoreada.

-¿Espolvoreada o dentro de la masa? -No, un poquito así, ¿no? Yo creo.

¡Por Dios, no te reconozco en la cocina!

Luna, necesitamos tranquilidad,

si no, esto se nos va de las manos. Venga, respira.

¿Las crestas...? (IVÁN) En el horno.

Tere, esta es la que está bien la masa, así que mira...

-Ya está. -La próxima la hacemos

con las semillas de chía dentro.

¡Aspirantes, exaspirantes! Ya ha pasado la mitad

del tiempo del cocinado.

¡Venga, va! -Vamos muy bien.

No es por poneros más nerviosos, pero Saúl quiere ver

qué tal lo estáis haciendo, así que...

¡Adelante, Saúl Craviotto!

Michael, saluda pero no pares. -OK. ¡Déjame!

No te pongas nerviosito. -¿Cómo lo llevan?

Saúl, como chef ahora, que tú has diseñado el menú

y sabes que te lo pueden destrozar, ¿estás algo preocupado?

Porque nosotros te diremos que sí.

¿Estáis preocupados vosotros? Sí.

Saúl, vamos a la cocina azul, a ver qué están haciendo.

Adelante. A ver cómo lo llevan...

¡Adelante! Liebre, que eres una liebre.

¡Segundón!

¡La galleta! ¡Mira la galleta! -¡Qué susto!

-Que no se nos queme. -¡Perfecta!

¡Saca, saca! (ANDY) ¡Uf! Al límite.

(ANA) Menos mal que me he acordado.

Bueno, aquí tienes al equipo azul.

¿Qué tal, equipo? Y a Sara Lúa, la capitana.

Encantada de conocerte. -Igualmente.

Imagínate que yo te traigo un equipamiento equis

para hacer una competición, yo te doy una barquita equis

con un remo equis y tú dices: "No, cojo otra.

Yo tengo un colchón hinchable y voy a hacer la carrerita

en mi colchoneta, que me viene mucho mejor".

Ya. No es buena idea eso. ¿Por qué te lo digo?

Intentan ganar el campeonato de piragua en colchoneta,

cuando tienen la barquita de competición ahí puesta.

Ya, vale, vale. Dícese olla de presión.

Vale, vale, ya estoy entendiendo. Hemos traído unas ollas

que son una maravilla, grandes y hermosas para meter todo

y han decidido hacer para 70 una ollita sin presión,

y aparte 50 minutos para empezar a cocer la legumbre.

Muy bien, Sari, muy bien. -¿Te hecho todo?

Sí, echa ahí. ¿Puedes? -Sí.

¿Qué haces, Sara Lúa? Hacer lo que tú dices.

No, lo que yo digo no. Que no solo tiene que cocer

45 minutos en una olla a presión. La ponemos en dos.

Sino que una vez cocida es bueno que repose.

Te queda poquito tiempo y quiero ver si esa legumbre

termina bien cocinada. Vale.

Vale. Sí, van a salir.

Tarta de calabazas. (SAÚL) A ver.

Veo la bandeja con muy pocos aromáticos.

¿Habéis echado vainilla ahí?

Eh...

Eh... Huy, huy.

(GRITA) ¡Vainilla!

Está pintando a El Greco. Que es un postre, tampoco hace

falta meter aceite de oliva en la calabaza de un postre.

Y la vainilla la vamos a poner ahora,

que va a coger tope de aroma. Cuando pones una calabaza

en el horno con vino o con vainilla la pones al principio.

No lo hemos hecho. Aceite de oliva, no lo queríamos.

La piel la podíamos haber sacado.

Esto imagino que para ti es una galleta crujiente.

Mira si está cocida para ti.

Sí, claro, está sin cocer.

Tenéis un menú que es fácil. Estoy empezando a ver errores

muy bobos, muy tontos. Lo corregimos ahora, chef.

Sara Lúa, oye, eres la capitana, confianza y a hacerlo bien.

Total. Estamos fallando en las cosas

que son básicas. Vale.

Vámonos a ver lo que hace el otro equipo.

Este equipo no sé si nos va a hacer sudar.

Hazme caso, que sí. Seguro que lo sacáis.

Vamos, ¿eh? -Gracias.

Yo creo que como tenemos que meter el agar-agar, si metemos

la vainilla ahora se infusiona. -Sí, yo también lo creo.

Entonces podemos arreglar el error. -Sí, totalmente.

Se van a quedar estas pechugas marinadas buenísimas.

No me vas a ganar, que lo sepas.

No te voy a ganar, te voy a empatar

porque los dos vamos a sacar un diez.

¿O no? -Ojalá, ojalá.

¡A la rica ensalada de pollo!

Yo no sé si he hecho poca cantidad, ahora que estoy pensando.

¡Cuidado, que voy! -Venga.

Yo creo que voy a echar una a una para que...

No, que queman mucho, Juana. Te vas a quemar la mano.

Espérate, no corras. Las quiere meter enteras.

No, no. ¿Cómo que enteras?

¿Quién ha dicho que las quiero meter enteras?

No discutamos, en cuartos y ya está.

Juanita, has dicho: "Voy a poner una".

Qué mal me hablas, Juana. -No, José María,

es que quieres estar en todos los sitios.

No es verdad. -Aquí, allí y en el otro lado.

No quiero que perdáis el tiempo. -Claro, claro.

Saúl, ven a la cocina del caos. ¿Cómo lo lleváis?

Bueno, aquí... mucho caos. Sí, hay un poco de caos,

pero vamos a intentar sacar todo adelante.

¿Qué le pasa a esa teja de varios colores?

¿Era así la tuya? Bueno...

Nos ha costado horrores hacer la masa.

Esto es que hay demasiado fuego y el centro no se está haciendo.

Entonces hagámoslo más lento para que todo tenga el mismo color.

Luna, eso es de cocina, no hace falta ser ingeniero técnico.

¿Has batido y triturado, Teresa? -Sí, ahora voy...

¿Perdona? Tienes que meter el yogur.

No, es que... ¿Estás dirigiendo?

Estoy dirigiendo, sí. Vale.

¿Y si me vas contando las cosas y vas haciendo?

Vale, perfecto. ¿O quieres estar al lado de Saúl?

No, no, no. No, tú dime, ¿eh?

Hay que deshuesar unas 500 cerezas. O sea, que hay trabajo.

Sí, hay que... no te preocupes.

A ver si os da tiempo. Luna, o corremos...

¡O corremos o corremos, equipo! -Hay que darse caña.

¡Pero vete deshuesando cerezas! ¡Pero necesito aquí las cerezas!

Luna, que no hace falta que grites "corremos", sino que tú corras.

Sí, yo tengo que correr. -¿Cómo lo ves, Saúl, Pepe?

Pues lento, muy lento.

Ahora acabamos y nos unimos dos manos más.

Pues ya puedes correr con ese pato. Mira qué buena pinta.

Acércate, Saúl. ¿Cómo lo veis?

Vale, con este fondito podemos mojar el...

Sí. Aún no, aún no.

Sí, se estaba pegando, se estaba empezando a pegar.

Espérate que se haga más. Déjame reducir bien todo eso,

que eso tiene que pochar muy bien pochado.

No, tú no.

Oye, ¿qué pasa? Mira, José María, haz el favor.

Vale. Juana, ¿qué pasa?

Es que está todo el tiempo "venga, venga", todo el rato.

¿Te está dirigiendo a ti José Mari? Vaya...

A ver si va a haber demasiado gallo aquí, ¿no?

Hay demasiado título aquí de chef y pocos currantes.

Pocos currantes... eso no, ¿eh?

Vámonos.

Juanita, ponte aquí a pelar

cerezas conmigo, por favor. -Vale.

No veas José María...

Es que dice "yo valgo por dos", pero vale por uno.

Valdrá por dos en muchas cosas, pero no en la cocina.

Chicos, caña, por favor. ¿Cómo van esas placas?

Ana, ¿cómo va eso? -Estoy en ello.

Empezad a hacer placas, por favor.

Tiene que cambiar de color la harina.

Se tiene que poner tostada. -Vale.

En cuanto lo tengas me avisas y echo el fumet y el vino.

Yo lo metería todo ya.

A saco, ¿no? Ya está...

(ANA) ¡Ah... coño!

¡Bájalo, va!

Voy a hacer más mejillones. Me he quedado corta de todo, tío.

Está inflada la bolsa. ¿Eso no tenía que chupar para adentro?

¡Ah! ¡Equipo azul, equipo rojo,

ex aspirantes, en 35 minutos hay que sacar los platos!

¡Y en una prueba como la de hoy quiero tensión!

¡Estamos en una prueba olímpica,

y este no es el ritmo de las Olimpiadas, reaccionad!

¡Sí, chef! -Sí, chef.

Voy súper apurada. -Yo también.

Yo no sé manejas la masa wonton.

¡Hum, está cojonudo, joder!

Voy a batir enseguida, ¿eh?

¿Cómo vamos, Rosa? Voy súper apurada.

¿Pero estás contenta con el plato que te ha tocado?

Sí, yo creo que me va a salir bien. Está bueno de sabor creo, ¿eh?

Está bueno de sabor. ¿Lo habías hecho antes?

No, no lo había hecho nunca. ¿No?

El tabulé no. ¿Tú sabes cómo es la esencia?

Tienes un cuscús que tiene que impregnarse con el aliño.

Sí. Para que tenga todo mucho sabor.

No hay nada peor que un tabulé que está sin sabor.

Tiene que tener mucho más. ¿Sí, más?

Rosa, has vuelto al modo casa y no me gusta.

No, no, no. Ponte las pilas, de verdad.

¿Entendido? Sí, sí, chef. Sí.

Sito, ¿qué tal vas? Pues voy apuradísimo ya.

¿Qué tienes aquí? Para hacer la espuma de coliflor.

Veo que vas un poco tarde. Voy un poquillo ahí.

Pues has las elaboraciones rápido. Perfecto. Muchas gracias, chef.

Samantha, ¿qué tal? Adrienne, ¿cómo vamos?

Bien mal. Sí, es lo que te iba a decir.

Estresada aquí, un poco apurando.

He preparado ya el relleno,

la salsa, estoy con las nueces de albahaca.

Yo lo que quiero es verte correr para montar todo esto,

porque te queda mucho trabajo. Ya lo sé, ya lo sé.

Pues vamos, a tope. A tope, a tope.

Adrienne, suerte. Gracias, Samantha.

Hola, Sonsoles. ¿Qué tal? No me ha dado tiempo a casi nada.

No, pero ya está aquí otra vez.

Sí, me encantaría quedarme. Ponte las pilas.

Y una cosa, te voy a exigir la misma limpieza que a los demás.

Sí, sí, por supuesto. Pues no veo mucho orden.

Lo voy a intentar, te lo prometo. Vas lenta y estás desorganizada.

Así que ponte las pilas. Vale, vale. Gracias.

A ver, mi asturiana. ¿Qué tal? ¡Hola, Samantha!

Pues aquí estoy la cremita de boletus.

El rosbif lo he metido un poco en el abatidor.

O sea, que estás tranquila. Estoy encantada.

Esa es la actitud. ¡Así que sigue con ella, vamos!

¡Vamos! ¡Vamos, Samantha!

Bueno, bueno, bueno. Holi.

Holi, holi, holi. ¿Qué pasa?

No sé si preguntarte, pero esto es un poco desastroso.

No, el pollo ya lo he marinado

y lo he metido en la máquina chupadora y luego lo he metido

en el Roner para que se vaya haciendo.

Saray, aquí veo una pequeña evolución, ¿ves?

Es verdad, llevas razón. ¿Has estudiado cómo cocinar

a baja temperatura o no?

Lo de la baja temperatura no, ¿pero sabes lo que he hecho?

¿Qué has hecho? Arrancarle pelos a las gallinas.

Has estado pelando pollos. Porque se me ha quedado

esa espina clavada a mí del pollo negro y digo:

"Yo esto tengo que aprenderlo, no puedo tener ese trauma".

No te puedes quejar, tienes un plato muy fácil,

así que ya lo puedes bordar. Sí, sí.

Porque te vamos a exigir igual que a los demás o más.

Lo sé, pero tiene un gel. ¡Y rapidito, vamos!

Bueno, Fidel... Buenas.

¿Qué te ha hecho el salmón? Nada, era para sacarle la piel.

¿No lo ves un poco herido, herido de guerra?

Bueno, esta parte que era la más feíta sí.

Ay, ay, el cuchillo qué mal se os da, madre mía.

¿Las verduras las tienes talladas? No, ahora voy a por ellas.

¿Que no has empezado? Ahora voy con ello a tope.

¡Ponte las pilas! Sí, sí, seguro. Seguro, chef.

(LUNA) Chicas, rapidez, por favor.

Chicos, ahí he dejado la olla con el agua para los espárragos.

No, no podemos. -Métele más agua y los espárragos.

No podemos pechugas de pato y espárragos a la vez, Luna.

Mira a ver qué están haciendo por ahí y vamos.

No, es que no llegamos con el postre.

Chicas, por favor, esta bandeja entera de cerezas.

No llegamos, rapidísimo. -Sí, que está...

Sois Flash, ¿vale? ¡O sea, ya!

Miran, es que si te chillan yo de verdad no...

Madre mía, que no llegamos. -Que sí.

Venga, lo tenemos.

Otra tanda. ¿Vale, Iván? Vale. Sal ahí, ¿vale?

Sacamos esto aquí. Michael, tú con fuerza extiendes

un poco en cada bandeja. -Vale.

¿Metemos merluza ya? (SARA) A saco, dentro.

Me da un miedo esta mierda...

Ana. -Dime.

Vigila la galleta, por favor.

Sí, está bien, en cuanto se enfríe, está.

Vale, vale, vale.

Okey, ¿la llevamos esto al...? -Al abatidor ya, Michael.

Corre, Michael, por favor.

-¡Ay, corre, que está "hot"!

(SARA) Volad, no da tiempo. Vamos muy mal.

Equipo azul, equipo rojo, ex aspirantes,

llevamos mucho rato diciendo que os deis prisa

y nadie reacciona aquí.

En 15 minutos se cierran cocinas. ¿Oído?

Oído. -Oído, chef.

¿Cómo vas con las esferas, Moni?

A ver, voy a intentar hacer una perfecta.

Es que, de verdad, me han salido perfectas en mi casa...

¡y ahora no me salen!

¡Los nervios!

¡Ay, si tengo que cortar el rosbif!

¿Vas bien, neni? -Voy, que no es poco.

Venga, Saray, vamos. -Ahí vamos, gordi.

Es que me las estoy cargando.

Es que no he hecho nunca esto de la tierra, joder.

Sito, respira. ¿Vale? -Es imposible, tío.

Oh, esta se pega. No, no, no...

Voy a echar agar-agar de ese.

¡Ay, por qué salta el cabrón!

¿Pero por qué cuando me acerco me escupes, tía?

Este está crudo, coño.

Necesitaba que hubiera enfriado un pelín más, pero bueno...

Esto está tan delicado que se me rompen.

Tía, yo... ácido ascórbico.

Qué "ascórbico" me da, tía.

Ya no sé ya ni la cuenta que llevo.

Pero que sí, se va a quedar gloria.

Hostia, me he pasado. Ay, me cago...

Que el Craviotto cuando pruebe mi plato diga:

"Olé, quiero que sea mi Craviotta".

Venga, equipo, que lo petamos.

Muy bien, equipo azul. ¿Tenemos el postre hecho?

Está en el abatidor, chef. -Tenemos un montón en el abatidor.

y aquí se está activando el agar-agar.

¿Se está activando el agar-agar? El postre lo tenéis calentito

y en diez minutos no lo vamos a tener.

Pensad un plan B para ese postre porque eso en diez...

Hay un montón. Podéis tener los kilos que queráis,

pero si está... ¿Está caliente?

Sí, pero tenemos más frías ya. ¿Habéis visto el postre?

Eran placas gelificadas de calabaza.

Era una tarta a capas. Sí, sí, sí.

Eso no va a estar. ¡Capitana! Dime.

No tengo postre. O te doy tiempo, que no te lo voy a dar,

para el postre y que se pase la merluza... ¿o qué hacemos?

Sacamos ya la merluza y enseguida sacamos el postre.

No, no tengo tiempo.

Yo lo del postre lo sabía. Nos hemos relajado,

hemos ido tranquilitos y ahora no tenemos postre.

Tenemos tres bandejas de... No tenéis nada.

Está caliente, y son placas rígidas.

No hay postre. Cuando yo te digo "no hay postre" es que no hay.

En diez minutos saco lo que tengáis.

Chicos, en diez minutos sale. Por favor, hay que volar.

Vamos, chicos, que esto es como ir al gimnasio.

Yo no sé si se sudará tanto en las Olimpiadas y aquí.

Es que de verdad que todavía no lo sé yo.

Equipo rojo. Madre mía.

¿Cómo vamos? Perfecto, lo tenemos todo ya.

¿Lo tenemos todo controlado? Vamos a ir emplatando.

¿Tenemos el plato marchando? Sí.

Cuidado, que el pato se hace con nada.

Id pensando en emplatar, ¿vale?

Juana, ¿sabes utilizar el nitro? No.

Pues te quiero ver con él.

Hoy me fío más de Juana que de Teresa, fíjate,

en el postre y en cualquier sitio.

Cómo estará el patio cuando empiezas así.

¿Dónde está la crema del helado? ¿Esta es?

Aquí está. Pues vamos haciendo el helado.

¿Vale, Juana? Vale.

Muy rico. Echamos un poquito de crema.

Y luego no será tan difícil, pero no me atrevo.

Juana, que aquí no hay nada difícil.

Difícil es hacer un cocido rico, unas lentejas ricas.

Estoy echando nitrógeno a -198” encima del helado.

Fíjate qué fácil es. Ay, qué fresquito.

Qué gusto.

¿Estoy viendo subir el humo este y sabes a quién me recuerda?

A la Bruja Avería cuando salía ese humo y hacía: "¡Ja, ja, ja!"

No se ría de la Bruja Avería. No me río.

¿"La Gacela de Toledo" está disponible?

Jordi, ¿qué quieres? Ya que eres tan rápido.

¿Qué te falta? ¿Qué quieres? No tengo el día. Ven, ven.

Necesito desahogarme porque bastante me has dado

tú por la mañana y es lastimoso.

¿Sabes la guerra que me están dando estos?

Los del equipo azul lentos. No sé qué sacamos, ¿eh?

Yo creo que es casualidad que el equipo más rápido

sea el que está conmigo, que he sido el más rápido.

Son coincidencias, Jordi, ya lo sé.

¿Vamos a ver lo que hay en ex aspirantes?

Oye, ¿cómo vamos con el salmón? ¿Lo tienes?

Sí. ¿Podemos sacarlo ya?

Déjame cinco minutos para hacer las de estos...

¿Las qué? El crujiente de salmón.

Va a salir sin crujiente tu salmón. Sí, sí, seguro.

Saray, ¿cómo vas? Pues...

¿Tenemos el plato para poder salir? Me falta emplatarlo.

Pero tienes el pollo sin cortar todavía.

Eso empiezo "pa, pa, pa", y la ensalada aliñadita.

Sí, pero échame más ensalada, que haya cantidad, Saray.

Y algún tomate, alguna otra cosa. Tengo aquí los tomaticos.

Lo que te dé tiempo. Mézclamelo todo.

Ah, ¿todo mezclado? Todo integrado.

Es una ensalada. Vale, perdonen.

Lo que tengas en cinco minutos. Sí, sí, te lo juro.

¿Y cómo vamos con ese rosbif?

El rosbif está ahí cortado. Está haciendo ahora las bolitas.

No, no, tengo más. Tengo bolitas, tengo bolitas.

Aquí no hay para 25, aquí hay cuatro bolitas.

Lo que me preocupa es que si tienes esto ahí mucho rato para eso,

que esto no es un esférico, es una... canica.

Es una bola, es una bola. Qué monas.

No, pero te quiere decir Jordi con ironía que está cociendo ahí.

¿Y qué hace? Que cuaja entera. Vale.

Vuela a ver qué sale. Emplata la carne, ponle la salsa

y no te líes porque no lo sacas. Vale, vale, gracias.

De verdad, no me lo creo.

¿Cómo vas? Emplatamos allí, ¿no?

Es un bufet, tenéis que terminarlo. Ya podemos correr, ¿eh?

¿Esto es para 25? Yo veo crema ahí para ocho o diez.

En pequeña ración podemos llegar a 20.

Tenemos que traer coladores. Esa crema está sin colar.

Está sin colar, tiene ahí las hebras.

Y son deportistas, quieren comer. Vale.

¿Cómo vamos, Adrienne? Bien, aquí acabando.

¿Tenemos ya el ravioli? Sí, más o menos.

¿Uno por cabeza? Uno por cabeza.

Son deportistas, vienen de correr. Ya.

Un raviolito... qué menos que dos o tres por cabeza, ¿no?

Claro, dale marcha a esto.

Busco solución. Sí, sí, sí. Vamos a correr.

Perfecto. Gracias, chef.

Joder, va a estar durito hoy el día, ¿eh?

Sito, ¿cómo vas?

Mira, me quedan dos huevos. Te quedan dos huevos.

Bueno, este me parece perfecto.

Este me parece perfecto, y este me parece perfecto.

El resto ya hay un poco de todo. Ya.

Bueno, tu tierra de aceitunas es un poquito...

Esto no es una tierra, esto es un potaje.

Esto tiene que secar al horno, para que sea una tierra.

Tú has hecho la masa. Sito, cuatro minutos y sacamos.

¿Cómo estás, Rosa? Cuéntame. Danos tú una alegría.

Tengo el plato aquí preparado. Si queréis os lo enseño.

Vale, el plato está mono. ¿Y para todos los demás tenemos?

Para todos los demás tenemos una racioncita de caballa,

la manzana para ir poniendo. Vale.

Oye, mira, yo veo que lo tienes todo para 25,

solo falta que lo emplates rápido.

En esa bandeja te pone el cuscús. Y ellos ya irán pasando y cogiendo.

Vale, vale. Déjate la salsa para poner aparte,

pero el resto puesto. Vale, vale. Perdón, perdón.

Pues vámonos. Sí, chef.

Me quitan la afición, ¿eh? Los ex aspirantes no sacan nada.

No sacamos casi ni uno. Rosa puede sacar algo.

Rosa casi tiene algo. El resto lo tienen difícil.

El resto está muy verde.

¡Equipo rojo, equipo azul, ex aspirantes,

en dos minutos salimos todos fuera de cocinas! ¿Oído?

¡Sí, chef! -Oído.

Suerte para todo el mundo. Corre, Forrest, corre.

Oye, ¿veis lo que hay por ahí? Hala, qué guay, los comensales.

Son los comensales, que no esperan ni un minuto, tienen que comer.

Eso lo pasamos en bandeja, esta merluza pasadita

y el postre saco lo que tengáis en un minuto, no espero más.

¿Vale? Sí, oído, chef.

Sabéis que un bufet para ir bien cuando llegan los comensales

ya debería estar esperando el bufet. Vamos mal.

Vamos, vamos, vamos. Vámonos, señores.

El helado está perfecto. ¿Tenemos el helado ya?

Sí, está riquísimo. Vamos a verlo.

Sí, vale, está cremoso. Venga, perfecto, vámonos.

El helado está muy rico. Señores, ¿me escucháis?

Tenemos a los comensales detrás. ¡Jordi, último minuto, vámonos!

Venga, rápido. (ANA) Michael, más rápido.

Sí, y haciéndolo bonito. -No, bonito no.

A ver, niños, calmados. -Calmados no. Caña, por favor.

Oye, ¿cuántos pisos tiene vuestra tarta de calabaza?

Uno, chef. Capitana, me has dicho:

"Tú tranquilo que está todo controlado". Esto es el postre.

Ya, está mal, lo sé.

Mis compañeros dicen que a veces soy muy negativa

y creo que tengo que ser negativa. Estoy muy orgullosa del primero

porque para mi gusto ha quedado estupendo,

pero el postre es una caca. Realmente creo que la cosa va mal.

Pepe, 30 segundos y nos vamos.

Aspirantes, vamos sacando ya.

Ex aspirantes, por favor, cerramos cocinas.

¡Ay! Sacamos lo que tenemos. Vámonos.

Vámonos, señores. ¿Tenemos todo?

Oye, con cuidado que no se nos caiga nada.

No, por favor. Vamos saliendo.

Venga. Va, va, va.

Iván, vámonos. Voy, un segundo.

Ya podéis correr, porque esto está frío, ¿eh?

Camareros, adelante.

¡Hola! -Hombre, Andy.

Vámonos, vámonos, vámonos. Me voy.

Vamos. -Dale ahí, dale ahí.

Venga, salimos. Rosa, ¿lo tienes? Sí, sí.

Vámonos. Salimos todos.

Saray, venga. Sí.

Venga, al bufet, a vender lo que tengáis.

Vámonos, Saray, venga.

No sé si el plato me habrá salido bueno o me habrá salido malo,

pero sí puedo decir que lo he luchado,

que no ha sido como en el otro programa que se me fue la pinza,

y ahora me puedo ir con la cabeza bien alta,

y si me quedo... gloria a Dios.

Hola. Esto está buenísimo. -¡Hay que venderlo todo!

(SARAY) Ensaladita de pollo rica.

Un rosbif de ternera asturiana.

Purrusalda. -Si quieres salmoncito con wok

de verduras abajo y un crujiente de su piel.

Está muy rico. Por lo menos lo he hecho con todo el cariño.

Gracias. Está hecho con cariño,

¿pero tú crees que esas verduritas

son dignas de una repesca de "MasterChef" para 25 personas?

Bueno, como han dicho que era un entrante he hecho un pica-pica.

Te gusta mucho a ti lo del pica-pica.

Yo te digo que hay poca cantidad.

Escuchadme, con esos cuerpazos ensalada de esta,

que está buenísima con un pollo marinado que te mueres.

Saray. Dime.

¿Cómo vas? Mira, aquí están estos muchachos

tan monos que les voy a dar una ensaladita.

No sé yo si vais a pasar un poquito de hambre.

No pasa nada, échate una poquita.

Purrusalda de alcachofa, que es súper diurética,

lo necesitáis para eliminar líquidos, con alga nori,

mejillones, alcachofa. Llévatela, está buenísima.

¿Para 25 personas esta es la purrusalda que tienes?

Con esto un deportista de élite no come.

Venga, ¿queréis probar el ravioli de boniato asado

con una crema de gorgonzola y espinacas y emulsión de albahaca?

Suena bien, ¿eh?

Adrienne, ¿qué le ha pasado a los raviolis?

Se quedaba pegado. Ha sido muy delicado.

Es muy delicado el plato.

Lo he hecho lo mejor que podido con el tiempo que tengo.

Adrienne, qué disgusto. No me digas eso.

Una espumita de coliflor y nata con un huevito escalfado,

anchoa y tierra de aceituna.

Proteína pura y dura.

Adrienne, Sito. Dime.

Esta gente son gente joven deportista.

Por favor, raciones contundentes, cantidad de comida.

Vamos. (ANA) Venga, equipo azul.

¿A ti te gusta la merluza? Es que tenemos competencia,

la carne siempre tira más, pero esto está exquisito, ¿eh?

No la estás convenciendo, Ana. ¿No? ¿No te convenzo?

Está buenísimo.

(CANTA)#Huy, huy, huy, mi pato hace ay, ay, ay.#

Vamos allá, pato por aquí,

con un shiitake y unas verduritas escaldadas.

-Gracias. Buen provecho. A ti.

Hola. Mira, tengo... Otra que pasa. Adiós, adiós.

Tengo una merluza en salsa verde buenísima, es la mejor parte

de la merluza. La hemos traído especialmente para vosotros.

Esto da una energía luego para entrenar.

Venga, a por el pato.

¡Vamos, que yo tengo el rosbif!

Es una entradita. ¿Te apetece uno?

Vaya. Pero si lleva una crema de boletus, es súper sano.

No tiene ni una gota de grasa. Mónica.

Dime, cari. Tú no puedes dar a un comensal

esta carne y a otro esta.

Son dos platos totalmente diferentes.

Vale, le ponemos más. Más cantidad.

Cuscús con caballa

y salsa de yogur y de manzana.

Rosa. ¿Sí?

¿Esto qué es, una tapa de caballa? Esto son los entrantes.

¿Cómo que eran entrantes? Esto es una comida.

Os lo hemos dicho, que los comensales iban a elegir

solamente un entrante, y tiene que ser contundente.

¡Esta ración no es la ración de un deportista de élite!

Los siete habéis hecho micro tapas. ¡Esto es una vergüenza!

No me gusta nada lo que habéis hecho.

Venga, venga, vamos.

¿Unas cerecitas salteadas con helado de yogur?

Muy sano y súper healthy, con tejas de trigo sarraceno con chía.

Te pongo una más, porque eres tan guapa que te pongo una más.

Venga, bon apetit.

Venid para acá que tenemos aquí unas cerezas.

No le hagan caso, por favor.

Tartita de calabaza, hierbabuena queso ricotta y crujiente.

Probadla, ¿eh?

Está espectacular, os lo digo yo. -Está muy bien.

Venga, eso es.

Qué maravilla, qué de medallas hay aquí.

Estoy viendo a gente importante del mundo del deporte español

y estoy súper orgullosa.

Sobre todo tú, David Cal, ¿no?

El deportista español con más medallas olímpicas.

A día de hoy sí. Pues nada, felicidades.

Muchas gracias. Es honor tenerte como comensal.

Lydia, qué honor tenerte aquí. Muchas gracias.

La reina de la halterofilia.

Os quiero preguntar una cosa. ¿El menú de hoy es de medalla?

Se puede mejorar. Se puede mejorar.

Sí. Un poquillo escaso quizás...

Escaso en "MasterChef" no puede pasar.

Escaso. Pues nada, os pido mil disculpas,

porque no tienen que pasar esas cosas,

sobre todo para gente como vosotros.

Así que lo siento un montón y a ver qué pasa.

Muchas gracias por la valoración.

Muchas gracias a vosotros. -Nada, a vosotros.

Pato por aquí. Vamos, patito.

Tengo una merluza que está buenísima.

No sabes cómo te va a sentar esto. Oye, por favor, está buenísima.

Tiene unos berberechos súper ricos.

No comas lo que no quieras. Si se está riendo, está diciendo:

"Me voy a ir al pato, chica".

Venga, cógela. Luego no te la comes, pero cógela.

Venga, yo la voy a probar, yo te voy a...

Pero es por pena. ¡Gracias!

Una purrusalda riquísima. -Porfa, un poquito de rosbif.

Vamos.

Coged, coged, que esto es un pinchín,

que luego hay más comida allí.

¿Pero dónde vas? Coge el solom... el rosbif.

No, viene a por el huevo. -¿Qué huevo?

Hola, ¿qué tal?

Queréis una tartita de calabaza, ¿verdad?

¿Esto es tarta? -Es una tarta que lleva...

Esto es un potaje. Es una tarta de calabaza,

lo que pasa es que está deconstruida.

De sabor está increíble.

Allá tú.

Venga, chicos, cerezas salteadas, súper nutritivas.

Y espera que te pongo un poquito de gelatina,

Gracias. Tiene buena pinta. -A ver si os gusta.

Jennifer, qué momentazo aquella plata en Londres 2012.

No lo puedo olvidar. Imagino que tú tampoco.

Jo, no. La verdad que fue un momento increíble.

Yo de pequeña siempre había soñado con ir a unos juegos olímpicos,

pero no había soñado en colgarme una medalla olímpica.

Imagínate cómo lo tenemos ahí en la memoria...

que nos quiten lo bailado.

Eso te marca de por vida, sí.

¿Te va a marcar de por vida el cocinado de hoy?

Faltaba un poquito de cantidad...

para un deportista que luego tiene que ir a entrenar

seguro que faltaba un poco.

Muchas gracias por tu valoración. A ti, Samantha.

Irene, presidenta del CSD. ¿Qué tal?

Lo primero felicidades por estos deportistas,

que se dejan la piel por defender los colores

de la bandera española en las Olimpiadas.

Es una maravilla estar aquí.

Tenemos muchísimo talento, muchísima gente súper brillante

en todas las disciplinas y siempre llevan el nombre

de España a lo más alto. Yo estoy muy orgullosa de ellos.

Eso también es muy bonito.

¿Y el orgullo se refleja también en los platos?

El rosbif... diría que bronce.

Escasito. No, el sabor sobre todo.

¿También? Sí.

Y así un punto medio la purrusalda podía estar más fina de textura.

Ya empezamos con los errores. O sea, que no tiene pódium.

No será lo mismo con tus deportistas.

Ellos se exigen solos.

Muchas gracias por la valoración. Gracias.

Salmoncito. -Venga.

Tienes que coger esta merluza, está buenísima,

es que no sabes con qué cariño la hemos hecho,

con los berberechos y todo súper bien abiertos.

Voy a coger mejor la carne. -Venga, al pato.

Acabo.

¿El postre? Helado, hazme caso. Helado con cerezas, espectacular.

¿Una tartita de calabaza? -Eso es grasa. Al controlador vas.

Se va a chivar a tu entrenador. -Hombre, y ahora con más motivo.

¡Venga, que me queda uno, chicos! ¡Me queda una purrusalda,

con alcachofa, con mejillones, con alga nori!

Pues afortunadamente...

agotado mi salmón.

Y yo también, ya he terminado. -Ya está, lo hemos conseguido.

(GRITAN CONTENTOS)

Chema Martínez. ¿Qué pasa, Samantha?

Uno de los mejores fondistas de la historia.

Qué honor tenerte aquí. Muchas gracias.

Has sido el único valiente que has cogido el azul.

Pero ha sido por pena, porque estaba la pobre

aspirante y nadie cogía la merluza y digo:

"Trae, que la voy a probar yo".

Pero te has dejado todo. Esto me da pena a mí,

ver que un comensal deportista con hambre y se deja todo.

Y lo he probado, por el esfuerzo que hacen

al preparar los platos, pero...

vamos a dejarlo en pero. No me gusta nada.

Y luego el huevo... ¿El huevo qué?

No estaba mal, pero no me ha convencido del todo,

es una mezcla entre el huevo y la anchoa...

Bueno, ¿y el postre? Bueno, el yogur no estaba mal.

Sabía a yogur, estaba rico y con una frutita.

Cristian Toro, por favor,

compañero de Saúl Craviotto, piragüista.

Has hecho un parón en tu vida deportiva.

Fui padre el año pasado y... Felicidades.

Muchas gracias.

Creí que lo más justo era que no fuese al mundial

porque no estaba al 100%.

Ahora ya estás a tope. Ahora estoy al 100%.

Y a por todo, a por los JJ.OO. Eso es, sí.

Así me gusta.

¿Están a tope nuestrosaspirantes con estos platos?

Bueno, la cantidad no estuvo...

Los entrantes eran modo tapita. Claro, eso es.

Con ese cuerpo ya me contarás. Sí, sí, sí.

Muchas gracias por la valoración.

Un placer. -A vosotros.

Mis admirados deportistas, toca volver a los entrenamientos.

Siento que la comida no haya estado a la altura.

Os aseguro que habíamos preparado este homenaje con todo el cariño.

Habéis dejado vuestras casas, vuestras familias y amigos

por entregaros en cuerpo y alma a un sueño.

Quiero que sepáis que os admiramos

y que compartimos con vosotros ese mismo sueño.

Os estaremos apoyando incondicionalmente

en cada una de vuestras competiciones.

Por supuesto este homenaje es extensible a todos

los compañeros que están ahora mismo entrenando

en los otros tres CAR: San Cugat, León y Sierra Nevada.

Sois un ejemplo a seguir y un motivo de orgullo.

Y como dirían aquellos olímpicos: "Citius, altius, fortius".

A por el podio. Suerte a todos. Nos vemos en Tokio.

Hasta siempre, amigos. ¡Vamos!

(Aplausos)

Aspirantes y ex aspirantes, queríamos veros luchar por estar

en lo más alto del podio.

Y siento deciros que no es para nada

lo que hemos visto en esta prueba.

Es cierto que por lo menos tenemos que agradecer que hayáis

llegado a meta y los deportistas hayan podido comer,

aunque en muchos casos más mal que bien.

Yo sé que nuestro postre ha sido asqueroso

y bajo mi punto de vista si hubiese podido

lo hubiera anulado y hubiera sacado solo la merluza,

que por lo menos hubieran comido eso.

Habéis fallado en todos los procesos.

Entonces creo que estamos todos de acuerdo en que ese postre

no era ni de lejos lo que había que servir.

Sí, chef. Ahora, los grandes fracasos

empiezan con los pequeños desastres.

Sara Lúa, lo que has hecho hoy. Ya.

Dos grandes meteduras de pata terroríficas.

Lo sé, lo sé.

Una, asar la calabaza rápido, hay que hacer un puré,

hay que gelificarlo, necesita tiempo.

No lo hemos hecho.

Dos; minuto 55, nos hemos iluminado:

"Ay, nos vamos a poner a cocer ahora las verdinas".

Y no acertamos con la olla, que había dos ollas exprés

maravillosas, que ninguna la tenías controlada.

Tú como capitán tienes que analizar qué elaboraciones tengo,

a quién se las asigno y ver los tiempos y prioridades.

Eso no lo hemos hecho. Totalmente de acuerdo.

Tu actitud era maravillosa.

Te he visto seria, yo pensaba que lo harías muy bien. Desastre.

Y los otros cuatro os habéis quedado tranquilitos y sin dar

la actitud necesaria para triunfar.

Chef, yo estoy de acuerdo con usted en que no le hemos puesto ganas.

Nunca lo estás. Sí que es verdad que el postre

nos hemos equivocado, ha sido una aberración,

pero luego las ganas que he puesto para venderlo y para...

¡Huy, qué maravilla, Andy!

Pero que la actitud no creo que haya sido mala.

Te voy a hacer una pregunta muy clara.

¿Tú cuando vas a un restaurante pagas por la ganas

o pagas por la buena comida?

Por el resultado, completamente de acuerdo.

Por el resultado. Sí.

Claro, sí, sí. Hombre.

Yo personalmente considero que el espíritu

y la garra que nos pedían los jueces yo la he tenido.

Y no estoy de acuerdo con Jordi que nos escondamos para nada.

Yo he venido aquí a dar la cara, por si no le ha quedado claro.

Equipo rojo, vamos con vosotros.

Preparaos.

Luna, te has centrado en el postre

y te has olvidado del menú en general.

Totalmente. Y aun así, si yo no entro a deciros

que metierais más leche en la masa de galletas

todavía estáis ahí las dos repo...

No, perdona que te corte, yo ya había dicho que la leche

tenía que estar en la masa esa. ¿Verdad, Tere?

Y luego vino él y dijo lo de la leche.

El problema es que yo creo que el trigo sarraceno

se vende ya molido, ¿no?

Si nos hubierais dado la harina ya molida...

Y postres hechos también se venden. Se venden de a granel, por sacos...

Es que era muy duro el trigo ese.

Teresa, una vez que trituramos notas que necesita más líquido.

Echamos y en paz, y ya tenemos la textura que queremos.

Es que es tan simple a veces la cocina como eso.

Soy consciente de que también me he centrado en el postre

y me he confiado muchísimo en mis compañeros

con la otra parte porque casi ni la pisé.

Por lo menos, esta semana en comparación

con las pasadas, te he visto más centrada.

Claro, veníamos del cero y me has dado un poquito,

pero lo agradezco, Luna. Espero darte mucho más,

Pepe. No lo has hecho todo lo bien

que deberías como capitana, pero tu suerte ha sido

que los dos gallitos, Iván y José Mari,

han volado solos. Me ha gustado ver

cómo habéis cogido las riendas del pato

porque todo estaba bien, habéis jugado autónomos,

tenéis muy claro lo que había que hacer,

cómo había que cortarlo, y con el día que llevamos,

se agradece que un plato salga bien

en tiempo y sin dar problemas.

Gracias, chef. -Felicidades, chicos.

De verdad, lo han hecho increíble.

Por todo ello, el equipo ganador de esta semana es...

¡El equipo rojo! (GRITAN)

-¡Qué fuerte, qué fuerte!

¡Qué fuerte, qué fuerte!

Otra semana más y subo para arriba, para la galería.

Dios mío, tengo una felicidad ahora mismo

en el pecho que no puedo con ella.

Exaspirantes, es vuestro turno.

Cuidado, que va a haber sorpresas. Sinceramente,

los tres estamos muy decepcionados con vuestro trabajo de hoy.

Bendito sea el padre de Cristo. Ninguno de los siete

os habéis esforzado como una repesca merece.

Nos da la sensación de que habéis entrado,

hago lo que puedo,

vengo a pasarlo bien, a ver a los colegas,

si no corto diez, corto cinco, quedo bien...

Pero no es la excelencia. ¿Realmente creéis

que lo cocinado se merece un delantal blanco?

Yo sí. Ah, ¿sí, Fidel?

Sí. Tu cocinado se merece

un delantal blanco. La verdad es que sí.

Lo que he probado estaba muy rico.

Os voy a contar lo que ha pasado con los comensales.

Han cogido dos y tres entrantes porque han pasado mucha hambre.

Tus raciones era minúsculas.

Tenías este puñado de verduras para 25 raciones.

Te quedaste corto, has destrozado el salmón...

Destrozado. En vuestro cocinado ha faltado

tensión, ganas, espíritu, actitud...

Eso hace que se perciba y se note las ganas de volver a entrar

en "MasterChef" y no lo hemos visto en ningún momento.

Yo te digo la verdad: perfecto y de ser la guay

y la mejor del mundo no me ha salido,

pero estoy contenta porque lo he sacado "palante".

¿Tú sabes lo que yo creo que nos ha pasado?

Es verdad que teníamos ganas pero estábamos "tos cagaíllos".

Era una ensalada de pollo, ¿eh?

Tampoco era compleja, si eso te asusta como cocinera...

Sí que era una ensaladita, pero el pollo había que marinarlo,

envasarlo al vacío, luego en el Roner...

Cuando pida la harina triturada para Teresa,

voy a pedir el pollo ya guisado para ti,

¿te parece? (RÍE)

Así lo tenemos más fácil.

Que no, hombre, que no. Tampoco eran recetas

con una complejidad extrema, Sonsoles.

Había una purrusalda que había que colar bien

por un colador. Sí, sí. Mi primer error

fue que hice poca cantidad de purrusalda.

Además de las cantidades, de calcular... Todo muy irregular.

No, no. Si estoy de acuerdo. Exaspirantes,

sabéis lo que hay que tener para volver a "MasterChef":

actitud, ganas, motivación, que se note,

espíritu, pasión por la cocina, respeto por la cocina,

que te duela equivocarte, que sepas aprender...

Y si no lo consigues, que acabes la prueba agotado,

exhausto, que se note que tenías ganas

y que quieres venir a competir,

porque no lo hemos visto en ningún momento.

Me temo lo peor. Por todo ello,...

Me temo lo peor. ...por primera vez en "MasterChef"

no va a haber ningún repescado.

Ninguno de los siete

habéis estado a la altura que exigimos en "MasterChef".

Llevamos ocho años y no vamos a permitir que entre nadie

a nuestras cocinas solo porque fue el menos malo.

Qué fuerte.

Esta lección es para vosotros, exaspirantes,

para vosotros también, aspirantes,

y para todas las futuras promociones.

Me quedo muerta. No regalamos delantales blancos.

No se nos ocurre.

Ahora es duro... -La guerra... Empieza la guerra.

Mónica, te veo llorar, ¿estás de acuerdo con nosotros?

Ya, es la rabia que me da.

Yo quería que me salieran las esferas,

porque además me habían salido tan bonitas en casa.

Pero se me olvidó practicarlas con cuchara.

Entonces nada, llegaré a casa a practicar con cuchara.

Las lagrimillas son de rabia.

Todos teníamos muchas ganas de volver,

pero sobre todo, dos personas

estábamos muy ilusionadas por entrar: Adrián y yo.

Entonces, te da mucha pena.

Quiero que sepáis que a nosotros también nos da mucha pena

porque nos hace ilusión dar una segunda oportunidad.

Creednos que ninguno de los entrantes

era merecedor de un delantal blanco.

Que el futuro os traiga lo mejor,

que cumpláis vuestros sueños, no va a poder ser aquí,

en "MasterChef", y cómo no,

que os apreciamos.

(ADRIENNE) "¿Qué hacemos? ¿Pensar mal y estar tristes?"

Pues no, con esto no avanzamos. Seguir practicando en casa,

seguir buscando recetas, seguir cocinando, por supuesto,

y aprender.

Equipo rojo, os libráis de la prueba de eliminación

y continuáis una semana más con nosotros.

Equipo azul, mucha suerte,

porque la vais a necesitar.

Gracias. -Gracias, chef.

Como cada año, vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable

en un entorno natural,

tienes que venir a los campamentos "MasterChef".

Convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano, campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

(Música de intriga)

Chicos... -"Oh, my God".

Regresamos a las cocinas después de que los aspirantes

hayan dado de comer a los atletas que nos representan

en las competiciones internacionales.

A lo mejor hay que replicar el plato.

Por primera vez en "MasterChef", ningún exaspirante

ha merecido ser repescado.

Buenas noches.

-Buenas noches.

Bienvenidos de nuevo a las cocinas.

(TODOS) Gracias, chef. Iván, ¿qué lectura haces

del hecho de que ninguno de vuestros compañeros

haya merecido ser repescado?

A nivel personal, casi lo agradezco.

Menos competencia. Sí, que no hayan entrado,

para mí, es un alivio porque puede ser un rival más

y así lo habéis decidido, así que perfecto.

Andy, tú ni siquiera querías verlos en la repesca.

Si no llega a haber repesca, incluso mejor.

Coincido con Iván por primera ver.

Son de la misma familia: gallo, pollo...

En esto sí, en esto sí.

Juana, ¿te queda pintalabios? (RÍE)

Ya va quedando poco.

¿Qué tal la experiencia de echar nitrógeno?

Me encantó, de verdad, me encantó.

¿Ves? Yo creo que nada

es tan difícil como parece.

Si es fácil.

Aquí hasta un tomate me parece difícil.

Creo que son los nervios. Claro.

Delantales blancos,

tenéis asegurada vuestra permanencia

una semana más en "MasterChef".

Así que podéis subir a la galería, adelante.

Gracias. Chicos, suerte, disfruten muchísimo, porfa.

(ANDY) "Me molesta mucho verme en eliminación

y ver a Iván en la galería".

(RÍE NERVIOSO) Me molesta mucho.

Delantales negros, no solo no se merecen estar aquí

los exaspirantes por su falta de esfuerzo,

sino que tenemos la sensación de que vosotros

tampoco tenéis el suficiente interés por permanecer aquí.

Eso no es cierto.

Seleccionar a los aspirantes es una enorme responsabilidad.

Es inevitable pensar que mucha gente

que está perdiendo esta maravillosa oportunidad,

si estuvieran aquí, seguramente se esforzarían

más que vosotros, ¿no pensáis?

No.

-Que digáis que no veis interés o esfuerzo,

ahí sí que os voy a rebatir.

Es un insulto a mi persona decir que no muestro interés

o que no me esfuerzo cuando soy la persona más competitiva

que creo que hay aquí.

-(ELLOS RÍEN) -No veis que tenga interés

por estar aquí con las decisiones que he tomado,

me dejo la piel en las cocinas...

Entonces, no estoy de acuerdo con ustedes.

Para nada. Iván...

Tú que has soltado una carcajada...

Me hace muchísima gracia la forma de exponer de mi pollito,

pero lo principal es que, en realidad,

no me quiero meter contigo, Andy, te lo prometo, pero no veo en ti

ese esfuerzo y esa actitud de la que estás hablando ahora.

Solo me ha tocado una vez en exteriores,

y, de verdad, he visto que te podías esconder.

-Para nada. Obviamente, de Iván no espero que me defienda.

Espero que me siga dando caña,

porque así puedo seguir creciendo.

No te preocupes, Andy, la caña está preparada.

Estaremos a la altura... Estaré a la altura.

Precisamente por todo esto,

hemos decido

invitar esta noche...

Seguro.

...a cinco candidatos

que se quedaron a las puertas en el último casting.

¡No puede ser!

-¿Qué dices? -"All right".

Adelante... Sabía que había algo, tío.

Carlos, Ghislaine, José Manuel,...

¡Hala! ...Laura...

¡Eusebio! ...y Eusebio.

¡No me lo puedo creer!

-"Oh, my God". -¡No me lo puedo creer!

(LUNA) ¡Qué fuerte!

-Oye, Eusebio,

actitud, actitud. -Tengo los pelos de punta.

Bienvenido a los cinco. (TODOS) Muchas gracias.

Vais a tener una nueva oportunidad para demostrarnos

que merecíais una plaza.

Pero solo uno de vosotros podrá conseguir el delantal blanco

que os convierta en aspirante a "MasterChef VIII".

(TODOS) ¡Guau!

-Qué limpito.

-Pedazo de oportunidad. -Vamos, chicos.

-Quiero entrar para demostrar de lo que soy capaz,

que soy un ganador, que me autosupero

y que las segundas oportunidades las aprovecho

y las cojo y las consigo.

No te he visto aplaudir y no te veo contento.

No, no, no. No estoy contento. Es que no estoy contento.

¿Es miedo? Veo esto,

lo siento, chicos, completamente injusto.

¿Injusto por qué?

Llevamos aquí siete programas y me parece

vergonzoso.

"Vergonzoso" es una palabra que no me gusta nada.

A veces, vergonzosa es vuestra actitud.

Y somos nosotros los que ponemos las normas.

Completamente de acuerdo, claro que sí.

Como quedaron cinco aspirantes con mucha actitud

y no vemos actitud en vosotros, decidimos...

¡Un reactivo!

¿Qué te parece, Andy? ¿Lo entiendes?

No.

¿Te molesta la competencia? Sí.

-(RÍE) Hostia...

-Eso es bueno. -Venimos a la guerra.

A ver si va a ser gallina y no pollito.

Puedo entender lo de la competencia,

pero poniéndome en la piel de estos chicos a las puertas,

pensando que podría ser yo, me alegro mucho

por la oportunidad que os acaban de dar.

-Grande, Iván.

-Bravo. -Que sí, que sí.

-Muy bien, qué contenta estoy, por Dios.

-Yo prefería estar en tu sitio,

con siete programas y todo lo aprendido

que estar donde estoy.

Así lo vemos nosotros también.

Esto son las ganas que no vimos en la prueba anterior. Me encanta.

Y lo habéis perdido.

¿He perdido las ganas? Eusebio, viniste con pasión

pero te faltó cocina. Faltó cocina.

Es tu paracaídas, ¿lo has traído esta vez?

Sí, espero que esta vez se abra.

-(RÍEN)

-Porque la otra vez me di un guarrazo...

-¡Vamos, Eusebio! Ghislaine, te fuiste

de la última prueba de casting con lágrimas.

Con muchas.

¿Te imaginas que eres la primera aspirante de origen guineano

que gana "MasterChef"? Claro que lo imagino.

Me lo imagino cocinando un plato típico africano:

pollo con cacahuete

o lo que haga falta, vamos.

Bueno, Carlos, ¿qué sientes de nuevo?

¿De tener la posibilidad de convertirte en aspirante

a "MasterChef". (RÍE) Superinjusto.

¿Sí? ¿Coincides con Andy? Me parece superinjusto

en la entrada la primera vez, que me tuve que ir a casa

con lágrimas en los ojos pero en el hotel.

Vengo con más ganas, cuidado.

Laura, ¿cómo piensas afrontar esta segunda oportunidad?

Con ganas

y a comérmelos con patatas,

con respeto y con cariño, pero con patatas.

José Manuel...

De las 17 pasiones que tienes en tu vida...

(RÍEN)

¿Cuántos puestos ha subido o bajado la cocina?

En pasiones, sigo igual.

¿En qué puesto está?

Hoy arriba, al top total. Bien, bien. Nos gusta.

Tenéis la ocasión de estar en "MasterChef",

pero os lo tenéis que ganar cocinando ahora mismo.

¿Estáis preparados? (TODOS) Sí.

Michael.

¿Crees que alguno de los cinco merece más que tú

estar en estas cocinas? ¿Más que mí? No.

-(RÍEN) -Muy bien, Michael.

-Me da penita despedir a uno de mis compañeros

pero me encantaría recibir a cualquiera de vosotros.

Bienvenidos seáis a la casa. -Muy bien.

-(HABLA EN INGLÉS)

¡Guau!

Me encanta Michael, tío. Sara Lúa...

¿Crees que tienes alguna ventaja frente a estos cinco candidatos?

Mi capacidad de concentración, confío mucho en ella.

Vienen muy contentos, como tienen que venir,

a saco, lo tenéis que petar todos,

pero echaréis a otro, pero a mí no.

-Esa es la actitud. Muy bien. ¿Ana?

Son más rivales,

pero es una maravilla que tengáis una segunda oportunidad.

Espero que no salga yo y entréis vosotros.

-(RÍEN) -Me daría mucha pena,

pero voy a cocinar igual que antes

porque voy a dar el máximo, como antes y como lo voy a hacer.

Alberto, te noto nervioso. Estás como ansioso.

Nervioso no estoy,

es mi séptima prueba de eliminación seguida.

-(RÍEN) -Pobre Alberto.

-Llevo siete de siete,

pero confío en mí y creo que tenemos la ventaja

de que hemos estado en "MasterChef" siete semanas

y que ellos no lo han podido aprovechar.

Todos confiáis en vosotros y no os van a echar.

Pues ya os digo yo que alguno se va a llevar un chasquito.

Aspirantes y candidatos, para conocer

en qué va a consistir este reto decisivo,

vamos a presentar a una invitada que ha revolucionado

el mundo de la heladería y los postres...

Adiós. -Sabía...

...junto a su marido, Jordi Roca.

(HABLA EN INGLÉS)

Adelante, Alejandra Rivas... ¡Bravo!

-Madre mía. Cuando he visto

aquí a esta mujer he dicho:

"Obvio, nos va a mandar hacer helados".

Estoy cagada porque no he hecho un helado en mi vida.

En todas las pruebas de equipo nunca he trabajado con helados,

o sea que a ver qué sale de ahí.

Alejandra, bienvenida de nuevo a "MasterChef".

Gracias, un honor volver con ustedes.

Cuéntanos a nosotros y, sobre todo, a los aspirantes,

cómo nació Rocambolesc.

Rocambolesc nace con la idea de llevar el mundo dulce

del Celler De Can Roca a pie de calle.

Para que la gente pudiera ir cualquier día

a disfrutar de nuestros dulces.

Qué maravilla.

En tu trabajo, ¿con qué disfrutas más?

Una de las cosas que más me gusta es cuando nos juntamos,

nos encerramos en el obrador y nos ponemos a pensar

los siguientes sabores de la próxima temporada.

Adelántanos cuáles van a ser los sabores de este verano.

Entremos unos sabores muy especiales,

uno de ellos es cereza con haba tonka

y uno de mis preferidos, sorbete de melocotón blanco,

guayaba y ron.

Estamos deseando descubrir qué nos has traído,

por favor. (RÍE)

-¡Ostras! ¡Guau!

Qué platazo.

-No he hecho un helado en mi vida.

-Les cuento, voy a empezar con los cornet.

El primero es el sorbete de cereza y haba tonka.

Guau.

Tiene pétalos de hostia y rosa.

Tiene unas bambolas de yogur,

con leche de cabra

y lo he terminado con un merengue flambeado.

Maravilloso.

Delicia.

-Tenemos nuestra bomba de chocolate.

Es un cornet de chocolate bañado en chocolate,

dentro tiene un praliné de avellanas,

peta zetas, más chocolate

y lo acabamos con una capa crujiente

de cobertura de chocolate negro y cacao.

-El de chocolate me lo comía ya.

-Y después, como yo soy mexicana,

aquí tenemos nuestra versión del taco.

Es una galleta de maíz,

el helado es de aguacate y limón

y como topping tenemos unas rocas de lima,

unos brotes de cilantro y una gominola de tamarindo,

rebozada en chile piquín.

¡Ándale! Taco al pastor pero en dulce.

No sé si voy a saber hacerlo. Hay uno para cada uno,

¿no te importa que empecemos ya?

Todo suyo. No lo chuperretees mucho,

deja un cachito.

El taco tiene una pinta...

Me encanta.

Mi pasión, el chocolate. A mí también.

Me he perdido en el primer corneto.

Os habéis quedado sin la muestra para replicar en este reto.

Qué pena...

Por eso, Sami, no te preocupes.

Tenemos un postre aquí preparado.

Hala, arsa.

Es un clásico, le hemos dado una vueltecita.

Madre mía... Más vueltecita, venga.

¡Oh!

¡Me encanta! Con darle un poquito

de Candelita, pues...

Si hacéis eso ya, pues os coronáis.

(OVACIONAN SORPRENDIDOS)

(Aplausos)

Estoy flipando.

Tenemos un bizcocho, un helado de maíz,

un coulis de fresas, merengues pequeñitos tostados,

una cúpula de caramelo y algodón de azúcar.

Con un fondo de ron para lograr la combustión del algodón.

Aspirantes, candidatos,

debéis replicar este postre en 90 minutos.

Vamos a dar la oportunidad a los candidatos de que cocinen

con vosotros en pareja. ¡Ahí va!

Delantales negros,

debéis demostrar que os merecéis estar aquí más que los candidatos.

Si no lo conseguís, el candidato se quedará en el programa

y alguno de vosotros se irá a casa.

En estos momentos, vuestras cinco plazas corren peligro.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Nos vamos a marcar el clásico Edu Soto, por no complicarlo.

Los dos que estáis más cerca del supermercado formáis pareja.

Michael con Eusebio. ¡Ole!

Qué bien.

Laura con Alberto. Lo vamos a hacer muy bien.

José Manuel con Sara Lúa.

Ghislaine con Ana.

(GRITAN)

Y Carlos con Andy.

Vamos al lío. Vamos, Carlos.

Vamos a hacerlo bien. -Hombre...

Para colmo de que no quiero

que esté aquí ninguno de lo cinco candidatos,

va y me toca cocinar con uno de ellos.

Ghislaine, Ana, ¿contentas?

Yo, muy contenta. No sé cómo cocina ninguno,

no tengo ninguna preferencia pero parece un encanto, a tope.

Michael, Eusebio, os veo supercontentos.

Ya nos conocíamos en los casting, hemos tratado, ¿verdad?

-Sí.

(HABLA EN INGLÉS)

Laura y Alberto, ¿contentos de formar pareja?

Sí. -Claro.

-Nos conocíamos... -Del final.

Está acostumbrado a cambiar de pareja.

Muy solicitado.

Tampoco tanto, no estoy tan acostumbrado.

-(RÍE)

José Manuel, Sara Lúa, ¿contentos? (SARA LÚA) Sí, muy bien.

-Equipo asturgalaico, vamos a sacarlo.

Mira qué bien. Vamos a hacerlo bien.

Tengo mucha curiosidad por lo que piensan Andy y Carlos.

Chefs, estoy contento. ¿Tú, Carlos? -Le he dicho que se queda.

Tenéis 90 minutos para replicar este postre.

El tiempo empezará a contar

cuando salgáis del supermercado con los ingredientes.

Cocinaréis por parejas, pero la valoración será individual.

¿Entendido?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Alejandra, ¿les puedes dar alguna pauta

para que al menos los helados sean perfectos?

Los helados son sencillos pero hay que estar concentrados.

Una cosa que les puede servir es, por ejemplo,

todos los elementos secos mezclarlos juntos.

Así conseguiremos una mezcla más homogénea.

Ya habéis escuchado a Alejandra, así que,

delantales negros, vosotros entrareis

a por las cestas, ¿entendido?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Los 90 minutos comienzan en tres, dos, uno.

Ya. ¡Vamos!

-Vamos, vamos, vamos. -¡Vamos, chicos!

-¡Oh!

-Ya está listo. -Ay, ay.

-(LUNA) Suerte, chicos.

-Vamos. -A tope.

-Empezamos con el bizcocho, vamos a medir.

-¿Puedes hacer el coulis de fresa?

Fresa, azúcar y pimienta negra.

-Ve quitándoles las esas... Así. -Sí.

-Cuidado con los cuchillos, cortan mucho.

-Vale, gracias.

-Me voy a poner con el helado yo. -Vale.

-Harina habíamos dicho... -125.

-Mantequilla. -25.

Jordi, cuéntanos. Ese postre que nos has traído,

¿qué lleva? Bizcochitos, coulis de frambuesa,

un helado muy rico de maíz, una cúpula de merengue,

unos merengues tostados,

una cúpula de caramelo hecha con isomalt,

que sabemos que les gusta mucho.

Para terminar,

para darle un punto divertido, aprovechamos ese ron

para hacer una combustión y hacer desaparecer

un algodón de azúcar.

Sencillo a priori. Sencillo, sencillo.

Son muchas elaboraciones. -Tienen que volar.

-¿Te pones tú con el bizcocho? -Venga.

-Harina, azúcar...

-¿Cuántos huevos? -Te preparo 25 de mantequilla...

-Bien, Eusebio. Cómo se mueve el niño, míralo.

-Se baten en el bol los huevos con el azúcar,

la harina y, por último, la mantequilla derretida fría.

-Vamos a empezar con el helado, ¿te parece?

-¿Te voy pesando el helado? -Sí.

-108 de maíz. -108 gramos.

-Sí.

-Voy a triturarlo, ¿vale? -Perfecto.

-Dale ahí, que seguro que se tritura,

pero ponle mucho cariño y mimo. -Ajá.

-Con otra cuchara menea la mantequilla.

-Vale. -Con otra cuchara.

Qué bien nos viene que nos pongan un restaurante cerca o al lado.

Oído, Michael. -Oído, Eusebio.

¿Has visto las caras que han puesto los aspirantes?

Aparecen cinco y dicen "mi puesto aquí peligra".

Vamos, ¿eh, Carlos? -Sí, estoy con esto.

-Vale, estás. Perfecto, muy bien.

-(LUNA) Esa mantequilla ahí, ¡venga!

-Ahí va, ahí va, ahí va. -Perfecto.

-(JUANA) Sara Lúa, que tu puedes,

que sabes muy bien. -Muy bien, Sara, muy bien.

Vamos, mi vida, a tope.

-¿Qué tal? -Bien, muy bien.

Todo perfecto. -Perfecto.

-Está quedando muy fino. -Genial.

Vamos a sacarlo, tranquilo y a por todas.

-La verdad, muy contento. Estoy haciendo equipo con ella.

Yo no la quiero echar a ella. Quiero que se quede y yo también.

-Esto ya está. -Sí.

-Vamos a abrirlo y lo metemos. -Al lío.

-Ahí está.

-Venga, para dentro. ¡Bravo!

-¡Listo! -Tracatrá. Eso fuera,

ojo al bizcocho.

-Un postre pretencioso. Hoy puedo estar a la altura

de lo que piden. La verdad, estoy con ganas.

-¡Andy, pío, pío! -¡Vamos, pollito!

-No me ha hecho gracia la entrada de mis compañeros

y que entre más competencia de la que tenemos.

No es plato de buen gusto.

De momento, Andy está haciendo bien el montaje del bizcocho.

Bien emulsionado, usa la lengua, lo envuelve con cariño.

El resto está con la varilla dándole golpes, le quitan aire,

que es lo que necesitamos para que se emborrache bien,

quede aéreo, quede rico... No va mal.

Mete un poquito más. Un pelo más.

Lo metemos en el horno. -180.

-Lo vamos controlando sobre todo. -Venga, hecho.

-Van muy lentos. -¿Quiénes?

-Alberto y Laura.

Van muy lentos.

-Vale.

-¡Cariño, ubícate! Ubícate que te veo muy perdido hoy.

-Lávalas y luego pésalas y córtalas finas.

-Vale. -Es importante.

Le damos ritmo, va.

-Menos mal que no son los conos de antes.

-Bueno, me da algo.

Si tenemos que hacer helado de ese tipo...

-Puedes pesar las cosas del almíbar.

-Vale.

-Como una pasta, ¿verdad? -Como una pastita.

-Vale. -Muy bien.

-¿Vas bien, Laura? -Fenomenal. ¿Tú, bien?

-Sí, sí. -Al lío, ¿eh?

Acabo con las fresas en nada.

-Esto que tenemos aquí, el coulis, tienes que reducirlo.

-Vale. -Voy a subir la temperatura.

-Lo voy removiendo.

-Efectivamente, procura que no se pegue.

-Vale. -Estate al tanto.

Esto cuando empiece a hervir, lo sacamos y tenemos el almíbar

y añadiremos el alcohol. -Perfecto.

-Y lo reservamos.

-Lo controlo, no te preocupes.

-Venga, seguimos. Cocina siempre limpia, ¿eh?

-El helado: 200 de leche, 60 de nata.

-Ya está. -Y 10 de azúcar.

Eso son 10. Ahí -está.

-Vamos, Michael.

Venga, corazón, que se noten tus estudios.

-(RÍE)

-Que Eusebio pueda entrar me emociona.

Es un chico supertrabajador, muy buena gente y me encanta.

-Gracias. -Estoy emocionado. Se lo merece.

-Eusebio y yo nos conocimos en el casting.

-20 gramitos.

-Me cayó genial, conocí a su marido,

que me cayó espectacular.

-Yo conocí a su mujer y a su bebito.

-Un tío de escándalo.

-Fenomenal. -Sí.

-Ya empiezan a salir bizcochos.

-Vamos muy bien. Mejor de lo que pensamos.

-Luego con el coulis. ¿Vale, "bro"?

-¿Cómo vas? -Bien, muy bien.

-¿Genial? -Todo muy bien.

-Vale. -Estoy en mi cocina.

(RÍE) -Esto hierve, lo sacamos.

Agregamos esto, poquito a poco.

Esto lo tenemos reservado para el final.

¿Qué tal vais?

Bueno, esperemos que bien. Cuéntame un poquito.

Tenemos el almíbar hecho, el coulis de frambuesa

tiene que reducir. Ya tiene hecho el puré de maíz.

Él está con el helado. Lo hacemos entre los dos.

¿Cómo les ves? Bien, pero adelantaría

la elaboración del helado. -Del helado.

No se puede ayudar, que es eliminatoria.

¿Quién se tiene que ir y quién tiene que entrar?

Que se quede él a darlo todo, otro más del norte.

Y preferiría que se fuera Michael,

por afinidad, no por otra cosa. Sí.

Me gustaría que flojease muchísimo y le saliera fatal.

-¿Tanto? -Sí, yo no me quiero ir.

Os queda poco por hacer. Mucha suerte.

Muchas gracias. De nada.

Gracias. -Vamos a darle a tope.

¡Andy, me tienes anonadada

con la limpieza de tu cocina! De vuestra cocina.

-Está de lujo, tío. -Listo.

-(LUNA) Muy bien, muy bien.

-Te voy a preparar los ingredientes.

-Exacto, perfecto, tío. ¿Empiezas?

-(HABLA EN INGLÉS)

-(HABLA EN INGLÉS)

-Ok.

¿Qué tal va la pareja? Genial.

-(HABLA EN INGLÉS)

Michael, te va a venir muy bien Eusebio,

porque está corriendo...

¿Cómo va el cocinado? He puesto el bizcocho,

ya está hecho, aquí.

Michael no es raro, es de California.

Utiliza spanglish.

-Vale, vale. -Esto lo vamos a hacer

al baño maría con azúcar glas, azúcar normal

y la de maíz.

¿Eso para qué es? Merengue tostado.

¿Llevaba maíz? ¿El merengue lleva...?

-No, no, no. El maíz es para...

El helado. ¡La base de helado!

Cuidado... Son muchos ingredientes.

-Pero no mezclar otro ingrediente...

Hagamos una cosa, luego la otra,

luego la otra. Paso paso todo.

-Huele muy bien. Eusebio, te veo tan entusiasmado,

tan contento y tan feliz, que mira lo que te traigo.

Qué bien. Para que te acuerdes de mí.

"La Biblia de MasterChef".

Un libro en el que puedes encontrar algunas recetas

más famosas del programa. Además de una completa

guía sobre alimentos, utensilios, elaboraciones básicas...

Bueno, para convertirte en un auténtico chef.

Muchas gracias. Luego te lo dedico.

Gracias, te tomo la palabra.

-Suerte. -Gracias.

-¿Echamos esto encima? -Sí, lo dejamos enfriar.

-El bizcocho de Alberto y de Laura no ha salido nada bien.

-Lo tenemos, Michael. Clavado. -Muy bien.

-Déjalo fuera para que se vaya enfriando.

-Vale, oído. Clavado.

-Bravo, qué buena pinta,

qué buena pinta, venga.

-Tenemos que volar con el helado. -20 de dextrosa.

-Tenemos que volar con esto. -¿Oíste?

-Acuérdate de poner siempre la tara.

-No encuentro la dextrosa.

Aquí tienes a Alberto y Laura.

Laura, ¿qué tal? Muy bien, a las órdenes.

¿A las órdenes de quién? De Alberto.

-Nos hemos repartido mitad y mitad.

Ella está haciendo el coulis y el almíbar y yo, el helado.

El bizcocho lo hemos hecho entre los dos.

-Sí. -Tengo una duda, Patricia.

¿Patricia? Alejandra.

-Alejandra, perdona, estoy pensando en...

¿En quién estabas pensando?

¿Otra chica más? Este chico me tiene...

¿Dónde está el bizcocho?

Ahí, en la tabla.

Vete preguntando que yo voy a buscar el bizcocho.

Que no se rompa,

que lo acabo de sacar. Para hacer el merengue tostado,

no hacemos un merengue normal batiendo solo las claras,

las hacemos al baño maría, ¿no?

-Es un Casanova total.

-Les digo, no sé si me dejan: baño maría.

Buscaba bizcocho y me he encontrado esta torta.

¿Esto es un bizcocho? Lo emborracharemos con...

(RÍE) Sí, ¿esto es un bizcocho?

La cara de Alejandra es maravillosa.

¿Cómo lo habéis montado? Con varilla.

Habéis montado los elementos

para mezclarlos con cariño después.

Exacto.

Y que hornee y coja aire. Exacto.

No me lo creo. Le falta aire.

No da tiempo a repetirlo o estará caliente y tendrás problemas,

haz un almíbar maravilloso e intenta que eso quede bien.

Es complicadito. Alberto, céntrate, céntrate.

-¿Qué tal lo llevas, tío? -Perfecto.

-Bien, bien.

-Lo tenemos todo casi ya. Venga, va.

(LUNA) ¡Ole! ¡Ole!

-Qué buena pinta. -No sé qué han hecho.

Alberto ha hecho una especie de... ¿Como el de Sara Lúa?

Yo creo que en la receta no pesaron bien algo,

que falta algún ingrediente... Seguro, porque está como...

Es más parecido a una quesada, por ejemplo, que a un bizcocho.

Sí... Lo que han hecho la gran mayoría...

O sea, ya no saben leer ni pesar. No saben hacer un bizcocho.

Empiezo a hacer el merengue, para tenerlo y enfriarlo.

-Oh, qué pinta... -Qué pinta el merenguito.

¿Puedes poner el merengue en alto?

-Sí, ahora mismo. -Lo tenemos que meter en una manga.

-Vale, merengue...

Cuando la mezcla haya alcanzado los 50 grados,

disponer en una manga con boquilla rizada y reservar.

¿Oído? -Oído...

-Glicerina... -Sí, porque si no,

no nos lo hubieran dado los chefs. -Pero ¿habrá que mezclarlo?

-Espera un segundo... -No tengo ni idea.

-Samantha, hola... ¿Qué tal?

¿Cómo vais, ahora mismo,

con las elaboraciones? Pues tenemos todo menos...

-El algodón de azúcar. -El caramelo que estoy en ello...

Voy a dejar de moverlo porque si lo muevo se pone duro.

-Creo que mejor lee la receta, de nuevo.

-Vale... vale.

Vale, fenomenal... -Te diría más, pero no me dejan.

-No te deja... -Yo volvería a leer la receta.

Concéntrate, ¿vale? Vale... La estamos liando parda.

(ANA) Ay, el isomalt... No hemos leído

la parte de atrás de la receta, yo soy muy despistada

y, esta vez, me ha jugado la pasada pero al completo...

Tenemos que repetirlo, ¿vale?

-Azúcar de fresa. -Mientras haces eso, yo hago eso.

-En cuanto tengamos eso, empezamos a mantecar con nitrógeno.

Prepárate que empieza lo duro con el helado.

-¡Vamos, Alberto!

-Mira, ya está con el nitrógeno. (LUNA) ¡Le tienes que dar fuerte!

Con mucho brío...

Por cierto, las gafas te quedan genial.

Estás guapísimo.

¡Vamos, Eusebio, ahí te veo!

-Esto lo he visto yo en la feria.

-¡Yo quiero probar esa máquina! ¡Qué divertido!

¡Toma, toma! -¡Dale, dale, dale, bien!

-¿Queréis un poquito? -Jolín...

¡Qué rico, Albert!

A ti te salen muy bien los helados. -¡Alberto, muy bien!

-Bravo... -Michael, con esto nos vale.

-Oh... -Con esto nos vale.

-¡Vamos, vamos...!

Bueno... Muy buenas, chef, ¿qué tal?

Encantado, un placer. ¿Cómo está la pareja de moda?

Carlos, ven aquí, por favor.

Tengo que hacer el coulis, vale. Tienes que hacer... hazlo aquí.

¿Tenéis otra cocina más? No sé...

Me ha gustado el bizcocho que habéis hecho, aireado y alto,

de lo mejorcito que he visto. ¿Lo has hecho tú, Carlos?

No, yo lo he ayudado, él me ha mandado y...

los ingredientes, cantidades exactas y...

Vale, entonces, metemos el helado al frío un poquito para...

Con el nitro darle la estructura. Será más fácil.

Andy, ¿quién te gustaría que entrase?

Me gustaría que entrase Carlos, si tengo que elegir uno.

¿No son demasiados gallos para un corral?

Pero eso es bueno, ¿no? Entiendo que la competencia

es buena, pero hay gente que la competencia le da miedo.

¿Y quién te gustaría que se fuera?

Pues, mira, sería un buen momento, a lo mejor, si entra un gallo

cargarnos a otro... Alberto, a lo mejor.

¡Ojo! Nos quitaríamos un buen rival.

¿Cómo ve las elaboraciones? Bastante bien.

El que lo haga bien llevará al éxito a su compañero.

Esa es la idea. Es difícil que uno lo haga bien

y otro mal. Vámonos. Encantado.

Venga, hasta luego. Hasta luego, chicos.

-Sí, por eso... -¿Estaba a 50?

Mira, una oblea. Pues dale, dale...

Vale, hay que volver a hacer el merengue.

Mira bien la receta, por delante y por detrás.

Lo hemos hecho mal, no sabía que venía también por detrás.

Aspirantes, últimos 30 minutos.

¿Oído? Oído...

¿Cómo vas? ¿Bien? -Calentamos las claras

junto al azúcar al baño maría y subir la mezcla a 50 grados.

Venga, vamos, vamos... -Oh...

-Me alegra tanto tenerte aquí. -Igualmente.

Poder ayudarte, sea lo que sea esto lo sacamos.

-¿Alberto está batiendo las yemas a mano?

-No le va a montar en la vida.

-Hay que darle aire, no hacer así. -¡Aire!

-Lo voy a bajar un poquito para que queme...

Si no has visitado el restaurante MasterChef no esperes,

podrás vivir una experiencia gastronómica única probando

las mejores recetas que se han elaborado en estas cocinas.

Si te cuesta elegir entre los platos de la carta,

hay un menú degustación y otro especial para los más pequeños.

Además, vas a conocer a algunos de los aspirantes

que han pasado por estas cocinas.

Tienes más información

en restaurantemasterchef.com y en redes sociales.

Tranquila, tranquila, mueve.

Muévelo, cuidado con la mano, no te quemes.

-Andy, algodón. -Perfecto, tío.

-Qué gafas más guapas.

-¡Bien...! -¡Alberto, venga, mi vida!

Monta eso, hijo mío. -Bien, bien.

-No te retuerzas, le vas dando...

(CANTA) # Quiero ir mañana a los coches de choque... #

-Oh... -¿Qué haría yo sin ti?

OK, vamos a echarle... -Eso es, que coja que coja.

Ahora limpiamos el plato.

-Escucha, Sara Lúa ha hecho el nitrógeno que le ha quedado piedra

y lo ha metido en el abatidor. Roca a va a ser. Roca...

-¿Te aguanto? ¿Ahí?

Cuidado, cuidado, cuidado... El isomalt lo puedes calentar a 120

y estirarlo, lo suyo es subir a 160 grados y que baje a 120,

para que cuando esté frío sea más crujiente y esté más...

No satinado... brillante, transparente, crujiente.

Está aún un poco pegajoso. -Aguántalo ahí.

Después lo arreglamos cortando.

-Se acaba de romper. -¿Se ha roto?

-Hacemos otro. -Sí.

Aquí tenemos a José Manuel

experimentando con su i+D del caramelo.

Pero está muy caliente el isomalt, por eso lo está escurriendo.

Ya está en 50, ¿eh? -Pues venga, a la manga pastelera.

-Está mal el merengue, para, empezamos a hacer merengue de nuevo.

Vamos a coger un bol y vamos a hacer merengue a punto de...

¿Has hecho merengue? -Sí.

-Pues hacemos un merengue. Sara Lúa...

No ha hecho bien el merengue, creo que no tiene ni idea

de hacerlo, va a repetir a ver si hace algo de merengue.

No me gusta cómo trabaja. Si tienes una receta, síguela.

180 de claras, 300 de azúcar glas y 40 de azúcar.

-Vale, ¿cuánto era de azúcar glas? -300.

-Pues se ha puesto ya nerviosa. Sí...

No se le está dando bien esta prueba para nada.

Yo, ahora, lo que haría es echar esta mezcla que tenemos

y montamos el merengue y enfriarlo.

El otro intentar recuperarlo. (DESDE LA GALERÍA) ¡Muy bien!

Hay dos tipos de merengues, el que pedimos es con el azúcar

caliente para que al turbinarse se cocine la clara.

El merengue italiano que no necesita ser cocinado.

En cambio, lo que va a hacer ella es un merengue con claras montadas

con azúcar que no se sujeta porque no se ha cocinado.

Limón, azúcar glas, haces un merengue que, luego, cocinas.

Prueba... ¿te gusta? -Muchísimo.

-Vale. -Vale, en cuanto se ponga esto,

lo metemos en la manga pastelera. -Sí.

-¡Alberto, estás haciendo algodón de azúcar!

Qué guay... pero te está quedando fatal.

(TODOS RÍEN) Cómetelo, cómete ese.

Así, cómetelo.

-Muchas ferias te faltan a ti, Alberto.

-Le voy a poner el nitrógeno. -Vale.

(MICHAEL) Muévelo, muévelo...

-Con la cuchara... Con la cuchara, la cuchara.

-Dale, sin miedo... -Vale, tírale, tírale...

Que está helado, lo tenemos. -¡Rápido, rápido! ¡Venga, Michael!

-¡Venga, la nitro! -Va a haber merengue, está subiendo.

Yo creo que va a servir.

-Vale, hay que hacer otro, tiene que estar perfecto.

-Lo tenemos, tío, va, va... -Que se derrita.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

-¡Sí, chef!

El único Michael... ¿Lo has oído, chef?

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA) ¡Venga, vamos, vamos!

¡Muy bien, adelante equipo! ¡Venga, vamos!

-Mongola...

(JUANA) ¡Ana, que vas muy bien, Anita! ¡Muy bien!

-Vamos, vamos, que va a ser el mejor postre de vuestras vidas.

-¿Cómo vas, Eusebio? ¿Es OK? -Muy bien, tío.

Vale... -Yes.

-Esta también está guay. -Sí, está bueno.

Pero el otro está más potente de sabor.

Aspirantes, tenéis que tener todos los pasos del postre

porque lo montaréis delante nuestra.

-¡Sí, chef! -¿Cómo se va a llamar el plato?

-Ahora lo pensamos. Ahora lo pensamos...

-Ahí, lentito, perfecto. -A un lado...

-Al otro, sigue hasta abajo. -¡Venga, Andy, venga!

-Lo tengo, lo tengo. (JUANA) ¡Bien, Laura!

-Gracias, guapa.

-Albert, ¿lo hago más gordito? -Sí, un poco más.

-Exacto. -¡Vamos, Ana!

-¡Olé! (TODOS ANIMAN)

(TERESA) ¡Qué bonito! ¡Qué bonito...! Qué bonito.

(JUANA) ¡Bien, Alberto, bien! ¡Bien, bien!

-Venga, Andy, Carlos... venga.

-Perfecto, tío. -De lo peor que he pasado

en "MasterChef". -Lo meto en el abatidor.

Colocamos el merengue

sobre el helado y quemar. -Vale... ya está cortado.

-El soplete está ahí. Verter ron sobre el helado.

-El ron está aquí.

-Lo saco... la voy a sacar.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

-¡El último minuto, vamos! -¡Bien!

-Venga, que lo tenéis.

-Perfecto, perfecto.

-No van a llegar...

-¡Anita! -Bien, bien.

-Mira, mira... -¡Tenemos, tenemos!

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA) ¡Muy bien, chicas!

-¡El ron, el ron! ¿Dónde has dejado el ron?

-Ahí está... -No, el otro el producto del ron...

Ocho... siete... seis...

Cinco, cuatro, tres... ¿Cuál es el ron?

Dos... uno... ¡tiempo! ¡Manos arriba!

(TODOS APLAUDEN DESDE LA GALERÍA) ¡Bravo, bravo, bravo!

(ANA) Lo hemos sacado y tenemos todas las elaboraciones

encima de la mesa, pero que estén bien...

Ya es otro tema. -Los mínimos están cumplidos.

Pues ya está.

Aspirantes, candidatos, el tiempo en cocinas ha terminado

llega el momento de la cata; pero, antes, vamos a despedir

a nuestra invitada Alejandra Rivas, muchas gracias por venir.

¡Gracias! Muchos recuerdos a la familia Roca.

Y gracias por esos helados maravillosos que nos has traído.

Vuelve pronto. Vuelve pronto.

Mucha suerte... (TODOS DAN LAS GRACIAS) Gracias...

Alejandra, gracias. ¡Adiós!

(LUNA) ¡A conquistar América!

Aspirantes, ahora sí, comienza la cata.

Carlos y Andy, vosotros seréis los primeros.

Vamos, Andy, pollito mío. -Buenas, chefs.

Andy, Carlos, por favor, montad vuestro postre.

Venga, vamos...

Caray, tenéis el pulso para tocar panderetas.

Uf...

Bueno, cúpula fina... Cúpula fina, sí, señor.

Ea, ya, perfecto. De esto cogió mucho.

Lo cubrió prácticamente.

Vale, vale... Déjalo.

Déjalo, déjalo...

Bueno, bueno, bueno... Andy.

Antes de poner el nombre al plato que, ahora, lo digo.

Me gustaría pedir disculpas por mi vergonzosa actuación

cuando han entrado mis compañeros ya saben que no soy así...

(JUECES SORPRENDIDOS) ¡Oh...! Disculpas.

O sea, soy un poco... pero tampoco, tampoco como...

Como he actuado antes, así que disculpas.

Me gustaría llamar a mi plato... A vuestro.

A nuestro plato, disculpa,

¿no te importa? ¿Me permites? -Para nada, por supuesto.

-La Leyenda de Pehuajó, se llama así porque es el apodo

el jugador de paddle, Fernando Belasteguín,

número uno durante 13 o 14 años, creo que tenemos que tener

de referentes a los mejores siempre por el esfuerzo,

la perseverancia y porque no se rinde nunca.

Y... bueno, es un poco el hilo que he seguido en el programa

que por malas valoraciones y tal...

No he decaído. Me has dado una idea,

cuando tenga que hacer el nombre de un plato que no me ha tocado

se lo voy a dedicar a Romualdo

que es un jugador de petanca en las fiestas de Illescas.

(TODOS RÍEN)

-Hombre, no se puede comparar... no se puede.

Bueno, Andy... y Carlos, en principio,

estéticamente se ve un bizcocho aireado,

vemos un coulis que tiene buena pinta un helado emulsionado

el merengue parece rico, cúpula fina y el algodón...

Delicado, con poca humedad, porque ha ardido bien.

No entiendo lo de la prueba anterior, el mal trabajo

con el postre de calabaza, este postre está bien ejecutado.

Creo que habéis trabajado bien. El resultado es rico,

es un postre que se disfruta y están todas las elaboraciones.

Felicidades. (AMBOS) Muchas gracias.

Fíjate que uno de los misterios de este postre

era el bizcocho, qué cosa más tonta.

Está muy bien aireado porque has trabajado muy bien.

Se quedaba muy esponjoso, ha subido y está bien emborrachado.

Qué alegría. -Muchas gracias.

Está muy rico. Es un postre que te comerías.

Es una pena que no hayas puesto más merengue.

Con lo bien que te ha salido, que está perfecto de punto

que no es fácil hacer bien el punto del merengue italiano,

tenías que haber puesto bolitas de merengue por todos lados.

Increíble la cúpula, si está fuerte se te clava en los dientes

y es horroroso. La tuya está perfecta,

se deshace en la boca. Buen trabajo.

Muy buen trabajo, señores. (AMBOS) Muchísimas gracias.

Andy y Carlos, delante de cocinas. (TODOS APLAUDEN)

(ANDY) Mira que me he quejado, al final, Carlos me ha traído suerte

porque los chefs me han dado una valoración buena;

así que has sido como un amuleto. -Positivismo.

Pues vamos montando el postre, Ana y Ghislaine... Adelante.

Bastante merengue...

Que no falte... vale, el...

Ahora el ron. Un poquito.

¡Hala! Te gusta el ron, ¿verdad?

Vale... a ver, esto...

-Está hecho con mucho corazón.

Cuanto más lo tapes, mejor. Sí, tápalo, que no lo veamos.

Intenta quemarlo... No te preocupes, con el baño

que le has dado de ron, la antorcha va a arder un mes.

El plato se llama Una dulce bienvenida.

Para... nuestros... ¿Para todos o para Ghislene?

Para la compañera. -Para todos.

-Para todos... Lo de abajo es bizcocho,

aunque no parezca, ¿quién lo hizo? Entre las dos.

-Sí, todo lo hemos hecho entre las dos.

Y hemos tenido nuestros más y nuestros menos, porque...

No nos hemos dado cuenta hasta mitad de cocinado

que seguía la receta por detrás; pero hemos intentado solventar

el error... con muchas ganas poniéndole el doble de esfuerzo.

Jo, la cúpula... la "Cúpula del Trueno".

Sí... Sí.

Me preocupan muchos fallos, sobre todo el bizcocho es horroroso.

Entre una quesada pasiega...

Dura, un adoquín de Toledo de la plaza de Zocodover...

No me gusta el caramelo, está fatal y cruje...

El de Andy se te iba en la boca y no se quedaba en los dientes.

El trabajo ahí... dudoso.

El helado está muy bueno, es lo único que os puedo decir.

Algo es algo. Hay intención, pero desastre...

En todo. A ti esto de trabajar en parejas, ¿te gusta o no?

No me encanta... -Lo has hecho muy bien.

-Las pruebas de equipo no se me están dando bien.

Plantéate que en vez de trabajar en una cocina profesional,

trabajas en un "food truck". No, hombre, tengo que aprender...

A trabajar en equipo y... que me salgan las cosas.

No estoy nada orgullosa de este plato y, evidentemente...

Normal que no estés orgullosa

es un desastre a la altura de la lubina.

No te reconozco, no está bien el bizcocho, es terrorífico.

Hemos bañado con ron y solo identifico un lingotazo importante.

La cúpula era...

No sé, un armazón.

Y el resultado es que no se disfruta, sobre todo,

porque no has querido hacer un trabajo en equipo.

Me encanta trabajar en pareja y no lo saben ver,

entonces, es un poco... sentimiento de frustración

cuando me dicen cosas así porque no lo entiendo.

Ana... ¿estás dolida?

Sí... ¿Con nosotros?

No, con vosotros no...

Vosotros tenéis que dar un veredicto y... es evidente, que el postre

no ha salido bien... estoy dolida conmigo.

Yo tengo que decir que conmigo

has trabajado... "chapó". -Muy bien, gracias.

Alberto y Laura, adelante, por favor.

¿Le doy?

Pero ese merengue... es una sopita.

Muy bien...

La cúpula está como la cogorza que vamos a pillar.

Gorda, gorda, gorda...

La lluvia de ron... La oveja.

Hace ruidos extraños ese postre al arder.

Nombre del plato, Laura y Alberto.

Pues le hemos llamado... Día de feria, nos recuerda

a esas tardes de verano

en la feria por el algodón de azúcar con el caramelo...

Pero ese día llovía, había charcos en la feria.

Pues, a priori,

ver un mazacote y notar que hay un aspecto como crudo, es difícil.

Yo, si no os importa me voy a dedicar al ron.

Los merengues no suelen crujir así,

ese azúcar no está bien incorporado, es azúcar entero.

Alberto... tu postre es una castaña.

Es una piedra la cúpula, el merengue no vale para nada

y le hemos puesto alcohol como para una boda.

Te diré que el 80% del postre, para mí,

fíjate qué tontería es el bizcocho. Malo... crudo... mal hecho...

El helado es lo único que se salva,

el caramelo grueso el merengue lleno de azúcar...

Pues es una pena, Alberto, lo siento. Laura...

No nos hemos estrenado bien, lo siento.

Suspendido.

(ALBERTO) Está mal, pero yo creo... (LAURA) No era nefasto tampoco.

(ALBERTO) Hemos fallado en el bizcocho y en el merengue.

Todo lo demás, para mí, estaba aprobado.

Más o menos. -Sí.

Pues vamos montando el postre, por favor.

OK... uf...

Bueno, es el primer aspirante a aspirante que colabora...

Se agradece. Se agradece la colaboración.

OK, ahora no estoy seguro cómo utilizar esto.

¿Así...? ¡Oh, magia potagia!

Es la primera vez que lo uso en mi vida.

Todo es una primera vez. OK... a ver...

Ahí, ahí... -Así no... vale.

-Bruto, como soy americano.

-Prepara otra vez... -Más deshecha, más deshecha...

Ya, ya, que quede como pluma, como pluma... aire.

(MICHAEL Y EUSEBIO HABLAN) "Como pluma" dice...

Y... espérate, ¿el vinito no lo echo un poquito?

Siempre el trabajo en equipo es bueno.

(TODOS RÍEN Y HABLAN)

Están Roberto y Verino buscando escaparatista.

Ahí está...

Ahora... -Ya está flambeando.

¡Tará!

Michael, ¿cómo se llama el postre?

Eusebio... Le hemos puesto el mismo.

(AMBOS) Atlántico flambeante.

(EUSEBIO) Porque el Atlántico es lo que nos une con América.

-Claro... A priori parece que el merengue

está bien, el helado está bien, el coulis también...

el montaje es un horror como escaparatistas no servís.

Pero parece que todo está bien. Me ha encantado verlos trabajar.

Habéis disfrutado, habéis currado, no os habéis parado.

Eusebio, me encanta cómo te mueves, no has parado.

Y cuando no sabías qué hacer, limpiabas.

¿Estás contento, Michael? Muy contento...

Conocía a todos en el casting también y con él conecté muy...

Ojalá estuvieras aquí. Ay... traducción simultánea aquí.

Vamos a probar.

Me he tomado una pastilla de lactosa para probar

todas las cosas antes de presentarlos porque...

Y yo otra para el mareo con el ron...

Joder...

Bueno, creo que lo mejor ha sido trabajo en común, os hemos visto...

Trabajar contentos, hay cosas que están muy bien:

el bizcocho el helado, el coulis está bien...

El merengue está bien. El merengue... falla el emplatado.

Y me gusta la actitud que habéis demostrado en el cocinado.

Gracias, chef. Esperaba algo más del bizcocho,

porque lo vi subido, grande... Pero, oye, está todo más o menos,

medianamente, bien hecho. Cuando lo pruebas está... rico.

O sea, tiene el sabor a fresa, el bizcocho borracho,

el merengue espectacular, todo bien, ahora,

la próxima vez tenéis que hacer un ensayo.

Ensayar, quedáis, ensayáis porque el directo no se os da bien.

Todo lo demás, muy bien. (AMBOS) Gracias, chef.

(MICHAEL) Soy un mal gay,

normalmente, los gais que conozco son bien finitos y bonitos y yo no.

Yo soy así, bruto, como...

Como mi marido que es... me ha hecho bárbaro, así.

Sara Lúa y José Manuel, con vosotros terminamos esta cata.

Conseguimos sacar así algo... -Qué pena...

-Ya. ¿Qué ha pasado?

Pues que no pusimos el helado en moldes.

-Lo sentimos... -No me di cuenta que había...

Pero ¿qué ha pasado? ¿No os habíais enterado de que iban en molde?

No, no me di cuenta.

Tápalo, tápalo. Ya, ya y tanto.

Ahora tenemos más merengue que helado.

Jo, me da una rabia. Tranquila, tranquila. Vamos...

La cúpula... el cupulón. Cupulón.

Nombre del plato. Primos hermanos.

-Gallegos y asturianos, primos hermanos.

Vamos a ir echado... solo hay alcohol por un lado.

Vale... ¿le hecho un poco más? No, no liemos...

No quememos el plato, por favor.

¿Qué ha pasado? Pues mal, muy mal,

no me he fijado en que todo el mundo metía el helado en moldes

y hubiera estado hecho y, ahora, pues es...

Al ir al abatidor, no viste que estaba

lleno de moldes con los helados. No me fijé.

No he visto mucha conexión,

he visto que tú ibas demasiado a lo tuyo, muy rápido,

entonces, tampoco es un trabajo en pareja que diga yo...

Que me ha gustado, ¿no? José Manuel, ¿qué ha pasado?

Bueno, a ver... la que, realmente, sabía y controlaba era ella,

yo me dejé asesorar un poco por ella

y está rico, aunque la presentación no sea buena.

Creo que está rico, porque lo hemos probado y está bueno.

Y yo creo que hemos trabajado bastante bien en equipo.

¿Y el bizcocho? Te vi contenta cuando has sacado la suela.

Pues de sabor me pareció que estaba bueno.

Pero tú crees que esto es un bizcocho.

Es un mazacote.

Esto es un bizcocho de soletilla.

No tiene sentido ninguno, está muy seco.

Si le sumas que el helado aquí ya no es protagonista

y lo tapas con un kilo de merengue, un caramelo que está grueso...

No hay postre. Y no está borracho.

Es que la gracia de este postre es que esté borracho,

que no está... Porque no empapa.

Sara Lúa has empezado la prueba diciendo que tenías muchas ganas...

Bueno, dando la apariencia de tener una actitud magistral

y de boquilla muy bien.

¿Te acuerdas que dije que un buen capitán no solo tiene que serlo

sino que parecerlo? Ha pasado lo mismo.

Has leído la receta, le has puesto ganas, intención...

José Manuel también...

No entiendo, alucino con la de errores que habéis cometido...

Durante el cocinado.

Y si, por lo menos, tuviésemos un helado decente.

Eso no era un helado, era una arena extraña entre helado

y granizado y no sé qué...

Está todo fallido, me decepciona un montón, lo lamento mucho.

Es un trabajo pésimo. Lo siento.

Yo, la parte que me toca, también lo siento...

(J. MANUEL) Me gustó...

-A mí también,

pero creo que hay fallitos que pensamos que no había

y nos confiamos y hay... pero, bueno, a ver qué pasa.

Aspirantes, vamos a deliberar para decidir qué ocurre esta noche.

-Ha sido un noche dura.

Lo tenemos... Adelante.

Aspirantes y candidatos,

sabemos que habéis estado sometido a mucha presión en el reto.

Habéis tenido que replicar un postre complejo.

Con muchísimas elaboraciones y algunas bastantes delicadas.

De hecho, lo hemos bautizado como el Infierno Rosa.

Antes de nada quiero mencionar a los cinco candidatos,

os hemos visto trabajando, al menos, con pasión

y algunos con muchas ganas de aprovechar esa última oportunidad;

pero, como os hemos anunciado, solo hay una plaza.

De las cinco parejas ha habido una que nos conquistó con su postre.

Se han juntado las ganas del candidato por entrar a las cocinas

con las del aspirante por hacernos olvidar

el desastre de su último postre.

Es la pareja formada por...

Andy y Carlos.

Enhorabuena... porque habéis sido los mejores de esta prueba.

Por tanto, Carlos, eres el candidato

que se ha ganado el derecho a tener este delantal blanco.

¡¡Bienvenido a "MasterChef VIII"!!

Vamos allá...

(CARLOS) Para mí entrar en "MasterChef" es un sueño.

Y de mi chica...

Me apuntó sin yo saberlo y es un 50% de...

De ella y mío.

(TODOS APLAUDEN Y FELICITAN A CARLOS)

Carlos, ¿qué significa haber conseguido este delantal?

Eh... uf... un sueño...

Desde hace mucho tiempo.

Estoy muy contento, pero no puedo hablar.

Tengo una pregunta básica, ya que vas a entrar a estas cocinas:

¿tú qué eres pollito, pollo, gallo o gallina?

Va en orden, si eres muy liante... para arriba.

Mucho gallo hay en el corral, te lo digo porque si eres gallo

vas a tener problemas, sobre todo, con un chiquito alto

que está arriba y el de la barba que, también, tiene sus cosas.

Y el pollito tiene espolones, no te creas.

Pues no lo sé, gallo no soy. Lo veremos.

Vale...

Ghislene, Laura, Eusebio y José Manuel muchísimas gracias

por venir y luchar con tantas ganas por ese delantal blanco.

Muchísima suerte a los cuatro. -Suerte, ¿vale?

Me llevo todo lo que he visto que es magia, en "MasterChef",

yo siempre voy con lo bueno, así que... con lo bueno.

Andy, Carlos, enhorabuena,

podéis subir a la galería con vuestros compañeros.

(CARLOS) He subido de seis en seis los escalones

con la sensación de estar dentro.

Y así... ha sido muy excitante, muy chulo, la verdad.

Aspirantes, vuestros postres no estaban al nivel

del que nos han hecho Andy y Carlos.

Aún así, ha habido una pareja que se ha quedado cerca.

Es la formada por...

Michael y Eusebio. Vuestro postre pequeños defectos

pero te acabas de asegurar una semana más en "MasterChef".

Felicidades, puedes subir a la galería, Michael.

-¡Bien!

(SARA LÚA) Bueno, chicos, me voy yo, está claro.

Ana, Alberto, Sara Lúa...

Uno de vosotros está a punto de decirnos adiós.

De los tres postres había uno que sumaba más errores

y estaba por debajo de los otros dos.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Sara Lúa.

Lo veo justo, me lo esperaba.

Me voy triste, obviamente.

Pero...

Que no me caigo, o sea, estos son...

Diez minutos, que se me pasa.

Ana y Alberto os habéis salvado de milagro.

Poneos las pilas, porque os habéis quedado muy cerca de iros.

Podéis subir a la galería.

(ANA) La expulsión de Sara me deja muy triste;

pero me ayuda a valorar

que... que estar aquí es una oportunidad de oro

y tenemos que valorarlo un montón.

Bueno, Sara Lúa, ¿qué ha pasado?

Porque, jolín, no has brillado ni en la de exteriores, ni en esta.

Mira... oh, no puedo hablar.

Eh... todo tiene una cosa buena y una cosa mala.

Lo bueno es todo lo que he aprendido y esto... mola mogollón.

Y me llevo una gente maravillosa que...

Eso ya vale todo y yo voy a seguir estudiando,

porque esto es mi sueño.

Iván... te veo tocado.

¿Qué pasa? ¿Es importante para ti Sara Lúa?

No me gusta ver esto.

Soy un gallo que llora.

(TODOS RÍEN) Un gallo llorón.

(APLAUSOS Y RISAS)

Quién crees que va a ganar "MasterChef".

Pues... mi corazón está dividido en dos,

quiero que gane Iván... es brillante y preciosa.

Y si no, espero que gane mi pequeñita

que la quiero y brilla sola

y tiene una luz enorme que te lo mereces todo.

Bueno, Sara Lúa, pues ahora sí ha llegado el momento de abandonar

y dejar tu delantal en tu puesto de cocina.

Mucha suerte y muchos besos a mamá, por favor.

(SARA LÚA) Me voy supercontenta con lo que he hecho y me voy

muy feliz y, de verdad, que estoy orgullosa, o sea...

Yo considero que "MasterChef" va a cambiar mi vida y creo que será

en cuanto salga, creo que me va a ir muy bien.

"MasterChef", en una palabra, es maravilloso.

Para mí es maravilla, maravilla, maravilla...

Menuda noche de emociones, los aspirantes

ya han sacado sus armas y nos han dejado claro

que han venido a competir:

cinco candidatos optaban en el último reto a conseguir

el delantal blanco y Carlos lo ha logrado.

Ahora empieza a luchar por ser el próximo MasterChef España.

Nos vemos en una semana. Mientras ya saben, pónganle...

(JUECES) ¡Sabor a la vida!

Bienvenidos a la casa Ronald McDonald de Madrid.

¡C'mon, c'mon! ¡Quickly!

-Oye, cómo te ha gustado Luna. -Juani...

-Juani, tú eres la mejor. -Queda un montón de rabo de toro.

-Está muy caliente. -¡Me da igual, hay que hacerlo ya!

Dani, ¿lo ves bien, más o menos? Falta salsita...

-Albert se ha comido lo que falta.

-El bizcocho se lo di a Iván. -No puede ser.

El día que quiera cerrar un negocio os llamo, ¿eh?

-¡Esto es un escándalo! -¡Venga, venid, rabo de toro!

-Estáis haciendo una buena obra viniendo aquí.

(ANTONIA DELL'ATTE) Aspirantes, el tiempo empieza ya. ¡3, 2, 1!

(CARMEN LOMANA) Oh, cuánto mandas. (ANTONIA) ¡Luna!

Me ha dicho que tú le gustas a Luna. -Te has flipado un poco.

-Te corto el rabo. -Sí, porfa, me encantaría.

-¡Oh! -Si me seguís abriendo eso...

-Aquí mando yo. -Y yo...

Estéticamente, a mí me me gusta, me parece brillante.

No sabe a queso, te da tonos quemados.

No lo maquillemos, te la pegaste. Vale...

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 7

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

MasterChef 8 - Programa 7

25 may 2020

MasterChef' rinde un homenaje a los deportistas de élite y celebra su ansiada repesca. Los aspirantes mostrarán su cara más competitiva robando 10 ingredientes a sus compañeros. Podrán coger uno, dos o todos los productos a un mismo contrincante. Félix Gómez, finalista de 'MasterChef Celebrity 4', cocinará con los ingredientes que Samantha Vallejo-Nágera le deje en la cesta. En el Centro de Alto Rendimiento de Madrid rendirán un homenaje a todos los deportistas de élite. Saúl Craviotto, ganador de la segunda edición de 'MasterChef Celebrity', les propondrá un menú que servirán a 110 deportistas olímpicos. Además, el jurado brindará una segunda oportunidad a un eliminado en la ansiada repesca. En la prueba de eliminación, reproducirán un espectacular postre de Alejandra Rivas, quien ha hecho realidad su sueño con Rocambolesc.
 

ver más sobre "MasterChef 8 - Programa 7" ver menos sobre "MasterChef 8 - Programa 7"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 185 programas de MasterChef 8

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios