MasterChef 8 La 1

MasterChef 8

Lunes a las 22.05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5578160
Para todos los públicos MasterChef 8 - Programa 6 - ver ahora
Transcripción completa

El pin de la inmunidad está en juego.

Voy a luchar para tenerlo yo.

(LUNA) Aleix está supercalmado.

Relax. -Esto está guay.

Muy bien, Pepe. Vamos a freír otra cosita por aquí...

Pepe "el fritangas".

Voy a ponerte tranquila. Lo tienes muy jorobado.

¿Sí? No me dais nada de ánimos. Las gambas no están en gabardina.

Gabardina, yo para los desfiles. Hay fallos básicos.

Está perfectamente ejecutado el carré, la composición

de los ingredientes también. -Gracias, Toño.

¡Felicidades! Eres el ganador del pin de la inmunidad.

¡Aspirantes, bienvenidos los 12 a Bermejo!

(LOS ASPIRANTES JALEAN)

¿Has echado la sal, Michael? -Sí.

José Mari, ¿qué estás hablando? -Ya te dije que no quiero líos.

Están duras. Le falta 20 minutos de cocción.

Capitán, no podemos ir al límite, que son pochas.

¡Chicos, no quiero ni risas ni tonterías!

¡Os quiero a todos con el culo apretado trabajando duro!

¡Capi, lo que me digas! Si quieres otra cosa...

¿Viene alguien más a ayudar a este equipo?

Delantales negros, os debéis fiar de lo que hagan

los delantales blancos. ¡Olé la leche de coco!

Esto tiene que estar "cho, cho". -Que haga "chu, chu".

Fidel no está dando ninguna instrucción.

¡Juana, te quiero! -¡Bien, Juana!

¡Ay, amor, se te va a quedar...! -¡Que sí, Luna, por favor!

-¡Oh, caracoles! -¡Uh! ¡Qué asco!

¡Qué atrevida! Si es el plato que la puede salvar.

Lo has encharcado en aceite. Este plato no se puede comer.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef"

es... Fidel.

¡Es que no es justo! ¡No es justo, de verdad!

(Música)

¡Muy buenas noches! La semana pasada, los aspirantes

comprobaron que en "MasterChef" no solo compiten

con sus compañeros, también, contra sus miedos e inseguridades.

¡Buenas noches!

Tienen que luchar para superarse

y descubrir hasta dónde son capaces de llegar

por conseguir su sueño. ¡Hola!

Y en este primer reto de la noche, se enfrentan

a una prueba inédita en "MasterChef España"

y que teníamos muchas ganas de hacer en nuestras cocinas.

Buenas noches. -¡Buenas noches!

¿Qué tal? Buenas noches.

# Puede ser mi gran noche. #

Aspirantes, bienvenidos una semana más.

(ASPIRANTES) Gracias.

Teresa, sabemos que el último reto de la semana pasada

fue muy duro para ti. Muy duro.

Y te vimos muy afectada por la salida de Fidel.

¿Estás recuperada ya? Intento recuperarme,

pero experimentar un sentimiento de culpa así

es muy... muy de mentes perversas vuestras, eh.

¿Nosotros? Fuiste tú la que cocinaste.

Esto es... De verdad...

Teresa... No creo que haya una cosa

más terrible, una prueba.

Ya sé que no es fácil para ti, pero quédate con la actitud

y deportividad con la que Fidel dejó estas cocinas.

Fidel no lo habría hecho mejor que tú,

porque si no, te habría indicado por dónde ir durante el cocinado.

Ojalá José Mari le hubiera dado la leche

porque, entonces, le hago un postre y quedo bien.

Soy el culpable de todo.

Bueno, José Mari, tú mantienes el pin, ¿no?

Aquí lo tengo, lo mantengo. ¿En casa, no tienes miedo

de que te lo sisen? Todos están buscándolo,

pero lo tengo bien guardado.

Sabemos que es tuyo. Sí, solo mío.

Lo tengo bien guardado,

no lo encontrarán. ¡Qué bueno!

(IVÁN) A José María lo calé desde el primer momento.

Es un pavo real desde el primer día

y el pin ahora le refleja más y se le ven más las plumas.

Aspirantes, entráis casi en el ecuador del programa,

estamos en la sexta semana y ya habéis tenido

tiempo suficiente para meditar sobre esta experiencia

que estáis viviendo y sobre lo que es importante

para triunfar en una cocina profesional

y, por lo tanto, también en nuestras cocinas.

Iván, ¿a qué conclusiones has llegado tú?

He llegado a varias conclusiones.

Primero: tenemos que escuchar todo lo que nos decís.

¡Bien! No está mal como punto de partida.

Segundo: sois más retorcidos que un alambre escabechado.

También, pero lo admitimos. ¡Bien! Y que tenemos que tener orejas,

ojos, todo preparado porque las cocinas son

muy complicadas. ¡Bien!

Estoy esperando la autocrítica, a ver si sale.

Yo soy una persona autocrítica, en realidad. Sí, sí.

Lo que pasa es que me gusta decir

lo que pienso. Sí, así es.

José Mari, dinos dónde crees tú

que está la clave del éxito. Eh...

Saber escuchar, que no se te pase nada...

Saber escuchar... Escuchar...

Mejorar, trabajar. Tenacidad y ganas.

Tener pasión, actitud, compromiso...

Y os habéis dejado algo que es muy importante...

Compañerismo. Pues sí.

Sobre todo. Si no hay un equipo compenetrado,

bien comunicado, en el que fluyan

las propuestas y las ideas, no triunfaréis.

Lleváis más de un mes juntos y hemos comprobado

que no hay manera de que trabajéis bien en equipo.

Oh, oh... No quiero recordaros el entrante

que no salió a tiempo en Guadalupe o las tensiones y la carne quemada

y cruda, a la vez, en Frigiliana... O la falta de liderazgo en Murcia.

Andy, ¿por qué crees que os cuesta tanto trabajar en equipo?

Porque hay más egos de los que pensáis.

¿Más de lo que pensamos? Sí, pero es verdad

que algunos los muestran y otros los tienen ocultos.

¿Como quién? José Mari, por ejemplo,

es uno de ellos, pero ha salido a la luz hace poco.

Por ejemplo, Teresa...

Siempre tiene ese... ese don de liderazgo, de querer mandar.

Iván, sin ninguna duda...

Algún ego más hay por ahí. Alguno más, sí.

El tuyo no, ¿no? ¿El tuyo?

(RÍEN) -Pero yo soy muy buen mandado.

¡Ah, hombre...! Estoy encantado porque es verdad

que parece que ya se han dado cuenta de dónde estamos

y ya hay más flancos en plan que si José Mari e Iván...

Así que esto a mí también me gusta mucho

porque me aligera el trabajo.

(Risas)

(IVÁN) Andy cree que todo lo sabe hacer bien

y que no falla. Su guerra psicológica

diciendo que es el mejor y que sabe hacer todo le pasará factura.

Bueno, no solo no sabéis trabajar en equipo,

porque la semana pasada tampoco entendisteis bien

lo que significa apoyar a la pareja que os toca.

Por eso, en este reto hemos decidido que sigáis

practicando el trabajo en equipo.

Cocinaréis en parejas. ¡Qué guay! ¡Mola!

Esta prueba está bien.

Para que seáis pares, os va a acompañar en este reto

una mujer que sufrió mucho en estas cocinas

pero siempre cocinó con alegría y buen humor.

Adelante la quinta clasificada de "MasterChef Celebrity IV"...

¡Yolanda Ramos!

¡Me encanta!

¡"Hello"! ¡Guapa!

¡Me encanta! ¡Bienvenida!

Impecable. ¿Cómo estás? Estás monísima.

Hola.

(YOLANDA) He vuelto como superchuleta,

porque como no tengo la tensión que se tenía cuando estaba yo,

que era concursante, lo he visto todo de diferente manera.

Y ahora me entran ganas hasta de volver.

Bienvenida de nuevo a "MasterChef". Me gusta estar aquí.

Pues estoy muy bien desde que lo dejé.

Te noto emocionada, nerviosa...

Pues estoy un poco emocionada, chicos, de veros ahí

y de saber lo que es eso. Qué respeto, ¿verdad?

-Ya, sí. -Pues sí.

Yolanda, una cosita. ¿Qué?

¿Has seguido cocinando después

de tu paso por "MasterChef"? ¿Qué es cocinar?

No mucho.

No mucho porque... Es que... ¿No te lo han dicho?

¿El qué? Que vas a cocinar con uno de ellos.

No. ¿Va en serio? (RÍEN)

¿Me tengo que estar aquí todo el día?

¡Ostras! ¡Qué alegría, eh, chicos!

(RÍEN)

Vale. Pues me sabe mal por el que le toque.

Sí. (RÍEN)

Si pudieras, ¿a quién elegirías? ¡Ay!

Es que son todos tan buenos... Es que no tengo ni idea. Todos.

Di uno. A Juana, por ejemplo.

Con Juana. Juana. ¿Pero en serio va esto?

Pero muy en serio, muy en serio.

¿Pensabas que venías a estar aquí con nosotros?

Sí. ¡Hala! Bienvenida.

¿Te pones al lado de Juana? Yo encantada.

Juana, lo sentimos, mujer.

¡Guapa! ¡Ay, pobre Juana!

Tú sabes cocinar, ¿no? -Nada, pero mira,

haremos lo que podamos. (RÍEN)

(JUANA) He quedado a gustísimo. (YOLANDA) Gracias.

(JUANA) Porque sufrí el día

que te dan todos los productos para aprovechar,

que "no sé cuál cojo..." -Con mi marido, ¿verdad?

Pero fue culpa de mi marido. -Sí, ya.

Como si viene el mío, también le echo yo la culpa.

Ha llegado el momento de hacer las parejas

y las va a hacer... Juana.

Que fue la mejor

en la última prueba por equipos. Piénsalo bien.

Tú verás si te dejas llevar por el corazón

o haces las parejas pensando con la cabeza.

Estrategia, Juana, estrategia.

Bueno... Iván con Sonsoles...

Muy bien. Ana con Luna...

¡Caray! Eso tiene un nombre, lo que haces.

Sí, un Edu Soto. -Alberto con Andy...

Como están. Y... ¡Ay, madre! -¡Ay, madre!

¡Uy! Michael y José Mari... -Sara Lúa con José Mari...

-Genial. -Y Ana con Andy.

-¿Eh? Michael. -Con Michael.

Aquí no quería juntar a José Mari con Michael.

¿Por qué? A veces se llevan bien,

otras regular y otras mal.

¡Ay, vamos a juntarlos! ¡Qué morbo!

No quiero que me toque, no quiero que me toque

porque me vuelve un poco loco. Pero de haberme tocado...

¡Venga! Le vamos a dar y se da 100% y a darlo todo.

Bueno, pues parejas listas. Ahora vamos a comprobar

qué tal trabajáis elaborando un plato inédito

en "MasterChef España".

(EXCLAMA) (RÍEN)

Para saber qué vais a cocinar, vamos a recibir a nuestro invitado.

Está al frente del restaurante que ha sido el bombazo

gastronómico de la temporada al conseguir

la segunda Estrella Michelín. Desde el restaurante

El Poblet, en Valencia,

con dos Estrellas Michelín... ¡Luis Valls!

(Aplausos)

¡Buenas! ¡Hola! ¿Qué tal? ¡Hola!

¿Qué tal, Luis? Muy bien.

Buenas noches, Luis. Muchas gracias por venir

a "MasterChef". A vosotros por invitarme.

Luis, ¿qué determina la carta de El Poblet

y cuáles son tus ingredientes favoritos?

En El Poblet nos centramos mucho en cocinar el territorio.

Me encanta el mar, me encanta la Albufera,

he ido a pescar de pequeño muchas veces ahí.

Y no puedo olvidar nunca el pato azulón,

la anguila "all i pebre"... En Valencia hay mucha sepia,

es un ingrediente que me fascina.

Sin olvidar la huerta. Es una de las pocas ciudades

que tiene huerta urbana.

Mira, Luis, qué cara tienen de emocionados los aspirantes.

Estamos asustados. No les vamos a hacer sufrir más.

¿Les enseñas lo que has traído? Venga, vamos a ello.

Mira, mira...

¿Eh?

(SONSO) ¿Es pescado Wellington? (IVÁN) Wellington.

(LUNA) El Wellington. Estoy "flipant".

Hemos hecho un homenaje a Paul Bocuse.

Y, bueno, al final es una lubina hojaldrada

con una salsa chorón.

Como ha dicho Luis, la lubina en costra con salsa chorón

es un plato mítico del cocinero francés Paul Bocuse,

considerado el mejor chef francés de la historia

y creador de la "nouvelle cuisine".

Qué rico, ¿no? Luis, te ha quedado muy bien

y nos gustaría ver cómo está

por dentro. Vamos a ello.

Sé generoso, Luis, que tengo hambre.

(LUIS) Sí.

(SILBA)

¡Oh! -¡Ánimo, chicos, no pasa nada!

¿Se os da bien la "nouvelle cuisine"?

Estoy flipando.

¡Qué pinta! Salsa chorón. Vale.

No tiene nada, ni espina.

(ANA) ¡Qué locura! ¡Qué rico! -Pues nada, chicos.

¡Manos a la obra! (RÍEN)

Bueno, Juana, tu ventaja continúa. Vas a ser la única que escuche

las instrucciones completas para elaborar este plato.

(Exclamaciones)

Lo que tú hagas después con esa información,

eso es asunto tuyo. Luego la compartes, Juana.

(YOLANDA) ¡De la que me he librado cogiendo como compañera a Juana!

Porque es que lo otro es peligrosísimo, eh.

¿Qué me podía haber pasado?

Bueno, yo te voy a ir dando las instrucciones, ¿vale?

Y luego, tú, durante el cocinado,

puedes hacer lo que tú quieras, decirlas en alto...

Pero ahora no repitas nada.

¿Lo entiendes? (JUANA) Sí, sí.

Bueno, tienes que limpiar la lubina...

(SUSURRA)

(JUANA) Sí. -Hay que desespinarla.

-No. -Sí.

Siguiente paso: tienes que hacer

el relleno fundiendo la mantequilla...

Siguiente paso: en una bandeja de horno... ¿Vale?

Poner... Hojaldre.

Pobre Juana. Bueno, vamos con el siguiente paso.

Colocar... No les voy a contar nada.

Bien hecho, bien hecho. (RIENDO) Me lo imaginaba.

Eres una estratega... Del copón.

Muy bien, Juana. Juana, Juana...

Siguiente paso: colocar...

Ha dicho algo de caldo y algo de freír.

Para dibujar las escamas...

Ajá. ¿Vale?

Dibujar escamas. Huevo entero, yema...

No es nada fácil.

Bueno, pero sabiéndolo... No está cortado, Michael.

Está todo junto. -¿Estás segura?

Tienes que hornear durante...

Mientras se cocina, tienes que preparar la salsa chorón.

"Chorrón". Batir al baño maría...

Parece una holandesa, la textura.

Y por último, sacar la lubina del horno y...

Te ha quedado claro, ¿verdad?

Está justificado que lo haremos mal.

Lo tienes todo ya. Es muy fácil.

Lo he explicado perfectamente. Sí.

No se acuerda. ¡Juana, por favor!

(JUANA) ¡Madre mía! Cuántas cosas me ha dicho Pepe

y explicarles a estos, que pensarán que no se lo quiero explicar,

pero cuando me separe de Pepe,

estoy segura que no me acuerdo de nada.

Antes de empezar a cocinar,

debéis saber una cosa muy importante.

¡Sí, chef! Además de cocinar en parejas,

lo vais a hacer... Por relevos.

Por relevos. ¡Hombre, un clásico!

¿Cómo? Mientras uno cocina,

el otro se quedará en el lateral de la cocina

donde podrá dar instrucciones, animar y tal.

Pero no podrá cocinar. ¿Entendido? (ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Perdón, una preguntita... ¿La señora Juana me lo puede decir

a mí, no? ¡Hombre, claro!

Si no te lo dice a ti...

¿Y yo puedo decirlo al aire? Lo puedes decir al aire.

¡Ah! Pues mira... -No nos conviene.

-¡Ah! No nos conviene. -Son buenos todos.

¡Qué estratega la tía! -¡Uy, la Juana!

¡Nos la han cambiado! Yolanda, ¿entendido?

¡Sí, chef!

El aspirante que entre a hacer la compra al supermercado,

será el primero en empezar a cocinar

y el que tendrá que emplatar. Vale.

Debéis decidir ahora mismo quién va a empezar en cada pareja.

Si quieres, empiezo yo.

¿Y Sonsoles e Iván? Iván.

Iván empieza. ¿De Ana y Luna?

Ella. Ana.

¿Y Alberto y Andy? Empieza Andy.

Empiezo yo. ¿De Juana y Yolanda?

Obvio. ¿Qué?

Ella. ¿No, cariño?

Si entras tú, eres más rápida

porque estás más ágil, pero bueno...

Juana, entras tú. ¿José Mari y Sara Lúa?

Yo. Sara Lúa.

Teresa y Michael, ¿quién entra?

Teresa. Teresa. OK.

(MICHAEL) He trabajado con Teresa varias veces.

Hay un poco de historia de la vez pasada,

pero estaré para calmarla, para animarla

y que lo saquemos todo perfecto.

Pues ya está todo dicho. Tenéis 90 minutos para elaborar

por relevos esta lubina en costra con salsa chorón.

Contáis con dos minutos para entrar al supermercado

a coger los ingredientes. ¿Estáis preparados?

(ASPIRANTES) ¡Sí, chef! -¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡Ya!

(JALEAN) -¡Vamos, Yolanda, venga!

El resto, cada uno a su cocina, por favor.

¡Pequeña! -¡Corre!

¡Venga, que lo harás superbién! -Vale. Voy a sacar todo.

¡Aspirantes, no os olvidéis nada!

¡Bien, Juana! (YOLANDA) ¡Cariño mío, corre!

¡Ya lo tengo! -¡Venga!

También, también.

¡Aspirantes, queda un minuto en el supermercado!

¿Tenéis todos la cesta y la lubina? ¡La lubina!

¡No! ¡La lubina, yo no! ¿La vais a pescar ahora?

¡Ay, churri mía, venga! (YOLANDA) ¡Una lubina huérfana!

¡Eres peor que yo! ¡Es peor que yo! -¡Esa lubina buena!

¡Ay, ay, ay! (YOLANDA) ¡La lubina!

¡Vamos ahí!

La Juana está descamando ya. ¡Venga, vamos!

Vale. Le estoy cortando las aletas estas.

¿Qué? ¿Está dura? -Está un poquito duro. Ya.

Métele fuerte. -¡No os hagáis daño,

que los pescados tienen muy mala leche!

(LUNA) ¡Venga, Ani! ¡Ahí lo llevas!

Los dos filetes los voy a sacar yo, que creo que lo hago bien, ¿vale?

¡No os quiero desanimar, pero mi pareja lo hace superbién!

¡Juana! ¿Hay que quitarle la cabeza?

Juana, ¿le has quitado la cabeza? No se la quitó.

Vale. Ve diciéndome, Alberto.

No os fiéis mucho de mí, que yo...

No dicen nada, Ana.

¡Juana, tengo que hacer una cosa! ¡Juana ha quitado la cabeza!

¿Juana le ha quitado la cabeza? -¡La ha quitado!

¡La ha quitado! ¡Bien! -¡Juana ha quitado la cabeza!

Qué loca está, qué loca está Yolanda.

Hay que quitarla porque hay que hacer un caldito, un fumet.

-¿Estás segura? -Sí, sí.

Lomos, lomos. -Lomos, lomos.

Lomos, lomos. Lomos, lomos. -Lomos. ¡Venga, venga, venga!

(ANA) ¿Cómo va tan rápido la Juani?

¿Y qué os parecen las parejas? Te diré una cosa,

la que más me preocupa es

la de Yolanda y Juana. A mí también.

Pero a Juana la veo muy fluida, la veo directa, eh.

De momento, está limpiando bien

el pescado. Sí, sí.

¿Qué? ¿Cómo vas? -Espera, es que tengo

la misma fuerza que... -¡Venga, que tú puedes!

Tiene que ser rígido, Michael. -¡Ay!

Iván, va a pasar el tiempo y no ha empezado.

A Iván le gusta el pescado, pero va muy tranquilito.

Si vas a ser prudente o vas a dedicarle tiempo,

es en estirar el hojaldre lo mínimo, cerrar bien,

ser mimoso, darle forma de pez... Ahí sí.

Oye, yo os diré una cosa, vamos a ver formas

que nos vamos a divertir, eh. Sí.

¡El otro lado! Déjalo tranquilo ahí. El otro filete.

¡Perfecto! ¡Perfecto, Juana! ¡Precioso, Juana!

¡Atención, aspirantes! ¡Cambio de cocinero!

¡Ay, mi madre! -¡Ya! ¡Sal, sal!

¡Cuidado, Michael! ¡Michael, las espinas aquí!

¿Qué hago? ¡Vamos, Juana!

Ponte tranquilamente con la chalotada. Deja esto así.

-¿Sí? -Sí, hazme caso.

¡Ponte con el relleno! -Gorda, ¿tú crees?

Sí.

Bien, ¿no, Alberto? -Sí, sí.

(JUANA) ¡Quita las espinas! (TARAREA)

¡Ah! ¡Juana!

Estás tranquila estando Yolanda, ¿verdad?

(YOLANDA RÍE) -Sí, que sea lo que Dios quiera.

Eres una kamikaze, Juana.

Y si no sale, pues mira... ¿Qué le vamos a hacer?

¿Así?

Gorda, preferiría estar haciendo el pescado ya.

Prefiero que te pongas con la salsa, que es

lo que mejor se te da. -Vale.

(ALBERTO) Oye, lomazo, eh.

¿Corto la mitad? -No. La parte de la cola sí,

la espina no, eh. Todo eso mételo para hacer un fumet.

(ANA) Vale. Hacemos un fumet con la cola, las espinas

y la cabeza, ¿no? -Sí, gordi.

(TARAREA)

Dos lomos... ¿La cabeza? (JUANA) ¡Claro!

(YOLANDA) ¡Chicos, que la cabeza y la cola se guardan,

aunque estén cortadas! (IVÁN) Yo ya la guardé.

¡Sofrito, sofrito, sofrito! ¡Uy!

Los chivatazos de Yolanda nos están viniendo muy bien

porque Juana se ha callado y no dice nada.

Parece mentira, pero no dice nada.

Pícalo bien picadito para hacer el sofrito.

¿Se puede comer, Luis? Por favor.

Muy rico. ¡Oh!

Al final, ahí el sofrito es lo importante.

¿Tienes toda la cebolla? -Sí.

Pues para adentro. Limpia y ponte tú con el pescado.

(TARAREA)

Lo importante que es el punto de salazón de cada cosa.

Primero: el montaje perfecto; punto de lubina; aliño del relleno;

punto del hojaldre, que esté doradito, que te apetece;

y la salsa tiene que estar perfecta.

Andy, ¿qué ha metido en la olla? -Chalotas.

Chalota con mantequilla y champis, ¿no?

-Ajá. Podías haber dicho algo, Juana,

que te estamos copiando.

¡Dejad a la Juana! ¡Dejad a la Juana o no os chivo nada más!

Exacto, exacto.

Lo va a picar, ¿no? Picadora un poquito.

-Sí. -Esto está fatal, entonces.

¡Venga, Michael! ¡Perfecto!

(ANA) Bien pegadito, que suene "clin, clin".

-¡Perfecto, amor! (ANA) Muy bien.

¡Qué bien lo haces!

Luna está destrozando la lubina. Le está dando una paliza...

¡Aspirantes, cambio de cocinero!

(JUANA) ¡Hala, qué bien! -Despreocúpate.

Eso es. ¡Vamos, pequeñaja!

Pero...

He hecho un poco de avería, creo, pero está todo controlado.

¡Chicos, en el sofrito va sal!

Es broma, es broma. ¡Oye, Yolanda!

La única que puede decir cosas es Juana,

que es la que lo sabe. No suelta prenda.

No entiendo qué estoy haciendo. -Eso luego es tijeretazo,

por arriba y por abajo. -Vale.

¡Otra vez! Ana está con la lubina. Empezó con ella

y no la ha terminado. Cuando hay alguien

limpiando un pescado, que está con el cuchillo dándole vueltas,

toqueteándolo... Malo.

¿Por qué no preparas ya la olla que se vaya... para el fumet?

Tía, espera. Es que... esto está abierto un poco chungo.

Voy a hacer un fumet, que nos quede hecho para,

si nos hace falta, tenerlo.

-¿Pero para qué? -Por si acaso.

No te molesta. Déjalo.

Hay gente que está metiendo la espina en un caldo

y, también, la cabeza. ¿Para...?

Para nada. Para nada.

¡Oh, perfecto! ¡Perfecto!

Teresa y Michael lo han hecho.

Y Luna y Ana también. Está claro que Juana

no les ha dado ninguna información. No, no, no.

Chicos, ¿cómo lo lleváis? -Estupendamente, porque es

un gallego experto en pescados. -¡Ah, qué bueno!

Se lleva media para el pescado.

¡Ay! ¿Ahora cómo quito la piel? ¿Qué dice Juana?

¿Pues cómo vas a quitar la piel? Con un cuchillito y haces...

Claro. Y sale sola, ¿verdad?

¡Qué maravilla! -Lo verás pero no te lo llevarás.

¿Dónde está Yolanda? ¡Yolanda!

¿Qué? Iba a ver, que no chivo nada.

¿Pero y tu compañera? En vez de estar aquí vigilándote a ti,

está vigilando a los demás. ¡Hola!

¿Y esto de cocinar con Yolanda? ¿Qué?

Me encanta. Me parece un cielo. Me ha encantado.

Oye, Juana, ¿y cómo estás jugando tu ventaja?

No te oigo decir ni pío a tus compañeros.

Casi no me he enterado de nada, les he dicho.

Te has enterado de todo, Juana.

Juana, eres la bomba. En fin, te dejamos.

Dale un poco de marcha a esto que vamos muy lentos.

No lo llevo mal, ¿no? No. Ni bien tampoco. ¡Corre, Juana!

(YOLANDA) ¡Esa Juana! -¡Ahí, ahí! ¡Buena, que llegas!

"Perfect". -Le voy a quitar las espinas.

Vale. Primero espinas.

¡Vamos, Sarita! ¡Bien! Los champiñones

los vas a triturar, ¿no?

-¿Te has fijado cómo es la farsa? -No.

-No va triturado. -Vale, venga.

Andy, ¿bien o no? -Sí.

-¡Dale, que Juana nos gana! -Nos ponemos ahora.

¡Aspirantes, cambio de cocinero! (YOLANDA) ¡No!

¡Sí! ¡Sí!

¡A cocinar, Yolanda! Yolanda, las gambas.

-¿Qué gambas? -¡Venga, Michael! ¡Sigue!

Juana, la piel... Tras... (SILBA)

¿Difícil? (ANA) Luna, que no se nos olvide

luego salpimentar los lomos y quitarles la piel, ¿vale?

(LUNA) No, tranquila. Y secarlos bien.

Michael, con esa piel haremos un pilpil.

Perfecto.

¡Cuidado con esa piel para que no nos carguemos el lomo!

Qué pena que no sepamos qué lleva la salsa. ¡Juana, di algo!

¡Vamos, niños! ¡Ánimo! Juana, qué mala eres.

-¡A todos! -¡Yolanda, haz un poco de glamour!

¡Uy, cómo cuesta quitar la piel!

-Se nota que lo llevas muy bien. -¿Se nota?

(JUANA) Sí, se nota que muy bien.

Alberto, ¿qué tal? ¿Cómo lo llevas? -¿Qué tal, Luis? ¿Qué tal, Jordi?

¿Qué tal? ¿Cocinando por intuición o...?

Bueno, por intuición y por lo que va diciendo Yolanda.

¡Yolanda no dice nada! ¿Tienes claro lo que quieres hacer?

Haremos el relleno con cebolla, champiñones,

gambas y espinacas.

No le mires a él como intentando que te lo suelte.

A ver si dice que sí con la cabeza.

¡Cómo he mejorado de la última vez que estuve aquí!

-¿Te das cuenta? -¡Qué mejora!

¡Qué bien!

Tienes la suerte de que tienes a Pitágoras en tu equipo.

Sabrás lo que es una salsa chorón.

Ven aquí, ven aquí. Salsa chorón.

No lo sé, Jordi, pero por la textura,

empezaremos haciendo parecido a una crema holandesa...

Salsa holandesa. Salsa holandesa.

Y a partir de ahí, ya iremos viendo lo que nos vayan chivando.

¡Qué destreza! ¿Quién te va a chivar?

Me imagino que Yolanda. (GRITA) ¡Mierda!

Está ahí... Ya se ha cortado.

Soy gilipollas. Venga, vamos, vamos.

Vámonos, vámonos, vámonos...

Estaba tan entusiasmada, que me he cortado dos dedos.

Pero no me importa. Bueno, un poco sí que me importa.

Pero... ¿Qué voy a hacer?

¡Cuidado con los dedos, Yolanda! ¡No pasa nada! ¡No pasa nada!

¡Gordi, lo estás haciendo muy bien! -¡Qué duro está!

¡Aspirantes, cambio de cocinero!

¡Venga, va! -Gorda, esto está supercomplicado.

Vale, no te preocupes. Vale.

¡Venga, la piel, Iván! -Tranqui, despreocúpate.

¡Venga, mi niño! ¡Venga, venga!

Esto va que se las pela.

¡Vamos, Sarita! ¡Venga, Sarita!

(YOLANDA) ¡Muy bien, Juana, cariño!

Eso yo no soy capaz, eh. -¡Claro que sí!

A ver, a ver... (MICHAEL) Yo limpio las gambas.

Vale, venga.

¿Las gambas hay que pelarlas? -Sí, hay que quitarles el centro.

¡Qué bueno tiene que estar esto!

La farsa es la propia agua del champiñón y luego

lo que te hace unión es el "creme fraiche".

¡Ahí, ahí! ¡Olé, grande! -Sí, olé... Mira tú cómo va esto.

Esto para el fumet.

Bueno, ¿qué pasa aquí? ¿Cómo estamos?

Iván, ¿qué tal? -Pues aquí estamos.

Complicadísimo esto. ¡Ay, Iván!

Te cuesta quitar la piel, eh. Habrás tocado mucha lubina tú.

Sí, he tocado. Pero no suelo pelarla, eh.

"Y experto en pescados", dice él. No. Dicen mis compañeros.

Cuando te vean las lubinas buceando, se van a ir todas.

Qué miedo van a pasar. Se les van a saltar las lágrimas.

Oye, ¿y qué tenéis hecho?

Sofrito a medias y la lubina sin limpiar.

Eh... Ya podemos correr.

Hay que ir cerrando cosas. -Vale, vale.

Mucha suerte. Muchas gracias.

Sara, rápido, por favor. Ya está eso. ¿No?

¡Bien, Sarita! ¡Yuju!

¡Vamos!

¡Juana, cariño!

Sara, hay que enfriar la farsa antes de meterla, eh.

¿Qué has metido ahí, Juanita? -Vale. Ahí está.

¡Uy, la Juana, que no me dice nada!

El hojaldre lo vas a hacer tú. -Sí.

-Vale. -Venga, quítale la piel.

(YOLANDA) ¡Juana, qué maravilla!

¡Aspirantes, cambio de cocinero! (YOLANDA) ¡Ya la hemos cagado!

¡Cuidado con eso, que está en el fuego!

El relleno está allí, eh. -Está aquí... ¡Ah, está allí!

Ponte a sacar la piel del pescado, ¿vale?

¡Ay, qué rico todo, niños! -¡Riquísimo!

Mira, la salsa esa del perolo métela en un bol

y lo metemos al abatidor.

¡Venga, Michael, va!

Hay algo que se mete al abatidor, Luna, pero no sé qué es.

Huy, pues voy ahora mismo que...

Sácalo.

La gamba va aquí. -No, la gamba no va aquí.

¿No? -Vale, eso al abatidor, Michael.

Por favor, que venga Yolanda y nos eche un cable.

A ver qué ha metido allí la Juana.

Ah, vais muy bien, ¿eh? Vais muy bien, chica.

Chívanos algo, chívanos algo.

Vais muy bien para iros a casa. Es broma, es broma.

Miradme, no es un truco.

Lo ha metido en el abatidor, ¿pero para qué?

Yolanda, por Dios, ven aquí un momentico, anda.

(JUANA) Venga, muy bien.

Qué bueno está, Juana.

¿Quién te iba a decir, Yolanda, que ibas a cocinar hoy con Juana?

De verdad, ¿eh? Qué fuerte.

He empezado como de chivata, de buena gente.

Pero ahora ya he decidido callarme porque...

porque sí, porque empiezo y duro dos minutos de buena gente, ¿sabes?

¿Ahora cómo envuelvo a este?

Ponte a pelar la piel, corre. Echa y ponte a pelar la piel.

Venga, Michael. Va, que tú puedes.

Michael está limpiando tanto

que está haciendo carpaccio de lubina.

Vamos a ver boquerones en hojaldre, pescaditos aquí chiquitines.

Y no digamos limpiar, está destrozando la lubina.

La estoy alargando para que la tape, ¿vale?

Venga, Alberto, ya tienes una, la otra.

¡Venga, la otra, Alberto!

Dale la vuelta, no tengas miedo.

Una vez que la tira ya es tener suerte y que caiga encima.

¡Mira su colita y su cabecita!

Cortados no. -¿No los quieres cortados?

No, Michael, que va a quedar más bonito.

¿Qué tal? ¿Cómo lo llevas?

No te preocupes. -Bien.

¿Dónde está el pescado? El pescado lo tengo aquí.

No, eso es un boquerón. ¿Boquerón?

Nos ha quedado pequeño. -Se ha quedado chiquito,

pero aquí está.

¿Sabes lo que vamos a hacer, Michael?

No, chef. Porque no tienes ni idea.

Voy a invitar a Luis a la Escuela Online de MasterChef,

que haga una buena clase de cómo se hace ya no una lubina

en costra con salsa chorón, y una de limpieza y salsas.

Nos echas un capote, porque Michael no lo entiende.

Siempre es importante en cocinas tener orden y limpieza.

Gracias, Michael. Bueno, estará rico, estará rico.

Vale, amasa el hojaldre ya.

¿Cómo que lo amase? -Pues con el rodillo, tía.

Vale, ¿pero no lo saco de aquí? -No.

Es muy fuerte cómo me está quedando, lo vais a flipar.

Sí, desde aquí parece un pez.

Sí, estamos muy nerviosos. Sí.

¡Juanita, hoy es tu día de suerte!

No te pases estirándolo.

Aspirantes, últimos 30 minutos. Cambio de cocinero.

Corriendo, ¿no? -Primero estirar esto.

(IVÁN) Venga, vale. fuera, fuera.

O sea, Iván sigue con la piel de la lubina.

Es alucinante.

Tío, que Sara Lúa ya está rellenando, tú.

Vale, vale, no te preocupes.

Sara, vuela. No hace novelle cuisine

porque no llegamos. -Que sí.

Ya tiene que estar cerrado y en el horno.

¡Bien, Juanita, bien!

Andy. -Voy a por la farsa.

Sí, busca ya la farsa.

Ya, ya, perfecto, amor. Perfecto.

(MICHAEL) Se está enfriando esto. Ven, cógelo.

Ya, voy, voy.

Es esta, ¿verdad? -Sí, las habíamos cortado.

Métele, metes pescado encima.

Venga.

¡No, no, no, cariño!

¡Falta otro pescado, falta otro pescado!

Toda la razón. No me di cuenta.

Teresa ha puesto las gambas enteras encima de la farsa

y luego ha pintado el hojaldre...

pero por dentro.

Para que esté también moreno por dentro, ¿no?

Qué bonito. Sí.

Buah, está derritiéndose. -¡Mierda!

Porque está caliente la... la esta.

Sácalo entero.

¿Pero se está pegando por el calor? -Claro.

Ay, madre... Ay, madre. ¿Cómo vais?

Pues aquí "andamios".

¿Esto es la lubina? La tenemos en dos partes.

¿Una lubina de dos kilos y esto es lo que os queda?

Ha costado muchísimo quitar la piel.

Y pensáis que tiene algo que ver... ¡No, ya tiene sal!

¿Y podéis cocinar que no sea corriendo?

¡Ana y Luna! Dime.

Centraos en la cocina, no vayáis corriendo.

¡No, de verdad! El huevo.

No lo he visto. Perdón, Samantha.

Céntrate en un sitio, organízate bien.

Vale. Luis, ¿cómo las ves?

A ver, lo veo un poco crudo. Debería ir más adelantada.

Crudo y muy poca comunicación entre las dos.

Vale. No sé si tiene algo que ver

la forma de tu lubina con la que hemos hecho nosotros.

Y tiene que ser idéntica. ¿Idéntica?

Idéntica, la vamos a confundir.

La vais a confundir y de sabor también.

Eso, colócalo bien.

¡Cuidado, cuidado! ¡No, no, Sara! ¡Sara, no, no!

Corta el hojaldre, no metas ahí todo lleno de pan.

Por favor, hazme caso ahí que vamos a hacer un truño.

Por favor, estira. -No me grites, por favor.

(YOLANDA) ¡Olé, olé, olé!

¡Muy bien, muy bien!

(ALBERTO) Bien, Andy, bien. Venga, mete y cierra.

¿Ya tenéis a vuestro hijo en la incubadora?

Ya está llegando, está metido. -¿Ah, está metido ya?

El huevo. Píntalo y al horno, venga.

Vamos, churri, venga.

¡Hay que meterlo ya, Ani! ¡Hay que meterlo ya, Ani!

Ahí, ahí lo llevas. Ahí lo llevas.

Muy bien, churri, venga.

Es una vergüenza, lo siento.

A ver, a ver. -Es horrible.

Venga, ahora la salsa.

Juana, ¿eso para qué es, mi amor? ¿Qué es eso?

La salsa. -Perfecto.

Aspirantes, cambio de cocinero.

¡Corre! ¡Ya la hemos cagado! -Esto es como mayonesa.

Acuérdate, una gota de tomate, el vinagre...

Sara Lúa, Teresa.

Móntalo, móntalo.

Poquito a poco vamos echando la mantequilla,

como si fuese el aceite de una mayonesa.

Exacto, vale. -Creo.

Eso es, Alberto. Ahí, tú dale.

Eso es, dale y le metemos el queso.

Las cosas que le he contado a Juana han servido para algo,

porque es la única que ha puesto la crema fresca en la farsa

y la ha dejado reducir, que los demás no.

Vamos, vale.

Está echando ahora Sonsoles también.

¿Pero para qué? Para la chorón.

Mierda.

En vez de utilizar la crême fraîche para relleno, que le dará textura,

acidez y cosas ricas al relleno, la están utilizando

para la salsa, que no lo lleva.

Que no te cuaje el huevo. Acuérdate, ¿Vale?

¡Se ha cortado!

Ya te he dicho que no lo dejaras. -Ya.

Ya te he dicho.

A ver si lo puedo salvar, Juana.

Sí, lo salvas, estoy segura. Despacio.

Está emulsionando, tranquila.

¿Cómo va? -Va cuajando, va cuajando.

¡Ay, con lo bien que estaba en mi casa!

Michael, unas gotitas, ¿eh? Que siempre estamos a tiempo

de rectificar después. No le eches mucho.

Muy bien, Michael.

Los aspirantes además de aprender y practicar en estas cocinas

reciben clases de los mejores profesionales

del Basque Culinary Center, que fue el primer centro

que ofreció en España el título universitario

en Ciencias Gastronómicas, y además con gran éxito,

ya que prácticamente el 100% de los estudiantes que han salido

de las tres primeras promociones tiene trabajo.

Ya está espesando, ¿vale? -Guay. Sigue, tú no pares.

La tenemos ahí, ¿eh?

Aspirantes, últimos diez minutos, último cambio de cocinero.

Vamos, va. Fuera, fuera. -Venga, compañero.

Vamos, peque, buena. Eso es.

Mira, aquí hay más.

Está buena. -Lo importante es que esté buena.

Y métele algo de verde.

Te va a espesar. -Vete. Vete para allí.

Así, así, así.

¡Ay, corre, que esto es nuestro ya!

Teresa, ¿cómo vamos? -Ahora sí, Michael.

Ahora sí, se está ligando. -Perfecto.

¿Y la clara de huevo para qué es? -No lo sé, Michael, para nada.

Andy, mete la salsa en el abatidor, rápido.

¿Tú crees? -A ver...

Sí, métela por si acaso. -¿Sí? Vale, vale.

¡Cómo está nuestro bebé! ¡Oh, una obra de arte!

Aquello parece un camaleón. Sí.

Parece un rinoceronte africano.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

La lubina se presenta entera, ¿vale?

Y la salsa en un bol.

Va, ve por eso. -¡Ay, ay, ay!

Muy bien, cariño mío.

¡Olé, olé!

¿Cómo lo ves, Alberto? -Perfecto.

Está perfecta.

¡Chis! Nena, emplatamos.

Es un pez globo.

Lo que no sé es cómo lo voy a despegar de aquí.

Sí, no te preocupes, se va a despegar.

¡Olé, cómo le ha cuajado!

(MICHAEL) ¡Corre! ¡Oh, qué rico!

Venga, va, que podemos.

Muy bien, muy bien, al otro lado.

Muy bien, venga.

¡Olé, mi niña!

¡Olé, mi niña!

Aspirantes, último minuto.

Iván, tío... -Tranquila, tranquila.

Ahí, ahí, ahí.

¡Ah, bravo!

Poquito, que no parezca un truño. Poquito, poquito.

Veinte segundos. Ponlo con el papel.

Fino, ¿eh? Como tú.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

Fatal. Creo que nos van a decir de todo.

Me da una vergüenza que me muero. Así que... que pase rápido.

Que no, Ana, que no. Venga, vamos a ser positivas.

Que pase rápido.

Si quieres aprender todo lo que necesitas sobre cocina

suscríbete a la Escuela MasterChef. Más contenido que nunca

con nuevas recetas y trucos para que puedas convertirte

en un auténtico MasterChef.

Cocina tradicional, cocina saludable y cocina italiana

son algunas de las nuevas lecciones que podrás encontrar.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, el tiempo en cocinas

ha terminado y llega el momento de la cata.

Pero antes vamos a despedir a nuestro invitado.

Luis, muchas gracias por venir por traernos este platazo.

Lo hecho lo más sencillo que he podido dentro de la receta

tradicional y os espero en Valencia para ver la versión del Poblet.

De momento apunta una mesa para tres.

Hecho. Gracias, Luis.

Nos vemos. Gracias. -Muchas gracias.

(TERESA) ¡Gracias!

(Aplausos)

¡Bravo!

(MICHAEL) Juana ha sido estratega.

Y yo no pensaba que fuera tan estratégica.

Ella dice que se la olvidado.

Se le ha olvidado a la señora. So... maybe.

Sí, nos ha olvidado a todos, Michael.

Ha pasado olímpicamente.

Ahora sí comienza la cata.

Vamos a empezar por nuestra invitada Yolanda y Juana.

Vamos a ver qué habéis hecho. Adelante, por favor.

(YOLANDA TARAREA)

Juanita, vamos a triunfar.

Esta es como yo, ¿eh? Tiene un buen cabezón.

Cuéntanos esta lubina en costra cómo la habéis hecho.

Yo creo que tiene que estar estupenda.

¿Verdad, Yolanda? -Yo también.

¿Cómo se llama? Se llama Illescas.

¿Illescas?

¿Qué es, por lo del cabezón?

Gracias, Juana, te lo vamos a agradecer mucho ahí en el pueblo.

¿Cómo has hecho a Illescas?

Pues con todo el cariño del mundo,

porque allí hay un joven cocinero estupendo.

¿Joven? Joven y cocinero.

¿Te suena? Tiene que haber alguno.

Y esto así en ese restaurante de El Bohío.

Ah, es un plato que se hace allí en El Bohío.

A lo mejor a partir de ahora.

No somos mucho de pescado ahí en el pueblo.

Eh, inclúyelo en la carta que te va a ir bien.

Oye, no le has dicho ni "mu" a Yolanda.

No le dabas información.

Porque ella sabía. -Yo sé.

Ah, que ella sabía.

Alguna pregunta sí que me contesta ella.

Alguna sí. Es que con los años que tengo

tampoco me acordaba cómo era la cosa.

¡Será "jodía"! -¡Toma, Juana!

Venga, no se acuerda. -Chacho, chacho, chacho.

Toma, toma. Después el estratega es Andy, ¿verdad?

Juana la Loca. Parece un pez, un color muy bonito

dorado de estar hecho el hojaldre, no estar crudo,

que no es poco también.

Y tiene cabeza. La cabeza está puesta.

Está riquísimo. -Delicatessen.

Bueno, Juana, vamos a probarlo.

A simple vista tiene lo que debe tener, ¿no?

La salsa... Ay, Jordi, la salsa a ver qué dice.

Es que la salsa... Está un poquito cortadita,

pero está rica. Le va a venir bien.

La salsa lo que ha pasado es que en el momento de cortar

el estragón la he dejado en caliente con el baño María.

¡Oh, está buenísimo!

¿Te das cuenta? -¡Muy bien!

Está buena, sí. Está rica.

Qué estratega. Anda que cuando venga a decirme algo...

Ya no le hablamos a Juana.

La lubina está buena.

Está bien aliñado, la espinaquita...

Bueno, el pescado está jugoso, el relleno está jugoso.

La cabeza tiene alguna laguna, le falta el ojito bien definido.

Porque es japonesa o está dormida ahora mismo.

(Risas)

Está rico y está sazonadito el relleno,

entonces te apetece tomarlo. Está todo bien.

Me gusta menos la salsa que se ha cortado,

pero la lubina, oye, tiene mérito.

Cómo se nota que tenías información de primera mano, Juana.

Privilegiada. Qué estratega.

Pues ahora os voy a separar.

Yolanda, tú vienes aquí con nosotros, catas.

y Juani delante de cocinas.

Chao. ¡Guapa, guapa!

Yo he quedado a gustísimo. -Muchas gracias.

Porque los peores no vamos a ser.

Si nos quedamos en el centro, mira...

Exactamente.

No, hombre, no. Traed la lubina.

Traed la lubina, eso no. ¿Eso qué es?

¿Es broma?

Ay, ¿de quién es el niño? ¡Qué bonito!

Me dan unas ganas de acurrucarlo.

De verdad, que se me quede dormidito.

Y taparle con una manta entero para no verle.

Joder...

¿Cómo se llama? ¿Cómo le habéis puesto?

El plato se llama Despistao de pescao.

¿Y en quién os habéis inspirado? Porque parece un muñeco esto.

¿Algún sobrino o algo?

No, nos habíamos inspirado en el plato del chef.

Yo he visto peces así, ¿eh? ¿Dónde?

¡En Chernóbil, en Chernóbil!

¿Dónde alternas? Yo he visto en Cádiz peces así.

Tú tienes que dejar de salir por Cádiz, o acostarte antes.

Hombre, no. Hombre, el muñeco no es muy bonito.

El cocinado ha ido fatal

y a mí me da muchísima vergüenza presentarlo así.

Íbamos dando palos de ciego.

¿Dentro del bicho qué hay? Los lomos de la lubina,

o el intento de lomos. Lomos no.

Y el relleno de cebollita. Tiradito de lubina.

Destrozados, maltratados.

Ha ido todo mal. -Bueno...

Vamos a ver qué encontramos dentro. A mí el relleno me gusta.

Está cruda la masa de hojaldre que te mueres.

Esto no hay quien se lo coma.

Voy a ir al centro, que se supone que hay más relleno.

Bueno... Mira, está curioso.

Tampoco está tan mal. -Tampoco está tan mal, visto así.

Un poquito de autocrítica, Luna.

Hay un mal uso del producto, hay una mala cocción.

Es un trabajo horroroso.

El sofrito ya se delata que no es tal sofrito.

No, son cuatro hojas de espinaca con...

Un salteado que no ha guisado bien, que no ha fondeado bien,

que no se ha echado la nata para que todo amalgame

con las gambas picaditas.

Mira cómo está masa, cruda.

Ana, Luna, delante de cocinas. Desastre.

Yo creo que más que la comunicación nos ha fallado la falta

de conocimiento sobre las elaboraciones.

Totalmente.

Comunicarnos nos hemos comunicado.

Yo a lo mejor le hablaba en chino y ella me hablaba en japonés,

pero nos intentábamos comunicar.

¿Cómo se llama vuestra creación?

Lubina Termike.

Termike. Ter de Teresa y Mike de Michael.

Qué bonito, qué bonito. Termike.

Estáis orgullosísimos de vuestro plato.

No. -Sí, estamos bien, pero...

Habla tú, Michael. -Puede estar mejor,

pero más que todo es la manera en que hemos trabajado.

Teresa, ¿por qué si todos teníamos la misma lubina

sale casi como un boquerón?

A ver, es cierto que Mike ha dicho: "Con la cabeza y la cola".

Y yo que soy más mandona he dicho:

"Todo lo que se pone en un plato se tiene que comer".

Entonces una cabeza metida en un hojaldre no me parecía...

No le sonaba. -Pero si yo os lo he chivado.

No ha llegado hasta atrás. -Nosotros no hemos...

Y estábamos ahí: "¡Eh, eh!" -Los de delante veían.

No lo habéis oído, ¿no? -No lo hemos oído.

Por la poca cantidad de pescadito que teníais aquí hay mucho volumen.

Sí, la cola está vacío. Era el adorno, sí.

Bueno, no, pero... a ver del medio cómo está.

Vamos a ir por la parte bonita, a ver si se puede comer algo.

Yolanda, ¿cómo ves tú la forma?

Hombre, pez sí. También los he visto en Cádiz.

Yo tengo que alternar más por Cádiz.

Me he perdido a una fauna allí.

No sabes lo que es Cádiz en cuestión de peces.

No, no, me imagino. ¿Te apetece probar?

Venga, probarlo. -Sí, este me apetece.

Y hay una cosita más.

Este también Michael ha dicho que lo teníamos que cortar.

Son los hijitos del pescadito.

Michael, ¿si sabes que hay que poner cabeza

y sabes que hay que picar la gamba en el relleno

por qué no se ha hecho?

Es que se "ensordea", se "ensordea" y no escucha.

¿Y en tu turno de cocinado no tocó picar la gamba?

Sí. -Sí, pero estaba haciendo la...

la sauce.

¿Cómo habéis hecho el gazpacho este, que no sé a qué sabe?

Pensábamos que la crema iba ahí.

Y después también con las pieles la verdad es que lo hemos hecho

en una sartén y entonces ese poquito de...

De jugo. -De jugo que ha sacado

también lo hemos añadido a la salsa.

Ah, por eso tiene un sabor rarísimo.

¿Qué le han añadido? -Las pieles de pescado.

Dejarme hacerme la chula. Sí, por favor.

Yo creo que, a mí también me pasaba,

lo habéis querido hacer tan bien que la habéis cagado,

porque habéis inventado. -Podías haber dicho algo.

No, a mí me pasaba lo mismo, digo:

"Ahora se van a cagar, voy a hacer esto".

Y se cagaban, sí. Sí, pero de miedo.

Os ha pasado, porque yo he estado ahí y lo sé. No está bueno.

Bueno, defectos principales del plato:

no hay cabeza, no hay cola, con lo cual hay un hojaldre de más,

el relleno no está como debería y luego aparece un pescadito

mucho más pequeño de lo normal. Quiere decir que no habéis

aprovechado perfectamente toda la lubina.

Bueno...

La próxima vez que yo tenga que cocinar voy a ponerme

más firme y decir:

¿Pero qué "listen", Michael? Si tú ves que no hago una cosa

y entras tú, coño, coges y lo haces y chimpún.

Ya está, si a mí me va a parecer bien.

Ya pero si no puedo encontrar la cabeza.

¿Dónde la voy a encontrar?

¿Cómo se llama vuestro plato? Lubina Team.

¿De qué piso se os ha caído? De ninguno.

¿Sabes lo que pasa? Que la paliza que le han pegado

para quitar la piel, que hasta que la han quitado

hizo la lubina "cloc". Y por eso está así.

Pues a mí me sorprende que hayan traído esto,

porque han trabajado de mal...

Iván, tú que eres el rey del pescado.

No, dijeron que controlaba el pescado.

Dijeron que controlabas. Exactamente.

Lo dicen tus compañeros.

Ahora, no sé qué le habéis visto.

¿Él presume de que controla el pescado?

Sí. -Sí, sí.

Míralo, Andy sí, José Mari sí...

Andy sí, porque me preguntó si la lubina era de mar o de río.

Es normal que Andy piense que yo controlo más de pescado.

Claro, partiendo de ahí...

Bueno, todavía no hemos visto aquí ninguna, porque no sabemos

de dónde vienen, porque... joder.

Sonsoles, ¿qué has hecho tú con la lubina?

Yo no participé en limpiar la lubina.

Lo dejé porque decidimos que lo iba a hacer él

porque tenía más experiencia que yo.

Visto lo visto lo podías haber hecho tú.

Sí, pero lo decidimos así en un trabajo en equipo

y esa fue la decisión que tomamos.

Vamos a ver qué encontramos dentro. Cuidado.

Bueno, podía estar un poquito más tostado, pero cuando cortas

no tiene mala pinta, ¿eh?

Cuidado.

Es verdad que el rellano son trozos

que no está todo picadito, picadito.

Pero aun así, oye...

Bueno, bueno.

Bueno, oye, se puede comer, está rico el interior,

podría estar más picadito, el guiso un poquito mejor,

la salsa podía estar ligada porque de sabor está rica,

la cocción del hojaldre... Un poquito más fuerte.

Tiene un punto de crudeza.

A partir de ahí es un buen trabajo, está rico.

Viendo cómo habéis trabajado al final no está mal.

Tú no te hagas especialista en nada, como consejo.

Es que me hacen. Le iba a dar un consejo yo,

que ya puedes ir practicando con el pescado

porque te lo vamos a exigir. Cierto.

No queremos volver a verte hacer el ridículo levantando

los lomos de pescado como lo acabas de hacer.

Contentos porque el pescado ha estado en su punto

y sin tener la receta ni nada

yo creo que hemos hecho muy buen trabajo.

Caray. Ostras, no lo ha visto ni en Cádiz.

(RÍE) Es el pez volador.

La cara no está mal, pero se le ha caído un ojo.

Es que se llama Luabina Marituerta.

Sara Lúa, yo es que te he visto a ti muy seria, currando mucho,

intentando ponerle muchas ganas. ¿Qué ha hecho José Mari?

Le ha puesto muchísimas ganas, alegría y emoción

y lo ha hecho lo mejor que puede.

¿Qué ha hecho? La salsa la ha hecho él

y le ha quedado perfecta. ¿Y la crême fraîche?

Al final he puesto un toque.

Ay, ya no es perfecta. No lo sabíamos.

Ya no es un diez absoluto. No he dicho yo que está perfecta.

¡Ay, si me dan ganas de acurrucarlo!

¡Ay! No lo toques, por favor.

(Risas)

Que duermas muy bien.

¡Ay, ay, ay!

No lo tapes, no lo tapes, que no tiene frío.

(YOLANDA CANTA) #Pequeñín de mi vida.#

¿Qué pasa? ¿A ti que te pasa?

¡Ay! ¡Ay!

(Risas)

Ay, Jordi, qué mano tienes para acunar.

¡Ay, ay, ay! ¡Ay!

Qué malos. Venga, matad al bicho,

a la quimera, esto es una quimera.

Qué mala pinta tiene el hojaldre. Está crudo.

Cállate, coño. -Lo está diciendo ella.

No. -Pues a mí no me hace mala pinta.

Pero si os fiais de mí, hijo mío, vais muy mal por la vida.

No te moleste, Pepe, que me quede con una patita, ¿eh?

Qué malo. No te comas eso, no hace falta que lo comas.

¿Te gusta el cruasán? Esto para por las mañanas.

Me vais a perdonar, pero el hojaldre está muy bueno.

El de los bracitos, el resto está crudo.

Y mal horneado, porque está crudo por aquí, por debajo...

Mira, todo crudo, mojado.

Me dan un asco las masas mojadas y crudas...

Lo que más me gusta, aunque lleve crême fraîche, es la salsa.

El pescado está fallido. La cocción tampoco ha sido buena,

el sofrito no es nada gracioso, no tiene esa cremosidad

que le aporta cosas al relleno, no se disfruta.

Me ha gustado el hojaldre.

Lo otro es verdad que está muy gordito, el...

Eso es, no está bien picado. No está bien picado.

¿Por qué está tan calladito José Mari?

Porque no me gusta fallar.

José Mari, no será que el pin de la inmunidad

te hace estar un poquito suelto como diciendo:

"A mí ya lo que pase me da igual". No, para nada.

¿Vas un poquito sobradete? No, cero.

¿Pensáis que José Mari se ha sobrado porque tiene

el pin de la inmunidad? Sí.

Ni lo he mencionado.

Churri, te has relajado muchísimo. -Sí, hombre.

No creo que sea desde el pin, es desde el principio.

¿Anterior al pin ya era un sobrado? Yo creo que sí.

Pero es que no entiendo nada. Sois unos falsos, tronco.

¡Pero bueno, pero bueno, me encanta este programa!

Juana, usted que tiene criterio, ¿es sobrado el niño?

No, es estupendo, lo que pasa es que es un poco sibarita.

Sibarita. Ah, sibarita.

Eso puede ser. -¿En qué sentido?

(CANTA) #Me gustan la mujeres, me gusta el vino.#

Ah, vale. Sobrado, vale. -No, sobrado no.

Canta. -Es broma, es broma.

Sara Lúa, José Mari, delante de cocinas.

Gracias, chefs. -Gracias.

Nuestra comunicación y relación ha sido muy buena en la cocina.

Pues ya está. -Ya está, pero estoy muy contento.

Yo también, muy contenta. -¿Estás contento?

¿Estás contento? Sí, estoy contento.

Estoy contento. -Sí.

Es el que faltaba.

Hemos tenido el pez volador y ahora el pez martillo.

¿Cómo se llama vuestra lubina?

Nuestra lubina se llama Lubina Madrid - Barcelona.

(TODOS) ¡Ooooh! (LUNA) ¡Dios, qué currada!

Sí, se parece un poquito al AVE, tiene ese morro gordo.

Estirado.

Creo que para las lubinas que hay creo que es la mejor.

Y te llama a ti sobrado el colega. -Pretencioso.

Hemos trabajado además muy bien. -Eso sí.

Nos hemos compenetrado muy bien, hemos estado hablando.

Una cosita, es que tú acabas de llamarlo pretencioso a él.

Vamos a liarlo más.

Sí, pero le están adelantando por la derecha, ¿eh?

Bueno, eso se creen, es un aprendiz totalmente.

Y sobre todo lo malo de él es que va por la espalda,

como una culebra. -¿Qué dices?

¿Cómo te llaman tus amigos? -Tengo muchos nombres.

"El Culebrilla" le llaman.

Me encanta. Juana, que buen gusto he tenido al escogerte.

(Risas)

Hombre, están muy celosos de esto.

Es lo que les pasa a todos. ¿Es eso?

Mira, ves luego cómo lo restriega, para que luego diga que no.

Este cada mañana se levanta y me hace así...

El Pequeño Nicolás.

Es el Pequeño Nicolás de "MasterChef".

¡El Pequeño Nicolás de "MasterChef"!

¡Le has clavado! (JOSÉ MARI) Celos, celos.

Es muy buena esa, ¿eh?

El Pequeño Nicolás de "MasterChef".

La has clavado, José Mari. Gracias.

En fin, vamos a ver qué encontramos dentro.

¡Abogado!

Ay...

Bueno, ¿qué ocurre cuando

por este lado le ha dado mucho calor y por este menos?

Pues que se queda el hojaldre crudito por aquí

y aquí en la cola más hecho.

Ya, ya.

El relleno no sabe a nada,

le falta sal, le falta pimienta, le falta gracia, y hay que probar.

¿Quién ha hecho la salsa? Ambos.

No está mala, ¿eh?

Es una buena falsificación de la chorón.

Y me sorprende que esté pasado el pescado.

Estos pelitos, estos hilitos que hay por ahí te están diciendo

que el pescado está pasado.

Bueno, mal trabajo, por muy bien que te lo pareciese a ti.

Mal resultado. Las dos cosas.

Un grandísimo trabajo para llegar a hacer esta bazofia.

Gracias, Andy.

A mí ya los jueces me están buscando

y al final le falta muy poquito para encontrarme.

Tú también les buscas, tío. Ahí diciéndoles cosas,

que es la mejor lubina. Tienes que ir más...

Calmarme un poco. -Rebajar un poco y a lo mejor

ellos te dicen algo bueno.

Vamos a deliberar. Vamos.

Va a ser fácil, ¿eh?

Es que... madre mía, vaya día que hemos dado.

(CONVERSAN)

(CONVERSAN)

Los mejores sois vosotros, ¿eh?

Bueno, nos dieron un aprobado raspado.

Bueno, pero el único, ¿no? -Ya, eso sí es cierto.

Lo tenemos. Lo tenemos.

Aspirantes, en este reto hemos comprobado que se os da

mejor trabajar en pareja que hacerlo en equipo.

Esperamos que os haya quedado claro que las bases fundamentales

del trabajo en equipo son cinco: complementarse, coordinarse

que haya comunicación, confianza y compromiso.

Para ser la primera vez que se elabora en estas cocinas

la lubina en costra con salsa chorón tenemos que deciros

que hemos visto luces y sombras, muchas sombras.

Pensábamos que hacerlo en parejas y por relevos os podría ayudar,

pero ha habido una pareja que nos ha demostrado

que nos equivocábamos y mucho. Y esa pareja es la formada por...

Ana y Luna. Un paso adelante.

No sé si ese buen rollo que ha habido ha evolucionado

hacia de la dejadez, porque todavía no entendemos, Ana,

cómo has podido hacer tan mal el hojaldre para envolver

esa lubina con lo delicada que tú eres trabajando.

Ha sido un desastre. Sois las peores.

Podéis volver a vuestro sitio.

Vuestra trabajo dejaba mucho que desear.

En cambio ha habido dos parejas que se han compenetrado muy bien

y han sabido resolver este reto presentándonos dos lubinas

correctas con buen punto de cocción, hojaldre rico

y una salsa mejor que la otra.

Esas dos parejas son las formadas por...

Juan y Yolanda.

¡Oh! -¡Hombre!

(Aplausos)

Y Sonsoles e Iván.

(Aplausos)

Juana, tú contabas con dos ventajas.

La primera, hacer las parejas.

Y la segunda, escuchar la receta al completo.

Y la tercera tenerme a mí. Es lo que iba a decir yo.

Venga, y la tercera tener a Yolanda.

Claro. Claro, hombre, por favor.

En mi vida me he visto así.

(Risas)

Sonsoles, Iván, vosotros habéis hecho buena pareja también.

Cada uno ha asumido como tarea su punto fuerte

y habéis cocinado muy compenetrados.

Y aunque vosotros no lo queráis reconocer

uno de los dos ha llevado la voz cantante: Iván.

Pero hemos visto a Sonsoles encantada dejándose llevar.

Sí, chef. De las dos parejas ha habido una

que ha estado un punto por encima de la otra.

Y esa pareja ha sido la formada por...

Juana y Yolanda. Enhorabuena a las dos.

¡Ay!

(Aplausos)

¡Juana, en mi vida!

No me hagas llorar. -No me hagas llorar dice.

No me hagas llorar dice.

Yo como gurú no visualizaba ni que iba a cocinar.

Pero luego viendo cómo mi compañera cocinaba he visualizado como gurú

que teníamos muchas posibilidades de ser las mejores.

Ahora sí, ha llegado el momento de despedir a Yolanda Ramos.

Yolanda, muchísimas gracias por venir.

Chicos, llevaos bien, por favor,

bueno, o llevaos mal, porque, también, es divertido.

(ANA) Adiós.

(IVÁN) Gracias. (YOLANDA) Ay, que me "escoño".

Después de este cocinado tenemos que continuar

y, para ello, vamos a viajar a la comunidad autónoma más pequeña

que, a pesar de su tamaño, ofrece una variedad gastronómica

marcada por el terreno y la climatología.

(Música)

Esta semana nos trasladamos a La Rioja, una región

a la que le sobran motivos para sentirse especial.

(Música)

En estos monasterios de Yuso y Suso,

declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

un monje tradujo, por primera vez, un códice del latín al castellano,

convirtiendo a La Rioja en la cuna de la lengua española.

Además, gracias a los siete ríos que recorren sus valles

posee muchos tesoros naturales de los que disfrutar,

y todos bajo el mismo hilo conductor:

la tranquilidad, la comodidad y el descanso.

Aunque, si algo hace único a La Rioja

son las uvas que producen sus tierras,

aquí, el vino no es una bebida, es un arte,

tanto, que la familia Vivanco ha apostado por inmortalizar

los ocho mil años de historia de este elixir en este espacio.

(JUANA) ¡Qué espectacular! ¡Qué bonito!

Las joyas que alberga son tales que está considerado

como el museo de la cultura del vino más importante del mundo

y los aspirantes tendrán el privilegio de disfrutarlo.

Aquí vemos cómo se hacen las barricas para el vino.

Teresa, ¡cómo sabes! -Es que soy una enamorada del vino.

Me encanta. -¡Ay, qué emoción!

¿Lo conoces, Juani? -No esperaba ver esto aquí.

Pero ¡¿qué es?! -Esto es para arar los campos.

¿Qué es?

Es una prensa, por aquí meten un "superpalitroque"

y dos túzaros o tres empiezan a girar todo esto,

para que la prensa vaya bajando. -¿¡En serio!?

Esta debe ser la colección de sacacorchos más grande.

Mira, que he sido camarera y no he visto tanto sacacorcho.

¿Has sido camarera? -Sí, pero no he visto tantos.

(JUANA) ¡Qué bonito! Esto es una preciosidad.

Aspirantes, bienvenidos a La Rioja.

(TODOS) Gracias, chef.

Si Baco, el dios del vino, tuviera que elegir

un lugar en el mundo para vivir, sería este, y lo entendemos.

Yo, también. Esta comunidad tiene

más de 50 000 hectáreas dedicadas al cultivo de la uva,

más de 400 bodegas y, por si esto fuera poco,

posee el maravilloso museo que acabáis de visitar;

si tengo que elegir, me quedo con las obras de arte:

Picasso, Sorolla, Juan Gris... Es una pasada, ¿eh?

Cuentan las buenas lenguas que el vino surgió de forma casual,

al fermentar unas uvas olvidadas, ¡y bendito descuido!

Afortunadamente, hoy tenemos una tecnología

que permite hacer vinos, infinitamente, mejores;

pero, también, es cierto que sin esas civilizaciones

que, durante siglos, lo fabricaron, no habríamos heredado esta bebida.

Precisamente, el espíritu aplicado al cocinado es el siguiente:

¿qué es más complejo cocinar un menú tradicional

para muchos comensales o uno de vanguardia para pocos?

Tradicional, creo que tradicional. -Lo mejor, tradicional para muchos.

Un equipo cocinará un menú basado en recetas clásicas

y el otro equipo hará el mismo menú,

pero trasladado a la alta cocina.

¡Guau! -Creo que prefiero la alta.

Os tengo que decir que los dos menú están firmados

por dos personas que me martirizan desde hace ocho años,

pero que las quiero y respeto, profundamente.

El menú clásico lo firma ¡don Pepe Rodríguez!

Gracias.

Y el de vanguardia, señoras y señores, ¡Jordi Cruz!

(TERESA) Pepe, yo contigo.

¡Qué bueno! -Lo tengo claro.

Luna, Ana, habéis sido la peor pareja en la otra prueba,

Sabía que habría algo. Os daremos una segunda oportunidad;

hoy, vais a ser las capitanas de cada equipo.

A ver si trabajando separadas se os da mejor que juntas.

Capitana, estoy atacada de los nervios,

si no me salió nada bien el otro día...

Pero, bueno, estoy contenta, feliz, feliz y muy nerviosa.

Incluso, os vamos a dejar elegir con qué aspirante queréis trabajar.

Qué guay. -A ver...

Pero, como sois impares, un equipo tendrá seis aspirantes

y el otro, cinco. Serás tú, Juana, quién decidirá

a qué capitana le regalas un aspirante extra.

Creo que se lo voy a dar a Luna, porque, como es tan precipitada...

Gracias, Juana. -Y, bueno, se lo voy a dar a Luna.

Ahora sí; Luna, dime quién es el primer aspirante

que quieres que vaya a tu equipo y unos motivos.

Pues, el primero, Iván. ¿¡Iván!?

Me han convencido sus formas, sus manera en la cocina...

¡Guau! Qué bonito... Alberto, me pondría muy celosa.

Eso que te has quitado. -Siempre que voy con Luna

acaba la cosa mal, o sea, no puede ser peor.

Vale. ¿Ana? Elijo a Sara Lúa.

Sí. 100%, la elegiría mil veces,

porque trabaja fenomenal, nos entendemos superbién.

¡A por todas! -¡A por todas!

Teresa, porque trabajé con ella la primera vez y es una currante.

Gracias. -Voy a coger a Andy,

se diga lo que se diga, es un crac. ¿Qué se dice de Andy?

Lo que se dice de Andy es que es estratega

y que tiene sus trucos. Y tú crees que no.

Sé que los tiene, porque lo dice, ha ido de cara;

le quiero en mi equipo, me gusta la gente que es así.

Luna, tercer nombre. José Mari, porque...

Creo que me va a traer suerte ese pin.

Esta vez, le voy a robar a Luna Alberto,

porque tiene mucha energía, es muy positivo y me encanta.

Con Juanita; es amor, unión, maravilla.

Me quedo con Sonsoles, seguro.

Sé que nos vamos a entender bien en cocinas como fuera de ellas.

Por tanto, Luna, te quedas con Michael.

Sí... Sí, sí. (RÍEN)

¿Qué te pasa? ¿Por qué te ríes?

Es que me desquicia, un poco, Michael en la cocina.

No hagas caso. -Pero bueno.

Me pongo muy nerviosa. -¿Yo?

Sí, están hablando de ti.

Ahora, les voy a demostrar que voy a trabajar mejor.

En mi equipo hay unas personas que tienen mucho ego,

pero, vamos a ver cómo se les da cocinar, ¿eh?

Capitanas, que nosotros hayamos confiado en vosotras

no significa que el equipo deba hacer lo mismo;

por tanto, podrán destituiros en cualquier momento.

Toma ya. -Ostras...

Siempre, claro, que la decisión sea por mayoría.

Podrán quitaros el delantal de capitanas

y entregárselo a otra persona. De acuerdo.

¿Lo habéis pillado? (TODOS) Sí, chef.

Ha llegado el momento de levantar campanas, o cajas.

Cada menú consta de tres platos, comenzamos por un entrante...

Patatas a la riojana. ¡Ah, muy bien!

Mi receta está más que clara, la típica y tradicional de aquí,

pero... esto no acabo de verlo. Es un tupinambo a la riojana.

¿Tupinambo?

Con el tupinambo hacemos esferas; hacemos un consomé muy transparente

y con el chorizo, que hemos deshidratado,

lágrima ibérica confitada; y poco más.

Juana, si nos toca lo hacemos. -Vale.

Continuamos con un principal,

en este caso, voy a hacer costillas de cordero con verduras.

Yo, también, he hecho costillas de cordero, pero son 2.0;

chips de alcachofa y unos brotes de pino.

Los típicos brotes de la nevera. -De toda la vida.

Estoy deseando ver los postres. Allá voy.

(ALGUNOS ASPIRANTES) ¡Guau! (LUNA) Torrijas, me encanta.

Otro clásico maravilloso.

Torrijas, de toda la vida, con almíbar, como hacía mi madre.

Yo lo he transformado en texturas frías de torrijas por partes:

el brioche; el caramelo; la infusión;

y un helado que rellena y da jugosidad,

espuma de leche con aromatizantes de la torrija.

Mira que es complicado, el jodido. (RÍEN)

Juana, te toca a ti, también, elegir quién cocina qué,

y para que tomes buenas decisiones, aquí va el número de comensales;

el equipo que haga mi menú, en este caso,

tendrá que dar de comer a 50 personas.

Bueno. -Bien, bien.

Mientras que el equipo que cocine el plato de Jordi

trabajará solo para 15 invitados.

El tradicional, sea lo que Dios quiera,

porque me lío a pelar patatas, y comen 50 y 100.

Adjudicado. Muy bien.

El equipo azul será el capitaneado por Luna

y elaborará los platos de Pepe,

el equipo rojo trabajará bajo las órdenes de Ana

y se enfrentará al menú de Jordi Cruz.

Muy bien. -Muy bien.

Además, trabajaréis con un aspirante menos.

Estoy muerta de miedo, pero confío en nuestro pretencioso.

(SARA) Y yo. (ANA) Que nos ayude.

Es una oportunidad para lucirnos y si lo hacemos bien nos coronamos.

Os adelante que los comensales a los que hemos invitado

son amantes del vino y expertos en gastronomía.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

Os recuerdo, que el desperdicio tiene penalización.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Disponéis de 140 minutos para encontrar la respuesta

al gran dilema de hoy: ¿qué es más difícil,

cocinar 50 raciones del menú de Pepe o 15 del mío?

Ahora sí, coged los delantales y corriendo a por ingredientes

en tres, dos, uno. ¡Ya! ¡Vámonos!

(JUANA) Toma, capitana. (LUNA) Tengo.

Jordi... estarás contento con lo que has traído.

Solo quiero saber si se la pegan mucho o poco.

Se la van a pegar.

(Música)

(LUNA) ¡Vamos, equipo!

(ANA) Venga, venga, vamos. (LUNA) Venga, vamos que nos vamos.

(ANA) Lo tenemos. (MICHAEL) Sí.

Jordi, ¿qué haces aquí? Que este es mi momento,

soy el que da el pistoletazo de salida en estos cocinados.

¿Quién ha diseñado el menú? Los dos, ¿no?

Deja de hacerte el protagonista y calladito.

(LUNA) ¡Vamos, equipo! ¡Ese equipo "blue"!

(ANA) ¡A tope, a tope! Vamos.

A tope con la vanguardia.

Aspirantes, hoy no se admiten retrasos,

así que, grabad los tiempos a fuego:

en el 110 salen los entrantes; en el 125, los principales;

y en el 140, los postres. ¿Oído? (TODOS) Sí, chef.

Mira que eres brasas. Sí.

Aspirantes, el tiempo de cocinado comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

Suerte a todos.

Si me queréis destituir de capitana, no pasa nada,

esto es por todos, debemos ganar, sea quien sea el capitán.

Iván, te pones con las chuletas de cordero, fundamental.

¿Y no empezamos por el caldo?

Vamos a empezar por el caldo, a picar verduras; lo harás tú.

Vale, yo picaré las verduras.

Teresa, por supuesto, el postre. -Bien.

Chema, tú, lo mismo. -¿Chema?

José Mari, vas a cortar las verduritas bien picaditas,

para las papas riojanas, ¿vale? -Venga.

Juana, vamos a ser las capitanas del fondo y de las papas, ¿vale?

Muy bien. (MICHAEL) Muy bien.

Pondré a Sara Lúa y a Sonsoles en el primero;

Andy, postres, tú eres mi chico postres;

Alberto, te pones conmigo con el segundo plato.

Guay.

Cualquier duda o lo que sea, me lo decís, ¿vale?

Vamos, venga, el caldo, carcasas. ¡Venga, voy, voy!

Lo que necesiten me comentan, me pregunten lo que quieran.

Me estoy encargando de las verduras para el fondo.

Muy bien, sean superlimpitos. Juana, ¿te ayudo a pelar papas?

Nada. No, no.

El primer plato del equipo azul son patatas a la riojana.

Para hacer un buen guiso es fundamental rehogar las verduras

y añadirles, después, las patatas y el chorizo riojano,

que será el gran potenciador del sabor.

Voy a sellar, un poco, las carcasas en el horno.

(MICHAEL) Sí, sí, perfecto.

Tomate "ready", me pongo con lo mío.

Estamos trabajando superbién, me encanta.

Trabajemos así, eso es.

Luna, ahora estoy con las verduras para acompañar las costillas.

(LUNA) Vale. Venga, mis niños.

Para acompañar el segundo plato, chuletas de cordero lechal,

el equipo azul elaborará verduras salteadas.

Venga, a "arremangarse", como si no hubiera un mañana.

Capitana, ¿qué te parece? ¿Con tres litros hay bastante?

Yo creo que sí, creo que sí, tampoco va a evaporar mucho.

Vamos a darle mucho sabor a la leche, que se infusione bien.

Qué rico. Muy bien, Teresa. -Torrijas.

Cuando la infusión de la torrija esté preparada

hay que empapar las porciones de pan antes de freír,

por último, se les dará un baño de almíbar

para que queden más jugosas.

Capitana, si no vas a usar eso, vamos adelantando el postre,

me voy a hacer el almíbar ya.

Sari, ¿te organizas bien? -Sí, ni te preocupes.

Fenomenal. -Cuando tenga dudas meto un grito.

Empezamos la esferificación, lo más complicado del primero.

El primer plato del equipo rojo es tupinambo a la riojana,

consiste en esferas de tupinambo con lágrimas ibéricas,

chips de tupinambo y una infusión de chorizo para el toque riojano.

Sonso, ¿cómo vas? -Bien, con el caldo.

Tiene que hervir. -Sí.

Como tú sabes. -Estoy haciendo

el caldo de chorizo seco, debe estar media hora hirviendo.

Vale. -Lo iré probando.

Eso, échale bien de sal y de cositas ricas.

Alberto, ¿te pondrás con los huesos?

He metido en el horno los huesos y, luego, haré la cuajada.

Vale. -Para tenerlos ya.

Preparo los vasitos de la cuajada. ¡Venga, gana mi vanguardia!

Para el segundo plato, el equipo rojo elaborará un fondo

para glasear las costillas de cordero,

que servirá con alcachofas y cuajada de leche.

(Música)

Voy a hacer una espuma. -Sabes hacer espumas?

Leche, nata, azúcar, vainilla y miel; lo meto todo.

Andy, ¿cómo vas? -Muy bien.

Preparado. Otro postre para tu "Insta".

Otro postre para mi "insta", la verdad es que sí.

Para el postre, el equipo rojo debe preparar varias elaboraciones

con diferentes texturas que evoquen a la torrija;

en este caso, es tofe, helado de caramelo,

pan a la mantequilla, chips de brioche y espuma de torrija.

Sonso, ¿tú hiciste la cuajada? -Sí.

Cinco gotitas. -Sí, y no las muevas.

Vale, vale.

(Música)

¿Qué pasa con el equipo azul?

(IVÁN) Bien, bien. (MICHAEL) Todo bien.

¿Cómo somos la gente tradicional? Siempre, unos señores.

Con clase.

¿Os gustan las patatas con pimiento o sin pimiento?

(TODOS) Con pimiento.

Os gusta llevarles la contraria a los riojanos, no pasa nada.

Pepe, ¿no lleva pimiento verde? No.

No hay pimiento verde para esto, solo la cebolla.

Son cuatro ingredientes

y no por eso se hacen malas, se hacen riquísimas.

¿Este es el almíbar, con su vino blanco y todo?

De momento, no he puesto el vino. Mi madre hacía un almíbar,

echaba vino blanco, lo hervía y, luego, echaba el agua,

echaba el azúcar, la cáscara, el palo de canela...

Repetimos. -Vale, repetimos.

Repetimos el almíbar. -Repetimos.

¿Y el pimiento choricero? Está hidratándose.

Hidratándose, vale... Me preocupan las chuletas

y las verduras de las chuletas, que es donde debemos trabajar;

no porque sea tradicional haremos verduras cualquieras.

¿Vale, Michael? Sí, chef.

Voy a coger la carne. Vamos a darnos marcha.

Alguien que tome decisiones de verdad.

Venga.

Ordéname el equipo, que veo muchas imprecisiones.

Estoy preocupado y esto es más fácil...

No, no, no, no. Señores, vamos a ello.

Perfecto. -Vamos, chiquillos.

No tiene mucha grasa. -Pero hay que quitarla.

Michael, ¿qué harás ahora?

Estoy poniéndome a pelar más zanahorias,

porque son para 50 personas. -¿Para el caldo?

No. -¿Qué caldo? Para las verduras.

Para las verduras. -El caldo ya está.

Madre mía, tío, está en el camino de la amapola.

Confío en ti. -Sí, cariño.

Iván, ¿necesitas ayuda para la carne?

Hay que quitarle la grasa. -Pero lo estoy haciendo yo.

Hay que hacer 200 costillas, haz tú algo.

Creo que no ha venido a cocinar, creo que le gusta hablar,

la gusta reír, farandulear, pero cocinar, poquito.

(SONSOLES) Vamos que nos vamos, pieles de tupinambo.

Esto ya está muy caliente. -¿Qué vas a pesar, Andy?

Para hacer el tofe, voy a pesar el azúcar.

Huele a quemado, esto está quemado.

Si está quemado, lo cambiamos. -Creo que no se ha quemado todo.

(SARA) Prueba una, Sonso, porque echa mucho humo.

Lo sacamos y si se quema, cambiamos el aceite, ¿vale?

Bueno, equipo rojo. ¿Qué tal, chef?

Estoy esperando las gracias, porque he traído cositas hechas,

sabía que no las haríais ni de broma;

por ejemplo, el cordero a baja temperatura,

Eso sí.

Como necesita 36 horas de cocción era imposible,

ahora, cortar bien, pulir bien... Todo limpito.

Ni de broma está hecho, hay que hacer un fondo rico,

un montón de cosas que necesitan de una precisión exquisita.

Exquisita, se la daremos.

¿Cómo has repartido las tareas?

En el primero tengo a Sonsoles y a Sara Lúa.

Ya estoy viendo a Sonsoles quemando las chips.

Pero bueno, otra oportunidad. ¡Ah...! "Pero bueno".

La capitana de "pero bueno, repetimos las cosas", no me sirve.

Si metemos la pata con algo tan sencillo

como freír una piel... Completamente.

El resto de cosas las quiero ver. Completamente.

Hacer la cuajada y el fondito para glasear,

hacer una buena infusión, no hacéis una buena infusión.

¿Por qué? Si la hago mucho rato, ¿qué pasa? Se queda turbia.

Eso lleva ahí hirviendo un rato...

Coges la cantidad justa de agua y lo dejas infusionar 90 grados,

unos minutos, hasta tener un consomé traslúcido, muy sabroso.

Empieza de cero. Esto no me sirve.

Vale, vale. Lo tendremos, chef.

Creo que el menú es bastante esencial,

hay pocos pasos y deben estar bien hechos.

¿Qué necesitamos? No meter la pata.

¿Cuándo la metemos? Si no lo hacemos bien.

Cuando tienes un caramelo que hay que dejar cristalizar,

sin tocarle mucho las cositas, al caramelo, porque se cristaliza.

Mal. Ya estamos metiendo la pata.

Vale. -Lo quito y pongo otro.

La patata a la riojana estará más o menos hecha,

pero se emplatará y saldrá. Sí, sí.

Esto, o está bien o está mal. Vale.

Se nota a leguas. Vale. Nos ponemos a tope.

Tú verás. Vale. ¡Gracias!

Despacito, ¿eh? (TERESA) Venga.

Ahora me voy a poner con vosotros, que esto está adelantado.

Oye, pero ¿lo estás partiendo por dónde... por dónde va?

¿Cómo que "por dónde va"?

Es pan de torrijas y es por donde va señalado.

No. -Pero, hombre, te lo dan señalado.

¿Cómo que está señalado? -Claro, está señalado.

¿Lo dices en serio? -¡Hombre!

¿Sí? -Te lo está dando señalado.

¿Esto? -En diagonal, que quede bonito.

Yo no lo haría tan gordo, yo lo cortaría así, perfecto.

¿Así? -Sí, y se empapan antes.

Venga, chicos. Iván, mi amor, ¿cómo vas por aquí?

Voy tirando, el caldo está hecho, diles que el caldo está hecho.

El caldo está empezando a hacerse, ¿vale, chicos?

Perfecto.

Venga, pimiento verde, que vas a dejar un sabor más rico.

¡Qué bueno está!

Vamos a darle vueltas a esto, vamos a darle amor y cariño.

Iván, escúchame. -Dime, cariño.

¿Crees que echaría el chorizo?

Sí, antes de la cebolla, incluso. -Que se vaya pochando.

Acabo de echar el pimiento. -¿Por qué lo echaste?

Porque hay que aprovecharlo, que ya estaba cortado.

¿Qué dijo Pepe? -Que no lo echáramos.

Te dice el chef que no lo eches y te da exactamente igual.

Como ya estaba cortado y dicen que hay que aprovecharlo.

Tú eres la capitana. -No, no es la capitana.

¿Qué os parece si ponemos a otro de capitán?

No me parece normal que te diga que no lo eches y tú lo eches.

¿Entendéis que Pepe diga que no se lo eche y lo echemos?

(TERESA) No está bien. (MICHAEL) No lo entiendo.

Cambio de capitana, Teresa, ponte de capitana ya.

(JOSÉ MARI) Mejor Iván.

Ya están ahí los gallitos de turno.

Es peor el "show" que montamos y que nos peleemos

que si está el pimiento o no está.

¿Qué pasa en esta cocina? Que escucho cosas muy raras.

Hemos echado el pimiento verde, no te hemos hecho caso.

(JUANA) Tampoco ha dicho gran cosa del pimiento verde.

No me gustan con pimiento verde, porque en La Rioja no lo echan;

con lo cual, no lo entiendo, Luna, creo que te lo dije.

Sí, sí... Entonces, ¿por qué lo echamos?

Exactamente.

Y si cuando ya está rehogando vas echando ajos crudos a un guiso.

Eso sí que no se hace. Quedará crudo.

Cambio de capitana. Así no se guisa y perdemos tiempo.

Señores, ¿alguien pone un poquito de criterio en este cocinado?

(TERESA) Iván, ¿te pones tú o me pongo yo?

(MICHAEL) Cambia, ponte tú.

Venga. -Voy, Teresa. ¡Voy!

Perdonadme que os diga, no hay patatas para 50.

Para ti, ¿eh? Si no te lo quito. -Que se lo ponga Iván.

Al revés. ¿Quién se lo pone?

Iván, pero si no, me lo pongo yo.

¿Destituís a Luna? (MICHAEL) Sí.

Venga. Pon un poco de criterio.

Están cambiando de capitán.

Calculemos un puñado de patatas, pues, eso por 50.

¿Vale, capitán? Vale.

Te dejo al cargo de la cocina azul, me voy.

(JOSÉ MARI) Venga, Iván, vamos a retomarlo para ganar.

Madre mía, madre mía...

Mis compañeros "queridos" me han destituido.

No lo entiendo, la verdad.

Porque no me han dado tiempo a capitanear, de repente,

ya estaba Teresa quitándome el delantal,

Déjame un poquito, ¿no? Acabamos de arrancar.

Es que no he durado un misto.

(ANA) Por favor, chicos. ¿Qué tal por aquí, chicas?

Bien. -Es superimportante que salga bien,

nos lo ha dicho Jordi, pero hay que meterse caña.

Está llegando a noventa, está hecha.

Vamos a reservarlo aquí abajo. -Espérate. Vale, que infusione.

Que infusione, si no, no es nada. Chicos, esto es la infusión.

(ANA) Fenomenal. Caña, chicos.

Voy a freír las lágrimas. (ANA) Venga, genial.

Cuando tenga la cuajada enfriando me pongo a cortar las alcachofas.

(SARA) Fenomenal.

(ANA) Venga, chicos. Andy, ¿cómo vas?

Muy bien, estoy cortando el pan brioche.

Qué bonito. -Se me da bien.

Equipo azul, equipo rojo, minuto 50 de cocinado.

Hay que volar. En menos de una hora

vienen los camareros y arranca el servicio.

50 minutos para el primero y esto necesita cocer.

Venga. -Patatas ya.

Os digo desde ya que hay platos que no saldrán,

si no cambiamos la marcha ya.

(TODOS) Oído, chef. ¿"Oído, chef"?

(Música)

(Música)

¿Estás contento con el brioche? Sí, chef.

¿Has visto el que he hecho yo? Sí.

Lo mío era como la sábana santa y lo tuyo es el vellocino de oro.

No, chef, lo haré con el cortafiambres.

Bueno, si fueses un virtuoso... Voy a ello.

Veríamos si eres capaz de hacer...

(Música)

La mía está cortada con gracia y la tuya, con la radial.

Sí, chef.

Alberto, controla esto. -Estoy con las costillas.

Ana, ¿estás bien o no?

No, porque me mete mucha caña y me estoy poniendo nerviosa.

No te pongas nerviosa. No te meto caña,

te meto la presión que deberías meterle a tu equipo.

Necesito que me escuches. Vale.

Minuto 50. Minuto 50.

Como acumulamos tanto desastre, lo lógico es que el menú no salga.

En el otro equipo la capitana ha sido destituida

y como la siguiente vez que entre no vea la actitud que me gusta,

no hace falta que te destituyan, quien te destituirá seré yo.

Espero que no pase. Al lío.

Vale. ¡Gracias!

Ana, dale caña al primero, que queda poco para el primero.

Pensaba que lo estaba haciendo bien,

era mi oportunidad para demostrar que valgo para liderar.

Que no nos pase como al otro, no quiero que me cambiéis.

Espero que mis compañeros no me destituyan,

porque quiero saber que confían en mí

y que salga todo bien conmigo al mando.

Equipo azul, equipo rojo, directamente, de Daroca de Rioja,

llega el chef que ha convertido este pueblo,

el más pequeño del mundo con Estrella Michelín;

él es Ignacio Echapresto, del restaurante Venta Moncalvillo.

Adelante, por favor. ¡Guau!

Caballero, bienvenido. ¿Qué tal? Muy buenas.

Bienvenido al caos. Un placer.

Qué bien tenerte con nosotros.

Tengo que preguntarte lo mismo que a los aspirantes.

¿Qué es más difícil, la cocina tradicional para muchos

o la cocina de vanguardia para pocos?

No existe la cocina tradicional ni la de vanguardia,

la cocina buena y la mala.

Sí. Eso sí, estamos de acuerdo.

Es cierto que cuando cocinas tradición

te enfrentas al reto de los comensales,

que tienen en su memoria gustativa los sabores reconocibles,

los cuatro tradicionales, y en la vanguardia no pasa.

Pero, en este caso, la vanguardia evoca la tradición,

así que tienen ese punto de referencia.

Si tuvieras que elegir, ¿la cocina de Pepe o la de Jordi?

La cocina de Pepe, la que me enseñó mi madre.

Eso lo sabía yo.

Porque no has comido en El Bohío ni en el ABaC.

Tenemos un pique serio. Ya veo que están las cosas...

Está complicado. Los cuchillos afilados.

No podemos fallar, platos tradicionales y fáciles.

Si queréis puedo ayudar, que el postre está muy avanzado.

Las tienes que empapar, Teresa. -Demasiado no, que se deshará.

(IVÁN) Tiene que empaparse. -Sí, pero no hacer una piscina.

No me pongáis nerviosa, que le echo más de la cuenta.

(IVÁN) Bueno, después, le vas dando la vuelta.

(IGNACIO) Buenas, chicos. (IVÁN) Muy buenas.

¿Qué tal vais con las chuletas? (IVÁN) Perfecto.

Teresa. Dime.

¿Esto qué es? Mira, mira y mira.

¿Esto son las porciones de la señora que está a dieta

y de la que quiere comer mucho?

No, pero hemos empezado con unas más pequeñas.

Por favor, ¿qué es esto? Esta no la he cortado yo.

Esta no la has cortado. A ver, Ignacio...

Creo que la cocina tradicional que es más sencilla,

debéis tener cuidado en las presentaciones,

los comensales deben comer la misma cantidad.

Y que estén bien empapadas, que las veo muy secas.

Lo que tenéis que hacer es más infusión de leche.

¿Más infusión?

Es bastante fácil y llevas una hora, así no se gana

una prueba por equipos. Es verdad, es verdad.

Vamos a ver las patatas, que están en la olla.

¿Qué valoración haces? No tienen mala pinta, ¿eh?

¿No tienen mala pinta? Huelen muy bien.

(IVÁN) Vale, vale. -Le falta cocción, lógicamente.

Le falta cocción y ¿le sobra un pelín de grasa?

No te creas, ¿eh? -Vale.

Le falta cuajarse y un poquito de sal.

Equipo azul, podéis ir dando las gracias a Ignacio,

por la enorme ayuda que os ha traído.

Gracias, Ignacio. -Gracias.

Muchas gracias. Esto va a tener muy sabor.

Tanta tanta... Tampoco le pondría tanta.

(ANA) Velocidad, chicos, velocidad, por favor.

¿Vas bien, Andy?

Ya los estoy acabando y los voy a meter ya.

Vale. -Voy a horno, chicos, cuidado.

Tengo que estar concentrado, que no se me quemen.

¿Cuánto le meterías, Sara, aproximadamente?

A los crujientes de panes, son muy finitos, ¿cinco minutos?

Cinco. -Vete viniendo cada dos por tres.

Fenomenal, tiene un color superbueno.

Vamos a probar la primera, a ver si sale.

(Música)

Esto no sale. Está mal, está mal.

Tía, qué vergüenza, no despega. Ana, no despegan.

¿Le has puesto un poquito de alginato antes?

(SONSOLES) Sí. (SARA) Esto es una mierda.

Equipo rojo, os presento a Ignacio,

uno de los mejores chefs de aquí. (ANA) Hola, Ignacio.

¿Dónde están las esferas? Es lo que me preocupa.

Como dice mi amigo Pepe, cómo sois los cocineros modernos.

Sabes cómo se hacen. Exactamente.

¿Ves ese mejunje de ahí? Sí.

No está gelificando,

algo está pasando en las cantidades o en los productos añadidos.

Modificaría la textura, pasadlo por un colador

y añadirle un poquito de líquido, podéis añadirle agua.

Podría ser leche o podría ser mil cosas.

Las esferas es una parte del primer plato

que si no está hecha no puede salir.

Cordero. ¿Esto es el fondo del cordero?

No se glasea. No se hace nada.

Le falta reducir1 y, sobre todo, que esté con más cuerpo.

A ver cómo acaba esto. Vamos a ello.

Estamos haciendo lo que dice Jordi, estamos corriendo errores.

Venga, que lo sacamos. ¡Dadle caña, chicas, es el primero!

Chicos, se me han quemado todas. (SARA) ¿Todos los brioches?

Se han quemado todas. -Estás de coña.

¿Por qué se han ido para allá?

A hacer más ya, vamos al abatidor. ¡Ya, ya, ya!

Ignacio, siento que te lleves esta imagen del equipo rojo,

te prometo que los que yo hago están bastante ricos y majos.

Cuando apostaba por la tradición por algo lo decía,

aquel equipo va mejor que este.

Ignacio, nos vemos en un rato en comensales.

Nos vemos. Ya sabes, "MasterChef" es tu casa,

puedes volver cuando quieras. Un placer.

Me encantan las verduras, me puedo poner en la plancha.

Vale. Sí, sí.

Controla las verduras, hay que espabilar con ellas.

Ahora, lo que vamos a hacer, en una bandeja,

empezamos por esto, que es lo que dijo el chef.

¿Pero primero no es mejor...? Estas tardan más, las verduras.

-Las escaldamos. -No, no hace falta.

Lo sé, pero Iván dice que sí y él es el capitán.

¿Qué haces, Luna? Se está guay así, se está bien, ¿verdad?

Relájate, afloja el pienso,

hermano, que estamos aquí todos de buen rollo.

¿Te quieres sentar, Luna? -No, estoy ayudando a mi compañero

Michael, mira, de verdad. -No os habléis así, Luna, tío.

Es que no lo entiendo. -En una cocina

no se puede ayudar así, de verdad. -Estoy hablando con él,

mira, paso de ti. -Luna, trabaja,

no hables conmigo, de verdad.

(HABLA EN INGLÉS)

Las chuletas hay que marcarlas,

-Que alguien marque, estoy cortando, no puedo yo.

-Tienen que haber 200. -¿Voy friendo las chuletas?

Por favor, sí, es que hay que marcarlas ya.

(JUANA) Yo con Iván he estado contenta como capitán

y nos ha solucionado mucho

porque si nos da una voz, ya le obedecen.

Como no les ayude a estos no lo van a sacar,

un plato con esféricos si no hay esféricos, no sale.

¿Te pondrás la chaquetilla? Si no, no sale, así de fácil.

Si me espero a que falten tres minutos, tampoco lo saco,

por lo tanto me voy al lío.

Tú no te la pones,¿no? Yo estoy tranquilo,

están haciendo las cosas bien ya.

Miras, Iván. -Que no se pasen, bien.

Los dejo solitos. Eso es, tostada y que no se pasen

que no se pasen, vale, perfecto, chicos.

Vale. -Venga, venga.

Ana, mira esto, mira. -Está precioso,

le encantará el color a Jordi. -Chicos, ayudadme con el postre,

sobre todo, con... -Sí, en cuanto alguien esté libre

que ayude a Andy con el postre, por favor.

Oído, Ana. -Chicas, ¿qué tal esas esferas,

cuántas tenéis ya? -Poquísimas.

En cuanto termine esto os ayudo. -Creo que es más importante eso

que es el primero. -Vale.

Muy bien, equipo rojo, lo estabais pidiendo a gritos.

Mira... mira qué bien. ¿Sabes lo que significa

esta chaquetilla que llevo puesto? A partir de este momento

ti, ti, ti, destituida como capitana,

lo que digo yo va a misa, ¿de acuerdo?

Sí. Y listo, a ver,

lo que más me preocupa, las bolitas.

Esto no sale. Vamos a ver, ¿esto qué es?

¿Esto es una esfera?

Esto debería ser una esfera perfecta

aquí no tenemos piel, significa que el elemento

que gelifica está mal incorporado, empezaremos de nuevo, ¿vale?

Vale Vamos a ver el postre cómo anda.

¿Dónde están las láminas, Andy? Se han quemado.

Oscuas, hombre, pero si las mías eran de caramelo

y estas son de chocolate, Andy, eres un privilegiado.

Chef, el problema es que se cayeron para dentro

y no se podían sacar. -Abrí, entró el aire y volaron.

Se cayeron porque al hacer una lámina que es fina, recta...

pongo una bandeja, papel, las láminas, el glas,

otra bandeja encima y ya no se mueve ni un poquito.

Para las siguientes.

Cambia la marcha, repíteme eso cagando leches.

No me interesa esta lentitud, estamos versionando las patatas

a la riojana, no puede ser un esférico líquido,

tiene que tener cierta textura porque evoca a la patata, ¿vale?

Vamos a superficie y dejamos caer, ¿veis que queda esférico?

Y que no se mueve. ¿Veis la sutil diferencia?

Sí. Entre esto, que incluso se mueve,

a lo que habéis hecho vosotras, hay una diferencia abismal.

Quiero 140 de estas y las quiero volando.

Vamos, equipo azul, ¿cómo vamos, señores?

Bien. ¿Todo controlado?

Jordi está con la chaquetilla. Sí, porque no llegan,

si no llegamos aquí, me la pongo también.

No, creo que vamos a llegar. ¿Seguro?

Creo que sí. Señores, pero corriendo, José Mari.

No tengo para freír. ¿Cómo que no tienes?

Corta, corta, corta. Oye... No tengo espacio,

a ver, déjame, corto aquí. A ver si va a ser verdad

eso que dicen tus compañeros que desde que tienes el pin

estás relajado. Para nada,

quiero guardarlos todas las semanas.

No, claro que lo quieres guardar y llevártelo a Mallorca.

(SONRÍE) Venga, corramos, de verdad.

Venga, venga, esas chuletas. -Mira qué buena pinta, Pepe.

Sí, pero más rápido, Juana, que me duermo.

Mira, cuando ya las tengo doraditas

ta, ta, ta... pam.

Esto es rápido, cogeremos al final una costillita de estas,

esta por ejemplo, ¿ves la costillita?

Vale, la bañamos. Esto sí que vale la pena,

esto sí que me enamora y me convence.

Eso es una maravilla, quiero eso justamente.

Ok. -Muy bien, Alberto.

Vamos a transformar esa lágrima que os ha quedado cruda

y sin gracia. Ahora le íbamos a dar un golpecito.

Sí, yo sí que os voy a dar un golpecito a vosotros.

Mira, tus daditos, aquí hay lágrima de sobras.

Sí, ahora me iba a poner con ello.

¿Ves que brilla un poquito? Sí, ahora mucho mejor.

¡Qué bueno! Tac, tac, tac.

Vale, esto es lo que yo quiero. Fenomenal.

Venga, venga. Estoy, estoy, estoy.

¿Cómo están las bolitas? Bien, van mucho mejor.

Venga, venga, venga. Venga, por favor, chicos,

rápido, por favor. Venga... ta, ta, ta.

¿Cómo está el equipo rojo? Está.

Esto no pintaba bien desde el principio,

¿tú crees que en medio del campo se viene a hacer esféricos?

¿Crees que en Illescas quedamos con unos amigos

en una quedada y comer y digo: "¿Quién lleva

los esféricos a la tenería?" Te falta echar nitrógeno por aquí.

Iván, es el nuevo capitancito, ¿no? ¿Eh?

¿Te puedes llevar a este tío? Este tío trátamelo con respeto

que es mi chef. Gracias, capitán.

Y si te molesta, no es cosa mía. Iván...

¿Te puedes llevar a Pepe de mi cocina, por favor?

¿Tengo que ser yo quien lo lleve? Jordi, escucha, de verdad.

Y rapidito. Pepe.

¿Esto qué es? Son las lágrimas, se llaman así.

Sí, lagrimas ibérico.

(RIENDO) Lágrimas son las que se me caen a mí.

Lárgate. Y los lagrimones

los que van a echar los comensales, quiero ver tus patatitas

cuando vean esos esféricos aquí en la sierra.

¿Eres tonto? Iván, ¿qué no has entendido?

Es que tengo mi trabajo. Venga, hala, venga.

Iván, tú que eres un hombre, medianamente, sensato,

¿harías una comida con tus amigos en el campo y dirías:

"Vamos a hacernos unos esféricos de nécoras?"

De nécoras. Sí, pues esto es lo que hace Jordi,

de patatas, estamos locos o qué. Unas laminitas de lubinas de río.

Claro, oh. Iván, ¿qué entrante hacéis?

Patatas a la riojana. Justamente, lo de hoy

te lo vas a comer con patatas. Qué buena pareja hacéis los dos.

Pero, Jordi, no seas rencoroso. Venga, venga, venga.

A ver si va a tener razón Iván y estamos haciendo el tonto, venga.

Venga, vamos con ello, vamos bien. Ok.

Jordi, por favor, ¿en cuánto podríamos emplatar las patatas?

Dame cinco minutos. ¿En cinco minutos

tenemos ya las patatas a la riojana 2.0?

¡Madre mía, qué maravilla!

Señores, en cinco minutos emplatamos, ¿oído?

Sí, chef. -Vale, chef.

Bienvenidos a "MasterChef". Hoy hemos querido sorprenderos

con un servicio un poquito distinto al habitual.

Vosotros vais a probar un menú tradicional

diseñado por Pepe Rodríguez, en cambio, vosotros 15

probaréis la reinterpretación que ha hecho Jordi Cruz

de esas recetas clásicas. Espero que los aspirantes

lo hayan sabido reproducir como os lo merecéis.

(Aplausos)

Venga, va, va, vamos. -Venga, Luna.

Busca algo donde poner las que estén limpio y bien,

busca algo con un papel secante. -Amor, no hace falta poner papel.

-Sí, pon un poco de papel. -¿Qué hacéis las dos?

-No le pongas papel. -No se secan, ¿cómo que papel?

¡Ay, Dios mío! -Pero no me grites,

otra vez lo mismo, ojalá te echen la bronca.

Por favor, Luna, un segundo, por favor, relájate,

te lo pido por favor, escúchame un segundo.

-¿Me hablas de otra manera, por favor?

-¿Cómo te hablo ahora, eres un niño pequeño?

-No. -Pues relájate, mira todo el grupo,

por favor, míralos. -Sí, pues eso.

-Pues eso. -Creo que para la plancha

no hace falta papel. -¿Puedes contar las chuletas?

-Sí, las cuento, venga, debería de estar contadas

antes de hacerlo, pero bueno. -¿Vas a protestar por todo?

-No, lo digo para que lo sepas.

-Por favor, venga. -Venga, va.

Sara Lúa, uno... dos, tres.

Vale. Cuatro, porque como faltará

algún esférico, cuatro, ¿vale? Venga, usted conmigo.

Irás detrás de Sara Lúa. Vale, ya estoy.

Vamos rápido, vas a empezar poniendo cinco.

Vale, fenomenal. Luego repartiremos más.

Andy. Andy, ¿estas migas qué pasa aquí?

Vamos a meter la primera tanda de pan brioche.

Vale, brioche no, "brioch". "Brioch".

"Brioch" que esté bien doradito y colamos, ¿vale?

Sí, chef, oído. Venga.

Vamos rápido, vamos rápido. Tú, tiene que estar encima, ¿vale?

¿Por qué? Meteremos un caldo, si metemos un caldo, se moja.

Ahí estamos, venga, vamos rápido, vamos rápido,

¡Pepe! ¡Dígame!

¡Voy a todo gas! Pues aquí el gas

está un poco lento. ¿Qué pasa, tenéis problemas o qué?

Lleva para allá patatas y a emplatar.

Sois tradicionalmente lentos. No somos tan lentos.

Iván, date garbo que estás haciendo unas patatas a la riojana,

no estás inventando la pólvora, ¡date cera, Iván!

(IVÁN RÍE) Vamos emplatando, Iván.

Señores, rapidez, ya. Sí. sí.

Vale, venga, vámonos. Vale.

Venga, venga, venga.

Esto lo tengo casi, chef. ¿A ver, a ver?

Sabrás cuando está cuando la grasa

esté separada y cuando huelas y tengamos en el ambiente

aroma a brioche, a panadería, a cruasán, ahí lo tendremos.

Sí, chef. Jordi, ¿qué haces, gachas?

Estoy haciendo cositas, Pepe. Eso deberías hacer, gachas

que estamos en medio del campo. Una cosita, ¿cómo lo empapelo?

Hombre, sería más fácil por pesado pero como existe ninguna ley

que podamos empapelarlo por eso. ¿Lo del pesado mayúsculo

no está penalizado, ni por lelo? Tampoco.

Es una pena. ¿Y al Iván por listo?

Por listo, tampoco, fíjate. ¿Tú cómo vas a empapelar a Iván?

Me gustaría empapelarle por llorón de vez en cuando.

Me vale, ¿es llorón Iván? Quejica.

Qué tío el Iván. Ahí va, ¿no?

¡Qué guay! Vámonos, vámonos, lo tenemos.

Sí, tenemos. Capitana, infusión, potente,

sabrosa, graciosa. Fenomenal.

Camareros. No queremos que se mueva nada en el plato

por lo tanto lo echamos con tranquilidad, ahí está bien.

Vámonos. Vale, gracias.

Jo, qué buena pinta. -Bien, Lunita, bien,

eso es sonríe, carajo. ¿Podemos sacar platos, Iván?

Venga, sí podemos. Jordi, sincronizamos cocinas,

¿puedes sacar platos? Saco ya.

Pues adelante, camareros, por aquí, por favor,

sacamos patatas a la riojana. Limpiad los platos, sin suciedad.

Vamos sacando. Cuéntalos, cuéntalos.

Perfecto, venga. Camareros, los que tengan caldito

nos vamos, por favor, adelante. Venga, venga, venga.

Vamos a por el cordero, chicos. Luna, ¿estás contando?

¿Por qué nadie contó 50 platos lo primero?

De verdad, mira que es fácil contar 50 platos.

Se cuentan primero los platos y luego falta rellenar

si es que así de fácil.

Comenzamos con un entrante que me atrevo a afirmar

que se ha colado en todas las casas de este país,

patatas a la riojana. La versión tradicional

la ha elaborado el equipo azul mientras que el equipo rojo

os ofrece la versión de Jordi, tupinambo a la riojana.

Probadlo y me contáis qué os parece.

Alfredo Vivanco, qué maravilla. Un placer.

Hemos disfrutado un montón de la bodega, del museo,

cuatro generaciones ya. Exacto, ya mi bisabuelo

empezó y, sobre todo, disfrutamos, ponemos muchísima pasión al vino

y lo queremos compartir con este proyecto

a través del museo. Me hablaron maravillas,

¿me vas a decir maravillas de la reinterpretación de Jordi?

Creo que esta reinterpretación está supersabrosa, muy crujiente.

en vez de chorizo, la panceta me parece un acierto.

Voy a ver el plato tradicional a ver qué tal.

Gracias. Bueno, Ignacio.

¿Qué tal? ¿Qué tal vas

con las patatas a la riojana? Muy bien, muy buenas.

Les faltan un poquito de sal Se lo hemos dicho.

Sí, pero están muy buenas.

Esta gente tiene un miedo con la sal.

Bueno, gracias, Ignacio. Te dejo acabar.

Gracias. Gracias.

Quiero partes bonitas de cuajada, significa que esto

con mucho cariño va aquí. Fenomenal, venga, ponte conmigo.

Fotocopias, quiero fotocopias.

Vale, jugo caliente, dale un hervor al jugo

hasta que esté líquido. Perfecto.

Cordero está. Dámelo. Venga, venga, venga.

Mirad, una, otra... Vale.

Y otra ahí, esto es lo que quiero, rápido.

Venga, lo hago yo. Alcachofas, dos alcachofas así,

clac, clac, dos chips de alcachofa bien ricos.

Tres brotes de pino muy graciosos,

plas, plas. Saltear se hace con confianza,

¿vale? Sin ir a la chip hacemos tac, tac.

En cadena y rápido. Señores, vámonos, cordero.

Venga, corderito. Venga.

¿Cuántas eran por plato? Cuatro. Señores, vamos emplatando.

Vamos. Voy.

¡Pepe! Que estoy sacando el cordero, terminando de sacarlo,

¿cómo lo tenéis? ¿Cómo va el cordero?

Lo tenemos a punto, Jordi. Llamo camareros, vosotros veréis.

¡Camareros, por favor! ¡Camareros, adelante!

Esto está, corazón, sí,

cuando vean cuatro ya estaría, ¿vale?

Venga, perfecto. Los que tienen brotes verdes

salen, por favor, venga, chicos, vais lentos,

vais muy lentos, tenéis que ir rápido, rápido.

El plato principal que ha elaborado

el equipo azul consiste

en costilla de cordero lechal acompañadas de verduritas.

Por su parte, el equipo rojo, también os presenta

costillas de cordero lechal

acompañado con cuajada, alcachofas y brotes de pino.

Veamos cuál de las dos versiones triunfa.

Estoy buscando por aquí que me han dicho

que está el chef del frío por aquí. Por aquí anda.

¿Frío, frío o caliente, caliente? ¿Qué tal?

Muy bien, disfrutando de esta jornada.

Bueno, ¿qué es eso del chef del frío?

Pues un cocinero que trabaja en vez de con calor,

con temperaturas negativas, hacemos helados, el chef del frío.

Me han hablado muy bien de tu heladería

que tiene todo tipos de sabores y espectaculares.

Así es. ¿Espectaculares son las chuletillas

de mis aspirantes o no? Creo que le falta a la brasa

un poquito de calor para que estuvieran

un poquito más hechas, pero están muy buenas.

¿Un poco crudas? Alguna ha salido

un poquito demasiado poco hecha. Ahora me iré a ver las de Jordi.

Muy bien. Gracias.

De nada. Bueno, aquí tenemos

al Premio Nacional de Gastronomía de 2018, Lorenzo.

Exactamente. Cuéntanos.

Pues, hombre, me hizo mucha ilusión este premio porque son 62 años

que llevo en esta profesión y la verdad cada día me siento

más orgulloso de haber elegido esta profesión de cocinero.

Qué maravilla, 62 años, quién lo diría.

Sigo trabajando estoy en activo. ¿Y a Jordi le quedan 62 años

de futuro con este plato? La verdad, este plato

me ha sorprendido, yo soy más de la cocina tradicional

pero me gusta mucho la innovación, las costillas estaban en su punto,

jugosas, con un sabor impresionante,

el juego que han hecho con la alcachofa espectacular.

Bueno, me quedo muy contenta, gracias.

Venga, vámonos, vámonos. Os hago uno y os apañáis, ¿vale?

Tiene que estar muy centrado a partir de ahí apoyo la puntita.

¡Qué guay! Y tú no te mueves, ¿no?

Lo voy abriendo.

Vale, ¿cuántos platos tenemos de repuesto?

Voy a probar la primera. Venga, vámonos, vámonos.

Vale, ¿el helado lo tenemos? Sí, chef.

Helado, cógete el bol. ¿Quién ha patentado esta máquina?

Sí, tengo un amigo que lo vende.

Vaya, qué pena, la quería montar yo.

¿Quieres ganar pasta conmigo? Sí, claro.

Me has visto cara de tonto y dices: "Voy a ganar pasta

con el chefecito este". Para nada.

Venga, oye, a currar, venga, bonito.

Ahí, perfecto, Ana, guay.

Vamos a reproducir una máquina de helado,

¿qué hace una máquina de helado? Incorpora aire, trabajo, frío,

emulsiona y congela, él será la máquina

y tú, el frío, vas echando poco a poco eso,

¿vale? Hasta que esté duro.

Esto que sí que es baño de espuma.

-Venga, toma, pon dos y dos, por dos y dos.

¿Cómo va, ya vamos con el postre? -Claro.

-Sí, hay que ponerse ya. Voy a salsear las torrijas, ¿vale?

Vale. Equipo azul, ¿cómo vamos?

Estupendamente bien, chef. ¿Qué estamos haciendo?

Emplatando las torrijas. Emplatando las torrijas.

Esta señora qué poquito almíbar hizo,

jolín con las medidas. Lo ha hecho tres veces

la leche, que hiciera más, almíbar, que hiciera más:

"No que está muy bien". Aquí empaparíamos siete.

Ya. Venga, hay gente que no se entera.

Más, más. Por encima, un poquito, venga.

¿Vale? Maravilloso.

Espumita, sifón, vale. Alguien que sepa hacer esto

con un poquito de criterio. Es poner la espuma recta y arriba.

Vale. Necesito que con esto

hagáis esto, se llama quenelle y va aquí.

Vale. Eso es una quenelle maravillosa

y luego, mi amigo Andy colocará las tejitas estas

o quien quiera, me da igual. Una, dos...

O sea, tiene el sabor del caramelo, el crujiente del brioche,

el brioche empapado y la infusión de leche,

lo tenemos todo aquí, está terminado.

¡Jordi, estoy empezando a sacar

50 torrijas, ¿estas empezando a sacar tus 15?!

¡Avísame que vas a tu bola, macho! ¿Ah, te espero un poquito?

No, ya estoy, saco, si te estaba dando tiempo.

Venga, venga, rematamos aquí. Pues vamos sacando platos,

ahora sí, alrededor. Sí, alrededor.

Adelante, por favor. Venga, que esté eso mojado, gracias.

Camareros, por favor, cuando tengan crujiente, sacamos,

por favor, que se cae el helado. Los de aquí se pueden sacar.

Trabajamos en cadena, ¿vale? Que quede bonito, simpático,

muy bien, Sonsoles, ahí, al plato, pam.

¡Pepe, ya estoy! Aquí igual, sacamos,

últimos platos, chicos. Estas son muy gordas.

Pues no la pongas, esto parece un panecillo.

Equipo rojo, cocina limpia y una cosita,

si no vengo, no lo sacáis, ¿estamos de acuerdo?

Totalmente. (SARA LÚA) Me da mucha vergüenza

que nos manden un menú

y que tenga que entrar el chef a ayudarme,

siempre me da vergüenza, cuando pasa eso me avergüenzo.

Y ya solo queda el postre,

Pepe ha diseñado para el equipo azul

la torrija perfecta y Jordi ha querido

que el equipo rojo os cocine

unas texturas frías de torrija por partes.

Así que, a ver quién gana que hay una guerra aquí brutal.

Bueno, María, qué ilusión, una mujer riojana además

premio a la mejor enóloga del mundo en 2017.

Trabajo en Marqués de Murrieta y desde ahí es como un poquito

la demostración de que tenemos 170 años

y estamos en el buen camino de cumplir otros 170.

Sí, bueno, aquí en La Rioja quien más, quien menos,

la gente se dedica al vino, ¿no? Sí, La Rioja es una comunidad

absolutamente, privilegiada para el cultivo de la vid

y, evidentemente, para los vinos que se obtienen de ella.

¿Privilegiada la torrija? Pues sí, bien de textura,

de temperatura, de sabor. ¿Y estaban bien de tamaño?

Porque cuando fui a cocinas estaba una más grande,

otra más pequeña. Sí, si hay que poner

una pequeña coma, sí, pero bueno... Irregulares.

Bueno, por ponerla, sí. Voy al menú de Jordi

a ver qué tal ha ido, gracias.

Presidenta de La Rioja, me han dicho que también

usted es enóloga. Sí, en estos tiempos que corren

ser enóloga es un privilegio, sí. Sobre todo aquí en La Rioja,

claro, qué mejor sitio. Y además relaja el espíritu

en las decisiones, en la toma de decisiones

es fabuloso la copa de vino. Claro.

Rioja a poder ser. No, a poder ser, no, sí o sí.

Bueno, ¿qué tal el postre, cómo lo ha visto?

Impresionante, recordaba a un tostado,

un tofe, un caramelo, pero a la vez, la esponjosidad

como del arroz con leche como metido,

pero no era arroz con leche y era la torrija,

en fin, espectacular. Aquí tuvimos una pequeña guerra

entre tradición y vanguardia y estoy contenta

de ver que la vanguardia funciona, bien hecha funciona.

Correctamente. Jordi va a estar encantado.

Muy bien, gracias. Muchas gracias.

El servicio ha llegado a su fin y solo puedo daros las gracias

por acogernos como en casa. Samantha, yo que te tenía a ti

por buena anfitriona y vas y pones a la presidenta

de La Rioja en la mesa mala con el menú de Jordi.

Doña Concha Andreu, pido perdón, de verdad, por hacerte pasar

por este trago nunca mejor dicho. Bienvenidos sean los tragos

estos así, bienvenidos. ¡A mis brazos, presidenta,

por el amor de Dios, hombre, diga que sí!

Si no entiende nada, este chico no entiende nada.

(Aplausos)

Oye, Jordi, esto me ratifica, son los políticos todos iguales

depende de la comunidad, da igual de dónde seas, son iguales.

Confieso que hay algo que me encanta de vuestra tierra

y es disfrutar sin GPS porque caigas donde caigas

terminas siempre visitando un pueblo precioso

donde se come de maravilla, de lujo.

Yo como buen amante del vino solo puedo agradeceros

que os dediquéis en cuerpo y alma a hacer este maravilloso brebaje.

Gracias por hacer que el nombre de La Rioja

resuene en el mundo entero

y hasta siempre. Un placer estar aquí con vosotros.

(APLAUDEN)

Aspirantes, hemos arrancado la prueba de hoy

planteando un dilema, ¿qué es más complejo:

Cocinar un menú de vanguardia para pocos comensales

o uno tradicional para muchos? Pues bien, ahora el dilema

lo tenemos nosotros, ¿qué es más justo:

Que gane un equipo que ha sacado un menú perfecto,

pero con la ayuda de un juez o que la victoria

sea para el equipo que aun con defectos

en algunas elaboraciones

no ha necesitado que ningún chef les rescate?

Yo creo que hacer un menú que no sabes hacer algunas técnicas

y con una mano menos es más complicado.

Una mano menos, pero al entrar Jordi

serían como tres manos más.

Sí, pero creo que habría que plantearse mejor

el tema del compañerismo. Nosotros, en ningún momento

le hemos quitado a Ana su capitanía y en el equipo azul

han optado en arrancárselo a Luna y...

Creo que Andy estuvo más pendiente

de nuestro servicio que del suyo que ya sabe cómo pasaron las cosas.

-Pendiente de todo. -No me sorprende.

De todo. -También es de compañeros

intentar velar por el barco, por el grupo y en este caso

optamos por esa decisión, fue unánime. Un poco más

atiende a tu servicio, Andy, creo que te vendrá mejor.

(IVÁN) Que diga que no somos compañeros

o somos buenos compañeros no le incumbe en absoluto

y creo que lo que tiene que hacer es lo que le mandaba Jordi,

así que, Andy, por favor, a lo tuyo.

Ana, sé que te extrañó mucho que tomase las riendas

de la cocina roja porque según tú tenías todo controlado

y no te voy a dar explicaciones yo, te las van a dar

tus propios compañeros. Sara Lúa, Sonsoles,

¿os atreveríais a decir que teníais las esferas

de tupinambo controladas antes de entrar?

Nunca. Andy, ¿qué le decimos

sobre esa versión de la torrija? Sobre las tejas quemaditas,

los tofes quemaditos... No, la verdad, sí que es verdad

que tenía muchas elaboraciones

el postre y sin su ayuda, chef, imposible.

Sonsoles, ¿qué ha pasado con la primera infusión?

No salió porque lo dejé demasiado tiempo a hervir

y ya luego... No salió y las cortezas

de tupinambo quemaditas. De los tres platos

no había ni uno ni medio enfilado ni medio encarrilado.

Simplemente, hice la labor de capitán que es estar pendiente

y creo que siempre intento tener una actitud positiva,

pero bueno, a la tercera va la vencida,

así que, espero que salga. Ana, tu afán de crear

siempre buen rollo con los amigos, en tu vida social,

me parece una maravilla, pero una cocina profesional

eso no vale, tienes que transmitir firmeza, energía, credibilidad...

Ser alguien a quien todos deseen, quieran seguir.

No sé si te estoy diciendo algo que te incomoda o...

Bueno, la verdades, a veces duelen y a veces

las cosas así dichas a la cara y como son

pues hacen que me ponga un poco nerviosa.

Quería haber dirigido mejor a mi equipo, así que, bueno,

tengo un poco de sentimiento de culpabilidad y...

(ANA) He fallado, no me gusta nada

cómo me ha ido en la prueba anterior y en esta

y no quiero que sea así, no quiero que se vea eso,

quiero que se vea toda la ilusión que tengo

y hacerlo mejor en la siguiente.

Tengo que hacer una mención de honor

a la gran capitana destituida: Luna, ¿crees que la destitución

ha sido injusta? Lo que sí ha sido injusto,

yo creo, el poco tiempo que he durado de capitana,

nada y menos, o sea... Claro, ¿y hasta cuándo

debemos esperar, hasta el 50, 70 minutos, 100?

¿Cuándo empezarías a reaccionar? Me hubiese gustado demostrar

más mi capitanía con coraje y ganas, pero por otra parte

me ha gustado verlo a él de capitán.

Protestabas por un lado como diciendo:

"Este tío, me cago en la mar", y por otro estabas feliz

como diciendo: "La que me ha quitado".

Bueno, ha sido... Luna, ya que no lo haces tú,

lo hago yo: Iván, gracias

por haber sido lo suficientemente valiente como para asumir

esa capitanía. Gracias, chef.

Y reconducir los procesos y así se hizo, así que, gracias,

yo te las doy no sé si ella te las dará,

yo te las doy. Se las doy porque estoy contenta

con el resultado y todo salió como tenía que salir.

(LUNA) Le di las gracias, se la he dado de verdad

y he aprendido de él muchísimo

y tenerlo a él ahí y que me den caña...

Lo necesitaba.

Por cierto, Teresa, ¿qué tal el resultado

de las torrijas, contenta?

Vino muy bien la intervención de Samantha

cuando dijo: "Esto tiene que haber más leche".

Mucha más leche. Sí, y entonces hicimos más leche.

Ya tarde. Sí, claro, tienes razón.

Y el almíbar, cuando ya tienes la torrija,

perfectamente, frita y se baña en ese almíbar,

no que tenemos muy poco y echamos por encima,

vamos a salir del paso, no pasa nada, aún así os diré

que en conjunto, equipo azul, el aprobado está.

Por todo ello, el equipo ganador de esta prueba es...

el equipo azul. (APLAUDEN)

Gracias. Bueno, atención, equipo azul

porque no he terminado todavía, el trabajo de dos de vosotros

no merece ser premiado. Luna, Teresa, habéis cometido

importantes fallos que no habéis aprovechado

los muchos consejos que os íbamos regalando

y por eso os merecéis ir a la prueba de eliminación.

Ostras. ¿No lo esperabais?

Yo, no, chef, porque le he quitado el delantal

a Luna cuando no estaba el servicio con lo cual

quiero decir que tengo poder de decisión.

Teresa, sí, voluntariosa, pero no has estado a la altura.

Quizás hasta que no has llegado aquí al veredicto

no te diste cuenta que las torrijas

no estaban como debieran. Lo siento, chef.

(TERESA) En ningún momento he pensado ser

una de las aspirantes que iba a eliminación.

Iván, considero que has sido valiente,

constante, trabajador, has peleado el cocinado

y para mí, sin duda, has sido el mejor

de los aspirantes ganadores eso está claro.

Muchas gracias. Así que eso te va a otorgar

un privilegio, pero tendrás que esperar

hasta la semana que viene para disfrutarlo.

Ok. (IVÁN) Alguien de su prestigio

que te alabe y que vean en mí

cosas que yo veo de vez en cuando pues no puede más que alegrarme.

Equipo rojo, Luna, Teresa, suerte a los siete

en la prueba de eliminación. (TODOS) Gracias, chef.

Como cada año vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable

en un entorno natural, tienes que venir

a los campamentos "MasterChef".

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

(Música)

Los aspirantes regresan a estas cocinas

tras una prueba de exteriores bastante convulsa

en la que las capitanas fueron relevadas

una por su propio equipo y la otra por mí

para evitar un desastre monumental, aún así, no lo conseguí.

Buenas noches. -"Hello".

Aspirantes, bienvenidos de nuevo. (TODOS) Gracias, buenas noches.

(LUNA) Gracias. Iván, enhorabuena.

Muchas gracias. ¿Volverías a destituir

a la capitana? Por supuesto, sobre todo

porque la vi muy perdida. (RÍE)

Me tiene un poco perdido el criterio de algunos

de mis compañeros con el tema de compañerismo,

de cómo es, cómo no, al final, esto es salvarse

al equipo entero y esa decisión creo que fue mal tomada por Andy.

Te fijaste mucho en el otro equipo cuando solo tenías que cocinar.

-Estoy pendiente de vosotros, quiero ver cómo vais

y quería ver cuánto tardabas en quitarle el delantal a Luna.

-Fue una decisión democrática, no sé si te diste cuenta.

Se lo arrebató Teresa,

el equipo decidió que fuese yo...

-Mira, percebeiro. Te voy a decir una cosa...

"Percebeiro". Acepta ya que tienes

un ego enorme, como una catedral.

Aprovechaste la primera de cambio

para ponerte tú el delantal, porque lo estabas deseando.

Pero bueno, sacó al equipo adelante, por lo que veo,

así que gracias... Percebeiro.

-Cuando Luna habla ya no presto mucha atención:

primero, tengo un ego muy grande,

y luego, menos mal que cogí las riendas.

"Lo que veo es un poquito de escozor".

José Mari, vuelves a estas cocinas con el delantal blanco.

Sí. Te guardas el pin de la inmunidad

para cuando lo necesites.

Me lo guardo. Sí, señor... Sí, señora.

Delantales blancos, tenéis asegurada una semana más

en "MasterChef". Enhorabuena, podéis subir a la galería.

Gracias.

(Aplausos)

Me ducho con el pin. No me lo quito ni para dormir.

(IMITA A ROBERT DE NIRO) Abogado, abogado,

no te escondas, ratita. -Cómo me busca,

cómo me busca.

-Lo estás haciendo muy bien, abogado.

-Jose Mari se siente muy escudado con el pin y por eso actúa así,

ya veremos cuando se lo quiten... A ver si sigue igual.

Delantales negros, tenemos que recibir a una invitada.

Venga. -Venga, va.

-Entretenimiento.

Entró con el buen rollo por bandera,

aunque luego donde ponía el ojo,

ponía la bala.

Adelante la subcampeona de la séptima edición...

Teresa. Teresa Abalde.

¡Toma! ¡Me muero!

-Qué guay.

Qué guapa.

¡Ay, qué guapa! -¡Estoy supernerviosa!

Me encanta venir de chaquetilla, toda mona,

con este look, sin estar despeinada...

Estoy muy guay. Venir de invitado mola muchísimo.

Teresa, buenas noches y bienvenida.

Muchas gracias. Encantada de estar aquí otra vez.

-Hola. -Buenas.

-Vosotros sabéis que se pasan

muchas emociones aquí, muchos nervios y es una experiencia

superintensa. Me ha cambiado totalmente.

¿En qué proyectos estás metida ahora?

Estoy haciendo cosas muy divertidas:

una receta semanal en un periódico de Galicia,

una de las últimas es Chocolate Travesti,

hago cosas muy divertidas... ¿Qué te parecen

los conflictos que tienen? Parece que hay tela.

En nuestra edición parecía que aquello no se podía superar,

pero aquí... Se supera.

Lo veo, lo veo. Aspirantes.

En este último reto vais a cocinar en dos fases.

¿En dos fases? Y por primera vez en "MasterChef",

vais a cocinar en la prueba de eliminación

en parejas. ¡Oh!

-Vale. -Vale.

Pero vamos por partes.

Alberto, con qué compañero te gustaría formar pareja

en la primera fase de la eliminación.

(SUSPIRA) Voy a decir con Ana,

siempre estamos estudiando juntos y miramos recetas juntos,

practicamos juntos... -Hacen superbuena pareja,

no es por nada. No lo digas.

No, no, no, no. (LUNA) Me voy a poner celosa.

No vayas por ahí.

No sé... Luna no te va a mirar bien.

(RÍE) Me parece fatal. -Pero los corazones rotos

son creativos. Viene bien para ponerte las pilas.

Te ha pasado Ana por la derecha, ¿eh?

Yo no paso a nadie, yo tengo a mi Rodri fuera.

Ana, es tu turno. Con qué compañero

te gustaría cocinar. Con Sara,

lo dije en la prueba anterior, es una crack,

cocina superbien... Teresa, gallega, le dará suerte.

Nos llevamos muy bien y saldría fenomenal.

Sara Lúa... Andy.

¿Con Andy? Sí.

Como controla la "nouvelle cuisine" y yo no,

haríamos un tándem perfecto. Andy...

¿A quién elegirías?

Luna es alocada, me acabaría desquiciando.

Teresa es muy mandona.

Sonsoles es la que más se deja llevar.

(TERESA) Sumisa, que le gustan sumisas.

(RÍE) Sí. Ah, vale.

(IMITA A UNA GALLINA)

Bueno, Sonsoles.

Lo tengo claro, con Teresa.

Pero si digo Teresa, seguro que se va a salvar Luna.

Bueno, pues las parejas ideales ya estarían formadas.

Luna, a ti no te ha elegido nadie.

Esto supone que te han negado la posibilidad

de cocinar en esta primera fase

y solo tendrás la opción de salvarte en la segunda fase.

Solo una oportunidad.

¿Cómo te sientes? Fatal.

Decepcionadísima con todo. Más con aquel.

-Pero qué intensa es ella, ¿verdad?

¿Ves esa posición? Ahora es la tuya.

Adelante, ahí en medio.

Ahí. Pobriña...

-Acuérdense de mi cara, ¿vale?

Nos gusta mucho vuestra sinceridad,

pero en una una eliminación no podría ser tan sencillo.

No vais a ser vosotros quienes elijáis con quién vais a cocinar.

¿Sabéis quién va a hacer las parejas?

Luna. -José Mari.

La excluida.

(GRITA Y RÍE) Luna.

(RÍEN)

-¡Toma ya!

-¡Vamos, Luna, véngate!

Dinos las tres parejas que van a cocinar juntos en este reto.

Los dos que peor lo hagan, se jugarán la eliminación

en la segunda fase compitiendo contra ti

en un cocinado individual. Así que piénsalo muy bien

y dinos cómo quedan las tres parejas, Luna.

Primera pareja: Teresa y Sonsoles. ¿Por qué?

Porque ellas se complementan superbien.

¿Pero eso es estrategia? ¡No!

Siguiente pareja. Piensa.

-Ana y Andy. Puedo adivinar por qué.

Pero ¿por qué?

Porque son monísimos los dos.

(RÍEN) Había que separar esa pareja.

(RÍE)

Esto sí ha sido un poco de estrategia.

Tercera pareja.

Luna, piensa, piensa, piensa.

-Tercera... Pues Alberto y Sara Lúa.

Quiero separar la pareja de Ana y Alberto.

Vamos a ver, ya me están poniendo nerviosa.

-Hubiera preferido con Ana...

Porque nos llevamos mejor... O sea, nos llevamos bien.

-Sí, claro, claro...

No, no. Que no nos llevamos mal. -Pero muy contento con Sara.

Teresa, ¿has visto qué buen rollito?

Estoy ya detectando mucha complicidad...

Y mucho cuchillito volador.

-Sí, vaya... No sabes bien...

-Me encanta ver a los aspirantes, es una edición

superinteresante, se ve ahí mucho tema.

-Si ha venido Teresa, igual es un postre.

Aspirantes, en este reto vais a cocinar un plato libre

en 45 minutos.

Ah, es libre. Pero con una condición.

Debéis utilizar, al menos, cuatro técnicas de cocina.

Vale, vamos a pensar. ¿Y quién va a decidir

qué cuatro técnicas se emplea obligatoriamente?

Luna. ¡La excluida! ¡Luna!

(Aplausos)

Vamos a ver de qué técnicas hablamos.

Osmotizar. Bien...

-¿Qué? Adobar. Alta presión.

Vapor. Nitrogenar.

Escabechar.

Emulsionar. Confitar.

Prensar.

Escalfar. Flambear.

Y baja temperatura. (IRÓNICA) Precioso...

(SUSURRA) Luna, nitrógeno...

-¿A quién? ¿A todos? -A todos lo mismo.

El próximo que hable y le diga a Luna

lo que tiene que hacer, bajará aquí. ¿Entendido?

Luna, tienes que repartir.

Cuatro a cada pareja. Ah, cuatro a cada pareja.

-Osmotizar, no tengo ni idea.

Seguramente la Tere sabe.

-Venga, os gusta osmotizar.

-Flambear. -También.

-Prensar. Prensar.

-Sacaremos un juguito. -No te guíes por amiguismo,

que mira dónde estás.

Adobar. Adobar.

Pues mira, no. Vamos a cambiar. Nitrogenar.

Por flambear. -Vaya.

-Gracias, Luna.

-Tiene que poner técnicas que no peguen

para que sea difícil. No insistas, Teresa.

Escabechar. -Venga.

-Alta presión. Alta presión.

¿Qué más? Eh...

Confitar. Confitar.

La última. Escalfar.

Que parece fácil pero igual no les sale bien.

Siguiente pareja y última. Venga, que aproveche.

¿Qué les dejas a Alberto y Sara Lúa?

Flambear. Muy bien.

Más. Baja temperatura.

Es una señal para este hombre, que la suba de vez en cuando.

Qué bueno eso. Haberle dado alta presión.

Claro. (RÍEN)

(LUNA) Alta presión es la que me pone él a mí.

Emulsionar.

Importante. -Emulsionar.

-Con la rubia, no con la morena.

-Rubia de bote. -Y al vapor.

-Va a por Alberto, lo sabe hacer en el horno.

Luna, ¿se lo querías poner fácil o difícil?

Si no sabe lo que ha puesto... -¿Perdona?

(RÍE) (LUNA) Espérate un momento.

La alta presión se la pongo por hablar.

De baja temperatura vamos a subir a alta presión.

Yo te lo dije, yo te lo dije...

Necesitas un poquito más de calor. Eso.

Vapor y presión, como una locomotora.

A Alberto le he dado las calentitas,

a ver si se me calienta poquito más la cosa

porque, vamos a ver, más señales no le puedo dar.

Como os hemos anunciado, tendréis que hacer un plato libre.

Además de los 45 minutos para cocinar,

contáis con otros tres para entrar al supermercado

a elegir los ingredientes. Lo haréis en pareja

y debéis poneros de acuerdo sobre los ingredientes.

El tiempo comienza en tres, dos, uno...

Adelante. ¡Vamos!

-No os olvidéis nada. -Ay, chiquillos, venga.

Venga, suerte. -A ver, Ana.

-Andy, primero, escalfar: huevo. -Huevo.

-¡Tienen tiempo, relajen! No, de tiempo no tienen nada.

-¿Lo hacemos con rape? -No, con las gambas rojas.

-No sé yo...

-Sara, Sara. Espárragos.

-Las alcachofas, a baja temperatura.

Eso es.

-Venga, Alberto.

-Pedro Ximénez y Oporto, para las carrilleras.

-Andy, hay que repasar las... -Sí, vamos a ello.

-...las cocciones. -No me gusta estar aquí.

Nueve, ocho,...

Siete. ...siete, seis,...

Venga, va. -Suerte, chicos.

...cinco, cuatro,

tres, dos...

¡A cocinas! (LUNA) ¡Vamos, chicos, vamos!

-¡Corre, vamos! -Empezamos con los aguacates, ¿no?

-Empezamos con el producto principal, yo creo.

-Venga, va.

-Voy a por la máquina al vacío. -Fenomenal.

-Lo más preocupante es que tenga sentido el plato.

-Carabineros.

¿Qué van a hacer estas? -No lo sé,

la verdad.

-¿Qué están haciendo?

-¿Seguro que va así? -Sí.

(IVÁN) ¿Sabéis que ese rollo es el de prensado en frío?

-Pensaba que era prensar hasta que sale la sustancia.

-Ya, ya. ¿Pero es eso?

Es una prensadora, no es una licuadora.

-Voy a meter más puerro y alguna zanahoria más.

-Me pongo con el pan. -Vale.

-Va a hacer pan bao, por el vapor.

-A ver cómo le sale. -A ver cómo le queda, lo practicó.

-Con esto voy bien, he tardado menos de lo que pensaba.

-Perfecto. -Venga, panadero, vamos.

Venga. -Venga.

-¿Qué tal, Ana? -Bien.

-Eso es.

Ahí, perfecto. -Vale.

-¿Se harán a baja temperatura? -Sí, en 30 minutos las tenemos.

-Vamos, Andy, que vas bien, venga.

-Las metemos en la bolsa ya. -Voy yo.

-Mira los carabineros,

lo que tienen en la cabeza,

quiero cuatro para casa.

¡Vamos, exprime ahí!

(RÍE) ¡Plin!

Con lo bonita que era la blusa. -Ya te digo.

Fijaos en Teresa y Sonsoles.

Tienen carabineros, aguacate,

melón, naranjas,

limones... Buenísimo.

Se han complicado con esos ingredientes,

hay que ser muy virtuoso para combinarlo bien.

¿Y las técnicas que tienen que utilizar?

¿Esto qué es? -Es limón. ¿Te va bien?

Con eso tienes suficiente, ¿no? -Sí, suficiente.

Eso para mí no es adobar, es marinar.

Adobar se utiliza para algo que luego vas a guisar, a cocinar,

o en una fritura.

Y un marinado puedes comerlo sin cocinar.

En una prueba de eliminación, haría un cazón en adobo

con rape, por ejemplo.

El aguacate, buenísimo.

Venga, dale.

(LUNA) Venga, mis chicos.

-Vamos a hacer un pan bao de carrillera.

Al vapor vamos a hacer el mismo pan.

A presión, la carrillera.

Vamos a flambear unas cebollas rojas

con un poco de coñac.

Y para finalizar, una salsita emulsionada.

Alberto y Sara Lúa, están cociendo unas carrilleras

en la olla exprés. Fenomenal. Está aplicada

con mucha lógica. Con cabeciña.

-Andy, mira la temperatura. -Sí.

-Está con la baja temperatura. -Ya está.

Ya tiene la baja temperatura.

-Para practicar la ósmosis, vamos a meterlo en la máquina de vacío.

-¿Y los carabineros? ¿En la bolsa? -Sí, están dentro de la bolsa,

pelados con el jugo de las cabezas.

-Vamos a hacer alcachofas en dos texturas.

-¡Vamos, Andy!

-Unas van a ir en cremita y otras a baja temperatura,

que las vamos a cocinar en el Roner.

(Ruido de fondo)

-Ah, qué susto. Conocemos las cuatro técnicas.

Exceptuando la baja temperatura, cada uno las puede hacer en casa.

-Perfecto. ¡Sonso! -¿Qué?

-Lo tenemos. Aquí tenemos ya dos técnicas.

Venga, listo.

-Tenemos que rehogar lo del escabeche.

-Vamos a ello.

-Esto ya está aquí caramelizando. -Perfecto.

-En el último momento, le metemos ahí.

-Bolas de melón y las osmotizamos con algo.

-No sé qué va a hacer. No entiendo nada.

-¿Melón con qué? -Melón con...

-Con las cabezas de las gambas. -Venga, pues va.

-¿Esto para qué era? -No lo sé.

-¿Cuántas bolitas de melón has puesto?

-No sé, son para decorar. -¿Y esto?

-Que sí, que sí, Tere. -Ah, vale.

-He sacado la cabeza para osmotizar esto.

-No me gusta nada discutir, estoy dejando que el peso

lo lleve Sonsoles porque lo va a hacer muy bien y le hace ilusión.

¿Has puesto los fuegos de carabineros también?

-Sí. -¿También?

-Sí.

¿Os cuento qué es la ósmosis? Claro.

Al mezclar dos ingredientes en una bolsa de vacío,

se van a equiparar

Si pones una manzana con un aceite,

el aceite intentará impregnar la manzana

y que toda la bolsa contenga la misma cantidad de aceite.

Quedará impregnado ese producto con el aceite.

Luna, ¿te interesa lo que estamos hablando?

¿Estás tomando nota? ¿Te cambio el sitio?

Perdón, perdón... ¿Quieres estar con nosotros?

No, no. -Se aprende mucho escuchándoles.

-Sí, sí, sí.

-Lo que hace Sara Lúa,

¿qué es? -Emulsionar.

-Eso qué es. -Cuando juntas un aceite

con un vinagre y lo bates junto y lo emulsionas

para que coja sabor. Mayonesa,

empiezas a echar el aceite y emulsiona.

-¿No se dice "batir"? -No.

-Ligar, emulsionar es ligar.

-Nos falta el huevito. -Tenemos casi todo.

Vamos a colarlo. -Que no se nos olvide eso.

-Eso, en el último momento.

-¿Qué has prensado? ¿Limón? -Fresas.

-¿Fresa? -Fresa.

-¿Esto es el resto de antes?

-Se nos olvidó la nata. -¿Y qué hacemos?

-Las trituramos y hacemos un purecito.

Aspirantes, últimos 30 minutos.

Sonsoles... ¿Cómo vais?

-Pues ahí estamos, hemos adobado melón.

-¿Melón adobado? -Bueno...

-No, no. Es osmotizado.

-Ah. Vale.

Hemos adobado los carabineros con soja,

el jugo de las cabezas, zumo de naranja y limón prensado...

Lo tenemos ahí cinco minutos.

Lo queremos sacar y darle un golpe en la sartén.

Estamos haciendo un helado de aguacate y lo que tengo dudas

es si poner el melón osmotizado

con el jugo de las cabezas de los carabineros. Lo probaré

y si va bien lo pongo y si no va bien no.

¿Lo has hecho tú todo?

No, no. Juntas, las dos. ¿No creéis que habéis arriesgado

demasiado teniendo ese delantal? Seguramente.

-Seguramente, pero también teníamos que arriesgar un poco

para que se vea... ¿No?

-No escucho nada, me estoy poniendo de los nervios.

-Intenté hacer un helado de aguacate

y Jordi me dijo que... Bueno, a ver...

Yo vengo a daros muchos ánimos. Genial.

-Espera, espera. Hay que calentarlo. ¡Uh!

¡Guau!

¡Uh! ¡Ole!

Ya está, ya está.

(TERESA) ¡Mira, sabe encender una llama y todo!

¿No quería que le subiera la temperatura?

Se la ha subido... (LUNA) ¡Si sabe hacer fuego!

¡El Alberto...!

Luna, "oh, my God".

"Oh, my God". ¡Me acabo de enamorar!

-Cuidado con el flequillo.

-Ha estado a punto...

Está flambeado. -Listo. Apaga el fuego y ya está.

-¡Muy bien, Alberto!

La llama del amor. (LUNA) La llama, la llama...

Pero te voy a decir una cosa,

a lo mejor no es por ti, es por Sara Lúa.

Ay, no. Por favor. Ya más, no.

-Vamos a asegurar un helado de frutos rojos...

-Vale, pero primero vamos a hacer este.

-De aceite más que vinagre, ¿no? -El aceite...

Vale. De vinagre, la mitad que el aceite.

-Mira la química de Quimicefa.

-¡Mira qué chulo! -¡Bravo!

-¡Venga, venga! ¡Vamos!

-Igual no sale el helado. -Confía, tía.

-Sonso, estás guapísima con esas gafas.

-Dame, que le doy un poco.

Esto no sale, ¿eh?

-¿Eso no se puede hacer en una batidora?

Lo pongo en la batidora. Vamos a hacer los frutos rojos.

-En la batidora no. -¿Por qué?

-Ahora hacemos los frutos rojos, pero dale más.

-Con cuidado. -No os queméis.

-Voy montando el timbal de ensalada,

para que solo sea emplatar eso. -Vale.

Confitar, escalfar, escabechar y baja temperatura. Andy.

Chef, ¿qué tal? Queremos saber...

Sí. ...cómo has aplicado las técnicas?

Estamos escabechando unas...

-Estamos escabechando unas verduritas.

Es el profesional de escabechar. Lo haría con la mitad

de los que están arriba. (TERESA) Bien, bien.

-Una buena escabechina, sí.

Estamos escabechando zanahoria y cebolletas.

Estamos haciendo un escabeche.

Va a ser tipo guarnición.

-Las verduras irán en una salsa de alcachofa

que pondremos de fondo. -¿Qué es eso?

-Una salsa de alcachofa.

-¡El color es horroroso! Ya te lo digo.

Tiene un color chungo. El olor es un poco...

-Va a estar pincelado únicamente. Pincelado.

Solo un pincelito.

La crema de alcachofas, bien suave de sabor,

la vamos a pincelar. Os compenetráis,

decís las mismas tonterías. Si no, no la ponemos.

¿A qué corresponde la alcachofa en estas técnicas?

La estamos haciendo a baja temperatura en el Roner.

Estoy poniendo cara de protesta, pero no voy a decir nada.

Patatita confitada... Eso me está sonando más.

Por último, un huevo escalfado.

-Un huevito escalfado. ¿Cómo lo ves?

(TERESA RÍE) -Teresa...

-Me llama la atención los ingredientes que cogen

para las técnicas que tienen que hacer.

Y yo, no vamos a ayudar tanto.

Suerte, pareja. Gracias.

-Sonso, lo tenéis ya.

Vamos, Teresa, que ya lo tenéis.

-Emplatamos, sí. -Bien.

-Estoy nervioso, tío. -Ya.

Vente conmigo, Teresa.

Vamos a dar un librito. ¿Un librito?

¡Un libraco! Es "La Biblia".

"La Biblia de MasterChef", me encanta.

Vamos a lo grande.

Cuando baja el pivotito, podemos abrirla.

¿Cómo va la pareja del momento? Muy bien.

¿Y qué hacemos al vapor? Un pan bao.

-Un pan bao. ¿Y a la alta presión?

(AMBOS) Carrilleras. Bien.

¿Qué hemos flambeado con este fuego...?

Cebolla flambeada. Ah.

No me imaginé que Alberto tuviera ese fuego.

Era por ella. Que pudiera ser tan ardiente.

Eran las llamas del amor. Es tan frío...

No. No soy frío en verdad,

se me ha de conocer... -No sé si frío,

pero es monísimo. Teresa, por favor...

No, no, no digo nada.

¿Qué hemos emulsionado? Hemos hecho una salsa.

No sé si habéis triturado o emulsionado.

Emulsionar es algo con más cuerpo, pero aún así, vale.

Como veo que no tenéis claras las técnicas,

Alberto, fíjate lo que te traigo:

"La Biblia de MasterChef".

Contiene todas las técnicas habidas y por haber,

elaboraciones fundamentales para cocinar,

desde hacer una bechamel, una emulsión,

una crema pastelera, lubina a la sal

y muchísimas otras recetas que tú no conoces.

Así que, Alberto, disfrútalo.

Gracias, aprenderemos. Por si no nos vemos más.

Te iba a decir con Sara Lúa,

pero como sé que estudias más con Ana, ¿verdad?

Sí, con Ana estudio. Compártelo con ella.

Lo compartiremos. Suerte.

Gracias. -Esto está ya.

La quito y la... -Troceamos.

(TERESA) Luna, amiga.

Tu niño lo está haciendo muy bien. Yo creo que se salva.

-¿Sí? Pues me alegro? Qué mal lo estoy pasando.

-Quema, ¿eh?

-Está buenísima. -Sí.

(PREGUNTA EN INGLÉS)

-Sí, "superhappy", una cosa...

-Prueba esto, lo pongo o no lo pongo.

-No.

Para mí no va. Sonsoles, decide tú.

-Vamos, que queda poco, chicos.

Acelerando. Vamos.

-Guay.

Pepinillo. -Pepinillo.

-Un poquito de carne. -Ponemos la carne.

-Tía, necesitamos una vinagreta o algo, una salsa...

Dame las bolitas, las voy a poner.

-Pero deja el aguacate.

-Carne, y ahora lo decoramos... -Y la salsa.

Y luego brote y cebolla roja.

-¿Qué tal está? ¿Lo has probado? -Sí, muy rica.

-Yo creo que esta le va bien. -¿Pero no va a ser

mucha mezcla de sabores? -Bueno, pues ya está, listo.

Vamos, Anita, vamos, vamos.

Vais bien todos, pero...

Tenemos un profesor de inglés y estamos mejorando.

(TERESA) Ah, ¿sí?

Michael, "hello".

"Hi". Quiere una clase de inglés.

Sí, por favor. Pronuncio falta, tengo un inglés de Gibraltar.

(RÍE)

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

¡Oh, perdón! ¡Último minuto!

(RÍE)

Aspirantes, último minuto.

(LUNA) ¡Vamos, chiquillos, venga!

-¿Dónde pongo el huevo? -Aquí.

-Que no le rompa ahora.

-Con cuidado, ¿eh? -Ya está, ya está.

-¿El helado lo metemos en la batidora?

-Sí.

-Tío, tiene muy buena pinta. -Sí.

-A ver qué tal.

-Comprueba que están las cocciones.

-Baja temperatura, confitado, escalfado y escabechado.

Diez,

nueve, ocho,

siete, seis,

cinco,

cuatro, tres,

dos, uno.

Tiempo. Manos arriba.

(IVÁN) Venga, chicos.

(LUNA) Ay, madre mía. Yo, pánico.

Pánico porque tengo una sola oportunidad.

Voy a demostrar que puedo. Voy a demostrar

que la loca del toto no está tan loca.

Aspirantes, el tiempo del primer cocinado

ha terminado y antes de catar vuestros platos,

vamos a despedir a Teresa. ¡No!

Muchas gracias por venir.

A vosotros. Es un placer verte.

Un placer. Es tu casa, vuelve cuando quieras.

Gracias, Teresa.

¡Ay!

(TERESA) Me libro del drama. Suerte, Luna.

-Guapa.

-Suerte a todos. (LUNA) Gracias.

-Me ha encantado venir. Encantada de volver a estar aquí,

y de vivir otra vez todos estos recuerdos y emociones.

Así que hasta la próxima.

Ahora sí, empieza la cata.

Alberto y Sara Lúa, sois los primeros. Adelante.

Vamos.

-Vamos.

Alberto, Sara Lúa, nombre de vuestro plato.

(AMBOS) Carribao. ¿Y cómo está hecho?

(ALBERTO) Hemos hecho un pan al vapor,

después, unas carrilleras... (SARA) Llevan soja, brandy,

vino tinto, verduras de fondo, mantequilla...

Es decir, el bao al vapor.

(AMBOS) Sí, el pan bao, al vapor. La carrillera,

a presión. Hemos flambeado cebollas.

Y luego hemos emulsionado una salsa.

¿Y la emulsión vuestra cómo ha sido?

(SARA) Genial. (ALBERTO) Bien, ¿no?

-Sí, muy bien. ¿Os habéis integrado?

Sí. Nos hemos repartido... -Las tareas.

-Yo he estado a gusto. -Yo también.

El sabor nos ha parecido rico.

Alberto está a gusto con todas. Sí, todos los palos.

Toca todos los palos.

Al final no va a ser ni Ana ni Luna,

va a ser Sara Lúa. La quiero mucho.

Caray.

Es un buen ejemplo

de lo que había que hacer en esta prueba.

Primero, trabajar bien en pareja. Lo habéis hecho.

Segundo, entender las técnicas y aplicarlas con criterio.

Y lo más importante, tercero, que la elaboración tenga sentido

y esté muy rica. Éxito cumplido.

(Aplausos)

Luna, ¿te pones contenta? Mucho, sí.

Bueno... La verdad es

que no debería ponerme contenta.

-Primera vez que cocinamos juntos, encantado.

¿También te va? Un descubrimiento nuevo.

A ver si me descubre a mí pronto, en la cocina.

En fin, hay un buen trabajo, las técnicas están

bastante bien aplicadas. Podíamos haber reducido la salsa,

que pierda un poco ese sabor a vino,

por ponerme tiquismiquis para que brilléis

con el diez absoluto. Por lo demás, buen trabajo.

Gracias. -Muchas gracias.

-Bravo, mis niños.

Lo importante es que no habéis ido a lo fácil.

Me gusta que arriesguéis con cabeza.

Sara Lúa, Picaflor, delante de cocinas.

Casanova. -Gracias.

Llevo varias semanas con valoraciones negativas,

por fin una valoración positiva.

-Te da fuerzas, cariño.

-Tenía unas ganas de escuchar algo bueno de los tres...

Nombre del plato. El plato se llama

Cuatro técnicas vegetarianas.

¿Por qué vegetariano teniendo esas maravillas?

Desde un primer momento hemos decidido que íbamos a hacer

cosas con verduras. Estamos en eliminación,

queríamos asegurar y hemos pensado

que se haría antes que algo de carne.

-Las técnicas son unas patatas confitadas,

alcachofas a baja temperatura, huevo escalfado

y unas verduras escabechadas. El derrape del centro,

¿de quién es? Queríamos hacer crema de alcachofas

para que hubiese un punto de conexión entre todo,

pero se nos olvidó... -La nata.

¿Sabes cuál es la mejor crema de alcachofas?

La que haces solo con alcachofas.

Por eso hemos puesto eso. Vamos a verlo.

Quiero probar esa alcachofita a baja temperatura.

Bueno...

No está mal. Un puré de alcachofa que no me interesa.

Yo habría puesto una buena cucharada

y no ese poquito disimulando. Patata confitada, acierto,

y las verduras, escabechadas.

Muy dispersito.

Muy para buscar el aprobado, para asegurar.

Nada más. Sí, chef.

Quiero ver lo positivo.

Jolín, hay un plato fino.

Hay un plato que ves las cuatro técnicas y está ahí.

Y esa cosa pretenciosa de Andy que has sabido aplicar.

Gracias. Si te sujetas un poquito

ese impulso que a veces das y te pegas tortazos de cuidado,

a lo mejor es el camino que debes encontrar.

El de la sencillez. Esta pareja funciona también.

Estoy muy de parejas hoy. A lo mejor...

-A lo mejor sí.

¿Es mejor pareja Andy que Luna?

A mí me gusta más trabajar con Andy

porque es más tranquilo, más centrado y conmigo

va mejor la cosa. Pero Luna, para todo lo demás,

fuera de cocinas, me la llevo...

Todo el mundo quiere a Luna fuera de cocinas.

¿Y Alberto? Se te ha colado un polluelo

en el gallinero. No es gallo, es polluelo.

¿Andy? Sí.

Un picantón... Hacen buena pareja

en cocinas. Eso sí.

-Más que tú con Ana.

-Yo estoy con Sara Lúa ahora... Oh...

Desde luego, Luna...

Eres la excluida en toda regla. Ya, mira...

Ya para casa, porque ya yo...

A ver si me quedo más tranquilo,

¿alguien del plató hubiese elegido a Luna?

¿Michael, Juana, José Mari?

Yo por buena persona sí, y por buen corazón.

-¡No! ¡Mira, Juana...! Todos la tienen por buena persona,

pero no la cogen para cocinar.

Es que se pone muy alterada.

-Si estos chiquillos se atreviesen

a meterse conmigo en la cocina,

podrían aprender muchísimo.

Pero no quieren, les doy miedo. Pues nada.

Ana, Andy, delante de cocinas. (AMBOS) Gracias.

-Polluelo, abogado...

(Aplausos)

(SILBA) Polluelo.

(IMITA A UN PÁJARO)

-José Mari, ya está bien, oye. Te gusta a ti que te ofendan.

Tú también... Oye, no me gusta.

Iván me parece una persona muy chula, muy prepotente,

muy arrogante, con el ego muy subido.

Se cree buen compañero pero me da la sensación

que haría cualquier cosa por ganar y pisaría a cualquiera.

En la prueba anterior lo hacías mejor, Sonsoles.

Teresa, Sonsoles, nombre de vuestro plato.

Le hemos puesto Cuatro en uno, cuatro técnicas en un plato.

Hemos cogido el producto principal, el carabinero, y lo hemos adobado

con pimentón rojo, jengibre, con soja, aceite,

con naranja y limón... Y ahí utilizáis el prensado...

El extractor de jugos.

La prensa... Hay bolitas de melón osmotizadas

con el jugo de las cabezas salpimentadas.

Y la última técnica que era el nitro hemos hecho un helado de aguacate.

A simple vista, ese Cuatro en uno me hubiese gustado

que fuese un "dos en uno": dos personas en un mismo cocinado.

Habéis estado cada una a su bola.

Sonsoles... perdona, Teresa, le veo la cara de no, de entrada.

Con Iván me dijisteis que no me mostraba y que parecía

que estaba escondida y, ahora, con Teresa...

Confundes el hecho de trabajar mucho, con que no trabajar juntas.

A ver, como siempre decís que yo soy muy mandona

y ella no manda, hoy, la he dejado que llevase este equipo de dos.

Desde aquí, a mí me ha parecido otra cosa.

Pero bueno... Quiero probar, a ver si sorprende.

Estéticamente y conceptualmente, no es muy apetecible.

¿Es un helado? No. Es un...

Es una crema de aguacate. Ya, fría.

¿Le aporta el adobo algo al carabinero?

Pues yo creo que algo de sabor, el...

¿Es una materia prima a la que le va bien el adobo?

Adobar es sumergir e impregnar, ¿eso dónde va mejor?

Hay unas carnes maravillosas que las adobo

y a partir de ahí empiezo a construir con el carabinero.

Luego, impregnar u osmotizar. Jolín, hay que ser puñetero

para que la cabeza del carabinero quererla meter en un melón.

Eh... Aquí tenemos un carabinero

macerado en soja que, a parte, no ha sido cocinado.

Sí, está puesto a la plancha. Esto está crudo.

Estará poco cocinado, pero lo he puesto a la plancha.

Y un adobo sí que es importante, entiendo, cocinarlo.

Hay elementos que van a su bola

y una aplicación ilógica de las técnicas.

¿Está malo? Sí.

¿No me puede valer todo? No, no me vale.

Vale...

Teresa, Sonsoles, delante de cocinas.

Hay que seguir en la lucha. -Sí, yo voy a luchar, obvio que sí.

-Pues venga... con esa actitud te quiero ver. Arriba.

-A tope.

Bueno, vamos a deliberar para decidir qué aspirantes

se juegan el segundo cocinado.

¿Vamos? Vale...

Aspirantes, estamos en el final de la sexta semana,

entrando en el ecuador; a estas alturas deberíais conocer

y dominar las técnicas culinarias que os ha asignado Luna.

Ay... Dios. Ha habido dos parejas

que han concluido esta primera fase con éxito.

Se han entendido bien con el compañero

y el resultado les ha acompañado.

La primera pareja es la formada por...

Alberto y Sara Lúa.

Felicidades a los dos. (ALBERTO) Gracias.

-Felicidades. Habéis sido rápidos al pensar

qué plato hacer para incorporar esas cuatro técnicas

que os adjudicó Luna, era una buena idea y la ejecución

bastante correcta. (AMBOS) Gracias.

La segunda pareja es la formada por...

Ana y Andy.

Habéis sido la pareja que ha cocinado más compenetrada.

La comunicación ha fluido entre vosotros desde el principio

y eso se nota en el plato.

Bien resuelto y las técnicas bien aplicadas.

(AMBOS) Gracias. Podéis subir a la galería

con los delantales blancos. ¡Enhorabuena!

Hemos subido supercontentos y con...

Mucha energía positiva que, yo creo, nos hacía falta a los dos.

O sea, que contentos. -Te quitas presión.

Como un descanso de cuerpo... -Total.

Teresa, Sonsoles, en vuestro trabajo hubo falta de comunicación

cada una iba por su lado.

Habéis aplicado mal las técnicas, habéis hecho un plato sin sentido.

Muchas ideas, pero... se ve muy poco trabajo.

Y el trabajo que hay... mal resuelto.

Por eso os vais a jugar la eliminación

en un cocinado individual a tres.

Os va a acompañar en esta última fase Luna.

Así que Luna, por favor, acércate a tus compañeras.

Venga, Lunita.

Luna, ¿con quién querías jugarte este cocinado?

A lo mejor con Sonso, porque el otro día cociné con ella

y la vi atacada de los nervios, nerviosa...

Asequible. Puede ser asequible.

¿Quién más? Mira, ¿sabes qué te digo?

En realidad, Andy. ¿Es flojo también?

Andy lee mucho, pero lo que viene ser

practicar, meterse con las manos en la masa...

Poco lo he visto yo. ¿Y por qué no has hecho

la pareja de Sonsoles y Andy? Porque no sé hacer parejas yo.

(TODOS RÍEN)

-No os lo creáis todo, que lo tiene muy pensado.

-No, de eso nada, Sonso, ¿ves? Por eso no me fío de ella.

No me conoce. -¿Ves como salen las cositas?

-No me conoce. -Dime.

-Alberto, ¿te importaría que se fuera Luna?

-Me importaría, quiero no que no se vaya.

-Si fuera Sonsoles... -Antes que Sonsoles, Teresa.

(JUANA) Yo también. -Mi orden es ese.

Aspirantes, como hemos visto que aún no domináis las técnicas,

vamos a seguir profundizando. Ay, Dios...

Ahora tenéis que poner en práctica técnicas más complejas

y sofisticadas. (MICHAEL) Oh, my God...

(LUNA) Muy nerviosa y muy atacada y eso es lo que a mí

me preocupa, o sea, a mí no me preocupan ellas, me preocupo yo.

En este cocinado tenéis que...

Ahumar. ¡Ostras!

Gelificar.

Marinar. ¿Marinar...?

-Gasificar... (LUNA) ¿Qué...?

-Madre mía... Gasificar.

Eso es algo como con gas.

Contáis con 45 minutos para elaborar vuestros platos

y tres más para hacer la compra en el súper.

Recordad todo lo que necesitáis para incorporar

estas cuatro técnicas. Sí, chef...

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡ya!

(TODOS ANIMAN A LAS ASPIRANTES)

Vaya prueba de histeria, tío, cada vez se pone más difíci.

(LUNA) Albahaca...

Gelatina...

¿Dónde hay gelatina? -Se escucha a Luna por abajo.

-Ya, es que Luna está muy agobiada.

¿Cuántas van a coger? Luna, relájate un poco, ¿vale?

Anda, vamos, Luna...

(JUANA) Es que hay que fastidiarse con Luna.

(IRÓNICO) Qué raro que grite.

-No sé qué hacer con los huevos, pero me los llevo.

(GOLPES AL CAER OBJETOS) Ay, perdón.

Tres, dos...

Uno... ¡tiempo, a cocinas!

¡Vamos, chicas! (TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA)

(LUNA) ¡Se me han olvidado un montón de cosas!

Vale, eh... Esto... para marinar.

En 45 minutos... cuatro técnicas

que hay que tener maña para aplicarlas.

Hay que tener la idea muy clara

de lo que quieres para no perderte. Veo a Sonsoles bloqueada.

A Luna, más o menos, tirando y a Teresa...

Un poquito despistada.

Tienes ahumar, gelificar, marinar y gasificar.

Por ejemplo, haces una carne que puedes ahumar.

Un secreto de cerdo. Sí.

También lo puedes marinar con soja. Ya tengo ahumar y marinar.

Lo voy a meter... -Luna lo está picando todo...

-Otro ajo le voy a echar.

Después tienes gelificar y gasificar,

¿con qué puedo acompañar el cerdo con texturas de manzana?

Hago un licuado de manzana y lo gelifico con agar

y hago una compota de manzana... Un dado de manzana,

el licuado de manzana en un sifón y lo gasifico

recordando a la sidra de manzana, hecho.

(MICHAEL) Tere, muy bien.

Voy a intentar marinar unas pechugas de codorniz,

una espuma de parmesano y, luego, haré un gel...

No sé con manzana o con naranja o algo así...

Eh... estoy muy nerviosa y no tengo las ideas claras.

¡Sonso, ¿lo llevas bien?! ¿Cómo vas?

-Venga, Sonso... -Sonso, no pasa nada.

¡Qué rico el quesito! -Luna, tú puedes.

(ALBERTO IMITA A JUANA) ¡Luna!

-Ese corte ahí, muy bien. -Bien de parmesano que me gusta.

-Que digo yo, ¿va a hacer bizcocho?

-Yo habría pensado otra cosa, si estoy abajo no caigo en eso.

-Ya te cierras. -¡Venga, Tere!

-Joder... está muy nerviosa, espero que le salga bien.

-¿Qué es eso?

-Menudo pechugón. -Es pato...

(MICHAEL) ¡Oh, Tere! ¡Bárbara!

-Muy bien, Tere. -Ole, Tere.

-Qué chulo... (TODOS ANIMAN A TERE)

-Ya le ha subido el ánimo. -Ahora, falta Sonso, arriba, venga.

Vas bien, Sonsoles, vas muy bien.

-No tengo ni idea de cómo se utiliza esto.

-Mira qué chulo... -Vamos, Sonso.

(TODOS ANIMAN A SONSOLES)

-¡Muy bien! -¡Vamos, campeona!

-Luna, me encanta el color, va a quedar superbonito.

-A tope, que como te vayas Alberto se va a poner triste.

-No te oye, está bloqueada. -Venga, vamos.

-Es más difícil esta que la otra. -Hombre, mucho más.

No hay color. -He cambiado de idea,

voy a utilizar la pechuga de pato ahumada.

Voy a hacer un bizcocho de sifón de naranja

para acompañarlo y voy a intentar,

luego, hacer unas esferas de frutos rojos.

-Huele superbién a queso.

-Qué bien huele esto, está hirviendo ya.

-¡Vamos, Luna!

-Tienes ahí la varilla, Sonso. -Venga, chicos.

-¡Mira, es cierto! Son tres chicas, no me había dado cuenta.

-Hombre, claro. -¡Ánimo, Tere!

-Tranquila, Tere, tranquila.

-No tiene nada encendido Teresa, no tiene ningún fuego.

Ay, Sonsoles... que te pillo haciendo tus cositas.

¿Qué estamos haciendo ahí? Un bizcocho de sifón

para acompañar al pato que he ahumado y meterlo en el micro.

¿Qué más estamos haciendo? Veo algo ahí con grumos.

Sí, en teoría, espuma de parmesano. Es una infusión con parmesano.

No, una infusión no... para hacer la espuma

de parmesano. Para hacer la espuma

hay una parte de infusión. Sí, con nata y leche.

Pues una infusión.

¿Sería gasificar si lo meto en un sifón?

¿Sabes qué vamos hacer? No te voy a decir nada más

porque te veo un poco nerviosa y, por tanto...

¡Ah... ah! Gracias, Jordi.

Adiós... se ha ido, me ha dejado a medias.

Ha dejado a Jordi ahí tirado. -Venga, hasta luego.

-¿Y los vasos de plástico?

-¿Eso es gelatina? -Sí...

-Muy bien, Luni. (TODOS ANIMAN A LUNA)

-Lo ponemos aquí...

Y esto... venga, gelifícame, bonita.

(CANTA) # Me ha dejado, no me quiere... #

¿Qué buscas, Sonsoles?

El vaso de papel o plástico para un bizcocho de sifón.

¿No tienes vasos de plástico? ¿Estos?

¿Ves lo que te digo de estar nerviosa?

Mucho. Céntrate, relájate...

Respira, lo tienes todo a mano, lo tienes bien.

¿Ha puesto las cargas? -No lo sé.

Relájate... No he metido ni la carga.

Fíjate, cómo es el nivel... Suerte, Sonsoles, me voy.

-Tranqui, Sonso. -Tranquila...

-Tranquila. -Si te relajas, te va mejor.

(JUANA RÍE)

-Qué consejo... (TODOS RÍEN)

-Está muy bueno.

¿Qué dice Teresa?

Ay, Pepe... Te veo atacada, ¿qué pasa?

Pues no sé... Veo muchas cosas y todo crudo.

No... tengo el bizcocho hecho.

Bien... bizcocho microondas. ¿Vale? Bizcocho...

Voy a... Solomillo.

Solomillo, lo paso por la plancha y lo voy a ahumar con coñac e hierbas.

Dos técnicas. Después, voy a hacer con agar-agar

un poco de gelificación... Que tenga sentido no gelificar

por gelificar. Lo he hecho con pimienta

que le va muy bien al solomillo. Y yo creo que me falta el marinado.

A ver qué marino. Pues, eh...

Algo que tenga sentido. Unos calabacines con vino blanco.

Suerte... Gracias, Pepe, venga.

Vamos a marinarlo... Uf, qué perdida.

¿Qué tal el bizcocho, Sonso?

-El bizcocho bien, pero el marinado me trae por la calle de la amargura.

-Que no, venga, es fácil. -Entonces, para, piénsalo bien

y lo hacéis bien, las tres.

Si vas a organizar una cena

con amigos y no sabes dónde, no des más vueltas,

en el restaruante MasterChef, en Madrid.

El primer restaurante MasterChef del mundo, podrás compartir

una experiencia gastronómica única y recordar los platos míticos

que se han elaborado en estas cocinas.

Además, conocer a algunos de los exaspirantes.

Si necesitas más información, la puedes encontrar

en restarurantemasterchef.com y en nuestras redes sociales.

¡Me da mucho miedo! -¡No tengas miedo!

-¡Venga! -Luna, tranquila.

Luna... ay, madre... Ay, madre...

Por favor, ayúdame un momento... ¿Te hago el plato? ¿Me meto...?

No, pero esto... ¿es así? Vamos.

Sí, hay que tumbarlo para hacerlo. Luna, ¿cómo vas?

¡Ah! ¡Ay...!

Me lo explicó Alberto en su día pero no me acuerdo yo muy bien...

-Todo el rato hablando...

-Mira, aquí está la carne que voy a hacer,

igual hago un... Técnica marinar.

Marinar... marinar, claro. Muy bien. ¿Gelificar?

Está en la nevera. Está hecho, muy bien.

Sí, con agar-agar.

Gasificar aquí... Sí.

¿Y qué has puesto aquí dentro?

Aquí he hecho una espuma de parmesano.

Vale... Le viene fenomenal a la carne.

Bueno... ¿y ahumar?

Voy a hacer esto y cuando esté ya marinado

lo voy a cocinar y, después, le doy el toque ahumado con...

Con la pipa. -Sigue haciendo cosas.

-Con la pipa...

¿Cómo ves que tus compañeros te hayan dejado la última?

Fatal. ¿Si puedes te vas a vengar?

Ay, no sé... les tengo cariño. Les tienes cariño,

pero mira el cariño que te tienen. Algo haré.

El cariño que te tienen a ti. Ya lo sé, algo haré, seguro.

-Luna, sin parar. Te dejo que no vas a acabar.

Suerte, Luna. Gracias, mi vida.

-¡Luna... a tope, venga! Quiero verte mover el...

Moverte. (TODOS RÍEN)

-¿Qué va a hacer? -Está marinando la manzana.

Está marinando la manzana con frambuesas, mira.

-No mires así... -Eso no es marinar.

-Se me cuelan las hierbas. -Fenomenal, fenomenal, Tere.

-Qué buena esa gelatina. -Qué rico... huele riquísimo.

-¡Ole...! -¡Bien, bien!

-El día que tenga que hacer esto, muero... eso sí o sí.

Qué hábitos tenemos buenos en los restaurantes que hay un bol

con muchas cucharas y las utilizamos para lo que sea...

Y al fregadero. Cuando veo la costumbre, muy de casa,

cuando cocinas para ti, de chuperretear las cucharas...

Pero cuando lo hacen para nosotros. Además, lo estamos viendo...

¿Has visto lo que he visto yo? Ha chupado la...

-Sí. -Qué horror.

-¿Me va a gelificar con tan poco? No sé.

A mí Sonsoles y Teresa me preocupan mucho, las veo derrengadas.

Aspirantes, últimos diez minutos.

(TODOS ANIMAN A LAS ASPIRANTES)

-Venga, vamos. -Muy bien, Luna.

¡Venga, Tere! Huele todo estupendo.

¡Teresa... Sonsoles, vamos!

-No encuentro nada, no encuentro nada.

Teresa es consciente de que no tiene el día,

pero Sonsoles tampoco y no se ha dado cuenta.

¡Ay, mi madre!

-Venga... -Venga, cariño.

-Serrín... ¿no es esto? Serrín.

-Va a ahumar la carne. -Cuidado, no quemes esto, Luna.

-Vale, vale, se me olvidó darle al "power".

-Cuidado con el soplete, Luna. (LUNA GRITA ASUSTADA)

¡Ay...! ¡Ya voy, ¿eh?!

El 007 parece, mira...

Bueno, por lo menos Luna que es muy loca...

(LUNA GRITA) ¡Qué fuerte, tú!

Cuando trabaja le pone locura, pero también pone alegría.

Espera, espera un momento que se me sale el humo y no mola.

-Teresa... ¿por el medio lo ha hecho?

-No lo entiendo... -Ay, ¿cómo...?

A Teresa se le ha caído el serrín, no sabe dónde quemarlo...

Va a quemar el film en vez del serrín.

Mira, mira, Tere... (TODOS ANIMAN A TERESA)

(JUANA) Bien, Tere, bien... -¡Qué fuerte, qué fuerte!

Qué fuerte... -Vamos, Luna...

Vamos, ¿ves como sabes? ¿Ves?

-Por favor, que me haya gelificado aquello.

-Tere, superbién. -Gracias...

Gracias... gracias... animadme, por favor.

(TODOS ANIMAN A TERESA) (LUNA) ¡Vamos, chiquilla, vamos!

Aspirantes, últimos cinco minutos. Luna, no pares.

-Vamos, Sonsoles, deprisa. Sonsoles... venga. Deprisa...

Va... (MICHAEL) ¡Vamos, Sonsoles!

¿Por qué corta la pieza en el plato?

-¡Va, Luna!

(ALBERTO) ¡Va...! -No sufras...

Por tu novia. (ANDY RÍE)

-Chicas, daos prisa, venga. (TODOS ANIMAN)

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA)

(IRÓNICA) Sí... ya.

(LUNA) ¡Oh... oh... ay, qué bien! ¡Ay!

Y Sonsoles nerviosa, mal... Tocando el bizcocho mil veces.

¡Ay, qué bien, que ha gelificado! ¡Mira, mira!

-Tere, qué bonito...

-¿Cuánto queda, cuánto queda? -Queda un minuto.

Como Luna no se dé prisa...

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos;

pero acabáis de entrar en el último minuto.

(TODOS ANIMAN A LAS ASPIRANTES)

-Qué bonito, Luni. -Gracias, mi vida.

Tú sí que eres bonita. Vamos a ver cómo deja Sonsoles

la cocina, pero le daría un premio de María la Cochina con tintorería.

Qué fuerte... hoy sí que he dado un gran paso, gracias, compañeros.

Por dejarme aquí sola. -Eso.

Diez, nueve, ocho...

Siete, seis, cinco...

Cuatro, tres, dos...

Uno... ¡tiempo, manos arriba!

(TODOS APLAUDEN) ¡Luna, las manos!

-Qué fuerte que he terminado.

(LUNA) Yo pienso que igual de esta salgo adelante.

Pero por los pelos, porque lo he pasado fatal en la cocina.

Pero fatal, fatal.

Aspirantes, comienza la última cata.

Sonsoles, tú serás la primera. Vale.

¿Cómo se llama tu plato? Pato...

A la naranja y frutos rojos con técnicas...

Avanzadas. Lo de las técnicas avanzadas.

Eh... el ahumado ha sido la primera vez que lo he hecho,

he ahumado el magret de pato.

En el sifón, como gasificación, he hecho un bizcocho de naranja,

lo metí al microondas 45 segundos. Muy bien.

La gelificación... he hecho un coulis de frutos rojos

con hojas de gelatina y, luego, lo que más me ha costado

ha sido el marinado. El marinado.

He cogido la manzana y no tenía muchos ingredientes,

así que lo he marinado con naranja, frutos rojos y azúcar.

No tenías suficiente en el supermercado o en tu cocina.

Madre mía, cómo está. Horrible.

¿Dónde no tenías ingredientes? En mi cabeza.

El plato es feo, muy feo. Sí, o sea...

Bueno, a priori, cuando ponemos los elementos separados

es porque los queremos destacar

para que luzcan las técnicas que utilizamos.

El gelificado es un puré, el marinado es un dado de manzana

y si te fijas... el rojo es lo marinado,

no penetra y no marina. El bizcocho está mal formulado,

cuando un bizcocho es una crema... Tenemos un problema.

¿A qué huele esto?

¿Ahumado? No, es que dices...

Ahumado... huele a naranja.

El ahumado brilla por su ausencia que era la cuarta técnica.

Hay muchos defectos en las elaboraciones,

el bizcocho de sifón está crudo.

Y la manzana una parte tiene cáscara y otra no, ves...

Ves una falta de limpieza, no solo física

haciendo y trabajando, sino de ideas.

¿Qué te ha pasado? En el primer cocinado y en este.

Bueno... uf...

Pues una mezcla de un montón de cosas:

no tener las ideas claras, de...

Hacer la compra sin cabeza, de...

No trabajar ordenado, todo lo que me habéis dicho.

Se plasma en el plato. ¿Qué pasa en una cocina?

Un plato debe reflejar el estado anímico del cocinero.

El tuyo lo refleja, te lo aseguro. Lo siento.

Dicho está, Sonsoles. Gracias, chef.

Si pudiera pedir algo, ahora mismo, sería como parar el tiempo

creo que no quiero escuchar el veredicto.

Teresa... nombre de tu plato.

No tiene que ver el nombre con el plato.

Pero le he querido poner Te quiero, torrija.

¿Te parece una torrija? No, pero estoy aquí por una torrija

y le he querido poner Te quiero, torrija.

¿Cómo lo ves? He hecho un plato

que creo que tiene un sentido, lleva el filete que lo he marinado,

primero, con mostaza y hierbas aromáticas.

Después lo he pasado por la sartén y lo he ahumado para que las hierbas

le den todo el sabor, también.

He hecho un bizcocho de curri que, también, es otra especie

que creo que le va y, finalmente, una gelatina de pimienta rosa.

Eh... el plato es durito. Sí.

También... y verte trabajar ha sido muy durito también.

Estoy muy nerviosa. No sé las vueltas que le has dado

al solomillo, no lo sé... en la sartén.

Lo ha traído cortado ya, imagínate que llega un cliente

le sacas el solomillo y tiene se cortecito ahí.

Sí... Es como si un cliente lo devuelve,

no le gusta el punto de cocción, lo aprovecho y se lo pongo a otro.

¿Entiendes? Sí.

Es lo menos malo del plato. De verdad, luego el bizcocho.

Las vueltas que le dabas... hemos sufrido también, todos.

Jo... el curri bien, la pimienta rosa también.

Oh... Es una mujer sabrosona.

Otra cosa es que no está bien compuesto el plato,

pensaba que achicharrarías el solomillo, tiene el ahumado

que no es poco; pero la gelatina no pinta nada, está tirada...

No sabías qué hacer con ella, tenías un trozo así...

No sabías si ponerlo encima como una boina, ponerlo debajo...

Muy caótica, Teresa, has trabajado muy caótica.

Decías que cuando has cocinado con Sonsoles

habías dado un paso atrás, para que ella llevase la iniciativa

y, ahora, estabas tú sola; no te podías escudar detrás de nadie.

Están las cuatro técnicas.

Pero, jolín... qué duro el plato.

(TERESA) Creo que tengo mucho que demostrar en este programa.

Y me dolería irme con un plato tan fallido.

(IVÁN) Cada semana va a ser... hostia en la cara.

-Hay que... -O cocinas o cocinas.

-¿Lo echo ya? Claro.

¿Nos quitamos...?

Uy... lo voy a poner así porque debería estar más caliente.

-Bien, Luna, bien...

Nombre del plato. Bocaditos de humo

con espuma de luna llena.

Véndenos el humo. Mira, es un...

Es... son tres trocitos de ternera que están marinados

con un montón de... de... ¡ay, Dios mío!

Estoy atacada... bueno, cogí los hierbajos que vi,

hice una gelatina de albahaca... Con tu permiso.

Sí, yo también. Vale, perfecto, que les guste.

Y, después, he hecho la espuma de parmesano.

Vamos a probar.

Tú de cuál quieres, Samantha, ¿del poco hecho

del medio o del muy hecho? ¿Cómo te gusta el punto?

A mí me gusta poquito hecho. Poco hecha.

A mí me gusta muy torrezno.

Voy a coger de este, ¿te importa? Dale, dale.

Tenía que haber puesto solo uno.

Luna, no está mal si estuviera bien.

Solomillo... lo has dicho tú, corta todos iguales.

Uno lo harás más, otro se queda medio

y otro en su punto, como está.

Haces una espuma de queso, no está mal de sabor pero no sube;

algo no has calculado bien o no lo has enfriado del todo.

Vale, vale... Bien, más o menos, está el ahumado.

Me gusta la textura de la gelatina, está fenomenal.

Más sabor a albahaca y no pasa nada, pero está muy conseguida.

En fin... se queda ahí muy a medias.

Ya, ya... Sí, Pepe, pero tenemos ya...

Algo. Sí, sí, yo estoy contenta

con lo que he hecho, de verdad, me siento que he dado un paso más

con este cocinado, a lo mejor, con los anteriores no;

pero con este me siento que he avanzado un poquito.

Es un plato con mil defectos pero se puede comer,

la espuma es lógica en el plato, la gelatina también, la carne...

La podías haber hecho mejor, sí, pero estás en el camino.

Tampoco te conformes con este plato porque veníamos de la nada.

No, jamás, de verdad... Varias cosas, Luna.

Has hecho cuatro técnicas por separado aunándolas un poco

para que intervengan una con otra y se ven que están bien.

Y, luego, tienes que hablar con Albert,

es un estudioso, un pitagorín y tienes que hablar con él

y que te ayude. ¿Estás escuchando?

Pues mira a ver, deja a Ana un ratito.

¿Vale? Deja a Ana un rato descansar.

Pero me tranquiliza ver que dentro de todo tu caos, has logrado

aunar ciertas cosas que tienen gracia y están bien ejecutadas.

Vale, gracias.

(LUNA) Después de haber escuchado

la valoración de Teresa y Sonsoles, hay detallitos

pero creo que de esta me salvo.

Pues, ahora sí, vamos a deliberar para decidir

quién abandona, esta noche, las cocinas.

(SONSOLES) Chicas, tranquilas. Si me voy, por mí está todo bien.

-Uf... qué cague, tío. -Eso caga.

Aspirantes, en este último reto estamos haciendo un repaso

por algunas de las técnicas culinarias más comunes

en las cocinas profesionales y en esta segunda fase

nos hemos centrado en las más vanguardistas.

Las técnicas empleadas en alta cocina nos permiten disfrutar

de un mismo alimento con infinidad de texturas,

aromas, sabores y otros matices.

No nos cansaremos de recordaros que las técnicas tienen que estar,

siempre, al servicio del sentido común

conservando el valor nutricional de los alimentos

y explotando, al máximo, su sabor con un discurso, una historia...

Un porqué. Ha habido una aspirante

que aplicó las cuatro técnicas;

pero, a la vez, un plato que aunque tenía defectos

nos muestra su evolución desde que pisó estas cocinas por primera vez.

Sus compañeros solo le han dejado una oportunidad

para no abandonar estas cocinas y ella la ha aprovechado.

Enhorabuena, Luna, porque continúas una semana más

en las cocinas de "MasterChef".

(LUNA) Compañeros míos, de mi corazón,

esto es un mensaje para ustedes,

a ver si se dan cuenta de que yo valgo para la cocina y sé cocinar;

aunque la líe parda, pero te saco el plato, te lo saco.

Teresa y Sonsoles...

Una de vosotras está a punto de decirnos adiós.

Y nos lo habéis puesto muy difícil porque ninguna ha presentado

un plato decente. Sonsoles, has hecho un plato fallido,

malo, además no tenía las técnicas que pedíamos.

Y Teresa, tú igual, has hecho un plato malo y nos ha extrañado

verte callada en la primera fase, dejando hacer a Sonsoles,

a pesar de que sabías que no estaba acertando con sus decisiones;

con lo cual nos hace pensar que fuera parte de una estrategia.

Como tengo fama de mandar, pues...

Hoy quería dar la oportunidad de que me vean

que sé obedecer y... he querido dar protagonismo

a Sonsoles y, quizá, me he equivocado.

Pero bueno... Sonsoles, ¿algo que añadir?

Reconozco que ha sido un plato fallido desde principio a fin

y, bueno, no tengo mucho más que añadir y decirle a ella

que no se preocupe que a lo hecho pecho y ya está.

Muy bien y la aspirante

que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

Sonsoles.

Vale... pues, nada, solo me queda daros las gracias

a los tres por la oportunidad que habéis dado, a mis compañeros...

Ha sido una experiencia increíble y, bueno, a todos los que me vean

desde casa, simplemente, decirles que no hay límites

y que... venga, adelante, lo que uno se propone lo consigue.

Por supuesto, queremos darte la enhorabuena, también,

porque... creo que has dado el 100% de lo que tú vales

y de lo que tú tienes y es mucho, también te diré que has llegado

al programa seis. Sí, me voy contenta.

Con lo cual enhorabuena y gracias.

Me voy de aquí superfeliz con la mochila llena de cosas nuevas

y bonitas, con grandes compañeros y con un gran equipo

que está detrás de las cámaras que son maravillosos

y que, de verdad, lo habéis hecho muy fácil.

Teresa, tú te salvas por los pelos.

Lo sé. Porque de los dos platos,

el tuyo tenía las cuatro técnicas acabadas.

Pero, ojo, muy justo también.

Sí, lo sé. Puedes subir a la galería.

Venga, disfruta y llega muy lejos.

(TERESA) Estoy contenta de quedarme en el programa;

pero, bueno, a partir de ahora para atrás solo para coger impulso.

Sonsoles, tienes que irte muy contenta.

Emocionada, disfrutando, porque hemos disfrutado contigo.

Te has adaptado a las circunstancias,

no has tenido límites y eres un ejemplo a seguir.

No creo que tanto, pero la verdad es que para mí ha sido

un crecimiento personal que me lo llevo para mí

y me he visto medianamente bien; así que me voy satisfecha.

Yo quiero saber a quién ves tú como ganador de "MasterChef VIII".

Me gustaría que la final, la eliminatoria

se la jugasen entre Teresa e Iván.

Creo que los dos tienen un montón de ilusión por llegar y por...

Demostrar que ellos valen y por hacer grandes cambios en su vida.

Todos, ¿eh? Todos... pero es que no puedo decir a todos.

Y de los dos, ¿quién ganaría? Me encantaría que ganase Teresa.

-Te quiero, Sonsoles. Bueno, Sonsoles...

Ha llegado el momento de dejar ese delantal.

Me puedo despedir, ¿verdad?

Gracias, Sonsoles, un placer conocerte.

Muchas gracias... gracias por todo. A vosotros, claro que sí.

¡Chicos...!

¡Campeona!

(SONSOLES) La Sonsoles que se va en el programa seis,

se va muy contenta con una mochila llena de nuevas ilusiones,

nuevos aprendizajes...

Reconozco mis limitaciones, mi nivel de cocina no ha estado

a la altura del resto de compañeros. Era justo y necesario que...

Que me fuese yo.

Para los aspirantes, cada semana que pasa,

es un examen con tres evaluaciones

que hay que superar con éxito para seguir avanzando.

Les quedan muchas por delante y, de momento, tienen algo claro:

nunca hay que rendirse ni creer que hay enemigo pequeño.

Nosotros volvemos dentro de siete días

con nuevos retos para seguir poniéndoles a prueba.

Mientras, ya saben, pónganle... (TODOS) ¡Sabor a la vida!

Bienvenidos a una emocionante repesca.

(TODOS GRITAN) ¡Vamos!

¡Quiero tensión! ¡Ay, por qué salta, el cabrón!

Ese fondo es para dos personas. -Quieres estar allí, aquí...

-¡Volad! Vamos muy mal. -Rapidez, por favor.

-Ya está... -¡Ah, ah!

¿Era así la tuya? -Bueno...

-Madre mía, no llegamos. -No te voy a ganar...

Te voy empatar. Tenemos a los comensales detrás.

¡Hay que venderlo todo! -¿Te apetece uno?

-No, gracias. -Pero ¿dónde vas?

-Alcachofa, superdiurética. No la convences.

Por favor... Es una vergüenza,

no me gusta nada lo que habéis hecho.

Vais a tener una nueva oportunidad para demostrarnos

que merecíais una plaza.

Venimos a la guerra. -¿Ah, sí?

-El queso, los boniatos...

-¿Otra vez a mí? -Las especias, todas.

¿Le queda algo? Al pobre no le queda nada.

Por primera vez hay una cesta que no tiene ingredientes.

Empiezan a volar catanas envenenadas, de repente,

por la espalda... Es un plato de persona valiente.

Qué bien... Malo, fallido, es pésimo.

Será de los malos de esta edición. Mañana tengo escena de besos.

Me lo voy a ahorrar, ¿vale? Si no os importa.

Te estás relajando y te la vas a pegar como un campeón.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 6

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

MasterChef 8 - Programa 6

18 may 2020

Los aspirantes de 'MasterChef' limarán asperezas cocinando en parejas. De dos en dos, y por relevos frente a los fogones, cocinarán lubina en costra con salsa choron, un plato mítico del cocinero francés Paul Bocuse, creador de la nouvelle cuisine. El chef Luis Valls (dos estrellas Michelin) les traerá este plato. La actriz Yolanda Ramos, aspirante de 'MasterChef Celebrity 4', cocinará con uno de los aspirantes.

Las cocinas de 'MasterChef' viajarán a La Rioja, donde los aspirantes conocerán las riquezas gastronómicas de la zona. Pepe Rodríguez diseñará un menú basado en recetas clásicas de La Rioja, mientras que Jordi Cruz trasladará esos platos a la alta cocina. Amantes del vino y expertos en gastronomía degustarán lo cocinado por los equipos.

En la prueba de eliminación, los delantales negros usarán técnicas de cocina como escalfar, flambear, nitrogenar, osmotizar, ahumar y gelificar. Teresa, finalista de 'MasterChef 7', les apoyará en este reto.

ver más sobre "MasterChef 8 - Programa 6" ver menos sobre "MasterChef 8 - Programa 6"
Programas completos (7)
Clips

Los últimos 127 programas de MasterChef 8

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Padrino

    Me encanta el programa, lo veo cada lunes. Me río muchísimo con los invitados. Además, creo que en esta temporada están metiendo una gran cantidad de cambios en las pruebas y me gusta mucho lo que genera en los concursantes y lo que me hace reír.

    22 may 2020
  2. zoila tamayo

    Por que no esta permitido ver en EEUU si hasta el capitulo 4 estuvieron viendose sin ninguna restriccion? me parece muy injusto

    19 may 2020
  3. Aliriv

    ¿Por qué no está permitido ver Máster chef en Puerto Rico?

    19 may 2020