www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5573965
Para todos los públicos MasterChef 8 - Programa 5 - ver ahora
Transcripción completa

Quiero que levantéis las cajas todos a la vez.

¡Qué me dices! En esta prueba

vais a debutar con un postre que os traiga recuerdos

de vuestra casa. No me ha salido la nata,

me ha salido volando, no se me ha montado,

solo estoy cayéndome y levantándome.

Calla, mujer. 90 minutos, ¿la galleta?

Si quieres pasar del programa cuatro,

hay que hacer un poquito más. Yo sin probarlo, solo de verlo...

De comerte a cucharadas. Está rico, es goloso

y es lo que pedíamos. Creo que está rico,

está bueno y os va a gustar. Para ti está bien hecho el trabajo,

lo que te mereces es esto.

Vamos. Va, tira para allá.

Juani, ¿qué te pasa? Estás muy seria y callada

-Sin cuchillo, ¿qué quieres?

Saray, por favor, a la picaña. -Ya pero a ver

si me dan un cuchillo o algo. Teresa, ¿qué haces con el soplete?

No tenemos horno. O tenemos horno o no hacemos,

el quemar es perder el tiempo y gastar gas.

¿Quién ha hecho esto, la capitana? No se puede comer,

olvidaos de servirlo directamente. colega, nos vemos en el veredicto.

Adelante, Josecho. ¡Qué gustazo!

¡Ole! -¡Ay! ¿Otro pájaro de esos?

-Jordi, te veo muy bien, hoy no te vas.

Esta no parece que tenga muchas ganas de seguir.

Yo lo que quería decir... Ni se te ocurra abrir la boca.

Te agradecería que te quites ese delantal

y cruces esa puerta ahora. "Bye, bye".

(Sintonía)

(Música)

Buenas noches y bienvenidos. Los aspirantes saben muy bien

que "MasterChef" puede ser su única oportunidad

para dar el paso de cocineros amateurs

a profesionales y todos vienen dispuestos

a no dejar escapar la oportunidad utilizando todas las armas

que tienen para conseguirlo. ¡Huy, hay dos!

¡Madre mía! Pero es importante

que no olviden que el respeto a sus compañeros

y a nuestra profesión

siempre va por delante de todo lo demás.

¡Ay, Dios mío! No sé si podré con dos cajas,

si no puedo con una, ¿qué haré con dos?

Aspirantes, bienvenidos una semana más a estas cocinas.

(TODOS) Gracias, chef.

Después del desafortunado final de la semana pasada

queremos hacer borrón y cuenta nueva y centrarnos

en lo importante que es la cocina. Sí, chef.

Teresa, ¿cómo te sientes después de la salida de Saray?

Pues, la verdad, chef, me siento muy liberada

porque la mala educación no la tolero nunca.

Muy bien. Fidel, ¿habéis aprendido

alguna lección de lo ocurrido con Saray?

Sí, que independientemente del tema culinario

es muy importante la convivencia e intentar llevar todos

una buena armonía y estar todos a gusto y felices.

Y no era el caso, ¿no? Había habido alguna disputa,

sí que es verdad que ocasionado por su falta de respeto.

Luna, ¿por qué crees que Saray

desaprovechó su oportunidad en estas cocinas?

Yo creo que se le escapó todo de las manos, no supo valorar

la experiencia, le deseo lo mejor, le deseo que encuentre la luz,

que encuentre el camino y que, de verdad, aprenda.

(LUNA) Desde la salida de Saray está todo mucho más en calma,

muchísimo más en paz y estos días pues se ha notado

que está el ambiente con más "brilli brilli", ¿sabes?

José Mari. Sí, chef.

Después de ver las armas de Andy en el último reto

de la semana pasada, ¿has empezado ya en pensar

una estrategia o así? Si tuviera la oportunidad

de devolverle lo que hizo, pues quizás

depende de la situación en la que yo me encuentre,

repetiría lo mismo, ojo por ojo y diente por diente.

Así, que... (HABLA EN INGLÉS)

Ya veremos. Andy, ¿cuál crees que es

tu mayor habilidad en "MasterChef"?

Ir de cara, ser transparente y esa es mi mayor habilidad,

yo creo que está todo dicho, puse mis cartas encima de la mesa

así que espero que luego nadie se sorprenda de lo que haga

o deje de hacer. -No, ya no.

Ya no se sorprende nadie. (ANDY) Me tienen que tener miedo

por ambas cosas, tanto por cómo voy a usar

las ventajas porque yo, como ya hemos visto, no me rajo

y en segundo lugar por cómo cocino, hasta ahora no ha habido suerte,

pero la habrá. Mira el abogado,

cómo sabe, cómo sabe. Abogado.

Te pillaron.

Bueno, ¿qué te gustaría, Michael, encontrar debajo de esa caja?

Lo que sea yo no me echo para atrás.

Con lo que me pongáis, yo no vengo a dejarme

a subir para arriba así porque sí, yo vengo a cocinar,

lo que me deis lo cocino.

(HABLA EN INGLÉS) Bueno...

A la de tres quiero que levantéis todos la caja pequeña a la vez.

Una, dos y tres.

(TERESA) ¡Oh, qué bueno! (MICHAEL) Ok.

¡Qué rico! -Mar y montaña.

¡Ah! Mar y montaña, es verdad.

La clave para cocinar esos ingredientes

está en la otra caja.

Ha llegado el momento de descubrirlo.

Una, dos y tres.

¡Ole! -"All right".

Eh... ¿hola? -¡Madre mía!

-No entiendo. -Agua con gas, agua con gas.

Harina, harina de garbanzo. -¿En serio?

¿Por qué tanta harina, por Dios? No entiendo nada.

Bueno, habéis descubierto harina de trigo, de garbanzo

y de arroz, huevos, pan rallado, agua con gas, bicarbonato,

sal, agua y tres aceites diferentes:

Girasol, oliva 0,4 y oliva virgen extra.

Sara Lúa, ¿qué crees que tienen que ver

unos ingredientes con otros?

Cada cosa se tiene que hacer con un rebozado o aderezo diferente

y dependiendo lo que sea se freirá en un aceite u otro

para potenciar el aceite o que o llame la atención.

Más o menos, debéis hacer la fritura perfecta

con cada uno de los cinco alimentos

que habéis encontrado utilizando los elementos

que consideréis adecuados de la segunda caja misteriosa.

Tenéis que freír con harina, tenéis que rebozar, empanar,

cerrar la gabardina o en tempura.

Es decir, la fritura y rebozado ideal

y como siempre nos centramos en el más común

que se hace en las casas con cada elemento, ¿entendido?

(TODOS) Sí, chef. Para hacer las frituras

tenéis 45 minutos.

Mucha atención porque los dos aspirantes

que mejor hagan la fritura pueden conseguir...

¡Ay, el delantal dorado!

El pin de la inmunidad en un cocinado posterior.

¡Ay, yo quiero! -Pues, venga,

vamos allá. Como dicen Los Chunguitos,

el pin de la humanidad.

(Risas)

Para Andy que no le gusta cocinar.

El que gane el pin podrá utilizarlo esta semana

si viene a la eliminación con delantal negro

y lo estima oportuno o guardárselo para la próxima semana.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Mucha gente cree que la fritura es algo sencillo,

pero conseguir un acabado crujiente por fuera y tierno y jugoso

por dentro es más complicado de lo que parece.

(RESOPLA) La gran Emilia Pardo Bazán

ya hizo la distinción entre frito, frituras y fritangas.

Pepe, eres un pitagorín de las frituras,

ya que te veo tan puesto y lo estás contando tan bien,

¿sabes qué me apetece? Que cocines con los aspirantes

y nos demuestres si sabes todos los truquitos, todo.

¿Quieres que cocine, Jordi? Me apetece todo.

A mí también. Voy a ponerme la chaquetilla,

vamos a cocinar. ¡Ole!

(Aplausos)

¡Bravo! -Ese Pepe ahí.

Pero cómo va a saber Jordi freír.

Ese muchacho viene del esférico,

¿se fríen los esféricos? Pues a lo mejor sabe freír,

pero si no se fríen, no tiene ni idea de freír.

Vamos a ello. ¡Qué guapo, Pepe!

¡Cómo te queda la chaquetilla! ¡Oh!

A mí me gusta así, más sueltecita. ¡Qué bien le queda el blanco!

La gabardina, ¿cómo se hacía la gabardina?

La gabardina esa para cuando llueve.

No, que se me ha olvidado. Bueno, aspirantes, Pepe,

¿estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

Sí, chef. Recordad que el pin

de la inmunidad está en juego. Pepe, para ti no

que tú ya tienes la inmunidad para siempre.

Soy inmune. Los 45 minutos comienzan

en tres, dos, uno... ¡ya!

¡Vamos! Uno, dos, uno, dos.

Pepe se ha puesto a trabajar rápido.

Está encantado. Sí, sí.

Muy bien.

Una yemita, harina normal y agua con gas para gabardina

y un poquito de sal, ¿no?

Tenemos una gabardina entiendo para las gambas.

¿Qué diferencia hay entre una Orly y una gabardina?

Creo que la yema de huevo, la gabardina es más amarilla

porque lleva solamente la yema.

Bueno, bueno, bueno. Tenemos unos boquerones

que entiendo que es solo harina. Se usa la de garbanzo,

¿sabes por qué? Tiene un gramaje más grueso

y claro, queda más crujiente.

La verdad es que casi nunca rebozo, pero tengo conocimientos

de fritura, no soy un experto pero espero que mis compañeros

tampoco lo sean y voy a ganar el pin de la inmunidad... espero.

Pechuga de pollo. La haríamos empanada.

Sí, harina, huevo, pan rallado y ya está.

Pollito empanado.

Lo tengo, más o menos, todo claro en mi cabeza

y estoy preparando las frituras, creo que mis compañeros

son de los que cacarean y a la hora de la verdad

se rajan, tienen miedo y es verdad que si me quitan

de en medio, se quitan un gran peso de encima.

La merluza a la romana clásica que va con harina y con huevo,

primero harina, luego a mí me gusta dar un poquito

para que se caiga la harina que sobra y luego, el huevo

que se quedará pegadito a la merluza y enseguida fritura.

Gran cantidad de aceite, buena temperatura

porque la temperatura del aceite se puede ir muy rápidamente.

¿Sabes cuál es el problema? Que si no tenemos control

del fuego, vemos cuando humea el aceite y el punto humo

es el punto donde se está quemando ya el aceite y no es bueno.

Si la temperatura es la adecuada, se fríe rápido,

está poco tiempo el producto en el aceite, quedará muy crujiente

y absorberá poco aceite. Claro.

¿Estáis a gusto ahí los dos, eh? Más a gusto que en brazos.

Estamos deseando que acabes. Claro, claro.

Para que vengas, no para probar. Ya lo sé, ya lo sé.

No te creas que es tan sencilla la prueba de hoy, parecen sencillas

estas pruebas, pero vas a restaurantes

y comes unas frituras malísimas.

Voy a hacer dos por si uno me sale más feo que el otro.

Una tempura para el espárrago verde,

¿qué rebozado conoces tú que sea más sutil y elegante

que una buena tempura? Me encanta.

¿Verdad? Pero hay que hacerla bien.

Sí. Ahí sí debe estar perfecto

el equilibrio de la cantidad de masa

que se pega a la verdura, el agua muy fría

y es una fritura que tiene que hincharse un poquito.

¡Ah! Luna está haciendo su fritura

con girasol, la está quemando, ese punto humo que decimos

que es cuando se quema un aceite, ella lo superó hace rato

y lo está chamuscando mucho. ¡Ay, que se me quema!

Estoy acabando ya, soy un fantasmilla, un fantasmilla.

Pepe, el fritangas, ¿estás acabando?

Estoy acabando. ¿Sí?

Soy una máquina, Jordi. Es un cohete.

Juana, esta es una prueba fácil para ti, en tu casa

se reboza mucho, se fríe mucho, ¿no?

Aquí yo lo de la gabardina se me ha olvidado.

¿Qué lleva una gabardina? A ver, lleva un poquito de harina

aquí echaría un poco de agua con gas

y una yema de huevo. Lo tienes clarísimo, no entiendo.

¿Me quieres despistar? No.

¿Cómo has hecho la merluza? Solo frita y rebozada.

Lo que diríamos a la romana. Ya veo que las frituras clásicas

las dominas, ya con dos pautas que te dé, ¿sabes qué puedes hacer?

Cursillo online de la escuela "MasterChef".

Cuando tu marido te vea llegar haciendo gabardina,

Orly y tempuras, ¿qué va a decir? Esta no es mi Juana

que me la han cambiado. Suerte.

Muy bien, muy bien, Pepe. Nada, otro más.

"¡Oh, my God!"

Bueno, yo lo tengo.

Faltan 15 minutos, ¿te sobran 15 minutos?

Sí, ¿quieres que te fría más? Qué buen concursante.

Vamos a ver qué ha hecho Pepe, el fritangas.

Aspirantes, Pepe ya ha terminado. Gracias, chef.

Hala, ¡qué bonito, Pepe! Además, acertado, qué bien.

Pues yo creo que el esparraguito en témpura que funciona muy bien,

la gamba gabardina clásico de toda la vida.

Fritura típica, he mezclado un poquito harina de garbanzo

y harina de trigo. Para hacer la... el boquerón.

Sí, para el boquerón. Cada uno tiene su...

lo importante es un golpe. Cada maestrillo tiene su librillo.

Crujientito y ya y el rebozado clásico de siempre

lo han hecho las madres siempre, harina y huevo y un empanado

de toda la vida, ¿quién no ha empanado un pollo?

Harina, huevo y pan rallado. Fíjate cómo está la tempura,

fíjate cómo quedó. Perfecta, Pepe.

Prueba la merlucita que está buena. ¡Qué arte tienes!

Merlucita importante. Hay que limpiarla un poquito.

La porción es maravillosa. ¿Qué tal está la gabardina?

Pruébala, Samy, que esto te gusta mucho.

¡Hum! Está perfecta.

Está bueno, ¿no? Tempurita muy delicada.

Está tan bien hecha que no parece ni mía.

Muy bien, Pepito. Una semana más con vosotros

sí estaré, ¿no? Estamos muy orgullosos.

Pepe, lo has hecho de 10. Gracias, senseis.

A cambiarte. Me cambio ya.

¡Caray! ¿Cómo?

Sara Lúa, ¿habías hecho estos rebozados alguna vez?

Sí, la merluza a la romana la como muchísimo,

luego he hecho un pollito rebozado y luego, he hecho esto

con harina de garbanzo. Fritura andaluza con el boquerón.

Y a ver. La témpura la veo

que está buena de espárrago y solo te falta

eso que en teoría es una gabardina que está un poquito...

Voy a ver cómo está. Delicada, ¿que la ves bien

esa gabardina? Porque me parece más una témpura que una gabardina.

A mí también, tengo tiempo para cambiarla.

Bueno, pues mucha suerte. Gracias, Jordi.

¡Ay, "no way"! ¿Por qué se cae esto?

¡Ah, qué chulo! Yo repetiría eso

porque se ve un poquito más quemado.

Cállese la boca, muchacho,

usted no sabe qué está diciendo, es así, crocante.

Hombre, qué bien lo has hecho, Pepe.

Gran trabajo. Qué arte tienes, de verdad.

Cómo me gusta una buena fritura. Se te nota porque lo haces bien.

(RESOPLA)

Aspirantes, último minuto. (TODOS) ¡Oído, chef!

Vuela, vuela, vuela.

Alberto, qué bonito.

Crujiente. (HABLA EN INGLÉS)

Perfecto. Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo, manos arriba!

(LUNA) Estoy supersatisfecha con los espárragos

igual luego no hay quién se los coma,

pero bonito ha quedado.

Aspirantes, ahora sí, empieza la cata.

Teresa e Iván, vosotros seréis los primeros.

Iván, ¿cómo llamarías toda tu creación?

Bodegón de frituras mar y monte.

Cuéntame cómo has hecho tus rebozados.

Pues el pollo lo he empanado con huevo y pan rallado,

el triguero lo he hecho en gabardina,

he hecho con harina y huevo la merluza, en harina solo

y bien fritito la parrochita y en tempura la gamba.

Bueno, a simple vista noto defectos,

¿qué pedíamos en esta prueba? La manera de freír

cada cosa a su manera tradicional, digamos, gambas a la gabardina,

fritura a la andaluza con una harina solo el boquerón,

a la romana la merluza, en tempura los trigueros

y un pollo empanado, rebozado, harina, huevo y pan rallado

sería lo suyo, entonces, lo que noto es eso

problemas de haber frito bien y de haberte equivocado

en la elaboración que deberías hacer.

Yo veo mucha grasa lo veo muy brillante

y yo soy una histérica

de que la fritura no quede grasienta

y aquí veo que la merluza brilla muchísimo.

¿No la has podido escurrir? Me pillaba el toro

como casi siempre. Evidentemente, es cierto

que todas las frituras se pueden aplicar de muchas formas,

pero pedíamos la opción clásica. No sé si querías el pin

eres un hombre competitivo, ¿no te interesaba ese pin?

Sí, pero no puedo discutir lo indiscutible.

Pues tu fritura es un suspenso. Teresa, cuénteme usted.

De momento se llama cinco técnicas de fritura.

El pollo está empanado, los boquerones

están hechos a la andaluza solo con harina y chimpún

para que crujan y ya. La merluza a la romana

con huevo y harina y el agua con gas.

Ya no sería a la romana, sería una masa de fritura,

la romana es harina y huevo. Los espárragos trigueros

los he hecho en tempura

y las gambas las he hecho en gabardina que ahí he dudado

si ponerlas con cabeza o sin cabeza,

pero estaban tan ricas esas cabezas...

Solo se salva el pollo, Teresa. ¿Solo se salva el pollo?

Sí, porque te repito lo que hemos pedido:

una gabardina no es una gabardina, eso no es una romana.

Las gambas no están rebozadas. el triguero se ha quedado negro

tiene una fritura de más, un exceso, está un poco

más quemado de lo normal. ¿También? Bueno.

Delante de cocinas, por favor. Gracias, chef.

Sara Lúa y Fidel, podéis traer vuestros platos.

(SARA) Mi sensación es mala

no fatídica, pero sí mala, es decir, tengo muchas cosas

que tengo que mejorar, así que, el pin no será para mí.

Sara Lúa. Frituras mejorables.

Bueno, ya nos avisas, ¿no? Vuelvo mañana.

¿Una persona como tú, cuidadosa con la estética

nos presenta un plato de frituras así?

Sí, sí, está feo ¿Qué frituras has hecho?

Pues he hecho la merluza a la romana, la he pasado

por harina y luego, huevo, he hecho el pollo empanado,

lo hice solo con huevo y pan rallado.

Eso se hace en las casas, pero la harina

hace que el huevo se pegue mejor, sí.

Las parrochitas las hice en harina de garbanzo,

después la tempura la hice con agua fría.

sal y harina. Después intenté hacer una salsa Orly.

Lo ha dicho bien, ha hecho una salsa Orly,

no una masa de fritura Orly, era líquido.

Una salsa Orly y el fallo sé cuál es.

Las cantidades. Mucha agua, poca clara de huevo

que creo que tendría que hacer más y poca harina.

Y también has puesto poca harina en esa masa y poco aceite.

Chamuscado por las esquinas, poco por el centro

es que faltó aceite para que la fritura sea homogénea.

El pollo está seco, seco, seco.

Es muy fácil y lo hemos trabajado aquí varias veces con lo cual

os vamos a empezar a exigir que lo que hemos hablado

se haga en estas cocinas y no queremos volver a ver

un pollo seco. Fidel, ¿cómo se llaman

tus creaciones? Arriba el laie.

¿Cómo? Arriba el laie.

¿Y eso qué es? Bueno, he querido hacer

un pequeño homenaje a mis amigos en donde vivo yo

es como el club deportivo que hay ahí y nosotros quedábamos

en la puerta no entrábamos a hacer deporte.

El pollo rebozado con huevo y pan rallado, los boquerones

los hecho solo como empanados un poquito en harina

y sumergiéndolos en aceite bien caliente, las gambas

no tenía ni idea, la verdad, he intentado hacer algo

que la he probado y se podía comer, evidentemente, no estará para comer

en un restaurante, tema gabardina yo para los desfiles.

La merlucita sí que la he hecho como la hace mi madre en casa.

No metas a tu madre en esto, utilizáis el recurso fácil

de saber que amamos a las madres que jamás nos meteríamos

en cómo cocina una madre, ni se nos ocurriría.

Perdona, es que todas las madres del mundo no cocinan bien.

Ya pero tengo la sensación de que la madre de Fidel

sí fíe bien y que eres tú el que no fríes bien

y estás metiéndole el marrón a tu madre, estaba friendo

a la plancha. Y luego freír la gamba

con la cabeza que si lo haces en gabardina bien

solo se te caerán los jugos y te quite el crujiente.

La merluza es superagradecida, es un pescado que en seguida

se queda jugoso y apetecible, está seco, la gamba, nada,

el espárrago seco, el pollo seco, los boquerones...

Fidel, es un desastre, está todo seco,

me interesa lo justito, pero lo que me interesa menos

es la actitud que traes porque puedes tener un nivel

de cocina bajo, pero al menos, decir: "Mira, mi nivel de cocina

no es bueno, pero mis ganas, sí, vengo a por todas".

Tú, no, tú vienes con muchas excusas.

Gracias, chef, y lo siento.

Lo que hoy no me ha quedado claro del todo es que Jordi

haya valorado negativamente mi actitud, siendo sinceros

no lo entiendo porque creo

que siempre vengo con una actitud muy positiva.

Alberto, nombre de tu plato. Pues lo voy a llamar

fritura letal. Fritura letal, cambia el nombre.

No, le vamos a poner así, dejamos letal.

Digo de fritura que existe fritanga también.

También, fritanga letal, fritanga letal le vamos a decir.

¿Y qué has hecho con fu fritanga letal?

Pues, la verdad, muchas de las elaboraciones

que he hecho las he improvisado porque no tenía ni idea.

Pero empecemos por la más sencilla, la del pollo.

Sí, pollo con huevo y pan rallado.

¿Esos colores que parece una bandera?

Fritura cinco colores. (PEPE SE RÍE)

Tiene varias tonalidades. Esto tiene mérito,

el muestrario de tostados tiene un mérito....

Mira, de bastante tostado a nada en una misma fritura.

No es difícil cuando no se fríe bien.

¿Espárrago en...? Espárrago he intentado hacer

una tempura con harina de garbanzos.

Con harina de garbanzos, bueno, si te sale bien, dímelo

para copiar la receta. La merluza con huevo y harina,

los boquerones con harina y las gambas intenté hacer

una tempura de harina. De la que fuese.

No, de harina de trigo y ha salido esto.

Joder. Es lo que pasa cuando confundes

las harinas y confundes las maneras de freír

y cuando no has frito nunca. No acostumbro a freír... bueno.

Sí, se nota, es que es un simple pollo,

que falles en lo de la gamba y la gabardina, te lo paso

incluso la témpura, te lo paso, pero si no me haces

un pollo empanado bien, algo falla en la cocina

porque hablamos de lo más básico,

de algo que uno debería estar familiarizado, ¿vale?

Eh... suspendido. Andy, nombre del conjunto.

Yo sé que me lo vais a cambiar, pero quiero mostraros

que he venido a por el pin

y se llama las frituras de la inmunidad.

Frituras de la inmunidad. Qué grande eres, Andy.

Qué bestia. Así se van a llamar.

¿Y tú, qué has hecho con tus frituras?

Pues el pollo empanado, huevo, pan rallado y el aceite.

Seguimos con la tempura con agua y harina de garbanzo

también lo he hecho. (EMITE UN SONIDO)

También vamos bien. Luego, he hecho los boquerones

a la andaluza solo con harina, harina de trigo.

¿Se puede hacer una fritura andaluza

solo con harina de trigo? Sí, si en la muestra

hay harina de garbanzo algo más gruesa, el mensaje

creo que es... hombre, yo usaría la de garbanzo.

Vale, la merluza con harina y huevo y por último las gambas

en gabardina con la salsa Orly. ¿Salsa Orly?

Sí, más a Orly. Negro me tienes como el boquerón

Me tienes negro, Andy. La témpura no se hace así,

directamente, la fritura, un empanadito con un poquito

de harina se habría agradecido. Tú mereces una soberbia reprimenda

como se la dimos a Alberto por empezar la casa por el tejado.

Tú, que te consideras un cocinero moderno, pretencioso,

te quieres lucir, que te quede claro

que toda cocina digna nace

y empieza en saber hacer eso como Dios manda.

Intuyo por lo que has dicho que no me quito el pin.

No se lo des, no se lo ha merecido Andy.

(ANDY) Estoy un poco harto de que siempre estén

que si pretencioso, que si la casa por el tejado,

¿cómo la voy a empezar por ahí en una fritura? Es imposible.

Luna. Mi plato se llama crispyferia

porque me recuerda a la feria de Almería.

Los espárragos están en tempura. ¿Cuál de ellos?

Los cuatro lo que pasa es que tenía que haber quitado

estos dos de abajo. Los boquerones en gabardina

al igual... ¿Perdón? Joder, macho.

La manta zamorana. Boquerones con plumas.

¿Qué le ha pasado al pollo? Se ha quedado moreno,

no está quemado. Perdona, salía un humo

de tu puesto de cocina, o sea, el aceite tiene una cosa

que se llama punto de humo. Cundo echa humo, se está quemando

y es un punto inflamable, incluso el aceite.

El tuyo no está inflamado, estaba carbonilla.

Es un desastre, está chamuscado, o sea, es insalubre tu plato.

Mal trabajo, Luna, te diría suspendido,

no, ejecución, "elimination".

Pues, lo siento. Sonsoles, cuéntanos,

cómo se llama tu plato. La inmunofritura.

Inmunofritura. Por la inmunidad, sí,

yo optimista siempre. ¿Cómo lo has hecho? Cuéntanos.

Los boquerones los he enharinado y los he puesto con el aceite

bien caliente, los espárragos en tempura con agua fría

y con harina. ¿Qué harina has utilizado

para la tempura? Dudo, creo que la de garbanzos.

Bueno. Las gambas a la gabardina,

bicarbonato, harina y agua con gas.

Y la merluza a la romana con harina y huevo

y el pollo empanado. Es una pashmina no una gabardina,

sí, una pashmina finita

de esas de hace un poco de fresco. Un chaleco.

Veo lo que siempre digo en estas cosas, luces y sombras.

Bueno. Fríes muy bien un boquerón,

fríes muy bien un espárrago aunque te equivocaste de...

De harina. La gabardina no es una gabardina,

la merluza regulín. De mal a peor,

vas por aquí bien... bien... Y el pollo con poca gracia.

Vale. (SONSOLES) Tampoco me ha sacado

los colores ni lo he carbonizado ni está muy aceitoso

ni me equivoqué en las técnicas, así que medio bien.

¿Cómo puede ser las mismas frituras

y dos variedades de colores?

¿Cuál puede ser más apetitosa? El mío.

(HABLA EN INGLÉS) Ana, cuéntanos

cómo se llama tu plato de frituras? Mi plato se llama

mira qué fritos, mamá porque en mi casa

no se hacen fritos nunca y es porque mi madre

dice que luego huele toda la casa y bueno, al menos,

enseñarle que ya sé hacerlos. Porque consideras

que sabes hacerlos. Ah, no.

Vamos a verlo, vamos a comprobarlo.

Pollo, ¿cómo lo hemos hecho? Lo he hecho con huevo

y pan rallado, la gabardina no sabía que llevaba huevo

entonces creo que es lo que me ha faltado

para que se infle. Puede ser.

La tempura la he hecho con los espárragos,

la he hecho con harina de arroz, sal y agua fría

y los boquerones los he hecho con harina y ya

y la merluza la he hecho a la romana con harina y huevo.

Y cariño, mucho. De momento tiene pintón.

Muchas gracias. Sí.

Muy buena pinta. Esta romana con esas burbujitas

con el dorado justo, el grosor justo, ese brillo

es por la cocción porque el pescado conserva humedad.

Una buena fritura es como hacer pescado al vapor,

envolvemos con algo que por fuera es crujiente

y por dentro una cocción vapor.

¡Qué gusto! Que los peores sitios

de fritura de España frían así.

Ana, tengo que darte las gracias porque aunque pequeños defectos,

pequeñas incorrecciones en lo que me has contado,

sutilezas y tenemos una gamba a la gabardina

que le faltó ese punto de huevo para tener esa humedad

que no es una fritura crujiente... Oye, me haces tener esperanzas.

Muchas gracias. Porque hasta ahora,

en una prueba que es, relativamente,

conceptualmente, sencilla, uno, dos, tres, cuatro,

cinco, seis, siete, ocho, ni idea. Tú nos traes un trabajo

bastante bien hecho, felicidades. Muchas gracias.

¡Bravo, Ani!

Michael. "Hi".

"Hi". Cuéntanos.

He querido llamarle "The frying games".

Los juegos de la fritura. En vez de "Los juegos del hambre",

los juegos de la fritura. "Exactly".

Tengo curiosidad, ¿cómo has hecho la gamba?

Con muy mala sombra te lo digo ya.

Con muy mala leche. con muy mala leche.

Es mi intento de gabardina, pero no le eché bicarbonato.

Esto no es una gabardina, es una momificación

en toda regla, Michael. (HABLA EN INGLÉS)

Michael, hombre, una cosa es crujiente

y la otra cosa es...

Ahí, frito, frito. Frito, frito.

Y trozos negros de haberse quemado

de no haber frito en cantidad de aceite bien.

Lo de la gamba me preocupa, lo del boquerón, ni Tutankamón.

¿Y lo del pollo? Ni Tutankamón y lo del pollo...

Mira... Michael, yo lo que deduzco

de tu trabajo es que te ha faltado saber

y entender qué se hace con cada técnica de fritura

y como te gusta mucho la fritura, el otro día

hiciste unas alitas muy bien hechas, todo lo haces

ya como las alitas y piensas que ese concepto vale para todo.

Ya. Y más con lo que pedíamos hoy

que era una masa con un rebozado, con textura diferente,

una merluza que estuviese, perfectamente, empanada

que parece una torrija. Leche frita.

Michael, yo que quería que tuvieses el pin

de la inmunidad. (HABLA EN INGLÉS)

Para ver cómo lo jugabas y darle ahí lecciones a Andy.

Eres muy aplicado, pero hoy suspenso.

(HABLA EN INGLÉS)

Pues a ponerlas más finas. (MICHAEL) Es posible

que se haya quemado un poquitico

(HABLA EN INGLÉS)

Pero no así no como... (HABLA EN INGLÉS)

Un poquito quemadito nada más, morenito como yo.

Bueno, Juana, ¿cómo se llama tu plato de frituras?

Pedraza porque allí conozco a una jovencita

muy emprendedora y trabajadora que hace los mejores castings

Cáterin. Cáterin, cáterin.

Yo te entiendo, perfectamente, tú di cócteles, fiestas

porque antes se decía eso. Es que hay muchas palabras nuevas.

Claro, y es que como tengo la dentadura postiza...

Me ha gustado lo de jovencita, me quedé con eso.

Juana, cómo has hacho cada una de estas elaboraciones.

He empezado por los filetes de pollo

los he empanado, no los he enharinado.

La merluza, pues en harina y huevo como toda la vida.

Romana. Los boquerones en harina

y sin huevo, nada y la témpura la he hecho

con un poquito de agua y de este... harina de garbanzos,

no, con arroz, porque lo de garbanzos

veo que no lo he estrenado, harina de uno, de otro...

Bueno, se te ha olvidado poner la gabardina, Juana.

Sí que lo he puesto. Está la gabardina para cambiarla.

La merluza está de diez. La cocción muy bien.

Creo que hay un buen trabajo, Juana, fallaste en las gambas

que no están bien, la masa no te ha quedado bien

y no está bien frita, el resto está muy bien frito,

está bien, correcto, perfecto, lo que se pedía, sin más.

Ya está, es lo que había que hacer. Perfecto, ya está.

Te voy a dar un abrazo porque un homenaje tan bonito

que me hagas una tempura así de espárragos, hombre,

llamándome Pedraza mi pueblo que es lo que más quiero

así me gusta, Juani, felicidades.

Y nos tienes que presentar a la chica joven esta

del cáterin de Pedraza. Para conocerla.

Es joven y trabajadorísima. ¿Sí, también? Anda.

Ya sois dos allí en el pueblo. La deberás conocer también.

En el pueblo se conocen todos.

¡Qué graciosillos! Muy bien, José Mari.

Sí, del norte al sur pasando por el este y el oeste.

¿Cuál es el norte? Norte, sur.

Bien. Este y el oeste

sería más bien el pollito de Cáceres, Badajoz.

¿No te estás viniendo muy arriba, José Mari?

No. Dinos, una a una...

Soy amante de España creo que no hay nadie en España

que la quiera que yo. (IMITA A JULIO IGLESIAS) España.

Es verdad que me encanta. Cómo has hecho las frituras.

Freí cada cosa en una sartén diferente,

no mezclé nada, hice pollo empanado, la témpura

con harina de arroz. Bien, como debe ser.

He puesto harina de garbanzo porque en Andalucía

siempre es harina de garbanzo y después, merluza a la romana

que mi madre me enseñó a hacer, pero no me quedó tan bien

como a ella, pobrecita y esto yo le he puesto

misma cantidad de agua que de harina, yema y bicarbonato.

¿Estás contento con tu trabajo? Yo, sí, no está grasiento,

me gustan los colores. Escuchaste todo lo dicho

hasta ahora. Si, lo escuché todo,

pero hice esto... Y crees que dentro de todo

lo que hemos dicho tú cumples el expediente.

No soy profesional de la fritura, vuestra valoración

es la que cuenta y vamos a esperar a ver.

Sí que me encanta la pechuga, me gusta bien empanada,

pero con humedad y la tuya era un poquito fina

y es de las pocas pegas que te puedo dar a tu trabajo.

Bastante bien ejecutado, poquitos defectos, lo entendiste,

tenías la información y supiste aplicarla bien.

Felicidades. Lo has clavado, Julio.

Me encanta por España. (APLAUDEN)

¡Ole! -¡Ole!

(JOSÉ MARI) La verdad, estoy a tope porque empecé mal

y luego he mejorado bastante

por eso estoy contento.

(RESOPLA) -Bueno.

Aspirantes, la cata terminó, vamos a deliberar

para decidir el nombre de los dos aspirantes

que han hecho la mejor fritura. Entre Ana...

Juana y José Mari.

Es que lo del color es importante. -Hombre, claro.

Cuando lo vea mi madre va a decir:

"Pues lo ha hecho bien Teresa". -La mía no. No estaba bien.

Que siempre nos lo pongan así de fácil. ¡Vamos allá!

¡Ay, madre! ¡Que vienen, que vienen!

Aspirantes, como nos ha demostrado Pepe, la fritura no es complicada.

El aceite es el elemento más importante.

Hay que esperar a que coja la temperatura adecuada

porque cuanto más frío esté el aceite,

más lo absorbe el alimento.

Pero si está demasiado caliente, se generan sustancias tóxicas.

El mejor aceite para freír es el de oliva

porque es el que más frituras consecutivas aguanta

y, además, tiene una gran cantidad de antioxidantes naturales

que nos permite eso, hacer varias frituras con calidad.

Es importante utilizar recipientes profundos

en los que el alimento esté totalmente sumergido.

La fritura debe hacerse poco a poco, en pequeñas tandas

para que no baje de golpe la temperatura del aceite

y los alimentos no se conviertan en esponjas de aceite

blandas, en lugar de crujientes.

Y es increíble que, prácticamente, todos lo hayáis hecho mal.

Después de probar vuestras degustaciones,

tenemos que anunciaros que ha habido tres aspirantes

que han hecho bastante bien sus frituras, nada aceitosas

y cada una con los elementos adecuados para cada ingrediente.

Esos tres aspirantes son...

José Mari... Juana...

Y Ana.

(Aplausos)

Y de los tres, los dos aspirantes que van a luchar

por el pin de la inmunidad en el siguiente cocinado son...

¿A luchar?

José Mari... (TERESA) Y Ana.

Y Ana. ¡Bien!

(Aplausos)

Pensaba que ya éramos inmunes

y se ve que aún no, así que a ver qué pasa.

José Mari, Ana, quedaos delante de cocinas

y el resto, por favor, subid a la galería.

Ah, solo hay un pin. Te lo dejo a ti, para ti.

Veo muy cerquita el pin de la inmunidad.

A ver si lo puedo tener, lucirlo y salvarme.

Para ver en qué consiste el cocinado que os puede dar

a uno de los dos el pin de la inmunidad,

vamos a recibir a un invitado que aprovechó cada minuto

que pasó en estas cocinas.

¡Adelante el ganador de "MasterChef VII"...!

¡Aleix Puig!

(Aplausos)

¡Bravo, Aleix! ¡Bien! ¿Qué tal?

(ALEIX) Volver a "MasterChef" es algo

que te pone la piel de gallina. Cuando escucho a los jueces:

"Que pase el ganador de la última edición"... ¡Uf!

Estoy en casa. ¿Cómo te sientes

al pisar la cocina? Volver a entrar, verlos ahí...

Siento todo lo que sentís vosotros.

Es muy fuerte eso, eh. Es chulo.

¿Has terminado ya tus estudios en el Basque Culinary Center?

Pues ya hemos terminado. Han sido seis meses

de mucha formación, mucha técnica. Y, a partir de aquí,

tengo una noticia, que es que en septiembre abrimos

mi primer restaurante en Barcelona.

¡Qué bien!

Venimos del mundo del pescado, es algo que llevo

tiempo queriendo hacer, dar de comer

a mucha gente en Barcelona con nuestra cocina, que es

una base de pescado muy rica y para todo el mundo.

¿Has metido a tu madre en el ajo? Más o menos,

porque es la que traerá la materia.

Está, más o menos, metida en el ajo.

Ana y José Mari pelearán en el siguiente cocinado

por el pin de la inmunidad. ¡Qué me dices!

Es una pedazo de prueba. Hice una y sé por dónde voy.

(ANA) Sí, ¿no? ¿Qué te parece

si tú también cocinas con ellos?

Y así no les queda más remedio que emplearse a fondo y darlo todo.

Me parece genial.

Una cosita... Si lo haces bien, el pin para ti, eh.

¿Ah, sí? Así es, aspirantes.

Si Aleix es el mejor de los tres, él se llevará el pin de recuerdo.

Para saber en qué consiste la prueba, vamos al supermercado.

Aleix, quédate aquí.

Ah, ¿me quedo? ¡Jo! -¡Vámonos!

(ALEIX) Siempre pensaba: "Ojalá gane y el día que venga,

me digan: Cocina." Nada más me ha dicho Jordi:

"¿Qué tal si montas un plato?" he dicho:

Voy abajo con los "concur" a cocinar a tope.

Deberéis poneros de acuerdo para elaborar un plato libre.

Deberéis elegir entre hacer un plato dulce o uno salado.

Y atención, porque si elegís hacer dulce, tendréis 75 minutos

y podréis elegir 15 ingredientes.

En cambio, si elegís salado, tendréis solo 60 minutos

y deberéis elegir diez ingredientes solo.

Y los ingredientes que decidáis coger, serán los mismos que tendrá

Aleix para cocinar.

Un secretillo: Aleix domina el pescado.

Toda la vida pescadero y domina el pescado.

Ahora, vosotros sabréis.

¿Qué hacemos? Estoy en blanco, no sé qué quiero.

-Soy muy malo con postres. -Vale.

¿Elegimos salado, Chema? -Salado.

¿Seguro salado? 100% Somos muy salados. Sí.

Y ahora tenéis que decidir entre los dos

con qué ingredientes vais a elaborar un plato libre.

No tenéis que hacer el mismo, solo los mismos ingredientes.

(ANA) Vale. El cordero 100%. Id cogiendo, chicos.

Sí, venga. Cebolla y champiñones. Champiñones.

Yo no quiero champiñones. -¿Eh?

Yo no quiero champiñones.

Pero si son supersocorridos.

Me gusta porque sabéis poneros de acuerdo, eh.

¿Quieres patatas de guarnición o qué quieres?

Ana, algo deberás decidir porque está José Mari imponiendo

su criterio. Prefiero patatas.

Si quieres champiñón, lo cogemos. -No, venga, patatas.

Patatitas... Eres muy complaciente, perdona que te lo diga.

Está en juego el pin de la inmunidad.

(CHEMA) Ajo. (ANA) Sí, ajos.

Yo quiero tomillo. -Yo cogería menta para el cordero,

pero, bueno, tomillo. -Quedan cuatro. Vino.

Vino es un ingrediente, ¿no?

# Me gustan las mujeres... # ¡Qué rico! Oporto.

¿Cogemos mantequilla? -Sí.

Mantequilla. (CHEMA) Verdura.

(ANA) Hemos cogido ya cebolla...

Zanahoria. -Parece un caldo...

Venga, zanahoria. Yo cogería algo más

para hacer una bonita guarnición porque hay mucho básico aquí.

(ANA) José Mari, ¿podemos coger champiñones?

Hemos cogido patata. -Muy básico.

Ya, bueno, pero es que... -Coge champiñones. ¡Va!

Si tú no quieres, no. -Coge champiñones.

Champiñones, venga, va.

Yo no los voy a utilizar. Cógelos. -No.

¿Pero no querías tú champiñones? Sí, pero él no quiere.

Imponte. Hemos cogido todo lo que ha querido él.

Lo siento. -A ver qué hago con el champiñón.

Chema, por mí, cogemos miel. No quieres miel, ¿no?

¿Quieres miel? Venga, ya está. ¡Madre mía!

(RESOPLA) Es que... champiñones y miel...

¡Aleix, por favor, ven, que esto te interesa!

A ver...

(ALEIX) Ni pescado ni marisco...

Yo creo que ahí es un poco la estrategia de "que está Aleix,

no vamos a meter pescado porque está en juego el pin".

Entonces, yo hubiera hecho lo mismo, la verdad.

Aspirantes, tenemos algo que anunciaros.

Nosotros no vamos a estar presentes durante el cocinado.

Haremos una cata a ciegas en el restaurante.

Interesante. En nuestro lugar, os vigilarán

tres Estrellas Michelín. ¿En serio?

Desde el restaurante Atrio, en Cáceres,

con dos Estrellas Michelín, Toño Pérez;

y desde el restaurante Casa Gerardo en Prendes, Asturias,

con una Estrella Michelín, Marcos Morán.

¡Adelante! (APLAUDEN)

El relevo.

¿Qué tal? ¡Hola! ¡Bienvenidos!

¿Qué tal estáis? Bien, en casa.

Se os ve muy bien. Felices de estar aquí.

Bueno, Toño, explícanos qué es "Chefs for Children".

Es un proyecto donde el objetivo fundamental es enseñar

a los niños a comer.

Y todos los beneficios que se sacan en esta gala

son para los niños con cáncer.

Y este año, hay una cosa muy bonita donde todos los cocineros

que colaboramos con este proyecto vamos a hacer unos talleres

donde vamos a ir coloreando las comidas...

Luego eso se llevará a los hospitales

donde están los niños con cáncer.

¡Qué bonito, Toño! Estamos muy ilusionados.

Marcos, cuéntales a los aspirantes cómo has conseguido que se coma

fabada en Londres y Bruselas

y, encima, que tu restaurante Hispania sea elegido

el mejor de la capital europea.

Lo primero que hay que hacer para conseguir que la coman,

es hacerla allí y llevamos

siete años abiertos en Londres. Muy felices de seguir creciendo

con Hispania y de llevar la gastronomía española

por el mundo, que siempre viene bien.

Gran embajador tenemos contigo.

¿Y estáis preparados para vigilar a los aspirantes y al ganador

de la séptima edición mientras nosotros nos vamos a descansar,

que lo tenemos merecido?

Relajaos, que os vamos a sustituir

perfectamente. Lo agradecemos.

Los aspirantes y Aleix tienen que elaborar sus platos

con los mismos ingredientes, ingredientes

que han elegido entre José Mari y Ana:

cordero, cebolla, patatas, ajos, tomillo, vino,

mantequilla, zanahoria, champiñón y miel.

Tienen 60 minutos. ¿Les podéis dar ahora algún consejo?

Yo, a priori, según estabas contando los ingredientes,

ya estaba fabricando la receta, ya la tenía.

Tienen que hacerlo mal para no hacer algo coherente.

Toño, Marcos, mucha suerte, que la vais a necesitar,

os lo aseguro. ¡Vámonos! ¡Chao!

(LUNA) ¡Bravo, chicos! (APLAUDEN)

(SUSPIRA ALIVIADO) Bueno, qué bien, ¿no?

A esto me voy a acostumbrar rápido. Así sí, eh.

Está cansado ya, eh. Sí.

Es que yo he cocinado, vosotros no.

Aspirantes, Aleix, los 60 minutos comienzan

en tres, dos, uno... ¡Ya!

(Aplausos y vítores)

¡No ganes a nuestros amigos! "Por fa".

¡Con mucho cariño, Ana, como si fuera para Rodri!

Me queda muy bien esto aquí.

Es posible que no se lo lleve nadie.

Imagínate que lo hiciese mejor Aleix.

¿Crees que puede tener un mal día? Caballito ganador.

Se puede equivocar. Lleva mucho sin venir

y cuando vuelves, es complicado.

¿Y el jurado sustituto cómo lo va a hacer?

Creo que lo van a hacer bien. Son ya de la casa.

Los últimos que tuvimos fueron Flo y Mota.

Prefiero a estos, parecen más serios.

Estos me parecen más serios. Están por ahí.

Andan por ahí. ¿Por las hechuras?

Pepe, Samantha y Jordi... -Son estrellitas.

Nos traen aquí a que les resolvamos las cuestiones.

Muy bien, muy bien. -Muy fuerte.

Oye, que me quedo dormido. ¿Me despertáis dentro de un ratito?

¡Vaya dos! A cerrar los ojos.

Es la primera vez que me traen aquí a trabajar.

O nos lo pasamos bien, o no volvemos.

A ver qué están haciendo.

Aleix está bajando las costillas y yo, por lo que estoy viendo,

intuyo que va a hacer un asado muy sutil al momento

y con el resto de los huesos y las cositas de haber limpiado

el carré, va a hacer un fondito.

Hay dos opciones, si lo dejan crudo,

no hay quien se lo coma, pero si lo pasan,

queda duro como una piedra.

¡Olé! (SONSOLES) ¡Vinito! ¡Bien, Ana!

Estoy más nerviosa de lo que pensaba por estar

aquí abajo. No sé si voy a tener el pin de la inmunidad,

pero, por lo menos, me lo voy a currar

y a ver si se me pega algo de Aleix.

¡Uy, Aleix, que se adelanta por la izquierda!

(MARCOS) Aleix lleva 30 vueltas antes que los demás.

Está haciendo el vacío con unas hierbas. Muy profesional.

Es como tú, presun... -Pretencioso.

-Pretencioso. -Pero en bien.

Ahora lo va a cerrar.

Ana ha empezado y aquel detalle que veíamos de Aleix

de limpiar el hueso, Ana, como no tiene tanta experiencia,

no lo tiene.

Venga, Anita, amor. -Pone nervioso estar aquí abajo.

Pues tranquila.

(ANDY) José Mari va a hacer el corte.

(MICHAEL) No lo hace bien.

José Mari... José Mari... -Está haciéndolo fatal.

Estamos jugándonos tener un pin, que me encantaría,

pero si no se puede, no se puede. Voy a luchar.

Tenemos el hándicap de tener aquí a nuestro amigo Aleix

y hay que hacerlo mejor que él. Un poco difícil, pero bueno.

(IVÁN) Está haciendo un fondo. (TERESA) Con los restos

del cordero que ha quitado. -Vale. Está marcando la carne

y va a hacer cebolla y zanahoria para un fondo.

Mira el otro, tranquilo. -Estoy aprendiendo mucho del compi.

-Sabe muy bien. -Cómo maneja el cuchillo.

¡Pa, pa, pa! ¡Olé, olé, olé!

Fíjate lo que es saber hacer una cosa y lo que es

haberlo visto y no haberlo hecho nunca.

Está desgarrando la falda. Le va a costar mucho trabajo

dejar los huesos limpios.

Nos está dejando muy poco para comer.

(JUANA) ¡Vamos, Ana, que lo llevas muy bien y huele...!

¡Gracias, mi chica!

Aleix tiene "fans" en la galería. -Sí, ¿no?

Aleix, tienes un nombre muy bonito. -¡Muchas gracias!

Pero yo soy de Saúl. -Tú eres de Saúl.

Pero es que hay niveles. Saúl... ¡Cuidado!

(MICHAEL) ¡Oh, mira! El corazonador.

-Des... -Descona... ¡Oh!

Descorazonador. -"Descoranizador".

-Descorazonador. -Eso.

(LUNA) ¡José Mari, venga!

Recordad el "pin". -¿El pen?

Pin, el pin que se van a ganar.

Voy a probar, desecar esto entre dos sartenes

y hacer un crujiente.

(MICHAEL) ¡Da gusto verte! (SONSOLES) No te líes, Michael.

Como si nada, Aleix. Como si nada.

Mira, ahora van los chefs. -¿Cómo vas?

-Buenas. -¿Cómo estáis? A ver.

Estamos marchando el fondo, estamos sacando el alcohol

del oporto... Tenemos el costillar a baja temperatura con un poco...

-¿Cuánto tiempo le has dado? -Media hora,

que atempere. -¿Temperatura?

-58. -Y luego, el cordero cuando salga

de la baja temperatura... -Cortamos costillas,

marcamos, nada, un toque de plancha

y presentamos las costillas bien puestecitas.

-Perfecto. -Luego tenemos aquí confitando

unas patatitas. Vamos a marchar un buen caldo

porque ese carré lo queremos acompañar de un buen fondo.

-¿Vas a utilizar la zanahoria? -Vamos a hacer un aire

de zanahoria porque lleva lecitina, entonces, ella misma...

Se nota donde hay ya experiencia, eh.

Tiene sentido lo que has dicho.

Deseando que lo probéis. -¿No vas a dejar

a los chicos que ganen? -Me juego una reputación.

Siempre la tienes. -Que no, que Toño es buena gente.

-Machácalos. -Hay que ser buena persona

pero hay que currar. -Buen compañerismo.

-De buen rollo pero gana. -Es una línea fina entre ser

buen compañero y competitivo.

-¡A por todas! -Gracias.

(FIDEL) ¡Venga, chicos, que estamos muy orgullosos

de vosotros! -¡Vamos, Anita, corazón!

¡Lo estás haciendo superbién! -Está controlado.

¿Qué tal, Ana? ¿Cómo estás? -Muy bien.

-¿Cómo lo llevas? -Intentaré hacer

una patata suflé que me quedé mosca en una prueba.

Vas a intentar hacer una cosa

que ya has hecho mal. -Sí.

Te pondré tranquila, lo tienes muy jorobado.

-¿Sí? -Aleix lo está haciendo muy bien.

-Bueno... -Di la verdad.

Relájate. Cuéntame la receta, a ver, cariño.

La costillita la he marcado en la plancha

y la voy a terminar en el horno. Estoy haciendo una salsita

con tomillo, vino de oporto, cebollita...

Y una guarnición de champiñones glaseados.

Si la patata suflé la haces bien de verdad, va a ser

muy complicado que no ganes. Pero hay que hacerla muy bien.

Claro. Si no, tengo un plan B.

Olvídate del plan B, que tiene que salir.

-No me estáis dando ánimos. -Que te va a salir.

-Es muy complicada. -¡Que sí, Ana, que te va a salir!

Que hoy te sale, corazón.

Ana, mucha suerte. -Muchas gracias.

-Te va a salir fenomenal. -Gracias.

¡Venga, Ana, vamos! (JALEAN)

"Concentration". -¡Venga!

-¡Fuerza! (ANA) Gracias, chicos.

¡Aspirantes, habéis consumido 30 minutos!

¡Os quedan otros 30! ¿Oído? (CHEMA Y ANA) ¡Sí, chef!

¿Ahí qué hay, Aleix? -Esto es una piel.

-¿Una piel de qué? -La del cordero.

Esa es una técnica avanzada, muy avanzada.

(LUNA) ¡Vamos, José Mari! (FIDEL) A este dadle caña, chefs.

No seáis malos. -¡Sí! ¡Dale caña!

A ver, José Mari, los de arriba están diciendo que te demos caña.

Bueno, de eso se trata, que nos deis caña

y que aprendamos más. Si no, no aprendemos.

-Cuéntanos. -Estoy marcando ahora...

-Controla, eh. -Sí, sí.

¿Te han dado menos cordero que a Aleix y a Ana?

No, me han dado lo mismo. -Pero es que comemos cinco

y uno es Pepe.

¿Y esto? -Esto es un poco de caldo

que estoy reduciendo con un poco de cordero.

Tiene un colorcito enfermo. Dórate ese carré.

Dóralo. -Venga, ONG. ONG Toño.

Y mételo ahí dentro.

Escúchame. El punto de miel

puede estar muy bien. -Gracias.

Os juro que no entiendo este termómetro.

Voy a meter esto aquí.

(TERESA) ¿Cómo hace un corderito, José Mari?

Sara Lúa hace el corderito. (BALA)

¡Oh! ¡Bravo!

Aleix, te están pisando los talones, vida mía. ¡Cuidado!

Aleix, te han llamado "vida mía". -¿Ahí arriba?

Sí. Yo, como mero espectador. Yo solo te informo.

Es que ocio y negocio juntos... -Bueno...

Donde tengas la ollas,

no abras un restaurante. (ALEIX) Claro.

Tenemos mucho amor para dar.

-Y Luna, mucho más.

(IVÁN) Creo que está un poco celoso aquí el Alberto.

No entiendo a cuánto está esto.

(LUNA) ¿Va a hacer un aire? (IVÁN) Sí, con agua.

Zanahoria cruda y agua. Ahí no hay nada.

Un aire va a hacer.

Aire tienes tú en la azotea. ¡Madre mía!

(SONSOLES) ¡Venga, ese suflé, Anita!

(LUNA) ¡Venga, Ana! ¡Venga, venga! ¡Que las llevas ahí, eh!

-¡Qué rico! -¿Han salido?

(ANA) No, espera. Espérate.

(SONSOLES) Ana, no te rindas. Inténtalo otra vez.

O cambia de opinión.

Soy mongola.

(TOÑO) Ana, ¿cómo van esas suflés? -Mal.

He pasado al plan B. -¿Cómo?

¡Ana...!

Pero, bueno, ya lo conseguiré. Si llego a la Final, hago suflé.

(MARCOS) Juani, ¿tú qué hubieras hecho con el cordero?

Me dieron la cuchara con la caldereta.

¿Y cómo ligaste la salsa de la caldereta?

Pregunté a los pastores en Matabuena porque ya sabía...

-Hiciste proceso de investigación. -Sí.

(LUNA) Se le ha quedado la costilla a medio hacer.

-¿A quién? -A Aleix. No, es mentira.

¡Qué horror! O sea... Es que no me ha salido nada.

Una vinagreta con miel está haciendo Chema, ¿no?

Vinagre a tope.

Ojalá que le ganen a Aleix. Pero es que Aleix, míralo

cómo trabaja de bien.

¡Aspirantes, os quedan cinco minutos!

(LUNA) José Mari, tienes que emplatar ya.

Chema... -¡Aún quema!

Anita, ¿qué estás haciendo?

¡Venga, Chema, a emplatar! -¡Dejadle!

Me estoy poniendo cardiaca

con José Mari. -Yo con Ana.

-¡Pinta, pinta! -¡Qué "monguer" soy!

(MICHAEL) Aleix, el plato...

(IVÁN) ¡Venga, Anita!

¡Venga, chicos, vamos! ¡Venga, va!

(FIDEL) Chemita, emplata ya. (SONSOLES) ¡Chema!

-No puedo. -Tienes que hacerlo, por favor.

Menos mal que se me da bien emplatar, si no, no sé qué hago.

¡Aspirantes, queda un minuto!

¿Oído? (ALEIX) ¡Oído!

(LUNA) ¡Venga, un minutito, que lo tenemos!

¡Muy bien, Ani! ¡Muy bien! -¡Venga, Ana!

¡Venga, Ana!

¡Venga, a por la inmunidad!

Y quedan diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Manos arriba!

(Aplausos y vítores)

En conjunto, me ha quedado bonito,

que la carne va a estar al punto, que la salsita está buena,

el champiñón... Pero como me imaginaba

el patatón suflé, pues me he venido un poco abajo.

Si quieres aprender todo lo que necesitas sobre cocina,

suscríbete a la Escuela MasterChef. Más contenido

con nuevas recetas y trucos para que puedas convertirte

en un auténtico MasterChef.

Cocina tradicional, cocina saludable y cocina italiana

son algunas de las nuevas lecciones que podrás encontrar.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

¡Samantha, Pepe, Jordi, la mesa la tenemos!

¿Ya podemos salir?

¡Pero bueno...! Gracias, Toño.

Estoy como las mamás. ¡Niño, la mesa!

Muchas gracias. ¡Qué ilusión! ¿Qué tal?

Hola. ¿Qué tal? Qué siesta me he echado.

¡Uy, madre mía! Tenéis que venir más veces.

Sí, por favor, venid. Tenéis los tres platos de cordero.

Vamos a empezar con el verde. Tengo el sellito verde.

Tiene mejor punto de lo que esperábamos.

Tiene buen punto, eh.

Pero os voy a decir una cosa. Aquí falta...

Un jugo. Bueno, aparte...

Aquí falta una patata suflé que habían prometido a Toño.

¡Ah, no me digas más! Pero lo peor de todo

es que nos dijeron: "Si no, tengo un plan B".

El plan B son unas patatas paja. ¡Hombre...!

¡Qué infantil! Patatitas paja.

Punto número uno: punto del cordero.

Lo tiene. Un buen fondo.

No lo hay. No lo hay.

Y una buena guarnición, tampoco la hay.

El carré era así.

¿Sí? Y ha habido aquí un proceso

de manicura y posproducción.

Esto es lo que he conseguido sacar. Éramos cinco, eh.

Esto es la alta cocina. Hacéis mucho daño.

Está muy básico, eh. Muy básico. Sin gran metedura de pata.

No hay un desastre.

Creo que la persona que lo ha hecho cocina,

pero hoy hizo un plato más básico que el mecanismo de un chupete.

Es muy elemental. No se ha cargado el cordero,

te lo puedes comer, está rosadito y rico.

Pero la guarnición me parece básica. Cuando coges champiñones...

¿Qué esperabas hacer? Saltear y ponerlo al lado.

Es que teníamos una ilusión con el suflé que...

Con lo que nos gusta. Muchas veces, el tuerto gana

en el reino de los ciegos. Así que esperad.

(ANA) Quiero el pin de la inmunidad.

Pero me ha salido fatal.

Vamos con el siguiente. ¿Empiezo yo?

El color rosa. ¿Si empiezas tú,

tenemos para comer los demás? Sí. Es muy escueto.

Durante la degustación, os comento que las dos empresas

de construcción y manicura que entraron en el primer cordero,

entraron en el segundo cordero. Dicho lo cual, se agradece

el fondo que tiene debajo, que no será un fondo de cordero

pero no está mal. Sí, sí.

Y hay unas zanahorias que están ricas.

Una zanahoria escabechada, puré de patata...

Le da un toque de vinagre que va bien.

De cocción no está mal. Hay una guarnición que dice

más cosas, más sabor, más complejidad que no está mal.

Sí que hay más trabajo que el otro cordero,

que era muy básico. Y el punto es bueno también.

(MARCOS) De punto está mejor que el otro.

Está perfectamente ejecutado el carré. Yo creo que el punto...

Las chuletillas están limpias.

La composición de los ingredientes también.

Oye, parece que lo has cocinado tú, Toño.

Bueno, bueno... Aquí ha habido dos cocineros.

Te has compadecido de los tres chicos.

Marcos, hay que echarles una mano porque están cocinando

en un momento de tensión.

Claro. -Gracias, Toño.

Gracias, Toño. Creo que esto es nivel uno...

Nivel dos. Sí.

Me he currado un escabeche de categoría, eh.

Si lo pudierais probar desde casa... ¡Joder! ¡Contratadme!

Vamos a probar el azul.

(TOÑO) En un principio, se montó un carré

y luego se ha presentado

en chuletillas.

Este carré entró en baja temperatura y lleva

un aire de zanahoria, no sé si lo habéis visto...

No me digas más. De zanahoria con lecitina natural.

Como la zanahoria lleva lecitina... De forma natural, emulsiona...

Correcto. Claro.

La idea es buena, es bonita y está bien, pero falta

un poquito de sabor final. No hay un fondo de cordero.

Cuando hablamos de fondo de cordero, estamos hablando

de algo que reduce mucho, esa cucharada que se te pega

casi en los labios y sabe a un fondo de cordero.

Esto es un consumé, un caldo. Como propuesta es más interesante

que un puré y unas patatas paja.

La idea es buena pero le ha faltado lucir.

Dicho esto, ha llegado el momento de puntuar las elaboraciones.

Vamos a coger cada uno una pizarra.

¿Y os parece que votemos de uno a diez?

Ah, ¿con pizarrita? -¡Qué guay!

Mola. -A tope.

(ALEIX) He vuelto como al auténtico "MasterChef" de caña,

de "no todo es perfecto". Hay que mejorar día a día.

Aunque hayas ganado "MasterChef", metes la pata con el cordero

y "MasterChef" está más vivo que nunca.

Vamos a empezar a valorar el plato verde.

Y le vamos a poner un número del uno al diez,

lo que nos haya parecido.

Ya está. ¿Sí? ¿Lo tenemos? Venga, enseñamos.

Samantha un cuatro, Toño un siete, yo cuatro,

Marcos cuatro y Jordi cuatro.

23 suma esto. ¿Y de quién puede ser este plato?

Yo sí lo sé. De Ana.

Sí. Reconocemos tu estilo ya.

¿Os parece que puntuemos el rosa? Venga.

Vamos... Enseñamos ya.

¡Un nueve! ¡Guau! -¡Un nueve!

Samantha un seis, tú un nueve, Toño...

Yo un seis. Cinco, cinco...

Qué tacaños sois. 31 suma.

Yo pienso, y no me voy a equivocar, que este plato

lo ha hecho José Mari. Sí.

Y yo también.

Le tienen calado ya.

Vamos a valorar el plato de color... azul.

Vale. Yo sí lo tengo. Yo también.

El azul es un... Samantha cinco.

Ocho. Ocho Toño. Yo un cinco...

Cuatro y medio y cuatro y medio. 27.

Y yo creo que es tuyo, Aleix.

Tiene mucho mérito porque has arriesgado,

has utilizado técnicas, pero está clarísimo

que tú eres de pescado. A ti el cordero

se te ha complicado un poco. ¿Sí o no?

Mi mundo es el pescado. Lo que hemos querido hacer,

es el tema de "zero waste", intentar aprovechar el producto.

Evidentemente, era la propuesta más interesante,

más compleja y más profesional.

A ver, caballito... Todos sabemos tu nivel,

sabemos que te gusta la técnica, que cocinas muy bien,

pero ha faltado lucir. Y eso te va a recordar

cuando abras tu restaurante, que aunque tengas el nombre,

la fama, lo emérito,

cada día se tiene que hacer increíblemente bien

porque cada día es un examen. Así es. Súper, súper.

Consejazos.

Bueno, vamos con el recuento de puntos.

El plato verde de Ana: 23 puntos.

El plato azul de Aleix: 27 puntos.

Y el rosa de José Mari: 31.

(LUNA) ¡Olé!

Por tanto, felicidades. Eres el ganador de esta prueba

y del pin de la inmunidad.

¡Madre mía! -No se le va a poder aguantar.

Ahora sí que... Esto quiere decir

que tenemos mucho nivel este año, eh, Aleix.

Ya, ya lo veo.

Eh... Capitán general, eh. Capitán general.

(JOSÉ MARI) Tener el pin te da como fuerza.

Es como el rey de la corte.

Enhorabuena. Muchas gracias, chefs.

Y gracias por la ayuda y por esto... No sé...

Se lo dedico a mis compañeros.

Toño, Marcos, Aleix, muchas gracias a los tres por habernos acompañado.

Os esperamos cuando queráis. Esta es vuestra casa, ya lo sabéis.

Hasta la próxima, amigos.

¿Lo habéis pasado bien? Súper.

¡Qué grande! Gracias por la ayuda.

¡Gracias! (APLAUDEN)

Aspirantes, nosotros nos ponemos en marcha, que nos espera

una técnica culinaria con más de cinco siglos

de historia y vamos a ponerla en práctica,

exactamente, en el lugar donde nació.

Ahí lo dejo.

(Música)

(NARRA) Viajamos a Bizkaia para disfrutar de uno

de sus mayores tesoros: el mar Cantábrico.

Estas aguas nos han regalado impresionantes playas salvajes,

una ola izquierda mundialmente conocida

y una de las técnicas de cocina más sencillas

y exquisitas que existen: la parrilla.

Y qué mejor lugar que Bermeo para entender por qué la parrilla

se inventó en el mar.

En sus calles se respira el orgullo de ser pescadores

y no es para menos, ya que poseen el puerto de bajura

más importante de todo el litoral vasco.

Diariamente, cientos de barcos salen a faenar para traernos

a su lonja pescado fresco de alta calidad

y elaborar deliciosas conservas.

Esperemos que nuestros aspirantes lleguen a buen puerto

en esta prueba y nosotros... también.

Huele a pescado, eh. -Huele a mar, a mar.

(INHALA) (LUNA) ¡Qué rico! A salitre.

Oye, ¿pero dónde están los jueces? -¿Dónde están los jueces?

¡Chicos, les veo! ¡Creo que por allí!

¡Míralos! ¡Están ahí!

¡Por ahí! ¡Allí están!

¡En barca! ¡Qué guay!

Oye, jefe, no se mueva mucho que esto escora, eh.

Esto escora. Ahí estamos ya.

¡Jordi, te estás poniendo muy fuerte y tienes

el barco así doblado! Muchas gracias.

Samantha, por favor. ¡Uy, uy! ¡Jordi, cuidado!

Oye, no esperáis a nadie, ¿no? Vais a vuestra bola.

Vamos a ver, cachas, que tú de un brinco sales de ahí.

Tanto gimnasio, tanto rollo...

¿Pero dónde vas? ¿No sabes que soy yo el que abro el programa?

(Aplausos)

¡"Hello"! ¡Hombre!

¿Qué tal, aspirantes?

Grumetillos. Grumetillos. -¿Grumetillos?

Muchas gracias por estos aplausos.

¡Ay, que se ha mareado! Me habéis dejado...

Viene mareado, viene mareado. ¡Estás blanco!

No está acostumbrado a los yates.

Ya, ya. (RÍEN)

Aspirantes, bienvenidos los 12 a Bermeo.

(ASPIRANTES) Gracias, chef. Os hemos traído hasta aquí

porque hoy vamos a dedicar el cocinado

a uno de los mayores manjares de nuestra gastronomía:

el pescado a la parrilla.

(EXCLAMAN) -¡Qué rico!

Fijaos qué idea tan simple y, a la vez, tan perfecta.

Un buen pescado fresco, unas brasas, un poquito de sal

y a disfrutar.

Curiosamente, no fuimos los cocineros quienes inventamos

esta técnica, sino los marineros en alta mar.

La escasez de espacios y recursos les obligó a cocinar el pescado

recién capturado con brasas. Y el método resultó tan puro,

tan respetuoso con el sabor,

que decidieron conservarlo en tierra firme.

Y su éxito fue tal, que acabó llegando a la alta cocina.

Juani, alégrate porque la prueba va de cocina tradicional.

¡Menos mal! ¡Una maravilla! ¿Sí?

José Mari, ser el mejor tiene premio y, en esta ocasión, doble.

(EXCLAMAN) -¡Madre mía!

El primero de tus privilegios va a ser elegir

los dos capitanes de los equipos que van a competir hoy.

¡Me gusta a mí! Obviamente, puedes nombrarte

a ti mismo. Hoy prefiero estar a las órdenes.

Vengo cansado de la prueba anterior...

Bueno, agotado. (RÍEN)

Agotadísimo. Cómo estás escurriendo el bulto.

No hay cosa como darlo todo.

Quiero que Fidel demuestre lo que sabe hacer.

No ha tenido mucha suerte y quiero

que sea capitán. ¿Y el otro?

Juani va a ser la otra capitana. (GRITAN CONTENTOS)

Juani la otra capitana.

(IVÁN) Sí, que lo vas a hacer muy bien.

¿Y por qué?

Es cocina tradicional y quiero ver si es verdad

que es la campeona de la cocina tradicional.

A mí no me gusta estar la primera de la fila.

Me gusta ser la pinche, en vez de la cocinera.

¿Piensas que es un dardo envenenado?

No. Querrá que la abuelita hoy, a ver cómo se las arregla.

La primera que ha tenido, ya se ha rajado,

con eso digo todo. "No, yo capitán no que estoy cansado".

José Mari, tío...

José Mari, ¿sabes lo que es esto? (CACAREA)

Le ha pasado a él lo mismo hoy. -No, yo no soy un cobarde.

Tengo esto pero a lo mejor no lo utilizo esta semana.

O sea, que hay estrategia, hay estrategia.

A lo mejor.

(ANDY) José Mari tiene una estrategia.

Quiere ir de buen compañero,

dando la capitanía a Fidel, a Juana...

"¡Ay, qué buen compañero soy! Se lo merecen..."

No me lo creo. No me lo creo nada.

Pues, queridos capitanes, atención porque tenemos novedades.

¡Ay, Dios! -¡Oh, oh!

Quiero que vosotros diez, todos menos los capitanes,

cojáis una de las fichas que hay en esta bolsa

y os vayáis colocando ahí.

De uno en uno. ¡Adelante! En filita india.

¡Ay, madre! (TERESA) ¡Venga, Sonso!

¡Puf! El cinco...

¡Sin mirar! ¡Eh! ¡Ay, ay, ay...!

(MICHAEL) "Ten". Diez, venga.

(TERESA) Un diez. Lo has hecho de diez.

Diez. -¡Ostras, ostras!

Cinco y diez. -¡Uy, otro diez!

¡"Five"! -¡Vamos, Tere!

Venga... (LUNA) 15.

Cinco, diez y quince. -A ver, a ver...

-15. -¡Oh! Siempre suficiente.

¿Qué haremos tú y yo hoy aquí? -A ver qué nos toca.

Aspirantes, ¿qué creéis que significan esas fichas con número?

Kilos de pescado que vamos a cocinar.

Cuántos comensales vamos a alimentar.

Por primera vez en la historia de "MasterChef",

los capitanes vais a comprar aspirantes a cambio de tiempo.

¡Hala, qué guay! -Esto sí que mola, eh.

Debéis saber que el tiempo de partida de este cocinado

es de 200 minutos. Por tanto, restaremos a cada uno

tantos minutos como sumen

las fichas de los aspirantes que compréis.

OK. Bueno, Fidel, como tú has sido

el primero en ser elegido capitán, te corresponde empezar a comprar

aspirantes. Vale.

Pues voy a coger a Iván porque tiene poquito tiempo

de descuento, está en su salsa y me gustaría hoy currar con él.

Fidel, cinco. Muy bien. Juani, ¿a quién compras?

Yo a Sara Lúa porque creo que entiende bien el pescado.

¿Ah, sí? ¡Pues hala! Venga, los gallegos los primeros.

Yo ahora elijo a Ana, porque es baratita y...

Sale bien de precio. Y siempre es una alegría

tenerla en el equipo. Da buen rollo.

Es una ganga. ¿A que sí?

Yo a Teresa. Porque... Mira, no sé por qué.

¡Venga, Juani, que esto lo ganamos!

Menos cinco. Juana, como diría Michael:

Te gusta el "low cost". "Low cost".

Fidel... Ahora elijo a Andy.

Baratito y muy trabajador. Creo que va a ser un buen fichaje.

Venga, se van acabando los chollos. Juani, siguiente nombre.

Sonsoles. Sonsoles.

Además que es baratita, es buena cocinera.

Voy a tirar la casa por la ventana y voy a elegir al señorito Alberto.

¡Caray!

Tirando la casa por la ventana. ¡Vaya dispendio!

Juani, cómprame algún besugo de los que te queda aquí.

Yo, a José María porque con lo atento que ha sido

conmigo y lo bueno que es y mira lo que tiene...

Venga, estás derrochona, Juani, eh.

Bueno, pues nos queda Luna, que cuesta 15 minutos...

Hoy estoy... ¡Vamos! Luna está cara hoy.

Luna, estás cara. Estás cara, Luna.

Michael cuesta diez. No me pueden comprar.

Considero que los compañeros han elegido más por amistad,

que por control de cocina.

Fidel, ¿a quién compras? A Luna.

Me está mirando con unos ojitos... Además, es muy "curranta".

Michael en mi equipo... Es que...

Se ha quedado el último y ya tenía que ser conmigo sí o sí.

Pero me parece que hará lo que pueda.

Pues el resultado queda así, aspirantes...

El equipo de Fidel ha costado 45 minutos.

Por tanto, tendréis para cocinar

155 minutos.

155 minutos. -¡Muy bien! ¡Genial!

-¡Muy bien, chicos! -¡Bien, bien!

Al equipo de Juani, las cuentas le han salido un poquito mejor,

porque solo has gastado 40 minutos.

Dispondrás de cinco minutos más que tu capitán rival.

Os hemos dicho al principio que esta prueba es un homenaje

a todos estos profesionales que llevan el salitre en la sangre.

Pero como, además, estamos en Euskadi y aquí todo

se hace a lo grande, hoy no cocinaréis un menú,

sino dos. (EXCLAMA)

El menú del equipo azul está formado por...

Un entrante: marmitako.

(ANA) Genial. Un principal:

besugo a la parrilla, que va acompañado

con patatas panaderas hechas con cebolla roja de Zalla.

y cerrará con este delicioso postre,

mamía con compota de manzana y teja.

Por si no lo sabéis, es una cuajada de leche de oveja.

Ese es el que vamos a hacer.

Llega el momento de conocer el menú del equipo rojo.

Como entrante tenemos guiso de potxas de Getxo con bacalao.

El principal consiste en ventresca de atún a la parrilla.

Lleva como acompañamiento pimientos al carbón

y tomates confitados.

Y el postre también muy de la tierra, pastel vasco.

José Mari, aquí va tu segundo privilegio, repartir menús.

¿Qué capitán quieres que lidere el equipo azul y por tanto

que cocine marmitako, besugo y mamía?

El azul para Juana.

¿Por qué? Marmitako sabemos hacerlo todos,

así que les voy a dar este privilegio a mis compañeros.

Como soy buena persona el rojo para ellos.

Mira cómo tiemblo, mira cómo tiemblo.

Vamos, que te has quedado con el menú que crees más fácil,

porque tú estás con Juani, y a Fidel pues le has encasquetado

el regalito del rojo, ¿no? Muy bonito.

Creo que al final ninguno de los menús ni es más fácil

ni es más difícil. O sea, lo intentaremos hacer

con muchas ganas y hacerlo lo mejor posible.

Aspirantes, hemos invitado a comer a cien de los maravillosos

pescadores y rederas de Bermeo.

Cien. -Uf...

Nadie mejor que ellos para valorar el producto

y los puntos de cocción.

Pero atención, porque hay más. Dos los aspirantes de cada equipo

saldrán a servir platos y trinchar pescado

delante de nuestros comensales.

¿Cómo? ¿Trinchar pescado? -Trinchar pescado y servir.

Es tan importante saber cocinar como saber servir al cliente.

Como siempre nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar y donará

el excedente que no utilicéis a comedores sociales.

Pues poco más nos queda por deciros, cuadrilla.

(Risas)

¿Estáis preparados para sudar la gota gorda con la parrilla?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues coged vuestros delantales y pitando por ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno...

¡Vámonos! ¡Aúpa! ¡Aúpa!

(LUNA) ¡Vamos, vamos, equipo!

¡Dame, dame, dame!

¡Vamos, vamos!

¡Venga, vamos, vamos!

¡Eeeeh!

¡Venga, venga!

Vamos, chicos. -Va, va, va.

Aspirantes, como los platos deben salir todos a la vez

va a arrancar primero el equipo azul

y cinco minutos después lo haréis vosotros, equipo rojo.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Ahora sí, el tiempo de cocinado, equipo azul, empieza a contar

en tres, dos, uno... adelante.

¡Vamos, vamos!

¡Vamos, Juanita, que tú puedes! -¡Vamos, Juani!

¿Dónde empiezo con el postre, aquí? -Sí, ponlo ahí.

Juani, ¿tú qué vas a hacer, cariño?

Yo os ayudaré a todos un poco y vigilar que todo esté en paz.

Yo creo que una de las cosas que podrías hacer bien tú

es lo de chascar las patatas, que eso estás acostumbrada.

Sí, eso lo he hecho toda la vida. -Por eso.

Que empiecen a cocer pronto porque las patatas tardan en hacerse.

El primer plato que tiene

que elaborar el equipo azul es marmitako.

Para el guiso deben preparar un buen sofrito, añadir la patata

cortada y el caldo y dejar cocer a fuego lento.

Poco antes de servir agregaremos los dados de atún.

Capitana. -Voy.

Un segundito.

¿Tú crees que tenemos aquí suficiente caldo para cien?

Sí. -¿Seguro? ¿No hago dos?

No. -Vale.

¿Has lavado las patatas? -Las estoy lavando.

Chicos, ¿cómo vamos? ¿Vamos bien?

Sí. -Sí.

Juana, mira. Oh, my God... el anzuelo del pescado.

Lo voy a sacar para que nadie se lo vaya a comer.

Para su segundo plato el equipo azul tiene que asar

los besugos y la parrilla y rociarlos después

con un sofrito de ajos y guindillas.

Como guarnición servirán patatas panadera.

Sonsoles, ¿cómo vas? -Estoy poniendo cinco gotas

de cuajo en cada vasito para cuando tú me digas que tienes

la leche a temperatura lo eches. -Vale.

El postre del equipo azul es mamía,

que consiste en una cuajada de leche de oveja con coulis

de manzana y tejas de miel y mantequilla.

Treinta y seis. Venga, fuera.

Venga, Michael, ponte conmigo aquí en el sofrito.

Okey. Necesitamos cortar, ¿no? -Sí, cortar.

Oh, my God!

No des tantas voces, que te oigo.

¿Cómo? -Que no hace falta tanta voz,

que te oigo. -Oh, perdona, así hablo yo,

porque me oigo. -Paz, paz, paz, que es fundamental.

A mí Juana me ha confesado...

¡Ay, no!

Ese era el detallito. -A mí me lo ha dicho también.

(FIDEL)Hay roce. (ANDY) Hay roce, sí.

(IVÁN) Sí, sí, sí.

Quiero empezar ya, quiero empezar ya.

Equipo rojo, ¿preparados

para currar y para hacer un menú de diez?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues vuestro tiempo empieza en tres, dos, uno... ¡al lío!

Venga, va, a ver...

Mira, vamos a empezar con mi leche. Leche, 500 gramos.

¿Qué tal vas picando, tú? -Bien, bien.

Chiquitín, cojo esta para el caldo, ¿Vale?

Vale.

Qué bueno, Iván. Qué maravilla.

Esto, tío, es imposible que no tenga sabor.

No, claro, esto tiene sabor seguro, yo te lo digo.

El primer plato del equipo rojo

son potxas acompañadas de tacos de bacalao.

Es fundamental preparar un buen caldo y dejar cocer

la alubias el tiempo necesario antes de echar el pescado.

Ya empieza a quemar esto como...

Siempre con una sonrisita. ¿Eh, mis niños?

Para el segundo plato el equipo rojo tiene que elaborar

ventresca de atún asada, que acompañará de pimientos

marcados a la parrilla.

¡Guau! -Echa, echa canela ahí...

Pues venga, vamos a infusionar. -Venga.

Que sepa bien. -Exacto, y que huela.

El olor es súper importante.

Para el postre el equipo rojo debe elaborar una masa quebrada

que extenderán en moldes y rellenarán con crema pastelera.

Después cocinarán los pasteles hasta que estén bien horneados.

¿Cómo va esto, nene? -Pues ahí dándole a las cebollas.

Parezco la bruja con el pote mágico.

¿Estás haciendo queimada, Iván? -Sí.

¿Tú lo sabes o no? -Yo no me la sé de memoria.

Sara Lúa, una gallega como tú que no sabe lo de sapos y bruxas.

Iván. -Dime, dime.

Ahora échame un vistazo a los pimientos.

Vale, voy. -Hago más zanahorias, ¿no?

Hacemos dieciséis.

Yo casi diría que no le queda mucho. Vale, vete mirando.

Mira, este está muy bien. Que no se quemen.

Que tengan la brasa justa.

Mete un poquito de carbón por los lados.

Vale.

Pepe, Jordi, os he traído este súper juego de pescar

para ver si sois tan hábiles pescando como cocinando.

El que pesque más pececitos en 30 segundos gana y elige equipo.

¿Estáis preparados? Yo estoy encantado.

¡Vamos! Voy a por la lubina.

Yo voy a por la lubina.

¡Jordi, muy bien! Gracias.

Qué mano tiene Jordi para la pesca.

Es un pescador de la leche. Gracias.

Muy bien, Pepe, muy bien. Pero te está ganando Jordi.

¡Vamos, Jordi! ¡Vamos, Jordi! Gracias.

Que no tengo imán, tío. Acércalo a la boca del pez.

¡Últimos cinco segundos! No tengo imán.

¡Cinco, cuatro, tres, dos, uno... tiempo!

Oye, pero vamos a ver... Vamos a hacer un recuento.

A ver, Pepe Rodríguez Rey ha pescado... cuatro peces.

Y Jordi Cruz, señores y señoras, uno, dos, tres, cuatro...

cinco, seis... piezas.

Pero que he cogido los más gordos. ¿Qué equipo me quedo?

¿Con qué equipo quieres ir?

Con el azul, ya está.

Y tú, Pepe, tendrás que ir con el equipo rojo.

A mí qué más me da, yo encantado. Venga, a currar los dos, vamos.

Y yo voy con mis pececitos.

(TARAREA)

(MICHAEL) ¡Oh, my God, está grandote!

Sonso, ¿tú qué dices le metemos un poquito más?

Cuanta más agua pongas más tarda en reducir.

Pues okey, be happy.

Venga, que somos un equipo ganador.

Equipo azul, estoy con vosotros. ¿Qué tal, jefa?

(SUSPIRA) ¿Qué pasa?

Que es mucho para una setenta y cuatro años y medio.

A ver, necesito que me cuentes cosas.

Ay... ¿Por qué suspiras tanto?

Ay, porque creo que no voy a llegar.

Pero si tienes más menos repartidas las tareas y la cosa

viento en popa a toda vela, ¿no?

Bueno, va la cosa, pero es que soy mala para mandar.

Cuéntame cómo has repartido las tareas.

A Michael el besugo porque dice que como es de EE.UU...

Se les da muy bien el besugo a la parrilla a los americanos.

No has pillado mi pequeña acidez. Ironía.

Mi pequeña retranca no la has pillado, la ironía.

No hay besugos en EE.UU. a la parrilloak con sus cositas.

No, como en Coruña y por ahí no. No.

Y por eso le he dicho a Sara Lúa un poco que mire el besugo.

Sara Lúa para que vigile a Michael.

Sí.

No será por perezoso o porque curra poco.

Hace lo que puede. Hace lo que puede...

(RÍE) ¡Ay, que te he pillado!

Ah, una cosa que te digo, eres la chascadora number one.

¿Eh? Chascando patatas eres un águila.

Claro. Me voy a ver a José María,

que seguro que me chasca todos los chascarrillos.

(MICHAEL RÍE)

Txose Mari. Aquí te voy a llamar Txose Mari si no te molesta.

No me molesta en absoluto, chef.

¿Qué pasa entre Juani y Michael?

No es el santo de devoción de Juana Michael.

¿Por qué? Ni de muchos.

¿Eh? No le gusta que le digan nada.

Debería escuchar un poco más. Escuchar.

¿Es altivo en el tema de recibir órdenes?

Un poco. -Totalmente, estoy de acuerdo.

Menos mal, menos mal. -Sí.

Pero yo lo veo aquí muy calmadito, muy taimado.

Sí, disimula muy bien. A mí no me parece bien que llegues

y digas que no quieres que cierta gente te hable.

Yo eso no lo puedo ni pienso permitir.

¿Cómo? ¿Cómo? Sí, que le ha dicho a Txemari...

bueno, a José Mari, que no le hable en todo el cocinado.

No quiere que le dirija la palabra. Y eso no es un equipo.

Ha sucedido de camino a cocinas. Antes de empezar ha dicho:

"Por favor, no quiero que José María me hable

en toda la prueba, porque me pone nervioso".

¡Michael! ¿Eh?

Ven un momentito. Anda, guapo, ven. ¡Voy, chef!

Ven aquí, ven. Hi, chef.

Michael, ¿tú le has pedido

a José Mari que no te hable durante el cocinado?

Que no me desconcentre. Que no le diga nada.

Dijiste que no te dijera nada, que estaba yo delante.

No decir nada y no desconcentrar son dos conceptos distintos.

Sí, porque me desconcentra cuando llega como si fuera jefe.

Hay mal rollito aquí.

Estoy detectando ciertas malas vibraciones.

Ya, parece que sí. Tienes que buscar "buenrollismo".

No me gusta que se digan cosas que no son.

Sí, yo le dije: "No me hables porque me desconcentras".

No porque no quiero que me hables.

Equipo azul, me voy que aquí están empezando a saltar chispas

y no es por la barbacoa. Adiós. Bye, chef!

Michael, sigue con el pescado. -Vale.

Me desconcentro y yo quiero hacerlo bien porque es el juego del equipo.

Y él me desconcentra bastante

cuando me habla de esa manera tan eufórica.

No veo sonrisas en esa caritas bonitas, equipo rojo.

¡Chiquillo, que lo tenemos! -¿Qué tal, Fidi?

Bien. Quemadito, pero bien.

¡Cuidado con esa brasa, nene! -Estoy perfecto.

Vale.

Esto lo dejamos enfriar. Me pongo con los tomates.

Con lo bien que trabajas y lo buen compañero que eres

te están dejando aquí como el abogado malo.

¿Eres el abogado bueno o el abogado malo?

Me gusta ser más abogado malo. -Explícamelo, no entiendo.

El abogado malo es el que no tiene por así decirlo escrúpulos.

Ostras. O sea, tú te consideras una persona sin escrúpulos.

Yo soy bastante frío, la verdad.

Y al fin y al cabo el abogado malo es aquel que al final

siempre tiene un as en la chistera.

Una cosa, una cosa... ¿Tú has defendido a alguien

alguna vez que sabías que era culpable?

No debería revelarte el secreto profesional,

pero alguno sí, sabía que era culpable y le he defendido.

Porque no siempre vas a defender a inocentes, eso es muy fácil.

Equipo rojo, aquí estamos ya.

Capitán. Sí.

A sus órdenes. Cuéntame, ¿cómo vamos?

Hemos hecho ya los pimientos a la brasa.

¿Hechos ya? Es lo primero que hemos hecho.

Vamos después a limpiarlos un poco. No, perfecto.

Lo que hace falta es pelarlos.

Parece que están un poquito carbonizados, a ver cómo están.

Andy y Luna están con el postre. Pastel vasco.

Me encanta el pastel vasco.

No te defraudaremos, Pepe. Madre mía...

Vigílame a Andy, porque este es muy modernito

y el pastel vasco es un clásico. Vale.

Vamos a darlo todo, chicos. Ahí estamos.

Suerte. (LUNA) ¡Gracias!

Ya está, ya está. -Vale, bien, Sonso. Bien.

¿Qué hago? ¿Qué hago, chicos?

Capitana, tengo el caldo preparando.

¿Qué más quieres que haga?

Sí, pues entonces dile algo.

No, no, que no lo ha hecho nunca, que... ayudarle.

A ver, ¿has echado la sal, Michael? -¿Eh?

Al pescado, un poco de sal.

Sí, sí, sí, José Mari. Gracias, capitán.

No, capitán no, estoy ayudando. -Ah, gracias.

Michael, yo ya te he dicho que no quiero líos.

(SARA) Por favor, Txema. -Hazme caso, porque te diga

que si has echado la sal tampoco pasa nada.

Vente para aquí conmigo, anda. -Se olvida la sal y se enfada, tío.

Bueno, ya está. -¿Qué necesitas tú?

Ponte a escaldar tomates.

¿Para qué son? -Para el marmitako.

¿Por qué estás tan enfadado con José María?

Es que me descontrola cuando viene a darme órdenes.

¿Por qué? -Ah, pues no digo nada, Juani.

Estoy aquí y viene preguntándome como si fuera jefe.

Bueno, pues qué importa.

El que más sabe es el que más tiene que decir.

"Exactly", el que más sabe.

Nosotros la cuajada ya la tenemos ahí hecha.

Ahora voy con la compota.

Los pimientos choriceros se están hidratando.

Cuando los vea blanditos saco la pulpa.

Vale, bien, Sonso. Bien.

Los besugos es lo que me tiene preocupada.

¡Dios, qué rico! -Qué bueno.

Me va a salir una mermelada buenísima.

Vale, Fidi. -Dime, niño.

Hay que colar esto, ¿vale? -Huy, eso es mucha cantidad.

A ver, ¿ayudo ahí, chicos? -Venga.

(LUNA CANTA) #Poquito a poquito, suave, suavecito.#

No, no, no es el rollo, ¿eh? -Fidel...

La tengo a Luna que no le dejo pasar ni media.

Relájate un poquito conmigo. -Porque sé que eres muy buena

cuando te pones al lío y no te quiero dejar pasar ni media.

¡Eso es, eso es! ¡Dale, dale! Perfecta, ya está.

A ver, ¿quién está con el postre por aquí?

Ah, mi pareja favorita está con el postre. Qué maravilla.

Bueno, ¿conocíais el pastel vasco? No tenemos ni idea.

El pastel vasco lleva una crema pastelera

y una masa quebrada. Eso es.

A ver, ¿tú crees que Sanidad, que yo tengo un catering

que tengo inspección de Sanidad semanalmente...?

Uno, dos, tres, y cuatro. ¿Quieres ponerte algo más?

No, no, no. ¿Tú crees que esta mierda...?

Quítamela, claro. ¿Eso qué es, un amuleto?

No, qué va. Eso para ti, te lo regalo, venga.

Por favor, los anillos fuera. Vale, sí, sí.

Limpieza en cocinas, quiero las manos limpias,

que trabajéis limpio y ordenado. Vale.

Lo utilizáis y te vas lavando las manos.

Exacto. Te dejo.

Gracias, chef. -¡Gracias, chef!

Madre mía, la bronca que me ha echado.

Vale, tenemos esto. Este va más tarde que este.

Vale, pues ya vas controlando tú, pero tiene que estar

todo junto después, ¿vale? -Sí, sí.

Más rápido, Michael.

¡Vamos, vamos!

All right. Juani, ya tengo todo esto listo.

Me pongo con otra cosa si quieres. ¿En qué puedo ayudar?

Venga, ahí... Teresa. -¿Quieres que te ayude, Teresa?

Sí, hay que cortar manzanas. -Cortar manzanas, venga.

Bueno, Juani, ¿cómo va el postre?

Mira, el postre ya va muy bien y ya lo tenemos entonado.

Está entonado. Entonado.

Lo que estoy es muy contenta de ver que habéis empezado

con el postre y habéis adelantado mucho.

Tengo miedo que las patatas no se cuezan, no te creas.

¿Están todas hechas o las están cortando todavía?

Las estoy yo... mira, las tengo ya cachadas para echarlas.

Pues prepara más.

Dile a alguien que se ponga y las echáis todas a la vez.

Dame un beso, Juani, vamos.

¿Este qué?

Bueno, vamos. Vamos a ver. Vamos a ver, vamos...

La maestra chascadora, vamos.

Os dejo, chicos. Thank you, chef.

Mira a Michael, lleva una hora para hacer eso.

Y no fue lo que le mandaron. -Está en el equipo

y tenemos que ganar, dile algo.

Michael, vida, por favor. Métete caña, no llegamos.

¿Qué estás hablando? -A ti y a todos.

¿De qué? -Que os apuréis, que vamos fatal

de tiempo y no llegamos. -Como si fuera el más lento.

Venga, ya, todos estamos currando bien, vamos.

(PROTESTA) Luego discutimos, luego. Ahora no.

Ya. No, cuando yo hablo me tengo que callar.

Michael no es trigo limpio porque no dice la verdad.

A mí la gente me gusta que sea trasparente

y diga la verdad y ya está.

(LUNA) ¡Buah, qué masa más rica me está saliendo!

Venga, va. ¿Cómo va eso?

Lo tengo ya casi, tío. -¿Sí?

Vale, ya está, vamos a quitarlo. ¿Vamos al abatidor juntos?

Vale. -Espera, Iván. ¿Lo puedes?

Sí. -Venga, ya está. No, al abatidor.

Lo vamos a poner aquí debajo. -Se estaba quemando.

No, no se está quemando. -Se estaba quemando debajo.

A ver, déjame probarlo.

Iván. -Dime.

Le meto brandy ahora. -Vale.

Está impresionante, te lo juro. -Vale, perfecto.

¡Mira! -Olé, Robocop.

¡Mirad qué masa! -Así mi reguetonera favorita.

¡Olé!

Iván. -Dime.

Vamos a meter las potxas ya. -Vale. Venga, va.

Michael, ¿aquello está bien de lumbre?

¿La lumbre? Sí, le acabo de echar carbón, Juana.

¿Quieres que le eche más?

Si es que parece que no... -¿Parece que está mal?

No, que parece que baja poco el carbón.

Me voy a ver el fuego, ¿eh? -Sí, que nos hace mucha falta

tenerlo eso muy caliente.

Vale, vale. Voy, voy. -Muy bien.

Venga, voy a echar caldo y vamos.

Venga, caldo, voy para allá. -¿Te voy ayudando?

Está bien, Juana, cariño. Gracias.

Espérate que la rehogue un poco. -No ponemos mucho.

Que vaya pidiendo el caldo. -Vale.

¿Cómo va ese marmitako?

Huele de maravilla, Jordi.

Qué manía en hacer quinientos mil litros de fumet, ¿eh?

¿Has visto qué rico?

Sí, ¿pero por qué hacemos cincuenta mil litros de fumet?

Lo suyo es poner el mismo peso de agua que de espinas,

porque no es un caldo de carne que tiene que hervir horas.

Ya, y queda más concentrado.

En 15 minutos ha dado todo lo que puede el pescado.

Porque ya lo habéis utilizado y os ha sobrado todo esto.

Y lo que ha tardado en cocer. Exacto.

¿Cómo tenemos el marmitako?

Mira cómo va. Huele que alimenta, ¿eh?

Huele rico, pero podría ser más intenso.

Le falta un poco de... ¿Tienes choricero por ahí?

Yo le pondría un poco más. ¿Más?

Yo sacaría más para ganar intensidad, porque está suave.

A ver si me voy a preocupar por el marmitako.

Porque está suavecito de sabor, le falta sal, le falta alegría.

¿El atún lo tenemos? No, estoy en ello, Jordi.

Oye, vamos a meternos caña.

Equipo azul, me voy ligeramente preocupado.

Pensaba que íbamos más avanzados. Daros caña, por favor.

Sí, chef. Me voy.

Hay que volar con la patata, para meterlas al horno.

¡Venga, que tenemos que llegar sí o sí!

Alberto, por favor. -Sí.

Bájale fuego a eso y empezamos con el caldo aquí.

Vale. -Vale, pues venga, estoy.

Vale, métele.

¿Cómo estamos por aquí?

Bien, metiendo caldo ya en las potxas con sofrito.

¿Cuánto tardan las pochas en cocer? Una horita.

Vamos a ver, capitán. Sí.

Si faltan 55 minutos para que salga el plato de potxas y no ha hervido.

No podemos ir al límite, que son potxas y esto tiene

que estar reposando 15 o 20 minutos mejor.

Chicos, ¿habéis oído o no? -Sí, estamos.

Hay que meterlas a darle caña, ¿eh? Venga.

Vale, Pepe, perfecto. Probad de sal, ¿vale?

Vale, okey. ¿Cómo vamos con ese pimiento?

¿Cómo está esto? Muy bien.

Pues hay de todo, hay algunos mejor hechos y otros no.

Está un poco arrebatado, por eso está tan negro.

Cuando he visto que ya estaba hecho digo: "Qué bien, qué rápido".

Pero claro, más reposo, que se asen más.

El rojo está más hecho y el verde que le cuesta más

tiene trozos más duros.

¿Qué pasa aquí? ¿No tenemos más? ¿Tenemos más pimientos?

Estos. Ahora los meto.

Es que estamos dando de comer a cien.

Mete todos los pimientos, claro. Gracias, chef.

La mar salada... Pepe, una pregunta.

Cuéntame, guapa. Le estoy poniendo mantequilla

a los moldes para que no se peguen. ¿Le pongo harina por encima?

Fidel. Fidel. ¿Sí?

¿Echamos mantequilla? ¿Moldamos con grasa solo?

Tendrá que ser mantequilla para luego poner el molde

y que no se quede pegado.

Tienes que estar a las potxas que ya se han metido con retraso,

tienes que estar a que haya pimientos y vigilando aquí.

Hay que hacer más cosas.

Sin duda. Venga, más caña. Eso es, eso es.

Es que hay que correr un poquito, ¿Vale?

Recordamos, si lo hacemos bien estamos fuera de eliminación.

Ahí, ahí, eso es lo importante. Eso es, eso es.

Por favor, pruébenlo todo, que esté sabrosísimo, súper bueno.

Chicos, nos quedan 45 minutos.

Os quiero a todos con el culo apretado trabajando duro.

Aspirantes, atención, quiero que deis un fuerte aplauso,

el que pueda, a una de las personas que mejor sabe por lo que estáis

pasando en estos momentos y que además es siempre

un buen soplo de brisa marina.

Bienvenida Aitana, finalista

de la última edición de "MasterChef".

¡Qué guay!

¿Qué tal estás? ¿Qué tal?

¡Ay, ay, ay! ¡Chicos, hola!

(TODOS) ¡Hola! -¡Primero aquí!

Aitana, cómo me alegro que vengas tan tranquila, mujer.

Es que venía con las ganas acumuladas de un año.

¿Contenta de vernos? Muchísimo.

No te haces idea de cuánto, estoy... ¡ah!

¡Ah! Estoy súper nerviosa, os lo juro.

Ya, ya. Como el primer día.

Lo que yo quiero saber,

¿cómo va ese bar de las tortillas de Aitxu? ¿Lo has abierto?

No lo he abierto, pero estoy mirando locales.

¿Por qué? Porque al final yo soy una persona

muy impulsiva y no quiero hacerlo mal.

Entonces tengo que hacerlo paso a paso. He madurado.

Ah, has madurado. Sí, te vemos totalmente diferente.

Oye, Aitana, ¿me acompañas a las cocinas, por favor?

Te acompaño. Anda, anda.

Venga, vámonos, vámonos.

Equipo azul, aquí tenéis Aitana.

¡Hola, chicos, qué tal!

Me interesa tú que eres de la tierra que pruebes

el marmitako, que está por ahí. Encantada de la vida.

Aparte tenemos a la capitana Juana. No quería yo ser capitana.

Ser capitana es súper divertido. -Sí.

A veces también te dan mucho por saco.

Marmitako. ¡Buah! Me voy a abrasar, ¿eh?

Han hecho mucho fumet. Oye, qué bien huele.

Sí, huele muy bien, pero me da miedo que le falte sabor.

Está bueno, ¿eh? Yo quizá destaparía ya

para que se reconcentre un poco el sabor.

Vale, vale. Aitana, ¿tienes alguna sugerencia

que darles a nuestros aspirantes azules?

Sí, igual que alguien se ponga con el atún, para ir más rápido

y que nos dé tiempo a llegar. Tiene razón Aitana, ¿eh?

¿Os parece? Venga.

Equipo azul, caña, ¿vale?

Que en poquito sacamos el atún. Venga, caña.

¡Agur, agur! -¡Agur!

Disfrutad muchísimo. Pasarlo genial, ¿vale?

¡Gracias! Vámonos.

Michael, va bien. ¿Verdad, hijo? -La brasa va perfecta, Juana.

Mira qué rico están quedando. Mira, doraditos.

No nos conviene darle la vuelta antes de tiempo y luego marearlo.

Ah, no, solamente se le da vuelta una vez, eso sí lo tengo claro.

Ahí pongo el ojo, ¿eh?

Venga. -Thank you, honey.

(JUANA) ¡Venga, vamos!

Albertín, ¿cómo vas con eso? -Pues cortando el bacalao, Ana.

¿Sí? -Me has abandonado con los tomates.

Ya, lo sé, es que te he visto muy a tope.

He dicho: "No me necesita".

¿Cuánto falta para meter esto al horno, chicos?

Nada, crema pastelera y tapamos.

Estas cositas no las dejamos aquí, las vamos tirando.

Trabajamos limpio. -Mira cómo tengo las manos.

Que está en juego la eliminatoria.

Voy a ir echando crema pastelera. -Vale.

¿Probaste las potxas? -Les falta, les falta.

Vale, está dura. -Le falta y le falta.

(FIDEL) No lo voy a decir más, como no empiece a salir esto

me voy a enfadar de verdad.

¡No quiero ni risas ni tonterías, quiero los pasteles en el horno ya!

¿Te echo? -Echa, echa.

Vale. Luni, date brillo, porfa.

Bueno, equipo rojo, aquí os traigo a Aitana.

Hola, chicos, ¿qué tal? -¡Hola, Aitana!

¿Qué tal estáis? Sabes que están cocinando potxas.

Sí. Potxas de Getxo, ¿lo sabes?

Huy, ¿de Getxo? A mí me gusta mucho Getxo.

Yo tengo muchos amigos de Getxo. Muchísimos, de hecho.

Están un poquito sosas, la verdad. -Y un poquito más de tiempo.

Sí, sí. -De sabor están muy buenas.

Faltan 10 o 15 minutitos y sale.

Ya pueden correr, ¿eh? (IVÁN) Ya, ya lo sé.

Tapamos igual. -Sí, tapo, tapo.

Sí, tapa, tapa. -Tapado.

Sí, sí, fenomenal, hay que buscarse la vidilla.

(AITANA) Mucha suerte. Pastel vasco.

Oye, ¿qué son estas pintas negras con grumos, Ana?

Es canelita para que esté así más buena.

¿Pero canela en polvo? Sí.

Porque parecen trozos de rama. No, porque está colado, ¿eh?

Bueno, hay cosas negras y me dicen que es la canela,

pero es que está agarrada. No está quemada.

Nos podría haber salido mucho peor.

No, he visto cosas que sale ardiendo la crema pastelera.

Pero claro, esto da olor y aroma, y luego los grumos.

Ahora mismo. Ana, que quiero que quede bien.

Vale.

¿Quién ha sido el pastelero de la crema pastelera?

Yo, chef. ¿Esos puntos negros de qué son?

¿Me lo puedes decir? Yo esto no lo entiendo,

todos estos grumos, ¿sabes? Sí. No lo sé, chef.

Se ha quedado agarrado ahí un poco. Claro que se ha agarrado.

Te has despistado y se agarra.

Vamos a ver, en diez minutos sale el entrante,

en veinticinco el pescado a la parrilla, ¿vale?

Y en cuarenta el postre. Vale.

Venga, corremos.

Oído, chef. -¿Y los pimientos a la parrilla?

Pues los pimientos no lo sé, porque los arrebató y tal.

Sí, tenemos esto y ahora hemos hecho otros.

¿No me puedo quedar a ayudarles? Sí, claro.

Trae un delantal rojo, que Aitana se quiere quedar aquí.

¿Puedo? ¿Les ayudo? Sí, claro.

Esto es todo el pimiento que tenemos. Son cien personas.

Sí, los voy yo... Venga, vete tú pelando.

Te dejo aquí la basurita, cariño. -Venga, va, genial.

Vale, y los ponemos ahí. -Les ayudo yo, pobres...

Esto ya es el despelote.

O sea, no sé, ¿viene alguien más a ayudar a este equipo?

Madre mía, venga...

Cago en la mar salada.

Venga, chicos. Venga, chicos.

Están abarrotadísimos de todas maneras.

Sí, se van a quedar un poco crudos y por eso están ahí

para que se como atemperen. -Vale, perfecto.

Equipo azul, equipo rojo, en diez minutos arranca el servicio.

Deberíais empezar a emplatar marmitako y potxas.

¿Me habéis oído? ¡Sí, chef!

¿Sí? Aitana. Dime, Jordi.

¿Qué haces ahí?

Es que yo quiero ser aspirante otra vez.

Ya, pero ya se te pasó la cosa.

Se me ha quedado la espinita, que me quedé cuarta.

Vamos, que tenemos que darle ejemplo a Aitana

de que le ponemos la misma pasión que le ponía ella.

Tenemos que llegar. -Llegamos, Juana, llegamos.

¡Venga, chicos, vamos, que lo vamos a lograr!

Voy a empezar a poner las potitas aquí para emplatar.

Venga. -¿Cómo vais con eso? ¿Qué os falta?

El marmitako ya está. -¿El postre cómo va?

El postre está. -Vale. ¿La galleta?

No, falta la teja. -Pues ponte con la teja.

Vale, perfecto.

Dame guindilla, cari. -Venga, venga.

Ya.

¡No! -Sí, mételos, mételos.

Es que luego tienes que pescar. -Venga.

Tampoco te pases, que es guindilla.

Tiene que haber una para cada uno. Sácalas ya.

Pues por eso estaba haciendo yo esto, mi rey.

No, sácalas. -Dale la vuelta a este besugo.

¿Por qué? -Porque está feo por ahí.

No, pero si vamos a meter al horno alguna cosa necesitamos...

All right.

Ahí se puede poner otro. -Okey.

¡Venga, vamos, que tenemos que llegar sí o sí!

Aunque más que daros la bienvenida

debería directamente daros la gracias por los productos

tan maravillosos que nos traéis a diario del mar.

Sin vosotros nuestra cocina sería mucho más pobre y no tendríamos

esta gastronomía que triunfa en el mundo entero.

Así que, eskerrik asko.

Espero que disfrutéis de los dos menús

que os hemos preparado como homenaje.

Gracias.

(Aplausos)

¡Venga, venga, venga, venga!

¿Ya están todas las tartas?

Sí. ¿Esta la meto ya en el horno? -Sí.

¿Cómo estamos por aquí ya? Voy contigo.

Déjame que pruebe a ver cómo está esto de rico.

¿Cuántos trozos de bacalao hay? Hay 120.

Muy mal.

¿No sabes que él se ha puesto la dentadura nueva este año?

No están tan duras. Y se la puede romper aquí.

Queda un poquito.

Están duras. Hay que dejar cocer.

Equipo rojo, hemos puesto el bonito en el marmitako.

No os puedo esperar, por lo tanto yo saco mi marmitako, ¿vale?

Pepe, saco marmitako, ¿eh? Vale.

Esto le falta por lo menos 20 minutos de cocción.

Vale. Tapa, que hierva a toda pastilla

y en el último segundo me echas tacos de estos,

el bacalao se hace en dos minutos. Muy bien.

Me estoy volviendo loco con las potxas.

Cada vez que las pruebo están duras y no acaban de tener

el punto perfecto de cocción. y que queden buenas.

Limpiamos la olla a saco luego. -Vale.

Equipo azul, ¿puedo sacar marmitako?

Sí. Juana, necesito dos nombres

y sus razones correspondientes de quién va a salir a sala.

Bueno, pues que salgan Teresa y Sara Lúa.

Teresa y Sara Lúa, vais a salir a servir el marmitako.

Vale. -Y si no, salgo yo.

Pues sal tú, Juana. -Salgo yo.

¿Y el rato que no estás en cocinas quién va a asumir el liderazgo?

Teresa. -Juana, no te preocupes por nada,

que aquí me quedo yo. -No me preocupo.

Pues ahora sí, camareros,

por favor, que salga el marmitako del equipo azul.

(SONSOLES) Venga, chicos, ánimos. Lo vais a hacer genial.

Juana, Sara Lúa, muy importante explicar lo que estamos sirviendo.

Sí, marmitako.

¡Venga, Juani!

Vamos a arrancar el servicio con dos entrante,

un entrante del equipo azul que es un clásico ineludible...

Marmitako.

Y el equipo rojo había preparado

un guiso de potxas de Getxo con bacalao.

Pero digo había preparado porque no les ha dado tiempo aún.

Así que vamos a serviros el marmitako y a ver qué pasa.

Hola, ¿qué tal? -Hola, buenas tardes.

Hola, ¿qué tal? ¡Hola!

A ver si les gusta a ustedes, ¿eh?

Esperemos que sí. -Lo hemos hecho con todo el cariño

y hemos venido a su tierra con todo el cariño del mundo.

Y qué tierra tan bonita tenéis, ¿eh?

A ver qué tal está. Esperemos que os guste mucho.

Que aproveche.

Alcalde, ¿qué tal nuestros aspirantes sirviendo?

Es la primera vez que lo hacen. Pues para la primera vez, muy bien.

¿Sí? Quería preguntarle, ¿Bermeo sin mar o mar sin Bermeo?

Imposible. Imposible.

El vínculo es histórico. Bermeo desde los inicios

ha estado relacionado con el mar. Y yo creo que el futuro

tiene que venir sin renunciar a lo que somos.

¿Y qué más se puede hacer aquí? ¿Aparte del mar qué más tenemos?

Estamos dentro de una reserva de la biosfera de Urdaibai,

que la única en toda la comunidad autónoma,

y es una comarca donde se mezcla el mar y la montaña.

Y además se come espectacular.

Mil disculpas porque no ha llegado el plato rojo.

¿Y qué tal veis el marmitako?

Bien, yo creo que es un plato típico de Bermeo.

Estamos en la capital mundial del atún.

Ah, sí, claro. Yo creo que el producto

está bien elaborado, pero no tiene nada que ver

con el marmitako que estamos nosotros acostumbrados a comer,

ni en el color ni en el sabor, lo cual no quiere decir

que no esté bueno.

Vale, que es diferente que el que hacéis aquí,

pero que está bueno, está rico. Eso es, está rico.

Gracias. Eskerrik asko.

(FIDEL) ¡Vamos, chicos, a tope!

¡Buah!

Hay alguna que aún no está hecha del todo,

pero hay otra que aún no está hecha.

Equipo rojo, ¿cómo vamos por aquí con la potxas?

Esta mejor. ¿Qué quiere decir esta mejor,

que estas están? Están más blandas.

Estas podríamos darlo ya. Ahora el problema es esta.

Pues empezamos a servir con estas.

A esas les quedan diez minutos por lo menos, después del retraso.

Estas podríamos darlo ya.

De sabor están buenas por lo menos. Vamos a sacar el pescado también.

¿Tenemos el pescado? Sí.

Sacamos y ya está, y aquí seguimos a ver qué pasa.

Vamos a darlo, chicos. Venga, vamos.

Aspirantes, sabemos que manejar bien la parrilla es todo un arte.

Así que os hemos traído desde Elkano, en Getaria,

el único parrillero con una estrella Michelín.

Adelante, Aitor Arregui.

Grande, grande. Enorme.

Eskerrik asko, Aitor. Eskerrik asko.

Muchas gracias por acudir a nuestra llamada.

Nadie mejor que tú para asesorar a nuestros aspirantes,

porque además de un enamorado del pescado a la parrilla

tienes a marineros contratados en tu cocina.

Sí, partimos de que nuestra primera cocina es el Cantábrico

y el que está en casa en la parrilla siempre ha sido

un marinero que ha dejado la mar para venir a asar a la parrilla.

Oye, yo sé que hacer un pescado a la parrilla no es fácil,

tiene muchas cositas a tener en cuenta, pero te he escuchado

decir que no solo es complicada la parrilla sino que el pescado

hay muchas cosas que intervienen para que sea extraordinario.

Hay una frase muy buena del padre que decía:

"Tú compra bien e intenta no estropearlo".

¿Vamos a ver al equipo azul? Adelante.

Venga. Hasta ahora, Pepe.

Tú pones, yo extiendo. -Venga, vamos "pallá".

(MICHAEL) Okey, chicos, ya estoy con el pescado.

Michael, ¿cómo están las patatas? -Les falta un poco.

Están durillas, pero se ven doradas.

(SONSOLES) ¡Vamos súper bien, chicos!

Mira, somos de saldo, nos han comprado por cinco euros,

no hemos parado de currar en toda la mañana.

Pero valemos por dos. -Dale, dale.

Oye, Sara Lúa, ¿cómo ha ido con los comensales?

Genial, muy bien. -¡Bien!

¿Son majos? -Son encantadores.

Capitana, su barco arreglado y terminado.

Lo tenemos todo, Juana.

Equipo azul, os traigo al mejor parrillero de Euskadi.

Así que me lo llevo a la parrilla. Sí, por favor.

A ver, ¿cómo tenemos los besugos? ¿Cómo lo ves?

Asados parece que están asados, no sé la cocción cómo serán.

Normalmente en el País Vasco se utiliza un vinagre

y luego un refrito al menos. Se podría utilizar,

echarle algo de acidez, un vinagre.

Cuando el mismo animal ya ha soltado algo de proteína

y lo que haya largado junto con el vinagre y el refrito

puede ligarse para hacer una emulsión y trabajarlo.

Qué bueno eso. ¿Crees que nos puedes abrir uno?

Ay, eso. -Podría ser. ¿Por qué no?

Así lo vemos cómo se hace. Sí, perfecto.

Venga, al quite, ¿eh?

(SARA) Vale, voy emplatando. Sería abrir por la zona dorsal,

hacerle un corte desde abajo lo mismo.

Presta atención, porque como te has elegido para ir a servir

te va a tocar hacer esto. ¿Cómo lo ves de cocción?

La cocción no está corta. -Está perfecto, ¿no?

No está corta, está fácil de sacar.

¿Está bien de cocción? Está bien, para un elemento

clásico podría estar bien, sí.

Ay, qué bien. Aplaudirle.

Ahora voy a aplaudir yo, con la boca llena,

que me gusta probar las cositas.

Así es. Dale, dale.

Está muy bien, está muy rico. Pero, oye, a emplatar.

A emplatar. Ya.

¿Tenemos las patatas panadera? Sí, señor. Sí.

Pepe. Cuéntame.

Estoy emplatando el besugo.

¿Sacarás la ventresca o solo comemos menú azul=

Vamos con ella. Sí, sí, venga. Vale, vale. Vámonos.

Suerte.

Qué guay. Jo, me apetecía tanto...

¿Lo echas de menos o qué? -Mogollón.

Sí, ¿no? -Es una experiencia tan bonita

que luego se echa de menos

Aitor, ¿te parece que veamos el punto de la ventresca?

Perfecto. Tú que tienes el ojo clínico.

Perfecto, adelante.

Equipo rojo, ¿tenemos ya el pescado para salir, por favor?

Para tu gusto...

Es un corte avanzado, no es una cocción corta.

Para los clásicos que les gusta muy hecho estará muy bien

y a los que nos gusta menos hecho hubiese dejado más corto.

Probablemente, seguro. Hay alguna más tranquilota.

Sí, las lajas se ve que están ya avanzadas.

Ya está, esto es lo que hay. Exactamente.

Ventresquita hecha. Vale.

Más hecha de lo normal. Vamos con el pimiento.

¿Pimiento para cien tendremos? Sí, sí, de sobra.

Si no son de mucho comer, sí. Si no son de mucho comer.

En plato pequeño y bien presentado estará bien.

Espero que no te lleves una mala imagen nuestra.

No, no, va todo genial. Vámonos, vámonos.

Ya está. Esta de aquí tiene menos. -Bien.

Os habéis pasado de guindilla. -Tiene mucha guindilla.

Voy a quitarle guindilla, está... -Quítale.

¡No, no! -Prueba, prueba, prueba.

Pica mucho, José Mari. -Venga, que no pica, ya está.

José Mari, que pica un poco. -Que no pica nada.

Bueno, Aitor, muchas gracias por acercarte hasta aquí

y por darle estos consejos tan sabios que tienes.

Como vosotros decís...

(HABLA EN "EUSKERA")

¿Lo he dicho bien? Di que sí.

Muy bien. ¿Ves?

Gracias a vosotros por venir hasta aquí.

¡Fenomenal! Gracias. Gracias.

Todo hecho, ¿no? (SONSOLES) Tere, vigila las tejas.

Sí, estoy con ellas. -Trae el besugo.

Capitana, ¿la teja es crujiente o no?

Crujiente, crujientita.

¿Puedo sacar pescado, equipo Azul? Sí.

Camareros, prevenidos, por favor, y camareras del equipo Azul.

Capitán, te recuerdo que dos de vosotros servís en sala.

Luna y Ana. Luna y Ana serán las camareras.

Vámonos, vámonos. -Gracias.

Chicos, continuamos con el postre. Sí.

Los camareros están esperando porque eso debería estar aliñado.

Vosotras a servir; Luna, Ana, salid a servir.

Chicas, la mejor de las sonrisas. Adelante con las pochas.

Camareros, por favor, vamos sacando estas pochitas.

¿Tenemos los pasteles, al menos, en el horno o fuera?

(Música)

Quiero pediros disculpas, porque las pochas, aún, no están,

no sé cuándo van a llegar; así que vamos con los principales,

que se han preparado con una técnica que conocéis

los que os dedicáis al mar, la parrilla.

Hola, otra vez. -Hola.

(Música)

Vamos a poner buena voluntad. -Sí, muy buena voluntad.

(LUNA) ¡Las pochas ya están aquí!

¡Les van a encantar! ¡Gracias!

La verbena aquí, ¡vamos, ahora! A ver, os pongo una por aquí...

El servicio no es de zafarrancho, se sirve comensal por comensal.

Vale, lo retiro. Se sirve a cada uno su ración.

(LUNA) Vale, ya está, fenomenal. Vamos a ver, ¿cómo estamos?

A ver, un poquito de pochas. ¡Buenísimas!

Espero que os gusten mucho.

Le dejo el besugo, espero que le guste.

Gracias. -Disfrútelo.

(LUNA) ¿Qué tal? ¿Cómo están?

Luna, ¿qué es, efecto limpiaparabrisas?

Uno por la derecha, uno por la izquierda...

Perdón. ¿Se sirve por la derecha, no?

Es que no... Bueno... A ver, por aquí, más pochitas..

Vale. Venga, seguimos. ¡Vamos, vamos!

Está crudo, pero bueno... -El equipo Rojo es mucho mejor.

-Espera, que no hemos probado nada, aún.

Venga, ¡vamos, vamos, vamos! Y... por acá.

Aquí les traigo el pescadito, el sabor de la tierra bonita.

Mire, este plato no tiene, ¿quiere solo pescado, que no pica?

No. -Lo siento muchísimo.

Veo que le ha gustado, caballero, se lo ha comido todo, ¿quiere más?

Le ha gustado.

El plato que hemos hecho ha llevado su tiempo y su cariño.

Vale, muy bien. ¿Habéis acabado? ¡Hala, a por el postre!

(LUNA) ¡Chao!

José, para mí es tan bonito hacer un homenaje

a los pescadores y a las rederas, que es una maravilla.

Muchas gracias y cuénteme cómo es un hombre de mar.

Empecé con catorce años, pues... llevo 45 años.

¡45 años! ¡Madre mía, 45 años en el mar!

Sí, es un trabajo duro, pero oye... Qué bonito.

Si pescas, se agradece. ¿Y su trabajo como redera?

También, empecé con catorce años y, todavía, sigo trabajando,

porque aquí, nosotras, tenemos que seguir trabajando

hasta los 66 años. ¿Qué le ha parecido el besugo?

El besugo estaba bueno, pero, para mi gusto, crudo;

lo demás, bueno. Gracias.

Estoy encantado de que estés aquí. ¿¡Sí!?

Samantha se debe jubilar, así... Yo, encantada.

A ver si te veo por aquí. Te tomo la palabra.

Muchas gracias por estar aquí. Muchas gracias, Pepe.

Es un privilegio y un placer... Muchas gracias.

Ver cómo crece la familia. Muchas gracias. Gracias.

Gracias. Gracias.

¿La cortamos en ocho trozos? -¿En ocho? En doce.

¿En doce? -Sí, si no es imposible.

¿La cortamos en cuadrados? -Pues, en cuadraditos.

¿Puedes? -Ahora te lo digo, no lo sé, tío.

Busca algo más grande, espera.

Si hay, sino, da igual. -Espera, espera.

Ya ves lo que pasa, ¿no? -¿Qué?

Están tan calientes que se rompen.

¡Hala! ¿No os da tiempo a hacer pochas y hacéis tortillas?

Tú, como buen gallego, la empanada sí se corta así,

pero como pastel vasco, no. En triángulos, por favor.

(ANDY) No pasa nada, no pasa nada.

¡Vamos a sacarlo, vamos a sacarlo bien!

Saca más tartas. Voy a sacar más.

Venga, capitán, vamos a darle marcha a esto.

Venga, pongamos. Vamos con ello. ¡Venga, venga, venga!

Chicos, vamos a poner alegría. Eso es, eso es.

(ANA)¡Qué bonito! (LUNA) ¡"Oli"!

¡Qué bonito! -¡Ole no, "oli"!

¿Qué tal van las tejas? -Perfectas.

¿Seguro? -Saliendo, saliendo.

(JOSÉ MARI) Venga. Teresa. -Dime.

¿Cómo quieres la compota? -En un ladito, ¿no?

¿En un ladito iba? -Sí.

(JOSÉ MARI) Muy bien esas tejas.

Bueno, bueno, bueno. ¿Cómo está el postre?

Súper, chef. ¿Está para sacar?

Sí, falta la teja. Pepito, tengo la mamía, ¿cómo vas?

Cinco minutos y lo tengo. ¿Que me espere?

No me creo nada. Y salimos a la vez.

Vamos a darle cinco minutos, que no nos cuesta nada;

mientras tanto, vamos limpiando, si hemos terminado.

Vaya mierda de postre ha hecho el otro equipo.

Venga, venga, venga. Venga, vamos emplatando.

¿Vas a ser el hombre atrevido que, a hombres y mueres de Bilbao,

les vas a decir: "Esto es un pastel vasco"?

No, yo no; se lo dirá ella. (RÍEN A CARCAJADAS)

Yo no tengo esa cara. Cinco minutitos, Pepito.

Sí, venga, y sacamos la tortilla de patatas esta.

Cuando salgáis a servir el postre, "Pastel vasco deconstruido".

Esa palabra no me gusta, Pepe, vamos a ponerle de nombre...

"Pastel vasco rústico". Rústico.

Rústico. Te lo compro, me vale.

¿Podemos ir sacando? Sí.

Camareros, por favor, vamos sacando.

Venga. No, no, salen ya. Venga, adelante.

¡Ay! Vamos, ¿eh? Cuidado, cuidado.

Venga, ¿alguna bandeja más? Esta, también, camarero, por favor.

¿Y los cinco minutos...? Ya sabes...

Qué tramposo eres. Camareros, por favor. Qué tramposo.

Camareros, por favor. Gracias.

¡Ahí! Camareros, por favor, adelante.

Vámonos, vámonos. Gracias. Muchísimas gracias.

Señores, recojamos la cocina y dejemos esto perfecto.

Gracias, chef. -Sí, chef.

Pensad qué hemos hecho bien y qué mal.

(FIDEL) Estamos reventados, la verdad, muy cansados,

pero estoy contento con el equipo y con cómo hemos trabajado;

eran más de cien comensales, tres platos...

No era fácil, pero creo que lo hemos hecho bien.

(Música)

Hola, otra vez. -Hola.

Hemos realizado, de postre, una cuajada con compota de manzana,

unas galletitas crujientes, romero y corteza de limón.

Se llama mamía. Mamía.

Una receta tradicional vasca, hay que ponerle nombre.

Disculpen. Claro.

¡Vamos allá! Equipo Rojo, ¿qué traéis?

Hemos preparado, para vosotros, un pastel vasco;

hemos dicho que es rural. -Rural no, rústico.

Rústico, no rural. -Sí...

Creo que es una ofensa llamar a esto pastel vasco.

Espero que les guste, a pesar de que...

Es un pastel vasco rústico.

Vamos, vamos. Está muy rico.

Aunque la forma no sea la correcta, de verdad, está bueno.

¡Que lo disfrutéis!

(Música)

(Música)

Óscar, me han dicho que aquí, en Bermeo, se une la tradición

de toda la vida de la pesca con la innovación.

Bermeo es un pueblo que, tradicionalmente, bueno,

ha trabajado, siempre, la pesca, y te puedo dar un dato,

el 10% de la flota atunera mundial es bermeana.

¿¡Sí!? Es un pueblo de 18 000 habitantes.

Me encanta saber esas cosas, claro. ¿Qué tal los postres?

Me han gustado, pero me quedo con la mamía, estaba más fina,

el otro estaba rico, pero estaba un poquito...

Grumoso. Un poquito.

Muchas gracias, te dejo que termines.

Pescadores, rederas, cofrades, el servicio ha terminado.

Dicen que los bermeanos, siempre, hacéis sentir bien

a todo el que os visita, y no puedo estar más de acuerdo.

¡Gracias por cómo nos habéis tratado!

Para mí, venir a Euskadi es muy emotivo,

porque aquí tuve el privilegio de aprender con los mejores;

gracias a cocineros vascos me enamoré de la cocina.

Aunque llevo más de treinta años entre fogones, sigo haciéndolo

con la misma pasión; así que podría decir

que parte de mi profesión se la debo a vuestras tierra.

Ya lo sabéis, pero las cosas buenas no hay que dejar de repetirlas,

Vizcaya es la leche; paisajes brutales, buena gente,

mejor gastronomía y bien de chacolí.

(HABLA EN "EUSKERA")

¡Viva Vizcaya! ¡Vamos!

(Música)

(Suspiros)

(JOSÉ MARI) Huy, esa cara. -¡Oh, oh!

Empiezo ya diciendo que estoy muy enfadada,

la verdad es que me cuesta hasta ocultarlo;

partíais de dos menús muy tradicionales y muy sencillos,

y ni con esas...

La idea era poder hacer un homenaje a las parrillas de pescado;

pero, bueno, equipo Rojo, lo que habéis hecho

no se puede definir como tal, es una lástima que las ventrescas

se hayan pasado de punto, ¿verdad? Sí, chef.

Es complicado trabajar con ese fuego

y no estoy acostumbrado a hacer ventrescas a la brasa,

y, la verdad, es que estaban pasadas.

A lo mejor, había que hacerlo con más mimo.

Unos mal y los otros... medio mal, también.

Pensábamos que había salido todo bastante bien, o bien.

Entro en cocinas con Aitor, abrimos un besugo y todo bien.

Sí. -"Yes".

Ahora, llegan esos mismos besugos a comensales,

Juana se pone a trinchar uno ¿y qué pasa? Crudo,

por no hablar del picante, que costaba, incluso, comerlo.

¿Qué ha pasado?

Calculé que todos, más o menos, habían estado el mismo tiempo.

Lo que se me ocurre pensar, Michael, es que, probablemente,

en algún momento has perdido el control

y me da rabia, pudiendo servir buenos besugos

hemos acabado jugando a la ruleta rusa, otra vez;

unos bien, otros no tan bien, unos mal...

Cuando vi el pescado, yo, que hago pescado,

he llegado a la mesa y el besugo estaba crudo,

pues dije: "Ostras, qué bajón".

Pero la cocción de los pescados no ha sido lo único preocupante.

¿Veis normal servir las pochas después del pescado? No es normal;

pero, a lo mejor, era para compensar

la poca guarnición de pimientos que habéis hecho.

¡Qué descontrol, ¿no?! ¿Qué ha pasado? ¿Quién me lo dice?

Pensaba que tardarían en cocerse unos sesenta minutos,

entre sesenta y setenta minutos. No se ha calculado,

no se ha hecho bien, es que ha sido fallo tras fallo;

no había nada controlado, como pollos sin cabeza.

Creo que hemos trabajado muy bien y, a lo mejor,

no nos ha salido todo lo mejor posible,

pero que nos hemos esforzado y hemos intentando

que comiesen bien, eso seguro.

A lo mejor, estás acostumbrada a ir a restaurantes

donde te sirven las alubias con el postre.

Con el cafecito.

No, después, del café; café y, luego, pochas.

Eres un exquisito. Madre mía, se están cebando.

Ahora, que hablamos de refinamientos extremos,

Luna, ¿crees que se parecía en algo,

lo que habéis sacado, a un pastel vasco?

A ver, está claro que estaba... El emplatado no salió precioso,

pero de sabor, lo he probado y para mí estaba delicioso.

Tú, también, estás muy exquisita. Ya...

¿Desde cuándo un pastel vasco tiene que ser bonito?

¡Madre mía...!

Y porque tú has visto la versión fina, pero...

Yo pensaba que servíamos una empanada, ¿eh?

Era la que teníamos, había que sacarla,

estaba caliente, se rompía la masa Si la tarta la hacemos más deprisa

y no estoy con el termómetro viendo cómo se hace la crema, la enfrío;

pero si me tiro media hora se acaba quemando el fondo.

Sí, sí.

Que te cuente Ana lo de los grumos de la crema...

Había unos grumos, entonces, he intentado removerlo

para que se disolviesen. ¿Era una varilla o una varita?

Es lo que se me ha ocurrido para intentar salvar el plato.

En fin, en resumen, os ha fallado el capitán.

Fidel, te veo tranquilo, como has estado todo el cocinado,

quitando ese momento que has tenido de arrebato,

"va a parecer que tenemos capitán", el resto has estado perdidísimo.

Ha habido un momento en que he gritado, para dar caña,

pero no significa no que estaba, antes, atento;

se pueden dar indicaciones, no órdenes,

y no hace falta gritar, creo yo. Estoy de acuerdo, sí.

Creo que te has escondido detrás de los pimientos.

¡Sí! Allí, "chiquichiquichí". Has confiado en que ellos

hacían su trabajo y Ana estaba por allí...

Me quito de en medio. Ya saldrá.

No puedo discutir lo que dicen los jueces,

porque, al final, los platos no han salido

todo lo bien que querríamos, pero yo estoy muy contento

con el trabajo del equipo y con mi capitanía.

Creo que no lo hemos hecho mal.

El capitán, mal, y las camareras... parecido.

Nos van a dar a nosotras.

No puede ser que lleguéis como si fuera vuestra casa:

"¡Hola, ¿qué tal?! ¿Cómo estáis?".

Y, luego, servís por la derecha, por la izquierda, por la derecha...

Así, el 50% lo hacían bien.

Pues... yo qué sé, soy muy cercana, soy canaria...

Además, habéis puesto la sopera encima de la mesa,

la próxima vez te sientas, "hacedme un sitio", mucho mejor;

sacas la barra de pan, el vinito y te pones a comer.

Es más divertido, te entiendo, el colegueo es mucho mejor.

(LUNA) Yo soy alocada, lo reconozco,

pero, vamos a ver, estoy intentando vender mis platos lo mejor que sé.

Equipo Azul, vayamos con vuestro entrante.

Hay que reconocer que el marmitako lo habéis manejado bien,

eso sí, al igual que os digo esto, lo podríamos haber hecho mejor;

hemos hecho fumet para aburrir y estaba muy suave de sabor,

no teníamos que haber echado tanta agua.

Sara Lúa, no has acertado con la cantidad de agua

y tampoco con el servicio en sala.

No, se me dio fatal, ya lo sé, pedí disculpas, o sea...

Sobre todo, una cosa desagradable es llegar a un sitio,

presentar un postre y no acordarte de cómo se llama,

el nombre local del postre. Total, toda la razón. Que sí.

Eso sí, tengo que deciros que la mamía les ha encantado,

estaba muy rica, y la compota y la teja estaban buenísimas.

Por todo ello, el equipo ganador de la prueba de hoy es...

Ninguno. El equipo Azul.

Pensé que iba a ser ninguno, os lo juro.

Juana, has arrancado el servicio diciendo que se te daba mal mandar,

te llevo la contraria, si no te molesta;

has mandando correctamente, con un buen ambiente, con carisma,

pero, además, te voy a dar el título

de la reina chascadora de patatas; rápido, bien, calibraditas todas...

Quiero que sepas que, para nosotros,

has sido la mejor aspirante de esta prueba. ¡Enhorabuena!

Ser la mejor de la prueba me ha gustado mucho.

Me siento joven

y dando mucho ejemplo a la gente de 75 años,

que pueden hacer lo mismo que los jóvenes, o más.

Equipo Azul, enhorabuena, os informo de que Aitor Arregi

quiere premiar al equipo ganador con una "masterclass" sobre pescado

en su maravilloso restaurante Elkano.

(Gritos de alegría)

¡Hala, qué guay! -¡Qué bien!

Confío en que toméis buena nota porque... menuda suerte.

A vosotros, equipo Rojo,

nos vemos en la prueba de eliminación. Mucha suerte.

Gracias. (JUANA) Gracias.

(Música)

Bienvenidos. -Muchas gracias.

Bienvenidos a casa. La intención es asar un pescado

y explicar el legado que tenemos de asar pescados a la parrilla.

El rodaballo, al ser plano, tiene dos pieles;

la blanca, mira a la arena; la oscura, mira al mar.

La blanca tiende a caramelizarse

y la oscura, por mucho fuego, nunca carameliza.

La parrilla es una excusa para poner encima

el conocimiento del animal;

los que comen en arena tienen músculos finos,

y los que comen en roca están musculados, fibrados.

El fuego es el mismo, pero no el resultado.

Una forma de saber si el pescado está hecho es mirar el hueso,

si va dejándose trabajar es que el animal se va soltando,

y si cuesta, un poco, necesita algo más.

¡Guau! -¡Qué bueno!

¡Vaya! -"Oh, my God!".

Tiene dos lomos, ¿verdad? Lo que hacemos es rascar el hueso,

para, luego, sacar el hueso central.

Ahora, a atacar, adónde queráis.

Me ha encantado asistir a esta "masterclass",

es un privilegio, lo mejor del programa.

¡Qué bueno! -Está de lujo.

Como cada año, vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y 16 años, te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable en un entorno natural,

tienes que venir a los campamentos MasterChef.

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano, campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven al campamento MasterChef!

(Música)

(Música)

El equipo Azul regresa a estas cocinas victorioso,

aunque, es una victoria amarga, porque, tanto ellos como los otros,

se han llevado una llamada de atención de este jurado,

decepcionados por una nueva prueba de exteriores fallida

y por su falta de interés en aprender y avanzar.

Aspirantes, bienvenidos, de nuevo. (TODOS) Gracias, chef.

Luna, imagino que sois conscientes

de que volvemos enfadados de la prueba por equipos.

¿Has meditado sobre lo que os dijo Samantha?

Sí, he meditado, he aprendido de mis errores,

creo que todos hemos aprendido de los errores y lo demostraremos.

¿Cómo es posible, Luna, que no veamos vuestra evolución?

Porque lo que hemos visto

es que empezamos muy bien y hemos ido retrocediendo.

Yo no lo veo así, que estemos retrocediendo.

¿No? Retroceder, retroceder no.

Desaprendiendo.

Fidel, ¿por qué renunciaste a tiempo de cocinado

en vez de tener a Michael en tu equipo?

Quería tener un equipo donde me llevara bien con todos,

y tengo más confianza con Luna que con Michael,

no tengo nada en concreto contra él.

Perdonadme, pero creo que tenemos que pensar, es una competición,

hay que buscar a las personas que son fuertes en algunas cosas,

independientemente, de quién sea. (HABLA EN INGLÉS)

Es mi opinión.

Michael, ¿cómo está tu relación con José Mari?

Porque vimos algún desencuentro en la cocina.

A veces, digo cosas que no se entienden cómo deberían;

mi intención, cuando le dije que no me hablara

porque me desconcentraba, es que quería concentrarme al 100%,

pero, aparentemente, nadie me escuchó, solo yo.

Que no te entendió.

Pero no fue con mala intención, "no me hables, te odio", no.

Lo dijiste muy enfadado. -No estaba enfadado.

Lo que transmitiste no fue lo que estás diciendo.

Si veo un buen fondo cuando dices una cosa,

obviamente, me pregunta Jordi y me callo, pero no lo vi.

(JUANI) Ni yo tampoco. Con Michael nunca sabes.

Dijo: "He asado, en Estados Unidos, una barbaridad",

y cuando se pone a asar dice: "Es la primera vez que lo hago".

¡Madre mía! Y, luego, unas veces te dice una cosa y otras, otra.

Es lo único que no me gusta.

Está bien, yo acepto todas las críticas y comentarios,

porque alguien es quien se tiene que llevar las puñaladas.

La cuestión es que yo les dije que soy americano,

que me encantan las parrilladas y que había hecho barbacoas,

pero lo que no cociné, lo dije muy claro, es pescado.

Pero creo que la responsabilidad de los que estaban sirviendo

era asegurarse de que todos estaban bien,

porque yo no estaba en ese momento emplatando el pescado.

Es que no es así. -¿Lo vas a servir o no?

Yo no miré si estaba crudo

porque doy por hecho de que haces bien tu trabajo.

El fallo fue mío porque no verifiqué los pescados,

y lo reconozco, pero creo que el fallo es de todos.

No, no. El fallo era tuyo, debías verificarlo.

Vale, perfecto. -No de los demás.

Hay que asumir culpas y la tenemos todos;

tú por no hacerlo bien, yo por no revisarlo

y el resto por no hacer lo mismo. Me encanta el buen rollo.

(HABLA EN INGLÉS)

Está haciéndose la víctima,

él hace un papel de superdivertido y gracioso,

y supercontento y sonriente, pero es todo lo contrario.

José Mari, me interesa saber porqué renunciaste

a ser capitán de tu propio equipo. Quería descansar, un poquito.

Estaba cansado.

¿Quieres que te pongamos una camita para descansar más?

Una cosa es el cansancio físico y otra cosa es al cansancio...

¡Ah! De aquí.

Claro. Necesitaba un poco de respiro.

Sí. No es fácil ser capitán, ¿eh?

Fui capitán en la última prueba de exteriores y no es fácil.

Es mucho más fácil decidir quienes son los capitanes, ¿no?

Eso es más fácil.

A José María se le ha visto el plumero,

un día dice una cosa, otro día, otra.

Me parece, un poco, culebrilla.

Delantales blancos, tenéis asegurada vuestra permanencia

una semana más en "MasterChef". ¡Enhorabuena!

(TODOS) ¡Gracias! -¡Bravo!

Podéis subir a la galería. A descansar, José Mari.

(ALGUNOS) Gracias. (JOSÉ MARI) Suerte.

Suerte.

Vengo ilusionada, porque creo que no me iré,

tengo el presentimiento de que no me iré,

la ilusión no me quita los nervios; así que... a ver...

Aspirantes, llevamos cinco semanas juntos;

Luna, ¿crees que nos vais conociendo?

No mucho, la verdad... no mucho. A mí me tenéis desubicada.

Entre vosotros, Fidel, ¿os conocéis bien?

Bueno, creo que sí, aunque alguno creo que...

No muestra su cara y nos cuenta lo que quiere.

¿No será Michael...? Ah... bien...

Por ejemplo, Michael es menos transparente y menos sociable.

¡Felicidades! "Thank you".

Di "gracias". -¡Oh, gracias!

¿No ves que en Navafría no te van a entender?

(RÍEN)

Si hablas español divinamente, porqué...

Alberto...

¿en quiénes, de tus compañeros, confiarías con los ojos cerrados?

En Andy, en el que menos, de los cinco que están aquí,

pero confiaría más en Andy que en algunos de arriba.

Bueno.

En los que menos serían Michael y... y en Teresa.

¡Oh! Teresa, ¿cómo te quedas?

Eso viene por un comentario, alguien dijo que nuestro equipo

era el débil, y eso me fastidió; entonces, cuando ganamos, dije:

"¡Toma, el equipo de los débiles, que os hemos ganado!".

Y eso, parece que, sentó mal.

Hay gente que no sabe perder, pero es peor no saber ganar.

Que es peor.

Qué buen rollo. (SARA Y TERESA) Sí, sí.

Iván, ¿hay algún compañero del que no te fías?

Eh... sí. Yo, también, quiero decirlo, directamente,

creo que tiene más caras que un tetraedro,

mi amigo José María hace el pájaro, el jabalí y lo que quieras;

pero hace otras muchas cosas que es culebrear por todos lados.

¡Hala! Así que, no me fío.

Empieza la guerra, chaval. Hay para todos.

Andy tiene sus cosas, no nos llevamos,

pero, por lo menos, lo veo venir.

Creo que has visto mis triunfos en las últimas pruebas,

tú te has quedado atrás y dices: "Hostia".

(LOS JUECES) ¡Ah!

Será eso, será eso, será eso. (JOSÉ MARI) Sí.

Duelo de titanes. Empieza la guerra, chaval.

Antes de conocer en qué consiste este último reto de la noche,

vamos a recibir a un invitado que ha estado en vuestro lugar,

no una, sino dos veces.

Adelante el finalista de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity",

el prodigioso e inigualable ¡Boris Izaguirre!

(LOS ASPIRANTES GRITAN ALEGRES)

Míralo, míralo.

¡Qué divinos, por favor, por favor! Voy a besar primero a Jordi.

(JOSÉ MARI) Le ha dado un pico. -¡Oye!

Qué guapo, qué tipazo. Qué alegría. ¿Te lo parece, sí?

Es ideal. ¿De verdad?

Buenas noches y bienvenido a "MasterChef".

Muchas gracias.

Te acabamos de ver triunfando con la segunda edición de "Prodigios",

imagino que poco tiempo habrás tenido para cocinar;

pero, confiésanos, ¿has empezado a practicar

por su tripites en "MasterChef Celebrity"?

No lo creo. De verdad, me encantaría.

(Risas)

Me encantaría; a lo mejor, incluso, hasta gano.

No hay mejor lugar que este, siempre lo digo.

Boris, no me los descentres,

que, todavía, no saben en qué consiste este reto;

así que... ¿me ayudas para que lo descubran?

Te ayudo, claro. ¿Sí?

Me encanta tanto Boris. -A mí, también.

De verdad, me chifla. -Tan divo.

Él y Mario Vaquerizo, los dos, me encantan, son mis favoritos.

Qué dos azafatos, qué dos azafatos.

Somos el equipo maravilla. Hombre, qué divinos, por favor.

Hay doce campanas, no os extrañéis de que bajemos.

No, hombre, no.

Ana, campanas, ¿qué crees que esconden?

Creo que, como hay dos filas, habrá un primero y un segundo,

o un principal y un postre, o algo así...

Solo hay una manera de descubrirlo. No sé.

No me digas que nos bajan.

Yo te digo que sí, hay doce, vamos a bajar.

Que no. -Que sí.

Vamos a empezar por aquí.

(BORIS) ¡Oh! Aguacate.

¡Ah, bien...! -¿No te gustan los aguacates?

Costillas de cerdo. (BORIS) Espectaculares.

Ay, me gustan. -¿Son para Alberto?

Puede ser. Vamos con la siguiente.

Cilantro. (BORIS) ¡Oh!

Vale, con el aguacate queda bien.

Arroz. También, con el arroz, ¿sabes, no?

Sí, muy rico.

Voy a recordar, bueno el cilantro, pero no tanto.

Me encanta. Vamos con la siguiente.

Pimiento rojo. (BORIS) Por favor, qué monada.

(ANDY RÍE) -No te gusta, ¿eh?

No me mola nada el pimiento.

Vamos con la siguiente, "foie" fresco.

¿En serio, "foie"? Siguiente, Boris.

(BORIS) ¡Oh, caracoles! (ANDY) ¡Qué ricos!

Caracoles. (ANA) ¡No!

¿Son los ingredientes...? -Sí, los que odiamos.

Me muero, o sea, me muero.

Los que menos nos gustan y los que más nos gustan.

No pienso cocinar eso.

Qué horror los caracoles, me voy a morir,

no puedo con las texturas gelatinosas,

me dará un infarto, no lo puedo probar.

Siguiente, Boris.

Muy bien, Pepe. ¡Oh, pero qué tomates! En rama...

El tomate es lo que más me gusta.

Son los que menos nos gustan y los que más nos gustan.

(BORIS) ¡Oh! Leche.

Corazón de vaca. (LUNA) ¿¡Qué!?

(BORIS) Oye, lo veo todo impecable, es increíble,

yo aprovecharía todo, directamente.

Hígado de ternera.

No, no, no, no.

Y, por último, ¡coco! ¡Uf... uf...!

Iván, ¿qué te dicen estos ingredientes?

Bueno, claramente, creo que están,

en la parte de abajo los ingredientes que no nos gustan;

y en la de arriba, los ingredientes que nos gustan.

¿No te gusta nada el cilantro? No me gusta nada el cilantro.

Así es, aspirantes,

aquí están vuestros ingredientes favoritos y los odiados.

y están en el orden en que estáis vosotros.

José Mari, ganaste el pin de la inmunidad en el primer reto.

Sí, chef. Vas a tener una misión importante.

José Mari no.

Así que, baja con nosotros. Voy para allá.

No me bajes ni muerto, por favor te lo pido.

A José María le gusta ser el protagonista

y he pensado que a alguno se la liará.

Vas a decir, ahora mismo, con qué ingredientes

va a cocinar cada uno de tus compañeros,

¿con su favorito o con el que aborrece?

De favorito nada. (LUNA) Por favor...

Me está dando algo a mí, de verdad.

Alberto, ¿qué crees que te va a adjudicar José Mari?

Ojalá me adjudique el aguacate. (BORIS) Vaya, vaya...

Tus deseos son órdenes. ¡Claro que sí!

(RÍEN) ¡Gracias!

¿Qué le adjudicamos a Iván? Hombre, lo tiene clarísimo.

El arroz no quiero dárselo, porque dice que soy un culebrilla.

Me obligas a darle... El cilantro.

A ver cómo se lo pones a Andy, si fácil o difícil.

¿Qué le damos, el pimiento, que no le gusta, o el fuagrás?

Creo que lo del pimiento es una trampa, le doy el fuagrás,

a ver qué hace con eso tan bueno, yo sabría qué hacer.

Se ha equivocado. -Vamos a verlo.

Vaya liada el José María, le ha dado el "foie" como regalo

y, al final, es un dardo envenenado.

Me encanta el juego, me lo paso superbién.

A Ana, ¿tomates o caracoles? Por favor, tomates.

Es que... -Dale los tomates, por favor.

Está horrorizada con ellos, es algo que no puede ver,

estaría bien que viéramos cómo se hacen, ¿no?

(BORIS) Claro, además, son divinos.

Caracoles, ¡caracoles! (BORIS) Pobre Ana.

José Mari, eso no se hace.

(BORIS) Se lo está poniendo difícil a todos, a todos.

¿A Fidel, que sus compañeros, siempre, le han beneficiado?

José Mari, ¿qué le damos, leche o corazón?

Le voy a dar el corazón. Con corazón.

Con todo el amor. De corazón.

¿Qué quieres hacer con Luna? Me lo juego a suertes.

Di un número. Di un número, del uno al dos.

Eh... dos. -El coco.

Muchas gracias, José María, puedes volver a subir.

Vamos a ver...

Como digan que el coco es ingredientes principal,

yo no sabría dónde meterme.

Aspirantes, debéis hacer un plato digno de estas cocinas

en sesenta minutos, y el ingrediente

que os acaba de adjudicar José Mari debe ser el protagonista.

¿Estáis preparados para cocinar? (TODOS) Sí, chef.

Pues no. (ANA) ¿No?

(SOCARRÓN) Delantales blancos... "Yes?".

¿Estáis cómodos? Sí.

No os relajéis, porque en este reto vais a cocinar,

y lo vais a hacer representando, cada uno de vosotros,

a un delantal negro; vais a cocinar por ellos.

¡No, no!

Es decir... ¿Nosotros no cocinamos?

Ninguno de vosotros va a abandonar estas cocinas esta noche,

pero el delantal negro al que representáis, sí.

¡No me lo puedo creer!

No sé si alegrarme, si sufrir...

¿Cómo puede ser que vayan a cocinar ellos?

Delantales negros, en esta caja están las fotografías

de vuestros compañeros, los delantales blancos;

cada uno de vosotros sacará la foto del compañeros que le representará.

Qué horror.

Lo único que me falta

es que me toque José María para cocinar,

si me tiene que representar, me va a dar para el saco.

Alberto, encantado. -Dame suerte.

¿Cómo estás? Tienes que introducir tu mano y sacar una foto.

Juana. (ANDY) ¡Juana!

Juana, tú cocinarás con Alberto.

Boris, esa mano inocente de Iván.

Es tu turno. Adelante, Iván.

(JOSÉ MARI) Te lo he dicho. -¡Bravo! ¡Bravo!

(JUANA) Amigo... Daos un abrazo, daos un abrazo.

¡Oh! Qué bonita pareja.

Cilantro, me encanta.

Fíjate, Iván, el cocinado está en sus manos.

El azar... Lo voy a hacer fatal, pero fatal...

Esto es un juego. A ver qué cara te toca.

(LOS JUECES RÍEN)

Si me voy de aquí es porque José María

quiere que me vaya y hará un plato de mugre,

pero, realmente, confío en que hará un buen plato

y sorprenda con el cilantro, se le da mejor que a mí.

Andy, tu mano. ¿Quién va a cocinar fuagrás?

(BORIS) A ver... -Sara Lúa.

¡Sara Lúa! Lo siento, ya te pido perdón.

Sara Lúa, ¿no sabes cocinar con "foie"?

Nunca lo he hecho. ¡Oh!

Tienes la cara como tu camiseta de blanca.

(BORIS) Sí, te he visto palidecer.

Ana, vamos a ver quién cocina con caracoles.

Mira, mira, mira.

Mira qué caritas.

¡Michael! ¡Toma!

Yo lo había dicho...

¿Cómo se dice, "snails"? Sí, "snails".

Voy a hacer lo mejor que pueda. Fidel, esa mano inocente.

Ay... ¿Quién va a cocinar corazón?

Sé que me va a ir bien, Boris me dará suerte.

Gracias, espero que así sea. -¡Catalanes al poder!

¡Hala, Teresa! Pues, no le viene bien.

Te voy a dar todo mi corazón y seré tu ángel de la guarda.

A ver si me sale, Fidel. ¿Teresa, has cocinado corazón?

Nunca en la vida. Ay, Fidel, qué pena...

Pero cocino con mucho corazón, con mucho sabor

y por Fidel lo voy a dar todo.

Cocinarás con un kilo de corazón. Se le ve más tranquilo...

Luna, puedes sacar la foto de Sonsoles.

Lo voy a intentar con todas mis fuerzas.

Mi futuro está en manos de Sonsoles.

¡Por favor, Dios mío,

que haga el mejor plato de su vida con coco,

es que es muy complicado, además, el coco.

Delantales negros, vais a vivir, probablemente,

el cocinado más complicado de vuestra vida,

porque vuestra permanencia está en juego y no podéis luchar,

os tenéis que fiar de lo que hagan los delantales blancos.

Iván, ¿le quieres decía algo a José María antes de que cocine?

No, no creo que tenga nada que decirle,

creo que conoce el cilantro, perfectamente,

y veremos qué pasa, ahora, con el cocinado.

Que sepas que es la primera vez que se hace en "MasterChef".

Lo sé y me parece bastante injusto.

¡¿Injusto?! ¡¿Injusto?! Iván...

La permanencia de cada uno debería ser de cada uno,

que me vaya por culpa de no cocinar no me parece muy justo;

me adapto a las reglas, son las que son, pero no es justo.

¿Sabes que en las cocinas pasa, a lo mejor, uno no puede trabajar,

se pone enfermo y otro cocinero le sustituye con las mismas ganas?

Totalmente de acuerdo.

Eso pasa en las cocinas y eso vais a aprender.

A ver, tetraedro, dime la verdad, ¿vas a cocinar bien?

No lo sé. -No me mires, dime la verdad.

No sé, después de lo que has dicho, igual, me dejo el cilantro.

Tenéis 60 minutos para hacer un plato digno de "MasterChef",

el ingrediente principal lo tenéis en vuestras manos,

ahora, contáis con tres minutos para entrar al supermercado

y elegir el resto de ingredientes que vais a utilizar.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Delantales negros, a los laterales de cocina.

El tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya! Adelante.

Vamos, chicos. (ANDY) Vamos.

(ANA) Vamos, ánimo. (IVÁN) Venga, ¿eh?

(ANA) Michael, coge de todo. (LUNA) Vamos, vamos.

¡Vamos, chiquillos! -Vamos, Sara, vamos.

-El laurel... -Vamos, Juana.

-¡Vamos, Sonso!

Pobrecitos... qué presión.

-¿Lemon grass? -Aquí...

Citronela... aquí. -¡Vamos, vamos, Sara!

-¡Vamos, Sarita! -A tope, campeona.

-¡Vamos, vamos! (MICHAEL GRITA)

-¡Vamos, Juanita! -Saludo.

-Ahí... confío en ti, Juana.

-Vamos, vamos... vamos, pequeñín.

-¡Vamos, Sonso!

(LUNA GRITA) ¡Uh! ¡¡¡Olé!!!

-Esa Sonsolita.... -¡Ay, jengibre, me encanta!

¡¡Te quiero!! ¡Ole la leche de coco!

-Pollo al curry y coco, me encanta.

Es una de mis recetas favoritas, además.

-Confío en ti, ¿eh, Juana? -Pues no confíes mucho porque...

-Esa es mi Juana buena... -¡Vamos, Juana!

-A ver... ¡Qué bonita esta dorada, macho!

Quítale las aletas...

-Muy bien, muy bien... ¡Venga!

¿Se los dedicamos a tu marido? -Oh... sí.

Qué asco... qué asco.

-Haré una reducción de Oporto. -Oporto... muy rico.

-Con jamón... -Qué rico, qué rico.

Bueno, vaya prueba que tenemos. -Qué angustia, desde luego.

Boris, no sé si has probado alguna vez el corazón

o lo has cocinado, porque es una pieza difícil.

Cocinado no, pero probado sí.

Lo que me preocupa es que hace el corte irregular.

Cortes pequeños, grandes, no son todos iguales...

Me imagino que lo guisará.

Con el corazón de vaca, lo voy a guisar como...

Como si fuera otra parte de la vaca y va a quedar muy bueno.

Pero hay otra cosa que me preocupa más

y es que Fidel no da instrucciones. No.

Al menos, di: "Corta más o menos". No tiene seguridad... no...

Él se escabulle... Se deja llevar y que Teresa haga...

Y que sea lo que Dios quiera. Lo que me asusta

es que bajo mi responsabilidad depende otro compañero.

Pero, bueno, voy a demostrar a Fidel que...

Que puede confiar en mí para lo que quiera.

Y, hoy, Fidel no se va.

-Bien, cógelo por la cola y revienta ese lado...

Ahí... dale.

Eso es... quítale tripa... -Venga, por ahí ya lo tengo.

Iván le está diciendo cosas a José Mari,

tienen un buen pescado y harán un buen ceviche;

porque el cilantro te invita a eso.

Además, ha cogido aguacate, cebolla roja...

Seguramente harán ceviche.

Eso es, bien limpito, chorro limpio encima. Vamos, eso es.

-¡Estás hecha una fiera, nena! ¿Y estabas nerviosa?

-Esa Sonso ahí con el martillo. -¡Toma!

¡Olé!

-Como si estuvieras en casa, Juana, lo haces muy bien.

¿Y Juana qué hará con un aguacate? Te lo digo:

habrá visto el típico tartar de salmó o atún con aguacate

y ha dicho... "allá voy".

¡Bien, Juana!

(JUANA) Todo riquísimo, riquísimo. -Todo riquísimo como tú sabes.

-Alberto, que te mando a casa por menos de nada

y lo sentiría en el alma.

Como se vaya Alberto por mi culpa, me llevo un gran, gran...

Gran disgusto.

-Aquí tengo a Juana y a mi sobrino...

Giovanni, lo he llevado encima durante las cinco eliminatorias

y me ha dado suerte, o sea que... aquí estoy.

En Juana confío 100%, todo lo que hace...

Lo borda, a ver con el aguacate cómo se le da.

-Michael, lo tienes ya, ¿no? -Estoy en eso.

-Vamos a ello... atacamos.

-Sara, eso es... que no quede ni una vena.

Eso es, desvenamos bien, bien... qué bien.

-Estoy cagada de miedo, porque nunca he hecho foie;

tengo una incertidumbre que... no sé cómo va a salir.

Si se va mi compañero me sentiría fatal, soy culpable.

Lo último que quiero es que se vaya.

-¡Ay, mis contramuslos!

-Despacito, manipulación tranquila.

-Hay tiempo, Michael... -Hay tiempo, ¿no? ¿Cuánto?

-Qué bueno, qué bueno...

-Oye, Fidel mudo, es verdad, es como si no estuviera.

-Deja que se haga eso... -Me da miedo que se queme.

-Tranquila, Sonso, vas perfecta.

Preocupado con Sonsoles que la suele liar.

Parece que lo tengo, que no que sí... tenía miedo.

Están prudentes, ¿cuál es el alma del curri? El coco.

¿Cuál es el alma de un buen ceviche?

(PEPE Y JORDI) El cilantro. Hay algunos que dicen...

Sí, vamos a asegurar, me parece bien... Me parece bien.

Lo estás haciendo fenomenal.

-Esto tiene que estar... "chup-chup".

-Que haga "chup-chup" como decía Rosa.

-Que quede bien... Que no quede dura la cebolla ni el pimiento ni nada.

¿Sabes qué me preocupa bastante?

Primero porque, anímicamente, no tiene que estar muy fino.

Le han metido, hoy, estopa para aburrir a Michael

y le ha tocado un plato que hay que saber hacerlo.

Pues yo no estoy preocupada por Michael, porque lo va a hacer bien.

(MICHAEL) Plato ganador yo... plato ganador.

En realidad, a mí no me afecta mucho lo que los compañeros

están opinando, porque es más una cuestión personal

que a nivel profesional. Esto me anima

y me da más fuerza para hacerlo mejor cada día y demostrar

que sí puedo cocinar que es a lo que he venido.

Estoy preparando un sofrito que quede bien rico y sabroso

y un poquito picante para mezclarlo con los...

Caracoles, tengo que probar los caracoles,

no lo puedo creer... mi marido va a estar superfeliz

y orgulloso de mí; pero me estoy muriendo porque...

-Qué bueno, qué bueno, me encanta.

Me encanta... (ANA) Creo que Michael,

en ningún caso lo hará mal; aparte por salvarme a mí,

que pienso que quiere, sé que quiere demostrar

que sabe cocinar cualquier cosa y va a querer demostrarlo

también con esta oportunidad

de cocinar algo "asqueroso" como son los caracoles.

Bien, Juana, bien... ¿Te está quedando bueno?

-Bien... -Perfecto.

-¡Olé, Juani! -Juana, te queremos.

-Juana quédate... -No, Juana se queda seguro.

El que se va soy yo.

-Eso es... vas muy bien. Bien, corte limpio, bien.

José Mari, bien.

Vamos... manipula solo el pescado, que sea el cuchillo quien corte.

Pero no lo... eso es.

Machacamos lo menos posible... -Sí.

-Perfect. -Descuida...

Está claro que si se juegan

tu permanencia tienes que poder decir algo

y dar tu opinión y sugerir y dar indicaciones.

Me tiene preocupado que todos quieren dar indicaciones,

porque todos quieren defender su lugar menos Fidel.

No ha abierto la boca. No ha hablado.

Me preocupa porque ella no sabe de casquería y él sí.

Y está en manos de Teresa totalmente.

No, Fidel ni me mira, pobrete.

Está ahí viendo cómo trabajo y yo casi me animo sola.

-¡Muy bien, chicos!

-Esto está quedando... huele riquísimo.

Me encanta Michael

y creo que el problema con sus compañeros es que es bueno.

No entiendo tanta saña y tanta caña con él.

Porque lo ven bueno, como dice Samantha.

-Me encanta, estás haciéndolo superbién.

(IVÁN) Suave, cuidado que no caiga nada.

Es nuestro método de cocción.

-Descuida. -Que no te caiga.

Eso es...

Que reduzca ahí más, perfecto. Perfecto, Sara.

-Fidel, ¿qué más hago? Algo con la manzana, venga... no sé.

Os digo una cosa: Teresa no sabe lo que hace.

Es que Fidel ni la mira, está mirando a José Mari.

Sí... solamente, nada... No ha abierto la boca.

No ha abierto la boca, que no... No, no...

Está totalmente perdido.

Teresa y Fide... ¿Qué tal, Teresa?

Con un corazón muy grande. Pero ¿dónde tienes ese corazón?

Mira, en la cazuelita, abre... (CANTA) # Ese corazón partío... #

Se aceptan consejos... Te podría dar muchos consejos,

pero ¿y tu compañero que no te ha dado todavía ninguno?

Nada, nada... -Me ha dicho lo que iba a hacer,

le he dicho que bien y confío en ella.

Échale un poco más, un poco menos. Porque sabe que me vengo arriba.

-Es verdad, es curioso que te has quedado muy callado.

-Sé que lo va a hacer como si cocinara mi madre para mí

y lo que puedo hacer es animarla. ¿Habías cocinado corazón?

No... ni lo he comido nunca. Ni lo has comido.

-Pero, hoy, me lo como.

Creo que lo haré con la mejor de las intenciones.

-Desde luego, eso sin duda. -No sé cómo le pega la manzana...

Para hacer una campaña... ¿no?

Si tú entiendes que eso funciona pues búscalo de alguna manera.

Pepe, nunca he comido corazón... pero yo, hoy, lo pruebo.

-Yo no lo había hecho, a lo mejor...

Está en juego tu permanencia, dale dos "tips":

"Por la manzana así, échala ya...".

"Haz un puré o rállala". Yo con manzana no lo haría,

pero bueno... creo que puede estar guay la combinación..

-Pero piensa... no con el corazón, piensa con sangre fría.

Teresa, me ha encantado conocerte.

-Y yo también, que sepas que leo tus libros.

-Muchas gracias, me encanta tu "eyeliner".

-Ay... me lo han hecho las maquilladoras de aquí.

Gracias, Boris, tú que eres muy divo.

-Qué bien, Juana...

-Voy a hacer más, porque voy a hacer otra cosa.

-A la una, a las dos... -Y a las tres.

(BORIS IZAGUIRRE) ¡Oh... el vino!

¡Hala! -Enloquecieron... ¡ya, ya, ya!

Todo no... a mí eso me pasaba siempre.

-Venga...

(IVÁN) Eso es... eso es.

Meneo... -A la nevera...

-Venga, vamos, vamos...

-Hola, Iván. -Hola...

-Pero ha desaparecido José Mari, se ha esfumado.

A la nevera... (IVÁN) Vamos, tienes visita.

-José Mari, cómo estás. -Encantado de saludarte...

Acá tan cerca. Te queda muy bien el pelo recogido.

-Muchas gracias. -¿Vienes de la nevera?

-Vengo de la nevera. -Recoge el trapo del suelo.

-Oh... ¿lo va a traer? ¿Es buena idea?

Te lo quiere enseñar, te quiere seducir con su plato.

-Me doy cuenta que sí... Es muy caballeroso, encantador.

-Vamos, que no te líen mucho.

Que no te líen, enséñales que puedes cortar y hablar a la vez.

-Lo sé, lo sé. -¡Oh! ¿Puedo olerlo? De repente...

-Por supuesto, por supuesto. ¿Lo habías hecho antes?

La verdad es que mi Marta...

Mi novia, me lo hace siempre en casa, yo siempre miro

y le digo que me deje hacerlo, y lo hace estupendamente.

-A cortar cebollas mientras hablas, vamos.

Iván, ¿estás tranquilo de tener a José Mari?

Bueno, por ahora, estoy contento,

espero que no se pierda; pero no lo hace nada mal.

¿Sabes que José Mari es imitador? ¿Eres imitador?

-Un poquito. Imita a Julio Iglesias.

¿Le puedes presentar el plato como si fuese Julio Iglesias?

(IMITA A J. IGLESIAS) # Un poco de cebolla

# y un poco de ti y un poco de mí... #

-¡Qué bueno! O sea que tu Marta se divierte en casa.

-Marta se divierte mucho, no sé cómo me aguanta.

-Oye, yo hice este plato

con un cocinero peruano y me acuerdo mucho de una cosa

que no sé si debo decirte: el pescado, realmente,

es un producto muy delicado y todo lo que le pones que lo cocina

tienes que hacerlo por separado y a su tiempo...

Yo me acuerdo, hazlo bien. Repósalo bien...

Piensa un poco los aliños, prueba lo que haces,

utiliza lo que tienes, ponte las pilas y hazme algo bueno.

Bien, Samantha... perfecto, hazle caso a Samantha.

Eh, échale cilantro. Lo dejo a posta.

¿Lo has oído? Se deja el cilantro a posta para que pierda Iván.

O sea... -Ay, no, Iván...

¡Oh, my God! Te puede decir lo importante:

"Bueno es cilantro, pero no tanto".

-Eso es... recuerda eso. -Frase venezolana.

(BORIS) José Mari es una persona que no te enseña todas sus...

Facetas... de una, se oculta en eso de cantar como Julio Iglesias

y todo... ha sido horrible, por cierto.

Es horroroso, yo creo que debería imitar a otra persona.

-Venga, va, va...

Aspirantes... os quedan 25 minutos. ¡Oh, my God!

-Me sobra.

-Olé, olé... -Michael, prueba el sofrito.

-Vamos a probarlo.

-Si está bien, deberíamos meter los caracoles.

-¿Está bueno? -¡Oh!

-Ay, madre, a ver si se me "espanplonan".

-Vale, Juana.

-Si no ha usado uno de estos... -Pobrecita.

-Como le salga bien... -Pobre.

-Perfecto... -¿Qué, Juani? ¿Qué pasa?

-Lo haces muy bien.

-Michael... -¿Qué ha hecho? ¿La ha liado?

-El sofrito no se tritura, Michael, en España el sofrito va entero.

-Venga, Michael, con agua y lo hacemos. Va...

Pon el fuego fuerte para... -Ya lo tiene... ¡pum!

-Muy bien... -Oh, muy God...

No, tengo que cambiar el chip rápido

hacer el cambio y que salgan porque tienen que salir perfectos.

-Huele guay... -Huele muy bien.

-Sí... -Pues si huele, es que sabe.

-¡Sara! Te doy 100 euros si no pones foie en el plato.

-Sara, 500 pavos... -Qué malos sois.

-Las pasas... -Están ahí dentro.

Bueno, no sé, tía...

-Las pasas, las pasas. -Déjame, me estoy aturullando.

Aspirantes, últimos 15 minutos.

(BORIS I.) ¡Oh, my God! (MICHAEL GRITA)

-Eso es...

-Muy bien, precioso.

Me encanta, choca. -Espera, Luna.

-La leche es un añadido que no tenemos que poner.

-No, eso está, voy a hacer dos cosas.

-Es que no entiendo... por qué quieres hacer dos cosas.

Presentas dos y te van a decir "¿para qué dos?".

A ver si una está mal y la otra bien y te van a joder.

Haz una bien.

Jordi, el otro día,

hizo dos platos y yo he hecho un ceviche de dos tipos.

-Vale, pero tú te quieres comparar con Jordi. Vamos a ver,

¿tú probaste los platos? -Los probé los dos

-¿Y la leche de tigre? -Buenísimo...

-¿Por qué no presentamos uno de leche de tigre?

O sea, piensa un poco, imagínate que el otro falla.

-No va a fallar. -Vale, ya está, todo dicho.

-El otro me gusta más, el grande. -Ya está.

¿Qué tal vas? -Bien, ahí controlando, bien.

La reina del aguacate.

Juana 3.0. -Nuestra queridísima...

Juana... -Ay, mira.

-¿Cómo estás? A ver todo. -Estoy estupendamente.

-Sí... Juana, has hecho como unas patatas fritas o tostones.

-Mira, yo qué sé... Son totopos...

Ella es más moderna. -Moderna, claro.

¿Qué tal vas con el aguacate?

¿Qué haces? Oye, muy bien.

Mira qué bien lo hace. Es divino, divino...

Qué mano tiene para cortar el aguacate.

Si me viera mi marido diría: "No es mi Juana...".

Yo todo grande... a lo bestia. Claro, pero...

Bueno, ¿pero cómo te estás refinando?

Muy refinada, muy refinada... -De aquí salgo yo para ir

de ayudante de cocina a Pedraza. ¿Qué tienes?

Un poco de tartar de salmón con... Con el limón.

-¿Puedo probar un poquito? -¿Te molesta?

-Pero el cariño... no le falta. -Ya ves...

Samantha... Alberto, ¿estás tranquilo?

Con Juana estoy tranquilo,

al ser aguacate no sé cómo lo lleva pero creo que lo hará bien.

-Yo creo que ella... se ha olvidado de que tiene que tener más sabor.

Y lo tienes que probar constantemente

hasta que tengas una sensación... -¿Pero tú crees...

Que con estos dientes postizos sacas el sabor fácilmente?

A ver, el sabor no está en los dientes, está en el paladar.

Quiero un plato espectacular.

Es verdad... Porque esto tiene buena pinta.

Bueno, vamos...

-Más aplastado... -Luna, me pones nerviosa.

-Calma, niñas, calma de verdad.

-Siento no hacer nada más, pero que... había un ingrediente

que tenía que quedar bueno y para mí lo está.

Aspirantes, últimos cinco minutos. Vale...

Pruébalo ya. -¡Oh! La textura...

-¿Está hecho? -Está hecho, está bien.

-Prueba...

-Es que estas limas... está "heavy".

-Tranquilo, tío, escurre... lo puedes escurrir.

-No va bien.

-Ay, amor, se te va a quedar... -¿Qué hago?

-Mira... es que... no sirve, tía. -No, no.

-Coge un... tranquila, saca con delicadeza el pollo.

-Mira, lo voy a hacer como sé como yo quiero hacerlo.

-Está feo.

-Tía, vaya cagada... -No pasa nada, no pasa nada.

Tranquilízate... ¡no, no muevas el pollo!

-Luna, para, no me digas más.

¿Sabes quién me tiene desesperado? Sonsoles.

Es la cuarta vez que emplata. -¿Y las lascas de coco?

-Pero... -¡Sí, Luna, por favor!

-Eso es, Juana, muy bien.

-¿Vas a presentar los dos? -Sí.

¿Quieres? Sí, sí... -No sé, dímelo tú.

Si uno no te gusta, no lo presentes. -Me gusta, me gusta.

-No sé si poner la manzana o no. -No, no, no te líes.

Aspirantes, últimos tres minutos. ¡Oído, chef!

-Michael, primero pon salsita y, luego, pon los caracoles.

-Vale. -Dale ahí potencia.

-Esto, luego, te lo tienes que comer.

-Claro, está buenísimo, es mi favorito.

-Bien, Juana, muy bien.

-Mira, está sucísimo. -¿Quieres que...?

-Luna, vete allí.

-Le ponemos un poco de manzana.

-Ya está, stop.

-Bien, Juana, muy bien.

-Chócame la mano, hombre. -Un momentín quiero añadir algo.

-¿Qué quieres añadir? -Más virutas de coco.

Aspirantes, último minuto.

-No sé cómo explicarte el ataque de nervios que tengo.

-¡Qué bien...! -Voilà!

-Olé...

Vamos, va, ¿eh?

Diez, nueve...

Ocho, siete, seis...

Cinco, cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(IVÁN) Vamos, vamos, vamos, bien...

(JOSÉ MARI) Espero no defraudar y quiero que se quede.

Me gustaría competir un par de veces más

antes de que se vaya. -Bien...

Aspirantes, el tiempo ha terminado y comienza la cata.

Juani, Alberto, seréis los dos primeros.

Adelante, por favor.

(JUANA) Yo creo que salvaré a Alberto,

porque a parte de poner el corazón,

creo que mi plato está muy bien.

¡Guau! (BORIS Y SAMANTHA) ¡Guau, oh!

¡Oh, guau! Juana, nombre del plato.

Manresa. (TODOS RÍEN)

No me digas más, Juana. Bravo...

-Lo hago en honor a los catalanes, como he defendido a un catalán,

no podía ser de otra manera. -Muy bien, muy bien.

¿Y cómo has hecho Manresa? Sobre todo con mucho cariño.

Y todo picadito que eso es raro en mí.

Y el atún... que era buenísimo, es todo de primera calidad.

Atún o salmón. Salmón, salmón...

Salmón y abajo tenéis los aguacates.

Si escurre algo no es aceite, no lo ha visto más que...

Las cacharritas estas que son topos...

-Totopos... totopos.

Topos no, totopos. Eso es parecido...

A lo que comen en México. -Eso es.

Alberto, ¿tú lo habrías hecho mejor?

Mejor no, porque Juana todo lo que hace, lo hace... bien.

-Oh... bravo. -Tiene que saber a gloria,

porque lo he hecho con mucho cariño. -Oh, oh...

Mira... me inclino.

Me inclino ya, Juana... es el mejor tartar de salmón

acompañado con aguacate que he comido en toda mi vida.

Bueno, bueno... (TODOS) ¡Bien!

-Escribirá mi libro, escribirá mi libro...

-Totalmente, de verdad...

Alberto, puedes respirar tranquilo. Está muy bueno.

Juani, yo no sé si es el mejor que he comido en mi vida;

pero sí te diré que está muy bien, el pescado no llega a cocerse

del todo, tiene puntos crudos que se agradecen.

Lo que no sé si esto le gustará a tu marido.

Hubo un cocinero, hace muchos años, que era de Manresa

se llamaba Ignasi Doménech y fue de los grandes cocineros;

le habría gustado tu receta, seguramente. Habría estado

orgulloso de ti y hubiera dicho: "Por Manresa y más allá".

Yo le voy a decir a Juana una cosa que he aprendido mucho de ti

durante este mes que llevamos juntos

y quiero seguir aprendiendo mucho porque eres la que más sabe.

Y la mejor.

Bueno, Michael, Ana, nombre del plato.

(MICHAEL) ¡Oh...! (AMBOS) ¡Caracoles!

(TODOS RÍEN) Oh... caracoles.

-Qué buen humor, qué divino.

¿Y cómo lo ves, Michael?

Oh... se ve rico, es más, los he probado...

Uno ante y fue la primera vez en mi vida.

Es una textura diferente... como un callo, quizá, pero de mar...

-Yo lo veo bien, creo que se ha esforzado un montón

y yo creo que, al final, hay un buen resultado.

-Ya... Habría que probarlos...

Pues démosle esa oportunidad a Ana, también.

Claro, totalmente cierto. No la vamos a privar...

De un deleite de esta magnitud. Cógelo y chúpalo. Tú solita...

¿Así? Mira, mira...

Así, como Pepe. ¡Oh, qué asco, voy a vomitar!

-No, de verdad, no vas a vomitar, es algo riquísimo.

Está buenísimo... de verdad.

Vamos, sí... chupa. Prueba la salsa.

Pero con todo... con la salsa. ¡Sorbe!

-¡Qué asco! -Lo has prometido, Ana.

(LUNA) ¡Chupa! -Venga, lo has prometido.

(TODOS APLAUDEN Y GRITAN)

Oye, equipo del programa,

esto hay que tener unos pinchos, unos palillos

para sacarlo y pan, cuando la salsa lo requiere.

Oh... -Está riquísima.

Un poquito de pan, por favor. Aquí está.

Bravo, bravo... Pepe pide palillos y pan,

¿y qué aparece? Palillos y pan.

El pan y unos mondadientes. Así me gusta, mira qué bien.

(TODOS HABLAN A LA VEZ) Michael, Michael...

Esto es tan tabernario, tan bonito, tan español.

Sí, de verdad... -Lo es.

Me ha encantado. Oh...

Oye, aleja ese pan, aleja ese pan...

Nos lo vamos a comer todo.

Michael, me ha gustado que tengas la capacidad de ver

que metías la pata hasta el fondo.

Sí, chef. Has sabido corregir...

Voy a juntarlo y has guisado

y te ha salido un guiso de caracoles al uso,

que está rico. Has hecho un buen sofrito.

Esto es importante que hace potenciar el gusto del caracol.

Maravilloso, Michael. -Muy bien...

-Muchas gracias. Todos los que metéis puñales

a Michael por la espalda, por delante o detrás,

deberíais de aprender cómo guisa, simplemente un sofrito,

un fondo, unas verduritas salteadas que cojan el "chup-chup"

del que hablamos siempre que muchos aquí no lo han hecho.

Y que dicen que lo saben hacer, así que en vez de meteros con él,

aprended de él. Muy bien... thank you.

Tengo pavor a los caracoles y lo he hecho

porque estoy aquí para dar el 100% y, entonces,

me ha llegado al alma esta valoración.

Nombre del plato. La loca del coco.

¿Y quién es de las dos? Luna.

Es un curri de pollo con... leche de coco

con unas pocas pasas, comino, un poco de lemon grass, jengibre

y lo he decorado con... Con lascas de coco y...

Bueno, está sabroso, espero que os guste.

Luna, ¿tú estás contenta con este plato?

Yo estoy supercontenta. ¿Lo hubieses hecho así?

No, no, yo no... o sea, está insuperable, yo creo.

-Se te ha olvidado mencionar el basmati, el arroz.

-Es cierto, se me ha olvidado. ¿Está metido?

Sí. El aspecto es terrible.

Está mezclado que, tampoco, es lo suyo.

No es lo suyo, claro.

Mira que es fácil que quede bonito

y te ha quedado, en vez de un curri hindú, la comida del gato hindú.

Lo siento muchísimo, de verdad.

Me preocupa Luna que la has tenido muy cerquita.

Que tú emplatas mucho mejor es el tipo de cocina que te gusta

y se te da bien el coco, no sé qué has aportado al plato.

Es un curri muy justito y terriblemente emplatado.

Vamos a ver, yo la he visto a ella manejándose bien

en la cocina, no se... Que se maneja bien lo sabemos.

Por eso me permito la licencia de deciros que este curri...

Está suspenso.

Aparte una cosa, no solo repites curri sino que lo haces de pollo.

Yo no puedo soportar a la gente que viene y hace el mismo plato,

no lo puedo soportar. Lo siento, Samantha, lo sé.

El plato es peor que el anterior.

Vale. Así te lo digo,

haz mezclado arroz y es una guarrada de presentación.

Lo veo supercrudo.

No... no ha sido...

Nada positivo, nada, nada, cero.

Sara Lúa, ¿puedes explicarnos qué elementos lleva?

Se llama Première foie.

El foie grass lo he limpiado, está a la plancha,

intenté hacer unos espaguetis de judía verde

y en una sartén con un poco de mantequilla

le eché el ajo y un poco de jamoncito muy picado

y, luego, una vez eso hecho salteé la judía verde.

-No... yo no sé, a lo mejor hemos tenido un momento de amnesia,

¿este trozo de foie grass no era más grande?

-Sí, lo hice entero... grande y lo corté.

A ver, es una presentación minimalista.

-Qué lástima, pero qué lástima. El trozo que tenías era fantástico.

Sara Lúa, habrá que probarlo.

Pero que si me echas más... Yo creo que este emplatado refinado

es dirigido por Andy, ¿me equivoco?

Seguramente yo me hubiese complicado y hubiese metido...

Seguro con fruta caramelizada... ¿Sabes qué habrías metido?

La pata. La pata, seguramente.

-Ay, no sé, lo encuentro como ridículo, era tan divino.

Oye, esta chica... hay futuro.

En El Bohío también haces pequeñeces.

Está bueno...

Bueno, Sara Lúa, has sido incisiva

y has hecho un plato correcto, es un buen trabajo,

buena base y una buena defensa, creo yo...

De Andy. Dios mío, ¿os puedo dar un beso?

Es la primera vez que me decís algo bueno en el programa.

-Qué bella... pero Andy, Andy ha tenido mucha suerte.

-He tenido mucha suerte.

-Pero un poquito más la próxima vez. -Me pongo colorada.

No te acostumbres, Sara Lúa. Qué va, ya sé que no,

pero... me hace mucha ilusión, de verdad.

-Yo creo que Andy ha tenido más suerte de la que merece.

Sí, ha tenido suerte. Es un foie gras de alta cocina.

Judías verdes y un trozo de foie gras hecho.

Ya está... está rico. Está perfecto todo.

Te lo agradezco, Sara. -Está perfecto no...

Andy, perdóname, de verdad, tú tienes que besar el suelo

que ella pisa porque te ha salvado.

¿Entiendes? Tú tienes que implicarte más, ¿no te das cuenta

que si lo haces mal te echan? Te vas... o sea...

No puedo creer que no hayáis pensado en eso.

Delante de cocinas. Vale...

(ANDY) Me han dado caña los jueces, también Boris...

Pretencioso, otra vez... sin haber hecho nada.

-Cari, yo puedo decir que en cinco programas es la primera vez

que me dicen que algo está bueno. O sea... no me lo puedo creer.

-Estoy deseando también que me lo digan.

José Mari, nombre del plato o de tus platos.

Gracias, Marta.

-Oh, porque Marta es su chica. ¿Quién es Marta? ¿Su chica?

Sí, sí... ¿Qué hay aquí de tu chica?

Pues hace un ceviche espectacular,

uno maravilloso, uno de los mejores que he probado.

Y en casa nos peleamos porque hace uno tradicional...

¿Cuál es? Este...

¿Por qué es tradicional? Es el básico, lleva aguacate,

lima, cebollita, guindilla y el cilantro.

Y este es el que me gusta más con leche de coco y citronela.

Lo que no entiendo es este que no lleva ninguna salsa.

No he visto ningún ceviche que no lleve caldo.

Sí... seco, qué seco. Está seco. -Se ha quedado abajo.

En ningún sitio de Perú. Estaba muy ácida la lima...

Es la lima, es la lima. Le vas a dar...

La culpa a la lima. Es que está muy ácida.

Además, hay otro problema, ¿le gusta a tu chica muy hecho?

A simple vista está supercocido. Ajá...

El plato se llama Perdóname, Marta. (RÍEN)

Oh... Lo siento mucho, Marta.

Gracias, Marta.

José Mari, no quiero pensar lo peor.

Sabemos que tú tienes muchas caras, Iván estará conmigo.

Quizá has puesto la cara de "lo hago muy bien"...

Y eras consciente de que estabas haciendo una birria...

Para nada. De ceviche.

-Bueno...

El problema es que has dejado el pescado mucho tiempo

con la lima, la lima no está fuerte es que ha estado mucho tiempo.

Y te lo has cargado. Punto. Iván, ¿qué tal?

Está muy hecho. Es un ceviche...

Justito, justito...

Justito. Te has quedado a medio camino.

Ni está rico uno ni está rico el otro, lo peor del ceviche

es cuando los quemas, los arrebatas y los pasas.

Hay algo de José Mari que me pone nerviosa:

es muy simpático, pero aquí se viene a currar.

No puedes decir... me has picado, estabas cansado con el cordero...

Ya voy a por ti a muerte. O sea, quiero verte correr

en estas cocinas, ¿vale? Sudar...

Sudar... Iván, ¿tú crees que es justo?

-Podías contestarme tú. -Esa contestación...

Tu contestación es muy gallega y ya sabes que me suena.

-Gallego soy. -Suena mucho a mi casa;

pero esto, realmente, lo único que puedo decir

en tu favor es que sí consideraría injusto que un concursante

como tú con esa capacidad de discutir te tuvieras que ir.

-Gracias, Boris. -Además, me sucede en la vida,

a mí la gente no me toma en serio porque te dije, muy claramente,

lo más importante en un ceviche son los tiempos.

Tú estabas más interesado en hacer de Julio Iglesias

que en escucharme y aquí, claramente, el tiempo se te pasó.

(IVÁN) José María nunca hace caso de lo que le digo.

Prueba el pescado, mira su cocción. -No, la cocción no...

Si hubiera hecho la cocción lo hubiera sacado.

En ningún momento se me ocurrió decir "la cocción del pescado".

-¿Es la primera vez que haces ceviche?

-No... pero lo hago a saco.

Teresa... ¿cómo se llama tu plato con corazón?

A Fidel... le entrego mi corazón.

(TODOS) ¡Oh...!

¡Oh! ¡Qué bonito!

No he podido probarlo, pero sí he visto las elaboraciones,

sé que ella lo ha hecho

con todo el cariño... siendo sincero

nunca he trabajado con un corazón tan grande.

Suelo comer...

De conejo o de pollo, chiquititos, cosas así, no tan grandes.

Has estado asustado. Estaba un poco asombrado de ver

a Boris, me hace ilusión. -No somos muy amigos...

Hicimos juntos varias producciones publicitarias.

En Barcelona... -Fidel era una monada, divino...

Cariñoso como ahora... pero en "MasterChef"

me parece que no hay que ser ni tan monada ni tan cariñoso.

Sobre todo, cuando te estás jugando una eliminatorio.

-Sí, sí. -Es que yo creo que has hablado poco

con Teresa, este plato se ve como un corazón "partío".

Es un guiso, se supone. Sí, he hecho un guiso.

Con un sofrito... y tal y ya le he puesto el vino...

Bueno... Vamos a probar.

No hace falta cuchara, si soy sincero.

Directamente, tengo la sensación de que lo masticaremos mucho tiempo.

-No...

-Yo... un minuto, va solo un minuto.

No es un problema de... chicle, que lo está.

Es un problema de concepto. Me parecía que debía guisarse.

Pero ¿por qué tenemos que guisarlo en dos o tres dedos de grasa?

¿Tienes la olla ahí? Acércamela. Sí.

No, ya lo he visto, pero...

Así tal cual, sí.

Me sabe mal ni presentarlo, porque...

¿Has hecho un guiso de patatas alguna vez?

¿O de carne... bonito...? Nunca haces así, ¿verdad?

Pues esto lo estás haciendo tú, si cojo un guiso...

Está perfectamente trabajado y hecho.

Esto es un guiso. ¿Por qué no podías hacerlo? No lo has guisado.

¿No? No...

El sofrito está bien... Lo has encharcado en aceite.

Esto no es guisar...

Lo has frito casi... No sé lo que has hecho.

Esto, esto, esto... No saques más, por favor.

-Está bien que lo sufras porque no lo vas a olvidar.

-No, claro, cómo lo voy a olvidar. -Esta olla era un laboratorio

y tú tampoco ayudabas. Teresa, ¿entiendes lo que está mal?

¿Vale...? El problema es falló la base del guiso.

No tenías la cabeza en ese sitio y Fidel...

No te ayudó... Es que no sabe cómo se hace

y en vez de ser humilde y decir "no lo sé hacer".

Y no la he podido ayudar porque no lo sé hacer.

Si no puedo ver, estoy a dos metros y no puedo probarlo...

No se ve... todos los demás ha observado...

Hacían por ver. Te lo diré de otra forma...

Preocuparse.

Falta algo que en "MasterChef" es básico...

Actitud.

Gracias, chef.

Este plato no se puede comer.

Pues me veo más fuera que dentro.

Simplemente quiero decir que "mea culpa"

y, sobre todo, que Teresa no se vaya con mal sabor de boca.

Ha llegado el momento de deliberar para decidir quién es el eliminado.

Antes vamos a despedir a nuestro gran Boris Izaguirre.

Bravos... Es un placer tenerte en tu casa

que es esta y muy bien lo sabes.

¿Te esperamos en el Celebrity para tripitir?

Sí... pero os digo una cosa a vosotros que sé que es un momento

muy difícil... yo me he ido de aquí aprendiendo muchísimo de ustedes,

de vuestro esfuerzo, vuestros intentos de esfuerzo

y, también, de cómo estáis enfrentando este momento

que es, desde luego, el más duro de todos en esta experiencia.

Así que... que gane el mejor.

(BORIS I.) Intentar cocinar bien para que alguien se quede

va a ser todo lo contrario, las celebrities no tenemos alma.

Y yo no quiero formar parte de eso.

Porque yo... la verdad es que soy bastante celebrity,

soy la más celebrity que conozco, pero... te quiero decir

que no soy tan... "des-almado".

Ahora sí, vamos a deliberar.

(LOS JUECES DELIBERAN)

(SONSOLES) Lo siento... -No pasa nada...

(HABLAN ENTRE ELLAS) -La he cagado en el emplatado.

-No la has cagado, que te calles la boca.

Está el pescado vendido.

¿Lo tenemos? Vámonos...

Ya vienen los chefs, ahí vienen...

Aspirantes, ya os habéis dado cuenta que en "MasterChef"

hay que estar preparado para cualquier imprevisto.

Ha habido tres aspirantes que han cocinado como si estuviera

en juego su propia permanencia y han elaborado tres platos

que nos hablan de su evolución en estas cocinas.

Y esos tres aspirantes son Juana...

Michael y Sara Lúa.

O lo que es lo mismo... Alberto, Ana y Andy.

Un paso al frente los seis, por favor.

Juani, no sé qué estarán pensando en Navafría después de verte

haciendo el tartar de salmón con aguacate; no te van a conocer,

hace un mes ni te habrías planteado hacer este plato.

Ni mucho menos.

Bueno, pues hoy está hecho y bien hecho.

Michael, tú has empezado a cocinar dejando claro que no te gustan

los caracoles y que nunca los probaste.

Pero has sido capaz de hacerlo de la mejor manera posible.

Ten por seguro que, cuando llegues a casa,

te tocará hacerlos a tu pareja. Gracias.

Sara Lúa, has tenido que cocinar con el único ingrediente

de las doce campanas que no querías.

Has reconocido que no lo habías cocinado nunca.

Pero has conseguido sacarle partido al foie

y hacer un plato delicado y rico. Gracias.

Justo lo que pedimos.

Gracias. Enhorabuena a los seis, sobre todo,

Alberto, Ana y Andy... porque continuáis una semana más...

En "MasterChef".

Felicidades a Juana, a Michael y a Sara Lúa

por haber defendido tan bien a vuestros compañeros.

Podéis subir los seis a la galería.

Al final, has clavado el plato y te tengo que estar agradecido.

Aquí te tengo... en el corazón. -Muchas gracias.

Y yo a ti.

Entre vosotros está el eliminado de esta noche.

Sonsoles, el curri es muy agradecido

y ya lo sabes porque no es la primera vez que lo haces,

como hemos hablado; pero en este reto teniéndolo todo

te has complicado más de la cuenta. Plato fallido.

Teresa, tu plato demuestra

tu absoluto desconocimiento del producto principal,

tenías 60 minutos que no han sido suficiente para cocinar

un corazón de ternera, no has sabido guisarlo.

Era una piscina de aceite que no se podía comer.

Era un chicle. Lo siento, chef.

Y Fidel no ha sabido indicarte.

José Mari, queremos creer que no has hecho un ceviche mal

para librarte de Iván;

pero has fallado en dos cosas elementales:

exceso de cocción del pescado

y falta de leche de tigre, al menos en uno de ellos.

¿Estás de acuerdo, Iván?

Dicho esto, el aspirante

que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

Fidel.

No... de verdad...

(TERESA LLORA)

(TERESA LLORANDO) Para mí esto ha sido lo peor de mi vida,

es que... haberle fallado a un compañero

es lo peor, ¿no? Es lo peor que te puede pasar.

Teresa... no toda la responsabilidad es tuya.

¿Vale? Ya, pero nunca lo había cocinado,

nunca la he comido y pensaba que era así, de verdad.

No se cocina eso... ni nada.

Esto me hunde a mí también. No...

Sí... que me hunde,

porque yo no puedo hacer esto a un compañero.

Fidel, ¿crees que lo hubieses cocinado mejor?

Lo hubiera hecho diferente, porque no hubiera destrozado,

pero... no quiero que tenga ese...

Se lo hubieses dicho: córtamelo en trocitos con ajo y perejil,

como tú decías... Lo siento tanto.

Es que no es justo... no es justo. Teresa no hables de justicia.

Te hablaré de lo que es una cocina normal,

un restaurante donde hay partidas que son las diferentes secciones de

cada restaurante para que funcione y en cada partida hay un jefe.

Le va diciendo a las diferentes personas lo que tienen que hacer,

los mira, los organiza... todo.

Cuando algo sale mal y, a veces pasa, ¿sabes de quién es culpa?

Del jefe de partida.

De la persona responsable, en este caso, quien defendía su plato,

su partida... era Fidel. No me gusta tener la responsabilidad

de que se vaya, es buen... Teresa, te diré otra cosa:

¿por qué estáis todos aquí? ¿Quién era el capitán

del equipo de Fidel en la prueba de exteriores?

Fidel... (FIDEL) Me sabe mal ver así

a Teresa porque sé que ella ha puesto su corazón en mi plato

y no puedo recriminarle solo que te quiero ver una sonrisa.

-De verdad... -No pasa nada, cariño.

Fidel... ¿qué te llevas de tu paso por "MasterChef"?

el haber conocido a un montón de gente maravillosa,

una experiencia, también, inolvidable.

Haber aprendido algunas cositas de cocina que venía muy verde

y que, seguro, que hay cosas de las que no voy a pecar.

Haré rebozados, yo creía que era campeón del mundo

y no era ni del barrio.

Y esto es una experiencia maravillosa, animo a todos

los que les gusta la cocina que se apunte.

Una gente ahí que vale más que el oro

y darle mucha fuerza que luchen...

Y que, bueno, al final es un juego que hay que tomarlo bien

y que... con dos pares, chicos. -Eres muy grande, Fidel.

Fidel, hay que tener ese "fairplay" me gusta...

Que tengas esa actitud. Yo soy así, no puedo negarlo.

Fidel, quién crees que va a ganar "MasterChef".

Pues mi tridente me encantaría,

Alberto, Iván... no me puedo decantar por uno.

Todos cocinan guay... y son maravillosos. No sigo que lloro.

(SARA LÚA) Para mí que Fidel abandone es un pena enorme.

Estoy hiperagradecida

a "MasterChef" de que me brindara la oportunidad de conocerlo.

Creo que lo debería conocer todo el mundo, es maravilloso.

Fidel, esperamos que... sigas cocinando

que disfrutes de la cocina, pero ha llegado el momento...

Y abandonar estas cocinas. Muchas gracias, chef.

Y mucha suerte...

¡Dadme un aplauso fuerte! -Eres el mejor.

-¡Grande!

(FIDEL) Estoy triste porque me voy y poder seguir compartiendo

estos momentos con mis compañeros lo echaré de menos.

Llevamos aquí más de un mes,

viviendo, conviviendo, luchando...

Cocinando... y sí que es verdad que dejo grandes amigos;

pero al siguiente... round.

"MasterChef" nunca dejará de sorprender a los aspirantes,

cada programa es una nueva aventura en lo que lo importante

es entrar, cada día, a estas cocinas dispuesto

a dejarse llevar, a disfrutar y a esforzase.

Nosotros volvemos dentro de siete días con tres nuevos retos

para seguir poniéndolos a prueba.

Mientras, ya saben, pónganle... (TODOS) ¡Sabor a la vida!

Aspirantes, bienvenidos a La Rioja.

Huele a quemado... -Chicos, se han quemado todas.

-Vale, pues a hacer más ya. -¿Qué haces, Luna?

-Trabajemos así... eso es.

-Relájate, ¿vale? -Trabaja...

-Afloja el pie, hermano.

-Eso no sale, está mal... qué vergüenza.

Hay que volar, no, hay que volar. Mira y mira...

Por favor, pero ¿qué es esto? No lo he cortado yo.

¡Cambio de capitán! -Venga, Juana.

-No, no, eso sí que ni hablar.

-Están cambiando de capitán. Te vas a poner la chaquetilla.

Si no, no sale. Ponte la chaquetilla.

¡Go, go! -¡Ay, mi madre!

-¡Ah, mierda!

Se ha cortado... -Cuidado, cuidado... Sara, no.

-No me grites, por favor. -Venga...

-Vais muy bien para iros a casa.

-Qué intensa es ella, ¿verdad? La lubina está buena y el relleno.

Es la manera en que hemos trabajado.

Un grandísimo trabajo para hacer esta bazofia.

El pescado destrozado, maltratado. No me gusta este trabajo.

No quieres cocinar ni criticar, ¿a qué vienes?

Churri, te has relajado muchísimo. El aspirante que no continúa...

En las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 5

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

MasterChef 8 - Programa 5

11 may 2020

MasterChef saborea en Bermeo las parrillas, los caldos y los guisos típicos de los pueblos pesqueros de la zona. En la primera prueba, los aspirantes tendrán que freír con harina, rebozar, empanar, hacer gabardina y tempura en 45 minutos con los ingredientes ocultos en una caja misteriosa. En juego estará el pin de la inmunidad. Marmitako, ventresca de atún a la parrilla o pastel vasco serán algunos de los platos que los aspirantes servirán a 100 pescadores y rederas en el puerto de Bermeo (Vizcaya). En la última prueba, cada delantal negro cocinará con sus ingredientes favoritos u odiados. Boris Izaguirre, participante de 'MasterChef Celebrity', será testigo del cocinado.
 

ver más sobre "MasterChef 8 - Programa 5" ver menos sobre "MasterChef 8 - Programa 5"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 184 programas de MasterChef 8

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Max

    De a poco se van llendo los que de "casualidad" llegaron no se por que... Sonsoles, Teresa, Michael... todo decanta....

    16 jun 2020
  2. marcymaldonado

    Holaa, no puedo ver el 5to programa :c ¿por qué?

    14 may 2020
  3. Belen

    Holaaaa no tiene sonido el vídeo del programaaaaa :( el anuncio de Bosch se escucha pero el programa solo se ve...yo estoy en España hajajaja

    13 may 2020
  4. Minora Acevedo

    hola,yo vivo en florida estados unidos,me gustaria saber porque no puedo ver el programa de masterchef ,ya e visto los primrtos cuatro prto ahora el quinto no me deja verlo y no me quiero perder ningun capitulo porfavor alguien me puede ayudar,gracias mi nombre es Minora

    12 may 2020
  5. Alfonso

    hola ana solo tienes que entrar en rtve: pincha en la 1 y podras verlo entero.ya lo unico que te queda es escucharlo en tu idioma

    12 may 2020
  6. anacaro

    porque no puedo ver el video en usa?

    12 may 2020