www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5569722
Para todos los públicos MasterChef 8 - Programa 4 - ver ahora
Transcripción completa

Queremos hacer un homenaje

al producto de proximidad, orgánico y sin tratar.

Adelante, Elena Furiase.

¡La hija de Lolita! ¿Qué tal?

Muy bien. -¿Mi gato hace "uy, uy, uy"?

Esa es la hermana. La hermana.

¡Hay que ir a los huertos, señores!

(¡No calla! -¡Madre mía!

¡Ay, Dios mío de mi vida! Luna, ¿nombre del plato?

"A liar el taco". Sólo espero que les guste.

¡Ay, que les ha gustado, que me encanta!

Esto no es un gazpacho de remolacha.

¡Que pruebe alguien este gazpacho! ¡Esto es una marranada!

¡Sois los más contestones en ocho años!

Bienvenidos a Murcia. (LUNA) ¡Vamos, equipo!

¡Corre, corre, pasa!

Esto no es una masa, eh.

No sé qué habrá ahí dentro.

¿No hay mejor sitio que un cubo para trabajar?

No, no, Pepe. ¡Hay cosas más importantes!

¿Y estás con las anguilas?

¡Había que quitarle a piel! -Yo te lo dije.

Mentira.

Este arroz empieza a irse, eh. -¡Que les vueltas por el aceite!

¿Tres personas para hacer una mahonesa?

¡Cinco minutos, saco tapas como estén!

Tendréis que despiezar el pollo. Tenéis dos minutos.

Tenéis que presentar cuatro platos con su guarnición.

(IVÁN) ¡Vamos, chicos! (JOSÉ MARI) ¡Luna, muy bueno!

(SARAY) ¡Ay, cariño, el romerito!

(IVÁN) Por qué no hay pollo ahí, tiene que hacer caldo.

El plato de Rosa podía ser "Achicharrosa".

Sí...

Veo poquísimo en tu trabajo.

¡El rebozado está crudo! Es un guiso a medias o flojo,

esto, para un niño sin guarnición. No tengo excusa.

El aspirante que no continúa en "MasterChef" es...

Rosa. ¡No, no!

Muy buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

hemos dejado que los aspirantes cojan confianza en estas cocinas

y creemos que, arrancando la cuarta semana,

ya están suficientemente preparados

para enfrentarse a la prueba que más temen, el dulce.

Algunos seguro que lo están deseando,

pero otros querrán salir corriendo.

¡Uh...! (LUNA) ¡Ay, la caja, la caja!

Aspirantes, bienvenidos.

(TODOS) ¡Gracias! ¡Gracias, chef!

Sonsoles, ¿recuperada ya de la marcha de Rosa?

Bueno, me sentí muy triste cuando se fue pero...

Sé que ella está bien, así que yo también.

Fidel, ¿tú has recapacitado sobre lo que pasó

en la última eliminación y lo que te dijimos?

Sí. Y mucho además.

En la eliminación del último día estuve en la cuerda floja.

Y bueno, estos días he estado currándomelo

un poquito más para que notéis la línea ascendente

y dejar ya el paso del equilibrista.

Aspirantes, como estáis viendo,

os enfrentáis de nuevo a una caja misteriosa.

(LUNA) ¡Ay, Dios...!

Después de todo lo que habéis encontrado, Saray,

¿qué crees que toca ahora? Me da la sensación

de que hoy puede tocar algo... ¿relacionado con los postres?

¿Y por qué crees que hay postre? Me da esa sensación "brujística",

de que hay aquí postre.

Ah, ¿tienes poderes? Unos poquillos.

¿Me tengo que asustar? No, nunca te voy a echar un bajío.

(Risas)

La maldiciones gitanas existen; cuando te la echan, te cae.

Pero yo no voy a echar ninguna.

A no ser que se comporten malamente conmigo.

Andy, ¿qué te haría especial ilusión

descubrir en la caja misteriosa

para celebrar que estás con nosotros en esta cuarta semana?

Pues la verdad, chefs, que me da igual lo que haya porque...

Sinceramente, hoy vengo con la intención ya de dejar

de lado la pretenciosidad,

pisar un poquito el freno, dejar de empezar

la casa por el tejado como me habéis dicho

y lo que haya. Voy a intentar hacer un buen plato.

Juana, ¿has ejercido de profesora, has enseñado ya algo a Andy?

Es que ellos cocinan de otra forma.

Más moderna.

Más pretenciosa.

Ella está evolucionando, en cocina no sé,

pero estéticamente pareces una top model, Juani.

Oye, pero si me he dejado hacer.

Ya te veo. El otro día me pintaron los ojos.

Como no me los había pintado nunca,

cuando me di cuenta, ¡tenía todo morado!

¡Nunca más!

Los labios... bueno, me dieron

pinturas para que me pintara esto, pues bueno...

O sea, ¿que nadie te regala sartenes, cazos, ollas, no?

¿Todo es para maquillaje?

Tengo... no os asustéis. No, no.

Cocino en mi casa con una sartén

que le regalaron a mi madre cuando se casó.

¡Oh! ¡Le ha salido buena, eh! ¡Buena...!

¡Buena!

Mira, yo me lío con la cocina de MasterChef,

porque tienen todo tan moderno; los robots, el no sé qué...

Juani, contigo yo no gano dinero, eh.

Yo prefiero mi gas

y mi olla exprés de 1900.

A la de tres, quiero que levantéis las cajas todos a la vez.

¡Una, dos y tres!

(Gritos)

¡No puede...! -¡Qué guay!

(LUNA) ¡Ay, qué fuerte!

¿Qué me dices?

Esto me parece poco, esto me lo como yo en una tarde.

(SARAY) ¿Y qué hacemos con esto? -Un cocido de frutas.

Sí... cocido de frutas. Sí, un cocido de frutas...

Luna. ¿Qué?

¿Tú sueles comer muchas chuches? No mucho.

Cuando salgo a lo mejor de fiesta, en el gin tonic

me suelo echar unas fresitas... porque dicen que sube más.

¡Madre mía! -¿Vamos a hacer chucherías?

No, gin tonics.

Bueno, si apartáis las chuches, encontraréis algo más debajo.

¡Ay, Dios! -¿Fruta, no?

Platanitos... -¡De Canarias!

¡Los mejores, los más sabrosos! -Naranja, sandía.

¡Limoncito! Las frutas que corresponden

a las chuches. Ah, muy bien.

Alberto, ¿cuál es tu fruta favorita?

El plátano, me gusta bastante.

¡Pues yo te llevo a Canarias cuando quieras a probarlos!

Ya veremos si voy.

¡Ay, eso tiene que ver con Luna! Claro...

¿Está funcionando la relación?

Esta semana me he pasado tiempo con Juana,

que me explicaba recetas y guisos y Luna se ha puesto...

A ver, me he puesto un poco celosa, sinceramente.

¿Celosa? ¿Sí?

Oye, es que no paran de besarse, de abrazarse y yo...

¡No paras de abrazar a Juana!

Claro, como dijiste que te gustaban mayorcitas, ¿no?

¡Por eso!

Bueno, a mí las golosinas me recuerdan a mi infancia

y me trasladan en el tiempo.

Si hay algo que recuerdo siempre de crío, es comer regaliz negro.

Sí, sí. Ana.

¿Cómo recuerdas tu infancia?

Con su más y sus menos, pero una infancia muy feliz.

¿Sus más y sus menos? O sea...

Yo es que siempre he sido un poco débil.

Entonces, siempre me han dado un poco de caña.

A veces, de buena he sido tonta.

Y eso pues... pero luego al final, de esas cosas, te haces

mucho más fuerte. El aprendizaje de la vida.

Sí. No es todo un camino recto y llano.

Sí. ¿Y tú, Michael?

¿Recuerdas una infancia feliz?

No... ¡Pero bueno!

Yo, de...

De pequeño era un poquito más... amanerado, más afeminado y...

Y me rechazaron mucho.

De familia y la gente del barrio...

¡No, no fue una buena infancia! ¡No!

Mi madre no forma parte de mi vida

porque yo no le quiero faltar al respeto

cuando ella me dices cosas antigay o que son degradantes.

Y yo sé lo que se siente,

no ser respetado... ni aceptado.

¿Eres feliz ahora?

¡Mi vida ha cambiado mucho!

Y una de las razones por las que estoy en España

es por eso, porque... ¡hay una diferente vida para mí,

he conocido un hombre maravilloso, tengo unos alumnos que los adoro!

¡Así me gusta, Michael!

Nos alegramos, Michael. Thank you.

Fidel, ¿cuáles son tus primeros recuerdos ligados a una cocina?

Pues yo, cuando era muy chiquitito, mi familia materna es de Jerez,

y yo en cuanto acababa el colegio me enviaban tres meses a Andalucía.

Y recuerdo pasar tardes con mi abuela,

con mi tía, entre guisos,

arroces con leche y cositas así, ¡muy guay!

Juana, si piensas en la cocina,

¿qué sabor te devuelve a tu infancia?

Los potajes, el cerdo, el cordero,

los huevos... todo de casa. Era lo que comíamos.

Dinero no había pero comida... en abundancia.

Mi infancia fue dura; me quedé a los diez años sin padre.

Estábamos de luto, luto, luto, luto...

Y claro, era la casa de Bernarda Alba.

¡La casa de Bernarda Alba! Anotadlo bien.

Aspirantes, para que os vayáis haciendo una idea

de en qué va a consistir la prueba,

vamos a recibir a un invitado que os va a dar la clave.

Porque es la cuarta generación de una familia de reposteros.

¡Huy! Desde las Pastelerías Escribá

en Barcelona, Christian Escribà. ¡Bravo!

(TERESA) ¡Bravo, bravo!

¡Qué pasada, qué guay!

Buenas noches, Christian, muchas gracias por venir.

Gracias por invitarme, encantado de volver a estar aquí.

Un placer tenerte aquí.

Lleváis 114 años endulzando la vida de vuestros clientes,

pero decís que no os limitáis a elaborar pasteles.

¿Cuál es el objetivo de Pastisseria Escribà?

Nosotros, lo que intentamos siempre es sorprender

y, si podemos, llegar a emocionar.

Esta es nuestra manera de entender la pastelería.

Teresa, de momento, está emocionada ya.

¡Bueno, es que...!

Este señor es lo que yo hubiera querido ser.

Yo, si hubiera sido un chico, me hubiera llamado Conrado

y sería pastelero. Entonces yo yo vendría con la chaquetilla aquí.

Ah. O sea, él sería yo.

¡Me encantaría! Su abuelo tuvo una pastelería.

Ah. Y no la dejaron entrar nunca.

Sí, porque en aquel tiempo, pues las mujeres

no se metían en el obrador, usted lo sabe muy bien.

Y entonces a mí... pues es mi ilusión.

De hecho, estoy aquí por eso y admiro mucho al señor Escribà,

es un gran maestro pastelero. Así es.

La verdad, me quito el sombrero delante de usted.

Muchas gracias. -¡Que yo ya he trabajado 26 años

de economista, pues ya he hecho dinero!

¡Ahora si quiero ser pastelera, pues voy a ser pastelera!

Bueno, Christian tienes el premio al Mejor Pastelero

de la Real Academia de Gastronomía.

Al recogerlo, ¿de quién te acordaste más,

de tu abuelo materno, que se ganó el título

de Rey de Azúcar en Francia

o de tu padre, apodado el Mago del Chocolate?

En aquel momento, ¿sabes de quién me acordé más? De mi mujer.

Sí... porque, a veces, con Patricia lo decimos,

no sé si nos queremos tanto porque amamos la misma profesión

o porque realmente nos queremos uno al otro.

Bueno, los aspirantes ya están salivando

porque te están escuchando y están deseando ver qué has traído.

Por favor, poneos delante de cocinas.

(TERESA) ¡Ay, qué bien!

Pues he traído esto. ¡Anda, fruta!

Os he traído unas manzanas.

Estos son unas manzanas de chocolate...

¡Ah, de chocolate!

Esta sería una manzana de verdad, la royal.

¿Vale? Y esta es la versión en chocolate.

¡Es igual! -¿Vale? Entonces,

lo que hemos hecho es, primero hacer el molde.

A partir del molde, hemos hecho la cáscara en chocolate;

en chocolate blanco y chocolate negro.

Como podéis ver aquí,

hicimos una fotografía.

Esta fotografía la imprimimos en chocolate;

las dos pepitas también son de chocolate negro

y luego, si lo partimos, la hemos rellenado con...

Una compota hecha de la misma manzana,

unos daditos de manzana caramelizada

con Peta Zeta de lima... (LUNA)-¡Qué rico!

Unos lichis y le hemos añadido también unas nueces caramelizadas.

(JOSÉ MARI) ¡Bravo! (ANA) ¡Qué rico!

Muy bonitas. Yo pensaba que eran manzanas de verdad, eh.

Que luego, mira... también he traído para que las podáis probar.

(TERESA) ¡Qué bien! ¡Qué monas!

He traído lo mismo...

Manzanitas. En tamaño bombón.

(LUNA) ¡Ay, qué guay, gracias! (TERESA) ¡Gracias, chef!

(LUNA) Nos ha dado a todos, ¡me encantó ese detalle,

qué generoso... qué bonito!

¡Buenísima!

¡Está deliciosa! ¡Está buenísima!

Teresa, por fin repostería. ¿Estarás contenta?

Pues sí, pero yo no sé hacer repostería.

Bueno, vamos a ver... -¡Eso es mentira!

¡Hace una crema catalana increíble!

Ahora que llega la repostería, dudas.

No, que lo voy a hacer, lo mejor que sepa.

Voy a poner todo... mi sabiduría hoy;

va a estar aquí el abuelo Conrado.

¡Conrado, ayúdanos a todos!

Luna, ¿crees que este es un reto asequible

como primer postre en estas cocinas?

No, me parece muy complicado, caballero.

Iván, ¿y tú? Yo, a ver si...

Nos hacéis replicar la compota nada más y a lo mejor lo intento.

¿No te ves capaz? No, muy complicado.

Pues así es, es muy complicado.

¡No, no...! Tranquilos, respirad.

En esta prueba sí vais a debutar con los dulces,

pero no con este postre. (SONSOLES) Vamos a hacer chuches.

Tendréis que hacer un postre con fruta

que os traiga recuerdos de vuestra niñez,

os devuelva a la infancia,

a esas primeras veces que entrasteis en la cocina,

a esos sabores y olores de vuestra casa.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Aspirantes, disponéis de 90 minutos

para hacer un postre con frutas

que os traslade a vuestra infancia.

Y tenéis tres minutos más para entrar al supermercado

a coger los ingredientes.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ¡adelante!

¡Vámonos! (LUNA GRITA)

¡Venga, vamos que nos vamos!

¿Mantequilla? -Aquí, Chemi.

¿Y galleta?

¡Pensad bien en todos los ingredientes!

Teníais que tener una fruta en vuestro postre.

Leche, huevos, mantequilla...

Cinco, cuatro... ¡corre!

Tres, dos, uno... ¡tiempo!

¡Madre mía...!

(MICHAEL) Ahora sí...

(LUNA) ¡Vamos, chicos!

Bueno, ¿cuáles son los postres de vuestra infancia, chicos?

Bueno, yo... hay que hacer un programa sólo de eso.

¿Comías mucho postre de pequeña?

Mi madre se iba a comer a casa de unos amigos

y yo a las cuatro y diez sabía que estaban con el postre y aparecía.

"¡Hola! ¿Qué tal? Os vengo a ver, echo de menos a mi madre..."

¡Comer postre... siempre! La tarta de chocolate,

el hojaldre con frambuesa y nata.

Yo no era muy de... en casa no ha habido especialmente postres.

Lo típico: natillas, arroz con leche, flan...

¡Me podías flanes caseros de crío en el restaurante...!

Yo lo hago como mi madre, con el tenedor.

Voy a hacer el postre tradicional de mi familia.

¡La de tardes que me he pasado viendo a mi abuela

después de la siesta haciendo arroz con leche!

Sin duda es el postre que me identifica.

En mi casa éramos muy de Massini, de tarta Sant Jordi...

Chocolate y nata con... quemado, con crema y tal.

Yo recuerdo la pastelería

de mi infancia muy sencilla: el brazo de gitano, el milhojas...

Para mí, no es un pastel pero es de las combinaciones

más geniales que se han inventado,

que es el... en Cataluña le llamamos "el suizo".

Chocolate caliente con nata montada

y con el bizcocho de soletilla le llamáis... el melindro, ¿no?

Tú juntas estas tres cosas y te lo pones en la boca...

¡Pocas cosas más ricas! Y una idea que tengo es recuperar

pastelería "con el número 3" que digo yo.

O sea, tres cosas bien combinadas es suficiente.

Debería de estar un poco más líquido.

Andy, ¿cómo lo llevas? -Muy bien, Luna. ¿Y tú?

Yo, bien, "fenomenality". -¡"Fenomenality"...!

¿Qué miras, Alberto? -A ver lo que haces.

¡Que te quieres enterar de todo!

Estoy haciendo una tartaleta con masa quebrada

y después la rellenaremos con crema catalana y mousse de chocolate.

Y la cubriremos con el plátano, porque me recuerda a mi infancia.

Cuando llegaba del colegio, mi madre me lo hacía

con chocolate fundido o crema de chocolate.

Oye, os voy a hacer una pregunta importante.

¿Qué haríais vosotros específicamente en esta prueba,

haciendo un postre que os recuerde a vuestra infancia

y esté hecho con pastelería clásica y fruta?

Yo, una tarta de fresa. Yo, tarta de manzana, la fina.

Ah, yo igual. Esa es de El Bohío, hace 100 años.

Yo, igual, la hemos hecho todos. De pequeño, los postres básicos;

cuando subimos un poquito de nivel, la tarta de manzana

que era un clásico... Clásico de restaurante bueno,

hacía esa tarta fina de manzana. Yo estoy contigo.

A mí, de las tartas que más me gustan son las de limón.

La tarta de limón. Y luego lo puedes combinar

con frutos rojos, puedes hacer un merengue...

Me gusta más con merengue. Es fácil.

Es mi tarta fetiche, me encanta. A ti te gusta mucho, sí.

Los platanitos que no se me olviden, por favor...

Voy a hacer un bizcochito que lo hacía mi madre muchísimo;

me recuerda a mi infancia, porque toda la vida se ha hecho.

Cumpleaños, fiestas y tal... el bizcocho este.

Y recuerdo, sobre todo, a mi madre rompiendo el chocolate.

Y sobre todo me huele a mi madre, ¿sabes? Es como que me...

¡Me dan ganas de abrazarla y besarla! ¡La echo de menos!

¡Está como rara esta masa! ¿No?

Estoy intentando imitar un plato que hace mi hermana,

que lo hacía desde pequeña.

Una tartaleta con crema pastelera y frutas.

Es la primera vez que hago este postre.

Con la tartaleta sí tengo más práctica,

pero montarlo todo como lo hace ella, es la primera vez.

Estoy haciendo leche frita.

Estos olores de la leche frita me están trayendo a 60 años atrás.

Me recuerda a cuando estaba con mi madre y mis hermanos en casa

y hacíamos mucha leche frita que mis hermanos eran muy golosos

y me recuerda mucho, me acuerdo mucho.

Me pongo triste porque como soy mayor a los que recuerdo no están.

Qué buena pinta, Juana.

(CANTA) #Ando con una rubia con los ojos de colores.#

¿Sabes qué estoy pensando?

Que hay pruebas que son míticas en "MasterChef",

pues Paco y su croquembouche, o cuando nos trajiste los macarons.

Estaría bien que te hagas en la escuela online un curso

donde expliques cómo se hacen esos postres tan chungos.

Los difíciles. Claro.

Sí.

Huy, qué mágico.

¡Epa! Casi me quemo el pelo.

Casi me quemo todo. -Pero porque te las das de guay.

Sí, como tú.

¿Cuánto llevamos? -No tengo ni idea.

A ver si se me va a quemar esto. -Hale, Txemari.

Estoy haciendo una tarta de plátano que solía hacer cuando era joven

y se llama banoffee pie. Y he utilizado los plátanos

porque cuando era pequeño me solía tragar los caramelos

por el otro agujero hasta el punto de morir y le daba unos sustos

a mi madre de muerte. Y mi madre para que no comiera

caramelos me hacía plátano chafadito con galleta y azúcar.

Y esta tarta me encanta, y a mi hija también.

Entonces hijo, madre, nieta. O sea, es un poco...

me recuerda mucho a mi infancia.

¡Ah! ¡Ahí va!

No pasa nada, Luna. A mí no me has manchado nada.

Perdón. Estaba abierto. -A limpiar.

¿Quién le quitó la tapa? -Tú.

Luna, ¿qué has liado? Ay, la he liado parda.

La he batido así, chucuchú, y ha salido volando la tapa.

Ay, Luna...

En qué estaría pensando, ¿no? Sí.

¡Jopé!

Bueno, Teresa, aquí te traigo al maestro.

Un besito, ¿no? -Un besito.

Maestro. Eres un maestro pastelero, un gran maestro pastelero.

Gracias, muy amable.

¿Y qué postre estás haciendo para esas Pastelerías Conrado?

Voy a hacer una pasta brisa con crema catalana,

que yo entré en "MasterChef" con una crema catalana.

Y bien rica. La he probado doscientas veces

y me sale muy buena.

Y después le voy a poner unas fresas con chocolate

en la mitad y en la otra mitad la voy a quemar.

¿Y este postre te lleva a la infancia?

Sí, porque es lo único que me dejaban hacer.

¿Ah, sí? La crema catalana.

Porque la hacía con mi bisabuela.

Ya te puedes esmerar. Sí, de verdad.

A ver si nos columpiamos tú y yo con esa crema catalana.

Cómo recuerdo, cómo recuerdo.

Recuerdo el columpio como la crema, como un vicio, de verdad.

Tú sí que eres un vicio, Pepe. Calla, calla.

Porque, vamos, el Pepe este me tiene loquita loquita.

A ver si en este programa nos sale un novio con categoría.

Interés pones. ¿Eh, Teresa? ¿A que sí?

¿El postre los ves bien? ¿Perfecto? Sí, sí, sí.

Suena bien, ¿no? Sí, ¿lo ves bien?

Vamos a ver qué sale. Vámonos, vámonos.

Me tira los tejos la mujer. Pero directamente.

Se me ha cortado.

¿Qué te pasa, hija? -Que se me ha cortado la nata.

Ay, Juana, déjame un poquito. -No puedo.

¡La leche de coco, que la tengo aquí por si acaso!

Voy a ver si se monta.

Quitamos el corazón para que no haya pepitas ni nada

y no se atraganten los jueces. A ver si les gusta

(TARAREA)

(CANTA) #No sabes lo que te amo, compañerito, mi vida,#

#y azúcar, canela y clavo.#

Michael. Hi, chef. Muy buenas.

¿Cómo estamos? Muy... bueno, aquí sufriendo, ¿eh?

Lo que estoy tratando de hacer

es como me ha dicho que regrese a mi infancia yo "me" recuerdo

de una vez cuando "estaba" niño que un niño tenía cumpleaños

y su madre le ha traído un banana cake.

Entonces como no sé hacer el bizcocho de banana

he hecho el bizcocho y la banana la tengo para ponerla de topping.

¿Y en tu casa de pequeño, yo tengo esa curiosidad,

tu madre o tu padre no te hacían un postre?

No, mi madre era muy seca. O es, no sé cómo será ahora.

Pues tú a tu madre no has salido, ¿eh?

No, no, ya te lo digo yo.

La vida me ha hecho así, ¿eh?

Yo he tratado de ver la vida con una mejor actitud,

enfrenté todas las adversidades.

Quién lo diría que hayas tenido una infancia diferente,

porque tienes una vitalidad y una alegría, que siempre estás

sonriendo, y la mirada, la alegría, el positivismo que transmites...

de verdad, es maravilloso, Michael.

Me encanta la gente. I love people. Yo siempre aprendo de alguien algo.

Seguro, como todos. Bueno, hoy un poco yo estoy aquí

para esto también, a ver qué aprendo.

Como tú dices, siempre se aprende algo.

Suerte, Michael. Gracias.

Suerte. -Suerte.

Qué bueno, qué bueno, qué bueno.

Iván, cariño, ¿cómo vas? -Bien, la verdad es que bien.

¿Vas a hacer algo típico gallego?

-No, voy a hacer algo típico de mi mamá.

Yo también.

Estoy haciendo una macedonia de frutas.

Es el postre que me obligaba mi madre a tomar siempre

porque estaba bastante rellenito y me escondía las galletas

y todo lo que hubiese. Entonces... ¿postre? Macedonia.

Intento dar una vuelta a esa macedonia de mamá a ver si sale.

Mi infancia la recuerdo con bastante positividad.

La verdad es que fui un niño pues con aparato, con gafas,

gordito y posiblemente fuese el prototipo de "comecollejas".

Pero era bastante graciosillo, bastante espabilado y altote,

así que me tenían bastante miedo los compañeros y no tuve

ningún problema con ese tipo de cosas.

¡Hum! Está de lujo.

(IMITA EL RUIDO DE UNA MOTO)

¡Ay, Dios, que esto ya está!

Calla, mujer.

Ay, madre mía.

Hola, muy buenas. ¿Qué tal Andy? ¿Cómo vas?

Encantado. -Igualmente.

¿Qué estás haciendo? Estoy haciendo unas natillas

con leche de coco acompañadas de chocolate blanco fundido

con un poquito de zumo de mango.

Y luego le pondré trocitos de mango por encima, le haré una base

de galletita para que tenga el crujiente y pondré unas...

semillas de granada para que le dé ese toque ácido.

Sí que es verdad que las natillas me recuerdan mucho a una casa

que teníamos en Cercedilla, en la sierra de Madrid

con mi abuela y me preparaba ella unas natillas.

¿Las hacía así con el termómetro y con todo?

No, para nada, las hacía mucho más caseras.

Pero hoy quiero sacar un platazo, Samantha, y no quiero liarla.

No quieres pretensión. No quiero pretenciosidad.

Oye, en "MasterChef" estás envejeciendo,

porque tienes canas por aquí.

Esto me salió de las oposiciones a juez.

¿Ah, sí? Venías con ellas puestas. Venía puesta de serie.

Y me imagino que acabaré con el pelo blanco aquí.

Vamos a dejarle, Christian. Vamos. Muchísimas gracias, chef.

¡Ah!

Qué rico.

Puerto Rico.

Le vamos a echar un poquito más de miel.

Se me ha cortado la nata, que era la base del postre.

Ya no puedo hacer el plátano con chocolate que tenía pensado.

Por suerte he cogido manzanas de casualidad y voy a hacer

un plato que me hacía mi madre que eran manzanas al horno.

Y me recuerda a las tardes de domingo

que con mi madre y mi hermana hacíamos las manzanas al horno.

Aspirantes, últimos 30 minutos.

Ah, que quedan todavía 30 minutos.

Hola. -Hola.

Saray, aquí la tienes. ¿Qué pasa, Christian?

¿Cómo lo tienes? -Estoy haciendo unas galletitas

morunas porque tengo el recuerdo de cuando fui con mis padres

a Marruecos y me gustó mucho la comida de allí.

Y entonces probamos unos dulces. Hombre, no son los mismos

pero llevan pasas, piñones, almendras, canela...

Entonces he intentado hacer como una galletita...

Moruna. Todo lo que nos trajeron los árabes lo has puesto ahí.

"Efectiviwonder".

Está bastante fría la inducción. ¿"Cuála"?

Que la has utilizado poco, me refiero.

Bueno, pero estoy utilizando el horno.

Sí, pero estás ahora mismo paradita.

Has hecho como una plastilina...

Bien, la galleta. Pam, pam, al horno,

ahí una... no sé qué es esto.

Ya está.

noventa minutos.

Es que... -Ah, ¿pero ya está?

No, todavía no. Te digo yo que está.

Tengo que ir mirando las galletitas y eso, tú sabes.

Claro, que mirar tiene un trabajo.

Es un postre que me recuerda a mi infancia.

¿Qué quieres que te haga, una tarta de quince pisos?

No, hay un término medio, Saray.

Si quieres pasar el programa cuatro hay que hacer un poquito más.

Ahora a ver si me invento algo. Debes.

Ay, siempre liado conmigo.

¿Y qué hago más?

Un batidito, unas galletas. ¿Qué más quiere que le haga?

Anda ya...

Sonsoles, aquí te traigo a Christian.

Hola, Jordi. Hola, Christian.

Me hace ilusión que vengas tú a verme.

¿Te hace ilusión? Mucha.

A mí también, mujer.

Y necesito saber qué postre

vas a preparar que nos traslade a tu infancia.

Estoy preparando una tarta de limón que me recuerda mucho

a un cumpleaños de unas amigas que su madre nos hacía

tarta de limón con galleta picada con mantequilla.

A mí lo que me preocupa es que te acuerdes de la receta.

No, no me acuerdo, Jordi. Ay...

Y he tenido un momento de duda cuando lo he metido en la nevera

porque no he puesto gelatina y no sé si se me va a...

A cuajar. -A cuajar.

Y no lleva gelatina ni nada que lo aguante.

Se me ha olvidado. Bueno, lo queremos todo...

queremos hacer magia sin varita. ¿Sabes lo que me preocupa?

¿Tienes algo en el horno? No.

Alguien tiene algo en el horno y se está quemando.

Sí, pero no es lo mío.

¿Alguien tiene algo en el horno que se está chamuscando mucho?

Porque ya huele a quemado. Creo que es mi sésamo, ¿no?

Se está chamuscando un poco, sí. Sí, lo voy a tirar.

Bueno, me ha encantado la visita. Y a nosotros.

Luna, ¿qué te pasa? -No me ha salido la nata,

me ha salido volando, no se me ha montado,

y me ha pillado Jordi que se estaba quemando el sésamo.

Nada más que estoy cayéndome y levantándome. ¿Tú cómo estás?

Anda, que eres muy precipitada.

A ti te está saliendo todo fenomenal. ¿Verdad que sí, cariño?

Hombre, claro. -Qué rico.

¡Guau!

¡Toma ya! Bueno, a ver cómo sabe.

Está glo... gloria.

Samy, tú hace 25 años ya con tu catering.

¿Qué te parece? Eso es para celebrarlo.

¿Y cuál es el postre más vendido en tu catering?

Mi tarta de chocolate de Samantha,

que es de chocolate con praliné de avellanas.

Que nos has hablado tanto de ella pero que nunca nos has traído.

Yo no la he probado nunca. La hemos traído mil veces.

Pues no estaría yo Tráenosla la semana que viene

y celebramos los 25 años de tu catering.

¿Te parece? Vale, perfecto.

Ay, esto queda muy bien.

Saray, ¿todo bien?

Sí. ¿Quieres una sillita, quieres algo

para estar más relajada, más cómoda?

No, que estoy esperando a que se hagan las galletas.

Sí, cuando te he venido a ver ya estabas esperando.

Ya, ya. ¿Has hecho algo?

Porque te veo con el batidito. Ya lo tenías hecho también.

¿Estás relajada? ¿Todo bien? Sí, bien, bien.

Te digo porque luego te lo voy a recordar.

No, sí, sí.

Los jueces nunca sonríen, siempre están con cara de amargado.

No me caen bien, no me gusta su rollo.

Algún mal de ojo le eché a alguno que se partió un pie.

Aspirantes, últimos 15 minutos.

¿En serio no se me va a montar en la vida la leche de coco esta?

Me rindo.

¿Cómo va eso? -Mal, tía, no se cuaja ni "patrás".

Qué desastre.

Andy, que lo iba a dejar todo hoy por ser una persona normal.

Y ya está con el sifón. Nos va a sorprender.

A ver si vamos a dar a entender

que utilizar un sifón es pretencioso.

No, es su forma de contarlo la que es pretenciosa.

Se mucho la personalidad de las personas cuando les dejamos

el plato libre y hacen sus cosas. Ahí les vamos conociendo.

Si esta prueba de conocer a los aspirantes...

a Saray la tengo calada. Sí.

Saray. Sí.

Claro, después del batido van bien unas galletitas, ¿no?

No, había sobrado una y me daba lástima dejarla aquí.

Ahora te veo. Te voy a sorprender, surmana.

Y yo a ti. ¿Te ha retado o me lo ha parecido?

Sí. Conscientemente.

(CANTA) # Amor, amor, amor, dímelo ya. #

# Que no, que no, que no, que ya no aguanto más. #

Aspirantes, últimos cinco minutos.

(TERESA) Oído, chef.

Venga, Ana, dale ahí duro, suprima.

Qué mierda, ¿eh?

¿Qué te pasa, "Sonso"? -Es que no me ha cuajado.

Luna, ¿me bajas esta copa, porfa?

Gracias.

La tarta de limón que yo había hecho con todo mi amor y mi cariño

no me ha cuajado, así que he tenido que tomar

una decisión sobre la marcha y hacer una deconstrucción

de tarta de limón en copa.

¿Sabes lo que le pasa a Sonsoles? No tiene las ideas claras

cuando va a supermercado, coge al tuntún ingredientes.

Hay que tener la idea fija de antes, ¿no?

Aspirantes, último minuto.

Diez, nueve, ocho, siete...

No cae nada. Seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

Luna.

No hay un día en las cocinas de "MasterChef"

que yo no la líe parda. No hay ni uno.

Si quieres aprender todo lo que necesitas sobre cocina

suscríbete a la Escuela MasterChef. Más contenido que nunca

con nuevas recetas y trucos para que puedas convertirte

en una auténtico "MasterChef".

Cocina tradicional, cocina saludable y cocina italiana

son algunas de las nuevas lecciones que podrás encontrar.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, el tiempo de cocinado

ha terminado y llega el momento de la cata.

Empezamos con Fidel, Sara Lúa e Iván.

Adelante, por favor.

Iván, Sara Lúa, Fidel...

Ay, Fidel, me da miedo preguntarte, ¿eh?

No tienes que tener miedo. Nombre de tu plato.

Quinto segunda, el postre de Paco,

que era mi abuelo y mi abuela era la que hacía el arroz con leche.

O sea, que tu abuelo era Quinto. No, vivíamos en el quinto segunda.

¿Qué pinta esa manzana con el arroz con leche?

Bueno, en realidad ha sido para hacer un...

homenaje no sería, pero sería un guiño a su plato,

como dentro lleva integrada un poco de manzana.

¿Qué te parece el guiño que te ha hecho Fidel?

A mí me parece genial. -Yo ya con esto me quedo, Jordi.

¡Hey!

No te imaginas la de tardes que me alegras.

Porque si tengo a la novia un sábado con el pie izquierdo,

me voy a tu pastelería y ese sábado es guay.

Muchas gracias.

El envase es gracioso, ¿no? Sí.

Sí.

Fidel, mira, sin paños calientes, tu postre es una chufla.

¡Hey! No es chufla, no es chufla.

Otros días sí te digo. No es chufla.

Mira, hay una montaña de speculoo que ni pinta absolutamente nada.

Pero si no pinta nada el speculoo, la manzana pinta menos.

Y luego el protagonista, que es un arroz, arroz con leche

al uso sin magia potagia ni nada, está crudo, duro.

Un postre tiene que tener lógica, coherencia.

Tu postre es una amalgama de sinsentido.

Bueno, puede ser, pero en este caso hoy no estoy tan de acuerdo.

Vamos a ver si según te vayamos contando las cosas

te vamos poniendo más de acuerdo.

No me gusta tu arroz con leche y no es protagonista la fruta.

Está malo y además se te queda entre los dientes. Incomible.

Todo lo que te han dicho es cierto.

Iván, que es un hombre crítico...

(SARA) Lo probaría encantada, pero es que no puedo.

¿Cómo está este arroz con leche? Está un poco duro.

Está durito, ¿verdad?

No tenemos nada más de qué discutir, Fidel.

La valoración me parece bien como siempre,

porque los jueces evidentemente saben mucho más que nosotros,

pero para mí estaba muy rico.

Mi plato se llama "Mi plátano favorito".

La fruta favorita de mi padre era el plátano.

Mi padre murió, entonces mi plátano favorito está ahí,

que es mi padre.

¿Y qué lleva la elaboración? Pues he hecho unas garrapiñadas

que creo que están buenísimas para hacer la base del postre.

Después hice unos plátanos con mantequilla,

una ralladura de naranja, luego la nata y luego lleva

por encima un caramelo de naranja también.

¿Y la idea del negativo con la cuchara?

He visto un negativo de un tenedor en el plato de Fidel

y quiero saber de quién ha sido la idea.

Pues tutoriales, sinceramente.

Yo creo que uno de mis golpes bajos es la decoración.

No sé si tiene mucha lógica, ese es el fallo, yo creo.

Pero lo hice para que vierais el esfuerzo con el emplatado.

Es tu infancia y esa yo no la voy a corregir,

pero es verdad que el postre puede ser mejorable.

El plátano aparece muy a lo lejos. Me parece que te supera el dulce

y entonces no se hace agradable. Qué pena.

Está mal equilibrado. Hay un exceso de dulzor

y ese plátano que querías que fuese protagonista no lo es.

Vale. Mantequilla, nata, frutos secos,

azúcar, leche condensada; todo eso en un postre...

¿Qué piensas?

¿Sabes lo que mejoraría este postre? Frío.

Pero por lo demás hay muchas elaboraciones...

Hay ganas, hay ganas, sí. Sí, hay buena intención.

Iván, qué ganas tengo de que me digas el nombre de tu plato.

Mamacedonia... 3.0.

Tuve de pequeño problemas de sobrepeso y el postre

que me tocaba todos los días era macedonia.

¿Y lo de abajo qué es? Es una compota de pera, manzana,

con canela, vainilla y leche de coco.

Y tiene un crujiente de frutos secos también.

O sea, una pequeña tierra de frutos secos con un ligero

toque tostado para que...

Es que es un batiburrillo, Iván.

Una macedonia es una expresión de fruta, de frescor...

una mezcla de muchas cosas donde vas separando

los diferentes sabores.

El tuyo están todos pegados, mezclados en una emulsión grasa

que tiene poca gracia y mucho batiburrillo.

Le quita gracia a todas esas frutas.

Por separado seguramente está bien, ¿no?

Pero todo junto sí que es verdad que se mezcla todo, ¿no?

Tu plato es el mismo que hiciste con la crema de verduras.

Has vuelto a hacer esa crema sin personalidad,

que no sabe a nada y que nos dice muy poco

y que aquí no nos gusta nada.

No es la última vez que voy a hacer cremitas.

Voy a intentar darle ese punto para que alguna vez me digan:

"Esta era la crema que estábamos buscando, por fin estamos viendo

al Iván que queremos buscar". Porque intentan que mejore

y creo que voy a seguir aprendiendo.

José María. Banoffee Carlota.

Ah. ¿Y eso? Bueno, es un banoffee pie

que aprendí a hacer en Inglaterra y he hecho una variación

que le gusta mucho a mi hija, que se llama Carlota,

y en lugar de dulce de leche he hecho un toffe

y he flambeado los plátanos con brandy.

¿Y lo de al lado?

Cuando yo era pequeño estuve a punto de morir cinco veces

por atragantamiento de un caramelo.

Y entonces los sustos de mi madre eran cada semana.

Y entonces ella me hacía plátano con galleta y azúcar.

Es un detalle hacia mi madre, no va con el postre.

Bueno, está muy bien compensado.

Ya está, es un postre golosón, es un postre rico, ¿eh?

Es un postre de comerte a cucharadas.

Y además le pega el flambeado. Gracias, chef.

Y yo sin probarlo, solo de verlo, digo...

Sí, se apetece, ¿no?

La presentación está bien y el sabor es divertido.

El sabor está muy rico, José Mari. Gracias, chef.

José Mari, qué quieres que te diga, está rico, es goloso

y es lo que pedíamos. Felicidades. Muchas gracias.

Puede ser que haya sido suerte de principiante,

porque no domino los postres y es... no sé, me da mucha energía.

Ana, ¿tú qué ha hecho? Yo he hecho un plato que se llama

"La tarta de Chio". Quería hacerle un homenaje

a mi hermana que hoy cumple 29 años.

Y como tenía que ser algo de infancia pues mi hermana

solía hacer esta tarta.

Masa quebrada por debajo, crema y frutas.

Mi hermana siempre me ha cuidado muchísimo y de tanto que me cuidaba

pues yo a veces me enfadaba.

Pero siempre me ha protegido un montón y...

y yo se lo agradezco un montón.

Oye, ¿y por qué te emocionas?

No sé, pues porque acordarse de cosas que te han marcado...

En la infancia se han aprovechado un poco de mí por ser siempre

pues... pues eso, más débil.

Yo de pequeña sufrí un poco de bullying en el colegio.

Era muy buena niña, muy buena alumna,

no me metía en líos.

Y cuando eres así pues más débil a lo mejor eres blanco fijo.

Pero lo que te hace daño te hace más fuerte y...

todo lo malo tiene algo bueno y yo creo que lo he sacado.

Hay que saber controlar eso, ser bueno a todas las edades.

Aunque no se den cuenta los niños

pues que a lo mejor los padres ayuden.

Tiene mucho trabajo, pero este postre de la infancia

no te ha salido del todo bien.

Pues intentaré mejorarlo. Hay que saber poner la decoración.

Una tarta de fresas que la ves bien puestecitas la fresas

que llenan toda la tarta, con un glaseado brillantito,

la tarta te dice: "¡Miau!"

Se me ha olvidado la gelatina.

La tuya ha quedado infantil. Vale.

Yo veo una desproporción.

Creo que es mucho mejor que la crema sea una parte,

pero la fruta tiene que ser más abundante.

La fruta es mágica, es tan bonita. Solo que te apliques un poco

en el corte y en la manera de presentarlo, dándole volumen,

mezclando colores, texturas, cortes diferentes, puedes hacer

algo mágico, ¿no? -Vale.

Mi valoración ha sido muy positiva porque ha sido constructiva.

Es verdad que hay cosas que no me han salido.

Pero me quedo con que me han dado consejos para seguir mejorando.

Mi plato se llama

"Panache de Tetuán y galletitas Ovidiel".

Esto pues me recuerda a mí cuando yo me fui por primera vez

a Marruecos con mis padres y llegué allí a un bar

y me tomé un batido que estaba buenísimo.

Y luego he hecho estas galletitas,

que son con piñones y almendras trituraditos y pasas.

Entonces es así como un rollo moruno que me gusta a mí.

¿Solo has hecho cuatro? Bueno, he hecho cinco,

pero una me la he comido. ¿Te ha faltado masa?

No, tengo ahí más masa. Tráela.

Has tenido tiempo para hacer unas cuantas galletitas más.

Yo creo que está rico y os va a gustar.

Tú tienes que hacer un trabajo acorde al tiempo que damos.

¿Y qué hago si he tardado 45 minutos?

¿Tengo que tardar 89?

Yo he hecho un postre que a mí me recordaba a mi infancia

y si al jurado no ha sido de su agrado, mil perdones.

Normalmente yo me enfado un montón porque considero que cuando alguien

vale la pena y alguien se lo curra yo tengo que hacer algo

para que reaccione. ¿En tu caso me ves enfadado?

No. No, en tu caso voy a moderártelo

porque hemos pasado esa línea a otra línea nueva.

¿Cuál? A la línea de no estás haciendo

nada para estar en estas cocinas.

Sí.

Pero es que eso es mi infancia. ¿O qué quieres que te haga

de mi infancia, un caballo de chocolate blanco, nata montada

con caramelo de no sé qué? Vamos a ver, una cosa basiquita

que me recuerda a mi infancia. Hemos dicho postres interesantes

con trabajo que os recuerden a vuestra infancia.

Te diré más, Saray, te lo has tomado a cachondeo.

No. Y lo único que te mereces es esto.

Te has reído de tus compañeros, que sí han trabajado,

te has reído de este jurado, que te ha advertido dos veces,

de nuestro invitado, que ha traído un postre maravilloso.

Los niños cuando tú...

Amigo, escúchame, ¿cómo me das un delantal negro

y no habéis probado ni mi plato? A mí me parece injusto.

Ah, ¿te parece injusto? Sí, superinjusto.

Si te parece muy injusto... Si me tengo que ir, me voy.

Maravilloso. Si te parece tan injusto solo tienes

que darte la vuelta y pirarte.

¿Me estás echando? Te invito a hacerlo.

Porque lo de injusto para mí es lo que tú has hecho.

España sabe que mis galletas están buenas.

Relájate, Saray, por favor. -He hecho lo que creía.

¿Yo qué lo voy a hacer, a maldad? "Venga, voy a hacer una mierda

para reírme de los jueces de 'MasterChef'. ¡Uuuh!"

No. Dicho lo que acabas de hacer

y decir yo no tengo nada más que decirte.

Pues ya está, pues muy bien.

No se puede ir así por la vida.

Es una falta total de respeto a unas personas que son grandes

y de las que tenemos mucho que aprender.

Se te va de las manos, hija, no te enteras.

De verdad, no te enteras. No, ya está, si ya lo sé.

Y fíjate que me encanta la alegría en la cocina, en la vida.

Sí, se nota. Me encanta divertirme.

Se nota. No sé si eres irónica.

Se nota que sois súper alegres y simpáticos.

Yo superalegre, me río de todo. Sí, sí, ya se ve.

Pero si te he pedido una cosa, hazlo.

Porque a mí cuando me la piden, la hago.

¿Entonces estoy ahí con cara de muerta cocinando?

Pues tendré que reírme y ser feliz como yo soy.

Que nadie ha dicho que no te rías. Trabajando.

He trabajado. Más tiempo. Si tienes 90 minutos

tienes que estar dejándote la piel y sacar algo extraordinario,

y no unas galletas que mi hijo de seis años las sabe hacer

perfectamente en diez minutos. Es un problema de actitud.

Y si cambias de actitud a lo mejor puedes hacer algo

en "MasterChef"; si no, no.

(NIEGA)

Os estáis equivocando conmigo.

El aura "podría" la tienen todos.

Paso de ellos, no los puedo ver a ninguno,

ya puedan tener 45 millones de estrellas michelines.

Jueces simpaticones, jueces muy buena gente.

¡Ay, qué simpáticos los jueces de "MasterChef"!

Tienen la negra.

Y el delantal negro ya del tirón. Pues bueno, pues ya está.

Ea, pues mira, ya está.

No sé dónde quieres llegar, Saray, la verdad. Me da pena.

No voy a volver a hablar, ni voy a sonreír ni voy a ser yo,

voy a ser como me digáis, un robot de cocina.

¡Tiqui, tiqui, tiqui, tiqui, tiqui!

No me parece justo, habéis sido maléficos conmigo, y lo digo.

Aquí faltan unos ingredientes básicos: es la magia, la ilusión.

Y aquí no está, no hay interés aquí.

¿Pero qué queréis que haga? ¡Bendito sea el Poder!

Si he hecho galletitas. Saray, que no te preocupes,

que el problema ahora ya es nuestro, no es tuyo.

Todo dicho.

Sonsoles. (SUSPIRA)

Cuéntanos. He llamado a mi postre

"Tarta de cumpleaños deconstruida".

Yo quería hacer una tarta de limón de cumpleaños porque me recuerda

mucho a mi infancia, porque donde yo viví cuando era pequeña...

Perdonadme, es que ha sido un momento un poco difícil.

En mi urbanización, en la casa en la que yo crecí,

siempre celebrábamos los cumpleaños de todos.

Y la mamá de Begoña y de Susana, que eran unas amigas mías,

hacía la mejor tarta de limón del mundo.

He querido hacerle un homenaje...

no me ha cuajado como a mí me hubiese gustado.

Por lo menos espero haber conseguido el sabor.

Eso seguro que está buenísimo y lo mío fatal.

"Joer"...

Sonsoles, no está rica tu tarta de limón.

No, ¿no? No.

Pero me has contado tantas cosas y ha habido tanto trabajo aquí,

porque hay un bizcocho, hay una crema, hay un merengue,

y hay ganas, pero no salido bien.

No sé si entiendes la diferencia, Saray.

¿Qué culpa tengo yo si las galletas tardan doce minutos?

Saray, ya está. ¿Vale?

Hay una cosa en pastelería que los pasteleros

tenemos que estar alerta y es cuando algo sale mal,

y entonces tener recursos para intentar arreglarlo,

y es lo que tú has hecho.

En este sentido te felicito. -Gracias, chef.

Pues no es la tarta de limón

que nos decías que habías probado en tu infancia.

Aquí hay un exceso de limón, no es el merengue adecuado,

pero también pesa... la actitud,

el querer hacerlo bien, el poner ganas.

Esas virtudes tuyas han logrado

que la báscula esté equilibrada. Gracias, Jordi.

Pues muy bien, Saray, Sonsoles, delante de cocinas.

Joder, Saray, tienes que frenar, cariño. Frena, tío.

Que no, que me quiero ir a mi casa, que tienen el malastro en la cara.

Saray tiene un carácter muy fuerte

y ha ido más allá de la barrera de la educación

y creo que ha estado bastante desafortunada.

Juana, cuéntenos usted.

Pues nada, mi plato se va a llamar "Catia y Raka".

(Risas)

¿Sabes que este programa lo hacemos casi 200 personas?

Y que el común de los mortales que ven "MasterChef" no conocen

al equipo y usted le dedica todos los platos al equipo.

Estas chicas son las cuidadoras,

las que están con vosotros en la casa.

Claro, porque son las dos que nos aguantan una barbaridad.

Y hablando de otra cosa... Bueno, pues la leche frita.

Me pongo un poco, bueno...

Ay, ay, ay. ¿Qué ha pasado aquí, Juana?

¿Qué ha pasado?

No, es que cuando me olía a leche frita...

¡Venga, Juana! -¡Juani!

Me acuerdo muchísimo de mi hermano.

Porque era mi niño.

Me acuerdo mucho de él.

Leche frita tomábamos mucha, y arroz con leche.

No es el mejor emplatado de mi vida pero has evolucionado.

Tienes que pensar más, porque tienes miedo

y ese miedo te bloquea.

Y creo que sabes de cocina mucho más que mucha gente

que está aquí y puedes hacer las cosas muy bien.

No estoy conforme del todo con lo que hago,

porque probablemente lo sé hacer mejor.

Pero aquí, claro, no sabes...

Las prisas, los nervios, claro.

¿Cómo se llama tu plato?

Mi plato se llama "El queque de la Lola",

y es el bizcocho que hacía mi madre, que se llama Lola.

Esto es crema de coco que la he intentado batir

para que saliese una nata, pero qué va, no había manera.

No hace esas cosas la crema de coco.

¿Y la vas a poner? ¿Crees que lo necesita?

Es que igual les parece seco. Si les parece seco yo la pongo.

Qué lista eres. O lo pones o no lo pones.

Venga, la voy a poner, me voy a arriesgar.

¿El bizcocho lleva plátano? Lleva plátano.

Y lleva chocolate por lo que veo. Y lleva chocolate, sí.

¿Y esto qué es? Eso es crujiente de naranja,

porque me encanta con el chocolate negro.

Por favor, probadlo.

Has hecho dos bizcochos, ¿no? Tengo ahí un bizcochito.

Yo se lo quiero regalar a él, que se lo lleve para su casa.

Sí que me lo llevo, sí.

¿En serio? Tráelo, tráelo.

(GRITA CONTENTA)

Ay, Luna...

¡Ay, qué alegría!

Está bueno, pero con la nata...

Le hubiera dado algo. Sí.

Bueno, este ha habido ratones por ahí que han cogido.

Este para Christian. (ASIENTE)

Y yo me quedo con este. Ay, ay, ay...

Está muy buena, pero es verdad que con la nata montada...

Le hubiera dado otro rollo. Ya, sí.

Claro, es que le falta la nata con su canelita y su jengibre.

Pero está muy bueno.

¡Qué fuerte, que está probando uno de mis platos este hombre!

¡Qué pasada! ¡Qué fuerte!

Buen trabajo, es un bizcocho que está muy bien hecho.

Si hubieses hecho bien la nata te habrías coronado.

Tu cocina es lo contrario de lo que eres tú, Luna:

insegura, que no sabes qué hacer. Tu cocina es segurísima.

Tú sí sabes la cocina que te gusta hacer,

que es una mezcla equilibrada

y le sacas partido. Qué guay.

Se lo quiero dedicar a mi madre, que siempre nos hace felices,

y a mi padre que nos llevaba de pequeños en cajas de plátanos,

al dentista, la compra y todo. ¿Ah, sí?

Mi padre es ecologista de estos. Nunca nos compró una cuna,

nunca nos compró un carro, nunca nos compró un chupete.

Él todo se lo inventaba.

Nací en el horno de mi casa, en la montaña, un horno antiguo,

donde se hacía antiguamente pan, mi padre lo convirtió en un sofá,

para el salón, y ahí fue mi madre a parir.

Michael. "Banana borracha sobre...".

¡Ay, ¿cómo se dice?! "...bizcocho de chocolate".

¿Por qué este postre? ¿Dónde nos transporta la infancia?

En mi vida solo he tenido dos fiestas de cumpleaños,

cuando cumplí un año y cuando cumplí siete añitos.

Un compañero de mi escuela, al que quería mucho,

su mamá hizo un bizcocho de banana y le echó brandy;

bueno... nos emborrachó y terminamos todos dormidos.

Es uno de los momentos más felices que pueda recordar de mi infancia.

(Música)

(Música)

Amigo Michael, está bien, está rico y la intención es buena,

nos encargaremos a enseñarte a montar los elementos,

pero está muy rico, solo le falta ese punto de textura, más aireado.

Buscaremos ese bizcocho para recuperar ese tiempo perdido.

"Thank you".

No es el mejor bizcocho de chocolate,

porque queda a medio camino entre un bizcocho y un "brownie",

pero yo, este postre, se lo haría a mis hijos

para celebrar los cumpleaños, porque está muy bien acabado.

"Thank you". Este postre sirve para homenajear

a los niños del mundo para que tengan una buena infancia,

ninguno debe tener una infancia perdida;

todos los niños deben tener un cumpleaños. Todos.

"Thank you".

Se lo voy a dedicar a esos... chiquillos

que han tenido algún momento de dolor, de rechazo,

para que vean que sacar lo bueno

puede salirte mejor en el futuro. Hay esperanza.

Saray, ¿no te interesa la valoración de tus compañeros?

La estoy escuchando.

Por eso mirar para allá, para escuchar por ahí.

Sí. Queremos que aprendas

y que de nuestras lecciones evoluciones.

Es una falta de respeto para todos estar mirando para otro lado.

Mi plato se llama "Captain Fantastic".

"Capitán Fantástico".

Es la película favorita de Paula, que es mi novia.

Hoy, que me he levantado sensible, y he dicho que le dedicaría

el plato que fuera a ella. Son natillas con leche de coco,

con una base de galleta con pistachos;

luego, lleva chocolate blanco fundido con mango.

Andy, se lo dedicas a tu chica, ¿no?

Sí.

(Música)

Es un jarabe con una espuma de no sabemos bien qué es.

Chocolate blanco. Vamos a darle una vuelta,

porque hemos pasado de lo pretencioso a lo asqueroso.

Hay un engrudo de todos tus pensamientos,

donde las frutas no tienen protagonismo;

con lo cual... jolín... Empecemos a pensar desde abajo.

Andy, sabemos lo que sabemos, que son natillas ricas,

si es que sabemos, y a partir de ahí, construimos.

Sí, chef. -El Capitán se ha hecho un lío.

Lo siento. -Hay un lío de todo.

Andy, hay algo que me preguntan siempre y es...

¿Lo probáis todo? Este es un plato de los complicados de probar.

No te rayes y vamos a generar una espiral positiva.

Sí, quiero meterme en ella y lo estoy intentando, de verdad.

Lo voy a conseguir.

Yo... me considero una persona inteligente

y jamás discutiré ni de técnicas ni de sabores a los jueces,

pero estoy en desacuerdo sobre todo lo que dicen de mí;

me dan mucha caña.

Me están buscando y me van a encontrar.

Teresa. No sé si está a la altura,

porque mi abuelo era un gran pastelero,

pero me apetece mucho ponerle "Conrado".

El segundo que haga le pondré "Pedro",

porque mi padre se llama Pedro, y si no...

Va a haber unos celos cuando lo vean que...

Pero no creo que esté lo suficientemente...

Es como si estuviera delante de San Pedro

y vengo a presentar un postre, y...

Mirad, estoy temblando, porque no puedo más.

Intimidas mucho.

¿San Pedro soy yo? -Sí.

(Música)

Podíamos haber trabajado mejor el chocolate con las fresas.

El chocolate me esconde el sabor de la crema,

pero todo está bien y está rico.

Ay, gracias, chef. Gracias, de verdad.

Siempre digo que en esta vida hay hombres, mujeres y genios;

para mí, tú eres un genio. ¡Oh!

Te lo agradezco. Estás cambiando de registro.

Tú eres un genio y con Pepe pasaría la vida.

No puedo aportar más; está muy bien, es muy noble.

-Gracias, chef.

Una tarta que te haría una ama de casa en su casa,

sé que no es la de Escribà pero la crema está espectacular.

Me gustaría verte en otro registro porque es la segunda crema igual,

aún así, no te pongo pegas, porque, con los errores, está rica.

Gracias, gracias, gracias.

Gracias a mi abuelo Conrado y a mi padre,

porque me ha quedado muy bien, está buena.

Alberto, ¿cómo se llama tu plato? "Liada de manzana".

Quería hacer un postre de mi infancia,

que era un bocadillo con plátano y chocolate.

Quería hacer una base con "mousse" de chocolate

y plátano con miel por encima, pero la nata se ha cortado

y no he podido hacer la "mousse", y he pensado en manzanas al horno.

He hecho como un intento de reinterpretación

de la tarta "tatin", con lo que tenía;

la idea era hacer que esto fuera como la crema de la tarta.

De crema inglesa. Exacto.

(Música)

(Música)

Alberto, seguro que Luna está conmigo,

lo que falta es fuego.

Me tiene que enseñar algunas cosas, Luna.

Falta horno, falta cocción, caramelizar...

Azúcar hay mucho, pero a las frutas hay que saber tratarlas,

la base que esté doradita y no cruda...

Pobrecito mío. -Sí, fallo total.

Cuando cambias de caballo en el río lo normal es que te hundas,

la galleta de abajo es un mazacote.

Si quieres hacer un "tatin" debes hacer un caramelo,

luego, rebajarlo con natas y meterle las manzanas.

Ha sido a última hora, porque ha fallado lo otro.

Luna, si quieres darle alguna clase de repostería...

Se la doy cuando él quiera.

Ya le enseñaré a subir la temperatura un poco.

Mira, últimamente, no me he arrimado mucho a Alberto,

seguramente, por eso le ha faltado calorcito al postre.

Hijo mío, no puedo estar todo el tiempo avivando la llama.

Aspirantes, la cata ha terminado, antes de dar el veredicto

vamos a despedir al invitado. Christian, gracias por venir.

Un placer tenerte aquí. Gracias.

¡Bravo! Vuelve cuando quieras.

Gracias. Gracias a ti.

Vamos a deliberar.

(Música)

¿Sabes qué? ¿Con qué ganas voy a la prueba por equipos?

No te preocupes. -Si ya sé que voy a eliminación...

No, porque sabía que iba a fallar, seguro.

Es que mira, estoy temblando,

porque me impresiona mucho cuando veo a un pastelero así.

Lo tenemos. Vale. Sí, sí.

Aspirantes, si hay algo que nos traslada a la infancia

son los postres.

Y como imaginábamos que iba a ser postres sencillos

os hemos dado noventa minutos para que les dierais una vuelta

y estuvieran a la altura de lo que pedimos en este programa.

Hemos esperado cuatro semanas para que hicierais postres,

mientras os dábamos herramientas para hacerlo por lo alto,

y acabamos de comprobar que habéis ido a lo sencillo.

Afortunadamente, ha habido cinco aspirantes

que han hecho unos postres ricos y nos han contado su infancia.

Y esos aspirantes son...

Teresa. Gracias, chef.

Josemari.

Luna.

Juani. Gracias.

Y Michael. Muy bien.

Un paso al frente, los cinco.

Teresa, has vuelto a hacer una crema catalana,

has ido a lo seguro, que tampoco está mal,

y, ahora, entendemos por qué; es tu niñez, tu familia,

tu infancia, los primeros recuerdos en el obrador de tu abuelo...

La crema sigue estando tan rica como el primer día.

Gracias, chef. Nos vuelves a conquistar.

Gracias, chef.

Josemari, has tenido muy claro el postre que querías hacer,

y has conseguido con un solo plato unir tres generaciones;

a tu madre, a tu hija Carlota y a ti.

Ese "banoffee" estaba realmente bueno.

Gracias.

Luna, mientras cocinabas, te has acordado de tu madre,

que es quien te enseñó ese bizcocho, y de tu hermano;

has vuelto a tu infancia durante noventa minutos

y nos has llevado contigo. Se lo puedes dedicar a tu familia,

porque estaba muy rico y refleja mucho trabajo.

Gracias.

Juani, tu leche frita estaba rica, se nota que la haces mucho;

vemos un avance, vemos evolución, ese es el camino.

No tengas miedo. Vale.

Michael, has comenzado a cocinar emocionado,

igual que Luna, has vuelto a tu infancia,

en tu caso, no era tu madre la cocinera,

sino, la madre de un amigo. Sí.

Pero has vuelto a ser un niño feliz en un día de cumpleaños.

Quédate con eso. Perfecto.

De los cinco, los dos mejores de este reto han sido...

Luna. ¡Hala!

Y Josemari. (LUNA) ¡Hala, churri!

Gracias.

Gracias... ¡hala! Y de los dos, el mejor ha sido...

(LUNA) Josemari. -El José.

Josemari. Luna.

¡Oh!

¡Qué fuerte!

¡Qué fuerte!

Enhorabuena. Gracias, gracias.

¡Ahora soy súper-Luna!

¡Súper-Luna! Por favor, que mis compañeros se den cuenta,

porque no me toman en serio.

Se creen que estoy aquí de "happy flower".

¡Toma, sí! Me le tomo en serio, aquí vengo en serio, a trabajar,

aunque la líe parda en la cocina; a ver si ya se entera.

Felicidades a los dos.

Tendréis una ventaja en la prueba por equipos

y espero que la sepáis aprovechar bien.

Saray, aunque vas con delantal negro,

tendrás que trabajar igual, o más, que tus compañeros,

pero sabes que volverás aquí para jugarte la eliminación.

Ajá... Y, ahora, nos ponemos en marcha.

Si "MasterChef" os está pareciendo una aventura,

esperad a ver la que os tenemos preparada.

¿Dónde? -¡Ah!

(Música)

(Música)

(LUNA) ¡Qué fuerte! (ROSA) ¡Guau!

(GRITAN EMOCIONADOS)

(ANDY) ¡Qué bueno, tío! (JOSEMARI) ¡Mira la escalera!

(LUNA) ¡Ay! -¡Qué pasada!

Dejamos que nos atraque Pepe. -Sí.

(FIDEL)¿Qué pasa? ¡Silencio, todo el mundo!

(GRITAN)

(ROSA) Hay tres. (LUNA) Samantha.

(SARA) Qué miedo. -¿Serán los de verdad?

¡¿Se puede saber qué hacéis parados?!

¡¿Es que no sabéis qué significan estas caretas?!

(TODOS) ¡Sí, chef! ¡Manos arriba!

Señoras, señores, tengo dos noticias que daros,

una buena y una mala,

la mala es que el Banco de España está sufriendo un atraco

y la buena es que los atracadores somos nosotros.

(TODOS) ¡Oh!

Jolín, qué bien le ha salido, a ver si a mí, también.

Me complace informaros que preparamos el gran golpe,

si nos hacéis caso, no tendréis nada que temer, o sí...

¡Porque somos impredecible! (RÍE DE FORMA MALÉFICA)

(ROSA) Hasta con carta está guapo. (JUANI) Qué miedo.

(VITOREAN) Oh...

¡Me llamo Pedraza!

Yo soy Illescas.

(JALEAN A PEPE)

Yo soy Manresa.

(JUANI) ¡Bien! (LUNA) ¡Guapo!

Os aviso desde ya que hoy va a haber jarana.

(Música)

Veamos... Lo primero, buenos días, que no lo habíamos dicho.

(TODOS) ¡Buenos días, chef!

Lo segundo, es que llevamos semanas,

¿qué digo semanas?, meses preparando este atraco,

para que sea un gran éxito.

Así que, no vamos a permitir que pingáis en peligro

nuestros planes. ¿Os queda clarito, guapos?

(TODOS) ¡Sí, chef! ¡Pues, todos al suelo! ¡Todos!

(RÍEN Y GRITAN)

A mí, si me echáis al suelo, me tenéis que levantar.

¿Qué te pasa, Chus Lampreave?

Juana, como tu abogado, tienes derecho a guardar silencio.

No sé si entraba en vuestros planes que hubiera un abogado presente,

esta batalla no la tenéis perdida, la tenéis perdidísima.

¡Bravo! ¡Cállate ya, hombre!

¡Bravo! ¡Que te calles!

¿Qué pasa? ¿No te tomas este atraco en serio o qué?

Por si no te has enterado pertenecemos

a la banda de atracadores más popular del mundo.

¡Poneos los monos rojos y los antifaces ahora mismo!

(ROSA) ¿Qué monos?

¿Dónde están los monos? ¿No los traía Pepe?

Chis. No digas "Pepe", que soy Illescas. No te enteras.

¿No dijiste que te encargabas tú, Pedraza?

En qué momento he decidido fiarme de vosotros...

¡Menuda chapuza de atraco acabáis de hacer!

(Aplausos)

¡Madre mía!

¡Bravo! -¡Vaya tela!

(Gritos de los aspirantes)

¡Sí!

(Gritos de los aspirantes)

En calidad de rehén experto,

probablemente, el rehén más famoso del mundo,

me gustaría deciros que no es de recibo

ponerse a discutir delante de los secuestrados,

y lo de olvidarse los monos... de cuarta regional.

Pepe... Has sido tú.

Y lo de los nombres, ¿no? Lo de los nombres...

¿Qué queréis imponer con estos nombres?

Illescas, Pedraza, Manresa... ¡Vivan los pueblos!

Cuidadito con Manresa. Barcelona, Segovia, Toledo...

Si no conoces Illescas, ¿cómo hablas?

Lo que me parece interesante es que haya presente un abogado;

me parece bien, tal y como le salen las cosas al profesor,

creo que lo va a necesitar; así que, bien.

Lo va a necesitar. -Muy bien.

¡¿Qué hacéis de pie?! ¡Sentaos! ¡Ahora!

De todas formas, esto no va así, ¿eh?

Para "La casa de papel" hay "castings" superduros;

o sea, no vale cualquiera. -No.

(SUENA EL TELÉFONO) Llamada.

El teléfono rojo. Teléfono.

(SUENA EL TELÉFONO) (LUNA) La Poli.

¿Diga? Señor Cruz...

No imagina las ganas que tenía de saludarle.

(LUNA) El profesor. Querido Profesor...

¡Qué honor hablar con usted! Aunque si me va a preguntar

qué llevo puesto, le paso con Pedraza,

porque es lo que tenía previsto, ¿verdad, Profesor?

Siempre usa el mismo truco. En realidad, solo le llamo

para felicitarle por el espectáculo que nos acaban de regalar.

Aspirantes a atracadores, ninguno de los tres

tiene el nivel que exigimos en "La casa de papel";

así que, no continúan en la banda.

Quítense ese mono y entreguen las caretas.

(RÍEN)

(Risas)

Yo le haría caso, si no queréis meteros en un problema gordo.

Que... que me ha colgado. ¿Qué te ha colgado?

Eso lo suele hacer mucho. -No me extraña.

Sí. Yo me quedo el mono.

# Una mattina mi son alzato,

# O bella ciao, bella ciao, bella ciao, ciao, ciao.

# Una mattina mi son alzato

# e ho trovato l'invasor. #

(Música)

# O bella ciao, bella ciao, bella ciao, ciao, ciao.

# O partigiano, portami via,

# che mi sento di morir. #

(TARAREA) ¡Nos vemos! ¡Adiós!

(SE VAN TARAREANDO LA CANCIÓN)

Es que ni para cantar valen. -No.

Menos mal que nosotros hemos hecho un atraco digno,

porque lo que es esto...

Poca voz y desagradable. -Mucho.

Menos mal que dicen que saben cocinar,

pero como atracadores os prefiero a vosotros, la verdad.

(Música)

Creo que a estas alturas las presentaciones sobran,

pero, por si acaso, bienvenidos a uno de los muchos escenarios

en los que se graba la conocida serie "La casa de papel".

¡Qué fuerte!

Es la primera vez que esta serie abre las puertas de sus decorados

a un equipo de un programa de televisión.

Mola, mola.

Sabéis que siempre buscamos que cada exterior

os aporte un aprendizaje, aquí va el de hoy:

la perfección solo se alcanza con inconformismo y constancia.

¿Sabías que se hicieron más de cincuenta versiones

del guión del primer capítulo de esta maravillosa serie?

¡¿Qué me estás contando?! -¡¿Sí?!

¿Y sabéis por qué? Porque buscaban la perfección.

Piel de gallina. -Y yo.

Espero que vosotros alcancéis ese nivel de exigencia,

porque tenemos como invitados a 48 perfeccionistas natos.

Cocinaréis para algunas de las mentes brillantes

que han hecho que esta serie sea un fenómeno mundial

y, también, cómo no, para los actores que están aquí.

¡Qué guay!

¡Qué guay...!

Y, para ello, trabajaréis divididos en dos equipos,

uno de siete aspirantes y otro de seis.

Luna, Josemari, asumiréis la capitanía de los equipos.

Me asusta ser capitana, pero tengo unas ganas locas.

Muy bien, Luna, fuiste la mejor de los dos,

y, por eso, te damos la oportunidad de decidir

si quieres liderar el equipo de siete aspirantes

o si, por el contrario, prefieres renunciar a tener

dos manos más en cocinas y a cambio, elegir platos.

¿Qué prefieres, manos o platos? Manos... manos.

Perfecto. Esa es tu decisión.

Atención, aún te queda un privilegio más.

Jolín... Queremos que nos digas

con qué cinco aspirantes no quieres trabajar y por qué.

Vale, fenomenal.

Mientras Luna piensa, me gustaría deciros una cosa;

os quería pedir disculpas por la otra prueba,

la lié parda y se me fue la "pinci",

y cuando vi el delantal negro me obnubilé, me volví loca

y, la verdad, quería pediros disculpas

por ofenderos y por faltaros el respeto,

de verdad, de corazón, que... lo siento.

Bueno, hoy tienes una oportunidad buenísima

para demostrar que estás arrepentida.

Lo voy a dar todo en la prueba, lo voy a demostrar.

Depende de ti.

Me toca a mí decir cinco aspirantes. A ver...

Michael, porque es muy lentito; Andy, que se ríe y no sé por qué.

Andy. Tercer nombre. Mira, Alberto.

¡¿Alberto?! Sí.

Sorpresa. No quiero trabajar con él.

¿Por qué? Porque me desquicia

y si sale algo mal no me habla, porque el otro día lo hizo.

¿"Me desquicia"?

Me sorprende que me descarte en su equipo, pero me ha alegrado,

porque en las pruebas de equipo habíamos ido a eliminación.

Cuarto nombre. Mira, Iván.

Iván. A veces, va muy de líder,

se lo tiene un poco creído; entonces, para bajarle los humos.

Pues, solo te queda un nombre.

¡Teresa! -¡Oh!

¿Seguro? ¿Por qué?

Ella es mandona, y, ahora, la que mando seré yo.

Por tanto, Luna, tú serás la capitana de Saray,

de Juani, de Sonsoles, de Ana, de Sara Lúa y de Fidel.

¡Equipazo!

José María será el capitán de los aspirantes

con los que Luna no quiere trabajar,

que son Michael, Alberto, Andy, Iván y Teresa.

Luna no sabe lo que ha descartado.

Creo que está mucho en el mundo de Yupi

y ha empezado a descartar por descartar;

creo que ha descartado piezas clave.

Cuando los actores de la serie nos han dicho que no valíamos

para atracadores os hemos visto, a muchos, riéndoos;

vemos si el menú que debéis hacer os hace tanta gracia.

Consta de cuatro platos.

Comenzaremos por un entrante al que hemos bautizado...

¡Qué guay! Me encanta.

El primer plato va dedicado a la, siempre, exótica Tokio.

A limpiar salmonetes.

El segundo plato está inspirado en Río.

Juani, que es carne, mujer, carne.

¿No podéis decir cordero de Pedraza o cochinillo de Pedraza?

Y ya estaba...

Y cerramos con un gran botín, este postre al que hemos llamado...

(ANA) ¡Lingote de oro!

Josemari, llega el momento de que elijas

qué dos platos prefieres cocinar. Los rojos.

Los rojos, salmonete y lingote de chocolate.

¿Por qué? Ole los valientes.

Luna, tú serás la capitana del equipo Azul,

cocinaréis bacalao y picaña.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

Disponéis de 120 minutos para hacer las 48 raciones de cada plato.

Poco, ¿eh?

No os durmáis en los laureles, que habiendo atracadores cerca

las sorpresas están aseguradas. No digo más...

(SARA) Nos robarán cosas. (ROSA) Nos robarán ingredientes.

(JOSEMARI) Ojos abiertos, ¿eh?

Coged vuestros delantales, y salid pitando a por ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno. ¡Ya! A currar, señores.

(Música)

(SARAY) Vamos, niños. (JOSEMARI) Vamos, vamos, vamos.

(Música)

(LUNA) Vamos, Sara. (JOSEMARI) Venga, venga, venga.

(SARA) Tira para allá. (IVÁN) Vamos.

(ROSA) A nuestros puestos, corre. (IVÁN) Vamos.

(LUNA) Vamos a ver, equipo. (JOSEMARI) Nos dejaremos la piel.

(ROSA) Aquí está todo; Chema, lo tenemos todo fuera.

Venga, me tenéis que dejar bien.

¿Dónde están las placas para freír? -Necesitamos las placas.

Nevera, abatidor... ¿y el horno? Chicos, ¿y el horno?

A mí me falta algo muy importante, el pescado.

El pescado no está.

Capitana. -¿Y la picaña?

Capitana, ¿te faltan cosas? -Sí, la picaña.

La picaña... -Y las placas de freír.

¿Os faltan las placas de freír? Habéis perdido la prueba.

No, las placas no, por favor.

(SUENA EL TELÉFONO)

(SONSOLES) ¿Quién lo coge? (LUNA) Yo no.

¿Sí, dígame?

Sintiéndolo mucho y a pesar del bochornoso espectáculo

que nos acaban de ofrecer os tengo que dejar al mano.

Que tengan mucha suerte. Profesor, a ver, una cosa...

Nos faltan materiales en cocinas, no nos puede dejar tirados.

¡Profesor! ¡¿Profesor?!

Déjame pensar en su petición. ¿¡Profesor!?

(SONSOLES) ¡Que ha colgado, otra vez!

Aspirantes, equipo Azul y equipo Rojo, atención,

tenemos un problema, y gordo,

nos faltan ingredientes y utensilios en cocina.

En la cocina azul faltan las inducciones, los cuchillos,

el bacalao y la vaca.

Que no pasa nada. -Claro que pasa.

En la cocina roja faltan los cuchillos,

el horno, el chocolate y los salmonetes.

Confiaba en que el profesor nos pudiera ayudar,

pero no está muy por colaborar.

En cualquier caso, la situación es crítica,

si los materiales no llegan tenéis que buscar soluciones,

porque hoy, sí o sí, vamos a servir un menú de cuatro platos.

Lo tenemos claro, ¿no? (TODOS) ¡Sí, chef!

A currar, que el tiempo corre. ¡Adelante, vamos!

No nos hace falta cocina, tenemos calor, agua hirviendo aquí.

Vale. -Vale.

Vamos a empezar con la piel del bacalao al horno, ¿vale?

Sí, capitana. -Confío en ustedes.

Para su primer plato, el equipo Azul debe preparar

una brandada de bacalao, que consiste en una pasta hecha

con bacalao desmigado, leche y ajo; lo acompañarán con patatas suflés

rellenas de yema aliñada y piel de bacalao crujiente.

Hay que poner patatas a hervir en la leche, ¿no?

Exacto, y las pelamos.

Chicos, más rapidito, ¿eh? Juana, ¿cómo vas? ¿Bien?

Sí, quería saber si hervirá el agua para echar las coles.

¿Hay que pelarlas cien por cien? -No, solo limpiarlas,

luego, las escaldas y se sacan cuatro hojas.

Sí, sí.

Para acompañar la picaña, deben hacer varias elaboraciones:

coles de Bruselas fritas, puré crujiente de yuca

y láminas de champiñón; todo ello con una vinagreta de alcaparras.

Juani, ¿qué te pasa? Estás muy seria y muy callada.

Sin cuchillo, ¿qué quieres? -Pues has buscado la solución.

¡Anda, ¿qué quieres?! (LUNA) ¿No hay cuchillos?

Que no. -No hay cuchillos, gordi, no hay.

Madre mía de mi vida, ¡qué avería, qué avería!

Chicos, nos falta el pescado, pero vamos a hacerlo sin pescado,

por si nos pilla el toro, ya tendremos la salsa preparada.

Debemos hacer lo que podamos y cuando vengan los ingredientes,

si nos los devuelven o aparece el ladrón,

continuamos con el plato, ¿vale? -Vale.

No tenemos cuchillo ni pescado. -Empezaremos por las salsas.

Equipo Rojo, llega vuestro momento,

confío en que sois aspirantes con ingenio

y vais a saber apañaros con lo que tenéis en cocinas.

¿Preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

A currar en tres, dos, uno. ¡Ya! Vamos, venga.

Iván, coge una y ayuda a Michael con la salsa.

Vale. La Ponzu. -Eso es, la Ponzu; y tú, la otra.

Sacamos ingredientes del wasabi. -Venga.

Para su primer plato, el equipo rojo elaborará

un sashimi de salmonete, bañado con salsa Ponzu

y servido con emulsión de wasabi; como base del plato

prepararán la espina del pescado limpia, enharinada y frita,

hasta que esté bien crujiente.

Teresa, quiero que hagáis el postre rápido.

Voy a cortar la mantequilla en cuadraditos pequeñitos,

con esto me puedo apañar sin un cuchillo, así que, bueno.

Vale, yo estoy "desclarando", estoy sacando las yemas,

para hacer la crema inglesa, ¿vale, Teresa?

Yo haré las galletas. -Vale.

El postre que elaboran Andy y Teresa

consiste en un lingote "mousse" de chocolate negro bañado en oro,

sobre una sopa de frambuesas y pepitas de oro.

Andy, ¿has tenido que defender, alguna vez, a un ladrón?

Pues... He tenido que defender a ladrones,

he tenido que ir contra ladrones, también.

¿Qué me estás contando?

Sinceramente, me gusta más cuando voy contra ellos.

¿Sí? -Sí, la verdad.

¿Eso cómo va? -He llevado hurtos, robos...

Me gustaría llevar un caso de la importancia de este,

cuando atracan el Banco de España.

En mi día a día, estoy acostumbrado a lidiar con atracadores...

Pepe, Samantha y Jordi me dan más miedo de normales

que de atracadores, porque no imponen nada.

Querido Manresa, querido Illescas,

¿de qué va el juego de hoy? Chanchán... De papiroflexia.

Ostras... "La casa de papel", juego de papel.

(RÍE COMO DENVER) ¿Qué os parece?

Un mundo de humor, Pedraza. Compañeros, tenéis un minuto

para hacer una figura que me deje sin palabras.

El que gane elije equipo. Venga.

¿Preparados? Sí.

¡Vamos!

Joder, no tengo ni idea de cómo hacer esto.

Jordi... ¿Qué haces, Pepe?

Que se me cae.

Con lo habilidoso que eres, con lo bien que cantas...

Necesito más tiempo. El tiempo termina en...

Ya está, ya está...

Cinco, cuatro, tres, dos, uno. ¡Tiempo!

¡Bien! ¡Manos arriba!

¡Viva Illescas! ¿Qué pasa? ¿Cómo vas?

Esto ha sido un atraco. ¿Cómo vas? ¿Cómo vas?

Ha sido un atraco.

Te roban en tus narices, que es "La casa de papel".

Ha quedado bonita. Qué habilidoso.

Samantha, esto es un atraco. Lo sabes, ¿verdad?

El ganador del juego de papiroflexia es...

¡Chanchán! ¡Illescas!

Qué maravilla, qué gran concursante.

Cómo me gusta el oro.

¿Con qué equipo, Pepe? ¿Rojo o Azul?

En el Azul está Juani...

Samantha, me has roto el corazoncito.

A ver, espérate, que, después de este gesto,

me parece que el ganador es ¡Manresa!

(GRITA EMOCIONADO) ¡Sí! Me has roto el corazón.

¡Justicia! Jordi, ¿con qué equipo quieres ir?

Con el Azul. Con el Azul.

Y yo, con el Rojo. Tú, con el Rojo.

Sí. Ya está, todos contentos.

(LUNA) Vamos, equipo, que lo estamos haciendo bien.

A ver, ¿tenemos claro el puré? ¿Tenemos claro la crema, el puré?

Vamos a pelar yuca, chicos. -Poneos a pelar yuca.

Porque la yuca tarda en cocer. -Voy.

# ... bella ciao, bella ciao... #

(SIGUE TARAREANDO)

(ANA) Saray, ¿cómo van las patatas? -¿Te faltan papas?

Voy a cuadrarlas con la mandolina, a ver qué tal.

¿Qué tal, equipo Azul? ¿Qué es?

Un poco de leche con patata, para mezclarlo con el bacalao.

Para mezclarlo con el puré. ¿O no hace falta?

¿Se le puede poner patata para engorar, un poco, el puré...?

Se puede, pero no es lo suyo. Es un "por si acaso".

Los "por si acaso" nunca vienen mal.

¿Qué más tenemos por aquí? Juani, ¿cómo ves esta cocina?

Veo que no hay mucha cosa. ¿Verdad?

Que si no tenemos nada para hacer, eso lleva media hora y no cuece...

Una cosita, igual te pasa lo mismo que a mí;

Luna me cae muy bien, pero cómo grita, cómo habla...

¿No te da dolor de cabeza?

Me parece que todo debe ser más sereno.

Más sosegado, más tranquilo, más pausado...

Además, es un poco intensita, entre tú y yo.

Te diré más, si Alberto no entra al trapo es porque la ve pesadita.

"¡Holi!", os estoy escuchando.

Está entrando, un poco. -¿Qué está pasando?

No tienes nada que hacer, ¿no? Estás cotilleando

las charlas personales que tengo con Juani.

He escuchado mi nombre y quería enterarme.

Estamos en la portería. Confesando.

Claro. Bueno, ya me voy.

¡A currar, Luna! Venga.

Muy bien, equipo Azul, ya podéis meteros caña.

¡Venga, rápido!

Venga, vamos. -No sé si nos llaman a nosotros...

¡La furgo, la furgo!

(ANA) Corred, a ver si trae la picaña.

¡Hey! ¿Dónde está nuestro capi? (ANDY) José María.

A ver si trae el bacalao. -¡Bien!

Vamos, vamos, que tenemos que cogerlo todo.

(LUNA) ¡Qué guay! ¡Vamos, vamos!

(SARAY GRITA CONTENTA) ¡Niña, que traigo el bacalao!

(LUNA) Me encanta. -¿Y la picaña?

No hay nada, se lo han llevado.

¿Te ayudo? -No hay nada.

Saray, a la picaña.

A ver si me dan un cuchillico o algo.

No te hace falta cuchillo. -Ven un momento, ven.

Esto es demasiado gordo. -Es demasiado gordo.

Madre mía de mi vida, madre mía... ¡Qué avería, qué avería!

(Música)

Qué fatiga. ¡Sin cuchillico, nena!

Toda la grasa. ¡Liposucción, liposucción!

Escuchad, chicos. -¿Qué?

Ha llegado una furgoneta repleta de lo que les falta a ellos

y no tenemos nada, ni salmonetes... -¿Nada? ¿Cero?

Se han llevado todo. Seguimos con lo mismo, ¿vale?

En dos minutos tengo esto. (JOSEMARI) Vale.

Mira, Andy, ¿cómo lo ves? -Qué buena.

¿Quién dice que no tengo fuerza? "Strong!".

Teresa, seguimos sin el cacao; Andy, ¿qué te falta?

Estoy con la crema inglesa, me falta el cacao, el chocolate.

Hay poco para la crema. -Está bien.

¿Sí? No quiero fallos. -No los hay.

Quiero más cantidad, Andy. -No, no, no.

¿Seguro? -Segurísimo.

Teresa, cantidades, no quiero quedarme corto.

¡Mirad qué masa!

(HABLAN EN INGLÉS)

Estaría más "happy" si tuviera el pescadito conmigo.

Quién habrá sido el cabrito que ha tenido la idea de robaros

en la cocina. Yo, yo...

¿Os suena un ladrón de guante negro? Porque esto

no es ni blanco. ¿Un tal Manresa? Sí.

Seguro. Por lo menos, estamos preparando

las otras cosas. ¿Cómo que "por lo menos"?

Es lo que debemos hacer.

Capitán, ¿qué pasa? Estamos ya a tope.

Basta encontrar ese furgón

y acabar la prueba bien. Eso es.

Alberto, ¿has probado esto?

He probado esto, he probado esto... Cuéntame. ¿Este es el fondo?

¿El fondo que va a llevar el salmonete?

No. Esto es para la salsa "ponzu".

Hay que hervirlo con las algas. Con las algas.

Vale. Lo trituramos y lo hervimos.

Triturar sin algas.

Sin algas. -Esto lo metemos aquí...

Infusiona, da aroma, da gusto.

No trituramos esto, ¿vale? ¡Sí, chef!

Muy bien. Pues nada. Vamos con ello. ¿Cómo vais?

Pepe... ¡Hombre, un abogado!

¿Qué tal, Pepe? ¡Oh! Andy...

Cómo te has venido arriba, eh. Estabas tomando nota de todo

para tomar acta y decir: ¿Qué ha pasado aquí?

¿Qué llevará? ¿Qué no...?

Cómo sois los letrados. Cómo somos.

Bueno, ¿cómo van estos lingotes? Contadme.

Muy bien. Esta es la galleta del postre.

Sí, pero no tenemos horno. ¿Cómo lo haremos?

De momento, tenemos la masa hecha. Sí.

¿Qué falta para hacer el postre? Chocolate.

(ANDY) Chocolate. -Y un horno.

Esto pasa en los restaurantes, que a las diez de la mañana

no llega el pescado muchas veces.

Llega a la una. Mientras, preparamos las elaboraciones.

Vale. ¡Equipo rojo! Vamos a darle

marcha a esto. ¡Vamos a adelantar todas las elaboraciones,

independientemente de que tengamos

género o no! ¿Vale? (TODOS) ¡Sí, chef!

Voy a ver si le doy dos pescozones a Manresa

y me dice dónde está el furgón. ¿Vale?

¡A darle marcha! José María, te necesito.

¿Cuánto tiempo lo dejamos aquí?

Despacito. -A ver cómo queda después del alga

y si hace falta, le metemos más. -Vale.

Oye, Alberto, no tengo muy claro lo de la salsa. ¿Cómo vais?

Controlada. Y la "ponzu" la tengo infusionando.

Ahora colaré las algas

y le añadiré la xantana. -Ah, perfecto.

(LUNA) ¡Venga, vamos, vamos!

¡Muere, muere, muere, muere!

¡Ay! ¡Menos mal que esto no corta! (LUNA) ¡Vamos, equipo!

Luna, ¿has puesto el huevo en el Roner?

-Aún no. -¿A qué esperas?

Vale. ¿Alguien sabe usar esto?

Tiene que estar todo dentro. No lo he hecho en mi vida.

¡Ay! Ha explotado.

La hemos liado porque no la hemos sellado.

-¿Cómo que no? Está sellada. -No está sellada.

¿Alguien ha usado la máquina de vacío alguna vez?

-Ni idea. -Saray, ¿tú la has usado?

¿Sabes sellar? -Sí, gordi.

Superimportante que se quede dentro,

que como se quede fuera, explota. Ahora se cierra...

-Vale. -Se hincha y...

(SUCCIONA) Lo chupa.

¿Por qué no lo chupa? (GRITA)

¡Gordi, no era así...! (LUNA) ¡Ay!

¡Chicos, vamos a estar sin gritar! -Venga, chicos...

Luna, sin gritar. Trabajando serios sin gritos.

-Luna, dame la bolsa. -No me fío, eh.

Tía, ponla ahí. Aquí que darle aquí, vacío y "stop".

¡Cuidado, por si acaso! Quítate, Luna.

Gorda, échate para atrás que te quedas desfigurada.

¡Ahora, ahora, ahora! (SONSOLES) No toques.

¿Ya está, Saray? -¡Sí!

¡Venga, otra, Luna, y ya está! -¡Lo he conseguido!

¡Les amo! ¡Les amo, equipo!

Voy yo con el bacalao. -Sí. Córtalos en tres trozos

o cuatro, porque irá desmigado, o sea, que da igual.

-¡Pam, pam, pam! -Sí.

-Lo dejamos con... -Con la piel, sí.

Voy a poner ya a freír las patatas que voy teniendo.

(LUNA) ¡Muy bien, Ana! ¡Venga! -Lo voy a ir calentando

y las vamos cortando, así aligeramos.

(FIDEL) ¡Vamos! ¡No perdamos la alegría!

Ya he hecho...

¡Que vienen más cosas! -¡Con cuchillos, a lo mejor!

¡Eh! ¡Te acompaño! ¡Te acompaño! ¡Venid, venid!

Voy con ellos. -¡Ve, ve!

Quítale todo. ¡Vamos, vamos! -¡Cuchillos!

No, déjame. -¡Pero mira lo que es!

¡Eh, eh, eh! (LUNA GRITA)

¡Que es nuestro! ¡Que esa es la nuestra!

(LUNA) ¡No! ¡Los cuchillos!

¡Los cuchillos! -¡Luna!

(LUNA) ¡Mío, mío!

Venga... ¿Hay más? -No hay nada más.

Hay que repartir. -El pescado

y los cuchillos también. -Tú tienes cuchillos ya.

Ese. ¡Ahora sí que a tope!

No hay cuchillos. ¡Seguimos, venga!

¡El alga tiene que estar ya, en cinco minutos!

¿Cómo no hay cuchillos?

-No hay. -¡Los tienen ellos!

No podemos empezar a hacer el salmonete sin cuchillo.

Busca un cuchillo, José. Negocia.

Es de vital importancia. Si no lo hacemos con cuchillo,

¿cómo limpio el pescado?

Voy a hablar con la capitana. ¡Luna!

-¿Qué? -Déjanos un par de cuchillos,

por favor. -Vale. Te dejamos cuchillos,

¿pero me dejas tú una placa?

No nos lo trajeron de la furgoneta.

No podemos compartir lo que hay aquí. ¡Venga!

(SARAY) Si tú le das cuchillos, ¿por qué no nos dejan una placa?

¿Chema qué? ¿Arregla? -Capitana, déjame cuchillos.

(SARAY) Que te den una placa.

-Déjame un par. -Vale, dame una placa.

(SUSPIRA) -Claro. Si no, no.

¿Quieres cuchillos? Dame placa.

Déjame, que son para todos. -¡Mira, deja...!

¡Que tengo mucho que hacer! -No hay cuchillos.

Bueno, seguimos sin cuchillos.

¡Chicos, no nos dan cuchillos! Con tijera.

-¿Cómo que no? -No nos dan.

Yo robaré un cuchillo. -Sabemos lo avariciosa...

Para el pescado, lo necesito. -Dame uno.

Dejadnos una placa. Los cuchillos queréis compartirlos,

pero el fuego no. Todo para vosotros. ¿Qué más queréis?

Los han traído los ladrones y son para compartir.

Nos hace falta un cuchillo sí o sí.

No podemos empezar a hacer el salmonete sin cuchillo.

-Para el bacalao: aceite... -Del bacalao.

Vale, perfecto. Ajo...

Al final, Luna, me voy a arrepentir del equipo que he elegido.

Escúchame. ¿Cómo quieres que haga? Ven aquí.

Déjamela un segundito. No te molestes.

Eh... ¿Qué pasa con los cuchillos? No, que les vamos a dar,

pero me tienen que dar a mí una placa o algo.

Es lógico cuando llegan los cuchillos, que son para todos,

que los repartamos. Sobre todo, teniendo en cuenta

que el primer furgón solo traía

ingredientes de vuestro equipo. Sí.

Esto es para los dos. Aquí no se negocia ni se pide.

Vale. Compartid las herramientas

y somos justos porque habla poco bien de ti, también te lo digo.

Sí, sí. Vale, vale. Pues reparte cuchillitos.

No te molestes. ¡Al lío! Vale.

¡Equipo, aquí hay más cuchillos! -Venga.

Si queréis más cuchillos.

(IVÁN) Me pongo con el pescado. (ALBERTO) Venga.

José María, una cosa... Tenemos que estar metidos.

Estamos relajados. -Vamos bien.

Han llegado los cuchillos. -O nos metemos hasta el final...

Hemos perdido tiempo y nos metemos ahora con el pescado.

-No os pongáis nerviosos. -Lo hacemos ya...

-Hay que hacerlo todo. -Le metemos caña.

Cortes limpios y finos. Vamos a mirar si hay algo más

que necesitemos para luego y se los devolvemos.

No necesitamos nada. (IVÁN) Se los daremos después.

¡Venga, venga! ¡No hay tiempo!

¡Luna, te devuelvo esto! ¡No los necesito ya!

(LUNA) Vale, corazón. -Vamos de buen rollo

y ella hace lo que quiera.

(CHEMA) ¡Eh, Michael! Le metemos caña, eh.

(ROSA) Pero dale caña, que no trato de decirte

que eres lento. -Le estoy metiendo caña.

Que los yanquis son muy rápidos. ¡Así que venga, va!

De verdad... Me están poniendo los dos equipitos...

Los capitanes... Están haciendo el tonto.

Estoy que trino. Están haciendo el tonto.

Los cuchillos. ¡José Mari!

¡Sí, señor! Capitán, venga, por favor.

¡Luna! ¡Luna, por favor, venga usted aquí!

¿Qué pasa con los cuchillos? Que yo pensé que eran

para quedárselos un equipo o el otro y...

Te dije que lo que llegaba del furgón, era para todos.

Le he pedido los cuchillos y ella no quería.

Al final, nos los han traído como: ¡Venga, toma!

(LUNA) Yo... No, no...

¿Me podéis explicar qué hace esta montaña...?

¿Con qué cortarás la carne, Luna?

Tenéis cuchillos de sobra buenos, profesionales...

Sí. José María, este cuchillo

te habría venido para el salmonete...

Tenemos... No, perdona. Este.

Tienes cebolleros. Estás haciendo un plato japonés

y este es un cuchillo japonés. Nos han dado

los que han querido. No.

Están ahí. No. Te he dado todo esto

para que tú elijas lo que quieras. Lo que queremos que entendáis

es que no se puede jugar "sí, no" y ahora para ninguno.

o sea, vamos a dar de comer a la gente de "La casa de papel".

La serie que más triunfa en el mundo y vosotros con egos

haciendo el canelito, diciendo: "Pues ahora no los quiero.

Ahora sí y ahora no". Haciendo niñerías.

No... Un día importante como no hay otro.

Las herramientas más importantes de un cocinero,

que son los cuchillos, ignorándolas y dejándolas aquí

porque al señor le ha dado un ataque de orgullito.

A currar serios, eh. Vale.

Sí, chef. Venga.

Gracias por el consejo.

Un consejo, dice.

¡Chicos! ¡Chicos, escuchadme!

Coge este cuchillo para el pescado. -¿Qué?

Cortes limpios y finos, ¿vale? Venga.

(MICHAEL) ¡Perfecto! Son mejores.

¡José Mari!

Dime. -¡Mira, mira!

¿Te ha llegado la cobertura de chocolate?

-No hay llegado. -¡No me digas eso!

¿Qué hacemos, porque tengo que volcar esto?

Tenemos que esperar. -Necesito el chocolate

como agua de mayo.

(ANDY) José Mari trae salmonetes y cuchillos,

así que el primer plato está.

Hasta que no aparezca el chocolate, no podemos continuar.

¿Dónde está el chocolate?

¡Equipo azul, equipo rojo, acabáis de consumir

la primera hora de cocinado! ¡Dios! ¡No me lo puedo creer!

Eso significa, equipo azul, que en 30 minutos

vuestro entrante tiene que estar saliendo de cocinas.

¿En 30? Y no veo yo ni bacalao,

ni "brás" ni "bris" ni versión... ¡Ya podéis correr!

Sobre todo, sabiendo que está aquí la protagonista del plato: ¡Lisboa!

¡Adelante, Itziar Ituño y Enrique Arce!

Hola. ¡Bienvenida, por favor!

¿Qué tal? ¡Hola!

¿Qué tal? Qué gusto. Qué bien montado lo tenéis.

Bueno, felicitaros por el éxito que habéis conseguido con la serie.

¡Qué burrada! Porque llegar a una cuarta temporada

reventando audiencias en todo el mundo...

¿Cómo se vive eso?

¡Qué maravilla! ¡Brutal! Pues es como un tsunami.

-Con un poco de vértigo. -Da mucho vértigo.

Porque ahora no tienes dónde esconderte.

Antes triunfabas en una serie aquí y te podías ir fuera y descansabas.

Ahora el mundo se ha vuelto tu salón.

Itziar, tengo una pregunta.

Soy el fan número uno de la serie, créeme.

Venga... Y soy un cotilla.

¿No echas de menos un poquito ser inspectora?

Claro que sí.

Me gustan los dos lados porque he tenido la oportunidad

de estar en los tres... es como... Quizás, la única.

Has estado ahí... Me estoy haciendo todo el arco.

A ver qué tal. ¿Os atrevéis a acompañarnos

a cocinas, a ver un poco cómo van los aspirantes?

A ver si la cosa va bien. ¿Sí?

Sí. -Un poco de ánimo.

Itziar, te vienes conmigo

y Enrique se va con Pepe. Perfecto.

Dos vendehúmos, dos vendehúmos.

Esto es horrible. No da una mierda de calor.

(FIDEL) ¡Luna, plantea el primero

que tiene que salir en nada! -Vale.

Sí, pues ya podemos volar porque esto...

Gorda, olvídate de esto. -No, no te olvides.

Tienes el bacalao crudo. ¿Cómo vas a hacer una brandada?

-Lo metemos al horno. -Tú misma.

No, no. El bacalao se tiene que confitar.

Yo lo confitaría, no lo hornearía.

No. Es así. El bacalao se hace muy rápido.

(SARA LÚA) No da tiempo. A ver, os traigo a Itziar.

Cocináis el plato que preparamos en su honor.

El bacalao está aquí. -Aún no está.

Aún no está, está crudito. Si te gusta el "sushi",

te doy a probar. ¿Sabes lo que pasa...?

¿Cuál es el problema? Esto parece al pilpil.

Primero se desmiga el bacalao.

Lo escaldamos con un aceite donde hemos cocinado el ajo

y lo emulsionamos. Estos son tacos de bacalao.

O sea, perdona... ¿Se desmigan?

Claro. Y se le quita la piel. Vale. Ya está.

¡Venga, va, va! Eso, brandada no va a salir,

os lo digo ya... seguro.

Desmigamos el bacalao. -¿Te ayudo?

-Eh... Sí. -Qué apuro tienen.

Ponte conmigo a desmigar.

¿Sabes lo que me pasa, Itziar? Que no escuchan.

Van a lo loco. Están como su capitana.

¡No, no! ¡Eso no! (GRITA)

El estrés. Es que ella personifica el estrés

muy bien. ¿Cómo es? ¿Desmigamos?

Lo desmigamos, se confita y al puré.

¡Equipo azul, media hora!

¡O cambiamos la marcha o no llegamos!

¡Capitana! ¿Oído? Venga, sí.

¡Oído! ¿Me escuchas?

¡Sí! ¿Me lo vas a dar todo?

¿Vamos a correr? ¡Te lo voy a dar todo!

¡Pues a correr! ¡Venga, vamos!

Oye, muy bien. ¡Muy bien! Llevo practicando ocho años esto.

Esa energía nos hace falta ahí en "La casa de papel".

Yo dejo la cocina rápido y voy a "La casa de papel".

Vámonos. Vamos para allá.

Tío, es que... Hemos empezado tarde con los salmonetes, tío,

y tenemos que hacer 50. Hacer 50, quitar los lomos,

freír las espinas... ¿Sabes? O sea, hemos empezado supertarde.

Hay que aligerar. Si las espinas no se pueden limpiar,

las freiremos después y ya está.

-Ya, ya, pero... -Cuatro, cinco, seis...

Si no lo hacemos rápido, no llegamos, tío.

Ocho... ¿Qué es esto?

-¿Qué? -No sé quién lo está haciendo

pero no puede ir así. No puede ir así,

si no, ¿después cómo lo harináis? Hay que limpiarlo mejor.

¡Bueno, señores...! Aquí les traigo

un actorazo de primera línea. ¡Hombre!

Mira, con los monos rojos como nosotros.

Como vosotros. Hemos bautizado al plato Tokyo.

Me parece un acierto. Es un "sashimi" de salmonete.

A mí el "sushi" y el "sashimi" me encanta.

¿Y te gusta cuando destrozan el pescado o cuando está terso,

perfecto y bien cortado? No está destrozado.

Esto tiene que estar perfecto. Tócalo todo que no haya una espina.

Ni una. Todo cortadito, bien regadito

con la salsa "ponzu"...

¿Podemos probar la salsa "ponzu"? Sí, sí, sí.

¿Te gusta la salsa "ponzu"? Me encanta.

Encima de un pescado... Me encanta.

-Por favor... -Adelante, Pepe.

A ver qué tal... El alga ya la hemos sacado.

La hemos emulsionado.

Si me pones esa cara, me condicionas.

Me ha gustado. No te quiero condicionar.

Me ha gustado. Me lo comería a gusto.

Muchas gracias. Yo la ligaría.

De momento, veo trozos de pescado pero no veo el plato.

Esto está lejos de ser el "sashimi" de salmonete, ¿vale?

Vale. Espabila. Vamos a ver el postre.

Estamos intentando hacer un lingote de chocolate,

lo que pasa es que ha habido alguna mente maligna

que ha robado el chocolate. ¡No me digas!

¿Aquí también se roba? Estamos entre ladrones.

Oye, Teresa... ¿Qué estás haciendo con esto?

Mira, inventos del tebeo. No...

Vamos a ver, olvídate. No tenemos horno, Pepe.

Esto es una masa de galleta, ¿no? Sí.

O tenemos horno, o no hacemos. Esto de quemar ahí es

perder el tiempo y gastar gas. Está muy bien.

Quiero probar tu crema inglesa. Está aquí.

Esto está muy bueno, ¿no? ¿Dónde está la nata semimontada?

No, la tenemos que montar ahora. ¡Equipo rojo, no veo el primero

ni el postre! Está todo a medias. Estoy preocupado.

Ya podemos correr. ¡Vámonos!

¡No nos dejéis mal! (ANDY) ¡Para nada!

Enrique, vámonos. Vamos a ver cómo termina esto.

Esto es como nuestro atraco, todo corriendo.

Y suceden las cosas.

A ver qué pasa. No podemos parar.

¡Venga, mucha suerte! -"Thank you".

(IVÁN) Chicos, estamos un poco relajados.

¡Venga, chicos! ¡La salsa "ponzu", venga!

Salsa "ponzu" lista.

Bueno, ¿cómo habéis visto a los equipos?

¿Estáis tranquilos ahora a la hora de probar?

¿Los veis bien? ¿Apetece? Comer, vamos a comer bien.

Yo lo veo un poco verde por este lado pero confío.

Cuidado. O se ponen las pilas, o no sé cómo comeréis.

Está la cosa complicada.

Os quedáis a comer. (ENRIQUE) Sí.

Yo... me parece que voy a tener que salir pitando.

¿Qué me dices? Sí.

Dime que es por trabajo. Es por curro.

Mil gracias a los dos. Somos "superfans".

Y nosotros vuestros. Enrique, te esperamos

en comensales, a ti sí, eh.

A ver si sigues diciendo que todo está "maravillita".

Yo me despido ya, entonces.

¡Jo! Un placer. Muchísimas gracias por la invitación.

Encantado. A ver cómo van.

Vámonos. Maestro...

Un placer. Gracias. Gracias.

Vámonos. -Que vaya bien.

(LUNA) ¡Venga, venga!

Juani, ¿tú haces patata suflé alguna vez?

Es que así no hay quien lo haga. Tenía que estar el aceite caliente.

-Ya te digo. -No sube la temperatura.

Esta placa es muy floja. ¡Qué desesperación!

¡Qué desesperación que no sube el aceite!

(SONSOLES) ¡Dios, qué horror! (LUNA) ¿Saray, cómo vas?

¡Bien! ¡Aquí estoy dándole al molinete!

Estoy aliñando la carne. -¡Date brío, corazón!

¡Juana, cuídame esto que no se caiga!

¿Lo pasa con la batidora?

¿Quieres que lo haga yo? -No, pero...

Trae, ya yo... -Para ir viendo la textura.

-Bueno, pues toma. -¿Quieres? Me da igual.

-Lo que tú quieras. -A mí también.

¡Venga, venga, venga!

(FIDEL) ¡Chicos, pito, pito!

¡Pito! -¡Corre! ¡Vamos, vamos!

¡Vuela, vuela! ¡Voy!

¡El horno, el horno! El chocolate para mí.

El horno, vamos. Id sacando. -¡Llama! ¡Llama a uno del equipo!

Llama a uno de los míos. -¡Alberto! ¡Ayúdales, Alberto!

¡Voy!

¡Joder! -¡Vamos, cuidado ahí!

¡Cuidado con el suelo!

Teresa, Andy... Chocolate. -¡Por fin!

¡Vamos! ¡Olé! -¡Ay! ¡Bravo!

¡Cuidado ahí atrás! ¡Atrás! -No llegáis, eh.

¡Atrás! (LUNA) ¡Vamos, esas pieles

de bacalao a tope!

(FIDEL) ¡Chicos, una marcha más! ¡Venga, alegría, eh!

¡Vamos, equipo, que remontamos!

Creo que tengo la brandada.

¿Qué tal, equipo azul? ¿Esto qué es?

Esto es brandada. A ver qué te parece.

Bueno, la veo muy líquida. Es más bacalao, ¿verdad?

¿Pero te gusta de sabor? Está rico.

¿Está rico? Por lo menos, bacalao "brás".

No está mal, no está mal.

A ver, patata suflé... ¿Qué tal las ves?

Se tienen que pochar más, ¿no?

Esto no está pochado. Está hecho puré.

Tenéis una patata que no va a suflar en la vida.

Vale. ¿Es imposible que esto sufle? Imposible.

Esto te da para poner una cebolla y hacer una tortilla de patatas,

pero no para patata suflé. De eso me acordaba yo.

¿Verdad? Será lo mejor, que hagas tortillita,

porque al bacalao "á brás" le veo lagunas.

Oye, aquí veo pieles de todos los colores.

Veo una piel frita como una castaña, blanquita

y veo una... Demasiado dorada.

¿Vale? Hay un término medio.

Sí, chef. ¡Capitana!

¡Luna! ¡Bienvenida a tu cocina! Has bajado de la luna a tu cocina.

No me digas eso, por favor. ¿Cómo que no?

El bacalao "à brás", ¿qué lleva? Esto, la yema de los huevos suflés

que está en el Roner... La yema es el relleno

de unas patatas suflés que no tenemos.

De las patatas suflés olvídate. (ANA) Vamos a intentar hacer otras.

¡Ja, ja! Intentadlo.

Ya os podéis dar caña que ese plato está más verde

que un kiwi. En cualquier momento, te digo: ¡Sale!

Y quiero que salga. Y va a salir.

Que alguien se ponga con el puré, niñas. No damos.

(LUNA) Vamos a ver... Yo estoy muy estresadita.

Pero... vamos a tirar para adelante todos.

¡Aspirantes, mucha atención!

¡En 15 minutos todo el equipo de rodaje

de "La casa de papel" para para comer!

Me voy al comedor. ¡Ya podéis daros prisa!

(LUNA) ¡Vamos, vamos!

A ver si se calienta el horno rápido y metemos las galletas

y una cosa hecha. Que no se nos corte.

(IVÁN) No se va a cortar. Piensa en positivo, Tere.

(TERE) Claro. Estoy superpositiva. -¡Vamos!

Mira... (ANDY) ¡Qué bien, Tere!

¡Ay, Dios! ¡Menos mal! -Ya está.

Venga, conseguido. -Y esto también.

Que no se pasen, Michael. Que no se pasen, que si perdemos

una espina, perdemos un plato. Doraditas y fuera.

Perfecto. Al aceite. Bien.

¡A ver, equipo rojo!

¿Cómo vamos por aquí? ¡"Hi", chef!

Bien. ¿Y usted? Fenomenal.

Es que esto se puede comer de tanta carne que tiene.

Está muy carnoso, sí. Iván.

Dime. Ahora que estás limpiando...

¿Qué ocurre? Dejamos demasiada carne aquí.

Lo tengo claro. Hay que limpiar perfectamente.

Vale. No quiero escurrir el bulto, pero esto lo limpiamos entre todos.

No echo la culpa a nadie. Lo ha hecho el equipo rojo.

Vale. Limpiamos. Tiene que ser

espina frita, pero aquí hay salmonete frito.

¿Lo habéis entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Estamos a nada de arrancar el servicio, así que ya

nos podemos poner las pilas pero bien.

¿Vale? ¡Sí, chef!

¿Oído? ¡Sí, chef!

José Mari, tú que eres el capitán... ¿Oído?

¡Lo tenemos! ¡Sí, chef! A ver si es verdad.

Meto las galletas... ¡Hala!

(LUNA) El puré está cociéndose.

¿No tienen que estar muy... blandas?

¿Cómo trituras esto? ¿Se puede triturar cruda la yuca?

Tápala, tápala para que se haga antes.

Huele como a quemado.

¡Qué buena pinta tiene la "picanha", niño!

¿Es o no, Ana, "surmana"?

¡Me encanta!

¿Cómo vas con esto? -Yo creo que ya están. ¿Las saco?

No están sufladas. -¡Hum! ¡Qué sufladas!

Tía, se están quemando.

¿Esto qué es, que huele a quemado, chicos?

Puré de yuca. (JUANA) Huele a quemado.

¡Juana! ¿Aquí tenemos bastante?

Sí, ¿no? Porque van dos hojitas para cada plato.

-¿Tú crees que hay bastantes? -Si no crees, dale más y rapidito.

Sí, rapidito. Como pueda.

(JUANA) Yo estoy viendo más centrada a Sara Lúa.

Y es que Luna se ha puesto tan nerviosa

que no sabía ya... Primero te decía una cosa,

luego otra... Ha sido un caos.

¡Bienvenidos todos a "MasterChef"!

Quería daros las gracias por abrirnos las puertas

de vuestra casa. Debo reconocer que soy una gran fan de la serie

y que me hace muchísima ilusión estar aquí.

Sé que la interpretación que hemos hecho como atracadores

no ha estado a la altura, pero me atrevo a decir

que el menú que os hemos preparado sí que os va a gustar.

(Aplausos)

(LUNA) ¡A emplatar, equipo! -Necesito que las copas

estén más en mí. ¿Dónde están las copas?

-Aquí, amor. Estoy dándote yo. -Vale.

Hay que volar, chicas. -Sí, sí. Que lo sacamos.

Que lo sacamos. Yo pongo la brandada y tú el resto.

¡Qué bonito! -¡Vamos, equipo!

(ANA) Oye, al final ha salido. -¡Lo hemos conseguido!

(JUANA)¡Bien! ¡Bien! ¡Equipo azul! ¿Esto qué es?

La piel. (SARA LÚA) Muy basto, ¿no?

Más basto... No puede ser más basto.

Tenemos una brandada regulera, una papa terrible

y ahora ponemos el pergamino de piel de bacalao casi frita.

¡O nos organizamos, o nos la pegamos, una de dos!

¿Dónde la pongo? (FIDEL) Chicas, organización.

Vale. Yo estoy poniendo brandada.

¡Un minuto y lo saco! (LUNA) Vale.

¡Camareros, por favor, prevenidos! (ANA) Lo tenemos ya casi todo.

Si nos organizamos un poco mejor

y hacemos una cadena... ¡Sí, por favor, la cadena!

La cadena que os voy a poner yo. Cadena perpetua va a ser.

(ANA) ¡Solo son 48! ¡Venga, va!

¡Equipo azul! ¿Puedo empezar a sacar?

Sí. Muy bien. ¡Camareros, por favor!

¡Adelante! (LUNA) ¡Vamos a hacerlo! ¡Venga!

Si les preguntan, es un invento de bacalao, ¿vale?

No digan "bacalao à brás" porque se le parece poco.

Gracias. ¡Yema aquí, yema!

Adelante, por favor. Aquí.

¡Espera! ¡Yema, yema! ¡Venga, vámonos! ¡Venga, vámonos!

¡Venga, vámonos! ¡Voy con la yema!

De verdad... Me estáis quitando el oficio y las ganas.

Me voy a dedicar a ser atracador,

que me apetece más ahora. Dedícate a cantar.

¡Oye! ¡Ven aquí! No me hables así, no me digas

que me dedique a cantar... Es que cantas superbién.

¡Eh! Eres muy vacilona, eh. Me encanta meteros caña

en el veredicto a los vacilones. Quiero la carne perfecta,

porque el bacalao no lo estaba ni de lejos.

¿Vale? ¡Venga!

Arrancamos el servicio con el entrante del equipo azul

llamado "Lisboa".

Bacalao "á brás" versionado. Espero que os guste.

Bueno... Hola, Samantha.

Qué ilusión estar aquí grabando

en el "hall" de tu banco, ¿no? En este entorno.

Ni yo me lo esperaba. Felicidades porque es

una maravilla de decorado.

Cuéntanos secretos del decorado. Secretos...

Para mí es una investigación como que hay más allá

después del negro, ¿no?

Porque como veis, es todo muy oscuro, muy gris.

Para resaltar nuestro color primario, que es el rojo.

Y ahí está el secreto de ese visual que ha gustado tanto.

Bueno, vamos a nuestro tema. Vamos a ello.

¿Qué te ha parecido el plato? Me parece curioso

lo que es ver que la piel del pescado está

en unos más hecha que en otros. No es siempre la misma.

Creo que no son todas iguales.

¿La brandada estaba buena? Sí, eso sí.

Abdón, gracias por tu ayuda

y espero que disfrutes de esta maravillosa comida.

Gracias, Samantha. Gracias.

(CHEMA) ¡Venga, chicos! (IVÁN) ¡Va, va!

(MICHAEL) Lo único que me preocupa es si están muy carnosas.

Pues lo que ha dicho el chef. Quitamos un poco...

¡No, no, no! Va a quedar muchísimo más feo.

Tenemos que arriesgarnos. (MICHAEL) Ya.

(CHEMA) Vale. Esto dale otra capa y ya lo tenemos.

¿Cómo pensáis que va? -Así, así.

Esto ya lo tenemos. Esto fuera.

¡Platos! Vamos a ir emplatando. -Vale.

Andy, Teresa, ¿cómo estáis? -Bien.

-Bien. Ya tenemos aquí el postre. -Abatidor. Nos queda media hora.

15 y 15, ¿vale? -¡Venga, vamos!

-Con cuidado al meternos. -Vale.

¿Lo tenéis claro? -Sí.

Lo tenéis más claro que yo, creo. Entonces, ¡al ataque!

Cuéntalos. -Hasta aquí, hay 36.

Hay que ir emplatando. Hay que ir emplatando.

Así. Los dejamos bien limpios

para que luego se puedan sacar bien.

¡Chicos! ¿Cómo lo lleváis? -Muy bien, muy bien, muy bien.

¡Vamos, vamos, vamos! Iván, ven con el "wasabi".

-Acabo con la cama esta y voy. -Vale.

Meto en el abatidor la primera. -¡Venga, que ya estamos!

¡Venga, chicos! (MICHAEL) "Come on, José Mari".

-¡Vamos! -¡Venga, venga!

¿Dónde va el "wasabi"?

Encima de cuatro. ¡Equipo rojo!

En cinco minutos sale el "sashimi" de salmonete.

¿Lo tenemos? ¡Cuidado! ¡Voy!

Necesito una espina. ¿Cómo va?

¡José María, pescado aquí! -Claro.

¡Venga, venga, venga! Aquí, presentado.

¡Venga, dale! ¿Cómo vas, Iván? -Bien, perfecto.

Me encanta el "wasabi".

Oye, ¿tenemos ya para salir? Sí.

Los del principio pueden salir.

¡Camareros, por favor! Podemos sacar platos.

Vamos a sacar este "sashimi" de salmonete precioso.

¡Vamos sacando, camareros! Muchas gracias.

Oye, pensando en el postre, ¿vale? Es lo siguiente nuestro.

¡Sí! ¡Capitán!

¡Venga, venga!

Mándame a la gente, organízame el postre.

¿Tú qué haces, tú qué haces? Esto perfectamente limpio,

tirando ya los platos, ¿vale? ¿OK, José Mari? ¿Me entiendes?

¡Sí, chef! Organízame el postre.

¡Venga, vamos avanzando! Adelante.

El primer plato lo ha realizado el equipo rojo

y el homenaje es para Tokyo.

Un "sashimi" de salmonete con salsa "ponzu"

y emulsión de "wasabi".

Actores... Hola, Samantha.

¡Qué emoción! ¿Cómo estás, Samantha?

Lo primero... Vaya papelón el nuestro haciendo de actores.

Os pido disculpas.

No pasa nada. Lo habéis hecho muy bien, eh.

¿Sí? Me ha gustado mucho.

(RÍE) Los que sí que hacéis un papelón,

sois vosotros. Habéis tenido un premio.

Un Emmy a la Mejor Serie Dramática

y muchísimos premios que arrastra "La casa de papel".

Ha sido un bombazo, ha sido una maravilla.

Todos los sabemos. Lo importante es la gente que lo ve todo el mundo.

No solo en España, en el mundo entero.

Marca España por todo el mundo. Sí. Es lo importante.

El premio es ese. Vamos a hablar de la marca Tokyo.

Mira, el "wasabi" está suavito. Me parece que está bastante bien.

Está muy rico. En el mío, algunos cortes podían haber sido

más finos... Pero está muy bien.

Vamos a empezar a cortar ya. -No, no, escucha...

Vamos a ir tranquilos, paso a paso. ¿Cómo va a ir el emplatado?

Vale. Pues va cortado este en cuatro, a lo mejor. ¡Ta, ta, ta!

¿Los trozos así? -Yo creo que sí.

(SARAY) Yo creo que así... Eran como en tacos. Así...

(LUNA) Vale, perfecto. ¡Vamos, equipo! ¡Va!

¡Equipo azul! ¿Eso qué es? El puré de yuca.

No, no está hecho. ¡Uh!

Está malo. Esto no se puede servir.

Está chamuscado, quemado, asquerosete, ¿vale?

No se puede comer. O sea, olvidaos de servir esto.

Jordi... Perdón, chef. ¿Cómo que Jordi? Vamos mal...

Chef... Yo no me quiero poner

en plan exquisito. Estamos en la octava temporada

y deberíais saber de qué va esto. ¿Vale?

Sí, chef. Respeto a este jurado, lo primero.

Y no lo siento ni por mí ni por la cocina,

porque esto es un desastre.

¿Quién ha hecho esto? ¿Tú? ¿La capitana?

Esto ya puedes tirarlo. Sácame una carne,

una "picanha" digna... o iremos muy mal.

Vale. Te lo voy a compensar con la carne.

Tenemos unas patatas con una tatín. ¿Hago un puré para poner salsa?

¿Te parece bien? Lo que queráis.

¡Venga, rápido! Chef, mira qué hermosura de carne.

¿Estamos haciendo solomillos o "picanha"?

"Picanha". ¿"Picanha" cómo?

¿Cómo la cortamos? La "picanha" no se corta

como un solomillo. Se corta una pieza bonita

y se cortan tres laminitas graciosas...

Me encanta. Y a última hora, le damos

un golpe de horno y lo sacamos así bonito.

¡Me encanta! Gracias. Si lo tenéis cortado a machete,

esto está para tirar, estos son cortes a contrafibra...

Y teniendo en cuenta que habéis sacado toda la grasa

que la cubre... Toda no. Un poco.

La habéis sacado como a un jamón.

Es una carne magra y utilizamos la grasa exterior

para que no quede seca. Esto es un desastre.

¡Calentamos horno! Bandejas de horno,

cortad bien, haced bien la "mise en place"

y nos vamos a dar caña.

¡Cinco minutos! ¡Cinco minutos, cinco minutos!

¿Cómo está la galleta, Teresa? ¿La galleta qué pasa, Teresa?

¡Teresa! -No sé... ¡Falta, falta!

-No sé, no. -¡Falta un poco!

-Se está quemando. -Vamos a hablar tranquilamente.

-Está blanda. -Nos falta 20 minutos.

¿Y si la rompemos y que se haga antes?

Claro. ¡Venga, va!

¡Equipo rojo! ¿Cómo vamos? Todo organizado.

¿Cómo va el postre? Terminando.

¿Todo limpio? En cadena, preparados.

¿Es el baño que vamos a hacer? Sí.

Sacadme el chocolate, por favor.

Lo tenemos ahí. -¡Venga, va!

No me fío... Míralo.

Vale. Esto está todavía blandito. Vamos a hacerlo perfecto.

Nitro, por favor. Necesito nitro. ¡Venga!

Vamos a acelerar el proceso de congelado, ¿vale?

¡Venga, vamos, chef! Vamos a meter aquí, ¿vale?

Para que se congele. (TERESA) ¡Qué chulo!

(MICHAEL) ¡Frío! Menos 198.

(TERESA) ¡Perfecto, chef!

Venga... Y ahora...

En cuanto enfríe un poco la goma, seguro que sale.

Necesito más moldes de estos. Os enseño cómo se baña uno.

El resto lo hacéis vosotros.

Vale. Con pulso...

Ya está. Perfecto.

¿Vale? Lo baño otra vez para que no tenga esa pompa.

Pues así todos, con delicadeza y así para que caiga todo encima.

¿Vale? Venga, perfecto.

(CHEMA) ¡Venga, lo tenemos!

¡Chicos, emplatamos! (MICHAEL) OK.

¡No quiero ver a nadie parado!

¿Oído? (TODOS) ¡Oído, chef!

¡Venga, venga!

El puré. Está rico, está rico.

(GRITA) ¡Que me quemo las manos!

¡La carne antes que el crujiente!

¡El crujiente arriba, que quede bonito! ¡Hay que darle volumen!

Luna, ¿sabes...? Dale la máxima altura que puedas al plato.

Sí, altura, volumen.

Muy bien. Os veo muy tranquilitos, eh.

-Que los trozos sean bonitos. -Vale.

Alguien más se tiene que poner con carne.

¡Camareros, prevenidos, por favor!

Un poquito de caña. ¡Venga, por Dios!

¡Que alguien se ponga con carne! ¡Rápido, por favor!

¡Venga! Si lo sacamos frío, ya... ¡Aquí hay más carne!

¡Venga! Si tiene un poco de temperatura, lo agradecerán.

¡Camareros, por favor, vamos sacando la "picanha"!

Esto por aquí, esto por aquí...

¡Vámonos! Que esta carne fría la hemos cortado así y "asá".

Fría va a ser problemática. ¡Venga!

(LUNA) ¡Churri, hay que escuchar

y obedecer aquí al cole...! Al chef.

(SARAY) ¿Al colega? ¡Al colega!

(RÍE) El colega soy yo, ¿no?

Tú no tienes sentido común. (LUNA) ¡Perdón, perdón!

¡Venga, vámonos, chicos!

¡La "yuki"! -Aquí, toma.

¡Vámonos! ¡Vámonos! ¡Vámonos!

(RÍE) Vamos, colega.

(RÍEN) ¡Equipo azul! ¡Cocinas limpias!

Colega, nos vemos en el veredicto. Perdóname...

Perdóname... chef.

(LUNA) Yo tengo una sensación agridulce total.

No hemos parado de currar todo el rato, desde el minuto uno.

Pero yo creo que la valoración de los jueces

no va a ser muy positiva.

El segundo plato del equipo azul es algo muy "brasileiro".

Se llama "Río" y es una "picanha" asada con mandioca en texturas.

Enrique... ¿Cómo estás, Samantha?

¿Estás sufriendo o qué? No, no.

Estoy toreando aquí a la vaca. Quería preguntarte una cosa...

Un actor que ha hecho "La casa de papel",

¿cómo lo lleva en el día a día, en la calle?

El mundo se ha convertido casi en tu patio de recreo.

No te puedes esconder en ningún lado.

¿En ningún lado? De los sitios a los que he ido,

donde más tranquilo estoy es en España.

¿De verdad? Cuéntame alguna anécdota.

Pues desde que te llame el Presidente de Argentina

porque sabe que estás en el país, a conocerte...

Que mi ídolo de la infancia, Mario Alberto Kempes,

un futbolista, te pida que le presentes el libro...

¿Se te han abierto puertas? Sí, sobre todo,

a nivel internacional, este año he tenido mucha suerte.

He rodado con maestros como Carlos Saura,

con Woody Allen... ¡Ah! Y un gran proyecto

del que creo que ya puedo hablar para TVE.

¡Cuenta, cuenta! "Inés del alma mía",

es un proyecto al que le tengo mucho cariño

y ha quedado una serie muy bonita. ¡Qué bien!

Pues ahora vamos a hablar de tu plato, que estabas toreando

la vaca, dices... Mira que yo soy de comer

la carne en cruda, pero esto ya bordea el límite.

Y me habías dicho "mandioca" y no está por ningún lado.

Me estoy quedando alucinada con lo que estoy viendo.

La carne está totalmente cruda... En vez de texturas de yuca,

han hecho puré de patatas... Mil disculpas, perdonad.

¡Madre mía, qué vergüenza! Sigo toreándola.

Saca el capote, entra a matar.

(ANDY) Chicos, aquí hay más lingotes. ¿Cuántos faltan?

-Con cinco, vamos. -Ya estamos.

-¡Ya está! -¡Tranquilos!

¡Vamos! -¡Cinco y nos vamos!

¡Venga, cinco! ¡Corre! ¡Ya están!

¡Ya lo tenemos, José María! -¡Eh, eh!

Ya está pero vamos a acabar.

¡Equipo rojo! ¡Lo tenemos, Pepe!

¡Vaya atraco que podríamos dar en esta cocina con tanto oro!

(ANDY RÍE) ¿Cómo está esto?

Una pasada, chef.

¿Podemos servir el postre? ¡Venga!

Camareros, por favor, vamos sacando lingote de oro.

Lingotes de oro. -"¡Oh, my God!"

¿Qué tal está, Michael? Delicioso, chef.

Sabe a oro, "gold". Está muy rico el chocolate.

Gracias, chef. Muy bueno, sacamos platos,

pues nada, vamos recogiendo, chicos, lo tenemos.

A limpiar y acabamos el servicio. -Venga, venga.

Adelante, camareros, seguimos sacando.

Pruébalo, Andy, que te lo mereces. -Con el dedo

porque voy a hacer una guarrada, ven aquí.

Último lingote, gracias, limpiamos cocinas,

recogemos, chicos. ¡Ah!

Analizamos cómo ha estado el cocinado de hoy, ¿vale? Venga.

Ojalá hayan quemado la carne en el otro equipo

porque lo hicimos muy bien. Como capitán me sentí muy bien,

pensaba que lo haría peor.

Estoy contento con el trabajo, con el trabajo hecho.

(Música)

Y para terminar este homenaje a la serie, el equipo rojo

os ha preparado lingotes de chocolate

sobre sopa de frambuesa y pepitas de oro.

Espero acabar mejor de lo que hemos empezado.

(Música)

Sergi y Víctors, dos auténticos fans de la serie.

Mucho. ¿Qué pediríais a la serie?

Que siga igual. -Más temporadas.

Más temporadas, ¿y qué pediríais

a mis aspirantes tras probar el plato?

Que hagan muchos postres. ¿Que sigan así, sí?

Postres, sí. ¿De verdad?

Sí, muy bueno. -Perfecto, temperatura fría,

muy bien, muy rico, muy rico. A la altura de la serie.

Totalmente. Muchas gracias.

por vuestra ayuda, gracias. A vosotros, gracias.

Desde "MasterChef", os deseamos todo el éxito

en esta nueva cuarta temporada, aunque en realidad

no lo necesitáis porque un año más sois la serie de habla no inglesa

más vista del mundo en una plataforma,

así que, enhorabuena de todo corazón.

Hoy hemos podido experimentar en primera persona

lo complicado que es el trabajo que lleváis a cabo

para lograr entretener y hacer felices al público

que os seguimos. Muchas gracias por abrirnos

las puertas y dejarnos disfrutar

de este proyecto increíble que tenéis.

Hasta siempre y nos vemos en las pantallas.

Muchas gracias a todos.

(APLAUDEN)

Aspirantes, llevamos días hablando con vosotros

sobre el compromiso y la exigencia.

Os hemos pedido que no fueseis conformistas,

¿de verdad creéis que después de lo que hemos visto hoy

podéis decirnos que realmente lucháis

y buscáis la perfección? No, chef.

¿Y me podéis explicar por qué os conformáis?

En nuestro caso no había fuegos, no había cuchillos

y estaba la cocina pelada. Los que estábamos detrás

de ese robo de las cocinas éramos nosotros

que hemos preparado esta prueba

sabiendo que os faltarían esos ingredientes

y os lo devolvimos al límite justo para eso, para probar

hasta dónde dabais de sí. Estaba calculado para que saliera,

pero exigía ese plus más que os pedíamos, claro.

Cuando los tiempos están ajustados si uno se entretiene alzando la voz

cuando no toca generando un caos innecesario, al final,

las cosas no salen porque, efectivamente,

es cierto, el tiempo estaba muy ajustado

y el otro equipo, si me permites decirlo,

iban igual o más ajustados que el tuyo porque le chocolate

se lo hemos dado in extremis.

Decías que tenías muchas ganas de ser capitana

y yo te pregunto:

¿Crees que has ejercido bien tu labor?

Pues no, no la ejercí bien porque el puré de yuca no salió,

tuvimos que hacer uno de patatas, el emplatar fue un caos...

Vale, analicemos qué tienes tú de autocrítica,

de esos problemas que expones cuáles son responsabilidad tuya.

Todos. Puré quemado.

Puré quemado mi culpa. Tuyo, ¿organización?

Fatal, mi culpa también, es verdad.

Hoy no lo has hecho nada, nada bien y eso que tu rival,

José Mari, te ha hecho el favor

del siglo porque te dejó los dos platos más asequibles

por no hablar de que tenías un aspirante extra en tu equipo.

(LUNA) Estoy un poco decepcionada

conmigo misma, me esperaba dar mucho más de mí

y siento que me ha venido un poquito grande lo de capitana.

Sonsoles, Ana, ¿me podéis explicar que ha pasado con las patatas?

Nos hemos confiado en que la plancha que teníamos

iba a funcionar, pero no llegaba a los grados,

entonces no suflaba. Suflaba mal, pero, cuidado,

que vuestro error no ha sido solo las patatas,

brandada, mal, crujiente de bacalao,

unas fritas de más, unas blanquitas,

el término medio que te he reclamado

todo el rato, Fidel, no lo hemos logrado

y vuestra picaña era la de la inseguridad.

¿Qué hemos hecho mal? Sencillo, grasa, la quitamos toda,

corto del derecho, del revés, no sabíais lo que teníais que hacer

y habéis probado todas las opciones.

Yo hubiera puesto toda la grasa abajo

y no hubiera echado aceite, hubiera puesto así, chas, chas.

Cuando toda esa grasa se ha consumido,

ya la carne va que se las pela. No te voy a criticar nada

porque creo que has trabajado bien,

estabas ahí para lo que hiciese falta y demás,

pero sí me molesta que veas defectos y no digas:

"Capitana, esto no lo estamos haciendo bien",

y te pido como favor personal

que lo que no te encaje lo comuniques.

¿Me lo prometes? Sí, lo prometo.

Bien. Pero que meteré la pata

no te digo nada. La otra persona que me gustó

por cómo trabajó ha sido Sara Lúa. Gracias.

Te he visto rápida reaccionando ante los problemas

intentando buscar alternativas con lo que tenías a mano

para poder sustituir ese puré de yuca terrorífico

y se te ocurrió hacer ese puré de patatas

con el puntito de vainilla y demás. Los errores no se pueden evitar,

pero lo básico es la actitud que has tenido.

Gracias. El cocinado ha sido un cuadro

de comedor, sacamos la comida, pero para mí sacar la comida

y no está bien, para mí es un error y un fallo gordo

y no estoy contenta con lo que hicimos.

José Mari, tú como capitán que eres del equipo rojo,

¿crees que has estado a la altura? Yo me he visto como capitán bien,

sabíamos que teníamos que estar tranquilos

porque antes o después llegaría lo que nos faltaba.

No nos paramos nunca porque cuando íbamos a terminar

nos llegaron los salmonetes y después el chocolate.

¿Qué puntuación, entonces, te doy como capitán?

¿Yo? Un ocho. No estoy de acuerdo contigo, mira.

¿No? No, el ocho está un poco subido.

Bueno, analicemos el sashimi de salmonete,

a ver si sube, baja o se mantiene. Obviamente, este tipo de platos

exige una finura, una pulcritud, una elegancia, si me pongo

un poquito puntilloso que a veces me pongo

con eso de que estamos en "MasterChef",

pues los cánones no se cumplían. Es una espina frita

donde aparece el crudo que es el sashimi,

pero había más carne abajo casi que arriba

y los cortes de salmonete cortados a torniscones

que decimos en el pueblo, al coger el pan así a torniscón.

Sí, en eso fallamos. ¿Estaba bueno todo?

Sí, ¿que no debería haber sido así? También.

Bueno. Veamos qué ha pasado

con el postre, ¿no? Vamos a ver.

Ese postre ha arrasado, o sea, los comensales

estaban encantados, lo han devorado.

La presentación era buena, la salsa de frambuesa

estaba perfecta, estaba felices. Ha sido un muy buen fin de fiesta.

Gracias, chef. El éxito del postre

ha sido gracias al trabajo de Andy y de Teresa,

así que voy entregaré dos medallas, una de oro

y otra de plata. Nos parece muy bien.

Teresa, has hecho la masa de la galleta, perfectamente,

por eso queremos que sepas que eres la plata.

En el ranking de los mejores aspirantes de hoy.

Conforme. Que no está mal, Teresa.

Muy bien. Y, Andy, te has ganado esa medalla

de oro a pulso porque te voy a decir una cosa

has conseguido algo inaudito en esta edición de "MasterChef",

hacer una crema inglesa a la primera que no se corte,

sin errores y sin repetirla que no es poco.

Muy bien. (ANDY) Me esperaba una recompensa

del día de hoy porque trabajé muy bien y me alegra mucho

que los jueces valoraran mi trabajo.

Por todo ello, el equipo ganador de esta prueba es...

el equipo rojo. ¡Enhorabuena!

(Gritos)

(JOSÉ MARI) Ganar una prueba por equipos

siendo capitán, para mí significa mucho

y preparado para seguir subiendo escalones poco a poco.

Equipo azul nos vemos

en la prueba de eliminación. Al barro.

Como cada año vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre ocho y 16 años, te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable

en un entorno natural, tienes que venir

a los campamentos "MasterChef".

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano, campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

(Música)

Los aspirantes regresan a estas cocinas

después de cocinar para algunos de los protagonistas

de una de las series más exitosas de los últimos años.

No hay cajas hoy, ¡uh! Seguramente, nunca olvidarán

la experiencia y el equipo de "La casa de papel" tampoco.

Menudo papelón hicieron los aspirantes.

¡Ay, no, estas sorpresas!

Qué nos deparará el futuro. Aspirantes, bienvenidos.

(TODOS) Gracias, chef.

Luna, por fin has sido capitana y has podido elegir a tu equipo.

¿Por qué no quisiste trabajar con Alberto?

Sabía que sería capitana y me iba a echar la bronca a mí

y no quiero broncas, quiero paz y amor con él

y es verdad que me desconcentra un poco, entonces yo vengo

aquí a cocinar. ¿No te arrepientes?

Un poco sí. -Yo no, ¿eh?

Es que le sienta muy bien el blanco.

-La única vez que nos separamos

por equipos, Alberto, uno, Luna, cero.

Son datos. Alberto, uno, Luna, cero,

¿perdona? No lo entiendo.

Juana, a ti que no te falten los labios rojos, ¿verdad?

Claro, pero dicen que me favorecen pues duro con ellos, a ver.

Oye, ¿y qué sientes al pensar que puede ser

tu último cocinado en estas cocinas?

Pues, mira, sea lo que Dios quiera. ¡Ahí quedó!

¡Ay! No, el Jackson.

(MICHAEL RÍE)

(HABLA EN INGLÉS) -Es el "captain"

lo de Michael Jackson, aunque puedo cantar como él.

Cántanos. Cantar, sí.

(IMITA A MICHAEL JACKSON)

Bien, bien. Puedo hacerlo mejor,

pero estoy un poco cohibido hoy. Teresa, menuda noche

de postrecitos llevas, éxito tras éxito.

¿No crees que el abuelo Conrado estará pensando

que fue una lástima no dejarte entrar en el obrador?

Mira, yo me he liberado de ser economista

y ahora me hace ilusión ser cocinera y pastelera.

Dejas la contabilidad por la cocina ya.

Sí, pero decidido. ¿Y qué opinas, Teresa,

de los compañeros que visten de negro?

Yo opino de mis chicos que ya me veis, tachín, tachín.

En medio de todos aquí, ¿me puedes traer el columpio, Pepe?

Saray, pones esa cara, ¿qué te pasa, mujer?

Que me sorprende, es tan fina y de repente todo el rato

quiere en el columpio... -Porque tengo las dos vertientes,

cuando hay que trabajar, la primera,

y cuando hay que divertirse, la primera también.

-Sí, pero me sorprende, simplemente.

Y además, hoy no sé qué ventaja tendré,

espero que alguna, pero lo único que quería hacer

de ventaja es una pregunta para Saray, ¿puedo?

Se la puedes hacer ahora, no hace falta tener una ventaja.

A ver, Saray, es educadora social. -¿Me vas a atacar mi vida personal

y mi trabajo? Mala persona. -Solo te he hecho una pregunta

Y mi pregunta, ¿por qué vas de pija si eres una pija de mercadillo

y vas de rica? Y luego aquí: "Pepe y Pepe para acá y para allá".

Y luego en la casa está todo el día amargada

con unas gafas. -Eso no es verdad, Saray.

-Yo no creo que sea así. -Vete y te columpias

un rato, guapa. -Ya vale, te iba a hacer

una pregunta, no te ha insultado. ¿Cuál fue la pregunta al final?

Pues eso, si esa conducta que ha tenido con los jueces

y que tiene con compañeros se enseña en la carrera

de educadora social? -Ante personas falsas

con más caras que un dado como tú, hipócritas,

y que tiene 78 caras, soy como me da la gana.

¿Te parece bien? (SILBA)

(SARAY) No sé a qué venía esa pregunta,

es como un golpe bajo... me da igual.

(SONSOLES LLORA) Con Teresa tengo una magnífica relación,

me parece una señora y no me gusta nada

lo que se está generando. -Ella empezó a atacarme

con mi trabajo personal que una cosa es "MasterChef"...

Pero no ataques tú, Saray. No lo entiendo.

No ataques, no te ha atacado, te preguntó una cosa

sobre tu trabajo y no contestes atacando,

contesta contestando. Pues ya está,

ha sido un arrebato y lo siento. Perfecto, entendido.

Ya está. -Yo tengo mucha paciencia,

pero la paciencia tiene un límite y hay cosas

que no se pueden... barreras que no se pueden trasgredir

y la del respeto creo que no hay mejor desprecio

que no dar más aprecio, allá ella y su conciencia, la verdad.

Iván, cómo ha sido trabajar con Andy.

La verdad, no hemos estado muy revueltos

porque yo he estado con el pescado y la carne, pero bien.

Somos capaces de discernir el que no nos llevemos con..

Con el trabajar. Sí, con el trabajar,

nada que ver una cosa con la otra.

Delantales blancos, tenéis asegurada una semana más

en "MasterChef", podéis subir a la galería.

¡Bravo! Todos menos Andy.

Suerte, suerte. -Gracias.

(IVÁN) Desde la barrera se ven los toros muy tranquilo,

así que, a ver a mis compañeros, espero que se vaya el peor

y que venga la próxima prueba.

(CANTA) # A veces # me pregunto dónde estoy.

# A veces me pregunto qué dirán. # No sé si cada día cambio de lugar

# y me llevo # de equipaje una canción

# para que las puedan escuchar.

# Y voy dejándome llevar y yo voy. #

Te has venido para arriba. Qué grande, ¡Raphael!

Grande, Raphael. Era más larga la canción,

pero para otro día.

Andy, por haber sido el mejor de los delantales blancos,

tienes una misión muy importante. Ya sabéis que en "MasterChef"

ser el mejor siempre conlleva ventajas.

Debes decidir si mandas a los más fuertes a eliminación,

es decir, a los delantales blancos. Pobre de ti.

Y salvaros tú y los delantales negros.

¿Qué? O por el contrario,

mantener a los débiles en eliminación y jugártela

tú con ellos arriesgándote a ser el eliminado.

¡Buah! Vamos para abajo con él. -No, no vamos para abajo.

¿Qué me estás contando? Saray, tú como venías ya

con el delantal negro del primer reto de la noche,

vas a continuar con ese color. No me libro ni vamos...

-Nos va a bajar. -No nos baja.

¿Que no? -No.

Piénsalo bien, es una gran responsabilidad,

una buena oportunidad. A ver.

¡Buah! Es que esto es heavy, ¿eh?

Creo que subiré a los negros y me voy a salvar yo.

-¿En serio? -Sí.

No me lo creo. -Os lo dije.

-Quiero quedarme una semana más en "MasterChef".

El que dice que se aprende cocinando

y le gusta cocinar se quiere escaquear, se salva.

Es que es la prueba de eliminación y es que no me quiero ir.

Pero cuando estás arriba dices: "Quiero cocinar".

Si me lo merezco, creo que después del buen trabajo

que hice no creo que deba estar aquí abajo en esta prueba

y tampoco mi equipo, pero yo voy por delante de todos.

Salvas al equipo que lo hizo peor. (ALBERTO) Estoy flipando,

prefiere que el equipo se hunda y él salvarse y es un poco feo.

Te lo dije... te lo dije.

Pues todos menos Saray, podéis subir a la galería.

¡No me lo creo, ¿en serio?! -¡Dios!

Andy, de esta nos vamos a acordar.

(IVÁN) Tengo una libretita donde apunto las cosillas

¿es rencor? No, al final lo que hago es intentar devolverle

a cada uno lo que se merece.

Iván, pues, tu amigo Andy te ha puesto en la cuerda floja,

¿algo que decirle? Él usa unas reglas

que están escritas, son sus reglas,

a mí no me parece ninguna sorpresa. Al principio dudó un poco

como diciendo: "¡Ay, no!" Para despistar.

-Teatro, ¿cómo es?

# Lo tuyo es puro teatro. # (TERESA) Eso.

(TERESA IMITA A UNA GALLINA) Saray, ¿qué te parecen

tus nuevos compañeros de eliminación?

Hombre, creo que todos habrían hecho lo que hizo Andy.

-No. -¿No? Salvarse.

(TERESA) Para nada. ¿No?

Yo, no, yo vine a cocinar y me quedaré hasta el final, vaya.

Al final hay dos tipos de personas, quienes reman todos juntos

y los otros y ha hecho cinco amigos nuevos.

Bueno, cuatro más Iván. -No, yo no me llevaba,

tranquilo, no te preocupes. Andy, "connecting people", ¿eh?

Haciendo amigos aquí. Madre mía.

Andy, duerme con un ojo abierto.

(Risas)

Toma. (HABLA EN INGLÉS)

Me espero que me lluevan palos por todos los lados.

Ahora sí, comienza la prueba de eliminación.

Samy, Jordi, ¿me ayudáis a descubrir

lo que esconde esta tela? A ver qué había, a ver qué había.

(HABLA EN INGLÉS) -¿Cómo?

(HABLA EN INGLÉS)

Cada caja de las que tenéis delante contienen ingredientes

por el valor que marcan. Hay cajas de cinco,

15, 25, 35, 45 y 55.

Hay cajas de mucho valor y otras de menos valor.

Pensad qué ingredientes puede contener caja una

y cuál sería la mejor para hacer un gran plato

que os permita continuar en "MasterChef".

Creo que el punto medio. Jordi, hace mucho

que no te veo cocinar y me gusta tanto verte mover

en estas cocinas. ¿Te atreverías a hacer este reto?

Hombre, después de lo de Andy qué quieres que te diga,

no sé decir que no a los retos. Pero podré elegir la caja, ¿no?

Conociéndote, irás a la cara porque estás acostumbrado

a la opulencia, pero la caja la elegiré yo.

La del cinco le va a dar. Esa, esa... no vas equivocado.

¿Cuál quieres, quieres por aquí? La de cinco, la de cinco.

-15, 15. -Pepe, la de cinco.

Pues, hala. Término medio, término medio.

Qué guay que vaya a cocinar Jordi. Aspirante, ahora es vuestro turno,

deberéis elegir cada uno la que quiera,

en cuanto cuente tres, vais a por ella.

Una, dos... y tres.

Hala, como querías la de 25. -No, me da igual, la que me toque.

-La de 35, José Mari, sí.

Oye, ¿nadie coge la de cinco?

Venga. (TODOS APLAUDEN)

¡Ole! -¡Grande!

A ver qué te encuentras ahí.

¡Ay, qué intriga! Pues vamos a hacer el recuento,

Saray, cocinarás con la caja de 45 euros, igual que Iván,

José Mari, tú, cinco,

Teresa, 35, Alberto, 25

y Michael, 15 euritos, igual que Jordi, muy bien.

Haré el mismo plato que el chef Jordi.

Seguro. Igualito.

(MICHAEL) Espero que no sean los mismos ingredientes

porque yo esto lo tengo... estoy "panic in", "panic in".

Delantales negros ya tenéis cada uno vuestra caja,

pero no podréis descubrir su contenido

hasta que os lo digamos.

Os falta saber el tiempo de cocinado

y eso no lo vamos a decidir nosotros

ni vosotros, ¿sabéis quién lo va a decidir?

Andy. Andy, que quiere seguir

haciendo amigos, quiere sumar más puntos con vosotros.

¿Ve la caja? Andy. -La madre que les trajo.

Tendrás que adjudicar los minutos de cocinado de cada uno.

Tienes 20, 30, 45, 55,

65 y 75, vete pensándolo, pero no me digas nada todavía,

¿te parece? Sí, sí, chef.

20, 30... Piénsalo como tú sabes pensar.

Antes de que empecéis a cocinar, vamos a recibir a un invitado

que hace justo un año ocupaba vuestro lugar.

Su edad nunca fue un freno, venía cada semana

lleno de energía, disfrutando de cada momento

y siempre con una sonrisa en la cara.

Adelante, el aspirante de "MasterChef VII", Josecho.

¡Oh, Josecho!

¡Qué gustazo, qué gustazo!

¿Qué tal? Muy bien.

¡Qué lindo! -Es entrañable.

(JOSECHO) Para mí, volver a "MasterChef"

significa un premio y un lujazo.

Y además... me divierte un huevo.

Buenas noches, Josecho, qué alegría volver a verte.

Te veo, perfectamente, recuperado del pie,

¿se pasó aquello? Bastante bien.

Oye, cómo te sienta la chaquetilla, qué tipazo tienes.

Como si la hubieseis hecho de puta madre.

A medida. Las cosas como son.

¿Qué supuso para ti estar aquí en "MasterChef"?

Lo pasé bárbaro, fue imponente,

aprendí, aprendí de estos tres miembros

del jurado que no son tan estrictos

como suponéis, sino todo lo contrario

y que ayudan bastante. Oye, Josecho, los aspirantes

tienen que cocinar el mejor plato posible

con los ingredientes que todavía no saben cuáles son

y en un tiempo que no conocen. Récord.

Sí, vamos a ver, ¿te atreves a darles

algún consejo con tanta incógnita?

Sí, "tranquility" y fantasía. -"Tranquility" y fantasía", dice.

Andy, pues llega el momento de repartir tiempos.

Pero antes tengo que hablar con Jordi, ponte la chaquetilla.

¿Voy? Sí, por favor.

Ahora te cuento tu tiempo. (APLAUDEN)

José Mari y Michael, también os podéis quitar

vosotros vuestras chaquetas para cocinar más cómodos.

¿Os parece? Gracias.

-Sí, sí, chef. Espero que estas florecitas

de hawaiana que me traje me den mucha suerte.

Va. ¡Qué guapo!

Andy, va por ti. ¡Qué guapo!

Caray. Qué fuerte, va a estar cocinando

aquí, enfrente nuestra.

(LUNA) Tengo a la izquierda a Jordi,

a la derecha al Alberto, o sea, qué me falta,

¿un gin-tonic así para disfrutarlo más?

Me encanta. Vamos a descubrir

quién será el primero en descubrir su caja

y arrancar el cocinado. Mira, los 75 minutos

se los voy a dar a Teresa. A Teresa.

Repartiré un poco de justicia que también como abogado

quiero hacerlo que no se ve mi faceta buena.

Teresa, Andy te ha dado 75 minutos. Gracias, Andy, gracias.

Estoy encantada. Pues el tiempo para descubrir

tus ingredientes y empezar a cocinar

comienza en tres, dos, uno... ¡ya!

¡Ah, me gusta! -¿Qué tienes, Tere, qué tienes?

Cuéntanos. -Mira, un pescadito muy bonito.

Bien, bien. -Arroz basmati,

pero no tengo ni cebolla ni... -Lo tienes bien, Teresa.

Joder, te la cambio. -Polenta, pues no, no me gusta.

Que sí, muchacha, -Venga, al pescado.

Samantha, ¿qué harías tú si te toca un besugo así?

Un besugo al horno, puedes hacer una guarnición

de arroz basmati, un puré de boniato, unas chips...

Por usar más cosas. Mientras se hace el besugo,

trabajas que es lo que gusta aquí. "Yes".

Teresa, "you can do it", disfrútalo, tienes mucho tiempo.

Michael, no sé hacerlo de otra manera.

-Así es, no hay de otra manera.

Dale caña, Tere. -Vine dispuesto a estar arriba

en el "balcony" y mira qué sorpresa me ha dado Andy.

(MICHAEL) Andy "is a bitch",

oh, "sorry", salió de mí. ¡Ay, qué vergüenza!

La espera esta, macho.

Andy, no me caso mucho con su forma de ser

ni con su forma de meterse en la competición

pero al final, entiendo también que quiere salvar su culo,

quiere ganar y cada uno que sea consecuente

con lo que hace y lo que tenga que ser que sea

y ya está, a jugar. Andy, ¿a quién le das

los 65 minutos? A Michael que tiene una caja cara.

Pero si tiene una caja de 15. Tiene una caja de 15,

te fallan las lentes, ¿verdad? Mi estrategia es poner

contra las cuerdas a los rivales

que considero que se la pueden apañar mejor.

Michael, tu tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

"Love it, "love it". -¡Vamos, Michael!

Enseña, Michael. -Hay cosas que no sé qué son.

Dilo, dilo en voz alta que no lo vemos.

-No, que si no lo oye Jordi que tiene el mismo valor.

¡Ah! Tiene el mismo valor. Jordi, mira para acá, por favor,

hacia delante, ¿puedes mirar hacia delante?

Andy, tú que eres un traidor, dime lo que saca de la caja.

Eh, Andy, a ver si coincidimos tú y yo, ¿cuánto tiempo

le darías a Jordi para cocinar? 20 minutos.

20 minutos como mucho. ¿Tú eres tonto?

Abogado. Me parece bien. me parece bien.

¿Es tierra? -Michael, ¿a qué huele eso?

A... jengibre. -Pero, churri,

empieza a cocinar. -Tengo una hora.

Está pensando. Bueno, mira, la de 15 euros

que tiene la misma caja que Jordi, mollejas de cordero lechal,

espinacas, espárragos verde, shiitake, chirivías veo también,

salsifis, cilantro, ajetes, escurrerrojo, leche de coco, panco.

Muy completa. Josecho, ¿qué te cuentan

mis compañeros? Que te vas a divertir.

Vamos, mis chicos. -Va a ser la primera vez

que voy a marinar al vacío y como esto se hace en un plis plas

pues bueno, espero que salga muy rico

y voy a hacer un platazo.

-Tere, venga. -Vale, venga.

Andy, ahora que no nos oye nadie,

¿a quién quieres poner contra las cuerdas?

A Alberto, Iván... Tú quieres ser el único gallo.

Es la rata, no es el gallo. -Ostras.

Buah. (ANDY) Mis compañeros

son muy listos, como no están en mi tesitura

pero bueno es verdad que quiero favorecer

a algunos y perjudicar a otros, no nos vamos a engañar.

Pero, a lo mejor, doy un volantazo de última hora.

Andy, piensa ya, por favor,

a quién le vas a dar los 55 minutos.

Se los voy a dar a Alberto. ¿Por qué a Alberto?

Ya ha sido suficiente por hoy. Pues, Alberto, tu tiempo

comienza en tres, dos, uno, ya.

¡Uh! -Venga, Alberto.

-¡Hala, qué guay! -Setas, son setas.

Setitas. -Tallarín chino.

Fideos chinos. -A ver qué hay aquí.

Es pato yo creo. -Pato.

-Magret, magret. -Lo vas a bordar, churri.

Gracias. -Alberto, se te va a quedar

un plato brutal. Magret de pato, angula de monte,

crosnes, frambuesas, tirabeques. noodle de arroz, salsa Ponzu,

Pedro Ximénez, jolín. Tiene de todo.

Muy fácil, hay poco que pensar. Ya puede estar contento Alberto.

Lo tiene hecho. -Venga, Michael.

-Ya lo tengo, ya lo tengo en mente.

Genial. -Lo tengo visualizado.

¿Qué es eso, Alberto? -Azúcar para las frambuesas, bien.

-Va a hacer un coulis.

¿Qué te pasa, niño? ¿Qué quiere?

¿Puedo cocinar? Tío, estoy hasta la pera.

Jordi, mi amor, aprende, tienes que dar ejemplo

a los aspirantes, de conducta. Viendo al jurado me imagino

que es el jurado de "MasterChef" en 10 años, yo sería Pepe

en este caso, espero envejecer mejor que Pepe,

el del medio es Pepe y Samantha está igual,

Samantha es imperecedera. Atemporal.

Atemporal. ¿Qué te parece el niñato?

(SARAY TARAREA)

Andy, ¿a quién le das los 45 minutos?

A Iván. ¿A Iván?

Seguramente, haya algo oscuro en esa idea también,

o sea, no vamos a pensar bien. Pues, Iván, tus 45 minutos

empiezan en tres, dos, uno, ya, ¡a cocinar!

¡Vamos, Iván! -¡Vamos, vamos, vamos!

¿Qué es, Iván? Ve cantando. -Una perdiz.

Qué buena. Bueno, Saray está mirando

ya de reojo porque tiene la misma caja de Iván.

Y tiene perdiz de grouse que la habrán utilizado nunca.

Mini zanahorias, cebolletas, tomate cherry, níscalos,

trufa, mantequilla, coñac y praliné de avellana.

Uf, pero, ojo, es que la grouse viene con pluma

que sabes que con pluma la podemos poner aquí

porque es para consumo nuestro, interno, y podemos hacer

lo que queramos. ¿Qué es esto, tío?

Ostras, chaval. -¡Ay, no puedo, no puedo!

Menos mal que no me tocó a mí, chaval.

-Es la primera vez que desplumo un pajarillo.

Tengo el mismo número, espero que no sea un pájaro,

si no, se lo pongo así encima del plato.

Y viene de plumas hasta arriba. Dio 45 minutos a Iván

que va a ir justo, pero Saray con la misma caja ya puede correr.

Tiene la misma caja y si tiene perdiz, ya está.

Eso 100%, yo quiero que Saray se vaya.

-Estamos todos igual. -Se va a ir ella.

(ANDY) Saray es una persona que trae malos rollos

yo la quiero fuera, la quiero fuera

y ya luego vivir la rivalidad sana pero sin ella, sin malos rollos.

Vamos, Iván, vamos, Iván. -Venga, Iván.

-Iván, que tú puedes.

Con eso y con más. Ya lo ha apañado,

inteligente el chaval.

Venga, Tere, ¿cómo vas? -Tere, ese pescadito, ¿cómo va?

Está concentrada, Tere. -No lo voy a hacer todo.

¿Qué vas a hacer, Michael? -Esto que no sé qué es

que creo que huele a cordero, pero voy a tratar de hacerlo

de una manera salteada y probarlo antes de presentarlo.

A lo seguro, que esté rico. -Sí.

Venga, Ivanciño. -Iván, eres un crac.

Alberto lo clava, ya verás. -Lo clava, lo clava.

Andy, solo te quedan dos tiempos, 30 y 20, ¿lo tienes claro?

Los 30 se los voy a dar a José Mari.

Bien, vamos. -Así que, para Saray,

los 20 minutos. Cómo están los abogados.

Joder. -Una decisión

muy élfica y maléfica. -Es para que te esmeres, Saray.

Venga. José Mari, tus 30 minutos

empiezan en tres, dos, uno, ya, ¡adelante!

Vamos. -¡Bien!

Venga. -¿Qué es, qué es?

-Tengo alcachofas, pimiento rojo, huevos, patata...

¿Jordi, quieres empezar tú también, te parecen bien 30 minutos?

Sí. Pues, venga, adelante.

¡Vamos, Jordi! (TODOS APLAUDEN)

¿Qué es eso? Son mollejas.

Mollejas, sí. -Si tienes alguna duda,

nos puedes preguntar. Mira cómo lo coloca todo.

Bueno, mira José Mari la caja era barata,

pero ingredientes a tutiplén. De sobra.

Qué le gusta un soplete. qué le gusta.

Dios, mira qué ordenado. -Superordenado, cuidado.

Toma, toma ese wok ahí, dale.

Alberto, me está gustando más tu plato que el de Jordi.

(TODOS) ¡Uh!

Que sí, que ha hecho un mejunje que yo no sé, yo no sé.

Luna, te pierde el corazón. No, no, no.

Estoy haciendo un fondo de mollejitas, chicos.

El próximo día haré eso,

también, lo de los dos cazos que parece técnico.

Venga, Iván, vas bien. Saray.

¿Venga ya? Tus 20 minutos comienzan

en tres, dos, uno, ya, ¡a cocinar!

¡Ay! ¿Otro pájaro de esos?

Yo es que no voy ni abrir la bolsa, ni muerta.

Qué productazo maravilloso es ese, de verdad.

¡Uh, qué va, qué va, loqui! -Le tocó lo mismo

y va a montar un show. -Ni muerta,

ni picada para albóndigas, no, negativo.

Bueno, tienes más ingredientes, ¿no?

Utiliza las verduras, Saray, un plato con verduras.

¡Ah! Que no puedo, que me da mucho repelús.

Y con pelos y todo, ¡ah, no puedo!

Pero qué me estás contando,

ni muerta, ni muerta toco yo ese bicho.

Alberto, huele superrico. -Venga, Iván.

Estoy haciendo un caldo con una reducción

para echar un poco por encima, haré unas setas con mantequilla

de acompañamiento y verduras crujientes

para acompañar, una pechuguita de perdiz, espero que funcione.

Yo no he cortado así en la vida.

Es una mezcla entre cocinero y torero.

Yo no puedo, yo paso. (SILBA)

No puedo cuando la gente no se deja la piel.

Te puedes equivocar, puedes cocinar mejor o peor,

pero tú quieres hacer. Me voy para mi casa, señores.

Ya estaría. -Tienes intenciones.

Claro, eso ya vale, son dos puntos ya.

Intención y agradecimiento. Eso es.

Que seleccionen 50 y que luego entre esos 50

quedemos 15 es la leche. Y que lo disfrutes.

Es la leche. Has dicho una palabra muy bonita

y es muy verdadera: "Agradecido" Vamos, chicos.

-Venga. -¡10 minutos, 10 minutos!

Vamos, eh. -Dadle piquito.

-Apretando. -Jordi, te veo muy bien hoy,

hoy no te vas, eh. -Vamos, Iván.

Venga, que os venís para arriba.

-Vamos, que te veo muy suelto. -Venga, Iván.

Michael, ¿qué tal, cómo vas? -Bien, bien, aquí voy.

(TODOS) ¡Venga, dale caña, cariño, va!

(LUNA) ¡Mi niño!

(SARAY) Esto huele a pies.

-Aborto el horno, porque no se va a hacer.

-Venga, Chemi, ¿cómo vas? -Venga...

Al final, haré pasta porque no da tiempo el otro.

-Venga, date vida.

-Da gusto, verlo. -¿A que sí, Juani?

-También da gusto ver a Alberto. -A todos, a todos.

Alberto... ¿Qué tal?

Bien, ¿y tú? Estarás contento... Bueno, no me puedo quejar.

Visto lo que tenían mis compañeros con pájaros con plumas, no me quejo.

Estás contento con el tiempo. Esto está muy bien.

-Sí, eso sí va a su favor...

Al final, se lo agradecerás. Hombre, tampoco tanto.

¿Qué pasa con los tirabeques? ¿Qué has hecho?

Pues he sacado las semillas... -Oh...

La semilla del tirabeque.

¿Has visto que alguien saque las semillas?

No... pero por probar. -El tirabeque, entero en la sartén.

Sale buenísimo. -Tomo nota.

Tomo nota, tomo nota.

-Sale buenísimo. Luna dice que cocinas mejor

que Jordi, ya puedes ir queriéndola un poco.

Se ha flipado un poco Luna. -Oye, a ver qué dices.

-Cosas buenas. -Me alegro...

Yo creo que, al final, harías bien en ligar con Luna.

Te lo digo yo. ¿Tú crees?

Canaria, simpática, profesora de yoga, cocina...

Por favor, echadme un cable.

-Te hemos echado cantidad, ahora es una decisión suya.

Claro... (ALBERTO) Lo tendré en cuenta.

Vámonos, Josecho. Gracias.

Ese pájaro negro... (SARAY PROTESTA ENTRE DIENTES)

Pero qué me estás contando...

Me voy ya, yo paso ya...

Se está pasando un huevo...

(SARAY) Ni "MasterChef" ni "masterchuf"... ¡Chuf, chuf!

(LUNA) Lo quiero para mi cocina, quedarías muy bien en ella.

Yo no te molesto, te lo prometo.

(JUANA) Ya me extraña. (JUANA RÍE)

¡¡¡Vamos, Chema, lo tienes, lo tienes!!! ¡Venga, Chemi!

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA) ¡No queda mucho tiempo, chicos!

¡Dadle cañita!

-Me está dando un hambre viendo a este hombre.

No puede ser...

-Esta no parece que tenga muchas ganas de seguir...

-León comegambas se queda corto con esto.

(SARAY CANTA) # Volando voy... # volando vengo. #

-Me han empujado hacia el suicidio, pues...

Muerta... Ya está...

Ya he hecho aquí mi concurso.

Bueno, Saray...

Hola. ¿Cómo estamos?

Bien... aquí... Te daré un consejo entre amigos.

Si presentas eso...

Es que yo creo que aquí... Fíjate lo que te digo.

Mi aventura aquí ya se ha acabado.

Entonces... no voy... Quieres tirar la toalla.

Al menos, vete por la puerta grande... dignamente.

Hago lo que he podido... no he tenido tiempo.

Tuve el pero día del mundo, no empecé bien...

Esto es una marranada, una tontería, no lo presentes.

Es una falta de respeto para todo el mundo,

para quien te ve, para mí, para ti...

No te digo más, ¿vale? Haz lo que quieras.

Vamos...

¿Va a presentar eso de verdad? -Qué vergüenza, hay muchos fuera.

Vamos a peinarla un poquito a la pobre.

-¡Chemi, corre, no queda nada! -¡Venga, chicos!

¡Tere, vaya pinta!

(SARAY) Pequeñita... estamos las dos muertas.

¡Toma!

-¡Qué bueno! (JUANA) La práctica hace maestros.

-Claro, eso era el fondo.

Qué hambre...

-Está perfecta.

-Joder... no lo voy a servir el huevo.

-Ay, mi madre... Jordi... igual te has liado un poco.

-¿Qué se va a complicar él la vida? -¡Queda un minuto, Jordi!

¡No quiero! -Tú sí te la complicas.

Aspirantes...

No os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA) ¡Vamos, vamos!

Qué gozada que no hemos hecho la eliminación.

-¡Muy bien, Jordi!

¡Muy bien, chicos! -¡Vamos, Iván!

-Iván, vaya pintaza.

-Alberto, flipo, está precioso... -¡Qué bonito, Albert, me encanta!

¡Qué chulo te ha quedado!

Diez, nueve...

Ocho, siete...

Seis... cinco...

Cuato... tres...

Dos... uno... ¡tiempo! ¡Manos arriba!

(TODOS APLAUDEN Y GRITAN DESDE LA GALERÍA)

¡¡¡Bravo!!! ¡Sois unos crac!

(SARAY TARAREA CONTENTA)

(SARAY) Sí, he tirado la toalla, porque...

Me da un asco que me muero, un bicho que me mira así...

Moribundo y yo no iba a poder hacer eso.

Estaba escrito que me iba, así que...

No pasa nada.

Vamos a probar primero los platos de nuestro querido Manresa.

Por lo que veo ha hecho dos. Luna... sin probar ni nada,

¿sigues creyendo que Alberto cocina mejor que Jordi?

Lo retiro. Me ha dejado boquiabierta.

Bueno, os cuento, había mollejas como elemento principal.

Había coco, soja... todo para hacer

un plato que tiene mantequilla, unas mollejas caramelizadas

con un fondo de las propias mollejas y soja.

Las verduras, en este caso, salteadas con reducción de coco.

Los mismos elementos los he pasado a una sopa tailandesa.

El coco lo he puesto en esférico y las diferentes verduras,

en este caso, cocidas. Impresionantes.

Está bueno este, ¿eh? Uf...

Están de puta madre. (RÍE)

La sopa está bien. Me encanta oírte el castellano...

Qué bien se te entiende, Josecho. Se están poniendo las botas.

Las he pasado canutas, en 30 minutitos es complicado.

Está espectacular, Jordi.

Muy bien planteado. Gracias, ¿puedo volver?

Te dejamos volver con nosotros, Jordi.

Voy para allá. (TODOS APLAUDEN A JORDI)

O sea, a sus pies...

Me encanta, yo me lo llevaba para mi casa.

A mi cocina me lo llevaba yo.

Llega el momento de probar vuestros platos pero antes despedimos

a nuestro queridísimo Josecho.

¿Quieres decirles algo? Sí, que le echen...

Voluntad y un tema importantísimo...

¡AGRADECIMIENTO... de estar aquí!

(TODOS GRITAN Y APLAUDEN A JOSECHO) -Que no está todo el mundo.

Esta es tu casa, Josecho, muchísimas gracias.

Reencontrarme con mi mentor...

Pepe... me ha supuesto una tremenda alegría.

Eh... una maravilla.

"MasterChef" es cojonudo.

Ahora sí empieza la cata, por orden de tiempos.

Teresa, tú serás la primera. Adelante.

Teresa, tú tenías 75 minutos y una caja de 35 euros.

Cuéntanos qué has hecho. Pues... el plato se denomina...

Besugo a la gallina. ¿A la gallina por qué?

Por el arrocito que lo comen las gallinas, entonces, pues...

Dedicado a Andy... la gallina.

¿Andy es la gallina? Claro, es la gallina.

-Ah... vale, porque ha sido un gallina por no cocinar.

He puesto todos los ingredientes del plato, lleva arroz basmati,

lleva la polenta, el chip de boniato...

Teresa, ¿estás contenta con tu plato?

Uf... no. No.

No hay nada fresquito, apetecible, creo que tienes un productazo

y te has vuelto loca...

No sé por qué. La próxima vez que haga besugo,

lo voy a hacer muy bien. Ahora, sí... en el próximo, Teresa,

porque... Espero que esté al punto de cocción.

El pescado perfecto, no hay problemas.

El resto de guarnición es una mezcla.

Sí. Es... como tengo arroz y polenta

lo meto todo y quiero ser pretenciosa sin necesidad.

Sin necesidad ni pensamiento que es lo peor.

Con 75 minutos, fíjate, si había para pensar bien.

Y veo un mal pensamiento, qué pena, el pescado lo has bordado,

qué bien has trabajado, te lo compro... el resto no.

El pescado está perfecto de cocción,

es lo que te puedo decir bueno.

Ni el arroz está bueno ni la polenta.

Lo sé... Bien puestas en un plato

unas acelgas salteadas con ese pescado y un refrito...

Es un gran plato. Aquí hay muchas capas...

Mucha intentona de lucir

y ha quedado un plato deslucido que no sabes qué es

con poco sentido y es una pena.

Lo siento. (TERESA) Cuando cocino con ilusión

y con alegría me salen grandes platos.

Cuando cocino con tristeza, pues...

No... no me salen bien y, hoy, se ha demostrado.

Bueno, Michael, tú tenías 65 minutos, ¿verdad?

Y una caja de 15 euros, igual que Jordi.

¿Cómo se llama tu plato?

Hawai... in garden.

Jardín hawaiano. I love it...

He entendido perfectamente.

Mollejas de cordero. Nunca las había visto.

Hubiera deseado...

Para dárselas a Andy y dedicárselas.

Pero, oye... las gallinas necesitan las "wings".

El mundo gallina va para ti, Andy. Cómo estamos...

-Pero me tocó esto y dije: "Vamos a ver cómo lo trabajo".

A ver, he hecho un salteado usando la soja.

La soja... Salsa de soja.

Y... limpiar esto me costó un poco.

No estaba acostumbrado la dejé en hielo y agua

para que se desprendiera un poco... Os traduzco, en hielo... la soja...

Salsa de soja, lo dejas en hielo...

Pero la... chi... (LOS TRES) Chirivía.

Chirivía... Como una zanahoria.

Vale, sí... por decirlo así.

Por decirlo así, o una cremita... para ponerla de base

y le puse las flores como la camisa. Hawaiana...

(PEPE Y SAMANTHA) El plato está bien...

Bueno, amigo mío, para mí el mejor plato de mollejas...

Es caramelizadas y con un jugo de cordero, faltó el jugo de cordero

que no era fácil hacer el jugo bien hecho...

Es el mejor plato que se puede hacer con estos elementos.

Todo está bien, la chirivía para ser tiquismiquis le falta

un punto de sal... No hiles tan fino.

Eso significa que está bien. Está bueno.

Está muy bien. Quizá abusar más de la soja

para que todo se integrara más, supiese más y se caramelizara más.

Falta el jugo. El jugo que Jordi sabe encontrar

y tú no has sabido encontrar y se agradece que un puré de nabo

que, a veces aquí, nos hacen un puré y está terroso, pastoso...

Y este está fino, me gusta la textura que tiene

y el conjunto es muy bueno y bonito.

Es increíble que sin probar antes las mollejas te saliera este plato.

Están perfectamente utilizadas, así que...

Soy otro, soy otro...

Ahora me cuesta...

Hablar rápido en castellano, pienso en inglés.

(MICHAEL) Y eso es para demostrarle a mis compañeros que los mayorcitos

no podemos ganar el show, no...

También nosotros podemos ganar y tenemos aspiraciones a ganar.

Alberto, tú tenías 55 minutos y un caja de 25 euros.

Cuéntanos, cómo se llama tu plato. Eh... se llama Magret de pato...

Que quería ser gallina.

-¿Que quería ser...? -Gallina.

-Hoy va todo... -Ya... se lo merece.

(TODOS CANTAN) # La gallina Turuleca ha puesto un huevo,

# ha puesto dos, ha puesto tres...

# La gallina Turuleca ha puesto cuatro,

# ha puesto cinco, ha puesto seis... #

(ANDY) Pues fíjate,

yo creo que ha sido una decisión completamente... valiente.

Y aunque haya sido cobarde, a mí me da igual.

Yo estoy una semana más en "MasterChef"... y ya está.

Muy bien, ¿satisfecho con el plato?

Creo que con las cosas que tenía podía haberlo hecho mejor,

pude pensar otras cosas que no se me ocurrieron

en el momento y lo pude hacer mejor. Bueno...

Estéticamente, no parece un mal plato el magret tiene buen trato,

hay una guarnición, creo que debemos probarlo.

El punto de cocción del plato está bien.

No me gusta cortarlo porque suelta los jugos,

me gusta servir la pieza...

Del tamaño que queramos, está bien se ha hecho siempre así

y no pasa nada. Hay unas setas que son...

Trompeta amarilla. Que si esa seta se te cae

un poco de líquido para hacer una salsa, pues la salsa le viene bien.

Angula de monte, también. Angula de monte.

Me gusta el punto crujiente.

Bien... solo me falta ese punto de ponerle un...

Algo que intervenga en el plato, está rico

y no veo nada que te pueda criticar aparte del puntillismo

que aporta poco. Sí, creo que te falta la salsa,

que os da miedo todavía hacer, hay que hacer fondos...

Sobre todo la disposición, aún así el trabajo está correcto.

Es verdad que te ha costado utilizar los pocos vegetales,

porque al tirabeque le sacabas lo de dentro, pero chico...

Alberto, correcto. Es un buen plato.

(ALBERTO) Estoy contento porque les gusta y, además...

Me he fijado en Jordi y ha cogido otro trozo

y se lo ha comido.

Iván, a ti Andy te dio 45 minutos y elegiste la caja de 45 euros.

Veo que hay un ave, ¿no será una gallina?

(RÍEN) No sé lo que es, es una perdiz.

¿Cómo se llama tu plato? Desplumando a Andy.

(TODOS RÍEN) -Me gusta, me gusta.

-Andy, vas a hacer un libro. ¿Estás satisfecho?

Bueno, eh... hay un poco de sí y un poco de no.

Estoy contento con haber sido un poco resolutivo en la idea.

El resultado final... bueno, creo que está en su punto

la pechuga o casi en su punto. Pero la salsa que intenté...

No me gusta mucho.

Sé que tenías un producto que es maravilloso.

Es la perdiz de grouse y está a medio camino entre la perdiz,

la becada, el pichón... una de las cazas interesantes

que nos llegan desde Escocia y que es un diez.

Solo la pechuga poco marcada, se come bastante sonrosada

y con un buen juguito, es que el plato necesita poco más.

Has sido muy valiente porque no te has asustado,

la has limpiado bien...

Ese es el problema de la grouse: está seca.

Está muy hecha, aunque veas esto rojito ahí...

Se come cruda, prácticamente, la haces por un lado...

Filtras el calor y ya está. La has estropeado, pero el mérito

es no saber qué es y decir... tengo pundonor, narices,

tengo ganas; has sido valiente, la ha pelado, limpiado...

Has tardado poco. Me fue fácil, sí.

Te creías que desplumabas a Andy. Bueno, mucho más fácil.

Tiene una ventaja, claro.

Aún así, Iván, comprenderás que una zanahoria así

con dos trocitos... no sirve para este ave, ni para nada.

Tienes que aprender de tus defectos los emplatados no nos gustan mucho.

Tienes que estudiar, empollar, ver emplatados bonito.

Ciertamente no les ha encantado,

pero creo que no ha estado tan mal el plato.

José Mari, tú tenías una caja de cinco euros...

Y tenías 30 minutos.

Nombre de tu plato. Pasta mediterránea.

¿No le dedicas nada a Andy? A lo mejor el huevo poché.

(TODOS RÍEN) ¿Poché...?

¿O "pochó"? Huevo espachurrado. Pochó.

Pochó... bueno, cuéntame qué has hecho.

Me gusta cocinar pasta y, entonces, he utilizado las verduras que tenía:

alcachofas, champiñones, cebolla tierna...

Y las zanahorias. Salteado de verduras...

Con pasta fresca y un huevo "pochó".

He "reahogado" la pasta... "Reahogado", has ahogado dos veces.

Tres... (TODOS) "Raro, raro, raro".

Con las verduritas... La ramita para qué es.

Esto es para dar suerte a mis compañeros.

Vale, vale. A tus compañeros.

A todos. Creí que era para Saray.

Bueno, también es compañera mía. Sí, claro que sí.

Es verdad que el huevo se ha quedado un poco... pero el tiempo tampoco...

El huevo poché... es un desastre.

No me ha quedado muy... no me ha quedado muy fino.

No te ha quedado. No me ha quedado.

Ni fino ni no fino. Y es fácil, cago en la leche.

Qué cosas, José Mari, la caja más barata,

de cinco euros y había un montón de productos.

Me da rabia porque hay poco aprovechamiento.

Hay un plato salteado de pasta básico y un huevo roto encima...

Yo hubiese pensado, ¿cuál es la salsa más rica del mundo?

La yema del huevo, ¿verdad?

Pues me hago un huevo poché y a partir de ahí construyo

una idiotez con las alcachofas, las frío...

Y le doy protagonismo al huevo, el ser más humilde, el producto

más humilde del mundo, esto es un amasijo que te comes en casa

a las cuatro de la mañana cuando llegas...

Me hago una pasta que tengo que dormir.

No me gusta y a mí la idea de la pasta

bien presentada y con un huevo escalfado encima me gusta.

Pero no se ven las verduras y está aburrido.

Hay que tener la capacidad de simplificar

y más cuando se justifica por tiempo

y el producto no, porque había muchos productos.

Un panaché de verduras... las limpio, las cuezo

según su punto de cocción me hago un huevo frito,

con su puntillita... y un salteado de hierbas

donde el romero va picado con su refrito que dé sabor.

Lo mismo si hago un plato de pasta, verduras menudas, no enteras.

Busca un rehogado que me dé sabor y cuando esté salteo la pasta,

de acuerdo, también. Aquí no hay nada de eso,

hay un conjunto de elementos que has mezclado rápido y mal.

Sí, chef. Nosotros entendemos que el tiempo

era escaso, pero poca cosa y muy bien hecha.

Ya está... Está claro.

¿Vale? Delante de cocinas, José María.

(JOSÉ MARÍA) La valoración me ha gustado, me la merezco.

Yo soy una persona nerviosa y...

Tienes que tener todo muy claro, así que... mi gran rival soy yo.

Saray, contigo cerramos la cata. Adelante.

¿Qué me he perdido? Te has perdido algo grande.

(LUNA) No nos pongas la perdiz...

La perdiz tal cual así, no... horrible. Horrible... vergonzoso.

-Podía haber ayudado a muchísima gente y haber sido un icono

que yo la llamaba "la faraona"...

Y, de repente, todo se ha desmoronado. Todo, todo...

O sea, lo que tengo hacia ella, ahora mismo,

lo que siento es compasión.

(SARAY) Un pájaro muerto en lo alto de un plato.

(IVÁN) Creo que mirar solo para ti y para tu ombligo no te va a llevar

a absolutamente nada y a lo que llevas a esto:

una vergüenza para todos que todos hemos visto

una Saray que no queríamos ver y que... no gusta.

(ANA SUSURRANDO) ¿Qué va a hacer?

Mira, te voy a ser franco,

no he visto tu cocinado porque yo estaba cocinando;

no he visto lo que has hecho. Mira, que me faltes al respeto a mí

o que le faltes el respeto a tus compañeros que lo has hecho.

Que le faltes el respeto al programa que le has faltado

y a los 28 000 candidatos a entrar a estas cocinas, no se puede hacer.

Entiendo que no quieras cocinar, que te rindas, entiendo todo.

Pero lo que le has hecho al producto no tiene justificación.

No me he reído... ¡¡¡Chis!!!

No he acabado de hablar ni se te ocurra abrir la boca.

Ni se te ocurra, porque no tienes nada que decirme.

Nada... absolutamente nada.

Nos hemos equivocado terriblemente contigo.

Y me sabe mal, creo que es la vez que más nos hemos equivocado

a la hora de dejar entrar a alguien por esa puerta en ocho años.

Se me han quitado las ganas de todo

viendo el bicho moribundo y teniendo 20 minutos.

¿Qué hago? Que no, que no.

Saray, he estado contigo, no te imaginas de correcto...

Saray, no presentes ese plato, no te mofes.

Y demuestras que no eres inteligente, mujer.

Vienes aquí con la gracia que piensas que tienes tú

a hacer esta idiotez, Saray. ¿Qué necesidad?

No tienes ninguna necesidad, no te puedo decir más.

¿Tienes algo que decir, Saray?

Yo quería decir que desde que me disteis el delantal negro

yo ya me bloquee, me sentí mal... Ya no quería seguir en el programa

porque me veía que ya estaba mi destino marcado

con el delantal negro de primera hora. Me da repugnancia

pelar un pájaro de esos... Te hablaba de la poca vergüenza,

estos chicos de detrás han entrado con un delantal blanco.

Andy les ha invitado a bajar y, aún así,

han hecho lo posible para presentar a este jurado

un plato decente, un compañero tuyo tenía el mismo producto

y no sabía cómo utilizarlo que podía decir lo mismo que tú.

Pero si hubiera tenido 45 minutos lo hubiera intentado.

Pero lo ha presentado, lo ha limpiado...

En dos minutos y medio, no me vale nada de lo que me puedas decir.

Y te voy a decir más, te agradecería

que te quites ese delantal que no mereces ni el negro

y cruces esa puerta ahora.

Adiós. Bye, bye...

(SARAY) La verdad, me encuentro bien me encuentro liberada...

Ya me voy de aquí, a mi casa.

Y feliz y contenta de estar con los míos.

Pienso que no le he faltado al respeto a nadie...

En absoluto, pues a mi casa me voy.

Tampoco hay un drama, ni es el fin del mundo ni se ha muerto nadie.

No era la forma en la que esperaba irme de "MasterChef";

pero, bueno, ha sido así y yo lo acepto como venga.

(ANA) Me parece que la expulsión de Saray es superjusta.

Por mis compañeros y, en el fondo, también por ella.

Bueno, como acabo de decir, nos hemos equivocado.

No ha demostrado respeto a este jurado,

a los productos que hemos utilizado

y a vosotros creo que tampoco, así que, este jurado pide disculpas

por el error que hemos cometido y la falta de vista

a la hora de dejar entrar a esta aspirante a estas cocinas.

No, no tenéis ninguna culpa. Nos equivocamos también...

Sí, por qué no... somos humanos.

(JOSÉ MARÍA) Ahora que se ha ido Saray, la convivencia será mejor

y el trabajo nuestro también será mejor.

Sabemos que vosotros vais a seguir poniendo trabajo y pasión

en estas cocinas, os esperan nuevos retos la semana que viene.

Mientras, ya sabéis ponedle... sabor a la vida.

(TODOS APLAUDEN) Sí, chef... Gracias, chef.

Aspirantes, bienvenidos a Bermeo. (TODOS GRITAN) ¡Míralos, están ahí!

¡En barca, qué guay! -¡Vamos, chicos, a tope!

-¿Qué tal, Fidi? -Bien, quemadito, pero bien.

Uno, dos, tres... ¿algo más? No, vale...

¿Y esta mierda? Para ti, te la regalo.

¡C'mon everybody!

-Michael, no des tantas voces, que te oigo.

-¿Qué estás hablando? -Michael, vida, por favor...

-¡Venga, da igual!

-Venga... -Cuando hablo me tengo que callar.

Aitana... ¿qué haces ahí? -Dime, Jordi.

Me he venido a ayudar al equipo rojo.

Pero se te pasó la... cosa. Es que quiero ser aspirante.

-Esto es el despelote. ¡Uh!

Espero que no te lleves una mala imagen nuestra.

No, no... genial, genial. Vale.

Mucha atención, los dos aspirantes que mejor hagan la fritura

pueden conseguir el pin de la inmunidad.

No me lo voy a ganar.

¿La ves bien la gabardina? Me parece más...

Más una tempura que una gabardina. Cállese la boca, muchacho.

Usted no sabe lo que está diciendo.

¿Estáis preparados para vigilar a los aspirantes

y al ganador de la séptima edición de "MasterChef"?

Relajaos, os vamos a sustituir perfectamente.

Venga, Pepito, estamos ansiosos de probar tus frituritas.

¿Quieres que te fría más? Está seco, el espárrago...

Seco, el pollo seco...

Los boquerones... Te dije muy claramente

que tienes que implicarte más,

¿no te das cuenta de que si lo haces mal te echan? Te vas.

Es que no puedo creer que no hayáis pensado en eso.

Hasta ahora, en una prueba que es, relativamente, sencilla...

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete y ocho...

Ni idea... Bueno...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

MasterChef 8 - Programa 4

04 may 2020

El talent culinario se desplaza al set de rodaje de 'La casa de papel'. Los actores Itziar Ituño, Enrique Arce, Fernando Cayo y Fernando Soto degustarán los platos que preparen los aspirantes. Además, los aspirantes se enfrentarán a una prueba de repostería con el pastelero Christian Escribà.

ver más sobre "MasterChef 8 - Programa 4" ver menos sobre "MasterChef 8 - Programa 4"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 185 programas de MasterChef 8

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. fernando

    estoy trans q quieren respeto y no respetan a nadie son los q hacen mal a la diversidad, por suerte se fue esa irrespetuosa

    pasado sábado
  2. J0nathans1

    No era obligatorio cocinar el ave, era un producto mas que había en la caja, podía argumentar no cocinarlo por el poco tiempo que tenia, debería haber hecho un plato con los otros ingredientes.

    28 jun 2020
  3. Veronica Lata

    Esta Sarahi, entró llorando por su condicion de género y contando su historia ,,,,bla bla bla,,,,y es en su corto paso por mastercheff que se entiende el porque su hermano no le permite estar con los niños y es justamente por el mal ejemplo que daría a los sobrino con ese comportamiento irrespetuoso, amargado y desproporcionado. Entró ondeando la bandera de los transgeneros y gitanos y los pisoteó, Agradecida con la decisión del jurado y del programa. Una NEFASTA la Sarahi, Espero que todos los gitanos y trans no tengan esa amargura y consecuente accionar desprolijo con el mundo en general.....saludos de Ecuador, Fanatica del programa. PEPE LO MEJOR DEL MUNDO.

    24 jun 2020
  4. Sandybell

    Me parece una falta de respeto lo que hizo Sarai, me enoje mucho, creo que los Chef merecen todo el respeto del mundo. ojala no la inviten a la repesca, no se lo merece.

    15 may 2020
  5. Fernanda

    No entiendo porque se ha podido ver el programa en Estados Unidos ( FLORIDA) hasta el programa 4 utilizando el app de RTVE try ahora avisa que está geolocalizado y no disponible en mi zona.

    12 may 2020
  6. Paco

    Que lamentable espectáculo el que dio Saray...no es consciente de que al estar en Masterchef, ya es un personaje público y visto internacionalmente....y que además de hablar por si misma, es representante de ciertos colectivos, a quienes ha dejado con muy mal sabor de boca y muy mal representados...ojalá que los productores tengan la "suficiente cordura" para no volverla a invitar en la "repesca"...cuidado con la selección de los concursantes. Suerte en el resto del programa.

    09 may 2020
  7. Anahi

    Hicieron el capitulo no disponible en Estados Unidos en la mitad del capitulo??? Empezamos a ver la temporada, estabamos viendo todos los capitulos y ahora todos dicen que no estan disponibles en mi territorio. Es un error? Por favor, no queremos quedarnos sin ver!

    08 may 2020
  8. Iris Salcedo

    Desde Puerto Rico, que desperdicio de oportunidad tuvo Saray, fue un gran logro y mucha suerte ser elegida para masterchef y no saberlo aprovechar, cuantos hubieran deseado llegar allí, como los demas aspirantes que sí están dandolo todo para convertirse en grandes chefs. No sé como desempeña su trabajo social pero en el programa dió verguenza su falta de respeto hacia los jueces y a sus compañeros. Debe retractarse y modificar su actitud, quedó muy mal ante todos los televidentes y fans de Masterchef. Aparte me fascinan todos los Masterchefs, acá en PR no me los pierdo y he aprendido mucho de cocina. Gracias Pepe, Samantha y Jordi.¿¿

    06 may 2020
  9. katherine

    todo el que ha visto masterchef sabe que si se postula a participar va a tener que cocinar aves y todo lo que pueda salir que se pueda comer , ponerse a remilgar por eso es hacer perder el tiempo a todo el mundo...no te presentes y ya

    06 may 2020
  10. Sonia

    Que pena, fue un momento de desrespeto para todos y no saber respetar los alimentos es la peor cosa que hizo.

    05 may 2020