www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5561174
Para todos los públicos MasterChef 8 - Programa 2 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Bienvenidos a la selección final

de la octava edición de "MasterChef" España.

¿Qué tal? ¿Cómo están? Nombre del plato.

He pensado llamarle "Sexy moulfrite".

¡Oh! Está muy rico de sabor, perfecto de punto;

así que te voy a dar un sí.

(Gritos de alegría)

¡Tengo el delantal!

(Gritos de alegría)

Arranca la primera prueba por equipos

de la octava edición de "MasterChef".

¡Vamos, niños, venga!

No llores, que tú lo has pasado muy mal.

Ay, madre de Dios. ¡Qué bonito! ¡Qué guay!

Ay, qué divertido. Velocidad, un poquito de caña.

¿En quince minutos hay sopa? No.

Esto es lo que quiero oír, no.

Si os parece que he metido caña, acabo de empezar, ya podéis correr.

Vamos a montar esta mayonesita, ¡pórtate bien conmigo!

¡Bravo, Alberto, bravo! Este es mi churri.

Dale, dale, dale -Dale, Saray.

No puedo, no sale.

Sito, corre. -No se me está haciendo.

¡Guau, chaval! -¡No! ¿Qué está haciendo?

El aspirante que no continúa en las cocinas

de "MasterChef" es Sito.

(Aplausos)

(Sintonía)

(Sintonía)

(Sintonía)

(Música)

(Música)

Buenas noches y bienvenidos.

Ya le ponemos cara a los nuevos aspirantes

que luchan esta temporada por ser el nuevo MasterChef España.

(JUANA) ¡Ay, madre!

En las próximas semanas, nuestro objetivo

es descubrir cómo son y en el primer reto de la noche

tienen una buena oportunidad para retratarse.

(LUNA) Churri, tú me ayudas. ¿La aprovecharán?

¿Qué habrá?

Aspirantes, bienvenidos, de nuevo, a estas cocinas.

(TODOS) Gracias, chef.

Iván, ¿te ha dado tiempo, en estos primeros días,

de pensar en una estrategia? No, por ahora, no tengo estrategia.

¿No?

No. Intentar aprender y cocinar, a ver qué pasa.

Luna, ¿crees que tus compañeros se han mostrado cómo son

o que algunos esconden un as en la manga?

Son todos guais; o sea, no sé...

Es verdad que hay alguno que se hace como el loco, ¿sabes?

El típico empollón de clase que dice "estoy superverde",

y, luego, es el mejor. ¿A quién te refieres?

Mira, Fidel es uno que va de... "Yo no tengo ni idea",

pero creo, la verdad, que sabe... sabe bastante;

luego, de él, ni hablar, porque cada vez que abre la boca...

Chico, acabas de terminar un "máster" en cocina

y nos estás engañando a todos.

(RÍE) Iván.

Adri, también maneja, pero se hace, un poco, la loca.

Pues, vale. Luna, ¿y tu Alberto?

Alberto... A ver...

Creo que sí tiene conocimientos; tiene un libro maravilloso,

estoy para que me lo preste, pero no hay manera.

¿Por qué no le prestas el libro? Se lo tiene que ganar.

Bueno, bueno... ¿Cómo?

Pues... bueno... ella ya lo sabe.

(Risas)

Hay muchas maneras.

Luna. Yo no lo sé, a mí no me miren.

¿Cómo qué no? Es muy frío conmigo,

yo soy supercariñosa, abrazable y mimosa, y él es muy serio;

a lo mejor, le pongo nervioso, no lo sé... le impongo...

O le pongo.

(LUNA) Tiene una parte misteriosa que me...

Me pica, me engancha, me engancha de él un montón.

Creo que es una estrategia, porque cuanto más pasa de mí,

más me gusta, ¿saben? Te va la marcha, Luna.

(Risas)

A ella le gustan las cosas rápidas y a mí me gusta ir poco a poco.

Acabáramos. Igual, luego me aburro y digo:

"O le echas leña al fuego o me apago como una vela".

Aspirantes, os enfrentáis a una nueva caja misteriosa.

Uf... Para algunos es la primera.

Como estáis viendo, no hay una, sino dos.

Asusta, ¿eh?

Aspirantes, en este reto venimos poéticos

y hemos decidido poneros a prueba

con un desafío en el que debéis retrataros.

Ana. ¿Sí?

¿Cómo crees que vais a tener que hacerlo?

Poniendo, cada uno, supongo, su huella personal en el emplatado.

Antes de que sigáis maquinando, tenéis que descubrir

la primera caja misteriosa, la grande.

Sabéis que tenéis que levantarla todos a la vez, a la de tres.

Una, dos y tres.

(Gritos de sorpresa)

Qué bien. -Mira, una bechamel.

Saray, ¿qué tienen en común todos esos ingredientes?

Que son todos de un tono blanquecino, ¿no?

¿Ves que no hay nada verde? ¿Has traído tú algo?

No lo encuentro, se me ha caído de la teta.

(RÍE)

Hoy no hay romero ya.

Esto es una metáfora de vuestro comienzo

en las cocinas de "MasterChef", una página en blanco

que debéis empezar a escribir en este momento.

Vale.

¿Cómo vais a hacerlo? Elaborando un plato

que hable de vosotros, de dónde venís y adónde queréis ir;

para ello, debéis descubrir la otra caja misteriosa.

(Michael) Oh... (LUNA) Madre mía, me va a dar algo.

A la de tres, la vais a abrir todos a la vez.

Una, dos y tres.

(SARAY) Ficocianina. Niña, ficocianina, ¿eso qué es?

Veneno.

Juana, cuéntenos usted, ¿qué ve ahí?

Muchas cosas. Como estoy acostumbrada

a guisar a lo pobre, con esto no sé por dónde empezar.

¿Esto qué es, a lo rico?

Son cosas sencillas, al menos, lo de la caja grande.

El polvo de espinaca nunca lo había pensado;

el vino en polvo, dime tú...

Ahora veo tantas cosas que, hijos, no sé qué pasará.

Son ingredientes de distintos colores;

pimentón dulce, polvo de espinaca, cúrcuma, tinta de calamar,

café, zanahoria en polvo, remolacha en polvo,

vino en polvo y ficocianina.

Una proteína que se extrae de un alga.

Sí. En este reto debéis darle color

a los alimentos que elijáis de los que habéis encontrado

en la primera caja, los blancos, un color que os represente.

Uf... El uso del color os identificará

y será una declaración de intenciones

que nos dirá mucho de vosotros, de cara al resto de la temporada.

Antes de que empecéis a cocinar, vamos a recibir a una invitada

que empezó a escribir el nuevo libro de su vida

cuando pasó por "MasterChef", convirtiéndose en la ganadora

de la cuarta edición de "MasterChef Celebrity".

Adelante, Tamara Falcó.

(LOS ASPIRANTES GRITAN ALEGRES)

(SARAY) Tamara... La Tamara, nena. ¡Qué fuerte!

La verdad, me hace mucha ilusión volver a pisar las cocinas,

porque hice una pequeña familia y os echo de menos.

Tamara, buenas noches. ¿Cómo estás? Te veo fenomenal.

Bien. Muchas gracias, Samantha.

¿Contenta de volver? Sí, contenta.

Cuando entro aquí se me va la voz, me pongo nerviosa, pero bien.

¿En qué ha cambiado tu vida tu paso por aquí?

Creo que no sabía la repercusión

que tenía "MasterChef", mediáticamente, ¿no?

Vais a salir de aquí y todos os van a decir que os han visto,

van a sufrir por vosotros, también, se alegrarán por vosotros.

La verdad, eso me ha cambiado mucho,

sobre todo, la percepción que tenían sobre mí.

Se nota que has vuelto a casa con mamá, porque...

Has vuelto a hablar muy tranquilita, muy bajito;

como en casa no se sube la voz... Con lo que nos costó.

Aquí chillamos en exceso, ¿verdad? No, no, no, no.

Tamara, gracias por volver a las cocinas de "MasterChef".

Gracias, chef.

(Risas)

Ya que hablas de la percepción, mucha gente nos ha dicho

que has cambiado la imagen de personas

que son etiquetadas como... pijas. (RÍE)

Demostrando en estas cocinas que te has esforzado para ganar.

(BAJO) El valor del esfuerzo es... ¿¡Cómo?!

(MÁS ALTO) El valor del esfuerzo es independiente,

creo que eso es lo que demostraréis todos aquí;

para los pijos, igual, el esfuerzo es el mismo.

Claro que sí.

Confiésanos algo, Tamara, de los platos que has hecho,

¿cuál es el favorito de Isabel y de Mario?

Te digo una cosa, no les gusta la cocina que a mí me gusta,

que es la cocina de vanguardia. ¿¡No les gusta!?

No, siguen prefiriendo a Ramona, la verdad.

Prefieren a Ramona, no me lo creo. Son unos clásicos en tu casa...

Son unos clásicos, son unos clásicos.

¿Sabes que hay un aspirante que se identifica contigo,

incluso, te idolatra? Algo me han contado, sí...

Hola, Andy, ¿qué tal? -¿Puedo darte dos besos, Tamara?

Ven a darle dos besos, claro.

Encantado, Tamara.

Mucha suerte. -Soy tu fan número uno.

Tamy, Andy; Andy, Tamy. Claro, diminutivos.

Uf... Andy, ¿quieres decirle algo?

Que es un placer que estés aquí, soy tu fan número uno.

Soy un hombre tranquilo, pero me he puesto...

Me he puesto nervioso cuando has entrado.

Si te ha servido de inspiración, me alegro muchísimo.

Tamara, la verdad...

En persona me ha parecido mucho más atractiva,

es verdad que nos parecemos mucho en lo que es la esencia, ¿no?

Somos personas tranquilas...

Al fin y al cabo, somos los dos muy pijos.

Los aspirantes tienen, ahora mismo, una página en blanco para escribir,

elaborando un plato que hable de ellos

y les represente. ¿Qué consejo les darías tú?

Se llama arte culinario, ¿no?

Creo que, al final, tenéis que demostrar, un poco, eso.

Bueno...

Ahora sí, aspirantes, contáis con 75 minutos

para presentarnos ese plato que os retrate.

No podréis entrar al supermercado.

Recordad que ser el mejor en cada reto tiene recompensa,

en este caso, ese premio será una ventaja muy importante

para la prueba de exteriores. ¿Estáis preparados?

(TODOS) ¡Sí, chef!

El tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

(Música)

¡Vamos, equipo!

Esto lo voy a necesitar, esto lo voy a necesitar.

Están todos muy concentrados.

(Música)

¿Qué podemos hacer con estos ingredientes tan blancos?

Muchas cosas.

A mí me apetecen verduras, cogería el espárrago; la coliflor;

haría un sofrito; lo cocería, como si fuera una menestra;

y si se caen dos trozos de bacalao; fenomenal.

Son elementos que evocan a lo tradicional,

lo malo es aunar la idea con los colores.

Y, luego, que hemos dicho que se retraten.

(Música)

Voy a hacer un ajoblanco y un bacalao, para acompañarlo.

Te estoy escuchando. -Escucha, escucha.

Es un plato que me recuerda, me traslada a cuando tenía

cinco o seis años, que me lo hacía mi padre.

No sé qué tengo que hacer para que me deje el libro,

pero no sé qué hacer, ¿qué hago, le como la boca?

A ver, el chiquito me gusta, no te lo voy a negar...

No sé qué puede pasar.

¿Qué tal, Saray?

Muy bien, Ana. Estoy superconcentrada y guay.

¿Qué vas a hacer?

Habichuelas con bacalao y cebolla, un plato que hace mi abuela mucho.

Hoy dejaré a los jueces con la boca abierta.

¿Y cómo lo vas a pintar, Saray?

Del color del pimentón, porque soy... ¿sabes qué digo?

Picantona. -Picantona.

(RÍE)

Parece que estoy en un laboratorio. ¿Se atreverán a hacer callos?

¿Con tan poco tiempo? En la olla exprés.

Voy a hacer unos callos con la panceta y con la tripa,

y el color rojo es el color que escogí para mí.

He pasado por situaciones muy duras en mi vida

y el rojo es felicidad, vida y felicidad.

(Música)

Venga, Sonsoles, que te canto una. -No me cantes nada.

(COMIENZA A TARAREAR)

# ...color esperanza, pintar el futuro... #

Tamara, ¿qué harías? Un falso risotto.

Cualquiera de las verduras la puedes cortar finita.

Tamara... El espárrago, por ejemplo.

Le gusta la vanguardia.

Aprendí que la cocina de autor tiene que ver contigo.

Es lo que le estamos exigiendo a nuestros aspirantes.

Voy a hacer un risotto verde, con el polvo de espinacas;

y voy a confitar un trocito de bacalao.

Lo único seguro es que le meteré el verde,

me encanta, soy muy de campo, de flores y de todo,

el verde me transmite eso.

Como no tengo vina blanco, pues... vino tinto.

Aspirantes, os noto muy tranquilos. La verdad es que sí.

(TODOS) ¡Oído, chef! -"Oh, my God!".

Voy a intentar hacer un bacalao relleno

de calamares en su tinta, con un pilpil,

y adornado con tinta de calamar, escribiendo mi vida.

Cómo en la vida empieza todo siendo blanco o negro,

pero, luego, te das cuenta de que es una amalgama de grises.

(Música)

(MICHAEL) ¡Qué miedo, qué miedo!

(LUNA) ¿Cuánto nos queda?

Tienes el reloj arriba, Luna. -Ya, pero... ¿qué he dicho?

¿La aguja roja marca los minutos? -La aguja roja son los minutos.

El tiempo va al revés, hasta que se pone en cero, ¿no?

No tengo ni idea. -No sé controlar el tiempo.

Sara Lúa, ¿cómo vas?

Bien... Yo creo que va a estar bueno.

¿Qué vas a hacer? Haré calamares en su tinta

y, después, haré un arroz, pero no sé si terminarlo al horno;

luego, haré un crujiente de puerro verde

y haré una teja con pimentón, que pega mucho con este plato.

Me encantaría saber la conexión, ¿cuál es la historia?

Desde que me presenté, siempre dije que me basaría en mis raíces

e intentaría hacer platos gallegos o basados en el mar,

y hacer un plato que me recuerda a mi infancia

creo que es el "mix" que más me representa.

Eso mola. Estoy deseando ver tu plato;

así que te dejamos, que te queda mucho por hacer.

No lo dudes. Gracias.

Ay, no me está cogiendo el color. -Lo mismo digo.

¡¿No te está cogiendo, churri?! -No lo entiendo.

Ay, mis corales. -Es que no se queda el color.

Que me coja color, por favor.

Voy a hacer un postre, no suelo cocinar nada dulce,

pero como hay que representarse, me dicen que soy una persona dulce,

aunque, le daré un punto salado, porque creo que tengo

algo de gracia del sur de España, ¿no?

Mi toquecito salado le voy a dar.

(Música)

Iván, cuéntanos qué haces.

Voy a intentar confitar un lomito de bacalao

y, luego, haré una crema o una compota de pera,

para acompañar el lomo. ¿Cómo le darás el toque de color?

Daré el toque azul al bacalao, como si fuera una cama marina;

después, el toque verde de las espinacas para las algas

y el rosa para esa confitura de pera que estoy haciendo,

para que dé color, la gente piensa que el mar es monocromático

y está lleno de colores. Eres muy marino.

Soy muy marino, una de mis pasiones,

después de la cocina, es la pesca submarina.

Antes, Luna ha dicho que cree que sabe más de lo que dice.

Luna tiene un concepto de las personas disperso, ¿no?

Empieza con una cosa y acaba con otra,

empiezas siendo negro y acabas siendo blando;

con lo cual, no le hago caso,

voy a ir a mi ritmo, a mi bola y no me preocuparé de lo que digan.

¿Te puedo dar un consejo? -Por favor.

A mí, desde luego, me salvó muchísimas veces

llevarme fenomenal con mis compañeros.

Es un buen consejo. Suerte. Muchas gracias.

Muy bien, Tamara, muy bien. (TAMARA RÍE)

¿Qué tal, Saray? Te veo tranquila. -Es que soy así, soy bipolar;

lo mismo me va a dar un infarto que estoy enredada cocinando bien.

¡Qué hambre!

¿Dónde vamos? A ver al tercero de los Estopa.

Hola, Fidel, ¿qué tal? -Muy bien.

¿Cómo te vas a retratar? ¿Cómo te vas a pintar?

Haré un bacalao en papillote y, luego, pondré las patatas,

cada una de un color, para hacer una presentación bonita.

Como un arcoíris.

No, tampoco. Otros tonos, como el rojo,

que es la fuerza, como yo; y el verde esperanza.

Te digo que Fidel es muy picante. También.

Ha tenido negocios picantes.

Vale. Cuéntale a Tamy.

Tuve una tienda de comida picante, únicamente, productos picantes.

A mi hermano le encanta, pero es supermalo para la voz.

¿Sí? No ha terminado.

Pero como me quedaba ahí, a medio camino,

pensé en hacer algo más picante, ¿qué puede ser? Una tienda erótica.

Con su mazmorrita, muy "cuqui" todo.

Con su mazmorrita. Con sus columpios y sus cosas.

Esas cositas.

Vale. -Bien, ¿no?

¿Qué te parece? Bueno, ¿encontrarte el picante?

Sí, me piqué demasiado y dije "cerremos el chiringuito

y metámonos en los fogones que con esto...".

¿Qué piensas del mundo picante? No soy de picante.

El amigo Fidel nos trajo un botecito de ¿capsaicina?

Que es el componente picante del picante.

¡Qué chulo! Algún día se lo pondré, Jordi.

¿Te imaginas? -Pero no en una eliminación.

Hazlo en la final.

Te vamos a dejar, Fidel, kamikaze. Kamikaze con control, pero... sí.

Oh, qué rico, "honey", te va a salir muy bien.

(RÍEN)

¿Cómo vamos de tiempo? (MICHAEL) ¡Queda mucho tiempo!

Huele de maravilla a caramelo. Qué rico, por favor...

He escogido, de los colores, el negro y el verde, nada más,

soy una tía muy sencilla. Trabajo todos los días de camarera

con un uniforme negro, con lo cual, el negro me identifica.

Y cuando me compro ropa me compro ropa negra,

¡es que manda narices!

Hola, Juana. -¡Ay, Tamara!

No te agobies. ¿Por qué estás agobiada?

He querido hacerme mi pescadito, que he echado unos calamares,

pero se me ha ocurrido echar el tinte aquel que no conozco

y se me ponía negro, y no me ha gustado;

me gusta así, verdecito. ¿Qué pescado es, merluza?

Sí, merluza, pero, hija... Es que me acelero.

Juana, ¿te vas a retratar con tu plato?

No. ¿Por qué no?

La merluza en salsa verde, siempre, me ha salido bien, sí,

pero aquí me aceleráis, viendo tanta cosa, tanta cosa...

Juana, como en casa.

Eres un cielo. Sé que soy un cielo.

Hombre... -¿Dices que es un cielo?

Tamara, quiero ver a Cayetano Martínez de Irujo, tráemelo.

Iremos viendo cómo evoluciona, vamos a dejar a Juana trabajar.

Huele muy bien, huele muy bien. -Huele riquísimo.

(Música)

(Música)

Andy, esto sí que me gusta. ¿Qué tal, chef?

Acercarte a Tamara. ¿Qué tal, Tamara?

Me habéis puesto nervioso, otra vez.

Tenemos a Tamy y a Andy. Eso es.

¿Cómo estás? Muy bien, chef.

Estoy haciendo un bacalao confitado

con una cremita de hinojo, de patata y de coliflor;

y, luego, caramelizo peras, a las que echaré vino tinto,

simulando unas escamas de bacalao, por encima.

Y, también, echaré el...

Ficocianina.

Ficocianina. Simulando el mar, para la salsita.

¿Cuál es el hilo conductor?

El hilo conductor es el mar, los toques dulces y salados;

además, mi fuerte es la decoración, me considero presumido,

tengo buen gusto... Con lo cual, todo bien.

¿Le entiendes? Le entiendo.

¿Sí? ¿Tú no le entiendes?

Yo no, francamente, no le estoy pillando...

Creo que las ideas están ahí, hay que plasmarlas y que salgan.

Eso es. Me quedo con que las ideas están.

Hasta luego, gracias. -Gracias. Suerte.

(Música)

¿Falta media hora?

¿Cuánto? ¿Veinte minutos?

¿Qué tal? ¿Cómo vas?

Como no me salga el arroz inflado, como el culo.

Bueno.

(Música)

Quiero que me coja más color, es que está...

Vecino, ¿qué? -Aquí estamos, trabajando. ¿Tú qué?

Estás muy serio. -Estoy concentrado.

"Vecino" te dice...

Vecinito... Es mi vecinito. -¡Ay, qué picarona!

Ya está radio patio, ¿sabes? El otro vecino cotilla.

Cotilla no, que velo por los intereses de mi niño,

que me lo estás pervirtiendo. -Ese Fidel bueno.

La coliflor se me queda de color naranja.

Están a punto de caducar mis pases de la Escuela MasterChef.

Te los renovamos. ¿¡Sí!?

¿Invitas tú o yo? ¿Quién es el director?

Tú, pero veo que te cuesta. Vale, guay. ¡Qué bien!

(Música)

Saray, voy a usar el soplete por primera vez en mi vida.

Ten cuidado, no me quemes el moño. -(RÍE) Que no te queme...

No incendiaré a alguien, ¿no?

¡Ay!

(Música)

¿Sabes cuánto queda, Saray? -Quedan quince minutos.

(SARAY) Quince, quince.

"Fifteen". Al final, hablaré inglés gracias a ti, Michael.

(RÍE) Yo cobro, pero para ti nada.

(Música)

(Música)

¡Qué bonito!

¡Hola! ¿Qué te parece? Teresa, ¿qué tal?

Perfecto, no se han roto. Teresa, Tamara; Tamara, Teresa.

Nos impresionaste muchísimo, has marcado un hito.

Tú sí que representas a las mujeres.

Se presentó en el "casting" con un plato maravilloso,

pero, trajo otra cosa, un columpio.

¿¡Un columpio!? Sí.

Específica, Pepe, es un columpio sexual.

¡Ah! -En el sexo hay que divertirse.

No, no... ¿No lo habías oído?

No, no lo había oído.

Yo tampoco, a Illescas no había llegado, aún.

Bueno, maravillosa. Oye, ¿y esta teja?

Voy a hacer un mar, como en Barcelona hay mar...

Y, después, como mi familia viene de pasteleros,

voy a acabar con el chocolate, con el jardincito...

¡Qué guay! -A ver...

Vamos a comer bacalao, coliflor y vamos a comer chocolate.

Sí. Vale, vale.

A arriesgar.

En mi edición hubo una que mezcló el atún con chocolate

y arriesgó demasiado. Claro, por eso.

Creo que la ensalada de pera con el queso, con lo verde...

Por ahí sí. Judías... Pero sin el chocolate.

No hay nada más típico en Cataluña que las "mongetes i bacallà".

Pero ¿dónde quieres llegar?

A Barcelona. Barcelona tiene mar, tiene las "mongetes", la butifarra.

A ver si te va a llevar a Barcelona sin la prueba de eliminación.

¡Hombre, por favor! No me digas eso, Pepe.

No quiero desanimarte. Suerte.

No te imaginas el columpio que trajo.

(Música)

Voy a sacar ya el bacalao, me parece...

(Música)

(Música)

¿Qué tal, José Mari? Muy buenas.

¿Qué tal? Muy bien.

¿Bien? Superanimado.

Cuéntanos, ¿qué haces? Estoy haciendo arroz negro.

¿Con? Con calamar y bacalao.

Como vengo de Palma de Mallorca quería hacer un plato de allí,

donde usamos el arroz; el mar; el tocino, también;

el hinojo, que se usa mucho en Mallorca, para cocinar.

O sea, es un canto a... Sí, un canto.

A Mallorca. Correcto.

Podría ser como tío Julio, "Un canto a Galicia",

es un canto a Mallorca. ¿La canto?

¿La sabes? ¡Hombre! Soy fanático.

# Eu quero che tanto... # -¡Ay, mira!

# ...e ainda non lo sabes... # ¿Y esto?

# ...terra do meu pai. # -Lo haces fenomenal.

Pero, míralo. Bueno...

¡España... me encanta! ¡Me encanta!

(RÍE A CARCAJADAS) Qué bueno. España... me encanta.

Encantada. Bien, José María, bien;

te he visto suelto ahí. ¡Qué gracia, el cabrito!

# Un canto a Galicia, hey. #

Estoy haciendo un alioli sin huevo, con ajo y aceite.

Tiempo, tiempo, tiempo.

(Música)

¿Cómo vas, Fidel? -Bien, con miedo de Luna.

"Con miedo de Luna", ya estamos... (ALBERTO) No eres el único.

(Música)

(Música)

Aspirantes, último minuto. (TODOS) ¡Oído, chef!

(Música)

(Música)

¡Qué bonito, tía! Superchulo... -Gracias, amor.

"My Godness!", qué bonito te quedó.

(Música)

Diez, nueve, ocho... ¿Cómo le vas a poner?

"Barcelona y olé". -Ole, me encanta.

...cinco, cuatro, tres, dos, uno. ¡Tiempo! Manos arriba.

(Música)

Esta primera visión que tengo de mi plato no me encanta,

así que, solo quedará

cruzar los dedos, a ver si el sabor es bueno y les gusta.

Si quieres aprender todo de cocina, suscríbete a la Escuela MasterChef.

Más contenido que nunca con nuevas recetas y trucos

para que puedas convertirte en un auténtico masterchef;

cocina tradicional, cocina saludable e italiana

son algunas de las nuevas lecciones que encontrarás.

¡Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef!

Aspirantes, el tiempo en cocinas ha terminado,

comienza la cata; Ana, José Mari y Teresa,

vosotros seréis los primeros. ¡Adelante!

(Música)

Ana.

(Música)

Ana, cuéntanos, nombre de tu plato.

Lo quería llamar "Dosprimeras", que es el nombre de mi marca,

porque los colores de mi marca son el verde y el color vino,

pero he tenido un problema y no sé si llamarlo así;

he intentado hacer un aceite con vino tinto,

pero con los nervios y todo, al final, ha salido este plato.

Hace pendientes, Tamara. ¿Los que llevas son tuyos?

Son todos míos. Son monísimos.

Es un arroz verde. Es un arroz meloso de espinacas

con bacalao confitado y espárragos.

Me considero una chica sencilla, creo que, a veces, menos es más,

y los pendientes que hago son sencillos,

es verdad que, a veces, gano conque son grandes,

pero nunca son demasiado exagerados.

Lo representas todo en tu plato. Sí.

Está bien, vamos a probar.

La dieta, Tamara, cuidado.

(Música)

El arroz está rico, está meloso, está sencillo.

Está tan sencillo y bonito como bueno.

El punto del pescado está perfecto, técnicamente está muy bien hecho.

Pensaba que se quedaría más rojo.

Si hubieras entrado en la escuela "online"

no te habría pasado lo del aceite,

un polvo al que le hemos quitado la humedad no se disuelve en grasa.

Tamara, ¿qué te parece?

Me parece que estaba muy rico. -Muchas gracias.

José Mari. Sí.

¿Cómo se llama tu plato?

(RÍE) Se han quedado flojos de color.

He jugado con un arroz seco de calamar y bacalao,

con base de patatas al horno y con una merluza.

¿Qué representa de tu personalidad?

He querido jugar con el negro y el blanco,

en la vida no todo es negro ni todo es blanco.

De sabor está muy rico, ¿eh? Lo podríamos catar, ¿verdad?

# Hey, no vayas presumiendo por ahí,

# hablándole a la gente de tu plato... #

Que nos cante él, otra vez. -¡Papá!

(Risas)

Me encanta. (RÍE A CARCAJADAS)

(IMITA A JULIO) Me encanta. Tenemos el arroz, las patatas...

Es que es alucinante.

Me encanta.

No vamos a poder decir lo mismo de tu plato... ¡Me encanta!

(Música)

Esto es alioli. Sí, y olé.

No hace falta que lo pruebes. Está fuerte.

Pega un golpe a ajo que... Tamara, perdona que no te...

Veo un muestrario de ingredientes,

un batiburrillo que no tiene nada que ver.

Pienso que tu plato tiene muchos defectos,

pero que puedes evolucionar. Sí, chef.

Teresa. Se llama "Barcelona y olé".

¿Cómo se va a llamar mi restaurante en el futuro?

Barcelona y olé. ¡Ahí tienes el restaurante!

No hay nada más típico en Cataluña que el "bacallà i mongetes".

Sí.

Le he hecho una peineta y el mar de Barcelona,

como me veis, soy una mujer que necesito mucho de todo;

es un plato que demuestra vitalidad y mucho rollete mío.

Tiene mucha personalidad. Está bonito.

Ahora, que esté bueno.

(Música)

Te refleja bien; le falta sentido común, le falta...

¿Bien las cosas? Entiéndeme...

Es un plato dicharachero, como tú, y se ven maneras.

Ay, gracias, chef.

Es un plato que te invitaba a comerlo y está bueno de sabor.

Es un buen punto de partida.

Siempre decimos que el plato es el espejo del alma,

lo que pones aquí refleja mucho la personalidad, la manera de ser;

y está, técnicamente, bastante bien hecho.

Muchas gracias, de verdad. Es un honor.

Pues nada, señores, delante de cocinas.

Gracias. Saray, Michael, Adrienne.

¿Cómo voy con mi idioma? Mucho mejor.

Estoy haciendo... No veas cómo progresa con Michael

que es profesor de inglés. Saray aquí, Michael...

(HABLA EN INGLÉS)

Estamos grabando en la ONU, señores.

Adrienne, cuéntanos, nombre de tu plato.

Se llama dulce contraste. Obviamente, yo tenía que reflejar

mi origen, Bélgica, entonces vi el chocolate.

Opté por un plato dulce que además la gente

suele decir que soy una persona bastante dulce

y he mojado pan para freírle y he intercalado con el pan mojado

en leche de coco, pera caramelizada

y entonces los puntitos rosas tienen el chocolate con remolacha,

los círculos naranjas tienen zanahoria y leche de coco

con un poco de nada. Aparte de eso, obviamente,

tenía que reflejar mi faceta andaluza

y le metí, pues, la peineta para mi toque andaluz.

¿Y los novios? ¿Los novios?

Pues cuenta los puntitos que hay por ahí.

Es que me lo he imaginado. (RÍEN)

(ADRIENNE) Yo vine a España por un sevillano

que conocí de Erasmus. Cambié de novio, luego me casé

con un sevillano también, un matrimonio fallido,

y ahora estoy con otro sevillano. No me rindo,

a ver si me dura un poquito más estoy superfeliz, superfeliz,

no puede ser más bueno, la verdad. ¿Le has hecho este plato

a alguno de tus novios andaluces? No.

¿Les cocinabas? Depende a cual.

(RÍEN) Unos se merecían más que otros.

Adrienne, tu plato no tiene defectos,

te identifica y creo que es un principio...

Maravilloso. Gracias, chef.

Adrienne, esto es un postre de categoría,

dice muchas cosas de ti, pero, sobre todo,

que tienes muy buena mano. Creo que es sencillo,

está bien planteado, está buenísimo

y me encanta que hayas escogido dulce,

encuentro que es muy original.

Felicidades, es un pedazo de postre.

Buen trabajo. Gracias.

En fin, Michael. Yo le he puesto:

Callos, "this is me". ¿Y cómo te atreves a hacer callos?

Con un tiempo justo y sin haber chorizo, jamón...

Lo que pasa es que digo: "Voy a usar esta máquina

que es la olla de presión porque sé que va más rápido".

¿Y estás satisfecho con tu plato, con el acabado?

Lo estoy, lo estoy. o sea, te gusta arriesgar,

¿eres un hombre que arriesga alguna vez??

Sí, y es por eso el emplatado que le puse, la piedra

que es una sólida de fuerza.

Tuve una etapa de mi vida en la cual, solamente,

podía comer patatas fritas porque no tenía más que comer.

(MICHAEL) Mi mamá me echó de casa porque me preguntó

si yo era gay y le dije...

que sí, y entonces ella dijo:

"Prefiero tener un hijo muerto que un hijo gay",

y entonces ella me echó de casa a la calle,

a la calle con 16 años recién cumplidos

y solamente, tenía patatas fritas que me regalaba la vecina de abajo.

"Like for...", un mes y medio a patata y agua.

Entonces, el gobierno de California me puso en un programa de acogida

con padres gays y yo tuve la suerte de tener a Chris Handly

que es como mi padre todavía. Gracias a él soy así.

Esto es nunca olvidarse de dónde vienes

y dejé el plato más grande

porque quiero rezar. Michael, hay una cosa

muy interesante y tiene mucho mérito.

Yo jamás hubiese hecho callos aquí, me hubiese dado mucho miedo,

no son los mejores callos que he comido nunca,

pero te diré que sales del triple salto de pie,

airoso, felicidades. (HABLA EN INGLÉS)

Yo estoy con Pepe, creo que te definen,

creo que eres alguien que ha vivido una vida con sus cosas

y que tienes cierta humildad que viene de eso.

¡Caray! Qué bien has logrado aunar pues esa víscera con el pimentón

y lograr algo tierno que puede recordad a los callos

con tan poco tiempo y tantos pocos elementos.

"Thank you". Tamara.

No puedo creer que hayas conseguido que coma callos.

(RÍEN) Te iba a preguntar:

¿Has comido callos alguna vez? No, pero están muy ricos de sabor.

(HABLAN EN INGLÉS)

(CON ACENTO INGLÉS) Tamara. Tamara, perdón.

Muy bien, Michael. Saray.

La cazuela de la abuela Pili. pues porque es un guiso

que me recuerda a mi abuela, ella lo hace pero con habichuelas

y con garbanzos pero como no había garbanzos,

lo hice solo con habichuelas, pero quedó igual de rico.

Pude ordenar mis ideas y están plasmadas

por eso lo puse así, ordenadito. Te parece que está ordenado.

Eso representa que cuando quiero también puedo ser ordenada

y puedo ser aplicada y puedo hacerlo bien.

Bueno, vamos a ver. Espero que os guste.

(TAMARA) Espera, que lo destrozo. Claro, claro,

si no, ¿cómo comemos?

Si veo que te pones mucho, te quito.

Está rico porque sabe a alubias, pero es más básico

que el mecanismo de un chupete. Pienso que te define este plato

porque a ti lo que te falta es cocina,

lo que te sobra es labia. Te has hecho encajar en ese plato

y se me queda justito. "Thank you".

(SARAY) El romero es una hierba que te ayuda de suerte

y hoy se me ha caído de la teta, el romero no estaba

por ningún lado y el plato, al final,

ha salido regular y estoy dudando si al final, el romero

va a tener que ser aquí mi compañero hasta el final.

Mónica, ¿cómo se llama tu plato? Valle de Turón.

Es la casa de mis padres, representa el negro de la mina

de Asturias, y cuando han cerrado las minas

ha evolucionado y está empezando a ser

un valle verde y con campo. No queríamos escuchar

nada de Asturias, queríamos saber de ti.

¿Habla de tu personalidad, de cómo eres?

Sí. ¿Por?

Mi vida es muy dura desde lo negro,

a ver si lo ponemos verde y bonito. Bueno, ¿por qué es dura?

A ver, yo gano una caca, quiero decirte, trabajo mucho

y no se ve recompensado mi esfuerzo.

Tu plato habla de tu economía, no me interesa,

quiero que hable de ti, si eres sensible, dicharachera.

Este plato no te define y menos, lo que has dicho.

Pero representa mi infancia que me gusta.

(Música)

Mónica, voy a hacer lo mismo que has hecho tú.

Dime. Tu plato está bien.

Está bien. A ver, yo no quiero flores ni tal,

si está mal, me lo tienes que decir.

No, creo que te interesa que te diga:

"Quizá no me gusta el plato porque hay mucha comida

en un plato pequeño". Quiero conocerte

y tú quieres aprender de mí, si no me lo das, yo tampoco.

Del negro voy a pasar al verde y al color.

Sonsoles, ¿qué nos cuenta tu plato, cómo se llama?

Vale, lo he llamado: Preparada para el surf.

Sí, y lo que quiero contar un poco con mi plato es ese momento

donde están los que empiezan a hacer surf en la playa,

todavía no han cogido el agua y están familiarizándose

con la tabla, los elementos. ¿Te define?

Creo que sí porque he empezado muchas cosas,

tuve que aprender muchas cosas nuevas en mi vida,

tuve que adaptarme a muchas cosas, la cocina tampoco me da

mucha seguridad porque tengo un nivel de cocina básico

y quiero aprende muchas cosas. Vengo a esforzarme un montón

y creo que se podría completar mucho mejor el plato,

pero espero que de sabor, por lo menos...

Tu plato habla de ti, me gusta que sea atrevido,

estéticamente, al verlo, dices: "¡Caray! Quiere sorprender",

pero le falta mucho. Lo siento.

(TAMARA) Yo voy a Sonsoles y digo: "¡Qué mérito!" De verdad, Sonsoles,

o sea, venir aquí, lanzarte este reto

que es durísimo, la verdad... -Es ponerse.

Lo importante es la humildad con la que explicas tu plato,

creo que también te define, perfectamente, ¿no?

Y pensemos que esto es un punto de partida,

pero te falta... que el plato tenga más sentido.

Gracias. Tengo muchas ganas, Andy,

de que me digas el nombre de tu platito.

Bueno, si no le importa a Tamara, mi plato se va a llamar:

Andy y Tamy. (RÍEN)

Como yo me identifico mucho con Tamara,

el plato sí que es verdad que lo considero muy "fashion",

fino, elegante, también es una declaración

de intenciones mi plato, tengo mucha pasión

y quiero haceros ver

que habéis cometido un gran acierto.

Tamara, necesito tus consejos aquí, pero ese pantalón así

con ese tal, ¿eso es "fashion" también?

Porque yo iba así muchas veces cuando yo voy a pescar

en el arroyo, en el Guatén, en Yeles.

Muy "fashion", muy "fashion". ¿Sí?

A la última.

Es que has descrito muchas cosas dentro de ese minimalismo.

Ninguno ha dicho con menos, tanto.

¡Ay, por favor, Andy, que esté bueno porque...!

¿Esto qué es? Es una peineta.

Era una pera caramelizada al vino tinto.

Esto es la pera. Esto es la pera.

Andy, solo veo un discurso pretencioso

que de todo lo que me dijiste no veo, absolutamente, nada

con un plato que es un taco de bacalao y un puré

con un polvito azul que no sabes cómo se utiliza.

Qué es la ficocianina. No lo sé.

Si no sabes por qué se usa, ¿por qué lo usas,

solo por la parte estética, la parte superficial,

la parte que no nos interesa, al menos a mí.

Andy, ponte las pilas. Sí, chef.

Está claro, Andy, que estamos en el lado opuesto

hablando en materia de cocina, yo no soy nada apasionado,

no soy nada "fashion", gracias a Dios,

después de ver tu plato, o sea, que hay que practicar

un poquito más desde la sencillez. Mucha razón.

Yo soy ganadora de "MasterChef", pero no soy chef

y te haría un flaco favor si no respeto su opinión.

Por decisión del jurado, se cambia el nombre

y se deja en Andy, a secas. Sólo Andy.

Sí, sí. (ANDY) Me he quedado

bastante tocado, sí que es verdad que a veces

me lo tengo un poco creído, entonces sí que es verdad

que esa parte aquí en lo que es la cocina

lo tengo como que reducir.

Comandante Rosa, nombre de su plato.

Es un vuelo de bacalao y calamar escrito bajo un sol de pil pil.

He visto el blanco y el negro y una de las cosas

que más me ha marcado en mi vida es ir hacia la diversidad,

hacia la tolerancia y los grises

y dije: "Me quedo en blanco y negro",

y luego dije: "Le tengo que meter el color amarillo,

me encanta el pil pil", a ver cómo está.

Creo que con muy poco has dicho muchas cosas,

está rico el bacalao y está rico el guiso de calamar

y está suave el pil pil, hemos aterrizado bien

porque está todo bien hecho. Gracias, chef.

Yo te diría entre abeja y avispa por el amarillo negro

porque te veo muy curranta hasta que me molestan, incordian

y te pico, ¿te definiría eso? No, no, nunca pico, no.

Y menos porque me molesten. -Para ser militar,

tienes que tener... (RÍEN)

Digo que para ser militar, una mujer en el ejército

tienes que tener un aguante.

Con fuerza, poderío, con mando, con decisión.

Bueno, ya somos muchas. Muy rico y dice cosas

muy buenas de ti y encima no picas, maravilla.

Juana. Mi plato se llama Spain.

Yo he querido poner tantos colores

que lo he tenido que repetir,

se me ha puesto todo tan negro que el negro lo detesto

y entonces tengo la merluza con unos calamares cortaditos

lo he rehogado y luego, he echado las judías.

Juana, me alegro que hayas utilizado

el color verde. Claro, es que el negro

ya me ponía enferma. Eso es, porque si llegas a usar

el negro después de llevar el negro por un luto

no sé cuántos años... ¿Cuántos años?

¿Eso son? ¿Siete?

(SE EMOCIONA) -¡Ay, Juanita!

¡Vamos, Juana! Venga, venga... venga, venga.

¡Vamos, Juana! Jolín, siete años de luto.

Por eso quiero que venga Cayetano.

Muy fan de Cayetano Martínez de Irujo

porque lo escuchó en televisión muchas declaraciones

del sufrimiento que tuvo de crío. Me identifico y es que, de verdad,

antes de irme, tiene que venir.

Pues, Juana, si no le invitan, yo te lo presento después.

No, yo quería... Ella quiere aquí.

Sí, para que la gente vea

que las heridas en el corazón son las mismas.

Esto es un guiso en toda regla, un guiso de salsa verde de merluza

con judías que está muy rico. Lo que me chirría

es el emplatado. Pepe, si he ido tres veces o cuatro

porque no veo la tartera de barro. Bueno, Juani, ¿me prometes

que te vas a esforzar para que ese emplatado

sea más lucido? Hombre.

Tienes que evolucionar, Juana, que eres mucho más capaz

que todos estos juntos. Fidel, ¿qué nos cuentas

de tu plato? Bacalao en papillote

con trifásico de patata. Tres texturas.

Bueno, una es como en puré,

otra es como guisada y la otra es como fritita,

pero como si fuera "crunch". Me interesa mucho saber

cómo te define esta papillote con esas cositas.

Sí, pues porque creo que al final es un plato sencillo

como soy yo, pero con toques, relativamente, sofisticados.

Bueno, claro, viendo el corte de tus pantalones

ya estás en el mundo "fashion" también.

Mucho, mucho. Se está llevando el modo pesca.

Con un bacalao qué mejor que venir inspirado en un pescador.

Sí, contadme porque yo no sé de pantalón corto,

¿cuándo lleváis calcetines y cuándo no?

Yo lo encuentro muy estético como los de Andy,

pero yo soy muy friolero. Tú eres más friolero

y Andy está más caluroso, va.

Bacalao con patatas, poco trabajo, pero necesita cosas encima

que le den sabor, gracia, estructura, que diga algo de ti

porque ahí yo no te veo. Bueno, yo sí veo más cosas.

¿Sí? Cuéntame. Esos tres puntitos ahí

que no tienen mucho sentido con un pedazo de bacalao,

pues dice de alguien que te falta mucho por cocinar.

¿Estamos de acuerdo? Ya eso es un punto de partida.

A mí me gusta mucho que pusieras la patata

en tres texturas, creo que ofrece modernidad.

(FIDEL) Pretendo demostrar que soy muy humilde,

que vengo a trabajar, que el conocimiento ir poco a poco

subiendo un escalón más

en la "Nouvelle cuisine" y cocina de vanguardia.

Alberto, ¿cómo se llama tu plato?

Pues lo he llamado: Ajoblanco y rojo de verano.

Mis veranos de cuando éramos pequeños

que mi padre nos hacía un ajoblanco que intenté copiar.

Soy una persona que cocina, sobre todo, por sentimientos,

aunque no lo parezca, soy bastante sentimental

y a lo mejor doy una imagen, una imagen diferente.

Luna está encantada con tu historia.

¿Te estás enamorando? Cada vez más, vamos, una cosa...

Pero creo que es un plato que refleja algo de mí,

una parte de mí o, al menos, lo he intentado.

(Música)

Me da cierta ternura porque me recuerda un poco

cuando empezaba y tenía ganas de hacer muchas cosas,

de agradar, sorprender... Creo que tienes maneras

quiero ver cómo evolucionas en estas cocinas, Alberto.

Gracias, chef. (TAMARA) Me encantó lo que hiciste,

es difícil pensar en un plato con unos pocos ingredientes

y me ha encantado el ajoblanco, está algo fuerte,

pero la combinación y cómo lo has servido

con el bacalao y tal... Me gusta ver el respeto

con el que cocinas y con el que explicas tus platos.

Muchas gracias. En fin, Luna.

Como cazón en el agua, en vez de como pez en el agua,

pues como cazón en el agua.

Yo vengo de una isla, como ya dije, el color rojo del coral,

el cazón vuelta y vuelta y luego, he hecho una garrapiñada

con la almendra a la tinta del calamar.

Está buenísimo, no lo había hecho en mi vida

y me ha encantado. Es como un trabajo

de plastilina de preescolar. (CANTA)

Va, no me vale, me falta cocina, me falta discurso

si te defines con este plato, no te quiero conocer,

entiendo a Alberto, te está viendo.

Es que te ve tan pequeña que no quiere ligar contigo.

Claro, está diciendo: "Joder, qué marrón,

no la quiero conocer". Me habéis entendido.

Es un tío inteligente. Tío listo.

Bueno, no la han probado, probadlo que, a lo mejor,

de sabor está bueno. Joder, la capa, mira.

Estoy deseando probar

la garrapiñada con tinta de calamar.

Jordi... No cae.

A ver, necesito aprender, Jordi, enséñame.

Mi padre tenía un coche viejo

que lo cubríamos con esto para cuando llovía.

Luna, es un plato infantil, un plato de alguien

que le falta todavía mucho pensamiento en cocina.

Creo que es peor al probarlo que al verlo.

Es que me han dado para el pelo,

creo que voy a ser a partir de hoy la Teletubbi de "MasterChef".

Sara Lúa, ¿cómo se llama tu plato? Prestige.

Una catástrofe que pasó en Galicia que es muy negro

y yo quería escenificar un poco esta imagen,

o sea, un poco por el "Nunca mais",

luego, las rocas negras. ¿Tú has entendido la prueba?

Sí. ¿Qué tiene que ver el Prestige

con tu personalidad? Cuando era el tema del Prestige

mi abuela vivía muy cerquita del mar y estábamos siempre

cocinando juntas y viendo el mar y veíamos lo que iba pasando,

cómo iba procesando el tema y tal, entonces es verdad

que es una persona muy positiva y yo me he hecho la teja

viéndome a mí misma, es decir, yo cuando todo el mundo

está triste o de bajón, yo me vengo muy arriba

y la teja es un poco la altura que intento darle yo a las cosas

cuando hay un problema e intento mostrar mi positivismo.

Bueno, Sara Lúa, es un plato muy sencillo,

muy básico, no te podría criticar por el sabor porque me lo como,

está todo bueno, pero le falta más como a tu discurso

y quiero conocerte a ti y por el plato... no te conozco.

Gracias. No he entendido

lo que me has querido transmitir.

Hablaré de tu plato, está rico, es básico.

Gracias. -Yo diré que me gustaba

la línea roja, pero claro... No la sobrepases.

Hay líneas rojas que no hay que cruzar nunca, Tamy.

Sí, pero está muy buena. -Gracias.

Iván, cuéntanos, nombre de tu plato.

Pues el nombre de mi plato es mi rincón de pensar.

Lo que he intentado es evocar uno de mis espacios favoritos

y es el mar. Soy bastante nervioso

que le doy muchas vueltas a la cabeza y, realmente,

es el único sitio donde me olvido y puedo desconectar,

absolutamente, de toda realidad. Iván, yo es que cuando empezamos

con el mar azul, el verde que tiene la tierra

y que mi padre criaba tomates y te lo pongo rojo...

Luna, es tu plato mejorado. Si te diese otra oportunidad,

¿volverías a hacer este plato? Seguramente, no, no de esa manera.

¿Qué has pensado durante la cata de tus compañeros?

Que me ibais a dar hasta el en carné.

Efectivamente. Pues muy bien, Iván, muy bien.

No hace falta ir al rincón de pensar para llegar

a esa conclusión. Hay un punto que te has pasado,

un punto sobrado, ¿eres sobrado a veces?

Pues, a lo mejor, lo demuestra tu plato, has pintado algo pueril,

pensabas que, a lo mejor... "Con esto me vengo arriba,

el bacalao perfecto y tal", pero el resto es un amasijo

de colores que no saben a nada.

¿Tú eres infantil? No.

Esto es infantil. Infantil y un poquito pretencioso.

Me hubiese gustado escuchar la explicación de tu plato

si hubiese sido el primero, repito, creo que has escuchado mucho

y viste que te habías equivocado. Al final, hay que intentar empezar

de cero, escuchar bien las pruebas

y siempre es mejor hacer menos que más.

El puré estaba bueno. ¿Cuál de ellos, cuál de ellos?

El azul. (IVÁN) En general,

las críticas no me gustan, pero creo que no le gustan a nadie

o sea, sería mentir un poco, hay que ser consciente

que si te dicen una verdad como un mundo tienes que aprender

de ello, que es una experiencia nueva

donde hay que seguir mejorando y aprender.

Aspirantes, ya probamos vuestros retratos

y ahora, vamos a deliberar, pero antes vamos a despedir

a nuestra querida Tamara. Tamara, muchas gracias

por venir, esta es tu casa, un beso, adiós.

Adiós. Sal ya si quieres.

Gracias, Tamara, hasta luego.

(Aplausos)

En fin, vamos a deliberar.

Aspirantes, en esta segunda semana quisimos daros la oportunidad

de retrataros a vosotros mismos, de decirnos cómo sois

y a qué habéis venido a "MasterChef".

No todos habéis entendido lo que os pedíamos.

Muchos habéis presentado un plato con los colores

de su origen, que si el azul del mar,

el verde del campo, el rojo de los corales

o el negro de las piedras volcánicas.

Buscábamos que nos dijerais cómo sois,

por ejemplo, he elegido el rojo porque es la felicidad, la alegría

porque así soy yo, además de los palos

que me dio la vida, como ha dicho Michael,

el sur que yo me identifico a pesar de ser del norte,

de Bélgica o de donde sea. Por otro lado,

aún siendo conscientes que estábamos en el programa dos,

creemos que habéis ido, en general, a lo fácil.

¿Cómo es posible que 10 de los 16 os hayáis decidido por el bacalao

teniendo 33 ingredientes para elegir?

Si no salís de lo fácil y no arriesgáis un poquito,

no creceréis y os iréis.

Andy, Luna, Iván y Saray,

un paso al frente, por favor.

Vuestros platos nos están haciendo plantearnos

si a pesar de todas las pruebas que habéis pasado,

no nos habremos equivocado.

Queremos pensar que no habéis entendido

bien la prueba y que los platos no son un fiel retrato

porque si lo son...

vuestro camino en "MasterChef" es muy corto.

¿Queda claro? Si, chef.

Poneos las pilas. (SARAY) La verdad,

estoy un poquito decepcionada con la valoración

que me han dado los jueces porque mi plato estaba buenísimo

y si España prueba mi plato, a España le gusta.

En cambio, han habido cuatro aspirantes

que nos presentaron unos platos ricos,

bien pensados que nos cuentan una historia,

nos hablan de ellos y, en general, de su pasión por la cocina.

Esos cuatro aspirantes son...

Rosa, Alberto, Adrienne y Ana.

¡Enhorabuena a los cuatro!

(Aplausos)

Y de los cuatro, los dos mejores platos

de este reto son el de...

Adrienne... ¡Bravo!

¡Ole, mira qué guapa!

Un postre original, arriesgado y que habla de ti.

Es tan dulce como tú, felicidades.

Gracias, chef. Y en segundo lugar...

Rosa, un plato bien entendido con un pil pil bien hecho

y eso pues nos demuestra que si arriesgas, puedes ganar,

así que, felicidades, Rosa. Muchas gracias, chef.

(ROSA) Creo que supe transmitirles

lo que querían oír que es conocerme un poco más a través de un plato

y me quedé sorprendida, emocionada y muy contenta, estoy muy contenta.

Felicidades a las dos

porque tendréis una importante ventaja

en la prueba por equipos. Nos tenemos que poner ya en marcha

y vamos a viajar a un lugar maravilloso

en el que haremos además... Un viaje al pasado.

(Música)

Viajamos hasta Málaga para sorprender

a nuestros aspirantes.

Queremos que conozcan un lugar único en Europa.

Bajo la imponente sierra,

rodeado de campos de frutas tropicales

y bañado por el magnetismo del Mediterráneo,

está uno de los pueblos con más encanto

de la Costa del Sol, Frigiliana.

Aquí se esconde la única fábrica de miel de caña de Europa.

Lleva casi 400 años dedicándose a recolectar

la caña de azúcar, extraer su jugo,

filtrarlo y concentrarlo para endulzarnos la vida.

(Música)

Otra de las grandes riquezas gastronómicas de la zona

es el aguacate. Este superalimento ha conquistado

no solo los campos de cultivo,

sino también las cocinas de todo el mundo.

Los ingredientes los tenemos, ahora veamos si los aspirantes

son capaces de sacarles todo el potencial

en esta segunda prueba por equipos.

Oye, ¿y Samantha, no estaba contigo?

Ni lo sé ni me importa. (SONRÍE)

Joder. Nosotros vamos tirando, total.

Yo tiro. Tira, tira.

Vamos a ello. Me parece fatal.

Bienvenidos, queridos aspirantes, a Frigiliana.

No os quejaréis, os hemos traído a uno de los pueblos

más bonitos de España. Sí que es bonito, sí, precioso.

Adrienne, con lo fan que eres tú del sur, estarás encantada, ¿no?

Encantadísima, el pueblo es precioso,

es que los pueblos andaluces son una maravilla.

Bueno, y nuestra otra andaluza, Saray.

Pues que esto no pasa nunca, en Andalucía siempre hay mucho sol,

no sé por qué las nubes negras. Dicen que aquí llueve

solo tres o cuatro veces al año, ya les quedan dos.

¡Pepe, Jordi, vamos!

¡Mirad lo que os traigo! ¡Aguacate!

¡Miel de caña! ¡Hey, vamos!

Bueno, otra cara de felicidad y otra sonrisa, Juani.

Segunda semana viajando, Guadalupe, ahora, Málaga,

¿qué tal la maleta, cómo va?

Estupendamente, la primera maleta que me compro.

Cuando vine a Madrid traje una maleta

hecha por un carpintero que pesaba más la maleta

que lo que traía dentro. (RÍEN)

¡Eh, eh!

¡Mira la Samantha! ¡Pepe, Jordi!

(Risas)

¡Uh!

¡Ay, me encanta! ¡¿Qué tal?!

Oye, cómo lo manejas, Samy. Vamos, hija, que están aquí

estos de "MasterChef" aquí esperando, vamos.

Ven aquí con esos brazos que tienes y bájame de mi mula.

Eh... no me pongas el culete, burro, que te pones muy burro.

A la mula no le has gustado, anda, ven, vamos.

Yo te ayudo, Samy, ven aquí. Te veo cobarde, te veo floja.

Una, dos y... ¡Eh! Muy bien.

¡Ay, mi amor! (APLAUDEN)

¿Estás bien, estás cómoda? Estás de aparcar...

El aparcaburros. Mira, eh, no te ofendas, ¿eh?

Mandadla para allá, hombre. -Ayúdale tú, que sabes, ayúdale tú.

Venga, Juana, ahí, ahí. Ten cuidado, Juana.

Dale una caña, Juana. Sí, para que... allá, allá.

Muy bien, Samy. Samantha, no lo veo.

Ahí, ahí, bien, bien. Vamos.

Bien, Samantha, bien. Vamos, eh, mula.

Menos mal que tenemos a Samantha. -"Girl power".

Se llama Española, esto por aquí y esto por acá.

Aguacates y miel de caña. Qué rico, los palitos de berenjena

con miel de caña. -Qué rico.

Ya lo veis, aspirantes, el aguacate y la miel de caña

son los protagonistas del menú

al que os vais a tener que enfrentar hoy.

Mi querido Pepito, sé que eres muy campechano,

te gusta decir las cosas a tu manera,

como de pueblo, rústico, pero tengo que decirte

que aunque le llamemos miel de caña,

el nombre correcto es:

Concentrado de jugo de caña de azúcar.

Mira, que le... O sea, que...

(Risas)

No se dice miel de caña, lo sabe hasta la mula.

Tú lo que quieres es hacerle el lío

a los aspirantes y se confundan con la miel de abeja.

(LA MULA RELINCHA) ¿Eh?

(RÍEN)

Llamadle como queráis, pero lo que sí os aseguro

es que este edulcorante natural ha enamorado a muchísimos chefs

y hoy en día es un ingrediente muy valorado en la alta cocina.

¿Vosotros sabíais que Frigiliana es el único lugar de Europa

que fabrica miel de caña? (TODOS) No.

Pues lo mismo pasa con el aguacate que además, Samy,

de servir para subir fotos de desayunos de esos "healthy"

a las redes sociales... Me encanta.

Tiene una textura tan untuosa y un sabor tan potente

que se ha convertido en uno de los ingredientes

más consumidos a nivel mundial

por sus excelentes propiedades nutricionales

y porque además es considerado un superalimento.

Nuestra suerte es que aquí, en Málaga, se producen

los mejores aguacates. Y hablando de mejores,

Adrienne, tú fuiste la mejor aspirante

en la prueba anterior. Después de haber visto trabajar

a tus compañeros, ¿quién crees que es el peor

de los aspirantes y por qué?

¿El peor? Ostras. Sí.

Bueno, la peor creo que es Luna.

Oye, yo creía que eras mi amiga. -Soy tu amiga, cariño,

pero meter ese azul a mí no me gustó mucho en el plato.

Bueno, ahora te toca hacer lo mismo, Luna.

Lo tengo clarísimo, yo creo que el peor...

Es Michael. (MICHAEL) "What?"

"What?" ¿Y por qué?

Porque le falta creatividad y alejarse un poco, también,

de tanto picante porque el picante está muy bueno,

pero no se le puede echar a todo.

Michael, ¿para ti quién es el peor? (PRONUNCIA EN INGLÉS) Iván.

Iván, "excuse me", Iván. ¿Por qué?

Peor, no, pero es que como hizo

esta cosa y parece una plastilina...

(HABLA EN INGLÉS)

Pues... yo creo que el Espumitas, Alberto.

(Risas)

El Espumitas, sí, sí. -Ya me tienen enfilado estos,

me tienen enfilado. Me parece que nos tomáis

un poco el pelo y no estáis siendo sinceros.

Puede que el criterio no sea el mismo que el vuestro,

creo que Alberto tiene cuatro técnicas

que es lo que hizo, por eso el Espumitas.

Se quedará en lo que tiene, un poco de aquí,

un poco de allá... Iván, perdona que te interrumpa,

¿cómo te atreves a criticar

a Alberto con la marranada que hiciste tú?

¿Quién eres tú, el Colorinchis? Creo que no supisteis ver

lo que quise expresar, el arte es así,

no todos pueden ver el arte. ¡Ay!

¡Ahora, ahora, sí! Bomba.

Sí, no tuvimos la sensibilidad.

Te has coronado, ¡Iván, ahora, sí, ahora, sí!

Segunda semana, verás tú lo que nos va a dar

Iván, el Terrible, ¿eh? Muy bien, te toca a ti, Alberto.

Ah... Pues Mónica. ¿Por qué?

Creo que sabe cocinar cosas tradicionales,

pero le falta un poco aún. (MÓNICA) Yo no me considero débil,

no sé por qué me han escogido entre los débiles, pero, bueno,

creo que hay como un miedo a decir quién es el peor.

Para ti, Mónica, ¿quién es el peor o la peor aspirante

en lo que llevamos de competición? Pues, Saray.

Saray. A lo mejor cocina muy bien,

pero se pone nerviosa y le puede la situación.

Para ti, ¿quién es débil?

José Mari, que cocina como imita, regular.

(RÍEN)

¿Regular? -No sé, me da esa sensación

porque es muy nervioso, es muy...

y se pone también atacado. -En la cocina

no me he atacado ninguna vez, me ataco fuera.

Habéis despertado a la bestia que llevo dentro.

Pues, atención, porque acabáis de formar

el primer equipo. No.

(HABLA EN INGLÉS)

¿Con el Espumitas, en serio?

En "MasterChef", las etiquetas no nos gustan.

Queremos que trabajéis duro en cocinas y demostréis

a vuestros compañeros que de débiles, nada.

Por supuesto, estaréis capitaneados por Adrienne.

Muy bien. No pasa nada. ¡Vamos, vamos!

(ADRIENNE) Tengo miedo con Iván

porque es mandón y espero que se porte bien,

que se relaje un poquito y haga caso. A ver.

Por tanto, el otro equipo estará formado

por los ocho supuestos fuertes:

Ana, Sonsoles, Sara Lúa,

Juana, Teresa, Fidel, Andy y Rosa.

Pero las sorpresas no han terminado.

Rosa, el esfuerzo siempre tiene recompensa en "MasterChef",

así que aquí va tu privilegio por haber sido la segunda mejor

de la prueba anterior. Serás la capitana del otro equipo.

La capitán. Capitana la Virgen del Pilar,

de la tropa aragonesa. (RÍE)

El resto, capitán.

¿Estás contenta con el grupo de supuestos fuertes

que te ha tocado? Tú lo has dicho,

son supuestos fuertes.

(ROSA) Me enfrento a esta capitanía con mucha adrenalina,

con mucho placer y un puntito de temor que siempre es bueno.

Veamos ahora a qué elaboraciones os vais a enfrentar.

El menú consta de cuatro platos y, como os hemos anunciado,

está basado en los dos grandes protagonistas de esta tierra:

la miel de caña y el aguacate.

Comenzamos por el entrante.

Rape en tempura con aguacate a la sal

y pepino encurtido en vermut blanco.

¡Hum, qué rico! -Venga.

El primer plato consiste en...

¡Pulpo! ¡Qué bueno! Pulpo y aguacate a la brasa

con mojo de jalapeños.

El pulpo a la brasa puede quedar muy duro. Cuidado.

El segundo se trata de...

Presa ibérica con puré de zanahorias escabechadas

y cebollitas a la miel.

Y el toque final será con este postre...

"Panna cotta" de lima con crema de miel y "honeycomb candy".

¿"Honeycomb"? ¿Eso qué es?

¡Perdón! Es la casa donde se hace la miel. La caca de la abeja.

¿Y por qué no dices "panal"? Porque estamos con Michael

con las clases de inglés. "Honeycomb".

"Honeycomb candy". ¡Ya está!

Yo te lo estoy notando. Estás mejorando. "Oh, yeah!"

¿Cuál preferís? -El azul.

Este menú es un éxito seguro porque está hecho

con productos de la tierra, que, además, en este caso,

vienen avalados por el sello de calidad Sabor a Málaga.

Adrienne, fuiste la mejor en la prueba anterior

y tú también tendrás un privilegio.

Puedes elegir qué dos platos quieres que cocine tu equipo:

el rape y la presa ibérica o los dos rojos,

el pulpo a la brasa y la "panna cotta".

Los platos azules. Rape y presa. ¿Por qué?

Los postres siempre son más complicados, pero el primero

y tercero me parecen más fáciles de realizar.

Por tanto, Rosa, tú serás la capitana del equipo rojo

y os encargaréis del pulpo y la "panna cotta".

Y lo haréis, atención, para cien comensales.

Bueno... -Hemos bajado.

No empecemos "bueno", que esto tiene un meneo que te mueres.

El servicio será tipo bufé,

así que una vez acabados los platos, tendréis que ir

al comedor a servirlos.

¡Qué guay! -¡Muy bien! Eso sí me gusta.

(JUANA) Me encanta ver a la gente que lo que hemos cocinado

les guste y...

Es lo que más me gusta, servir a los demás.

Más os vale que hagáis unas elaboraciones de diez

porque vais a dar de comer a las personas que mejor conocen

estas materias primas:

los habitantes de Frigiliana.

(APLAUDEN)

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis

a comedores sociales.

Muy bien. Y os recuerdo que aquí

el desperdicio está prohibido.

Quien malgaste producto será penalizado.

Con la cantidad de gente

que pasa hambre... Así es, Juana.

Disponéis de 130 minutos para elaborar las 100 raciones

de cada plato, así que ya os podéis dar cañita, nunca mejor dicho.

Preparaos para coger vuestros delantales

y salid corriendo a por ingredientes y a cocinas

en tres, dos, uno... ¡Vámonos!

Venga, chicos, los reparto.

¡Vámonos corriendo, que llegamos tarde!

(Música)

¡Vamos, chicos, vamos! ¡Vamos, equipo!

(DA UN GRITO DE JÚBILO) -¡Venga, venga!

¡Vamos, vamos, equipo!

Ordenadito y cestos detrás, por favor.

¡Aspirantes! Como veis, os toca currar bajo la lluvia,

pero ser cocinero es así, sacrificio puro.

Recordad que disponéis de 130 minutos

y que los cuatro platos salen a la vez.

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡A cocinar! ¡Vamos!

Chicos, equipos. Vamos a hacer dos equipos primero.

Sara, capitana de pulpo y cocción de pulpo.

-Vale. -Fidel, capitán de parrilla.

Juana, capitán de hacer tus salsas.

Mis tenientes van a ser estos tres. ¡Vamos, chicos!

A la parte salada. -¡Vamos!

Vosotros... chicos, postres. La "panna cotta" es lo primero

que tiene que salir. -Vale.

Una vez hecho esto, dos grupos,

Sonso y Ana para las bolitas; Tere y Andy para el crujiente.

-Perfecto. -Y luego, la miel.

No se os olvide una cosa...

Estamos en tierra... ¿De qué? ¡De legionarios!

(TODOS) ¡Uno, dos, tres! ¡Equipo rojo!

¡Vamos, chicos! ¡Vamos!

Iván, empiezas, directamente, con la carne. La tenemos

que limpiar y que esté preparada. -Vale.

El caldo, superimportante... -¡Yo!

Michael y Mónica. El escabeche, José Mari,

que sé que se te da bien. -OK.

Saray y Alberto, a preparar los encurtidos.

Yo puedo ayudarles.

No, no. Tú conmigo, que te separo de Alberto, que ya te conozco.

Tú bajo mi mando.

Tú te pones... te pones conmigo. Vamos a preparar los aguacates.

-Vale. -Y ya seguimos haciendo cositas,

que nos va a salir genial.

El equipo romero. ¡Venga, vamos! Todos a guardar un trocito. ¡Vamos!

Es imposible fallar, imposible fallar.

Vale. Voy a ir cortando pulpo. Necesito un peso.

Agüita fresca para que nos aclare las ideas

y así pueda hacer unos platos maravillosos,

como se merecen nuestros comensales.

Según vas pesando, ve contando tentáculos,

no vaya a ser que le falten. ¿Vale?

(NARRA) El equipo rojo tiene que hervir los pulpos

para después, cortar las raciones y brasearlas.

Lo acompañarán con aguacates que cocinarán a la brasa.

Ambas elaboraciones se salsearán con mojo de jalapeños.

Oye, ¿no os parece que podía haber ido yo friendo los picatostes

al mismo tiempo de hacer esto? -Sí, pero espera...

Amor, ¿queda libre esta? -Sí.

Pues... pon aquí una sartén

y empieza a freír picatostes. -¡Hombre!

¡Andy! Escúchame, "amore".

Los postres es pura alquimia.

Los pesos tienen que ser exactos.

¡Andy! ¡Amor, "pijolandia"!

¡No me hace caso, eh! ¡Andy! -¡Chis!

Tampoco te pases con la cidronela, eh, Tere, que huele superfuerte.

No, esto es para aromatizar.

Más vale que sobre y no que falte.

(NARRA) Para el postre, el equipo rojo debe preparar

una "panna cotta" aromatizada con lima, cidronela y tomillo.

Una vez mezclados los ingredientes, dejarán reposar

hasta la hora de servir. Terminarán el plato con crujiente,

caviar y crema de miel de caña.

¿Cómo va eso? -Ya está la leche y la nata.

Ya estamos para aromatizar esto. -¡Genial!

¡Jolín! Es un gusto trabajar con una gallega en el equipo,

conociendo el producto de primera mano.

(SARA) Te encargas de clavar y yo de asustar.

¿Te parece? (FIDEL) Bien.

Si no asustas al pulpo, los tentáculos no cogen forma.

Es superimportante asustarlo tres veces.

Yo creo que es rollo de meigas, como en Galicia hay mucha meiga,

yo creo que seguro que tiene algo que ver.

Tú también eres un poco brujilla. -Yo soy un amor.

-Brujilla buena. -Yo soy brujilla muy buena.

(SARA) Empezamos con el pulpo.

-¡Vamos que nos vamos! -Dos, van dos.

Tres... -Y tres. Sin miedo.

¿Quién dijo "miedo"? -Y cuatro.

Vale. Vamos a necesitar otra olla con agua.

¡Uy, qué buena pinta los aguacates, por Dios!

¡Venga, dale!

Mira qué bien los estoy cortando. Los estoy pelando superbién.

-No te pongas tensa, eh. -Pero si, en realidad,

yo te pongo nervioso. -¿A mí?

A veces, me canso un poco.

Me cansas un poco. -¡Que te canso!

¡Cállate la boca! -Todo el día... ¡Pam, pam, pam...!

-Se te da mejor hacer espumita. -Yo te voy a hacer espumita.

Ya verás. -¡Ay, sí! Yo quiero

que me hagas espumita. -A ver, un poco de espacio aquí.

-Perdón. -Os vengo a ayudar.

(NARRA) Para su primer plato, el equipo azul debe preparar

rape en tempura. El pescado irá acompañado de pepinos encurtidos

en vermut, aguacate a la sal horneado y triturado

y pipirrana de verduras.

Cógete un bol. -¡Churri, ya voy a coger

el bol para esto! Es que... De verdad, déjame.

¡No! Limpieza, nena. ¡Venga, vamos, vamos!

Adri, un segundo... ¿Le metemos un corte aquí o quieres

que lo haga en tres? -En tres.

Más pequeños. En la presentación, eran más pequeños.

Perfecto. ¡Venga, va, va!

(NARRA) Una vez cortada la presa, deberán marinarla

para, posteriormente, marcarla a la plancha.

Para acompañar la carne, tienen que elaborar

un puré de zanahorias escabechadas, cebollitas glaseadas

con miel de caña y caldo de cerdo bien reducido para darle sabor.

El caldo es superimportante, eh. ¡Venga, vamos, vamos!

El caldo va a ser lo que riegue esta carnecita, por favor.

¿Qué más necesitamos? ¿El apio lo has cortado?

-No. El apio no lo he traído. -¡Venga, venga! ¡Rapidito!

(MÓNICA) A lo tuyo, "honey".

"Honeymoon". ¡Me encanta!

¡Chan, chan! ¡Qué susto! ¡Ay!

¡Aquí estoy!

Tengo una sorpresa que os va a encantar.

La caña, ¿no? Me lo imagino, me lo imagino.

El primero que pele una de estas cañas de azúcar,

gana elegir equipo.

El tiempo empieza en tres, dos, uno... ¡Arranca el tiempo!

¿Que la limpiemos? Mira...

Limpiada. Está limpiada, ¿no? ¿La querías limpia?

No. Quiero que me saques el interior.

Quiero poderme coger un trozo de caña.

¡Ah, vale, vale!

Mira, Jordi, date cuenta que yo tengo una edad

y este era el dulce que tomábamos de jovencitos en el pueblo.

¿Me entiendes? Y ahora masticas y pruebas el dulce.

A ver... ¿Ya está?

Que yo vengo de Cuba, muchacho. ¡Oh!

Bueno, una cosa, Pepe...

Como ganador de esta maravillosa prueba de la caña...

¿Con qué equipo quieres ir? ¿Con el azul o con el rojo?

El rojo me parece la caña.

Pues tú eres la caña, pero te voy a aplastar, igualmente.

¡Ay, qué pique tiene! ¡Vamos! ¡Ay!

Estos chavalitos jóvenes, lo que tienen que aprender aún.

¡Vamos, equipo, que lo estamos haciendo muy bien!

Estamos fenomenal, estamos fenomenal.

(JUANA) ¡Qué rico el pan fritito!

Tiene que estar tostado para que se pueda machacar.

-¿Qué tal, Juana? -Estupendamente.

Tú piensa que le estás haciendo esta cocina a tu nieto favorito.

¿Que soy yo o no? Un besito...

-Fidel... -¡Vamos que nos vamos!

Asústalo tres y para adentro y moja la cabeza.

-¿Cómo vais con el pulpo? -Perfecto.

Venga, que vamos bien, chicos, vamos bien.

Ya está. Al caldero, venga. ¡Chimpún!

Aquí parece que hacemos brujería buena.

(TARAREA)

Nos va a salir una "panna cotta" riquísima.

¡Andy! (ANDY) ¡Dime!

-¿Me has pesado el azúcar? -Voy a ello, voy a ello.

(ANDY) En estoy en ello.

A mí me gusta cuando hacen así los cocineros.

¡Hum! ¡Cómo huele! Por eso se llaman hierbas aromáticas

porque huelen de maravilla.

Ah, pues mira, se los ha quedado una pasta mona.

Vale, Sonso. Nos ponemos

con las bolitas del caviar. (SONSO) Vale.

¡Vamos! Las zanahorias tienen que estar riquísimas

dentro de 20 minutos.

¡Adrienne! -¿Qué pasa?

¿Los vamos envolviendo y colocando en la bandeja

y metemos una tanda al horno? -Sí.

¿Cómo enrollamos las hojas de plátano?

No sé. Con sal y ya haremos algo.

¡Mira qué aceite de oliva, de verdad!

Buenísimo. Dale, dale, que no falte que somos muchos, eh.

No somos diez, somos cien.

¡Capitana! ¡Adrienne! ¡Dime, Jordi!

¿Cómo llevas este debut en la capitanía?

Pues es muy duro porque es la primera prueba en exteriores

con un capitán y me ha tocado a mí,

así que es un poco de presión. ¿Y cómo has organizado las tareas?

Pues de dos en dos, por carácter

y por lo que mejor saben hacer los chicos.

Esto me interesa. Y veo a Iván... Iván está solo.

Es el único que está solo y con José Mari.

Están los dos con una necesidad de ser el gallito del equipo.

¿Ah, sí? José Mari ha venido hoy

con muchas ganas de ser el líder.

Chulito. Sí, sí, bastante.

Voy a ver a... Hola, Jordi. ¿Qué tal?

Oye, yo sabía que Frigiliana daba buenos aguacates

y buena miel de caña. No sabía que daba gallos.

¿Gallos en el corral? Me ha dicho que hay dos gallos.

Aquí hay un gallo. Yo no. Yo soy más gallina que gallo.

(IVÁN RÍE) Tú estás imitando al gallo.

Sí. ¿Cómo se imita al gallo?

(CACAREA) Lo haces bien, eh.

¿Tú de qué te vas a encargar? Voy a intentar limpiar bien

la carne e intentar marcar. ¿Y del pescado quién se ocupa?

Pues el pescado... Hay que hablar con Adri, que es la capitana,

pero si acabo con esto, me pondré yo.

¿También con el pescado? Harás las dos materias primas

principales: la carne y el pescado. Todo tú.

Más o menos. A mí, los valientes me gustan.

Los kamikazes me dan inseguridad.

Bueno, pero eso podemos leerlo al final de la aventura.

Lo leeremos, lo leeremos.

Bueno, equipo azul, me voy.

Si tenéis dudas, a Iván "El Terrible".

(RÍE)

¡Qué bueno! -Huele de maravilla.

-¿Voy bien? -Perfecto. Vas estupendamente bien.

¡A la orden de usted, mi capitán! ¡Ay! Pepe, dinos.

¿Cómo estamos? Estamos fenomenal.

Estamos súper coordinados. Ejerciendo de capitán,

como tiene que ser. Con un equipo así, da gusto.

Bien frititos esos ajos para que no sepan a crudo.

Sí, sí. Bien. ¡Vamos a ver! Alguien estará

pendiente de los pulpos, ¿no?

Los pinchamos por la parte gruesa y vemos cómo están.

Vale. Eso lo tenemos controlado. Vamos con el postre...

¿Qué tal? ¡Con lo dulce, Pepe! Huele.

¡Oh! Me encanta cuando haces eso.

Le habéis metido hierbas. ¿Qué me dices?

Yo soy muy de campo y el tomillo me vuelve loco.

¡Ay, Pepe, lo que te vuelve loco a ti! ¡Ay!

¡Me gusta el tomillo, Teresa, el tomillo!

¡Ay, las hierbas buenas!

(ROSA) Andy hace el crujiente. Vale. ¿Sabes cómo va?

Dime. Una vez que sale del fuego

y se ha puesto a 148 grados, es cuando se echa el bicarbonato.

Que multiplica por tres. Yo cogería una olla como esta.

¿No como esta? No, más grande

porque triplica el volumen.

Vale. Perfecto, Pepe. Bueno, estáis organizados.

¡No perdáis el ritmo, Rosa! ¿Vale? Venga, vengo a veros en un rato.

¿Qué dices? -Está perfecto.

(TERESA) ¡Lo sabía! ¡Lo sabía! (ROSA) ¡Venga, loca, venga!

¡Vamos, equipo! ¿A que sí, vida mía?

¡Yo quiero estar arriba contigo!

Y que me hagas así, como lo de "Titanic".

(CANTA)

¡Qué peces más ricos!

Vale. ¡Adrienne! -Dime.

Tenemos los pepinos. Ahora se meten en las bolsas...

Sí. En las bolsas, que no sé dónde están.

Ahora lo miramos. Y hacer al vacío. -Sí.

Vale. Y después de esto, nos ponemos con...

Con la pipirrana. Y tú a pelar cebollitas francesas.

¡Ábreme, ábreme!

Aquí. -¡Venga, dale!

¿Qué tal va este caldo? -Ya está reduciéndose este vino.

Esta carne se la tengo que echar aquí.

(JOSÉ MARI) Venga.

(MICHAEL) ¡Tráemela! (J. MARI) ¿El jugo o la carne?

La carne. -No te cabe aquí dentro la carne.

Cambiad la olla. ¡Va!

¡Adri, un poco de orden en este gallinero, por favor!

-Coge. ¡Con cuidado! -Adri es un poco más pastelera,

más belga y el tema este guisadillo no sé cómo lo lleva.

A mí me da igual. Si nos da las instrucciones ella,

pues yo las sigo.

A ver si siempre es igual de mandadito.

No. Yo soy profesor y soy el que da órdenes en mi clase.

Aquí estoy recibiéndolas.

(IVÁN) OK.

¡Una cucharita por aquí! A ver, a ver, a ver...

¡Para, para, para, para!

¡Luna, tía! -¡Ay, de verdad!

Diferencia de cuándo estoy haciendo cosas.

-¡No he hecho nada! -Luna, los aguacates son 20 minutos

al horno. ¿Puedes estar pendiente?

-Vale. Sí, sí. Perfecto. -20 minutos.

¿Ya, José Mari? -¡Cuidado!

-¡Mete ahí! -¡Toma, Michael!

"Thank you".

¡Eh! ¡El pulpo! ¡Que se sale todo!

¡El pulpo! ¡Los del pulpo! ¡Capitana!

¡Que se sale el pulpo! -Quita la tapa.

Quita la tapa. -¡Niño!

(ROSA) Fidel, la tapa. -Hay pulpo para un regimiento.

Para todos los legionarios, como ha dicho ella.

¡Andy! -¡Sí, dime, Teresa!

Ahora sí que necesito que esto se remueva bien.

-¡Vamos! -¡Va, aquí, "pijolandia"!

(RIENDO) "Pijolandia". "Pijolandia"... ¡Vamos!

Mira, mira. Esto es chulísimo. Mira.

(ANDY) ¡Mete ahí! ¡Vamos! Que esto lo tenemos

que tener preparado ya.

Yo os voy a ir llenando vasos. -¡Sí!

Los vasos los emplato yo. Vosotros haced el crujiente.

-Aquí lo tengo. -Vasos, emplato yo.

Esto tiene un pintón. Pruébalo...

Tiene que estar buenísimo porque Pepe dijo que estaba bueno.

Vamos a probarlo. -¡Bien! ¡Vamos!

Pica cebolletas...

¿Qué pasó? -¡Está genial!

¡Eh! ¡Está genial!

-¡Me asustáis! -¡Está de muerte!

¡Por favor, qué bueno!

¡Sonso! -¿Qué?

Esto, directamente, al batidor. -¡No, no! Al biberón.

(ANA) Vale. Sonso, te acuerdas de cómo era, ¿no?

(SONSO) Sí. Hay que disolverlo todo...

Poquito a poquito cada gotita, eh.

No es un chorro. Es una gotita. -Lo sé.

Capitana, ¿empiezo a partir aguacates?

-¡Sí! ¡Sara Lúa, sí! -¡Vale!

¿Cómo vamos, Sonso? ¿Se te hacen?

Nada, nada. Le vamos a echar agua y más agar, creo.

Un litro de agua, 12 gramos de agar y la mezcla del jarabe.

Sí porque no se hacen. A ver si las puedes repetir.

(SONSOLES) Algo nos ha fallado y tenemos que repetir Ana y yo

el preparado para que quede más suelto.

No tan espeso porque se nos atasca en el biberón

y nos está costando, pero tenemos tiempo,

confiamos y lo vamos a sacar.

(SARAY) ¡Ea! ¡Gloria!

Tía, ¿habías visto alguna vez una cebolla así de chica?

No, en mi vida. En mi vida.

Todos los días se aprende algo nuevo.

(JOSÉ MARI) Saray... Las cebollas rápido.

¿Este qué se cree? "Las cebollas rápido".

Le haré caso a la capitana, no a ti con el moño.

A mí no me toques el moño.

¡Haz tu trabajo, tío! -"Yo le haré caso a la capitana".

¡Es que no me da la gana! ¿Tú eres el jefe aquí o algo?

Pues no eres nada. Tú a lo tuyo. Me vas a mandar a mí...

Tú a imitar, a hacer Raphael y a hacer el tonto. A mí déjame.

(JOSÉ MARI) Saray, llevas una hora para cinco cebollas.

¡Tú vete para allá! ¡A mí me olvidas!

¡No me mandes tú! ¡Si me tiene que mandar alguien,

me manda mi capitana! -¿Qué pasa?

Lleva media hora para esto.

¡No me toques el coño con las gafas de pasta!

¡Vete para allá, anda! -Cuidado con la cebolla.

¡Escucha, vamos a ver...!

¡José Mari! -¡Dígame!

Que no estamos para... Deja eso. -¡Adrienne!

Déjame que lo pruebe de sal. No tiene ni idea de hacer un caldo.

¡Venga, vamos! ¿Tenéis ganas de ir a la eliminación? Yo no.

(ALBERTO) ¡Vamos, Saray! Calma y amor.

Y nosotros, a lo nuestro. -Guay.

¡Olé mi Alberto! -Nosotros, a lo nuestro y ya está.

(SARAY) José Mari es oscuro. Va de "ji, ji, ja, ja",

de gracioso, de imitaciones, de hago el tonto,

pero creo que es malo. Creo que tiene un fondo oscuro

que no me gusta nada. No lo quiero cerca.

Personas negativas, fuera.

¡Hala, qué guay! -¡Dadle candela, que no llegamos!

¡Capitana, ya tenemos la mantequilla de miel!

¡Perfecto! ¿Cómo vas con eso, Sonso?

Es cuestión de echar bolitas. Tú no te preocupes.

(ROSA) ¡Muy bien! -Me van a llamar

"Mari la cochina" Pepe y tiene toda la razón,

pero esto está tan pegajoso...

(JUANA) ¡Ay, mi nietecito! ¡Ay!

¿Luego me vas a contar un cuento como anoche

para que pueda dormir? -Claro.

Qué nos gusta un cuento, eh, Juana.

¡Oh! -¡Fidel, tira!

-Voy a meter a la brasa esto. -Venga.

¿Te ayudo a sacar los pulpos? -No te preocupes. Ya lo hago.

¡Vamos, chicos, que no da tiempo!

(JUANA) Ya lo sé. Eso es matemático.

(FIDEL) ¡Vamos a ello!

¡Ay! ¿Qué pasó? -Que pesa.

-¿Te quemaste? -No, estoy bien. Estoy bien.

Estamos braseando un poco los aguacates

antes de poner el pulpo macerado con las especias y demás.

Me estoy quemando un poco...

¡Ay! Las piernas... ¡Ah!

¡Uh! Me estoy abrasando las manos, la cara... Todo.

¡Venga, chicos, que vamos bien! ¡Vamos a darle mucho brío!

¡Aspirantes, acabáis de consumir la primera hora de cocinado!

¡No sé si estáis escuchando...! ¡Tic, tac, tic, tac!

¡O espabilamos o esto huele a desastre, chicos!

¡Vamos, ya podéis correr!

Vuestra suerte es que vais a recibir ayuda.

¿Ay, sí? Hemos invitado

al dos Estrellas Michelín Benito Gómez, que ha venido

directamente desde su restaurante Bardal en Ronda

para estar aquí con nosotros.

¡Adelante, Benito! Por favor. ¡Hombre, Benito!

¡Un tío grande! ¿Cómo estás? ¿Cómo estás?

Bienvenido, Benito. Un placer.

Bueno, Benito, enhorabuena

por esa segunda Estrella. Gracias.

Sí. La verdad es que muy bien. Estamos supercontentos.

Bueno, el trabajo de todo el equipo.

Merecidísima porque sabemos todos que eres un crack.

Bueno, vamos haciendo.

Muy orgullosos, también. Tú que eres un gran defensor

de la cocina de proximidad, que conoces, además, perfectamente,

los productos que tiene esta tierra.

Que debo decir que tú los trabajas extraordinariamente bien

porque el aguacate que tú ofreces a la brasa...

Es un clásico. Es una maravilla, otro nivel.

En esta zona, tenemos la suerte de que hay, probablemente,

los mejores aguacates del mundo. Posiblemente.

Es un producto muy representativo de la costa tropical de Málaga.

¡Qué maravilla! Benito, que el aguacate

es un productazo, lo tenemos clarísimo.

Lo que dudo es si nuestros aspirantes harán

buen uso de él. Vamos a ver.

¿Me acompañas a la cocina? Venga.

Pepe, ahora te lo traigo. Adelante. Muy bien.

¿El aguacate que estaba antes...? -Este es el primero que saqué.

Se te olvidó sacar la bandeja de los aguacates.

-Sí. -Esto lo preparas, lo limpias

y lo vas triturando en una olla. -Vale, perfecto.

El equipo azul tiene que cocinar un rape en tempura

con aguacate a la sal y unos pepinos encurtidos,

una pipirrana... Y como segundo, presentarán una presa ibérica

con un puré de zanahorias escabechado y cebollitas a la miel.

Cosas que yo veo así a bote pronto. ¿Vale?

Están limpiando la presa un montón, que tampoco le hace falta.

Le está quitando, básicamente, la gracia que tiene,

que es la grasa. Exacto.

Yo, lo que tú veas. -Oído. Por favor, solo faltaría.

A mí me preocupa otra cosa.

Porque esta carne va marinada. Claro.

Mientras la vas limpiando, la marinamos.

Perfecto. ¡Oído! Gracias, chef.

¡Adrienne! (ADRIENNE) ¡Sí, voy!

¿Crees que vamos bien de tiempo? Vamos muy apurados de tiempo

y vamos a pasar a velocidad superior.

Adrienne, tienes que ser consciente de lo que pasa en tu cocina.

No tenemos la presa marinada... Ya.

El rape estamos limpiándolo, cortándolo aún...

No hay tempura... Ya lo sé.

No hay salsas, no hay fondos. El aguacate...

Vamos a tener que buscar soluciones para todo.

Tenemos que correr o volar. Ya. Vamos a volar.

-Yo lo veo... complicado. -Es muy complicado, ¿no?

Estamos de acuerdo, Benito. Vámonos.

Vale. Muchas gracias. -¡Suerte!

¡Chicos, tenemos que pasar a velocidad superior! ¿Vale?

¿Tú has acabado con la presa? -Sí. Hay que marinarla.

Estoy tostando un poco. -Vale. Michael, ¿sabes hacer

la masa para la tempura? -No.

Él sí sabe. -Mira. Cambiamos roles.

Chema, ¿sabes hacer la tempura? -Sí, sí.

(MICHAEL) Pues deja eso...

Vale. Que me lo diga ella. -Te lo he dicho.

¡Te lo está diciendo!

Sí, pero que me lo diga ella.

Benito, ven a ver un equipo organizado, que yo no sé

qué le pasa a Jordi, que siempre me desorganiza los equipos

y son caóticos. Los míos funcionan como si fuese un ejército.

¡Equipo rojo! ¡Sí, pepe!

Os traigo a Benito Gómez, dos Estrellas Michelín,

uno de los grandes cocineros de este país.

Somos unos legionarios, Benito. -Ya veo.

Como vuestros rondeños.

¿Cómo va ese pulpo? -El pulpo está en el punto.

A ver esto cómo está... Me gusta tanto el pulpo,

que cuando está un poco al dente, me gusta, y cuando está

muy hecho, me sigue gustando. Pero está muy bien

y ahora se terminará de hacer en la parrilla. Está bastante bien.

¡Chicos, que el pulpo está perfecto!

(Aplausos y vítores)

Gracias, Benito. Vamos a ver al parrillero.

Vente para acá, que no me fío un pelo.

¡Te estoy oyendo! Están haciendo

aguacates a la brasa. ¿Podemos probarlo?

Sí. ¡Ay, que me quema!

Vamos a quitarle un trocito...

Muy bueno. Me ha gustado muchísimo.

-¡Ay! -Parrillero, muy bueno, eh.

¿Sí? ¡Guau! Lo celebro que te guste.

Te veo bailando. Porque tengo más calor

que en el infierno.

Y mira que yo soy calenturiento de serie, eh.

¡Pepe Rodríguez!

Aquí la que lleva el postre soy yo, así que fuera de mi cocina.

Bueno... Te dejo con Benito. Sí.

Y veis el postre. Nos vemos. Venga, Pepe.

¿Qué tal, Benito? Muy bien.

A ver, a ver... ¿Cómo va el postre, capitana? Cuéntanos.

Estamos un poco pilladas, solamente, con las bolitas de miel.

Teníamos la mezcla muy espesa. Nos costaba mucho sacarla

del biberón y la hemos diluido un poco con agua y con agar-agar.

Vale. Y vamos a empezar otra vez.

-¿Habéis hervido el agar-agar? -Sí.

A lo mejor, ahora os sale bien. ¡Vámonos, Benito!

Yo... No sé, eh. Pero yo casi que metería el bicarbonato ahí

porque esto va a hacer... -¡Capitana, muy rápido!

Tenemos que echar el bicarbonato.

Esto multiplica por tres. Mira cómo está la olla.

Pues quita la mitad y echas la mitad del bicarbonato.

Buena idea, capitana. Muy bien.

Bueno, Benito, a 20 minutos de sacar platos,

¿cómo has visto a los aspirantes?

Bueno, yo creo que van un poco justos, al límite.

Es una forma suave de decirlo. ¿Sabes lo que vamos a hacer?

Nos queda pendiente una visita a tu casa. Ahí comeremos bien

y saldrán las cosas a tiempo.

Y celebrar esas dos Estrellas Michelín merecidas.

Ha sido un placer tenerte aquí.

Para lo que necesites, ya sabes. Muchas gracias.

Hay que volver a Ronda. Gracias.

Dejamos a Pepe que se ocupe de esto y vámonos a Ronda.

¡Vámonos! ¡Al restaurante! ¡Fuera!

¿A alguien le hace falta que le eche una mano en algo?

¿Cómo va esta tempura? -¿Cómo lo ves?

Le falta más consistencia. -Yo sé hacerla para casa,

pero para cien... -Estamos todos igual.

(IVÁN) ¡Venga, vamos, vamos!

¡Chema! -¡Dime!

Ponte a marinar ya. ¿Tienes la mezcla hecha?

-No, la hago ahora. -Vamos, venga. "Perfect".

Alberto, ¿cómo vas? ¿Quieres que te ayude?

Eh... Me falta el tomate y el pimiento verde.

-Genial. -Yo, si me dedico a esto 100%,

llego. -100% o 200%.

-Llego, llego. -Venga, Alberto, muy bien.

¿Probaste el aguacate, Luna? -Está muy rico, cariño.

¿Quieres probar un poquito? -Vale.

-Estoy marinando la carne, ¿vale? -Venga.

Ya le he puesto el pimentón, la miel de caña,

el ajito y la soja. ¿Vale?

-Vale. -Luna...

Está un poco saladete... -¡Uh!

Está supersalado. Ya estás sacando los otros aguacates

y le metes más agua. Tiene que bajar la sal.

¡Velocidad! Vamos mal de tiempo, chicos.

Saray, ¿cómo vas? -Bien. Ya le voy a echar

la miel de caña. -Vale.

¿Cómo quito la sal de aquí? Me da miedo.

Es que se va a caer toda la sal.

Oye, ya se me está dando superbién esto de las bolitas.

Cuanto más cerca del aceite, mejor quedan, Ana.

Flipo. Segunda prueba de exteriores

y ya hacemos esferificaciones. ¡Me muero!

¿Qué tal, mis chicos? -Acalorado pero contento

porque va a salir riquísimo.

Me encantaría ponerme morena con esto.

Fidel, huele que alimenta, tío. -Gracias.

No me he duchado hoy. Era eso. (SARA LÚA RÍE)

¡Andy! ¿Qué tal? -¡Muy mal!

Estoy pasándolo fatal aquí. -Con el vapor, no ves.

Esto mira cómo va aumentando. Esto aumenta por momentos.

Parece el Increíble Hulk. (FIDEL) Pues sácalo, sácalo.

# Los tentáculos del amor. #

-Vale, ya. - # Los tentáculos... #

¡Toma, Andy! ¡Toma! -¡Dame, dame!

¡Venga, estupendo! ¡Dale como si no hubiera un mañana, Andy!

¡Oh! No quiero saber más de la brasa por hoy.

¡Capitana, venga, que lo tenemos preparado! ¡Uh! ¡Así!

-Ya está. -Con mucha suavidad.

-Déjame estirarlo a mí. -Así, con amor.

¡Vamos! -Capitana, ha quedado estupendo.

¡Venga!

¡Olé!

(ANDY) Vamos a terminar allí. (ROSA) ¡Venga, va!

¡A ver! A la tempura hay que echarle más harina

porque está muy líquida. -Yo creo que va bien así.

Esta tempura está muy líquida.

-Ponemos harina. -Vamos a poner un poquito.

No necesitábamos tanto para... -Necesitamos hacer

100 trozos de pescado. Aquí no basta.

100 trozos de pescado aquí, basta de sobra, ¿vale?

Vamos a añadir más harina. ¡Vamos! -Vale.

(IVÁN) ¡Vamos, vamos! ¡Chema! (J. MARI) Dime.

Me tengo que poner con la carne. -Vale.

No creo que haya tanta diferencia entre una y otra.

Sí. Si tiene más harina... -La tempura no va tan gorda.

No es un rebozado. -No es un rebozado.

Te va a quedar bien y ya está.

A lo mejor, en Asturias se hace así.

Vale. Yo te hago caso. -¿Y si metemos ahí

todas las verduras? -Dame un trozo de pescado.

Las verduras no van ahí, va el pescado.

-Y luego... -Que ahí va el pescado.

-¡Ah! -Está de puta madre.

Y aquí también. Están de coña las dos.

-A ver... -¡Venga!

Se está quemando. Según llega la carne, se quema.

(SARAY) ¿Qué pasa con la carne? -Se está metiendo ahí

y según entra, ya parece que se quiera quemar.

Esto debe tener alguna marinación, demasiada miel o algo

y carameliza muy rápido. ¡Vamos a ver una cosita

equipo azul! ¡Capitana! ¡Señores, paramos! ¡Paramos!

¡Me escucháis todos! ¿De acuerdo? Habéis empezado

con una organización decente, poco a poco,

cada uno se ha ido a su bola

y esto ya es un "free style". Es mi culpa.

Veo una carne chamuscada ahí... Eso está chamuscado,

se huele desde lejos que está quemado.

No veo a nadie metiendo tempura aquí...

No veo a nadie friendo y esto sale en 15 minutos.

U os organizáis, u os la pegáis de forma catastrófica

y no sacaréis nada.

15 minutos y saco lo que tengáis. Y si no tenéis nada,

no sacaremos nada. ¿Vale? Vale, chef.

¡Ya la tempura, lo estoy diciendo!

Se dice "témpura". -No lo pongas a esa potencia.

¿Sabes? Para que se haga por dentro un poco.

Va a quedar cruda, eh.

Mira, así no llegamos. ¿Por qué no la vertemos entera?

Se pegan si las metemos de dos en dos, ¿vale?

Necesito una espumadera grande.

Claro. Si no, no nos da tiempo. No voy a ir uno por uno.

-¿Necesitas ayuda? -No, gracias.

(SONSOLES) ¡Vale, Anita! ¡Yuju!

Parecen lentejas negras. (ANA) ¡Capitana, esto genial!

(ROSA) ¡Perfecto!

¿Estás, Ana? -No, espera...

Sonso, sigue haciendo, ¿vale? -Vale.

Van así. Esta que es pequeña, en dos.

A ver, vamos a hacer un... Nos ha quedado perfecto.

(GRITA CONTENTA)

¡Nos ha quedado de lujo! -No bajéis ni medio gramo

la presión, por favor, que no llegamos.

¡Vamos, chicos! ¡Vamos! -¡Venga!

¿La tempura cómo va? -Mal.

Esto no es ni tempura ni nada. -No hay nada.

Es lo que hay. No han hecho bien la tempura, pues es lo que hay.

Se dice "témpura". ¡"Témpura, témpura"!

La tempura tiene que ir más lenta, no tan frito.

No, es muy líquido. Hay que echarle más harina,

mucha más harina.

Equipo azul, sacamos ya las cositas, ¿eh?

Sí. Mejor que lo mires, Jordi.

Por favor. Sí, esto no es una tempura, lo sé.

¿Qué es? Ha salido muy mal.

¿Esto qué es? ¿Qué es esta guarrada?

La he empezado a hacer yo, todo el mundo ha empezado a opinar

y al final pues me ha salido la chapuza esta.

Cada uno ha ido a su bola sin saber hacer las cosas,

nos hemos pasado los marrones y ahora tenemos un rape mal pochado

que no es una tempura ni mucho menos, aquí la mitad por hacer,

la carne chamuscada por fuera, cruda por dentro.

Bueno... oye, capitana, en un minuto saco lo que tengáis.

Vale, vale. ¿Vale?

Es que no entiendo por qué, si la tempura es súper sencillo,

es harina y agua, no hay más.

No me expreso ya más: témpura.

Queridos habitantes de Frigiliana, bienvenidos a "MasterChef".

Aprovechando que estas tierras son ricas y nos proporcionan

ingredientes tan espectaculares como el aguacate y la miel de caña

hemos querido preparar un menú que los luzca como se merece.

(Aplausos)

Venga, muy bien. Esos trocitos, vamos.

¿Cómo vais con esas bandejas? -Genial, ya está todo.

¡Mi amor, están perfectas! -¿A que sí?

¡Están súper sueltas!

Equipos, los 130 minutos de cocinado han terminado.

Tenemos que llevar ahora mismo las elaboraciones al buffet

para servirlas a los invitados. ¿Cómo lo tenemos?

Perfecto, chef. Está acabado.

Equipo azul, ¿cómo lo tenemos? Pues regular, chef.

Si nos deja dos minutos, chef, yo creo que podemos sacarlo...

¿Qué hacemos? Dando mucha velocidad al equipo.

Vale. Hombre, nosotros lo tenemos.

Si quieres podemos mantener el pulpo en la brasa un poquito,

no se enfría y te doy diez o doce minutos.

El equipo rojo te da cinco minutos para que termines todo.

Perfecto. Gracias, chef.

Chicos, cinco minutos reales.

Chicos, lo tenemos todo. Vamos a ponerlos perfecto.

(GRITAN CONTENTOS)

¡Equipo!

Hemos hecho un trabajo en equipo increíble,

con lo cual la sensación es muy buena.

Luego los jueces dirán, pero nosotros nos vamos

con muy buen sabor de boca.

Vale, perfecto. Vamos.

Intenta revolverlo y fuera, vamos.

Eso está muy crudo, ¿eh?

Es que no entiendo por qué, si la tempura es súper sencillo,

es harina y agua, es que no hay más.

Cremosa, no líquido. Eso parece leche.

Capitana, ¿qué nos falta? Nos falta la carne.

Se ha quedado cruda, necesitamos que esté...

¿Por qué? Porque hemos embadurnado la carne con miel y la hemos puesto

en el fuego. ¿Y qué hace la miel cuando hay en exceso? Se quema.

Hemos quemado la miel, da un color a la carne, pero está cruda.

Hay que cortarla y servir lo que tengamos.

¿Pero de sabor cree que está bueno?

Acabo de probarla y no sabía a chamuscado.

Que no dice... sabe a quemado. ¿Saldrá un toquecito de brasa?

No tiene un toquecito a quemado. Vaya.

El exterior. -Vaya, vaya.

Sabe a quemado. ¿Ese rape está cocido?

Sí. Vámonos al pase, que nos vamos.

Vámonos, vámonos. Capitana, vámonos.

¡Aspirantes, vámonos al buffet! ¡Todos, venga!

Jordi, dinos que está todo riquísimo con esos ojos que tienes.

Vámonos. Aguacate a la parrilla, qué rico.

Está bien rico, ¿eh?

Las elaboraciones que vamos a presentar espero que el comensal

pueda catar un poco el sabor, porque tiene su puntito.

El producto es excepcional

y esperemos que el resultado sea bueno.

Muy buenas tardes.

(Aplausos)

¡Qué viva mi tierra y que viva Andalucía entera!

¡Bravo!

Queridos comensales, perdón por esta espera,

pero hemos tenido un pequeños problemas en cocina.

Ahora sí queda inaugurado el buffet.

Pase para acá, señora. Venga por aquí.

Esto está buenísimo, lo más bueno de todos los equipos.

Presa ibérica con puré escabechado.

Muchas gracias.

Aquí tiene.

Eso es rape con una cremita de aguacate...

Hola, amigo. ¿Qué tal? Esperemos que le guste.

Ya verás como sí.

En cuanto lo probéis os va a encantar

con ese aguacate de la tierra.

Mire, le dejo por aquí una panna cotta con miel de caña

de su tierra en esferificaciones, en un caramelo.

Que la disfrute. -Mucha suerte.

¡Qué pueblo tienen tan bonito! -Precioso Frigiliana.

Amiga, por favor, ayúdame. El equipo azul es el ganador,

que se note Andalucía, ¿eh?

Buenos días.

La mejor panna cotta del mundo.

El equipo azul es buenísimo. -¡Vamos!

¡Vamoooooos!

Bueno, que viene el grupo de las guapas.

Que vienen las guapas del pueblo.

Muchas gracias. -Equipo azul, equipo azul.

Que las disfruten. Caballero. -Gracias.

Este para usted que es el más bonito.

¡Gracias!

Ya casi termina mi amiga.

Ya. -Ah, no. Salsa, salsa.

Toma, honey. Esto está delicioso, está en su punto.

¡Vamos, chiquillo! -Sí, pues tú chiquilla.

Vamos. -Pasa para allá.

Toma.

A ver, ¿el equipo azul qué pasa, que es el rey del atasco?

¡Vamos, tirar "palante"!

¿Pero qué es esto? No se puede hacer un atasco aquí.

¿Qué vais a dar la comida en tres horas o qué?

¡Cómo grita la Samantha!

Muy mal organizado el servicio, muy mal.

Vale, vale. Ya, ya.

Alejandro, señor alcalde, veo que te estás poniendo morado.

Sí, sí, es... es lo normal.

Oye, te quería contar, cómo me lo he pasado paseando

en mula por Frigiliana, qué pueblo tan bonito.

Tenemos los rincones más bonitos de España, como has visto.

El empedrado es característico de pueblos blancos de Andalucía.

Y habrá visto los rincones que tenemos con el mulo.

Lo mejor, lo he pasado fenomenal. Una maravilla.

Y, Juan Carlos, qué productazos tenemos.

Aparte de pueblo bonito, productazos para cocinar.

Con lo cual es lo mejor que hay. ¿A qué sabe Málaga?

Málaga tiene la mejor despensa, la mejor huerta,

y con "Sabor a Málaga", una marca promocional de Diputación,

lo que pretendemos es potenciar los productos malagueños,

que se puedan vender por todo el mundo y también evidentemente

en nuestra tierra.

Quiero saber vuestra opinión sobre el entrante del equipo azul.

Bueno, está bastante bien pero salado el aguacate.

Muy bien. ¿Y la tempura bien? La tempura es que no hay.

Si no hay tempura no podemos...

Rape sin tempura. Exacto, exacto.

Bueno, espero que con los otros platos disfrutéis.

Muchas gracias. Gracias a ti.

¡Está muy rico! -¡Vamos!

¡Venga, vamos, niña, que se note que estamos en Andalucía!

¡Que se note la alegría! -¡Olé!

¡Que viva Frigiliana y su gente!

¡Olé! -¡Frigiliana!

¡Frigiliana, Frigiliana!

Esto es panna cotta con miel de caña. Está buenísima.

Venga, equipo rojo, estáis parados.

Tenemos a la espera.

Venga, venga, venga. -Va, lo tenemos.

Vamos, salseo, salseo. -Esto está buenísimo, amigos.

Me he enterado que por aquí hay una pionera en el sector turístico.

¿La primera tienda de suvenires de Frigiliana quién la abrió?

Yo. Isabel.

Isabel López. Qué bien, ¿no?

¿Y qué tal, ahora cuántas hay?

Toda la Calle Real de punta a punta.

Hay de todo, tiendas de recuerdos, anticuarios... hay de todo.

Está muy bien. Está muy divertido.

¿Cómo ha cambiado el pueblo desde que usted era pequeña?

Cantidad. Antes todas las personas que pasaban por la puerta

casi todas las conocía. Claro.

Y ahora de diez personas que pasan por la puerta del pueblo son dos.

Bueno, vienen turistas. Eso es bueno.

Ana, tienes una cafetería, ¿no?

Sí, tengo una cafetería. ¿Y bien con los turistas?

Muy bien. Viene mucha gente de todos lados.

Entonces teniendo una cafetería

sabrás decirme tu valoración del plato. ¿Qué te ha parecido?

Este... es que la carne tan...

Es que estaría mejor un poquito más hecha.

A mí el pulpo estaba muy bien hecho.

¿Y qué ha pasado? Pues que me lo he comido, mira.

No ha dejado nada. Nada.

¿Te hablo de este? Sí.

Este ha estado buenísimo. ¿Sí, la panna cotta buenísima?

Huy, qué bien hecho, qué rico. La ha rebañado.

¿No quieres una más? No. No, gracias.

¿Te traigo otra? No, gracias.

¿A ti también? A mí me ha gustado mucho.

Me quedo encantada. Gracias. Gracias a ustedes.

Disculpe, aquí tiene la presa ibérica. Muy buen provecho.

¡Bieeeeeen!

¡Equipo!

¡Venga, chiqui!

(GRITAN CONTENTOS)

¡Mira todo lo que nos ha sobrado! ¡Ha sobrado y todo, bravo!

Federico, toda la vida de aquí de la miel de caña, ¿no?

Desde que era niño ando yo por aquí por estos...

Pues para "MasterChef" es un honor venir aquí, probar la miel,

cocina y hacer estos platos.

Y, Javier, que eres la sexta generación de la familia.

Sí, Samantha. Muchas gracias por abrirnos

las puertas de vuestra fábrica, que nos ha encantado.

¿Qué tal la presa ibérica con puré de zanahorias?

La presa me ha resultado cruda, totalmente cruda.

Pero el toque de la miel de caña en la cebolla sí me ha gustado.

Te ha gustado, ¿no? Sí, la verdad que sí.

Es un producto que conocemos y tenemos un gran reto,

y es conseguir que la miel de caña esté en la cocina de toda España.

Porque es un endulzante natural, aporta menos calorías

y más nutrientes que los azúcares.

Y entonces combina perfectamente con todos los platos.

Eso es lo que nos importa a nosotros, que sea sano,

que alimente, que sea español y que esté rico.

Así que nos encanta.

Muchas gracias. A usted. Adiós.

Amigos de Frigiliana, siento que el menú no haya estado

a la altura de lo fenomenal que se come en Málaga.

Aun así me gustaría que recordéis este día con cariño,

porque yo me lo he pasado pipa.

Qué feliz he sido paseando en mula por vuestras calles.

No voy a olvidarlo nunca, pienso volver.

Haber podido trabajar con vuestros productos

ha sido un honor porque representan el pasado, el presente y el futuro.

El pasado con la miel de caña y su receta ancestral;

el presente con los aguacates y todas las frutas tropicales

que tanta prosperidad están aportando a esta zona;

y el futuro, que sois vosotros. Porque sin vuestro trabajo

y esfuerzo nada de todo esto podría continuar.

Así que muchas gracias a todos, un placer.

Mil gracias a todos por estar hoy aquíos aseguro que volveremos.

Eso sí, a descansar, no a trabajar. Gracias y hasta siempre.

(Aplausos)

¡Venga, va, va, va! -¡Venga, venga, a limpiar!

¡Venga, que con esto lo tenemos todo!

¡Equipo azul, todo como los chorros del oro!

¿Qué es esto? -Adrienne.

¿Qué? -Nos han dejado algo.

¿Abrimos? -¡Sí, venga!

¡Una, dos, tres!

¡Huy, qué rico!

¡Pan negro de Frigiliana!

¡Frigiliana, Frigiliana!

¡Frigiliana, Frigiliana!

(MICHAEL) Oh, los chefs.

Aspirantes, no me digáis que no son

encantadores aquí la gente de Frigiliana.

Vaya detallazo regalaros un pan, y qué pinta tiene.

Ya. -La verdad es que sí.

Como todos los productos de aquí.

O sea, que estáis encantados con ese pan y con todo.

A lo mejor es para mojar

en la salsa tan rica que nos ha salido.

¡Muy bien, muy bien!

Como veo que los dobles sentidos no están hechos para vosotros,

porque no lo pilláis básicamente, yo os he traído otro regalito.

¿Para acompañar el pan negro?

¿Eh?

Equipo azul, esto es para vosotros.

Os va a quedar ideal con el menú que habéis preparado

es la guarnición perfecta, ¿eh?

¿Es un delantal negro? -Ostras...

Equipo azul, ¿escucháis esta lluvia que está cayendo? ¿La oís?

Sí.

Frigiliana llorando por los platos que habéis servido.

Vais los ocho directos a la prueba de eliminación.

Sí, chef.

Estoy totalmente de acuerdo con el veredicto.

Hemos sido un desastre.

Cuando hemos cerrado las cocinas y llegaba el momento de servir

el buffet no había presa, no había rape como tenía que ser servido.

Simbólicamente estaba, pero bien hecho no había nada.

Presa mucha miel que se ha quemado, el sabor no era rico y cruda,

la tempura no era tempura, era agua de harina

con un pescado pochado malo, el aguacate no tenía sabor.

Innumerables fallos. ¿Queréis que siga?

Pues yo creo que estábamos bien organizados al principio,

pero rápidamente la gente dejó de hacer lo que estaba haciendo,

hubo como un caos en la cocina.

¿Y tú qué has hecho? Pues yo he intentado ayudar

en cada parte donde hacía falta mandando, pero...

No, ¿cuando la gente se ha pasado

tus órdenes por el forro qué has hecho?

Sabes, a ti te ha faltado carácter y sin embargo...

a tu compañero Iván le ha sobrado.

Entro en la cocina y te planteo al principio:

"Oye, que un solo aspirante quiere hacer todo quizá es mucho".

¿Cómo has concluido tu afirmación?

"Eh, perdona, hablamos al terminar".

Ahora estamos hablando.

No tengo que decirte mucha cosa, a la vista está el servicio.

Pero creo que tampoco es tan malo como lo que acabas de decir,

lo acabas de pintar muy cocón.

Pero, hijo mío, ¿nunca estás contento con la valoración?

No es una cuestión de estar contento o no.

No hay un solo comentario positivo sobre los platos del equipo azul.

¿En serio?

Entiendo que me discutas a mí, a mis 28 años de oficio,

porque hoy no tienes el día, no estás pensando con la cabeza.

No puedes discutir a los comensales.

Me gustaría que los comensales me dijeran eso a la cara.

Iván, en serio, ¿qué años tienes?

Treinta y ocho para treinta y nueve.

¿Crees que el rape que has sacado era un rape en tempura?

No. ¿Entonces?

El aguacate está salado, la carne no está perfecta.

A ver si me entiendes, perdóname...

Me gustaría tener un cacho de carne aquí para poder valorarlo.

Yo no os puedo dar la razón si no creo que la tengáis.

No creo que la carne esté en perfecto estado

pero no era un tocinete de ceniza ni nada por el estilo.

Que no, que no estaba quemada, si estaba cruda. Hasta ahí llego.

Pero no estaba bien hecha.

¿Comprendes el concepto? Comprendo.

No desconfío del criterio de los jueces en cuanto

a que creo que quieren que aprendamos en todo momento,

pero sí que creo que han sido bastante duros con nosotros.

Estoy totalmente de acuerdo con ustedes.

(TODOS) No.

La carne no era una porquería.

Pero quizás, Saray, pues no tienes paladar,

tienes una alcantarilla. No pasa nada.

A lo mejor tú eres muy pijo y tienes el paladar muy repulido

y estás acostumbrado a comer caviar.

Saray, nos encantaría tener tu criterio como una fuente

de valor, pero no lo es.

A ver, yo la he probado y es verdad que un poco a quemado sabía.

Pero era muy buena carne y estaba...

Maravilloso, el producto es un diez.

Pues por eso me ha gustado, aunque estuviese quemada.

Pero es verdad que se podía haber hecho mucho mejor.

Luna, a "MasterChef" se viene a cocinar.

Está muy bien que uno se lo pase bien, que haga el canelo,

incluso que ligotee, pero cuando el servicio está terminado.

Vale. Sí, chef.

Y para que veáis que este jurado

dice tanto las cosas malas como las buenas os diré

que ha habido algo bueno en vuestro equipo:

Alberto.

A pesar del desastre generalizado has sido el mejor de tu equipo

porque por lo menos has estado concentrado, a por el tajo,

buscando estabilidad e intentando sacar el servicio.

Gracias. Así que no te libras

de la prueba de eliminación pero por lo menos te llevas

mi enhorabuena. Muchas gracias.

Viendo trabajar a Alberto cada vez me gusta más,

porque es que encima si te cocina bien, oye, pues maravilloso.

Bueno, equipo rojo, enhorabuena

porque sois los ganadores de esta prueba.

¡Gracias!

Rosa, quizás se nota que estás acostumbrada a mandar.

No he visto ninguna discusión, todo el mundo ha respondido,

todo a una, cada uno hacía lo que tú pedías.

¿Qué más se quiere?

Me he sentido muy bien, pero porque el mérito lo tiene

tener un equipo como este.

Con estos yo me iba a la guerra donde fuera por el mundo, vamos.

Para mí ha sido un placer.

Todos habéis estado bien, pero quiero resaltar el trabajo

de tres personas de este equipo que ha estado muy bien.

Sara Lúa, has conseguido que el pulpo estuviera

en el punto perfecto. Gracias.

Con lo cual, oye, el oro de esta prueba es para ti.

Gracias.

¡Bien!

Que te reconozcan tu trabajo pues es genial.

Y además después de haber estado en prueba de eliminación,

después de haber tenido el delantal negro tanto tiempo,

ahora me he ganado el blanco.

Y la medalla de plata es para...

Fidel.

¡Bien!

Gracias, mi niña.

Fidel, oye, has estado en todo, te has hecho fuerte en la parrilla,

el resultado estaba muy bien el punto de las brasas.

Así que esa medalla de plata es para ti.

Gracias. -¡Bravo!

Espero seguir a la altura. Gracias.

Y ya solo nos queda el bronce, que es para...

Andy. ¿Para mí?

(Aplausos)

¡Bravo!

Gracias, chef. -¡Bravo!

Oye, Andy, no has pasado desapercibido.

Queremos que sepas que estamos orgullosos del trabajo

que has llevado a cabo ayudando a todos tus compañeros.

Nos gustan esos detalles en los aspirantes.

Lo sé. Muchas gracias, chefs.

Gracias. -Gracias.

¡Bieeeen!

Como Andy la otra vez lo hizo muy mal, pues me ha emocionado

que hoy le han dicho bien y se ha venido arriba.

Aspirantes, espero que los 16 hayáis aprendido esta lección.

"MasterChef" es el talent de cocina más duro de la televisión.

Equipo azul, vais los ocho a eliminación.

Y vosotros, equipo rojo, continuáis una semana más

en las cocinas de "MasterChef" porque también os lo habéis ganado.

Felicidades.

(GRITAN CONTENTOS)

Como cada año vuelven los Campamentos MasterChef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te encanta cocinar y quieres vivir

una experiencia inolvidable en un entorno natural

tienes que venir a los Campamentos MasterChef.

Además convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano, Campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven a Campamentos MasterChef!

Los aspirantes regresan a estas cocinas después

de un veredicto que desafortunadamente nos costó

muy poco decidir, pero que ha generado mucha tensión.

¡Vamos, vamos!

Nunca antes un aspirante había puesto en duda de manera

tan tajante nuestro veredicto

y las opiniones de los comensales como ha hecho Iván.

Vamos a descubrir cómo regresan a estas cocinas.

Dios mío de mi vida...

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a estas cocinas.

(TODOS) Gracias, chef.

Iván, ¿se te ha pasado ya el enfado? Veo que no.

No estoy enfadado ni lo estuve nunca.

Tienes un semblante muy serio. Soy una persona seria.

Y sobre todo que estoy ante una prueba de eliminación.

O sea, que no estoy contento.

Has dicho que no te parece justo que se eche por tierra

un buen trabajo por unos pocos errores.

Los errores ya los hemos visto.

¿Cuál crees tú que ha sido el buen trabajo?

No dije que haya sido un buen trabajo,

dije que no era tan desastroso como lo habíais pintado.

Creo que he sacado muchas raciones

y el resultado final no ha sido el bueno.

O sea, Iván, sigues insistiendo que tu carne estaba perfecta.

No, yo no he dicho perfecto en ningún momento.

De perfecto a no tan mala hay un trecho.

Cando te suspenden, te suspenden con un cuatro,

no hace falta ser un cero, pero es un suspenso.

A lo mejor tú estás contento con el cuatro.

No estoy contento con el cuatro,

pero no estoy de acuerdo con el cero.

Me duele es que sigas poniendo en duda nuestra valoración.

Lo único que quiero dejar en tesis

es que no había una carne carbonizada.

Como mi nivel de exigencia está aquí para mí una carne quemada

está muy quemada, es un trabajo mal hecho que no se puede servir

y que los comensales no van a disfrutar.

Para mí eso es un desastre mayúsculo.

Hay que ser súper crítico

y que algo que está mal está muy mal en cocina,

porque o está bien o está muy mal, para mí.

No estoy contento con mi trabajo y el veredicto de los jueces

me puede gustar más o menos, pero sé que es para construir

así que me lo voy a tomar como tal, sin más.

Yo opino que nos disteis mucha caña con la carne

cuando lo que de verdad había salido fatal era el pescado.

Que yo probé la carne y a mí me gustó, qué quieres que te diga.

No, si yo tengo un amigo médico que opera del paladar.

Te daré el teléfono por si quieres que te ayude.

Ya sé que no tengo el paladar tan repulido como ustedes.

Lo siento, disculpen.

Teresa, tú desde el otro equipo... Sí.

Qué te parece la actitud de Saray y de Iván.

Yo muy mal, porque yo si algo no tolero son las cosas mal hechas

y siempre procuro rodearme de personas como ustedes

de las que pueda aprender.

A ver, Saray, ¿qué pasa? La veo un poco pelotillera,

porque parece que nosotros lo hemos querido hacer mal.

Nosotros nos hemos esforzado. -Yo no he dicho eso, ¿eh?

¿Qué hacemos, nos fustigamos aquí? ¡Zas, zas, zas!

No, te equivocas, simplemente decimos lo que hemos visto.

Estás en la prueba de eliminación,

haces una mala prueba, te vas y adiós.

El tema no es que lo hayáis hecho mal, sino que os lo decimos

y nos decís que no, ese es el problema.

No entiendo por qué los jueces

tienen esa mala leche a la hora de valorarnos.

Deberían relajarse un poquito.

Por cierto, Saray, ¿qué tal tu relación con José Mari?

¿Habéis hablado ya después de lo sucedido?

Ya un poco sí, pero es que me pone "atacá",

me pone muy nerviosa y él lo sabe, y sabe que yo soy pólvora,

que como me toques las palmas yo bailo.

Me dijiste unas palabrotas que me sentí un poco ofendido.

Entonces me fui, me fui, -Oh, qué ofendido.

Hombre, podías tomar tu misma medicina y hablarle a él

como tú quieres que te hablen a ti.

Vale, pues ya está, soy la más mala.

Qué bueno es José Mari. Ponerle aquí un arito

y la Saray es un bicho. Lo estás diciendo tú.

Pues ya estaría, lo que queráis. Lo que digáis ustedes.

Sí, bwana. Sí, bwana.

Saray...

tranquilízate, ¿vale?

Porque estamos nosotros calladitos preguntando y la que se está

subiendo a la parra y faltando al respeto eres tú.

Y es lo último que vas a hacer delante de este jurado.

No quiero trabajar con José María ni muerta,

ni por todo el oro del mundo,

que no lo quiero cerca, que no me gusta.

Rosa, no te hacía ni pizca de gracia ser capitana.

Y después de ver el resultado

no entiendo por qué tenías tanto miedo, mujer.

Para mí ha sido una sorpresa gratísima contar

con el equipo que he contado.

Con estos soldados me voy yo a cualquier guerra.

Bueno, delantales blancos, lo que está claro es que tenéis

asegurada vuestra permanencia una semana más en "MasterChef".

Enhorabuena.

Podéis subir a la galería.

Yo creo que mi equipo nos merecemos mucho hoy estar

con el delantal porque funcionamos muy bien.

Y sobre todo creo que nuestro equipo no es nada soberbio.

Microinfarto.

Delantales negros, antes de saber en qué consiste el último reto

de la noche vamos a recibir a un invitado que os puede ayudar,

y mucho, en esta prueba.

Gran amigo de este programa,

siempre comparte con nosotros sus descubrimientos.

Desde el restaurante A Poniente en el Puerto de Santa María

con tres estrellas Michelín, Ángel León.

¡Oh, Ángel!

¡Qué bueno es, me encanta!

¡Oh!

Ángel León me recuerda a Bob Esponja.

Plancton, plancton, plancton.

Pues habrá que tomarlas con plancton.

Flipo en "colorinchis".

Buenas noches, Ángel. Siempre trabajas con productos

sorprendentes para crear los menús más innovadores de la alta cocina.

¿Cuáles han sido los últimos

ingredientes que has incorporado a tu restaurante?

No muy vanguardista, pero sí curioso,

estamos trabajando gusanas en el mar.

¿Gusanas? ¿Qué?

¿Gusana?

Nos dimos cuenta que en la marisma

había una gusana marina que valía 650 euros en Japón,

y en Cádiz solamente se utilizaba para pescar.

A partir de ahí empezamos a trabajarla y nos dimos cuenta

que era exactamente igual que una espardeña.

Como los cohombros de mar. Sí, espectacular.

Crudito, ¿eh?

Y entiendo que al principio costará, pero es de esos productos

que está para tirarse al suelo de lo rico que está

y a los cocineros les va a encantar cocinarlos, ¿no?

Saray tiene ganas ya de ir a tu restaurante.

Tenemos abiertas las reservas. ¿Quieres?

Yo bichitos no.

Ay, que va a tocar bichos.

Y ahora te vas a atrever con unos comensales muy especiales

haciendo "Fish Revolution". Sí.

En los comedores escolares. Cuéntanos esto.

Me dieron la oportunidad de intentar cambiar

la alimentación en los niños y estamos ahora introduciendo

en casi un millón de niños en España, en los comedores,

productos que hemos descubierto.

Por ejemplo, hemos hecho una pasta con un 90% de pescado.

No tiene gluten ni tiene harinas y los niños están comiendo

proteína de pescado camuflado con carbonara, tomate, etc.

Oye, luego dame una bolsita para mi casa.

Sí, por supuesto. Luego hemos hecho alitas de pollo

que también están hechos un 90% con pescado,

hemos hecho patatas fritas hechas con proteína de pescado.

Y me hace muchísima ilusión. Muy bueno para nuestros pequeños.

Sin duda, sin duda. Que coman mejor.

Aspirantes, como todos conocéis de sobra a Ángel León

me imagino que ya estaréis pensando en qué va a consistir

la prueba. Sí, en pescado.

Alberto, tú fuiste el mejor de tu equipo.

Por eso vas a tener una ventaja,

y ha llegado el momento de conocerla.

Pero para ello nos tienes que acompañar al supermercado.

Madre mía. -Yo no quiero bicho.

Alberto, pórtate bien, ¿eh? -Albe, porfa.

Como nos toquen las gusanas del mar

que está haciendo ahora mismo Ángel León en su restaurante

yo ni idea de lo que voy a cocinar, ni idea.

Alberto, ¿qué crees que esconden estos paños?

Pues me imagino que habrá diferentes tipos de pescados,

mariscos o por ahí irá la cosa.

Bueno, Alberto, vamos a descubrirlo.

Ojos de besugo.

Nunca los he probado.

Es de lo más cotizado en Japón. -¿Sí?

Espina de boquerón.

¿Qué te parece? Tampoco sabría qué hacer con esto.

Vamos con el tercero.

Huevas de sepia.

Esto no lo he comido nunca.

Pues eso en Cádiz está en los bares, ¿eh?

Huevas de sepia...

Vamos con el siguiente, Alberto.

Tripas de bacalao.

Nunca he comido tripa de bacalao.

Qué daño están haciendo los burguer, ¿eh?

Es que estoy flipando con lo que está saliendo ahora.

Escamas, ¿no? Escamas de salmonete.

Más cotizado que el caviar eso. Total.

Vamos con el siguiente, Alberto.

Cabeza de atún.

¿Y esto tal cual así lo tenemos que...?

Lo coges y te lo llevas. Claro.

Hígado de rape.

Foie gras marino, ¿verdad? Sí, señor.

Me estoy dando cuenta que no sé nada de pescados,

porque no sabía ni que se comía el hígado de pescado.

Hígado de rape.

Y el último...

Un mero... y entero encima.

Alberto, ¿qué te parece todo este género?

No tengo ni idea de qué hacer

con ninguna de las cosas de aquí ahora mismo.

Son las partes que solemos desechar de los pescados,

vísceras como el hígado por ejemplo y partes menos nobles:

tripas, cabeza, espina, escamas.

Todos estos ingredientes son para cocinar, tus compañeros y tú.

Tendrás que repartir cada uno de ellos.

Al que le des el mero tendrá la ventaja de elegir

con qué parte cocina, pero también una desventaja,

deberá limpiarlo completamente, desescamarlo, eviscerarlo,

en el mismo tiempo que los demás.

Es decir, una ventaja algo envenenada.

Bueno, Ángel, ayúdale un poquito.

Creo que lo más engorroso quizá para cualquier compañero

van a ser las espinas y van a ser los ojos

por el desconocimiento.

El más fácil entiendo que es...

La tripa. La tripa.

Y entiendo que esto tiene una facilidad que no tienen otros.

Las huevas de choco. Es más fácil para ti.

Se va a portar bien con Iván.

Con Iván... Ah, con él, sí.

A pesar de la caña que se dan, se quieren.

Alberto, ¿con cuál te quedas tú?

Va, me quedo con las huevas de sepia.

¿Sí? Muy bien. Siguiente.

Pues los ojos se lo vamos a dar a Luna.

¿A Luna los ojos? Bueno, puede ser divertido.

Alberto, las espinas de boquerón.

Se las vamos a dar a José Mari, a ver si las hace en tempura.

Esa tempura que él domina tanto. Sí, sí.

Tripas de bacalao se las vamos a dar a Mónica,

porque me gustaría que hiciera un buen plato ella.

Bueno, a ver si se redime con las tripas.

Escamas de salmonete...

Se las vamos a dar a Michael. ¿Por qué a Michael?

Porque no va a saber hacer nada. ¿Le quieres perjudicar?

Me cae muy bien, pero creo que no trabaja bien en equipo.

Muy bien. Pues vamos con esa cabecita.

¿A quién le damos la cabeza del atún?

Se la vamos a dar a Saray.

Se le da bien limpiar pescado.

Siempre dice que se le da bien, entonces se la daremos a ella.

El hígado de rape. El hígado de rape va para Adrienne.

Ella ha trabajado de pescadera alguna vez y creo que a lo mejor

sabe cómo hacer algo bueno.

Le hubiera dado el pescado entero, si es pescadera sabrá...

El pescado entero para Iván. Ah, lo tenías claro ya.

Para que se luzca. Bueno, para que se luzca

o para que le cueste un poquito. A ver cómo lo limpia.

He intentado beneficiar a algunos.

No tanto perjudicar a otros, pero a alguno sí que he intentado

darle algún ingrediente que sabía que era incapaz de cocinar con eso.

Aspirantes, Alberto ha decidido

lo que vais a cocinar cada uno de vosotros.

Vais a flipar.

Yo espero que me beneficie, porque yo lo quiero mucho.

Yo también la quiero mucho. También te quiero yo a ti.

Poco a poco, pero te quiero. -¿Ves tú?

Tenéis la oportunidad de revelarnos vuestras mejores artes

haciendo un plato que os libre de la eliminación.

Para ello disponéis de 50 minutos.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Vais a entrar a hacer la compra por primera vez

a nuestro supermercado y allí descubriréis el ingrediente

que ha elegido Alberto para vosotros.

Tenéis además todo tipo de ingredientes para hacer

una gran elaboración.

¿Estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

Adelante.

(Aplausos)

¡Hígado de rape!

O sea...

(GRITA)

¿Pero qué es esto? ¡Que son ojos!

¡Tripas de bacalao no, que no me gusta el bacalao!

Tenéis tres minutos, el tiempo corre.

Os recomiendo que cojáis primero

el producto que os ha adjudicado Alberto.

¡No puede ser, es que me están mirando!

Coged primero el producto principal.

Madre mía, míralo, si es que hay una cabeza.

A ver, a ver... ¡Ostras, chaval!

¿Qué hago yo con un hígado?

Vale, vale.

Adrienne, el producto principal.

No hay albahaca.

Cinco, cuatro, tres, dos...

A cocinas todo el mundo, no se coge nada más.

No se coge nada más, Adrienne. No sabía que había que coger esto,

me dijeron que no. Yo he dicho bien claro a todos:

"Coged primero el producto principal,

porque no lo podéis coger más tarde, tenéis que escucharme".

No lo he escuchado. A cocinas, lo siento.

No he cogido el ingrediente principal, no me he enterado.

-¿No has cogido el principal? -Pues, Mónica...

Me dijiste que no lo cogiera. -Madre mía...

-¿Y qué va a hacer?

-Te lo acaba de decir Samantha. -No tengo el elemento principal

del cocinado de hoy, no sé qué hacer, buscaré una solución

y la voy a encontrar. Pase lo que pase.

Aspirantes, antes de empezar a cocinar... Sara Lúa, Fidel

y Andy habéis sido los tres mejores en los exteriores,

¿os acordáis, verdad? (LOS TRES) Sí, chef.

Por ser los tres mejores tenéis una ventaja en este reto:

cada uno de vosotros deberá quitar cinco,

diez o 15 minutos del tiempo de cocinado

a uno de vuestros compañeros y dárselo a otro.

Empiezas tú, Sara Lúa, ¿cuántos minutos y a quién?

15 minutos le quito a Michael y se los doy a Adrienne.

Fidel... Le quito diez a Alberto...

Puesto que le quiero mucho y él ha tenido

el valor añadido y la fortuna de poder elegir,

para compensar un poco

y se lo doy a Luna. -Gracias, tesoro, te amo.

Por último, tú Andy, ¿a quién le quitas y a quien le pones?

Le voy a quitar 15 minutos a Iván

y se los voy a dar a José Mari, por ejemplo.

A José Mari... ¿por qué?

Porque sí, era más que nada para molestar a Iván.

Le he quitado el tiempo por su chulería y prepotencia

y, vamos... que voy a por él.

Hasta que no esté fuera, no voy a estar a gusto.

Vamos a hacer recuento de tiempos.

Adrienne y José Mari tendréis 75 minutos.

Luna, tú tendrás 70 minutos.

Saray y Mónica tendréis 60 minutos ni os han quitado ni os han puesto.

Alberto, tú tienes 50 minutos y los que menos tienen

que son 45 minutos, son Iván y Michael.

Ángel, ahora que sabes los ingredientes y los minutos,

¿les puedes dar algún consejo? Yo...

El mejor consejo que os puedo dar es que probéis las cosas y productos

y a partir de ahí cocinad después.

Y como das tan buenos consejos, seguro que te apetece cocinar,

para dar ejemplo, claro. A eso hemos venido.

Oye, ¿te parece que te haga yo la compra?

¿Te atreves? ¿Voy al súper...? Me atrevo, me atrevo.

Es que he visto a Alberto... (TODOS RÍEN)

Jordi... ayúdame, anda, que no puedo, hijo.

Ya voy, ya voy... Qué bichito más gracioso.

(TODOS ASOMBRADOS) ¡Oh!

-Me flipa... -Qué guay.

Mira, Angelito, aquí...

Mira... hala... Eso es gloria.

Eso es gloria, por Dios... Voy a hacerte la compra.

A mí me ha tocado la cabecita. Pero, madre mía...

Qué pedazo de... como se llame eso, de bicharraco.

Aquí te dejo, Ángel.

Qué buenos amigos, tengo... ¡ole! ¿Te gusta?

Ángel, tú tendrás 60 minutos, te has portado bien

y no te hemos quitado nada y eso bicho lo merecía.

Gracias. Pues ya estamos todos.

Adrienne, José María... vosotros sois los que más tiempo tenéis:

75 minutos, por tanto, empezaréis a cocinar los primeros.

(ADRIENNE Y JOSÉ MARÍA) Sí, chef.

Pues vuestro tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡ya!

Vaya por Dios...

Qué desastre. -Venga, amor...

Dale a tu plato,

dale alegría... -¿Para hacer el qué?

-Tiene cosas, pero como no tiene la materia prima.

Vamos a ver...

He avisado varias veces en el súper que no olviden el principal,

lo he dicho cuatro veces. ¿No ha cogido el principal?

No ha cogido el hígado de rape. Pues, chica...

Mal va... ¿qué va a hacer? Voy a intentar hacer...

Una pasta y voy a darle sabor a...

A mar, a algo que se parece al hígado que son las setas

que es lo único que se me ocurre, ahora mismo, para salvar el plato.

¿Y José María? Su producto principal

eran las espinas de boquerón. No sé cómo lo quiere introducir...

Una fritura, es lo que le va. Claro, eso...

La mejor manera de solucionarlo.

Estoy contento con los boquerones, porque creo que puedo sacar...

Bastante sabor, aunque no tenga la carne y no la vamos a comer;

pero me va a dar un sabor muy bueno para lo que quiero hacer.

-José María ha cogido una cantidad de cosas.

-Es que no me lo puedo creer, no me lo puedo creer.

¡Qué asco!

Ojos... ojos...

Ojo, ojo, ojo...

O sea, fatal, los ojos ahí mirándome

con una mala leche que no veas.

O sea, qué miedo, qué miedo, tengo pánico ahora mismo.

Luna, es tu turno, tus 70 minutos comienzan ya.

(TODOS ANIMAN A LUNA DESDE LA GALERÍA)

No podías tener otra coas, ojazos, venga...

-Tengo ganas de ver qué hace, es que...

Con los ojos estoy perdido. Ángel...

¿Qué tal vas con el pez? Te estás matando ya...

Estoy contando los minutos. ¿Piensas en el plato que harás?

Me quedo con la piel del atún y voy a hacer un plato.

Con la piel... Solo la piel.

-Ostras... Cuidado, haznos un sashimi

por si acaso, si no te importa. Hay para todos, no os preocupéis.

Es que no se me ocurre otra cosa. -Es igual, tienes cosas para hacer,

lo que quieras. -Me van a echar.

-A veces las desventajas son una ventaja.

-¡Qué asco...!

Esto creo que lo comeré una vez en mi vida.

No me lo puedo creer.

Uh... qué horror.

Mira lo que hace Luna con los ojos y un palo.

Los está pinchando, qué grima.

-Uf... no puedo, ¿eh?

Bueno, Luna... cuidado.

Es difícil hacer platos con ojos de pescado, no hay cultura.

Nos da un poco de repelús. Se cuece en un caldo escaldado.

Los japoneses los escaldan en un caldo, lo pinchan y lo comen.

Es difícil. Lo cocina en una sopa de pescado.

Uf... qué horror.

-¿Tú con cuánto? 45...

No sabía que tenías que cortarlo. -No pasa nada.

Sé que no lo hiciste con maldad, en el peor de los casos

tengo 45 minutos para presentar mero a la plancha.

Mónica, Saray y Ángel León... Es vuestro turno, adelante.

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA)

Bueno, pues Mónica y Saray se han librado,

ni les quitan ni les ponen. Yo creo que no las ven...

Peligrosas. Claro...

Quieren perjudicar a quienes no les caen bien o a los fuertes.

Que son Alberto, Iván y Michael.

Son los perjudicados. Sí, los perjudicados.

¿Por qué será que han perjudicado a Iván?

No lo sé.

Chefs... Adrienne.

Me gustaría pedir una excepción.

Pide. Se me olvidó el hígado

en el supermercado, me gustaría saber si lo puedo tener.

-Por favor... Adrienne.

Era obligatorio coger el ingrediente principal,

por eso os lo asignó Alberto.

Vale, chef. -Ha sido culpa mía.

Haz lo que puedas con los ingredientes que cogiste.

Perfecto, tenía que preguntar. -Fue culpa mía.

Me gustaría darle mi ingrediente principal.

Las reglas son para todos. Fue culpa mía, no me entendió.

¿Por qué culpa tuya? No me entendió y le dije...

-No te preocupes, Mónica. -Moni, no te agobies.

-No pasa nada... no pasa nada. No pasa nada, de verdad.

Yo sé que no fue queriendo.

No, no... no fue queriendo, no pasa nada.

Yo busco una solución. -¡Venga, adelante, las dos!

¡¡Venga!!

-Es que yo le dije que no lo tenía que coger.

¿Por qué se lo has dicho? ¿Por qué?

Porque... teníamos que coger las cosas y cuando tú has dicho

que lo cogiéramos no se enteró.

Cuando explicamos la prueba,

dijimos bien claro que Alberto había asignado unos productos

y que teníais que cogerlos y, luego, hacer la compra.

Cada uno tiene que saber lo que tiene hacer

y siempre fijaos en lo que dice el jurado.

Mónica, límpiate la cabeza y cocina.

-Mónica, te lo juro...

De verdad, no pasa nada, tú para delante.

Yo, si Adrienne se va, me muero.

Por mi culpa se ha confundido y espero, por favor,

que saque un buen plato.

-Esto está duro como... una piedra. -¡Saray!

-Venga... fuerza, nena.

Tú puedes.

Mira Saray... ya lo digo yo, no hay una mejor

en el equipo para limpiar pescado que Saray. Mírala ella.

(TODOS DESDE LA GALERÍA) ¡Venga, Saray... venga!

Yo estoy contenta con la elección de la cabeza de atún,

es un producto que me gusta mucho

y voy a intentar aprovecharla. -¡Saray, sin miedo!

-Eh... -Mira el chef.

-Qué gozada ver trabajar a un chef así, en primera fila.

En verdad, yo lo que quiero es la piel del bicho.

Y... la piel más...

glamurosa del atún es, sin duda, no el lomo negro sino el blanco,

donde se concentra toda la grasa.

Vamos a separar la cabeza, lo primero.

Eso parece carne... Parece carne, ¿habéis visto?

-La nuca... -Ahora... ¡uh, bien!

(TODOS) ¡Bien, bien, bravo!

-Mira, no ha desperdiciado ni un trocito de nada.

Es que está la cabeza limpia. -Este chef es espectacular.

El mar se le queda pequeño, necesita el océano.

Alberto, tus 50 minutos comienzan... ¡ya!

(TODOS ANIMAN A ALBERTO DESDE LA GALERÍA)

Alberto, hoy, ha tenido de todo menos buenas intenciones conmigo.

Más que un regalito ha sido un mal favor total.

O sea, no me lo esperaba para nada.

Ahora vamos a dividir el lomo negro del lomo blanco.

(Traqueteo del cuchillo en el lomo)

Eso que suena...

Como si estuviera roncando, de ahí viene la tradición

de la palabra ronqueo y aquí hay sashimi

para darle a los jueces durante tres o cuatro años.

Gracias, Ángel. Nos viene bien...

Oye, qué bien Ángel, está sudando, pero bien, bien.

Es que ese atún... Y, a la vez, cocina su plato.

Increíble, le da tiempo a todo.

Iván y Michael, es vuestro turno, adelante.

(TODOS ANIMAN A IVÁN Y MICHAEL)

-¡Venga, Iván! -¡Michael... fuerza!

Iván... yo creo que tiene el afán de hacer un plato...

Bueno y está empezando por hacer la elaboración.

Vamos a ver cómo se le da limpiar el pescado,

tiene que estar bastante seguro de que lo limpia bastante bien.

Vamos a ver qué hace...

# Molondrín, molondrón, salsa sabrosa con reguetón.

# Lo baila la hembra, lo baila el varón... #

-¡Saray, venga! -Está buenísimo ya.

-Mira a Saray...

José Mari... bien. ¿Qué tal?

Aquí asustada con la cantidad de especias que has cogido.

Me gusta mucho las especias, voy a trabajar un "korma"

con unas gambas y he hecho una reducción con los boquerones.

He utilizado la cabeza y el cuerpo para tener una salsa de boquerones

y lo voy a presentar muy bonito. Acuérdate que el protagonista

de tu plato son las espinas. Sí...

Te estoy dando mucho. Sí... lo haré lo mejor que pueda.

Muchas gracias por el consejo.

Así es, José María. Gracias...

-Venga, Moni...

Perfecto, vamos a dejarlo marinando.

Lo que hemos hecho es escaldar la piel

y, a partir de aquí, vamos a cortar como si fueran callos, igual;

pero son callos...

Pues, bueno, son callos de mar. El sashimi finito,

lonchas finitas, de dos dedos nada más.

Oh... madre mía.

-No va a acabar, mira cuánto queda de tiempo.

-Tiempo tiene todavía.

Hola, Luna. -Hola, ¿qué tal?

Qué ganas tenía de decirte esto...

¡Qué ojos más bonitos tienes! Sí...

Sobre todo, estos... ¡ay!

¿Ya no te hace ojitos Alberto? Ojos... que tenga él ojo

porque la que se le viene encima...

Lo quiero matar. (RIENDO) -"Lo quiero matar...".

-Le va a faltar campo para correr.

¿Qué estás haciendo? Pues voy a hacer una base...

Esto son los huevos...

Los huevitos que ha tenido mi compañero en regalarme el plato.

No, son los ojos... los voy a rebozar.

Voy a poner una base de cuscús con limón y jengibre

y, después, voy a poner este sofrito de verdura encima

y, luego, los huevitos encima...

¿Has comido alguna vez ojos? En mi vida.

Tendrás que probar alguno tú. Será mi primera y última vez.

Bueno, veamos ese plato que estoy deseando probar.

Suerte. Gracias, gracias.

Mira qué bien, Iván... (ANIMAN A IVÁN)

¡Ya lo tienes! -¡Vamos, Iván!

¡Lo tienes!

-Bueno, ya tenemos el guiso marchado y vamos a meter la piel...

Para que suelte todo el colágeno. -Qué rico.

Qué bueno...

-Quiero hacer como una especie de flores bonitas,

coger la bolita y hacer una especie de florecita.

Saray, qué graciosa y divertida es cuando está tranquila

y cuando tiene medio claro lo que quiere hacer.

Ha metido el cuchillo y ha sacado dos piezas de carne de atún,

bien ricas, por supuesto, lo ha marcado en la plancha

y está haciendo el encebollado. Si no pasa en exceso el atún, bien.

¿Qué hará Mónica con el bacalao? Guisarlas, se guisan en poco.

¿Verdad? El plato más básico del mundo,

un guisante pequeño en un "saute".

La tripa hay que remojarla, como otro bacalao en salazón,

cortas saladitos y a cocinar. Callos de bacalao,

es hacer un sofrito como los callos de ternera

y echarle la tripa de bacalao y cuecen y guisan como callos.

Tengo que reconocer que no me gusta el bacalao.

Y, entonces, he pensado en el potaje de Cuaresma.

He hecho las patatinas con bacalao que hace mi madre.

Voy a intentar emplatarlo muy bien y que salga todo muy rico

y que Adrienne salga adelante con lo que tiene.

Por favor... vamos, Adrienne.

Jordi, déjame ver tu camiseta porque es la de las firmas

a tus fans... 15 años firmando los libros

con mi cocinerito, sí. Como tú.

¿Y ahora haces camisetas? Hemos hecho una colaboración,

un "cobranding" con Ecoalf.

Es una camiseta reciclada, 100%, que una parte

del dinero recaudado es para limpiar los mares.

Muy bonito. Me encanta.

Qué rico...

-Vamos, Alberto. -Venga, Adri.

-Vamos... vamos...

Creo que Ángel nos va a hacer buenos platos.

Está rascando la espina del atún...

Nos gusta esa zona también. (JORDI Y SAMANTHA) Sí, sí...

Esto va para ustedes. Gracias, ahora sí.

La verdad es que está buenísima.

-Saray, cada vez que la miro, está comiendo.

¿Qué tal te va? Pues con prisa.

Andy te ha quitado 15 minutitos, ¿qué te parece?

Me parece bastante mal. Sí, la verdad.

Pero, bueno, es un juego...

hay que saber jugar también. ¿Por qué crees que Andy

ha arremetido contra ti?

Pues supongo que Andy me ve un rival fuerte

o, directamente, le caigo mal. Oye...

¿Qué vas a hacer? Pues voy a intentar hacer un lomo

de mero en una cama de verduras que será como...

Esto ya está hecho, bueno... Suerte, amigo mío.

-Se está comiendo un ojo... -¿Lo has probado?

-Está bueno... está bueno.

La textura rarilla, a lo mejor, pero está bueno, seguro.

-Puf, qué asco. -Pues no está mal, ¿eh?

-Venga, Luna... -Eso es querer quedarse.

-Es como medio gelatinoso.

-¡Vamos, Adri! ¡Qué buena pinta!

-Vamos, vamos, yo mojaba pan. -Un hígado de lujo.

-Qué rico se me ha quedado. Qué contenta estoy.

La mía la voy a echar ya.

Michael, ¿estás tranquilo? Lo tienes todo hecho.

Sí, señor, aquí tengo este tartar

y tengo las escamas que están con cayena picante.

¿Cómo las has tratado?

Las he frito y las he molido. ¿Por qué no las pones enteras?

Nunca las había usado... no sabía que...

Analiza si te interesa más poner... La escama frita entera, sazonada

o ese polvo que no sé lo que es. OK...

"Thank you, chef". Chao...

Oye, no puedo aguantar más, vamos a ver a Ángel.

Voy a coger una cuchara. (LOS TRES HABLAN A LA VEZ)

Por si acaso... qué bien huele aquí.

Eso es lo que os he guardado para ustedes, la espina.

¿Qué le has puesto? ¿Limón? ¿Picante?

Son limones que están cinco años madurando en sal

y tiene... Tiene ese punto marroquí rico,

cítrico, especiado...

¿No está demasiado picante? A mí me gusta.

Está agradable. Le dais bien a la espina.

Riquísimo, Ángel. Está que te mueres.

Gracias, chicos, gracias.

Qué rico, por Dios. Se lo han comido todo, quillo.

Aspirantes, últimos tres minutos.

¡Va, campeones, venga, venga!

¡¡Ánimo!! (TODOS APLAUDEN)

Oh... creo que voy a cambiar de plato.

Se me ha caído todo para abajo.

Vamos, chicos... -Venga, vamos allá.

Qué bonito, Luna. -Tú sí que eres bonita, tesoro.

-Me estoy poniendo de los nervios.

-Emplatar... emplata, Moni.

-Dejadme... Aspirantes, acabáis de entrar

en el último minuto.

¡Va, campeones, venga! ¡Va, ánimo!

Vamos, vamos, vamos... Diez,

nueve, ocho, siete...

Seis, cinco, cuatro...

Tres, dos, uno...

¡Tiempo, manos arriba!

(TODOS APLAUDEN)

Bravo, chicos... -Muy bien, todos.

-Bravo, bravo... venga.

(ADRIENNE) Se ha terminado el tiempo y veo mi plato y ha quedado bien.

Obviamente sin el hígado, pero creo que bien.

Vamos a probar el plato de Ángel.

Bueno, callos marinos, ¿no es así?

A ver... Está pidiendo vino.

Qué pinta... Está pidiendo guerra.

Para habernos quedado con la piel del atún no está mal.

Oh... Muy rico.

Qué alegría... oh... Qué platazo.

Olé tú... Gracias, chef.

Yo quiero probarlo. Gracias por venir, Ángel.

(TODOS APLAUDEN AL CHEF ÁNGEL)

-Gracias... -Vaya crac, grande, tío.

(IVÁN) Ángel León es un auténtico máquina.

A ver si cuando salga, con el delantal de masterchef

puedo ir a ver uno de sus platos en su restaurante.

Ahora sí, ha llegado el momento de la cata.

Michael, empezamos contigo.

Suerte... "good luck"!

Michael, nombre del plato.

Tartar de gambas y escamas crujientes.

¿Crees que has aplicado bien las escamas?

Cuando limpiaba los pescados, las tiraba a la basura,

entonces, utilizar las escamas es algo... ¡oh!

Nuevo concepto.

Y he tomado su consejo y las he frito

y las he decorado... Las escamas del salmonete

es de las pocas que se fríen y están ricas crujientes y doradas.

Tendrá que ir a Martín Berasategui. Popularizó esta elaboración

que es asiática de freír con aceite

el salmonete con las escamas rizadas.

Vamos a probar.

Michael, ¿está mal el tartar? No, está agradable, bien...

Echaría más gambas, parece un tartar de verduras,

luego echas unas ocho escamas solo que se pierden.

Yo creo que no has entendido de qué iba la prueba,

¿qué plato podría hacer para que las escamas brillen?

Debías poner ese mogollón de escamas encima de un poco

de es producto: una gamba justo hecha,

tres almejas, imagínate... Más refinado.

¿Ves esta escamita que está blanca? Debería estar tostada

para que sea muy crujiente.

Sería una textura crujiente para un plato con diferentes carnes

y partes de pescados considerados de descartes.

Esa habría sido la opción para tu plato.

Veo un trabajo justito, que defectos tiene pocos,

has ido a lo seguros, pero...

Tienes que pensar un poco más y arriesgar un poco más.

Sí, chef. Es muy importante escuchar a los chefs

y si no están diciendo "salió malo", pues...

José Mari, nombre de tu plato.

Korma de gambas con crujiente de espina

de boquerón. Korma es un guisado estilo hindú,

donde se utiliza mucho el coco, la nata, especias

como el cilantro, el cardamomo y... algunas más.

¿Qué has querido hacer para valorar la espina del boquerón?

De la mitad para abajo las he enharinado

y las he frito como si fuera un boquerón frito.

Así, con la mezcla del korma suave y el crujiente de las espinas,

pues, la textura será lo que buscaba.

Y, después, con las cabezas y la parte delantera de la espina

he hecho una reducción de cítricos. ¿Dónde va?

Al lado... Juana...

¿Te echamos una mantita por encima?

¿A mí? No... no... Sí. Te debes estar durmiendo.

Estaba pensando... (JORDI Y PEPE) ¡Ah...!

Cómo habría hecho yo las espinas de los boquerones.

Sigue pensando, sigue pensando.

¿Has probado tu plato? Sí.

¿Te gusta? Sí.

Coja... ¿Tanto?

Claro, hombre... a mí me has puesto cuatro pegotes.

Si lo pones para nosotros, imagino que no te dará miedo probarlo.

Sé lo que me vas a decir... maravilloso.

A mí me gusta. ¿Repetirías?

Sí. (TODOS RÍEN)

-Vamos, Chemita. -Venga, José Mari, quién dijo miedo.

-Todo, todo...

El avión... ¿qué tal está?

Insisto, me gusta. Cuando necesites agua, pide.

(TODOS RÍEN)

Y como concepto hindú te lo compro y me parece un plato rico,

si quitamos las algas; porque son algas saladas

que hay que desalar perfectamente,

sino te pega un estallido de sal que te tira para atrás.

Pero no entendiste la prueba.

¿Dónde están las espinas de boquerón?

¿Tú dirías que el producto principal es la espina?

No. Pensaste que la espina

no tenía valor y que necesitabas poner algo caro y no lo lograste:

te la has cargado. La cocción de la gamba es terrorífica,

le has dado una paliza a la gamba para mí es una aberración de plato.

Delante de cocinas.

Lo que sí... he aprendido hoy ese que ...

Tienes que poner los cinco sentidos e intentar entender

lo que dicen los jueces que no es fácil, nada fácil.

Nombre del plato, Saray. Se llama el reino del mar.

Porque pienso que el atún, me encanta,

para mí es uno de los reyes del mar.

Además, como me habéis dicho que mi emplatado era regulerinchi...

Pues, hoy, he intentado hacerlo mejor.

Sí, la intención está, ¿qué parte has utilizado de la cabeza de atún?

Bueno, yo he visto una cabeza que me he quedado muerta, era dura,

como un peñasco, le he abierto la boca, he visto la lengua...

Pero también estaba dura,

ya le he dado la vuelta y he visto unos buenos trozos de carne

y digo... "pues esto para mí". Tiene...

Lógica lo que dices, lógica sencilla que a veces no pasa.

Vamos a probar. Toqueteas, miras... duro aquí...

Aquí hay un poquito de carne y la has cogido.

Bueno, Saray, no será el plato del año;

pero es un plato correcto, el plato que comerías en una casa.

Pero bien, entendido, había esa cabeza no te ibas a poner

a hacer locuras y que se te fuese la olla y hacer lo que no se debe.

Gracias, gracias. Hay una pequeña evolución

no es un emplatado bonito...

pero, al menos, se agradece el esfuerzo.

Gracias, Samantha. (TODOS RÍEN)

¿Quieres que te diga cosas bonitas? Estabas esperándolo...

¿Crees que las mereces? Pues no...

Tampoco mereces que te diga nada malo.

Es correcto, es una prueba de eliminación, has sido lista

y has estado supertranquila, demasiado incluso.

Un poquito sí, la verdad. Hay un término medio.

Seriedad, concentración, te quiero ver evolucionar, Saray,

y tomártelo en serio. Yo te prometo, de verdad,

que voy a ir evolucionando y espero sorprenderos la próxima vez.

Y yo decirte cosas bonitas. Ole, mi Jordi.

Yo, poquito a poco, a los jueces me los voy camelando,

me los voy a traer a mi terreno.

¿Cómo has llamado a tu plato? Pues... espaguetis...

De zanahoria y calabacín con derrape de mero,

porque entró en el plato derrapando. Ibas atropellado...

Exactamente. No sería por el poco tiempo...

Bueno... ¿Te molestó que Andy

te quitara 15 minutos? Es un juego, le tocaba quitar

cinco, diez o 15 minutos, me quitó 15.

Estéticamente... ¿te gusta? ¿Crees que es el plato adecuado?

No me gusta nada. El defecto principal

es que manipular esa ración de pescado en ese plato...

Totalmente de acuerdo.

-Hala... ya estaría.

¿Mejor...? Sí.

La inexperiencia es lo que tiene. Bueno, vamos a probar.

Bueno, yo creo que el problema es tu tiempo.

No has sabido gestionarlo perfectamente

y el emplatado ha sido horroroso; pero como plato está muy rico,

perfecto de punto, es un taco gordo y está muy bien.

Iván, lo puedes hacer mucho mejor, pero te veo más crítico

que a nosotros, fíjate por dónde. ¿Qué nota te pondrías?

Eh... voy a intentar tirar para casa y me pondré un cinco.

Sobrado eres, ¿eh?

Incluso te pondría algo más de nota,

tenías poco tiempo, una tarea que era...

Mucho trabajo y lo has resuelto bastante bien.

Lo que pasa es que te queda mucho por aprender, solo espero

que ese carácter tuyo, llámalo ego o no sé...

Nos permita darte información que te haga evolucionar.

A currar, a limpiar pescado a aprender mucho,

porque "MasterChef" va de eso.

Andy, ¿qué te ha parecido el plato de Iván?

Me parece que lo ha salvado bastante bien.

Lo veo un rival fuerte y cuanto antes salga

mejor para mí, mejor para todos. ¿Quieres decir algo, Iván?

La vuelta a la tortilla la daremos cuando podamos.

A seguir trabajando.

No me conoce mucho, por ahora, pero intentaré

que lo que él dice se haga realidad, que sea fuerte

y que sea yo quien quede por encima de Andy al final.

Adrienne, nombre de tu plato.

Hígado de rape cuántico

con tagliatele verde y dúo de espárragos.

Sabéis perfectamente qué pasó con el hígado de rape,

por eso le puse el nombre de hígado cuántico,

porque el hígado se quedó...

En otra dimensión.

En la dimensión del supermercado... Exacto.

No lo cogiste. No.

Yo sabía que había metido la pata

y simplemente dejé ese problema atrás para encontrar una solución.

Entonces, cambio un poco mi receta sobre la marcha

para darle más sabor a la pasta y, pues, sustituir...

El hígado de rape por las setas, preparándola con un tono rosado

que me pareció que tenía ese tono también.

No has cumplido lo esencial que pedimos en "MasterChef"

que es presentamos un objetivo que hay que intentar cumplir.

¿Y si este plato está rico...? Vamos a probarlo.

Sí, vamos a probar.

Es durito el plato, ¿eh, Adrienne? Un plato vegetal

que quieres que sea fresco, expresivo, bien aliñado;

pero si pones tres litros de nata, es muy pesado.

Qué suerte que te dejaste el hígado de rape

para no echarlo aquí, qué suerte. No...

Reinventé una receta con los elementos que tenía.

Pero incluso como plato de pasta, no me gusta.

Es un amasijo de gusto lácteo... ¡puf!

Qué mal que te dejaste el hígado y qué mal hiciste la pasta, mujer.

Ostras, chaval...

Adrienne, este plato no es de la Adrienne que conocemos.

No entiendo nada.

Pues yo sí, es consciente de que se dejó la materia prima

y sí te valoro... Que hayas cocinado un plato.

Lo siento.

Nosotros también.

Qué pena...

Ha sido una cata... catastrófica.

Me he venido abajo y... bueno, me he puesto a llorar

porque te decepcionas, sabes que la culpa la tengo yo.

Sara Lúa ni con 15 minutos más que le diste.

Le hubiera dado cinco horas si pudiera.

Es una crac...

Es muy buena. -No pasa nada.

-Te quiero...

(MÓNICA) El desastre de Adrienne es responsabilidad mía también,

entonces... en mis lágrimas hay tristeza por Adrienne.

Alberto, nombre de tu plato.

Eh... arroz marino de huevas y alcachofas.

Y gambas... Tenías las huevas de sepia.

Sí. ¿Te ha parecido fácil?

No me ha parecido difícil, tampoco sé si he tratado

bien el producto, como tenía que ser.

Estéticamente... es bonito, es una buena idea, un recurso...

Diferente a lo que habíamos pensado, pero...

Nos ha parecido bien, así que vamos a probar.

Tu arroz es suave, está rico, pero le falta algo...

Yo habría hecho este arroz con más sabor

y el choco como lo has puesto a daditos, quizá marcado

como la gamba que no pinta nada y aliñado con algo que le dé sabor.

Para mí es un aprobado...

Correcto. Gracias.

Hombre, yo creo el éxito es haber echado mucha hueva al arroz,

has sido habilidoso y se agradece para que se sepa qué es.

Un majado, una picada...

Algo que le aporte sabor y eliminar la gamba, chimpún.

He salvado el plato que tenía...

Un buen sabor que es, al final, lo que importa.

Mónica, nombre de tu plato.

De tripas corazón. El problema de Adrienne...

me siento un poco responsable, entonces, bueno...

Ella bastante hizo con sacar su plato, porque si te falta

lo principal yo creo que te bloqueas, pues...

Yo nunca había trabajado

ese producto... Tripas de bacalao.

No sabía qué tiempo de cocción, no sabía en qué forma usarlo,

he pensado en hacer un guiso de patata con bacalao;

pero la patata no me ha cocido bien.

Entonces, he hecho una especie de callos.

Vamos a probar.

Mónica, tu plato no se puede comer. Es lo que pudo haber sido y no fue.

Es querer hacer un guiso y no entenderlo.

Entonces, no te lo puedes comer a gusto, es un amasijo de cosas

que no están acabadas, jolín. ¿Qué te ha pasado?

Me he sentido fatal por Adrienne y, entonces, me he desconcentrado

y me... sí, tienen toda la razón.

A mí me parece increíble que con solo tres minutos

para tener una idea, coger lo del supermercado...

Te hayas dedicado a ver lo que hacían los demás.

Estas son pruebas individuales y es una prueba de eliminación.

Y tu plato... no se puede comer. Lo siento, chef.

Si ellos dicen que está incomible,

pues... yo aquí... vamos, ellos dicen...

Arre y yo corro, dicen "so" y yo paro.

Luna... el nombre de tu plato.

Ojos de Luna. Ojos de Luna...

En mi vida había visto unos ojos tan grandes que me miraban así.

Me han puesto supernerviosa y...

He cocinado con mucho miedo, te lo digo.

Y te daba asquete... Mucho, mucho.

El momento... Pero lo has probado.

Lo probé por "MasterChef",

de hecho, es que están jugosos por dentro

y por fuera crujientes... Me apetece comerme tus ojos.

(TODOS RÍEN) Gracias...

¿No te gustan? No... sí...

Te dan asquete. Eso es cosa mía, al final...

Cualquiera que se dedique a esto, cocina cosas que no le gustan

y probarlas también y saber cuándo algo está perfecto o no;

aunque no te guste, es evidente.

Yo haría una sopita de pescado y lo hubiera puesto al jurado,

sé que no me hubieran dicho nada porque los ojos están cocinados.

Eso hemos pedido.

Tú has ido un poco más allá, le has quitado el juguito

para poder freírlos y presentar una fritura

que para nuestra cultura es más comible que esa sopa.

Con la guarnición que no sé si es la mejor, pero está rico.

Creo que has sabido gestionar el pánico,

para acabar haciendo un trabajo que está... muy bien hecho, Luna.

Gracias... Lo que me interesa es el principal,

está muy bien hecho, muy logrado y conseguido.

Sabe a lo que es, sabe a mar, es una anémona de mar y es un ojo.

Se pueden comer los ojos como las ortiguillas. Fenomenal.

Lo que es increíble es que has hecho algo diferente

de lo que habíamos pensado y te ha salido rico.

Están buenos, la verdad es que...

Me queda, Alberto, la duda de por qué le diste los ojos.

Eso me gustaría saber. -Al final...

Tampoco ha sido un producto tan difícil, ¿no?

Podías haberlo cogido tú. Eso digo yo.

-Y también quería ver la cara de Luna al destapar la bandeja.

Ah, bien... lo conseguiste Con cariño.

Encima... con cariño. Es un amor.

Sí, bueno, un encanto... pero se la he apuntado.

Se la he apuntado.

Tanto que me metí con él, el pobre, tan asustada estaba y, de repente,

me han salido unos ojos preciosos.

Aspirantes, la cata ha terminado

y, ahora, tenemos que deliberar para decidir quién es el eliminado.

-Uf... -Suerte, chicos.

-Si sabéis que voy a ir yo seguro, ya veréis.

-No vendas el pescado antes, venga.

(LOS JUECES DELIBERAN)

Están deliberando muchísimo, es muy largo.

-Con lo cual no lo tienen tan claro, ¿ves?

Lo tenemos...

Aspirantes, sabemos que esta prueba es difícil y que las vísceras

no son uno de vuestros ingredientes favoritos.

Y mucho menos las de pescado.

Ya hemos visto que algunos de vosotros

no sabíais ni que se aprovechaban.

Pero tenéis que estar preparados para cualquier ingrediente.

A pesar de ello, hay dos aspirantes que han destacado

por encima de los demás y han hecho unos platos buenos.

Esos dos aspirantes son...

Luna... Gracias.

E Iván.

(TODOS APLAUDEN)

Luna tenías el producto más complicado

y menos conocido de nuestra cocina.

Y hemos visto que te daba bastante repelús,

pero te has atrevido a probarlo.

Has decidido sacar adelante un plato

en que los ojos son protagonistas que es lo que pedíamos.

Gracias... Iván, en tu caso,

tenías que limpiar un mero entero

gracias a Alberto y cocinar con él en 45 minutos

gracias a Andy. El pescado se pudo limpiar mejor,

pero tu plato estaba muy bien elaborado.

Estaba bueno, perfecto de punto... Bien.

Luna, ¿quieres decirle algo a Alberto?

No, gracias por esos ojitos y por cómo me han mirado los ojos.

-Tampoco te pases, no te pases.

Iván, ¿tú quieres decirle algo a Alberto?

No, yo creo que Alberto no supiera que tenía que limpiarlo todo

y si... lo sabía, pues... Sí que lo sabía.

Sabía todo... Ah...

Vale, vale...

Te salió el tiro por la culata, no pasa nada.

-Por lo de las espumitas. -Vale, perfecto.

¿A Andy le quieres decir algo cariñoso?

Creo que Andy no ha jugado un papel...

Bueno, ha decidido que soy un rival fuerte y querías...

Sacarme de encima, dímelo de primeras y está mejor.

-Aquí... cómo vuelan los cuchillos.

Felicidades porque estáis salvados, así que podéis subir a la galería.

(TODOS APLAUDEN)

(IVÁN) Estoy supercontento, para mí es un sueño seguir aquí

y, al menos, puedo una semana más hacerlo realidad.

Ha habido tres aspirantes que han hecho un plato de aprobado;

eso les asegura una semana más en "MasterChef".

Esos tres aspirantes son...

Saray... Alberto...

¡Bien, Albertito!

Y Michael... respira. (TODOS APLAUDEN)

Saray, no has querido complicarte con tu plato

y te ha salido bien. Muchas gracias.

Alberto, esperábamos mejor plato, has sido tú quien tuvo la ventaja

de repartir los ingredientes principales.

Intentaré mejorarlo. Michael, tenías 45 minutos.

Bueno, las escamas ahí estaban y el plato no estaba mal.

Seguid aprendiendo y estudiando, podéis subir a la galería.

(TODOS APLAUDEN DESDE LA GALERÍA)

Poquito a poco voy progresando,

subiendo escalones y espero llegar al final de la pirámide.

Mónica, Adrienne y José Mari vuestros platos

no merecen un aprobado. Adrienne...

No has hecho lo que pedíamos

que era cocinar con el producto asignado por Alberto.

Poco más que decir. José Mari tu plato

era un auténtico despropósito.

Mónica, esas tripas ni estaban guisadas

ni se podían comer eran una goma.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Adrienne...

Y Mónica. ¡¿Qué?!

Estoy flipando...

(ADRIENNE) Yo tenía clarísimo que me iba yo, una persona,

cuando dijeron que se iba Mónica también, fue como doble decepción.

Lo siento muchísimo por Mónica.

José Mari, como no te pongas las pilas,

el siguiente puedes ser tú.

Sí, chef. Puedes subir a la galería.

Pues nada... a limpiar y al bar.

Hay que volver a olvidarse de soñar y ya está.

Un plato donde no hay producto principal

y otro que no se puede comer. Un error... un error muy grande.

Pues nos da mucha pena tener que deciros adiós,

porque teníais mucha ilusión.

Mónica, ¿qué balance haces de tu paso por "MasterChef"?

Me hubiera gustado... aprender...

Evolucionar... conocer...

Pero hasta aquí, ya está.

Adrienne, ¿qué te llevas tú de "MasterChef"?

Lo primero... a ese pedazo de equipo.

(TODOS APLAUDEN)

Una experiencia maravillosa, aunque muy corta.

Me habría gustado seguir, la verdad.

Sé que es pronto todavía, pero... Adrienne, si miras la galería,

¿quién es para ti el ganador?

Sara Lúa, por supuestísimo.

Es muy fuerte a nivel... psicológico.

Tiene siempre alegría, tiene un carácter espectacular

y creo que va a ganar. Mónica, para ti quién es ganador.

Yo dos... mis Golden Ladies...

Teresa y... Rosa.

Las amo. Las chicas de oro.

Aunque solo hayan sido dos semanas, espero que lo hayáis pasado bien;

que hayáis aprovechado el tiempo y si habéis descubierto

que vuestro futuro está en la cocina

que esa experiencia os sirva para empezar una nueva vida.

Ha sido un placer teneros aquí. (AMBAS) Gracias, chef.

Ha llegado el momento de dejar vuestro delantal

y abandonar estas cocinas.

Muchas gracias y suerte a las dos.

Gracias... (TODOS APLAUDEN A ADRIENNE Y MÓNICA)

(MÓNICA) Lo que más voy a echar de menos en "MasterChef"

son las clases, aprender...

Los exteriores y, luego, los compañeros.

Que todo el mundo venga a "MasterChef"

me lo he pasado pipa, espero que me cojan en la repesca.

(ADRIENNE) Lo que más voy a echar de menos

son a mis compañeros, sin dudas.

Recomiendo a cualquier persona que le guste la cocina

apuntarse a "MasterChef": verlo o vivirlo no tiene nada que ver.

Los aspirantes se han dado cuenta de que tendrán que lidiar

con ingredientes que no les gustan o que nunca han cocinado.

Cuesta mucho llegar a estas cocinas

y aquí no regalamos nada, hoy han sido dos los expulsados.

La exigencia es máxima, volvemos dentro de siete días

con tres nuevos retos para seguir poniéndolos a prueba.

Mientras ya saben, póngale... (TODOS) ¡Sabor a la vida!

Bienvenidos a Murcia. (TODOS GRITAN)

Espero que esos vinos no se noten. No se va a notar, chef.

-¡Algo huele a quemado! -¡El jamón!

-No envenenemos a los comensales. ¡Quiero ritmo!

-Sí, Samanthis... religiosa. -Me quiero ir de aquí.

Me estoy poniendo de muy mal humor.

¡Obedece! "So crazy".

-¿Está muy fuerte? ¡Ah!

Eh, la mayonesa. -No da tiempo.

¿La crema de guisantes está rica? No.

Tenéis que despiezar el pollo. -¿A ciegas?

-Cuidado, Jordi. Cuidado con los deditos.

Demasiado... -No sé si me sale bien.

-Empieza de nuevo, no monta.

-Un consejo: la cabeza baja como un perrillo.

-Se han hecho muy caramelo.

-Si el primero que mandan no sabe, entonces, mando yo.

Tibio, raro, extraño. Muy malo.

Está crudo. Una percepción equivocada.

¿Quién eres tú para discutir nada de lo que decimos nosotros?

Ana, deja de reírte porque avanzamos o nos vamos.

Sois los más contestones en ocho años.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 2

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

MasterChef 8 - Programa 2

20 abr 2020

Tamara Falcó y el chef Ángel León darán importantes consejos a los aspirantes de MasterChef. El jurado retará a los aspirantes a dibujar un plato que hable de ellos: de dónde vienen y adónde van. Con pimentón dulce, polvo de espinaca y cúrcuma, entre otros ingredientes, tintarán alimentos blancos. En Frigiliana, uno de los pueblos con más encanto de la Costa del Sol, cocinarán con dos ingredientes muy importantes de esta tierra: el azúcar de caña y el aguacate. El chef Benito Gómez supervisará los platos que cocinarán los dos equipos para servir en un buffet. El chef Ángel León (tres estrellas Michelin) demostrará que las vísceras de los pescados tienen un gran potencial.

ver más sobre "MasterChef 8 - Programa 2" ver menos sobre "MasterChef 8 - Programa 2"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 185 programas de MasterChef 8

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Silvia

    Por favor arreglad la página web! En el iPad me sale el anuncio de Bosh 27 veces y no me deja ver el programa!!!!

    04 may 2020
  2. Abdel

    Ha pasado de ser un reality de cocina a un gran hermano, están mas pendientes de los piques entre compañeros que de los platos. Una basura!

    03 may 2020
  3. Juanjo

    Gesto machiste de Fidel sobre Luna,cuando ha probado el ojo le ha dicho "Peores cosas te habras comido",menudo impresentable,y deberian llamarle al orden

    22 abr 2020
  4. Rubén

    No veo más masterchefs hasta la repesca, y suerte a todo el equipo con esos diablillos.

    22 abr 2020