www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5598371
Para todos los públicos  MasterChef 8 - Programa 10 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Tenéis que coger 15 ingredientes para el compañero

que os ha tocado. Morralla.

Qué generoso eres. Mucho pescado, poca verdura,

¿no me cogiste ninguna especia? -No lo sé, no me acuerdo

-¡Dios mío, esta niña!

¡Qué bien, nos traen aperitivos! Tardas lo mismo

que estos en cinco platos. -Qué quieres que te diga, me gusta.

Tiene mucho mérito, sacaste de donde no había

y con inteligencia, está todo bien hecho.

Felicidades, Andy. ¡Uh!

# Ojalá que llueva # café en el campo.

¡Andy, por favor, ven aquí un momento, te necesito!

-Capitán Andy. -Este equipo no sabe nada, ¿qué?

¡Capitán! -Andy, llevas una hora

en el otro equipo, Andy, tío. -Aquí estamos sin capitán.

A mí, ni una orden me ha dado. Esto es un golpe de estado,

asumo el mando. Ponte donde quieras

que para lo que haces me da igual.

Con una estrella Michelin, Luis Veira.

Vamos, Tere, eres la mejor. Luis, ¿qué vas a hacer?

Pepe, con lo que acabo de hacer estás hundido ya.

Tiene que hacerlo con una zanahoria,

es imposible que esté bueno. -Quise tratar muy bien el producto

Respeto al producto, dices, es un collage pretencioso

con tres técnicas que no entiendo.

Por tanto, el aspirante

que no continúa en "MasterChef" es...

Teresa. No pasa nada.

(Sintonía)

(Música)

Buenas noches y bienvenidos. Ocho aspirantes siguen luchando

por convertirse en el próximo "MasterChef España".

Llevan casi cuatro meses de aprendizaje, trabajo

y crecimiento y ni siquiera la situación que nos ha puesto

la COVID-19 les ha hecho venirse abajo.

Y esto es admirable, sobre todo, porque durante

todo este tiempo a causa de la cuarentena,

no han podido ver a sus familias.

Aunque el contacto con ellos ha sido constante.

Les echan mucho de menos, pero sienten que el sacrificio

merece la pena porque saben

que "MasterChef" les cambia la vida.

Esta noche viviremos el reencuentro más emotivo

que puedan imaginar. Hola.

¿Qué tal? -¿Qué tal?

Aspirantes, bienvenidos. (TODOS) Gracias, chef.

¿Quién os iba a decir que seguiríais en estas cocinas

dieciséis semanas después de haberlas pisado por primera vez?

Os tenemos que reconocer que os hemos echado mucho de menos,

¿verdad, Pepe y Samy? Cierto.

Pues sí. Nosotros, también.

-Sí, nosotros también.

Juana, ¿cómo estás? Divinamente,

es que hemos formado una familia. Si alguno nos caímos mejor o peor

ya nos caemos todos, divinamente.

Una cosa, te veo morenita, más delgada con el morrito rojo.

Sí, porque el régimen de Iván me va dando resultado.

¿Y en qué consiste la dieta de Iván?

Oye, fácil, desayunar poco, comer poco y cenar menos.

(RÍEN)

Así cualquiera. La dieta no era una dieta,

era tener un control en las comidas.

Juana estaba picando a todas horas e hicimos que tuviera

sus tres comidas afianzadas y fue perdiendo casi cinco kilos.

¡Cinco kilos! Lo llego a saber y me confino con vosotros.

¿Y el deporte? Porque también es "personal trainer".

Sí, el deporte están enganchados unos más que otros.

Juana no se enganchó al deporte. ¿Quiénes? Cuéntanos.

El que más está entrenando conmigo es Alberto, se le nota, mirad eso.

Me comparo con antes... José Mari, ¿no has tenido

tijeras en el confinamiento? Mira los pelos que llevo.

Pero tienes el mismo look que Jordi,

él tampoco se cortó el pelo. Jordi, al acabar la prueba

tenéis que pasar todos por peluquería

porque vaya pelos, sobre todo, tú, Andy.

Sí, lo de Andy... Andy tiene el mismo look que Pepe.

La gente de la cultura, Andy, no nos comprenden.

Le llamamos el hijo prodigio de Pepe.

(Risas)

Luna, y tú que eres profesora de yoga, ¿cómo te ayuda

en estos duros momentos? He practicado muy poco,

tengo que reconocerlo, creo que he hecho

más entrenamientos con él que yoga porque lo necesitaba,

necesitaba como más movimiento, más bici y tal.

Pues esas primeras clases que me diste

en los primeros programas me vinieron muy bien.

Con el mando. Una postura que hay

encima del sofá. De verdad, no te imaginas

cómo me ha ido. Ana, ¿habéis aprovechado

este tiempo de confinamiento para practicar nuevas técnicas

de cocina de vanguardia? Practicamos muchísimo,

nos hemos metido mucha caña las dos últimas semanas

de confinamiento. Juana es la mejor, va en cabeza

de la vanguardia, se sabe todo de pe a pa.

Bueno, bueno, Juana Adriá. ¡Madre mía!

Toda España se ha volcado en la cocina

vosotros no podíais ser menos. A tope hemos estado.

Michael, ¿quién ha sido el que más se ha escaqueado?

Creo que he sido yo el que más, me vino fatal el confinamiento

no por quien estaba, sino por quien no estaba.

¿Echaba de menos a alguien? A mi "husband", sí, a mi marido.

Mucho y ya voy a llorar. -Anda, vas a llorar.

-Para mí, estar con siete extraños

me dominó al principio, al final empezamos a tener

más confianza, vi los romances. ¡Ah, romances!

¡Romances! A ver, a ver.

¡Ah! Es que se me va la lengua, "sorry".

Bueno. A ver, es un chiste mío

de José Mari y se ríe el bandido.

Es que pasaban mucho tiempo juntitos en su habitación.

José Mari y Andy, ¡ah!

Pero bueno. (LUNA) Es amor real.

(MICHAEL) Amor real. Oye, ¿Alberto y Luna no?

Bueno, es que no... bueno.

(Risas)

Alberto, Luna, ¿cómo está el guiso?

Ha ido bien. -Ha ido bien, ha ido bien.

A ver, ha ido bien, ¿qué?

¿Que tenemos pareja en "MasterChef"?

No, no. Ella dice: "Sí" y él: "No".

(RÍEN) Luna ha hecho así

y tú has dicho que no. Yo he sentido más acercamiento

y más amor, se ha cultivado un poco más...

Por tu parte. No, por los dos.

¡Ah, los dos! Sí, hemos empezado como a vibrar

en una sintonía muy guay los dos. -Sí, ha habido acercamiento,

o sea, comparado con antes

del confinamiento a ahora, ahora estamos...

Hoy estás un poco nervioso, otra vez.

No, más que nervioso es un poco emocionado,

volver después de mucho tiempo y...

(SE EMOCIONA)

Y hay cosas que he echado de menos

y el nerviosismo es eso, la emoción.

Me encanta,Alberto. La emoción que sale.

(ALBERTO) Con esta situación te planteas muchas cosas

y en la cuarentena he pensado lo afortunado que soy

por vivir esto en "MasterChef"

y poder cumplir mi sueño, el dedicarme a esto.

¡Ay, Luna que llora también de emoción!

¿Qué te pasa a ti, Luna? Pues un poco igual

que estoy emocionada de volver aquí, cuando he entrado

tengo como un cúmulo de sensaciones y de emociones superfuertes.

Bueno, es normal, estamos todos con los nervios

a flor de piel, ha sido durito para todos.

Queremos decir que en "MasterChef"

siempre tomamos todas las precauciones

y cuidados para que el equipo esté sano

en todas las circunstancias

y en el caso del coronavirus más si cabe.

Queremos agradecer, inmensamente, a todos los sanitarios

y a todos los que cada día han luchado y siguen luchando

por salvar vidas y abastecer a toda la sociedad.

Gracias a todos de corazón.

(APLAUDEN)

(LUNA) Realizando mi sueño me ha pillado la cuarentena,

no puedo estar más agradecida y más emocionada

y con más ganas que nunca

de cocinar en esas cocinas y de darlo todo.

Iván, tú qué balance haces de este tiempo

que llevas en las cocinas.

Es una experiencia que está siendo muy gratificante,

pero dura, tengo que agradecer, realmente, a mis compañeros

que la convivencia haya sido bastante liviana y fácil,

incluso con Andy y... ¡Oh!

Eso quería, ahí te quería preguntar,

¿cómo va esa relación de gallo, polluelo, gallina, pollito?

La verdad, ya come maíz de mi mano.

Come de tu mano ya. (RÍE)

Eso se piensa él, yo tenía una relación muy cordial

con los de la casa y al meterme en mi cuarto,

empezaba yo a maquinar. Pensando un día digo:

"¿Me merece la pena cargarme a Iván ya, inmediatamente,

o no sería mejor cargármelo en una hipotética final

y que ese placer fuese, al final, vitalicio?"

Pero es verdad que para eso Iván tiene que dar un poco de caña

porque si no recuerdo mal antes del confinamiento

te sacaba una ventajita. -El coronavirus

no afecta solo a los pulmones, algo está pasando aquí.

Increíble. José Mari, además de cocinar

en este confinamiento me he enterado que habéis sacado

una vena artística. Bueno, tuvimos mucho tiempo

para poder estudiar, poder cantar y poder hacer

algún que otro vídeo para pasar el rato

y divertirnos entre nosotros.

Nos han contado que han entrado 45 cantantes en la casa.

(Música)

No puedo.

Me encanta.

Aspirantes, estamos ya en la recta final del concurso

y sabéis que cada semana que pasa sois menos compitiendo

por el trofeo. Sabemos que es un momento crucial

del programa y que nadie nos quiere decir adiós.

Por eso, en esta prueba podéis ganar un salvavidas.

¡Oh! El preciado delantal dorado.

¡Hala!

Será para el mejor de este reto. Quien consiga este delantal dorado,

habrá ganado la inmunidad para este programa.

(MICHAEL EMITE UN SONIDO) ¡Qué presión!

-¡Uf! Ya estoy nerviosa.

José Mari, a ti el delantal dorado

te serviría de poco porque solo vale para este programa

y el pin ya cumple esa función. Pues espero

que se lo lleve el mejor. El mejor de este reto

no solo conseguirá el delantal dorado,

ganará además un fantástico premio.

¡Anda! Un viaje al sur de Irlanda

durante una semana. En el que conocerá

la ciudad de Cork y podrá asistir al festival gastronómico

"Days of West Cork". ¿lo he dicho bien, Michael?

Perfecto. Gracias, pues además

el ganador puede ir acompañado de una persona.

¡Qué guay! -Premiazo, eh.

Juana, ¿tú has viajado alguna vez fuera de España?

Yo no. De verdad que te veo paseando

por Cork del brazo de tu marido. Si gano, todo se andará.

A lo mejor no quieres ir con tu marido y me llevas a mí

que haría de traductor. Sí, no veas

lo que me he modernizado, que lo digan.

Pensábamos ir todos a Matabuena a hacer "edredoning".

(Risas)

No, Juana. Juana, ¿tenemos claro

qué es el "edredoning"?

(Risas)

No muy claro, pero bueno -Juana, el "edredoning",

es cuando dos personas se quieren un montón

y se dan mimos, muchos mimos debajo del edredón.

No, no, entonces es hacer la fiesta del pijama.

Mejor, Juana, ahí lo estás pillando,

faltan unos detallitos, pero sí. Como os podéis imaginar

no será fácil conseguir el delantal dorado

y el viaje y ni se os ocurra pensar cómo nos podéis camelar

a nosotros tres para conseguirlo

porque no vamos a ser nosotros quienes valoremos vuestros platos

en este reto. Lo harán unos comensales

muy especiales, ¿queréis saber quiénes serán?

Sí. -Sí, por favor.

Adelante, José María, marido de Juana.

(Aplausos)

(JUANA) Me dio una alegría ver a mi marido que casi

no he podido reaccionar y mira que soy expresiva,

pero no sabía cómo expresarme.

(Aplausos)

Estáis espectaculares. (RÍEN)

José, eres un campeón. -Vosotros sí que sois campeones.

Fernando, marido de Michael.

(JUANA) ¡Venga!

(SE EMOCIONA)

(MICHAEL) ¿Qué daría yo para poder darle un abrazo, un besito?

"¡Oh, my God!", es que estando tan cerca

y tan lejos a la vez, esto es de volverse locos.

(Aplausos)

Te echo mucho de menos.

Adelante, Blanca, madre de Alberto.

(Aplausos)

Bienvenida. ¡Qué guapa, Alberto!

Para mí, mi madre es superimportante.

(SE EMOCIONA) ¡Joder!

¡Qué guapo! -Voy a llorar yo también.

(SUSPIRA) Es muy difícil,

es muy difícil tenerla tan cerca y no poder abrazarla.

Álex, hermano de Luna.

(Aplausos)

(LUNA) Ha sido como un shock total, pero a la vez una bocanada

de aire fresco y es tan duro.

Mi hermano es como la luz de mi camino,

o sea, es... lo amo.

No me tenía que haber puesto rímel.

Marta, novia de José Mari.

(Aplausos)

¡Qué guapa!

(MICHAEL) ¡Sí, existe, sí, existe!

Hoy está Marta aquí y me ha dado un poco de aire

y fuerza para continuar, estoy superagradecido

a "MasterChef", sois la pera, de verdad.

No puedo.

Gonzalo, hermano de Ana.

(Aplausos)

(ANA) Mi hermano y yo somos como Pin y Pon,

llevamos toda la vida viviendo juntos

y somos inseparables. Por fin está aquí,

me da toda la energía que necesito para seguir adelante.

Se me sale la patata. Sandra, la novia de Iván.

(Aplausos)

(IVÁN) Me quedo con la mirada que nos echamos y nos dijimos todo,

pero si tengo que ser muy gallego no me quedo satisfecho.

Estás guapísimo. -Me sabe a poco a muy poquito.

Y adelante, Paula, la novia de Andy.

(Aplausos)

(ANDY) La cuarentena ha sido muy pesada

y el ver a nuestros familiares y ver a mi novia

ha sido como despertar de esta pesadilla,

como una vuelta a la realidad.

Muchísimas gracias a todos por venir a "MasterChef",

un placer teneros aquí. Ellos tenían ganas de veros

e imagino que vosotros también tendríais ganas de verlos.

Muchas. Pero debido a las medidas

de seguridad, no os podéis dar ese abrazo que tanto deseáis.

La salud es lo primero y como veis, están bastante bien.

¡Qué guapos todos, qué pelos, qué cutis, eh!

(Risas)

Álex, qué significa para ti y para tus padres

que esté ella ahora mismo aquí en "MasterChef".

Estamos siempre muy unidos y echándola muchísimos de menos

y superorgulloso de ella en casa y con muchas ganas de verla.

Me imagino que se notará cuando no esté.

Se nota demasiado, se nota demasiado.

Álex, ¿tú tienes pareja? Yo no.

Aquí se encuentra pareja también.

(RÍEN)

A mí me encantan los dos, hacen superbuena pareja

y me divierto mucho con ellos. -Tú, llévate bien con ella.

Ya hemos hablado. -Contigo quería yo hablar.

Tú, me imagino que habrás visto cositas.

Sí, cositas se ven. ¿Y qué te parece?

Bien, sí, es divertido. Imagínate que encuentra

en "MasterChef" a esa chica que le hace feliz.

Pues, oye, bienvenida sea. (BLANCA) A Luna la veo una chica

muy abierta, muy divertida, él es bastante más serio,

más tímido, podrían tener futuro. Si Alberto es feliz con ella,

pues a mí me parece bien.

Marta, aparte de José Mari que tenía muchas ganas de verte,

hay otra persona que estaba muy intrigada

por conocer a la mujer que aguanta cada día a José Mari,

¿verdad, Juana? Si es que es un polvorín.

En todos los sitios quiere estar. -Sí, es un polvorín,

pero se le quiere mucho. -Hombre, claro.

¿Quién toca la guitarra y el piano ahora?

-Nadie, y me canta al oído, se le echa mucho de menos.

Me han contado que es un romántico y un detallista.

¿Qué hizo para conquistarte? Qué no hizo para conquistarme.

De todo, cuenta. -Bueno, me traía flores,

pero sin tarjeta con un repartidor o bocadillos, me trajo una cesta

de mimbre y puso unos ladrillos de gominola con azúcar

y puso un letrero que ponía: Construyamos un futuro juntos.

¡Oh, qué bonito!

(Aplausos)

(MARTA) José María es un claro ejemplo

de quien la sigue la consigue, hasta que me conquistó

empecé con él por pesado,

pero es tan romántico y detallista

que me ganó, completamente.

Gonzalo, ¿tenías muchas ganas de ver a tu hermana Ana?

Muchísimas, en casa siempre estamos ahí...

Juntos. Sí, sí.

Está muy nervioso, se lo noto yo desde aquí,

no puede ni hablar. Ni hablar, ¿no?

Suele pasar. Sí, mi hermano y yo

aunque ahora esté supernervioso estamos siempre juntos riéndonos

y no paramos. Tu hermano nos habla

de una tal Neto. Cariñosamente, él me llama Neto

de Ana, Aneto, Neto porque de pequeños

típicas épocas que no pueden salir del pasado, pues tuvimos

la época de escuchar rap. La época que llevabas

la gorra hacia atrás, la visera. Me va a matar ahora.

(RIENDO) En serio, corta.

Sandra, ¿cómo ves a Iván? Muy bien, supertranquilo,

lo he echado de menos a él, a su comida...

¿Se lo vas a discutir? A ella no puedo.

En esta cocina siempre tiene la última palabra.

Pero es cuestión de decirle: "Sí".

(Risas)

Bueno, Michael, te he visto muy emocionado al entrar Fernando.

¿Cómo lo ves? ¡Jo!

¡Eh, quieto! Te echo mucho de menos, cariño.

Yo también. (MICHAEL SE EMOCIONA)

Que no llores. -No, pero no lo puedo evitar.

Os digo una cosa: Todos lo han pasado mal,

pero creo que Michael ha sido el que peor lo ha llevado.

Michael, espero que ver ahora a Fernando te dé fuerzas.

El ahora verlo, pues... qué penita que no pueda abrazarte,

pero es mi macho ibérico. (RÍEN)

"I'm happy", muchas gracias, gracias a todos.

(FERNANDO) Me encantaría darle un achuchón, agarrarlo fuerte,

un abrazo de oso,

bueno, te tienes que conformar ya llegará el momento.

Bueno, José María, paisano, qué ganas teníamos de conocerte.

Hombre, pues ya me habéis conocido.

¿Cómo ves a Juana con esos labios pintados,

ese pelo, ese look? La veo muy guapa,

palabra, y más delgada. Más delgada, hombre.

Me la tenéis como a una reina. Es una reina.

Es una reina. Ya te digo, ya te digo.

Está organizando una fiesta de pijamas en el pueblo.

¿Hay sitio para todos? -Y tú, las cocinas ya sabes.

Yo dentro de mis posibilidades.

-Ahí ahora con las esferificaciones.

Ahí no llego. -¡Ay, madre!

(JOSÉ MARÍA) Estoy muy orgulloso que haya llegado hasta aquí

porque para ella es una satisfacción enorme

y para mí también.

Paula, ¿cómo ves a Andy? Le veo que ha cogido

un poquito de color que me lo tenéis blanquísimo.

¿Y el nuevo peinado te gusta, el nuevo look?

Sí, me encanta con el pelo largo,

así como despeinado. ¿Y te ha hablado

de los nuevos amigos que ha hecho en "MasterChef"?

Lo he visto, sí y me sorprende

porque Andy no se pelea con nadie, no sé por qué aquí

le ha dado esa vena. -Estrategia, algo de competición,

soy muy competitivo, me falla eso. (PAULA) Es muy emocionante

volver a verle porque él aparte de ser mi novio

es mi mejor amigo, la persona con la que más me río

con la que comparto todo y el no poder tener eso

pues ha sido de duro, al final. esperemos que haya una recompensa.

Aspirantes, vuestros familiares están muy contentos

de veros a todos sanos y salvos por eso quieren festejar

este momento como en muchos lugares del mundo,

celebrándolo alrededor de la mesa. Como habéis visto,

cada uno ha traído un plato típico de algunas de las festividades

más conocidas del mundo. Han venido a veros

a traer los platos que elaboraréis en este reto

y a catarlos, pero como sabemos que tira más el corazón

que la razón, será una cata ciega.

Es decir, no van a saber qué plato ha hecho cada uno.

Familiares, tenéis que esperar en la bodega

hasta que finalice el cocinado, así que, adelante.

¡Hala, hasta ahora!

Yo no sé si la cuarentena os ha dislocado un poco,

o sea, ¿que tengo que cocinar

para mi hermano Álex, para todos los familiares

y que tienen que hacerlo a ciegas? ¡Madre mía!

Todos querían un abrazo nuestro, después de tanto tiempo confinados.

-Les cogeremos con unas ganas

a todos después de esto. -Cuando salgan.

Aspirantes, vosotros mismos vais a elegir el plato

que tenéis que replicar. Eso sí, lo vais a hacer

antes de que destapemos campanas.

Pues, Juani, vamos a empezar por ti, ¿te parece?

Elige una de las ocho campanas.

Me quedaré con esta misma. La que ha traído tu marido.

Bueno, esa misma, venga.

¡Anda! -¿Qué es eso?

Irish Stew, es decir, estofado irlandés

con puré de patata y kale

típico de la festividad de San Patricio, patrón de Irlanda.

Michael, es tu turno, ¿cuál quieres?

"One, two, three". "One, two, three".

Ese mismo, el tercero, ese mismo.

¡Oh! Codillo de cerdo

con patata y chucrut, uno de los platos

más característicos de la cocina alemana.

Es un plato que no puede faltar en la Oktoberfest.

Alberto, cuéntanos. La que le ha traído Álex.

No, tío. ¿La del cuñado?

Mole negro de pollo con arroz rojo.

El mole es un símbolo mejicano, sobre todo, de la zona de Puebla

de ahí que se llame mole poblano y no puede faltar

en las festividades nacionales y ocasiones especiales

como el Día de los Muertos.

Luna. Pues yo voy a elegir.

¿El de la suegra? Sí, el de la suegra, venga.

No me digas que es postre. Gulab Jamun.

¿Qué? O buñuelos de leche

empapados en almíbar de cardamomo y azafrán.

¡Huy, la Virgen santa! Es uno de los postres dulces

que se comen durante los cinco días que dura el Diwali

o festival de las luces en La India.

Buena pinta tiene,

pero no me apetecía hacer hoy el postre.

¡Ay, que los postres son complicados!

José Mari, cuéntanos. El de mi Marta.

¡Ay, Martita! "Yes".

Qué carita se le ha quedado Blintzes que son paquetitos dulces

rellenos de crema de varios quesos acompañados por una mermelada

y crema agria. Es un dulce típico de la Januca

o fiesta de la luz que se celebra en Israel

durante ocho días. Será un reto para mí.

Ana. Como Michael ha cogido

el que trajo mi hermano, yo cogeré el de su "jani"

a ver si tengo suerte.

A ver qué ha traído el "jani" de Michael.

¡Hala, madre mía! Yu, es decir, dorada al vapor

con salsa oriental y ensalada de col.

Plato con el que se celebra el Año Nuevo Chino

que este año ha caído el 12 de febrero.

Por lo menos no tengo que sacar los lomos

que se tarda mucho. Solo quedáis vosotros,

Iván y Andy. Pues yo voy a elegir la segunda.

La segunda. Sí.

¡Ostras! Pavo del Día de Acción de Gracias

o "Thanksgiving", la fiesta más popular

de Estados Unidos

que Michael conoce bien. "Yes".

Se celebra el cuarto jueves de noviembre.

Andy, estrás deseando descubrir

plato que tendrás que hacer. Pues sí.

¡Oh, qué suerte tienes, tío! Fritoles,

buñuelos con pasas y en este caso van acompañados

de sopa de almendra y helado de limoncello.

Es un postre italiano típico de la época del carnaval

antes del inicio de la cuaresma y el carnaval más famoso

de Italia y del mundo junto con el de Brasil

es el de... Venecia.

¡Qué bueno! Aspirantes, ya conocéis el plato

que tenéis que replicar cada uno y para hacerlos

contáis con 90 minutos, pero, atención, debéis hacer

cuatro raciones de vuestro plato. Tenéis los ingredientes necesarios

en una cesta en el supermercado. Y recordad que serán

vuestros familiares quienes decidirán con sus votos.

Aunque en caso de empate, nosotros lo desharemos.

A lo tonto este confinamiento a mí, personalmente,

me ha venido muy bien, practiqué mucho.

vengo con más seguridad en mí misma y creo

que se demostrará mucho en el cocinado.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ¡ya, adelante!

¡Vamos! -¡Ah!

Vale, este es el mío, ¿no?

¡Ay, qué pesada! -Azúcar, harina, vale, es el mío.

Cha, cha, cha, cha. -Juanita, mucha suerte,

cariño, lo vas a clavar.

Creo que no se esperaban que viniesen en el primer programa

los familiares. Ha sido muy bonito

porque Michael cómo ha llorado, estaba supernervioso.

Me encanta Alberto porque es incapaz de exteriorizar

sus sentimientos, está aguantando. Pero ha estado ahí.

Sí, porque le vamos conociendo y parece que no, pero lo saca.

José Mari con su mujer encantado también,

qué romántico con los ladrillos de gominola:

Construimos el futuro, bueno, bueno, un poco cursi, eh.

Jolín, tener aquí a Marta supone que lo tengo que hacer

lo mejor que pueda, primero por el premio

y segundo para que esté orgullosa de mí, llevamos muchos días fuera

y espero demostrarle hoy que lo puede estar.

Oye, blintzes. No me suena nada

en la cocina israelí ese plato. Es como una masa de crepes,

un poquito más gorda y haces un relleno

de queso crema y lo bañas con jalea de frutos rojos

y ese poquito de crema agria.

Venga, Andy, el delantal tiene que ser para ti,

vamos, vamos. Los fritoles que en italiano

son "frittelle" que es un postre buenísimo.

Un buñuelo otra vez, pero esta vez de masa de patata

y lleva una sopa de almendra

y un sorbete de limoncello.

¿Qué tal, cariño, te gusta tu plato?

-Sí, estoy superencantado porque me encanta el codillo,

el codillo, esto. -Sí, hicimos en casa,

¿te acuerdas? -Sí, sí.

Codillo típico de estos alemanes, salmuera, que solo hay que cocer

y luego, el chucrut famoso que es col fermentada

y con puré de patatas en este caso.

No es difícil. Que le des el punto de sazón,

el gusto... Ese punto de presentación

de sazón, de aliño, va a ser muy importante.

Alberto, ¿nos ponemos el plan de batalla?

De momento, voy bien yo. -¿Vas bien? Venga, yo no.

De momento, aguanto. -Yo necesito estar uniformado.

Estoy haciendo un brazo que no veas con esto...

Ese te debería haber tocado a ti, Michael.

Una cosita... Estoy acostumbrado a ver el mole encima

de un muslo de pollo. Sí.

Aquí le hemos puesto un arroz rojo y cubres con este mole.

Cuando el mole está rico y es difícil de hacer...

Sí. No es fácil. No es fácil. No es solo una mezcla

de muchos ingredientes. No.

También me gusta mucho el "gulab jamun".

Es un buñuelo que está... Embebido en almíbar.

Cardamomo... Y jengibre.

Están hablando de mi postre.

Un plato exótico para celebrar la cosecha, antiguamente.

Ahora se llama Diwali, el Diwali.

Luego, le doy con las manos...

El problema de tener aquí a mi novia es no poder tocarla.

Me había imaginado este momento de otra forma.

Volver a verla sería... otro reencuentro, evidentemente,

más piel con piel. Pero esto es lo que hay, no hay abrazos.

Hay mirada y con eso lo decimos todo.

Esta está riquísima, eh.

(JOSÉ MARI) ¡Vamos, Iván, venga! -Estoy controladillo.

Se va para el horno mi colega.

¡Qué gran clásico el pavo, que hemos visto

en tantas películas! Las películas americanas,

el Día de Acción de Gracias... Hay que añadir que nosotros

hemos puesto un pavito para igualar los tiempos de cocción,

porque el pavo americano pesa... Cinco horas.

¡Dios! Me queda una... y terminar esta.

¿Y el "yu" os suena? Cuando vas a los chinos de verdad,

te ponen el pescado entero con esa salsa.

Como aquí comemos un buen besugo por Navidad, ahí comen pescado...

¿Qué lleva la salsa? Lleva aceite de girasol,

lleva de sésamo, evidentemente, ajo, jengibre,

cinco especias chinas...

¡Ay! -¿Cómo lo llevas?

-Tengo el brazo ya... -¿Prefieres delantal o viaje?

Delantal. No, bueno... También, el viaje tiene lo suyo.

¡Vamos, vamos! (ANA) ¿Cómo vas, Andy?

Aquí, haciendo buñuelos.

¿Conocías el "irish stew"? Yo no.

Pero tiene mucha gracia el guiso, ¿no?

Es un guiso de morcillo de ternera. Su particularidad es

que en vez de meter vino tinto como meteríamos nosotros,

un blanco, meten cerveza negra.

Estoy muy emocionada y muy contenta de haber vuelto a empezar

y el ver a mi marido... ya el no va a más.

Una alegría... Después de 50 años casados, la primera vez

que estamos separados.

Como no le puedo abrazar, lo voy a hacer con todo mi cariño

(IVÁN) ¿Cómo vais, pequeños? -Vamos bien. ¿Y tú? ¿Qué tal?

-Bien, bien. -¿Bien?

Sí.

¡El delantal está en juego! ¡Vamos!

La verdad es que me siento muy cómodo haciendo el postre

de hoy. Creo que tengo posibilidades de poder conseguir

ese preciado delantal, que me vendría de maravilla.

Con la Final a la vuelta de la esquina, pues premio doble.

No he podido abrazar a mi novia y tenía unas ganas terribles.

Pero es verdad que la cocina es una forma

de expresar ese sentimiento que no he podido mostrarle hoy

a mi novia de manera física. Espero que les guste el plato

a todos, sobre todo, a mi novia y que lo identifique.

Luna, chiquititas que, a veces, eres muy bruta.

Va a explotar.

¿Está apagado?

"Oh my God!" -¿Qué te pasa?

-Que está chorreando todo. -¡Pero, Michael...!

Ollas de presión.

¡Juanita! -¡Hola, hija!

-¡Que huele muy bien! -Ya lo creo. Está riquísimo.

¿Qué tal, Luna? ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

¿Cómo lo llevas? Pues mira, aquí estoy,

que he hecho unas bolas creo que muy grandes

porque me he dado cuenta de que tienen la levadura...

No es un tema de "MasterChef", es de "Barrio Sésamo" de tamaño.

Por favor, házmelas iguales. Te pega un plato indio, ¿no?

Uno de mis viajes previstos desde que era pequeña,

era viajar a la India con mi madre. A lo mejor, ya no vas con tu madre.

Nos encanta viajar a los dos, ¿no, Alberto?

-Alguna cosa hemos hablado. -Hemos vivido 42 días y más juntos.

Cuéntame aquí el secreto, que no nos oye nadie. ¿Contenta?

Muy bien. Disfrutando todo mucho, cariñosos... Está guay. Es...

¡Me pongo muy nerviosa!

No me gusta que me hagan estas preguntas.

No se entera nadie. ¿Está contento él?

Yo creo que sí. Yo se lo veo en su mirada, que está contento.

Está como más a gusto...

¿Y cómo ha sido conocer a la suegra, tu hermano al lado...?

Los he visto muy compenetrados a ellos.

Si conectan, es una maravilla. Sí.

A mi hermano lo he visto atacado, superemocionado, nerviosísimo...

¿Sí? ¿Os lleváis muy bien? ¿Sí?

Sí. ¿Qué te pasa?

Que lo echaba un montón de menos. ¿Sí?

No me esperaba que... pues que de repente...

Es que ha sido muy fuerte que estén aquí y no poderles

abrazar y... No te lo esperas.

Sabemos que es una situación dura,

pero no os queríamos privar de ver a vuestros familiares.

(LUNA) Para mí, ha sido el momento

más duro y más emotivo, a la vez, de "MasterChef",

que hayan traído a las familias aquí...

Sin poderles tocar y abrazar y besar...

¡Anda, Luna! ¡Suerte! ¡Gracias!

¿Qué pasa, pollito? -Aquí con mi coulis.

El emplatado no ha de ser igual al que nos han enseñado, ¿no?

(IVÁN) Juega un poco.

¿Qué tal? ¡Qué ilusión me hace verte!

¡Hija mía, y a mí! ¡Una barbaridad! Lo has pasado bien

en el confinamiento, no has sufrido.

Hay gente que te quiere un poco más, un poco menos...

Pasa en todos los sitios. ¿Qué ha pasado?

Que he cogido cariño a todos.

Cuéntame qué has sentido al ver a José María.

Pues, hija, he sentido... una alegría inmensa.

Pero... ¡Ay! ¿Te emocionas, Juana?

Sí. ¡Pero qué bonito, por favor!

(JUANA) Con José María llevo toda mi vida.

Mejor marido, imposible. Y le quiero muchísimo.

Y le quiero muchísimo.

Él y mi hijo son mis motores.

# Si yo fuera rico... # (TARAREA)

¿Qué te pasa? -"I'm happy". Acabo de ver

a mi "honey". ¿Cómo no voy a estar feliz yo?

¡Aspirantes, os quedan 30 minutos!

¡No! ¿Oído?

(MICHAEL) ¡Oído, chef! Todo el mundo está muy callado.

¡Luni, no se te oye! -¿Están concentrados?

-Estoy superconcentrada. -Nos jugamos un delantal dorado.

No quiero que se me queden unos más oscuros que otros.

-¿Cómo vas? -Bien.

Tú sabes que yo hago...

Sí. -Todos los años.

Yo cocino todo. -Te hice un guiño, eh.

-Pavo de 12 kilos. -Eso sí que es un pavo.

Alguien que esté haciendo postre... Huele a quemado.

¡Yo no!

Huele a quemado dulce por ahí. -Sí.

(MICHAEL) ¿Alguien que haga postre? (ANDY) Yo no.

A lo mejor, eres tú. Ten cuidado.

-¡Ay! Yo con mi postre de codillo. -Con tu carne.

Alberto, Alberto... ¿Qué pasa, Jordi?

Que estabas ilusionado con la campanita

y te tocó un plato maravilloso. Sí.

Pero complicado. No he estado en México.

Cocina Online de MasterChef. Han venido cocineros coreanos,

italianos como Tumbarello, mexicanos... De todo.

He visto alguno. Lo que pasa es que mexicano, justamente,

no había hecho nunca.

Se nota. Solo por el color, lo estoy notando.

Falta el chocolate. Sí. ¿Y...?

El color tiene que ser muy oscuro. Entiendo que le falta

el chocolate, pero tiene que ser muy expresivo, muy complejo...

No es fácil hacer eso.

¿Has viajado mucho? Sí, he viajado.

He estado en Indonesia, en Filipinas... en Tailandia...

He estado en Marruecos...

A Luna le encanta viajar, ¿no? Sí.

Tenemos alguna cosa planeada. Algo hemos hablado.

Le gusta mucho la India. ¿Sabes a quién le gusta también?

¿A quién? A Juani.

Nos vamos a la India, eh.

¿Los dos? -Con Luna, los tres.

¿Los tres? -Me encantaría el plan.

Me fliparía, Juani.

Oye, métele caña. Venga... Le doy, le doy.

Machácalo bien. ¿Lo pones en leche o nata?

-Leche y mantequilla. -Bien de mantequilla.

-Bien de mantequilla. -Exacto. Como Robuchon.

¿A que no?

Sabes lo que es, ¿no?

-Una filloa. -Parecido.

Muy buenas, chef. ¿Esos gurruños qué son?

Mire, chef, estos son los buñuelos de pasas...

¿Cómo se llaman? No sé el nombre.

"Fritoles". Los "fritoles".

¡Madre mía! Eso es.

Los "fritoles". Ya tengo el helado de "limoncello" en el abatidor

y ahora estoy haciendo la sopa de almendras.

Estoy infusionándolo con un poco de naranja.

Aquí tengo el praliné. ¿Por qué le pones tanta naranja?

Entiendo que el sabor es el de la almendra.

Cierto es. No te digo que quede mal.

Será una leche de almendras perfumada con naranja.

¿Le haces muchos postres a tu novia?

La verdad es que sí.

¿Con qué la enamoraste? ¿Con el pico? ¿O con tu cocina?

Con ambas, con ambas.

Paula es una de las personas más importantes

de mi vida y lo más importante

es que me quiere tal y como soy, que eso es suficiente.

Le gusta mucho la tarta de zanahoria y le hice

una magnífica tarta de zanahoria. ¿De dónde la sacaste?

¿Me copiaste la tarta de zanahoria? Sí.

Buena receta. Eres un listo. Se la tienes que hacer

porque está muy rica.

Cerita, que queda poco tiempo. Gracias.

(LUNA) ¿Cuánto queda? Muy poco.

A ver nuestros comensales qué dicen.

A ver quiénes son hoy, ¿no? -¡Si son nuestras familias!

-¡Es verdad! -Esto lo voy a apartar...

¡Qué rico! ¡Qué rico!

¡Oh! ¡"Mare de Déu"!

"Hi, chef!"

Hoy es un día para estar "happy". Mira, tan "happy" estoy,

que se demuestra en este codillo tan rico.

¿Crees que le gustará a Fernando? Le encantará.

Somos carnívoros. ¡Ah! Sois carnívoros.

¿Tú crees que te va a reconocer? Sí, porque sabe

que me gustan los sabores intensos,

me gustan los sabores fuertes. Bueno, bueno...

Pero hay muchos platos con recetas intensas.

Sí, sí. Pero que les salga bien es otra cosa.

¡Ah, vale, vale! Confías en lo que has hecho.

Confío, chef. Estoy muy a gusto con esto.

Suerte. "Thank you". Muchas gracias.

Me alegro mucho de verte.

(MICHAEL) ¡Chicos, falta poco! -¡Ay, me he quemado!

¡Aspirantes, últimos cinco minutos!

Los comensales tendrán hambre... Y está mi carne riquísima.

Acuérdate que esta gente es muy fina.

(RÍE) -Acuérdate de eso.

A lo mejor, con la cuarentena se te ha olvidado.

¡Hola, Iván! ¿Qué tal, Pepe?

¿Con qué estás? Cuéntame. Estoy un poco con todo.

Estoy con el coulis acabadito. ¡Ah! Esa es la guarnición, ¿no?

La coulis de frutas. ¿Y el pavo?

El pavo está aquí. Mira qué buena pinta.

¿Seguro? Me lo vas a decir tú.

Bueno, bueno... ¡Oh! Muy bien. Vale.

Vamos a ver si gusta. ¿Crees que te va a reconocer tu chica?

Yo creo que no. No es algo que hagas en casa.

No me pongo a hacer pavos de Navidad en casa.

Contento, ¿no?, que haya llegado tu chica.

Estoy muy contento. Estoy contento de verla.

Ella también. Me falta abrazarla.

Te miraba todo el rato. Llevamos mucho sin vernos.

Es normal. Cómo te verá que te decía:

"Qué guapo estás"

¡Cómo lo verá la chica! ¡Cómo estará!

Yo tampoco lo entiendo. Yo tampoco.

Creo que se le escapó un par de veces la mirada

hacia a ti. No. Sería a Andy,

que lo tenía a la derecha tuya.

No, no. Sería a Andy. Muy bien.

Parece que va todo medianamente bien.

Está haciendo adoquines. Igual que en la foto.

¡Uf, José Mari...!

Ya has terminado, ¿no, Michael? ¿Eh?

Has terminado, ¿no? Sí, chef. Estoy...

Sí. Es que está riquísimo. Muy bien.

¡Acordaos de poner las pegatinas en los platos, por favor! ¿Oído?

Sí, chef! (MICHAEL) ¡Oído!

Iván, las pegatinas. -Sí, lo sé.

¡Aspirantes, último minuto! (MICHAEL) ¡Oído, chef!

A ver... ¿Los demás no decís nada?

¡Joder! Al final, ya verás, tío.

Diez, nueve... La he cagado.

Ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres,

dos, uno... ¡Tiempo! ¡Manos arriba!

¿Te ha dado tiempo? -Sí, me faltan los puntos

Lo primero es que tenía unas ganas de ver a Sandra

que no podía con ellas.

En cuanto a que me pruebe un plato en "MasterChef",

no me da mayor o menor alegría. Cada vez que cocino

para Sandra en mi casa, cocino como si estuviera en "MasterChef".

Venga, uno por mesa.

(JUANA) Si mi marido reconoce mi plato,

ya es que me conoce exageradamente.

Pero, probablemente, entre sí y no.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad. A partir de ahora,

la Escuela Online de MasterChef amplia todos los meses

sus contenidos para que puedas convertirte

en un auténtico MasterChef.

Más de 300 clases con nuevas recetas y trucos

para sorprender a tu familia y amigos con platos deliciosos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, van a entrar vuestros familiares

a probar los platos. No hace falta que os diga

que no intentéis decirles qué plato habéis elaborado cada uno.

¿OK? (ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Porque si no... sabéis lo que os voy a dar. Un delantal...

Negro. Negro.

¡Adelante, familiares!

¡Muy buenas! -¡Hola!

Bienvenidos. ¡Muy buenas!

-¡Que aproveche! -¡Hola!

Otra vez junta la familia.

(ALBERTO) Parece que la conexión entre las familias fue buena.

Esperemos que siga así.

Familiares, ahí tenéis los platos que tenéis que catar,

aunque los probaréis sin saber cuál ha hecho cada uno.

Como estáis viendo, los platos

están marcados con pegatinas de colores.

Cuando terminéis de probarlos, os vamos a dar unas cartulinas

para votar el color que creáis que es el mejor

o el que más os gusta. ¿Entendido?

¡Sí, chef! -Entendido.

¡Que comience la cata! ¡Adelante!

Iván, Andy, digo yo que alguna noche había que quedar

a cenar, ¿no? Yo lo estaba pensando.

Si es para cenar, ningún problema. Por eso digo...

Sí os veo a los cuatro una noche cenando y...

Si me pasas el plato azul, lo paso también.

Qué bien se llevan las chicas. Por ahí empezará la relación.

Pues vamos a darle ya. -Vamos a darle.

¿Este? -Venga.

Os voy a decir qué platos estáis tomando.

El verde oscuro: un codillo de cerdo

con patatas y "chucrut", típico

de la Oktoberfest alemana. ¿De la qué...?

Oktoberfest.

Está bueno. A mí me gusta. -Sí, pero es un codillo

con "chucrut", no tiene tampoco... No me transporta a ningún sitio.

El morado...

Es "yu", que es una dorada al vapor china.

Debería ser, eh. (RÍEN)

Otra cosa es lo que hayan hecho.

¿No os importa que os acompañe

y así pruebo un poco? Por favor.

El de la pegatina roja

es un "irish stew", un guiso irlandés.

¡Uf! ¡Qué pinta tiene!

Ese tiene buena pinta.

El naranja es el pavo típico del Día de Acción de Gracias,

de los EE.UU.

¿Está sequito? No, está bueno.

Un pelo.

No sé... Este...

Venga, ¿este? -Venga.

¡Madre mía!

El amarillo es un mole mexicano con un arroz rojo para celebrar

el Día de los Muertos en México. A ver el mole...

(FERNANDO) ¡Uh! Está muy fuerte.

Es el chocolate.

Es que el mole tiene un sabor fuerte.

Ya queda el dulce nada más, ¿no? -Queda el dulce.

La pegatina rosa: "gulab jamun".

¡Ummm! ¡Qué buena pinta! Y es un postre hindú.

Vale.

¿Está bueno, José María? -Está estupendo.

Me pagan por comer. (RÍEN)

¡Qué vamos a hacer!

El azul son unos "blintzes". Son de Israel

y así celebran la Hanukkah,

Fiesta de la Luz. ¿Te pongo este?

Venga. -¿Cómo se llamaba este?

-Uf... No me acuerdo. -Este está muy mono.

-¿Tiene yogur griego? -Parece, ¿no? Algo denso.

Está rico. -No está mal.

-No. -Muy bueno.

Y el verde claro...

Son "fritoles". Por el acento, entendéis que vengo de Venecia...

Típicos de allí.

Yo me voy siempre más a los dulces que a los salados.

Sabe a polvorón. -A mí, este me ha gustado.

El que más te está gustando, Samantha.

Está bueno, eh. -Muy bueno, sí.

No tengo ni idea de por cuál decidirme.

Yo creo que lo tengo.

No creas que tengo mucha idea del tema, eh.

Ahora nos tenemos que fiar por el gusto.

Bueno, ¿ya habéis probado todos los platos?

Sí. Marta, mujer de José María.

Y Titi, ¿no? Sí.

Gonzalito "Titi". Titi.

Como quieras. Bueno, a ver...

A mí me ha gustado mucho el rojo. Sí...

El codillo, me ha gustado mucho el toque de mostaza ese que tiene.

Te ha gustado el irlandés, te ha gustado el codillo alemán...

Este, de los postres

era el más rico. De Israel.

La dorada era muy dulce con esa cebolla caramelizada

que tiene por arriba. Pero si me tuviera que quedar

con alguno, me quedaba con estos tres

y este se queda fuera. ¿Y el resto no os ha gustado?

Este era un poco raro. El indio.

No hemos entendido el sabor. ¿El mole?

El mole fue el primero que probamos y el que menos nos gustó.

Muy bien, pues me ayuda mucho vuestra valoración. Gracias.

De nada. -A vosotros.

(ANA) Sé que mi hermano no habría valorado el plato así,

si llega a saber que es mío. De hecho, debe pensar

que yo no emplataría así ni de broma.

Es que he intentado que se pareciese mucho

al que nos enseñaron los jueces.

Paula y Sandra, novia de Iván y novia de Andy.

Los amiguitos de "MasterChef" y, ahora, las amiguitas.

¡Qué bonito, eh!

¿Has visto? ¿Qué tal la cata?

¿Habéis congeniado? Sí.

¿Estáis de acuerdo en las valoraciones?

En eso, no tanto. ¿Ah, no?

No. Qué raro que discutáis. Me extraña.

Yo soy muy de dulces, pero voy a intentar pensar

que, dentro de lo que he probado, el pavo me gusta mucho.

Y luego, de los dulces me gustó más ese.

¿Buñuelos indios? ¿Y el que menos? Este.

Los "blintzes".

El que más me ha gustado, yo creo que ha sido este,

el verde clarito. Los "fritoles",

el plato italiano. Sí. De sabor, estaba riquísimo.

Y, quizás, también el rojo. La carne estaba perfecta.

El irlandés, la carne estaba

perfecta y el sabor bien. Sí.

(ANDY) Cuando ha dicho mi novia

que el plato que más le ha gustado, ha sido el mío...

Es que ha sido una... una liberación.

He dicho: ¡Sí! ¡Bien!

¿Los platos os han gustado, en general?

En general, sí. ¿Y el que más te ha gustado?

El verde claro. El verde claro,

el postre italiano. ¡Ah, qué bueno!

¿Y el que menos te ha gustado? El que menos...

Mira, dudo entre el pescado y el mole.

¿Y habías probado alguna vez un mole mexicano?

No me ha gustado mucho. No te ha gustado.

Álex, cuéntame. El que más me ha gustado,

ha sido el verde. -Es muy de dulces mi hermano.

Los "fritoles". ¿Y el que menos te ha gustado?

Este. No te ha gustado el codillo.

Está un poco duro.

Y... y el mole tampoco. El mole tampoco.

Tiene como... algo de acidez que no me ha...

Un poco de amargor. Un poco de amargor, exacto.

Me lo ha parecido a mí también, sí.

Bueno, Fernando y José María, ¿qué os han parecido los platos?

Bien, dentro de su... Pero unos más que otros, eso está claro.

¿Sí? Vamos a poner orden. El macho ibérico...

¿Qué tal lo salado, macho ibérico? Bien, bien.

Están... Hay de todo un poco.

La carne aquella me ha gustado. El "irish".

El "irish". ¿Y de "honey", de dulce?

¿Cuál es el que más te ha gustado? De dulce... el...

El "gulab jamun".

Eso. De la India.

Este era distinto. Mucha miel...

Pero era diferente, sobre todo.

Ahora entiendo por qué te llaman "honey".

Claro. ¿Y los que menos te han gustado?

A ver, yo había probado un mole antes y me gustaba más que este.

Este no me gusta demasiado. Tiene un saborcillo...

Un amargo que sobra. No me ha convencido.

Y el pavo tampoco me ha dicho nada. Y el pavo tampoco.

¿Y el codillo, qué tal? Un poco duro el codillo.

El "chucrut" estaba... Eres un jurado exigente, eh.

José María... Me ha gustado la carne esta.

El "irish". El "irish".

Este me ha gustado... Dentro de su gama,

el que más me ha gustado, quizás.

¿De dulce...? El siguiente.

El "gulab jamun". Sí, está...

El de la India, está rico.

Está también "honey", está dulce, rico...

¿Y los que menos? Los que menos...

Por ejemplo, el pavo no me dice nada. El pavo.

Y la dorada, bueno, estaba buena, pero...

Está ahí. Estaba ahí.

Estaba cumpliendo expediente,

no te dice nada, no te habla mucho...

(JOSÉ MARÍA) Para mí, el favorito es el estofado.

Quizás, ese plato tuviera

un poquito más de sabor que el resto, porque lo demás...

No he notado yo... ese sabor.

Familias, ahora os voy a dar estas carpetas que tienen

cartulinas de colores dentro y cada uno de vosotros

tiene que dejar la que corresponda al color del plato

que más os gusta. ¿Entendido?

Sí, entendido.

¡Qué nervios!

Hay que dejar la cartulina del...

-Del que quieres. -Ah, vale.

Como te gane Andy... Cuatro-cero, eh.

Bueno, vamos a descubrir vuestros gustos y vuestros votos.

Gonzalo, por favor, enséñanos qué color.

Pues... Has elegido el plato rojo

que corresponde al plato irlandés, que lo hizo...

¡Juana! ¡Bien!

El plato rojo es el plato de Juana.

(Aplausos)

Es que ese guiso es inconfundible.

Ana, no le ha gustado, eh. Era la dorada.

El pescado. Sí.

No es algo que suela hacer yo. Tenía que hacer un plato chino...

"Lo suela hacer". Primero, las excusas suelta.

Vamos con Marta. Marta, ¿qué has elegido?

Yo...

Que haya suerte... ¡El azul!

¡Pero bueno...! ¿De quién será el azul?

¡Oh! ¡No me lo puedo creer! (RÍE)

Pero bueno... Escucha, tenemos los mismos gustos.

¡Bien, bien! ¡José Mari, bien!

Ni la he mirado. He estado todo el rato ahí...

Veo que tenéis el mismo mal gusto.

Como tengo esto, tienen muchas ganas de quitármelo

y les hubiera gustado mucho darme un delantal negro.

¡Para nada! Ni la he mirado porque no quería que dudaran de mí.

Sandra, ¿cuál es el que más te ha gustado a ti?

Me he decantado por lo salado.

El naranja, el pavo de Thanksgiving.

¿De quién será...? ¿Es de Iván?

¿Tú crees que es de Iván? (RÍE)

Sí, es de Iván. Sí, sí.

¡Oh!

¡Qué bonito es el amor! ¡Qué mano tiene!

Paula... Enséñanos a quién has votado.

Pues el que más me ha gustado.

El verde clarito. ¿Tú crees que lo ha hecho Andy?

Espero que sí.

Andy, ¿lo has hecho tú? Sí, lo he hecho yo.

¡Oh, qué bonito!

¡Qué bien! Estaba buenísimo.

Tenemos que quedar algún sábado por la noche.

Qué compenetración. El pavo estaba muy rico también.

Andy e Iván, esto hay que formalizarlo ya.

Álex... Jordi, yo estaba entre dos,

que era el verde claro y el... rosa.

Los "fritoles" y el "gulab jamun"

Y me he decantado por uno. ¿Por cuál?

Ha sido por... el verde claro. ¡Hombre!

¡Qué ojo tienes, eh!

Gracias.

Blanca, ¿qué has votado? Cuéntanos.

También por Andy. (ANDY) ¡Qué bien!

¡Oh!

¡Dios! Se lleva... -¡Ostras! No me lo puedo creer.

Gracias. Blanca, ¿cuál es el que menos

te ha gustado? El pescado.

Ah... ¿Y el segundo que menos?

El mole. ¡Ah! Vas llegando, vas llegando.

Alberto, ¿quieres decirle algo a tu madre?

Para un día que viene... Para un día que viene

y me hacen hacer mole...

Pues vamos con los últimos votos.

Machote. El de Juani.

¡Otro voto, Juani! Gracias.

Bueno, Michael, tú tenías uno de los platos más fáciles.

El codillo se ha quedado un poquito duro.

Qué penita porque el... ¿El "cruscrus" o "chuscús"?

-"Chucrut". -"Chucrut"...

"Chucrut". Es la col fermentada

que utilizan los alemanes para un codillo.

Lo comenté con Fernando en Berlín y dijo que no le gustaba mucho.

A Fernando no le gustó en Berlín, pero en Madrid tampoco.

Tres votos tiene Andy... Dos Juani...

Uno Iván y uno José Mari.

¡Amigo! Está en tus manos. Ponle un poquito de emoción, eh.

No, oye, emoción... ya la tenemos aquí...

¡Juana! ¡Bien!

Tenemos un empate. ¡Uf! Va a ser difícil.

Juani y Andy.

Así que nos va a tocar desempatar.

Juana, que me haces reír.

Estaba muy rico.

(ANDY) El delantal dorado está entre Juana y yo. Y, sinceramente,

Andy es muy bueno en los postres. Ha quedado demostrado.

En fin, Juana, es un estofado de carne de morcillo,

en este caso, puro y duro, pero no se hace con vino tinto,

sino con cerveza Guinness que es lo que tienen allí...

Y yo creo que estaba bastante acertado y bien hecho.

Estaba gustoso, muy bien reducido, la carne tierna, estaba cocido...

Creo que ha gustado, prácticamente, a casi

todos los comensales, por algo será, y a nosotros también.

Incluso le ha gustado a tu marido, fíjate.

Andy...

¡Abogado!

(Risas)

No tienes defensa, abogado, porque también te he dicho:

"Cuidado, que es un plato donde sopa de almendras

y culminado con un helado de Limoncello".

Te he dicho lo de la naranja y has puesto a lo loco.

Habría que haber domado un poquito más, y me has dicho:

"Tengo el helado en el congelador".

El helado no estaba bien helado, porque si está bien helado

y tienes la fuente congelada cuando lo pones resiste el trabajo.

Sí. Y el tuyo no lo ha hecho

porque no estaba bien helado tu helado cuando has hecho

la quenelle, sin más.

Creo que para nosotros el mejor ha sido el de...

Juana.

Felicidades, Juana.

Bueno, Juani, enhorabuena. Muchísimas gracias. Gracias.

Porque además de haber conquistado a los familiares con tu plato

te llevas dos importantes premios:

este delantal dorado que te asegura tu permanencia

esta semana en "MasterChef" y un viaje al Sur de Irlanda

para dos personas, para disfrutar

del festival gastronómico Taste of West Cork.

Iremos, iremos.

¡Bien! (JOSÉ MARI) Iremos dice.

Muchísimas gracias, Pepe. Enhorabuena.

Un viaje ahora con mi marido, que no hemos viajado nunca,

y el delantal, a mi edad es impensable.

Yo no me puedo creer que esto me esté pasando.

Muy bien el doradito, ¿eh?

Sé que no os apetece nada,

pero ha llegado el momento de despediros.

Familiares, muchísimas gracias por venir.

No hay más que ver las caras de felicidad de los aspirantes.

Ya habéis visto que todos están bien, les cuidamos mucho,

y pase lo que pase dentro de tres semanas

volvéis a estar todos juntos.

Aunque eso sí, uno de vosotros tendrá en casa

al octavo MasterChef España.

Muchas gracias y hasta siempre.

(Aplausos)

Yo a Luna la veo en la final,

y la veo incluso ganando el programa.

Es un ejemplo de superación total.

Te amo, hermana. -Y yo a ti.

Se lo merece muchísimo y creo que "MasterChef" ha sido

el sí más grande que podíamos haber tenido en nuestras vidas.

Pues con esta inyección de energía

que os han traído vuestros familiares

tenemos que ponernos en marcha hacia una nueva prueba por equipos.

Y va a ser en un lugar maravilloso, que además es muy especial

para uno de nosotros tres.

¿Nos vamos?

Vámonos. Vámonos.

¡Vámonos!

Después de casi dos meses de confinamiento

nada puede sentar mejor a los aspirantes

que disfrutar de la naturaleza, y por eso hemos venido

hasta uno de los escondites preferidos de Samantha,

la finca Dehesa de Valbueno.

En este pinar con cuatro siglos de historia nuestra chef organiza

bodas de hasta 500 invitados.

Así que espacio para respirar aire puro hay de sobra.

Estamos a tres semanas de la gran final

y ha llegado el momento de que los aspirantes se enfrenten

a uno de los mayores desafíos

que tenemos los cocineros: la creatividad.

Y quién mejor la siempre imaginativa Samantha

para convertir este concepto en una prueba por equipos.

Veamos con qué nos sorprende.

¡Bienvenidos a todos a mi casa! ¡Gracias!

¡Qué ilusión me hace veros aquí!

Qué ilusión. ¿Os gusta?

No nos habías invitado nunca aquí, que ya está bien.

Bueno, aspirantes, imagino que después de tantos días

confinados estáis felices de volver a salir al campo

a respirar naturaleza.

¿Estáis contentos sí o no? (TODOS) ¡Sí!

Yo sé siempre hablo de Pedraza

porque ya sabéis que es mi debilidad.

Pero esta finca es mi segundo hogar.

Cualquier evento, cualquier boda, cualquier fiesta de empresa

que podáis imaginar tiene cabida en estos jardines.

¿Alguno se atreve a imaginar de qué puede ir la prueba?

De preparar el catering de una boda.

Alberto, Luna, por alusiones. ¿La palabra boda os dice algo?

Samantha, yo no estoy preparada.

No estoy, no estoy para meterme todavía en una iglesia.

No, no, no, no. Si es que es muy pronto.

Pero sí muy bonito, muy bonito.

Yo cuando me vaya ahora

voy a coger una tarjeta para por si acaso.

Siento deciros, aspirantes,

que tenéis que trabajar más la imaginación.

Si hay una cualidad clave

que todo cocinero debe tener es la creatividad.

Cuando uno es amateur de la cocina tener nuevas ideas es una suerte,

pero cuando hablamos de cocina profesional se convierte

en una necesidad absolutamente fundamental.

Grabaos esto a fuego:

no hay futuro en las cocinas para quien no sabe imaginar.

Por eso hemos decidido organizar una prueba que os obligue

a estimular vuestra propia creatividad

y vuestro sentido de la estética. Me gusta.

Como una imagen vale más que mil palabras...

¡Chachán!

¿Qué? -Flowers?

Tenéis que convertir los cuadros que os he traído

en unas elaboraciones dignas de un programa diez.

En este caso el entrante

nos lo regala Jan Fyt a través de este cuadro llamado

"Jarrón con flores y dos manojos de espárragos".

Mi má...

El cuadro que tendréis que convertir en primero es...

Es un cuadro de Emanuel de Witte

titulado "El antiguo mercado del pescado en el Dam, Ámsterdam".

Vale, ahora sí que no entiendo la prueba.

No, no... Sencillito.

Es pescado. -No lo entiendo.

El tercer cuadro que tendréis que convertir en plato es...

"Paisaje con aves de corral", del artista conocido como el Rafael

de los pájaros, en neerlandés Melchior de Hondecoeter.

Y cerramos el menú con un postre

que debéis inventar a partir de esta joya.

"Bodegón con porcelana y copa nautilo", de Willem Kalf.

He tenido la suerte de que el Museo Nacional

Thyseen-Bornemisza me ha dejado estos cuatro maravillosos cuadros.

¡Hala!

¿Qué, aspirantes, os veis capaces de convertir estos maravillosos

cuadros en unos platos espectaculares?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Sí, sí, sí.

Que la gastronomía es una fuente inagotable de inspiración

para los artistas es un hecho.

Además, compartimos el mismo objetivo, transmitir emociones,

solo que los pintores lo hacen deleitando la vista

y los cocineros lo hacemos deleitando los paladares.

Juana, has sido la mejor en la prueba anterior

y gracias a eso te has ganado ese delantal dorado

que te asegura inmunidad durante esta semana.

Pero además vas a tener hoy también el privilegio de ser

la primera capitana de la prueba. Ay, madre...

Es que yo me gusta un poco detrás, así un poco...

A la sombra, que te manden. Sí.

Y como sabemos la complejidad que implica dirigir

el segundo capitán lo vamos a nombrar nosotros a dedo.

¡Ostras! Sí.

¡Michael!

(GRITA CONTENTO)

Eres el único que no se ha enfrentado todavía

al reto de liderar.

Por algo será.

Venga ya. I love it, y ready.

¡Me alegro mucho, me alegro mucho!

Tengo la experiencia de ser maestro, entonces creo

que voy a llevar una disciplina y una actitud positiva

para tanto escuchar a ellos y que ellos me escuchen a mí

para poder sacar los mejores platos de esta fase.

Andy, ¿tú también contento?

Bueno, a medias. Está maquinando Andy.

Porque sé que como fuiste el segundo mejor de la prueba...

La prueba a mí me gustaba y pensaba que el otro capitán sería yo.

Pero bueno, no pasa nada.

Como todo capitán necesita un equipo hoy vamos a dejar

que sea el azar el que decida cómo os vais a dividir.

En esta macetita, en este tarro, hay tres pinceles rojos

y tres pinceles azules.

Nada de hacer trampitas, ¿eh?

(JOSÉ MARI RÍE) Venga.

Andy.

Eh.

Azul. Azul.

A Iván.

Anda. Rojo.

No vais juntos, qué pena.

Estamos destinados a estar separados.

José María. Yes.

Azul. ¡Ay, qué bonito!

El equipo. Pollo y pollito en el mismo equipo.

¡Cariño! Estáis hecho el uno para el otro.

¡Abogado! ¡No te escondas, abogado! -Ay, Dios...

Adelante, Ana.

¡Azul! Azul.

Alberto, por favor, adelante.

Ya son rojos los que quedan. -Sí.

Luna, qué será, qué será, ¿eh?

Oh, qué bonito...

El azar ha querido que el equipo azul lo formen

José Mari, Andy y Ana.

Y el equipo rojo, Iván, Alberto y Luna.

Pues ahora nos falta saber quién va a capitanear cada equipo.

Juana, por haber sido la mejor de la prueba anterior

tienes derecho a elegir.

Sí, el rojo. Al elegir el equipo rojo

has elegido también qué dos cuadros vas a cocinar:

"El antiguo mercado de Ámsterdam"

y el postre, el "Bodegón con porcelana".

Estoy contenta de ser capitana porque el grupo que tenemos

lo llevamos muy bien.

La verdad, si fuera en el otro equipo era imposible.

Michael se va a ver morado.

Lleváis desde que hemos levantado campanas bloqueados,

no tenéis ideas de qué hacer con estos cuadros. ¿Me equivoco?

No te equivocas. -Ni idea. Yo ni idea.

Adelante mi buen amigo Diego Guerrero,

con dos estrellas Michelín.

¿Qué tal?

Maestro.

Es un crack.

Qué tal. Aspirantes, para vuestra suerte

le he pedido a Diego que nos preste su imaginación

y que sea él quien convierta estos cuadros en platos.

Qué bueno.

Bueno, Diego, ¿cómo has pasado tú este confinamiento?

Pues la verdad que sin parar. Hemos trabajado con la ONG,

con World Central Kitchen, luego un montón de directos

a través de las redes sociales compartiendo con la gente,

cocinando en casa. Y bueno... sin parar, sí.

DSTAgE ya sabemos todos que es sinónimo de éxito.

Pero bueno, el nuevo bebé, Dspeakeasy, viene pisando fuerte

porque en menos de un año de vida tiene ya un sol Repsol

y todo el beneplácito de la crítica y de los clientes.

¿Contento con ese proyectazo?

Sí, la verdad que igual, caminando día a día nos pilló esto

de sopetón, pero ya a punto de hacer el año

y la verdad que el balance positivo.

Es un fenómeno, ¿eh? Flipas.

La mayor sorpresa de esta prueba es encontrarme con Diego Guerrero.

Creo que convierte cada producto en una obra de arte y me parece

que no podría ser mejor chef el que estuviera hoy con nosotros.

Bueno, vamos a ver qué menú nos has traído, Diego.

Comenzamos con el entrante.

Espárragos con jamón. Diego, cuéntanos.

A partir de hacer nuestras propias bebidas de soja nos hemos dado

cuenta que las podemos saborizar con lo que queramos.

Lo que hacemos es luego infusionarlas con huesos de jamón

para luego hacer la famosa yuba, la piel de leche de soja,

pero en este caso la nuestra tiene sabor a jamón.

Luego el espárrago simplemente cocido muy poquito, muy al dente,

y terminamos con un caldo que hacemos con la textura

y el colágeno de la piel del bacalao.

Alucino.

Continuamos. Como primero tendréis que cocinar...

La pescadería. La idea de este plato nace

de una cosa que hacemos en DSTAgE que se basa mucho

en la sostenibilidad y el aprovechamiento.

Entonces lo que hacemos es hacer

tres pequeños bocados hechos a partir de partes

no tan usadas o aprovechadas del pescado. ¿De acuerdo?

¿Te parece que para que lo entiendan mejor

te traemos el pescado crudo y nos das las explicaciones?

Genial, así conocéis como la presentamos allí.

Diego, cuéntanos. Os cuento muy rápido.

En el caso de la merluza la escama se suele tirar.

Nosotros la lavamos, la deshidratamos y la freímos,

y hacemos una especie de sal crujiente de escama de merluza.

Por ejemplo luego en el rape. Con el hígado hacemos

una especie de micuit, de terrina, que lo vamos a poner

sobre un cracker de algas.

Y por último lo más impresionante o impactante, que suele ser

lo del ojo del atún, lo que hacemos es envasarlos

al vacío e infusionarlos. Se van derritiendo

hasta que queda el hueso solo y todo lo que ha soltado

los filtramos, lo batimos y emulsiona solo por colágeno,

por grasa que tienen en el globo ocular.

Luego lo reducimos mucho y se queda como un tofe

súper sabroso con sabor a atún.

Madre mía, un espectáculo.

Menos mal que no es nuestro.

El siguiente cuadro-plato que ha diseñado Diego es...

Pichón, shitake y sirope sin azúcar.

El shitake simplemente está confitado.

Y el pichón lo hemos frito, que quede crujiente por fuera,

pero como veis muy crudo por dentro.

La pincelada final la damos con este postre.

Limón negro. Cuéntanos, Diego.

Hemos confitado un limón seis horas con miel.

Al final tenemos un postre que tiene amargos, grasos,

ligeramente ácidos, no demasiado dulce, pero un poco sí...

Muy bonito. No sé, espero que os guste.

Buah, alucino.

Como siempre nuestro supermercado proveedor de alimentos

nos facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis a comedores sociales.

Os advierto que he invitado a comer

a 40 artistas y amantes de la pintura.

Todos ellos tienen una sensibilidad única

y saben distinguir una obra de arte de una chapuza.

Disponéis de 140 minutos para cocinar el menú

que nos ha traído Diego Guerrero

y presentar unas réplica exactas de estos platos.

Lo tenemos todos claro, ¿verdad? (TODOS) ¡Sí, chef!

Aspirantes, espero que estéis preparados para este reto

y para salir corriendo a por ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno...

Venga, ¿eh? ¡Vámonos!

¡Venga, venga! ¡Venga, venga, ahí!

(GRITAN CONTENTOS)

¡Subo, subo, venga! ¡El equipo rojo!

¡Corre, chiquillo, corre!

¡Venga! Vamos.

¡Hola, chef! Señores, venga.

Que falta os hacía un poquito de ejercicio, ¿eh?

Vamos, al lío. Veníais entumecidos.

Equipo azul, arrancáis vosotros a trabajar.

Y vosotros, equipo rojo, tendréis que esperar 15 minutos.

Sí. Pues que arranque la competición

en tres, dos, uno... ¡a cocinar!

Vamos, equipo azul.

Venga. Listen. Listen up.

Andy y José Mari os ponéis con el segundo.

El pichón. -Y tú te pones con la salsa.

Perfecto, Michael. -Ana y yo nos vamos a poner

con el entrante. -Eso.

¿Listos? -Venga, Michael.

(GRITAN CONTENTOS)

Venga. -Venga.

Vamos, a ver... -Vamos a pelar estos.

Sí, yo empezaría pelando los espárragos.

Son 40 raciones, van dos por ración.

O sea, que haría unos 80 espárragos.

Hacemos un poco más para que sobren.

Para su primer plato el equipo azul

tiene que limpiar y cortar los espárragos que después cocerá

al vacío en un baño de agua a temperatura controlada.

Ana, ¿estás bien? -Estoy genial.

Voy a ir haciendo la mezcla esta. -Sí. ¿Sabes la cantidad?

Sí, creo que voy a hacer dos litros.

Acompañarán este ingrediente

con un caldo concentrado de pieles de bacalao y cebolla

y terminarán el plato con piel de yuba.

Vale.

Chicos, si necesitáis algo avisadme, por favor, ¿eh?

Oído, Michael.

José Mari, necesito saber si estás bien. ¿Sí, José Mari?

Contéstame, por favor. -Estoy muy bien, cariño.

Perfecto, es todo lo que necesito saber.

Michael es un drama queen, tío.

Muy intenso, macho. -Un teatrero.

Se pone nerviosísimo, tío. Yo le hago caso en todo

y si sale mal será su culpa. -Ahí está.

Le pone demasiadas ganas, pero está con los top.

Chicos, acordaros de contar los pichones. Contar, ¿eh?

Antes de empezar a cocinar contad todo.

Okey, capitán.

Una vez limpias las pechugas deberán marcarlas por la piel

y reservar, para freír justo antes de servir.

Prepararán también setas shitake confitadas y sirope hecho a base

de malta y arroz cocido.

Chicos, me encanta trabajar con vosotros, porque...

(CANTAN) Soy capitán, soy capitán.#

A ver el capitán y el marinero.

El que está súper contento hoy es Michael, ¿eh?

Tenía muchas ganas de ser capitán.

Pero una cosa, le ha tocado con José María.

O sea... -Claro, creo que su deseo

era ser capitán, pero no era capitanear a José María.

Michael, ¿cómo llevas los comienzos?

Estos chavales son maravillosos.

Átalos en corto, ¿eh? -Cuidadito con ese tándem, ¿eh?

Michael, cualquier problema avísanos, ¿eh?

Ah, sí, estaré pidiendo: "¡Help, help!"

Pero no creo. -Vale, vale.

Que no se te escapen del nido estos polluelos.

Michael, no pidas la bandeja.

(IMITA AL PATO LUCAS)

Bueno, chicos, ¿qué os parece estar otra vez al aire libre?

¡Ay, una maravilla! -Qué ganas, por favor, de cocinar

en otra cocina y cocinar aquí al aire libre, que no me lo creo.

Tenemos que darlo todo hoy, ¿eh? -Todo, todo, Juanita.

Eres la capi. Aunque no te gusta mucho

tienes que dirigir este barco. -No, me gusta detrás.

Equipo rojo, ¿preparados

para transformar vuestra cocina en arte?

A ver si es verdad. -A ver si podemos.

A currar en tres, dos, uno... al lío.

Vamos allá. -Iván y Alberto con el pescado.

Vale. -Venga.

Y Luna y yo con los postres. -Genial.

Y si luego nos podemos ayudar pues mejor.

Vale, exacto. -A tope, venga.

Cualquier cosa nos vamos hablando, ¿vale?

¡Venga, chicos, vamos! -¡Va, chicos, va!

Este es el foie. -Sí.

Aquí tenemos el hígado de rape.

Hay que meterlo en agua y hielo y empezar a limpiarlo.

Voy a poner el aceite con el ajo y la guindilla para hacer

el aliño del tartar, ¿vale?

El primer plato del equipo rojo

se compone de tres guisos diferentes:

un tartar de bacalao con pilpil y escamas fritas,

un micuit de hígado de rape servido sobre alga nori

y una crema de ojo de atún y aceite.

Esto listo, ¿vale? -Vale, nene.

Esto lo dejamos tal cual. Vale, piel de bacalao.

Arriba, equipo, ¿eh?

¡Los mejores! -Venga, vamos, vamos, vamos.

Esto luego, Juana, hay que darles una agüita

y luego los metemos en el horno boca abajo.

Vamos a vaciar la pulpa, ¿vale? Con cuidado que no se rompa, ¿eh?

Para elaborar el postre deben extraer primero la pulpa

de los limones ya confitados en miel.

Después tienen que limpiar

las cáscaras y dejarlas secar en el horno.

Cuando estén listas las rellenarán con la pulpa extraída,

la crême fraîche y los piñones tostados.

Oye, qué rico tiene que estar también esto.

Tiene una pinta espectacular.

Se van a enterar los comensales lo bien que lo vamos a hacer, Luna.

Que sí, que sí. -Es que me siento muy responsable,

más que si yo estuviera como vosotros.

No te preocupes, Juana, que lo vamos a hacer muy bien.

(IVÁN) Está muy bien, chicos. Vamos, capitana mía.

Compañeros, me ha venido la inspiración y he decidido

que me encantaría que me hicieseis un retrato.

Jo... Vamos a ello, venga.

El que mejor lo haga elige equipo.

¡Sí, chef! Oui, chef.

Vamos. Et voilà. Et voilà.

Pepe Picasso y Jordi Van Gogh.

¿De qué color tienes los ojos, Sami?

Yo los ojos verdes.

Te voy a poner el morrito rojo, ¿no?

Hombre, como voy siempre.

Y los pendientes, por favor.

Pepe, eso es una palmera. ¿Qué es eso?

Cada uno tiene que ver algo diferente en el cuadro.

Y tú para mí eres una flor.

¿Me entiendes lo que te digo? No.

(RÍE)

Quince segundos.

Te pongo una chaquetilla colorida. Diez, nueve...

Me está llegando la inspiración. El morrito rojo.

Mamma mía, pero si esto es una maravilla.

Ay, mira qué matices de color.

Es igual. ¡Tiempo!

¡Esto es un desastre! Es igual.

Jordi, eso es una caricatura, era un cuadro.

Por lo menos esto es una persona, que lo tuyo es un jarrón.

Esto, por favor, el trazo libre...

Pepe, esto es un desastre. ¿Te reconoces más ahí?

Pues sí.

(RÍEN)

El color de los ojos,

la chaquetilla colorida, los pendientes.

No sigas, que la encuentro el parecido.

(RÍEN)

Estoy igual.

¡El campeón absoluto de esta prueba es Jordi Cruz!

¡Soy el ganador!

¿Te reconoces ahí?

Qué dominio de la paleta...

Jordi, ¿qué color quieres? Yo me quedo con el azul.

Gracias. Pepe, ¿me lo puedes firmar?

No os lo habéis currado nada.

(RÍE) ¡Eres como Mingote!

(RÍE)

(ANA) ¡Venga, chicos, va!

Vale, ¿cómo vas con eso? -Vengo, ya casi.

Michael. -Dime.

¿Así de agua?

Ten en cuenta que esto luego... -No, un poquito más de agua.

Ponle más o menos hasta aquí.

Luego tenemos que reducirlo mucho. -Tenemos que reducirlo.

Si no tenemos suficiente caldo después no tendremos platos.

¿Y el arroz? -Va todo dentro.

Muy bien, perfecto.

Andy, no tenemos espacio en el RoNer.

¿Por qué no hacemos una bolsa grande?

¿Tú crees? -Pregúntaselo al capitán.

Michael, estos ya están, ¿no? -Los voy a ir metiendo al vacío yo.

Michael, tenemos poco sitio en el RoNer,

¿ponemos una bolsa más grande? -José Mari, encárgate tú

de lo que estabas haciendo. -Es una idea.

Sí, gracias, pero ya le dije a Andy cómo lo quería.

Vale, vale. -Quiere cinco bolsas así.

Hazlo tú entonces, no pasa nada. Quieres cinco bolsas así.

Parad. Haced lo vuestro y dejad trabajar en paz.

Ya empieza.

No le digo nada en toda la prueba, yo a lo mío.

¿Cómo vamos, Andy? -Voy a cerrar todas las bolsas

y me pongo con José María. -Perfecto, perfecto.

¿Qué tal, equipo azul? ¡Hola, chef!

Michael. Yes, chef.

Hoy era un día especial, tenéis un menú fácil,

hay que hacer las cosas muy bien hechas

pero no tiene una complicación increíble si hacemos los pasos

como hay que hacerlos. -Exactamente, chef.

¿Los estamos haciendo?

Sí, empezamos con la salsa para los espárragos.

Segunda. -Como José Mari trabaja muy bien

con Andy, además de que José Mari la vez pasada me ganó

en la prueba de corte del pollo él tiene la mano para eso.

Muy bien, pues hay que darse caña.

Sí. ¡Venga, chavales! ¡Come on, today, por favor!

Como no os metáis caña, amigo mío...

Venga, chicos, vamos. Vamos, rápido.

Oye, veo que vais lentos como tortuguitas.

No, yo estaba haciendo el sirope de shitake, chef,

y lo he metido ya al RoNer una hora.

Ya tienes el... Sirope.

¿Sí? Sí.

Rápido, ¿no? Muy rápido.

Lo hemos metido ya para que se reduzca bien

y quede bien por encima de la shitake.

Estamos compenetrados.

¿De los dos quién tiene la receta controlada?

¿La receta controlada? Los dos la vez.

O sea, que de los tres que estamos aquí dos pensáis

que el sirope va bien...

Cuidado con el sirope. Y uno que soy yo creo que...

No me han dejado opinar. Por la velocidad y lo que he visto

yo creo que en algo estáis metiendo la patita.

Michael. Sí.

Les estoy hablando porque creo que hay algo que han ido

demasiado rápido y quizá no esté bien hecho.

Hablamos del sirope de shitake.

¿Qué ha pasado con el sirope? -Que está ya.

¿Ya está hecho? -No, está en el RoNer

Ah, vale. -Para que esté una hora.

Solo os digo que hay alguna cosa que no lo habéis hecho con lógica.

Yo te invito a que revises las cosas, vayas al RoNer,

evalúes si lo que se está cociendo está bien y esas cosas.

Y no os puedo decir más porque os lo diría todo.

Cambiad la marcha, pensad un poco

y veo que lo que está mal sigue estando mal. Me voy.

Repetid las bolsas de las setas, por favor.

Que no va por ahí. -¿Y por dónde va?

No nos lo dice. -¿Qué pensáis que puede ser?

No lo sé, no soy adivino, Michael.

A lo mejor es mentira y es para que nos preocupemos

de algo cuando no lo hay.

Andy, no siempre hay que ser estratega. ¿Qué os ha dicho?

Que hay algo que no está bien.

¿Estáis pelando bien las pechugas? -Sí, mira.

¿Y qué has metido en la bolsa del vacío de las setas?

Que lo siga el capitán, que es capitán hoy,

es que nosotros no sabemos...

¿Cómo? ¿Qué has dicho?

Que lo averigües tú, nosotros no lo sabemos.

Vale, estaba preguntando vuestra opinión.

Antes no la querías.

No te va a poner nervioso. -Vaya actitud.

Yo creo que Michael es una capitán inseguro.

No quiere que los otros se luzcan.

A cualquier sugerencia que le hago no le gusta, se siente incómodo

y me manda para mi sitio y dice: "Continúa con lo tuyo".

Y eso no puede ser.

Si somos un equipo, somos un equipo.

(IVÁN) Venga, todos a una. -¡Todos a una!

Venga, Juani, eso es. -Mira las niñas a ver cómo están,

que tienen que meterse caña. -¿Cómo lo lleváis, Luna?

Bien, ya estamos. -¿Han quedado bien?

Hay alguno que no está muy allá. -No, pero lo arreglaremos.

Hay que hacerlo perfecto porque hay un montón de elaboraciones.

El menú se la trae.

Hay que espabilar y sobre todo que quede bien.

Esto de los RoNer es moderno, pero mira, no lo sé...

¡Hombre, el equipo rojo!

¿Cómo estamos, Juana?

Pues vamos tirando. Mira qué bien.

Dime dónde lo tiras para cogerlo yo.

Bueno, ¿tranquila capitaneando el equipo y estos platos, segura?

Sí, pero estoy sufriendo. ¿Tienes las recetas claras?

Bueno, entre Pinto y Valdemoros.

Pues te tendrás que apoyar en alguien, ¿o cómo?

Sí, entre todos. Vamos, Juana.

Voy a ver a los chicos.

¿Te parece, Juana? Hombre, claro.

Cuento ochenta, treinta minutos. -Lo otro veinte minutos.

Oye, señores, ¿cómo van ustedes? -Pues bien.

Vamos a ponernos con los ojos, estamos acabando con el hígado.

Los tres pasos del pescado. Sí.

¿Sabemos lo del ojo del atún? No lo habéis utilizado nunca.

Nunca. -Nunca. Me voy a poner yo ahora.

Dos cositas, ¿vale?

Ojos de atún, ojos de atún elaboración.

Os lo doy hecha ya, ¿vale?

Si no es imposible que os diera tiempo.

Me encanta. Vale, perfecto. ¿Queda claro, señores?

Clarísimo, Pepe. -Perfecto.

El movimiento se demuestra andando.

Vamos con ello, que tenemos mucho que trabajar.

Hay tres snacks solamente en el plato este del pescado, ¿eh?

Tenéis más elaboraciones que el otro equipo.

Os ponéis las pilas o no llegáis. Ya lo sé.

Y organización. Capitana, me organizas esto y mandas,

que no te escucho nada de mandar.

Sí, o... sí...

A ver si me acuerdo. Sí, sí, codazos nos vamos a dar.

Juana...

¿Qué? Dale marcha a esto.

Dale marcha a esto que no llegamos. Venga, vamos con ello.

Venga, vamos, vamos. Vamos, chicos, acción.

Vamos a por ello. Okey, Pepe, oído.

Vamos, cañita, chicos. Venga, que nos vamos.

Madre mía, pedazo de ojos. Esto no lo he visto yo en mi vida.

(IVÁN) Vamos, pequeñajas.

Pero si Iván no es el capitán.

Ya estará por ahí robando capitanías, es su especialidad.

Es como Michael, es otro que no ha tenido ninguna capitanía.

Exacto. -A uno le ponen a dedo

y otro roba delantales, pues ya está.

Mira, yo creo que lo de Jordi

es para poner a prueba a Michael, y le ha preocupado.

Michael. -Dime. Dime, Andy.

No, Andy no, José Mari. ¿No tienes idea de qué puede ser?

Deberíamos investigar qué ha pasado.

Si no tenéis idea concentraros en hacer eso para sacarlo.

Oído, capitán. Macho, de verdad...

No tengo ni idea. -Tenemos que darle caña a Michael

porque nos lo han puesto a dedo cuando yo he sido el segundo mejor

y como no ha sido capitán lo han puesto a dedo.

Y si lo hacemos mal nos vamos a eliminación.

Y tú tendrás el pin, tío. -Quítale la capitanía.

Deja de hablar de quitar capitanías y ponte con esto, por favor.

Estamos comentando... -No, ponte con eso

y deja de hablar tanto.

Michael, tío. -Chicos, de verdad, por favor,

que no me arrepienta de haber sacado el pincelito azul.

Oye, Ana... -Qué rollo, por Dios.

Por Dios, Mare de Déu, dejad de hablar y trabajad más.

Podemos hablar y trabajar a la vez. -Sí, pero sin parar.

Como puedes ver no se le puede decir nada.

Estoy... -Estás flipando, ¿no?

Da igual, nos ponemos a trabajar.

Yo ya sabía con lo que me enfrentaba, tío.

¡Andy, deja de hablar tanto y trabaja, por Dios, Mare de Déu!

Michael, si sigues gritando te van a mandar abajo.

Pero, chico, deja de hablar. Mira, te lo digo a ti.

No me da igual para el resto, pero para ti sí.

Tenemos gente. -Pero no seas tan drama queen,

pela las cebollas rápido.

Es que, Jolín. -Ana, ¿caben?

Sí, estamos viéndolo. -He dicho Ana.

Yo te estoy contestando porque quiero aclarar tus dudas.

Da igual, déjale, que se vaya a casa, que se entierre.

Vale, ya están los espárragos en el RoNer, Michael.

¿Cuando acabéis con eso qué vais a hacer?

Lo que tú digas, es que nosotros no sabemos...

Andy, termina esa y ponte con los dientes de ajo.

No, primero hay que pelar la shitake y hacerle

los paralelos por encima.

¿Pues si sabéis lo que hay que hacer

por qué le intentáis abuchear la capitanía?

¿Cómo que abuchearla? -Si sabéis lo que hay que hacer...

no digáis que no os está diciendo lo que hay que hacer.

Decimos que Jordi ha venido y nos ha dicho...

Si no trabajamos bien juntos vamos a ir a eliminación.

Ana, en serio, tío. -No se puede decir nada.

Una por falta de experiencia y el otro porque flipa, tío.

Creo que José Mari por su afán de sobresalir

no le importa a quién pisotea.

Hace tonterías, no piensa o no tiene empatía

por el daño que le puede hacer a otras personas

por su afán de sobresalir.

Juana, ¿sabes lo que había que hacer?

Quitarle las chismas de pino a la crema.

Vuélcalo todo en un bol.

Pero para qué habéis echado estas hierbas aquí

que ahora para quitarlas se ve uno...

Eso pregúntaselo a Diego. -Pues hay que quitarlas todas.

Esto es imposible. Es un espanto, de verdad, ¿eh?

Chicos, tengo aquí los ojos colados.

Eso hay que emulsionarlo, ¿eh?

Michael. -Dime. Dime, Andy.

Vamos a ver, Jordi ha dicho que falta algo.

Vale. -¿Qué falta?

Yo lo voy a averiguar. En cuanto termine el caldo me pongo con eso.

Tú no. Michael, ¿qué falta?

¡Pero da igual, estamos trabajando en equipo!

El chef ha dicho que falta algo. -Para, José Mari.

Sí. -Tú ponte a hacer lo que te dije.

Michael, ya te he avisado. -Por favor, ya lo entendí.

Michael, relax. -¡Vamos!

Y vosotros a lo vuestro, chavales. -Ya estamos.

Vamos a ver, equipo azul, han pasado más de 20 minutos

desde que os he dicho que estábamos metiendo la pata

con alguna cosa importante y seguimos sin desvelar el enigma.

¿No es cierto? Sí, chef.

Andy, ¿qué crees tú que has marchado

el caldito de arroz? Que no lo has hervido, chaval.

¿Cómo? No lo has hervido.

José María. ¿Dónde está el fallo? Había que hervir el arroz.

¿Y por qué? Para los azúcares.

¿Qué queremos, hacer un arroz

cocido o extraer del arroz los azúcares?

¿Sabéis lo que podemos tardar en extraer el arroz,

de un grano crudo, cocinándolo a esa temperatura?

Seis días. Seis días.

Venga. -Venga, vamos.

Lo que me ha dado rabia... ¡Eh, ven aquí, ven aquí!

No sabía que iba por ahí el tema. Que tú lo sepas y no digas nada.

Si ves los errores y el capitán mete la pata...

No quería discutir.

No es discutir, es decírselo, es razonar con lógica;

os estáis jugando muchísimo, hoy puede caer uno.

Aunque uno mande tú tienes licencia para decir: "Hay que hervirlo";

aunque tengas tu pin que te protege de todo.

Lo quiero guardar, quiero estar arriba y...

Sois un equipo. Minuto 55, esto debería estar cocinando

desde el minuto 20, habéis perdido media hora.

O metéis caña u os la pegáis, ¡capitán!

Oído, chef. ¡A currar!

Chicos, poneos con eso, por favor.

Lo voy a arreglar, lo voy a colar y lo voy a arreglar.

(ANA) Venga, chicos. -José, le pego un hervor.

(JOSÉ MARI) Haberlo dicho. -Qué fallo.

También, te he dicho otra cosa y me has dicho que no.

¿Ah, sí? ¿Estás seguro?

Sí. Cuando te he dicho lo de las bolsas.

¿Cuáles? -Las de mi madre.

Lo vamos a rectificar. -Sí.

Mételo ahí y lo volvemos a meter. -Échalo.

Si no escucháis... -Ya.

Acuérdate del karma.

(Música)

Juanita, ¿cómo vas?

Pues, voy muy bien, si esto... ¿Sabes? Tiene más hojas que crema.

¡¿Qué narices estáis haciendo?! Joder, que no os enteráis.

¡Me cago en la mar salada! ¿Qué pasa?

Me he equivocado de equipo, creía que estaba en el azul.

Qué susto, Pepe. Creía que estaba en el azul,

como están gritando, digo "voy a gritar yo, también".

Perdonad, perdonad. (JUANA) Mira, Pepe.

Cómo está el patio, cómo está el patio.

Pepe. Dígame, capitana.

Esto es una guarrada, mira cómo está, esto no puede ser.

Y digo una cosa, ¿y si esto lo pasásemos por un colador?

A lo mejor, mejor.

A lo mejor, no estábamos ahí, pelo a pelo.

Fíjate lo que pienso. Venga, vamos con ello.

Os veo muy relajados aquí. Como siempre.

Me alegro, porque el de enfrente...

He visto a los gallos, a los pollitos, revueltos.

Hoy lo tiene difícil Michael, ya te lo digo.

Son unos zorretes, han visto algo mal y se han callado.

¡Ah!

Se han callado y han dicho: "Se la va a comer Michael".

Andy no es listo, José Mari puede fallar, con el pin.

El otro tiene el salvoconducto, no has tocado la pera;

ahora entiendo más cosas. Vamos a correr.

¿Lo has probado? ¿Te gusta?

Está buenísimo. ¿Sí?

Hay que congelarlo y meterlo en rulos. ¿Quieres probarlo?

(Música)

Conseguido, ¿eh? Aunque hay que congelarlo.

Sí. Bueno, señores, hay que meter una marcha más.

(IVÁN) Ok, Pepe. Juana, ¡vuelve al equipo!

(IVÁN) Haz caramelos. Di algo, muévete, haz, ¿qué?

¡Vamos, hijos, vamos!

Joder, Juana... (CON DESGANA) ¡Vamos, hijos, venga!

Vale, me pongo aquí. -Sí, escúchame.

Eso es, movimiento, movimiento. Con papel film.

¡Vamos a por ello, chicos! ¡Dadle marcha a esto!

Cuatro cucharadas por caramelo, ¿vale? No más.

Cañita, chicos. Venga, que nos vamos, ¡va!

(JUANA) Vamos. -¿Qué tal, Juana? Juana, ¿cómo vas?

Mira, desde que me ha dicho esto, voy muy bien.

Esto ya va fantástico.

Alberto, un caramelo, como tú. -Va, dale.

¿Crees que nos dará tiempo? -Bueno, tú confía.

¡Ay, se me ha salido! La he liado...

(IVÁN) Luna, ¿qué ha pasado? -Se ha salido el caramelo.

(IVÁN) Vamos, chicos, vamos; tenemos que tener tensión. ¡Vamos!

Qué estrés. -Las pieles han salido del horno,

he sacado las pieles, están crujiente; meto las algas.

(IVÁN) Vale, bien. ¡Perfecto, perfecto!

(MICHAEL) Vamos, chicos, podemos.

Oído, capitán. -"All right". Gracias.

(ANA) En cuando dé un hervor lo colamos y reservamos las pieles.

Joder, macho. -Metemos la cebolla asada,

que se está terminando, y lo dejamos que se vaya haciendo.

Muy bien, Ana. -Venga.

Equipo azul... ¿Dónde están los espárragos? ¿Ahí?

Sí. Vamos a verlos.

Os voy a enseñar los espárragos, tenemos dos bolsas.

Tienes muchos espárragos en la misma bolsa.

Esto no está bien así, deberían estar más divididos,

para que se cuezan mejor y las yemas no se maltraten.

¿Podemos sacarlos y dividirlos o ya es muy tarde?

Depende del tiempo, creo que no los sacaría.

¿Esto es como una bolsa familiar? ¿Qué es? Un desastre.

Hay que cuidar el producto, debe estar en su punto de cocción,

y así es imposible, imposible de controlar.

Qué cocinado más horrible, por Dios.

¿Y el caldo con las pieles y la cebolla?

Bien, aquí va. A ver si os parece bien...

¿De verdad crees que con esto le doy de comer a 40 comensales?

Pongo más agua con las pieles. -No puedes poner más.

¿No? No.

Aquí tenemos parte de las pieles.

¿Sabes qué puedes hacer? Coge eso y ponlo con otro agua.

Venga, vale. -Que algo sacarás.

¡Vamos! Muy bien. Os está ayudando mucho Diego,

aprovechad lo que os ha dicho y sacad adelante este entrante.

No quiero conformismo, ¿eh? No, chef.

¡Gracias!

¡Madre mía! No estoy nada contenta con mis caramelos.

Equipo rojo... ¿Qué tal? ¿Cómo vamos por aquí?

Contadnos cómo vais. Lo has puesto difícil.

Te vi pelearte con el pino. -Pero... pelearme a muerte.

¿No se te ocurrió colarlo? -Si no viene Pepe, no.

Aparte de que hayas colado la crema y que ya esté limpia,

¿podemos probar algo? Todavía no.

Los limones están confitados. -Sí, también.

Vale. ¿Y las cáscaras las tienes secando?

Las tenemos en el horno. -Lo podéis hacer muy bien.

Me he acordado de todos los pinos de Navafría.

Estás de charlar y de poco trabajar,

que eres capitana, te quiero ver mandar, dirigir.

Estoy sudando, Samantha. A ver, Diego...

Cómo es, ¿eh? -Es dura, es dura.

¿Cómo vais por aquí? Me ha quedado...

Si está bien prensando... -No está bien prensado.

Aguanta la cocción, si no lo prensas bien, pasa esto,

que se va a ablandar y se cae. -Sí.

Es importante que esté prensado, para que tenga consistencia.

Claro. -¿Esto ya está?

Mételo en el abatidor y aquí tenemos los ojos.

¿Cómo ha quedado el atún? -A mí me gusta,

pero no sé si la textura es la que ha de tener.

¿Puedo probar? (LUNA) Claro.

(Música)

Vais bien, ¿eh? -¿Sí?

Sí, pero no me quedo tranquila con el hígado, ¿eh?

Los caramelos los vuelvo a hacer. Es importante.

El hígado no, pero esto está bueno. -Lo vuelvo a hacer.

¿Vale? (ALBERTO Y LUNA) Gracias.

Chicos, duro, ¿eh? Luna, ¿repitiendo los caramelos?

Muy bien.

Debemos acordarnos de que van al abatidor.

Bueno, Diego, ¿cómo has visto a los equipos?

Bien, bien; algunos más controlados que otros

y en algunos más fallos que en otros, pero lo podrán sacar.

Diego, no te entretenemos más, es un placer que hayas estado aquí.

Muchas gracias por haber preparado este menú.

Que haya suerte. Nos vemos pronto.

Gracias, enhorabuena y mucho éxito para ti y todos los hosteleros,

que falta nos hace. Que tengamos futuro.

Gracias, Diego. Es suficiente.

Chao. Adiós, amigo.

(Música)

(ANDY) José, vamos a empezar a marcar los pichones.

Escuchadme, José María, Andy. -Hay mucho aceite aquí.

Escuchadme... José María, Andy... José Mari...

(GRITA) ¡¿Qué?! Estoy aquí.

Sí, pero sigues hablando. -No, yo no.

Venga, dime. -Marcarlos, dejadlos a un lado

y empezamos a buscar los platos para emplatar el primero.

Vale, cinco veces lo mismo. -Oído, perfecto.

"Thank you".

(JOSÉ MARI) Solo por un lado, por la piel.

(ANDY) Es por los dos lados, los freímos y los abrimos,

José, es por los dos lados, por los dos lados, ¿eh?

Pero por este lado muy poquito. ¡pimpam!

¿Quieres que lo haga yo? -¡No!

(ANDY) Eso es, rápido.

Es por la piel, ¿no? -Sí, por la piel, ¿no lo ves?

A estas dos, me parece, un poquito, que le falta.

Ahora les pego un toque. -Con cuidado.

Equipo azul, equipo rojo, malas noticias;

minuto 95 de cocinado, en 15 arrancamos servicio

y yo no veo platos, ya no de dos Estrellas Michelín,

es que no veo menú, no veo platos, si no os ponéis corréis no sale.

A ver, ¿dónde está el caldo?

Ahí está. -Aquí.

¿Esto es para 40?

Sí. Hemos hecho más, por si acaso, lo pondremos ahora.

De los tres elementos; el espárrago no está bien cocinado

a baja temperatura; el caldo va a ser irrelevante,

porque hay caldo para cuatro y es para 40;

y del pichón no va mejor, desde aquí ya veo,

la pechuga la habéis marcado por las dos caras,

era solo por la piel y freírla. Hemos metido la pata.

Te lo he dicho, lo he dicho.

El shitake es confitado, se tiene que confitar,

y el caldo de arroz lo quiero ver. Estáis a ver quién es más macho.

Era por un lado. No va de eso.

¿Podemos concentrarnos un poquito, por favor, y sacar platos dignos

parecidos a los que ha presentado el chef, capitán?

¿Le queréis ayudar, por favor, que sois un equipo?

(ANDY) Sí. (JOSÉ MARI) Vale.

¿Nos dejamos de reír? No me río.

¿Que no te ríes? No, intento ponerle...

Quiero oír "sí, chef". Sí, chef.

15 minutos y quiero ese plato de espárragos correcto,

ya no os digo bien, porque no podrá ser. ¿Oído?

Va con vosotros. No quiero oír: "Estábamos con el pichón".

Sois un equipo, podéis correr. Oído, chef.

Podemos sacarlo, chicos.

Traigo para hacer el sirope, vamos a salvar el plato.

Sí. -Entre tú y yo.

Andy, José Mari, ¿vais bien? -Sí, vamos bien, parece mentira.

Parece mentira...

Ahí. Un poco más, un poco más. -A hilo, que caiga a hilo.

Creo que estos se están revelando, José Mari y Andy,

porque no lo veo cooperando. -Siempre tenéis esa relación,

aunque parezca que se intenta, hay cosas que no cambian.

Pero estamos trabajando en equipo, supuestamente, debería ser así.

No se puede faltar el respeto a un capitán en cocinas,

no me están haciendo caso y me estoy enfadando.

(Música)

Bienvenidos, a todos, a "MasterChef" y a mi casa.

Me encanta recibir invitados

y, más, si son auténticos artistas, como vosotros.

La ocasión merece un menú muy especial

y por eso le he pedido al gran Diego Guerrero

cuatro de mis cuadros favoritos en un menú único.

¡Que comience el servicio! A disfrutar.

(MICHAEL) Vamos, chavales. (ANA) Vamos, chicos.

Ana, ¿cómo vas? ¿Vas bien? -Tengo la salsa reducida,

que está corregida y nos da para los 40.

Está precioso, ¿eh? -Pues claro, Ana.

Andy, si quieres, hago yo eso, y tú trae la otra salsa.

Ve trayéndolo tú, estoy con esto, y así los colocas tú.

Andy, pásate para allá. -Tú tienes más mano.

Toma. -¿Vale?

Estoy hasta los huevos.

(José Mari) ¡Andy, Andy!

(Música)

(Música)

Esto se derrite rápido.

Andy... -Andy, no, tío, ahora mismo, no.

(ANA) Andy está con una cosa muy importante, ahora;

si le puedes ayudar... (ANDY) ¡No!

¿Cómo que no quieres ayuda? ¿Qué haces con el shitake

si estamos en el emplatado? Que se enfría con mirarlo.

¡Los cuatro aquí! Estoy de ti y de ese pin...

Tengo unas ganas de quitártelo, para que te lo curres.

Vale. Para que des algo,

para que pongas el espíritu que has perdido por culpa del pin.

No es verdad.

Me haré con él, porque si no, te hemos perdido.

(ANDY) Lo tengo, José.

Si me dice que lo tiene. ¿Lo tienes o no?

Sí, lo tengo. Camareros, por favor, prevenidos.

Los que tengan la piel pueden salir. Gracias.

Los de ese estilo. Adelante.

Los de la piel. Gracias, muchas gracias.

Solo los de la piel, ¿vale? ¡Gracias!

Aquí faltan dos, chicos. -Este puede salir.

Los espárragos están cruditos. No me jodas.

Me gusta que tengan textura, pero crudos es otra cosa.

Ya está. ¿40?

Hay 42, yo dejé 42. Maravilloso.

Hemos emplatado rápido, ¿no? Y ha sobrado salsa.

¿Ha sobrado salsa? Sí.

¿Has visto el del chef? Tenía el doble de salsa.

Bueno, parecido, ¿no? Puedo poner más...

¿Tiene mucha salsa? No.

Dos cucharadas malas de salsa. Sí.

Si me tiras pullitas, tíramelas bien,

porque esto te lo remato muy fácil. Yo puedo tirar de vez en cuando.

(Música)

El primer plato que vais a degustar lo ha elaborado el equipo azul,

consiste en espárragos con jamón. Quizá, suene muy sencillo,

pero al comerlo vais a ver que es un plato muy complejo.

(Música)

(Música)

Teresa, ¿qué tal?

Qué mejor que vosotros, artistas, para valorar hoy los platos.

Yo te quería preguntar, ¿cómo consigues pasar de una idea

a crear un cuadro abstracto? Como arquitecta y como artista,

siempre, necesito proyectar una idea,

y es, después, cuando viene el color, la emoción

y el resultado final. Debes trasladar eso al plato.

No es fácil, porque este plato es minimalista.

Sí. A nivel de imagen.

Me ha sorprendido, respecto a lo que he visto.

Bien, en cuanto a textura, porque la dureza no la esperaba;

y el sabor ha sido bastante sorprendente, también,

en cuanto a riqueza, no me lo esperaba.

Una manera bonita de decir que te ha gustado mucho.

Me he enterado de todo. Gracias. A ti, Samantha.

(IVÁN) Venga, vamos.

Ya tenemos 40 platos listos para emplatar.

Vale, Alberto. (ALBERTO) Ven.

No me necesitáis, debe haber un aceite de pilpil y no lo hay.

Id emplatando vosotros. (ALBERTO) Estoy en ello.

¿Luna? -¿Sí?

Debe haber para 40. -Ya, tranquilo.

Falta cortar el hígado. (IVÁN) Voy.

¿Ahí ya tiene? (LUNA) Sí.

¿Así de llenos? -Menos, vale, menos.

Vamos a coordinarnos, que no se olvide nada.

Voy a cortar los "foie".

Luna, pero vamos... -Se me ha pasado.

Te has pasado casi con todos.

Luna, ¿hay caldo suficiente? Faltan los platos de abajo.

Equipo rojo, ¿cómo vamos? (ALBERTO) Emplatando.

Hay mucha cantidad en cada bol, me he pasado.

Son tres cucharaditas, daos cuenta de que tiene un exceso,

que tiene grasa, grasa natural. Limpiamos los bordes.

Los limpiamos.

Cuanto más tardemos en la crema, antes se ablandará el crujiente.

El crujiente podría haber sido un poco más grande

y, sobre todo, la cantidad que va dentro.

¿Tenemos claro el emplatado? (ALBERTO) Sí.

En cinco minutos vuelvo, si está lo saco

y si no está, también. ¿Claro? Sí.

¿Nos ponemos las pilas todos? Sí, oído.

Venga. Vamos allá.

No me he dado cuenta hasta que lo tenías echado.

Ya, ni yo, Juana.

No te preocupes, ya está. ¿Ves? Ya no hay más, se acabó.

Sí que hay más. -¡¿Dónde?!

Los de abajo van con cuenco.

Abajo hay una montonera, es que... -Vamos a hacer sitio ahí. Juana.

¿Y si las ponemos en el verde? -¿Dónde?

Allí, en el suelo.

¿Cómo vais, José Mari, Ana? -Bien.

Una cosa. ¿Vamos cortando la carne o, todavía, no?

No, la carne se corta después de freírla.

Empezaría a freírla y que reposara, para que queden los jugos dentro.

¡No! -Sí, sí, sí.

No. -Lo que diga el capitán.

Hacedme caso, estos no han sacado su plato.

Ya. (JOSÉ MARI) Vamos a freír.

No, cuando lo saquen empezamos a emplatar nosotros.

Yo los freiría ya, los jugos deben reposar antes de cortarla.

¿El aceite está caliente? -Sí.

Que esté bien caliente, rápido. -Le falta un poco, aún.

Esperaos, chicos, vamos muy adelantados.

Tiene que reposar. -Se enfriarán y saldrán fríos.

Se meten al horno.

Tienen que reposar los jugos, luego le damos un golpe de horno.

Vamos, equipo rojo, ¿lo tenemos todo ya, señores?

Juana, aquí, amor. Vamos a ver...

Juana, ¿has emplatado, alguna vez, en el suelo?

No. Yo tampoco.

Luna, ¿has emplatado en el suelo?

No, Pepe, y mira que lo hemos hablado.

Me quedo alucinado. Los nervios.

Por favor, vamos a ver, ¿tiene la punta del pilpil esto?

Eh... sí. ¿Ya puede salir?

Espera un segundo, que sale ahora. ¿Sí o espero un segundo?

Espera un segundo. -El pilpil.

Hablo con Iván, Juana, porque estás a por uvas.

La capitana eres tú. ¿Tiene pilpil? ¡No!

¿Quién pone el pilpil? Voy.

Vamos con ello. Recordadme que os enseñe a hacer pilpil, ¿eh?

Vale. Yo os enseño.

Esto ya tiene. Vamos poniendo. ¿Ya? ¿Sacamos?

Sí.

Venga, camareros, por favor, adelante. Gracias.

Que vaya la escama en todos, Lu. -Voy, te estoy siguiendo.

Los que tengan tres elementos... Pon escama aquí.

Los dos crujientes y el bol, pueden salir.

Pepe, se nos queda frío. -Les ayudas mucho.

¿Alguien ha dicho que emplatéis? ¡No!

No emplatamos, hacemos la "mise en place".

¿Qué se queda frío? Que les estás ayudando mucho.

Les estoy dirigiendo. Me va bien.

No te preocupes, en el próximo no entrará Jordi a emplatar,

emplatáis vosotros. Gracias.

¿Por qué lo teníamos, medianamente, controlado

y a la hora de emplatar nos vamos a freír morcilla?

¡Me cago en la mar salada! Venga, vamos sacando.

Los boles, chicas. Venga.

Luna, ahí. -Vale.

Venga, la escama, otro que está. -Venga.

Vamos, Juana, dadme platos. Aquí, por favor.

Toma, aquí está. Este sale y aquí falta alga.

Iván, tres más. ¿Aquel puede salir?

Chicos, ¿esos pueden salir? Vamos, listo.

Equipo rojo, podría salir mejor. (IVÁN) Ya lo sé, Pepe.

Esa perfección que no ha habido, la quiero en el postre.

Todo perfecto y bien puesto. Oído.

Equipo azul, José Mari. Sí, chef.

La secuencia de pescado acaba de salir,

en 15 minutos debería salir vuestro pichón,

como vais por libre, haced lo que queráis.

(MICHAEL RÍE) Ahí lo dejo.

Venga, hay que cortarlo. ¿Vale? Ahora os quiero ver.

(Música)

El equipo rojo ha hecho el plato al que Diego Guerrero ha llamado...

Ya me contáis,

si os traslada a un mercado de Ámsterdam, como el cuadro, o no.

(Música)

(Música)

Isabel, ¿qué tal? Veo que ya habéis acabado.

Casi, sí, acabado.

Como artista que eres, cuéntame cómo buscas la inspiración.

La inspiración todo el rato, la verdad, no la busco, viene.

Llega. Viene, sí, llega.

Ya que tienes un criterio serio, valórame el plato.

Me ha encantado, no sabía si me gustaba más este o el otro,

pero esto es más difícil. Sí.

Era muy barroco, muy interesante. Vale. Muy bien. Andrea...

Buenas tardes. La artista de los platos.

No habrás pintado alguno de los nuestros, ¿no?

De momento, no me habéis pedido ninguno.

Algún día tendremos que hacer alguna prueba.

Eres de las pioneras que pintan platos,

soy superfán de lo que haces. Muchas gracias.

Eres muy creativa.

Vamos a ver si son creativos los aspirantes con el plato.

A mí me ha gustado mucho el hígado y me ha encantado el ojo de atún,

lo que pasa es que no pensé que fuera, realmente, de los ojos,

igual, me lo hubiera comido con un poquito menos de ganas,

pero el sabor era increíble. Sí.

(MICHAEL) Chicos, vamos a emplatar. (ANA) Sí.

Ana, ¿empezamos? -Sí.

¿Qué tal, equipo azul? Hola, chef.

Me ha dicho Pepe que estabais vacilándole hace un ratito.

No. -¿Qué?

Ven aquí, José Mari.

Le hemos dicho que estaba ayudándoles demasiado.

José María. Sí.

Vacilarás a Pepe, pero a mí no me vas a vacilar.

Vale. ¿Vale?

Capitán, esto te interesa a ti. Sí, chef.

Hasta que no se dice "emplatar" no se deberían hacer algunas cosas.

Ya lo he dicho. Es que eres muy listo, macho.

Habría que hervir el arroz, no lo habéis hecho.

"Ya lo he dicho", pero no lo has dicho.

¿Quién ha dicho de freír las pechugas?

El capitán. ¿Lo has dicho tú o él?

Él. ¿Estás mintiéndole en la cara...?

Entonces, ha sido Ana.

Un hombre con tantos principios que me mienta.

A mí me han dicho que las friera. -Me parecía que debíamos freírlas.

Me han dicho que las friera. El capitán dice que has sido tú.

Habéis frito hace 15 minutos, ya están frías.

Uno pone la seta, otro pone la salsa,

uno está friendo al momento y otro, cortando para emplatar;

esta debería ser la organización, os habéis adelantado

y, encima, os reíais del otro que lo dan todo por hacerlo bien,

vosotros no. Tres elementos y los tres mal.

Michael, ¿me lo cuentas, que eres el capitán?

Estoy emocionado por la rabia que tengo,

porque siento que no me han hecho caso,

y no hemos trabajado en equipo.

Tengo mucha rabia, porque sé que iré a eliminación.

Un jefe de cocina sabe controlar la situación,

el primer culpable eres tú. Sí.

Cuando alguien dice "señores" y la gente cree en ti.

Eso es lo importante, saber inspirar, que crean en ti

y que compartan el proyecto común; eso no ha existido aquí.

Quiero que lo saquéis antes de que se enfríe.

Vale. Al lío.

Camareros, por favor, los que tengan salsita.

Todos estos, chicos. -Gracias.

Aquí, también. -Los de la salsa más clarita.

Esto no tiene salsa, ¿le podéis echar salsa?

Venga, venga, venga, rematamos aquí.

Volvemos al equipo azul que, en esta ocasión, ha hecho...

Inspiradora mezcla, ¿no? A ver si os gusta.

(Música)

(Música)

Arena, ¿qué tal? Hola, Samantha.

Cuéntame lo que haces. Bueno, mezclo arte y moda,

ha evolucionado a crear diferentes tipos de prendas,

esta chaqueta es de una colección de trajes que saqué hace poco.

Llevas el arte puesto. Sí.

A ver, cuéntame el arte que tienen los chicos.

Me ha parecido que el shitake estaba salado;

yo no soy muy de pichón, entonces,

pero me ha parecido que le faltaba salsa.

Le faltaba salsa. Sí.

El shitake estaba salado. Sí.

El pichón, ¿de punto? Estaba bien, pero un poco frío.

Ahora es el momento de discutir lo que tengáis que discutir,

conmigo discutiréis después, y cocinas impolutas. Gracias.

¿No te has sentido respetado?

No. No me he sentido respetado, me he sentido pisoteado,

no me habéis hecho caso; tú, José Mari, menos que ninguno.

¿Cuándo? -Todo el tiempo.

¿Cuándo? Si he estado solo. Dime cuándo, quiero saberlo.

Durante todo el cocinado te he llamado la atención.

Dime cuándo, no me acuerdo.

No había ningún momento en que te llamara y no te fueras.

Si he estado aquí todo el rato, no me he movido de aquí.

No me escuchabas. -Claro que no, estás mintiendo.

Vale, perfecto.

Soy un mentiroso.

No me he movido, he estado aquí. -José Mari, eso no es un equipo.

A mí me molesta estar aquí y estar oyendo

cómo Michael lo está haciendo mal; os dice que os ayuda y no queréis.

Eso ha sido Andy, no yo; yo he hecho otras cosas mal.

Lo que no se puede hacer es hablar y, después, decir que no has sido.

No pasa nada por reconocerlo.

(MICHAEL) Déjalo, no nos vamos a entender nunca.

¿Me pongo a llorar yo? -No.

Yo voy a eliminación, tú no.

Me entristece mucho, me entristece porque no vengo

a competir de esta manera; vengo a competir,

a demostrar lo que puedo hacer, no a dañar a otras personas

porque yo estoy salvado.

Venga, que lo tenemos, lo tenemos, chicos, venga.

Juanita, eres una crac. -Soy una crac.

¿Qué falta? -Uno, nos falta uno.

Venga, que lo tenemos, chicos. -Sí, venga.

Juana, suerte que nos has elegido. -¿Verdad que sí?

Imagínate allí. -Qué suerte, qué suerte he tenido.

Bien, Luna. -La cabeza como un bombo.

Equipo rojo, ¿estamos ya? Podéis sacar los platos.

Gracias. Mira, acabamos de terminar.

José Mari nos deja sacar platos. Qué maravilla.

Ahora sí, ¿no? Es que una se acelera.

"Una se acelera" no, hay que estar concentrados.

Si he estado concentrada todo el tiempo, Pepe.

Camareros, por favor, que salga el limón negro.

¿Tú crees que no domino el pino?

Lo que digo es que, viéndolo, parece el de Diego Guerrero.

Aplaudidle, aplaudidle.

Del otro plato no podía decirlo, pero de este sí.

Vamos a ayudar a los camareros, acercamos los platos.

Vamos sacando. Gracias. Acercamos los de atrás.

(IVÁN) Eso. (LUNA) Juani...

Equipo rojo, está acabado, salen los últimos platos,

limpiamos cocinas y aprovechamos para pensar qué hemos hecho bien

y qué hemos hecho mal, que seguro que algo ha habido.

Vale, Pepe. -Ok.

Eso que se llama autocrítica. Sí.

¿Y a mí? Yo, como capitana, soy mala.

Ya te lo diré después, en el veredicto.

No, pero... No me des ideas, que las apunto.

De capitana ya sabes que... Ya.

No estoy muy satisfecha con mi trabajo,

porque creo que yo lo podría haber hecho mejor.

Y, para terminar, un sabroso juego de colores,

dibujado, en esta ocasión, por el equipo rojo.

Espero que os guste.

(Música)

(Música)

Alberto, veo que te lo has acabado.

Sí, a mí me ha gustado.

Te ha gustado. Me ha gustado.

No sé, me ha sorprendido la mezcla de sabores;

no sabría a qué se parece, pero me recuerda a un bosque.

Gracias. Gracias.

(Música)

Queridos artistas, os pido disculpas porque el menú

no ha salido tan perfecto como nos hubiera gustado,

pero confío en que, aún así, recordéis este día con cariño.

Quiero aprovechar esta oportunidad para presentaros a un gran artista,

señores y señoras, ¡Jordi Cruz!

Mirad qué retrato tan maravilloso me ha hecho.

En calidad de medioartista, quiero decir que si algún día

queréis hacer alguna exposición especial de "MasterChef"

yo os dono mi retrato. Puedo mejorarlo, un poquito,

por si no lo habéis pillado, pero ahí está.

Jordi, no has conseguido risas, no sé si era un chiste o...

Simplemente, quería decir, ya sea para inspiraros o disfrutar,

que haberos tenido aquí ha sido para nosotros un lujo;

que el futuro nos traiga mucha alegría y hasta siempre.

Muchas gracias por venir. Un placer teneros aquí.

(Música)

Aspirantes, somos conscientes de lo que duro que ha sido,

para vosotros, estar confinados, porque al encierro en sí,

hay que sumarle que ni siquiera habéis elegido con quién.

Pero después de oíros gritar que volvías con todas las ganas

y de ver la ilusión que os han contagiado vuestras familias,

de verdad, no me esperaba, para nada,

lo que ha pasado en esta prueba por equipos;

ha sido pisar cocinas,

apoderarse de vosotros el modo casa y relajaros.

Ana, aunque hoy has estado, un poquito, risueña de más,

te tengo por sensata y con capacidad de observación;

como bien has dicho al cierre de cocinas,

hoy ha habido dos problemas: primero, no habéis sido un equipo;

y el segundo, que José Mari no ha hecho nada productivo,

mucho acusar y poco currar.

No hemos sido un buen equipo, creo que el equipo de la carne

no se ha dejado ayudar mucho; y José María, a lo mejor,

piensa que lo hecho bien, a mis ojos, no todo, pero bueno...

Entiendo que piensa que es maravilloso, un supercrac,

pero eso hay que demostrarlo, siempre.

No lo pienso. Tengo que aprender y cometo errores; ya está.

Hoy has cocinado con pasión, pero de la mala, de la tóxica.

Todos sabemos que Michael no es santo de tu devoción,

es tu problema, son tus cosas, pero lo que no respeto

y no voy a consentir es que antepongas eso

a que un cliente coma bien. Has estado más preocupado

en poner la zancadilla al capitán que en las elaboraciones.

No lo veo así, chef.

Lo que no he querido es discutir, podría haber discutido con Andy,

con Michael y con Ana, pero hubiera quedado prepotente,

incluso, con esto, habría salido más malparado.

Cuando has visto que había errores garrafales, importantes,

al no compartirlo no te has preocupado por el comensal.

¿Qué ha pasado con el arroz? "Se tenía que hervir".

Nos has dicho que hemos empezado con un error sin darnos cuenta,

mi capitán me había encomendado hacer los pichones

y buscaba el error con mi plato, estabas a mi lado,

y no he imaginado que el error era del arroz;

cuando has entrado otra vez y has dicho que ese era el error,

es cuando he dicho que el arroz era hervido.

Lo he dicho, no escondo información.

Lo que estás diciendo no tiene lógica,

hablábamos de la elaboración que había hecho Andy.

¿Es así? Sí, claro.

Para que yo confirme más mi hipótesis;

entre los dos ha habido cierto regodeo

por la capitanía de Michael, frotándoos las manitas y diciendo:

"Está metiendo la pata hasta el fondo".

No, en ningún momento. ¿Michael? ¿No?

Se ha podido malinterpretar, pero no es así.

¿Malinterpretamos? Es imposible regodearse

porque si él va a eliminación, vamos todos, también.

Eso tú, no te enteras que te hacen la camita

y quien la hace lleva un pin de la inmunidad.

Eso... Cabe la posibilidad y me lo he planteado.

Ha pasado por mi cabeza.

José Mari es verdad que puede boicotear un cocinado.

Él se salva y nosotros nos vamos para abajo.

Andy, ¿sabes de quién me interesa mucho la opinión?

De Iván.

(IVÁN) No me sorprende mucho la situación.

He estado en exteriores y en pruebas duras de equipo

y me he encontrado con que a veces alguien habla más

de lo que tiene que hablar

y calla más de lo que tiene que callar.

¿Ese alguien se llama José y le sigue Mari?

(RÍE) -Sí.

-Era mi estrategia si queréis pensar así.

José Mari, quizá lo que te pasa

es que a ver si te has aburguesado con el pin de la inmunidad.

No. Te ves seguro...

No, no. Creo, José Mari,

que ese privilegio lo tienes que enfocar

con respeto y responsabilidad.

Totalmente.

Los reconocimientos sirven para decir:

"A defenderlo, a demostrar que lo merecemos".

Tú has hecho lo contrario.

Yo creo que lo fomentan mis compañeros.

Tienes una capacidad para salpicar culpas a los demás...

¿Sabes qué mote te podíamos poner? El aspersor.

Pues es bueno, ¿eh? -Es bueno.

(IMITA UN ASPERSOR) Salpicando a los demás.

Salpicando, salpicando... El aspersor.

Vale.

"Me gustaría

que mis compañeros supieran que no les he intentado boicotear".

Ellos se han quedado callados,

me hubiera gustado que me hubieran apoyado más

porque también han cometido graves errores y no han sabido apoyarme.

Y ahí lo dejo.

El mejor ejemplo de cómo actuar cuando un capitán flaquea

lo tenéis entre vosotros.

Juana, hoy no ha sido tu día.

Estarás conmigo en que la prueba se te ha quedado grande.

Si te soy sincero, creo que te pasa como a José Mari.

Te han dado el brilli-brilli del delantal dorado

y te has acomodado. No te ha caído bien.

¿Cómo se explica que estuvieras quitando los brotes de pino

uno a uno como si deshojaras margaritas?

Todo muy "happy". Yo he hecho lo que he podido.

Hoy no estabas tú

como has estado en otras ocasiones. ¿Es posible

que cuando aparece la alta cocina se te atraganta?

Se me atraganta porque no domino la alta cocina.

Compréndelo. A pesar de no haber brillado

como capitana, hay que reconocer que tu equipo estaba unido.

Ha remado a favor del cocinado. Incluso Iván

ha asumido esa función necesaria de líder,

además de trabajar sin descanso, estaba pendiente de lo demás.

¿Sí o no, Juana? (RÍE) Sí.

¿No estabas arropadita?

¿No estabas a gustito con tu equipito

sabiendo que tiraban? Hombre, claro,

por eso no he hecho yo mucho de ca-pi-ta-na.

Ha habido buen rollo, pero si yo no hubiera sido capitana,

a lo mejor no había habido tan buen rollo.

Y dicho esto, equipo rojo,

ya os podéis poner las pilas en lo que a emplatado se refiere.

El espectáculo de hoy ha sido penoso.

"Así, el bol, aquí no, esto sí".

¡Por el suelo! ¡Vamos a pisar los platos!

No he visto nada igual. Luna... Pido disculpas,

es verdad y soy consciente de que llené muchísimos los boles.

-Claro, ¿qué creías...?

¿Y emplatar en el suelo? Perdón, discúlpame,

es verdad. Hemos servido 12 elaboraciones

correctas pero no para tirar cohetes.

Justitos, ¿vale?

Somos conscientes. Por todo ello, el equipo ganador

de esta prueba es...

El equipo rojo.

Vamos.

-¡Codo, codo, codo! Codito.

Me gustaría destacar

el trabajo de un aspirante del equipo rojo,

porque creo que su trabajo ha sido clave para conseguir la victoria.

Ese aspirante eres tú, Iván.

Muchas gracias. Gracias por tirar de valentía

y asumir las riendas de la capitanía

porque eso también supone exponerse.

Muchas gracias, chef.

Una vez más he sido elegido

como el mejor de la prueba y para mí es un orgullo

y una satisfacción. Vengo con pilas cargadas

y ahora se me renuevan, así que a tirar para adelante

que queda muy poquito y a ver si mi sueño se hace realidad.

Equipo azul, suerte a los cuatro en la prueba de eliminación.

José Mari, nada de confiarse por llevar

el pin de la inmunidad, porque aunque no lo uses,

si cocinas mal,

abandonarás "MasterChef".

No lo olvides. Sí, chef.

Como cada año, vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable

en un entorno natural,

tienes que venir a los campamentos "MasterChef".

Convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano, campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

(Música de intriga)

Los aspirantes salieron de estas cocinas

eufóricos y contentos gracias a la visita de sus familiares.

A ver qué tal.

Quizá por ello iban demasiado relajados en exteriores,

sobre todo el equipo azul, no han dado lo esperado

en el programa diez. Qué campanas...

Cuatro se juegan su continuidad.

Es el momento de darlo todo.

Buenas noches. -Buenas noches.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo.

(TODOS) Gracias, chef. Tenemos dos capitanes

que no han estado a la altura,

con dos resultados muy diferentes. Michael.

Tenías muchas ganas de ser capitán y por fin lo has sido.

En vista de los resultados,

¿preferirías no haberte estrenado dirigiendo un equipo?

¡No!

Me gustó la idea de ser capitán.

Bueno, no escogí el equipo y no trabajamos en equipo.

Excepto por Ana, que fue un amor.

Asumo toda la responsabilidad de capitán.

No me voy a escaquear.

(HABLA EN INGLÉS)

Contento. Era mi ilusión.

Michael, ¿crees que José Mari

ha boicoteado a su propio equipo?

Sí. (RESOPLA)

Al fin y al cabo, tiene su pin de la inmunidad.

Ya.

Sí, sí lo creo. Creo que se ha portado

de una manera muy mala.

Creo que es...

Y si queda espacio: yo.

Se ha olvidado de nosotros. -Estoy flipando.

-No trabajó en equipo.

No me hacía caso, me hacía...

Tú no puedes trabajar así.

Y arrastró a Andy con su actitud.

Andy, te veo asentir.

¿Estás de acuerdo? Sí, chef. No me quise

dar cuenta y sí que es verdad que luego reflexionando

está claro... Las actitudes hablan por sí solas.

José Mari se comportó de una manera nefasta.

Y creo que es

porque tenía esta estrategia de arrastrarnos a todos

y si se puede quitar un rival de encima, pues mejor.

Pues veníais muy amiguitos. ¿Esa amistad está en peligro

después de que el titiritero te haya utilizado?

Ha sido un fallo del confinamiento,

pero le he dejado claro que vine solo

y que me voy a ir solo. Así que se acabaron

los lazos y las relaciones y vuelve el anterior Andy

y se acabaron las tonterías ya.

-Lo tiene todo calculado,

está todo preciso, va a aprovechar

la oportunidad de que José María ha sacado el pico

y ahora él puede tener ese rollo de quedarse como víctima

y decir: "José María, me la estás haciendo".

Él va a seguir adelante igual. Es un buen picarañas.

José Mari, ¿algo que contar? Estoy maravillado

con las palabras de mis compañeros Michael y Andy.

Andy vino como un títere y se irá como un títere.

(ANA)

-Si trabajé mal, lo hice mal, lo acepto.

Pero es cierto que no todos los fallos

los cometí yo.

(HABLA EN INGLÉS)

-Perdona, déjame que... -Es la actitud.

-La actitud la tengo bastante bien.

Pero yo no lo he hecho adrede

en ningún momento y ellos se están escondiendo

detrás de sus errores y no dicen nada y se callan,

cual polluelo.

O mejor dicho, morena de mar, que se esconde, pica y se va.

-Tuvisteis un calificativo muy acertado

para José Mari. -Sí, el aspersor.

El aspersor, porque va dando a todos

pero él nunca tiene la culpa de nada.

-Perdona, sí que la tengo. Asumo mis errores.

-Que no. -Mentira, José María.

-No lo haces.

Yo creo que él es una persona

egoísta y está solamente pensando en él.

Entonces cuando estamos en un equipo,

está fijándose en todos los errores de todas las personas

y no se está haciendo él cargo de los suyos.

A propósito va a pinchar.

"Vamos a desequilibrar a Michael

para que quede mal y yo sea el héroe de la familia".

(HABLA EN INGLÉS)

-Vale, es tu percepción. -Os escuchábamos.

Había un boicot contra el capitán. (ANA) Claramente.

Les escuché boicotear al capitán.

No sé si Andy arrastrado por José María

o José María solo, pero está claro que estamos en eliminación

por una actitud que no fue de compañerismo.

Creo que todos, aunque él tenga el pin de la inmunidad...

Si hemos caído, todos deberíamos enfrentarnos a la eliminación.

José Mari, ese pin de la inmunidad

te ha acompañado desde el programa cinco.

No lo has utilizado hasta ahora aunque has tenido

oportunidad y Andy te ha retado

a jugarte la eliminación y tú has dicho que lo harás.

¿Estás seguro? No, Andy...

Ahora que la amistad está un poco rota.

Lo dijo.

Puede ser que cocine, puede ser que no.

-Está reculando.

-Es lo que todos quieren saber.

Vas a jugar tu estrategia,

por lo que veo.

Cada uno tiene su opinión. Andy, ¿qué te parece?

¿Cómo ves este quiebro, este giro? A mí...

-Venga, suelta. -Me ha cogido y me ha dicho:

"Voy a dar el pin y ojalá te vayas".

¿En serio? Bomba.

¿Lo deseas así? No,

se lo he dicho para ponerle nervioso.

(ANA) Si es tan valiente como dice, cocinará.

-Sobre valentía, cociné dos veces con pin.

La primera, por estar con mis compañeros.

-Esta vez hemos caído todos. -La segunda, quise cocinar.

Esta vez, no creo que os lo merezcáis, o a lo mejor sí.

(RÍE) Sí...

Luna, ¿tú qué piensas?

Cuéntanos. Pues mira, yo pienso

que la almohada más cómoda es tener la conciencia tranquila.

Si se fuese alguno de mis compañeros

por fallos que he tenido yo en las cocinas,

no dormiría tranquila y no tendría la conciencia tranquila.

Así que si tienes conciencia...

-Mi conciencia está tranquila, Luna.

-Me alegro. -No les he boicoteado para nada

y lo tengo clarísimo. Alberto.

Hazme un análisis también.

Sería un poco cobarde y gallina

no enfrentarte o no estar con ellos abajo.

Lo puedes hacer, tienes el pin y te lo has ganado.

-Es lo que buscan. -Tú verás.

-Claro que yo veré. -Por eso.

Lo que está claro

es que Juana tiene un delantal dorado

que le libraría, pero no le hace falta,

está salvada.

Así que Juana, con ese delantal dorado,

puedes disfrutar del reto desde la galería

junto con tus compañeros. Muchas gracias.

Gracias. Arriba todo el mundo.

Suerte, chicos. -Suerte.

-Yo creo que mis compañeros me ven como un rival fuerte

y me están picando todos para que cocine,

para que no sea un cobarde,

y creo que lo están haciendo de una manera deliberada

para que me vaya a casa.

Ahora sí, comienza la prueba de eliminación.

Aspirantes, antes de explicaros el último reto de la noche

vamos a recibir

a un invitado pionero e inventor de la fusión

japo-española. Un cocinero que atesora

tres Estrellas Michelín con su restaurante

del grupo Kabuki. Adelante...

Ricardo Sanz.

Vamos.

Jordi... El saludo del coronavirus, ¿no?

-Cómo mola, tío. Buenas noches, Ricardo.

Bienvenido de nuevo a "MasterChef".

Gracias por estar con nosotros.

Es una alegría veros tan sanos, tan fuertes...

Me alegro. Oye, Ricardo,

el día que descubriste la cocina japonesa,

lo dejaste todo durante cuatro años para aprender.

Cuando digo todo, digo nómina, contrato, vacaciones...

La primera vez que vi un plato de sashimi o de sushi...

En un mismo plato, ocho o diez variedades diferentes

de pescado, cada cual más fresco. Aquello me sorprendió

y del primero al segundo me enamoré de ellos.

Ricardo, no te has limitado a traer a España

la cocina nipona, has ido más allá

y la has fusionado con la mediterránea.

¿Por qué? Empezamos el Grupo Kabuki

en el año 2000 y empiezas como un japonés clásico,

lo que había aprendido.

Poco a poco, por mi cultura gastronómica, mis clientes,

las noticias de todo el mundo con la cocina nikkei...

La cocina nikkei es la que hace un emigrante japonés

en cualquier parte con lo que encuentra en el mercado.

Poco a poco va surgiendo. Por lógica...

Empiezas con aceite de oliva, sal...

Claro.

Ricardo, ahora mismo tienes restaurante en Madrid,

Tenerife, Málaga y Valencia, ¿no? Sí.

Obviamente, la crisis del COVID-19 nos ha sacudido a todos,

pero has decidido hacer un servicio a domicilio.

O puedes dar esa facilidad. Casi desde el primer instante

pensamos que había que hacerlo por dos motivos:

intentar complementar los sueldos con el ERTE

y también sabemos que a nuestros clientes nuestra comida

da síndrome de abstinencia. Es verdad, se necesita.

Aspirantes, en este reto vais a cocinar

en duelos.

Oh, oh. Es decir, de dos en dos.

Un aspirante seleccionará una campana

y después de ver el plato que contiene,

tendrá que elegir a un compañero para batirse en duelo.

El que mejor lo haga de los dos podrá salvarse

de la eliminación y subir a la galería.

El otro tendrá que descubrir una nueva campana

y enfrentarse en un nuevo combate

con el adversario que elija

y hacer ese plato que le haya tocado. Así de fácil.

¿Lo habéis entendido? (TODOS) Sí, chef.

Imagino que estaréis deseando saber quién va a ser

el primero en levantar campana

y elegir contrincante. ¿Sabéis quién lo va a decidir?

Iván, claro. (RÍE)

Así es.

(ANDY RÍE) ¿Por qué?

Fue el mejor en la prueba de exteriores.

"Bye, bye". (RÍEN)

Iván...

Tienes que elegir al primer duelista.

Piénsalo bien.

El nombre que digas podrá tener hasta tres oportunidades

para cocinar y librarse de ser expulsado esta semana.

Dios...

Así que dinos un nombre y tus motivos.

Piénsalo bien. Lo tengo claro.

Le voy a dar la oportunidad

de que tenga tres balas en la recámara

a Ana.

Es de mi "team", lo primero.

Creo que es una de las personas que más está evolucionando,

que más está disfrutando de esta etapa

que estamos viviendo y me apetece

que sea ella la que tenga ese pequeño beneficio.

Así que si puedo ayudarle... Va para ti, Ana.

(Aplausos)

Ana, ¿qué te parece? ¿Estás contenta?

Son mis cuatro fantásticos

y sabía que si Iván tenía un privilegio

lo usaría conmigo, así que tres oportunidades.

Encantada. Encantada, sí.

Andy, ¿esas caritas que pones qué significan?

¿Es posible que te estén las piernas rilando?

(RÍEN)

-A mí con un cocinado me basta.

-¡Oh! (RÍE)

Ya te lo ha dicho. Madre mía,

yo a Andy me lo cargo.

Pero se lo carga saliendo corriendo.

No, cocinando. -Sí, sí.

¿Sí? (SOBERBIO) Ya veremos.

Bueno, bueno...

Esto se pone interesante. Aquí puede pasar de todo.

(CANTA) Ay, qué emoción. Os gustaría verlo, ¿verdad?

-¡Sí, sí!

-José Mari, súbete mejor. -¿Te doy miedo? Dilo y me subo.

-Nada. -¿No te doy miedo?

Pues voy a cocinar. -Ya veremos.

-Jopé, cómo está el patio, madre mía de mi vida...

(IMITA A DE NIRO) Nos iremos juntos, abogado.

-Aunque muestre seguridad,

por dentro sí que es verdad que siempre tengo

esa sensación de "es que no me quiero ir".

Ana, es el momento de elegir campana.

Míralas bien y dinos con cuál te quedas.

Me voy a quedar con la de en medio.

Pepe, por favor, levantemos campana.

Ricardo, cuéntale.

Esto es una témpura de carne de Kagawa.

Kagawa es una provincia de Japón.

Lleva un poquito de algas, lechuga de mar, huevas de salmón,

una salsa holandesa y también una salsa de yema curada.

Tiene una sal que se hace con nori.

¿Te gusta el plato, Ana? Me gusta mucho,

pero me gustaría más comérmelo que hacerlo.

Más comerlo que hacerlo. Sí.

Bueno, Ana, mira a tus compañeros y dinos el aspirante

con el que vas a competir por por hacer el mejor plato.

Lo tengo claro. ¿Lo tienes claro?

Lo tengo clarísimo, sí.

Quiero que Michael tenga dos oportunidades

de salvarse. Oh...

Así que me quiero enfrentar a él en este duelo.

No me apetece nada darle el beneficio

ni a José María ni a Andy de tener dos oportunidades más

después del comportamiento de la prueba anterior.

Michael, ¿crees que podrás vencer a Ana?

Ana es muy buena, pero creo que la fritanga

me ha salido muy bien... (RÍEN)

Justo no es fritanga. Es tempura.

Fritura. "I like" fritanga.

La comida japonesa

es una de mis favoritas, que lo aprenda a hacer bien

sería maravilloso porque le haré sushi a mi "honey".

El tiempo para entrar en el supermercado comienza

en tres, dos, uno. ¡Adelante! ¡Vamos, chicos!

Venga. ¡A tope! -Venga.

-A ver, ¿dónde está...? Michael, es este...

El de la carne. -Seguimos con alimentos.

-Oh, qué rico.

-Hombre, por supuesto,

se merecen salvarse los dos. -Esto no sé qué es,

pero por si acaso porque no podemos entrar más.

No.

Qué rápido. -Vamos, Michael.

-¡Ana, Michael! -Venga, chicos.

(JUANA) Qué buena carne tienen.

-Espero que Ana no se ponga muy nerviosa.

-No, está tranquila,

eso es lo más importante.

Qué maravillosa la fritura con aceite de oliva.

Suelen ser unas patatas... Pero en este caso, japonés....

En este caso es la pureza. Sabes perfectamente

que para que no te deje sabor es el aceite de girasol.

Girasol, cacahuetes...

Ese tipo de aceites suaves. Que destaque el productor.

-¿La mantequilla?

-José.

-Esto y...

Joder...

-Veo a Michael perdido. -Está perdidísimo.

-Ya...

-Se ha quedado en pausa. -Vamos, Michael.

-Me está fallando la mente.

(HABLA EN INGLÉS)

-Tranquilo.

-Relaja, piénsalo bien y métele caña.

(JUANA) Ana sí que sabe lo que está haciendo.

-Bien. -Muy bien, Ani.

-Me hace falta algo. (ANDY) Está con la holandesa.

-¿Las yemas las ha puesto? -No.

(HABLA EN INGLÉS)

-¿Te acordaste ya? (MICHAEL) Las yemas.

-Vale, vale, venga.

-Pues me voy preparando, me imagino que tú serás el último.

Aunque tendrán que preguntarte si vas a cocinar.

(JOSÉ MARI) Da igual, será la sorpresa.

Si te quedas solito, digo que no y tú te piras.

-¿Cómo va a ser eso así, tío?

¿Cómo va a ser eso así?

-No soy nada rencoroso,

pero si en el cocinado de hoy la final es Andy contra José María

voy a utilizar el pin y que se vaya a su casa.

(JUANA) Venga, Michael, que puedes.

Ana, tira.

(HABLA EN INGLÉS)

(ALBERTO) ¿Pero qué hace con el huevo?

-Ahora tiene que meter grasa, no más huevo.

-Esto no va a subir, creo que lo tengo que repetir.

-Bueno, lo repite.

(ALBERTO) Bátelos, bátelos.

-Vale, Michael.

¡Vale, vale! (JUANA) Vamos, que puedes.

Chicos, no va a ser la mejor forma de hacer una holandesa.

Echar una yema y la mantequilla fría...

Las yemas se tienen que batir, emulsionar.

Perfectamente emulsionar. Y cuando tengas

la mantequilla clarificada, se echa poco a poco.

Que la mantequilla esté fundida. Está echando pegotones.

Va a emulsionar, luego se va a fundir, va a ser un desastre.

(LUNA) Muy bien, Ani. Han quedado perfectos los lomitos.

Otra cosa, ¿cojo el trozo de carne y lo envuelvo en algo?

En una hoja de shiso.

Y luego la masa de la tempura.

Lo vital es la temperatura del aceite,

si no, lo pringas. -Vamos, chicos.

-Venga. -¡Arriba!

-¡Vamos! -¡Venga!

-¡Vamos, que lo tienes! Venga.

-Ánimo.

(HABLA EN INGLÉS)

¿Qué tal, Ana? Pues muy bien.

Justo me pilláis que iba a echar los bocaditos al aceite.

Me da cosa que me entretengáis y se me pasen...

Dale, dale.

Tienes el aceite ahí. Veo la témpura...

Veo la carne cortada, bueno.

¿Cómo se te dan las frituras?

Había hecho témpura. Así, ¿no? La saco.

-Sí, no se puede dorar mucho. Es ponerlo el tiempo necesario.

El rebozado tiene que... No puedo decir nada.

Estamos en eliminación. No sería justo.

A ver cómo llevas la holandesa. Una holandesa montadita.

Lo tiene todo más o menos.

Me llevo a Ricardo. No puedo decir nada.

(LUNA) Me gusta cómo está cocinando Ana.

(IVÁN) Venga, chicos, tranquilos.

"Hello", Michael. Hola, ¿cómo estáis?

-¿Qué tal? ¿Cómo estamos? -Bien, un poquito concentrado.

Tengo el lomo.

Aquí va a ir la salsa holandesa, que la tengo hecha.

A verla. ¿Está bien?

Bueno... Le falta...

-¿Un poquito?

La puedo calentar más.

No puedo ayudarte pero me gusta ver qué haces.

Mira, mira. Se está enfriando. -Voy a darle un toque

de calor a esto... No voy a decirte nada.

Estamos de eliminación y hay que probar,

que esté bueno, que sepa a salsa holandesa...

Emplata bonito, suerte. ¿Cómo dicen adiós?

"Sayonara". "Sayonara. Arigato.".

(RÍE)

(ALBERTO)

(IVÁN) Está cociendo el huevo.

¿Está cociendo el huevo? Ay, madre mía.

-Si lo tenía hecho.

(MICHAEL) A repetir esto.

(JUANA) Tranquilo. Tranquilo, Michael.

(LUNA) Muy bien, Ani. Muy bien.

Están montando elementos, Ricardo.

La holandesa emulsionada. Una salsita de yema curada...

Venga, venga.

La fritura de shiso y Wagyu con témpura.

Las huevitas y lechuguita de mar.

Y la sal. Para que mojes en la sal.

(LUNA)

-Olvidó la salsa de yema curada. (ANA) ¿Qué tal, Michael?

-Ya casi he terminado. -¿Sí?

-"Yeah, honey". (LUNA) Date brío, Michael.

(JUANA) Bien, bien, bien.

Vamos, Ana. Aspirantes...

Último minuto. Vamos.

(LUNA) Vamos, chicos, va.

(IVÁN) Venga, Anita.

(LUNA) Vamos, Anita, va.

Vamos, chicos.

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro,

tres, dos, uno.

Tiempo, manos arriba.

(Aplausos)

Bien, Ana. Bien, Michael.

-Vale, chicos.

-Creo que mi plato tiene posibilidades de ganar,

he visto que Michael ha puesto

unos trozos un poco bastos

y el mío lo veo un poco más elegante.

Michael.

Este es el plato, ¿no? Sí, chef.

La yema curada no la veo.

¿Salsa de yema curada? Se me pasó hacerla.

Me olvidé con todos los nervios.

Pensaba que quedaría peor la holandesa.

Si le pones un poco de sal habría estado guay.

No te veía emulsionar las yemas, pero oye...

Está salvada. (HABLA EN INGLÉS)

-La masa de la témpura está demasiado dorada.

Está más gorda de lo normal.

Con la témpura hay que echar lo menos posible.

Es como un velo casi.

Es que a Michel le encanta rebozado y rebozado y rebozado.

Y cuanto más gordo, mejor.

-La témpura es de lo más difícil del restaurante.

Estamos siendo exquisitos porque es una cocina muy precisa.

Está rico, ¿eh?

Vamos con Ana, chicos. Vamos con Ana.

De entrada, veo todos los elementos.

Has hecho la salsa de yema, por lo que veo.

La holandesa está bien emulsionada.

Tiene sal.

Tenemos todos los elementos,

una holandesa muy bien emulsionada...

Ha hecho muy bien la témpura.

Cantidad justa de témpura, muy fina...

Disposición más elegante.

La cocina japonesa lo exige. Buen trabajo.

Además, limpia la cocina. Gracias.

Un trabajo fino.

Cosas buenas veo. Muchas gracias.

Estoy muy contenta,

por fin los jueces me han dado una valoración positiva,

que hacía mucho que no tenía.

Espero ser la salvada que me suba a la galería.

(MURMULLOS)

Tenemos un vencedor de este primer duelo.

Por tanto, se segura su permanencia

una semana más en "MasterChef".

Aunque los dos platos estaban buenos,

uno estaba mejor que el otro

y además tenía todos los elementos.

El ganador de este primer reto es...

(HABLA EN INGLÉS)

(RÍEN)

Ana. Felicidades.

(Aplausos)

-Vamos, Ana.

Ana, por favor,

a la galería a disfrutar. Venga.

Por fin me quedo tranquila y liberada

una semana más en las cocinas de "MasterChef",

espero que le vaya bien a Michael y se pueda subir a la galería.

Michael, tienes una oportunidad más

para salvarte y hay dos campanas.

(HABLA EN INGLÉS)

Este. Ah.

Es espárragos.

-Es un katsuramuki de espárrago. Es una técnica

que cortas y vas haciendo la capa muy fina,

muy fina, tipo casi del papel higiénico.

En este caso, hemos cocido un poquito

aparte el espárrago para que sea más fácil.

Tiene bogavante cocido al vapor de sake,

un segundo. Está relleno con los restos del espárrago

y del bogavante y tiene una mayonesa de wasabi

y té matcha. Y salsa teriyaki.

(ANA) Uf, toma ya.

Menos mal que elegí el otro. Estás contento, ¿no?

(RÍE) Aquí sí. Llega un momento

muy importante, Michael. Tienes que elegir tu adversario.

Bueno, creo que es justo que yo escoja

a José Mari.

Por la actuación que tuvo en exteriores,

por eso yo estoy aquí también.

-La cuarentena ha sido muy bonita, hemos sido muy amigos

pero hemos vuelto a las cocinas y ha vuelto la guerra.

José María, tienes el pin de la inmunidad.

Debes elegir si lo usas y te libras de la eliminación

o te arriesgas y cocinas. Mira, amigo...

Has hecho bien en querer cocinar contra mí,

porque si me hubieras dejado para el último me hubiera subido.

A lo mejor ellos estarían utilizando una estrategia

para decirme "venga, cobarde". Que sea lo que Dios quiera.

Voy a cocinar contra él

y, si pierdo, contra Andy.

Y que se vaya el peor de los tres.

En fin, murieron con los pines puestos.

Al final cocina no porque nos deba una,

yo creo que cocina por lucirse,

por decir "os voy a callar la boca a todos", encima.

Tenéis 40 minutos para hacer el katsuramuki.

Antes debéis entrar en el supermercado

a hacer la compra. ¿Estáis preparados?

¡Sí, chef! -Sí, chef.

Salid vivos del supermercado.

(RÍEN) -Ay, madre.

El tiempo comienza en tres, dos, uno.

Adelante. Vamos, chicos.

-Andy, tienes que estar tranquilo, ¿eh?

No os dejéis nada. No queda nada.

Ok, vamos.

"Let's go". Vamos, chicos.

¡Ánimo!

El plato es bastante complejo.

Es lo mínimo que se merece un duelo de O.K. Corral

Estoy de acuerdo que los duelistas lo han pedido así...

Una pelea de gallos con espolones.

Alguien se va a partir un espolón hoy.

Sí. ¿Qué pasa, Iván?

¿Qué te parece que José María no haya utilizado

el pin? Es bastante atrevido por su parte.

Bastante osado también.

Yo haría teletransporte hacia arriba cien por cien.

Yo casi que también. Da igual lo que haga,

buscarán el peor adjetivo para mí.

(MICHAEL) Qué víctima.

-Osado no nada malo. -No lo digo por ti, Iván.

-Cómo te hace la pelota, Iván.

Cómo te hace la pelota... -Luni, déjame.

(RÍEN)

¿La yemas están cocinadas? Está confitada en aceite de oliva

y en un zumo de yuzu

y está hecho a 80 grados en ocho minutos.

Zumo de yuzu, meterlo en aceite y a la bolsa.

Lo metes al vacío... Se cocina al vacío los espárragos.

(LUNA) Vamos, Michael, vamos. (IVÁN) Venga, Mike, va.

-Tranquilo... -Pero sin pausa, venga.

Sin prisa, pero sin pausa. -Voy, voy.

-Este hombre ha cambiado de mil a mil.

Estar con Teresa le perjudicó. -Mucho.

-Fue todo de mal en peor. -El cariño...

-Uf...

-Me veo muy fuerte,

estoy muy seguro que puedo hacerlo en buen tiempo.

Me parece muy honorable que José Mari haya decidido cocinar,

no esperaba menos de un contrincante.

-Yo creo que a Michael le puede salir bien la jugada y...

Me puedo quedar aquí...

Para el próximo reto contra Andy. -Andy... eres el siguiente.

Bueno, Andy, ¿cómo lo ves? Que te hayan dejado el último.

Michael y José Mari se tenían ganas desde la prueba de exteriores

y sí que me lo esperaba, cuando he visto a Michael ahí...

Me la juego toda a una carta.

Estoy de pie, pero no te cambio la banqueta.

¡Vamos, José Mari!

Bueno, Ricardo, las yemas de espárragos

con un poco de yuzu y aceite de oliva...

Perfecto, ahora ese canelón con un cuchillo maravilloso

y un espárrago escaldado, le voy dando la vuelta...

Hacemos el recipiente para... Hacemos un canelón natural.

Para el espárrago y el bogavante. Y el bogavante,

que este va escaldado. Al vapor de sake, sí.

Luego, has hecho una mayonesa con wasabi.

Sí, con wasabi. Sí, le da el toque picante,

agradable y té matcha, le da el amargor del té.

¡Vamos, va, chicos! -Vais genial.

Venga, Michael, tranquilidad, paciencia.

Seguro que tienes un plato favorito de los que hacen los aspirantes,

o alguno que recuerdas de las siete temporadas anteriores.

Pues puedes probarlos en el restaurante MasterChef,

en Madrid, además de vivir una experiencia para el paladar

podrás conocer a alguno de los aspirantes que han pasado

por nuestros fogones, si necesitas más información la encontrarás

en restaurantemasterchef.com y en nuestras redes sociales.

Tienes tiempo para repetirla.

La he sacado de la sal, la saco de aquí...

-Pero es alga... le ha echado aceite a la olla.

-No, no, es sake. -Sake.

-Ah... vale.

-Esto está hirviendo.

(IVÁN) No, tío, no... tiene que pelarlo.

-¿Qué ha hecho? -Sin piel, lo mete con piel,

pero tiene que quitarlo ya.

-Michael, no te entretengas. -Venga, va, chicos, va.

-Se le ha quemado. -Sí, claro...

-Fuera... -Tranquilo, Chema.

Tienes tiempo para repetirla.

-¿Cómo lo ves, ese bogavante?

-Bien... lo veo más o menos bien.

Quizá se le ha ido un poco, pero no está mal.

Se le ha quemado algo.

-Sí, la soja se me ha quemado, lo rectifico en un momento.

Para estar tan nervioso,

¿por qué no has puesto el pin sobre la mesa?

Se lo debo a mis compañeros. -De verdad, qué cansino eres, tío...

De estar en tu pellejo, como mínimo, a ti mismo:

"Voy a estar tranquilo y lo voy a hacer bien".

No estoy nervioso, son las prisas, únicamente.

Vale, me va a discutir incluso eso. Vámonos, venga.

Gracias... -Va, José Mari.

Has sido muy valiente, nos has dejado a todos con la boca abierta.

Juani, ¿qué te hace tanta gracia, mujer?

Nada... Creí que os reíais de José María.

(TODOS) No, no...

No, no... -Lo está haciendo muy bien.

-Sí, sí... Con lo bien que venía José María

y enemigos que te han salido. Joder...

¿Cómo vas, Mike? -Voy, voy, voy...

¿Qué tal, Michael?

Hola, chefs. -Hola, otra vez.

Cuéntame... ¿qué tenemos aquí? Tengo aquí...

-¿Lo has cocido con la cáscara? -Sí...

¿Tenía que quitarle la cáscara?

-Lo ideal es sacar el cuerpo, sacar la cáscara y hacer...

-¿Tengo tiempo de hacerlo? -No lo cuezas más.

-¿Ves? El punto de cocción se le pasó hace ya tiempo.

Bueno... eh... Bueno...

Eso es muy difícil... Están cortadas muy gruesas.

No veo las yemas de espárragos, ¿las tienes?

Están en el RoNer... sí, ahí. Vale, OK...

Queda poco, suerte, suerte... Vámonos, vámonos.

No está tan hecho, ¿eh? Muy bien.

(JUANA) Vamos, Michael, que puedes.

Aspirantes, últimos tres minutos.

(MICHAEL Y JOSÉ MARI) ¡Oído, chef! -¡Venga, va!

(LUNA) Vamos, Michael, venga.

-Venga, que puedes... ¡José María! -¡A tope, venga...!

-Michael, los dos...

(MICHAEL) Muy bien, vamos a ver... mayonesa...

(IVÁN) Michael, no te duermas. (JUANA) Cómo andáis de mal.

O sea, veo defectos en los dos.

Mucho más nervioso José Mari que Michael, dónde va a parar...

Muchos defectos, sí, pero él está montando el plato.

José Mari no ha empezado a montarlo.

(LUNA) Muy bien, delicadeza con eso.

-¡Vamos, Michael! ¡Date brío! (MICHAEL) Ahí voy...

La langosta, la salsa...

(ANA) Venga, Michael, precisión...

-No me acuerdo cómo va, voy a poner tres trocitos.

¡Fijaos en el plato!

Que no falten esas salsitas ricas que habéis hecho.

(IVÁN) Chicos, que queda poco.

Aspirantes, último minuto. (MICHAEL Y JOSÉ MARI) ¡Oído, chef!

-Qué tensión, Dios mío de mi vida. Qué tensión...

-A lo mejor lo acaban, ¿no? Sí...

Acabarlo lo acaban, otra cosa es qué acaban.

Ahora tienen problemas los dos.

Diez, nueve...

Ocho, siete, seis... ¡Ese verdecito!

Cinco, cuatro...

Tres, dos, uno... ¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(TODOS APLAUDEN DESDE LA GALERÍA)

(JOSÉ MARI) Nunca me había puesto tan nervioso,

y menos en las cocinas de "MasterChef",

me he puesto temblando. No sé qué me ha pasado.

-José María tiene que estar pasando un mal rato.

Porque le gustaría... pues quedarse y ganar.

¿Qué tal, José Mari? Bueno...

-Lo has pasado mal, has sufrido.

-Lo he pasado mal, es la primera vez que hago...

Algo así. ¿Para qué te pones?

Así es la vida. "C'est la vie".

Nunca se ha escrito nada de los cobardes, di que sí.

La salsa teriyaki... -Está "heavy".

-¿Has cocido el espárrago? -Sí...

Lo he cocido antes de cortarlo y después también.

¿Y la mayonesa lleva wasabi? Sí.

Pues no sabe a wasabi. Ni a wasabi ni a té matcha.

El espárrago se ha quedado durito. No está durito, esto está crudo.

Pensaba que tenía que estar al dente el espárrago.

Al dente estaba, pero al dente de más.

Había que quitar un poco más de la piel de fuera y...

Se cuece mejor. Así no se hace.

Habría sido más inteligente analizar el plato a cocinar

que no los comentarios de tus compañeros.

En la cocina hay que disfrutar, no hay que sufrir.

(JOSÉ MARI) Me han valorado muy mal el plato

y... me queda...

Otra oportunidad, si lo hago peor que Michael

para batirme contra Andy.

Michael...

¿Este cocinado es más difícil o el anterior?

Este es más difícil porque llevaba más elaboraciones.

Hay que concentrarse en todas...

A ver, a ver... Se nota más el wasabi.

Más gordos los espárragos. Están cortados...

Tampoco tiene sal.

También están duros los espárragos.

También tienen sus defectitos, Michael.

Sí... el espárrago está duro también.

No tiene sal... El otro tampoco está contorneado.

Sí, esto... vamos...

Si estás con el maestro, pues te pega un cogotazo que te mueres.

-Me imagino... Ambos bogavantes están mal cocidos.

Se le ha pasado un poco, pero... menos de lo que parecía.

Primo hermano... vamos a tener que debatir un rato.

Vamos a tener que debatir.

Oye...

Bueno, Michael, José Mari, ambos platos tenían defectos.

No se parecen en nada al original, pero sí hemos detectado...

Milimétricamente, más errores en uno que en otro.

Con lo cual... sabiendo la dificultad de ese plato...

El vencedor... de este segundo duelo

y que continúa una semana en "MasterChef" es...

José Mari.

Casi los mismos defectos...

Son dos platos que no se pueden presumir de ellos.

Los dos suspendidos.

Así que José Mari... te has librado por los pelos.

No sé si la siguiente vez tendrás una oportunidad,

yo no me la jugaría porque... No, no.

Las finales hay que saberlas jugar.

¿Te sientes más valiente?

Te he visto pasar miedo a lo loco y tu trabajo...

No merece subir contento. No subo contento, de hecho,

pido disculpas al chef que ha elaborado este plato tan rico.

Me lo he cargado, mi elaboración ha estado mal y...

Y... pido disculpas.

José Mari, puedes subir a la galería.

No me da alegría

de que subiera José Mari, porque la manera de competir

de él no ha sido la manera más sana.

Michael, ahora solo queda una campana

y un compañero, así que... Andy, por favor.

Tranquilo, a la tercera va la vencida.

-A la tercera va la vencida.

Andy... tú solo vas a tener una oportunidad.

¿Estás nervioso? Estoy un poquito nervioso.

Sí... no os voy a engañar.

Michael lleva un calentamiento ya de cocinado.

Ha destensado, así que cuidado, Andy.

No me voy a ir... lo tengo claro.

Aunque tenga miedo, tengo también seguridad.

Andy... ¿qué te gustaría que hubiera debajo de la campana?

Un postre. Un postre...

A mí me da igual.

Yo ya estoy calentado y, venga, vamos...

A lo que nos traigan. Pues vamos a descubrirlo.

-Oh... ¡No, hala!

Bueno, esto es un Saiko Sushi. En realidad, es un sushi

que se hace para cumpleaños de niños, para fiestas de niños.

Y, por eso mismo, tiene que ser muy vistoso,

tiene bastante complejidad técnica.

Es un sushi complicado. Como veis, este maki se corta

en cuatro makis longitudinales,

se monta a la inversa, lleva nabo fermentado y debe quedar cuadrado.

Madre mía... Andy, no es un postrecito.

No. ¿Has hecho makis alguna vez?

Sí, los he hecho alguna vez. ¿Y tú, Michael?

No... Va a ser una batalla entretenida.

Pero yo estoy menos estresado. Es verdad.

(MICHAEL )Tengo respeto hacia Andy en lo que respecta a los detalles.

Él es muy ojo de águila para emplatar perfecto.

Para hacerlos, contáis también con 40 minutos.

Michael, Andy, ¿estáis preparados? (AMBOS) ¡Sí, chef!

Pues el último duelo comienza en tres, dos, uno... ¡ya!

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA)

Va a ser un churro de los dos. -Andy hace algo, seguro.

¡Suerte a los dos! Gracias, Samantha.

(ANA) ¡Venga, chicos, ánimo!

(ANDY) Vamos allá... -Michael, concéntrate.

Por Dios... -Sí, Ani.

-200 de arroz, lo voy a limpiar.

(JUANA) Michael, espabila.

(MICHAEL) Estoy espabilado... -Sí, ya lo veo.

-Ay, ay... sí, cierto, tengo que lavarlo primero.

Bueno, Ricardo, cómo se hace. Es un maki complicado técnicamente,

en el sentido de que tienes que hacer el maki, luego otro,

cortarlo en cuatro, darle la vuelta...

Poner el nabo en medio, con la esterilla dar forma cuadrada.

-¡Muy bien, Michael! Que salga todo el almidón.

-Si conseguimos que hagan un buen arroz,

el resto que sea como quieran. (JUANA) ¡Venga, Andy, Michael!

Andy es frío...

-Parece más de lo que es. -Se pone nervioso.

-Se pone muy nervioso.

-Por fin ya me toca cocinar, al final, como dije al comenzar,

yo... con una me basta, es verdad, a veces peco de chulito.

Mira, mira cómo me saludan... nada, no les voy a dar hoy...

El placer de verme cómo me voy.

Lo que tú has dicho, es una lámina de alga nori donde hay arroz

y una tira de pepino, si troceo el pepino como ha hecho Michael,

ya tengo un problema: no es una lámina de pepino entera.

Lo ha visto troceado y se piensa que va así.

Se corta cuando tienes el tubo hecho.

Venga, Michael... ¿está hirviendo el arroz?

Ahora lo bajé para que se haga solo con el calor.

-No pierdas tiempo, Michael, eres muy dado, venga.

-Ahí voy... Me preocupa Michael

por varios motivos: ya he cocinado y calentado,

cada cocinado tiene su desgaste de nervios y tensión.

Nunca lo ha hecho, son dos problemones.

He estado muy cerca de salvarme

en la prueba anterior, pero esta vez, lo siento por Andy,

pero voy a ganar. (ANA) Venga, date prisa.

Me pongo nerviosísima. -Va bien.

-¿Las algas se echan en agua? -No, deben estar secas.

-Secas...

-Voy a sacar el arroz ya. -He rebajado el agua.

-Muy bien, Michael... que no se pegue.

-Hola, chefs.

-Hola. Veo el alga, el nabo fermentado,

el pepino y una ollita.

Una ollita con el arroz. Yo habría puesto

el doble o triple de arroz. Tendrás que apurarlo muy bien...

Y... ¿Has mirado bien la pieza?

-Sí, lo vi que está... apretadito.

Apretadito. -Vuelve a verla, vuelve a verla.

No pasa nada. Escucha a Iván.

Voy a verla de nuevo. Venga, ¿tienes algo que decirle?

Sí, yo cortaría... se va a quedar sin arroz.

-Sí, para hacer aquí... -No, así.

-Vale... Michael...

Tres cocinados llevas, ¿cansado? No, sigo con energía todavía.

Esa es la actitud, tenla, al lío. Gracias, chefs.

(IVÁN) Está superperdido. -Muy perdido.

-Tiene que quedar sin agua y lo ha abierto y tenía agua.

-Lo tengo hecho... -Hola, Andy.

-Muy buenas, ¿qué tal? Un placer.

Fíjate en lo que te traigo, la biblia para que creas,

como tú eres un hombre estudioso para que sepas también.

Es muy útil, porque lleva un listado de ingredientes

muy completo que puedes encontrar en cualquier sitio

y te sirve para cualquier cocina, profesional o doméstica:

técnicas, recetas, aprovéchalo... Tendrás tiempo en casa.

No digas eso, por Dios. (AMBOS RÍEN)

Vamos a ver qué pasa, Andy.

¿Cómo estás? ¿Cómo lo llevas? Muy bien,

entro en la cocina y me relajo...

¿Se te han ido los nervios? Estoy perfecto.

Aquí tengo el arroz, está reposando.

-A ver... -Necesita siete minutos,

porque he hecho la cocción de hervir diez minutos,

reposa siete... -Vale.

Bueno, bueno...

¿Y no se lo enseña? (RÍEN)

Venga, suerte... y rapidez. Gracias.

(JUANA) ¡Michael, Andy, venga, vamos!

-¡Oh, perfecto! -Vamos...

-Sin agua... muy bien.

-¡Uh... qué caliente!

No me suele gustar ver colar un arroz

para makis, porque pones el agua justa, lo dejas cocer...

Que repose y lo absorbe y queda seco.

Cuando estamos colando un arroz para maki, vamos mal.

Esa mano... la mano izquierda no abanica.

Michael... no te llevo a la Feria de Sevilla.

Ahora mejor, ahora mejor. Venga, dale...

Que se enfríe rápido.

(IVÁN) No parece que seas un pollito.

Bate esas alas... eso es.

-Venga, Michael. -Ahora sí.

¿Por qué se abanica? Porque hacemos una disolución

de vinagre de arroz, azúcar y sal. Tiene que quedar cada grano

con su película de vinagre, azúcar y sal.

Cuando lo has mezclado, cortamos la cocción, reducimos

con la ayuda de un abanico. Le damos con el abanico

hasta que el arroz tenga la temperatura del cuerpo humano.

-Es raro que a Michael no le guste algo.

(RÍEN) -También te lo digo...

-Muy bien, mucho mejor, Michael, muy bien.

-Vale, Michael, cuidadoso, esto es muy importante, al final...

-Oh... vaya prueba, tío.

-Venga, otro, va...

-Lo están haciendo diferente. -Andy, ¿por qué hace eso?

-No sé, alguna técnica será.

-Ya estoy acabando.

-Listo...

(IVÁN) Venga, Michael... -Muy importante apretar bien

para que salga la forma que se quiere.

¿Cómo vas, Andy? -Muy bien, Michael, creo que sí.

-¿Qué hace? -Yo creo que es como Michael.

Juntas los pequeñitos y haces uno grande, yo lo haría así.

Al menos... -Así...

-Uy, uy, uy...

Hay un problema, que alguien sí sabe cómo va,

más o menos, y hay otro que no sabe cómo se hace.

Porque no sabe por dónde cogerlo.

Mira, mira lo que está haciendo.

Tiene más sentido el de Andy, seguro.

Aspirantes, últimos tres minutos. ¡Oído!

¡Oído, chef!

-Acuérdate de la forma, Michael. ¡Vamos, venga, va!

-Este tiene unos apaños que válgame Dios...

-Está claro que la técnica la sabe Andy.

-Allá voy... -Claro, claro.

Y el mango en el centro, o sea... -Ha dicho nabo encurtido.

O algo así, una cosa así.

-Perfecto, lo tengo.

-Venga, Michael, venga, corazón, venga.

Aprieta... -Está nervioso y ponerte

a hacer turutos de estos, de arroz.

-No, él ya está perdido y ni lo intenta.

¿Qué está haciendo Michael? No lo entiendo.

(LUNA GRITA) -Ojo...

No tiene nada que ver. Es que Andy lo ha entendido.

Pobre, Michael, tío.

Aspirantes, último minuto.

(MICHAEL Y ANDY) ¡Oído, chef! ¿Qué os he dicho?

-Ya lo sabíamos, también lo hemos visto nosotros.

-Lo que te digo es que este no cose sin hilo.

Hombre... hombre.

-¡Vamos! -Ya te digo yo a ti...

-¿Por qué no lo juntas? -Júntalo.

-Ladys and Gentleman...

C'est fini. Diez...

Ocho, siete...

Seis, cinco, cuatro...

Tres, dos, uno... ¡Tiempo! ¡Manos arriba!

Veo el plato de Michael...

Y la verdad...

No os voy a engañar, me he quedado bastante tranquilo.

A ver, Michael, qué has hecho.

Eh... he cortado el alga un poco más pequeña

y no la he podido poner entera... Perdón.

Yo creo que te ha faltado entender la prueba,

el enrollado que era la dificultad. Es cuestión de práctica.

Era el pepino entero, tú lo ibas cortando...

No has entendido el proceso. Está entero.

El pepino entero. El pepino entero...

Luego, lo cortabas en cuatro, volvías a enrollarlo,

ponías el nabo... Era de una complejidad que había

que entender, si no, no lo puedes hacer bien.

Pero, luego, se suma que el arroz está duro...

Está crudo y muy avinagrado. A partir de ahí...

El trabajo de la cocina japonesa es como la pastelería,

muy cuadriculada, muy metódica, muy precisa...

Te lo tienen que contar bien, si yo te cuento cómo es un nudo

marinero pero no te lo enseño, no te sale el nudo ni de broma.

Y aquí te ha pasado eso. Ni siendo un maki normal,

sin esta complicación... No te lo podrías comer.

Michael... está visto.

Lo que más rabia me da es que los dos primeros cocinados,

estuve a punto de ganar y en el último... uf.

Andy...

¿Cómo lo ves?

Lo veo un poco cóncavo aquí, pero...

Oye... no es el de Ricardo. Pero es un aprobado.

Porque la dificultad estética era...

Básica aquí.

Él ha cogido más la idea de lo que había que hacer.

No vas a ir al lavabo en un mes.

El arroz está durito. -Un poquito.

Está soso, no tiene ese gusto que del vinagre con el azúcar,

no se nota... no me lo comería.

Pero... chapó, has sido capaz de clavar la estética.

En destreza bien, en cocina... Hay pocos platos

en los que es tan importante la estética como el sabor.

Que lo puedas comer. Es muy importante la estética.

Oído, chef, gracias. Vamos...

Con 40 minutos, ¿qué quieres que haga? Además, después del mosaico,

¿qué quieres? Pues bueno... lo que me ha dado tiempo.

Además, lo he probado y he dicho: "Está duro".

Aspirantes, ha llegado el momento de decidir quién

tiene que abandonar estas cocinas,

pero antes vamos a despedir a nuestro invitado, Ricardo.

Muchas gracias por acompañarnos, gracias por traer

estos platazos maravillosos. Te esperamos en la siguiente.

¿Vale, Ricardo? Gracias, mucha suerte.

Es una alegría... (SE DESPIDEN) Arigató... arigató.

Vamos a deliberar, señores.

¿Cómo lo ves? -Oh, te quedas tú.

Me voy yo... -Por la forma nada más.

-Creo que el tuyo tiene un aprobado...

De los chefs, está claro.

Michael, nunca habías hecho makis, amigo mío,

y se nota... muchos errores, amigo mío.

Andy, tú en cambio, has dicho que sí habías hecho makis

que los sabías hacer, los dominabas.

Pero tu arroz estaba duro, no se podía comer,

no estaba bien aliñado...

Pero es verdad que has acertado con el montaje y la estética,

que era muy complicado.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Michael...

Andy... no sé si es para estar orgulloso

con el plato que has hecho, has salvado los muebles

porque has construido muy bien la estética, pero ojo...

Si él lo llega a hacer igual... ya veríamos quién se queda.

Oído, chef. Puedes subir a la galería, Andy.

Lo que he vivido hoy, de verdad,

me ha dado la confianza que necesitaba para recuperar

ese Andy perdido, ese Andy que estaba desubicado.

Me ha dado esa energía, esa confianza.

Bueno...

Me vas a hacer llorar, de nuevo. Un programa lleno de emociones.

-Pobrecito... Michael...

Michael... tres cocinados, duros...

Difíciles, complicados... A lo mejor una cocina

que no conocías, la japonesa.

Pero, al menos, lo he hecho, he practicado y puedo llegar

a casa y recordar y volver a hacerlo

y con todas las clases que he tenido.

Meterle más ganas, porque yo no vine, solamente,

para salir en la tele, yo vine a aprender a cocinar.

Y esperamos que sigas cocinando mucho.

(TODOS RÍEN Y APLAUDEN)

(JUANA) ¡Bravo, Pepe! ¡Cómo has mejorado!

Michael, el esfuerzo que te he exigido a ti

para cocinar es el que yo me he puesto para aprender inglés.

¿Vale? Así que también te doy las gracias a ti, porque...

Gracias eso, voy dominando un poquito más...

Michael, has tenido una vida complicada.

¿Qué balance haces de tu paso por "MasterChef"?

Yo... siento que he crecido mucho

en... no solamente en la cocina, sino en la experiencia,

este bandido... coronavirus que nos ha mantenido encerrados

ha sido una piedra en mi camino;

pero, al final, la superé y con esta gente maravillosa de aquí.

Y... estoy muy agradecido

con el programa por darme esta oportunidad...

He disfrutado todo este tiempo, he conocido gente maravillosa,

algunos más que otros. (TODOS RÍEN)

Michael, mirando a la galería, ¿quién quieres que gane?

Iván. (TODOS RÍEN)

Iván tiene la garra...

Que es para cocinar, pero tiene una competencia muy fuerte.

Todos... las maneras en que lo hacemos es diferente

y él tiene una manera muy correcta. Que me gusta.

Bueno, Michael, nos da mucha pena despedirte.

A mí más, no lo hagas.

Te hemos cogido cariño... mucho cariño, todos yo creo.

Pero es el momento de abandonar estas cocinas,

así que deja tu delantal en tu puesto de cocina.

Mucha suerte, sigue cocinando, y muchas gracias.

"Thank you very much". (TODOS ANIMAN Y DESPIDEN A MICHAEL)

-¡Michael!

Me llevo una experiencia...

Inmensa y yo sé que mi Fernando y mucha gente que me apoya

va a estar muy contenta por mí.

No sé si mi madre estará, allá en California, viendo el programa.

Yo siempre he sido de mente positiva

y quiero pensar que aún sabiendo lo duro que lo he pasado,

ella puede decir "es mi hijo y, al final, lo quiero".

Creo que estará orgullosa de mí.

La final está cada día más cerca, los aspirantes saben

que son sus últimas oportunidades para demostrar

sus mejores artes en nuestras cocinas.

Por eso, cada programa que queda

será más emocionante que el anterior si cabe.

Solo uno puede ganar y todos quieren conseguirlo.

Nos vemos la próxima semana, mientras ya saben, póngale...

(TODOS) ¡Sabor a la vida!

Bienvenidos al centro de operaciones de la Cruz Roja.

(TODOS GRITAN) Hoy no meteremos la pata.

No quiero chorraditas.

Si estoy yo, no cocinas, perfecto, es porque me quieres en la final.

-Porque te quiero ver en la final. Además, quiero que ganes a Andy.

¿Llegamos en 60 minutos? No llegamos.

¡Os quiero ver en modo Cruz roja! ¡Todo va bien, no!

¡Dadle caña! -Vais a comer, no se preocupen.

-Sé que este no es mi programa, pero esto es Cruz Roja.

Y no voy a permitir que las personas que están esperando esta comida,

coman una mierda y, encima, a destiempo.

-Sí, Caprile, sí... Pepe...

¡Pepe! Que te estás durmiendo, macho.

¿Dónde estoy? En este reto os vamos a ir pidiendo comida

a través de esta tableta. Se han pasado.

-Me matarán de un infarto.

Hombre, llevamos cinco o seis platos y tengo un hambre que me cago.

-Oye, el pollo teriyaki para cuándo. -El pollo está ahí.

-Primero lo probáis y ya os quejáis. -Limón, por favor, por encima.

-Oye, cuidado... -No me da tiempo, da igual.

-Mira, el totopo este está bien. Está quemado, cabrito.

No está el postre, no es lo que pedíamos,

no salen los pétalos, están calientes, es imposible.

Es una lástima, pudo ser el mejor plato de la noche.

No tengo nada más que decir. Muchas gracias.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 10

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

MasterChef 8 - Programa 10

15 jun 2020

Los aspirantes de 'MasterChef 8' cocinan platos típicos de algunas de las festividades más conocidas del mundo, como el irish stew de San Patricio, el pavo del Día de Acción de Gracias, los blintzes de Janucá, o los gulab jamun que se comen durante el Diwali de la India. Además, tienen que hacer las delicias de unos invitados muy especiales: sus familiares, que catan a ciegas. El mejor de esta prueba tiene un premio doble. En juego está el delantal dorado que otorga la inmunidad y le asegura una semana más en la competición. Además, un viaje al sur de Irlanda durante una semana, para conocer la ciudad de Cork y asistir al festival gastronómico Taste of West Cork.

ver más sobre "MasterChef 8 - Programa 10" ver menos sobre "MasterChef 8 - Programa 10"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 185 programas de MasterChef 8

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos