www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5556836
Para todos los públicos MasterChef 8 - Programa 1 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(NARRA) Arrancamos la octava edición de "MasterChef"

y, un año más, hemos batido "récords".

Casi 30 000 amantes de la cocina de toda España se han inscrito

en el "casting" con la convicción de hacerse con un delantal blanco.

Se ve, ¿no?

¡Yo voy a ser... MasterChef!

Participé en la primera edición de "MasterChef Junior".

Fue una buena experiencia y para repetir nunca se dice "no".

¡Vamos!

He venido a darlo todo. Saco platos que te cagas.

Si nos metemos, nos metemos a muerte.

(NARRA) Como cada año, tendrán 20 minutos para emplatar

ese plato estrella con el que triunfan en casa.

He preparado una base de quinoa y trigo sarraceno,

para un chico como yo que le gusta comer muy sano.

Es una versión de la carrillera de toro.

Buenísimo. Está muy bueno. Está muy bueno.

(NARRA) Llegan cargados de ilusión y, también, de nervios.

He traído un nido y un huevo. Se ha roto.

Rompí el plato, se me olvidó el postre...

Hay que saber salir del apuro.

¡Tres, dos, uno...! ¡Manos arriba!

(Aplausos y vítores)

(NARRA) Pero destacar no es fácil. Nuestros expertos culinarios

han probado a lo largo de la historia de "MasterChef"

más de 175 000 platos.

He preparado rabo de toro con crujiente de puerro

y pistachos.

Quería simular un poco el mar. Cuando lo suflé, me salió

en forma de ola. La historia queda perfecta.

(NARRA) Solo quienes consigan hacer un plato único y especial,

recibirán la preciada cuchara de madera.

Para entrar en "MasterChef" son las ganas y eso me sobra.

¡Ojalá entre! Si entro, a mi familia le da un infarto

y a mí otro después.

(Aplausos)

(NARRA) Para rebajar tensiones, los candidatos reciben la visita

de quienes mejor saben por lo que están pasando,

los exaspirantes de ediciones anteriores.

Lágrimas de felicidad se mezclan con las de tristeza.

Las emociones están a flor de piel.

(Aplausos)

Ahora se enfrentarán al ingrediente sorpresa

y demostrar que son capaces de alcanzar el nivel de exigencia

que caracteriza a "MasterChef".

Aquí me la voy a tatuar.

(NARRA) Nuestro deber es encontrar a los 50 mejores.

Esto es un jaleo, pero no pasa nada.

(NARRA) 50 diamantes en bruto

que lucharán en nuestras cocinas por un delantal.

Este solomillo es mi plato ganador.

En la sencillez, también está lo rico, eh.

Estoy improvisando. Estoy bloqueada ahora mismo.

Pensé durante demasiado tiempo y no en lo que tenía que pensar,

pero intentaré arreglarlo.

Prefiero no arriesgarme e ir hacia lo seguro.

Hay que ser valiente. El mundo está hecho para los valientes.

(NARRA) Aunque la decisión no ha sido fácil...

"Alea iacta est". (NARRA) Ya tenemos

a los 50 mejores candidatos.

¿Quién de ellos será el futuro ganador de "MasterChef"?

(NARRA) Después de ocho ediciones de adultos, siete de niños

y cuatro de "celebrities", son 271 aspirantes

los que han pasado ya por nuestras cocinas

y todos afirman lo mismo: "MasterChef" cambia vidas.

(NARRA) Cuando me llamaron para ser juez, estaba pasando

el momento más crítico de mi vida.

No sabía si seguir o no con El Bohío.

Hoy, ocho años después, acabo de reformarlo

y tiene más salud que nunca.

Así que solo puedo corroborarlo, "MasterChef" cambia vidas.

(NARRA) Parece mentira que hayan pasado ya ocho años

desde que empezamos a cocinar ilusiones.

Para alguien como yo, al que la pasión por los fogones

le sale de las entrañas, saber que las familias cocinan

nuestras recetas y hasta han aprendido a respetar

el producto y a comer mejor, es un auténtico regalo.

Y qué mejor forma de devolveros el cariño,

que manteniendo nuestro compromiso: ser cada año más exigentes.

Prometemos encontrar a los mejores

y enfrentarles a sus propios límites.

(Música)

¡Hala, qué chulo!

-¡Guau! -¡Qué maravilla!

Cuando llegas a las cocinas, es acojonante. Ahí dices: ¡Ostras!

Ya estoy aquí. Ahora sí estoy aquí.

¡Qué pasada!

Es fascinante. Es impresionante.

¡Me encanta! Se me ponen los pelos de punta.

(Aplausos)

Bienvenidos a la selección final de la octava edición

de "MasterChef" España.

Llevamos ocho años cocinando sueños y cada vez nos resulta más difícil

elegir a los mejores cocineros "amateurs" de España.

Sé que todos vais a luchar con uñas y dientes por ser

uno de los 15 aspirantes y conseguir...

(Exclamaciones)

(Aplausos)

¡Un delantal como este!

Poder tener ese delantal en la mano es...

es como... O sea... ¡Muy fuerte!

Llevamos semanas buscando a los mejores candidatos

por toda España.

Vosotros sois los 50 mejores

de los casi 30 000 presentados en esta edición.

(Aplausos)

Aún no sois aspirantes en "MasterChef".

Os queda un último examen. Tenéis 50 minutos para cocinar

un plato libre y cinco minutos más

para terminarlo delante de nosotros.

Estar hoy aquí os puede cambiar la vida, como se la ha cambiado

a más de 100 aspirantes

que han pasado por nuestras cocinas.

¡Adelante, Marta Verona, ganadora de "MasterChef VI"!

¡Jorge Brazález, ganador de "MasterChef V"!

¡Y Carlos Maldonado, ganador de "MasterChef III"!

(Aplausos)

El hecho de que hayan venido los ganadores antiguos

es algo increíble,

porque nosotros queremos ser ellos.

Carlos, la vida te sonríe, ¿eh, amigo?

Después de salir de "MasterChef", después de ganar,

monté un "food truck".

Luego, bueno, me casaron... Me casé.

Montamos Raíces,

es un restaurante en Talavera. Después de dos años,

nos premiaron con un Sol Repsol.

Es un placer enorme esta profesión, es la mejor del mundo.

Buenas noches, Jorge. A ti tampoco te ha ido mal, ¿no?

Gané "MasterChef", que parece... imposible, pero se puede.

Ahora tengo mi propio restaurante, que se llama Roto.

Hice el Basque Culinary que me sirvió

para volver a formarme académicamente

y, por lo visto, los sueños se cumplen.

Marta, buenas noches. Tú llevas menos tiempo

en el mercado, pero no has parado.

Soy nutricionista y gracias a ganar "MasterChef",

estudié en el Basque Culinary Center.

Tengo mi sección en "Saber vivir", doy ideas de recetas saludables.

Soy profe de la Complutense, soy investigadora.

"MasterChef" te cambia la vida. Yo creo en la suerte,

pero creo que la suerte es la unión entre trabajo y oportunidad.

Y lo que está en vuestra mano, es trabajar mucho.

Es la única clave del éxito, el trabajo personal.

Muchas gracias a los tres por venir a ayudarnos

en esta misión tan complicada que tenemos.

Como ellos nos conocen bastante bien, os ayudarán

durante el cocinado para que nos presentéis

vuestro mejor plato.

Os dejamos en las mejores manos y os esperamos

al otro lado de la puerta. ¡Vamos a ello!

(Aplausos y vítores)

Esta es la segunda vez que me presento a "MasterChef"

y espero que esta sea la buena, la definitiva.

¡Madre mía! (RÍE)

Lo que me gusta más de la cocina es, sobre todo,

ver la cara de la gente que prueba mis platos.

¡Estoy que ardo! Y, encima, me han puesto con este chico

al lado, que me encanta... Es maravilloso.

Encima, cocina bien y todo.

Luna, ¿qué haces? -¡Ay, Dios! ¡No, de verdad!

Otro chico guapísimo aquí. Estoy sudando.

-¿Qué tal? -¿Qué tal? ¿Qué haces?

Voy a hacer unas albóndigas de sepia, luego les pondré

un boniato frito para dar el toque dulce.

Boniato. Ella también está haciendo boniato.

Estáis compinchados. -¡Ay, qué guay!

Me encanta cocinar desde que soy consciente

de lo que yo le meto a mi cuerpo,

porque me hace estar más feliz incluso, ¿sabes?

¡Ay, madre! ¡Ay, ay, ay! Que empezamos con el tembleque.

¡Ay, Dios! Hola. ¿Qué tal? Bienvenida.

¡Holi! Hola. ¿Qué tal? Bienvenido.

Hola. ¿Qué tal? -Gracias.

Como sabéis, tenéis cinco minutos

para terminar vuestro plato. ¡Madre!

Luna... ¡Lunaaa! ¿Qué tal?

¿Qué tal? ¿Cómo están? Sí...

¿De dónde vienes, Luna? Yo vengo de Lanzarote, de Canarias.

¡Preciosa tierra! ¡Me encanta!

Y cuéntanos, Luna, qué te trae por aquí.

Mira, porque me encanta cocinar, me encanta hacer cosas

supersanas, supersaludables y tal. Me encanta.

Yo me veo, el día de mañana, montando un negocio superguay,

que lo tengo todo pensado pero no les diré nada

porque es novedoso. Para que no te copien.

Es algo típico canario, solo una cosa...

Papas "arrugás". No, por favor. Eso no. Otra cosa.

¿Y a qué te dedicas, Luna? Para comer, pues doy

mis clases de yoga. ¡Uy! Eso me viene fenomenal.

Y a mí y a mí. Y a mí. ¡Claro! Te viene fenomenal.

Os lo hago para vosotros. A ver, a ver...

¡Muy bien! Pero bueno... Cuidado...

(LUNA RÍE) ¡Me encanta!

¡Oh! ¡Pero muy bien! Una profesional.

Bueno, Pepe, ya sabes. ¡Ay, Dios!

Luna, una cosa... ¿A ti te funciona lo del yoga?

Sí que es verdad que me mantiene

con los pies en la tierra. Yo soy muy de...

¡Flu! ¡Flu, flu!

¿Lo del "flu" es el "flow"? A ver...

Que yo soy un nervio, no me callo, no tengo filtro...

¿Verdad que sí, vecino! -¡Joder!

Le he dado la tarde a este hombre.

Ha sido complicado. ¿Ah, sí?

¿Estás agotado? Ha sido difícil pero bien.

Alberto, ¿y tú de dónde vienes? Soy de Barcelona.

¿Cuántos años tienes? 31.

¿Soltero? Soltero.

De momento. (RÍE)

No se sabe. No, pero yo pensé que era un "yogurín".

Pensé que tenía menos edad. No los aparentas.

Y ahora te está gustando. Me está gustando más que antes.

Qué bonitas miradas, eh.

Bueno, entonces, Alberto, ¿qué buscas en "MasterChef"?

Me he dedicado a la organización de eventos.

Hasta ahora, no me he atrevido a dedicarme a la cocina

por una cosa o por otra y ahora... Define "por una cosa o por otra".

Porque no he sido valiente.

Oye, tiene el perfil de Aleix. Sí, lo estaba pensando.

Un chaval guapete y tal, con ganas... La cocina...

Y tiene maneras, eh. ¿Y cocinando, también?

Sí, sí. No, cocinando digo.

Yo tampoco lo conozco mucho. -De momento, ¿no?

Me gustará conocerlo más, claro. En fin...

Muy bien. Vamos a probar, ¿no?

Vamos a empezar con Alberto. Cuéntanos, Alberto, ¿qué es?

Pues unas albóndigas de mar y montaña.

Es una albóndiga de carne...

De carne con sepia. Con sepia.

A ver...

Soy fan de los... bueno, de los guisos.

Me encanta hacer guisos.

Donde se nota la mano del cocinero.

Visto. OK, Alberto.

Gracias.

Bueno, Luna, cuéntanos. Pues nada...

Es batata frita y lleva la hamburguesa de plátano

con queso de cabra y... es de garbanzos.

Y... Y ese es el volcán de la corona de mi isla.

Visto. OK.

¡Qué mal! (RESOPLA)

Alberto, el juego sabemos que siempre funciona

porque no deja de ser un mar y montaña,

pero me faltan muchas cosas en el plato y en ti.

Yo te tengo que dar un no.

Alberto, tu plato me ha gustado. La verdad es que me ha gustado.

Yo te voy a dar un sí.

Bueno, es un perfil atractivo. Parece que tienes ganas,

que, realmente, quieres hacer un cambio en tu vida,

pero tengo serias, serias dudas.

Convénceme. No sé...

(RESOPLA) Mira, yo soy entrenador

de fútbol sala y es lo mismo que les digo a los chavales

que entreno, que las cosas, si se hacen, se hacen con ganas.

Y yo he venido a darlo todo, 100%.

Pues yo sigo con mis dudas, Albert.

Gracias por venir.

Hasta luego, Alberto. Adiós. Gracias.

(Canción "This Gift")

(Aplausos)

Me he quedado sola. Luna...

No sé si... la cocina es tu pasión. No lo sé.

No me has llegado a transmitir todo aquello que, quizás, tengas.

Pero cuando pruebo tu plato,

es... canario puro y duro.

Los cuatro, cinco o seis elementos

que pueden definir a Canarias, están ahí metidos.

Te voy a dar un sí. Gracias.

Luna, tu plato no me acaba de convencer.

Yo te voy a dar... un no.

Bueno, Luna, la verdad es que... me lo ponéis complicado.

Tu plato tiene unos defectos enormes, pero enormes.

Pero tiene un sabor que es espectacular

y a mí es lo que me gusta. Y lo que me apetece,

es conseguir que eso esté pulido y sea un plato maravilloso.

Así que... ¡No me lo creo!

Bienvenida a "MasterChef". ¡Gracias, de verdad!

¡Gracias! Voy a ponerme las pilas.

Queremos verte trabajar, dejarte la piel, ponerte la pila...

Es una oportunidad única. ¡Luna, no te escapes!

A ti te voy a convencer. Tú no te preocupes,

que yo te convenzo. Eso no te va a resultar fácil.

Dicho eso, tú y Alberto erais perfiles parecidos.

Para ser justo, yo tenía serias dudas...

No sé si le daría lo que llevas tú, pero tú dale esto de mi parte.

¿Te parece? Gracias.

¡Ay, se va a morir! Hasta luego. ¡Les quiero!

¡Dios, no me lo creo!

(GRITAN CONTENTOS)

¡Alberto! ¡Alberto! ¡¿Dónde está Alberto?! ¡Alberto!

(Aplausos)

(ALBERTO) Estoy nerviosísimo y no me lo esperaba para nada.

No es un delantal blanco, pero mejor un negro que nada.

Es la primera vez que lo hacemos,

que damos un delantal negro en una prueba...

No saben qué significa pero ya se enterarán.

Adelante. Bienvenida. Muchas gracias.

Estoy aquí encantada de estar con todos ustedes.

Cuéntanos. Te llamas Juana. Me llamo Juana.

¿De dónde vienes? Soy de Segovia, de Navafría.

Mi marido es de Matabuena.

¡Eso está al lado de mi pueblo! Al lado de Pedraza.

Tengo 74 años y medio. Entonces, ¿no trabaja?

¿Está usted jubilada? No, no. Ni me voy a jubilar,

hasta que me saquen con los pies por delante.

(RÍEN)

Mirad qué hermosura de casa, que como podéis ver,

es una preciosidad.

Me ocupo de todo. Llevo aquí 20 años,

pero a las familias de aquí de las casas

las conozco desde el 63.

-¡Juani! ¿Me ha llegado el paquete? -Pues sí.

Lo tengo en la portería. -¡Ay, gracias!

Ahora, como podéis ver, estos días tengo aquí

los libros de cocina, que lo que estudio hoy,

mañana no me acuerdo, pero, bueno, mira...

Es el alma de la casa, nos ayuda a todos...

Desde luego, con nosotras... es nuestro ángel de la guarda.

Y hay unas personas estupendas todas, desde el primero, al último.

Les quiero muchísimo. No sé si ellos me querrán a mí,

pero... creo que los quiero yo más.

Cuando uno se va, me pongo triste. -¡No!

Hola, Mónica. ¿Qué tal?

Cuéntanos. Bueno, pues nada...

¿De dónde vienes? De Asturias.

¿Y a qué te dedicas? Soy, por la mañana, limpiadora

y, por la tarde, camarera porque como me pagan muy poco

y mis hijos me lo gastan todo, pues, por la tarde, camarera.

Tú quieres dejar de limpiar y dejar el bar

para dedicarte a la cocina. Sí.

Me llamo Mónica, tengo 48 años y vivo en la ciudad de Oviedo.

Tengo dos hijos, uno de 14 años...

¿Voy a ganar? -Sí.

Y otro de 23 que, actualmente, se encuentra en China.

(TODOS) ¡"Ni hao"! -¡Hola, mamá! ¡Hola, "MasterChef"!

Soy camarera.

¡Juguemos al mus!

Y, además, soy personal laboral del Principado de Asturias.

Trabajo en un instituto de educación secundaria...

Vamos, que somos las limpiadoras, aquí, mi colega Marisol y yo.

¡A tomar sidras! ¡Vamos a tomarnos unas sidras!

¡Os quiero "MasterChef"!

Juana, ¿no le da pena dejar la portería, no vaya a ser

que metan a otra persona si viene a "MasterChef"?

Va mi hijo. Si no fuera mi hijo, no me iba. ¡Ni hablar!

Me está recordando un poco a Chus Lampreave.

¿No se lo han dicho nunca? Un día me dijeron que me parecía

a una actriz que murió estos años de atrás,

que dicen que era mi misma cara... Chus Lampreave.

¡La Chus! ¡Esa! Claro.

Y, además, mira... Sepáis que cociné para Adolfo Suárez.

¡Qué maravilla, Juana! Ya está el plato.

Vamos a probarlo que estoy deseando.

¡Venga, Juana! ¡Vamos!

Es almejas a la marinera con solomillo de cerdo.

¡Ojo al matojo!

Como dicen en mi pueblo. Vamos a probarlo.

¿Le quitamos esto para comer? Hombre, claro.

Para que veáis... Para poderlo comer.

Cerdo en salsa verde.

Eres una moderna. ¡Claro!

En la vida lo había visto y esto me parece maravilloso.

Puede ser algo nuevo. Sí, sí.

El otro día, me querían convencer porque quise hacer congrio,

el día del otro extremo este...

Querían... ¡Jordi...!

¿Cómo está?

¿Qué le costaba un cacho de merluza ahí?

Porque todos traían merluza y todos traían bacalao.

¡Maravilloso! No lo he visto eso en la vida.

Pues oye... Ni lo verás.

¡Ay, qué miedo! Nombre de tu plato. Cuéntanos.

"No todos los cachopos son de carne".

¡Ay, Pepe!

¿Está bueno?

Patatas con calabacín. ¡Qué malos sois!

Listo. OK.

Mónica, ¿sabes lo que pasa? Que no lo llamaría "cachopo"

porque un cachopo es un cachopo. Vale.

Es un pescado empanado con salsita de erizo de mar.

Pero a ver... Está rico, está rico. Y tú tienes... capacidades,

que tienes que ordenarlas porque eres un polvorín.

Sí, lo sé.

Mira, te voy a dar un sí... (EXCLAMA)

Porque tiene pocos defectos. Tienes cosas que me interesan.

Creo que ponerlas en sintonía conmigo, va a ser complicado,

pero... hay que verlo.

Yo soy muy obediente. (RÍE)

Yo no lo dudo. Lo que pasa es que es verdad

que después de probarlo... Estamos buscando algo más.

Lo siento, Mónica, yo te tengo que dar un no.

Nada... No pasa nada.

Juana, me gusta muchísimo tu actitud, tus ganas de estar

aquí en "MasterChef". ¿Lo has disfrutado?

Muchísimo.

Pues yo te voy a dar un no. ¿Por qué? Creo que hay que vivir

la experiencia como la has vivido,

pero no te veo en las cocinas de "MasterChef".

Bueno, pues ya está. Pues muy bien.

Juana, usted tiene mano de cocinera, usted sabe cocinar

y eso se nota. ¡Pues yo le doy un sí!

¡Hombre! Pues muchas gracias. ¿Vale?

Yo le doy un sí. Muchísimas gracias.

Juana, me tiene loco. Yo creo que cocina muy bien...

Su plato tiene cosas buenas, cosas que son menos buenas

y solo me deja una opción...

(Aplausos)

No es este el delantal.

¡Ay! Qué difícil, Mónica.

Te voy a decir una cosa.

Tu plato tenía sabooor. ¿Sí?

Sí. Algún defecto...

Muchos. Pero...

Creo que tienes potencial. (EXCLAMA)

¡Gracias! Ya puedes estar llamando a China.

¡Ahora mismo! Bienvenida a "MasterChef".

¡Ay, qué guay, tía!

(RÍE) ¡Ay, gracias! ¡Qué bien!

¡Gracias, gracias!

Este delantal es mío y no me lo quita nadie.

¡Que es para mí!

(GRITA CONTENTA)

¡Es mío!

¡Marcelino! -Dime, cariño.

-¿Cómo va todo, cariño? -Mira, mi vida, he hecho

una carrillada con una salsita de vino blanco,

con unos champiñones. Y aquí, un puré de patatas

que hice con una patata típica de Canarias.

-¿Sal y pimienta? -¿Está falta de sal?

Está bueno. -¿Está bueno?

¡Ay! Tú comes con mucha sal.

A ver si se van a morir de hipertensión.

¡Ah, bueno, vale! El plato con el que me juego entrar

en "MasterChef" tiene un nombre propio: "No me seas caradura".

Así me representa porque yo soy un poco caradura.

Estoy atacada porque tengo mucho miedo.

Ya que he llegado hasta aquí que me he esforzado...

Tú tienes mucho arte para todo y para cocinar eres una "fenómena".

Gloria. (RÍE)

El plato mola. No te pases con la salsa. Solo para sujetarla.

Lo bueno es la carrillera. -OK. Gracias, niño.

¡Buenas tardes! ¡Oh!

Hola, cariño. Hola.

Hola. ¿Estamos bien?

Estamos perfectos. Me alegro.

¿Cómo te llamas? Yo me llamo Marcelino,

pero me dicen Nino.

¡Qué mono! Gracias.

A ver... Mira, mira, cariño...

¡"Oh, my God"! Como la Veneno.

¡Bueno, bueno! ¡Pero qué monada! Vamos a ver... A ver cómo andas.

Mira. Yo hago así... Yo no sé andar con tacones.

Hacemos pose de "miss". Sí...

La mirada al frente, los hombros quietos...

Pues dale unas clases de Samantha, eh.

Y girando lo último el cuello y fuera.

(Risas)

¡Sammy! Parece que vas pisando huevos.

(RÍE) ¿Mejor o no?

¿Mejor no? El Nino lo hace muy bien, eh.

Muchas gracias, Jordi, mi alma.

Hace cinco años que me dedico al mundo de la moda, como modelo

tanto en pasarela, como en fotografía.

Y he desfilado en...

pasarelas importantes de este país.

Sabes, Marcelino, que este programa te puede cambiar la vida.

¿Tú cambiarías la moda, lo "fashion", por montar algo

relacionado con la gastronomía?

Pues mira... Yo lo uniría porque creo que la cocina

es igual que la moda.

Un cocinero es igual de artista que un diseñador.

Perfectamente. Pienso yo.

Sí, sí, perfectamente. Muy bien.

Vale.

Sito, ¿de dónde vienes? Vengo de Fuenlabrada.

¿Y a qué te dedicas? Trabajo en un tanatorio.

Me has dejado muerto. Me has dejado muerto a mí también.

Me has dejado muerto. No había oído nunca ese chiste.

Claro. Saray, cuéntame, ¿a qué te dedicas?

Pues yo soy educadora social,

trabajo, sobre todo, con población gitana.

Yo soy gitana. Soy también transexual.

¿Y cocinas? Y cocino de muerte.

Vamos a probar. Vamos.

Cuéntanos, Saray. El plato se llama "Gipsy meat".

Es un solomillo ibérico de cerdo

sobre una camita de puré de patata,

con una salsa de vino dulce

y unos toquecitos así... de petalitos de flores.

Lo he hecho con mucho cariño y sentimiento.

Espero que os llegue.

Listo. OK.

Sito... He hecho unas carrilleras

de cerdo ibérico y le he puesto el nombre "No me seas caradura".

(RÍE) Por el tema de...

La carrillera es la cara... La carrillera es de la cara.

Hilando. Es duro, pero cuando se ablanda...

Eso es. Espero que esté blandita. Muy bien.

Y las has guisado a la manera tradicional.

Sí, las he guisado con vino tinto y, luego, le he hecho una crema

que lleva boniato, espárragos, coco y cebollino.

Pues muy bien. Y si las llegas a calentar,

es la bomba. Imagínate.

Es que no quería que se me... Calentase.

(RÍEN) Estás acostumbrado al fiambre.

Cebiche, yo soy más de cebiche. Luego nos critican a nosotros.

Cuéntanos, Marcelino. Pues mira, esto es

una carrillada de cerdo. ¡Anda!

Y le he puesto un puré de patata

con una patata tradicional de Gran Canaria,

que la he traído de allí y un poco de champiñón con pimienta.

Y a ver, a ver...

¡Ay, no me mires así!

Gracias. Perfecto. Gracias a vosotros.

A ver, Nino... La carrillera así laminadita, guisadita,

te ha quedado "regulera" y creo que lo sabes.

Sí, he sido consciente. La cocción no es la mejor.

Para mí, merece un no. Perdón.

Tu plato tiene muchísimos defectos. Una carrillera debe estar cocida.

En cuanto se queda dura, ya es otra cosa.

Te falta mucho en cocina. Te tengo que dar un no, Nino.

Vaya. Nino, un placer. Muchas gracias.

¡Bueno, hasta luego!

(Canción "October Skies")

Saray, ¿tu familia te apoya en todo?

Sí, sí.

Hombre, es verdad que por mi condición,

por ser transexual, con la parte de mi hermano,

pues, sí es verdad que he tenido ahí un poco de...

que no aceptaba mi situación.

Es un tema un poco... que tampoco quiero tocar mucho

porque me duele mucho. A lo mejor, no podía acercarme...

No quiero hablar. No puedo...

El acercarme a mis sobrinos... como si yo tuviera...

una enfermedad... ¿Sabes?

Y para mí, pues eso es muy doloroso.

¿Pero ya está mejor la cosa? Sí.

Ya está un poquito mejor la cosa, la verdad.

¿Y quién te apoya en tu familia? Mi padre y mi madre

y mis dos hermanas.

Y mi hermano, pues... Tú sabes...

(SARAY) Yo no he elegido esta vida.

(SARAY) La transexualidad no se elige. Hay gente que dice:

"¿No te puedes quedar siendo un hombre y ser gay?"

Pero es que no soy un hombre gay. Es que soy una mujer.

¿Cómo se llama tu madre, Saray? Se llama Conchi.

(Aplausos)

¿Está por aquí Conchi? ¡Yo!

¡Ay, Conchi! Vente conmigo, anda. Vale.

¡Olé!

Hola. ¿Qué tal? Bienvenida. Bienvenida.

Buenas noches. Conchi.

Hola. ¿Qué pasa? ¿Qué le parece que Saray

se presente a "MasterChef"? Me encanta.

A ella le gusta muchísimo la cocina.

Le encanta. Le encanta.

Ella va cocinando y cantando.

¿Y usted la ha acompañado siempre? Siempre.

Soy su madre, la he parido y la quiero como ella es

y me da igual lo que piense la gente,

unos u otros, yo siempre he estado ahí al pié del cañón

con ella en todo. ¡Muy bien!

Conchi... Porque se lo merece.

Y ha luchado mucho. Ojalá todos los que os estén viendo

tomen nota, ese apoyo de los padres a los hijos.

Muchísimas gracias por compartir lo que sentís con nosotros,

de verdad. Sí.

Vamos al plato. La carne está perfectamente hecha.

Tienes muy buena mano.

Muchas gracias. Te doy un sí.

Muchas gracias, Pepe.

Saray, me gusta esa energía que tienes, ese cuerpo que tienes

que es un corazón enorme ahí metido,

así que te voy a dar un sí.

Gracias.

Oye... Ven a buscar esto.

Que es lo que necesitas. ¡Muchas gracias!

¡No me lo puedo ni creer! Póntelo, mujer.

Felicidades. Bienvenida. Bienvenida.

Bienvenida, Saray. ¡Disfrútalo! ¡Gracias!

# ¡Vámonos! ¡Vámonos! ¡Vámonos! #

Estoy, de verdad, que no me lo puedo ni creer,

que tengo ya aquí mi delantal de "MasterChef".

¡Tengo mi delantal, señores! ¡Que tengo mi delantal!

¡Ea! Ya soy "concursanta".

A ver, Sito... Me gusta el plato, está bastante bien guisado

y está bastante rico.

Y me encajan bastantes cosas. Te lo voy a simplificar...

Por mí, sí. Gracias.

Está mono presentado pero me falta...

lo que me gusta a mí, el sabor.

Te voy a dar un no.

Eh... ¡Joder...! La estética está muy bien presentada...

Aun así, no es tampoco la carrillera más emocionante

que me he comido nunca.

Sito, yo lo que sí que veo y a veces buscamos

para este programa, es alguien que tenga la certeza

de que su vida tiene que cambiar.

Y tiene que cambiar a través de este programa y de la cocina.

Me gusta la cocina y quiero aprender. Quiero aprender.

Sito... Esto es para ti.

Pues muchas gracias.

(RÍEN)

No sabes lo que es pero me abrazas.

No sé lo que es pero me da igual.

Vamos a ver qué pasa. Muchas gracias.

¡Toma! (GRITA CONTENTO)

¡Hola! -¿Qué estás haciendo?

Estoy haciendo una merluza en salsa verde.

Estás aquí con el perejil y la salsa verde.

-Sí. -Perejil rico en vitamina C.

¿No? Un truco para las alcachofas:

en vez de echarle limón, también perejil.

Andy, lo tienes todo. -A ver qué tal.

Ojalá, Dios te oiga.

Me recuerdas a alguien muy familiar.

Me identifico mucho con él. -Con Nathan.

-Con Nathan. -¡Hombre! Un supersaludo a Nathan.

No puedo quererlo más.

¿Amontillado, oloroso? -Oloroso, de Jerez.

Un viajito que hice por ahí. -¿Lo vas a echar en crudo?

En crudo, unas gotitas solo. En frasco, pequeñito.

Ojo con eso, por favor.

Mucha suerte. Tiene un pintón. No la líes al final.

-Vale, tío. Gracias. -¡A por ello! ¡A por ello!

Hola. ¿Qué tal? Bienvenidos. Hola.

Bueno, adelante, señores. Tienen ustedes cinco minutos

para terminar vuestro plato,

calentar, darle el último toque, emplatar...

Iván, ¿qué tal? Nervioso, muy nervioso.

Estoy nervioso, la verdad.

¡Uy! Ese acento me suena a Galicia. De Galicia, sí, señor.

Adoptado en Orense por trabajo pero de Coruña.

¿Y a qué te dedicas? Soy entrenador personal.

Oye, y si tú me entrenases a mí, yo me podría coger

un tipillo de esos aceptables, ¿no?

Pues sí, podríamos hacer algo. ¿Siempre fuiste así de delgado?

No. No, no. Al revés. Era un chico tirando a gordito

pero gordito, gordito.

¿Y cómo fue ese cambio radical? Me pasó una cosa muy peculiar.

Me presentaron a una chica con otros amigos

y le dio besos a todos menos a mí.

¿Por? "A ti, que tienes gafas,

que tienes aparato y que eres muy gordito, no te daré nada.

Ni las gracias". Y me quedé tocado. Y te marcó.

Me llevó a apuntarme a un gimnasio, que nunca lo había pensado.

Le debes mucho a esa chica. Sí. Hay un cambio real.

¿La has vuelto a ver? La he vuelto a ver...

Y te digo más, ha intentado meterme ficha.

"No desprecies a la culebra por no tener cuernos.

Tal vez, algún día se reencarne en un dragón".

Si es que un refrán chino vale para todo.

Bueno, vamos con... Con Andy.

Mi nombre es Andrés, pero soy más conocido aquí en Madrid

como Andy. Ah, muy bien.

Tengo 27 años y soy abogado.

Uno de los motivos por los que quiero entrar

en "MasterChef", es para colgar la toga y ponerme la chaquetilla.

Hay cuatro cosas que no soporto, la primera es la impuntualidad...

El desorden... La envidia...

Por último, tampoco aguanto a las personas ni tímidas,

ni conformistas.

Mi hermano Andy es una persona muy apasionada y, a veces,

esa pasión le hace ser un poco intenso.

Soy una persona presumida, mis amigos se ríen de mí.

Pero cuando tienen problemas

con los regalos de su novia, ¿a quién acuden...? A mí.

¿Qué es lo que más resaltarías de Andy?

Diría que es muy positivo y una de las personas

con más sentido del humor que conozco.

¿Eres seguidor de "MasterChef"?

Las ocho ediciones las he visto de arriba a abajo,

las cuatro de los "celebrities" y la de los niños.

Me siento muy identificado

con un concursante que pasó por aquí.

A que lo adivino... Adivínalo, Jordi.

¡Mi amigo Nathan! ¡Correcto!

¡Oh! Bueno, bueno...

Y además de identificarte con Nathan, ¿te identificas

con alguno del "Junior" o del "Celebrity"?

Del "Junior", con Juan.

¿Juanito "El Repeinado"? El mismo.

¿Y del "Celebrity"? ¿Quién me gustaría ser?

Tamara Falcó. Tamara Falcó. Maravilloso eso.

En fin... María... Hola. ¿Qué tal?

Vengo de Menorca... De Menorca.

Tengo 20 años. ¡Oh, qué bien!

Te iba a decir, ¿"Junior" o sénior?

Pues cuando empecé a ver "MasterChef", era "Junior".

¿Y cocinas? Cocino desde que me diagnosticaron

la intolerancia a la histamina.

Es una molécula que está en los alimentos.

Y adopté este sentido de decir: O cocino sin histamina,

o no voy a comer en mi vida.

Y vengo a demostrar que se puede cocinar rico

sin histamina. Muy interesante.

¿Probamos? Adelante. Vamos.

Cuéntanos, Iván, nombre del plato.

Es un arroz meloso de carabineros con su orballo de mar.

¿Es meloso? Meloso.

Podría ser más meloso.

La forma que has tenido de trabajar, es de "risotto".

No soy cocinero... Los arroces caldosos

no tiene por qué llevar mantequilla.

Pero te diré que está rico el sabor.

Me alegro.

Está perfecto. El arroz está rico.

Está perfecto de punto de cocción. Está muy bueno.

María... Bueno, cuéntanos.

Merluza en salsa verde. Sí.

La merluza en salsa verde pero cambiando las almejas

como se pone tradicionalmente,

con patatitas así debajo. Sí.

¿Sueles comer sin sal? ¿Sueles comer soso?

Me pasa una cosa, que estoy tan constipada, que no lo noto.

Aparte de no echar la sal, la patata debería haber cocido

cuatro minutos más y se quedó entera.

En fin, Andy... Cuéntanos qué es esto.

Mi plato se llama, como buen jurista, "Alea iacta est".

"La suerte está echada". Es un "praliné" de piñones

como base; el bacalao lo he confitado y he puesto

las lascas y una mayonesa de cítricos.

Bueno, y unas flores y un germinado de rabanito.

Ahora sí que la suerte está echada.

Iván, en este programa, siempre decimos

que los que vienen con arroz son unos valientes.

Estaba muy rico de sabor, perfecto de punto,

así que... te voy a dar un sí.

Gracias, chef. Iván, he visto que tienes

un sueño y que lo quieres materializar

y que si será o no será, Dios dirá. Yo, de momento, te doy... un sí.

Muchas gracias. Así que... Iván...

¡Ven a por el delantal!

¡Que te lo has ganado! ¡Sí, señor!

Bienvenido a "MasterChef". Gracias.

A ti. Póntelo.

(Aplausos y vítores)

Muchísimas gracias por todo. ¡Hostia...! Sin ti, no lo hacía.

¡Gracias! ¡Mil gracias! Estoy flipando.

Nos vemos en la final. -Nos vemos en la final.

¡Ay, María! Tienes ganas, tienes ilusión,

pero te falta... cocinar un poquito más.

Yo te tengo que dar, con todo el dolor de mi corazón,

un no. No pasa nada.

No sé si es porque estás acatarrada o porque no ha sido tu día...

Puedes mejorar mucho, así que te doy un no.

Y si te gusta cocinar, "Escuela Online de MasterChef"

y el año que viene nos vemos aquí. Muy bien. Muchas gracias.

María, muchísimas gracias. ¡Adiós! ¡Adiós!

Tamara-Nathan-Juanito...

Es que con esos tres perfiles que me has dicho... ¡Uf!

Muy presumidos... Me lo considero.

Pijos. También, fíjate.

Perfeccionistas. Divas.

Y trabajadores. Diva y trabajador, también.

Diva, también. Y trabajador, mucho más.

Y te digo más... Y los queremos a los tres.

A mí, espero que también.

Bueno, tu plato, para mí, es pretencioso.

Por mí... es un no. Vale. Gracias.

Aun así, el plato es de alguien que tiene mano en la cocina

y de alguien que tiene sensibilidad y que tiene gusto. Y como veo

que tienes mano y no sabemos dónde puede derivar eso,

yo te voy a dar un sí.

Gracias. (RESOPLA)

Yo corroboro todo lo que ha dicho Pepe, eh.

Lo que pasa es que a mí me tienes despistado,

porque, quizás, ese plato que traes tan preparado,

si te saco de esa preparación, quizás, no das la talla.

El cocinero de verdad es el que abre la nevera

y haya lo que haya...

un limón pocho, un yogur caducado, te cocina algo.

Nathan tenía esa capacidad. Sí.

Vamos a ver si tú la tienes.

Hazme sitio, por favor, amigo.

Con estos ingredientes, ¿qué plato prepararías tú?

Pues mira, yo lo que haría, ya que tengo esta parte del cerdo,

lo que haría, sería... y, también, estas especias...

Al fin y al cabo, lo que haría, sería envasarlas al vacío.

Luego, le haría una patata confitada que la acompañase...

Le haría una salsita con un poco de mantequilla,

lácteo y queso de cabra para que quedase untuosa.

Sigo teniendo mis dudas, Andy. ¡Oh, Dios, no!

Y eso solo merece una cosa... Este delantal.

¿Sabes lo que significa? No del todo.

¡Ay, amigo mío! ¿Sabes qué te digo? Que ya te enterarás.

Gracias por venir. Muchas gracias, "chefs".

¡Adiós! ¡Adiós, Andy!

(Aplausos)

Bueno, bueno, bueno...

Ahora te cuento porque ha sido buenísimo.

(ANDY) Considero que tengo un pie dentro

y un pie fuera de "MasterChef". Sí.

Estoy ahí en un limbo... en un limbo insoportable.

¡Vamos, José, tranquilo, que te da tiempo!

Al final, me pondré a cantar por la Pantoja.

Hola. ¿Qué tal? Adelante.

¿Qué tal? Hola. Bienvenidos.

¡Qué ilusión! Perdona. ¿Cuál es tu nombre?

Me llamo Xon. ¿Perdona...?

Xon. Xon. ¿Y a qué te dedicas?

Pues mira... De profesión, publicista.

Estoy alternando el máster de Ingeniería Aeroespacial.

Vendo humo. ¿Humo?

¡Oh! Vendo humo porque me dedico

al tabaco, Pepe. Emplata y vende humo a la vez.

¿Y eso que tienes ahí, qué es? Un micrófono... A ver.

El mejor vibrador del mundo, concretamente.

Oye, nos dedicamos a lo mismo, a dar placer.

Di que sí. (RÍE)

Bueno, me dedicaba a trabajar en el Consejo de Seguridad Nuclear

y ahora me he jubilado con 60.

Soy profe de Latín y me encantaría ser,

o pasar a ser, alumno.

Vengo del puerto porque mi amo Fédromo me ha encargado

que engatuse al soldado fanfarrón

y con un poco de "garum", que me he mojado en pan,

le he quitado un anillo con su sello.

Actuar en un teatro romano, ese es mi gran "hobby".

¡Eh! ¿Qué pasa? (RÍE)

¡Aquí llega un romano! ¡Ave!

Bueno, este es el lugar donde trabajo.

Los compañeros están deseando que me vaya.

(GRITAN CONTENTOS)

¿Y de dónde eres, Paula? De Madrid.

Bueno, ahora vivo en Holanda. ¿En Aranda de Duero?

En Holanda, de arriba. ¡Ah, en Holanda!

¡Holanda! ¡Holanda! Digo: En Aranda de Duero.

¡Madre mía! ¿Habíais visto algo así?

La diferencia entre los vibradores normales y el mío

es que los otros van a 60-80 revoluciones

y este va enchufado y va a 6000.

Mi chica me presentó, me engañó, porque sabe que era

uno de mis sueños y antes no podía o no me dejaban.

¿Tenías pareja antes y no te dejaba?

Eh... Más o menos.

Si entras en "MasterChef", ¿lo dejarías todo

por montar un restaurante? Sí, tal cual.

Me encantaría montar una especie de "chiringo"...

Chico... para estar descalzo los cuatro días que está ahí.

Tengo muy buenos recuerdos de la cocina porque aprendí

de la mejor. ¿Quién?

Mi abuela. Ella dice que debería cocinar un rape,

pero el pescado me llama menos... en todos los sentidos.

No te va el pescado. No me va el pescado.

Bueno, bueno... Vamos a probar los platos.

(HABLA EN LATÍN) ¡Que aproveche!

Bueno, esto es "Gorrino de Chueca".

Es un homenaje a la pluma ibérica. Mucha pluma, ¿no?

La pluma nunca está de más. Que no falte.

Eh... Me gusta el riesgo.

Escuché decir que un arroz era arriesgado

y... por eso lo he hecho.

¿Eso es patata? ¿Melón? Patata cortada

con un boleador de estos. Las ha cortado con el vibrador.

(RÍEN)

"Arroz de tierra adentro". Es un plato de matanza

y el crujiente de la morcilla nos da el crujiente.

"Con el garum en la masa". El "garum" es como

la salsa de soja de los romanos. Efectivamente.

Una salsa como de los ricos.

Bueno, tiene tofu...

Que sé que con España no va mucho.

OK.

Creo que el plato se queda muy simple, muy sencillo

y no está a la altura de lo que buscamos.

Es un plato fallido. Bueno.

Se me cae en picado todo.

Te tengo que dar un no. Vale.

Te ha faltado un poco de chispa,

que es lo que me gusta ver en un aspirante.

Te tengo que decir que no.

Lo siento, pero te tengo que dar un no.

Yo te voy a dar un no.

Yo creo que lograrías que yo entienda latín,

pero que entienda tu plato eso lo veo casi imposible, amigo mío.

Te tengo que dar un no, mujer. Vale.

Pues nada, muchas gracias. Gracias a ti.

¡No!

(TODOS) ¡Oooooh!

(Aplausos)

El que viene.

Oh...

(Aplausos)

(TODOS) ¡Oooooh!

(TODOS) ¡Oooooh!

(Aplausos)

No pasa nada.

No vayas a llorar, ¿eh? No vayas a llorar.

El año que viene será. Hay que seguir trabajando.

Nunca voy a dejar de cocinar

y siempre voy a seguir intentándolo.

¡Hola, Teresa! -Hola, ¿qué tal?

¿Qué estás haciendo aquí? -La crema catalana.

Mucho cuidado con la temperatura. -Sí.

¿Cómo la vas a controlar? ¿Tienes termómetro o a ojo?

Al primer borbotón lo quito. -Ah, tú eres de cocina casera, ¿no?

Claro. A ver, a ver...

Hoy voy a preparar un plato de merluza a la gallega.

Ya está cocida. -Sí, ya está.

Entonces para que tenga una... a nivel visual más bonito

si te da tiempo dale una planchita.

¿Sí? -Una planchita en sartén.

Vale.

Sara, todos mis deseos de que lo hagas bien.

Soy súper fan tuya. -Venga.

Estoy súper convencida de que me voy a llevar el delantal,

porque me lo he currado un montón y me lo merezco.

Hola, bienvenida. Hola.

Hola.

Puedes dejar las cosas encima de la encimera.

¿Eso qué es, mujer? Pues un columpio, Pepe.

¿Un columpio? Pero bueno, mujer... Un columpio sexual.

Estoy deseando columpiarme, mujer. ¡Pues lo he traído para ti!

¿Para mí? Es tu tipo, Pepe.

Dime cómo funciona, por favor.

Ay, Pepe, que es la primera vez que te veo, por favor.

Pero espérate, que no me he traído el atrezo completo.

¿Te cojo en brazos? Ay, Pepe...

Ay, por favor, que eres muy guapo.

Gracias. Que me pongo muy colorado en seguida.

Pepe. ¿Así? ¿Ya está?

Esto es maravilloso, mira.

¡Ay, ay, ay! Sí lo veo, ¿eh?

Me sobran las gafas. Sí lo veo, sí lo veo.

Ven para acá, ven para acá. ¡Guau!

¡Ya estoy entendiendo!

¡Ya estoy entendiendo cómo funciona esto!

Claro que lo ves, Pepe. Sí lo veo, sí lo veo.

Sí, ¿no? Sí lo veo.

Ay, ay, ay...

Oye, Pepe, estás muy bueno. Pero bueno...

No sé si quiero esto aquí. Me pongo muy nerviosa.

Eh... Sara Lúa veo desde aquí. Sí.

¿Qué tal, Sara Lúa? Muy bien, muy contenta.

¿Y a qué te dedicas, Sara Lúa? Vendo sueños.

Soy directora de una tienda de sector nupcial.

Hola, tengo 33 años y soy de La Coruña.

Bueno, pues este es mi trabajo.

Y soy la encargada de vender sueños.

Aquí tenemos muchísimos vestidos

que pueden hacer a la gente superfeliz.

Jatu es mi mejor amigo. Y mi madre, la "mamma".

Y él es mi novio, que nunca quiere salir.

Mi novio se llama Julio y hacemos doce años ahora.

¿Doce años de novios? Sí.

¿No estás casada? No me voy a casar.

Pues vaya ejemplo que das.

Que hay muchos que se divorcian luego y yo no quiero.

Teresa, ¿y además de columpiarte a qué te dedicas?

Soy economista. Tengo una gestoría en la que solo trabajamos mujeres.

Solo contrato mujeres yo.

Buenos días, Sonia. ¿Todo bien?

Aquí todo en orden. -Muy bien.

Trabajar con mujeres es un éxito asegurado, porque juntas somos

una auténtica máquina de guerra.

Mi madre la verdad es que es una persona brutal.

He ayudado a mucha gente a hacer dinero.

El presidente Puyol. Cristóbal Montoro.

Pues aquí con Artur Mas, ya lo veis.

Os la dejamos, ¿sí?

¿Y siempre te gustó cocinar? Sí, siempre, desde muy pequeña.

Vengo de familia de unos grandes pasteleros.

¿Pero nunca te metiste en la pastelería?

Es que no me dejaron. ¿No?

No me dejaron.

Mi padre consideró que eso no era un oficio para una mujer.

Y entonces pues yo me fui con mi bisabuela a... a cocinar.

Además, estas cazuelitas como veis son de mi bisabuela.

Anda. Pero bueno, qué bonito. Y yo las he rescatado

y cuando pensé en venir digo: "Pues vamos a recuperar eso

que yo quería ser", ¿no? Qué bien.

Vamos a probar esa crema catalana tan personal.

Espero que os guste.

Fea no es, ¿no? No.

¡Hum!

Es una cosa innovadora.

¿No se trataba de sorprenderos un poco?

Sara Lúa, ¿cómo se llama el plato? Morriña.

Esto sí que es Galicia en toda regla, ¿eh?

Totalmente. Se nota el pimentón.

A ver qué os parece a vosotros.

Como una piedra. ¿La patata? Ay, no me digas.

Cosas buenas, cosas malas. Vale.

Okey.

Sara Lúa, tienes la patata un poquito dura,

el pescado un poco demasiado poco hecho.

Pero creo que el emplatado es bonito, me gusta las ganas

que tienes de luchar...

Te voy a dar un sí. Muchísimas gracias, Samantha.

Me preocupa tu carácter.

Yo creo que no estás acostumbrada a que te digan que no, ¿verdad?

Sí. Creo que discutiremos.

Yo no soy de discutir, que conste. Yo soy muy de escuchar.

Tú eres muy de tener la razón.

No. Vale.

Lo siento.

Qué decisión. Me dejáis a mí esta responsabilidad tan grande.

Es que hay cosas que me gustan mucho de tu plato y otras

que no me han gustado nada. Ya...

(DECEPCIONADA) Ay, no.

Sara Lúa, este delantal es para ti. Vale.

Muchísimas gracias por todo igualmente.

Me han dado esto y tengo mandil.

O sea, pues no es tan malo, tengo un mandil.

Teresa, tu crema catalana está de diez.

Pasión, entrega, ganas...

Esa soy yo. Por mí es un sí.

Teresa, gracias por traernos ilusión, por traernos pasión.

Y eso es fundamental y lo has hecho a través de una crema catalana

a tu manera, que está muy rica.

Así que te doy este delantal para que entres con nosotros

y lo pases de maravilla. Ven aquí, Teresa, a por él.

Claro que sí. ¡Ay, por favor!

Gente con pasión es lo que necesitamos en el mundo.

¡Que sí, yo lo veo! Ven aquí, abrázame.

¡Ay, Pepe! Aunque sea sin columpio.

¡Muá! ¡Cuánto hacía que no me columpiaba yo así!

Disfrútalo, mujer.

(GRITA)

(GRITAN CONTENTOS)

¡Vamos!

Es una "mastermadre". Ahora será una MasterChef.

Es que es, de verdad, una campeona.

¡Voy a ser abuela! -Va a ser abuela.

Que le va a dar tiempo de llegar al parto.

(VITOREA) ¡Teresa, Teresa, Teresa!

¡Teresa, Teresa, Teresa!

¡Teresa!

Hola. Hola.

Hola, qué tal.

Buenas. Hello.

(LOS TRES) ¡Oh, yeah!

Nunca estoy acostumbrado a hacer este...

como un selfie video, ¿no?

Aquí estoy con Fernando, mi "honey", mi marido.

Diles algo. -Hola, qué tal. ¿Cómo estáis?

Es muy tímido, pero es muy buena gente.

Lo quiero mucho. -Sí, soy muy tímido.

Me gustó mucho la vida aquí en España,

la comida, la... el ambiente.

Posiblemente yo obtenga las posibilidades de ganar

porque tengo mucho respeto a la comida.

No me gustaría tenerte como oponente a ti, ¿eh?

Yo no... no soy nada malo.

No, no, nada. -Nada.

¿Y a qué te dedicas? Soy profesor de inglés.

Profesor de inglés. Ah, bueno. Le viene fenomenal.

Hombre, por ahí nos podrías venir bien.

Vine de turismo hace diez años.

Coincidí con el Bear Weekend en Barcelona, el de los ositos.

¿Tú sabes, Pepe, lo que es el Bear Weekend?

No. Es el Fin de Semana de los Osos.

Tú serías un oso, para dejarlo claro.

¿Yo sería un oso? Sí.

Un osito, sí. Peludito, gruesito, grande.

No entiendo. Mira, Michael. Mira, mira...

Look at that.

¡Guau! ¡Madre de Deu!

¿Encontraste un oso allí o cómo es la cosa?

Conocí a un chico online.

Y ahora tenemos siete años juntos y dos casados.

Cuéntanos qué quieres encontrar en "MasterChef".

Yo me enamoré de la comida de España.

Yo quiero ser un chef de verdad. Yo quiero tener mi restaurante

porque me gusta que la gente disfrute de la comida.

No es para alimentarme, sino para disfrutar.

Hola, Adrienne, ¿de dónde vienes?

Yo vengo de Sevilla. Se nota, ¿no?, por mi nombre.

Adrienne del Río. Adrienne de Triana Norte, ¿no?

Soy de Bélgica, de la parte francófona.

Vine por amor. Yo soy así de romántica.

Llevo doce años trabajando en España y tengo la suerte

de haber podido cambiar de ámbito profesional varias veces.

Es una compañera y amiga fantástica, superdivertida.

Y este es José, mi novio. Somos novios desde hace tres años.

Es supercreativo. Es lo que más me llamó la atención

de él, es un artista en todos los sentidos.

Y aquí está la rubia, que tiene la cara de una Barbie

y pega los puñetazos de Tyson enfadado.

Está enamorada de Sevilla, viene vestida de folclórica y todo.

Yo soy muy folclórica, a mí me encanta.

¿Bailas sevillanas? Sí.

Las bailo mal, pero le pongo mucho corazón, como a todo, ¿no?

¿Y cómo bailas de mal? A ver, cómo...

Ah, no, eso es que alguien me acompañe.

No, yo soy terrible. ¡Jordi, a bailar sevillanas!

Pues es un baile de pareja.

¡Vámonos!

(CANTA) # Mírala cara a cara, que es la primera. #

Vámonos.

(Música)

¡Olé, vamos!

(Música)

¡Olé, Jordi! Caray, hija, caray...

¡Vámonos! Qué arte, por Dios, Jordi.

Eh, para mí bravo, bravo.

En la vida iba a pensar que iba a bailar una sevillana

con Jordi en el plató de "MasterChef".

Muy fuerte.

¿Qué tal, Michael? Buenas, chefs.

¿Cómo se llama tu plato? Le puse "Mole a la californiana".

Tiene el pollo desmenuzado para que sea más fácil de digerir.

Bon profit. Bon profit.

Pues muchas gracias, Michael. Gracias a ti. Gracias a vosotros.

¿Cómo se llama tu plato?

Ya que le quité las conchas a los mejillones

y los dejé desnudos he pensado llamarle "Sexy moule frite".

¡Oh!

Pues vamos a desnudar esos mejillones.

El plato es bonito, Adrienne. Muchas gracias.

Así que esta es la revisión del plato típico belga

que son los mejillones con patatas fritas

y el puerro en crocante.

Muchas gracias, Adrienne. A vosotros.

Bueno, Adrienne, qué quieres que te diga de tu plato...

(TODOS) ¡Ooooooh!

(Aplausos)

No puedo hacer nada porque mira, lo siento mucho...

(GRITA CONTENTA)

(Aplausos)

¡Qué "hijaputa" eres!

Es un subidón tan grande llevarme este delantal, por fin, el blanco.

Es que es increíble, increíble, no puedo estar más feliz.

(Aplausos)

Michael. Hi.

Tu plato a mí me ha decepcionado. Te voy a decir que no.

Muchas gracias, Samantha.

A ver, Michael, ¿lo has preparado tú el mole?

Yes. Sí, señor, todito.

No es nada fácil hacer un buen mole.

Sé que te gusta cocinar, sé que lo puedes hacer mejor

que lo que hay en ese plato. Yo te voy a dar un sí.

Hay cosas que convencen y cosas que no. Yo estoy dudoso.

No dudes de mí.

Muchas gracias por el punto de credibilidad.

Thank you so much. Thank you so much.

Gracias a vosotros también. Ahí estaré esperando.

Un placer, Michael. Gracias.

Gracias, Michael. Chao.

(Vítores)

No me lo puedo creer que he llegado hasta este punto

en el concurso de "MasterChef".

I'm very excited.

De estragón.

A ver...

¿Punto de sal? ¿Punto de marisco?

Tiene mucho temperamento ese. Cuidado con ese aceitito, ¿eh?

Es para aliñar. -Exactamente.

Tiene que llegar bien caliente para que atempere.

Claro. Lo caliento allí, ¿no? -Sí, sí.

Lo caliento allí.

El plato tiene que ser más fino que tú todavía si cabe.

Voy a ser fino fino. -Si cabe.

Estoy hidratando los fideos de arroz con caldo de pescado.

Me encantan los retos y quiero entrar en "MasterChef"

porque dicen que es el talent show de cocina más duro del mundo.

Y, bueno, en qué mejor lugar para demostrar que puedo darlo todo

que en un talent como este.

¡Guau! -Dale, dale.

Yo creo que los límites se los pone cada uno.

Y sobre todo están en los ojos del que mira.

Hola. ¿Qué tal? Carlos.

Hola. -Hola, chefs.

Qué pasada, veros en casa siempre y estar aquí. Esto es terrible.

Hola. Yo ya me largo, ¿vale?

Venga. Cuidaros.

Sigue con lo tuyo. No seáis tan malos.

Hasta luego. Hasta luego, Carlos.

Gracias, Carlos. Bueno, Sonsoles, bienvenida.

Qué sorpresa. Gracias, gracias.

Estoy emocionada, pero...

¿De dónde vienes, Sonsoles? Soy de Burgos.

¿Y a qué te dedicas, Sonsoles? Pues soy licenciada en farmacia

y de hace tres años o así, cuando cumplí los cuarenta,

pensé que me quería tomar un año sabático.

A mí lo que más me gusta del mundo es viajar.

He estado en México, en Marruecos, en Egipto, en Australia.

Viajar así no debe ser fácil. ¿Así cómo? ¿Así en silla?

Así como estás. Sí, mujer.

Pues no, no me ha resultado muy complicado.

¿Practicas algún deporte? Mira, ahora mismo no,

pero he esquiado mucho en esquí de silla.

Yo esquiaba de pie antes del accidente y me encantaba.

¿Cuándo tuviste el accidente? Tenía 24 años, en el 2001.

¿Y fue accidente de coche? Yo iba atrás.

¿De dónde sacas esa vitalidad, esa actitud de vida,

esa manera de afrontarlo, esa alegría?

Porque ya no quiero que nada más me paralice en la vida,

Y porque creo que con una actitud

positiva las cosas son mucho más fáciles.

Como yo ya aprendí desde el dolor

ahora me posiciono en aprender desde el disfrute.

Caray, es que te escucho hablar y nosotros sabes que pedimos...

lo que más nos gusta es la actitud.

Tú nos acabas de dar en dos minutos un master de actitud.

Oh, qué va. Solo nos queda ver el plato.

José Manuel, ¿de dónde viene usted? Soy de mi tierrina, de Asturias.

¿La cocina para ti qué es, un hobby?

Sí, la cocina para mí es un hobby, tengo que ser sincero.

¿Y qué hobbies tienes aparte de la cocina?

Me encanta el mundo de los rallies.

Participo en Campeonato de España y Campeonato de Asturias de Rally.

En el campeonato de España voy de copiloto con mi compañero,

con Pancho, tenemos una escudería, los Pancho Villa.

Y después en Asturias voy de piloto y llevo a mi mujer de copiloto.

Ella es la que manda, la que me dice: "Levántate".

Trata de arrancarlo.

Trata de arrancarlo, por Dios, José Manuel, trata de arrancarlo.

Rosario, ¿y a qué te dedicas?

En estos momentos me dedico a cocinar y a "MasterChef".

No me dedico a otra cosa porque estoy en el paro,

pero profesionalmente estudié ingeniería en Cuba.

Cuba...

Él es mi gallegón de mi alma y de mi vida, el padre de mi hijo.

Y mi hijo Luis y mi nuera están en Inglaterra.

¡Hola, buena suerte! -¡Suerte!

Cocinar es lo máximo. Un mejor bocadito en la boca

así que te surtan muchas estrellitas en el corazón.

Madre mía, eso es lo que es cocinar.

Rosario, ¿qué buscas en "MasterChef"?

A mí me gustaría, no sé, educar en este mundo, en mi país...

Yo llevo 22 años aquí y me cuesta ver que los cocineros allí

no tienen la mitad de lo que tienen los cocineros aquí.

Poco a poco, poco a poco.

Les cuesta. Efectivamente.

Pero poco a poco.

¿Mi madre sabes que nació en La Habana?

Sí, lo sé, lo sé. Qué ciudad La Habana.

Qué maravilla.

Vamos a probar. Sí.

Bueno, Rosario, cuéntanos el nombre de tu plato, mujer.

Sabor a Coloma.

La Coloma es un puerto pesquero

donde se procesa la langosta en Pinar del Río, donde yo nací.

Que a veces mi papá la hacía, pero la hacía simplemente

limón, vinagre, sal y nos las comíamos en bocadillo.

Pues nada, muchas gracias, Rosario. Vale, gracias a ustedes.

José Manuel, cuéntanos, ¿cómo se llama el plato? ¿Qué es?

Yo como buen asturiano que soy hice una pequeña evolución

de una merluza a la sidra.

La merluza está hecha al horno y después lleva una salsa de apio,

aceite de estragón y manzana.

Pues gracias, José Manuel. Muchas gracias a vosotros.

Pues háblanos de tu plato, Sonsoles.

He hecho un pad thai tailandés y al plato lo he llamado

Próximo destino Tailandia porque es un país que todavía

no conozco y que tenía en mente, pero como me metí

en esta aventura de "MasterChef" pues lo he tenido que posponer.

Bueno, vamos a probar.

Está rico, sí.

Rosario, a mí el plato es una langosta potente.

Yo no sé si tanta tanta crudeza o qué ha pasado en ese plato

porque hay unos amargos muy extraños.

Cuando hacemos platos de marisco lo que debemos evitar

es ese sabor amargo, porque un gran producto

como es la langosta nos lo podemos cargar.

Son esos detalles los que hacen

que tu plato para mí no sea interesante.

Hay un cierto amargor al final.

Te tengo que decir que no, lo lamento.

Ay, no me hagas eso.

Rosario, estoy un poquito con Jordi, ¿eh?

Ay, mi madre...

Pero a mí me tira la tierra.

Yo te voy a dar un sí. Gracias, Pepe.

Depende de ti, Samantha. Rosario...

¡Oooooh!

¡Para la próxima!

¡Para la próxima!

(Aplausos)

José Manuel, como me gusta mucho tu actitud, que es lo que buscamos,

yo te voy a dar un sí. Muchas gracias, chef.

Muchas gracias.

Bueno, José Manuel, eh...

Jolín, un hombre que tiene su trabajo, que tiene un rally,

que tiene diecisiete pasiones, pero yo quiero gente que diga:

"Este, este es mi oficio".

Te digo no. Vale. Gracias, chef.

Realmente "MasterChef" es actitud,

es pasión y es esa búsqueda del cambio.

Te tengo que dar un no. Bueno, gracias, chef.

Gracias por venir. Muchas gracias. Gracias.

No.

Bueno, Sonsoles, ¿qué pensaría tu familia

si te separamos de ella una temporada?

Mi familia está súper acostumbrada a que yo vaya y venga.

Viajas tanto. Sí.

¿Quizá sabes qué debería hacer? No sé.

Preguntárselo a tu familia.

No.

Ay, Dios. -¿Que te lo he dicho?

No me lo puedo creer. Estoy buscando a Marta,

Elena y Montse; familia y amiga de Sonsoles.

Me cago en la leche. Ay, Dios mío...

Por favor, acompáñenme por aquí.

Venga.

Aquí la tienen.

¿Qué tal estás? ¿Bien?

Un poco nerviosa. -Tranquilízate.

Bienvenidas. Muchas gracias.

Bueno, Montse, os conocisteis en el Hospital de Toledo.

Hace 18 años.

Hemos recorrido un montón de kilómetros juntas,

a veces las dos sobre ruedas. Ella ha seguido sobre ruedas

y yo he tenido la suerte de volver a caminar,

pero muchísimos kilómetros juntas las dos.

Marta, cuéntame cosas de Sonsoles. ¿Cómo cocina?

Pues la verdad que no lleva mucho tiempo cocinando.

Pero bueno, como tiene mucho empeño seguro que al final terminará

cocinando mucho mejor que su madre. En vuestras manos está.

Yo sí he estado en Tailandia.

Qué quieres que te diga. Que no.

Está a la altura de los buenos pad thais que me he comido.

Ay, Pepe, por favor, qué emoción.

Para mí es un sí. ¡Gracias, Pepe!

Tu plato... le pondría más caldito, porque me gusta el pad thai

un poquito más caldosete, pero expresivo lo estaba

y me ha recordado a Tailandia que es a lo que tiene que recordar.

Te doy un sí como una casa.

¡Bien!

En boca el plato es Tailandia pura.

¡Oh!

Así que... tu próximo viaje es "MasterChef".

¡Gracias!

Bienvenida a "MasterChef".

Igual que tú me apoyaste a mí para que yo volviese a caminar

yo te apoyo a ti para que seas

finalista de "MasterChef". -Sí, bueno...

(Aplausos y vítores)

(GRITAN CONTENTOS)

¡Qué guay, estoy súper contenta!

(AMBAS) ¿Quién dijo miedo?

Tiene buena pinta eso, Nasiba.

Gracias, ¿eh? -Mola, mola.

Soy DJ y me he querido venir a "MasterChef" porque me han dicho

que "MasterChef" es una de las mejores escuelas

de cocina de España, nena.

He dejado todo para entrar a "MasterChef" porque es mi sueño.

¿Qué ha pasado ahí? -Que los cuchillos de "MasterChef"

son muy buenos y me he cortado los dedos.

(CANTA) #Al compás del chacachá, del chacachá del tren,#

#qué gusto da viajar cuando se va en el tren,#

#pues parece que el amor...#

Hola. Qué tal. Bienvenidos.

Gracias. Nos ponemos a cocinar urgentemente,

que tenemos cinco minutos.

Si estáis hablando yo tengo

un audífono porque estoy un poco sorda.

Por un oído no escucho y por el otro la mitad.

Entonces no me estoy enterando.

Pol, ¿de dónde vienes? De Barcelona.

¿A qué te dedicas? Yo a apretar tornillos en la SEAT.

¿Eres mecánico? Bueno, no he estudiado mecánica.

Empecé a estudiar cocina y me quedé a medias.

¿Y por qué no te quedaste en la cocina?

Porque es muy sacrificado, muchas horas y mal pagado.

Bienvenido al mundo de la cocina. Gracias, gracias.

Nasiba, ¿de dónde vienes? Yo de aquí de Madrid,

pero mis padres son de Marruecos, mis dos padres.

Hice Bellas Artes para terminar siendo DJ, ya ves tú.

¿DJ? Anda que tu padre estará contento.

Me dedico a la oratoria y el debate.

¿Tienes clases particulares? Yo creo que no las necesitas.

Yo creo que sí.

Soy médico y me encantaría cambiar la bata por el delantal.

¿De verdad? Sí que la medicina es muy bonita

pero creo que no está hecha para mí.

He llevado camiones, soy peluquera, he hecho de todo.

Y entre esa cocinar también.

Cocinar mucho me gusta, pero de lo antiguo.

Trabajo en redes sociales ofreciendo a la gente

pues recetas que invento de pastelería.

Cuéntame cómo es el nombre de tu cuenta, que te voy a seguir.

Reposterito busca esposo.

¿Y no lo has encontrado todavía?

¿Y buscas esposo de verdad? Bueno, ahora ya...

Un desastre, Samantha. ¿Por?

Lo mío son los postres, no buscar esposo.

Yo he pesado 120 kilos. Ahí va.

Me hice una reducción de estómago con 18 años y adelgacé 60 kilos.

Jolín. Me hace tan feliz comer

que me hace pletóricamente feliz dar a alguien de comer

y que esa persona se sienta así.

Stop plumofobia.

He querido expresar en el plato que he traído que hay muchas formas

de ser hombre, hay muchas formas de ser mujer

y este plato significa "stop plumofobia".

Por favor, qué despropósito.

Pues va a ser una caca, ¿eh?

De verdad...

Ha acabado el tiempo.

¡Ah!

(Risas)

Eso lo hacen los aspirantes.

Vale.

Yo te digo una cosa, que esto en el Junior gustaría.

Mucho.

¿Esto azul es parte de tu guante?

Eso azul... espero que no sea parte de mi guante.

Mira. Ay, mira, si esto encaja perfectamente.

Esto... qué gracioso.

No, gracioso no es.

Doy muchas gracias a mis compañeros

porque han puesto dinero para que yo esté aquí.

Pues qué bonito, qué gesto tan bonito de tus compañeros.

Es una gamba de Palamós.

Te has dejado las cositas de la cabeza.

Ni le aprietes las tuercas, anda.

(RÍE) Esa es buena.

Es una arena en la que he puesto una merluza y finalmente

una espuma simple, es más decorativa, la verdad.

La espuma simple, un nuevo concepto.

Nombre del plato.

La Pasarela MasterChef.

¿Y qué lleva la salsa? ¿Os puedo ser sincero?

Sí, hombre, por favor. Le he puesto un poco de azúcar.

¿Esto es la crema? Sí.

Pero es una crema, es una espuma. Claro, y esto es un tataki.

Está un poquito curada de más.

Listo.

José, yo te voy a dar un no.

Perfecto.

No te veo en "MasterChef".

Creo que este no es tu lugar. Bueno, pues muchas gracias.

Lo siento muchísimo. Te doy un no.

Gracias.

Qué pena, qué pena, qué pena que no hayas traído un dulce.

Tienes poco fondo de cocina. Vale.

Tu nivel de cocina todavía para "MasterChef" es muy bajo.

Gracias.

Te tengo que dar un no.

Gracias por venir.

A vosotros por darme la oportunidad.

Ay, Lucía...

Es que cuando me pongo nerviosa me río, ¿eh?

No quiero que lo penséis como una falta de respeto.

Un no. Un no, vale. Muchas gracias.

Gracias a ti.

(TODOS) ¡Oooooh!

(Aplausos)

(CANTAN)

Oh. -No, no, no.

¡Ay, mi niño!

Yo pensaba que ibas a entrar. -Ya.

Mira, Pol, no me ha gustado nada lo que has dicho viendo la parte

económica cuando hablas de una pasión.

Así que te voy a dar un no.

Yo te voy a dar un no.

Pol, gracias por venir. A vosotros.

¡No, no!

¡Ay, mi niño, no!

Siento que he decepcionado a mi familia y a mi novia.

Bueno, y a la gente que me apoyaba.

Y me duele.

Huy, chico, qué buena pinta, ¿eh?

Qué bien huele ya, hija. -Sí, sí, sí.

Eso huele de escándalo.

Vengo por el olor directamente atraído.

¿Que vienes por el olor?

Hombre, aquí hay sabor, ¿eh? -Hay, hay.

¡Bueno, chicos, que el tiempo se termina ya! ¿Cómo vamos?

Ya hemos terminado. -Lo tenemos todo en orden.

No vayas a poner nerviosas a las personas, ¿eh?

Bueno, el tiempo termina en...

(TODOS) ¡Tres, dos, uno...!

¡Manos arriba!

Hola. Qué tal. Adelante.

Hola, muy buenas.

Rosa, ¿de dónde vienes?

Mira, soy de León, Pepe, pero vengo de Alcalá de Henares.

Eres de León. ¿Y a qué te dedicas?

Soy comandante del Ejército del Aire.

Qué bonito. Sí.

¿Y ese abrigo tan bonito que traías?

Mira, tiene una historia y todo.

¿Por qué? Me lo compré en mi última misión.

He venido de misión de Sicilia, de la Operación Sofía

para intentar frenar el tráfico de personas desde Libia,

sobre todo que vienen de África.

Es una misión dura, muy bonita... muy bonita, pero muy dura, ¿eh?

¿Qué tiene que ver al abrigo? Pues, hija, que es uno

de estos días que había un poquitín menos que hacer

pues mi menda se fue a Taormina.

Y hacía 44 grados, no os digo más.

Las tiendas estaban con un aire acondicionado maravilloso,

súper pijas, el aire a tope.

Hice un desfile como de seis abrigos

porque nadie quería salirse de la tienda. Sabéis, ¿no?

Y dije: "Este me lo llevo yo".

¿Y qué buscas en "MasterChef"? Eso.

Mira, lo mismo que busco en el ejército,

es un sitio donde la gente forma equipo,

donde el espíritu de sacrificio es vital,

donde la entrega es fundamental,

donde el compañerismo es una pasada.

No me digas más que se me están poniendo los pelos como escarpias.

Eusebio, ¿de dónde viene usted?

Pues yo soy natural de Jerez de la Frontera.

Hombre, ¿y a qué te dedicas? Soy militar también,

del Ejército del Aire también. ¡Eh!

A la orden de usted.

Es un honor, es un honor.

¿Casado? ¿Hijos? Estoy casado, y tengo un bebé,

mi hija Valeria, que es una maravilla.

¿Y dejarías todo por meterte en "MasterChef"?

De hecho es como si se me abriera el paracaídas.

Yo soy paracaidista y digo: "Ahora me la estoy jugando,

porque igual no se abre".

Sí, claro, a veces pasa.

Y yo voy a intentar que se abra, por eso estoy aquí.

Vamos a pro5bar los platos. Probemos.

Bueno, Eusebio, cuéntanos, ¿qué es tu plato?

Pues he hecho un guiño a mi tierra,

porque he utilizado el brandy de Jerez.

Lleva soja, un poquito de miel, lo he reducido.

Después he hecho un crujiente de quesito.

¿Llamas crujiente a algo que está debajo de algo húmedo?

¿Tú ves "MasterChef"?

La salsa se me ha ido la mano porque la he echado desde arriba

y se ha ido todo a tomar por saco.

Vamos a probar el de Rosa. Muchas gracias, un placer.

Bueno, Rosa, cuéntanos. He preparado un meloso.

Yo siempre hago arroz para mis compañeros, a mí me gusta.

Donde vamos de misión, donde vamos siempre hacemos arroz.

¿Y el nombre del plato cuál sería?

Meloso de tierra y mar, pero visto siempre desde el aire.

Pensaba que lo llamarías Misión Imposible.

Vaya...

Eusebio, si te has subido al avión tienes una misión,

pero te has dejado al paracaídas, macho.

Fórmate un poquito más y con lo buena gente que eres

y lo disciplinado que creo que eres te podría ir muy bien

el año que viene. Gracias, chef.

Mi opinión es un no. Gracias, chef.

Esa ilusión que tú tienes, mira cómo estás...

es una de las cosas que me gusta de "MasterChef",

ver la gente que lo tiene todo y lo dejaría todo por una pasión.

Y aunque tu plato no sea bueno, porque no te ha salido bien,

yo te voy a dar un sí por esa ilusión, que me ha gustado.

Gracias, chef. Muchas gracias.

Jolín, Eusebio, que difícil me lo ponen.

Y qué difícil me lo has puesto tú también.

Madre mía...

Está todo el corazón ahí, toda la pasión.

Sin duda. Pero no me has dado la cocina.

Te tengo que dar un no. Muchas gracias, chef.

Eusebio, un placer. Gracias. Gracias a todos.

Hasta luego.

¡Mira, mira, Valeria, mira!

(Aplausos y vítores)

Lo siento.

Muy decepcionado conmigo mismo.

Pero bueno, me quedo con el sí que me han dado y...

Y nada, y los otros dos se convertirán en sí

en muchas cosas en mi vida.

O sea, que... encantado. Gracias.

Pues, Rosa, qué te voy a contar, yo nunca haría un arroz

porque es el plato que más miedo me da hacer.

Y el tuyo está perfecto, con lo cual te tengo que dar un sí.

Muchas gracias, Pepe. Gracias, chef.

Yo te voy a dar un no.

¿Qué crees que te voy a decir, Rosa?

No sé, Jordi, yo creo que mi actitud te iba a encantar.

Yo creo que íbamos a hacer un equipo súper bueno.

(TODOS) ¡Oooooh!

(GRITA CONTENTA)

Estoy como en un nube.

¿Te lo puedes creer? ¿Te lo puedes creer?

¡Felicidades, mami!

(GRITA CONTENTA)

Huy, qué buena pinta, niña.

¿Tú te imaginas que gano el delantal con un plato

dedicado a ti que se llama Isla Pablo?

Hombre, no me lo imagino de otra forma.

Yo ya haría como el aliño para añadir, mezclar y servir.

O sea, las salsas ya las junto. -Sí.

Me estoy poniendo nerviosa porque quiero ese delantal.

Para mí la clave para ganar "MasterChef" fue tener

muchísima autocrítica. -Qué guay.

Porque te va a hacer evolucionar. -Total.

Ay, mi amor, te quiero. -Te quiero, ¿vale?

(TODOS) ¡Tres, dos, uno...!

¡Manos arriba!

Adelante. ¡Hola!

Bienvenidos. ¿Qué tal?

Ana, ¿no? Sí.

¿De dónde eres? Soy de Madrid, tengo 24 años.

¿Y a qué te dedicas? Yo tengo una marca de pendientes,

que yo creo que con Samantha me puedo llevar súper bien.

Ya te veo, ya te veo. Sí, sí.

¿Y con el resto no? Sí, con el resto también.

Ricardo, ¿estás nervioso ahora? Muy nervioso.

Mira, ¿cómo no voy a estar nervioso?

¿Te pone nervioso Samantha o qué? ¡Y Jordi también!

¿Ah, sí? Hombre, tú tienes tu punto, ¿eh?

Di que sí. Sí.

¿Pero qué te gustan, los hombres o las mujeres?

Yo soy hetero, pero todos hemos tenido un pasado

y a veces la noche te confunde.

Está claro que no hemos alternado en los mismos sitios.

No, no, no. Y yo he alternado hasta muy tarde.

Manel, ¿qué te trae por aquí? Me encanta la cocina vegana.

Yo soy vegano desde hace cinco años

porque se me encaprichó tener un cerdito de mascota.

¿Cómo se llama el cerdo? Copito de nieve,

porque era muy blanquito. Ay, es que mi Copito...

Mira, si lo tengo tatuado y todo.

Ay, qué bonito. Es mi niño.

Es como si Samantha habla de sus niños.

¿Igual? Igual.

Mónica, cuéntenos usted.

He sido tabernera durante 25 años. Qué bonito.

Antes era actriz. Actriz.

Claro, me suena tu cara.

Pues soy la hija de Pilar Bardem. Nos ha tocado...

Claro, si eres igual.

Eh, tu madre pelo blanco y tú negro, pero iguales.

Tenemos la misma voz además. Sí.

Estoy súper orgullosa de mi familia.

La amo, la adoro.

Creo que es una familia muy querida en este país y muy admirada.

Hay otra parte que quizá no la admira tanto

y no la quiere tanto, pero yo sí.

Ana. Sí, trabajo en un restaurante

mexicano de un chef muy conocido. ¿Algún amigo nuestro a lo mejor?

Roberto Ruiz, sí, en Cascabel.

Bueno, pues una de las cosas que más me ilusiona de ganar

"MasterChef" es comerme un machete

tan bueno como el que nos está preparando Víctor.

Si llegas con la chaquetilla enchilamos "MasterChef".

Hombre, claro que sí. -Así que muchísima suerte

y que te vaya muy bien. -Gracias, Roberto.

Pues nada, suerte.

Oye, ¿y por qué te presentas a "MasterChef"?

Después de haber hecho lo que debía hacer,

que era cuidar de mis hermanos cuando eran pequeños,

y luego de haber trabajado y sacar a mi hijo adelante

creo que ahora es mi momento.

Como que tiene un mundo que de verdad me apasiona.

A mí me da envidia cuando veo a la gente creando,

que muchas veces nos sentamos en un restaurante y no somos

conscientes del trabajo que hay detrás, de las horas,

del sacrificio que hay atrás.

Y esto es una oportunidad que de verdad no...

no puedo dejar pasar.

¿Qué te pasa?

Que necesito ese delantal, me encantaría.

Bueno, eso hay que ganárselo todavía.

Vamos a probar. Probemos.

¿Qué nos has traído? He preparado un steak tartar.

¿Y la carne de qué es? La carne es solomillo de ternera.

Luego le he puesto una mayonesa de eneldo y los rabanitos.

El plato se llama Corvina Salvaje domada por mí.

¿Cómo la has domado la corvina?

La he marinado en galanga, lima, naranja, jengibre y...

y poco más.

Es una pasta boloñesa, ¿no? Sí.

Lo que es carne es soja texturizada

y lo que es queso es levadura nutricional.

También le he echado un chorrito de vino blanco.

Muy bien.

Se llama Isla Pablo. Isla Pablo.

¿Pablo es tu hijo?

Mi tesoro.

(RÍE)

Mi plato se llama sabores de la huerta con magret de pato.

Tiene una base de puré de patata y coliflor trufada

y verduras... glaseadas.

Vale, Ana, gracias.

Ana, a mí el plato estéticamente me gusta.

Creo que has visto muchos platos bonitos.

Me gustan tus ganas y solo por ese motivo...

te diré que sí.

A mí tu plato sinceramente

es de esos platos que me ha encantado cuando lo he visto,

pero en boca me ha defraudado muchísimo.

Así que yo voy a dejar a Pepe que decida, voy a darte un no.

Eh...

me gusta la estética de tu plato, el problema es cuando lo pruebo.

No sé si es "MasterChef" tu sitio.

Bueno, si es lo que crees...

Yo creo que no das el perfil, Ana, de "MasterChef".

Yo te voy a dar un no.

Vale. Bueno, ha sido un placer.

Gracias a ti. Gracias, Ana.

Manel. Ay...

Eh... te voy a dar un no.

Vale.

Yo te voy a dar un sí. Ay, muchas gracias, Samantha.

Sí, no... no sé qué hacer.

El problema es que cuando te toque la cabeza de un cochino

y te recuerde a Copito, ¿qué vas a hacer?

Morirme.

¿Probarías de todo aquí? Perfecto.

Pues eso es lo que quiero. Ven para acá, toma.

Yo hubiera preferido el blanco,

pero el negro también me queda bien, ¿no?

¡Eh!

(Aplausos y vítores)

Que pase lo que tenga que pasar, que pueda aprender,

pasármelo bien, disfrutar y... y a vivir, no sé.

Bueno, a ver, a ver...

(RÍEN CONTENTOS)

Mónica, tu postre para mí le falta una textura diferente a la crema,

un sabor diferente y un poquito más de ese merengue flotante.

Yo te voy a decir que no.

Ana, hay muchas cosas de todas las que has contado que me gustan.

Y se transmite en el plato, porque está bueno el tartar, ¿eh?

Y te voy a dar un sí, porque veo

que puede haber detrás un futuro muy bonito.

Samantha, la pelota está en tu tejado.

Eh...

Me has enseñado un plato que dominas.

No sé qué más sabes hacer.

Me gustan los guisos de cuchara, me gustan los asados.

Tienes actitud, tienes ilusión, por eso... ponte este delantal.

Gracias. Para ti, Mónica.

Esto es un casi, ¿no? Ya lo sabrás.

Paciencia.

Muchísimas gracias.

Bueno...

Transmite buena energía esta chica.

Sí, tiene buenas vibraciones. Y buen rollo, sí.

(Aplausos y vítores)

¡Estupendo!

(Aplausos)

No me ha podido venir mejor esto.

Todavía tengo la posibilidad de entrar en "MasterChef".

¡No sé qué es! -¡Rosa, Rosa, Rosa!

¡Rosa! -Cómo me alegro.

Ricardo, bueno, creo que tienes futuro en la cocina.

Te voy a dar un sí. Muchas gracias.

Me falta fuerza a la hora de hacer el plato, a la hora de convencerme.

Te doy un no y que decida Jordi.

Lo tienes mal, Ricardo, ¿eh?

Ya.

Bueno...

(Aplausos)

¡Lo siento!

(Aplausos y vítores)

Me imagino ser la primera guineana

ganando "MasterChef España", lo visualizo.

A ver, Fernando, ¿tú que ya eres un capo de esto y que has estado

en el programa qué pequeño consejo me podrías dar?

Que te lo pases de puta madre, tío.

¿Cómo sabe eso? -Pues sabrá...

No metas el dedo, por favor. -Sabrá estupendo.

No lo voy a tocar porque yo ya la lie una vez aquí y...

Me lo creo, me lo creo.

Bienvenido. Bienvenido.

Gracias.

Y nos ponemos a cocinar que tenéis cinco minutos.

Ghislaine. Sí.

¿De dónde eres? De Monzón.

¿Cómo? De la provincia de Huesca.

En realidad yo nací en Guinea Ecuatorial.

¿Y a qué te dedicas?

Pues yo soy maestra de lengua extrajera francés.

Y eso lo compagino con muchas más cosas, ¿eh?

Tengo mi blog de cocina. Qué bueno.

Bueno, estoy ahí...

Cuéntanos qué harías con tu vida después de "MasterChef".

Pues desde abrirme un canal de cocina, lo tengo clarísimo,

en el cual además van a participar mis hijos.

Pero tú te has dado cuenta

de que esto es "MasterChef", no "MasterBlog".

Lo tengo clarísimo.

Bueno, Fidel, ¿de dónde sales tú?

¿De dónde salgo yo?

Pues bueno, vengo de Barcelona.

Ah...

Cuántas veces te he preguntado: "¿De dónde has salido tú?"

De Barcelona, chico, de Barcelona.

¿Qué buscas en "MasterChef"? Aprender.

¿Para qué? Me encantaría dedicarme a esto.

¿Y a qué te dedicas, Fidel? Soy músico.

¿Y qué estilo de música dominas?

Yo toco el rocanrol.

Rocanrol. Claro.

(Música)

Sobre todo estoy deseando poder entrar al programa

y demostrar mis dotes culinarias, como otras muchísimas que tengo.

Aquí vivo con mi preciosísima novia a la que quiero muchito.

Y bueno, y aquí la tenéis.

Nos encanta tocar la guitarrita juntos.

Le deseo lo mejor, creo que lo va a hacer súper bien.

(Música)

¿Antes de ser músico a qué te dedicabas?

He tenido una tienda de productos picantes, una tienda erótica.

¿Tienda de productos picantes? Qué divertido.

Primero picante y luego picante erótico festivo.

Pero primero picante de comer.

De hecho he traído un par de productos.

El picante le encanta a Jordi, dale a probar.

Yo me ofrezco que si quieres probarlos.

Seis, seis, seis. Jo...

Y esto es capsaicina, no sé si conocéis...

Hombre, es lo que pica más del universo.

Cógela de abajo por si acaso. No, cógelo tú.

¿Y qué tal te sienta la capsicina esa?

Tú algún día te has pasado con la capsicina esta, ¿eh?

Algún día sí, pero viene de serie

porque nací con seis meses, me falta un hervor.

Llevas cinco minutos sin pestañear, Fidel.

Otro problema, se han pensado dos veces en mi vida que soy ciego.

¿Ciego? Te lo juro.

(Risas)

(CANTA) #Soy el fuego que ahora está muy dentro de tu pecho#

#y no puede salir.#

¿Están acabados los platos?

El mío está terminado.

Ghislaine. Hola.

¿Qué plato has hecho? Delicias de bacalao.

He hecho un "bacalado" confitado a baja temperatura.

"Bacalado". "Bacalado".

Bacalao. "Bacalado de Bilbado".

"Bacalado de Bilbado".

Y aquí tienes salsa por si os apetece.

¿Qué es la salsa, que huele a algo así...?

Pedro Ximénez.

Listo.

Lo primero, probablemente, no sea el mejor osobuco.

Está, un poco, seco, no lo puedo negar.

(Música)

Pues, ya está.

(Música)

Ghislaine, no es el mejor plato de bacalao que he probado nunca,

lo que pasa es que lo cuentas con tanta... con tanta ilusión,

entonces, te voy a dar un sí, para ver si aquí te puedes formar.

La verdad es que... Tu plato me ha defraudado,

de sabor, de presentación; así que te voy a dar un no.

Yo veo dos cosas, veo algo en el plato y algo en la persona,

creo en las primeras impresiones y ya la tengo.

Y es un no. Lo lamento.

A ver, a ver.

Ya va a salir. -¡Ay, Dios...!

No, por Dios... -¡Oh...!

(Música)

Quedar dentro de los cincuenta finalistas no está mal.

Está muy bien. -De treinta mil.

Fidel, eh...

Me gustan las ganas que tienes; tu historia, tu cocina, tu pasión;

y quería preguntarte algo: ¿tienes sitio en tu cuerpo

para un pequeño tatuaje con el logo de "MasterChef"?

¡Uf, claro! Donde queráis me lo podría hacer.

Ven aquí, ven aquí. En el ombligo, donde me hincho más.

¿En el ombligo? Me lo hago aquí.

Si te doy un sí, ¿te haces un logo de "MasterChef"?

Seguro. Y de hecho, de hecho; o sea, me fliparía entrar.

No sé si vas a entrar, pero yo te doy un sí.

Muchas gracias, Samantha. Pues, Fidel...

Ese plato que has traído hoy no es un plato para entrar aquí,

por lo menos, para mí. Te daré un no.

¿Cómo... cómo te lo digo?

El plato está justito, tu nivel es bajo,

eso tiene dos cosas buenas, una buena y una mala;

la mala, ese plato te echa de "MasterChef", no te deja entrar,

lo bueno es que, al menos, asegura que tu evolución será interesante.

A riesgo de meter la pata...

Me gustan los retos difíciles, y tú lo eres.

¿En serio? Joder, muchas gracias, de verdad.

Ay... Gracias.

Venga. A ver qué haces con la oportunidad que te he dado.

Ponte las pilas. Muchas gracias, de verdad.

A tatuarte. ¡Guau! Me lo haré, ¿eh?

(Música)

(GRITAN ALEGRES)

(GRITA CONTENTO)

(GRITAN EMOCIONADOS)

Me has dado suerte. -Ya lo sabía yo...

(Música)

Te los vas a comer, o sea... -Con patatas fritas.

(Música)

Huy, lo empiezo a oler y... muy rico, ¿eh?

Estoy haciendo una coca de atún.

Como soy medio músico, se llama "Coca and roll de atún".

Hola, ¿qué tal? -¡Qué susto! Muy bien.

Te he asustado. -Un poco.

¿Cómo estás? ¿Cómo lo llevas? Vas como un tiro.

Terminando. Mira, lo hago de dos en dos.

Me he lanzado al río, hago una receta de Jordi Cruz.

Sabe mucho a alcohol.

¿Lo vas a colar? -¿¡Eh!? ¡Ah, sí! Claro.

¡Campeón! -Te quiero, mi niña.

Usa toda tu energía para llevarte el delantal blanco.

¡Suerte! -Gracias.

(BIANCA) ¡¡Vamos!!

(Gritos de ánimo)

¡Hola! Hola, ¿qué tal? Bienvenidos.

¡Ay, qué impresión!

José María, ¿de dónde vienes? De Palma de Mallorca.

¿Qué haces en "MasterChef"? Cocino desde los diez años...

Sí.

Me gusta la cocina, me apasiona, pero le tengo mucho respeto...

Me parece bien. Y nunca me he atrevido a lanzarme.

Ahora, que estoy más asentado en el trabajo,

es un sueño que tengo para cumplir, a mi edad.

Toni, ¿de dónde vienes?

De Barcelona, de un pueblo que se llama Bigues y Riells.

¿A qué te dedicas?

Soy conductor de cisternas de materias peligrosas.

¿Qué transportas peligroso?

Lo peor que existe en el mundo, productos que matan en media hora.

Químicos...

Debes portar un traje de seguridad especial para descargar.

¿Has tenido problemas?

Perdí el olfato y estoy al veinte por ciento del gusto.

¡Ostras! ¿Y eso, por qué? No se sabe seguro,

porque tuve tres ictus a raíz de los productos químicos.

Imagínate, es uno de los motivos por lo que quiero dejarlo.

Lo puedo entender, pero es curioso que quieras dedicarte a algo

donde olfato y gusto son, casi, el todo.

Como el que dice "no tengo dientes, pero tengo que comer",

no puedo dejar de cocinar, me apasiona.

¿De dónde vienes, Bianca? De Las Palmas de Gran Canaria.

¿A qué te dedicas? Soy modelo "curvie".

Si no saben qué significa, modelo de tallas grandes.

¿Qué significa para mí participar en "MasterChef"?

Es un reto muy bonito, al que me presento con ilusión,

ya que el mundo de la cocina me encanta

y sería un placer trabajar de ello.

También, ayudo a muchísimas personas

a quererse y a aceptarse tal y como son.

¡Este es mu superpapi! Papi, preséntate.

"Spain", soy el superpapi.

Estoy superilusionada de estar aquí.

A ver, cuéntanos, de modelo "curvie" a "MasterChef".

Soy una persona que me arriesgo y que lucho, estoy aquí por eso,

porque para mí es un superreto, tengo muchísima ilusión,

creo que podría llegar a ganar...

No solo piensas que puedes entrar, también, ganar.

Lo tengo clarísimo.

¿Y ustedes podrían ganar? (AMBOS) Sí.

Dejemos que hablen los platos. Sí, por favor.

Vamos a probar.

José María, cuéntanos, ¿qué plato es este?

Es una coca de atún. Es una base de coca de aceite,

con una compota de berenjena y tomate caramelizada.

Sí. Y, luego, con atún macerado.

(Música)

Gracias, José María. Toni, cuéntenos usted.

Es una receta de Jordi. ¡Hombre!

Sí. Cuando la vi me enamoré.

¿Un tartar de "foie"? Sí, un tartar.

De hace veinte años. Sí.

La base es mascarpone, yogur griego y "foie";

lleva flores comestibles y la fruta está caramelizada,

mango, manzana y pera caramelizadas.

No voy a decir que es de Jordi la receta.

Es un higo y una castaña, con cariño, ¿eh?

Es una interpretación del plato de un cocinero, ya está.

Sí, con mucho cariño, evidentemente.

Muchas gracias, Toni. Gracias, Toni.

Cuéntanos, Bianca.

Es un solomillo relleno de pera y beicon,

con puré de papas y salsa de Oporto por encima.

Se llama "Daddy's steak", mi padre es inglés

y le encanta este plato; lo he llamado "Daddy's steak".

Gracias.

(Música)

Bianca. Sí.

Desgraciadamente,

tu plato no está, para nada, a la altura de lo que pedimos.

Vale. Es un no.

Creo que te falta aprender y, a lo mejor, este no es el sitio.

Por favor...

Te tengo que decir que no.

El plato tiene defectos importantes y debemos decirte que no.

(LOS JUECES LE DAN LAS GRACIAS) -Gracias.

(Música)

No pasa nada, amor mío.

Que no, que no pasa nada.

(Música)

(Música)

José María, Toni, sois dos y solo queda un delantal blanco.

Solo uno de los dos puede entrar a "MasterChef".

(Música)

¿Ya?

(Música)

(GRITAN ALEGRES)

No pasa nada.

(FESTEJAN CONTENTOS)

Estoy superfeliz,

el último delantal me lo he llevado yo.

¡Eh, eh, eh, eh!

Voy a saco, voy a tope, voy a buscar el premio,

voy a llegar a la final para poder realizar mi sueño.

(Música)

Antes de nada, Marta, Carlos, Jorge,

muchísimas gracias por ayudarnos en este proceso de selección.

(Música)

Gracias por venir. A los que no tenéis delantal,

seguid cocinando y luchando por vuestros sueños;

delantales blancos, bienvenidos a los diez,

porque ya sois aspirantes de "MasterChef VIII".

(GRITAN ALEGRES)

(Música)

Delantales negros, os vamos a explicar

por qué tenéis ese delantal. Con vosotros tenemos dudas

y no tenemos claro si merecéis un delantal blanco;

por eso, tenéis una oportunidad más para demostrarnos

que merecéis ser aspirantes de "MasterChef VIII".

Debéis luchar por ello en la prueba por equipos.

Tranquilos, porque será en un lugar

a la altura de la selección que tenemos que ver,

ya que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1993.

¡Suerte a todos! (MARTA) ¡Suerte, chicos!

(FESTEJAN ALEGRES)

(Música)

(Música)

La primera prueba por equipos, es, siempre, la más especial,

llegan a "MasterChef" cargados de ilusión,

pero, también, de miedos e inseguridades.

Por eso, este año hemos elegido un escenario imponente y simbólico,

el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe,

declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

(Música)

Este lugar es tan venerado que Cristóbal Colón

se encomendó a la virgen antes de partir a América;

hoy, nuestros aspirantes, arrancan la mayor hazaña de sus vidas.

(Música)

Pero solo uno de ellos podrá culminarla

con el mismo éxito que el gran descubridor.

(Música)

Delantales blancos, delantales negros,

bienvenidos a los veinte. (ALGUNOS) Gracias.

Os hemos pedido que peregrinéis

hasta el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe,

porque estáis a punto de enfrentaros a un reto

que va a marcar vuestras vidas para siempre,

la adrenalina y el vértigo que experimentaréis son brutales;

así que espero que os hayáis encomendado bien a la virgen.

Este sitio me parece impresionante, me encanta, me parece precioso,

y, encima, las iglesias me recuerdan a mi abuela,

que la quiero y sé que me apoya muchísimo.

Mi abuela no está, pero me cuida y sé que por ella estoy aquí.

Juana, te veo muy emocionada, ¿qué te pasa?

Con 74 años y medio el estar aquí es algo grande. Ha sido...

Claro. ¿Quién va a ser?

El de arriba. Muy bien.

A ver...

Josemari, eres muy devoto, ¿verdad? Sí.

¿Estás emocionado de estar aquí? Súper.

Me ha encantado encontrarme esto, porque voy a misa los domingos,

como no tendré ocasión, en estos días, de ir,

he aprovechado hoy para hablar.

Para todo el concurso. Para todo el mundo que está aquí.

Muy bien, qué bonito. Me encanta. Gracias.

Tú a él, también... muchísimo. (RÍEN)

(SE CARCAJEA) Te lo digo, está coladísimo.

Se lo ha inventado. Ya, ya la conozco.

Quítate las gafas. Al verla.

¿Yo? Para que veas bien.

(RÍEN)

(INTERPRETAN UNA MELODÍA)

Mi nombre es José María; tengo 46 años, aunque no lo parece;

soy compositor, compongo mis propias canciones.

(CANTA EN INGLÉS)

Soy una persona dicharachera, siempre estoy riendo.

¡Huy, ¿es para la tele?! ¡Huy, es para la tele!

Jordi, es para la tele...

Soy Marta, soy la pareja de José y os presento a toda mi familia.

Soy el papá José.

(CANTA "IMAGINE")

Delantales negros, ya sabéis que para vosotros

el "casting" de "MasterChef" no ha terminado;

cuatro de vosotros seréis expulsados,

para siempre, al terminar esta prueba,

y solo habrá un camino para soñar con el título de MasterChef,

volver a presentarse al "casting" el año que viene.

¿Me he explicado bien? Sí.

Transparente, ¿verdad? Sí, chef.

Delantales blancos, vuestro delantal os avala

como concursantes de pleno derecho, vosotros diez sí pertenecéis

a la nueva promoción de aspirantes de "MasterChef";

así que, enhorabuena.

(Música)

Soy competitiva,

soy superamorosa y me gusta estar de buen rollo,

pero, vamos a ver, pienso ser la mejor.

¿Estáis preparados para descubrir lo que ocultan estas campanas?

(ALGUNOS) Sí, chef. -Venga, chef.

(Música)

¡Ostras! -¡Guau, chaval!

¡¿Qué es eso?!

(HABLA EN INGLÉS) "Orange, right now!".

(HABLA EN INGLÉS)

(RÍEN)

Competiréis divididos en cuatro equipos.

Delantales blancos,

vosotros formaréis, como siempre, el equipo azul y el rojo,

ambos estarán compuestos de cinco aspirantes;

el equipo que peor cocine irá a eliminación.

(ASPIRANTES) Sí, chef.

Delantales negros, también, os dividiréis en dos equipos

de cinco candidatos, en este caso, con los colores verde y naranja;

pero, en vuestro caso, el veredicto será individual.

Significa que, independientemente, de qué platos sirváis como equipo,

vamos a analizar con lupa el trabajo de cada uno de vosotros.

Estoy acostumbrada a trabajar con grandes equipos y con presión,

cuando todos están nerviosos y yo debo hacer algo,

soy capaz de aislarme del mundo.

Como muchos de vosotros solo os conocéis de horas,

hemos decidido formar nosotros los equipos,

solo así podemos asegurar la competición justa y equilibrada.

Así que, comenzamos por vosotros, delantales blancos.

Venga, "ready".

El equipo Azul estará formado por...

Teresa, Luna, Iván, Sonsoles y Josemari.

Por lo tanto, el equipo Rojo será formado por...

Rosa, Adrián, Fidel, Saray y Mónica Longo.

Delantales negros, es vuestro turno,

las personas que vais a formar el equipo Verde sois...

Juana, Ricardo, Ana Iglesias,

Sara Lúa y Sito.

Por tanto, el equipo "Orange" seréis...

Andy, Mónica Bardem,

Alberto, Manel y Michael.

Sabemos que muchos de vosotros estáis acostumbrados

a liderar grandes equipos en vuestros trabajos,

pero hoy no va a ser el día,

no habrá capitanes en ninguna de las cuatro cocinas;

es responsabilidad de los veinte organizar las tareas,

controlar los tiempos y mantener las cocinas impolutas.

¿Entendido? (ASPIRANTES) Sí, chef.

Acercaos a por vuestros delantales y brazaletes, por favor. Adelante.

No sé si éramos rojos o azules. -Rojos.

(Música)

¡Hola! Me llamo Sonsoles, tengo 43 años, soy de Burgos

y soy Licenciada en Farmacia. La vida no es lo que te pasa,

sino lo que haces con las cosas que te pasan.

Tengo una vida supermaravillosa, no me puedo quejar de nada.

¡Por Sonsoles! -¡Por Sonsoles!

Tengo una máxima en la vida:

Si tú le sonríes a la vida, la vida te sonríe a ti.

Chao. -¡Adiós!

Ahora sí que sí, ha llegado el momento

de conocer el menú al que os vais a enfrentar;

consta de cuatro platos y está basado en las recetas

monacales tradicionales, pero, con el toque de "MasterChef".

Comenzamos con el equipo Verde, vais a tener que preparar...

Yo sé limpiar las alcachofas guay. -Vale.

Equipo Azul, para vosotros hemos preparado...

Una receta tradicional que se hace con espinacas crujientes,

puré de patatas, huevo duro y vinagreta de almendras.

Buenísimo.

Equipo Rojo, os toca elaborar...

¡Cabrito!

Mónica, te veo feliz. Es que el cabrito,

bueno, en Asturias es "cabritu", lo hago mucho.

¿Te llevas bien con el "cabritus"? Me llevo bien.

Bueno, te vendrá bien. ¿Y tú, Rosa?

Es de León. Si no te llevas bien con él...

"Leoneses y asturianos, primos hermanos". Me llevo bien.

Ella lo coge por un lado y yo, por el otro.

Y lo ponéis firme. Sí, lo que haga falta.

Para cerrar el menú, equipo Naranja, un postre...

¡Oh! -¡Ay, florecitas de esas...!

Andy, ¿qué te parecen las flores? Me parecen interesantes.

Interesantes. ¿Las conocías? No, no las conocía.

Voy a apuntarme la receta para hacerlas en un futuro.

Como veis, aspirantes, todos los platos contienen

productos típicos de esta tierra, que, además, en este caso,

vienen avalados por el sello Alimentos de Extremadura,

garantía de la máxima calidad.

Espero que os guste el menú, porque vais a cocinar para...

¡Ciento sesenta comensales!

¿¡Qué dices!? -Es muchísimo, pero...

Espero que cocinéis con todo el cariño,

porque nuestros invitados son fieles y peregrinos,

devotos de la virgen de Guadalupe,

y les hace muchísima ilusión este homenaje.

Un año más, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

¡Mucho ojo! Porque hay cosas que nunca cambian en "MasterChef",

nada de desperdicio,

quien malgaste producto será penalizado.

¿Lo tenéis claro? (ASPIRANTES) Sí, chef.

Disponéis de 120 minutos para cocinar los platos,

os aseguro que el tiempo vuelva más de lo que podéis imaginar;

así que, no desperdiciéis ni un solo segundo.

Aspirantes, candidatos, pensad que si un pastor

logró levantar este monasterio con las primeras piedras que tenía,

todo es posible en este cocinado. Y, ahora sí, quiero veros pitando

a por ingredientes y a cocinas en tres, dos, uno. ¡Ya! Vámonos.

(Música)

¡Vamos! -Venga, venga.

¡Vamos!

(Música)

(Música)

Vamos, vamos. "Let's go!".

¡Ay! ¡Vamos! -Corre, Juani, corre, Juani.

Vamos... ¡Vamos!

Aspirantes, candidatos, para que todos dispongáis

del mismo tiempo de cocinado trabajaréis escalonadamente,

primero lo hará el equipo Verde y, a partir de ahí,

arrancaremos una cocina cada quince minutos.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Preparaos, porque arranca la primera prueba por equipos

de la octava edición de "MasterChef".

Vuestros 120 minutos para elaborar el entrante

comienzan en tres, dos, uno. ¡A currar!

Vamos, vamos. ¡Suerte!

Venga. -Primero, las carcasas.

Las carcasas y, luego, yo me pondré con la verdura.

Bien separadas, para que doren. -Me pongo con la verdura.

Para el entrante, el equipo Verde tiene que preparar un buen caldo,

al que añadirán la cebolla cortada y pochada;

con yemas curadas, costrones y "chips" de alcachofas.

A ver, mi madre, siempre, las redondea así.

¡Qué nervios! ¿Estás nervioso? -Un poquito, pero vamos...

Nos estamos jugando mucho.

¡Ah, me quemo! ¡Sarita! -¿Qué?

Vamos con la verdurita. -Venga.

¿Cómo vais, chicos? -Voy con los huevos.

Venga. -A ver.

Sara, cuando puedas, compruebas cuánta cebolla quieres de más.

Haz toda la cebolla que puedas, que sobre y que no falte.

Oído. -Vale.

¡Sí, chef! -¡Sí, chef! ¿Cómo vamos, chicos?

Va bien la cosa, va bien, solo me quedan... cien alcachofas.

(RÍE) ¡Ay, qué divertido!

Mira Juana. -Juana está en medio. ¡Venga!

¡Venga, Juana!

Madre mía, madre mía, vamos a liar el taco, señores.

Churri, me podrías dejar el columpio para...

¿Para qué quieres el columpio? -Yo me quiero columpiar.

¿Con quién?

No me quiero columpiar en una prueba, sino con alguien...

¡Yo qué sé...! -Ya lo sé.

Con Alberto, me encantaría, me pone supercaliente.

Te lo presto. -Sería un momentazo.

Columpio prestado, columpio lavado.

¡Hola, equipo de "MasterChef"! ¿Cómo están?

Soy Luna Zacarías, tengo 29 años

y soy de Lanzarote, una isla preciosa.

Soy profesora de yoga,

porque no hay nada más hermoso en este mundo que ayudar a otros,

me llena el corazón, me llena el alma.

Este es mi hermano, al que amo, es divino, es maravilloso.

¿Has visto qué guapo es? Es guapísimo...

Menos mal que me compré este neopreno de manga larga,

porque si no, ¡madre mía!, se verían los pelos,

que estoy en modo invierno, señores. ¡Vamos, vamos, vamos!

Equipo Azul, todos con el bacalao en tres, dos, uno. ¡A currar!

Venga, vamos.

Vamos a cortarlo y confitarlo, cojamos las ollas para el aceite.

Una olla ancha para que quepan. -Soy la pinche.

Nosotros nos ponemos con el bacalao y vosotros, con las patatas.

El primer plato que elabora el equipo Azul es bacalao confitado

y lo servirán con puré de patatas, espinacas horneadas crujientes,

vinagreta de almendras y huevos de codorniz cocidos.

Nueve, diez...

Josemari, ya no pongo más, para que hiervan todas.

Estas tres y ya está. -Vale.

Iván, ¿cómo vas?

Bastante bien, no va mal la cosa, no va mal.

¡Muy bien, Iván, muy bien! Te están quedando perfectas.

Tenemos que estar arriba. -Vale.

Lo haremos bien, tranquilidad, llegamos.

Nuestro "cabritus" os va a comer el bacalao.

¡Tenéis un bacalao que se os va a ir de punto!

Esta noche estaremos arriba. -No, perdona, estaremos nosotros.

¡Nosotros!

¿Qué pasa, equipo Rojo? Haced un hueco, oye.

¿¡Qué es eso!?

Voy a empezar bien la temporada, ¿no conocéis la morcilla de aquí?

No me lo creo. Lleva berza, cebolla y sangre. Es una maravilla.

Hay que disfrutar del producto que hay en esta tierra

y como no había morcilla en el menú he pensado que faltaba algo de...

Ya. ¡Ah, que me quemo!

Vamos a ver, pajarito. ¿Qué pasa?

¿No te parece pronto para molestar, incordiar y hacer trampas?

¿Eso qué es? Joder, fíjate.

Venga, coged. Pica un poquito, pica un poquito.

Querías comértela tú solito, ¿no? Déjame probar.

Coge, prueba. ¡Oh!

¡Oh! Qué rica.

Cómo está... Te agradezco la tapita...

Una más, una más. ¡Eh, eh!

Vámonos, deja el hociquillo y vámonos, venga.

Adiós, Pepe. Os sabe a poco, ¿no?

Anda, vamos. ¡Vuelve cuando quieras!

(Música)

Equipo Rojo, quiero que nuestros invitados

se coman un cabrito que sea a gloria.

¿Estáis preparados? (TODAS) Sí, chef.

A cocinar en tres, dos, uno. ¡Vamos!

Vamos, equipo. -Vamos, vamos.

¡Dale, Fidel!

Bueno, yo le quito este pequeño. ¡Vamos!

El equipo Rojo elabora el segundo plato,

que consiste en carré de cabrito adobado.

Para la guarnición, prepararán jugo de cordero,

pomada de manzana y pera, y patatas torneadas.

Este plato es imposible que me salga mal,

mi familia es de Badajoz y yo soy muy cabrito.

¡Vamos!

Vamos a hacer el adobo primero, que tenemos que adobar para morir.

Saray, ¿cómo vas? -Parece que ahora... no lo sé...

Esto está frío, ¿eh? -Madre mía.

A ver si frío los hígados o echo yo el hígado.

Dale candela, hay que echarle el hígado.

Huele, huele, huele, huele. -¡Tomillo!

Da igual romero que tomillo, si anda por el monte comiendo todo.

Me siento Hannibal Lecter.

¡Ole esa Mónica! -¡Matadora!

Mírala con el hacha. -Asesina de costillas.

No quiero matar a nadie.

Equipo Naranja, quiero unas flores extremeña espectaculares.

¿Entendido, equipo Naranja? (TODOS) Sí, chef.

A currar en tres, dos, uno. ¡Vamos!

A ver... ¡Ay, no se enciende! Ay, ahora...

¿Tamizo la harina? -¿Qué?

¿La tamizo? -¿Qué es "tamizar"?

Pasarla por un colador. -Tamízala, tamízala, chiquillo.

¿Tamizar? Nunca había escuchado esa palabra.

El equipo Naranja se encargará del postre;

deben elaborar 160 flores extremeñas,

que acompañarán con crema de torta del Casar,

praliné de piñones y espuma de albahaca.

Las separo para mantener el verde. -Perfecto.

¿Vale? -Perfecto, tío.

Yo, siempre, hago eso. -¿Tú, Mónica, vas bien?

Sí, es que tengo que pesar medio kilo de yemas.

Tú concéntrate, Mónica. -Ay, me estoy bloqueando, a ver...

El bol pesa ochocientos gramos y en total hay un kilo ochocientos,

tengo que llegar hasta ochocientos para llegar al medio kilo, ¿no?

Tendrías que llegar hasta 1300 g, te faltan cien gramos, ¿vale?

Ay, de matemáticas, fatal, la suspendí en el instituto.

Queridos míos, ya sabéis lo mucho que me gusta

poner a prueba vuestros conocimientos;

así que, os he preparado un bonito juego cultural.

El primero que acierte tres respuestas correctas gana.

Arrancamos con la primera pregunta...

¿Cómo se llamaba el pastor al que, según la leyenda,

se le apareció la virgen? Gil Cordero.

A ver, vamos a ver una cosa... Gil Cordero.

Hacedme preguntas de este siglo, si no os molesta,

que tú tomabas apuntes en el Pleistoceno, ¿sabes qué digo?

¿Eh? ¿Sabéis qué os digo? Como el juego está amañado

y no me estáis gustando, no me estáis gustando,

empezáis la temporada compinchados y eso no me gusta nada.

Preguntas de 2015 en adelante, es la cultura que tienes.

Que os den por saco, yo me voy. ¿Quién inventó WhatsApp?

¿Quién fue el primero que hizo un "selfie" en Instagram?

Esa son las preguntas. Claro, eso es lo que sabe.

Ay... qué paleto. Ay... ¿qué hacemos, entonces?

Elijo yo, que soy el ganador.

Voy a ir con el equipo Azul y con el equipo Verde.

(Música)

Chicos, he metido la cebolla a pochar,

termino con la cebolla cortando dos más.

Hay que pelar muchísimas cebollas. -No, ya ha mucha cantidad.

Hay que hacer más cebolla, hay que hacer más cebolla.

Creo que deberíamos de parar de echar cebolla.

¡Sara! -¿Qué?

¿Cuánto tardan en hacerse los huevos con la sal?

Bastante, porque la salmuera tiene que tardar un poco.

Vale. A ver, nos faltan bastantes huevos, todavía.

¿Qué pasa aquí, equipo Verde? ¿Cómo estamos?

Muy bien. ¿Todo bien? ¿Todo controlado?

Más o menos, Pepe.

Una cosa importante, cocinamos ¿para cuántos?

Para 160 personas.

No empecemos a hacer la cocinita de la señorita Pepis,

os lo digo por la cantidad de cebolla, ¿eh? Estoy asustado.

Niños, ¿escucháis a Pepe? -Dime, Pepe.

Mal empezamos. Al menos, 60, 70 u 80 cebollas cortadas.

Oído. Yo me voy, chicos. Dadle marcha.

No pares con la cebolla, que son muchas raciones.

# No pares, sigue, sigue... # ¡Madre mía...!

Pero ¿cuántas cebollas debe echar?

Supongo que una sopa de cebolla,

tampoco debe tener todo lleno de cebollas.

Hola, chicos, vivo en la ciudad de sol, Valencia.

Aunque no lo parezca, soy un pelín friqui;

me encanta el deporte, soy profesor de Educación Física;

me encanta hacer las compras por las tiendas de mi barrio;

todo el mundo me conoce por mi cresta y mi supercarrito.

Este es Willy y esta pajaruela es Marlita,

que me quiere... un montón, ¿verdad?

¡Vamos, equipo! -Venga, vamos, vamos.

Sonso, ¿cómo vas? -Bien, pelando huevos.

Muy bien.

¿Cuando acabemos nos ponemos con la espinaca?

Vale. -Venga, vamos perfectos.

Empezamos con el aceite de oliva. -Ok. Ahora te echo un vistazo.

50 grados, 51... está subiendo, empieza a bajar, que no burbujee.

Bajo. -Vale, perfecto.

Que no siga subiendo. Vale, controlado, Tere.

Tú manda, que yo obedezco cuando tengo que obedecer.

Perfecto, veo que no solo se te da bien el columpio.

Equipo Azul, ¿cómo estáis?

¡Hombre! -Ay, Pepe, Pepe...

Os digo una cosa, soy vuestro juez, os voy a supervisar, así que...

¡Ay, qué guay!

Lo primero, las cantidades, muy importante,

160 trozos de bacalao, pondría tres o cuatro más por si se caen.

Patatas. ¿Tenemos el puré de patatas?

Están hirviendo. Me parece muy bien.

¿Habéis venido a comer con amiguitos? Esto es para 25.

Ponemos otra olla con patatas.

Vamos a llenarla de patatas y a echar sal.

Vamos, chicos, papitas. Otra olla de patatas. Señores, ya.

Necesito a gente que piense en grande.

Oye, ¿aquí no hay nadie que organice este equipo?

Sí. ¿Quién?

Un poco todos. -Iván, que es el más mandón.

¿Me pongo el delantal de capitán? No, por favor.

Venga, venga. Venga.

Vamos, venga. Chicos, yo me voy, dadle marcha.

Vamos allá, que estoy como un flan,

ahora no sé si saldrá el plato, porque el puré no está,

faltan los crujientes de espinaca, falta mucho bacalao...

¡Dios! Eh... No sé qué va a pasar.

Hola, soy Iván, Iván Mariñas, y soy de Coruña,

ciudad norteña de pro con el Atlántico como escaparate.

Siempre tiene la razón.

Poder llegar a ser un cocinero de verdad me excita.

Es un sabelotodo.

Trabajo en Orense, en una tienda de deporte

y soy un entrenador personal.

Eterno Peter Pan.

Estoy haciendo una de mis especialidades,

comer en familia. No sé qué me gusta más,

cocinar o que me digan lo bien que lo hago.

No calla ni debajo del agua.

Después de la cocina, la pesca submarina

es la que me da quebraderos de cabeza.

¿Qué hago? Visitar el elemento magnífico, el mar,

para buscar productos y llevarlos a los fogones.

No sabes cómo se ponen de tibios mis colegas.

(Música)

¡Adiós!

¡Vamos, equipo! -Vamos a ello.

Esto lo hacemos en un periquete.

Guadalupe se chupará los dedos con el cordero.

Huele que alimenta. -Huele fenomenal.

Le vamos a dar un punto a ese caldo con el aceite del hígado,

que va a estar riquísimo. -Voy a empezar con las patatas.

Hay que empezar con las manzanas y las peras.

Me pongo yo. ¿Qué tal, equipo Rojo?

Me creo el carnicero de Milwaukee. Ya te estoy viendo, ya.

Después de que se haga el caldo, lo reducimos, lo colamos y tal...

Verdura dorada, huesos dorados, agua, vino y dejar reducir;

al final, mantequilla o algo. Vale.

¿Quién hace las patatas torneadas? Las hará ella.

¿Sabes tornear? Sí, pero es difícil tornear.

¿Es difícil? Sí, sí, es mucha práctica.

Eso me preocupa, son tres patatas por comensal.

Sí. Tú estás yendo muy lentita.

Piensa que tenéis que hacer, ¿cuántas?

Eh... 480, si calculo bien. Pues... a ver...

Mi comandante. Sí.

Tú que estás mandando, hay que hacer

cuatrocientas y pico de estas, ya podéis correr.

A lo mejor, con dos no va mal, ¿no? No me lo digas, decididlo.

Si las hacéis más grandes y ponéis dos, maravilloso,

me parece bien, pero tomas decisiones.

Equipo Rojo, vais justos de tiempo, hay mucho que hacer,

os veo relajados, metamos quinta, un poco de caña

y que se note que tenéis ganas de hacerlo bien.

(TODAS) ¡Sí, chef! Gracias. Hasta luego.

Escucha, ¿no puede tener nada de piel la compota?

Nada, nada.

La única manzana que había pelado y se me cae a la basura.

¡Qué ansiedad!

Voy un momento con Saray, porque si no, no sale la compota.

Vale.

Venga, así... ¡Venga, venga, venga!

(Música)

Saray...

¿Qué hago? No sé qué me pasa en las manos.

Tranquila. -Se me caen todas.

¿Vas bien, amor?

Sí, estoy concentrado. "I'm sorry".

No te preocupes. -¿Cómo lo llevas, Mónica?

Bien, ya se está espesando esto.

Acuérdate de la gelatina. -Sí, ahora la añado.

La tenemos aquí. -Vale.

La añado a la torta del Casar. -Vamos, vamos.

¡Ay, ay! Gorda, gorda peluda.

Pablo es... el mejor plato que he cocinado en mi vida.

Estamos preparando un beef weellington,

es la primera vez que lo hago, pero creo que estará buenísimo.

Huele muy bien.

Esto es lo que ha quedado de mi beef weellington,

después de repetir, así que... Estaba increíble, la verdad.

Qué buen hijo eres.

Equipo Naranja, ¿dónde está la torta del Casar?

Que la quiero probar, es mi queso favorito.

Ahí la tenemos. Mónica, gracias.

De nada, corazón. De nada, chef. Que se me ha escapado.

(SE RELAME) Hum... Torta del Casar, éxito asegurado;

así que, por favor, no me hagáis enfadar, ¿ok?

(TODOS) Ok, chef. Así me gusta.

Vamos. -Chef, tengo una pregunta.

A esto le he echado la harina, el aceite y el anís.

Para la masa de las flores. Sí.

¡¿Esta cantidad?! Son 160 comensales.

Sí, vamos a hacer más, vamos a hacer más boles, Samantha.

Haremos tres, cuatro o cinco más. En "MasterChef" se cocina para 160,

no se cocina para diez, dieciséis veces.

Vale. Hay que cambiar el chip.

Ya no estamos en casa, estamos aquí, en Guadalupe,

vienen 160 personas y hay que hacerlo bien.

Organizaos bien, ¿ok? Sí, chef.

"Come on!". Sí, chef.

Vamos, tío, vamos.

Vamos, vamos. ¡Chicos, concentraos!

(Música)

Venga, vamos.

(Música)

Faltan más de la mitad de las yemas.

Que alguien, cuando pueda, si puede, que me ayude con esto.

Vale. Y paramos con la cebolla.

No pares con la cebolla, que son muchas raciones.

# No pares, sigue, sigue... #

Este bol que tengo lleno de cebollas, lo pochamos al final.

Cuando termines una, empiezas a pochar la otra.

Me da cosa que no me dé tiempo a hacerlos todos,

esto cuesta, se me han roto un montón.

Te ayudo yo.

Vamos a hacerlo más rápido, que faltan muchos.

Venga, a saco, tía.

Sarita, cuantas más entren, mejor, cuando antes las tapemos, antes...

Se hacen. -Sí, antes se hacen.

Hola a todos, os presento a mi familia,

son las personas con las que vivo. -¡Hola!

Mi madre; mi hermano pequeño; mi padre y mi hermana, que no está,

que es mayor que yo; y mi novio Rodri.

Me dedico al mundo de las joyitas; vendemos pendientes, colgantes,

brazaletes, anillos y de todo lo que os imaginéis.

Este es el famoso espejo

donde hago todos los vídeos que veis en Instagram.

No tenemos dudas de que, si se lo propone,

será la próxima ganadora de "MasterChef".

Suena a tópico, pero estamos convencidos,

y yo más, porque cocina...

Increíble.

Vamos, esto está frío para los otros huevos.

Esto creo que está, esas patatas seguro que ya están.

Ponlas en un bol, yo me encargo. ¡Huevos listos para cortarlos!

Venga, tranquila, vamos allá.

Iván. -Dime.

Tengo 41, si los partimos, tendremos 82.

Perfecto. -Otros cuarenta.

Tere, las espinacas. ¡Venga, vamos, vamos, vamos!

Las espinacas aquí.

¿A la plancha? Tere, eso no va a ir para adelante.

Vamos a probar.

¿Qué tal equipo Azul? ¿Cómo vamos?

Mejor, mejor que antes.

¿Qué hacéis? Crujientes de espinaca.

¿Y por qué no lo metemos al horno? ¡Ostras...!

Placa de horno, papel sulfurizado. Vamos allá.

Una gotita de grasa, de aceite, mínimo, ¿vale?

Al horno, al horno.

¿Cómo ves el bacalao, Pepe? Lo veo bien.

Es la grasa del bacalao. Ya estará hecho.

¿Ya estará? Bueno, seguro.

Yo me voy, chicos. Dadle marcha, ¿vale?

Vamos, chiquillos, que lo tenemos.

Iván, ¿con tres bandejas de espinacas hay para adornar?

Eh... ¿Hay 160 hojas?

Piénsalo. -No.

Entonces, no, no llega para decorar.

Una más, una más, una más. -¿Una más?

Chicos, moveos. -Venga, vamos.

Voy a ir calentando aceite, para cuando esté la masa

ir haciendo las florecitas estas, ¿vale?

Vamos, Michael, que vamos bien, que hemos remontado.

Vamos, hemos remontado. Vamos, Michael, lo tenemos.

Mirad qué lindo. -¡Ay, cuando me vea mi mama!

Perfecto. ¡Qué ilusión, Señor!

Creo que esto no me espesa, me gustaría que me espesase.

Aspirantes, candidatos, minuto noventa de cocinado,

en treinta minutos arranca el servicio

y no veo ritmo en estas cocinas, ¡ninguno!

Venga, vamos, chicos. ¡Vamos, vamos!

¿Podemos meter un poco de chicha, un poco de caña, por favor?

(TODOS) Sí, chef.

¡Hala, la manzana al suelo! ¡Venga, alegría...!

Saray, ¿estás descolocada? ¿Me lo está pareciendo a mí?

No, en realidad, estoy bien, porque estoy cortando

y estoy haciendo de todo, porque voy rápido, acelerada.

Estás en la parra, en la luna de Valencia.

Un, dos, tres. ¡Despierta ya! Métele garra o iremos mal.

Vale. ¿Vale? Cañita.

Rosa, por favor, ayúdame con esto. -¿Con qué? ¿Qué?

No puedo cortar, que me he hecho un corte.

Creo que vamos a tener que poner dos patatas por persona.

O una.

¿Qué te pasa? Relájate, ya está. -No llores.

No llores, que es lo peor; los nervios no ayudan, tranquila.

En peores plazas has toreado. ¡Venga! ¡Eh, no llores!

Que tú lo has pasado muy mal, tira. ¿Qué vas a llorar por esto?

Venga, tira, que lo sacamos, Saray.

Que lo sacamos, deja de llorar.

¡Hola...! ¿Qué pasa?

Mira, soy la Saray, soy una chica gitana,

soy cordobesa, soy educadora social y soy una chica transexual.

# Papas con arroz, bonito con tomate... #

¿Por qué quiero entrar?

Soy una persona a la que le encantan los retos,

soy guerrera, soy luchadora; y "MasterChef" se presente ante mí

como un reto que yo quiero conseguir.

Estoy de las cebollas hasta la cebolla.

Podéis decir misa, pero no corto más cebolla.

Chicos, pongo a pochar más cebollas por si acaso, ¿eh?

Oye, Sara, me parece que tiene que quedar...

¿Más crujientes? -Creo que sí.

¿No te diste cuenta que se tienen que quedar de pie?

Estas las hago más, venga. -Sí, es lo que te decía.

¿Cómo va el equipo Verde? ¿Cómo vamos por aquí?

Agobiados. ¿Agobiados por qué?

No sabemos si llegaremos a tiempo.

¿Por qué hay una cebolla muy pochada y otra cruda?

Es de emergencia.

A ver... Esto es una idea de cascorro.

Lo primero, con esto no llegamos a todos.

¿Qué lleva una sopa de cebolla? (ALGUNAS) Cebolla.

Cebolla, vale. ¿Por qué no hay mucha cebolla?

Me cago en la mar, no tenéis sangre.

Cuando entré la primera vez dije "sesenta, setenta

u ochenta cebollas", y haces veintidós.

No sé si son veintidós. O veintitrés, vamos.

Hacemos muchas más.

No hacemos más, quedan menos de veinte minutos.

Vamos a ver, hay cosas que no entiendo.

Venga, me voy, me voy. Gracias, chef.

Vamos a por ello, chicos.

Vuela, Sito, vuela, que nos mata el jefe.

Cuando Pepe me ha dicho

que no íbamos a llegar, se me ha caído el alma a los pies

y no sabía qué decir, no sabía qué hacer,

lo único que se me ha ocurrido es coger a mi compañero y decirle:

"¡A correr!".

(Música)

"Oh, my God!". ¡Ay, Dios, qué bonito!

Ya soy chef. -¡Ole!

"Oh, my God!". -Qué bien.

Qué guay.

Necesito pesar 500 gramos de aceite de oliva para el praliné.

A ver... ¡Ay, que no puedo!

Es que se me va a derramar, se me va a derramar.

Creo que esto no me espesa, ¿eh? -Alberto, ¿estás ocupado?

Ahora, sí. En tres minutos meto el sifón y estoy.

Ok.

¡Qué bueno! Esto tiene que estar buenísimo.

Venga, perfecto. -Andy, Michael, ¿y esas flores?

Van bien, están saliendo. -Vamos.

Vamos a ver, equipo Naranja,

tenemos claro que si sacamos bien las flores en un éxito,

si no salen las flores, es un fracaso.

Quiero 160 flores para ayer. (AMBOS) Sí, chef.

Mónica, la crema estará increíble, porque llevas una hora dándole.

No. Es que no sé si tiene que espesar más.

No tiene que espesar más, ¿sabes qué debería haber pasado?

¿Qué?

Mira... ¿Ves estos grumos? Esta cuajada no mejora. ¿Qué haría?

Colar y darle con el robot, para quitar esos grumos,

que no va a quitar el filtrado. Vale, perfecto.

¡Dale! ¡Eh, guapo! ¡Ay, ¿qué tal?!

Llevas toda la mañanita y todo el día con el praliné.

Con el praliné.

Se tuestan los piñones con azúcar y se deja al robot hacerlo.

Llevas dos horas, estoy hasta aquí. Lo siento.

Termina eso y date cera. Vale. Perfecto, chef.

Señores, daos caña. Sí, chef.

Vamos, chicos, el último tirón.

¿Cómo van las patatas? Para poner una, ¿nos dará?

Son pocas, estamos intentando preparar otra tanda.

Este caldo ya está, ¿eh?

Corre, pásalo y lo reducimos, pásalo y lo reducimos.

Controlad el horno, a ver cómo va la carne.

¡Voy yo!

Intenta hacerla fina, para que se dore bien, ¿vale?

Vale. -Vamos, niños, venga.

Equipo Verde, en diez minutos arranca el servicio,

¿tenemos sopa, señores? (ALGUNOS) Sí, chef.

Ricardo, tú que mueves la cabeza diciendo no...

¿En quince minutos tenemos sopa? No.

Es lo que quiero oír; no llegamos.

Os digo una cosa, seguimos haciendo sopa de cebolla

y saco otro plato, el siguiente, a ver si está,

y cuando esté el vuestro, lo sacaré.

Joder, macho. ¡Venga, va!

Equipo Azul, os comunico que tendréis que abrir el servicio,

¿estamos para sacar el bacalao? (ELLAS) Sí, chef.

¿Lo tenemos? Sí, lo tenemos.

En diez minutos están los camareros,

todos a emplatar, no podemos hacerles esperar más.

Vamos a emplatar. ¡Vámonos!

Emplatamos. -No nos dará tiempo.

Sí nos da tiempo.

Que sí, que llegamos. ¡Vamos, chiquillos, lo tenemos!

(Música y tañidos)

(Música y tañidos)

Bienvenidos a todos al estreno

de la octava temporada de "MasterChef".

Imagino que después del largo camino

que habéis recorrido para poder llegar hasta Guadalupe

estaréis todos hambrientos. Confío en que el trabajo

de nuestros aspirantes

sea el broche de oro a vuestro peregrinaje.

(APLAUDEN)

Venga, vamos, chicos. Venga, vamos, rapidez

que ya estamos emplatando. Venga, tenemos el puré de patatas,

la parmentier ya está, siguiente paso, con mucho cuidado,

espátula, eso es, Iván, perfecto.

Y ahora ya vas echando vinagreta y huevos.

Tere, cuidado, no nos empujemos.

Venga, rapidez, ve poniendo los huevos, Sonsoles.

Venga, Sonsoles, con alegría, venga.

Aquí no se para ni por casualidad. Venga, ¿lo tenemos, chicos?

Verde, verde. Vale, ¿estos tienen huevo,

estos tienen vinagreta? Sí.

Camareros, por favor, estos que tienen hojas

podemos ir sacando, adelante, vámonos.

Quiero la cocina reluciente, equipo azul, ¿oído?

Sí, chef. Venga, fin de la prueba

para vosotros. (SONSOLES) Estoy superfeliz

con mi equipo, orgullosa, hemos trabajado tan armónico

tan con buen rollo, ¿sabes? Que para mí eso es lo que prima.

(Música)

Ahora, le tocaría el turno al equipo verde,

pero no lo han sacado a tiempo y como no queremos que esperéis

después del todo el esfuerzo para llegar aquí,

os vamos a servir el plato elaborado

por el equipo azul, un bacalao monacal

con espinaca crujiente, parmentier de patata,

huevo duro y vinagreta de almendras.

Devoción en la elaboración seguro que han puesto,

ya me diréis si se nota.

(Música)

Muy buenas, muy contentos de estar aquí,

yo no conocía este pueblo y estoy muy impresionada.

Me alegro. Aparte, creo que este año, 2020,

es el año de Guadalupe.

Sí, parece ser que somos tendencia turística

porque estamos a las puertas de celebrar

un año santo guadalupense que es muy importante para nosotros

porque tenemos en Guadalupe este real monasterio

que es Patrimonio de la Humanidad y también santuario.

Este año hay que ir a Guadalupe sí o sí.

Sí, esperamos recibir muchos peregrinos

y poder atenderles y acogerles como merecen.

Carlos, aparte de Guadalupe pueblo, el monasterio y todo,

¿qué más se puede encontrar por aquí?

Bueno, hay que tener en cuenta que estamos en lo que es el corazón

del Geoparque Villuerca Ibores Jara

donde se puede disfrutar de esa carreteras paisajísticas

y disfrutar de lo que es todo el entorno y todo el paisaje

que tiene Los Ibores, Las Villuercas y Jara.

¿Ha disfrutado usted con el bacalao

que veo que dejó el plato vacío? Sí, el bacalao estaba en su punto.

O sea, que bien. Bien.

¿Y usted, alcalde, también está contento?

No hay más que ver el plato, el bacalao es un producto

que consumimos mucho aquí y estamos encantados.

Me quedo encantada, muchas gracias. Gracias.

Que ya va, niños, vamos, la sopita.

Señores, hay muchos países donde la sopa

no es lo primero que se sirve, es lo último, quizás,

es que, claro, como viajáis tanto pues será eso,

tendréis otras costumbres que no son las mías.

Estamos intentando, Pepe. Venga, vamos sirviendo sopas, Sito.

La sopa de cebolla, exquisita. Vamos con ella, vamos, echando ahí.

Sito, dale marcha. Vamos chicas, allí cómo estáis.

¡Muy bien! Esto lo estoy haciendo yo,

pero lo podéis hacer alguno.

¡Venga, yo, Pepe, yo te ayudo! Estoy para dirigir, no para currar,

pero me hacéis currar. ¿Qué tal, Juani? Cuidado,

ponte en un punto de apoyo. Eso es, un buen puñado.

Para arriba, ¿vale? Venga, rapidez, que me duermo.

Échame más chips, todo lleno de chips,

bien de chips que se vea, venga, vamos.

Camareros, por favor, las que tengan pan pueden salir,

por favor, vámonos. Y alguno que lleve una bandeja,

¿cuál puede salir? Estas dos.

Dáselas al camarero, por favor. Si emplatamos antes

estas que aquellas, se lo dificultamos.

¿Qué pasa aquí? El pan por aquí.

Vamos, que me duermo. Quítame esa sopera, quítamela.

Sin miedo, sin miedo el pan. Venga, Sito, muy bien.

Venga, vamos, vamos, ¿cómo van esas yemas,

señores, lo tenemos? Sí.

Venga, camareros, sacamos ya la última bandeja,

sirvamos la sopa de cebolla, vámonos.

Equipo verde, habéis rezado regular hoy,

nos ha faltado un poco de ayudita. Yo solo he dicho: "Salud".

Juani, no has pedido con devoción y con fuerza.

Sobre todo, salud. Señores, vamos a dejar

la cocina impoluta, a ver si hacéis eso más rápido.

Venga. (ANA) Mi primera experiencia

cocinando en equipo ha sido muy buena al principio

y muy regulera al final

y espero que mejore. Ahora sí, llega el plato

elaborado por el equipo verde, una maravillosa sopa de cebolla

con chips de alcachofa y yema de huevo curada.

A ver qué pasa.

(Música)

Fray Guillermo, ¿qué tal la sopa?

Bueno, ya ves cómo ha quedado el plato y yo como soy sopero

diría que es una buena sopa para degustar en lugar monástico

como este, consiguientemente, yo creo que todo lo que se cocina

en este lugar y se hace con corazón,

necesariamente, sale buenísimo. Muchas gracias.

(Música)

Equipo rojo, ¿tenéis la carne hecha?

Sí. ¿Torneados hechos?

Sí, más o menos. ¿Qué es más o menos?

Vamos a poner uno primero y si completamos, ponemos dos.

No, no, no quedamos con eso, amiga mía, dijimos que pondríamos

dos grandes, veo un torneado que no me entusiasma,

veo una salsa que es una porquería porque habéis puesto

las verduras con tres litros de aceite, no está desgrasado.

Esto está pasado por un robot con toda la grasa

y es una salsa que va a tener poco sabor, os lo digo ya.

No es una salsa de cordero, es una salsa grasa

con un sabor, más o menos, raro. Pero ahora ya toca emplatar.

Alguien debe repartir tareas, debe marcar un ritmo,

y tiene que meter caña. Estamos organizados,

yo voy a poner la compota, va a poner Adrienne la carne

junto con Fidel que va a sacar. Ella va a poner la salsa por encima

y ella va poner las hierbitas y salimos.

¿Tú, quién eres la de las hierbitas?

Te han dado el trabajo más tontuno, ¿te has dado cuenta?

¿Y sabes por qué? Porque estás en la parra.

Estoy un poco perdida, la verdad, estoy muy agobiada.

¿Por qué? No puedo, no sé, yo cocino...

Yo no puedo, la peor forma de empezar un trabajo

es diciéndose a uno mismo: "Yo no puedo",

lo que haces tú todo el rato. Yo estoy acostumbrada

a cocinar para mí y mi novio, tranquila en casa, con música.

Es que estos vienen de cocinar banquetes de 500.

Deberías reaccionar, ¿o quieres dejar que tus sueños

pasen por tus morros y tú sin hacer nada?

Quiero conseguir mis sueños. ¿Sí? A currar.

Estoy agobiada ahora mismo, no... ¿No, qué?

No, que voy a poner la hierbecilla. ¿Vas a poner la hierbecilla?

Saray, espabila, dámelo todo, venga.

Un poquito de garbo, despierta. Venga, quiero que me lo des todo,

con lo que tú has superado en tu vida, esto es una broma.

Vamos allá, venga. ¿Vale?

Ellos están emplatando, va, que llegamos.

-No nos confiemos, no nos confiemos.

¿Cómo las quieres, así, Alberto? -Sí, dejadlas aquí

para que se escurra todo. -Como estamos cruzándonos.

Ya, es complicado. -Es que es complicado.

¿Cómo va esa crema inglesa? ¿Lo hemos reconducido, es esto?

Vamos... Mónica, ¿sabes lo que hacemos

en una cocina buena? Hacemos una elaboración

lo tapo, lo reservo, lo pongo en la nevera

si lleva huevos, estamos al solazo, vale,

pero aparte de eso, lo que puede pasar es esto...

Una, que me caigan pelos y otra es que caigan mosquitos.

Lo siento, chef. Es una cerdada como una casa.

Mira, vamos a coger la cuchara más gorda que encuentres,

el cucharón más gordo que veas y toda esta zona de aquí

la sacamos y a partir de ahí, eso lo tapamos porque si no, mira,

ha hecho una capa que no nos interesa, caen cosas,

la naturaleza es así. Venga, no pasa nada.

Lo siento, chef. Para eso estás, para aprender.

Equipo naranja, nos preparamos

y en 10 minutos deberíamos emplatar.

Sí, chef. ¿De acuerdo?

Ahora os veo, cambiad la marcha y acelerad, venga.

¡Vamos!

Cocina roja, tengo los camareros esperando,

por favor, ¿podemos dar un poquito más de ritmo al tema?

Por favor, lo tengo que limpiar, un segundo.

No tenéis un segundo, ¿sabes qué? Camareros, por favor,

de aquí para allá, sale, vámonos.

Vámonos, vámonos, por favor. Esa de ahí, por favor.

¿La última sale? Sale, sale, sale.

Vamos a recoger y limpiar un poquito, ¿no?

Sí. ¿Os pareció que os metí caña?

Esto solo acaba de empezar, ya podéis correr.

Equipo, un abrazo. -Muy bien, ¿no?

Muy bien, ¿no? -Bueno, no sé cuántas han salido.

-Han salido 32 bandejas.

Yo creo que nos ha ayudado la Virgen de Guadalupe,

creía que no saldrían los platos, pero menos mal que salieron.

El tercer plato lo cocinaron los aspirantes del equipo rojo

y consiste en cabrito en adobo

con pomada de peras y manzanas y patatas torneadas.

(Música)

Jesús, peregrino. De bicicleta, venimos haciendo

el Camino Real que sale de Madrid hacia Guadalupe.

¿Cuántos kilómetros son?

Pues de Madrid a Guadalupe son 200 y pico kilómetros.

¿Y qué tal es el Camino Real, bonito?

Precioso y la última etapa de llegar a Guadalupe,

La Villuercas, la subida a la ermita,

ver el monasterio, todo, es espectacular.

¿Y espectacular es el plato, está a la altura?

A mí la pomada no me ha gustado mucho, pero bueno.

No te ha gustado, me gusta la gente sincera.

Pero el asado está bien, pero la pomada no.

Dale, dale, dale, ya.

(HABLA EN INGLÉS)

Necesitamos estas cosas ya, las estrellitas.

Toma, ¡qué bonitas me están saliendo!

Vamos ahí. -¡Oh, qué bonita!

(HABLA EN INGLÉS)

Cien, cien, esta 120, quedarán dos más,

esta y dos bandejas más, ¿vale, tíos?

A ver, la idea de emplatar. -No puedo con dos, no puedo.

Perdona, amor, ¿sigo yo con esto y tú te lías a emplatar

que se te da bien? Venga. -Venga, Mónica.

Mónica, cógeme aquí. -Lo emplatáis entre vosotros.

Vaya equipito me ha dado Samantha para el postre, os hacía un poco

con sangre en las venas y no, tenéis postre,

tenéis horchata dentro. Caray.

Para nada, vamos allá. Pues venga, ¿sabes qué necesito?

¡Un poquito de caña, venga, garbo, velocidad,

que metas ahí chicha, venga!

Venga, cinco minutos y lo saco como esté.

Y pensad que no es broma. Lo tenemos, va.

Vamos, vamos. Venga, vámonos, venga,

un poquito de garbo, me duermo.

Venga, va, va. Creo que... ¿flores, estamos?

Vamos a colocar la espumita de albahaca, ¿quién coloca

encima de las florecitas? Venga. Alberto.

¿Qué? -¿Quieres que haga esto

y tú colocas la espuma que la has hecho tú?

Pues pruebo. Mónica ha escurrido el bulto

le ha dado la espuma a él, bien. Alberto, venga,

dale con un poquito de confianza. ¡Vamos, equipo naranja!

Vámonos, venga.

Dejo de hacer esto, ¿Estrellitas? -Sí, sí.

Camareros, por favor, los que tengan espuma salen.

Adelante. Con hojita, con hojita.

Cuatro. -Hojas, hojas, hojas,

en esas, en esas. -¿En cuál?

Métele. Venga, gracias, salen.

Salen, gracias. Este ya está.

Venga, aquí. Si no os queda crema, sacadlo,

pero sacadlo ya, por favor. Ya lo tenemos, va.

Vámonos, por favor, nos las llevamos,

sin miedo, vámonos. Deja los tuyos, ya está.

Señores... Pero sin espuma.

Bravo, estoy convencido, convencidísimo, que este postre

podía estar emplatado en el momento de servir.

Cocina limpia, hablamos en un ratito.

Sí, chef. -Sí, chef.

-Chicos... -Va, tíos.

Vamos, chicos. -Ha sido un desastre.

-Lo hemos sacado. (MÓNICA) No estoy satisfecha

con el trabajo, me gustaría ahora mismo

aunque estoy exhausta, volver a hacer la prueba

para poder dar de mí

lo que no he sabido resolver o hacerlo mejor.

Y para terminar este homenaje, el equipo naranja os va a endulzar

con estas flores extremeñas

con crema de Torta del Casar y espuma de albahaca.

(Música)

Alfredo, de Alimentos de Extremadura,

con lo cual imagino que el sabor de la Tora del Casar

tiene que estar bien. De sabor está espectacular.

Está bien. Sí, la crema tiene algunos grumos,

pero el sabor tan específico de la Torta del Casar

se mantiene perfecta. No se cargaron la torta.

No. Para mí es importante,

me tranquiliza. Siendo Alimento de Extremadura

es difícil. Vale, ¿las flores?

Espectaculares. ¿La crema de albahaca?

Perfecta, también. Me quedo contenta.

Yo estoy encantado, vamos.

(Música)

Queridos comensales, quiero agradeceros lo bien

que me habéis tratado y lo poco que os habéis quejado

a pesar de los errores. Para nosotros ha sido

un auténtico orgullo inaugurar temporada

en este monasterio. Después de más de 70 años abandonado

el tesón de franciscanos y feligreses consiguió recuperar

esta fabulosa edificación hasta llegar a convertirla

en Patrimonio de la Humanidad y eso es lo que defendemos

desde "MasterChef" que el esfuerzo siempre tiene recompensa.

Gracias por estar hoy aquí y que viva la Virgen de Guadalupe.

(TODOS) ¡Viva!

(APLAUDEN)

(Música)

Aspirantes, candidatos, empezar sirviendo bacalao

en vez de sopa no es muy normal,

pero aun así quiero felicitaros porque enfrentarse por primera vez

a dar de comer a 160 comensales y no tener que cancelar

ningún plato es un éxito,

así que, enhorabuena a los cuatro equipos.

(APLAUDEN)

Bueno, espérate, espérate.

Equipo azul, antes de dar mi opinión quiero saber la vuestra,

por ejemplo, Luna. ¿Quieres que te sea sincera?

Aquí, esta gente me ha vuelto un poco loca,

se ha pues así como... pero al final, lo sacamos adelante.

Me encanta. Tengo que deciros

que estoy de acuerdo. (LUNA SUSPIRA)

Tenerlo todo bajo control es esencial, sobre todo,

cuando te enfrentas a un servicio

y, precisamente, control es lo que os ha faltado

al arrancar a cocinar, casi como que ibais por libre.

Ya, es verdad. De hecho, las hojas de espinaca

las estabais friendo que no sirvió para nada,

con dos kilos de patata queríamos dar de comer

a no sé cuántos... un poco caótico, parecía que queríais hacer

cada uno lo que quería y eso no es formar un equipo.

No sé si ha sido cuando he entrado yo,

pero os pusisteis las pilas, rectificasteis

y empezasteis a trabajar como un equipo de verdad.

A partir de ahí, todo bien.

Bacalao en su punto, las espinacas crujientes,

el puré de patatas estaba perfectamente, sazonado y encima

todo esto 15 minutos antes de lo que correspondía

porque, precisamente, con eso arrancamos el servicio.

Oye, el aprobado lo tenéis. (TODOS) Gracias, chef.

Me gustaría destacar, especialmente,

el trabajo de un aspirante...

Iván, has asumido la responsa del capitán,

tienes fuerza, tienes energía y eso nos gusta.

Para mí, sin duda, ha sido el mejor del equipo.

Gracias, chef. Sonsoles, quiero darte

la enhorabuena en nombre del jurado y de quienes hacemos

"MasterChef" porque nos enseñas mucho

y has hecho una primera prueba de aplauso.

¡Bravo!

¡Guapa! -¡Bravo!

Os lo agradezco de corazón, o sea, yo vengo a hacer lo que sé

y lo que puedo y como una más y me he sentido muy cómoda,

la verdad que sí. Me he sentido superorgullosa

yo venía a este concurso para ser una más,

para lo bueno y para lo malo,

pero lo tenía que demostrar, yo me sentía capaz

y por eso di ese paso, pero, claro, siempre hay un respeto.

Equipo rojo, habéis empezado rápido

y organizados, claro que por querer rápido

se os ha ido de las manos y se os ha olvidado pensar

porque en una cocina es importante tener ritmo,

sincronizar tareas, pero no ir como pollo sin cabeza

porque es un poquito lo que os ha pasado a vosotros.

Hubo un momento que había que hacer tres torneados, ¿pero qué pasó?

Uno, y me duele porque era el plato más sencillo,

esos torneados preciosos se podrían haber servido

de haber luchado toda la prueba con intensidad.

En mi opinión os ha faltado ambición,

habéis pecado de conformistas y en "MasterChef"

eso no nos gusta nada. Me sorprende que todo esto

haya pasado en un equipo con una comandante.

Yo no era la capitana del equipo, hoy todos éramos un equipo

y estábamos aprendiendo todos de todos.

Que no haya capitanes no significa

que alguien que ya tiene costumbre aproveche este día tan señalado

para florecer y mostrarse antes sus compañeros

como un posible líder natural.

(ROSA) Quizá, si uno de nosotros o yo misma nos hubiéramos puesto

a liderar y hubiéramos dado órdenes más precisas,

las cosas hubieran ido mejor, no digo yo que no

y lo que tengo claro es que la próxima vez

me voy a poner súper las pilas.

Y hablando de florecer, bueno, en este caso de no florecer,

Saray, un poquito de actitud, hija. Yo he puesto actitud.

Te has regodeado en el no puedo, en el huy, qué difícil,

en el no doy la talla. Ya, me he agobiado un montón.

Todos se han agobiado, no valen excusas.

Te has derrotado de inicio, hoy era un día para demostrar

y decir: "Eh, aquí estoy yo" porque tú, fuerza por necesidad

tienes que tener. Sí, tienes razón.

(SARAY) En la siguiente prueba de equipos lo daré todo

si tengo que meter la mano en el plato para sacarlo,

moverlo, estaré ahí, ahora sí. Ya me he despertado.

Por todo ello, el equipo ganador de esta prueba es...

El equipo azul. (GRITAN DE ALEGRÍA)

(IVÁN) Estoy flipando, una semana más vamos a compartir

entre todos esta superexperiencia

que está empezando ahora, pero que ojalá dure muchísimo

ojalá pueda llegar a la final y ojalá pueda seguir aprendiendo

y disfrutando de esto que está siendo un sueño.

Es vuestro turno, delantales negros,

que levante la mano quien crea que se merece ser aspirante.

Sara Lúa y Mónica,

pensáis que merecéis iros de "MasterChef".

Yo no sé si merezco irme o quedarme, pero no estoy orgullosa

del trabajo que se ha hecho hoy, para mí es inaceptable

que una primera prueba, el primer plato vaya de segundo.

Sara Lúa, tienes autocrítica y está muy bien.

Gracias. ¿Y, Mónica, por qué crees

que no mereces seguir en "MasterChef"?

Me parece inadmisible el plato cómo ha salido

y parte de la responsabilidad de ese plato era mía.

Personalmente, no me puedo dar un aprobado,

si vosotros me lo queréis dar, pero yo no me lo voy a dar.

También te agradecemos tu sinceridad.

Equipo naranja, voy con vosotros.

Manel, pasarse dos horas solo tostando piñones

y triturándolos no es una buena manera

de demostrar que se puede trabajar en equipo.

Te he visto muy flojo, Manel. Lo siento, chef.

Y Mónica, no has sabido sacar una gran crema

y era la única misión que tenías y tampoco has llevado el ritmo

que se requiere en nuestras cocinas,

así que, sintiéndolo mucho ninguno de los dos

habéis superado la prueba y creemos que no tenéis

el nivel necesario para entrar a "MasterChef".

De acuerdo, chef, lo respeto y lo entiendo.

Completamente, de acuerdo. La aventura se ha acabado

demasiado pronto, me hacía mucha ilusión continuar,

pero creo que es un veredicto justo

y el resto de los compañeros han sido superiores.

Andy y Michael, habéis asumido la responsabilidad de hacer

lo más complicado del postre que eran las flores.

Habéis empezado haciéndolo en el modo casa,

pero en cuanto Samantha os ha dado cuatro indicaciones,

barra, gritos, os habéis puesto las pilas y sacasteis una flores

dignas de esta tierra. Felicidades, os habéis ganado...

(APLAUDEN)

Muchísimas gracias, chef. (MICHAEL HABLA EN INGLÉS)

Muchas gracias. (APLAUDEN)

Michael, te veo emocionado, ¿qué significa para ti

ese delantal blanco? "Sorry", esto es lo que yo quería.

Es mí primer paso a mi meta y me siento más seguro

a que puedo hacerlo y puedo seguir.

¡Uh, sí! (APLAUDEN Y ANIMAN)

(HABLAN EN INGLÉS)

Andy, aunque tú no exteriorices

tus emociones, imagino que te hará ilusión.

Me hace muchísima ilusión, mira que hablo mucho

y soy muy hablador, pero ahora no sé qué decir...

Estás sin palabras. Un poco, un poco

(ANDY) Me quedé sin palabras cuando me dieron el delantal

por la tensión, los nervios,

por la intriga que se generó acerca de los delantales.

Han sido caros, pero al final, lo tengo.

Alberto, sólo faltas tú, hacer una espuma correctamente,

no es sencillo y menos en un primer programa.

En esta ocasión has salido airoso, es cierto,

pero necesitamos que nos enseñes todo tu potencial, así que,

queremos verte en la próxima prueba de eliminación,

es decir, eres aspirante de "MasterChef",

pero conservas el delantal negro. Sí, chef.

Estás cerca, estás cerca.

Ricardo...

espero que no te sorprenda oír esto...

No continúas en "MasterChef".

Sí, me sorprende. ¿No te lo esperabas?

No, amo lo que hago

y yo me he dejado la piel, literalmente.

Tienes que reconocer que el responsable

de que la sopa de cebolla no haya salido cuando correspondía

has sido tú. Llegué y dije: "60-70 u 80 cebollas",

no has escuchado, estabas muy contento,

muy feliz, a tu bola, haciendo tus cositas,

pero si no escuchamos la voz de la experiencia,

pasa lo que pasa. Es un fallo que no vamos a pasar

por alto y no lo puedo pasar. Sí, chef.

Juani, ¡qué gusto encontrar personas como tú!

De verdad, que le ponen

tanta pasión a las cosas que hace. No llores, amor.

Da gusto verte a tus 74 años y medio,

como dices tú, verte trabajar como uno más, como los de 20.

No solo has estado haciendo tus tareas sin descanso

durante toda la prueba, encima intentabas, por lo menos,

asesorar, decir, tal a los jóvenes que yo te lo he exigido,

otra cosa es que no te escucharan, pero el conocimiento y los consejos

los has dado, así que,

Juani, por tu buen trabajo, esto es para ti.

(Aplausos)

Las palabras tan bonitas que me han dicho

me han parecido una maravilla.

(SE EMOCIONA) Estoy emocionada, muy emocionada.

Ana y Sara Lúa, curar 160 yemas tampoco es una terea

demasiado complicada, pero sí delicada.

Habéis sabido trabajar con la sutileza que requería,

no estuvisteis brillantes, pero el trabajo ha salido.

Así que, os habéis ganado un puesto en las cocinas

de "MasterChef", eso sí, os quedáis con el delantal negro

porque os queremos ver en la prueba de eliminación

y ver ahí si brilláis o no. Vale.

Sito, ¿qué te digo?

Porque tú seguro que a lo mejor estás echando cuentas, ¿no?

lo que tenga que ser, será,

no sé, "MasterChef" siempre sorprende,

evidentemente, hago cuentas,

me salen los seis que tienen que entrar.

Por descarte, te toca salir.

Cuatro aspirantes que se quedaban fuera.

Pero reconozco que te he visto

con una actitud muy buena en cocina, me ha gustado.

Intento, en todo lo que hago, intento dar mi 100%.

Por eso, Sito, eres aspirante de "MasterChef".

(Aplausos y ánimos)

¡Ole, cariño!

Muchas gracias. Eso sí, Sito,

con este delantal, así que, el color negro no te lo quitas.

Tienes que ir a la prueba de eliminación.

Muchas gracias. Dalo todo.

(SITO) Me hubiera encantado conseguir el blanco

para no pasar otra vez este sufrimiento

de la prueba de eliminación, pero me encantó tener

otra oportunidad y que vean

cómo trabajo y lo que puedo llegar a dar.

Sintiéndolo mucho, Ricardo, Mónica y Manel,

vuestro sueño de convertiros en el nuevo "MasterChef España"

termina aquí. Entregadnos vuestros delantales.

(HABLA EN INGLÉS)

No pasa nada. (MÓNICA) De esta experiencia

me llevo unos niveles de intensidad y de ilusión increíbles,

haber conocido a 20 personas maravillosas,

Me voy muy contenta y animo a que la gente lo haga.

Ahora sí, tenemos la nueva promoción

de la octava edición de "MasterChef".

(APLAUDEN Y GRITAN)

Y, ojo, por primera vez en la historia

arrancamos temporada con 17 aspirantes.

(APLAUDEN Y GRITAN)

Equipo azul, Juani, Andy y Michael,

continuáis una semana más

en las cocinas de "MasterChef". ¡Enhorabuena!

(SUSPIRA) ¡Qué bien!

Sara Lúa, Ana, Alberto, Sito y todo el equipo rojo

no bajéis la guardia

porque estáis a punto de enfrentaros

a la prueba de eliminación.

Mucha suerte a los nueve. (TODOS) Gracias, chef.

Como cada año vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre ocho y 16 años, te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable en un entorno natural,

tienes que venir a los campamentos "MasterChef".

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

Este verano campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

(Música)

Por primera vez en la historia de este programa

son 17 los aspirantes que van a luchar

por ser el próximo "MasterChef España".

Nueve de ellos vienen con delantal negro

dispuestos a pelear por no ser el primer eliminado.

Pero las sorpresas continúan porque su destino

está en manos de uno de sus compañeros.

(Música)

(SE ASOMBRAN)

¡Madre mía! -Alucino, tía.

¡Qué fuerte que estamos aquí!

Mira qué guapo, eh. -¡Qué bonito!

¡Qué pasada, tío! -Es grandísimo.

¡El abatidor, el abatidor que congela!

Y mira, esto para hacer emplatados. -Me encanta.

Guau, de "MasterChef" y todo el aceite.

¿Los grifos funcionan, sí, no? -¿Tú tienes la tuya adaptada?

-Sí, ahí abajo. -Cómo van los hornos, tío.

¡Qué guay! -Ostras, que no sé cerrarlos, tú.

¿Esto qué es? -Para envasar al vacío.

-¿Para envasar al vacío? -Sí, hace..

Mirad el reloj. -¡Ay, el reloj!

(IVÁN) Las cocinas enormes, espaciosas, bonitas,

se me pone la piel de gallina pensando en que cocinaré ahí.

¡Vamos, chicos, vamos! (TODOS GRITAN)

¡Oh, qué pasote! -¡Qué maravilla!

Cuántas cosas, por favor. -¡Sito!

-Hay de todo, de todo aquí. -Es que hay cosas

que yo nunca he visto en mi vida. -Qué bonito, todo puestecito.

-Hay de todo mucho y se ve la calidad por todos lados.

Yo voy a coger un trocito de romero

que el romero siempre da buena suerte.

(SARAY) Es que soy muy supersticiosa

y cuando hago algo pues me llevo mi romero

para que me salga bien.

Podéis entrar a ver nuestro fantástico restaurante

que cada año se supera y este año hacemos un homenaje

a la sostenibilidad. ¡Qué fuerte!

¡Qué precioso! -¡Ay, qué gozada, qué gozada!

Ahí, con todas las botellas.

-Hay que reciclar, hay que reciclar.

La decoración me encanta. -¡Qué guay, está muy chulo!

¡Qué bonito todo, estoy flipando, de verdad,

me encanta, me encanta,

estoy deseando cocinar ahí deseándolo!

Mónica. Dime.

¿Qué te han parecido las cocinas, son como las veías desde casa?

No, son más guays aquí, es que no sé, está todo tan limpio

y tan pulcro, luego ya veremos a ver.

Sonsoles, qué me dices el super, ¿piensas que tenemos lo necesario

para que cumplas tus objetivos?

Pues espero que sí, no he visto un super tan ordenado,

tan limpito, tan mono, nunca.

Ponedme lo bueno y bonito abajo. Yo te ayudaré.

Vale, gracias, Samantha. Adrienne, ¿quién te gustaría

que probase uno de tus platos en el restaurante?

Bueno, si viene un cocinero muy bueno, me encantaría

que viniera David Muñoz, me haría mucha ilusión conocerlo

que parece muy majo, muy simpático. Es amigo de la casa.

A mí, me gustaría que viniese Tamara Falcó ya que es la ganadora

de la edición del "celebrities".

-A Jordi también le gustaría que viniera Tamara Falcó.

Claro. -A mí me gustaría que viniera

Cayetano Martínez de Irujo. ¿Cayetano por qué?

(SE EMOCIONA)

¿Pero qué te pasa? -Juana, ¿qué pasa, hija mía?

Se emociona. Juana, ¿te encanta Cayetano?

¡Ay, ¿es tu ídolo?!

Yo me sé la historia, es que en un programa de televisión

que hizo Cayetano todo lo que contó era, exactamente, igual

a la vida de Juana, entonces, se siente tan unida a él.

Identificada. Identificada

que no puede hablar la pobre mía.

-La herida la tenemos la misma en el corazón.

(JUANI) La herida en el corazón

es el fallecimiento de nuestro padre

que siempre hay una silla vacía,

él vio la silla vacía en un palacio y yo en una casa humilde.

Es el momento de que recordemos todo lo que está en juego

y por lo que habéis venido a luchar a estas cocinas.

El ganador se llevará un premio en metálico de 100.000 euros.

El trofeo que le acredita como vencedor de la octava edición

de "MasterChef España" y la posibilidad

de publicar su propio libro de recetas.

Además, la facultad de ciencia gastronómica

el Basque Culinary Center, de San Sebastián,

otorga tres premios

para los tres primeros clasificados, el ganador

se llevará un Máster en cocina técnica y producto.

El segundo clasificado un Master en pastelería

y el tercero, un curso de especialización

de ocho semanas de duración.

Sé que todos habéis venido aquí para ganar, tenéis 13 semanas

por delante para demostrar que sois el mejor,

pero aunque no seas el primero ni el segundo ni el tercero,

también tu vida cambia al salir de estas cocinas.

(ALBERTO) Yo voy a por todas, ganaré a todos,

dejé toda mi vida, el trabajo

y dejé muchas cosas por cumplir este sueño,

llegar a la final de "MasterChef" y si puede ser, ganarlo.

Saray, una sola prueba por equipos, ¿y serías capaz de decirnos

quién es el más fuerte y con quién no te gustaría repetir

en el mismo equipo? Las dos personas para mí,

más fuertes fueron Fidel y Adrienne.

Yo estaba nerviosa, estaba mal y ellos me hablaban

con cariño y me ayudaron. Con quien no me gustaría compartir

sería con Mónica que de repente hizo: "¡Ah!"

Se convirtió en Chucky y daba saltos por la cocina...

Las cocinas necesitan nervios, Saray.

Ya lo sé, pero en ese momento necesitaba paz.

Un poquito, ¿qué hago? Luna, ¿crees que Iván

cogió las riendas del equipo por el bien de todos

o crees que hacía como un show de líder?

Bueno, creo que montó un poquito el show de líder, ¿vale?

¿Qué es el show del líder? No hacer demasiado,

pero hacer creer al equipo que él está mandando

y está haciendo de todo. El aparentar de toda la vida.

El aparentar porque, realmente, parecía un pescadero.

La verdad, que cortó el bacalao. Solo eso.

Solo eso. Por alusiones, ¿algo que decir?

Corté el bacalao, el pescado, y no el bacalao del grupo,

pero salió bien, o sea, estoy supercontento.

Michael, ¿esperabas que un postre te permitiera entrar

en "MasterChef" y el librarte de la primera eliminación?

No, en realidad, no, es que era lo que más tenía miedo,

el postre porque estaba un poco...

(HABLA EN INGLÉS) En ese momento,

pero entre los chicos que estábamos...

(HABLA EN INGLÉS)

Sí. Digo: "Vamos a hacerlo todo".

Estamos ya con el curso intensivo de inglés.

Voy a necesitar un traductor. "Team", el equipo.

"A little bit". "A little bit",

"What to do?", ¿qué hacer? Es que, claro...

"Little bit", un poquito. Yo te enseñaré castellano, Michael,

con mucho gusto. Encantado y si me invitas

a tu restaurante, también. Estás invitado desde ya.

Rosa, una mujer como tú, comandante del ejército del aire,

¿por qué no tomaste las riendas del equipo rojo

con más fuerza, con más garra?

Porque no era yo la que tenía que tomar las riendas,

no eran las instrucciones. Yo como comandante

del ejército del aire sé dar órdenes, pero también

sé acatarlas y obedecerlas y es fundamental,

entonces, vosotros dijisteis: "No hay capitán" y yo dije:

"No hay capitán". El día que tenga que capitanear o comandar,

no te preocupes, chef, que lo haré.

Hola a todos, soy Rosa García Calvo y soy de León.

Voy a presentaros al resto de miembros de la familia.

Hola, soy Diego, voy a quinto de primaria,

tengo 10 años y no me gusta mucho

la cámara, pero sí me gusta "MasterChef".

Hola, soy Carmen, tengo 12 años, voy a primero de la ESO,

me gusta mucho la cámara y "MasterChef".

Soy comandante del ejército del aire,

soy del cuerpo de intendencia,

si el ejército es mi vocación verdadera,

la cocina es una de mis pasiones y, sobre todo, "MasterChef".

Bueno, lo que está claro es que los delantales blancos

no os vais a enfrentar a la prueba d eliminación.

Podéis subir todos menos Iván.

Adelante. Chicos, suerte.

Os quiero. -Qué suerte.

(ADRIENNE) Estamos ya en eliminación

el primer día, estamos muy nerviosos.

Iván, tú fuiste el mejor de los delantales blancos

y por ello tienes una misión muy importante.

Ya sabéis que en "MasterChef"

ser el mejor siempre conlleva ventajas.

Tu ventaja consiste en salvar, ahora mismo,

a dos de tus compañeros de la eliminación.

Qué marrón encima, más marrón.

La primera persona que me gustaría salvar por afinidad

y por tiempo compartido, conversaciones y por locura

creo que va a ser Fidel.

(Aplausos)

¿Pero estoy salvado ya, estoy salvado ya o no?

(FIDEL) ¡Vamos!

¿Y segundo nombre?

Pues voy a seguir un poco con lo mismo y me va a tirar

un poco lo que es mi tierra. -Te quiero.

Tengo una compañera que viene del Atlántico

y es Sara Lúa y me gustaría que también...

(Aplausos)

(SARA LÚA) Iván para mí es un pilar superimportante,

sabía que si él podía, me iba a favorecer

porque, bueno, tenemos mucha afinidad los dos.

(SARAY) Fidel, enséñale lo que te he dado.

El romero. No me lo puedo creer.

¿Pero el que llevaba en las tetas o no?

-No lo sé. -Le he dado uno para él

y otro para mí. A él le funcionó, a ti, no.

Yo me lo esperaba. Bueno, Sara Lúa, Fidel,

felicidades, tenéis asegurada vuestra permanencia

una semana más en "MasterChef".

¡Bravo, chicos!

(AMBOS) Gracias, chef.

(FIDEL) Romero, romero, sácame lo malo

y que me venga todo lo bueno.

Delantales negros, comienza vuestra primera prueba

de eliminación y antes de descubrir en qué consiste,

recibimos a unos grandes amigos que han querido estar aquí,

en vuestra primera prueba en estas cocinas.

Desde el restaurante Disfrutar, en Barcelona,

con dos estrellas Michelin, Oriol Castro y Eduard Xatruch.

¡Adelante!

¿Qué tal? ¡Qué emoción!

Buenas noches, Oriol y Eduard y muchas gracias por venir

a darles la bienvenida a nuestros aspirantes.

Un placer teneros aquí.

Muy buenas, muy contentos de estar aquí.

Eduard... El placer es nuestro, es nuestro.

¡Ay, mi madre! No paráis de crecer,

¿qué es lo último?

Hemos hecho una empresa nueva, un catering, Disfrutar Events,

no damos la competencia a Samantha que tiene el suyo,

pero lo hemos hecho para que nos podamos casar

y hacer inauguraciones con el espíritu de disfrutar.

Sé que para vosotros la creatividad y la investigación

son muy importantes y conseguisteis algo

que hace tiempo que estabais luchando por ello.

Hace un par de meses inauguramos un espacio creativo

debajo del restaurante y tenemos una cocina,

una cocina doméstica, pero chula que podemos destinar,

exclusivamente, para la creatividad que es importante tener un espacio.

Un espacio de creatividad constante.

Sí. Seguro que los aspirantes

están deseando disfrutar de esa creatividad vuestra.

¿Qué plato habéis traído? No.

Bueno, hemos traído un plato un poquito sencillo, pero complejo.

Aquí tenemos trabajo. Es muy sencillo.

Es sencillo, pero con muchas partes.

-¿Qué es eso? -Carbón.

O sea, la primera en la frente. -Ostras.

-Madre mía, madre mía.

Vamos a hacer un mango que hemos cocido

en azúcar de carbón.

Primero, esto lo tendríamos delante del cliente.

A picar piedra, chicos. -Con la de baños que he picado yo.

Hay que hacer de todo en cocina. -Sí.

Ahora, empezamos a ver este mango

y ahora vamos a extraer lo de dentro.

¿Qué te pasa, Saray? Me estoy quedando muerta.

¿Eso qué es? -¿Veis? Aquí tenemos ya este mango

que está cocido en este azúcar. Ahora, vamos a extraer la piel

que tenemos por debajo y cortaremos ya una porción

y la emplataremos. Esto lo acompañaríamos

con dos piñones que son cremosos por dentro.

Que tenemos que hacer nosotros, no vienen así, ¿no?

Para terminar, vamos a hacer la salsa

de este postre que será un poquito un homenaje

a una tierra que queremos también mucho que es Canarias.

Inspirados en este volcán os hemos traído una lava.

-¡Qué chulo! -Que está hecha con manzana y miel.

¡Guau!

¡Qué pasada, qué pasada! -¡Guau!

¡Qué pasada! -Así, mientras comes el postre,

con la cuchara vais cogiendo.

Pero qué fuerte. Saray, sigues sin pestañear,

¿qué te pasa? No sé si estoy en "MasterChef"

o en una clase de química. ¿Pero te ves capaz de hacerlo?

No sé, me quedé con las patas colgando, pero lo voy a intentar.

¿Has hecho algún plato similar a este alguna vez?

Hombre, cuando se me ha quemado en el horno el pollo

y se ha quedado negro. (RÍEN)

Es lo más parecido. Mónica...

Hombre, a ver, si me dan la receta, yo tiro para adelante

porque eso de picar con el carbón como Asturias, pum, pum...

Me ha recordado a mi padre minero, soy de Turón, un pueblo minero,

minera y dinamitera, ¿Y en el bar donde trabajas

no hacen estos platos? No, menú rico, familiar

y barato, pero eso no. Bueno, no nos hemos vuelto

tan locos, no os vamos a poner un reto tan complicado

de un restaurante con dos estrellas Michelin

como Disfrutar, no se nos ocurriría.

Aspirantes, nos está costando tanto decidir quién debe continuar

que no queremos llevarnos sorpresas en el programa dos, tres o cuatro,

así que queremos comprobar que no nos equivocamos

con vosotros asegurándonos de que tenéis las nociones básicas

para formar parte de una cocina profesional.

Oriol, los aspirantes acaban de pisar estas cocinas

y están entre emocionados y asustados.

¿Qué consejos les puedes dar? Sin duda alguna

que os escuchen mucho a vosotros, las pautas que deis

y cuando estéis nerviosos y estéis en caos, parad,

respirar y volver a empezar. -La cocina es sensibilidad

y también sangre fría. Ya les habéis escuchado.

Para descubrir en qué consiste este reto,

debéis ocupar vuestros puestos de cocina.

¡Qué fuerte que estemos aquí! -Ya ves.

¡Ostras, es que estamos en las cocinas!

¡Ay, a mi churri le pusieron ahí atrás!

¡Churri, a darlo todo, cariño!

Bueno, vamos a ir al grano ya, a la de tres quiero que levantéis

las campanas todos a la vez. Una, dos... y tres.

(GRITAN) -¡Huevos de codorniz!

Tenéis 10 minutos para hacer con esos huevos

de codorniz una mayonesa a mano.

¿A mano? A mano.

Tela. -Con varilla.

-Me encanta, con varilla o con mortero.

Cuanto terminéis, deberéis avisarnos

y vamos a comprobar si está bien hecha.

Por favor. Si no, tendréis que repetirla.

Y, atención, porque el primero que la haga bien,

asegura su continuidad y podrá subir a la galería

con sus compañeros. Si ninguno la termina en 10 minutos,

pues tendréis que pasar todos a la siguiente prueba.

¿Estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

Bueno... sí. Pues el tiempo comienza

en tres, dos, uno, ¡adelante!

¡Venga, chicos! -Venga, Saray.

¡Vamos, equipo!

¡Vamos, Alberto!

La yema, muy bien, venga, venga, venga.

Muy bien, corazón. -Bien, Saray, mortero.

Mayonesa, ¿mortero o bol, varillas o mortero?

Yo bol con varillas prefiero mil veces,

nunca la hice con mortero. ¿Huevo entero o solo yema?

No, la yema. Solamente yema.

Con el huevo de codorniz pondría, al menos, cinco yemitas,

lo primero es calcular. Se me caen...

¡los prendedores del pelo!

Con el mortero hay que tener mucha paciencia

y no dejar de trabajar porque se te corta fácil.

Saray sí que le da con el mortero. -Bravo, Saray, dale con tu encanto

que te vea toda España. -Vamos allá,

a ver si consigo hacer la mayonesa buena.

Hombre, con mortero lo veo complicado

con huevos de codorniz, no sé por qué, pero...

No puedo, tío...

No pares, no pares, no pares, sigue, sigue.

¡Mónica, perfecto, una máquina...!

Eres un maquinón.

Dale, dale, dale... Sari.

(SARAY) No puedo, no me sale.

Yo creo que la chica del fondo, a la derecha... parecía...

Lo está catando. Mira, le ha subido...

Ha subido la varilla y tenía una emulsión.

Voy a intentarlo de la otra forma. -Venga, Saray.

-Voy a intentarlo de otra forma. -Tú puedes, tía, venga.

Saray ha echado el huevo entero, no separa la yema.

Lo intentó con el mortero y, ahora, lo intenta con la varilla:

un huevo entero en un bol pequeño con una varilla grande.

Vamos, Sito, vamos, nene...

Adri lo ha hecho...

¿Adri lo ha hecho? Bueno, oye, pero...

¿Habías hecho alguna vez mayonesa? Sí.

Bueno, tiene muy buena pinta, montada está.

¿Aceite de girasol? -Sí.

-¿De ácido qué has puesto? -Sobre todo limón

y un toquecito de vinagre. -Para mí le falta un poco de sal,

pero está muy sedosa, de textura perfecta.

Muy blanca, brillante. Felicidades. -Gracias, un placer.

Pues bien... Madre mía...

Oh, qué bien...

Sube ahí, mayonesa estoy hasta los cojones...

Aspirantes, último minuto.

Ha levantado la mano Ana. Ana, Ana...

Vamos a ver a Ana.

Ahora que esté buena...

Diez, nueve...

Ocho, siete, seis...

Cinco, cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba! (TODOS DESDE LA GALERÍA APLAUDEN)

A lo mejor no le he puesto mucho ácido;

pero... me ha subido, lo he emplatado bien, he limpiado.

Y... yo creo que sí tengo posibilidades.

Si quieres aprender todo lo que necesitas sobre cocina,

suscríbete a la escuela MasterChef.

Más contenido que nunca con nuevas recetas y trucos

para que puedas convertirte en un auténtico masterchef.

Cocina tradicional, cocina saludable y cocina italiana

son algunas de las nuevas lecciones que podrás encontrar.

Ya lo sabes, entra en la escuela MasterChef.

Bueno, Ana, cuéntanos... Bueno, pues...

No sé si estará buena, pero escasa...

Eh... la he hecho con aceite de girasol y con limón.

Y solo con las yemas. -Vamos a probar.

-¿Con qué la has hecho? -La he hecho en el mortero.

Mortero y varilla. Y varilla, así entra bien el aire.

Un poco más de sal, pero montado. Está muy bien.

También sedosa en boca. -Sí...

-Muy bien, felicidades. -Gracias... gracias.

(TODOS APLAUDEN Y ANIMAN A ANA)

El primer salvado es a quien di el romero, Fidel.

-Muy fuerte... -Saray, me tienes que dar romero.

-También le he dado a Adrienne. -El próximo día nos das romero.

Te traigo los chefs para ver tu trabajo.

¿Qué tal? ¿Qué? ¿Has empezado dos veces?

Sí, porque primero he querido intentarlo así, pero no hay manera.

Y digo... lo voy a intentar... Ahora con la varilla.

¿Nunca habías hecho una mayonesa así... a mano?

En la vida...

No le ha hecho la emulsión. -No.

Lo he intentado, pero... ¿Sabes qué ha fallado? El romero.

Has repartido romero a todo el mundo...

Ella tiene romero, ¿sabéis dónde lo lleva?

En el pechote. -¿Lo llevas bien puesto ahí?

-Ahí está seguro... no se mueve.

-Sí... -Ahí no se mueve.

Pues nada, Saray... no hay mayonesa.

Gracias. A la próxima saldrá.

(SARAY) Gracias.

Rosa ya se lo ve venir. La crítica fácil.

Bueno, era proyecto de mayonesa, más o menos.

La tenía casi, casi.

Viéndola, que no está mal, te ha faltado el cuenco más grande.

Para que pudieras... siempre tenemos que rectificar a tiempos de sabios.

Lo siento, no la hago nunca a mano. Bueno, está...

Casi montada, le falta un... Un poco de textura.

Tenemos la misión a medio cumplir. Uf... ahí estamos.

No acabo de coordinar. No pierdas el objetivo. Venga...

Gracias.

Vamos a ver lo que ha hecho Sito. ¿Qué tal, Sito?

Pues no ha subido la mayonesa,

lo intenté con el mortero. ¿Qué has hecho ahí?

¿Qué has puesto media yema de huevo?

He puesto tres. ¿Tres? ¿Y dónde están?

¿No has echado aceite o qué?

Sí, le he echado aceite con el mortero,

pero lo he hecho tan lento...

No la tiene cortada, le falta aceite.

Estás empezando. Es un proyecto de mayonesa.

Has ido tan lento, que te ha faltado el rato de emulsionar.

Vámonos... Venga...

Aquí la asturiana que le ha dado como para el zorro.

¿Lo has conseguido o no? Huy, casi.

Es que a mano... ¿Le has echado las yemas solo?

No, le he echado el huevo entero, no solo la yema.

Más difícil de montar, tiene mucho mérito hacer esto

con el huevo entero. Y el punto de sazón de los mejores.

Gracias, de verdad. -Tiene la chispa adecuada.

Le falta un pelín de consistencia. Le falta aceite...

Si estuvieras un rato más con un cuenco más grande

y tuviera más aceite, estaría perfecta.

-Gracias. -Felicidades.

Bueno, felicidades, pero está líquida.

Pero, bueno, nada, seguimos ahí. ¡Vamos!

Bueno, Alberto... -¿Qué tal, chef?

Bueno... Bueno.

¿Has echado el huevo entero? He echado dos huevos enteros,

y solo tres con solo la yema.

Bueno... Emulsionada está, le falta textura.

Le falta acidez. ¿Qué aceite has puesto?

Oliva... se nota que tiene más personalidad.

¿No tienes sal? Está flojo de sal.

No tiene sal ni acidez. Me falta un poco.

Aquí las cosas tienen que estar ricas y aliñadas.

Sabor...

Hola, soy Alberto Grass, tengo 31 años y soy de Barcelona.

Soy entrenador de un equipo de fútbol-sala, ahora mismo,

son chicos de 16 y 17 años. Me encanta cocinar, siempre cocino

para amigos, para mi familia, he cocinado desde pequeño...

Desde que tengo 12 o 13 años, quiero entrar en "MasterChef"

porque es una oportunidad única que no quiero desaprovechar.

Aspirantes, solo dos de vosotros habéis hecho una mayonesa buena.

El resto no lo habéis conseguido.

Adrienne, has acabado antes de tiempo y estaba bien,

con buena textura, bien de sabor y muy bien presentada, también.

Gracias, chef. Ana...

Tú has acabado un minuto antes de tiempo;

pero a la tuya le faltaba un poco de ácido y de sal.

Por tanto, el aspirante que se asegura una semana más

en "MasterChef" es...

Adrienne. (TODOS GRITAN DESDE LA GALERÍA)

Puedes subir a la galería, adelante.

La mayonesa en Bélgica es muy diferente,

siempre le echo de mostaza, hoy he hecho la receta pura;

pero yo siempre la hago a mano. Me ha salvado... conocer la receta.

Aspirantes, como veis, hay otra campana.

A la de tres, quiero que levantéis la campana todos a la vez.

Uno, dos y tres...

¡Oh! ¡Un sofrito!

Tenéis diez minutos para cortar la cebolla en brunoise,

el pimiento verde en juliana, el tomate en concasse

y picar, finamente, el cebollino.

Yo no sé qué es concasse.

Atención, porque los dos que lo hagan mejor y más rápido

podrán subir a la galería asegurándose

una semana más en "MasterChef".

Si ninguno lo consigue en diez minutos,

deberéis hacer una prueba más. Importante...

No vale con hacer un poquito.

Queremos ver un aprovechamiento máximo

de esa pieza que vais a trabajar.

¿Entendido? (ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Pues, ahora sí, el tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡adelante!

Esto es de primero de cocina. Totalmente.

Del pimiento, por ejemplo, en juliana...

partimos el pimiento por la mitad

quitamos las semillas y las hebras que tiene y ya...

Empezamos a cortar... En línea, dos o tres milímetros.

¿Qué es la brunoise? Daditos muy chiquititos.

¿Qué es un tomate concasse? Pelamos el tomate,

quitamos las semillas y cortamos en dados regulares.

Lo más difícil es que sea todo regular.

Lo que ha dicho Jordi es importante, a ver cómo aprovechan el producto.

A veces nos pueden sacar una juliana muy bonita de pimiento;

pero ha tirado la mitad del pimiento.

A Alberto se le ve suelto. Tiene nervio por dentro.

Se le ve con garra.

Por dentro tiene nervio, es bastante.

Venga, equipazo...

-¡Vamos, equipo! -Vamos, vamos.

-Hay tiempo, hay tiempo...

Cuidado con los deditos.

Saray está haciendo como la ensalada de los Chunguitos,

¿te acuerdas? Vale, vale...

Mira el cebollino, te va a gustar.

Ha ido a por faena, ella... -Saray está agobiada.

-Sí, ya se le nota.

-Yo estoy liándola, se me está mezclando todo.

-En cuadraditos exactos... -Mónica, quiero oírte cantar.

(MÓNICA CANTA) # Tengo el corazón contento, el corazón contento... #

-Es que ya no me sé más. (TODOS RÍEN)

-Lleno de alegría... # Lleno de alegría... #

Aspirantes, último minuto.

Papacito, vas bien... Alberto, Ana, Rosa y Saray.

¿Cómo van?

-Está picando perejil, ¿no parece?

Hombre, algo mejor que lo de Saray es,

que ha hecho bastones.

Saray, ya está. Bien, bravo, Saray.

-Mira, Saray ha acabado. Vamos a ver cómo están los cortes.

Algo no has escuchado bien.

¿Como qué...? -La cebolla a cubos no era.

-Brunoise era a cuadraditos. Mucho más pequeños.

Hemos dicho aprovechar todo el producto, aquí hay pimiento

todavía para hacer lo que tú quieras.

Y el cebollino se ha quedado... Está justillo.

Está bastante mal, con lo que esto no está bien.

Saray se va a ir a casa.

Sigue, sigue...

-Vamos, Monica. -El cuchillo que no pare.

Diez, nueve...

Ocho, siete, seis...

Cinco, cuatro, tres...

Dos, uno... ¡tiempo! Manos arriba.

(TODOS APLAUDEN DESDE LA GALERÍA)

Cocinar en "MasterChef"... uf.

Es tensión continua, tengo esto de aquí

que parece que me agarra fuerte un águila.

Vamos a ver qué ha hecho Sito.

Hola, Sito. -Vamos a ver.

Bueno, pequeños fallos, sabemos que el cebollino...

Tiene que ser más pequeñito, los dados no son perfectos...

Y la cebolla igual... ha fallado la finura.

Te ha faltado. Las prisas, un poco...

En fin, está dicho.

Gracias. Gracias.

Estamos contigo, Sito. ¿Qué pasa, Mónica?

Qué nervios, me entran muchos nervios.

Bueno... Dime.

Más o menos, podría ser una juliana.

Más fina...

El cebollino no lo corta nadie, fíjate, hay trozos muy grandes,

trozos muy pequeños, hay bastoncillos.

Mira que es lo más fácil de todo.

Y la cebolla está, más o menos, regular.

Bastante bien... Sí.

La mejor cebollita que hemos visto.

Gracias, chef, Oriol cómo te quiero. Oriol...

No son los trozos más regulares tampoco, ¿ves? Mira...

Es que, al final, mira... ¿ves que hay uno de cada?

Pero mira estos qué monos. Sí, monos son todos...

Cada uno en su estilo, pero...

El corte tiene que ser muy igual. Bueno, visto está.

Perfecto, Mónica. Gracias, chicos.

A mí no me vale con un aprobado.

A partir de, ahora, de siete para arriba, por favor.

Qué por favor... lo voy a hacer.

Hola, Rosa. Hola.

-Buenas... El pimiento está bien.

La cebolla... De las mejores que hemos visto.

Sin duda alguna. -El cebollino un desastre...

-Este es el mejor cebollino yo te diría.

Muchas gracias. Muchas gracias, Rosa.

Muy bien, Rosa...

¿Cómo lo veis? Tomate... pues, bueno, no está mal, regular.

O sea... bien, ha trabajado limpio. Hay que tenerlo en cuenta.

Está de los más regulares de todos. El tomate está regular.

Muy buenas, Alberto. -¿Qué tal, chefs?

-Tu novio... Bueno, aprovechamiento más o menos.

Sí... Tomate...

Hay alguna semilla, alguna piel incluso.

La cebolla bien, el pimiento también está bastante bien.

Gracias. -A ti...

(ALBERTO) Por supuesto no me quiero, ir sería imperdonable.

Deje mi trabajo de organizar eventos

y "marketing" para dedicarme a mi sueño que es la cocina.

Pues hay dos aspirantes que lo han hecho...

No perfecto, pero bien.

Y, por tanto, merecen salvarse. Esos dos aspirantes son...

Rosa... y Ana.

(TODOS GRITAN Y APLAUDEN DESDE LA GALERÍA)

¡¡¡Bien, bien, bien!!!

(SE FELICITAN ENTRE ELLOS) (ANA) No pude estudiar cocina

porque mis padres consideraron que tenía que formarme

con una carrera clásica, como es Derecho,

y entonces... quedarme una semana más

en "MasterChef" significa otra oportunidad de demostrar

que valgo para esto y ha sido...

Como una liberación, una satisfacción total.

El resto os tenéis que enfrentar a un nuevo reto.

Aspirantes... Alberto no puede respirar.

Para conocer en qué consiste la prueba tenéis que destapar

la primera caja misteriosa y la campana.

Las dos a la vez no. Vamos a empezar por la caja.

Una, dos... y tres.

¡Hala...! ¡Oh!

-¿Hola? -Un martillo.

Un martillo... ¿para qué? Para un "centollu".

¿Un "centollu"? Podría ser. Sí.

Sito... ¿para qué será ese martillito?

Pues si te digo la verdad, no lo sé pero... estoy más a gusto con esto

que entra más dentro de mi gremio.

Eres de mantenimiento... Sí, yo soy...

Soy fino con el martillo.

Ya lo veis, cuando no estoy entre fogones, lo mío es el metal.

Me encanta el deporte,

junto a la cocina es mi gran vía de escape.

Mamá, se te quema la cebolla. -Bueno...

Os podéis preparar, porque es un tiquismiquis

y un "don perfecto" para la cocina.

-Te deseo mucha suerte y espero que gantes, papá.

Aspirantes, la última prueba que debéis superar

es la que tiene que superar todos los jefes o cocineros

en una cocina profesional. Una tortilla francesa de siempre.

Hay que preparar una tortilla francesa.

Para que os vayáis haciendo con los huevos,

vais a tener que destapar la campana.

Una, dos... y tres.

¡¡¡Ah, qué guay!!!

Alberto, ¿estás mirando si sale el pollito o algo?

Estoy flipando de lo que pesa esto. -Eso es como 30 huevos.

¿Sabes de qué es? De avestruz.

Claro, para eso necesitamos el martillo, qué fuerte...

-Me he quedado muerta, parece de dinosaurio.

La cáscara del huevo de avestruz es muy dura, tendréis que ser

muy habilidosos para abrirlo y hacer con ese huevo

una tortilla francesa perfecta acompañada de verduras y mayonesa.

Si no habéis terminado la mayonesa,

hay que hacerla ahora y lo mismo con las verduras.

Para hacer vuestro plato, tenéis 20 minutos.

(TODOS) ¡Sí, chef! El tiempo comienza...

En tres, dos, uno... ¡ya!

(TODOS ANIMAN Y APLAUDEN A LOS ASPIRANTES)

Vamos a montar esta mayonesita, vamos.

-¡Venga, vamos!

-Arriba, Saray... venga, mi amor.

Despacito... -Va muy bien.

(SARAY) Mierda...

Se están cayendo las cascaritas dentro.

-Bueno, chaval, vaya yemaco.

-Oh... my God...

-Muy bien, muy bien, churri.

-Mira Alberto, mira Alberto... mira, mira.

Oh... -Bravo, Alberto, bravo....

(TODOS ANIMAN Y APLAUDEN A ALBERTO)

-¡Ese es mi churri! -Qué huevos tienes.

-Olé, olé, olé... -Bien, Sito, bien.

-Dale, niña, venga...

Mónica está haciendo la técnica de la coctelera.

Lo está batiendo dentro de la cáscara.

Mónica, venga, Mónica...

Destinar un huevo de kilo y medio, para una tortilla es complicado.

Por tanto, ¿qué sería lo inteligente?

Dividir en dos y hacer dos tortillas.

Si no, es imposible... -Vamos, Albertito.

Dale caña...

-¿Alguno de los cuatro tiene la mayonesa montada?

-No... la está montando él.

-Vamos, Saray... -Vamos, Saray.

-Qué rico huele, chicos. -Uf... tengo hambre.

-¿Cómo lo llevas, Saray? ¿Qué te pasa a ti?

-Voy a arreglar un poquito la verdura...

¿Has hecho tortilla francesa alguna vez?

Sí, tortillita francesa sí, me sale muy buena.

Sí, sí... me sale buena. Tienes que hacer la mayonesa.

Sí, sí... ¿Sí? Vale.

Gracias. Vamos allá...

-Muy bien, Alberto, muy bien, venga.

-Sobre todo, calma, ponedle cariño y con cabeza, chicos.

-Vamos, Sito... olé, olé...

Eso es más fácil que el centollo, corazón....

-El "centollu". -¡El "centollu"!

Alberto... ¿cómo vas? ¿Qué tal, chefs?

Pues bien, estoy haciendo la cebolla y el pimiento sofrito,

ahora añadiré el tomate y... ¿Estás mejor de nervios?

Sí, ahora sí... ¿Qué técnica usas para relajarte?

Una técnica de respiración

que me enseñó mi hermana que es submarinista

que consiste en sacar todo el aire, tres veces, con la boca muy cerrada.

Hazlo, relájate y hazme un buen plato.

Muy bien, churri.

-Es muy nerviosa en la cocina. -Es tranquila y es nervio puro.

-Venga, Sito, que se "oye" el olor desde aquí.

-¿Se "oye"? -Se siente, se siente... ¡se siente!

¿Qué idea tienes, Sito?

Pues, mira, haré la tortilla a la francesa

y la acompañaré de un puré de verduras

que voy a pochar con la cebolla, el pimiento y el tomate.

Y, luego, voy a hacer...

unos crujientes con esas tiritas de pimiento para...

Crujientes...

¿Sueles hacer tortilla francesa en casa para las niñas?

Sí, sí... ¿Sí? Bueno, Sito... gracias.

Suerte. -Gracias, chefs.

-Vamos, Saray...

-Mira, Mónica... ¡Muy bien, Moni, muy bien!

-Hola... ¿Cómo vas? Veo la tortilla ya.

Te hemos cogido en el momento clave. -Voy a dejarla... luego tengo más...

Voy a hacer otra. Sí, porque cuaja raro, ¿no?

Sí, me cuaja raro pero,

luego voy a intentar otra, chiquirrina.

Vamos a intentarlo. No queremos una tortilla española

queremos una tortilla francesa. Lo sé.

No quiero esa vuelta, no has entendido nada.

Quieres que quede así. Francesa, dos media luna.

Yo creo que lo mejor es que la dejemos para que acabe.

Vámonos, venga. Que vaya bien.

Gracias...

-Venga, Moni...

Esto es un pedazo de tortillón.

¿Qué le hemos dicho a Mónica?

No es tortilla española, dándole la vuelta con el plato.

¿Qué ha hecho cuando nos hemos ido? ¡Paf! Tortilla española.

No se puede hacer eso de... con un tortillón de 25 kilos.

¡Vamos, Alberto, corazón! ¡Venga!

No quiero que te vayas.

A lo mejor te sientes solo y me hace ilusión

que Luna me esté apoyando desde arriba.

-¡Dale brío!

Perfecto, Alberto.

Me encanta, me encanta, me encanta.

¡Olé, olé, Saray!

-Está la cosa... tomatosa.

Me salen fatal, no sé cómo hacerlo, estoy agobiada.

El huevo de avestruz que sube, burbujas que bajan... para arriba.

Bueno, ya está, si es mi momento pues ya está.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

¡Venga, Mónica!

(TODOS ANIMAN A LOS ASPIRANTES DESDE LA GALERÍA)

-¡Me encanta, corazón!

Está claro que uno de los ingredientes de la tortilla es...

El temple o la tranquilidad. Alberto...

Lo está haciendo muy bien, al menos con la espátula.

Me gusta que lo haga con la lengua. La técnica es la adecuada.

Mónica en esta segunda oportunidad ha echado menos cantidad

y, ahora, sí la está doblando como una tortilla francesa.

Si pone mucha cantidad, técnicamente, es imposible girarlo.

-Sito... no, no... ¿qué está haciendo?

-Sito va a hacer una crema. -Sito, muy bien, me sorprendes.

-Quiere arriesgar.

Sito... dale. -¡Sito, dale!

-Muy bien, chicos. -Va, esa tortilla, venga.

-Ay, Sito... tío. -Vamos, churri, ahí lo llevas.

¡Vamos, Albert! -No llegan con la tortilla.

Pobrecillos... -Venga, va.

-Ni Alberto ni Sito llegan con la tortilla.

-¿Por qué hacen tan grandes las tortillas? No lo entiendo.

-Tranquila, Saray.

-¡Vamos, Alberto!

-Que quite eso... no puedo decir eso.

-¡Bravo, Moni!

-Venga... -Venga, Moni.

-¡Vamos, Alberto! -¡Vamos, chicos!

-Mira Alberto... -Perfecto, corazón.

-¡Venga, Alberto! -Vamos, Sito...

-Sito, corre, dale caña a eso. -No se hace.

-Uf... se va a ir.

-Es que queda un minuto. Aspirantes...

Último minuto. -Un minuto...

Una tila, por favor, aquí arriba.

¡Venga, corred! ¡Vamos!

(TODOS ANIMAN A LOS ASPIRANTES DESDE LA GALERÍA)

¡Campeón!

¡Corre, corre! -¡Corre, corre!

-¡Vamos, Saray!

-Está perfecta, está perfecta... corazón.

¡¡¡Muy bien, Alberto, ahí lo llevas!!!

Diez, nueve, ocho...

Siete, seis...

Cinco, cuatro...

Tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

¡¡¡Bravo!!!

Bravo... -¡Bravo, bravo, bravo!

¡Bravo! -Mierda, macho...

-Yo soy una persona luchadora que me he hecho a mí misma

y tenido que luchar por ser la mujer que soy hoy día.

Y esto no me va a superar,

voy a conseguirlo y a seguir aquí, en "MasterChef".

Aspirantes, el tiempo en cocinas ha terminado

y llega el momento de la cata;

pero antes vamos a despedir a los invitados.

Para que no sufran con esos platos que hemos visto.

¡Guau, la mayonesa, macho!

Oriol... Eduard... un placer. Gracias por venir.

Esta es vuestra casa... Gracias.

No he venido aquí para irme hoy.

Me mato todo el día trabajando, voy por la mañana

a limpiar el instituto, por la tarde

a trabajar de camarera y, entonces...

Quiero seguir soñando.

Aspirantes, comienza la cata.

Mónica, tú serás la primera, por favor.

Acércame tu plato.

(MÓNICA CANTA) # Miedo...

# Tengo miedo... #

Normalmente canto, ¿eh?

Los jueces te miran así...

Como... parecen los Hermanos Dalton, ahí...

Mónica, nombre de tu plato.

Tortistruz.

Cómo me gusta que seas creativa, eso me gusta, ¿ves?

Te he hecho una tortillina francesa,

he salteado las verduritas...

Y la mayonesa le he echado el cebollino por encima

y un poquito a ver si os gusta.

¿Tú sueles hacer tortilla francesa? Sí, la hago para ir al fútbol.

Ah, para el bocata. Hombre, claro.

Es que el bocata de tortilla francesa en el descanso

eso es... vamos... Vamos a probarlo.

La tortilla no es la más bonita, pero más o menos aguanta el tipo.

Hay mayonesa... están las verduras salteadas y sazonadas.

Está cubierto el expediente... bueno.

¿Te canto algo para convencerte un poco más?

Canta algo, Mónica...

Si es mi último día, que me quiten lo "bailao".

# Te quiero más que a mi vía...

# Te quiero más que a mis ojos...

# Que se me paren los pulsos # si te dejo de querer... #

(TODOS APLAUDEN A MÓNICA) ¡Olé!

La estética me gusta... has logrado que sea apetecible.

Por la cantidad podría ser de huevo de gallina normal, porque...

Había mucho más huevo y has puesto lo justito

para lucir, para mí es un aprobado.

A partir de aquí veremos el resto. Gracias, chef.

Mónica, delante de cocinas.

Mi tortitruz ha sido... Fetén... ¡Maravillosa!

Cuéntanos... nombre de tu plato.

Pues yo le he puesto tortillón con un huevón.

Y lo de... traer el mortero...

De la mayonesa. No estoy...

Muy a favor de... las salsas y todo esto por el tema "fit".

Y, bueno, lo pongo aparte...

Pero ¿es ponerlo aparte o que no lo has emplatado?

En principio, no iba en el mortero,

iba en un bol, pero aparte del plato.

¿Y qué te ha pasado con la tortilla? Sufrías sacándola.

Pues sí, sufría, nunca había manejado ese tipo de huevos y...

Pensaba que se haría antes y no.

Estaba líquida al darle la vuelta. Había una piscina de huevo

y cogiste lo que estaba cuajado

y le diste la vuelta como un crepe.

Y como no te dio tiempo a emplatar y perdiste mucho tiempo

con la crema o el puré...

De las verduras, pues no lo has puesto, no te dio tiempo.

El puré es de pimiento verde, me imagino.

Tomate y cebolla.

Bueno, Sito... muchos fallos, ¿no?

La tortilla no es una tortilla, es un crepe dado la vuelta.

El puré... no es apetecible, pimiento verde puro.

Si, luego, encima le fríes tres pimientos

que no quedan tan bien fritos y si me dejo la mayonesa sin poner

y, encima, como está...

Pues es un plato... difícil.

O no es lo que pedíamos, pedíamos otra cosa.

Hay un sabor a principiante de "MasterChef"...

Ese sabor a pimiento medio crudo, mal utilizado...

Que le quita todo el sabor a lo demás, por favor, evitadlo...

Se repite siempre. Si tenemos aquí mucho ego,

falta de picardía y mucha torpeza.

Haz una tortilla, un salteado vistoso y lo pones en el plato.

Tú te has salido de esa ecuación. No ha sido mi intención.

No... vas a hacer un puré, una tempura...

¿Tenías harina para hacer una tempura?

Te has liado, has perdido el tiempo.

Has querido demostrar demasiado y te la has pegado.

Pues ser el primer expulsado, la primera decepción sería para...

Para mis hijas, aunque he llegado hasta aquí y están orgullosas

Me gustaría... poder seguir para que estén orgullosas de su padre.

-Se ha liado muchísimo con el puré. -Justo.

Alberto, nombre del plato.

Pues, tortilla de avestruz con timbal de verduras.

Oye, te lo agradezco.

Un nombre sin poesía.

A mí me gusta que tenga gracia, Alberto está muy nervioso

pero tiene una técnica de relajación

que le viene bien. ¿Cuál es esa técnica? Cuéntame.

Consiste en sacar el aire... Con la boca muy pequeña, tres veces.

Así...

(BSO "2001: Una odisea del espacio")

Tres veces.

Dónde va a parar, ¿eh? Estoy más relajado.

La presión que tienes aquí...

A mí se me ha ido. Qué presión, estoy nuevo.

Vamos a probar. Lo podías haber escurrido

para que no manche el plato, pero...

Está como... pochadito, ¿qué es? ¿La verdura?

Sí... Sí, he pochado un poco la cebolla

y el pimiento primero y el tomate más tarde.

¿Qué ocurre? Que se queda...

se queda a medio camino ni es crudo que mola...

Cuando está aliñada. Fresquito.

Fresquitas... crudas, se queda a medio camino tampoco...

Es una verdura muy salteada, como un pisto, no te daba tiempo.

Pero... ay...

Salvamos un poquito el expediente. Gracias, chef.

¿Es lo que hemos pedido? Sí. ¿Vemos tu nivel?

También, un suficiente. Gracias, chef.

Creo que, por primera vez, de verdad...

Estoy tranquilo, he estado tranquilo.

-Mi plato se llama había una vez... truz.

Había una vez... truz.

Muy creativo, ¿te gusta Mickey Mouse?

Sí, me gusta Mickey Mouse.

¿Cómo te has organizado? Cuéntame un poco.

Una tortilla de avestruz me imagino..

Una tortilla a lo grande, ¿sabes? No voy a hacer una chiquitita,

pues una tortilla ahí... con condimento, grande.

Eso lo he acompañado con un picadillo de tomate,

cebollita y pimiento aliñado con AOVE

y, luego, la mayonesa...

Que lo he intentado, pero no había manera de que subiera para arriba.

Y bueno...

Que se pasa muy mal haciendo la mayonesa con el...

Ya entiendo por qué Dios inventó la batidora.

(TODOS RÍEN)

La tortilla... está...

Seca, sosa... fea...

Pero yo creo que la mejor guarnición

que le iba a la tortilla es tu ensaladita.

Está bien aliñada y creo que es una guarnición inteligente.

Es lo más apetecible de todo el plato,

porque la tortilla no tiene gusto, no tiene estética...

Están todos los ingredientes, pero te falta finura,

te falta elegancia, te falta...

Un poquito más de compromiso, de decir... "jolín, yo quiero".

O sea... puedo. Lo puedes hacer mucho mejor.

Esto es una metedura de pata como una casa

y, quizá, no tengas otra oportunidad.

Lo lamento.

La verdad, es una pena y una vergüenza que te echen

la primera semana por no saber hacer una tortilla francesa.

Uf... no puede ser, no puede ser.

¡Ay, Dios!

Aspirantes, la cata ha terminado y debemos deliberar para decidir

quién abandona esta noche las cocinas de "MasterChef".

(HABLAN ENTRE ELLOS) ¿Qué sabemos nosotros?

-Por favor... qué tensión tengo, de verdad.

Aspirantes, creo que hemos hecho bien el poner a prueba

vuestras habilidades culinarias en el primer programa,

no por nosotros sino por vosotros;

ya sabéis dónde llega nuestra exigencia

y no queremos volver a veros fallar en algo tan básico

como hacer una mayonesa, una tortilla francesa

o cortar verduras.

Alberto y Mónica, un paso adelante, por favor.

Os hemos visto cocinando nerviosos

desde que habéis entrado por esa puerta,

sabemos que las cocinas de "MasterChef" imponen

pero habéis sabido aprovechar la última prueba de habilidad.

Y aunque vuestros platos tenían algún defecto,

habéis presentado una tortilla con verduras y mayonesa

bastante aceptable.

Por tanto, enhorabuena a los dos...

Seguís una semana más en "MasterChef".

(TODOS GRITAN Y APLAUDEN) Podéis subir a la galería.

Enhorabuena. -A ti...

Haber cogido las escaleras... "Stairway to Heaven".

Qué maravilla, qué bien se ve desde arriba. Fantástico.

Saray... Sito... uno de vosotros

va a ser el primer eliminado de "MasterChef VIII".

Saray, tu tortilla parecía una tortilla de patata sin patatas:

gorda, seca, fea... Era una piedra y la mayonesa

ha mejorado con respecto a la anterior.

Pero... dejaba mucho que desear.

En cuanto al emplatado qué te voy a contar...

Terrible, feísimo, ni en el Junior hacen un plato así.

En conjunto, un plato malo, malo.

Sito, tu tortilla no era una tortilla ni francesa...

Ni de ningún país, has cogido la parte...

Cuajada de esa piscina que tenías de huevo líquido en la sartén,

la has escurrido un poco y la has lanzado al plato.

Y con las verduras, pues has sido al extremo contrario de Saray,

te has complicado haciendo un puré de cebolla, tomate y pimiento

que no tenía ningún sentido y era pimiento crudo puro y duro.

Y la mayonesa la has dejado en el mortero

y no estaba hecha del todo.

Dicho esto... el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Sito.

(TODOS APLAUDEN DESDE LA GALERÍA)

Saray, te has librado por muy, muy poquito.

Así que o mejoras o... quizá seas la siguiente.

Vale, muchas gracias, de verdad.

(TODOS APLAUDEN DESDE LA GALERÍA)

Muchas veces, pues,

no me han dado la oportunidad que necesitaba

pero hoy los jueces me han dado la oportunidad

de seguir en "MasterChef",

de seguir aprendiendo y... voy a por todas.

-¡Vamos, Sito! -Sito... grande.

Bueno, Sito, lo sentimos mucho.

Nadie quiere ser nunca el primer eliminado.

Sí, es una pena.

Quédate con que has sido de los 30 000 candidatos,

uno de los 17. Con eso me quedo.

Eres un grande, nene. (TODOS APLAUDEN)

¿Qué te ha pasado en este reto? ¿Qué te ha ocurrido?

He entendido mal... pensaba que había que hacer...

La tortilla con todo el huevo,

las verduras ha sido simplemente... no ha sido nada de...

Pretencioso, o sea, ha sido... he ido a hacer una crema...

Para disimular un poco los tropezones de las verduras,

los tengo que esconder con los niños y...

Y no ha sido nada más que eso.

¿Qué te llevas, Sito? Cuéntanos, de tu breve paso por "MasterChef".

Me llevo una experiencia inolvidable.

Ha sido algo que... que nunca me lo hubiera imaginado así.

Me llevo...

16 compañeros que... son amigos ya.

Me llevo haber cocinado en estas cocinas

que para mí ha sido un sueño.

Y me llevo... haber podido estar con vosotros

y disfrutar de todo esto.-

Es pronto para hacerte esta pregunta; pero mirando

a la galería, ¿quién crees que puede ganar "MasterChef"?

Ana Iglesias... sí. Ana...

La veo... capaz de evolucionar

y no sé... nos presentamos en el primer "casting" juntos

y llevamos todo el recorrido juntos y me da esa sensación.

Pues, Sito, ha llegado el momento de dejar tu delantal

y abandonar las cocinas de "MasterChef". Muchas gracias.

Mucha suerte y sigue cocinando, Sito.

(TODOS APLAUDEN DESDE LA GALERÍA)

De "MasterChef" me llevo, lo primero, mis compañeros.

Luego, la experiencia ha sido brutal.

He hecho muchas cosas en mi vida, muchas locuras,

subidones de adrenalina, deporte, mucho sufrimiento...

Y "MasterChef" ha sido algo diferente.

Para mí, una experiencia maravillosa.

Nos ha costado mucho quedarnos con los 17 aspirantes definitivos

y esta noche, lamentablemente, ya hemos dicho adiós a uno.

Los otros 16 ya saben que el nivel de este año es muy alto,

así que no les queda más remedio que pelear con uñas y dientes

para continuar, semana tras semana en estas cocinas.

Nosotros volvemos dentro de siete días, mientras ya saben, póngale...

(TODOS) ¡¡¡Sabor a la vida!!!

(TODOS APLAUDEN DESDE LA GALERÍA)

Bienvenidos a uno de los pueblos más bonitos de España: Frigiliana.

¡Pepe, Jordi...! (TODOS SALUDAN Y GRITAN)

¡Vamos, vamos, vamos! -Mira, mira...

¡El pulpo! ¡Que se sale el pulpo!

-Saray, las cebollas rápido... -Las cebollas.

-¡No me mandes tú! ¡Si tiene que mandar alguien es mi capitán!

-¡Mierda! ¡Me estoy quemando! ¡Me abraso los dedos!

(TODOS) ¡Oh! En este reto vamos a jugar

con la policromía. ¿Oído?

(TODOS) ¡Oído, chef!

-Parece que estuvieran en el Ejército.

-Quiero darle color a la vida. -Ay, qué picarona.

-Te estoy escuchando...

He avisado de que no se olviden de coger el producto principal.

El objetivo no lo puede cumplir.

Aquí hay sashimi para unos años. ¿Has probado tu plato?

¿Te gusta? (IMITA A JULIO IGLESIAS) ¡Sí!

Ya está...

¿Tú te consideras una chica sencilla o qué?

No has entendido de qué iba esta prueba.

La cocción de la gamba es terrorífica.

Tu plato no se puede comer.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 1

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

MasterChef 8 - Programa 1

13 abr 2020

En este ocasión, casi 30.000 candidatos han participado en el casting para dar el paso a cocineros profesionales. El jurado contará con la ayuda de Carlos Maldonado, Jorge Brazález y Marta Verona que supervisarán la prueba de los 50 mejores.

ver más sobre "MasterChef 8 - Programa 1" ver menos sobre "MasterChef 8 - Programa 1"
Programas completos (12)
Clips

Los últimos 174 programas de MasterChef 8

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. NERVANNY

    EL MEJOR PROGRAMA QUE EXISTE LO AMO

    22 may 2020
  2. maria

    En serio un concursante con un cuchillo en la mano haciendo el gesto de apuñalar????? de piedra me he quedado...... esto no es un programa de cocina???..... saben que el programa lo ven niño, quería ser una broma? horrible ,,, un espectador menos......

    22 abr 2020
  3. BEATRIZ

    Por favor, ya está bien de poner al que se expulsa, al que gana, etc en la cabecera del programa. si nos metemos a ver el programa online, porque no podemos verlo en directo, no es muy interesante si ya sabemos desde el principio el expulsado/ganador. Por favor, dejad de ponerlo nada más meterte en la Web para buscar el capítulo. Lleváis haciéndome spoiler de todos los episodios desde hace 3 años,,,

    16 abr 2020