Maestros de la costura La 1

Maestros de la costura

Lunes a las 22.10 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5783098
Para todos los públicos Maestros de la costura - Temporada 4 - Programa 4 - Ver ahora
Transcripción completa

¡Que entre Alaska!

Querida, bienvenida a "Maestros de la costura".

Este desafío consiste en crear

una prenda con este material, en látex.

A coser.

¿No querían atrevido? Toma atrevido.

Esta prueba es muy sexual.

¿Ahí bien?

¡Ah!

Enhorabuena, Ana. Has sido la mejor de esta prueba.

Muchas gracias.

Estamos en Dehesa de los Canónigos.

Vais a tener que confeccionar

una réplica de este vestido.

Venga, chicos, que hoy sí que sí.

Tú pretendes hacer ese grapeado cortando al hilo.

Te va a hacer muchas bolsas. Muy bien.

El equipo ganador es

el equipo naranja.

El oficio de modista consiste en adaptar

los patrones cada talla.

¡A coser!

110, tienes las mismas medidas que yo.

Lo tenemos, lo tenemos.

(SUSPIRA) Ay.

El aprendiz que no continúa es Ana.

("Maestros de la costura")

Bienvenidos a "Maestros de la costura".

Esta noche miramos hacia dentro.

Hacia nuestras raíces más profundas: la tradición.

Pero también miramos hacia fuera.

Hacia el ámbito internacional, hacia el futuro.

Pretendemos explicar a los aprendices

cómo está el mundo de la costura ahora mismo,

pero también cómo deben respetar la herencia e inspirarse en ella.

Estamos deseando compartir esta información con ellos.

Que entren ya al taller.

Hala. -Hala, otra semana más.

Buenas noches. Hola.

Hola.

Ay, mira, va de cuero como yo. -¡Ah!

Coincidencias.

Hola. -Buenas.

Vemos que habéis trabajado mucho.

A ver, creación, creación.

Adelante, Laura, por favor.

Pero no te quedes en los detalles mínimos, ¿vale?

En el buen lejos.

¿Os gusta? Sí.

Si queréis, os hago una. Sí nos gusta.

Solo he tardado tres días. Sí nos gusta.

¿Alguna prenda más?

(FERMÍN) ¡Venga, Lluis! -Parece que sí, ¿no?

Venga, Lluis. No te hagas de rogar.

Vamos. -¡Bueno!

A ver, a ver, el desfile, por favor.

Bueno, nosotros no sabemos desfilar. -¡Vamos de dieta!

Las Dietas. De citas, de citas.

Nosotros, más discretos.

Nosotros no hacemos la chaquetita para ir a tomar la copita, no.

No nos pavoneamos ni nada.

¿Tú te has hecho la tuya y Nani la suya?

Le hice le cuello

y luego cogimos la idea los dos de ver cómo hacíamos el vuelo y eso.

Porque Nani ya le quería poner volantes por todos los sitios.

Le dije: "No".

A ver si en el taller demostráis lo bien que coséis.

Que tengo que deciros que hasta ahora está siendo así.

Gracias.

La única persona y único apoyo que tengo aquí es Lluis.

Hay dos grupitos, te lo digo yo.

Lluis y yo y la "chupipandi".

Tú, Fermín, ¿estás a gusto en la casa?

¿Te llevas bien con todo el mundo? Yo sí.

No tengo problema con nadie. Me llevo superbién.

Esta semana hemos estado un poquito de divorcio.

¡Anda! Hemos estado un poco alejadas.

Huy. Pero nos hemos reconciliado.

¡Ah!

La intensidad de esta persona 24 horas en casa

me saturó hasta aquí.

Pero ya se le ha pasado.

Fíjate tú, para qué me iba a preocupar

si luego está arreglado.

¡Para qué me iba a preocupar!

El tiempo que hubiese estado preocupado

lo he invertido en otras cosas.

Y tú, Gabriel,

¿tienes algún roce o algún pequeño problema con alguien?

En algún momento estuve un poco saturado con Lorenzo un poco.

Ah, que de todos con el que peor te llevas

o con el que tienes algún problema es con Lorenzo.

O sea, no, no.

Porque yo no me llevo mal con él. Igual es al revés.

Pero yo con Lorenzo no tengo ningún problema.

He estado en algún momento saturado, sí.

Es que a mí se me juntaron dos cosas.

Que fue la vía Lluis y la vía Lorenzo.

Entonces, eso es mucho. A ver, Gabriel.

Que yo no tengo ningún problema contigo

ni con ninguno de vosotros.

Lo único que quiero es que aprendáis, nada más.

Nani, tengo la impresión,

tú, como que no tienes ganas de que esto termine.

Que te quedarías aquí para siempre.

Hasta el final.

Y, si me puedo quedar para la otra, también.

Estoy acostumbrada a no tenerlos.

O sea, a no tener a mis hijos y a mi marido.

Bueno, estás acostumbrada a todo eso

y también a mandar, Mandi, ¿eh?

Nani, ¿eh? ¡Yo no mando tanto!

¡Mandi me encanta! Mandi. En vez de Nani, Mandi.

A ver, lo lleva en la sangre un poco.

(NANI RÍE)

El que en algún momento es un poco capitán.

Lo único que nos queda claro es que la competencia en este taller

es enorme.

Por eso es superimportante tener y crear

un estilo propio.

Nuestra marca debe representarnos, debe hablar de nosotros.

Porque así

va a ser mucho más sencillo posicionarla.

E incluso fuera de las fronteras

que hoy en día pues es lo interesante.

Hoy, gracias al comercio electrónico

y a las redes sociales, es más fácil conseguirlo.

Así que, en esta prueba,

el aprendiz que no sea capaz de hacer una prenda

diferente que destaque frente a las demás

y que sea exportable

y que funcione fuera de nuestras fronteras

se irá a su casa

al finalizar esta primera prueba.

¿En serio?

"Oh, my God".

(FERMÍN) Pues yo me caigo muerto.

Madre mía, ¿no? Se nos ha cambiado la cara.

Esto de que quepa la posibilidad de que me pueda ir

no me gusta

y menos en una prueba que, en principio,

no era de eliminación,

porque yo venía feliz y contento.

El éxito actual en el mundo de la moda

pasa por superar esa frontera psicológica que es el exterior.

Para que comprendáis cómo se logra esto,

tenemos a dos invitados muy especiales

que lo han conseguido.

Un fuerte aplauso para Alejandra Alonso Rojas

y Arturo Obegero.

Alejandra, Arturo, bienvenidos. Hola, ¿qué tal?

Hola. -Hola.

Ella fue finalista en un concurso

que busca talento emergente en Estados Unidos.

Es "Council of fashion designers of America".

Y creo que además al día siguiente de ser finalista de ese concurso

recibiste un Email

que desde luego a mí me hubiera hecho desmayarme,

literalmente.

Sí, llegué a la oficina como todos los días,

me senté, abrí el correo y de repente leí:

"Wintour". Y dije: "Huy, ¿qué es esto?".

Era un Email de Anna Wintour

que me decía que me vaticinaba cosas muy especiales en la moda

y la verdad que lloré como una magdalena.

Y, Arturo, gracias a ti

en las pasarelas de París se habla de Antonio Gades,

de Manuel de Falla... Ajá.

¿En qué te inspiras a la hora de crear tu ropa?

Yo solía bailar cuando era joven y para mí el mundo...

Cuando eras joven. ¡Más joven!

Y el mundo de la danza y del teatro es algo que me inspira mucho

Sobre todo, el flamenco, algo tan español,

y Antonio Gades,

que para mí era alguien

que se centraba en la esencia, en el alma de las cosas.

Huía de las florituras y era pura poesía.

Entonces, es algo que quiero crear con mis prendas también.

Florituras entendidas como tópico.

No me puedo imaginar la curiosidad que sentís ahora mismo

por saber qué hacen ellos.

Vamos a descubrirlo, ¿no?

Venga.

(FERMÍN) ¡Ole! -¡Hala!

Qué bonito, ¿eh?

Pues ahí donde veis las flores, que Raquel también va guapísima,

está todo teñido a mano con flores naturales.

Con eucalipto, con hojas de rosa,

y eso diferencia mucho mi marca allí porque al final está hecho a mano

y no está tiñendo todo el mundo con flores las telas.

Absolutamente.

Muy bonito.

Bueno, Arturo, ¿qué nos cuenta, qué nos explica

esta prenda que nos has traído?

Pues para mí lo principal es la silueta

y la pureza de las líneas en mi trabajo.

Entonces, con este "look" tenía dos ideas principales.

Una: hacer, como dije, una referencia a Gades,

a los pantalones altos flamencos.

Y también a la taleguilla torera.

Luego, por otro lado quería hacer un homenaje

a Cristóbal Balenciaga con su silueta semiajustada,

pero de una manera superfluida, superromántica

y un poco más oscura.

Me encantaría tener mi propia marca, mi propia firma.

Lo veo...

lo veo lejano.

Porque, claro, es tan difícil...

Pero, bueno, que todo con trabajo, con tesón, con esfuerzo...

Claro, no se sabe.

A ver, queremos que diseñéis y confeccionéis

una prenda que sea totalmente representativa

de lo que queráis que sea vuestra futura marca.

A través, por supuesto, de los materiales que escojáis

y el diseño que vayáis a hacer.

Una prenda que pueda funcionar perfectamente

en el mercado internacional.

Y es fundamental

que cada diseño esté respaldado por una historia,

que nos cuente algo.

Muchas veces son más importantes la idea y el concepto

que la propia ejecución de la prenda.

Y en este reto

estamos hablando de conquistar las redes sociales

y el mercado internacional.

Debéis tener superclaro a quién os dirigís.

María, Palomo, ¿vamos a ver las telas?

Venga. Vamos.

No perdamos tiempo.

Hoy, si te equivocas, si tienes una mala elección de tejido

o tomas una mala decisión, te vas a tu casa.

Así que yo creo que aunque no venía con ese estrés

en este momento ya lo tengo.

Es una prueba pensada para que cuando salgan de aquí

sean capaces de montar su marca y hacer algo

que realmente llame la atención

entre las miles de cosas que hay hoy en día,

que es lo más complicado.

Yo por ejemplo veo aquel tuit y creo que es para Lluis.

¿No creéis que...? Sí, eso es.

O chanel. Tú ves una chaqueta así y sabes que es chanel.

Hazte una chaqueta.

No, no, tardo mucho.

Y este me encanta. A mí también, y lo veo muy Ancor.

Ancor también os puede sorprender con eso.

Sí.

Y para Javier así con su rollo valenciano...

Un poco fallero. Un poquito.

A ver si vemos ese fallero valenciano...

A ver si sale. ...que llevamos queriendo ver

todo este tiempo.

Y en esta prueba además se juegan mucho

porque el que lo haga mal,

el que no entienda lo que estamos pidiendo,

se va a la calle.

No llega ni siquiera a la prueba por equipos.

A mí me huele a que algo fuerte va a pasar.

Dios mío.

Cada vez estoy más nervioso.

A mí esta prueba no me asusta

porque hay pocas cosas en la vida que me asusten.

Luego, será lo que tenga que ser.

Aprendices.

En esta prueba tenéis que crear

una prenda con identidad

y relato propio.

Con ambición y proyección internacional.

Para ello vais a contar con...

90 minutos de tiempo.

Que comienzan en tres, dos, uno...

¡Un momento, un momento, un momento!

Se me había olvidado un detalle.

Nada, es una pequeña cosita nada más.

Nos dimos cuenta en el programa pasado

de que sois capaces

ya de confeccionar muy rápido.

Pero es que, además, en el mundo profesional

resulta que siempre pasa

lo que no te esperabas.

Hoy tendréis

que compartir la máquina en la prueba.

(SUSURRA) Madre mía, madre mía.

Solo habrá una por fila.

(ANCOR) Qué "guachi".

Esto es como si coges un puzzle de 1000 piezas,

coges 2 piezas y no aciertas.

Es que hay 1 posibilidad entre 1000 de que encajen.

Pues nosotros lo encajamos.

(FERMÍN) La segunda crisis empieza ahora.

Ya te lo digo.

Aseguradísimo.

Sí, sí, sí, -Sí.

Es que me parece muy fuerte

que el día que debemos compartir máquina

decidan que se va uno. -Con 90 minutos

y que tengamos que demostrar tantísimo.

Y encima con ese chico.

Voy a estar más pendiente del chico.

(FERMÍN) El chico me da igual. Yo vengo a coser.

Va a haber follón.

¡Todo Dios va a tener follón!

Bueno, menos Mily, pero...

Pues efectivamente, Lluis.

¡Mily!

Fuiste la mejor en la prueba por equipos

de la semana pasada

y esta es tu recompensa al trabajo bien hecho.

¡Toma ya!

Como estás sola en la fila,

pues no vas a tener que compartir la máquina de coser.

Pues es porque yo lo valgo.

Es una ventaja,

pero más vale que la aproveche bien.

Porque si no me van a dar hasta en el carné.

El tiempo comienza en tres, dos, uno...

¡A coser!

(Música orquestal)

(ANCOR) Hala, ya está.

Ay, plumetes, muy yo.

Ay, qué bonito.

¿Este te gusta? ¿No van a decir que es negro?

Ay, no, Javier, cambia un poco, ¿vale?

Mira Ancor cómo ha ido corriendo a la que le gustaba.

¡Huy, Mily!

Ancor me ha dicho que la de brocado no.

Es que estás siempre en lo mismo. -Hombre, pero es dorado.

Ahora no es plata, no me fastidies. Pero la tela es buena.

(NANI) No tengo nada que le venga bien.

¡Ay, que me caigo!

A ver esto. Dos, tres...

Sácala.

(MILY) Uf.

¿Has cogido la tela que querías al final?

Sí, ¿no? -Sí.

A mí esta vez me dan mucho miedo los colores,

las telas que hayan cogido... Colores.

Estoy viendo ahí ya un azul morado que me da un poco de miedo.

Gabriel, me vas cantando, ¿vale? -Vale.

Voy a patronar, ¿vale?

Vemos que han cortado una tela preciosa,

que es esa que hacía todo eso rosa.

Laura, mira qué rosada en español tan potente.

A mí si me hiciera un Juicy Couture,

pero como un Parla Couture, me encantaría.

Parla Couture.

# La luna me embrujó y me llevó hasta ti. #

(LLUIS) Ahora sí que se me ha cortado el cante.

Luego ya dejaré de cantar, que lo sepáis.

A mí lo de compartir es un contratiempo como un templo.

Cariño, no te metas con nadie ahora. -Encima con esta mujer,

que es un poco verdulera.

# Que me ha dado tanto. #

Javier allí ha cogido el brocado negro.

Claro, y tan fallero.

Muy fallero.

A lo mejor hace un corsé.

(NANI) Javier, ¿sigues patronando? -Sí, sigo patronando.

Vale, monto máquina. -Vale.

Mily, ¿cómo llevas que tengas tu máquina para ti sola?

Me da miedo porque no me quiere confiar, ¿sabes?

Así que voy a intentar

pensar en que la tengo que compartir.

(ANCOR) Laura, escucha. -Dime, cariño.

Voy a empezar a coser lo que tengo hecho.

No he terminado, pero... -¿Coses ya?

No he terminado, pero voy a empezar a coser.

Yo tampoco he terminado. Estamos en las mismas.

Estoy parando para ir adelantando. -Ah, no, tú adelanta cosiendo,

que no hay problema.

Hay mucha tensión.

Hoy estamos ahí...

Ancor se ha hecho un tupé hoy y se le va a bajar en cero coma.

Estoy preparando la canilla, chica.

La clave entonces de una prueba como la de hoy

es que realmente lo que hagan tenga una identidad.

Que sea reconocible la prenda. (ALEJANDRA) Sí.

Que la gente vea la prenda y diga: "Eso es de esta persona".

Sin necesidad de palabras, de intermediarios.

Y también que sea vendible.

También tiene que ser un producto

que por muy extravagante que te parezca

se dirija a algún tipo de público.

La prenda te tiene que entrar por los ojos.

Sí. Tiene que lucir.

¿Puedo coser ya?

No, tranquila, tranquila. -Que si yo puedo coser.

Yo estoy encajando porque no puedo coser.

Vale, pues sigue. -Puedo coser, ¿no?

No, sigue.

Si dices que estás haciendo eso porque yo no puedo coser.

Da igual, tranquila, sigue.

Me estás diciendo que no puedo coser porque estás cosiendo tú

y ahora me dices... -¿Sabes lo que es un malentendido?

Tranquila. -Puedo coser, ¿no?

Estás montando eso, ¿no? -Sí.

Si puedo coser, pregunto. -¿Quieres coser?

Sí. -Pues ven.

Si no te quieres perder absolutamente nada

de lo que pasa en el taller, enterarte de todo en tiempo real,

tienes que seguirnos en redes sociales.

Búscanos en @#MaestrosCostura

para participar activamente en el programa

y para enterarte de cada detalle,

de las pruebas, los juguetes, los aprendices.

Recuerda, síguenos en @#MaestrosCostura.

Venga, venga, venga, venga.

Nani, ya he acabado. -¡Voy, voy, voy!

¡Ay!

A ver.

¿Este hilo te lo dejo enganchado o no?

Engánchalo arriba. -Ahí.

Mientras uno va patronando, que el otro vaya preparándolo.

¿Lo entiendes? -Ya, claro.

Es que yo estaba también patronando. -Ya.

Eres muy gracioso. Dices: "Yo patrono y tú coses".

¿Y yo cuándo patrono? -No he dicho eso nunca.

No, vaya que no.

He dicho que yo iba a coser para que tú patronases.

No, y luego has dicho... Bueno, da igual.

No voy a discutir por eso ahora.

No me pongas nerviosa o me saldrá mal.

Gabriel, por favor. Oh.

Ay, pero no te asustes. (SUSPIRA) Ay.

Te presentamos a Arturo. ¿Qué tal?

Hola. -Hola, Arturo.

Hola, encantado. Cuéntame de ti.

¿Por qué esta tela?

Pues yo voy a hacer una prenda que quiero que sea

relativamente sexi, pero elegante.

Que sea un poco atemporal,

que la puedan llevar mujeres de distintas edades...

Pero ¿qué vas a hacer? ¿Un vestido, una blusa?

Un top, un top. Ah, un top.

Sí, sí. Un top.

Siempre hago vestidos

y hoy me apetecía hacer una parte de arriba...

Importante. Sí.

Aprovecha esta tela, que tiene...

Fíjate qué revés.

Podrías jugar incluso con la combinación de ambos.

Es que quiero hacer la parte... Claro.

Qué lazos tan bonitos te pueden quedar.

No importa que se vea el revés. Sí.

Gabriel, en cuanto a la logística, ¿cómo te vas a organizar con Nani?

¿Habéis hablado?

Ella está ahora con la máquina mientras yo patrono y corto.

Y luego nos intercambiaremos. Vale.

Yo confío en el buen hacer,

porque ella es muy disciplinada y entenderá los tiempos.

Me refiero a que este tiempo... O no.

Yo creo que ninguno va a querer abusar del otro

o abusar de la máquina.

Quiero pensar.

¿Qué tal? ¿Venís a mí?

Venimos a Laura y a ti, a ti y a Laura.

Laura y tú, tú y Laura. Que no sé si esto es una...

Buenas, ¿qué tal?

Que no es una canción de amor.

"Tú y Laura" no es una canción de amor.

No, no, para nada. ¿Verdad?

No, estamos discutiendo. Estáis discutiendo.

¿Por qué? ¿Por qué? Cuéntanos.

Por la falta de comunicación, como las parejas.

Yo le digo que es como el pica pica.

Chupas y es dulce, pero luego pica.

Pero siempre dices eso de Ancor

y a mí me parece la persona más dulce que he visto en mi vida.

Toma. -Bueno, que dice palabrotas, ¿eh?

O sea, que es malo, es malvadísimo.

No, malo no. A mí me va a gustar más

si encima es malvadísimo.

No es malo, lo que pasa es que siempre dice

que es una nube de algodón

y que tal y tiene su carácter.

¿Qué vas a hacer? A ver.

Una torera. Una torera.

¿Cómo? A ver, cuéntame. Como muy castizo.

Como me gusta lo castizo y también lo moderno,

quería juntar las dos...

¿Y por qué te inspira lo español?

Porque, a ver, a mí me gusta mucho la tradición.

De siempre. Laura es de Parla y es muy castiza.

Yo creo que lo quiere decir ella

es que se siente muy castiza y muy auténtica.

Y eso es lo que queremos ver hoy.

Una prenda muy auténtica y con mucha raza,

que es lo que tú eres.

Déjame ver el tejido.

A ver, el tejido es verdad que por el color no era lo mejor,

pero como lo quiero hacer para que tenga fuerza...

Bueno, tiene el color del capote. (LAURA) Claro.

Parece la torerilla de la infanta. Un poquito Capriles.

¿Os enseño los abalorios que he cogido?

Laura, una cosa con el estreche.

Cuidado a la hora de coser y todo, ¿vale?

Mi torerita es una traducción entera

de lo que es lo español, lo castizo.

Lo de toda la vida.

El "flolcore".

¿Folclore se dice? Folclore, folclore.

Y olé.

Si ahora, en este momento de la prueba,

estáis teniendo problemas de comunicación,

no os quiero contar lo que puede pasar

al final de la prueba.

Organizaos. Sí, sí, yo saco el satén.

Organizaos, por favor.

(FERMÍN) ¿Cómo vais, Lluis? -Cosiendo.

-Sí, pero ¿tienes mucho por coser? -Pues imagínate, una chaqueta.

(MILY) ¿Tú qué tal vas, nena?

Bueno, de momento como había estado con la máquina plana...

Ah, bueno, eso es muy inteligente.

Sí, hemos estado de momento bien.

(NANI) ¿Cómo vas, cariño?

Bien, ahora acabo esta parte de alante.

Por mí no te preocupes. Ahora necesito solo remachar.

Vale. -Aprovecha todo lo que puedas.

Es que, tío, me he dejado sin cortar una parte.

Pues muy mal. Lo tenías que haber cortado todo.

Javier. Hola, ¿qué tal?

Te presentamos a Alejandra. Hola.

Mucho gusto. -Encantada.

Un placer.

Voy a intentar hacer un cuerpo de noche.

En oro, no en plata.

Me estoy basando en los cuerpos de Valencia.

Valencia. En manga larga.

Y después quiero decorar al menos el puño.

Yo para hacerlo más moderno creo que le haría una manga...

Haría una tres cuartos e incluso una manga corta larga.

Sí, el concepto lo tienes muy bien encaminado.

Vamos a intentar que poco, pero muy bien hecho,

muy bien rematado

y que nos deslumbre.

Y métele un corte a la manga a esto.

Muchas gracias, ¿eh? -Nada.

Un placer. -Encantada.

Ay, me gusta. Yo creo que le va a quedar muy bonito.

Estoy haciendo una falda, ¿vale?

Y le voy a dar muchísimo volumen, todo el que pueda y más.

¿Vale? Esta tela tiene mucha caída, pero le voy a dar con el tul.

Me estoy poniendo muy nerviosa. -Bueno, Laura, cose.

Ve a coser, Laura, de verdad. -Ya, ya voy.

Estoy cogiendo el hilo.

Voy a coser las mangas, venga.

Hago la vista y solo me queda poner las mangas.

Todo el trabajo que tengo es a mano.

(NANI) Gabriel, ¿cómo vas?

¡Uf! Mmm... mal.

Mal.

Te lo digo porque voy a coser.

Sigue, cose, cose, que tengo que cortar yo.

Vale.

Aprendices, 45 minutos acaban de volar.

Quedan otros 45 para terminar la prueba.

(JAVIER) Uf. ¿Tú cómo lo llevas?

Bueno, pues peor de lo que pensaba.

Ya, pues así vamos todos.

Chica, no sé. Si tienes una máquina para ti sola.

Ojalá yo hubiese tenido esa opción.

La verdad es que no sé en qué se ha organizado mal

para que le esté pillando.

Igual está haciendo un trabajazo, ¿eh?

Yelimar, ¿qué tal? Bien.

Te presentamos a Alejandra. Venimos a ver qué estás haciendo.

Hola, Alejandra. -Hola.

¿Qué tal? Hola, Palomo.

Alejandra y Alejandro, para ti, "for you".

A ver, estoy haciendo un cuerpo.

Entonces, he utilizado estampados porque me encantan.

Está precioso.

¿Cómo son las mangas que estás haciendo?

Vale, pues mira, te cuento.

He abierto el patrón.

Si has hecho una manga larga,

¿por qué has abierto nada más que la corona?

Tenías que haber abierto el patrón entero desde abajo.

Así te da un poco más... Te voy a dar un consejo.

Lo vas a probar en un brazo, si no te lo pones tú.

Y que esto te pueda entrar por la mano,

pero luego haces un...

dejas abierto un corte aquí

y entonces queda superbonito.

A ver, me quedará esto aquí un poco. -Mira, ¿ves?

Pues mídete cuánto quieres quitar, que es esto

y tal cual lo coges con la tijera y lo cortas.

Y lo corto y listo.

Muchas gracias. Métele mucha caña.

Mucha caña. Sí, sí, sí.

(ANCOR) El hilo, ponle la remalladora, que no se extravíe.

Como lo he hecho antes. Lo dejo en la remalladora.

Mira cómo está el tuyo. -Ah, ¿en ese?

Claro. -Vale.

Un poco de orden.

Nani, ¿cómo vas? -Pues mira, me queda pegar.

La falda, cremallera y hacer la segunda falda de vuelo

con el tul.

Madre mía, qué horror.

Hola. Te presento a Alejandra.

Hola. Hola, Alejandra.

Encantada, ¿cómo estás? -Un placer.

Me gusta eso que estás haciendo.

¿Te gusta? ¡Ay, por favor! Verás.

Lo importante es que nos cuente una historia.

Sí, eso es. -Aquí está la historia.

Historias las tiene todas.

A ver, yo defiendo vestidos y faldas para caballero.

Muy bien. -Claro.

Porque hay que empoderar un poco al hombre.

Que se atreva un poquito. Me aburre lo mismo de siempre.

Totalmente, y es lo que esperaba de ti.

Entonces,

digo: "Venga".

Tú sabes que yo me pongo siempre esto

con camisas y eso.

Lo voy a intentar ajustar un poco más.

Este género de terciopelo horrible que a ti te encanta,

pero bueno, vale.

He pensado hacerle

en los hombros, ¿vale?,

pues aquí fruncidito,

atrás, que te lo puedes poner así

y te lo puedes poner... Una capa.

Sí, exacto.

Me gusta, déjame que haga una observación.

Sí. Odio el revés de esta tela.

Ya, eso estaba pensando. ¿Qué hago? Doble.

Hazla doble. -Vale, doble.

(ALEJANDRA) Las unes y luego ya lo enganchas en el vestido.

Vale, voy a cortar otra pieza.

Si quieres, no usas ni máquina. Vale.

Sí, totalmente. Venga, Fermín, avanza.

No sé si me va a dar tiempo. -¿Estás agobiada o qué?

Un poquito, porque pocas veces me tiemblan las manos

y no dejan de temblarme.

A ver, yo voy a montar la manga y todo.

Y voy a cortar una cosa, que me quede poco de coser, ¿sabes?

Vale, pues yo... -Así aprovechas tú más tiempo.

Madre mía, cómo estoy sudando.

¡Uf!

Mily, ¿qué tal? Hola.

Te presentamos a Arturo. Hola, Mily.

¿Qué tal? -Pues bien.

Mirad, aquí. -Encantado.

He venido a pasar el rato.

Pero estás tranquila, estás solita. Sí, estoy solita.

Pero no tranquila. Tranquila no estoy.

¿Qué te parece?

A ver, sabes que a mí el negro me encanta

y los pantalones amplios.

El ejemplo está allí.

(MILY) Estaba dudando, pero no le voy a poner otro fleco.

¿Tienes una historia y un concepto detrás de esta prenda

que nos va a emocionar? Mira.

La historia es que cuando yo, no sé qué años tendría, era pequeña,

vi a Marlene Dietrich..., -Ah, me encanta,.

...con un pantalón Palazzo

bajando de unas escaleras,

era de raso y era como decir:

"¿Cómo se hace eso?".

O sea, yo de pequeñita ya lo miraba y decía:

"¡Qué maravilla!".

Porque además, claro, aquí en España esas cosas no se veían.

¿Le has dado forma a la cintura? Eh... le voy a meter ahora.

Imprescindible para un Palazzo, un pantalón alto de cintura.

¿Forma de qué? -De cintura.

Ah. -Tiene que ser redondeada.

La misma que ves aquí la tienes que hacer aquí.

Vale. -Y luego recorta...

Lo de los patrones no es lo mío. -...estos detallitos

para que te quede limpio. -Sí.

Puedes ir probando la cinturilla para que veas la forma que te pide.

Un pelín, medio centímetro. Muy poco.

De aquí. Vale, gracias.

Vamos a ver.

Esto, aquí.

Venga, ya está. ¿Qué te queda?

Nada, hacer los otros dos bolsillos.

Me ha dicho: "Tengo un ratito". No un momento.

Madre mía, en mi vida me había enganchado con hilos.

Pero ¿esto qué es?

En dos minutos monto cremallera. ¿Cómo vas?

Bien. -¿Vas a usar la máquina?

La remalladora. -Vale.

Aprendices.

¿Cuánto?

15 minutos para terminar la prueba.

¿15? Hay que meter el turbo, ¿eh?

(LAURA) Ancor, pero sin agobios.

Me he tirado mucho tiempo, ¿vale? -Vale.

¿Cómo vas, Ancor?

Estoy como en un atelier de novias.

¿En serio? ¿15 minutos? A ver, en serio no.

Aquí estamos, alégrate de vernos.

Soy Lluis.

Te ha encantado el trabajo de Arturo, ¿no?

Sí, es muy bonito el trabajo de Arturo.

Te ha encantado. Me estoy pinchando.

Muy bonito.

No me digas que te has puesto nervioso.

¿Es muy bonito el trabajo de Arturo o es muy bonito Arturo?

Arturo está muy bien también. Ah.

Y aquí, ¿qué pasa? ¿Has hecho las costuras por fuera?

Todo, todo. Ah.

La estoy haciendo deshilachada. Los bolsillos y todo.

No, si deshilachada está. Hombre, es la intención.

Si no se piensa que va deshilachada tenemos un problema.

Yo no digo nada.

Esta vez no me convencerás de lo que diga.

Por primera vez estoy convencido.

Intentaría elevar un poco la chaqueta

jugando con las cadenas. -No, si le falta.

Le falta una aquí en los brazos.

Pues a coser, a coser, y los hilos...

Venga, voy a demostrar que tengo fuerza.

Que le dé un "tuist" distinto, un giro distinto.

Aquí todo el mundo pide.

Bueno, Arturo, ya nos vamos a cenar.

Arturo es de estos que lo ves pausadito, centradito

y que luego son los peores, también te lo digo.

Pero Arturo dices: "Este es con el que...".

Uno de estos dices: "Este para cuando llegue a casa".

¿Verdad? Ahí cada uno tiene que estar.

Y Arturo tiene...

Se está santiguando. Pero es bonito lo que dices-.

Vámonos a cenar tú y yo.

Pero si lo que está es abrumado.

A mí me abrumaría que alguien me dijese eso.

Los piropos no los llevo bien.

Arturo se ha quedado cortado,

pero me tiene que dejar más tiempo.

Me tiene que conocer. ¡Se sorprendería!

A Arturo le podría sorprender para bien.

Tengo que darle más, tío, se me abren las costuras.

No tardo nada, que yo soy buena poniendo las mangas.

De verdad. (ANCOR) Pero sé realista.

A mí me queda coser, Laura.

¿Qué tal estás? Pues estoy superagobiada.

¿Por qué?

Quería haberle metido volumen en la falda, pero no me da tiempo.

¿Por qué estás haciendo esa falda?

Porque es con lo que yo más me identifico.

Con el volumen, que se me vea venir.

Porque soy una persona a la que se le ve venir.

Creo que lo deberías haber hecho al revés.

Haber hecho una falda de tul

y haber incluso montado los volantes.

Sí, pero como estaba con la máquina,

que no sabía si me iba a dar tiempo a coser o no coser...

Pero si la máquina Gabriel prácticamente no la ha usado.

Prácticamente no la ha usado. La has tenido para ti.

Quizá no me he gestionado bien.

Yo creo, Nani, que aquí hay una mala elección de tejido.

Si tú quieres una falda con mucho vuelo y mucha caída,

este tejido jamás.

Me da igual quién lo haya elegido, quiero que lo entiendas.

Es algo técnico. Necesitamos un tejido con cuerpo.

Quiero que lo entiendas al menos y que aprendas de ello,

de ese error, ¿vale? Queda poco tiempo.

Aprendices.

¿Alguien se quiere ir del taller de maestros de la costura?

(TODOS) ¡No!

¡Cinco minutos para terminar la prueba!

Vamos, vamos, vamos, vamos.

Me van a dar 'pal' pelo hoy.

Lo estás haciendo superbién.

Qué bonito esto que estás poniendo. Me encanta.

Mentira. -De verdad te lo digo.

Laura, ¿cómo vas? -Mal.

Por favor, déjame en paz, 'por fi'.

¡Aprendices, todo o nada!

Un minuto de tiempo y termina la prueba.

(Música de tensión)

Y el tiempo termina en diez,

nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno...

¡Tiempo!

Ya, Laura.

Qué bonito. -¡Bravo!

(FERMÍN) Ay, por favor, Ancor, qué preciosidad.

Arturo, Alejandra.

Habéis sido una enorme inspiración para "Maestros de la costura".

Muchísimas gracias a los dos. Gracias.

Chao.

Yo creo que con Arturo nada.

Arturo cuando me vea echa a correr y no vuelve.

Se va pitando.

Por favor, aproximad vuestros maniquíes

para la valoración, gracias.

Ay, por Dios, qué horror.

(GABRIEL) ¿Es necesario?

(FERMÍN) Ancor, hijo, de verdad, qué preciosidad y qué maravilla.

Pues no está tomado.

(LAURA) Qué vergüenza.

He cosido tres veces la prenda.

Tres, no una, tres.

Si lo hubiera hecho bien desde el minuto cero,

lo tendría, vamos, para ponérselo a Manolete.

Comienza la valoración.

El primero será Gabriel, por favor.

Bueno, Gabriel.

Pues cuéntanos un poco la historia que hay detrás de ese top rosa.

Lo que yo pretendo contar es una sencillez.

Que llame la atención a pesar de ser sencillo.

Y he intentado hacer algo que se lo pudiese poner una de 20

y una de 45.

Bueno, y en una prenda así tienes ya dos lazos.

Tampoco es el colmo de la sencillez.

Sí.

Sí es verdad que lo veo...

Estoy mirando ropa y tal

y sí, el clic lo tiene

porque al menos es vistoso,

es una prenda fácil.

De vender. Es un top y entre muchas prendas,

pues bueno, es más adaptable, un poco sexi,

pero que de cerca es rosa cava.

Aquí está roto. Sí.

Está deshilachado.

Y luego yo creo que la tela no la has entendido.

Creo que no le has sacado todo el partido

que le tenías que haber sacado.

¿No es así, Caprile? Así es.

Y te lo hemos dicho, Gabriel. Ya.

Esa tela tiene un maravilloso revés.

En un lazo es muy importante

que el revés y el derecho sean bonitos.

Porque en un lazo nunca sabes dónde te va caer.

Sí, si te doy toda la razón.

Si hay una próxima vez para ti, ponlo en práctica.

Por supuesto. Gracias.

Gracias.

El turno siguiente es para Nani.

Nani, véndeme esta falda.

Pues mira, esta falda la he hecho yo

pensando en un camino con mi amiga Esther hacia el Rocío.

Estamos hablando de tu proyección internacional.

Yo soy muy flamenca.

Me gusta muchísimo el Rocío, la romería, la feria.

Aquí hay un problema

de que no se han entendido los conceptos.

Cuando te pregunto por la falda me dices: "Yo, yo, yo".

Estamos hablando de una prenda que tienes que exportar,

que habla de la identidad de tu marca.

¿Tú crees que esta falda

transmite y es todo lo que tienes que explicar

de ese Rocío con tu amiga que tanto te gusta?

Me han faltado manos, María.

Me han faltado manos.

Yo creo que el principal error que has cometido,

sinceramente te lo quiero decir, es el tejido.

Es verdad, Nani, que está sin acabar.

Tú querías un volumen... Yo quería volumen.

...que tú consideras que es lo que te representa

y lo que habla de ti y esta falda no lo tiene.

Y luego, si hay algo que valoramos en ti

es tu perfección a la hora de coser.

Y hoy ni siquiera eso.

Mira esta cremallera. Me ha faltado el...

Esta cremallera no habla de ti, no te representa.

Habla del lago Ness, María. Habla del lago Ness.

Nos conquistaste con esta primera falda militar

con cadenas.

Eso era un autorretrato bien firmado.

Y los volantes. Y perfectamente cosido.

Pues sí.

Hay una involución, Nani, que no entendemos.

Yo no lo entiendo personalmente. Puede ser.

Yo he arriesgado.

No me ha dado tiempo.

O sea, si hubiese tenido 90 minutos más,

te digo que la falda llega hasta el suelo

y me da tiempo a poner las enaguas.

He arriesgado

y he ido a caballo perdedor.

Ya está, no pasa absolutamente nada.

A ver, Laura.

Bueno, pues lo primero como me gusta mucho lo castizo

y el mundo del toro me gusta mucho,

entonces quería meter lo tradicional

con lo que se lleva ahora.

En un principio, quería hacer una torera.

Las mangas las tenía terminadas y todo.

Pero no me ha dado tiempo porque he tenido varios altercados

y no he podido terminarlo.

Pero yo creo que el concepto es bastante chulo.

La primera impresión de lejos, pues sí.

El fucsia del capote

con el negro, muy Balenciaga, muy de Goya.

Lo mejor: el cuellito,

que creo que te lo recomendó Alejandra.

Este adorno. Bueno, y no poner la manga.

Es lo mejor también.

Inspiración torera hay en general, ¿eh?

Sí.

Yo veo una pequeña evolución.

Siento que no estoy dando todo lo que tengo dentro.

Como que yo misma me anulo.

Es que lo noto.

Como que no termino de florecer.

Lluis, ¿qué te parece? ¿Qué opinas?

Ten cuidado, ¿eh? -(RÍE) Sí.

A mí el rollito que tiene sí que me gusta.

La idea era buena.

Te parece un clic de las 4:00 cuando llegas de fiesta.

María, en mi vida he comprado por Internet.

¡Vaya! "Oh, my goodness".

¡Vaya! Así que ese clic no existe.

Porque a las 4:00 yo llego y no hago un clic.

Yo me hago un bocadillo de queso.

¿Jamás has comprado online?

Te puedo prometer que no. Creo que eres la única persona.

Bueno, mis padres compran. Hombre, todo el mundo.

Y yo pienso: "A ver si voy a comprar y me roban o algo".

Yo me voy a la tienda, digo "buenos días".

Si compra el pan Bimbo con bordes. -Yo me voy a la tienda.

Yo también compro el pan Bimbo con bordes.

¿Qué pasa? Pero ¿por barato?

No, porque me gusta el borde. Él, por barato.

Y me dice...

¡Sí, pero las ginebras las compro buenas!

¡Eso no lo dice! -Pero el Martini no.

Esta sí que compra la barriada esa de litro que no vale nada.

(LAURA) ¡Vermú! -El vermú.

Y con el vermú me gano dinero. -No es ni Martini.

No sé ni el nombre, viene en alemán.

(HABLA MAL EN ALEMÁN)

Digo: "¿Esto qué es?". Ah, también sabes alemán.

Un poco.

A ver, di: "Lluis, a la prueba de expulsión".

(HABLA MAL EN ALEMÁN)

Muy bien.

Bravo, bravo y bravo, por favor.

Ponte la chaquetilla, por favor.

(Risas y bullicio)

Ahora tienes que decir en alemán: "¡Viva Parla!".

(HABLA MAL EN ALEMÁN)

¡Muy bien!

Yo sé español,

alemán, inglés, chino

y estoy con el francés.

La semana que viene.

Lluis, véndeme tu chaqueta.

Cuando aún no iba...

igual no sabía tanto o lo que sea,

me costaba encontrar ropa

y a mí en las cenas siempre me gustaba llegar

y llevar siempre alguna prenda especial.

Yo quería que a mí Coco Chanel hiciera una chaqueta para mí.

Entonces, me intenté meter en la piel

y me hacía las chaquetas.

Al ver la tela y eso, he pensado:

"Pues hago una chaqueta de las que yo me pondría".

Lo primero es que tu chaqueta tiene un clic instantáneo.

O sea, creo que es una muy buena prenda

para vender.

Está muy bien confeccionada,

has querido acabar con el corte en tajo deshilachado

imitando como dices a las chaquetas de Chanel.

Pero quiero ver más Lluis Mengual.

Quiero que le des más tu toque.

Esto es bastante Lluis, ¿eh?

El problema es que Chanel tiene tanta personalidad

que cuesta tanto...

Lluis, es bastante Lluis y es bastante Lagerfeld para hombre.

Pues yo aquí sí que te discrepo, María.

Y es que te puedo jurar que le he puesto todas las ganas

y yo me he hecho una chaqueta que yo me pondría

y Karl Lagerfeld. Y se nota.

Es muy buena prenda.

Lo que queremos es ese pelín para que sea la perfección.

Pero es que ese pelín más ya no sé dónde llegar.

Ya no sé qué me pedís.

O sea, sé lo que pedís, pero parece que siempre que intento llegar

fallo, ¿sabes?

Me piden esto, intento, intento esto.

Lo intento.

Buscar un potencial que no tengo

o sí que lo tengo y no me entero.

¿Qué tengo que hacer?

Bueno, Ancor.

Explícanos tu trabajo, por favor.

Mi sueño es tener un atelier

donde confeccionar medidas,

a cercarme todo lo posible a la alta costura

y, si llego, pues maravilloso.

Yo busco la perfección.

Confeccionar, pues mira, grandes eventos,

alfombra roja, ceremonias

e incluso tener un Pret-a-Porter y no tener esto.

Por ejemplo, en la venta entran varias tallas.

Para online tiene sentido. Eso es.

De lo que quieres hacer esta sería la versión "ditte coture".

Sí. Eso quieres explicar.

Sí.

Creo que es una buena versión para vender online.

Lo del lazo con el escote ayuda mucho.

Creo que está muy bien pensado.

Es "chic", es elegante, es sofisticada.

Yo creo que tú, Ancor, tendrías muchos clics.

A lo mejor te quedabas hasta sin stock.

Ay, ojalá.

La elección de una buena tela,

si sabemos trabajarla, escucharla

y dejarnos llevar por ella,

desemboca en un trabajo maravilloso.

Muchísimas gracias. A ti.

Siempre tiene el don para ser el favorito.

Siempre felicitaciones.

Y tú te intentas mover y avanzar.

Si no es una copia, es una imitación.

Si no es que no sale. Si no es que no avanza.

Si no es... ¿Qué más queréis?

Bueno, Fermín, por favor, véndenos tu vestidito

para caballero internacional.

Yo he intentado expresar lo que es mi lucha diaria

que es la diversidad de la moda masculina.

Como que no eres más macho o menos macho

por llevar un pantalón y una camisa blanca,

que puedes ser lo mismo llevando un vestido.

Es verdad que son unos cortes sencillos,

pero creo que por lo menos en mí se adapta muy bien a mi cuerpo.

A mí, Fermín, como concepto

de hacer un vestido para moda masculina

pues tiene validez.

Es moda urbana

y tiene ahora mismo una relevancia internacional

que es importante.

Pero ¿sabes cuál es el principal problema?

¿Cuál? Esa tela.

No te gusta nada. No me gusta nada.

Me horripila. Desde que has llegado aquí

no has cogido bien ni un tejido, Fermín.

Es totalmente tu asignatura pendiente.

Yo como concepto te lo compro. Como prenda terminada no.

Ya me gustaría a mí, ¿vale? Vale.

Así que muchas gracias. A vosotros.

Parece que me he equivocado,

pero hay un concepto detrás,

que es el lo más importante: el concepto.

Sin concepto no hay prenda ni marca ni nada.

Así que yo creo que lo que me puede salvar

es el concepto.

Venga, Yelimar.

Háblame de tu blusa.

Mi marca la quiero enfocar

en trajes de novia y vestidos de noche.

Pero si tuviese que crear una tienda online

me gustaría enfocarme en prendas que se puedan usar muchas veces.

Y es una prenda que puedes utilizar con unos vaqueros y unos tenis,

pero que si te colocas un pantalón blanco de talla alto

pues también te quedaría p

para una cena elegante con unas amigas.

Yo le veo salida.

Totalmente.

Como dicen María y Palomo,

pues tiene un apretar, un clic. Clic.

Tú sí que tienes un apretar, Caprile.

Me gusta muchísimo

este detallito de la cadeneta con los Swarovski.

La tela está magníficamente bien elegida

para este tipo de blusita.

Aquí, con tus vuelitos.

Yo te agradezco, Yelimar, que nos escuches,

que apliques los consejos que te damos,

pero tienes que ir... Avanzando.

...más allá. Vale.

No te quedes solo en la corrección. Tienes que destacar.

Por experiencia propia,

considero que las camisas son una muy buena prenda

para vender online. Online.

Yo creo que mi blusa es una blusa que se puede vender,

que te la puedes poner tanto de día como de noche.

Aparte, es muy cómoda y estoy contenta con mi trabajo.

Javier, véndenos tu prenda, por favor.

Yo me he basado principalmente en mis orígenes.

En mi tierra, en Valencia y en las fallas.

Entonces, yo he buscado una referencia

que son los corpiños o justillos de la indumentaria valenciana.

Y, siguiendo los consejos de Alejandra y de Caprile,

tenía pensada una manga larga que al final he cortado.

No sé si le da un toque así más juvenil.

Tu prenda sería mi primer clic.

El primero de todos.

Pero ¿después te lo quedas?

Claro, hombre.

Que lo haces a las 4:00. Te lo he dicho.

¿O me lo devuelves a las dos horas?

Javier, a mí lo que me gustaría saber

es dónde has estado estas tres semanas.

Esto es lo que estábamos esperando de ti.

Pues un poco buscándome, ¿no?

Saliendo de... (LAURA) De plata.

Creo que encaja a la perfección con la prueba de hoy.

Aquí hay una cultura, habla de ti, habla de una tradición,

pero te lo has llevado a poderlo exportar.

Esto en Nueva York puede ser una prenda "supercool",

en Italia y donde quieras.

De eso se trataba

Javier, buen trabajo. Muchas gracias.

Muchas gracias. A vosotros.

La valoración de los jueces

ha sido una sumamente positiva

que estoy anonadado.

Ojalá sea la primera de muchas pruebas así.

A ver, Mily. Véndenos este pantalón.

Bueno, yo suelo utilizar mucho y me gusta mucho

el pantalón Palazzo.

Y es un pantalón que abarca mucho público.

En fin, es un pantalón que a mí me gusta mucho.

Hay algo que no entiendo, Mily.

Si tienes una máquina de coser para ti sola

y cuentas con el mismo tiempo que el resto

de tus compañeros...,

Cómo no he acabado el bajo.

...¿me puedes explicar

cómo es que me dejas el bajo sin rematar?

Yo pensé que lo tenía hecho, fíjate.

Y cuando he cerrado el pantalón

me he dado cuenta del bajo.

Y de verdad, o sea,

digo: "Pero ¿qué me ha pasado?".

No te acomodes.

Ya. No te duermas en los laureles.

Es un pantalón, correcto,

que ni siquiera está terminado.

Y es que, Mily, esta era una prueba de expulsión.

Tengo una máquina para mí y me he confiado.

Yo creo, Mily, que estás un poco distraída.

No sé si eres consciente de dónde estás,

de lo que te juegas, de lo que cuenta.

Soy consciente.

Sé que mis oportunidades a mi edad son complicadas.

Y esto lo tengo que aprovechar. Pues, Mily, demuéstralo.

Porque no lo estamos viendo.

Soy una mujer muy competitiva.

Soy una persona muy luchadora y yo en esta vida

todo lo que tengo me lo he ganado a pulso.

Palomo, María, Caprile.

No sé si necesitáis llevaros alguna de las prendas.

Sí.

Nos llevaremos Javier, Fermín...,

Fermín. ...Mily.

Laura. Laura.

Y Nani.

Se han llevado mi maniquí otra vez.

A ver cuándo lo dejan.

Y, pues eso, te esperas lo peor,

porque no soy de las mejores valoraciones.

Estoy en la cuerda floja.

Bueno, pues Javier por fin ha despertado.

Por fin nos está haciendo una prenda reconocible.

Te trae a España, te trae, pues eso,

muchos momentos de la historia de la moda

que a nosotros nos encanta ver.

Y muy comercial y muy femenina.

Yo lo sabía. No creo.

Mily para mí ha hecho un Palazzo resultón.

Nada. Un poco diferenciador,

pero la verdad es que me esperaba muchísimo más.

Creo que es una mujer que cose bien, que tiene estilo,

pero que se tiene que poner las pilas.

Como se tiene que poner las pilas bien puestas Fermín.

Se tiene que poner las pilas Fermín.

Y sobre todo que tiene que acabar de hacer buenos acabados

y trabajar los tejidos que selecciona.

(LLUIS) Yo no sé qué quieren, te lo digo en serio.

No sé qué quieren. -Que cosas con este.

Con este. -Con esto y te lo juro por mi vida.

Lluis. -Sabes que no te miento.

¿Me dejas probármela? -Sí.

Esto está con este.

Bueno, ¿y qué os parece Nani?

La nada. La nada.

A mí también me parece una falda que no me habla

de nada ni de nadie. Nada.

Ni me parece que sea una falda especialmente bonita

en sí sola.

En el mercado internacional quiere vender el Rocío.

Vamos, no vengo a España ni muerto.

Bueno, pues ya está.

Yo creo que mi chaqueta hubiera quedado superbonita.

Lo de Laura lo que más admiro

es que vende en todos los idiomas.

Porque lo que no sabe se lo inventa.

Sí, pero a mí eso no me sirve.

Y la selección de los colores, que es muy bonito.

Sí, pero es verdad que vende y eso tiene gracia y le irá bien,

pero o aprende a coser y acaba las prendas en condiciones

o no tiene nada que vender.

Yo creo que podemos sacar alguna conclusión.

Tengo mis dudas. Hoy es un día duro.

Es complicado. Es duro, ¿eh?

Y es una cosa histórica en este programa.

Vamos a ver. A ver qué tal se nos da.

He visto la falda de Nani

y para el nivel que tiene Nani me gusta más mi vestido.

Es que está divino, está increíble.

Me gusta más mi vestido que la falda de Nani.

Esto me esperaba que nunca lo iba a decir aquí.

Voy a comenzar por el número 6.

Para un aprendiz del que esperamos muchísimo más

teniendo en cuenta a lo que nos tiene ya acostumbrados.

Y, aparte, porque tenía una grandísima ventaja

que desde luego no ha sabido aprovechar.

Mily, te has ganado el número 6.

Te aseguro que la que más dolida está soy yo.

Pues el número 3 es para un aprendiz

que nos ha presentado

una prenda que le define perfectamente.

Yelimar, te mereces un tercer puesto.

Pues muchas gracias.

Pues el número 5

se lo ha ganado un aprendiz

que tenía claro desde el principio lo que quería hacer.

Una prenda que necesitará poca costura

teniendo en cuenta pues que había que compartir la máquina.

Gabriel, el número 5

es para ti.

Gracias.

Voy con el número 7.

Es para un aprendiz que ha confeccionado una prenda

que le retrata perfectamente.

Pero no ha elegido nada bien la tela.

Fermín, el número 7 es para ti.

El número 4 se lo ha ganado

un aprendiz que tiene muy clara cómo es su marca,

cuál es y lo que quiere.

Pues el cuarto puesto es para ti, Lluis.

El tweed y la chanelita pues es tu estilo

y nos encanta cómo has llevado esto a la silueta masculina,

al cuerpo de un hombre.

Pero no te encasilles, no te quedes ahí.

Y sigue experimentando y saca un poquito más de ti.

Si quieres que te diga que me parece bien,

me parece una mierda, ¿eh?

¿Te parece una mierda tu trabajo o el puesto?

No, el puesto. ¿Qué esperabas?

No, no, no me esperaba nada.

Yo en este caso no quiero que me den el puesto 1.

No quiero que me rían las gracias.

No quiero que me den palmas

como si fuera una foca y tiraran un pescado.

No quiero eso, desde luego que no quiero eso.

Yo he intentando innovar de una escala.

Pero veo que me equivoco en todo. ¿Sabes qué pasa? Que te cansas.

¿Y sabes qué hace el cansancio? Que pierdes las ganas de seguir.

Yo ya no sé qué queréis o qué presentaros

o cómo llegar... Si te lo hemos dicho.

Te lo estoy diciendo ahora.

Que por ahí vas bien, pero que tienes que ir más allá.

El problema es que ya no sé ir más allá.

No sé qué me pedís.

Porque lo que no es Dieta es una copia,

lo que no es no sé qué...

¡Igual me he equivocado y tengo que estar vendiendo tornillos!

Por eso hemos pasado nosotros muchísimas noches de nuestra vida.

Y esto es lo que tiene nuestra profesión.

Y para experimentar y para saber y para aprender y para evolucionar

está bien que te esté pasando esto.

Gracias a esto nos has dado esta buena prenda.

María, tan buena prenda no lleva un 4.

Bueno, las hay mejores.

Para vender online.

Sí, María, pero ahora estoy juzgado por vosotros.

Sí. Y cada acusación es un palo.

Estoy buscando un consejo de profesional.

Entonces me parece bien que te vayas esta noche

y hagas tu trabajo, que tienes que hacer de la prueba de hoy

y que es meditar.

Pues acabo de coger el número 2.

Y es para un aprendiz que tiene muy claro

lo que quiere conseguir con su marca, con su vida

y sabe muy bien cómo hacerlo.

Ancor, te mereces el segundo puesto.

Muchísimas gracias.

Enhorabuena.

Yo he venido para estar entre los tres primeros

y del dos espero no bajar.

Pues yo voy a entregar el premio al mejor.

Es para un aprendiz que desde sus raíces

ha confeccionado una prenda que era justo lo que queríamos.

Le representa a él

y le posicionaría muy bien fuera de nuestras fronteras.

Javier.

El corpiño de inspiración fallera

es la mejor prenda de esta prueba. Muchas gracias.

Qué ilusión y qué alegría, sí.

Estoy hipermaxifeliz.

Nunca lo hubiese imaginado.

Pues acabo de coger los números

9 y 8.

El aprendiz que se lleva el número 9

y que no continúa en el taller de "Maestros de la costura"

es...

(Música de tensión)

Nani.

(Música dramática)

Nani.

Has elegido una prenda muy sencilla

que tendría que haber estado perfectamente confeccionada.

No lo está y sobre todo

que no cumple el objetivo que pedíamos:

proyección internacional, que nos hablara de ti,

que sea atractiva visualmente...

Tu prenda, Nani,

no cumple ninguno de esos objetivos.

Nani, acércate aquí, por favor.

Hay pruebas que son fallidas.

Eh... hay veces que se arriesga, Raquel,

y unas veces se gana y otras se aprende.

Y, ahora, ¿qué?

¿Qué vamos a hacer sin ella?

Desde luego pensamos todos y ellos que son los expertos

que esto se te da bien, Nani.

Gracias.

Has acertado penando que podía ser algo más que un hobby.

Y todavía puede ser algo más que un hobby.

¿Me equivoco? Para mí es algo más que un hobby.

Totalmente. Para mí ya lo es.

Para mí ya lo es. Mis jefes lo saben,

que me queda poquito tiempo.

Me queda poco tiempo porque voy a apostar por esto.

Si lo tenía claro antes de entrar, ahora lo tengo más claro.

Pues eso

es una victoria.

Yo en 21 años

jamás he pensado ni soñado en mí.

Jamás, y es ahora el momento.

Voy a mirar por mí.

Voy a pensar solo en mí y voy a apostar por esto.

Esto es lo que me hace feliz.

Os quedáis con un maestro en la casa.

Cuidádmelo, por Dios, porque como no me cuidéis al niño

vengo y os araño para arriba.

El niño es Lluis.

El niño es Lluis.

(LLUIS) Con Nani me he llevado muy bien.

Con Nani teníamos también como con Álvaro

una relación de hermanos.

Con Nani me sentía

muy aferrado

y, como puedes comprender,

pues bien no estaré

si se está yendo la compañera con quien tengo más afinidad.

Yo le he hecho parte de mi familia

y yo apuesto por él 100 por 100 en este programa.

100 por 100.

¿Vale? Para mí eres el ganador ya.

Me duele más Lluis que irme.

Sí, porque está la "chupipandi" ahí, que no sé

si me lo va a terminar de cuidar.

Sin prisa y cose con el corazón.

¿Vale?

No todo el mundo es auténtico 100 por 100.

¿Vale? Y para mí Lluis es auténtico.

Me llevo esto que me hace falta para trabajar.

Ah, llévate lo que quieras.

¿Vale? Que sin él no puedo entrar.

A ver, Nani, que te veamos.

¿Y esto cómo se pone?

(TODOS) ¡Guau!

Me lo recojo siempre, ¿vale? Nunca por debajo del hombro.

Y bien encajado. (JAVIER) Estás guapísima, por favor.

Tienes que llevarte tu máquina también.

Claro que sí.

La verdad es que Nani deja un vacío importantísimo.

A nosotros, personalmente a mí me ha ayudado muchísimo

y me ha enseñado muchas cosas

que le agradezco eternamente.

Tienes que abandonar, lo siento..., No.

...el taller de "Maestros de la costura".

Adiós, Nani. ¡Trabajad!

Nani es la primera expulsada de esta noche,

pero os tengo que recordar

que no va a ser la única.

Vamos a ir a una prueba por equipos

que requiere de un grandísimo esfuerzo.

Muchísima suerte.

La competición continúa.

Podemos decir con orgullo que en España

se confeccionan los bordados más exquisitos del mundo.

Y el mejor ejemplo lo encontramos en Lagartera,

Castilla-La Mancha.

Desde hace más de 700 años,

las manos expertas de cientos de mujeres

transforman paños en auténticas obras de arte.

Contemplar sus trajes es viajar en el tiempo

y coserlos, un ejercicio de maestría.

Cada una de estas piezas

esconde un complejo equilibrio de capas,

texturas y volúmenes

que transforman la costura

en un desafío de arquitectura artesana.

Aprendices, vamos a hablar enseguida

de la prueba por equipos,

pero os dejamos en un auténtico estado de soc

al final de la primera prueba con la expulsión de Nani.

Lluis, ¿mejor?

Sí, bueno, a ver, no nos lo esperábamos nadie.

Pero, bueno, toca seguir adelante. Así que...

Pensemos en partir desde cero.

Tenemos una prueba por equipos por delante muy importante,

muy emocionante

y que llevamos muchísimo tiempo queriendo celebrar.

Lo voy a decir así porque las cosas hay que hacerlas bien.

Es una pieza de museo.

Bienvenidos a Lagarteta.

Qué bonito.

Este es el pueblo taller

sin duda más importante de toda España.

Aquí se efectúan los bordados más ricos

y sinuosos del mundo.

Hablamos de una tradición artesana

que arrancó en 1320.

Una pasada.

Damos la bienvenida

al alma de Lagartera.

Lagarteranos y lagarteranas, adelante.

(Música folclórica)

(LAURA) Ay, qué bueno.

Por favor. Guau.

Un aplauso.

Claro que sí, qué barbaridad.

(LAURA) Mira los zapatos, por favor.

¡Por favor! -Qué maravilla.

Qué bonito.

Qué guapo.

Qué trabajazo tiene esto.

Mira qué bonito el nene.

Voy a presentaros a Chencha, maestra artesana, Lagartera

y largaterana.

Gracias por recibirnos. Gracias a vosotros por venir.

Toda la artesanía de Lagartera es conocida en el mundo entero.

No nos necesitabais, pero nosotros sí necesitábamos venir aquí

para poner en valor

el arte y el trabajo de tantos siglos de historia.

Pues mira, nos hace muchísima ilusión

que estéis aquí

porque está todo el pueblo emocionado

y he traído una pequeña representación.

Reconozco que estoy emocionado.

Porque hay que ser un auténtico virtuoso

en la costura

para bordar y confeccionar

estas piezas que estamos disfrutando.

Y en este caso no hay ninguna duda

de que el mérito tiene nombre de mujer.

Porque las mujeres lagarteranas,

madres, abuelas, hijas,

nietas,

son las que han luchado y están luchando

para que esta tradición

quede intacta

generación tras generación.

Te lo van inculcando desde que eres pequeña.

Te dan una aguja y, bueno, tú vas haciendo tu pequeña labor.

Y luego te metes en una labor con más enjundia.

Estas mujeres

en sus casas bordaban

los ajuares, las mantelerías,

las sábanas, las colchas, y lo siguen haciendo.

Sí, por supuesto.

¡Madre mía!

Es muy importante hacer hincapié en un detalle.

Y es que el traje de Largatera era un traje de uso diario.

Diario. ¿Es así?

Sí, sí, sí. Cuando tú veías a una lagarterana,

tú identificabas dónde iba.

Tú, según la veías vestida, decías:

"Ella a va a hacer una visita".

"Ella va a misa".

"Ella va a un recado".

"Hoy va de gala, hoy se casa".

Y eso todo lo podías leer en la indumentaria.

Sí, el traje hablaba.

Chencha, yo tengo que reconocerte que desde que vi las fotografías

que os hizo Txema Yeste para la revista "Vogue"

no me he podido quitar de la cabeza estos trajes.

En vez de fotografías, parecían pinturas.

Tú, Chencha, posaste con este vestido de luto

que llevas hoy.

Y tu hija, Ana, posó con el vestido de novia.

Ana, por favor, ¿te importa enseñarle a nuestros a aprendices

cómo es de impresionante el traje que llevas?

(LAURA) Sabía que era el de novia. -De novia.

Es precioso. Espectacular.

Qué preciosidad.

(JAVIER) Hija, de verdad, qué media.

Yo creo que cada detalle es una historia.

Fijaos bien.

Pues en la prueba por equipos tendréis que replicarlo.

¡Bien! (YELIMAR) Madre mía.

¿Algunos de vosotros sabría decirme

cuántas piezas componen este traje?

23, hala.

Mira, yo para cagarla prefiero no decir nada.

También se lo hacen ellas. Es que es mucho, ¿eh?

Pero la ropa interior no hace falta, ¿no?

(GABRIEL) Tienen que guardar estética.

Mirad lo que dice Chencha. Mirad lo que dice Chencha.

Te responde Chencha.

A ver, para que guardes estética no puede faltar ni una pieza.

Chencha, ¿te importa acercarte a tu hija

y explicarle tú, por favor, cuántas piezas tiene este traje?

Mira, este traje tiene de 26 a 30 piezas.

Desde abajo.

La enagua. Ahí, ahí, ahora.

(LAURA) Ay, qué bonita, por favor.

Una, otra.

Estos son los guardapiés. Se pueden decir guardapiés bajeros.

En una novia van todos adornados.

El azul es lo que distingue a una novia.

Este es con el que se quedaría una vez casada,

que es un guardapiés de seda.

(TODOS) ¡Ah!

(GABRIEL) Hala, qué bonito.

Y esta es la basquiña, que es de un terciopelo labrado.

Algunas de estas piezas son del siglo XVII.

Otras, del XVIII.

Y algunas también del XIX.

O sea, auténticas piezas de museo, reliquias.

Luego por dentro lleva la camisa, la gordera,

el sayuelo, que es una especie de corpiño,

que es lo que ensalza el talle de la mujer.

Me está entrando ansiedad.

A ver, debajo del moño lleva las cintas,

el pañuelo de seda,

la mantellina, que es completamente de seda.

Como veis va la cinta bordada.

Toda en seda.

¿Cuánto tardáis en vestiros?

Hemos estado unas dos horas y media.

¿Qué os ha parecido? -Precioso.

Preciosísimo. -Qué bonito.

Y el trabajo que tiene.

La pena es hacer un sacrilegio de esta prenda.

Tú lo estás diciendo. Os mato, os mato.

Para que veáis, aprendices,

que somos jueces justos, buena gente...,

Os dejamos tres días.

...vamos a hacer dos concesiones.

La primera es que va a ser la primera y la última vez

en la historia de un traje de lagarterana

que vais a poder coser a máquina.

Mira. Y la segunda es

que de todas las piezas que lleva este traje

solo vamos a exigir seis.

Ajá.

Tenéis que confeccionar los cuatro guardapiés,

el mandil y el jugón.

¿Sabéis lo que es el jugón?

No. -Sí.

Pues yo tampoco.

Palomo.

Jugón, para el lenguaje de ahora,

la chaquetilla.

Vale.

A mí me gustaría aprovechar esta prueba

para hacer un llamamiento a los que amamos la costura.

Proteger estos oficios tan increíbles,

tan manuales, tan meticulosos,

es responsabilidad de todos.

De hecho, deberíamos imitar el buen ejemplo de la casa Chanel,

que ha comprado varios talleres artesanos

que iban a cerrar

para evitar que se pierdan esos oficios.

Porque lo cierto es que desgraciadamente

muchas veces son negocios deficitarios.

¿O no, Chencha? Totalmente.

¿No es para vosotras un esfuerzo poder mantener esta tradición?

Pues sí.

Está muy arraigada

y has visto que en gente joven y niños sigue.

Para mí sería, vamos,

un dolor de corazón que esto se perdiera, sí.

Totalmente.

(CHENCHA) Sí, sí.

Chencha, nos ha encantado escucharte.

Necesitamos tu ayuda después en talleres

porque sabemos que son piezas complicadas

y creo que nuestros aprendices van a necesitarte.

Vale.

Vamos a hacer una gran prueba

y vamos a empezarla

dando un fuerte aplauso

a todos los lagarteranos y lagarteranas

que nos han ofrecido este desfile.

(CHENCHA) Gracias.

Muchas gracias.

Vamos a la formación de equipos para esta prueba excelente.

Venga.

Fermín y Laura.

Vosotros fuisteis los peor valorados

en esa primera prueba.

Por lo tanto,

vais a ser jefes de taller. ¡Ah!

¡Laura!

(LAURA) Era su sueño.

Es el sueño de Fermín. -Vamos, por favor.

Y veo que os hace mucha ilusión además.

Vamos a decidir.

Vais a mandar.

Tú tenías ganas de mandar, ¿eh, Laura?

Que me tomen un poquito en serio.

¿Y tú, Fermín?

Me apetece mucho, la verdad.

Y para ti, Javier, ¿qué tal ha sido la noticia?

Porque entiendo que siendo el mejor valorado

quizá podrías haber intuido que te tocaba hoy ser jefe.

Yo dejé de hacer cábalas desde el primer programa.

Porque no pierdo más el tiempo.

Me dejo llevar, que es como mejor se disfruta.

Te va a tocar algo que implica

yo creo que una grandísima responsabilidad.

Porque vas a ser tú quien forme los equipos.

Anda. -Te creías que te ibas a librar.

Anda.

Vale, pues lo tengo claro.

¿Quién va a coser con Laura?

Venga, Laura con Ancor,

con Yelimar y conmigo.

Vale, ¿razones?

A ver, yo en principio quería con Ancor

porque nunca lo he hecho.

Y Yelimar la veo, como para este trabajo

la veo un trabajo manual, muy laborioso y mucha paciencia,

creo que nos va a venir bien.

Por lo tanto,

el otro equipo estará formado por Mili, Gabriel,

Lluis y su jefe de taller, que será Fermín.

Las Dietas juntas de nuevo y se añade la tercera Dieta, ¿eh?

Qué suerte.

¿Que te molesta que añada al grupo de La Dieta a Gabriel

o qué pasa?

Dietas hay dos nombradas. -Es verdad.

Si no te gusta que añada a Gabriel en Las Dietas, fuera.

Fuera. -Muy bien.

Fuera. -Muy bien, lo prefiero.

Yo soy menos Dieta.

Yo tengo de trabajar con Las Dietas. Se lo decía ayer a Lluis.

A Lluis. De verdad se lo dije.

Digo: "Lluis...".

Te ha dejado Nani el encargo de cuidar a Lluis.

Tuvo una premonición y me dijo: "Mañana trabajamos juntos".

Escucha.

Pero mira que lo ha hecho a la espalda.

Ayer en el autobús le dije:

"Lluis, sabes que mañana trabajamos juntos".

Mily, que es muy intuitiva y prevé cosas,

sí que es verdad que me ha dicho:

"Tú y yo trabajamos juntos".

Sin saber nada.

Y, efectivamente, se ha girado y me ha dicho:

"¿Qué te he dicho?". Y digo: "Sí, sí, sí".

Pero mira, la misma sorpresa que si no me hubiese dicho nada.

Laura, Fermín.

Vais a ser responsables también de elegir esos colores.

¿Tenéis alguna preferencia? Naranja.

¿Te parece bien, Laura? Sí.

Pues el equipo naranja será de Fermín

y el equipo verde el de Laura.

Y tenemos que terminarlo

solo

en 135 minutos.

Madre mía.

Vamos a hacer historia otra vez.

Nos van a sacar del pueblo con antorchas.

Es muy importante el cariño en esta prueba.

135 minutos, coged, por favor, los acericos y a talleres.

(Murmullo)

Venga. -Vamos, chicos.

Me gusta ser jefa de taller

porque al final voy a tener un poquito más de voto

en las decisiones que se van a tomar.

Bueno, realmente voy a tener todo el voto.

Lo que pasa es que esto va a ser un consenso.

Tenemos que trabajar todos para poder hacer todo bien.

Llega un nuevo desafío que, como sabéis,

es la elección de tejidos

antes de la prueba por equipos.

Laura, Fermín, ¿preparados?

Venga, esta vez sí, Lorenzo.

Tenéis 45 segundos para lograrlo.

Que empiezan en tres, dos, uno, ya.

Laura, va.

Quiero esto.

Esta.

(ANCOR) Laura, sigue trayendo todo lo que puedas.

La plateada y negra. -Esa.

Coge otra más blandita.

¿La azul qué tal va?

La azul, bien.

Trae un trozo.

¿Esta qué es, para la chaqueta? Esta no.

Coge esa mismo, venga. (FERMÍN) ¿La roja?

Sí. -Esa no, es muy mala.

Esta la veo yo filtro.

No, pero esto es de plástico, Fermín.

Esa está muy bien. -Esto es hule.

Esta no vale. Que esta no vale, Fermín.

Que cambies la roja. -Tiene más cuerpo.

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno... ¡Y esa! ¡Y esa!

Tiempo. Que es muy fea, que no.

Pero da igual que sea si va la pasamanería encima.

Fermín es para matarle.

Para matarle.

Ay, pero qué telas ha elegido Fermín.

Ay, mira que se lo decimos.

O sea, no cojas licras.

Ni tengas elásticas.

Con cuerpo.

Cógete las elásticas.

A este chico no sé por dónde le entra la información.

Hay que decirle lo contrario.

Que no, eso no.

Te voy a matar, de verdad. Me vais a poner de los nervios.

Y vuestro tiempo de 135 minutos comienza en 3, 2, 1...

A coser.

Vale, venga, Laura.

Cuerpo, Ancor.

Jugón, para ti, cariño.

¿Con qué tela utilizará Ancor el cuerpo?

Claro, ¿con cuál? -Con la negra.

Ole. -El mandil.

Yelimar, cariño.

Tú eres muy delicada. ¿Vale, amor?

Vale, me quedo con el mandil.

También puede usar esa tela para el mandil.

Sí, esa negra va bien.

Y nosotros, como Javi y yo vamos a hacer el tema de la falda

nos quedamos con estas telas y vamos viendo.

Abajo para darle volumen, ¿vale? -Vale.

Esas... -Olvídate.

Una cosa, espera.

Escúchame, ¿el mandil cómo? ¿De cuál?

De esto. -De este.

De eso, vale.

Entonces, chaqueta, parte de arriba de falda y mandil.

Usamos esta, ¿vale?

Luego, Mily.

Te encargas de la parte de arriba de la falda,

de la macizosa, nosotros vamos haciendo la parte de abajo,

y, Lluis, te encargas de la chaqueta.

¿Os parece? Estas no las usamos. -No las vamos a usar.

Vamos.

Estoy superenfadada y entiendo que estés superenfadado.

Hombre, me lo tomo a risa. Lo del equipo naranja

no tiene nombre.

Lo de Fermín. Es un show.

Esta falda necesita un cuerpo. Sí.

Se necesita sujetar.

El fieltro rojo justamente es lo que la sujeta

y lo que le da la fuerza.

Que lo han rechazado. Sí.

Lo han tenido en la mesa. Lo han tenido a mano.

El rojo es el más grave porque es el más evidente.

Pero el resto son erróneos todos.

La que me ha gustado mucho cómo ha arrancado la prueba

es Laura. Laura.

Normalmente es muy insegura

y esta vez ha estado muy segura de sí misma

y ha hecho una muy buena selección de tejidos.

Pero Laura debo decir que en la clase que yo di

fue de las que estuvo más atenta

y de la que hizo más preguntas, María, ¿eh?

Bueno.

Venga, Ancor, ¿eh, cariño?

Que al paso te pido los papeles del divorcio.

Yo tengo muy buenos abogados, ¿eh?

¿Quién?

Yo no sé en Valencia qué abogados habrá,

pero en Parla no veas.

Bueno, yo no sé lo que es Parla, no tengo ni idea

más que lo que ella cuenta,

No me lo imagino.

Y encima ese toque de verdulera que tiene la pobre...

Ella misma lo dice.

Con Parla no te metas, ¿eh?

Si es que no conozco Parla más que tú.

Pues por eso.

¿Cómo es Parla? ¿Me van a pegar?

Chicas, ya tengo cortadas las mangas.

Qué bien, ¿qué tal? -Voy a empezar a unirlo

y necesitaré coser.

Venga, a tope, a ver si nos podemos poner con la falda.

Menuda mierda.

Vamos a tener que camuflar un poco

la elección de las telas con la pasamanería.

Es lo que le va a dar peso y vuelo.

Si tú quieres, serás correcto, pero solo ha elegido un poquito mal.

¿Tú crees que nos va a dar tiempo a esto?

Hombre, tenemos que intentarlo.

Yo creo que sí.

Esta vez yo confío.

La falda está cortada, chicos.

(MILY) ¡Muy bien, Fermín! -Perfecto.

La caña, tío. -Voy a por la tres.

Para realizar las piezas requeridas del traje nupcial de lagarterana

comenzamos cortando los patrones en los diferentes tejidos.

Para confeccionar el jugón

unimos las piezas del delantero y las de la espalda.

Cosemos delantero y espalda por los hombros y los costados.

Cerramos las mangas y las unimos al cuerpo pos las sisas.

Para acabar la pieza añadimos las tiras bordadas

y los adornos.

Para realizar los guardapiés

comenzamos por el último y más grande de color rojo.

Unimos las piezas y fruncimos la cintura.

Adornamos el bajo con las cintas bordadas

y la pasamanería.

Se realizan los demás guardapiés de la misma manera

teniendo muy en cuenta respetar los colores tradicionales.

El segundo es azul oscuro.

El tercero, azul más claro,

que indica que es un traje de novia.

Y el cuarto guardapiés, también llamado cimero,

se confecciona en negro.

Finalizamos con el mandil,

fruncimos la pieza principal,

añadimos las cintas y terminamos adornando con la pasamanería

y las puntillas.

Venga, chicos, que podemos. (ANCOR) ¡Lo vamos a petar!

Ancor, ¿tú te imaginas cuando te casaste con Ana

y ella vestida así?

No. -Yo tampoco.

Yo me casé de verde, de verde botella.

Había más expectación con el color de mi traje

que con la novia.

(MILY) Ay, ay, Fermín, que nos la has liado.

Lo siento. -Nos la has liado bien liada.

Ha sido un suicidio. -Nada, se está solucionando.

Hoy que tenías que buscar cuerpo... -Hoy era cuerpo.

Fermín, ¿es la primera vez que te equivocas tocando?

Es la primera vez que me equivoco, sí.

Oye, Laura.

Dime, cariño. -¿Tú desde cuándo no tienes pareja?

Uf, ya ni me acuerdo. No paro con ninguno, hija.

Es que los hombres de hoy en día no son como los de antes.

Laura, un hombre de antes.

Yo quiero un hombre de antes.

Pero ¿como Ancor o qué? -No, como Ancor no,

porque me da un chungo.

A mí me gustan empotradores, fuertes, pero tradicionales.

Tú no sabes cómo soy.

Si solo me conoces de cuatro semanas.

¿Qué tal, Fermín? Ay, Lorenzo.

Lorenzo, qué suicidio, por favor. A ver.

Es que cuando he ido a buscar no había telas con cuerpo.

¿Perdón? Estaban todas cogidas.

¿Perdón? He dejado alguna.

¿Me puedes enseñar tu elección?

Mira, esta es la que vamos a usar para la chaqueta.

Esa es una, esta es para la falda.

Ah, eso es para la falda. Espérate. Para la parte de abajo.

Porque como esta la usaremos para la de arriba...

Ah. Cógela, cógela.

Huy, perdón. Huy, Dios mío.

Ay, Dios mío. Eso ha sido el subconsciente.

Pelo matado. Como tienes aquí al psicólogo...

Perdón, perdón. -Le he dicho: "Dale".

Perdón. Lorenzo, te cuento, ¿vale?

Vamos a hacer la primera, el primer guardapiés de esta

a conjunto con la chaqueta. Ah.

Y luego, como me han faltado telas con volúmenes,

vamos a meter esta debajo, ¿vale?

¿Y esa tela azul que hay por ahí? Es que esa...

Esa ni tocarla. Por favor, ¿me la puedes enseñar?

Es que esto es peor, Lorenzo.

Ah. Esto no lo vamos a usar.

Ah, no la vais a usar.

¡Lluis! ¿Dónde está Lluis?

Está planchando, que está entretelando.

Lluis, puedes venir un momento, por favor?

Quiero que me dé su opinión

la persona que tiene un poco de criterio.

Lluis, amor.

Lluis, ¿tú eres consciente de que todas las telas

que ha elegido Fermín son maravillosas?

Están un poquito mal. Están un poquito.

Un poquito.

¿Sois conscientes de que os estáis jugando una prueba de expulsión?

Somos conscientes. -Somos conscientes.

Pero como es lo único que conozco, que no he conocido el podio, pues...

Y con el carácter que tienes tú, que hemos nacido el mismo día

y el mismo día de la Pantoja, 2 de agosto,

¿no le podía haber dado cuatro voces?

¿Cuánto rato estaremos hablando? Es por si puedo entretelar.

Más que nada.

Tú sabrás.

Pues yo me voy a planchar la entretela.

Me quedo contigo, Lorenzo.

¿No nos vas a dar ningún consejo para que salgamos de este suicidio?

Como hay jaleo me voy de casa. ¿Qué te parece?

A comprar tabaco.

¡Pues no, a dar la cara por el equipo!

Ya la he dado un rato.

Tenemos capitán, que la dé el capitán.

Dado que las telas

son lo que son,

por lo menos que la costura sea perfecta.

A ver, no nos queda otra, Caprile.

Y a ver cómo colocáis

todas esas guarniciones y todos esos bordados maravillosos.

Que no se colocan al tuntún, ¿eh? Y ahí lo dejo.

Vale.

Fermín, ¿qué has decidido al final?

No vamos a entretelar la roja, cariño,

porque no tiene sentido.

¿Y qué vamos a hacer? -Ha dicho Caprile

que por lo menos lo cosamos superbién.

Así que tenemos una salida. -Vale.

Has venido hoy también del año de la catapum.

Hombre, vengo moderno, moderno.

En medio de la montaña y en medio del pueblo...

Hombre, sabes que soy muy moderno. -Vienes como el metre del Ritz.

Póntelo aquí.

Ancor, cariño, ¿qué tal vas?

Pues aquí, lidiando con la plancha.

Si te dice algo Lluis me lo dices, que le tengo controlado.

(LLUIS) A Ancor me lo llevo, Laura.

Ay, Lluis, la tela que tenéis negra.

¡Huy! Vosotros habéis cogido la que teníais que coger.

Sí, eso parece.

¡Venga, Ancor, no te entretengas, cariño!

No te pongas nerviosa.

No hace falta tanta plancha, que ya estaba bien planchadita.

Costura hecha y cosida, costura planchada,

como dice Caprile.

¡Uh!

Estaba planchando con Ancor

y Ancor sí que ha cogido la tela que tenía que coger.

Qué tela más bonita. -Pues claro.

¡Cómo no!

Hoy Las Dietas han muerto.

O sea, por un fallito, Lluis...

Fermín, a la calle.

Hola, equipo verde. ¡Ay, qué susto!

Huy, qué susto te has dado.

Nos espabiláis.

No lo pretendía. Bueno, pues bien. Venimos en son de paz.

Javier, no te preocupes. ¿Qué tal?

Bien, aquí cortando las capas. Laura.

Vente aquí con nosotros, ¿no?

Hola. Hola.

¿Qué tal, jefa de taller? Bien.

Estás contenta, ¿no?

Sí, un poquito nerviosa porque lo quiero hacer superbién

y no quiero defraudar.

Y la verdad que contenta y con ganas.

Lo primero, ¿qué te parece tu selección de tejidos?

Hay alguno que puede fallar un poquito

por el tema de que no tienen a lo mejor tanta fuerza,

pero de lo que había a mí sí me gusta.

¿Cuál crees que puede fallar o los que pueden fallar?

Este.

A ver, cuando las he tocado ha habido una

que he dudado del tema de la fuerza que tenía la tela,

el damasco, pero digo: "Es que no hay otra mejor".

Era la mejor dentro de la que había.

Laura, estamos supercontentos

porque has escogido todas las telas bien.

Y lo has hecho perfecto, Laura. Muchas gracias.

Muy bien, muy bien.

Estamos encantados, Laura, de verdad.

Por fin, vais demostrando que vais aprendiendo,

que escucháis y que queréis hacer las cosas bien.

Yo quiero darlo todo para que veáis que se puede.

(ANCOR) Ella es brutal.

¿Estás contento con tu jefa de taller?

Por supuesto. ¿Ha escogido bien las telas?

Yo te voy a decir una cosa.

A mí me parece que te guardas lo mejor para ti siempre.

No, no. Que puede ser una buena estrategia.

Pero no te veo a ti muy didáctico. No, mira, mira.

No creo que te guste mucho enseñar lo que sabes.

Yo te diré que lo hables con Mily porque yo no enseño.

Por ejemplo, estoy haciendo una chaqueta a Mily

con una telita que se ha comprado.

Pues claro, lo hacemos a escondidas porque el resto de repente...

Hacéis cosas a escondidas. No.

No. Hacéis Mily y tú

cosas a escondidas.

¿Os metéis en el baño o dónde? Lo hace a escondidas.

Para que no opinen. Pero ¿eso quién?

Nani. Nani.

Entonces, se impone. Te digo cómo...

Se impone, muy bien. Claro.

Pero yo puedo pensar que su método no me parece válido

y por no discutir yo digo: "Sí, sí, sí".

Y me voy a otro sitio.

Porque no voy a estar luchando por eso.

La perra gorda para ti.

El otro día me hicieron un tupé ideal

y me dice: "No, a un lado mejor".

Bueno, no me puedo creer que Nani te haya dicho

cómo te tienes que peinar. Está saliendo.

Te lo está explicando y otra persona viene por detrás y te dice:

"No, yo no lo haría así, yo lo haría así".

Pues él en vez de decir: "No, perdona, lo haré así",

coge, se calla porque no tiene la seguridad decir: "No, así",

y ella dice: "Pues no explico nada".

¿Quién lucha con ese tono de voz?

Yo no puedo luchar con ese grito que pega.

Evitábamos la discusión. La evitabas.

Evitabais la discusión. Sí, pero ahora déjanos coser.

¿Que te deje coser? Cariño, ya veremos.

Sí, sí. Te voy a dejar mandar.

Ella es una artista. ¿Ah, sí?

De "boss", de "boss". ¿De qué?

De "boss".

Jefe en inglés. Jefaza.

A ver, ya sabéis que yo el tema del inglés...

"Sorry, sorry". "Boss, sorry".

Dale.

Venga.

Mira, el mandil.

Vale, pero te falta toda la...

Sí, sí, voy a verlo. -Pero es muy poca tela

para fruncir ahí arriba.

Va a quedar un mandilito así.

Hostia, voy a ir a comprobarlo. -El fruncido es mínimo.

Vamos a hacer tres faldas solo porque la otra no se podrá hacer.

¡Escúchame, que es al revés!

Que no va así, va a así. -Hombre, claro.

Pero, chico, ¿tú qué te has pensado?

¿Cómo iba a tener un mandil que lo va a arrastrando por la colina?

A ver, ¿y qué hay que cambiar?

No pasa nada. -¿Qué hay que cambiar?

Nada, nada. -¿Solo esto?

¿Queréis dejar de gritar, por favor? -No, eso sí que no puedo.

¡O sea, dejad de gritar!

Es lo único que saben hacer.

¿No os podéis decir las cosas despacio?

No, cariño, estamos de los nervios. -¿En serio?

No, no, de verdad. -Que no saben.

(GABRIEL) No sabemos.

Yeli, cariño. -Dime, dime.

Acuérdate que la parte de arriba va primero la dorada.

Vale.

Blanca. -Vale.

Dorada. -Vale.

Y la plata. -Y la plata.

"¿Okey?". -Vale, perfecto.

Y la cinturilla, aparte.

¿Qué pensáis de Laura como jefa de equipo?

¡Oh! -¿Ese "oh" era Laura?

No, era de esto.

Era de esto. -Ya, ya.

(MILY) Cuidado, que Laura se puede venir arriba.

No subestiméis a Laura, que Laurita...

Mira, una cosa.

Laura da mucho ánimo y el ánimo es muy importante en un equipo.

Desde luego. Mily, aplícatelo.

Chico, no he podido fruncir, ¿vale? O sea, porque no se puede.

¿Qué te pasa, Milagros? -No, no me pasa nada.

Fermín, ¿y si te enseño a fruncir

y yo me pongo a hacer la pasamanería?

Que es más complicado, porque yo esto se me da bien.

¿Sí? -Sí.

Vale, venga.

(FERMÍN RÍE) El fruncido me lo quiere cargar a mí, ¿sabes?

De da igual que sean tres o dos Las Dietas.

Las Dietas acaban de ver volar 75 minutos de prueba.

¿Cuánto queda? ¿Son 90?

¡75 que ya no volverán!

Os queda una hora para terminar, aprendices.

Estos señores se inventan las horas. Ya te lo digo.

Una hora. O sea, para morir.

Por favor, chicos, se me han roto hasta las medias.

Para mí eso es muerte súbita, ¿vale? Hay que ganar la prueba.

(YELIMAR) Estamos dando lo mejor que podemos, Laura.

Ay, por favor, Yelimar.

¿Tú sabes todas las tiras que hay que poner aquí?

Ya, ya lo sé, porque lo estoy viendo aquí.

No sé si vamos a poder llegar así.

Ay, por favor, que no hagamos un desastre.

La verdad que esta prueba es supercomplicada.

Esto viene para acá.

(LLUIS) Vale, mira, la estoy salvando un poco, Fermín.

¿Qué te parece? Mira qué pinta tiene.

Qué bonita.

Dame un abrazo, por favor, te amo.

Esa Chanel que me la pongo, por favor.

Venga, Ancor, cariño. -Por favor, que me da un colapso.

No, no te colapses, pero trata de sacarla

para que podamos montar algo. -¿Tú me ves parar?

(YELIMAR) No, te lo estoy diciendo. -Vale.

Ancor, tengo que fruncir. -Ya está, ya está.

Ya está, ya está. -Venga, Ancor, ya.

¡Ay! (LAURA) Ancor, cariño.

¡Que son cinco centímetros!

Hay que fruncir las faldas. ¿Qué te queda de ahí?

Cinco centímetros. -Pues venga, vamos.

No pises eso, no pises eso.

Podríamos pedir que viniera Chencha.

Esa señora, si ve lo que estamos haciendo, nos pega.

Si viene, llora.

Chencha, yo ya sabía que tú eras habilidosa,

maestra artesana, pero además eres rápida,

porque te has quitado el traje... En un pispás.

...de Lagartera en un pispás.

Son obras de arte que hay que proteger.

Y no puedes estar todo el día con ello puesto

porque tiene mucho roce.

Tú eres sobrina de Pepita Lía,

que lleva toda esa artesanía hasta el último rincón.

Y esos rincones a veces son casas reales...

Sí, totalmente.

...a las que todavía en Lagartera se hace artesanía

para la infanta Sofía. Sí, sí.

Para su bautizo.

¿Vosotras sentís que las monarquías europeas

están enamoradas del trabajo en Lagartera?

Por supuesto.

Si no, no vendrían a por ello.

Somos conscientes de que los aprendices

no pueden hacer una réplica. No.

Eso... Imposible.

...es absolutamente imposible

porque estamos hablando de bordados y trabajos

que se han hecho en el 1800. Sí.

¿Cuál es la pieza más difícil de las que tienen que trabajar?

La parte más difícil es el plegado del guardapiés.

Nosotros con los pliegues hacemos el volumen.

Claro, es la estructura, ¿no?

Es donde esculpes la figura de Lagartera.

Además también lo que es la parte de la pasamanería.

Esto, los otros adornos.

Todos estoa adornos están hechos a mano.

No se puede poner cualquier cosa.

Tú esto no lo puedes poner aquí. Sí.

Tiene que tener todo su lógica.

Esto sabes que es más estrecho, aquí tiene que ser diferente.

Las mujeres de Lagartera tenemos un sentido especial.

Además de los cinco sentidos, otro,

que es el de la armonía, el color, la estética...

Eso es innato en nosotras.

(LAURA) Vamos, chicos, que podemos.

Lau. -¿Qué?

Ya estamos atacados, ¿eh? -¿Por qué?

Pues porque ya... -Se nos acaba el tiempo

y no tenemos nada.

No es lo mismo que cuando hemos empezado.

Venga, chicos, por favor. No me podéis dejar mal.

Pero que lo vamos a hacer bien

A ver, aprendices.

¡Aprendices!

Ay, voy, voy. -Chicos.

¡Por favor!

A esta señora no la conozco tan moderna ahora.

Un poquito de respeto, Lluis, ¿eh?

No, no, si respeto tengo siempre. Vale.

¿No lo ves? No.

¿Le podéis explicar a Chencha qué es lo que estáis haciendo?

Ay, que eres tú. O deshaciendo.

¡Si te lo he dicho! Claro que sí.

Perdona, perdona, perdona, perdona.

No te había reconocido.

Estamos con la pasamanería, ¿vale?

¿Qué te pasa? Que no está en el orden que...

Exactamente. -Sí, el orden no es el orden.

Sí.

Hay que guardar el rigor que lleva.

Sí, hemos intentado hacerlo lo más bonito posible visualmente.

Yo le quitaría la pasamanería, ¿eh?

¿Cuál? -Esta, el adorno.

¿Esta? -Sí.

Esto por ejemplo, la puntilla, debería ir aquí arriba.

El doblón, nosotros les llamamos Londres.

Los Londres. Entonces, esto es el remate final

y aquí, claro, pones aquí

y esto lo dejas tan recto. -Vale, queda muy...

Vale, pues quitamos esto.

A ver, para que lo entendamos mejor.

Mira, esto.

(MILY) Es que esa no es la falda primera.

Mira, todos terminan con la puntilla.

Todos, todos. Es como si fuera el remate final.

El que ellos digamos que están en este momento

intentando reproducir es este, ¿no? Sería esta.

No, pregunto, os pregunto.

No, no, no, es la segunda, perdona.

Ah, es la segunda. Sí, sí.

Pero la segunda va sobre una tela azul.

Ya. Y lo estáis haciendo sobre negro.

Negro, que es el color de luto.

Os recuerdo.

Alguien va a morir dentro de poco.

Entonces no se casa.

El orden de los colores no lo hemos seguido.

Aparte, porque no pensábamos que era tan importante.

Entonces, ¿qué dijimos?

Tenemos tejido negro que más o menos nos salvará el tema.

Lo llenamos todo de florituras, de decoración,

y no se veía el color.

Porque de estas, si no recuerdo mal,

tenéis que hacer cuatro.

Que sería una negra, una colorada y dos azules.

Van a ser todas negras, Lorenzo.

Ahora, todas negras.

Qué pena.

A ver, Lorenzo. A ver, Chencha.

Explícanos.

Imposible. Imposible.

Que no, que no, que no.

O sea, todas negras. Un traje de novia y todas negras.

Perdona.

Pobre chica. -Totalmente.

Se va a casar de negro. -Totalmente.

Pero entre coger toda negra

o elegir neopreno y esta roja

me quedo con todas negras, porque si no no tendrá cuerpo.

Eres muy perfeccionista. -Yo preferiría que fuera rojo.

Yo todo negro...

Pues la tenemos cortada. -Es que es imposible.

La tenemos cortada. -El color es por algo.

El azul es lo que distingue a una novia.

Es que la novia, una vez que se quita esto,

se queda con este. -Ah, vale.

Y tú dime a mí que se quita un negro y se queda con otro negro.

¿Sabéis lo que os digo? Que no veo a ninguno de vosotros

que se esté tomando esto con la seriedad que requiere.

Nos ha costado muchísimo traeros a Lagartera.

¡Y aquí a vosotros os veo totalmente relajados!

¡Las telas están todas equivocadas!

Entonces, equivocación por equivocación,

por lo menos que los colores estén bien.

Yo es que me siento salvaguarda de esto.

Es que no puedo permitir que hagáis esto.

Lo sé, sí, sí. -Así que...

Muy bien dicho y muy educada estás siendo.

Muy educada. Los colores son esenciales.

Hemos visto que los tejidos,

en esos tejidos no se puede coser pasamanería

porque llevan licra.

¿Habéis hecho una prueba? Sí.

¿Seguro? ¿Dónde está? A ver, sí.

Yo he cosido tejido de licra. "Yo he cosido" no me vale.

¿Habéis hecho una prueba con esa tela y con estas pasamanerías?

¿Sí o no? Pues no.

¡No!

Entonces, ¿por qué dices? Vamos a solucionarlo.

Lo hacemos y ya está. Claro.

Soluciones. ¡Aquí, a manipular

a vuestra casa!

¡Porque a mí no me vais a manipular!

Vamos, vamos a cortar un trozo y lo hacemos.

Ay, perdona, de verdad, perdona.

Vámonos, Chencha, porque... Esto no puede ser.

En fin.

(MILY) Conozco ese tejido. Conozco el resultado de ese tejido.

Entonces, desde un principio,

ese tejido yo sabía que no iba a funcionar

poniéndole pasamanería.

No me hacía falta hacer prueba.

(YELIMAR) Ay, Dios mío, santo Cristo.

La verdad que me quito el sombrero con las personas que hacen esto.

Es que esto es tan laborioso... -Yo me quito el sombrero,

la prótesis y lo que sea.

Sí, hacer este trabajazo. -Porque es un trabajo...

(LAURA) ¡Venga, chicos! -Venga.

Vamos a poder, ¿vale? -¡Vale!

Venga. -¡Quiero escucharos, por favor!

¡Que sí, Lau!

Podemos. (ANCOR) "Yes we can".

¿Qué significa eso?

"Yes we can", sí podemos.

Ah, es verdad, "yes we can".

Hola, chicos. Hola.

Hola, Laura. Hola.

No sé si os acordáis de ella. Sí.

Es Chencha. Lo sabemos por el nombre, pero...

Por los pendientes. Ah.

Es que parece otra mujer, ¿eh? Totalmente diferente, sí.

Laura, espero que estén aquí las cosas mejor

porque Chencha viene del taller naranja

y viene algo disgustada. Sí.

Por favor. Yo lo primero de todo,

si algo está mal, lo siento mucho.

Esta tela es acertada.

Y la de dentro de la mesa también me gusta.

Ay, qué bien. Sí.

¿Estás un poco más contenta? Gracias.

Sí, sí, bastante. Sin tocarla.

A ver, traednos más prendas.

Ay, maravilloso.

Ay, me quedo con eso. ¡Ay!

Ay, qué bien.

Sí, me gusta. -Mira, mira Yelimar.

Mira Yelimar.

Chencha, ¿cómo lo ves? ¿Tiene buena pinta?

Sí, tiene buena pinta.

El plegadito sería más juntito, pero bueno.

Bueno. Bueno.

A ver, la armonía de colores va bastante bien.

Además, lleva un orden de pasamanería

con la puntillita.

Bien. (LAURA) Qué guay.

Chencha, la pregunta clave.

Les quedan 30 minutos. ¡Oh!

¿Crees que llegan o se tienen que poner las pilas?

Las pilas, pero a tope. -Pues a volar.

Y adelante. Eso es.

Venga, seguid, seguid. Venga.

Venga, chicos, que vamos bien. Corriendo.

A ver, mejorable, pero bien.

Al final no nos van a echar del pueblo con antorchas.

Esto funciona divinamente, chicos.

Ha cosido, sí, sí, sí.

(LLUIS) Ay, necesito sentarme.

¿Ha cosido bien? -Sí.

Vale. -Venga.

Chencha estaba superenfadada.

A la pobre señora le ha dado un patatús.

También puede ser comprensiva porque no somos de la zona

y no estamos tan defendidos en el tema.

Mira, en Alicante hago los Moros y los Cristianos.

Y, bueno, claro. -Qué vergüenza.

Hay cosas... -¡Vale ya, por favor!

¡Venga, ya está bien!

Vale ya, Gabriel, por favor.

No sé ni lo que tengo que poner. -Estos se mean.

No me siento cómoda cosiendo.

No se lo toman en serio.

Han bajado el fuelle a la primera de cambio.

Chencha, mil gracias.

Por favor, manda un saludo caluroso,

un abrazo y todos los besos

a todas las artesanas..., Sí.

...a todas las mujeres de Lagartera.

Por supuesto. Que siguen con esta tradición.

Sí. Y poniendo de relieve

esta parte cultural importantísima que tenemos que conservar.

Pues sí.

Gracias, Chencha. A vosotros.

(MILY) Y este cortando.

Pero haz la roja, que está cortada.

¡Haz la roja!

¿Y qué hacemos con la azul?

Pues... -Es la segunda que va.

Es que es la segunda. -Lo siento.

Pues necesito la máquina.

Chencha se va a enfadar.

Chico, de verdad, parad, parad.

(MILY) Pues nada, venga, seguid riendo.

Venga, ya está.

¡Yeli, sigue con la falda, que vaya montando Ancor!

¡Sí, sí, reina! Déjame que monto esto.

Este maniquí se desarma como yo.

Ay, no digas eso, qué mala.

Pobreta.

(LAURA) ¡Ancor, estamos así perdiendo el tiempo!

Vale, ¿qué puedo hacer?

Ve poniendo la pasamanería de otra falda.

¡A tope, venga, con la pasamanería!

(ANCOR) ¡Venga! -Que no me sale la palabra encima.

Pasamanería.

Pasanama...

¡Pasamanería!

# Pasamanería aboebe. # -¡Vamos!

Ay, Ancor, qué angustia pasamos tú y yo.

Estamos predestinados a pasarlo mal. Lo sabes, ¿no?

Gabriel, cuando haya que hacer los frunces al mandil

avísame, ¿vale?

Pues en breve.

Bueno, Chencha estará contenta

porque estoy cosiendo toda la chaqueta a mano.

Algo positivo.

¡Gabriel, por favor!

De verdad que no paráis, ¿eh?

Tío, no te rías. Tómatelo en serio.

(GABRIEL) ¿Lloro?

No, tómatelo en serio.

No ha levantado la cabeza de la máquina, tía.

Es que no la he levantado en toda la prueba.

Nos podemos divertir. -¿Tengo que llorar?

Cuanto más se ríen, más nerviosa estoy yo.

Les llamo la atención: "Chicos, no os riáis, por favor".

Porque ya me estoy poniendo muy nerviosa.

¿Y qué hago? Pues me callo y ya está.

Vamos a intentar por lo menos sacar un "sobrepié" o como se...

Los salvapiés. -Salvapiés.

"Sobrepiés" -Cubrepiés, cubrepiés.

No, no.

Cubrepiés, salvapiés... -Salvapiés.

O salvapieses. -Pieses.

(MILY) Shh, shh.

Que está Caprile, ya está.

Bueno, ¿qué tal vais?

Bueno, intentando solucionarlo, Caprile.

¿Habéis hecho las pruebas en azul y rojo?

Sí. -Lo estamos haciendo.

¿Y dónde están las pruebas? Aquí está el rojo.

¿Dónde están las pruebas en azul y rojo?

Que lo hemos probado y nos hemos puesto a coser directamente.

Porque funcionan.

Esto es una prueba y se puede coser fenomenal.

Y lo estamos cosiendo. Y aquí también.

¿Y dónde están los guardapiés azul y rojo?

Estoy con el rojo. ¿Y el azul?

Será el siguiente, ¿no? Ah, será el siguiente.

El azul no está ni cortado. No.

Y con esta, ¿qué vais a hacer?

Con esa, pues ya está. -Quitar el...

Si no tenemos pasamanería, habrá que descoser.

No nos queda otra. -¿Puedo seguir cosiendo?

Sí, sí, sí, puedes seguir cosiendo.

Estamos intentando salvarlo. Y ese riéndose.

¿Qué es lo que te hace tanta gracia, Lluis?

Lo que oigo de fondo. ¿No puedo reírme ahora?

Si quieres, lloro. No, no, no.

Sui llorar voy a llorar yo.

También te digo que no me pondría en el papel de Chencha.

Entiendo que ella se pueda poner así dentro del sentimiento que tiene

y de la cultura que es, pero yo ese sentimiento lo siento

y si veo a unos chicos que no son ni de cerca,

que no conocen eso,

me lo mirarías con otros ojos,

no tan radical de: "Madre mía, madre mía".

Porque también se tiene que entender.

Y en ningún momento le hemos faltado el respeto a Chencha

porque sé perfectamente lo que son las tradiciones y la ropa.

Esto ya no es cuestión de hablar de tradiciones o no.

Es cuestión de fijarse.

Ahí hay unos colores primarios.

Rojo, dos azules y negro.

Y luego, Lluis, yo estoy viendo

que cuando alguien no está de acuerdo contigo

o te llama un poco la atención,

somos todos radicales.

Eso tampoco me vale.

Bueno, se ha ofendido la pobre.

Que vamos... No, no se ha ofendido.

Hombre, yo la he visto un poco... No es tan difícil de entender.

Yo la he visto disgustada hasta con el orden de esto,

que, bueno, es que hay mil cosas.

Es que con esta actitud no se puede avanzar.

Ahí os dejo.

Porque, total, ¿para qué?

Mira, yo con Caprile me cabreo de verdad,

pero con Caprile y con quien sea.

Yo las cosas las siento y no falseo.

Y cuando algo me parece me parece y lo digo, ¿eh?

Me sale de dentro.

Entonces, yo paso. ¿Que luego se me pasa? Sí.

No soy una persona rencorosa.

Cuando las cosas me parece que se van de madre

o que ya están faltando a la persona o así,

son cosas que sí que no me gustan nada.

(LAURA) ¡Vamos!

Venga, chicos, ¿qué tal vais?

Bien, bien, bien, Laura. Estoy haciendo todo lo que puedo.

Es que ya me duelen hasta las manos, te lo juro.

(JAVIER) ¿Cómo lleváis la otra?

Estamos con las pasamanerías y nos quedan tres.

¿Por qué?

Dame que pase esto para que lo frunza.

Ven, dámela, Ancor. (ANCOR) Toma.

Vale. -Dime qué hago.

Vale.

Esta, por arriba, ve frunciendo.

Tira de los hilos. Voy preparando esta.

Venga, chicos, que a la roja le queda nada.

Esta y ya está.

Sí, pues a la azul le queda todo.

¿Qué estás haciendo, niña, ahí parada?

¡Por favor! -Tirando.

Vale, tráeme pasamanería para la falda azul.

Laura, tira del hilo negro.

Cuidado, que a esto si le pegas un tirón...

Sí, lo sé. -...se rompe y ya podemos correr,

que Javier nos tira la máquina de coser.

Vale, cuando esté le ponéis la cinta.

Laura sabe cuál es la cinta.

(ANCOR) Ay, ay, ay.

¡Oh! se ha roto.

¿En serio? -Lo hago a mano.

Después de esto necesito un relax, un hotel, un spa,

irme de tiendas "vintage".

Toma, Laura, Laura. Monta esta, por fa.

(GABRIEL) Escucha, esto...

(RÍE)

¿Esto está fruncido?

Pero ¿qué le pasa, por favor?

Mira, es que no puedo. -¿Esto está fruncido ya?

Está...

¡Es que no puede estar más fruncido, ya está, Gabriel!

Ay, por favor. -Joe, de verdad, ¿eh?

O sea, estoy por levantarme y marcharme, de verdad.

No. -¿Cómo que no?

Pues, si pides taxi, dile que vamos dos.

Aprendices.

10 minutos y termina la prueba.

Necesitamos una cintura.

Olvídate del azul, ponemos la negra. -Ciérralo.

La negra. -Trae, dámela.

Ya está, ya está.

Ancor, tráeme para hacer la cinturilla en la máquina,

que es más rápido. -Vale.

Hay que hacer un trozo a mano. -¡Dame, dame, dame!

Toma. -Fijaos en los colores, por favor.

Chicos, id montando ya, por favor. -Venga, venga.

¿Qué hay que se pueda cortar? -Necesitamos esta.

Todas esas las quitas.

Toma, toma.

Y la parte abierta hemos dicho que va delante.

Alante, alante. -Vale, te lo paso.

Una, ¿y dónde está la otra?

¡Ah! Quitaste la pasamanería de la gris, de la otra.

Sí.

¡Ah, no, no! ¡Ahí, está ahí!

¡La de la falda gris la he descosido!

Sí, pero la has descosido, ¿no? -Claro.

Vale, vale, nada.

Ah, se puede poner directamente esto.

Se puede, se puede, se puede. ¿Dónde está la tela azul?

Aquí la has puesto.

Dame, dame, dame.

La voy colocando, trae. -Sí.

Claro, cose que te cose.

Hay que intentar hacerlo de una manera o de otra.

Mejor o peor, pero vamos a intentar salvarnos.

¡Pero qué te vas a salvar!

¿Dónde está la cinta? ¿Dónde está la cinta?

Ay, ay, ay. -Cósela tú, cósela tú.

Yo te la corto.

(YELIMAR) Vale, ¿qué le falta?

La cinturilla. -La cinturilla, ponla tú.

Dame cinturilla.

Últimos minutos y no tengo claro

que vayan a poder terminar las prendas.

¿Qué opináis?

Del equipo naranja yo no tengo claro nada.

Por lo visto, se están tomando la prueba un poco a pitorreo.

La actitud es de: "Bueno, estoy de excursión en Lagartera

y a pasar el día".

Disculpadme.

Que tengo que decirles...

¡Aprendices!

¡Solo quedan cinco minutos de tiempo!

(Música de tensión)

Montamos esto y seguimos con el maniquí, ¿te parece?

Vale, vale, vale.

Lluis, ¿cómo esa chaqueta? -Bien, la estoy terminando.

Vale.

Mily, ¿qué estás haciendo?

Terminando la cintura de la roja. -Vale.

Yo estoy frunciendo, me da tiempo a hacer algunos más.

Hay que poner el mandil. -¿El mandil no está puesto?

¿Dónde está?

Venga, ya está.

Por lo menos ponemos la roja.

Ya veremos cómo queda.

La azul está, pero hay que fruncirla.

Nada, no te dará tiempo. (YELIMAR) Laura, Laura.

No.

Ponlo sobre la prenda porque se acaba el tiempo.

Vale, correcto, venga.

(LAURA) Esta, más para acá, más para la derecha.

Aprendices, último minuto de la prueba.

Venga.

Tío, se va a quedar esta, madre mía.

Da igual, vamos a intentar poner las otras.

Eso, sácalo, saca el brazo, venga.

Poned la falda.

¿Cómo se pone la falda?

Adelante, venga, aprovechad.

(YELIMAR) Dóblala, dóblala, dóblala.

Y por delante.

Por lo menos, la falda.

Venga. -¡Y el delantal!

El delantal, el delantal. -Aquí está.

¿Dónde está? Si lo he puesto en la mesa.

Aquí está, aquí está.

Madre mía, que no presentan, que se les va.

La falda está puesta. -¡Corre, corre!

Tío, está al revés.

Diez. La habéis puesto al revés.

Nueve. Lo tengo, lo tengo.

Ocho. Venga, ponla.

Siete. ¿Por ahí cómo se mete?

Seis. Dame, dame.

Cinco. Vale, vale.

Cuatro. No, el agujero va delante.

Tres. Dale.

Dos. Vale, suelta, suelta.

Uno, tiempo. Hala.

No, Fermín, ya.

(GABRIEL) Ya.

Ay, Dios mío.

Venga, chicos. -Bueno, venga.

Venga, Ancor.

Venga, Ancor. -¡Bien!

Ancor, estamos aquí.

Jo, muchas gracias. Si no llega a ser por vosotros...

Yo estoy que casi me muero.

Si es que habéis puesto la chaqueta mal.

Tú diles de hacer así.

Venga, Mily.

Mily, ven aquí.

(GABRIEL RÍE) ¡Ay!

Me siento fatal.

Mal, muy mal.

Pocas veces en mi vida me he sentido tan mal.

(SUSPIRA) Ay.

No puedo hacerlo.

Aprendices.

Bordar tiene una acepción en el diccionario

que define esta acción como ejecutar algo

con arte y primor.

Entonces, os pregunto.

¿Lo habéis bordado como trabajo?

Exactamente como lo hacen ellas, no.

Porque es casi imposible.

Pero lo hemos intentado al máximo.

¿Y vosotros cómo estáis?

Hemos tenido muchas decisiones erróneas

y hemos intentado mejorarlas,

pero ha sido bastante complicado, la verdad.

Ha sido un trabajo complejo. Eso es evidente.

Lo que os estábamos pidiendo no era sencillo.

A ver qué opinan los jueces.

Equipo verde.

Voy a empezar con vosotros.

La palabra es

impresionada.

Creo que es la mejor prueba de exteriores

que hemos tenido en "Maestros de la costura".

Así que solo puedo deciros gracias.

El de hoy era uno de los retos más complejos que hemos tenido.

No sé si sois conscientes del trabajo que habéis hecho hoy,

pero tenéis las cuatro faldas bien hechas.

Tenéis todas las pasamanerías bien colocadas.

Sinceramente, mirad la falda de Raquel,

una falda que pertenece a la historia,

y vuestro trabajo.

Es verdad que falta terminarlo,

falta acabar esta pasamanería,

coser la pasamanería bien al guardapiés,

pero viéndolo en conjunto

estas cosas que faltan

son casi anecdóticas.

Yo sé que no está terminado,

pero estoy desde el primer momento encantada con el resultado.

Bueno, realmente os queremos felicitar

por estas dos prendas maravillosas que habéis presentado

y, sobre todo, por cómo habéis trabajado,

que ha dado gusto veros.

Pero es que, también, si os analizamos individualmente,

el mismo éxito.

Y, Laura, ¿a ti qué te digo?

Liderar un equipo por primera vez

y en una prueba tan sumamente difícil como la de hoy

era para que te temblasen las piernas no, lo siguiente.

Y además entiendo que la cara de agotamiento que tienes

es porque lo has dado absolutamente todo.

La cara es el espejo del alma.

Para que veas que esa actitud derrotista

que casi tenías al principio cuando empezaste aquí con nosotros

y verte ahora cómo has crecido

cambia completamente todo.

Y eso de verdad que marca la diferencia

y nos alegramos mucho por ti. Gracias.

Me imagino la cara de mi padre.

Con su bigotito.

Es muy moreno y estará así.

No va a decir nada, ¿eh?

Mi madre le dirá a mi padre: "Mira mi Laura".

Dirá: "Sí".

Pero simplemente con la cara de mi padre me vale.

Es que me la imagino además.

Van a estar supercontentos y superorgullosos.

Voy a ir con vuestro veredicto. Venga, Lorenzo.

Vamos a empezar

por los guardapieses.

Teníamos cuatro guardapieses. ¿Cuántas hay aquí?

Una negra

y dos, la roja.

¿Por qué?

Porque de los otros dos creo que uno ni se ha llegado a cortar.

Y el otro se ha quedado encima de la mesa, creo recordar.

La idea de no hacer ni puñetero caso

a los consejos de Chencha, ¿de quién ha sido?

Perdona, pero yo creo que hemos cambiado,

porque si no el resultado hubiera sido

completamente diferente y ni siquiera estaría la parte roja.

Igual es que yo he vivido en una realidad paralela.

Es que no había más máquinas ni tenemos más manos.

Se podían ir cortando los dos guardapieses azules.

Se podían ir hilvanando las aplicaciones

para luego pasarlas a la máquina.

Se podían hacer mil cosas.

¿Es así o no es así?

Sí, totalmente.

Y, a todo esto, lo que más me ha dolido

es la dejadez, falta de interés

de enfrentarse a una tradición centenaria,

de siete siglos.

Después del espectáculo maravilloso

que nos han dado los del pueblo esta mañana.

Vestidos de punta en blanco.

Si ahí hay una sucesión

de rojo, azul-azul y negro

y vosotros tenéis unas telas de esos colores

que son malas,

pero, chico, al menos respeta esa sucesión de colores, Fermín.

La verdad que sí, pero...

cuando hemos decidido hacer la otra tela gris plata

era por intentar salvar un barco que se hundía

y que ya lo sabíamos.

No, no, aquí lo has hundido definitivamente.

No ha sido por perder el respeto a nadie.

No se parecía en el color, en el volumen ni en nada.

Aparte que lo de "el barco se hunde"

en este programa es muy relativo.

¿El barco se hunde por qué?

A lo mejor ellos estaban ya naufragados.

Porque además la decisión de cortar esos guardapieses

en eso espantoso era al principio.

Con lo cual ahí ni se hundía ni se salvaba ni nada.

Si estabais empezando a nadar.

Hemos intentado salvarlo de la mejor manera que hemos podido.

No he sido el mejor jefe de taller, lo tengo clarísimo.

Pero creo que si hubiera elegido unos buenos tejidos

el resultado hubiera sido completamente diferente.

Porque creo que coser cosemos bien

y el resultado no se ha visto tan vistoso

como realmente lo hemos hecho.

A mí lo que más me ha sorprendido es que viene Chencha,

os habla con cariño,

sintiendo su pasión, su tradición

y luego he vuelto

y que Chencha es muy radical.

Ahora no lo manipules tú. ¿Qué te he dicho?

Que yo no lo miraría tan radical

porque ellos han intentado salvar un volumen

sin saber la importancia de los colores.

Y entonces he dicho yo

que entendería que no lo supiesen

y no me pondría tan radical.

Jamás he dicho que nadie sea un radical.

Mira cómo cambian las cosas según el orden de las frases.

Entonces, yo en ningún momento me he metido con Chencha.

Porque me ha parecido una mujer encantadora

y e suna mujer muy atenta, como una madre.

Y no le he faltado al respeto. Por ahí sí que no paso.

De llegarlo a saber, lo habríamos solucionado desde el principio.

Pero es la primera vez que me muevo por Toledo

y veo a una largaterana.

Si cuando he oído el nombre pensaba que era una vajilla.

¿Sabes lo que te digo?

De hecho, queríamos hacer todo negro.

En la última era ese color gris. -Claro, era todo negro.

Las queríamos hacer negras.

Bueno, no lo digas.

Arréglalo, Mily.

Estoy impresionado, Lluis.

Porque si no lo tenía claro ya lo tengo clarísimo.

¿Ah, sí?

Eres el "hereu".

Pues qué suerte.

El digno "hereu"

de la gran reina madre, Nani.

Ni soy el heredero ni intento imitar a nadie.

Mi madre me parió así desde el día en que nací

y yo me llamo Lluis Mengual.

Si la pasión que pones

cuando te enfrentas conmigo

la pusieras en tu trabajo, Lluis...

Pues aquí tienes el colocado de la chaqueta

y el forrado de la chaqueta, intentando hacer la chaqueta

como si fuera cuando yo me hago mis chalecos

de salir a bailar las danzas.

Lluis, es que no tienes paciencia. Es otro de tus grandes defectos.

Porque no me dejas terminar.

El jugón debo decir

que sin duda es lo mejor

de este trabajo.

Bueno. Me tendría que haber callado.

Claro.

Pero es que no tienes paciencia.

Por favor.

(TODOS) ¡Que se besen! No tienes paciencia.

¡Que se besen! No tienes paciencia.

¿Tú a mí me has visto nervioso?

No, pero hay un momento que te llegas a poner.

Es que...

Nervioso, digo.

Déjame ver lo que has hecho tú.

Cumple el objetivo, la concepción está impecable,

te ha dado hasta tiempo de poner los botones de filigrana.

Está bien, está muy bien.

Te doy la enhorabuena por tu jugón,

igual que te tiro de la oreja por muchas otras cosas

que no voy a resumir.

Gracias.

Realmente, como dice Caprile, no tengo paciencia.

Me lo lleva diciendo toda la vida mi madre,

así que

si coincide con mi madre es indiscutible.

Después de este momento tragicómico,

por llamarlo de alguna manera,

ha llegado

el momento de conocer nuestro veredicto.

María, Palomo y yo consideramos

que el equipo ganador de esta prueba es el equipo verde.

Enhorabuena.

Las buenas noticias no acaban aquí

porque queremos destacar el trabajo de un aprendiz

que, sin duda, ha sido el mejor de esta prueba.

Y ese aprendiz

eres tú, laura.

¡Uh! No me lo creo.

¡El ramo, el ramo! Quiero ramo.

Que no, ahora es broma, es broma.

Laura. Jo, muchas gracias.

Tus ganas de hacerlo bien,

tu fuerza a la hora de tirar del equipo,

la valentía con la que has afrontado la prueba,

nos has dado un ejemplo a todos y nos has recordado..

Muchas gracias.

...que las etiquetas de la primera semana no sirven de nada

y que todos sois valiosos. A partir de ahora, mejor.

Y que es importante saber coser bien,

pero también saber crecer ante los problemas.

Así que enhorabuena porque hoy te lo mereces.

Muchas gracias. Has hecho un trabajazo.

Muchas gracias, gracias por confiar en mí.

A partir de ahora, a tope.

Y que yo qué sé, que lo voy a dar todo

y que ojalá, ojalá, ojalá, haya más veces como esta.

Y lo voy a desear mucho, porque cuando lo deseas se cumple.

Los aprendices regresan al taller

con dos estados de ánimo bien diferentes.

Unos, ensalzados por los jueces

por el mejor trabajo en prueba por equipos

de la historia de "Maestros de la costura".

Y los otros, en el extremo opuesto.

Inquietos por la prueba de expulsión.

Aunque ya sabéis que lo que menos nos gusta en este programa

es ser predecibles.

que entren los aprendices.

(JAVIER) Huy, qué guapos.

¡Oh! Mira Caprile.

(LAURA) Qué guapos.

Gracias.

Por fin estoy en barandilla,

así que estoy supercontenta

porque creo que el trabajo que hicimos en la prueba anterior

merece la pena

que tenga un momento de tranquilidad y de no vivir esa angustia

de que voy a una prueba de eliminación.

Así que de momento estoy emocionadísima.

Aprendices, bienvenidos a este momento decisivo

en "Maestros de la costura".

¿Qué tal estáis? Con mucho miedo.

Pues, Raquel, nosotros tres estamos fenomenal.

Porque simplemente por verte

espectacular,

con este modelazo de Marcos Luengo,

merece la pena entrar en este taller.

Bueno, yo creo que hoy todo el mundo lleva un modelazo.

O sea, miro a la barandilla y tú, María,

estás absolutamente espectacular.

Luego diremos de quién vas vestida.

Pero quiero que veáis este vestido de Marcos Luengo

con una estampación de un artista, de Kike Garcinuño, ¿vale?

Que imita un poco el test de Rorschach.

Lo conozco. ¿Eh?

¡Eh! Es que Marcos Luengo era psicólogo.

Es un test de apercepción temática.

Te juro que hace unos días

pensando en cómo hacer algo relacionado con la moda

y con la psicología pensé en el test de Rorschach.

O sea, que podría ser un próximo Marcos Luengo.

Ojalá, podría ser.

Y luego, la tela del vestido es muy yo también.

Porque yo soy super de satén y de de raso.

Pues la verdad es que estás espectacular, Raquel.

Pero vamos a ir poco a poco.

Mily, yo creo

que ya con la distribución de los equipos

estabas así un poco enfadada.

Porque Las Dietas te habían dejado un poquito fuera.

Enfadada no, estaba ahí

como que no me sentía yo integrada, vaya.

Pesimista. -No, estabas agobiada.

Agobiada, un poquito, sí.

Ella empezó la prueba un poco negativa.

Es verdad que nos dio un ataque de risa,

pero eso no quiere decir que no estuviéramos sacando

la prueba hacia adelante y que no estuviéramos luchando.

No paramos de coser. -Venga, le toca a Mily.

La situación de la prueba de equipos me sobrepasó.

Es que no me hicieron ni caso.

No paraban de reírse y no me hicieron caso.

Y yo seguí cosiendo, no me quedaba otra.

Bueno, menos mal que el equipo verde

nos ha devuelto la fe en este taller,

porque todavía estamos impresionados

por el trabajo tan increíble que hicisteis, Laura.

La verdad que ni yo me lo creo, pero he de empezar a creérmelo

un poquito más.

Laura, por ser la mejor en la prueba por equipos,

tendrás una ventaja que vas a conocer enseguida.

Pero ¿ventaja buena o mala?

Hombre, ventaja, niña, es buena siempre.

A mí es que estas ventajas...

Si no queréis, no me la deis, ¿eh?

Vamos a conocer la ventaja de Laura.

Ya es la hora. ¿Ya, Raquel?

Sí.

Nos vamos preparando. Sí.

¿Qué crees que puede ser, Laura?

Pues, según lo previsto siempre, salvar un compañero o salvarme.

Laura, solo tienes dos opciones.

Opción número 1:

bajas a coser y todo se queda como está.

Opción 2:

te quedas en la barandilla,

salvas tu lugar en "Maestros de la costura"

y los equipos se intercambian.

¡Oh! Qué fuerte.

(LLUIS) La cara de Laura...

Ay, por favor, es que encima sois tres.

A ver, Laura.

¿Qué quieres hacer? Me quiero salvar, evidentemente.

Claro, a ver.

Pero... es que encima ellos.

Tienes que pensar en ti, Laura.

Laura, ¿qué quieres hacer?

Bua.

Me salgo.

Te vas a quedar tú en la barandilla,

vas a conservar tu mandil blanco y vas a intercambiar a los equipos.

¿Nos subimos al podio?

Bua, qué fuerte.

Mandiles blancos, mandiles negros.

Intercambiad vuestros mandiles

y vuestra situación en el programa.

Adelante.

Hala.

Este programa es impredecible. -Enhorabuena.

(MILY) Ay, mi niña, lo siento.

(YELIMAR) Ahora mismo estoy entrando en soc

porque yo venía supercontenta

de que iba a estar tranquila sentada en mi balcón

viendo a mis compañeros.

No es que disfrute que estén en una prueba de eliminación,

pero ya tengo cuatro pruebas de eliminación seguidas

y quería estar tranquila.

Así que es lo que hay.

Laura.

Has mantenido tu continuidad en "Maestros de la costura",

pero te vemos

triste.

Me parece muy injusto.

Porque han trabajado mucho.

Venía superfeliz

y mira ahora.

Que me ha dado pena.

Y no más.

Que para eso, si me conocieran, madre mía.

Yo esta ventaja no la quería tener.

Bueno, pues vamos ya con la prueba.

Aprendices, ¿conocéis lo que es la moda trap?

Pues muy...

Está Rosalía,

y ¿María Escoté?

No lo sé. Me encanta.

¡Hombre! Me encanta, me encanta.

Muy bien.

Pero no sé mucho más. Pues, aprendices.

La moda trap nació en los 90s en los suburbios de Atlanta,

en Estados Unidos.

Al principio estaba asociada al género musical trap.

Pero ha pasado a ser en sí mismo

un estilo con personalidad propia

y, sobre todo, libre de etiquetas.

Es un estilo ecléctico

en el que vale de todo un poco.

Ser tú mismo, realmente.

Y, a pesar de estar libre de etiquetas,

sí hay una serie de elementos comunes.

Mucho oro, el blin blin, los pendientes gigantes,

las uñas gigantes...

Mezclar prendas deportivas

con elementos de firmas,

llenas de logos

e incluso de buenísimas marcas.

Habéis venido para estar en una prueba de expulsión

en la barandilla.

Vais a tener que coser.

Vamos a daros ejemplos de lo que estamos pidiendo como mínimo.

¿Podemos poner alguno, por favor?

Pues sí, vamos a verlo, aquí lo tenemos.

Bueno.

(ANCOR) Oh, Dios.

Vámonos.

La carita de Ancor no tiene desperdicio.

La cara de los tres no tiene desperdicio ninguno.

Hay un silencio en el taller que en la vida, vamos.

La moda trap en mi mundo no existe.

Yo lo veo por ahí fuera, pero en mi casa eso no existe.

O sea, mi casa, que es mi estilo, mi mentalidad.

Entonces, pues me quiere sonar

que Britney Spears en sus comienzos

pues me recuerda un poco lo que estoy viendo.

Voy a tirar un poco de Britney Spears, a ver qué pasa.

Aprendices, la prueba de esta noche

consiste en crear y confeccionar

un conjunto, un "look" de moda trap.

Creemos que quien mejor puede explicaros

este "look"

es precisamente quien lo ha creado.

Ella se llama Estel Pérez

y esta es su firma: Astel Battle.

¡Adelante, Estel!

Bienvenida. Hola.

Bienvenida a "Maestros de la costura".

Gracias. Siéntate ahí, por favor.

Hola, buenas. ¿Qué tal?

Yo no tengo ni idea de lo que es el trap.

Pero ni idea.

Lo que pasa es que a mí me suena así como un chonismo "deluxe" o...

Sí, algo así diría yo si tuviera que describirlo.

Bueno, mil gracias por acompañarnos en "Maestros de la costura".

Si no lo dice ella, lo voy a decir yo.

El "look" que lleva María Escoté es tuyo.

Totalmente.

Es absolutamente maravilloso. Está guapísimo.

Muchas gracias, Estel, me encanta.

Estel, cuéntanos.

¿Cuál ha sido tu mayor influencia para llegar hasta aquí?

Ha sido mi abuela. ¿Mi abuela?

Mi abuela, sí.

Mi abuela es modista de vocación y de profesión.

Fantástico. Yo crecí con ella,

en su pequeñito taller, que tenía montado en casa.

Y mientras ella hacía los encargos para las señoras

yo vestía a las Barbies y a las Bratz.

Con los retalitos que le caían por el suelo.

Estel, perdona.

Tú colaboras con artistas como Rosalía, La Zowi, Bad Gyal...

¿Cómo nacen estas colaboraciones, estas sinergias?

Pues a través de las redes sociales, ¿no?

Ellas me contactan, yo contacto

y hablamos a través de Instagram concretamente.

Nada, y a partir de aquí nacen proyectos superespeciales

y superchulos.

Os sigo viendo inseguros.

Es cara de amargado.

Para animaros, más referentes.

Ha venido a visitarnos

yo creo que ahora mismo una absoluta revolución

en el mundo musical y en el mundo de las redes sociales.

Y de la moda. Y del trap.

Y de la moda.

Ella es cantante, artista, DJ,

productora

y con una proyección internacional, de verdad, que quita el hipo.

Os pido un fortísimo aplauso para Bad Gyal.

(Música trap)

¡Bienvenida!

¡Qué ilusión que estés aquí!

Gracias.

Qué ilusión, por favor.

Qué ilusión. Muchísimas gracias.

Madre mía.

Mira, es que yo me acuerdo de mi hermano

y digo: "Tenía que haberme puesto a ver los vídeos con él".

Porque él es bastante "cansón" con el trap.

Es un adolescente

y está en la edad de que va buscando sus géneros de música y estilos.

Yo creo que él cuando vea esta prueba

va a decir: "Te lo dije".

"Esto es porque no me escuchas nunca".

Qué alegría verte en persona

y comprobar que esa fuerza que se ve en tus redes sociales

está aquí. Muchas gracias.

Que no es de mentira. ¡Qué guay!

No es de mentira. Claro.

Una pregunta que tengo para ti.

¿Qué relación hay realmente

entre tu trabajo y la forma en que te vistes?

Yo creo que es superimportante, al menos para mí.

Disfruto demasiado preocupándome por mi imagen

y me flipa, me flipa evolucionar, probar cosas nuevas

y no tener miedo.

Y yo he pasado por de todo.

Por jipi, por más pija... O sea, tal cual.

Creo que hay mucha gente que no se lo espera.

Pero ahora mismo la forma en que me siento más cómoda

es sin miedo.

Pero ¿normalmente vistes así en tu vida diaria

o es solo para los videoclips y para tu vida artística?

Por ejemplo, si me voy a tomar algo con mi pareja o con mis colegas,

yo me monto.

Porque yo soy así, me encanta salir montada.

Es como me siento bien.

Pero es verdad que soy una persona supernatural

y en mi día a día la gente me ve por Barcelona, por mi barrio,

y salgo con un chándal que me he pillado del Wallapop,

unas gafas, un moño, unos aros, unas Jordan y salgo, ¿sabes?

O sea, al final es eso,

es sin miedo, versátil y me adapto a cualquier situación

y si un día no voy montadísima y tengo la cara hecha un Cristo

llevo mis aros, que brillan,

llevo mis uñas y llevo mis Jordan y voy marcando.

¿Sabes lo que te quiero decir? Repite lo de sin miedo.

El miedo a probar es un enemigo.

O sea, para mí es así.

Yo después de escucharlas a ellas

me voy a inspirar en ella y le voy a hacer algo guay.

Voy a intentarlo. Vas a coser, ¿no?

Lo tenemos claro.

Qué guay.

Espérate que lo haga.

Aprendices, tenéis que tener en cuenta

que la prenda o el "look" trap que vayáis a hacer

tiene que ser cómodo para bailar en el escenario.

Bueno, yo voy a hacer algo como para ella.

¿Vale?

A ti no te lo voy a enseñar, ¿eh?

Palomo coserá en la prueba de expulsión.

Venga, Palomo.

Es verdad que Palomo ya lo ha conquistado.

Lo que pasa es que a él le gusta el señorío,

la ópera y el lujo.

Pero luego ha vestido a los mayores artistas de trap.

Los urbanos nos matamos... Eso es.

...por llevar algo de él.

Eso es así.

Yo no es que diseñe directamente para el mundo del trap,

pero sí es verdad que he terminado vistiendo

a C. Tangana, a la Zowi, a Rosalía,

a Nathy Peluso,

a Bad Gyal,

a todas ellas, que realmente hacen trap,

sin yo realmente pensar que estaba haciendo

algo de moda trapera.

Ellos, al contrario,

vienen y se adaptan

y adaptan mi estilo a su estilo, ¿no?

Estáis preparados para hacer una gran prenda

de moda trap.

Y, además, los tres tenéis la oportunidad

de utilizar el imperdible.

Una ayuda de 20 minutos

de cualquiera de vuestros compañeros.

Solo podéis pedirlo una vez

en todo vuestro paso por el programa,

pero también debéis saber que el que primero lo pida,

si lo necesita, se lo queda y ya no hay más.

No habrá más

en 75 minutos de trabajo.

Cava ya mi tumba, aquí, en mitad el plató.

No, no es la manera de pensar.

¿Listos? Sí.

El tiempo

para coser comienza en tres, dos, uno...

¡A coser!

(LAURA) Vamos, chicos.

(Música operística)

Venga, chicos, vamos.

(ANCOR) Venga, este me gusta. -Esta.

Esta también me gusta.

(ANCOR) Yo me suicido ya.

Hombre, Ancor, no te suicides.

Os habéis lucido, ¿eh?

Mira esta, esta está perfecta.

Necesito cadenas.

(JAVIER) Bueno, yo creo que ya.

¿Y ahora cómo me llevo yo todo esto?

Hay que tener las ideas muy claras

y ellos, os lo pueden contar Lorenzo y María,

yo creo que son de los aprendices

los que tienden un poco más a lo clásico, ¿no?, en sus ideas.

Ya lo estáis viendo, ¿no?

Vamos, que les habéis puesto ahí... Bueno.

...apretaditos hoy. Totalmente.

Salirse de su zona de confort. Totalmente.

¿Cómo lo llevas, Ancor?

(MILY) ¡Venga, que sí, que puedes! (LAURA) ¡Venga, Ancor!

Tú ponte con Chencha y todo para alante.

¡Vamos, tío, piensa en moderno!

A ver.

Piensa en moderno. Eso sí que es antiguo, Mily, por favor.

Ancor es la persona más "vintage" literal que tenemos.

Ah.

O sea, vive en una película de los años 50.

Bueno, y Mily. Ya se respira por aquí.

¿Qué vas a hacer con el rosa?

Cortito. -Sí, sí.

Yelimar por ejemplo

su ídolo es Carolina Herrera.

"Classic, classic". Claro.

Lo que ha cogido Yelimar me encanta.

Basándome un poco en los vídeos que he visto por ahí,

en mi hermanito, que sí que le gusta mucho esto,

esta moda trap,

estoy haciendo una mezcla de texturas

porque creo que en la moda trap hacen bastante eso.

Mezclan muchos tipos de tejidos.

Utilizan colores que son muy vivos a la vista.

Así que he escogido estos tonos bastante llamativos.

Y haré dos piezas.

Un top,

que lo trabajaré en tejido de licra,

y la parte baja de un pantalón.

Yo creo que no va mal encaminada.

La tela es preciosa.

Se ha decantado por un color chillón acolchado.

El color ya es...

Encaja Sportwell.

Cero clásico, o sea...

Pues a ver qué sale de aquí.

¿Qué está haciendo Javier? No sé qué patrón ha cogido.

Pues mira, voy a hacer un pantalón ancho con goma baja.

Y después voy a hacer un top

y en principio una especie de mangas de pelo

que van atadas al cuello.

Una fallera trapera.

Venga, Yeli.

Vamos, guapa, venga.

Ay, lo estoy haciendo mal.

Venga, mi niña, que vas lanzada.

A ver, por favor, Javi, céntrate con esto.

Lorenzo huyendo de los clásicos

y, por fin, tres años después, con zapatillas.

¿Qué pasa? ¡Hala!

Lo habéis conseguido vosotras. ¿Qué pasa?

Bravo. Perdona.

Perdona. Mira, y me he puesto otros calcetines.

Y los calcetines. Mira.

Calcetines de "colorinchis".

Pues claro que sí. -Muy bien.

Pues a mí me hace feliz ver la zapatilla.

Claro que sí, hombre.

Pero cómo no me voy a vestir yo con estas dos mujeres maravillosas.

Bueno, huir de las etiquetas. Sí.

Yo creo que, precisamente,

si algo distingue a la moda trap

o a lo que muchos identificamos como moda trap

tiene mucho que ver con esa valentía,

con esa manera de enseñarse, de lucirse.

Total. Y eso yo creo que supera mucho

lo que es tanto una moda musical,

como una moda...

Sí, es algo ya que trasciende a todo.

Sí, es una actitud. Es una actitud.

Es una manera también de autoafirmación.

Total, total, total.

Contigo misma y con el mundo. -Exacto.

A mí falta un poco de autoafirmación, yo creo.

¿Sí? -Pero se puede hacer con todo.

Con lo que sea tu afirmación. -Esto es como un "rebranding".

Estos calcetines son autoafirmación. Ya te lo digo yo.

Uf, cómo estoy sudando.

Ancor, por favor. (ANCOR) Hala.

Te presentamos a Bad Gyal. Hola.

Encantado de conocerte. -¿Qué tal?

¿Cómo vas? -Bien, aquí, en modo suicidio.

Que no. No.

Que no, hombre. -Que soy muy exagerado.

Que lo saben todos. -Yo también, te entiendo.

No, no, a ver, estoy saliendo de mi tema al máximo.

Entonces, pues mira. Es hacer un top recto sin nada.

Vale. La pieza central será en rosa.

Vale.

Y el resto, en este tejido.

No, no tienes idea.

¿No te gusta?

Esto nos encanta, el rosa. -Hago esto en rosa.

Es muy ese rollo. -Vale, lo estoy viendo claro.

Ancor, haz un ejercicio muy sencillo.

Sí, sí. Mírala, que está aquí.

No, no, sí. Mírala.

Mírala.

Vale, vale. ¿Qué ves? ¿Qué ves con ella?

Pues que le gusta eso y esto no.

Esto además es años 70.

Y esto es... -Esto apaga.

Y esto te sube y te da ese "no miedo"

que llevamos tanto rato... -Vale.

Y es superactual, de verdad. -Vale.

El pelito con el dorado.

Esto no existe. -Sí.

Si además, Ancor, te has despeluchado y todo.

Te veo como nervioso.

Yo soy muy negativo, pero luego me vengo arriba.

Ya verás que con esto ahora te vienes arriba.

Entonces, ¿hago todo en rosa?

Pero mira, mira qué cagado está.

¡Dale con el rosa! ¡Dale ahí!

¡Qué te voy a decir yo estando aquí ella!

Nueva vida. -Eso, eso, sigue desmelenándote.

Sigue desmelenándote. Ese "look" que acabó en tupé.

Ponte en situación. -Vale.

Vívelo, tú vívelo.

Muchas gracias. Gracias por la ayuda.

Mi idea inicial es hacer unos pantalones en pana crudo.

Pero María me está diciendo que los haga en rosa.

Y ya tengo cortado el pantalón en crudo.

Que sea lo que Dios quiera.

Porque le voy a hacer caso.

No sé qué pasará.

(Música de tensión)

Tenéis que volar, ¿eh? Sí, sí.

Porque acaba de pasar la primera media hora de la prueba.

Quedan solo 45 minutos para que completéis el trabajo.

¡Vamos! -¡Vamos! ¡Vamos!

Ánimo, vamos.

Yo os recuerdo a los tres que tenéis a vuestra disposición

el imperdible

si os veis necesitados.

Para ti no, Palomo.

Tú no tienes imperdible.

Pues yo lo necesito, Raquel.

¡Venga, Javi!

Esto es muy trap. Esto lo hubiese llevado a la prueba.

Eres supertrap, tía. -Eres trap.

Te voy a llamar la "otrap" a partir de ahora.

La "otrap". Díselo a la "otrap".

A mí no, a la "otrap".

Ay, se me olvida.

¡Bua!

A ver, hacedme un sitio aquí. Hombre.

Menudo regalo os ha hecho Laura.

¿Contentos? Supercontentos.

"Conchenchos". -"Conchenchos".

# (TODOS) Tengo el corazón "conchencho",

# el corazón "conchencho" y lleno de alegría. #

A ver, se llamaba Chencha.

Pero es el corazón "conchencho". Ya, bueno.

Tú siempre dándoles la razón. No.

Por eso luego te prefieren a ti. Lorenzo, para nada.

Es el efecto que damos, pero, Lorenzo, que te idolatro.

Claro.

Eres un poco...

¿Esto qué es? ¿Una declaración de amor encubierta?

Píllalo como quieras porque contigo cada vez que hablo

se me riza el rizo.

Lluis, este libro es un regalo.

¡Ay! ¡Ay! ¡Eso me gusta!

Es un regalo, el libro siempre lo regalo.

Lo que pasa es que no es para ti. Ah, vale.

Es para Gabriel.

Mira, Gabriel, te cuento.

Hazlo tú mismo con "Maestros de la costura".

Tiene patrones desplegables, construcciones muy básicas,

muy sencillas de seguir.

y puedes hacer desde una sudadera de hip hop

hasta un cafftán o una mascarilla.

Lo que sea necesario. Lo que quieras y como quieras.

Así que disfrútalo.

Adiós.

(Música de tensión)

¿Ya, Yeli? -Sí, ya está listo.

(ANCOR) A ver ese bordado, Javier. Ahora vas tú.

Sí.

Vale, luego yo. -Te aviso enseguida.

Muy largo.

(Música de tensión)

Ancor, ya.

¿Ya está, Javier? -Sí.

Llévate tijera, que creo que me la he traído yo.

El pantalón de Yelimar es muy mono.

A ver, sí.

Le pongo las tiras negras.

Lo de Yelimar... -Es un conjuntazo.

es "trop" de este, es trap.

Yelimar. Hola.

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Pues la verdad que bastante atareada porque debo confesarte

que el trap no es mi estilo de música.

Así que he intentado hacer la parte de abajo

un poco más amplia.

Y arriba lo haré más ajustado. -Sí.

Pues estoy yendo un poco por esa línea.

Muy bien. -No sé si está bien, pero bueno.

¿Y cómo es el top? Pues quiero hacerlo

que me quede así.

O sea, yo, como "total look",

a mí me encaja más usar la red

porque la combinación de los dos colores

me parece demasiado...

O sea, que te irías al negro..., Sí.

...que combina con la cremallera. Exacto.

El detalle de la cremallera. Sí.

Es más coherente el "look". Sí.

Es que si no esto te quedará muy de disfraz.

Uf.

Tú confía en tu potencial.

Nosotros, en el día a día, cuando trabajamos para artistas,

vivimos situaciones tal cual la que estás viviendo tú.

Presión, nervios...

¿Por qué lloras, Yelimar?

Esto para mí es lo que me cuesta más.

No, para nada.

Vas por buen camino. La idea la has clavado.

Y más sin conocer el referente.

O sea, que no te preocupes. Yelimar.

Ánimo, ¿vale? Mucha suerte.

Venga, suerte. Lo harás genial.

Céntrate en eso, ¿vale? Vale.

Me vengo un poco abajo porque estoy trabajando

sobre algo de lo que no puedo tener el control

porque no lo conozco.

Y si le sumamos a esto que yo estoy pensando en mi mundo

que sí que va bien

y me llega y me dice: "Oye,

por ahí no es el camino".

Y entras así como: "¿Que qué?".

¡Venga, Yelimar! -¡Vamos!

¡Para arriba! -¡Vamos!

¡Venga, para arriba!

(LAURA) Si alguien puede eres tú. ¡Venga!

Tiene muchos nervios.

Qué estrés.

¡Yo me muero!

Ancor, ¿cómo vas?

De culo.

(FERMÍN RÍE) ¿De culo? -Sí.

Ancor, ¿qué te falta?

El pantalón.

El pantalón y hacer el arreglo de arriba.

Voy fatal.

Raquel, ¿cuánto tiempo nos queda?

¿Tú qué crees, mucho o poco?

(ANCOR) ¡Nada! (LLUIS) ¡Muchísimo!

Palomo, de quejarse nada, ¿eh?

(MILY) Venga, Ancor, si alguien puede eres tú, tío.

Ancor contra todos los pronósticos.

Sé que es prácticamente imposible que lo que voy a decir ahora

no os ponga nerviosos,

no os angustie un poco.

Pero aprovechad cada segundo, cada instante

de los 20 minutos que os quedan para terminar.

Y se ríe.

Es que de verdad.

Yo me muero.

O sea, se muere.

Pero el día que se desmaye se va a desmayar así.

Huy, así se duerme, Raquel.

Sonriente y con las manitas así.

Que le digo a Ancor: "Baja las manos,

que parece que te da un chungo y estás en un ataúd".

Pero porque estoy a gusto en la camita.

¡No te entretengas, vamos!

(Música de tensión)

Chicos, animad a Yeli. No para de llorar la pobre.

¡Vamos, Yeli! -¡Yeli!

(MILY) ¡Vamos, venga, para arriba!

(AMBOS) ¡Yeli! ¡Yeli! ¡Yeli! ¡Yeli!

(LAURA) ¡Venga, esa sonrisa!

(AMBOS) ¡Yeli! ¡Yeli! ¡Yeli!

Mira Javi qué bien. ¡Venga, Javi!

A ver. ¿Esta es tu plancha?

Te has comprometido a hacerle algo a Bad Gyal.

A ver qué estás haciendo. Pues tengo...

¡Bueno! Tengo el pantalón, el pantalón.

La parte de arriba todavía está cocinándose, ¿vale?

A ver, a ver. Ah.

Te digo una cosa, vas justo de tiempo.

Ya, voy justito. Veo una cinturita guay.

Esto es como un pantalón superpegado,

superceñido de campana,

con dos aperturas por aquí como si fuera una braga.

Y luego estoy haciendo... Ay, qué bonito.

...un top que cruce aquí una cosa y tal.

Superdosmilero.

Dosmilero, dosmilero a tope. Me encanta.

Te veo muy relajadito.

Solo te falta ponerte las gafitas de sol tranquilamente.

O sea, tienes, ¿cuántos minutos, Raquel, más o menos?

Pues poquitos.

Pues iros, iros y dejadme terminar, que estoy liado con el top, María,

haciendo canutillos y que me está costando la vida.

Vámonos, que este es el Christina Aguilera

y tiene que quedar...

De Cristina Aguilera tiene que quedar total.

Es Cristina Aguilera en versión rosa.

Total.

Para realizar el dos piezas de Palomo tras el corte del patrón

comenzamos la confección del pantalón

uniendo las piezas de la parte trasera

y colocando una cremallera entre ambas.

Después, cosemos las piezas de delantero por la caja.

Unimos el delantero y el trasero por la entrepierna y los costados.

Cerramos las piezas de las vistas

y las añadimos al pantalón.

Para la parte de arriba unimos las piezas del sujetador

y añadimos la tira para atar la prenda por la espalda.

Para finalizar, sumamos los tirantes.

Palomo, te veo muy guapo con la sudadera.

¿Te gusta? Sí, le queda muy bien ese rollo.

Se ha quitado años también.

Que a él también le gusta ser una buena señora.

(Música de tensión)

Ay, Dios.

¡Ay! Esto es negro.

Estoy haciendo una cosa chapucera.

Y, ahora, ¿qué estará pensando en hacer Javier?

No paran de ocurrírsele cosas.

(LAURA) ¡Venga, Javi!

Venga.

Javier. Hola, ¿qué tal?

¿Cómo estás? Bien.

Disculpa, que te muevo esto. No pasa nada.

¿Qué tal? Vamos allá.

Un placer. -Alba, encantada.

Un placer. Hola, Javier.

¿Qué estás haciendo? Pues mira.

He hecho el pantalón de talle bajo.

Entonces, después he hecho el top.

Y después lo que he intentando

es poner unas mangas de pelo.

Ay, María. ¿Sabes?

O sea, bien, no sé.

Yo entiendo que a lo mejor no sea de lo que tú estás pendiente ahora,

pero tú has vivido Christina Aguilera,

Britney...

Tienes otras referencias del pop

en la que también hay una estética muy 90s, muy 2000s.

Date una vuelta y te voy a decir una cosa.

Cuando se trabaja con el espectáculo,

primero hay que tener gusto.

Y segundo, hay que pensar un poco en los materiales que se utilizan.

Porque ellas dentro de lo que cabe tienen que estar cómodas,

tienen que estar bien en el escenario...

Estamos hablando de una artista. Ajá.

Se pueden añadir elementos sofisticados o más de moda,

pero siempre se tiene que poder quitar fácilmente.

Eso es. A nivel de practicidad

en el escenario.

Pero te da un plus obviamente un elemento más.

Y la prioridad en ese momento

es que ellas pueden y tienen que moverse

con la mayor agilidad posible.

O sea, es imprescindible eso.

¿Vale? Venga.

Vale. Venga, venga.

Ahí lo dejo. A trabajar.

Gracias. ¿Vale?

Vale. Una ayudita.

Gracias, muchas gracias. A ti, Javier.

Hasta luego. Vamos, continúa.

Estoy atacado, vamos.

La camisa no me toca la piel.

Es una tensión, una adrenalina,

una concentración,

que es que no se te puede escapar ni un detalle.

(Música de tensión)

Yelimar, ¿qué te falta?

Ya, ya casi, ya casi lo tengo.

¡Ostras! Yo me voy.

Ya acabaré de ver lo que estará haciendo.

Raquel, que no pasa nada.

Sube al palco a hablar con Lluis, que está...

No. Que va todo muy bien.

No puedo, no me puedo ir a hablar con Lluis.

Porque Lluis necesita

una tarde, una mañana,

la tarde del día siguiente

y solo tengo cinco minutos de prueba para terminar.

¡Venga, vamos!

No lo he pasado tan mal en mi vida.

¿Cómo lo llevas, Yeli?

Bueno, pues no lo sé, Javi, la verdad.

Mira Yeli, está enganchando una cadena.

Ya lo ha solucionado, con la cadena lo ha solucionado.

Pero ¿qué hace Javi? -¡Venga, Javi, ponlo ya!

Que son cinco minutos.

(FERMÍN) Pero lo tiene puesto.

(AMBAS) Está cortando.

Bueno, es que le da tiempo a hacer algo más.

¿En cinco minutos?

Raquel, creo que lo tengo.

Lo tengo. Ay, ya ha terminado Palomo.

Bravo, Palomo.

¡Bravo! -¡Qué bonito!

Ole. Qué bonito.

(LAURA) Es total.

(MILY) Mira, "El guardaespaldas".

(CANTURREA CANCIÓN DE LA PELÍCULA) Mira qué romántico.

# (AMBOS) I will always love you. #

Monísimo. Sí.

La verdad que me lo pondría, pero vamos...

Palomo, me encanta, ¿eh? Eh, que soy trapera.

Qué te vas a creer.

¿Es necesario que le jurado

baje a hacer una prueba con nosotros?

Es que nos dejan fatal.

Por favor, mira lo que acaba de hacer Palomo.

Es dos piezas, ese top y ese pantalón.

O sea, por favor.

Dejadnos por el suelo y pisoteadnos.

¿Qué puede pasar ya en esta prueba?

Aprendices.

La prueba de expulsión que no estaba en vuestros planes

termina en un minuto de tiempo.

¡Vamos, último minuto!

¡Vamos, chicos!

Venga, esas puntadas de oro.

Yo me muero aquí in situ.

(SUSPIRA) Ay.

Ha puesto las cadenas donde no tenía que ponerlas.

(LAURA) ¿Por qué?

(LLUIS) Le está quedando más de los 90s que de trap.

(LAURA) Sí.

Ah, mira, que está haciendo una torerita.

Muy bien.

Si es que estoy hiperventilando.

(LLUIS) Ya ha hecho tres piezas, ¿eh?

(MILY) Se sale Javier.

Y el tiempo...

Esta cuenta atrás la tendríais que haber escuchado vosotros.

Ya. -Venga, ante todos.

Termina en diez, nueve...

(TODOS) ...ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno...

¡Tiempo!

(LAURA) ¡Bravo!

¡Muy bien!

Uf, yo me voy ya.

Raquel acaba de cantar el tiempo, me giro,

Javier ha hecho tres prendas,

Yelimar ha hecho una pasada,

que se le ha ocurrido hasta una cremallera

cosida encima abierta,

y yo he hecho

un peluche.

Aprendices.

Para nosotros ha sido un soplo de aire fresco

haber tenido a nuestras invitadas aquí.

Os pido a todos que le demos... Un momento, Raquel, perdón.

Perdón, perdón, perdón.

A mí me encantaría que Bad Gyal se probara por lo menos,

si tú quieres, si ella quiere,

el modelito que he hecho.

Me encantaría. ¡Cómo no me lo voy a probar!

Si dice mi nombre eso. ¡Me está llamando!

Pues hacemos una cosa.

Vamos a repartir ese aplauso

y dejamos el de Bad Gyal guardado para después,

pero, Estel, por favor, queremos darte las gracias

porque ha sido un lujo tenerte

y creo que tus consejos en las mesas han servido de mucho.

Sí. Me alegro.

Muchísima suerte... Gracias.

...y que tengas éxito. Muchas gracias.

Gracias.

Tú y yo nos vamos también. Venga, nos vamos, cambio de "look".

Bueno, ahora que veo mi "look" trap,

yo me lo pondría un día para salir con mi hermano.

Para que...

Para moverme un poco en su mundo.

(Música trap)

Mira, al final ha funcionado.

(LAURA) ¡Guau!

¿Cómo es esto?

Qué barbaridad.

Guapísima.

¡Qué guapa!

Como un guante. Ha quedado espectacular.

Está espectacular.

Yo ya he dicho que tenía mi nombre.

Me lo pongo y aún me llama más.

Gracias por ser tan generosa,

por haberte vestido con el "look" de Palomo.

Ojalá esta relación... ¡Hombre!

...se intensifique. Hombre.

Seguro.

De lo que estamos seguros es de que tendrás mucho éxito

con ese nuevo trabajo

y que estos tres años te han cambiado la vida,

pero los que vienen te la van a cambiar más.

Muchísimas gracias, ha sido un placer.

Un fortísimo aplauso para Bad Gyal.

(Música trap)

Qué barbaridad.

¡Y mucha suerte!

(LAURA) ¡Bravo! -¡Chao!

Chao, adiós, suerte.

Estoy viendo aquí el dos piezas

después de haber sudado sangre,

sudor y lágrimas haciéndolas

y que al final ha servido todo este esfuerzo

para que se lo ponga ella

y le quede tan increíble como le queda,

pues mi trabajo de hoy está hecho.

Me voy a mi casa feliz.

Aprendices.

Vamos a comenzar con la valoración.

Los jueces van a pasar por vuestros puestos de trabajo.

Suerte a los tres.

Gracias.

Ancor, por favor.

A ver, Ancor.

Cuéntanos qué hay de moda trap

en tu creación. Bueno.

No tenía ni idea

y entonces he tirado de lo que he visto.

Tiro alto Palazzo.

Y luego he querido hacer un crop top,

que también veo crop tops por todos lados.

He querido hacer como imaginándome a Bad Gyal

yendo a la alfombra roja en los MTV o los...

¡No lo sé!

Con metacrilatos, aros...

Es lo que me he imaginado.

El pantalón está justito. Sí.

Mira la costura.

En cosas tan sencillas por lo menos que esté perfecta.

Los remates pues no son

a los que nos tienes acostumbrados.

Este cierre, Ancor, no tiene ningún sentido.

Es una invención. Ah, vale.

Lo reconoces. Claro.

Sí, sí. Mira.

Si es una invención. Se resbala, mira.

Sí. Mira, mira lo que sucede.

Claro.

En medio de una actuación o de esas alfombras rojas

recibiendo el MTV.

Yo sinceramente

aquí veo una ñoñada.

¿Vale? Es que ni siquiera...

Las cadenas están puestas con gracia,

con estilo.

Lo que no puede ser es que nos hagas unos 50s de libro

a la perfección

y que no sepas salir de ahí.

Yo creo que más allá de eso

se nota muchísimo que te ha superado la prueba

y que no has ido a buscar tu referencia.

Porque perfectamente te puedes traer

una chaqueta, un Lady Dior

y ponerlo con una braguita pequeña

y que sea un "look" trapero.

Yo creo que te has hecho en la cabeza un lío,

te has inspirado demasiado en lo que has visto alrededor

y no has buscado realmente tu mensaje,

tu identidad en eso.

Y es verdad que parece todo un poco aleatorio,

un poco "random".

Ancor, en resumen.

Esta prenda

no está a tu altura.

De todo se aprende. Eso sí.

Muchas gracias, Ancor.

Hala, a ver cómo me lo llevo.

Bueno, es la primea vez que me meten caña

milímetro a milímetro,

pero bueno, yo,

como estamos hablando de un tema que desconozco,

me inventé las respuestas del examen y, bueno,

con esto me llevo un aprendizaje y ya está.

Háblanos sobre tu creación, por favor, Yelimar.

Cuando comentaron que la prueba era de trap,

intenté pensar un poco.

Tengo un hermano que es adolescente y que está en esta onda del trap,

del reguetón y todo esto.

Y malamente recordé los videos musicales

que me mostraba y que yo no le prestaba atención

porque no me gusta

y dije: "Claro, ellos utilizan abajo que sea cómodo

para que puedan bailar con deportivas".

Que tenga un color que destaque.

Que destaque. Que destaque, y este color...

Y de lejos, muy bien. ...destaca muchísimo.

Luego tenía muchísimas dudas en la parte de arriba.

Sí que sé que utilizan muchos crop top

y les gusta un poco enseñar acá arriba.

Y estas cadenas porque también recuerdo

que como vi que Palomo tenía muchas cadenas aquí,

pues le coloco cadenas que seguro que también van.

Van un poco en la onda del trap.

Un estilo que no veas.

Bueno, Yelimar, el pantalón este enguatado oversize

me parece lo más.

Muy bien explicado lo del color para el escenario.

Me gusta.

Me da la impresión de que realmente has escuchado

los consejos que te han dado

y que realmente aquí te puedes imaginar

a una Missy Elliott o a Rosalía incluso si nos ponemos.

Al final te ha salido bien.

Pero, María, Palomo,

Yelimar sabe escuchar.

¡Escuchar!

Se echó a llorar

y luego pues asimiló nuestro consejo

y tiró para alante. Eso es.

Pues muchas gracias, Yelimar. Vale.

Estamos muy contentos contigo.

Yo siento que hice un buen trabajo

con los colores y las mallas.

El mío es más trap.

Es verdad.

Es más trap, sin duda alguna.

Javier.

Cuéntanos tu "look".

A ver, como no tengo mucha referencia del trap,

pues he recordado mis años 90,

que eso sí que lo viví,

con la Ruta del Bacalao incluso..., Eso es.

...que llevábamos una ropa

que hoy no me pondría por nada del mundo.

# Esta sí, esta no. #

Al final he preparado tres piezas

porque, sobre todo, me gustaba la combinación total.

Digo: "A ver si así la visto más".

La veo una mujer más empoderada, más atrevida, más arriesgada.

A ver, Javier.

Me parece más trance más que bacalao.

Esto se me va al trance absoluto.

A mí aquí el color...

A mí me encanta el riesgo, me encanta el caos...

¡Uf! Este es fuerte de color.

Sí. ¿Sabes?

Me parece una gama cromática arriesgada.

Más que arriesgada,

es una gama de colores insólita.

Tiene cosas de los 90s,

pero es verdad que yo aquí no veo un "look" muy trap.

No veo una evolución.

Lo primero.

Si vas a coger este tejido, Javier, tienes que saber ya retenerlo.

¿Esto es boleteado?

No.

La licra ya sabes las consecuencias que tiene

a la hora de trabajarla.

Si las coges, asumes los riesgos, ¿vale?

Y, luego, el pantalón, pues bueno.

La cintura, cosida y vuelta, está un poco...

Mírame, mira. Esto hay que pulirlo bien.

Pero sobre todo mi opinión, Javier,

me pasa eso,

que no veo...

O sea, no veo ningún artista del momento

con este "look", ¿sabes?

Lo veo como un poco desfasado.

Y me da un poco, siento decírtelo, me da un a disfraz.

Muchas gracias. Gracias a vosotros.

Si antes pensaba que tenía un 33,33 por ciento de irme,

ahora ya lo dejo en un 50 por 100.

Entiendo y creo que después de la valoración de los jueces

estamos entre Ancor y yo.

Palomo, María, Caprile.

Entiendo que necesitaréis los trabajos.

¿Todos?

Sí. Sí.

¿Todos para el veredicto? Muy bien.

Uno por juez.

Y vosotros, mandiles negros, mandiles blancos,

tenéis que esperar en el probador.

Suerte.

Bueno, pues estamos entre tú y yo.

Si me voy, sería una lástima

porque he luchado mucho por llegar hasta aquí,

le he dado toda la ilusión del mundo,

me he esforzado prueba a prueba

y me gustaría que esto siguiese.

O sea, es que hay muchísimas cosas por aprender.

A Ancor yo creo que la prueba le ha superado

porque es que además con lo bien que cose

ni siquiera está bien rematado, chicos.

Es ñoño. Ñoño.

Y el trap no puede ser ñoño. Ñoño.

Y Javier, por otra parte...

Es algo que está pasado, ¿sabes?

Es algo desfasado.

Sin embargo Yelimar pues creo que...

Pues no sé si ha sido gracias a la inspiración de su hermano,

a los recuerdos,

pero esta prenda la veo superactual,

la veo de ahora, con el top, las cadenas...

O sea, creo que ha entendido a la perfección la prueba.

Al final ha hecho justo lo que pedíamos.

Eso es.

Hoy lo tenemos complicado a la hora de decidir.

Muy complicado. Es duro.

Sí. Bueno.

Vamos. A ver qué podemos hacer.

Venga.

Viene Raquel.

Aprendices.

Ha llegado el momento.

Vamos.

Hala.

(JAVIER) Chicos.

(SUSPIRA) Ah.

Ay, dame la mano. -Venga, pequeño.

Vamos, campeón. -No pasa nada.

Me voy a sentir muy responsable de quien se vaya,

porque al final son tres personas

que se lo curran muchísimo,

que saben coser superbién

y es que no se lo merecen.

Ya podían cambiar de opinión.

No van a cambiar.

Por favor, Yelimar.

Acércate, por favor.

Tú nos habías dicho que todo lo que sabías de la moda trap

se lo debes a tu hermano.

Cuando tengas la ocasión, por favor,

de nuestra parte también dale las gracias

porque nos has presentado el "look" más trapero

de los tres.

Pues lo haré.

Enhorabuena, Yelimar. Estamos muy contentos.

Puedes volver a tu sitio. Muchas gracias.

Te quedas una semana más.

Javier, por favor.

Javier, tú también has reconocido

que no estabas en la onda de la moda trap.

Así es.

Sinceramente, yo creo que tu mayor error

ha sido la mezcla de conceptos

y anclarte en una época del pasado que nos has sabido actualizar.

Y al final el resultado

da un poco a disfraz, a carnaval.

Sí, es cierto que me he basado más en los 90s

que en la actualidad que desconocía, evidentemente.

Acompáñame, por favor, Javier.

Gracias.

Ancor, por favor.

Has comenzado muy perdido

y creo que los nervios

te han jugado una mala pasada.

A ver, si es que se ve

que no es de lo mejor que he hecho aquí en el programa.

No está bien resuelto y no es nada funcional,

porque con el tema de las cadenas

a nada que haga un poco de movimiento, lo vimos antes...,

Sí, sí. ...se afloja

y te quedas

sin top.

No es ni una cremallera ni un botón con ojal.

O sea, es que es una fantasía.

Yo creo que seguir la idea de Nani, Ancor, no...

Bueno, y luchar la situación

en un momento de pánico, que no tengo ninguna manera

de cerrar la prenda, pues bueno.

Es una pena, Ancor, porque...

no te representa este trabajo para nada.

Pues eso es buena señal, ¿no? No.

O sea, me refiero a que yo tengo un nivel más alto

y, entonces, que no me representa es que no está a mi nivel.

Eso es. No está a mi nivel.

O sea, me refiero a eso.

Ancor, acompáñanos, por favor.

Ay, Javier.

Bueno.

Pues el aprendiz

que no continúa en el taller

de "Maestros de la costura"

es...

Ancor.

Bueno.

¡Oh!

Ancor, no sabes la pena que nos da esto.

No esperábamos esto para nada.

Está claro que esta prueba te ha pillado

completamente desprevenido y tenemos que ser justos

independientemente de que tu trayectoria haya sido

impecable.

No tengo palabras

y nunca me hubiera imaginado

que te despediríamos en un programa cuatro.

Yo me esperaba que me iba a ir,

porque cuando he visto el nivelazo de Javier y de Yelimar

pues, claro, el mío era más mediocre.

Y encima no tenía ni cremallera ni nada

la parte de atrás del top.

Entonces, pues bueno.

Pero... ya está.

Quiero que sepas,

y hablo en nombre de mis compañeros,

que desde luego tienes

las puertas de nuestros talleres

más que abiertas.

Es maravilloso lo que han dicho Caprile, Palomo y María

diciendo que tengo sus talleres abiertos

porque es que es mi sueño.

O sea, es que realmente con eso ya es un premio.

No sé, estoy muy contento y triste, pero estoy contento.

Vamos a pedirle a Javier que recupere

su puesto en el taller de "Maestros de la costura".

Continúas una semana más.

Venga, Javier. Gracias.

El irse Ancor

significa que "Maestros de la costura"

se está perdiendo un aprendiz

o se ha perdido ya un aprendiz

de los que han pasado pocos por el programa.

Pero, evidentemente,

su expulsión significa que yo me quedo

y eso a mí me da una felicidad plena.

Querido mío.

No sabes la ilusión que me hizo ponerme tu dos piezas.

Jolines, gracias.

Y yo te quiero dar las gracias por haber cosido siempre

con ese amor a la costura.

Gracias. Espero de verdad, de corazón,

que haya significado mucho para ti,

porque para nosotros ha significado mucho tenerte, Ancor.

Hombre, a mí ya llegar hasta aquí...

(MILY) Si alguien no se merece irse del programa es Ancor.

De verdad.

Y en ese momento me dicen "te vas tú o Ancor"

y me habría ido yo.

Te lo digo de todo corazón.

De todo corazón, ¿eh?

Casi todos los aprendices que pasan por aquí

se quedan marcados con lo que viven

y, de una manera o de otra,

pasan a formar parte del mundo de la moda.

En tu caso es incuestionable, Ancor.

O sea, yo he aprovechado cada segundo.

He absorbido de cada uno de ellos

lo que me podían aportar, de vosotros...

No sé, es que es un sueño.

Bueno, se acabó, pero continuará de otra manera.

(Música dramática)

Ay.

Venga.

Y encima quién me diría que os iba a abrazar y todo.

Pues si somos seres humanos, hijo.

Ya, pero os he visto tanto en la tele...

Yo quiero abrazo también. Y yo también, oye.

Queremos un poquito todos.

Ay, Palomo.

Muy contento porque los jueces han valorado

mi profesionalidad

y este programa me ha ayudado mucho con mi autoestima.

Porque yo la tengo bastante baja.

Y me han ayudado bastante.

¡Gracias por todo!

¡Adiós, guapo! ¡Amigo!

Ancor. (SUSPIRA) Ay.

Necesito que me dejes tu mandil. ¿Te lo doy a ti?

Aquí, en la mesa. Vale.

En tu mesa de trabajo. Y mira qué traigo.

De mi abuelo, lo llevo cada día.

¡Qué bonito!

¿Era tu amuleto?

Es de mi abuelo, que falleció justo después de la boda.

Y lo quería muchísimo y él a mí.

Que son sus iniciales: Baltasar Montanés.

Baltasar Montanés.

Pero bueno, ahora sigue conmigo.

Eso más tu enorme talento

va a ser más que suficiente

para que en un programa de televisión

tú ya tengas un sitio, Ancor. Vale.

Lo tienes.

Esa máquina es para ti. ¡Hala!

Hala.

Ancor abandona el taller de "Maestros de la costura".

¡Adiós! Suerte, Ancor.

¡Suerte a todos!

Pasar por este programa ha sido

pues un sueño hecho realidad.

Es que claro que ha merecido la pena.

Es que esta experiencia

no la podría haber hecho de otra manera.

O sea, es que es maravilloso.

Dos aprendices excelentes, Ancor y Nani,

y una mala prueba.

Está claro, un paso en falso es suficiente para abandonar

el taller de "Maestros de la costura".

La semana que viene volvemos con tres retos magníficos.

Y vosotros, mientras tanto, ya sabéis lo que tenéis que hacer.

Porque coser y cantar todo es empezar.

(Música ópera)

¡Bienvenidos a la repesca!

¡Ay!

Yo echo de menos a alguien.

¿Dónde está Ancor?

Les espera una sorpresa.

Cómo nos gustan esas sorpresas. Van a flipar hoy, ¿eh?

Si no no sería "Maestros de la costura".

(TODOS) ¡Tenemos derechos!

¡Luchamos por ellos!

Pues va a ser que no.

Espérate, que la cosa se pone peor si cabe.

(TODOS) ¡Oh!

Me dejas... ¡vamos!

Madre mía.

Un fuerte aplauso para Bibiana Fernández

y Anabel Alonso.

He entrado yo primero porque como entre ella...

Venga, a tope. -Vamos para llorar.

Esto es trágico, lo que estoy viendo hasta ahora.

¡Uf!

¿Me puedes decir qué es esto?

¿Me lo puedes explicar?

Haces esta porquería en una semana cinco.

De verdad te lo digo.

Es un digno sucesor al león comegamba.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T4 - Programa 4

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Maestros de la costura - Temporada 4 - Programa 4

16 feb 2021

Esta semana, en el primer reto de la noche, los aprendices deben crear una prenda con estilo propio que pueda representar su futura marca; en la prueba exterior tienen que replicar un típico vestido de novia lagarterana; y en la eliminación se sumergen en el mundo de la moda trap. Todo ello en una noche que supone la despedida de dos de ellos.

ver más sobre "Maestros de la costura - Temporada 4 - Programa 4" ver menos sobre "Maestros de la costura - Temporada 4 - Programa 4"
Programas completos (36)

Los últimos 585 programas de Maestros de la costura

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos