www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5540507
Para todos los públicos Maestros de la costura 3 - Programa 8 - ver ahora
Transcripción completa

Debéis confeccionar un vestido impactante

de alfombra roja

con un coste no superior a 40 euros.

Tu cuenta asciende a la friolera de 62,60 euros.

El vestido que más nos ha gustado

es... Margarita.

(Aplausos)

Tenéis que replicar estos dos uniformes.

¿Tú sabes cómo hemos cosido los botones? "Pim, pim".

Menos ojitos y menos peloteo y más trabajar,

Begoña. ¡Joer!

El ganador es el equipo verde.

Tendréis que confeccionar...

Que tú puedes, Raquel. ...una prenda.

Te complicas más, hija mía... -¿Es difícil de coser?

El aprendiz que no continúa en el taller

de "Maestros de la costura" es...

Xiaona. Muchísima suerte.

(Zaz "La Vie En Rose")

# Quand il me prend dans ses bras.

# Qu'il me parle tout bas.

# Je vois la vie en rose.

# Il me dit des mots d'amour.

# Des mots de tous les jours.

# Mais moi, ça me fait quelque chose.

# Il est entré dans mon cur.

# Une grande part de bonheur.

# Dont je connais la cause.

# Et dès que je l'aperçois.

# Alors je sens en moi.

# Mon cur qui bat... #

(Para la música)

(Música salsa)

Buenas noches y bienvenidos a "Maestros de la costura".

Los aprendices llevan ocho semanas fuera de sus rutinas

y de sus vidas. Han tenido tiempo para confeccionar

prácticamente de todo, desde zapatos

hasta bolsos, pasando por prendas espectaculares.

Su vida aquí es muy diferente a la vida que tienen fuera,

pero, que no me oigan, hoy vamos a unirlas ambas.

Que entren los aprendices.

"¡Oh, my God!".

Hala... Hala...

¡Bueno!...

Yo les he dicho a mis compañeros: "De vosotros ni venía vestido,

porque es que, por favor".

¡Bueno, David!

Palomo cumple sus promesas.

Pero acércate, que te veamos.

Bueno, bueno, tacones y todo.

Mira cómo está de guapo.

Hay que lucir ese Palomo.

Estás guapísimo.

Gracias. Me siento un dios. Nunca me he puesto tan guapo.

A ver si te da suerte. A ver si me da suerte, sí.

A mis amigos y a mí nos encanta Palomo.

Bueno, cuando me vean que me he puesto esto

se les van a caer las bragas a todas.

Llevamos ya ocho programas juntos.

Nuestras sensación es que ha pasado volando.

¿Cuál es la tuya, Borja?

Ahora que lo dices, se me ha hecho largo, pero corto,

porque, como lo voy escribiendo todo en el diario,

parecía ayer cuando se fue no sé cuál...

Perdón, perdón. ¿Un diario?

El diario, porque no hay otro igual.

Menudo diario. -Es un diario maligno

con dibujitos, con garabatillos.

Con lápidas. -Con mi meneíllo.

Si os portáis bien, os lo dejo leer.

¿David lo ha leído?

No, no, he hecho así.

Y vi cuatro lápidas con nombre... Bueno, bueno.

Cruces invertidas...

¿Lápidas?

¿Un, dos, tres, cuatro?

No, no, tienen nombre las lápidas.

Son de mis compañeros caídos en batalla.

Al final es una forma de expresar mi cariño y de demostrar

lo mucho que les echo en falta.

Ya vale de sacar de contexto las cosas.

No es porque los esté lapidando o porque los esté matando.

La lápida de Mar tiene una lágrima. Son lápidas buenas.

¿A Margarita también le pusiste? Claro.

No, a Margarita le hice una estatua muy grande con un ángel.

A Margarita, panteón.

Como se merece.

Aquí están las famosas lápidas de las que tanto habla todo el mundo.

Luego puedo decir que hago más dibujitos.

Y, Begoña, ¿qué está significando

estar en "Maestros de la costura" para ti?

Hombre, para mí, principalmente, un recordatorio, porque yo tenía

este oficio muy olvidado y no lo valoraba como lo valoro.

Y me siento orgullosa y me siento...

Iba a decir una cosa. Dila.

Dila. Me siento hasta guapa y bella.

¡Guau!

La verdad.

Eso es lo que más nos gusta a nosotros,

veros cómo crecéis, cómo os ilumináis.

A mí "Maestros de la costura" me está haciendo...

brillar.

Bueno, David.

¿Cuánto tiempo más o menos tú crees que te queda

para hacer un vestido así de espectacular, como el de Raquel?

-¡Uf! Pues por lo menos cinco años.

No tenemos tiempo para tanto.

Hombre, lo podemos alargar cinco años esto

y vivimos cinco años de "Maestros de la costura".

Yo creo que menos de cinco años.

También te he puesto el listón muy alto.

Es un señor del Pozo,

que sabemos que trabaja mucho, como la alta costura.

Esto es delicadito, pero dime la prueba 10,

no me digas dentro de 5 años.

Es que vengo con la autoestima por los suelos

porque es que miro a mi alrededor y solo quedan titanes.

Y luego estoy yo, que soy el que no es tan titán.

Aprendices, es verdad que todos habéis evolucionado muchísimo.

Y la verdad es que muchísimas veces

hablamos de lo orgullosos

que nos hacen sentir,

de lo rápido que estáis aprendiendo

y del placer que supone para nosotros

veros crecer profesionalmente

y personalmente también.

Que Caprile nos diga que se siente orgulloso de nosotros

por el avance que hemos tenido a lo largo del programa

es que no puedo estar más orgulloso y más contento,

no puedo pedir más.

Ahora, también os decimos,

aunque sea mucho más que un negocio,

la costura es un negocio.

Nosotros vivimos y vosotros viviréis, ojalá que muy pronto,

de la costura y los encargos que nos hacen.

Ojalá. -Pues sí.

Y de eso va precisamente la primera prueba de la noche.

¡Uf!

Aprendices, tenéis un encargo real.

Hoy tienen que salir prendas para tienda.

Imaginaos que estáis en vuestro taller

y recibís una llamada de un cliente

con un encargo específico.

Eso es lo que vais a hacer.

En cada costurero, tenéis un encargo.

Venga, a ver cuál es el encargo de Joshua.

Qué bonito. -Una carta.

Qué bueno. -Joshua, soy un hombre

bastante sencillo y práctico vistiendo,

pero últimamente tengo eventos y quiero acudir elegante a ellos.

Me gustaría que me hicieras un pantalón

y una camisa con mucho estilo para causar sensación,

pero también para ponérmelo en mi día a día.

¿Qué te parece tu encargo?

Camisa y pantalón. Como no me den dos horas, me parece...

Una camisa y un pantalón.

Tócate la nariz.

Con una camisa me pego una tarde entera.

¿Qué va a salir de aquí?

Está el encargo y las medidas.

Brava, ¿qué tienes que hacer tú?

Me pongo muy contenta con la llegada de la primavera

y quiero vivirla con un vestido moderno,

porque yo lo soy aunque sea una mujer madura.

Brava, ¿qué te parece tu encargo?

Muy yo.

Mayo, abril es mi feria,

es dejar la ropa de invierno,

empieza la ropa de lucirse de verdad.

Yo saco los tatuajes a que les dé el sol y me gusta.

Yo pienso en una madre ahora mismo.

Y claro, por pensar, pienso en la mía,

así que todo este amor que yo estoy

ahora mismo emanando por mi poros, que me sale a borbotones,

quiero plasmarlo en esta prenda.

La siguiente en conocer su encargo será Begoña.

Quiero una chaqueta tipo blazer para recoger un premio.

Quiero que tenga el cuello Mao y algún detalle ornamental

que haga de mi chaqueta una pieza única.

¿Qué te parece este encargo?

Sí que me veo capacitada, pero el tiempo es lo que...

Begoña, la seguridad esta que nos acabas de comentar

tienes que sacarla a relucir en la prueba de hoy.

Sí, sí.

Por las medidas que estoy viendo,

pues podría ser mi marido,

pero es que también podrían ser mis dos hijos,

porque es que los tres más o menos utilizan

la misma talla,

incluso se intercambian ropa. O incluso ya mi cabeza

me está diciendo: "A que me traen a Pablo López y su piano".

Se acerca la fecha de comunión de mi nieto

y quiero ser la abuela más orgullosa del mundo.

Quiero encargaros un vestido a media pierna

con manga larga de tejido fluido al bies.

Vaya. ¿Qué te parece, Borja?

Bueno, va a ser un poquito complejo el bies.

He trabajado pocos bieses, pero vamos a intentar

que no se menee mucho, ya que el bies está bastante vivo.

Comunión del nieto.

No te preocupes que ya le dará él

el toquecillo. El meneíllo.

El toquecillo de comunión maligna.

El gamberrismo.

A ver si a la abuela no la dejan entrar en la iglesia.

La teoría la tengo bastante bien encauzada.

Pero la verdad sea dicha, no he oído nunca ninguna comunión.

No sé cómo me va a pillar el tema de las comuniones.

Tengo una pregunta, ¿es para una celebridad o no?

Abre el costurero y lee, anda. David,

me cuesta encontrar ropa para el día a día cómoda,

pero que me resulte elegante.

Por eso he decidido encargaros

una camisa y un chaleco que me sirvan para una reunión informal,

una fiesta o simplemente pasear con mi familia por mi ciudad.

¿Lo ves asumible? ¿Te ves capaz de ello a estas alturas?

Justamente ayer hice una camisa.

Tiene que estar terminada, que es un cliente real.

¿Eh, David? Un señor que tenga familia,

pero que le guste ir arreglado, pero informal.

No tengo amigos así y no conozco a nadie así.

Es que, por favor, ¿quién coño será?

Miguel Ángel Silvestre, por lo que tengo yo escuchado, no tiene hijos.

Ay, como sea David Bustamante. ¡Qué pereza!

¿Quién puede ser?

Ay, yo qué sé, tía. Margarita,

abre tu costurero y averígualo.

Uy, cuántas cosas veo aquí.

A ver.

Acudo a vosotros para que me hagáis un vestido corto y ceñido.

¡Uy!

Quiero que resulte elegante porque organizo una gala benéfica.

Pero también me encantaría aprovecharlo

para salir de fiesta con mis amigos,

que para eso soy joven y quiero lucirlo en cualquier ocasión.

No creo que te haya parecido muy complicado el encargo.

Me parece más fácil el que me ha tocado.

Ahora, que muchas veces las cosas fáciles a la larga son difíciles.

"A priori", mi encargo no me parece difícil, pero luego voy pensando

y digo no, no, un vestido estrecho, corto,

le tiene que quedar como un guante; si no, es un churro.

Aprendices, ya tenéis cada uno vuestro encargo.

Ahora tenemos que ver que en la mercería tenéis todo lo necesario

para que cada uno pueda elegir.

Vamos, Caprile, Palomo. Vamos a echar un ojo.

-Programa 8, solo quedamos 6.

Tú imagínate los nervios que tengo en el cuerpo y la presión que tengo

de estar a estas alturas y a las puertas de las semifinales.

Lo mejor de hoy, que no saben, es que los clientes tan exigentes

que les hemos advertido que van a venir son sus familiares.

Se tienen que esmerar y lucirse,

porque desde luego yo me intento esmerar y lucirme

y te aseguro que mi madre nunca queda contenta.

Bueno, pero sabemos que siempre para ellos

va a ser una inyección de fuerzas

para esas tres últimas semanas,

que la necesitan, desde luego.

Pantalón y camisa.

Eso no lo acabo...

Joshua va a hacer esto, que es preciosísimo.

Es muy bonito. O esta lana gris, muy bonita.

Mi padre es gordo, ojalá sea él, pero no creo.

Creo que David se va a tirar al morado.

Él es muy de morado.

Esto es muy clásico para David, pero...

¡Ah! ¿Y si es mi hermano?

Aquí tenemos a Begoña, que debe de hacer una chaqueta cuello Mao

a su marido, que las dos quedan bonitas.

Este es muy bonito, pero el rojo también.

Y esta es para Brava, que viene su madre.

Le quiere hacer un vestido vaporoso, primaveral,

muy, muy de Andalucía, algo fresquito.

Pues eso es... Margarita.

Margarita, que viene su hija de 18 años.

Por lo visto quiere estar divina.

Y esto es para Borja.

Yo no sé si le va a gustar mucho tanta florecita y tanto color.

¿Qué tiene que hacerle a su madre? Un vestido al bies.

¿Al bies? Muy vaporoso.

Uh... Un midi al bies.

Tú, un vestido al bies, pero también...

Cada uno tiene su dificultad.

Es la movida. -¡Ay, Dios!

¿Creéis que alguno va a reconocer el gusto de uno de sus familiares?

Bueno, si los conocen bien, igual.

Nosotros vamos a intentar distraerles.

Yo creo que la emoción va a venir cuando vean

a un familiar vestido con la prenda.

Me emociona leer el encargo porque pienso mucho en mi Cuca

y pienso en mi casa.

Aprendices, tenéis los patrones base

de todas las prendas que os han encargado y, más o menos,

todos los encargos tienen el mismo nivel de dificultad.

Tenéis que ponerle muchas ganas, mucha ilusión,

porque es un encargo muy especial. De verdad, chicos.

Como siempre, tenéis que bocetar, tenéis que entrar

en mercería solamente una vez,

tenéis que firmar la prenda y tenéis

que presentarla sobre maniquí.

Y ahora os pido a los seis que os situéis.

Estáis en vuestro taller.

Suena el teléfono.

Es un cliente habitual, alguien con quien tenéis un compromiso,

y os dije: "Quiero esta prenda

en 100 minutos de tiempo".

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno,

a coser.

Ay, Señor...

Vamos al lío.

(BORJA) ¡A las armas!

Yo necesito llevarme entretela.

Vale, telas.

Verde lo voy a hacer, tío.

Bueno, unos botones para esto.

Es de estos días que me voy sin algo.

Hoy más que nunca.

Telas, botones...

La cremallera.

Yo creo que ya.

¡Ah! Ay..., se me ha olvidado la entretela.

Ya estoy sudando con el bies, me estoy poniendo de los nervios.

¿Qué tal han elegido los materiales?

Bueno, yo creo que en general no está nada mal.

Borja. Ha elegido muy bien.

Muy bien para hacer el bies. A ver qué tal.

Pero tiene una prueba muy difícil Borja.

Vale, piquetes.

Joshua tiene una tela de camisería rosa de rayitas

muy mona, muy linda, y ha cogido como una lana gris

para hacer un pantalón de hombre. La tela es un poquito rígida.

Tenía otra, para mi gusto, más adecuada.

Sin costura.

Lo de la Brava no lo he entendido.

Un vestido con caída y coge lino

o no sé qué. Un algodón.

Un algodón. Pero luego ha cogido el estampado.

¿Para combinar eso? No sé qué combinación hará.

Será para combinar... A mí, las combinaciones de Brava

me dan un poco de miedo.

Voy a intentar que el diseño

sea liso por un lado y con el movimiento

por las mangas. O sea, voy a combinarlo.

Estoy pensando mucho en mi madre

porque a mi madre le gusta vestir moderna,

pero no le gusta que la ropa le apriete,

así que se lo voy a hacer así, voluminoso

y voluptuoso para que esta mujer en primavera

se sienta como una flor.

Qué dura es la tela esta, casi no la puedo ni cortar.

Begoña ha cogido, de las tres que tenía, la que menos nos gustaba,

pero le puede funcionar perfectamente.

Ha leído lo de la elegancia, recoger un premio.

Ha querido ser prudente.

Yo tengo curiosidad a ver qué decoración le pone.

A ver. A ver cómo la engalana.

Un adorno. He pensado en ponérselo en el cuello.

Y si me da tiempo, en los puños.

Y si me da tiempo, en los bolsillos.

Otra vez, Margarita, lo haces mal. ¿Y Margarita?

Pues ese tejido azul... A mí me encanta.

Pero es un poco tieso. Pero luego ha cogido

un terciopelo granate.

El tejido, lo que es el tafetán con el terciopelo,

me puede encantar, porque es un vestido que sienta fenomenal,

pero ¿blaugrana?

Yo, encantada por el Barça, que me hace feliz,

pero es una combinación algo arriesgada.

Voy a hacer un vestido cortito, con mangas y farol.

Y luego, si me da tiempo, le quiero hacer una sobre falda larga

para cuando vaya de gala,

que se pueda poner la sobre falda.

Y luego, cuando salga con los amigos, ya se la quita.

Reversible además, si me da tiempo.

# Estoy perdiendo mucho tiempo. #

A mí me hubiera gustado coser para mi niña.

Pero estas medidas no son de mi hija.

Como estoy ahora con el móvil en la mano,

así de fácil es estar al día de todo lo que sucede

en "Maestros de la costura" y en tiempo real.

Si nos sigues en redes sociales, vas a enterarte de todo

y es muy sencillo. Síguenos en @maestroscostura

como hago yo.

Este cliente me lo ha puesto difícil. Vaya capullito.

Te lo cambio por trabajar al bies.

-Borja, si a ti nada te gusta más que el bies.

¿Quién te lo ha dicho? Me parece que te lo has inventado un poco.

(BRAVA) Es para no desanimarte.

Uy, pero ¿este cuello...?

¡Ostras! He cortado mal la pieza de atrás.

No sé qué hacer. La he cortado sin la vista que se une al cuello.

Me he confundido.

No, no, no, no.

No hay ninguna forma de arreglar esto.

Pero no pongas esa cara,

que todavía no hemos llegado. Ya.

David, ¿qué tal?

Bueno. Mira qué guapo está.

Está monísimo, ya se lo he dicho.

Ahora ya eres un chico Palomo.

Hombre, ahora he mirado mi armario y he dicho: "Quiero quemarlo".

Quiero quemarlo...

Que no te gusta la prueba. No, sí que me gusta, lo que...

¿Muy clásica? Cuéntame qué te está pasando.

Que está muy nervioso. No es que esté nervioso.

Es que no tiro.

Nunca hago...

una prueba guay. Es que nunca la he hecho.

(Música dramática)

Soy como el que menos evoluciono.

El más lento. ¿El que menos ha evolucionado?

Con tu creatividad, has conseguido salvarte de pruebas muy difíciles

y tu creatividad es lo que te tiene aquí.

Está supercapacitado para hacer estas dos prendas

y las vas a hacer bien.

Lo que necesitamos es que estés aquí desde el principio.

David, me estoy poniendo triste yo porque no me gusta verte así,

porque sabes que desde el programa 1,

no, de verdad, he apostado y creo en ti.

Jo, gracias.

Me siento como en primero de la ESO, cuando era el maricón

de la clase. Así me siento. Te lo juro.

Es como una inseguridad, un miedo a las pruebas,

y me da rabia porque quiero disfrutar cada prueba.

Pero es que no puedo. Tengo una angustia aquí dentro

de que no lo coso bien.

Joshua...

Hola. Hola, ¿qué tal?

Nervioso.

¿Por qué?

Camisa y pantalón. ¿Qué? No es un vestido, ¿qué pasa?

Sí, pero en 100 minutos... Bueno, los nervios son buenos.

¿Te impresiona mucho el encargo?

Me impresiona porque son dos piezas y dos piezas complicadas.

Tardé una tarde para hacer esto. Pero voy a priorizar,

voy a hacer la camisa y luego me pondré con el pantalón.

Espero que no salga en calzoncillos.

A ti, lo que no brille como que te cuesta.

Tienes que terminar, ¿eh, Joshua?

No nos podéis dejar en ridículo. No, no, no, no.

Si ya estaba nervioso, imagínate después de la visita de los jueces,

que ya me han añadido más presión aún.

Y ahora estoy un poco más nervioso.

Menos mal que ya me he aclarado

con el patrón y he podido resolverlo rápido.

He cortado una espalda nueva, ya la tengo metida a máquina.

Menos mal que me he dado cuenta antes de montarla,

porque si ya la tengo montada, me da un infarto.

Parece que estoy relajado, pero llevo un gran acojono.

Voy a tener que planchar. Coser y planchar. Coser y planchar.

Begoña... Hola.

¿Qué tal? Hola, Begoña.

Pues de americana en americana y tiro porque me toca.

Bueno, te vas a hacer una experta, una buena sastra.

No, sastrería no había trabajado, pero estoy empezando...

¿Le estás cogiendo el puntillo?

Pero, bueno, es que coser para una americana no es nada fácil.

Cuando he cortado la espalda, he interpretado mal el patrón,

porque resulta que el patrón que tengo es el de forro más la vista.

Ah, claro. Me he dado cuenta

cuando lo he abierto y digo: "¡Cuánto cuello!".

Primero he pensado en hacer una añadidura.

Por fuera. Un añadido.

Chapucera. Un añadido.

Y luego lo vendo como algo moderno, que no va a colar.

Y luego he dicho: "Begoña, las cosas bien hechas".

Y lo has cortado de nuevo. Pues sí.

Eres otra, ¿eh, Begoña?

Estoy más tranquila porque ahora ya me siento como en mi casa.

Al principio tenía miedo.

Yo envidiaba que la gente se atreviera a hacer cosas,

como presentar un programa de televisión,

y yo quería, pero digo: "¿Qué van a pensar de mí? ¿Y si no soy capaz?".

Eso es miedo. El miedo es nuestro peor enemigo.

Los seres humanos pensamos que podemos solos y solos no se puede.

Se necesita ayuda, sí.

Se necesita a otro ser humano para entender.

Hablando de entender, quiero entender una cosa.

¿No has cogido el forro? Sí.

Ah, vale. Bueno, a ver quién es,

porque ya tengo yo la curiosidad.

Pues muy guapo es.

Ya me lo creo.

Es de los hombres que más me gusta de España.

A ver si ahora me pones nerviosa.

Dale, dale, dale. Tú, céntrate.

Céntrate. Tú sabrás.

Palomo va y me dice que es el más guapo de España.

Agárrate. Pero mi marido es el más guapo de España

y mis hijos son los más guapos de España, claro. ¿Y Pablo López?

No lo sé. Pero, bueno, por soñar.

Tranquila y despacito, Margarita.

(Música dramática)

Cariño, ¿qué pasa? A ver. Nada.

Que nunca voy a ser el primero ni nunca voy a ser nada, tía.

Estás superado. Sí, que ya estoy

con mi limón exprimido. Ya he tenido que dar

todo lo que he dado. Pero ¿cómo va a ser verdad eso?

Creo que no puedo dar más.

Siempre me están diciendo: "Esperamos algo superguay de ti".

Seguid esperando, porque no ha habido nada chulo.

Anda, mira qué manga más chula. ¿Eh?

¿A ver? Perdón, perdón.

¿Qué he oído, una manga chula? ¿A ver?

Míralo. ¿Qué?

¿Sabías hacerla hace ocho semanas?

Pues no, la verdad. ¿A que no?

¿A ver, a ver esa manga? A ver la manga.

La mejor manga del mundo. La he montado bien.

Tú querías ventajitas y amorcitos especiales.

Pero ¿qué más especial que venir vestido así?

Eso digo yo. Eso sí que no ha pasado nunca.

¿Sabes lo que decía Yves Saint Laurent?

Que cuando uno viste ropa bonita

solo le pueden pasar cosas buenas. Eso es verdad.

Gracias, Caprile, por lo que... Por la parte que te toca.

Hombre, esto, si se lo pones a una persona fea, pues no.

Vamos, David, arriba. Vamos, vamos.

(RESOPLA)

¿Cómo la lleva, Joshua? -Poniendo las mangas estoy.

Ah, que está el mío. Andrea, voy para allá.

Sí, te lo quito.

Esto es como el taller de la Chari.

Me estoy poniendo nervioso. La he cosido al revés.

Aprendices... ¡Ay, mi madre!

No tengo nada. Se cumplen 50 minutos

de la prueba, la mitad del tiempo se ha ido, quedan otros 50.

¿Cómo vais? Mal. Todo el mundo fatal.

Fatal.

Qué novedad que vayas fatal, Begoña.

Ahora, yo le voy a decir aquí al personaje

que podía haber pedido algo más fácil.

-Cállate, que yo estoy peor, que tengo que hacer dos piezas.

Peor no puedo estar.

Sin colocar las mangas todavía, la madre que me parió.

Vaya diíta que llevo hoy, ahora he perdido la etiqueta.

Ni de coña voy a entretelar yo ahora con dos piezas.

-Hoy todo me sale mal. -Y yo he perdido la etiqueta.

Margarita, no te pongas nerviosa. -(RESOPLA)

¿Tú qué llevas?

Estoy poniéndole la cremallera, me queda rematar los bajos, modificar

el escote... O sea que voy ahí.

Yo tengo que hacer una camisa y un chaleco

y no hay ni camisa ni chaleco.

Esto es increíble.

¿A que la encuentro cuando llegue?

Estoy bastante fastidiado de tiempo.

Aunque parezca que estoy tranquilo, estoy un poco acojonado

porque voy atrasado con el corte.

El corte me ha complicado bastante

y la confección a ver, a ver cómo acaba.

Margarita, ¿qué tal?

¡Hola! ¡Uf!

Pues mira, no sé, estoy especialmente nerviosa.

A ver, enséñame lo que estás haciendo.

Le he hecho un vestido tipo cóctel,

¿vale?, y ahora lo que le quiero hacer

es una sobre falda reversible.

¿Reversible? ¿Cómo quieres decir?

Quiero cortar esta tela. ¿La misma?

La misma. Y esta rosa, que va a juego con el encaje que lleva.

¿A ver la otra tela?

No me riñáis. La he cogido por el color.

Es terciopelito. Cuando quiera ir de fiesta, pues...

Yo esto no lo veo muy claro. ¿No?

No sé, no sé. No te quiero cambiar tu idea.

Te aconsejo, a la hora de planchar,

cuando haces estas mangas fruncidas, que la costura

la tumbes hacia este lado porque te ayuda

a darle un poquito más de..., ¿vale?

Margarita, sabemos que puedes llegar a ser muy pro.

Y eso es lo que queremos ver. La verdad es que sí.

Y lo practico, pero me falta todavía mucho.

Creemos mucho en ti y por eso te metemos tanta caña.

Sí, sí. Venga, que queda poco.

Suerte, Margarita. Céntrate, que estás espesa.

Sí, sí, mucho, bastante. No sé por qué.

-Hoy estamos todos. Yo también.

Tengo unas ganas de llorar, tío...

Camisa y pantalón, camisa y pantalón, es que...

Todos con una pieza y yo, camisa y pantalón.

Venga, chiquillo, que lo llevo fatal también.

(BORJA) Me está vacilando la maldita cremallera.

¡La madre que me parió!

Brava... Hola, Brava.

¡Buenas!

¿Qué tal? ¿Qué tienes entre manos? Cuéntanos.

Me ha tocado un traje para una mujer madura,

pero que se quiere ver moderna.

Eso nos pasa a todas, Brava.

Y quiere que su traje le recuerde a...

A Pipi Calzaslargas.

A la primavera.

A abril, la feria...

¿Y esto te parece primavera, abril, feria?

Yo me he inspirado muchísimo en mi madre.

Y sí, esto me recuerda muchísimo al alumbrado de la feria.

Pues a mí no me recuerda nada, la verdad.

Pero esa es la magia de la creatividad de cada uno.

¿Estás nerviosa? No,

estoy sorprendentemente tranquila. Por eso te lo digo,

porque te veo como tranquilísima.

Estamos en la octava semana,

pero ya he demostrado más veces que el estar atacada

no me funciona. Bueno.

Después... A mí lo que me da miedo

es que te hayas tranquilizado demasiado.

Es lo único que me preocupa, que estés demasiado tranquila.

¿A ver?

Después de la calma, llega la tempestad.

Estoy tranquila

porque a lo mejor es que este cuerpo también pide

un poquito de asentamiento,

que estar arriba tampoco es bueno siempre,

que después los picos duelen mucho.

A ver, vamos a cortarnos una de estas

en un momento.

Rápido.

Vamos, que nos vamos, que voy a vestir a Miguel Ángel Silvestre

y va a estar más bueno aún. -(BRAVA, RÍE)

A ver el maligno qué nos tiene preparado hoy.

Muy buenas, jueces y Raquel.

¿Me explicas por qué en un traje al bies

me pones unas pinzas? Porque estaban en el patrón.

Si en el patrón pone suicídese usted, usted se suicida.

No, tenía que haber quitado las del costado.

Los patrones son patrones base, Borja.

(IMITANDO A CAPRILE) A ver, Borja, ¿cómo se te ocurre

colocarle las pinzas? Estas cosas no las entiendo.

Si están súper bien ocultas y súper ahí,

con ese tejido tan chulo.

Si esta cremallera... Mejor no mires.

¿La cremallera cómo es? Palomo, no me la menees mucho.

¿Está al revés? Eso digo yo, ¿no?

Se la has puesto al revés. No, el escote esta aquí.

¿Y las mangas? ¡Ah!

No sé, por eso. ¿No te habías dado cuenta?

Raquel, no me asustes, que no tengo el corazón para esto.

Has puesto la cremallera en el bajo del vestido.

Es una creación maligna para ir fresquita.

Es muy moderno esto. Y, luego,

si no recuerdo mal,

el largo era como a media pierna.

Efectivamente. O es enanita tu clienta o no sé.

No tengo el corazón para estar aquí con estas cosas ahora.

Mira.

Vamos a presentarlo en el maniquí.

¿Qué es media pierna para ti?

Media pierna es media pierna.

Bueno, a mi abuela eso le queda por debajo de las rodillas.

Tú no le defiendas.

Pues la verdad es que el maniquí está a mi altura.

Voy a intentar pensar que es una señora bajita, Lorenzo.

No sé, tú sabrás. No tengo ahora tiempo

para rectificar ese tipo de cosas.

Tendrías que cortar un vestido nuevo,

pero la cremallera es más grave. Tú sabrás.

Este fallo en una octava semana, Borja, es muy triste.

Es triste, sí. Para nosotros como maestros,

pues nos dejas en muy mal lugar.

Gracias, Caprile. Bueno, pero lo hecho, hecho está.

Voy a ver si lo saco adelante.

Porque hay muy poco tiempo.

Dale. Pues mira.

Vaya, vaya regalito.

Caprile ha venido "hater" total hoy.

Hoy ha venido más "hater" que nunca.

¡Qué mal hoy!

¿Y a mí hoy esta, que no me quiere enhebrar?

Aprendices... (BEGOÑA) Por favor.

Máxima concentración, quedan diez minutos para terminar la prueba.

O sea, todo mal.

Venga, vamos. ¿Mejor, David?

Sí, camisa y chaleco van bien. Venga.

Esta prueba la tengo que sacar,

primero, por mi cliente, porque me ha encargado algo,

y, segundo, por los jueces, por todo lo que confían en mí.

Ay.., me he equivocado.

(MARGARITA) ¡Ay! No me lo puedo creer.

No me lo puedo creer.

No sé qué les pasa hoy, pero están del revés.

Muy espesos todos. Están del revés.

Y tan del revés, porque Borja ha puesto la cremallera...

Del culo para la rodilla. Ha hecho una raja atrás.

Será muy moderna. ¿Y qué entiendes por media pierna?

Por aquí. Pues él entendía

media pierna por aquí.

Ha entendido una mini.

Se está chivando a María, para que me caiga el doble.

Está echándote miradas de la muerte.

Ten cuidado, que te echa un mal de ojo en dos minutos.

Me pone en la lápida. En la lápida.

Te vas directo a la lápida.

Es un cúmulo de cosas tan negativas

que me acaba envenenando la mente.

Y me acaba entrando la mala leche, ¿qué le voy a hacer?

Y ahora es cuando vuelve a sonar el teléfono en el taller

y vuestro cliente os dice:

"Solo tengo tres minutos para que me entreguéis la prenda".

Que se tome un cafecito allá abajo. No se va a tomar un café, Begoña.

Un cafecito a cuenta de la casa.

Begoña, ¿ya estás traviesa? -Hombre, pobre hombre.

¿No le vamos a invitar? -Di que sí.

Yo también se lo pago.

Venga, que el cliente está aparcando.

No, ha encontrado un policía.

El policía le está queriendo poner una multa.

Me estás poniendo nervioso.

Ay, de verdad, las canillas y Margarita.

Un minuto, el cliente está subiendo.

-¡Ay, Señor, el cliente!

-El ascensor se ha estropeado. -Qué bien, déjalo.

Mira, ya está.

Sin falda, esto ya no da para más.

Suena el timbre, diez,

nueve, ocho,

siete, seis,

cinco, cuatro,

tres,

dos, uno...,

¡"ding, dong"!

Tiempo. (MARGARITA) ¡Qué coraje!

¡Dios, qué nervios! Por favor...

Aprendices, por favor.

Voy a pediros que os coloquéis aquí para la valoración.

-El mío no entra. -Venga, vamos.

¿Que no le entraba? -El mío no le entra.

Tiene muy poquito pecho.

Qué coraje, de verdad,

con la sobre falda tan bonita que había hecho.

Lorenzo os ha hablado de negocio.

Habéis empezado. Tenéis que terminar.

¿Y cómo termina un encargo? Que se lo ponga el cliente.

Eso es lo más difícil.

Pues sí. El momento en el que el cliente

se pruebe vuestra prenda y os diga qué le parece.

Y ese momento está a punto de llegar.

Como sea Miguel Ángel Silvestre, le va a quedar de lujo

porque está buenísimo. O sea, le quedaría genial.

Ay, ojalá sea él, por favor.

Vamos a ver cómo sientan esas prendas.

Joshua, por favor, ocupa el centro.

Tengo miedo, Begoña. -Yo también.

Vamos a ver al cliente de Joshua.

Hola.

¡Ah!

(Música dramática)

¿Qué pasa, hijo?

¡Hala, venga!

Francisco, ¿tú eras consciente

del pilar que eres para Joshua?

Sí, bueno, yo sé que él me adora,

como lo adoro yo,

y orgulloso que estoy de él.

¿Y para ti cómo han sido estas semanas

sin tenerlo tan cerquita?

Bueno, ha sido difícil.

La verdad. Porque, acostumbrado a hablar con él,

a decirnos muchas cosas,

la verdad que me ha costado, me ha costado.

Cuando no estamos en la misma isla, nos llamamos dos y tres veces

al día y vídeo-llamadas siempre. Tenemos mucho, mucho contacto.

¿Tú crees que debe dedicar sus esfuerzos

a ser diseñador, modista, costurero

o a ser guardia civil?

No, guardia civil, no, no.

Puede ser el primer guardia civil modista de España.

¿Por qué no? Que haga los uniformes, que están trasnochados.

Alguna transparencia o lentejuela. Claro.

Hace falta.

Yo dejé el libro aparcado antes de entrar aquí.

Pues que siga aparcado y deja la Guardia Civil a un lado.

Porque esto va para largo un poco.

Sí, yo creo que sí. -Lo tuyo es esto.

Sí, vamos para adelante.

Joshua, Francisco, podéis volver.

Puedes sentirte muy orgulloso de tu hijo.

Gracias.

Brava, ocupa tu lugar. ¡Tía, qué chasco!

Vamos a ver

cómo le queda tu prenda

a tu cliente.

¡Ah! -¡Ay! ¿Qué pasó?

(Música dramática)

No empieces con el drama, ¿eh?, que te doy.

Estás guapísima. -¿A que sí?

Sí, estás muy guapa.

Tengo el pelo superlargo.

Me han contado que esto es así en casa.

Sí.

Que os tumbáis en el sofá juntas. De cucharita.

Y que hacéis la cucharita para ver la película.

Sí, y a los diez minutos se lía la gresca.

Tu hija, dentro de este taller, es un núcleo atómico.

¿Es tan tremenda en casa?

A ver, ella tiene así un temperamento de siempre,

desde cero minuto, desde que nació es brava,

pero es solo eso, luego es todo corazón.

Es una tía luchadora, dura,

sobre todo en los últimos años.

Yo soy separada, hace siete años murió mi madre

y ella alguna vez, aunque ha pasado mucho tiempo,

hace de madre y me remonta y...

Lo que haría una madre.

A mí me ha tocado crecer a lo mejor un poquito antes de la cuenta

no solo por circunstancias, sino por mi carácter.

No tengo tanto miedo,

no me pienso tanto las cosas, me da igual fallar,

me vuelvo a remontar

y si tengo que tener tres trabajos y no dormir

pues los tengo y ya vendrán cosas mejores.

Las circunstancias son las que son.

Me alegro muchísimo de vuestro encuentro.

Brava, puedes volver.

Anda.

Venga, ven.

O mejor no.

Ay. Mejor no vuelvas.

Que pase la visita de Brava.

¡Ay, papá!

¡Ay!

¡Ay, que no me lo creo!

¡Ay, qué guay veros a los dos juntos!

Lo de mi madre estaba yo con...

con el regustito ahí.

Pero que me trajeran a los dos pus no me lo esperaba.

Nos encantan los reencuentros, Pedro.

¿Cuánto tiempo hacía que no ocurría esto?

Bueno, nuestra relación,

aunque no nos vemos tenemos mucha complicidad.

Somos muy parecidos.

Así estaba yo.

Brava, tus padres ya no son pareja sentimental,

pero hoy están aquí los dos.

¿Qué significa eso para ti?

No sé cómo voy a terminar aquí,

pero sé que esto es un pistoletazo de salida.

Y que ellos estén conmigo en la línea de salida es mucho.

Yo estoy aquí porque ellos creían más en mí que yo misma.

Lo que está claro es que ella, como el nombre lo dice,

es brava y seguramente que lo que se proponga lo va a conseguir.

Tarde o temprano seguro que lo conseguirá.

Kuca, Brava y Pedro.

Por favor, ocupad vuestro lugar. Muchas gracias.

Espero que esta visita que has tenido

te revitalice, te revitalice hasta el final.

Que entre el cliente de Begoña.

¡Mi amor!

Agustín, mi vida.

¡Mi amor!

¡Te quiero!

¡Te quiero muchísimo!

Mira qué bien le queda la chaqueta. -Qué guapo.

Es el hombre más bueno del mundo.

Parece que este tiempo en el taller separada de tu amor

como que te ha servido para darte cuenta de lo muco que le quieres.

No, siempre, él lo sabe. ¿Siempre?

Sí, siempre le he querido y le he amado desde los 14 años.

Porque estamos en el plató, que si no te como.

Ya ves. -Y lo sabe Dios.

Está prohibido.

Lo vamos a dejar.

Tengo que decirte que tienes una cara de felicidad

que hasta hoy no la había visto.

Hombre, claro.

Agustín, ¿qué es lo que más echas de menos en casa de Begoña?

El nervio suyo, ¿no? Ahí no para nadie.

Cuando está ella en casa, nadie está en el sofá.

Todos en acción.

Vamos, eso es echar de menos.

La verdad es que sois un parejón. Parejón, por favor, volved

a vuestro sitio.

¿Has visto qué guapo es?

Por fin te vemos la cara, Agustín.

Ya le ponemos cara a todos.

Borja. A ver.

¿Quién será tu cliente?

Ya no quiero volver a la cocina. -Ya.

Ya lo sabía, ahora quiero costura.

(BRAVA) ¡La Iza!

¡Ay, amor!

Ay, la Iza.

(BRAVA) ¡Guapa!

Esta es la susodicha, de la que tanto hablo, la gamberra.

Izaskun, aunque viene vestido de blanco,

él de denomina empoderado maligno.

¿Tú entiendes eso? Sí.

Un poco del eje del mal.

Eje del mal.

El...

La vuelta a la melena.

Desde que nació, ya salió montando lío,

con ganas de todo, siempre de investigar,

de hacer, de...

de deshacer, de todo.

Izaskun, y una pregunta personal.

¿Cómo se toma las críticas Borja?

Según el rato. Según el rato.

Las mías, mal.

Mira, lo dice tu madre. Las mías, mal.

No soy el único.

Mira, me da tranquilidad no ser el único.

Me he agarrado unas malas leches...

Claro, se nota.

Es la vena del norte yo creo.

Que pase la visita de Borja.

¿Mamá?

Iñaki.

¡Iñaki, madre mía!

¡Ay, cómo se quieren! (BRAVA) Se parece a su padre.

¿Cómo le ves?

Guapísimo. ¿Cómo ves a tu hijo?

Yo no le veo ningún fallo.

Tiene el mismo carácter que yo, es perfecto.

Ah, o sea, que a quien sale es a su "aíta".

Claro.

Tiene carácter fuerte, yo también lo tengo,

pero enseguida amansamos las aguas.

Izaskun, está en la semana ocho.

Tienes que estar orgullosa.

No pensábamos que llegaríamos ni a entrar.

O sea, que no te puedes hacer idea.

Orgullosa no, lo siguiente.

Bueno, Borja, disfruta de tus padres.

Vuelve a tu sitio, por favor. Gracias.

Como no diga tu nombre te vas a desmayar.

O sea, o digo David o te desmayas.

Sí. Venga.

Margarita, pasa.

Margarita, he dicho Margarita.

¡Hala, tío, qué chascazo!

¿En serio? ¡Qué feo!

¡Oh!

Lo bueno se hace esperar. ¡Qué fuerte!

Margarita, que entre tu cliente.

¡Ay!

¡Qué guapa!

¡Princesa!

¡Ay, que te como!

¡Mi chica! ¡Qué bonita es!

¡Qué bonita es!

¿No te has imaginado en ningún momento

que le estabas haciendo el vestido a tu hija?

No, no, para nada. Ella es todo lo contrario a mí.

Es supervergonzosa, muy discreta...

Nada que ver conmigo.

Es igual que su papá. Pues aquí estamos.

Qué bonita eres.

Blanca, ¿tu madre compite también en casa?

Sí. -Sí.

Y siempre tiene que quedar por encima de todos, pero...

pero como ya la conocemos pues...

(BORJA) Ahora lo entendemos todo.

Cuéntanos un poco cómo es tu madre cuando se enfada.

Uf. Un poco como la mía, yo creo.

Llega y empieza a chillar y la tienes que dejar hablar sola.

Sí, sí. Solamente habla ella.

No sé yo si eso

también lo agradecerá la siguiente visita de Margarita.

¿Quién viene? (BORJA) El Joaquín.

Mi marido ni de coña, vamos.

¡Ay! Pero ¡bueno!

¡Ay!

Ay, qué mono.

¿Qué haces tú aquí?

¿Ves, Caprile, como mi marido

es de los que les gusta vestir como tú?

Son muy del mismo estilo, es verdad.

¿Y tú qué haces aquí?

¿Estás bien? -Yo sí, sí.

Te la devolvimos unos días. Sí.

Y te la volvimos a quitar.

¿Cómo te sentó eso?

Pues mira, cuando llegó lo pasamos regular

porque no la veía yo muy bien, ¿sabes?

Llegó muy tristona? Sí, un poco tristona, sí.

Sí.

Ahora la veo bien.

La veo con ganas de llegar a la meta y subir al podium seguro.

Gracias.

Por eso soy una gran mujer, entre comillas,

porque tengo una gran familia detrás.

Si no, no lo sería.

Bueno, familia.

Venga, David, colócate. Ay, por fin.

Estoy muy nervioso.

Te van a ver muy guapo.

Más guapo que en mi vida.

Te hemos dejado para el final

porque queríamos remarcarte algo.

Todos los familiares, todas las personas a las que hemos llamado,

nos han dicho que sí, todas.

Pero en tu caso

el cliente al que hemos llamado ha insistido en venir.

Lo que ha dicho ha sido: "Es que si no me invitáis

yo voy igual".

que entre tu cliente.

No te lo esperabas.

Por Dios, no llores.

(DAVID) ¡Guau!

Si llegaba a la semana ocho, él me vestía con su ropa.

Ah, es tu ropa. -Sí.

Pues te queda como un guante.

David padre.

Dime.

¿Por qué era tan importante para ti estar con tu hijo aquí?

Porque tan importante es para él

lo que está midiendo

que para mí también lo es.

Quiero que sepas que David

en el primer y segundo programa

dijo que él quería llegar a la final.

Pero que quería llegar para que tú vinieras.

Me enorgullece mucho eso.

Muchísimo.

¿Por qué, David?

Explica por qué era tan importante para ti que viniera tu padre.

Pues le quiero un montón y quería que me viera en la final

si llego.

Estás en el programa ocho. Programa ocho.

Me quedan dos.

Y llegar donde ha llegado...

Vamos, esto es vocación.

¿A ti te gustaría que se dedicase a la costura?

Sí.

Y cuando te lo dijo por primera vez...

Me chocó muchísimo.

Sí.

Pero elige uno lo que quiere.

Cada uno elige lo que quiere.

Él ha elegido esto.

Me parece maravilloso.

Bueno, yo estoy orgulloso, ya no porque esté.

Porque llegar a este programa,

con todos los aspirantes y todos los que han luchado por llegar aquí,

y tú llegar ahí...

Esto ya es un logro bestial. -Un lograzo.

Y esto es de admirar.

Se creía que iba a venir Miguel Ángel Silvestre.

Que lo sé.

Oye, ¿qué tiene que envidiar David padre

a Miguel Ángel Silvestre?

Hombre, pues nada. Yo creo que viendo la reacción

se alegra mucho más de que hayas venido tú...

Hombre, claro. ...que Miguel Ángel Silvestre.

Que pasen los visitantes de David.

¡Ay, el Rubén!

(DAVID) Qué guapos.

Tú sí que estás guapo. -¿Sí?

Sí.

Rubén, ¿qué significa para ti tu hermano?

Pues mi hermano para mí es un...

como un pilar muy fuerte en mi vida.

Le quiero un montón.

Se fue de casa como a los 19 años.

Ha vivido solo,

ha encontrado trabajo, está estudiando,

está aquí...

Por eso no entiendo nada.

No sé cómo he acabado yo aquí.

La verdad es que David siempre ha sido una persona

que nos enseña, por valiente,

por responsable...

Y luchador.

Es un luchador nato,

valiente, que se ha enfrentado a la vida

de una manera que...

Él solo, ¿eh? -Él solo.

A mí y a su madre, ¿verdad?, nos ha enseñado mucho.

Sí, sí.

Me ha enseñado a quitarme miedos

y a verle pues como es.

Orgullosa que estoy.

David, que no dices nada.

Porque tengo la mejor familia que puedo tener.

No puedo pedir más.

Te valoramos más de lo que parece.

Eres un artista, no solo un artista.

Eres David, tío.

Eres Aguilera.

Y eso es mucho.

Pues sí. -Claro que sí.

Es muchísimo. -Llegarás lejos, ya verás.

Familia, podéis volver a vuestro sitio.

Gracias.

No.

Para nada, para nada, para nada.

Va a comenzar la valoración.

En la valoración solo se quedan

los familiares que llevan

la prenda de los aprendices.

Ay.

Os quiero.

Pues yo me voy a hacer de Palomo, que lo sepas.

Vale, ahora podemos ser amigas las tres.

Ah, a ver si me deja un conjunto de estos.

El de terciopelo que me iba a dejar te lo dejo.

El otro.

Si te lo ha dejado y no se lo has devuelto.

Ya, y no se lo voy a devolver.

Valoración de los jueces,

que como siempre será decisiva para la prueba por equipos.

Francisco, Joshua.

A ver, Joshua.

¿Cómo le quedan a tu padre la camisa y el pantalón?

Enormes. ¿Lo ves bien?

Le queda grande.

¿Grande?

Francisco, ¿nos puedes enseñar la parte de atrás, por favor?

¿La de atrás?

A ver.

Madre mía.

(Risas)

Que tu padre no usa pañal, ¿eh, Joshua?

Tú sabes que eso no está bien. No, no, no.

Si no llevara los imperdibles,

el pantalón se caería.

Se le cae, por supuesto.

Semejante cintura. No hay ser humano en la Tierra.

Me puse nervioso al ver que tenía dos piezas,

que la mayoría tenían una, y yo...

Y la camisa, pues bueno.

Está

justita, justita, justita.

El cuello no está bien.

Mira, le tira de aquí.

Luego aquí, que yo soy cocinero.

Qué va, qué va.

Eso lo hice así porque...

Pero ¿tú piensas que voy a tener tiempo...?

Coño, sí, a mí no me cuentes películas, Joshua.

Siento mucho decirte esto de tu padre,

que es encantador,

pero esto no es digno del encargo que te habían hecho.

Sí, sí, por supuesto.

Soy consciente.

Ni a lo que nos tienes acostumbrados, Joshua.

Hoy estaba un poco fuera de su zona de confort.

No sé qué ha pasado. Ya está.

No llevas un vestido así con transparencias,

que es un poco lo suyo.

Es lo que a él le gusta.

Te sacamos de ahí y te pones nervioso.

Y eso a partir de la semana ocho hay que empezar a corregirlo.

Por supuesto.

Muchas gracias, Joshua. Gracias.

Gracias, Joshua.

Brava y Kuca, por favor.

Vale, tú aquí.

Bueno, Kuca.

Cuéntame.

¿Qué es lo que más y menos te gusta

del vestido que te ha hecho tu hija Brava?

Lo que más me gusta es el color, porque mi color es el amarillo.

Los volantes porque vivo en Jerez y me encanta.

Y porque es el primer vestido que tengo de ella.

¡Anda! ¡Anda!

Mira. Casa de herrero, cuchillo de palo.

¿De qué?

Ya te haré una camisa de estas.

Y lo que menos, a ver, alguna cosita mínima.

Hombre, mínimas...

El largo me queda perfecto.

Porque ya no estoy para enseñar rodilla.

La pinza, la pinza.

Que me hubiera estado un poquito más.

Está un poco regular.

Lo que le falta a este traje es lo de siempre.

Un poquito de organización, un poquito de amor por el detalle,

de cuidar los remates...

Pero bueno, tengo que decirte que Kuca tiene

un estilazo

y de alguien lo has tenido que heredar.

Gracias, Lorenzo.

Viniendo de ti me lo creo. Te sienta fenomenal.

Y por una hija se hace lo que haga falta.

Yo estoy muy contenta.

La verdad.

Brava, Kuca.

Podéis volver a vuestro sitio. Gracias.

Yo si me tengo que ir ahora al AVE, vamos, me voy con el vestido

y nadie sabe que vengo de un programa de estos.

Begoña, Agustín, por favor.

Ay, qué felicidad tienes en la cara.

Los tortolitos, por Dios.

A ver, Agustín.

Sé sincero.

Te sientes atractivo y te sientes elegante.

Me siento más guapo que nunca. ¿Sí?

Oye, es verdad que le sienta como un guante.

Me sienta bien, sí. Hombre, a ver.

Tiene un cuerpo que cualquier cosa le queda bien.

Gracias.

A mí me ha dicho que Agustín le parece muy atractivo.

Hombre, yo creo que Capri tiene buen ojo.

Porque es el mismo que el mío.

O sea que...

Porque yo pienso exactamente lo mismo que él,

que eres muy guapo.

A ver.

No tiene ninguna pega.

A ver. Está perfecto.

La chaqueta está bien. Claro.

Pero sin más.

El cuello no está del todo centrado.

Estoy torcido.

Mira dónde llega, mira dónde llega el otro cuello.

No te ha dado tiempo a poner los botones y los ojales.

Se lleva sin botón ahora.

Apenas le has puesto adornos, que era lo que te pedía

el encargo.

Lo que quería.

Está claro que este no es tu mejor trabajo,

pero te has quejado como en todos los demás

que siempre son muy buenos.

Y encima he cortado mal. Mira cómo asiente David.

Sí, sí. Y el resto, mira el resto.

Sí, es verdad.

Sigues quejándote.

No queremos escuchar más quejas, Begoña.

Vale.

Lo que yo pienso por dentro se me escapa por la boca.

En realidad no tendría que decirlo,

pero yo soy así, mi marido me lo dice.

Es que, o sea, no me puedo quejar para dentro.

Me quejo para fuera.

Quizá por buscar un alivio, una palmadita en la espalda

que me dijera: "Tranquila".

Yo quiero escuchar todo el tiempo

lo que he escuchado al principio de la prueba,

que te sientes guapa.

Eso demuestra que tienes seguridad en ti misma.

Y eso es lo que necesitas.

Begoña, Agustín, gracias.

Podéis volver a vuestro sitio.

Borja, Izaskun, ¿podéis venir, por favor?

Sí.

Izaskun, a ver, sé sincera. ¿Te gusta el vestido?

Bueno, yo había encargado un bies.

Escote generoso,

manga francesa... Cuanto menos.

Cuanto menos, generoso.

Y, bueno,

media pierna...

Me veo bien.

Izaskun, la de cosas que se hacen y se dicen por un hijo.

Hombre, y más.

Porque que me digas que eso es media pierna...

No, media manga.

No es media pierna.

¿Qué hago? ¿Tú cómo te pones?

Nada, nada, nada.

No te pongas tampoco.

Nada.

(BORJA) Déjale, déjale.

Ay, Izas, qué bien que me dices cosas buenas.

Pero ¿cómo no te voy a decir?

Atontado.

¡Hombre!

Claro que sí, hijo. -Sí.

¿Tú te has dado cuenta de que la cremallera,

en vez de estar para arriba, la han hecho para abajo?

La moda evoluciona.

La moda evoluciona. Son evoluciones, sí, sí.

A ver que la vea. A ver.

Ven, yo te la voy a enseñar.

Igual hay que lucir pierna. Voy a abrirlo un poco, ¿vale?

Un pelín para decir que puede ser una abertura.

Claro. ¿Eh?

Según el momento.

Hay que bailar, igual hay que bailar.

Yo qué sé. Claro.

Hoy más que nunca la cremallera se me ha complicado mucho.

La primera vez la había cosido un poco del revés.

La segunda, dentro de lo que cabe lo rectifico

y para colmo la lío más y la pongo boca abajo.

Es que así no hay forma.

La cremallera esta la carga el maligno.

Tenías una tela maravillosa

para hacerle un vestido

divino a tu madre.

Podías haberle hecho un ton tin,

un vestidito así un bambito, algo así que quedaba fantástico.

Tenía que rectificado de las mangas y del largo sobre todo.

Sin necesidad de darte este trabajo en las pinzas.

Y podías haberle dedicado más de tiempo a este bies,

que te podía haber quedado mucho mejor.

Esto ya no es un cuello barco, es un cuello trasatlántico.

Tu madre está ahí sujetándolo,

que está ahí, está ahí...

Es muy favorecedor. Oye, te favorece un montón.

Es favorecedor, eso sí.

Pero ¿estás de acuerdo, Borja?

¿O te sienta un poco mal que te digamos los fallitos?

Hoy estoy muy contento y muy tranquilo.

Además, ya se me ha pasado lo de antes.

Bueno. (IZASKUN) El cabreo.

A mí me entra rápido, pero también se me pasa rapidito.

Tengo que aprender a controlar un poco mis prontos.

Pues muchas gracias, Borja e Izaskun.

Gracias. Gracias a vosotros.

Aquí.

Hoy me han dicho cosas bonitas, Izas.

Qué bien, manitas. -Hombre.

Manitas.

A ver, David.

¿Cómo ves a tu padre con la camisa y el chaleco?

Le veo superguapo, la verdad.

Y los colores le quedan superbién.

Y ya el chaleco aquí cortado a sangre

y la camisa,

pues he dicho: "Yo lo quiero terminar".

Quiero terminar las dos piezas.

No es un trabajo excelente y tú lo sabes,

pero has terminado.

Lo has hecho.

Peor, pero...

Entonces, mi pregunta es, David:

¿por qué te vienes abajo

cuando aparecen las dificultades

si luego nos demuestras, como ha dicho tu padre,

que con tu tesón y tu fuerza de voluntad

lo sacas al final adelante.

Pues no, es que esto lo veo todo como un puzzle

y no...

que no, que no puedo, me bloqueo y digo:

"No puedo, no puedo, no puedo".

Y no puedo.

El chaleco no está cosido bien y está hecho con la tela del forro.

Lo he hecho en 15 minutos.

Por eso.

En 15 minutos.

No.

Dice mucho.

Y luego la camisa tiene un poco pinta de hospital.

Un poco basta de hospital.

Bueno, a mí nunca me han gustado las botoneras.

A ti no te han gustado.

Esto es una buena ocasión para cuando vas a una boda.

Cómo te quiere tu padre, David. ¿Por qué cuando vas a una boda?

¿Por qué boda?

Hombre, vas a una boda

y cuando llegan ya, que sale la novia,

pues se rompen las camisas.

Claro, es para romperse la camisa.

Tiene toda la razón. Claro.

Pedirle que te la rompa.

Claro, eso tiene toda la razón del mundo.

Es para romperse una camisa.

Yo eso lo compro perfectamente, David.

Ojalá, David, la visita de tu familia,

te dé fuerza para creer en ti.

Además, David, deberías sentirte muy arropado

con la familia que tienes

porque se nota que te quieren.

Pero ¿lo dudabas?

Pues muchas gracias a los dos. Gracias a vosotros.

Podéis volver a vuestro sitio.

Margarita y Blanca, por favor.

Es que esta es la que siempre gana.

Blanca, ¿qué te parece?

Porque creo que no ha pensado en ajustarte la medida del vestido.

No, me está un poco grande, pero el diseño

sí se ha fiado de mí.

Pero la medida es que tú te has medido mal, cariño.

Si te hubiera medido yo, que yo mido estupendamente...

Vamos, ya verás.

¡Hombre!

Bueno, de cuerpo queda bien.

Lo que se ha desbocado es un poco la espalda.

Sí, es cierto que a lo mejor yo,

como he transformado el patrón que era base,

a lo mejor lo he abierto mucho.

Ay, pobre. Se te ha desbocado.

Te veo yo que estás con tu niña.

Yo es la primera vez que hago un vestido.

Mira, pero estos escotes en la espalda, Margarita,

y te lo digo porque las novias lo piden muchísimo,

son muy muy muy complicados.

Haberlo puesto.

O, si no, otro consejo para que no nos ocurra esto

es que no me escotes tanto... De delante.

...de delante.

O retén por aquí.

El tejido ha sido una buena elección.

Y en las mangas pues hay

su idea, su gracia,

pero no.

El resultado...

Pues la prueba está salvada.

El trabajo está salvado, pero por los pelos, Margarita.

Sí, sí. Tú lo sabes.

También porque tu hija es una monada

y lo defiende fenomenal. He tenido suerte.

Pero, Margarita, está claro que lo puedes hacer mucho mejor.

No sé, no estaba centrada.

Estabais todos descentrados. ¡Uf!

Margarita, Blanca, muchísimas gracias.

Venga, gracia.

Aprendices.

Hemos visto mucho más de vosotros

en una sola prueba

que en todas las anteriores.

Aunque esta la verdad es que no ha sido para nada

vuestra mejor prueba.

No, claro.

Seguro que no.

Da muchísimo gusto veros las caras

y ver lo contentos que estáis.

Está claro que no hay nada mejor

que la energía que os traen vuestros familiares.

Tenéis que deliberar, ¿verdad?

En este caso entiendo que solos. Sí.

Pues adelante. Claro.

No les vamos a hacer desnudarse, pobrecillos.

A ti, que estoy harta de hacerte vestidos,

me da mucha pena que hoy precisamente

no haya tenido uno de mis mejores días

y te haya hecho un modelazo.

Yo tengo que reconocer que hacer un veredicto hoy me da mucha pena.

No nos queda más remedio.

Yo voy a hablar de David,

que la verdad es que me siento un poco orgulloso de él,

aunque desde luego siga sin sacarnos las pruebas

que nos tendría que sacar.

(DAVID) Al menos quedar cuarto o tercero.

Yo yo a Brava la he visto más tranquila de lo normal, ¿verdad?

Sí.

Ha demostrado que conoce muy bien a su madre,

porque un vestido que no nos decía nada,

cuando se lo ha puesto la Kuca, estaba claro...

Estaba favorecida. ...que le favorecía.

¿Y qué me decís de Borja?

No entender dónde se pone la cremallera,

que es el abecé de la moda...

Tengo confianza en ti, Borja.

Estar aquí no es ningún regalo, te lo has currado.

Y Margarita, ¿qué vamos a decir?

La hija la verdad es que lucía bien ese vestido.

Y yo tengo que decir que me encantaba el diseño.

¿Qué me vas a decir de Begoña?

Que el marido estaba superfavorecido

con esa chaqueta.

Parecía que venía de casa con ella puesta.

A ver, que os metáis conmigo. El marido está muy bien.

Tiene un cuerpo proporcionado. Te ha encantado el marido.

He visto todo muy bien.

Estás todo guapo, mi amor.

Al que menos entiendo en esta prueba es a Joshua.

Hacemos una prueba a ciegas.

Si me preguntas de quién son esas prendas,

camisa y pantalón,

jamás en la vida te digo que eso es de Joshua.

Bueno, yo creo que más o menos un veredicto tenemos.

Sí. ¿Vamos a ello?

Un ranking tenemos, yo creo. Vamos.

Hay que hacer un reseteo.

Un reseteo. -Un reseteo.

Y especialmente rápido.

Ya te digo que esta semana no me voy.

Antes de nada,

quiero que todos sepan una cosa.

Nos da mucha pena, nos da mucha rabia

que en la prueba que dedicamos a los familiares

el nivel haya sido tan bajito.

Nonos van a creer cuando les digamos

que de las promociones

que han pasado por este taller,

que son tres ya,

esta es sin duda la mejor.

Pero, en fin, en esta prueba no se han lucido.

Bueno, pues voy a dar un buen tercer puesto.

Además, yo creo que es muy merecido hoy.

Para mi querida Brava, aquí lo tienes.

Muchas gracias.

Es un buen trabajo, sigue así,

se nota que te has inspirado en tu madre,

se nota que has hecho el trabajo pensando en ella,

y quiero que esto te sirva para darte fuerzas

y para tirar del carro como tú sabes hacer.

Nos quedan unas semanas muy duras.

Sigue así y ponte las pilas. Muchas gracias.

El tres es un buen puesto,

pero teniendo en cuenta

la prueba en general

me ha escocido.

Voy a dar otro número.

A él.

Oh.

Quiero que te sirva para demostrar al mundo

quién eres tú.

Que saques todo lo bueno que tienes dentro.

Que tengas un poco de confianza en ti

y que veas todo el apoyo que tienes a tu alrededor.

¿Estás de acuerdo? Un montón.

Yo pensaba que me apoyabais,

pero tanto tantísimo la verdad es que no.

Vamos, o sea, esto es un chute de energía

que me llega para llegar a la final e incluso hasta ganar.

Mira lo que te digo.

Pues yo voy a dar un número bajo, que es el cinco.

La verdad es que me da muchísima rabia,

pero el trabajo no llega a los mínimos que exigimos.

Ni en este taller

ni en tu propia trayectoria.

Joshua.

Esto es para ti.

Y no sabes

lo mal que me sabe que tenga que ser hoy, Joshua.

Lo sé.

No tienes el número seis, el último puesto,

porque has hecho dos prendas.

Espero que te pongas las pilas porque por ahora vas muy bien,

pero ya sabes tú y el resto

que con fallos como este os podéis queda fuera.

Y tanto. ¿De acuerdo?

Gracias.

De aquí para alante, ¿cómo va a ir el Joshua?

Eso no se pregunta.

Voy a ir ¡pam, pam, pam! A pico y pala.

Pues así quiero verte.

Y para el número seis, pues...

un despiste

muy grande, Borja.

Confiamos en ti, sabemos que tienes mucho talento

y queremos que las valoraciones sirvan

para que crezcas.

Venga, sí. -¡Venga, Borja!

No importa. -Cuatro.

Pero no estás fuera.

Ya.

Bueno, ya.

No te cabrees, Borja, hijo.

No me estoy cabreando, Palomo.

Me tengo que acostumbrar más a no mosquearme.

Eso lo tienes que aprender.

Hombre. -No acostumbrar.

Hay que aprender a controlarse.

Tenemos que aprender de lo malo para que salga bueno.

Begoña y Margarita.

En esta ocasión,

no habéis hecho vuestras mejores prendas

ninguna de las dos.

Pues claro que no. Sois conscientes.

Sí. Pero bueno.

Está claro que sois las mejores de esta prueba.

Voy a decir un refrán muy políticamente incorrecto.

En el país de los ciegos, el tuerto es el rey.

Ella una y yo otra.

Tú del derecho y yo del izquierdo.

Margarita.

Para ti va a ser el número dos.

Es por descarte.

Porque en esta ocasión el nivel no es muy alto.

Estamos un poquito tristes.

Y yo.

Begoña.

Te voy a ser muy sincero.

Me da una rabia tremenda

Darte un número uno

porque tú mejor que nadie sabes que esta prenda

no es es de número uno. No.

Claro que no.

Tú sí que eres de número uno.

Incluso cuando haces así.

Y tu marido más.

Felicidades por ese número uno. Gracias.

Gracias.

Nos fa muchísima pena

que no nos puedan acompañar en el resto del programa.

Tampoco puede ser la excusa para otra mala prenda.

Por lo tanto habrá que esforzarse mucho

en la prueba por equipos

a la que nos vamos ya.

Después de trabajar para sus seres más queridos,

nuestros aprendices

se lanzan con energías renovadas a la octava prueba por equipos.

Viajamos a Marbella, en la Costa del Sol,

para visitar el Anantara Villa Padierna Palace,

un hotel museo único en el mundo.

En sus pasillos

hay expuestas más de 1200 obras de arte originales.

Y justo aquí

nuestros aprendices se enfrentarán

a una prueba de elevada complejidad

solo apta para verdaderos y genuinos maestros de la costura.

Aprendices, bienvenidos al Anantara Villa Padierna Palace,

este hotelazo de seis estrellas.

¡Guau! ¿Os gusta?

Me encanta. -Sí.

Es precioso.

La prueba que vais a realizar

está íntimamente ligada a la sofisticación.

Vaya por Dios.

¿Os podéis imaginar

que es lo que vais a tener que hacer?

Algo de golf. -Son los pocos deportistas

que van con chalequito y pantalón de pinzas a hacer deporte,

o sea que sofisticado es.

Esto es sofisticado.

¿Os gusta?

Eso es más glamour.

La verdad es que sí, Raquel.

Estás espectacular.

Es bonito, ¿verdad?

Supermarbellí e increíble

con ese dos piezas de Pedro del Hierro.

Me encanta.

Está claro que bajo mi punto de vista

el color que mejor le sienta a Raquel es el blanco.

Cada vez que viene de blanco parece un ángel.

No sé si sois conscientes de que los aprendices

que ganen esta prueba

se convierten automáticamente en semifinalistas

de la tercera edición

de "Maestros de la costura".

Somos conscientes.

Un puestazo y un honor que desde luego

no estamos dispuestos a regalar.

Y menos aquí.

Por eso, Palomo, María y yo

hemos tomado una gran gran decisión.

Miedo me da. -A mí también.

Madre...

En esta prueba

no habrá jefes de taller.

Qué alivio.

¿Qué dices?

La valoración va a ser completamente individual.

Ostras. -¡Ostras, Pedrín!

¿Estáis contentos? (DAVID) Me encanta.

(BORJA) Bien. -Sí y no.

Hay un poquito más de rivalidad en el ambiente.

Bueno, una poquita.

(BRAVA) O mucha. -Yo ya...

Bueno, vamos a ser sofisticados, vamos a ser sofisticados.

Sofisticados.

Hemos tomado esta decisión porque queremos que opinéis.

Que os mojéis.

Si no estáis de acuerdo con alguna decisión

que se está tomando durante la prueba,

queremos veros dar un paso al frente

y defender cada una de vuestras ideas.

Aprendices, para que no haya dudas.

Que no haya jefes de taller no quiere decir

que cada uno vaya por libre

y haga de su capa un sayo.

Significa que todos sois responsables

del resultado final.

Vale.

Margarita y Begoña.

Como habéis sido las mejores clasificadas

en la primera prueba,

vais a construir los equipos.

Oh, ya estamos.

Begoña, como fuiste la mejor de la primera prueba

vas a empezar eligiendo tú.

¿Con quién quieres trabajar?

Con La Brava.

¿Por qué?

No hemos trabajado mucho juntas

y ella un día dijo que quería trabajar conmigo.

Y hoy es el día.

Me la ha quitado.

Margarita, me la ha quitado. Explícalo, por favor.

Pues me la ha quitado porque yo hoy quería pedir a Brava.

Porque el otro día como la elegí la última

pues hoy quería devolverle

la confianza que tuvo conmigo.

Si al final soy la codiciada, oye.

¿Has visto?

Ahora se pelean por ti, Brava.

Cómo me divierte esto.

Margarita, entonces, ¿con quién quieres trabajar?

Es que otra vez con el Zipi Zape verás tú,

voy a tener problemas.

Pues yo hoy le voy a quitar a Joshua a Begoña.

Que la competición ya está en el ritmo final

y quiero llegar a la semifinal.

¿Tú, Begoña? Bueno, yo voy a trabajar con David.

Guau.

Porque él no es, ¿cómo se dice eso?, amarguista,

y el Borja sí.

No le puedo quitar a un personaje de su partido, ¿no?

Hombre, siempre fiel al partido, Begoña, por favor.

Claro, hombre. -Por eso.

Por lo tanto, así quedan los equipos.

Begoña trabajará con Brava y con David

y Margarita trabajará con Joshua y con Borja.

(DAVID) La elección de equipos es estrategia a más no poder.

O sea, Begoña, como la valoración es individual,

si ella hubiese cogido a Joshua

no tendría tanta posibilidad de destacar.

¿Sabes?

Por eso ha cogido a la Brava.

Vamos a saber

qué vais a tener que confeccionar.

Ay, mi madre...

Hemos elegido este lugar tan especial

para saldar una cuenta pendiente con una gran olvidada.

La moda de baño masculino.

¡Oh!

Ostras, Pedrín. -Qué guay.

Me gusta.

Y es que cuando hablamos de moda de baño

enseguida pensamos en los trajes de baño

y en los bikinis femeninos.

Pero con esta prueba os queremos demostrar

que en la moda de baño masculina se pueden hacer diseños...

igual de elegantes, igual de espectaculares,

atrevidos e imaginativos que en la femenina.

¡Qué guay! Que arranque el desfile.

-¡Qué guay! -¿Chulapos en bañador?

-No fastidies. -¡Bueno!

¡Bueno!

-¡Oh, qué chulo!

-¡Qué chulo! -¡Que me gusta!

-¡Tío, qué elegante!

-¡Bueno, bueno! -Y con los tocados y todo.

-¡Oh, qué pasada!

-Mira qué guapos.

-Mira, mira las chilabas qué chulas son.

-Mira este, qué... qué postín.

-Para ir al Rocío.

-¡Qué buena espalda, chiquillo!

-¡Hala, yo quiero eso!

-¡Buah! -¡Qué chulo!

-¡Qué sombrero más pasote! -El azul, el azul.

-¡Qué guapo! ¡Uf!

-¡El bolso este qué chulo!

-Parece un pijama. -Es precioso.

Quiero hacer uno.

-Me encantan estas chilabas así. Mira, mira, mira, mira.

¡Qué chulada! -Me encantan.

Impresionante.

¡Qué bonito, por favor!

(Aplausos)

Desde aquí, la enhorabuena a nuestra estilista

y a su equipo,

que han preparado este maravilloso desfile,

que esperamos que os sirva de inspiración.

¿Qué tal? Una maravilla.

-Genial. -Lo han puesto difícil.

Muy guapos.

Aprendices, como veis, esta propuesta de baño que os traemos

es sofisticada..., Sí.

...elegante... -Mucho.

El algodón, los caftanes, el color

nos trasladan a ese lujoso Marraquech

que enamoró a Yves Saint Laurent.

Borja, dime, ¿tú te ves con alguna de estas túnicas,

con ese pelo liso, uno de esos caftanes...?

Yo, dentro de lo que cabe,

como tengo un toque medio refinado también, la verdad es que...

Medio refinado, claro, será eso.

Y, partiendo de la base de que cada uno

es más elegante que el anterior,

yo no le haría ascos a ninguno de los looks que nos traéis hoy.

Begoña. ¿Qué?

¿Y tú a tu supermarido...

¡Uy, mi marido! ...con cuál le ves?

A mi marido le veo con el de rayas azules.

Lo estoy viendo. Le quedaría superbién.

Le quedaría largo, pero el bajo...

Eso se lo arreglo yo enseguida. Se lo arreglas.

Un bajo a tiempo... Sí, sí.

Yo me veo con el muchacho, ahí, del brazo.

Me alegro muchísimo de que os haya gustado el desfile,

porque en esta prueba por equipos

vais a tener que diseñar y confeccionar

dos conjuntos de baño para hombre.

¡Uf! -Vale, vale.

Perfecto. -¡Guau!

El diseño es completamente libre, pero que vuestra propuesta

sea igual de sofisticada y elegante que esta.

Es una oportunidad maravillosa para dejar volar la imaginación.

Usad complementos,

pasamanería, collares,

plumas, cestos, sombreros... Hombre, collares...

Lo que os dé la gana.

No nos vamos a contentar con un trajecito de baño

de estos bicolores con un bolsillo aquí o allá.

Si pensáis que vais a llegar a la semifinal...

con un trajecito de baño así, puesto de cualquier manera, no.

Queremos ver...

una propuesta de moda,

una idea creativa, un discurso.

Mirad todos los ejemplos maravilloso

que os están sirviendo de inspiración.

-Perfecto.

Nosotros solo os ponemos dos condiciones.

Primera: Deberán ser dos diseños hechos a medida.

Vale. -Vale.

Segunda: Además de los respectivos trajes de baño,

un equipo deberá diseñar una camisa...

y el otro, un caftán.

¿Entendido? Sí.

Begoña, por ser la mejor clasificada en la prueba anterior,

vas a decidir qué confeccionará tu equipo.

Caftán y bañador.

Caftán. ¿Por qué? Sí.

Porque me gusta más el estilo.

¿No tienen que ver los botones?

No, porque yo creo que la camisa yo la podría resolver.

Sí, claro, pues hazla. -Creo, ¿eh?

Por lo tanto,

Begoña, la Brava y David serán el equipo naranja

y van a confeccionar caftán y traje de baño.

Margarita, Joshua y Borja serán el equipo verde

y confeccionarán camisa y traje de baño.

-Vale. ¿Todo claro?

Perfecto. -Correcto.

Vais a contar con 90 minutos de tiempo.

Vale. -¡Guau!

Aprendices, mucha suerte. A talleres, por favor.

-Venga. -¡A las armas, a las armas!

-¡Vamos!

(JOSHUA) A esta prueba vengo con muchas ganas porque,

a pesar de la mala valoración que tuve antes,

vengo con ganas de mostrar que eso quedó ahí

y que no volverá a pasar.

Aprendices, fijaos...

en que en esta prueba tenéis una mercería espectacular,

provista de todo lo que necesitáis

para ser realmente sofisticados.

Disponéis de dos minutos para tomar las medidas

a Dam y a Juan.

Espero que hayáis aprendido de los errores cometidos

en los tutús de prodigios.

Y no os confiéis

con los patrones bases

que tenéis en los talleres, por favor.

Hay que adaptarlos,

escalarlos...

Vuestros diseños tienen que sentar a la perfección.

Y mucha sofisticación, que dice Raquel,

y mucho glamur y mucha creatividad,

pero tienen que estar perfectamente bien hechos

porque estamos en un programa 8.

Estoy harto de chapuzas.

No te enfades, Caprile. Sí me enfado.

La prueba con los familiares fue de vergüenza.

Vamos a darles hoy un poquito de confianza,

que es un hotel y nos van a echar con tanto grito.

Aprendices, tenéis dos minutos para completar esas medidas,

que comienzan en tres, dos, uno, ahora.

Venga. -Velocidad.

Marga, apúntame. -60.

Hombro, 18.

¿Escote cuánto?

Como lo vamos a hacer grande...

Escote no, contorno de pecho, por favor.

113, contorno de pecho.

-Perdona, que te estoy tocando. Lo siento, ¿eh?

-La caída de manga, 23.

Y lo demás...

-A ver, cómo lo hago.

-...44. -Venga.

-Pata, 61. -¿Cómo que pata?

Ancho de muslo. -Ancho de muslo.

¡Por favor, "pata"!

¿Estás midiendo una gallina? Ha sido ella.

-60. No me lo explico, de verdad.

-Cuello, 43.

Y vamos a medir espalda. -Venga.

¡Uf! Espalda, 42.

45 hasta cintura. 10 segundos.

-Corre, largo. -45.

45 hasta la cintura. 9, 8...,

-Más anchito. ...7, 6...,

-Puño, 30. ...5,

4, 3..., -Ya está.

...2, 1... Ya está.

Tiempo. -128.

Dam, Juan, muchísimas gracias.

Después os queremos ver, a ver cómo sientan

esos looks de nuestros aprendices. Gracias a los dos.

Ahí va un auténtico...

modelazo.

Es altísimo. Y ahora, aprendices,

90 minutos de prueba para sorprendernos

que comienzan en tres, dos, uno, a coser.

Vale, chicos. -Tengo una idea, a ver qué tal.

Dale. -Vamos a inspirarnos en...

en los persas..., -Persas.

...en los sultanes indios. -Sí, sí.

Le hacemos una apertura. -Sí.

Tiene pechamen. -Sí.

Hacemos un corte a la altura de las mangas para diferenciar...

Sí. -Para que haya un contraste.

-Sí. -Sexi.

Y que se vea ese bañador que contrasta

con la tela. -Con la tela.

El mismo, sí. -Y después hacemos los abalorios

para que se vea... -Sí.

Lo hacemos empoderado. -Sí.

Una persona empoderada. -¿Vale?

"Para confeccionar un caftán como los del desfile,

tras el corte del patrón, hacemos las vistas de los delanteros,

doblando los cantos y rematándolos con un pespunte".

"Unimos por los hombros y los costados

los delanteros y la espalda".

"Cerramos las mangas y las cosemos al cuerpo".

"Entretelamos el cuello

antes de incorporarlo al escote del caftán".

"Hacemos los ojales y cosemos los botones".

"Por último, rematamos el bajo y las bocamangas".

"Para hacer el bañador,

cortamos las piezas del patrón al hilo".

"Comenzamos uniendo los traseros y los delanteros por el centro".

"Después, unimos las dos piezas por la entrepierna

y los costados".

"Cerramos la cinturilla y la unimos al bañador".

"En el centro de la parte inferior,

hacemos dos ojales".

"Doblamos la cinturilla, y la cosemos, dejando sin unir

una parte por donde introducimos una goma para darle elasticidad".

"Por los ojales, metemos un cordoncillo".

"Finalizamos rematando el bajo".

Chicos, ¿qué os parece si nos inspiramos en Canarias?

Hacemos un look de playa. -Venga.

Las bermudas con el bolsillo atrás con el ojal para que salga el agua.

Y la camisa...

¿Tú los cuellos qué tal? -Yo he visto un look de pasarela

con largos diferentes y con el cuello hacemos algo gordito,

en punta, que se vea que hay empoderamiento.

-Métele por medio.

Ahí, perfecto, Marga, larguito. -Vale.

El cuello en punta.

-Sí. -Exacto, exacto.

-Vale.

-Más que nunca, estoy aportando al equipo bastante diseño.

Ha sido idea mía darle una pala

y un cuerpo bastante bonito al cuello.

Y también el juego de largos, de corto por un lado y largo por otro,

también es bastante vistoso y bastante bonito.

Vamos a por la tela, chicas. -Vamos a la tela.

-Mira. -Esta es muy...

-Qué mono. -Esta...

-Mirad qué mona esta. -¿Querías esta?

-Esta. -Esta, esta.

-¿De cortina?

-Quillo, mira cómo hace contraste. -Es muy gordona, tía.

-Adelante. -¿Sí?

-Sí. -Venga, sí.

Esta, para el negro, fantástica.

Es una viscosa.

-¿Y qué? -¿Os gusta?

-La veo mona. -¿Lo veis?

-Sí. -Las bermudas, de esta.

-Venga, vamos.

-Bermudas de esta y camisa de esta.

-¿Amarillo? -Sí, venga.

¿Haces tú las bermudas? -Sí.

Y ustedes, con la camisa. -Nosotros, con la camisa.

Genial. -Tiene más trabajo.

A ver si tenemos tela de sobra.

Vamos a ir midiendo el patrón, si coincide, y adelante.

¡Uy!

Voy enhebrando.

No podemos cortar lo otro. -Vale.

Yo corto. -Cuidado con estas.

Yo voy cortando las piezas. -Ponlas ahí.

Ten en cuenta, porfa...

-Que casen. -Sí.

Que empiecen los dos desde... -Sí.

Desde esa línea. -La misma.

Lo he hecho para que... -"Perfect".

Si alguna duda, "pregunteision".

El chico...

Para el diseño... -Nos viene como anillo al dedo.

Genial. -El chico.

Que enseñe el pecho me mola.

¿Cómo les habéis visto tomando medidas?

¿Un poco mejor que otra veces?

Sinceramente, no. No.

Yo te diría que peor.

Peor. Y siento darte esta respuesta.

He oído cosas que no había oído nunca.

Medidas nuevas, como "pata".

Lo de "pata"... No.

"Pata". Palomo, no te lo tomes a broma.

Es que, si no, lloro. Prefiero reír que llorar.

"Pata" tiene gracia. Como maestros, pues no.

Lo siento, pero no. Yo soy muy vitalista.

Como maestros, no nos riamos..., Lorenzo...

...porque no.

Es, como vosotros decís, la promoción del programa

que mejor cose y la que menos piensa.

Eso es. Eso es así.

Los más despistados. Y la que mejor se vende.

También. Y la que peor acepta las críticas.

Bueno, eso es uno de ellos, no todos.

Estamos batiendo unos récords con esta promoción...

Son los primeros en todo.

¡Qué contento estoy! -A ver...

Sí, pero me habéis puesto con las rayas...

Casarlas y ya. -¡Hombre!

Ahora te ayudo. -No, cariño.

El problema es que la tela vaya recta.

Yo voy a ir cortando.

Mira, acércamelo, porfi.

En cuanto puedas, dame los pesos. -¿Los qué?

-Los pesos. -Vale.

Ya mismo. -Esta tela o tiene peso

o no se puede trabajar con ella.

Menudas escaleras más monas me están saliendo hoy.

-Bañador cortado. -Muy bien.

Este hay que sacar de este color.

Venga, lo corto yo. -Las dos piezas juntas.

-Toma, tú ponte a coser esto. -Vale.

El canesú. -El triángulo de aquí.

Vamos a llamarle canesú. -El canesú.

Deja costura aquí. -Lo llamamos triángulo del poderío.

Bueno, vamos a empezar el cosido.

A ver cómo sale hoy el guisito.

Creo, tío, que, si la hacemos bien, nos va a quedar preciosa la camisa.

Venga, hay que meterle un poquito caña al asunto,

que nos estamos jugando la semifinal y yo la quiero.

-¡Hombre! Venga, chicos.

No creo que seas el único que la quiere.

Me gusta el estilo étnico, aunque creáis que no.

¿Sí? -Sí.

A mí no. -Tú eres muy "millennial".

Yo soy una reina "millennial".

Las siete islas se me echan encima como esto salga mal.

-¡Hombre! -Soy el primer canario

en el programa.

Somos los primeros todos.

El primer canario y el primer vizcaíno.

¿Eres el primero? -¡Hombre!

No me cuadran en el culo las rayas.

No me cuadran, no.

Mira, así. -No.

Ah, ¿no? -No, cariño.

Voy a cortar de nuevo el bañador,

la delantera y la espalda, una sola pieza, para encajar las rayas

porque David, al cortarlo, ha descasado las rayas.

Al doblar la tela, no la ha doblado bien.

Derecho con derecho.

Mira que encaje.

De esta hay que sacar una nueva.

Cuadra. -Derecho con derecho.

No cuadra.

No está doblada bien. -Claro.

Porque...

Saca una, la que te haga falta. La otra no.

Con esto me basta y me sobra.

En el tiro de atrás, pon doble pespunte.

Sí, sí. -Por si explota.

Aparte, no se lo voy a hacer superajustado.

Un poco suelto. -Como quieras.

Que a la playa no se va...

A mí me gusta ir apretado, la verdad.

-Ea, ea.

Vale, vamos a ver.

-Vale, este es el trasero.

Está cortado al bies. Vale.

Lo he puesto superrecto abajo.

Ya. Este está cortado al bies. -¿Ahí?

Hola, equipo naranja.

-Hola, Alejandro. Vengo a fascinarme

con vuestra creatividad y vuestro diseño.

¿Se lo explicáis? Estoy liada. -Sí, sí, sí.

¿La diseñadora está atareada?

Bueno.

Oye, pues me gusta, me siento aludida.

(RÍE)

Te ha gustado, bueno. Me ha gustado.

-El bañador es étnico. Sí.

Inspirado en los 300, en los persas.

Sí. Ajá.

Y vamos a fusionar todo eso

con la elegancia y un poco de feminidad.

Ajá, ajá.

Y esta idea ha sido de... la Brava, ¿no?

Sí. Y ha escogido

este lino blanco...

Para que tenga transparencia.

Y, Selena Winters, aportar, aportar, de momento, es al gasto.

Es la segunda vez que cortáis ya el pantaloncito.

Muy bien. Se nos ha ido.

No casaban muy bien. Cortáis las rayas al ancho

para que haga gordito.

-Estoy asustada porque, claro,

nos van a penalizar por gastar tanta tela.

Y, claro, irme en el programa número 8,

que ya estoy con tanta ilusión y que tengo tanta fuerza

pues sería una gran pena.

Ya sabes, David, cómo

termina el desperdicio en "Maestros de la costura".

Te advierto. No he malgastado tanto.

Bueno, no sé, aquí tengo para hacerme tres cortinas.

Y a ver esa idea y a ver esas telas, ¿eh?

Porque estáis usando una tela dura con una blanda blanda.

A ver ese canesú. Tú confía,

tú confía. Bueno.

A ver cómo aguanta, a ver cómo unes

esas tela floja a la tela dura.

Ahí está la chicha. ¿Vale?

Ya verás que lo hacemos bien. Eso va a estar complicado.

-Brava está siendo contundente.

Una persona bastante contundente con sus ideas y muy firme.

Tía, ¿lo he cosido mal o qué? Sí.

Yo ya tengo esto. Voy para allá.

¿Eso qué es? -El pantalón.

¿Y esto qué es?

Las dos traseras, ¿no? -Sí.

Pues...

Esto es la trasera, cose esto.

Aprendices,

quedan 45 minutos para terminar la prueba.

Máquinas paradas no.

-No, no, no. -Yo coso esto ya.

Luego nos juntamos todos y empieza el drama.

-El drama. -Drama, drama, así que...

Borja, ¿qué haces?

Montando la tirilla de la camisa, el Mao, sobre la pala.

-Perfecto.

A ver qué tal nos queda.

Voy a coser. -Quedará estupendo.

Cose, que yo preparo manga y me meto.

Venga.

¿Cómo llevamos la túnica, Brava?

La llevo bien.

Estoy ya poniéndole el canesú delantero, ese moderno.

Es lo más difícil.

Así que me cuadrará bien.

Yo voy a coser el bajo del pantalón, ¿vale?

Chicos, como hay un poquito más de...

La tela ha cedido.

Voy a medir para hacerle unos frunces

que estén a la misma distancia desde el pico para arriba,

y así le quede como unos frunces que caen desde el pico, ¿vale?

Vale. -Los voy a medir.

A ver.

A ver, el equipo canario. Hola.

¡Olé! -¿Qué tal?

El equipo canario. Equipo verde.

Hola, muy buenas.

¿Qué estáis cosiendo? En primer lugar, hemos pensado

en acercarnos al concepto canario.

Joshua es de Canarias y tiene muchas referencias hacia su isla.

Cuanto menos. Cuanto menos.

Pero, sobre todo, di que yo no lo conozco ni tú

y queremos trasladarnos. -Acercarnos.

¿Habéis pensado bien en el tipo de tejidos y en la combinación?

Hemos aprendido y saldrá bien. No, no, sí.

Sobre todo, a combinar colores, Margarita.

El color... Es maravilloso.

Está Saint Laurent, Marraquech..., No choca tanto.

...sofisticación... La viscosa sí nos recuerda

un poco el estampado, estos tonos, a Marraquech y a Canarias,

perdona que te diga, Lorenzo.

Da igual lo que te digan. Siempre tienes la última palabra.

Mira, ¿esto lo ves bonito? No,

pero ¿qué quieres que te diga?

A ver... A ver...

A ver, que me voy a poner muy serio.

¿Cómo qué quiero que me digas tú?

Aquí no hay jefes de taller. Ya estamos.

Hemos dicho que todos tenéis que decir la vuestra.

Y, si no estáis de acuerdo en algo, decidlo.

No te consiento que me digas: "¿Y qué quieres que te diga yo?".

Ahora que lo dices,

sería sugerente que cambiáramos la tela.

¿Te digo eso? No lo sé.

Te lo digo. Dilo tú a tus compañeros.

Hemos dejado clarísimas las instrucciones para esta prueba.

¡Uf! Me está dando miedo para cuando venga acá.

A este hombre al final le va a dar un yuyu.

-Espero que no venga.

Aparte del color,

que puede ser algo subjetivo dentro de lo que cabe,

me preocupan realmente los tejidos.

Sinceramente, creo que habéis cogido un tejido muy grueso.

Toca esto, Joshua.

En combinación con esta, que era una de las que más nos gustaba...

Vamos a hacer las bermudas iguales, venga.

A ver. Repito el pantalón.

Tenéis opciones.

Os las vamos a mostrar. Sí, es un error. ¡Uf!

De verdad, ¿eh?

Nos cegamos con los colores.

Veras cuando llegue a nosotros. Yo ya me temo lo peor.

Cuando venga Caprile, tenemos que escuchar.

Sí.

A ver, bañador, ¿vale?

Borja. Mira.

Esto es un traje de baño de secado rápido.

Ah, ¿sí? Hombre, claro.

Traje de baño con poliamida.

En la vida lo hubiera hecho.

Una bambula, caída perfecta.

Lo más parecido a lo que traían los modelos.

¿Repetimos todo? -Escucha, tranquilo.

Vamos a pensar.

Vamos a hacer el bañador con esto y metemos apliques de esta tela.

El bolsillo, el no sé qué... -El cordón.

El cordón... Margarita, Margarita.

No, no. Margarita, Margarita.

La camisa ya no podemos repetirla.

Ya estás tomando decisiones sin pararte a pensar.

Por favor, mezclad esto con esto.

En 35 minutos, cerramos talleres y yo no veo nada,

ni un pespunte, ni una costura. Pensémoslo.

Ni una buena combinación. Pensad, por favor.

Creo que lo tengo. -Pensemos.

Lo tengo. Vale.

Nos vamos a ir. Perfecto.

Por favor, cabeza. -Pensémoslo.

Venga. -Mi impresión:

Cambiamos una u otra. -Yo lo mezclaría.

Yo haría caso a María y empezaría de cero con la camisa.

¿La bermuda de esto? -Ni de coña, vamos.

No pega. -No.

Dice que empecemos de cero. No nos da tiempo ni locos, vamos.

No pega.

La bermuda del chico moreno... -Empecemos,

pero, como nos digan que hemos desaprovechado tela, mal.

¡Ah! Empezamos de cero. -Si hay que repetirlo...

Mirad qué tengo. -¡Qué bonito!

¿Verdad? -Y ese.

Me gustan los dos. -No queda nada.

¿No hay en bronce?

¿Qué? Me lo voy a poner. Dime.

Bueno, ¿qué? -Espera.

Espera, que no he terminado.

Voy a coger el bolso para tenerlo todo.

Aprendices, acaban de volar 60 minutos de la prueba.

Queda media hora. Quedan 30

y cerramos talleres.

Venga, tira para acá.

¿Qué te iba a decir? -Estira.

Que aparezca el canesú. Ha volado. -No.

Quieto. No se hace canesú ni nada. Lo hago sobre el delantero.

-¿Cómo? Pues así queda desbocado luego.

Que no. Tira, pero mete más adentro.

Hoy se trata de confiar en todos.

Así que vamos a confiar. -Tira.

¡Chiquillo, tira para allá!

Marga. -Cuando Borja se pone a discutir

si se hace una cosa así o asao, me enfado

porque él se lía, se lía, se lía y no echa cuentas

ni a mí ni al resto.

Equipo naranja. -Hola.

¿Qué tal? Bien.

¿Cómo vais? Muy bien, la verdad.

Yo creo. Muy bien.

¿Me queréis explicar todo este estropicio, por favor?

Sí. ¡Estoy hablando!

Yo se lo explico.

Bueno, yo explico mi parte.

Eh...

No sé qué os pasa hoy en esta prueba a todos.

Hoy viene como un huracán.

¿Me queréis explicar todo este estropicio?

Bueno... ¡Quiero una explicación ya!

Porque he cortado yo y no he casado bien los...

Estampados. ...estampados.

O sea, habéis desperdiciado... -Sí.

...toda esta tela para un trajecito de baño,

que, además, os comunico que está...

no mal elegida, fatal.

Esta es una tela de tapicería.

Sí, pero...

A mí no me ha disgustado del todo, tengo que decirlo,

porque queríamos darle un efecto étnico.

Sí, pero ¿te has dejado llevar en un programa 8

por un estampado en un tejido trampa?

¿Quién lo ha elegido?

Entre los tres. -Entre todos.

Y si Begoña, aquí que no hay jefe de equipo...

Si alguien no estaba de acuerdo,

¿por qué no ha opinado? Hemos dicho que era gorda,

pero hemos tirado. -Yo lo he dicho.

Brava, ¿por qué has escogido este?

Hemos dicho "este", lo hemos cogido y hemos planteado.

Y, ¡hale!, se acabó. Sí.

Y no lo toco, da igual.

Lo hemos tocado, pero hemos dicho: "Nos combina, nos gusta,

vamos para adelante". "Nos combina".

"Si el hombre no puede ni andar y esto no se seca,

nos da igual porque combina".

Nos hemos fijado en el diseño. ¿Esto cómo funciona de bañador?

¿Qué pasa cuando un traje de baño se queda mojado,

además, de agua de mar, durante horas?

Que pesa. Y te roza y... A ver,

no quiero decir palabrotas.

Que pesa. -Que pesa.

Es incómodo. ¿Y qué pasa en la entrepierna?

Se puede irritar. -Sí, escuece.

Pero como aquí manda la estética de doña Brava...

Yo no he hecho ninguna imposición. Entonces, se ha elegido sola.

Ha caído del cielo. No.

La ha elegido la Brava, pero... No nos hemos impuesto.

Es verdad. -No lo he elegido yo.

¿Y este tejido quién lo ha escogido?

Yo también. Pues este está muy bien.

Pero, Brava, Brava, que no me hables así.

Si has sido tú, has sido tú. No es por ti.

Y, si no, no. No es por ti, no es por ti.

Yo tengo una idea.

Claro. -A todos les ha gustado.

Sí. -Y han tirado.

¿Que la idea de coger esta tela ha sido mía a priori? Sí.

¿La hemos elegido todos? Sí.

No sé lo que estás haciendo ahí.

Un canesú. -Un canesú.

¿Un canesú con esto?

Sí. Y esto.

Sí. -Sí.

Combinando un tejido... -Grueso con uno finito.

Funciona bien. En un caftán.

Es difícil de confeccionar, pero creemos que puede quedar...

Muy guay. -Yo voy a seguir.

No sé, pensad,

pero ya os digo...

que este tejido para un bañador no tiene ningún sentido.

En eso tienes razón.

-Tienen razón. La combinación de tejidos no está muy bien,

pero, ¿qué quieres que te diga?

Lo he hecho con tanto amor que me gusta, me gusta.

Vamos a dejarles trabajar, que van mal de tiempo.

Suerte, equipo naranja.

¿Empezamos o seguimos? -Tiramos.

¿Tiramos? -Tiramos adelante.

Brava, lo decidimos entre los tres.

No te vas a poner a hacer uno nuevo, ¿no?

Podemos hacer algo para aprovechar esa tela.

¿Qué hacemos? -Un cinturón.

Haz un cinturón.

¿No lo hacemos en tejido técnico? -No, todo de esto, dijimos.

Venga, okey.

Oye, ve buscando por ahí elástico, por favor,

para los puños. -El tejido técnico no me gustó.

-Eso parecía plástico. -No, no, no.

Eso es plástico, pero, bueno, para gustos, los colores.

Este es más bonito. -Sí, sí.

¡Qué bonito va a quedar!

Ellos han empezado de cero, ¿eh?

Si tú confías en lo que estás haciendo,

adelante. -Adelante, sí.

Haz como una manta para poner por el hombro,

como si fuera... -Total, totalmente.

¡Qué bonita la combinación de colores!

Os he visto preocupados. ¿Tan mal va?

Sí. Es un desastre de nuevo.

Hacer un bañador con un tejido de tapicería es muy complicado,

pero mezclarlo con un "voile" para el caftán es una locura.

Es como hacer un sushi de chorizo. O sea, que no.

No funciona. No tiene sentido.

Han confiado mucho en el criterio de diseñadora de Brava.

Y lo más grave de todo es que hemos entrado,

lo hemos advertido...

y, cuando nos hemos ido, ha dicho: "Adelante".

"Es lo que hemos decidido. Adelante".

¿No os han escuchado? Nada.

Mal la Brava y mal los otros dos.

De acuerdo. No tienen opinión.

Y el equipo verde os ha hecho caso, os ha hecho caso,

pero de tiempo van muy justos.

No sé si van a presentar algo, sinceramente te lo digo.

No sé si les va a dar tiempo.

Mira, así, los modelos en pelotas y la audiencia hace ¡fu!,

para arriba. Ya está.

Un poco así, a ojo de samaritano.

Hombre, claro. Tú sigue con lo tuyo, con tu cuello.

El cuello no lo puedo hacer si no coincide.

No lo puedo sacar de la manga. -Espera que lo monte.

Espera que lo monte primero, ¿vale?

Me espero, pero... Sí, okey.

No te enfades, Borj. -Es que no hago nada.

Pero... -A ver.

...intentamos solucionarlo todo como podamos, Borja.

¿Te puede ayudar Borja?

-Sí, con el pantalón. -Venga, Borja.

No te enfades y dale.

Cada uno coge una prenda... -Mira.

No es una prenda. Es que había que hacerlo entre todos.

Un dobladillo lo tengo hecho.

-Brava, ¿pesa mucho?

No le va a quedar mal.

Los frunces lo he hecho todos... -Sí, sí, sí.

Tampoco tiene tanto peso.

Hay que rematar el cuello, las mangas y el bajo.

Me pongo. -Venga.

Empata esto. Espera, espera. Haces así...

y así y...

Vale, ya sé. Lo voy a hacer.

Casa las... las...

Las rayas. -Las rayas.

Okey, tío, gracias. -Venga.

Venga, Borja, cariño.

Ya. -Es ir sacando...

Esto es ahora mismo ir apagando fuegos.

Le voy a quitar...

No he cosido la espalda. -Es la espalda.

¡Muérete!

Después de estar cosiendo y casando...

De verdad... ¿Lo ves?

¿Queréis que con el lino haga una huevera?

Sí. -No la he hecho nunca. La invento.

-Dale. -¿Qué os parece?

Si te da tiempo. -Para que no roce.

-Pues sí.

-Con una tapicería se hace algo increíble.

Vamos allá.

Estoy supercontenta con mi equipo y cómo estamos respondiendo.

A pesar de que sabemos que nos van a evaluar de uno en uno,

me gusta.

Encima de que hemos rectificado de tejido,

¿no podíamos haberlo cogido liso?

No, también con rayas. -¡Ole, ole!

Nos ha dado... -Es que... De verdad...

Hay que dejarse asesorar... -No.

-...por lo que dicen... -Pero podíamos haber mirado

y buscar. -Lo decidimos los tres.

No hay que perder tiempo. -No.

Con otra tela para el pantalón...

Yo tampoco me he fijado. -Ya, ya.

Yo no me fijé. -¡Tío, tío!

Al hombre le iba a salir un sarpullido.

¡Qué cosa más tiesa!

¡Qué guapo, David!

Venga, dale ahí, que me encanta.

Chicos,

El bañador lo tenemos

con lo que hablamos. Ahora, haré una huevera.

-Con el mismo patrón del pantalón, la puedes sacar.

-Voy a hacer así...

¿Esto se parece a una huevera?

No sé. ¡Yo qué sé! -¡Yo qué sé!

-Estamos hasta inventando una huevera.

Mira.

Fruncido. -¡Qué bonito, tío!

Están los 86 cm. -Exactos.

Hay que quitarle lo que estira.

Le voy a quitar 5 cm.

Okey. Junta tú la cinturilla... -Voy a medirlo.

...y yo saco el cuello. -Vale, venga, sí, sí, sí.

¡Uf! De verdad, ¿eh?, vaya fallito.

¿Ya lo tienes? Dame. -Lo tengo.

Mira, remalla esta pieza, la que está cosida solo, ¿vale?

Okey, ladies. -Si quieres.

Esto es verdad que se...

Espera, que ya me he perdido.

Vale, ya me encontré.

Te has encontrado, ¿no? -Sí.

Perfecto. -Venga, vamos.

Este lino es buenísimo. Tiene una calidad...

Esto es finísimo.

Esto no le va a escocer.

Esto sí es un reto. En tan poco tiempo,

hacer lo que estamos haciendo.

Necesito máquina.

-Bueno... -Voy, voy, voy.

Cuando podáis. -Sí, voy.

Para máquina necesitarás una prenda.

El cuello.

Espera, que tengo... -Voy.

Tengo yo la camisa.

No sé cómo podrás coger la camisa.

-Bueno, Marga. -Vale, sí.

Borja, protestar no sirve. -Pues nada.

Hoy nos estamos entendiendo bastante mal en tema de equipos.

Uno se ha puesto con el pantalón, otra con la camisa

y me han dejado el cuello.

Aprendices, solo quedan diez minutos para terminar.

Venga, va, que lo vamos a unir.

Venga.

Eh... Lo vamos a unir.

Quedan diez minutos, Borja.

-¡Ay, mi madre, diez minutos!

Venga, tengo que correr.

A ver, esto sería el culo.

Toma, Borja.

Atento, que salto.

-Yo salgo ya.

Salimos los dos a la vez.

Borja, tuya. Voy a planchar. -No, Borja viene para acá.

¿Qué vas a hacer?

Coser la pala.

No hagas pespuntes ahora ni nada.

De verdad. Ponte ahí.

Venga, pégalo ya al cuerpo.

Borja, ¿me puedes escuchar?

Que pases del pespunte y pegues el cuello.

Marga, escucha. -Ya está.

Llevas todo el rato en la máquina

y no quedamos en eso. -Pues tú mismo.

Vamos a escucharnos todos. -Vale, vale.

Siempre te escuchamos a ti.

Venga, vale, es verdad, hala.

Venga, déjense de peleas. -Ya está. Me da igual.

Aprendices,

últimos tres minutos. Tres minutos.

Cuando me digas, me quito. Tres minutos.

Vale. ¿Cuánto os queda?

El bajo nos queda, tía. -Venga.

Te da, ¿no?

Espero.

El pantalón está acabado.

Lo pongo en el maniquí porque, si no, no dará tiempo luego.

¡Ah, una pata!

Venga, ponlo, ponlo.

Venga, vamos.

Tengo la mitad del bajo hecho.

-Venga. -Lo hago más grande.

Ve buscando...

Busca el cordón. -El estilismo está hecho.

Cuando me digas, me quito y pones el cuello.

No llegamos. -Escúchame.

-Vamos sin cuello. Pon palas y lo que te dé la gana.

Tengo que juntarlas con la tirilla. -Vale.

-Ya te lo he dicho. -Vale.

La culpa no es mía. -Ah, no.

Esto debió coserse antes.

-Hay que simplificar, que te lo digo mil veces.

Me has dicho que ponga el cuello y ahora que no.

A ver si eres coherente. -Haz un cuello sencillo.

Yo he simplificado cuerpo y manga. Lo he hecho en uno.

Dijiste un cuello con pala.

Yo en la vida... Bueno, me voy a callar.

La prenda hay que presentarla y hay que presentarla terminada

para una buena valoración.

Borja no me hace caso, no coloca el cuello

y se pone con tonterías del pespunte de carga,

el pespunte para embellecerlo,

con lo cual, la prenda no se puede terminar por culpa de Borja.

No os paséis poniendo cosas. -No, ya.

Las bermudas están. ¿Qué hago?

Pues nada. -¿Qué necesitáis?

Venga, toma, te lo vuelvo del derecho.

Escucha, dobla. -Sí, sí, sí.

Dobla y lo pones del revés. -Los dos del revés.

Aprendices, último minuto de la prueba.

Ya, tiene que ir ya.

Lo cosemos a ojo. Lo que no esté en maniquí

no será juzgado.

-Le has puesto pespuntes fuera. -¡Ay, ya!

Y como no esté... -¿Lo dejo?

Me falta enganchar un poco. -Corre, corre.

Venga, Begoña, tráelo. -Sí, ¿no?

Sin terminar. -Ya.

Un minuto. Dale, dale.

He dicho un minuto. Un trocito.

-¡Joder, dale, dale, dale!

La camisa. He dicho un minuto.

¿La quieres? -Suelta.

No se ha cosido. -Te lo he dicho antes.

Ah, me lo dices antes. -Mira.

No he cosido... -Ayudadme.

Esto es de atrás.

Ponlo y lo giramos.

Lo cosemos a mano.

Voy a coger... -Coge hilo.

Métela. -¿Por qué me has quitado esto?

Al derecho. -Tienes razón.

Un segundo.

¿No estáis oyendo los truenos a lo lejos?

¿Truenos? Es Caprile viniendo.

30 segundos para que termine la prueba.

Que se ponga en el spa. -Nos había dado tiempo.

Tía, ¿y cómo le pongo esto yo?

-Se lo pones ahí.

Algún ceso. -Una de cada.

-Id poniéndole el bolso y esas cosas, corre. Yo voy...

El tiempo termina en diez...,

-Ya. -Venga.

...nueve, ocho..., ¿Qué queda?

¿Esto queréis ponerle? -Sí, sí.

...siete, seis..., ¿Y el sombrero?

-¡Ay, qué bonito! ...cinco...,

¿Ponemos el bolso? ...cuatro...,

¿Lo dejo? ...tres...,

¿Y el bolso? -Ahí.

...dos..., Corre, corre.

...uno. Que espere, que espere.

Tiempo. Ya.

¡Oh, oh!

Lo que no esté, no está. ¡Ay!

Lo que más me asusta del veredicto es que va a ser verdad

todo lo que van a decir: que no está acabado, blablá.

Pero espero que valoren que hemos tenido que hacer dos piezas

en media hora, así que... a ver qué pasa.

Aprendices, en esta prueba queríamos romper una lanza

por la moda de baño masculina

y darle el reconocimiento que creemos que merece.

Y, en ese sentido,

no me atrevería a decir...

que los jueces estén contentos.

Lo que estamos es decepcionados,

tristes, enfadados,

porque estamos en la octava semana de competición,

os estáis jugando la semifinal...

y todavía no sabéis ni elegir, ni combinar las telas.

Vamos a comenzar viendo el resultado del equipo verde.

Adelante, Dam, por favor.

Muy bonito.

Antes que nada, equipo verde, hay algo

que ni María ni yo entendemos.

Os hemos hecho una combinación delante vuestra

con la tela de rayas

para hacer la camisa y os hemos enseñado

unas microfibras de secado rápido en gris,

que combinaba que era una preciosidad.

Caprile, es que yo llegué y dije:

"Para el traje de baño es perfecta".

Sí, sí, sí, sí.

Y la bámbula para la camisa.

Y, de repente, vemos que la del pantalón...

Pues no lo entendimos así. No habéis entendido.

De todas formas, esto ya es de cajón, ¿eh?

Tú con eso te metes en el agua y estás en cueros dos minutos.

Vamos a ver cómo está de confección.

Okey.

El cuello está, para empezar, sin coser. Cogido con alfileres.

Han dejado un escote en la espalda muy mono, María.

Oh, Dios mío. Date la vuelta.

Enséñalo, enséñalo.

¡Guau!

Es un cuello deconstruido. Claro.

Es que no está puesto. No está puesto.

No está. Directamente.

Luego, esta costura en el centro ¿por qué?

Como era una camisa, le cosí el centro para abrirla.

Pero para no coser ojal y botón, meto costura en el centro.

No, la verdad. No habéis hecho ni sisa.

La abertura: un lado pespunteado y acabado

y el otro no y el bajo tampoco.

Una medida de manga extrañísima.

¿Cómo no va a tener unas medidas de manga extrañísimas

si había que ver a Borja tomando medidas.

¿Sabes por qué te queda este largo?

Porque no se mide así.

Se mide así.

Entonces, es lo que te está faltando en el largo de manga.

Es de primero de Corte y Confección.

Eso sí que es cierto. La medida de manga sí la he tomado mal.

El traje de baño en cuanto a confección,

pues bueno, está bien. Cinturilla bien hecha,

bajo bien hecho.

Traje de baño bermuda pantalón terminado.

La única buena valoración que han dado fue el pantalón que yo hice.

La única.

Nos ha gustado ver que nos habéis hecho caso

reconduciendo las prendas.

Porque así como el equipo naranja nos ha ignorado completamente...,

vosotros, cuando os hemos comunicado que los tejidos

no estaban bien elegidos

y cuando quedaban solo 30 minutos para terminar la prueba,

habéis empezado de cero. Claro.

Y ojo, hacer estas dos prendas en 30 minutos

es algo muy complicado.

A ver el siguiente modelo, por favor.

Se le ha quedado un hilo. -Bueno, no pasa nada.

No pasa nada.

Este queda de lujo.

Ah.

Te encanta. No. Que le queda muy bien.

Equipo naranja, os hemos avisado de que este juego de tejidos

en este caftán no iba a funcionar.

Vosotros estáis en la vuestra

de que esto funciona y habéis decidido no cambiarlo y seguir,

este es el resultado.

Parece sacado del portal de Belén.

El peso del tejido grueso se ha cargado por completo

la caída del algodón que tenemos aquí.

Que no hay nada más que verlo.

Por no hablar

del cordoncito.

Un caftán, precisamente,

es para ir sueltecito, con vuelto. Pero claro, aquí, si lo sueltas,

te das cuenta del desastre que es esto.

¿Qué función tienen ahí unos pliegues?

Porque al desbocar, yo quería que quedara más ceñido,

ya está, sin más.

Tú esto lo ves y esto no tiene ningún tipo de intención.

Es un trabajo muy mal hecho, Brava, muy pobre.

Y lo de este traje de baño, la verdad es que no tiene nombre.

Resulta...

que no contentos con hacerlo con una tela de tapicería,

vais y lo forráis.

Por... por darle un toque. Para que no le roce.

Para que no le rozara.

Para que pese más. Pues soluciones.

Todas las marcas invierten un dineral en buscar tejidos

de secado ultrarrápido,

que la gota resbale, todo esto, y vosotros doble.

Que se empape bien. (BRAVA) Sí.

Que pese, que cuando salga de la piscina, se caiga de su peso.

Atención, acabamos de inventar

el traje de baño que nunca se seca.

Un aplauso para esta nueva patente

en exclusiva

del equipo naranja.

Hombre, pues el bañador que nunca se seca,

superbién, ¿no? Para Mallorca, con el calor que hace, viene de lujo.

A ver.

Bromas aparte, yo creo...

que lo mejor que hay en este look es el collar.

¡Guau!

¿Sabéis que es este capacho?

La tela que he malgastado.

Toda la tela que habéis desperdiciado

para hacer un trajecito de baño

y una pecherita, por llamarla de alguna manera.

Pues, a ojo, yo creo que aquí puede haber

unos seis metros quizás.

Equipo naranja,

a mí me gustaría saber vuestra opinión. Os veo callados.

Es cierto lo de que no es un tejido adecuado.

Pero a mí el estilo del modelo

la verdad es que no me desagrada.

David, ¿y tú?

Es que a mí tampoco... Te gusta.

No me encanta, pero es que, jo, pues no sé,

me parece que combina guachi.

Brava, ¿gastarías tu dinero en este caftán y ese traje de baño?

Lo estoy pensando.

No se entiende, equipo naranja. Ya fuera de bromas.

Hay tres profesionales que os están diciendo

que esto no funciona.

Y vosotros erre, que erre, que erre, que lo veis bien.

Que les gusta.

Como vemos que no estáis entendiendo

o que no estáis queriendo entender nada

de lo que os estamos diciendo,

os lo aclaro,

pero rapidito.

Vais a los tres a la prueba de expulsión.

Porque no estamos contentos.

Ni con el nivel de diseño, ni con la elección de las telas,

ni con la confección.

Enfadadísimos con el desperdicio.

Puedo seguir, pero me voy a callar.

Pero, equipo verde,

no creáis que este conjunto que habéis presentado

os hace dignos

de pasar a un semifinal.

Tampoco.

Así que vosotros tres vais también a la prueba de expulsión.

Justo. (BEGOÑA) Todos.

La justicia es así. -Muy bien.

Esto para mí no significa nada. Voy a ir a la prueba de expulsión

con las mismas o más ganas que tengo cada día de trabajar.

Como estamos en la octava semana

y enviar a todos los aprendices

a la prueba de expulsión sería un fracaso,

hemos decidido que se salve

un aprendiz de cada equipo.

Lo vais a elegir entre vosotros.

(BEGOÑA) Ostras, qué difícil, ¿no?

Madre mía.

Tenéis un minuto.

¿Tú qué piensas de nosotros?

¿Salvamos a David?

(DAVID) Pero ¿por qué?

¿Te quieres salvar? -No te jode, y yo.

Tú también te querrás salvar, tía.

Yo mi voto para David.

Yo prefiero echarlo a suertes.

Yo lo veo. El azar es justo.

Yo creo que los tres hemos estado. El uno ha hecho caso,

el otro ha confeccionado el pantalón, tú has sido resolutiva.

¿A suertes? -Sí.

Yo lo veo. -¿Cómo lo hacemos?

Lo de los palitos de toda la vida. Corta un palo.

No sé, tía, no sé. ¿Tú? ¿Quieres salvarte tú?

Claro que quiero. Y tú querrás salvarte tú.

Stop, stop, stop.

Palitos no. No tenemos 6 años. ¿Qué tontería es esto?

Os estáis jugando la semifinal.

Hay que ser valientes.

Muy bien. ¿De acuerdo?

Yo no podría decir, la verdad.

Pero, vamos, es que es la semifinal. -Yo voto por Marga.

¿Que se salve? -La verdad es que no lo sé.

Vamos, yo te lo agradezco,

pero es que yo, sinceramente, no diría cuál.

Tú has tirado del carro con la camisa y tal.

Joshua también ha hecho el pantalón.

Tú has hecho los cuellos y te has puesto ahí.

Yo me voy a atrever a ir a la eliminación.

Y si me toca irme, me voy feliz.

Yo creo que quiero que te salves tú.

Y yo también quiero que te salves tú.

Él ha dicho un nombre. Yo me he abstenido. Di un nombre.

¿Quién, yo? Yo.

Ah, vale.

Pues solo quedas tú.

(BORJA) Por descarte. ¿Voluntarios?

Yo con ustedes no puedo discutir eso, porque, obviamente,

pase lo que pase, tú vas a tirar por Marga

y Marga por ti. ¿Me explico?

No, no, no. -Marga no tira por mí.

Nunca me ha defendido. -Yo lo que no...

Lo siento. Prefiero que me diga el jurado:

"A expulsión por no decidir".

Yo no tomo decisiones.

Elegidlo entre vosotros dos. -Es que no.

Yo me voy a eliminación voluntariamente.

Yo me voy voluntaria a eliminación.

(BRAVA) No, Begoña. -Lo he decidido.

Es mi vida y la elijo yo. Yo me voy eliminación.

Vale. Pero tendremos que decidir. -Elegidlo entre vosotros.

Se acabó. Silencio.

Equipo naranja,

¿quién habéis decidido que se salva?

Yo he votado por David.

No tengo nada en contra. -Yo digo que Brava.

Y, Brava, ¿tú a quién votas?

Sálvate tú.

Sálvate. -¿Hola?

Brava, decides tú.

Estamos en la semifinal. O sea, dale.

¿Quién queréis que se salve del equipo naranja? Repito.

Quiero un nombre. Ni yo he votado a este ni el otro ha votado a tal.

No es un votación. Un nombre que hayáis decidido entre los tres.

Se salva Brava.

¿Quién se salva? Brava.

¿Vosotros creéis que es lo merecido?

Bueno, Begoña no...

Ahora, callada.

Has tomado la decisión del diseño, la decisión de la tela,

te ha entrado por un oído nuestros consejos y luego por otro.

Bueno. Y vas y te salvas.

La elección de la tela ha sido entre los tres.

La elección del diseño lo decidimos los tres.

No es la impresión que tenemos, me vas a disculpar.

Es la que tenéis, pero no es así. Hemos entrado,

os hemos aconsejado, has seguido cosiendo.

No, perdona. Ni nos has mirado,

ni nos has atendido,

la tela la has decidido tú. Brava, es...

Es que eso no es verdad. Tenemos la impresión los tres:

Palomo, María y yo. Pues estáis equivocados.

Creo que de los tres la más responsable eres tú.

Yo no soy jefa de taller, no he obligado a tomar ninguna decisión.

A nadie. Brava, el mayor error

de este conjunto es la elección de las telas.

Si ellos no están de acuerdo...

Y esa ha sido tuya.

Que no es verdad. No es verdad.

Yo no voy a cargar

con una responsabilidad que no me concierne.

Porque somos tres.

Y es más, dentro de mi equipo

hay una que se lleva todos los números uno

y todos los reconocimientos en todas las pruebas.

¿Por qué no ha estado para defender lo que sí debería haber estado bien?

Brava, me fui de tu taller diciendo:

"Esta combinación de telas no va a funcionar".

Sí.

Tú me has dicho que ya lo veremos.

Confiando. Pero igual que confié yo, han confiado otras dos personas.

Ya está. Te has salvado.

Allá vosotros, allá tu conciencia, Brava, y ya está.

Vamos a ver, es verdad que yo me quería salvar.

Obviamente, todos nos queríamos salvar.

Pro lo siento. No va conmigo...

ser un egoísta. O sea, lo siento. Mis principios son lo primero.

No voy a ponerme en plan: "Me quiero salvar yo y me quiero salvar yo".

No.

Equipo verde, ¿tenéis un nombre? (JOSHUA) No.

(BORJA) No.

He dado mi opinión. He dicho que, bueno,

del conjunto lo único bueno que han dicho

es lo que yo había hecho y me lo merecía.

Y ya está. Les cedo el voto a ellos.

He cosido las patas de fuera y de dentro.

Estoy en desacuerdo. -No digo que me lo merezca o no.

He dicho que la única valoración buena de nuestro conjunto

es lo mío. El tiempo ha terminado.

Yo no he votado. ¿Y puedes votar?

No. Yo prefiero... Voy a expulsión, voy a expulsión.

No me voy a votar a mí misma. Jamás. Jamás.

Le dan una valoración mala a Margarita,

una valoración mala a Borja

y encima entre ellos se quieren salvar.

Es que yo soy superjusto. Tengo los pies en la tierra.

Y mi padre me enseñó que al César lo que es del César.

Y si ellos dos tuvieron una muy mala valoración,

¿por qué quieren salvarse?

¿En serio sois tan egoístas

que preferís ir los tres que salvar a un compañero?

Sinceramente, en mi equipo que tengo ahora mismo...

La última oportunidad.

O me dais un nombre u os vais los tres.

No puedo decir a ninguno. -Si no deciden, yo no puedo.

Jamás en la vida pensé que íbamos a ver esto.

Lo siento. Soy así, pero jamás me votaré a mí misma.

Eso lo tengo claro.

Que me podía haber votado a mí misma y con el voto de Borja me libraría.

Pues mira, por supuesto. Pero no me parece.

Por lo tanto, equipo naranja, equipo verde,

Borja, Margarita, Joshua, Begoña y David,

estaréis en la prueba de expulsión. No pasa nada.

Claro que no. Brava, te acabas de convertir

en la primera semifinalista

de la tercera temporada de "Maestros de la costura".

Los demás tendréis que pelear, como siempre, por vuestra continuidad.

Me siento...

me siento mal. Me siento muy mal.

Sinceramente, un montón de triste que se la primera

semifinalista de "Maestros de la costura"

y sienta de todo menos alegría.

"Maestros de la costura" es una montaña rusa de emociones.

Eso lo saben bien los aprendices,

que han pasado de estar aquí con la visita de los familiares

a vivir la mayor tensión que recordamos en este programa.

Y que ha terminado con cinco de ellos jugándose la expulsión.

¿Queréis saber cómo están?

Que pasen los aprendices.

Hola.

Buenas. Buenas.

Hola.

Qué nervios.

Aprendices, bienvenidos.

Antes de meternos de lleno en la prueba de expulsión,

nos gustaría hablar un poco con vosotros de esta

situación que es insólita.

Un aprendiz en barandilla y todos los demás en el taller.

El origen de uno de los mayores conflictos

vino dado porque Brava aceptó ser salvada

después de que los jueces

le explicasen que...

había tomado decisiones no demasiado acertadas.

David, reflexionando,

¿qué te parece esta situación a ti?

Bueno, en mi equipo cada uno adoptamos un rol.

Por ejemplo, Begoña me pareció como valiente.

En plan: "Voy yo a expulsión".

Brava me pareció egoísta, mirando por ella.

Y yo, pues hice como mi verdad, ¿no?

Porque para mí lo más justo, lo que yo veía más acorde

era salvarla a ella.

Begoña, tú fuiste la única aprendiz

que te ofreciste directamente. Te pusiste a ti misma

en la prueba de expulsión

y quisiste salvar a David.

Me gustaría saber también qué te parece este planteamiento,

insisto, insólito dentro de "Maestros de la costura".

Creo que de las tres personas que estábamos en nuestro equipo

David quizá en una prueba de expulsión lo tenga

un poquito más difícil. Entonces, creo que Brava y yo

nos podíamos defender algo mejor.

Y yo lo vi por ese lado.

Brava, ¿y tú piensas que fue una decisión generosa?

Yo acepté un regalo que a mí David me estaba dando.

Cierto. -¿Que puedo parecer egoísta?

Claro que puede parecerlo.

Pero no es así.

No soy una persona egoísta.

Si estás tan segura de la decisión que tomaste,

¿por qué estás tan afectada?

Porque es una mierda

estar en un sitio tan bueno y tan bonito

y no disfrutarlo.

Eso es lo que me afecta.

El no sentirme yo y no sentirlo como a mí me gustaría

estar sintiendo esto.

Brava, tú has tomado una decisión, buena o mala,

allá tú con tu conciencia,

ahora tienes que ser consecuente con tu decisión.

Estás salvada, estás salvada.

Me siento mal de no estar disfrutando esto

como creo que quien estuviera en semifinal

lo debería de disfrutar. Que es...

contento, alegre y con ilusión y con fuerza.

Y... y me faltan unas poquitas de...

de esos condimentos.

Vamos con el otro equipo.

Joshua, Borja, Margarita.

Empiezo por Joshua.

¿Se podrían haber hecho las cosas mejor?

No. Yo creo que fue lo que... Hicimos lo que los tres pensábamos.

Hay una cosa que yo tengo clarísima,

que es que intento atender mucho

a lo que los tres jueces me dicen.

Y viendo que con el trabajo de ellos no tuvieron una valoración buena,

no me parecía justo darles mi voto a ninguno.

Entonces, por eso decidimos no salvarnos ninguno.

Y te propusiste para ser salvado tú también.

Borja, ¿por qué esa decisión

o ese gesto de postularse de Joshua

os pareció tan incómodo?

Pues porque a mí también me hubiese gustado

que Joshua reaccionase y fuese capaz de ver

el trabajazo que llevó Marga, que no fue poco.

Entonces, ahí me faltó un poco de visibilidad.

No he dicho que no trabajara. Ella hizo muy buen trabajo.

Pero sí es cierto que dos personas, dos camisas.

Una persona, dos pantalones.

Tenemos puntos diferentes de verlo

y es respetable. Igual que Marga tiene el suyo.

Se respeta. ¿Cuál es el tuyo, Margarita?

Yo parto de la base de que la prueba anterior

era una prueba por equipo, valoración individual.

Pero el trabajo era un trabajo en equipo.

Es como si a mí me preguntas:

"Oye, habéis competido en K4,

pero solo uno merece la medalla".

Y yo digo: "Imposible".

Porque la medalla es de cuatro, no de uno.

Entonces, yo, sinceramente, era incapaz de decir:

"Joshua o Borja, uno a expulsión y otro se salva".

Nunca voy a decir que mereciera salvarme yo.

Pero sí es cierto que no creo que Margarita y Borja

hayan tenido un buen trabajo.

Entonces, cumplo las normas del programa,

me tengo que mojar y si me tengo que mojar por alguien de nosotros tres,

es por mí, no por ellos.

Vuestro trabajo en estas dos últimas pruebas ha sido bochornoso.

Y, ahora, vamos con la prueba. Eso es.

A ver, David, contéstame con sinceridad.

¿Cómo has decidido cómo te vestías esta mañana?

Porque el color azul es mi color favorito.

Para que me diera un poco de fuerza.

Y vengo un poco de sport para correr o lo que deba hacer.

Pues tengo que decirte

que has elegido tú, por ti mismo, pero hasta cierto punto.

Porque en tu elección hay una variable

que no depende en absoluto de nosotros.

Porque aunque nos creamos originales y libres,

cada uno de nosotros no hemos elegido lo que no hemos puesto.

¿Qué? No estoy pillando nada, tía.

Lo que estamos intentado decir es que hay una parte

que decide la sociedad por nosotros.

Según la época, según el momento, los valores,

el contexto histórico,

el contexto político... Palomo, resumiendo:

según las tendencias. Efectivamente.

Amiga.

Y precisamente de eso va esta prueba.

De esa incertidumbre de qué nos pondremos

dentro de unos meses o de unos años.

Ay, qué prueba más guay.

Vamos, de tendencias.

Menos mal que estoy aquí abajo.

Para orientaros, estimularos,

inspiraros, tenemos a un invitado muy especial.

El experto en estilismo: Miguel Cervera.

Bienvenido. Muchas gracias.

Qué mono. Para mí es más tendencia

con la canción que me estoy vistiendo

que más el modelito de información.

Depende de la canción con que me vista.

Si me estoy vistiendo con la Baikal, me visto un poco más...

trapera chulita. Y si estoy escuchando Lady Gaga

o Beyoncé, pues igual no te visto tan trapera,

te visto un pelín más in.

Tu nombre en Wikipedia tendría que ir asociado directamente

con el término tendencia. Porque, al final,

digamos que las tendencias son tu herramienta de trabajo.

¿Es así? Efectivamente.

Desde que cojo un proyecto, es lo que tengo que investigar,

buscar, documentarme.

Es la base de nuestro trabajo, las tendencias.

Miguel, yo quería aprovechar de nuevo para agradecerte

que le pusiste a Madonna esa bata fabulosa de plumas

que llevó Rossy de Palma en un principio en el desfile

y que la terminaste poniendo en el videoclip de Madonna con Maluma.

Que, además, también un poco de ropa de María Escoté.

Y de Ana Locking también. De Ana Locking.

Es gran amiga del programa. Gracias por el apoyo.

Fue un regalo. Un regalazo para nosotros.

Ver a Madonna, que ha sido un icono

de todos nosotros... Que ha sido no, que es.

Que es. Hombre, a ver.

A ver, si te llaman y te dicen: "Es para Madonna",

entiendo que todos dais ropa, ¿no?

Según estamos hablando, estamos abriendo el paquete.

Esa llamada es un regalo, Miguel. Fue un regalo.

A mí cuando me llamaron, me puse a llorar.

Llamé a mi madre.

Y en el momento que me lo confirmaron, dije:

"A por ello y a tope".

Raquel, por cierto, este look no se puede decir que no sea

supertendencia. Es lo más.

No, supertendencia, bueno,

¿lo dices tú o lo digo yo?

No, lo digo yo. Dilo tú.

Es una diseñadora que le tengo mucho cariño

y que me encanta.

Además, está en la tendencia del upcycling,

de la moda cíclica.

Y esa diseñadora, por supuesto, es la que tengo aquí, a mi lado,

la superchica María Escoté.

Ay, qué bien.

Madonna, muérete de envidia, que este me lo he puesto yo primero.

Efectivamente.

A mí cómo va vestida hoy Raquel me encanta.

Está entre eso flamenco y la cazadora de cuero, impresionante.

Está clarísimo

que el look, voy a decir look,

está súper de tendencia.

Qué moderno estoy hoy con el vocabulario.

Tendencias como las que hay escondidas ahí,

en los maniquís,

y que vamos a descubrir ahora mismo.

Ay, mi madre.

Vamos. ¿Me acompañáis?

Con Miguel también, por supuesto.

Me da hasta miedo.

Empiezo yo.

Uy, qué casualidad.

Pues una de las tendencias más fuerte de la temporada

es el mundo short, que lo hemos visto en todos los largos posibles.

Desde cortísimos en Chanel

hasta un poco más por la rodilla de Isabel Marant.

O el propio Palomo, que ha hecho un medio short.

Es tuyo, ¿no?

A ver, como él es muy humilde,

no lo quiere decir.

Esta es una de las propuestas que nos hace

Palomo Spain, que no sé si le conoceréis.

(Risas)

Algo nos suena.

Vamos a ver, Miguel, el que tienes aquí al lado.

Lentejuela, que es una de las tendencias más fuertes

que viene este verano.

Y hemos visto en esta emporada 2020

que muchos diseñadores están apostando por hacer lentejuela

para look de día, look de noche

o incluso sin género, para hombre o para mujer.

Este look nos lo propone el gran diseñador Juan Duyos,

que ha estado con nosotros. Ah, Juan Duyos.

Dos veces. Bueno, aquí le tenemos cariño

y lo admiramos muchísimo.

El de la capa, David. (DAVID) Efectivamente.

Marcos Luengo. (LUIS) Este es Marcos Luengo.

¿Qué te parece esta propuesta?

Me parece interesante la propuesta del croché,

que es una tendencia que hemos visto mucho esta temporada.

Es como volver a los orígenes de nosotros, ¿no?

Yo me acuerdo que, de pequeño, mi madre me hacía jerséis de lana.

Hay que darle un valor importante al mundo de la artesanía

en la moda.

Vamos a ver la siguiente propuesta de tendencia.

Y este maravilloso abrigo pertenece a Leandro Cano.

A Leandro Cano.

Es impresionante.

Siempre hablamos que en primavera verano tenemos el mundo flore,

que es algo como típico. Pero yo creo que van más allá.

Los estampados son más atrevidos, más potentes.

Y la verdad que es una pasada.

Pues vamos a descubrir el último.

Es una propuesta de Juan Vidal.

Es reinterpretación de la gabardina. También viene para este verano

el usar la gabardina como prenda exterior.

La hemos visto en desfiles.

Valentino la ha hecho, Michael Kors, Givenchy,

Juan Vidal... -Qué bonito.

Y es interesante. Porque con todo el tema del cambio climático,

de repente, ya no hay tanto invierno.

Entonces, es interesante tener una prenda overside, ligera,

que podamos usar en verano y en invierno.

Y aquí hay un toque muy español con la esclavina.

Bueno, un aplauso para Miguel, ¿no?

(MARGARITA) Cinco maniquís,

cinco concursantes,

cada uno un maniquí.

O réplicas o reinterpretación

o tienes que hacer algo inspirado en ese maniquí.

Así que no tengo ni idea de en qué consistirá la prueba.

Estos cinco looks que veis aquí

los han preparado los jueces con Miguel.

Ha sido el trabajo de todos.

Pero no tenéis que copiarlos.

En esta prueba

tenéis libertad absoluta

para crear, diseñar, confeccionar

una prenda, la que queráis.

Pero que penséis

que puede llegar a convertirse en tendencia

en esta primavera-verano 2020.

Vale.

Esto es, literalmente, como una ecuación.

Anda, ¿no te gustaban a ti las matemáticas?

Matemáticas, Palomo. Las matemáticas precisamente...

Ya sabes. Tu vocación frustrada.

Bueno, no creo.

No sabes hacer una ecuación.

Hombre, yo las tendencias las manejo.

Tanto hablar, tanto hablar, tanto hablar.

Yo tendencia... Tanto hablar, tanto hablar, Palomo.

Yo soy más clásico.

¡Hala!

A ver hoy cómo me sale el boceto.

Aprendices, quiero que tengáis en cuenta

que esta es una prueba de máxima libertad.

Sé que lo vais a hacer genial.

Así que, por favor, sacadle todo el provecho.

Porque esta es una prueba para lucirse.

Yo os aconsejo que os arriesguéis,

que vayáis a por todo, pero arriesgaos.

Vale. Uf.

Yo voy a hacer un chaleco,

un poco como si tuviera aquí un deconstruído, con unas plumas.

Una movida que me estoy... ¿Lo tienes?

Sí. ¿Sí?

Sí. Palomo, de nuevo,

la tendencia en el taller de "Maestros de la costura".

Yo soy un tío superechado para delante.

A mí lo que me propongan me monto en el tren,

no hay que dejarlos pasar. Nunca se sabe cuándo tendré la oportunidad

de lucirme otra vez.

Estáis en la prueba de expulsión

del programa 8 de la tercera edición

de "Maestros de la costura".

El que se marche hoy lo hará a las puertas de la semifinal.

Tenéis que bocetar, tenéis que entrar en merecería.

Solo tenéis una oportunidad. Tenéis que firmar la prenda

y tenéis 90 minutos para lograrlo.

Insisto:

a las puertas de la semifinal

hay un imperdible que solo podrán utilizar

Margarita, Begoña y Joshua.

Porque David y Borja ya tuvieron su oportunidad.

Con ello, podréis pedir la ayuda de la única persona

que hay hoy ahí, que es la Brava.

Y, como sabéis, podría rechazar

vuestra demanda.

¿Preparados?

¿Estáis nervioso? Sí.

Mucho, ¿verdad? Mucho.

¿Tú no? No.

Bueno.

Sé que es un elemento de presión,

pero no lo olvidéis: la semifinal,

la semifinal, la semifinal. Visualizadlo.

La prueba comienza en tres, dos, uno, a coser.

Tengo que mirarlo más.

Ya.

A las armas.

¿Te puedo coger esta, Begoña? -Sí, cariño.

Pensaba hacer una cosa, pero haré otra. Me voy a arriesgar.

Joshua, hay lentejuelas. No quiere ser ese chico.

(JOSHUA RÍE) No quiero lentejuelas hoy.

Esto.

Y vamos a ver si hay alguna cosa de tendencia floral o eternal.

Es todo muy brilli para mí.

Uno, dos y tres.

Nino, patrón.

Lo tengo, nena.

Brava, de verdad,

estás aquí, estás salvada. Disfrútalo.

Sí, lo sé. Por favor.

Lo sé. Disfrútalo.

Lo sé.

Yo creo que tus compañeros más que nunca

se merecen que tú estés positiva. Claro que se lo merecen.

Un poquito más de la cuenta David.

Ellos saben que les animo.

Y es que estoy superpendiente a todos y cada uno.

Brava, queremos verte disfrutar. No te creas lo contrario.

Gracias, María.

Que María me haya dicho

que tengo que estar contenta por ser semifinalista,

hace que me quite también un poquito este lastre

de tristeza con el que no me siento nada a gusto,

porque no me representa para nada.

Y quiero empezar también a disfrutar de ver

cómo mis compañeros están afrontando la prueba.

Que, de hecho, tengo toda mi energía y toda mi fijación

en que a David, por favor, le salga bien.

Venga, vamos.

Qué caída más chula.

A ver, a ver si me sale lo que quiero hacer.

¿Ya estás cosiendo, Borja? Hombre.

Estoy haciendo unos lazos, Palomo.

Miguel, las tendencias como tema nos encanta.

Pero ¿tú cómo las definirías?

Para mí las tendencias son aquellos es etilos,

aquellas prendas que están más en auge

y que los diseñadores ponen en común en sus colecciones.

Creo que la tendencia está en la calle,

que los diseñadores cada vez se nutren más de la calle.

Y como cada vez yo creo que la tendencia es generalizada,

está globalizado,

es normal que coincidan muchos diseñadores en la misma tendencia.

Porque, al final, hay unas concretas,

pero hay muchas que siempre van a estar.

Bueno, yo creo que son influencias que están en la atmósfera,

de lo que hay en la calle, música, arte, cine,

que nosotros absorbemos y, normalmente,

o es cuando ocurren esas coincidencias

en la mayoría de las colecciones.

¿Creéis que ahora marca más las tendencias la calle

que el cine o las artes?

La calle. No. Yo creo

que siempre ha marcado la calle también.

Las tribus urbanas han sido un gran referente de...

Para Vivienne Westwood, para Gaultier,

para muchísimos grandes. Yo, en mi opinión,

creo que ahora mismo la tendencia viene dad, sobre todo,

por el mundo de la música.

Las grande estrellas de la música, que son globales.

Exactamente. Y bueno, de hecho,

tú y Palmo tenéis el privilegio de vestir a Rosalía,

que ahora mismo todas las niñas quieren vestir como ella.

Pero yo no creo que marquen las tendencias.

Estaba en la calle. Ya estaba.

Rosalía lo que ha hecho es el estilo de una niña de barrio,

de polígono industrial, que es donde se crió y lo que le gusta.

Entonces, se lleva ese estilo a...

A la sofisticación, que es lo que hacéis vosotros.

Y justo en ese caso la tendencia estaba en la calle.

Y justa... Ella ha adaptado

y los diseñadores lo llevan a pasarelas.

Eso es, eso es.

¿Qué tal vas, Borji?

Yo quiero pensar que bien.

Pero sabes cómo se me complican las cosas,

David, tío. (DAVID) Sí.

¿Tú cómo lo llevas? -Igual.

Quiero pensar que bien, pero me pasa lo mismo.

Venga, David. (DAVID) ¿Tú qué tal, Marga?

La Marga ya ha cosido. Es una máquina.

Yo es que estoy haciendo un "mular" de esos, como se llame.

Ahora, me la juego. (DAVID) ¿Sí?

(MARGA) Hombre. -"No glory".

Perdona, me la juego porque no sé qué me va a salir.

Tengo la idea, pero...

Hoy, vengo a jugármelo todo.

Hoy, me apetece un poquito, si puedes ser,

lucirme o intentar hacer uno de mis mejores trabajos.

Que ya, pasando la semifinal, creo que es importante.

tengo claro cuál es el diseño.

Pero no sé cómo se comportará la tela,

si voy a poder hacerla como yo quiero.

Así que, nada, a sorprenderme y a trabajar.

Venga, Joshua, dale al resto.

Vale.

Begoña.

¿Qué tal, Begoña? Te presentamos a Miguel.

Hola, Miguel. -¿Qué tal?

Encantadísima de conocerte. -Igualmente.

Bueno, quería hacer una camisa clásica con las jaretas.

Ajá. -El delantero.

Quería hacer unas... unas...

Bueno, un poco así. Y un cuellito, había pensado, bebé.

La tela me ha gustado porque me recuerda un poco a Gaudí.

Me parece muy interesante que unas arte con moda.

Si para ti es una referencia... -Gaudí.

Y entonces, las jaretas yo ya sé que son bastante antiguas.

Pero yo creo que vendrán de tendencia.

No tienes tul.

No, cariño.

Una manga abullonada necesita un refuercito.

Normalmente, llevan tul. Por dentro.

Un volantito así.

Begoña. Muchas gracias.

Continúa. Voy a seguir.

Gracias.

Yo sobre todo me he fijado en el estampado,

que me ha recordado mucho a Gaudí.

Y luego, el combinar las mangas abufadas,

que están de moda ahora también, que yo creo que en primavera va...

va a ser clave.

Venga, chicos.

Hola, Borja. Hola.

Te presentamos a Miguel. Encantado.

Encantado, Miguel.

Estamos aquí un poco haciendo una labor de tendencias.

Y con esta tela bonita haré una especie de medio polo

con unas mangas que se transformen.

La idea es colocarle en mangas y cinturas unas trabillitas,

que tenga por aquí estos lacitos.

Y vamos, la idea es que le desprenda de aquí el lazo, del hombro.

Y luego, pues que la manga se la pueda recoger

por medio de un lazo.

Y lo mismo con la cintura.

Y todas estas cosa tan complicadas ¿por qué van a ser tendencia?

Pues porque lo veo. Es un tela que, además, es muy gustosita.

Y como es de primavera-verano, pues bueno,

la mujer o clienta igual tiene así, ganas de transformar la línea,

de recogerse tanto la cintura como las mangas y de levantarlas.

Yo la transformación de manga la veo interesante.

No sé qué pensaréis.

Por un lado, me parece bien tu idea.

-Ajá.

Pero quiero ver el resultado.

-Desde que se pintan las cosas hasta que se lucen...

Suerte. -Muchas gracias, Miguel.

La tendencia que he elegido hoy va un poco en función a la tela.

He elegido una tela con una caída preciosa

y he querido jugar con la silueta,

con abrocharse más o menos el cinturón que he presentado

y con jugar con la longitud de la manga

con estas cintas que le caen sobre el hombro.

(Música de tensión)

¡Lo he casado sin querer!

O sea, bueno, sin querer... Ha sido un poco queriendo.

¡Venga, no te distraigas!

Vale, no nos pongamos eufóricas. -Serena.

Selena, serena.

¡Madre mía, tía, cómo puedo ser una diseñadora tan chula!

Y yo diciendo el otro día

que me tenía que ir, pero ¡por favor!

Aprendices. No, no, no, no.

Acaban de pasar 45 minutos de la prueba.

Significa que tenéis la mitad del tiempo solamente

para crear tendencia.

(John Powell "Handle with care")

Venga, a ver si tengo un cuello

y monto un cuello y me paso de chula.

Si en 45 minutos he hecho esto, imagínate en otros.

¡Estoy muy nerviosa! -Venga, chicos.

Mira qué concepto. -¡Olé, deconstrucción total!

Begoña. Hola.

¿Me haces caso un momento? Sí.

Te traigo un regalo.

Eres la única que no tiene el libro.

Ah.

Mira, te voy a enseñar, los mejores patrones del programa,

prendas paso a paso, consejos, ideas

sea cual sea tu nivel de costura, es importante.

El libro puede ser para ti

o para la persona a quien quieras regalárselo.

Que lo disfrutes, Begoña. Muchas gracias.

(Dario Marianelli "Bullseye-Henry")

¿Qué tal vas, Joshua? -Bien, ¿y tú, nene?

-También.

-¿Bien? -Bastante guay, sí.

David. ¿Qué tal, David?

Hola. -Hola.

¿Qué tal? Te presentamos a Miguel.

Hola, encantado.

Pues... pues nada. Cuéntanos.

Estoy haciendo como un blazer

con formas un poquito geométricas.

Hombre. ¡Guau!

(CARRASPEA)

Bueno, bueno, no me puedo creer lo que estoy viendo.

¡María!

En este taller, es muy difícil y muy pocos casan las prendas.

David hoy nos regala

que casa el lunar perfectamente. -Perfectamente.

A mí ahora mismo me enseñan esta prenda...

Y no dirías que es mía. Pero bueno, pierdo un brazo.

(RÍE)

Pierdo un brazo.

Te voy a dar la enhorabuena porque esto tiene buena pinta.

¡Gracias! -Termínalo bien.

Vamos a dejarlo que siga, que termine. Vamos, vamos.

¡Muchas gracias!

Yo creo que estoy haciendo una chaqueta de tendencia

porque los lunares, ahora, por ejemplo, el arte latino, español

se está llevando muchísimo

gracias a Rosalía y a la música del reguetón,

el habla latina, español...

Luego, le voy a poner lentejuelas en las manguitas.

Quiero dar ese aire

de que la lentejuela se puede poner de día.

(Patrick Doyle "German attack")

Joshua. Hola.

Te presentamos a Miguel. Hola, encantado.

Joshua también viste a alguna "celebritie".

¿A quién? Él como diseñador.

Bueno, no como las tuyas, pero algunas...

Paris Hilton es una "celebritie"

hasta que se demuestre lo contrario.

Exacto. Venga, cuéntanos.

Quería hacer un vestido más clasicón,

pero hacer un cuello alto, una especie de capita

más corta por delante y más larga por detrás.

He hecho las copas, no he utilizado patrones,

todo lo he hecho de cero y aquí estoy perfilando...

como buenamente puedo.

-Así, a primera vista, esto es un buen detalle,

cómo están los acabados es un buen detalle.

Hay un detalle que no está a la altura de Joshua

en mi opinión. ¿Cuál?

Falta todavía rematar cositas, pero...

-Yo al tirante le daría una vuelta. Muy bien.

Ah, gracias, Miguel. -¿Una?

Una vuelta. Esto no está a tu altura.

Creo que el tirante... no favorece a la idea tan buena que tienes...

Y tú lo sabes mejor que yo. ...del vestido.

Vale.

Esa cinta de raso industrial... No.

Vale.

Gracias. Gracias, Joshua.

Gracias. -Venga, dale.

(JOSHUA) Voy a hacer caso

a los consejos de Caprile y de Miguel

y voy a quitar las cintas de raso, voy a hacer un tirante nuevo

con la tela del vestido.

(Russell Shaw "Fae Tales: Pinnacle")

Voy con los ojales, a ver si no la lío.

Borja, ¿me puedes sacar el bordado, porfi?

-Ahora voy, Begoña, perdona.

Vale.

Lo dejo.

Ya está, Begoña.

-Gracias, ahora voy. -Nada, ya puedes perdonar.

No, hombre.

Margarita. Dígame.

¡Ay! Perdón, un momentito. Venimos a verte.

¿Queréis que os explique un poco? Vale.

Yo soy diseñadora gráfica, entonces, me ha gustado mucho el tejido

porque me ha recordado al "Photochop".

"Photochop". "Photochop".

De Chip y Chop. Yo lo soy así, soy andaluza

y entonces... Me encanta, Margarita.

Otra cosa que me ha encantado es el tema de las rosas,

un homenaje a mi madre, le encanta que le regalen rosas

y bueno, le he hecho un homenaje a mi madre que me enseñó a coser.

¿Y la tendencia es el "moulage", es la rosa, qué es?

¿Qué es?

Para mí, la tendencia ha sido el estampado, lo veo veraniego,

lo he hecho al bies

porque me encanta la caída que tiene.

A mí personalmente también.

Voy a decir lo que pensaba ahora porque prefiero que me deis opinión.

Me había apetecido ahora a partir de aquí, ¿vale?

Para darle un aspecto más informal, con estos cordones, hacerle como...

Agarrarlo así.

No, ¿no? -Yo no.

Vale.

Me gusta que es un vestido que puede ser multifuncional.

Puede ser un vestido de día

o puede ser un vestido para una gala.

-Ajá. -Abriría un poco el escote.

-Un poquito más, ¿no? -Sí.

Nos vamos, que no queda mucho tiempo, Margarita.

Felicidades, tiene buena pinta. No queda mucho tiempo.

Gracias por el consejo. Bueno, venga.

La visita me ha venido bastante bien

porque yo pensaba ponerle unos cordones

y ellos me han dicho que no, con lo cual, me ha venido fenomenal

porque siempre esas pequeñas pinceladas te ayudan muchísimo.

(Maurizio Malagnini "The execution")

Te ha quedado precioso. -¿Te gusta?

Muchísimo.

¿David, han pitado los 15? No, ¿no? -No.

-Gracias, "nen".

Aprendices.

(BORJA) Vale, por hablar. ¡No!

¿Cómo que no? ¿Quién dijo que no?

¡Yo! ¿No?

No. ¿No?

"Porfa". Margarita dice que no,

Palomo dice que no. (BORJA) Por aquí tampoco.

¿No?

¿Alguien más para no?

No. (MARGARITA) Dile que no aparque.

Pues... es que sí,

que quedan 15 minutos para terminar la prueba,

pero también quedan 15 minutos

para la semifinal de "Maestros de la costura".

¡Ea, ea, ea! ¡Ánimo!

¡Ánimo! ¡Ánimo! Venga.

¿Puedo pedir el imperdible?

Hay imperdible, sí. ¿Puedo pedirlo?

(RÍE)

Os lo ha recordado Palomo, pero es verdad.

Hay un imperdible.

¡Qué nervios!

(Maurizio Malagnini "The execution")

"Voilà!".

Miguel, yo creo que Joshua nos está haciendo caso

y va a cambiar los tirantes. Y va a cambiar los tirantes.

Lo he visto, lo he visto.

Él asegura, lo tiene acabado, pero está cambiando.

No me parece una mala estrategia en una prueba de expulsión.

A mí tampoco.

¿Cómo creéis que va Borja?

Borja me parece que la idea es muy bonita,

pero en mi opinión, no creo que...

Que llegue a eso. Borja no sabe trabajar un crep.

En mi opinión. La idea es buena.

Hay que ver el resultado. Eso es.

Bueno, vamos a ver. Vamos a ver.

María, cuenta tú cómo ha sido la visita a Begoña.

De Begoña nos ha gustado la prenda, ¿no?

Nos ha explicado que ha elegido ese tejido

porque le recordaba a Gaudí,

o sea, yo creo, Miguel, que tiene buena pinta.

Tiene buena pinta.

La tela que ha elegido David es preciosa.

Ha hecho una chaqueta...

¡Una chaqueta!

Sí, una chaqueta. Chaqueta.

¡Una chaqueta! Una chaqueta.

Hombre, eso sí que era para sorprenderme.

Una chaqueta con unos maxilunares

y en el cierre de la chaqueta,

ha hecho un corte geométrico

en el que los círculos casan perfectamente.

No, no, o sea... Caprile, casan.

De momento, de lo que he visto es lo mejor.

Qué nervios, no puedo ni coger la aguja de los nervios, niña.

¿Os ha gustado lo que hace Margarita?

Miguel, da tu opinión que coincidimos.

Como confección está muy bien,

pero creo que tendría que arriesgar un poco más.

Ha ido muy a lo seguro.

Riesgo cero.

De hecho, me ha recordado mucho a lo que está haciendo Joshua.

Hay un chico al fondo del taller

que me han dicho que tiene mucho talento.

Venga, vamos. Dicen más del que tiene

tengo que decir. Oye, tú no te metas.

Que no es para tanto.

Buenas, Palomo. ¡Hola!

Qué tejido más feo me está pareciendo.

No, a mí me parece...

Qué divino está cosiendo con su pijama.

Es un tejido como artesanal. Sí.

Es precioso. Tú es que eres una picajosa, María.

Que es broma, es para ponerle nervioso y a ver si no llega.

Si ya lo tengo, mi vida.

¿Ah, sí? ¿Ya lo tienes?

Sí.

Espera, Palomo, no te muevas.

¡Guau!

¡Mi amor, qué calzoncillo llevas!

Eso sí que es "genderless".

Totalmente. ¿No?

¡Hombre! Y mucha tendencia.

Es todo de plumeti, todo transparente.

Bueno, por delante tiene dos capas.

¡Qué bonito! Es muy bonito.

¡Qué bonito! Y muy tendencia.

Yo ya lo tengo, os lo voy a poner en el maniquí.

¡Guau!

Mira, esto con tu calzoncillo es un "lookazo".

¡Hombre! ¿Cómo es esto? Mira, lo voy a abrochar.

Es precioso, Palomo.

Cómo se nota que Palomo sabe de tendencias, ¿eh?

¿Te parece una buena tendencia? Me parece muy buena tendencia

y no nos olvidemos del mundo "genderless".

Lo puede llevar Palomo, lo puedes llevar tú, Raquel, perfectamente.

Yo me lo pondría feliz.

Te seguimos. ¡Uy, que me caigo!

Siempre lo digo, que yo jamás sigo la tendencia,

al contrario, creo que es un trabajo de diseñador

no seguir la tendencia, crearlas, ¿no?

Y al final, yo creo que ha quedado un "piezón".

Me gusta.

Es guay, ¿verdad? Me gusta, me gusta.

(Música de tensión)

Aprendices,

último minuto para la prueba.

Os recuerdo que tienen que estar presentadas en maniquí.

¡Venga, chicos, rápido!

(BORJA) No llego. -¡Venga, Borja!

(BORJA) Sí, venga, Borja...

Borja, venga. -Estoy supernervioso.

No me quiero ir.

Cuenta atrás. ¿Qué me dices?

No queda nada para esa semifinal.

¡Diez segundos!

Nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

Tiempo, Borja, suéltalo.

Bueno, estoy bastante nervioso dentro de lo que cabe

porque las valoraciones

por lo que he andado viendo un poquito

van a andar bastante difíciles,

pero dentro de arriesgarme, yo creo que he estado bastante bien.

Miguel, me gustaría que antes de que te fueras

nos confesaras

si puedes intuir alguna tendencia

entre lo que han presentado los aprendices.

Sí, veo claramente el mundo de las flores,

los estampados muy llamativos para el año que viene

y el mezclar el arte con la moda como hemos visto en Begoña

me parece muy interesante.

Miguel está siempre hambriento

de encontrar nueva inspiración,

de encontrar nuevos looks

y todas esas tendencias que nos hacen, sobre todo, felices,

que eso hacen las tendencias, hacernos felices.

Os pido un fuerte aplauso para Miguel Cervera.

¡Gracias!

Que vaya muy bien. ¡Suerte, chicos!

¡Muchas gracias! ¡Gracias! (DAVID) Qué majo.

Qué hombre más bueno, qué consejos más guais ha dado.

Me encanta cómo habla. Tiene una labia...

O sea, Miguel Cervera, un diez.

Ahora, aprendices, los jueces pasarán por vuestros puestos

para valorar las prendas.

Suerte a todos. ¡Gracias!

Joshua, por favor.

Joshua, ¿qué tendencia es la que predomina en tu prenda?

Yo lo que he querido principalmente es jugar un poquito con los escotes

y con las costuras en general

y algo así muy floral, muy vistoso.

Evidentemente, aquí hay dos prendas muy bien confeccionadas,

pero yo creo que no es un look

que nos transmita alguna tendencia.

No es demasiado moderno digamos.

No es demasiado moderno, no vemos una tendencia actual

de las que estamos hablando

y realmente, te has ido a un tejido

que es el menos apropiado para esta prueba

en la que queremos innovación, modernidad...

Al final, esto me parece... Me guié por el estampado, perdona.

No tiene nada que ver con aquello, es un estampado clásico.

Es un vestido que podría estar muy bien

en cualquier centro comercial algo "low cost".

No es una prenda que esté en tendencia.

Y si quieres hacer una capa,

elígeme una tela que tenga un revés bonito.

Faltan referencias, Joshua, no vemos pasarela,

no vemos arte, no vemos música, no vemos cine,

no vemos de todo aquello

que ha estado hoy Miguel Cervera para contarnos.

Gracias, Joshua. Gracias a ustedes.

No he entendido el concepto de la prueba.

Sé que estoy en la cuerda floja y estoy nervioso por ello,

pero... tengo un poco de fe y un poco de esperanza

de que no me echen.

Begoña, por favor.

A ver, Begoña, cuéntanos tú misma

cuáles crees que son los errores

de esta blusa para la primavera verano 2020.

Pues ahora mismo, si te soy sincera,

me quedo un poco así porque errores no le veo.

Igual es que soy demasiado orgullosa o me creo...

Gracias por tu sinceridad

porque a nosotros también nos cuesta

encontrar los errores en tu blusa.

La confección, Begoña, es impecable.

Las jaretas están perfectamente bien hechas,

perfectamente alineadas

y bueno, pues este pequeño detalle,

que has seguido el consejo de María.

Sí.

Has hecho este pequeño volante

que le da esta gracia.

En fin, has sabido plasmar en tu blusa

varios conceptos que son absoluta tendencia.

A mí me gusta que aquí hay tres tendencias muy claras

que una es la vinculación al arte, la referencia de Gaudí,

las jaretas, que es una vuelta a lo clásico

y el "minimal" que es una tendencia superactual.

Y te digo una cuarta, la hombrerita,

el hombro así salido de los 80. Que es muy ochentero.

Y, de hecho, el aspecto es bastante ochentero.

Gracias. Gracias, Begoña.

Gracias. Esto con un buen estilismo,

lo vemos en... Ya lo ha dicho Miguel.

...en el "Vogue" en dos días.

Estoy contenta, feliz, no me lo creo.

Estoy emocionada, ilusionada, flotando en el aire.

Todos los calificativos buenos que hay.

David, por favor.

Bueno, David, las tendencias son lo tuyo, ¿no?

Creo que sí.

Cuéntanos un poco qué tendencias hay en tu prenda.

Latino, que está como muy de moda,

todo muy español, ¿no?

Los lunares...

Luego, las Kardashian,

o sea, que tú la ves y dices: "Es choni",

pero respira un poco de... Vestida de "couture".

"Choni couture". Efectivamente.

Por eso le he puesto el detallito de las lentejuelas.

Que es bastante choni.

Y lo que me he inventado yo en plan diseñadora, digo:

"¿Qué puede ser tendencia?". Pues las formas geométricas.

Que eso, de todo lo que has dicho, es la mejor tendencia.

¿Vale? Vale.

Todo lo demás...

Bueno, pero el latino y eso yo creo que está en top

y más para el verano.

Y los topos no pueden estar más de moda.

La prenda es mucho más conceptual y más moderna

que la historia que me acabas de contar.

Puedes hablar de muchas otras cosas.

Hasta de Elio Berhanyer puedes hablar.

Lo tengo dentro, pero no lo sé plasmar con palabras.

Me encanta el detalle de que con el cruce hayas casado el lunar,

me parece un acierto.

Está muy bien rematado tenemos que decir, Palomo.

Hombre, está perfectamente rematado, David.

Sinceramente, hoy he trabajado con amor.

Más que nunca.

Esta sin duda, David, es la mejor prenda que has hecho.

Yo creo que también, la verdad.

¿Tú ves como hay que creer un poquito en uno mismo?

Pues sí.

Enhorabuena y vuelve a tu sitio. Gracias.

La valoración me ha parecido lo más, estoy contentísima.

¡Ahora soy Begoña! ¡Coso igual que Begoña casi!

Margarita.

A ver, Margarita. A ver.

Explícanos qué tendencias vemos en tu vestido.

Bueno, pues como soy diseñadora gráfica,

he buscado una tela que esté inspirada en el diseño gráfico

porque esto es... A ver, Margarita,

yo te he hecho una pregunta muy concreta.

¿Qué tendencias para la primavera verano 2020

vemos en tu vestido?

No quiero saber ni tu inspiración ni el ahora ni el día...

¿Qué tendencias vemos en tu traje?

(SUSURRA) El color.

Un estampado con flores muy grandes, alegres y vivas

que transmitan lo que es la alegría del verano

y las tardes soleadas.

Muy bien.

A ver, Margarita, has trabajado con la técnica del "moulage",

con el modelaje y el acabado es impecable.

Yo en el tema de los tirantes, Margarita,

podías haber jugado un poquito más...

Ah, mira.

Haber hecho un cruce. Ah, mira.

Haberlo llevado hasta aquí.

Nos ayuda a recoger esta zona. Ah, mira, mira.

Siempre es una zona conflictiva en el cuerpo de la mujer.

Qué bonito. ¿Vale?

Había pensado que tenía otra forma de poner

que es si quieres, a lo mejor cruzar uno.

En un trabajo bien hecho... O el lazo por delante me encanta.

O también, eso es. Aquí, como atado a un lado.

Me parece superchic.

Pero bueno, sí, para alguien que tenga un pecho...

Tiene que tener un cuerpo perfecto.

Un pecho controlado, pero así me parece chic.

A mí, Margarita, evidentemente me gusta el vestido,

me encanta, me parece muy bonito y tiene una confección impecable,

pero me pasa lo mismo que le pasa a Joshua.

Es un vestido que creo

que puede estar en cualquier centro comercial,

¡No, hombre, no! Sí.

Es más clásico, pero este vestido...

Pero es un clásico. ...tiene caché.

No es lo más moderno del mundo, pero es un buen clásico.

Pensaba que el tejido era bastante actual, pero bueno.

No, no es moderno. Para mí, es un clásico.

Bueno. Vale, venga.

Gracias, Margarita.

Ellos a lo mejor piensan que el tejido no es moderno,

que es más antiguo

y yo no sé, a lo mejor por mi ignorancia o porque no sé,

lo he visto como un tejido muchísimo más actual.

Es una foto tratada.

Por favor, Borja.

Me encanta.

Borja. -Sí.

¿Para ti las tendencias son las trabillas

para el siguiente verano?

No, yo he querido mezclar tres tendencias.

Por un lado, he querido adaptar a las tendencias estas flores

que nunca están mal encaminadas en primavera

con este tejido tan vaporoso y con tanta caída.

Por otro lado, me he inspirado un poco en ti con el tema lazos.

Puedes adaptar un poquito metiendo por las trabillas,

pues aquí sacar otro lazo y fruncirlo un poquito,

que era la idea que tenía

y, por ejemplo, la idea que tenía que quería darle un poco

de cara a la tendencia, pues es el poder levantar también las mangas

o bien dejarlas con un lacito y caigan por sí solas con esta caída

o bien pues adaptarlas un poquito con un lazo.

A ver, hay muy buen trabajo, Borja.

A mí me da un aire tu blusa un poco más viejuno viniendo de ti,

pero probablemente,

este sea uno de tus mejores trabajos en este taller.

Muchas gracias, Palomo.

Sin dejar de ser otra prenda que está en el mismo perchero

junto a la de Joshua

en la parte textil de un supermercado.

Gracias, Borja.

Bueno, hoy más que nunca tengo muchas dudas,

pero vamos, estoy bastante orgulloso de mi prenda

porque he ido a mezclar tendencias, he jugado con el tema de los lazos,

con el tema de cambio de silueta

y bueno, darle un enfoque primaveral.

¿Necesitáis llevaros prendas? Sí.

Sí. Todos.

Nos vamos a llevar todos.

Es una decisión muy importante la de hoy, Raquel.

Hay que mirar al milímetro hoy.

Sí, gracias.

No creo que hoy lo tengan fácil en esa deliberación.

Os pido por favor que esperéis en el probador y Brava también.

Todos.

Gracias.

A mí me encantaba, Margarita, que lo sepas.

Es precioso.

-Pero no es a ti a quien te tiene que encantar.

No tengo ni idea de quién puede ser el expulsado ni el mejor

porque últimamente ya los jueces dicen cosas buenas, cosas malas,

pero nos dejan con una incertidumbre que no tengo ni idea.

Margarita, pues a mí me gusta más que a vosotros.

Me parece un vestido...

A nosotros nos encanta, pero es un clásico.

No vemos algo novedoso.

Sin embargo, en la chaqueta americana que ha hecho David

yo sí que veo algo novedoso. Creo que hay una intención.

Es verdad que el concepto que me ha vendido

no me interesaba nada, pero sí que me interesa la prenda.

A mí me interesa la evolución de David sinceramente, María.

Están muy bonitos.

Mi chaqueta...

Además, le has puesto todo los... los estos.

Casaditos. Está superbonita.

Y cortados los piquetes para que no hicieran bolsas.

¡Sí, sí!

¿Qué decir de Begoña?

Creo que Begoña ha entendido perfectamente

lo que pedíamos en esta prueba.

Joshua hoy es una pena

porque podría haberse lucido mucho más.

La confección es impecable, pero el estampado, la tela...

En fin.

Bueno, Borja... Borja.

Bueno, Borja, pues...

Bueno, tampoco me parece que sea su peor día.

Creo que no está mal.

Es una de las mejores prendas que ha hecho hasta la fecha.

Pero ha tenido la mala suerte de coincidir en una prueba

en la que sus compañeros han hecho cosas muy buenas.

Hoy no lo veo nada fácil. No.

No.

Pero qué bien que sea porque hay mucho nivel,

¿no, Palomo? Hombre, es una alegría.

Qué gusto da trabajar así.

La ganas tú o la gana Begoña.

Seguro.

El ganador lo tengo más claro, pero el que se va, tía...

Entre yo y Borja. (BEGOÑA) ¿Qué dices?

Después de la valoración... A ella la valoraron bien,

a ti muy bien, a Marga regulín y a mí y a él regulín mal.

Bueno, que sea lo que tenga que ser.

¿Preparados?

No, pero sí.

Vamos. (MARGARITA) Vámonos, al matadero.

Venga, suerte, chicos.

-Suerte, cari. -Gracias.

Suerte.

Pues vamos ya a descubrir el veredicto final.

David, por favor.

Es una pena que hayas trabajado

una prenda tan bonita y tan bien ejecutada

cuando tus compañeros también han trabajado fenomenal.

Bueno.

Te tengo que decir una cosa.

¡Ay!

Pues puedes volver a tu sitio

porque has hecho una prenda magnífica,

es tendencia pura y si no, lo va a ser.

Enhorabuena y vuelve a tu sitio.

¿Puedo dedicárselo a una persona?

Sí. A Borja,

porque la he hecho gracias a cuando hicimos las capas

que aprendí muchos tips y gracias a ahí...

Qué grande, tío.

¡Qué grande, David!

(BRAVA) Ya era hora de que todo lo que yo quiero que David sacara

por fin, a estas alturas, en una prueba tan difícil

y en un momento tan complicado,

ha... ha explotado.

Borja, por favor, acércate.

Borja, te voy a decir lo mismo, pero para mal.

Qué pena que has hecho una de tus mejores prendas

cuando tus compañeros han puesto el listón tan alto.

¿Qué piensas al respecto?

Bueno, hoy más que nunca

se está notando que estamos a las puertas de la final

y vamos, parece que nos hemos puesto todos de acuerdo

para dar lo mejor de nosotros

y vamos, respecto a vosotros,

hoy va a ser la más difícil de las deliberaciones y de los...

de este tipo de cosas.

Borja, ven aquí conmigo, por favor.

Joshua, no sé si decirte

que nos tienes mal acostumbrados quizás

a verte brillar,

pero...

no has llegado al nivel que exigíamos.

¿Qué ha pasado, Joshua?

Un mal día, sin más.

Es una pena, Joshua.

Acompáñanos, Joshua, por favor.

¡Gamberro!

Qué mal rollo, tío. -Sí.

Margarita, por favor.

Margarita,

tu costura ha sido buena, correcta, eso es innegable,

pero en esta prueba pedíamos tendencias.

¿Lo comprendes? Sí.

Por tu vestido,

en fin, que no mereces estar aquí.

Vuelve a tu sitio.

(Aplausos)

(DAVID RÍE)

¡Te odio!

¡Gracias!

¡Qué susto!

Ahora ya es la semifinal, novena semana,

aquí ya hay que darlo todo, pero vamos, al 100 %

porque si paso a la décima semana, es que ya ni me lo creo.

Joshua, Borja,

los tres sabemos

que los dos queréis llegar a la semifinal.

Hombre, claro.

Pero pensamos que hay un aprendiz

que con su trabajo no ha estado a la altura

y el aprendiz que no continúa...

en "Maestros de la costura" es...

(Música de tensión)

Borja.

¡Ay, gamberrete!

Bueno, pues hasta aquí ha llegado el maligno.

Al final, es un programa ocho,

es un programa del que estar bastante contento

porque he tenido una trayectoria bastante larga

para lo que yo esperaba, pero qué se le va a hacer.

Si no caía hoy, la semana que viene.

Tampoco queda mucho más de recorrido.

¿Quieres decir algo? No.

¿No? ¿Solo quieres volver a tu mesa?

Mejor, mejor.

Ocupa tu lugar. Gracias.

No quiero volver a estar en la cuerda floja,

pero ahora es más fácil estarlo. Somos muy poquitos.

Ya es muy fácil meterte en la cuerda floja

con otro compañero.

Es la primera vez que vivía ese momento

y lo he vivido con muchísima tensión y muchos nervios.

¡Ay, dame un abrazo!

(RÍE)

Jo, lo siento. Bueno, no hay ningún problema.

A un pasito de la semifinal, pero bueno, has llegado muy lejos

dentro del concurso.

Has llegado lejísimos. Más de lo que esperaba.

Quiero aprovechar para decir que ha sido una ocasión muy grande

la que me ha brindado el programa y sobre todo para conocer a personas

que en mi entorno no habría tenido la oportunidad de conocer

y sobre todo y por último y no menos importante,

pues por los jueces

que siempre me han intentado poner un poco recto

con todas esas curvas que me gusta coger a mí

y quiero pensar que de esta experiencia

voy a aprender, voy a espabilar

y de cara a un futuro, voy a estar más... más formalito.

¿Quieres despedirte de los jueces? Me encantaría.

Pues adelante, despídete. Dame un abrazo o algo, Caprile,

con lo gamberro que has sido tú, con lo gamberrete

y cómo me decías las cosas, ¿eh?

Cómo te voy a echar de menos.

Y a ti. Eso espero.

Mucha suerte. María, que tú también

menos mal que me has estado intentando

un poco enseñar

y Palomo qué decir, que solo me decías cosas bonitas,

que me has ganado totalmente. Me alegro.

(BEGOÑA) Estoy triste porque se va Borja

porque es un chico de los más nobles que ha habido aquí.

Ama la costura.

Como patronista, yo creo que va a tener éxito.

Te voy a acompañar.

Vas a echar de menos a Caprile

y nosotros te vamos a echar mucho de menos,

pero ahora te tengo que pedir que dejes tu acerico,

que dejes tu mandil

y que cojas esa máquina para que le sigas dando meneíllos.

Hagámoslo con toda la solemnidad que merece un programa ocho.

De verdad, te vamos a echar muchísimo de menos, Borja.

Que vaya muy bien y que tengas muchísima suerte.

Muchas gracias.

Borja, abandona el taller de "Maestros de la costura".

A pesar de la trayectoria que he tenido

que ha sido un poco curva,

ha sido con mucho meneíllo como bien diríamos todos ya,

pues sí que estoy orgulloso

y hoy más que nunca

me estoy acordando de los buenos momentos

y de todas las gamberradas que he liado en el programa.

Aprendices, para nosotros, este es un momento muy duro,

pero también es un momento muy feliz.

Sois oficialmente los semifinalistas

de la tercera temporada de "Maestros de la costura".

¡Bien!

(Risas)

Habéis llegado.

Ahora queda lo más difícil, pero también lo más bonito,

lo más bonito.

Felicidades. Gracias.

Porque "Maestros de la costura" es un hervidero de emociones

y estoy va a más a más a más.

Por eso, la próxima semana tendremos pruebas de infarto,

un montón de sorpresas

y toda la tensión de una gran semifinal.

¿Quién os dijo que la costura era tranquila?

Para nada.

Os espero porque coser y cantar todo es empezar.

¡Chicos, que sois semifinalistas!

Bienvenidos a la semifinal de "Maestros de la costura".

¡Ole, ahí buena!

Oído cocina.

Venga pa'lante.

Con estos muros, os están rodeando ahora mismo 900 años de historia.

Madre mía, casi nada.

Ya verás como venga la Inquisición.

Les parto las piernas.

Hoy pego, ¿eh?

Que le corten la cabeza.

¡Uh!

¡Ah, ya, por favor!

Pum, pum, pum.

Maestros de la tortura medieval.

Voy a salir volando.

Tía, pareces una bruja.

Lo bueno viene ahora.

Los pelos como escarpias.

Esto se llama secuestro.

¿Cómo?

Desaprovechas oportunidades que tienes que aprender a verlas.

Me siento presionada.

Se apoderó de mí el miedo

de no saber llevar a cabo la idea con otro tipo de tela.

No tiene la calidad para una semifinal.

Si continuáis por este camino,

os va a costar mucho ser finalistas.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 8

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Maestros de la costura 3 - Programa 8

16 mar 2020

Los aprendices reciben un encargo muy especial de sus seres queridos. En Marbella los equipos trabajarán sin jefes de taller. Diseñarán dos estilismos de baño, acompañados de una camisa o un caftán. El experto en estilismo Miguel Cervera les desvelará las claves de esta primavera/verano 2020.

ver más sobre "Maestros de la costura 3 - Programa 8" ver menos sobre "Maestros de la costura 3 - Programa 8"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 166 programas de Maestros de la costura 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Beatriz Carvajales

    Hola, vivimos en Uruguay y somos muchas las que vemos Maestros de la costura. Nos fascina, para nosotras es el mejor programa de TVE. Sentimos pena de que ya está terminando. Felicitaciones para tos los creativos del programa y que nunca se acabe. Ya estamos ansiosas porque empiece la temporada 4. Gracias Caprile ,Palomo. Y Maria. ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿

    20 mar 2020
  2. emilio09v_a180k@zmat.xyz

    Hola, Soy un fanático de las máquinas de coser y después de mucho fijarme en el programam, tampoco puedo verlo las veces que me gustaría, no he localizado las marcas de las máquinas que usan. Creo recordar que alguna vez vi de la marca Alfa, ¿estoy en lo cierto? Qué sería de la costura sin el apoyo y ayuda técnica que dan estas máquinas desde hace años. La esencia de lo que hacen permanece sin cambios pero la variedad ha aumentado una barbaridad. Gracias a lo que hacen podemos coser más y mejor. He recopidado información en este portal demáquinas de coser Un saludo a todos y enhorabuena por tan magnífico programa.

    18 mar 2020