www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5534556
Para todos los públicos Maestros de la costura 3 - Programa 7 - ver ahora
Transcripción completa

Vais a tener que hacer

un conjunto de inspiración deportiva.

"Yes". "Yes".

Pero tenéis que hacerlo para un cliente

muy especial.

(MARGARITA) Vamos, valiente.

# A mí no me chulees, que vengo y te doy. #

Enhorabuena a Joshua,

que has ganado el mandil dorado.

Bienvenidos a Camper.

Os aseguro que entrar en este taller es un privilegio

al alcance de muy pocos diseñadores.

De hecho, ninguno de nosotros había podido estar aquí antes.

Cambiarse de taller ya.

(GRITA) -La horma de madera.

¡La horma de madera!

Yo había venido a aprender, pero no a sufrir tanto.

El equipo ganador es el equipo naranja.

Vais a tener que confeccionar

una chaqueta de caballero.

¿Cómo vas, Laura?

No he empezado a coser. -Venga, métele chicha.

El aprendiz que no continúa

en "Maestros de la costura" es...

¡Laura!

(ZAZ "La vie en rose")

Bienvenidos a "Maestros de la costura".

La moda es una parte importante de la vida en sociedad,

porque, en definitiva,

nos vestimos para expresarnos.

Este será un tema principal esta noche.

Pero, además, nos vamos a atrever a combinar

dos conceptos, en principio, contradictorios:

el lujo y un presupuesto limitado.

Que entren ya los aprendices.

¡Guau!

La tía, qué guapa.

¡Guau! -Qué guay.

Madre mía.

Vengo muy tranquilo,

porque a la vista está que en el programa anterior

me funcionó lo del pacto del maligno.

Me siento un poquito envejecido

con los cinco años de vida que he perdido.

Pero dentro de lo que cabe, ha sido buena inversión.

Hoy, vengo tranquilo.

Aprendices, bienvenidos, de nuevo, al taller.

Vestirse es una forma de expresión por encima de todo.

David, ¿qué mensaje quieres enviar

con tu forma de vestir, con tu pelo, tu color?

Que me veas y digas: "Qué persona más divertida".

Solo con la forma de vestir.

Y yo creo que lo consigo.

Y con el "outfit" que llevo hoy quiero demostrar

que me merezco un montón estar en la semana siete,

porque he hecho un blazer con capucha y todo. Mira.

¿Qué es, de punto?

No, no es de punto. Ay, es supergraciosa.

Este sí, de verdad.

Es un poco blazer de gnomo.

Es muy de Navidad, como nosotros.

Mira, yo eso de pasar desapercibido, de entrar a un sitio

y que nadie se dé cuenta de que estoy, en la vida.

Lo siento. No va conmigo.

Pues, aprendices, la moda hoy en día

es un medio de expresión

con el que nosotros tenemos la oportunidad de demostrar al mundo

lo que somos y lo que pensamos.

E incluso, pues nuestro estado de ánimo.

Por ejemplo, el vestidazo de Raquel de hoy

es imposible no sentirse especial.

¿De quién voy vestida?

-De Caprile. De Caprile.

¡Olé! -Qué pasadote.

Yo creo que es uno de los vestidos que más me gusta de Caprile.

Sí, sí. Me... me apasiona.

Tú también estás preciosa con tu escote, María.

¡Guau! Vengo brillante principalmente

por Lorenzo Caprile, por la prueba que vais a hacer,

pero también por una de nuestras invitadas.

Un fuerte aplauso para nuestra queridísima subcampeona

de la II edición de "Maestros de la costura": Isabel Gomila.

¡Madre mía, Isabel!

Que me desmayo.

Qué pasada.

¡La manga!

Nadie más brillante que ella.

Bueno, ya que quedé segunda, voy de dorado.

Hombre, hombre.

Esa mujer en actitud, en cómo habla,

la pasión que pone, se nota que es que derrocha brilli brilli.

Qué barbaridad, qué guapa. ¿Cómo estás?

Yo muy bien. He sacado mi propia marca.

Sí, sí. De R33,

que es primera maraca que he hecho para las discotecas

y enfocado al público que tenemos, ¿no?,

de lo que más cercano tengo y donde más me muevo.

Ojalá tuviera yo un marido que llevase discotecas y yo hacer looks.

Es un sueño, ¿eh?

Isabel, tengo que decirte que hablar contigo

y no preguntarte por Lara no me cabe en la cabeza.

Lara era una de mis maestras de ceremonia.

Ah. Sí, sí.

La boda era... Tres día de boda.

Yo me hice mi vestido de novia. Bueno, tres.

Los tres vestidos para las niñas.

De las dos damas de honor. El de mi madre.

Una locura. Yo estaba todo el verano...

Trabajando. En la playa y trabajando.

Hay que... hay que delegar un poquito.

Qué guay.

Isabel es el clarísimo ejemplo

de que no hace falta ganar el talent

para abrirse camino

y hacer carrera en el mundo de la moda.

Y además, es que nos has traído algo, Isabel. ¿A que sí?

¿Te parece que lo veamos? Sí.

Madre, ¿qué habrá traído, Dios mío?

A ver qué será, será.

¡Oh!

Oh, qué buenos recuerdos, Isabel.

Sí. Muchísimos.

Qué recuerdos, ¿eh? Sí.

Qué buenos recuerdos.

Margarita, ¿sabes qué vestido es? El que hizo...

Es el vestido que hizo Isabel en la final. Una maravilla.

Por si no lo vais sospechando,

el primer reto de la noche

va a consistir en confeccionar

un vestido

para lo que ahora se denomina ir a una alfombra roja.

Si esa es la final.

Es decir, un vestido para brillar,

y para muestra, tres botones...,

Madre mía. ...en une estreno,

en una entrega de premios.

Como, por ejemplo, la gala de los premios Goya,

que es la gran noche del cine español.

Y tenemos otra invitada.

Vaya por Dios.

Creemos que va a ser la perfecta inspiración para esta prueba.

Ella está más que acostumbrada

a pasear por muchas alfombras rojas.

Además, diseña, tiene marca propia

y ha presentado varias colecciones.

Y por si fuera poco todo esto,

su madre ha sido elegida durante décadas

como la mujer más elegante de España.

Con todos vosotros

la ganadora de "Masterchef Celebrity 4", Tamara Falcó.

¡Guau!

¡Guau!

¿Qué tal?

Bienvenida a "Maestros de la costura".

Muchas gracias.

Hola, Lorenzo. ¿Qué tal?

Cuando he visto a los concursantes, me ha dado pena por ellos.

Porque sé el estrés que están pasando,

lo duras que son las pruebas y lo mucho que quieren superarse.

Y entonces, he padecido su estrés.

Tamara, cuéntanos cómo se vive al lado de una de las mujeres

más elegantes de España.

Bueno, la verdad que mi madre es todo un referente.

Es una suerte, ¿no? Porque además,

tiene unos parámetros de estética muy marcados

y aprendo mucho, ¿no? Porque es una mujer

que se conoce muy bien, que conoce lo que le va bien

y ella siempre dice: "La gente siempre me dice

que tengo todo bonito". Dice: "No, es que sé cómo vestirme".

Es que es verdad que ahí es donde reside la gracia.

¿Y en qué proyectos estás trabajando ahora?

Que nos puedas contar, claro.

Bueno, he empezado unas colecciones cápsulas con Juan Avellaneda.

He hecho este top. Con tu gran amigo de "Masterchef".

Con mi compi.

Ese romance. Ese romance.

Que surgió entre los fogones. Exacto.

Qué guay.

Pues yo estoy deseando ver qué nos has traído. Con permiso.

(TAMARA RÍE)

¡Guau!

Volumen por todos lados.

Este vestido es el que me puse para presentar

"Masterchef Celebrity 4"

en el Festival de Vitoria.

Quería algo un poco más vestido,

porque era la alfombra roja, pero tipo cóctel.

Y después, Avellaneda y yo hemos cogido ese

y hemos hecho un top para nuestra colección, que es este que llevo.

La versión en top. Claro. Basado en el...

En el vestido. ¿Para ti qué debe tener un vestido

para que acapare todas las miradas?

Creo que es muy importante saber para quién va el vestido.

Es decir, si la actriz en cuestión va a ser

como la... la actriz principal, ¿no?,

de uno de los premios, pues entonces quieres uno superespectacular.

Y después, yo creo que algo así siempre cuanto más elegante, mejor.

Porque se una gran ocasión para que esas actrices se luzcan.

Uy, yo alfombras rojas como tales...

ninguna. Pero entradas de discotecas que tenían alfombras

la verdad que me he marcado unas pocas.

Hoy, nos vamos a atrever a combinar

dos conceptos, en principio, contrarios.

El lujo de una alfombra roja

y un presupuesto limitado.

No solo será importante la calidad del tejido que elijáis,

sino también la cantidad.

Aprendices, vais a tener que hacer

un vestido impactante de alfombra roja

con 40 euros de presupuesto.

¡Qué bueno! Me encanta.

Y ahora es cuando Tamara se desmaya.

No sabéis lo mal que lo estoy pasando por vosotros.

Por una vez en esa mercería

los materiales tienen precio.

Como en una tienda.

¿Va... va a hacer alguien ahí, en plan: "No"?

¿Como un vendedor ahí o cómo va?

Vendedores no va a haber. Ah.

Digo: "Igual se puede regatear".

Tenéis que cortar el tejido en la mercería.

Ajá.

Tenéis que calcular perfectamente cuánto os estáis gastando.

Me lo tengo que hacer yo solita.

Pasarse acarreará una penalización

que transformaremos en tiempo.

Cuantos más euros os paséis de los 40,

más tiempo os quitaremos de la prueba.

¿No podrían quitarme, yo qué sé,

un poquillo de agujas,

las tijeras? Te las doy, que tengo tres. No pasa nada.

Pero, claro, no, tiempo. Vaya.

Caprile, Palomo, ¿vamos a la mercería a ver

qué tejidos y qué materiales tienen los aprendices

y cuánto cuesta cada uno? ¿Nos acercamos?

Claro. ¿Tamara, nos acompañas, por favor?

Venga.

Yo soy el rey de las gangas.

Porque yo no soy un tía que tenga 1000 millones de euros.

Con 40 euros me parece hasta mucho y todo.

Lo veo un poco complicado por los metros de tela

y todo lo que necesitas, ¿no?, para hacer un vestido.

Creo que van muy, muy justos con el precio.

Se pueden hacer cosas monas por un precio módico, ¿eh?

Hoy no nos vamos a pelear por las telas creo yo.

No, no nos vamos a pelear.

Va a haber para todos.

Oye, coge el metrito ahí. Tin, tin.

La trampa está en el coste del metro.

Tienen que calcular muy bien cuántos metros cogen.

Si se gastan todo en tela,

no tendrán dinero para cremalleras, pasamanería...

Aquí hay muchos broches nada baratos.

Hay unas muy bonitas, pero tienen pinta de caras.

Bueno, ya de la pedrería ya ni nos olvidamos.

Me haría mucha ilusión que eligieran bien las telas

en esta prueba.

Porque, en fin, después de la clase magistral que les di yo

en Ribes y Casals,

quiero comprobar en esta prueba si les ha servido de algo o no.

Hola, bueno días. Buenos días.

¿Qué tal? Bueno días, Borja.

Buenos días. La clase es para ti.

Sobre todo.

Bueno, lo primero.

Las telas cada una tiene su alma, tiene su esencia.

no podéis ir en contra del tejido.

El tejido muchas veces os habla.

La hilatura de raso. El raso.

Que es la que nos permite tener una cara brillante

y una cara mate.

Es muy interesante... Usar las dos.

...en este tipo de tejidos usar las dos caras y combinar.

Qué guay. -Qué bonito.

Este es un damasco clásico.

Sí, es verdad.

Podéis jugar con el derecho y con el revés.

Otro efecto muy interesante

son los de devorés.

Mediante un tratamiento con ácidos

devoran ciertas superficies del tejido.

Al revés que el "tai dai".

Efectivamente. Muy bien, Laura.

¿Cuáles son los tejidos tapafaltas,

que son muy vistosos y muy fotogénicos

y en cámara dan fenomenal?

Por eso los vemos tanto en los photocall.

El fieltro. -¿Esto?

Ah, claro, viene ya decorado. -Vienen decorados.

Madre. -La lentejuela, ¿no?

Coge ese verde agua. Este.

Y ese.

Combinado con algo.

Aquí... aquí a lo mejor, bueno,

pues si en la costura no sois tan...

-Se disimula. Pero bueno.

Pues disimula. Son tapafaltas.

Bravo. -Muchas gracias.

Esta prueba tiene tu nombre, desde luego, Caprile.

Pues se me ocurren un montón de ideas.

Porque en mi taller hacemos mucho este tipo de trajes.

¿Quieres coser? Dínoslo, venga. Bueno.

Vale, venga. Bueno, venga.

Esta es la prueba de Caprile. El maestro eres tú.

Una cosa voy a decir: un Caprile por 40 euros.

Me lo pido, me lo pido, me lo pido.

Él tiene una... Vamos, tiene una mano que hace un boceto

en dos segundos espectacular. Precioso.

¿Te gusta, Tamara?

Precioso.

Que no te copie, que no te copie.

Ahora va a ocupar su lugar Lorenzo.

Pero antes quiero despedir a...

a Isabel.

¡Oh!

Tiene una agenda apretadísima. Pero quiero que, por favor,

le des un consejo a los aprendices antes de marcharte sobre esto.

Mi vestido de novia, no sé si lo habéis visto...

Yo lo he visto. -Me costó 45 euros el material,

con todo, ¿eh? Forro, cremallera, botones...

Eres una genia, Isabel.

Es un reto muy complicado,

pero si eligen bien y si tienen mucha fantasía

y la aplican bien, que quede elegante,

que no quede hecho un churro,

yo creo que sí que lo pueden lograr.

Isabel Gomila. Muy bien.

Un fuerte aplauso. Suerte.

Adiós, Isabel, cariño.

Qué guapa.

Ahora sí, Lorenzo, ocupa tu lugar. Ahora ocupo mi lugar.

Yo tengo que decir que me siento orgullosa de coser

a cuatro mesas de Caprile.

¿Qué quieres que te diga?

No será mi vestido como el suyo, pero...

A ver, los que estáis en casa, ¿a que me tenéis envidia?

Aprendices,

debéis confeccionar

un vestido impactante

de alfombra roja

con un coste no superior a 40 euros.

Tenéis que bocetar,

tenéis que entrar en la mercería,

en una única ocasión.

Tenéis que etiquetar y firmar vuestro trabajo

y tenéis 100 minutos...

para lograr un resultado que acapare

todos los flashes de esa alfombra roja.

Y tengo que deciros

que en esta ocasión

ser el mejor de la prueba os otorgará

una ventaja muy importante.

Qué bien. -Me apetece muchísimo.

Esto lo voy a luchar, porque quiero esa ventaja.

Es que la quiero.

Y el tiempo comienza en tres,

dos, uno, a coser.

Vamos, Caprile.

A las armas. -¿Esto cuánto cuesta?

Todas las telas están marcadas, ¿eh?

(BORJA) He encontrado la tela perfecta.

Cinco euros el metro. Se llama Borja esta.

60 euros el metro.

¿Esto es un metro? Sí, ¿verdad?

Esto no lo puedo coger.

La mitad de 26 son 13.

Son 13.

Me he sentido un poquito como pez en el agua garrapiñeando.

A ver de dónde cojo, de dónde suelto.

Ahí, contando con los dedos.

Voy a coger un metro, que me llega de sobra.

Borja lo que ha cogido. Lo he visto. Un hule.

¿30 euros?

(RIENDO) Voy a remedir otra vez.

Yo a 5 euros el metro, ni me preocupo.

¿Cinco euros la bobina?

Calla.

60 el metro.

Es que esto es... 60 el metro, la puedo cortar.

12 y 12, 24. Y 12, 36.

Me arriesgué.

(TAMARA) Mira, ha cogido plumas.

Ha cogido dinerito.

Qué atrevido. Sí.

(DAVID) Que no se olvide nada. -Ea, ea.

(DAVID) ¿El patrón?

Paramos el tiempo.

Ahora viene la dolorosa, como quien dice.

(DAVID) ¿Tú, Joshua, cuánto crees? -Yo creo que 38.

Yo 38 también. ¿Tú? (BORJA) Yo, 36.

Yo 38. -Yo creo que yo me he pasado.

Pero bueno.

Vamos a calcular cuántos euros os habéis gastado en mercería.

Todo lo que supere 40 euros será tiempo restado

en franjas de 5 minutos. Joer.

Si os pasáis hasta 5 euros,

os quitaremos 5 minutos.

Hasta 10 euros, 10 minutos menos.

Y así sucesivamente.

Yo creo que me van a sancionar con 5 o 10 minutos.

Sí. Más o menos.

Vamos a empezar por ti.

Vale.

Pues tenemos un brocado dorado.

2,40 metros.

Tenemos una cremallera invisible de...

60. ...60.

Y una bobina de hilo crudo marfil.

33,76. Ah.

No te has pasado de los 40 euros.

Por lo tanto, tú tienes tus 100 minutos íntegros para coser.

Me he pasado, me he pasado. Lista.

Begoña es que es muy negativa.

Y luego tiene resultados increíbles.

Y es como: "Tía, a mí me sienta mal".

Bueno, Xiaona tiene... Un metro.

...este raso negro. 1,16 metros.

La lentejuela. Tenemos esta tela de lentejuela.

Dos metros. Dos metros.

El lazo de raso de 0,6.

Una cremallera de 25.

Tres bobinas de hilo negro. Tres.

Un total de 43,77.

Te metes en el primer tramo de penalización,

que son 5 minutos menos.

Vamos con Margarita. Vamos con Margarita.

Margarita. Sí.

Hoy más elegante que nosotros.

Bueno. A ver.

Tenemos el raso negro. 1,5 metros. 1,55.

Un metro de tul, un trozo de tela de plumas rojas.

Suma, suma. Esto hace una suma

de 38,04. -Olé ahí.

Menos mal. Porque la verdad es que en un vestido de alfombra roja

cinco minutos, solo cinco minutos puede ser crucial.

¿Qué tal las matemáticas, David? Tiene gusto refinado, como yo.

A ver. Ha cogido el tafetán tornasol.

Una cremallera invisible. La cremallera.

Ajá. De color crema fatal de 20 cm.

(RÍE)

La boa de pluma de avestruz, que era carísima.

60 euros el metro. Total.

A ver. Esto va a ser divertido.

¿Tú cuánto crees que has hecho? No lo sé. Ahora no lo quiero ni...

¿Cuánto crees que te has gastado? Pensaba que 40.

Bueno, pues tu cuenta asciende a la friolera

de 62,60 euros.

No cosas ya. Directamente, no cosas, vamos.

He pensado: "Ay, mira, es un metro".

Pues la mitad, 30. Y la mitad de la mitad, 15.

Pues no. No. No, claro.

No. Es que has traído la mitad, no un cuarto.

Has traído la mitad.

Y son, y esto ya no nos hace tanta gracia,

25 minutos menos de costura, David. (BEGOÑA) Pobrecito.

Hostia, pedrinche.

Tienes que hacer un vestido de alfombra roja

en 75 minutos.

No me achanto.

Las mates se me dan un poquillo mal.

Joshua. Tiene una tela fantasía

de 3 metros.

Que quien se lo ponga tiene mérito, porque...

Porque pica un poco. Puedes ser una lija.

De tul tiene 0,78.

Una cremallera de 40 cm.

Y una bobina de hilo rojo.

El total son... 40,10.

Cinco minutos menos. Perfecto.

95 minutos para coser.

A ver, Borja.

Vamos allá.

Tiene 1,37 metros de polipiel de cristal.

Tres metros de terciopelo. ¿Tres?

Pues ya me he pasado otra vez. Sí que me he pasado.

Dos cremalleras con diente dorado.

Dos adornos de pedreruti a 5 euros cada uno.

Y una bobina de coser.

Hacen un total de 46,68.

Ay, nene.

Son 10 minutos menos. 10 minutazos.

Con los 10 minutos menos me ha salido el tiro por la culata.

Brava tiene dos metros de este raso clepado azul.

30 cm del punto de pedrería.

1,95 metros de fleco dorado, que no sé qué...

Por si acaso. ...vas a hacer con él.

Tres bobinas de hilo azul marino Coselotodo.

Que son 34...

34,85.

Tendrás tus 100 minutos para coser.

Con 40 euros se hace una colección. A ver.

Y ahora, vamos a venir aquí.

(BORJA) A Caprile también.

Yo creo que me he pasado de esto.

A ver. Terciopelo gris. Tres metros justos.

Y luego, la gasa gris. Aquí sí que creo que me he pasado.

Me va a engañar. Uno.

Dos. Y tres.

Tres. Es la cuarta que te dan de más.

3,20. Perdona.

3,20. A los buenos clientes

cortan un poco así.

La primera vez que compras.

Así que de cliente habitual...

Una cuarta. (ALGUNOS RÍEN)

El hilo. ¿Cuántos hilos?

Uno.

¿Cómo que uno?

Pues uno. ¿Y todo lo que hay puesto?

Bueno, pero eso no cuenta. Perdona.

(ALGUNOS RÍEN) Eso no cuenta.

Por cinco. Cinco hilos.

Y falta una cinta, ¿no?

Que me cobréis esto... Hombre...

Perdona. Hombre, cóbralo, cóbralo.

Die que sí. A ver, ¿eh?

No me engañéis. Que me estáis sisando ya.

(RAQUEL Y PALOMO RÍEN)

Espera, porque la suma de todo esto...

da un total de...

A ver qué da.

50,19 euros.

Bueno, hijo, 10 euros. 15 minutos menos para coser.

Por lo tanto...

¿Qué se queda? 85 minutos.

Solamente superado por David en este taller.

Así cobras luego los vestidos.

¡Ay, Caprile!

Caprile, la mercería.

Ha sido miserable.

Ya verás Palomo cuando le toque coser,

vamos, no me voy a pasar ni esta.

Bueno, voy a recapitular.

Tendréis el tiempo íntegro, es decir, los 100 minutos,

Begoña, Margarita y Brava.

Joshua tendrá cinco minutos menos.

Y Xiaona también.

Después irá Borja, que tiene 10 minutos menos.

Después, Caprile, que tiene 15.

Y David... Injustamente, ¿eh?

Injustamente. Injustamente.

Pero 15 menos.

Y David, superinjustamente, que tiene 25 minutos menos.

25 minutos menos.

El tiempo para coser comienza en tres, dos, uno, ahora.

A las armas, a las armas.

Begoña quiere hacer un palabra de honor.

A ver si se le sostiene bien en el maniquí,

que es el miedo que me da. Yo creo que sí.

Si alguien puede, será ella.

Con un tejido tan recargado, hacer algo más sencillo,

me parece superbonito.

En el último minuto, teniendo en cuenta que tengo más minutos

que algunos de los compañeros,

pues he decidido intentar arriesgar siguiendo...

Yendo de menos es más.

Pero por lo menos modificando un poquito más el diseño.

Espero lucirme, ya que intento tener toda la confianza en mí posible

para que mis compañeros no me vean como un contrincante débil.

El que ha cogido Joshua lo tocas y tienes que retirar las manos.

Es que ese es como... Una lija.

Una lija. Es como una imitación de las...

De estropajo. De estropajo.

Estoy haciendo un vestido asimétrico de una manga,

corte sirena, muy ajustadito.

Y va a llevar como muchos volúmenes en forma de rosas grandes al hombro.

Bueno, y luego está... Ay, David.

...el más acertado de la noche, que es David.

Ay, David. Por si le faltase poco...

Encima la tiene en el suelo.

David, por favor, tu joya está en el suelo. De verdad.

Como se te ensucie, la pises o algo...

Yo creo que es un poco... Yo tengo plumas de estas boas.

Yo las encargaba y venían a 500 euros la boa. Y yo: "¡Oh!".

Nunca hubiera imaginado que me iban a cobrar

hasta el galón negro con el que se marca el maniquí, vamos.

Ya verás cuando les toque coser a ellos. Nos los voy a pasar ni una.

¿Tienes algún recuerdo de algún vestido de alfombra roja

que se te haya marcado, que te haya impactado,

que sea de tus favoritos? Sí.

De mi madre recuerdos muchos. Y el que más bonito me ha parecido,

que sí que me impactaba mucho, eran sus vestidos filipinos.

Tenían como unas hombreras gigantes

y venían todos bordados. El clásico de allí

que llevaba, yo qué sé, Imelda Marcos, un montón de mujeres.

Estoy nerviosilla, como siempre. Porque es la primera.

Otra vez vamos a hacer una cosa que nunca he hecho en mi vida.

Pero tengo mucha ilusión. Porque me encantan

los vestidos como...

como espléndidos. ¿Se dice así?

Uno de los vestidos favoritos de tu madre

y de las novias favoritas fue tu madre de novia y Marisol.

De verdad, eso sí que le hará superfeliz.

Ella no se gusta nada en su vestido. Yo lo cogí de referencia.

¿De verdad? Pues le va a encantar. Se lo voy a decir.

Y no hay muchas fotos, hay muy poquitas.

¿Sabes dónde se casó?

En Illescas, os lo dijo Pepe.

Tamara, ¿te gustaría casarte o no quieres casarte?

No. Yo es que me encantaría casarme si encuentro a la persona.

¿Y sueñas con ese vestido?

Bueno, tengo un tablón de Pinterest. Claro. Eso te quiero decir.

Que va de un cosa a la otra. O sea,

era algo que mis amigas ya hacían en la universidad,

que tenían como vestidos de novia.

Y yo decía: "Pero, chicas, ¿qué estáis haciendo?".

Pero después de ir a tantas bodas,

he ido viendo. Voy a hacer yo mi carpetita.

Me voy a hacer mi carpetita, a ver si de repente me caso.

Y no tengo qué ponerme. No tengo qué ponerme.

Me está sentando bien tener poco tiempo.

Estás ergonómico total, tío.

Yo creo que me estoy complicando un poco a mí misma, pero vamos.

Mira, esto me ayuda a ser una básica.

Tengo posibilidades hasta de ganar.

Aprendices, se acaban de ir

los primeros 30 minutos de la prueba.

Quedan 70 para los que tienen el máximo.

Es decir, para Brava, para Margarita y para Begoña.

Y tú, David, tienes solo 45 minutos para terminar.

¡Oh!

La falta tenía que estar ya acabada, Borja.

¡Oh, qué planazo!

Le quiero sacar partido al tornasol.

Que según como le dé el sol, tiene un color.

Dándole arruguita, lo potencio más.

Si quieres conocer todos los detalles

de este apasionante reto entra en:

Y entérate de todo en tiempo real.

Además, vas a encontrar información sobre los jueces,

los aprendices, consejos, curiosidades

y sobre todo mucha costura.

David, sabemos que estás muy concentrado,

pero necesitamos que nos cuentes. ¿Qué es este higo?

¿Alguien me lo cuenta? Lo haré en plan arrugado.

Arrugado. Me gusta.

Arrugado.

Y las plumas no las voy a poner.

No me lo puedo creer. Es broma. ¿Cómo no voy a poner?

Te has gastado 35 euros en plumas.

Explícale a Tamara, David, y a Palomo,

qué vas a hacer con la boa.

La boa la voy a poner aquí.

Me lo imaginaba.

Tengo un gusto que madre mía...

No te desconcentres, David. Venga, gracias.

A ver este higo luego Caprile qué tal opina.

Más mal... (MARGARITA) Fatal.

Porque estoy aquí ahora modelando.

Guau, margarita, estás modelando y todo.

Sí. Lo hago sobre la marcha.

Nos vas a quitar el trabajo en dos días.

¿Qué dices? Tiene muy buena pinta esto.

Sí. -Me meto en camisas de 11 varas.

No, no, es un trabajazo. -No sé si me dará tiempo.

Todo esto va como con un volante así, ¿sabes?

¿No? -No.

No. Qué bonito está así.

Sí.

Qué bonito. Me encanta cómo has colocado la pluma

en dirección arriba. Yo hago eso siempre.

Y he ido recortando. Yo pongo las plumas para arriba

y así sale más volumen. Como el vestido de maría hoy,

que tiene la pluma en vez de para abajo, que sería lo normal,

al contario. Quería que cubriera el cuello.

Tiene una pinta muy elegante. Ay, qué alegaría.

Bueno, vamos a ver qué me sale. Margarita, suerte.

Gracias por los ánimos.

Tamara Falcó es que

de toda la vida me ha encantado. Desde que nació.

La vi, vamos, en las revistas.

Y la verdad es que la veo tan parecido a su madre,

además, tan elegante, que la chiquilla es un encanto.

Xiaona. Hola, Xiaona.

¿Qué tal? Te presentamos a Tamara.

Hola, Tamara. -Hola. ¿Qué tal?

Ahora estoy haciendo un base. Un cuerpo base.

Sí, un cuerpo base. Esto de lentejuelas.

Luego quiero adornar por arriba

y debajo envolver todo con mi lentejuela.

¿Te gusta lo que hace, Tamara?

Sí. Yo creo que es muy perfeccionista, ¿no?

Se ha metido en un diseño más complicado que los otros

y que lleva muchísimo trabajo.

¿Sabes quién es Tamara Falcó? No.

No. No sabes quién es. Pero es normal.

¿Tú sabes quién es... Su mamá sí.

...Isabel Preysler? Su mamá sí que había oído,

pero no la conozco. Como un nombre que te suena de gente de aquí.

Se casó con Julio Iglesias. (XIAONA) Eso sí.

Ah, vale.

Vale, vale. Ah, ya lo sé.

Ah, la filipina.

Eso. Claro.

Ya lo sé.

Tío Julio nunca defrauda.

Tu hermano también, vale.

Enrique. Claro.

Claro. # Si te vas, también me voy. #

No sé qué. -Exactamente.

Exacto. Ahí. Ahí. Ya sabes quién es.

Sí. Mujeres más elegantes de toda España,

¿me dejáis terminar mi vestido elegante?

Queridas mujeres.

Date prisa. Porque...

Gracias. ...debes aligerar.

no me lo puedo creer. No le entra.

Así me tapa los fallos. (RÍE)

¡Ah!

Vale. Hay que meterlo un poco.

Jo, qué mal está repartido el drapeado, la madre que me parió.

Aprendices, habéis consumido 60 minutos.

No puede ser.

Eso quiere decir, David,

que te quedan 15 minutos para terminar.

Vale. 15.

Un cuarto de hora.

Podría quitar la cremallera y ponérsela en un lado.

Que no tengo tela.

Voy a trasladar la cremallera a otro lado.

y ver cómo le hago el escoge en la espalda para que le entre.

A ver, Begoña, que has cogido la tela favorita de Tamara y mía.

O sea que ya te puedes lucir, ¿eh? Espero.

Yo lo hago con todo mi cariño. ¿Qué estás haciendo?

Un vestido intentando hacer palabra de honor.

Es difícil de confeccionar, ¿eh?

¿Has tomado buena medida al maniquí, Begoña?

Del pecho me queda bien. Queda holgada la cintura.

Pero se sujeta en la cintura y la parte de aquí, al ser rígido,

se sujeta sola. -Tenía que haber metido varillas.

Has sido la más prudente y quizá demasiado prudente.

Sí, bueno, ya veremos. Si no, pongo un tirantito.

Tienes mucho tejido. Le pongo un tirante.

Claro. Y ya está.

Un escote palabra de honor es de las cosas más difíciles que hay.

Sí, sí, lo sé.

Tú eres muy capaz de hacerlo, te digo.

Gracias.

¿Te imaginas que no le entra?

¡Ay!

No me entra la prenda porque en vez de poner la cremallera al lado,

la he puesto en la espalda. Y he puesto una así.

Pues no.

Y no tengo tiempo de rectificar.

Hola, muy buenas. Borja.

Buenas noches. Te presentamos a Tamara.

Encantado, Tamara.

¿Qué tal? Cuéntanos qué estás haciendo.

Pues bueno, había partido de la base de hacer una falda fruncidita,

con un par de cortes aquí, pues iguales.

y sobre los tirantes que estoy presentando ahora,

pues trabajar un poquito un...

Una manga así como una manga capa.

No. Tenía pensado ceñirlo por aquí y darle así una manga

y juntar con las dos piezas. Al filetear todo esto y coserlo

y con lo dos que me juntan, sacarle una especie de manga.

Esa era la idea básica.

¿Y no te estás complicando demasiado

con lo poco bien que está sentando lo que estás haciendo?

¿No te preocuparías un poco en que esa falda quedase bien,

que no hiciera...? Todas esas bolsas.

Repingues que hay ahí. Sí.

Y simplificar esto con dos capas cosidas al tirante.

Sueltas. Sí, sí, sí.

El problema lo tienes en la falda. Esa falda ahí parece

un pantalón que te queda grande con tirantes de Don Pimpón.

Sí, la verdad es que me ha quedado bastante holgadita.

Te voy a hacer caso. Has pactado con el maligno.

No, no. Hoy le he dado descanso ya.

Vamos, me he querido desentender de él.

No se puede pactar con el diablo como ir al súper.

No digas tonterías.

Él bromea con lo de que pacta con el demonio para venir aquí

y que le ofrece cinco años de vida

a cambio de ganar

una prueba, pasar, etcétera.

No, no tiene mucha gracia la broma.

No, bueno. -No tiene mucha gracia.

No le hace gracia. Algunos somos del de arriba

y otros del de abajo, pero es cierto que, bueno,

hay... Sí.

Sí. Yo creo. Sí, claro.

Yo lo que sí que puedo hacer es rezar por ti, Borja.

Pero... pero es verdad que...

O sea, el... el vestido,

pues hay que solucionarlo. -Hay quedarle caña.

Mucho meneo, sí.

Yo con mi maligno estoy muy contento.

A mí me gustaría que respeten mi forma de pensar

y mi forma de alabar al maligno.

Tampoco creo que sea para tanto. Estamos en pleno siglo XXI.

Mira, como no entre, abandono, en serio.

O sea, esto me parece un insulto a todo lo posible.

Lorenzo, nos vas a perdonar, ¿no? No.

Porque nunca os perdonaré lo del galón negro, vamos.

Me ha parecido miserable.

Ya verás, Palomo, cuando te toque coser, ya verás.

Qué manejo del bies, es impresionante.

Espectacular.

Y los colores, ¿eh?

Muy bonito.

Me venís a entretener, porque claro,

María y Palomo están compinchados en contra mío,

porque quieren que mis pruebas me salgan fatal.

Lo que queremos es llevarnos a tus clientas.

No me voy a dejar. Si no, no termino.

Lorenzo, como siempre, un vestido que...

Hay que ponérselo, ¿eh? ¿Cómo es?

Ah, vale. Es elástico, claro. Sí, sí.

Eso te iba a decir. ¿Cómo entra? Ah, va... Divino.

(RÍE)

Dale, venga. Que tú puedes con esto.

Le he cambiado ya dos veces. Y ahora le queda grande.

Y tu tiempo de costura, David, termina en diez,

nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos,

uno, tiempo.

Y encima las plumas las he puesto mal.

O sea, estoy muy enfadado.

Me ha salido muy cara la boa.

Esos 25 minutos me hubiesen venido genial.

Hubiese hecho un volumen superbonito.

Muy enfadado conmigo. Muy enfadado.

(BRAVA) Holi.

A ver, lo primero, Brava, cuéntanos qué ha pasado.

Porque me ha parecido que has estado a punto de irte a tu casa.

¿Te has quedado pequeña de patrón? No.

Que no... Sí. Que no le da el patrón.

No te cabe. No le cabe.

Por no tomar unas medidas. Por no tomarlas.

-Está precioso, pero tiene que sentar...

tiene que sentar... -Y estoy contenta.

Y me encantaba el diseño. Y me lo curré con patrón.

No. Es que totalmente. Me encanta.

Imagínate que lo acabas

y se marca Tamara... Me tenéis que dejar.

...una alfombra roja con tu vestido.

Bueno, si no es este, te hago otro. -Exacto. Perfecto.

Sería brutal que Tamara Falcó se pusiera un Brava Elegance.

Vamos a ponernos finos.

Vamos, Bravi.

Venga, dale para delante. -Voy muy a contra, muy a contra.

Pero voy a hacer lo que pueda. -No se te atraganta un vestido.

Bueno, bueno, cómo es esto.

Me encanta. Pero es bonito

cuando se lo veamos a Raquel.

Porque te lo puedes poner atado a la cadera,

te lo puedes poner...

¿Sabes? Pues tipo así.

Yo me lo voy a poner.

Vámonos al altillo. Venga.

Venga, que me llevo la muñeca. Me encanta.

¿Te ayudamos?

Lorenzo, vámonos, tu tiempo ha terminado.

Borja, tú eres el próximo. La firma, la firma.

Creo que cuando se lo veamos puesto a Raquel

el vestido,

que va... va a hacer un gran papel.

Para hacer una réplica del vestido creado por Caprile,

hay que cortar las piezas del patrón del vestido al bies.

Las piezas de la capa, como son simétricas,

se cortan con el tejido doblado a contra hilo.

Unimos las piezas de la espalda por el centro

y aplicamos una cremallera invisible.

Cosemos el delantero y la espalda por los costados.

Aplicamos los tirantes y rematamos el escote y las sisas

con vistas.

Para confeccionar la capa, unimos las piezas por el centro,

dejando una abertura que rematamos con un dobladillo muy fino.

Creamos un dobladillo en el escote de la capa

para introducir los tirantes del vestido

y poder atarlo a la espalda.

Madre mía.

Qué chulo, tía.

Ay, chiquitín.

Yo creo que llego a tiempo de poderlo terminar.

No como me gustaría, evidentemente,

porque este vestido necesitaría cinco días

para dejar todas las costuras por detrás perfectas,

para que se le adapte perfecto.

Para como a mí me gusta dejar las cosas,

pero cuando no hay tiempo y el culo aprieta,

hay que correr.

(DAVID) ¿Sabes para quién parece tu vestido?

Uy, para el maligno.

¿Cómo se llamaba la chica de Barcelona que cantaba ópera?

Me pillas carente de referencias, David.

(DAVID) Montserrat Caballé. Parece para ella.

Borja. Dime.

Te quedan diez, nueve, ocho... Qué cosas me dices.

...siete, seis, cinco,

cuatro, tres,

do, uno, tiempo, Borja.

En este momento, Joshua, Xiaona, os quedan cinco minutos.

Diez para Brava, Margarita y Begoña.

Vale.

Qué bonito, Borja. Es maligno total, ¿no?

No, es de Montserrat Caballé.

Montserrat Caballé dice.

Me van a meter un "montserratazo"...

El de Marga es muy Maléfica.

Hombre, es la chica en llamas.

(DAVID) Es la chica en llamas. -Pues mira, también, puede ser.

A ver si tenemos suerte y nos gana Marga.

¿Por qué? -Porque molas que flipas.

¿Sí? (BORJA) Hombre.

Hombre.

(BORJA) Begoña, atraviesa.

Que nunca llegas, pero siempre te pasas.

(MARGARITA) A pinchar, a pinchar.

(BORJA) Begoña está todo el día igual.

"Ay, me paso con el dinero. Ya verás como me paso".

"Ya verás como en esta prueba me marcho".

"Ya verás como tal, como cual. Me ha quedado el último".

Eres una petarda, tía. Siempre estás con el mismo discurso

y quedando superbién. ¿Nos estás vacilando?

Si es que no sabéis lo que arde eso, de verdad.

Ay, la pobre, es que siempre va de que nunca llega a nada.

No tenéis peligro los dos.

El tiempo para Joshua y Xiaona termina en:

diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco... Ay, qué tensión.

...tres, dos, uno, tiempo.

Cinco minutos

para Begoña, para Margarita y para Brava.

El de Joshua es un poco inspirado

en el tuyo del año pasado. El del año pasado.

Ay, la manga de Anne. La manga.

Sí. La manga clavel.

(BORJA) Vamos, Marga. -Tiene más plumita...

Me ha tocado a mí la gallina, Begoña.

No lo cogí por eso. Ya más gallinas no me atrevo.

(DAVID) Mira, aquí tenemos todo tipo de personas.

Está la que aprueba y dice que suspende.

Luego está la que se sienta detrás de clase,

que se entra de todo, pero...

(BRAVA) ¿No me estarás criticando?

¿Yo criticar? -Te escucho, que eres muy mala.

Pues sí, hoy estoy en plan maligno. Estoy muy enfadada

porque podía haber hecho un supertrabajo

y por mongola y capricornio no lo he hecho.

Brava, Margarita y Begoña,

el tiempo total de la prueba, esos 100 minutos,

terminan para vosotras en cinco,

cuatro, tres,

dos, uno, Brava, tiempo.

Estoy sudando.

Aprendices, voy a pediros que cojáis los vestidos,

que os coloquéis aquí para la valoración.

Y, mientras tanto,

me voy con Lorenzo...

a ponerme su vestido de alfombra roja.

¡Qué guay! -¡Hala!

-¡Qué suerte!

¡Ay, con lo bien que he empezado, con lo maravillosa que era la idea!

¡Ay! Es que...

estoy triste y enfadada a partes iguales.

-¡Guau!

-¡Hala!

¡Qué bonito!

Cuando estuve en Los Ángeles, que he estado varias veces,

he tenido ese privilegio,

me enseñaron que, para los trajes de alfombra roja,

el secreto es que...

pasen cosas siempre,

porque nunca sabemos...

dónde y cómo...

van a hacer la fotografía en la alfombra roja.

Entonces, con un modelo de este estilo,

pues ella tiene esta especie de chal... capa.

Puede jugar con él.

¡Se transforma!

De espaldas, de costado, de lateral.

Así. Así, qué bonito.

Desde cualquier punto de vista,

pasan cosas en el vestido

y la foto siempre es bonita.

Incluso como me gusta a mí, en plan Sara Montiel.

Así estás toda diosa.

¡Cómo cambia!, ¿eh? Es que es impresionante.

Me quedaría estupendo a mí también.

Un aplauso para el maestro. Un aplauso.

¡Bravo! No, para el maestro no.

Sí. ¡Bravo!

Haced la valoración.

¿Te quedas conmigo? Fenomenal.

Begoña, tú serás la primera.

Begoña, vamos a recordar que te has gastado en la mercería

33,76 euros.

Por lo tanto, has tenido tus 100 minutos enteros para coser.

¿Hubieras cogido algo más... Sí.

...con esos seis euros? Sí.

Habría cogido las varillas para que hubiera quedado perfecto

y no hubiera puesto el tirante.

A mí la idea del tirante de espagueti finito con la misma tela

me parece muy chic, elegante. A mí me gusta.

Aunque dejes el tirante,

la varilla siempre... Sí.

Habría quedado más armado. ...viene bien.

Está muy bien elegido... el tejido

para el tipo de patrón que has utilizado.

A lo mejor, esas formas tan sencillas en un tejido...

Más fino. ...más finito...

no te hubiera funcionado igual.

Has hecho un vestido con una cola superbonita y elegante.

Más corto por delante, más largo por detrás.

Me parece muy elegante, muy chic.

Por ponerte algún tipo de pega,

se te ha ido un poco el hilo.

Pero, vamos, esto...

te lo digo ya por ponerte un pero, pero el resultado es impecable.

Parece, Begoña, un vestido de Prada perfectamente.

Hombre... -Sí, sí, sí, sí.

¿A que es Prada? Precioso.

Gracias. -Yo me lo pondría

en una alfombra roja.

No te lo regalo porque no está rematado.

Si lo estuviera, sería tuyo.

Pues de verdad que me encanta.

Muchas gracias, Begoña.

A vosotros. Bien hecho.

Gracias.

No sé por dónde cogerlo. Gracias.

El color, en la alfombra roja, favorece porque es como un foco.

Si un día quieres que te lo haga, te lo hago encantada.

Perfecto, perfecto.

Sería la mayor ilusión de mi vida. -Pues me encanta, de verdad.

Te vas con la temporada hecha. Ya.

(RÍE)

Si yo un día abro una revista y veo a Tamara...

con un vestido mío en una alfombra roja,

me muero del infarto que me da de alegría.

Con lo que te gustan los números a ti,

no has calculado tan bien como Begoña.

Te has pasado...

3 euros con 77 céntimos.

Y has contado con 95 minutos

para confeccionar un modelazo para la alfombra roja.

Cuéntanos qué es lo que has hecho

y para qué mujer es este vestido.

Para mí, la alfombra roja

siempre ha sido mucho brillo, mucho tul,

porque me encanta vestir un poco princesa.

No ha sido mi diseño princi...

Original. ¿"Princípiro"?

Original. Principal.

Porque ha venido María.

Dice: "Simplifica un poco. Vas un poco mal de tiempo".

Ha salido esta elegancia,

para mí un poco desviado, con un pespunte un poco desviado.

No lo digas, que no nos habíamos dado cuenta.

No. Si no lo dice ella...

Es una asimetría conceptual.

A ver, Xiaona,

tu enemigo es el tiempo.

El tiempo es oro.

Y la verdad, que con tu vestido teníamos un mal pronóstico...

porque pintaba muy mal,

pero, bueno, lo has salvado en el último momento.

Y, bueno, hay muchas trampas.

El escote es lo que es,

pero nos hace mucha gracia

que hayas recortado las flores para hacer este collar.

Para que vaya... Que es un tapafaltas.

El tul, que has aprovechado el orillo para rematar el péplum.

Pues, bueno, pues tiene su gracia.

Le da un volumen

y te despista de los posibles errores.

Nos transmites tus ideas.

Tienes cada vez un poquito más de técnica.

Pero tienes que correr más, Xiaona,

e ir mejorando poco a poco.

Sí, voy a ponerme más pilas.

¿Te gusta?

A mí me parece que has escogido bien la tela,

que la idea era muy buena,

pero es verdad que querías hacerlo muy bien

y, con poco tiempo, ha sido complicado.

Pero creo que está bien resuelto.

Creo que es un vestido muy correcto.

Como tú, Tamara, que eres muy correcta también.

Yo considero que he mejorado muchísimo.

Si eso toca en la primera prueba,

yo me tiro por el suelo llorando así.

Margarita, tú te has gastado 38,04 en la mercería.

Y has tenido, al igual que Begoña,

100 minutos para crear tu vestido.

¿Estás contenta con tu resultado?

Sí, porque, más o menos, era la idea que yo tenía.

¿Era tu idea de la final?

No, no, qué va.

Vamos paso a paso.

Lo que quería era hacerlo "moulage" porque, no sé,

me gusta mucho el tema de experimentar sobre el maniquí.

Nunca lo había hecho.

La adrenalina esa de: "¡Oh! ¿Me estaré equivocando?".

Hacer "moulage" es de lo más difícil que hay en costura.

Y me parece que, si tienes un talento para eso,

pocos son los virtuosos.

A la gente que se le da bien, se le da muy bien.

Muy bien. Bueno...

Y a quien se le da mal, se le da fatal.

Estoy aprendiendo.

Oye, pero cuidado, ¿eh?

La falda nos encanta.

¡Madre mía! El cruce del cinturón...

Nos encanta...

El tablón. ...el tablón en el delantero,

el cruce...

Al top, le has dado la vuelta a la pluma, que tiene su gracia.

No te has conformado con poner la pluma tal cual.

Y, sobre todo, que está confeccionado impecable.

Este es un ejemplo

de una maravillosa interpretación de los dos materiales.

Gracias. Las plumas para el cuerpo

y un fabuloso crepe satén...

Y en un tiempo récord. Es alucinante.

En un tiempo récord, en 100 minutos,

y gastándote en materiales

menos de 40 euros. Sí. Muy digno.

La valoración ha sido buenísima.

La verdad es que yo creo que es la mejor

que he tenido hasta ahora en el programa.

Yo ya, con esa valoración, vamos, me quedo más que satisfecha.

David, adelante.

¡Qué gracioso!

Una pregunta, David, ¿tú eres tan manirroto en tu vida diaria?

No, soy superahorrador.

Yo te lo digo

porque solo has tenido 75 minutos para coser

porque te has pasado 22,30 euros.

No que has gastado, que te has pasado.

He entrado en la mercería y he visto esta pluma

y he visualizado que la quería.

Y he dicho: "60 euros el metro, 'next'".

Pero estaba cogiendo las cosas y todo el rato:

"La pluma, la pluma, la pluma" y digo: "Mira...".

Y he dicho: "Mira, no me quedo con esto porque me sale un tumor".

"Cojo la pluma".

Yo soy el rey de la oferta, pero no sé qué me ha pasado.

Se me ha "inciñado" la pluma, la pluma.

Es que se me ha "inciñado".

¡Pin, pin, pin!

Y no he parado hasta cogerla.

Véndemelo un poco.

Imagina que te voy a pagar un dineral por él, que soy una señora

con ese tipo. Palomo también es manirroto.

Yo sí, tengo un agujero. Te lo puede comprar bien.

Tengo un agujero. Yo, si me engañas, te lo compro.

Tú te lo pones y lo que vas a respirar es elegancia,

pero, a la vez, como un poco que no eres tú muy elegante, ¿no?

Eres un poco... Un poco "grunge".

Sí. Un poco "grunge".

Como un poco del barrio y es tu primer evento.

Este vestido viene acorde.

Es tu primer evento y no lo has planchado.

¿Recuerdas cuando fuimos a Humana?

Sí.

Este vestido parece que lo has sacado

de una bala de esas de ropa vieja, que ha estado ahí

20 años hecho una bola y hoy lo has sacado.

Pobre chica de barrio.

David, en este caso, la arruga no es bella.

¡Vaya por Dios! Tenías poco tiempo.

Has intentado resolver lo que has podido,

pero no creo que hayas trabajado demasiado, David.

El modernear se va a acabar.

Hay que empezar a hacerlo bien.

Ya mejora. Me gusta más sin cinturón.

Ya mejora, ya mejora, ya mejora.

Sí. Yo aprecio

que hayas querido transformar la textura del tejido,

pero, la próxima vez que escojas este tipo de tejidos bicolores,

no pierdas el tiempo intentando cambiar la textura

y juega con los colores de la tela,

creando efectos

con un cuello o viveando.

Lo haces más corto, una falda,

y el interior se ve del otro color.

Tenéis que escuchar el tejido,

entender cuál es su esencia, su naturaleza.

Sí. ¿Vale?

Gracias.

Tamara, ¿quieres decirle algo?

Sí. Yo, David, de verdad que lo que veo es talento.

O sea... -¡Ay!

Te lo digo de verdad. Creo que, evidentemente, te falta técnica

y eso te hace ponerte nervioso,

pero está ahí, hay algo presente en el tornasolado, en tal...

Después , solo es cosa de encajarlo y tal.

Pero veo talento,

de verdad. -¡Ay! Muchas gracias.

¡Qué niña más mona! Me la quiero comer.

Me he jurado no llorar en el programa 7,

así que me lo decía y yo con las lágrimas así.

"Gracias, Tamara".

A ver, Joshua.

¿En qué o en quién te has inspirado?

Porque a mí me resulta muy familiar.

Pues sí, debe resultar familiar. ¡Hala!

Obviamente, me inspiré en Caprile en las campanadas.

(AMBOS) ¡Hala!

Era verdad, ¿eh?

Lo primero que te tengo que decir, estás espectacular.

Muchas gracias. -Un vestido precioso.

Te tiene perfectamente cogida la medida...

tu amigo queridísimo Lorenzo Caprile. Estás preciosa.

Te agradezco, por la parte que me toca,

este homenaje,

pero voy a ser imparcial, Joshua. Sí, cómo no.

Coses muy bien

y, precisamente porque coses muy bien, pues...

nosotros nos esperamos algo más de ti.

Yo ya estoy un poco cansado, Joshua,

de ver tejidos "strech",

de ver asimetrías,

una manga sí, una manga no.

Bien, Joshua, pero, más o menos,

es tu zona de confort.

Recurres a lo que dominas. Sí.

Queremos ver un nuevo registro. En este punto...,

Un nuevo registro. ...queremos ver algo más.

Más trabajo. Yo quiero ver

ese Joshua por el que...

tu padre ha estado luchando...

todo el rato, Joshua.

Quiero que deslumbres a ese padre que ha confiado en ti.

Ya me nombrasteis "padre" y ya se me...

Pues claro que sí. Tienes que pensar en él.

Tiene que estar muy orgulloso.

Ojalá, si algún tengo un hijo,

se le cambie la cara

cada vez que hablen de mí. ¡Por favor!

¡No, por favor! Claro que sí.

Pero...

Si algún día lo tengo..., Estoy en shock.

...ojalá hable de mí como habla Joshua de su padre.

Tamara, ¿qué te parece el vestido de Joshua?

Me parece un vestido muy trabajado de alguien que sabe coser.

No es mi estilo, Joshua,

pero se reconoce que es un buen vestido.

Muchas gracias.

Joshua, gracias. Gracias.

Borja, te toca defender tu trabajo.

¡Ay, Borja!

¡Ay, "ene"!

Borja, te has pasado casi 7 euros.

Exactamente, 6 euros con 68 céntimos.

Y has contado con 90 minutos para hacer tu vestido.

¿Crees que has acusado estos 10 minutos de penalización?

Pues sí. Sobre todo, me han jugado una muy mala pasada

y vengo muy enrabietado con los 10 minutos que me han faltado,

considerando que me he dejado 16 euros en la caja.

Las ornamentaciones, cremalleras y broches no me han valido para nada.

Me he dejado 16 euros que no he utilizado

y se podían haber transformado en 10 minutos

que habría agradecido hasta decir basta.

A ver, te voy a decir, Borja, la idea es demasiado ambiciosa,

pero debo decirte que no ha quedado ni la mitad de mal

de lo que veía yo desde aquí arriba.

Es que el... No entendía nada...

Y lo que veía yo también. ...de lo que veía.

(RÍE) Y menos mal

que Palomo te ha ayudado con sus consejos.

Cuando ha ido a verte, esto era un pantalón de Don Pimpón.

Bueno, es medio Don Pimpón. Un poco Pimpón.

Creo que te ha salido el vestido...

por casualidad. Porque de diseño es...

Lo he cambiado entero. De diseño es...

una chulada, Borja.

Es, probablemente, el mejor de todos.

Es el que más nos puede gustar y más moderno es.

Y de los que has hecho tú, desde luego.

¿El mejor? El que más nos gusta.

Te iba a decir lo contrario. Pero, pero...

Es muy Morticia Adams, es muy tu mundo.

Pero... Había pen...

¿Qué es esto? Alfileres.

A ver, yo tengo que comentar... ¿Qué ha pasado aquí?

...que, para intentar encauzar un poquito lo de la cinturilla,

he colocado un ejército de alfileres

que con el tiempo...

Había colocado siete u ocho, no te engaño.

Borja, ¿en un programa 7 me dejas alfileres en un vestido?

Que te van a hacer perder la batalla, Borja,

tu ejército de alfileres.

A ver, Borja, es verdad que el diseño nos gusta,

tiene un buen lejos,

pero la realidad es que el tejido es terrible.

¡Uy! Sí.

La calidad...

Tenías unos terciopelos como el de Caprile...

Mira qué diferencia.

Has tirado 12,5 euros en un metal que casi es imposible de trabajar,

cuando podrías haber cogido un terciopelo

y te hubiese quedado una prenda superbonita.

Lo he calculado mal.

¿A ti te gusta, Tamara?

Creo que tiene mucho mérito.

Es verdad que a mí la tela no es lo que más me molesta.

Yo creo que refleja un poco tu estilo, ¿no?,

y lo has resuelto bien.

Cuando hemos ido a visitarte, tenías solo los tirantes y tal

y pensé: "No va a presentar nada".

(Risas)

Pero, cuando lo he visto de lejos, he pensado:

"Pues es resultón".

Muchas gracias, Tamara.

Soy consciente de que mi vestido,

para 90 minutos que tenía,

está un poco pa'llí, pa'llá.

Pero, hombre, para estar en una prueba

tan cerca y tan asemejada a...

a pruebas de la final realizadas anteriormente,

oye, tampoco ha quedado tan mal el pobre.

Brava, tú serás la última.

Brava, te has gastado 34,85 euros.

Has sido una de las que más tiempo ha tenido para el vestido,

junto a Margarita y a Begoña.

¿Qué ha pasado? Cuéntanos. Me he arriesgado

y he empezado a modificar patrón, he empezado a tirarle adelante,

pero no le entraba.

Es muy clásico, muy elegante,

es un poco Audrey Hepburn así...,

Sí. ..."Desayuno con diamantes".

Es bonito. -A veces, me sorprendo.

De eso se trata, Brava.

Que sí. Una buena elección de tejido,

una buena idea, con gusto, chic,

pero muy mal ejecutada.

El traje está muy mal hecho.

Eso ya lo sabemos. No está encarado,

no está rematado. Es que no está hecho.

No está hecho. No.

Se me ha ido la pinza. Mira esta cremallera.

Además, normalmente, las cremalleras,

por convención, se ponen en el lado izquierdo,

no en el derecho. Pues yo, a ojo.

Mira el bajo.

El cuello completamente asimétrico.

Son errores muy muy de principiante, Brava.

Cuéntame para qué evento y para qué mujer...

has visionado este vestido. Para Tamara,

que se lo iba a poner, pero se ha venido a Begoña.

Tengo doble disgusto.

Tamara tiene un gusto... ¡Hombre!

Perdona. En 100 minutos.

Si me da 20 minutos más, esto se lo remato que ni ella se lo cree.

Bueno, que Tamara...

que Tamara tiene muchas alfombras rojas.

Tranquila. Bueno, también.

A ver si te vas a sentir cómoda en el mundo de Tamara.

¿Por qué no?

Ahora resulta que rezumo glamur. Es que nunca se sabe.

No me he visto en esa agua.

Tú tienes un físico elegante, de verdad.

Y se nota, a la hora de plantear un vestido y todo eso,

que eres una niña a la que le gusta su físico y todo eso y está bien.

Pero también es verdad que has escogido un tejido

donde se nota todo.

Y, si no lo cortas muy bien y lo coses muy bien,

es muy difícil.

Pero yo creo que la idea está muy bien plateada.

Ya hablaremos fuera.

Me parece muy bien.

Quietecitos, quietecitos, ¿eh?,

que la Brava apunta maneras.

Pues hasta aquí la valoración.

Vamos a despedir a Tamara.

Muchas gracias. Ha sido fantástico tenerte.

Te quieren dar un besito. Muchas gracias.

Tamara no puede ser más mona.

Se ha despedido de cada uno de nosotros.

Le he dicho: "Eres mi favorita de los que han pisado el programa".

Estoy supercontento con esta visita.

La más contenta del universo.

¡Qué mujer! ¡Qué todo! ¡Ay!

Muchas gracias, chicos. Mucha suerte

con tus proyectos de moda.

Gracias. Adiós.

¿Qué vestidos os vais a llevar para la deliberación?

Pues el de Xiaona,

Margarita, David...

Borja... Y la Brava.

Dejadme vivir.

"Dejadme vivir", se pone. Xiaona.

Me llevo esto, me llevo esto.

Llévate el de David, por favor. Y David.

Se llevan mi vestido y es porque hoy me tienen atravesadita.

No sé si para bien o para mal.

No sé si me van a mirar mal la confección o la intención.

¡Qué pena que Borja sea tan malo en la ejecución!

Porque hoy, creo que de casualidad, ha salido...

Y en la elección de tejido.

Ha salido un diseño interesante.

En fin... Tiene un buen lejos,

pero el cerca... El cerca...

Lo tenía cosiendo enfrente.

¿A quién se le ocurre fruncir un terciopelo en la cadera?

No levantes.

No he usado los patrones y me he puesto nervioso.

Y cuando ha dicho Raquel el tiempo...

Aunque no uses patrones, mide al maniquí.

Debí hacer algo con tablas, como el tuyo.

Margarita la verdad es que hoy ha hecho una prueba impecable.

Se ha lucido. Precioso.

La falda es preciosa. El top lo ha hecho monísimo.

Ha tenido tiempo para los detalles.

La expulsión le sentó bien.

Me gusta mucho. Gana Margarita y ganas tú.

No es el caso de Brava,

que ha sido... Brava...

Al final, el resultado ha sido desastroso.

Un bonito diseño, pero... Con un final desastroso.

Si hubiera estado rematado, me lo hubiera marcado de loco.

David tiene una batidora... Mira.

...de ideas en la cabeza. De ideas.

Aprecio... Le vienen por aquí, por allí...

....que haya querido hacer su propia textura y...

manipular el tejido, pero... (GRUÑE)

Yo creo que David es muy joven y hay un problema de inmadurez.

Pero, como ha dicho Tamara, tiene talento

y tiene ideas frescas... Sí, ya, pero...

...que nos gustan. El talento, como decía mi abuelo:

"Talento tenemos todos. Lo importante es el trabajo".

Y David no trabaja.

Cuando Caprile me ha tocado así, tía...

Te ha hecho así. ¡Ay!

Si casi lloro yo de la emoción. -¡Ay!

Xiaona gusto tiene, eso ya lo sabemos.

Le falta costura, pero la verdad es que hoy

Pero, oye... ...ha salido bastante

airosa de la prueba. Y ha sido resolutiva.

Me ha hecho mucha gracia cómo ha recortado sus hojas

para, en fin, engañarnos un poco la vista.

Y el lacito...

Esta espalda me hace toda la gracia.

¿Has aprendido la lección? -Sí.

¿Cremalleras...?

A la izquierda. -Aquí.

Lo tenemos claro, ¿no? Lo tenemos claro.

Sí, sí. Vamos.

Creo que sí.

Pues, mira, hoy me voy a poner chula.

Hoy quedo la primera o la segunda. Me lo creo y estoy casi convencida.

A pesar de que mis compañeros digan que siempre digo que no,

hoy digo que sí, sí, sí, sí, sí.

Ahora, sí. ¿Tenéis un veredicto?

Lo tenemos. Sí, lo tenemos.

Pues adelante.

Yo voy a entregar el número 6.

El vestido que ha estado a punto de ser el peor de este reto.

Y el 6 es para...

Brava.

Brava, cuando has empezado a coser, has dicho

que no querías que tus compañeros te vieran como un rival débil,

pero, poco a poco, te has ido desinflando.

Tiene muchos fallos de confección

y esto no se puede permitir en una alfombra roja.

Son un poco rácanos.

Y eso que he guardado dinero para invitarles a una cerveza

cuando salga de aquí. No hay manera, vamos.

Pues yo voy con el número 2.

Es para un aprendiz que nos tiene acostumbrados

a su buena costura.

Y, una vez más, nos lo ha demostrado.

Sobre todo, ha tenido

muy buen ojo eligiendo la tela.

El número 2...

se lo ha ganado...

Begoña. Gracias.

¿Quieres decirnos algo, Begoña?

Pues sí, que estoy muy contenta con el resultado, la verdad.

Se lo quiero dedicar a mis hijos.

Que piensen en casarse, que me lo hago.

Eso es.

Gracias.

Pues yo tengo en mis manos el número 7,

que es para el vestido de alfombra roja...

que más nos ha decepcionado.

Borja,

¿quién crees que merece el farolillo rojo en esta prueba?

Yo voy a aventurarme a que lo voy a gastar una cuarta vez.

Entonces, yo.

Pues, Borja, te has equivocado,

porque hoy el número 7...

es para David.

Te planificas mal, David.

Has gastado casi 35 euros de tus 40

en esa plumita.

Ha sido completamente mi culpa.

Lo que está claro es que con este vestido

no se puede ir a ninguna alfombra roja.

Pero, bueno, espero que haya servido...

y te sirva para volver a subir.

Pues sí.

Creo que a la próxima...

Siempre digo lo mismo, que a la próxima,

pero yo voy muy a paso de tortuga.

Vamos, por favor.

Pues a mí me falta por entregar el número 1.

Y el vestido...

que más nos ha gustado para una alfombra roja es...

el de Margarita.

Gracias, muchas gracias.

Estoy muy contenta. ¿Ves como no soy tan malo?

A mí el oro sabes que me encanta.

Así que estoy, vamos, encantada.

Y más, de que me lo haya dado Caprile, vamos.

Estoy que no me lo creo.

Enhorabuena, porque te llevas

el primer puesto, el oro. ¡Ay!

Y además...

-¡Es verdad! -El premio.

Y, además..., Es verdad, no me acordaba.

...una ventaja muy importante...

para la prueba de equipos.

Miedo me da. -No te lo va a decir.

Y hasta aquí puedo leer.

¡Oh! -Lo sabía.

Bueno, no sé, aquí las ventajas... muchas veces vienen envenenadas.

Que yo no me fío.

"Esta semana, viajamos a Éibar, Guipúzcoa".

"Y lo hacemos con la maleta cargada de ilusión

porque vamos a rendir un cariñoso homenaje

al mejor aliado que todo amante de la costura puede tener:

las máquinas de coser Alfa".

"1920:

salen al mercado las primeras máquinas de coser españolas".

"Su calidad y fiabilidad es tal que la demanda se dispara".

"Alfa fue y es la empresa más importante de España

en la fabricación de este genial invento".

Aprendices, bienvenidos al Museo Alfa.

Para nosotros es una ocasión muy especial porque...

hemos compartido tres años de andadura

en "Maestros de la costura" con ellas.

Estamos aquí porque Alfa

cumple 100 años de historia.

¡Madre mía! -¡Madre!

Y lo vamos a celebrar por todo lo alto

con Erlea Holgado. Adelante, Erlea.

Bienvenida a "Maestros de la costura", Erlea.

Muchas gracias.

Entiendo que será un año precioso para todos vosotros,

porque, además, creo que las máquinas de coser

son algo más que un objeto comercial dentro de Alfa.

Para vosotros, son pura filosofía de empresa

porque enseñáis a coser a vuestros empleados.

Nos gusta tanto coser que el año pasado nos aventuramos a abrir

la primera academia de costura de Alfa

y fue en Donosti, San Sebastián.

Y, en poco más de un año, hemos abierto ya

en Madrid, Barcelona, Valencia, Salamanca, Bilbao y Málaga.

(TODOS) ¡Oh! -Y estamos contentos.

Vaya éxito. Me atrevo a asegurar

que la mayoría de estas máquinas, incluso las más antiguas,

todavía funcionan.

Sí, no te equivocas, Lorenzo.

El espíritu que queremos mantener es que la máquina dure,

si puede ser, toda tu vida.

Borja, estamos en tu tierra.

¿Qué relación tienes con estas máquinas de coser?

Estoy bastante relacionado con ellas

porque "ama", como es modista y, desde pequeño, siempre me iba

trasteando con la máquina por aquí, por allá,

tengo una semiindustrial de un color verde mate

como de mesa que funciona muy bien y se porta bien,

porque, además, sus añitos tiene y está como el primer día.

Erlea, muchísimas gracias y felicidades.

¡100 años! No lo puede decir cualquiera.

Gracias.

Vamos con la formación de equipos.

David. ¡Ay, Pedrín! ¿Otra vez?

Como el peor clasificado,

vas a tener una importante responsabilidad.

Pues me apetece.

Lo que vas a tener que hacer, David, es elegir

quiénes serán los jefes de taller y...

y... ¡Hostia, Pedrín!

...tienes la posibilidad...

De serlo yo.

¡Mmm! ...de elegirte a ti mismo.

¡Uf!

Vale, tengo una. Tienes una.

¿Quién? Marga.

Margarita. No te miraba.

Lo siento. -Miraba a otro lado.

Creo que es muy buena y me apetece que sea jefa.

Segundo nombre.

Yo no voy a ser porque ya lo fui dos veces.

Y ahora tengo dudas entre Brava..., -No.

...porque la última vez que fue jefa,

tétrico..., -No.

...y entre Begoña porque también fue tétrico.

Fue tétrico del todo.

-Entonces... -Lo mío fue horroroso.

Entonces, ¿entre tétrico y tétrico?

Creo que va a ser Begoña.

Es horroroso. Begoña,

¿crees que es un dardo envenenado? No, no creo.

De David no me lo creo.

Él no lanza dardos envenenados.

Que David me elija como jefa de taller,

sabiendo que soy un desastre,

pues, bueno, es un reto.

Por lo tanto, Margarita y Begoña

serán jefas de taller rivales.

Habrá un equipo con cuatro aprendices...

y un equipo con tres aprendices.

¡Ay, Dios! -¡Toma!

Oma, oma. -¡Qué malas vibras!

Margarita,

te falta tu ventaja.

Como mejor clasificada en la prueba anterior,

vas a decidir qué jefa de taller... comienza eligiendo.

¿Te lo tienes que pensar? No, lo tengo claro.

A estas alturas, ya...

Vas a empezar eligiendo. Sí.

Tendrás tres aprendices a tu cargo que serán...

¿Te digo los tres o uno? Uno.

Uno. David.

¿Por qué? Porque siempre al pobre se le elige el último...

y porque creo que puede demostrar mucho

y va a ser mi primer elegido. -¡Ay!

Te tiene supermimado Margarita, David.

Te tiene muy consentido.

Ya veremos hoy.

Si Begoña pierde y mi equipo gana, se va a la prueba de eliminación.

Y puede ser que... ¿No?

Me vendría genial que Begoña se fuera porque cose más o menos bien.

Begoña. Bueno, yo, con Joshua.

Siempre que he trabajado con él, me ha gustado. Es muy resolutivo.

Creéis que formáis un buen tándem. Yo creo que sí.

Margarita.

Borja. -¡Qué bien, Marga!

Estamos en su tierra

y lo va a dar todo hoy. ¡Toma ya!

¡Ea, ea! -¡Hostia, Pedrín!

Yo ya lo sé. ¿Estás contento?

Sí, yo soy muy marguista, así que más que nunca

lo demostraré.

Estoy en mi tierra y me capitanea Marga, que nos llevamos genial,

y no habrá problemas.

¡Aúpa, aúpa! -¡Ea!

¿Eres más marguista que begoñista?

Yo soy marguista radicalista.

Y gótico, maligno... Romántico, maligno.

¿Qué más? Gótico no soy.

Gótico no me he proclamado.

Maligno. Romántico, maligno.

Margarista radicalisa, pues muy sencillo.

Al final, Marga tiene una forma de pensar

que se asemeja mucho a la mía.

Y, como me siento muy identificado con Marga,

con la gracia que tiene y con ese gamberrismo que desprende,

pues yo estoy orgulloso de decir que soy margarista radicalista.

Le toca a Begoña.

Yo, a Xiaona.

¿Por qué? Siempre que trabajamos en equipo,

ella ha sido una de las personas

que hace lo que le dices.

Es muy respetuosa en el trabajo...

y, bueno, por eso la quiero.

Begoña ha sido muy estratega a la hora de escoger a Xiaona.

Es un rival muy muy débil si ella llega a expulsión

y porque, además, sabe que, cuando está en su equipo,

normalmente, se le mandan pocas cositas y enreda poco.

La Brava ha recaído en el equipo de Margarita por ser la última.

Recapitulamos.

Begoña va a coser con Joshua y con Xiaona.

Formaréis un equipo.

Y el equipo de cuatro estará formado por la Brava,

Margarita, Borja y David.

La forma de elegir Margarita los equipos,

sin duda alguna, ha sido estrategia cien por cien.

Se quería asegurar de, si va a prueba de expulsión,

tener posibilidades, pero sin duda alguna.

Tendréis muchísimas ganas de saber qué tenéis que coser.

Pues sí.

¡Ay, madre!

Viene alguien muy especial...

a haceros un encargo.

¡Ay, no! ¡Ya estamos! -¡Oh!

¡Ay!

Es uno de los chefs...

más importantes, más... (RÍE) ...impredecibles,

más implacables

y, desde luego, uno de los más queridos de nuestro país.

Un fuerte aplauso para Pepe Rodríguez,

el alma de El Bohío...

¡Por favor! ...y jurado de "MasterChef".

¿Qué hay?

¿Qué tal? ¿Qué hay?

Pero bueno...

Un placer estar aquí. Mucho gusto. -Gracias.

Begoña, te has emocionado.

Hombre, imagínate...

¿Qué pasa, que te gusta Pepe?

A ver...

Es que llevo 20 años trabajando en una cocina.

Imagínate la envidia de mis compañeros, de mi marido.

No sé si puedo romper el protocolo. Sí, sí.

¿Puedo acercarme? Hombre, esta es tu casa.

Muchas gracias. ¡Ay!

Encantado de conocerte. -Gracias.

Solo verle, se me ilumina la cara.

Es que ten... Es que no hay palabras para expresar la emoción.

Estoy muy emocionada. Es que...

Bueno, Pepe,

creo que nadie mejor que tú

para explicar a los aprendices

en qué consiste esta prueba.

Bueno, imagino que no lo sabéis, pero acabo de renovar

El Bohío de arriba abajo.

Puedo decir que, después de 30 años de oficio,

tengo el restaurante con el que he soñado siempre,

pero me falta un detalle,

y creo que es muy importante, que son...

los uniformes. -¡Hala!

-¡Ay! -Los uniformes de cocina.

Os advierto que diseñar un uniforme de trabajo

es tan importante como confeccionar

un vestido para una alfombra roja.

Tiene que ser muy cómodo.

Grandes diseñadores, como Ágatha Ruiz de la Prada, Ion Fiz,

La Condesa e incluso yo

hemos hecho trabajos fantásticos

para importantes cocineros, restaurantes, hoteles...

Y os aseguro que es una responsabilidad tremenda.

No es nada fácil. No.

Creo que Pepe está...

igual de nervioso que vosotros

porque todavía no ha visto... Claro.

...los uniformes que hemos diseñado.

No tengas miedo. Estoy tranquilo.

No lo tengo. Confía en nosotros.

En ellos no, pero en mí yo sé que tú confías.

Por supuesto. En mí confías.

Por favor, azafatos personales.

Venga, venga, vamos.

Pase lo que pase, sonríe. Vamos.

¡Cómo os las tiráis! Parece "MasterChef".

Bueno...

Te van a fascinar. A ver si te gustan, Pepe.

-¡Ostras! Completo, ¿eh?

-¡Ostras, qué chaqueta! ¡Me cago en todo!

Muy bonitos. No te podrás quejar.

Te hemos hecho unos uniformes discretos,

elegantes, bonitos... Palomo, preciosos.

Una cosa sofisticada para ti. ¿Puedo darle un toque,

a ver cómo quedarían? Sí.

Claro, estás en tu casa. Es tuyo.

A ver, por ver, por ver. Mucho mejor.

¡Dónde va a parar! Eso es.

Mucho mejor. Ahora sí.

¿Cómo lo ves? Esto para servir una mesa

es un poco incómodo. Me gustan mucho, de verdad.

Muchas gracias. Son muy bonitos.

Muy bonitos. Me ha costado mucho,

pero lo hemos conseguido. A ver, fuera de bromas.

Este es el modelo de "maître".

Sí, precioso.

Te hemos bordado el logo de El Bohío.

Al tono. Al tono.

Me encanta. Pero no solo en la chaqueta.

Mira. ¡Qué bonito!

¡Bueno! ¡Qué bonita camisa!

Detallazo.

Y este, el que tengo a mi lado,

este es el de camarero,

con los mismos tonos, también bordado,

también la camisa bordada...

¡Qué bonito! Pero...

hay diferencias, como, por ejemplo, que este tiene un botón.

La camisa es diferente. La camisa es diferente.

Es de un tejido lavable porque, obviamente, para trabajar...,

Se manchan. ...debes lavarlo casi a diario.

Me gusta mucho, de verdad.

¡Uf! La dificultad la veo en todo.

He visto la chaqueta y digo: "Vale".

Yo lo veo todo difícil, todo.

Lo único fácil es poner los botones, así te lo digo.

Tengo una buena noticia que daros.

Solo vais a tener que confeccionar los uniformes

de cintura para arriba.

Hace falta hacer la chaqueta y la camisa.

Además, vais a tener que compartir la máquina bordadora.

Así que yo en vuestro lugar no lo dejaría para el final.

Y, Pepe, que sepas... Dime.

...que hemos hecho esos dos modelos a la medida de tu "maître"

y de uno de tus camareros. -¡Hala!

-¡Buah! -¡Qué maravilla!

A ver, aprendices,

tenéis que replicar, reproducir...

estos dos uniformes.

No sé cuál te gusta más, Margarita.

El de camarero definirá al equipo verde

y el de "maître" definirá al equipo naranja.

Pues yo, como soy andaluza, me gusta el verde Andalucía.

Begoña, por lo tanto, tu equipo será el equipo naranja.

Bueno.

A por ello.

Prácticamente, lo veo muy parecido.

Un poco más difícil el nuestro,

pero hemos venido a jugar. A coser.

Muy bien. Y a arriesgar.

Quien no arriesga no gana.

Es refranera. Sí.

Ah, ¿sí? Sí.

Me gusta la literatura.

Nosotros, los cuatro,

tenemos muchísimo respeto a nuestros decanos

de "MasterChef"... Por favor.

...y no queremos hacerlo mal.

Fijaos lo que nos importa que en esta prueba vais a tener...

120 minutos para trabajar.

Eso es poco. -Vale.

Mucha suerte. -Venga.

¡A las armas!

Verde, ¿no? -Verde.

-Vámonos. -¡Ea, ea!

-120 minutos, chaqueta con su forro,

su bolsillo, el bolsillo tapeta,

bordado y camisa también con un montón de...

de botones ocultos, yo no lo veo nada nada fácil.

-¡Ea, ea! -¡Vamos!

-¡Vamos! -Venga, vamos a ver.

Venga. -Un momentito.

Andrea y yo hacemos la chaqueta. Vosotros, la camisa,

con las entretelas de cuello y puños.

Venga. -Venga.

A ver, lo primero...,

Vale. -...Xiaona,

máquinas enhebradas.

Las tres. -Vale.

Azul, blanco, la remalladora, blanco.

Vale. -Joshua, estira la tela azul.

Saca los patrones. -La chaqueta.

Sí. Empezamos por la chaqueta. -Vale.

Chaqueta, que esta. -Venga.

Hoy no soy Selena, ¿eh? -¿Hoy eres David?

No. Hoy soy Selenaca Winterguru.

Selenaca Winterguru, me encanta.

-De tela vamos muy justos. Lo sabes, ¿no?

-Sí. -Venga, ya está.

Quítame esto. -Voy, voy.

-Ahí, Marga, a tope de "power".

"Aunque las chaquetas varían en la forma de abrocharse,

básicamente, se confeccionan de la misma manera".

"El corte se realiza con los tejidos doblados por la mitad,

porque la chaqueta es simétrica".

"Necesitamos tejido principal, forro y entretela".

"Se entretelan las piezas con la plancha

para darles rigidez".

"Después, cosemos las pinzas de los delanteros

y realizamos los bolsillos".

"Unimos los costadillos y los centros de la espalda".

"Cosemos los delanteros y la espalda

por los hombros y los costados".

"Lo más difícil de la prenda es confeccionar el martillo".

"Para ello se realizan los dobleces necesarios

para el acabado del puño".

"A continuación, incorporamos el cuello y las mangas".

"Confeccionamos una chaqueta en tela de forro

con las vistas en tejido principal".

"Unimos el forro a la chaqueta por el bajo,

las solapas, el escote y los puños".

"Para finalizar, hacemos los ojales

y ponemos los botones".

Vale, esto... El brillo está para fuera en esta.

Claro. -Con ese, lo hicimos al revés.

No puede ser, míralo.

Mira, el brillo para adentro. -Es para fuera.

Estamos haciéndolo bien, Joshua. -Venga.

Costadillo. Acerca más para acá. ¿Nos llega?

-Sí. -Venga, va, rápido.

Dale esto a Marga, los costadillos. -Sí.

Vale. Quiero bolsillo de arriba. Bolsillo de arriba.

-Bolsillo de arriba quiere.

Cógelo de un cachito. -¿El de arriba?

De aquí lo puedes sacar. -Cógelo de un cachito.

Ahora se lo corto.

-Toma, David.

Lo corto yo, trae. -Toma.

En la parte...

En la parte mate. -Esta.

Vamos a aprovechar toda la telita.

¿De cuándo data la primera máquina de coser?

Pues la primera máquina de coser fue...

La patente creo que se llamaba Thimonnier, en Francia.

Y lo curioso fue que hubo tal pánico

entre los operarios y los oficiales, los sastres,

que se dedicaban a coser manualmente,

que le quemaron la pequeña fábrica que tenía este señor...

porque, claro, pensaban que les iba a quitar el trabajo.

Lo que sucede con los robots... Llegó el robot.

...y nos vamos todos al paro.

Pues sucedió un poco eso.

Y, luego, la explosión a nivel mundial,

a mediados del XIX.

Y ahí ya fue cuando...

la máquina de coser, poco a poco, se fue transformando

en un electrodoméstico más.

¿En qué casa no había una máquina de coser?

¿Quién no ha heredado una?

Todos nosotros. Sí, sí.

¿Y no tenéis el presentimiento de que este, vamos a decir,

inevitable impulso de la sostenibilidad

va a hacer que las máquinas de coser vuelvan a las casas?

Eso ya lo estamos viendo en la tercera temporada.

De la primera a la segunda,

¿cuántos jóvenes... Sí.

...dicen que han comprado una máquina de coser,

que están cosiendo?

Creo que eso ya lo estamos viviendo.

Venga, perfecta, corte. -Pa'lante.

Pa'lante.

Dale. Voy a empezar a unir la espalda, ¿vale?

-Perfecto. -Y tú cortas piezas,

que se te da muy bien.

Vamos a terminar de cortarle las piezas a Marga de la chaqueta...

-Venga. -...y corto el forro

y monto el forro. -Venga, vale.

Tú vas bien, ¿Borja?

Voy a ir cosiendo, cortando primero...

¿Qué tal, equipo de uniforme de camarero?

...los puños para entretelarlos. -Vamos bien.

Vamos bien.

Margarita, cuéntame.

¿Cómo has organizado el equipo? Muy bien.

Andrea y yo estamos cortando la chaqueta.

Vale.

Borja y David están preparando la camisa.

Sí.

¿Te importa ir cortando ya esas piezas y él puede ir cosiendo

o al revés?

Voy a empezar puños y cuellos. -Sí, sí, pero ya.

-Ea, ea.

(MARGARITA) Mi gran reto, sobre todo,

va a ser dirigir a Borja y a David

porque dirigiéndoles bien pueden dar un buen resultado,

ahora, como no me hagan caso, me voy a poner dura.

Brava, ¿estás molesta porque te has quedado la última?

Me pongo pelusona, yo también quiero que me quieran.

Aquí estamos faltos de cariño.

Pues nada, Margarita, ya le puedes dar amorcito en esta prueba a Brava

porque la veo un poco desconsolada.

Mis compañeros me han demostrado siempre que me tienen en cuenta.

-Yo sabía que la Begoña no la iba a querer.

Tú sabía que Begoña no la quería tener.

¿Por qué? Porque la Brava es mucha Brava

y yo sé que no la quería.

Ella ha dicho: "Qué bien, me quito a las dos, a Marga y a Brava".

Me dices que Begoña es más estratega que tú.

La verdad es que sí.

Yo creo... No quiero que ella se entere.

No te oye.

Ha cogido a Joshua porque sabe que es fuerte,

pues ha dicho: "No me voy a coger a otro fuerte

no vaya a ser que en la expulsión me mida con tres titanes".

Entonces, como ya solo quedaban Brava y ella, pues ha cogido a...

¡Anda! Yo creo que ha hecho eso.

Tú crees que ha sido por eso. Creo que sí.

No porque le aporte creatividad Xiaona.

Hoy no hace falta creatividad, hoy hay que coser y coser.

Tienes razón. Creo, ¿eh? Creo.

Hay que quitar esa arruga, dale ahí con la plancha, cariño.

Bueno, equipo verde, vuelvo a entrar en un rato.

Quiero ver la americana medio montada.

Vale. -Y la camisa igual.

Y la camisa igual. Perfecto.

Suerte, equipo verde.

Gracias. -Gracias, María.

# Venga, venga, venga, venga,

# que ya tenemos los costadillos. #

Bego.

¡Perfecto! -Las dos con las entretelas.

A Xiaona.

Te las voy a poner aquí, ¿vale? -Vale.

Acuérdate de poner la parte brillante para fuera.

No me puedo creer que a estas alturas de programa

os estéis ablandando.

¡No! Hombre, Raquel, siempre...

¿Y lo del tejido? Siempre una trampita hay.

No es una gran trampa, es una cosa a la que deberían estar ya...

Les habéis dado el tejido seleccionado.

Tienen el tejido justo. Justito.

Ah. Pero eso...

es el pan nuestro de cada día. A ver.

Compramos lo justo porque las telas valen caras.

Yo estoy teniendo un problema con un pantalón que vamos,

para cortarlo... Es que hacemos puzles.

Hay que hacer una buena marcada.

Este es el delantero.

De momento, el equipo naranja está cortando pieza a pieza

y me da miedo que no se hayan dado cuenta de eso.

Al equipo verde le he visto organizado a la hora de cortar.

Eran conscientes de que no había un rollo de tela,

sino que había un corte y de ahí tenían que sacar las piezas.

Margarita está siendo una buena jefa.

Sí, me acaba de reconocer que Begoña es más estratega

y que Begoña ha cogido a Xiaona por si se tiene que ir a la final

llevarse a Xiaona por delante.

¿Este es el derecho? -Sí, está bien, está bien.

A Begoña no hay que subestimarla, ¿eh?

Siempre nos pasa lo mismo.

¿Tú crees? Las mosquitas muertas luego...

Sí. Son...

Resucitan las mosquitas muertas.

Me ha dado la sensación

que la estrategia era más de Margarita.

Yo creo que un poquito de estrategia en las dos.

ha habido. De las dos.

¡Vamos, vamos, vamos, venga!

¿Qué obstáculos se van a encontrar?

El tejido tiene una parte brillo y una mate

y estamos viendo si se han fijado bien en la prenda original

porque necesitamos que lo hagan en mate.

Las chaquetas tienen mucha dificultad, no solo el tejido,

tienen unos bolsillos que son muy difíciles de hacer.

Tienen que entretelar...

Y tienen que hacer un forro que es casi una prenda más.

Sí. Y luego, no nos olvidemos

de la apertura de la manga con los botones

que son superdifíciles.

Y el martillo.

La chaqueta tiene mucho trabajo.

(JOSHUA) ¿Cómo vas, Bego?

-Bien. -Voy a cortar ya las mangas.

-Venga, que las voy a coser.

Bueno,

vengo a ver a la nueva estratega de "Maestros de la costura".

Hola.

¿Estratega? Bueno, pues no lo sé,

yo no lo he pensado así, pero bueno.

¿No te suena eso que te digo?

No. ¿Te suena a... chino?

A chino dice.

Pues no.

Begoña, en realidad vengo a ver cómo estáis organizando.

Vale. Tenéis dos manos menos.

Sí, cariño, sí. Joshua está cortando.

Sí. Tú estás uniendo la chaqueta.

Sí. Y Xiaona pegando entretelas.

Sí.

¿Vais a tener a Xiaona todo el rato en la plancha?

No, se va a ir a la máquina. -Va a coser.

Tenemos las tres máquinas enhebradas.

-Los tres a la máquina.

Quiero una manga montada hoy de estas que se te cae la baba.

Sí.

Que poner una manga sastre requiere mucha destreza.

Muchas gracias. Venga, vamos a darle.

¡Van tapados! -Pero va doble.

Marga, hay un problema aquí logístico.

-¿De qué? -Que es doble la tapeta de un lado.

Claro, venga. -Claro, para que dé la vuelta.

Tenemos que cortar otra parte entonces.

Claro, si es doble, es doble, dos piezas. ¿Eso no lo sabes o qué?

Borjita, que he confiado en ti, por Dios.

Hombre, no me digas esos disgustos.

Esta misma blanca que no se ve.

Por aquí, ¿vale? Hasta abajo.

Luego te digo cómo unes la otra.

(Música de tensión)

El hilo es blanco, no pasa nada, ¿no?

No pasa nada. -¿Ahora qué uno?

Perfecto.

A ver, estoy hay que hacerlo con una delicadeza extrema.

(MARGA) ¿Cómo va el bordado, David?

Bien. -Venga.

(BEGOÑA) Aquí las letras, ¿vale?

Venga, ahí.

¿Hacia arriba o hacia abajo?

De aquí para arriba.

¿De aquí para arriba, seguro? ¿Seguro?

-Espera, que lo mido. -A ver.

Es 22. -De aquí para abajo.

Bego. -¿Qué, cariño?

¿Se está entretelando todo por el mismo lado, no?

Sí, sí, sí.

-Está la bordadora ocupada, tengo que hacer otra cosa.

-Pues entonces, tienes que coser.

Hasta aquí.

-Vale, canesú.

¡Venga, que lo estamos haciendo muy bien!

¡Vamos, venga! -¡Venga, vamos!

¿Quitamos el inglete?

Eso pregúntale a Marga.

-¿Dejamos el inglete de la manga sastre?

-Nada, fuera, ni inglete ni puñetas.

La camisa está parada, yo no digo más.

(BORJA) A la hora de simplificar el trabajo

y ahorrarnos trabajo de confección,

teniendo en cuenta que es laborioso,

hemos decidido a nivel grupal pasar una costura

y no andar colocando ingletes, colocando el martillo para dentro

y ese tipo de cosas que son bastante laboriosas.

Ojales, quiero oír ya ojales.

Ojales en esta. -Venga, en esa

y además, te digo una cosa, si tiene diez, pues hazle cinco.

No te compliques y si da tiempo, se le hacen más.

(DAVID) Borja, ¿qué tal vas?

Cuando quieres, me tienes para ti,

tengo los puños y los cuellos entretelados.

El cuello lo puedes ir montando. -Qué maquinote.

Te voy a preparar los puños para que los cosas.

Perfecto.

(MARGA) ¡Muy bien mis niños ahí! ¡Venga!

Borja y David son como Zipi y Zape, hay que estar con la varita.

Por eso vengo con la capa, con la varita encima de ellos

porque como se te descarrilen, el uno tira del otro

y se van volando por las nubes.

Venga, perfecto, eso ya está. -¿Ya está?

Se está bordando. -¿Perfecto?

¿Me siento aquí? -¿Sabes unir? Sí.

Dame. -Mangas.

No, pero esto es oscuro. -Vale, cambiamos.

Paso para allá. -Para acá.

Toma, aquí tienes esto. -Úneme esa manga.

¿Está la entretela? Perfecto, vamos allá.

(JOSHUA) Creo que el peso lo estamos llevando Begoña y yo.

Si Begoña me ha puesto tareas más complicadas

es porque confía más en mí que en ella creo yo.

Toma, ve dándole la vuelta a esto. ¿Esto qué es?

La manga. -Vale, perfecto.

-Te dejo ahí la otra. -Vale, gracias.

Ve dándole la vuelta a los bolsillos. Vamos.

Qué bien, Borja.

Estamos a tope de "power" hoy. -Así me gusta.

Vamos a hacer el forro del cuerpo, sin mangas.

¿Sin mangas? -Sí.

Las voy a hacer por si acaso.

-Vale, pero vamos a montar el forro solamente...

Si hace falta, se ponen luego las mangas montadas en la chaqueta.

(JOSHUA) Bego. -¿Qué?

Déjamela que me da un miedo.

¿Qué? No, no, haz la manga. Ya está. Venga.

Haz la manga.

Espero que se vaya con el calor

porque como no se vaya...

Menudo manchón que tenemos con el jaboncillo.

Normalmente se quita con el calor en según qué tejidos.

Yo espero que aquí sí.

Venga, ¿qué voy haciendo? Se está bordando aquello.

Vale. ¿Qué vas haciendo? Se va bordando aquello.

La camisa está ahí, no la puedo tocar.

Vete cortando forro. -Vale.

Aprendices, tenéis máquinas de coser que vuelan,

pero vosotros no estáis volando

porque ya se han ido 70 minutos de la prueba.

¿Hemos pasado 60 o 70?

Quedan 50 para el final.

¿Qué me dices? -Esto está bordado ya.

Venga, botoneras, mira a ver. -¡No, no, no!

Tengo que cortar el forro. -Venga, va.

(MARGA) Me estoy mareando, no me había pasado nunca.

¿Coloco yo las mangas? -No, no, no.

A la camisa le faltan las mangas y coserle los botones.

Bego, ¿nos relevamos? -¿Eh?

Necesito coger máquina

porque se me está engarrotando la mano

y me da un mal rollo ya

que me tiembla hasta el pulso.

Mira, ¿le sustituyes? -Vale.

-¿Qué tal? ¿Cómo están ustedes? -Muy bien.

Os traigo a Pepe. Estresadísimos. Estresadísimos.

Cuéntame porque yo no tengo ni idea de costura

ni de moda, ni de diseño, soy un patán, Lorenzo.

¿Qué están haciendo?

Que nos cuente Margarita, que es la jefa.

Lo de "arde cocina", pues aquí está ardiendo el taller.

Está ardiendo, madre mía. -Un poquito de arde.

Lo primero, ¿quién ha cortado?

Han estado cortando entre Borja y Andrea.

La otra manga. -Sí.

(MARGA) Falta planchita.

¿Tenéis todas las piezas cortadas? Sí, me falta ahora mismo el cuello.

¿Cómo lo ves, Lorenzo? -Meterle el cuello.

El martillo, sinceramente... No está hecho.

Más que un martillo parece un yunque esto.

-Pero ¿qué es el martillo? Mira, esto es el martillo.

Esto requiere... Es muy entretenido de hacer.

Superentretenido.

Tienes que dejar más costura de lo habitual

que yo aquí no lo veo. Así me lo han dado cortado.

¿Vas a dejar a mis camareros sin martillo? No me lo creo.

¿Quién ha cortado las mangas?

Yo he omitido los martillos.

Y te los has cepillado los martillos, así.

¿Por qué?

Porque nos iba a entretener mucho.

Como soy vasco, pues hale, fuera martillo.

¿Y con eso van a servir peor mis camareros?

¡Ole, ole, ole! Di que sí, di que sí.

Ni peor ni mejor, pero es un detalle de distinción, bonito.

Verás como luego va a quedar bien.

Borja ha decidido que tus camareros van a ir sin martillo.

Vale, Borja.

El bordado no tiene mala pinta. (DAVID) Lo he hecho yo.

Lo ha hecho él. Las cosas como son.

Muy bien, ¿verdad? ¿Lo has hecho tú?

Sí. Bueno, mira.

No sabes lo duro que es este hombre. -Estoy contento.

Es exigente porque él tiene mucha calidad.

Muy puntilloso. -Como tiene que ser.

¿Quién ha cosido este bolsillo?

¿Esto quién lo ha cosido?

Chicos, que os estoy hablando.

¿Me podéis, por favor, responder, equipo verde?

¿Quién ha cosido este bolsillo? Yo, yo.

Ya te lo han contestado, Lorenzo.

Mira, Margarita. ¿Qué le ha pasado?

Hombre, ¿qué es lo que no le ha pasado?

Si lo había cosido yo. Mira.

¡Ay!

¿Y el forro, dónde está el forro?

Pues hombre, está un poco "alfileteado",

todavía no hemos tenido la opción...

Está un poco cuanto menos, cuanto más.

Todavía no ha pasado por máquina el forro.

Claro, menos mal.

De ahí viene el refrán: "Me lo paso por el forro".

Exactamente.

Esto sí que es pasárselo por el forro.

Estamos trabajando muy seriamente.

Y Brava, que está muy en silencio, ¿qué está haciendo?

Hartarme a currar.

Hartarte a currar, pero ¿en qué?

Yo estoy cortando todo. Pero ¿cortando el qué?

Todas las piezas. Pero recuerdo lo del martillo.

Yo hay cosas que no son mi jurisdicción.

Y no dices nada, como no es tu jurisdicción, no dices nada.

Lo siento, yo... -Ahora sé de dónde viene la Brava.

Hoy te da igual que haya fallos. No me da igual,

pero hay que terminar también. No te quieres implicar.

¡Si estoy aquí cortándolo to'! ¿Cómo no me voy a implicar?

Has cortado la manga, has visto que no hay ni amago de martillo

y no dices nada.

Las mangas sí tenían el martillo cuando las corté.

Pues ahora no está.

Porque habrá considerado mi jefa que era mejor que no estuviera.

¿Tú has considerado que era mejor que no estuviera?

Yo no lo sé, yo creo que no,

he dicho: "Borja, corta" y ha cortado.

Mi prioridad es que la prenda esté terminada

porque si no está terminada,

la valoración no va a ser como para que gane.

Vámonos al equipo naranja.

La chaquetilla de camarero medio, medio,

a ver cómo funciona el "maitre".

Como no te pongas la capa de Harry Potter, Margarita...

Ay, de verdad, por favor. Mal vas, ¿eh?

¿Vamos a verlos? -Ya lo sé.

Venga, vamos que nos vamos, Margarita, a ver.

¿Qué tal, cómo están ustedes? -Bueno.

Un placer estar aquí con vosotras. -Hola, Pepe.

Hola, ¿qué tal? -¿Tú qué buscas?

La otra pieza. Begoña.

No pongas nerviosa. -¿Qué tal lo llevas?

Begoña, ¿llega tu admirado Pepe y nos recibes así?

Sí, voy, un segundo. -Está pendiente de lo suyo.

Por un lado, tranquilo, porque está a lo suyo.

¿Qué haces? -Falta la pieza.

Une lo que está marcado, Xiaona, venga.

Sigue. Lo que está marcado. Venga, cariño.

¿Cómo va el uniforme de "maitre"?

¿No está armada la chaqueta? -Vamos justos.

La chaqueta la estamos armando.

Ahí estamos. -Un poquito retrasado, ¿no?

Sí, vamos retrasados.

Los forros me parece que hay alguna pieza que está contrapeada.

Sí. ¿Por qué no lo hemos cortado bien?

Pues no lo sé. ¿Por qué habéis contrapeado?

No...

No lo sé.

¿Vais a dejar así el forro, lo vais a intentar arreglar?

Te lo digo porque luego, una vez que se lo pongan...

Se tiene que mover. Lo va a notar a la hora de moverse.

Que no se estire mucho. ¿Sabes lo que te digo?

¿Qué pasa, quieres favorecer a Begoña?

¿Te ha hecho ojitos Begoña y ya te estás ablandando?

Me quiero adaptar a lo que ella está haciendo.

No podemos repetir un forro entero, imposible.

No nos llega la tela ni el tiempo. No.

¿Por qué estás remallando con blanco?

Para poder aprovechar el tiempo.

Como somos uno menos, estoy uniendo con remallador

para economizar el tiempo. Me parece bien,

pero ¿no puedes cambiar el color de los hilos?

Eh...

Me ha mandado mi jefe enhebrar en blanco.

Me cago en la mar. Begoña, te están echando la culpa.

Bueno, no pasa nada. Me estoy empezando a enfadar

y no me quiero enfadar delante de Pepe.

Acuérdate de la tila.

No, no, ni tila... ¡Ni tila ni tilo!

Tranquilo.

¿Me quieres decir

por qué este forro se está remallando en blanco?

Como va para dentro, porque la chaqueta va tapada...

Ah, esto tú lo consideras tapado.

No, la verdad que está flojo y se ve.

Pensaba que no se vería, mala suerte hemos tenido.

¿Crees que este forro es digno... No.

...de un uniforme que nos ha encargado Pepe Rodríguez

para la inauguración de la reforma de su nuevo restaurante?

Yo no quiero líos, a mí con el chalequito me valía.

Ahora le pegamos un pespunte.

¿Es de recibo? No.

Ahora le pegamos un pespunte, el canto en negro.

Equipo verde, igual, no voy a admitir ni media chapuza.

¿Qué pasa? -Lo siento, Lorenzo.

Por respeto a Pepe Rodríguez y respeto a "Masterchef",

que es nuestro hermano mayor

y nos vamos a despedir de él con el aplauso que se merece

porque a mí se me cae la cara de vergüenza.

Un aplauso para Pepe por lo menos.

Para vosotros. Margarita.

Y disculpa, por favor.

Margarita, venga.

Gracias.

Venga.

Vamos a hacerlo bien que seguro que podéis.

¿Me invitas a una tila?

Venga, sí. ¿Me invitas a una tila?

¿Cómo has visto a los equipos, Pepe?

Bueno, este no es mi medio, pero están un poquito perdidos.

Yo creo que ninguna chaqueta se parece a las de los maniquíes.

Suele pasar. Suele pasar, ¿verdad?

Confío tanto en vosotros tres,

porque sé lo maestros que sois,

que sé que esas chaquetillas van a quedar tan bonitas...

Y si no están bien, nosotros te arreglamos los uniformes

y vamos con los uniformes en plan presente al El Bohío

y tú nos das de comer.

No te puedes ir sin contarnos

un adelanto de la nueva temporada de "Masterchef".

Pues que lo vamos a pasar de maravilla

porque tenemos un arranque sorprendente.

Fíjate que ya casi no podemos sorprender,

bueno, pues hay un arranque de esos bestial.

Mil gracias y ahí estaremos. Gracias.

¡A mojar pan! ¡Nos vemos allí!

(RÍE) Gracias, Pepe.

¡Cómo os quiero! ¡Cómo os quiero!

Palomo.

(MARGA) ¡Vamos, equipo!

Borja. -Dime.

Hay que coser botones ya. -Venga.

Hemos puesto una pieza con brillo. -Bueno, cállate y pa'lante.

Vale, ojales, listo.

Venga, cuellos.

(JOSHUA) Qué tensión tengo en el cuerpo.

Aprendices, Begoña, Margarita, ¿me escucháis?

¡Sí, sí!

Quedan 20 minutos para terminar

y os advierto que no vais al ritmo preciso...

Ya, ya. ...para llegar.

Venga, Joshua, corre, que podamos presentar la camisa.

-¿Y la chaqueta?

-Vamos a cerrar forros y a poner cuello.

-El bajo, Marga.

Voy a hacer el bajo a mano. -Hombre, claro.

Pero hay que hacerlo a la velocidad de la luz.

# No hay tiempito. #

A ver el cuello este como está. -¡Hombre! Venga, David, a tope.

-A ver la manga, así no se ven los martillos.

¡Equipo verde!

Hola. A ver, la camisa.

¿Qué te parece el cuello?

Está del revés. Está del revés.

Lo has cosido del revés. ¡No!

Esos errores básicos ya es hora de que no los cometamos.

Vamos a ponernos en serio.

Aquí se te ha ido. Verdad.

Un agujero.

Vale. ¿Vale?

Vamos a ver qué ha pasado en la americana.

A ver la americana de camarero.

¿Cómo va esto? Le damos la vuelta.

Le damos la vuelta.

Damos la vuelta. Nos falta mucha plancha.

Si solo fuese plancha lo que le falta.

Poquito a poco. Bueno, María.

A ver. Este toque me parece patético.

Bueno, bueno.

Esto es un trampantojo.

Se cree Margarita que nos vamos a creer que está el martillo.

¿Quién ha montado las mangas? Yo también.

Esta manga está puesta con muy poca gracia.

¿Dónde está el forro de la manga?

El forro de la manga he dicho yo que no lo cortaran.

Lo has dicho tú. Todo es mi culpa.

Antes de tomar una decisión,

piensa que a tu equipo te lo llevas a eliminación.

Es verdad.

Si no sabes montar un cuello, déjame y lo monto yo.

Vale, ya están los puños, Bego.

El bajo. -Quedan los botones y el bajo.

-Muy bien, ¿eh? Madre mía, no me lo puedo creer.

Equipo naranja. Hola, María.

-Hola, María.

Entramos para deciros que os quedan menos de 15 minutos.

Tienes que tomar tú la tila ahora. Tienes toda la razón.

Si me traes una, te lo agradecería. ¿Y esto qué es?

No, pero le hemos pegado el pespunte.

¡Ah! Pero se queda el remallado. ¡Ah, vale!

A ver el resto. Vamos a ver esta prenda.

He visto unos costadillos que no me han gustado.

Esta prenda, vamos a ver. ¡Aún está sin unir!

Sí, cariño.

¡Guau, guau! Cómo vamos de velocidad.

El costadillo... ¡Uy!

Dilo, dilo, ¿qué sabes? Está del revés.

Lo veo yo. Brillo, mate. Mate, brillo.

Tú sabes lo que va a pasar al planchar.

Un uniforme bicolor. Claro.

¿Aquí qué ha pasado?

Que lo hemos marcado con carboncillo.

¿Y por qué no lo habéis marcado con un alfiler

o pasando un hilván, una marca?

He sido yo.

Voy a tirar pa'lante porque ya tengo la chaqueta prácticamente rematada.

Desmontarlo sería el final.

A ver la camisa. A ver esta camisa.

Acabo de abrir los ojales y he cosido el primer botón.

Ahora estoy con los botones de aquí.

No tiene mala pinta.

Cómo se nota que en esta camisa Begoña no ha metido mano.

Esta la toqué yo. Ah, se nota.

Solo te digo una cosa, con tila o sin tila,

en 10 minutos se acaba la prueba. Tú sabrás.

Y hoy, en esta prueba, Begoña, me has decepcionado muchísimo,

pero muchísimo.

Lo siento. Más lo siento yo.

Vámonos. Tenéis poco tiempo.

Mucha suerte. Gracias, María. Gracias.

Caprile, gracias. -¿Te faltan cuántos botones?

¿Ese es el último?

No, el último no, este es el segundo.

(BORJA) Venga, tenemos que luchar. -Quitaos de aquí. Quitaos de aquí.

Nos movemos. Desplazamos taller. Desplazamos taller.

La podemos poner ya en el maniquí nosotros.

Pues ponedla, corre. -Venga, vamos.

(JOSHUA) ¿Cómo vas con la chaqueta? (BEGOÑA) Me falta el cuello

y todos los bajos, claro.

Va a ser imposible.

Mándalo pa'lante que tú puedes con eso y más.

Nos falta muchísimo trabajo

y se nota sin duda alguna que dos manos ayudan mucho.

Aprendices, últimos tres minutos.

Coged todos agujas ya para coser a mano, venga.

Tres minutos para el final.

Hay que cerrar esto en el maniquí.

¡Venga, ponlo ya! Por lo menos, que tengamos algo.

Me falta un botón.

Una puntada superlarga. -Vale, vale.

-Que se quede por debajo, que no se le vea.

Vamos montando en el maniquí y ponemos el botón ahí.

Ponlo. -¿Así?

-Ponedla ya. -Le podemos dar plancha.

¡Vamos, vamos! -Bueno, venga, no.

Ahí.

Venga, meted la chaqueta.

Están sin unir los forros.

Espérate, la mano la puedo meter por aquí.

-Están los bajos sin coser.

Borja, dos puntaditas al botón.

Estoy haciendo dos puntadas, por favor.

¡Que no, venga ya! Si con que se sujete...

¿Sabes cómo he cosido los botones?

Con un mismo hilo todo. Pin, pin, pin.

Dame la tijera. -Córtalo.

-¡No, no! -Sí.

-¡No, estoy cosiendo yo!

¡Corred, corred, corred, un minuto de tiempo!

Vamos a ver, suéltalo. ¡Suéltalo!

¡Suéltalo, coño!

Treinta segundos. Déjalo así.

Cuidado con la plancha. -¿Te quemé?

No, no. -¿Te quemé?

No, no. -¡Ay, por favor!

¿De verdad que no te he quemado? -Que no la has quemado.

Pero casi me quemas. -Creí que la había quemado.

¡Quince segundos! -Venga, ya está.

Déjate de llorar que no hay tiempo. ¡Cinco!

Dale tú por ahí.

-¡No hay tiempo para llorar! -¡Ay, Dios mío!

Ya está, con dos puntitos. Dos, uno.

¡Tiempo! Begoña, suelta la chaqueta.

No te quemé, ¿no? -No, no llores.

No me has quemado.

(DAVID) Tiene buena planta el suyo.

(MARGA) ¿Eh? (DAVID) Tiene buena planta el suyo.

Igual que el nuestro. -El nuestro igual.

(MARGA) Bueno, sensación ahora mismo es que la prenda está terminada.

Más, menos, peor, está terminada.

Entonces, yo espero que eso lo tengan en cuenta

y nos valoren mejor que al otro equipo. Nunca se sabe.

En este programa, os preparamos

para que os incorporéis a un taller de costura real

y tengo que deciros

que vuestro trabajo no ha sido

en ningún caso profesional.

De acuerdo. -Sí, sí.

Lo que más me molesta es que la mayoría de los errores

os los hemos estado indicando durante la prueba

y os ha entrado por un oído y os ha salido por el otro.

¿Por qué no nos habéis hecho caso?

A ver, al ser una persona menos, ya sé que es una disculpa barata,

pero tampoco nos iba a dar tiempo.

He decidido tirar para delante por poder presentar algo

e intentar que mi equipo bueno, se salve.

¿Y Margarita?

La gran mayoría de los fallos

que ha tenido la chaqueta de mi equipo

han sido decisiones mías.

Lo he hecho pensando en simplificar trabajo

para poder por lo menos presentar una prenda terminada.

Margarita siempre dice que hay que terminar esté como esté.

Terminar, terminar, terminar. Reducir, reducir, reducir.

Mi concepto es otro.

Mi concepto es hacer las cosas bien.

Begoña, antes de analizar vuestras prendas,

quiero hacerte una pregunta. Sí.

David te ha elegido como jefa de taller

para darte una segunda oportunidad.

¿Crees que lo has hecho mejor? Creo que lo he hecho mejor.

¿El resto del equipo opináis lo mismo?

Yo creo que sí.

-Gracias. -Nos ha dirigido bastante bien.

Joshua,

¿por qué lloras?

¿No estás contento con la prueba? ¿Qué te ha pasado?

No es que no esté contento con la prueba,

sino que es la impotencia de dónde quitas

para poner de otro lado.

También dos manos menos se notan mucho,

ver a Caprile gritándonos encima. No, no, si la culpa siempre es mía.

No, no, es la impotencia, como un cúmulo de cosas

y ya está, solo eso.

(BEGOÑA) Ver a Joshua llorar me ha roto el alma

porque ver a un hombre tan guapetón y tan bien puesto echando lágrimas,

pues la verdad, yo no estoy hecha para eso.

Vamos a empezar con la chaqueta.

El bajo está sin hacer. Sí, sí.

-Sí, lo sabemos.

No hay bolsillo. Sí.

No hay martillo hecho, no hay bajo manga.

Sí.

Y no hay abertura. Sí, es así.

En definitiva, la chaqueta está sin acabar.

No hay ojales.

¿Y sabéis lo que me da rabia? Que tú ves esta chaqueta

y está bien confeccionada, está bien cortada,

está bien armada. Gracias.

Pero... no está acabada. -No está acabada.

Entiendo que llores por esas dos manos de más...

Sí, sí. ...que consideras que han faltado.

Y como soy el malo de la película, el forro está contrapeado.

Sí, lo sabemos.

Una parte de la chaqueta está de una manera

y el costadillo de otra. De otra, mate, brillo.

Brillo, mate.

Sí, nos hemos dado cuenta cuando la estábamos planchando.

Para rematar, faltan todos los ojales y todos los botones.

Es totalmente cierto todo. -Está sin acabar.

Entenderéis que esto y esto

en un restaurante con una estrella Michelin

es inadmisible. Como que no.

Vamos a ver la camisa.

¿Sabéis lo que os digo de la camisa?

Que la camisa está casi perfecta.

Mira qué hombro, mirad el cuello, mirad las mangas montadas,

canesú, bajo, puños,

ojales, botones...

El bordado está perfecto. Sí, quizá un pespunte.

El cuello tiene muy buena pinta. Perfecto, perfecto...

Le falta plancha.

Bueno, estamos hablando de la confección.

Pero la plancha también es importante.

Totalmente de acuerdo, pero está bastante bien hecha.

Gracias.

Yo la verdad quiero destacar que erais uno menos en el equipo

y que aun así, habéis peleado la prueba

desde el principio hasta el final. Estoy contenta.

No os habéis desmotivado, no habéis parado de currar

y os habéis esforzado un montón. Muy contenta.

No estoy nerviosa por el veredicto, sea lo que sea, estoy contenta

con el trabajo realizado, me siento satisfecha.

Ahora vamos con vosotros, equipo verde,

a ver qué habéis hecho.

Margarita, has dicho

que el reto iba a ser dirigir a Borja y a David.

¿Tú crees que lo has conseguido?

¿Los has llevado por el buen camino?

Porque este grito final que has metido a Borja...

Estoy ronca.

Se ha escuchado en todo Éibar.

Quiero pedir perdón por ese grito que he dado al final,

pero estaba al límite.

Después de esto, ¿Borja sigue siendo "marguista" radical?

Hoy y siempre. Hoy y siempre.

¡Ole! ¿Qué hago con este niño?

¡Madre de Dios!

Lo mismo descubrimos aquí otra historia de amor.

En fin, un momento. ¡Madre mía!

Si es buena, hay que reconocerlo. No, si yo no digo nada.

¿Os importa que sigamos con el uniforme?

Sí, perdón.

¿O seguimos haciendo campaña? Es que me pincha.

No, no. Vamos a empezar con la chaqueta.

Este bolsillito sigue sin estar cosido.

Esto con una puntadita...

Era cuestión de 10 segundos.

Esta pinza, Margarita, es muy desagradable de ver.

Un culo pollo que odiamos en costura.

El martillo lo habéis obviado.

Trampantojo, cuatro botones cosidos con una puntada cada botón.

No daba tiempo. No habéis ni cruzado el hilo.

Vale.

Plancha, Margarita, aquí, un bocadillo de mortadela.

No ha dado tiempo. Mira qué grosor de borde.

La hombrera está aquí adentro, tienes que salir un poquito fuera.

¿Satisfecha con la chaqueta? No, no estoy satisfecha

porque ya tenemos un nivel, estamos en el programa siete

y ya se pide muchísimo más.

A ver, la camisa, me alegro que hayáis dejado coser a David,

eso sí, que te he visto hoy bastante,

pero bueno, David, tampoco cantes victoria.

No, ya. Has cosido regular el cuello.

Has pillado pincitas, frunciditos.

Esto no está nada limpio

y el bordado, ojo, que centrado no está.

Habéis hecho el pespuntito este de aquí,

sí está la tapeta bastante bien resuelta.

Pues me ha costado.

Lo bueno es que está terminada porque terminada está

y en un momento de crisis que hubiera que presentar algo

en el restaurante, que no hay nadie, que no hay otro uniforme,

pues mira, le pones la chaqueta que no se vea mucho la camisa

y bueno, igual...

No tengo tan claro que esa chaqueta se pueda poner.

Yo no la pondría. Pero está terminada.

Yo prefiero a lo mejor que no haya chaqueta.

¿Prefieres no ponerla?

Bueno, tendría que estudiarlo muy bien.

Palomo, a ver, vente pa' acá.

Aquí hay debate, aprendices.

Vais a acabar con el bienestar del jurado.

Es verdad. Bueno, y con el nuestro.

¿Qué es mejor, presentar poquísimo, poquísimo,

pero bien

o presentar la prenda terminada, pero que hay que cerrar los ojos?

Yo mi chaqueta no está mejor terminada, pero me la puedo poner.

Mmm.

Yo también pienso eso.

Y esa no te la puedes poner.

No tiene botones, no tiene los bajos, no está acabada...

¿Y tú, Joshua?

Hombre, Caprile, nosotros vamos a tirar para el nuestro

y ellos para el de ellos. -Yo me la pondría.

¿Tú irías con esa chaqueta? -No, terminada no, pero...

Obviamente, no está terminado, pero teníamos dos manos menos

y teníamos el modelo más complicado.

Afortunadamente,

ya hemos tomado una decisión.

El ganador de esta prueba...

es...

el equipo... verde.

Equipo naranja, lo sentimos mucho,

pero os faltaban muchas cosas por terminar.

Sí, lo entendemos.

Pero sinceramente, el trabajo hecho estaba muy bien hecho.

(XIAONA) Ir a la prueba de expulsión con Joshua y Begoña no me asusta

porque creo que a la hora de coser, cada uno tiene su punto fuerte

y yo soy la típica persona

que hasta que llegue el momento, nunca se sabe.

Uno de vosotros ha destacado especialmente

por su buen trabajo,

nos ha gustado mucho cómo lo ha hecho en esta prueba.

No ha cometido errores, no ha parado ni un segundo,

ha estado concentrado al más no poder

y ha demostrado que sabía perfectamente

lo que estaba haciendo

y ese aprendiz eres tú, Joshua. Yo, gracias.

(Aplausos)

No te libras de la expulsión.

pero has sido el mejor del equipo naranja.

Muchas gracias. Enhorabuena.

Es la segunda vez que me destacan el mejor entre los peores.

He tenido ventajas anteriores,

vamos a ver si en el plató tengo alguna.

Los aprendices están a punto de entrar en el taller.

Vienen de una prueba por equipos

en la que los jueces han vivido un auténtico dilema,

de hecho, les ha costado mucho decidir.

Joshua, Xiaona y Begoña

se juegan su continuidad en "Maestros de la costura",

pero Joshua tendrá una ayudita extra.

¿No estáis deseando saber en qué consiste?

Que entren los aprendices.

Qué guapo, Caprile.

¡Qué guapo, Caprile, por favor!

¡Caprile, qué guay!

Qué guapo. Estás guapo.

(BORJA) Qué bien te sienta el rosa.

Estás muy romántico hoy.

Caprile hoy nos quita la luz a todos, ¿eh?

No puede estar más guapo. Caprile de rosa, qué gracioso.

Así.

¡Bueno, bueno, bueno!

¡Bueno!

Vale.

Muy bien, muy dandi.

Bueno, pero no os dejéis engañar, sigo siendo el mismo.

Hoy la cosa no sé de qué va, pero Caprile viene disfrazado.

Aquí hay algo de disfraz yo creo porque parece John Travolta.

¿Te gusta cómo voy vestida, Palomo?

Pues claro que me gusta, Raquel, llevas un piezón impresionante.

Estás muy guapa.

Tú no lo vas a decir, ¿a que no? Yo no.

No lo va a decir. Es de Palomo.

¡Qué guay! -Qué original.

¿Te gusta, no? Zapato. Hombre, me apasiona, me apasiona.

Solo tú sabes lucir mi ropa así de bien, Raquel.

Necesitamos hablar con vosotros

de todo lo que ocurrió en la prueba por equipos

porque realmente, nos dejasteis un poco descolocados en general.

David.

¡Uy! Dime.

Tu decisión de elegir a Begoña como jefa de taller

nos descolocó.

Tú dijiste que querías darle una segunda oportunidad,

pero no tenemos del todo claro que esa fuese la razón.

A ver, también hay que ser un poco estratégica, ¿no?

Que se vaya Begoña me vendría bien.

¿Por qué?

Porque cose muy bien y si ella se va,

yo doy más pasos para poder llegar a la final.

¿No?

Ahora nos encaja un poco más.

A ver, yo hago las cosas que parece que no, pero lo pienso todo mucho.

Margarita,

y tú, que fuiste la primera en elegir,

podías elegir a cualquiera de tus compañeros,

¿por qué a David?

Bueno, pues como ya comenté,

tanto a David como a Borja los elegí los primeros

porque pienso que son niños muy válidos,

que tienen mucho que ofrecer todavía

y por lo que sea, todavía no se le ha visto el 100 % de lo suyo.

Mi tiré al pozo y confié en ellos.

Me la jugué y creo que hice bien.

A mí lo que me sorprende es que tú

que dices que quieres estar con Borja y David

y que lo que haces es porque crees en ellos,

pero sí que acusas en primera persona a Begoña

de que ella ha hecho una estrategia con quedarse a Xiaona.

A mí eso me extraña

porque si no tienes tú la intención,

¿por qué crees que Begoña sí?

Porque sinceramente, creo que ya nos conocemos todos

y cada vez sabemos más la estrategia que está usando cada persona.

Sabes más que yo.

Me parece que me quieren hacer lo del jaque de la reina. Sí, sí.

Pero yo, de momento, me voy a defender

con mi caballo y mi espada y a ver quién gana.

Lo que está claro es que cada uno tenéis vuestra versión

y eso es respetable.

Joshua, tú tienes que estar contento

porque a pesar de estar en la prueba de expulsión

en este reto,

has sido elegido el mejor de los perdedores.

¿Te sirve eso de consuelo al menos?

Bueno, sí, de consuelo me sirve,

no me ayuda, pero me sirve de consuelo.

Joshua, no solo te va a servir de consuelo.

¿Ah, no?

Vas a tener una ventaja,

pero no te la voy a comunicar todavía.

Llegará a su momento.

Y ahora, entiendo que en un séptimo programa,

Xiaona, Joshua, Begoña, estaréis deseando saber

qué tenéis que confeccionar

para continuar en "Maestros de la costura".

Pues sí.

La que sabe perfectamente lo que hay en ese maniquí

es nuestra invitada.

Ella es la ganadora

de la última edición del premio Who's On Next

que concede "Vogue"

a los futuros talentos de la moda en este país.

Nosotros fuimos jurado en su edición, Palomo y yo,

y le entregó su premio el mismísimo Jean Paul Gaultier.

Está con nosotros Carlota Barrera.

Carlota, querida.

Bienvenida a "Maestros de la costura".

Espero ojalá que yo pueda ganar este premio un día.

Gracias.

No te veíamos desde esa noche mágica

en la que ganas el Who's On Next

que es un premio que sabemos que ganó Palomo,

que ganó Moisés Nieto, Juan Vidal, Marcela Mansergas,

María Ke Fisherman...

Bueno, muchísimos amigos

a los que les ha cambiado un poquito la vida.

¿A ti te está cambiando la vida el premio?

Muchísimo, muchísimo.

La verdad que ha sido y está siendo un camino maravilloso.

Hasta entonces, éramos cuatro gatos trabajando un poco por amor al arte

y eso ha supuesto el cambio a una marca profesional,

nos hemos mudado a un estudio más grande,

hemos ampliado el equipo, estamos en proyectos interesantes

y bueno, es increíble.

Carlota, tú eres una de las nuevas voces

y además muy respetada

en el mundo de la moda masculina en nuestro país

y además nos encanta que una nueva voz en moda masculina

sea una mujer.

¿Cómo crees que debemos interpretar esto?

Yo creo que simplemente por el hecho de ser mujer

veo a los hombres desde otra perspectiva diferente.

En cuanto a la industria,

aunque parezca una industria femenina,

sigue estando dirigida mayormente por hombres

y me parece importante tener voces femeninas,

ya no solo femeninas, diversas en general,

independientemente del género o de para quién diseñes.

¿Y por qué decidiste dedicarte a la moda masculina?

La figura masculina me fascina

y ahora que estamos estableciendo nuevos roles de género,

estamos derribando esos roles,

estamos jugando con los conceptos no binarios,

me parece superinteresante partir de una prenda maravillosamente hecha

como es la moda masculina, la sastrería, muy funcional

y aportarle ese toque de creatividad de la moda femenina.

Descubrimos lo que has traído

para que nos lo puedas mostrar y explicar.

¡Ah! ¡Hala! Me pega un montón.

(MARGARITA) Es muy tú, David.

Es muy yo total, ¿eh?

Este conjunto forma parte de nuestra colección de verano 2020.

El top es un top de viscosa

y las bermudas son unas bermudas

en las que intentamos reinventar el vichí tan clásico

y jugar con esos cuadros saltados

y traerlo a un mundo más contemporáneo.

Pero a ver, Carlota,

¿este es un conjunto para hombre o para mujer?

A ver, Caprile, qué pregunta más antigua.

Hijo, yo soy muy antiguo, ¿qué pasa?

Qué antiguo. Soy muy antiguo.

¿Es para hombre o para mujer?

Caprile, tú con ese look y conociéndote,

tú de antiguo no tienes nada,

te encanta hacerte el papel de antiguo

porque eres el más moderno de todos los que estamos.

Bueno, pero Carlota nos tiene que contestar.

Eso sí. Claro.

Esta prenda está diseñada sobre un cuerpo masculino,

pero para que la lleve quien quiera llevarla, es lo más importante,

que no nos rijamos por esas normas de género

que llevan tanto tiempo generando un lastre terrible.

Pues sí, aprendices,

cada vez se lleva más la ropa de género neutro,

unisex, ropa sin género, "agénero", "genderless",

como queráis llamarlo.

Se trata de centrarse en lo que importa,

ser libre y sentirse a gusto con uno mismo

dejando atrás etiquetas como masculino y femenino.

Se busca dar un giro al concepto tradicional de la industria

y acabar con el sexismo.

Generalmente, predominan los diseños neutros y minimalistas,

aunque aquí está Palomo para decir todo lo contrario.

Que cuanto más, mejor.

Que más es más, ¿a que sí, Palomo?

Sí, hay que sacar esa feminidad del hombre, pero sacarla bien.

Eso es, no quedarse a medias.

Yo creo que es un concepto

que le va a encantar a otro invitado.

Seguro. ¿Cómo?

Es director, guionista y actor

y hemos tenido prácticamente que secuestrarlo para traerle

porque está en plena preproducción de su próxima película.

Según "Vanity fair", es el hombre mejor vestido del año

y tiene muchísimo que ver con esto su amigo Palomo Spain

y yo quiero pensar también que nosotros.

¡Que entre ya, por favor, Eduardo Casanova!

¡Hala, qué guay!

¿Cuántas temporadas hay que hacer para traerte?

Tenía muchísimas ganas de venir. Mi amor.

¡Madre mía!

Me encanta tu traje rosa. Muchas gracias.

Maricón.

¿Qué tal? -Qué pasada el traje.

Es increíble tener a Eduardo Casanova enfrente.

No me lo creo después de tantos años de verlo en televisión.

Estoy nervioso. Qué guapo estás, hijo.

Gracias a esta mujer. Ya, ya, ya lo sé.

Estás guapísimo.

Hombre, y también influye lo de mejor vestido

porque a Eduardo todo le sienta bien.

No te creas, ¿eh?

No te creas, que Dios nos ha dado muchos dones, pero otros no.

Bueno, bueno, bueno.

Por ejemplo, no tengo mandíbula. Vaya.

Tengo un cuello muy largo.

Pero llevas hombreras. -Siempre llevo.

Qué simpático.

Eduardo, me alegro de que hayas podido venir.

No sé, te lo ha permitido Ana Belén, ¿no?

Porque estáis en preproducción y yo, si soy Ana Belén,

te secuestro.

Ana Belén me lo ha permitido y mis productores también.

Estoy ahí a tope.

Bueno, hacer una película es un caos,

pero estoy muy feliz, muy feliz.

Y no había podido venir antes porque estaba preparándola.

Hemos dicho que te ha elegido "Vanity Fair"

como uno de los mejor vestidos. Porque son muy exagerados.

El mejor vestido.

Y queremos pensar que tiene algo que ver Palomo.

¿Cuál es tu relación con lo que hace Palomo?

Yo admiro muchísimo a Alejandro

y por eso me he vestido de él muchísimo.

Yo no tengo

prácticamente idea.

Bueno, tengo percha, me pongo las cosas,

me quedan más o menos bien,

pero es este señor el que hace estas joyas

que yo me pongo y me quedan bien.

Y esta señora, y esta señora... Eso te iba a decir.

Tuyo no me he puesto nada.

Oye, pues un pedazo de Caprile de fiesta

te quedaría divino. Por favor, por favor.

Si quieres, y estoy a la altura, feliz.

Bueno, lo pensaremos. Vale, vale.

Y la etiqueta "genderless",

¿te gusta,

no te gusta que se te etiquete como tal?

Las etiquetas no me interesan nada, la verdad.

Al igual que tampoco me interesa en exceso el género.

No me interesa la masculinidad obsoleta

ni la feminidad obsoleta.

Yo realmente en lo que creo es en el caos.

Y creo que lo que yo le pongo tiene mucho que ver con eso.

Tiene mucho que ver con ser libre,

con coger lo que a uno le dé la gana,

mezclarlo y ponérselo.

Yo creo que antes la moda sí que tenía género

porque era una sociedad mucho más cerrada.

Es más machista.

Hoy en día la gente es mucho tolerante

y nos podemos vestir como nos apetezca.

Aprendices, en este reto

tendréis que diseñar y confeccionar

una prenda...

¿cómo es? "Genderless".

"Genderless".

Una prenda sin género.

Que puedan lucirla tanto hombres como mujeres.

Como siempre,

tenéis patrones base en la mercería

que debéis

transformar a vuestro gusto y como creáis oportuno.

Aprendices.

Vuestras prendas tienen que tener un sentido, una historia.

Dejadnos ver un poquito de vosotros.

Vuestra identidad.

Acordaos

de todo lo que hablamos en la "masterclass" que os di,

que iban un poco por ahí los tiros.

Recordamos este momento si queréis.

En el momento de diseñar en el taller

es importante que nuestros aprendices

tengan claro qué es lo que quieren expresar con la prenda.

Para ello, Palomo les va a impartir

una "masterclass" donde aprenderán

cómo desarrollar el concepto o "research" a la hora de crear.

(Júbilo)

Hola, alumnos.

¿Qué tal? Sentaos.

Qué buena pinta tiene todo.

Pues ya veis un poco lo que tenemos aquí.

No sé si tenéis alguna idea de lo que puede ir...

Mi clase, para mí,

lo que más coraje me da de cuando os vi en el plató

es que vuestra idea detrás de la prenda que estáis haciendo

sea simple, ¿no?

Aquí vamos a hablar un poco de cómo se llega a una idea,

cómo se crea ese concepto...

Muchas veces hablamos del concepto, ¿no?

No vale tampoco decir: "Me he inspirado en una flor".

Tiene que haber mucho detrás, ¿no?

Siempre las prendas tienen que tener ese romanticismo.

No sé, una historia detrás que a la gente le enganche.

Y eso quiero que lo enfoquéis un poco

hasta la final.

A mí esa es la parte que más me gusta de mi trabajo.

Yo siempre en mis desfiles cuento historias,

más que hacer un desfile de ropa como tal,

y al final he venido un poco a enseñaros lo que es eso,

lo que muchos ya sabéis que se llama un "research".

Os he traído a cada uno

un "sketchbook".

Esto quiero que sea un poco

pues como vuestro diario, ¿no?

Quiero que lo guardéis

y que aquí empecéis a desarrollar vuestra curiosidad.

Cómo de una idea tonta,

que cada uno va a identificar la suya,

podéis crear una cosa enorme.

Haceos un poco una pregunta en plan:

¿qué es lo que me gustaría a mí? ¿Qué me gusta?

Cuáles son nuestras pasiones, ¿no?

A partir de ahí vamos a canalizar.

¿Os parece fácil o es un poco...?

Es interesante. Pues venga.

A trabajar.

(Música jazz)

Intentad llevar un hilo, ¿vale? Sí.

Intentad pensar en esa historia vuestra.

Ya tengo mi historia montada.

Pues, chicos, espero que os haya gustado la clase

y espero ver esos cuadernos llenos cuando termine el programa.

Así que dadle...

Muchas gracias.

El cuaderno me viene estupendo

porque tengo muchas cosas que contar,

muchísimas cosas que crear

y tengo muchas ganas de empezar a guarrearlo,

como diría yo.

Joshua.

Este es el momento en el que vas a conocer

cuál es tu ayudita extra.

Ains.

¿Qué te gustaría?

Puede ser tiempo, puede ser ayuda de alguien...

¿De quién? De un juez.

Hombre, yo creo que en esta prueba,

aparte de que me hace muchísima ilusión,

Palomo...

Hombre, si te hace ilusión, es otra cosa.

Que sí.

Que va a ser Palomo.

Esa es tu ventaja.

Palomo te va ayudar durante 15 minutos

de la prueba.

O sea, va a ser tu orientación.

Vas a arrancar la prueba con Palomo.

¿Contento? Mucho.

Yo también, ¿eh?

Es una superventaja tener a Palomo al lado.

Son 15 minutos solo, pero equivalen a 20 imperdibles.

Xiaona, Begoña y Joshua.

Tenéis que confeccionar

una prenda sin género.

Tenéis que bocetar.

Tenéis que entrar en mercería una única vez

y tenéis

90 minutos para hacerlo.

En esos 90 minutos

puede haber 20

en los que recibáis ayuda.

Porque ninguno de los tres

ha utilizado nunca el imperdible.

Podéis pedir ayuda a Margarita, a Brava, a David o a Borja

si lo deseáis.

Además, Joshua, tendrás la ayuda de Palomo

durante 15.

Muchísimo ánimo.

Estamos en la recta final del programa

y cualquiera de los tres

puede continuar

pero también cualquiera de los tres se puede marchar.

Muchísima suerte a los tres.

El tiempo comienza en tres, dos, uno...

¡Imperdible!

A coser.

No me ha dado tiempo ni a...

¿Ya? Sí, ya, ya.

Pero ¿para ir a mercería y para todo?

Ya, ya, Marga. ¿Margarita?

Hola. Marga.

Boceta, boceta, rápido.

No me ha dado tiempo ni a daros la salida de la prueba.

A la mercería.

Corre, a la mercería. -¿Me tengo que esperar?

No, no, no, corre. -Vete a la mercería.

Venga.

Tira.

La ha pedido muy pronto. -Debería haberse esperado.

Corre con ella.

Vale, va, no cojas cuatro.

Vale. ¿Es una camiseta o qué?

Un base de...

Cuerpo. -Un base de cuerpo.

Vale, no lo entiendo muy bien, pero dime.

¿Qué tiene aquí? -Transparencia.

¿Todo esto? -Sí.

Te vas a complicar tela, ¿eh?

¿Es fácil coser esto?

No sé, el plástico yo no me atrevería.

Pero ¿un base de plástico?

Pongo alante y luego media así, cubriendo la cara.

Vale, pero lo veo un poco difícil. ¿Qué color te gusta?

Me he cogido lo más gordo que había.

Esta se ha ido a lo clásico, mira.

¡Ay!

Venga, Xiaona, no te líes mucho.

Eso es para el patrón, ¿verdad?

Está bien, ¿vale?

Venga.

Yo cojo todo esto, no te preocupes.

¿Llevas el patrón? -Sí, está en mi mano.

Ya no podéis volver a entrar, ¿eh? Venga, venga, venga.

Venga.

No te preocupes, venga.

¡Bua, qué telas más chulas, nena!

Que arriesgado.

¿Hasta qué altura quieres el base?

Eh... hasta aquí. -Vale.

Venga, perfecto.

Marga, simplifícaselo lo máximo.

Es que no me he enterado muy bien del diseño,

pero da igual, yo te lo hago.

Tira, corre, ve enhebrando.

Palomo.

Madre mía, vaya follón.

Vamos, Palomo.

15 minutos a partir de ahora, Joshua.

A ver, ¿qué has cogido?

Tenía pensarlo hacerlo así.

¿Vas a hacer dos piezas? Sí.

¿Y por qué no te lías menos y haces una blusa?

¿Una blusa?

Vamos a verlo. Sí.

Hazla un poco más arriba,

que es como si a la parte de alante le haces detrás

una lágrima y hacemos una manga

grande.

Hacemos un puño, si te gusta, ¿eh?

¿El cuello también puedes hacer?

Una tira larga y, si te sobrase,

le haces un lazo por detrás grande.

No sé qué hacer.

Begoña se va.

Sí.

Para que sea un poco sin sexo

le va a tener que dar mucha caña.

Bueno, estoy haciendo un pichi de cole.

Me he inspirado en cuando yo iba al colegio,

pero lo estoy haciendo de hombre

para que se lo pueda llevar en la calle

y demostrar que no hay diferencia entre hombres y mujeres.

Que un hombre puede ir también perfectamente con un pichi al cole

como fui yo toda mi vida.

Pichi es lo que hubiera hecho yo.

(BORJA) Con esa tela de cuadros no.

No, habría cogido otra tela. -¡Hombre!

Lleva costura solamente en la espalda y en los hombros.

Sí.

Y luego voy a cortar la falda.

Ah, que lleva una falda también.

Venga, tú sigue, tú sigue, cariño.

Me muero por tocar esa tela. ¿Cómo será?

David.

Ya lo sientes. ¡Ah, al final me toca!

Yo sé que tú sientes que esta es tu prueba.

¡Hombre! Aquí tienes tu regalo.

Mi nuevo libro de "Maestros de la costura".

Qué bien.

Un manual imprescindible para diseñar y coser

tu propia ropa.

¿Te lo dejo y le vas dando un repaso?

Claro. Es para ti, ¿eh?

Qué bien, menos mal. -Te vendrá muy bien.

Me viene genial, sí.

Me alegro de que te guste. Hala, ya tengo planazo.

Xiaona, te complicas más, hija mía...

¿Es difícil de coser? -¡Hombre!

A ver, Xiaona, que te encanta...,

Mi favorita.

...ha cogido unos tejidos como de vinilo.

¿A eso lo llamas tejido? Ha cogido unos plásticos, perdón.

Tienes toda la razón.

Ha cogido un plástico verde,

otro que es ya más plástico y que es de embalar

me atrevería a decir

y una red que es supercomplicada.

Vamos a ver, a ver si te llevas el vestuario de "La piedad".

Mira, pues no estaría mal. No estaría nada mal.

Me interesa lo que está haciendo.

(MARGARITA) Me dices de hacer un traje de flamenca y es más fácil.

Madre mía!

Una prueba de expulsión y se pone con el plástico.

¡Oh!

¿Qué pasa? -Nada, nada.

Creo que no ha pasado nada.

A Begoña lo que le veo desde aquí

es como una especie de reversible y cuadros lisos.

Vamos, yo no me hubiera complicado en una prueba de expulsión

a coger un tejido de cuadros

que carlota sabe por este pedazo de prototipo

lo que es casar un cuadro.

¿Y Joshua? ¿Sabemos algo?

Pues mira, desde aquí veo que Palomo,

muy inteligentemente,

le está orientando

hacia un liso

para hacer algo de una prueba de expulsión,

pues correcto, bonito, sencillo y bien.

Vale, vale.

Lo tienes.

Lo voy a dejar aquí.

Lo importante iba a ser el cuello y la manga.

Yo quería hacer un conjunto,

pero con la ayuda de Palomo, que tiene toda la razón,

me ha dicho:

"Simplifica algo con trabajo

porque lo de los ojales, los botones y todo esto

en 90 minutos no te dará".

Entonces, he cambiado el diseño, voy a dejar la camisa tal cual,

con la diferencia de agrandar las mangas

y ponerle un lazo.

¿Qué quieres ahora? Esta falda, ¿cómo es?

Quiero una falda que tenga dos texturas.

Yo te la coso.

Ostras.

Parece que me he metido en un basurero

a coser porque no había tela.

Palomo ha entrado en el taller

cinco minutos después que Margarita.

Eso significa que el tiempo de ambos

termina a la vez.

Vale. Perfecto.

Y ese a la vez es ahora.

En diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres, dos,

uno...

Para, Margarita. Para, para, para.

No, para, para, Palomo.

Gracias, Palomo.

Ay, espero haberte ayudado.

¡Grande, Marga!

Hija de su madre.

¿Qué?

Pues que no ha cogido tela, no ha cogido tela.

Solo plástico.

Ya. No ha cogido tela.

Se ha jugado... Vamos, de loca.

Te acompaño, Margarita.

Así devuelvo el imperdible.

Ojalá le haya servido. Espero.

Yo creo que sí.

Es que no pasa.

Se ha enganchado.

Venga, para alante, sin...

Puntada larga.

Es que no entiendo qué está...

Pues no entiendas. Tú cose y ya está.

(XIAONA) Esta prueba es mi punto fuerte

y yo quiero expresar y defender mi unto fuerte.

Aquí es mi misión hacia la moda.

Pero no me sale mi falda

porque las materias, las dos, son supercomplicadas

y luego hay una especie de malla que se me engancha

a la aguja directamente.

Ya se está agobiando.

Se nos ha caído de un quinto piso el maniquí.

Esto sí que es gore, esto sí que es gore.

Parece un muerto.

¡Ay, no me chinchéis,

que ya estoy sudando!

Pero, por favor, echa un vistazo. No te estamos chinchando.

Echa un vitazo a tu maniquí.

Es por su sobrepeso.

Es su culpa.

Está gordo el maniquí, está gordo.

Marga, ¿esto es una tela?

Hombre, no, me lo parece a mí, "guapi".

A eso lo llamas tela, vamos. Es un sueño de ella.

Después de la clase que os di. No, no.

No es tela, no es tela.

Parece el de los... ¿Cómo se llaman esos?

Escoceses. -Un escocés.

¿Cómo se llama esa serie? -"Outlander".

Es "Outlander" total.

Ahora, máquina otra.

Tú, Carlota, a la hora de diseñar,

¿te sientes comprometida de alguna manera

con el hecho de que tienes que derribar esa barreras?

Porque es verdad que para nosotros es algo normal,

pero en la mayor parte del mundo no lo es

y en muchos otros lugares tampoco, más cercanos, ¿no?

No me siento comprometida en el mal sentido.

Yo creo que es algo que me sale natural a mí,

tanto a otros diseñadores y a otros artistas

que estamos intentando derribar esos estereotipos

y qué suerte que tengamos la plataforma

y las herramientas para ello.

Yo creo que es interesante lo que ha dicho Carlota.

Cuando te sale de forma natural

es ahí cuando se deja claro que hay una evolución

porque está completamente interiorizada.

La moda sin género no es nada nuevo,

no es nada que hayamos inventado.

Es algo que se ha ido repitiendo a lo largo de la historia.

Yo creo que sí que es el momento

en el que los diseñadores lo proponen

de una forma mucho más aceptada,

pero ya en la historia más reciente

tenemos a Jean-Paul Gaultier,

que puso al hombre con corsés, con faldas,

ya hizo una línea como de alta costura

para el hombre a finales de los 80 si no me equivoco...

Sin hablar por supuesto de Luis XIV y...

Es que yo quería ir por ahí.

Lo de que la moda tenga géneros tan marcados

es una cosa relativamente reciente.

Eso es.

Empezamos a habla de ropa para hombre

y ropa para mujer

aproximadamente en la baja Edad Media;

estamos hablando del siglo XIV,

finales del XIV y principios del XV.

Hasta entonces,

los patrones, las prendas de vestir, la silueta,

era prácticamente la misma

tanto para hombres como para mujeres.

Ya que estáis vosotros haciendo tanto afán en lo masculino,

yo quiero recordar y nombrar

a la gran Marlene Dietrich, que fue a la inversa.

Fue la primera en utilizar el esmoquin

en esa película de "Morocco" en los años 30.

Y luego ya en moda, más tarde, Yves Saint Laurent.

Pero sí que Marlene Dietrich como pionera

revolucionó totalmente

la moda de aquella época.

Ah.

Se ha enganchado.

Xiaona, me da un poquito de cosita lo del maniquí ahí, ¿eh?

Luego voy a salvarle, no te preocupes.

No, no, no.

Si tú quieres, puedes estar todo el tiempo de la prueba.

Teniendo en cuenta

que ya han volado los primeros 45 minutos,

os queda la mitad de la prueba para terminar.

Muy bien, gracias.

Vamos, Xiaona.

Venga, dale.

No, me estáis vacilando.

No, no.

No sé nada de primeros auxilios, como se ha podido ver.

A ver, a ver cómo acaba esto.

Hola. Hola, Joshua.

¿Qué tal? -¿Cómo estás?

¿Qué tal? ¿Cómo lo llevas?

Y a Carlota. Encantado.

Pues bueno, lo llevo bien.

Aquí estoy haciendo una camisa.

Le voy a hacer un lazo grande en el cuello y demás.

Un buen lazo, ¿eh? Sí, sí.

Grandote.

Se nota la influencia de Palomo. -Sí, se ha notado muchísimo.

La idea de las mangas ha sido mía. -Está chulísimo.

Me parece una idea fantástica.

La verdad que con el tiempo que tenéis

algo sencillo pero a la vez muy interesante.

¿Te pondrías esa camisa? Me pondría esta camisa

sin duda alguna.

Sin duda alguna.

Pues la verdad es que me gusta esta nueva propuesta de Joshua.

Vamos a ver, vamos a ver.

Quiero trabajarla, quiero ponerme en ella más tiempo

y darle horas y costuras.

A lo mejor esta es la prenda que estábamos esperando ver

las últimas semanas.

A lo mejor, a lo mejor.

Gracias, Joshua, suerte. Muchas gracias.

Que entre bien luego. Sí, sí, sí.

Muchas gracias. A ti.

Me encantaría que Eduardo se pusiera mi camisa, por supuesto.

Y yo creo que es muy de su estilo.

¿Qué está haciendo?

No me lo puedo creer.

Se pone a hacer un dobladillo la loca.

Vale, esta la cierro.

Y entonces la voy a abrir en un lado.

Por fin Xiaona vas a rescatar.

Que alguien ayude a esa niña, por Dios.

¿Puedes?

A ver ahora, Xiaona.

(SUSPIRA) Ay.

Ay, el bordado, claro.

Ahora lo ha descosido, ¿o cómo ha hecho?

Yo no entiendo nada.

Yo es que no estoy entendiendo nada. -Yo tampoco.

Lo quita, lo pone...

Ahora ha desmontado todo el muñeco

para meterle la falda.

Hola. Hola.

Begoña, te presento a Eduardo, a Carlota...

Cuéntanos, ¿qué estás haciendo?

Estoy haciendo un uniforme de colegio de monjas, un pichi,

pero para un hombre que lo pueda llevar por la calle.

Porque creo que no hay cosa más dolorosa

que en un colegio te tengan que decir: "Las niñas con el pichi

y los niños con los pantalones".

Pues ya está.

Y como fui a un colegio de monjas...

Pero tú tienes habilidades para hacer algo más sencillo

y continuar, Begoña.

Ya, pero a lo mejor mis contrincantes son capaces de hacer

algo más

llamativo, ¿no?, de lo que yo puedo ofrecer.

Son más jóvenes, más modernos...

A mí me parece más conceptual el tuyo.

Sí. Yo me he arriesgado.

Para chico...

¿Os parece moderno? ¿A ti, Carlota?

Modernísimo.

Que aunque parezca una persona antigua...

Que parezca una persona antigua, ¿quién?

Yo. -¡Qué vas a parecer antigua!

No tengo nada en contra de lo que cada uno piense

y lo que cada uno quiera hacer con su vida

porque es lo que estoy haciendo yo, lo que me da la gana con mi vida.

¿Lo entiendes? -Es una maravilla.

Y te diré una cosa.

Yo soy una persona, aunque no lo parezca, muy arriesgada.

Claro que sí. Pues ole tú.

Y estoy aquí porque creo que es otro reto importante en mi vida.

Y a que la gente sepa

que el qué dirán a nadie le tiene que importar.

Cada persona de este mundo tenemos nuestro valor,

seamos lo que seamos.

Lo más bonito de todo es que ha entendido muy bien

lo de que la prenda ha de tener un poco de historia detrás.

Tiene que contar algo. Claro, lo que habéis dicho.

Y me parece muy bien, muy bien,

que haya entendido tan bien el concepto de la prueba.

Me encanta el concepto.

Pues muchísimas gracias. Vámonos, Begoña.

Tienes que terminar. Venga, dale.

Mucha suerte. -Vale, gracias.

Esta visita de los jueces y de Eduardo

me ha dado mucha tranquilidad

porque les ha gustado lo que estaba haciendo

y, aparte de eso,

mis hijos cuando lo vean van a flipar.

Porque ellos le han visto actuar tantas veces

que la envidia de la casa que soy, soy la envidia de la casa.

¿Otra vez quita la falda?

Yo me estoy poniendo muy nerviosa.

Así, madre mía.

Begoña, cuando termines me avisas.

Vale, cariño.

Xiaona.

Hola.

Buenas noches, señorita, Xiaona.

Buenas noches, don Caprile.

¿Tú crees que en una prueba de expulsión

es el momento para asumir

tantos riesgos?

Hoy en día estamos en un siglo de moda,

todo vale y podemos utilizar hasta plástico,

hasta ruedas y hasta lo que tú no puedes imaginar

y hacerlo prenda.

Haciendo prenda.

Vamos a ver si esto es una prenda.

Quería montar un cuerpo transparente

y creo que lo que destaca en hombres y mujeres sobre todo

en la forma del cuerpo...

Quiero que se vea el cuerpo.

Y quería montar esto, pero con este material

sí que es dificilísimo.

Se me engancha en cada segundo.

Pero aquí estábamos pidiendo otra cosa.

Estábamos pidiendo prendas

con una historia detrás.

Xiaona, cariño, ¿por qué estás llorando?

Por un lado entiendo lo que dice Lorenzo,

pero por otro estoy llorando porque he fracasado otra vez.

Pero tampoco te quedes con lo de que has fracasado

porque no has acabado la prueba.

No ha terminado. Venga.

Aprovecha el tiempo.

Oye, y lo mismo nos deslumbras

con tu creación.

Vale.

Ven aquí.

Venga, Xiaona.

Te va a salir genial.

Vale. -Te va a salir genial de verdad.

Te lo digo de verdad, te va a salir genial.

Gracias.

Todo está mal.

Por un lado, Lorenzo ha dicho que he elegido mal la tela.

Y por otro lado,

yo tenía una idea para hacer una falda muy chula,

pero no sale.

Es que no sale lo que yo quiero.

Tienes que ir bordar, Xiaona.

Si no, te descalifican.

¡Vete, corre, cariño!

Venga, no llores.

Aprendices.

Recta final.

Cinco minutos para que termine la prueba.

Vamos, Xiaona.

Venga, Xiaona, vamos.

Begoña está agobiada.

Es verdad. -Borja, ya, ya.

La camisa, guapísima.

¿Cómo se le sacan los brazos?

(BORJA) Vamos, Xiaona, tía.

Aprendices.

¡No!

Último minuto de la prueba de expulsión.

Vamos, Xiaona.

No puedo.

(DAVID) Xiaona, venga.

Ay, la leche.

¡Cuidado!

Aprendices.

Vamos, Xiaona.

Últimos diez segundos de esta prueba de expulsión.

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno...

Tiempo.

(EXHALA) Oh.

¡Tía!

Al final la falda no la quiere.

Al final solo he presentado lo de arriba.

Si me hubiera salido la falda abajo,

yo me quedaría mucho más a gusto.

Todas las pruebas de expulsión son complejas.

Por eso os quiero dar las gracias.

Carlota, que sigas triunfando,

que vaya bien en Londres y que todo lo que has soñado se haga realidad.

Y tú lleva recuerdos de "Maestros de la costura"

para Ana Belén.

Me habéis amargado la vida. No.

Eduardo, busca siempre un huequito para venir a vernos.

Me voy angustiadísimo porque lo he vivido

a tope.

O sea, que... que ya está, que ya está.

Que ya está, vámonos.

Oye, sois maravillosos, os deseo muchísima suerte.

No llores más.

Va a ir todo muy bien.

Aprendices.

Despedimos con un fuerte aplauso a los amigos.

Carlota Barrera y Eduardo Casanova.

Adiós.

Hasta los invitados lo pasan mal

viendo cómo coséis en una prueba de expulsión

de un programa.

Tenemos que avanzar hacia ese veredicto.

Muchísima suerte a los tres.

Gracias, muchas gracias.

Palomo, María, Caprile, cuando queráis.

Xiaona.

¿Puedes acercar el maniquí, por favor?

Cuéntanos algo de tu prenda.

Para mí

lo que destaca en la ropa unisex es la transparencia.

He hecho un chaleco de base

y para mí igual no es

una moda tan ponible diaria,

pero podría estar

en un desfile

y podría utilizarlo como algo impermeable también.

Depende de cómo lo mire.

¿Por qué no has puesto la falda

o lo que estuvieras haciendo en el maniquí?

Que te hemos visto ahí trastear un montón de tiempo con ello.

No, no me salía porque el material se me engancha.

Porque el material...

Este material.

Se me engancha a la aguja.

A ver, Xiaona, sinceramente te lo digo

con todo mi cariño.

Creo que te has equivocado un poquito de prueba.

Porque esta prueba de reutilizar materiales de construcción

fue en el segundo programa.

Ya la hemos hecho esta prueba.

Y si me querías insistir

con el concepto de la transparencia

tenías telas en la mercería

mucho más adecuados,

y recuerda la clase que yo os di,

para lograr ese efecto de transparencia.

Tules, gasas,

colganzas... Tú lo has dicho, telas.

Porque esto... Es que esto no son telas.

Es que creo que ha entendido sin género y sin tejido.

Igual ante de venir aquí ya estaba yo nerviosa un poco

y se me ha ido un poco la pinza hoy, como decía.

Te has guiado por una idea, por un concepto,

por una cuestión estética.

Muy original, que te lo reconozco,

pero no has sido práctica.

Y aquí se acumula error tras error tras error.

Xiaona, y el resultado no es bueno.

No es bueno y aquí hay muy poca costura.

Mira.

Dos costuras en el hombro y un despunte aquí.

Sí.

Margarita, ¿tú crees

que Xiaona ha aprovechado realmente tus 20 minutos de ayuda?

Sé sincera. No, no, no.

¿Podía haberlos aprovechado mejor? Venga, mójate.

Sí, sí, me voy a mojar.

Cuando hemos entrado a la mercería, me ha explicado el diseño

y no lo entendía.

Al ver el dibujo seguía sin entenderlo.

Tengo claro que ella tenía claro lo que quería.

Ha sido fiel a lo que ella quería.

Luego, evidentemente, se ha equivocado en los materiales

y no había por donde cogerlo.

Yo le he ayudado en todo.

Se la ha jugado.

Se la ha jugado.

Yo aquí veo muchas ideas de inspiración,

mucha intención,

pero ni hay más que verlo.

Al final te ha quedado algo que parece un alga nori mojada.

Sí, eso lo entiendo.

En esta prueba solo quería decir como...

Antes de nada, soy consciente

de que a nivel de costura no puedo competir

porque son años de...

Yo no estoy de acuerdo con eso, Xiaona.

Estás aquí, no nos vale. No estoy acuerdo con eso.

Te lo digo con todo mi cariño.

Llevas aquí

siete semanas.

Si sigues aquí es porque... He mejorado mucho.

Déjame terminar, por favor.

Porque creo que tienes un nivel más que aceptable.

Lo que creo es que no has evaluado bien

tu nivel de costura con tu idea a realizar.

Y todos los que estáis actualmente en el taller,

tantos ellos como vosotros,

tenéis puntos fuertes, puntos débiles

y creo que estabas más que capacitada

para sacar adelante esta prueba.

Gracias, Xiaona. Gracias.

Puedes volver a tu sitio.

Me ha dado tanta caña Lorenzo

y además no ha salido como yo quería la falda.

Yo creo que veo difícil seguir aquí.

Begoña, por favor.

¿Nos enseñas tu prenda?

Begoña, ¿cómo sería la persona que vistiese esta prenda?

Un caballero, un hombre.

Porque me he basado

en los uniformes de cuando yo era pequeña,

que iba al colegio de monjas.

No nos dejaban llevar pantalones.

Entonces, yo he pensado que qué mejor manera de demostrar

que un uniforme también lo puede llevar un hombre.

Pues mira, Begoña.

Te tengo que decir que yo cuando veo esta prenda

veo a una persona triunfal,

una persona feliz.

Y, sobre todo, Begoña,

que tiene una historia que contar.

Y eso, atenta, Xiaona,

es a lo que solemos llamar concepto.

Y en este caso, Begoña,

el tuyo es un concepto precioso.

Gracias.

Y que tú hoy hayas roto esa barrera

y hayas trabajado sobre eso, Begoña,

me da la sensación de que Begoña

es la persona más moderna que hay esta temporada.

Yo creo que no.

Cuidadito, ¿eh, David?

Pero bueno, además del concepto,

mirad cómo están los cuadros casados,

las tablas...

Bueno, Begoña.

Las proporciones, María. Las proporciones.

Begoña, te voy a decir una cosa. Eres una bestia.

O sea, eres una "monstrua".

Hacer esto en ese tiempo, con esa perfección

y que encima

yo va aquí una prenda que está completamente en tendencia...

O sea, de verdad, te felicito, te admiro y me tienes

fascinada, Begoña.

María, y que...

que nos oigan todos.

Que luego Radiomacuto funciona en todas las direcciones.

Decimos las cosas malas,

pero también decimos las cosas buenas.

Gracias, gracias.

Gracias, Begoña.

A vosotros.

No hay palabras para explicar esto.

Me siento tan bien,

tan tan bien...

Es que me han dicho cosas

que no me las esperaba.

Joshua, por favor.

Bueno, Joshua, la elección de la tela ha sido superacertada.

El color me parece todo un éxito.

Y la concepción, qué te voy a decir,

pues muy bien, como nos tienes acostumbrados.

¿En qué o en quién te has inspirado

para confeccionar esta prenda?

En nadie.

Que tú me preguntes eso...

Yo qué sé. Es gracioso.

Yo quiero pensar, Joshua, por hacerme un poco de caso,

tiene algo que ver con que haya quedado así de bien.

A ver, no te he hecho un poco, te he hecho todo el caso.

Era una ventaja

y la ventaja la iba a aprovechar desde el segundo 1

hasta los 15 minutos.

Tenía muchas ideas en la cabeza

y Palomo me ayudó a simplificar y salir un poco más del paso

porque si no me hubiera metido en sitios

de donde no podría haber salido.

No, pero te digo esto, Joshua, no por ser yo,

no por ser más valioso que nadie,

sino porque se nota que cuando nos escucháis

el resultado es muchísimo mejor.

Te voy a decir una cosa, Joshua.

Cuando hablamos de salir de la zona de confort

es aquí donde me gusta verte.

Esto no tiene que ver contigo.

Yo también quería sacarte un poco de ahí.

Claro, claro. Eso es.

Pero es que me encantas.

Entonces, de repente ver esto de Joshua

es lo que estamos esperando.

María y Palomo, a mí lo que más me gusta

es que he visto a un Joshua

receptivo, que escucha... Sí, total, 100 %.

En resumen, que ha sabido aprovechar

la ventaja que tenías.

Hoy he estado muy nervioso, la verdad.

He estado bastante nervioso,

pero he hecho caso a todo.

Muy orgulloso, Joshua, de que... Muchas gracias.

...de haber entrado, haberte podido ayudar

y que hagas una prueba tan bonita.

Gracias, Joshua. Gracias.

Gracias, Joshua.

No quería defraudar a Palomo.

Después de la ayuda que me ha brindado,

imagínate toda la ayuda y sus consejos

y llevarlo a cabo mal.

Entonces, un peso añadido lo que he tenido,

pero estoy supercontento.

(Música de incertidumbre)

Palomo, María, Caprile.

Supongo que necesitaréis llevaros

las prendas de los aprendices.

Pues, Raquel,

por primera vez en este taller de maestros de la costura

no necesitamos llevarnos ninguna prenda

para deliberar.

Vamos a ir directamente con el veredicto.

Ostras, así de golpe.

Aprendices, hay una propuesta que está

por debajo de las otras dos

y, en fin, salta a la vista.

Por lo tanto,

el aprendiz que no continúa

en el taller de "Maestros de la costura"

es...

Xiaona.

Pobrecita.

Lo que me pone más triste

es que tengo que abandonar ahora

porque cada semana aprendo tanto

y tengo mucha curiosidad de conocer,

de aprender

y ahora me tengo que parar de momento.

Me pongo un poco triste,

pero no pasa nada.

Es lo que hay, ¿verdad?

Está muy sola.

¿Estás bien? Sí.

Sinceramente,

al llegar al séptimo programa

ya estoy superagradecida

porque yo he aprendido muchísimo.

Estoy supercontenta

porque una prenda de alga poca gente la hace, ¿verdad?

Hasta he aprendido un vocabulario de costura.

¿Cómo es? Impresionante.

He aprendido mucho con vosotros

y con todos los compañeros.

Gracias a todos.

Será un recuerdo superbonito para toda la vida.

(DAVID) Jo, me da una pena que se vaya, la verdad...

Siempre te da un abrazo por la mañana,

la primera en levantarse,

nos hacía algo en el cutis...

Era chulísima, la verdad.

Xiaona, malos días los tenemos todos.

Yo el primero. Todos.

Y hoy te ha tocado además

competir con dos pesos pesados

como son Begoña y Joshua.

Y estamos orgullosísimos de ti.

Orgullosísimos, de verdad.

A mí, Xioana, me encanta tu creatividad,

me encanta tu originalidad y estoy segura de que llegarás muy lejos.

Tienes que aprender técnica, tienes mucho por aprender,

pero de verdad creo que tienes un gran talento

y estoy segura de que vas a llegar donde quieras.

Eres una Aries con mucho poder, Xiaona.

Muchas... Tienes todos el futuro por delante.

No te rindas. Sí.

Te entiendo, así que no tires la toalla.

Y esa ambición que hoy te ha salido mal

en la vida te va a servir de mucho.

He llegado a siete, soy bastante fuerte, ¿verdad?

Eres fuerte.

¿Tienes un refrán? ¿Tienes un refrán para este momento?

No tengo refrán, pero ahora quiero mencionar

otra sabiduría que me encanta de España.

Es José Ortega y Gasset.

Tiene una famosísima frase:

"Yo no soy yo, yo soy yo y mi circunstancia".

Con todas las circunstancias que he tenido,

esta semana ya estoy

yo pero en la mejor versión, la verdad.

Qué bonito.

Te tengo que pedir

que cierres tu costurero

y que cojas esa máquina de coser.

Pero te quiero decir una cosa antes.

(HABLA EN CHINO)

¡Ay!

Espero haber dicho "eres maravillosa".

Muchas gracias

y muchísima suerte, Xiaona.

Muchas gracias.

Pues coge esa máquina de coser,

que tienes que seguir practicando, Xiaona.

Eso sí es lo que me falta.

Es lo que le falta, dice.

¿He dicho eso o he dicho otra cosa?

Solo he entendido el final, sinceramente.

Pero bueno, voy a fingir que he entendido todo.

Que me perdone la comunidad china. Lo he dicho desde el corazón.

Xiaona. Gracias.

Abandona el taller de "Maestros de la costura".

Muchísima suerte. Gracias.

La verdad es que "Maestros de la costura"

para mí

es un regalazo, es como el Gordo de Navidad.

Ya que es el Gordo que todo el mundo quiere

y me ha tocado a mí y soy afortunada, la verdad.

Termina una semana decisiva en "Maestros de la costura".

Ya estamos en la recta final.

Solo quedan en el taller seis aprendices

y coincidiréis conmigo

en que no puede estar más emocionante.

Os espero la próxima semana.

Ya sabéis que coser y cantar todo es empezar.

"Maestros de la costura" es una montaña rusa de emociones.

¡Papá!

¡Ay! ¡Ay, que no me lo creo!

Viajamos a Marbella,

en la Costa del Sol.

Bienvenidos a la Anantara Villa Padierna Palace.

Que arranque el desfile.

Ay, que me gusta.

Pero qué elegante.

Bueno, bueno.

Tenéis un encargo real.

Mira cómo ha cosido la falda.

¡Oh! -Qué mal hoy.

Todo el mundo fatal.

No sé qué les pasa hoy, pero están del revés.

Que no es verdad, es que no es verdad.

¿No estáis oyendo los truenos?

Es Caprile viniendo.

Ay, Señor.

¡Estoy hablando!

¿Me queréis explicar todo este estropicio?

Oh, ya estamos. ¡Estoy harto de chapuzas!

Es un hotel de lujo, nos van a echar.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 7

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Maestros de la costura 3 - Programa 7

09 mar 2020

Los aprendices descubren ropa que está diseñada exclusivamente para hacernos brillar. La primera prueba consiste en confeccionar un vestido de alfombra roja para lucir en un estreno o en una entrega de premios. En este reto, les aconseja la diseñadora Tamara Falcó, una mujer acostumbrada a pisar las alfombras rojas y que tiene su propia marca, e Isabel Gomila, subcampeona de la segunda edición de Maestros de la CosturaLorenzo Caprile participa y demuestra que se puede crear un vestido espectacular sin derrochar.

En la prueba de exteriores viajan al museo de Alfa, en Eibar (Guipúzcoa), una ciudad pionera en la industria nacional, donde rinden un homenaje a las máquinas de coser Alfa. Los aprendices reciben un encargo de uno de los chefs más importantes, exigentes y queridos de nuestro país: Pepe Rodríguez, alma del restaurante El Bohío y jurado de MasterChef, quien acaba de renovar su restaurante y necesita nuevos uniformes de camarero y de maître.

Desde hace unos años, la línea que separa lo masculino de lo femenino es muy fina y cada vez se lleva más la ropa de género neutro o genderless. En la prueba de eliminación, diseñan y confeccionan una prenda sin género, que puedan lucir hombres y mujeres. El actor, guionista y director de cine Eduardo Casanova les anima a que se olviden de los prejuicios. También cuentan con los consejos de Carlota Barrera, ganadora de la última edición del premio Who's On Next que otorga la revista Vogue.

ver más sobre "Maestros de la costura 3 - Programa 7" ver menos sobre "Maestros de la costura 3 - Programa 7"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 166 programas de Maestros de la costura 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos