www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5515330
Para todos los públicos Maestros de la costura 3 - Programa 4 - ver ahora
Transcripción completa

Este primer reto consiste en replicar

este Delphos de Mariano Fortuny.

Me tiembla hasta el carné de identidad.

Me he cargado la pieza entera.

No tiene ni idea.

Margarita, el número 1

en esta prueba es para ti. Me hace ilusión que me lo des tú.

Bienvenidos al Circo Price de Madrid.

Vais a desfilar en la Petit Fashion Week de Madrid.

No, no, no, no, no. -Sí, sí.

Borja, una pregunta.

Si te lo dice Caprile, ¿te quedas más tranquilo?

Ya que tengo un claro favoritismo por Lorenzo...

Y a mí, sí, ¿no?

El equipo ganador es el equipo naranja.

A ver, Palomo, ¿me ayudas? Madre...

Aprendices, tenéis que confeccionar

un bolso que nos sorprenda a todos.

Tonta, tonta, tonta. -La pobre Arantxa, ay...

Es que le ha dado lo peor. La aprendiz que no continúa

es Arantxa.

Arantxa abandona el taller de "Maestros de la costura".

# Quand il me prend dans ses bras.

# Qu'il me parle tout bas.

# Je vois la vie en rose.

# Il me dit des mots d'amour.

# Des mots de tous les jours.

# Mais moi, ça me fait quelque chose.

# Il est entré dans mon cur.

# Une grande part de bonheur.

# Dont je connais la cause.

# Et dès que je l'aperçois.

# Alors je sens en moi.

# Mon cur qui bat... #

(Para la música)

("Je Ne Veux Pas Travailler")

Buenas noches a todos.

La costura es arte e innovación, pero también una mirada continua

al pasado para redescubrir el talento una y otra vez.

De esta forma va a arrancar la noche, pero antes tenemos que dar

la bienvenida a nueve aprendices. Que entren al taller.

¡Guau!

¡Qué veraniego!...

Hola. Qué "shortes", ¿no?

Ay, se ha alisado el pelo.

Pues hoy me he dicho a mí mismo:

"Voy a venir con el pelo planchado".

Así que a ver si vengo con las ideas también más planchadas,

y no tan volumétricas como suelo venir otras veces.

Aprendices, bienvenidos a vuestra cuarta semana

en "Maestros de la costura".

Esta noche arrancamos con una prueba muy especial

porque vamos a realizar el segundo gran homenaje

de esta temporada, ¿verdad, jueces?

Pues sí, Raquel. Hemos preparado una prueba

que es increíble.

Bueno... A mí, Raquel, me encanta

la prueba, pero lo que de verdad espero

esta noche es que Brava se haya aplicado el cuento

y venga con una mentalidad más austera.

¿Qué te parece, Brava? ¿Es así o no?

Yo voy a aplicarme lo que tú me estás diciendo, María.

Esto va por Brava, pero también va por todos.

Tolerancia cero con el despilfarro.

Qué bien me viene que diga esto Lorenzo,

porque en esta prueba vais a tener que aprender

a compartir como nunca, a vivir con las estrecheces

de un taller y a no dejaros llevar por ese...

yo a lo mío. Ah.

La clave es que no vais a trabajar solos.

Ah, qué bien.

Participaréis en parejas y lo tenéis que decidir ahora.

Elegid.

Marga. -Me ha pedido Fran.

¿Bego?

Joshua.

Pues yo con Andrea.

Venga, Lauri. -¿Tú y yo?

Pues me quedo solita.

¿Voy o vienes? -No sé.

-Venga, equipo, equipo ninja.

Venga, venga, suerte, vamos a organizarnos.

Ay, la Oxi, pobrecita. -Ay, pobrecita.

A ver, como soy lentita, como siempre, me he quedado sola,

pero asumo lo que hay.

-Nosotras podemos ser tres. -Oxi, vente conmigo.

-¿Puede? No.

Hemos dicho parejas.

¿Y qué hago yo? Sois impares

y es completamente impepinable

que uno de vosotros al final se quedase solo.

Pues me vuelvo a mi puesto.

No nos hemos dado cuenta. -Va con un juez.

¿Puedo ir a por Lorenzo, María o Palomo?

(RÍE)

Ay, la pobre. Más vale estar sola

que mal acompañada. Que mal acompañada.

(BRAVA) ¿Te quedas tú con ella y me quedo yo sola?

Yo a lo mejor me puedo apañar sola.

Puestos a elegir, prefieres a alguien que sepa como tú

o un poco más.

Una pareja que no ha dudado es la de Joshua y Begoña.

Hombre... -Nos miramos y...

Es muy guapo, hay que reconocerlo.

Pero eso no tiene que ver con la costura.

Mi marido, en cuanto lo vea, va a decir que ese.

Yo, en mi mente, ya lo tenía elegido

y cuando se ha girado y me ha dicho Begoña,

pues me he sentido afortunada, me ha tocado premio.

Fran, ¿lo tenías bien claro?

Iba a ir por Marga. En la casa le voy preguntando,

también hacemos equipo de cocina, le enseño

a hacer un bizcocho y no le sale... Nos ayudamos mutuamente.

¡Marga! Es que no lo he pensado ni dos veces.

Date cuenta que Margarita quedó primera,

que ha sido jefa de taller.

Creo que he apostado bien, por el caballo ganador.

Brava, ¿y tú estás contenta con Laura?

Me dejo querer por todo el mundo.

¿Te dejas querer o era la que tú querías?

Me ha mirado y le he dicho: "Espérate".

Pero ya ha empezado todo el mundo

de repente y he dicho: "Bueno, pues nada".

Yo quería haber enganchado a Begoña.

(LAURA) Qué bien me estás dejando.

¿Y esta unión tan fascinante, David y Borja?

¿Ha sido...?

(DAVID) Yo he tenido poca demanda

y he puesto cara de cordero degollado a ver quién me cogía.

Me ha mirado Borja y me ha hecho..., y yo, perfecto.

Parecéis un grupo...

Pues es increíble.

Indie, emo, no sé.

¿Por qué has ido a David,

por cercanía, porque querías con David?

Nos va a servir para limar asperezas por la prueba anterior.

No nos enfadamos ni nada, pero sí que es verdad

que fue un desastre la prueba por equipos.

A ver, yo me enfadé un poquito, pero yo estaba calentito ese día.

A ver cómo lo resolvemos, porque somos los dos más terremoto.

Y nos gusta lo difícil, vamos. -Efectivamente.

Bueno, como ya están decididas las parejas, vamos a enseñar

el maniquí sorpresa.

No me pongan nerviosa, Laura,

que te doy hasta en el DNI. -Prepárate.

En esta prueba, me apetecería algo así como dosmilero.

En plan bañadores 2000...,

telas como elásticas, chulas, neones, algo moderno, tía.

-¡Una capa!

-Eso es muy yo.

Una capa de esas de..., no sé, como del Zorro, ¿no?

Una capa importante.

¿Alguien sabe de quién puede ser?

¿Alguien con mucho arte?

Pues es ni más ni menos que Manuel Piña,

uno de los talentazos por antonomasia en este país,

que desgraciadamente murió muy joven,

con tan solo 50 años, hace ya 25 años.

Yo lo he estudiado cuando era pequeña.

Estudié Diseño de Modas y era uno de los grandes.

La verdad que me ha hecho recordar cosas de mi niñez.

David, ¿y tú como te imaginas al autor de esta capa?

Yo lo veo un poco teatrero, ¿no?, como de teatro...

Teatral. Teatral, perdón.

El teatrero... El teatrero eres tú.

Tienes que mejorar español, como yo.

Tenéis que ir a clases juntos, Xiaona.

¡Guau!

Vamos a dar la bienvenida a un gran amigo del programa

que hoy está aquí por una razón de muchísimo peso.

Él tuvo la oportunidad de trabajar mano a mano con Manuel Piña.

Os pido un fuerte aplauso para nuestro amigo Juan Duyos.

Ah, Juan Duyos.

Gracias. Bienvenido otra vez.

Ay, qué guapo.

-No me lo puedo creer, pero si es Juan Duyos, mi vecino.

Madre mía, y encima como diseñador, me encanta. Madre mía.

Cuéntanos qué tiempo trabajaste con él.

¿Cómo surgió esa alianza?

Es que fue mi primer trabajo. Yo era un chaval.

Fue inaugurarme en la moda con uno de los que yo admiraba muchísimo

y la verdad que fue un aprendizaje maravilloso,

porque aprendí lo que me gusta de la moda.

Y una cosa muy bonita que siempre decía

es que las mujeres lo que quieren es estar guapas.

Como lo está Raquel, Juan, que tenemos que darte la enhorabuena

por este maravilloso vestido. Ideal, la verdad.

Raquel está guapísima con este vestido de Duyos,

y es lo mismo que conseguía Manuel Piña, hasta el punto

de que se hablaba de la mujer Piña como un arquetipo.

Una mujer fuerte, liberada,

independiente, que decidía por sí misma.

Se adelantó a lo que hoy llamamos el empoderamiento de la mujer.

Tenéis que saber que Manuel Piña

fue el diseñador de la movida de los 80, de la Movida madrileña.

Le llamaban el Almodóvar del diseño de la moda.

Por el taller, yo me acuerdo que pasó todo el mundo que yo admiraba.

Ahora son amigas, pero me acuerdo de Bibiana, de Rossy...

Yo me quedaba ojiplático viendo toda esa historia, porque tenía

una intensidad y unos amigos y un momentazo

en la moda que fue muy total en España.

Ahora habéis entendido lo que era la mujer Piña.

Y queréis saber qué tenéis que hacer exactamente

con la capa. Ay, sí.

Vais a tener que hacer una capa

exactamente igual que esta, igual, igual, igual.

Palomo, Caprile, ¿bajamos y vemos las telas con las que cuentan?

Pues claro. Vamos a verlas.

Porque una vez más os diré

que el resultado final

depende de la elección

del tejido, sobre todo en esta capa.

No mires, porque la tela se ve tocando.

Qué pañitos más bonitos. ¡Qué bonitos los colores!

La verdad es que son preciosos.

Y las calidades... A ver si tienen tacto esta vez,

porque tenemos el pañito tan bueno.

Luego hay otros que no son tan buenos.

Luego, hay fieltros. Hoy es complicado.

No tengo muy claro que sepan diferenciar paños y fieltros.

Fíjate lo que te digo.

De las telas me ocupo yo. -Mejor, sí. Sí, por favor, tío.

Si alguno coge el fieltro, que se deja influenciar por el color,

la capa va a quedar tipo Batman.

Una cosa enorme, sin caída. De disfraz.

¿Y qué me decís de las lonetas? Pues esto me da mucho miedo,

me da mucho miedo. El que coja una loneta

sí que está perdido. Se van a dejar influir

por el color, ya verás. Bueno, tenemos colores preciosos

en los paños también.

Como el original está en otros colores,

pues ya lo verás, ya lo verás.

Se parece mucho, pero tengo que tocarla.

Hoy son capaces de quedarse cortos. El patrón es enorme.

Yo me espero lo peor. Yo cogería el rollo entero

y me lo llevaría a mi puesto y ya vería, pero, bueno,

como con ellos nunca se sabe...

Bueno, vamos a ver qué pasa.

Vamos a darles un voto de confianza.

Sinceramente, me gustaría tener

a una persona hablando y coordinando,

ayudándonos uno a otro.

Pero si es lo que hay, enfrento.

Haced que el trabajo en pareja sea una suma

y no un desastre multiplicado por dos.

Por favor. Antes de que arranque

la prueba, ¿quieres darles algún consejo?

Que trabajen con cariño,

lo primero, que todo sale mejor.

Y en el concurso hay que correr,

o sea que corráis todo lo que podáis.

Mi expectativa de la prueba, igual que en todas,

es ser los mejores y terminar superbién

y a tiempo.

Qué cosa más bonita.

Qué chula puesta. -¡Ideal!

En esta prueba, tenéis que replicar una capa de Manuel Piña

por pareja. Debéis coordinaros

perfectamente porque solo uno de vosotros

podrá entrar en la mercería.

Ya sabemos quién. -Yo.

Cada réplica de esta capa deberá llevar la firma

de los dos integrantes de la pareja.

Y para hacer esta maravilla,

tenéis 100 minutos

de tiempo.

¿Cien minutos es...?

Pues mucho, mucho.

Son diez minutos más que una hora y media. No me salía.

Hoy trabajáis en pareja. A todos los efectos

sois una unidad, tanto para el juicio

como para compartir los materiales.

Pero, insisto, solo uno entra a la mercería.

Raquel, un momento, un momento,

que quiero que veáis bien

esta capa, que la comprendáis.

La hemos visto así.

Pero gracias a estas ballenas, también se puede colocar así.

-Hala, qué bonito. -Oh, qué chula.

Al estar perfectamente rematada

y trabajada, es absolutamente reversible.

-No me había dado cuenta yo de esto.

-Qué guapa así también. -Me gusta más así.

Es más maligno.

-Es más maléfica, sí. Sí, sí, sí.

-Es una prenda reversible que se puede abrochar de mil formas.

Y eso como labor de patronista, que a mí me gusta mucho

el patronaje, pues me ha encantado,

me ha dejado henchido de placer.

Os recuerdo que tenéis 100 minutos para trabajar que comienzan

en 3, 2, 1, a coser.

-Tela, patrones, hilo de dos colores.

Podemos compartir si quieres.

Coge bastante, que hay muchos metros.

A ver si me recojo el pelo.

Yo quiero esta. -¿A ver la tuya?

-Andrea, entretela.

Mira, ¿te gusta? Lo que dijimos.

Me encanta, venga, arrea.

Sí, voy a cortar. -Venga.

Y lo que cortes, me lo dejas.

¿Blanco y negro vas a coger, tío?

David, no te olvides de los hilos, tío.

Ya. -Dos de cada, dos hilos.

-Andrea, los aros. -Voy.

-Los hilos, el diez.

Marga, ¿cómo vamos? -Bien.

¿Me dejas la blanca, Oxi? -La blanca, aquí.

Yo no voy a coger, tú corta.

¿Tiene cuerpo? -Sí, sí.

"OK". -Cógete otra por si acaso.

-Los patrones. -Ah, que son dos. Vale.

-Los patrones, Andrea. -Voy, voy.

-Si sobran patrones, patrones para dos.

-Patrones. No, no los saques.

Niña, que no puedo. -Ahora te ayudo, no salgas de ahí.

No, cuando ya lo tengas todo.

-Lo tengo todo. -¿Los hilos, todo?

Venga.

Vale. -Te ayudo con las telas.

¿Cuál te quedas? -Me da igual. El que prefieras.

-Yo creo que la tela es guay. -¿A ver la tela guay?

La tela no es guay, es como afieltrado.

Pero vamos pim, pam. Sí, lo arreglamos, David.

-Ponemos las dos telas una encima de la otra.

-No. -Para cortar

las dos piezas al mismo tiempo.

¿No?

Esta pieza hay que sacarla entera, que es la espalda. Agarra ahí.

Para realizar una réplica de la capa de Manuel Piña,

primero se cortan al hilo los patrones por duplicado

en los dos tejidos elegidos.

Se confecciona primero la parte interior de la capa,

se unen el cuello y las solapas y se cierran los puños.

Estas piezas se unen a la pieza principal.

Realizamos los mismos pasos

para confeccionar la parte exterior de la capa.

Colocamos la parte exterior sobre la interior

y unimos las dos partes por todo el borde.

Antes de cerrar la parte redondeada de la solapa,

introducimos una ballena para que la forma se mantenga.

Para finalizar, damos un pespunte por todo el borde de la prenda

y en las costuras de los puños y el escote.

¡Ostras! ¿Qué hacemos, Xiaona?

¿Preguntamos si podemos entrar otra vez o qué?

Ah... Seguro que no. Margarita

ha cortado tres metros, por ahí,

tres y algo, me ha quedado solo un metro

y no me cabe mi patrón ni de...

Eso no se puede decir. Ni de broma, mejor, más culta.

Lo siento. -No pasa nada.

Lo siento, Xiaona. -Laura, esto es el lomo.

Ay, calla, calla.

Hay que marcar el cuello. Hay que marcar los piquetes.

Begoña y Joshua han elegido muy bien las telas.

Y en una gama de colores muy bonita.

Eso también lo vamos a valorar. ¿A ver? Hazlo otra vez.

Eso es.

Tienes que hacerlo más rápido.

Todo el mundo está cortando y yo estoy bailando.

Aprendices, por favor, un minuto. Paro el tiempo.

¿De verdad creéis que Palomo, María y Caprile

son tan malos? No, son muy majos.

No son capaces de dejarte sola. ¡Oh!

Ha venido a coser contigo Amparito Taconcitos.

Ea, mira, ¿ves, bonita?

Amparito, bienvenida.

-Gracias. -¡Madre!

Es muy pequeño, pensaba que vendrías con un lazo más grande.

Hoy no me lo he puesto en el culo. Menos mal.

(XIAONA) Estoy muy contenta de que venga Amparito a ayudarme

porque es veterana de "Maestros".

Me va a dar muchísimos consejos.

Vamos a sacar todo genial.

Amparito Taconcitos se incorpora como pareja de Xiaona,

por favor.

Venga, Amparito.

Uh, madre mía, para pasar aquí.

-Por la pasarela. -A ver.

(XIAONA) Tengo un susto, de verdad,

porque se me ha quedado corto y solo tengo una tela.

Tenemos que inventar lo que sea.

Tres, dos, uno. Continuamos.

¿Hacemos doble o solo una

y revestimos solo cuello con un puño?

No, doble, porque si no,

cuando la gires, se verán los remallados y quedará feo.

-Pues cortamos dos piezas. -Sí.

Quiero ver este acuerdo comercial China Valencia.

Pues está bien, ¿eh?

¿El acuerdo comercial?

Puede ser una bomba.

Venga, como en casa doblando sábanas.

Ahí está, tío, maquinón.

La edad no perdona, macho.

Qué menos. -(RÍE)

-Espérate. -¡Buah, madre mía!

Mañana no me puedo mover.

(RÍEN)

Mañana, así. Mañana, así.

(AMPARO) ¿Cómo son los patrones? ¿Dónde los tienes?

(XIAONA) Los tenía ahí.

¿Quién ha cogido mi patrones?

¿Son estos? -Allí hay más.

Hay más, son míos. No me robes.

Yo le había quitado el esto. Uy, qué loca.

Margarita, ¿qué haces hoy, que me has quitado mi tela,

ahora patrón? No puedo más contigo, vamos.

Hazlas siempre a dos centímetros, Lauri.

Hay dos. No te preocupes, que lo estoy marcando con el este.

Es que, como empecemos así... -Por eso, explícamelo.

Esto... -¿Cómo se cose el cuello?

Ponlo en el suelo. Coloca las piezas y vete empatando

unas con otras. -Es que no sé cómo hacerlo.

El cuello lo carga el maligno, Bego.

El negro ya está cortado.

Esto, aquí unido. -Vale.

Y eso lo vas a hacer con cámel.

Cuando me bloqueo, me bloqueo.

Tú fíjate que no sé cómo va el cuello.

Me saca de mis casillas, de verdad. O sea, el victimismo.

(IMITÁNDOLA) Es que no voy a poder. No puedo, no puedo.

-¡Ay, por Dios!

No es un patrón nada sencillo. No.

Porque es un patrón que parece muy sencillo, pero no lo es.

De sencillo no tiene nada. Y hasta aquí

gracias a Lydia López-Trabado, que se dedica

a conservar piezas tan únicas como esta.

Y que siempre nos ayuda.

Siempre nos deja piezas. Siempre.

Ya está casi todo cortado.

Sí, falta el cuello este, y dame los hilos.

-Le gustaba mucho el mundo del arte.

Tiene mucho del arte español, que le gustaba también

esa parte monacal y eclesiástica, de la Iglesia.

Esa austeridad, porque él reivindicaba mucho

su origen español y su Mancha.

Y su Manzanares. En su momento me chocaba más

porque está todo el mundo mirando para fuera,

y él fue de los primeros que reivindicaba sus raíces.

A ver, aquí... -Dirijo yo un poquito.

Claro. -Pero, bueno, tampoco todo.

Hablando se entiende la gente, ¿no? Yo creo que si somos personas,

intentar llevarnos bien. -Ponernos de acuerdo.

La primera Pasarela Cibeles, ¿te acuerdas que era una carpa

en la plaza de Colón? Sí, sí.

Era un circo de verdad. Sí.

Yo me acuerdo de aquellos desfiles,

que había un barro tremendo y él fue

de los primerísimos promotores. Él modelaba mucho.

Lo que hacía era modelar. Tenía un tejido y hacía tatá.

Luego, claro que, ya sabéis que si tienes detrás un buen taller,

toda esa fantasía tuya te la hacían realidad.

Y fue un genio con el punto, Juan.

El punto, fundamental. Lo dominaba como nadie.

La primera colección que yo hice solo fue punto,

porque me enganchó con talleres. El punto de Manuel Piña es único.

Ay, Señor, cógenos confesados.

Por tu Divina Gracia mandaste a tu Hijo Jesucristo

a los talleres de la costura a coser como locas.

Con lo guapa que te has puesto, Amparito, y por los suelos.

-Sí, y yo, que en todo el programa

no me quité los zapatos, me los quito.

¿Ves? -Yo, que venía al pódium,

que me he puesto zapatitos de pódium y tal y cual,

pero, si hay que coser, coso como la que más.

Pero que prefería estar de guapa en el balconcito.

Para saber todo en tiempo real, para participar activamente,

para enterarte de cada detalle,

puedes seguirnos desde este momento.

Las pruebas, el taller, los jueces, los aprendices, todo,

absolutamente todo en @maestroscostura. Síguenos.

Ah, qué bien se cose esta tela.

No te preocupes.

¿Xiaona y Amparito siguen...? Siguen ahí, en el suelo.

Tú has empezado peor porque ellos ya tenían cortado

cuando he llegado yo, y tú no habías empezado.

-Estamos superorganizados.

Estoy súper de acuerdo con Borja.

Estamos más asentaditos.

Ya los tengo. -¿Los dos?

Sí, tienes que unir esta pieza con esta.

Sí, busca el juego.

Si ves que te sobra, como a mí el círculo, redondéalo.

Venga, perfecto.

Fue también pionero en colaborar con pintores que pintaron tejidos

o ya trajes acabados.

Es verdad. Los Costus pintaban

incluso a traje acabado.

Al final los pintaba. O el resto.

Esa está expuesta, ¿no? Alguna pieza queda, sí.

Yo lo veo bien, ha elegido muy bien el chaval. Menos mal que ha ido.

Yo ya me conozco a mí mismo y nos ha ahorrado sustos a nivel equipo.

Aprendices...,

acabáis de dejar atrás los primeros 40 minutos de la prueba.

Os queda una hora para trabajar.

-Voy a ver las costuras, que luego esos detalles...

-Este, no, de aquí.

El recorrido de este, sí. ¿Puedo ir a...?

Fran, cambia de sitio, que tengo que ver las costuras.

Vete para allá.

Corre, ahí está. Y luego, las costuras. ¡Ole, ole!

(AMPARO) ¿Sabes cómo empezar?

-No, estoy un poco perdida.

Se une esto con esto y esto con esto.

Hay que tener cuidado. Mira, lado bonito, lado feo.

(LAURA) ¿Todo en verde? -Sí.

¿Y los puños y eso? -Todo en verde.

Bueno, vale, Andrea. Venga. -Si es que nos vamos a entretener.

Hacemos en amarillo, Lauri, ya está.

Si tengo que hacer la canilla, ¿qué más da en amarillo?

Brava yo creo que ha cogido un poco el rol de jefa y, al final,

bueno, yo estoy haciendo lo que ella dice por no tenerla.

¿Qué tal? ¿Cómo vais?

Pues aquí vamos.

No me creo que puedas estar ayudando

a Xiaona con esas uñas, Amparito.

Sinceramente. Es que no necesitas ni tijeras.

Un gato sexi. -No sabía que iba a coser.

Yo he venido aquí... De paseo.

De estrella. De paseo.

De hecho, me he puesto un fin de pódium.

A ver, Amparito, ¿qué dificultad ves?

La dificultad que veo es que es una pieza muy grande,

porque para moverla es un mal rollo.

Sabes que en este taller, caballo grande, ande o no ande.

Ande o no ande.

Ve cosiendo por ahí, chiqui.

Si es que toda la costura es la carretera a Carmona.

Lo más bonito, que son las costuras cargadas, te las has cargado.

Nunca mejor dicho.

¿Has tenido tejido suficiente?

Ha habido un momento que pensábamos que no.

Porque, por "compañismo", he dejado cortar a Margarita.

Pero ha cortado demasiado mi tela.

Sí, pero la compañera también te la has dejado quitar.

No hay mal que por bien no venga. Tengo la mejor.

Sabe muchos refranes.

Me encantan refranes. Ah, menos mal.

¿Crees de verdad que no se ha dado cuenta Margarita?

Aunque sea adrede, ya está hecho.

Agua pasada no mueve molino.

¡Uy va! Madre mía. Más refranes.

La refranera. ¿Te gusta tu compañera de camino?

Es igual de mona como yo, ¿no?

Suerte, chicas, suerte. Muchas gracias.

Cuando vienen las visitas, aunque estés haciendo una caca de vaca,

les dices que está estupendo,

porque lo que hay que hacer es venderlo.

Luego, si es una caca es una caca,

pero al menos disimularlo.

Margarita... Fran, ven cuando puedas.

Margarita, antes, mientras viene Fran y por ir muy directa,

¿qué ha pasado con el tejido?

Uy, tengo... No, con el tejido

que no tiene ahora Xiaona. -Se lo ha robado.

-No, yo lo cogí, digo: "Tres metros, me quedo corta".

Tampoco he hecho un cálculo. -Margarita, ¿no ha sido estrategia?

¿Por qué va a ser estrategia? -Es un concurso.

A ver, Fran... -¿Está sola

y la voy a dejar sin tela? ¿Qué opinas?

¿Es estrategia o ha salido por casualidad?

Esto es me lo quedo y ya está.

Cuando a la Xiaona le digo que necesita sangre,

en esto necesita la sangre, estar avispada.

Margarita, para ti ya empezó la competición.

Para todos. -Digo que se quedaba otra semana.

¿Quién es tu mayor contrincante ahora, Margarita?

Con los que me pico más es con Begoña y con Joshua.

¿Y cómo no te has emparejado con ellos?

Mira, yo iba a pedir a Joshua. Y como todo el mundo se cree

que estamos picados, digo: "Joshua". Pero se ha adelantado.

Pero sinceramente... Ha estado listo Fran.

Me apetecía...

Yo creo que podéis competir ahí,

a ver a quién le sale la capa más bonita.

(JUAN) Bueno, buena suerte. -Venga, gracias. Vamos.

-Laura, que no se te olvide el marcar bien.

Vale.

En la capa, en este lado no has marcado los piquetes.

No me coinciden. -¿Cómo no te van a coincidir, tía?

Aprendices, no olvidéis

que le estamos queriendo rendir un sentido homenaje

a Manuel Piña. Quedan 30 minutos

para que veamos capas en los maniquíes.

Hay que volar.

Uh, estoy sudando, pero sudando.

Esto es diferente a este otro, tía, es que mira.

¿Qué ha pasado? -No puede ser diferente.

Pues lo he cosido mal yo esto entonces.

¿Qué pasa?

Ay... Venga, pues descose.

(LAURA) ¿Y ahora qué hacemos?

Pues tenemos que descoser todo el lateral.

¿Lo hago de nuevo? -Pero no te lo pienses mucho

porque no vamos a llegar.

Borja, te necesitamos aquí un momento, por favor.

Venga, a ver. Que hoy sois uno.

Somos uno muy total. -¿Qué tal lo lleváis?

La tela yo he cogido una reversible para que no tenga que... ¿Sabes?

(JUAN) Son fieltros, Lorenzo.

¿Quién de los dos ha entrado en la mercería? ¡Ah!

Pues lamento deciros que no había peor opción.

Ay... Coloca el tejido

sobre el maniquí a ver si cae igual.

Estoy acojonado, Lorenzo. Si decimos las cosas,

es para que aprendáis. Yo, sinceramente...

A ver, es fea, no cae como esa...

-Es difícil de ver. ¿Te crees que tiene la misma caída

que el ejemplo maravilloso que traemos?

Eso parece de la cabalgata de los Reyes Magos cutre.

Ay, Lorenzo, no digas esas cosas... No, no, Borja, claro

que os lo digo porque os entra por un oído y os sale por otro.

Da igual, aquí venimos a jugar.

Que no... Hombre, ¿cómo que no?

Pero no os vengáis abajo, por favor.

Terminad lo que tengáis, venga.

(JUAN) Suerte. -Gracias.

Qué difícil. Algo aquí hemos hecho mal. No las teníamos

que haber cosido abiertas. -Claro, pero ya,

soluciones.

(BRAVA) Ya me estoy bloqueando, ya me está dando paranoia.

Voy a hacerlo bien de una puñetera vez.

¿Y qué nos queda, montar? -Montar todo. Es que todo.

Brava, ¿qué tal? Pues que aquí estamos,

cortando puños. ¿Cómo lo lleváis?

Bueno, pues podríamos, podríamos estar peor.

Y mejor. Y mejor, no nos vamos a engañar,

pero ahí vamos. Hemos tenido un par de contratiempos.

¿Cuáles? Pues...

Que he cosido mal... -Que se ha cosido mal

una pieza y la hemos descosido. -Nos hemos dado cuenta a tiempo.

La he descosido. -Y vuelto a coser.

¿Estáis trabajando a gusto las dos?

Sí. ¿Os gusta el equipo?

(AMBAS) Sí. Es una impresión.

Me parecéis hoy una publicación de Instagram.

Es decir, que venimos nosotros y estáis las dos así,

para la foto, y luego nos vamos y no os habláis.

¡No! Desde arriba,

veo que no os comunicáis.

Podríamos estar peor.

Venga, queda poco rato y esto tiene que salir mua.

Suerte. Venga, venga, venga, ¿eh?

Vamos, que nos vamos. -Estamos ya casi.

¿Hemos elegido mal el tejido? Sí,

pero ¿lo vamos a terminar? También.

Pero nos hemos entendido los que mejor.

Pues eso sí que es verdad.

(FRAN) ¿Dónde está la otra ballena? -Encima de la mesa.

Venga, rápido, que ya termino, Fran.

-Vale. Ahora tenemos que unirlas.

Si nos da tiempo, hacemos costuras de carga.

Y si no, pues tan felices.

Se ha salido la otra varilla. Hay que darle una puntadita.

Te crees tú que no, pero le vamos a dar la vuelta.

Aprendices, quedan diez minutos.

¡Corre!

Corre, venga.

(BORJA) Los pelos, tío, se me están desplanchando del susto.

Piensa que en esta prueba no hay expulsión. Pase lo que pase.

(MARGARITA) Hay que terminar el cuello.

Además, está cargado. Es que... no me quiero agobiar.

Las etiquetas no las he cosido. -¿No has cosido la otra?

Ni la negra. Aquí mismo, tío. -¿Qué es, las dos?

Sí, una por delante y otra por detrás.

Lo que tú digas. -No sé lo que estamos haciendo.

Os pillamos con las manos en la mesa.

Qué churro dominguero. Madre mía, qué horror.

Cuéntanos por qué vienes tan atrevido hoy.

Vengo de corto hoy. ¿Qué es, un bañador?

Sí, un bañador, mira.

Esta es la ropa de mi "casting" final.

Me dijo mi padre:

"Me gusta mucho cómo te queda, póntelo para una gala".

Y aquí estoy. Pero sí,

este fue el "look" que llevé al "casting" final.

¿Él cose bien?

No, mi padre no cose, hace mucha manualidad.

Con las manos hace virguerías.

Lo que pasa que él es el que me ha apoyado en plan:

"Joshua, cose, no lo dejes".

Yo llevo desde los 16 años fuera de casa.

A veces había que decidir

entre cuánto invertimos para comer y cuánto para costura.

Yo no he empezado de cero, he empezado de menos mil.

Por esa fuerza que tiene, porque cree mucho en quién es,

yo sé que has llegado a conectar

con artistas y con personajes públicos muy importantes.

Sí, Paris Hilton, las Azúcar Moreno.

He vestido a varias. Con los poquitos medios que tengo,

lo subo a las redes sociales y de ahí hago algo.

Tengo que chequear esas redes sociales.

Yo hace años que sigo a París Hilton,

pero mi sorpresa un día fue que vi que me había seguido

y le estaba dando "likes" a mi foto y me comentaba la foto.

Este vestido me encanta, este lo quiero, este me gusta.

¿Y cuál es mi sorpresa?

Que su estilista se puso en contacto conmigo y ahí empezó todo.

Un segundo, perdón. Toma. -Perdón, ¿eh?

Begoña, ¿qué tal? Perdón.

¿Todo bien? Muy bien.

¿Tienes ganas de hablar conmigo, Begoña, o como siempre?

Yo sí, siempre. -Ahora creo que no.

Está en la máquina.

Ponte a tope con Begoña.

Llega el final, así que dale. Vale, gracias.

No, justo al revés, derecho con derecho, mierda.

Las etiquetas están, pero a saber dónde. ¿Hago dos más?

¡Vaya porquería!

Me da hasta vergüenza.

Esta manga va a ser un cuadro, te lo digo.

David, deja de menearlo. -Vale.

Lo rematamos a mano.

-Venga, venga, que tú puedes. -Sí, pero...

aquí hay una chapuza que madre mía.

Ya está. Ahora habría que pegarle las mangas si nos da tiempo.

Por aquí, por el cuello, teníamos que haber hecho otro.

Pero no nos va a dar tiempo. Veo a alguien en bordadora.

Veo maniquíes desnudos.

Últimos tres minutos para terminar.

Corre, corre. Sácala.

David... -Espérate, espérate.

No, no me espero. No me arriesgo. Lo hacemos a mano.

¡Madre mía! ¡Madre mía!

Voy a parar aquí. -Venga, venga, sácala.

Prepáratela, que nos da tiempo.

Colócala. -Estoy hasta mareado.

Me cago en los muertos, que no tengo tela.

Los 100 minutos terminan en 10, 9,

8, 7,

6,

5,

4, 3, 2,

1...

Tiempo.

La plancha, Borja. Uy, me ha patinado la mano.

Enséñame las manos, Amparito.

Tienes más trucos tú... ¿Yo?

Aprendices, para nosotros ha sido un auténtico lujo

poder plantear una prueba dedicada a Manuel Piña

y, por supuesto, tener a alguien que lo conoció

dentro de un taller, trabajando mano a mano,

como habéis hecho vosotros hoy. Os pido un fuerte aplauso

para nuestro amigo Juan Duyos, que se marcha.

Gracias, Juan.

Y, ahora,

coged vuestra prenda

y acercadla aquí para que pueda valorarla

el jurado.

Yo la cojo de aquí. Tú cógela de arriba.

(JOSHUA) Hay algunos que tienen colores muy bonitos.

Pero no están muy acabados.

Tú eres de los malos, ¿eh?

Le he echado el ojillo. -Ya, ya.

Aprendices, comienza la valoración de los jueces.

Bueno, vamos allá.

Fran, Margarita, vosotros sois los primeros.

Margarita, ¿qué tal ha sido para ti trabajar con Fran?

Muy bien, la verdad que da gusto.

¿Y para ti, Fran, cómo ha sido trabajar codo con codo

con una de las rivales más fuertes

y con la mano más larga de esta edición?

Aparte de una prueba, con ella es una "master class"

porque me ha enseñado cosillas que hacía malamente.

Y salgo muy satisfecho. Tú has apostado por ella.

¿Y lo de la mano larga? Que es muy flamenca ella, ya está.

No, así no ha sido. -Cojo la manzana.

Tú coges la piedra y te la llevas.

No, así no ha sido.

El nuevo paso de sevillanas. Eso te afecta a ti también.

Ya lo sé, pero, bueno, a lo hecho pecho.

¿Tú no crees, Margarita, que ya que Xiaona ha sido

tan buena persona de compartir contigo,

no deberías haberle dado a ella

el primer trozo de tela o dejarla cortar primero?

"In situ", no se me ha ocurrido.

Ella se da cuenta ya fuera de la mercería.

Claro, yo he intentado decirle que compartimos la tela

y salimos como podamos... A ver, Margarita,

eres muy lista, Margarita, eres muy lista.

Quien parte y reparte se lleva la mejor parte.

La Marga ha sido lista.

Lo más bonito es la combinación de colores.

Eso me parece que es bastante chic, bastante adecuada,

elegantona. Pero habéis hecho un trabajo al que le falta cariño,

un poquito de mimo,

un poquito de pasión por la prenda que tenéis entre manos.

Yo creo que no has entendido bien el patrón.

Los piquetes no están dados... No hay ni uno.

Por eso están estos círculos tan, tan mal.

Le falta por rebajar la costura, sacar los picos,

este círculo con la ballena,

que os he visto precisamente intentar ponerla,

y luego ya no sé qué ha pasado con la ballena.

¿Ha puesto alguien la ballena? -No.

A nosotros no nos hace falta.

Margarita, ¿tú crees en el karma? -Sí.

Yo creo que lo que ha pasado en la prueba ha sido un poco el karma.

Mira.

Tú le has robado a los ricos para darnos a los pobres.

La Xiaona tiene billetes, ¿no has visto el modelo que lleva?

Joshua, Begoña, por favor.

Qué caída más bonita.

Begoña,

al formarse las parejas tenías clarísimo

que querías coser con Joshua.

¿Ha influido que haya venido con ese pantaloncito tan corto?

Las cosas bonitas se ven.

Begoña, estás casada, pero no eres tonta.

¿Estás contenta? Estoy contenta.

Joshua...,

¿en qué se nota la mano de Begoña?

Yo hoy he aprendido más de lo que he hecho.

También eso es de agradecer.

Me estás diciendo que Begoña ha cosido mucho más que tú.

No. -No.

Porque eso es lo que hemos visto.

No, pero fue cuando vinieron a hablar, claro, tiene razón.

Vinieron a hablar conmigo. -Había que terminar.

Y yo, como soy más pequeñita, me cogí la tela a escondidas

y dije: "Que no me vean, sigo a lo mío y vamos avanzando".

Tenemos que deciros que los tejidos están muy bien elegidos.

La calidad de los dos está muy bien y la combinación de colores

es muy bonita, muy elegante. Está cosida correctamente.

Habéis entendido el patrón.

Os falta la ballena circular. Sí.

Pero el resultado, pues está bien.

Mejorable, pero correcto.

Sí, se puede mejorar, por supuesto.

Sobre todo que habéis entendido a la perfección

lo que es trabajar en pareja.

Muchas gracias.

Podéis ir a vuestro sitio.

David, Borja,

¿estáis preparados?

Adelante.

Antes de nada, Borja, ¿vas a admitir hoy mi valoración

o prefieres la de Caprile?

Pues me gustaría escuchar la de los tres.

Yo, encantado. Ya sabes que la valoración

la da uno cada una.

Ah, bueno, pues mira, espero que seas tú en este caso

para contraponer mis favoritismos. -María es lo más.

Es una mujer cañera. -Cañera, es una mujer empoderada.

¿Estáis contentos con el resultado final?

Sí. -Yo sí estoy contento.

¿Podría estar más? Pues claro. -Pese a la poca caída o la rigidez

del tejido, la verdad es que luce bastante bien la tela.

Me gustaría haber visto con la peor tela de la mercería

a ver cómo lucirían otras prendas.

Pero la elección de la tela ha sido vuestra.

Sí, sí. La verdad es que... -Mía.

Nos está quedando una prueba de cine.

Sin acritud. Pero por un lado tenemos a Maléfica

robando tejido.

Y por otro lado tenemos una escena

de una de mis películas favoritas, "Dos tontos muy tontos".

Hala.

Habéis elegido fatal los tejidos y, de verdad, estabais los dos

encantadísimos con haberos conocido el uno al otro.

No dábamos crédito.

Cuando he llegado con las telas, le he dicho: "Borja, creo que no".

Y él me ha dicho: "No, pero sí".

Y digo: "Pues vale".

Entonces hemos tirado para "adelante".

A ver,

este fieltro era el peor, pero es el tejido que mejor se cose.

Por eso se utiliza para hacer disfraces.

Por eso decía yo: "Qué bien coso". ¡Claro!

Cuando se empieza a jugar con costuras, se empieza con fieltros.

Etiqueta, una etiqueta.

Ay, he venido y... Cortada.

-Se nos ha perdido por el camino. -Lo juro que estaba puesta.

No os ha dado tiempo a poner las etiquetas. ¿Qué ha pasado?

Pues eso.

Yo he dicho: "Ponme las etiquetas por aquí".

Y las he pasado. Y cuando les hemos da la vuelta,

me he dado cuenta que se quedaban por dentro.

Vamos a encontrar la otra.

-Hemos cosido otras dos que se nos han quedado dentro.

Buscando a Wally.

Estar están, tío. -¿Están?

-Hay que salvar la prueba.

Tienen que aparecer, que estaban, ¿eh?

Mira, aquí están las dos. En esto estaban siendo bastante honestos.

David, Borja, no habéis manejado bien los tiempos.

Si hubieses escogido buen tejido y hubieses administrado bien

el tiempo, el resultado sería diferente.

Pues sí. -Toda la razón, María.

Efectivamente.

María, te ha dado la razón. Cuando la jueza tiene razón,

la tiene. Menos mal.

Tú necesitas tiempo para pillar a la María,

porque es chulísima, y el Palomo igual.

Hoy ya has hecho con la María.

-Yo quiero pensar que sí. -En la próxima prueba, otro paso.

Brava, Laura, adelante.

A mí me gusta, ¿eh, Borja?

Sí, pero es un poquito de disfraz.

Brava, ¿cómo ha sido este emparejamiento?

¿Estáis al final las dos contentas con el resultado?

A ver, estamos en "stand by".

¿Qué es eso, Brava?

Podríamos estar mucho mejor, pero no llegamos.

Es tal cual.

Os hemos visto discutir un poco. No.

Al principio, porque yo no sé muy bien,

yo lo hubiese enfocado diferente. -Y yo estaba...

Llega un momento en el que yo estaba un poquito desbordada

porque le daba a una pieza muchas vueltas.

Yo ha habido un momento en el que no podía.

Nos estáis dando la razón.

Es un poco lo que se ha visto. Sí.

A ver, hemos tenido un par de diferencias puntuales,

puntuales en 100 minutos.

Ya está. Nada más lejos de la realidad.

No hay que montar un drama de eso.

Por lo menos la capa tiene algo bueno, que es que habéis cogido

muy buen tejido y la combinación de colores

a nosotros nos gusta, es cuando menos interesante.

Cuando digo que estamos en "stand by" es porque íbamos muy bien,

tiene muy buena pinta, está bien casado lo que es "a priori".

Pero cuando hemos empezado a descoser ha sido

una serie de catastróficas desdichas.

Una cosa, Brava y Laura, os voy a decir.

Está fantástico coger los centros.

Es un homenaje. Ya lo ha dicho Caprile.

Un homenaje a Manuel Piña.

Estos hilvanes, la última vez que los veo.

Ya os hemos dicho que, cuando se entrega una prenda,

no puede haber hilvanes.

Me parece muy bien que pongáis un centro,

pero la próxima vez no nos lo vamos a tomar nada bien.

De todas formas,

quizá los hubierais quitado de terminar la capa.

Claro, claro. -Nos ha faltado tiempo.

Mucho trabajo. Tiempo.

Falta hacer todo el bajo.

Lo tenemos bien casado, los cuellos y demás.

No sé qué os ha pasado en la manga.

Este puño está si unir. Ah, de hecho, está todo con alfileres.

Ah, vale. Sí.

Aquí falta bastante trabajo.

Por eso lo del "stand by". Está a la mitad.

Al final es una pena que no hayáis terminado la capa

porque no iba por mal camino.

-Yo me pondría la capa que hemos hecho

si estuviese finalizada. Obviamente yo no voy a salir a la calle

con la capa mal rematada y eso,

pero si la capa estuviese bien terminada,

me pegaría con ella para ver quién se la queda.

Amparito Taconcitos y Xiaona.

China y Valencia, adelante.

(RÍEN)

¿Cómo es? Paella tres delicias.

Somos muy de arroz. Xiaona,

¿qué tal ha sido coser con Amparito?

Es como si fuera un solete.

A ver, os voy a describir mi emoción de hoy.

Es literalmente montaña rusa que sube y baja todo el rato.

Lo primero fue que tengo que coser sola.

Segundo, fue el tejido.

Y luego llega Amparito.

He subido. Ahora, bajo.

-El dedo...

No, corta, corta.

Corta, corta.

Amparito, ¿y tú qué has sentido al volver al taller?

Mucho agobio. No, a ver, encantada y muy bien.

Lo que pasa que ahora, en casa, me coso los vestidos

en una semana tranquilamente.

Y ahora, volver a coser en diez minutos,

casi me da un parraque.

Pero bueno, que te hemos visto, Amparito, darlo todo.

-Sí. -Me hubiera gustado ayudar más.

A ver, Xiaona... A ver.

Lo primero, has sido muy generosa

cediendo una de las mejores telas a Margarita.

-Doña Maléfica.

Y ahí ha empezado el caos. Sí.

Te puede tu cortesía oriental.

Tienes que aprender a defender lo que a ti te interesa.

Voy a meter más pasión española, más flamenca.

La próxima vez voy a sacar más caña de mí misma.

¿Se dice así?

Y voy a ser una mujer más bien flamenca torera.

Torero, torera.

Pensamos que te has apoyado demasiado en Amparito.

¿Me podrías explicar el patrón? ¿Crees que lo has entendido?

¿Has hecho camino al andar como tu admirado Machado?

Sí, pero no nos ha dado tiempo para sacar todos los piquetes.

Está todo metido, por eso que no se parece en nada.

Es una buena deconstrucción de la capa.

Es una bonita deconstrucción del camino.

Conceptual.

Amparito, ¿y tú, como resumen de esta experiencia?

Yo le quería decir que "Maestros de la costura"

es una carrera de fondo.

Poquito a poquito, pasito a pasito, con un poquito de estrategia...

Y llegar. -Sí.

Muchas gracias.

Muchas gracias.

Y enhorabuena por tu corpiño, Amparito.

Ay, gracias.

Amparito, ¿te lo has pasado bien?

¿Me voy ya? Obedece por una vez.

-Está muy guapa.

Disfrutad de la experiencia. Cariño,

ha sido una alegría tenerla un ratito.

Fue una alegría tenerla toda la temporada anterior.

Esperamos que te vaya muy bien, Amparito.

-¡Venga, Amparito!

Gracias. Adiós.

(XIAONA) Nos ha faltado tiempo.

Nos ha quedado corta la tela.

Pero a pesar de todos los obstáculos que hemos tenido,

ha sido un placer trabajar con Amparito.

Palomo, Caprile, María,

entiendo que necesitaréis prendas para emitir un veredicto.

¿Qué os vais a llevar? Todos.

Yo creo que podemos con todos. Hala.

Pues muy bien.

Con lo que pesa el refajo este.

¿Coges tú esos dos, Caprile?

Cuidado.

Pesan mucho. -Pesan un montón.

Si llegamos a coger una tela guapa, ganamos fijo.

No sé si vamos a ganar, pero últimos no vamos a quedar

por muy mal que hayamos elegido la tela,

por muy mal que nos haya ido con el tal y el cual.

Hoy quedamos o segundos o terceros.

La verdad es que David y Borja, la misma historia de siempre.

Aún están en ese momento

de voy a la tienda y compro tela para carnaval.

Y es una pena

porque luego ellos han trabajado sorprendentemente bien juntos.

Aun eligiendo la peor tela, tía, ni tan mal.

Ha salido vistoso.

¿Sabes lo que nos quedaba?

A lo mejor un tramo así, unirlo y hacerlo.

En este caso yo creo que Begoña ha llevado la batuta.

De acuerdo, pero a destacar la selección de Joshua de tejidos,

una gama preciosa. Impecable.

Y dos muy buenos tejidos, han formado un equipo perfecto.

Nosotros estábamos preocupados y mira al final.

Pero, claro, es que estuvimos toda la prueba preocupados.

Cuando quedaba este hueco, le dimos la vuelta

y vimos que había quedado bien.

Margarita y Fran.

Cuando Margarita está en el equipo,

solo se ve a Margarita. Las decisiones son de Margarita.

Estos tejidos están muy bien, funcionan perfectamente,

pero no han entendido el patrón.

Empiezo a pensar que Margarita es creativa y tiene ideas,

pero no es tan pulida como pensamos al confeccionar.

Las costuras cargadas hay que rebajarlas...

Quitarle los piquetes, lo que ha dicho.

Y en el caso de Brava y Laura,

bueno, pues yo creo que aquí

realmente ellas dos no han trabajado bien de entrada,

no han administrado bien el tiempo y eso se ha notado

en el resultado final.

¿Y qué voy a decir de Xiaona?

Que ni ha sabido entender el patrón,

ni ha sabido cortarlo, ni ha sabido montarlo,

ni ha sabido dirigir el equipo...

Hoy se ha notado que no está tan preparada como pensábamos.

Madre mía. Menos mal esta Amparito, que suaviza el ambiente.

¿Sabes?

¿Lo tenemos? Está claro, ¿no?

Muy claro. Tenemos un acuerdo.

Creo que me quedaré en las últimas

porque, la verdad, está muy mal hecha.

Paloma, María, Caprile, ¿tenéis un veredicto?

Lo tenemos.

Pues cuando queráis.

(BEGOÑA) Mira qué sonrisa de malo que tiene.

Laura, Brava, habéis quedado justo en el medio.

Tenéis el puesto número 3 de 5.

Es justo lo que le he dicho que pensaba que íbamos a tener.

Yo sinceramente creo que soy Aramís Fuster,

porque antes de que empezasen con la valoración

ya se lo he dicho, vamos a ser los terceros.

Vamos, que lo he adivinado.

Quedarse en el medio

no quiere decir necesariamente que esto sea la medida del trabajo

que esperamos de vosotras. Desde luego.

En absoluto. No estamos contentas de hecho.

Y ahora quiero decirle a una pareja...

que muy bien, pero muy mal.

El número 4

es para...

David y Borja.

Muy mal porque vuestro trabajo tiende un poco al desastre.

Muy bien porque da gusto veros trabajar juntos,

es toda una delicia. Muchas gracias.

(DAVID) Nos esperábamos ser segundos, la verdad.

Teníamos buen acabado, teníamos ahí meneíllo.

Y hemos hecho todas las cargas.

Ha jugado en nuestra contra. Pero, que dentro de lo que cabe,

hemos sido "team" total y hemos tirado bastante bien.

Joshua, Begoña, tengo el segundo puesto. ¿Para quién creéis que es?

Uy, yo no sé.

Yo creo que el segundo puesto es para Marga y Fran.

El número 2 es para, efectivamente, Margarita y Fran.

Tenéis buenas cualidades los dos, pero, Margarita, Fran,

la costura también tiene mucho de valores, de compañerismo,

paciencia y empatía,

y hay que trabajarlo todo. Todo, todo.

Aun así, enhorabuena, tenéis el segundo puesto.

Muchas gracias.

Me ha dado un poquito de vergüenza.

Cuando haces las cosas mal, te las tienes que tragar.

La vergüenza arruga, chiquilla. -También dicen que he robado.

Ahí no estamos de acuerdo, cuando han dicho que he robado.

Pero, bueno, como yo no lo he hecho con mala intención, pues...

Tú has pagado, ya está.

Pues voy a hacer algo que no me gusta nada,

ni a mí, ni a María, ni a Palomo,

que es dar el último puesto.

Pero me gusta todavía menos que sea a Xiaona,

que tiene muy buena disposición para el trabajo,

un exceso de cortesía oriental,

y encima ha empezado con muy mal pie,

con ese robo maléfico de la tela,

de la tela negra.

Piensa, Xiaona, que esta es una llamada de atención.

Queremos ver esa Xiaona fuerte y con ganas.

Sí, como María, tú.

Eso es.

Y como muchas de tus compañeras,

que también lo son y lo están demostrando.

Como todas las mujeres luchadoras.

Eso es, esa mujer Piña que tú llevas dentro.

Vale. ¿De acuerdo?

Poderosa.

Yo creo que soy una mujer Piña

porque me gusta formarme, aprender más cosas,

soy muy independiente y...

empoderada por dentro y dulce por fuera,

como la mariposa de hierro.

Y ahora sí, el primer puesto

es para Joshua y Begoña. Gracias.

Los dos habéis quedado los primeros,

pero si tuviéramos que valorar

el trabajo individualmente, Begoña ha sido

la que más ha destacado, la que más atención ha puesto en la capa.

La que más concentrada ha estado.

Enhorabuena, Begoña. Muchas gracias, gracias.

Esta victoria se la voy a dedicar a mi marido porque he tenido

un compañero muy guapo, pero para mí el más guapo es él,

está clarísimo.

La siguiente prueba será una prueba muy especial

porque nos vamos de viaje,

un viaje al futuro.

En cuanto salga, me voy a comprar unas planchas bien guapas

para ir siempre como me estáis viendo hoy.

Viajamos hasta Valladolid para adentrarnos en el centro cultural

más grande y con mejor acústica de Europa,

el Auditorio Miguel Delibes. Por segundo año consecutivo,

este centro ha sido elegido como escenario perfecto

para disfrutar de "Prodigios", Premio Iris del Jurado

al mejor programa de entretenimiento de 2019

y el único "talent show" de música clásica

que hay en nuestra televisión.

Tras dejarnos a todos con la boca abierta en su primera edición,

"Prodigios" vuelve a buscar entre niños de 7 y 16 años

a los mayores talentos del lírico, danza clásica e instrumental

que existen en nuestro país. "Maestros de la costura"

tiene el privilegio de colarse

entre las bambalinas del programa para cumplir

con un encargo muy especial.

Aprendices,

es la primera vez que un concurso de talento se mete

dentro de otro concurso de talento.

Hemos recibido

un encargo muy especial.

Mi buen amigo y admirado Nacho Duato, juez de "Prodigios",

me ha pedido que confeccionamos el vestuario

de dos de sus bailarinas prodigio.

Yo he cumplido mi parte y ahora os toca a vosotros,

aprendices, cumplir la vuestra.

Esto es un poco declaración de intenciones.

Por cierto, vas preciosa con tu Marcos Luengo, Raquel.

Muy de bailarina.

Apunta, apunta, solamente.

Ninguno de nosotros quiere esperar más, porque una vez en la vida

puedes tener la oportunidad

de compartir un escenario con el director

del Teatro Imperial Mijailovsky, de San Petersburgo

y jurado de "Prodigios", sí, Nacho Duato.

¡Hala!

¡Hola!

¿Qué tal? -¡Qué guapo, Dios mío!

Qué hombre, qué porte, superelegante, la verdad.

Había oído hablar de él porque a mí me gusta mucho el baile,

pero nunca le había puesto cara.

Me gustaría felicitarte por ese premio Iris que habéis ganado.

La Academia de la Televisión ha reconocido que el programa

es un impulso decisivo a las jóvenes promesas,

que además sorprende, entretiene. ¿Qué ha supuesto para vosotros?

El premio supone muchísimo, no para el jurado,

pero para todos los niños,

para la Televisión Española y para ver si con ese premio

se hacen más programas de este tipo.

Nacho, ¿podrías por favor explicarles

por qué es tan importante el vestuario en un ballet?

Es muy importante el vestuario, el decorado, las luces,

todo es importante. Y además de que es importante para el ballet

y para el bailarín, es importante para la historia,

que tiene que apoyarla.

Ellos están aterrorizados.

Mira, mira la cara que tienen.

Me gustaría que les explicases qué características tiene que tener

en sí el vestuario de danza clásica,

porque hablamos de la plasticidad...

Tiene que ser cómodo.

Que si haces así, no te tire el pantalón,

y que si tienes una pirueta,

que no tengas nada que impida al bailarín hacer la pirueta.

Tiene que permitir la movilidad.

Tiene que estar muy pegado al cuerpo.

Tienes que estar haciendo tal y el otro te coge.

Como no esté perfecto..., ¿eh, Caprile? Él ya lo sabe.

Aprendices, Nacho es un gran conocedor de moda

y de tejidos porque su familia ha tenido fábricas de seda

y han sido presidentes del Palacio de la Seda.

Jolín. -Yo desde pequeño, en mi casa,

he visto a mi padre con una cosita que es así, que me encanta.

Tú también lo tienes. Una lupa. El cuentahílos.

El cuentahílos. El cuentahílos.

En lugar de un puro, llevaba el cuentahílos.

Habéis tenido ya bastantes pistas.

Vamos a ver lo que os ha preparado el jurado.

Miedo me da.

(BEGOÑA) Qué cosas más bonita.

¡Qué cosa más bonita!

(JOSHUA) El azul es precioso.

El modelo verde

es un tutú romántico o francés, que son los tutús

que llegan casi a media pierna, incluso al tobillo.

El azul es la evolución natural que tuvo el traje de bailar,

que en los inicios era mucho más largo.

Pero los espectadores se quejaban de que no veían las piernas

de las bailarinas y poco a poco se fue acortando.

Para enseñar la técnica,

porque en esa época la técnica es mucho más de gesto.

No hay pirueta. En cambio, ahí empiezan a bailar.

La pirueta llega con los italianos a mediados del XIX.

Estos dos trajes tienen un objetivo.

No es solamente que lo tengáis que confeccionar bien para hacer

una buena prueba por equipos, sino que dos de las niñas que están

en "Prodigios", en el caso de que llegaran a la final,

utilizarán esos trajes que vosotros habéis confeccionado.

¡Buah! Ya estamos como el otro día.

Nacho, te tienes que quedar como mínimo para ver el resultado.

Claro que sí, me quedo.

Porque yo sé cómo cuidas cada detalle

también de "Prodigios" y quieres que esas dos niñas

estén perfectas. Sí, les hago todo.

Es que tiene que estar todo perfecto.

Nacho volverá después, volverá al final para ver

cómo están vuestros trajes. Ahora os pido

un fuerte aplauso porque es de verdad

un verdadero privilegio que esté aquí con nosotros.

Nacho, gracias. Suerte.

Mucha suerte a todos. (DAVID) Hasta ahora.

Aprendices, vamos con la formación de equipos. Begoña,

fuiste la mejor en la prueba anterior.

Vamos, danza. Vas a ser

la mano inocente de esta prueba, porque la formación de equipos

en esta ocasión corresponde únicamente

al azar. Ay, qué bien. ¡Qué alivio!

Dentro de ese costurero,

hay una bolsa y dentro tienes bobinas

de dos colores, verde y naranja.

Irás sacando una a una e irás otorgando un equipo a cada uno

de tus compañeros. -Vamos, Bego.

Ay, Dios. Vamos a arrancar por arriba.

¿Te parece? Sí, sí.

Lo que tú digas. Borja.

Equipo verde.

Brava.

Verde. Brava y Borja,

de momento en el equipo verde. Fran.

-Naranja. -Naranja.

-Como siempre. Ahora es David.

¡Toma! Equipo verde.

De nuevo Borja y David juntos. Pórtate bien.

Continuamos con Margarita, Begoña.

Margarita...

Naranja.

Otra vez juntos. Laura.

Naranja.

Equipo naranja.

"Welcome to Naranja". Bueno,

nos quedan dos bobinas, una verde y una naranja.

Xiaona y Joshua. Begoña, saca la de Xiaona.

Vale, Xiaona. -Ay, qué miedo.

Xiaona estará en el equipo verde con Borja, Brava y David,

y por tanto nos muestras el que falta.

Joshua estará en el equipo naranja.

¿Y el mío?

¿Y qué hacemos contigo? Ahora viene lo malo.

Begoña, vas a dirigir los dos talleres.

Vas a tener que coordinar el trabajo de todos,

saber dividirte,

bueno, y partirte en dos.

Perfecto.

Pues voy a luchar porque el equipo verde

esté en la barandilla esta vez, mucho.

¡Toma! -No por nada.

No, no, os quiero a todos.

Pero creo que también se merecen una oportunidad de estar ahí.

Yo tampoco he estado nunca. -Es verdad, está todo repartido.

-Y a Fran y a Joshua. Begoña, tienes

la responsabilidad absoluta

de presentar dos réplicas perfectas de los dos vestidos

que tenéis ahí. Tendrás que supervisar

el trabajo de un equipo, pero también el del otro.

Es que a ver si va a favorecer a uno.

No, no voy a favorecer a nadie.

A los dos no los puedo llevar al balcón.

Lo mismo vais los dos a expulsión, vais siempre muy adelantados.

Es que esto es muy difícil.

¿Quién te ha dicho que sería fácil?

No, nadie. ¿Entonces?

Yo sé que estás muy nerviosa. Se te nota.

Querida..., tranquila.

Eh, eh, eh, tranquila.

A ver, pero no te lleves este disgusto.

Yo no quiero perjudicar a nadie.

Tú vas a tener que trabajar para dos.

Ya, ya, ya.

Tienes la oportunidad maravillosa de demostrar mucho,

llevar dos talleres a la vez.

Te lo tienes que tomar como un reto profesional.

Personal también podría ser. Y luego ya veremos qué pasa.

Vale, venga, va. Vamos allá. ¿Estás mejor?

¿Ya me puedo ir? Sí, sí.

Raquel, cuando me ha cogido la mano,

es lo que yo siempre he querido en esta vida.

Alguien que me agarrara de la mano.

Cuando alguien lo hace, me siento más segura.

Y ahora te voy a hacer temblar otra vez.

Toma decisiones.

Una de ellas es fundamental en la prueba de hoy,

que es qué equipo confeccionará cada traje,

y esa decisión te corresponde a ti.

Guau... -Hombre, si es la jefa...

Vamos por el equipo verde. Borja, Brava, David y Xiaona.

¿Qué traje de danza clásica quieres que confeccione

el equipo verde?

El azul.

¡Toma! El azul.

¿Por qué?

Primero porque me encanta.

Lo encuentro precioso y creo que para ellos

va a ser un poquito más fácil el azul, creo, creo.

Para mi forma de ver, claro, depende de los ojos.

Yo considero que cada uno tiene su dificultad y es verdad

que puede parecer que el verde tenga más trabajo,

pero que ese escote en el azul encaje perfecto

tampoco es una tarea fácil. Y el entolado, María.

El bordado a mano del cristal.

Los dos tienen el mismo nivel de dificultad, uno en una cosa

y el otro en otra. Eso es.

Por lo tanto, el equipo verde

confeccionará el traje de danza azul

y el naranja, Fran, Margarita, Laura y Joshua,

confeccionará el traje de ballet verde.

(JOSHUA) Yo me he quedado flipando.

Begoña nos ha dado el vestido más complicado porque nos cree

más fuertes que al otro equipo según su parecer.

Aprendices,

para confeccionar estos dos trajes solicitados por Nacho Duato

tenéis 120 minutos de tiempo.

Bueno, un poquito más. -¡Uf!

-Si llega a decir 90, yo ya me tiro al suelo.

Aprendices, a talleres.

(BRAVA) Que Begoña sea la jefa itinerante es...

(RESOPLA)

Es que le puede dar un desmayo entre que va y viene.

Aprendices, bienvenidos a los talleres

en los que vais a trabajar.

A ver, aprendices,

todo vestido de bailarina

que queramos usar sobre un escenario

debe estar hecho para esa bailarina.

Ah...

Eso significa que vais a tener que reproducir

estos dos vestidos a la medida de una bailarina,

y os lo aviso desde ya para evitar malentendidos.

Los patrones base que hemos dejado sobre la mesa

no corresponden a las medidas de cada bailarina.

Tendréis que escalar, estrechar, agrandar...

Vale. ¿Lo tienes claro, Begoña?

Yo sí.

Necesitáis a dos grandes bailarinas.

Son concursantes de "Prodigios". Que entren Marta y Mariona.

Bienvenidas.

Hola, chicas.

El programa es una belleza,

pero es una belleza sobre todo porque vemos

a jóvenes promesas practicar sus disciplinas.

Contadnos cuántos años tenéis y desde cuándo bailáis.

Yo tengo 14 años y bailo desde los 4 años

y es mi sueño llegar a ser bailarina.

Marta.

Yo tengo también 14 y empecé a los 4.

Empecé gracias a mi hermana, que también practicaba ballet,

y desde que lo probé supe que era lo que quería ser de mayor.

Marta va a llevar el traje verde.

Mariona va a llevar el traje azul.

Serán sus trajes en el caso de que alcancen la final de "Prodigios",

que desde luego os deseamos toda la suerte del mundo.

Tenéis dos minutos para tomar las medidas de Marta y Mariona,

que comienzan ahora.

Pecho, 74.

Id apuntando. -Venga.

Cintura, 66.

(BRAVA) Contorno de cadera...,

88.

Costado, 21.

Y 35 la espalda. -Largo de espalda

ya está, yo creo que ya lo tenemos.

Que hay braguita, ¿eh?

Ay, por la encajadura.

Cinco segundos.

Son 63.

Cuatro, tres, dos, uno... ¡La braga! ¡La braga!

Termina la medición.

No.

Bueno, no os preocupéis.

Tenéis las medidas.

Gracias, Marta y Mariona. Luego nos vemos. Gracias.

Nos faltaría la elección del tejido,

que va a recaer

completamente en Begoña.

Claro, evidentemente. Tienes 60 segundos

que empiezan en 3, 2, 1. Ahora.

Bego, el forro también.

El forro... -Y a nosotros, Begoña.

¡No, ese no! -Perdón, es el otro.

Es este, sí. ¿La entretela dónde está?

¿Y el forro?

Bueno, Begoña, danos a nosotros lo básico.

Y luego ya coge entretelas. Danos el terciopelo.

Danos el terciopelo, danos el tul.

Van 30 segundos, Begoña, tienes 2 equipos.

Para la braguita, Begoña.

La licra para la braguita.

Una entretela cuando puedas, Bego.

-Es ese, corre, Bego. Quedan 15 segundos.

-Una entretela, por favor. Begoña.

Venga, por favor.

Este no es el equipo del verde. Forro, forro.

-Bego, entretela. -No, es ese.

-Una entretela, por favor. Cinco segundos.

Begoña, entretela, por favor. Tres, dos,

uno, tiempo. ¡No!

Sin entretela estamos acabados.

-Si no tenemos forro, ¿qué vamos a poner?

Lo siento, lo siento. Begoña,

esto no lo has entregado a tiempo.

Te lo tengo que quitar. Me parece muy bien.

Le ponemos el forro de este y ya.

El equipo verde

cuenta con los materiales principales,

pero les falta el forro, la entretela y la licra.

Oh, la braga. Oh...

Y el equipo naranja sí que tiene bien el tul, que es el tul rígido.

Dos terciopelos para que la elijáis.

Tenéis a licra y, bueno, os falta el forro, evidentemente.

Y la entretela.

Desastre de elección de telas.

Ni una, vamos, no he dado ni una.

El tiempo de la prueba comienza en tres,

dos, uno, a coser.

Venga, los quito yo. Extended los estos.

Brava, vas a ser la encargada de este grupo.

Mi mano derecha. Borja, interpreta patrones con esto.

Xiaona, máquinas.

David, máquinas, enhebrar todas. -Vale.

-Y ayudáis a cortar. -Escuchad.

Ahora vengo. -Esto se puede empezar a cortar.

¿Vale? -Vale.

A ver, Margarita. -¿Qué?

Mi mano derecha vas a ser. -¿Cómo?

Mi mano derecha. -Sí.

Joshua y tú, interpretad los patrones.

Acordaos que lo pone bien claro. -Ella va a empezar con el corpiño.

Sí, eso, muy bien, Laura.

Fenomenal. -Voy a ir llenando las canillas.

Borja... -Soy Fran.

Fran, cariño, perdona. Planchas, planchas, enhebrar y máquinas.

Si tenéis alguna duda, me llamáis.

¿Vale? -Sí.

Vais a poder hacer la braga, el otro equipo no.

¿La braga la quieres ir cortando, Fran?

-Ya he enhebrado la remalladora.

Me llamáis, Margarita. Pendientes, por favor.

Hemos dicho que dos de todo. Claro.

Si no, ¿cómo le vamos a meter si le quito de este lado?

Pero hacedlo así, fuera.

Venga, rápido.

¿El de arriba también lo vais a quitar?

Date cuenta que el cuerpo, si hay que reducirlo...

Cuidado, que a la chica el pecho no se le vaya a asomar.

Lo de arriba lo dejamos largo y después se lo cortamos.

Detalle no recortéis.

No recortéis.

Solo lleva una capa de tul el corpiño y todo lo demás montado.

No sé si os habéis fijado.

Para realizar el vestido azul,

se necesita terciopelo, forro entretela, tejido de licra, tul,

tejido de encaje bordado y pasamanería dorada.

Las piezas del cuerpo se cortan en terciopelo, entretela y forro.

Las piezas de la braguita, en licra, y las piezas del tutú

se cortan en tul.

Comenzamos entretelando las piezas de terciopelo.

Para realizar el corpiño, se unen todas las piezas

del delantero y la espalda y se unen por los costados.

Se confecciona un corpiño en tela de forro y se une al principal

por el escote y el bajo, colocando una cremallera en la espalda.

La braguita se hace uniendo las piezas por los costados

y la entrepierna.

Para hacer el tutú compuesto de ocho capas

se cosen por los costados el delantero y la espalda

de todas ellas, se unen las capas por la cintura,

colocando debajo las más cortas para dar volumen al tutú.

Unimos la braguita al tutú e incorporamos el corpiño.

El cuerpo se adorna realizando un entolado con piezas de encaje

y rematamos añadiendo cintas de pasamanería en la cintura

y en el escote.

Voy a cortar cuatro metros.

Deja un poquito de costura, que luego siempre...

Vale, chicos, ¿con qué me pongo?

Corta, corta.

Hay que cortar esta misma pieza, pero en licra.

-Y la dejamos a un centímetro. -Sí, porque más vale.

Al hilo, acuérdate. -Vale.

No creo que la chiquilla sea más gorda que esto, pero ¿y si...?

(FRAN) Sí, deja por si acaso.

Joder, el tul no me apetece nada cortarlo.

Alguien tiene que ir frunciendo el tul cuando lo tengamos.

Lo voy a fruncir yo con David. Que Borja vaya haciendo el corpiño.

-Ya debía estar el corpiño cortado.

-Ah, sí, ¿no? Y es culpa mía.

No, yo no he dicho que sea culpa tuya.

No te tomes las cosas al tema personal.

Simplemente te pido un poquito de rapidez.

Nada más, cariño. -¿Con un corpiño, rapidez?

Ya sé que lo haces todo bien, pero necesito rapidez.

Si lo hacemos rápido,

van a salir unas escaleras que se caga la perra.

(JOSHUA) No me toquéis esto, ¿vale?

Son los tules. Los voy a dejar aquí.

Vamos a arrugar la tela. -Me falta cortar los otros.

Qué loca.

Uh, no, y es que me lo estás corriendo mucho,

y aquí se está quedando sin centímetro.

Lo he cosido mal. Margarita, lo has cosido mal. Margarita...

Son los nervios.

Ya empezamos.

Para hacer una réplica del vestido verde,

cortamos las piezas del patrón en los distintos tejidos,

terciopelo, entretela, forro, licra y tul.

Comenzamos entretelando las piezas de terciopelo.

Unimos las piezas del delantero del corpiño, hacemos ojetes

en el centro y colocamos un cordón.

Después cosemos las piezas de la espalda colocando una cremallera

en el centro. Unimos delantero y espalda por los costados.

Cosemos las mangas, las fruncimos y las unimos al corpiño

junto con el cuello. Confeccionamos un corpiño de forro

que unimos al principal por el escote, sisas y bajo.

La falda está formada por dos capas de tul

a la que unimos una braguita de licra.

En este modelo, la falda y el cuerpo van separados.

Palomo, María, Lorenzo, a mí lo que me ha parecido

es que... ¿Se han liado tomando las medidas?

Sí. ¿Qué habéis visto?

La verdad es que Margarita no ha entendido nada.

Ha tomado unas medidas extrañas, ha tomado una costura lateral,

una medida que... El costado.

A Brava la he visto tomar las medidas

con un poquito más de medida. Pero ellos lo tienen complicado

porque no tienen tejidos suficientes.

Esto, sin los tejidos que les faltan,

vamos a ver la realidad en un maniquí.

Dices que va a hacer así. Caprile sabe mejor que nadie

lo complicado que es. Muy complicado.

Es un escote complicadísimo.

Es un escote muy Caprile, ¿verdad? Sí, sí lo es, sí.

¿Tienen alguna forma de resolverlo?

Sí, en terciopelo, en doble, con capa de tul dentro.

¿Qué otras dificultades remarcaríais vosotros?

En el azul, Raquel, quizás lo más complicado

sea montar la falda.

Tiene ocho capas de tul que van de más pequeña a más grande

para lograr este volumen y luego, bueno, todo este trabajo

de entolado. Tienen que ir recortando todas las flores

y montar esta pechera.

Y ojo, nos estamos olvidando de algo que tienen los dos.

A ver cómo se las apañan.

Las braguitas de licra. Que eso te diría

que es complicado porque, de repente, sin licra.

Y es tocar el patrón con una licra,

que no es lo mismo que van a tener que hacer.

No le estamos dando importancia, pero van cosidas al tul.

Totalmente, totalmente.

Es difícil, ¿eh? Mira, diseñar

el vestuario de un ballet,

y Palomo también lo puede decir, porque lo ha hecho,

es un caramelito envenenado. Envenenado.

Necesito una tijera, chicos, un minuto.

Hay que ser compañeros. -Ya, pero...

Que te las has llevado. -Un segundo, un segundo.

Es un segundo.

-Pero ¿por qué se la ha llevado? -Es que ellos tendrán tijeras.

No pueden estar allí con dos tijeras y aquí sin.

Begoña, ¿estás acabando lo que te he dejado ahí?

Sí, cariño. No pasa nada. -¡O una cosa o la otra!

Hay que tener cuidado con estos detalles.

Si no, las piezas no se encajan.

La tijera. -Hay que ser compañeros, Laura.

Pero cada uno tiene sus tijeras. -Vosotros tenéis ventajas.

Cada uno tiene su este.

Hay que ser compañeros.

¡Ay, cuánta presión!

Begoña, mucho que lleva el peso de la barca,

pero esta vez creo que ha saltado y, como ella dice,

se salta la barca y se va a otra barca.

(LAURA) No, el pecho, un poquito más para acá.

Está un pelín... Está un poquito pequeño según esto.

Vale, le dejo más espalda. -Vale, entonces...

La espalda la tengo ya aquí.

A mí mi madre me enseñó a contestar.

Quilla, ¿qué, te has picado o qué?

Ahora no contesta ella.

¡Qué bien lo lleváis, chicos, qué maravilla!

Más vale que le quede ancha.

¿Cómo lo haces? -Estoy rizando.

-¿Dónde la pones? -Estoy jalando el hilo.

El caso es que yo a la chica la veo muy estrecha.

(BEGOÑA) A ver, para fruncir...

Porque fruncir es muy complicado con el tul porque se va.

A ver, ellos lo están frunciendo.

¿Cómo lo estás haciendo tú? -Con hilo flojo.

Ellos lo están haciendo... Esto, en el cinco.

Sujetan esto y lo están arrugando.

Madre mía.

Pensamos en tutús y estoy pensando en las bailarinas

de Degas. Claro.

En esos cuadros. Pero ¿cuántos tipos de tutús hay?

Hombre, yo aprendí que había tres,

el clásico romántico, que es este...

Entonces estos tutús de tul empezaron poco a poco

a acortarse.

Que es este segundo ejemplo.

Y a partir de este, ya más cortito,

se desarrolló el top del top de los tutús,

que es este que tenemos aquí.

Ay, a ver, tráenos uno, Caprile. Qué preciosidad.

Ah... El plato.

¡Guau!

Que este es el tercer tipo.

Qué preciosidad. Este es el más complicado

de construir. Es una obra de ingeniería.

Los más sofisticados, María, tienen aquí un aro.

Sí, es verdad. Lo tocas.

Sí, sí. Son los que consiguen

esa rigidez. Es una especie de platillo volante.

Qué maravilla.

¿Qué niña o niño no ha soñado con ponerse un tutú una vez

en su vida? Hombre, yo toda mi vida.

(RÍE) A mí me sentaban un poco mal,

pero bueno, yo era muy gordito. Pero te los has probado.

Sí, porque mis hermanas hacían ballet.

Vosotras, Raquel y María, ¿os habéis puesto alguna vez?

La verdad es que sí. De pequeña, que fue en las clases de ballet,

y vi que no era lo mío, pero me he puesto miles de vestidos

y me he comprado miles de vestidos de tutú.

(MARGA) Intenta probártelo tú.

Abre el corpiño y lo mido. -Vamos a probarlo.

Verás tú. Así nos hacemos una idea. Mira, Begoña, vamos a probarlo.

Por hacer una idea. -La nena es más delgada.

Vale. ¡Uy, qué bien lo habéis cortado, chiquillos!

Muy bien, muy bien. Lo veo bien.

-Yo creo que lo dejamos así. -Sí, porque a mí me está justo.

Para meter un poco ahí. -Vamos a cortar.

Lo veo bien, lo veo bien.

¡Ay, cómo te has quedado de pelusas!

¡Joer! -Bueno, no os preocupéis.

Me habéis dejado apañada.

Luego te paso la aspiradora.

Venga, da igual. -Vamos, vamos.

(BORJA) Corpiño, cortado entero.

-Venga, empieza a montar, Borja. -"OK".

(BEGOÑA) Venga, muy bien, Brava. Venga, ánimo.

¿También son ocho piezas las pequeñas?

Sí, igual, igual que el grande.

¿Ocho piezas? ¡Jo!

Chicos... -¿Qué?

Si alguien no tiene trabajo, que corte los entolados

de la pedrería, porque eso es un curro de la Virgen.

-¿Y las medidas? -¿Las medidas de qué?

Begoña, estoy diciendo los motivos, las piedras esas, cortarlas.

Eso no tiene patrón.

Me siento como descentrada.

Me siento como..., como...

que no, que no, que no, que no chuto, que no chuto.

Agarra aquí un momento. Espérate.

Porque me he dado cuenta de que va uno para acá y otro para acá.

Agarra ahí.

Vale, vamos a dejar esto.

¿Te lo pongo con unos alfileres?

No, porque ahora tengo que abrir los que están estrechos.

Vale, qué bonito, qué buena pinta tiene.

El tul ya está. Entonces...

¿Cómo va la cosa? Os tengo abandonados.

Vamos, de momento, vamos.

Voy a por la braga. -Una preguntita.

Ya tengo yo esto montado.

Voy a medirlo.

No me arranques la oreja. -Uh, la oreja.

Vale, vete cortando las piezas más grandes así

y luego las iremos uniendo.

Por ejemplo, evita todo el colado.

El calao, así. -Vale.

La braga, que no se nos olvide. ¿Cómo llevas el corpiño?

Tirando, va rústico.

Venga, muy bien. Eso me ha gustado.

Estoy siendo muy buena con vosotros.

Estoy abandonando a mi otro equipo. -Nos ayudas que da gusto, Bego,

muchas gracias. -Begoña, ven.

Venga. -¡Begoña!

Voy a ir un momentito. Voy un momentito con mis chicos.

Ven, hija. -¿Qué pasa? ¿Qué pasa?

Que estás todo el día allí.

Eso de... ¿Cómo se llama esto? Montar. Como que no.

Begoña por aquí. Begoña por allá. Begoña, Begoña, Begoña, Begoña.

¡Madre mía! Nunca habían mencionado tanto mi nombre.

Vale, espérate, espérate. -Esto lo han cosido a mano, ¿eh?

¿El qué? -Esto está todo a mano.

Margarita, el forro y el cuerpo abajo van unidos a mano.

Te lo digo para que lo sepas. Forro y cuerpo van unidos a mano.

Toda esta parte va unida a mano. -En ello estamos.

Dice...

A mano dice. Estamos para coser a mano.

Lo teníamos que haber dicho antes.

El problema que tengo es que estoy sola.

Lo que es el peso del corpiño,

de la composición y de las 24 piezas,

recae absolutamente en mí, la verdad.

Hola, equipo verde. Hola.

¡Begoña!

Bego, te llaman. ¡Begoña!

Te necesito en el equipo. Sí, cariño, ya voy.

¿Qué ha pasado? Quiero ver

cómo se han tomado estas medidas.

¿Quién se ha encargado de ellas? Las han hecho Borja y Brava.

Brava, delante. ¿Qué medida es esta, delante?

¿Cómo que delante? Aquí pone delante.

Delantero, el largo talle. Talle delantero.

El largo talle delantero.

Una pregunta, ¿el contorno brazo y el alto escote?

El contorno brazo no lo he tomado. ¿Me estás diciendo...?

Brava, para, para.

Para, para. Es la clave de esta prenda.

Y no has cogido el contorno del brazo.

No, ni la bajada de hombros.

Ni el alto del escote. ¿Y cómo pretendes hacerlo?

Cuéntamelo.

Pues a ojo pirojo. Begoña, jefa de equipo,

¿no te has dado cuenta que faltaba esa medida?

Pues no, sinceramente no.

Estamos en "Prodigios" con Nacho Duato y vamos a hacer

un traje a medida a ojo.

Pues es duro decirlo.

Begoña, vergüenza nos debería dar.

Es que me da. Pero ¿qué voy a hacer?

A ver cómo solucionas eso.

Y os falta la licra y la entretelas, que espero

que ya lo hayáis solucionado.

Soy consciente de todo, pero estoy desbordada.

Begoña, veo poco ritmo en este taller.

Ponte las pilas. ¿Sí, más?

Venga, chicos, que dicen que faltan pilas.

Venga, vamos. Voy a ver cómo están los otros.

Vamos a ver, voy a echar un vistazo aquí, a estos.

Aquí tienes otra pieza, Marga. -Venga, gracias.

Ay, Dios...

Te digo que yo en mi vida he cosido una cosa tan complicada,

ni un traje de flamenca. Eso es fácil.

¿Cómo lo llevas, Margarita?

Hola, equipo naranja.

Buenas, María.

A ver, Begoña... Dime, cariño.

Ostras, a ver la que me cae aquí. Pues la misma que te ha caído.

¿Quién ha tomado las medidas?

Margarita. Vale, Margarita, por favor,

ven aquí y tráete un rotulador, por favor.

Pecho, ¿esto qué es? ¿Contorno pecho...?

Contorno. Vale.

¿Y por qué no lo ponemos? Para abreviar.

Contorno pecho. Espalda. ¿Espalda qué?

¿Largo...? No, ancho, ancho.

¿Y el talle espalda? No lo hemos medido.

Margarita, ¿me estás diciendo que esto lo has tomado tú?

Con las prisas se me ha pasado.

No me vale no tengo tiempo.

Tenías dos minutos para tomar medidas.

Has tomado medidas que no necesitamos para nada.

Para nada. Con tres medidas, un talle espalda, delantero,

un alto pecho, una cintura, una cadera, tiras millas.

Es verdad. -Me va a entrar un sofoco...

al paso que vamos.

Begoña, tu Margarita...

Margarita también se equivoca, no pasa nada.

Bueno, también yo lo he hecho mal. -Voy a seguir.

Sí, sí, porque...

-Margarita, tranquila, "palante".

Estoy nerviosa, me he agobiado.

Equipo naranja,

tenéis un problema grave para conseguir que este resultado

salga bien.

Sí. Y te voy a decir una cosa,

Begoña, empieza a encargarte de los dos equipos,

porque te veo correr, correr y no estás centrada en nada.

Tienes razón. Y tú sabes ser una buena jefa.

¿Tú crees? Sí, así que demuéstralo.

Yo empiezo a tener mis dudas graves. Por eso...

Suerte. Gracias. Te lo agradezco,

pero vamos, ya estoy que no me tengo ni de pie. ¡Madre mía!

Me duele el cuello.

Los que estáis entolando, fijaos bien.

Vamos a terminar el corpiño lo primero, por favor,

antes de preocuparnos por eso. -El entolado tiene que verse mucho.

Pero es que no tenemos un corpiño donde...

(BORJA) David, ven.

Te he escuchado, Brava, no te me esto.

Tienes que cortarme una de estas cuando puedas.

Borja, antes de entolar, esto hay que ceñirlo, tío.

Vamos, es que te está bueno a ti.

¿Cuánto tenemos que quitar? -Le estoy quitando dos de cada lado

y hay que quitar más. -¿Quién hace la braga?

Escucha... -Quillo,

si estaba haciendo una cosa, vamos a terminarla.

-Me pongo yo con ella.

Luego vamos a necesitar cortar...

Porque que te aburras de hacer una cosa...

Tenemos que cortar una pieza.

En los huecos vacíos, le tenemos que ir metiendo estas flores.

Pero la Begoña ha dicho que no. -Pues yo digo que sí.

Pues vale. Me apetece ser una rebelde.

Pues no es el momento. -No,

es que es verdad. Si no cortamos esto, no sale la mierda esa.

He estado perdiendo 20 minutos a lo tonto.

Oxi, ¿cómo llevas el tul? -Bien.

¿Cómo vais? -Entallando, porque esto es enorme.

-¿Segura, lo has medido?

Si le podría valer a Borja.

Teníamos que haber quitado uno y medio.

Es que yo puse dos. -Lo estás haciendo con el patrón.

Claro. Aprendices, atención.

Se cumplen los primeros 60 minutos de la prueba.

-Vamos a ver, Bego. -¿Sí, cariño?

¿Me pasas esto a máquina?

-Vale. -O sea que entalla.

Vale.

Aprovechando que estás en máquina, te paso esto para que lo cosas.

-Vale.

¿Lo habéis medido con la braga?

-No, luego hay que rectificarlo. -Joer, rectificar, rectificar...

Equipo verde, vengo a ver qué tal va la prueba.

Aquí va. Estáis cortando en patrón.

No estáis cortando las florecitas para luego entolarlas.

Lo que es una pena es cargarse un tul bordado

de esta manera.

Yo hubiera preferido de la otra manera.

-Lo íbamos a hacer así. Begoña, por favor.

Eh...

Asesinar un encaje bordado de esta manera

es una auténtica pena.

A mí me parece un crimen

cortar el bordado a tajo. No, que no se puede cortar.

Y si os fijáis ahí, eso se llama un entolado.

Ahí no hay trozo de tul que se vea.

Id cortando flores. Sí, claro.

Y vais haciendo un "placement". Si tienes razón.

Todos esos trocitos que tenéis... -Bego,

"porfi". -¿Puedo?

Sí, pero, os digo, todos los trozos que tenéis aquí

los aprovecháis, porque eso se puede recortar todo.

Begoña hoy no nos quiere.

Bego, a ver. -Hola.

Ejerce un poco ahora de jefa de taller.

Ayúdanos con las mangas, que estamos un poco liados.

Dinos cómo va la manga, cómo cortar.

Madre de Dios. ¡Mamá, te necesito!

A ver, ¿esto qué es,

trabajando en el suelo que estamos?

Xiaona, toda la falda te ha tocado para ti, ¿no?

-Sí. -Bueno, la hemos compartido.

Estáis las dos. Sí.

Pues una responsabilidad que tenéis.

Ya lo sabemos. Y habiendo visto

lo que hemos visto en este equipo, la falda mala pinta no tiene.

Es de lo mejorcito que me llevo de este taller.

Gracias, Palomo.

A ver dónde está la manga. -Begoña...

La manga, aquí. -Ayúdanos a montarlas.

Está claro que hoy el verde va al altillo.

A nosotros nos... -Ay, no seamos tan negativos.

No empecemos. -Te lo juro.

Estoy amargada, tía. Sin entretela esto no se puede coser.

Esto lo teníamos que haber cosido a mano.

Claro... -Es como la lleva.

Bueno, ¿lo dejo? Tú dime, ¿lo dejo? -Yo lo hubiera cosido a mano.

¿Cómo llevas la braga, cariño? -Bien.

¿Tú crees que le va a valer? -Yo creo que sí.

¿Y luego me frunces esto para que ellos hagan las mangas?

¿El qué? -Las mangas, se te da bien a ti.

El fruncir, sí. -Es tu método preferido.

Casi sería mejor que las unieras también.

¿O qué? -¡Oh!

Ya he roto la tela.

¿Qué dices? ¿Tenéis un poco de margen?

¿De margen de qué? -De costura.

¿Hay un poquito de margen? -Sí, hay de todo.

Te quedaste tranquila cuando nos diste el más difícil,

¿eh, guapa?

Yo creí que vosotros lo podríais hacer.

Esperaba mucho de vosotros.

Mira. -Estos chicos...

Me esperaba mucho de vosotros.

Y yo de ti. Y yo de ti. -Gracias por darnos ánimos.

No me tires de la lengua.

Me esperaba mucho de vosotros. -Lo siento.

¿Y no lo estamos dando? -Sí, claro.

Yo no he dicho que no lo estéis dando.

Yo alucino, de verdad. Anda, vete, por favor.

Son los nervios. -No os preocupéis,

que las espaldas se me están haciendo anchas,

anchas, anchas, anchas, y me estoy preparando ya.

-Madre mía.

-La braguita es la que calza el tul.

-Es grande. -Ya, pero no le va a entrar.

De cintura no le entra. -No, y que mira cómo es de grande.

Tenemos que hacer más grande esta parte.

No, esto, quillo.

Ya, pero, para que monte esto, tiene que subirle.

Pero esto es más grande, pero ¿esto?

Equipo naranja, ¿qué tal? Buenas...

El corpiño este, ¿a ver cómo va?

El terciopelo está para tirarlo. Más o menos.

Y lo estáis forrando con licra. Es lo que yo me imaginaba.

En mi vida he sufrido tanto.

¿A ninguno se os ocurre usar el tul de entretela?

Ostras, haberlo dicho antes. A ver si razonáis

un poquito antes. Me da mucha pena ver estos fallos

cuando realmente se pueden sacar muchas cosas.

Eran doce piezas.

Mira, ¿tú cómo lo ves?

Esto por lo visto va a mano. Eso me ha dicho ella.

¿A mano esto? Os vais a volver locos.

¿Un terciopelo y una licra? Dice que hay que hacerlo a mano.

-Hacedle caso a Palomo, que es más maestro que ella.

Ay, la leche. Begoña,

esa idea de coser esas puntas a mano, mi vida.

A ver, yo desde un principio he dicho que mejor a mano.

Eso si tenéis ocho mil millones de horas.

Pero ¿cómo lo vas a coser a mano?

Esto huele a caca. No, huele bien, huele bien.

No digas eso, por favor.

Sí, sí, sí, huele a... ¿Sí?

Sí, seré yo. -Hombre, confía, que luego...

Venga, chicos, ¿os ayudo a algo?

No es por nada, pero os veo mucho más organizados.

Una cosa es que estemos organizados y otra que esté bien.

¿Me puedo ir para allá? -Vete donde quieras.

Entonces la braguita es la que calza todo el tul. Y aquí

le tenemos que poner una de tul, voltearlo y colocarlo.

¿Qué es lo que pasa? -¿Este justo?

Si las bragas no nos van a dar tiempo, vamos a montar

los dos tules al cuerpo,

porque si le quedan grandes, se le van a caer.

Un tul al cuerpo y el resto a la braga.

Estamos con el terciopelo. -Los dos tul al cuerpo.

Pues vale, venga, uno.

Madre mía... El tren de la bruja.

Lo que necesitamos es tener el cuerpo montado antes.

¿El cuerpo ya está? -O sea, con la...

Me está dando una pájara... -Esto es una locura.

Si es que era de cajón. -Hay que cortarle la cadera.

Tenemos que empezar a montar. -Esto a la niña no le entra

ni por asombro. -Pues por eso

hay que meterle todo elástico.

(BRAVA) Creo que Borja se ha obcecado mucho

en lo que es la braga

y no ha prestado atención en las medidas reales que necesitábamos

para la braga teniendo en cuenta que no teníamos

un material adecuado.

Muy bien, Borja, muy bien, te voy a besar.

¡Mua! Muy bien, David.

Me encantan unos chicos así. -A ver si entra luego.

Bueno, la cosa ya pinta mejor.

Estoy contenta, estoy contenta. -¿Del uno al diez?

Bueno, vas a cobrar un cuarto de sueldo.

Voy a cobrar, ¡yuju! -Sí.

Hay que montarlo. -Hay que rectificar el tiro.

Ay, rectificar... Esto de rectificar...

La braga... -Lo voy a dejar 20 y 20.

No, 22 y 22. -Esta braga se le cae.

Se le cae.

Pues mira que me habéis dicho que tire menos.

(DAVID) Pero si es para Begoña.

¿Cómo? -(RÍE)

No, hijo, no, yo llevo tanga.

Te has equivocado un 100 %. O braga brasileña, lo que prefieras.

¿Bragas así? Vamos. -Lo monto yo.

(BRAVA) Estoy pasando muchísima fatiga y tengo otras personas

mirando las bragas.

Dejad las bragas ya.

Necesitamos que el vestido se pueda cerrar.

No nos va a dar tiempo. Escúchame, Begoña... ¿Dónde está?

Begoña, Begoña...

Si va cosido.

Esta es la cremallera que le voy a poner.

Porque es la más larga que hay, para que coja también el tul.

Sí, claro. -¿Sabes?

Lleva nada más que una capa de tul.

Pero como nosotros lo tenemos todo junto porque no tenemos bragas,

voy a coger esa cremallera para que se puedo coger entero.

Que Dios nos pille confesados. -¡Begoña!

En Palencia dicen que están los manicomios.

Allí acabo.

Venga, Margarita. Eso tiene buena pinta.

Me pica la nariz. -Cremallera, para abajo.

¿Tú sabes qué significa, Begoña? -Mentira, que es mentira.

No, mentira, no. Es pelea. -Exactamente.

Por eso, alejaos de mí, por favor.

Un poquito de compasión. -No, no es ese.

Chiki, chiki, chiki, chiki.

Sí, es una canción, el "Chiki chiki".

# El chiki chiki se baila así. # (TARAREA)

# Uno, el tiriteo. # -Tengo que animarme.

La Begoña.

Venga, chicos, jolín. -Por favor, no me tiréis de aquí.

Ay, perdona.

No, Begoña, te pido por favor que mejor te vayas para allá, hija.

Mira, Nacho, este es el equipo verde,

que son los que están reproduciendo el vestido azul.

A ver. Esta es la famosa braga de terciopelo.

La susodicha. Su jefa de taller

no cogió la licra. Se le olvidó por los nervios.

Y bueno,

pues han hecho una braguita de terciopelo.

¿Vosotros pensáis que esta goma va a hacer algo?

Es goma es que es así.

Para el cuerpito de la niña. Me vale a mí esto.

¿Nos aconsejas entallarlo de costado?

Esto va ajustado al tutú. Explícales por qué.

Para que no se suba el tutú. -Pero aparte

porque queda todo pegado. Cuando hacen así, no se les ve nada.

(BORJA) A ver si soy capaz un poquito de solventar la braga.

Porque además este terciopelo es duro como el cemento.

Está dando más trabajo del que debería de dar una braguita.

¿Qué le pasa a la braga? ¿Qué? Que me vale a mí, hija.

Eso es lo que pasa. ¿Y luego toda la decoración

la tienes preparada? Porque yo no veo nada.

Sí, toda. No la veo por ningún sitio.

Y quiero la pechera entolada.

La tenemos preparada. No sé si bien o mal, pero sí.

Ponte ahora mismo, me da igual si a máquina o a mano...

A mano, a mano. ...a reproducir la pechera.

Por lo menos que luzca algo el traje.

Nacho, vamos a ver qué tal va el otro equipo.

(JOSHUA) Esto ya se queda puesto aquí.

Más o menos. Que da igual.

Venga, yo te ayudo. Mira, Nacho...

¿Qué hacemos? ¿Terminamos esto o terminamos esto?

A ver, ¿y los ojetes aquí dónde están?

Lo hemos intentado y no tenemos fuerza.

El problema es que no tenemos entretela y la licra,

cuando le metemos el ojete, se cierra.

O sea, que como no teníais forro, lo habéis forrado con la licra.

Esto tiene un movimiento y el terciopelo tiene otro.

No pega. ¿Tú cómo lo ves?

Yo como lo veo, no lo sé, es cómo lo siento, aunque sea ciego.

Si te lo pones, no cede, no puedes bailar.

Margarita, este cuerpo,

tal y como está planteado, no se puede utilizar.

No se va a poder mover

porque la licra funciona de una manera y el terciopelo

funciona de otra.

Además, para más inri, es que me lo habéis montado a pla.

El lateral, sí.

Está anclado en esta costura.

No tiene ningún sentido, ni siquiera para la vida real.

¿Y esto es elástico?

-No. -Por favor...

Aquí tenía una gomita por dentro. Pero no daba tiempo.

A una bailarina se le sale un musculito.

Si no es elástico, el brazo morado después.

Yo entiendo que Begoña con sus nervios nos haya traído el forro.

Me parece fenomenal.

Este está bastante bien. -Está superbién.

Lo acabo de terminar ahora mismo.

Sí, pero las niñas no van a bailar solo con...

No. Ahora ya somos más manos para eso.

Es la final de "Prodigios". No es una final de baile

a la hawaiana, Joshua.

Tenéis 15 minutos para buscar

una solución. Vale, pues vamos a ello.

Y no quiero ni media excusa. Vale.

Venga, vamos. -Ya somos más.

-Concéntrate, vamos. -Sin pillar la licra.

El problema está en la licra, Joshua.

Sin pillar la licra, hacemos remaches.

Vale, pero dime dónde van.

¿Me contáis qué habéis visto en las mesas?

Que lo cuente Nacho. ¿Qué has visto?

La bailarina no se puede mover con ese traje.

El traje va para un lado, la bailarina para el otro.

Pero, oye, la falda, los tutús de abajo están muy bien.

Quizá Hawái... Claro, Hawái, Bombay.

Pero que esto no es una prueba de Mecano, es una prueba

de "Prodigios". Nacho, nos hemos comprometido con tu final.

Y si estos tutús,

en vuestros aprendices, no están a la altura,

no te preocupes, que siempre están los originales,

que los pueden usar sus pupilas. Las bailarinas

estarán encantadas. Que son una monada de niñas.

Nos ha hecho muchísima ilusión tenerte.

Gracias por haber venido a vernos. Venid a San Petersburgo.

Claro que sí.

Venga, ¿dónde está la manga?

¿La tienes tú? -Sí, toma.

-¡Begoña! -¿Qué?

-¿Y la otra manga dónde está?

-¿Qué otra manga? -La manga verde.

Ahí la tenéis que tener, chiquillos.

-¿Esta es la otra manga? -¡Un minuto, vengo ahora!

-¡Begoña! -¡Uh! ¡Venga!

A ver, ¿para dónde tiro?

A ver.

A ver, Bego, estaba yo ahí.

Xiaona, vete montando aquí por favor las piedras.

Los huecos que faltan los vas recortando.

Mira, las florecitas, esto que tenemos.

Este, pues por aquí.

Rodearlas así un poquito. -¿Alguien me puede agarrar esto?

Por favor. -Sí, voy.

Esto ya lo coso yo, Bego.

Venga. -Eso es, tío.

Madre mía, qué desastre.

Nunca más voy a intentar ser la primera, es que no puede ser.

Es que el volumen de género es muy difícil.

No hables, en serio, no hables porque te meto un bocado.

¿Pudiste?

¡Ay! -A mí también me ha pasado.

Me la he clavado hasta el alma.

Oxi, precisamente eso no necesito.

Necesito que quite alfileres para que pueda cerrarlo.

Vamos a poner en el maniquí e intentar coser.

Y cortar la cola.

E intentar... -Vale.

Venga, ahora ya puesto le hacemos lo que sea.

Venga, vamos, chicos. -Vamos.

A ver. Hay que mirar bien porque si no, se traba.

Es así, así.

Vete enrollando todo para dentro. -Es que es mucha tela.

-Cierra un poquito, un poquito.

Vale, dale fuerte. -Venga, Marga, como en el remo.

Ya, suelta, ya, bien. -Muy bien, Joshua.

Nada más que nos quedan seis, nada más.

Aprendices..., ¡Ay!

Cinco minutos. ...cinco minutos.

Últimos cinco minutos de la prueba.

Brava, eso lo juntamos. -Eso es lo que voy a hacer.

Es que le queda grande, muy, muy grande.

Por aquí también hay que poner, chicos.

Necesito apoyar a mi otro equipo. -Vete, vete.

Corre, venga, Joshua, "porfi".

Venga, chicos, vamos. -¿Cómo pongo esto?

Yo no lo he hecho. -Chicos, chicos, chicos.

Venga, vamos. ¿Le cabrá? Porque la chiquita es muy delgadita.

¡Venga, chicos!

Cómo os quiero.

Vale, chicos, venga, estoy contenta.

No hemos rematado abajo, pero bueno.

(JOSHUA) Ha estado fatal Begoña.

Ha estado del tingo al tango y a nuestro equipo no ha venido

sino minutos contados.

# Pallá, pacá, paquí, pallá. # -Cortad la cola,

Oxi. -Venga, chicos, aquí, vamos.

Escuchadme los dos, por favor.

Es más larga por delante que por los lados. Jo, tío.

-¿Ya lo tienes cortado todo? -No,

es que se le va a caer. Es que se le cae.

Menudo día. -Hay alfileres aquí, chicos.

Alfileres no valen.

Lo estoy cortando yo. -Lo meto por aquí.

Aquí.

Marga, ¿cierro aquí? -Sí.

¿Hay tijeras para cortar el lazo?

Venga, corta de aquí.

Más arriba, esto es muy largo.

Aprendices, último minuto.

Dame la tijera, voy limpiando como pueda aquí.

¡Hostias, que no puedo! -Deja hilo. Deja hilo.

Es más importante esto, Bego.

-En cuanto esté, se suelta, ¿eh?

Los dos equipos. Equipo naranja, ¿oído?

Treinta segundos y se abre el telón.

Venga, chicos. -Toma, este.

Este es importante. -Vale.

¿Ese? -Sí. Chicos,

en cuanto diga esto, soltad, por favor. ¿Oído?

(DAVID) Oído...

Perfecto. -No me falléis.

Diez.

Cuando puedas, córtame el esto. Nueve.

Ay, Dios mío.

Ocho.

Madre de Dios del amor hermoso. Siete.

Seis. Hazlo simple.

Cinco.

Cuatro. ¡Sí, sí, sí!

Tres. Brava, córtale.

Dos. Fuera agujas.

Uno. Tiempo. Tiempo es tiempo. Fuera todo el mundo.

Ay, la Bego...

¡Madre mía!...

Oye, gracias, equipo.

Son los nervios. -Por lo menos no te has desmayado.

Ha sido el trabajo más duro que he hecho en mi vida. Ha sido durísimo.

Ha sido muy duro.

No estoy contenta con el resultado, no sé lo que va a pasar.

Lo veo negro.

Aprendices,

me hacía muchísima ilusión

cumplir con el encargo de Nacho Duato,

pero parece que no va a poder ser,

porque vuestros dos tutús

son un despropósito.

Y luego soy yo el malo de la película, me toca enfadarme

porque volvemos a fallar en cosas fundamentales,

como, por ejemplo, por tomar medidas.

¿Cómo puede ser que hayáis tomado esas medidas?

Unos a ciegas y otros a ojo,

que no sé cuál es peor de las dos.

Os advertí que el patrón era un patrón base,

era casi dos tallas más grande

que el de las bailarinas.

Y la mayoría de vosotros, por si acaso me equivoco,

aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid,

pues le doy dos centímetros más.

¿Es así o no es así? Sí.

Totalmente cierto. Y nosotros,

además, tenemos la sensación que gran parte

de este desastre tan grande tiene un nombre propio.

Begoña, hija,

es cierto que coordinar dos talleres

es supercomplicado, pero es que no te has enterado de nada.

Me he sentido desbordada, muy... No sé.

Como incapaz.

Me gustaría saber qué piensan los equipos. Brava.

Cierto es que se le ha venido también un poco grande

y esto yo creo que todos nos lo veíamos venir un poco

que esto pudiera pasar. Xiaona,

¿cuál es tu opinión? ¿Hoy quién ha sido la jefa de taller?

Yo creo que hoy es Brava. Brava.

Equipo naranja,

¿vosotros qué opinión tenéis sobre vuestra jefa, Begoña?

Ella misma lo ha dicho, ha fallado.

Y hemos improvisado. (LAURA) Pero igual que antes.

A Begoña la pierde un poco la boca.

Tienes que dirigir a los dos equipos.

"Voy a hacer todo lo posible por los verdes". ¿Y a los naranjas qué?

Y ha estado con vosotros todo el rato.

No la veo yo centrada.

Yo no lo he hecho con favoritismo. No he querido favorecer a nadie.

O sea, he pensado que los dos equipos eran de mi responsabilidad

y de hecho creo que siguen siendo de mi responsabilidad.

Yo siempre he sido una persona muy responsable en mi vida,

quizá exagerada.

Begoña, pero no llores. -No, dejadme que yo desahogue

mis sentimientos.

Pobrecita. -Lo he hecho mal, sí,

pero que ellos me necesitaban un poquito más.

¿Que caerá el peso sobre mí?

Aquí estoy para recibirlo, pero que nadie piense

que tengo favoritismos. El equipo naranja

me está poniendo más piedras en mi mochila para que yo

me sienta todavía más,

más culpable de lo que ya me siento en realidad.

Vamos a ver a Mariona como Bella Durmiente.

Es que no la voy ni a mirar.

(Música clásica)

Qué bien baila la tía.

Preciosa.

Ponte aquí con nosotros.

Muchas gracias.

Te he visto hacer así con la espalda, ¿qué ocurría?

Pues que esta manga está como muy apretada.

Entonces es como que no me permite subir el brazo

y también, como no tengo bragas, pues se me sube también...

el tiro.

Ya, ya lo sé, ya lo sé.

Yo me quiero morir

porque el traje está a medio hacer en todos los sentidos.

Esto no es una manga. Estamos de acuerdo, ¿no?

Sí, totalmente, 100 %.

Y lleva también el maillot porque no hay braguita.

Vamos, porque era, grande no, enorme.

Era algo descomunal.

Me dice un pajarito que te has encontrado alguna sorpresita

en el traje cuando te lo has puesto.

No me digas eso. ¿Qué sorpresita?

Agujas. ¡Agujas!

Es que,

como es la Bella Durmiente, querían que te pincharas

con el huso de la rueca, con la aguja de la rueca.

De lo poquísimo

que puedo decir a favor de esta Bella Durmiente, que debe estar

teniendo una pesadilla en sus sueños,

es, bueno, la cremallera creo que ha sido algo resolutivo.

Como no llegabais, creo que ha sido Brava

la que ha tomado la decisión, ha unido las dos piezas,

por lo menos para poderlo presentar en el maniquí.

Sí. Demasiado ha salido

para lo que podría haber sido.

No hay nadie guiando ni mandando.

Entonces eso en un taller lo que hace es producir un caos.

Es un auténtico drama. Esto es un drama y un caos.

La falda yo creo que es lo mejorcito que tiene el vestido

y luego este tiro lo veo larguísimo.

Es que, si no se le quita lo que le sobra, pues normal.

En vez de reducir el patrón lo habéis agrandado

con los famosos dos centímetros.

No, yo, al revés. Yo quería quitarle más.

De hecho, al patrón inicial

le he quitado por todos los lados.

Yo no he cortado el patrón.

Yo lo que he hecho ha sido estrecharlo.

Lo he querido hacer bien, no lo he hecho bien

y me siento, bueno, me siento responsable.

Equipo naranja, vamos a ver vuestro trabajo ahora.

La Giselle de Marta.

(Música clásica)

Cuéntanos cuál ha sido tu sensación.

Hasta dónde crees que puedes llegar o no

con la prenda que han hecho para ti.

Lo que más me molesta es de pecho, que me cuesta subir

un poco la pierna por detrás porque me tira,

aunque por aquí me queda grande. Y aquí,

que me viene un poco grande también. Entonces me sube y baja.

El tuyo sí tiene braguita.

Sí, el mío sí. Nacho lo ha dejado muy claro,

con este traje no se puede bailar.

Las mangas han quedado anchas.

Vamos, no sé. Dos manos mías.

Ellas necesitan una manga pequeñita para que no se mueva,

que ellas se sientan cómodas y con una goma para que se frunza

y se quede adaptada la manga perfecta.

Y eso no se mueva. Le tira del pecho.

Mira cómo se le van los costadillos.

Por no hablar de la espalda.

Esto está a punto de estallar aquí y luego aquí.

El largo de costura se le ha reventado.

¿Quién ha puesto esta cremallera? Yo.

¿Tú? Pues... Que la puse

a la prisa para que por lo menos se pudiera cerrar el corpiño.

Pues de milagro. Ya.

Por no hablar de... De las famosas puntas.

De los pétalos cosidos a mano.

Ay...

No nos ha dado tiempo de terminarlo.

La parte de abajo ha quedado estupenda, pero la parte de arriba,

que el gran peso lo llevaba yo, no ha estado bien.

Marta, Mariona, en el caso de que lleguéis a la final,

luciréis los diseños originales que habíamos presentado

como ejemplo a los aprendices.

Esperamos veros en la final de "Prodigios".

Muchísimas gracias por vuestra ayuda. Marta, Mariona, gracias.

Equipo verde, equipo naranja,

debéis saber que viendo

los resultados de vuestro trabajo, nos han entrado a los tres

muchas ganas de enviaros a todos a la prueba de expulsión.

Pero no lo vamos a hacer porque no sería justo

para dos de vosotros,

porque han sacado adelante

gran parte del vestido.

Y esos dos aprendices

son...

la Brava

y Xiaona.

Hoy lo habéis hecho muy bien.

Entre las dos habéis cosido la falda de tul

del vestido azul, que no era nada sencilla.

Habéis dado en esta prueba el 300 %.

Brava, ¿tus lágrimas son de emoción, de pena, de enfado?

Ay, yo qué sé.

De emoción por haberte salvado. Es todo,

porque lo he pasado muy mal.

Es una mezcla de sentimientos muy extraña.

Ay, ya era hora de que fuera a barandilla otra vez.

Después de la semana pasada, que tuve un pie más fuera que dentro

desde la primera prueba,

quedarme esta semana un poquito resguardada y recargando pilas

la verdad que no me viene nada mal.

Y estoy muy, muy contenta.

A mí también me gustaría destacar el trabajo de un aprendiz

que, aunque no se libra de la prueba de expulsión,

también ha sido el apagafuegos oficial

de su equipo.

Me refiero a ti, Joshua.

Gracias. Remarcamos tu actitud

y que quiero que sepas que para nosotros eres

el mejor de los que no habéis superado la prueba.

Estoy bien, estoy bastante contento con el trabajo que hemos hecho,

pero los jueces han decidido que vaya expulsión

y lo acato. Y sin ningún problema, voy con ganas.

Nos enfrentamos a este último reto de la noche con sentimientos

muy distintos.

Sufrimos como los que más con la prueba de expulsión,

sabiendo que uno tendrá que abandonar el taller.

Que entren ya los aprendices.

Olé, la Brava. -¡Uy, la Brava!

¡Guau! "¡Ouh, yeah!".

Pero ¡bueno!

Polifacética. A ver, esto

no es mi "look" habitual,

pero hice una apuesta con Laura de que si iba a barandilla,

me iba a tener que dejar vestir por ella,

así que todo esto es obra de ella.

Bienvenidos, aprendices.

Es evidente que no es un buen momento para vosotros.

Estáis en la prueba de expulsión.

Begoña, el tembleque.

¿Estás más tranquila? ¿Has aclarado el temario

con tus compañeros o qué tal está la cosa?

Mejor de lo que me esperaba.

Fue un desastre.

Pero, bueno, lo hice lo mejor que pude

y tampoco me torturo.

Pero me ha quedado claro que dos negocios no voy a llevar.

Muy bien. David.

-No hay que martirizarla. ¿Lo hizo regulín?

Pues sí. Y ya está.

Y bien.

Ella ya ha aprendido sus errores y no quiere llevar dos negocios,

pues que no los lleve. ¿Y tú, Brava,

estás más tranquilita en el balcón?

Hombre, preocupada por todos lo que están abajo, obviamente,

pero estoy muy contenta de que ustedes hayáis visto

el esfuerzo que hice en la prueba.

Empezamos a presentir que podéis llegar a sentiros

en cierta zona de confort, porque ya creéis que sabéis cómo va

"Maestros de la costura".

No tenéis ni idea. Pobres...

Estoy "cagao". Estoy "cagao".

Para que no os acomodéis en esa zona de confort,

va a ocurrir algo que lo va a cambiar todo radicalmente.

Ya me lo imaginaba.

Ay...

Más sorpresas.

Joshua, fuiste el mejor de los peores.

Sí. En este momento

tienes una oportunidad que puede decidir el futuro

de todas las personas que te acompañan y también el tuyo.

¡Hala!

Puedes decidir o salvarte tú de la prueba de expulsión

o salvar a dos de tus compañeros.

¡Ah!

Qué pasada. ¿Qué quieres hacer?

Me ha costado muchísimo estar aquí,

vivo cada semana como si fuera la última

y que me deis la oportunidad de estar una semana más,

la voy a aprovechar. -Muy bien hecho.

Me salvo.

Muy bien.

¡Ah!

(LAURA) Bien hecho.

Colócate aquí, por favor.

Ahí tienes. Muchas gracias.

Bueno, lo podemos decir ya.

Joshua continúa en "Maestros de la costura".

Sin duda alguna,

después de lo que me ha costado estar aquí, me salvo yo.

Una semana más es una semana más de aprendizaje,

una semana de vivencia y de mi sueño, que es estar aquí.

Raquel, estás guapísima.

Me encantan los colores de tu vestido.

Lo he elegido por los colores, entre otras cosas.

Es un Jan Taminiau,

pero, independientemente de que el vestido sea una belleza,

hoy estos colores que veis son importantes.

-A hacer tintes. -¡Hombre!

¡Tintes!

Tenemos una nueva disposición del tablero de juego

y muchas sorpresas

relacionadas con la prueba.

La primera es que vais a tener que coser a medida.

Que entren las modelos.

(Brigitte Bardot "Moi je joue")

¡Guau!

(DAVID) ¡Oh, qué guapa!

# Moi je joue. Moi je joue à joue contre joue.

# Je veux jouer à joue contre vous. Mais vous, le voulez-vous?

# De tout coeur.

# Je veux gagner ce coeur à coeur.

# Vous connaissez mon jeu par coeur. Alors défendez-vous. #

¡Toma, la que me gustaba!

# Je vous le promets.

# J'ai gagné, tant pis see'est bien fait Vous êtes mon jouet. #

A mí me ha tocado la más bonita.

¡Qué guay!

Oh, sí, qué pasa. ¡Es la más guay! ¡Me lo estoy pasando genial!

Ojalá sea así todo el ratito y no cosamos hoy.

A ver, Fran, a ver si eres capaz de decirnos

qué técnica se repite

en los estilismos de todas las modelos.

(FRAN) El estampado de colores.

El coger un nudito...

Fran, mira, para Caprile, seguro

que eso se llama como un desteñido,

pero popularmente esa técnica se conoce como Tai Dai.

Tai Dai, que quiere decir "nudo teñido".

Y además, aprendices,

lo tenéis reciente

porque tuvisteis una "master class" sobre este tema.

Para que los aprendices conocieran la técnica del Tai Dai de manos

de la mejor maestra, los hemos llevado

al emblemático taller de María Calderón.

La gran alquimista del color lleva más de 20 años

trabajando para las mejores compañías

de teatro y directores de cine.

Incluso el mismísimo Ridley Scott la quiere para sus rodajes.

Mira qué mantón de Manila más bonito.

(BRAVA) ¡Quillos, esto es la alquimia pura!

Hola, chicos.

Es un placer que estéis aquí.

Hoy vamos a dar una clase de Tai Dai.

Esperemos que estéis a gusto

y que os sirva para desarrollar vuestra fantasía,

que seguro que es muchísima. -Gracias.

Muchas gracias.

-Mirad, chicos, aquí tenemos una camiseta de algodón y vamos a hacer

raya abajo, círculos pequeñitos

y uno más grande arriba.

Donde estén las gomas

no va a coger el color.

Ahora tenemos agua a 98 grados.

Vamos a poner el humectante para que la camiseta se moje

por todos los sitios igual y no nos quede un tipo de barrado

o cualquier cosa.

¡Oh, qué chulo!

Echamos color. -Qué bonito el azul...

-Y metemos la prenda.

Lo tenemos un cuarto de hora y lo que vamos a hacer

es echarle sal

y lo mantenemos un cuarto de hora.

Mientras más lo mantengáis, más sube el color.

Ahora ya sacamos la prenda...

y va al proceso de lavado.

Jo, es mi color favorito.

-Después de lavar y centrifugar,

así es como nos queda la prenda. -¡Ostras, qué bonita!

¡Ay, qué chulo, la azul como el manto de la Amargura,

me encanta! (TODOS) ¡Oh, hala!

Mira lo que hace, me gusta.

Espero que os haya gustado la clase.

Que sepáis que yo he estado encantadísima de estar aquí.

-Gracias. -A vosotros.

-Me ha encantado, me ha parecido superdivertida.

La creatividad se me disparaba, tantos colores

y tantas mezclas, con el agua, la alquimia...

Muy divertido.

En esa "master class"

habéis trabajado y aprendido de la número 1

en tintes en este país,

que es María Calderón, que además es

nuestra invitada. ¡Guau!

¡Venga!

Bueno, María, te aman, ¿eh?

Menuda respuesta.

Bienvenida al taller de "Maestros de la costura".

¡Bravo! (DAVID) ¡Qué guapa!

Ay, qué ganas

de que estuvieses aquí. Hola, María.

Bienvenida y gracias por venir. -¡Qué guapa!

Es un placer

estar con todos ellos aquí, y con vosotros, ¿eh?

Nos vamos a poner celosos, María. María...,

¿qué hace falta? ¿Qué más necesitamos,

aparte, evidentemente, de la ayuda técnica de las máquinas

para ejecutar un buen Tai Dai?

Mucha imaginación por parte de ellos.

Aparte de la técnica. Pero la técnica

puede ser muy variada

porque lo que tenemos es color

y pliegues. Es un mundo de experimentación,

como lo vais a hacer hoy vosotros.

Aprendices, el reto consta de dos partes.

En la primera,

vais a tener que confeccionar una prenda, y en la segunda parte,

vais a tener que teñirla.

¡Ostras! ¿Entendido?

María, tú y yo, que somos azafatos, vamos al bodegón.

Yo me quedo aquí con María.

Vamos, una, dos y tres.

(MARGA) La prueba en dos partes.

Si yo con una sola ya me vuelvo loca, imagínate con dos.

Me entran ganas de llorar, de salir corriendo.

No sé cómo terminaremos hoy.

Aprendices,

ahí, en el bodegón, tenéis guantes, delantales, patucos...

¿Patucos? ...y también los tintes

para generar el color, el vinagre como mordiente

y, luego, pues todos los elementos que podáis necesitar

para que ese color se imprima en vuestra prenda

de la manera más creativa y más libre posible.

Uy, María, qué intrépida. María se ha cogido el cuaderno.

María se ha emocionado. Ha cogido el cuaderno.

Teníais claro que esta era mi prueba

y encima con la admiración que siento

por María Calderón, o sea, esta es mi oportunidad

para que me dé un huequito en su taller, que es lo que yo quiero,

irme a trabajar con ella. Oye, que hay cola. A la cola.

Hoy lo voy a dar todo para ser la seleccionada de María.

Ella ya lo sabe.

Ay, qué agobio. Que entre

María Escoté en el taller de "Maestros de la costura".

Estoy muy emocionada con la prueba de hoy.

Tener a María Calderón para mí es un regalo.

Es verdad que tiene mucho riesgo,

pero, bueno, estas son las pruebas que más me gustan.

¿Para qué estáis en "Maestros"?

Para aprender... Para aprender.

Pues pocas pruebas os dan la oportunidad

de aprender tanto en tan poco tiempo,

porque en esa primera parte tenéis que bocetar,

tenéis que medir a las modelos, tenéis que acudir al probador

cuando necesites probar a las modelos

y tenéis que terminar vuestra prenda.

Y todo eso tiene que estar hecho en 45 minutos de tiempo.

Pondremos el reloj a cero y arrancará la segunda fase.

Tenéis que coger todo el material que necesitéis,

tintar en agua caliente, utilizar la centrifugadora.

Tenéis que probar en vuestras modelos y presentarnos la prenda.

Uf, qué de cosas.

Y todo eso en otros 45 minutos de tiempo.

Si eso es muy poco.

Y recordad, por favor, que tenéis esto, esto, que son

20 minutos de ayuda de Joshua, de Brava

o de Xiaona en el caso de que os la quieran dar.

¿Todo claro?

Clarísimo.

¿Preparados?

El tiempo para coser comienza

en tres, dos, uno, ahora.

Vale, 44.

Son 90, eres perfecta.

Vale, pues ya está, voy.

Vale, ya estoy.

Ya, si quieres, te puedes ir. Gracias.

Yo cojo este. -¡Uy, qué casualidad, Begoña!

¿Quieres la mitad? -No, ya no.

Bueno, sí, quiero la mitad.

¿A ver este?

Venga, yo me llevo esta misma. Cógete tú la blanca.

¿Dónde están los pantalones?

Mi querida Xiaona, desde la barrera.

Tengo para ti un regalo,

el libro de "Maestros de la costura". Cógelo.

Muchas gracias.

Es un manual imprescindible para que puedas confeccionar

tu propia ropa. Tienes patrones. Qué chulo.

Tienes ideas, tienes todos los consejos que necesites

y además tienes fotos reales que te van a ayudar

para comprender todos los procesos que necesitas para mejorar.

Yo sé que tú vas a saber aprovecharlo.

Sí. Me voy a aprender muchísimo con este seguramente.

Muchas gracias.

¿Y cómo va la tela que has cortado, Begoña?

-Que me he llevado la otra. -¡Eh, eh!

¿Compartimos?

Estaba la tela ahí.

¿Me dejáis un cacho? -No.

Yo quería también, lo he pedido yo. -Pues no queda.

¿No queda? Begoña y yo habíamos quedado en repartirnos una tela.

Pero claro, luego se ha desentendido.

Lo ha dejado. Y luego han arramblado entre Margarita y Laura.

Bueno, he flipado bastante.

Me voy a quedar con esta y si falta que falte, mira.

(BEGOÑA) Que sea lo que Dios quiera.

Creo que he cogido la peor tela.

¿Esta es mi mesa? Ah, sí.

María, explícanos un poco así en líneas generales

qué hay en ese bodegón.

Pues en este bodegón tenemos colorantes ácidos

que nos van a tintar todas las fibras proteicas.

Puede ser la lana,

la seda, los algodones también.

El poliéster no tiñe. El poliéster no tiñe.

El poliéster va por otros caminos.

El poliéster se pinta en máquinas de presión a 130 grados.

O sea que tú puedes hacer la mejor de las selecciones

de estos materiales, pero, una vez más,

si no has elegido adecuadamente el tejido, no te sirve de nada.

No nos va a servir de nada. Nos va a manchar, va a quedar

un poco de resto de color, pero no va a coger el color.

Voy a hacer un vestido en plan anchito

para que le entre por la cabeza

y quede guapísima.

(BRAVA) Vale, la Marga va bien.

Marga es rapidísima.

Contadme desde cuándo tenemos conocimiento de que el hombre

ha teñido los tejidos. Desde Adán y Eva.

Desde Adán y Eva, como yo digo.

A ver, siempre se han utilizado tierras...

Las cenizas, María.

Las cenizas.

Las abejas cuando pasaban con la cochinilla se quedaba prendido

el color. Las hojas aplastadas,

raíces.

Resinas. Jugar con los geranios o...

Es que realmente todo vale.

Si lo aplicas bien...

Ay, me estoy perdiendo todas las cosas que a mí me gustan.

Para hacer los negros son famosos...

El Palo de Campeche es el negro de Felipe II.

Que todo el mundo piensa que Felipe II vestía de negro

por austeridad y por religiosidad,

y todo lo contrario,

era porque era el color más caro del mundo.

Y no lo tenía ninguna corte.

¿Por qué? Solo la corte española.

Porque venía de América. Entonces lo traíamos nosotros

y los únicos que hacíamos el negro

éramos nosotros aquí, en España.

No solo lo traíamos nosotros,

sino que la Corte Española cobraba su comisión.

Cada trocito de Palo de Campeche, la Corona Española, clin, clin.

Sí.

¿Te quieres probar? Venga, pues vete preparando, tía.

¿Cómo se llamaba esta muchacha?

David, al loro con el respeto

con las modelos. Perdón, perdón.

No te quiero oír hablar así.

¿Qué tal vas, Borja? -Mal, malísimo.

No te vengas abajo. -La tela, como sea sintética,

me va a caer la del pulpo cuando tiña.

Y como me habéis quitado un poquito la que yo quería...

David, ¿lo necesitas? Sí.

¿Con quién quieres trabajar? Joshua.

Joshua, ¿quieres trabajar? Sí, sí, claro.

Ven aquí.

Ay, que tú creías que no ibas a hacer la prueba.

No te vengas abajo, venga.

Son 20 minutos para ayudar a David.

A ver si le sacas del apuro. Para allá.

Empiezan ahora.

¿Qué necesitas? -Está ya cortada,

pero no le va. -Vamos a hacer otra cosa.

Relájate, relájate.

Hacemos un cinturón y una faldita de vuelo,

y luego lo tiñes, lo pintas. Relájate.

Venga, hago yo la falda de nuevas

y ya tú te pones a decorarla, toda la movida, pintarla y demás.

Pero déjame a mí ahora. Tú, relájate y yo me encargo.

En el momento que esté, te encargas de pintar.

Encima se transparenta.

Acaba de entrar Joshua y justo ahora se cumplen...

No, por Dios. Sí, ahora quedan

20 minutos para el final de la prueba. Eso significa,

David, Joshua, que estaréis juntos hasta que se cante el tiempo.

¿Me habéis oído?

Sí. Pero ¿por qué lloras?

Porque he cogido mal tejido.

Has cogido mal tejido. Venga, relax.

Lo vamos a sacar.

Relax. Lorenzo, ¿puedes venir, por favor?

A ver, ven aquí.

Que David está pasando un momento malísimo.

No hay que tirar la toalla antes de tiempo, David.

Ya, pero me he bloqueado. -David, no llores.

Venga, David, que eres un tío peleón.

-Venga, David, por Dios. -Eres un tío empoderado.

Ay, me estoy sintiendo inútil. Aquí, en esta prueba,

por supuesto que vamos a valorar la prenda, pero lo importante

es el teñido. ¿Qué necesitamos para teñir?

Una prenda. Y dentro de la prenda,

cuanta más superficie...

Mejor. Pues entonces.

Más pistas no te puedo dar, David.

Céntrate.

Aprovecha que tienes a Joshua.

Vale. Y rápido.

Por favor, rápido todos.

Caprile y Raquel me han dado un chutillo de buena "energy"

y buenos consejos, pero no sé yo, no sé yo, no lo veo, no lo veo.

(JOSHUA) Lo que quiero es dejártela planteada...

¿El qué? -Esto.

Que sí, relaja. Ahora eso se abre más.

Venga, David. -David.

¿O te gusta este? -Ahí.

Ahí, ¿verdad?

(LAURA) Date vida, Borja.

Estoy a tope de "power", tía.

Si me queda ponerle el bolsillo.

Peores pantalones ya he hecho.

¡Voy a probar! -¡Venga, Lauri!

La "panchá" que me estoy metiendo aquí

con lo malo que era yo en gimnasia. Como me vea el profesor...

Te lo voy a abrir de los lados, que tienes un cuerpazo...

Creo que me he equivocado de tela, pero que sea lo que Dios quiera.

A pesar de que me he quedado con la tela que desde un principio quería,

el pánico y el miedo en mi cabeza están funcionando.

Y me están invadiendo, me invaden.

Y cada vez me estoy apagando, empequeñeciendo

y ya empiezo a sentirme mal.

(MARGA) Vanesa...

Qué guapa te voy a poner, verás. -Vale, ahí va Marga.

Marga va muy tranquila. -Sí.

Mira, mete una manita por aquí.

Esta por aquí y esta por aquí.

Mira, ¿te gusta? Qué mono, ¿verdad?

A ver los tintes cómo me quedan.

Hay que hacerle un pespunte aquí para que coja fuerza.

¿Sabes lo que te digo? Pero vamos a probárselo primero.

-¿Cómo vais, compis? -Cosiendo como locas.

-Venga, vamos, vamos, que queda poquito.

Lo que podemos hacer es una cosa.

David está en probadores.

Le hacemos vuelto junto con esto y luego ya te encargas tú.

Hay que cortarlo. -No, no, sí, sí, eso lo cortamos.

Y lo dejamos. -Vale.

Mira los dos.

¿Qué tal vas, David? Ya se te ve otra cara.

Ya está más contento.

Vamos. Vamos, David, venga.

¿Mi modelo, la chica tan guapa?

A ver si te entra, a ver si tenemos suerte y te entra.

Marga, ¿cómo vas, madre? -Estoy muy contenta

porque me ha gustado mucho

cómo le queda a la modelo y eso ya es un punto.

Te queda precioso, nena. Perfecto. Venga, ya estás.

Venga, ánimo que quedan...

Nada y menos. -¿Cuánto?

Tres minutos para terminar.

Venga, chicos. -¿Cómo que tres?

No estoy yo para disgustos.

Tres.

Chantal, ¿me puedes venir un poquito a probar?

Vale, voy a hacer... Voy a hacer mi etiqueta.

A ver si se parece a un corazón.

Uh, esto no parece nada. Toma ya.

Voy a dejar mi prendita para que nadie la vea,

porque yo no quiero que nadie la vea, aquí lista.

He tenido una potra que me ha venido a visitar el maligno.

¿A ver?

Qué mal.

¡Bego, mucho ánimo! -¡Venga, dale!

Es que creo que no me va a teñir.

No tires la toalla. -No sé si va a teñir la tela.

Aprendices, y el tiempo de la primera fase de la prueba

termina en diez,

nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos,

uno. Tiempo.

Ay...

La ayuda de Joshua ha finalizado.

Gracias.

¿Has podido ayudarle?

Sí. -Un montón.

¿Un montón? ¿Estás más tranquilo?

Sí.

Deséame un montón de suerte porque veo el final,

pero no lo veo bien. -Céntrate.

Ya la falda está. -Pues sí.

Adelante. -"Palante".

Pudiera parecer que por un instante nuestros compañeros

de "MasterChef" se han metido en el taller

de "Maestros de la costura", pero no,

porque lo que vais a hacer no es comestible.

Es la segunda fase de esta prueba.

Tenéis que demostrarnos vuestro talento para tintar.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno, a teñir.

"Ium...".

Mira María, qué tranquila. -María, tranquila.

"Hello, hello". Sitio.

Ella va con la calma.

Madre mía, el mercadillo, pisha.

-Yo arramblo con todo.

Una cucharita, "porfa".

Y a mí otra cucharita.

Vamos, David, termómetro. -Los termómetros.

El termómetro...

Parece que vais a cocinar.

(DAVID) Jo, con lo guapa que vengo...

Una, dos, tres, cuatro, cinco, venga.

Bueno, vamos a ver la temperatura.

A 90. Ya se puede meter.

(LAURA) Joer, la Marga, que rápida, la madre que la trajo.

Vamos con el humectante.

Parezco aquí un maga, ¡uh!

¡Ah! -¡Qué guay!

Tío, es que está siendo muy guay. -Son 87, 89,

90...

A operar.

Esto es muy bueno para los poros.

Para mí que esto no tiñe.

Le voy a echar un poquito de azul.

A ver si me sale un moraíto bonito.

Uh, un poquito, un poquito solo.

(BEGOÑA) Voy a echar el tinte.

Voy a hacer un rojo así, pasión,

de corazón, de amor. Rojo pasión escucho.

Begoña, rojo pasión escuchamos.

Sí. -Además, ese es un color fucsia.

Sí, es verdad, porque está quedando así, color chicle.

Fue una clase increíble, porque cuando ha entrado María...

A mí su clase me gustó. Además, su taller, tan casero,

me recordó mucho a mi mayor pasión.

Ya no quiero ser egoísta

en la vida ni... Me gustaría ser buena modista.

No modista a secas.

Una buena modista.

Todo sale bien cuando se hace... Con corazón y con pasión.

Vamos a dejarla, que tiene muy poquito tiempo para el tintado.

Que vaya bien, Begoña. Gracias.

Muchas gracias.

-A ver qué hago yo con las pelotillas que me flotan.

¿Qué tal, María? Bien.

No sé cómo te va a salir mal. Hombre, no.

Claro que sí. Ya sabes, es improvisación.

Tengo una intriga de ver qué hace María...

Para mí que esto no tiñe, nene.

A ver, Margarita, vamos a hablar muy poquito contigo.

Cuéntanos qué estás haciendo.

Hecho una camiseta muy bonita para mi gusto.

¿Puedes sacar la prenda un poco a ver cómo te queda el color?

Es que es licra, no sé si cogerá bien en las otras zonas y tal.

Lo voy a dejar un poquito más. -Acordaos del ácido.

¿Eh? -Acordaos del ácido.

Sí, el vinagre. Ahora se lo echo, "OK".

Antes de enjuagarlo, ¿verdad? Antes de enjuagarlo.

¿No fuiste a la "master class"? Pero yo estaba en segunda fila.

Margarita, suerte. Venga, muchas gracias.

¡Joder, qué bien, tío!

Removedlo mucho, tenéis que removerlo todo el rato.

No coge mucho. -Echa un poquito de azul.

Ya le he echado.

Vamos a ver a Laura.

¡Ay, qué carita!

No sé cómo tomármelo.

Pues imagínate. ¿Que no está cogiendo?

Hombre, a ver, blanco no está. ¿A ver, a ver?

Es que no lo quiero ni sacar, Palomo.

Bueno, enséñanoslo así un poquito, enséñalo.

Como Margarita, un lila.

Un lila, pero bonito. -Pero muy bonito.

A mí me parece.

Porque ha compartido el mismo tejido con Margarita.

-Los que han cogido poliamida tienen un color potente.

Y tú has cogido poliéster.

Todo depende de la tela. Hay tejidos que cogen el color bien.

Otros que no lo cogen nada. Claro.

Y este es de los que no cogen tan bien.

¿Crees que te has equivocado en la elección de tejidos?

Sí, me he equivocado, la verdad, me he equivocado.

Espero... Han pasado diez minutos.

¡Uh! Bueno, pues...

voy a seguir, ¿vale? Muy bien.

Suerte... Muchas gracias.

(DAVID) ¡Venga, vinagre!

Ay, le he echado limón.

Ostras, se ha quedado empoderado, empoderado.

Fran. -Dime.

Cuéntanos qué has hecho, Fran, venga.

Está dando vueltas todavía.

Pues he hecho un vestido playero,

por eso he cogido también las conchitas,

el azul de Marbella, del cielo, de la playa.

Perdón, que voy a... A ver, a ver, que lo vemos.

Azul es. (MARÍA) Azul es, muy azul.

(FRAN) Oye, pues al final la tela va a teñir, ¿eh?

Venga, vamos a ver el resultado de la magia.

De la alquimia, de la alquimia.

Bueno, a ver cuánto aprendisteis.

Mejor profesora no habéis podido tener.

Bueno, y yo estaba en mi salsa.

Hay mucho, mucho "coplerío", mucho "arterío".

Vamos a dejarle porque... que nos sorprenda.

Ay, venga. Gracias, María.

Gracias a ti, Fran. Suerte, que te va a quedar...

Ay, Dios lo quiera, madre.

-Se me ha quedado muy poco, qué raro.

Es el tejido trampa, Marga. -Bueno, pues no pasa nada.

Menos mal que no lo he cogido yo, porque iba de cabeza.

-No sé qué hacer.

La tela de Marga no coge. -Lo he enjuagado

y veo que no tiene mucho contraste entre lo que es la zona teñida

y la zona no teñida, y entonces se me ocurre

poner manchas de color, que también pude quedar superchulo.

La técnica del tinte yo creo que es muy variada

y hay que ir inventando. Voy.

Lo tengo que meter sola. Ay, qué feo.

(MARÍA) Es que mancha un poquito, pero nada más.

Marga, la otra.

Ya, ya, ya.

Es que he hecho un invento.

Ha echado tinte directamente. Qué fuerte.

Pero eso no está permitido.

¡Oh!

Ay, qué rollazo tiene, nene.

Aprendices, 20 minutos

para que termine la prueba.

Se está saliendo el color, se está quedando blanca.

Está blanca.

-Tengo un bajonazo que no me lo creo ni yo,

porque después de que he hecho un vestido

que yo creo que queda superbién hecho,

mi corazoncito atrás,

y yo qué sé, he puesto en práctica todo lo que María

nos había enseñado en su taller,

me he confundido al elegir la tela. (XIAONA) Sigue, venga.

-Tanto llorar y no me va a teñir.

Ay, de verdad, no puedo con ella.

Mucho ánimo, Laura.

Pero no pasa nada. -Ya.

A ver qué sale, Margarita, por Dios.

He cogido complementos de flecos y tachuelas.

A ver si con eso... -Nos metemos junticas, ¿no?

¿Quién es el último? Nosotros vamos a meter a la vez.

Ah, vamos juntos, vale. Venga.

Hala, qué chula, María.

Yo, igual que tú, no ha cogido nada.

¿Cómo que no? Me ha cogido una miajita.

Esa cola de la lavandería,

diez minutos para que termine la prueba.

Qué bonito me ha quedado.

Ay, que me gusta. Ven conmigo un momento.

Que he visto una cosa de Margarita

que no me ha gustado nada.

A ver, Margarita.

¿Qué ha pasado con tu tinte?

Yo he hecho el tinte como nos habían explicado.

Y resulta que como al sacarlo he visto que tenía, para mi gusto,

poco tinte, he decidido, tras enjuagar, darle con el azul

para destacar el azul.

Y le he echado el tinte directamente a la prenda.

¿Tú sabes que al hacer eso podías poner en peligro

las prendas del resto de tus compañeros?

Es que, por ejemplo, si el color no estaba fijado sobre el tejido,

cuando centrifuga, se queda en la centrifugadora y mancha

las partes blancas reservadas de los compañeros.

La ignorancia es muy mala.

Sí, la ignorancia es muy mala,

por no llamarlo de otra manera, Margarita.

Vamos, María. Que te quede bien.

Venga, gracias.

El mío se ha teñido al meter ella el azul, qué pena.

Mi pantalón se ha manchado

al echar el tinte Margarita en la centrifugadora.

El azul se ha quedado en mi pantalón.

Una vez sacada la prenda y lavada, ha echado color encima

y lo ha llevado a centrifugar directamente, sin calor,

sin fijar, sin nada. Entonces, claro,

en la centrifugadora pueden quedar restos de color

porque ha echado que está...,

pues como cuando coges el frasco de color y...

Entonces, para los otros, en partes reservadas de blanco,

se les puede manchar. Lo que yo le dije.

Podría haber perjudicado encima a los demás.

Sí. Pues claro.

Lauri...

-Será lo que tenga que ser. La suerte está echada.

Vamos a ver, ¿no te ha quedado bien?

Hombre, es evidente que no, que esa tela no coge bien.

La tela no tiñe tanto, pero da un color tenue.

Ella cree que lo está haciendo fenomenal.

Este cuento va con otra persona, con ella no va.

Es todo en licra, que es muy raro.

¡Qué maravilla, qué maravilla!

María, corre, que no llegas.

No me pongas nerviosa, Caprile, por favor.

-Venga, rapidito, Borja, vamos que nos vamos.

Aprendices, quedan tres minutos para terminar la prueba.

Daos prisa, por favor.

¿Le puedes abrochar aquí afuera?

Sí, tío. -Es que la muchacha ya está.

María, ¿qué tal? ¿Lo tienes?

Lo tengo. Casi me voy de vacaciones, Raquel.

No sé qué me ha pasado, me he confiado demasiado.

Llévalo, por favor, que lo quieren ver.

¡Bravo ahí!

Creo que ha quedado un estampado bonito.

Quería hacer una prenda sencilla y me va a tocar seguir

en "Maestros de la costura". No me voy de vacaciones.

Venga, vamos.

¡Qué bonito, Fran!

Uy, hasta con las botas cae bien. -¡Me encanta!

Venga, tía. No, Begoña, voy yo, ¿eh?

Ah, vale, vale, pasa, venga.

Y el tiempo de la prueba termina en diez,

nueve, ocho,

siete, seis,

cinco, cuatro,

tres, dos,

uno... Ahí.

Tiempo.

¡Muy bien, chicos!

-¡Muy bien! -¡Muy bien, chicos!

A pesar de lo sufrido, no estoy descontenta, la verdad,

porque mi mayor miedo no es cómo quedará el pantalón,

sino que pensaba que había elegido la peor tela.

Independientemente del veredicto y del resultado de la prueba

de expulsión, os hemos visto por momentos

disfrutar muchísimo..., (DAVID) Sí.

...y eso ha sido gracias a que la mejor de las mejores

ha dejado su cueva mágica para estar en "Maestros de la costura".

Os pido un fuerte aplauso para María.

Gracias, María.

Gracias, María. A vosotros.

-Qué mona.

Así, a primera vista, vuestros trabajos parece que están bien.

No sé si los jueces están contentos.

Comencemos la valoración entonces.

Laura, por favor.

Natalia y Laura.

Háblanos de tu vestido.

¿Estás contenta con el resultado?

(LAURA) Obviamente no.

No era el tejido adecuado para el Tai Dai.

Pero, bueno, le he confeccionado con un vestidito estilo "hippy".

Le he hecho el corazoncito en la espalda, que dice mucho de mí.

¿Corazoncito? ¿Corazoncito? Eso es casquería, Laura.

Un huevo de Pascua, ya. Eso es casquería.

Sí, tiene buena intención,

quizá hoy te hubiera sobrado. Haberlo cortado.

Pero bueno. A ver, Laura.

El tejido está mal elegido y realmente esta no es una prenda

de Tai Dai. Ya lo sé.

Intención sabemos que le has puesto.

Pero así es la vida, Laura. Ya lo sé.

Muchas gracias. A vosotros.

Yo creo que si hoy termino yéndome a mi casa

va a ser por una mala elección, no por mi esfuerzo.

Pero es evidente que no he cumplido con el requisito de la prueba.

O sea que tendré que aceptar lo que el jurado decida.

Fran, por favor.

¿Qué te parece tu vestido?

Uy, yo me puedo dar con un canto en los dientes.

Este sí tiene un buen cerca, comparado con los anteriores.

Incluso le he puesto nombre al vestido. Es un Marbella.

Porque tienen las olas del mar

y aquí está la hora de las 4 de la tarde tomando el sol,

perdón, que te gire, y después el atardecer.

Fran,

tenemos que felicitarte porque este es el mejor trabajo tuyo

que hemos visto hasta ahora. Gracias.

En este reto el azul de tu Virgen ha estado contigo.

Ya era hora que me ayudara.

Tu Virgen ha aparecido. Sí, sí.

Ave María Purisísima.

Sin pecado concebida.

Gracias, Fran. Vamos, Angelina, corazón.

Muchas gracias, madre.

Estoy supercontento con la valoración de María.

Bueno, con los jueces. Y la verdad que estoy que me salgo del pellejo.

¡Estoy muy contento!

Borja y Chantal, por favor. (XIAONA) Es bonito.

Descríbenos tu prenda.

Al principio tenía un poquito de ganas

de hacer un pantalón para que se vea ella para su rutina de deporte,

porque la verdad es que se nota que la chica

hace sus rutinas y sus cosas. ¿Qué pasa?

He tenido la suerte, digamos la suerte de tonto,

porque la que iba a coger, la que han elegido Margarita y Laura,

ha sido justo la que se ha acabado y me ha llevado a elegir esta tela,

que ha teñido bastante bien.

Entones he tenido la suerte del inocente,

del maligno, de lo que queráis.

La suerte ha venido a visitarte.

El azul de la Virgen de Fran se le ha pasado.

Bueno, que no se quite, que no se quite tanto mérito,

que no nos creemos que todo haya sido fruto del azar.

Ay, gracias.

Solo hay una cosa que no entiendo, que son

estos nuditos.

No lo entiendo.

Es para darle un toque más fresco. Ah, eso es un toque más fresco.

Claro, para que corra el aire,

esté fresquita mientras hace sus...

Sus cosas, sus rutinas. Sus rutinas.

Fuera de bromas, Borja, has creado una prenda que está en tendencia

y además está bien teñido y nos demuestra

que has entendido perfectamente la prueba.

Gracias. Gracias, Borja.

Gracias a vosotros.

Ya sea por suerte o porque me he detenido a tocar el tejido

más o menos, pues he encontrado el buen camino y a seguir adelante

y ponerme las pilas y estar ahí, potente, a tope de "power".

Margarita, por favor. Vamos.

Ay, mi madre. Cuéntanos qué es

lo que más te gusta y lo que menos te gusta de tu camiseta.

Bueno, la confección, el diseño y tal, a mí me gusta.

Estaba muy contenta con la tela porque pensaba que era buena.

De hecho he disfrutado muchísimo cosiendo

porque me ha dado muy buenos resultados en la costura,

pero lo que no me gusta, pues el tinte.

Cuando he empezado a teñir,

he sido tan ignorante que pensaba que estaba quedando bien.

Hasta que no lo he sacado y no he sido consciente

y he mirado alrededor y he dicho:

"Ostras, esto no es lo que tenía que quedar".

Obviamente, con la tela te has equivocado por completo,

que no te has dado cuenta, hija,

y que te cuesta a ti verte los fallos

la misma vida. Has estado la prueba...

Tu compañera llorando y tú: "Ja, ¿por qué lloras?".

No sé. Yo no le he dicho... Vamos...

No, no, no. Me da igual. No me he dado ni cuenta

de que lloraba.

No te habrás dado cuenta, pero yo lo he escuchado.

Sinceramente, yo no recuerdo ni haberla visto llorar,

ni que yo me haya reído de ella. Lo hemos escuchado los tres.

Yo no te digo si te ríes o no,

pero acusas a Laura de ser una llorona.

Que lo soy, que siempre lloro.

Madre mía, por favor, cállate, Margarita.

Ahora explícame, que es otra duda existencial que tengo,

por qué has echado el tinte sobre la prenda una vez

que la habías teñido y has visto que no cogía el color.

Ahí sí que te has dado cuenta. Sí, sí, sí.

Y la has metido a la centrifugadora.

¿Te has dado cuenta de que podías fastidiar a tus compañeros?

Bueno, soy tan ignorante que hasta ahí me equivoco.

Tampoco creo que seas tan ignorante, en absoluto.

De verdad, ya no sé cómo me puedo expresar.

Lo siento, de verdad. Muchas gracias y mucha suerte.

Por lo menos lo has disfrutado.

Lo siento, hasta que me he dado cuenta de que he metido la pata.

Tengo claro de que mi top va a estar debajo de una tela negra.

Pero ya no tengo ni idea.

No sé si van a evaluar solamente el tinte

o también la confección, el diseño...

Yo sinceramente estoy contenta, entre comillas, con mi modelo.

David, ¿estás contento con tu falda?

Pues sí, un montón. La verdad.

Primero quería decir dos cosas sobre todo esto.

Muchísimas gracias a Joshua, porque no la podía haber sacado.

Y pedirte disculpas porque te traté como si fueses mi amiga de siempre.

Eso es. Y no la conocía de nada.

Lo siento de veras. Ivetta no es una amiga.

Es una profesional que ha venido a trabajar.

Y estaba un poco nervioso y he dicho que te desnudaras. Y no.

Eso, a tu amiga, sí.

A una chica que no conozco, pues no.

¿Qué prenda crees que hubieses presentado

si no hubieses pedido el imperdible y no viene Joshua?

Ninguna. Ninguna.

Estaba bloqueado y he dicho: "Imperdible".

¿Para qué está el imperdible? Para pedirlo.

Totalmente de acuerdo. Efectivamente.

Vas de expulsión tras expulsión.

Y el imperdible está para eso.

Y a la vista del buen resultado, David,

te tengo que decir que ha merecido la pena.

La mejor prueba es que el estampado es bonito, está bien.

Has visto la luz cuando ha venido Joshua.

Y eso, que aprendas a escuchar, a calmarte, a centrarte.

Nos hace sentirnos orgullosos.

Gracias, David, puedes volver.

A vosotros.

Qué alegría hacer así y ver mi falda preciosa.

Es que no tiene otro adjetivo que ponerle que preciosa.

Está chulísima. Por favor, ¿soy la reina del Tai Dai o cómo va esto?

O sea, qué prendón.

Begoña, por favor.

Te hemos visto a lo largo de la prueba

pasar por distintos estados de ánimo.

¿Ahora cómo estamos?

Tranquila, pero hoy creo que ha sido peor,

porque he dudado mucho de la tela que había cogido.

Muchísimo.

¿Y estas manchas azules? Eso ha sido

cuando la he metido en la centrifugadora.

Claro. ¡Anda!...

Claro. El problema de esto, Margarita,

si puedes venir aquí, por favor, y mirar el pantalón.

Begoña no ha utilizado azul.

¿Cuál es el problema de ese churriagazo

que le has echado a última hora?

Que se queda en la lavadora y que le ha manchado el pantalón

a un compañero tuyo.

Lo siento.

No, hombre, no. -No, lo siento.

Por favor, Margarita, no te sientas mal.

-Me sabe mal que se haya manchado el pantalón de Begoña.

Es la primera vez que hago este sistema y la verdad es

que no tengo ni idea. Si eso va a perjudicar a mis compañeros,

porque no sé si quedan residuos.

Begoña, tú sí que has hecho muy bien

el proceso de teñido y, además,

un rosa entre tanto azul rebelde, pues se agradece.

Te ha quedado muy bien.

Empieza a ver la vida de color de rosa, Begoña.

Respira tranquila. Qué bonito

el color, ¿eh? Y puedes volver a tu sitio.

Muchísimas gracias.

Me ha cogido un poquito de tono el pantalón, pero, bueno,

estoy muy contenta con la valoración. La verdad es que sí.

Paloma, María, Caprile,

¿necesitáis llevaros alguna de las modelos

para analizar las prendas? Nos las vamos a llevar a todas.

Y a los aprendices, mandiles blancos, mandiles negros,

tenéis que esperar el veredicto en el probador.

Cada uno en su lugar, por favor. Ay, vamos para aquí y para allá.

Yo creo que siempre hay un poquito de peligro.

No obstante, en comparación a Margarita o a Laura,

el estampado en sí tiene mucho contraste.

A ellas les ha salido casi sin contraste.

Y voy con una holgura de tranquilidad

bastante grande en comparación a otras pruebas.

Borja hoy ha hecho una prueba bastante decente.

Me encantaría verte a ti con él, me encantaría ver a David,

a Raquel con él puesto. ¿Y a mí no?

A ti y a mí no sé si nos favorecería demasiado.

No por nada, porque no es nuestro estilo de prenda.

Y la falda a David le ha quedado monísima.

Ha metido color y la verdad es que yo estoy contento.

¿Para qué está el imperdible? Para usarlo.

Cuando has pedido disculpas... -Claro.

Aquí está el de Fran, que es un estampado con mucho sentido.

Y Begoña, pues son una pena

estos manchurrones de Margarita, que no tienen justificación.

Está más tranquila hoy.

No, hoy lo que he tenido es la sensación de que no me iba a teñir

porque estaba dudando por el tejido.

Pues aquí está el caos.

Evidentemente, la mala selección del tejido

en una prueba como la de hoy. Es una pena que hayan tenido

la mala suerte de no saber escoger,

porque hoy era decisivo. Absolutamente.

Tengo que deciros, compañeros,

que, si por mí fuese, hoy se expulsaban a las dos.

En cuanto he visto que todos hacían así y tenían color,

digo: "El tejido no va a coger". Porque es que era sintético.

Aprendices, es la hora, vamos.

Suerte. -Gracias, gracias.

-Suerte. -La voy a necesitar.

Gracias.

¡Uy!

Borja, por favor.

Hemos querido poner tu "short" aquí

para destacar tu buen trabajo de hoy.

Este es el único camino

que hay, Borja, así que por favor sigue así.

Jo, muchísimas gracias.

Vuelve a tu puesto, Borja. ¡Gracias!

¡Ay, qué bien!

Laura, por favor, acércate.

Laura, la elección del tejido

ha hecho que tu prenda no parezca Tai Dai.

En cuanto he empezado a trabajar con él, o sea, desde el minuto 3,

sabía que no iba a obtener el resultado.

Pues de acuerdo, Laura, entonces reconocemos esa buena voluntad

que has tenido desde el principio y esa humildad en reconocer

que tu tejido era malo y no estaba funcionando.

Y eso para nosotros es de admirar.

Muchas gracias.

Laura, ven.

Colócate aquí.

Margarita, por favor.

Margarita, no atendiste en la clase magistral

que os dio María Calderón.

Y eso se refleja en tu prenda.

Has puesto en la secadora la prenda

y en la centrifugadora con el tinte así, al buen tuntún,

sin aclararlo, sin fijar lo que tenías en mordiente,

así, porque pensabas, pensaba...,

y no has pensado en tus compañeros, que venían detrás.

¿Quieres decirnos algo?

Yo la única actitud que he visto es que he sido feliz

sin ser consciente

de que lo estaba haciendo mal.

Pues a lo mejor...,

no sé, soy tonta,

pero de verdad me da muchísima pena que ustedes tengan

esa imagen de mí, porque realmente es que no es verdad.

A mí me da mucha pena porque creo que en ningún caso

es mi intención ni creo

que... Verás, no sé.

No sé, Margarita,

creo que puedes llegar a ser una buena profesional.

Si estamos esperando los tres que nos lo demuestres.

Margarita, acompáñanos, por favor.

(SUSPIRA)

Margarita, Laura...,

el nombre del aprendiz que abandona

"Maestros de la costura" es...

Margarita.

No pasa nada.

Hombre, me esperaba la expulsión después de la valoración

tan negativa que me han hecho.

Tenía la esperanza de que me dieran una oportunidad.

Ellos han valorado más el tema de uy, pobrecita,

humilde y tal, y no esta, que mira ella qué feliz es con su top.

¿Ya respiras?

Enhorabuena. -A ver, no voy a negar

que estoy supercontentísima por mí,

porque creo que he evolucionado mucho desde que llegué,

pero yo veo a Marga igual que yo, que tenemos

mucho temperamento y a veces se nos va un poco la fuerza por la boca,

pero me quedo con que ha sido

muy buena compañera y me ha enseñado muchísimo, la verdad.

Tienes que seguir aprendiendo, Laura, porque...

continúas en "Maestros de la costura".

Muchas gracias. Muchísimas gracias.

No me lo creo. Estoy en una nube.

Me da muchísima pena por ella, pero yo he venido a hacer mi concurso

y estoy encantadísima de la vida

de seguir aquí, en el programa, aprendiendo.

Bueno, Margarita.

Ya lo has dicho todo, creo.

Sí. No sé si les quieres decir

algo más. Si quieres aprovechar este momento...

Pues nada, que ha sido un placer, sinceramente.

He aprendido mucho.

Estoy acostumbrada a perder y me llevo lo que he aprendido.

Yo, sinceramente, me voy contenta.

Soy tan tonta que me voy contenta.

No lo puedo creer.

Nosotros te deseamos muchísima suerte.

Te voy a acompañar a tu puesto de costura.

Qué inesperado es decirte adiós, Margarita.

Bueno, pues no, tarde o temprano tenía que llegar.

Entra a tu puesto de costura.

Déjame por favor el mandil y coge esa máquina de coser

para seguir avanzando,

que, si sigues a este ritmo, será para hacer maravillas.

Margarita abandona el taller de "Maestros de la costura".

Me alegro.

Me voy recordando el primer momento cuando llegué y dije: "Guau,

estoy aquí, después de haberlo visto en la tele".

"Maestros de la costura" ha supuesto para mí una experiencia

bastante buena, pero, bueno, con la penilla esa

de que creo que no me han llegado a conocer bien.

Begoña...,

tienes un disgusto terrible.

Trabaja mucho, es muy trabajadora.

Tengo los pelos de punta. -Creo que me voy a desmayar.

Hay que reponerse. Cada día, en cada prueba de expulsión,

todos sufrimos la marcha de cada uno de los aprendices,

pero también nos quedamos con la tranquilidad de que os lleváis

una experiencia inolvidable

y, quién sabe, ojalá un empujón decisivo hacia el éxito.

En la costura, como en la vida, no hay secretos.

No los hay. El único secreto es trabajar, trabajar y trabajar.

Por eso espero que estéis practicando en casa.

Os veo la semana que viene.

Coser y cantar todo es empezar.

Es el momento de la repesca de "Maestros de la costura".

Ahora comienza el período de superación.

Ay, mi madre.

Os pido que intercambiéis todos los materiales que tengáis.

¡Toma! -Me va a dar un infarto.

¡Ah!

Un fuerte aplauso para Ona Carbonell.

Bienvenidos a la sede de la oenegé Humana.

-Que vamos a hacer una falda... -Que vamos, que vamos.

A mí me deja la mierda y ella se cuelga la medallita.

¡A ver, me tenéis harto!

Vais a ver al Borja que nadie quiere ver.

¡Lleva una aguja!

-¡Ah!

Esperamos que os salgan chispas de la cabeza.

¿Qué va a pasar aquí? -¡"Of"!

¿"Of"? ¡Guau!

Pues ya está todo dicho.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Maestros de la costura 3 - Programa 4

17 feb 2020

El diseñador de moda Juan Duyos les acercará el universo de Manuel Piña. El reto será confeccionar, por parejas, una capa al estilo Piña. Amparito, finalista de la pasada edición, trabajará con un aprendiz. En el auditorio del Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid el coreógrafo y jurado de 'Prodigios' Nacho Duato les encargará confeccionar el vestuario de dos de los bailarines del talent show de música clásica. Para salvarse de la eliminación, se enfrentarán al color con la técnica de teñir tie-dye. María Calderón, conocida como la "alquimista del color", orientará a los mandiles negros en esta prueba. Primero, tendrán que confeccionar una prenda hippie, que después teñirán siguiendo sus consejos.

ver más sobre "Maestros de la costura 3 - Programa 4" ver menos sobre "Maestros de la costura 3 - Programa 4"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 166 programas de Maestros de la costura 3

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios