Lazos de sangre La 1

Lazos de sangre

Miércoles a las 22:05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5620662
No recomendado para menores de 12 años Lazos de sangre - T3 - Los Valenzuela - ver ahora
Transcripción completa

Abandonó su carrera para casarse y cuidar de su hija.

"Culpa de tu padre, que no me dejó seguir".

Él era muy machista.

Les voy a echar mucho de menos.

"Ay, aquí esto no estoy de acuerdo".

Hoy resulta pues bastante chocante. Entonces no sorprendió en absoluto.

A mí me estremece.

Pero los lazos que forjó con el público

junto a Joaquín Prat son eternos.

(CANTAN) # Aquí está Laura con Joaquín.#

Pensaban que eran pareja dentro y fuera del trabajo.

El peor... de los peores momentos

ha sido la pérdida de compañero de televisión, ¿no?

Un compañero sensacional.

(CANTAN) # "Galas del Sábado" es así.#

Madre e hija padecieron una dura enfermedad

de la que por primera vez hablan sus íntimos amigos.

Subió el médico y nos dijo a todos que era malo.

Buf...

Mi madre se desmayó. Y fue un momento pues... pues duro.

Me diagnosticaron el cáncer y yo dije: "¿Qué hay que hacer?".

La verdad es que no lo he contado nunca.

Lara se sincera como nunca en "Lazos de sangre".

Te quedan unos pequeños efectos secundarios,

una cicatriz enorme que me llega hasta aquí.

Todas esas experiencias son las que al final te fortalecen.

Una superviviente en busca de la magia del amor.

Ha habido sus momentos malos, y malísimos,

y que lo he querido matar.

Al final era más dañino que beneficioso para nadie, ¿no?

Que nos confiesa su mayor anhelo.

Me encantaría que apareciera mi alma gemela.

(CANTA)

Hablar de la saga Valenzuela-Dibildos

es recordar el inicio de televisión en España.

Un 28 de octubre de 1.956 se inauguró oficialmente TVE.

Es volver al número 75 del Paseo de la Habana de Madrid,

el lugar en el que Laura fue pionera de la pequeña pantalla.

Empecé en la Avenida de la Habana el años 56.

Estamos en la primera fase de "Canción 71", programa concurso.

Nuestro objetivo es una canción.

Hoy ya no existen aquellos primeros estudios,

pero la sonrisa de la presentadora

que ha llevado música, baile, felicidad a nuestras casas,

pervive en la memoria de todos.

Una mujer que, en la vida, ha ganado la batalla

a la enfermedad y se ha desvivido por su familia.

Sus lazos de sangre se perpetúan a través de su hija, Lara Dibildos,

testigo desde la cuna del amor de su madre por la televisión.

Lo que más feliz le ha hecho en la vida es la televisión.

Ha sido su vida, donde ella más ha disfrutado.

Ha trabajado horas y horas, y le daba igual, no tenía fin nunca.

Bien, y aquí estamos, en el Teatro Real.

(LARA) Pero ella nació con ese don.

Mi madre me ha parecido tanto una de las mujeres

más elegantes, más guapa, más...

pero sobre todo lo importante, más querida por todo el público.

En privado, recibe el cariño de los suyos

y el público la tiene presente en el recuerdo.

Tras nueve décadas repletas de emociones Valenzuela

ha elegido apartarse del foco mediático.

Me dice: "Es que yo ahora ya soy abuela.

Yo ya he trabajado mucho, he hecho muchas cosas en la vida

y yo, ahora, lo que quiero es estar tranquila

y a las 21:00 meterme en la cama y no tener que ir a ningún evento".

¿Se ha hecho balance de tu vida?

No. -¿Por qué?

No, porque las cosas han pasado.

Y cuando pasan, pasan y se ha acabado.

No, yo vivo al día.

Y, sobre todo, vivo al día viendo a mi hija y a mis nietos crecer.

El éxito de mi madre siempre fue que ella era la misma

en la tele que en casa, y que en la calle.

O sea, ella no tenía un personaje hecho para presentar ni para nada.

Es igual que la veis en la tele.

transmite felicidad y donde está siempre es bonito estar con ella.

Bienvenidos a "Canción 71".

Bienve... -¡Valenzuela! ¡Ay, Valenzuela!

Ay, qué maja está hoy, Valenzuela. -Hola, hola.

Anda, otro trajecico nuevo hoy. -Sí, sí.

Tan guapa, con esos vestidos en televisión, hablando tan bien.

Televisión Española saluda desde el Teatro Real...

Parece que las mujeres no hemos hecho nada durante la historia,

no hemos contribuido a crear y a hacer historia.

Laura hizo historia, ¿no?

Y contribuyó a que se hiciera historia.

Ese ha sido mi profesión, la que más he querido

y con la que más he sufrido también.

Enseguida todo el mundo la acogió

y fue una especie de novia de España.

Consiguió ser muy querida por la gente.

Cuando iba con mi madre yo no podía llegar nunca a casa a la hora.

La paraba tanta gente.

Yo no sé cuántos autógrafos la vi escribir.

Todos. Hasta cuando hacía frío y no funcionaban los bolis

recuerdo que le daba vaho para poder escribir.

(JOAQUÍN PRATS RUGE) Y un trampolín es un número visual,

pero él ha conseguido un gran número de altas variedades.

(GRITA)

Mi padre y Laura Valenzuela todo el mundo los recuerda como...

como una pareja televisiva que casi traspasaba la pantalla.

(Risas)

Se comía la cámara. Creo que la llamaban "Telebombón".

He tenido la suerte que... Espero, espero, que caía bien.

A la gente le resultaba agradable y más o menos simpática.

Y eso es como el 90%, fíjate, importantísimo.

Este coche, el 1430, está especialmente concebido

para el selecto público español de hoy.

El mayor admirador de la mujer que era novia de España

resultó ser un reconocido productor y guionista de cine,

José Luis Dibildos, con él Laura acaba casándose

y decide dedicarse a criar a su hija.

La televisión continúa y yo quiero decirles

que aunque he tenido grandes satisfacciones,

ahora tengo una maravillosa, una satisfacción enorme

que tiene cinco años y se llama Lara.

Cuando yo nací ella tuvo un parón. O sea, ella realmente...

Cuando se casó con mi padre, más bien.

De repente un día me dijo: "¿Nos casamos?

Pero con una condición, tienes que dejar de trabajar".

"Lazos de Sangre" descubre a la mejor amiga de Laura Valenzuela,

la viuda del genial dibujante Antonio Mingote.

Ella es la mujer que conoce de primera mano

todas las vivencias del matrimonio Valenzuela-Dibildos

y por qué Laura en la cima del éxito abandona su profesión.

Soy la madrina de Lara

y el vínculo viene antes de nacer Lara.

Isa es mi madrina y siempre fueron íntimos amigos, ¿no?

En aquella época no hizo nada porque José Luis no quería.

Se dedicó solo a Lara.

José Luis no quería que fuera actriz ni hiciera nada.

Dije que sí, claro, que ya está lo dejaba. Y lo dejé.

Cómo eran los hombres antes, ¿eh?

Mi padre dijo: "Nos casamos, pero con la condición..."

Y fue así, ¿eh? Y mira que yo quiero y admiro

a mi padre muchísimo, pero creo que es en lo único que digo:

"Ay, aquí esto no estoy de acuerdo."

Laurita se nos va.

Se nos va porque va a contraer matrimonio dentro de pocos días.

Solo nos queda decirle sencilla y llanamente:

"Laurita, enhorabuena y que seas muy feliz".

Muchas gracias. Gracias.

Entre nosotras ella siempre me lo dice así:

"Culpa de tu padre, que no me dejó seguir".

Pero sí es cierto que lo dice de broma,

porque ella de verdad que quería criarme y quería tener

todo el tiempo del mundo, también porque cuando ella

estaba en televisión eran horas y horas de trabajo.

Pero tú echas de menos tu profesión.

Eso está clarísimo, Laura. -Al principio no.

No la echaba de menos porque tenía una casa.

También venía yo al mundo y como no fue una madre jovencita...

Cuando nació Lara, Laura tenía...

Tiene un año menos que yo... tenía 42 años Laura.

De repente vino Lara y te cambia todo.

Pues pensó que quería tener todo el tiempo para criarme.

Y así lo hizo.

Y según ella nunca se ha arrepentido.

Espero que sea así.

Que Laura Valenzuela en el año 71,

que llevaba ya 15 años en la televisión,

se retirara porque me voy a casar a mí me estremece.

Laura Valenzuela les desean una maravillosa semana.

Hasta el sábado y muy buenas noches.

Y muchas gracias. Hasta el sábado.

Y ella se retira, lo acepta, lo cuenta con naturalidad.

Cuando nos casamos José Luis y yo hicimos un pacto,

y es que yo no trabajaría más.

En casa sí, quiere que trabaje y todo lo que pueda,

pero fuera de casa no.

Hoy, bueno, pues resulta bastante chocante.

Entonces no sorprendió en absoluto.

Y nuestro pequeño conjunto rítmico.

¡One, two... one, two, three, four!

(Música)

Lo que hubiera sorprendido hubiera sido, y era,

lo contrario, ¿no? Y entonces la perspectiva

hay que ponerlo en el momento histórico en el que eso sucedió.

¿Echas de menos la televisión, tu televisión?

No sé, sería absurdo que dijese que no la echaba un poco de menos.

La clásica pregunta. ¿Volverías? ¿Te gustaría volver?

Yo como soy una mujer liberada y soy dueña de mis actos...

le pregunto a José Luis si me deja y si me dice que sí pues vuelvo.

Podía parecer que si no estabas pendiente y no estabas en casa

con tus hijos pues no iban a crecer y se iban a educar igual, ¿no?

Gracias a Dios yo creo que en eso hemos mejorado mucho.

¡Por fin! ¡Cuánto tiempo esperando este momento!

Las mujeres no saben; las jóvenes, las mayores sí;

que no podían abrir una cuenta corriente durante el franquismo

si no lo autorizaba su padre o el marido, lo cual es increíble.

Yo cuando veo un programa y os veo a vosotras

que lo hacéis muy bien. -Gracias en nombre de todas.

Me dais envidia, pero no envidia sana.

De la peor. -No, de esa envidia verde, de esa.

(JESÚS MARIÑAS) Él era muy machista.

Y casi aseguro que la hubiese preferido en casa

en torno a la mesa camilla y con el brasero en los pies.

Pobrecillo, qué va a decir. Buenas tardes, José Luis.

No te ha dejado decir ni hola. -Pasa siempre, en casa también.

¿En casa también? -Sí.

Creo que él quedó prendado de ella nada más conocerla,

porque era no un bombón, sino una mujer muy interesante.

Mi padre me habló de ella. Sí, la había visto en televisión.

Entonces yo la conocía y la contraté.

Ella había estudiado mecanografía y no sé qué problema

que no estaba la secretaria o algo así.

Y entonces mi padre dijo:

"Bueno, pues nada, Laura, vuelve el lunes y ya..."

Y mi madre dijo: "De eso nada, a ver si el lunes

no me va a hacer el contrato, va a cambiar de opinión".

Y dijo: "No, no, dame la máquina de escribir".

Que ella sabía escribir a máquina. Entonces ella se prestaba a todos.

Y la contrató para trece películas. Y entonces mi madre siempre decía

que era un tacaño, que pagaba fatal.

Y siempre decía: "Bueno, paga fatal,

pero luego hizo un contrato de por vida

que ese ha sido para siempre, que es el del matrimonio".

¿Y cuando viste a José Luis dijiste: "Este hombre me gusta"?

¿Fue flechazo?

Bueno, no, fue poquito a poco.

Ese tándem de él como productor y ella como actriz

pues ha funcionado muy muy bien.

Ella decía que prefería la tele a su paso por el cine.

Y yo creo que ella lo ha hecho muy bien en el cine.

(CANTA) # El mar está fresquíbilis, fresquíbilis, fresquíbilis.#

# Y da mucho gustíbilis, gustíbilis nadar.#

# Y se sabe el truquíbili, truquíbili, truquíbili,#

# el truco tan sencillo de flotar.#

Con Laura y yo estamos todo el rato riéndonos y recordando cosas.

Cantando "La mar es fresquíbilis".

En su cumple lo cantamos entre nosotras, claro,

haciendo un poco el gamberro.

(CANTA) # Y da la sensación de acariciar.#

"Españolas en París". Ella siempre estaba orgullosa

de la última pelo que había hecho.

Debuta Ana Belén jovencísima.

(PELÍCULA) Casi no te conozco.

Vaya con la cría, qué guapa estás.

(LARA) El día que terminó la última película,

que fue "Españolas en París", y además en la que más premios

le han dado como actriz, ese día dijo:

"Se acabó, ni una película más".

Y dijo: "Venga, esta ya es la última y lo termino".

Hola, Francisca. -Hola.

Hay que estar morena por lo que pueda pasar.

(CANTA) # Una trucha y un salmón, una trucha y un salmón...#

Laura Valenzuela se retira del cine, abandona la televisión,

lo deja todo por un hombre con el que lleva

trece años de noviazgo.

(CANTA) # Me gusta vivir la vida, pues mi actitud es muy buena.#

(CANTA) # En cambio, tú estás de un débil que causa pena.#

Salían juntos, eran novios.

Eran pareja, pero no oficial, ni vivían juntos ni nada.

(CANTAN) # Nuestras peleas no tienen fin,#

# pues yo disfruto gastando y tú ahorrando en un calcetín.#

En aquella época estar conviviendo con un señor que no era tu marido

era como para salir en el Boletín Oficial del Estado, ¿no?

No había quien lo casara.

(CANTA) # Aunque parezca chocante resulta que nos queremos,#

# mas reconoce que en nada nos parecemos.#

José Luis era un niño muy mimado.

Su madre era estupenda, de una familia estupenda,

un poco ahora diríamos ñoñas. Comiendo era un niño mimado.

Laura la pobre lo tenía que limpiar el lenguado, le tenía que...

"Toma el plato". Le quitaba las espinas, de todo.

(CANTA) # Una trucha y un salmón

# solamente se parecen # si los ves de refilón.

# Una trucha y un salmón, # una trucha y un salmón... #

(Aplausos)

Isabel, la mejor amiga, revela la verdadera razón

por la que la pareja tardó tanto en casarse.

Laura tenía paciencia y no le presionaba.

Que fue morir la madre de José Luis

y dijo: "Bueno, pues nos casamos y vivimos juntos".

Porque José Luis vivía con su madre.

De todas formas fue un matrimonio muy meditado,

porque estuvimos trece años de novios.

Muchos te hubieran dicho que sí al segundo día. ¿Eh, Laura?

"Nos casamos ya". -Sí, pero yo quería casarme con él.

Lo que pasa es que hay que prepararse psicológicamente

para el matrimonio, claro.

Yo siempre he sido un amante de la libertad, y claro...

Mis padres cuando decidieron casarse fue todo muy rápido.

Desde que mi padre le pidió matrimonio lo hizo en nada,

en quince días lo organizó todo.

Y el único sitio que encontró fue en Illescas,

que creo que además ahí se había casado Julio Iglesias

un mes antes o una cosa así.

(LAURA) Nos casamos en Illescas, en la provincia de Toledo.

(ISABEL) Laura iba... era una novia muy atípica.

Era en marzo y hacía frío, pero no tanto.

Llevaba un abrigo blanco de visón hasta los pies.

(PARADAS) ¿Pero notas muy incompatible

la libertad y el matrimonio, José Luis?

Hombre... mucho no.

Mucho no.

Laura nació el 28 de septiembre.

Podemos decir que Laura fue sietemesina.

Bueno, fue un embarazo complicado.

Laura Valenzuela se casó con 40 años.

Y entonces, claro, ya era un poquito de riesgo.

No se despidió porque, claro, estaba embarazada.

A Lara la encargaron en mi casa.

Porque vivieron en mi casa antes de casarse.

El matrimonio tiene una única hija,

una pequeña que nunca llegaría a acostumbrarse a jugar sola.

Yo era hija única. Entonces yo todas las navidades

lo que le pedía a los Reyes Magos y a Papá Noel era un hermano.

Y no había manera.

El jinete Álvaro Muñoz Escassi conoce ese vacío de Lara

de no haber disfrutado de familia numerosa.

Al final Lara está sola,

en el sentido de que no tiene hermanos.

Fue su pareja y es padre de su hijo pequeño Álvaro.

Y por la amistad que nos une y el cariño que nos tenemos,

y luego que son familia, tenemos un hijo en común,

lo he vivido muy de cerca.

Me gustaría tener más hijos.

Al no ser posible, porque Lara nació con dificultades,

ella asumió perfectamente los límites que tenía.

Mi madre me dice que sí,

que lo intentaron pero no... no llegaron más.

¿Te hubiera gustado tener más hijos?

Sí, pero no vinieron.

(MARIÑAS) Lo que no puede ser es imposible, eso lo sabemos todos.

Y ella fue la primera, o una de las primeras en...

en asumirlo y en aceptarlo.

(Música)

A pesar de la soledad de vivir sin hermanos, Lara crece feliz;

una infancia dichosa que se interrumpe cuando apenas

sale de la adolescencia, cuando apenas ha empezado a vivir.

(Música)

La enfermedad se ceba con ella en el tránsito a la edad adulta.

Ahora, recobra el coraje para contar a "Lazos de sangre"

lo que nunca había contado acerca de su época más difícil.

La verdad, no lo he contado nunca, tuve un cáncer papilar de tiroides.

Esto me pasó con 19 años y...

La verdad, ya dejé de preguntarme el porqué.

Fueron momentos duros, yo era muy jovencita,

tuve que madurar... como un rayo.

Con los problemas de los hijos,

aunque sea un catarro, simplemente, ya lo pasas fatal.

Fue duro, fueron muchas operaciones,

las primeras fueron en España,

sobre todo, mis padres estaban desesperados.

Subió el médico y nos dijo a todos que era malo,

fue como... "uf...". Y, luego, la llevaron a Houston.

Estábamos tan lejos de casa, tan lejos...

Sin amigos, sin familia, en unos sitios enormes y...

En un idioma que no era el nuestro.

(PERIODISTA) ¿Uno lo vive peor cuando le toca a su hijo

o cuando a ti te dicen que tienes cáncer?

Sin duda alguna, cuando le toca a mi hija.

Me tenían que dar un diagnóstico, en una sala,

y teníamos una intérprete. Fue tan duro, tan duro,

que yo, en ese momento, yo lo entendí en inglés,

y quería decirle a la traductora, pararla,

para que no se lo tradujera a mi madre,

porque, en ese momento, la miraba y...

Fui a decirle que no, cambiarle de tema o cortarla,

y me quedé muda, no pude hablar, la única vez que me ha pasado;

yo lo intentaba, tenía angustia de querer hablar,

pero me quedé en "shock", o como fuera, no lo sé lo que es;

así que, la traductora se lo tradujo

y, lógicamente, pues, mi madre se desmayó.

Fue un momento, pues... duro.

Ha sido una época difícil, pero se ha superado todo.

Mi padre se tuvo que quedar trabajando en España.

Estar con un teléfono a tanta distancia,

con tanta diferencia horaria, para enterarte de cómo iba todo,

sé que para mi padre fue durísimo, pero la que estuvo fue mi madre;

lógicamente, fue igual de duro o más,

porque es la que tuvo que tomar decisiones sola,

sin saber si se equivocaba, si no se equivocaba o...

Doy gracias a Dios, porque ya ha pasado todo, ya todo;

no hay que pensar en nada, porque ya ha pasado todo.

(Música)

Durante mucho tiempo, no me ha salido contarlo,

pero, bueno, no importa, si creo que puede ayudar a gente,

que creo que sí, mucha gente me escribe;

yo intento contestar a todos, son muchas dudas, mucho miedo.

(Música)

Enrique Monereo es un cirujano que a mí me ayudó muchísimo y...

Me cosió el cuello varias veces, porque lo tenía complicado,

para que no me acomplejara, ¿no?

Es una cicatriz que me llega hasta aquí.

Esto te lo digo, porque... bueno...

Porque no pasa nada, que lo importante es estar aquí.

(Música)

(ARANTXA) Son mujeres...

Aparentemente, sobre todo, Lara, aparentemente, frágil,

pero es, tremendamente, fuerte y segura.

Quizá, todas esas experiencias son las que te fortalecen, ¿no?

Dentro de esos momento horribles hay esperanza,

porque, luego, hay soluciones y hay tratamientos;

y yo estoy aquí, con...con dos hijos

y sintiéndome bien con mis cosas,

con una cicatriz enorme, que no me importa nada.

Normalmente, de este lado no me pongo nunca y me he callado,

porque he dicho: "Lo tengo que superar".

A veces, lloraba porque decía: "Mamá, cuando sea mayor,

cuando me case no voy a poder tener niños",

y yo le decía: "No te preocupes, hija".

Tiene uno que mide 1,84 cm y el pequeño que es... madre mía.

Sé que no sería quien soy ahora si no me hubiera pasado aquello,

me cambió, absolutamente, la vida, la forma de pensar, la de sentir...

Porque... disfruto mucho la vida.

(Música)

Durante la enfermedad, Lara mantiene una relación

con el torero Rafi Camino, un sonado romance

que acaba poco después. Fueron pareja de portada,

pero el noviazgo significó más de lo que reflejaban las revistas.

Fue un gran apoyo, era mi novio entonces,

fue un apoyo grandísimo, él y su familia.

(LAURA) Rafa es un chico fenomenal, se ha portado de maravilla,

ha acompañado a mi hija, en los momentos más difíciles

ha estado con ella, y eso se lo agradeceré siempre.

Estuvo porque coincidió que tenía corridas de toros en México,

muy cerquita de Houston, donde yo estaba.

Lara lo ha pasado supermal por toda la enfermedad,

sobre todo, por la de su madre, más que por la de ella.

Hace cinco años, hace cinco años me detectaron un cáncer de mama,

me operaron y... tuve suerte.

Hace unos años fui yo la que era la paciente,

luego, pasan los años y resulta que ella tiene un cáncer de mama.

Laura lo pasó, también, mal, pero superó el cáncer muy bien.

Yo me fui con ella, a acompañarla;

era la misma situación, pero al revés;

yo decía: "Dios mío", porque yo ya era madre;

entre que era madre y que estaba viviendo

lo que era acompañar a mi madre, que estaba enferma,

entendí el horror que había pasado ella.

Cuando me lo diagnosticaron dije: "¿Qué debo hacer? Manos a la obra".

Manos a la obra fue que me dieron quimio, radio...

Se lo tomaba a broma, con un sentido del humor...

Un día llegó, entro en casa, me cogí una mano y me dejó... "uf".

Me cogió una mano, hizo así y me puso un puñado de pelo.

Que ya se le estaba cayendo, por la quimio.

Me quedé... y le dije: "Laura...", y se empezó a reír.

Está ahí dormido, ¿eh? -¡Ay, Dios mío!

Sí, está dormido hace cinco años, pero como se despierte

le doy con la escoba, con la quimio con radio y con la cómoda.

Te lo cuento. Fíjate, tampoco lo he contado nunca.

Yo me empeñaba en que mi madre se comprara un sujetador,

que me había gustado mucho y me quedaba muy bien;

un día me dijo que se lo compró y que el aro que llevaba,

resulta que el aro le empezó a molestar.

Me dijo: "No sé qué me pasa, pero el sujetador me duele,

me molesta, tiene algo raro, que no sé qué le pasa".

Entonces, a raíz de ahí, se notó algo,

empezó a mirarse y se notó un bulto.

Ahí empezó a ir a los médicos, a hacerse análisis, pruebas

y a enterarse de que era un cáncer muy agresivo,

pero se había pillado a tiempo. Fíjate, gracias a un sujetador.

(Música)

Laura Valenzuela, una superviviente de la enfermedad,

y todo un referente televisivo.

Su nombre es familiar para todos los espectadores;

sin embargo, en su partida de nacimiento

figura otro muy distinto, Rocío Espinosa,

una niña que nace en Sevilla en 1931.

Mi madre se llama Rocío Laura,

nació en La Macarena y se bautizó en Triana.

Estuve dos años nada más, en Sevilla,

porque toda mi familia se vino a Madrid.

Una mujer que decían que tenía visiones

le agarró la mano y le dijo: "Esta niña va a acabar hablando

para muchísima gente y la van a querer mucho".

Tus padres te pusieron a estudiar idiomas y Secretariado.

Y otra que yo odiaba, que era Comercio.

Empezó a trabajar en una empresa, o algo similar,

pero lo de los números no le gustaba nada.

Trabajaba archivando cartas y, después, fui subiendo,

pero el techo de la mujer era muy bajito.

Claro, se llegaba enseguida.

Enseguida, llegabas a mecanógrafa y ya está.

Empezó a trabajar de modelo, era muy alta, para la época.

Fuiste una adolescente acomplejada, porque medías 1,71 cm.

Sí, sufrí muchísimo. -Eras una giganta, como Gulliver.

Entonces llevaba bailarinas,

que se vuelven a llevar ahora, sin ningún tacón.

Ella trabajaba en una casa de modas,

donde las dependientas, entonces, pasaban los modelos,

(GRABACIÓN) La señorita maniquí ha quedado vestida

y no negarán ustedes que el resultado ha sido perfecto.

(Música)

(CARLOS) Iban todas las señoras de cierto nivel adquisitivo.

Vino una clienta muy importante, que no puedo decir el nombre,

que todos conocemos, le metió el vestido con la percha;

(RÍE) entonces, la clienta se enfadó, un poquito.

Le dijo: "Esto no me entra, esto no puede ser".

No se lo tomó bien y la echaron.

(Música)

Pero ¿quién fue la clienta a la que Laura le dejó la percha?

(Música)

(LARA) No te lo puedo contar. (REPORTERA) Sí que puedes.

No, porque mi madre me mata. -Me lo tienes que decir.

Es que se me ha olvidado. (RÍEN)

(CARLOS) La propia Laura lo ha contado.

Se puso tan nerviosa cuando vio que a quién se lo tenía

que ofrecer y que exponer era la duquesa de Alba.

Pero, mira, al final, la clienta le hizo el gran favor de su vida;

o sea, le cambió la vida.

(Música)

Como se quedó en la calle, vino un hombre que ella conocía,

que se apellidaba Ozores.

Yo conocí a José Luis Ozores y me dijo:

"Oye, que, ahora, empieza la televisión".

Y dijo mi madre: "¿Qué es presentar y qué es la televisión?".

"No sé, vete y pregunta".

Y yo le dije: "¿Qué es eso?". -"Es una pantallita

donde aparece gente por allí. Vete al paseo de La Habana".

Mi madre fue, llegó allí,

le preguntaron si sabía presentar y ella dijo que sí.

Me dijeron: "Esto es una cámara de televisión,

cuando se encienda una luz roja que ahí allí arriba,

tú empiezas a hablar", y dije: "¿Y qué digo?".

"Que viene un bailaor, a zapatear y a hacer un baile".

Tienes que presentarlo.

Ella se puso allí y dijo: "Hola, con todos ustedes,

ahora, vamos a ver a un bailaor maravilloso".

De repente, se le metió el tacón en un agujero,

hizo un agujero y no podía sacar el pie.

Solo podía bailar con una pierna y, entonces, mi madre dijo:

"Ya les dije que bailaba muy bien, pero es tan bueno, tan bueno,

que puede bailar con un solo pie".

Es la primera presentadora; por tanto, nadie pudo enseñarle.

Ella es... es el inicio,

es la pionera, es la que abrió el camino a las demás.

Fue la primera que se atrevió, la primera que dijo:

"Soy capaz de hacerlo y voy a demostrar que lo haré".

Señoras y señores, muy buenas tardes.

Este era el saludo con que abríamos, todas las tardes,

en el año 1956, el programa de Televisión Española.

(Música)

Del Paseo de La Habana me ha contado mucho;

allí eran una familia,

si había que barrer el plató, muchas veces, lo hacía ella.

(Música)

(ARANTXA) Era una presentadora,

para mí, tremendamente, moderna, por la naturalidad;

era, tremendamente, natural y fresca, ¿no?

Laura quiere llevarse en la cámara fotográfica

el contraste entre el sabor antiguo de las piedras del Alcázar

y la belleza de líneas de su automóvil.

Estaba tan acostumbrada al directo y veía que la cámara iba bajando,

entonces, ella se iba bajando, junto con la cámara,

hasta casi llegar al suelo, porque dice que al cámara,

un ventilador, le cogió la corbata,

el cámara se fue hacia abajo y ella, con la cámara.

(Música)

Hacer gala de tanta profesionalidad

le valió para ser elegida para una tarea internacional

y que nadie imaginaba resultaría tan complicada;

presentar el Festival de Eurovisión tras la victoria de Massiel.

Aquel certamen que, tanto España como Reino Unido,

como Holanda y Francia, pueden decir que ganaron.

Era la primera vez que hacía algo que se iba a ver en toda Europa.

A ella le tocó esa prueba, la superó de manera extraordinaria.

Pensemos que hablamos de una España en la dictadura,

cuidado, porque no teníamos acceso a ver demasiado de lo de fuera.

(LARA) Llevaba un mono blanco de encaje,

que llevaba una especie de cinta rosa, nude o de color carne,

con un lazo detrás; en aquel momento estaba la Censura.

Entonces, creo que por televisión,

en las pruebas que hicieron, en los ensayos,

se creían que llevaba el estómago al aire.

No veas la que se montó; le querían quitar el mono,

tuvo que ir personalmente el censor para ver que había una cinta...

(Música)

(NIEVES) Esa Laura Valenzuela hablando en tantísimos idiomas.

(HABLA EN INGLÉS)

Hablaba en francés, en inglés y en español;

y nos quedábamos todos así...

(DA LAS BUENAS NOCHES EN VARIOS IDIOMAS)

(CONTINÚA DANDO LAS BUENAS NOCHES)

Fue importantísimo que se celebrara en España,

era un momento, además, muy crítico para España,

necesitábamos dar una imagen de modernidad, de... Y la dimos.

Ella cuenta que preguntó y dijo:

"Vamos a ver, ¿y su hubiera un empate de dos, qué hacemos?".

# Desde que llegaste, # ya no vivo llorando. ¡Eh!

# Vivo cantando. ¡Eh! # Vivo soñando. ¡Eh!

# Pero me pregunto, # que tu amor hasta cuándo

# podré guardarlo # muy dentro de mí. #

(Música)

Le dijeron: "Eso no ha pasado, ¿cómo va a haber un empate?

Tranquila, que eso no pasará". Un empate de cuatro.

A mí me tocaron los cuatro empates, que fue espantoso.

(Periodista hablando en inglés)

Este es un inesperado final

en esta Canción de Eurovisión 1969.

Bueno, aquello salió adelante y fíjate, para mi madre

me imagino los nervios que tuvo que pasar,

¡Dios mío de mi vida, qué barbaridad!

Señoras y señores, Massiel.

(Aplausos)

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Pues allí salió, creo que dejó a España muy bien

y recuerdo para siempre hay un orgullo, para ella,

para mí, para sus nietos y para mi padre.

(Música)

José Luis Dibildos era su pareja en la vida real.

Pero en estos estudios de Prado del Rey

su complemento perfecto era Joaquín Prat.

(CANTAN) # Vamos a reír, ja, ja. #

Hoy Lara y Alejandra Prat recuerdan

la química televisiva de sus padres.

(CANTAN) # Vamos a reír. #

(ALEJANDRA) Todo el mundo les recuerda

como una pareja televisiva que casi, casi,

traspasaba la pantalla. -Y con Joaquín Prat

tan querido para mi madre.

(CANTAN) # Aquí está Laura con Joaquín.

# "Galas de sábado" es así. #

Pasando tantas horas juntos y llevándose tan bien

es muy difícil y ellos lo consiguieron,

Joaquín y mi madre.

# "Galas de sábado" es así. #

Quedaos aquí y os llamaré cuando os necesite.

(ALEJANDRA) Casi pensaban que eran pareja

dentro y fuera del trabajo.

Había mucha gente que creían que eran matrimonio.

(HABLAN EN FRANCÉS)

Las pequeñas, las chicas de buena familia.

-Sí. -¿Pero para ti, especialmente?

Sí. -Entonces, yo me voy.

(Aplausos)

(ISABEL) Joaquín era un hombre encantador,

ha venido mucho también a casa y se llevaba muy bien con Lara.

(Música)

(MARIÑAS) Formaron un dúo que se hizo entrañable

sin tener ninguna... ningún tipo de relación

encajaron perfectamente.

La varita no funciona si la maneja uno mismo así que...

-Mira, por probar, lo haré pensando en ti.

(ALEJANDRA) Él era como presentador igual que como persona,

lo daba todo, se daba a la gente, al público,

ponía el alma, era humilde, era cercano.

Nos ha alegrado la vida a muchísimos...

Tanto a los que hemos sido sus compañeros

como a los espectadores y mi mejor recuerdo

es cuando hice "Galas del sábado" con él.

Peores momentos que ha debido vivir Laura,

ha sido la pérdida de su compañero de televisión.

(CANTAN) # Vamos a bailar.

# Vamos a bailar, bailar. #

Mi madre lo pasó fatal, fatal,

porque aparte de esa relación profesional

es que, realmente, se querían muchísimo, de verdad,

y además le recuerda cada vez más.

(Música)

Hablar de Joaquín puede ser muy fácil

y muy difícil a la vez, pero es fácil

porque hablar de un hombre como él es...

ha sido una persona fabulosa, un compañero sensacional.

(Música)

(Aplausos)

(Música)

La saga Valenzuela-Dibildos no es solo televisión,

José Luis, el pilar masculino de la familia,

emocionaba a los suyos recibiendo en 2001

el Goya de honor por su labor como guionista y productor de cine.

Recibamos con un aplauso a Lara Dibildos.

(Aplausos)

(LARA) ¡Buah! Qué emoción, qué barbaridad.

Me dijeron que lo iba a entregar yo y dije: "No, prefiero que sea

su hija porque le hará mucha ilusión" y así fue además.

Sobre todo, el decir: "Qué bien que se lo han dado

cuando está aquí y lo recibe él".

Papá, este Goya es para ti.

Es un recuerdo maravilloso porque lo recibió él

porque pudo agradecerlo él

y porque lo disfrutó él que era suyo.

(Aplausos)

Muchas gracias a todos vosotros. (MARIÑAS) Él supo hacer cine

de calidad... y también cine comercial

que era el que, realmente, le hacía ganar dinero.

Ha conseguido hacer un tipo de cine que llenando los cines,

que el público vaya a verlas, les ha dado calidad

a sus películas, a sus guiones.

(LARA) Mi padre escribía por la noche,

él se levantaba tarde, como a las tres de la tarde

y luego, cuando nos íbamos a la cama, él se ponía a escribir

que además escribía en un folio que lo doblaba así

y escribía así los guiones, con una letra

que parecía de médico que lo entendíamos

solo mi madre y yo. -¿Qué tal pasa las vacaciones

José Luis Dibildos, qué tal, hombre?

Bueno, yo es la primera noche que salgo de casa

yo estoy trabajando aquí, estoy escribiendo.

Todas las mañanas mi madre le pasaba a máquina

todo lo que él dejaba por la noche.

Sí, claro, a mí me toca siempre escribir a máquina sus guiones.

Que te trae de vacaciones y encima te pone a trabajar.

-Eso de que me trae de vacaciones es el titular

y luego, lo demás ya es la casa, la niña...

Encala, encala las paredes de la casa todos los veranos.

Fíjate que, bueno, decía mi madre: "Si le ha venido bien

hasta que supiera mecanografía, se ahorra la secretaria".

Con la excusa de machista y explotador.

-Es que es así. (LARA) Yo cuando era una niña

mis compañeros de clase podían ir al parque de atracciones,

al zoo o a casa de una amiga a merendar, yo mis fines de semana

eran los rodajes. Me daban un bocadillo así de grande

y yo me sentaba en una silla y me podía quedar todo el día.

Que había días que de repente me sacaban corriendo,

como en "La colmena", recuerdo, que mi madre me llevó

y era el día del burdel

y de repente oí: "La niña, la niña, sacadla de aquí".

# Pasaban los hombres y yo sonreía

# hasta que en mi puerta # paraste el caballo.

# Serrana... # -¿Qué las da usted,

amigo, qué las da, qué las da?

(Música)

Bueno, yo recuerdo haber visto en mi casa pues todo,

desde Lola Flores, Sara Montiel, Imanol Arias,

José Sacristán, bueno, Camilo José Cela también.

Martí, inventor de palabras, don Ibrahim de Ostolaza y Bocarul

ilustre jurista. -Encantado de conocer a otro poeta.

¿Poeta yo? No, yo jamás he sido capaz de unir

más allá de tres o cuatro palabras.

Yo soy un inventor de palabras, un creador del lenguaje.

Y que además fue muy divertido porque un día llegué yo

con un comentario que tenía que hacer de una novela suya

y me lo hizo él y me suspendieron. (RÍE)

Sí, sí, sí.

(Música)

(LARA) Cuando yo me di cuenta de que era hija de él

porque al principio tuve una infancia muy normal.

A mí me extrañaba que mis compañeras de colegio

no salieran en el reportaje de Navidad en las revistas.

La popularidad es muy bonita porque significa

que te demuestran simpatía, cariño y eso lo has conseguido

a base de lucha y eso es importante.

A mi madre y a mí nos encantan las castañas asadas en Navidad,

huele a Navidad. Nos comprábamos siempre

un cucurucho y fuimos a una castañera,

nos dio los cucuruchos llenos y dijo mi madre...

¿Cuánto es? Y dijo: "Yo te las regalo

por los buenos ratos que nos ha hecho pasar tu madre".

Entonces, yo aquello dije: "¡Dios mío de mi vida!"

Yo era pequeña y decía: "Ojalá algún día

cuando sea mayor me regalen un cucurucho de castañas".

(Música)

Tras el paso de los años el público recuerda

a Laura y Laura añora al público.

Sigue soñando con volver a las pantallas

aunque ya hace mucho tiempo

que no siente en su piel el calor de los focos.

¿Cuándo te va a dejar trabajar que te lo preguntamos siempre?

-Trabajar me deja. -De lo otro, de la televisión.

Trabajar me deja todo lo que yo quiera.

¿En la televisión? Creo que algún día.

-Creo que pronto porque está tan mal esto

del cine español que pronto tendré que hacer

el encalar la casa, guisar y que ella...

Voy a tener yo que mantener la casa.

(LARA) Ya habían pasado muchos años,

ya no era permiso, ya, afortunadamente,

ya fue simplemente el comentarlo, el decir

muy contenta y muy feliz: "Mira qué me han ofrecido,

me han ofrecido volver". -¿Cuántos años estuviste

sin hacer nada? -17 años, sí.

Tenía Lara 17 o 18. -Pero muchos años.

-Es que aparte de todo, tenía que criar a nuestra hija

y a nuestro perro. -Y educarte a ti.

(LARA) Y a mi padre le pareció muy bien,

pero le dijo: "Tu manager soy yo

y el contrato te lo hago yo". -Sigue primando esa idea,

es decir, en general, las mujeres supeditan

mucho más su carrera a la de los hombres que al revés.

(LAURA) Tengo que confesar que estoy un poquito emocionada,

un poquito nerviosa, pero muy, muy contenta

y muy feliz, ¿por qué? Porque he vuelto aquí,

a mi casa, a Televisión Española.

Laura regresa a los platós

mientas su hija comienza la universidad.

Aconsejada por sus padres deja aparcada su llamada artística

para cursar estudios más convencionales.

Al principio, yo recuerdo que Laura Valenzuela dijo:

"No, Lara no se va a dedicar a nada de todo esto".

Y ya lo decía yo desde pequeñita: "Mamá, yo quiero ser artista".

José Luis aceptó y cuando iba a verla al teatro,

cuando aceptó que no fuera abogado, que de abogada nada,

pues entonces estaba muy contento y muy orgulloso de Lara.

Yo tenía miedo, dije: "¡Dios mío, qué va a decir papá,

qué va a decir papá!" Y no, papá dijo:

"Mira, Lara, lo que hagas, hazlo bien, a conciencia,

prepárate y entonces, posiblemente, no va a ser nada fácil",

Es verdad, le dijo la verdad. "No va a ser nada fácil,

pero si eso es lo que quieres, adelante".

(LARA) Él me decía siempre: "Lo importante, Lara,

es que llegues a ser libre e independiente".

No tuvo ninguna ayuda de papá ni de mamá, todo lo que hizo

lo ha conseguido ella, todo.

Mis comienzos siempre estaba con la obsesión

de ganarme mi sitio, ganarme el respeto como actriz

y recuerdo que cuando empezaba

siempre me aprendía todos los textos

y llegaba a los ensayos sabiéndomelo todo.

llegaba la primera... Se te exige casi

desde el primer día que yo fuera Laura Valenzuela

y eso es que era imposible. Todos tenemos que tener un comienzo

y una evolución. -Empezar a trabajar en lo mismo

que trabajan tus padres sea cual sea el ámbito profesional

siempre es un hándicap. -Es obvio que claro,

a Laura la conocía todo el mundo.

Surge un programa en Televisión Española

que lo presentaba mi madre y se les ocurrió

la grandísima idea, que lo agradeceré siempre,

d que yo empezara con ella.

Este otoño, Laura Valenzuela y Lara Dibildos

nos prometen "Mañanas de primera".

Lo vamos a pasar fenomenal porque tendremos de todo:

Música, entrevistas y muchas, muchas sorpresas.

En el teatro, en el cine, hay sagas maravillosas

que han trabajado padres e hijos juntos,

¿por qué no puede haber en televisión madres e hijas?

(LARA) La que peor lo pasaba era mi madre, ella estaba segura

de sí misma, claro, pero cada vez que hacía yo sola algo

y me enfocaba el piloto... Voy a tener una pequeña

sección de moda y luego, unos concursos breves con Tati

que me va a acompañar y será mi padrino

del estreno en televisión.

Yo la miraba que decía no sabe si mirarme, si irse,

si no mirarme... Y con una responsabilidad

pues te ponía nerviosa. Un poquito de paciencia

al principio porque todo cuesta, pero que vaya bien.

# Salacadula, chalchicomula, # bibidi, babidi, bu.

# Siete palabras de magia que son bibidi, babidi, bu. #

Laura Valenzuela fue el hada madrina

de la carrera televisiva de Lara, pero fuera de los platós

no ha podido ayudarla con su varita mágica

a encontrar un príncipe azul.

Tú, ven conmigo, ven conmigo.

¡Vamos, vamos! Tú vas al baile del príncipe

como me llamo... ¿cómo me llamo?

¡Ay, ¿cómo me llamo?! -Hada Madrina.

-¡Ay! Hada Madrina.

Lara ha puesto mucha más energía y mucha más pasión

en su vida profesional que en su vida personal.

Tiene todas las condiciones para que le llegue alguien,

alguien especial y alguien que, realmente,

le vuelva loca, ¿no? Porque ella es especial,

le gusta tener pareja, pero le llegará, le llegará seguro.

Tendrás un traje de princesa y unas zapatillas de cristal.

# Salacadula, chalchicomula. # (LARA) Me encantaría

que apareciera mi alma gemela

y... y formar, a mi edad, una familia.

Que la tengo, quiero decir, lo que me falta

que es como el... la parte masculina, ¿no?

# Salacadula, chalchicomula, # bibidi, babidi, bu. #

Con su zapato de cristal, Lara se enamora de un príncipe,

Fran Murcia, una relación que se consolida

a tal velocidad que sorprende al padre de la novia.

# Bibidi, babidi, # bibidi, babidi,

# bibidi, babidi, bu. #

(Música)

(ISABEL) Cuando Lara se casa con Fran

yo creo que ya estaba embarazada, sí, creo que lo estaba.

Cuando tuve que decirle: "Papá, estoy embarazada",

que dije: "Me va a matar, pero me va a matar

lentamente y con dolor", o sea... (RÍE)

Porque ya te digo que era muy conservador.

Un día me senté y dije: "Ya...". Dije: "Papá, te tengo algo

que decir, es que...".

Yo no estaba casada ni nada. Tenía un novio y, además,

desde hacía poco.

Dije: "¡Que estoy embarazada!". Y eso que dije...

¡Me va a caer, me va a caer!

Iba a ser un motivo de disgusto peor de lo que...

Iba a ser peor de lo que fue.

Y un silencio... Levanté así el ojo, miré y me dijo...

"¿Y tú estás feliz?". Dije: "Sí".

Dijo: "Pues ya está. Voy a ser abuelo".

Y dije: "¡Dios mío! ¡Con lo mal que lo he pasado!".

Y es así. Él era un hombre que siempre era...

Igual que cuando le dije:

"Que me voy a casar". Me dijo: "¿Porque crees que debes

o porque quieres?" Le dije: "¡No, no! Porque quiero."

"¿Eres feliz casándote?".

Le dije: "Sí". Y dijo: "¡Pues venga!".

Con mi hijo Fran era locura.

Aquí tenéis a vuestro nieto, que al pobre lo veis poquito.

¡Mirad qué grande está ya!

Me llamaba por teléfono y me dejaba...

Si no se lo cogía, me dejaba un mensaje.

"Llámame, por favor. Soy el abuelo de Fran".

Él ya era el abuelo de Fran.

Y... la verdad es que yo decía: "¡Hay que ver...

Con lo que ha sido de estricto conmigo para todo

y ahora llega el nieto y le deja hacer todo".

Sí. Me divorcié del padre de mi hijo mayor

y nuestro hijo tiene 21 años.

En 2002, el corazón del abuelo

que se desvive por su nieto deja de latir.

José Luis se marcha de la vida de su esposa Laura

y deja huérfana a Lara.

Madre e hija afrontan juntas el duelo.

Fue un día que estaba en la oficina...

Fue un infarto. Lo intentaron reanimar y no... no pudo ser.

Así que fue un golpe durísimo, la verdad.

(Música)

Intenté que mi madre no se sintiera sola

todo lo que pude, ¿no? Porque, bueno, al final...

Pues yo tenía un hijo, tenía mi vida, amigos...

Salía, entraba... Y mi madre se hundió mucho.

Están... pues ahí, mal. Mal... como es normal.

A mí, desde el principio, me trató como de la familia y...

Y... Y, bueno, pues ahora... a echarle de menos.

El productor más grande que he tenido

y uno de los mejores amigos que he tenido en mi vida.

(Música)

Pero sí que estaba muy triste y, bueno, pues yo intenté...

También, una madre y una hija... estábamos muy unidas.

Entonces, intenté que... Pues, bueno, estar mucho con ella.

Y después de José Luis, ¿qué queda? -Queda... ¡Uf!

Queda un armario lleno de cosas, quedan recuerdos...

Queda lo más importante, una hija.

Que eso es lo más... lo más importante.

Y como consecuencia, dos nietos.

José Luis ha ganado mucho dinero.

La producción cinematográfica fue el origen de su fortuna o fortunón.

Dejó mucha herencia. Y, todavía,

sus películas siguen dando dinero. No, no.

No, no. Laura... Lara lo administra bien y lo lleva bien.

Mira... ¿Tú te crees...? Que es lo que siempre digo.

Si yo hubiera tenido una herencia tan espectacular

como decía la gente, habría hecho mi compañía de teatro

y lo que me hubiera dado la gana;

me habría dado los personajes que hubiera querido

o me habría hecho una película.

Lara ha recibido una herencia bastante... considerable.

Pero nunca le oirás alardear, absolutamente, de nada.

Para Lara, la mayor riqueza son sus hijos.

Un tesoro que durante las giras de teatro

ha tenido que dejar custodiado en manos de Laura Valenzuela.

Y echando la vista atrás, se sincera sobre el peso

que siente por esas ausencias.

Por culpa, entre comillas, del teatro,

mis hijos hay mucho tiempo que no lo han pasado conmigo,

que me han necesitado y que yo no estaba.

Con mi hijo mayor, porque era una época donde era...

Bueno, iba todo mucho mejor

y las giras de teatro eran tremendas.

En aquella época, mi hijo oía "teatro"

y se le ponían los pelos de punta, porque era "mi madre se va".

Yo, de verdad, que gracias a mi madre, he podido dedicarme

a lo que me dedico. Es que si no, habría sido imposible.

(LARA) Madre, te quiero muchísimo. -Lara, gracias.

Gracias, cariño. -Muchas gracias.

Mis niños son muy diferentes, la verdad. Pero son uña y carne.

Es increíble. Se quieren tanto... Se lo pasan tan bien juntos...

Como madre, es una madraza. Es...

Es tremenda protectora...

Mi hijo Álvaro es... es muy diferente.

Tiene solo 12 años, es mi hijo pequeño,

y es más importante tener una relación, una comunicación

con su padre, porque es más pequeño. Tenemos una relación de familia.

La parte más bonita con Lara es ahora.

Con Lara, para mí... es alguien... superimportante.

Nos llevamos superbién.

Ha habido sus momentos malos... y malísimos...

Porque nosotros teníamos una relación en la que, realmente,

yo no estaba preparado para tenerla.

Y que lo he querido matar

y que me ha querido matar él a mí...

Teníamos que alejarnos un poco el uno del otro

y creo que al final era más dañino que... que beneficioso para nadie.

Yo recuerdo...

ese bautizo del niño, de Alvarito,

con las familias un tanto enfrentadas.

¿Cómo no va a ser feliz con esta cosita que traigo aquí?

Fue muy violento pero, claro, estaba muy reciente,

nos acabábamos de separar hacía... nada, un mes o menos.

O sea... el peor momento,

eso de que le tiras la vajilla a la cabeza si le ves.

(NARRADORA) El padre del bebé llegaba después

y lo hacía a toda prisa, muy serio y sin decir una sola palabra.

Lo celebramos por separado y...

Álvaro lo celebró con ellos y yo sin Álvaro, pero bueno...

(NARRADORA) Al terminar,

la salida de Álvaro fue igual que su entrada.

Pero lo importante es que estuvimos allí,

estuvo su familia, estuvo la mía en la iglesia...

Fue todo con respeto.

No pasó de un hola y un adiós, pero... por lo menos, con respeto.

Pasó un mes, nos vimos en el mismo lugar

donde estamos ahora sentados, en el hotel Wellington.

Nunca más nos hemos peleado, nunca más hemos discutido

y la verdad es que, desde ese momento, somos...

algo superimportantes.

(LARA) Luego vino la comunión y ahí ya por fin dijimos:

"Ahora ya celebramos la primera comunión de mi hijo todos juntos".

Su familia, la mía, sus amigos, los míos...

Y ahí ya nos quitamos esa espinita que nos había quedado.

Se lleva bien con todos sus ex.

Es un ejemplo, lo de Lara es un ejemplo, de verdad.

(NARRADOR) Son dos hombres unidos por un mismo destino.

Fran Murcia y Álvaro Muñoz Escassi se han fundido en un abrazo

en la primera comunión del pequeño Álvaro.

La artífice de este encuentro ha sido Lara Dibildos.

Ella es de la opinión de que por las buenas

siempre se llega mucho más lejos...

que no en los tribunales.

Sobre todo, por respeto a sus hijos.

A mí me enseñaron los dos, mi padre, mi madre,

que los trapos sucios se lavan en casa

y que cuando hay cualquier problema,

pues había que solucionarlo en la intimidad.

Eres la clásica señora que en tu vida has roto un plato.

-¡Ay, no, por Dios! -Creo que sí.

¡Ay, no! Yo he roto mis platos también.

-¡Cuéntanos, Laurita! -¡De eso, nada!

Yo digo que rompo, pero los trozos no los enseño. No, no.

Lara mantiene una relación cordial con sus antiguos amores

e, incluso, con las personas que lo rodean.

Siempre pensando en forma familia.

Ana, la hija que Escassi tuvo con una antigua pareja,

ha llegado a vivir en su casa.

Ana es la hermana de mi hijo Álvaro, o sea, que...

Y es la hija del padre de mi hijo.

Lara, para Ana, es una madre. Es una amiga y una madre.

Yo me fui a vivir a Dubái y me dijo Ana:

"Oye, Lara me ha dicho que me vaya a vivir con ella.

Estoy aquí sola...".

¿Y tu compañera de piso, qué tal? -Ahí está...

No, un amor, un amor, de verdad. No se puede ser más buena.

Ha sido una alegría Ana en nuestras vidas.

Creo que hemos hecho una familia.

Es su hija. Lara la trata como una hija,

igual que a los otros dos. Lara tiene tres.

Yo veía a familias numerosas, jaleo, gente...

Y yo era hija única... Y yo he intentado que mis hijos

vivan eso, ¿no? Que no vivan el sentirse solos.

El esfuerzo de Lara es que sus hijos no se encuentren solos.

Que sientan el calor de su entorno.

Un afecto que siempre ha recibido Laura Valenzuela

por parte de sus compañeros de profesión.

Los mismos que le aplaudieron en 2012 cuando fue galardonada

por la Academia de la Televisión con el Premio Iris a Toda una Vida.

Me correspondía el honor, como presidente,

llamarla por teléfono para comunicárselo.

Señoras y señores...

Es para todos nosotros, todos los profesionales...

un auténtico placer, un auténtico honor

entregar este premio a Laura Valenzuela.

(Aplausos)

El premio de la Academia... se produce una mezcla

de emociones, ¿no? Porque yo recuerdo, bueno...

Gran alegría, una enorme satisfacción...

Quedó muy sorprendida, quedó muy agradecida.

Sorprendida porque decía: "Hombre... ¿Pero por qué tanto?".

(Aplausos)

¡Qué honor, Laura!

¡Felicidades! -Gracias.

Esta noche, es una noche estupenda, fantástica

porque... porque recibo este premio.

A mí me lo dieron, que yo estaba todavía en activo.

En el caso de Laura, realmente, es menos inesperado

porque ya estaba tardando.

Realmente, ella lo merecía como pocas personas.

Muchísimas gracias a la Academia por este premio...

que lo he deseado mucho y por fin lo tengo.

¡Muchísimas gracias! ¡Gracias!

(Aplausos)

Desde el Premio a Toda su Carrera, Laura se ha refugiado en su casa.

Se vuelca en su familia, en su faceta más íntima.

Y, en la actualidad, ha dejado de realizar apariciones públicas.

Lo que realmente me gusta, es la presencia de mis amigos

y de mi familia.

En los nietos ha volcado toda la ternura

y todo el cariño y todo el amor.

Mi madre era un sargento de caballería, así te lo digo,

igual que mi abuela. En mi familia, todas las mujeres

han sido de carácter fuerte.

Ahora es una santa, vamos. Ahora es blandísima.

La llaman "nona" mis hijos.

Con "nona"... pues todo lo que quiere Álvaro, lo tiene.

Entonces...

Álvaro está muy feliz, muy a gusto con su abuela.

Yo la llamo "nona" también.

De hecho, mi hijo se parece a ella físicamente.

Yo se lo digo a la madre. Se parece a tu madre.

Ni a mí, ni a ti. Se parece a Laura.

Es muy... muy parecido,

de lo cual, me alegro porque es guapísima.

Con un beso de cada uno, me basta, es suficiente.

Cuando cumplo años, igual que mi madre,

lo aprendí de ella, me encanta soplar la tarta.

Que me pongan la tarta, que me canten el "amiguita,

que Dios te bendiga", apagar las velas...

Y pongo el número de los años que cumplo...

Y que me traigan regalitos y que me canten "Cumpleaños feliz",

porque pienso: "Estoy aquí". Es maravilloso.

¿Qué voy a hacer? ¡Soy mayor! Y tengo las costumbres antiguas.

Pero yo, sin tarta y sin velas, no paso.

Y Laura ahora está muy bien... muy bien.

Es una viejecita, porque es una vieja como yo,

pero muy afortunada.

Porque ha tenido una vida plena, ha tenido todo.

Quiero saludar, pero no a mi familia ni nada de eso. No.

Es que tengo... tengo como deformación profesional

y cuando veo una cámara... -Saludas.

Tengo que decir: "Señoras, señores, muy buenas tardes".

Laura Valenzuela marcó un estilo.

Cuando las figuras son, realmente, grandes profesionales,

en lo que sea,

pues son muy sencillas y muy asequibles.

Mucha gente me pregunta: "¿Por qué no va a nada

o hace una cosa?" Y ella siempre me dice:

"Yo ya no tengo ni ganas, ni edad".

(Música de orquesta)

(Ovación)

Y, además, ella tiene el pensamiento de que quiere

que todo el mundo tenga el recuerdo de Laura Valenzuela, ¿no?

¡Gracias por todo!

El recuerdo de Laura Valenzuela es mucho más que un simple apunte

en la memoria; es historia viva de la televisión.

¡Muy buenas noches!

Un nuevo programa de "Galas del sábado".

El legado de una mujer que con su carisma, pasó de ser

la primera presentadora de España, a convertirse en un miembro más

de cada hogar del país.

(Música)

# Aquí está Laura con Joaquín. #

# "Galas del sábado". ¡Es así! #

¡Hasta siempre! ¡Siempre!

(Aplausos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T3 - Los Valenzuela

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Lazos de sangre - T3 - Los Valenzuela

08 jul 2020

‘Lazos de sangre’ se sumerge este miércoles en la vida de dos mujeres fuertes, capaces de renunciar sin perder su identidad: Laura Valenzuela y su hija Lara Dibildos. La vida en la actualidad de la que fuera presentadora de televisión durante más de 20 años o cómo la enfermedad sacudió a esta saga son solo algunos de los episodios que repasa el programa con su círculo más íntimo.

ver más sobre "Lazos de sangre - T3 - Los Valenzuela" ver menos sobre "Lazos de sangre - T3 - Los Valenzuela"
Programas completos (39)
Clips

Los últimos 338 programas de Lazos de sangre

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios