Lazos de sangre La 1

Lazos de sangre

Miércoles a las 22:05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5652182
No recomendado para menores de 12 años Lazos de sangre - T3 - Los Rabal-Balaguer - ver ahora
Transcripción completa

La saga Rabal está marcada por la rotunda presencia de Paco.

Es uno de los grandes actores del panorama mundial.

Su imponente figura ensombreció la prometedora carrera de su mujer.

Sentía un amor profundo por Asunción. No...

No solo no quiero ocultarlo,

sino que es el deber enamorarme de Asunción Balaguer.

Paco y Asunción vivieron una historia de amor a la antigua.

"Quiero", a las dos de la mañana,

"patatas fritas con cebolla y pimientos".

Y mi madre se lo hacía y se lo llevaba a la habitación.

Era un personaje.

Un personaje entregado a sus pasiones.

Esa cosa que tenía él de que le gustaban mucho

las mujeres, te lo hacía notar.

Salíamos tantas veces juntos,

que Asunción no sé si pensó algún día mal.

# De oca a oca y tiro porque me toca. #

Su hija Teresa conquistó los corazones de millones de niños.

Llámalo "dólares", llámalo "euros", llámalo "pesetas"...

Tuvieron que ganar mucho dinero.

Han dicho que estaba arruinada... No es verdad.

Sí me tenía que quitar las deudas porque no podía vivir así.

El heredero artístico de Paco también vivió momentos de gloria.

Liberto Rabal... con esos morros, esa boca...

Es nuestro Marlon Brando español.

Y ahora... experimenta el olvido.

(PALOMA) Cuando se descubre a Liberto

en unos grandes almacenes, trabajando

en la honrosísima profesión de dependiente.

Los Rabal, una saga de grandes artistas

que se bebieron la vida.

Murió con 75 años, pero como si hubiera vivido 300.

Hasta el día de su muerte.

Cuando mi abuela murió, les pusimos dos copitas de vino.

Igualito que cuando estaban juntos, con una botella de vino.

Si no se la han bebido.

(Sintonía)

(Música)

(PACO RABAL) Nací en la Cuesta de Gos,

murciano, coto minero,

cerca del pueblo de Águilas donde tiene ayuntamiento.

Hay sagas que escriben su historia con versos.

Paco Rabal hacía rimas que aún resuenan en el viento,

pero, sobre todo, permanecen vivas en el corazón

de los que sostienen su legado.

(PACO) Me casé con Asunción, que cada día más la quiero.

Hemos tenido dos hijos, los dos, en verdad, muy buenos.

(TERESA) Yo tenía una especie de delirio con mi padre.

(Música)

(TERESA) Cuando tenía algún problema personal o laboral,

lo hablaba con él como si fuera un amigo.

Y... y coincidíamos siempre en lo que pensábamos.

He tenido la gran suerte de tener por padres

a dos personas maravillosas.

Que, además, consiguieron romper con su destino, los dos.

Quiero una casa en que vivan risas y flores de almendro;

quiero un hijo con tus ojos y una nena con tu pelo.

Águilas es la casa en la que, entre risas

y flores de almendros, reside el espíritu de la familia.

Es el origen de Paco, el lugar donde Guevara,

la hija de Benito Rabal, todavía escucha

el profundo eco de la voz de su abuelo.

Ahí estaba... Ahí nació tu abuelo.

Era feliz allí en Águilas, en esa playa.

Águilas, su tierra querida. Y ahí está.

Lo que nos han enseñado nuestros padres,

es el respeto y, sobre todo, no perder la raíz nunca.

De hecho, aquí estoy yo, viviendo en Águilas.

Me gusta el afecto en la familia y en los amigos.

Ellos mismos eran poesía haciendo lo que hacían

y viviendo como vivieron.

Era una familia muy importante para... para la cultura española.

Pues... muy fuerte, porque no ha habido otros iguales.

Una bomba... de talento.

Es una familia maravillosa.

Han sabido llevar el arte a las casas de una manera honesta.

¿El éxito más importante de tu vida?

Haberme casado con Paco... y los hijos.

Tanto en la familia de mi padre, como en la de mi madre,

nadie se había dedicado a esto.

Pero nosotros sí hemos nacido en las sillas de rodajes.

Yo tengo dos hijas y la primera se crió

con Teresa Rabal y la segunda, también.

Yo crecí con el disco de Teresa Rabal.

Yo no me imaginaría en otra familia, ¿no?

Ni haciendo otra cosa.

¡Me pongo de pie! (NIÑOS) ¡Me pongo de pie!

¡Me vuelvo a sentar! (NIÑOS) ¡Me vuelvo a sentar!

Porque a los...

(NIÑOS) Oficios vamos a jugar. -¡Muy bien!

Yo amo, por encima de muchas cosas, mi profesión y...

Y creo que esto no se tiene que acabar.

Caminante, son tus huellas el camino y nada más.

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar.

# Cuando el jilguero no puede cantar.

# Cuando el poeta es un peregrino.

# Cuando de nada nos sirve rezar.

# Caminante, no hay camino,

# se hace camino al andar. #

Pero ese camino no siempre es fácil de transitar.

Los Rabal, como todas las grandes sagas,

han pasado por baches que han ido sorteando

como han podido.

No voy a engañar. No me gusta hablar de cosas tristes

porque ya han pasado, pero es cierto que lo he pasado mal.

No puedo engañarlos.

El cáncer que se lleva a su marido...

No solo a Paco, una afección que le descubren a ella,

le diagnostican cáncer de mama.

Enfermo Eduardo, enferma yo...

pues un bache económico tiene que venir.

El problema económico de Teresa no es el único

al que tiene que hacer frente la familia.

Liberto Rabal, cuando el éxito le acapara,

yo creo que es cuando, a la vez que sube su éxito y su...

el momento bueno en el cine,

empieza a tener problemas con su familia.

¿Pesa mucho el apellido Rabal y...?

Bueno, tampoco hay que olvidarse de tu abuela, Asunción Balaguer.

No, no, no pesa. Bueno, no sé si pesará, pero...

No... De momento, no.

(CARLOS) Sé que todo el universo Rabal...

Liberto no ha querido decir ni mu.

Era la parte de la familia que era menos visible.

¿Te apetece que alguno de tus nietos siga

tu carrera artística o no? -¿Por qué no?

Es una carrera muy hermosa, a la que yo amo profundamente.

¿Por qué no voy a querer para mis nietos

lo que he querido para mí?

(Música)

Desde 2001, Paco Rabal tan solo reside en el recuerdo.

Su aura sigue fascinando en sus películas.

Pero para esta saga la cicatriz de su pérdida

todavía sigue doliendo.

Lo que echo más de menos de mi padre, es su presencia,

es todo... todo.

Porque tenía una especial conexión con él.

(Música)

Tengo muy poquitos recuerdos, únicamente, el olor.

Murió cuando yo tenía un año.

Entonces, esa algo muy curioso porque yo recuerdos no tengo,

pero sí el olor.

(Música)

Murió con 75 años, pero como si hubiera vivido 300,

porque su vida ha sido muy intensa.

Y, entonces, yo creo que la disfrutó... y mucho.

(Música)

Era un señor que se bebía la vida a sorbos, a bocados.

Y... y eso se ve en la pantalla, eso traspasa la pantalla, ¿no?

Realmente, era un hombre muy especial, eh.

Tenía muchas cosas que contar. Me dio mucha pena.

Nadie lo esperábamos. Yo me acuerdo que el día anterior

se fue a Montreal, al Festival de Montreal,

que le dieron el premio por "Goya en Burdeos".

Paco Rabal.

(VITOREA) ¡Paco!

Hicieron escala en Londres y de Londres... venía para Madrid.

Y murió brindando con una copa de champán con mi madre,

una muerte maravillosa.

(ASUNCIÓN) Ha sido tan instantáneo...

Lo que sí... murió con una sonrisa.

Se atragantó, empezó a toser. Mi padre estaba mal

de los pulmones, tenía un enfisema pulmonar.

Ahí... se murió en el avión.

El avión no paraba en Burdeos, tuvo que bajar en Burdeos

porque murió mi padre. Se había estrenado

hacía poco tiempo "Goya en Burdeos".

Y por eso paramos en Burdeos, pensando que lo podíamos salvar.

Pero cuando llegó, ya estaba muerto.

(Música)

Luis y María, los hijos de Teresa Rabal y Eduardo Rodrigo,

son los primeros en conocer la noticia

y se convierten en los encargados

de comunicárselo al resto de la familia.

Mi padre no volaba porque había tenido dos accidentes de vuelo.

Me dijo: "Tío, vete tú, que yo no puedo ir".

Mi hijo se vino conmigo para que no fuera sola.

(TERESA) Localicé a mi hermano.

Nos fuimos mi hermano, Luis, mi hijo y yo.

No nos lo esperábamos nadie.

Cuando me he enterado, estaba en la piscina

con mi hijo jugando y me lo ha dicho una mujer

que estaba a mi lado y...

Me vais a disculpar, pero no... no me encuentro ahora para hablar.

Se ha portado muy bien todo el mundo, ¿sabes?

Muy bien, me han ayudado muchísimo.

Quiero agradeceros en nombre de mi familia

y, sobre todo, en el nombre de mi padre, todo el respeto

que le habéis tenido durante toda la vida.

Y nos fuimos para Águilas y...

Nosotros nos bajábamos porque llevábamos sin dormir

una semana, ¿no?

Y parábamos a tomar algo porque hacía calor. Era en agosto.

Y no nos queríamos bajar sin las cenizas.

Entonces, bajamos con las cenizas agarradas.

Y no nos cobraron en ningún sitio.

La gente se... se emocionaba, ¿sabes? Fue muy bonito.

Y fue llegar a Águilas y era... Todo lo que era...

Todo lo que era el puerto, todo lleno de gente.

(Aplausos)

Y al día siguiente, fuimos a dejar las cenizas

debajo del almendro donde él nació.

# Te digo adiós y acaso... te quiero todavía.

# No sé si he de olvidarte, pero te digo adiós.

# No sé si me quisiste.

# No sé si te he querido.

# Nos quisimos demasiado los dos. #

En la última época, mi madre no le dejaba fumar,

porque tenía los bronquios mal.

Entonces... él venía a mi casa, que estaba al lado,

y se sentaba en una barra que tenía yo en la cocina

y me decía: "Dame un cigarro". Yo se lo daba.

Y como desde ahí veía la puerta, se veía entrar a mi madre

a mi casa, decía: "¡No, que viene! ¡Toma!" Me daba el cigarro.

Entonces, yo siempre le dejo un cigarro en recuerdo.

(Música)

Paco Rabal hace de su calidad humana

el rasgo más característico de su labor como actor.

Es amado por el público y por sus compañeros,

a los que seduce con su sencillez y un talento irrepetible.

(Música)

Paco ha escrito una página...

Me gusta más decir "de la interpretación",

porque si digo "del cine", se queda pequeño.

¡Olé!

(CARLOS) Como actor y como murciano, como...

Es un referente, sin duda, desde que era muy joven,

desde que...

Creo que recuerdo enterarme que era de Murcia

cuando él hacía "Juncal" y yo tenía 12 años.

Era total "Juncal".

Teresa... tú eres la mujer

a quien más he querido en esta vida.

Y que todo el mundo quiera solo verte a ti,

eso es lo que tenía un poco Paco Rabal,

que te quedabas enganchado ante... esa mirada,

esa presencia rotunda de...

Tanto de cuerpo, como de voz, como de... como de mirada.

Tuve la gran oportunidad de trabajar con él.

Él hacía de extra e iba vestido de coronel

y yo hacía de puta

por eso se llamaba "Mujer cualquiera".

Por ti, encima de ti.

Debajo de ti... y dentro de ti.

En "El palomo cojo" tenía una especie de relación

medio amorosa con él y nos teníamos que besar,

¿puedes creer que estaba nervioso como un niño pequeño?

Tío Ricardo. -¿Quieres ser mi amante?

Eres el hermano de mi padre.

Cosas más raras se ven en el teatro.

O sea, y colorado, o sea, yo cuando le veo, digo:

"Pero bueno". -"Llevo varios días pensando".

(Música)

Es el actor más generoso que he conocido en toda mi carrera.

En "Goya en Burdeos": "Vente, Dafne, que va para largo,

vente aquí, túmbate conmigo". Me tumbé a su lado

yo de repente empecé a escuchar como que la respiración

iba cada vez más lenta. Se había dormido, digo:

"Si este hombre se ha dormido,

esto va para largo y también me duermo".

Y nos quedamos los dos fritos.

-Pase, Viridiana...

(JAVIER) Pues es una especie de Marcello Mastroianni,

de Alberto Sordi, es uno de los grandes actores

del panorama mundial para mí.

Quizá Paco Rabal la sombra es demasiado alargada.

La sombra alargada de Paco hace que Asunción pase de ser

una actriz con nombre propio

a convertirse en la señora de Rabal.

Asunción Balaguer, señora de Rabal,

¿qué hace Francisco Rabal en estos momentos?

Era una mujer tan libre y tan vocacional

que jamás hubiera dejado su vocación por nada.

Ella decía: "Fue Paco porque me decía:

'Yo prefiero que no trabajes, Asunción".

Sabéis que está en Barcelona terminando su rodaje de Colón

y hasta diciembre no termina.

Lo que el amor hizo con esa mujer para con ese hombre

tan complicado porque era supersimpático,

superatractivo, pero su mujer esperándole que llegara a casa.

Ahí hubo una leyenda negra, pero que no es verdad

que decían que yo murciano, moro, celoso,

no quería que mi mujer trabajara y la retiré de una carrera

estupenda que tenía como trágica y como actriz;

pero no es así, fue ella la que no quiso,

ella siguió trabajando, incluso cuando yo ya hacía cine.

El carisma de Paco es tan arrollador

que deja un listón muy alto para el resto de los miembros

de la saga. El primero en sentir su peso es Liberto Rabal.

(EMILIO) Es probable que Paco sea como Asunción,

sean unas llamas enormes, una especie de explosión volcánica

y luego, lo demás se haya quedado solo en lava que se va durmiendo.

Liberto Rabal es el ejemplo de que no lo es todo

una cara bonita y unos apellidos.

Yo de pequeño me gustaba actuar

en plan de leer un libro y era el personaje.

Liberto, el nieto de Paco, es considerado su heredero

sobre las tablas. El hijo mayor del director

Benito Rabal encuentra las puertas del cine abiertas con su apellido.

Me estrené con mi abuelo, pero fue antes.

(AMBOS) En "Fortunata y Jacinta".

En la película "El hermano bastardo de Dios",

basada en una novela de José Luis Coll,

hicimos un casting largo y al final, el papel

del protagonista lo hizo al final, Liberto

que era pequeñito, tenía entonces 12 años.

Liberto Rabal, parece que su trayectoria

está encaminada a seguir los pasos del abuelo.

Sí, bueno, él se llama Paco como yo, pero dijimos

de cambiar para no ser el junior, pero me gusta eso de...

¿Para que no pese tanto? -No, no.

-El peso del abuelo. -Junior, no me gusta,

entonces dije que se llamase Liberto

como le decían a él de niño como apodo.

(DAFNE) Liberto Rabal con esos morros,

esa boca, me recordaba mucho a Marlon Brando,

nuestro Marlon Brando español y yo me acuerdo

que estaba superenarmorada de él, pero me enamoradísima.

(PALOMA) Liberto se puso de moda, nominación al Goya,

trabajó con Almodóvar, protagonista de "Carne Trémula".

(ALMODÓVAR) Liberto, mal que le pese,

ha heredado en sus genes mucho del talento

de las características de su abuelo.

-Había mucha más expectativa en él que en cualquier otro actor.

-Tal cual llegó, se fue.

¿Es fácil o difícil trabajar con Almodóvar?

Es fácil, es el director con el que he trabajado más fácil.

Y también los problemas con la familia aparecen

en ese momento, pero realmente, los detalles en sí...

creo que nunca han querido darlos.

No, es que no quiero hablar de eso.

¡Dame la campanilla! -¡No te la doy!

¡Cállate ya, cojones! -¡¿Por qué?!

(PALOMA) Nos vuelve a sorprender cuando su abuela,

yo creo que le recoge un poco, lo mima y lo lleva de nuevo

a escena y con ella en el 2014,

representan una obra que les devuelve

al aplauso, le devuelve al foco, le devuelve a la notoriedad.

Y me he sentido muy agradecido de poder trabajar con ella,

primero en el lugar profesional de que es una excelente actriz

y cualquier actor de este país es un privilegio trabajar con ella

y luego, por otra parte porque lógicamente,

el cariño que me tiene pues lo respiro siempre.

Liberto, el que fuera la promesa de la saga,

intenta, por última vez, triunfar como actor

de la mano de su abuela, pero poco después

deja de sentir el calor de los focos.

Liberto, sí, apuntó muy buenas maneras,

tuvo muy buenos comienzos, pero ahí se le cortó la racha.

También es verdad que después de eso poco más.

La gran sorpresa o lo sorprendente fue cuando se descubre a Liberto

en unos grandes almacenes trabajando en la honrosísima

profesión de dependiente.

Liberto permanece alejado del escenario

un lugar que es fundamental para la saga

porque entre las bambalinas del teatro surge el amor

entre una joven nacida en una familia acomodada

en Manresa y el humilde hijo de un minero de Águilas.

(BENITO) Mi padre que era

de una familia más pobre que las ratas.

-Hay cartas del noviazgo de mi madre y mi padre preciosas

que le escribe mi padre a mi abuela Teresa

que era muy humilde y decían: "Su familia

comen hasta pollo", decían.

El pollo era el lujo asiático de aquel entonces.

Y mi madre estaba destinada a ser una mujer de la burguesía catalana

y acabó por vocación yéndose a actriz.

Yo me enamoré de Asunción, una de las muchísimas razones

es que la admiraba como actriz aparte de como ser humano.

(BENITO) Mi madre era la primera actriz joven

de la compañía Lope de Vega.

Y mi padre era casi un extra.

Lo que menos me atrajo fue su belleza y creo que era,

vamos, era guapísimo, pero a mí me gustaba,

a mí me gustaba cómo era Paco. (TERESA) Y entonces, se casaron.

¿Recuerdas el día de tu boda? -Sí, lo recuerdo fatal,

le pido disculpas a mi mujer, pero como lo sabe,

es el miedo más grande que he pasado en mi vida,

me tiré toda la noche devolviendo aterrado.

Un pariente nuestro, más de mi mujer que mío, me dijo:

"Toma un avión y escápate".

(TERESA) Y se fueron a vivir

a Barcelona a casa de mi abuela materna

que se llamaba Teresa. -Gracias a mi mujer

al mes o los dos meses me fui envalentonando

y hasta ahora que llevamos ya 32 años casados.

Bueno, ella su Paco siempre lo tenía en la memoria

y en la boca, siempre hablaba de Paco.

Lo tenía como el gran compañero que fue durante toda su vida.

Yo la veía detrás de las cámaras así.

Y yo digo, claro, sabía que era la mujer de Paco, pero pensé

que acababan de casarse porque, de verdad, era... amor.

Paco, el gran compañero de Asunción en la vida.

Ambos forman pareja en el teatro y en la intimidad familiar

también se declaran su amor

con los versos de "Don Juan Tenorio".

En reuniones familiares ponerse los dos a recitar

el Tenorio, de repente se ponía: "¿No es verdad, ángel de amor...?".

¿Que en esta apartada orilla

más pura la luna brilla y se respira mejor?

Y se ponía mi abuela a contestarle

y hacían toda la escena, toda la escena.

Este aura que vaga llena de los sencillos olores

de las campesinas flores.

Y tú te quedabas así. -¿No es cierto, paloma mía,

que están respirando amor?

Y Paco, al igual que el protagonista del drama

de José Zorrilla, también emana aire irresistible de conquistador.

Tú has dicho que Paco no es tan donjuán como se cree,

no ha sido tan donjuán como se cree, ¿no?

Hombre, ha vivido la vida y me parece estupendo,

me parece muy bien porque la vida hay que gozarla

no hay que sacrificarse, hay que gozar de la vida

porque todos son experiencias y hay que vivirlas.

-Había un nivel de confianza que no era nada normal

en esa época y entre las parejas.

Paco no me engañó nunca, ya me avisó

antes de casarnos y después de casados,

o sea, que el que no engaña...

Se iba de juerga y había una chica guapa

o no sé qué y nos lo contaba.

¿Y usted, qué, se ha enamorado mucho?

Yo me he enamorado siempre, mi vida.

Jolín, lo dice usted como si le pesara.

Y me pesa, cielo... Y me pesa.

Suena muy raro que unos hijos lo acepten,

pero lo contaba con esa naturalidad y era tan verdad

y quería tanto a mi madre y nos quería tanto a nosotros

que nos parecía lo más natural del mundo.

¿Usted piropea por la calle? -Sí, soy piropero,

me gusta mucho piropear. -Y por ejemplo, Maribel Verdú.

-Qué bien elegida está como representante joven

porque es joven y guapísima. (CARMEN) Esa cosa que tenía

él de que le gustaban mucho las mujeres

te lo hacía notar cantidad.

¿Cómo te gustan las mujeres, Paco? -A mí, todas.

Gordas, flacas y entreveradas.

Por eso admiro tanto a Asunción.

(Aplausos)

(LOLA FLORES) Salíamos tantas veces juntos

que Asunción no sé si pensó algún día mal.

(Risas)

Tendemos a juzgar cosas que eran muy normales

en la época y no nos damos cuenta que lo que tenían era una relación

muy íntima, muy especial de confianza plena.

Un día, usted se despertó,

Paco estaba al lado y le dijo, él acababa de llegar

de París, se despertó y esas cosas del despierto dijo:

"¿Quién eres tú, guapa"? Y le dio a usted un beso

que usted todavía recuerda. -Lo recuerdo, un besazo.

Y yo me quedé contentísima y dijo: "Qué maravilla",

y luego me dice: "¿Quién eres tú?", digo: "Pues soy yo, Asunción".

"Ay, perdona, perdona", me dijo. "Creí que eras otra persona".

(TERESA) No se lo llegamos a recriminar nunca, jamás,

yo no le pude decir nada a mi padre nunca nada, nunca.

¿Hablamos de mujeres, Paco? Tú has trabajado

con actrices guapísimas. -Vino, caballo, mujeres,

tres placeres a los cuales mi vida consagré.

La familia Rabal tenía una empresa de producciones

que se llamaba Picaflor, cuando se lo preguntabas a Paco

y decía que "hay lo que hay".

Íbamos juntos en el coche al rodaje y todo eso

cuando iba con él en el coche pasaba por los bares

y me presentaba a todos.

Un día llegó bastante... bastante perjudicado,

que diríamos, al rodaje, y le dijo que había estado

toda la noche estudiando con unos señores

cómo tenía que hacer el personaje. "He estado toda la noche por ahí,

pero compuse el personaje y ahora ya no tengo problema contigo".

Daba la impresión de que yo era un hombre jaranista,

juerguista, frivolón y nada de eso, yo siempre he querido mucho

a mi mujer y a mi familia, pero me ha gustado divertirme

y me sigue gustando, claro,

soy un hombre vital y lúdico, me gusta.

Ese lado vital y lúdico marca su vida para siempre

y casi termina con su carrera como actor.

Tiene un accidente de tráfico al volver de fiesta de madrugada.

(BENITO) Yo... cuando tuvo mi padre el primer accidente,

era muy pequeño, tendría nueve años o así

lo que pasa que fue una cosa muy dramática porque estuvo fatal.

Cuando se miró al espejo, dijo: "Se ha acabado mi carrera".

No, yo me asusté mucho cuando me vi en el ascensor

de un amigo mío que me llevó a su casa

y vi... la nariz, un poco por aquí, el brazo colgando

y dije: "¿Qué voy a hacer ahora yo si solo soy actor?".

Y se complicó todo mucho porque... el típico traumatólogo,

cirujano y tal muy famoso,

se equivocó en una operación del brazo, no lo reconoció,

le operó otra vez, se equivocó y dijo:

"Tengo que cortarte el brazo", y llamó a Buñuel y le dijo:

"Mira, me van a cortar el brazo", y Buñuel le dijo:

"Hay un médico exiliado español en Londres que se llama Trueta

vete a verle". Pero mi padre no tenía dinero

y fue Fernando Fernán Gómez quien le dejó el dinero para viajar

y se operó, le salvó el brazo, no le cobró ni nada de nada.

La cicatriz al principio me la tapaba, ¿no?

Pero me acuerdo que fui a hacer película con Visconti

y Visconti dijo: "No te tapes la cicatriz

porque un millonario puede tener un accidente de coche".

Teresa y Benito conocen desde la cuna

lo que es pertenecer a un hogar de artistas

aunque para ellos Paco y Asunción son, simplemente, papá y mamá.

Yo era el ojo derecho de mi padre y Benito el de mi madre.

(ASUNCIÓN) Tuvieron una infancia muy bonita,

muchas veces Teresa dice: "Yo recuerdo mi infancia

con tanta ilusión", porque Paco era muy cariñoso

con sus hijos. -Me llevo muy bien con mis hijos.

(TERESA) Cuando éramos pequeños venían mucho a casa Lola Flores,

Picasso, qué sé yo, quién fuera, ¿no?

Te molestaba, estabas dormido y te despertaba a las cuatro.

Teníamos que ir al colegio al otro día.

Entonces, levantaba yo, a Teresa y a Benito,

que dormían, a las tres o cuatro de la mañana.

"Papá, estoy durmiendo". -"Si no es ahora, no lo ves nunca".

Y tenía toda la razón del mundo.

Era un mundo muy apasionante, porque era...

No solo era gente del trabajo o familiares, que también,

sino, de repente, aparecía mi padre con...

Lo mismo, con dos ladrones o yo qué sé, con...

Pasaba la gente por la calle y les invitaba.

Estaba aquí al lado. -El maravilloso embustero.

(RÍEN)

"Hola, soy Francisco Rabal, este es mi nieto Luis,

¿nos podemos sentar a charlar?".

No veas la gente, la gente estaba encantada de...

De que les ocurriese eso a ellos.

Y al rato, a la media hora, aparecía mi abuela, "¡Paco...!".

(Música)

Asunción relega su faceta de actriz a un segundo plano,

su papel protagonista es el de madre y esposa.

¿Son un poco tiranos, son machistas los hombres de la familia?

Aparentemente. -¿O ayudan?

Aparentemente, pero, luego, son más tiernos que el pan.

Mi padre, cuando tenía un rodaje largo,

mi madre se llevaba un infiernillo,

¿sabes qué es un infiernillo, no? De alcohol.

Y le cocinaba en las habitaciones de los hoteles.

Le llevaba la comida a la cama...

(MARÍA) Mi abuelo vivía en la cama, yo llegaba y le veía...

Era como un buda, en la cama, con los periódicos y tal.

Es que mi padre, siempre, ha estado acostumbrado

a tener timbre en la habitación, entonces...

Cocía a mi madre a timbrazos: "Quiero membrillo con queso";

o "quiero...", a las dos de la mañana,

"patatas fritas con cebolla y pimientos".

Mi madre se lo hacía y se lo llevaba a la habitación.

Era un personaje...

Muchas personas creían que era un hombre duro, seco...

Y... bueno... no, no lo ha sido nunca,

ha sido, todo lo contrario, un hombre tiernísimo.

Mi madre era divertida, tocaba el piano,

nos montaba, nos montaba obras de teatro

entre la gente de... entre los chicos del barrio.

Cosas así, ¿no? Siempre ha sido muy moderna.

Mi abuela ha sido la matriarca, totalmente, porque era familiar.

Si yo me hubiera puesto a trabajar muchísimo, intensamente,

posiblemente, no viviríamos juntos, es muy posible,

porque siempre se necesita a una persona

que atienda las cosas más normales de la vida.

(Música)

Teresa empieza a jugar a ser actriz en las películas domésticas

que rueda en casa con su padre, una afición que da paso

a su primera experiencia profesional a los nueve años.

(TERESA) Luis Buñuel era muy amigo, era nuestro tío Luis,

y era de nuestra familia, prácticamente,

entonces, le pidió a mi padre que si me dejaba hacer

el papel de Rita en "Viridiana" y... me dejaron hacerlo.

Tengo unos recuerdos maravillosos de eso.

(Música)

Mis padres no eran muy de dar consejos,

sobre todo, mi padre, no le gustaba.

Yo veo una película de mi hija o de mi hijo, o una obra de teatro,

se me nublan los ojos y no veo la película,

tengo que volver otro día y, también, se me nublan.

Pero sí me dio uno, uno muy importante, que fue...

"Sé buena compañera de tus compañeros".

Y me sirvió durante mucho tiempo.

(Música)

(Música)

¡Teresa...!

(Música)

¿Qué habría sido si hubiese hecho cine?

No, a él no lo quiero, quiero a Ricardo,

¡que me traigan a Ricardo! Me gusta mucho más el cine

que la televisión, a pesar de que me divierte

hacer televisión y me gusta hacerla.

Su vida cambia cuando conoce al argentino,

un compositor... que vino de... de otros mares

para conquistar España.

# María mía, María Sol... #

Además de conquistador,

Eduardo Rodrigo es compositor y cantante;

recién llegado de Argentina obtiene el primer premio

en el Festival de Benidorm en 1972, con esta canción.

Al poco tiempo, conoce a Teresa.

# Hoy mi pecho está latiendo y es mi voz que está diciendo... #

(TERESA) Fue como... Fue un "chis", de repente, ¿no?

Bueno, empezamos a salir, rápidamente.

Eduardo ha sido el que me ha enseñado a cantar.

# Tú sabes por qué te quiero,

# también, que por ti me muero. #

Estuvimos viviendo juntos tres años

y, entonces, le dije a mi padre que me iba a casar por la iglesia,

me voy a casar por lo civil y por la iglesia.

# Te quiero porque te quiero

# y a nadie debe importarle. #

Yo, aunque no creo mucho en estas cosas

de instituciones del matrimonio, pero mi hija sí.

Tenía una forma de pensar, pero con los sentimientos

era diferente, y, entonces, me dijo: "Te casas,

pero te casas donde yo quiera y de la forma que yo quiera".

"Te casas en la Cuesta de Gos, donde yo nací".

Y allí se casó, a 15 kilómetros de Águilas.

(TERESA) Nos casamos en la puerta de la ermita,

sacaron el altar allí; fue tremendo,

porque a mi padre se le ocurrió invitar a todo el pueblo

y a los pueblos de alrededor.

Fue una boda... maravillosa, popular.

(BENITO) Recuerdo que se han querido mucho, ¿no?

No conozco a una pareja que hayan estado tanto juntos;

trabajaban juntos, vivían juntos; todo juntos.

La verdad, se entendían muy bien, se respetaban mucho.

Cantaban juntos y hacían, pues, unas letras muy interesantes;

recuerdo una que decía: # Ustedes, los hombres, qué buenos que son,

# no tienen mentiras en el corazón. (TERESA) # En el corazón...

# Ustedes, los hombres, qué buenos que son,

# no tienen espinas en el corazón. #

Mis padres han sido un equipo, siempre.

Mis padres han vivido lo personal como algo profesional

y lo profesional como algo personal.

Han sido dos... Más que mi abuelo y mi abuela.

# Ustedes, que, a veces, me asustan,

# ustedes, mujeres, ay, cómo me gustan... #

Aunque esté mal decirlo, ninguno de los dos somos divos,

no existen los problemas por esa razón.

# Ustedes, los hombres, qué buenos que son,

# no tienen espinas...

# en el corazón... #

Yo necesitaba tener hijos, la verdad.

Creo que es lo más hermoso que me ha pasado en la vida.

Montamos el circo porque era la única forma

de tener a los niños con nosotros.

Mi madre venía, a lo mejor, a las ocho de la tarde,

y nos daba de cenar vestida con un vestido azul, precioso,

con un lazo enorme en la cabeza, nos daba de cenar, se iba

y volvía a las nueve vestida con un vestido blanco espectacular,

con lentejuelas, yo qué sé, y nos acostaba en la cama.

El ser madre lo he disfrutado tanto,

que si no hubiera sido madre no hubiera sido feliz en la vida.

Lo deseaba mucho, fíjate.

Está muy demostrado que a mi madre le gustan los niños.

Nuestra gran amiga, Teresa Rabal.

(Música)

# Me pongo de pie. # (NIÑOS) Me pongo de pie.

# Me vuelvo a sentar. # (NIÑOS) Me vuelvo a sentar.

# Porque a los oficios # vamos a jugar. #

En los años 80, se convierte en la superestrella de los niños,

la cantante infantil española más comercial.

# ...Vamos a jugar.

# Había una vez # un niño carpintero... #

Publica 24 discos que venden más de un millón y medio de copias.

# ...A todas horas un tablero.

# Me pongo de pie. # (NIÑOS) Me pongo de pie.

# Me vuelvo a sentar. # (NIÑOS) Me vuelvo a sentar.

# Porque a los oficios # vamos a jugar. #

Teresa Rabal estaba presente en la radio, en la televisión,

en festivales, en concursos, en canciones, en discos...

Era Teresa Rabal a todas horas.

Cuando Teresa arrancó con el mundo infantil

era... eso... no había nada.

# De oca a oca, de oca a oca... (NIÑOS) Y tiro porque me toca. #

Teresa hipnotizaba a los niños cuando cantaba,

se quedaban con la boca abierta, tú estabas allí y decías:

"Esta mujer es la leche".

# La pobre elefantita llora sin parar,

# porque a la oca, nunca pudo ella ganar. #

Porque los niños de esa época eran muy niños.

Se sorprendían con las melodías.

# De oca a oca, de oca a oca... #

Mi madre cantaba lo que mi padre componía.

A él se le ocurrían las historias y ella las construía.

Cuando estábamos en el hospital con mi madre entró un enfermero,

vio a mi hermana y se echó a llorar.

Pero se echó a llorar como una magdalena, ¿no?

"Teresa, lo que yo he disfrutado contigo y no sé qué".

# Y tiro porque me toca. #

(Termina la música)

(PÚBLICO) ¡Bien!

(FERNANDISCO) Llámalo dólares, euros, pesetas,

tuvieron que ganar, en ese tiempo, pesetas... mucho dinero.

# Somos marionetas que creemos, todavía... #

La carpa del circo de Teresa Rabal se abre, por primera vez, en 1980,

con giras durante todo el año, que recorren la geografía del país.

El circo era, realmente, un acontecimiento adonde íbamos,

se llegaban a hacer dos o tres funciones diarias,

creo que entraban en la carpa cinco mil personas.

Fue idea de Eduardo, era tal el éxito, en ese momento,

de "Las canciones para niños", que los teatros eran pequeños;

las plazas de toros, que hacíamos, también,

no eran sitios idóneos para ese espectáculo;

y dijo "hagamos un circo".

(Música)

Un circo completamente diferente a los circos tradicionales,

un circo moderno, donde hay espectáculo de circo

mezclado con espectáculo musical.

El circo es Teresa Rabal, ¿no? Durante muchísimos años

y varias generaciones han cantado, han bailado

y se han divertido con el circo de Teresa Rabal.

Hubo un momento que teníamos cien familias a nuestro cargo,

era una barbaridad, tuvimos un circo enorme;

y, sobre todas las cosas, podía llevar a mis hijos conmigo,

y eso valía la pena.

He crecido como una más, con los hijos de los magos,

con los hijos del trapecista, con los hijos del payaso...

Eran mi familia, también.

En verano, en las vacaciones, de niños, ¿no?

Mis padres hacían toda la gira por toda la costa.

# No sé si yo les conté... #

(TERESA) Llegó un momento que no podía más,

necesitaba volver, un poco, a la vida normal;

y fue una suerte, porque cuando le dije a Eduardo que no seguía,

no estaba él muy convencido, y... yo decía:

"Dios mío, que me salga algo que no me haga volver al circo",

porque no podía más, estaba agotada;

y, de repente, me llamaron para un programa diario,

todas las semanas, un programa en directo;

y ahí lo dejé definitivamente.

# Yo no me lo imaginaba, pero me fumaba hasta el carbón... #

En 1995, Teresa crea los premios Veo, veo,

es la pionera de los concursos de talento en televisión;

el certamen es un trampolín para descubrir nuevos talentos.

# El chucu, chucuchú. #

Me presenté a los Veo, veo en el año 2000, con ocho o nueve,

y recuerdo a Teresa Rabal como alguien muy cercano,

era una persona maravillosa.

Él, Chiqui Cantó, es representante de España,

fue primer premio en los premios Veo, veo nacional.

En esa época no me gustaba que me llamaran Blas y se lo dije,

me preguntó cómo quería que me llamara

y le dije que en mi casa me llamaban Chiqui.

El niño galardonado con el premio Simpatía y tres mil euros,

y ese niño ha sido ¡Chiqui Cantó!

Teresa Rabal sí me ha hecho sentir especial, siempre;

siempre le decía a mi mamá "es el mejor momento de mi vida".

# Si tú no estás aquí no sé...

# qué diablos hago amándote... #

Siempre, el premio que se ganaba era una beca de estudios

y estaba muy implicada en eso.

Es una mujer con una sonrisa eterna en la cara.

# Veo, veo... -¿Qué ves?

# Una cosita. (NIÑOS) ¿Y qué cosita es?

(BLAS) # Empieza con la A.

# ¿Qué será? ¿Qué será? ¿Qué será? #

Y, de repente, se oía una voz que decía "alefante"

y todos le decíamos...

# No, no, no, eso no, no, no, eso no, no, no, no es así.

¡Cha, cha, cha! #

(Aplausos)

(Música)

En Murcia está la raíz, una tierra amada

que Paco Rabal tiene que abandonar para labrarse un futuro en Madrid;

con nostalgia, privaciones y el sueño de ser actor

va encontrando su camino.

Empezó vendiendo pipas y caramelos, por la calle; luego, de bombonero.

De electricista pasé a los estudios de cine de San Martín.

Dio la casualidad de que un día estaba Fernando Rey,

que ya era una gran estrella, y se fue al baño,

o yo qué sé, a tomar un café o lo que fuera;

entonces, mi padre estaba por ahí y le dijo el ayudante de cámara:

"Ponte ahí para las luces".

Me puse en su sitio y Rafael Gil le dijo al ayudante de cámara:

"A este muchacho le vamos a dar un papelito".

(Música)

Como Harrison Ford, que decían que era carpintero,

Paco Rabal es nuestro Harrison Ford.

(MARÍA) No era atractivo, era guapo a rabiar,

ya me hubiera gustado, a mí, conocerlo en esa época.

¡Viridiana...!

¿Le ocurre algo?

A cada trabajo al que se enfrentaba

lo hacía desde un lugar que llamaba mucho la atención;

quizá, por el carisma, quizá, por su presencia,

por su forma de interpretar tan peculiar.

(Música)

(Música)

Los premios llegan cuando Paco deja atrás sus papeles de galán

y se convierte en un actor de carácter,

pero la transición es traumática, tiene que recorrer un largo viaje

para encontrar su sitio, a causa de su físico.

(PACO) Tuvo una crisis física, que era el pelo,

fue en México, un peluquero me puso pelo en medio de los míos,

yo llegué a Madrid con un pelo maravilloso.

Lo del peluquín tiene mucha gracia. -Me escondía de mis hijos.

Nosotros, tanto Benito como yo, sabíamos que usaba peluquín,

porque mi madre, se encerraban en el cuarto de baño

y no nos dejaban entrar, era todo "top secret", ¿no?

Mis hijos me han contado después: "Qué risa pasábamos

cuando te escondías para ponerte el peluquín".

Nos sentó a Benito y a mí y dijo:

"Os tengo que confesar una cosa, que no tengo pelo".

Y digo: "Papá, lo sabemos de hace muchos años".

Una crisis superada.

No, sí, la he superado. -Perfectamente, ¿no?

¿Pero sabes lo que pasa? Que yo pensaba que si no llevaba

el pelo falso no me iban a contratar

para hacer papeles de joven, ¿no?

Era como una especie de miedo.

A ver, me encanta verlo de joven porque era guapísimo.

Pero... pero todo el...

desde la mitad al final de su carrera para mí es la...

la mejor época.

Quizá a él le gustaba mucho "Juncal".

Recuerdo con once o doce años estar enganchado,

como puedes estar enganchado a "Juego de Tronos" o a "Perdidos"

o a cualquiera de estas, estar enganchado a esos poquitos

capítulos que hubo de "Juncal".

El traje blanco ya lo tengo.

Maestro.

¿Usted sabe lo que quiere decir juncal en caló?

Espléndido.

Con "Los santos inocentes" es galardonado con el premio

a la mejor interpretación en el Festival de Cannes en 1.984.

Qué actor no se cortaría una mano por hacer el trabajo

y estar a la altura de Paco Rabal en "Los santos inocentes".

Una foto, por favor.

Eh... júntense.

Azarías.

Quieto un momento.

Cualquier actor se cortaría la mano, el pie... y la cabeza

por llegar a ese nivel interpretativo.

Quieto un momento.

¡La milana se me ha escapado!

Déjala volar.

¡Yo no quiero que la milana "me se" vaya!

Pero la vez que yo he visto a mi madre más indignada

y más dispuesta a decirle a mi padre "ahí te quedas",

fíjate, fue cuando se iba a hacer "Los santos inocentes",

que de repente por un problema de...

un problema de... una tontería de quién iba antes

si Alfredo Landa o mi padre en los títulos de crédito, ¿no?

Pues mi padre se enfadó y dijo: "No hago la película".

"Paco, como no hagas la película me separo de ti".

Pocos años después de su personaje de Azarías llega Almodóvar

a su carrera con otro memorable papel para el recuerdo.

Mi padre creo que le gustaba todo.

La gente que dice que los premios no son lo mismo miente.

¡Francisco Rabal por "Goya en Burdeos"!

(Aplausos)

Estando nominado no podía faltar en este primer festival

que se hace en mi querida Barcelona.

Por tantas razones, ¿no? Aquí empecé el cine se puede decir,

me casé con Asunción...

Y, en fin, estoy muy contento.

La voz de Paco es su instrumento al igual que el pincel y la pluma.

Pinta cuadros, pero sobre todo

escribe rimas que quedan para el recuerdo.

Le dedica unos versos a Carmen Maura que hoy la actriz

descubre por primera vez en "Lazos de sangre".

(RECITA) "Que llamen a Carmen Maura que no sé dónde estará.

Siempre he querido con Carmen Maura alguna vez trabajar".

¡Qué rico, por favor!

(RECITA) "Y mira tú que en Sanlúcar bajo el ojo de Armiñán

en nuestra primera escena la he tenido que besar".

O sea, que también él se acordaba del tema.

(RECITA) "Y me dije para mí: 'Qué suerte tienes, chaval,

hoy la has visto y la has besado, qué se puede pedir más'."

¡Qué mono!

Actor, pintor, poeta...

En su afán por aprender Paco Rabal estuvo

hasta el final de sus días intentando ser más sabio,

pero los idiomas se le resistieron.

(CURSO DE INGLÉS) "Paco... listen to me".

(PACO RABAL REPITE) Listen to me.

(CURSO DE INGLÉS) "Your mother is not come back".

(PACO INTENTA REPETIR LA GRABACIÓN)

(CURSO DE INGLÉS) "She's gone... Do you understand?".

Prefiero hacer "Camino del Rocío" o "Currito de la Cruz".

¡Asunción, coño, yo no entiendo esto!

Para sus hijos que le nombraran doctor honoris causa

de la Universidad de Murcia fue todo un orgullo.

Y entonces yo ver a mi padre, que insisto, había podido ir

un año a la escuela nada más, y verle entre tanta gente sabia

y con el gorro de académico y con la toga y todo eso...

Mira, es que me emociono.

Asunción tiene 76 años cuando fallece Paco,

y tras la pérdida de su esposo renacen en ella tres viejos amores:

el cine, la televisión y el teatro.

Evidentemente al no estar mi padre no es que ella se lo tomara

como una liberación o "ahora me toca a mí".

Cuando él no estuvo ya se puso a trabajar como actriz.

Es que la gente la fue descubriendo y luego aparte estaba más...

vivía su carrera a partir de ese momento.

He llorado mucho.

Ahora como trabajo mucho y...

y estoy rodeada de gente muy buena, muy cariñosa,

noto que el público me quiere,

pues me ha aliviado mucho, la verdad.

Yo creo que ella vuelve a trabajar con tanto hambre de escenario

porque era lo que más le gustaba hacer.

¡Y Asunción Balaguer!

(Aplausos)

Que ella se llevaba el teatro de calle; pero de calle.

Sí, por eso te digo, que fue como de repente cambiar su vida

de la noche a la mañana.

Y claro que lo disfrutó.

Pero de hecho era como si hubiera empezado su carrera otra vez.

Mientras pueda seguiré trabajando. Un beso muy muy grande.

Asunción hizo una función maravillosa en el Teatro Español

dirigida por Mario Gas que se llamaba "Follies".

Me cantaba la canción y le hicieron un casting.

Tenían que ver si cantaba bien o si no cuánto trabajo

había que hacer con ella.

La acompañé una vez al banco en el pueblo

y a la cajera le dice: "¿Te puedo cantar?".

En los ensayos le pusieron una bailarina siempre detrás.

En los ensayos y luego ya en la obra, ¿no?

Por si acaso se tropezaba.

Es que ella tenía ahí 90 años. Bailaba claqué.

Entonces ya mi madre mosqueada: "¿Y esta mujer?

¿Y esta niña todo el rato detrás mío?"

A los actores nos gusta tener público,

si no tenemos público no somos nada.

Y entonces ella decía: "Es que me lo paso tan bien

que me da hasta vergüenza de que me paguen".

Volvió con gran prestigio y sobre todo se llevó premios

y el reconocimiento y el cariño

de todos los que trabajaron con ella, ¿no?

Es muy... es muy agradable que tus compañeros te quieran y...

y te animen.

En "Olmos y Robles" ella fue mi abuela.

Antes habíamos sido marido y mujer en "El pisito".

Ya no estoy para muchos trotes.

Sentía un amor profundo por Asunción.

¡Abuela, te quiero!

No solamente no quiero ocultarlo...

Bueno, a lo mejor Paco si me está oyendo en algún lugar

me da un capón, pero bueno creo que no solamente tenía derecho

sino casi el deber de enamorarme de Asunción Balaguer.

Rodolfo, hijo...

Martina.

Mientras su madre triunfa en los escenarios

Teresa Rabal comprueba cómo la luz del atardecer

da paso a la noche más oscura,

algo que recordará siempre

como la etapa más difícil de su vida.

Han sido cuatro años terroríficos.

Tuve cuatro años de enfermedad de Eduardo muy grave,

que me dediqué en medio...

yo cogí un cáncer de mama.

Que en ningún momento me vine para abajo,

seguí trabajando además con quimioterapia, con todo.

Y seguí hacia adelante.

Y yo creo que me impulsaba el que tenía que cuidarle a él.

(SUSPIRA)

Pues mi padre era un valiente.

(TERESA) Se me fue muy pronto.

Lo echo muchísimo de menos.

Pero es verdad, también tengo que decir, que mis hijos

me han ayudado muchísimo.

Y era una persona increíble.

No sé, es...

que le echo de menos.

Era un hombre buenísimo.

Yo creo que me enamoró la bondad que tenía,

que era muy amante de la familia, era tremendamente familiar,

era muy cariñoso, protector...

Me enamoró muchas cosas:

su voz, cómo cantaba, cómo componía.

(CANCIÓN) #Recuerdo tu sonrisa#

#jugándome en las sienes,#

#y aquella primavera#

#y aquel almendro en flor.#

#El amor...#

Tras la marcha de Eduardo Teresa se deshace de la casa

en la que vivió con su marido para superar los problemas

económicos y se marcha a vivir con su madre Asunción.

Sí, claro, y no pasa nada.

Quiero decir, la casa la hemos vivido,

hemos disfrutado, hemos sido felices.

Tenemos todos... los recuerdos me los he llevado todos.

Y... y ya está.

Todo eso se junta con la situación económica que, sin ser un desastre,

sí que necesitaba algunos ajustes, y ella pues lo hizo

entiendo que lo mejor que pudo.

Y han dicho que estaba arruinada y esas cosas. Pues no es verdad.

O sea, arruinada no puede estar una persona que tiene tanto amor

alrededor y que tiene todavía energía para hacer cosas

y que tengo todos los derechos de autor,

tengo un montón de cosas.

Lo que pasa que sí me tenía que quitar las deudas

porque no podía vivir así, pero ya está arreglado, la verdad.

Teresa cuida durante cuatro años a su marido y tras su pérdida

se dedica a atender a su madre,

con una salud cada vez más delicada.

A mí me tocó convivir con ella en la época peor, ¿no?

Cuando estaba... ya no trabajaba

y estaba con médicos.

Y luego revivía cuando iban los amigos.

O sea, Pepe Viyuela por ejemplo cuando vino es que se volvía loca,

es que lo adoraba.

Y siempre nos despedíamos hasta la siguiente vez,

hasta que llegó una vez que no hubo más veces.

En el hospital cuando ya estaba sedada ya...

ya para morir, ¿no?

La última conversación que yo mantuve con mi madre

era... de repente abre los ojos y le digo: "¿Estás bien?".

Ella pensaba que estábamos rodando, ¿no?

Le pregunté: "¿Cómo estás?".

Y dice: "Hombre, cómo voy a estar, rodando y contigo".

Yo digo mucho a mis amigos: "El día que me vaya

pensad qué contenta se va Asunción."

Y querías acercarte a ella a darle un beso.

Porque es una persona que todo el mundo lo dice

y ella misma así lo transmite, es una persona encantadora,

transmitía una... un alma buena básicamente.

Cuando mi abuela murió dejamos las cenizas

en el nicho de mi abuelo, y aparte para que bebieran juntos

les pusimos dos copitas de vino pequeñas que tenía mi abuela

y una botella de moscatel, ya que era lo que mi abuela bebía.

Es bonito que estén juntos, ¿no?

Con una botella de vino además.

Está ahí dentro. Estará el vino bueno.

Si no se la han bebido.

Este vestido era de mi madre y...

y me hace mucha ilusión ponérmelo, ¿sabes?

Entonces me emociona y me gusta.

He vivido mucho y muy bien.

Estoy muy contenta de lo que he vivido.

He sido una mujer afortunada...

la verdad, porque no todo el mundo puede decir lo mismo.

Tras las pérdida de sus padres Teresa y Benito han vendido

el chalet de Alpedrete para dar a la saga un nuevo comienzo.

Sin esa casa la familia solo atesora vivencias y recuerdos.

Mi madre siempre decía que las casas son casas, son paredes,

que las vivencias es lo que uno tiene, sí.

Y me decía: "Nena, las paredes son paredes.

Los recuerdos se tienen en el alma".

Y es verdad, y tenía toda la razón del mundo.

Y esos recuerdos dan paso al futuro.

"Lazos de sangre" es testigo de la llamada artística de Paula,

la nieta de Teresa Rabal,

que junto a su hermana Susana y a su padre Luis,

recuerdan la memoria visual de la familia

solo para nuestras cámaras.

Paula, ¿y tú por qué quieres ser actriz?

Pues yo quiero ser actriz... no sé, me gusta.

¿Sí? ¿Por qué? -Sí.

A ver, ¿por qué? -No sé, primero porque me gusta

y segundo porque sigo la...

sigo... -La saga familiar.

Sí. -Claro.

Guevara, Luis y María continúan transitando el sendero

trazado por su abuelo.

En ese camino el eco de Paco todavía perdura porque su presencia

está viva en el corazón del público.

Dejó un hueco gigante en el cine español.

Pero es verdad que tenemos un gran legado suyo.

¡Maestro!

Mi alma...

Encantador, muy seductor.

Chin, chin.

La voz que tenía también lo inundaba todo, ¿no?

¿Adónde vais, doña Inés? -Dejadme salir, don Juan.

(PEPE VIYUELA) El legado que hemos recibido

y que seguimos recibiendo de los Rabal-Balaguer

yo diría que va más allá de... el oficio bien hecho.

En este pueblo somos así, de corazón duro...

¡y manos largas!

Sobre todo es el carisma y la personalidad.

No te vayas, Ramona, ven aquí.

La señorita es muy sencilla y no le importa que te quedes.

Era superconquistador y atravesaba la pantalla,

buenísima persona.

(RECITA) "Amigos generosos, por tantas cosas que olvido

o que no acierto, gracias a todos".

"Qué grande era tu abuelo, cómo interpretaba", era así todo.

Pero encima como abuelo, con perdón, era la hostia.

No puedo estar más contenta de la familia que tengo.

Alrededor de mi abuelo todo era mágico.

(Aplausos)

¡Gracias!

Son dos personas no solamente bellos con el corazón que tenían

y la vocación y las ganas de libertad que tenían,

sino que consiguieron romper con su destino e hicieron

realmente lo que quisieron toda la vida, ¿no?

Benito y yo siempre decimos que hemos sido

unos hijos muy afortunados

de tener unos padres tan maravillosos y es verdad.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T3 - Los Rabal-Balaguer

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Lazos de sangre - T3 - Los Rabal-Balaguer

26 ago 2020

Lazos de sangre se sumerge en la historia de Paco Rabal y Asunción Balaguer, una familia de artistas que saboreó las mieles del éxito, pero que también afrontó los reveses de la vida. El programa habla con sus hijos, Teresa y Benito Rabal, quienes han abierto las puertas de su casa para homenajear y recordar a sus padres.

Los Rabal - Balaguer son historia del cine, del teatro y de la televisión, pero también son la historia de un gran amor que sobrevivió a rumores y cicatrices físicas y del alma. Francisco Rabal y Asunción Balaguer formaron un tándem perfecto a pesar de las diferencias: él, hijo de un minero murciano, y ella, una joven que pertenecía a la burguesía catalana.

Dedicaron su vida a la actuación, aunque no en partes iguales. Mientras Paco triunfaba, Asunción aparcó su carrera de actriz para dedicarse a sus grandes amores: su marido y sus dos hijos, Teresa y Benito.

Además, importantes rostros del cine español como Carmen Maura, Javier Gutiérrez, Emilio Gutiérrez Caba, María Barranco o Pepe Viyuela hablan de la huella imborrable que ha dejado Paco Rabal, y de cómo Asunción Balaguer fue capaz de volver a triunfar a los 75 años.

Lazos de Sangre recuerda también la trayectoria personal y profesional de Teresa Rabal, el circo y sus canciones infantiles que han pasado de generación en generación.

ver más sobre "Lazos de sangre - T3 - Los Rabal-Balaguer " ver menos sobre "Lazos de sangre - T3 - Los Rabal-Balaguer "
Clips

Los últimos 458 programas de Lazos de sangre

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos