www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5467375
Lab24 - 16/12/2019  - ver ahora
Transcripción completa

Es el recorrido por la Luna, realizado por la NASA

con las imágenes captadas por la misión lunar Orbiter

y ahora recreadas por la tecnología 4K.

Nos permite descubrir lugares interesantes

que ilustran la variedad de terrenos que hay en su superficie.

Algunos son muy conocidos para los aficionados a su observación,

pero otros solo se pueden ver con claridad, desde el espacio.

Los hay de diferentes edades y composición mineral.

La cámara nos trasporta a este inhóspito lugar

y nos ofrece un interesante y detallado paseo por el satélite.

Con la mirada puesta en otros objetos del universo

podríamos pensar que la Luna

ya no tiene un gran interés para la investigación,

pero no es así, en el programa de hoy reviviremos aquel momento irrepetible

de la historia en el que, el ser humano puso los pies en su superficie.

Y conoceremos los proyectos científicos, de presente y de futuro

para el satélite de la Tierra.

Bienvenidos a Lab24.

Medio siglos después, hoy vamos a revivir el primer alunizaje humano

de ese histórico 21 de julio de 1969,

comentamos la hazaña con el astronauta alemán, Reinhold Ewald

que nos cuenta como ha evolucionado la ida al espacio

desde la llegada de la humanidad a la Luna

y la importancia de los experimentos cientificos

que se llevan a bordo de la Estación Espacial Internacional.

50 años después de la llegada a la Luna,

la ciencia tiene un conocimiento más preciso del satélite

en el que están implicados varios centros del Cesif.

Los investigadores estudian sus recursos minerales,

diseñan potentes tecnologías para analizarlos

o intentan germinar semillas en el espacio.

La investigación lunar se extiende

al seguimiento de los destellos de impacto.

La NASA ha planteado extraer oxigeno de la imelita

y la Agencia Espacial Europea,

estudia construir una base con ladrillos de regolito.

Una nueva era para exploración espacial,

con el objetivo puesto en Marte.

Se dice que la llegada a la Luna supuso un gran paso para la humanidad

Celebramos ahora 50 años de ese irrepetible momento de la historía

protagonizado por tres valientes astronautas

a bordo de la nave espacial Apolo XI.

Lo hicieron en unas condiciones, que como veremos distan mucho

de la tecnología actual.

Es un reportaje de Ana Grimau.

Es el momento del lanzamiento de la nave Apolo XI.

Era el 16 de julio de 1969.

Cinco días después la humanidad pisaría por primera vez la Luna,

al sur del denominado Mar de la Tranquilidad.

Armstrong y Aldrin pasaron más de 2 horas sobre el satélite

mientras Collins, pilotaba el modulo de mando que Amstrong

privilegiado comandante, bautizo con el nombre de Columbia.

Después volvieron al modulo lunar bautizado como Eagle

que no tenía ni asientos, para poder así ganar espacio.

Este que tengo a mi espalda, es una copia a tamaño real

del interior de la cabina del modulo lunar,

la nave que se utilizó para bajar a la Luna.

Tiene capacidad para 2 personas

y a fin de ahorrar peso y complicaciones

estos dos astronautas viajaban durante todo el tiempo de pie.

Además de admirar por primera vez,

la replica a escala real del mando del modulo lunar,

la exposición también nos permite experimentar

la ingravidez que sintieron Armstrong y Aldrin al pisar la Luna

o sumergirnos en el corazón del ordenador de a bordo del Apolo

menos poderoso que un Smartphon de hoy en día.

El modulo de mando de toda la nave y el cohete,

era la única pieza que volvía a la Tierra,

todo lo demás se destruía en uno u otro momento,

incluido el modulo lunar.

Esta es la primera maqueta a escala real, del modulo de mando

en este espacio tan reducido Amstrong, Aldrin y Collins

pasaron casi 10 días para conseguir, ese pequeño paso para el hombre

y ese gran salto para la humanidad.

Un pedazo de cabina habitable, protegido para resistir

las altas temperaturas de la reentrada en la atmosfera.

Tras comer y descansar, emprendieron el viaje de regreso a la Tierra.

El 24 de julio los 3 astronautas lograron un perfecto amerizaje

en aguas del océano Pacifico, poniendo fin a la misión.

Recorremos la exposición de la mano del astronauto alemán Reinhold Ewald

para que nos cuente, como ha evolucionado la ida al espacio

en este medio siglo, desde la llegada de la humanidad a la Luna.

Doctor en Física y licenciado en Fisiología Humana

Ewald, participo en las misiones Soyuz

que trasportaban tripulación y suministros a la estación Mir

predecesora de la actual Estación Espacial Internacional.

También fue jefe de la división de operaciones

de la Agencia Espacial Europea, durante las operaciones Columbus

de integración de la Estación Internacional.

Y nos explica como es el hoy, 50 años después en la capsula Apolo XI.

De hecho tiene la apariencia de un paso hacia atrás.

Cuando vemos actualmente las naves espaciales

todas tienen la apariencia de la vieja capsura del Apolo XI,

esto es porque la experiencia del programa que hubo en medio,

llamado Space Salters, ciertamente tenía la apariencia

de ciencia ficción con alas y que se desplazaba elegantemente.

Pero hemos perdido dos Space Salters

debido a las dificultades técnicas de aquel programa

y ahora hemos vuelto a la modalidad segura, es decir,

colocar algo en la parte superior del cohete que pueda separarse

si algo le sucede a la nave.

Otra cosa que nos llama mucho la atención, es el modulo de mando,

cuya computadora contaba con muchísima menos potencia

que un Smartphone, de hoy en día.

No hay punto de comparación.

La microelectrónica se ha desarrollado tantisimo

que ha dado tantas generaciones,

que el Apolo es como un dispositivo mecánico primitivo.

Tenían algunos centros magnéticos para almacenar la memoria

y tenían que recargar los programas continuamente

y esto era algo muy importante durante la misión del Apolo XIII

que fracaso,

y tuvieron que reprogramar toda la nave espacial de nuevo,

introduciendo las cifras para poder volver a casa de forma segura.

Hoy en día, es totalmente distinto.

La comunicación, el flujo de datos entre la nave y la base

es millones de veces superior a lo que era la misión Apolo.

Esta, la tecnología de hace medio siglo

esta claro que Armstrong, Collins y Aldrin

tuvieron el coraje de arriesgar muchísimo, ante lo desconocido.

Eran muy valientes, pero fueron seleccionados para tareas diferentes

no para traer a casa la ciencia, sino para someter a prueba el sistema.

Tenían que poner a prueba las ineficiencias del sistema

que tenían que ser superadas.

Hoy en día, cuando va a la Estación Internacional,

el objetivo principal es trabajar a bordo de la estación

se formalizan y entrenan para eso,

mucho más que para escenarios de rescate.

He trabajado suficiente tiempo en la operativa

con las preparaciones que se hacen,

la cuestión es que necesitamos tener una cierta personalidad

un cierto carácter para no tomarnos las cosas a nivel únicamente personal

sino en relación a lo que se considera como grupo.

Y fue muy difícil para Armstrong, Aldrin y Collins

a coger la grandiosa recepción que tuvieron

y hoy estamos encantados de compartir

estos grandes homenajes, conjuntamente todo el equipo.

Si, ellos tuvieron que correr muchos riesgos, pero nunca se debe olvidar

al equipo que esta debajo de ellos, apoyándoles.

Los riesgos en aquel momento, hace 50 años

eran muy superiores a los de hoy en día

pero siempre tienes que tener en cuenta

que hay que hacer lo correcto en la situación correcta.

Y lo hicieron, ya que la fiabilidad del sistema

es una de la mayores dificultades que tuvieron que afrontar.

La fiabilidad del sistema,

tener la posibilidad de salir de la órbita lunar

necesitas de un dispositivo para el aterrizaje que te permita volver.

Es decir, son muchos los puntos del programa

en los que solamente habían ensayado, una o dos veces

y los sistemas tuvieron que ser sometivos a prueba, a tiempo real

in situ, y esto es algo que hoy en día tenemos otras maneras de hacerlo.

Tenemos las instalaciones rusas,

las nuevas naves espaciales norteamericanas,

nosotros europeos, también aportamos a la fabricación de estas naves,

de los vehículos, es decir, que todo esto forma parte de la nueva nave

todo se basa en ensayo y error,

y en experiencias llevadas a cabo conjuntamente

antes de lanzar una nueva misión.

Otra de las cosas que también ha evolucionado muchísimo

en estos 50 años, es la comida en el espacio.

Totalmente, el embasado incluye más variedades

no solo tubitos y pequeñas latas que es lo que comían ellos,

entonces no se podía calentar la comida,

como si hacen en la Estación Internacional.

Si vas durante 6 meses, o incluso un año

solo con estas comidas sería un stres

psicológico terrible para los astronautas.

La comida abordo de la Estación Internacional, es muy variada.

Puedes escoger entre cocina rusa, norteamericana y europea.

en la universidad de Sttugart,

por lo que le preguntamos, que cualidades debe tener un astronauta.

Si sufres claustrofobia, seguramente no es una profesión que debas seguir.

Realizábamos muchos ejercicios como equipo de 2 ó 3,

esos fueron momentos muy importantes

porque miras fuera y hay una mando,

un ingeniero que trabaja en su programa, y piensas

no, no tenemos que caer en ninguna situación de pánico

y eso realmente nos unió muchísimo.

Otro aspecto muy importante son los idiomas,

debes poder comunicarte en una lengua común,

el ingles o el ruso en el espacio,

porque ese es el pegamento que te une

y que puedes hacer un siestecito de vez en cuando

para rebajar la tensión de la situación.

Vamos también a cuestiones científicas.

¿Que ha aportado la ciencia a este viaje a la Luna?

Esta es una gran pregunta, la que todo el mundo se formula

de como el Universo se origino, como el Sistema Planetario se desarrollo.

Y finalmente lo que se pretendía, era resolver la pregunta

¿Estamos solos en el Universo?

Tenemos la Tierra como ejemplo,

tenemos la Luna nuestro cuerpo más cercano,

¡pero pensemos en Marte!

Marte es un caso muy interesante,

pensamos que hubo algo ahí anteriormente

en comparación con la Tierra

y que habría podido traer formas de vida,

pero de alguna manera no existe la vida en Marte

y hemos aprendido las técnicas para ir a Marte

para resolver esta cuestión a la hora de ir a la Luna.

La Luna actualmente

es un objeto ideal para aventuras cooperativas internacionales.

Aprendes a trabajar en un formato de asociación internacional

y esto nos permite, ir a la Luna y también nos permite ir a Marte

y volver, lo que siempre es muy importante.

Una cooperación internacional que es el espíritu del gran proyecto

que es la Estación Espacial que desde 1998

cuando el primer modulo se puso en orbita,

acoge astronautas el todo el planeta.

La Estación Espacial es un modelo de la cooperación internacional

somos 5 socios, EE.UU., Rusia, Japón, Canadá y la Unión Europea

y cada uno contribuye con su modulo

y también en el transporte de alimentos y suministros.

La Estación es muy solida, tenemos a 6 personas a bordo

y están haciendo mucha más ciencia,

que trabajos de reparación o mantenimiento.

Se investiga sobre las condiciones de microgravedad,

con ensayos clínicos muy sofisticados.

Experimentos de biología que llegan hasta las más pequeñas células

y la transmisión de elementos químicos dentro de la célula.

Podemos observar todo esto, bajo condiciones de ingravidez

en el espacio,

básicamente porque tenemos una conexión de banda ancha

y pueden aportar los datos y llevarlos inmediatamente a la Tierra

para analizarlos.

Ubicada a 400 Km. de altitud, la Estación Espacial Internacional

es un laboratorio de investigación único para el estudio de la vida

en condiciones de ingravidez.

Precisamente, se llevaron a cabo experimentos de ciencias biomédicas.

Las contribuciones de mi misión fueron bastante únicas,

me hacían seguimiento de todo lo que tomaba e ingería.

Llevaba una dieta muy estricta, para saber exactamente

que tipos de alimentos estaba ingiriendo

y me hacían un seguimiento, incluso cuando iba al baño.

Debía mantener un cuaderno de bitácora muy estricto

y se dieron cuenta de que había grandes cantidades de sal,

de cloruro de sodio, almacenada en mi cuerpo.

Este era un efecto desconocido y empezaron a investigar

colocando a las personas boca abajo en la cama,

simulando estar en el espacio.

He hicieron pruebas con ratones de laboratorio,

sometiéndoles a una situación similar a la mía

y vieron que la sal se almacenaba bajo la piel,

lo cual no se sabía en los anales médicos anteriores,

a este experimento.

La regulación cardiovascular y tus fluidos corporales es muy importante

y también tu sistema inmunológico depende muchísimo

de la presencia de sal en tu organismo.

A partir de entonces, se pudo ampliar el conocimiento

sobre como distintos sistemas, se ven afectados por la sal.

Es solo un ejemplo, hay muchísimos más.

Tener un laboratorio científico tan sofisticado a bordo

de la Estación Espacial Internacional

permite hacer experimentos bajo condiciones muy interesantes.

En biología por ejemplo,

el microscopio nuclear que hay a bordo de la estación

permite ver el intercambio metabólico de las células,

observar como entran los elementos químicos en la célula.

Los científicos que investigan la Luna,

se preguntan si podríamos vivir en ella,

para que podemos usar el regolito,

o como hacer crecer una planta sin gravedad.

En España varios centros ligados al CSIF,

examinan los recursos minerales del satélite.

Desarrollan potentes tecnologías para analizarlos,

intentan germinar semillas fuera de la Tierra,

hasta los destellos de impacto sobre el satélite,

merecen su propio estudio.

La investigación de la Luna es un gran paso, pero solo el primero,

para después llegar a Marte.

Es un reportaje de Paz Cámara.

La Luna tiene cara de enigma, nombre de luz y paisaje de cráter,

casi sin atmosfera, esta expuesta al impacto de asteroides,

meteoros y cometas, que llevan miles de millones de años dejándole huella

Su colisión dibuja destellos y cimeros,

de apenas fracciones de segundo,

ráfagas que inspiran en la Tierra sueños a los profanos

y análisis a los astrofísicos.

Fijate que hay un centelleo muy grande,

hay una turbulencia enorme esta noche.

Con ellos la aventura de la exploración

y el rigor de la ciencia, se fusionan al norte de Granada

en el observatorio de La Sagra.

Midas le Guía, como acrónico en ingles significa

Sistema de detección y análisis de impactos de la Luna

como proyecto de investigación, es parte de sus vidas.

El proyecto Midas, lo que nos está enseñando es

cual es la frecuencia de colisión de rocas contra la Luna,

de manera que podemos establecer que energías tienen esas partículas,

esos meteoros que están impactando contra la superficie lunar,

a que velocidad lo hacen, que tamaño de cráter están abriendo

en la superficie lunar, e incluso a que temperatura

se llega cuando se produce una de esas colisiones.

Son cuerpos de tipo eroidal o cometario

que básicamente tienen composición de silicatos, carbonatos

y alguna otra, tienen composición más rica en hielo.

Midas actúa como un vigía para la Tierra.

Sus datos ayudan a calcular las probabilidades que hay

de una colisión contra nuestro planeta.

Al refinar las estadísticas de impacto,

sus ojos son los telescopios

con amplios campos de visión, capturan destellos fugaces.

Este tipo de telescopio, en base

es el telescopio más grande que tenemos en el proyecto Midas

y el diámetro del espejo es de 50 centímetros,

de manera que, al ser más grande que los que estamos

usando habitualmente, nos va a permitir

llegar al tener la capacidad de localizar impactos más débiles.

Utilizamos una configuración, en donde la cámara

esta en lo que se llama foco primario

y nos permite tener un campo de visión suficientemente grande

en detectores suficientemente pequeños y rápidos

que nos permiten adquirir muchas imágenes por segundo.

Lo que hemos podido comprobar,

es que la tasa de impactos contra la Luna

y por tanto la tasa de impactos contra la Tierra

que es algo que nosotros podemos derivar a partir

de nuestras observaciones, es mayor de lo que se esperaba.

Esta entre 3 y 10 veces superior a lo que se tenía pensado inicialmente,

es una de las principales conclusiones de nuestro proyecto.

La probabilidad de una catástrofe es baja.

Las miles de horas gravadas,

las estudian en el Instituto de Astrofísica de Andalucía

dentro del CSIC en Granada.

Aquí empezó la investigación de destellos hace 20 años

hace 10 se unió la universidad de Huelva

y hoy completan los registros con el observatorio de Sevilla

y el toledano de la Hita,

todo apoyado en un software que Jose Maria Madido

a creado para Midas.

Con ese programa analizaron en una de las revistas

más prestigiosas de astrofísica,

el mayor impacto detectado, que duro 8 segundos el 11 de septiembre 2013.

También el que captaron el 21 de enero de este año,

con un eclipse total.

Nosotros analizamos la luz,

esa luz, la vamos a transformar en la energía del impacto

y a partir de esa energía del impacto

vamos a poder conocer otros parámetros,

como por ejemplo, la masa del objeto y ya a partir de la misma masa

una serie de ecuaciones, donde esos datos que hemos determinado

que aparecen como parámetros

y nos proporcionarían esas ecuaciones,

el tamaño del cráter que se había generado ahí.

El impacto contra la Tierra de un gran asteroide

esta en el origen de la Luna.

Sucedió hace unos 4500 millones de años,

en los principios del Sistema Solar.

Los escombros de aquel cataclismo se mezclaron en una roca

cubierta de magma, que luego cristalizo.

Con ese pasado, los científicos saben

que la composición del satélite es parecida a la Tierra

Los meteoritos son importantísimos, porque preservan las claves

primigenias, de todos los elementos químicos y minerales

a partir de los cuales se forma la Tierra, la Luna

y nosotros mismos procedemos de todos ellos.

Jesús Martínez Frías es un referente en la geología lunar

que ahora estudia desde el Instituto de Geociencias del CSIC.

Dice que el satélite es como un gigantesco fosil

de lo que nosotros éramos al principio y creé que sus minerales

son estratégicos para el futuro de la humanidad en el espacio.

Ese futuro puede estar asociado al hierro, al titanio, al niquel,

al elio3, a los propios basaltos, las propias rocas

que se pueden utilizar como recursos industriales,

para la construcción de pistas de despegue y alunizaje

o como escudos contra las radiación cósmica.

Son propuestas de minería lunar, que hoy suenan a ciencia ficción

pero que avanzan dentro y fuera de España.

En el laboratorio de microonda electrónica

de la Universidad Complutense, encontramos un caso más,

identificar una muestra de magnetita.

A ella suele asociarse la Ilmenita

un mineral que podría ayudar a respirar a los astronautas

en futuros viajes a la Luna.

La Ilmenita, que es un oxido de hierro y titanio

que se descubrió en la Luna, además la descubrió Harrison Smith

un geólogo, un científico que estuvo en la Luna.

Tiene utilidad porque se han propuesto varios procedimientos

para la extracción de oxigeno a partir de los óxidos lunares

principalmente de la Ilmenita

que es un mineral especialmente rico en las zonas de los mares lunares.

Hacia el cráter de Shackleton en el polo sur del satélite

propone rumbo a la Agencia Espacial Europea

Su idea es instalar una pequeña base en esa zona

valorada por su luminosidad.

Las 4 personas que podría acoger,

estarían protegidas de meteoritos, radiación y temperaturas extremas

por una estructura construida con regolito lunar.

Hay proyectos ya financiados por la Agencia Espacial Europea

para ver como podemos transformar el polvo lunar y los restos de roca

en elementos de construcción, por ejemplo

están trabajando en proyectos que utilizan sistemas robotizados

de impresión 3D para generar laminas apiladas que te permite

generar a ti, pues tus propios ladrillos de construcción.

Utilizando sencillamente la energía solar, el regolito lunar y ya esta,

simplemente por exposición y sistemas de impresión 3D

en lo que a ti te va a generar un habitat.

En el centro de Astrobiología de Madrid

han orientado hasta ahora las investigaciones hacia Marte

pero su tecnología podría emplearse para saber más sobre la Luna

la humanidad piensa en volver a dejar allí su huella

y necesita conocer cuales son sus recursos y donde se encuentran.

De cara a la próxima década, el objetivo es volver a la Luna

comenzando con una nueva estación espacial,

la plataforma polar lunar,

que se utilizara ya no solo para investigación

sino también como punto de transferencia a misiones

por el Sistema Solar.

La idea es comenzar a montarla a mediados de la próxima década.

Primero se van a hacer vuelos de prueba de las nuevas naves americanas

los SLS con la capsula Orión,

con una participación muy importante de la Agencia Espacial Europea

y de las industrias españolas.

Un poco más allá a finales de la década del 2030

se lanzaran misiones para bajar a la superficie lunar de nuevo.

Con ese horizonte sería útil para la investigación lunar

el espectrómetro laser Raman,

diseñado para viajar al planeta rojo en la Agencia Espacial Europea

y ya lo han entregado.

Es un técnica muy potente,

porque no exite contacto directo con las muestras,

es ligera y no destructiva y selectiva

para la identificación molecular de la materia en cualquier estado,

solido, liquido o gaseoso.

Los resultados científicos son inmediatos,

nos permitiría si fuese a bordo de un Robert,

un estamento de estas características permitiría detectar,

si el regolito tiene las características que estamos buscando

en cuanto a términos de su posible utilización para fabricar ladrillos,

o para poder obtener un mineral que pretendamos necesario o detectar agua

Las rocas lunares traídas a la Tierra

podrían examinarse en este otro laboratorio

en la cámara de simulación de ambientes de atmosfera planetarias

sería viable recrear las condiciones extremas del satélite

para comprobar su efecto en muestras orgánicas o inorgánicas.

El estudio de la composición química también es posible.

Nosotros podríamos perfectamente analizar la composición química

de un regolito lunar, lo que haríamos es ponerlo en la pre cámara

y haríamos vacio para introducirlo en la cámara principal

y en la cámara principal tenemos una técnica XTS

espectroscopia de fotoemisión de rayos X

que nos permite, dar en detalle la composición química

de ese regolito lunar.

Esta es la forma en que nosotros vamos a seguir las semillas en la luz

Mucho más complejo es cultivar en la Luna o en Marte

el cine lo ha conseguido, la ciencia todavía no, pero lo intenta.

El equipo que investiga entre estos matraces, asegura,

que ya diseñan la primera modificación genética de plantas

fuera de la Tierra.

Es uno de sus proyectos, otro en colaboración con la NASA

es crear un pequeño invernadero

con semillas que intentaran germinar en el espacio,

han probado con tomates, soja o judias negras

pero la gran incógnita es, como responderán ante la ingravidez

y la radiación.

Probablemente para plantar en la Luna o en Marte,

no lo podría hacer a la luz solar como imaginaria,

sino tendría que ser en un entorno bastante artificial

y que sea incluso escondido muy bajo tierra,

para poder defenderse de alguna forma de esas radiaciones.

La investigación sobre la Luna esta ligada a la de Marte

y su nueva huella en el futuro también.

Las misiones tripuladas al planeta rojo, estaran más cerca,

cuando este operativa la Estación Polar Lunar,

en la orbita del satélite.

A partir de la Estación Polar Lunar será más fácil

lanzar misiones tripuladas a Marte, que irán y volverán

desde la estación lunar, no a la Tierra

luego ya desde la estación bajarán y subirán a la Tierra.

Pero no solo misiones tripuladas, sino incluso misiones no tripuladas

se pueden montar mucho más sofisticadas, allí en la ortita lunar

que lanzarlas ya completas desde la Tierra

son misiones tecnológicamente más complejas,

que podrían estar listas a partir del 2035 o así, yo creo que antes no,

yo hablaría más de finales de la década del 2030.

Marte es el objetivo y más allá otras misiones al Sistema Solar

pero sin la Luna alcanzarlo no sería posible,

Los sueños que el satélite siempre a despertado en la humanidad

han vuelto a dar un gran paso, para una nueva era

en la exploración espacial.

La exposición Tintín y la Luna recorre diversas ciudades españolas

para conmemorar la llegada del ser humano a nuestro satélite

una gesta que poner de relieve, como a lo largo de la historía

la ciencia ficción y la realidad se cruzan.

El cine como antes Cyrano de Bergerac o Julio Verner

se adelanto casi dos décadas al alunizaje de la nave Apolo XI

la hemos visitado en el Cosmo Casa de Barcelona.

En el mundo de la ciencia ficción Tintín ya piso la Luna

16 años antes, de la mano de Hergé.

Se adelantó a la NASA a bordo del celebre cohete XFLR6.

Acaba... acaba de tocar la Luna. ¡Hurra!

Viaje lunar Hergé maravillo la comunicación típica

por su enorme precisión.

El historietista belga se documento

con diferentes obras científicas del momento

como el astronáutico de Alexander Ananoff

para recrear "Objetivo: La Luna" y "Aterrizaje en La Luna"

que vieron la luz en 1950 y 53 respectivamente.

Alguno de sus dibujos originales pueden admirarse por primera vez

fuera de Bélgica, en esta exposición "Tintín y La Luna"

Podemos ver como ideó la idea, pensó en los personajes

y los envió a la luna, como se fueron plasmando los paisajes

y como esa obra represento un avance en la ciencia ficción,

en algo tan deseado como es poder llegar a la luna

Antes la literatura llego a la luna de la mano de Luciano de Samósata,

o Julio Verne.

Y en el cine con "Viaje a la luna" de George Melies

que en 1902 se convirtió en la primera película de ciencia-ficción,

basada en dos novelas, "De la tierra a la luna" de Verne

Y "Los primeros hombres en la luna" de Wells

Esta imagen de la cara de la luna recibiendo el impacto de un cohete

es uno de los planos más conocidos de la historia del cine.

El reportero Tintín y su fiel Milú son personajes inolvidables

de toda una generación de lectores.

Con ellos y con Melies nos despedimos,

Recuerden que si les gusta la ciencia les esperamos en las 24.

Gracias por seguirnos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Lab24 - 16/12/2019

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter
Programas completos (108)

Los últimos 409 programas de Lab24

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos