www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5346562
Lab24 - NASA en España y La exploración del Sistema Solar
Transcripción completa

"El lanzamiento de un cohete para la exploración del espacio

siempre es un momento espectacular.

Cuando se mezclan imágenes reales con animación,

como en este caso, el realismo todavía es mayor.

La potencia, velocidad

y el desprendimiento de las distintas fases

hablan por sí solas de la inmensa tecnología necesaria

para conseguir iniciar el viaje

desde la Tierra hacia la Luna o más allá

cuando una pequeña parte se adentra

en un inmenso espacio silencioso

para cubrir un largo trayecto."

En el programa de hoy transitaremos por distintos temas

que enlazarán nuestro planeta Tierra

con la Luna, con Marte y la exploración del universo

para saber qué se recuerda en España

de la primera vez que pisamos el satélite

y para indagar sobre algunas de las cosas

que puedan suceder en el espacio en un futuro.

Bienvenidos a "Lab24".

"El complejo de comunicaciones con el espacio profundo de la NASA

en Robledo de Chavela se inauguró en 1964 y fue apoyo

para el Apolo 11 en su ruta hacia la Luna.

El representante en España

de la agencia espacial norteamericana

explica al programa cómo las potentes antenas

de este centro participan con las de California y Australia

en el seguimiento de las misiones espaciales

de la NASA, de la futura Mars 2020

a New Horizons,

de Kepler a los veteranos Voyager.

50 años después de la llegada a la Luna,

visitamos los lugares que desde Madrid

fueron estratégicos para el seguimiento del Apolo 11.

La gran antena que recibió

las palabras de Armstrong al alunizar

hoy está desconectada,

pero los ingenieros españoles que participaron en la misión

siguen recordando emocionados

aquella gesta histórica.

Con ellos reconstruimos la llegada del ser humano a la Luna,

que la NASA quiere recuperar pronto

con la misión Artemisa.

Y de la Luna nos acercaremos a Marte

y los planes para explorarlo. Para ello conversaremos

con el director

del Instituto de Astrofísica de Canarias

y premio nacional de investigación 2018.

Indagaremos sobre la posibilidad de vida fuera de nuestro planeta

o incluso del sistema solar

y sabremos de proyectos que permiten recoger datos

que nos expliquen el origen

y evolución del universo."

El regreso del ser humano a la Luna en 2024

y su llegada a Marte en la década de 2030

son los nuevos retos de la NASA,

que acaba de cumplir seis décadas de historia.

En España llegó a tener cuatro estaciones:

una en Canarias y tres en Madrid,

donde permanece la de Robledo de Chavela

como uno de los tres complejos

de comunicaciones con el espacio profundo

de la agencia espacial

de Estados Unidos. Con el representante

de la NASA en nuestro país, Anthony Carro,

viajamos a algunas de sus misiones más destacadas,

como la histórica del Apolo 11 o la futura Mars 2020.

Con él ha estado Paz Cámara.

La misión de la NASA es conocer científicamente

dónde estamos y, por ejemplo,

una de las cosas muy importantes

para la humanidad es saber si hay vida

en otros planetas.

La NASA tiene varias redes de comunicaciones:

tenemos una para las misiones que están relativamente cerca;

otra, que se llama TDRS, que ya es para un poquito media distancia

de la Tierra; y después la del espacio profundo.

Esta es una de las tres del espacio profundo.

Tenemos una aquí, en España;

otra en Goldstone, en California;

y otra en Canberra, en Australia.

Tenemos que seguir las misiones

24 horas al día, entonces, con la rotación de la Tierra,

se necesitan tres estaciones y, por primera vez,

desde hace un año así,

cada estación durante del país.

En España, por ejemplo, ahora

están no solo operando

las antenas de aquí, sino las de California y las de Australia.

Esto es mucho más eficiente,

pero es muy complicado porque hay

muchas misiones.

Tenemos cuatro antenas operacionales.

Dos que no usamos: una, en principio,

la usábamos en un proyecto que llamamos

PARTNeR, que fue también la que fue de apoyo para el Apolo;

después tenemos la del Apolo, que también ahora no la usamos.

Y cuatro antenas operacionales

y, además, estamos construyendo dos nuevas

porque el propósito de las tres estaciones

es para todas las misiones

que van al espacio profundo.

Del espacio profundo hay varias definiciones.

Para nosotros, la estación,

la llamamos "espacio profundo"

en las aplicaciones que hacemos,

que, más o menos, desde la Luna

hasta el final del universo.

Lo más lejano que tenemos es el Viajero,

pero el Viajero sigue alejándose de la Tierra.

Entonces esperemos que por varios años más

podamos seguir al Viajero.

Ya pensamos

que no íbamos a poder ahora.

Lleva como 40 años desde que lo lanzamos en el 77

y ya creímos que mucho antes no podríamos seguirlo. Entonces,

básicamente, para nosotros,

el espacio profundo es todo lo que podamos seguir.

Otra misión que tenemos es el Nuevo Horizonte,

que fue a Plutón y después a otro asteroide,

que se llama Ultima Thule en inglés y está en lo que se llama

el Cinturón de Kuiper,

que es lo más lejos que han llegado los humanos.

Uno de los proyectos

que la NASA tuvo también por muchos años,

que ahora hace poco que acabamos,

es la misión Kepler

y Kepler está estudiando planetas

alrededor de otras estrellas.

Hasta hace poco tiempo, unos 20 años o así, no se sabía

si había otras estrellas,

además del Sol, donde hubiera planetas parecidos a la Tierra

y ahora se descubrieron ya miles.

Entonces hay probabilidad de, entre tantos planetas,

que haya alguno con condiciones muy parecidas

a la Tierra donde pueda ser habitable o donde hubo vida

y uno en particular dentro de nuestro sistema solar

sería Marte.

Cada poco tenemos misiones a Marte.

Ahora tenemos varias allí.

Vamos a lanzar una en el año 20

que tiene otra vez instrumentos españoles.

El plan de la NASA es ir en el 24 a la Luna

ya para más o menos quedarse;

por el 28 o así, ya tener estaciones en la Luna;

y, para la década de los 30,

ir a Marte.

Ahora lo que se está planeando es

lo que le llaman el Gateway,

que es una especie de estación espacial

que estaría orbitando la Luna,

pero desde ahí se iría a la superficie de la Luna.

Ya tenemos el cohete,

ya tenemos la cápsula, pero una cosa es tenerlo,

después tenemos que asegurarnos

de que todo va bien.

Y tenemos planeada después otra misión.

La Luna sería la...

En el momento, tenemos planeada como la tercera misión

del sistema de lanzamiento

con el Orion.

Muchas de estas misiones

no son exclusivamente de la NASA,

como el Apolo, por ejemplo,

tuvo gran participación de España, por ejemplo,

como de Australia y de otros países.

Es un gran paso para humanidad

y yo, como parte de la humanidad, lo mismo,

aunque yo tengo un poco de inclinación científica

y vea a lo mejor uno un poco más los detalles,

pero es un gran paso para la humanidad.

Yo creo que fue una gran hazaña

la primera vez que se fue

fuera de la Tierra y, además, en muy poco tiempo.

Es casi imposible de creer que se pudiera hacer

tan rápido.

Cuando Neil Armstrong dijo haber aterrizado

en la superficie de la Luna

en la zona llamada Mar de la Tranquilidad,

sus palabras llegaron, antes que a Houston,

a una de las antenas que la NASA tenía en Madrid.

Allí un grupo de ingenieros españoles

contribuyó al éxito de la misión Apolo 11

colaborando en primera línea

con los técnicos de la agencias espacial

de Estados Unidos.

Aquella madrugada del 20 al 21 de julio de 1969,

cuando el primer ser humano pisó la Luna, fueron conscientes

de vivir un momento histórico, que han recordado con nosotros.

El reportaje es de Paz Cámara.

(TELEVISIÓN) "Solamente tres estaciones aeroespaciales

del mundo y una de ellas, española,

la de Fresnedillas, en la provincia de Madrid."

"Era julio del 67

cuando la estación de seguimiento

de vuelos espaciales tripulados

de Fresnedillas de la Oliva empezó a operar.

Dos años después, hacía historia

y con ella, los ingenieros españoles

que trabajaban allí con los técnicos de la NASA."

Fue un papel no solo esencial,

sino imprescindible, o sea,

el programa Apolo no se hubiese hecho

de no tener la estación de Fresnedillas

funcionando.

Se construyó Fresnedillas cerca de Robledo

porque así Robledo servía de reserva

en caso de que Fresnedillas se estropeara.

Durante todo el proyecto Apolo,

en el tiempo en que las naves iban juntas,

que se llamaban Apolo,

el control se transfería

entre una estación y otra cada X tiempo

y, una vez que las naves se separaban,

normalmente, Robledo llevaba el control del módulo de mando,

del Columbia, y Fresnedillas el control del módulo lunar,

del Águila.

"Por esta antena llegó la voz de Neil Armstrong

para anunciar que el Águila había alunizado.

Ahora emerge ya desconectada en el complejo

de comunicaciones con el espacio profundo

que la NASA con el INTA

tiene en Robledo de Chavela.

Aquí se la trasladó cuando Fresnedillas

dejó de operar, pero es todo un símbolo,

tanto que un cono similar a su cúspide puede visitarse

en el nuevo Museo Lunar

de Fresnedillas. Lo estrenaron para presentar

el sello de Correos por el 50 aniversario

de la llegada del primer hombre al satélite.

Un centro con equipos originales

de la estación madrileña en el que se puede revivir

la misión del Apolo 11."

Las voces eran importantísimas,

la conversación había que mantenerla

casi constantemente.

E incluso cuando no había que hablar

nada específico que decir,

había que canturrear, había que contar chistes

o leer noticias o lo que fuera.

(HABLA EN INGLÉS)

Cuando los astronautas hablaban,

nosotros oíamos a los astronautas

casi medio segundo

antes que Houston y, cuando Houston hablaba,

nosotros oíamos

a Houston 1,3 segundos antes que los astronautas.

¿Qué ocurre cuando se inicia el aterrizaje?

Al separarse las naves,

se separan demasiado y eso hizo que luego

el Águila aterrizara en un sitio que no estaba previsto.

Los computadores tenían

unas instrucciones que los estaban llevando a un lugar

donde no se podía aterrizar

por riesgo.

Entonces Armstrong desconectó el sistema automático

y pilotó, como un piloto de guerra que había sido

en Corea, y fue buscando

el lugar idóneo.

Desde Houston le decían:

"Os quedan 60 segundos de combustible".

(HABLA EN INGLÉS)

"Os quedan 30 segundos de combustible".

Al final, cuando la nave se posa, quedaban 17 segundos de combustible.

(HABLAN EN INGLÉS)

Y cuando oímos la frase

"Houston, aquí, Mar de la Tranquilidad,

el Águila ha aterrizado"

medio segundo antes

que Houston, respiramos, como es obvio.

Lo del "Eagle has landed" ocurrió

a las 21:45, hora española, del día 20 de julio.

Cinco horas después,

se pusieron los trajes de andar por la Luna, los trajes lunares,

y, cuando despresurizan la cápsula

y Armstrong intenta salir,

tropieza en la escotilla.

La escotilla era una de las cosas que más pesaban.

Así que la recogieron.

Pero no pensaron

que la mochila de supervivencia

no se había reducido.

En ese momento, las constantes biomédicas

del señor Armstrong

hicieron que sus pulsaciones subieran a 157.

Una vez que la Luna se oculta y Houston nos dice:

"Madrid, muy bien. Nos despedimos hasta mañana"...

Obviamente, ninguno nos fuimos a casa

y pendiente de los monitores, de la señal

que ahora recibía tu homóloga de California,

la señal aquella,

que ya es la que hemos visto

de bajando Armstrong por la escalerilla y todo aquello.

(HABLA EN INGLÉS)

Y ahí fue cuando me temblaron las rodillas y dije:

"Dios mío. Aunque sea un mísero granito de arena,

he participado en un evento histórico".

(TELEVISIÓN) "Lento, lento y muy lentamente,

el pie de un astronauta."

"Desde Houston, el periodista Jesús Hermida

en Televisión Española relató con emoción ese momento único

y, como miles de espectadores en todo el planeta,

desde Fresnedillas de la Oliva,

sus vecinos siguieron con asombro

una gesta que cambió la vida del pueblo."

El día que los astronautas llegaron a la Luna, el pueblo

lo vivió como una fiesta y un acontecimiento

que no habíamos visto nunca y nos emocionó a todos mucho.

Muchos puestos de trabajo que entonces no existían

y se colocó mucha gente. También vino gente de fuera

a trabajar ahí que también

se quedaron como puestos fijos.

La gente se sacaba su carné y se compraba su coche

y dieron mucha vida. Todo lo que digamos es poco,

el pueblo levantó y, desde entonces,

no nos conocía nadie y ya nos conocen.

Y nosotros sí, lo vamos a celebrar, por supuesto,

por todo lo alto, claro.

"El aniversario de la llegada

del primer hombre a la Luna

deja huella también en el Centro de Entrenamiento

y Visitantes de la NASA.

Está a la entrada del Complejo de Comunicaciones

con el Espacio Profundo

en Robledo de Chavela. Aquí pueden seguirse los pasos

de las misiones de la agencia espacial

de Estados Unidos, conocer cómo son sus naves

o la comida de los astronautas.

Hasta 12 han pisado el satélite en seis expediciones distintas.

Una de ellas trajo esta roca lunar."

Esta roca lunar forma parte de otra roca lunar más grande,

que se llama Great Scott.

Fue traída por la misión Apolo 15.

Esa roca más grande que os digo pesa 9,5 kg.

Esta roca puede parecer muy chiquitita,

pero, en realidad, es bastante grande, es

de las más grandes que hay expuestas.

Tiene 3.300 millones de años,

se estima,

y está por olivino y por cristales de piroxeno.

En el año 2012, vino Charlie Duke,

que es uno de los 12 astronautas

que pisó la Luna en el programa Apolo,

y nos dejó una huella sobre cemento,

como si estuviera en la Luna,

y también nos dejó una fotografía,

que, en su momento, en el Apolo 16, donde él iba

como piloto, dejó,

dejó en la Luna una foto de él y de su familia

y, claro, de esto hace un montón de años.

Ya la foto estará totalmente consumida por el Sol,

suponemos.

(TELEVISIÓN) "Los tripulantes del Apolo 11:

Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins,

han llegado a España portadores de un mensaje de buena voluntad."

"Los astronautas del Apolo 11 visitaron España

tres meses después de regresar de la Luna.

Era parte de su gira mundial y un gesto de agradecimiento

hacia el país por su colaboración

y hacia los técnicos e ingenieros

de las estaciones españolas

por contribuir al éxito de la misión."

Eran semidioses que habían vuelto a la Tierra

y había una multitud,

había una multitud ya solo de periodistas,

ya no había forma de...

O sea, no hubo forma ni de tocarles,

como hacen los fanes con la gente que siguen.

Los estábamos viendo y ya era

una gran satisfacción.

Estaban puestos en una fila,

la gente iba pasando y saludando

y yo pasé, saludé: "Encantado,

encantado, encantado" y no volví a hablar con ellos,

pero no me lavé la mano en siete días.

"Carlos González Pintado

y José Manuel Grandela fueron testigos excepcionales

en la Tierra de una historia

que Armstrong, Aldrin y Collins

vivieron en la Luna.

50 años después, su hazaña tiene ya relevo:

Artemisa, melliza de Apolo en la mitología griega,

se llama la nueva misión al satélite.

La NASA quiere dar otro gran salto para la humanidad

y que esta vez quien lo dé sea la primera mujer sobre la Luna."

La Luna siempre tendrá interés científico,

pero ya conocemos mucho del satélite y con gran detalle

gracias a las ondas hasta ahora enviadas.

Podemos montar un asentamiento,

pero no hay expectativas de encontrar

signos de vida, como sí parece que puede haberlos

en otros planetas. Nuestra compañera Anna Grimau

ha conversado con el astrofísico Rafael Rebolo

sobre las posibilidades

que nos ofrece la exploración del espacio

desde Marte al más allá.

"Rafael Rebolo lleva más de 34 años escrutando

el universo. Para este astrofísico,

director del Instituto de Astrofísica de Canarias

y premio nacional de investigación

en la categoría de Física, ir a la Luna es un programa caro

y considera que hay

otros objetivos en el sistema solar

que tienen mayor interés científico."

En Marte habrá, seguramente,

quizás a finales de este siglo,

unos asentamientos de manera estable

que viajarán a la Tierra periódicamente

y pondrán a prueba la capacidad que tiene el hombre

para estar en ambientes inhóspitos,

algo que ha sucedido también a lo largo de la historia,

que el hombre siempre

se ha puesto a prueba con desafíos cada vez más exigentes.

Yo creo que eso va a ocurrir y, probablemente,

una vez que se tengan estos establecimientos en Marte,

se tomarán como punto de partida

para un salto que, efectivamente, está

cuatro veces más lejos,

que sería quizás alcanzar algunas lunas de Júpiter.

Ambientes progresivamente más complejos

y más inhóspitos, pero yo creo que no van a detener

esa expansión del ser humano por el sistema solar.

"Ante los grandes avances científicos,

Rebolo no ve impensable

que se pueda ralentizar el envejecimiento celular

y que se pueda alargar la vida a más de 200 años,

lo que abrirá, dice, nuevas oportunidades

para explorar el universo."

Eso permitirá

que veamos las cosas con una escala temporal distinta,

entonces un viaje de seis meses a Marte

puede no resultar tan gravoso

para alguien que previsiblemente pueda vivir

250 años y diga:

"Pues sí, yo voy a cambiar mi vida de esta manera".

Yo creo que los grandes cambios

van a venir, sobre todo,

en el ámbito de la ingeniería genética

y del control del envejecimiento celular

y que será cuando estos cambios

se vayan implementando,

que se abrirán nuevas oportunidades

para contemplar la exploración del sistema solar

como algo más factible

para el ser humano.

"La exploración por el sistema solar y también fuera de él,

porque a nuestra estrella

solo le quedan otros 4.500 millones de años de vida

y, antes de esa fecha, el destino de la especie

es abandonar el sistema solar

para poder sobrevivir y colonizar otros planetas.

Antes Rafael Rebolo está convencido

de que lograremos imitar al Sol en su generación de energía limpia."

Parece que el camino, aun siendo difícil,

podría estar al alcance dentro de la próxima década.

Por lo menos, desde el punto de vista,

no digo ya de producir la energía, pero sí de comprender qué tecnología

es la que se necesita

para, efectivamente, canalizar una producción tranquila

de energía por fusión.

Si en la próxima década

se encuentra la solución técnica,

se requeriría, probablemente, otra década

para poderlo llevar a un nivel de uso general por la sociedad.

"En el Instituto de Astrofísica de Canarias,

que dirige desde hace seis años,

aparte de protegernos del impacto de alguno de los 100.000 asteroides

que hay catalogados, van a la caza de exoplanetas,

planetas similares a la Tierra que sean habitables

fuera de nuestro sistema solar.

Desde el inicio de la búsqueda,

a mitad de los años 90, ya se han descubierto miles,

aunque lo primero es investigar si hay vida en alguno de ellos,

un hito que ve posible dentro de 5 a 20 años."

El objetivo ahora mismo es,

además de entender cómo se forman los planetas

y en qué circunstancias

puede haber planetas en condiciones similares

a la Tierra, el objetivo en última instancia

es poder llegar a investigar

la presencia de actividad biológica

en algunos de ellos. Este es el más importante

porque todavía no sabemos

si la vida es algo único

de nuestro sistema, de nuestro sistema planetario,

digamos, de la Tierra

en concreto o si es algo generalizado en el universo

y esto es una pregunta muy importante también,

más allá de que en algún momento

la humanidad tendrá que pensar

cómo abandonar este planeta.

"En todo caso, el descubrimiento de vida inteligente en otro planeta

cambiará radicalmente nuestro papel en el universo.

Ya sabemos, añade,

que hay tres planetas del tamaño de la Tierra

que orbitan alrededor de una estrella

a 40 años luz. Si la humanidad

es capaz de sobrevivir 1.000 millones de años,

está convencido que se iniciará la población

de uno de los 100 millones

de planetas habitables que se calcula que hay

solo en nuestra galaxia."

Si en la estrella más cercana,

que ya sabemos que es Próxima Centauri y que tiene

un planeta del tamaño de la Tierra

en unas condiciones parecidas

a lo que podíamos hablar de condiciones de habitabilidad,

si en ese no encontramos signos de vida,

iremos a la siguiente estrella,

que es la estrella de Barnard, donde también hemos visto que tiene

otro planeta de tamaño terrestre y que está congelado porque está

muy separado de la estrella, y, si en este tampoco, iremos

a buscar más allá.

Primero lo haremos a la distancia

porque no tenemos la tecnología

para mandar ninguna sonda a estas regiones

que son estrellas más cercanas,

pero son distancias a las que habría

que llegar viajando años a la velocidad de la luz

y no tenemos la tecnología para viajar

ni a la milésima parte de la velocidad de la luz.

Entonces esto va a tardar,

pero estoy convencido de que enviaremos sondas,

la humanidad enviará sondas a estos planetas cercanos.

¿Y cuándo en uno de ellos vamos a encontrar la pista

de que hay actividad biológica?

Cuando podamos ver una presencia de moléculas,

como oxígeno, dióxido de carbono,

metano, nitrógeno,

como ocurre en la atmósfera de la Tierra, vapor de agua,

cuando detectemos estas trazas,

podremos decir:

"En este planeta quizás hay actividad biológica".

¿Cuándo vamos a poder detectar trazas?

La pregunta sería "¿cuándo tendremos la tecnología

para detectar esto?". Empezaremos a tenerla

esta próxima década con el nuevo telescopio espacial,

que sustituirá al Hubble,

y con la generación de telescopios gigantes

que están en construcción ahora.

"Insiste en que el papel de la astrofísica

es ampliar las fronteras del conocimiento,

tratar de entender qué es lo que hay ahí fuera,

en el espacio exterior.

¿Y cómo nos comunicaremos

con nuevas formas de vida inteligente?"

Si hubiera vida inteligente,

seguramente, desarrollada hasta un nivel parecido al nuestro,

nos permitiría por ondas electromagnéticas.

Si ellos están mucho más desarrollados,

seguramente encontrarían otras vías para poderse hacer notar

aquí, en la Tierra.

Hoy por hoy,

la comunicación por ondas electromagnéticas

que viajan a la velocidad de la luz

y, por tanto, incluso en las estrellas más cercanas

tendrían que ser años y años lo que tardaría la comunicación.

Este es el panorama que tenemos,

un panorama no muy halagüeño para una comunicación fluida,

¿verdad? Cualquier señal tardaría

años; si no, décadas.

¿Y es esta la última palabra?

No, quizás podamos encontrar procesos físicos

que están todavía alejados de nuestro conocimiento

que permitan otro tipo de comunicaciones.

La realidad es muy compleja.

Sabemos que hay mecanismos complejos

a nivel cuántico y también sabemos que hay

predicciones de que el espacio-tiempo

está notablemente alterado

en regiones, como los agujeros negros,

y, realmente, no sabemos hasta dónde pueden llevar

la explotación de esas realidades

que todavía no comprendemos, ¿de acuerdo?

Entonces, hoy por hoy, si me pregunta, el mecanismo es

la comunicación con ondas electromagnéticas

y con mucha paciencia.

"En el IAC también se descubrió

el primer agujero negro.

Se calcula que hay millones de ellos en la galaxia.

Y también llevan a cabo arqueología cósmica

para comprender el origen y estructura del universo.

Estudian la imagen más antigua del cosmos que han podido lograr,

de unos 370.000 años después del instante inicial, del Big Bang.

Es el fósil que ha quedado en el universo

y que rastrean en este observatorio

desde hace más de 30 años, la foto más remota del universo,

cuando todavía no había estrellas ni galaxias."

Esos vestigios

son, por ejemplo, los cuarks que hay

en los núcleos de los átomos

que nos forman a nosotros, se producen a los pocos milisegundos

de esos instantes,

o la radiación que inunda todo el universo

y que ahora tiene longitud de onda de microondas,

es decir, eran una radiación muy energética,

pero la expansión del universo

ha hecho que se diluya esa energía

y ahora mismo es una radiación muy tenue

que, afortunadamente,

desde los años 60, la humanidad es capaz de captar.

Esa radiación de microondas es extraordinaria

como fuente de información

de lo que sucedió en los primeros instantes

del universo.

"Unas huellas que les han permitido corroborar

algunas de las predicciones insospechadamente correctas

de los años 80 y abren la puerta a comprender

fenómenos más complejos, como, por ejemplo, la generación

de ondas gravitacionales en el origen del universo."

El proyecto QUIJOTE,

que este ya lo lideramos nosotros,

persigue hacer esos mapas

de la polarización de la radiación de microondas

y captar la huella

que pudieron dejar esas ondas gravitacionales,

producidas en una etapa en donde la energía dominante

eran sus campos escalares

y, en teoría...

Y poner a prueba las energías que afectan

a las teorías de gran unificación,

que no tenemos forma de poner a prueba

en los laboratorios de partículas

porque son energías mil millones de veces más elevadas

que las máximas que podemos alcanzar aquí,

en la Tierra.

Pero en esas etapas del origen del universo,

esas energías eran lo que condicionaba la evolución

del universo y, por tanto,

eran lo que determinó después lo que fue nuestro universo.

"Arqueología cósmica para tratar de captar esas huellas

de fenómenos de energía inconmensurable

que han determinado lo que es nuestro universo

y lo que somos nosotros y cuya raíz física todavía

no alcanzamos a comprender bien.

A pesar de sus muchas obligaciones

como director del IAC,

este astrofísico enamorado

de las enanas marrones, que son estrellas frustradas

que no consiguen brillar,

logra dedicar cada tarde unas horas a la investigación

convencido de que la exploración

del universo no va a cesar porque es algo innato, dice,

en el ser humano."

El Museo de la Luna es una instalación itinerante

del artista inglés Luke Jerram.

En ella se reproduce el astro

a gran escala con sus características

muy detalladas gracias a las imágenes

de la superficie lunar obtenidas por la NASA.

Se trata de una escultura esférica hinchable

y colgante de siete metros de diámetro

iluminada desde su interior.

Ya ha visitado

las distintas ciudades del mundo para ofrecer

una sorprendente experiencia visual.

En cada lugar se combina,

además, con actividades, con observaciones,

conciertos o recitales.

Inspiradora de lo místico y lo terrenal,

la Luna ha sido y es reflejo de ideas y creencias

para gente de todo el mundo.

Su resplandor nos ayuda a descubrir

las culturas y a entenderlas.

Si les interesa la ciencia y la tecnología,

les esperamos en "Lab24".

Gracias por seguirnos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • NASA en España y La exploración del Sistema Solar

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Lab24 - NASA en España y La exploración del Sistema Solar

17 jul 2019

Revivimos la llegada del ser humano a la Luna con el astronauta Reinhold Ewald, quien también nos explica la evolución de los viajes tripulados al espacio.

Investigadores de varios centros del CSIC experimentan a partir del conocimiento que se tiene de nuestro satélite natural, ahora con el objetivo puesto en Marte.

ver más sobre "Lab24 - NASA en España y La exploración del Sistema Solar " ver menos sobre "Lab24 - NASA en España y La exploración del Sistema Solar "
Programas completos (108)

Los últimos 409 programas de Lab24

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos