www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5814397
No recomendado para menores de 7 años La Noche D - Sueños - ver ahora
Transcripción completa

(Canción "Sweet dreams")

(Vítores y aplausos)

Gracias, gracias.

Gracias, gracias.

Muchas gracias.

Buenas noches.

Buenas noches, queridos amigos, queridas amigas.

El programa de hoy va de los sueños.

Y os quiero comunicar a todos que yo por fin

hoy he cumplido mi sueño.

A partir de esta noche y de este programa,

voy a ser vuestro presentador.

(Risas)

¿De qué os reís? A ver, ¿de qué os reís?

Que va en serio, coño.

No, no, nada de risitas. Ni una risita más.

Venga, aplaudid, que es el momento.

Un aplauso, venga, un aplauso.

Ahí, gracias, gracias.

Venga, ya.

Y, ahora, para todos ustedes, el primer monólogo que voy a hacer.

A ver, os voy a contar el monólogo.

Eh...

¿no os ha pasado cuando erais presidente

de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas

que tenéis que hacer algún discursito

para que lo entendiese todo el mundo?

¿No os ha pasado? ¿No?

¿Eh?

Un discurso...

Hey.

Antonio. ¿Eh?

Que te estabas riendo. No, nada, no.

Te has dormido. Sí.

Venga, que hay que empezar el programa.

Presentas tú. Sí, claro.

Claro, claro.

Ahora voy, voy en un momento. Un par de minutos.

Estoy, estoy. Hasta ahora.

Adiós, Dani.

Estoy hasta los cojones de mis sueños.

(Canción "Come together")

(Canción "Sweet dreams")

(Vítores y aplausos)

Muy buenas noches.

Qué maravilla de público, siempre igual.

Va, va, va, va.

Muy buenas noches, muy buenas noches.

Gracias por estar un martes más

y, si me permitís,

quiero recoger un poquito la energía

porque quiero contaros una cosita, ¿vale?

Y dice así:

"No tires las cartas de amor,

ellas no te abandonarán".

"El tiempo pasará, se borrará el deseo,

esta flecha de sombra".

"Y los segundos rostros, bellos e inteligentes,

se ocultarán en ti al fondo de un espejo".

"Caerán los años,

te cansarán los libros,

descenderás aún más e incluso perderás la poesía".

"El ruido de las ciudades, los cristales,

acabará por ser tu única música

y las cartas de amor

que habrás guardado

serán tu última literatura".

Este poema que humildemente os he recitado

es de Joan Margarit,

Premio Cervantes de Literatura del año 2019.

Nos dejó el 16 de febrero.

Este hombre, que fue arquitecto y escritor.

Aunque no empezó a ser reconocido como poeta

hasta que tuvo 50 años.

Hoy es un buen día para dedicarle el programa,

porque hoy, en "La noche D",

hablaremos de los sueños

y de que absolutamente nunca

es tarde para conseguirlos.

Pero vamos a hablar de los sueños que se tienen despierto, cuidado.

No de los sueños cuando estamos dormidos,

tipo estoy jugando a la rayuela en el desierto con Hulk Hogan

y mi profesora de inglés de quinto de EGB

y aparece Don Pimpón preñado de mi madre.

(Risas)

¿Quién maneja esos sueños, por favor?

¿Qué hilos manejan esa paranoia?

A veces me da la sensación de que cuando caigo a dormir

las riendas de mis sueños

las cogen Tim Burton, Haneke harto de vino,

un guionista de "Jackass", de verdad.

Venga, ya está, y a soñar.

Y tú te levantas por la mañana después de ese sueño

y dices: "¿Cómo gestiono esto con un café y unas magdalenas?".

Cuidado, cuidado.

La historia es que no, me refiero a los sueños

que tenemos cuando estamos despiertos.

Los sueños de los que somos conscientes,

nuestras metas.

Las que son inalcanzables o las que son alcanzables.

A veces tenemos sueños chiquititos al alcance de nuestras manos.

Yo qué sé.

Por ejemplo: acabar una media maratón,

aprender a dibujar, tocar la guitarra,

masturbarse menos.

(Risas)

Y no precisamente en ese orden de dificultad, ¿vale?

Pero otras veces soñamos a lo grande.

Por ejemplo, ganar un Premio Nobel.

¡Bua!

Ser una estrella mundial del rocanrol, ¿verdad?

Ganar un Oscar, ganar un Goya.

Cuidado, que según para qué

ganar un Goya es mejor que ganar un Oscar, ¿eh?

Tú imagínate en un circo romano, dos gladiadores frente a frente.

A morir.

Y a uno se le da de arma un Oscar y al otro un Goya.

Te reviento la cabeza con el cabezón, con el...

¡Te reviento la cabeza con el Goya!

Y el Oscar te lo meto por el culo.

Yo sé que con este chiste asumo que la Academia de Hollywood

quizá no me dará nunca un Oscar

porque he hecho un tacto rectal con un Oscar,

pero un buen chiste siempre merece la pena

aunque sea por sacrificar un Oscar.

Oye, ¿y esa gente que sueña con hacer cosas

que yo no haría

ni aunque me apuntaran con un bazuca?

Estos sueños locos que dices tú...

¡Puenting!

¡Puenting!

¡Puenting!

(Risas)

Que es tirarte de un puente, no tiene otra historia.

Pero ¿qué estamos, oligofrénicos perdidos?

¿Estamos locos?

Tengo que reconocer que yo de joven,

que mi mente era líquida todavía,

yo de joven me fui con unos colegas y fuimos a hacer puenting, ¿vale?

Yo recuerdo que el tipo que lo controlaba,

el que organizaba la movida,

nos cobraba 40 euros, 40 euros, ¿eh?

40 euros tirarte por un puente. ¡40 euros! ¡Puenting!

¡40 euros!

Íbamos tres, tres, tres personas.

¡40 euros! ¡Puenting!

Le doy al tío 150 euros

y el tío me da de vuelta 15 euros.

(Risas)

Y yo me quedo pensando y digo:

"Como el matemático este que me haya dado la vuelta

haya sido el que ha calculado

la distancia del puente y de la cuerda,

se va a tirar de aquí la madre del topo, amigo".

¡Puenting!

A veces con los sueños pasa también que soñamos lo que tienen otros.

Que muchas veces sería tan fácil como cambiarse, ¿no?

Por ejemplo, alguien que viva en Madrid de toda la vida

y que nunca haya visto el mar.

Y un paisano que vive en Fuengirola

que no haya visto el Bernabéu.

Poneos de acuerdo y en contacto.

Haced un intercambio, cread una "App".

"Change App", debería haber "App" para esto.

Cuántas veces no te ha pasado que has aparcado el coche

enfrente de tu casa, te has vuelto a las 3:00 andando

y te has cruzado con un tío y has dicho: "¿De dónde vienes?".

"De aparcar mi coche enfrente de tu casa

porque vivo donde tú has aparcado".

Poneos en contacto, una "App".

Tu sueño es el mío y el mío es el tuyo.

No está todo inventado, ¿eh? No está todo inventado.

Lo que sí que es cierto

es que nunca sabes cuándo se van a cumplir los sueños.

Hablábamos antes de Joan Margarit, pero no es el único caso.

Por ejemplo, Stan Lee, Stan Lee.

Estaba pensando el hombre ya en dejar Marvel Comics

cuando escribió "Los cuatro fantásticos"

y lo petó con 38 años.

Ahí lo llevas.

Darwin escribió "El origen de las especies"

con 50 años.

Toma castaña.

Chiquito con 62 años se convirtió en una estrella nacional.

Incluso tenemos un caso en este programa.

(Risas)

Antonio Resines.

(Carcajadas)

A sus 66 años

está viviendo su mejor momento gracias a "La noche D".

Cuidado, ¿eh? Así que hoy le dedicamos...

(Risas)

Hoy le dedicamos el programa a toda esa gente

que batalla y lucha cada día por conseguir sus sueños.

Y, como dijo el gran Antonio Martínez Ares,

moraleja: "En la guerra, como en el amor,

a ganar por descontado,

pero si se pierde da igual,

¿y el ratito que hemos echado?".

Bienvenidos a nuestro séptimo programa de "La noche D".

Un sueño hecho realidad, por supuesto.

Comenzamos.

¡Y seguimos aplaudiendo para recibir a mi compañero,

una persona que siempre sueña en blanco y negro!

¡Antonio Resines!

(Rihanna, "S&m")

Qué buen presentador eres, coño. Qué buen presentador.

Es un sueño.

Todos soñamos siempre con ser como él: Pepe Viyuela.

Por favor.

(Rihanna, "S&m")

(Vítores y aplausos)

¡Ja!

Hoy no, hoy no, hoy no.

¿Qué tal? Eres un sueño, Pepe.

De verdad. Tú sí que eres un sueño.

Os quiero.

A esta persona que vamos a presentar ahora

yo no la he visto dormir en mi vida.

¡Cristina Medina!

(Rihanna, "S&m")

¡Mi deseo era hacer lo de Pepe!

Y hasta cuando sueña que se le caen los dientes

muestra su mejor sonrisa.

¡Lara Ruiz, por favor!

(Rihanna, "S&m")

(Vítores y aplausos)

Hola, Rovira. Linda.

Ay, la noche de los sueños.

¿Te puedo contar un sueño mío? Sí.

Es un sueño con que tú me coges en tus brazos...,

Ajá. ...me tiras en la cama...

Ajá. ...y mientras yo duermo

tú me limpias la casa.

¡La madre que te parió! Tira para allá, tira para allá.

Y, si tenemos el famoso sueño americano,

¿por qué no hablar del famoso sueño gallego?

¡David Perdomo!

(Rihanna, "S&m")

(Vítores y aplausos)

¿Qué pasa? Tienes un tigrecito ahí.

El tigrecito. Venga, Perdomo.

Hala. Tira para allá.

Y es que para mí estar en este programa

es un constante cumplir de sueños, de verdad.

Porque hoy, en "La noche D", vamos a tener a Joaquín Reyes,

Julián López y los 'protas' de "Estoy vivo":

Alejo Sauras, Cristina Plazas y Fele Martínez.

Y, por si no fuera suficiente, por si no fuera suficiente,

esta noche también tendremos a un invitado sorpresa.

Yo sé quién es,

pero no lo puedo decir

porque si no la palabra sorpresa dejaría de tener sentido.

Pero ahí lo dejo, ¿eh?

¡Uh! Esto es la hostia.

Cuántas aventuras en tan poco tiempo.

Y en la primera, el canal de todos.

Un poco de paciencia, porque he estado hace un rato con él

o ella

y os aseguro

que cuando nuestros invitados descubran quién es

lo vais a flipar, del verbo flipar.

Bueno, voy a saludar al invitado o invitada sorpresa de hoy,

que me han dicho que está en el camerino.

Claro, no puede contestar porque si no se delata.

Voy a entrar.

Hola.

¡Ay, por favor!

¿Qué has pasado, mala noche?

¿Has pasado un poquito de mala noche?

Oye, muchas gracias por venir al...

al programa.

Oye, ¿qué champú usas?

Para no comprármelo.

Oye, en un ratito vamos a plató, ¿vale?

Ajá. Que te den un...

No sé, un...

Que venga el doctor Cavadas y que te haga algo, ¿vale?

¿Nos vemos luego en plató? ¿Eh?

Me caes muy bien, ¿eh?

Lo que pasa es que claro.

Hasta luego, ¿eh?

No sé para dónde miras. Como no tienes pupilas ni nada...

Échate un ratito. Apago, ¿eh? Venga.

Pero antes de toda esta cabalgata de emociones

y de sueños cumplidos...

Esto es como irse encontrando moneditas,

una detrás de otra, porque es una maravilla

poder tener aquí como primeros invitados del programa

a Pepón Nieto y Sara Sálamo.

De verdad, pero ¿esto qué es? Yo no puedo más con mi vida.

(Canción "You make me feel")

Hola. -¿Qué tal?

Hola.

Con los puños. A tope.

Con los puños. Con los puños.

Hermosísima.

Por favor, sentaos.

A ver.

(SUSPIRA) Ay. ¡Ay!

Qué casa más bonita.

Qué guapos estáis, ¿eh? Igualmente.

¿Has visto?

Oye, sabéis que este programa...

Bueno, lo primero, gracias por venir.

Sois dos personas que yo pondría en una vitrina de mi vida.

Os quiero mucho. Ídem.

Igualmente. Sois...

Como el programa va de sueños, voy a entrar a trallón.

¿Cuál ha sido vuestro sueño de pequeño?

¿De pequeño?

Yo es que de pequeño

nunca tenía así como una meta.

Siempre me preguntan y yo no quería ser actor.

Yo un día quería ser camionero, al otro cocinero,

al otro médico...

Yo andaba muy perdido.

Lo que sí tengo muy claro

es que a partir de la adolescencia, que fue cuando empezó,

mi sueño siempre ha sido el de comer y no engordar.

Ese ha sido el sueño básico de mi vida.

Llevo sin merendar desde el 97, así que...

Pero... Pero igual recenas.

Sí, claro, exactamente.

Comer y no engordar es un sueño que...

Comer y no engordar es un sueño que el que lo padece lo conoce.

Y tú, Sara, ¿qué diferencia hay, que obviamente alguno habrá,

entre los sueños que tenías de chiquitilla

y los que tienes ahora de mujer adulta?

Eh...

creo que ahora soy menos exigente.

Curioso. ¿Menos?

Creo que sí. Me he vuelto menos exigente.

¿Tener sueños es ser exigente?

Bueno, de pequeña me preguntabas: "¿Qué quieres ser de mayor, Sara?".

Y yo decía: "Francotiradora". ¿Cómo?

Perdona si me paro aquí con Sara. Sí, tranquilo.

Porque de repente has dicho "francotiradora".

Francotiradora, en Tenerife.

En Tenerife. Ojo.

O sea, que eso ya pues... Sí, sí.

Subida en el volcán, en el Teide. A lo loco.

Allí agazapada. No sé.

En mi cabeza yo decía: "Tengo mucha puntería

y me gusta mucho la Policía; yo, francotiradora".

¿Y cómo sabías que tenías puntería? Pero lo que quería era ser actriz.

Porque esas cosas no son normales. Luego decía abogada, decía...

No, pues hacerlo todo.

Yo creo que aprendiste la palabra "francotiradora".

Puede ser. Y ahí empezaste...

Ahí, a cascoporro. Oye, parece que tenemos por ahí...

De vez en cuando nos va poniendo la gente...

¡Ay, por favor, Pepón! Qué guapo estás.

La francotiradora.

A esa edad a esa niña le dices: "¿Qué quieres ser?".

(VOZ DE NIÑA) ¡Francotiradora!

¿Qué edad tenías ahí?

Yo qué sé. ¿Un par de añitos o tres o qué?

Puede ser, no lo sé.

Ay.

Y el chupete, ¿qué? ¿Te comías la cadena del chupete?

También. Qué bonito, por favor.

Sí, sí.

Perdona, Sara, ahí vemos... ¡Oh!

Ay, mira, Candela Peña. Acababa de hacer la comunión.

¿Candela Peña? Pero si parece una geisha.

De "Star wars". -Sí, Candela Peña y Javier Bardem.

Ese eres tú. Eso es en "Días contados".

Este fue tu primer casting. Mi primer casting

y la primera peli que hice.

¿Qué casting fue? El casting de "Días contados".

Ah, "Días contados". "Días contados".

O sea, "Días contados". Aquí fuiste nominado, ¿no?

Sí, pero no me lo dieron.

Bueno, pero oye. Pero mira.

Me nominaron, me puse un traje y fui.

Pero ¿y el peso de tener un Goya y tener que decirlo?

No te creas, ¿eh?

¿No te importaría? No me importa para nada.

¿Ves? Ese es otro sueño de lo que contabas tú antes.

Esa cosa de que los actores

siempre al final terminan dando el discurso

que nunca das.

¿No te pasa a ti imaginarte que ganas un Goya

y todas estas cosas?

¿Te lo preparaste? Claro.

Yo, claro.

Me nominan y si dicen tu nombre... -¿En qué línea iba el discurso?

No me acuerdo.

¿No? -Si eso fue...

Pues "Días contados" es del 93.

Pues en el 93, desde que no meriendo

es "Días contados". Si tú casi ni habías nacido.

Yo soy del 92. Claro.

Ella con un añito y tú ya nominado, ¿eh?

Y estáis los dos así tan "perejitos".

Fíjate. Qué maravilla.

Oye, no sé si os pasa a vosotros que el tema de ser actor

tiene esa cosa de que cuando te cansas de ti

es como tener la oportunidad lícita y legal

de poder ser otra persona

durante una pequeña temporada.

¿No os pasa eso?

Que a veces os estimular el decir: "Durante dos meses voy a ser...

Sí, claro. ...mala malísima".

O voy a ser...

Claro.

Es jugar, ¿no?

Es jugar a ser otra persona y a ser todas las personas posibles.

Claro, que eso luego te ayuda en el día a día

a entender todos los tipos de personalidades.

No todos, pero... -Y a ponerte en la piel del otro.

Que yo creo que si nos pusiéramos más

en el pellejo del otro,

pues en este país habría menos racismo

y habría menos transfobia, homofobia,

no habría tantos prejuicios hacia el otro

si fuéramos capaces de ponernos en el pellejo del otro

y en entender la vida del otro.

Otro gallo cantaría, ¿verdad?

Oye, pues si os parece

sobre los sueños nosotros tenemos una colaboradora aquí

que es catedrática.

Cada semana se saca una cátedra y esta semana es sobre los sueños.

Creo que anda por ahí.

Cristina Medina, el diablo de Tazmania de las cosas.

¿Estás por ahí?

¿Me perdonáis? Vengo enseguida. Claro.

Estoy por aquí, estoy por aquí.

Voy para allá. Aquí, donde siempre.

No tiene pérdida. No tiene pérdida.

¡Españoles!

¡Buenas noches!

¡Toma ya! ¡Anda!

Y buenas noches a ti. Buenas noches.

¿Qué tal? Bien.

Te diré una cosa.

Pide un deseo. ¡Ya, ya! Ya, ya lo tengo.

Dime. ¿Eh?

Un deseo. Ah.

Eh... dormir 12 horas seguidas.

Oh, qué mono, ¿verdad?

Qué mono y qué aburrido, ¿eh?

También te lo digo. Ya, bueno.

Escúchame. ¿Qué te iba a decir?

¿Tú sabes cuál es mi sueño? No.

Pues liarme con el Jason Momoa.

Ay, la que tiene con el Jason Momoa.

Pero ahora, fuera bromas, dime tú cuáles crees tú

que son los sueños de los españoles.

¡Uf! Venga.

¿Los sueños de los españoles?

Supongo que habrá que trabajar y que no trabajen, ¿no?

Hay de todo, pero te diré una cosa.

"Attention, please, ladies and Germany".

Porque lo que más deseamos los españoles es...

(Redoble de tambor)

¡Dar la vuelta al mundo! ¿En serio?

¡La vuelta al mundo!

Pero si el mundo va dando vueltas todo el rato.

El mundo da vueltas, pero los españoles

quieren dar la vuelta al mundo como Willy Fog

pero sin Picaporte. Ese era Rigodón.

Yo lo tenía entendido como Picaporte.

Bueno, no me líes.

El 49 por ciento de los españoles pasaría todo un año

dando "güertas" por el planeta por ahí y por ahí.

"Güertas". "Güertas".

Como Jesús Calleja pero sin mecha.

Cuidado con Calleja, ¿eh? ¿Qué le pasa?

Que su pelo es auténtico. Sí, pero si se "Calleja"...

Bueno, en fin.

Completa la lista de deseos formar una familia,

comprar una casa,

crear una empresa y aprender un idioma.

¿No te parecen a ti esos sueños una miguita "amarrategui"?

Me parecen grises, "marronaquis".

Yo más que un deseo lo veo una obligación.

Una obligación. Una familia, una empresa...

Qué menos, chico.

Pero ¿qué son?

¿Sueños o un perfil del Linke... o un perfil?

¿Eso qué es? ¿Eso qué es lo que es?

Triste, que eres un triste.

Pero ¿qué pasaría, "ladies and Germany",

si el dinero dejase de ser un problema

a la hora de cumplir nuestros sueños?

Bua, pues otro gallo cantaría también.

Pues un 63 por ciento de los españoles

dejaría su puesto de trabajo.

¡Esto es así!

Si no has fantaseado nunca

con mandar a tu jefe a freír espárragos,

no eres español.

No. No.

Eso es así.

Un 47 por ciento también por otro lado

se compraría una casa más grande. Más grande.

Y un 36 por ciento

pues se agenciaría un coche de lujo.

Bueno.

Yo con el tamaño que gasto una casa más grande me sobra.

Y con un coche, con un Micromachine.

¿Con un coche qué hago yo?

Con el patinete voy a todos lados.

Y a mi jefe, yo a mi jefe... Ah, yo soy tu jefe.

Eres mi jefe.

Entonces, yo te adoro y te compro un loro.

Muy bien. Que te gustan los bichos.

Por eso estoy contigo. "Efectiviwonder".

Pero imaginad que nos ha tocado la lotería

y que los billetes nos rebozan

por todos los poros de nuestra piel.

¿Qué locura sueñan con hacer los españoles?

No sé. Montar en globo aerostático.

Mmm.

Aquí hay que distinguir entre hombres y mujeres.

Las mujeres prefieren cosas como nadar con delfines.

¿En serio? Te lo juro.

O comprarse un chalecito.

Mientras que los hombres

se decantan por experimentar la gravedad 0

o conducir un coche de carreras.

La gravedad 0. Tú imagínate.

Estás ahí inerte. Qué cosa más absurda.

Tú imagínate.

Todo menos estar los hombres con las mujeres juntos.

Eso es verdad, todo por separado. Todo por separado.

Pero te voy a decir una cosa importante.

En lo que a un millonario loco se refiere

tenemos mucho que aprender de otros países,

donde sueñan con...

(Redoble de tambor)

¡Tener poderes mágicos!

¡Montar en avestruz!

¡O conducir el Orient Express!

¡Tracatrá! ¿Eso es en serio?

Te lo juro por mi madre.

¿Montar en avestruz? Te lo juro.

Te lo juro. Esto es lo que te digo yo

que Bill Gates llamaría un fin de semana de "tranquis".

Un día más en la oficina. Un día más en la oficina.

El caso es que sea lo que sea lo que soñemos

los expertos lo tienen claro.

Los españoles

somos los europeos

que más vemos nuestros sueños cumplidos.

¿Ah, sí? ¿Cómo se te queda el cuerpo?

Pues mira, es una noticia buena. ¿A que sí?

Un 5 por ciento dice que los ha cumplido todos,

un 40 asegura haber cumplido parte de ellos.

Ajá. ¿Eh?

Te voy a decir una cosa.

Con los sueños que tenemos los españoles

como para no cumplirlos. Tenemos el listón...

Más sosos que un aguacate recién pelado.

En fin. ¿Sabes lo que más deseo ahora mismo?

¿El qué? Dani Rovira.

¿El qué? Dar mi conclusión final.

Venga, vamos allá.

Así que, Tino, música, la que quieras.

(Música relajante)

Españoles, no hay excusa para no soñar.

Un ratito al día aunque sea. Como terapia.

Dicen que soñar es gratis, así es que sueña.

En grande o en pequeñito.

Sueña despierto o debajo de una pila de mantas.

Sueña solo o en compañía.

Porque una cosa está clara.

Solo hay algo más bonito en esta vida

que tener sueños, ¿y sabes lo que es?

Cumplirlos.

¡Así que voy a desear que se os cumplan todos los sueños!

Pero qué bonito, por favor.

Ha acabado arriba y bonito.

Bueno, arriba... Un aplauso para Cristina Medina.

Por favor. Gracias, gracias.

Qué bonito.

Si es que al final los sueños...

los sueños están para cumplirlos.

Mira, yo por ejemplo me dicen hace diez años

que estoy andando por un plató

y me voy a sentar para seguir entrevistando

a dos pedazo de personas como Pe...

Y hablar árabe a la vez.

...como Pepón Nieto y Sara Sálamo,

y no me lo creería.

Ay.

Oye, ahora tú, en el momento en el que estás,

si yo te preguntara por tus sueños,

¿tendrían más que ver con el tema laboral

o tendrían más que ver con sueños que tengan que ver con tu vida

no laboral? Pues mira.

Cuéntame tus sueños. Ahora te voy a contar, Dani.

En este momento íntimo que tenemos.

Eh...

creo que antes decía mucho más a la ligera

lo de la salud.

Mmm.

Pero ahora con este momento que estamos viviendo

y mi momento personal de ser bimadre,

lo digo sinceramente.

O sea, ahora aférrimamente pienso que la salud

es el sueño a cumplir por todos.

Y luego es verdad

que lo que más me gusta del planeta es trabajar.

En mi trabajo, sí, sí.

De verdad que yo soy feliz en el trabajo.

El otro día rodaba una peli y casi me encadeno allí.

Al director le decía: "Por favor, escríbeme algo más".

O sea, suplicándole trabajo.

Me hace muy feliz, me gusta mucho

y entonces yo con que los míos tengan salud

y yo me haga viejita currando de lo mío

tengo vamos...

Ay, por favor, qué bonito. Es verdad.

No quiero que suene épico ni nada.

O sea, que son cosas

banales; o sea, como sencillas.

Claro, porque este es el séptimo programa

y ha pasado ya mucha gente

que ha sido padre o ha sido madre

y el momento en que se es madre o padre te cambia...

Sí te cambia. ...te cambia el reloj.

Sí. Biológico y las prioridades y todo.

De hecho, en mi primera depresión posparto

lloraba y decía: "No me he despedido de mi antiguo yo".

Ay, por favor.

Te cambia, te cambia, eso es así. Pero bueno.

Pero bueno, tú has hecho todo lo posible

por volver a estar estupenda después de parir.

Tenemos aquí unas imágenes que no te sorprenderán

porque la has subido tú. Espero, espero.

Aquí nuestra amiga Sara Sálamo haciendo...

A ver.

Aquí, niño intenso.

Yo no lo podía dejar ni diez segundos.

Porque yo me llevaba la hamaca para tenerlo al lado

mientras yo hacía deporte,

pero el niño solo quería estar con mamá.

Y en movimiento. Claro.

Cinco, seis, siete kilos. Pues para las sentadillas.

Claro. ¿Qué hacemos?

Y si hubieras sido atleta y lanzadora de martillo,

pues coges al niño y a tomar por saco el niño.

Oye. Según qué día.

No. Oye, Pepón.

Tú siempre has estado relacionado

con el tema de la cocina y restaurantes

porque tu familia ha sido cocinillas.

Sí. Han tenido restaurante.

Sí, en mi familia todos se dedican a la hostelería.

La oveja negra soy yo.

Según se mire.

Mis padres están ya jubilados, son mayores.

Pero mis hermanos se siguen dedicando a la hostelería.

Mi hermana tiene un restaurante en Cádiz

y, bueno, pues siempre he estado relacionado con la hostelería.

Y yo creo que los niños de los bares...

Candela, Candela Peña, que ha salido.

Ay, mira mis padres.

Qué fuerte.

Pues Candela Peña también sus padres

han tenido bares toda la vida. Ahí, en Málaga.

Sí, sí. -Eso es el Festival de Málaga.

Que me dieron la Biznaga. Te lo has quedado calladito.

Es un premio, ¿eh? Es un premio.

Felicidades.

(Aplausos)

Hombre.

Es verdad, sí, sí.

Pues anda que no estaban contentos mis padres ese día.

Qué bonito.

Oye, y me han chivado lo que tú decías,

que Candela estuvo la semana pasada también

y ella se crió en un bar porque sus padres tenían uno.

Es que los niños de los bares somos...

Claro, todo se vive de puertas para fuera.

Yo sacaba malas notas y mi padre me montaba un pollo en la barra,

delante de todos los clientes.

Cualquier problema que había en la casa

se vivía en el bar.

Y para bien y para mal, ¿eh?

Para las cosas buenas y también para las malas.

Y cuando el negocio funcionaba, el bar estaba bien y tal,

la casa era una balsa de aceite.

Cuando el negocio estaba mal, porque son negocios familiares

y siempre hemos trabajado todos en el bar

y hemos arrimado el hombro,

pues los problemas del bar eran los problemas de la familia.

Eso es así.

Oye, los niños de los bares.

Parece el título de una peli. Los niños de los bares.

Los niños de los bares.

¿Te sabrías...? Porque tú pasabas la carta, ¿no?

Claro, yo es que con 13 años

servía 10 mesas.

Y mi hermano con 12, que tiene 11 meses menos que yo,

también otras 10.

Menos mal que está permitido.

Y currábamos como...

Bueno, lo que ahora se llama explotación infantil.

Efectivamente. En ese momento era:

"Niño, echa una mano, que hace falta".

Y sí, yo me acuerdo.

Boquerones, calamares, chipirones, rape.

Todo me lo sabía de memoria y lo iba diciendo mesa por mesa.

Oye, pues eso que se lleva.

Oye, Sara.

Tu casa tiene que ser un espectáculo.

¿Qué tienes ya, 114 perros? Sí.

Abril, la cachorrita, con Trama, que ahí está regulera.

Y Coco es el que ya no está el pobre mío.

14 años estuvo...

¿Es el chiquitito? -Sí,

Me vine con la maleta y el perro a Madrid.

Cómo se nota que eres actriz y la que chupa cámara.

(VOZ FEMENINA) ¡Soy yo, Sara! ¡La foto a mí!

¡Sacadme la foto, venga! ¡Eh!

"Superprota", ¿eh?

¡Un foco! ¡Ya, un foco!

¡Oh, Dios!

Oye.

¿Cómo se lleva que tu marido sea jugador del Real Madrid

y tú seas colchonera?

¿Hay mucha...?

Si es que ya está normalizado.

Al principio le chocaba un poco más,

pero es que no se puede cambiar de equipo así como así.

Claro, es que... Por ejemplo.

Yo aquí lo que pido es que cualquier persona

trate de ver un partido de fútbol de su equipo

y trate de animar al de al lado.

A ver cómo lo hace.

O sea, es que no te sale.

No t sale de manera natural.

Obviamente, claro.

Pero me alegro cuando él marca.

Vale. Hombre, claro.

Vale, vale.

Me legro por los logros profesionales de mi pareja,

pero mi equipo es mi equipo. ¿Y tú, Pepón?

No soy nada futbolero. ¿No te gusta?

En mi casa todos son del Real Madrid,

pero yo no he heredado eso.

Ya te he dicho que soy la oveja negra de mi casa.

No soy nada futbolero. En mi casa además se ve el fútbol...

Y mi madre es desesperante viendo el fútbol.

Coge el mando, sabe más que el entrenador,

lo tira, apaga la tele, se fuma dos cigarros...

A ti te divierte verlo por ver... No, ya no me divierte tampoco.

En vez de mirar a la tele te pones mirando a tu madre.

Bueno.

Es mucho más divertido.

Recuerdo en los Mundiales...

me acuerdo en los Mundiales que mi padre y mis hermanos

veían el partido en una tele

y ella se iba a otra tele que hay en otra habitación

porque se vuelve muy loca.

Está muy loca.

No me lo puedo creer. Sí, es así.

Es así, luego tiene otras cosas buena la mujer,

que es mi madre. Sí, sí.

Oye, sabéis que tenemos uno de nuestros colaboradores

que este año se está descubriendo

y se está postulando como Premio Pulitzer

porque hace unas entrevistas que no son normales.

Nuestro Pepe Viyuela.

Tiene entrevistas muy interesantes en "Documentos Tv".

Anoche se me olvidó ponerme el despertador

y casi no llego.

Aunque, ¿y si no he llegado?

¿Y si sigo soñando en mi cama?

(Canción "Sweet dreams")

Bueno.

Lo mejor será consultar con un profesional, venid.

La pregunta inicial

para mí sería: ¿por qué soñamos?

Pues soñamos porque somos sujetos

que a pesar de que sea el momento

de mayor desconexión de la realidad

seguimos activos. Ajá.

Y además estamos cumpliendo una función.

Es como una especie de ensayo general que hacemos

en un período en el que no tenemos la conciencia vigil,

como tenemos habitualmente cuando estamos despiertos,

pero nuestro cerebro no para.

¿Por qué tenemos sueños recurrentes?

Porque escenificamos los sitios donde estamos.

Por un rasgo de carácter acentuado en algún tema que nos preocupa

o porque tenemos algo pendiente de resolver

con relación a una determinada cuestión.

Un ejemplo.

La gente que ha tenido un trauma serio repite sueños.

El problema de la repetición es que normalmente

suele tomar la forma de pesadillas.

No es que uno repita el momento glorioso

donde le fue todo maravilloso y todo fue feliz.

Normalmente repite lo feo, lo traumático.

¿Y por qué se producen las pesadillas?

Porque el mundo es un mundo de conflicto.

Porque todos tenemos y arrastramos siempre

situaciones de tensión.

Y las elaboramos en la medida en la que podemos

en la vida real.

Lo llamamos solucionar problemas.

Pero por la noche quedan restos y quedan inquietudes.

Nos entrenamos vía pesadilla para solucionar el problema

que no solucionamos en la realidad.

Pero cuando soñamos por ejemplo

que estamos desnudos en la calle,

¿por qué tenemos tanta gente ese sueño?

Eso se llaman sueños típicos, que compartimos mucha gente.

De hecho, se estima que el 30 por ciento de los sueños

pertenece a lo que se llaman sueños imposibles.

Capacidades que no tenemos,

que no sé hasta qué cierto punto nos gustaría tener,

algunas que representan lo que más tememos,

que es siempre la otra cara de la moneda.

Que nos persigan, que de pronto se caiga el ascensor,

que nos demos un golpe con un coche

o que de pronto estemos volando.

Y dices: "¿Yo cómo voy a aterrizar?".

Y hay un diálogo interno de: "Pero si no sé volar,

¿cómo es que estoy volando?".

Es el cerebro en toda su fantasía y en pleno despliegue,

sin pedir permiso.

Es que yo cuando sueño que vuelo vuelo muy poco.

Es a baja altura. Sí.

Vuelo a esta altura y, además,

en vez de mover los brazos como si fueran alas

lo que hago es como si estuviera nadando.

Cada uno vuela según su imagen y semejanza.

Y, por ejemplo, que te persigan, ¿qué podrían significar?

Siempre serán asignaturas que no están aprobadas.

No solamente las académicas, ¿no?

Situaciones donde uno tiene algo que reprocharse

o donde tiene un conflicto

o donde hay una situación que se va topando sistemáticamente

y que no es capaz de solucionar

y que adopta la forma de persecución.

Y uno de estos sueños típicos que tanto tenemos

en el que se caen los dientes, ¿qué puede significar?

Eso se ha explicado de muchas maneras.

La boca además tiene una significación muy grande

desde el punto de vista de relación.

La boca tiene que ver con algo que puede ser

enormemente agresivo.

Los dientes son los que la simbolizan.

La pesadilla de perderlos forma parte

de elementos de la estética.

Y podríamos seguir dándole múltiples significaciones,

yo diría, obvias.

Pero la matización

es que un de las cosas que se ha hecho con los sueños

es pretender un catálogo de sueños. Sí.

Si yo sueño tal, significa tal. Bueno, pues mentira.

El sueño es rigurosamente individual.

Que podamos compartir contenidos

no significa que signifiquen lo mismo

para todos.

Cada uno tiene lo suyo.

¿Y los sueños son premonitorios?

No. No, ¿no?

La premonición pertenece a la magia,

pertenece a un cierto pensamiento fantástico,

pensamiento que a mí me cae particularmente mal

porque es la idea de adscribir a fenómenos

características que no tienen, no.

Oye, ha sido un auténtico placer, de verdad.

Porque... Me alegro.

...lo explicas de maravilla y ayudas a entender.

Y tenía yo cierto miedo a esta...

a esta entrevista. no.

Digo: "A ver si a través de los sueños que me cuente..."

A ver si me va a tocar un psiquiatra estirado,

que me mira así desde arriba. Eso también.

Eso también. O sea, que con tu padre, ¿no?

Con tu padre.

O sea, que con Sophia Loren.

Sí, sí.

Nos decías, Pepón,

que te recordaba un poco

a estos reportajes que hacía Punset.

Sí, ¿verdad?

Se le echa de menos en "Redes". Se le echa de menos.

De repente tocaba este tipo de temas por ejemplo,

pero con un lenguaje muy cercano y entendible.

Cercano y muy clarito.

Para que yo lo entendiera, fíjate si era cercano.

Pepe Viyuela es el heredero de Punset hora.

Sí, es el nuevo Punset. Punset Viyuela.

Oye, ¿vosotros sois conscientes de que soñáis mucho?

¿Os acordáis de los sueños?

¿Tenéis pesadillas? ¿Os pasa algo atípico?

Yo no repito los sueños,

pero sí se me repite el sitio.

Y es muy curioso, porque sueño distintas historias.

Pero sí que reconozco que hay como una especie de pueblo o ciudad

donde me ocurren las cosas.

Y reconozco calles de mi infancia, de Marbella.

Calles de aquí de Madrid, de sitios donde he vivido,

de zonas donde he estado de viaje,

y de repente creo que mi cabeza ha hecho

como un puzzle

y siempre reconozco que estoy...

Esos sueños me pasan en el mismo espacio.

Es una cosa muy extraña.

Ostras. No lo sé.

Y tú, Sara, ¿algo raro que digas tú...?

No, a mí lo que me pasa

es a lo mejor estar soñando no tanto cosas que me gustan,

sino cosas en las que estoy en conflicto

y de repente me despierto.

Entonces, hago el esfuerzo de volver a dormirme

induciendo un poco la solución que yo le quiero dar.

¿Qué me dices? Qué interesante, o sea...

¿No os pasa? Los sueños Juan Palomo.

Yo me lo guiso y yo me lo como. ¿Y lo consigues?

Algunas veces sí y otras no, pero algunas sí.

Madre del amor hermoso.

Es divertido, ¿no? Eres una guionista maravillosa.

Ves sueños nada más. -Te vienen bien.

Oye, ¿y sueños eróticos? ¿Tenéis con costumbre?

Menos de lo que quisiera.

Yo solo he tenido dos en mi vida

y con dos personas que no me gustan absolutamente nada.

Bueno, pero tampoco estuvimos tan mal Pepón y yo.

(Aplausos)

No, de verdad.

Son dos personas que no me gustan nada de nada.

Qué tremendo.

No, no lo voy a... Pero ¿recuerdas agradable el sueño?

Mmm...

Para que veas los prejuicios. Es que ha sido tan traumático

el hecho de las personas con las que han sido

que la acción en sí tampoco le di importancia.

¿Sabes?

Por ahí me están diciendo nombre y apellido.

La gente de este programa son lo peor.

Son absolutamente lo peor.

Oye, sí, sí. Hombre, yo voy a confesar.

Sueño húmedo como: "¿Esto qué es?".

Los hemos tenido todos, claro. Pero húmedo húmedo.

Vamos, de levantarte chorreando.

Pero en vosotros yo creo que es más usual, ¿no?

Hombre, porque a lo mejor tenemos un fisiología...

Bueno, no sé.

¿Queréis que sigamos hablando de esto o...?

Mira que La 1 no tiene publicidad, ¿eh?

Que nos podemos tirar aquí... Nos podemos tirar aquí...

Pero ¿por qué ponéis esa foto?

¿Ves? Pues mi sueño es volver a trabajar con Álex.

Pues mira.

Pero has trabajado un montón. Sí, sí he trabajado mucho con Álex.

Bueno, enhorabuena por la serie de HBO.

"30 monedas". Por "30 monedas".

Está siendo una locura eso. Sí, sí.

Y además probablemente haya segunda temporada.

¡Oh, qué bien! Estamos muy contentos.

Y la serie mola mogollón. ¿Cómo es currar con Álex?

Pues Álex es como...

Álex es un niño grande al que le encanta jugar

y tener todos los juguetes.

Y para él todo es una cosa lúdica y divertida.

Y es como que te invita al fiestón y te invita al banquete,

porque es un vasco exuberante

que lo único que quiere es divertirse.

Y la verdad que es una fiesta, es como ir a la feria.

Y... Y montarte en todos los cacharros.

En todos los cacharros.

Y luego te pide cosas...

Muchas veces tienes que estar al servicio de lo que es,

porque ¿qué director español te pone un monstruo delante?

Pues te lo pone Álex.

Entonces, no lo haces con nadie.

O sea, con Álex no hay medias tintas.

Si vas, vas. Efectivamente.

Oye, Sara. Y tú has estado en Cannes.

¿Eso qué locura es?

La verdad que sí.

Pero ¿qué pasa con tu rollo?

Mira. Mira, mira.

Pero ¿y esta foto?

Laboralmente, esto es un sueño, ¿eh?

La verdad que muy guay, muy guay. Sí, sí.

Es que vaya elenco.

Impresionaba mucho la cantidad de gente

trabajando en el festival,

los fotógrafos,

de repente que está Julianne Moore a tu lado viendo tu peli, ¿vale?

Y tú: "Hola, Julianne".

¿Sabes? Es como... -Y peliculón además.

Así que... Un peliculón.

Y cuidado con el papel que tú hiciste

que no era un papel baladí, ¿eh?

Era un papel intenso.

La verdad que el rodaje en sí fue muy intenso

porque Asghar pedía un nivel de compromiso

de llegar y que fueras el personaje

las 12 o 14 horas de jornada.

Es un Álex de la Iglesia versión iraní podríamos decir.

No, es que no he rodado con Álex.

No sé cómo es in situ. Pues intenso, intenso.

Pues sí. Oye.

Pero muy guay, la verdad.

A mí esta foto me parece... Y de compañeros, una maravilla.

Oye, estoy viendo...

estoy viendo desde hace un rato, y perdonadme,

que hay ahí como una lámpara

que me suena un poco como estas lámparas que hay

que son de estas de los genios de la lámpara.

¿La veis aquí? Mira, a ver.

(RÍE)

Voy a frotar a ver qué pasa.

Froto un poco más.

Sigo frotando.

A ver, a ver, a ver.

¡Huy, huy, huy! ¡Mira, mira, mira!

Pues aquí estoy, Daniel. ¡Buenas!

Qué bueno.

¿Cómo estás? Vamos.

Ay, qué cosita.

¿Qué pasa?

Hola.

Tú estás ahí jugando y es un efecto de cámara.

Cuánto tienes que aprender todavía.

Pero, tío, no me jodas el truco.

Pero vamos a ver.

Si se lo he pedido yo a Tino.

Espera que me salgo de aquí, de la lamparita.

¡Estoy aquí! ¡Carlos! ¿Cómo estáis, chicos?

Un abrazo. ¿Has visto?

(Aplausos)

¿Cómo estamos?

Gracias.

Pepón, Sara. -Hola.

Un placer. ¿Qué tienes metido ahí arriba?

Tengo metida una cosa.

Es un placer estar aquí con estas estrellas,

pero hablando de los sueños y los deseos

es un deseo que esté yo aquí, porque la gente me desea.

Sí, Carlos poco a poco se está haciendo un hueco.

Y te vengo a pro...

Mira, te voy a decir una cosa.

Me quito esto porque es un poco ridículo.

Y que veas...

Tienes pelazo, ¿eh?

Yo tengo pelazo en todos lados.

Escucha, he traído una sección

porque creo que estás aflojando un poco el programa.

No, hombre. Está un poquito flojo.

No me digas eso. Un poco flojo.

Como soy un demiurgo y un creador... ¿Un?

Demiurgo, demiurgo.

¿Ese no es el monstruo de "Strangers things"?

Efectivamente, el mismo, demiurgo.

El caso es que traigo una sección nueva,

ya que habláis de los sueños,

que se llama "Deseas Deseas".

Voy a poner dos fotos aquí

y vosotros vais a tener que escoger la que más deseáis.

Soy un crack, soy un puñetero crack.

Pero... Me voy a poner de pie.

Vamos a ver.

Que yo necesito bailar un poquito suavecito.

Pero vamos a ver, Carlos. ¿Qué pasa?

Me suena un poco esta sección, ¿no?

No, no, se llama "Deseas Deseas". "Deseas Deseas", vale.

Entonces, ¿de qué va? Como que...

Ponemos dos fotos

y ustedes tienen que escoger la que más le guste.

Por ejemplo, aparcar siempre en la puerta

o comer y no engordar. Vale.

Esto es una sección buenísima

que no sé cómo no se le ha ocurrido al equipo de guion,

que es bueno, pero hay que mejorar.

Llevamos cinco semanas con esto.

Oye, ¿quieres jugar tú? Porque como son pares...

Es que estáis en el programa de los sueños

y es un sueño que yo participe. Me encantaría.

Me quedaré aquí. Un aplauso para Carlos,

que siempre está remando a favor. Gracias.

No es necesario.

A ver, traedme la pantallita, que yo vea bien.

No es necesario tantos aplausos. Escucha.

Dime. Te ha durado el gorro dos minutos.

Sí, porque me estaba pesando un poco.

No te voy a decir que no, ¿eh? Tenía las cervicales tocadas.

Pero yo estoy aquí para vosotros, para vuestro público,

el de este canal, el vuestro.

La 1, con todos vosotros.

Tino, este lado.

(Risas)

Ahí estamos.

Bueno, un poquito de seducción a la cámara.

Me recuerdas al anuncio del desodorante.

¿Al anuncio? ¿Que huelo mal, Sara, o algo?

No, no, no, el de "tío, tío".

El de "tío, tío". Efectivamente, soy tío, tío.

Soy tío, tío. Lo has clavado.

Y te diré una cosa, Sara.

Porque yo soy bueno en muchas codas.

Bueno cantando, bueno en el teatro, en fotografía,

soy bueno incluso dándole al balón, ¿sabes?

O sea...

Y tienes 17 abuelas, hasta teniendo abuelas.

No les tires los tejos a Sara. No le estoy tirando nada.

Digo que soy bueno en muchas cosas. Soy un sueño, la verdad.

Venga, vamos a empezar. Venga.

Un poco de ritmo. Vale.

Yo os voy a proponer dos historias

y, como sois tres, tú juegas también.

Lo has pillado.

A ver qué deseo queda finalista, ¿vale?

Bien.

Bueno, habiendo dicho Pepón...

No, yo ahora diré "aparcar siempre en la puerta".

Comer y no engordar o aparcar siempre en la puerta.

Yo, aparcar. Aparcar.

Yo, comer y no engordar. comer y no engordar.

Yo no engordo. Aparcar en la puerta, que ya aparco.

Aparcar en la puerta.

Aparcar siempre en la puerta o que tu ropa se planche sola.

Aparcar. Aparcar.

Aparcar. Aparcar.

Aparcar también. Aparcar.

Seguimos con aparcar.

Aparcar siempre en la puerta o tener un avión privado.

Eso...

Poco ecologista. Aparcar. Aparcar.

Aparcar. Aparcar.

Avión ya tengo. O sea, que no...

(Risas)

Cuando quieras vienes.

Te voy a pegar un martillazo en toda la cabeza...

Bueno.

No, no aplaudáis.

Esto es una cosa absolutamente soez.

Daniel, vigila la lengua, que estamos en La 1,

la cadena de todos vosotros.

Tienes avión privado,

pero no tienes un parking en la puta puerta de tu casa.

No se puede tener todo, ¿eh?

Un poco de humildad en la vida.

Humildad. Aparcar siempre en la puerta

o despertar entre Brad...

entre Brad Pitt y Angelina Jolie.

Es que no le puedo mirar.

¿Te esperas a que te pregunte el último?

No, yo con ellos.

¿Despertarte con ellos? Pero con PCR.

Con PCR. Sí.

Bueno, qué exquisita, macho.

Vamos, a mí...

como si me pegan la tuberculosis.

Perdón.

Yo también. Angelina Jolie y Brad Pitt.

Sí. -Yo te digo una cosa.

Ya he despertado entre ellos y Brad tiene mal despertar.

Vale, pero como ellos dos han votado eso...

Despertar entre Brad Pitt y Angelina Jolie

o que no existan los lunes.

Me flipan los lunes. Me quedo con ellos.

Los lunes, vale.

O sea, no, no. Brad Pitt y Angelina.

Sí. Vale.

Yo, que no existan los lunes. Que no existan los lunes.

Yo me quedo con Brad y Angelina.

Angelina tiene halitosis por la mañana.

Despertar entre Brad Pitt y Angelina Jolie

o, a ver si me lo ponen, ser invisible.

Invisible. Ser invisible.

Invisible. -Pero espera, espera.

Ser invisible entre Angelina Jolie y Brad Pitt.

Qué guay. ¿Por qué?

Pero ¿invisible cuando tú quieras o para siempre?

Cuando tú quieras. Ah, vale.

Imagínate. Anda que no.

Una actriz invisible. Qué puta gracia.

Cuando yo quiera, sí.

¿Ser invisible cuando quieras? Sí.

¿Ser invisible cuando quieras? Imposible que sea invisible yo.

Despertar entre ellos. Aun así gana ser invisible.

Ser invisible o que los niños se puedan silenciar.

No, no, invisible.

Qué buena eres.

Sigues queriendo ser invisible

para que los niños no te puedan encontrar.

Yo, que los niños se puedan silenciar.

Que los niños se puedan silenciar.

Efectivamente, no soy muy de niños.

Pero tú fuiste un niño.

A lo mejor no y ya nací así de idiota.

O sea... Bueno, vale.

Que los niños se puedan silenciar.

Que los niños se puedan silenciar

o ser un Rolling Stone.

A elegir.

Ser un Rolling Stone. -Ser un Rolling Stone.

Ser un Rolling Stone.

# Satisfaction. #

¿Te contesto a esto?

Pues ser un Rolling Stone. Vamos.

¿Y cuál de ellos a todo esto? ¿Alguno en especial?

Keith Richards. Keith Richards.

Sí.

Claro, ¿alguien quiere ser Mick Jagger?

Yo. Tú.

¿Y tú? Sí, también.

Paul McCartney mejor.

(Risas)

Ser un Rolling Stone

o tener la vida sexual de Julio Iglesias.

Ser un Rolling.

O sea, de verdad, con lo del covid yo estoy muy agobiada.

Un Rolling Stone. Sí, un Rolling Stone.

Es que yo estoy más o menos por ahí, ¿eh?

Como Julio.

Yo es que soy un fenómeno increíble, ¿eh?

Entonces, ser un Rolling Stone. Ser un Rolling Stone.

Por supuesto.

Ser un Rolling Stone o viajar al espacio.

Ser un Rolling Stone. Ser un Rolling Stone.

Sí. -Uf.

En el espacio no hay covid. En el espacio no...

Que estás rallada con el covid. Sí, el espacio.

Viajar al espacio. Ni hay nadie tampoco.

Pero puedes viajar con alguien. Pero hay parking.

Ha dicho viajar tú al espacio.

Pero puedes aparcar en la puerta. -Claro.

En la puerta de tu puto cráter.

Con Brad y Angelina también. -Es un buen mazo eso.

No, pero viajar y volver.

Sí, que vuelves, pero cuando vuelves...

Hombre, viajar y volver,

pero no vas a ir al espacio para un fin de semana.

Ya te pillas un puente. ya te quedas allí.

Te quedas. Y sola.

Y sola además. Pero ¿por qué?

Sin coche, invisible, sin ver a los Rolling Stone.

Tú, un Rolling Stone. Tú, otro.

¿Y tú? Yo soy una estrella.

Entonces, un Rolling Stone. Un Rolling Stone.

Por ahora está triunfando.

Ser un Rolling Stone

o que tus orgasmos se repitan como el ajo.

Sí, los orgasmos. Prefieres los orgasmos.

Sí, también. Prefieres los orgasmos.

Los orgasmos. Los orgasmos.

Que tus orgasmos se repitan como el ajo

o vivir sin trabajar.

Orgasmos. Orgasmos.

Orgasmos. Te lo has pensado un poco.

Sí, me lo he pensado. Te lo has pensado.

Pero orgasmos.

Yo sigo ahí porque soy una máquina sexual.

Me quedo en el orgasmo. Vale, máquina sexual.

Que tus orgasmos se repitan como el ajo

o viajar en el tiempo.

"Travel, travel".

Viajar en el tiempo para alante, para atrás.

Bueno, en esas épocas también puede haber orgasmos.

Viajar en el tiempo. -Sí, viajar en el tiempo.

Viajar en el tiempo o vivir 100 años.

No, no, viajar. -No, viajar.

Viajar en el tiempo. Viajar en el tiempo.

Pues gana viajar en el tiempo.

100 años soportándote, la madre que me parió.

Viajar en el tiempo o encontrar el amor verdadero.

Encontrar el amor verdadero. Oh.

(PÚBLICO) ¡Oh!

Sara, ¿qué te ha pasado? Sara.

Sara, por favor. Que ya lo tiene, ya lo tiene.

Claro, es que ya lo tengo y podría viajar en el tiempo.

Viajar en el tiempo con tu amor verdadero.

Claro. Viajar en el tiempo

o la paz mundial.

La paz. La paz mundial.

La paz. La paz mundial.

Viajar en el tiempo.

(Risas)

Pues viajar en el tiempo...

¡Ah, no, no, no! La paz mundial gana.

Un aplauso aquí para mis invitados. Bien.

Que postulan para ser Premio Nobel.

Muy buena sección, ¿eh? Y no como tú.

Buena sección. Vas a lo tuyo.

Te voy a decir una cosa y no te la voy a repetir.

¿Estás conmigo, Tino? Yo pongo intención con las cosas.

No se llama Tino. ¿No se llama Tino?

Bueno, yo les llamo Tino a todos.

Te diré una cosa.

Hay que mejorar mucho este programa. Vale, lo mejoraremos.

Yo esta sección te la doy desde la humildad.

Desde la humildad.

Y tú estás siendo muy soberbio.

Chicos, ha sido un placer.

Si me disculpas, me voy yo solo

y sin que llames a seguridad ni nada.

Vale. Un aplauso para Carlos Roma.

Un aplauso y todo. Gracias, chicos.

Gracias. Amor al revés.

El turbante.

Me llevo mi lámpara, hombre.

Bueno, Pepón, Sara. Espero que lo hayáis pasado bien.

Estoy superagradecido de que hayáis venido al programa.

¿Habéis estado a gusto? Se ha hecho corto.

Sí, ¿ya?

¿Volveríais si hubiera una segunda temporada?

Por supuesto. -Claro.

¿Sí? Claro.

Si invitamos a Angelina Jolie y a Brad Pitt,

¿queréis estar en medio? Sí, sí.

Oye, pues sois un sueño.

A mí que me pellizquen. Un aplauso para Pepón y para Sara.

Gracias.

Amigo. Eres más bonito...

No sé por dónde es vuestra salida, si por allí o por allí.

¿Dónde había un ajedrez? Ahí hay dos ajedreces.

Creo que es por allí. ¡Chao! ¡Gracias!

Pepón Nieto, Sara Sálamo.

(Canción "You make me feel")

Y, como este programa va de sueños,

para nosotros es un sueño tener de invitados

a estos tres pedazo de actores:

Cristina Plaza, Alejo Auras y Fele Martínez.

(Canción "You make me feel")

¡Oh!

Buenas.

Qué honor.

Cristina, bellísima, ¿cómo estás?

Muy bien. Mirad vuestro público.

Este es vuestro público.

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Alejo, ¿cómo estás, tío?

¿Cómo estás? ¿Qué tal, amigo?

Muy bien, encantado de que estéis aquí.

Tomad asiento, sentaos.

Qué maravilla.

Muchas gracias. -Sí, sí, sí.

Creo que este ya es el público al que se le ha dejado de pagar.

O sea... ¿Ah, sí?

O sea, que el aplauso es auténtico.

Ah, qué bien. Sí, sí, sí.

Cuando el público es pagado, el aplauso es como...

Les miras las caras y están...

No, no, están entregadísimos.

¿Les han dado bocata?

Tienes tú razón.

No, no, claro, se lo he dicho antes.

Digo: "Voy a hacer este comentario, luego no me dejéis mal".

Bueno.

Millonésimas de toneladas de gracias.

(FELE) ¿Por qué? Por venir a "La noche D".

Es un placer, de verdad. Os admiro mucho a los tres.

Sabéis que hoy el programa va de los sueños.

¿Ah, sí? Y qué mejor sueño

que a día de hoy poder estrenar

una cuarta temporada de una serie.

Sí. -Sí.

¿Lo esperabais?

Yo nunca he estado en una cuarta temporada de nada.

No, de hecho lo comentábamos antes.

"¿Y qué decimos de la serie?". Que estamos en la cuarta temporada.

¿Qué más se puede decir a día de hoy?

Eso casi es ciencia ficción más que lo que pasa en la serie.

Más que la serie en sí. Sí.

A mí me parece estupendo.

Oye, ¿os parece si vemos un pequeño adelanto

de la cuarta temporada? Por favor.

Y empezamos a... Sí.

Son imágenes inéditas, ¿eh?

Inéditas quiere decir que no se han editado, creo.

Yo me leo la RAE todas las mañanas. Vamos a verlas.

La primera vez que subí a la pasarela

pasaron cinco años en la Tierra, pero para mí solo fueron dos horas.

Todo empezó con el apagón.

Fue global.

Después del apagón, todo empezó a ir más deprisa.

Puede que afectara también a la pasarela.

Y de pronto se invirtió el tiempo.

(TV) "Les recordamos a los espectadores

que son 11 las personas desaparecidas;

entre ellas, el agente de Policía Julio Mora".

Solo una persona podía bajar.

Y decidieron que fueras tú.

La elegida.

Sabemos que desde hace años

está habiendo una erupción de seres que murieron

y que han regresado adoptando otros cuerpos.

Estamos en la hermandad.

Lo que hay al otro lado

es algo que ellos llaman la pasarela.

Un lugar con una tecnología capaz

de hacer regresar a los muertos.

¿De dónde ha salido esta gente?

Nadie lo sabe.

Qué dispositivos tan sofisticados hacían en la pasarela.

Eso no es. -¿Y qué es?

Un succionador.

De partículas. -No.

Toma.

Me gusta más el otro. -Y a mí.

Vamos.

Qué estás "enmamonao".

No la vuelvas a cagar.

¡Vamos, rápido!

¡Venga!

Joder.

Al que se ría le calzo una hostia.

Soy la agente Adriana Márquez. -Él es Mikel Uribe.

Madre mía.

Huy, huy, Adriana.

¿Qué pasa con Adriana? -¿Qué pasa?

(Música rock)

Tenemos un problema, señor Márquez.

"Y de los gordos".

(Música rock)

Está guay, ¿eh?

Está muy bien.

Bueno.

O sea, qué ganas, ¿eh?

Tengo que deciros que es de los títulos

que más me gusta pronunciar de una serie desde hace años.

Me siento mejor con "Estoy vivo" que con "Farmacia de guardia".

Había imágenes que no habíais visto todavía, ¿no?

No, no. -No, no, no.

Imaginaos que alguien no ha visto la serie.

O sea, ¿en qué consiste?

Dame una sinopsis de... ¿De la serie?

...de un minuto.

Porque, claro, es un universo que hay que entenderlo.

La historia empieza con una persona que pierde la vida

y que aparentemente era un accidente que perdiera la vida,

no debía ocurrir

y el lugar al que va,

como era un error y no le esperaban,

le dan la oportunidad de volver a la Tierra,

pero en otro cuerpo porque su cuerpo ya no existe.

Claro.

Y como haríamos todos, me imagino, lo que hace nada más llegar

es volver a buscar a la gente a la que quiere

e intentar volver a reunirlos a todos.

Pero con otro "jeto" y "another body".

Exactamente. Amigo mío.

Oye, y tu personaje... La verdad es que se rumorea

que aunque; o sea, quiero decir...

Esto, ¿qué estamos haciendo? Cuidado.

Tú habías visto este gesto antes. Sí, sí, sí.

Se rumorea, no te sé decir.

Bueno, sí te sé decir, pero no te lo voy a decir.

¿Cómo? -Se rumorea.

Pero ¿cuatro temporadas después nos cuentas esto?

¿Por qué te crees que me dejó Laura de pronto en la segunda?

A Javi en la intimidad sabes cómo le llaman, ¿no?

¿Cómo? Javi hasta la rodilla.

(Risas)

Le llaman el Lagarpijo.

El Lagarpijo.

Hasta el rabo todo es toro.

Así todo el día, ¿eh? Esto es todo el día así.

Bueno, y felicitar también

porque este personaje te ha llevado...

Aparte de que ha sigo un reto brutal,

te has llevado un premio..., Sí.

...como el Fotograma de Plata.

Sí, de la Unión de Actores,

un premio de la Asociación de Prensa de Nueva York.

Maravilloso. Genial, ¿no?

La comunidad de vecinos... Te has llevado un montón.

Sí, vamos. Todo lo premiable.

Oye, hay una cosa que me da mucho coraje

de todos los actores y de la actrices,

ya que yo he podido currar con ellos,

y es una cosa que no soporto,

que es el actor o la actriz infalibles.

El que nunca falla.

Ah, esos son los peores. El que nunca se ríe.

Ay, no, por Dios. No puedo con ellos.

Por eso en esta serie adoro a muchos de los actores,

porque vamos a ver unas pocas tomas falsas

de esta serie.

Ay, "por fa".

¿Preparados? ¡Acción!

¡Ya!

¡Mierda!

Oye, tú, como policía, muy bien.

Pero como...

Esta llave que me has dado no abre ni a la de tres.

(HABLA AL REVÉS)

¡Ay, que me lo como todo!

No era esta.

¡Acción!

Pues igual llamo al servicio de chatarrería intergaláctica.

A ver qué dicen.

Papá, mejor no.

¡Ah!

Ah.

Vamos a dejar eso al final.

Tú sabías que...

¡Ah!

¡Venga, lo tenemos!

Que no quiero hacerte daño.

No te preocupes por eso, coño. -Sí, sí.

Pongo la espalda, no te preocupes.

Venga, no seas... madrastra.

¡Acción!

Ábrela. -Ábrela.

Vale, cortamos.

¿Que habla él o qué?

Muy bien.

No estaba mal esto. -No, haber seguido.

¡Ah!

Todavía hay una posibilidad.

(Risas y aplausos)

¡Corta!

Hay veces que no sé...

hay veces que no sé si me gustan más las tomas falsas o la serie.

Yo he pensado lo mismo ahora. Digo: "Quiero verlas todas".

De los tres, ¿quién es el que más se equivoca?

Yo. -Bueno.

Yo, sin duda. Qué tío más honrado.

Sí, sí, yo, yo me equivoco bastante. -¿Tú crees?

Yo no creo que tú seas el que más se equivoca.

Andamos todos a la par.

Lo que sí tiene Fele es una cosa.

Bueno, bien sabes tú que las jornadas de rodaje

a veces son intensas, muy densas

y a veces cuesta levantar una escena.

Y las tomas falsas yo creo que son para eso,

para levantar un poco el ambiente.

Y Fele para eso es buenísimo.

¿Ves? Esta música preciosa que está sonando...

Para refrescar, las tomas falsas vienen bien.

Esto, ¿qué pasa? Perdón.

Yo no tengo ni idea, ¿eh?

Lo presentabas tú.

¡Huy!

(FELE) ¡Perdona!

(CRISTINA) ¿Perdón?

¡Un enlace!

Un enlace.

Buenas noches, señor Martínez. -Hola.

Buenas noches, señora Plazas. Compañero.

Buenas noches, señor Rovira.

Buenas noches. Buenas noches.

¿Y usted?

Soy un enlace de la serie "Estoy vivo",

como aquí mi compañero BH-65. -O eso

o te has caído de mi armario.

Algo así, hala.

Mi nombre es DH-3-14-16,

pero mis amigos me llaman DH-Pi.

DH-Pi. Ajá.

Más fácil. O Pi.

O Pi, sí, de piba piquetera.

Eh...

impresionante, ¡eh?

Te pareces mucho a...

Vale. Cosas mías.

Si habéis visto la serie, bueno, ya lo sabrán.

Ustedes la habrán visto, por supuesto.

Pero si no se lo cuento.

Cuando alguien muere, nosotros, los enlaces,

los acompañamos por la pasarela

para asignarles un nuevo cuerpo.

Y tengo algo que comunicarles.

Están muertos.

¡No jodas, Pi!

Tranquilos, porque yo les voy a dar un nievo cuerpo.

¿Ah, sí? Sí, sí.

Ah, entonces no pasa nada. -Les daré un nuevo cuerpo.

¿Me acompañan, por favor? Claro.

Vengan conmigo por la dimensión de tránsito.

CJ-57.

Es la primera vez que ando muerto. Yo también.

¿No te da como...? Vengan conmigo, por favor.

¿No te da como más igual ahora todo?

Usted para estar muerto está bastante vivo, señor Rovira.

Sí, yo la verdad...

¿Qué hacemos? ¿Nos quedamos aquí?

Por favor. Sí.

Aquí. Como si fueran a lanzar una falta.

¿Cómo llaman ustedes aquí en la Tierra

a un juego en donde les ponen un personaje en la frente

y tienen que adivinar quién es?

Eh... ¿El Mentiroso era?

Lo de la carta en la cabeza. A lo que se juega en una casa rural

cuando no se sabe qué hacer. Exacto, eso mismo.

¿Quién es quién?

¿Quién es quién? Perfecto. Vamos a hacer así.

Ustedes tendrán que adivinar en qué cuerpo están.

Solamente pueden hacer preguntas que solo pueden ser respondidas

con sí o con no.

¿Está clarinete?

Sí. No.

¿En tu planeta se dice "clarinete"?

¿No es el léxico más moderno de la humanidad?

Estoy aprendiendo a ser moderna aquí en la Tierra.

¡Hay argentinos fuera de la Tierra?

Estamos en todos lado, señor Rovira. (RÍEN)

Le vamos a poner trabajar de enlace

pero de toda la familia Kennedy, ¿eh?

No, no, déjate, déjate.

Que yo, los coches, con capota.

Allá vamos. ¿Están preparados?

Venga. -Sí.

Porque aquí empieza ¿En qué cuerpo estoy?

El primer cuerpo va a ser mi compañero

DH-65.

Por favor, ponga su mano sobre la mía.

Venga conmigo, por favor.

Muy bonito, ¿eh?

Qué maravilla.

Pase por aquí. Qué seria es.

Muy seria. Es muy profesional.

Cuando esté preparado...

(FELE) Muy de H-Pi. De H-Pi.

De H-Pi, ¿qué es? -H-Pi.

El H-Pi es lo de la piel. ¿En qué cuerpo está DH-65?

¡Oh! -¡Oh!

Vale, a Cristina le gusta, empezamos bien.

Pregunte.

¿Que pregunte yo? -Claro.

Haga preguntas para saber en qué cuerpo está.

Vale, ¿llevo un traje regional? No.

No.

¿Y por qué esa es la primera pegunta?

No entiendo nada.

Porque a Cristina le gusta, esto hay que...

Eh...

¿soy hombre o soy mujer?

No, diga... -¿Soy hombre?

Sí. Soy hombre, vale.

¿Me dedico al espectáculo?

Eh...

"Sá". -"Sá".

¿Canto? -"Sá".

¿Canto? (TODOS) No.

¿Bailo?

(TODOS) Sí.

Soy un hombre y bailo.

Sí. -Sí.

Sí.

¿No seré Rafael Amargo?

No. No.

Él ahora.

No, no. ¿No? Vale.

¿Soy gitano?

Canastero. No.

¿No? No, no.

Vale, era por borrarlos todos ya.

No sé qué más puedo decir. -Pregunte, por favor.

Eh... ¿soy español?

(TODOS) No.

Ah, que no soy español. Es un bailarín extranjero.

No es bailarín, pero que baila.

Ah, no soy un bailarín, pero bailo.

¿Bailo bien?

Sí. -Sí.

Bajando escaleras.

(Risas)

¿Bajando escaleras?

Bajando escaleras bailas muy bien. ¿Bajándolas cayéndome?

No. No.

Ayúdame, Pi. -Usted que sabe tantos cuerpos.

Ayúdame, Pi.

Por ejemplo,

pistas de a ver si es un personaje que es real

o es de algún personaje...

Tiene un problema psiquiátrico. -Vale.

¡Uf! Madre mía. No soy un personaje real, ¿no?

No. No.

¿Soy un personaje de cómic? (TODOS) Sí.

¡Anda, mira!

Un personaje de cómic que baila y a veces se cae por las escaleras.

No, no se cae. No, baila por las escaleras.

Baila bajando por las escaleras.

¡Amigo! ¿Tengo mala leche? ¿Eh?

¿Tengo mala leche? Tienes tus prontos, sí.

Si un día me tuerzo, ¿le pego un tiro en la cabeza al presentador?

Pues igual sí. Podría ser.

Podría ser. -Anda, mira.

Y salgo en la baraja. Y sales en la baraja.

Sí. -¿Soy el Joker?

(TODOS) ¡Bien!

Alejo.

Venga conmigo.

¿Está contento con su nuevo cuerpo? -Muy contento.

Con lo bien que estaba el anterior...

Muchas gracias. Muy fino, ¿eh?

Muy bien.

Tú has jugado a esto. -Yo no.

Señora Plazas. -Ah, me toca.

¿Está preparada para meterse en su nuevo traje?

Voy. -Ponga su mano sobre la mía.

Madre mía. -Venga, a la sala de tránsito.

Me encanta que la primera pregunta sea: ¿llevo traje regional?

Sí, sí, y haciendo referencia a Cristina.

(PI) ¿Está preparada?

Me he imaginado que estaba con un traje de folclore.

¿En qué cuerpo está la señora Plazas?

(TODOS) ¡Oh!

Vale, les gusta.

Mejorando lo presente, ¿eh? No.

¿Llevo un traje regional?

(Aplausos)

Vale.

¿Soy un personaje de ficción? -Sí.

No, es más fácil decir que no. ¿No?

No.

Es un personaje real. (TODOS) Sí.

¿Es un político? No.

No.

E¿s una mujer? (TODOS) Sí.

Mira todo lo que te has quitado ya. Eso lo deduje por vuestras caras.

Por eso no he hecho la pregunta.

¿Es tenista?

(TODOS) No.

Pero con esas piernas podría serlo. Sí.

Guau. -Maneja muy bien la pelota.

Buena pista.

Y no canta. -No.

Las piernas. -Ni falta que le hace.

Ni falta que le hace. Ni falta que la hace.

Una profesión que...

¡Ah, vale, vale! ¿Es...?

(B.S.O. de "Instinto básico")

¿Es modelo?

Podría serlo, pero...

Yo es que no me acuerdo.

No te acuerdas significa que no es de esta década.

Yo me acuerdo solo de lo que estoy viendo.

¿Es de los 60s, de los 70s?

Más. ¿Antes? ¿Antes?

No, no, más actual. No, no.

Ah, más actual. Sí.

¿Y yo sabré decir su nombre? ¿Es en inglés su nombre?

Es en inglés. Sí.

Americano, concretamente.

Americano. Americano.

Es americana. Sí.

Pero no es cantante. No, no.

Es sexi y atrevida como usted, señora Plazas.

¡Uh! Estoy perdidísima. Escucha la música, escúchala.

Si la escuchas, igual te da una pista.

(B.S.O. de "Instinto básico")

Qué mal vamos.

¿Chupa sangre? No, no.

Sangre no.

Sabe salir muy bien de un interrogatorio.

Por Dios. -Chupa otras cosas.

Sabe salir muy bien de un interrogatorio.

Sabe salir muy bien... -De un interrogatorio.

Sí. Sí.

¿Sharon Stone?

¡Eres una bestia!

Venga. -Pero sois tremendos.

Simplemente brillante, brillante.

Pero ¿cómo? Sharon Stone no es de ficción.

No, no lo es. Nadie ha dicho que fuera ficción.

Bueno, lo habéis dicho.

Hemos dicho que no, luego sí. Es que yo no me sé

el nombre del personaje.

Señor Martínez, venga conmigo. -Por supuesto.

Adiós.

¿En qué cuerpo está el señor Martínez?

¡Toma! ¡Bien!

Me encanta. En el que él querría.

Él querría. -Él querría este.

¿Es...?

(Risas)

¿Soy de ficción?

(TODOS) Sí. -¿Sí? ¿Soy real?

Bueno, claro, ¿puedo ser un personaje animado?

(TODOS) No. -¿No?

Vale, bien, bien.

¿Soy hombre? (TODOS) Sí.

Ajá, ajá.

¿Tiene que ver con los cómics?

No. No especialmente.

No en principio.

Vale, vale, vale.

¿Soy mutante?

No. No.

No, no eres mutante. Vale.

¿Soy personaje en blanco y negro? (TODOS) No.

Vale.

¿Es un personaje que es reciente?

Es...

No. -Es universalmente eterno.

Sí. Ya.

Universalmente eterno.

Noventero, ¿no? Sí, de los 90s.

Noventero, noventero. Es noventero.

¿Soy un superhéroe?

No. No.

Pero sin el súper, sin el súper.

Como los vengadores de Vallecas, pero en potro país.

No tiene poderes, no tiene.

No tiene poderes. No tiene poderes.

Pero utiliza armas.

Utiliza un arma concretamente, sí.

Un arma. -Bueno, usa varias,

pero hay una en especial.

Pero hay una que es muy...

(Latigazos)

¿Lleva sombrero?

Sí. Sí.

Eh... ¿es arqueólogo?

¡Sí! ¡Sí!

Claro, y he oído un látigo.

¡Sí!

¡Dios mío, soy Indiana Jones!

Muy bien, señor Martínez.

Venga conmigo.

Qué barbaridad. -Aprenda usar el látigo, ¿eh?

Qué grande.

Qué bueno.

Te toca.

Ah, ¿yo también? Señor Rovira.

Sabemos que usted está más fuerte que la casa del tercer cerdito.

Pero tenemos que cambiar el cuerpo. Ay, me ha encantado esa.

La casa que era de ladrillo, ¿verdad?

Exacto.

Usted está fuerte, pero usaremos su cuerpo para otra cosa.

Tenemos un cuerpo muy interesante para usted.

Huy, ¿sabes qué pasa?

Que ahora me da miedo no acertar, ser el más torpe, ser el tonto...

Eso ya lo he hecho yo.

¿En qué cuerpo está el señor Rovira?

(Risas)

Muy grande.

Este está muy bien. -Este me encanta.

Está muy bien.

Vale, ¿hombre o mujer?

No lo sabemos. -No, pregunte bien, Rovira.

¿Es un hombre? Eso.

No. -No estamos seguros.

No sabemos. -No estamos seguros.

¿Es una mujer? Tampoco lo sabemos.

¿Sexo indeterminado? (TODOS) Sí.

¿Es un dibujo animado? (TODOS) No.

¿Es real?

(TODOS) No.

¿Es un objeto? (TODOS) No.

A ver si me habéis puesto en un buzón.

O sea, no tiene sexo determinado, no es real.

¿Su profesión es importante?

No. -No.

¿De qué color es?

No. -Eh...

¡No, no, no! -Es marrón.

Pero cambia según el estado de salud.

El color. (ALEJO) Como en la vida.

¿Cambia según el estado de salud? Bueno, como todos.

Cuando se pone más enfermo...

¿Soy un camaleón?

No. -No.

Esto es muy complicado.

Dadme pistas. No, señor.

No se puede.

¿Es normal ver algo así por la calle?

No. -No.

Estaría complicado. ¿Vivo en España?

No. -Hoy por hoy, podría ser.

Hoy puede parecer cualquier cosa.

¿Puigdemont?

(Carcajadas)

Ahí, ahí.

Al travesaño, al travesaño, le pegó al travesaño.

O sea, no es un hombre ni es una mujer.

Pero ¿es algo real?

Eh... pues no sé.

¿Soy un gusano hermafrodita?

Escuche la música, señor Rovira.

(B.S.O. de "E.T.")

Ah, vale, vale, vale.

Vale, vale, vale.

Eh... ¿me parezco a uno de los hermanos Calatrava?

Sí, un poco.

Sí, señor.

Cada vez más cerca.

¿Mi mejor amigo es Elliot?

Algo así. -Sí.

¿En una cestita y en una bici me siento superfeliz?

Sí, señor. ¡Soy E.T.!

¡Muy bien, señor Rovira.

(B.S.O. de "E.T.")

Muy bien.

Sexo indeterminado, claro. Claro, claro.

Bueno.

Mi trabajo ya ha terminado aquí, compañeros.

Los veo pronto

y a ustedes espero verlos muchísimos maños.

Y personalmente quiero felicitarlos tanto a ustedes

como a todo al elenco de "Estoy vivo"

por esta cuarta temporada

y desearles toda la suerte del mundo porque lo hacen fenomenal.

Muchas gracias. -Gracias, ha sido un placer.

Adiós. -Gracias.

Lara Ruiz, C3PO.

Bueno, volvemos a...

(Aplausos)

(FELE) Qué grande.

"Thank you".

Eh...

Ay, de verdad.

Estos juegos a mí es que me dan mucha cosa por eso,

porque cuando te toca a ti dices: "No lo adivinaré en la vida".

Mira, yo el otro día, por mi pronunciación en inglés,

preferí equivocarme al decir Jennifer López

que no Chris Hemsworth o como se llame.

Dije: "Me da igual". Thor.

Dije que Thor era Jennifer López, que es más fácil de decir.

¿Que Thor era Jennifer López? ¿Y cómo llegaste a esa conclusión?

Porque vi "Chris Hem" y dije: "No lo sé decir".

"Pues voy a decir Jennifer López".

Cristina, ¿quieres mirar a cámara en TVE,

el canal de todos los españoles,

y decir el nombre real de Thor, por favor?

Ahora tienes esta oportunidad.

Adelante, ¿eh?

Que no te falte ni... No lo sabré decir, pero bueno.

Venga, adelante.

(SUSURRA) Hazlo, hazlo.

Venga.

Chris Hemsworth.

Maravilloso. ¡Bien!

¡Lo he dicho!

¡Gracias! ¡Es que te quiero!

Es que él es mi...

¿Sabes qué me hace él?

Ahora mismo hay un rubio en Australia

que ha hecho ahí: "¡Ardilla!".

(Risas)

Me acaba de llamar Vaughn por aquí,

que me ha dicho que te van a dar un programa

para dar clases de cómo no hay que...

Perfecto. Esto yo lo haría fenomenal.

Oye, nos vamos un poquito así como para atrás.

Fele.

Tu primera aparición en la gran pantalla

no fue cualquier cosa.

Eh...

¿cómo fue primero que te escogieran

para ese papel de "Tesis",

la ópera prima maravillosa de Amenábar,

y cómo fue la experiencia de rodar y lo que pasó después?

Que tú eras un chavalín.

Sí, sí, sí.

Yo llegué en octubre a Madrid

y después del codazo de Tasotti, justo...

¡Huy! Sí, sí.

Con Luis Enrique sangrando. Sangrando, sangrando.

Justo después, en octubre, llegué yo a Madrid.

Y en junio

o julio del...

No, en agosto del 95 estábamos rodando "Tesis".

O sea, yo justo hice primero en la RESAD y ya...

Pues fue muy raro todo, la verdad.

Porque uno siempre espera que cuando llega a Madrid

pues por lo menos estudias para hacer teatro,

el cine es algo que te resulta inalcanzable,

pero bueno, de pronto un día Carlos Montero,

que es amigo de Alejandro, de Mateo y tal

y que estudiaba Dirección en la RESAD,

me habló y me dijo:

"Oye, Fele, tengo un colega, Alejandro y tal,

que está preparando una peli

y que le coincide,

le coincide...

Sí, ese actor, así más o menos.

...que le coincide, vamos, como que te ve

en el personaje y tal".

"Te voy a pasar una separata para hacer un casting".

Y dije: "De puta madre, muy bien, cuando quieras".

Y nada, me preparé la prueba, hice la primera prueba

y estaba tan nervioso que fue un mojón de prueba.

Fue horrorosa. Yo hice una prueba horrible.

Obviamente, tú como actor eres un actorazo

y tienes un talento que te cagas,

pero las pintas que tenías entonces también te ayudaron, ¿no?

Porque buscaban un friqui. A mí me pillaron por esas pintas.

Yo entonces tenía las pintas de la peli.

Aquí todavía estoy un poquito mono.

Pero yo ya andaba con los pelos más largos,

la perilla y tal.

Sí, sí, un cuadro ibicenco.

¿Ves? Aquí me parecía mucho a Alejo.

Fíjate.

(Risas)

Estás en un helicóptero.

¿A ti te habría molado ser piloto?

Es una avioneta.

Una avioneta. Sí.

Ya has visto tú lo que entiendo yo de...

Y no, ese es mi primer vuelo en solitario.

Es piloto, claro.

Pero sí, eso que se ve detrás es mi barrio.

Porque yo soy de Cuatro Vientos.

Y esa es la primera vez que volaba yo solo.

O sea, de no haberte dedicado a lo que te dedicas,

seguramente hubieras...

Yo cuando era pequeño quería ser actor o piloto.

Y, entonces, mi padre lo despejó muy rápido.

Me llevó al oftalmólogo.

(Risas)

Sí. ¿Y qué pasó?

Y el oftalmólogo me dijo: "Olvídalo, tío".

"Tienes unas dioptrías en un ojo y nada, olvídalo".

¿Estás "cegatuni"? Ya no, porque luego me operé.

Ah.

Cuando ya decidí que tal de repente aparecieron las operaciones,

pero yo ya era muy mayor.

Y me hice actor, pero tenía ahí siempre

un poco como la espinita clavada de querer hacerlo.

Además, en mi familia hay muchos pilotos.

Mi cuñado es piloto.

Y, bueno, pues...

Oye, John Travolta se hizo piloto

estando ya entradito en años, ¿eh?

Sí, pero John Travolta veía bien, ¿vale?

(Risas)

Pero tú ves bien.

Tú ves bien ya, ¿no?

Sí, ahora ya veo bien.

Lo que pasa es que ahora la profesión de piloto no me gusta.

Ya.

Bueno, cuando hagas una serie nueva,

como siempre se hace un piloto al principio,

por lo menos te quitas... Sí.

...te quitas el gusanillo.

Cristina, cuando salió el partido político Podemos,

a ti te venía a la mente otra cosa, ¿no?

Porque te gusta mucho podar, ¿no?

¡Uh!

Qué susto. Te he vuelto loca, ¿eh?

Mira, mira, mírala, mírala.

¡Hombre! -Bueno, bueno, bueno.

¡Pero bueno!

(FELE) Yo pensaba que era "Xena la princesa guerrera".

Totalmente.

No, no, no. Oye, estás muy atractiva.

¿Estamos a podar o estamos a fotos?

Yo...

Esta foto, que la tengo yo en mi Instagram,

porque yo normalmente no estoy nunca así.

Sí, esto no es que haya ido yo este fin de semana a tu...

No, no, y además tiene un par de años.

Pero esto era al principio. Yo estoy aquí quitando chupones.

¿Qué es quitar chupones? ¿Cómo?

Quitar chupones es... Yo sé ponerlos.

Claro.

Y vosotros no os hagáis los tontos.

Apartar a la gente que te vas encontrando por el monte.

Los olivos, que echan unas... -Gente que no pasa el balón.

Entonces: "¡Eh, chupones!". Chupones.

Echan unas ramitas por abajo todos los años,

que hay que quitarlos y además con esa azadita.

Porque eso parasitan el olivo. Claro.

Lo parasitan totalmente.

El olivo, si quieres que sea productivo,

si no se convierte en un arbusto, en un acebuche, que se llama.

Bonito acebuche. Sí, ¿verdad?

Es que es tan bonito lo de los olivos...

Pero tú sabes muchísimo.

Porque tú... Yo no sé muchísimo.

Pero que tienes un terrenito con olivos

y tienes tu propio aceite, ¿no?

Hace siete años. -El mejor aceite que puedes probar.

Por favor, mira a la cámara

y después de decir otra vez "Chris Hemsworth",

a esa cámara,

di "Chris Hemsworth" y el nombre de tu aceite, por favor.

Ya, lo que pasa que... Porque puede ser muy erótico.

...mi aceite lo tienen ellos y nadie más.

Pero bueno, yo lo digo. Chris Hemsworth.

Ahora lo he dicho mejor, ¿no? Sí.

¿Ves? Ya lo sabía.

Y...

el nombre de mi aceite, mi aceite se llama Garganta.

No, un momento.

Que ya sé que esta palabra...

No, garganta es muy bonita.

La Vera está llena de gargantas de agua maravillosas.

Ah.

Todos habéis ido a bañaros. -Sí.

Ahora caes de por qué se llama garganta.

No, yo ya lo sabía de tantas veces. -Y entonces le pusimos garganta.

Yo pensaba que era por lo de garganta profunda.

Por el aceite.

(ALEJO) Yo creía que era...

Me parece muy bonito,

que al final el aceite es por donde...

Tú te levantas un poquito carrasposo...,

(CARRASPEA)

...tomas un chupito de Garganta y... Por favor.

No, ellos son los socios de Garganta.

Siempre lo han sido. Maravilloso.

Ellos y muchos otros actores, actrices.

Por Extremadura tienes la vaina esta.

Sí, la vaina esta está en Extremadura.

¿Y a ti te relaja cuando tienes así momentos...?

Yo si pudiera...

Ya sé que ser actriz mola y está muy bien.

Estarías quitando chupones toda la vida.

Me levantaría a las 6:00,

me pondría las botas estas que llevo...

Eso te pone en forma, ¿eh? Sí, sí.

Te llena de agujetas. No, no.

No sabes lo que es eso.

Y en verano además que hace tanto calor

y solo puedes trabajar las primeras horas del día,

porque a las 11:00 hay que echarse la siesta ya.

Claro, hombre.

Ahí paras, te comes un tasajo. Claro.

Sí, sí, es un pueblo que se llama Viandar de la Vera.

Está al lado.

Toma. Viandar de la Vera.

Chris Hemsworth. Es muy bonito.

Chris Hemsworth, Garganta.

Sí, sí, vete a verlo.

Oye, Alejo.

Me ha chivado ahora mismo un amigo común

que tiene más peligro que...

Has puesto cara... ...que un indio detrás de una mata.

¿Qué fue lo que pasó en esta serie con una pistola de fogueo

que tú dijiste:

"Voy a probar con esta, que a mí me gusta"?

Yo creo que no lo debería de contar, pero...

¿Vamos a contar eso? -Pues cuéntalo.

En esta serie usamos pistolas. Pistolas.

Las pistolas se caen, se golpean y les pasan muchas cosas.

Entonces, llevar una pistola semirreal

pues a veces va en nuestra contra

porque una pistola pesa, es complicada

y es incómoda de llevar.

Bien lo sabe Fele.

Pero todos aceptamos que te dan la que te dan y lo haces.

Y Alejo... -La mía pesaba dos kilos y medios.

Yo tengo una desviación vertebral por la puñetera pistola.

Una pistola de dos kilos.

Entonces, yo,

como ya he hecho varios proyectos con pistolas,

yo tengo mis pistolas.

Ah. En casa, tiene un arsenal.

Tengo mis pistolas de fogueo

y que son iguales que las reales, solo que no lanzan

ningún proyectil, solo el fogonazo y el ruido.

Pero pesan. Y pesan.

Y por lo demás son iguales que la reales.

O sea, te da la sensación de que llevas una pistola.

Y hace un par de años o así o tres más o menos

las han prohibido.

Ah. Es una pena.

Pero bueno, que tú no te lees el BOE todos los días.

Claro, no me lo leo, no me lo leo.

Las han prohibido.

Hay que llevar armeros, hay que pedir licencias

y es complicado porque las consideran peligrosas

pese a que su peligrosidad es muy poca.

Claro, claro. Yo aun así me la llevo.

Claro. No para disparar.

Solo para tenerla en la mano. Para tenerla.

Tú apuntas y apuntas mejor con una pistola.

Y hace poco estábamos rodando una escena

en la que, bueno, por vicisitudes de la vida

teníamos que huir. Claro.

Y entonces teníamos una furgoneta, salíamos corriendo y tal

y entonces yo dije: "Sería guay salir disparando".

Porque la cámara llega, la furgoneta sale disparada

con la puerta abierta. ¡Pum, pum!

"Vale, vale".

Digo: "Pero ¿esto cómo lo hacemos?".

"Pues como hay que hacerlo".

"Haces así y por ordenador metemos los disparos".

Y tú: "¿Por ordenador?".

Y tienes que hacer así además. -Me sentó un poco...

Entonces, me fui así con la cosa

a las caravanas donde tenemos nuestras cosas.

Abrí la mochila y me encontré que casualmente,

porque para poder amartillarlas

tienen que tener una bala dentro..., Claro.

...y casualmente tenía balas. -De fogueo.

De fogueo. De fogueo.

De fogueo, por supuesto.

Entonces, yo, ya que pones dos, pones tres,

llené el cargador. Claro.

Y entonces yo salí... Y nunca sabes lo que puede pasar.

...y primero lo comenté un poco al aire allí

con el especialista.

Dije: "¿Esto no sería mejor hacerlo con una pistola

que disparara de verdad y tal?".

"No, no, está prohibido". Y dije: "Vale".

Está prohibido. Luego dije:

"Pues mira, como estamos acabando,

para lo que queda en el convento...".

Claro. Total.

Disparo dentro. Total, que me fui al cámara,

que a ese sí que hay que avisarle,

más que nada para que no mueva y la cámara se mueva

y ya no valga el plano,

y le dije: "Cuando vayamos a salir, te apartas un poco,

que a lo mejor pego un tiro".

A lo mejor.

"Ah, vale, vale".

Y, claro, luego: "¡Acción!". Todo el mundo.

Además, éramos muchos corriendo para arriba y abajo.

Me subo a la furgoneta, me doy la vuelta,

me vine arriba y vacié el cargador.

Me lo pasé pipa, te lo tengo que decir.

Bueno, pues ya está, eso es lo que vale.

Fue divertidísimo. Bueno.

Pero luego pasó... -Y me regañaron.

Me regañaron, porque no se esperaban que sonara,

que se viera fogonazo, se quedaron callados

y el primero de Dirección me dijo: "Alejo, ¿qué ha pasado?".

(CRISTINA) "¿Has sido tú?". Y él: "No, yo no he sido".

Como lo de los móviles. ¡No ha sido el mío!

Como el niño con la boca llena de Nocilla diciendo: "No, yo no".

Claro, es lo mismo.

Bueno, desde aquí un saludo a la familia de Brandon Lee.

Vamos a hacer ahora una pequeña sorpresa.

Perdón.

Tengo incontinencia también cómica.

Vamos a hacer una cosita.

Va a venir un invitado o invitada sorpresa.

Pero vosotros no vais a saber quién es.

Porque vamos a jugar a que lo averigüéis.

No sé si está por ahí Sara con las gafas opacas.

O "franciscas", que llamo a estas gafas también.

Que son gafas que os tenéis que poner ahora.

¿Vale?

Para... muchas gracias.

Gracias, Sara.

Entonces, voy a introducir

al invitado o invitada sorpresa,

que se va a sentar aquí y le tenéis que hacer preguntas.

Y contestará sí o no con la cabeza

y yo diré qué ha contestado.

No veis nada, ¿no?

No, pero me chocan las pestañas.

Esperadme a lo mejor 10 segunditos,

que vaya por la persona invitada.

Os dejo aquí un momentito.

Ya estoy viendo a la persona por aquí.

Un aplauso para la persona invitada.

(Aplausos)

(Vítores y aplausos)

Me pasó...

Me pasó lo mismo la semana pasada

que introduje a la persona invitada

como si ella tampoco viera.

Iba yo como un lazarillo.

Absurdo.

Bien.

Fele, puedes empezar tú haciendo alguna pregunta.

Y con la cabeza, la persona invitada contestará sí o no.

Bueno, ¿es hombre?

Dice que no.

Bien.

Y ni se lo ha pensado.

(Risas)

¿Sigo? No, ahora sería Cristina.

-¿Sabe hacer croquetas?

¿Sabes hacer croquetas?

No, dice que no.

Como diciendo: "Podría intentarlo, pero...".

Vale, pues no es quien pensaba. Alejo.

-¿Eres actriz?

¿Eres actriz? Dice que sí.

Vale, bien, esto se reduce un pelín.

Fele.

-Estoy un poquito Stevie Wonder, me noto.

Un poquito Stevie Wonder, sí.

Eres actriz.

No sé, es de cajón,

estamos promocionando "Estoy vivo".

¿Estás en "Estoy vivo"?

No, ¿eh? Listillo de cajón.

No, que era de cajón preguntar.

Ah, vale, vale.

-Esa era buena.

Cristina. -Vale.

Es Stevie Wonder Fele. ¿Has trabajado con Fele?

¿Has trabajado con Fele?

Dice que sí. ¿Ves?

Alejo. -¿Y conmigo?

¿Y con Alejo?

No, pero se lo ha tenido que pensar.

¿El qué te has tenido que pensar?

(Risas)

Porque ella mezcla la realidad con los deseos.

Y como tiene ganas de trabajar contigo,

igual se ha confundido.

Me está miran como: "Me estás salvando el culo".

Hacemos una rondita más y pasamos a otras pistas.

Has trabajado con Fele,

Podía haber elegido a alguien con una carrera más corta.

Fele.

-Acabo de quedarme ardilla.

Ardilla. ¿Eres una ardilla?

Si fuera animal, sí.

Tiene un poco de espíritu ardillero.

O Cristina, si tienes alguna que te venga.

-Eh...

¿Eres buena cómica?

¿Eres buena cómica?

Ella no lo va a responder, pero yo ya te digo que sí.

Vale.

Porque es muy modesta.

-Pero bueno.

-Vale.

Y te inflas a reír con ella.

-¿Has tenido alguna escena de cama con Fele?

¡Oh!

Dice que no, pero con los ojos "candy candy".

(Risas)

Yo me lo invento todo.

Fele, ¿tienes alguna así...?

-Estoy absolutamente bloqueado.

Eh... has hecho...

Intenta que sea castellano, Fele, lo que vas a decir.

(Risas)

¿Somos...?

¿Lo que comemos?

¿Somos lo que comemos?

Una pregunta absurda.

¿Somos amigos fuera del trabajo?

-Muy bien, cariño, muy bien.

-Gracias. -Hala, hala.

Solo... ¿qué has preguntado, perdóname?

Si nos vemos con frecuencia fuera del trabajo.

-Prepandemia.

Sí, os veis con frecuencia.

Ostras.

Bueno, con frecuencia y luego ha hecho...

como frecuencia modulada.

(Aplausos)

-Si es que la estoy oyendo reírse.

Una cosita.

Por ejemplo, os voy a dar una pista.

Su nombre de pila, de pila,

que sabéis que es de pila... -Bautismal.

No sé si está bautizada o no,

es un nombre que podría resultar ambiguo.

Es el típico nombre que así se podría llamar un hombre

o una mujer.

Ojo, ¿eh?

(Risas)

-¿Es Cher? -Espera un momento.

Espera.

Por ejemplo, Leo puede ser una mujer o un hombre.

Pues tiene ese rollo su nombre.

(FELE) Eh....

Nombre de pila, por nombre artístico, quiero decir.

Ya, ya, ya.

(BALBUCEA)

Vale, vamos a la siguiente.

A la siguiente.

Son las pistas sensitivas.

-Ay, esta me gusta.

Fele, vas tú primero.

Sabiendo que es mujer y que es actriz.

-Sí.

Puedes tocarle una parte del cuerpo.

(Risas)

(ALEJO) ¿Y yo no puedo verlo?

No, tú no puedes ver.

-¿Dónde estás?

Lo ves en Televisión Española.

Elige una parte del cuerpo y...

No sé, la cara, el pelo.

Un codo, las manos.

¿Podría apretarle fuerte un pulgar del pie?

(Risas)

¿Un pulgar del pie?

Dice que no.

Ya sé quién eres.

-¿Cómo?

¿Ya sabes quién es?

Pues si sabes quién es...

Me dicen que no lo digas.

No puedo resolver, ¿no? Vale.

Vale, ven.

Déjame que te ciña el talle.

Que te ciña el talle. Sí.

Hombre, claro, por favor.

(RÍE)

Vale, pero quédate callado.

Quédate callado.

Cristina, podrás olerla.

-Ay. Este soy yo.

Este eres tú. Tienes mucho pelo en los brazos.

Baja un poco para que te huela donde el perfume.

Huele muy bien, la verdad. Ay, sí.

Ay, ¿quién eres?

Ah, ¿a que lo voy a saber?

Y ahora, Alejo.

-Qué bien, él puede tocar, ella, oler

y yo me acabo de lavar los dientes.

(Risas)

A Alejo le podrás decir una palabra.

Una palabra al oído.

O una frasecita, algo.

Susurrando.

Ay, qué susto, perdona.

Creí que estabas en este lado.

Eso le pasa a la gente que tiene parches.

Perdón.

Vale, te puedes sentar.

Vale.

¿Alguien lo tiene claro?

Fele lo tiene claro.

(ALEJO) Claro, claro no, pero...

Antes que Fele, decid vosotros.

Di tu opción, Alejo, por favor. Mi opción empieza por "T".

-Yo también tengo una. ¿Que empieza por?

Por "T" y el apellido por "A".

-Sí, señor. Pues a la de tres.

A la de tres, una, dos y tres.

(LOS TRES) Toni Acosta.

¡Muy bien!

-¡Fele!

-Yo la he oído reírse.

-Yo me tenía preparado un texto.

Qué guay.

Qué bien.

-Nadie susurra como tú.

-Es que, además,

con Alejo me encuentro en el supermercado, era superfácil.

Anda, por eso... En Boadilla.

¿Yo me siento aquí? -Sí, te cedo mi sitio.

Que te queda mejor al vestido.

-Ay, estaba nerviosa porque me encanta hablar.

Estaba todo el rato...

Oye, ¿por qué querías apretarle el pulgar?

-Es una historia muy larga que tenemos ella y yo.

-Porque he estado lesionada

y él lo sabe.

Entonces, si no hubiese estado lesionada,

hubiese dicho que sí, el dedo pulgar.

Has estado listísimo.

Has estado lesionada, perdóname, pero no sé...

estas personas que llevan tanto tiempo juntas,

que de repente como que se sincronizan.

Has estado lesionada. Sí.

Medio escayolada, al mismo tiempo que Silvia Abril.

Porque las dos sois compañeras de un podcast maravilloso.

¿Os pusisteis de acuerdo? ¿Cómo es esto?

No, de hecho yo...

Lo de ella fue primero, que fue la tibia.

La tibia.

Y yo le decía: "Bueno, cuídate".

Y a mí se me cayó en casa un tablón de madera

en el dedo gordo.

Y fui al médico y una de las cosas

por las que yo no quería estar mal era por no parecerme a Silvia.

Que parecía que lo había hecho aposta.

Ahí estamos.

Ahí estáis con las piernas en alto.

Con nuestras sandalias.

Parece que venís de Vietnam, en vez de estar haciendo un podcast.

Lo pasamos bien.

Sí que lo pasáis bien. Yo lo he escuchado

y estáis zumbadas de la cabeza, eso lo primero.

Pero eso no es del podcast, eso ya...

Lo que pasa es que es maravilloso

que estando zumbadas de la cabeza, en la SER.

Porque cuando digo que tengo un podcast, la gente dice dónde,

digo: "En la SER".

La gente se queda como...

"Ah, es de verdad".

Tiene empaque.

Sí, que nos dejen hacer eso que hacemos.

Este programa va de sueños.

Sobre los sueños.

Los sueños también de soñar cuando estamos dormidos.

¿Tú en esta pandemia has soñado con Fernando Simón?

Yo sí.

(Risas)

En vez de con este hombre que te gusta a ti tanto.

-Chris Hemsworth.

-O sea, reconozco que tu ingenuidad diciendo: "Lo he dicho bien" es

lo que más me ha gustado.

-Y lo sigo diciendo. ¿Lo he dicho bien?

-Muy bien.

-Pues es que estaba muy presente en nuestras vidas.

Así que...

Pero ¿te acuerdas de algo?

No, pero es un...

Es que yo hacía "sketches".

Me di cuenta durante la pandemia

que era muy fácil alegrar a la gente.

Yo me ponía mi camarita

y eran vídeos muy cortos de minuto y medio.

Y una de las cosas

que más gracia hacía era que yo interpretara

las apariciones públicas

de don Fernando.

Porque creo que a veces no se entendían.

Entonces, yo empezaba a traducirlas.

Y era muy divertido.

Por eso yo creo que llegué a soñar.

Porque soy un poco chalada del trabajo

y me duermo pensando.

"Esto cómo lo podría hacer y este texto y esto".

Así que llegaba a soñar con él.

Nada erótico, afortunadamente.

(Risas)

Oye, nos ha contado Toni un sueño.

Al final, los sueños son así de raros.

Pero quien dice sueño, dice pesadilla.

A veces es inconfesable.

¿Habéis tenido etapas de tener,

incluso de más jovencitos,

de tener pesadillas? ¿Tenéis algún tipo de pesadilla?

-Sí.

Yo he tenido mucho.

He visto cine de terror desde muy chiquitito

y me jugó en contra, pero ¿os acordáis de alguna pesadilla?

Yo esa tan recurrente antes de estrenar

que te viene muchas veces. -Se te olvida el texto.

-Que no tienes idea de qué va la función.

-Sí, sí.

-Todo el mundo te mira esperando que sueltes tu frase

para poder continuar con la función y sabes que no vas a soltarla

Eso es muy angustioso.

-Yo soñaba que entraba en una habitación llena de marcas.

Qué horror.

Las que te ponen en el suelo.

" Va, motor". -¿Cuál es la mía?

-¿Dónde me pongo?

Y era todo lleno de marcas.

De muchos colores.

Son pesadillas sobre la profesión.

-No, yo tenía una de terror que...

Claro, Chicho Ibáñez Serrador...

¡Me cago en...!

(Aplausos)

-Qué miedo.

(CRISTINA GRITA)

Que viene hacia mí.

(Aplausos)

(TONI) Qué bien jugado.

Por favor, Fele, por favor.

Ay, qué susto, chócala.

Choca, choca, choca.

Qué susto.

Si estáis despiertos, no tenéis nada que temer.

Por favor.

-¡Ay!

Lo estoy pasando...

Esto de dar sustos es lo mejor.

(RÍE)

-Te ha estallado un bote de dulce de leche en la cara.

Freddy Krueger. ¿Qué tal? ¿Cómo estáis?

Hacía muchísimo tiempo que no se le veía.

Sí, bueno, estoy ahí.

Me estaba retirando para dedicarme al humor,

pero esto de los sustos me puede.

Es que me puede.

Es que da una cosa...

La cabra, que tira al monte.

Se te está cayendo la cara.

-Se te va cayendo.

Bueno, la edad también, se me va descolgando el gesto.

(Risas)

Te tienes que echar un poco de crema solar.

Escucha, escucha.

¿O lo oigo solo yo?

(Canción infantil)

¿Estos niños quiénes son?

Niños, ya sabes.

Gente desaparecida, gente con problemas.

Pero ¿qué hacéis hablando de pesadillas?

Sin mí.

Claro, he dicho "pesadillas" y el catedrático es Freddy Krueger.

Fele. -¿Qué?

¿Cuál es tu peor pesadilla?

Mi peor pesadilla es que de todas esas cucharas

una nunca acabe en mi yogur.

(Risas)

El humor.

El humor.

Pero vamos, cómo eres.

Pónmelo, pónmelo.

Gracias, gracias.

¡Cristina!

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

-Bien.

¿Cuál es el sueño primero recuerdas que te aterró?

Pues cuando vi, creo que se llamaba "Mi querida...".

¿"Mi querida señorita"?

No, no era "Mi querida señorita", "La residencia".

Una película de Chicho Ibáñez Serrador.

De alguien que iba matando chicas para construir un cuerpo

que fuera igual al de su madre.

Yo me empeñé en que seguro que mi dedo meñique o algo iba a...

Entonces, 40 grados en Madrid y yo dormía

totalmente cubierta, dedos, todo,

durante todo un verano. Un clásico lo de la sábana.

Antibalas. No usaba el dedo para nada.

Lo de la sábana es un clásico.

Tú estás en esto... Superprotegido.

(Cuchillas)

-Venga.

¿Qué te pasa, Alejo?

Este Freddy es de fogueo.

Es que me da miedo Freddy, tío.

No me mola nada Freddy.

¿Algún sueño...?

¿Que no te mola nada Freddy?

Algún sueño recurrente en tu vida.

# Uno, dos, Freddy viene por ti.

# Tres, cuatro, cierra la puerta.

(FELE) Toni, copa de balón.

-Copa de balón, copa de balón.

Sueño poco.

Entraré de todas formas.

"Entraré", dice.

Soy capaz como de inducir mis sueños.

Yo sueño lo que me da la gana.

Sueña lo que quiere.

Qué valiente.

¡Alejo!

Cariño. -¿Qué?

Siempre he querido hacer esto.

Cuéntame. Has dormido boca abajo, ¿eh?

(Risas)

Se me han pegado las sábanas.

(Aplausos)

Alejo.

Ven aquí. Una pregunta.

Dime. ¿Cuál es tu monstruo favorito

del cine de terror?

Cuando decimos favorito, ¿el que más miedo nos da

o el que más nos gusta?

El que más miedo te da. Tú.

No me molas, tío.

Era un chaval yo cuando las "pelis" de Freddy

y lo pasaba muy mal. Gracias.

-Yo tenía su póster.

Yo tenía su póster puesto al lado de mi cama.

Ven aquí, bonico, ven aquí.

Oye, Freddy, ¿dónde vives ahora?

Ahora...

en vuestros sueños.

No volveréis a dormir tranquilos.

Nunca.

# Un, dos, Freddy viene por ti.

Un aplauso para Freddy Krueger.

(Aplausos)

Ojo, ¿eh?

(CRISTINA) Ha sido...

(GRITA) (TONI GRITA)

Funciona, tío, funciona.

Funciona, no lo dejo.

No te retires nunca.

No me retiro, es que funciona.

Nada más... y mírala.

Dice que no... bueno, ya te veré.

Espérame en tus sueños.

Ay, Dios mío, ahora empezaré a soñar con él.

Funciona, tío.

Funciona.

(Aplausos)

No, Alejo, pero...

Te da mal rollete.

-Sí, me da mal rollo.

Yo tuve muchas pesadillas con Freddy Krueger.

No me gusta el cine de terror, en general.

Porque lo sigo pasando mal. (CRISTINA) Yo también.

-Con 20 años en el "Pasaje del terror" del Parque de Atracciones,

seguía entrando porque tengo que ser valiente en la vida.

Claro.

Agarrándome a quien estuviera delante, cerrando los ojos

y poniéndome así.

De hecho, llegué a rodar dentro

y no podía ir solo, me da miedo.

Y de niño me daba mucho miedo y Freddy, un terror tremendo.

A mí lo que me da mucha pena es tener que despediros a vosotros.

Porque me lo he pasado tan bien con vosotros.

-Ay, no, lo estamos pasando muy bien.

Sácate otro juego.

(Risas)

Que salga Doraemon.

¿Habéis estado a gusto?

-Mucho. -Muy a gusto.

-Antes de irnos, fíjate,

como el programa va de sueños y de metas,

llevo todo el rato como dándole vueltas,

pensando en los sueños y en las metas.

Todas estas cosas que nos preguntamos unos a otros.

De cuál es tu sueño y cuál es tu meta.

Y yo creo que en realidad estamos un poco confundidos todos.

Porque cuando llegas al final del camino te das cuenta

de que el sueño era el camino.

Es como cuando... Nadie quiere ir a la universidad.

Y nadie quería ir a la mili.

Pero unos años después, te encuentras:

"¿Te acuerdas en la universidad? Qué bien lo pasábamos".

Y los que fueron a la mili suelen tener esa conversación.

Bien lo debieron pasar.

Nos pasamos la vida hablando de los sueños y las metas,

cuando en realidad el sueño es el camino que recorres

hacia donde vayas, lo consigas o no.

Es que me parece que...

(Aplausos)

(TONI) Es que es verdad.

El Enlace.

Muchísima suerte con vuestra nueva temporada.

Con vuestros sueños, con vuestras metas.

Sois un amor.

Ojalá pronto nos crucemos de nuevo.

(Vítores y aplausos)

Bueno, Toni, como este programa es un no parar

y como tampoco te quiero dejar solita,

fuerte el aplauso para nuestros dos próximos invitados.

Joaquín Reyes y Julián López, por favor.

Qué locura.

(Vítores y aplausos)

-¿Qué tal?

Queridos.

-¿Yo me quedo aquí?

Joaquín, Julián, tío, qué placer.

Que estamos aquí como en casa.

Sí, es verdad.

Yo estoy como si fuese contigo. ¿Qué tal, chicos?

Bienvenidos.

¿Qué tomáis?

-Pues...

una de altramuces.

-Claro, frutos secos aquí en esta mesa.

Qué marcha lleváis.

Pues mira, tío.

La marcha de la vida, un poco.

(TONI RÍE)

Estamos con este tema de la pandemia

que es complicado.

No he escuchado nada.

Por eso te digo.

Bueno, lo llevamos como podemos.

Por eso, así venimos y nos vemos.

-Y hablamos de otra cosa.

Oye, creo que tenemos preparado

unas pildoritas de algunos pequeños "celebrities"

que Joaquín nos ha hecho.

Nos ha hecho ser muy felices con esto.

Hola, soy Arturo Pérez Reverte.

Pérez Reverte.

Qué masculino suena.

Hasta mi pasmina es viril.

Yo es que escribo de mi mundo interior

Ahí no pasa nada.

No hay espadachines, no hay muerte.

Los moribundos molan un montón.

No hay honor. Académico.

Todo esto académico, todo esto académico.

La "T" soy.

Hola, coy Tita Cervera.

"Tita".

Me terminé casando con el barón Thyssen Borner...

Bo... Bo...

Bornemisza, que no me salía.

Este es uno de mis favoritos de la colección.

Tenemos cuadros a chorrón, a punta pala.

Que todos son famosos, son hits.

Hola, soy Robert Smith.

Del grupo The Cure.

Cure, Cure, tras.

Madre mía, la que ha caído.

Hola, soy Ferrán Adrià.

Me veis con cachaza, pero yo en la cocina...

Venga, ahora esto, ahora lo otro.

Sin parar de cosas ocurrentísimas.

La verdad es que estamos sacando unos platos

que son unas gilipolleces impresionantes.

Moñiguito de medallón de ternera caramelizado

con su guarnición.

Fijaos qué cosa más cuca. Está bueno.

(Aplausos)

Oye, Joaquín. Yo lloro.

-Cuidado.

Cuidado cuánta chorrada.

Oye, nada.

Joaquín, ¿tus hijos te imitan en estas cosas?

O ellos tienen. ya su sello propio

Sí, tienen su sello.

Tienen su sello, sí.

Y yo les dosifico las cosas que he hecho.

Ahora llega el momento en que las quieren ver.

Y a mí...

O sea, no los dejo que lo vean así,

sino que intento... ¿sabes?

Filtrar las chorradas que he hecho.

Las que me avergüenzo,

me avergüenzo de muchas cosas que he hecho.

En el buen sentido.

Pero qué bonito poder decirlo.

Claro, sí.

Porque al final, siendo cómicos,

tenemos que trabajar mucho con la timidez.

Mi chiquilla dice: "Quiero ver 'La hora chanante'".

Pero cómo vas a verla, muchacha.

No puedes.

Déjame que yo vaya así... -Seleccionando.

-No puedes ponerte a ver eso así de una manera... a lo loco.

Porque, pobrecilla, la chiquilla se queda...

No tiene sentido.

Ya a nosotros de adultos nos costaba...

Exacto, yo se lo digo.

Si hay adultos que hacían "catacroquer" cuando lo veían.

-Quizá en la niñez es mejor.

Porque estás más blanco.

Tus hojas de la vida están por rellenar todavía.

Tus folios.

Qué bonito.

-Qué bonito, Julián.

-Así absorbes cosas sin filtro.

Y a lo mejor entra mejor a los niños.

No lo hemos probado.

-El problema es que otros niños de su clase lo ven.

Tú, como eres el padre, no la dejas a ella.

-Pero que lo sepan.

El problema es que otros niños de tu clase no lo vean

y seas el único que vayas a clase diciendo esas cosas.

Esto me ha pasado a mí de adulto.

Decir: "Hola, soy Tkachenko, que sí que soy alto".

Y la gente: "Pero ¿qué dice este?".

Ese es el problema. -Ya.

O lo vemos todos o no lo vemos ninguno.

-Claro, eso habrá que ponerse de acuerdo.

-Lo señalan.

Julián, yo quería hacerte esta pregunta.

¿En qué andas?

(Risas)

Pues mira.

Ahora mismo, a ver, cómo resumirlo.

Ando en muchas cosas.

Ajá.

Esto para crear así... para que digan:

"Qué de cosas hace".

Bueno, estoy esperando estrenar películas

que no se han podido estrenar.

O no se han decidido a estrenar por la situación.

Afortunadamente, también tengo rodajes por delante.

Porque por suerte, podemos seguir haciendo programas o películas

o series.

Y bueno, entre esas,

también de vez en cuando hago lentejas, por ejemplo.

Claro, daba la sensación...

Porque aprendí a hacerlas en el confinamiento.

No sabía.

Pues no son tan difíciles.

No se puede hacer todo en la vida.

¿Qué habéis hecho en la pandemia que no...?

Mira, yo he cocinado cosas un poco más que no fuera a la plancha.

Lo reconozco, me desnudo ante vosotros.

Hacía cosas muy sencillas y he empezado a elaborar esos guisos.

Cosas... De cuchareo.

Iba a decir al horno, pero es meterlo al horno y ya está.

Tampoco tiene mucho, pero sí, cosas de cuchara.

Que no me atrevía y... ¿Por qué no?

Por qué no. Y muy ricas, ¿eh?

No me he traído un táper porque...

He dicho: "Tendrán picoteo ellos".

Aquí tenemos un cáterin...

-A lo mejor, traer aquí un potaje de viernes.

-Claro, ahora que se acerca... -Qué rico.

¿Y vosotros habéis hecho algo en el confinamiento que digas:

"He salido mejor persona porque ahora sé hacer...

la flor de loto, yo qué sé".

Ah, y también he hecho cosas de fontanería.

¿En serio?

-Porque no podía entrar nadie en tu casa.

-Claro, en el confinamiento más duro no venía nadie.

Y se me jodió una cosa del lavabo.

Y yo ahí pues...

-Pues cuidado que eso no es fácil de arreglar.

No, no, que puedes echar la casa abajo.

Sí, sí, sí.

Chapó, Julián.

-Entonces, de alguna manera, puedo ser fontanero si se me acaba esto.

Fontanero el día de mañana, esto es real.

Tú estudiaste magisterio. Sí.

Y ahora te dedicas... A fontanería.

No, es que estudié... ¿Qué se torció?

Porque tú suspendías muchas en magisterio.

Con todo el respeto, magisterio es una carrera maravillosa,

pero suspender cinco, igual...

(TONI) Lo sabe todo.

-No, no, ya veo.

No, hombre, claro.

El primer año me despisté un poquito.

Un poquito.

Pero es cuando conocía a Raúl y a Ernesto y claro.

Te despistabas.

Entre todos nos despistábamos.

Y me quedaron cinco y para mí era que te queden cinco en magisterio...

A ver cómo lo digo esto en casa.

-No era un tema fácil de abordar.

-No era fácil. Empezabas así: "Me han quedado algunas".

Dice mi padre: "¿Cuántas?". Digo: "Ya te lo digo mañana".

Y era para que él fuera...

"Bueno, le han quedado unas cuántas".

Y al día siguiente le decía: "Me han quedado dos".

Al día siguiente: "Alguna más".

Hasta que le dije cinco.

Y ya estaba desmayado en el suelo.

(Risas)

Sí, sí, luego ya remonté.

Luego remontaste.

Porque tú, musicalmente,

siempre la fastidio, la trompa.

Sí, sí. No, no, bien, te daba miedo decir otra cosa.

Es que siempre me pasa y mira que te conozco de hace tiempo.

Y es un instrumento que...

La trompa es como...

O sea, la sigues tocando, te mola mucho.

Haces pinitos con "compis".

Sé que eres colega de muchos músicos.

Pasa una cosa.

La trompa es un instrumento muy difícil de viento metal.

Y cuando tú la dejas de tocar,

yo siempre hago la analogía del deporte.

Los deportistas que dicen: "Ahora mismo estoy en forma".

Entonces, puede competir muy bien.

El músico que no está en forma, porque no toca todos los días,

pues claro, no.

Yo reconozco que he pasado de ser un músico activo

a un músico más pasivo con los años.

Soy músico interior.

-Cuando conocí a Julián,

en su casa en El Provencio,

me dijo que tocaba la trompa.

Y me subí con él a la habitación y me la enseñó.

-Sí, sí. ¿Te enseñó la trompa?

Sí, sí.

Se puede decir literal esa frase.

¿Te dejó soplarla?

(Aplausos)

-Dijo: "Mira, aquí está mi trompa". Y yo: "Qué bonita".

Estuvimos un ratillo, yo mirándola.

Él enseñándomela. ¿Te dejo tocarla?

No, no y cuidado.

-No la toca cualquiera.

-Los músicos con su instrumento son muy celosos.

No dejan tocarlo a cualquiera.

Y no es que no, no.

Pero me dejó mirarla.

Oye, claro, mucha gente...

Obviamente, casi todo el mundo los conocerá,

pero estamos hablando de ellos dos.

Que si de Raúl, que si de Ernesto.

Esta gente son como una generación.

Vamos a ver un pequeño vídeo muy chiquitito,

muy "chanante". Para ir refrescando un poquito

la banda de delincuentes que son esta gente, que no son otra cosa.

¡Gaughin!

Gaughin. -Dime.

-Paquete.

- # Cierra la puerta, ven y siéntate cerca...

-La oreja de Van Gogh.

Dime, Blas, ¿cómo eres? -Estoy hecho de trapo.

Y vivo con un amigo.

-Qué raro, ¿no?

-Bueno, la vida a veces es extraña. ¿No, Peggy?

Me llaman "Conejo", intento hacer las cosas bien,

pero siempre termino besando el suelo.

Hola. -¿Qué tal?

-Lo de siempre, no quieren contratar a ningún conejo.

Es que me duele la cabeza. -Pues me voy.

-No, espera.

Mejor quédate.

-¿Sí?

-No, vete.

Estos son ellos.

(Aplausos)

No es fácil meterse en la piel

o en el fieltro de un "muppet".

No, no, claro.

Ahora en la pandemia mucha gente se ha metido en el EPI,

pero es otro rollo.

(JOAQUÍN APLAUDE) No, no.

-Brutal, Dani.

-Mira... -Yo no lo había entendido.

-Los juegos de palabras a mí me pirran.

-No, de diez, Dani.

Tú trabajas con Vaquero y el nivel de Vaquero es otro.

Hablando de música.

Toni, cuéntanos

Jarabe de Palo, Pau Donés, ¿qué significa para ti?

-Es que yo me imaginaba que al hablar de los sueños,

íbamos a tocar ese...

ese temita de mi biografía.

Yo trabajaba de camarera en un restaurante mejicano en Madrid.

Es un mejicano que era, yo no sé ahora, de Joaquín Sabina.

Por ahí pasaban muchos músicos.

Entonces, un día entraron

los Jarabe de Palo.

Cuando se quedaban a comer y alargaban la sobremesa,

bajábamos las persianas,

ellos se quedaban un rato y uno de nosotros se quedaba un poco de...

vigilando hasta que ellos quisieran. Que no robaran.

En un trato un poco especial

Que no se llevaran nada.

Que no comieran de más.

Imagínate Julián, no le puedes dejar con el guacamole.

Julián en un mejicano cerrado...

Te lo vuelvo de comida japonesa. Le doy la vuelta.

-Entonces yo, en el primer disco de Jarabe de Palo,

él tiene un texto, que luego hizo canción,

pero la historia de verdad es que yo tenía apuntadito ese texto

y él decía que admiraba mucho

a la gente que intenta cumplir sus sueños.

Que a lo mejor no llegas a conseguirlo,

pero es un poco lo que decía Alejo.

Lo bueno está en intentarlo, en el camino.

Y yo eso lo tenía escrito, puesto en mi habitación,

con mi letra, lo tengo a día de hoy.

Y yo, que nunca iba a decirles: "Ay, tú eres tal",

ya cuando salieron a la calle dije:

"Lo tengo que hacer".

Con mi mandil, el delantal.

Le dije: "¿Puedo decirte una cosa?".

Me dijo: "Sí, sí, ¿qué?".

Yo creo que pensaba que le iba a pedir entradas.

Porque actuaban esa tarde.

Digo: "Mira, yo soy canaria,

yo he venido para intentar ser actriz,

y a mí lo que tú dices en tu disco

me animó mucho".

"Que no sé si lo voy a conseguir, pero a mí eso me animó mucho".

Y él se quedó,

porque insisto, pensó que le iba a pedir un autógrafo

o entradas.

Se quedó como... y me dio un abrazo...

Qué bonito.

Solo me dio un abrazo así.

Siempre lo pienso y me emociono, porque...

Yo también pensé:

"Ostras, a él también le da miedo actuar esta tarde".

¿Sabes?

Reconocí como alguien

que también se enfrenta ahí a actuar.

Y al público y yo le di como muchas ganas.

Entonces, un par de semanas después,

yo seguía trabajando de camarera.

Porque a mí me gusta decir que los sueños no se cumplen

como quien cumple años.

Sino que los sueños se madrugan, se curran, se estudian, se trabajan

y un día ese sueño, a lo mejor, se hace realidad.

Pero no se cumple.

"Hoy cumplí un sueño".

¿Sabes?

Yo seguía currando de camarera

y ellos hicieron un reportaje

para "El País Semanal".

Y ese reportaje se titula: "La camarera del mejicano".

-Anda. Qué bonita anécdota.

(Aplausos)

Qué recuerdo más bonito a Pau.

Es una anécdota muy íntima

porque luego nunca me volví a encontrar con Pau.

Me acuerdo que le escribí a Twitter como diciendo:

"Tío, soy yo, ahora actúo,

me pagan". ¿Sabes?

Y no lo conseguí.

Seguro que de alguna manera...

Pues me gusta más así.

Que no se cerrara.

Porque él a quien alaba es a quienes lo intentan.

Daba igual que yo le dijera que lo conseguí.

El camino es bonito.

Qué guay.

(Aplausos)

Acordaos que hace cinco minutos estábamos viendo a estos

vestidos de Epi y Blas. La vida es un contraste.

Puro contraste.

Hablando de sueños,

yo escucho a mucha gente que le gusta la música

e ir a conciertos.

Cuando pase todo esto, ya se hacen conciertitos.

Pero cuando pase la pandemia muchos dicen:

"Qué ganas de ir a un concierto".

Pero vamos a darle la vuelta.

¿A qué concierto soñaríais ir que ya no se puede?

Porque son grupos de catapún chimpún.

Julián.

-Yo es que lo tengo clarísimo.

Porque soy muy fanático de Queen desde los 13 años.

Entonces, cualquier concierto...

Eh, esa guitarra de Brian May.

Cualquier concierto de Queen con Freddie,

que ya es imposible desde hace ya tiempo, desgraciadamente.

Y yo creo que he soñado alguna vez

con que estaba en un concierto de Queen.

Hay uno muy idealizado, el del 86,

que fue la gira más celebrada.

Y el que hicieron en Wembley en el 86, que es...

Sapristi.

Ya sabéis, en este programa la gente sale y entra como...

como Pedro por su casa.

¿Qué pasa, Mari Ouija? Buenas noches.

Estamos que lo damos, estamos que lo regalamos.

Toma tus lentejas. Gracias.

A ti no, que tú lo que quieres es ser fuerte.

Hoy estoy aquí para leeros el futuro.

-Vale. ¿Ah, sí?

Sí, sí, yo leo el futuro.

Pero leo el futuro a perfección, todas sus modalidades.

Te leo las cartas, te leo las bolas mágicas.

¿Las bolas mágicas?

Te leo la mente también.

Y a ti...

te voy a adivinar una cosa.

Cierra los ojos, ciérralos.

Tranquilo, no te voy a dar una yoya.

Vas a ser de mayor...

¡el increíble Hulk!

Qué bonito.

-Qué bien.

¿Has dicho? El increíble Hulk.

Pero para cuando, ¿para los 60?

En el futuro, venirse conmigo.

Por favor, la mesa pa' dentro. Para los futuros.

(Aplausos)

-Ay, por favor.

Qué bonito todo.

Irse para acá.

Porque hay una cosa muy importante.

Que es que hoy vais a leer las cartas vosotros.

-Ven, Toni.

Cuando digo "vosotros", me refiero a ti, a ti, a ti y a ti también.

¿También a mí?

Si tú me tienes muy visto.

Sí, te tengo un poco visto. ¿Y estas gafas?

Son para leer las cartas, como comprenderás.

Y eso que me conservo bien y soy del pasado.

Una vidente con gafas es una cosa muy graciosa.

Escúchame una cosa, esto es un taco de preguntas.

¿Por qué das tantos golpes?

Soy de familia numerosa y me gustan los porrazos.

Qué tendrá que ver una cosa con la otra.

Tiene que ver porque la familia numerosa monta mucho ruido.

¿Cuándo has visto una tranquila? ¡En la vida!

Aquí hay un taco. Otra vez.

-Madre del amor hermoso.

Este taco, por mano del diablo, va a ir a parar a uno de ustedes.

Vais a leer la pregunta.

En alto, para que se enteren las personas,

y le vais a pasar para que responda a uno de ustedes.

¿Qué contienen estas preguntas?

Os estaréis preguntando. -Sí.

Pues ahora lo vais a ver.

Darse cuenta que son poderes mágicos.

Cómo se mueve la mesa.

No le hemos echado "Tres en uno" a la mesa.

-¿Se mueve sola? Se ha parado.

-Ah, a mí, vaya.

Vamos a ver qué te toca. -Las gafas te las puedes poner.

-¿Puedo ponerme las gafas? Puede ser.

¿Con qué compañero

o compañera de reparto has tenido un sueño erótico?

Ostras, ¿a quién se la pasas? Puedo elegir, ¿no?

A quien quieras.

Venga, Dani.

(TONI) Menos mal.

Estamos todos como...

Podría no permitirlo.

Además es que yo formo parte de...

Soy susceptible de que me puedas elegir.

Tú estás dentro del bombo.

Déjame que la...

Pero podría no haber tenido ningún sueño erótico.

¿Con qué compañero o compañera has tenido un sueño erótico?

Has leído bien.

Eh...

Es que me da un poco de... ¡Nombre y apellidos!

Sí, que sí.

Me da un poco de cosa,

porque ella ha hecho de mi madre.

¿Y eso qué tiene que ver? Ahí está Edipo.

Claro. ¿Edipo?

Edipo gay.

Yo he tenido sueños eróticos todos los meses que tienen erre

con Carmen Machi.

(Aplausos)

Madre mía de mi vida.

Vale.

Esto pesa, ¿eh?

¿Cuál ha sido tu sueño más ridículo?

¿A quién le pasas la pregunta, Dani?

A... -Uh...

Eh...

Ir desnudo es un sueño recurrente que creo que tenemos todos.

Sí, la verdad y es un palo.

A veces me he cruzado contigo en un sueño y...

¿Por qué no tiras por esa calle? (TONI) Eso molaría mucho.

Ponte los "braslips".

-Pero sí, yo creo que eso.

De repente, ir en culos por la calle.

Y por otra parte decir que no deja de ser un espectáculo bello de ver.

Tú, como estás en el sueño y te ha pillado a trasmano...

¡Ya!

No, no, no.

No, no, no.

Te toca a ti ahora.

Está muy fuerte, ¿eh?

(JULIÁN) Es así, no engaña.

-Es que está entrenando.

Va a ser Hulk de mayor. Te estás "ahulkando" ya.

-Pero el Increíble Hulk, cuando se le pasaba,

¿se quedaba un rato tocho?

Sí, pero le quedaba la ropita.

Lloraba porque le daba todo el bajón.

Venga.

¿Qué sueño te arrepientes de no haber cumplido todavía?

¿A quién le pasas la pregunta?

Se la paso a Toni Acosta.

Pero...

Oye, ¿esto es un Airgam Boy?

¿Esto es un Madelman?

Bájate de aquí, hombre.

-Y sin arneses.

-Yo lo tengo claro, he venido preparadísima.

Lo tengo muy claro. Cantar.

Porque canto muy mal. ¿Quieres cantar algo ahora?

(TODOS) ¡Que cante! ¡Que cante! ¡Que cante!

¡Que cante! ¡Que cante!

Una facilita, de Whitney Houston.

El de la trompa.

Julián, no me hagáis esto, era responder.

Entonces, que se desnude.

(TODOS) ¡Que se desnude! ¡Que se desnude! ¡Que se desnude!

¡La trompa! ¡La trompa! ¡La trompa!

Ahora aparece Carmen Machi por ahí.

¡Carmen Machi! ¡Carmen Machi!

Por Dios, voy a pedir algo yo.

-Pero yo te prometo que si lo consigo,

vengo a cantar.

Qué barbaridad.

Bueno, venga, pues coge la pregunta y a ver.

A ver qué coges.

-¿Necesitas las gafas?

(Risas)

¿Sabes leer?

-Cuenta la meta más idiota que hayas logrado.

¿A quién se la pasas?

Ah, claro, a Julián.

Porque ya hemos respondido todos.

Yo esto de azafata...

-Es verdad.

-La meta más idiota.

Es que, claro, metas idiotas.

Poder comerme una pizza familiar.

(Risas)

Esto lo hice con Ernesto.

Una pizza familiar,

a ver quién se la comía más rápido.

Una familiar gorda.

-¿Y tú ganaste? -Sí, me la comí.

Y luego me fui a dormir

y paraba por los bancos a sentarme.

Yo iba andando y en un banco hacía así.

Esto es real.

Fui, me paré en otro banco y luego ya en la cama,

al acostarme en horizontal, tampoco podía.

Tuve que dormir sentado.

Apoyé la almohada así. ¿Con oxígeno?

Sin oxígeno, pero sentado. Qué malo es eso.

No lo hagáis, no lo hagáis.

Ahora él pregunta.

No lo hagáis en vuestras casas.

No, por favor, que duele.

Una pizza familiar...

-La forma de la pizza, te imaginas.

Vamos a ver, lee.

Como "El Principito".

Cuéntanos alguna meta que hayas conseguido

de la que no estás nada orgulloso u orgullosa.

¿A quién le pasas la pregunta?

Joaquín.

Espera, espera.

Mira, hay que cogerla.

-Yo conseguí, recuerdo la pregunta,

una meta que haya conseguido que no esté nada orgulloso.

Bueno, en principio porque estaba solo.

Me monté en el ascensor, yo vivo en un sexto.

Me monté y empecé a...

-¿Te tiraste un pedo? -Hasta el sexto.

-¿Pero alargado?

¿En serio? -Desde el bajo hasta el sexto.

-Madre mía.

Qué habilidad.

Sombrerazo.

-¿En serio?

-¿Estoy orgulloso? No.

Pero es una cosa que hice. Oye, y ya está.

Cualquiera no lo hace, también te lo digo.

El que quiera, que lo iguale.

Por cierto... -¿Entró alguien?

-Afinado en do.

(Risas)

-Do mayor, do mayor.

Muy bien. -En do mayor.

-Pues mejor. Sostenido, ¿no?

-Sostenido, claro.

-Porque es más alegre que la tonalidad menor.

-Y salí del ascensor

sin darme pisto.

Salí normal.

No hiciste como en "Lluvia de estrellas".

Eso te hubiera venido bien después de la pizza.

-El que entró después...

-El que entró...

De todo lo que has conseguido,

de todo lo que ha conseguido la persona de tu izquierda,

¿qué le...? Jolín.

Cuidado, ¿eh?

De todo lo que ha conseguido la persona de tu izquierda,

¿qué le arrebatarías para quedártelo tú?

Se supone que tu izquierda...

Esto se lo paso yo a alguien.

Ah, claro, se lo tienes que pasar.

Te sabes el juego mejor que yo.

¿Lo quieres contestar tú, Toni?

Que tienes a Dani que ha conseguido muchas cosas.

¿Qué me arrebatarías, Toni?

-Pero tienes que arrebatarlo.

Tenemos EL Arrebato, lo va a hacer él.

-Lo sé, es que lo sé.

A mí me encantaría presentar los Goya.

Ahí lo ha dicho.

Toni Acosta quiere presentar los Goya.

Todo para ti. Todo para ti.

¡Pues con este sueño nos quedamos!

¡Hasta la semana que viene!

Aplauso para Mari Ouija.

Te voy a decir una cosa.

No es por nada.

Está más fuerte...

Estoy más fuerte que la radio de un asilo.

Volvemos.

Una cosita.

Lo has puesto tú encima de la mesa,

lo de presentar los Goya.

Hay una chica que se postula para presentar los Goya.

Julián no sé si alguna vez se atrevería o no.

Sí, hombre.

Atreverme, sí.

Porque esto es de atreverse.

Joaquín, ¿tú repetirías?

(TODOS RÍEN)

-Es que la pregunta ya tiene mucha...

Es muy cachonda la pregunta.

-A mí me dijiste que estabas deseando al día siguiente.

-Lo dejamos tan arriba, tío.

No.

No, obviamente lo repetiría.

Lo repetiría porque...

Bueno, también... cuidado.

Pero sí que me gustó la experiencia

y me gustó vivirlo con Ernesto.

Teníamos muchas ganas de hacerlo.

Lo hicimos lo mejor posible

y me siento muy orgulloso de la gala que presentamos

y de haber participado en la fiesta del cine español

ese año.

Porque somos del club de "one shot".

"One hit wonder".

Pues ahora nosotros también estamos en ese.

Pues como yo también los presenté, Joaquín, nos dieron...

"One shit".

"One shit wonder".

-Tú hiciste tres.

Hice tres y por probabilidad

me dieron más incluso que a Joaquín que hizo solo uno.

Joaquín, hemos hecho un pequeño recopilatorio.

-Vamos.

De bueno, alabanzas, odas,

églogas de la gente de Twitter

que a nosotros nos daban mucho ánimo esa noche.

¿Verdad?

No sé si podéis acercar la pantalla,

que veo menos que un gato de yeso.

Lee tú, Joaquín, las que me escribieron a mí.

Y yo, las que te escribieron a ti. Sí.

Para empezar, el imperativo lo ha escrito bien.

La verdad es que dice "por favor".

Es muy bonito.

Muy bonito.

Nada más que leí ese tuit, cogí una maleta

y me fui a Cabo Cañaveral

y me puse a hacer cola.

-Echaste muda.

Eché un par de mudas.

Vale, Joaquín, voy a leer uno que te escribieron a ti.

Y por ende, a Ernesto.

A ver.

Pero hay mucha sorna y mucho ingenio

Ernesto no se puede decir que sea malo para cerrar fiestas.

Es el mejor. Es el mejor.

Ahí la crítica es injusta por eso.

Eso es verdad.

Y él no está aquí para defenderse.

Él tiene la llave. Él se queda hasta el final.

Y las cierra de maravilla.

Voy con uno para Dani.

También muy bonito.

-Cuánto amor, tío.

-Pero, Julián, en este tipo de mensajes

se da amor y chispa, tío.

Amor e ingenio.

Julián, en ese tuit estuviste muy ingenioso.

-Me habéis pillado.

Y uno que le escribieron a Joaquín.

A mí ese me dolió mucho.

Joder, es gracioso.

-Ya está bien de esto de que muere un gatito.

Ya está bien.

-Lo hicieron en el 2018. Todavía estaba de moda, López.

Este es muy concreto.

Vuelven las arcadas.

Es como de "promo".

Y cada vez que tú salías...

Vuelven las arcadas.

Está diciendo que la gente hacía... Cuando te veía hacía...

Yo que era tan naif, pensaba que era el corrector

y quiso decir carcajadas, pero no.

-Ponía arcadas, exacto.

Bueno, vamos con el último.

La gente es muy sensible.

Bueno, si de alguna manera

algo les dejamos,

algo, por lo menos, no indiferencia.

Pesadillas, algo es algo.

La indiferencia es lo peor. Claro.

De todas maneras, es gente que nos prestó atención

y tuvo un ratillo para escribir mensajes.

Oye, un aplauso para la gente.

Un aplauso para la gente.

Bueno, estando aquí en este programa

y estando hablando de los Goya y del cine,

pues me vais a perdonar,

es inevitable que nos tengamos que poner de pie

para recibir con toda la solemnidad que se merece

esta institución que es Antonio Resines.

Don Antonio Resines.

(Vítores y aplausos)

Un hombre modesto, que siempre viene andando.

(TONI) Qué maravilla.

Gracias, no me puedo soltar.

Que no me puedo soltar.

Es que no se puede pisar.

¿Puedes? Ahí, ahí.

A ver cuándo viene en un monovolumen

con una bajada más cómoda.

Luego ya si eso, ya.

Don Antonio.

Pasa tú primero, gracias.

Toni, ¿qué? Antonio Resines.

¿Cómo nos saludamos?

Sé que te hace ilusión.

Sí. Bueno, quedaos sentados.

No os molestéis.

-Por favor, siéntese y ya me siento yo.

Podéis sentaros.

Bueno, ¿qué tal estáis?

Qué elegante vienes, Antonio.

Es que no sé si te acuerdas que este fin de semana

fue la gala de los Goya. Sí, claro.

¿Y qué te pareció?

Me pareció que la banda ancha estuvo bien ancha.

La cobertura.

Las pantallas, ¿verdad?

Funcionaba todo muy bien.

Antonio y María estuvieron... -Muy bien.

No, pero yo te digo... ¿Ah, sí?

¿Y tu momento favorito cuál fue?

¿Mi momento favorito? Pues no sabría decirte.

-Hay tantos.

Yo al ser malagueño,

cada vez que salía Antonio, para mí...

Es que tengo debilidad por Antonio.

Pero ¿te pareció espectacular?

Me pareció que para las condiciones en las que lo hicieron...

-Una gala sobria.

Una gala sobria, sí.

Y María Casado estupenda.

Es maravillosa.

Una profesional como la copa de un pino.

Un rubio precioso tiene esa chica.

Tiene un aire a Toni.

-Ah. Tiene un aire.

Y Banderas me has dicho que espectacular.

Espectacular. Magnífico.

¿Mejor que las que presentábamos nosotros?

López no ha presentado todavía.

-Goya no.

Pero presentaste un...

Sí, un Feroz.

Perdona, eso es otro nivel. Es la antesala.

Nosotros estamos en un nivel.

No, vosotros o sea...

Tú presentaste... Cinco.

No hagas una rima fácil, cinco.

Has presentado cinco Goya. Sí.

¿Tú qué te crees?

¿Sabéis que un año...?

Antes de vosotros se presentaban los Goya.

Un año lo presentó Montserrat Caballé

Conmigo, claro.

Estaba al lado.

Es que de verdad...

Yo voy como de listo.

Y no tengo ni idea.

¿Has presentado un Goya con Montserrat Caballé?

Y canté una canción con Montserrat Caballé.

¿Y por qué no cantaste "Barcelona"?

Porque no llegaba al registro.

"Vamos a la cama" se puede cantar,

pero el caso es que después de todo esto que me habéis contado,

que veo que no estáis muy puestos,

lo que quería comentaros es que después de 35 años dando Goyas,

desde el año 87,

es el momento de hacer una reivindicación.

Y qué vamos a hacer en este bonito espacio

que en estos momentos conduzco,

vamos a hacer los Goya de los Goya.

Madre mía.

Mira, mira qué bonito.

Mira.

¿Quién me ha puesto bizco?

¿Por qué me han puesto bizco?

Salgo bizco.

(JULIÁN) Yo no sé quién es quién.

Julián, ahí le has dado.

A ver, vamos a dar los Goya

a las mejores intervenciones de gente que estuvo en los Goya.

Presentaciones, momentos musicales, pifias.

Discursos de agradecimiento.

En fin, un popurrí.

Una amalgama.

Una amalgama, un compendio.

¿Por dónde empezamos?

Ah, bueno, no podemos participar nosotros.

Esto es importante. Estamos exentos.

Incluso los que hayamos tenido algún Goya estamos exentos.

¿A quién le vamos a dar el primer Goya de los Goya?

El Goya a la mejor presentación.

Estos son los candidatos, queridos amigos.

Ese era yo, pero...

Rosa María Sardá, Silvia Abril

y espera, que no veo, y Carmen Machi.

Bueno. Y Andreu Buenafuente.

Perdona, Silvia y Andreu.

Por pareja, claro. Para mí son un ente.

Pues por eso lo he dicho.

A ver, señores del jurado.

Hay que votar.

¿Quién merece ser ganador?

Creo que hay un vídeo, ¿puede ser?

Pues es posible.

¡Ay! Por Dios, qué susto me habéis dado.

Hombre.

Madre mía, el corazón aquí.

Ya sabía yo que no me...

Uy, el guion. Voy a pisarlo, que trae suerte.

¿Y ahora qué? Ay, qué lástima de guion, por Dios.

Y la sábana esta.

Alguien ha tirado la toalla antes de empezar, ¿qué es esto?

La cola, la cola.

Que me la habéis pillado.

Ya voy, ya voy.

Coñe.

(GRITA)

(Risas)

(Aplausos)

-Te quiero.

(Risas)

(Aplausos)

En cuanto a mí...

Se preguntarán ustedes qué hago yo presentando esta gala.

Muy sencillo.

Los señores de la Academia supieron

cómo convencerme.

-Muy buenas noches.

Estás preciosa. -Y tú también.

Preparada.

(Aplausos)

(Aplausos)

A nosotros no nos ofrecieron lo de Coronado.

-No. -Es verdad.

-¿Tenemos que votar? Claro.

-Bueno, Andreu ha tenido dos etapas.

Porque lo presentó él en solitario. Tres veces, me parece.

Como Batman y Batman y Robin.

Mira, yo me voy a mojar

y son tres propuestas que me gustan las tres.

Y la de Carmen Machi, además, participamos.

-Fue la primera vez que fuimos.

Es verdad, salíais por el patio de butacas.

Claro, hacíamos chuminadas.

Rosa María Sarda fue una grande que hizo unas galas...

Pero voy a votar a Andreu y a Silvia.

-Yo también a Andreu y a Silvia.

Es verdad que son tres propuestas muy diferentes.

Pero me puede el amor.

A ver Julián qué dice.

-Yo es que Rosa María Sardá siempre ha sido una debilidad.

Por muchas facetas suyas.

Sobre todo como cómica y como actriz.

Y entonces, así recordamos su figura y votaría a la Sardá.

Muy bien, además es un pequeño homenaje que hemos hecho.

Esa maestra.

Nosotros no podemos desempatar, somos parte interesada.

Señoras y señores, el Goya al mejor presentador de los Goya es para

Silvia Abril y Andreu Buenafuente.

(Aplausos)

Es impresionante.

La siguiente es...

el Goya a la mejor actuación musical.

Esto ya es más complicado.

Aquí podemos pinchar en hueso.

Pinchamos en hueso.

No, porque no participamos.

Tenemos a Manel Fuentes y compañía.

Que compañía no sé quiénes son.

Está por ahí.

Javier Godino.

Y el último, que no lo veo por aquí,

Luis Tosar y Hugo Silva y unos cuántos más.

Esa fue sonada, en 2011.

¿Por qué digo que fue sonada?

Porque yo la presentaba.

# Cuántos grandes artistas con los Trueba y Bardem.

# Bayona y Amenábar.

-# Tejero. -# También.

-# Con Almodóvar, que siempre es un filón.

# Cualquiera de sus "pelis", mira la del avión.

# Haz un cameo en "Torrente", pelotazo seguro.

# Lo verá mucha gente, aunque de Goya ni uno.

# Es actriz revelación.

# Y lleva 20 años. -Ay, Soledad.

# Gana Ipatia, Agora o nunca.

# O gana el baile y su ladrón.

# O "El secreto de sus ojos".

# O el motín de la prisión.

# Si existiera justicia en esta profesión.

# Si por fin aplaudiera mi villano,

# yo ganaría,

# yo ganaría también como Luis.

# Poder ir en limusina.

# Y yo nadar en la opulencia.

# Lo más bueno es que el Goya desgrava en Hacienda.

(Aplausos)

Aquí el criterio de Julián, que es músico...

Es músico y un excelente actor.

Ya, muchas gracias.

Igual podría vales doble.

¿Empiezo yo entonces?

Es que mira, fíjate.

Ahora que los he escuchado correlativamente,

no porque hayan sido los últimos Luis Tosar, Hugo Silva

y compañía, pero creo que son los que más poso musical tienen.

O que tenían un rollo más de cuando se dice: "Qué rollo tienes".

Y me ha dado más rollo que el resto, con todos mis respetos.

Mi voto iría para Luis Tosar, Hugo Silva "and company".

Y acompañantes.

-Vale, recojo tu propuesta,

pero precisamente, precisamente... Adelante, Boris.

Era una versión de una canción de Antonio Flores.

-Sí.

-La segunda opción también era...

Una versión.

Pero la primera es una original.

-Ah, van por ahí los tiros.

-Pero ¿y qué?

-No, pues qué...

-¿Estás seguro?

La última de Tosar era una adaptación,

por cierto, Tosar canta muy bien.

-Tiene un grupo.

-Yo voy a apostar por la de Manel...

y compañía, que era Dafne, estaba...

Adrián Lastra.

Secun, Fernando Tejero...

Yo apuesto por esa.

-Vale, yo... Toni, para ti...

Yo no me lío tanto.

Luis Tosar, Hugo Silva.

Empiezan a disculparse.

¿Ves qué bien hice yo lo de no sé cantar?

¿Tú no sabes cantar? Y no canto.

Pues ya somos dos.

Porque Dani Rovira cree que sabe cantar.

Tú cantas, ¿verdad?

Bueno, lo que pasa es que... Él cree que canta, pero no.

Voy con medio tono despistado.

Sí, soy fa sospechoso.

Entonces, los ganadores son...

Perdón, son Luis Tosar y compañía.

(Aplausos)

La siguiente categoría,

el Goya al mejor discurso de agradecimiento.

Estos son los nominados.

El Langui.

Tony Leblanc.

Y Jesús Vidal.

El más reciente es Jesús, sí.

Vamos a ver, a recordarlos.

Quiero agradecer a Santiago Zannou porque me has hecho sentir útil.

En otra cosa que no es la música, sino en esta profesión.

Y sobre todo, se lo dedico a mis padres.

Por haberme hecho tan fuerte.

Por haberme puesto la leche arriba del todo

para que yo me esfuerce.

Sí, sí, sí.

Gracias.

A Santiago Segura

que escribió el guion

en este papel para mí.

Cuando yo estaba totalmente incapacitado

Cuando estaba inválido.

Gracias, Santiago.

Esto no se puede olvidar nunca.

Y ahora me voy a León, donde estáis vosotros, mi familia.

Mami, gracias por darme la vida.

Gracias por dármelo todo.

Porque hiciste nacer en mí

el amor hacia las artes.

Y porque me enseñaste a ver la vida

con los ojos de la inteligencia del corazón.

Te quiero todo.

(Aplausos)

Yo lloro.

Es que este hombre...

Es que... Es que son muy buenos los tres.

La de Langui fue buenísima cuando contó lo del bote...

-Sí, que no lo alcanzaba y tal.

-Son tres discursos buenísimos y muy emocionantes.

Bueno, pues decid vosotros. Yo aquí no me mojo.

-¿Es que no podemos hacer esa cosa de...?

Triple empate.

-Yo, a ver... -Yo creo que sí.

-Ah, vale, vale. -¿Podemos?

-Lo que decida Toni.

Muy bien, Toni, pues nada.

Como Toni y el público son los que mandan en este programa...

Y en el país.

Pues entonces... Ya me gustaría.

El premio es para los tres, hala.

Será por dinero.

Sera por dinero.

Esto ha sido...

una simbiosis de opinión.

Vamos con un poquito de humor.

Este es el que más me gusta.

Este es el Goya a la mayor pifia de los Goya.

Hemos puesto pifia, que es una cosa más educada.

Los nominados son... Yo tengo mi favorita.

Hay una que no me acuerdo todavía.

Javier Gutiérrez.

Amaia Romero y Adriana Ugarte. Espectaculares.

Vamos a verlas.

Y el Goya a los mejores efectos especiales es para...

Raúl Romanillos, Pau Costa,

José Queplas, Eduardo Díaz, Alex Grau y Chema Rebacha

por "Mortadelo y Filemón".

-Todo se arregla.

Vale, a ver, espera, es que tenemos un problema.

Porque no se ha escuchado la claqueta o no sé qué ha pasado.

Pero hay un problema, así que, por favor.

Si se puede quitar la música o algo.

Gracias.

Y el Goya a la mejor canción original es para...

"Los niños salvajes", Pablo Cervantes.

-Tenemos que lamentar un error.

Nos han dado dos sobres.

Es un error gordo, lo sentimos muchísimo.

-El Goya es para "No te puedo encontrar"

por "Blancanieves" de Juan Gómez, Chicuelo y Pablo Verger.

-Vaya.

Esto es muy complicado.

¿La de Javier Gutiérrez fue verdad o era una broma?

Yo creo que como era el de efectos especiales hicieron el guiño.

Era una broma.

No me acuerdo yo muy bien.

-No sé si se llegó a resolver,

pero era una broma. No se entendió como broma.

Lo de Adriana y Carlos fue una faena gorda.

Y además no es cosa suya.

Como veréis, he tomado la iniciativa.

-Por favor, continúe.

-Me gusta mucho porque los vas justificando.

-A mí me parece que la mejor es Amaia,

que como tiene ese desparpajo de resolver las cosas,

con tanta naturalidad y tan bonica.

"Oye, es que no se escuchaba".

¿Qué paso? No me enteré.

No oye cuando tenía que entrar.

Lo mismo que te pasó a ti. Lo que me pasó a mí.

Claro, lo mismo.

No me entró bien Segura, pero fue otra historia.

No entró bien la música como concepto.

En concepto, no me entró bien la música.

Como a Toni Acosta.

Pues esto es muy difícil,

pero tenéis que tomar una decisión. Yo voto por Amaia.

-Es verdad que, por ejemplo,

si obviamos este, que era preparado,

lo de Adriana y Carlos, lo hemos pasado todos al recordarlo fatal.

Lo de Amaia fue más amable, Amaia.

Además, lo resolvió con gracia.

-Pero yo la mejor pifia...

lo que pasa es que luego pasó en los Oscar.

Con la mejor película.

Porque nos copiaron.

Esto lo hacen todo el rato.

Para mí la mejor pifia,

sintiendo empatía es la de Adriana.

Me parece lo más.

Que tú tengas que corregir.

Yo me imagino el sudor frío, dolor de barriga.

Horroroso, pero bueno. Pero oye...

De ahí se sale.

Esa es la que gana como mayor pifia.

No, ellos han votado... -Hemos votado a Amaia,

pero es verdad que como pifia no tiene sombra.

-¿Ves qué poder tengo que le hago cambiar de opinión?

Le ha hecho cambiar. Me has hecho cambiar.

Soy un poco chaquetero.

¿Julián el veletas?

Un poquito veleta.

Es que la veleta es una figura tan bonita.

-Venga, Julián, vente. -Me voy con Toni.

Pues entonces,

la mayor pifia fue para estos... Adriana y Carlos.

Adriana y Carlos, efectivamente.

Gracias al poder de convencimiento.

-Carlos, te quiero.

Que nadie se mosquee. -Lo pasaron regular mal.

Además que no fue cosa suya, pobres.

Los que recibieron el premio ya es como...

Ya, y los que...

-No quieres ni celebrarlo.

Porque lo celebras, se lo han quitado al otro...

Es que me acuerdo que se tuvieron que dar la vuelta para arriba.

Se cruzaron, unas miradas...

No, estuvieron muy finos.

Bueno, una cosa un poquito desagradable.

Hubo tiroteos y puñaladas luego.

Volver a sentarte como si no hubiera pasado nada.

Y mirando para otro sitio.

Eso es.

Bueno, Antonio, ¿qué más traes? Nada más. Me voy.

Me voy porque tengo una fiestecilla.

Lo mejor del Goya son las fiestas.

Has venido así no por esto, sino por la fiesta de después.

Porque siempre hay que ir con esmoquin a los Goya.

¿Cuánta gente? ¿En dónde?

En la fiesta. Mucha.

Es una fiesta con distancia, pero mucha gente.

Con distancia. Sí, hay distancia.

¿Habéis quedado en la provincia de Albacete?

No, no, en Málaga.

¿En Málaga? Sí.

Cerca de Málaga.

¿Cuál es la zona que más te gusta de Málaga?

El Pabellón Martín Carpena. ¿Cómo?

(Risas)

Un aplauso para Antonio Resines.

Hasta luego.

Gracias, Carlos, eres un fenómeno. Esto es el Capitolio.

Un fenómeno, ese soy yo.

Me habéis reconocido. ¿Cómo estáis? Un placer.

Ya estoy aquí, he llegado.

Hola.

Julián, ¿cómo estás?

Joaquín, ¿cómo estás?

Esta es mi postura, Toni. ¿Qué pasa, Carlos?

Pues mira, que estoy aquí de nuevo.

Sé lo que estáis pensando. Estáis hablando de pifias y llego yo.

Que soy prácticamente perfecto.

Pues ha pasado lo que tenía que pasar, Daniel.

Me estoy apoyando un poquito.

Después de tanto esfuerzo,

tanto sacrificio, de otros, no mío.

Claro que sí, subcampeón.

¿Cómo me has llamado? Subcampeón.

Porque vengo a daros una noticia.

Que es que Carlos Roma, que es amor al revés,

será el siguiente presentador

de la gala de los Goya del año que viene.

Bravo.

Mira esta cara, mira este perfil.

Así es, así es.

Esto es, ya quieren dar un pasito más.

Antonio Banderas, un poquito más

y dijeron Carlos Roma.

Para quitarles la ilusión. ¿Qué hay más allá de Banderas?

Pues Carlos Roma. A lo que iba.

Voy a ser el presentador del año que viene

porque Antonio les parecía poco.

Y como queda tanto,

como queda tanto para los Goya.

Un año. Ni más ni menos.

¿Qué os parece si probamos un poco?

Me gusta la cara con la que me miras, Toni.

Un poquito de Carlos Roma.

Probar así un poquito sabrosito.

-Vale, vale.

-Venid conmigo, chicos.

Te seguimos.

Tino, ven conmigo, cuidado con el escalón.

Tino, mira mi cara.

Aquí estoy, presentando para vosotros.

La Primera, España.

Iros situando por detrás.

Me quedo en el atril. -Enhorabuena.

-Qué guapos quedáis ahí detrás.

Bueno, vais a improvisar un discurso

como si os hubiesen dado ese Goya. Vale.

Tú también, incluso.

El humor, el humor.

(Risas)

Risas en diferido, bien. No os quiero intimidar con mi presencia.

Porque tendréis que incluir las palabras que vayan apareciendo

cada cierto tiempo en vuestro discurso.

Daros vidilla porque tendréis un minuto.

Yo me...

Vete colocando ahí detrás, Dani.

Vale. Tengo aquí el sobre.

Los nominados a Mejor Actor son:

Vamos allá.

Y el ganador de este Goya al Mejor Actor es...

Dani Rovira por "Memorias de King África".

(Aplausos)

Enhorabuena, Daniel.

Bueno.

Bueno, primero de todo,

decir que para mí ha sido un honor poder competir

con bestias salvajes como son Jack Nicholson,

Leo Di Caprio y el otro que no me acuerdo.

Creo que era Tim Alcachofa.

Ha sido una preparación muy ardua del personaje.

No era un personaje fácil.

He tenido el apoyo de un señor borracho.

Que estaba siempre en mi portal.

Y me daba ciertas pautas.

Luego tengo que decirle a mis padres

que les regalo la avioneta

que ellos siempre han deseado.

Y por último, de verdad deciros

que vayáis al cine.

Que vayáis al cine, dejad de comer mortadela.

Y vayáis más al cine. Gracias. Aplauso.

Gracias.

Qué maravilla, Daniel.

Qué maravilla, me ha encantado, me ha encantado.

Siguiente.

Gracias, no hace falta, sé que soy hermoso.

No hace falta que estéis ahí.

Siguiente categoría, mejor actriz principal.

Las nominadas son:

Y la ganadora al Goya a la Mejor Actriz es...

Toni Acosta por "Un, dos, tres, el paciente inglés".

Un aplauso.

-Madre mía. -Toni, enhorabuena.

Toni Acosta.

"Oh, my God". "Oh, my God".

Gracias, gracias, gracias.

Estoy emocionadísima, Cate, Meryl,

"I love you so much".

"You know, this is you too,

because corticoides are on now".

"Thank you, thank you".

De verdad, me pilláis fatal, se me ha olvidado el mondadientes.

He dicho mondadientes, es que estoy nerviosísima.

A mi madre y a mi padre,

que están enjoyadísimos

con su lapislázuli puesto.

Y a los que amo,

porque cuando estaba ahí mi madre en el fregadero

y yo le decía: "Mamá, quiero ser artista".

"Mamá, un protagonista"

y mi padre ¡cha! con el látigo.

"¡Toni, no!".

"¡Toni, no!".

Y ahora, ¿ahora qué?

Ahora tengo...

un Oscar, digo, un Goya.

Por delante de Meryl, Cate y Scarlett.

-Has rebasado tu tiempo, Toni, lo siento.

Gracias. Bravo.

-"Thank you".

-Se quería quedar ella aquí.

Se quería quedar con el Goya.

Vaya cara tiene la tía.

Los nominados a Mejor Actor Revelación son:

Bien.

Y el ganador del Goya a Mejor Actor Revelación es...

Julián López por "El Padrastro II". Un aplauso.

-No. -Enhorabuena.

-Gracias, gracias.

Gracias.

Muchas gracias.

Bueno...

Muchas gracias, quería dedicar este tercer cabezón ya

en mi carrera a todo el equipo de "El Padrastro II".

La verdad que es un equipo que aunque les asola la alopecia,

son todos calvos menos yo que soy el protagonista.

Un equipo magnífico, profesional.

También me quiero acordar de mi familia, siempre les tengo presentes

mis padres, mis hermanas, sabéis que pienso en vosotros.

Un recuerdo que me tienen que quitar con espátula porque es de corazón.

Es todo para vosotros.

Os quiero mucho, esperaré ganar muchos más,

y me voy porque tengo una bisagra jodida de la puerta

y no puedo entrar bien. Así que gracias.

-Bravo, Julián.

Para mí.

También se lo quería quedar y es mi Goya.

Y por último ya, los nominados a Mejor Actor de Reparto son:

Bien.

Y el ganador es...

Perdón, que tenía un eructito.

Joaquín Reyes por "Perreando con lobos". Un aplauso.

Joaquín, enhorabuena.

-Gracias.

Gracias a mis compañeros Denzel, Hugh, increíble.

"Perreando con lobos" es una historia preciosa.

Sucede en Uzbequistán,

pero luego pasa en más sitios.

Quiero que sepáis que soy capaz,

que he sido capaz de meterme en este personaje

donde he tenido que decir palabras como esternocleidomastoideo.

Como sabéis, cantando

y me he tenido que preparar, cantar, bailar...

(Risas)

Lo quiero dedicar a...

A la Asociación del Trabuco.

Porque siempre habéis estado conmigo apoyándome.

Gracias...

al maestro Resines

que también ha presentado rapeando esta gala.

Y por supuesto, quiero despedirme,

si me permitís unas palabras en inglés.

"Thank you".

"I love you, I love you".

"I love you so much, thank you".

-Un aplauso para Joaquín.

Gracias, Joaquín.

Qué maravilla, pues bien.

Voy a bajar esto.

Suscribo cada una de vuestras palabras.

Sin duda, es imposible hacer un discurso peor

que lo han hecho ellos.

Bueno, chicos, lo siento mucho, pero me tengo que ir.

Estoy trabajando con Martin Scorsese.

Tengo una llamada.

"Hi, Martin, how do you doing?". Seguid con lo vuestro.

Qué poca vergüenza.

No os caigáis.

Bueno.

Poneos alrededor, Joaquín, ponte aquí.

Lo primero de todo deciros que ha sido un placer.

Espero que os hayáis divertido.

Pero antes de despediros quisiera deciros

¿cuándo vamos a volver a la normalidad?

No lo sabemos, esperemos que sea lo antes posible.

Pero ¿cuál es el sueño que quieres cumplir?

Han sido tiempos muy duros.

Para todos, absolutamente todos.

Hemos sufrido y hemos perdido mucho.

Yo creo que demasiado. Hay cosas que no vamos a poder recuperar

y cosas que no volverán a ser lo mismo.

Pero esto no es ni mucho menos el final.

Empieza a verse un poco la luz al final del túnel

y muy pronto abriremos un nuevo capítulo.

Es el momento de tener esperanza y permitirnos

un lujo que casi teníamos olvidado.

Soñar.

Hace unos días os preguntábamos en redes sociales qué soñarías,

cuál es tu sueño después de la pandemia.

Estos son algunos de vuestros deseos.

Nos damos la vuelta y miramos a ver qué nos dicen.

"Mi sueño para cuando acabe la pandemia es que hayamos aprendido

a valorar las cosas que de verdad merecen la pena en esta vida".

"Y sobre todo, que no se nos olvide".

-"Mi sueño sería recoger a mi única nieta a la salida del colegio,

ver su cara de asombro

y sentir su ternura cuando le dé un millón de besos".

"Y por supuesto, después

refugiarme en la cariñosa mirada de mis hijos,

tanto tiempo alejados de mí".

Volver a tener libertad.

Libertad para viajar,

para ir a ver a mis amigos que están lejos.

La libertad que te deja cumplir tu sueño.

Y que lleguemos todos los que estamos.

Mi sueño es muy simple,

yo vivo en Alemania y llevo un año y un mes sin ver ni achuchar

a mis padres. O sea, darles un abrazo enorme.

Y muy largo.

A ellos y a toda la gente que quiero

y no he podido ver en mucho tiempo.

Tengo muchas ganas de chiringuito, una playa

por favor, tres birras, un amigo, un abrazo.

Tumbarme, musiquita y chiringuito.

Mi ilusión es que yo tenga libertad.

Libertad y libertad.

Que podamos abrazarnos, besarnos,

que se cure la gente

de la enfermedad tan mala que hemos tenido.

Cuando termine la pandemia,

lo que más deseo es estar dándolo todo en un concierto.

Pues cuando acabe la pandemia,

como todos mis cumpleaños los celebro en el campo con mis amigos,

comprar un jamón ibérico bueno y no movernos hasta comerlo entero.

Uno de mis mayores sueños cuando termine todo esto sería

viajar por todo el mundo, conocer sitios increíbles.

Poder abrazar a los míos.

Y empezar a perseguir mis sueños porque con esto

no he podido hacerlo.

Tengo una amiga que dice que mis abrazos son terapéuticos.

Y tanto a ella como a toda la gente que quiero

les debo un millón de abrazos.

Quiero ser libre de movimientos, jugar al fútbol.

Tomar copas en terraza.

Quiero vivir.

Quiero relajarme, quiero que esto pase.

Lo que quiero hacer cuando acabe el Covid

ir a Sanabria a ver a mis abuelos

y a celebrar los cumpleaños que tengo pendientes.

-Ir a Cádiz y tomarnos

un buen cono de pescadito.

-A ir a todos los cumpleaños.

Uno de mis mayores sueños es visitar la Ribera Sacra.

Iremos este verano, si todo sale bien.

Con mis hermanos, para visitar la familia también.

Que somos originarios de allí.

Lo que pienso hacer es ir a la naturaleza.

A respirar aire puro sin mascarilla

con el único pulmón que me queda.

A disfrutar de cada amanecer.

Abrazar a mi madre.

Cuando acabe la pandemia me gustaría reunirme con mi familia

y todos mis amigos. Volver a tocarnos, a abrazarnos.

Sin miedo a que nos pase nada.

Como dice la canción: "No pares de soñar".

Mi sueño es que todos aquellos que han perdido su trabajo

por culpa de un ERTE lo recuperen

y sobre todo que las colas del hambre desaparezcan.

Mi sueño es algo muy simple.

Volver a abrazar, a besar, a disfrutar con mi única hermana,

mi cuñado y mi sobrino que viven en Francia

y llevo más de un años sin ver.

Sueño con poder volver a abrazarnos sin miedo.

Besarnos sin mascarilla de por medio.

Y viajar.

Estos son vuestros sueños,

pero también son los nuestros.

No tenemos tiempo para poner todos los mensajes,

ni tampoco tenemos palabras para agradeceros

vuestra colaboración. Es un suelo contar con vosotros

cada semana, de verdad.

Muchísimas gracias por compartir vuestros sueños con nosotros.

Hasta la semana que viene.

("Sweet Dreams")

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Sueños

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La Noche D - Sueños

09 mar 2021

¿Se han cumplido tus sueños de la infancia? ¿Alguno se ha convertido en pesadilla? ¿Cuál es la cosa más absurda que has soñado? ‘La Noche D’ reúne mañana a Joaquín Reyes, Julián López, Toni Acosta, Alejo Sauras, Fele Martínez, Cristina Plazas, Sara Sálamo y Pepón Nieto para hablar con Dani Rovira acerca de los sueños. Los buenos, los que nos motivan; y los malos, los que nos hacen despertarnos por la noche empapados en sudor.
Durante el programa, Pepe Viyuela pondrá el corazón en un puño a nuestros invitados con un divertidísimo personaje. Mientras que Alejo Sauras, Cristina Plazas y Fele Martínez, protagonistas de ‘Estoy vivo’, recibirán una visita sorpresa de ensueño y preparan sus cuerpos para el estreno de su serie este miércoles.
Además, ‘La Noche D’ acompañará a Joaquín Reyes y Julián López en un delirante repaso por su carrera “chanante” y analizarán de la forma menos seria de la que son capaces la pasada gala de los Goya. Y Sara Sálamo y Pepón Nieto se enfrentarán a imágenes de su infancia y compartirán con los espectadores con qué soñaban de pequeños.

ver más sobre "La Noche D - Sueños" ver menos sobre "La Noche D - Sueños"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 102 programas de La noche D

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos