www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5788425
No recomendado para menores de 7 años La Noche D - Programa 3 - ver ahora
Transcripción completa

(Aplausos y vítores)

Muchas gracias. Muchas gracias.

Gracias. Sí, claro.

Toma. Gracias.

"Namasté".

Gracias. Gracias.

(TODOS) ¡Uh!

(VITOREAN)

(TODOS) ¡Lara! ¡Lara!

-¡Eeeh!

-¡Guapa! -Hasta ahora.

¡Eeeh!

(VITOREAN)

¡Eh, soy yo! ¡Soy yo!

Vamos a calentar la muñeca de firmar autógrafos.

¿Qué? Un autógrafo, ¿eh?

¿Una fotito? ¿Un selfi?

¿Qué? ¿Este quién es?

¿No sabéis quién soy?

Pero ¿cuánto hace que no ves la tele?

Cago en...

¿Qué pasa, Antonio?

Dani, me cago en la leche. Dani, de verdad,

esta gente, que no me reconoce. ¿No te reconoce?

No me reconoce. ¡Esta juventud!

Esta juventud no tiene ni idea de la cultura.

Me sabe mal. Es indignante.

Me sabe mal, Antonio. Perdóname, me sabe mal.

Oye, que ha estado de puta madre.

Es que viene bien bajarle un poco los humos al abuelo.

(APLAUDEN)

(Aplausos y vítores)

("Come together", Beatles)

("I'm gonna live forever")

(Aplausos y vítores)

Muy buenas noches.

Muy buenas noches, querido público.

Gracias a todos y todas que, de nuevo, habéis tenido a bien

querer vernos esta noche de martes en vuestros "sofales".

Esta noche, en "La noche D",

vamos a hablar de la fama y el éxito.

Uuuh... La fama y el éxito. Qué glamur.

No creas.

La fama y el éxito, muchas veces es como tener sexo

en la orilla de la playa.

Que a priori lo piensas y nos pone mucho,

pero luego, en la práctica, en la realidad,

es algo que no... O sea, te puedes llegar a ahogar.

Incluso te puede llegar a destrozar por dentro.

Os dejo la imagen, ¿vale?

A ver, ser famoso, realmente, es una movida.

Es una movida muy tocha.

Ser famoso es como si tú andaras por la calle midiendo 2,30 metros.

¿Qué pasa? Que todo el mundo te mira.

Es inevitable que te paren para echarte una foto.

Es más o menos eso.

Mucha gente me dice: "Ponte una gorra y unas gafas de sol".

Peor. Porque la gorra y las gafas de sol

es el disfraz oficial de los famosos.

Entonces, ¿qué hacemos?

Pero con la pandemia, es verdad que con el tema de las mascarillas,

igual la gente famosa puede pasar un poco más desapercibida, ¿vale?

En mi caso, no te creas.

Porque yo uso mascarilla, pero es que yo tengo una nariz...

Cuidado con mi nariz, ¿eh?

Claro, es muy reconocible.

Yo, por ejemplo... Miradme de perfil.

Si mi cara fuese Portugal,

igual Lisboa se convertiría en la ciudad más grande del mundo,

también te lo digo.

A mí, lo que más me gusta de cuando...

(Aplausos)

Qué guay que te aplaudan un chiste de Portugal.

(PÚBLICO RÍE)

A mí, por ejemplo, cuando me piden fotos en la calle.

A mí me gusta cuando me piden fotos en la calle

gente que realmente te admira, ¿vale?

Porque se ponen nerviosos, me dan ternurita.

Los que no me gustan son estos cazadores de Pokémon,

que lo mismo les da hacerse una foto con Miguel Ríos

que con Aramís Fuster.

Echan las redes y si pescan peces, una bota o lo que sea, ¿no?

Ahora, los que realmente te admiran, es que...

Te dicen cosas que son muy graciosas y me da mucha ternura.

El típico que te ve y te dice: "Jo, Dani, soy tu ídolo".

Me encanta.

(PÚBLICO RÍE)

O: "Eres mi fan". Me encanta.

Un día, se puso un chaval a mi lado para hacerse un foto.

Estaba supernervioso, es verdad que el chaval...

Y mientras haces la foto o no, ese silencio incómodo.

Me coge así, noto cómo le tiembla el cuerpecito.

Estamos así: "Venga, sonríe".

Y le escucho decir: "Jo, Dani, soy el número 1".

¡Ole, di que sí! ¡Claro que sí!

(Aplausos)

Que la gente que me siga tenga buena autoestima.

Pero qué difícil, ¿eh?

Es complicadillo estar siempre en el disparadero,

porque hagas lo que hagas, nunca va a llover a gusto de todos.

Esto le pasa a la gente que, de repente, se hace famosa.

Por ejemplo, a mí me dicen eso de: "Jo, Dani, tú antes molabas".

"Tú antes molabas".

O sea, que me estás diciendo que yo molaba más

cuando yo actuaba en los bares para cuatro gatos.

Que no me pagaban, que iba en coche de segunda mano

por la carretera, miles de kilómetros...

No, chaval, yo antes no molaba más.

Es que a ti te molaba más cuando me iba peor que a ti, desgraciado.

O sea, lo que no quieres es que a la gente le vaya mejor que a ti.

A estos se les ve el plumero.

Eh...

Lo que pasa también, os voy a decir una cosa.

A mí me dijo un día Woody Allen...

Sabéis que entre famosos...

Me dijo un día Woody Allen una cosa que se me quedó clavada:

"No sé cuál es el secreto del éxito,

pero de lo que estoy seguro es de que el secreto del fracaso

es quererle gustar a todo el mundo".

Qué palabras más sabias.

No le puedes gustar a todo el mundo, no.

Mira Espinete.

Espinete le caía bien a todo el mundo.

¿Dónde está Espinete? ¿Eh?

Esto está lleno de millennials y no sabéis ni quién es.

Me estáis dando la razón.

Definitivamente, molaría muchísimo más tener éxito

y no tener fama.

El ejemplo perfecto: el que inventó el Satisfyer.

(RÍEN)

La gente no lo sabe, pero es un tío que nació en un pueblo de Alemania,

que se llama...

No sé cómo se llama, Michael Lenke o no sé.

¡Habrá tenido éxito ese pavo!

Y qué discreto es.

Un tío que ha conseguido provocar

millones de orgasmos femeninos "around the world",

y el tío no ha sido ni de ir al bar a contarlo.

Es que es maravilloso. Ese es el éxito que me gusta.

Pero como siempre,

en este programa nos gusta hablar de estos temas tan grandilocuentes,

bajarlos a tierra.

Hemos hablado del amor, de la felicidad, ¿no?

Y ahora, del éxito.

A ver, en los tiempos que corren,

igual el éxito consiste en dormir tranquilo por la noche,

en estar rodeado de buena gente.

Porque si tú estás rodeado de buena gente es que eres buena gente.

Ahí está el éxito.

Y si fracasas algún día, porque todos fracasamos,

si fracasas algún día, que tengas ahí la cabeza alta de decir:

"Joe, lo he hecho lo mejor que he podido". Y ya está.

Un día, me dijo Truman Capote...

Me dijo:

"Mira, Dani, todo fracaso es el condimento

que da sabor al éxito".

Digo: "Joe, Truman, da gloria quedar contigo a tomar un café".

Pues bien, tenemos que confesar

que ayer, este programa lo tuvimos muy, muy, muy ensayado.

Pero realmente, el ensayo de ayer fue un auténtico fracaso.

Así que, esta noche, tenemos los mejores ingredientes

para que el programa sea un éxito.

Muy buenas noches. Bienvenidos a "La noche D".

Espero que se lo pasen muy bien.

(Aplausos y vítores)

Y para mí,

el éxito como persona es poder estar rodeado de estos compañeros,

que son un auténtico lujo. Que pase Pepe Viyuela.

(Aplausos y vítores)

¡Mira, mira, mira! ¡Mira, Dani! ¡Mira!

¿Has visto?

Muchas gracias.

Muchas gracias.

Eh... Lo siento, no voy a hacer declaraciones.

¿No vas a hacer declaraciones? No.

Pues no hagas declaraciones. No.

Ya está, ¿eh? Era lo que quería decir.

No haces declaraciones, pero saltas un sofá.

Sí, he intentado caerme, pero nada.

Pepe Viyuela. Gracias.

(Aplausos)

Y la felicidad...

La felicidad que nos da tener aquí a alguien tan exótico,

tan internacional, tan de otro hemisferio.

¡La maravillosa Lara Ruiz!

(Aplausos y vítores)

¡Uuuh!

¿Qué tal? ¿Qué pasa, tío?

Mira. Hola.

¿Qué tal? ¿Qué haces?

No, lo que pasa es que tengo menos seguidores

que Hitler en un "bar mitzvá", tío.

¿Nos hacemos una selfi? ¿Una selfi?

Sí, una selfi. En Argentina se dice en femenino.

Sí, y le pongo unos perritos, te etiqueto y la peto.

Sí, unas orejitas. Te parece bien. Buen programa.

Claro. A tope. ¡A tope!

Claro.

Y el éxito personificado,

la centrifugadora hispalense: Cristina Medina.

(Aplausos y vítores)

¡Muchas gracias!

¡Aún no he hecho nada!

¡Aún no he hecho nada! ¡Vamos!

¡Gracias!

¡Aún no he hecho nada! ¡Os quiero!

Y un tipo, de verdad que, cuando yo le veo, siempre le digo:

"Soy tu ídolo". David Perdomo.

(Aplausos y vítores)

¿Soy tu ídolo? Soy tu ídolo.

Tu ídolo.

Hola.

Soy tu ídolo, soy tu fan.

¿Has visto? Yo soy tu fan.

Yo soy tu fan. Soy el número uno. Soy el número uno.

Me voy corriendo para allí, ¿de acuerdo?

Anda, venga.

Y por último, al grandísimo Antonio Resines.

(Silencio total)

(Chicharras)

¡Gracias!

(Silencio total)

"Gra"...

Antonio, esto me está doliendo más a mí que a ti.

Que no me reconocen, coño.

¿No reconocéis...?

¿Habéis visto "Los Goonies"?

(PÚBLICO RÍE)

¿De dónde habéis sacado a esta pandilla?

Cago en...

Ha sido un mal día. Seguro que en el cuarto programa ya...

¡Adiós!

Hazte Instagram, hazte Instagram.

Nada. Hazte una red social.

Qué mal rollo.

Bueno...

Lo estoy pasando mal porque no sirvo para estas bromas.

Míralo. A estas alturas que se lleve un disgusto así.

Bueno, os estaréis preguntando, toda España se estará preguntando:

y esta semana, ¿a quién ha entrevistado Pepe Viyuela?

En un programa que está dedicado a la fama y el éxito,

a una de las profesionales que más sabe de este tema:

Rosa Villacastín. Dale, Pepe.

Ya no consigues una exclusiva por nada del mundo. Rarísimo.

Tienen que dártela. Y no te la dan si no les pagas.

Mira, yo tengo a gala que en los 50 años de periodismo

no he pagado jamás a nadie, y me niego.

Impresionante documento, Pepe.

Y también impresionante el tinglado que hemos montado

para invitar al programa a mi paisana,

a una de mis "favorites", Vanesa Martín.

Mira.

Hola, hola, hola.

Estamos en la casa oficial de Warner,

porque han quedado con Vanesa Martín

y le han dicho que viene a una entrevista de...

De un canal internacional oriental.

Y es mentira, porque el canal oriental internacional

es este señor.

Nos gustaría pedirte un mensaje,

saludando a nuestros fans de la cadena

en chino, en coreano y en japonés.

(HABLA EN CHINO)

(REPITE EN CHINO)

-Pero no, tú tener que decir...

(HABLA EN CHINO)

-¿Con quién estás hablando?

-Perdón, tú no enterar lo que está pasando.

Esto es lo que está pasando.

-¡Mira, la madre que te parió!

(Aplausos)

Tócate los "hongcones".

Bueno, Vanesa Martín estará con nosotros,

porque esta mujer supera hasta el listón más alto.

Pero antes, recibamos como se tiene que recibir,

bailando con nuestro ballet, a nuestros invitados de esta noche:

Imanol Arias, Hiba Abouk y Ana Milán.

¡Hola!

Guapo.

¿Cómo estás? Pensaba que te habías desorientado.

Por favor.

Ven aquí.

Ven aquí.

(IMANOL) Gracias.

Eh...

Antonio, esto no va a ser por la edad del público,

porque ha venido Imanol Arias y a él sí le aplauden.

Eh...

Luego te contesto, ahora no puedo.

Te queremos, Antonio. Gracias.

Estamos contigo. Están conmigo.

-Además, son maravillosos.

Estaban de pie, dándolo todo.

Antonio, no sé, pero molan, ¿eh?

Luego...

Molan bastante.

Vale, vale.

Ana, Imanol, Hiba,

primero, muchas gracias por querer venir a esta bendita locura,

que nunca se sabe... ¿Puedes bajar el pie de la mesa?

Es que te estoy viendo y me está dando toc.

¿No hay un posa-suelas?

Posa-suelas no hay. Es que estás ahí con el pie...

Es que para la cadera me viene bien,

pero si te vas a sentir malamente, no te preocupes.

Que eso, que muchísimas gracias por venir.

Es un gustazo.

Cuando me dicen la semana anterior la gente que va a venir,

no me puedo sentir ya más en casa. Estoy por ponerme babuchas.

Entonces podrás poner el pie. ¿Ves?

Te voy a regalar unas babuchas.

Y cuando os han llamado para venir al programa,

os habrán dicho que el tema del que vamos a hablar

es la fama y el éxito.

¿Qué fue lo primero que...?

¿Os interesó el tema? ¿Os quedasteis como: "¡Ay!"?

¿Qué opináis de la fama y el éxito?

¿Creéis que eso va siempre unido, la fama y el éxito?

(ANA) Bueno, no. (IMANOL) No.

(HIBA) Según qué profesión.

Si tuvierais que elegir una.

¿Eh? Elegir entre fama o éxito.

Éxito.

Es obvio, ¿verdad? Éxito.

-A mí es que fama y éxito, me parecen los dos un poco confeti.

¿Confeti? Sí, me parecen confeti.

Que cuando lo tiras es como: "¡Hala!", y luego hay que barrer.

Una putada, ¿sabes?

-Está la etimología y luego está el trato que le hemos dado.

Yo creo que "fama", que viene del latín "fama".

Hostia, qué bien preparado lo traes.

Creo que es...

suceso,

comentario, expansión, como conocimiento.

La fama.

Por lo tanto, es una cosa de quita y pon.

El éxito tiene que ver con haber conseguido una obra,

un logro en una obra, personal, actoral...

Y el éxito tiene más que ver contigo que con...

Tú puedes tener éxito y no tener público o no haber...

Pero es un éxito haberlo conseguido.

Me parece, dentro de la...

Es verdad, de la...

extrañeza de dos conceptos que son tan antinaturales que se mantengan,

el éxito me parece más auténtico que la fama.

Que la fama.

Oye...

(Aplausos)

Eh...

Voy a hablar con María Moliner, para que esto que acabas de decir,

poderlo meter en la nueva edición del María Moliner,

porque eso ha sido una cosa de...

Tú tienes que estar en alguna letra de la Academia de la RAE.

Sí.

Bueno, esta pregunta es como...

Os voy a intentar pillar a contrapié.

¿Nos queréis contar algún fracaso que hayáis tenido?

Fracaso como tal, que yo lo sienta como fracaso,

como soy tan positiva, a todo le doy la vuelta y digo:

"Esto malo me ha pasado porque de repente hay algo bueno".

Como una oportunidad de aprendizaje, ¿no?

Las clases de natación son un fracaso,

porque me apunto todos los años a clases de natación...

¿No sabes nadar? Nado fatal.

Flotas y te desplazas, es lo mínimo.

Total, te lo juro, nado fatal.

Y cada año digo: "Este año me apunto a clases y lo hago".

Y siempre... Pero ¿te apuntas?

Me apunto. ¿Y vas? ¿Y qué pasa?

Voy un día, voy dos...

La perece de tener que secarme el pelo en invierno,

tal y cual, que nunca.

Y es mi fracaso vital.

Claro, porque te obligan a meter la cabeza,

si quieres nada un poco bien.

Porque rollo...

Nado, eso sí.

Pero quiero saber nadar a crol, mariposa...

Quiero nadar, quiero ser pro de la natación.

Pues incapaz.

Ana, cuéntame un fracaso,

que yo estoy harto de verte triunfar.

¿Solo quieres uno?

Bueno, el más gordo.

De todos los conceptos judeocristianos

que hay en la sociedad... No sé si quiero saber esto.

Ah, ah, no haber preguntado. Vale, vale.

Os lo cuento a vosotros, ¿queréis? (PÚBLICO) ¡Sí!

-Yo es que tengo mi público.

Ahora hablamos. No.

(Aplausos)

O sea, todos los conceptos judeocristianos,

yo he fracasado. ¿Tipo?

Bueno, matrimonios, maternidad...

Yo soy... El "no matarás". ¿Has matado gente?

Sí.

Y escucha. Tengo ganas de volver a hacerlo.

La reincidencia.

¡Bájame el pie!

(Aplausos)

Ay, te acabo de querer un poco con el uf...

Te acabo de querer un poco.

Yo tengo la sensación de haber fracasado como madre.

El concepto que yo tenía que iba a ser como madre, no lo he sido.

Yo pensé que tendría cinco hijos, un marido estupendo,

un labrador en el jardín.

¿Un perro labrador o un señor que se dedica a labrar?

Como estaría el sueño de abierto que me servían los dos.

Me servía un señor arando y un perro ladrando.

Y entonces, de repente, no lo conseguí.

No lo conseguí. Eso se cayó.

Y todo el mundo a mi alrededor lo vivía como un fracaso.

O sea, mi madre, mi padre...

Tiene que ver mucho con las expectativas.

¡Coño, claro! ¿Es que qué es el éxito?

Tú no has llegado de estrenar una peli y que te jalearan en Gran Vía

y te has sentido más solo que la una

y te has sentado en un sofá diciendo:

"¿Qué hago con esto?".

-Lo peor es que lo dijo y le pusieron a caldo.

Y luego fui a ducharme porque me sentía sucio.

-No, coño, es verdad.

Detrás del éxito, están todos esos conceptos

que nos hemos creado en la cabeza.

Y la fama y el éxito son cosas muy extrañas.

Luego también está muy bien, que te coges una suite.

Cuidado, que tiene sus cositas. Claro.

¿Sabes? Tampoco tenemos que...

Pero en una suite, solo, no me digas que no es triste.

Depende, depende de si tienes el Satisfyer o no.

Te diré que a mí no me gusta. Es un poco orgasmo de chino.

Los hay mejores. -O si es junior.

-Si es es junior la suite.

-Estás solo y parece que estás acompañado, como es tan...

Estoy en el salón: "¿Vamos a la cama? Sí".

Y ya está.

Tú has contado uno de tus fracasos, que es este proyecto de...

Sois madres y padres aquí. Tú recientemente.

¿Cambia mucho el concepto de vuestra profesión,

de la mirada que...?

Porque al final nos preocupamos.

De cómo es la mirada del mundo ante nosotros

porque somos conocidos, un proyecto...

Y de repente, sois padres y madres,

¿os cambia un poco...?

Hiba, cuéntanos, porque tú lo tienes más reciente.

Estos dos casi van para abuelos.

Te cambia la vida por completo,

no solo a nivel profesional, a personal, a todo.

Y te cambia a mejor.

Yo soy mucho más feliz desde que tengo a mi hijo conmigo.

Compagino todo superbién.

Crees que no vas a ser capaz de conseguirlo

y consigues hacerlo todo, lo haces mejor y con más ilusión.

Yo me voy a trabajar y cuando vuelvo a casa, estoy deseando llegar

y tengo muchísima más energía para jugar con mi hijo,

porque es que le veo y me cargo de amor, de energía

y me explota el pecho cuando hablo de él.

Y te da más igual el resto del mundo.

Es que te cambia las prioridades.

Ahora, para mí lo más importante,

siempre ha sido la salud, por supuesto, y ahora la salud,

la salud de mi hijo y de la gente a la que quiero,

pero la salud de mi hijo y mi hijo sobre todo.

Y lo demás, que va bien el trabajo, que no va bien,

que va bien esto, que no va bien, ¿qué pasa?

Pero mira, el niño ha dicho "mamá". Exacto.

El niño se ha puesto a caminar ahora y soy la mujer más feliz del mundo.

Ya está. Qué bonito.

Vosotros sois padres ya... -Yo viví todo lo contrario.

¿En serio?

Yo me pasé la maternidad sintiendo que no llegaba nunca,

que nunca llegaba a tiempo, que llegaba muy cansada.

Yo viví todo lo contrario, y por eso quizá sienta

que en otra vida espero ser mejor madre, ¿no?

-He de decir que Ana me dio uno de los mejores consejos.

Me la crucé en una peluquería cinco días antes de dar a luz.

Adelante con el consejo.

Y me dijo: "Hiba, en el paritorio, métete un bálsamo labial".

"Que esto nadie te lo dice".

-La palabra "métete"...

-La movida es que cuando tú llegas al paritorio,

nadie te da agua, no te dejan beber.

Tú estás hiperventilada y estás haciendo...

Se te secan los labios. Claro, se secan los labios.

Le dije: "Pase lo que pase, llévate cacao".

Es lo único importante. -Y yo estaba... (RÍE)

-Claro, yo le decía...

Pase lo que pase, Imanol, (AMBOS) llévate cacao.

-Al niño te lo van a sacar

hayas dado clases de preparación al parto...

Lo de abajo ya se encargan ellos. Tú encárgate de lo de arriba.

Nadie lleva un niño de 10 años dentro, ¿verdad?

De aquí para abajo, déjate llevar.

Le dije: "Llévate bálsamo labial".

Hay que estar ahí, digna. ¿Y lo usaste?

-El pobrecito de mi chico, que yo iba con mi bata

y no podía llevar el bálsamo labial.

El pobre llevaba una riñonera con un bálsamo labial.

Digo: "Que me lo ha dicho, que por favor".

¿Te imaginas? Con el rímel, el bálsamo labial, con...

Hiba, perdóname, porque tú eres superexótica,

y a mí la gente exótica...

Tu padre es de...

Mi padre es de Túnez, de origen libio.

Túnez, de origen libio.

Y mi madre es tunecina cien por cien.

Y yo nacida en Madrid.

Tú nacida den Madrid. Sí.

Hija de inmigrantes nacida en Madrid.

¿Cómo recuerdas tú la salida del cascarón,

por decirlo de alguna manera?

Yo me fui de casa con 18 años, con una mano delante y otra detrás.

Me puse a currar de todo.

Camarera, repartía propaganda, cuidaba niños...

Eh...

Todo, todo lo que podía. Estudiaba.

Estudié un par de años de Filología Árabe, y luego...

Y hacía teatro por las tardes,

hasta que decidí presentarme en la RESAD,

que me daba mucho miedo, pero dije: "Venga, si este es tu sueño,

ve a la RESAD y si te admiten, vas a por ello".

Y la verdad que...

-Tenías Bachiller y te matriculaste. -Exacto.

Pero tenías que hacer muchas cosas a escondidas, porque era como...

Sí, sí, bastantes, bastantes.

Eres el salmón del audiovisual, siempre contracorriente.

¿Cuántos idiomas hablas? Cinco idiomas.

¿Nada más? Nada más.

¿Y no te da vergüenza? No.

¿Cuáles hablas? Además del castellano perfecto.

Árabe, español y francés, lengua materna.

Y luego hablo inglés e italiano.

Te voy a decir una cosa, Hiba. Nadar no sabrás nadar,

pero a ti no te ahoga ni el Titanic.

Gracias. Qué maravilla.

Gracias. Qué guay.

Qué guay.

Oye, Ana, ¿y cómo recuerdas tú

tu primer "mamá, quiero ser artista"?

Pues yo vengo de una familia nada exótica.

Mi padre es de Murcia, mi madre de Villena, no te digo más.

Sin embargo, yo tuve los mejores padres del mundo,

cosa que me di cuenta cuando los perdí.

Eso lo tendremos que discutir.

Cuando quieras, y lo voy a ganar yo. Vale.

Porque no solamente en mi casa,

escuché...

todo el rato que todo era posible, que quién querías ser tú.

Eso sí, cuando a los 16 yo dije que quería marcharme fuera,

mi madre me dijo: "Tú no te puedes marchar fuera con 16 años".

No me puedes dejar el nido vacío.

Claro. Porque además, yo soy la pequeña de tres hermanos.

Cristóbal tiene 17 años más que yo y Maribel tiene 10 años más que yo.

Con lo cual, yo era la que quedaba ahí

como para... jalear un poquito la casa.

Y tú que eres tan discreta. Siempre he sido muy discreta.

De hecho, yo aprendí que podía hacer reír por hacer reír a mi madre.

Qué bonito. Sí.

Se moría de la risa conmigo. La echo mucho de menos.

Y ese día...

¿Por qué cuando digo un drama te ríes?

-Porque lo cuentas de una manera tan positiva,

-Claro, claro. -que uno se empieza...

Yo empiezo a acordarme de mi padre, lo que se reía y digo:

"Tengo que contar la anécdota de cuando empecé".

Me vas abriendo como... Claro, carpetas.

Carpetas. Aquí estamos para eso.

Carpetas Milano.

-Ese día discutí con mi madre porque me dijo:

"Si te quieres ir, vete. Y vamos a ver cómo sale".

Yo me enfadé muchísimo con ella y me fui a caminar por San Juan.

Que teníamos una casa donde veraneábamos, en San Juan, Alicante.

Y me fui, me fui, y me fui tanto que, de repente, dije:

"¿Dónde coño estoy? Que no puedo ni volver a casa".

Eso es fracaso.

De repente ibas por la calle Estafeta...

Totalmente. "¿Dónde mierda estoy?".

Vas a flipar con lo que te voy a contar.

Pon los dos pies en la mesa porque lo vas a necesitar.

Ahí. Pareces una gallina, hijo.

Estás ahí... como en un palo.

Y entonces, paré un taxi, me monté.

Y nada, me monté, al minuto hago así y veo una cartera.

¿Dónde hay una cámara? Aquí. Déjame una.

Señor que se olvidó la cartera en un taxi,

siento mucho haberle robado las 15 000 pesetas que había dentro.

¿De aquellas? 15 000 de aquellas.

Con lo que yo me saqué un billete de tren y me vine a Madrid.

¿Cómo te quedas?

Pues mira, te digo una cosa. ¿Cómo te quedas?

Me quedo muerta en la bañera. Pues claro.

Qué bonito que se te pierda la cartera, pero que sepas...

Yo, la cartera la metí en un buzón,

pero las 15 000 no. Hombre, claro.

Me pareció que era una señal.

No la hubierais metido todos vosotros.

No, la gente va a de guay.

Si no aplauden a Resines porque les he dado dinero.

Claro.

Antonio.

Qué cruz.

Perdonadme un momentito,

pero es que tenemos por ahí a Cristina Medina,

que siempre nos da una información un poco más rigurosa

sobre el tema del éxito y al fama.

¿Me esperáis aquí un par de minutos?

Sí, sí.

Nos vamos con Cristina Medina.

(Aplausos y vítores)

Gracias.

Españoles,

quiero hablaros del reverso tenebroso de la fama:

el cotilleo.

Sí, "ladies and germany".

A mí no me gusta hablar mal de las personas,

pero España es un país de cotillas, aunque no lo reconozcamos.

Y no me da vergüenza de decirlo.

No, porque yo, las cosas, las digo a la cara.

Además, que no lo digo yo, lo dice la estadística,

una prima mía de Cuenca. La estadística, sí.

Bueno, como era de humor el programa, digo:

"Voy a tirar uno, a ver si cuela".

Sí, sí, "ladies and germany",

los españoles son un 87% cotillas.

Tú imagínate. Somos una superpotencia del cotilleo.

Lo que viene siendo la Disneyland de los chismorreos.

¿Eh? Qué bonito símil.

¿Te has dado cuen?

Y es que, lo que nos gusta un banco, un paquete de pipas

y piar del de enfrente, ¿sí o no? Sí.

¡Eso es "acins"!

Que hablen de "mil" aunque sea mal.

Aunque sea mal. De mil.

De mil.

Como yo hay tantos miles, que hablen de mil aunque sea mal.

Como era de humor...

Y a las pruebas me remito, ¿eh?

Porque date cuen de una cosa, Dani Rovira.

Hay revistas de historia, hay revistas de naturaleza,

hay revistas de juntar cosas.

¿Cómo se llama esto? De coleccionismo.

De coleccionismo, de fascículos. De coleccionismo,

que eso lo hacía mi abuelo y le llamaban Diógenes.

La gente con tal de criticar, también te lo digo.

Pero hay una cosa:

nueve de cada diez revistas más vendidas son del corazón.

Pero no de ciencia. No, del corazón.

¿Cómo se te queda la "cuerpa"?

El papel cuché. El papel cuché.

Sí, porque lo vas plegando, vas haciendo avioncitos y lo tiras.

Te voy a decir una cosa.

No me dirás que no te has cruzado alguna vez en la vida

con un cotilla. Hombre, sí, constantemente.

De estos de pueblo. Constantemente.

Mi vida es Nochevieja todo el rato, todo el rato cotillones.

Y venga de por aquí y de matasuegras.

Que hay que ver el nombre, hay que tener mala leche.

En fin, lo que viene siendo un cotilla de toda la vida.

De toda la vida. ¿Sabes lo que te digo?

Y no es casualidad, porque te voy a decir una cosa.

En España ya hay casi 23 millones de perfiles activos en Facebook.

23 millones.

Imagínate. 16 millones de cuentas de Instagram.

Porque a la gente, ahora,

le ha dado por espiar por las redes sociales.

Vamos, que me río yo de Hitchcock y su "Ventana indiscreta".

Hitchcock.

Y de la señorita Fletcher. ¿Te acuerdas?

Hombre, por dondequiera que iba, había un crimen.

"Se ha escrito un crimen", y decía ella:

"Claro, lo has escrito tú, maricón. ¿No lo vas a acertar?".

Es que hay que ver.

Te voy a decir una cosa.

No sabes quién es el tío más cotilleado en redes sociales.

El tío más cotilleado. Sí. A ver si lo aciertas.

Pues no sé.

¡Sí!

Cristiano Ronaldo. ¿Puedes repetir eso?

¡Sí!

Eso no lo hace Cristiano Ronaldo. Cuando marca un gol, ¿no?

Hace: "¡Sí!". Bueno, cada uno tiene su estilo.

Ese es su estilo y yo tengo el mío.

Pero lo que yo no tengo es...

Es muy fuerte esto.

El nota tiene 257 millones de seguidores solo en el Instagram.

¿Tú sabes lo que es mirar para atrás y ver toda esa gente?

Imagínate: "¿Cuántos vienen?". ¡Me cago en diez!

Es el tío con más seguidores por músculo cuadrado del planeta.

Por cierto, ¿tú le sigues? A Cristiano, no.

¿No? No.

¿A quién sigues que no sea famoso? A mi madre.

¿Y? Y a ti.

Yo soy famosa, que salgo por la tele. Perdóname.

Ah, perdona. Además, a mí no me sigas.

Con verte aquí una vez a la semana ya tengo bastante.

"Blocking".

Te voy a preguntar otra cosita, fíjate.

Me estoy viniendo arriba.

¿Quién crees que cotillean más, los hombres o las mujeres?

Yo creo que los hombres. Gracias.

¡Mec! Pues no, Play Station.

Contrariamente a lo que se cree,

mujeres y hombres son igual de cotillas.

Ah, ¿sí? Sí.

Y a los ricos les gustan los cotilleos tanto como a los pobres.

Hay paridad. Sí.

Y los yogures de galleta no le gustan a nadie,

porque no los venden sueltos, sino en paquetes de diez.

Ni los de limón. Y los de limón, por favor.

Una de cada cinco palabras que dicen los menores de 30 años

tienen que ver con un cotilleo.

¿Cómo se te vuelve a quedar la "cuerpa"?

¿En serio? Te lo juro.

¡Vaya! Ahora bien,

aquí viene lo verdaderamente curioso.

Y es que solo una de cada cinco personas

admite ser cotilla en su día a día. Claro, claro. Es como la envidia.

Claro, es que los cotillas no pueden decir que son cotillas.

¿No pueden? No, porque si lo dijeran,

incumplirían la primera regla de ser un cotilla.

¿Cuál es? Ir por la espalda.

Es que si yo te digo a ti que soy cotilla,

pues ya estoy vendida.

Claro, porque ya sé de qué pie cojeas.

Pero si te digo que no soy cotilla. Pues me fío de ti.

Tú te enteras que yo he dicho de ti cualquier cosa

y dices: "Qué cotilla". Cómo es.

Y tú te pones a cotillear de mí

con ese que te ha dicho que yo he cotilleado de ti.

Esto es un brum, brum, que tú conmigo, yo contigo

y la Virgen con los dos. Tú sabes, sevillana de toda la vida.

Pero te voy a decir otra cosa que me tiene encantada.

Solo un 7% de los españoles

está interesado en noticias del corazón.

Esos son los que lo admiten.

(HACE PEDORRETA)

¡Mentirosillos!

Es imposible, del verbo imposibilidad,

que las revistas del "cuore" vivan solo de las peluquerías.

No me salen las cuentas, de ninguna manera.

No salen.

Lo que sí me sale a mí es concluir.

¡Oh! Tú tienes un concluir... ¡Hombre!

¡Vamos!

¡Tino, música de conclusión, por favor!

Tino.

¡Pero ya, Tino!

Que eres más lento que el de la vacuna del COVID.

(Música suave)

"Ladies and germany",

es que a nadie debería de importarle la vida de los demás.

Porque vamos a ver, Dani,

¿a ti qué te importa que David Perdomo

se haya tatuado tu cara en el muslo?

Además, por dentro, que queda muy malamente.

¿O qué te importa que Lara esté enrollada

con el dueño del perrito que tú has adoptado?

¿O qué te importa a ti que a Pepe Viyuela

no le dejen entrar en un ningún casino de Europa?

¿O qué te importa a ti que Resines haya ido a hacer el casting

de jorobado de Notre Dame o que lleve pañal?

¿O qué te importa a ti lo que dice la gente de tu "alientosis"

y de que te canta el alerón o de que a mí me gustan

los pimientos del Padrón y que no me he peinado?

Lo tuyo es muy suavito, ¿no?

Sí.

Estoy en un nivel tranquilo.

Sí, sí, has sido muy benévola contigo.

¡Hombre! Voy al tema.

¿A ti qué te importa, Dani, lo que digan de ti?

No solo no te importa,

sino que además, tampoco te lo voy a decir yo,

porque eso sería de cotilla y no me gusta criticar.

Ya veo. Yo no soy así.

No eres así. No.

Así que aquí os quedáis, porque más vale una retirada a tiempo

que un ataque de los bandidos, también te lo digo.

¡Anda, me ha rimado!

Un aplauso para Cristina Medina, de verdad.

Trabajo de campo.

Qué maravilla. ¿De campo?

Yo he nacido en la ciudad.

¡De campo tú! ¡Anda!

Esto, luego, habrá que cotejar todo lo que ha dicho.

David, quiero verte el muslo.

Sí, sí.

¿Qué os parece...?

¿Qué os parece el Diablo de Tasmania?

Qué difícil es.

¿El no ser cotilla? No, lo que hace la señorita.

Sí, sí, sí.

Y se queda con ganas de decir muchas más cosas.

Lo de no ser cotilla...

No ser cotilla, ¿eh?

Oye, y vosotros, desde el otro lado.

Todos hemos vivido desde el otro lado el fenómeno fan.

¿Alguna vez os habéis cruzado con alguien

que habéis admirado un montón

y le habéis pedido una foto, un autógrafo

o habéis querido acercaros a decirle algo?

De esto que dices: "Dios", que te pongas nervioso,

que se...

¿Con quién os ha pasado? ¿Tenéis algún tipo de...?

A mí, con David Summers. ¿David Summers, de los Hombres G?

Y me sigue pasando. ¿En serio?

-Ah, y te sigue pasando. Eso es interesante.

Desde aquí, un saludo.

Que creo que hace poco pilló la bicha y estaba regular.

Un saludo, David. Mejórate.

-Yo aprendí mucho de lo que sé con Hombres G.

Fueron como mi primera ventana a las emociones, al mundo, al tal.

Y entonces, claro, yo...

A mí me pasaba una cosa con David, no me quería acostar con él,

básicamente porque tenía 13, es que yo lo quería.

Claro. Lo quería.

De forrar carpetas.

De forrar carpetas y fíjate,

recuerdo que mi hermana Maribel

me llevó a un concierto de Hombres G.

Que ella tenía como veintipocos años, y le dije en la puerta:

"Tata, tú que eres mayor, compórtate".

"No bailes rollo tú".

(PÚBLICO RÍE)

¿Rollo tú cómo es?

Rollo tú, que a mí me parecía que bailaba antigua.

¿Podrías hacerlo?

¿Podrías imitar cómo bailaba tu tata?

No, porque ni siquiera...

# Te crees que no te he visto.

# Has sido tú, chica cocodrilo.

-Ahora es como bailo yo.

Ahora tu hijo dice: "Mamá, por favor".

¡Qué bonito!

Sí, sí, yo bailo mucho, con Marco, con mi hijo.

Y entonces, cuando llegué a aquel concierto,

conseguimos llegar a primera fila.

Mi hermana se quedó un poco detrás,

horrorizada con lo que le había dicho de:

"Por favor, no bailes".

Y entonces, la de al lado le tiró un sujetador a David Summers.

Y yo no, porque no tenía tetas y no llevaba.

Y entonces, dije: "¿Qué le tiro? No le tiro nada".

Claro. Y entonces, hubo un momento

en el que yo lo estaba mirando y él me miró y me sonrió.

(PÚBLICO) ¡Oooh!

-Ya.

¿A que me has entendido, cariño? ¿A que sí?

Eso fue una...

Perdona, ahora sigo contigo.

Eso me dio mucha impresión.

Y entonces,

20 años después,

vino a un plató.

Y nadie me dijo que venía David. -¡Oh!

Y tú ya usabas sujetadores.

-¡Vaya que sí!

Talla 95-C, cuidado.

Y pasó una cosa increíble.

Según me giré y lo vi,

me puse a llorar y estuve ocho minutos de reloj.

Que él me abraza y me decía: "Ya, cariño".

Como diciendo: "La tontita que me ha tocado".

Y entonces, llegó, David es muy elegante,

cogió y me dio un pase de backstage y me dijo:

"Con esto puedes entrar a todos nuestros conciertos,

hasta a los camerinos, siempre que quieras".

Como una pulsera cuando vas al Caribe.

Sí.

A día de hoy, nos une cierta amistad en la que yo soy muy prudente,

porque no tengo la seguridad de saber comportarme.

-¡Ole! Muy bien reconocido. Sí, señor.

-Claro.

Porque hay algo de mí, cuando lo ve, que tiene 13 años.

Y yo, a los 13 años, no estaba hecha.

Tú sabes lo que...

No estabas hecha. Y ahora, fíjate.

Y ahora estoy gratinada.

Hiba, ¿tú has sido fenómeno fan de alguien?

De las Spice Girls.

O sea, me volvían loca.

Me aprendía todas las coreografías.

¿De cuál eras tú de las cinco? Mel B.

¿Esa cuál era? La morenita.

La morenita, vale. ¿La deportista?

No, esa era Mel C.

Mel C. Yo era Mel B.

-Ay, de verdad, es que tienes más poca carretera, hijo.

Vete con Juan y Medio.

-Claro. Y entonces era...

¿Te acuerdas de la coreo de algo? No, no me acuerdo tanto.

¿No? Si sonaran las... -Sí te acuerdas, eso no se olvida.

-# If you wanna be my lover, # you gotta get with my friends.

# Make it last forever, # friendship never ends. #

Bueno, lo ha hecho sentada porque...

-Pero lo ha hecho.

-Vinieron a Madrid y fui a verlas.

Y entonces, no sé cómo, estaba tan cerca de ellas

que grité, grité, grité,

y Victoria Adams, se llamaba en esa época,

que ahora es Victoria Beckham,

fue la única que se acercó y me tocó la mano.

Y se convirtió en una de mis favoritas.

Qué guay. A pesar de que no cantara, ¿verdad?

A pesar de que no cantara y pareciera la más estirada,

no, no... Fíjate.

Imanol, no quiero que me respondas porque no tenemos ouija,

pero lo que sí que tenemos...

(Risas y aplausos)

Perdóname.

En las cavernas había contactos muy interesantes.

Sí, ¿no?

Lo que pasa es que tenemos ahora una conexión muy guay, vía Zoom,

que vamos a traer más gente a la tertulia.

No sé si los tenemos ya por ahí.

Hemos preparado un reencuentro

con actores de series muy recordadas.

Y que supongo que en su día...

(ANA) ¡Hola, mi amor!

(ANGY) ¡Hola, Ana!

-Hola, cariño. -Qué guapos todos ahí.

Estáis todos, de verdad...

(FRAN) Lo de mi amor era a mí, ¿no, Ana?

(ANA) Hombre, Fran, ya sabes que yo a ti te quiero muchísimo.

Lo que pasa es que tienes a dos mujeres ahí al lado

que me tocan toda la ternura del mundo.

Bueno, Natalia, Angy, Fran, muchísimas gracias por no venir,

porque estáis en casa, pero por estar.

Es que es raro decir "gracias por venir" cuando...

Muchas gracias.

Ya veis que estamos con Hiba, con Imanol, con Ana.

Como estamos hablando de la fama y el éxito,

pues queremos preguntaros, vosotros, hubo un momento,

aunque ahora seguís currando y supongo que parte de esa espuma

del champán o del suflé, baja y se vive con más tranquilidad,

pero vivisteis una época, cada uno...

Bueno, Fran y Natalia la compartieron.

Contadnos cómo fue esa época de locura,

de ese tsunami, que tú vas con una tabla de surf chiquitilla y dices:

"¿Esto cómo se surfea?".

¿Cómo fue eso?

(NATALIA) Nos tocó una etapa de la televisión única,

tanto a Angy como a Fran y a mí,

porque era la preplataformas.

Entonces, eran cinco canales en la televisión, alguno más,

pero la audiencia se la llevaban estos cinco,

y eso se traducía en audiencias

de ocho millones y medio de espectadores,

hasta un 52% de share, que hoy en día es impensable.

Y por ende, en la calle,

pues te reconocía el 90% de la gente, todo el mundo.

Con lo que eso conlleva a esas edades, ¿no?

Porque claro, a lo mejor,

a partir de los 30, los 40, lo puedes gestionar,

pero ¿qué edad tenías tú cuando todo ese cacao?

Empecé con 12 y acabé con 18.

Y, efectivamente, es una etapa muy delicada,

porque eres muy vulnerable, te estás formando como persona.

Bueno, nos formamos todavía,

pero esta etapa es una etapa muy delicada,

y sí que tuvimos que renunciar a ciertas cosas,

como salir con nuestros amigos, hacer vida social.

Tuvimos nuestro pequeño confinamiento también.

(ANGY) Yo tengo que decir que nosotros salíamos mucho.

¿Qué? Daba igual que nos reconocieran.

-Vosotros no salíais mucho, vosotros no entrabais, que no es lo mismo.

-Pues sí. -Por el amor de Dios.

O sea...

Angy, perdóname.

"Los Serrano" abarcaba un público mucho más familiar,

pero "Física y química" era un público mucho más pasional,

que es el adolescente.

(IMANOL) Y las madres. Y las madres también.

-Bueno, y los padres también. Bueno, no he dicho nada, Angy.

-Sí, no tenías razón.

Es que teníamos que corregirte. -Bomba de racimo.

-Había de todo,

pero es verdad que aún hoy hay gente que es más mayor que yo,

y me dice que lo veía.

Pero era para un público adolescente.

Joer.

-Un momento.

Angy, una cosa, mi vida.

¿Cómo que "hay gente más mayor que yo"?

-Sí.

-La mitad de la población es más mayor que tú.

-No, Angy, en serio. ¿Qué quieres decir con eso?

-¿Qué nos quieres decir?

-Angy, la última vez que te vi, te comportaste conmigo muy bien.

No veo este ataque a qué viene.

-¿A qué viene a los que somos más mayores?

-No era por vosotros.

-Aquí tienes uno mucho más mayor que nosotros dos juntos.

-Déjame que te haga un apunte, porque está aquí Resines.

Solo una variación.

Cuando solo había una cadena y media y lo veían 27 millones de personas,

no solamente te reconocía todo el mundo,

sino que como eras de la televisión única,

pasabas a ser parte del NO-DO, de la historia.

O sea, el éxito te comporta a ir a la enciclopedia.

-Ahora os contamos lo que es el NO-DO.

-Ahora es todo más efímero. Ahora te utilizan más...

Antes te colocaban en la historia.

No me dejas saludar a mis hijos, coño.

Es verdad, es que es...

No, porque era un sueño.

-Era un sueño. -No era real.

No fui yo el responsable.

¿Qué tal estáis? Y Angy, ¿qué tal estáis?

Bien, muy bien. -Yo adoptada.

-Ahí, ahí.

Angy es adoptada, estuvo a punto. Le faltó un pelo.

Le faltó un pelo.

Perdonad, seguid hablando con estos señores.

Has venido a saludar. Sí, he venido a saludar y me voy.

-¿Te ha entrado la ternura?

Me he emocionado. ¿Sí? ¿Te has emocionado?

Adiós. Hasta luego. Adiós, padre.

Adiós.

Oye, Fran.

(NATALIA) Por lo menos, aquí habla un poco.

Por WhatsApp solo manda memes de Chiquito de la Calzada.

Sois unos afortunados.

¿Tenéis un grupo los de "Los Serrano"?

Sí.

-Lo creé yo, ¿eh?

-Es verdad.

Es que Fran es muy de organizar.

¿Y Antonio manda memes solo?

-Solo memes.

Qué suerte.

-Sí, sí.

-Manda cosas de su hijo solo. ¿Cosas de su hijo?

Fran, y además a ti te pasó

que, además de la serie, como actor,

tú estabas...

Que también te encantaba la música, componías...

Y claro, tú viviste ahí una historia paralela.

Creo que tú también, Natalia.

Como que se formó una historia paralela de música al mismo tiempo.

¿Cómo se gestiona, tan jovencillos?

Claro, echabais más horas que un reloj.

Sí, a mí me toco vivir una movida muy tocha,

porque lo que hablábamos,

las audiencias de esos nueve millones

se juntaron con vender 600 000 copias del primer disco,

por ejemplo.

Cosa que...

Eso ya fue, yo creo que los últimos años que se vendían discos.

Sí que es verdad que a mí me costaba mucho asimilarlo.

De hecho, yo di un paso atrás.

Yo, a los tres años, me fui,

pero me fui porque necesitaba alejarme

de aquel pelotazo tan fuerte que estaba viviendo.

Y además, no lo tenía colocado para nada.

Pues menos mal que diste un paso atrás,

porque si llegas a dar un paso adelante, te metes en otra serie

y multiplicas todo...

(NATALIA) Y acabas bailando también.

Oye, os pregunto a los tres.

Lo que he dicho. Una vez que han pasado los años,

que seguís con vuestras carreras, pero de una manera bastante más...

¿Cambiaríais algo de lo que os pasó

o pensáis que estáis donde estáis

gracias a lo que os pasó y estáis a gusto?

Alguna cosita que tú dirías: "Pues yo hubiera aprovechado...".

Decidme.

Si tuviéramos condensador de fluzo, ¿qué haríais?

Yo no cambiaría nada. Creo que hubo momentos para todo.

Momentos muy bonitos que me llevaré a la tumba,

y otros más complicados.

Pero estás bien, ¿no, Natalia? Que has dicho lo de la tumba.

Estoy bien, estoy bien. Ah, vale.

Que me acompañarán toda la vida. Ah, vale, perdona.

Pero yo no cambiaría nada.

Creo que soy lo que soy por todo lo que me ha pasado en la vida

y doy gracias a ello. O sea que no cambiaría nada.

¿Y vosotros?

(FRAN) Yo, en su momento, escuchaba el "Uno más uno son siete"

y se me ponían los pelos de punta. Claro.

Hiciste mucho daño en las matemáticas.

Lo mismo que te digo que el español en Finlandia, pero...

-Lo de Fran fue muy, muy fuerte.

Muy, muy fuerte en España.

No podíamos grabar, no podíamos hacer nada si estaba él.

Era un fenómeno fan, que no sé si se ha vuelto a dar,

por lo que hablábamos de la época de la televisión,

pero fue muy, muy fuerte. -Sí, sí.

-No sé cómo ha salido tan bien el chaval.

El chaval, pobrecito...

-Yo, la verdad, había un tiempo, cuando me fui de ahí,

que había cambiado muchas cosas.

Quiero decir que fue como: "No quiero saber nada de esto".

Luego, el tiempo te va colocando las cosas en su sitio

y yo me he reconciliado absolutamente con aquella época.

Disfruto mucho de saberme partícipe

de un momento tan importante.

Es una serie que ha marcado generaciones.

Al final, todo eso no todo el mundo lo vive.

Y es una suerte realmente para...

Yo tengo que confesarte, Fran, que cuando yo no me dedicaba a esto

y tú ya sí, habías dado el pelotazo,

una vez, en un baño de Granada, de un bar,

cogí un boli... ¿Y pusiste?

Y escribí: "Fran Perea el que lo lea".

Dani...

# Uno más uno son siete. ¡Quién me lo iba a decir! #

Dani, has hecho cosas peores que esas.

Y luego, la vida nos unió en un camerino durante un año y medio.

-Te aprovechabas de que era de Málaga y tenía el mismo acento.

Te aprovechabas de eso.

Y él escribió: "Dani Rovira es el que me mira".

(Risas y aplausos)

Oye, en nombre de mis compañeros, de todo el programa,

muchas gracias por este ratito.

Os deseamos lo mejor. (HIBA) ¡Gracias!

Estáis invitados a venir cuando queráis.

Un besito, Fran, Angy, Natalia.

Bonicos.

Qué bonito te ha quedado. Qué bien.

Sí, ¿eh? Sí.

Es lo que tú dices, también mola.

Como la fama te viene dada y no lo eliges tú,

pues intentar hacer un uso de la fama como por ejemplo...

Como nos pone encima de la mesa Natalia.

Otra cosa es luego los acosos.

También hay que decirlo, que tenemos miedo a decirlo.

Yo he tenido miedo a volver a casa por ver a las tres periodistas

que me han seguido durante meses,

para enterarse de algo de mi historia personal.

Con estas tres señoritas, que las mandan

y las ponen en mi casa día y noche, durante meses y meses.

En la pandemia, en la no pandemia, se acercan a menos metros.

Se caen delante tuyo para generar un...

Porque lo saben hacer. Hay un número que es que se cae.

Va contigo andando y se cae.

Ese es el único agobio.

El único consejo que te doy es que hables con Javier Ruiz Caldera,

que prepares "Anacleto, agente secreto"

y que se las devuelvas con la misma carta.

¿Qué te parece? Bien.

Pero espérate.

(Aplausos)

¿Y si me emparento con alguien que vuele?

A veces, hay que salir volando. Hay que salir volando.

Y las carreras de Anacleto no son muy largas.

Yo hago así y te llevo donde quieras.

Pues ya está. Ya está, venga.

Oye, eh...

Tenía que decirlo.

Tenemos... Tenía que decirlo.

¿Te has quedado a gusto?

Me he quedado... Pues ya está.

Oye, que nos vamos a quedar más a gusto

viendo las cosas que hace Pepe Viyuela.

Que Pepe Viyuela vale pa to. Pa un roto, pa un descosido...

Vamos a ver los "Documentos PV" de Pepe Viyuela,

que ha tenido una entrevista bastante interesante.

¿Qué nos cuentas, Pepe?

(Sintonía "Documentos TV")

No, no, no.

Por favor, no voy a hacer declaraciones.

Voy a hacer una entrevista y ya está.

Que no voy a comentar nada.

Ya sé que estás haciendo tu trabajo.

Yo también estoy haciendo el mío. Así que por favor, déjame.

¿Qué? ¿Cómo va a haber una relación entre la entrevistada y yo?

Esto es totalmente profesional.

Y además, ¿te crees que voy a largar

sin que haya una exclusiva de por medio? ¡Venga, hombre!

Rosa, te pido perdón de rodillas.

¿Te siguen los paparazzi? Imposible llegar.

Ahí fuera, como moscas.

Pero tú siempre sonríe. Es el consejo que yo doy.

Ya, pero cuesta.

Si te enfrentas, lo pasas fatal. Dientes.

Sí. "Dientes, dientes", que decía la Pantoja.

Contigo no hace falta que los ponga.

No, relájate.

¿Tienes algo que ocultar?

Todos tenemos algo que ocultar.

Pero la entrevista deja que te la haga yo.

Ya, pero tengo que saber.

Tienes deformación profesional.

¿Cómo lo llamaríamos?

¿Periodismo rosa, periodismo del corazón?

Ahora no hay. Ahora no.

No. La crónica social empieza en la posguerra,

con una revista de toros, que era dedicada a los actores de Hollywood

de aquella época, toreros españoles, folclóricas...

Bueno, ese mundo.

Pero todo... blanco.

En los años 80, cuando el PSOE llega al gobierno,

empiezan los romances entre políticos y mujeres guapísimas,

aristócratas y mujeres guapísimas y jóvenes, que no eran las propias.

Es un punto de inflexión.

Entonces, a partir de ahí, ya no persiguen al artista o al torero,

salvo que dé un escándalo.

Y luego, los famosos, que eso es otro punto de inflexión,

dicen: "A ver, ¿por qué le voy a dar yo a Rosa una exclusiva?".

"Cuando se la puedo dar a al revista y llevarme unos cuantos millones".

Ya no consigues una exclusiva por nada del mundo, rarísimo.

Tienen que dártela. Y no te la dan si no les pagas.

Yo tengo a gala que, en los 50 años de periodismo

no he pagado jamás a nadie, y me niego.

Y entonces, ¿el que quiere ser famoso es para cobrar exclusivas?

Ahora quieren ser famosos por salir en la tele.

Donde más les interesa salir es en la tele.

¿Para qué?

La televisión te da una proyección que no te da una revista.

Se ha perdido ese pudor que se podría tener antes.

Porque antes era que te escapabas con el amante

y te metías en algún sitio.

Ahora no, ahora se meten debajo de la sábana

y les graban las 24 horas del día. Antes te pillaban, y ahora eres tú

el que quieres que te pillen. Claro.

¿Sabes quién impuso este tipo de...?

Que ya se ha pasado,

tanto el periodismo político como el deportivo.

"Tómbola".

Cinco personas, cinco periodistas de la crónica social

y un personaje al que destrozas.

Porque como cobraba, se permitía destrozarle.

Entiendo.

Y eso se ha implantado ya, ahora con los realities.

Uno ya no quiere ser médico ni astronauta.

No, todos quieren ser famosos.

Qué triste.

Porque el mundo que les enseñan es una isla maravillosa,

donde vas, donde puedes desnudarte, donde bañarte, donde tienes tal.

Es un camino muy corto,

que tiene muy corto recorrido.

¿Cuál es el éxito de Isabel Preysler?

Isabel ha representado siempre el misterio.

Ya.

Ella no se exhibía, dosificaba las salidas.

Y ese es el ejemplo de lo que hay que hacer,

si quieres mantenerte. Permanecer.

¿Cuál es tu secreto para que los famosos confíen en ti?

Yo creo que hay que ser profesional. Ya.

¿No?

Que es lo que ahora se exige en pocos.

Ahora, cualquiera puede ser actor.

Cualquiera puede ser periodista

y cualquiera puede hacer lo que quiera.

Yo no creo que si te voy a hacer una entrevista,

lo primero que haga es...

una pregunta que te meta el dedo en el ojo para dejarte tuerto.

Ajá. ¿No?

Quiero hablar contigo y que me cuentes cosas.

Para contarme cosas, yo me siento, te hago preguntas,

algunas que me interesan mucho

y que a lo mejor, en ese momento, no me quieres contestar.

Yo te dejo, vuelvo al rato,

y te la vuelvo a hacer de diferente manera.

Y me lo cuentas todo.

Acabas contándomelo todo,

sin necesidad de que te sientas machacado.

Con el tiempo que llevas trabajando en esto y haciendo entrevistas,

¿tienes alguna persona que te haya impresionado especialmente?

Por el motivo que sea. Primero, los profesionales.

Yo qué sé, un Raphael, que la nace en Linares,

que las posibilidades de que llegue a ser

uno de los más famosos del mundo son mínimas,

y que llega donde ha llegado, son de chapó.

¿No?

O yo qué sé, me acuerdo de haber entrevistado al Fary.

Que el Fary había sido taxista, jardinero...

Que casi no necesitas hacerles preguntas,

porque es tan interesante su vida...

Cómo han llegado.

Que en este país, eso se valora muy poco.

¿Cuál es la exclusiva más importante que has hecho?

Por ejemplo, el embarazo de Leticia. Ah.

Y cuándo ella lo iba a contar.

Que no se sabía y yo dije:

"Tal día, mañana, a las nueve de la mañana, lo cuenta".

"Sale el comunicado de Zarzuela".

¿Y tú tenías esa fuente o era un rumor?

No, era una fuente muy contrastada.

Pues te agradezco muchísimo este rato.

Has sido muy generosa, me lo he pasado muy bien.

Bueno, ya sabes: si te cogen, sonríe.

Ni uno, no veo.

¿Qué os parece?

-Me he quedado muy colgada de lo último que ha dicho Rosa,

diciendo: "Era una fuente muy contrastada".

Siempre que escucho esto, pienso en quién está ahí...

poniendo cara de que puedes confiar en él o en ella.

Los topos y la madre del topo.

Me estás dando miedo.

¿Sabes? Y que luego, larga. Muerte a los topos.

Muerte a los topos, metafórico. Caca, caca.

-Pero qué bonito cuando ha dicho que antes había respeto.

Cosa que es verdad que ahora, en algunos medios de comunicación,

pues no lo hay. Como que no miden.

Hiba, que le hemos preguntado antes a Natalia, a Fran y a Angy,

pero claro, la experiencia que tuviste tú con "El Príncipe",

que fue como tu primer...

¿No? Como la primera ventana al mundo.

¿Cómo te afectó que de la noche a la mañana la gente empezara...?

Es que yo no me di cuenta hasta que no me vi un día, en el metro,

que cogí el metro

y entonces, me monté en el vagón y se me...

Lo cogí por la mañana, que coincidía con horario escolar,

y una marabunta de adolescentes se me echó encima

y me salí del metro y dije: "Pero ¿esto qué es?".

"¿Ya no voy a poder coger el metro nunca más?".

Bueno, ahora es diferente. Hay horarios, hay cosas.

Pero para sí que fue una hostia, porque yo no me lo esperaba y...

No es que no me lo esperara,

porque yo quería que la serie tuviera éxito, obviamente, pero...

Pero...

Pero esa...

Yo veía a los famosos, pero como que la fama no iba conmigo.

Era una cosa que yo no...

No sabía lo que era ni lo entendía. Entonces, cuando me pasó,

pues es que no... Te bloqueaste.

Me bloqueé por completo.

Y tu familia, tus hermanos, ¿cómo...?

Menos mal que en mi casa, yo era una más y vamos,

una más.

"Pon la mesa, recoge".

Y si veían "El Príncipe" era de milagro.

En mi casa sí que era una más.

Pero es verdad que si salía a la calle, vivía en pleno centro...

Pues sí que hubo un momento en que todo fue muy agobiante.

Y luego, hay compañeros de prensa maravillosos

y hay otros bastante indeseables

que hacían guardia en mi casa 24 horas al día.

Como si no hubiera otra cosa que hacer.

Exacto.

Fue demasiada... Bueno, pues cuando...

Y no conocía a nadie que le hubiera pasado.

Yo qué sé...

Es verdad que tengo compañeros a los que les ha pasado,

pero nunca fue un tema de conversación.

No sé, a mí me pilló por sorpresa.

Y cuando os pilló a cada uno de vosotros,

tuvisteis la suerte, ya dices, la familia,

yo creo que es muy básico seguir teniendo amigos o familia

que te digan lo que no quieres escuchar.

-Y la presión social. Que te quiten un poco la tontería,

porque es verdad que es muy... Y la presión social.

Sí, ¿no?

Yo, por ejemplo, con 26 años,

me fui a Buenos Aires. Ya había hecho aquí alguna película.

Había hecho teatro,

había sido primer actor de la Compañía Nacional Joven.

Me voy a hacer una película, "Camila",

y se emite "Anillos de oro".

"Anillos de oro".

Una sola cadena, 30 millones de espectadores todas las semanas.

Cuando se emite "Anillos de oro", yo estoy fuera.

Cuando vengo de Buenos Aires, yo sabía que la serie

se estaba emitiendo, pero no sabía lo que me esperaba.

Me despidió mi madre, Ciordia y mi padre

y cuando volví de Buenos Aires había 1500 personas en Barajas.

Y tú diciendo: "¿A quién esperan?". Esto era el año 84.

¿Qué pasaba entonces?

Que te aislabas. ¿Por qué?

Porque los medios eran concretos.

Y sobre todo, había una admiración, pero a nadie le importaba lo tuyo.

A mí, la gente en la calle no me molesta.

Yo soy muy hablador. Saludo, voy a esto...

Me molesta la gente que hace de tu ejemplo un desejemplo

porque está de moda ir a la contra.

Y hay algo en la prensa que vive de eso. ¿Por qué?

Porque además, tenemos la posibilidad

de tener nuestra propia información.

En mi Instagram pongo lo que quiero. A eso quería yo ir.

Si la gente quiere saber algo de mí, que lo lea en Instagram.

Y pongo muy poco.

Has dicho que desde hace relativamente poco lo tienes.

Pero tú, en las redes sociales eres muy activa, y tú también.

-No me sigues. No sigo a nadie.

Pero a mí, nadie me da igual. No me sigues a mí.

Ya, ya.

Pero te bicheo. Le doy a la lupa... Ah, ¿sí?

Me miras como si fueras un rollo ex.

-¡Ah! Haces una visión de Instagram selectiva.

Claro.

Ah, no tienes seguidores. -Amo las redes.

Yo no sigo a nadie físico. Yo solo gente etérea.

Pues cuando me muera, te aviso.

No te preocupes tú, mi vida.

Pero óyeme... Yo amo profundamente las redes.

Las amas. ¡Uh!

No es una...

No, no, no. Una navaja de doble filo para ti.

Yo me he encontrado con muy poquito "hater".

En cuanto me encuentro... ¿De Instagram hablamos?

O de Twitter. O Twitter.

Yo soy muy twittera.

Me gusta Instagram. De hecho, tengo más en Instagram.

Tengo como 950 000 frente a 600 000 en Twitter.

Pero yo tengo mucha alma de Twitter, porque soy muy de discutir.

Ah, ¿sí? ¿Entras a trapo?

Y hay tanto talento en Twitter.

La gente es tan graciosa, tan ocurrente, tan culta.

-Para tener 900 000, 600 000...

Esto no es una crítica. -Me desnudo los martes.

(Aplausos y risas)

Imanol, que no te enteras.

(Música de relajación)

Perdonad.

Hablando de imágenes potentes.

(IMANOL) El monje le ha... Ya, sí, ha agarrado.

Huy. (ANA) ¡Ay, la mesa!

Hola.

Hermanos.

Viyuelama, qué bonito tenerte de nuevo.

Pero quiero pedir que no me aplaudáis.

Por favor, no me aplaudáis.

El aplauso lleva a la vanidad, lleva a la admiración.

La admiración lleva a la fama.

Eso podría hacerme parecerme a ellos.

Es algo que no quiero. Gracias.

Perdón, se me han acabado los pétalos.

Pero tengo flores enteras para vosotros.

Yo tuve un novio que me puso pétalos en la cama y lo dejé.

No cuentes ahora tu vida, cariño.

Estoy aquí, escúchame.

Toma, mi vida.

-Es demasiado para mí. ¡Callaos! ¡Callaos! ¡Callaos!

Perdón, he perdido la paciencia.

Perdón.

Antes de empezar con esta sesión,

quiero hacer algo altamente espiritual.

¿Sesión o sección? Sección.

Pero podía ser una sesión también.

Aquí tienes.

No me pega mucho el traje con el zurrón que tiene.

(ANA) No le digas nada. No me digas nada.

Le está haciendo efecto la medicación.

Ah, vale.

¡Anda, mira! Ahí lo tienes.

Que soy muy maniática con los colores. Rojo, en el centro.

¿Por qué le pones a Hiba el suyo en el moflete?

Porque lleva flequillo. Porque lleva flequillo.

-¡Ah!

Se lo podemos poner en el flequillo. Ahí está.

Ah, vale. Ahí está.

¿Y a mí no me...? Bueno, pues...

(ANA) Pónselo en azul. Te lo pondré.

¿Sabéis a qué se debe esto?

¿Esto es un rito tibetano o qué? No, no, no.

¿Qué color me ha puesto? Esto es una apuesta.

¿Una apuesta? Sí.

Con tus colegas. Sí. Me dicen:

"¿A que no le pones uno de estos en la frente a Imanol?".

Y fíjate.

Y mira cómo me tiene.

Y mira cómo me tiene.

Y ahí lo llevan. Ahí lo llevan.

(Aplausos)

Imanol,

siéntate, por favor. Gracias.

Vamos a tener una sesión hermosa, un encuentro espiritual.

La fama cuesta.

¿Sigues sin ropa interior?

Sí, sigo sin ropa interior.

Con todo al aire.

La fama cuesta y aquí vais a empezar a pagar.

Voy a dejar aquí este zurrón, para que vayáis depositando

todos aquellos bienes materiales que os pesen.

¡Al zurrón!

Debéis volar, alcanzar el Nirvana.

Aquí os lo dejo para que os vayáis desposeyendo.

Qué zapatos. Qué bonito anillo.

Hermano Imanol, permíteme una pregunta.

Imanol.

¿Cuál es mi pregunta te preguntarás?

Yo también me la estoy preguntando.

Tu aura, Imanol, es bella.

Tu aura es hermosa.

Yo diría que es verde lima, rodeada de melocotones con brillantes.

Pero sufres.

Sufres, Imanol.

Sufres. Sufro un huevo.

Sufres un huevo. Pero un huevo.

Sufre un huevo Imanol porque presiento que es...

por tus repetidas reencarnaciones.

¿Cuánto tiempo vas a estar reencarnándote

en Antonio Alcántara?

Es que es un pago muy largo.

No termina nunca.

Muy largo, muy largo, muy largo.

Voy a tener que pagar mucho.

Espero que se solucione,

pero me parece que voy a tener que pagar mucho, sí.

Eso es lo que te lleva al sufrimiento, no la fama.

No la fama. No.

Qué buena serie "Fama". Huy, preciosa, preciosa.

Por eso he empezado por lo de: "Aquí vais a empezar a pagar".

Ana, tú tienes un alma tuitera. Yo sí, yo sí.

Hoy es martes.

Sí. "Desnúdate", ¿no? Exacto.

Que no, que esto es la 1. Ah, perdón.

Tú tienes un alma tuitera. Sí.

¿Qué es más importante para ti?

¿Tener más likes o necesitarlos menos?

No los necesito nada, ¿eh?

No los necesito nada.

Eh...

Tener likes, me gusta.

O sea, me gusta, pero...

tampoco es una cosa que me quite ni el sueño ni el hipo.

Desposéete de Twitter, abandónalo. No, ni muerta.

Es importante andar por la vida sin ataduras.

No, no. Tú ya te has quitado el zurrón,

pues quítate la cosa esta que llevas.

Y yo, no, no. ¿Yo, de Twitter? No, no, no.

Qué poca abierta está. No, no, no.

¡Mi Twitter de mi vida!

Hiba, permíteme que te haga una pregunta.

¿Quién te limpia los chakras?

Los chakras de la fama.

¿Tienes alguien cerca de ti

que te haga poner los pies en la tierra, descender al mundo?

Sí. ¿Quién?

Mi hijo. ¡Toma!

Hermoso. Qué bonito.

(HIBA RÍE)

Qué bonito.

¿Porque querías ir tú a limpiárselos o cómo?

Te ha dejado roto. Me ha dejado echo polvo.

Querías hacer un chiste y te ha soltado la cosa más bonita.

Claro, ahí es imposible... Claro, lo has visto imposible.

¿Qué digo? ¿Desposéete de tu hijo?

Claro. Estaría feo esto.

No, no, de eso no es posible desposeerse.

Deja que sea adolescente, ya verás.

-Los niños del futuro dirán: "Tengo la 'chakrada' a tope".

Tengo la "chakrada" a tope. Cuando está bien.

Tengo una "chakrada" mazo abierta.

-No nos metamos con ellos, que nosotros nos inventamos

también palabras. ¡Yo me meto con quien quiera!

No, perdona. Mucho Buda... Me sacas de quicio.

A él, que no ponga los pies en la mesa.

Pues mira, yo los pongo. ¡Ay, la mesa, que se está hundiendo!

Que me da toc. No te asustes.

No te subas.

Soy leve, levito.

Cuidado, a ver si me voy a caer.

Oye, que te lo estoy viendo. ¡Tápate!

¡Calla! ¿Qué me estás...? ¡Que te tapes el huevo, hombre!

Pero si no pesa.

Ya, pero yo te lo veo y me da impresión.

¿Qué sentís? ¿Qué sentís...

cuando se acerca a vosotros un fotógrafo?

Y os hacen fotos.

Hay algunos que son muy agradables. Mi mujer es fotógrafa.

No puedo generalizar. ¿Os gusta que os hagan fotos?

¿No pensáis que la belleza está en el interior?

Sí.

Por eso nos gusta ver...

Por eso nos gusta que nos hagan fotos y luego ver solo el negativo.

Y ahí nos quedamos en paz.

Si el negativo está bien, que es el interior, lo demás ya...

¿Por qué habla de negativos? Ya no hay negativos.

Ya no hay negativos.

Ya no hay negativos. Los negativos son de las cámaras de antes.

No, hay una función. Pero ¿qué le pasa a este hombre?

Hay una función...

En la serie que él hace todavía hay negativos.

Claro.

Ah, cuéntame, cuéntame.

(RÍEN)

Esperando la Olimpiada.

Permitidme una invitación a abandonar el trono.

Sentaos en el suelo.

Sí. -Sí, hombre.

Desposeeros incluso de los asientos.

Eh... ¿Puedes?

Nalga no tengo, no me puedo desposeer mucho más.

Siéntate, Imanol. Bien.

Veo que no habéis echado nada todavía.

Yo estoy mirando a ver, porque el anillo me parece poco.

-Yo te voy a meter una flor en el zurrón.

-Es verdad, lo de la flor de ida y vuelta queda muy socorrido.

-No, porque los regalos no se...

Espera, Pepe, que te quiero poner mirando a cuenco.

Venga. (ANA) Dani, ¿en serio?

Puedes acompañarnos, si quieres. Ah, yo también. Claro.

Estoy por sacar el Twister.

Vamos a intentar escuchar nuestra voz.

¡Mira ahora ella! Mírala.

Vamos a intentar escuchar nuestra voz interior.

Imanol,

vamos a empezar por ti.

Escuchemos tu voz interior. A ver.

¿Qué dice tu voz interior, Imanol Arias?

Tengo una sed del carajo.

Tiene una sed del carajo.

Porque no tiene una fuente contrastada.

Yo estoy oyendo... Yo estoy oyendo algo que dice:

(ANTONIO ALCÁNTARA) "Me cago en la leche, Merche".

Me cago en la leche, Merche.

Me cago en la leche, Merche.

¿Qué está pasando, Imanol?

¡Desposéete de esa voz!

¡No escuches esa voz! ¡La voz de tu fama!

Podéis volver a sentaros, podéis volver a alcanzar la altura.

Levantad. Esto me ha cambiado la vida.

¿Eh? Me ha cambiado la vida totalmente.

¿Te has desposeído de algo?

Ay, sí. (TOSE)

Se nos muere.

Acabo de dejar de fumar para siempre.

He notado el impulso ese de... (TOSE)

Qué rico. ¿Qué rico qué?

La sensación esta.

No me puedo mover. ¿Qué te está pasando?

Ahora mismo estoy fatal.

Espérate a ver.

Tranquilo, que no es nada grave. Espérate.

Se nos va, se nos va Imanol.

¿Se nos va? Se nos va.

Ahora está escuchando su voz interior.

Mira, se le van los ojillos para arriba.

De acuerdo, gracias.

Imanol, he hecho lo que he podido.

He hecho lo que he podido. Te lo has cargado.

Imanol ahora es una yegua...

devorando pétalos.

Bien, creo que hemos asistido a una sesión de hipnosis.

Ahí está, ahí está.

Imanol, desposéete de la fama.

¿Qué le has hecho a Imanol? No lo sé.

Yo no me hago responsable de esto en absoluto.

Pero...

Pero...

Es el gomet, ¿eh?

Es el gomet, que tiene efectos secundarios.

Bien, muchas gracias. Muchas gracias, Imanol.

Huy, de verdad.

(Aplausos y vítores)

Pepe, tiene que...

Hermosos, no me deis las gracias.

Quedáoslas. Es que esta no carga.

Quedaos.

Adiós. Adiós, hermanos.

Adiós. Adiós.

De repente, esto parecía "Hipnotízame".

# Hipnotízame. #

Madre mía.

Creo que estoy escuchando el rugir de un motor.

¿A que viene el Rey?

(ANA) ¿A que no?

Os recuerdo que tenéis esto aquí.

# Dale a tu cuerpo alegría, Macarena.

# Que tu cuerpo es para darle alegría, cosa buena. #

¡Atención!

Sí, ahora me aplaudís, ¿eh?

¡Desgraciados!

Atención, que ha venido la feria a tu pueblo.

¡Antonio Resines!

¡Gracias!

Os pido por favor que os levantéis

porque estamos hablando de una institución,

expresidente de la Academia.

Esta sí que no la esperabais, ¿eh? Pero...

Podéis sentaros.

¿Esa moto va con ficha como los coches de choque?

Efectivamente, coño. Es como tiene que ser.

Yo te espero más con moto que con coche.

Pero es que no puedo.

Siéntate, Imanol, porque es que no...

Tiene una larga historia con las motos.

¿Cómo estás?

Estoy muy contento de estar aquí,

porque me parecéis unas personas excelentes todos.

Bueno, sí,

casi todos.

Bueno, ¿qué hacemos?

No sé... ¿Vienes con tu sección de siempre?

Sí, pero concentraos un momento.

Mi sección se llama "Resines de barrio".

Vamos a ver la cabecera.

(Sintonía de "Cine de barrio")

Es preciosa. Cada vez que me gusta más.

Y dicho esto, pensaréis: "¿Qué estoy haciendo aquí?".

Yo también lo pienso.

Os voy a contar lo que vamos a hacer hoy.

Os acordáis de que las revistas más importantes del mundo

hacen listas de famosos, de gente guapa, de ricos...

Rankings, ¿no? Lo que viene siendo un ranking, sí.

Pero revistas tipo "Forbes", "Time out",

"El diario montañés",

"El faro de Vigo".

"Telva". "Telva".

Hacen listas de famosos y tal. "Teleindiscreta".

"Teleindiscreta también".

Y yo voy a hacer una lista ahora

que se va a llamar "The new Resines time".

Qué bonito. "The new Resines time".

Sí. ¿Qué os parece?

A mí... A mí no me parece.

Yo no le veo grieta, vamos.

Esta es la lista de Resines. A ver.

Vamos a sacar a las personalidades más relevantes del siglo XXI.

Pensaréis que vais a salir vosotros.

No se sabe. (IMANOL) No.

No, no se sabe. Es un ranking.

Es un ranking que está estudiado y pagado.

¿Tú has pagado a gente para el estudio?

Yo he pagado a gente.

Voy a coger la chuleta, porque hay una serie de nombres

que os voy a proponer para que votéis sobre ellos.

Lo primero va a ser "líderes políticos".

Podéis pensar en... Donald Trump.

Porque hay dos tipos de personas: los de Donald Trump.

Y los de Donald "Tramp".

Y luego, Boris Johnson. Vale.

Espérate, que no me acuerdo cómo se llama este de Corea,

que es encantador.

Kim Jong-un. Kim Jong-un.

¡Kim Jong-un!

Kim Jong-un, efectivamente. Hombre claro.

Putin. Putin.

Merkel.

Me cago en la leche, Merkel.

"Me cago en la leche, Merkel" me gusta.

Ese te ha gustado a ti. -Ese es una camiseta.

Sí, pero vamos a ver, esto es importante.

Vale. Pensad en uno.

Ah, que digamos políticos relevantes.

(ANA) Obama. Obama.

(HIBA) Macron. Macron.

El líder político más importante

elegido por "The new Resines time" es:

(Redoble batería)

¡Hala, toma!

¿Quién ha dicho Obama?

Ana Milán, en directo, lo ha acertado.

Qué estilo, ¿eh? Qué "flow".

Parece el plató este. ¿No os parece?

Qué manera de bajar las escaleras, como el que está bajando...

Y qué manera de bailar con su mujer, no como el otro, el señor naranja.

¿Quién? Ah, sí. Trump.

Ahora, no se libra de una cosa:

mientras gobierna, la cantidad de canas que le salen a un presidente.

Hombre, por favor. Eso no compensa.

Vamos a la siguiente lista

de personajes más relevantes del siglo.

¿Siglo XXI?

No, siglo XXI. Artistas del silgo XXI, claro.

Es muy importante.

Os doy pistas.

No XX, XXI. -XXI ya.

XXI.

Barack Obama es del XXI.

Sí. Son todos del XXI.

Vosotros pensad en el XXI,

que es como si fuese el XX. Artistas.

Obama no es del XXI, Resines. ¿Cómo que no?

Como que no es del XXI. Gobernó en el XXI.

Como líder político sí.

Vale, vale, pero como persona no. En el 2008.

Siglo XXI. En el 2008.

Tú siempre quieres tener razón. No, es que la tengo.

¿Ves? Es que la tienes. Es una cosa diferente.

Pensemos en artistas. Vale.

¿Quieres que digamos, que tiremos ahí...?

No valen estos tres.

No valen porque no valen, y ya está.

Porque es mi ranking y no me da la gana.

Banksy, Banksy. Banksy.

El grafitero este... Sí.

Ese no. Muy bien.

-Jack Nicholson.

Jack Nicholson, por ejemplo, sería elegible.

Beyoncé. Esto que tú...

Beyoncé también.

Beyoncé. Beyoncé.

¿Se dice "Beyoncé"?

Se dice "liberté, fraternité y Beyoncé".

Sí, sí.

¡Me encanta eso!

Beyoncé, está muy bien.

Pero no es Beyoncé. No es Beyoncé.

He cogido un hombre y una mujer. ¿Qué os parece?

Me parece muy bien. Vale.

Una pareja. Os doy una oportunidad a cada uno...

¿Son pareja? Son pareja, sí.

¿Pareja que son pareja? Son pareja, ya está.

-Brad Pitt y Angelina Jolie.

Joder, qué tía, macho.

Venga, arriba. Sí, señor. Un aplauso.

-¡Ole! Brad Pitt y Angelina Jolie.

Es impresionante.

-Es que para mí es la pareja de artistas más icónica.

¿Dónde se ha visto esa belleza, por favor?

Pues en ti, que eres la Angelina Jolie de aquí, de España.

Muchas gracias. Esa cara que tiene...

-Pero no encontramos el Brad Pitt, pero la Angelina la tenemos.

Bueno, oye, Brad Pitt, bueno, hay gente...

Y no te estaba mirando a ti, o sea que no...

Hay gente muy interesante. Ya tenemos otra pareja más.

Pensáis que no, pero esto tiene un sentido.

Luego todo cuadra. Todo cuadra.

Mira la pareja. Imagínate lo que tiene que ser eso.

Eso era una locura. No poder andar por la vida.

Era una locura.

(IMANOL) Yo estuve en una reunión con ella.

-¡Y los hijos! -Y subí un ascensor...

¿Tuviste una reunión en un ascensor?

¿Cruzártela en un ascensor fue tener una reunión?

No. Era una cosa de la ONU.

Ella es embajadora de ACNUR, yo también.

Hicimos en Barcelona una charla, una conferencia, pasamos un día.

Estuve con ella durante todo día, quiero decir.

Qué maravilla.

Y al margen de lo normal, que es una persona excelente, estupenda,

es verdad que yo, durante ese día, lo voy a decir,

una cosa física, una luz,

una cosa...

No iba maquillada del todo.

Era una presencia...

Ella entraba e irradiaba inmediatamente... algo,

una luz.

Luego... Igual es que había...

Es verdad que me enteré que es una señora que se gastaba

cuatro millones de euros... En la luz.

No, en ACNUR.

Quiero decir, que es una señora que gasta dinero en esas cosas.

Y eso le da un poder, un conocimiento del mundo.

Ha estado en situaciones...

Y tiene una belleza...

Parece una diosa.

Tiene una belleza diferente. Como que no es de este planeta.

Claro. Es muy suave, tiene una luz tremenda.

Una relajación tremenda,

cuando lo que produce alrededor es un nerviosismo.

Es como un hormiguero y una cosa que va como la vela de un barco.

Qué bonito. Y alrededor, todo se mueve.

Fue una experiencia.

Yo no pienso volver a verla porque no me apetece.

¿A ti no te apetece ese hormiguero?

Yo creo que el hormiguero lo tenía Imanol, pero por otras razones.

Y no quiero decir nada con eso. Ya, ya.

Vale, bien, seguimos.

Seguimos porque hay cosas que...

Ahora pensaréis que qué voy a proponeros.

Estamos tocando todos los palos

que tienen que ver con la fama y el éxito.

Obama, Brad Pitt y Angelina Jolie. Estamos en la cima.

Tú te lo sabes, pero a estos no les veo yo que estén hilando

lo que estamos haciendo.

"Éxito" viene de "exit", que es "salida" en latín.

Éxito es salida.

Y "fama" viene de "faim", que es "hambre" en francés.

Y "Resines" viene de "resina", que es "árbol viejo".

No. Resines viene de un pueblo de Cantabria.

Ah, vale. Nada de resina.

¿Rovira viene de los supositorios? Pues no.

Te he pillado. No te puedo querer y odiar tanto.

Te he pillado.

Bueno, estamos con iconos del deporte.

Iconos del deporte, si queréis no decís nada

y que lo diga Hiba, porque lo va a adivinar.

Yo no me lo sé. Vale todo el mundo.

Para mí, el deportista es Michael Jordan.

No, Michael Jordan, no.

Porque Michael Jordan... Bueno, podría ser.

Es más del siglo XX. Sí.

Pero es que no ha jugado en el XX. Ya, perdón.

No estoy seguro, podría estarlo. (ANA) Maradona.

Maradona... Maradona, no.

Maradona, no, porque se ha muerto. Es del siglo XX.

¿Qué pasa porque se haya muerto? No salen muertos.

No vale gente muerta. Es del siglo XX.

Maradona fue siglo XX. Pero se murió en el XXI.

¡Pero no jugaba ya! Pero no...

¿Quién?

Este juego no tiene las reglas claras.

¡Yo pongo las reglas! No tiene las reglas claras.

¡Pero si le has dicho que no ponga el pie ahí!

Porque es muy feo. Hiba, por favor.

-Si me decís la nacionalidad, lo puedo adivinar,

porque en deportes estoy muy puesta.

Es que si te digo la nacionalidad no vale.

-Cristiano Ronaldo. -No, lo adivino.

Está entre los posibles, pero no es Cristino Ronaldo.

Dime la nacionalidad.

¿Deporte individual o colectivo?

Individual y colectivo, toma. (ANA) Nadal.

¡Sí!

¿Sí? Sí.

¡Sí!

¡Muy bien, joder!

Ha estado a punto de decirlo, pero has visto que os he dado ahí...

Porque existen los dobles. Claro, los dobles.

No sé muy bien qué estamos ganando,

porque estamos acertando según a él le dé la gana.

-El que está ganando es Resines, se está ganando su trabajo.

Yo lo elijo. ¿Ves?

Os voy a decir más cosillas.

Esto ya tiene que ver... 20 Grand Slams.

20 Grand Slams. ¿20 Grand Slams?

Es espectacular. Y 13 Roland Garros.

13 Roland Garros y... Y 86.

86...

torneos ganador, creo. Madre de Dios.

Esto es muy importante. Una nueva superestrella,

y tiene que ver con algo que hemos dicho antes.

Entran todas las variedades, canción, no canción, actuación,

músicos, no músicos...

Superstar de la música. Una superstar.

¿Te lo decimos los tres a la vez? Si os habéis puesto de acuerdo.

¿Queremos? -Sí.

-Dinos "uno, dos, tres", como si fuéramos tontitos.

Venga.

Bueno, en tres lo decís, no voy a estar contando todo el rato.

Una,

dos, dos y media...

y tres.

(LOS TRES) La Rosalía.

¡Muy bien!

# Si me das a elegir

# entre tú y la riqueza. #

(IMANOL) Qué momento este en los Goya.

Increíble.

Thank you so much.

Thank you, thank you.

¡Guau!

("Con altura")

(Aplausos)

Sí, señor.

Y aquí sí que os voy a pillar,

porque es imposible que adivinéis esta.

¿Cuánto apostamos? -Eso.

Cincuenta pavos.

Cincuenta pavos para cada uno y si no, te damos nosotros 50 a ti.

Efectivamente. Dani que no entre. Yo no entro.

Ya has cogido unas dietas de gira.

En un momento, te llevas unas dietas.

Esta es muy difícil que acertéis.

La pareja del año, y vale todo tipo de actividad.

La pareja del año. Sí.

Del año. Ah, perdón, explico lo del año.

Porque el 20 es como si hubiesen pasado muchos.

En fin, el año.

¿Quién es la pareja más importante

que ha hecho algo este año?

Hombre, hijo, que ha hecho algo, dicho así...

Algo muy importante.

Importantísimo.

"Importantérrimo". Lo más, "importantérrimo".

Ahora vamos a quedar de tontos.

Está clarísimo, y 50 pavos que me vais a dar.

Si no, no me lo juego.

Ha hecho algo que...

Han hecho, perdón. Han hecho algo...

asombroso.

No puedo decir lo siguiente, porque si no, sabéis quienes son.

-Pero puedes dar un poco de pista. Espera.

Espera.

Son de la misma nacionalidad, y son hombre y mujer.

Eso es una mierda de pista. En mi casa te hubieran echado ya.

Tú, en mi casa, al Quién es quién, no te dejan jugar.

Yo no voy a tu casa porque tienes una vida, francamente, horrorosa.

Más quisieras tú. Y si vas, ve un martes.

Ah, los martes... ¿Limpia los martes?

Sí, limpia, limpia, sí.

Bueno, vale.

A ver, una pareja...

que ha hecho algo importantísimo.

Y que, muy probablemente, nos va a permitir trabajar...

con asiduidad... ¡Que tú no lo digas, coño!

Que me digas un poco, Dani. Con asiduidad...

dentro de muy poco,

sin demasiados problemas.

Joder, macho.

O sea...

Estate quieto. Te doy 25 pavos.

Me pica aquí. ¿Qué te va a picar?

Me pica y me rasco. Estabas haciendo gestos.

Os voy a decir los nombres.

Os voy a dejar un...

¡Aaah! Pero es que no me sé el nombre.

-Dime algo. ¿De dónde son?

Dime algo.

-Pero sé lo que han hecho. Dilo.

La vacuna del COVID.

¡Efectivamente, otra vez!

¡Esta mujer es tremenda! ¡Impresionante!

Ugur Sahín y Öezlem Türeci.

Míralos, estos dos.

Te ha soplado Dani. No he soplado nada.

No son españoles. Has dicho que eran...

-No, de la misma nacionalidad. -Ah, perdona.

-Ni Obama tampoco.

Es que si decía turco...

Que por cierto, uno nace en Turquía,

para que vean en producción que me lo he estudiado,

uno nace en Turquía y emigra a Alemania

y la otra nació en Alemania, pero es de nacionalidad turca.

Yo tengo una duda. ¿Me puedes dejar la flor, por favor?

Te voy a imitar a Dani dándome una pista.

Le digo: "Te doy 25 pavos". Y me hace Dani...

Se estaba metiendo...

(RÍEN)

Hombre, claro. Y yo:

"Es que no te...".

Y me hace.

¿El que abolió la heroína?

-Yo tampoco lo entendía. Estaba así.

Yo sí lo he entendido. ¡Hombre!

Luego lo he visto así y he dicho: "Vacuna".

Hiba, te voy a decir una cosa:

de los 50 pavos que te dé Resines, me debes 25.

-No, nos debe 50 a cada uno en realidad.

Era una broma, no seáis tontos.

Vamos a estar gastando dinero en bobadas.

¡Qué chungo eres!

Luego pasáis por caja.

-Yo os voy a confesar una cosa.

Soy amigo de ese señor hace mucho

y me ha pedido por favor que no acierte nada.

Yo, realmente, he jugado a favor de Antonio.

Ah, pensé que eras amigo de los turcos.

-Yo también. Como conoce a todo el mundo.

Yo quiero ir en el ascensor que vaya Imanol.

Pero debe estar lleno: Angelina Jolie, los turcos...

Una cosa tremenda. -Tuyo.

Y entonces digo: "Me comprometo".

-Claro. Es verdad.

Pero lo que no te he dicho es lo que voy a decir ahora.

Esto parece un concurso. Le vas a quitar...

Superhéroes. ¡Epa!

Aquí valen todas las nacionalidades.

Superhéroes. Superhéroes.

Eh... Sí.

¿Del siglo XXI?

De toda la vida. De toda la vida.

Se han hecho películas sobre ellos en el siglo XXI fundamentalmente.

Sobre ellos. -Pues yo he hecho...

Sí, porque son todos tíos. Dani y yo hemos hecho una.

-Eso de que los superhéroes son todos tíos.

Superhéroes de mentira, excepto American Woman y pocas más.

¿Qué dice? ¿American Woman no es?

Wonder Woman.

(RÍEN)

-Escuchadme una cosa, chicas.

-Es muy fuerte.

Antes no me aplaudíais y ahora os reís de mí.

Vaya, vaya... Vaya grada, de verdad.

Bueno, pues eso, superhéroes masculinos.

Perdón, no lo he explicado bien.

Los llevo aquí todos. -Es verdad.

Es verdad, tienes ahí... -¡Es verdad!

Mira la camiseta de Ana.

¿Por qué te crees que lo hemos dicho?

Para hacerte un homenaje. ¡Pues no son esos!

¿No son esos? No, no.

¿Ninguno? Son lo Ñ-Men.

Ñ-Men. Ñ-Men.

Ya sé por dónde va. Ñ-Men.

Ya sé por dónde va.

¡Mira! Superlópez, Anacleto,

Resinespiderman.

¡Pero qué idea, por Dios!

Nos faltaba Viyuelezno,

que no hemos podido comprar la película.

Impresionante.

-Imanol parece Justin Bieber. Le han puesto un flequillo tremendo.

-¿Ese es mío?

-Que sí, que sí, estabas muy Justin Bieber.

Esta es la sección que... Hoy ha sido más rollo concurso.

Claro. Es que todavía estamos definiendo un poco la sección.

A veces es concurso, a veces hago cosas...

¿Ya te vas? Yo me voy, sí.

Te lo llevas muerto. Es una cosa...

-Has mejorado mucho las gráficas.

Sigue así, Antonio, que lo vas a conseguir.

Yo creo que un par de años yo, vamos...

Antonio. Que me voy.

Me da mucha pena tenerte que despedir.

Adiós, amigos.

Muchas gracias por este momento concurso.

Luego si eso ya...

Me quiero hacer suscriptor de la revista esa.

Después de eso...

Después de esto, aparece esta imagen...

(Truenos)

¡Hombre, Mari Ouija!

(RÍE)

Parece la gitana que pones arriba de la tele.

(IMANOL) ¡Ay, ay, ay!

¡Mari Ouija! Estás bien, ¿no?

Buenas noches, buenas noches. (ANA) Buenas noches.

Muchas gracias por haber venido hoy aquí.

Ahora voy a hacer algo que este presentador no es capaz de hacer.

¿El qué?

Son preguntas incómodas.

Bienvenidos a mi sección, que se llama

"Perdón por la pregunta".

(RÍE)

Yo no me responsabilizo a partir de ahora.

Ni el programa ni Dani Rovira se responsabilizan.

Tú muy cómodo, sí, sí.

Ahora vais a notar una energía

que yo os voy a transmitir a ustedes

y vais a notar cómo os vais a ir dirigiendo adonde quiero yo.

A ver. ¡Que es a la mesa!

Es verdad. ¿No notáis como...?

Bien, bien, bien.

Dirigirse a la mesa.

Ponte aquí, Ana, conmigo. Allí, al lado del Dani.

Aquí.

Os voy a explicar... Tranquila, no te hago nada.

Échate un poco más para acá.

Tampoco tanto.

¿Te imaginas esto en mesa camilla, qué a gustito?

Qué a gustito esto así, acolchadito.

Yo me acuesto aquí y no me levanto. Escúchame una cosa.

Os voy a explicar de qué va esta sección.

Aquí hay unas cuantas preguntas.

Con mis poderes, la tarjeta va a ir

hacia alguien de ustedes. Muy bien.

Tendréis que coger la tarjeta, leer en alto.

Hay una pregunta incómoda.

La vais a leer...

Esto está quedando en el imaginario español: "incómoda".

¿Eh? Para que la gente entienda.

Pregunta incómoda.

Se lee la pregunta,

y se la pasáis al que más coraje os dé.

Vale. Y esa persona responde.

No tiene que ser mal coraje. Dani incluido.

Dani incluido, sí.

Sí, Dani incluido también. Y tú también.

No os lo toméis... ¡Yo soy la que mando aquí!

¡A mí no se me pregunta nada!

Ni los ríos ni las cordilleras, nada.

-No, no. Por favor.

Por favor, ¿eh?

¿Estáis preparados? Bueno, venga.

Voy al tema. -Venga.

Vais a notar los poderes cómo son de bestias.

Lo que pesa la mesa. ¡Iah!

(Truenos)

Ahí.

El otro lado está más cerca. Es que soy zurda.

Vámonos.

Hiba, lee la pregunta en voz alta.

¿En voz alta? Sí, por favor.

Si no nos enteramos. Es lo que tiene.

"¿De qué tienes fama cuando te emborrachas?".

¿A quién le pasas la pregunta?

Oh... A mí no me mires.

¿De qué tienes fama cuando te emborrachas?

¿A quién le pasas la pregunta?

Te ha tocado, no te hagas el longuis.

No mires para arriba.

Por cercanía.

-Me pongo muy pesado, hablo mucho, me pongo muy llorón,

muy bailón y termino vomitando.

-Vamos, no te falta de na.

-Vomito. Qué arco, ¿no?

Qué recorrido. Qué maravilla.

-Me quedo como si me hubiera comido un pavo y me voy a la cama.

Y ya está. No, desde luego.

Muchas gracias por... -Por todos los detalles.

Por todos los detalles.

Ahora lee tú otra pregunta del taco, Imanol.

Ya explico yo las cosas, ¿vale? Perdón.

(RÍE)

Quiero ver el poder. Pásame esto.

No, eso está pegado. Eso está pegado por atrezzo.

Mira cómo aguanto el fuego.

¡Es impresionante! ¡Es impresionante!

(Aplausos)

"The father of the dragons". Cuidado ahora.

Pásame tu currículum, que lo mismo te llamo.

Cuidado ahora.

Ahora... El que no arde.

Adelante, Imanol,

con esa voz que tienes.

Para Ana. Pero léela primero.

Sí, pero para Ana. Ya la tienes. Hostia, ¿eh?

Este tira a dar.

"¿Qué cosas malas opina de ti la gente

la primera vez que te conoce?".

-Ah, yo te lo cuento enseguida. Yo soy de contarlo todo.

Que soy borde. No, hombre. ¿Por qué?

Pero es que no lo soy.

No lo eres. Claro que no.

-Claro que no, ¿entiendes?

-A veces, un poco. Eres vehemente.

Muy vehemente. Esto me lo decía mi madre.

Que soy borde, luego se dan cuenta que no.

Que...

Ya, ya.

¡Gracias! ¡Ay!

¡Gracias!

¡Ahora lees tú la pregunta!

¿Esto sale por aquí? Sale por donde tú quieras.

Para Dani.

¡Toma ya! -¡Toma ya!

Dani. Estaba esperando.

-Pobre, está ahí: "¿Qué pinto aquí?".

-No pongas cara de vaca. No, yo sé que tú me quieres bien.

Pues claro.

"¿Con qué famoso te has puesto más nervioso y por qué?".

Oh... Con qué famoso me he puesto más nervioso y por qué.

Con varios, porque a pesar de... Con el que más.

Con el que más... O con la que más.

Estoy aquí que parezco bajita.

Fue el día...

No, perdóname. ¡La única bajita aquí soy yo!

¡Vamos a ver!

Voy a decir dos. Venga.

Voy a decir dos.

(Aplausos)

A ver ahora. La primera fue cuando me...

¡Gracias, Dani! ¡Gracias!

Lee la pregunta. La voy a leer yo.

Cuéntamelo rápido.

La primera fue con Emilio Aragón, en un ascensor.

Echa para allá. Y la segunda fue con Miguel Ríos.

Es con Miguel Ríos. -Es que Miguel Ríos impone.

Me puse muy nervioso.

-Yo llevo enamorada toda la vida de Miguel Ríos.

-De David Summers, de Miguel Ríos... Tú vives enamorada, hija.

-No, David no era enamoramiento.

David era que yo lo quería.

Pero ¿tú te has enamorado solo una vez en la vida?

-No.

-Ah. Me habías preocupado. Lee tú la última.

Es importante una cosa que voy a decir.

Cuando despertéis, no recordaréis nada de esto.

O sea, que salimos. Sí.

Vale.

-Esta se la tengo que pedir a Ana,

porque tiene que ver con algo que me ha dicho antes.

Aunque estaría deseando que contestara...

-Oye, pues dale, dale.

Léela y... Una para ti tenía que hacerte.

"¿Qué caras pones para tener éxito en una cita?".

¿Cómo? ¿Qué cara pones?

Ella lo tiene fácil.

-Una cosa que aprendí.

Atención. Apuntad en vuestras casas.

Hola, Imanol.

¡Pero es que él te hace esto!

Te mira a los ojos, te mira la boca...

Hola, Imanol.

No lo hago tan bien como él. Por favor, hazlo tú.

Hazlo tú, que lo haces genial.

(Aplausos)

A ver.

¡Házmelo a mí! ¡Házmelo a mí!

Házselo a la bruja. Házmelo a mí.

La pobre, que tenga una alegría. Estoy aquí, para ti.

Lo importante en todo esto no es que seas una bruja o no.

Lo importante de todo esto es

la cantidad de risas que desprendes de la gente.

(Vítores y aplausos)

¡Porque hay COVID, si no, te meto la lengua!

(RÍE)

Mira, mira esto. ¿Lo ves? ¿Lo ves?

¡Ve a por él!

¡Ay!

Me ha encantado.

Bueno, queridos, subid aquí conmigo.

Eh... Vaya lujazo de...

Pues oye, os lo tengo que decir.

Habéis sido unos invitados de lujo.

Hemos pasado un rato superbueno. ¿Cómo lo habéis pasado?

Superbién.

-Muy bien. Yo esperaba que nos dieras un poco más de...

De cancha para lucirte, de verdad.

Te lo mereces, de verdad.

No se puede hacer un programa de humor siendo tan buena gente.

Te lo agradezco mucho.

-Yo quiero venir sola. ¿Quieres venir sola?

-Sí.

Pero entonces tienes que cantar.

Venga, ¿qué quieres? -Otra cosa.

-¿Qué quieres que cante? Venga, dilo.

¿El qué? -Hombres G.

-Nunca podría cantar tan mal como David.

(Risas y aplausos)

-Hoy viene a cantar alguien que canta muy bien.

Yo creo que sí. Me muero por la que viene hoy.

Quédate por aquí.

Hiba, muchísimas gracias. -Gracias a ti.

Eres amiga, te quiero.

A mí me da un gusto verte aquí y compartir esto contigo.

Habéis sido muy generosos.

Con invitados así, este programa va a ser un éxito.

-Disfrútalo y danos mucha alegría. Muchas gracias.

¡Imanol Arias, Hiba Abouk, Ana Milán!

¡Un lujo!

Bueno...

Es que con invitados así, lo normal es que este programa sea un éxito.

Qué lujo.

Si todavía queda alguien en este país que no es fan de Vanesa Marín,

deberíais serlo.

Porque además de cantar como los ángeles y de componer

como una poeta maravillosa,

tiene un don extraordinario para los idiomas.

Y a los hechos me remito.

Fíjate tú la muchacha, siendo de Málaga como yo.

Una cosa...

Hola, hola, hola.

Estamos aquí, en la casa oficial de Warner,

porque han quedado con Vanesa Martín

y le han dicho que viene a una entrevista de...

De un canal internacional oriental, que es mentira,

porque el canal oriental es este señor.

¿Cómo te llamas? -Jaime Wan.

¿A qué te dedicas? Actor.

¿De dónde eres? De Madrid capital.

O sea, que la vamos a engañar como a una coneja.

-Como a una cobaya. Eso.

-Como a un chino. No lo quería decir yo.

Y la vamos a invitar para que venga a "La noche D",

no sin antes hacerla un cuestionario

para ver si es digna o no de venir.

Y ¡tiri, tiri, tiri! -¡Tiri, tiri, tiri!

Le vamos a hacer entrega de su disco de oro.

O sea, que va a ser un cúmulo de sensaciones chulas.

A ver si se lo traga la boquerona.

Venga, vamos, Jaime.

Para la cadena asiática Shanghái Television.

¿Cuál de tus temas crees que podría despuntar

en panorama musical asiático?

-Es que no tengo ni idea.

No tengo ni idea. Me encantaría decirte un tema.

Pero allí, ¿qué escucháis? ¿Más movido o más tranquilito?

Todo. -Todo.

-Pues...

"Polvo de mariposa", te podría decir.

-Lo voy a apuntar. Muy bien.

Muchas gracias, Vanesa. -Nada.

-También nos gustaría pedirte un mensaje saludando

a nuestros fans de la cadena en chino, en coreano y en japonés.

Si quieres, yo primero. -Tú primero.

-Y tú repetir. -Hombre, claro.

Si no, puedo decir cualquier cosa.

(HABLA EN CHINO)

-Que difícil, tío. -Tú probar.

-Venga, una más. (HABLA EN CHINO)

(HABLAN EN CHINO)

Pero no. Tú tener que decir:

"tom", no "son".

-"Son".

-Primero bajar, luego subir.

"Tom"...

-"Tom"...

(HABLA EN CHINO)

(REPITE)

Muy bien, gracias.

Ahora, coreano.

-Venga.

-(HABLA EN COREANO)

-(REPITE EN COREANO)

¿Poder decir todo junto, por favor?

-(HABLA EN COREANO)

(Teléfono)

-Un momento, por favor.

Que... mensaje de móvil.

(LEE EN COREANO)

-(HABLA EN CHINO)

(Teléfono)

¡Pero joder, es que...!

(JAIME HABLA EN CHINO)

¿Con quién estás hablando?

-Perdón, es que tú no enterar lo que está pasando.

Esto es lo que está pasando.

Lo que está pasando... ¡Mira la madre que te parió!

Vanesa, es que te vamos a dar tu disquito de oro.

¡Y yo hablando aquí, en chino! (RÍE)

Es que Jaime es como muy efusivo. ¿Qué ha pasado?

Y yo mirándole a la oreja.

Digo: "Debe tener pinganillo, por favor".

¡Pero qué bonito!

¿Sabes cuántos discos son un disco de oro?

Sí, claro. ¿Cuántos son?

Son 20 000. 20 000.

Has vendido 20 000.

Ya estamos rozando el platino, por cierto.

Aprovecho para decirlo.

Bueno, Vane, esto está muy bien, te damos la enhorabuena...

Gracias. Qué bonito, por favor. Te lo mereces todo, pero...

te tienes que ganar el venirte o no como invitada a "La noche D".

A ver.

Orozco estuvo a la altura. -Efectivamente.

Pablo López estuvo a la altura, más o menos.

En este programa hablamos sobre la fama y el éxito,

así que te hacemos unas preguntillas

y dependiendo de la nota de corte...

Venga, venga, venga.

-Atención, Vanesa.

-¡Mira! -¡Mira, mira!

Qué cara de circunspecta. Sí, ¿eh?

"Cuestión de piel". "Cuestión de piel".

-"Cuestión de piel". La tercera.

¿"La piel"? No sé.

No, ¿no? -No. "Tic tac".

-Ah, "Tic tac", mira. Ay...

-Dios mío, pero ¿qué es esto? -No me sé el orden de mis canciones.

-Bueno, de este, más o menos. Siguiente pregunta.

-Vamos allá.

¿Cómo?

-Eh.. La B.

-Qué humilde eres. La respuesta es "más de 42 millones".

-¡Qué barbaridad! -¡42 millones! ¡42 millones!

Siguiente pregunta. Vamos allá.

-Me encantaría decir Bertín Osborne.

Me encantaría decir Bertín Osborne.

Pero...

Lady Gaga.

-Pues no, es Beyoncé. -¿Beyoncé? No le pega.

-Diría Maluma, la verdad.

Pero...

¿También he fallado?

-Sí, porque es John Travolta. -Hostia, John Travolta.

Mira, Vanesa, no tienes ni idea.

Venga, hasta luego. Ha sido maravilloso.

# Es una experiencia religiosa. #

¿Quién canta eso? ¡Enrique Iglesias!

(AMBOS) ¡Bien!

Con una pregunta, tenemos un listón superbajito en el programa,

y aunque no tengas ni idea ni de fama ni de éxito,

porque lo llevas intrínseco,

eres merecedora de nuestro...

Te cojo el disco. Gracias.

Te cojo el oro. Por favor...

Muchas gracias.

Te esperamos en nuestro programa... ¡Bien!

con los brazos abiertos.

Vanesa Martín, en "La noche D". Encantada.

Para todos ustedes, Vanesa Martín.

(Aplausos y vítores)

# Despedida y cierre # va la vuelta a la rutina.

# Lleva lo que tengo, # lo que fui y lo que soy.

# No me dan los brazos # para abrirlos, llevan miedo.

# Mi cuerpo se estrecha # siguiendo a mi corazón.

# Y me va hablando, # invitándome al ruido.

# Me va diciendo # qué tengo que hacer.

# Que no comprende que no diga nada.

# Que no me importa volver a perder.

# Me va diciendo que tengo la culpa.

# Que si mi vida es esto o aquello.

# No te entiendo, # no sé qué preguntas.

# Y aunque pudiera, no quiero.

# Ay...

# Y finjo cada noche # que me vuelvo loca

# y me voy muy lejos.

# Y me voy muy lejos.

# Ay...

# Yo sé que se me nota # la madera rota.

# Esto sana lento.

# Esto sana lento.

# Despedida y cierre # y a tus luces les fui dando,

# dos vueltas de llave # que no me guardan rencor.

# Retomé el camino # sin saber que había olvidado.

# Aprendí del velo # que al caer me rescató.

# Y me va hablando # de inventos y nudos.

# Va consumiendo mis ganas de hacer.

# Me pido al rato y de nuevo me agota.

# Ya no me importa volver a perder.

# Me va diciendo que tengo la culpa.

# Que si mi vida es esto o aquello.

# Yo no te entiendo, # no sé qué preguntas.

# Y aunque pudiera, no quiero.

# Ay...

# Y finjo cada noche # que me vuelvo loca

# y me voy muy lejos.

# Y me voy muy lejos.

# Ay...

# Yo sé que se me nota # la madera rota.

# Esto sana lento.

# Esto sana lento.

# Ay...

# Y finjo cada noche # que me vuelvo loca.

# Y me voy muy lejos.

# Y me voy muy lejos.

# Ay...

# Yo sé que se me nota # la madera rota.

# Esto sana lento.

# Esto sana lento.

# Despedida y cierre # va la vuelta a la rutina. #

(Aplausos y vítores)

Muchas gracias.

Por favor.

Muchísimas gracias.

Gracias.

Mi querida. ¿Qué dices?

¿Cómo estás? Feliz de que estés aquí.

Por favor, estoy feliz, encantada.

Esto de trabajar con amigos es una suerte.

De verdad que sí. ¿Me acompañas a los "sofales"?

Me encanta verte tan feliz y tan contento con este programa.

Hacía mucho que no nos veíamos. Mucho.

Intento estar en mi salsa dondequiera que estoy.

Y si estás tú, esto ya es una salsa, vamos.

Siéntate aquí, en el azul.

Qué bonito lo tenéis todo. No le falta un color al plató.

Me encanta la decoración. Dime un color, lo tenemos.

(RÍE)

Sí, me encanta.

Qué maravilla.

Qué guay hacer cosas con público.

Muchas gracias. Qué gusto.

Dentro de lo que se puede, ahí está nuestro público.

Qué guay.

Sí, la verdad que...

Y qué lujo.

Todavía me quedo impresionado con artistas como tú,

que con una voz y una guitarra, en un plató tan grande,

puedas llenar lo que tú llenas.

Es que es acojonante. Muchas gracias, Dani.

Me emociona que me digas eso,

porque parece que estamos hablando así como...

dos personas que no se conocen, y detrás hay una amistad

y una admiración por mi parte hacia ti

y un cariño tremendo.

Y de repente te veo aquí y es como que tenemos que ponernos formales.

No nos vamos a poner formales.

Nos iremos desestructurando poco a poco.

Sí que es verdad que nos conocemos de hace ya muchos años.

Yo, lo que siempre llevo a gala es el cómo nos conocimos tú y yo.

A nosotros, fíjate, y espero que sea por mucho tiempo,

nos unió la protectora de animales de Málaga,

de...

Sí, la protectora de animales de Málaga.

Él es el padrino, yo soy la madrina.

Y es una labor increíble la que hacen, como tú sabes.

Y la labor también de concienciación, de adopción,

de no maltrato, todo el cuidado.

No sé, el trabajo que hacen es increíble, muy generoso.

Y a mí me llenó de orgullo.

Es una de las facetas, de las...

No sé, de las cosas más bonitas que me han pedido para colaborar,

y yo creo que para ti también.

Y ahí nos conocimos la primera vez.

Nos unieron los "perretes" y los "gatetes".

Y a partir de ahí, muchos amigos comunes...

Y siempre deseamos que la protectora nos proponga

cualquier excusa para echarles una mano y para poder vernos.

Siempre nos vemos rodeados de pelos que no son nuestros.

Queda mal fuera de contexto, pero...

Es verdad.

Oye, estás en plena promoción de este disco maravilloso,

"Siete veces siete".

¿Qué significa el siete para ti?

Pues fíjate, el siete, es el séptimo disco.

Ah.

Es el séptimo disco y después... Claro, tiene su lógica.

Claro.

Y después me enteré que el siete...

Bueno, sabía que era un número mágico, pero no tanto.

Ah, ¿sí? Sí.

Y me dijeron que cada seis olas,

aparece una séptima que renueva la energía de todo,

que bendice lo que has vivido y te prepara lo nuevo que va a venir.

Y eso me encantó.

Al final, la fama es como una consecuencia del éxito.

Y eso tiene sus cosas buenas y sus cosa malas.

Tú te gestionas lo tuyo, pero ¿cómo lo gestiona la familia?

Yo te digo una cosa. Además, tú conoces a mis hermanos

y conoces a mi familia.

Mis padres son un ejemplo de...

Yo creo que de familia normal y corriente, en el sentido de que...

Mis padres, a día de hoy, o sea, a día de hoy, hoy,

mi madre me sigue diciendo que la acompañe a comprar los Reyes

el día 4 o el día 5. Claro, porque ella no...

Ella no entiende que esos días está...

Tú no te puedes meter en un centro comercial el 5 de enero.

Ella, hasta hace un par de años, que le dije:

"Mamá, ¿podemos ir el día 30 o el día 2, un poquito antes?".

Claro.

Y ella no lo entiende, y me dice: "Tú tienes que ser buena famosa".

¡Mira mi madre! "Tienes que ser buena famosa".

"Sonreírle a la gente". Y yo: "Mamá".

"No, porque hombre, se te acercan".

Y ahora yo, a lo mejor, yo,

mi madre al lado,

cogiendo un chándal para mi hermano, unos tenis,

una Play o yo qué sé.

O cualquier cosa, una pulsera de... No voy a decir la marca.

Sí, porque Play no es una marca. ¡Es verdad!

Y ella cogiendo allí y yo, detrás de ella,

haciéndome fotos con la gente que se me acerca.

Le digo a mi madre: "¿Qué tal? ¿Bien?".

Y mi madre: "Muy bien, hija. Así tiene que ser, claro".

Entonces, yo, claro...

La gente, normalmente, se te acerca con mucha educación,

con mucho respeto.

Entonces, ellos han aprendido, con el tiempo,

a que cuando alguien llama a la puerta de mi casa:

"Hola, queremos ver a Vanesa".

Pues mira, han aprendido a decir que no es posible.

Pero no te creas, ¿eh? Que cuando estoy yo dentro,

mi madre hace así: "Un momentito". "Que está aquí".

"¡Vane!". "¡Vane!", claro.

(Aplausos)

Qué fuerte.

(LARA) Dani, Vane, están todo el programa

hablando de fama, de éxito, bla, bla, bla.

Pero ¿se animan a que los desafíe

para saber cuánto saben del tema?

Ah, sí. Nosotros somos muy de desafío.

Vengan por aquí.

Es una colaboradora que tenemos que es de...

Que es de Trebujena.

A Vane le puedes plantear lo que sea, porque te lo hace siempre.

Vamos a ver. -A ver.

Lara, Vane. Vane, Lara.

¿Qué tal? -Encantada.

-Adelante. Así está bien iluminada, bien radiante.

Ojo, ojo con el éxito y la fama.

Sabemos que puede ser muy fugaz. -Sí.

-Como la carrera musical de Jesús Vázquez, por ejemplo.

¡Hostia! Pero ¿cómo te acuerdas de eso?

Tengo memoria de elefante.

¿Te acuerdas que Jesús sacó un disco?

-Claro, la de:

# A dos milímetros escasos de tu boca. #

-Un éxito. Eso ha sido un éxito.

Bueno, en un momento estás acá arriba

y otro día, nadie se acuerda de tu nombre. ¿Cierto, Roberto?

Cierto, Asunta. Sí, esto es así.

-Pero él se recicló muy bien. Como presentador es maravilloso.

-Es un genio, sí. La fama va y viene, chicos.

Menos la mía, que tiene Alzheimer. Mi fama no...

No vino nunca. No, se fue, pero no volvió.

Qué pena.

Van a jugar por turnos. Vale.

Es un desafío que les voy a poner.

Vamos a poner unas fotografías

con personalidades muy famosas españolas

durante 30 segundos.

Cuando sepan el nombre, pulsan y dicen el nombre.

Ojo, que parece muy fácil, pero no es tan fácil.

Solo tendrán dos segundos por cada personalidad.

¿Eso es poco, mucho? Dos segundos es poco.

Para mí es poco, para mi ex era suficiente.

¿En dos segundos? ¿Era el colibrí del amor?

-No era ni precoz, era pre. Era pre.

-Era pre, no llegaba ni a precoz.

¿Lo tienen más o menos claro? Sí.

Si Fernando Simón se lo explica.

-Sí, sí. -Perfecto, perfecto.

A ver, para ponerle un poco de chicha,

porque todo concurso tiene un premio.

Claro, es que si no, competir... ¿Para qué?

¿Para contar a los amigos nada más? No, no.

Sé que los dos son muy perreros. (AMBOS) Sí.

-Vamos a competir entonces por...

¡esta belleza!

-¡Por favor! -No es un cheslón para Perdomo.

¿No?

No, es una camita para sus hermosos cachorros.

¿El que gane se la lleva? Para Bruno o para Carapapa.

Eso es para Carapapa, te lo digo ya.

-Bueno, el tamaño de mi Carmela.

Pues a Carmela le compras otra. Para Bruno sería la almohada.

-¿Para Carmela entonces? -Carmela.

-¿Para Carmelita? -Sí.

-Perfecto. Concéntrate en Carmelita. -Sí.

-¿Te concentras en Carmela? -Sí.

-Vas a ser la primera. -Venga, vale.

Adelante.

Adelante entonces. Empieza a perder.

Vamos, Vane. -Vamos a ver.

-Mira Bruno. Es Bruno, es Bruno.

Mira esos ojos, dice: "Mami, tráeme la camita".

-Qué guapo. Es más inteligente y más guapo.

-¿Estás preparada? -Venga. Vamos, Bruno, por ti.

Ay, por favor. -Es muy rápido, Vane.

Pasa muy rápido. Tu mano sobre el pulsador.

Esta musiquita que ponen de fondo,

de una película de Liam Neeson, que secuestran al hijo.

-Sí. Una musiquita muy fresquita.

-A ver. Are you ready?

Atenta, Vane. -¿Qué?

-Dos, uno. -¿Qué?

-Dale, Vane.

-El cocinero.

José Ramón. -Dale, dale.

-¿Qué dice? Pero ¿cuánta gente hay?

Esta es Hiba.

Nada. -Bien.

-El futbolista, joer.

-Dale. -La actriz.

Perdón, es que no me dejáis.

No me dejáis. Arturo Reverte.

-Vamos. -Fernando Alonso.

-Muy bien.

-El Dandi, Cali.

Jesús Quintero. -Dale.

-Este me encantó. El tuyo en "Apellidos vascos".

-Dale, dale. -¡Gasol!

-¡Ya!

Muy bien, Vane. -¡El sastre!

-No te preocupes.

Había que decir el nombre, no la profesión.

El actor, el futbolista. -Es que no me dais el tiempo.

Y con uno que he currado yo, dice: "El tuyo".

Carmen. -La Machi, Carmen Machi.

"El tuyo".

¿Cuántas has acertado? Ahora le digo.

# Te has quedado sin camita. #

Ha acertado seis. ¿Seis?

Muy bien, aplauso para Vanesa Martín.

-Seis personas y tres profesiones.

-Cinco, cinco aciertos me dicen.

Cinco aciertos me dicen.

Imagínate: escorpio, sagitario, aries.

A mí me pasa...

Nada, te quería acariciar un poco.

No, y que se me ha caído la baba.

A mí me pasa cuando veo una puerta que dice: "Tire", y yo empujo.

-Claro. -No es tan fácil.

"Push and pull". ¿Cómo está?

Yo estoy muy preparado porque esa cama es para Carapapa.

Te veo un poco tenso, como un teletubbie en una cama de velcro.

Estás un poquito tenso. No veo venir tus chistes.

¿No? Bueno... No los veo venir.

Mira, mira, mira.

Pero mira Cara de Papa.

La pobre está en el suelo. Mira Cara de Papa.

-Pobrecita. Está en el suelo.

-Tienes más presión que bautizando un gremlin.

-Me da pena en el suelo. -Mirad esos ojitos.

Vamos.

Qué presión Carapapa de fondo.

Vamos, Rovira. Vamos.

Yo no veo un carajo.

¿Estás preparado? Vale.

Comenzamos. Vamos.

¡Vamos, Rovira!

Tres, dos...

Vamos, compañero, dele. Vamos.

Eh... No sé quién es.

Eh... Tampoco sé quién es.

Iniesta. ¡Vamos! ¡Bien!

Rosa Villacastín.

-¿Qué? Carolina Marín.

Eh... ¡Duato!

El de las motos, que tiene otro hermano también con las motos.

¡Almodóvar! ¡Bien!

¡Perales!

Eh... ¡Kortajarena! ¡Bien!

¡Superlópez!

-¡Bien! -¡Dale!

Eh... No sé quién es.

¡Bien!

¡Tiempo! Un tío que es muy guapo.

-Ya, ya, ya. -Tiempo, tiempo.

Tiempo, tío. Tiempo.

¡Mayra Gómez Kemp!

Estás más tenso que Flo en un puesto hippy. Ven.

-Muy bien.

-Bien, Rovira. Muy bien, muy bien.

¡Ay, qué tensión!

¿Quién habrá ganado, chicos? -Muy bien.

-Carapapa o Bruno. A Bruno le va a quedar como una almohada.

-Sí. -¿Quién habrá ganado?

¿Quién habrá ganado?

¡Siete aciertos Rovira! ¡Se lleva el premio Cara de Papa!

(Aplausos y vítores)

¡Vamos, Cara de Papa!

-"Cara de Papa", dice.

No es Cara de Papa, es Cara Papa.

-Tengo un problema con las preposiciones.

Vale, vale.

Cara Papa.

Chicos, ya saben, esto es emocionante,

pero no se me emocionen mucho.

Saben que el éxito es tan fugaz como un youtuber con mucho dinero.

Así que, felicitaciones, Carapapa. Felicitaciones, Vanesa.

-Muchas gracias. -Lo has hecho muy bien.

Muchas gracias, Lara. A ustedes.

Volvemos.

¡Vamos, Carapapa!

Vente conmigo.

Te pone nerviosa el juego. Son muy rápidos los nombres.

¿Sabes qué pasa con las camas de los perros? Que ellos...

Yo he tenido camas grandes y pequeñas,

perros grandes y pequeños

y el grande se pone en la cama pequeña...

A Bruno le encanta la cama de Carmela.

Claro.

Y bueno, es que es muy caluroso.

Dime tus referentes.

¿Referentes?

Referentes de la música, gente que a día de hoy...

la ves, compartes momentos, pero no dejas de ponerte nerviosa.

Sí, me pasa con...

Mira que... Pero me pasa a día de hoy, la verdad,

todavía con gente.

Me acuerdo que me puse supernerviosa

la primera vez que conocí a Joaquín, a Sabina.

Lo conocí en el Wizink.

Fui a verlo, y de repente me puse atacada.

Yo creo que era... Que no dije nada interesante.

Nada.

Con él ya, a día de hoy, por suerte, tengo...

Ya estás más relajada con él. Claro, somos amigos.

Y para mí es un referente obviamente

y una fuente de inspiración tremenda.

Pero no deja de irse ese poquito de nervio,

fíjate,

como ese respeto por encima de...

Y muchas veces digo: "Pero si es mi amigo ya".

-¡Ya voy yo solo!

Perdón, perdón.

¡España! ¿Qué pasa?

-¡Mira! -¿Qué pasa, España?

Perdona, Vane.

Vanesa.

Qué bueno, de verdad. Gracias.

Una sorpresa, ¿no?

Eh... Sí, porque el cordón de seguridad es bastante férreo.

Estos chavales no funcionan bien.

Dani, tienes un programa fantástico. Perdóname.

¿Quién eres? ¿Qué haces aquí?

Me llamo Carlos Roma. Al revés es "Amor".

Vengo aquí a pedir una oportunidad, porque yo estoy viendo...

¿Queréis que tenga una oportunidad, público?

(PÚBLICO) ¡Sí! -¿Sí o no, hombre?

(PÚBLICO) ¡Sí! -¡Ese es mi público!

De España para vosotros.

Pero...

Perdón, ¿Carlos? Carlos Roma. Que al revés es "Amor".

Es un juego de palabras que he hecho yo.

Vale. Te voy a echar en un minutos.

¿Cómo que un minuto? Escucha una cosa.

No olvides de dónde has venido. No de tu casa.

Tú has ido de abajo a arriba.

Tienes que darle la oportunidad a la gente que empieza,

en esta casa, la Primera, la casa de todos. La vuestra también.

Pero...

En el corazón os llevo, y os quiero.

Os quiero a todos.

Por favor, un plano a los pantalones.

Alguien que quiere una oportunidad y se pone estos pantalones,

no está muy bien de la cabeza.

Bueno, Dani, te voy a decir una cosita que quiero que sepas.

Vane, sigo tu carrera. -Muchas gracias.

-Me encanta tu música. -Gracias.

-Te voy a dedicar una canción. -Venga.

Ah, porque cantas. -Sí.

# No te pude retener.

# ante...

# Entre tanta multitud. #

A ver, coño, aplaudid un poco.

¿Qué pasa, España? He llegado.

Bueno, me gusta cantar.

Me voy a poner un poco cómodo. Buen sofá.

A ver, por situarnos, Carlos.

Quieres ser cantante.

Yo quiero ser cantante, y he empezado como hace diez años.

He ido a "Operación triunfo" 1, 2, 3 y 4.

Yo soy fan de "OT" y no te he visto en ninguna.

Porque he ido de público. No quería...

No quiero yo eclipsar.

Te ha gustado esta. -Me ha encantado.

-Soy un tío acostumbrado a andar en tele.

Vengo a presentarte un videoclip.

Porque veo que a Cristina le dais oportunidades,

como trabaja en la tele y una tía famosa.

Pero los que estamos empezando en este mundo tan duro del arte,

necesitamos una oportunidad. ¿Sí o no?

(PÚBLICO) ¡Sí!

-Esa es mi gente que yo quiero aquí, conmigo.

-Qué barbaridad. Qué pantalones.

Se está haciendo con el programa. -Escúchame. Te traigo un videoclip.

Solo quiero que lo pongas. Vale.

Antes de eso, por ver qué nos vamos a encontrar.

¿Cuál es tu registro? ¿Qué nos vamos a encontrar?

Nos vamos a encontrar una canción ligera.

Yo vengo de...

Mis influencias son Naím Thomas. ¿Quién?

Naím Thomas.

Algunos no lo conoceréis. Juan Camus.

Acabo de estar con él en un karaoke. Un éxito tremendo.

Y...

¿Qué más cosas?

He estado en muchas orquestas.

Soy un hombre acostumbrado a la orquesta, la música y los bailes.

Mira, así un poquito. De repente te hago así.

Así, mira. Suavecito.

Gracias, es que soy un sex-simbol.

Vane, lo dejo en tus manos. Nos quiere poner un videoclip.

-No, yo estoy por agradar.

-Tú has empezado desde abajo, como todos.

-Por eso, yo entiendo el esfuerzo.

-Y yo me he colado aquí, que vengo de Lugo.

-Y todos, alguna vez, hemos tenido un estilismo terrible.

Que no es tu caso.

-Lo dices de broma, ¿no? -Claro, irónicamente.

-Tiene un humor fantástico.

Es mejor que veamos el videoclip porque es una muestra de mi arte.

Para todos vosotros que estáis viendo esta,

vuestro canal, en vuestra casa,

para toda España. Mete el videoclip ya.

Mete el videoclip, Toni.

# Recuerdo aquel día. # Estabas con mi amigo.

# Y mientras yo bailaba,

Es un temazo.

# yo te acariciaba.

# Yo no soy amigo de mi corazón.

# Corazón que llora y ama sin razón.

# Ahora despido nuestros lazos.

# Y un buen... podía yo quererte.

# Y es bastante fuerte. #

Es que es un puto temazo. No me jodas.

Esto es un temazo, tío.

Es impresionante. España, esto es un temazo.

(Vítores y aplausos)

Gracias. Ahora sí, ahora estáis conmigo.

Carlos, si no te importa,

si no te importa, de una manera supercordial,

voy a llamar a seguridad porque te vas a ir.

¿Por qué, Dani? Déjame un poco más.

Por favor, seguridad, ¿podéis venir?

¡Dani, que tú eres un tío humilde!

Parecías más majete.

Pero las seguridad es porque fuera hay muchos fans.

No me toques, que hay COVID. Voy yo solo.

No me toques, con esa porrita. ¡No me toques!

¡Un saludo, España! ¡Estoy con vosotros!

¡Carlos Roma!

Para ti.

¡No me toques, coño!

O sea, este plató...

Esté plató es más franqueable que el Capitolio.

La perseverancia es un valor al alza.

Oye, Vane, no sé si has visto los dos primeros programas.

Yo...

Yo lo que quiero es, como sois tan grandes.

Primero vino Pablo, luego Orozco, les he hundido la vida artística,

¿vale?

En unos retos que me gusta hacer. Sí.

Pero yo te quiero retar

a ver quién compone mejor en el momento.

Venga. ¿Cómo lo hacemos?

¿Aceptas el reto? Hombre, por favor.

Voy a pedir unas guitarritas. Vane con la suya,

y a mí que me traigan una guitarra, por favor.

Muchas gracias. Bueno, bueno, bueno. A ver.

(Aplausos)

La verdad que...

(Acordes guitarra)

Yo sé que esto es un compromiso para vosotros,

porque como yo lo hago todo tan bien.

Ah, está aquí la guitarra.

No sé ni cogerla del atril. Ahora.

"Del atril", dice. La madre que lo parió.

Para que veas los conocimientos que tengo de música.

Eh... Te planteo un juego.

Venga.

Yo te voy a decir tres palabras.

Las que se me vengan a la cabeza.

Y tú, con esas tres palabras, tienes que hacer...

Un trocito de canción. Un trocito improvisado.

Venga. Miedo me da. ¿Sí?

Venga. Vamos a ver.

Las palabras van a ser:

(CARRASPEA)

Noche.

¿Qué ha dicho ahí? Creía que era Carlos Amor.

Noche.

Noche.

Pie.

Guau.

Y constelación.

# Lo tuyo y lo mío es constelación.

# Me siento a mirarte # y nunca me canso.

# Si le damos pie a la noche.

# Si le damos pie a la noche,

# podremos salvarnos. #

(Vítores y aplausos)

Eh... Bueno, bueno, bueno.

O sea...

Vaya mierda, Vanesa.

Esto es muy importante que se quede grabado,

por si sale de aquí algo.

¿Esto no es de un tema tuyo ya? No, qué va.

Ostras. Digo yo, podría ser.

No sé por qué me meto en estas cosas.

Venga, dale. Tengo que decir tres, ¿no?

Sí. Venga.

No voy a ser muy cabrona, ¿vale?

Eh... Gracias.

Alma.

Eh... Horizonte.

Y sofá.

Alma, horizonte y sofá.

(CARRASPEA)

(TARAREA)

Es que yo tengo un problema con el tono.

Desde chiquitito. Me encanta él.

Yo, cuando nací, mi madre dice: "¿He tenido un niño o una niña?".

Dice: "Ha tenido un desafinado".

Alma, horizonte y sofá.

(TARAREA)

# Desde el sofá...

# abro la ventana # y miro el horizonte.

# Desde el sofá.

¿Cuál era la otra palabra.

# Desde el sofá...

# mi alma no ve más allá.

# Por eso al abrir la ventana,

# te veo pasar.

# te veo pasar. #

(Vítores y aplausos)

Muy bien.

Me la has cerrado tú, pero es como cuando alguien te abre un bote,

pero casi lo tenías abierto tú.

Muy indie, muy guay. Muy indie, vale.

Otra.

Las palabras van a ser las siguientes:

pantalón. Pantalón.

Dudas.

Guau... Dudas.

Y...

siempre.

# Si me desabrocho el pantalón

# vendrán las dudas.

# Si me desabrocho el pantalón

# vendrán las dudas.

# Siempre es la misma respuesta

# a tu piel con mi piel.

# Seguimos dando vueltas. #

(Vítores y aplausos)

Bueno...

Venga, voy. Me encanta este juego. Venga, tres palabritas.

Invitadme para jugar a esto.

Por favor. Esto lo podemos hacer en casa.

Me encanta.

Esto paténtalo, porque te lo está quitando ya la gente.

¿Esto? Giochi Preziosi lo está ya...

Lo está ya... patentando. A ver.

Cama. ¿Cómo?

Cama. Cama.

# Cama, cama, cama, cama... #

Aire.

Cama, aire.

Adiós.

# Despierto...

# por la mañana.

# Y el aire de esta habitación.

# No te encuentro en mi cama.

# Tengo que aceptar # que me has dicho adiós. #

(Vítores y aplausos)

¡Bien!

Muy bien. ¿Sí?

Oye, oye.

Oye, podíamos montar un dúo.

Me ha gustado ahí...

"Tengo que aceptar que me has dicho adiós".

Tengo que aceptar que me has dicho adiós, claro.

En una nota, hija puta, y no me lo has dicho a la cara.

Claro.

¿Te imaginas?

¿Te parece si acabamos una los dos a la vez?

Venga, por favor.

Tú dices una palabra, yo otra y tú otra y la hacemos juntos.

Como final de este reto en el que te he reventado.

Venga, a ver.

A ver qué digo yo ahora.

Cuidado con las esdrújulas, que son difíciles de rimar.

Ay, pues te iba a decir una esdrújula.

Adelante. Pero no, espérate.

Da igual si estoy a tope.

Si yo tengo ya la carrera musical perdida.

Sedúceme. Sedúceme.

Ahora tú. Vale.

Fruta.

Fruta.

Un psicoanalista está flipando ahora mismo en casa:

"Lo que está sacando esta gente de su cabeza".

Derroche.

Derroche.

Fruta, derroche

y sedúceme.

Vamos a hacer, espérate.

# Esta historia, # esta historia tuya y mía

# me sabe a puro derroche.

# Me sabe a derroche

# esta historia tuya y mía.

# Y tus ojos de fruta madura # y tranquila.

# Sedúceme como la última vez

# con tu derroche y con mi fruta.

# Madura. #

(Vítores y aplausos)

¡Vanesa Martín!

Ay, por favor.

Por favor, qué desastre.

Qué bonito. Qué divertido.

Es divertido.

Bueno, si antes...

Antes...

Esta la tenemos que ensayar más.

Hay que ensayarla, pero esto está para lanzarlo en dos días.

Bueno, Vane, que no tendré nunca

un saco suficiente de gracias que darte

por haber venido aquí, por haber sido tan generosa,

por regalarnos tu talento

y por regalarme un ratito con una amiga que echaba de menos.

Al final, lloro. No vayas a llorar.

No vayas a llorar, porque como nos estamos compenetrando,

voy a llorar yo también.

Y que muchísima suerte y que sigas siendo tan maravillosa como eres.

Mira que eres buena música, pero eres mejor persona.

Joder, qué bonito.

(Aplausos)

Por favor.

Y que vuelvas cuando quieras.

Yo...

quiero aprovechar que se hagan programas tan especiales,

tan llenos de contenido, con tanto personaje,

con tanta historia de verdad, con tanto mensaje y tanto argumento.

Te felicito por esta nueva etapa.

Para mí, eres una persona, un humorista entrañable,

un actor increíble, y como amigo, tengo la suerte de disfrutarte,

de compartir contigo ratos fuera de.

Y tienes un corazón inmenso.

Eres un luchador y una persona

que quiero tener siempre cerca.

Y cuanto más te conozco, más lo siento así.

Así que... siempre que me llames, estaré.

Y cuando yo te llame a cantar,

que te voy a llamar para mejorar esto, que me voy to picá...

Me voy to picá con esto.

Vas a venir y vamos a hacer algo. Sí, por supuesto.

Vane, muchas gracias. A vosotros.

Vanesa Martín.

Pero ahora... Gracias.

Un momentito, Vane, porque todavía no nos vamos.

Por ahí se están colocando, no sé si lo pincharán mis compañeros.

Os preguntaréis para qué famoso estamos montando todo esto.

Esta alfombra roja, estos bolardos y demás.

Diréis: "Tiene que ser para alguien superfamoso, tipo Madona".

Pues no.

Las personas que van a pasar por esta alfombra roja

deberían ser mucho más famosas de lo que son.

Durante todo el programa,

hemos hablado de la fama y del éxito.

Pero no de los que realmente se la merecen.

Hoy, en "La noche D", hemos conseguido tener

a las personas más relevantes de los últimos tiempos.

Así que si os parece, pongámonos todos de pie

para recibirlos como se merecen.

Así que, por favor, un fuerte aplauso para María Huerta,

enfermera de la UCI en el hospital Gregorio Marañón.

Lleva casi un año dejándose la piel en turnos agotadores,

acaba de superar el COVID

y sigue al pie del cañón en la tercera ola.

José María Grande, 32 años,

en el Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid.

Repartió alimentos a los más necesitados en su tiempo libre.

Ayudó a descontaminar residencias y centros públicos.

Juan José Badillo, lleva 23 años de transportista.

Durante la pandemia, cruzó varias veces España

con los restaurantes y áreas de descanso cerradas.

Alba Martín, encargada de un supermercado de Pozuelo de Alarcón,

se ocupó de que a los empleados, clientes y vecinos

no les faltase nada

durante los momentos más duros del desabastecimiento.

Francisca Ramírez, barrendera, con 26 años de experiencia.

Aún le impresiona recordar las calles totalmente vacías

y aún más los ánimos de la gente.

Quena Yuguero, voluntaria en Carabanchel y la Latina, de Madrid.

Ayudó a repartir 117 000 kilos de comida

a personas en situación de exclusión.

Brigada Alberto Vázquez, seis años de carrera

en la Unidad Militar de Emergencia, la UME.

Esta unidad ha desinfectado residencias de ancianos,

hospitales, edificios públicos,

y ha realizado traslados intrahospitalarios de pacientes

luchando contra el enemigo invisible.

Ingrid Ceballo, trabajadora de la residencia de ancianos Valderrey,

donde han conseguido no tener ningún caso de COVID

y ya han podido vacunar a todos sus residentes.

Esto, esto es el éxito.

¡Bravo!

(PÚBLICO) ¡Bravo!

(Aplausos)

Así que muchísimas gracias a María, a José María, a Juan,

José, Alba, Francisca, Quena, Alberto, Ingrid.

Sois lo mejor que representa a este país.

Sois nuestros héroes. Muchísimas gracias.

(Vítores y aplausos)

Y nosotros nos vemos la semana que viene, en "La noche D",

el siguiente martes. Gracias por estar ahí.

(Vítores y aplausos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La fama

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La Noche D - La fama

09 feb 2021

La noche D analiza esta semana el éxito y la fama. ¿Compensan? ¿Cuál es el peaje que hay que pagar por triunfar? Dani Rovira y su equipo de colaboradores charlan sobre esos asuntos con Ana Milán, Imanol Arias, Hiba Abouk, Angy Fernández, Fran Perea, Natalia Sánchez y Vanesa Martín.

Ana Milán, Imanol Arias e Hiba Abouk son los encargados de hablarnos entre risas y anécdotas de cómo se vive cuando las cosas van bien, pero también de cómo se sobrevive a un fracaso. Cuestiones muy serias que no lo son tanto cuando las analicen
 Antonio Resines, Pepe Viyuela, Cristina Medina, David Perdomo y Lara Ruiz.

También, Angy Fernández, Fran Perea y Natalia Sánchez, protagonistas de algunas de las series más importantes de nuestra televisión, hablan del fenómeno fan y de cómo la popularidad estuvo a punto de aplastarlos siendo muy jóvenes.

Este programa sobre el éxito tiene la invitada más apropiada, la cantante Vanesa Martín, quien es engañada para hablar chino. ¿Tendrá éxito? No queremos adelantar nada, pero os damos una pista: no. En lo que sí triunfa seguro es en emocionar con sus canciones y en mostrar su extraordinario talento para la improvisación y para conocer caras famosas.

ver más sobre "La Noche D - La fama" ver menos sobre "La Noche D - La fama"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 102 programas de La noche D

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios