www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5780662
No recomendado para menores de 7 años La Noche D - Programa 2 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué? Antonio, que sí, que sí.

Que sí.

Que sí.

Lara, que sí, que sí. ¿Cómo?

Vamos. ¡Que sí, que sí!

¡Que sí!

¿Qué? Pepe, que sí.

Que sí. ¿Sí?

Que sí.

¡Que sí!

Que no, que no, que no.

Que no, no voy a ir, porque ese domingo lo tengo comprometido. Sí.

(ALGUNOS) ¡Que sí, que sí, que sí, que sí!

¡Que sí, que sí! Bueno, ahora te llamo.

¡Que sí! ¡Eh, eh, eh, eh, eh, eh!

¿Qué pasa? ¿Es el Carnaval de Cádiz?

¡Hombre! Que sí ¿qué?

Que sí ¿qué? Rovira,

Rovirita, tú eres el que decía que a ti

no te gustaba jugar lotería. "A mí no me gusta la lotería".

Lo dijo. (RÍE) Sí.

"Yo es que ganar dinero así, por la cara...".

Esto también lo dijo. No, no. Lo dije

y lo mantengo, vamos.

Mira que has dicho boludeces, pero esta, tío...

Mira, mira. Escucha, escucha.

¡Nos ha tocado el Euromillón!

¡Que sí, acabo de comprobar los números y nos ha tocado!

"¡Ciento cincuenta millones!". Me alegro, me alegro de verdad.

Una cosita. Lo celebramos más tarde.

Pero, ahora, hay que hacer un programita.

¿Vale? Sí.

"Un programa" dice.

Ve... verás, Rovira, Rovirita,

te voy a decir una cosita. Díselo.

Entiendo que quieras colaborar con alguien de mi categoría.

Lo entiendo. Pero otra cosita.

Va a ser que no.

Y ahora, te digo yo otra cosita.

Que es que tú solo lo puedes sacar adelante del copón.

Y si no, pues mala suerte. ¿Sabes lo que te digo?

Mala suerte. Chicos, que ya no es por mí.

Ya. Es que hay un público esperando.

Un mojón para el público.

El público... No.

El público, vale. Pero el contrato ¿qué?

¿Contrato, contrato?

Mira, habla con mi abogado.

Jo, qué ganas tenía de decirlo.

¡Que sí, que sí!

(ALGUNOS) ¡Que sí! ¡Que sí, que sí, que sí!

¡Que sí, que sí!

Que no.

¿Que no qué? Que no.

Que no. ¿Que no qué?

Que no. Que... ¿Que no...?

O sea, que no ha tocado. ¿Que...?

Pero ¿qué estás diciendo?

¿Estás diciendo que no...?

¿Que no somos millonarios? Que no, que no.

Pero ¿ni una aproximación?

Me bailó el último número. ¿Te ha bailado?

¡Sos boludo! ¿Te ha...?

¡Boludo! -No, hombre.

El de la lo... Bueno.

Eh... Dani Rovira, esto...

Señor Rovira. Señor Rovira, que yo entiendo

la suerte que tienes

de colaborar con una persona que mi categoría,

tan ilustre.

Voy un momento a... Vale.

Y tú eres muy grande, también te lo digo.

Y al lado mía, que yo soy así,

más chica, pues tu grandeza...

Me voy a retocar, que me...

Está fresquita.

La he comprado para ti.

Y nos debemos al público, Dani.

Claro. A por el público.

Vamos, vamos por el público. Y el contrato.

Que tenemos un contrato que cumplir. Un contrato.

El contrato.

Bueno.

Me ha bailado el último número,

que es...

(Puerta)

Sí, adelante.

Dani, perdona que te moleste.

Que te quería comentar que...

que te está esperando España.

Vale. Dile a España que ahora voy.

De tu parte.

Me voy yo también, ¿no?

Cierro al salir, ¿verdad? Sí, cierra.

Vale. Venga.

(Sintonía "La noche D")

(Aplausos)

(Canción "Money, money, money")

(Aplausos y gritos)

Pero qué maravilla.

Buenas noches.

(Aplausos y gritos)

Muy buenas noches.

Bienvenidos.

Bienvenidos y bienvenidas

una segunda noche más a "La noche D", aquí, en TVE.

Gracias a todos y todas los que habéis tenido a bien

estar en vuestros "sofases" despilfarrando ahí vuestro tiempo

para nosotros, de verdad.

Esta noche vamos a hablar del dinero y de la felicidad.

Vaya tema, ¿eh? Porque son dos conceptos

que siempre van asociados, pero no siempre van juntos.

Es como el coyote y el correcaminos.

Claro, el coyote es como el dinero, ¿no?

Sí, que por mucho dinero que tengas

no siempre llegas a alcanzar la felicidad.

Que sería el correcaminos.

La de temporadas que lleva el coyote buscando al avestruz.

(Risas)

Es que es acojonante. Y lo usa todo.

Le da vueltas a la cabeza, artilugios, gadgets,

bombas TNT y nunca, nunca, nunca, nunca le alcanza.

Te dan ganas de decirle al coyote: "Coyote, ve por las buenas".

(Risas)

Habla con el avestruz. Somos gente de hablar.

Dile: "Avestruz, no puedo más".

"Estoy deprimido. Estoy solo. Necesito cariño".

"Dame un abrazo".

Es que por las buenas las cosas se consiguen mucho mejor.

Que el correcaminos le podría decir:

"¿Me pides un abrazo ahora tras 30 años?".

"Ahora que tenemos pandemia, ¿me pides un abrazo?". Como...

Cómo nos complicamos. Las personas somos muy complicadas.

Mira, lo que llegamos a hacer por ganar un poco de dinero.

Fliparíais.

Pero la gente que tiene mucho dinero

también hace cosas muy raras.

Por ejemplo, ¿sabéis lo que puede llegar a hacer la gente

por ganar un poco de dinero?

Vais a flipar.

Madrugar.

(Risas)

¿Qué hemos hecho mal

en la humanidad? De verdad.

Y luego, esta gente que tiene muchísimo dinero

también son gente rara.

Por ejemplo, se les nota de lejos, ¿eh?

A la hora de tener mascota

pasa una cosa, que tienen una mascota o muy grande...

o muy pequeña.

No hay término medio.

O tienes un yorkshire toy enano "minimil"

cruzado con agaponi pigmeo de Sierra Morena de Abajo

o tienes un puto pony en el salón.

Es que no hay término medio.

O un pony. Yo he visto ponis en el salón que digo:

"No se puede meter en un salón".

"No se puede, es una lástima para el parqué".

Pero como...

Las pezuñacas, imagínate.

Pero como son millonarios, como son muy ricos, les da igual.

"Bueno, si se rompe el parqué, sobre el parqué ponemos parqué

sobre tarima flotante, parqué, flotante, parqué,

más parqué, como tengo un niño peque, le pongo un parque

encima del parqué para que haga parkour".

Dadle un trozo de pan con aceite al niño,

que de vez en cuando no te va a venir mal ser un poco pobre.

(Aplausos)

Que no cuesta nada ser pobre, hostia.

(Risas)

Yo le he dado vueltas, ¿eh?

La diferencia entre ser pobre y ser rico es la siguiente.

El rico no es pobre porque no quiere.

Y el pobre no es rico

porque no puede.

(Risas)

No me vengan con eso de: "Querer es poder".

Un mojón para ti.

(Risas)

Querer no es poder. Querer es querer y poder es poder.

Son dos verbos diferentes. Igual que ser no es igual que estar.

No es lo mismo ser bueno que estar bueno,

que en mi caso suceden las dos cosas,

también te lo digo.

(Aplausos y risas)

Por ejemplo, la gente que tiene muchísimo dinero

¿sabéis lo que no hace? Aparcar. No aparcan.

(Risas)

Que no digo que no conduzcan, que no aparcan.

O van en taxis,

o les lleva alguien

o van en su coche y cuando llegan al destino,

esto que hacen y le dan la llave al primero que pasa.

Y a lo mejor no trabaja ni allí. Yo iba por la acera

y un tío aparcó un cochazo y me da la llave. Digo: "No trabajo aquí".

Dice: "Pues quédate el coche. Yo no quiero es aparcar".

Un pedazo coche... 12 metros de eslora del coche.

Con parqué y todo. Bueno...

(Risas)

Puede ser...

puede ser que el kit de la cuestión aquí no esté en ser rico

o en ser pobre.

Igual el secreto está en aprender a ser feliz

con lo que se tiene.

"¿Tú qué tienes?". Dice: "Yo no tengo nada".

Dices: "¿Y qué tal te va?". Dice: "Mmm".

"Pues no se me rompe por lo menos".

"No se me caduca, no me lo quitan. Vivo un poco más tranquilo".

Qué pena, ¿verdad?

La felicidad, creo yo, no es solo que te pasen cosas buenas.

Igual la felicidad también consiste

en que no te pasen cosas malas.

Virgencita, que me dejen como estoy, ¿eh?

Por ejemplo, la felicidad que te da cuando te entra un apretón

y tienes un váter a tres segundos.

(Risas)

Que tú te sientas allí y dejas de ir a la madre naturaleza

y dices: "Ay, qué felicidad". Que mucha gente dirá:

"Vaya mierda de felicidad". No, no. No, cuidado.

(Risas)

Que mucha gente dirá: "Vaya mierda de felicidad".

No, vaya mierda no. Imagina que ese váter no estuviera ahí.

(Risas)

Cómo cambia la película, ¿eh? Ya te digo yo.

La felicidad también es que no te pasen cosas malas.

No dar las cosas por hecho.

Ni el aire que respiramos.

¿Recordáis la vida antes de la pandemia?

A ver si es que antes éramos felices

y no nos estábamos dando cuenta.

Porque dábamos por hecho la normalidad.

El hecho de que no te ocurra nada malo.

La felicidad está en las pequeñas cosas.

Hasta hace poquito, mi felicidad ¿sabéis cuál era?

Que me volvieran a salir cejas. Mira qué tontería.

Sí, fíjate.

Os voy a contar una fábula que me ha venido a la cabeza.

Y es que son dos pececitos, jovencitos, que van por el río

y se cruzan con un pez ya abuelo, con sus achaques.

Y el abuelo les dice: "¿Qué?".

"Cómo está el agua esta mañana de buena, ¿eh?".

Y se miran los pececillos y dicen: "¿Qué agua?".

Ahí lo dejo. Empezamos con "La noche D".

¡Muy buenas noches! ¡Empezamos con esta locura!

(Aplausos)

Y lo que a mí me causa muchísima,

muchísima felicidad es poder tener unos colaboradores

del nivel que tenemos nosotros,

como es Antonio Resines.

Por favor, mirad qué monumento de hombre.

¡Gracias, gracias!

(Aplausos)

Gracias.

Bien, bien.

(Galantis "No money")

¡Chist! Antonio.

¡Eh!

Eres bueno, tío.

Eres muy bueno.

Muy bien, Dani. Hombre, tú también.

Vienes hoy...

¿Eh? Yo es que soy elegante.

Lo sé. Sí.

Dan ganas de preguntarte dónde está la planta de moda para hombres.

Hasta luego, Dani. Hasta luego.

(Aplausos)

Que no pare el aplauso.

(Aplausos)

Porque recibimos a Lara Ruíz, nuestra internacional.

(Aplausos)

Hola, hola.

Querida. Mi Rovi hermoso.

A ti. ¿Cómo estás?

Feliz, feliz, feliz.

Sé que tengo un acento cerrado valenciano

y hoy me he puesto un color naranja para corroborarlo. Pero no, chicos.

Soy argentina. La argentina más feliz del plató.

El cambio a euros me está favoreciendo con el peso.

Qué maravilla. Dani, gracias.

Ahora te veo. Enorme Lara Ruíz.

(Aplausos)

¿Y qué sería de nuestras vidas si no tuviéramos a Pepe Viyuela?

¡Pepe Viyuela!

(Aplausos)

¡Voy a saltar!

¡Pam!

Hola.

¿Qué tal? Pepe.

Oye, una... una...

una pregunta.

¿Cuánto cobra?

¿Cuánto cobra quién? Resines.

¿Resines? ¿Quieres saberlo? Curiosidad.

¿Sabes multiplicar? Mmm... Por tres.

Por tres.

Pues no vas a saber. No. No llega.

Porque gana cuatro veces más. Vale.

Gracias. Nada, Pepe.

Voy a hablar con él. No pasa nada.

(Aplausos)

Y nuestra demonia de Tasmania hispalense:

Cristina Medina. Un aplauso, por favor.

(Aplausos)

(Música disco)

Hola.

¿Qué vienes, andando desde Triana? Hombre. En serio,

¿cuánto cobra el Resines?

(Risas)

Es que está feo hablar de dinero.

Da igual que esté feo. Hay muchas cosas feas.

¿Cuánto cobra? Y aquí estoy yo.

Ahí estás tú, con toda tu barba.

Cobra... cobra mucho más que tú.

Qué triste es mi vida.

(Aplausos)

Vamos.

Y bueno, y una de las personas más bonitas de este mundo,

que te lo quieres llevar a tu casa siempre: David Perdomo, por favor.

(Aplausos)

¿Qué tal?

No, no. Espera.

¿Tú con qué rollo me vienes? No vengo con rollos.

¿Cuál es tu rollo? El rollo es: ¿En serio se cobra?

¿Eh? O sea, aquí cobráis.

No. Esto es una... esto es una asociación benéfica.

Ah, vale. Porque yo decía: "Cobra Resi..". No cobra nadie.

No, no. Te pagamos el autobús.

Te pago yo la presentación tan bonita que me has hecho.

Gracias. Gracias.

Gracias, por el dinero digo.

(Aplausos)

Te parecerá mentira, pero hace mucho que no tenía monedas.

¡Oh!

¿Sí? Como se paga con el reloj,

una cosa más rara...

Eh...

¿El dinero da la felicidad?

Es la eterna pregunta. Estoy cansado de esta pregunta.

Yo no sé si da la felicidad o no da la felicidad.

A mí lo que me hace feliz es tener esta noche

los pedazo de invitados que vamos a tener,

que no voy a tardar mucho en decirlo,

porque sé que os agobiáis. Lo digo ya.

Nuestros invitados van a ser: Laura Sánchez, Pablo Chiapella,

Florentino Fernández e Ibai Llanos.

(Aplausos)

Pero como...

como todo nos parece poco,

por si os parece poco,

os voy a decir que hemos... Bueno, hemos,

Pepe Viyuela ha entrevistado a una mujer

que siempre está feliz de la vida.

Yo no sé por qué será.

Pero ha entrevistado a Carmen Lomana.

(Gritos y aplausos)

Hombre, yo puedo enamorarme de alguien que es mileurista.

Pero no es fácil.

Pero no por eso, sino porque tenemos una vida diferente,

porque él terminaría acomplejándose,

porque yo no estoy para mantener a nadie, ¿no?

Que no tenga que ser yo la "paganini".

Carmen Lomana y Pepe Viyuela.

Yo nunca pensaba que podría decir esos dos nombres juntos.

Estábamos en mi casa. Estabais en tu casa.

Sí. Ya veo, sí.

Vaya disonancia cognitiva.

El que tampoco se podría imaginar que le íbamos a montar

una encerrona como Dios manda es nuestro quinto elemento.

Es un elemento, pero también un invitado.

Un artistón, vamos, que derrocha...

derrocha arte por los poros.

Vamos a mirar esto que hemos hecho. Qué poca vergüenza.

Estamos en el hotel donde está hospedado Antonio Orozco.

Y hemos quedado con su "repre" para que él no sepa nada.

Y vamos a entrar, bueno, van a entrar estos dos zumbados

de la cabeza, van a irrumpir como animales de "Jumanji"

y no sé, yo no quiero ni saber. Yo tampoco.

No os paséis, no os paséis.

(CARRASPEA)

Hola, Antonio. -Hola, Antonio, ¿qué tal?

Hola, buenas. -¿No te han avisado?

Esto es como un ataque.

¡Hostia!

"La noche D".

(Aplausos)

Qué vergüenza, ¿eh?

No tenéis vergüenza ni para pegar un sello vosotros dos.

Ninguna. De verdad.

Bueno, Antonio Orozco, Antonio Horóscopo, como me gusta llamarlo,

no sé por qué, pero por cachondeo.

Hablaremos con él. Sigo con tres monedas aquí.

Hablaremos con él de la felicidad,

del dinero, de por qué se acuesta con calcetines.

Son cosas... son cosas muy profundas.

Eh...

¿Qué relación tenemos los españoles con el dinero?

Así, entramos a capón.

Yo creo que aquí lo que tenemos que hacer es preguntarle a la experta,

porque ella ha estudiado, ha estudiado cuatro o cinco carreras.

Cristina, ¿qué nos tienes que contar de España "and de money"?

"The España and de money", pues mira, españoles...,

estamos...

(Risas)

...a dos velas. "Yes".

"Ladies and 'germany'".

Sí.

Está la cosa... Está la cosa regular,

tirando a mal. Sí, sí. Españoles, lo siento mucho,

pero lo que viene siendo, estamos siempre "tiezos"

los españoles. "Tiezos".

"Tiezos" total. ¿Tú crees que estaríamos mejor

con dinero o sin dinero?

Con dinero o sin dinero,

hago siempre lo que quiero y mi palabra es la ley.

Te ha venido una canción. Os cuento un secreto.

Vámonos a los datos. Seas pobre como una rata

o rico como una rata, ¿eh?, completamente rata, da igual,

con el tema del dinero los españoles estamos

lo que viene siendo jodidos.

Y no lo digo esto a voleo. Estamos todos jodidos.

Porque te digo una cosa. Según el dinero que tenga uno,

los españoles se dividen en tres grupos.

Están los que viven al día,

los pequeños ahorradores,

los que yo llamaría los "agarrapiñados",

y luego están los "millonatis". Ah.

O sea, los millo... Los que vienen a otro nivel.

¿Me sigue alguien? Sí, sí, sí, sí.

Yo te he dado a seguir por Instagram.

Ya te sigo por dos redes sociales. Ya me siguen dos: tú y mi padre.

En fin, este grupo primero son el 55,3 % de la población.

Ajá. 55.

Coma tres.

Esta gente son los parados, jubilados

o gente con empleo, pero que su sueldo no les permite ahorrar.

Lo que viene siendo que no puedes afrontar un imprevisto.

¿Un imprevisto? Esto que dices: "La nevera hoy no".

Ah, claro. El cigüeñal del coche. Eso no he entendido yo.

(RIENDO) Así que, los que pertenecéis

a este primer grupo, en definitiva,

estáis jodidos. También.

Es que, de verdad... El segundo grupo de españoles

está compuesto por esos pequeños ahorradores

o "agarrapiñatis". "Agarrapiñatis".

Y representan el 43 % de la población.

Bueno, no está mal, oye. No está mal.

Que en la cuenta de ahorros

van metiendo, poquito a poco, un poquito

y llega a ahorrar 300 euritos al mes.

Oye, buenos son.

¿Y cuál es el mayor enemigo de este grupo que ahorra?

¿El mayor enemigo?

Pues no sé. Hacienda. No.

Hacienda somos todos, aunque unos más que otros,

también te lo digo. Vale.

Los enemigos son que no saben qué hacer con los 300 euros al mes.

No saben si ahorrarlos, porque no lo saben.

No saben si dejarlos en el banco, porque igual lo pierden.

Están preocupados por la inflación. Ah, la inflación es lo de...

Cuando tú soplas en la rueda de una bicicleta y se infla,

pues eso es la inflación. En definitiva, que esta gente

están también jodidos. Jodidos.

¿Vale o no? La verdad que pinta todo genial.

Es que... es que te estoy diciendo, estamos jodidos

tengamos lo que tengamos. Nos queda este tercer grupo:

los millonarios. Ay, la esperanza.

La esperanza. ¿Tú sabes lo que es un millonario?

¿Eh? ¿Sabes lo que es?

Creo que no.

Claro. Pues estos son los que, como mínimo,

tienen un millón de euros en el patrimonio.

Ah. Es más que cuando era un millón de pesetas.

Hombre, ¿un millón qué es?

Nada. En fin, que en España

esta gente representa nada más un 2,7 %

de la población.

Claro, porque es agárramela y vete. Eso fue la semana pasada.

Son grandes empresarios,

algún que otro futbolista y, por supuesto, Antonio Resines.

(Risas y aplausos)

Antonio... Hombre, está en el taco.

Pero ojo, ojo,

ojo, que los millonarios no son tan felices como se creen.

"Es que soy millonario, soy feliz". Mira Antonio.

Mira la cara de Antonio. Mirad la cara de Antonio.

¿Eso es felicidad? Me río yo en su cara.

En fin, según un estudio internacional,

existe lo que se llama el umbral dinero-felicidad.

Ajá.

De estos estudios se concluyó que la cantidad ideal para ser feliz

son unos 75 000 dólares al año.

Lo que viene siendo 60 000 eurazos. Joer.

¿Cómo lo ves? Pues lo veo

que ojalá todos pudieran ganar eso. Hombre, ya ves.

A partir de esta cantidad la felicidad del dinero

ya no es proporcional. A partir del tercer jet privado,

pues ya te parece... "Ay, un jet".

"Ay, otro jet". ¿Te imaginas? Me pasa con los vinos,

que a partir de uno de 20 euros yo no noto...

Yo a partir del tercer vino no noto nada.

Vamos, lo que te dé la gana.

Por lo tanto, si crees que vas a ser más feliz por ser millonario,

estás... ...jodido.

Lo ha dicho él, no yo. Perdón.

Que tengas mucho dinero, tengas poco,

estés más tieso que una mojama, decidlo conmigo toda España,

estamos todos... (MUCHOS) Jodidos.

¿Eh? Aunque eso sí,

unos más que otros, también te lo digo.

Pero tengo una buena noticia. Ya era hora, hija.

Sí. Tengamos la pasta que tengamos, las encuestas dicen una cosa.

Que tengo que ir al logopeda.

Sí. Las encuestas dicen una cosa.

Que los españoles, esto es verídico, no me lo invento,

mirad en el "Wiskipedia", somos los más felices de Europa

y el segundo feliz más país del mundo.

(Aplausos)

(TARAREA)

Has dicho... has dicho... Perdona, ¿eh?

Perdona. ¿Has dicho: "El segundo feliz más país del mundo"?

¿Puede ser? Puede ser.

Pero el orden de los factores no altera el producto.

Si nos vamos a poner... Claro.

Yo también voy a por ti.

A ti... Bueno, pues sí.

La verdad que sí, estamos un poco fastidiados

por el tema del dinero. Y, sin embargo,

somos los más felices.

Hombre, esto también compensa, ¿no?

¿Cuál es la conclusión, María Cristina me quiere gobernar?

Eso es verdad.

La felicidad nos la dan los amigos.

(PÚBLICO) ¡Oh!

La familia, menos los cuñados.

Los cuñados no.

Bueno, te sirve para cambiarte el aire acondicionado.

Las sobremesas de tres horas.

Poder cenar a las 22:30 en la calle.

El gazpachito.

El salmorejo, que es igual, pero más espeso.

Las "cocletas", la sonrisa de un niño.

La sonrisa de un niño bebiendo un gazpacho de un cuenco.

A la vez que come "cocletas". Ese niño come bien.

Es una maravilla. Es "glorier".

Pues sí, todo esto y más,

porque si hay algo que nos gusta a los españoles

es ser felices por encima de nuestras "posilibidades".

Muchísimas gracias, Cristina Medina.

Tenerte aquí no... no se puede pagar con dinero.

Cristina Medina.

(Aplausos)

Esto luego...

Luego le dais al mando para atrás, lo volvéis a ver,

porque ha hecho una tesis doctoral que le ha llevado dos años.

Yo no sé la relación que tendrán estos invitados con el dinero o no.

Lo que sí tienen una relación muy directa con la felicidad.

Supongo, porque ellos son felices,

pero porque son personas que en algún momento de la vida

nos han hecho muy felices a nosotros.

Yo estoy encantado de que vengan estos tres invitados

al segundo programa. Démosles un aplauso

hasta que nos salgan estigmas en las manos,

entran Laura Sánchez, Florentino Fernández y Pablo Chiapella.

(Aplausos)

¡Oh! (RÍE)

Ahí.

Venga, a ver.

Yo aquí, el primero.

Iba en orden de feliz. Iba en orden de feliz.

Di el orden. En orden...

en orden de, como he dicho, Laura,

Flo y Pablo.

Oye, pero sentaos, poneos cómodos. ¿Paso?

No os voy a tener de pie... Para allá.

...pudiendo estar sentaos.

Que estoy feliz porque viene con la cara tapada.

(FLORENTINO RÍE)

Está... Hombre, está más guapo así. -No...

Flo. (PABLO) ¿Por qué le han tapado?

Pero, Flo, ¿qué eres, Prince? No.

Es que una movida supergorda, tío. Superyo, vamos.

Una movidaca. ¿Nos lo puedes contar?

Pues que estoy en el rodaje de la nueva película de Santiago Segura,

que no se puede decir el título.

Pero inicié el rodaje hace una semana y media,

me ha puesto un look un poco particular

y firmo que no puedo salir con eso en otros sitios.

Pero... No puedo.

Lo siento. No puedo. Pero yo creo

que si ponemos un euro todos los españoles...

Ya estamos. ...podríamos pagar la multa

y nos sale a cuenta. Quítatelo, Flo, quítatelo, hombre.

Que Santiago seguro que lo entiende.

Si tiene mucho dinero ya. Venga, quita.

Bueno, la gorra solo. ¿Cómo que la gorra?

¿Así vamos a ir? -No puedo. Todo no puedo.

Todo no puedo. Venga, solo para que veáis. La amenaza ya...

No, ya está, ya está. Ya... Telita.

Es que tú tienes unos ojos para comerte toda la boca.

Ahí, ahí, ahí. -Venga, las gafas.

Pero solo las gafas. Ya no puedo más.

(PÚBLICO) ¡Uh!

Para que veáis que soy yo de verdad.

¿No os parece el striptease más triste del mundo?

Feo. -Un "stripfeace", ¿no?

Oye, que a mí sin mascarilla no me conocen. Con mascarilla sí.

Ya llegamos... No se te entiende bien.

Es que no puedo. Aquí sí que no puedo.

Hay un temario que no puedo. -¿Te has operado los labios?

Un poco más, un poco más.

¿Han estado...? No, que...

No puedo, no puedo quitarme esto. -¿Te has puesto papada?

(RÍE)

Me puse mofletes, pero se han caído. ¿Otra vez?

¿Otra vez?

Bueno. Venga, va, va.

Un aplauso para Flo. -Quítatela.

¡Quítatela!

(Aplausos)

¡Ah!

(RÍE)

(PABLO RÍE)

Va, póntela. -Sé lo que vais a decir.

Omitid los adjetivos.

Yo un día me hice un estudio genético

y yo tengo ancestros polacos.

(Risas)

Entonces... Está todo bien, ¿no?

No te preocupes. ¡Está todo muy bien! Siéntate.

Ay, madre. A ver de frente.

Pues estás guapete, gracioso. ¿Que estoy guapete? Eso...

No digas nada. Estás simpático.

Eso es como triste. "Venga, estás majete".

Ya, tío.

Estoy gordo y estoy feo.

No, feo no estás. Mienten. (RÍE)

Quien te diga eso miente. -Oye, es verdad.

Me parezco un poco a Mariñas.

Mariñas engordado, después de merendar.

Claro. Siete veces.

Oye, nada, me habéis fastidiado. Una demanda.

No pasa nada. Te la paga Resines.

Por lo visto. -Es verdad, paga Resines.

Oye, bueno, lo primero de todo,

que muchas gracias por venir, de verdad.

Muchas gracias. Esto es gente valiente.

Venir aquí, sin saber a qué.

A lo de las risas. Lo vimos la semana pasada

y nos reímos mucho. Os reísteis.

Y aún así, habéis venido. Sí, sí, sí.

Sí, sí, sí. -Yo lo que no sabía...

Me dijeron: "Hablamos de dinero". Y digo: "¿Y pa' qué me llaman?".

La verdad.

Y luego vi que venía Flo y digo: "Claro".

"Para hacer el contrapunto".

Por compensar. Pero bueno, yo... (FLO) ¿Dónde estáis?

¿Con quién estoy? Me faltan las gafas.

Ah, por favor, sí. Sara, ¿le traes las gafas?

Las gafas. Sí, las suyas, las de ver.

Ah, mira, ya. Muchas gracias.

Gracias. Ahora sí. ¿Las de sol

eran graduadas? No, qué va.

Son "fake" total. Ah.

Son de... No nos has visto...

Ahora. Ahora sí. Ahora sí.

Ahora sí. -Ahora sí, compañero.

Ahora sí. Eso es felicidad.

Dani, tío, ¿qué pasa, figura? Flo.

Tío, yo soy la imagen de la felicidad. Mira, un gordo gracioso.

¿Eh?

¿Puede haber una imagen mejor?

Además, entrado en carnes y tal.

Molaría si te quitaras las gafas y saliera la nariz y el bigote.

Todo en una pieza.

Oye, cállate ya un rato, anda. (LAURA) Uf.

No sabía cómo decirlo.

No, ya lo hago yo. Un trapo, como los loros.

Se ha hecho de noche.

Escuchadme.

A vosotros se os ve como gente, a priori,

se os ve felices. ¿Ah, sí?

¿Sí? ¿Tuvisteis...?

Entro a saco, ¿eh? Dale.

Al centro de vuestro corazón.

¿Fuisteis niños felices

en vues... en el pasado? ¿No? Dale.

Yo era un niño feliz

hasta que me tenía que poner un suéter de cuello vuelto.

Que no me cabía. Tenía una cabeza enorme ya.

Mi madre me tenía que hacer unos agujerillos para que entrara.

Yo fui feliz de pequeño, sí. Fui feliz. Lo que pasa es que luego,

fui feliz, pero en casa, por ejemplo,

el tema... el tema estudiantil siempre se miraba mucho.

Y yo tengo dos hermanos que siempre han ido muy bien.

Sí. Entonces, mis padres

con ellos nunca tuvieron que atender a lo que hacían.

Y conmigo era: "Pablo no es igual que tus otros hijos".

"Pablo... Pablo ojito".

Y a mí las notas siempre me influyeron mucho

en mi relación familiar. Y como no iba bien al principio,

luego ya arranqué, pero no iba bien,

pues tenía siempre esa desazón de decir: "Joder, podía hacer más".

Pero luego, llegué a clase, estaba todo el rato

soltando chistes y bromas, se reían

y yo ya decía: "Esta es la mía". Claro, ya...

Ya monetizaré esto.

Las notas ya me dan igual. Las notas me dan igual.

¿Y tú eras el típico que las madres dicen:

"Este tiene más delito porque es más listo".

¿No? No, no.

A mi madre le decían: "Como no vaya para payaso, no va a ningún lado".

Y mira. Mira.

Mira. Qué razón tenía, ¿eh?

Y mira. Pero sí,

fui un niño feliz,

porque mi familia hemos sido una familia muy unida

y he vivido con mis hermanos, mis padres,

todos juntos. Mis hermanos se fueron a estudiar tarde.

Y, en general, he sido bastante feliz, quitando el tema

de las notas y demás. He sido...

Y Albacete, ¿no, Pablo? Y luego, Albacete.

Albacete es gloria bendita. Eso es gloria.

Crecer en Albacete... Y en aquellos tiempos.

¿Qué puede salir mal? ¿Mal? Si no hay ni una cuesta.

No hay ni una cuesta. Es todo llano.

Qué maravilla.

Laura, ¿tú? -Yo fui una niña feliz.

¿Sí? Yo me crié como Heidi,

en la montaña. ¿Como Heidi?

Sí. ¿La infancia con la misma ropa?

(Risas)

Y empujando a Clarita. Y empu... (RÍE)

Yo me crié con mis abuelos en un pueblo de 150 habitantes.

¿De dónde era? De la sierra de Huelva.

Di el nombre. Santa Ana La Real.

¿Santa Ana...? La Real.

Santa Ana La Real. Sí. Muy chiquito. Me crié allí.

Qué bonito. Nací en Alemania.

Ah. Tuve un pequeño recorrido.

Qué exótica eres. Sí.

No te voy a contar todo. -¿Dónde naciste en Alemania?

En Frankfurt. En Grob Gerau,

un pueblecito al lado de Frankfurt. La traducción

es la misma que la de Huelva. Sí.

De padres... de padres españoles.

¿Y cómo fuiste de ahí a...? -No quieras saber más de la cuenta.

(ALGUNOS RÍEN)

Es que es curioso el salto. -Andar, andar y...

Eché a andar y llegué.

Se os olvidaba volver y estabais acumulando kilómetros.

Claro. En Huelva siempre pasa eso. Pero tú...

En tu carné pone que eres de Huelva.

No. En mi carné pone que nací en Frankfurt.

¿Qué me va a poner? ¿Eres alemana?

Yo soy alemana. Entre lo de Flo y tú

me estáis acojonando.

Por eso no preguntéis más. (RIENDO) Vale, vale.

No. Me crié allí hasta los 4 o 5 años.

Te acuerdas. Sí me acuerdo.

¿Sí? ¿No me voy a acordar?

Me escapaba del colegio, esas cosas.

Es que yo con 4 años no me acuerdo. Sí.

Yo tampoco. -Yo tampoco, la verdad.

Esta va de sobrada. Yo tampoco me acuerdo.

Perdona, perdona, perdona.

Porque esto es de bote, ¿eh? Tampoco te vengas arriba.

Tampoco vayas de sobradito.

Vale, vale. No, no, no. ¿Con 4 años te acordabas de cosas?

Yo me acuerdo de mi vida en el pueblo con 4 años, 5 años.

¿Tú qué? Eso es la ingesta. -No recuerdo ni lo de ayer.

Pero eso es por la ingesta. No. Claro.

La digestión hace que la sangre vaya al estómago y...

Y las neuronas no acaban de... No están desarrolladas.

Míralo. Que se despierte el abuelo. ¡Uy!

Entonces, la vida en pueblo... Muy bien.

Y después, llegó la adolescencia. Eso no fue...

¿Eras el patito feo?

Era la garza real. ¡Oh!

(PABLO RÍE) Qué bonito. Parece un grupo de...

de sevillanas. Sí, sí.

La garza real.

Tenía muchos motes, varios, porque yo inventé el pantalón tobillero.

Creías de un día para otro.

Porque en octavo de EGB,

con 14 años, medía 1,80.

Y eso fue...

La garza real, ¿eh?

Y mira ahora.

Claro. Yo 1,80, pero al revés medía.

Quiero decir, simpatizo mucho con lo que dice Laura.

Yo inventé los pantalones bombachos.

Pero a los... Luego, a los 14 años, dejaste de crecer.

No. Sigo creciendo.

Sigue creciendo.

No para. Tiene la pituitaria rota. ¿Qué tope te pusiste?

¿Qué tope te has...?

Te has puesto... ¿Cuál es tu límite?

¿Cuál es tu límite?

2,30. 2,30.

¿Te imaginas? -Bueno.

Me. ha preguntado ahí detrás Ah, no, tú.

Te he preguntado yo cuánto mides. Lo de la memoria era mentira.

Dice que es acuerda de lo de 4 y no de lo de detrás.

Oye, Flo, Flofi. (FLO) ¿Qué pasa?

Tu infancia ¿qué?

Mi infancia ha sido igual que ahora, pero más pequeño.

O sea... -(ALGUNOS RÍEN)

Es que yo no... Has seguido una línea editorial.

La misma. Sí, sí. Lo que pasa que, bueno, pues ahora,

salgo en la tele, gano pasta y me respetan un poco.

Pero... Pero era lo mismo.

Nunca me han respetado. Yo me llamo Florentino.

Me llamaban Flores y en el colegio me decían Maceto.

No me podían decir, yo qué sé,

capullo, amapolo... Claro.

Maceto, que es todavía peor yo creo.

Desde el punto de vista del mote... Sí, sí.

Maceto es como...

Maceto... (LAURA) Es de barro.

Sí. Es como... Es lo que sujeta lo bonito.

Es que ni siquiera... En fin.

Pero ¿en Madrid? En Madrid, sí.

Sí, sí. Madrid siempre. Nacido en Madrid

y mi padre de Guadalajara y mi madre de León.

Muy exótico. Afincado en Guadalajara,

en Sacedón. Sí, yo soy...

yo soy de mezclas. Ibérico total.

Sí, sí, sí, sí.

¿Ah, sí? Joer. Oye, otra...

Porque claro, esto va del dinero y la felicidad.

Está feo hablar de dinero, pero vamos a ver ciertas cosillas.

¿Vosotros teníais paga?

O sea, paga de los padres,

no del Ministerio, como Flo.

Me refiero a la paguita de...

¿Teníais paguita? Yo me he buscado la vida

muy pequeña, ¿eh? ¿Ah, sí?

Lavaba coches. ¿Cómo?

Lavaba coches. Anda.

Vocalizar. ¿Te acuerdas lo de vocalizar?

Imagínate los capós cómo quedaban.

Con esa altura, cómo le quedaban.

¡Anda, qué rápido te has unido!

Ahí, el capó.

Espera, que llegue a Albacete. Espera que llegue.

Los techos de lujo. De lujo.

Sí, sí. Mis padres tenían una tienda, un ultramarinos,

y yo llevaba la compra a las viejecitas.

Y siempre me daban la vuelta.

Que yo con 13, 14 años, paga no tenía, pero dinero sí.

Y aparte, ¿qué curros que no tengan que ver con ahora has tenido?

¿Cuál es el de ahora? Tampoco lo tengo muy claro.

Bueno pues una artista

de los pies a la cabeza. ¿Qué curro?

He cuidado niños, he limpiado casitas. Sí, sí, sí.

Muy bien. ¿Y vosotros? Todo por dinero.

¿Alguna cosita?

Yo tenía 500 pesetas de sueldo.

Joer, macho.

Hombre. -Perdona, 500 pelas de paga.

¿Qué te parece, Maceto? -Pero que solo...

¿Cada cuánto tiempo? Todavía me va a meter.

Esto... esto es... Todavía me mete.

Esto es un bigarro. 500 pelas, tío.

(PABLO) 500 pesetas. ¿Cada cuánto?

500 pesetas. Eso... -¿Semanales?

Sí. -¿Semanales?

Pero eso ya hablo de cuando empezabas a necesitar dinero,

que empezabas a salir. Cuando... No.

Normalmente cuando eran en Albacete que salías a algo,

mi padre decía: "Toma, 100 pesetas, 50".

Ibas pidiendo. No tenía un sueldo.

Pero cuando empecé a salir un poquito por ahí,

ya con los coleguitas, pues ya tenía mis 500 pesetas.

Y recuerdo, perdona,

el primer trabajo que hice fue limpiar mi casa.

Le dije a mi madre... -(FLO RÍE)

¿Ves? Igual que yo. -En serio.

Cuidado, cuidado, que te revienta a ti también.

Fíjate si tenía poco, que la que limpiaba en casa decía:

"Esta tiene que estar forrada".

Le dije a mi madre: "A partir de ahora, lo hago yo".

Y mi madre: "Dale".

Y estuve 15 días limpiando la casa, macho.

Qué maravilla. 15 días limpiando la casa.

Y me saqué un dinerete, oye. Oye, perdona.

Es que yo he escuchado una cosita de uno de tus trabajos.

Que tú fuiste un pequeño empresario.

Sí. Con una movida con los botellones.

¿Puede ser que me hayan dicho?

Sí, pero ahí sí que gané pasta.

(ALGUNOS RÍEN) La que a mí me interesa

que me cuentes.

Muy fuerte. Esa era en Albacete.

En Albacete,

que yo, por aquel entonces, no tenía un duro,

estudiaba Magisterio y demás.

Y bueno, se me ocurrió montar una empresa de...

Una empresa de botellones.

Lo normal. Lo normal.

Una empresa de botellones.

(Risas)

No de botellones grandes, del botellón típico.

Sí, sí, del pack. Sí, del pack.

Yo vendía el pack segoviano, que era una botella de DYC

con una botella de dos litros de Coca-cola,

cinco vasos de tubo de plástico y una bolsa de hielo.

Qué maravilla. Lo bueno que tenía

es que alquilamos un garaje, que no tenía ni licencia,

porque creíamos que no iba a entrar nadie,

pero nos coincidió con la Feria de Albacete y vendíamos

en una bolsa el pack segoviano y te costaba 2 o 3 euros más

que en el súper. Pero lo podía comprar a las 23:00 de la noche.

Porque había libertad de horarios de comercio y tal.

Y no había pandemia. -Y no había pandemia.

Empezó a llegar gente, a llegar gente.

Pero que vamos, que sacaba, bueno, para venirme a Madrid, de hecho.

Los primeros... El primer millón de pesetas de los aquí de ahí,

vendiendo whiskey, vendiendo whiskey.

Pero qué orgullo tienen que tener tus padres.

Un orgullo increíble. -(LAURA RÍE)

Oye, Flo, tú lo has contado varias veces,

pero no me deja de impresionar.

A lo que te dedicas ahora y lo de antes,

que es la noche y el día, nunca mejor dicho.

Pues sí.

Supongo que te refieres a vigilante jurado.

Efectivamente. Era vigilante jurado.

Y fíjate si era triste que no era ni vigilante jurado.

Porque hay que llevan arma y guarda de seguridad, que no.

Lleva un pito. Lleva un:

"Oye, que me están dando". ¿Sabes?

(PABLO RÍE)

Y entonces, yo digo vigilante jurado por hacerme un poquito tal.

Pero muy mal, porque claro,

yo iba con un maletín comprobando si había explosivos

en las cartas de Correos.

Entonces, claro, hacías así, pasabas y suena: "Guuuu".

Y, de repente, hacía: "Uuuuh". Digo...

Y yo pensaba: "¿Para qué me retiro, si va a explotar?".

Si va a explotar. ¿No te habían preparado...?

Te habían puesto de parapeto. "Tú pasa esto

y si pita, hay explosivos". Pero sigue.

Claro. ¿Cómo procedo? No hay plan B.

Yo cogía eso, iba con el sobre y digo: "Ha pitado".

Y todos: "Ah, vale. Eh...".

Ah, pero cogías el sobre.

Claro, porque había que pasarlo por un escáner.

Entonces, yo iba con el sobre por ahí.

Pero qué protocolo más absurdo.

O sea, pita,

hay explosivo, pasas con un... Vas con la mano así, ¡pum!

(PABLO) Pues sí.

Lo raro es que tenga brazos, ¿no? (FLO) Claro.

Lo pasas por el escáner y dicen: "No pasa nada". Y para allá.

Qué afortunado. Subí de grado y llegué al metro.

Eso... Subiendo de grado en el metro.

(ALGUNOS RÍEN)

España es así, ¿verdad? Ahí ya era jefecillo de grupo.

Qué guay. Organizaba los turnos nada más.

¿Qué eráis, dos? Claro.

Éramos dos. (LAURA RÍE)

Y luego, de ahí me pasaron a vips,

que era un sitio muy... muy... Estaba muy bien.

Que abría hasta las 3:00, tal y cual.

Y ahí pillé robando a un tío

y... y usé mis técnicas para...

¿Que son?

Pues le pillé robando y entonces, la... El protocolo era:

tú cuando pillas a alguien, le metes en un cuarto de aire acondicionado,

donde están las máquinas del aire acondicionado.

Y lo congelas. Y le esperas hasta que llegue

el jefe, que está rulando por todos los vips de Madrid. Hice eso.

Yo vi a un tío que se empezó a meter botellas en la manga,

Digo... Era Chapela empezando su negocio.

Chiapella. Chiapella, perdóname.

Chiapella. Chiapella. Que es apellido albaceteño.

Claro, claro. De toda la vida.

Y cogí a ese tío, le metí en el cuarto del aire acondicionado.

Imagínate el cuadro, abro el aire: "Uoooo".

Y cierro y dice el tío: "Que...".

"¿Que qué?".

"¿Que qué hacemos aquí?".

"Espera, que tiene que venir tal".

"Vale".

"Uoooo". (LAURA) Y tú dentro.

Claro, yo con el tío esperando a que viniera ese señor.

Qué cosa más absurda. Hago así y digo:

"Tío, ¿para qué robas?".

"¿Para qué robas?".

Dice: "Es que para coger unas botellas, las vendo".

Digo: "Ya, pero yo te tengo que dar el toque y esto no...".

Digo: "Joer, pero...".

Dice: "Es que yo no robo nunca aquí. Yo soy carterista".

Digo: "¿Eres carteristas?".

"Sí, sí". Digo: "¿De esos que no te enteras?".

"Sí, sí". -Digo: "A ver, házmelo".

Yo me ponía así y dice: "No, normalmente voy en el metro

y me acerco así a uno y hacemos el golpe del metro y así, pum".

Dice: "Ya te la he quitado". Digo: "Qué cabrón, la cartera".

Digo: "Eres un puto crack y tal y no sé qué".

"¿Y tú qué?". Digo: "Nada, yo de vigilante".

"Pero me gusta hacer reír a la gente".

Digo: "Hago imitaciones". Hice imitaciones.

Y llegó el jefe de...

Y a día de hoy, haces películas con él, con Santiago Segura.

(Aplausos)

Así es la vida. Y hablando...

hablando de ladrones,

quien nos tiene... quien nos tiene

el corazón robado es nuestro Pepe Viyuela.

Vamos a hacer un pequeño adelanto de cositas que hace él,

de "Documentos PV", que se ha metido a periodista. Lo hace bien.

En 2016, a José Antonio, un frutero del barrio madrileño de Delicias,

le tocó el Gordo de la Lotería de Navidad.

¿Creéis que lo mandó todo a freír espárragos?

Lo descubrimos.

¿Se puede?

Hombre, ¿qué hay?

¿Qué tal? Muy bien.

¿Cómo estás? Buenos días.

José Antonio, aquí estamos. Para hablar de esa Navidad.

El Gordo. El Gordo, el Gordo, el Gordo.

Muy gordo fue. Muy gordo.

Muy fuerte. ¿Cuánto fue aquello?

Pues fueron 800 000 euros.

Y antes de que te tocara la lotería,

¿qué sueños tenías tú, materiales, que se pudieran comprar?

Un buen coche. Eso siempre era la ilusión mía, tener un buen coche.

Ajá.

Una buena casa, mejor todavía que la que teníamos.

¿Esos sueños los cumpliste?

La casa, el co... Sí, sí.

Todo eso se ha cumplido. Todos, todos.

¿Y sabrías decirme cuánto dinero tienes en tu cuenta ahora?

Te lo juro, no sé el dinero que tengo.

Una aproximación sí sé. Sí.

No te la voy a decir, pero bueno. (RÍE)

¿Con esa cantidad te sientes tranquilo?

Sí. Muy tranquilo.

¿Te consideras una persona rica?

Sí. ¿Por qué?

No sé, porque yo creo que es una cifra con la cual

te puedes permitir muchos lujos.

Lujos que antes no me los podía permitir.

¿El dinero da la felicidad?

Ayuda, pero no da la felicidad.

Porque tú sigues trabajando. Yo sigo trabajando.

Me levanto a las 3:00 todos los días

para atender al público, del cual estoy muy agradecido.

Ellos me han dado la vida para ir comiendo el día a día.

Pero ya con otras sensaciones. Hombre, ya no es lo mismo.

Ya dices: "No me va a pisar nadie. Mucho cuidado, ¿eh?".

"No me va a pisar nadie ahora". No, no.

La gente ya sabes lo que es, enseguida que tal,

pues son muy amigos y tal.

También he perdido muchos, ¿eh?

¿Hay cosas más importantes que el dinero?

Muchísimas. Te puede cambiar la vida de un día para otro total.

A mi mujer la detectaron cáncer.

Entonces, eso, pues ya te cambia un poquito.

Ya no te acuerdas del dinero ni te acuerdas de nada.

Te acuerdas de lo que es.

¿Cambiarías el premio gordo que te tocó por algo?

Yo prefiero que no me hubiese tocado la lotería

y que ella estuviera fenomenal.

¿De qué te sirve el dinero si...

si estás enfermo?

No sirve para nada el dinero.

Pues gracias por compartir...

Muchísimas gracias por todo.

...tu experiencia y bueno, que te toque la lotería

y sobre todo, que se cure tu mujer. Exactamente. Es lo principal.

(Aplausos)

Qué verdad, ¿eh?

Jo con el amigo el frutero, ¿eh? Ya ves.

Lo que pasa es que, bueno, si te levantas a las 3:00,

pero dices: "Tengo 800 000", es otra cosa.

Te levantas con otro aire. Es otro aire.

Pero fíjate lo que decía luego, que te toca esa lana,

que es una lana, pero te pasa una cosa terrible y dices:

"Hubiera preferido que ese golpe de suerte llegara por aquí".

Es que es eso. Es una movida.

Bueno, pero nadie te asegura que tocándote te pasen cosas malas.

No, no, no, no. Entonces...

(FLO) Es verdad. Son dos bombos diferentes.

Totalmente. -¿No os pasa que os pasan,

se os encadenan cosas buenas?

Y, de repente, dices: "¿Cuándo me van a dar el golpe?".

Eso... eso viene mucho de la cultura cristiana.

Que cuando lo pasamos bien, siempre alguien dice...

Sí, que dices... "Ya lo pagaremos".

¿Por qué lo tenemos que pagar? No me fastidiéis el rollo, tío.

Por favor. Esa mentalidad cambiadla.

Yo me voy a ir a comprar. Ahora preguntaré.

Qué material tenía, ¿eh? Pimientos como la cabeza de Flo.

Oye, a... José Antonio se llama.

A Pablo le voy a untar la cabeza. (PABLO) Sí, la verdad...

Es que me está recordando al colegio.

Porque yo era... Siempre había

muchos Pablos y yo era el gordito que estaba...

Te quería tocar. -Creía que era una hostia o algo.

No. Te está tanteando.

Yo era el gordo que estaba ahí, en mi clase, tranquilamente,

y siempre venía alguno: "No sé qué".

No, yo no era de esos. -No, ya lo sé.

El que dice: "Yo no era de esos...", cuidado.

Cuidado. Y respecto al dinero, mira,

yo siempre... En mi familia siempre ha habido una cosa que...

A mí me pasó en Telecinco

que me... Se puede nombrar Telecinco en TVE.

Bueno, a mí me pasó en una cadena privada que conoce todo el mundo...

Que bueno...

Con el bigote. Llevaba seis...

(ALGUNOS RÍEN)

Levanta el pie del acelerador.

Hay que levantar el pie del acelerador.

Solo he hecho así. (LAURA RÍE)

Llevaba seis mese trabajando, seis meses.

Y llevaba de famoso de la leche dos meses.

Porque luego, eso es otra cosa. Cuánto llevas de famoso.

Eso es un carné que llevas ahí. Sí.

La popularidad.

Y con dos meses, me subieron a un despacho y me ofrecieron,

os lo hago corto, 100 millones de pesetas

por estar un año con Telecinco, al año siguiente.

Yo me quedé así... Yo ganaba...

Estaba con Pepe Navarro

y ganaba 380 000 pelas.

Y me dijo el tío que me lo ofreció:

"Tú háblalo con tus padres tranquilamente, sopésalo".

Eso siempre te lo dicen. "Háblalo con la almohada".

¿Cuántas veces habéis oído esto? Háblalo con la almohada.

Y me lo dijeron. -Duérmelo.

La almohada no me va a decir nada.

Me va a decir: "Pues cógelo, que eres tonto, puto gordo".

Yo me tiro por la ventana, vamos, si pasa eso.

Yo me fui a mi casa, al pueblo, a Sacedón, con mis padres,

el fin de semana, con mi Seat Toledo.

Yo llegué allí, al sofá blanco

con cojines azules. Precioso.

Estaba mi padre allí, viendo la tele así, conductor de autobús.

Mi madre nos ha cuidado toda la vida.

Y les dije: "Que quiero comentaros un tema, a ver qué os parece".

Y mi padre hacía así: "Que estoy con el Informativo".

"Ah, vale".

Digo: "Me han ofrecido un contrato de 100 millones de pesetas

para quedarme con Telecinco". Mi madre se quedó así.

(Risas)

Y mi padre dijo: "¿Y qué tiene que hacer?".

(Risas)

Y le dije yo: "No me lo han sabido explicar".

(PABLO RÍE)

Dice: "¿Te van a dar 100 millones y no sabes qué tienes que hacer?".

Y no tienes que desconectar bombas. (RÍE)

Digo: "Pues es que eso ha quedado pendiente".

"Te ofrecen eso ¿y queda pendiente de hablar por qué?".

Dice: "No lo entiendo, eso es mala cosa".

Y dice mi madre: "Mira, hijo, el dinero está bien

en... en cantidades normales que te ayuden

a ser feliz, pero cuando hay dinero en exceso,

es cáncer".

Y me puso ejemplo de parte de mi familia que tuvieron dinero,

mucho dinero,

pero se llevaban fatal.

Entonces, yo me volví el lunes aquel a Telecinco,

subí a la tercera planta

y le dije al señor, digo: "Es que no quiero la oferta".

Dice: "¿Cómo que no quieres? ¿Tú eres tonto?".

"Pues a lo mejor sí".

Cuidado, que se puede contemplar ese escenario.

Pero mira qué sano estoy. Claro.

Y han pasado 25 años y nunca jamás me he vuelto a acordar de eso.

Y yo le decía a mi padre: "Estoy ganando dinero".

"Te quiero regalar un Mercedes, un coche ahí, guapo".

Dice: "¿Qué dices?".

"Si en la revisión me soplan 500 euros, muchacho".

(LAURA) Lo mismo me dice mi padre.

¿Ves? Entonces eso me ha dado

la tranquilidad de tener el dinerito ahorrado.

Porque se gana más dinero que en un trabajo normal.

Pero tocar tierra. Pero pasas muchos desiertos

en los que no te llama nadie y dicen:

"Ya no te veo en televisión".

Digo: "Claro. Porque estoy acabado. Ya no...".

"Ya no me llama nadie". Y, de repente, te vuelven a llamar.

No depende tanto de nosotros, depende mucho de... de...

del que te llama.

Y sobre todo, pues que el dinero que ganas

lo dejas ahí. ¿Que te ayuda?

Sí. Pero sin dinero también eres feliz.

Bueno, ahora... O con menos dinero.

A ver. -Sí, es verdad. Es verdad.

(Aplausos)

Es que este...

este momento de reflexión mística míster wonderfull

tan bonito que acabas de hacer,

diría yo budista,

me viene muy bien.

(RÍE)

Hombre. (LAURA) Dale, dale.

Espera, que estoy aquí. -Ahí.

Mira, me viene muy bien esta imagen de Flo

para presentar la siguiente entrevista de Pepe Viyuela

en "Documentos PV", porque por ahí van los tiros. Mira.

Vamos a hablar con alguien que trabaja 24 horas al día

y que es muy feliz con muy poco dinero.

Cuidado, por favor, no lo intente Vd. en casa,

a no ser que sea monje budista.

Bueno, pues ya estamos

en el centro budista.

Me han dicho que para hacer la entrevista me debo descalzar.

¡Ay, Dios!

Joder.

Es un placer estar aquí contigo.

Porque tenemos mucho interés

en hacer preguntas a alguien como tú.

Ah. ¿Tú crees

que el dinero da la felicidad?

¿A qué te refieres con la montaña, al Tíbet?

Tú vives sin dinero.

El consumismo.

¿La felicidad cuánto cuesta?

Si yo trabajo mi mente,

puedo prescindir del dinero

y ser feliz.

¿Tus padres eran ricos?

¿Sí?

Ríes mucho y eso me gusta.

Sí, sí.

¿Qué consejo me darías para ser feliz?

Entiendo.

¿Tú me ves a mí como monje?

Estoy pensando.

Ah, bueno.

No te digo que no me vaya yo

a intentar vestir como monje

de... de fuera para dentro.

(Aplausos)

(Gritos y aplausos)

Me lo he creído, me lo he creído.

Mira que lo he visto años, pues me lo he creído.

Gracias.

Sé reír, sé reír.

Sé reír.

¿Qué te ha pasado en la cara?

Penitencia.

¿Ves como no soy yo solo?

Mi vida ha cambiado. ¿Qué pasa?

Pepe, de verdad, yo no gano para sustos contigo.

Perdóname, no quería.

Con el espacio que tienes aquí.

Prescindo de todo.

Esta entrevista ha cambiado mi vida.

Soy distinto.

Soy otro.

Qué bigote, Flo, por Dios.

Por Buda. (RÍE)

Y vengo a compartir con vosotros,

contigo también,

mi felicidad.

Pero ¿te sigues llamando Pepe?

Viyuelama.

Soy Viyuelama.

Viyuelama. ¿Y Viyuelai no te mola?

Ya estaba pillado.

Viyuelama está bien.

Vengo a compartir con vosotros la felicidad alcanzada

a través del desposeimiento de los objetos.

He perdido ya hasta los zapatos.

No los necesito.

No son necesarios para vivir. ¿Ah, no?

Por ejemplo, Pablo,

de qué te costaría más

desposeerte en la vida.

No tiene ni idea.

Ahora mismo, de esta flor, que es lo más bonito que me han regalado.

Viniendo sobre todo de Viyailama.

¿O es Viyalama?

Viyalama, Viyalama. ¿Y tu coche?

Me da igual.

Te lo puedes quedar. ¿Ah, sí?

En serio. ¿Esos zapatos?

Si me de... Ah, que hay que ir descalzo.

Te los puedes quedar también.

Si además, parecen más de lo que son.

Entrégame tus zapatos. ¿Cuanto valen?

Estos los estoy vendiendo...

Los estoy vendiendo ahora mismo, pero tú irás "pelao".

Nosotros tenemos ahora el puesto del Todo a Zen.

(RÍE) Algo más valen.

Pero te lo vende con una bolsa de hielo y una...

y una botella de Coca-cola. Eres muy generoso.

Yo...

Flo. No los quiere.

¿Cuál ha sido la última gilipollez que te has comprado?

Que sé que eres muy aficionado a estas cosas.

Pues mira, la última, que me ha dolido mucho,

que han sido unos grelos.

Un manojo de grelos. Sí.

Para hacerla col con grelos. Ajá.

Y resulta que lo tenía ahí preparado

y entonces me han llamado que tenía que hacer una grabación tres días

y cuando volví, estaban los grelos así.

Y yo: "Joder, he perdido 2,75 pavos".

(Risas)

Y eso me... Laura.

Me ha parecido muy mal. Muy interesante lo que cuentas.

Me ha encantado.

Aburres a las piedras.

Laura. (PABLO) Qué bueno.

Quería preguntarte. (LAURA) Dime.

Tus joyas.

Tus anillos. Sí.

Tus pendientes. ¿Para qué?

¿Los quieres? Por favor.

No son míos. Desposéete. Quiero hacerte feliz.

Toma. Todo. No son míos.

Ya le preguntaré. -Oye, pero eres un lama un poco...

¿No? No.

No.

¿Qué te hace sospechar eso? Este sí.

Este de mi... -Laura, no caigas en sus redes.

No importa que sea de tus bisabuela.

No, no, no. Desposéete.

Esto no me sale. Este no me sale. Los bienes materiales no sirven.

Alcanzarás la felicidad. No me sale.

Ya verás si te sale.

Eres más Dalai manga, ¿no?, que Dalai Lama.

Mira si le sale.

¡Mira si le sale! La mentirosa.

Que dice que no le sale.

(PABLO) No querías soltarlo. Ese no querías soltarlo.

Ahora eres feliz. Mucho más.

Ahora eres feliz. Me voy a reír.

Y yo también. No me he reído.

Laura, yo también.

Muchas gracias.

(PABLO) ¿A ti quién te hizo el lío?

¿Quién te quitó los zapatos?

Yo los entregué.

(LAURA) Es la Sirenita. Voluntariamente.

(RIENDO) La Sirenita. (FLO) No podemos hablar con Pepe.

Estamos hablando con Viyuelama. Soy Viyuelama.

He cambiado, mi vida ha cambiado. Claro.

Desposeeros de todo, liberaos de vuestra ropa.

¿Lleváis ropa interior? ¿Eh?

Yo no. (LAURA) No, ya.

Hombre, no. Que yo te... que yo te...

Yo he crecido viéndote. No...

Pero ¿qué necesidad? ¿Qué necesidad?

¿Qué necesidad tenemos de la ropa interior? No se ve.

Desposeeros. Desposeeros de todo.

Dame tu reloj.

Dame tu reloj, Flo. Dame tu reloj.

Confía en mí. Alcanza... No llevas.

No llevo reloj. ¿Qué tienes, hijo?

(Risas)

No, pero las gafas no me las quites. No te las quito.

Dame tus zapatillas, Flo. No, pero...

Dame tus zapatillas. ¿Qué necesidad?

(LAURA) Tiene tomates. Ninguna.

Ninguna. No quiero nada para mí. Yo quiero tu felicidad.

Zapatos. No te hagas el "longui".

(Risas)

Pero si no los has querido. No, no, no.

No los has querido. Sí los he querido.

Venga, pues nada. Notad como

al desposeeros alcanzáis la felicidad.

Pero escúchame. ¿A qué acuerdo habíamos llegado?

Calla, Pablo. Suelta, Lama.

Ca... Madre mía,

lo que le cuesta a la gente. (FLO) Toma.

¡Hala, quédatelo!

¡Hala!

Toma tu anillito de tu abuela.

Ya está bien, hombre. Estás muy chungo.

Estás un poco chungo. Que no alcanzamos la felicidad.

(PABLO) Toma tu flor. No la quiero.

No te cabrees.

Bueno, perdón, perdón.

Llévate el cuenco de los Krispis. Me marcho.

Ten cuidado. Pero volveré.

(PABLO, RIENDO) Sí. Volveré.

Como "Terminator". Dame la flor.

¡Mis anillos!

Mis anillos.

Eso ya hablaremos luego. Toma.

Tus anillos. Métetelos donde te quepan. Me voy.

Adiós. Volveré.

Adiós, Vi...

Muchas gracias por...

Te voy a decir una cosa. Más que paz y tranquilidad...

La imagen sin cruzar las piernas.

Qué bueno. Te la has comido.

Me la he comido yo. Oye, imaginaros...

imaginaos que vivimos en EE. UU

y tenéis la movida esta

de pedir un último deseo.

¿No? El que sea.

Porque os van a dar matarile.

El que sea.

¿Qué pediríais?

El deseo sería...

que mi hija fuera lo más feliz posible a lo largo de su vida.

(MUCHOS) ¡Oh!

Y que no se enterara que me ha matado un desgraciado por eso.

Otra cosa... ¿Y tú, Laura?

Pues va también en algo inmaterial.

En la felicidad de los demás. Sobre todo en la salud.

Este año todo el mundo: "¿Qué pides este año?".

En el momento Navidad.

"Este año ¿qué le vas a pedir?".

Lo mismo que todos: salud. Salud.

Salud. Ya está.

¿Y tú, Flo? (FLO) La felicidad es una cuestión

de actitud sobre todo. O sea, por encima de todo.

Yo, mira, si me van a matar, yo pediría,

para ser feliz el último minuto, una K-47.

Esa era la pregunta, ¿no?

Sí. Ah, que...

No, tú has dicho salud. Es muy bonito también.

Has dicho salud. No.

Yo pediría un brownie de chocolate.

Un brownie de chocolate. En vez de con una bola de vainilla,

que engorda, con nata montada. (LAURA) Que no engorda.

A estas alturas ya, macho. -Si te van a matar.

Te van a matar, pero te vas así, con el sabor a chocolate.

-Sí, pero puedes de vainilla. -La vainilla.

No. Pero el contraste con la nata es: "Aspirantes, hacedme caso".

(Risas)

Bueno, vamos a recibir a otra de las personas

que nos hace muy felices, lleva años haciéndonos felices,

a pesar de ser él como es, no se puede entender.

Con ropa interior.

Lleva ropa interior. Vale.

Y creo que lleva doble refuerzo, porque es impresionante.

Nos ponemos de pie, por favor.

Hombre, hombre.

Va a entrar, de nuevo, aquí, al plató

de "La noche D"

el ex presidente de la Academia de Cine Española,

don Antonio Resines.

¡Uh!

(PABLO) ¡Bravo!

(Aplausos)

(Música alegre)

Cualquier día le pegan un tiro. (ALGUNOS RÍEN)

¡Sin manos!

Sin manos.

Ahí, ahí, ahí. Un poquito más, un poquito más.

Entra un poquito más.

Déjame aquí. Ahí, vale.

Me cago en la leche. Va.

Hazme el favor, hombre.

Ah, le tiene que abrir la puerta.

¡Gracias, gracias, amigos, gracias!

(Aplausos)

Gracias, Dani.

¿Es el mismo pintado de blanco? Luego, si eso,

te llamo y ya vienes luego, ¿eh?

¿De cuánto son?

De 200. Es más falso...

Eso es más falso que un duro... Eh... ¿Qué tal estáis?

Primero se sienta él. Bien.

Lo vi la semana pasada. -Pero escucha,

cambias de carro cada programa. Claro.

Bueno, a ver, ¿de qué hablábamos aquí? De ricos y cosas de esas.

Oye, qué tontería. Sentaos, por favor.

Sentaos. Estarás contento.

Hoy no ha dicho director, hoy ha dicho el presidente.

Sí. Oye, pero cómo me gusta que seáis

seguidores del programa, pero fieles.

Nos ven siempre. Oye, ¿y...?

Empezaron la semana pasada. ¿De qué hablabais?

Porque lleváis aquí... Pero muy bien, ¿eh?

Llevamos... O sea, hablando de la vida.

Del dinero. (PABLO) La guita, la felicidad.

Y de comida. Flo de comida. -Y Flo de comida.

Sí. (FLO) Eso queríamos saber.

Que eres rico, pero no sabemos si feliz.

Que no.

Soy feliz, pero no soy rico. Yo soy una persona con problemas de...

De memoria. Exactamente.

Una de las cosas... una de las cosas que más feliz hace a Resines

es tener... (RÍE) Es tener una cabecera

en el programa. Mira qué cabecera. Mira qué cabecera.

No la tendréis en la vida.

Mira qué cabecera.

Mira.

Esto me encanta.

"Resines de Barrio" me encanta.

Esto... esto de... Esto es un nivel.

Nadie tiene cabecera. Nadie tiene cabecera.

Esto es un nivel. Y para tener cabecera hay que...

Hay que tener cabeza. Efectivamente.

Pero bueno, está bien.

Entonces, a ver, ¿qué venimos a...? ¿Qué tenemos que hacer?

Yo lo que quiero saber, Antonio, es cuáles han sido

los tres momentos más felices de la historia

reciente de España.

Bueno, pues, bueno, pues yo he hecho una encuesta.

He hecho una encuesta, pagada con mi dinero.

A cuenta.

Pero pagada con mi dinero. Y...

he puesto gente con cara de felicidad.

Está por ahí y tal. Pero bueno.

Esto... No están ahora, pero lo voy a poner.

Esto... Y entonces...

No me ha dado tiempo,

estoy todo el día trabajando. (FLO) Claro.

Estoy agotado. Tienes un lío...

Estoy agotado. Entonces, los 80.

Y todos me diréis cuál ha sido el momento más feliz en los años 80.

El nacimiento de Dani Rovira.

Por ejemplo.

Por ejemplo. Que él sí es millennial.

Bueno, el nacimiento de mi hijo,

que es más joven que Dani, pero de los 80.

También es persona. Florentino no.

Florentino no. Tú eres más mayor.

No. Pero hay más cosas. Por ejemplo, ¿qué pasó...?

Por ejemplo.

Pues hubo ele... elecciones.

¿Elecciones en los 80? Claro.

La movida. (LAURA) El Mundial.

Naranjito. El Mundial de España.

Efectivamente. Nací yo.

Naciste tú. Cuidado los 80.

O no. (FLO) La movida, ¿no?

La movida. La movida también.

Sí, pero lo que hizo más feliz, pensad un poquito.

(LAURA) A ver. Lo que hizo más feliz

a todos los españoles en un número asombrosamente grande.

En ese momento estaba viendo la televisión

el 70,6 % de la población, de la población.

De todos los que... Un partido de fútbol.

(PABLO) Fútbol. No.

No. Algo de Sabrina. No.

¿No? Pero por ahí.

Pero va por ahí, va por ahí. "Eurovisión".

No. (FLO) Uri Geller.

No. Uri... (RÍE)

¿Qué has dicho? Uri Geller con la cuchara.

No, eso es antiguo. No, no.

Nochevieja.

¿Nochevieja?

Ah. Eh... No.

¿Qué? Es que yo me lo sé

porque ensayamos. Claro. ¿Qué?

(Risas)

Ah, vale.

(PABLO) Ah. (FLO) Nochevieja.

En Nochevieja se sale una teta de Sabrina.

Esto... Nochevieja.

¿Qué pasaba? Una teta de Sabrina.

Sí, también. Humor, humor, humor.

El 86. (PABLO) Martes y Trece.

Bien. Ahí.

Sketch. (FLO) La empanadilla.

¡La empanadilla! -Croqueta digo.

¡Por favor! (LAURA) ¡Bien!

¡Bien! Venga.

Madre mía, qué barbaridad.

Si lo normal es que la teta de Sabrina la tuviera yo en la cabeza.

Empanadillas de leche directamente al pueblo. Vamos a ver.

Me dice el problema... -¿Oyes?

Sí. -Encarna.

Encarna de noche. -Que digo una cosa, bonita.

Que como tengo la empanadilla haciendo la mili en Móstoles,

pues digo: "Voy a freír a...". El mejor es Josema.

El mejor es Josema.

Encarna de Móstoles.

Y fíjate que como...

Que, como casi siempre, los momentos

en la felicidad son improvisados. Nunca te los esperas. De hecho,

parece ser que... Este es improvisado.

Es improvisado. Te lo digo yo. Sí.

Tenían como la idea de hacer otra cosa.

No pudieron hacerla y tuvieron que hacer esto,

que era como un show que tenían

de otro sitio y lo improvisaron. Y no se hizo nunca más.

La felicidad absoluta. Según me dijo...

La felicidad es así. ...Millán.

Has tenido la suerte de currar...

Sí, sí, mucha relación.

Me lo he pasado, vamos, genial.

Porque Josema es que yo le veo en los sketches

y cuando he estado con él, le veo igual.

Íbamos a desayunar y se le caían las cosas.

O... Sí, sí. Yo decía: "Cabrón, es que eres un genio".

"No te das cuenta, por eso eres un genio".

Y es que él es así.

"Vámonos por aquí".

Yo decía... Es él, no es un personaje.

Es él, tío. Sí, sí.

Qué maravilla. Ah, que sigo yo, sí.

Sí, hombre. Esto...

Seguimos, capitán.

Antonio, ¿no te molestaremos si hablamos un poco?

No. A veces me hacéis perder el hilo. Me desconcentráis.

Pero igual es interesante.

Hablamos bajito. Venga, vale.

Los 90. Los 90.

Momento más feliz de los 90. Pero esto es muy importante.

Vamos a ponernos en antecedentes,

porque veo una carencia de estudios grave. Tú no. Ellos.

Ellos. Yo sabía.

Pasaron muchas cosas. (PABLO) El antorchazo.

Cuando se encendió la antorcha. Las Olimpiadas.

Me cago en... Cojones.

(FLO) Eh, eh. -¿Qué pasa?

Tranquilos. -Yo recuerdo de verlo y fue como...

Lo flipaste. -Estuviste.

Estuviste en el ensayo. Muy bien.

Bueno, pues, efectivamente,

Pablo ha acertado y será recompensado.

Veamos ese momento espectacular.

(LAURA) Qué tío más... (PABLO) Yo lloré.

Mira qué bonito Barcelona 92, por favor.

El rey.

El de ahora. (FLO) El de ahora.

El de ahora. Antes era príncipe. Mira, mira qué despliegue.

Qué despliegue. Mira, mira.

Mira cómo saluda. Ese es Juan Antonio San Epifanio.

Epi. Ese es Epi. Epi.

Rebollo. Y el Rebollo.

Que es amigo de Dani, Rebollo.

Mira.

Mira, mira, mira. ¡Vamos ahí!

¡Olé! ¡Olé las Olimpiadas! (PABLO) Qué momento.

¡Qué momento! Bueno.

Y es real, es real.

Es real.

Dani dice que no es real. Es real. Bueno.

Yo he leído cosas de que había como una pantalla de gas,

que la antorcha cayó en Cuenca. (LAURA) Eso, dudar,

quita felicidad. Quita felicidad.

A mí lo que me dio felicidad es que ese año en España

todo el mundo supiera pronunciar pebetero.

Pebetero. (ALGUNOS RÍEN)

Pebetero. Pebetero.

No hemos vuelto a decir pebetero.

Pebetero, yo tampoco, nunca jamás. Nadie dice normalmente:

"¿Dónde está el pebe...?". No hay pebetero.

Este año la palabra es "salvoconducto".

Es difícil también. Que sea difícil.

Bueno, entonces, para finalizar esta espléndida sección...

Se llama sección, sí. Sección.

Esto... Vamos a ir a los años...

No. Al siglo XXI. (FLO) Uh, claro.

Del 90 pasamos al siglo XXI. Tenemos dos décadas.

Vaya salto. Y hay un momento clave.

(PABLO) El gol de Iniesta.

Hostia, como... Lo callo, ¿eh?

(FLO) Como sea, le meto yo. Le meto yo, Antonio.

No te preocupes. Es que no... Es el... A ver.

Bueno, el gol de Iniesta llevó a...

Es el principio. Es la locución.

No, no. El Mundial, coño.

Sí. El Mundial. Efectivamente.

Abarca todo. El gol de Iniesta y todo.

He sido muy feliz. ¿Qué hago? Eso...

¿Os acordáis dónde estabais en el Mundial,

cuando el partido? (LAURA Y PABLO) Yo sí.

Yo también. Todo el mundo.

Yo sí. Como en el 11-S. Todos se acuerdan.

Yo estaba en Sevilla. -Yo en Ibiza.

En Ibiza. Yo en un avión

y el piloto lo cantó, el gol.

¿Qué dices? Maravilloso.

Con hija, Bilbao-Sevilla. Retrasamos el vuelo.

Qué nombre más raro tu hija.

(Risas)

(Aplausos)

¿Tu hija se llama Bilbao-Sevilla? ¿Por qué ese nombre?

Un nombre... Luego que si el bullying.

Es que, hija... Es un nombre un poco extraño.

Sobre todo... Pero en casa, la dices Bilbao, ¿no?

¿O dices el nombre entero?

Bilbi, Bilbi. -Bilbi.

Ay, sí. Porque son maravillosos. Retrasamos... Mi hija se llama Naia.

Naia, bueno, perdona.

Naia es normal. Como tú.

Y retrasaron el vuelo para...

para ver si podíamos verlo en el aeropuerto.

Qué bonito. Y no.

Ya la segunda parte, en el avión.

Y mi hija iba dormida. Todo el mundo con el piloto, escuchando.

Y del salto que di, desperté a mi hija.

Y lo cantó el piloto el gol.

Oye, revivimos...

revivimos el momento de la copa. Claro.

Mira. Vamos.

Ahora, ahí, ahí.

Ahí, ahí, ahí. Ahí, dale, Dani.

Dale, Dani, dale, dale.

Dale.

¡Hala! ¡Eh!

¡Vamos! -¡Vamos!

# Campeones.

# Campeones. #

Pero si...

# Oé, oé. #

Levántate, muchacho. Impresionante.

Ya podéis sentaros, venga. Venga.

Qué emoción, qué emoción. Qué momento.

(FLO) Es que estoy pensando. Yo no me enteré.

Pero ¿cómo? ¿No lo sabías?

Sé que hemos ganado un mundial, pero como no soy futbolero, no...

Perdona que te interrumpa, Flo, pero ¿qué hacías eses día?

Pues comiendo. Está diciendo: "¿Dónde os pilló?".

A mí eso y el 23-F es que no lo tengo en...

Pero yo tampoco soy excesivamente futbolero, pero es momento

¿no quedaste con colegas para verlo? ¿Tienes colegas?

Maceto, Maceto.

¿Tienes colegas, Maceto?

(PABLO RÍE)

¿Tengo colegas? Pues no lo sé. -Tampoco tendrás tantos.

No, pero no me acuerdo. Sí tienes amigos.

Sí, sí, están allí. Ah. ¿Y no os veis mucho?

No, no voy. No vas.

Porque soy rico ya, como tú. Ah, bueno.

No, que sí, sí nos vemos. Perdona. Eres muy modesto.

Sí. Otra cosa no,

pero más modesto que Guardiola. Sí.

Tú has hecho... Me estás destrozando.

...muy felices a muchos españoles. A muchos, sí.

A muchísimos. A muchos.

Y tú estabas ahí, déjame recordarlo, 19 de febrero

del 2012. Hombre, no me jodas, hombre.

Que no, hombre, que no. Ni empanadillas...

Joder.

Ni pebetero. Sí. A ver. No se...

Ni bendito Iniesta. No sé por qué. No.

Uno de los mejores momentos televisivos

de la historia,

aparte, dirigido por uno de los directores de este programa.

Quiero decir... No, quiero decir una cosa a toda España

para que lo sepa.

Eso que se va a ver a continuación...

(LAURA) Sí.

...es una... es una invocación satánica.

(Risas)

¿Lo vemos y nos lo explicas?

Y os digo, sí. Venga.

Vamos a este momentazo, de verdad.

Joder.

Desde Brooklyn. Desde Brooklyn.

Es lo mejor.

(PABLO, RIENDO) Brooklyn.

-Un, dos, tres.

Qué horror. La cara de Langui.

Mirad al Langui, mirad al Langui.

El Langui.

# Una fue en el 98.

# Y es premio lo ha ganado por hacer de... #

(FLO) La cara de Langui.

(MUCHOS RÍEN)

Ay, por favor. Por favor

El Langui coro... (FLO) Pero ¿veis?

(MUCHOS RÍEN)

Esta imagen, tío,

esta imagen demuestra que la felicidad

es cuestión de actitud. Se lo estaba pasando

que te cagas. Sí, bueno. Es que

no podía hacer otra cosa. Tenía que tirar.

Bueno, el ridículo lo hice. Yo lo sabía.

Pero lo mejor fue ver las caras de todos, eran un poema.

Claro. La del Langui es buenísima.

¿Y la de Coronado? No, no. Es que los del escenario

se quedaron así. Y el Langui, de repente, se puso derecho.

Como... como el mundo al revés. Una cosa...

(FLO) El Langui como perro de caza. Parece un podenco.

Al día siguiente, le entrevistaron y dijo públicamente...

"¿Qué planes tienes para el año que viene?".

Dice: "Menos ver a Resines, cualquier cosa".

(MUCHOS RÍEN)

Bueno, fue... Eso no está pagado.

No está pagado. Oye, tiene mérito, después de eso,

en fin, seguir una carrerita. Hombre, luego eso

no te ha mermado ni te ha hecho muesca.

Me ha mermado.

Me ha mermado.

Se aprecia. -Este momento de ver en tu programa

este vídeo con Resines sobre Resines para mí, te lo digo...

Es el Planeta Televisión. Eso.

Está dentro de mis top felicidad. Trending topic.

Es trending topic. Es trending topic.

Bueno, ya me voy a despedir, porque estoy a gusto,

pero tengo que despedir, porque si no, es un monográfico.

Hay toque de queda y nos tenemos que ir.

Efectivamente. No, me quería despedir

recomendando a todo el mundo que vaya al cine.

Que es muy importante ir al cine, que está muy bien,

que la cultura es segura y que nos lo pasamos muy bien,

sobre todo viendo películas como las que protagonizo yo.

Por ejemplo, esta.

No, que no es esta. Ah, es esta.

Ahí está. Bien.

Ahí. Diciendo cosillas. Bueno, adiós, Dani.

Me voy.

Gracias. Un placer.

Hasta luego.

(Aplausos)

(Música alegre)

Ay, de verdad.

A ver. A ver.

Nosotros tenemos ya una edad.

Tenemos ya una edad los cuatro.

Y hay cositas que se nos están empezando a escapar.

¿Sabéis lo que es un "caster"? "Caster".

¿Un? (LAURA) ¿Un qué?

"Caster". Sí, eso...

(PABLO) Eso es un castor.

Ah. -Un castor.

Eso es castor. Esto es castor.

Esto es "caster". Esto es castor. Esto es "caster".

"Caster" no sé qué es. (FLO) ¿Qué es?

No tenéis ni puta idea. "Faber caster".

No. Castor. -Ea, el... el fantasmita.

Eso es Casper. ¿No era una marca de vaqueros?

Es verdad lo de la rubia.

Marca... Nos rendimos. (PABLO) Venga, va.

Nos rendimos, sí. "Caster". Claro, es que,

ahora están pasando cosas. (LAURA) Sí, sí, sí.

Por Internet. Ah.

Cosas que es como si pasaran cosas en otra dimensión

que nosotros no... (FLO) No controlamos.

Pero pasan muchas cosas. Y hay mucha gente metida.

Entonces, yo os voy a... os voy a presentar,

no sé si lo conoceréis o no, a uno de los mejores...

Que me empiece a corregir en el mismo momento en que hable de él,

por favor. Uno de los mejores "caster" no solo de España,

sino que, por lo visto, del mundo.

Tenemos a Ibai Llanos al otro lado de la pantalla.

(Aplausos y vítores)

(FLO) ¡Qué grande, Ibai!

Bueno, bueno, pero el público está...

El público... (FLO) Bueno, bueno, impresionante.

Ibai.

Hola. Hola, Ibai.

Una cosa.

Decirte que el público, hoy, va libre.

Y el 40/50% de chavales, que tendrán entre 15 y 25 años,

se han puesto de pie.

(RÍEN)

Sí, porque son mis colegas.

Les he llevado para dar calor.

Ibai, ¿qué tal?

Oye, encantado. Muchas gracias por pasar

Hola. Igualmente. por pasar un ratito con nosotros.

Yo voy a ir a trallón.

Imagínate que estás hablando con un lerdo,

que no tienes que echarle mucha imaginación.

Un lerdo digital de esto de Internet,

del Twitch, del Cath, del caster...

¿Qué eres, aparte de un ser humano entrañable?

Bueno, yo antes era comentarista.

"Caster" es "comentarista".

Es como la palabra en inglés que queda bien.

Y ahora, yo hago directos en Twitch,

que es una plataforma para emitir directos,

y a eso se le llama streamer.

Entonces, soy streamer.

Es un poco... lo que hacéis vosotros realmente también.

Sois un poco streamers realmente:

emitir algo en directo y hacer lo que sea.

Tú empezaste comentando videojuegos o partidas de...

¿No? ¿Me equivoco? Sí, sí, correcto.

Pero ¿empiezas directamente con tus colegas

o la primera vez que lo haces ya hay manera de que la gente,

desde el otro lado del mundo, te empiece a escuchar?

No, al principio, con mis colegas.

Con dos colegas de clase, de hecho. Comentábamos las partidas

de otro chaval de clase que era muy, muy malo,

y era muy divertido comentarle.

(RÍEN)

Y así empezamos, cuando tenía 17 años o por ahí.

Fueron un poco mis comienzos.

(FLO) A mí lo que me flipa de Ibai es que siempre le vemos así:

con un sillonaco detrás, con un reposacabezas,

que parece que hay velocidad y se va a desnucar, pero no, no...

Es una cuestión más de que quede bonito.

Siempre sentado, ahora parece que vas con pijama.

No sé si es pijama eso o no.

-No, no, es pijama, tal cual.

O sea, a ver, me llamas a mi casa, ¿qué esperas, tío?

(PABLO) Pero yo he visto algún vídeo suyo y tiene piernas.

Ah, vale. -No os escucha.

¿Nos escuchas ahora?

Voy a sonreír por si acaso.

-Tanto Catcher y tanto streamer y no nos escucha.

¿Ahora nos escuchas, Ibai?

-A mí me gusta porque está acostumbrado

a hacer su show sin que nadie... Sin feedback.

Y está así, mirando para abajo y ya está.

Y nosotros estamos aquí... -Oye, que te escucho, cabronazo.

-¡Ah!

(RÍEN)

Te has pasado de frenada.

No, estaba hablando de mí, Ibai.

-Ah, vale, vale. Perfecto, sin problemas.

-Estaba hablando de mí, tío.

Ibai, ¿qué estudiaste? ¿Fuiste a la facultad?

Pues a ver, yo justo iba para la universidad

para ser un gran periodista,

como el propio Manuel Lama o el propio Flo incluso,

y no fui a la universidad porque empecé a trabajar.

Te voy a preguntar una cosa:

¿Piensas seguir viviendo en la ciudad donde vives

o tienes pensado mudarte en algún momento?

(RÍE)

Ahora sí que ha escuchado.

Ahora sí que ha escuchado.

¿Me oyes? Sí.

La idea es quedarme en Barcelona siempre.

Barcelona o Madrid o Bilbao.

Ese es el tridente español que yo manejo.

Me parece un triángulo maravilloso.

Eh... Óyeme.

Me obligan, tío.

Mándame al carajo si quieres.

Si yo te digo "Andorra".

Es la misma cara de antes.

(FLO) ¿Qué es lo primero que se te viene a la cabeza?

-Perdona, repite. Es que se corta, disculpa.

No pasa absolutamente nada. (FLO) Inténtalo otra vez.

Lo voy a intentar. -Ahora te escucho.

Venga, yo puedo. (CARRASPEA)

-Esto le incomoda mucho a Dani, pero lo va a hacer.

Me incomoda hacer estas preguntas, pero como voy a tener a Ibai

y no le vas a preguntar por la famosa polémica de Andorra,

los impuestos y la madre que nos parió a todos.

Eso es.

-¿Cuál es la pregunta?

(RÍEN)

La pregunta es...

Que no, que estamos jugando a "Pass word".

Ah, a "Pass word". Vale, vale, perdona.

Te escucho. Dime, dime.

Tú me dices "Andorra", yo te digo...

Pues no sé, "abril". "Abril, cerral".

No sé qué te digo.

¿Qué te digo? "Esquí".

Esquí, me parece muy bien.

Y ahora te voy a hacer la pregunta.

¿Te han dado mucho la brasa por esto que dijiste de los impuestos?

Que yo, personalmente, me posiciono y te doy toda la razón.

Yo opino exactamente lo mismo que tú.

Hombre, supongo que sí.

El tema es que ese vídeo es de hace un año.

Imagino que aunque sea de hace un año, lo han vuelto a revivir.

Sí, seguro que sí.

-Perdona, me he perdido.

¿Cuál era tu respuesta en ese vídeo de hace un año?

Es que yo... Perdonadme. Es que no vienes estudiado.

¿Cuál era la respuesta?

-Bueno, yo dije: "Todo el mundo a Andorra ya".

(RÍEN)

(Aplausos)

O sea, yo lo que dije es...

Lo que pasa es que luego siempre pasa igual.

Dije que yo...

Es decir, si a ti te quitan mucho es porque ganas mucha pasta.

Entonces, no deberías preocuparte porque te quiten mucho

porque vives bien.

Luego, otra conversación es en qué invierten el dinero,

adónde van los impuestos, economía sumergida,

políticos corruptos, no sé qué. Eso es otro tema.

Pero me refiero que joder, el que gana mucho dinero,

porque le quiten mucho no lo va a pasar mal a final de mes.

Simplemente dije eso.

Que a una persona le parece mal y se quiere ir a Andorra,

a Suiza o a Los Ángeles, yo no soy su padre ni su madre,

que haga lo que quiera.

Yo, personalmente, estoy aquí tranquilo.

Yo dije que vivo muy bien en España y se come muy bien.

(FLO) Sí, afirmativo, Ibai. Totalmente.

-Yo, si no como en España me pongo triste.

Me he quedado por la comida que hay.

-Está muy bien viajar porque ves lo que tienes en casa.

Ibai, bromas y problemas técnicos aparte, te pedimos disculpas.

Como ya sabes, este programa de hoy es temático

y habla del dinero y la felicidad.

Y yo te quiero preguntar, estando como estás, siendo quien eres,

¿qué es lo que te hace feliz a día de hoy?

Lo que necesito, sobre todo, es tranquilidad realmente.

(PABLO) Y wifi.

-Estar con mis amigos, comer bien, cenar bien.

No tener ningún mal rollo con nadie,

estar tranquilo, la verdad, sobre todo.

No te queremos robar más tiempo porque sabemos que el tiempo

que estás aquí es tiempo que no ganas dinero.

Muchísimas gracias por haber querido estar con nosotros.

Te admiro, me pareces un genio, un comunicador de la hostia,

te estás sabiendo buscar la vida que te cagas.

Estás abriendo una veta de trabajo y de creatividad

para la gente joven,

así que no me queda otra que quitarme el sombrero.

Yo también te admiro mucho. Espero que ya esté todo bien.

Gracias, Ibai Llanos. Un abrazo y suerte con el programa.

Nos vemos en otra ocasión.

(VITOREAN)

(FLO) Es genial.

Ibai Llanos es genial. Soy muy fan.

Muy, muy fan. Muy fan de Ibai Llanos.

Sí, sí.

Tiene que tener muy buena... Tiene que asegurarse...

Bueno, ya estamos todos.

(BALBUCEA) Ya estamos todos, ya está aquí...

(RÍE) ¡Truenos, por favor!

Un aplauso para Mari Ouija.

¡Ajá!

(RÍE)

Aquí estoy.

Buenas noches. Buenas noches. Buenas noches.

Buenas noches.

Ahora vais a notar algo que no habéis notado nunca.

Voy a hacer un gesto de superpoder

y vais a notar cómo esa energía, con vuestros "charmans" alineados,

vais a venir pa'ca, en definitiva. Vale.

¿Estáis preparados para sentir la emoción?

¡Iah!

Impresionante. -Venga, vamos, vamos, vamos.

-Increíble, -Vamos, venga.

¿Cómo estás? Preséntate a mis compañeros, que no te conocen.

Bien.

Me suena tu cara.

Sí.

Buenas noches.

"Crossover", ¿no? ¿"Crossover"?

"Croosover".

Buenas noches.

Para los que no me conocen soy Mari Ouija Antón Pirulero.

Pero me podéis llamar por teléfono.

Y para los que no me conocen también.

No voy a ser para unos por teléfono y para otros por email.

Bueno, era un chiste.

Bien, va.

Esta sección se llama "Perdón por la pregunta".

(Aplausos)

Porque estoy viendo mucho peloteo y me aburro muchísimo.

Entonces, aquí hay un taco de preguntas.

Yo le voy a pasar la pregunta a alguno de ustedes.

No se sabe a quién le va a tocar porque esos son los poderes.

A quien le toque el taco,

coge la tarjeta,

la lee en alto.

(RÍEN)

Ya me empiezas a sonar.

(RÍEN)

Lee en alto la tarjeta...

(Aplausos)

No sé de qué, pero me suena tu cara.

Lee en alto la tarjeta,

lo que pone en la tarjeta, ¿eh? Esto es importante.

Y decide a quién le pasa

para que responda la pregunta leída de la tarjeta,

una vez que ya ha leído la tarjeta.

Yo creo que Yoda lo hubiese explicado muchísimo peor.

Esto pesa más que un mal marido.

¡Iah!

¡Iah!

¡Que te vienes! Se ha parado ahí.

Justo se ha parado ahí, Mari Ouija. ¿Has visto?

-Mari Ouija, aquí ha quedado.

¿Ahora qué? Coge la tarjeta.

Cojo la tarjeta.

¿Te la paso o la leo? La lees, por favor.

¿La leo en alto? Para que lo entienda España.

"Elige vivir sin dinero o vivir sin sexo".

Hombre, lo tengo claro.

Yo me muero más pobre que una rata. A ver tú.

-¡Ah, a mí!

Yo creo que... (RÍE)

(RÍEN)

(AMBOS) # Nombre y apellido. Nombre y apellido.

# Nombre y apellido. #

-Iba a responder y de repente dice: "Estamos en la tele".

Esto con unos amigos... -Totalmente.

Pero qué malo es conocerse. -No la conoceré yo a esta.

-Yo, pobre como una rata. -¡Hombre!

-Pero la piel... Y valiente.

La piel estupenda.

Ahora voy a escoger la pregunta yo.

"Si te tocara la Primitiva,"

que a ti ya te ha tocado.

"¿a quién le harías el primer corte de mangas?".

Toma. -Te ha caído a ti.

-No, ha dicho Flo. ¡Flo!

Ha dicho Flo.

-"Si te tocara la lotería,

¿a quién le harías el primer corte de mangas?".

Eh...

Pues...

a mi hijo.

-Ah, ¿sí? ¡Te comprendo!

-Claro.

Está todo el día chupando del bote.

¡Estoy contigo!

La maternidad está sobrevalorada.

Ahí.

Venga. -Dale.

-Atención.

"¿Cómo te ha salido la última declaración de la renta

y por qué cantidad a pagar o a devolver?

(PÚBLICO) ¡Oooh!

Para que te devuelva Hacienda hay que ser...

Me gusta tener este poder.

Estáis todos muy tensos.

Estáis con el culillo apretado, ¿eh?

¿Ahora qué pasa? Ahora en el cole: "Gordo".

¿Ahora qué pasa? ¿Ahora qué pasa?

¿Ahora qué pasa?

A no ser que me convenzas de alguna manera

para que no te caiga la preguntita.

-Bueno, te haría un perrito caliente, pero si quieres...

-No, puedes decirme algo guay, para hacerme la pelotilla un poco.

-Llevo viéndote desde que tenía,

¿qué podía tener? 16 años,

y no mejoras.

-Qué gañán. Que le cae, todavía le cae.

Que le caiga.

-Me río cada vez que te veo,

y ahora que te he conocido más de cerca,

puedo asegurar que eres más gracioso que cuando sales en la tele.

Aún más.

En los off eres más gracioso todavía.

-¿Se libra? -Te guardas cosas para ti.

-No te rebajes. -Te guardas cosas para ti.

La gracia. Tienes tanta, que das una poca y aún te queda más.

-¡No dejes a deber!

(RÍEN)

-Bueno, me ha convencido.

Le voy a salvar, le voy a salvar.

Dani, ¿qué pasa, tío?

Flo, no me hagas... Estás muy a gusto.

"Mi programita, tengo un juego que me mola mucho,

'Perdón por la pregunta', ya verás".

No me hagas la pregunta a mí, que es que yo he estado malito.

¿Cómo te ha salido la declaración de la renta y por qué cantidad?

Has hecho "Superlópez", "Ocho apellidos"...

Tú tienes la saca ahí, que está como yo, así.

La saca ahí... Te puede caer la pregunta.

He estado malito.

No, pero no llores. Ese no es el tema.

Pero ya te han salido cejas, ya estás a gusto.

Me han salido dos, las que tenía.

Tú cállate, que tienes muchos negocios.

-Cállate ya.

-La tele, la tele, pero luego... -Lo que tengo son dientes.

-Haces facturas de todos los negocios que te inventas

y que encima te salen bien, cuidado, ¿eh?

Pero te voy a dejar tranquila. -Es que...

Madre mía, es que eres Hitler ahora mismo.

Te voy a dar...

(IMITANDO A HITLER) "Te voy a dar la pregunta".

(RÍEN)

Te voy a dar la pregunta a ti. ¿A mí?

-¡Anda!

-Sí, para que la respondas, hombre. Un poquito de ahí...

Léela otra vez. Si no cambia.

"¿Cómo te ha salido la última declaración de la renta

y por qué cantidad?".

Me ha salido a deber.

¿A deber qué es? ¿A deber qué?

A pagar. A pagar.

A pagar.

A pagar, a pagar.

En Andalucía decimos "a deber". Eso es verdad.

A deber o a devolver.

Me ha salido a pagar. A pagar.

Y he tenido que pagar un 49% del dinero que he ganado este año.

¡No!

Que ha sido, por la pandemia, muchísimo menos que otros años.

Eso es verdad.

No, muy bien.

Al final, vamos a tenerle que agradecer al COVID.

-Sublime.

Respuesta sublime.

Subliminalmente la última pregunta. Venga, la última.

Dani, por favor, pregunta.

"¿A qué compañero de profesión

le dejarías tus deudas para que se fastidie?".

Contesta tú. Ea.

Por favor, seguidme.

¡Se acaba el tiempo!

Siempre coge ese comodín.

¡Un aplauso para Mari Ouija Antón Pirulero!

Madre mía, cómo están las cabezas.

Las cabezas están perdidas.

Flo, Laura, Pablo, de verdad,

no es un decir, ha sido un gustazo.

Este ratito en el sofá,

para mí ha sido de los más agradables del año.

Qué a gustito. ¿Lo habéis pasado bien?

-Muy bien.

No se os ha pagado, pero se os ha dado felicidad.

Sí, cariño. ¿Sois un poco más felices?

-Totalmente. -Mucho más.

¿Se lo vais a recomendar a los amigos o a los enemigos?

-A los amigos. -A todos, si todos dan juego.

Nada más, que os quiero mucho.

Un aplauso para Flo, para Laura, para Pablo.

Gracias. Cuidadito, id por la sombra.

Cuidado.

¡Vamos! ¡Vámonos! ¡Vámonos!

-Bueno... -¡Ea!

El que avisa no es traidor.

Hemos anunciado al principio del programa

que nuestro Pepito Viyuela ha entrevistado, posiblemente,

a uno de los seres más felices del planeta.

Y esto que vais a ver ahora es lo que ha pasado.

Esto es lo que ha pasado.

Mucha gente se hace rica por ser famosa.

Pero nuestra siguiente invitada es famosa por ser rica.

Me estoy refiriendo a Carmen Lomana.

Pero ¡con qué gracia lo hace la jodía!

Vamos a verla.

Hola. Hola, Pepe.

¿Qué tal? Perdona que te haya hecho esperar.

Qué alegría. No, nada.

¿Cómo nos saludamos? Qué raro. No sé, ya...

Con esto de la pandemia es rarísimo.

Cuánto tiempo llevamos sin darnos ni abrazos ni nada.

¿Tú crees que el dinero da la felicidad?

No, absolutamente no.

La felicidad te la da el tener una vida equilibrada,

la felicidad la llevas tú.

Además, tampoco es algo continuo.

Hay mucha gente con muchísimo dinero

que todos sabemos que son muy desgraciados.

El tener dinero solo no da la felicidad.

No te sirve solamente con eso. Ayuda muchísimo.

¿Tú sabes el dinero que tienes?

¡Pues claro que lo sé! Sí lo sabes.

Controlo una barbaridad.

No te puedes imaginar.

¿Tienes mucho?

Lo suficiente.

Yo estoy convencido de que la gente cree que tienes muchísimo dinero.

Pues sí, ha sido un sambenito que me han colgado

y, a lo mejor, da la sensación de que tengo más de lo que tengo

porque me gusta vivir muy bien, me gusta vestir bien.

Te lavas, te peinas y te vistes bien

y ya eres una pija multimillonaria,

tonta, frívola...

Aquí, en España, es un problema.

Eso lo dicen en EE.UU. y eres superguay del Paraguay.

Pero aquí dicen que eres millonaria y van a por ti:

"Esta desgraciada millonaria, hay que cargársela".

¿Lo has notado eso?

En un momento dado, sí.

Yo noté mucha animadversión y mucho odio

por el simple hecho de pensar que yo podía tener mucho dinero.

Carmen, cuando te pones un vestido, una prenda, unos zapatos

que valen un dineral.

No sé cuánto pueden valer esos zapatos que llevas.

Pues a veces mucho, muchísimo.

¿Piensas en la gente que no tiene para...?

¿Que con eso tiene para vivir un mes?

No me digas eso, que es pura demagogia.

Pero ¿te lo planteas?

No, no me lo planteo. Pienso que estoy ayudando

a toda la gente que trabaja en el lujo,

a mantener una industria.

Yo no tengo ninguna mala conciencia.

¿La gente que tiene más dinero que tú te provoca infelicidad?

¿Tienes cierta envidia?

No, al revés. Digo: "Qué bien".

Yo quiero tener amigos muy ricos,

que tenga jet privado y me lleven, y barco...

¿Nunca has tenido un problema de no llegar a final de mes?

¿Nunca te ha faltado dinero?

No, pero sí ha habido problemas de cash y de mucha angustia...

con una una inspección de Hacienda, por ejemplo.

¿Has tenido problemas con Hacienda?

Cuando tuvimos todos los que trabajamos en los medios.

Además, con efecto retroactivo.

Una pregunta.

Imagínate que te enamoras de un mileurista.

¿Te casarías con un mileurista o tendría que tener dinero?

Hombre, yo puedo enamorarme de alguien que es milerista,

pero no es fácil.

Pero no por eso, porque tenemos una vida diferente.

Porque él terminaría acomplejándose,

porque yo no estoy para mantener a nadie, ¿no?

Que no tenga que ser yo la paganini, ¿no?

Porque eso a él le iba a hacer sentir fatal

y al final, iba a pagar yo.

No soy mileurista, pero bueno...

Nos hacemos novios.

¿Por qué no? Claro que sí. Claro, claro.

(Aplausos)

Como te gusta siempre, ¿eh, Pepe?

Tirar una fichita ahí, al final.

No hay que perder el momento.

No hay que perder el momento, ¿verdad?

No, no, no.

¿Qué es lo que más te ha sorprendido de Lomana?

Yo creo que lo que más me sorprendió es lo sincera que es.

No tiene ningún problema en decir lo que piensa

y no se avergüenza en absoluto.

Tengo que reconocer que tenía un cierto prejuicio

con respecto a ella y me lo he quitado.

Es una persona bastante libre.

Qué bonito, Pepe. Eres luz. (RÍE)

Con todos ustedes, Pepe Viyuela.

Hasta la semana que viene. La luz del mundo.

(Aplausos y vítores)

Ha llegado ese momentito de daros el caramelito entero

que os hemos ofrecido hace un rato.

El momento en el que asaltamos la habitación de Antonio Orozco

para invitarle a venir al programa.

Y diréis: "¿No es más fácil invitarle por teléfono?".

Eso no tiene ni puñetera gracia. Esto lo cambia todo.

Mira la sinvergonzonería que tenemos en este programa.

Estamos en el hotel donde está hospedado Antonio Orozco.

Y vamos a entrar...

Bueno, van a entrar estos dos zumbados,

van a irrumpir como animales de "Jumanji"

y no sé, no quiero ni saber. Yo tampoco.

No os paséis.

¿Dónde es? Aquí. Vamos.

Shhh. Adiós.

Estamos muy retrasados, pero bueno.

-Hola, Antonio. -Hola, ¿qué tal?

-Venimos a grabar el vídeo. No te han avisado.

Esto es un ataque total, ¿no?

-Perdona. Encantada. -Perdona, Antonio.

No me lo pilles por ahí. Píllamelo por este lado.

-Está muy monocromático esto. -Esperad.

Cristina, espera. No te pongas a organizar nada.

¿No te han avisado?

Yo soy Antonio, el realizador, y vamos a empezar...

¿No te han dicho...?

¿Le habíais avisado de que veníamos o esto qué es?

-Déjame un segundito.

A ver.

Me había pasado con tonos tan distintos.

No quiero que me pase lo mismo que con Pablo López, por favor.

-Paco, te dije que quería que estuviesen los cantantes

en la habitación antes de que llegásemos.

-¿Esto qué es?

-No quiero que pase lo mismo que con Pablo López.

Pablo López estaba muy bronceado

y parecía Iniesta asustado del color que tenía

Dos focos distintos. -¿Pablo parecía...?

Un momento, escuchad. -Para, para.

-Tirádmelo por este lado de aquí también,

porque como él tiene una belleza...

Le puedes tirar circular, que funciona todo.

Paco, estamos en la habitación, pero aquí no hay nada.

-Perdonad, estáis acabando con mi carrera.

-No. -¿No te habían avisado?

-¿De qué me van a avisar?

-O sea, esto es un cachondeo.

-¿De dónde ha salido esta gente?

-Esta televisión la quitamos de aquí,

porque van a entrar los chicos del coro. Quítala de aquí.

-Nada. Víctor...

-¿Cómo prefieres los perfiles? ¿Prefieres de perfil, escorzo?

-Yo preferiría que si vais a entrar en mi habitación me aviséis.

-¿No te habían avisado? -No.

No me había avisado nadie.

-¡Me cago en mi puta vida! ¡Producción!

-Víctor, encontramos a Antonio en calzoncillos, tío.

No, de verdad, boludo.

¿Te puedo cortar la barba? -Sí.

-¿No hay problema? Vale.

Chicos, maquillaje, porfa.

Mario, ¿me traes la maquinilla, porfi?

-¿Cómo la maquinilla?

-Te recortamos un poco. Pareces Kortajarena.

Mira la mandíbula que tenés. Hay que resaltar eso.

-Escucha una cosa.

Te estás pasando la cadena de mando por donde quieres y estoy cansadito.

Llevas todo el día rompiendo las pelotas.

Perdona. Llevas todo el día rompiendo las pelotas.

Paco, sube ya la mierda del coro y vamos a acabar con esto ya.

¡Son las nueve de la noche y tengo a los cámaras hasta los cojones!

Vamos a entrar en la habitación de Antonio.

Parece que alguno de mis colaboradores ha montado un pollo.

Antonio. ¡Hostia! ¡"La noche D"!

Te pido perdón.

# Yo te pido perdón. #

(RÍEN)

Pide lo que quieras, pero eso no se paga con dinero.

Si es que...

Ahora que tu cerebro vuelve a estar en una normalidad,

te vamos a hacer una encuesta.

El segundo programa de "La noche D" habla del dinero y la felicidad.

Vamos a ver qué sabes tú de una cosa y de la otra.

De dinero, poco. De dinero, poco.

Si hubiese sabido más, igual no estábamos ni aquí hablando.

Igual tenías unos calcetines más decentes.

Seguramente. Eh...

Tuvo que hacerte muy feliz el hecho

de que te diesen un Disco de Diamante.

Y la pregunta es:

Para que te den uno, un millón. ¡Un millón! ¡Correcto!

¡Correcto!

Me ha venido un momento "Cifras y letras".

Yo soy ahora mismo... ¿Cómo se llama? Elisenda Roca.

Un millón de euros está muy bien, pero:

Que fue defensa lateral izquierdo del Madrid, brasileño,

que pegaba unos zambombazos al balón.

Por favor, mirad a Dani...

Dani Martín le iba a llamar. Dani.

¡Efectivamente, Dani Martín!

No vas a venir al programa

ni aunque nos quedemos sin invitados.

Es Roberto Carlos.

Roberto Carlos, efectivamente.

Por favor, mirad, mirad cómo me sigue con el micro.

(RÍEN)

La versión reportero de Dani Rovira.

Por favor...

Lo hemos visto de Superlópez,

pero de reportero nadie, y aquí está.

Y siempre guardo la misma distancia.

José Antonio, te damos la invitación

para que vengas al programa "La noche D".

¡Vamos!

Será nuestro segundo invitado, después de Pablo López.

No te digo nada. ¿Pablo López?

El listón está... aquí.

(RÍEN)

Yo siempre después de Pablo López.

Siempre después. Siempre.

Después de este subidón, nos vamos a ir yendo poco a poco

y tú, como si no hubiera pasado, sigue leyendo Lorca.

Nos vemos en un ratito. Antonio, qué grande eres.

(Aplausos)

Con todos ustedes, Antonio Orozco.

(Aplausos y vítores)

# Nos faltó una noche de franela.

# De pijama feo y calcetín por fuera.

# De sofá con ducha fría y traicionera.

# Con masaje, crema, una copita y velas.

# Nos faltó una mentira entera.

# Una falsa espera y una tarde fea.

# Nos faltó desdibujar tu nombre

# y nuestro corazón de toda la escalera.

# Nos faltó una sábana de Ikea.

# Un viaje de cartón, # un despertar de seda.

# Un día remolón # y una caricia vieja.

# Un "vámonos pa allá" # y un "sea donde sea".

# Nos faltó una noche sin dormir

# y un baile de salón # en una calle estrecha.

# Nos faltó descaminar Madrid,

# desencallar el fin # y reservar la fecha.

# Y sobraron los cuatro disparos

# que con tanto descaro # nos dio el corazón.

# Y sobraron los 20 puñales,

# y es que a veces la vida # no atiende a razón.

# Y entre horas, # seis horas me faltan.

# Y me faltan las sobras # que tenía tu amor.

# Y sobraron las 500 veces

# que dijimos que no.

# Nos faltaron un par de señales,

# unos cuantos rivales # y un trocito de adiós.

# Nos faltó despertar con abrazos.

# Nos faltó una deriva por dos.

# Y sobraron los cuatro finales

# que con tanto detalle # nos dio el corazón.

# Y sobró lo de ser incapaces,

# y es que a veces no afina # ni rima el valor.

# Y entre sobras y sobras, # me faltas.

# Y me faltan las sobras # que tenía tu amor.

# Y sobraron las 500 veces

# que dijimos que no.

# Y sobraron los cuatro disparos

# que con tanto descaro # nos dio el corazón.

# Y sobraron los 20 puñales,

# y es que a veces la vida # no atiende a razón.

# Y entre sobras y sobras, # me faltas.

# Y me faltan las sobras # que tenía tu amor.

# Y sobraron las 500 veces...

# que dijimos que no. #

(Aplausos y vítores)

Enhorabuena.

Muchísimas gracias.

Muchas gracias.

(PÚBLICO) ¡Bravo!

Qué grande eres.

Muchas gracias, Dani.

Me...

No sé lo que le sobrará a la gente,

pero a mí casi que me falta un clínex.

(RÍEN)

Qué grande, Antonio. Gracias por venir.

¿Estás enfadado con nosotros? En absoluto. Estoy supercontento.

Pero me gustaría hablar en profundidad sobre la cara oculta.

Todo el mundo tiene una percepción de ti como:

"Qué guay, qué tío más simpático".

Pero tú tienes una cara oscura.

Hay una parte que... Me gustaría hablar de eso.

¿Te parece si lo hablamos en el sofá?

¿Eres tú a quien se le ha ocurrido...?

¿Eres tú a quien se le ha ocurrido la maldad,

lo que pasó en el hotel, ese despecho,

ese querer acabar con mi carrera de repente?

¿Sabes qué pasa? Siéntate aquí.

Y yo era un hombre que tenía una percepción...

O sea, a mí me hacen reportajes en revistas de moda.

Ah, ¿sí?

¿Adónde queda todo eso

después de aparecer en tu programa en calcetines...

y en calzoncillos largos? Calzoncillos largos.

¿Sabes qué pasa?

Uno siempre tiene que vestirse de manera

que si te sorprenden no te avergüences.

Tú quieres decir que yo debería...

Eres un personaje público.

En cualquier momento puede irrumpir alguien...

¿Quieres decir que tengo que estar a las 7:30, en mi casa,

viendo un programa cualquiera en televisión,

con americana?

Así es, Antonio.

En ese momento de vida estamos.

¿Calcetines de rejilla?

De rejilla, por supuesto, Antonio.

¿Zapatos castellanos?

Zapatos castellanos o de cualquier otra procedencia.

Te prometo que lo voy a tener en cuenta.

A partir de ahora, todas las tardes subiré un selfi con mi vestimenta.

Hecho un pincelito.

Vaya sorpresa me llevé. Pero qué bien lo encajaste.

A mí me gustaría que la gente...

Porque muchos pensarán:

"Qué gran actor es Antonio, qué bien lo hizo".

"Qué gran interpretación".

Eh, no.

No fue una interpretación.

Yo pensaba que mis colaboradores iban a ser un poquito más suavitos,

y entraron como dos rinocerontes en una "jarronería".

¿Existe "jarronería"?

Después de lo que llevo visto esta noche, aquí, vale todo.

O sea, "jarronería"...

Cualquier término vale.

Mira, yo creo que estos chicos, claramente,

les han dado una oportunidad, un programa de élite.

Claro. Prime time.

Prime time, que es... Que es lo que os merecéis.

Y bueno, ayer fui el que...

Ayer fuiste la víctima.

Fui la víctima, sí.

Pero no me lo tomé mal.

Me pareció... Menos el chándal que me pusieron.

Que el chándal era reflectante. Digo: "Será para que no me pierda".

(Aplausos)

Oye, tú de chiquitillo...

¿Tienes un recuerdo de tu infancia...

bueno? ¿Fuiste feliz?

Yo, en mi infancia, fui una niña todo el rato,

porque mi madre no quería tener niños.

Quería tener una niña.

Y no asumía que yo era un niño.

Entonces, me dejaba el pelo largo.

Te decía "Orozca".

Manuela. Manuela Orozca.

Me llamaba Manuela, me ponía coletas.

Y viví durante mucho tiempo siendo Manuela Orozco.

¿Hablas en serio? Hablo en serio. (RÍE)

Quiero agradecer a mi madre...

Ahora hablaremos de ella un rato.

Que tu madre tiene para un monográfico aquí, en TVE,

en la 1, en la 2 y en teletexto. Mi madre tiene mucha guasa,

y entonces yo, durante un tiempo, creí que era Manuela,

en el mejor sentido de la palabra,

porque mi madre me ponía mis vestidos de lunares,

me ponía coletas con el moño,

me llevaba al mercado.

La gente me llamaba Lola.

(RÍEN)

¿De qué edad estamos hablando?

Yo qué sé, yo recuerdo, a lo mejor, yo sería...

23 años.

No sé, podría ser...

Te puedo mandar fotos,

pero creo que entre los 3, 4, 5, 6, 7 años

fui Manuela.

Luego ya empecé a ser Toni.

Y ahora por fin soy... Después, fui Antonio José.

Antonio José. Un tiempo.

Y ahora, por fin, soy Antonio.

Has evolucionado más que un pokémon.

Es verdad.

Y luego...

¿Lo recuerdas como algo bonito? Por supuesto.

¿Crees que eso ha hecho que se te despierte un poco

la parte femenina,

que creo que muchos tíos deberíamos de dejar llevarnos?

Yo, a mi madre, lo único que le puedo dar es las gracias por todo.

O sea, tu madre es un espectáculo.

A mi madre deberían recetarla en los hospitales.

Mi madre debería ser una señora que recetaran.

Deberían tener un recetario y decir:

"Llévense a esta señora unos días a su casa y le arregla la vida".

Porque mi madre es la vida en la representación más pura.

Yo siempre le digo a las personas,

no quiero hacer ningún tipo de publicidad, de verdad,

pero si alguien está triste o deprimido, por favor,

Que se metan en...

pase usted un rato por el Instagram de mi vieja.

Dilo: ¿arroba qué? Es que me sabe mal,

pero vamos...

Ella se llama Carmen Ferrón.

Y en Instagram, mi hijo le ha puesto @lacarmenferron, ¿vale?

Perfecto.

Todo esto es una obra instigada por mi hijo, ¿vale?

O sea, mi hijo ha manipulado todo esto.

O sea que de tal palo, tal...

Y tenéis que ver, porque es una comedia.

En realidad, todo el mundo diría: "Qué exageración".

No, es así.

Es así. Doy fe, porque yo he pasado muchos ratos divertidos.

Mi madre, cada vez que voy a Málaga, me dice:

"¿Has visto lo de la madre de Orozco hoy?".

Bueno...

Un día vamos a hacer una quedada con las madres.

Se tienen que conocer porque son espectaculares.

Lo que pasa es que la mía lo vive más desde...

Pero mi madre es superfán.

Creo que ve más a tu madre que TVE, ya te lo digo.

Y tu madre, por lo visto, se ha jubilado hace poco.

Técnicamente está jubilada, pero ella no acepta el hecho

de que está jubilada y sigue con sus cosas.

Ella para arriba, para abajo...

Y dice: "No digas por ahí que estoy trabajando, niño,

con la edad que yo tengo".

"Que no se puede decir".

Pero madruga todos los días. Todos los días.

Sin tener por qué.

Y me llama tempranito.

Siete de la mañana. ¿Cómo?

Digo: "Mamá, que son las siete".

A un artista, a un tío cantante.

Digo: "Que eso no es flamenco".

¿Dónde has visto a un flamenco que madrugue?

Me llama a las siete y me dice:

"Que no se te vaya a olvidar lo que cuesta ganar un euro".

¡La madre que la parió!

(Risas y aplausos)

Qué suerte, ¿eh?

Hoy, mi madre estará especialmente contenta.

Ella se pone contenta por dos motivos.

Uno: cuando voy a su casa a comer con el niño.

Y dos: cuando salgo en la tela

con pantalones que no están rotos y americana

¡Oh!

Oye, pues que te disfrute tu madre ahí, de pie.

Mira, mira.

Oye, este disquito no es un disco que tú has hecho en dos días.

No, he tardado un tiempecillo.

En este disco hay una canción

que tú y yo tuvimos una historia con esa canción,

y fue hace ya tiempo.

Sí. "La nana del camino", ¿te acuerdas?

No podíamos dejar de seguir recorriendo el camino.

Yo lo cuento superrápido.

Dani, un día se levanta y dice:

"Voy a ir a Roma en bicicleta".

Se junta con un par de colegas suyos, uno de ellos, Paco,

que es el papá de una niña que tiene el síndrome de Rett,

una enfermedad rara, para que todos lo sepáis.

Y se van a Roma en bicicleta. A Roma, desde Barcelona.

Sí, sí, sí.

Entonces, pasan millones movidas por el camino.

Y entonces, graban el documental y hacen una peli.

Yo hago una canción, esa canción se va a peli,

y bueno, todo sucede, la película y todo. Hasta ahí.

Y pensé, cuando estábamos haciendo el álbum, que la mejor forma...

Porque hay mucha gente, y esto lo he descubierto en este tiempo,

hay mucha gente que quiere ayudar, mucha gente quiere ayudar

y no saben cómo hacerlo. No saben cómo.

Y mucha gente cree que ayudar es que le van a tangar.

O sea: "Me van robar, eso no funciona, me lo quitan".

Y pensé:

"Si no se lo digo a nadie, cogemos 'La nana del camino',

la metemos dentro de este disco,

y todo lo que genere a lo largo de su vida

lo donamos a San Juan de Dios

para la investigación de la enfermedad del síndrome de Rett,

es cuando, definitivamente, esa canción habrá hecho

todo el camino que tenía que hacer".

Así que, ahí está. Eso es Antonio Orozco.

Además de todo, eso es Antonio Orozco.

¡Ahí va! Hostia, hostia, hostia.

El diablo de Tasmania.

Mira, mira, mira.

¿Qué pasa, Antonio?

He entrado así porque antes me ha dicho este

que soy el demonio de Tasmania, y llevo un mareo que te cagas.

Si lo sé, no lo hago.

No me extraña. No sé cómo no te has caído.

Antonio, voy a ir al grano,

porque hay algo, de verdad...

El otro día estuvo aquí Pablo López,

yo estoy con la música,

pues yo quiero una oportunidad en la música.

Estuvo aquí Pablo López. ¿Cómo estuvo Pablo?

La verdad es que estuvo muy bien, pero no...

Te dio para el pelo.

Pero... Te dio para el pelo.

El saber estar que tú tienes no lo tiene Pablo.

No.

Tú eres otra liga. Claro.

No digáis eso, que luego tengo yo que aguantarlo.

No pasa nada, porque la semana que viene, al que venga,

le diremos lo mismo de ti. Claro.

Es un juego.

Yo estoy aquí, él lo sabe,

porque quiero una oportunidad en la música.

Pablo López, el otro día, me escuchó,

porque estoy con la investigación de nuevos estilos.

La semana pasada le puse a Pablo un "videocri",

porque yo me llamo Cris.

Y es de un estilo... No lo he cogido yo hasta hoy.

¡Imagínate!

Es que es de Málaga, pobrecito.

Y entonces, presenté un nuevo estilo: "choniwood".

Que no es ni choni ni Bollywood, es un mix.

Y ahora, me he venido arriba con un estilo también,

que te lo quiero presentar.

¿Me das tu opinión, por favor?

Me encantaría.

Pues este estilo es "pavapop".

Con todos ustedes, temazo: "O sea, guau".

(Aplausos y vítores)

Antonio, o sea, de verdad, dame tu opinión,

pero o sea, de corazón.

Yo solo puedo decir una cosa, después de la semana pasada

y de ver lo que acabo de ver ahora mismo,

y es que aquí está naciendo

una estrella musical

que lo va a petar.

(Aplausos y vítores)

Dani, ¿lo has escuchado?

¿Se me ha visto algo?

Gracias, Antonio. Qué maravilla.

¿Todo eso lo diriges tú? ¿Los videoclip?

Sí, o sea, los invento,

los grabamos...

Cristina, adiós. Adiós.

Adiós. Venga...

¡Me voy!

No sabes el peligro que es alimentar a la bestia.

Y es al mejor postor, porque Pablo se la quiere llevar de gira.

Te vas a tener que pelear con él.

Me gusta mucho su punto de vista.

Sí, tiene un punto de vista... suyo.

La verdad es que sí.

Eh...

Antonio, esta es la eterna pregunta,

y yo casi que la respuesta la tengo,

pero ¿se puede ser feliz con la nevera vacía?

¿O no hay posibilidades de ser feliz

porque estás ocupado en sobrevivir?

Hay una fórmula magistral que todo el mundo debería saber.

Pobre de aquel que no sea capaz de encontrar un equilibrio

entre la nevera y el alma.

Si te dedicas a llenar la nevera,

lo más probable es que el alma esté vacía.

Y si te dedicas a llenar el alma,

es probable que tu nevera esté vacía.

Busca un equilibrio entre el alma y la nevera

y entonces y solo entonces serás capaz de encontrar la felicidad.

(Aplausos)

(RÍE)

Me abro así para que me llegue toda tu wifi.

No tengo ningún mérito.

No son cosas mías, ni mucho menos.

Son cosas que están ahí para que la gente las lea, por Internet.

Pero es verdad que es difícil encontrar el punto de equilibrio,

donde uno tiene que decir: "Este es el equilibrio".

Pero es que la vida es una constante búsqueda del equilibrio.

El mero hecho de andar es un desequilibrio total,

que si tú vas hacia delante sin echar el pie, te caes de boca.

Sí, sin más.

¿Te parece si nos levantamos y andamos a esos dos sillones?

Que no sé si te recuerdan a algo. A ver.

Como queremos que te sientas como en casa.

¡Ah!

Adelante.

(Aplausos y vítores)

Me encanta.

Bueno, te cuento un poco el porqué de esto.

Qué momento, tío. Qué recuerdos.

Hombre, claro. ¡Qué cosa!

Cómo ha cambiado Pablo.

(RÍEN)

Un poquito de menos pelo.

Óyeme, la semana pasada,

yo hice un duelo con...

O sea, yo canté o "cantuve",

dependiendo si quieres que el verbo sea irregular.

Te hemos visto, Dani. Vale. ¿Qué pasa?

Que yo soy artista, el elenco también son artistas,

hay lucha de egos...

Tuve una reunión bastante heavy con ellos:

"Nosotros queremos cantar".

Y he dicho: "Vale, cuando venga Antonio, que cante el elenco".

Pero Dani, ¿ellos van a cantar como cantaste tú el otro día?

Eso es lo que vamos a ver.

Pero te voy a decir algo y va a ser en primicia.

"Where is my cameraman"?

Nos ha llegado, de Televisión Española,

que después de lo que pase aquí,

posiblemente tengamos un candidato

bastante férreo y de peso...

para Eurovisión.

¡Oooh!

(Aplausos y vítores)

Porque...

si Andreu, si Andreu Buenfuente consiguió

que en su día fuera Chiquilicuatre,

nosotros no vamos a ser menos.

Así que, yo quiero que tú seas sincero

en emitir el juicio de cada una de las actuaciones.

¿De verdad que queréis que diga lo que pienso?

Sí, sin filtros.

¿Crees que ellos van a cantar como tú cantaste la semana pasada?

No lo sé.

Porque como solo se acerquen un poco a lo que tú hiciste...

Déjate sorprender.

Que tengo de todo.

Tengo de todo, una panoplia de variedades

que te va a explotar el cerebro. Así que, relájate.

Vamos con la presentación.

Es que aquí me entra una cosa para arriba...

Lo prometo, ¿eh?

Vamos a conocer a nuestro primer artista.

(Aplausos)

(EL PÚBLICO VITOREA)

(PÚBLICO) ¡Guapa!

("Mi gato")

# Huy, huy, huy, mi gato hace # huy, huy, huy, huy.

# Huy, huy, huy, mi gato hace # ay, ay, ay, ay, ay, ay, ay.

# Huy, huy, huy, mi gato hace # ay, ay, ay, ay, ay.

# Huy, huy, huy, mi gato hace # ay, ay, ay, ay, ay, ay, ay.

# Ay, ay, au... #

(Aplausos y vítores)

A ver,

yo tengo que decirte que...

tú, en tu tesitura,

tienes un futuro claro, ¿vale?

Pero luego, ponerte en la piel, en la voz

de artistas del talante,

el talento y la grandeza de Rosario, pues mira...

Te tengo que decir...

que no.

¿Vale?

Pero escúchame, no te lo tomes a mal porque tú tienes un futuro muy...

Tienes un gran futuro por delante.

Pero tienes que entender que tú eres tú.

No eres la otra.

Qué bonito lo que dice. Eres tú.

Yo soy yo. ¿Vale?

Yo voy a ser yo, Antonio. Te lo prometo.

Tienes que ser tú.

¡Voy a ser yo, España!

¡Voy a ser yo!

Vale, Cristina.

Pasa al asiento.

¡Gracias, Antonio!

La verdad es que ha sido...

Antonio, vamos con la segunda...

Con el segundo artista. Vemos su presentación.

Es que estoy consternado.

Es que me ha llegado... Es que ella consterna.

Yo soy yo y tú eres tú.

Gracias.

Pues estando las cosas claras y si os parece,

yo soy yo, vamos a ver al siguiente artista de la noche.

(ANTONIO RÍE)

Hello, Las Vegas.

# You ain't nothin' # but a hound dog.

# Cryin' all the time.

# You ain't nothin' # but a hound dog.

# Cryin' all the time.

# Well, you ain't # never caught a rabbit

# and you ain't no friend of mine. #

No se sabe más.

(Aplausos y vítores)

Oye, una cosa. ¿Cómo se consigue, de un cuerpo tan pequeño,

una voz tan grande?

-Pues es una pregunta que me hago yo

respecto a otras partes de mi cuerpo también.

No, no, no.

A ver, digo los ojos, los ojos.

Tiene unos ojos preciosos. Los ojos.

-A mí, la verdad, tengo que decirte que...

tampoco me...

Es duro Antonio, ¿eh?

Pero no es que sea duro, porque yo creo que tú tienes otro registro.

-Sí.

-Creo que tienes otro registro y hay que trabajar en eso.

Yo te veo más de...

Yo te veo más en la radio.

Pero tú eres tú. -Yo soy yo.

Tú eres tú.

Fuerte el aplauso para David Perdomo.

¡Yuju!

¡Yuju!

Es como el bailarín que lo ficha la radio, ¿no?

Bueno, vamos con el siguiente, porque esto "non stop", de verdad.

Siguiente artista. A ver.

No sé qué va a pasar aquí.

(Aplausos y vítores)

("Aire de fiesta")

# Aire de fiesta, los chicos y chicas

# radiantes de felicidad.

# Aire de fiesta, a tiempo de marcha.

# Para, pa, pa.

# Con alegría, cogidos de brazo,

# con aires de gran amistad.

# Todos a coro, cantando con fuerza.

# Para, pa, pa. #

(Aplausos y vítores)

Antonio, tu valoración.

No hay valoración.

Ah, que se vaya a su sitio.

Ya tenemos tu audio y gracias... Ya estás valorada.

-Nos vemos, cualquier cosa.

-Te puedes sentar porque...

-No van a sufrir más. Pido mil disculpas.

Ahora es cuando empieza...

-¡Bravo!

Has estado genial, tía.

-¡Uh, uh, uh!

Él no entiende.

Bueno, sigo recordando que nuestro elenco está optando

a un pase, posiblemente, a Eurovisión.

Televisión Española nos lo está pidiendo y oye,

lo que digan, va a misa.

Vamos con el cuarto artista. ¿Cómo lo llevas?

¿Quieres oxígeno? ¿Quieres una madalena?

¿Quieres agüita? ¿Estás bien? Sí.

Estoy sorprendido,

sorprendido gratamente.

Cuánto talento hay en este país. No te imaginas.

Más que en este plató.

Vamos con el siguiente artista, por favor.

(Aplausos y vítores)

"Amazing"!

("I've got you under my skin")

# I've got you under my skin.

# I've got you

# deep in my heart of me.

# So deep in my heart

# that you're really part of me.

¡Huy!

# I've got you...

# under my skin.

# I'd tried so

# not to give in.

# I said myself:

# "This affair never will go so well". #

Hasta aquí puedo hacer.

(Aplausos y vítores)

"Amazing".

Perdona.

Perdona que no...

¿Cómo te llamas?

Pepe. ¿De dónde vienes?

¿Eh? ¿De dónde vienes tú?

De Logroño.

De Logroño.

Sí. ¿Qué tal, Antonio?

Una cosa. Te admiro mazo, tío.

Escucha una cosa. ¿Qué?

Que... bueno, te queremos dar las...

Enhorabuena, porque ya estás dentro del programa.

Queríamos decirte... ¿A qué te dedicas tú?

Yo... recojo patatas.

¿Dónde? En Logroño, joder.

Te lo he dicho, Antonio. ¿No me escuchas o qué?

Y quiero ser cantante, como tú.

Y por eso estoy aquí.

# I've got to... #

Escucha, una cosa. ¿Qué?

¿Te ves como ganador del concurso y, por lo tanto, en Eurovisión?

Claro. ¿Te parece que canto mal o algo?

No, a mí me ha gustado mucho tu estilo.

¿El estilo? Sí, estilo campero.

Pero si soy Frank Sinatra, tío.

Frank sin nata.

Mira, me parto contigo, Antonio.

(Aplausos)

Bien, Pepe...

Pepe, Pepe, Pepe, gracias por venir.

Lo has hecho muy, muy bien.

Mucho mejor de lo que...

¿Por qué le hablas más despacio a él que al resto?

Porque ha cantado más despacio que el resto.

Antonio.

Escucha, Pepe.

Pepe, no te vayas del escenario

sin que antes te diga que soy superfán tuyo.

Te lo prometo, de verdad.

La combinación patata, Logroño y Frank Sinatra no...

(RÍE)

(Aplausos y vítores)

-¡Bravo, Pepe! ¡Bravo!

¡Muy bien!

Aprovecho para mandar un beso a toda la gente de Logroño,

que los queremos mucho.

Vamos con el último artista de la noche, por favor.

(Aplausos y vítores)

(CARRASPEA)

("Mammy Blue")

(EL PÚBLICO RÍE)

(BALBUCEA EN INGLÉS)

(BALBUCEA EN INGLÉS)

Say you sorry.

I'm sure you'll really understand.

Where are you know?

¡Ah!

# Oh, mammy.

# Oh, mammy, mammy blue.

# Oh, mammy blue.

(Aplausos)

Gracias, gracias.

# Mammy, mammy blue.

# Oh, mammy blue. #

I need you... (RESOPLA)

(Aplausos y vítores)

(PARTICIPANTES) ¡Antonio! ¡Antonio!

¡Antonio! ¡Antonio!

Gracias.

(Música de suspense)

(Música de suspense)

Chiquito de la Calzada.

(Música de suspense)

Ya si eso me llamas luego y ya...

No.

Perdona, Antonio. Sí.

Tío...

¿Sabes qué pasa?

Que es que a mí, la música me molestaba.

(RÍEN)

Igual a lo mejor pedirle

escuchar su... Porque como va con coros.

Una capela.

¿A capela podría ser?

Antes de nada, ¿cómo te llamas?

¿Quién, yo? Sí.

Te lo voy a decir.

Tú y yo nos conocemos

y tú y yo somos tocayos.

O sea que me llamo Manolo.

(RÍEN)

Manolo, ¿de dónde vienes?

Eh, bueno,

de ahí detrás.

Vengo de...

Bueno, vengo de donde de...

De donde Pepe, de Logroño.

(RÍEN)

Un beso para Logroño.

Te has cargado Logroño seguro, vamos.

Bien.

Pues nada, Manolo, si pudieras hacer una interpretación cortita.

Una muy rápida. Una capela.

Solo por descartar.

Pero ¿una jota o algo?

Sí. Lo tenemos bastante claro, pero por si acaso.

Vale, venga. Voy, ¿eh?

# Y uno de Lerín se compró un camión

# y a medias con otro.

# Pa cortar madera. #

¡Vamos ahí!

Gracias.

Gracias.

Efectivamente era lo que sospechábamos.

(PARTICIPANTES) ¡Antonio! ¡Antonio!

-¡Antonio!

(TODOS) ¡Antonio! ¡Antonio!

Bueno, eh... Gracias, muchachos.

¡Ay, hostia! Cuidado, Antonio.

A ver, Antonio.

Creo que ha llegado...

Creo que ha llegado el momento, no sé si está por aquí,

ahora me traerán el premio, que es un poco el accésit...

Está difícil.

a optar... para ser...

representante de España en el próximo

festival de Eurovisión.

(Aplausos)

Antonio, tú...

Tú tienes la última palabra.

¿Quién crees que se merece más de este elenco sin par,

de este equipo?

Hombre, a ver, yo es que os admiro mucho a todos.

Pero en realidad, creo que...

os habéis equivocado...

de camino.

Pero la verdad es que vosotros no podéis representar,

no a España.

No os podéis representar ni a vosotros mismos.

Qué tío, ¿eh? Completamente de acuerdo.

¿Podemos decir que el premio queda vacío?

Yo creo que estos chicos podrían intentar,

porque tienen un talento excepcional...

Seguro.

Podrían...

Podríais preparar una nueva actuación para otro día

y mejorar un poco vuestra, sobre todo Manolo...

Manolo... Pues yo me he notado muy suelto.

Bueno, perdona, no quería interrumpir.

El único problema que he visto contigo la dicción.

Sí. La dicción.

Me falla un poquito. El acento, el acento.

También. ¿Sabes?

Y bueno, tú, Pepe, ¿qué quieres que te diga?

No se puede hacer... ¿No se puede hacer peor?

No se puede hacer peor.

Te lo agradezco.

Bueno, queda desierto.

Por favor, si podéis abandonar el plató.

(TODOS) Gracias.

Recojan sus cuchillos. Gracias.

Gracias.

Vámonos. Vámonos.

Qué fracaso tan grande.

Qué fracaso. Qué disgusto. Pasad.

(CARRASPEA)

Antonio, ¿cómo te encuentras?

Me encuentro fatal, porque yo los admiro mucho,

pero claro, es que...

Hacen lo que ven. Claro.

Y es que tú, la semana pasada,

no sé qué te pasó con la guitarra, te viniste arriba.

Digo: "¿Qué le ha pasado? ¿Por qué Dani hace eso?".

Hice eso porque fue un entrenamiento

para lo que yo quería que hoy fuera el reto de verdad.

Te reto a un duelo de canciones...

flamenquitas, alegres y fresquitas.

Ven, sígueme.

(Aplausos)

¿Me vas a meter en este lío otra vez?

Otra vez.

Yo no sé...

Aquí tenemos este cuadro flamenco maravilloso.

(Aplausos)

Vete pensando temitas alegres.

Ya se me ha ocurrido una. A ver.

Voy a empezar muy fuerte. A ver dónde te metes.

Al final nos van a demandar. Nos van a demandar.

(GUITARRISTA) Un, dos, tres, y...

# No estamos locos, que sabemos lo que queremos.

# Vive la vida igual que si fuera un sueño.

# Pero que nunca termina lo que se pierde con el tiempo.

# Y buscaré.

# Oye, niña, buscaré.

# No estamos locos, que sabemos lo que queremos.

# Vive la vida igual que si fuera un sueño.

# Pero que nunca termina y se pierde con el tiempo.

# Y buscaré. #

A ver, por favor.

(Aplausos y vítores)

Como esté Ketama escuchando esto,

te van a meter un pedazo de demanda...

Un momento.

(CARRASPEA)

Supera eso.

# Porque tú te ves bonita, tú te pones orgullosa.

# Ni más ni menos, ni más ni menos.

# Más bonitas son las rosas, viene el tiempo y las marchita.

# Viene el tiempo y las marchita, la hermosura es poca cosa.

# Ni más ni menos, ni más ni menos.

# Porque tú te ves bonita, tú te pones orgullosa. #

¡Oh!

(PÚBLICO) ¡Ole!

(Aplausos y vítores)

Dani, estás a tiempo de dejarlo.

Puedes retirarte.

Déjame que te diga una cosa.

Retirarte arriba no es una retirada.

Si te retiras arriba, a la gente le parece bien.

No caigas más abajo.

No lo hagas.

Hay más abajo. Hasta que no vea a Julio Verne no voy a parar.

Pero dejadlo al chaval, no le...

-¡No le hundas!

-¿Vas a seguir? Por supuesto.

Qué valiente el tío. Venga.

-Venga, Dani. Vamos, maestro.

# Carmen, Carmen, voy a tener que emborracharme.

# Carmen, Carmen, Carmen,

# porque si no yo no puedo hablarte.

¡Vamos!

# Carmen, Carmen, voy a tener que emborracharme.

# Carmen, Carmen, Carmen,

# porque si no yo no puedo hablarte. #

(Aplausos y vítores)

¡Hombre, no le alentéis!

¡No le alentéis!

¡No hagáis esto!

No le alentéis.

No le deis al chaval... No le hagáis eso.

Temazo, Antonio.

Temazo, una letra redonda.

Ay, por favor, Dios mío...

Esperad un momento.

Supera "Carmen", de Leonardo Dantés.

No tengo palabras.

Pues no las uses.

No las uses y cállate ya.

# Pa qué me curaste cuando estaba herido

# si hoy me dejas de nuevo el corazón partío.

# Quién me a entregar sus emociones.

# Quién me va a pedir que nunca la abandone.

(PÚBLICO) # Quién me tapará esta noche si hace frío.

# Quién me va a curar el corazón partío.

# Quién llenará de primaveras este enero

# y bajará la luna para que juguemos.

# Dime si tú te vas, dime cariño mío,

# quién me va a curar el corazón partío. #

(Aplausos y vítores)

¡Bombaza!

Lo que no puede ser...

A ver, porque era como...

Tengo que decir...

Tengo que decirte que desde...

A ver.

Si no tienes palabras.

Lo que no puede ser es que cojas una canción

y que la mitad la cante el público. Eso es tener mucha jeta.

Pero hombre, si es que el público me está abrumando con tanto grito.

Te abruma, ¿eh? Pues yo...

Claro, ¿qué hago?

Yo lo que hago es darle al público su sitio,

que es lo contrario de lo que estás haciendo tú,

con tanto grito.

(PÚBLICO) ¡Oooh!

Mira, Antonio...

¿Acabamos con esto, por favor?

Mira, que venga todo el equipo.

Que venga todo el equipo, porque vamos a terminar los dos...

(Aplausos y vítores)

Parecemos Los Sabandeños.

¿Acabamos todos con la misma?

Menos mal que tío...

Vamos, maestro. Que hay un poco de conciencia.

# Volando voy.

# Volando vengo.

# Volando voy.

# Volando vengo, vengo.

# Por el camino

# yo me entretengo.

# Por el camino

# yo me entretengo.

# Señoras y señores, sepan ustedes.

# Señoras y señores, sepan ustedes,

# que la flor de la noche pa quien la merece.

# Y que la flor de la noche pa quien la merece.

# Vola, volando voy.

# Volando vengo.

# Vola, volando voy.

# Vola, volando vengo, vengo.

# Por el camino yo me entretengo.

# Por el camino yo me entretengo. #

Nos vemos la semana que viene.

El martes, a partir de las diez.

"La noche D". Gracias por estar ahí.

¡Antonio Orozco!

¡El cuadro flamenco!

¡Gracias por estar ahí!

¡Hasta la próxima semana!

Antonio, tú fuiste muy guapo.

¿Sí? ¿Qué ha pasado?

Mira, Dani, vamos a ver.

Te voy a decir una cosa que te vas a quedar acojonado.

Joselito vive y Pablito Calvo murió.

¿Quién es Pablito Calvo?

Me preguntaste el otro día que si yo había trabajado con él.

¿Con Pablito Calvo?

No he trabajado, pero me lo preguntaste.

No sé quién es. Sí lo sabes. No te hagas el tonto.

¿Cómo te voy a preguntar por alguien que no conozco?

¿No has visto "Marcelino, pan y vino"?

Sí. Pablito Calvo es el actor.

Ah, bueno. ¿Y ese vive?

No, ese se murió. Se murió.

El que vive es Joselito, el Pequeño Ruiseñor.

Claro.

Que no has trabajado con él.

No, pero bueno, le conozco.

¿De qué?

Pues un día, en la cárcel...

Cómo empieza esto, ¿eh? Sí.

Yo estaba trabajando. ¿En la cárcel?

Sí. Y...

Y salió un coche que parecía que no llevaba conductor.

Y el ayudante de dirección dijo:

"A ver, ese coche, que se le ha roto el freno".

Y frenó, e iba dentro Joselito.

Ah, que no se le veía. Eso.

Tú decías: "O conduce Joselito o es el coche Fantástico".

Pues era Joselito. Pero ¿cómo veía Joselito?

Bueno, veía. No se le veía la cabeza entera,

se le veía un poco. Se le veía por aquí, justito.

Qué gracioso. Porque era un poco bajo.

Era un poco bajo.

Como no hay dos sin tres, ¿la semana que viene vas a venir?

Pues a ver si me pilla bien. Ya veremos.

Yo creo que con los 14 programas que hemos hecho, tenemos para...

Yo creo que también.

¿Orozco va a salir en todos? Sí, en los pares.

Ah, vale. Vale, vale. ¿Vale?

Pues ya nos vamos, ¿no? Pues vámonos.

Ya llevamos hablando media hora de gilipolleces.

Esto no lo monta ni Dani Écija.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El dinero y la felicidad

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La Noche D - El dinero y la felicidad

02 feb 2021

El tema de esta semana de 'La Noche D' es el dinero y la felicidad. Dani Rovira y su equipo de colaboradores reflexionan con humor sobre estos dos conceptos tan diferentes con personas que nos hacen enormemente felices: Florentino Fernández, Laura Sánchez y Pablo Chiapella visitan el programa, que también cuenta con la participación de Ibai Llanos y con Antonio Orozco como asesor de una peculiar preselección para Eurovisión.

Flo, Laura Sánchez y Pablo Chiapella charlan sobre si el dinero da la felicidad o si es la felicidad el objetivo último de la vida. Cuestiones muy serias que no lo son tanto cuando las analicen Antonio Resines, Pepe Viyuela, Cristina Medina, David Perdomo y Lara Ruiz.

Además, 'La Noche D' entra en la habitación de Antonio Orozco sin llamar, algo que muy feliz no le hace inicialmente. Pero luego abre su corazón y regala su talento y una revelación sorprendente de su infancia.

Con la ayuda de Orozco, 'La Noche D' se propone elegir entre sus colaboradores al candidato que podría representar a España en el Festival de Eurovisión.

Además, en la sección de Pepe Viyuela, 'Documentos PV', el actor entrevista a la empresaria Carmen Lomana.

ver más sobre "La Noche D - El dinero y la felicidad" ver menos sobre "La Noche D - El dinero y la felicidad"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 102 programas de La noche D

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. antonio

    No se puede descargar el capitulo 2 para poder visionarlo mas tarde, por favor arreglenlo y contesten a los comentarios pues si no, para que estan? gracias

    04 feb 2021