www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5820166
No recomendado para menores de 7 años La Noche D - La amistad - ver ahora
Transcripción completa

(ACENTO INGLÉS) Este programa... ¿Cómo se dice?

Es como chachi piruli, ¿chachi pirulo?

¿Eh? -Chachi piruli.

Da igual, James, tú di lo que quieras,

pero por favor, pronuncia. Es Televisión Española.

Televisión Española. -¿Chachi significa del...?

¿Chachi? No. -No.

Bueno, da igual, pero pronuncia. -Vale.

¡Hombre! ¡Por favor!

Pero ¡qué honor!

James Rhodes, por favor. Encantado, tío, ¿qué tal?

Pianista virtuoso internacional. Para nada, por favor, madrileño.

Y tú, Javier, que eres de los mejores actores...

¡Calla! ¡Calla, hombre! ...de la península ibérica.

Sí. Portugal incluida, ¿eh?

Portugal incluida, sí. Sois colegas y todo.

Vecinos. -Sí, vecinos, pero tampoco...

Mira, además me viene muy bien... Vale, gracias.

...porque el programa de hoy va sobre colegas.

¡Ah! Bueno. Hoy va a venir

Dani Guzmán con María Castro

y va a venir Ernesto Sevilla con Pablo Chiapella

y una invitada sorpresa y vosotros, va a ser una noche que te cagas.

El invitado sorpresa soy yo. Hombre, tú eres sorpresivo.

Ah, vale. Pero la gente ya sabe...

Nos vemos en un ratito. Claro.

Qué placer, de verdad. Igualmente.

Va a traer el piano. Sí, claro, hay un piano.

Sí, me he encargado yo.

Y tú la cámara, Javier.

Hasta ahora. Es... es...

Qué ilusión me hace. ¡Venga, hasta luego!

-Gracias.

¿Este tío quién era?

¿Eh? -¿Quién era este tío?

¿Es Pablo Motos? No. -No, Pablo Motos no.

Dani Rovira.

Dani Rovira. -Dani Rovira.

El presentador. -Rivera.

No, los Rivera son otra familia.

Rovira es...

-Pues nada.

¿Pues nada qué?

Estoy confundido, te lo juro.

No, pero tú tranquilo, con tal de que pronuncies,

yo como más o menos sé lo que dices, yo lo repito.

Dani Rivero.

No, Dani Rivero no, Dani Rovira. -Rovira.

Y no se te ocurra decir Pablo Motos en Televisión Española.

¿Estamos en Televisión Española?

(Canción "Come together")

(Aplausos)

(Boney M. "Daddy cool")

(Aplausos)

¡Ah!

(Aplausos y vítores)

¡Muy buenas noches!

¡Qué maravilla! ¡Qué maravilla!

Muy buenas noches, todos y todas, de verdad, qué maravilla.

Es increíble, desde que no se le paga al público,

aplaude más, es una paradoja.

Bueno, buenas noches a todos los que estáis aquí,

a todos los que de nuevo habéis tenido a bien

estar al otro lado del sofá, del taburete,

de dondequiera que os sentéis, donde veáis el programa

porque hoy, en "La noche D", hablaremos de la amistad, ¿vale?

La amistad es una cosa muy sencilla

que se inventó muchísimo antes de que se inventara Facebook,

lo digo para los millennials. Eso es seguro.

Aunque Roberto Carlos, el cantante,

no el futbolista que pegaba zambombazos,

el cantante, empezó a complicarlo todo

cuando sacó aquella famosa canción

de "Yo quiero tener un millón de amigos".

# Yo quiero tener un millón de amigos. #

¿Para qué?

(Risas)

Roberto Carlos, ¿para qué quieres tener un millón de amigos?

Un millón de amigos es una barbaridad.

Uno, dos, tres, cuatro... Un millón.

Cualquier cosa que organices, Roberto Carlos, es un lío, es...

No sé, tienes que quedar con ellos en la explanada de los Monegros,

es que no se pueden gestionar un millón de amigos.

Imagínate que te casas.

Tienes que acabar como Lola Flores diciendo: "Si me queréis, irse"

porque esto no es normal.

Un millón de amigos. ¿Estamos locos?

(Aplausos)

¿Cómo se te puede ir tanto la olla, Roberto Carlos?

Eso es como...

¿Un millón de amigos?

Eso es tres veces la población de Alicante.

Imagínate tres Alicantes y todos son tus amigos, todos, todos.

Eso es un sinvivir, tú vas al súper que está a un minuto

y tardas ocho horas porque te tienes que ir parando.

Eso no se puede, no se puede.

Cada persona que se te cruza es un amigo, eso es un problema.

Eso no es vida

y si tú tienes un millón de amigos, atención, ¿eh?

Si tú tienes un millón de amigos, he hecho los cálculos,

tú al día tienes 2740 cumpleaños.

(Risas)

2740 amigos que cumplen años cada día.

¿Cómo se gestiona eso?

A lo mejor los años bisiestos,

el 29 de febrero tienes igual 500,

qué alivio los años bisiestos, de verdad, ¿eh?

Y yo muchas veces digo:

"¿Para qué quieres tener un millón de amigos?".

Y aquí te da la respuesta, atención.

# Y así más fuerte poder cantar. #

Yo quiero tener un millón de amigos para así más fuerte poder cantar,

pero, Roberto Carlos, querido, cómprate unos bafles,

cómprate unos altavoces como un demonio

que te va a salir más barato

que comprar cervezas para un millón de personas, hijo,

que tienes menos luces

que la habitación de Drácula, Roberto Carlos.

Bueno, además de que es insostenible

tener un millón de amigos,

es que es imposible

porque un buen amigo se hace muy poquito a poco,

a lo largo de los años, yo lo pienso así.

Siempre que alguien se quiere hacer muy colega mío muy rápido,

gente que llega y se quiere hacer muy rápido colega,

yo siempre le digo:

"Para ser buenos amigos,

antes nos tenemos que comer un kilo de sal juntos".

Es lo que yo siempre digo.

Como diciendo: "Tenemos que comer

y pasar muchísimos años compartiendo cosas, ¿no?".

Bueno, pues hubo un pesado

que quería ser muy amigo mío muy rápido

y me invitaba todos los días a comer bacalao para acelerarlo

y es que encima... es que encima...

No.

(Aplausos)

Además que no me conocía.

Digo: "Pues no me conoces, te estás equivocando, hombre,

porque soy vegano. ¿Me vas a invitar a bacalao?".

Y es que esa es otra, como dijo una vezuna persona muy lista,

un buen amigo es el que lo sabe todo de ti

y a pesar de eso, quiere seguir siendo tu amigo.

Es decir, el que se ha sentado conmigo a comer tofu con lechuga,

ese me tiene ganado para toda la vida.

(Risas y aplausos)

Y si además...

y si además, ese mismo repite,

a ese ya lo a querer hasta por la güija, te lo digo así.

Sí, sí, sí.

Hombre, también los hay,

también hay gente que dice que pasa de comer lechuga y soja

que eso es de hombre blandengue,

pues oye, también es respetable su opinión de mierda.

¿No? Bueno.

Un... un amigo o una amiga

es el que te dice las cosas que no quieres escuchar

o el que te avisa cuando tienes un moco

o la bragueta bajada, eso es un colega,

pero si no te avisa,

que al menos te eche una foto

para enseñarla en las reuniones de colegas,

que eso con el tiempo y cuatro pacharanes,

seguro que se agradece, esos son los amigos 3.0.

Los amigos de verdad, los que se alegran de verdad

cuando les cuentas

que te han contratado para algo bueno

y no te preguntan: "¿Y eso cómo lo has conseguido?".

Eso no es amistad, amigo, eso es interés, que se te ve el plumero.

Los amigos de verdad están para los momentos buenos

y para los momentos malos también

que para cervecitas estamos todos dispuestos,

pero para aguantar una llorera de dos horas

porque te ha dejado la pareja, ahí tiene que estar un colega

o para dejarte dormir en un sofá porque has perdido el curro

y te han echado de casa, ahí tiene que estar un colega

o que te entre un coronavirus y tienes que estar aislado

y hay que dejarle la comida en la puerta

y hacerle videollamadas para que no se sienta solo,

ahí tiene que estar un colega.

Que te tienes que hacer una mudanza y cargar las cajas de hace 20 años,

pues ahí conmigo no cuentes.

(Risas)

Que como yo como tofu y soja,

yo para una mudanza me veo un poquito blandengue,

fíjate lo que te digo.

Lo bonito de los amigos es que tú los eliges

y si ellos también te eligen a ti,

eso es gloria bendita, es mejor que un "match" en Tinder.

Cuiden de ellos, no den nada por hecho,

hay que regar esa amistad cada día

aunque vivas en Almería,

que de agua vais más o menos regular, pero bueno.

El que tiene un amigo tiene un tesoro.

Esa gente que dice que podía contar

con los dedos de una mano los amigos de verdad,

yo, yo tengo la suerte de decir que puedo contar mis buenos amigos

con los dedos de las manos y los dedos de los pies

y no sé cómo lo hago que todos suman 23.

(Risas)

Colegas por los que pondría la mano en el fuego,

eso sí, la izquierda, no vaya a ser que algún colega

me meta la "bacalá", también te lo digo.

Vivan los amigos, vivan los "brothers from another mother"

y viva el colegueo, el compadreo que se respira en este programa

que poquito a poco, ya en el octavo programa,

llevamos comido casi todos un kilito de sal.

Comenzamos la noche de amigos.

No os despistéis que no hay publi,

esto arranca y no para hasta la meta.

¡Fuerte aplauso! ¡Bienvenidos!

(Canción "Come together")

¡Y que no decaiga el aplauso

porque vamos a presentar a nuestros colaboradores!

¡Esto es lo mejor que tiene la televisión,

sus amigos le llaman Toni, pero no tiene amigos realmente,

Antonio Resines!

(Rihanna "S&M")

(Aplausos)

¿Cómo estás, Antonio? Muy bien. ¿Qué tal?

Todo bien, ¿no? Estoy contento de verte.

Sigue, que lo estás haciendo muy bien.

(Aplausos)

Yo creo que todo el mundo tendría que experimentar

el tener un amigo como él, Pepe Viyuela,

para llevártelo a tu casa.

¿Qué pasa, tronco? Amigo, ¿qué tal?

¿Todo bien? Muy bien, fenomenal.

Es nuestro día, amigo. Es nuestro día, amigo.

Quiero ser tu amigo siempre.

Y una amiga más buena que las miguitas de pan,

¡Cristina Medina, por favor!

¡Una cosita chiquitita!

Así, los amigos de verdad se dan pechazos.

¡Pechazo!

¡Ay, de verdad!

Ella es más que una amiga, mi hermana argentina Lara Ruiz.

¡Amigo, hermano! Ahora nos vemos, ¿eh?

Venga. Vale.

Y este es uno que cuando te haces amigo de él,

ya no se te va, ya no se te va, ¡David Perdomo!

Se nota que es argentina, que habla muchísimo.

Habla muchísimo. Habla muchísimo.

Habla muchísimo. Yo, en cambio, no.

Me voy. Al ser gallego...

Bueno y esta semana, esta semana,

nuestro Pepe Viyuela, nuestro riojano de lujo,

nuestro periodista de investigación ha hecho dos nuevos amigos

porque ha entrevistado nada más y nada menos

que a Jorge Sanz y a María Barranco.

Yo tengo por costumbre, cuando un amigo me pide un favor,

sea el que sea, digo que sí y luego ya veré cómo me apaño para hacerlo

y esto me ha metido...

Los mayores líos y problemas de mi vida me han pasado por esto.

Como decía Paco Rabal, amigos hay que tener hasta en el infierno.

Especialmente, en el infierno.

Y esta noche no tenemos invitados,

esta noche tenemos una auténtica reunión de amigos

porque van a estar con nosotros Ernesto Sevilla, Pablo Chiapella.

Sé contar.

Javier Cámara y James Rhodes.

(Aplausos y vítores)

¿Queréis más?

¿Queréis más?

Con el ansia que tenéis, ¿queréis más?

Pues tenemos más porque le hemos cogido el gustillo

a lo del invitado o invitada sorpresa

y él o la de hoy es un amigo o una amiga

que todos quisiéramos tener.

Me lo he encontrado antes picando algo por ahí dentro

y os vais a querer llevar a esta persona

a vuestra casa también. Mira, mira.

Hola.

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Bueno, aquí ya sabemos que es una mujer,

pero vas a ser el invitado o invitada sorpresa.

Eso es una responsabilidad enorme, lo sabes, ¿no?

Has venido en un coche con los cristales tintados, vale.

Te han tapado, absolutamente nadie en España sabe quién vas a ser.

¿Estás nervioso, nerviosa?

¿Sí? ¿Quieres que te traiga unas pipillas?

¿Estarías mejor en un palo?

Nada.

En un ratito, vengo, ¿vale?

Parezco cetrero.

Venga, luego nos vemos con la invitada sorpresa.

Chao. Chao.

(Música animada)

Ya tenemos todos los ingredientes encima de la mesa,

pero todo esto será más tarde porque hay que ir pasito a pasito.

Ahora mismo, lo que viene siendo ahora mismo,

tenemos que dar paso a esos amigos que siempre llegan los primeros

y te pillan en la ducha, esta gente que de puntual que es

te llega hasta a molestar.

Un aplauso enorme para Daniel Guzmán y María Castro.

Por favor.

(The Temper Trap "Fader")

(Aplausos)

¡Hola! -¿Qué tal?

Muchos codos. Ya no sé qué parte de la...

Queridos, gracias por venir. Nada.

Gracias. Sentaos en el sofá.

Venga. Estáis en vuestra santísima casa.

Qué guay, ¿eh?

Me encantan los palmeros allí.

Sí, sí.

(RÍE)

¿Cómo estáis? Primero, gracias por venir.

A ti. -No, gracias.

Es un placer, para mí es un privilegio

que todas las semanas no solo venga gente talentosa,

sino que viene gente

como que me gustaría ser vuestro amigo también.

Hombre, pues la verdad que no sé si es muy aconsejable

porque yo con todos mis amigos lo pasamos mal

de las que no liamos unos a otros.

Sois amigos un poco Jackass.

Sí. -Sí.

Algunas veces... -Lo inventamos nosotros.

¿Tú has pillado alguna?

A mí no, pero ya me ha contado varias

porque hemos hecho una gira muy larga juntos y sé varias cosas.

Sí, de hecho, ahora estábamos recordando algunas cosas.

¿Podéis contar alguna?

La que le acabo de contar no la puedo contar, es muy dura.

Esa no se puede contar, bueno.

Sí se puede contar. -¿La cuento?

Luego se edita. ¿La cuento?

Claro, si nos quedan tres programas.

Hicimos una obra de teatro que él estaba soberbio,

la gente se moría de risa.

Pocas veces vi en el teatro a la gente reírse a placer así

y entonces decidió, decidió que en 10 segundos que tenía

que no estaba en el escenario,

hacer pis. -Los únicos.

Diez segundos, en un baño dos pisos más arriba.

Ajá. Un teatro nuevo que no conocía.

Llegó la hora de salir, Dani no estaba,

salió el pobre mío... -Subí, eran 10 segundos,

digo: "Me va a dar tiempo". Ni aunque lo tuvieras aquí.

Ya, pero me hacía ilusión saber si llegaba, me ponía la pila.

¿Tienes ese puntito MacGyver? Sí, sí.

Ese puntito Indiana Jones. Me da como el rollo de la energía

que ya salgo con energía

porque es posible que no salga. Claro.

Estoy haciendo pis y oigo mi pie. -El pie, dos pisos más arriba.

Y digo: "He calculado mal". Has calculado mal.

Entonces decidió guardarlo todo antes de terminar.

No hice nada. -Lo guardaste antes de terminar.

No lo guardé.

Apareció abajo con el chándal...

Salí corriendo, bajé los dos pisos,

se me había olvidado que tenía que guardar algo.

¿Cómo? ¿Me estás diciendo

que saliste con el cable pelado por fuera?

Sí.

¿En serio? ¿La toma de tierra?

Chispazo total.

Menos mal que era una comedia. -Y en esto...

Se le quedó toda la parte del chándal...

Antes de llegar a eso, cuando voy a salir, me doy cuenta

de que se me ha olvidado guardar algo,

hago así

y no me di cuenta... Pero ¿cómo haces con la mano así?

Espera, espera. No seas fantasma.

¡Que no, que me entiendes! Resulta que...

Que no cerré el grifo

y entonces era un chándal gris...

-¡Oh!

Ha hecho uno del público: "¡Oh!".

Sí, sí. -Eso.

¡Oh!

Entonces lo decidió arreglar y para que no se viera la mancha,

que era tal que así. -Manchón.

Esto sí que era tal que así. -Y yo tenía que salir.

Recogió el pantalón mucho de forma que la huevada le quedaba a un lado.

¡Ay, por favor! El cerco al otro y así salió

a acabar la función. -Mucho peor.

Y de lado como un cangrejo. -Si el público estaba ahí,

hice toda la función así.

¿Y qué tal?

Así hablando, supernatural.

(Aplausos)

Pero algo peor,

llevaba una camisa, una camiseta

y entonces, yo me la estiré, pero que no te puedes imaginar.

A modo vestido. -Entonces parecía...

Era...

Da la sensación de que lo estabas pasando bien.

Estaba así, como supernatural, con el texto.

"Sí, no sé qué".

Llorando. -Esta fue una de tantas.

Yo diciendo: "Parad porque no puedo más".

¿Qué obra? Esta, sí.

¿Cómo se llama? "Dos más dos".

"Dos más dos". "Dos más dos".

¿Os conocíais antes? (AMBOS) No.

(MARÍA) No (DANIEL) No.

Habéis creado una amistad a raíz de esta...

Bueno, bueno, tampoco... -Bueno, amistad.

Somos compañeros de trabajo. Una relación...

Nos vemos y nos ponemos al día, eso sí.

Una cerve, ¿no? Eso sí.

Dani, me han contado

que haces firmar un documento a quien entra en tu casa.

Sí, claro.

Lo dices como si... -Por eso no he ido.

-¿Eh?

Es como: "Oye, ¿tú le haces a la gente limpiarse en el felpudo

antes de entrar?". -"Sí, claro".

Claro. ¿Lo normal es firmar un documento?

Bueno, a unos les da por limpiarse las zapatillas en el felpudo

y a otros por firmar contratos de responsabilidad personal

por lo que te pueda pasar dentro. Es más por...

Claro.

Como el que firma el que va a hacer "puenting" y firma...

Es que hay una parte que hay algún amigo que se ha roto un tobillo

tirándose por un sitio...

y es su responsabilidad. ¿Tu casa es un "escape room"?

(Risas)

Pero ¿haces pruebas?

Está ahí entre la casa de Michael Jackson...

(Risas)

No, no. No, algo de riesgo, cuéntame.

Voy tu casa.

"Dani, voy a tomar una cerveza", voy y me pones un papel.

Bueno, ya el decir:

"Dani, voy para tu casa, voy a tomar una cerveza",

eso ya implica un riesgo porque me cuentas qué quieres hacer.

Ahí es cuando dices: "Empiezan los juegos del hambre".

Claro, exacto, ahí es cuando justamente

pues yo qué sé, lo típico que tú has hecho también muchas veces o tú

que es que metes un poquito

de jabón líquido en la cerveza. -Lo típico.

Lo típico que hemos hecho todo que es con una jeringuilla.

Sosa caústica en las croquetas, lo típico.

Exacto y estás echando espuma toda la tarde.

¿En serio? Claro.

No te voy a decir la marca del jabón que es muy espumoso.

Pero de los que más. Y además que te limpia por dentro

que ni dieta intermitente ni continua ni nada.

O sea, esa es tu manera... ¿Sigues queriendo ir a su casa?

Eh... No, no, ni de coña. (RÍE)

Esa es tu manera un poco... De hacer amistades.

...de cuidar de tus amigos, que es una manera contraria a la tuya.

Sí, yo no tengo anécdotas de esas. Como él los gana, tú los perderías.

Yo nos los pierdo porque no los mato,

o sea, él es un asesino en potencia.

Me han dicho que posiblemente

una de tus mejores amigas sea tu madre.

Sí, o sea, mi madre real. Sí, sí, sí, sí.

No sé. Es que no sabía.

Yo tengo cuatro madres, la real, la de cuando me voy a la playa.

Sí, siempre lo he dicho porque yo vine muy tarde,

a mí no me querían en casa. ¿Tú viniste muy tarde?

Naciste como... Nací tarde.

Yo no era esperada ni bienvenida ni nada.

¿Cuánto te llevas? Diez años.

Diez años. Sí.

Y tenían el niño y la niña,

yo ya no pintaba nada, volver a cambiar pañales

y entonces vine muy tarde, me crié mucho con ella,

me llamaban de hecho la pegatina de mi madre

y estuvimos mucho juntas

y quien está junto, al final, hace pandilla.

Hombre, claro.

No digo que sea mi amiga de salir con ella tomar nada,

pero sí de confidente y de animadora y de mi psicóloga en casa.

Mi fuerte sí que es mi madre.

Fíjate, la pegatina al final... Sí, sí.

Nunca es tarde si la dicha es buena.

Al final hice mucha compañía, no me querían, pero luego vine bien.

Qué guay. -Yo creo que...

Fíjate, ahora que habláis de la amistad,

en el fondo, es la otra familia, la que eliges.

La que eliges. Yo soy hijo único,

no he tenido hermanos. Qué triste, qué pena.

Bueno, pues la verdad que no porque yo elegí otros hermanos.

Porque tú sigues viviendo en Aluche,

en el mismo barrio donde tú... Sigo teniendo los mismos amigos

porque nuestra amistad empezó con... yo, con Luismi, mi mejor amigo,

nacimos juntos en el mismo edificio. Tú hacías grafitis de jovencito.

Sí. ¿Este era de la panda?

Bueno, nosotros somos seis amigos, Luismi desde que nacimos

y los demás desde los 9-10 años hasta ahora.

Tu nombre artístico era Tifón.

Sí, exacto.

(MARÍA) "Oh, yeah!".

Anda que te pusiste ventisca, marejadilla...

Tifón. Bueno...

Llegaste a ser conocido un poco. Sí, sí, sí, sí.

La verdad que mucho, como era muy cabezón,

al final pinté todo lo que había que pintar.

Yo los fines de semana no me iba con mis colegas

y me iba al metro o por la ciudad con una bici,

con mis espráis y mis rotuladores y era algo que necesitaba hacer.

Dime una que haya prescrito.

Dime alguna que hayas dicho... ¿Una buena?

Eh...

La primera vez que me escapé de casa sería con 12 o 13 años.

Mi primera vez. -14 años.

Mi primera vez. Y estaban durmiendo mis padres,

no sé si ya estaban separados,

el caso es que me fui como a las 2 de la mañana

y me fui con la bici a pintar a Embajadores

a un edificio que estaban construyendo

y me subí como tres pisos por el andamio,

hice un grafiti

y a la que me iba, no me di cuenta y me caí para atrás,

me caí para abajo y caí mal y me partí el brazo.

Me metí en la cama y a las 8 de la mañana, digo:

"Me voy a caer a las 8 de la mañana delante de mi madre para...".

"Mamá, me he movido tanto que me he roto un brazo".

Así.

Y ya cuando me fui a levantar,

ya no podía más, estaba llorando del dolor,

hice como que me caía

y mi madre me dijo: "Te has escapado esta noche, ¿no?".

Digo: "Pues sí". -Pues las madres...

(Aplausos)

Molaría que de lo absurdo que fuera

te tiraras y te dieras en el otro brazo.

Medio lo intenté y un poco pasó porque del dolor que tenía,

me caí sobre el otro lado, entonces no tenía ningún sentido

y nada, me fui. Oye, María, entiendo...

Yo solo hacía gimnasia rítmica. Eso te iba a decir yo.

¿Te parece poco?

Perdóname, yo lo que necesito saber es...

Si eres tú, ¿no? -¿Cómo salí de ahí?

Cuando tú viniste a Madrid,

¿te agarrabas al metro así? Al mundo.

Sí.

Lo sigo haciendo en mis tiempos libres.

Se agarra con el pie. -Es el Campeonato de España.

¿Qué edad tienes aquí? Ahí, 16.

Ahí fue cuando quedé subcampeona de España en pelotas no,

en pelota. En pelota.

Con ese montaje, sí.

Dieciséis años. Sí.

Dieciséis. Qué barbaridad.

Luego me retiré al año y medio de eso.

Eso es más arriesgado y complicado

que hacer grafitis y subirte a un segundo piso.

No me rompía el brazo, pero alguna lesión sí que tenía.

Cómo te vas a romper, si eras de goma.

Porque los tengo rotos ya directamente.

¿Qué conservas...? Hablando de romper brazos,

hace mucho que no hago esto en la tele.

¿El qué? Hace mucho que no hago esto.

No sé si me voy a marear. No sé si voy a poder. Mira.

(PÚBLICO) ¡Oh!

-¡Uh!

(Aplausos)

Me ha encantado el final de... -¡Joder!

...aquí no ha pasado nada.

Vamos a ver otro vídeo.

Acabamos de traer el Circo del Sol. Pero ha sonado, ¿eh?

Mira, mira, mira. ¡Ay, por favor!

¿Esta eres tú? Sí.

Eso es en Seis Hermanas. -"La del Exorcista".

Pero...

"Bueno, señores y señoritas, aquí tenemos a la maravillosa...".

(DANIEL) No me lo puedo creer.

(B.S.O de "El exorcista")

(Aplausos)

Mira, Dani Guzmán..., ¡Bua, chaval!

...te voy a decir una cosa. Dímelo.

Cayéndote tú de un andamio partiéndote un brazo

haciendo grafiti eres un mierda. Es verdad.

Esto es el rocanrol.

Eso es que estaba maquillada porque estaba enferma.

Da igual que estés maquillada,

que estás bajando haciendo el pino puente.

Se ha fijado en que está maquillada. Pero...

Me pusieron de enferma y con ese camisón,

digo: "Tengo que hacer esta actividad del puente".

Cogí esa escalera y entre secuencia y secuencia,

en vez de ir a hacer pis..., -Sí, lo normal.

...me bajé por la escalera haciendo el puente.

De una manera normal, como se bajan las escaleras.

A mí me da un infarto y a mi padre que a lo mejor no está ni en cas.a

De verdad, un infarto congénito.

Te voy a decir una cosa, cuando ha hecho ahora mismo así,

ha crujido. Ha crujido.

¿Ha crujido? Ya no lo noto. -¿Qué te has roto?

No, estoy bien, estoy perfecta.

¿Te imaginas que luego sale "llévame al hospital"?

Que luego sale como Jim Carrey,

como Ace Ventura.

Cuando estábamos en directo...

Yo lo doy todo. ¿No te has hecho daño?

No, nada. Mira, mira, otra vez.

¡La madre que me parió!

¡Ay!

(Aplausos)

(DANIEL) ¡Joder, chaval!

Ahora, pintar grafitis fatal, ¿eh? -No, no...

Yo me había ido a María por dulcificar la historia

y de repente se ha deformado.

Me voy otra vez para ti. Si quieres, lo hacemos nosotros.

Aficiones, claro, esto es un deporte, pero...

Por ejemplo, tú boxeas, te gusta el boxeo.

Ahora llevo mucho tiempo, sí, pero...

Pero has llegado a competir. Bueno, algún "amateur".

Sí.

Mira, justo además con Jero empecé con 19 años haciendo kickboxing.

No, eso era para la foto, ¿eh? Ah, claro, claro.

Era por la foto.

Si estás boxeando, tienes que poner cara.

Porque tendrás un bucal, no es tu boca real.

Tienes un bucal que te protege. No, mi cara es así, Dani.

¿Tu cara es así? Sí.

Qué pena.

¿Me esperáis un momentito aquí?

Tengo a Cristina Medina, ella todas las semanas se hace un máster,

un doctorado, una cátedra, nada, se lee cuatro folios

y habla sobre el tema en cuestión. Vale.

Nos vamos a informar un poquito sobre el colegueo, la amistad.

No os mováis. Hablad de vuestras cosas.

Cristina Medina.

(Aplausos)

¡Dani! ¿Cómo estás, querida?

¿Qué tal?

¿Como estás? ¿Qué pasa, colega? Siempre fiel a tu cita.

Claro. Espera, vamos a saludarnos como los colegas.

Bueno, da igual, más o menos.

En fin, españoles, buenas noches.

Españoles y gente... Y españolas.

Españolas o... "Españolx".

Dani, una cosilla que te voy a preguntar.

¿Cuántos amigos o conocidos crees tú

que eres capaz de tener a la vez?

Dime un número, así. O sea, ahora mismo...

Eh...

Sesenta.

¡Mac!

Te voy a decir una cosa, la matemática no falla,

es "impepinable", del verbo "pepinar"

porque, "ladies and germanies",

los seres humanos, imagínate,

podemos llegar a tratar

hasta con un máximo de 150 personas a la vez.

Pero a la vez, o sea, en... ¿A la vez, del tirón, todos juntos?

¿Cómo sí, cómo no? Tranquilo.

Os explico cómo, existen los círculos de amistad.

¡Ah!

"Efectiviwonder". Va como por...

No es lo mismo tu amigo de toda la vida

que el vecino del quinto. No, no, no.

Ese que te deja el olor a fritanga en la ropa tendida.

¿Eh?

Y son tres los círculos que tenemos,

empecemos por los contactos más lejanos, el círculo más lejano.

Vale. Los conocidos,

compañeros del trabajo, las madres del AMPA,

los fontaneros, ¿sabes?

¿Fontaneros? También.

Es ese grupo... ¿El del butano?

El del butano también cuenta, por supuesto.

Son ese tipo de grupos de gente de entre 100 personillas

con quien tú tienes un trato ocasional

como con el fontanero y meramente formal.

Vale.

El si me han visto no me acuerdo. Vale

Pero ojo, si entablamos amistad con un compañero de trabajo,

¿sabes qué es lo que ocurre?

Si entablas amistad con un compañero de trabajo,

cuidado con lo de la olla, ¿no?

¡Eh! Pues no, ¡que somos más productivos!

¿Ah, sí? ¿Cómo se te queda el cuerpo?

Pues mira, se me queda... Para el lado.

Incómoda.

Eso sí, cuidadín, españoles, con los amigos del curro

porque ¿tú sacrificarías a un amigo por un ascenso, Dani?

Jamás, "neverland".

¿"Neverland"?

Pues los datos dicen que...

(Redoble de tambores)

...el 68 % de las personas de entre 20 y 40 años

no dudaría en darte una puñalada trapera por la espalda

por subir de puesto de trabajo. ¿En serio?

Te lo juro, lo dice el Instituto Nacional de Estadística.

Ya conoces tú el dicho ese, que donde tengas tú la olla

no metas... El ascenso.

...la amistad. La amistad.

He querido decir amistad. Vale.

¿Qué pasa si cerramos más el círculo?

¿A quién nos encontramos, Daniel Rovira?

Pues a lo mejor ya a tus coleguillas del día a día,

del fin de semana,

que te ves una vez al mes. Está cerca, los amiguillos.

Exactamente. Amiguillos, sí.

Así, sin apellido, a palo seco, amigos.

Este grupo se compone de unas 30 o 35 personas

a las que tratamos con frecuencia,

más que al fontanero

y con las que nos une un lazo

de confianza importante.

¡Eh!

Tú a mí me miras como a un fontanero.

Entonces no, mejor que no. Perdón, perdón.

Como al de la lavadora. Tampoco, cariño.

No me mires entonces. ¡Vamos a ver!

Estos amigos son los que se acuerdan

de felicitarte tu cumpleaños. Yo no me acordaría.

De preguntarte por tu familia. Ajá.

De mandarte audio en Nochevieja. ¡Oh!

No como otros.

Hablo del fontanero.

En fin, no me quiero ir del tema. No te vayas, anda.

Dani, ¿cuántas veces has tenido tú

ese momentazo de exaltación de la amistad

en una fiesta de estas de que has dicho tú:

"Aquí tienes un amigo para siempre, tú eres mi hermano"?

Igual me ha pasado más veces de las que debería.

Pues ojo, porque según un estudio,

solo el 48 %

de los que consideramos nuestros amigos

permanecerán en nuestro grupo

transcurridos siete años.

Siete años.

Eso sí, con el tiempo, unos pocos de esos amiguitos

pueden pasar a forma parte de nuestros contactos más próximos.

Se va cerrando. Se va cerrando el círculo.

El...

Ajá, ajá.

Te quiero, guapo. ¿Eh?

(Risas)

Y ahora, vámonos al círculo final,

los amigos íntimos y familiares.

¡Qué maravilla!

Este es el círculo de amistad más cercano

y está formado por entre tres y cinco personas

de total confianza. La que me ha dado en el pecho.

La madre que la parió. Son la "crème" de la "crème".

"Crème" de la "crème". El kiko gordo de la amistad.

El "bocatto di cardinali".

El cachopo con patatas del colegueo.

Dani,

¿tú crees que estos amigos son importantes para los españoles,

los de verdad? Yo creo que sí.

Es un pilar muy importante para la gente.

(Redoble de tambores)

¡Pues sí! He querido hacer lo de María, pero no me ha salido.

Hombre...

El 89 % de los españoles considera importante o imprescindible

tener pues grandes amistades para disfrutar de una vida feliz.

Sí. En cambio, no te lo pierdas,

hay un 9 % de los encuestados

que creen que estas amistades no son tan importantes.

¿Cómo se te queda la "cuerpa" humana?

Me parece gente triste, gente sepia.

"Ladies and germanies", ahora que estamos entre amigos,

¿sabes qué te digo? Me voy a la conclusión final.

"Conclusiona". Tino, hermano, dale al "play".

"Ladies and germanies", españoles,

hay una canción que dice "yo quiero tener un millón de amigos".

¿Sabéis lo que os digo?

Yo me conformo con no perder a los que tengo,

también dicen que quien tiene un amigo tiene un tesoro,

pero yo creo... que no, que es mucho más que eso

porque vamos a ver, ¿acaso un tesoro te deja su coche?

¿Eh?

¿Acaso un tesoro te presta 6000 euros?

¿Eh?

¿O te ayuda a una mudanza?

No.

Yo quiero un amigo o dos,

pero ¿sabes para qué quiero yo los amigos?

¡Para siempre!

¡Buenas noches, España! Qué bonito, Cristina Medina.

La arenga a la amistad de verdad.

(Aplausos)

Qué bonito, ojalá sea algún día algo más que fontanero para ti.

Cristina Medina. Aprende a arreglar las tuberías

¡y soy tuya!

(Klass "Mr. Saxobeat")

¡Ay, de verdad!

Cómo será tener a Cristina Medina de amiga, ¿eh? Por favor.

Llamen al programa los amigos de Cristina Medina

y digan qué experiencia tiene que ser

tener a un diablo de Tasmania como eso.

No para. Los mejores.

Esos son los mejores. Los mejores amigos.

Incombustibles.

Sí e incondicionales.

Hablando de amigos y esto no tiene nada que ver.

Vale.

Tú has sido hijo del Fary.

Sí y muy buena amistad además.

A eso me refiero. ¿Cómo fue la experiencia?

Tú eras un chavalillo. Mira, aquí tenemos una foto

de "Menudo es mi padre". Sí, justo.

Una serie que nos ha marcado a todos, que fue como...

¿Cómo fue trabajar con él? ¿Cómo fue la experiencia?

Fue maravilloso porque aprendí muchísimas cosas.

Él era la primera vez que interpretaba

y tenía un truco que era buenísimo

y es que cuando se quedaba sin texto,

porque le costaba aprender y memorizar,

era muy gracioso y de repente decía...

Imagínate un texto, ¿no?

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Sí.

Y tú me dices otro texto y yo te tengo que contestar.

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Mira, es uno de los peores lunes de mi vida.

"Flight".

Y paraba y decía... -Como que pasaba un avión.

Que pasaba un avión y que lo había oído.

(Risas y aplausos)

Me encanta.

Entonces era buenísimo

y él me enseñó a jugar a los chinos, a ser profesional de los chinos

porque era taxista y jugaba mucho. Claro.

Y yo aprendí cosas buenísimas y otras tantas

que aun estando en Televisión Española, que es mi casa,

no voy a contar.

Bueno y luego rodaste tu primer largometraje

"A cambio de nada"... Sí.

...y creo que usaste las mismas localizaciones,

las reales donde tú... Sí, justo.

Rodé en mi propia casa, en la casa de mis padres,

en la casa de la vecina,

en la casa de Luismi, mi mejor amigo del octavo,

en mi colegio de donde me echaron, pero me tienen cariño todavía.

Te volvieron a recibir. Nos dejaron rodar ahí.

La reinserción se trabaja mucho en la educación pública.

En los juzgados de Plaza Castillo. También, la reinserción.

También. -Muy importante.

Las alegrías que te dio esta película fueron enormes.

Muchas. Tenemos aquí unos pequeños...

Pero no es necesario, ¿no? Sí, hombre.

-¡Sí! -Es necesario, ¿no?

Se lo hacemos a todos. Ah, vale, vale.

Aquí tenemos unas imágenes muy emocionantes.

(Aplausos)

Quiero dedicárselo

a... a mi madre, a mi padre,

a mis amigos, Luismi,

brujo

y, sobre todo,

a ti, abuela.

(Aplausos)

Gracias a ti, abuela,

me he levantado año tras años cuando estaba en el suelo

y cuando nadie quería esta película, me he levantado por ti,

porque tú estuvieras,

porque de verdad que eres mi estrella, abuela,

porque has conseguido hacer con 93 años

lo que yo nunca podré hacer.

Te lo agradezco de corazón, abuela,

este es el mayor homenaje que te puedo hacer.

(Aplausos)

De los mejores, de los momentos más emotivos.

Yo tuve la suerte de vivir eso. Contigo, justo.

Dani, mientras tomas un poquito de aire,

¿quieres que María haga lo de los brazos?

Me encantaría. -¿La tirolesa?

Pide por esa boca. Algo que te ayude un poco

a coger un poco de aire. Es que no lo había visto

porque mi abuela desde que se ha ido y tal,

no lo había vuelto a ver y claro, un primer plano de ella

y me ha descolocado un poco. Claro.

Así que si haces la tirolesa con los brazos

y lo del exorcista, lo agradezco.

¿Quieres que vaya al baño y me orine encima como tú?

¡Lo hago también por ti! -No, perdonadme.

Ya está, ya está. Hubo una historia,

tú perdiste tu... Goya. ¿Lo perdiste

o hubo una historia así de que...?

Bueno... No sé si que lo perdiste

o lo guardabas en todos los sitios, lo metías en la cama...

Lo puse en la cama para que nadie me lo quitara. Hice una foto con él

como diciendo: "Me lo van a quitar".

Me acuerdo en Málaga, cuando fuimos con la película,

que hubo un momento que subí a la habitación,

pero había estado 10 minutos sin estar con ellos

porque hay que tenerles controlados, todos mis colegas vinieron

y en el momento en que te duermes o que no están, pasa algo.

Son como pequeños diablillos. Sí, sí.

Gremlins. Son gremlins mojados.

Y cuando llegué a la habitación,

habían, o sea, la habitación estaba vacía,

se habían llevado la tele, se habían llevado todo.

Llamé, digo: "Que me han robado" y digo: "Han sido estos".

¡Vamos allá! ¡Vamos allá! ¿Qué pasa, gente?

Perdonad.

Aquí no se aburre.

En este programa, la gente irrumpe.

-Me encanta. Hombre, Carlos.

Dani, María, un placer, ¿eh?

¿Cómo estás, campeón? Carlos Roma.

Estás bajando un poquito el ritmo hoy.

Por eso he venido, para subir un poquito el ritmo.

Lo estás haciendo bien, subcampeón, pero para eso, llegado ha el momento

de que esté aquí Carlos Roma, la estrella de este programa.

Tino, este lado.

Ahora estate con ellos.

Muy bien.

Ahora esta.

¿Ves como tengo controlado? Tienes que aprender.

Los de arriba han visto mi trabajo y veían que necesitabas un empujón

y me han dado una sección por fin.

Una sección

que te machaco, es un fenómeno.

¿Sí? ¿Me puedo sentar?

Hombre, claro, estás en tu casa.

¿Has visto? La chaqueta mola.

¿Qué color dirías que es el de la camisa?

La camisa es un color yo diría borgoña.

Bien, eh...

Te he traído una sección,

os he traído una sección espectacular.

He estado toda la semana dándole vueltas.

Sí. Y digo: "¿Qué podemos hacer?".

Pues mira, me he inventado una sección, ¿qué es peor?

Esto va a ser, yo voy a poner dos fotos

y vosotros tenéis que decidir qué concepto de los dos es peor.

Soy un fenómeno, coño.

Perdón, ¿eh?

Carlos, esto... Gracias.

Nadie te ha dicho nada.

Bueno, lo sé, gracias, pero yo...

¿Esto te lo has traído tú...?

¡Eh! Dime.

Estoy hablando. Estoy seduciendo a la cámara.

Esto lo trajiste la semana pasada, el mismo juego,

solo que era prefieres, prefieres. La semana pasada era en positivo

y esto qué es peor, es en negativo. ¡Bum!

Gracias.

Es así, es así, es así.

Yo soy un demiurgo, ¿de acuerdo? Un creador. Gracias.

¿Un demiurgo qué es, el monstruo de "Stranger things"?

Efectivamente, el "demiurgon".

¿Qué has dicho?

¿Te parece que empecemos? Tengo el martillo.

¿Quieres jugar, tú lo llevas, lo llevo yo?

Quieres que juegue, te hago falta al final.

Al ser dos, tiene que haber un tercero para desempatar.

Perfecto. Me quieres.

Yo me quedo aquí contigo. Si no hay más remedio...

Vale, pues vamos a jugar. Qué maravilla.

Venga. Con el tema de las amistades.

Eh...

(Risas)

Si el martillo fuera de verdad... Perdón, perdón.

(Música sensual)

Ahora estáis pendientes de mí, ¿verdad?

Soy un auténtico seductor.

Eh... Por favor, matad a Kenny G.

No, no, ya está.

Sobra.

Sobra. Vamos, ¿eh?

Cuando quieras.

Esto tiene cierto frenesí.

¿Vale? ¿Estamos los tres listos? Bien.

¿Qué es peor que te pase con un amigo,

que tengas que regarle las plantas o cuidar de su gato?

¿Qué es peor?

Yo, regarle las plantas. Regarle las plantas lo peor.

Bajarle la basura.

Pero, chico.

(Risas)

Ya tengo bastante con el boicoteador este.

Me gustan las dos, cuidarle las plantas.

Cuidarle las plantas. Regarle al gato a lo mejor

porque es una cosa que no...

Yo he hecho la sección, yo puedo hacer los chascarrillos.

O regar las plantas con el gato. -Efectivamente.

Lo peor es regar las plantas, a tomar por saco.

¿Qué es peor, regar las plantas

o llevarle al aeropuerto a las 5 de la mañana?

Ah...

Regar las plantas. Regar las plantas.

Sí, eso es un día, eso un día. -Llevarle a las 5 de la mañana.

Pero si yo no duermo, qué más me da.

Yo llevaría a María a las 5 de la mañana al aeropuerto.

A regar las plantas. -Mira lo que soy capaz de hacer.

-Cuidado. -Yo soy laxo como tú.

Atiende. ¿Has visto? -Eres laxo.

Sé hacer el "spagat" también.

-Mira lo que te hago yo.

Mira. ¿Has visto?

-Eso me gusta mucho, María.

¡Uh, uh! Cómo me gusta la pistolita.

Qué bueno. Ella sabe,

sabe lo que hay, sabe que soy un seductor.

(Aplausos)

¿Qué es peor?

Hemos dicho que llevar al aeropuerto a tu amigo.

¿Qué es pero, llevar al aeropuerto a las 5 de la mañana a un amigo

o hacer de canguro de sus hijos? Hombre, llevar al aeropuerto.

Llevar al aeropuerto. Llevar al aeropuerto.

Probablemente hacer de canguro, no soy muy niñero yo.

Disculpa este punto, María, que sé que a ti te gusta, pero...

Siempre podemos llegar a un acuerdo.

Llevar al aeropuerto a las 5.

¿Qué es peor, llevarle al aeropuerto

o aguantarle la borrachera triste pegajosa?

La borrachera. La borrachera es peor.

La borrachera. La borrachera es peor.

De acuerdo con ellos, la borrachera.

Con la borrachera.

¿Qué es peor, aguantar la borrachera triste

o enchufarle en un curro?

La borrachera, yo no puedo con las borracheras.

La borrachera. La borrachera es peor.

Enchufar a un amigo en un curro es lo peor, te lo digo,

es lo peor que te puede pasar.

(Risas)

A mí no me ha pasado nunca, yo lo digo porque...

Pero bueno, es lo peor, ¿sabes lo que te digo?

Es lo peor, tío. Carlos.

Dime. Una cosita.

Sí.

Mírame a los ojos

y dime que no eres un sinvergüenza.

(Risas)

Te estás volviendo negativo, el éxito te está haciendo daño.

No me voy a callar la boca. Esto tiene que ir subiendo el nivel.

Vamos.

Aguantar la borrachera triste a un colega

o ser su coartada de una mentira, de una falsedad.

Su coartada, no puedo. No sabes mentir, ¿verdad?

No. Solo para cuando eres actriz.

Su coartada.

Aguantar una coartada.

He inventado yo esto o sea que ser su coartada.

Su coartada, ¿no? Vale, de acuerdo. ¿Has escrito la mierda esta?

Sé escribir incluso. Se nota.

¿Qué es peor, ser la coartada falsa de tu amigo

o pelearte por su culpa? La coartada.

¡Oh!

Hombre. Pelearte a hostias, ¿eh?

Bueno, yo es que no soy de Aluche, pero...

¿Pelearte a hostias?

Que te tengas que pelear por culpa de un amigo.

La coartada. -Ya lo ha hecho, por eso.

La coartada de toda la vida.

Si es por María, me peleo por su culpa.

Perdón, perdón, no quiero yo...

La coartada falsa de un amigo o ayudarle a esconder un cadáver.

De repente, Carlos...

No pasa nada, hay que hablar de todo, ¿vale?

Pero ¿es el cadáver del gato de antes?

¿El cadáver de un ser humano? Sí, de un ser humano.

Los hay, Dani.

-Dani, eso ni tú.

Yo la coartada seguro.

(Risas)

-Claro, claro.

-Seguro. -Tiene razón, tiene razón.

Porque lo otro sería coartada,

pero es algo de verdad, es un cadáver.

Lo otro son archivos para trabajar como actor, para contar historias...

Acaba prescribiendo... Coartada. ¿Tú?

Yo me quedo con el cadáver obviamente.

Con el cadáver. Con el cadáver también me quedo.

Tú lo que yo diga, tú lo que yo diga.

Lo que diga María.

¿Qué es peor, ayudar a un amigo a esconder un cadáver

o confesarle que estás enrollado con su ex?

¡Oh!

Confesarle que estás enrollado con su ex.

Eso es peor. Mucho peor.

¡Bua!

Deja de soplar, María. Sí, claro, contesta tú, ya verás.

Es que yo ahí ya no me meto porque ahí hay cadáver fijo.

Claro, el cadáver puede venir después.

Claro que sí.

Confesarle que estás enrollada con un ex.

Sí, sí.

Esto es autobiográfico así que... La madre que te parió.

Confesarle que estás enrollado con su ex.

¿Qué es peor, confesar que estás enrollado con su ex

o mediar entre él y su pareja? Eso es un marrón...

Es un marrón. -Es el marrón de los marrones.

-El marrón de los marrones. Mediar.

Yo ahí no me meto. -Pero vamos...

Yo mediar entre él y su pareja porque soy yo el que está enrollado.

(Risas)

Bueno, da igual, da igual.

Otra cosa. Continuamos, continuamos.

¡El ritmo, el ritmo, el ritmo de la tele!

¿Mediar entre la pareja de amigos

o decirle que su pareja le pone los cuernos contigo?

A mí no me mires que yo... Si lo has escrito tú.

Coño, pero preguntas a ellos. Confesarle a tu amigo

que te estás hola, ¿qué tal? a su novia o su novio.

Hombre, decirle que su pareja le pone los cuernos contigo.

Es una manera como muy eufemística, muy de tiro por Archidona.

Acuérdate cuando me llamaste. Sí, de lo de la pasta.

Así evitas mediar, así directamente...

María. Venga, lo de los cuernos también.

Lo de los cuernos. Yo no puedo decir ninguna,

soy una bestia sexual y me pasa constantemente.

Lo peor es decirle a la pareja que le pone los cuernos contigo,

efectivamente, eso es lo peor...

Qué maravilla, estáis en lo que estáis.

...en una relación con un amigo. Qué maravilla.

Qué gusto.

¡Uy! Perdón, es que me siento cómodo en la tele.

Te estabas empezando como a... Me siento cómodo.

Bueno, me voy a ir, ya he dado ritmo,

he dado... he dado lo que hacía falta,

subir un poquito el...

Me está dando miedo el martillito. No, no, mira.

Me voy a ir ya. Soy superinocente.

Ha sido un placer. -La camisa no es borgoña.

Es pelirroja la camisa. -Dejadme despedirme de mi público.

Gracias, España, estoy siempre con vosotros.

Carlos Roma, La 1, para todos.

Gracias.

No vas a volver más.

Déjame el martillito, ¿eh, campeón?

(Canción "All star")

(Aplausos)

Muchísimas gracias a los dos

por haber estado aquí, en "La noche D".

Gracias. Espero que hayáis estado a gusto.

Muy bien. -Muchísimo.

Volved cuando queráis. Muchas gracias.

A lo mejor el programa no está, pero el sitio sí.

Mucha suerte en todo. Gracias.

Gracias, Dani. Para ser vuestro amigo siempre.

Gracias. Dani Guzmán y María Castro,

fuerte el aplauso.

(The Temper Trap "Fader")

Chao. -Para allá, para allá.

¡Dani, para allá!

¿Para allá?

¡No, no, no! Que es para allá.

Para allá. -Me vuelves loco.

(Aplausos)

Bueno y como dice la canción, que el ritmo no pare, no pare, no,

que el ritmo no pare.

Ahora recibamos a dos amiguis que son tan inseparables

que hasta salen juntos en la foto del DNI.

Fuerte aplauso

para Ernesto Sevilla y Pablo Chiapella, ¡Chiapella!

(Taylor Swift "Shake it off")

(Aplausos y vítores)

¡Hombre, hola!

Ten cuidado, Ernesto, ten cuidado.

No te voy a dar la mano.

Qué maravilla, qué honor. Hombre, el honor es mío.

¿Era aquí o era ahí?

Los dos ahí. Yo creo que los dos aquí.

Yo en el centro.

Si no estáis muy hartos el uno del otro.

No, qué va, no me canso.

No te cansas de Pablo. No me canso de él.

Es la segunda vez que viene al programa.

Es el primero en la historia de "La noche D"

que repite como invitado.

¡Lo merezco! ¡Lo merezco!

¡Gracias!

(Taylor Swift "Shake it off")

O sea, estuvo tan mal,

estuvo tan mal la otra vez que nos llamó y dijo:

"Por favor, dejad que vuelva y resarcirme de...".

Además he venido con cosas buenas, hablando de pasta, de la amistad...

Pasta y amistad. Pasta y amistad.

Al de salud no me habéis llamado, ¿eh?

Al de salud no te hemos llamado. A ese no.

Yo creo que los invitados son muy aleatorios

porque me enteré en la lectura de guion

que el programa de la semana que viene...

Sí. ...es el de la juerga

y yo digo: "Entonces hemos traspapelado a Ernesto".

Claro.

Es de verdad, ¿eh?

Pues nada, vuelvo yo a la juerga.

Siempre que haya juerga y todo eso, me podéis llamar.

Si es para trabajar y todo eso, no me llaméis, por favor,

pero si es para juerga...

Son como las dos, tres cositas que hay que saber de ti

para ser colega tuyo. Sí.

En realidad, soy un tío muy sencillo, enseguida me conoces.

O sea, es sota, caballo y rey, ¿sabes?

Sota, caballo y rey.

Juerga y ya poco más.

Y juerga... Y hablar de películas,

pero poco, no te creas.

Sí, sí, de las que a ti te gusten.

Sí, claro, de las que a mí me gusten

porque si no me interesa el tema, tampoco entro ahí.

Si no me interesa el tema, cambio rápido de tema.

Cuando estáis tres, cuatro amigos y se ponen un poco así

y hablan de una peli que se supone que tú has tenido que ver

porque es un clásico,

¿tú eres de los que haces como yo que hago: "Bua, tío, qué buena"

y no la has visto... Sí.

...o eres de los que dicen:

"Lo siento, no he visto 'El Padrino'"?

No, sí, sí, bueno, yo he llegado a tener conversaciones muy largas

sin haber visto o leído el libro.

Se sacó una carrera sin ir a clase quiero decir.

Sí.

(Risas y aplausos)

Eso... A partir de ahí, empieza a contar.

A partir de ahí, tírale.

Claro, aquí lo que pasa es que tengo al señor tacañón.

Vosotros os conocéis desde... ¿Qué edad teníais?

Desde el cole. -Nos conocemos de hace...

Si te decimos los años que nos conocemos...

Quinto de EGB. -Claro.

A mí me echaron de mi clase por portarme mal

y me mandaron con los mayores. -Yo estaba en clase.

¿Qué edad tienes en quinto de EGB? Nueve años, ¿no? Diez años.

Nueve años, pues tú tendrías siete y pico

y estaba yo en clase atendiendo como siempre.

(Risas)

Tomando apuntes, muy centrado. -Claro.

Y de repente, llaman a la puerta

y dicen: "Te traemos a un chiquillo de la clase de cuarto

que no nos hacemos con él,

a ver si con los mayores se pone un poco la pila".

Pequeño mutante.

De repente, me veo a este entrar así, pequeñico, pequeñico, ¿sabes?

Sí, sí. Sí.

Hablas... Con esto...

La almendra la tenía más o menos como ahora.

(Risas)

Pequeñico con una gorra. ¿Te acuerdas?

Con una gorra. -Llevaba una gorra que vete a saber.

Era un toldo que le sobró a tu madre.

Una lona, era una lona.

Era un toldo de coche.

Entra un niño chico con una cabeza así con una lona.

No nos hacemos con él.

Era una época en la que no se llevaban gorras además,

tampoco era habitual llevar gorra.

No, yo es que era un tío moderno, iba adelantado

Pero y...

Total que me lo plantan delante.

O sea, había un pupitre delante del mío.

"Ernesto, ponte ahí". -Y no veía la pizarra, claro.

Llegó y empecé: "Hostia, no veo nada".

Digo: "Yo quiero avanzar, aprender"

y le dije: "¿Te puedes girar a la derecha?"

y se giró, le vi la cara, me descojoné

y desde entonces, somos amigos para siempre.

¡Guau! Qué bonito, ¿eh?

Treinta años, ¿eh?

(Aplausos)

Treinta años.

Yo antes he dicho que un amigo de verdad

es el que aun conociéndote

sigue queriendo ser tu amigo. Sí, sí.

¿Qué pegas os pondríais el uno del otro?

"Yo a Ernesto le quiero con locura, pero tiene esto que es que...".

Que se pueda contar, ¿eh? Que es muy perfeccionista.

(Risas)

Es la pega que le pongo.

Que soy muy perfeccionista.

Sí, hombre, es coña. -Qué cabrón.

Ya, ya lo sé, ya lo sé.

Ernesto lo que pasa es que tiene una pega,

es un poco Maserati, ¿no?

Él está...

y de repente...

Se aparca, se "engaraja".

Sí. -Se "engaraja".

Bipolar dijo el psiquiatra.

Entonces...

No hay que meterle "gasofa", hay que meterle litio.

(Aplausos)

Cuando... cuando supera la zona sin respuesta...

Sí.

Esa zona al principio es un poco incómoda,

pero luego es hasta agradable

porque dices: "Por fin se ha callado".

Claro, empiezas a entender.

Mira, un día haciendo el salvaje.

Empiezan a tirar...

Tu primera PCR, ¿no, Pablo?

(Risas)

Esto hace unos añitos ya, ¿eh?

-Como veréis, somos gente sana que se divierte...

pues haciendo el tonto, sin más.

Lo habitual en Ernesto es ir con esa cara.

Cuando viene a la tele, la cambia,

pero luego, en el camerino, está así, está ahí jodido.

Sí, es que tengo los dos ojos de cristal en realidad.

Dicen: "Corten" y él ya...

(RÍE) Claro.

(Aplausos)

¿Sabes qué pasa? Yo sé muchas cosas de vosotros,

no soy colega, pero os he visto tantas veces

que tengo muchas...

Recuerdo que contaste una movida,

una hermana tuya un día se fue a meter en el agua

estando en la playa

y entró de una manera y salió de otra, ¿no?

Efectivamente.

Pues mira, eso... ¿Eso es verdad?

Eso es verdad, pero no le pasó a mi hermana,

le pasó al hermano de este. -Menos mal que ha salido a la luz.

El estrábico es mi hermano.

Ah, pero lo usaste... Los dos son estrábicos.

Mi hermana...

Un saludo.

Mi hermana, un saludo desde aquí.

Un saludo a mi hermano también desde aquí.

Oye, un saludo a...

Y era bizca, pero ya no.

Ya no.

Mi hermano también se operó,

pero es verdad que al que le pasó eso

que se lo contó, pero él lo aprovecha todo,

hace bien.

Como buen monologuista, lo que me gusta lo robo.

Claro, tú no hacías monólogos.

Claro, decía: "Esta historia me la llevo".

Esto es como: "¿Te vas a comer eso?".

Claro.

No se va a quedar ese chiste ahí. Pululando.

Poniéndose malo. Bueno, contadnos entonces qué pasó

desde el punto de vista... Poniéndose malo el chiste.

Claro. -Nada, pasó eso,

que Carlos, mi hermano,

se fue a bañar cuando tenía cuatro o cinco años,

que era un chiquillo superbonito, ya no es un chiquillo, tiene 50,

se metió a nadar al mar guapo y bello como era

y de repente, salió del agua al rato y salió ya así, salió del agua así.

"¿Y mi toalla?".

-Claro.

Salió bizco, tío, el pobre. -Salió.

Salió bizco.

Pero ¿le dio un frío?

Eso es un músculo que de repente hace ¡plac!,

se suelta y el ojo se va.

Eso que dicen cuando haces el tonto:

"Ten cuidado que si te da un aire, te quedas así".

Es verdad, eso puede ocurrir. Puede pasar.

Que tú hagas aquí

y de repente, hay un momento en el que ya no vuelve.

Él luego se metía a ver si le pasaba lo contrario,

pero ya nunca volvió.

No cogió la ola de nuevo. No cogió la ola.

Mi hermana se quedó bizca viendo unos dibujos animados

que también es impactante, pero es más largo.

Mi hermana melliza, estábamos mi hermana y yo viendo los dibujos

en el suelo, como los chiquillos, en el suelo tirados, en la alfombra

y mi madre detrás

y nosotros nos íbamos girando

y le íbamos comentando cosas a mi madre.

Como una película de terror. Y en uno de los giros,

mi hermana se movió: "Y eso que no sé qué".

(Risas)

Claro, mi madre: "¡Hostia!". Le dio hasta una patada y todo.

(Aplausos)

¿Y no...?

No, no.

Sin hacer pereza,

yo creo que se irían a Urgencias rápidamente.

Dijo: "Hostia, bizca, al médico". -Sí porque no era un poco.

Todo bien.

Todo bien, bizca hasta los 18 años, todo perfecto.

La pobre.

Mi hermano bien también, se operó. -Antes no había otra cosa.

Yo no sé si le pasa a la bizca de tu hermana.

Eh...

(Risas)

Pero al bizco de mi hermano le pasa que se ha operado,

pero cuando está cansado o trabaja mucho o lee mucho,

de repente está leyendo bien y cuando lo ves que se agota,

empieza pom, pom y acaba el día... -Sí, sí.

Otra vez para operar vamos. Para operar.

Eso es así, cuando se les cansa la vista,

cuando leen mucho. Mira Trueba, de tanto leer...

(Risas)

Es lo que pasa.

No sé si voy a poder...

Habéis sido compis de piso también.

Antes de compis de piso... ¿En Albacete o...?

No. En Albacete fuimos juntos al instituto.

Sí. Al instituto. -Al instituto.

Compis de piso fuimos en Madrid. -En Madrid

fuimos compis. -En un cuchitril.

Primero, llegamos a Madrid con la intención de buscar piso.

Y estuvimos como una semana o dos buscando piso,

pero que no buscamos piso, claro. -Nos...

Buscamos otras cosas. -Nos entreteníamos.

Íbamos a buscar y por el camino... -Había siempre algo.

Y nos entretenían. A ver qué os ofrecía el barrio.

Claro. -Claro.

Era el... Queríamos conocer el entorno

y luego, mirar los pisos. Claro.

Vino mi padre y dijo: "Sois imbéciles".

Tuvo que venir su viejo y nos lo encontró

en una tarde, tío. -En una mañana.

¿Era mañana? "Ta, ta, ta".

"Ya tengo piso". Y nada, nos fuimos para allá,

que era un cuchitril con moqueta. -Fíjate si era un hilo de...

de.... de mierda donde vivíamos,

porque había moqueta.

Que te dormías en el suelo y amanecías en la habitación.

La mo... Claro. -Los ácaros te iban...

(Risas y aplausos)

Te iban llevando los ácaros.

O sea, fiestas universitarias y...

La moqueta es mal asunto para... para tener el piso limpio y bien.

Claro, claro. La moqueta.

Estamos viendo aquí...

(Risas)

(RIENDO) ¡Ostras! San Pancracio.

Eso es un día que, bueno, que sí, sí, vi a la Virgen y todo.

Lo conseguí.

(Risas)

Me empeñé y al final... ¿Y el libro qué era?

¿Te acuerdas? De atrezo. No, el libro... (RÍE)

El libro no me acuerdo qué era.

No me acuerdo, en general, de nada de la foto esta.

(Risas)

Pero bueno.

Y esta foto es actual, porque veo

que Hugo tiene el pelo largo. Esta foto igual tiene...

Sí, esta es antes, eso sí, del confinamiento.

(PABLO RÍE)

Entonces... El confinamiento os vino bien.

A ti te pasa que cuando la fiesta decae, tú no quieres. O sea,

tu fin en la vida es que ninguna fiesta decaiga.

Es muy triste cuando las fiestas se acaban.

Cuando la gente dice: "Bueno, me voy a marchar, tal".

Te vas un momento, te pones la espuma, vuelves.

Y arriba todos. -La gente se empieza a reír.

Y ahí... ahí rascas un par de horas.

Hay un último estertor ahí. Rascas dos horas buenas, buenas.

Buenas, buenas, claro. O sea, tú tendrías que ir con una GoPro.

Y luego, al día siguiente,

ver qué coño ha pasado. Claro.

Como las fiestas yo las voy alargando,

pues voy viviendo aventuras. Y a veces acabo en sitios

que no me acuerdo ni cómo he llegado.

Eh...

Entonces, un día, terminé, por lo que fuese,

acabamos en una biblioteca que habían abierto

y acabamos con un narcotraficante en una biblioteca.

O sea, ¿puede haber algo más raro?

En una biblioteca. Me sorprende más lo de la biblioteca

viniendo de ti, fíjate. (RÍE)

¿Y la que habéis montado más fuerte

estando juntos en alguna fiesta o en alguna...?

Porque sois un poco como los Power Ranger.

Yo sé que por separado tenéis mucho power,

pero cuando os juntáis... Sí. Yo creo que la última

fue la despedida. De hecho, creo que sería la despedida también de...

de Carlos, ¿no?

Hombre, esa sí, esa estuvo bien.

Te lavaste la cara con el caldo de pollo.

Eso es verdad, sí. -Llegamos al día siguiente a casa,

con hambre, con unos pollos y tal.

Nos comemos... Nos estamos comiendo el pollo.

De eso que no habías dormido, vas con el gracejo ahí, ahí, ahí,

en el acantilado. Sí.

A lo Thelma y Louise. Total.

Total. Y, de repente, se le ve a él como agobiado:

"Ay, qué agobio llevo, ay, qué calor".

Tenía ahí el... el tupper del pollo

y te juro que empieza ahí.

"Fa, fa, fa, fa".

"Fa, fa, fa, fa".

(Aplausos y risas)

¿La sobaquera también? La sobaquera también.

Sí, sí. -Yo me quería morir. Digo...

Es todo por la broma. Es todo... (PABLO) Por la broma.

Todo por la broma. ¿A que rascaste media horita más?

Claro. Si es que...

Es aquella en la que estábamos más gente...

Muy bueno para la piel. -Nos reímos con una situación que...

que es inigualable, vamos.

No terminas de acostumbrarte a... No, no.

Siempre te sorprende.

¿Por qué te llaman Huevos Rojos? ¿Perdona?

(Risas)

¿Qué ha dicho?

Que a ti... (ERNESTO) ¿Por qué te...? (RÍE)

¿Por qué...? -¿Me ha llamado Huevos Rojos Dani?

¿Por qué te llaman Huevos Rojos? ¿No es lo que...?

(Aplausos)

Me han llamado Huevos Rojos. Fue poco...

Vamos, que me cambiaron de color rápido.

Que te cambiaron de color. Que ya no los tengo rojos.

Ya no me lo podrían llamar. No, no.

Bueno, no sé cuánto. Coño, mira.

A ver.

No. Te lo han llamado.

Pues mira, tengo una foto de bebé, de recién nacido,

de esto que a lo mejor tiene horas o días.

No, no, no.

(Risas y aplausos)

Qué hijo puta.

Digo: "La tiene". Hubiera sido fácil coger un bebé

y haberle puesto los huevillos así...

Lo que pasa que claro... Total, estaba con un vecino.

Y en una de esas, lo típico de madre: "Mira, mi hijo".

"Aquí teníamos, aquí tal".

Y yo veo que va a coger la que no debe y la coge.

Y le enseña la foto del bebé. Yo era blanco,

completamente blanco, pero con unos huevos, tío,

rojos de bebé, de estos de bebé recién nacido,

pero que estaban rojísimos. -Qué maravilla.

(Risas)

Y... y yo, pues se me puso la cara como los huevos.

"Mamá, por favor, guarda eso".

Lo sufi...

La vio el suficiente tiempo como para al día siguiente,

pues contarlo, ¿no? Y me llamaban Huevos Rojos. Sí, sí. Yo hacía...

(Aplausos)

Yo hacía como...

Yo hacía como que no fuera conmigo. Yo seguía. Yo no...

Ya está. Nunca dije: "¿Qué? Dime".

"Dime, cuéntame". "Cuéntame", claro.

Si no te das por aludido... Y aquello se diluyó y se pasó.

Ernesto, eres... eres un...

eres un... un soltero de oro, ¿no?

Sí. Bueno, salta a la vista.

Soy un caramelito. Eres...

(Risas)

Que no es mocito. No digo que seas mocito, sino soltero de oro.

Soltero de oro que yo creo que cualquier chica

estaría encantada de irse con alguien como yo.

Por supuesto, por supuesto.

Yo... yo a la que esté un par de meses más,

te voy a proponer cosas nuevas. Claro.

Por mi parte, vamos. Sí, sí.

Pero, óyeme, Ernesto, esto del soltero de oro se ha llegado

a hacer oficial, ¿no?

Sí. Porque en el mundo debe de haber algunos cachondos.

Pues el de los huevos rojos. Espérate, Huevos Rojos. Un momento.

Eh...

(ERNESTO) He visto que hay una lista de los solteros más cotizados

del panorama español del 2018. ¿Y quién está? Los de siempre:

Miguel Ángel Silvestre. Está Froilán.

Pero cuál es mi sorpresa cuando debajo de Froilán

salgo yo, me cago en la puta de oros,

¡y al lado de la Infanta Elena!

O sea, que la Infanta Elena y yo estamos en el mismo mercado.

Y de mí dicen que no he sentado la cabeza y que eso es sospechoso.

¿Dónde queréis que la siente?

(Aplausos)

Pues sí, sí. -No la ha sentado y es sospechoso.

Sí, sí. Y a...

Es sospechoso, sí. -Por si no se levanta.

¿Eh? Nada.

(LOS TRES RÍEN)

Como el hombre elefante. -Ahí.

O sea, hay una parte... ¿Te gustó estar ahí? ¿Te...?

Me hizo gracia. Estar en un especie de juego.

Me hace gracia, me hace gracia,

porque creo que es... No sé, si me conociesen...,

no me pondrían. Me hace gracia por eso.

Y ahora dice que conoce a la infanta: "Conozco a la infanta".

¿Sí? ¿Has hecho match? (ERNESTO) No, no he hecho.

(PABLO RÍE)

No he hecho match todavía.

Pero me hubiera gustado conocerla. Claro.

(Risas y aplausos)

Oye, ¿os molan las sorpresas o así, cuando os hacen una sorpresa?

Grata, quiero decir. Sí.

Vamos a hacer una cosa.

Hemos traído un invitado o invitada sorpresa.

No sé si Sara traerá por ahí unas gafas que hay que son

las Oh, Franciscas, que yo les llamo.

¿No será la infanta?

Si viene la infanta, se cae el estadio.

Poneos estas gafas. Y yo me tengo que cerciorar

de que no... de que no veis bien.

¿Vale? Estás precioso.

Eres un personaje del ¿Quién es quién?, Pablo.

Vale, no veis bien. Dadme un poquito de paciencia,

porque os traigo al invitado o invitada aquí. ¿Vale?

Podéis hablar de vuestras cosas. ¡Eh! ¿Qué pasa?

Aquí tenemos

a la persona invitada.

La persona sorpresa, el hombre o la mujer.

(Aplausos)

Que se va a sentar

en este sillón de color indescifrable.

¿Vale?

Entonces, la movida es la siguiente.

Pablo, Ernesto, tenéis que hacerle preguntas

formuladas de manera que pueda decir con la cabeza

sí o no, ¿vale? (PABLO) Sí.

Y yo os diré si esta persona ha dicho sí o no.

Id haciéndole preguntas. Ahí, ¿no?

Está enfrente tuya. A tus 12. A tus 12.

A tus 12 y a tu...

A tus 3:00 de la mañana, Ernesto, que es tu hora.

(AMBOS RÍEN)

A primera hora, a la 1:00. A la 1:00. Venga.

¿Quién hace la primera pregunta?

Ella solo puede contestar sí o no. Eh...

Ella, la persona quieres decir. O él.

O él. Claro.

¿Nos conocimos en Albacete?

Dice que no.

Pues no me vale.

(Risas)

¿Eres un hombre o una mujer? No puede ser de...

Di una. ¿Eres una mujer?

¿Eres una mujer?

Se lo ha pensado. Pero me ha dicho que sí.

Vale. ¿Eres de nuestra quinta?

Hace así con la mano, como "comme ci, comme ça".

¿Ha dicho que es mujer, hombre? ¿Qué es?

Se conserva bastante mejor.

Es mujer, es mujer. (ERNESTO) Bueno.

Es mujer. No la has conocido en Albacete.

Y es, más o menos, de vuestra quinta.

(PABLO) Es más joven, ¿no?

Si se te olvidan las respuestas, estaremos rato.

Dice que es mayor, pero se conserva mejor que vosotros.

Es mayor, pero se conserva mejor. Vale.

Ah. Eso lo he dicho yo.

¿Es del gremio? ¿Eres del gremio? -¿Ha trabajado con nosotros?

Sí.

Sí a las dos preguntas. ¿Eres de Albacete? Ya la he hecho.

Pero, tío... ¿Ha trabajado...?

¿Ha trabajado con nosotros en "La que se avecina"?

Dice que sí, como diciendo: "Puf".

¿"Por desgracia" ha dicho? Como por desgracia, sí.

¿Es Miren Ibarguren? ¿Cómo?

¿Miren Ibarguren? No.

¿Es Eva Isanta?

¡Aplauso para Ernesto Sevilla!

(GRITA)

(Música y aplausos)

(RÍE)

¡Ay, madre!

¡Que yo no soy de Albacete!

Hola, cariño.

¡Ay! -¿Qué tal?

¡Guapo! -Qué callado te lo tenías.

¡Ay! -(RÍE)

Qué listo eres, cuñado.

Soy listísimo. (RÍE) -Eres listísimo.

Eres más listo.

(RÍE)

Qué calladito te lo tenías. -Hombre, claro.

No he dicho Eva porque hablamos antes de ayer:

"¿Qué tal? ¿Cómo te va la vida?".

¿Y eso qué quiere decir? Digo: "Me hubiera dicho".

Cómo lo ha tenido, ¿eh? (EVA) Era una sorpresa.

Bueno, obviamente, casi todo el mundo lo sabe,

pero ella hace de la mujer de Pablo en "La que se avecina".

Pero bueno.

¿Qué tal es trabajar con Pablo y con... y con Ernesto?

Bueno, es que allí sois una tropa...

Yo no sé cómo estáis bien. ¿Te digo la verdad o...?

No, no. ¿Tengo que ser educada y ese rollo?

Si quieres ir por ahí...

Esto es TVE.

Aquí se acepta todo. No. Mola mucho.

Ellos dos, ya lo habéis visto aquí,

ahora, todo el rato, tienen un buen rollo

los dos por separado, y juntos ya son la caña.

Imagínate trabajar con estos dos.

Claro, habéis cogido un nivel... A ti se te conoce por...

por muchas más cosas, por "La hora chanante",

a ti también. Pero es que lleváis 13 años.

Claro. Siendo los mismos personajes,

o bueno, con la otra serie. Quiero decir,

¿cómo os repercute esto? Porque esto es lo típico.

Te confunden con el personaje.

Tú tienes nenes. Vas a recogerlos al cole, ¿no?

Y los niños, claro, te ven y flipan, ¿no?

Ya me recogen a mí, porque tiene 17.

Ahora te recoge a ti. Me recogen a mí.

Pero... pero sí, sí, sí.

Cuando iba al colegio,

pues mi hijo lo pasaba un poco mal. Me decía: "Espera en la esquina,

que no me vean, no te vean".

Porque me cantaban eso de: "Hacia Mayte va un salami".

Esto que cantaba este en Navidad.

Me perseguían los niños cantándome eso de...

Un villancico que él hizo famoso.

Amigo. (PABLO) ¿Cómo era?

# Hacia Mayte va un salami, rin, rin.

# Yo me remendaba, yo me remendé. #

O sea, los niños del cole te hacían bullying a ti.

(Aplausos)

Está bien.

Sí. -Yo lo estoy empezando a vivir.

Valentina tiene 5 años

y hasta ahora estaba como un poco ajena.

Pero el otro día me dijo: "Amador, pásame la sal".

(Risas)

(ERNESTO) Claro.

Que me quedé así, te lo juro, ¿eh? No lo digo de broma.

Bueno, a él le pasa con su perro, con el galgo.

Y eso que no ve la serie. -Sí.

Ya lo saben. Lo escuchan.

Oye, qué bonita es la amistad.

Pero dentro de la amistad, en las bodas, suceden muchas cosas.

Las bodas, pues hay familiares, hay cuñados, amistades.

Yo quiero que me acompañéis. Vamos a vivir una cosa muy especial

en este programa, que es la primera vez, ¿vale?

Que es lo siguiente. Esto siempre me ha gustado de los presentadores.

Acompañadme, chicos. Venga.

Y luego, vamos hablándole a la cámara para hacer tiempo.

Estoy aprendiendo un montón. Eso lo veía a Emilio Aragón hace 20 años.

Pues mira, hoy, tenemos una cosa aquí, en "La noche D".

(PABLO RÍE) Que nunca ha sucedido.

Espero... espero que os sorprenda. Porque esta va a ser

la primera, absolutamente la primera boda

que va a haber en un plató de televisión.

¡Hala! -¡Dani!

¡Gente!

¡Dani!

¿Qué pasa?

Venid, oye, pasad.

Por favor. Pasad, pasad.

¿Cómo estáis, chicos?

Oye, me encanta veros, ¿eh? Qué bonito. Es La Toscana, ¿no?

¿Cómo estás? -¿Qué tal?

Muy bien, pues aquí. Saludamos.

Hola. ¿Qué tal? Por aquí.

Si queréis saludar. ¿Qué tal?

El padrino. Hola. ¿Qué tal?

¿Qué tal? ¿Cómo estáis? La novia.

¿Qué tal? Preciosa.

Gracias. -Un placer.

No sé muy bien cómo saludar. ¿Es...?

La madre. La madre, ¿no? Los primos.

Oye, os colocáis por aquí. Sí, vamos para allá.

Preciosa. A la celebración.

El Manu.

A ver. -Muy bien.

Aquí, aquí, como si esto fuera un...

¿Cómo estás, Dani? No me libro de ti...

¿Cómo estás, campeón? Bienvenidos. -¿El novio?

No, él no sé. Se ha caído de la tarta.

Me llamo... Soy el muñeco de la tarta.

Has visto, ¿eh? Qué humor tiene. Bienvenidos a esta boda.

A esta boda. Tranquilas, mujeres de España,

que no me caso yo.

Bueno, pero soy una parte fundamental en esta boda.

El padrino. Un aplauso para mí. Gracias.

Gracias. Gracias. Basta, basta. No, bien.

Suficiente. Gracias, gracias, gracias.

Pero... pero hoy los protagonistas son ellos.

Los novios. Como estáis hablando e la amistad,

he querido compartir con vosotros el momento más importante de este día:

el discurso de la boda de tu mejor amigo, o sea, el novio.

Que se levante el novio, por favor. Por favor.

Muchas gracias. El novio. El novio.

Es un placer.

El novio.

Sí, sí, bravo. Se habrá precipitado.

(EVA RÍE) -Está en edad de merecer.

El novio está en edad.

Que viva la novia también. (ERNESTO) ¡Que viva!

(PABLO) ¡Viva! ¡Bravo! -Gracias.

(PABLO) ¡Bravo! -No es por los papeles.

Vale, vale. Muy bien. -Por amor.

Vamos a continuar.

Vale, vale, suficiente. Bueno, bueno.

Venga, ya está. Ya está, ya está. La dejas hablar y se enrolla.

Centraos en mí un momentito.

El novio me ha pedido que dé el discurso, ¿no?

Y como yo soyhumilde y que no me gusta ser centro de atención,

nunca me ha gustado, os dejo el honor de darlo vosotros.

Así soy yo, tan generoso como fotogénico

y, ¿por qué no decirlo?, sexy.

¿Verdad?

Bien. Tenéis que improvisar un discurso

frente a los novios en el que tendréis que incluir...

Un momento, que me he olvidado de una cosa,

que es la parte más importante. Porque como no habla,

que es el padre de la novia, que lo tenemos aquí.

La alegría de la huerta. Disculpadme, aquí... Perdón.

No, no.

No está... -Me había olvidado.

Me había olvidado.

(Aplausos)

Se le ha atravesado. Perdón.

Que con lo que ha costado este tinglado,

ya podéis esforzaos, porque os quedáis sin comer.

El padrino ha pagado. Ha aflojado todo.

Bien, muy bien. En vuestros discursos meteréis las palabras

que aparece en pantalla. Y cada vez que yo toque con la cucharilla

en una copa, tendréis el turno, pasará al siguiente.

¿Está comprendido? Sí. Vale, vale.

Lo hemos entendido. ¿Cómo se llaman los novios?

¿Cómo se llaman? Novios.

(ALGUNOS RÍEN) -Los novios.

(EVA) Novio, novia.

Vamos ahí. Pepe y Lara les podemos llamar.

Pepe y Lara. -Pepe y Lara.

Bien, en este caso, va a empezar Dani Rovira.

Vale. El mejor amigo del novio

que le dijo que no se casase. Un aplauso.

De verdad que... Vamos ahí, Dani Rovira.

(Aplausos)

Bueno, Pepe, Lara, ¿qué deciros?

Os conozco desde hace tantísimos años...

Corría mayo del 92,

creo, cuando... cuando...

Bueno, la primera infidelidad que tuve yo.

Ah. La primera infidelidad que tuve yo.

Y... y tú me apoyaste mucho, Lara. Eras muy amiga mía.

Siempre te apoyo, Rovira.

¿Recuerdas que íbamos al quiosquillo del tío Palomino?

Sí, claro. ¿Cómo olvidar a Palomino? Sí.

Y que tenía un chavalito, que era el que atendía los helados. Pepe.

Sí. Y ahí empezó el flechazo.

Y... y bueno,

en el quiosquillo de Palomino había... Bueno, se vendía de todo.

Se vendían caramelos, disfraces, cuernos...

(Risas)

Y allí os enamorasteis y yo fui el que dije que hacíais buena pareja.

¿Y os acordáis que me arrodillé ante los dos

y os dije...?

Dilo. Dilo, dilo.

Dilo, dilo, dilo. Di lo que dijiste.

Dilo, dilo. Dilo.

Huele un poco a almeja. Me volví a levantar.

-Por favor. Y os dije...

No era yo. Qué bonito.

Sí, estábamos...

Acuérdate, era Fuengirola. Fue precioso.

Y os dije: "Oye...". Este no para de comer, vuestro primo.

Tío, para ya. Haz el favor.

Y os dije:

"Os voy a regalar el día que os caséis,

os voy a regalar el retrete".

Mi regalo y este discurso. Espero que seáis felices.

¡Bravo!

Bravo. Gracias. -Qué maravilla.

Compañero. -Qué maravilla, Daniel.

Qué maravilla de discurso. Y del amor, del amor.

Y ahora, vamos a continuar con el turno de Ernesto Sevilla,

el amigo que perdió las alianzas en la despedida de soltero.

Un aplauso. -(ALGUNOS RÍEN)

Vamos ahí.

(Aplausos)

Amigos, ¿qué decir?

Eh... ¿Qué decir, Pepe, Lara?

Padre... El padre está encantado.

El padre está encantado, y eso que no sabe

que Pepe, bueno, yo es a la cuarta boda que voy suya.

Eh...

Porque, como veremos, está trabajado. Está...

está usado, digamos.

Está en edad de merecer. Está hecho un chaval.

Como es la quinta vez que se casa, yo...

he estado cinco veces de despedida con él y...

Bueno, pues esta última despedida,

pues perdí... perdí las...

perdí las alianzas. Estuvimos en un club llamado Club Mandarina.

(Risas)

Las he perdido allí.

No sé en qué momento.

(Risas)

(CARRASPEA)

No sé en qué momento.

Estaba... estaba... No hace falta que lo cuentes todo.

(Risas)

Sí, cuéntalo. No.

Estuvimos con el dueño de un prostíbulo,

que estaba de casualidad.

Estaba con nosotros, pero estaba de casualidad.

Nos estuvo hablando de sus negocios

y de sus cosas. Nos parecía interesante.

"¿Cómo es trabajar en un prostíbulo? "¿Cuánto te gastas en tangas?",

le preguntamos....

al... al del prostíbulo.

Él dijo: "Buf, muchísimo".

"Muchísimo, muchísimo dinero nos gastamos".

E iba en chancletas el...

(Risas)

El tío.

O sea, era un personaje acojonante.

(Aplausos)

En un momento dado,

ya se puso violento. Nos dio con la chancleta.

Eh...

Nos... -(ALGUNOS RÍEN)

Luego, se subió en su caballo, porque había venido en caballo.

Que le llamaba Meretriz.

(Risas)

Un nombre original para...

para un caballo. Por lo visto, muy bueno.

Porque los caballos son animales muy nobles.

Me gustaría hablar un rato del o que es un caballo.

(Risas)

Un aplauso, por favor. Ya estaría. ¡Gracias! Gracias.

Qué maravilla, qué maravilla. Me he emocionado, de verdad.

Qué maravilla, qué maravilla, qué maravilla. ¡Bravo!

¡Que se besen!

¡Que se besen!

¡Que se besen!

¡Que se besen!

¡Que...! ¡Bien!

Tu padre, tu padre. Qué bien.

¡Papá! ¡Los padrinos!

¡Los padrinos!

Yo a la borracha no la beso, hombre.

Yo con este señor no quiero nada. ¡Asquerosa! Que no la beso.

¡Estropeado! ¡Que se calle, coño!

Qué maravilla. Del amor al odio hay un paso. Bien.

Es el turno de Eva Isanta, mejor amiga del novio,

que también es su ex, curiosamente. (RÍE)

Un aplauso.

Otra que tal baila.

(Aplausos)

No digo nada de tu hija. Bueno.

Pepe... Bruja.

Cerdo.

Yo soy Lara.

Lara soy yo, por si... Lara. -Lara, gracias. Gracias.

Gracias.

Pepe, Lara,

estoy aquí...

en cuero y alma.

(Risas)

Para desearos

toda la felicidad que os merecéis, ni más ni menos.

Pepe, somos viejos amigos.

Tuvimos muchas experiencias durante el tiempo breve

que duró nuestro matrimonio.

E incluida...

aquella azul.

La... la Viagra.

(RÍE)

La... la... la Viagra

fue un episodio concreto de nuestra vida.

Fue solamente un día.

Y, Lara, tranquila, ¿eh? -No. Yo tranquila estoy.

No, no, tranquila. Porque yo sé que todavía no...

no... no habéis consumado.

Bueno, Pepe me ha mirado raro.

Pero tú me has dicho que no habíais consumado. Vale.

Lo digo porque, claro,

vendrán los niños.

Yo estoy ahorrando para pagaros la guardería

y sobre todo para pagaros una liendrera,

porque con el tiempo los niños suelen tener piojos.

Si son de Pepe, no van a tener piojos, no te preocupes.

(Risas y aplausos)

Lara, cariño, los niños nacen calvos,

pero luego les sale el pelo. (RÍE) Siento decirte.

Bueno. -Siento decírtelo.

Lo sé. (EVA) Pero bueno.

También os digo una cosa.

Una fiesta no es una orgía, ¿eh?

Que os veo que estáis yendo un poco ya por ahí.

Sobre todo la madrina y el padrino. No, de ninguna manera.

Que se calle, señora, coño. Padrino, yo creo, de verdad,

que como estás tan tío bueno, macizo, "amontonao",

tienes unas ganas de marcha con la madrina que no hay quien te aguante.

Esta es mi impresión, es mi impresión.

Igual me equivoco. -¡Un aplauso! ¡Gracias!

Qué maravilla, qué bonito.

Qué bonito.

(Aplausos)

Otra vez. Vamos a intentarlo de nuevo.

Queremos intentar que se besen los padrinos. Que se besen.

¿Verdad? ¡Que se besen los padrinos!

¡Que se besen los...! (EVA) Por favor.

Los padrinos que se besen.

-No igual. Bueno. No.

Yo con momias no me beso.

Qué maravilla el amor. Váyase por ahí, borracha.

"¡Estropeao!".

Qué bonito, ¿verdad? Las bodas siempre así.

Por último, Pablo, amigo del novio,

y, a la vez, su abogado,

que le ha recomendado hacer separación de bienes.

Un aplauso.

(Aplauso)

Hola, Pepe.

Hola, Lara.

Hola.

Soy el amigo y abogado de Pepe.

Que es el de la derecha.

(Risas)

Lo conocí cuando aún llevaba liguero.

Era muy ligero.

De hecho...,

la primera vez que nos vimos a la cara...

fue algo...

fue algo mágico. Porque...

fue la... O sea, yo cuando nos miramos por primera vez

a los ojos...,

fue como quien mira un Predictor, ¿no?

(Risas)

Vimos que eso iba a ser para toda la vida.

(ERNESTO) No entiendo nada. -Para toda la vida.

Pero bueno, cariño, te está cayendo todo, mi vida.

Si bien, quiero decir que...

que es mucho mejor que separéis bienes y tuppersex.

Quiero decir,

por un lado los bienes y por otro lado el tema tuppersex

y las gorrinadas que queráis hacer, que ya no es cosa mía,

que soy abogado y amigo.

Pero vamos, tampoco voy a sacar el látigo para que me contéis

cómo os lo estáis montando, que...

(Aplausos)

Por otro lado, te digo que, bueno,

que no sé si os lo estaréis montando

los dos, los cuatro. La peinetas no sé si está también con ellos.

Mi madre. Mi suegra.

(PABLO) ¿Tu madre? Su madre. Soy su madre.

Y estoy aguantando.

Parece que la han puesto un chubasquero en la cabeza.

(Risas y aplausos)

La verdad es que hacéis una familia preciosa.

Desde luego, yo a Pepe lo veo muy bien.

Es verdad que en lugar de entradas, ya tiene descampado.

(Risas)

Más que entradas...

(Aplausos)

"Se" estáis pasando con el niño, ¿eh?

"Se" estáis pasando con el niño.

(RÍE)

Gracias. Qué maravilla.

Qué maravilla.

Padre y madre de los novios ¿queréis hacer un brindis?

Eh...

Sí, por favor, por favor. Estoy llorando ya. No...

A ver, caballero, a mí me hace tanta gracia como a Vd.

Levántese y diga algo.

Ay, vamos a ver.

Levántese todos para brindar. Yo ya estoy de pie.

Yo ya estoy de pie. Estupendo.

(ERNESTO RÍE) Ya está bien.

Quiero brindar por mi hija y por el tal...

(Risas)

Y...

cuidadín.

(PABLO RÍE) Cuidado, Pepe, cuidado.

Salud, hija. Salud, papá.

Precioso, precioso.

Precioso. Qué brindis...

Precioso. Y ya, para terminar,

para terminar esta fantástica boda...

Salud, salud.

Os pido un aplauso para el único indispensable en toda esta boda.

Yo. Carlos Roma. (PABLO RÍE)

Que al revés es Amor. Porque sin amor no hay boda que valga.

Un aplauso para mí. Gracias.

Gracias. Gracias, chicos.

Sigan pasándoselo bien. Estamos aquí.

Gracias.

Ahora, de nuevo, el: "Acompañadme, chicos".

(Aplausos)

Una boda donde no se entre con un caballo...

(LOS TRES RÍEN)

Que se llame Meretriz. Ay, por favor.

¿Habéis tenido que dar...? ¿Habéis tenido que dar...?

Bueno, tú te has casado. ¿Habéis tenido que dar algún discursito?

Así... De la boda de algún colega,

de algún evento así, importante,

de un homenaje a algún colega de salir y...

Yo en la boda de unos amigos que se casaron.

Hice un repaso a nuestra infancia

y a lo mucho que se estaban equivocando.

O sea, fue algo parecido a esto. No, no.

Fue una boda de colegas y es verdad que hice un repaso

a nuestra vida juntos y a la amistad y dónde nos conocimos.

Otra cosa que me he enterado, Ernesto, que llevas muy mal

ver envejecer a tus colegas.

Sí, bueno, y a mí mismo. -A él no le pasa, ¿no?

Bueno...

Oye, está guapísimo con las canas. Sí.

Claro, sí, sí. Estás en tu mejor momento.

Yo creo que voy a mejor y me da pena verles a los demás.

Porque los veo que van a peor.

Los veos jodidos. La verdad es que es una pena.

Sí, sí. Es verdad que eres un buen vino.

Sí. Lo que pasa es que a mí me da... me da pena

el paso del tiempo en general. Me han dicho que a ti te gusta

rimar y los karaokes. Y que cuando estás como muy arriba...

Eso no lo han dicho ellos, ¿no?

No, no. Se dice el pecado y no el pecador.

Escúchame.

España entera está llena de Villarejos.

(PABLO Y ERNESTO RÍE)

(EVA) Dios mío.

Te gusta rimar tipo... Pero esto es...

¿Te pongo en un compromiso si te digo que nos hagas alguna rima?

¿Como Moncho Borrajo? A lo Moncho Borrajo.

A ver. Este programa es compromiso.

¿Sabes qué pasa? Que tengo que estar contenta.

Ah, vale. Ya sabes.

Que tiene que... Es un horario...

Un horario... -Tómate los culos de la boda.

Vale. Por rapear te encarcelan.

Debe tener cuidado. Ya te digo.

Claro. Bueno, si no han metido a Resines...

Qué cabrón. No sé yo...

Ese sí que tenía que haber ido a la cárcel. Ese sí que...

(TODOS RÍEN)

Oye, si yo te digo "La bicicleta", de Shakira, ¿qué pasa?

Que me encanta. ¿Te encanta?

Me encanta. ¿Y si sonara ahora?

¿Qué quieres, que la cante? Si suena.

-# Llévame en tu bicicleta.

# Óyeme, Carlos, llévame en tu bicicleta.

# Quiero que recorramos juntos esta zona,

# desde Santa Marta hasta La Arenosa.

# Lleva, llévame en tu bicicleta.

# Pa' que bailemos... #

¡Vamos! ¡Olé! Venga, vamos.

¡Vamos!

¿Aquí me puedo subir? Hombre, claro.

Hombre, ya voy.

# A mi manera

# es complicado. En una bici que me lleve a todos lados.

# Un ballenato desesperado... #

Ven aquí.

-# Una cartica que yo guardo donde te escribí

# que te sueño y que te quiero tanto. #

Hay que tomárselo en serio. En serio.

-# Latiendo por ti, latiendo por ti.

# La que yo guardo donde te escribí... #

Un aplauso, señores. Por favor.

Repites. Ven la semana que viene. ¡Por favor!

¡Qué maravilla!

(Aplausos)

(PABLO) Qué bonito.

Qué vergüenza.

Y sin entonarme.

Y sin entonarte. Oye, ¿qué relación tienes tú con esta canción?

Ay, pues no sé. Me recuerda mucho

a Cuba, me recuerda mucho la salsa, el verano...

¿Has estado en cuba? Yo sí.

¿Tú? Y tú por qué has estado en Cuba?

Porque me gusta viajar.

¿Tú has ido a Cuba por algo? ¿A beberte un ron?

(PABLO RÍE) -¿A beberme uno?

¿Tú has acabado con las existencias?

No, no, no. Dejé un poquito allí. Dejé un poquito.

No, hombre, fui además...

Y además, coincidí con gente de "La que se avecina".

Y quedamos en Varadero, en un...

En un chiringuito de la playa. Ay, qué envidia.

Y ganamos un concurso.

¿Ah, sí? Sí, sí.

De pase de modelos. Las españolas.

Fíjate, al lado de las cubanas. Ganamos.

Tú eres muy polifacética. O sea... (RÍE)

Veo que no le cuesta mucho.

Pero, por ejemplo, tú bailas sevillanas.

Tú tienes muchas inquietudes. Yo soy una inquieta.

Ya te veo, ya. Inquieta.

¿Qué os hace sentiros ridículos?

Cuando te dedicas a la comedia y habéis hecho ya de todo y...

A mí me pasó hace poco, bien poco, bueno, poco,

como un ridículo bastante grande con él.

¿Ah, sí? Estábamos juntos

y me pasó una cosa bastante ridícula.

¿Qué hice?

No, no, me pasó a mí. -Ah, vale. Menos mal.

Cuando nos fuimos a hacer gimnasia de esta...

Ah, joder. -¿Cómo se llama?

Te dan descargas. Electroestimulación.

Tú tienes que correr en una cinta y te dan electroestimulación.

Fuimos juntos. Él ya había hecho.

Y era mi primer día.

Te hacen una prueba para ver en qué nivel te ponen.

Me pusieron el chaleco. Yo... -Espera, espera.

Tengo que decir que antes me fumé un "cigar",

antes de entrar. -El nivel que le tenían que poner

lo tendrían que haber puesto cuando le vieron en chándal y con abrigo.

Como Barragán.

El caso es que cuando fueron a hacerme la prueba,

que ellos te prueban un cuarto de hora y luego, ven el nivel que es.

Bueno, no llegué a los 15 minutos. Les dije: "Quitadme esto".

"Que estoy muy mal".

Fundido a negro ya me... me desperté.

Te llegaste a desmayar. Sí, sí.

Me tenían los pies... Me subieron los pies para arriba.

Además, que vino el monitor y le dijo...

Vino el jefe del gimnasio y le dijo al monitor:

"Pero ¿qué nivel le has puesto?".

Y dijo el tío: "El más flojo".

Enchufado. Nivel está enchufado. Está enchufado.

Luego, me levanté y me dijo: "Tranquilo, le pasó a otra señora".

(PABLO RÍE)

(Aplausos)

Bueno, eh...

Luego hay una cosa, un tema de amistad que es como muy peliagudo.

¿Vosotros creéis que se puede ser amigo o amiga de una ex,

de una pareja que haya sido importante en vuestras vidas?

Ay, yo... (PABLO) Sí.

Hay gente que lo ha conseguido. (PABLO) Sí.

Pero vamos... -Sí mientras el hombre no sea yo.

Claro, claro, bueno. (EVA RÍE)

Bueno, vamos a ir viendo esto. Porque tenemos aquí, bueno,

alguien que lo que dice es el Evangelio.

Recibamos con un fuerte aplauso a "Moisex".

"¿Moisex?". (PABLO) "Moisex".

(Música y aplausos)

Ay, Dios, cómo impone, ¿eh?

Hermanos,

vengo del Sinaí.

Y en verdad os digo

que es mala idea ir al monte en Sandalias.

Joder lo que duele.

Os traigo

las tablas con los diez mandamientos

para ser amigo

de tu ex.

Vamos allá.

Adiós. (PABLO RÍE)

Ahí va. Adiós.

Bueno, a ver. Esto... A ver, no.

Moi, Moi. No, a ver.

Bueno, ya son cinco. Exactamente.

Ya son cinco. No es lo que parece.

Parece un error. No es un error. ¿Ah, no?

No es un error. Estaba preocupado por Vd.

Bueno, es que me parecía mal decirlos todos yo.

Ah. Nos vamos a quedar con esto cinco.

De momento, estos cinco, oye, los tenemos, ¿no?

Esto ya.. esto ya para siempre. Eso.

Y os voy a decir cuáles son.

Primer mandamiento para llevarse bien con tu ex.

No espiarás sus redes sociales.

¿Os parece bien? De acuerdo.

¿Qué opináis? Totalmente.

De acuerdo. Total.

Está bien redactado. -Bien.

Hasta aquí vamos bien. De acuerdo. Y si espías, no decirlo.

Oye, el dibujo... Si las espías, no decirlo.

Bien. El dibujo ya vaticinaba

lo que iba a pasar en la mesa esa.

Pero ese lo va... Ese es aposta. Ese es aposta.

Vale. Bien.

No se espían.

El segundo.

No repetirás su apodo cariñoso en vano.

¿Qué apodo cariñoso le pones tú a tu ex

o tenía tu ex? Claro, ya...

Eh... Dilo.

Dilo y la cagas. (RÍE) (EVA RÍE)

Claro. ¿Tú ves? Mejor no decirlo.

No se puede decir aquí. No.

Como el apodo que tú le decías a tu ex no decírselo

a la nueva, ¿no? No churri, michi, cuqui, caqui.

Gordi. Gordi. No.

¡Oh, por...! ¡Oh!

Vamos con el tercero. (ERNESTO) Critter.

¿Perdón? Yo la llamaba Critter.

Critter.

¿Critter de criterio?

Espero que sí.

Ya sabes a lo que te expones.

(Risas)

No compararás. Ah.

Ah, ya. Está feo.

También está bien redactado. Está muy bien.

No compararás. No...

la invitarás o le invitarás a tu boda.

¿Eva? Yo creo que sí, hombre.

Yo no sé. En las pelis de Woody Allen salen todos en las bodas.

Ah, claro. Los ex con las ex.

Igual Woody Allen la estructura familiar igual no es un ejemplo.

Bueno, hasta... -Se casa y, de repente...

¿Cómo nos vas a invitar a tu madre?

(Aplausos)

Es que no quería yo...

Lo he dicho... Claro.

Es verdad, es verdad.

Aquí empezamos a ver grietas. Claro.

Aquí hay grietas, claro.

No en vano. Familia Iglesias.

Indiscutible. Esos padres más jóvenes.

Seguimos.

No irás a su boda. Si te invita.

Bueno, lo guay es que voy. Sí.

Te pongan el cubierto y luego no vas en venganza y lo paguen.

Eso sí. (PABLO RÍE)

Fíjate, ¿eh?

Y luego el critter es ella.

(ALGUNOS RÍEN)

Sembrando inquina. Ya, ya.

Ahora, vamos a decidir sobre los cinco siguientes.

Vale. Lo vamos a decidir entre nosotros.

De una manera más democrática. Eso. Vamos a ver.

Te repartirás a los amigos

en el momento de la separación.

Ostras. Como uno se reparte los libros,

se reparte los muebles, se reparte la Hacienda.

Hombre, pues... (PABLO) Creo que no.

Los amigos

se tienen que quedar con el amigo original, ¿no?

Yo creo en la custodia compartida de los amigos.

Compartida. Hay muchos días.

¿Repartimos a los amigos?

Venga. -Venga, sí, hombre. Repartamos.

Hay que compartir.

Entonces, te repartirás a los amigos.

Como buenos hermanos. Esto ya

ilumina de otra manera.

Vamos con el siguiente mandamiento.

Guardarás el pijama de tu ex. No.

¿Por qué? No.

¿Dónde? ¿Puesto?

Por el frío quizá. ¿Te pones el tuyo encima?

¿Vas con camisón por casa?

Pero eso es un rollo fetichista.

Eso del pijama. -Sí.

A mí me da mal rollo.

Pero ¿lo pones en una vitrina como los motoristas los monos?

Tú el pijama de tu ex. Se cuelga.

Como... como el de los jugadores de baloncesto. Se cuelga y...

y ya no se pone más.

Ernesto, ¿te quedarías el pijama de tu ex?

No, no. Yo pasaría página. De acuerdo.

Entonces, ¿Pablo? No, no.

Pijama fuera.

Clarísimamente no guardarás... Hay unanimidad.

...el "piajama". El "piajama".

El "piajama" de tu ex. Muy bien.

Sigamos con el siguiente mandamiento.

Bien, bien.

Llamarás a tu ex a partir de las tres de la mañana.

¿Para qué? Pero bueno, ¿llamarás a tu ex

a partir de las tres de la mañana? No, no. Es muy peligroso.

"Never", nada.

Hay que borrar el número. (PABLO) Claro.

Sí. Yo tengo mis dudas, ¿eh?

Tengo mis dudas. Un, dos, tres.

Voy a dudar. Lo siento.

No vas a... ¿Para qué le vas a llamar?

Por catástrofe natural. (PABLO) Ah.

...a tu ex a partir de las tres.

Son leyes, son leyes. Entonces sí.

Aquí hay una mayoría. Esto... No puedes estar...

Y vamos con el último mandamiento

y el más sagrado e importante.

Te acostarás con tu ex. ¡Puf!

¿Así, a secas? ¿Sí o no?

Si lo planteas como un remember, un remember.

Pero, por ejemplo, ¿podemos poner fecha?

Podemos decir: "A partir del año".

A partir del año no te acostarás... No, al revés.

Un inciso. De acuerdo. Antes del año, no.

Una vez superado ya... (EVA) Una vez superado.

Yo no. Tú no lo harías.

No te acostarás... ¿No?

...con tu ex. ¿No? Bueno, pues ya está.

Pues no.

Pues eso sobre piedra. Demasiadas dudas. Bien.

Aquí quedan estos mandamientos. Un fuerte aplauso para "Moisex"

y sus tablas sagradas.

(Aplausos)

Vaya, vaya Vd. con Dios.

Vaya Vd. con Dios, hombre.

Da...

Da qué pensar. Te quedas ahí con el runrún.

(RÍE)

Hablando de momentos complicados.

¡Ah! La verdad, a mí me va a dar...

¡Estoy harta de tanta amistad de pacotilla!

Bueno. Y de tanto buen rollito.

Vais a notar que tengo poderes.

Y vais a notar que con los poderes vais hacia la mesa.

¡Ya!

¡Ya!

Hacia la mesa.

"Ponerse" alrededor de la mesa.

Ay.

¿Eh? Habéis visto, ¿no?

Hoy, me ha tocado la carta de la amistad.

Yo, como soy muy buena amiga,

estoy aquí para haceros preguntas más incómodas

que un sujetador de aro. Cuando se clava, cómo es eso, ¿eh, prima?

Ahí estoy. (PABLO RÍE)

Sé cosas de ustedes por la bola mágica. Pero a lo que vamos.

Aquí hay un taco.

Le va a tocar a uno de Vds. Va a coger la carta,

la va a leer en alto y se la va a pasar

a algún compañero para que responda.

¿Se ha entendido? ¿Cómo es pregunta incómoda?

"Something like that". (ALGUNOS RÍEN)

Esto es inglés, ¿vale, cabezón? Bueno...

¡Vamos a pegar con el cabezón! ¡No os veo!

Cabezón uno. Me empiezas a sonar.

Porque claro, aquí... No trates así a los invitados.

¿Qué culpa tengo que tengan cabezón?

Hay que pasarlo, como en los chinos. -Yo entendí que cabezón era yo.

¡Cabezón uno he dicho! Claro.

Cabezón dos. Yo soy uno.

Cabezón dos. (ERNESTO) Cojo una.

A ver, cabezón dos, coge una.

Lee en alto, cabezón dos.

"¿Cuál es la mentira más grave que has contado a un amigo?".

¿A quién se la pasas y responde? ¿Se la pasas a alguien?

Venga, a ti, que te tengo cerca.

(Risas)

Yo la... "¿Cuál es la mentira más grave

que le has contado a un amigo?".

Pues decirle que era amigo.

(ALGUNOS) ¡Oh!

Menudo cabrón. Menudo... Cómo se las gasta.

(RÍE)

Vete tú a saber. Cómo se las gasta.

Venga. Por abajo, ¿no?

Eso tú sabes que entra siempre por todos lados.

"¿Ha habido sexo con algún amigo en el confinamiento?".

El confinamiento. ¿A quién se lo pasas?

El confinamiento. En confinamiento.

No, no quiere venir.

No quería. Eva. -No quería venir.

Cuéntanos. -Es una pregunta complicada.

En el que se podía. -No conviviente...

No, del de hace un año. A ver si me llevan presa.

No, de hace un año. En el Estado de Alarma.

¿Tengo que decir la verdad? Sí.

Pero tú... tú lo sabes. Sé cosas porque me lo dice la bola.

Pero nada más.

La bola.

Hombre, pues sí, la verdad.

(RÍE) Pues muy bien, ya está.

Pues qué alegría. ¡Nombre y apellidos!

¡Nombre y apellidos o los digo yo!

¡O los digo yo!

Esta aquí, ¿no? Eso déjalo por ahí.

Pregunta. Es mala suerte.

Ay, ay, ay, qué bonita esta.

"¿Qué prefieres: vivir sin sexo o vivir sin amigos?".

Y lo mejor: "Razona tu respuesta".

Para... Venga.

Cabezón. Pablo.

Dale. -A tomar por culo.

Tú...

(Aplausos)

¡Y yo me quedo! ¡Y yo me quedo!

Venga. A nosotros no. A nosotros...

A nosotros no nos ha echado. # Tariro, tariro. #

Cucharita triple.

(TARAREA)

Venga.

"¿Se te ha declarado un amigo que no te gustaba?".

Es un marronaco gordo. Uf.

¿Cómo fue?

Pues rebota, rebota y en tu culo explota.

(ALGUNOS RÍEN)

Y esta no es de las peores.

Esta no es de las peores.

¡Pero lo mismo está en la mesa!

(RÍE) No sé, voy a voleo. (EVA RÍE)

Pues... -Alguna... alguna...

A mí como me gustan todas... -Te gusta todo. A ti te gusta todo.

No me suele pasar.

Porque me gusta todo el mundo.

Me gustan todas las chicas y todos los chicos.

¿Y entonces? ¿Todas?

(ERNESTO) Soy pansexual. -¿Pansexual?

Eres pansexual. Le doy a todo.

Pero eso... Pero...

A ver...

¡Con esta pansexualidad nos vamos!

¡Hasta la semana que viene! Un aplauso.

Chicos, quitadle el freno a la mesa.

Que no tengo poderes.

Un aplauso para Marigüija Antón Pirulero, Pirulero.

Adiós. Te quiero. ¡Te quiero!

¡No sé por qué, pero te quiero!

¡Por algo! Yo tampoco.

A ustedes también. ¡Eh!

Adiós, "Princiricli".

Va sin control, ¿eh?

Eh... Bueno, Ernesto, Eva, Pablo,

jo, que muchísimas gracias por venir.

¿Lo habéis pasado bien?

Muy bien. (EVA) Bueno...

Menos "La bicicleta". Menos lo de "La bicicleta".

Qué vergüenza voy a pasar.

Ponemos por ordenador sus caras. Vale.

No creo que... Y la tuya.

Que estabas ahí abajo, así. ¿Tú crees?

Sí. Poner mi cara es perder.

Pero lo que he ganado son tres amigos más.

Sois la hostia. Gracias por venir.

Un placer. Venid cuando queráis.

Fuerte aplauso

para estas tres maravillosas personas: Ernesto, Pablo, Eva.

Gracias. Hasta siempre.

Gracias por venir.

Chao. Chao, "bonicos".

(Taylor Swift "Shake it off")

Bueno...

Y como algo se muere en el alma cuando un amigo se va,

la mejor solución es que no dejen de entrar muchísimos más amigos.

Demos la bienvenida a Javier Cámara y James Rhodes.

(Aplausos)

¡Vamos! "Come on".

Venga.

(DJ Hush "That's the way i like it")

Qué maravilla. Por favor.

¿Qué tal?

Qué maravilla. Es un Tetris.

Esto es un Tetris. Javier, James, ¿cómo estáis?

Buah, qué lujo.

Por favor. Venga.

Mira, mira. Él se ha sentado ya. Sí. Él se ha sentado.

Mira qué fotón. -A ver.

Mira qué fotón. Con pin de Betis.

Me encanta.

Te das cuenta la educación británica cómo es.

Puntual. Él se sienta. Él se sienta el primero.

Me ha dado cosa tocarle las manos. No sé si tienes

la manos aseguradas. (JAMES) Por favor.

Tranquilo. No soy tan delicado. No eres tan delicado, vale.

Venga, vamos.

Lo primero de todo, como siempre digo,

muchísimas gracias por venir a "La noche D".

A ti. Esto es un carrusel

de gente talentosa, de amigos, de gente que...

Cariñosa. Sois... ¡Ay! (JAMES RÍE)

Qué alegría, ¿eh? Somos cálidos.

Sois... sois cálidos. Sí.

Atemperados.

Bueno, él está cogiendo calidez, que está más al sur.

Tú eras más frío antes, ¿no?, allí arriba.

(JAMES) Somos calientes.

Calientes. Ahora eres caliente.

Ahora. -Vale.

En el sur un poco.

Era un juego de palabras.

Tú vienes... -Explícalo. Es más divertido.

Es que explicar... Hay que explicarle todo.

¿Sabéis lo queme viene? Sí.

Imágenes de Juanito Navarro y doña Croqueta.

Exactamente. Exactamente.

Ese punto. Oye, explicadme un poco

esta rela... Esto. Es que no sé. No se puede explicar.

Es decir... Es una historia de amor puro.

Amor puro. -Puro.

Para siempre. Eternidad. (JAVIER) Yo tengo un problema.

Una vez tuve un problema. ¿Una vez solo?

Contesté un tuit. Ajá.

¿Sabes? O sea, él puso un mensaje hace mucho tiempo.

En Bilbao, ¿no? -En Bilbao.

Él iba a dar un concierto en Bilbao.

Y, de repente, decía una cosa muy graciosa. Decía:

"¿Cómo hago para...?".

¿Qué querías hacer? Comer un bocadillo o salir a algo.

Algo. -Algo.

Hacer algo. No solo estar en mi habitación.

"Hacer algo en Bilbao. ¿Qué hago?". -¿Qué hago, Pasco?

¿Me mato? No. -No. Entonces le...

Él va cogiendo frases aleatorias. No, claro. Paco, ¿me mato?

¿Qué hago, Paco? ¿Me mato? Y le dije: "Mira, sal a la calle,

pregúntale a cualquier persona. La gente en Bilbao es muy cariñosa".

Te dirán, incluso te acompañarán.

Pregunta por pinchos. Es totalmente al revés de Londres.

Imagínate en Londres:

"Oye, perdón, quiero hacer algo". ¿Qué te propongo?

Claro. Y vas a estar apuñalado.

¿Y te apuñalan en Londres? Claro.

(JAVIER) Por pedir algo te apuñalan.

No, por contacto ojos.

Por contacto ojos. -Sí.

El espíritu de Jack, El destripador sigue vivo.

Lo entiendes, ¿no? Por contacto ojo. Por contacto ojo.

Sí, sí, sí. "Eyes contact", ¿no?

Sí. "Eyes contact". Es que traduce directamente.

Oye, ¿y qué tal fue en Bilbao? ¿Te gustó Bilbao?

Mucho, mucho. Sabes que en España

a la gente del País Vasco como que hay muchos chistes

de que son como muy bestias y como muy así, ¿no? ¿Eso lo sabes?

No. -¿Ah, sí?

Pero ¿por qué? -Yo tampoco lo sabía.

Sí, la gente del País Vasco. Sí.

¿Tú sabes? Los pianistas del País Vasco

se sientan y en vez de arrimar el... el...

la silla, arriman el piano.

Esto está bueno.

¿No viste ningún pianista vasco? Sí, es verdad.

Es verdad. Saludos a mi gente vasca guapa.

Saludos a los pianistas vascos.

Invita a un pianista vasco. A vas a ver la...

Me da con el piano en la cabeza. Oye, vamos a hacer una cosa.

Javi, resúmeme... Sí.

Resúmeme, me, me. Resúmeme él no va a saber.

Esta palabra no la entiende. Resúmeme...

Entiendo perfectamente. ¿Quién es James Rhodes?

Es tan maleducado... -(IMITÁNDOLE) Es tan maleducado...

No. ¿Quién es James Rhodes? Sí.

Si, por ejemplo, hay un 1 % de la audiencia que no sabe quién es...

98 %, "porfa". ¿Quién es? ¿Quién es?

Pues James es... -Yo quiero saber también.

¿Quieres saber quién eres? -Sí.

¿A mis ojos? -Sí.

Pues James es el vecino del quinto. ¿Te acuerdas?

(Risas)

Ya ya está. ¿Te acuerdas que...? Había una canción de eso.

# El vecino de al lado. #

Había una película, ¿no? De no sé qué con el vecino del quinto.

Nunca te enrolles.

¿Nunca te enrolles? No, hombre, eso no.

¿Cómo era? "El cartero llama dos veces al vecino".

Ahora nos lo van a decir. Me lo tenía que haber preparado.

Él quiere que toque el piano todo el puto día.

Exacto. -Todo.

Exacto. Y bueno, pues yo también vi un segundo tuit.

Decía que esteba buscando piso.

Y le dije que había un piso vacío y, coño,

aquel día le respondí y ahora me conozco Beethoven,

Chopin, Bach, me lo conozco todo.

Pero, o sea... Todo, todo, todo.

¿Verdad?

James, para ti...

(Aplausos)

Para ti Javier ha sido como tu primera "Guía del Ocio".

Sí. -Para toda la vida.

Tú escribes un tuit y Javi es como tu oráculo.

No, Javi me dijo que...

Cuidado con lo que dices, James. A ver si te van a entender o no.

Vale, sin ironía. -Sin ironía, "please".

Vale, bueno.

Estaba leyendo mi libro en Los Ángeles,

rodando "El joven Pope". -Bien. "El joven Papa".

"El joven Papa", sí.

Y, de repente, desde nada,

tenía una relación contigo, ¿no? -Sí.

Y fue tan...

Javier es lo más amable del mundo.

Un tío tan... ¿En serio?

Increíble, ¿no? -Con un generosidad tan fuerte...

En todos los sentidos.

Para un abrazo, un café, un bocadillo

a las 16:00 de la tarde. -Está muy flaco.

Es que yo le...

Le digo: "James, basta café. Un bocadillo".

Y a partir de ahí, ¿no?, el hecho de vecinos,

o sea, os consideráis amigos. (JAMES) Sí, claro.

Consejos sobre la vida, la vida española, la prensa, las cosas.

(JAVIER RÍE) El último consejo

que recuerdas que te haya dado él.

Que estoy en medio y me la voy a llevar.

A ver, a ver, James. -"No hago este puto programa".

(RÍE) ¿Qué? Ah, te dije yo que no hagas

este puto programa. Mentira. -Broncano fue más

como profesional. Claro que sí, claro que sí.

Es verdad, ¿no? Eso sí es verdad.

Un poquito. Eso sí es verdad.

Lo que pasa es que en el programa de Broncano igual te vieron

como unas 300 personas. Y aquí, en TVE, te van a ver muchas más.

Exactamente, exactamente.

Hombre, mira. No.

Es calidad, calidad, no cantidad.

Claro, claro, claro.

(JAVIER) Antes de salir, justo antes de salir,

le dije: "Pues Broncano bailó".

"Bailó aquí, bailó". Dos veces.

Y él me ha dicho: "Por favor, no bailes".

Sí.

No, es que... -Que tampoco bailo bien.

Pero he dicho: "¿Cuándo he bailado ante James

para que me diga: 'Por favor, no bailes'?".

Javi es como el abuelo borracho en una boda, ¿sabes? Como...

(Risas y música alegre)

Venga. -No, no, no.

¡Sí!

¡No, no, no!

O sea, por favor. (JAMES) Venga.

No, no, no. Oye, por favor. -Estoy de acuerdo.

Baila tú, baila tú.

(PÚBLICO DA PALMADAS)

Oye... Hemos estado a esto.

Que soy una persona mayor, por favor.

(Risas)

Tengo dislocación en la rodilla. No como Broncano, que es un niñato.

A Broncano le quedan genial los trajes.

(RÍE) No, eso. Pues nada.

Somos amigos, ¿no? -Somos amigos.

Más que vecinos. -Sí, hombre, más que vecinos.

Sí, claro. -Yo bajo, nos pedimos cosas.

Oye, qué relación tan boni... Supongo que claro,

para ti Javi también está siendo

una especie de maestro del castellano. ¿Al revés también?

No.

Su inglés es fatal.

Pero fatal. (JAVIER) Él se...

Al inglés lo dominas, ¿no? No.

Se ríe... Lo dominas. (RÍE)

Lo van a entender. -Dominas.

Él se ríe... Cállate.

Él se ríe... "Shut up".

Él se ríe de mi inglés,

porque es verdad que es muy malo. ¿Ah, sí?

Es malísimo mi inglés.

Pero él se ríe de mi inglés diciendo:

(CON ACENTO INGLÉS) "Oh, hablas muy mal inglés".

(Risas)

Y le digo: "Pues sí".

Qué mal, tío. Oye...

(IMITÁNDOLE) "Tío. Sí, tío". ¿Sabes?

Oye... "Sí, tío, hablas mal inglés".

"Por favor". Y digo: "Tú tampoco te manejas muy bien en español".

Claro, claro, claro. ¿Americano?

No, americano. Pero tienes lo tuyo.

Que tampoco eres de... -Ahora soy gato.

...de San Millán de la Cogolla.

Que tampoco es...

Es como si El Langui te critica los andares.

No se debería hacer, ¿no?

Oye... Menos mal que es tu amigo.

Menos mal. Por eso.

(Aplausos)

Oye, James.

Son conocidas... Dirige la conversación, se te va.

Son conocidas tus, digamos,

cagaditas por Twitter. He cerrado mi cuenta de Twitter

por chorradas así. Pues la hemos vuelto a abrir.

Porque yo tengo la llave.

Pues sí.

Error. -Sí.

Error. -Sí.

Sí. -Quería decir:

"Estoy frito". Estoy jodido fastidiado.

Estoy jodido. No, como agotado, a tope.

Hasta el culo. Como... Pero "estoy follado" no. Fue un error enorme.

Sobre todo mandárselo a tu novia. Sobre todo porque es de Argentina.

Y los latinos americanos son un poco "fighters", un poco...

Sí, sí, ya veo. Pero no... O sea, perdona, ¿eh?

Cagadas tienes un montón y son maravillosas todas. Mira esta.

Ay, Dios mío. No, no, no, no, no, no. Por favor.

Hice po... No. esto... (JAVIER RÍE)

Esta no la había visto yo. Qué graciosa.

Ay. Hice polla con almendras. Muy bien, James.

Muy bien. Oye, ¿y era vecino tuyo

cuando hizo pollas con almendras? No.

No éramos. -Como Hannibal Lecter.

O sea...

Qué maravilla.

Pero esto es tan bo... Es...

Para nosotros es como muy "nice", es como: "Qué boni...".

Dan ganas como de abrazarte y decirte...

Por favor. "Por favor, no pares

de hacer pollas con almendras". Tengo la sensación que en España

quieren matarme. Como que están hasta el...

Sí, sí. España te quiere... Yo tenía un amigo...

Perdón, perdón. España te quiere por esto.

"Me piro, vampiro". "Me piro, vampiro".

Sí. Y la gente te dice...

Sí, hay un montón de consejos y frases y todo.

Y me encanta. Mira: "Vete, filete".

Yo es la primera vez que escucho: "Vete, filete". Claro, claro.

Y: "Hasta luego, noruego". Hay muchas cosas.

La gente se inventa.

La gente se viene arriba contigo, James, de verdad.

Sí, pero es como, perdóname, es como un juguetito,

como un niño al que moldear, ¿no? Claro.

Me siento como niño aquí con el idioma y todo.

Hay tantas expresiones que tengo que...

Obviamente, las palabras, verbos... Pero las expresiones me matan.

La polisemia, ¿no?

Que una cosa puede llegar... ¿A qué?

A significar un montón.

-Lengua no la aprobé, pero... Tipo cacharro.

Cacharro.

-O cojones.

Con esta palabra...

Claro, dependiendo.

Manda cojones.

Hasta los cojones.

¿Qué cojones?

Manda cojones.

Cojonudo. Cojonudo.

Espárragos.

¿Espárragos? Espárragos cojonudos.

-Ah.

(Aplausos)

Sí, sí, ¿no los conoces?

-Vete a freír espárragos.

Sí, sí, esa también.

Oye...

Yo voy repartiendo.

¿Tu pueblo cuál es? Vamos a meternos con tu pueblo.

-No, con mi pueblo no. Mi pueblo se llama Albelda de Iregua.

Albelda ¿de? Iregua, a ver si lo pronuncia él.

-¿Otra vez? -Venga, otra vez.

Albelda de Iregua. -(BALBUCEA)

(Risas)

-Y luego quiere que lo lleve. ¿Quién es esta panda?

Ostras, estos son mis amigos del alma.

Esta foto... ¿Cómo les llamas?

Eh...

¿La pandilla tiene un nombre? Los Tetones.

(Risas)

(Aplausos)

Que no se me ofendan.

Porque son gente guay, ¿no?

Son gente superguay.

Pues oye...

Cuidado, que te doy.

No, no, lo único que voy a decir es que entiendo

que tú estés tan feliz en este grupo.

Que tú eres, de sobra,

el más guapo de todos.

(Risas)

Qué va, qué va.

Ellos son mis amigos desde que tenemos dos años.

¿Dos? Dos años.

Íbamos a la guardería juntos.

Íbamos más gente,

pero ellos son los que hemos hecho una piña muy bonita.

Oye, y en tu pueblo...

Cuidado con lo que vas a decir, Dani.

No, que no.

Que Pepe Viyuela es de La Rioja.

Que se dice que nadie es profeta en su tierra.

Pero a veces hay excepciones. Sí.

La tuya, en tu pueblo te hicieron un homenaje

maravilloso, cuando te dieron, por fin, tu primer Goya.

Sí. -Con razón, ¿no?

Es un talento este tío. Un talento, mira, mira.

(Vítores y aplausos)

Qué bonito.

(Aplausos)

(Vítores y aplausos)

-¿Sabes lo que más...?

Espera un momento, ¿sabes lo que más ilusión me hace?

Me dieron una plazoleta muy chiquitita, que es donde nací.

Encima no fue una al azar.

La casita donde yo nací. Ahora no vivimos ahí,

pero vivíamos allí y se llamaba la Plaza de los Héroes del Alcázar.

Porque en los pueblos hay siempre unos nombres muy antiguos

y muy... malos.

Entonces me encantó

que esa plaza fuera cubierta por la Plazoleta de Javier Cámara.

Me hizo ilusión. Es muy bonito.

Que cambiara ese nombre tan feo por uno tan...

tan mío, tan mío.

Y sobre todo, no sé,

viniendo también de...

Porque a priori, a tu padre no le hacía mucha ilusión

que tú fueras actor.

Mi padre era agricultor, pero era saxofonista.

Míralo, qué bonito era.

Qué buen pelo tenía mi padre.

¿Y qué pasó? Claro, es que la herencia en materna.

La herencia del pelo es materna, sí.

Saxofonista y agricultor. Sí.

Son dos profesiones que nunca habría yo...

Pues mira, en la mili,

mi padre estuvo tocando con Pedro Iturralde.

Que ha sido el saxofonista más grande, que murió hace muy poco.

Y tocó con él en la mili.

Entonces, cuando ya llegó a mi pueblo,

mi madre se quedó embarazada y tal,

yo creo que él siempre tuvo una frustración

con esa vida que podía haber soñado.

Tenía muchos discos de jazz,

estaba todo el rato encerrado en su estudio tocando.

Y yo creo que cuando decidí ser actor o irme a vivir mi vida,

él se mantuvo en silencio.

Él tuvo un silencio muy grande.

Estuvimos en silencio varios años.

Porque yo creo que él en el fondo

se alegraba por un lado, pero por otro recordaba un poco

lo que no pudo ser.

¿Tú llegaste a trabajar en el campo o no?

¿Llegaste a trabajar el campo?

Yo trabajé el campo muy poco,

pero porque me di cuenta muy rápido...

A ver tus manos. No, muy finas.

Por favor, si tienes manitas de... Tiene más callos él con el piano.

-(ININTELIGIBLE)

-Por favor.

Puntos suspensivos, por favor, James.

-Es una cochina.

(Risas)

No trabajé en el campo.

Vendimié un año.

-Ay, qué mono.

Pero por favor.

-Qué cosa más bonita.

¿Puedo decir una cosa sobre ese chupachups?

Que era muy grande. No.

Tú sabes los chupachups Koyac.

Koyac.

Que eran los que tenían chicle dentro.

Este es mi primer chupachups Koyac

y estaba así de contento porque era la primera vez

que me dejaban comer uno con chicle dentro.

Estoy emocionado.

Eso y lo de tu plaza fueron los momentos... tus efemérides.

Claro. -No has cambiado para nada.

Nadie puede decir que no eras un niño feliz.

Mira qué cara de felicidad.

-Y qué buen pelo tenía de niño.

De repente, empezaste a asomar la cara, asomarla...

Y se fue para atrás todo.

Sí, qué bonico.

Ahora aterriza un chico de Albelda en Madrid.

¿Cómo fueron esas primeras semanas?

En la gran ciudad.

¿Qué ha pasado desde la foto del niño del chupachups?

¿Cambiaste el chupachups por otro tipo de...?

No, esto es ya en la Escuela de Arte Dramático de Madrid.

Qué te voy a contar, cuando descubrimos lo que nos gusta,

tenemos una cara de felicidad,

que parecemos que estamos idiotas.

¿No te dio vértigo Madrid al principio?

Madrid me dio mucho vértigo.

¿Sabes lo que me pasó el primer día que llegué?

No estaba yo. ¿No estabas?

Si hubiera estado, te hubiera llamado y te hubiera dicho...

James no estaba.

El primer día que yo pisé Madrid fue a hacer las pruebas

de la Escuela de Arte Dramático.

Y a mí Madrid me daba mucho apuro, me daba miedo.

Yo no había salido de mi pueblo, tenía 20 años.

No había salido nunca.

Le dije a una señora: "¿Cómo voy a la Plaza de la Ópera?".

Y me dijo: "En el metro".

(Risas)

Entonces pregunté: "¿El metro?". -"Ah, sí, el metro".

Llegué a un agujero... Hay una ciudad debajo.

Exacto.

Me saqué el tique y cuando se abrió la puerta de vagón

dije: "Buenos días".

(Risas)

A toda la gente.

(Aplausos)

-Qué mono.

-Claro, porque en los pueblos,

cuando entras a un sitio das los buenos días.

Todo el rato.

No sé si sois de pueblo, pero yo sí.

-¿No ha metro en La Rioja?

-¿En Londres lo hacéis? -Nunca.

-Pero yo entré y dije: "Buenos días".

En el metro, que iba petado de gente,

se hizo como un círculo,

una semicircunferencia.

"Verás el cateto este".

Me quedé yo ahí y dije: "¿Qué ha pasado?".

Se cerraron las puertas

y dos estaciones después entró un señor rumano

con un acordeón diciendo: "Buenos días".

Y todos hicieron lo mismo y dije...

(Risas)

Porque pensaban que ibas a pedir dinero.

Pensaban que iba a actuar.

Dijeron: "Este viene a pedir".

Ese era mi "look" de mis primeros años en Madrid.

Por eso la foto que has sacado.

Qué maravilla. Oye, James,

eres amante del cine, supongo.

-Claro, tío, como todo el mundo.

-No, todo el mundo no. Te sorprenderías.

-No, por favor, todo el mundo.

¿Hay alguien que no le guste las "pelis"?

Es como la gente que dice que no le gusta la música.

No sé qué hacen vivos, la verdad.

Claro, esto lo pregunto... -Sí, voy a beber.

Aquí tienes otro vaso, James.

¿Quieres beber agua? -No, estoy bien.

-Mira, esto es un chiste en inglés.

Se ha reído.

Es que esta es una cosa...

Esta es la cosa de la amistad extraña con las personas.

"¿Quieres agua?". -"No".

(Risas)

¿Qué se habrá pensado que le he dicho?

Es superbuén público.

Para un actor o un cómico, a James te lo llevas de gira.

Totalmente. -Es que hablo mucho.

¿Él habla mucho?

Mucho. No, ¿por qué lo dices?

Porque es actor, es "perroflauta", es rojo...

(RÍE)

No, todo sobre guion.

Bueno, yo decía lo del cine,

porque obviamente, tenemos aquí a un actor.

Tenemos aquí a un músico.

Y claro, la música y el cine como que se me juntan mucho.

"Indivisable".

-Indivisible.

¿Habéis jugado alguna vez?

Sí, a esto ha jugado todo el mundo, a adivinar "pelis".

Sí, ¿verdad?

¿Queréis jugar a adivinar "pelis"? Tenemos un elenco...

-¿Bandas sonoras? -¿Un elenco de los tuyos?

Acompañadme. Por favor.

Si sois tan amables.

(Aplausos)

-Qué nervios.

Empieza "Estás de cine".

Sentaos ahí.

Venga.

Os explico. -¿Qué tenemos que adivinar?

El título de la película.

Título de la película.

El elenco de este programa,

que ya los conoceréis,

es un elenco maravilloso.

De una capacidad artística,

son alumnos directos del Marcel Marceau.

-Espera, ¿"pelis" españoles?

Hay un poco de todo.

Vale. Hay un poco de todo.

-Igual hay alguna inglesa.

Tú dila como la conozcas, en inglés o en español.

-¿Hay premio?

Así que van a venir por parejas

y van a intentar...

Adivinar.

A ver cuántas adivinamos.

Vamos a intentar adivinar el máximo posible.

Que entre la primera pareja, un aplauso.

Venid para acá al escenario.

-Todavía no era la película. No, es en el escenario.

Venga.

-"Titanic". -"Titanic".

Qué maravilla.

Siguiente pareja.

Siguiente pareja.

-Vale.

-"Oh, my God".

No, eh...

-"Seven".

-No.

"Matar a un ruiseñor".

-"Silence of the lambs".

-Pero ¿qué está haciendo ella?

-"Los puentes de Madison".

No.

Pero, Javier, por favor.

Está clarísimo.

La está pegando, ¿no?

Ay, madre. ¡"El exorcista"!

-Muy bien.

"I was first". -No, no, yo dos.

"Los puentes de Madison", pero ¿qué he visto yo?

"Los puentes de Madison", es que hay que tener una cabeza muy loca.

Siguiente película. "El mago de Oz".

"The wizard of Oz".

("Over the rainbow" Judy Garland)

Más, más.

Venga, vamos, chicos.

"Robocop". -Terminator".

"Come on!".

-Oye, está leyendo mucho.

Es que no teníais más.

Eh... -"Gone with the wind".

-"Lo que el viento se llevó".

Es que estamos diciendo cosas en inglés y en español.

Bravo.

Es que él lo dice en inglés.

Es alucinante.

"Dos tontos muy tontos".

"Gorilas en la niebla".

-Pero ¿qué gorilas?

-"El Orfanato"- -"Me han crecido los niños".

Papá, ¿es la hora?

"Mira quién habla".

-"The Omen", "The Omen".

No. -"El hombre elefante".

No.

Me caigo...

Mata a tu...

No, la gamba otra vez no.

Eso es la gamba del otro día.

Vale, vais para atrás.

Fuera, fuera. Volvéis a intentarlo de nuevo.

Venga.

"Tarzán".

Muy bien.

La misma.

¿Lo vais a hacer otra vez?

Ay, qué bonito el niño.

Mira qué hora es.

¡Ah! "Los Gremlins".

-¿Los qué?

-"Gremlins". -Ah. "Los Gremlins".

-Muy bien.

Ay, ay, ay.

"Pepe Viyuela y Otilio"

(RÍE)

¿Ahí está el qué?

-"E.T." -"E.T.".

Muy bien.

Siguiente, siguiente.

-"E.T.".

-Venga, chicos, que sois los mejores.

Monos, fuerte, mujer. Ah, "Superman".

"Superwoman". -"Spiderman".

¡Que viene Andy!

-"Planet to the apes". -Muertas.

¡Que viene Andy!

"Andy is coming".

Ya se ha ido Andy.

Ya se ha ido, que viene Andy.

Ah, "Toy boy".

-"Toy Story".

(RÍE)

Es como yo.

-Pero ¿cómo habéis hecho eso? Qué raro era.

Venga, que Pepe es muy bueno.

Ay, qué calor, qué sed.

Desierto, "Lawrence de Arabia".

Qué cansado.

Vomitona.

"Resacón en Las Vegas". Muy bien.

La última.

Venga, vamos, vamos. La última.

Por favor, bien.

Ay, qué sol, uy, qué sol.

Espera, espera, voy a romperlo.

Sí, sí, "El resplandor".

-¿Qué? -"The shining".

-Ah, "The shining".

Enorme aplauso para nuestro superelenco.

Por favor, reciban el aplauso como se merecen.

Te amo, te amo.

¡Un momento! ¡Un momento!

Espera, espera. ¡Un momento!

¡Quietos!

¡Quieto to...! ¡Un momento!

Tejero aquí de repente.

¿Por qué no juego yo a las películas?

¿Eh?

Pero, Antonio, tú no juegas a las "pelis" porque nunca quieres.

Pues quiero jugar a las películas.

El mimo no, porque no me gusta, pero quiero jugar.

¿Quieres que te plantee otro juego? Hombre, ¿qué tal estáis?

No los había saludado.

No os acerquéis, no podéis.

Luego me acerco yo y os saludo como os merecéis.

(JAVIER) Que no está vacunado y es mayor.

No estoy vacunado y luego hablo contigo.

Antonio, tú quieres jugar. Quiero jugar a las películas.

Vale, vamos a pensar una cosa. A ver.

En vez de hacer mimo, que a ti como que no te...

No, no me gusta.

A ti te gusta mucho la música. Mucho.

Además, tengo un oído excepcional.

Efectivamente, podrías tener más, pero solo tienes uno.

¿Qué te parece?

Me cago en la leche.

Súbete ahí. Me parece bien.

Súbete ahí. ¿Y qué pasa?

Te han preparado unos cascos.

Mira, hay un disco pintado.

¿Qué hago con los cascos? Coge los cascos.

Antonio va a escuchar bandas sonoras.

-¿Le puedes decir quién es Antonio Resines?

-Soy superfán tuyo.

Lo sé perfectamente, yo también tuyo.

Gracias. -Si no le conocías.

-Sí le conozco.

"I am Antonio Resines, you, James Rhodes".

¿Has visto "Los Goonies"?

-¿"Los Goonies?".

Pues eso. -Sale en "Los Goonies".

Y tu padre salía también.

No, quiero decir, el padre de...

Bueno, ¿qué hago?

Se va a poner los cascos

y va a intentar tararear la banda sonora

o alguna canción que tendréis que adivinar.

Es lo mismo, solo que ahora tiramos más de tu campo,

que es la música, ¿vale, James?

Es un programa... Pueden ser películas o series.

Películas, series, música en general.

-Cuidado conmigo, que me las sé todas.

Mucho cuidado conmigo.

Te estoy... De acuerdo.

Cuando quieras.

Contacto ojo. Activemos el oído.

A ver.

Se la ponen muy alta.

(TARAREA)

-¡Ah! "Friends".

¿Qué ha dicho?

"Friends".

("I'll be there for you")

-A ver, a ver.

Rhodes, 1. Cámara, 0.

No, no, no.

Un momento, un momento.

Oído absoluto, no. Es oído acojonante.

Es que no se puede cantar peor.

Es que ha cantado otra.

Entre gente que tenemos estudios musicales, nos entendemos.

-Claro, muy bien.

James, me has dejado loco.

O sea...

Pues yo creía que estaba cantando muy bien.

Tienes una voz maravillosa.

Gracias. Y tú tocas el piano que te cagas.

Gracias. Vamos.

Siguiente canción, banda sonora de película o serie.

(TARAREA)

(Risas)

Es que no se puede creer.

Joder, está chupada.

Sí, sí, no, no, vamos, chupadísima.

Pon el Shazam, seguro que sale.

"Heidi".

# Neverending story.

("The Neverending story")

Era muy difícil.

Es que era muy difícil. ¿La has acertado?

Dile al productor que ponga algo actual.

Es que entonces no tiene gracia.

Esta gente no ha visto esa película.

Ahora te vamos a poner una de pueblo.

Vamos con la siguiente, vais a empate.

"Neverending story".

No puedo decirlo en inglés

porque hablo muy bien inglés y lo sabríais.

Vamos con la siguiente.

Por ahora van uno a uno Javier y James.

Qué sudor tengo en las orejas.

(TARAREA)

Es que no se puede decir la palabra.

¿"Eye of the tiger"?

No.

-"Cazafantasmas".

"Cazafantasmas". Bien.

Si es que me ponéis cosas que no puedo decir.

Yo estaba intentando...

"Ghostbusters". -"Ghostbusters".

Venga, vamos con la última.

Me voy a esforzar más.

Valoro tus esfuerzos. James, puedes empatar con Javier.

Vamos ahora dos a uno. Dos a uno.

Y toda son americanas.

(TARAREA)

"Bohemian Rhapsody" Queen.

"Bohemian Rhapsody".

Yo no sé cuál es.

Mira, esta.

Ha estado muy bien.

Bueno, ya. Antonio...

Oye, ¿una más para desempatar?

Bueno, o sea... Venga, venga.

Porque sois vosotros, que si no... Nunca hubiese imaginado

que pudiera cantar Queen.

-Podemos escuchar más de este temazo.

Sí, podemos escuchar un poquito más.

Freddie.

A ver cómo cantas esto.

# I don't want to die.

# I sometimes wish I'd never been born at all.

Lo que le está pasando...

Me está gustando la sección.

Claro, entiendo lo que está pasando.

James Rhodes, eres inglés.

Viene a España, le ponen Queen, se emociona.

Como cuando vamos nosotros a Londres y nos ponen Los del Río.

-Claro, claro.

-Me da escalofríos.

Vamos con la última. -Vamos empatados.

Vais empate a dos. Canta bien esta, por favor.

Voy a intentar cantar lo mejor posible

porque estoy contento de estar aquí.

Se te ve contento.

Y espero hacerlo mejor la próxima vez.

Es imposible.

Si te llaman, si te llaman.

Eso, eso.

(TARAREA)

Es que no sé cuál es.

-"Eye of the tiger".

Exacto.

Es que era muy difícil.

Muy bien, James.

("Eye of the tiger")

Muy bien, James.

No doy crédito.

-¿Quién ganó? James.

No sé si te quieren saludar.

Si te quiere hostiar.

James me ha saludado con mucho cariño y admiración.

No así Cámara.

-No se puede cantar peor, Antonio.

Esto es...

Esto es una sección especial que hacemos porque venís vosotros.

No lo hacemos habitualmente.

Están recuperando la carrera de Antonio.

Porque me noto en unas horas bajas.

Y me están subiendo a base de...

Enorme aplauso para Antonio Resines.

Hasta luego, gracias. La esperanza blanca.

(Vítores y aplausos)

¿Os parece, James, Javi?

Mientras nos vamos para el sofá,

nos vamos con Pepe Viyuela,

que se ha convertido en un intrépido periodista.

Está buscando el Pulitzer.

Así que vamos a ver un poquito "Documentos PV".

María Barranco y Jorge Sanz.

Dios santo.

¿Cómo vamos a hablar de la amistad si no es entre amigos?

Por eso he decidido que voy a hacer mi primera entrevista

a María Barranco y a Jorge Sanz.

Dos joyas del cine español.

¿No dicen que quien tiene un amigo, tiene un tesoro?

Pues dos tesoros mejor que uno.

Hola.

Hola. ¿Cómo estáis?

¿Qué tal? ¿Nos saludamos así?

De lejos.

-Al final, lo de los codos es peor, te acercas más.

Quería deciros que celebro con vosotros

que esta es la primera entrevista que hago a dos personas a la vez.

Tu primer trío. Sí.

¿Os conocisteis trabajando? Sí.

-Nos conocimos en "La forja de un rebelde".

-En Marruecos.

-En Marruecos y ya después coincidimos

en "Morirás en Chafarinas".

Que ahí yo ya tenía a Andrea.

-A Andreíta. -Andreíta, cómete el pollo.

No, que se va a enfadar mi niña.

Y entonces, nada, dijo Jorge: "La veo rara a la niña".

-Digo: "¿Por qué, si está muy mona?".

Y le vomitó a Jorge. -Muy tierna.

El cine os trajo la amistad

y la habéis mantenido fuera. -Sí.

-Hombre, es que como para no tenerla.

¿Es fácil tener amigos dentro de la profesión?

-Yo tengo pocos no relacionados.

Pocos no relacionados.

Porque si con 20 años te empiezas a dedicar a esto,

vas coleccionando amigos de lo que te dedicas.

¿No? Pero nosotros, por ejemplo,

tampoco es que seas de verte todos los días.

-Pero parece que te hubieras visto ayer.

¿Creéis que se puede presumir de eso?

De tener pocos amigos o de no tener ninguno.

Yo tengo muchos conocidos y amigos,

amigos de verdad contados con los dedos de las dos manos.

Yo creo que realmente cuando uno ve, se da cuenta

de que tiene un amigo, es cuando está en problemas

y no sale corriendo. -Bueno, sí, también.

Y también en los momentos de risas.

En los momentos que pasan buenos también los hay que compartir.

Últimamente se habla de amigos con derecho a roce,

¿esto cómo lo veis vosotros?

-Si nos hubiéramos acostado a lo largo de estos 30 años,

ya no seríamos amigos.

¿Y bromas?

Sí, me dedico profesionalmente a gastar bromas a mis compañeros

durante muchos años.

Una vez, en el hotel este que hay...

¿cómo se llama?

Bueno, da igual.

Todo decorado...

-Exacto, vete al grano.

Todo decorado con trofeos de caza.

Y de repente veo una cabra hispánica colgada en un pasillo.

Digo qué pedazo de bicho.

Un bicho que no cabía en ese sofá.

Al director del hotel le robo una tarjetita

y un lazo de seda y se lo meto en la habitación a Maribel Verdú.

Y le digo: "Muchas gracias por su estancia,

esperamos que acepte este presente

y vuelva usted lo antes...".

Y ves a esa Maribel bajando con la cabeza que no podía,

las escalinatas del hotel.

No daban crédito.

-¿Y qué decía Maribel?

-"Mira qué regalo me han hecho".

"¿A ti no te han regalado nada?".

¿Y soléis pedir favores a los amigos?

Yo tengo la mala costumbre.

-Cuando necesitas algo, creo que no lo tienes ni que pedir.

Con un amigo de verdad.

-Yo tengo por costumbre,

cuando un amigo me pide un favor,

sea el que sea, digo que sí.

Y luego ya veré cómo me apaño para hacerlo.

Y esto me ha metido en los mayores líos y problemas de mi vida.

Os voy a hacer una pregunta.

-Venga.

Vosotros sois muy amigos,

pero ¿alguna vez esa amistad os ha generado

un problema entre vosotros?

-Como decía Paco Rabal, amigos hay que tener hasta en el infierno.

-Especialmente, en el infierno.

-Especialmente, en el infierno.

-Y no se puede estar mejor.

-Desde luego.

Se puede estar mejor, pero no conviene.

-Porque los compañeros te toman manía.

Deciros que me he sentido muy a gusto.

Gracias, Pepe.

Gracias. Gracias.

Amigos.

(Aplausos)

Qué nivelazo, ¿eh?

Aquí, James, tenemos un nivelazo de actores.

¿Qué? ¿Qué?

Tenemos un nivelazo de actores. Es España, sí.

En Inglaterra también.

Javier Gutiérrez, obviamente, Javier Bardem.

Todos los Javieres.

Más o menos.

-Más o menos.

-Ese es mi andaluz.

Oye, James, tú tuviste su última mudanza,

tu mudanza es tú y tu piano.

¿Cómo son tus nuevos vecinos?

Más allá de... Supermajos.

Supermajos. Hay una...

Una catalana. Mola un huevo esta chica.

¿Súper qué? -Mola un huevo.

Mola un huevo.

-Que mola un huevo.

Ah, que mola un huevo.

-Es precioso porque la vecina, la del cuarto,

es una señora catalana maravillosa.

En el ascensor le preguntó:

"Oye, ¿no te molesta mucho el piano?".

Y dice: "No, mira, cada vez que empiezas a tocar el piano,

como a las ocho y media de la mañana,

me siento en mi butaca y me abro un libro".

-Qué bonito, ¿no?

Qué maravilla.

Me trae torrijas, galletas... Que te regala cosas.

Los vecinos del octavo.

-Y luego bajo yo y se las quito.

Esto es muy malo para...

Tenemos pruebas.

-Claro.

Aquí tenemos una prueba.

Tan bonito.

Porque toda mi vida me siento tan solo.

Pero ahora en España tengo vecinos como estos.

También te digo.

No es por poner mal a España,

pero creo que has tenido suerte con los vecinos.

Porque hay de todo.

Al "13 Rue del Percebe".

Pero yo creo, cien por cien,

que aquí hay una calidad de amistad

mucho más cálido, caliente,

que en Inglaterra.

-Ha pasado una cosa,

no sé si sabéis que ha pasado una cosa este último año.

Perdona, torrijas.

-Al día siguiente, mira esta maravilla.

(LEE) "James, hoy torrijas y una cosa que no voy a decir guisada,

las croquetas llegarán, pero las tienen que practicar".

Mi palabra favorita "hoy".

¿Y por qué las croquetas?

¿En serio, Jorge?

Pero, tío. -No es Jorge, es Dani.

-No, pero...

-Es que se equivoca. -George Clooney en Nespresso.

Ah, "why George?".

Hoy torrijas.

Y mañana... es impresionante.

Es como que te hacen el menú, te cuidan.

-Y una cosa importante, no engorda.

-Soy bastante flaco.

Es verdad, ¿tocas el piano de pie?

-Te juro, bajas a su casa

y hay tabletas de chocolate por todos los lados.

Se pone morado de chocolate. -Soy goloso.

-No engorda. Te da una envidia...

Que lo mataría.

-Es la ansiedad.

Es la mejor dieta del mundo.

-Sí, claro.

Yo tengo que decir que no todas las comunidades de vecinos,

por eso te decía, son tas majas como la tuya.

Aquí tenemos una muestra.

Toma ya.

(Risas)

-¿Esto es verdad? Sí.

Son capturas que se hacen por ahí.

Creo que hay otra.

(Risas)

Se ha hecho una película.

¿Se ha hecho una película de esto?

Que se llama "Sentimental", participo yo.

Oye, una cosita.

Si tuvierais que tener un ruido constante

de un vecino,

¿qué preferiríais que fuera?

Por ejemplo, tu vecina.

Perdón por ruidos, sino sonidos.

Piano, o preferiríais que fuera una pareja

que estuviera todo el día dale que te pego

a que tuviera música.

-El violonchelo, me encanta.

Te encantaría tener un... atención.

Lo que acaba de hacer.

Violonchelo es de aquí, ¿no?

No, como aquí. No te molestaría.

No, para nada, tío. ¿Y a ti, Javier?

-El mar, me gustaría el ruido del mar.

Que tu vecino fuera Aquaman.

(Risas)

Jason Momoa. Guau.

Cuidado ahí.

Cuidado.

Has pedido más de lo que te has pensado.

He pedido...

Abrir la puerta y pedirle a Jason Momoa un poquito de algas.

Jason. ¿Tienes un poquito de algas?

A Jason Momoa de vecino. "Cuidado, que tienes ahí...".

Una nenúfar.

No, el ruido del mar, siempre me ha...

Yo soy de La Rioja y no tenemos mar.

Cómprate una caracola y te la pones aquí.

-Sí, claro. -Ay, es verdad.

Es verdad, no es broma.

-Igual me pasa como a Resines, que me tapo los oídos y hago así.

Y empieza a cantar "Friends".

Oye, Javi, fuiste haciendo...

fuiste haciendo tus pinitos,

pero tu gran protagónico

te llegó con Santiago.

Con "Torrente". Sí, sí.

Vamos a ver un trocito pequeñito de "Torrente",

que esto es una delicia.

Hala.

Un revolver del 38 especial CGT.

Capaz de perforar una chapa de acero de tres milímetros.

Desde 90 metros.

Fabricación nacional.

Hecho en Vitoria.

-¿Tú quién coño eres?

-Somos los nuevos vecinos, los de la pescadería.

-¿Te gustan las pistolitas?

¿Te gustaría probarla? -Sí.

-¡Cómprate una!

Esa es la primera colleja que me llevé.

Esta es de las secuencias...

Aparte que la "peli" es divertidísima,

es de las secuencias que más gracia me hicieron en su día.

Porque entre nuestros colegas era todo el rato así.

¿Te gustan estas zapatillas?

-Sí. -Cómprate unas.

Hizo mucho mal esta secuencia.

¿Cómo fue la experiencia? Apabullante.

Fue fascinante.

Mira, te voy a decir una cosa de Santiago.

Aparte que lo adoro y lo admiro muchísimo.

La primera vez que hice teatro en mi vida,

era el último año de la Escuela de Arte Dramático.

Hacíamos un espectáculo en el Infanta Isabel.

De repente entró Santiago Segura.

No estaría rodando "El día de la bestia",

pero era la pinta de Santiago Segura en aquella época.

No sabía ni quién era. Entró y dijo: "¿Dónde está?". Me señaló y me dijo:

"Yo un día voy a hacer una película contigo".

Esto fue en el año 92.

Fíjate. O 91.

La película se hizo en el 97.

Pero oye, vaticinio. O sea, el tipo...

El tipo dijo: "La voy a hacer contigo y la voy a hacer contigo".

Me iba dejando mensajes en el contestador.

"Hay una escena donde nos hacemos unas pajillas".

(Risas)

"Hay una escena donde te caneo...".

Me iba contando la película.

Digo: "Yo esta película no la quiero hacer".

La iba escribiendo poco a poco

y conforme se le ocurría algo...

Cuando llegamos al rodaje,

yo no he visto a un tipo,

primero, que nadie hace la promoción de una película como él.

O sea, Almodóvar y Santiago Segura,

hacen unas promociones impresionantes.

Pero dirigir y actuar no lo había visto en la vida.

Y tal y como lo hizo él dije:

"Este tipo es un genio, es impresionante".

Y después hizo cuatro películas más. Muy taquilleras.

Y todo lo que toca Santiago.

Javi, fuiste haciendo "pelis",

te empezaron a nominar a los Goya,

creo que llegaste a tener seis nominaciones.

Fuiste el primer Antonio de la Torre de la historia.

No me pongas la nominación.

Me da vergüenza.

Pues si te quieres ir mientras lo ponemos...

¿Lo vas a poner?

La primera vez que te dieron el cabezón.

Yo me voy, es que me da vergüenza.

Ponte un cojín.

Vamos a ver la primera vez que le dieron un cabezón a...

(Aplausos)

Ay, ay, ay.

Qué difícil es emocionarse cuando te lo dice el director

y qué fácil parece que es aquí.

He visto en la Academia la lista de los actores

que tienen este Goya.

Y me parece un honor increíble que yo lo pueda tener.

Quiero compartir este premio con toda la gente

que tenga ahora mismo una sonrisa y que esté feliz.

Sobre todo, a todos mis amigos y a toda mi familia.

Tengo que parar, he soñado este momento varias veces.

(Risas)

(Aplausos)

Es que... -Jo, tío.

-Es que pasan cosas muy bonitas.

Dices una cosa...

Yo hacía muchos años que no veía esto.

Dices una cosa muy bonita.

"Le dedico ese Goya a toda la gente que esté feliz

porque me lo hayan dado".

Te voy a decir una cosa.

Es de las veces que más desnudo me he sentido en la vida.

Fíjate y tenías un esmoquin... Un esmoquin estupendo.

Pero es de las veces donde no puedes disimular.

Nuestro proceso actoral es disimular,

crear otros personajes,

hacer lo que los directores te dicen.

Y encima de uno mismo se van poniendo personajes.

Formas de ser.

Aquí actuamos de una manera.

Te inventas un poco quién eres.

Entonces, hay momentos en la vida

donde no puedes disimular.

Donde te das cuenta, además,

que eso era muy importante para ti.

Que durante mucho tiempo has dicho: "Bueno, un Goya, si me lo dan...".

Pero cuando te lo dan, cuando dicen: "Los nominados son...".

Y dicen tu nombre, te aparece un calor enorme,

todas las veces me ha pasado, las veces que he estado nominado.

Pero cuando dicen tu nombre,

yo perdí la noción del tiempo.

Lo he visto y digo: "Pues digo frases coherentes".

Sí, no balbuceaste.

No balbuceé, lo dediqué a mi familia.

Dije algo hasta bonito. No me acuerdo.

No me acuerdo de nada y cuando me veo,

digo: "Ostras, ese, ese sí soy yo".

Todo lo demás no soy yo.

Pero a veces hay momentos donde no puedes disimular

que eres tú.

No lo dices porque así la gente no lo sabe.

Ahí he sido más yo que nunca.

Qué bonito. Luego, obviamente...

(Aplausos)

Obviamente, te han seguido premiando.

Ganaste un segundo Goya.

Y podemos decir un poco, Javi,

que te mueves un poco en la flor y nata

de lo que viene siendo el cine internacional.

Hemos hecho un pequeño álbum

de la gente con la que te codeas.

Mira, mira el amigo con quién se codea.

Aparte que te codeas con James Rhodes.

Nos comentas un poquito por ahí.

Bueno, pues mira.

Ahí estamos en Los Ángeles.

La única vez que he estado en los Oscar.

Con Pedro.

Esta es la primera temporada con Jude y con Paolo.

Aquello fue en Venecia.

"La reina de España",

que es ella, Penélope Cruz es la reina de España.

Silvio Orlando, que es un genio italiano.

Y Pedro Pascal, que todos conocéis por "Narcos"

y yo qué sé, mucha gente preciosa.

Maravilloso. Y lo que te rondaré, moreno.

Yo te digo una cosa.

A mí, lo que me echen ya.

Tú ahora mismo. Lo que me echen.

Yo tenía mucho miedo, él se va a reír,

a hablar en inglés.

Cuando estuvimos haciendo "Hable con ella",

"Talk to her".

Cuando la estuvimos haciendo en Estados Unidos,

te llega alguien y te dice:

"Si te quedas, tendrás un mánager y un agente".

Es que yo no sé inglés.

Y le decía que yo no sé.

"Pero quédate y estás aquí dos años".

Digo: "Es que tengo trabajo en mi país".

Entonces, me costó muchos años llegar

a tomar la decisión de decir:

"Oye, mira, vamos a lanzarnos".

Me pillo un "coach".

Como ahora es famoso esto de los "coach".

Entonces, me lancé y 15 años después,

me atreví a llamar a Paolo Sorrentino,

que lo llamé yo,

para decirle que quería estar en esa serie italiana

y americana.

Y dije: "¿Por qué he tardado 15 años?".

Entonces, ahora a toda la gente que quiere pertenecer a este medio,

que piensa que tiene algo de talento, les digo: "Llamad".

Llamad, dadle a la puerta.

Ser proactivos.

Intentad abrir la puerta y si no os la abren,

esperad un momento, sed educados,

pero id con toda vuestra intención de decir

"Quiero pertenecer a esto, me apetece".

Cualquier persona que se me acerque me dice:

"Quiero hacer esto". Pues estudia. Que es importantísimo.

Estudia, fórmate, prepárate.

Pero no dejes de intentarlo, de insistir.

Qué bonito.

Ahí queda el mensaje.

James, estás empezando a conocer tanto España,

que te has atrevido a...

Bueno, no ha salido todavía,

pero está un poco en puertas...

James, ¿qué es esto?

Es un libro que habla de España bajo tus ojos.

-Un manifiesto.

"Cómo un país cambió mi forma de ver la vida".

Cuéntanos un poquito.

Pues sí, porque de repente,

después de toda mi vida en Inglaterra,

que para mí, al menos,

Londres es una ciudad de mierda.

Es peligroso, racista,

es como sucio, caro,

con comida de mierda.

Igual no tienes pensado volver.

(Risas)

No.

Da igual, me importa tres cojones.

Pero ahora estoy aquí en España

y fue como mi Disneylandia.

A pesar de estar muy a gusto aquí,

entiendes que no es Disneyland.

Hay una expresión que dice: "En todos los sitios cuecen habas".

Pues quería como escribir

sobre mi experiencia.

Primero, cuál es tu concepto de un hogar.

¿Es donde has nacido?

¿Es dónde tu familia? No.

Para mí es aquí, en España.

Ahora soy madrileño.

Soy español.

Tienes el DNI español desde hace poco.

Tengo la nacionalidad aprobada,

pero necesito hacer el "jura".

Delante de un juez.

-¿El "jura" qué es? -"Juramiento".

(HABLA EN INGLÉS)

-Ah, con la manita.

¿Y no te hacen un examen práctico de ser español?

No, pero necesito renunciar a mi pasaporte inglés.

Por ejemplo, poner una bombona de butano,

meter el tabaco en el calcetín.

Sí, toma una siesta.

La siesta.

Estaría guay.

Estaría guay una prueba de esas.

Estas son las cuatro cosas que hay que hacer.

No puede llegar puntual.

-Claro. -La puntualidad británica, no.

Ni Suiza. -Dani...

Dani.

Hombre, Lara Ruiz.

Aquí la gente irrumpe.

Tengo tantas preguntas, tantas preguntas.

Y esto es lo bonito de este programa.

Encantadísima, hola.

-Encantado.

-Bienvenidos.

¿Cómo estás, Lara? ¿Cómo vas?

Ella es un poco como tú.

Es una aforada.

Algo así.

Y tengo más preguntas que un trivial hecho por mi mamá.

Un sinfín de preguntas, no terminaríamos.

Preguntas más que un tonto en Nueva York.

Algo así.

Es que esto es así.

Has presentado tu libro.

"Made in Spain".

Maravilloso, ahora quiero saber si de verdad conoces Spain

profundamente, profundamente. -Ojalá, vamos a ver.

-Está claro que en España hay costumbres que son tan raras

que deberían exportarse.

Pero hay otras tan raras

que ni algunos españoles saben que existen.

Pues seguramente.

Se me ocurrió hacer un juego al que he decidido llamar:

"Made in Spain".

Ella poniendo nombres...

-Vale, bueno.

-Qué bonito.

Oye, qué bonito.

-Qué bonito, ¿no?

Iba a poner unas gafas, pero me parecía demasiado parecido al tuyo.

Les voy a mostrar una fiesta, unas costumbres,

que son extrañísimas.

Que son españolas,

pero son tan raras que parecen marcianas.

Ustedes van a intentar adivinar en qué lugar de España están.

Vale.

Preparados para la primera.

Atentos al pantallón.

En esta fiesta los vecinos se visten de soldados

y se enzarzan en una guerra de harina, huevos y verdura.

Otros pensarían que es un atrezo,

pero es una fiesta.

Qué maravilla.

-Es como la Tomatina, pero...

-Els Enfarinats. ¿Cómo se llama?

-Els Enfarinats.

Els Enfarinats.

Por el nombre, igual nos da una pista.

-Pues Comunidad Valenciana o...

Alicante.

Castellón, Valencia, por ahí.

-Ibi, Alicante.

Alicante. Alicante, Alicante.

-Muy bien.

Se conoce como la fiesta de Els Enfarinats.

Se organizan dos bandos

que se pelean simbólicamente por el control de la ciudad.

Vamos con la siguiente fiesta.

A ver, vamos.

Aquí tenemos una procesión de gente

que desfila dentro de unos ataúdes.

-¿En serio?

-¿Saben decirme de dónde es esta costumbre?

Se está abanicando.

La señora abanicándose.

"Qué calor hace muerta".

Mira qué calor más grande.

-¿De verdad?

-Esta señora ni muerta tiene frío.

Pero qué maravilla.

-Ay, ay. -Está incómoda.

-¿Esto dónde es?

Yo quiero ir a ver esto. -El norte.

Norte. -¿A ver?

El tema de la muerte...

Castilla León, por ahí.

-No, Galicia.

-Galicia. Sí.

Pero muy bien.

Muy bien.

Claro, allí con la muerte, Galicia...

Es en As Neves, en Pontevedra, concretamente.

Son los ataúdes de los muertos de As Neves

y son gente que le pide a la santa

que interceda por ellos o sus familiares.

-Tengo que decir que Galicia es mi sitio favorito,

casi de toda España. -¿En serio?

No me extraña. -Sí, Santiago,

Pontevedra y Vigo.

Flipo con Vigo.

¿Sabes algo de gallego? "Moitas gracias, boas noites".

Sí, sí, sí.

Te puede valer para Portugal, incluso.

También, un poquito.

-Impresionante.

-Vayamos con la siguiente fiesta.

-Sí, por favor.

Vamos a sacarle se esa emoción.

-Vamos con la siguiente fiesta.

-Una fácil, por favor.

-Aquí tenemos este curioso encierro motorizado

en que la gente corre delante de un autobús.

-¿Esto es España? -Sí, señor.

Mira, mira.

A ver, a ver. -Qué raro, ¿no?

-¿Saben decirme?

Yo supongo que será en alguna...

en alguna... -Es que es una maravilla.

Un pueblo donde hayan quitado las corridas de toros...

-Ah, es como Pamplona, pero más barato.

Más barato.

Gastan en diésel solo.

-Como los autobuses tienen esos espejos retrovisores tan grandes,

igual les da juego para...

Pues no sé.

Que haya gente que diga: "Mira,

el espejo retrovisor me hizo una entrada por aquí,

con salida por allá".

Exacto.

No tengo ni idea.

¿Andalucía quizá?

No, ¿Andalucía? No lo sé.

No, Andalucía no.

-Es en Torralba de Ribota, en Zaragoza.

Es una tradición que empezó en los 70.

Tiene historia.

Cuando el ayuntamiento se olvidó de pedir los permisos

para celebrar los encierros y desde entonces,

sueltan un autobús en vez de vaquillas.

Mucho mejor.

Pensé que lo normal era correr detrás del bus cuando se te va.

Una más, ¿les parece?

-Pero un fácil. Me estoy quedando loco.

Es impresionante.

-Atentos a la siguiente fiesta.

Vamos a la siguiente fiesta.

A ver, miren, eso que ven es un hombre que está empujando a gente.

Es un hombre adulto saltando bebés.

¿Cómo? Sí, sí.

Miren eso.

-Qué maravilla de disfraz.

No parece peligroso porque el saltito es muy pequeñito.

-Bueno.

-Me gusta mucho esa fiesta.

-A ver si saben decirme

en qué lugar se celebra esta fiesta tan particular.

-No tengo ni idea.

Hay bebés que son de penalti y estos son de salto de longitud.

El salto es largo.

-Pero me ha encantado el traje.

-Aparte viste que espanta a las madres.

Eso es rarísimo.

-Es Castilla, eso es Castilla.

Es que es tan grande Castilla. ¿La Mancha o León?

Castilla-La Mancha.

-Específicamente en Castillo de Murcia, en Burgos.

-Murcia. -En Burgos.

-Es en Burgos. Claro, claro.

Es en Burgos.

La fiesta se llama El Colacho.

Es un personaje que representa el mal

y la tradición dice que saltar bebés les purifica.

Es rarísimo esto.

Estos chicos ya están curados de espanto.

¿Y hay una fecha?

A lo mejor vamos a que nos salten ahora.

¿Hay fecha límite para purificarnos?

Podemos preguntar.

-Como él es español de hace poco,

igual le viene bien que le salten. ¿Quieres que te saltemos?

-Sí, venga.

Venga, túmbate, James.

Te vamos a saltar.

-Túmbate, túmbate.

-Venga. Te voy a saltar.

-Voy a saltar desde aquí.

Pero no lo pongas difícil.

Desde ahí no. Venga.

Venga, te voy a saltar.

Purifiquemos. -¡Bien!

Purifiquemos a James Rhodes.

Ya estás purificado, amigo.

¡Purificado, James Rhodes!

Eres puro.

Satanás, sal de ese cuerpo.

-"I'm in Spain". -¿Cómo te sientes?

¿Cómo te sientes, James?

-Me siento, de repente,

como totalmente libre de vergüenza.

Pero me siento como completo.

-Muy bien. -Primera vez.

-No llores, no llores.

-Estoy intentando, pero...

-Sujeta eso. -Superfuerte.

"Sujeta eso", dice.

Oye, Lara, muchísimas gracias por instruirnos.

Muchas gracias, yo me voy a Galicia a morirme un rato

y después volvemos.

Venga, gracias, Lara Ruiz.

-Brava, brava.

Qué maravilla.

Oye, qué bien se está aquí.

Qué bien se está aquí.

Pues se está muy bien aquí, pero se va a estar mejor,

porque teniendo aquí un pianista como James Rhodes,

yo creo que, si a ti te apetece,

si tienes a bien de poder deleitarnos

con algún... ¿no?

¿Puede tocar un poquito el piano?

-Sí, después de mi purificación,

me siento listo.

Ahí tienes un piano que es una maravilla.

Un fuerte aplauso para James Rhodes.

Estás en tu casa. Venga.

-¿Vamos? No, nos quedamos aquí.

(Aplausos)

(Aplausos)

Gracias.

"Thank you".

James Rhodes.

Gracias, tío, de verdad.

-Bravo, James.

Bueno, acompañadme los dos.

De verdad, qué lujo.

James, qué lujo.

Javier.

Yo creo que este tipo de cosas...

Este tipo de cosas no están pagadas.

Espero que hoy haya sido el primer día

de una gran amistad... -Entre nosotros.

Entre mí hacia vosotros. -Exacto.

-¿En serio? ¿Puedo ser vuestro amigo?

-Hemos venido para eso. -Qué bien.

Tío, qué nivel.

Yo os he invitado aquí a casa.

¿Me invitáis a vuestra comunidad de vecinos maravillosa?

-Voy a cocinar.

Vale, pues ya está.

-Tiene una receta, pero la hace muy bien.

-Pollo con almendras.

Pues ahí estaré el primero.

Un aplauso para Javier Cámara y James Rhodes.

Muchísimas gracias. -Amigo, chao.

Sois gloria bendita, gracias, James.

Maravilla, ay, qué lujo.

Bueno.

Se va acercando el final,

no es que se va acercando, es que el programa ha terminado.

Pero qué curioso, qué paradoja.

Una noche en la que estamos hablando de los colegas,

de la amistad, de la compañía,

de la complicidad,

y acabo yo aquí solo.

A mí, cuanto menos me parece un poco como...

Joer, qué pena, ¿no?

Acabar yo solo la noche de los colegas.

Pero bueno, qué le vamos a hacer.

Uno tiene que aprender a estar con uno mismo.

Hay que saber quererse de vez en cuando.

Y no sé, porque...

Pero es que yo un amigo, tío.

Es que un amigo no lo cambiaría por nada. ¿Y tú?

Tú tampoco, ¿verdad?

No se esperaba que le hiciera la pregunta.

Uy, es de mi talla.

Muy bien, estupendo, oye.

Lo que quiero es estar siempre acompañado de amigos,

porque no hay otra cosa mejor

que estar con gente de verdad que le queda el traje peor que a mí.

De verdad. Qué guapo.

Pues oye, ¿nos despedimos a lo grande?

Vamos a despedirnos a lo grande.

Vámonos, entra música, Tino.

("Amigos para siempre")

# Tú cuando me miras puedes ver

# dentro de mí lo que ni yo puedo entender.

# Yo te he conocido siempre.

# Amigos para siempre Means you'll always be my friend.

# Amis per sempre Means a love that got no end.

# Friends for life Not just a summer or a spring.

# Amigos para siempre.

# I feel you near me Even when we are apart.

# Just knowing you are in this world Can warm my heart.

# Friends for life Not just a summer or a spring.

# Amigos para siempre.

# Ven, nos queda tanto por vivir.

# Buenos momentos que podemos compartir.

# Ya solo sé vivir contigo.

# Sé que como un día partirás.

# Pero también sé que jamás olvidarás

# la amistad que nos ha unido.

# Amigos para siempre Means you'll always be my friend.

# Amis per sempre Means a love that got no end.

# Friends for life Not just a summer or a spring.

# Amigos para siempre.

# I feel you near me Even when we are apart.

# Just knowing you are in this world Can warm my heart.

# Friends for life Not just a summer or a spring.

# Amigos para siempre. #

-¡Olé! ¡Olé!

(Vítores y aplausos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La amistad

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La Noche D - La amistad

16 mar 2021

La Noche D reúne a varios colegas para reflexionar con humor sobre un tema universal: la amistad. A Dani Rovira le acompañan en esta noche tan especial Javier Cámara, James Rhodes, Ernesto Sevilla, Pablo Chiapella, Eva Isanta, Daniel Guzmán y María Castro.

Juntos hablan de los comienzos de su relación de amistad, pero también hay tiempo para rememorar trastadas, pillerías, gamberradas y algún que otro antecedente penal. Además, juegos, improvisación, personajes, música y hasta una boda… Un divertidísimo cóctel servido por el equipo de sospechosos habitual: Antonio Resines, Pepe Viyuela, Cristina Medina, Lara Ruiz y David Perdomo.

Y, para terminar, un cierre musical de excepción a cargo de James Rhodes. Bueno, en realidad son dos cierres musicales de excepción, pero para descubrir de qué trata el segundo tienes que ver 'La Noche D'.

ver más sobre "La Noche D - La amistad" ver menos sobre "La Noche D - La amistad"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 102 programas de La noche D

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios