Tras la emisión de cada capítulo de 'Víctor Ros', La 1 presenta la serie documental 'La España de Víctor Ros', guiada por Jerónimo Tristante, que ofrecerá la oportunidad de conocer una España repleta de curiosidades y transportar al espectador a una época en la que se gestó el cambio de mentalidad que ha llegado a nuestros días.

Con imágenes de archivo, grabaciones en enclaves históricos, escenas de la serie y con expertos: cronistas, historiadores, periodistas y todo aquel con autoridad en la materia, la serie indagará en el nacimiento de la policía, la hipnosis, las leyendas de casas encantadas y espíritus, los orígenes de la prensa, la lucha feminista, los primeros pasos de la investigación criminalística, la catalepsia, los duelos secretos, los crímenes con veneno, los sueños premonitorios, o los terribles crímenes de los primeros asesinos en serie y los “hombres del saco”, son algunos de los temas de la serie.

2956720 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 12 años  La España de Víctor Ros - Programa 2 - ver ahora
Transcripción completa

(Cascos de caballos)

Soy Jerónimo Tristante, creador de Víctor Ros.

En el s. XIX, los periódicos y la prensa

comenzaron a cambiar la sociedad. La gente no se enteraba de nada.

Y empezaron a saber qué hacía el gobierno

o si había crímenes sin resolver.

Los ricos y poderosos pertenecían a sociedades secretas

y visitaban los burdeles.

Las mujeres luchaban por hacer valer sus derechos.

Y había gran miedo a la muerte.

Algunos eran enterrados vivos y despertaban aterrados

en el interior de sus ataúdes.

Eso ya no puede pasar.

¿O sí?

(Música de intriga)

(Gritos)

Las mujeres estabuladas en los prostíbulos,

al menor desliz, la lanzaban por la ventana.

-Los consoladores.

Fabricado en marfil. Un tinte escultórico, digamos,

que históricamente le da mucho valor.

-Esta es de finales del S. XIX.

Se dice que es la cámara más erótica que había en fotografía.

Se dice que es la cámara más erótica que había en fotografía.

-Una negra se vende recién parida con abundante leche.

Excelente lavandera y planchadora.

(TODOS) Libertad, igualdad, fraternidad.

-La palabra "logia" significa

"cerrado al exterior".

La desentierran, y cuando abren el ataúd,

ven que la habían enterrado viva.

-Imagínate que en cualquiera de estas tumbas despierta alguien

al día siguiente. ¿Quién se enterará?

En tiempo de Víctor Ros

muchas jóvenes acababan en la calle ejerciendo la prostitución.

Las más afortunadas, en burdeles de lujo o como mantenidas.

Las menos, terminaban mal.

Era habitual en los periódicos encontrar noticias como esta.

(LEE) "Mujer de mala vida muere al caer de un cuarto piso".

En la segunda mitad del s. XIX, lo habitual era la defenestración.

Las pupilas o mujeres estabuladas

en los prostíbulos o burdeles,

al menor desliz, o cuando la madama o dueña del cotarro

lo estimaba, la lanzaban por la ventana.

Era la defenestración la forma habitual

de morir estas criaturas.

La prostitución se nutría en el Madrid del s. XIX

de los grandes cambios sociales, económicos y políticos

que se experimentan a lo largo de esa centuria.

La más turbulenta, la más movida de la historia de España.

Empiezan a fluir a la capital de España

grandes cantidades de inmigrantes

que vienen al albur de las ampliaciones,

la creación de barrios obreros, la creación de fábricas

y, al mismo tiempo, el cinturón de cuarteles

que va rodeando a la ciudad.

(Música triste)

¿Qué sucede con esta situación?

Las chicas más jóvenes, más bonitas,

son rápidamente captadas

por los señores, la parte masculina de las casas,

de modo y manera que se da gran cantidad

de embarazos de estas criaturas.

-Muchas de las chicas que hacen la calle, terminan ahí

por quedarse embarazadas. Si son criadas, las echan de la casa.

Y si son prostitutas, del burdel.

-Se encuentran, tras haber sido violadas

y abusadas por sus señores, en el desamparo más completo.

¿Qué cabida tenían estas criaturas?

La prostitución era una de esas salidas importantes.

(Música y risas)

(MUJER) -¿Cuándo va a terminar esto?

(ÉL RESOPLA) -¿Por qué no dejas esto, Lola?

Eres muy joven. -¿Y trabajar de criada

para que me folle el señorito de la casa?

Aquí cobro más por hacer lo mismo.

(Música de intriga)

-Comentaristas del s. XIX

decían que les daba la impresión que todo Madrid era un prostíbulo.

Porque las prostitutas andaban de un sitio para otro

y no había forma de ponerles freno.

(Relinchos)

-Hola, caballero. ¿Quiere pasar un buen rato conmigo?

(Música ligera)

-Había un problema policial.

Porque allá dónde las prostitutas andaban,

como ahora pasa con las drogas,

en aquella época pasaba con los proxenetas,

con los chulos de putas,

con los mantenedores de mancebías...

Con toda esta prole oscura

de gentuza sobrevenida que se aprovechaba del negocio grande

que era la prostitución en Madrid

(Música ligera y voces)

Lo primero que llamaba la atención del Salón Japonés,

por ejemplo, que era el mayor prostíbulo de la ciudad,

eran los espejos.

De los techos colgaban arañas de cristal de la Granja,

cuadros de autores importantes en las paredes,

todos alusivos al mundo del sexo.

Eran lugares caros.

Se servían bebidas caras.

Se oía música, había un piano, había una orquesta.

Había mujeres para todo tipo de gusto y demanda.

Pero lo más corriente era tener prostitutas exóticas.

(Canción ligera en francés)

La madama lo que hacía era, de mes en mes,

cambiaba el género, como se llamaba.

(Canción ligera)

Yo recuerdo una anécdota del marqués de Salamanca.

Fue uno de los personajes más cercanos a Isabel II.

El creador del barrio de Salamanca.

Se reunía con el duque de Sesto,

con la gran burguesía y con los banqueros de Madrid.

Y allí se programaban absolutamente todos los grandes negocios.

-¿Sospechas de algún cliente de la casa?

-Aquí vienen ministros, militares, periodistas...

Empresarios de intachable reputación...

¿Cree que le dejarían interrogar a alguno?

-Había una cortesana en el Salón Japonés llamada Gloria.

Preguntada por el marqués de Salamanca

cómo le iba el negocio,

Gloria contestó: "Me va estupendamente, Sr. Marqués.

Tan bien me va que lamento no tener otro par de piernas

para abrir una sucursal en Barcelona".

La Bella Otero es una historia triste al principio.

Fue violada a los 10 años.

Era hija del destino.

En el sentido de que no conoció a su padre.

No lo conoció porque ni su madre lo sabía.

Tras ser violada fue a Madrid.

A los 14 o 15 años se prendó de ella un banquero.

Y como la chica bailaba bien y no cantaba mal,

le prometió hacerla una artista y se la llevó a París.

En París la Bella Otero empezó

a ser la primera "vedette" del Folies Bergère.

(Música ligera)

Se prendaron de ella Eduardo VII de Inglaterra,

el káiser Guillermo II,

el zar de Rusia Nicolás II,

el rey de España Alfonso XIII,

la gran burguesía alemana...

Todo el mundo quería conocer a la Bella Otero

y tener algo que ver con ella, y lo tuvo.

Los regalos que se le hacían

eran superiores, en cuanto a su joyero,

a lo que hubiera podido ser el de la reina de España.

Era una mujer de una fortuna extraordinaria

y murió la pobre, miserablemente, a los 80 años

en el Madrid ya del s. XX.

Como dice Aristóteles, y es cosa verdadera:

"El mundo por dos cosas trabaja.

La primera, por haber mantenencia.

La segunda cosa era

por haber ayuntamiento con hembra placentera".

Es decir, cómo me decía a mí el albañil que reformó mi casa,

el hombre tiene dos preocupaciones.

"Qué meter en esta", y señalaba la boca.

"Y dónde meter esta", y se llevaba la mano a salva sea la parte.

Ha sido la problemática mayor del ser humano

desde el paraíso de Adán y Eva.

(Música de intriga)

-Los juguetes sexuales en el s. XIX

eran un bien que se correspondían con las clases altas de la sociedad.

Muchas veces, este tipo de aristócrata

que se salía un poco de la norma conservadora de su época,

se acercaba al pequeño artesano y le explicaba lo qué quería.

Porque tenía fantasías que quizás públicamente no confesara

pero que en su intimidad seguro que quería llevar a cabo.

Debía ser bastante particular ese momento

cuando a un artesano le llegaba un aristócrata o un burgués

y le pedía que en vez de la típica forma de la vasija o el plato

le fabricase una forma

para utilidad o aplicación en la zona genital o sexual.

En el s. XIX, había un cierto rechazo al contacto genital

o a vivir la sexualidad más abiertamente.

Ese hombre, asexuado en su relación de familia,

pudiese llevar a cabo esas fantasías ocultas,

probablemente en algún burdel cercano,

o con alguna mujer de moral distraída

que viniese a hacer visitas cuando la esposa y los niños

no estaban por la zona. Lo que hoy llamaríamos prostituta.

Mitos ante la anticoncepción había muchísimos.

Desde frotarse los genitales con perejil,

hasta usar diferentes tipos de flagelaciones externas

que supuestamente podían ayudar con esa anticoncepción.

Aparte de esto, es curioso cómo se enfocaban

las enfermedades de transmisión sexual en el s. XIX.

Principalmente, porque como se ejercía la prostitución

y muchos hombres de buena familia salían de sus casas

para visitar a este tipo de señoritas,

muchas veces se llevaban de vuelta a sus buenos barrios,

regalos que higiénicamente no eran nada recomendables.

En cuanto una sociedad sexualmente es más reprimida

es cuando nacen, digamos, tendencias más subversivas

o minoritarias entorno a la sexualidad.

Los objetos sexuales en el s. XIX no eran un bien conocido

y comercializado.

Burdeles o sitios de malas prácticas sociales

y sexuales, eran sitios donde pudieses comprar

desde versiones más eróticas o sexuales

de piezas como podrían ser los corsés

o condones hechos del estómago de una oveja.

Para las prácticas sexuales había versiones de los corsés

que dejaban las zonas genitales a la vista.

Que permitían sacar los pechos para poder jugar con ellos

o simplemente lucirlos.

O, por ejemplo, empezaron a haber piezas de ropa o vestimenta íntima

que en vez de cubrirlo todo, permitían ir quitándole piezas,

comienzos quizás también del "striptease"

como elemento en la sociedad,

y que a la par permitían, sin llegar a la desnudez absoluta,

mostrar esa parte que el hombre común no tenía nunca derecho a ver.

Empezaríamos con los consoladores.

En este caso, fabricado en marfil simulando un genital,

(BALBUCEA) una pieza fálica de dureza extrema

pero que tiene una gran belleza

y además un tinte escultórico que históricamente le da mucho valor.

También se fabricaban juguetes eróticos de otros materiales.

Por ejemplo, en madera.

En este caso, hablamos de réplicas fabricadas en Castellón

de diferentes tipos de maderas que simulan diferentes formas.

Desde formas más fálicas y más similares a los genitales

a formas más creativas o que pudiesen proporcionar al cuerpo

sensaciones un poco más variadas o diferentes

a las que pudieses tener en el cuerpo a cuerpo.

Poco a poco, en el s. XIX,

esa asociación con la ciencia, el descubrimiento

de que las enfermedades de transmisión realmente

eran de transmisión por contactos íntimos,

se pasó a fabricar productos o juguetes de materiales

que pudiesen ser un poco más higiénicos.

Por ejemplo, de cristales soplados.

Son auténticas maravillas para el ojo.

Hacia finales del s. XIX es cuando se descubrió

que aquellas mujeres que sufrían desmayos, depresiones,

mala leche constante,

realmente era porque se asociaba a su abstención sexual.

Se fue identificando un mal en la sociedad

que se nombró "histeria".

Fue por aquel entonces cuando aquellos precarios ginecólogos

empezaron a masturbar a sus pacientes

para que a través de esta estimulación

liberasen todo tipo de endorfinas, relajasen el sistema nervioso

y volviesen a sus casas con una personalidad suavizada

y un amor por el prójimo totalmente alterado.

Esos vibradores tan arcaicos,

algunos funcionaban incluso con petróleo o vapor,

ya a finales de siglo eran este tipo tramánculos

con los primeros tipos de accesorios para uso eléctrico.

En este caso, comercializados como "masajeadores íntimos".

La tecnología llegaba a las casas.

Pero, sobre todo, llegaba a los dormitorios.

(Música de intriga)

La prensa del s. XIX también publicaba esquelas con frases como:

(LEE) "Te fuiste sin darnos la receta del cocido".

Fallecidos que perdonaban

a la familia por lo que les habían hecho.

Aunque algunos sí que sufrían. ¿Se imaginan lo que es despertar

en una cama con tapa de madera a dos metros bajo tierra?

(Música de tensión)

-¡Madre mía!

Lo enterré aquí, lo juro.

Lo juro por Dios. -Lo que nos faltaba, un resucitado.

(Música de miedo)

-La catalepsia es un trastorno del sistema nervioso

que se caracteriza por dos cosas.

La primera es una rigidez muscular extrema.

Y la segunda es una pérdida de sensibilidad completa.

Luego, es lo más parecido a la muerte.

Descendían todos los signos vitales, la respiración...

Desciende el ritmo cardíaco y parece que estás muerto.

(Música de miedo)

-La catalepsia es un fenómeno que se asocia a la epilepsia.

O a la enfermedad que descubrió Parkinson.

-La catalepsia está asociada, no es una enfermedad en sí,

sino que es síntoma de otras, por ejemplo

en la enfermedad de Parkinson es habitual la catalepsia.

En la epilepsia suelen aparecer episodios catalépticos.

Curiosamente, los cocainómanos con síndrome de abstinencia

también pueden tener algún tipo de ataque cataléptico.

Y hay dos medicaciones que lo pueden provocar.

Un antipsicótico y otro es un anestésico

que se llama ketamina, que se usó en la guerra de Vietnam

como anestésico en las operaciones. Tiene un efecto, además,

que te hace sentir una experiencia cercana a la muerte.

O sea, el túnel, la luz...

Por eso la ketamina no se usa tanto ahora como anestésico

por esta sensación de experiencia cercana a la muerte.

En una época en la cual no hay una forma muy... (DUDA)

radical de demostrar cuándo una persona está muerta,

la única forma de saber que estaba muerta, es que olía.

Lo que solían hacer era colocar un cristal delante de la nariz

para ver si se empañaba el cristal o el espejo.

Si no lo identifican como tal,

evidentemente, te daban por muerto.

(Agua corriendo y sollozos)

De ahí que en nuestro Código Civil debas esperar 24 horas

a enterrar a alguien.

(Música tétrica)

En el s. XIX hay un miedo a ser enterrado vivo

hasta el punto que se decía que en Suecia 1 de cada 10 personas

era enterrada viva. En Francia, 1 de cada 1.000.

En Inglaterra se enterraban a 17.000 vivos al año.

Había un miedo tremendo. La gente lo reflejaba

en sus testamentos.

Había una mujer que decía que antes de enterrarla

esperaran 24 horas y después le abrieran el pecho

y le miraran el corazón.

Otra también decía que le hicieran cortes

para ver si realmente estaba muerta.

Incluso se diseñaban ataúdes especiales

que tenían un hilo con una campanilla que subía hasta arriba para tocar

y avisar a los que estuvieran en el cementerio

que no se había muerto.

Había un miedo tremendo a ser enterrado vivo.

(Gritos terroríficos)

Se alimentaba, sobre todo, de muchas leyendas que existían.

Había una, que es el caso más famoso, el de la Sra. Blunden,

que vivía en Inglaterra.

La describían como una mujer gorda a la que le encantaba beber "brandy".

Un día se sentía mal y fue al médico para que le diera algo.

El médico le recetó una botellita de láudano

diciendo que se tomara un par de cucharadas.

La mujer se tomó la botella entera. Entró en estado cataléptico.

De tal forma que el médico decía: "O se despierta en 48 horas

o ya no se despierta".

Al final, la dieron por muerta. La enterraron.

Al día siguiente, unos niños que habían hecho pellas,

se habían escapado de clase, jugaban en el cementerio

y escucharon como carcajadas siniestras

y gritos y "sacadme de aquí".

(Carcajadas siniestras)

(MUJER) -¡Sacadme de aquí!

-Fueron a hablar con el enterrador.

Dicen: "Lo hemos oído en esta tumba".

(CARCAJADAS) (MUJER) -¡Sacadme de aquí!

-La desentierran, y cuando abren el ataúd,

ven que tiene un montón de golpes la buena mujer.

Sus brazos están amoratados, tiene sangre, ha arañado el ataúd...

La habían enterrado viva.

(Grito desesperado de mujer)

Esta es una de las grandes historias que alimentó el miedo

a ser enterrado vivo y que se extendió por toda Europa.

(Latidos)

-Allan Poe escribió una obrita sobre la catalepsia por los años 40.

"El entierro prematuro".

-"El abogado del diablo" es un apelativo popular que se le daba

a un cargo que se llamaba "el promotor de la fe".

Era una especie de fiscal en los procesos de canonización.

Por tanto, el que ponía pegas.

Por eso se llamaba "abogado del diablo",

porque el diablo no quiere que haya santos.

La labor antigua,

del llamado abogado del diablo,

era incidir en las... (DUDA) pegas, las dificultades.

"Mira, aquí hay alguien que ha dicho que este señor no era tan santo".

O "aquí escribió no sé qué".

De tal manera que para que el proceso siguiera adelante,

había que responder a todas las objeciones que pusiera

el "promotor de la fe", que se llamaba.

El problema es que antes no se tenían los medios que hay ahora

para certificar una muerte.

Como había habido casos de apertura de una tumba,

y resulta que daba señales de que estaba vivo...

-Pero muerto estaba, eh. ¡Muerto estaba!

No tenía ni latidos ni pulso.

No entierro a nadie vivo, soy un profesional.

-El caso más típico es el de Fray Luis de León.

Se encontró el ataúd arañado.

Con lo cual, había sido enterrado vivo.

Ante la falta de certeza

de que en esos últimos momentos no hubiera podido tener

una desesperación, una cosa así...

Se interrumpió el proceso.

Esto no significa que se juzgue

que se haya desesperado o nada por el estilo.

Simplemente, deja de existir la garantía completa que tú pedías.

Ya no se hace. Porque ahora, la certificación de una muerte

es mucho más segura.

Con todo, es posible que haya algún caso,

pero realmente, no hay manera de comprobarlo.

Imagínate que en una de estas tumbas despierta alguien al día siguiente.

¿Quién se enterará?

Con una losa de granito y, dentro, un féretro bastante hermético,

con un recubrimiento de zinc...

¿Quién se enterará?

Personalmente puedo decir que, en algún momento, me he encontrado

algo parecido haciendo espeleología hace años.

Te encuentras en un sitio muy atrapado, muy cerrado,

que la comitiva se para y te pones nervioso.

Y sabes que vas a salir.

Ya no te digo de una tumba, claro.

La legislación inglesa obliga a tener a un fallecido

en un frigorífico una semana antes de poder velarle y enterrarle.

Y resulta que una vez, estando yo allí,

salió en el periódico que un señor ahí dentro se había despertado.

"Oiga, qué frío hace aquí".

Es un asunto excepcional, pero...

da muestra de que no es tan sencillo a veces

determinar el momento de la muerte.

(Fricción de una loza)

Es difícil, pero no imposible, que alguien se despierte hoy

dentro de un ataúd, por eso algunos se entierran con el móvil.

Esa leyenda la conozco, pero...

Dependiendo del lugar donde se entierre.

Como experto en la materia,

puedo decir que si está en un nicho

se oiría el teléfono. Pero si está en una sepultura

a 2,5 m de profundidad...

y encima está llena de tierra, allí no se puede..., o aislada,

ahí no sonaría el teléfono, me imagino.

Podríamos decir que el teléfono del muerto no tiene cobertura.

En el s. XIX desconocemos si se enterraban vivas o no.

Hablan del tema de la catalepsia. Pero nosotros no tenemos constancia.

En nuestros archivos nunca han encontrado

nadie que hubiera arañado, en las exhumaciones,

la tapa de la caja.

He visto en museos, un ataúd que tenía

una cuerda, concretamente, un alambre,

con una campanilla arriba y llegaba hasta la caja de abajo

por si se movía, si había algún movimiento, sonase.

Los ataúdes de la época de aquí

eran de madera de pino y en lugar de estar barnizados

se forraban con tela negra. Se les ponían adornos y una cruz.

Pero nunca he visto ningún tipo de ataúd así.

La legislación española, desde siempre, regula

la documentación que hay que archivar "sine die".

Es decir, el muerto hay que identificarlo siempre.

Hoy, lógicamente, se hace informáticamente.

¿Qué se hacía cuando no había registro informático?

Hacer una ficha individual.

Es una tarjeta pequeñita.

Esas fichas nos servían cuándo alguien venía: "Quiero saber

dónde está enterrado Fulano de Tal". Con el nombre y apellidos

buscábamos en el archivador y le dábamos el emplazamiento.

La prensa recogía todo tipo de cosas.

Comenzaba a meter las narices donde algunos no querían.

Las sociedades secretas son como las personas.

Las hay buenas y las hay malas.

(Música inquietante)

La masonería es una sociedad de libre pensamiento desde que nació.

Libertad individual y colectiva.

Libertad de imprenta, de expresión, de asociación,

de cátedra, de reunión...

El lema de la masonería es "libertad, igualdad, fraternidad".

(TODOS) "Libertad, igualdad, fraternidad".

-Cuando entramos en logia, cuando empieza el ritual,

cuando trabajamos, nos despojamos de nuestra personalidad común.

Para hablar de la masonería como definición

tendríamos que decir que es un compromiso personal

para mejorar como persona, y social o fraternal,

porque lo haces en compañía de otros.

(Música inquietante)

La masonería es un punto de encuentro.

Es un concepto básico en la masonería,

y de personas que no se habrían conocido de otra manera.

Lo iniciático solo está reservado a los que lo experimentan.

En la ceremonia se hacen aprendices.

Durante dos años no pueden hablar en nuestras reuniones rituales

hasta que hacen compañeros y vuelve a haber otra ceremonia

llena de contenidos rituales que no deben conocerse.

Por supuesto, hay una tercera, que es la de la maestría.

Es una ceremonia muy compleja. Cuando la pasas,

tras cinco años de preparación, eres maestro o maestra masónica.

Ese es el meollo del secreto iniciático.

La palabra "logia" significa "cerrado al exterior".

En la España del siglo XIX había muchos masones

realmente importantes con un papel político destacado.

Destaca, fundamentalmente, Sagasta,

el líder del Partido Liberal y presidente del Gobierno,

hasta el punto que cuando salió de presidente del Gobierno

dimitió como Gran Maestre del Grande Oriente Español.

-¿Una cruz como esta?

-Idéntica.

-No hay duda, es el símbolo de los rosacruces.

¿El coronel había vivido en Suiza? -Sí, destinado en nuestra embajada.

Probablemente allí se hizo rosacruz, pero no encaja que fuera a misa.

Les llaman Orden Mística de la Vieja Cruz pero son poco cristianos.

-Los rosacruces son una sociedad más iniciática,

pero son eminentemente religiosos.

Y cristianos.

La masonería no hace proselitismo.

Nunca hace proselitismo.

Nadie te va a animar a ser masón o masona.

Hay personas que lo encuentran por azar y otras porque lo conocen.

Pero eso sí: una vez que llamas, que entras en los pasos perdidos,

en la antesala, siempre te ayudarán,

siempre encontrarás unos brazos que te irán empujando,

llevando, apoyando y manteniendo.

Entre los poderosos había muchos masones.

Lo que no había eran mujeres. Todavía.

Comenzaban a luchar por sus derechos y su revolución llegó.

En el año 1899 aún se hablaba de lo absurdo de conceder el voto

igual a una médica o a una abogada que a una ignorante esposa.

(TODAS) ¡Queremos votar! ¡Igualdad!

¡Igualdad para la mujer! -Señoritas, no pueden estar aquí.

-Tiene razón, deberíamos estar ahí dentro como diputadas.

-Si fuera mi hija le daría unos azotes.

-Pobre niña, tener un padre como usted.

-¡Acompáñeme! Queda usted detenida.

-El siglo XIX para la mujer fue un siglo diverso.

Todavía había una concepción de la mujer como el ángel del hogar.

El hombre era la cabeza y responsable de la familia.

Esto quería decir que él era el padre y el que tomaba todas las decisiones.

Podía realizar los negocios que le pasaran por la cabeza,

pero las mujeres siempre precisaban autorización marital.

Incluso para comprar y vender bienes inmuebles,

y hasta hace muy poco para disponer de una cuenta corriente.

Como mucho tenía lo que se llamaba la potestad de llaves,

la potestad doméstica: podía hacer pequeñas compras

para el hogar y la alimentación.

Los hombres podían mantener relaciones extramatrimoniales.

Sin embargo, las mujeres, si las mantenían,

podía ser delito penal.

Las mujeres, o no tienen sexualidad, que se decía entonces,

o su sexualidad se debe reprimir

por el bien de la familia y la sociedad.

No todos los hombres sabían leer y escribir.

Podemos decir que el 50 % no sabían leer ni escribir,

mientras que el 70 % de las mujeres eran analfabetas.

El hombre tenía derecho a la educación superior.

La mujer debía saber cocinar, bordar, coser, y estar siempre disponible.

Hasta 1910 no pudieron ir a la Universidad.

-Las mujeres en España deberíamos tener más derechos.

No podemos votar, y la primera mujer que pisó una Universidad

fue de oyente y disfrazada de hombre. Es indignante.

Y eso no es lo peor: 7 de cada 10 españolas no saben leer ni escribir.

Eso parece no importarle a nadie.

-Ha habido casos muy famosos, como el de Concepción Arenal,

que tuvo que ir a la Universidad vestida de hombre

porque no estaba permitido que las mujeres

accedieran a la educación superior.

Fue una figura muy relevante como escritora,

como autora, como mujer valiente.

A Emilia Pardo Bazán le rechazaron tres veces

el ingreso a la Academia de la Lengua y fue catedrática

con el voto en contra de todo el claustro.

Había una grandísima resistencia a que las mujeres

accediéramos a la educación superior.

(Llaman)

-¡Un momento!

-También hubo mujeres como Carmen de Burgos,

la primera periodista profesional que hubo en nuestro país,

que fue también muy transgresora, porque inició el debate

a nivel público sobre el divorcio.

Este era un país muy de blanco y negro.

Si fuimos capaces de superar aquella situación,

¿por qué no vamos a superar otras situaciones complicadas?

Debemos intentar tener una sociedad mejor.

-No se ha ido temprano porque te tenga miedo.

Se ha ido como se levantó anoche de la mesa.

Ofendida porque la quieres casar como si fuera una mercancía,

como a su hermana. -Así nos casamos nosotros.

Porque nuestros padres quisieron. -Los tiempos cambian, Augusto.

-El papel de la mujer en el siglo XIX lo definen los pensadores.

Generalmente, hombres.

La esfera pública corresponde a la actividad de los varones.

La política, la economía, etc. Y la esfera privada,

es decir, la casa, pertenecería exclusivamente a las mujeres.

Este papel que se le da en la teoría, en la ideología,

en la práctica vemos que la realidad no se corresponde exactamente

con el papel ideológico.

En los salones de algunas mujeres

se cuecen asuntos importantes de la vida política.

Hay muchas mujeres que participan muy activamente

preparando la conspiración que más tarde

hará volver a los Borbones, y pondrán dinero para dicha vuelta.

Hay también mujeres que juegan un papel muy importante

con su fortuna respaldando el papel político de sus maridos.

Por ejemplo, fueron mujeres muy ricas las de los generales Prim o Serrano

y la del propio Cánovas del Castillo.

Tenemos también mujeres muy activas en lo social.

Ahí están las mujeres escritoras. Desde Carolina Coronado,

Gertrudis Gómez de Avellaneda, la propia Pardo Bazán...

Tienen también las mujeres en lo social

un peso fundamental en la beneficencia.

También van a ser activas, y esto es lo menos conocido,

y creo que es muy interesante, en las actividades económicas.

Hay mujeres de negocios, otras viven de la especulación inmobiliaria...

Es decir, las mujeres no están inactivas

y ejercen ámbitos de poder diferentes aunque no siempre sean ámbitos

tan públicos como los de los varones.

-Doy clases a mujeres analfabetas.

Con unas amigas y unas monjas les enseñamos a leer y escribir...

-¿Le podría pedir un favor? -El que usted quiera.

-Una joven por la que Armando tenía mucho aprecio no sabe leer.

¿Podría ir a sus clases?

-Sí, por supuesto, faltaría más. Es en la calle Postas, n 7...

-Es decir, a finales de siglo vamos a tener ya

un número importante de maestras, de institutrices,

de profesoras de idiomas, de piano... Habrá también matronas.

Incluso oficios como telegrafista o telefonista,

que son nuevos y requieren una mayor cualificación,

se darán entre las mujeres de clase media,

que además necesitan trabajar para subsistir.

El trabajo de las maestras fue siempre socialmente bien aceptado.

Efectivamente, hay algunos contratos, ya en el siglo XX, que nos muestran

lo que sería el trabajo y la consideración

de las maestras rurales, también en el XIX.

Tenía que tener una determinada ropa que no fuera provocativa,

no podía maquillarse, no podía pasear con hombres,

tenía además que hacer labores de limpieza en la escuela...

Es decir, unas condiciones que van mucho más allá

de lo que actualmente entendemos que es la labor de la enseñanza.

Hay otros trabajos que se rechazan por completo.

Durante mucho tiempo hay mujeres que se licencian en Medicina

antes de que acabe el siglo, pero no se les permitirá ejercer.

El trabajo de las mujeres de los grupos más populares

es muy amplio: el servicio doméstico, el campesinado, las lavanderas...

También están las que trabajan en las fábricas de tabaco.

Son un tipo de mujer muy desgarrada, muy libre en el lenguaje,

muy libre en el amor, que parece que da miedo,

porque cuando había motín de cigarreras

se levantaban los barrios bajos.

Lo cierto es que en las clases populares

los salarios de los varones hacían imposible la subsistencia familiar.

El trabajo, por tanto, de las mujeres y de los niños

era absolutamente imprescindible.

La realidad hace que las mujeres deban ir a la fábrica, al taller,

y por tanto su presencia en la vida activa influía también claramente

en que no van a aceptar el papel en el que se las quería mantener.

Las mujeres comenzaban a tener sus mejores amigos.

Los hombres recurrían a productos y píldoras contra la debilidad

la impotencia, la espermatorrea y la esterilidad.

¿Y si les digo que se anunciaban fórmulas

para combatir la impotencia, y crecepelos milagrosos,

y cosas mucho peores?

Me parece muy complicado tener una idea de qué significaban

la prensa, los periodistas y las noticias en el siglo XIX,

y en consecuencia la falta de información general que había.

Se manipulaba la información muchísimo más que ahora.

-¿Se cree por encima de la brigada? -No, señor.

-¿Y por qué le lleva la contraria a un compañero ante un periodista?

Y más ahora, que escriben lo que les da la gana.

-En una buena parte, el periodista del siglo XIX

era todavía "el chico de la prensa".

Hoy es Doctor en Ciencias de la Información.

El siglo XIX dio grandes periodistas.

Desde Mariano José de Larra, que es el símbolo del periodismo

en la historia del periodismo español,

hasta Gasset, el fundador de "El Imparcial",

y algunas mujeres que creo que fueron destacadas,

como Emilia Pardo Bazán, que además de ser una novelista excelente

era una articulista formidable.

Los dos grandes periódicos del periodismo español,

que hay diez o doce de primer orden, han sido "ABC" y "La Vanguardia".

Aquí tenemos uno de los grandes periódicos, "El Liberal",

que es una imitación de lo que era el "Times" de Londres.

Textos macizos, largos, un poco plúmbeos,

pero formaba parte de cómo se hacían antes las cosas.

De esta noticia que me dan publicada en "El Imparcial",

el título a toda página es: "El bizarro general Alvírez

murió luchando heroicamente contra las hordas rebeldes

que amagaban a Torreón". El periodismo era mucho más literario

y se hacía mucha retórica. Esto hoy haría reír a un periodista serio.

Aquí viene "una señorita se arroja desde la torre de la catedral".

La diferencia es que si esta señorita se suicidó a las diez de la mañana,

hasta las 4:00 del día siguiente no llegaba la noticia a los lectores.

Se sabía por el boca a boca de un patio de vecindad a otro.

Estos anuncios de carácter amoroso

y esas comunicaciones han existido siempre.

En las cartas al director, en secciones completas del periódico.

Hoy, más que beber,

hay muchos anuncios así relacionados con la droga.

(LEE) "Elixir amoroso, vino con sustancia nerviosa".

Ahora tenemos el Viagra, ¿qué vamos a contar?

Es igual. Estos anuncios debían de ser eficacísimos

porque la gente se los creía y compraba, como pasa ahora

con las mismas camelancias, más o menos.

No podemos juzgar el siglo XIX

con relación a cosas que son distintas en su formulación

pero que no reflejan nada más que la condición humana,

y en cuanto que el director se descuidaba

salían noticias tremendas.

(LEE) "Una negra recién parida se vende con abundante leche.

Excelente lavandera y planchadora". Es un anuncio imposible.

Hoy, por fortuna, hay un ataque a cualquier manifestación racista.

Podemos estar orgullosos de lo que es periodismo en el s. XXI.

En primer lugar, porque la información es inmediata.

En segundo lugar, porque son muchos los medios de comunicación

impresos, hablados, audiovisuales y digitales,

porque tenemos ese fenómeno excepcional que es Internet,

y por ello, el servicio a ese derecho que tienen los ciudadanos

de estar informados, los periodistas lo cumplimos hoy plenamente.

Enterrados vivos, prostitutas asesinadas,

luchas feministas... bien podrían ser titulares del siglo XXI.

(Música de suspense)

En el siglo XIX, las imprentas, las encargadas de reproducir

palabras y textos, se caracterizan por la innovación tecnológica.

Es la aplicación de la revolución industrial

a los medios de comunicación, y quien antes recoge las innovaciones

es precisamente el sector periodístico.

Todo ese desarrollo tecnológico iba orientado a eso:

a conseguir que el periodista tuviese menos tiempos muertos

como consecuencia de la producción,

que el periodista pudiese meter su noticia a última hora.

En muchos casos eran periodistas que buscaban la noticia

escribían sobre la noticia y a veces, hasta componían

los textos con los tipos de plomo para el propio periódico.

La forma en que se presentaban las noticias pasó de ser

la hoja que se imprimía en la vieja prensa de madera

a ser el periódico en un formato ya con unas páginas mucho más grandes,

y que además se veían auxiliadas por otros medios e innovaciones

que se van a ir sucediendo a lo largo del siglo.

La aparición a final de siglo de la linotipia

permite abandonar la vieja composición tipo a tipo.

La aparición del fotograbado va a permitir también

ilustrar con fotografías los periódicos desde finales del XIX.

-Lo que quiero decir es que impresiona de lo feo que es.

-A Blázquez le gustan las cosas más realistas.

-Para eso ya se ha inventado la fotografía. ¿No creen?

-Puedo decir que el siglo XIX es el siglo de la fotografía.

Un gran invento dentro de todos los aspectos sociales.

Principalmente, en prensa.

Esta es la primera cámara fotográfica que se conoce: el daguerrotipo.

No podía manejarlas cualquiera.

Siempre iba el fotógrafo con un par de ayudantes.

Era incómodo, pero era el principio de la fotografía.

Cada fotografía era una pieza única. No había copias.

Ahí sí se tenía que estar mucho tiempo posando.

Llevaban el laboratorio y el sistema de emulsión de las placas.

Esto es ya una placa emulsionada.

Estaban cerradas herméticamente para que la luz no las velara.

Esto es ya el negativo después de haberse revelado.

Esta cámara es la primera cámara que salió para un aficionado.

Entonces la fotografía estaba en manos de los profesionales.

Eran cámaras enormes, y fue una gran revolución.

Esta es de finales del siglo XIX,

aunque se dice que es la cámara más erótica de la fotografía.

Se hacían fotografías de desnudos, de naturaleza muerta,

se hacían fotografías cuando un niño moría,

o de personas adultas también.

En el siglo XIX en España, hay dos grandes fotógrafos:

Clifford y Laurent.

Hay fotografías de todos los rincones.

Laurent fotografió toda España.

Clifford retrató por encargo catedrales, iglesias, monumentos...

Clifford es el más representativo de todos.

Hay una cámara que es muy curiosa. No tuvo gran éxito

por la complejidad de la misma.

La curiosidad de esta cámara es que tenía la lente delantera

y la lente trasera ópticas.

En el centro llevaba agua para que el ángulo fuera mayor.

Esta es la foto emulsionada de la que se sacaba el positivo.

Cuando nace el color se decía que la pintura desaparecía.

Esto no ocurrió, aunque era muy deficitario

porque era con los tres colores básicos: rojo, azul y verde.

Habría muy pocos tonos de colores, pero sí daba otra sensación.

El color fue también un gran cambio dentro de la imagen.

Aparecieron muchas cámaras para espionaje o pasar desapercibido.

La fotografía ya se conocía más,

aunque el resultado no era muy positivo.

Este es un maletín

donde tenemos aquí el objetivo, aquí el visor,

e interiormente se ponen las placas.

Esta es una cámara de corbata. Una cámara de espía, en miniatura.

Una cámara pistola no pasa desapercibida.

No creo que tuviera mucho éxito. Lo lógico sería que nos detuvieran.

Un gran invento que nos cuenta cómo ha evolucionado el mundo,

cómo ha evolucionado la Historia desde su aparición hasta hoy.

Leyendo este periódico del XIX hemos descubierto cosas sorprendentes,

cosas que meten miedito y otras realmente divertidas.

La fotografía comenzó a tener peso en el periodismo de la época.

¿Cómo creen que saldría un tipo como yo, del siglo XXI,

y con este porte, en una foto de hace más de cien años?

La España de Víctor Ros - Programa 2

50:53 19 ene 2015

Programa que repasa los hechos reales en los que se basa la serie ""Victor Ros"" y describe como era la

España de finales del siglo XIX.

Programa que repasa los hechos reales en los que se basa la serie ""Victor Ros"" y describe como era la

España de finales del siglo XIX.

ver más sobre "La España de Víctor Ros - Programa 2" ver menos sobre "La España de Víctor Ros - Programa 2"

Los últimos 8 documentales de La España de Víctor Ros

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Programa 6

    Programa 6

    50:55 16 feb 2015

    50:55 16 feb 2015 Es un programa  que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX. 

  • Programa 5

    Programa 5

    50:13 09 feb 2015

    50:13 09 feb 2015 Es un programa  que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX. 

  • 2:18 07 feb 2015 Morir en la España de Víctor Ros era muy fácil. Sobre todo si eras un niño sin recursos. Jerónimo Tristante, el creador de Víctor Ros, nos introduce esta semana en los frecuentes robos de niños a finales del siglo XIX, Porque... 'El hombre del saco' o el 'Sacamantecas' forman parte de la Historia real y no de la ficción. En el capitulo se abordan también: el terrorismo anarquista, el fin de un Imperio y la curiosidad científica por la mente de los asesinos. Emisión: lunes en La 1 tras el capítulo de la serie de ficción.

  • Programa 4

    Programa 4

    50:01 02 feb 2015

    50:01 02 feb 2015 'La España de Víctor Ros' aborda la relación entre las creencias y la ciencia. Para una gran parte de la sociedad española del siglo XIX, tradicional y católica, el demonio y su acción sobre el mundo y el hombre era una realidad. Los endemoniados estaban a la orden del día. Los exorcismos se practicaban desde hacía siglos, con un ritual de oraciones que la Iglesia y los sacerdotes exorcistas tenían como manual de lucha contra el maligno. Pero en esa misma época, el estudio de la mente humana empezaba a ofrecer una explicación alternativa: no había, para la ciencia, posesiones ni influencias diabólicas; se trataba de enfermedades mentales que debían ser tratadas como tales, en los manicomios.La muerte, el crimen, las enfermedades, hacen presa de los habitantes sobre todo en las ciudades, que han crecido por efecto de la industrialización y de los ricos burgueses, que generan una masa de proletarios y sirvientes. La medicina avanza a toda velocidad, desarrollando técnicas como la autopsia, en la vanguardia científica de la época. 

  • Programa 3

    Programa 3

    49:42 26 ene 2015

    49:42 26 ene 2015 Programa que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX.

  • 00:57 26 ene 2015 El lunes 26 de enero a partir de las 23.45 h tenemos una cita con la versión más entretenida de la Historia de finales del siglo XIX. La tercera entrega de La España de Víctor Ros bascula entre los grandes cambios que aportaron los avances en la ciencia y la medicina y las rémoras de un pasado oscurantista que se resistía a desaparecer. En ella comparten protagonistmo el origen de la actual policía científica, los protocolizados rituales de los duelos a muerte, la aparición de los grandes inventos que cambiaron el rumbo de la humanidad o el nacimiento de la ciencia-ficción.

  • Programa 2

    Programa 2

    50:53 19 ene 2015

    50:53 19 ene 2015 Programa que repasa los hechos reales en los que se basa la serie ""Victor Ros"" y describe como era laEspaña de finales del siglo XIX.

  • Programa 1

    Programa 1

    50:08 12 ene 2015

    50:08 12 ene 2015 Programa que repasa los hechos reales en los que se basa la serie "Victor Ros" y describe como era la España de finales del siglo XIX. En este capítulo hablamos de casas encantadas, espiritismo, hipnosis, fenómenos paranormales y los métodos policiales de finales del XIX.A finales de ese siglo abundaban las leyendas sobre fantasmas y casas encantadas. Visitamos algunas de las más famosas de Madrid y sabremos que hay fenómenos paranormales que han llegado hasta nuestros días; La hipnosis triunfaba en los teatros y el espirítismo estaba de moda y era seguido por reconocidos científicos. En este capítulo recreamos una sesión espiritista como se hacían en aquellos años; Además sabremos como trabajaba la policía en unos años en los que intentaba modernizarse y adaptarse al crimen y a los primeros asesinos en serie.

Mostrando 1 de 1