www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5466050
Para todos los públicos La ciencia de la salud - Alergia: reacción global - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Música cabecera)

(Música)

Entendemos por alergia una respuesta exagerada o inapropiada

de nuestro sistema inmune frente a sustancias que son toleradas

por el resto de la población, por ejemplo una alergia a una manzana.

La mayoría de la población tolera una manzana cuando la come,

pero la persona que es alérgica esa manzana le produce

una respuesta exagerada y unos síntomas que se llaman

síntomas alérgicos.

(Música)

Los síntomas de la alergia pueden ir, por ejemplo,

en el caso de la alergia alimentaria pueden ir desde lo que se llama

el síndrome de la alergia oral, que consiste en que solo comiendo

la manzana lo único que tienes es un poco de picor en el paladar

hasta cuadros más graves, que se llaman la anafilaxia,

que es la reacción alérgica más grave que puede ocurrir.

(Música)

Para tener alergia, primero necesitamos

una predisposición genética y luego el entrar en contacto

con lo que se llaman los alérgenos.

Los alérgenos son aquellas sustancias capaces de producir alergia.

Claro, los alérgenos nos pueden llegar a nuestro organismo

vía inhalada, que son los alérgenos inhalantes,

por ejemplo los pólenes o los ácaros o los epitelios de animales.

(Música)

Pueden llegar vía digestiva,

por ejemplo, los alimentos nos llegan vía digestiva,

puede ser también tras una picada de un himenóptero,

de una abeja o de una avispa que nos inyecta el veneno.

Ese veneno es un alérgeno, o bien los medicamentos,

que es una causa muy frecuente, sobre todo más en adultos

que en la infancia.

(Música)

La alergia va aumentando a lo largo de los años,

entonces hay muchos factores.

Por un lado, podemos decir que hay más diagnósticos

porque mejoramos las técnicas para hacer un diagnóstico

y, por otro lado, un aumento de exposición a alérgenos.

¿Cómo se produce ese aumento?

Si hablamos de la alergia en los alimentos, de cada vez

el consumo de alimentos son alimentos más procesados.

Hay más aditivos, más colorantes, más conservantes.

Eso hace que estemos expuestos a más alérgenos y además,

dentro del alimento procesado, hay más cantidad de lo que se llaman

alérgenos ocultos, que son difíciles de identificar.

Esto hace que haya aumentado el número de alergias alimentarias.

Si hablamos de las alergias respiratorias,

naturalmente la contaminación favorece que haya más alergias,

el calentamiento global de la tierra hace que las polinizaciones

sean más intensas y más prolongadas con el tiempo

y luego también tenemos los combustibles diésel.

Esas partículas de diésel lo que hacen es unirse al polen

y ese polen va a impactar de forma más rápida y más veloz

en nuestras vías respiratorias, aumentando las alergias,

y además esa contaminación y esos combustibles diesel

hacen que el polen se proteja frente a esa contaminación

fabricando proteínas de estrés que hacen que aumente

y que cada vez el polen es más alergénico.

(Música)

La marcha atópica es esa secuencia de presentación

de enfermedades alérgicas que presenta una persona

que tiene alergia.

Es, digamos, la progresión de la enfermedad alérgica,

como un camino que va teniendo la persona alérgica.

Entonces, normalmente ese camino empieza en la fase de lactante,

empieza normalmente desarrollando lo que se llama la dermatitis atópica.

Si esa dermatitis atópica es severa en el lactante,

va asociada a una alergia alimentaria,

entonces ese niño, cuando entra en la fase de la infancia,

empieza con su rinitis, una rinitis alérgica,

a los alérgenos inhalantes

y acaba desarrollando posteriormente asma.

Esas son las fases que componen la marcha atópica.

La primera entrevista que hacemos cuando entra un recién nacido

con su papá y su mamá es investigar si esos padres tienen alergia.

¿Por qué? Porque si los dos padres tuviesen alergia

a determinadas cosas, ese niño va a tener un riesgo de hasta el 50%

de desarrollar algún tipo de enfermedad alérgica.

(Música)

-Soy la madre de Luis.

En mi caso lo tengo son intolerancias alimenticias,

a la lactosa y soy celíaca.

-Soy el papá de Luis y tengo una alergia a los ácaros

desde pequeñito.

-Por nuestra situación, estamos preocupados de que el bebé

pueda desarrollar alguna alergia, alguna intolerancia.

Ya en estas primeras semanas estamos notando una piel muy reactiva,

irritabilidad, problemas con la digestión,

y hemos venido a consultar un poco qué podemos hacer

para que esta situación no empeore y que el bebé

no desarrolle una alergia que conocemos bien por nuestra situación.

-En el caso, por ejemplo, de Luis, nuestro bebé que tiene ahora

tres semanas de vida, tenemos el papá y la mamá con enfermedades alérgicas,

entonces eso hace que Luis sea un bebé con riesgo

de desarrollar enfermedad alérgica, con lo cual hemos de cuidar

para evitar lo que se llama una prevención primaria.

-Los cólicos... -Yo creo que va mejor.

Ahora, después, con el probiótico que nos diste

y las pautas del eructo y de limitar las tomas,

ya por la noche no es ese llanto desconsolado.

Ahora, pues eso, come, después tiene un poco de movimientos intestinales,

pero ha mejorado. -Bueno, poco a poco.

-Claramente ha mejorado.

Luego, con la dieta también que me dijiste

pues se va notando mejor. -Sí, poco a poco.

-Partiendo de que tengamos esa información de que el papá

o la mamá o ambos tengan alergia, es importante centrarnos

en esa prevención primaria.

En el caso de Luis, ¿qué tendríamos que hacer?

En primer lugar, cuidar esa piel, proteger esa piel

para que no pierda la función barrera y permita esos alérgenos

penetrar en la piel. ¿Eso cómo se hace?

Pues con los emolientes, que son especiales

para pieles atópicas, que lo que vamos a hacer

es cuidar esa piel, hidratarla para protegerla

y que no pierda esa función barrera.

La calentamos en nuestras manos. No hace falta poner mucha.

Lo ideal sería con la piel un poquito húmeda,

después del bañito, para que se le quede mejor en la pielecita.

Para hacer las pruebas de alergia en un bebé,

primero tendríamos que tener síntomas alergia.

No se pueden hacer de forma preventiva.

Para que tú tengas alergia necesitas una primera exposición,

un primer contacto en el cual nos iríamos sensibilizando.

Luego, tras un primer contacto, un tercero, un cuarto o un quinto,

podamos desencadenar la alergia.

Sí que es verdad que si el niño tiene síntomas, por ejemplo,

de alergia a las proteínas de leche de vaca

desde edades muy precoces, desde una semana de vida,

se pueden hacer las pruebas de alergia tanto a nivel cutáneo,

que miramos esa inmunoglobulina específica

frente a las proteínas de leche de vaca o a nivel de la sangre.

Lo que os expliqué a Elena y a ti es que, por ejemplo, cuando ella coma

lo importante es que, como las proteínas pueden pasar

a través de su leche materna, intentar disminuir, por ejemplo,

lo que es la leche de vaca, para disminuir esos cólicos,

y cosas excitantes, café, té, chocolate tampoco,

cosas muy flatulentas tampoco. Todo eso que pueda alterar.

Luego, por ejemplo, como tú tienes alergia a los ácaros,

cuando le montéis la habitación del bebé,

pues intentar que no haya peluches grandes, que no haya alfombra,

que no haya moquetas, cosas que acumulen polvo

para que su piel no se sensibilice o él mismo se sensibilice.

-En el tema de la piel, hay mucha tendencia a utilizar

un montón de productos químicos, el bebé tiene que oler bien,

el bebé tiene que estar limpito, entonces sí que hay que hacer

un poco cambio de chip, intentar ser lo más respetuoso,

lo más natural posible y no caer tanto en el mundo de la cosmética,

de la química, que es importante y no solo para niños con riesgo,

sino creo que son unos consejos que deberían seguir todos los padres

por que solo pueden hacer bien a nuestros bebés.

(Música)

Como hemos comentado, lo que puede producir alergia

es lo que llamamos alérgenos.

La cantidad de exposiciones a alérgenos también nos hará

qué tipo de respuesta vamos a tener.

Si la exposición al alérgeno es mínima,

vamos a tener menos reacción que si tenemos

una exposición más importante.

Por ejemplo, en el caso de un veneno de una abeja o una avispa.

Ese veneno nos puede producir desde una reacción local,

con una hinchazón en la zona de la picadura,

hasta una reacción más grave, la anafilaxia,

que es la reacción alérgica más grave que podemos tener.

Igual ocurre con un alimento.

Nosotros podemos estar muy sensibilizados, es decir,

tener muchos anticuerpos frente a un alimento,

entonces esta cantidad de anticuerpos nos determinará que tengamos

una reacción más o menos leve o grave.

En el caso de los inhalantes, si tenemos un paciente

alérgico a los pólenes y se mete en este jardín tan bonito

que estamos aquí, en plena primavera, tiene más riesgo

de tener una reacción de rinitis importante

y una crisis de asma grave, que si no está en plena ciudad

en la cual la exposición al polen va a ser inferior.

Luego, por último, el caso de los medicamentos,

también nos puede producir desde reacción de urticaria,

una reacción de ronchas en la piel, hasta una reacción

también de anafilaxia, que es una reacción alérgica grave.

(Música)

-Raúl, empezamos a descubrir sus alergias

cuando se le empezaron a introducir alimentos.

Su padre es muy alérgico también, pero no tanto como él.

Es alérgico al marisco, más que nada, y también tiene asma.

Es bastante asmático también.

Supongo que eso lo ha heredado de él.

Yo también tengo alguna alergia, no tan exagerada.

Empezamos a descubrir el tema a medida

que se le fueron introduciendo alimentos.

El huevo, por ejemplo, no ha llegado a probarlo

hasta que le han hecho las pruebas, porque era un bebé, muy muy bebé,

tenía pocos meses y en alguna fiesta había un pastel de merengue.

Le pusieron merengue en la frente y al segundo empezó a ponerse muy mal.

Tuvimos que salir corriendo.

A partir de ahí, le empezaron a hacer pruebas

y, a medida que se le iban introduciendo los alimentos,

por ejemplo, cuando le tocaba el pescado,

pues era comerlo y ponerse fatal.

-Tengo alergias a pescado, marisco, frutos secos, legumbres, mostaza

y un montón de cosas más, y actualmente me han ido quitando

alergias como del huevo, los garbanzos me los han quitado,

el atún en lata, y es gracias al Hospital de San Juan de Dios.

-En el caso en que nosotros tengamos alergia al huevo y no hemos hecho

una tolerancia natural, existen hoy en día tratamientos

que se llaman de desensibilización, que es una inducción de tolerancia,

nosotros inducimos esa tolerancia de forma artificial,

dándole cada día pequeñas cantidades de huevo para engañar

a su sistema inmune para que se haga tolerante.

En el caso de los alérgenos inhalantes, tenemos también

la inmunoterapia específica, que lo que hacemos es,

si tenemos alergia a los ácaros, inyectamos pequeñas cantidades

de ácaros por vía sublingual o por vía subcutánea,

de forma que nuestro organismo crea unos anticuerpos

que se llaman bloqueantes, de forma que cuando nuestro cuerpo

entra en contacto con ese polen o con ese ácaro,

esos anticuerpos bloquean a ese alérgeno del polen o del ácaro,

de forma que no se une al anticuerpo que produce la alergia

y no puede producir síntomas de alergia.

-No he comido, por ejemplo, marisco no lo he probado nunca

y si lo he probado ha sido, a lo mejor, en pequeñas cantidades

que no me he dado cuenta por sí he tenido reacción.

Una vez sí que me acuerdo que me comí un bombón

y tenía frutos secos dentro. No lo sabíamos.

Al principio estaba bien, digo: "No me pasa nada,

no voy al médico, me pica un poco la lengua,

pero ya está".

Me bebí casi un litro de leche, una brutalidad,

para que se me calmara el picor, me había ido a dormir,

y a medianoche me desperté con los párpados hinchados

e intentaba abrir los ojos y no podía. No veía nada.

Desperté a mi madre como pude y nos fuimos a urgencias.

-Al principio te asustabas, intentabas tener

toda la precaución posible, pero llega un momento

en que es incontrolable, porque por mucho que tú en casa

quieras controlar el tema, él no puede comer en el colegio,

necesita un cuidador, comer aparte con todo el mundo.

Fuera de lo que es el entorno familiar, es incontrolable

el que a él no le dé una reacción alérgica.

(Música)

-La dermatitis atópica es la enfermedad inflamatoria crónica

cutánea más frecuente.

Es una enfermedad que suele debutar en la época infantil,

pero encontramos actualmente muchos pacientes que debutan

también en edad adulta.

Es una enfermedad que cursa con mucho prurito

y el paciente, en los casos moderados y severos,

acusa una gran bajada o un gran déficit en su calidad de vida.

(Música)

No es lo mismo hablar de dermatitis atópica

que hablar de alergia cutánea.

No todos los pacientes están sensibilizados.

Hay un pul de pacientes atópicos que no están sensibilizados

a ninguna sustancia.

En pacientes atópicos, hay una disfunción de la barrera cutánea

conocida, hay una alteración del sistema inmunológico

y también tenemos una afectación genética. Todo ello, ¿qué conlleva?

Nos conlleva a que tenemos una enfermedad

con múltiples causas y desencadenantes,

con lo cual tenemos que abordar estos diferentes puntos de la misma

y esto complica el cuidado o la prevención de estos pacientes.

-Mi proceso empezó con 13 años, cuando me desarrollé,

porque perdí toda la piel, toda la primera capa

de epidermis de mi cuerpo.

Me llamo Teresa, tengo 50 años y soy una paciente adulta

de dermatitis atópica crónica.

La dermatitis se caracteriza porque suele ser una enfermedad en la cual

tú somatizas todos tus sentimientos.

Yo lo viví muy mal, porque con 13 años eres una niña

que quieres presumir y eres una niña que quieres verte guapa,

y eres una niña que quieres tener novietes.

Esto no ha cambiado. Esto sigue siendo igual.

Ayer igual y hoy igual, ¿no?

Pero con 13 años yo era un monstruo con dos piernas,

porque la dermatitis lo que hace es que te hincha.

Donde haya una herida, te hinchas. Además, perdí mi cuero cabelludo

y además fue frustrante y fue horroroso.

A mí lo que me ha servido mucho es el sentido del humor,

el reírme de mi sombra y encontrar buenos profesionales en el camino.

En la actualidad, tengo una muy buena profesional

que me está ayudando mucho, que es la doctora Serna.

La doctora Serna me ha escuchado y ha escuchado todo lo que conlleva,

todo lo que es una frustración de ver que tu piel se rompe.

La doctora me propuso un tratamiento.

Un tratamiento que, bueno, como estoy dispuesta a probarlo todo

dije que sí, que adelante. Me ha cambiado la vida.

Teresa es un ejemplo de una dermatitis atópica severa,

que ha pasado por muchísimos tratamientos

previamente al que está utilizando.

Se trató, evidentemente, con corticoides tópicos

en sus episodios de dermatitis.

Se ha tratado, durante muchos años, con inhibidores

de la calcineurina a nivel tópico, con lo cual, a Teresa

cuando hubo la oportunidad de facilitarle los nuevos fármacos,

que son los que llamamos biológicos,

realmente, ha sido un antes y un después,

tanto clínicamente, objetivamente

viendo cómo está su piel, como a nivel personal.

Su calidad de vida ha variado absolutamente.

-Ya no me levanto con los dedos cansados,

ya no me levanto con las uñas negras de tanto rascarme.

Ya no me levanto con sangre en la cama o en el pijama,

ni con la cara que se te cae la piel a trozos

y pareces un lagarto con dos piernas.

Ya no me levanto con nada de eso.

Ahora me levanto, quizás un día más colorada,

quizás un día un poco más excitada, pero me levanto con una piel sana.

(Música)

Mi hijo tiene 12 años

y ahora entra en un periodo de crecimiento brutal,

que es la adolescencia. Él lleva todavía los controles

de pediatría, y tengo que decir que mi hijo, de momento,

está con una piel magnífica, lo cual agradeceré infinitamente

porque para mí, bueno, me preocupaba más eso que el que yo lo tuviera,

porque yo sí sé cómo lidiar con el problema ya,

pero un niño es complicado.

Es complicado decir: "No vas a poder tener un animal",

o "No vas a poder ir al zoo", o "No vas a poder ir a la montaña

porque están floreciendo las margaritas", yo que sé.

Eso es complicado para un niño.

(Música)

-De pequeñito, me diagnosticaron que era alérgico

al acetilsalicílico, a todo lo que era la aspirina, entonces,

tenía muchos problemas cuando me lesionaba porque a nivel muscular,

todos los antiinflamatorios me sentaban mal,

y era un problema bastante grave.

Después, también, a varios colorantes, entonces...

Los alimentos ricos en histamina también, y tenía que ir controlando.

De ahí que, normalmente, intentaba tener una dieta muy sencilla,

muy a la plancha, con pocas salsas para no arriesgarme,

sobre todo, cuando viajaba. -Con el tema de los antiinflamatorios

es importante por que, a lo mejor, la aspirina en España

te compras una aspirina, pero a lo mejor, te vas fuera

y te duele algo y te compras un antiinflamatorio

y puede llevar algo de aspirina. -En mi caso era muy difícil de saber.

Porque eran muchas cosas las que me afectaban.

Me generaban urticarias muy grandes, muy fuertes.

Yo me levantaba por las mañanas y podía tener las manos

absolutamente infladas, toda la cara, incluso mis hermanos, a veces,

me hacían la broma y me decían: "Pareces Rocky",

porque tenía todos los ojos hinchados.

Claro, es muy gracioso ahora pero cuando me pasó

en el Roland Garros en varias ocasiones...

Yo recuerdo una en concreto, en el 99,

estaba en cuartos de final tenía un cuadro con el que más o menos

me sentía cómodo, y pensaba que tenía posibilidades de tirar hacia delante,

y me desperté absolutamente hinchado a más no poder.

No podía coger la raqueta, me pincharon para que...

Luego lo tienes que justificar para el control de dopaje.

Pero ya no jugué bien. Mi sistema inmunológico había caído.

Ya era un bajón de defensas, no tenía suficiente fuerza

para aguantar según qué situaciones.

Durante muchos años de mi vida me tuve que medicar para la alergia.

-Tú tomabas un antihistamínico diario, y lo que pretendían

los médicos que te lo daban, es que no tuvieses síntomas

relacionados con la histamina, que lo que produce es que nos piquen

los ojos, que nos pique la nariz, que nos salgan ronchas..

Entonces era un mecanismo preventivo para evitar esos síntomas.

-Y va cambiando durante los años porque mi sensación

es que cuando yo me dedicaba al tenis profesional, estaba

como mucho más expuesto, y tenía muchas más reacciones alérgicas.

Curiosamente, desde que he dejado el tenis, hace 12 o 13 años,

prácticamente nunca más me ha dado alergia.

Me dan algunas sensaciones raras, a veces me ven que tengo

un poco más de moquillo y me dicen: "Ah, esto es alergia".

Pero a mí no me molesta.

No es la sensación esa de que me inflaba.

En cambio, ahora, si a mí me dices...

Yo como de todo y tomo de todo, y colorantes puedo tomar

y nunca he tenido esa reacción.

No sé si es porque antes tenía más bajones de defensas,

porque ahora me he hecho más mayor y me ha cambiado...

¿Esto puede cambiar? -Sí, las intolerancias pueden variar.

O sea, la alergia...

Por ejemplo, normalmente los colorantes

son más mecanismos de intolerancia.

No están mediados por el sistema inmune.

En cambio, las alergias, normalmente, se mantienen.

No estaría de más que te hicieras otra vez las pruebas,

porque a lo mejor de lo que tenías alergia de pequeñito,

a ver si te has hecho más alérgico a otras cosas o no.

Y de todas maneras, si no tienes síntomas y vives bien,

tampoco hay que marearnos. -Vivo muy bien,

pero no tengo claro que la información que tenemos,

o que nosotros demandamos esté clara.

Porque es lo que te digo. Si me preguntas a qué soy alérgico

y no lo sé. No tenemos muy claro qué es lo que nos pasa.

-Bueno, el fallo más gordo es decir: "Tengo alergia a la lactosa".

Eso no se puede decir porque la lactosa es el azúcar de la leche.

Lo que produce la alergia son las proteínas.

Lo mismo que muchos colorantes, no llegan a tener la cantidad

suficiente de proteínas para producir alergias y producen una intolerancia.

Entonces, yo creo que lo primero es saber lo que es la alergia,

donde interviene el sistema inmune, y lo que es la intolerancia.

La lactosa produce una intolerancia porque tu cuerpo no puede absorber

la lactosa, porque la lactasa, que es la enzima,

no la puede digerir.

Eso es importante porque la gente habla de alergias e intolerancias.

El que una prueba sea positiva no significa que tengas alergia.

Significa que estás sensibilizado a esa cosa.

Por ejemplo, tú puedes tener una prueba positiva al perro,

tener en casa un perro y juegas con él y no te pasa nada,

y tienes una prueba positiva. Entonces estás sensibilizado al perro

pero no tienes alergia.

¿Tú recuerdas de niño que eras el típico mocoso o no?

-Mocoso siempre he sido un poco, era bastante pequeño.

-Bueno que estabas todo el día ahí con los clínex...

-Sí, un poco sí y de hecho, sigo siendo un poco mocoso en ese sentido.

-¿Y tus niños? Porque tú tienes varios hijos.

-Tres hijas y sí que tienen piel atópica,

en muchas ocasiones la han tenido.

Pero nunca les hemos hecho las pruebas de la alergia, la verdad.

-Pues a veces, la piel atópica, lo que se llama dermatitis atópica,

es el primer inicio de la alergia.

Es lo que se llama el inicio de la marcha atópica.

Uno nace y tiene riesgo, por ejemplo, tus niñas tendrían riesgo

de tener alergia porque tú tienes alergia.

-¿Es genético? -Se hereda la predisposición

a tener alergia. No le daría la misma alergia que tú tienes,

pero sí la predisposición.

Si vemos que empiezan a hacer el saludo alérgico,

porque a veces los padres dicen: "No, no tiene rinitis".

Pero dentro de la consulta, el niño te hace así.

-Saludo alérgico. -Le llamamos el saludo alérgico.

Incluso en verano notas aquí un plieguecito de tanto...

-Me hubiera gustado más ese saludo hacia mí que el de mocoso.

(RÍEN)

-La verdad es que sí, pero bueno.

Sí que es bueno, si vemos que empieza con estos síntomas,

hacer pruebas de alergia porque a lo mejor si hacemos pruebas,

vemos que es alérgico a los ácaros del polvo,

que aquí, igual que en Mallorca. -Ah, los ácaros.

Se me habían olvidado. -¿También tienes alergia?

-Sí, también. ¿Ves?, no me acordaba, es que es la edad.

Recuerdo una eliminatoria de Copa Davis

que yo tenía muchos problemas con los ácaros

en las moquetas de los hoteles. -Claro, horror.

-Entonces, depende qué hoteles ibas, eran muy bonitos,

pero era el típico antiguo que tenía unos moquetones así,

cortinas de esas superantiguas...

Lo que hacíamos era poner dos sábanas blancas por toda la habitación,

que parecía que habían cometido un crimen,

para que yo no pisara.

Incluso yo tenía la psicosis de no ir descalzo por la habitación

para no pisar directamente la moqueta.

Hay gente que pensaba que estaba un poco...

-La verdad es que no. -Con psicosis, pero es que la tenía.

-Condiciona. Si respiras mal por la nariz,

descansas mal y al día siguiente rindes menos.

-O sea, que podríamos decir que, aún así,

he tenido la suerte de poder desarrollar mi carrera...

-Un carrerón, Álex. -Bueno, relativamente normal.

Pero ahora que lo pienso, voy a poner la excusa

de por qué no gané Roland Garros,

voy a decir que fue culpa de los ácaros, del polen,

de los colorantes... Y así me quedo tranquilo de que no fue culpa mía.

No, mentira. -Pero creo que es importante

aclarar a la gente que nos escucha

que, a pesar de haber tenido alergias,

todo el carrerón que has podido hacer,

que has podido ser un deportista de élite,

y que lo único que has hecho, eso, cuidarte.

-Bueno, doctora, he aprendido mucho.

Te lo agradezco mucho porque ha sido muy interesante.

No tengo claro a qué soy alérgico todavía ni intolerante.

-A los ácaros sí.

-A los ácaros sí y me haré las pruebas.

No sé si juegas a tenis,

porque, estando en la pista, te propongo que...

-Soy más de pádel.

-Claro. Yo soy de tenis, pero también de pádel.

¿Sabes qué pasa? Que tengo la sensación que puedo mejorar.

En tenis solo empeoro respecto a lo que era,

entonces, es más sencillo.

¿Le damos? -No llevo un zapato muy apropiado.

-Me da igual, no hay excusas.

Yo era alérgico y jugaba, tú con zapatos a jugar.

-Vale, pues venga. -Vamos.

(Música)

El término curación es difícil en medicina de concretar.

Lo que sí que podemos decir que, hoy en día,

existen mecanismos para que el niño no tenga síntomas.

Nosotros vamos a seguir siendo alérgicos,

lo que hemos de intentar es que, lo que nos produce alergia,

no nos produzca síntomas.

(Música)

Raúl tiene que ir siempre con...

Con la adrenalina, que es como un bolígrafo.

En caso de que le dé una reacción alérgica,

rápido hay que inyectársela,

en la pierna, vía intramuscular,

y hay que ir corriendo a buscar el hospital más cercano,

ambulatorio o lo que sea,

porque tienen que seguir rápido con el tratamiento

de cara a una reacción alérgica.

Raúl, en la actualidad, tiene también un tratamiento de base.

Lleva un tratamiento con inhaladores,

donde todas las mañanas y las noches tiene que dárselo o ponérselo.

Aparte, también llevamos unos años que le están poniendo las vacunas.

Las vacunas consisten en una dosis mensual

y, de momento, está siendo muy efectivo.

(Música)

Raúl hoy viene a hacer una espirometría

para control de su alergia respiratoria,

de sus síntomas respiratorios de asma.

La espirometría nos dará mucha información

sobre cómo están sus vías respiratorias,

sobre sus capacidades pulmonares.

(Música)

Vamos a soplar,

que ya sabes que tenemos que mirar siempre

a ver cómo están tus bronquios, ¿vale?

¿Te la pones tú mismo la pinza? Vale.

Ya sabes que lo tienes que coger, coger mucho aire

y soplar fuerte, fuerte, fuerte, todo lo que puedas, ¿vale?

Pues, venga, cuando tú quieras. Empieza.

"Con el tratamiento que Raúl hace para su alergia respiratoria,

que es la inmunoterapia",

puede llegar a bajar muchísimo la reactividad de sus vías aéreas

contra los ácaros.

En su vida diaria, si mantiene unas normas de control ambiental,

puede que, con estas vacunas o inmunoterapia,

pueda llegar a curarse.

Por otro lado y respecto a los alimentos,

con los alimentos que Raúl tiene alergia

no hay un tratamiento determinado.

Es su propio organismo el que va haciendo unos cambios inmunológicos

para que, en el paso del tiempo, él llegue a tolerar estos alimentos.

Raúl, hoy toca hacer pruebas cutáneas.

-Vale. -Pues venga.

El brazo, por favor.

Ya sabes que esto es un momento, que no duele

y que no pasa nada, ¿vale?

-Mi relación con los hospitales,

al final, si una cosa ya te la enseñan desde pequeño,

es una cosa normal.

Eso y...

Por ejemplo, a mí nunca me ha dado miedo una aguja

porque, de pequeño, ya me tuvieron que vacunar,

que si esto, que si lo otro, para arriba y para abajo.

Me acuerdo yo que...

Ahora son las vacunas obligatorias en el cole

para que todo el mundo se las ponga.

Entonces, cuando nos fueron a vacunar,

me acuerdo media clase desmadrada y yo tan tranquilo que...

Pues, mira, es una vacuna. No pasa nada.

(Música)

Las alergias solo te imposibilitan a la hora de comer.

A la hora de estar, por ejemplo, con tus amigos,

tampoco te imposibilitan

para ir a dar una vuelta o lo que sea.

Tú sabes lo que puedes comer y lo que no puedes comer.

Al fin y al cabo, es autocontrol todo,

saber que hasta ahí puedes llegar y hasta ahí no.

(Música)

La alergia es un problema

que puede complicar la dieta de quien lo padece.

Además, lo padecen mucho los niños. Hay un 8% que tienen alergia.

Aquello que, cuando comemos un alimento,

nos produce una reacción

que puede ir desde el hormigueo de la lengua o los labios,

hasta una reacción que no nos deja respirar y nos baja la tensión.

La única solución factible es no tomar este alimento.

A veces, no tomar alimentos sin huevo,

sin leche o sin frutos secos no es tan fácil como parece.

He ahí el problema.

¿Qué hacemos cuando somos alérgicos y queremos comer fuera de casa?

(Música)

Qué aspecto tiene todo esto. Increíble que sea para alérgicos.

-Pues sí, para todos ellos son.

-¿Y cuáles son las alergias más frecuentes que os piden?

-Aquí hay de todo,

pero las más frecuentes, sobre todo en los niños,

son todo lo relacionado con el huevo y la proteína de leche,

y los frutos secos.

-Y en plan caprichito, si te pido una galleta sin huevo y sin leche,

¿qué me recomiendas? -Sí podrías.

Por ejemplo, esas galletas, que son sin huevo y sin leche,

sin proteína de leche, pero llevan frutos secos.

Bueno, lleva crema de cacahuete. Esta sería una opción.

Y otra que toman mucho los niños es esta otra,

que no lleva ni frutos secos ni proteína de leche ni soja,

y es bastante limpia y muy rica.

-Cuando es una persona muy alérgica, que se tiene que hacer muy depurado,

¿cómo lo hacéis? -Aquí no puede

porque puede haber cierta contaminación de botes y demás,

y ya tiene que ser por encargo, tiene que llamar previamente

y ya tenemos que actuar en la cocina de otra manera.

-¿Me lo enseñas? -Venga.

(Música)

Aquí no hay ningún fruto seco por ningún lado.

-Nada. Aparte que se empieza,

todas las cosas especiales se hacen a primera hora.

Sobre todo, el tema del huevo,

porque, al final, se queda como en el aire.

Entonces, si te pones a batir mucho huevo, parece como que...

-Es que inhalando también puedes producir alergia.

-Exacto. Para empezar un encargo que es específicamente del huevo,

se hace siempre a primera hora, con la cocina posada y sin estrenar.

Algo tan básico como, a la hora de utilizar una tarta,

por ejemplo, sin huevo o sin fruto seco,

lo limpiamos especialmente.

Aquí tenemos un molde aparentemente limpio,

pero el día que este molde se trabaja para alguien que no toma huevo,

se lija con palillos, ponemos un protector...

-O sea, exhaustiva.

-Luego, cuando va a la nevera, va en una caja

para que no tenga contaminación a través de los motores,

el aire que lo refrigera que no lo contamine.

-Son todos los detalles y todos los pasos de la elaboración.

Pues increíble lo que llega a dar de trabajo estas pequeñas sustancias,

que los alérgenos son proteínas.

Imagínate lo que provoca el modo de vida, de comer de esta persona.

Oye, al final, ¿esto está bueno a pesar de todos los cuidados,

lo que sacáis y lo que ponéis?

-La mejor manera para que te hagas tu propia opinión

es que vayamos a probarlo. -Vamos.

(Música)

(Música)

"¿Habéis visto qué sitio tan impresionante

donde nos hemos dado?" (TODOS) -"Sí, sí".

(Continúa la música)

¿Os imagináis por qué os he convocado aquí?

(TODOS) -Sí.

-Tenéis una cosa en común, ¿no? Me parece.

¿Qué tenéis en común? -Las alergias.

-Pero hay muchos tipos de alergias. -Sí, sí.

-¿Cuándo tomáis conciencia, realmente, de que esto es una...

una cosa a tener en cuenta en vuestra vida cotidiana?

-A mí, en mi cumpleaños de los 10 años, estábamos comiendo

y de repente empecé a estornudar y a toser,

y no sabía lo que era porque nunca antes me había pasado.

Entonces, decidieron llevarme al médico

y me hicieron las pruebas y me salió a todo.

-Un susto, ¿no? -Sí.

-¿Y a los demás? ¿A ti, por ejemplo? -Yo, cuando tenía 3 años,

me dieron a probar un pastel que llevan frutos secos

y me empezaron a salir ronchas y no podía respirar,

y me llevaron a urgencias

y me había dado un shock anafiláctico,

y era que se me había cerrado la glotis y la garganta.

-Yo, siendo consciente, creo que...

Cuando ya tienes 3 años,

ya controlas más un poco sobre tus cosas

y, a lo mejor, pruebas, no sé...

Lo que hacen los niños pequeños siempre,

cogen cualquier cosa, se la meten y te pega...

-Y te pega un susto. -Y para urgencias.

-Sí, sí.

"Una alergia puede manifestarse en muchos diversos síntomas,

y haber diferentes reacciones de diferente gravedad".

Pueden ser síntomas muy leves,

como una simple rinitis, estornudos, picor de nariz,

pero también puede haber ronchas en la piel, picor,

dolor abdominal, falta de aire, ahogo...

Y, en el peor de los casos, una anafilaxia que decimos,

un choque anafiláctico, que es una reacción ya muy seria.

¿Sabéis identificar bien los síntomas cuando os empieza esta reacción?

(TODOS) -Sí.

-Supongo que es lo que primero se aprende a identificar, los síntomas.

¿Y el tratamiento lo tenéis claro?

-Sí. Yo cada mes me vacuno para lo ambiental

y, si sé que voy a ir a una casa con animales

o a la hípica o a estas cosas, me tengo que tomar una pastilla.

-¿Habéis notado con esta medicación que habéis mejorado?

-Yo con las vacunas un montón.

Porque antes solía tener al año unas cinco crisis asmáticas

y, desde que me pusieron las vacunas, a lo mejor, una.

-Yo también tengo asma

y siempre tomo Ventolín cuando me pongo más mala

o con bronquitis o cosas de estas.

-¿Te hace sentir diferente de tus compañeros tener asma,

por ejemplo? -Sí, a veces sí.

Porque, claro, Educación Física, por ejemplo,

cuando estoy mala, no puedo hacer.

-Sabéis que hay deportistas de élite que son asmáticos.

-Sí.

-En principio, el asma no tiene que limitaros para nada.

Es saber cómo actuar.

De hecho, ¿hacéis deporte? -Yo sí. Yo tengo asma.

Con las vacunas me ha mejorado porque ya no tengo,

y hago fútbol, y lo hago perfectamente.

-En cuanto a los alimentos, ¿salís normalmente?

Si vais de colonias o de viaje,

¿es alguna pega para vosotros ser alérgicos a algún alimento?

-A veces sí porque te tienes que...

Si vas a un país diferente, te tienes que aprender en el idioma

cómo se dice que eres alérgico

porque, si vas a un restaurante o a algún sitio, tienes que decirlo.

-Lo que sí que pasa a veces en los restaurantes...

Tú puedes decir que no...

O sea, tú ya coges esto porque no puedes comer lo otro.

Pero a veces lo que hacen es, si te da alergia el pescado

y no te das cuenta,

a lo mejor, te fríen la carne donde se ha hecho antes pescado

y te da alergia igualmente.

-Nosotros, desde las asociaciones de médicos y enfermeras,

estamos yendo cada vez más a las escuelas

porque lo solicitan así ellos,

para enseñarles cómo actuar ante esas reacciones,

cómo administrar adrenalina

y cómo tranquilizarles desde ese aspecto,

pero entendemos que es una situación difícil

y que para ellos también es complicado.

Nosotros educamos al paciente

para que ellos puedan autoadministrarse la adrenalina.

Si somos familiares o amigos cercanos,

incluso tendríamos que estar entrenados

para atenderles en estas ocasiones.

Os voy a hacer un pequeño desafío.

¿Conocéis qué es esto? -La adrenalina.

-¿Sí? ¿La conocéis? ¿La lleváis encima?

-Sí. -¿Siempre?

¿Sabéis cómo funciona? -Sí.

-Esto no es una adrenalina de verdad, por supuesto.

Esto es un trainer que utilizamos para enseñar a los pacientes.

Tú misma, Celia. ¿Cómo harías si ahora tuvieras una redacción?

Esperemos que no, toquemos madera. (RÍEN)

Pues sacaría el tapón.

-Explícalo, sí, que así lo vamos oyendo.

-Entonces, en la pierna... -Sí.

-Me lo clavaría fuerte hasta que hiciera clic

y esperaría, no sé si son 10 segundos.

-Sí. -Y ya está.

-Perfecto, veo que estáis superconcienciados. Muy bien.

Esto sabéis que es un medicamento que decimos que salva la vida.

¿Lo habéis tenido que utilizar alguna vez?

-Unas cuantas. -Unas cuantas.

-Yo la adrenalina no la he llegado a usar,

pero porque ya he ido antes al centro.

-Creemos necesaria

la presencia de estos autoinyectores de adrenalina

en los comedores escolares.

Igual que está muy ya universalizado el hecho de haber un DEA,

un dispositivo de estos de reanimación cardiaca

en lugares públicos,

no es así en el caso de la adrenalina autoinyectable,

cuando claramente salva vidas en muchas ocasiones.

¿Encontráis a faltar alguna cosa que quizás, tema etiquetaje...?

-Sí, yo en el etiquetaje.

Cuando lees los ingredientes, siempre pone:

"Puede contener trazas de leche o de frutos secos..."

O lo lleva o no lo lleva.

Puede no sirve porque descartas muchos.

-El fabricante se cubre un poco la espalda,

pero para vosotros os complica bastante, ¿no?

-Sí, porque al final no hay nada...

Producto que mires, producto que puede contener lo que sea.

-Pues sí.

¿Y en los restaurantes, en las cartas?

Pero están obligados, lo sabéis,

a poner los alérgenos más importantes.

-Depende porque, a veces, pides un filete

y te traen todas las patatas llenas de mayonesa o alioli o algo así,

y no puedes comer huevo. -No puedes comer...

-Eso me pasaba a mí antes.

Ahora que puedo comer, me da un poco igual, pero, igualmente.

-Igualmente para el que tenga problemas.

¿Y a nivel de polución ambiental? Porque las personas asmáticas

todo lo que sean humos y contaminación,

tendríamos también que...

-Sí, porque antes no había tanta contaminación

y tampoco había tantas alergias.

Y ahora, sin embargo,

hay muchas personas que tienen alergia a alguna cosa,

ya sea asma o sea lo que sea.

Y esto es debido a la contaminación.

-Pues nada, eso lo dejamos como reivindicación

a quien corresponda, que se dice.

Si queréis, podemos seguir visitando esto.

¿Habéis visto la parte de afuera? ¿Queréis que la veamos?

(Música)

Hola, Rafa, ¿qué tal? -Hola, Marta, guapa.

-¿Qué estás haciendo?

-Preparando la carne que vamos a utilizar para hacer un tartar.

-¿Cómo se llama el plato? -Vamos a hacer un stick tartar,

a la inversa, con la reacción de Maillard,

con unas virutas de trufa negra. -¡Qué título!

-¿Qué te parece? -Impresionante.

-Vamos a utilizar lomo alto, un chuletón de lomo alto.

Se podría hacer con lomo bajo, intermedio, con solomillo,

pero me gusta el lomo alto

porque tiene mucha infiltración y es muy sabroso.

-O sea, que tiene grasita en medio. -Pienso que sí.

Y como va de alergias, creo que la carne pocas alergias tiene.

-Es verdad. La carne con poca frecuencia da alergias,

es una buena opción. -Como vamos a hacer un tartar,

te preguntarás si no pondrás alcaparras, pepinillos, cebolla...

-No, será para alérgicos. -Correcto.

Vamos a hacer un tartar a la inversa. La reacción de Maillard es...

¿Cuando hacemos azúcar caramelizado?

Ese morenito que sale, ese tostadito...

-Es la cocción de los azúcares. -Realza el sabor y el olor.

Vamos a buscar caramelizar la carne en una sartén.

Tan sencillo como, con un poquito de aceite,

caramelizarla con la plancha muy caliente

porque queremos tostar la parte de afuera, pero no cocinar.

-Los jugos quedan dentro y el sabor también, ¿no?

-Correcto. Lo que hacemos es poner un poquito de aceite a la carne.

-Con el aceite ya está. -Ya está.

-Y la sartén muy caliente. -Muy calentita.

-El aroma que me llega ya es muy bueno.

-Ahora lo sellamos por este lado.

Y luego por el otro. -Lado y lado.

-Ahora lo vamos a aliñar.

Simplemente, sal, pimienta, un poquito de aceite de oliva,

trufa negra por encima y una mayonesa sin huevo y sin leche.

-Eso sí, porque es para alérgicos. El huevo lleva muchos problemas.

-Hemos buscado una mayonesa

que va a simular la salsa de una mostaza para un tartar.

En este caso, lo aderezaremos con una mayonesa

que lleva vinagre de manzana, un poquito de leche de soja,

aceite de oliva y limón. Es muy sencilla.

La gente dice que se va a cortar, que mayonesa sin huevo,

que se corta...

Mira, es tan fácil como añadirlo todo junto.

Fíjate qué fácil.

El aceite de oliva, la leche de soja,

el limón y el vinagre.

Y ya está.

Y luego la sal y la pimienta.

Añádele un poquito de ralladura de cúrcuma.

Ralla un poquito y yo voy montándola...

Ya lo tenemos. Ya tenemos una mayonesa.

Ya tenemos el solomillo frío. ¿Ves? -Sí.

-Bueno, el chuletón. Ahora lo que haremos...

-Está supercrudo dentro. -Tenemos la carne totalmente cruda,

como si habláramos de un tartar normal.

Dice la gente: "Es que un tartar es crudo".

Vale. Aquí tenemos la carne totalmente cruda.

Ahora es importante que el corte de un tartar

notemos textura en boca.

-¿Y eso significa...? -Que no machaquemos la carne.

La carne hay que cortarla.

-No tiene que estar puré. -No.

En un buen tartar

a todos los carnívoros nos gusta encontrar textura y sabor.

La mandíbula tiene que notar la textura.

-O sea, que tienes que morder. -Claro.

Lo que da más sabor es cuando salivas,

cuando mueves la mandíbula. -Claro, se mezcla con todo.

-Esta parte que está más caramelizada, lo mismo.

Más pequeñita. La encontraremos más pequeña.

-Me parece bien este tartar. Te diré una cosa.

Alimenta más que el convencional. -¿Sí?

-Sí, porque lo que es crudo completamente,

las proteínas se asimilan mejor.

Con lo cual, va mejor una carne así sellada,

que no la carne cruda cruda.

-Qué color tiene. Y está atemperada.

La he tocado y está templadita. -Muy bien.

-No está caliente. -Y la cantidad es correcta.

Debe estar entre 120-150 g. -150 g.

-La carne está bien porque no suele estar

entre los alimentos que dan problemas.

No es un huevo, leche, fruto seco, no es un cacahuete...

-Vale. -No es marisco...

-El marisco también tiene problema de alergia.

-Sí, también está dentro de la lista.

La alergia puede ir desde una hinchazón o picor en los labios,

hasta que no puedes respirar, que es una urgencia médica.

Te tienes que ir a urgencias. No es ninguna tontería.

Es importante que la gente alérgica lo sepa.

Y lo tenga en cuenta. Imagínate cuando va a un restaurante.

Una persona, por ejemplo, alérgica a los frutos secos.

O sea, que suena como a cosa banal, pero es muy importante.

Mira, la cucharadita de... -Una puntita.

Con una puntita ya tenemos bastante.

Ya tenemos el tartar.

-El bol de este trampa para que quede bonito.

-Un bol trampa. Los venden en cualquier tienda.

-Sí, sí. Puede ser cuadrado, redondo, triangular...

-Pues ya tenemos el tartar.

-Muy bien. Un aspecto estupendo.

-Le pondremos una cucharadita más alrededor para el gusto.

Unas gotitas de mayonesa.

Pan celíaco.

-Pan sin gluten. -Ayudamos un poquito, ¿verdad?

-Por si acaso.

En teoría, el tartar se come encima del pan.

-Es muy importante.

Para mí, la tostadita de pan con el tartar es casi un matrimonio.

Va ligado. Ahora le vamos a dar un poquito de...

-Eso está buenísimo.

-Un poquito de trufa.

¿Qué te parece? Ahora lo decoraremos un poquito.

-Punto final.

-Ya lo tenemos. -Me encanta.

Tiene un aspecto fantástico. ¿Sabes qué podríamos hacer?

Nos vamos a la mesa, que nos lo traigan y lo probamos.

¿Te parece? Que nos lo traigan. -Venga, perfecto.

-Vamos a ir de señores, ¿no?

(Música)

Por desgracia, el número de alergias va aumentando con los años.

Se han hecho estudios de alergológica comparando 2005 con 2015,

y se ha visto que es de incidencia y prevalencia de alergia en España,

y se ha visto que han aumentado de forma espectacular,

sobre todo, la alergia alimentaria y las alergias respiratorias.

Alergias que cada vez son más graves,

alergias que cada vez afectan a niños más pequeños,

porque antes, para que un niño se hiciera alérgico a un polen,

necesitaba vivir dos polinizaciones, o sea, dos primaveras.

Ahora se ha visto,

niños de menos de dos años ya se han hecho alérgicos

porque cada vez ese polen es más alergénico.

(Música)

Dado que existe ese aumento de esas enfermedades alérgicas,

el futuro pasa por una concienciación a nivel mundial

para evitar el calentamiento global,

los mecanismos de contaminación ambiental

y, a nivel individual,

insistir en esas técnicas preventivas,

de prevención primaria en ese niño de riesgo,

con prevención a nivel de la piel

para proteger esa función barrera de la piel con esos emolientes,

y evitar esa exposición a esos alérgenos,

a los cuales, el niño tiene más riesgo

de desarrollar una sensibilización con posterior alergia.

(Música)

En el futuro yo creo que, si sigo las dietas que me hacen

para que no me vuelvan a dar alergia, tendré cada vez menos alergias

y mi cuerpo cada vez estará más preparado

para poder aguantar los alimentos que me den alergia.

(Música)

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Alergia: reacción global

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La ciencia de la salud - Alergia: reacción global

14 dic 2019

Somos una sociedad expuesta a las alergias. Su incidencia es cada vez mayor, pero ¿qué las provoca? ¿Cómo evolucionan a lo largo de nuestra vida?

ver más sobre "La ciencia de la salud - Alergia: reacción global" ver menos sobre "La ciencia de la salud - Alergia: reacción global"
Programas completos (26)
Clips

Los últimos 82 programas de La ciencia de la salud

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios