www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5606681
Para todos los públicos La aventura del saber - 24/06/20 - ver ahora
Transcripción completa

Buenos días a todos.

En este último miércoles del curso

vamos a tratar con el profesor Pablo Simón

de la Universidad Carlos III de Madrid

de algunas consecuencias sociales de la pandemia.

Especialmente, trataremos sobre el futuro del teletrabajo,

las teleclases y otros efectos

como, por ejemplo, la tasa de divorcios y de embarazos.

Hablaremos, así mismo, de lo que está pasando en China

en la actualidad en relación con la pandemia.

Muy buenos días. Mascarillas y guantes forman parte

de esta nueva realidad que vivimos.

Son necesarios para protegernos de la COVID-19,

pero hagan cuentas de los millones que se utilizan

en el planeta cada día

y de la ingente cantidad de residuos que estamos generando.

Será el asunto que hoy trataremos con el doctor Nicolás Romero.

Y les ofreceremos un documento sobre el colectivo RARO,

que se dedica a impartir talleres para artistas locales en Madrid

y Buenos Aires.

Y que muy pronto ampliará sus actividades a Barcelona.

"La anunciación" fue una de las primeras obras maestras

de Fra Angélico y uno de los cuadros fundamentales

del Museo del Prado.

La pintura recuperó su luz y sus colores en 2019

tras un minucioso proceso de restauración

que hoy analizaremos.

Último "Taller de ciudadanía"

con el profesor Pablo Simón este curso.

Hoy, para hablar con él de efectos sociales

más visibles de la pandemia.

Hoy nos olvidamos de la economía un poco

para centrarnos en otros aspectos que terminarán afectando

también a la economía.

Pero antes, a todos nosotros, en nuestras costumbres

y desempeños diarios.

Bienvenido, Pablo. Gracias, ¿cómo estás?

Bien. Estoy un poco asustado, la verdad,

no se sabe lo que va a pasar, seguimos con incertidumbre.

Ahora con el rebrote en China.

¿Por qué no usamos China, que lleva más tiempo con esto,

para ver qué nos puede pasar a nosotros?

Pues, efectivamente, como apuntas,

estamos en un entorno de incertidumbre

en el que no tenemos ni idea

si va a haber rebrote, si va a haber una segunda ola,

si tendremos que reconfinar, al menos de manera parcial,

algunos municipios, regiones, territorios.

Es verdad que muchos epidemiólogos hablan

que a partir de octubre, noviembre,

cuando comience a acercarse la gripe,

comencemos a estar juntos porque haga más frío,

pueden darse más riesgos de contagio.

En cualquier caso, es cierto que fijarnos

en cómo están reaccionando otros países,

nos permite anticipar algunas medidas

que nosotros podemos dar.

Y es verdad que para ver los efectos sociales de la pandemia

y lo que ha supuesto el confinamiento,

porque ha implicado que mucha gente haya estado encerrada

en sus casas sin tener actividades económicas y sociales,

lo convierte en un gran experimento.

Para sociólogos, para politólogos, para economistas.

Para ver cómo reacciona la gente en estas circunstancias.

Y si te parece, podemos hablar un poco

de qué estamos empezando a ver en China

desde esta perspectiva. ¿Qué empezamos a ver?

Pues, fíjate, cuando comenzó el gran confinamiento,

empezaron los sociólogos a hablar ya de algunas hipótesis

sobre si esto podría causar un "baby boom".

Como tú sabes, en China, hasta el año 2015,

podían tener un hijo, efectivamente.

Tenían la política de hijo único.

Y hemos visto una evolución en China en la que han tenido el año pasado

el menor número de nacimientos de su historia.

Ha habido un cambio cultural.

Los jóvenes chinos no quieren tener hijos.

Los Gobiernos locales lanzaron

una campaña enormemente activa para decir:

"Aprovecha el confinamiento para tener hijos.

Es el momento ideal".

El confinamiento no tiene nada que ver.

Eso tiene más que ver con el desarrollo del propio país.

Aquí ha ocurrido lo mismo.

Esto es. Ocurrió ya.

Bien, estás dando en el clavo.

Hay un componente de cambio cultural

que hace que la gente no quiera tener hijos

igual que querían tener antes de modernizarse

hace 30 o 40 años; lo vivimos en España,

lo han vivido en China. Por eso esta campaña

tiene pocas probabilidades de salir adelante.

Las propias autoridades chinas se dan cuenta.

¿Por qué? Por dos razones.

Primera: los hijos tardan nueve meses en venir.

Muchos de los hijos que van a nacer durante el confinamiento,

ya estaban encargados de antes.

Es verdad que la gente, muchas veces,

aplaza sus decisiones de tener hijos en contextos de incertidumbre.

Porque tienes que ver si vas a tener empleo,

si la situación va a ir bien o mal.

Por lo tanto, la cosa es que ya se intuye

el que se verá un pequeño bache en términos demográficos

con los niños que nacerían dentro de nueve meses.

Porque probablemente la gente lo aplace hasta saber

si estamos en entorno más cierto.

Y a partir de esto, volveremos a ver si hay un cierto repunte a la media.

Pero esto, en cualquier caso, es algo

que va a ser muy menor, a la hora de la verdad,

hemos visto que la demografía ha caído en China

pero también en España.

En España, el año pasado, antes del confinamiento,

tocamos suelo en términos de nacimientos de bebés.

170.000; nunca habíamos tenido un nivel tan bajo.

Si alguien piensa que porque hayamos estado encerrados

nos vamos a dedicar

poco menos... A procrear.

Eso es, como si fuéramos conejos, no sé cómo decirlo,

esto no va a ser probablemente así.

Lo que sí puede que veamos más es algo de rupturas matrimoniales.

Divorcios. Efectivamente.

Eso siempre ocurre después de las vacaciones.

Porque la convivencia se hace más densa

y como consecuencia, a veces se rompe.

Así es. Entonces, aquí,

la obligación de dos meses seguidos,

es el doble de lo que se está en verano, por ejemplo.

En el mejor de los casos. Así es.

Y de hecho, en China, ya se comenzó a ver.

En China se vio que después del confinamiento,

en el que algunas personas se quedaron confinadas

con su familia política,

con su mujer o su marido, que no veían nunca

a lo largo de año,

claro, se saturaron los servicios sociales

y los servicios administrativos para tramitar divorcios en China.

Aquí en España ya lo hemos empezado a ver.

Se han incrementado, según datos que hay,

depende de qué fuente consultes, entre un 30 y un 35 %

las consultas para rupturas matrimoniales.

Pero hay que tener varias cosas curiosas.

Poner varios elementos encima de la mesa.

Primero, no todas estas consultas se pueden traducir en divorcios.

Claro. O en rupturas.

Segundo, que el matrimonio es algo que está cada vez más en desuso,

que mucha gente lo que hace es vivir en pareja de hecho,

o convivir, pero no lo registra oficialmente.

Hasta que no haya datos de encuesta,

no vamos a poder saberlo con certeza.

Los registros oficiales no recogen muchas

de las personas que están emparejadas.

Aunque después, puedan coexistir o puedan romperse o no.

Luego, teorías sobre por qué el divorcio es más probable o no.

Y aquí los sociólogos tienen como dos grandes teorías.

Algunos dicen: "¿Cuándo es más probable el divorcio?".

Cuando hay una situación de incertidumbre económica.

¿Por qué? Porque se genera estrés en la pareja.

Hay más discusiones.

No sabemos a dónde vamos a ir, etc.

Esto haría que a lo mejor la gente retrase un poco el divorcio.

También tienen más temor. Así es.

Me aguanto con lo que... Eso es.

Más vale lo malo conocido. Es el otro mecanismo.

Hay gente que dice

que la situación económica, lo que puede hacer

es que la gente prefiera retrasar sus decisiones de divorcio.

Pero desde luego, sí hemos visto algunos datos

un poco terroríficos

a propósito de denuncias de violencia de género.

Claro. Esto se ha disparado.

Con los críos también, hablamos de eso hace algún tiempo

en el programa. Preocupante. Eso es.

Hemos visto incremento en la violencia de género,

que en muchos casos no se ha podido tramitar la denuncia,

porque te veías obligado a confinarte

con alguien con quien convives

en una situación de mucho estrés, de violencia.

Y muchas veces, en situaciones o entornos económicos depauperados.

No ha sido lo mismo confinarse

en una casa grande con un jardín o con terraza,

que en un piso pequeño de 40 o 50 metros cuadrados en una ciudad

teniendo también menores a cargo.

Es una situación complicada.

Y otro de los temas, yo creo que está en la mente de todos,

es el teletrabajo.

Muchísima gente se ha quedado en casa teletrabajando.

Efectivamente.

¿Esto se va a regular? ¿Esto se va a alargar en el tiempo?

¿Vamos a volver a lo que era antes el trabajo?

¿Va a haber una mezcla?

Bueno, tendremos que verlo según la ocupación.

Pero los datos del INES señalan

que antes de la pandemia, más o menos el 8 %

de población en España teletrabajaba.

En Europa, en media, está en torno al 20, 30 %.

Nosotros estábamos muy retrasados.

Y lo que normalmente dicen los expertos de este tema

para saber por qué se expande más o menos el teletrabajo,

no tiene que ver con la voluntad del trabajador,

en muchos casos, cuando viven lejos

del centro de trabajo o tiene que conciliar, lo prefiere,

como de la resistencia de la cultura empresarial.

Es el empresario, en última instancia,

quien lo permite. Si no te ve sufriendo,

es como que no trabajas. El presencialismo en España.

También un elemento importante, es que las empresas más grandes,

más tecnológicas, tienen más facilidad para dar teletrabajo

porque también pueden controlar más la productividad.

Cuando nosotros tenemos una economía

que está basada en el sector servicio,

en la atención presencial, esto es más complicado.

Y normalmente se dice que el teletrabajo es algo

que satisface al empleado.

Pero lo curioso es que los estudios no lo ven claro.

No paras nunca de trabajar.

Esta es la clave, aquí estás dando en la clave.

Tenemos algunos estudios que indican que sí,

que el trabajador está satisfecho, le gusta teletrabajar,

sobre todo cuando es más joven o está en sectores tecnológicos.

Pero claro, muchas veces lo que la gente dice es:

"Bueno, estoy teletrabajando solo, sin estar en contacto

con otros compañeros de trabajo".

Muchas veces, fíjate durante el confinamiento,

gente que tenía que cuidar a sus menores,

teletrabajar a la vez, hacer las tareas domésticas,

y lo peor de todo, que como todo esto se ha hecho

de manera sobrevenida en muchos sectores,

no se ha regulado suficientemente.

Y claro, parece que nos volvemos trabajadores a demanda.

24 horas.

Esto, por ejemplo, muchos profesores lo han visto.

Muchos profesores de primaria o de secundaria,

han tenido que buscar a los alumnos,

contactar con familias, entrar en grupos de WhatsApp,

estar encima para que el alumno no se desconecte.

Que no tienes derecho a la desconexión.

Y por lo tanto, es muy importante esto,

recordar que había este viejo lema.

Ocho horas de trabajo, ocho horas de sueño,

ocho horas de formación.

Por cierto, se notaba que era un enfoque muy masculino.

Porque poner una lavadora, no sé en cuál de las ocho horas la pongo.

Pero aun así, es muy importante que esto se regule bien.

Porque se va a volver más normal, y en muchos casos vamos a ver

modelos mixtos

en los que teletrabajas una parte, otra parte la haces presencial.

Los profesores universitarios, por ejemplo,

vamos a tener que hacerlo así; parte presencial,

otra parte teletrabajando.

Lo mismo va a ocurrir si puede haber otro confinamiento,

la productividad no puede parar.

Pero cuidado, quien puede teletrabajar mejor,

son sectores, muchas veces, más acomodados,

más tecnológicos, con más niveles de ingresos.

Tenemos que estar también muy atentos,

el confinamiento muchas veces a quien perjudica,

lo hablamos en el programa pasado,

es a sectores vulnerables de la sociedad.

¿Y cómo te imaginas que va a ser la regulación del teletrabajo?

Por decirlo de una manera un poco menos arbitraria.

Es decir, ¿en qué países está mejor regulado el teletrabajo?

Los que están más acostumbrados,

básicamente Finlandia, Noruega, Países Bajos,

Luxemburgo hasta cierto punto.

Ellos lo que establecen son mecanismos por los que se ficha.

Los que se sabe exactamente cuántas horas estás invirtiendo.

En el que, fíjate, todos los "rankings" indican

que ellos trabajan menos horas que nosotros.

Cuando tú miras la productividad por hora trabajada,

España está muy por detrás de los otros

porque trabajamos más horas.

Pero esto no significa ser más productivos.

Lo importante es el retorno en términos de eficiencia.

Y lo que se hace en estos países es establecer mecanismos

que lo que hagan sea

fijar mucha más operatividad en las reuniones.

Hay ya estudios psicológicos

que muestran que no hay nada que agote más

que una videoconferencia o una reunión "online".

En serio, ya hay estudios que lo demuestran.

Tienes que estar atento, no hay retorno inmediato.

La buena noticia es que duran menos

que las otras, las presenciales.

En teoría sí, porque normalmente, hay un momento

en que desconectas y puedes hacer otras cosas.

Aunque parezca que estás en la reunión.

Creo que todos hemos pasado por ahí.

Se tiene que regular de tal manera

que se vea de manera muy clara cuántas horas se está trabajando,

cuál es el retorno que se tiene, medición de la productividad.

Claro, yo creo que ahí lo que hay que hacer es medir el trabajo.

Este es el enfoque que debería ser.

Aquí, de nuevo, depende del sector.

Porque no en todos los sectores es tan sencillo

medir la productividad

y aquí es donde es muy importante que se regule

con más tino, porque esto, sin lugar a dudas,

es de esas cosas que ha venido para quedarse.

Es decir, es de estos elementos que como ya se ha tenido que vencer

la cultura empresarial contraria al teletrabajo,

ya se han metido muchas empresas de cabeza.

Entonces, tenemos que buscar un equilibrio razonable

para que terminemos ganando todos.

Y en el sector de la educación en el que te mueves,

viendo la otra parte, es decir, la del alumnado,

¿eso cómo lo ves?

¿Crees que también va a ocurrir lo mismo?

Porque una de las cosas que se observa,

es que alumnos, por ejemplo, de primaria, de secundaria,

son críos, son muy jovencitos.

Seis, siete horas ahí delante del ordenador,

y luego, si no pueden salir a la calle,

el resto del tiempo también en el ordenador,

pero jugando a la Play.

Es un exceso. Claro, aquí hay muchas aristas.

Primero, la arista de la conciliación.

Es decir, la educación primaria, secundaria obligatoria,

es un elemento que ayuda a conciliar a las familias.

Elemento desarrollo socioeducativo y psicoemocional de los menores.

Es importante que los niños se junten entre ellos,

que interactúen, que jueguen; eso es fundamental

para su desarrollo como personas.

Pero luego, el tema de la propia educación en sí misma.

Es decir, es lógico que se quiera priorizar

la presencialidad. ¿Por qué?

Porque los mecanismos "online" disparan

las desigualdades educativas.

¿Por qué? Ya lo hemos visto con estudios hechos en Reino Unido.

Se ha visto que las familias que venían de hogares acomodados,

con más ingresos, claro, sus padres,

podían estar encima para que hicieran la tarea.

Tenían suficientes "tablets" y ordenadores

para todos los niños que tienen en la casa.

Le ayudaban a funcionar con el aplicativo,

podían recurrir a profesores privados,

si era necesario, para darle un refuerzo.

No han sufrido tanto desgaste.

Sin embargo, los de hogares más modestos, no.

Porque bastantes preocupaciones tienen ya

los padres con todo; preocupación por el ERTE

por la pérdida de empleo, estar encima del menor.

Esto genera que se disparen las desigualdades.

Esto lo vemos que pasa incluso en las épocas de vacaciones.

Durante la época de verano,

se ve que las desigualdades, según el hogar, aumentan.

Si tienes ingresos, llevas a tu hijo

o a tu hija a un campamento de verano.

Si no tienes, no lo haces. ¿No se podría arreglar...?

Lo que voy a decir a lo mejor te parece un disparate,

pero si el sistema público de enseñanza

ofrece "tablets" a todos, si es que tampoco es tan...

¿O es muy caro?

Pero no solo es el elemento de la infraestructura,

también del uso de la infraestructura.

Es decir, calculamos... Tienes que tener wifi.

Por ejemplo.

No es solo que tengamos un 10 % de los menores

que no tienen acceso regular a internet, ¿vale?

Esto ya es un problema en sí mismo.

El problema es, si tú tienes padres

que tienen capital económico y cultural suficiente

para poder enseñarle a tu hijo cómo meterse en el aplicativo

para estar encima de la tarea, esto ayuda a engancharte al sistema.

Si tú no tienes ese apoyo, entonces no lo tienes.

Es una cuestión que va más allá del hogar.

El sistema educativo,

la presencialidad del sistema educativo,

es clave como un elemento nivelador de oportunidades.

Por lo tanto, lo fundamental si se quiere hacer presencialismo,

y yo creo que está bien, es que no nos olvidemos de una cosa,

hay que bajar las ratios.

Claro. Tiene que haber menos personas

en las clases. Incluso sin coronavirus.

Era una cosa evidente.

15 críos por clase. Necesitamos,

no solo infraestructuras, personal.

Un profesor y un ayudante en clase. No podemos.

No podemos con el mismo personal

que teníamos antes de esta pandemia el esperar

el que los profesores vayan a poder llegar a todos

de las mismas formas.

¿Es lo mismo una clase de 30 que de 15?

No. Evidentemente, no lo es.

Si sabemos que es un elemento común,

lo que no se puede pretender

es que el efecto de la pandemia sea coste cero.

¿Vale? Es decir, no vamos a recortar educación.

Lo sabemos, es que ustedes tienen que invertir

más en educación, porque necesitamos más profesores,

porque a lo mejor para usar infraestructuras,

imagínate, tienes que hacer turnos de tarde y de mañana.

Esto es una locura. O tienes que concentrar las clases

en determinados días.

O incluso hablar de espacios educativos,

que a lo mejor tienes que dar clases en polideportivos

o volver a dar clases como la Grecia antigua,

en el patio, declamando a viva voz. Dando un paseo.

Puede ser. Pero en cualquier caso, esto requiere más recursos.

Y tenemos que ser exigentes porque es clave para la igualdad

en términos educativos.

Luego, hay otras costumbres que yo creo que se van a perder.

Como aquellos grandes conciertos

de miles y miles de personas apiñadas.

Por lo menos hasta... A corto plazo.

A corto plazo va a ser difícil. Por lo menos un año o dos.

Desde luego, esto va a ser uno de los elementos.

Zonas cerradas con ventilación o aire acondicionado

que hace que circule,

ya está claro que no va a ser posible.

Por lo tanto, vamos a ir a estos sistemas más pequeños

en los que a lo mejor hay parte que se hace por "streaming"

y otra que es presencial.

Ya hemos visto que, por ejemplo, las discotecas

ahora están reconvirtiéndose para poner mesas en medio.

Y ahora vamos a volver al sistema antiguo del guateque

en el que mirabas de lejos.

Pero no te atrevías a bailar agarrado.

Estas cosas que nos suenan muy "vintage",

a corto plazo, van a introducir algunos cambios.

Va a haber menos aforo, vamos a estar menos masificados.

Y esto, por desgracia, es algo que es malo,

porque en el fondo es más sostenible que estemos apiñaditos.

Desde una perspectiva medioambiental y de recursos,

es mejor, pero desde luego, a corto plazo,

es inevitable; tenemos que acostumbrarnos

a esta distancia social,

lo cual cambiará nuestra manera de relacionarnos.

Pero si se me permite el matiz,

ojalá que esa distancia sea más física que social.

Es decir, que estemos lejos físicamente,

pero no nos distanciemos en los usos y las costumbres

y ganas de estar cerca de la gente a la que valoramos y queremos.

Pues que tengas un buen verano. Lo mismo os deseo.

Que puedas terminar el libro que estás escribiendo.

Y nos veamos aquí en septiembre.

Que nos vemos. Cuidaos mucho. Gracias.

Un abrazo. Gracias.

Seguimos. La Universidad Nacional de Educación a Distancia

nos propone hoy responder a la siguiente pregunta:

¿de dónde surge la expresión "esto es así por el artículo 29"?

La universidad responde.

La Ley Electoral de 1907,

aprobada durante el Gobierno de Antonio Maura,

establecía en su artículo 29

que en distritos donde no resultaran proclamados candidatos

en mayor número de los llamados a ser elegidos,

la proclamación de candidatos equivalía a su elección

y le relevaba de la necesidad de someterse a ella.

Este mismo artículo encadenada inmediatamente a continuación

un largo número de párrafos

sobre proclamación por juntas, expedición de credenciales.

Pero lo fundamental era esa primera previsión.

Artículo directamente vinculado al caciquismo entonces existente

que debemos leer en conexión con el artículo 24 de esa misma ley,

que establecía importantes restricciones

para la presentación de candidaturas.

Para poder presentarse a diputado, tenía que ser propuesto

por dos diputados, exdiputados de la misma provincia,

la vigésima parte del número de lectores.

Restricciones que unidas al artículo 29,

ayudaron a mantener esas eficaces redes caciquiles.

Como botón de muestra, en las elecciones generales de 1910,

alrededor del 30 % del censo no ejerció su derecho al voto.

La extensión reciente, unida a la aplicación de este artículo,

nos ofrece cifras exorbitantes de escasa participación ciudadana.

Desde la aprobación de la ley,

derogada con el advenimiento de la segunda república,

la expresión "por el artículo 29", se asocia a una idea de imposición,

comportamiento o proceder arbitrario.

Esto es así por el artículo 29.

Mascarillas, guantes, geles

están siendo esenciales para protegernos del coronavirus,

pero desgraciadamente, en su mayoría,

no están fabricados con materiales degradables,

y por tanto, son altamente contaminantes.

Y lo peor es que cada día gastamos millones en el planeta

y ya están llegando a nuestros campos, nuestras playas

y a los océanos.

Nicolás Romero, muy buenos días. Hola, ¿qué tal? ¿Cómo estás, Mara?

Están llegando a océanos y la naturaleza.

Lo que se llama la "basuraleza".

Porque vemos todo plagado de guantes, mascarillas.

Es una pena salir al campo y encontrarte ahí con un guante,

con una mascarilla, o ir al súper

y te encuentras en los carritos guantes que la gente no tira

a una papelera, por ejemplo.

Claro, ¿y por qué otro tiene que coger ese guante

y tirarlo a una papelera?

¿Por qué no somos cívicos en eso?

Pues es verdad que todo ese material

ya está plagando los océanos, ya está llegando

a todos los mares y también al mediterráneo.

Qué pena. Y las playas se contaminan.

Mira, se calcula que en las playas se acumula todo el plástico

de un solo uso, es decir, de productos de un solo uso,

casi el 80 % de todo el que se tira, están en las playas.

Casi el 80 % también del plástico que nos sobra,

acaba en los océanos.

Es decir, nos estamos cargando este hábitat que queremos

llegar en el verano y estar en la playa disfrutándolo,

nos lo estamos cargando.

Y nos cargamos, ahora, imagínate tú una playa llena

de guantes y de mascarillas, porque, bueno,

al fin y al cabo, un vaso de plástico, pues dices:

"Bueno, no es algo muy higiénico, pero ahí está".

Pero claro, un guante y mascarillas que ha usado otra persona,

es algo que es inadmisible.

Puede llegar el caso en que algunas de estas playas

que vamos en verano, tengan que cerrar un día

para hacer limpieza,

para desinfectar, como se hacen con todas... No sé.

Productos o armarios o muebles de la casa.

Es decir, también con ese hábitat que se ocupa mucho,

están muy ocupados, muy demandados en verano,

haya que parar un día para limpiarlo.

Seamos un poco cívicos, seamos un poco responsables.

Por supuesto, y no hacer abuso de esto.

Porque nosotros tenemos, digamos, las playas limpias,

muy limpias, ahora que llegamos al verano.

Y no podemos ensuciarlas de esa manera.

Tenemos que ser muy cívicos.

Es más, yo también recomendaría a todas las personas

que van a la playa, lo siguiente.

A ver si tenemos, nuestros espectadores

pueden hacer este trabajo, seguro que lo van a hacer.

Seguro, deberes para este verano.

Deberes, mira. Venga.

Tú sabes, hemos compartido que el Parlamento Europeo

ha hecho una directiva para que a partir de 2021

ya no se vendan productos de un solo uso.

Fecha de caducidad para plásticos de un solo uso.

Efectivamente.

Estamos hablando de cubiertos, vasos, platos,

estamos hablando de bastoncillos para el oído,

estamos hablando de este tipo de productos.

A ver si nuestros espectadores, este verano,

se adelantan por una vez, nos adelantamos todos,

a una directiva europea, y hacemos

que no compremos plásticos de un solo uso.

Porque ese plástico luego se queda en la playa,

en una papelera, por ahí rodando,

cuando vienen las lluvias acaban en todas las tuberías,

cañerías, los desagües, y al final acaban también

en el mar muchos de ellos.

Por lo tanto, hagamos prevención,

porque, fíjate, una colilla que dejamos en la playa,

o una colilla que tiramos pueden contaminar

hasta ocho o diez litros de agua.

Una sola colilla. Una sola.

Una sola colilla.

Ya se van, bueno, realmente las administraciones

se están empleando con las tabaqueras

para que paguen un canon por hacer limpieza de colillas.

Tú imagínate las colillas que se pueden limpiar en una playa

en el verano.

Entonces, tengamos eso en nuestra consciencia.

Digamos, veraneemos con conciencia.

Claro que sí, nos llevamos el táper.

Así no utilizamos el aluminio. Claro.

O bolsas. Eso es.

O, porque claro, si esto... ¿Qué ha pasado?

Que con el coronavirus, con la pandemia,

la gente ha tenido, ha usado más plásticos.

¿Por qué? Porque una bolsa tú la utilizabas, dices:

"Es una superficie lisa, no la voy a reutilizar

por si acaso está infectada".

El bote de alcohol, el bote desinfectante.

Máscaras protectoras, mascarillas.

Guantes, las EPI.

Todo esto ha generado mucho más plástico.

Mucho más consumo de plástico.

Pues bien, hagamos la del revés, es decir,

sigamos utilizando mascarillas y guantes,

pero empleémoslo bien y reciclémoslo bien,

que por cierto, no pueden ir en cualquier contenedor.

Claro, muchas personas dicen: "¿Lo puedo reciclar o no?". No.

Esa es una gran pregunta. No.

No puede ir al contenedor amarillo, ni al azul del cartón el papel,

ni al verde del vidrio, ni al marrón de la materia orgánica.

Tienen que ir al general, al de desecho general.

Ahí es donde tienen que ir los guantes y las mascarillas.

No se pueden reciclar.

Y luego, también utilizar mascarillas

según las indicaciones de la empresa.

Si son de un solo uso de cuatro horas, cuatro horas.

La gente no sabe muy bien si se pueden reutilizar, si no.

Si cada día tengo que usar dos, tres.

Exactamente. Bueno, pues mira, realmente las quirúrgicas,

las autoridades sanitarias

recomiendan que sean para cuatro horas.

Las quirúrgicas azules estas normales.

Luego, las de tela, ya tienen otras indicaciones.

Las lavables, tienen otras indicaciones.

Pero estas nos las dan las empresas

que, digamos, las fabrican porque han pasado también,

su normativa está avisada por las autoridades sanitarias.

Entonces, siempre que es preferible gastarse un poco más,

y tener una mascarilla que no sea de un solo uso.

Es preferible porque la mascarilla va a estar con nosotros.

Si esperamos que un día nos digan:

"se acabaron las mascarillas, quedan diez mascarillas en el armario",

eso no va a ocurrir.

La mascarilla ha venido para quedarse

porque todavía no tenemos ninguna solución

que sea efectiva para parar esta pandemia.

Entonces, tenemos que contener el rebrote

poniéndonos mascarillas, lavándonos las manos

y la distancia de seguridad, que es muy importante.

Ya que vamos a convivir con esa mascarilla este verano,

danos otras recomendaciones, porque vamos a ir a las playas,

nos vamos a juntar con amigos y familiares.

Pues mira, es muy importante el aire libre.

Hay que salir al aire libre.

Los locales cerrados, lo que puedes hacer al aire libre

en lugar de un local cerrado, mucho mejor.

¿Por qué? Porque en los locales se grita, se baila, se canta...

Hay lugares de culto.

Hay lugares donde tenemos que estar hablando en alto,

en un mercado, en un sitio donde haya mucho ruido.

En el trabajo.

Hay empresas o fábricas muy ruidosas

que no te permiten hablar bajo.

Todo esto hay que evitarlo.

Es decir, siempre distancia de seguridad.

Y siempre que se pueda hacer una actividad al aire libre,

mucho mejor.

Otra recomendación, tomar el sol; la vitamina D

es muy buena.

¿Por qué? Porque se ha demostrado, se está estudiando

que puede influir positivamente

cuando se sufre el COVID-19.

También en las hospitalizaciones,

o en las estancias en los hospitales.

Se resiste mejor. Qué bonitas imágenes hemos visto

con enfermos en camas mirando al mar

estos últimos días. Mirando al mar, ¿has visto?

El mar relaja, el mar desestresa.

Entonces, cuidemos nuestras costas.

Porque, fíjate, venía oyendo esta mañana en la radio

cómo muchas personas de las costas, de nuestras costas,

trasladan sus inquietudes a sus alcaldes, es decir,

oye, ¿no va a haber una invasión ahora cuando estemos...?

Pero claro. Madrileños.

Claro, madrileños, de barceloneses.

Entonces, bueno, lo que está claro es que hay que ir con mucho respeto.

Hay que ir con mucha precaución porque todo el mundo tiene playas

a la disposición de todos los ciudadanos.

Pero también hay que tener respeto,

entender ese miedo, esa prudencia,

también del que está allí y siempre ser muy respetuoso

y con mucha precaución, mucha responsabilidad.

Si hacemos uso de la responsabilidad,

seguro que nos va a ir a todos muy bien

y vamos a pasar un verano estupendo.

Y me decías también: "El objetivo es que nuestras gotitas de saliva

no pasen al otro". Claro.

Y en ese fin, también,

¿cómo debemos de conversar con el otro?

Quizá girándonos un poquito. Sí.

Aunque tengamos la mascarilla.

Aunque tengamos la mascarilla. Yo daría dos recomendaciones.

Una, siempre, cuando hablamos, nos miramos a los ojos.

Salvo en las series de televisión, que siempre habla uno

y detrás de otro. ¿Por qué? Por el tiro de cámara.

porque tienes a un personaje en primer término

y otro al fondo y es muy cómodo

porque en el mismo plano tienes a los dos mirando a cámara.

La magia del cine. Eso es antinatural.

Ahora yo pido que seamos un poco antinaturales:

nos giremos un poquito, 45 grados, para hablar con otro

porque así las gotas no van directamente a la otra persona,

hacia la otra persona, sino van en otra dirección.

Eso, por una parte; y otra, a la hora de abrazarnos,

también vamos a hacerlo como en la ficción televisiva,

es decir, vamos a abrazarnos al revés,

es decir, no mirándonos.

Por ejemplo, un abuelo que abraza a un nieto,

que lo abrace al revés, sin mirarlo,

para que ese nieto no pueda,

al hablar, transmitirle ninguna gotita,

transmitirle ese virus,

que puede ser, porque no tenemos que confiar

en nadie, es decir, cada persona puede ser

portadora del virus y no saberlo, ser asintomático,

y entonces, sin ningún tipo de intención,

puede transmitirte la enfermedad.

Porque, Nicolás, un rebrote nos puede salir

muy caro. Carísimo.

Creo que eso sería demoledor,

una nueva oleada del virus sería demoledor

porque ahora tenemos mal la economía,

tenemos mal, digamos, la salud en ese sentido

y, realmente, esto ya sería demoledor

porque tendríamos que parar de nuevo,

buscar nuevas inversiones para poder hacer frente a esto

y también se resentiría la salud

y el planeta, y la salud del planeta,

porque aquí no habría...

Se consumiría más plásticos,

ya la gente no miraría tanto en ver la economía

o la salud del planeta, sino en ver su propia salud

y su propio interés; luego sería imposible

de todas todas que llegáramos a 2030

con los Objetivos de Desarrollo Sostenible

que se aprobaron en la ONU y que son nuestros objetivos

de bienestar para este planeta.

Que haya pequeños brotes, pero que estén muy localizados

y que los podamos controlar.

Que estén muy localizados, informar siempre, ver los contactos,

hacer el rastreo, tener acotado eso,

hacerle, digamos, un círculo, rodearlo con un círculo al virus

y a toda la influencia de contagios o de contactos

para que eso no se extienda

y no llegue a una oleada

o a un brote muy grande que nos tenga a todos otra vez

confinados o con una incertidumbre

en qué va a pasar.

Esperemos que no. Nicolás Romero, feliz verano.

Feliz verano, Mara. Nos vemos a la vuelta.

A disfrutarlo.

Gracias. Y seguimos.

Desde sus inicios, el equipo RARO se ha encargado

de formar una sólida base de talleres de artistas locales

en los cuales otros artistas

pueden venir a desarrollar sus proyectos.

Están dirigidos cada uno por artistas

de amplia y mediana trayectoria

de diversas disciplinas. Tienen sedes en Buenos Aires

y Madrid y pronto llegarán a Barcelona.

RARO es un programa de residencias creado

con el fin de generar intercambio,

creación y difusión.

Con este modelo de residencias, introdujimos un formato que tiene

la particularidad de ser itinerante.

Esto quiere decir que le damos la oportunidad

a los artistas en residencia

de poder crear un proyecto junto a artistas locales

de la ciudad de Madrid.

-Mi nombre es Eugenia Barconi.

Soy argentina. Trabajo casi exclusivamente

con arcilla y con cerámica.

Generalmente, todo mi trabajo habla

sobre lo que es el vacío, la fragilidad de la materia

y ese diálogo entre las dos cosas.

Todo mi trabajo está vinculado con eso,

más que nada cuando trabajo con cerámica,

esta cuestión del diálogo entre el espacio vacío y la materia.

-Es interesante darle una vuelta más

al modelo de una residencia

y darle una oportunidad a los artistas en residencia,

que tengan más relación con la ciudad,

más relación con el ámbito artístico local

y que puedan conocer muchos más artistas,

que estos artistas locales les puedan dar un acompañamiento

y una ayuda en el momento de trabajar

el proyecto que presentan.

Y vimos que podía ser muy interesante poder llevar

este nuevo formato de residencias

a Madrid, hacer el mismo programa

y tener dos sedes y, una vez que se asentara ya en Madrid,

ver qué vínculos podíamos desarrollar

entre Buenos Aires y Madrid.

-Lo interesante de esta residencia

fue que éramos varios artistas en residencia

que empezamos a vincularnos entre nosotros

y también empezamos a compartir las inquietudes,

compartir los conceptos que venimos abordando...

Empezó a haber un diálogo bien activo.

Hay como muchas cosas que uno no tiene en cuenta

que suceden cuando estás en residencia

que solo es una experiencia

y acompañado es otra totalmente diferente.

En RARO tenemos varias convocatorias al año

donde los artistas que quieren aplicar a la residencia

pueden presentar su proyecto

de manera "online" y, una vez que lo valoramos

y nos interesa, nos parece adecuado para hacer residencia,

se lo pasamos a los artistas

que harían parte de esa residencia,

los artistas locales de Madrid.

-En esta investigación de materiales no propios,

encontré el aluminio de latas de cervezas

y empecé a buscar una forma de poder trabajar con ello.

A partir de la técnica de repujado,

le voy dando volúmenes.

Estuve primero en Fosforita.

Fue la parte más de la recolección,

de tratar de pensar cuál iba a ser la figura,

cuál iba a ser el fondo apropiándome de esas calles

y de la gente que transitaba por ahí.

Tomé ese módulo, que es un módulo tribal,

un módulo que para mí ahora se transformó

como en una especie de fuego

que lo abarca y están esas personas

o esas figuras bailando como una especie de danza

que pensaba en un momento

que podía ser como la danza de la muerte

tomando las vanitas barrocas.

-Nos hemos planteado como otras formas de hacer,

pero las únicas formas de hacer ahora mismo son "online"

y residencias "online"

es muy complicado. Empezamos desde el año pasado

a crear un programa paralelo de talleres

tanto para artistas como para gestores y comisarios.

-En este proyecto, lo que he intentado es abordar

diferentes proyectos en el espacio público.

Todos los proyectos han sido con objetos

que he ido encontrando

en los barrios en los que he ido trabajando.

Los tres proyectos que he llevado a cabo:

el primero fue una escultura en un descampado

en el barrio La Elipa, donde se encuentra Basurama.

Que es esto, es un cartel publicitario,

casi era como un cruce de caminos.

Una relación bastante más distante

con el espacio y con la gente.

Era como una pregunta distante.

El segundo proyecto:

la Plaza Mármol, también en el barrio La Elipa,

donde encontré este espacio,

que era un lugar que se había quedado

entre los bloques de viviendas.

Y la idea fue yo realizar una intervención

y también trabajar con un grupo de danza y de teatro.

Y entonces mi intervención se basaba en recoger

todos los retales que me dieron durante esas semanas

las marmolerías del barrio.

Pero yo, cuando estaba trabajando en ese espacio, la gente me hablaba

sobre la importancia de este material en este lugar

y realizar una trama como muy lógica

en la cual todas las piezas de mármol

estaban con tensión y, a partir de ahí,

en un momento dado, como que explotaban

y la gente empezaba a interaccionar con ellas, a jugar.

También la importancia de lo lúdico en ese espacio,

de cómo la gente se lo apropió

y empezó a cambiar ese espacio.

(HABLA EN INGLÉS)

Era la primera vez que durante el programa

de residencias teníamos

a tantos artistas a la vez

y, para el equipo de RARO, fue todo un reto de gestión

de organización y ver cómo el grupo se consolidaba,

que realmente fue muy interesante ver

que se daban dinámicas de grupo

y se llevaban muy bien entre ellos y, a la vez, cada uno

de los artistas en residencia hizo

un muy buen vínculo con los talleres

con los que trabajan.

Cada una de las ediciones que hemos hecho en Madrid

ha sido única.

Casi 2 millones de usuarios han visitado el Prado

durante el confinamiento a través de su página web,

un 258 % más con respecto al mes de febrero.

Hoy vamos a profundizar en la técnica

y el proceso artístico del cuadro "La Anunciación"

de Fra Angelico. La restauración se llevó a cabo

coincidiendo con la exposición

"Fra Angelico y los inicios del Renacimiento en Florencia"

y tuvo como principal objetivo

la recuperación del rico y brillante colorido,

así como la intensa luz blanca

que envuelve la escena

y que estaban velados bajo las capas de suciedad

y polución acumulados por el paso del tiempo.

Es un cuadro que se inserta

dentro de la propia carga

de Fra Angelico en un momento muy interesante,

pero también muy complejo, es una época para él de cambio.

En este momento, tiene contactos con Alberti,

con Ghiberti y con Brunelleschi.

Está inmerso en el ambiente cultural

no solo de su orden, sino también de Florencia.

Era la primera vez que se enfrenta a representar

una anunciación, más para su comunidad,

que era una comunidad intelectualmente muy fuerte

y en un momento en el que no solo

las técnicas pictóricas, sino las técnicas de representación

también están cambiando.

Él se encuentra con que tiene que adaptarse a una serie de normas

tanto en cuanto a códigos simbólicos

de cómo representa la anunciación

e intentar hacerlo

en un espacio nuevo, en un formato nuevo.

Es la primera vez que se representa una anunciación

en un formato casi cuadrado.

Fra Angelico es uno de los pintores

que por una parte abandona los fondos dorados masivos,

pero que en todas sus obras

utiliza el oro. Si no se hace un fondo dorado,

tiene que hacer un espacio, tiene que primero proyectarlo

y luego pintarlo y, además, el espectador se tiene que creer

que ese espacio es de verdad.

Para los pintores, es una complicación.

Pero creo que sí que en cierta medida

sabe que es muy bueno y está intentando hacer cosas

que nadie hasta ese momento ha hecho.

La idea que yo tenía, como creo que muchos especialistas

que se han sorprendido:

siempre piensas que un pintor italiano

del Quattrocento, sobre todo, un florentino,

va a ser mucho más canónico en cuanto a procesos de preparación

del cuadro, dibujo y pintura.

Vasari dice que, cuando ha terminado un cuadro,

cuando pintaba por inspiración divina,

una vez que terminaba el cuadro,

como era cosa de Dios, jamás lo volvía a retocar.

Cuando hicimos la reflectografía infrarroja,

la primera que hicimos en 2015,

nos dimos cuenta de que solo había retocado,

sino que es que había cambiado tres veces

la composición completamente, el lado izquierdo de la composición.

Tenemos la estructura arquitectónica,

después pinta un paisaje y después hace el jardín.

Una de las primeras cosas que vemos es que aquí había un arco

que bajaba por aquí

y que coincidía con unas formas geométricas

que hay en esta zona.

Hay otro arco aquí,

en reflectografía prácticamente no se ve,

pero sí se ve en la radiografía.

Aquí empieza a pintar y después hace un paisaje,

un paisaje del que hemos podido ver

algo que parece troncos,

troncos talados.

En la última reflectografía, hemos visto también cómo aparece

que hay troncos de árboles por debajo de Eva.

Esto supondría que, una vez que pinta el jardín,

está ensayando con la figura de Eva.

Parece que aquí asoma

una primera figura con un primer pie,

que, además, son muy parecidos.

Él ya se está planteando

el cómo conjugar la historia natural,

es decir, la representación de la naturaleza,

con una escena sagrada sin que los personajes importantes,

que son Gabriel y María,

pierdan protagonismo.

De hecho, lo que vemos es que al final

la arquitectura no se impone a los personajes

y que el paisaje del jardín de la izquierda con Adán y Eva

es tan distinto a la arquitectura y formalmente también los colores

y está tan contrastado que el espectador puede hacer

una lectura como en dos partes:

se puede centrar en la logia con la escena de la anunciación

y luego puede ir al jardín, donde él representa toda una serie

de especies botánicas con una minuciosidad increíble.

Lo que vemos también en la reflectografía

no solo son este tipo de cambios,

sino también muchos tipos de dibujo subyacente.

Vemos que tiene una riqueza de recursos,

primero, para plantear la escena,

después, para ir aclarando partes que quedaban confusas.

Él utiliza tanto punzones

de distintos grosores, que se pueden ver muy bien,

como medio secos,

pincel con aguada marrón y negra

y luego vemos también que hay dibujo hecho con otros materiales

que no tienen respuesta al infrarrojo,

como rojos u ocres, visibles en superficie

cubriéndolo con una capa de pintura muy ligera.

No tienen una secuencia de trabajo ordenada ni lineal,

o sea, él sigue dibujando cada vez que cambia de idea,

cada vez que tiene que corregir

y ya empezaba a pintar,

vuelve a dibujar encima de la pintura,

dibuja a mano alzada, además, cuando ya ha hecho

una composición más o menos estable.

Pero aquí se planteaba siempre la cuestión

"¿utiliza una perspectiva correcta o no?".

La perspectiva que utiliza es muy sencilla,

no es una perspectiva complicada.

Además, las líneas de fuga están bloqueadas siempre

por las figuras principales, con lo cual, si comete algún error,

tampoco se nota. Y lo que vemos es un diseño,

por ejemplo, de la bóveda bastante exacto,

pero que él corrige después para que el espectador se lo crea,

se crea que es de verdad,

porque muchas veces, esto ya lo nota Alberti,

y después lo codifica Leonardo,

cuando se hacen composiciones

con perspectiva muy exactas,

muy matemáticas, visualmente no funciona.

Y creo que a él en este momento

tampoco le interesa hacer una escena matemáticamente correcta.

Otro particular muy interesante

es que los personajes sagrados

no arrojan sombras. Esto tiene mucho que ver

con las teorías de santo Tomás de Aquino,

con su teoría del movimiento de los ángeles

y que los ángeles, realmente, nunca van a proyectar sombra.

Pero sí vemos que él hace un estudio muy cuidado

de cómo incide la luz en los objetos reales.

Él, una vez que tiene un dibujo más o menos estable,

lo que hace es hacer una distribución de sombras y luces

en una fase previa a la pintura.

Es una distribución que él muchas veces vemos

que no sigue en superficie, sino que en la reflectografía

la imagen que nos da de las sombras y las luces

es mucho más marcada,

mucho más fuerte.

Él está estudiando, y, además, con una precisión no matemática,

sino una precisión perceptiva,

qué sombra proyectan los capiteles en la pared

y cómo incide la luz en el mármol de esos capiteles.

No hay más sombras en cuadro proyectadas

que las que puede haber en la logia

o las que puede haber

de los muebles.

El cómo lo representa es una especie de resplandor

y para ello utiliza la parte más clara

de la preparación. Él, cuando está pintando,

empezaba a dar esta especie de subcapa

en la que distribuye

sombras y luces, él ya sabe cómo va a incidir

o cómo quiere hacer incidir su luz simulada en estos materiales.

La parte que va a ser más clara la deja sin cubrir

en esta aguada subyacente

y aprovecha la reflexión de la preparación clara

para simular el resplandor.

Entonces tenemos, por una parte,

el blanco del mármol

y, por otra parte, un blanco medio matizado

un poco más amarillento que viene de la preparación.

En este momento, como comentaba al principio,

es un cambio también en las técnicas.

El temple no es suficiente para ellos

y, posiblemente, no hemos hecho

análisis de aglutinantes, pero son análisis estructivos

que no hemos considerado hacer

en este caso, pero sí visualmente vemos

que la calidad de la materia es diferente,

o sea, que hay zonas que sí que están hechas al temple.

Las veladuras, por ejemplo, las veladuras rojas

del cuerpo de la Virgen están hechas,

posiblemente, con un material graso

y luego parece que hay emulsión

a una mezcla de aglutinantes grasos y magros

para hacer toda la gran gama de verdes que hay en el jardín.

Y luego en superficie otra de las cosas muy interesantes,

aparte de la gran cantidad de pinceladas, de matices,

de desgrafiados, de rayados que tiene,

me ha resultado muy interesante,

y relacionándolo con esta rapidez que podemos ver

en el dibujo subyacente o en las aguadas subyacentes,

que tiene partes que parecen sin acabar.

Estamos viendo las pinceladas en los límites de las formas.

Eso por un lado.

Y cómo, cuando él ya ha terminado de pintar,

lo que hace es simplificar algunas cosas.

Una de las cosas que vimos durante el proceso

es que la Virgen tenía el cuerpo decorado con flores,

que él las elimina.

Sin embargo, queda un resto de estas flores,

un rastro en relieve.

Creo que este tipo de eliminaciones

están dirigidas a simplificar una escena

y centrarla en los personajes.

Yo lo describiría como un pintor muy bien formado

técnicamente y teóricamente,

con muchos recursos visuales,

muchos recursos técnicos

y, además, muy rápido,

mucho más rápido de lo que nos podemos imaginar.

La editorial Paidós acaba de publicar el último ensayo

de Martha Nussbaum, este:

"La tradición cosmopolita. Un noble e imperfecto ideal".

Recordemos que la autora es profesora de Derecho y Ética

en la Universidad de Chicago y que en 2012 fue galardonada

con el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales.

Recordemos también su estrecha relación intelectual

con el premio nobel de Economía Amartya Sen.

Su obra, en general,

es un estudio y una propuesta de mejora

de las capacidades humana por medio de la conjunción

de la ética y el desarrollo económico.

Cree en la posibilidad de una concepción universal

de la dignidad humana,

cree que puede haber un acuerdo entre todos

sobre principios éticos universales

y este ensayo ofrece una extraordinaria oportunidad

para adentrarse en su pensamiento.

Recuperamos ahora un fragmento de nuestro trabajo

de hace ya algún tiempo sobre el último templario.

El resto, en la red.

"Desde la Edad Media,

persiste el misterio de los caballeros templarios,

los valientes monjes guerreros

que lucharon en hermandad,

los soldados de Dios.

Con voto de pobreza,

alcanzaron mayor riqueza que los reyes.

Las leyendas cuentan que custodiaban el Grial de Cristo.

Que lo buscaron es verdad; el resto, quimeras sin fundamento.

A pesar del poder que lograron,

fueron destruidos

y sus riquezas, confiscadas o escondidas.

Pero ¿qué sucede con la Orden del Temple

en nuestro país?

Para poner imagen a las escenas de esta historia,

contamos con la asociación recreacionista

Caballeros de Ulver."

Buenas, ¿qué tal?

-Muy bien. -Bienvenidos a vuestra casa.

Nuestra asociación es una asociación

de recreación histórica. Entonces nuestro interés primordial

es enseñar historia de una manera práctica,

que la gente pueda ver, pueda tocar las armaduras,

las cotas de malla, la ropa.

Es nuestra labor principal.

¿Dónde la hacemos?

Universidades, colegios, institutos,

allí donde más o menos nos llaman

y quieren un poco de veracidad.

Nos llamamos Caballeros de Ulver

porque pertenecemos al castillo de Cornatel,

que, en su momento, hace unos cuantos siglos,

estaba en la zona de Ulver,

una zona que puede decirse que era de lobos.

"Contamos también con José Manuel Valcárcel,

director del grupo de teatro Conde Gatón."

¿No me diréis, señora, qué da a entender el retraimiento

de vuestro padre, mi señor, para conmigo?

¿Será verdad lo que mi corazón está presagiando

desde que han empezado a correr ciertos ponzoñosos rumores

sobre el conde de Lemos?

"Nuestra Beatriz, en realidad, se llama Laura Riaño y don Álvaro,

el último templario y señor de Bembibre,

Adrián Temprano."

Acuérdate de que, cuando haces el gesto,

que dices: "¿Será verdad

lo que mi corazón está presagiando?",

llévate la mano, llévatela con energía, ¿de acuerdo?

Y tú, cuando giras la cabeza, la giras mirando hacia el suelo.

-Con que es verdad.

Beatriz, si me amáis, si por vuestro reposo mismo miráis,

es imposible que os resignéis a llevar una cadena que sería

mi perdición y acaso la vuestra.

-Tenéis razón, don Álvaro.

No seré yo quien arrastre esta cadena.

Y ahora que, por vuestra aventura,

os veo por la última vez y que Dios lee en mi corazón,

yo os confesaré su deseo.

Si no os doy el nombre de esposa delante de los altares

y delante de mi padre,

yo moriré con el velo de las vírgenes,

pero nunca se dirá

que la única hija de la casa de Arganza

mancha con una desobediencia

el nombre que ha heredado.

Hasta aquí llegamos hoy. Volvemos mañana en compañía

del filósofo Reyes Mate, con quien seguiremos hablando

de las implicaciones morales

de la pandemia.

Decía El Roto en una de sus inolvidables viñetas

que la solución a la pandemia era cambiar de vida.

Mañana con Reyes Mate exploraremos cómo puede hacerse eso

y en qué sentido le parece que conviene hacerlo.

Será, como siempre,

una estupenda ocasión para pararse a pensar con él.

Y yo les pregunto: "¿Qué es una raíz cuadrada

o para qué sirve esta operación?".

Tenemos mañana un nuevo taller de matemáticas

con el profesor José Ángel Murcia.

Los buenos en globo regresan con medidas higiénicas

a Toledo, Aranjuez y Segovia

tras la crisis del COVID.

"La aventura del saber" está preparando un reportaje

con Siempre en las Nubes,

empresa especializada en estas actividades de ocio

que, además, incorpora desde hace unos años

la accesibilidad para personas que lo necesiten.

Les dejamos con algunas imágenes que les puedan animar a realizar

esta actividad experiencial

para conocer ciudades nada menos que a 1.500 m de altura.

Disfruten de este miércoles.

Hasta mañana.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 24/06/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 24/06/20

24 jun 2020

Emitimos los reportajes "Residencia R.A.R.O." y "Técnica y proceso artístico", "La Anunciación" de Fray Angelico. Además, entrevistamos al politólogo Pablo Simón y al médico y periodista Nicolás Romero.

ver más sobre "La aventura del saber - 24/06/20" ver menos sobre "La aventura del saber - 24/06/20"
Programas completos (1885)
Clips

Los últimos 6.775 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios