www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2760466
Para todos los públicos La aventura del saber  - 16/09/14 - Ver ahora
Transcripción completa

Hola, muy buenos días y bienvenidos a "La aventura del saber".

Seguimos haciendo el programa desde Melilla,

salpicando nuestros contenidos habituales

con los que nos ofrece esta ciudad, la bella desconocida.

A lo largo de estos días vamos a hablar de historia,

arquitectura y turismo, y hoy nos vamos a centrar

en otro aspecto esencial que marca la diferencia

y que define a este pedazo de España situado en las costas africanas,

su multiculturalidad.

Aquí conviven cuatro comunidades religiosas, cristianos, musulmanes,

hebreos e hindúes, una diversidad que se percibe en las calles,

en la vestimenta, en los ritos y en los templos.

Lo van a comprobar ustedes mismos. Empezamos.

Queremos guiarles por la ruta de los templos,

un recorrido que ilustra a la perfección

como conviven las comunidades religiosas de Melilla.

Vamos a hacer paradas en una iglesia, una sinagoga,

un templo hindú y una mezquita.

Es una experiencia multicultural real,

totalmente única y que merece la admiración de medio mundo.

Empezamos por la Iglesia.

Esta es la más antigua de Melilla,

data de 1657 y es en la Iglesia de la Purísima Concepción.

Antes de seguir con la ruta les invitamos a descubrir

un proyecto financiado

por el Instituto de las Culturas de Melilla.

Es una iniciativa que se llama Kahina

y que busca a través de la participación social y del arte

mejorar el entorno y el espacio público.

Implicar a jóvenes en claro riesgo de exclusión social

en proyectos artísticos como este,

pintar murales con frases como esta, "te quiero mucho",

es uno de los proyectos que ha llevado a cabo

el Colectivo Kahinarte.

El alma mater es un italiano afincado en Melilla,

Francesco Bondanini, gracias por atendernos.

A vosotros.

Cuéntanos un poco.

No es normal ver en las fachadas este tipo de mensajes.

Nosotros tenemos un proyecto en el que trabajamos sobre todo

en los barrios más periféricos de Melilla

y partiendo de haber trabajado aquí durante mucho tiempo

y reflexionando sobre las paredes y los mensajes que veíamos en ellas

empezamos a trabajar a través de mensajes positivos.

La idea era contrastar con los mensajes negativos

que había en las paredes y transformarlos.

Trabajamos sobre todo, en este caso,

con internos del centro penitenciario,

pero también con los vecinos, sobre todo niños y niñas del barrio.

Vimos que a través de estas frases

de alguna manera podíamos transformar el entorno.

El Colectivo Kahinarte, ¿cómo surge?

¿Qué necesidades veíais en Melilla para arrancar este proyecto?

La idea nace de las desigualdades que se veían reflejadas

en varios informes, que hablaban de la gran desigualdad

entre el centro y la periferia,

la pobreza que hay sobre todo en las zonas marginales.

Partiendo de ahí pensamos que podíamos ir trabajando

a través de instrumentos que controlábamos

e ir trabajando con las personas que se encuentran más

en esta situación de riesgo, niños y niñas, pero también mujeres.

También a nivel de colectivos,

en la periferia viven sobre todo musulmanes,

aunque no solo, y no solo en el centro viven cristianos.

Lo que intentamos es hacer encuentros

para que se genere convivencia y debate,

que se vayan acercando las zonas periféricas al centro,

y que la gente que vive en el centro,

que normalmente no sube a la periferia,

tenga una excusa para venir aquí y conocer otras partes de la ciudad

que mucha gente no conoce.

Este es el proyecto que me comentabas,

la idea de pintar una alfombra bereber.

Cuéntanos quiénes han participado.

Aquí hemos trabajado con internos del centro penitenciario

y con niños que se acercaban a pintar con nosotros.

Es una zona de paso que une dos barrios

y para hacer más agradable la cuesta pintamos una alfombra bereber,

también un poco un homenaje a dónde nos encontramos,

una manera de crear algo que esté relacionado

con el espacio donde estamos.

Si te parece, seguimos con nuestro recorrido

por la ciudad de Melilla y vuestros proyectos.

Me comentabas que vuestras actividades consisten un poco

en revitalizar barriadas y demás,

pero en este caso también son espacios emblemáticos de la ciudad

como el mercado central. Cuéntame qué habéis hecho aquí.

Aquí hemos intentado,

en vez de trabajar en la calle y a través de talleres con niños,

hemos hecho una intervención con las personas que trabajan aquí.

Si te parece entramos y lo vemos.

Hablamos con la administración del mercado

y junto a una compañera

decidimos montar un pequeño estudio fotográfico arriba.

Hablamos con las personas que trabajan aquí

les propusimos la idea y les dijimos que, para reactivar el mercado,

queríamos hacer retratos y que fueran ellos los protagonistas.

La idea de subirlo también era por el hecho

de que son personas sencillas pero las subimos,

dándoles más importancia, esa es la idea central

de todo este proyecto en el mercado.

He preparado una pequeña sorpresa. Fátima está aquí...

La veo muy concentrada haciendo fotos.

Me han comentado que eres un poco la responsable de esta exposición.

Sí, en colaboración con Francesco hicimos las fotografías.

Me gustaría preguntar por qué colaboras con Kahinarte,

un poco tu motivación, por qué te implicaste

en estos trabajos de acción social

en los que se usan herramientas artísticas con un objetivo claro,

mejorar el entorno a nivel social.

Un poco por ayudar y porque hago lo que me gusta.

Yo me dedico a la fotografía, también soy operadora de cámara

y entonces echas una mano en el tema audiovisual.

Luego también ves los resultados,

porque el trabajo que realizan con todo el mundo

y las acciones que hacen tienen muy buenos resultados

y mucha aceptación en los barrios en los que trabajan.

Echo una mano cada vez que puedo,

soy un poco voluntaria en el proyecto.

Pues muchísimas gracias, Fátima.

Te dejamos seguir trabajando. Seguimos adelante.

Ahora te quiero enseñar la exposición que estamos montando.

Vamos a realizar una serie de eventos, charlas,

talleres y exposiciones de fotografía en el espacio de la UNED.

Vamos donde está Karima, que trabaja en el proyecto,

se encarga de los talleres con los niños y las mujeres.

Hola, ¿qué tal? Encantada.

Os pillamos un poco con el montaje.

Sí, estamos con el montaje de la exposición.

Siempre al final de cada etapa del proyecto

queremos mostrar el trabajo que hemos hecho

a lo largo de los últimos meses,

y más que mostrarlo es convertir este espacio en un Kahina en vivo.

Por eso hemos creado un espacio donde se van a hacer talleres

para que la gente que no ha podido participar en ese tiempo

se acerque a la UNED y participe, y traiga a sus chicos.

También hay actividades pensadas para padres e hijos, para mujeres.

Acercar en definitiva las actividades

que hacéis en los barrios de la periferia a la ciudad y crear lazos.

Exactamente, crear convivencia.

A lo largo de este proyecto hemos trabajado mucho con esa idea

de crear convivencia entre los diferentes barrios de la periferia

y el centro de la ciudad.

Hemos hecho una serie de eventos con esa idea de crear convivencia real,

y aquí estamos haciendo un poco de eso.

La gente muchas veces nos pregunta qué tal,

que quieren participar, y les digo que esta es la ocasión.

Todas las personas que quieran saber más sobre vuestro proyecto

o que vengan a Melilla a visitaros, si son de la península

o de otros países, ¿cómo pueden contactaros?

¿Tenéis presencia en redes sociales?

Tenemos nuestra página web, www.kahinarte.com,

y también estamos en las redes sociales.

Es muy importante hoy en día y estamos en Facebook,

donde pueden buscar "kahinarte",

y también Twitter con el mismo usuario, e Instagram.

Creemos que es muy importante dar visibilidad

y por eso creemos en estas herramientas.

Pues ha sido un verdadero placer,

muchas gracias por esta ruta fantástica por la ciudad de Melilla

y por enseñarnos vuestro trabajo,

que pensamos que es fantástico y que cambiará la sociedad.

Seguimos hablando de riqueza cultural

y buscando sus huellas por las calles de Melilla.

Cualquier visitante puede hacerlo,

basta con buscar información sobre la ruta de los templos,

una oportunidad única para conocer el interior

de cuatro santuarios de las diferentes confesiones religiosas.

Ahora vamos a hablar del culto musulmán.

Nos da la excusa esta mezquita,

la más importante de toda la ciudad, la mezquita central.

Fue proyectada en 1945 por Enrique Nieto

y es un ejemplo perfecto de arquitectura neoárabe.

Destaca su colorido minarete y la cúpula de estilo andalusí.

Mientras seguimos nuestra ruta para buscar la sinagoga Or Zaruah

os dejamos en buenas manos, con Salvador Valdés,

que está en plató y en buena compañía.

Comenzamos esta semana la vuelta al curso de "La aventura del saber",

en pie desde octubre de 1992,

así que vigésimo tercer curso este 2014-15.

Hemos invitado para iniciarlo hoy a dos buenas amigas del programa,

que empezaron siendo espectadoras de "La aventura del saber"

y que ahora son protagonistas.

No hace mucho que estuvieron ambas

dando conferencias en Atenas sobre El Greco

y hemos querido que nos acompañen para hablar de él

en este año tan señalado.

Son Laura y María Lara, bienvenidas. ¿Qué tal?

Muy bien, encantadas de estar de nuevo el "La aventura del saber".

Hola, María.

Hola, Salva, encantada de estar aquí.

¿Qué pasó en Atenas, Laura?

Estuviste dando una conferencia sobre El Greco.

¿Qué aspectos de El Greco tocaste?

Estuvimos en Atenas María y yo dando conferencias en inglés,

en concreto sobre El Greco versó mi ponencia,

y analicé la recuperación de este pintor cretense,

de ese mundo griego por su origen precisamente

en el tránsito del siglo XIX al XX,

un tema que investigué en profundidad en mi tesis doctoral

y que analizo en mi último libro.

María, cuando hablas del Greco en las conferencias,

¿sobre qué temas tratas concretamente

respecto a este personaje tan curioso?

En este año 2014, dedicado al Greco,

he tenido la oportunidad de acompañar a Laura

en las conferencias que ha ido impartiendo

sobre el redescubrimiento de Toledo y del Greco en la Edad de Plata

y Doménico es uno de los personajes

en el que también nos hermanamos,

ya que como mi especialidad es la historia moderna,

fue uno de los personajes más destacados de la historia cultural

de la España de los siglos XVI y XVII,

aunque en un primer momento tuviera que vivir en el olvido

durante los siglos posteriores hasta 1914,

y analizo especialmente su vida privada,

que es lo más desconocido, los amoríos del Greco,

esa relación extraña por lo avanzada para su época

con Jerónima de las Cuevas, la mujer a la que conoce

al poco de llegar a Toledo y con la que tiene a su hijo,

el famoso arquitecto, y sin embargo nunca legaliza esa relación,

y sin embargo vuelve a mentarla en su testamento

cuando fallece en 1614 en Toledo.

Si no había dejado a otra mujer en el Reino de Candía,

en su isla de Creta,

¿por qué no se casa al llegar a la ciudad de los cigarrales

y tiene tan rápido un hijo? ¿Cual es la hipótesis más probable?

La hipótesis que yo defiendo es que era muy suyo.

Que era raro, raro, raro.

Tenía una profesión que quería desarrollar.

Tenía también un interés económico en una época en la que en España

todavía la condición del artista era la del artesano.

Él se ha formado en Venecia, en Roma,

no quiere ser un mero ejecutor de iconos, hace valer su formación,

y luego tiene un hijo al que va a cuidar

y al que va a tener bajo su techo durante toda la vida.

Cuando tiene una nuera

también quiere que el nieto y esa familia que ha formado

su hijo Jorge Manuel vivan en su casa, en Toledo,

y sin embargo a esta Jerónima,

que algunos dicen que tenía origen hidalgo,

y otros, que era morisca, es decir,

el contrapuesto en aquella España inquisitorial,

la va a mantener lejos de su hogar

aunque siempre con la idea de que había sido una mujer prudente,

recta, honesta y que quiere que esté también al cuidado

y cerca de la familia nuclear que han creado cuando él fallece.

Laura, ¿cuáles son los valores estéticos del Greco

para que lo recuperen en esa época, a partir de 1914,

los grandes intelectuales españoles liberales

de la Institución Libre de Enseñanza?

¿Cuáles dirías que son los valores que habían estado ocultos

y empiezan a descubrirse a partir de ese momento?

Podemos sintetizar diciendo que fue un pintor extravagante,

un pintor arriesgado para su tiempo.

Si hoy decimos que El Greco fue un pintor

demasiado moderno para su época nos resultaría un tanto caricaturesco

puesto que después hemos conocido otros estilos artísticos

mucho más avanzados en lo que a ese término se refiere,

pero sí que fue un pintor que se atrevió a romper moldes,

a navegar contracorriente.

Eso provocó el rechazo de Felipe II,

que no entendió su forma de concebir la pintura

a pesar de que El Greco había venido a España ilusionado por el Escorial,

el gran taller de arte del que le había hablado

sus amigos españoles en Roma.

Sus valores y su extravagancia es la que hace

que en el tránsito del XIX al XX empiece a ser rescatada su memoria.

Como bien ha dicho María estuvo proscrito El Greco durante 200 años,

hasta 1914 no se celebra el primer centenario de su muerte,

que ya era el tercero, y Picasso lo toma como modelo

por ejemplo para "Las señoritas de Avignon"

después de contemplar un cuadro,

"La apertura del quinto sello del apocalipsis",

cuadro que vio en el estudio parisino de Zuloaga,

que lo había comprado a un médico cordobés por 1000 pesetas,

un cuadro con historia propia,

porque antes había pertenecido a Cánovas del Castillo nada menos.

Después de ver ese cuadro, esa gran composición,

crea "Las señoritas de Avignon", una obra cumbre

de este maestro del cubismo, y así otros tantos estilos,

el expresionismo, el surrealismo,

y de hecho ahora se puede contemplar todavía

una exposición en el Museo del Prado hasta el próximo cinco de octubre

que se llama "El Greco y la pintura moderna".

Allí se exhiben una veintena de Grecos junto a más de 70 obras

de otros pintores posteriores,

una colección de casi un centenar de obras

juntando los 25 Grecos y estos otros

en los que se ve cómo El Greco sirvió de inspiración

a tantos pintores a partir de principios del siglo XX,

y recordemos que esta exposición que está ahora en El Prado

hasta 1902 no existió una exposición en El Prado sobre el pintor cretense

y hasta 1920 no se creó una sala, cómo a lo largo de la historia

vemos procesos evolutivos e involutivos.

A veces un pintor es considerado proscrito

porque no se entendía como pintaba, se decía que tenía astigmatismo,

que no veía bien la realidad,

y luego en otro momento genera mucha riqueza,

y eso pasó con El Greco.

De hecho por eso muchos Grecos se conservan fuera de España,

en una época en la que los marchantes de arte internacionales,

muchos de ellos americanos, hicieron negocio

cuando en España todavía no era valorado.

Haznos una agenda del Greco, pero de un día concreto,

el que tú quieras. Se levanta, ¿y qué pasa?

Bueno, se levantaba temprano para organizar su taller,

porque además hay que aclarar que fue uno de los pioneros

en cuanto a la idea de la visión completa de su obra.

Cuando el suegro de Velázquez lo visita en Toledo

tres años antes de morir,

Pacheco se encuentra con que Doménico tiene en su casa

copia de los cuadros que iba vendiendo,

y eso era una especie de catálogo en una época

en la que no había tecnología.

También tenía los modelos en yeso para desarrollar las composiciones,

y en esa época en la que el Santo Oficio

perseguía con ahínco a las brujas,

y que quizás pudieron sobrevolar su tejado de camino hacia algún prado,

él se esmeraba bastante en defender los pleitos.

El precio de sus obras, aparte de ser elevado,

era también reivindicado hasta el final

por las personas que tenía contratadas en su casa,

como Francisco Preboste.

Algunos cuadros como "El entierro del Señor de Orgaz"

están valorados en la época en lo que sería el equivalente

al sueldo de 11 o 12 años de un maestro albañil, un cuadro,

y por otro lado también le gustaba mucho el placer

y el desarrollar los sentidos

a través de la gastronomía y la música.

Como no había tele y no podía desayunar viendo "La aventura..."

lo que hacía por la noche

era contratar a un cuarteto de cámara algunas veladas

para deleitarse mientras iba comiendo

esos corderos que estaban rellenos de una gallina, una codorniz,

esas barbaridades de la gastronomía del barroco.

¿Laura, un libro para introducirnos en El Greco?

Solo uno que se pueda conseguir fácilmente.

Podemos citar el clásico "El Greco", de Manuel Bartolomé Cossío,

porque así hacemos además homenaje a este gran profesor

de la Institución Libre de Enseñanza,

amigo personal del fundador, Francisco Giner de los Ríos.

Ambos visitan en la Semana Santa de 1878 Toledo

y quedan maravillados por El Greco, y ellos,

junto con el segundo marqués de la Vega-Inclán,

Benigno de la Vega-Inclán y Flaquer,

empiezan a recuperar la memoria del Greco

y son patronos dentro de esa Fundación de la Casa Museo del Greco

que desde 1911 está en marcha.

Por tanto, esta obra, para reconocer también la labor

de esas personas que en el tránsito del XIX al XX,

entre los que se encontraba también el gran pintor Sorolla,

trataron de rescatar a este pintor cretense

cuya sombra es tan alargada como la de sus figuras

y alcanzar este 2014 en el que con mucho orgullo

estamos celebrando el cuarto centenario de la muerte del Greco,

un pintor universal

estrechamente relacionado con la historia del arte español.

Muy bien, Laura, muchas gracias a las dos.

Hasta dentro de... bueno, cuando tengamos la más mínima excusa

para volver a invitaros al programa y seguimos con él.

Un placer volver. Muchas gracias.

Seguimos con la digitalización del día.

El proceso de descorche, que apenas ha variado a lo largo de los siglos,

sigue siendo artesanal y dependiente de una mano de obra,

especialmente adiestrada en estas labores, que cada vez es más escasa.

Mediante hachas especialmente diseñadas para estas labores

se trazan incisiones verticales y horizontales

sobre las panas que van a ser extraídas,

evitando que el filo pueda dañar el árbol.

El periodo de descorche se hace coincidir

con la máxima actividad vegetativa del árbol, es decir,

de junio a agosto, para que se pueda recuperar lo antes posible.

Después el árbol comienza a generar una nueva corteza,

que pasados unos nueve o 10 años volverá a ser extraída.

La sección visible de este ejemplar muestra con claridad

el número de veces que ha sido descortezado.

Seguimos en Melilla, ahora en la Plaza de las Culturas,

el lugar en el que hemos decidido reunirnos

con el que será el último invitado de "La aventura del saber" de hoy.

Es el Director Provincial de Educación, José Manuel Casado.

Hola, José Manuel, buenos días, ¿cómo estás?

Pues nada, muy bien, con un poco de calor.

Hemos decidido reunirnos aquí, donde está este monumento

que rinde tributo a un hombre que fue muy importante

para la religión hebrea, Benarroch, Yamín Benarroch.

Hombre, es muy importante porque fue un gran personaje melillense,

muy introducido en la cultura y la sociedad,

y además fue uno de los principales promotores de la sinagoga principal

que tenemos aquí muy cerca. Muy especial, ¿verdad?

Sí, porque es el arquitecto por antonomasia

de los edificios modernistas de Melilla, Enrique Nieto.

Conjuga arte árabe con modernista y además el interior es impresionante.

Le recomiendas a todo el mundo que haga una visita.

Además forma parte de la ruta de los templos, o sea,

que no hay excusa para no hacer una parada.

Es difícil que algún turista venga a Melilla y no pase por la sinagoga.

¿Y tu edificio favorito de Melilla, cuál es?

Mi edificio favorito de Melilla es el Cine Monumental,

ya no tanto por lo que queda de él, que es la impresionante fachada,

la parte exterior, sino porque yo recuerdo,

cuando era un cine, el interior.

El interior era art decó, sublime, era impresionante ver las lámparas,

la decoración, las escaleras de entrada,

y eso se me quedó grabado,

y cada vez que alguien me habla de edificios modernistas...

Piensas en ese, y además está muy cerca de aquí.

Lo tenemos muy cerca.

Esa es la suerte, que está todo muy cerca.

Sí, en Melilla en cinco minutos llegamos a todos lados.

A veces por confianza nos hace llegar un poco tarde,

por apurar demasiado.

Vamos a hablar un poco de esa multiculturalidad

que está siendo el hilo conductor del programa de hoy,

pero vinculado con la educación.

¿Es más difícil gestionar esa diversidad

y que las aulas sean capaces de dar respuesta a todos los niños,

independientemente de su origen y religión o no?

Nosotros la multiculturalidad la llevamos con la máxima naturalidad

porque, desde que nacimos, yo soy melillense de tercera generación,

convivimos en esa situación, es decir, salimos a la calle

y nos encontramos con amigos musulmanes, judíos, hindúes...

Hablamos, compartimos aulas, pupitres, trabajo, socios, ocio,

y eso hace que en Melilla de una forma más natural

podamos buscar soluciones a situaciones que se pueden producir

tanto en educación como en otros ámbitos de la vida.

Y por ejemplo, el calendario escolar.

¿Cómo se organiza para poder respetar todas las fiestas

que las diferentes confesiones religiosas marcan y dan valor?

La misma ciudad tiene fijado un calendario

en el cual se contempla esa situación.

En el calendario escolar lo único que hacemos es,

partiendo de que hay que cumplir lo que dice el BOE, es decir,

que todos los alumnos tienen que tener 175 días de clase al año,

lo que hacemos es distribuirlos

de la forma apropiada para Ceuta y Melilla.

De hecho tenemos un calendario específico para Melilla,

diferenciado del de Ceuta,

donde tiene cabida una fiesta principal hindú,

una judía e islámica.

Si hablamos de más singularidades

es inevitable llamar la atención sobre un dato.

Melilla está asentada en la costa del norte de África.

¿Es más difícil, a la hora de tener en cuenta

las particularidades educativas, es más difícil trabajar?

No, en absoluto.

La única dificultad que tenemos

es que no tenemos como en otras comunidades autónomas el gobierno,

los responsables de desarrollar leyes y normas educativas

tan próximos como los pueden tener en las comunidades.

Lo tenemos en Madrid, pero mi experiencia hasta ahora

está siendo positiva en el sentido de que desde el Ministerio

y las direcciones generales la comunicación es fluida,

la preocupación por Melilla es importante.

De hecho ayer tuve conocimiento

de que se están preparando ya para este próximo curso

una serie de actuaciones especiales,

y entonces a mí eso al menos me hace valorar

que no tenemos una dificultad especial

en cuanto a la organización escolar.

Vamos a hablar un poco de esas ventanas,

esos espacios que muchas veces hay que aprovechar

para contar qué se está haciendo bien,

proyectos de innovación,

ese tipo de iniciativas que a uno le gustaría

tener más ocasión de compartir con los espectadores en este caso.

Melilla y el profesorado melillense no deja de ser exactamente iguales

que el del resto de España, un profesorado con muchas inquietudes,

con unas importantes ganas de formación,

de preparación y de mejora.

Desarrollamos ahora mismo en Melilla el plan de cultura digital,

la introducción de las TIC en las aulas de una forma intensa,

porque hoy en día no se entiende una alfabetización de los alumnos

si no estás incluyendo la alfabetización digital,

pero estamos también desarrollando programas bilingües

en centros específicos donde los alumnos cuando llegan

tienen dificultades, porque la lengua materna es el tamasi

y estamos desarrollando programas específicos

para que ese retraso que puedan tener los alumnos

se pueda superar rápidamente en las primeras etapas de infantil.

Tenemos un programa llamado "Alehop"

que se aplica en el centro que tiene especialmente esta situación,

que ha tenido ya varios premios nacionales

recogidos en el mes de julio, el último de la Fundación SM,

a nivel nacional...

Es decir, que nosotros aquí,

al igual que en tantos sitios de España,

el trabajo del profesorado es importante

a pesar de la situación...

A pesar de las dificultades. La situación que estamos viviendo.

Yo creo que es importante el reconocimiento del profesorado

y así lo quiero hacer constar.

Pues está muy bien, hay que hacerlo. Yo soy profesor a fin de cuentas.

Quizá por eso lo tiene más presente. Posiblemente.

Vamos a hablar de retos.

¿Qué pide el Director Provincial de Educación de Melilla al futuro?

Habida cuenta de que en toda España, porque en las estadísticas sale,

los parámetros, los indicadores educativos de Melilla cómo están,

yo pediría al futuro sería, a corto plazo,

que las infraestructuras en las que el gobierno está trabajando,

las tengamos lo antes posible, y mientras, por supuesto,

que con el trabajo que está haciendo el profesorado de Melilla

estas cotas de fracaso escolar, que son de las más altas de España,

poco a poco vayamos superándolas.

Yo creo que estamos en la buena dirección

y en poco tiempo podremos ver resultados,

sobre todo con la ayuda de los padres.

Pues muchas gracias por habernos recibido.

Ha sido un placer para nosotros que nos dedique unos minutos

en este día tan estupendo, qué suerte tenéis.

Gracias, ha sido un placer, de verdad.

Lo mismo digo.

Y suerte para el futuro. Lo mismo digo.

Bueno, pues ahora vamos a hacer una pausa en nuestro paseo por Melilla.

Nos vamos a Madrid para hablarles de Garaldea,

un proyecto de atención a las personas

en riesgo de exclusión social.

Soy Quique, educador social.

Trabajé aquí hace tres años y ahora,

desde que la Asociación Garaldea se instaló en esta finca,

participo como uno más dentro de lo que es la comunidad de Batán,

la comunidad Garaldea.

Yo soy Marta, soy psicóloga y trabajaba aquí,

estuve trabajando dos años.

A finales del 2011 empiezan todos los recortes

en la red de atención a drogodependientes

y nos avisan que este es uno de los recursos que se va a cerrar.

En ese momento tenemos clarísimo que las personas necesitan espacios

y que este espacio iba a quedar totalmente deshabitado

y en febrero de 2012 decidimos iniciar un encierro

para dar un poco continuidad al trabajo juntos.

Sentimos la necesidad de darle una forma legal

y nos constituimos en asociación,

y entonces las personas que trabajábamos en este lugar

y los usuarios que habían pasado por diferentes recursos

asumimos que muchas de las formas de funcionar que se seguían aquí

en realidad no servían ni a la gente que trabajaba

ni a la que estaba como usuario.

En primer lugar la idea es romper esa dicotomía

entre unos que ayudan y otros que necesitan ser ayudados,

no se hace distinción entre quién es usuario y quién no.

Una de las carencias más grandes que tenía el sistema

es que no busca realmente la inclusión social,

no se busca que la gente vuelva a adaptarse a la sociedad.

Da igual que no tenga trabajo, que vuelva a los sitios de siempre,

que esté solo. Aquí intentamos romper esa dinámica.

Realmente combates esa exclusión porque generas espacios,

posibilidades, y hay una comunidad que acoge.

Otra de las características de lugares como este

antes de que Garaldea llegase aquí,

de recursos cerrados y comunidades terapéuticas,

era un exceso de medicalización

y por otro lado una jerarquía muy clara entre los diferentes saberes.

El psiquiatra, aunque tuviese mucha menos relación con los usuarios,

tenía un peso mucho mayor

que las personas que a lo mejor por pasar más tiempo

y tener más interés estábamos más cercanos a la gente.

No dejaban de ser tratamientos que resultaba muy ajenos en realidad

a las necesidades individuales.

Creo que quizá la única característica que se ha mantenido

es la necesidad de que fuese un espacio libre de drogas.

También había una perspectiva que no se tenía en cuenta antes

y que nos parecía muy importante,

y es que en ningún momento

había un análisis de la perspectiva de género,

y había muchas diferencias entre como se trataba al drogodependiente

dependiendo de si era hombre o mujer.

También se decidió tener eso en cuenta

y se ha creado un grupo de mujeres y demás.

Garaldea es una comunidad abierta.

El único requisito es haber dejado de consumir en el último medio año.

No puede llegar una persona con unas necesidades

a las que no se pueda dar respuesta aquí dentro.

La forma que tenemos nosotros de controlar esto

o de acoger a la gente es hacerlo de manera progresiva,

irnos conociendo poco a poco y en dos meses,

después de haber venido en etapas sucesivas cada vez más amplias,

la gente va entrando.

Yo me llamo Samuel y llevo un año viviendo en Garaldea.

Y yo me llamo Lola y llevo en Garaldea prácticamente dos años.

La distribución de los trabajos se divide en dos,

lo que es el atender una finca de 30 hectáreas

y también el trabajo grupal.

Normalmente a primera hora de la mañana

cada uno sabe específicamente dónde tiene que ir

y qué cosas tiene que cubrir.

Necesitamos atender a los animales, la huerta,

que nos da bastante trabajo.

También hay mucho trabajo de mantenimiento, de limpieza,

hay también turnos de conducir, porque claro,

estamos en medio de esto y hay que ir a buscar agua,

porque el agua de la casa no es potable, hay que coger el pan,

compras, etcétera.

También tenemos el turno de cocina,

en el que intentamos que cada una de nosotras

cubramos un turno a la semana, sea de cena o de comida.

Ahora mismo en Garaldea vivimos 15 personas,

y aparte de esas 15 personas que tenemos habitación

y un porcentaje muy alto de nuestra vida lo hacemos aquí,

hay una red muy amplia de gente que pasa por aquí.

Como ya llevamos dos años de proceso

sí se va creando una red de gente afín,

gente que viene un fin de semana a un taller que se hace aquí

y que conecta muy bien con el proyecto, con nosotros,

con la propuesta, y se van creando vínculos afectivos.

Esa gente de repente viene un fin de semana a echar una mano,

cuando tenemos un curso que nos queremos apuntar todos al taller,

les pedimos ayuda para que cocinen ese fin de semana

o cuando tenemos jornadas de trabajo,

que tenemos que sacar adelante algún curro que necesita mucha ayuda,

de alguna manera sí que hay un entorno

que soy incapaz de decir de cuánta gente

pero bastante numeroso, de gente que viene por aquí de vez en cuando.

O se queda a vivir como tú. O se queda a vivir como yo.

Yo conocí esto porque me apunté a un curso.

Ya estaba pensando en salir de Madrid

e involucrarme en un proyecto de este tipo y, bueno,

se puso este en mi camino y aquí me quedé.

Aparte de eso, que son relaciones menos estables por así decirlo,

sí intentamos ser parte de una red que en Madrid

o en el Estado en general en los últimos cinco años

están surgiendo un montón de proyectos parecidos a este

en el sentido de que funcionan desde la autogestión y la horizontalidad,

algunos ocupando, otros con cesiones y otros alquilando,

pero de alguna manera sí nos consideramos

parte de esa red difusa,

y entonces ahí sí que intentamos crear vínculos un poco más estables.

Por ejemplo somos parte del Mercado Social de Madrid,

un proyecto que aglutina a muchas entidades

que se mueven en el ámbito de la economía solidaria.

Estar en el Mercado Social nos ha ayudado mucho,

porque de repente muchas de las entidades que hacen encuentros,

asambleas anuales o talleres deciden hacerlos en Garaldea.

También estamos pensando ahora en intentar entrar

en la Red Ibérica de Ecoaldeas.

Digamos que esa sería una pata de la red a la que estamos conectados,

y otra con la que también estamos conectados son las organizaciones,

colectivos o procesos que están trabajando

contra la exclusión social

e intentando trabajar en el ámbito de las drogodependencias.

Tenemos relación con la parroquia de San Carlos Borromeo en Vallecas,

con Madres contra la Droga y con diversas fundaciones

que trabajan con personas que están presas

o en situación de exclusión social,

y de alguna manera eso está permitiendo

que la aldea se conozca un poco más y que este recurso

esté a disposición de gente que lo necesita.

Esta huerta la empezamos a montar alrededor de enero de 2013

con un grupo que nos ofreció echar una mano

en cultivar nuestros propios productos

compartiendo la producción.

Tuvimos mucha suerte porque una de estas personas

tiene una experiencia de más de 20 años en agricultura ecológica

y hemos aprendido un montón, porque cada hortaliza tiene su historia,

su cuidado, no todo se riega igual.

Cada cosa tiene su temporada y lo bonito de esto

es que compartimos el trabajo con ellas, gente muy maja,

y todo lo que producimos aquí parte es para consumo propio

pero también distribuimos cestas

y forma parte de nuestra autofinanciación.

Los medios de financiación son muy limitados.

Aquí nosotros, en la medida de lo que podemos,

aportamos dinero personal.

Otros métodos de financiación

es que cuando las entidades como el Mercado Social

viene a utilizar nuestros espacios que hemos acomodado como albergue

ellos nos dejan un donativo por su estancia.

También tenemos la financiación de la huerta,

que vendemos cestas en Madrid, sobre todo a amigas,

pero estamos intentando montar un grupo de consumo

para que vengan a recoger sus cestas.

Recoges tu tomate, tal y te lo llevas a casa,

que pensamos que es una idea estupenda,

y luego te quedas a comer aquí y pasas un día fantástico.

Esa sería otra forma de financiación.

También recibimos donativos de gente que pasa el fin de semana

y nos deja dinero.

No pedimos dinero a gente que viene a echarnos una mano

o simplemente compartir.

Trabajamos bastante también con el tema del trueque.

Por ejemplo, una entidad maravillosa,

no quiero decir clientes sino amigos leales, Altekio,

que llevan utilizando el espacio de la vega, este ya es el segundo año.

Con ellos trabajamos bastante el trueque.

La gente que viene a hacer el curso puede pagar el 50% en dinero

y el otro 50% echándonos una mano en algo específico aquí.

También los formadores vienen gratuitamente

a cambio de que nosotras podamos también formarnos

en algo que a lo mejor no nos hubiéramos imaginado.

Con el espacio que tenemos en realidad tenemos muchos recursos,

que si los supiéramos explotar de una manera razonable

creo que podríamos tender a una autogestión

y a una independencia económica bastante real.

Estamos empezando desde hace poco

a poner en marcha proyectos productivos aquí.

Celia, una amiga que también vive aquí desde hace un año,

ella trabajaba en escenografía,

tenía un taller en Madrid de escenografía

y hace poco lo hemos trasladado

y hemos montado un taller de carpintería.

Por casualidades de la vida

hace unos meses conocimos a un tipo que iba a montar una zarzuela,

no tenía quién le hiciera la escenografía,

nosotros tenemos un taller,

y hemos hecho una escenografía para la Gran Vía,

una zarzuela maja porque habla de cómo se transformó en la Gran Vía

y como se destruyó un barrio,

como muchas de las cosas que se hacen ahora,

que ahora se llama centrificación.

Yo antes trabajaba en producción de cine

y cuando vine aquí sabía que más o menos existe la posibilidad

de presentar proyectos y a veces suena la flauta

y algún organismo o institución te da dinero.

Presentamos un proyecto para unas ayudas de la UE

que se llaman "Juventud en acción",

que es como un programa a nivel europeo

para la formación de gente joven y pedimos una ayuda

para hacer un curso de una metodología

que se llama "trabajo de procesos", que ya la conocíamos aquí

porque se había hecho un minitaller.

Esta metodología trabaja como por áreas,

y una de las que trabaja es en adicciones

y estados alterados de conciencia.

Conseguimos la financiación y tuvimos una semana aquí,

que era un curso internacional, que vino un grupo de Eslovaquia,

otro de Alemania, otro de Francia

y luego un grupo muy numeroso de España,

e hicimos un seminario para formarnos en toda esta dinámica.

(CANTA GALLO)

Yo soy María y cuando terminé mis estudios en la universidad

de educación social y pedagogía

me apunté al curso de la escuela sobre marginación

de la parroquia San Carlos Borromeo. Eso fue el año pasado.

Ahí conocí a compañeros que ya estaban metidos en este proyecto.

Cuando lo compartieron un poco con los compañeros de la escuela

me pareció muy interesante.

Un día organizamos un grupo para venir a visitarlos

y me gustó mucho el proyecto.

Unos meses más adelante me preguntaron si yo podría trabajar

en el tema relacionado con la elaboración de proyectos.

Como es a lo que me dedicaba en mi trabajo

me pareció una idea estupenda

porque también es hacer cada uno lo que pueda aportar en una cosa,

de lo que sea más experto,

y por esa razón me acerqué un poco más a Garaldea.

Ahora mismo el tema de proyectos está un poco cerrado

y más centrado en las subvenciones de Europa,

lo que pasa es que una vez que empiezas a venir aquí

y conoces a la gente siempre hay un montón de cosas que hacer,

de manos que echar, y al final

por lo primero que viniste es casi lo último que haces.

Las cosas van cambiando, vamos haciendo ensayo y error

y vamos probando.

Ahora mismo los espacios comunes o colectivos de trabajo,

los martes por la mañana tenemos una asamblea organizativa

e intentamos organizar toda la semana.

Luego tenemos una asamblea que suele ser por la tarde, miércoles-jueves,

que es el espacio donde se presentan propuestas

y se toman decisiones de todo tipo,

y desde hace unos cuatro o cinco meses tenemos un espacio

los miércoles por la mañana al que llamamos espacio de cuidados,

que es básicamente un espacio de escucha,

que lo empezamos a probar y que nos está ayudando bastante

porque ayuda un poco a conocernos,

a que la convivencia sea más tranquila,

a que si de repente alguien tiene un problema fuera

o un malestar dentro de la casa lo podemos escuchar

y eso reduce bastante el nivel de conflicto

y ayuda a cuidarnos y a fortalecer los vínculos.

En ese espacio una vez cada tres semanas nos apoya una persona,

una psicóloga de facilitación de grupos.

Esto es un proyecto donde hay convivencia

y donde hay un proyecto de trabajo,

y además es un proyecto muy ambicioso,

porque lo que pretende es que haya una recuperación de personas

que han estado en situaciones de consumo prolongado.

Aunque vengan aquí ya sin consumir, bueno,

todavía falta un proceso de recuperación de la persona,

de un montón de recursos que requieren,

y esto hacerlo sin profesionales cualificados

y sin ningún tipo de farmacología, donde sea el grupo el que apoya,

de alguna forma es como un proceso terapéutico.

Tienen que cambiar las personas que están en el proceso de recuperación

y también el propio grupo para poder acogerlos.

Se dan muchas situaciones de decir,

¿y ahora qué hago con esto que está pasando?

Ellos tomaban todas las decisiones en asamblea y por consenso.

Hay muchísimas decisiones que tomar.

Estamos conformando comisiones de trabajo,

que cada comisión elabore un protocolo

y el grupo se va especializando en distintas áreas.

El grupo da legitimidad a estas personas

para que tomen algunas decisiones,

aunque eso siempre se plantea en asamblea.

La asamblea al final es la que siempre avala.

Con ella hemos empezado a estructurar el grupo.

Yo digo que nuestro segundo año en Garaldea ha sido el año del grupo,

y ya estamos funcionando con comisiones.

Tenemos varias, la de respeto, prevención de recaídas,

que además hemos tenido muchísima suerte.

Luego está la comisión de toma de decisiones,

otra de urgencia que toca temas

que todavía no están perfilados en los protocolos,

y entonces es también un poco de liberar las interminables asambleas

que luego por cansancio, desacuerdos, etc.,

terminaban con bastantes conflictos.

Realmente cómo reaccionamos a una circunstancia

de que se cierran recursos o no los hay, inventamos algo,

estamos creando estructuras, estamos repensando metodologías.

Es algo distinto en tanto en cuanto es una comunidad

que llevamos personas con trayectorias muy distintas,

con ideologías distintas, con culturas distintas.

Construir desde ahí es lo más bonito que se hace aquí.

Es una de las cosas más costosas, que nos está llevando más tiempo,

es lento, pero a medida que vamos creciendo

y que vamos desarrollando estructuras

y dejando el camino hecho se ve la potencia que tiene

el desarrollar un proyecto mano a mano

con gente que ha sufrido situaciones muy duras

y con personas con una trayectoria profesional que nos cuestionamos

y que aquí nos ha puesto un poco patas arriba.

Ya no hay diferencias, ya nadie enseña a nadie

o todos aprendemos de todos.

Dicho así suena fácil, pero es un proceso costoso

y en ese punto estamos.

Para cerrar la ruta de los templos

nos falta mostrarles el santuario de los hindúes.

Es la comunidad religiosa menos numerosa de todas,

pero nos dicen que por su carácter abierto

no son los que pasan más desapercibidos.

El templo Mandir es su único edificio de culto

y nosotros vamos a visitarlo ahora mismo.

A ustedes les emplazamos a nuestra cita de mañana,

como saben, a eso de las 10:00.

Además mañana es un día especial para la cuna de las dos orillas.

El 17 de septiembre es el día de Melilla.

Los detalles, mañana, en "La aventura del saber".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 16/09/14

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 16/09/14

16 sep 2014

La aventura habla de ‘Kahinarte’, una iniciativa de acción social que utiliza el arte y la participación ciudadana para mejorar el entorno. Salvador Valdés conversa con las historiadoras y escritoras Laura y María Lara. La presentadora entrevista a José Manuel Calzado, director provincial de Educación de Melilla. Por último, el espacio se acerca a la asociación Garaldea, que reúne a trabajadores y usuarios del ámbito de la drogodependencia en torno a un proyecto autogestionado, con una huerta ecológica y la realización de talleres.

ver más sobre "La aventura del saber - 16/09/14" ver menos sobre "La aventura del saber - 16/09/14"
Programas completos (2113)
Clips

Los últimos 7.691 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios