www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3566864
Para todos los públicos La aventura del saber - 13/04/16 - Ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

En "La aventura del saber" siempre apostamos por la divulgación.

Todos tenemos margen de mejora y disfrutamos aprendiendo.

Hoy vamos a hablar de literatura y de las cualidades necesarias

para emprender un negocio propio.

Antes de entrar en materia, les vamos a hacer otras propuestas.

Este miércoles se centran en la gastronomía y en la salud,

imprescindible para progresar en todo lo demás.

Adelante sumario.

Las banderillas son una tapa que se sirve en bares españoles

y que consisten en distintos encurtidos.

Aceitunas, pepinillos, cebollitas y una guindilla

insertados en un palillo largo de aproximadamente 10 centímetros.

En la armonía de hoy, el chef Pedro Larumbe

ha diseñado varios tipos de banderillas para nosotros.

Veremos cómo resultan y con qué bebida maridan mejor.

En España se diagnostican cada año 22 000 casos de cáncer de mama.

Este documental brinda un homenaje a todas esas mujeres

que diariamente luchan contra la enfermedad,

haciendo lo imposible para llevar una vida normal.

Hoy queremos recordar que la batalla es dura, pero se puede ganar.

Las banderillas son una de las tapas más populares y sabrosas que hay.

Admiten muchas y variadas combinaciones,

como veremos a continuación.

Pero ¿con qué bebida armonizan mejor?

¿Vermú, cerveza, una copa de vino? ¿Cuál elegiría?

Nuestros expertos en asuntos gastronómicos

comparten su opinión en los próximos minutos.

(Música)

Quizá el aperitivo en España, en los bares, más famoso,

al menos cuando yo era más joven, o sea, hace mucho tiempo,

era la gilda, y vamos a hablar de ella.

Y vamos a ver con qué se puede tomar ese aperitivo tan especial

y tan difícil de combinar con un vino o con una bebida.

Pedro. -Hola, Rafael.

-Yo tengo aquí un papel muy divertido,

que dice que la gilda es un pincho,

por lo tanto, se hizo en el País Vasco,

que surgió en los pares donostiarras, en Guipúzcoa,

tras el éxito en los años 50

de la película protagonizada por Rita Hayworth.

Una película que no es que fuera erótica,

pero era suficientemente llamativa para que todos habláramos de ella.

Como sabemos, es una banderilla a base de aceituna,

anchoa y guindilla.

Una combinación mágica, esto es lo bonito,

verde, salada y un poco picante, como la bella actriz,

según relató el inventor de la fórmula, Joaquín Aramburu.

Esta es la gilda clásica, pero hay muchas variedades,

como veo aquí. Tú has hecho ya dos.

-Hemos puesto la clásica y dos variedades.

Uno está hecho con sardina ahumada,

con pepino y tomate confitado.

Y la otra está hecha con boquerón en vinagre y zanahoria.

También encurtida.

Por eso lo que hablabas de la dificultad

a la hora de combinarlo. -Sin duda.

-Con la bebida más adecuada. Tiene su problema,

porque los ácidos que tiene cada uno de esos productos

posiblemente no sea con vino tinto o blanco como mejor encajen.

-Sin duda alguna, cuando yo era pequeño

no había vino, ni blanco ni tinto.

Se tomaba todo con cerveza y con vermú. Sobre todo con vermú.

-A mí me gusta porque hay muchos vermús españoles en el mercado.

Y no dependemos solo de una o dos marcas italianas.

Por lo tanto, vamos a ver, ¿por cuál empezamos?

¿Por las novedades o por la clásica?

-Voy a empezar por la clásica. -Por la clásica.

A ver si es tan picante como la actriz.

Aquí va a depender mucho del punto de salazón de la anchoa.

-Esto con cerveza va bien seguro.

-La segunda, vamos a seguir, ¿por qué, por la sardina?

-Sí. -Te la paso.

Esta es una sardina ahumada. Es un lomo...

Como ves, tiene un grosor muy goloso en boca.

Y la combinación con el pepino y el tomate

lo que hace es suavizarlo de alguna manera.

Pero, posiblemente, nos encontremos que es menos punto de sal

que en la anchoa que hemos tomado anteriormente.

-Quizá sea porque la gilda recuerda a Rita Hayworth,

pero me parece mejor. De manera que...

Vamos a ver con el vermú.

-La última.

-Para este tipo de platos el vermú es estupendo.

Y casi no vamos ni a probarlo con el blanco y con el tinto.

-No, yo creo que no va a funcionar.

Cerveza o vermú, posiblemente. -Los vinos de mesa normales

en algo que predomine mucho el ácido o el picante no van bien.

Y aquí, nuestros vermús ahora, sobre todo en Reus,

están haciendo un vermú magnífico.

-En la zona de vermú, así como ahora hay...

Bueno, en Reus, efectivamente,

porque puede ser el origen del vermú en España.

Pero empiezan a surgir vermús por todas partes de nuestro país.

Este que estamos tomando ahora es un vermú que está muy en boga

en la mayoría de los sitios.

A mí siempre al final me resulta... -La combinación es buenísima.

-Un toque un pelín dulce al final tal vez.

Casi necesito un poco más de amargor.

-Como esto es tan ácido...

Un pelín de dulce lo equilibra.

Bueno, para hablar del aporte saludable,

he de decir que nuestro país es el principal productor

de aceitunas de mesa y que son ligeras y saludables.

Concretamente, siete aceitunas aportan 37 calorías.

Lo cual, realmente, está en las 700.

-Un refresco aporta más. -No tomemos tantas,

pero bueno, tomemos las que podamos.

Bueno, oda al vermú.

Gracias y hasta la próxima.

En España, cada año se diagnostican 22 000 casos de cáncer de mama.

La Asociación Española Contra el Cáncer

estima que una de cada ocho mujeres padecerá la enfermedad en su vida.

Es verdad que hablamos de una enfermedad grave,

pero también es cierto que se puede curar si se detecta a tiempo.

La doctora Lucía González Cortijo,

coordinadora de la Unidad de Cáncer de Mama y Ginecológico

del Hospital Universitario Quirón Madrid,

y el doctor Ander Urrutikoetxea,

director científico y gerente de la fundación Onkologikoa,

van a resolver muchas de nuestras dudas al respecto.

Y es que conviene señalar que todos los expertos

coinciden al asegurar que la falta de información

es la principal fuente de miedo y ansiedad al hablar de cáncer.

Buenos días. Buenos días.

-Buenos días. Vamos a ver un documental

dentro de unos minutos que aborda el tema del cáncer de mama

desde la perspectiva de un paciente.

No sé si se puede generalizar en ese sentido,

si hay muchas maneras de tomarse este diagnóstico,

o si es absolutamente representativo lo que vamos a ver. Lucía.

Buena, el reportaje es un poco duro.

Yo creo que no se ciñe estrictamente

a una paciente tipo de cáncer de mama.

Es verdad que hay situaciones complicadas,

lo vamos a ver en el reportaje,

de pacientes que necesitan tratamiento a largo plazo

y con unas consecuencias derivadas de la cirugía

y de los tratamientos que ahora veremos,

pero es verdad que, en general, la mayor parte de las pacientes

se diagnostican de forma precoz, con muy pocas secuelas físicas

y con unos resultados y una esperanza de vida muy larga.

Unos porcentajes de curación muy elevados.

¿Y el cáncer de mama se puede prevenir, Ander?

Prevenir, no. O casi no, digamos.

A la hora de contestar esa pregunta, hay que distinguir

entre lo que es prevenir una enfermedad

o diagnosticarla precozmente.

Pasa con todas las enfermedades, también con el cáncer.

Prevenir es evitar que aparezca.

Se puede hacer con el cáncer de pulmón y el tabaco.

Si no fumas, es poco probable que tengas cáncer de pulmón.

Con el cáncer de mama hay pocas cosas que disminuyan el riesgo de tenerlo.

La mayor parte de las veces es inevitable.

Es verdad que un hábito de vida saludable, evitar la obesidad,

una alimentación correcta, puede disminuir un poco.

O incluso tener hijos precozmente puede disminuir el riesgo

de cáncer de mama, pero lo disminuye muy poco.

Lo que sí se puede hacer es diagnosticarlo precozmente.

Atender a las campañas de diagnóstico precoz.

Y en este caso se curan mucho más.

Las tasas de curación de cáncer de mama

cuando se diagnostica precozmente son elevadísimas.

Y eso es lo importante, diagnosticar precozmente.

Más aún que prevenir. Acudir a las revisiones.

Se hacen muchas campañas en este sentido.

Este tipo de cáncer, no sé si afecta más,

entre comillas, a la familia que otros.

¿Dirías que tanto como cualquiera?

Probablemente afecte más a la familia porque es la mujer la que se afecta.

Normalmente, el núcleo familiar, salvo excepciones,

sigue siendo la mujer.

La madre, especialmente, si hay hijos.

De hecho, en el reportaje hay...

unas pinceladas sobre la vida de una mujer con dos niñas,

con un cáncer de mama.

Me parece muy entrañable cómo lo enfocan.

Dando mucha naturalidad...

Esas secuencia es espectacular. Es muy buena.

Se ve que las niñas aceptan la enfermedad de su madre,

la integran en su vida. Que yo creo que es importante,

que cuando una persona esté enferma no lo oculte a sus hijos.

Yo lo digo en la consulta, no ocultarlo, porque casi es peor.

Los niños tienen más miedo.

Tratar de integrar un poco, dentro de la naturalidad

y de desdramatizar la situación, integrar la enfermedad con la familia

y con la vida, porque muchas veces es una enfermedad larga y crónica,

y hay que aprender a vivir, no solo la mujer,

sino su familia, con ello.

Las niñas normalizan esos cambios en el aspecto de su madre.

Lo normalizan, le quitan mucho hierro.

Incluso la animan a que se quite la peluca:

"No pasa nada, mamá".

Es un ejemplo la actitud de esas niñas.

Yo creo que debe enseñar a cómo afrontar esa situación

en las familias con estos diagnósticos tan duros.

¿Y qué tiene que saber, a priori, al menos en los primeros momentos,

un diagnosticado, una diagnosticada?

¿Hay una serie de preguntas tipo que os hacen, que os deberían hacer?

Sí, es muy importante potenciar el rol activo del paciente

ante la enfermedad. Es importante que la paciente,

porque la inmensa mayor parte son mujeres,

adopte una actitud, más que de paciente, de agente.

Que sea ella quien está al mando de las cosas, digamos.

Evidentemente, el equipo médico sanitario, las enfermeras,

todos a su alrededor le van a apoyar,

pero es ella quien debe adoptar un rol muy activo.

Y es importante que haya una serie de cosas que sepa.

Entre ellas, que se desmitifique el tema del cáncer y la curabilidad.

Es cierto que el cáncer de mama se cura en la inmensa mayor parte

de los casos, y esto lo tiene que saber.

Por eso debe ser su abordaje inicial.

Y tiene que establecer un clima de sinceridad y de transparencia

con el equipo médico, y de confianza.

Es importante que confíe en los médicos, en sus enfermeras,

en todos los demás que tiene alrededor,

para que pueda establecerse un clima de diálogo,

pueda resolver sus dudas... Y que no tenga miedo a preguntar.

Para los médicos siempre...

Yo creo que, de un tiempo a esta parte,

a la sociedad nos llega que insistís mucho

en lo importante que es llevar una vida lo más normal posible.

Yo no sé si esto es posible siempre, casi siempre,

depende del momento...

¿Qué instrucciones dais a las pacientes en este sentido?

Bueno, es verdad que no siempre se puede hacer vida normal,

por desgracia, o porque las circunstancias,

en un momento determinado de la enfermedad,

exigen que la paciente esté en reposo después de la cirugía

o con una reconstrucción mamaria.

Sí es cierto que la mayor parte de las veces

se puede intentar hacer una vida normal.

A mis pacientes en la consulta les animo a que sigan trabajando

mientras estén con el tratamiento,

siempre y cuando sea un trabajo en el que puedan adaptar los horarios

y puedan tener unos momentos de descanso al día.

Y que intenten integrar el tratamiento en su vida.

Ir a recoger a sus hijos, seguir su rutina.

Esto no puede ser un parón de unos meses,

porque se hace mucho más duro.

Y además es innecesario.

Es verdad que las pacientes tienen que estar activas.

Van a tolerar mejor el tratamiento, van a llevar mejor su enfermedad,

van a sacar lo positivo de su enfermedad,

que muchas de ellas sacan la parte positiva

de haber tenido un diagnóstico como este.

Restablecen un poco las prioridades de su vida.

Dan importancia a lo que tiene importancia

y dejan de dar importancia a lo que ante lo tenía para ellas.

Yo creo que hay que intentar sacarle la parte positiva,

dentro de las determinadas situaciones, de estas situaciones.

¿Hay una serie de situaciones frecuentes que se van a encontrar,

que el equipo médico debe transmitir claramente a los pacientes?

O no sé si sois más partidarios de dejar que la cosa vaya avanzando,

vamos a ver qué va sucediendo. ¿O es mejor ir un poco por delante?

En general, es bueno que la paciente sepa cuál será el marco

de lo que va a ocurrir.

Qué va a ocurrir, ahora haremos este tratamiento,

estos son los posibles efectos secundarios

de este tratamiento, luego va ocurrirá eso...

Evidentemente, cada paciente es distinto.

Se adaptan los tratamientos, las situaciones.

No todo el mundo hace los mismos tratamientos.

Hay gente que de entrada es operada.

Otros pacientes hacen tratamientos de tipo quimioterapia

o tratamiento hormonal, incluso antes de operación.

El tipo de cirugía cambia mucho.

Hay gente que es necesario hacer una mastectomía,

y otras muchas pacientes que basta con un tratamiento conservador

en que no hace falta quitar el pecho.

Cada paciente es un mundo en ese sentido.

Ahora bien, es bueno que la paciente tenga un marco global

de lo que ocurrirá, porque eso le permite lo que comentaba Lucía,

adaptar la enfermedad a su vida y que tenga el menor impacto posible.

Al final, lo que queremos, con todos los tratamientos,

es que el cáncer pase por la vida de la paciente

impactando negativamente lo menos posible,

y para eso necesitamos también que ella colabore,

sepa lo que va a ocurrir y pueda integrarlo en su vida

para que el impacto sea el menor posible.

Si puede seguir trabajando, siga trabajando,

cuidando de su familia, haciendo lo que hacía.

¿Está demostrado que el impacto de la enfermedad sea menor

cuando llevas una vida activa, cuando participas más del proceso?

Este paciente activo que decías, que pregunta,

que tiene margen de maniobra y cierto margen de decisión.

El impacto es menor sobre la calidad de vida y demás.

Cuando tienes un abordaje positivo contra la enfermedad,

el impacto en tu vida es menor.

Lo que no está demostrado, hablabas antes con Lucía,

hay bastantes mitos respecto a que se cure más la enfermedad

por el hecho de un abordaje positivo.

No hay una evidencia científica que lo avale.

Ahora bien, si consideras la curación globalmente,

teniendo en cuenta que curarse es restablecer tu vida

tal y como la tenías antes... Sufrir menos, ¿no?

Lo consigues mucho más si tienes un abordaje positivo,

activo, haces ejercicio. Lucía es buen ejemplo,

que se va a correr con sus pacientes, tal y como sale en el documental,

todas las semanas. Le puedes explicar a ella.

Este proyecto, ¿cuánto lleva en marcha?

Cuéntanos, Lucía.

La verdad es que en mi cabeza llevaba mucho tiempo.

El proyecto como tal lleva desde septiembre.

Esto surgió a raíz de...

Yo soy corredora reciente, de hace un par de años.

Y me di cuenta de lo bueno que era para mí,

que tengo poco tiempo y mucho trabajo,

un rato de correr todos los días, o dos días a la semana.

Sí que es verdad que en la consulta vemos mucho el sedentarismo,

que es generalizado en la población,

pero lo vemos mucho en estas pacientes,

que, claro, se someten a tratamientos duros,

a cirugías relativamente mutilantes.

Muchas veces cogen peso con los tratamientos,

porque muchas veces tenemos que inducirles una menopausia

de forma precoz,

y estos cambios conllevan que las pacientes cogen peso.

Les cambia mucho su cuerpo

y les cuesta caminar y hacer ejercicio.

Entonces, a pesar de insistir mucho en la consulta,

me di cuenta de que era imposible,

que las pacientes por sí solas, salvo excepciones...

Hay que predicar con el ejemplo, ¿no?

Encontré un entrenador que de forma voluntaria

se ofreció a entrenar a mis pacientes.

Ramiro Matamoros, muy conocido en el atletismo popular.

Y las entrenamos. He hecho un grupo de pacientes.

Somos ya 130 pacientes, o así.

Y son bienvenidas, lo digo aquí públicamente,

pacientes de otros hospitales

que quieran venir a correr con nosotras.

A todas las pacientes las hacemos un control cardiológico,

una prueba de esfuerzo, tienen su pulsómetro,

tienen su equipación...

Y las entrenamos con entrenadores por niveles

dos días a la semana, y luego ellas tienen unos planes

que siguen más o menos dependiendo de sus rutinas.

Pero se ha conseguido no solo que las pacientes caminen,

y algunas corran, sino que también hagan ellas sus grupos.

Es un poco terapia de grupo.

Me ha dado cuenta de que entre ellas es más fácil. Se comunican.

Se dan cuenta de que lo que a unas les pasa le pasa a todas.

Que los efectos secundarios de la medicación son similares.

Muchas de ellas han hecho grupos que salen los domingos

a correr juntas y luego se van a tomar unas cervezas.

Han organizado un plan de un Camino de Santiago.

Quiero decir que es una buena forma...

El ejercicio es una buena excusa para unir pacientes

y que todas se den cuenta de que la vida sigue.

Están muy contentas. Y yo también, claro.

Animamos a todas las pacientes que estén interesadas

a que se sumen a esta iniciativa.

Que llamen al Quirón y las organizamos enseguida.

Para terminar, Ander, algo que se quede en el tintero.

No sé si hay algo que aclarar de lo que se ve en el documental.

Algo que haya quedado fuera y que os parezca importante.

Algo que nos permita hacernos una visión global.

El documental es precioso. A mí me encanta.

Es verdad que es muy duro, pero el caso de Magda...

-Naza. -Naza, perdón,

la paciente que sale en el documental,

no es el más habitual.

Pero explica perfectamente cómo puede impactar

la enfermedad en la vida de la paciente.

Es importante recalcar que esto está ahí,

que no hablamos de una enfermedad benigna,

es una enfermedad mortal en demasiados casos.

Aunque no sea en la mayoría, son demasiados casos.

Que genera mucho sufrimiento,

pero que en la inmensa mayor parte de los casos

es una enfermedad que se cura, se supera.

Y con la que se puede vivir y hacer una vida adecuada.

Hay mucha investigación, es importante sacarlo a colación.

La investigación debe formar parte

de nuestra manera de hacer el tratamiento del cáncer habitual.

Y los pacientes deben saber

que el que se les ofrezca investigación es algo bueno.

Participar en ensayos clínicos es algo bueno,

porque estamos juntos en este camino,

en esa carrera hacia curar la enfermedad definitivamente.

Esperemos que de aquí a unos años, si nos volvemos a sentar aquí,

estemos hablando de una enfermedad cien por cien curable.

Gracias a los dos por visitar "La aventura del saber",

por hacer el esfuerzo de explicarlo todo

y ponerlo tan fácil sobre la mesa. Muchas veces hace falta.

Que los medios de comunicación nos pongamos al servicio

de los médicos para resolver dudas a la gente. Gracias.

(AMBOS) Gracias a vosotros.

Poner rostro y voz al cáncer de mama para ayudar a que todos

entendamos mejor cómo es tener la enfermedad.

Ese acto valiente, cargado de generosidad,

se lo tenemos que agradecer a Naza,

la protagonista del documental "14 bolboretas".

(Música)

¿Sabes cómo se dice "mariposa" en gallego?

Bolboreta.

(Timbre)

¿Quién eres?

-¡Hola! ¡Hombre, Txontxo! ¿Qué pasa, cariño?

Venía a ver si me invitabas a un cafecito.

Que no hay nadie en casa, y digo: "Me vengo a tomar un café".

-Pues hala. Pasa.

-Fíjate que el otro día, cuando estábamos concretando

con la dirección de la fundación, he tratado de explicarle un poco

hasta qué punto el hecho de haber trabajado juntas

y haberme dejado ser partícipe de tu vida,

con todos los obstáculos que tiene, nos había hermanado, ¿no?

Porque a mí me ha aportado mucho

que formes parte de mi experiencia vital.

Que yo me levanto por la mañana y eres como...

Como una hija. Una hija más, mi hija mayor.

-A mí no se me olvidará nunca el día de mi primera operación,

que yo no dije ni hospital ni nada.

Que yo entré en tu despacho y te dije: "Oye, me voy a operar".

Y cuando salí, estaba con el chute de la anestesia todavía.

No había hablado con nadie, y sonó mi móvil.

La primera persona que oí fuiste tú.

Cuando empecé con la primera quimio,

me la dieron cuando mi padre cumplía 60 años.

Fue duro.

Fue duro, pero...

Fue, creo, el mejor regalo para mi padre

y el mejor regalo para mí.

Porque...

Porque era empezar a curarme.

Es que comienzas el tratamiento.

Es lo mejor que me pueden regalar.

Quería un pañuelo oncológico. A ver qué tipo tienes.

-Mira, tienes algodón cien por cien, algodón orgánico...

Tienes bambú, tienes...

Que sea el 90 % hechos a base de bambú.

Tienes algo de leche. -A ver el de bambú.

-Este es el típico.

Se coloca, se cruza por detrás y se hace un lacito.

Tienes aquí muchas posibilidades. -Perfecto.

Este. Decidido. -¿Este? Estupendo.

-¿Me lo pones para regalo? -Sí, claro. Por supuesto.

(Música emotiva)

-¿Para qué voy a perder dos días de mi vida llorando?

No puedo hacer nada.

Y la palabra cáncer es una palabra que da mucho miedo.

Mucho miedo.

Cuando te dicen eso, tú nunca piensas en ti.

No.

Es muy duro decir a unos padres,

decir a tu familia: "Oye, que me han dicho esto".

Tienes que hacerlo de la manera que menos...

Dentro del daño que vas a hacer, porque vas a hacer un daño tremendo,

pero que no sufran.

Se mis padres están mal, yo voy a estar mal.

Y no voy a ser capaz de tirar.

Si el que tengo al lado, cada vez que me mira,

va a pensar: "Esta niña está mala",

yo no voy a ser capaz de tirar para adelante.

(Timbre)

-¡Hola! -¡Hola! ¿Qué tal?

-¿Qué tal? -Bien, ¿y tú?

-Muy bien.

-Pues nada, me he escapado un momento del trabajo.

-¿Y eso? -He pasado por una tienda.

Y me acordé de ti. ¿Te acuerdas que estuvimos hablando...?

-Sí. -Que querías un cambio

y verte de otra manera. Pues te traigo un regalo.

-¡Ay, qué guay! ¡Qué ilusión!

Voy a dejar aquí la bolsa.

-A ver si te encaja. -Ay.

¡Hala, qué chulo!

¡Qué bonito! -Para cambiar un poco.

Un poco de vidilla, ¿no? -Sí, para cambiar un poco.

Porque estoy cansada de llevar todo el día la...

-Si quieres, te enseño a ponértelo. -Pues sí, me apetece.

-Pues venga. -Vale.

-Tú sientes que te estás desintegrando.

Pierdes el sabor, pierdes el olfato.

La vista.

El oído.

El tacto.

Y además,

la transformación física.

Tú notas que te vas...

deteriorando.

Te vas gastando.

Entonces, ¿qué haces? Intentas taparlo todo como puedas.

Y es un trabajo muy duro.

Prepararte para esa desintegración es fuerte.

Te has cambiado el color del pelo.

-Sí, porque el otro era más rubio. Estaba cansada de ser siempre rubia.

Y había un problema de fábrica y no me pegaba bien.

Entonces, cuando llegaba, me agachaba y se me levantaba un moñete,

y era muy incómodo. -Pero te has puesto mechas.

-No, vienen así. Es con mechas color cobrizo.

-Está superbién. Además, es que no se nota...

-No se nota mucho. -Es increíble.

Venga, pues vamos. ¿Quieres? -Sí.

-Pues hala. Esta a este lado y...

Para que haga contraste. -Sí, vale.

-Después lo puedes poner al revés tú.

-Le puedo dar la vuelta para hacerlo así. Vale.

-Tiene dos florecitas o...

Así cambias un poquito. -Sí.

-Tienes aquí unas marcas de la peluca.

-Sí, es de apretármela de aquí para que se me ajuste.

-Ah, bueno. Vale. Sin problema.

He visto que te has rapado.

-Sí, porque tenía tres pelos ahí y me los he quitado.

Para tener todo igual. -Me lo cuentas de unas maneras, hija.

-Qué vamos a hacer. No vamos a llorar.

La vida es así. -No me des vueltas.

-Es como la vida misma. -Pues si quieres,

podemos hacer un pequeño cambio. -¿Qué me vas a cambiar más?

-Como andas muy pobre de cejas, pestañitas y tal,

¿sabes que hay métodos para disimular?

-No lo sabía. -Como tú tienes,

te pueden poner como un alargamiento.

Como las famosas... -Ay, sí,

Esas así de cuando te pones el rímel.

-Más finitas. Como tú tienes, te las van pegando una por una.

-¿Y eso no se cae? -No.

(Música emotiva)

Estás tú sola en casa.

Es de las pocas veces que puedes estar tú con la enfermedad

y puedes sufrirla.

Y si tengo que llorar, lloro. Y si tengo que gritar, grito.

Es que solamente lo voy a oír yo.

Es el único momento que yo estoy con mi enfermedad.

Solo con mi enfermedad.

En este tiempo que llevo,

me he tenido que hacer varias intervenciones.

Y cada vez que...,

que entras por esa puerta en esos quirófanos tan fríos,

y como además vas tapadita y vas ahí como...,

como encajadita, como algo muy frágil,

con una crisálida, pues...

cuando sales y ya se te pasa la anestesia

y empiezas a abrir los ojos y tal, es muy gracioso, porque te miras

y dices: "A ver, ¿de qué color es la mariposa ahora?

A ver cómo es".

Porque te sientes eso,

eres diferente.

Entras de una manera y sales...

de otra manera.

Y tienes que volver a reconocerte.

"¿Y cómo voy a empezar a volar?".

Y volvemos a empezar. Ese es el ciclo de la vida.

-Hola. -Hola. Buenos días.

-Yo es que no tenía la idea de esto.

La verdad es que al principio, cuando a mí se me cayó el pelo y tal,

al principio no llevaba peluca, pero luego...

El problema es que en el cole, lo que te decía antes, los niños...

Al final, no me gusta que a las niñas las digan nada.

-Ya. -Porque al final me defienden

y se meten en un problema, y no merece la pena.

-¿Te queda mucho tratamiento? -Pues me quedan aún tres sesiones.

Es que además mis ciclos son complicados, porque me dan...

Sabes que los ciclos normalmente son de 21 días.

-Sí. -El de quimio.

Pero entremedias a mí me dan radio.

Por lo tanto, al ser el tratamiento más fuerte,

el pelo de la cabeza, o el de las cejas,

como verás, lo tengo a cachitos,

no me sale como me tendría que salir.

Me sale pelusilla, se me cae...

Me han dicho el oncólogo y el dermatólogo

que posiblemente también llevo, a raíz de eso,

problemas por mi vida, por el trabajo... Todo.

Problemas de estrés.

Y eso influye a la hora de la salida del pelo,

y no creo que me vaya a salir el pelo de la cabeza.

-Jobar, qué duro, ¿eh?

Parece mentira que lo estamos hablando...

-Pero hay que hablarlo así.

-Sí.

-Al final... -Pero es duro.

Y nos puede pasar a cualquiera. -Sí, puede pasar a cualquiera.

Es duro.

Yo ahora digo: "¿Secuelas? ¿No tener pelo?

Es lo mejor que me puede pasar".

-Los tratamientos generan muchas alergias.

Es mucho veneno en el cuerpo.

Y necesitas alimentos muy puros y muy limpios

para ayudar a limpiar tu organismo y volver a una actividad normal.

Y a partir de ahí, vas oteando lo que puedes o no comer.

Tienes que controlar mucho. Hacer la compra es muy difícil.

Leer ingredientes...

Llevo una chuleta en el móvil con lo que no puedo,

porque hay veces que se me olvida.

Y después, es supercaro. Muy caro.

-¿Te has fijado en algo nuevo? -No.

¡Ay, sí! ¡Las pestañas! -¿Has visto? Mira qué chulas.

-¡Qué bonitas! -Me las han puesto pelito a pelito.

No son pintadas. -Es que parecen pintadas.

-Pues no son pintadas. ¿Qué tal me quedan?

-Muy bien. Te queda muy bien. La cara te la hace más anchita.

No tan así... -Tan alargada, ¿no?

-Alargada y delgadita.

-Entre el pelo, las pestañas, las cejas... Monísima.

-Monísima de la muerte. -Voy monísima monísima.

-Estás muy guapa.

-Lo próximo que voy a ponerme son las cejas, porque mira...

-A ver, mamá.

-Sí. -Un poco, ¿no?

-En negro, con el color del pelo. -Negro abajo es muy oscuro, ¿no?

-Sí, pero castaño... -Y cuando me quito el pelo, ¿qué?

¿Van a ser las cejas negras? -No, hombre.

Ya te crecerán también, ¿no, mamá? -Sí, yo creo que sí.

Me han crecido a cachos. Entonces, bien, ¿no?

-Te quedan muy bien.

-¿No te has fijado cuando he entrado?

-No, es que ha sido: "Hola, qué tal", y no me he dado cuenta.

-Así las pestañas no se me olvidan, como van pegadas...

Estoy por pegarme el pelo a la cabeza.

-Así no se te olvida. -Así no se me olvida, directamente.

¿Te acuerdas cuando lo del pelo? Si es que a mí me da igual.

Pero es verdad que me la pongo porque voy al cole a buscar a tu hermana,

voy a buscarte a ti... -A mí me da igual.

Porque yo lo veo algo normal.

Porque cualquiera puede tener eso. -Es una enfermedad, claro.

Al final, es todo normal.

A ti, ¿qué te dije? "Hija, tengo cáncer".

Y dijiste: "Vale, mamá". Pues ya está.

-No pasa nada. -No pasa nada.

-A ver, ya se curará con el tiempo.

Y cuando se cure, se ha curado. Ya está, no pasa nada.

La gente lo ve de otra manera, claro que sí.

-Porque lo ven desde fuera.

-Lo ven de otra manera. -Por eso me pongo el pelo.

-Cuando vas al colegio, por ejemplo, si vas sin peluca, yo te entiendo.

Porque a ti te da igual ir sin peluca, ¿no?

-A mí me da igual. -Ya está.

-¿A ti te importa lo que piensen? -Pues no.

-Pues ya está. -Ya está.

Cuando te cures, te has curado, y punto.

A todo el mundo le va a pasar. Bueno, a ver...

Espero que a nadie le pase, porque nadie...

-Pero es algo normal.

-Es algo normal que le puede pasar a cualquiera.

-Efectivamente. -A ti, a mí y a...

-Espero que a vosotras no. A ser posible, por favor.

Si no te importa mucho.

(RÍEN)

-¿Cuándo se cena en esta casa?

(Música)

¡El grupo uno, a ver!

(Gritos de ánimo)

-Tenemos un proyecto organizado aquí, en el hospital, con mis pacientes,

y nos encantaría que vinieras a correr con nosotras.

Este es un proyecto que hemos llamado Corre en Rosa,

y de lo que se trata es de ayudaros a las pacientes a hacer ejercicio,

que tan complicado es.

Yo tengo muchas pacientes en la consulta

que cogen peso, tienen muchos cambios hormonales con la quimioterapia,

el tratamiento hormonal que damos a las enfermas,

y yo les insistía siempre en que tenían que caminar

o correr un poquito. Eso es imposible.

No os organizáis, o tenéis pereza, o no tenéis ganas.

-Está superbién el proyecto,

porque es verdad que te dicen los médicos que debes hacer deporte,

y tú te pones una rutina, pero, un día, porque hace frío;

otro día, porque no quiero estar sola corriendo por el centro de Madrid.

Y es una manera de motivarte.

De decir: "Voy a ver a unas compañeras.

Además, voy a hacer deporte, voy a conocer...".

Te animas a salir. También sirve de terapia.

-Esto es bueno para todos. También para que la gente,

la sociedad, entienda que porque uno tenga un cáncer no pasa nada.

Parece que estás maldito.

Vamos a ver, si uno de cada ocho vamos a tener cáncer de mama,

y uno de cada tres en este país va a tener un cáncer.

Ya nos podemos acostumbrar a vivir con ello.

-¿Cómo ha ido el examen? -Bien, creo que bien.

-¿Bien? ¿Lo aprobamos? -Al final voy a aprobar.

-¿Qué vamos a estudiar hoy? -Literatura,

porque tengo examen el viernes de evaluación.

-¿Literatura? ¡Uf! -Muy divertido.

-Pues venga, que yo voy a empezar con lo mío,

y tú con lo tuyo. Si hay dudas, nos preguntamos.

-¿Me pongo aquí, o dónde? -Aquí, como siempre.

Me viene superbién que vengas.

Porque me da mucha pereza y me cuesta muchísimo.

-A mí también, por eso vengo aquí.

-Entre una y la otra, nos animamos.

-Cuando te pones un sujetador,

¿cómo haces con el pecho y esas cosas?

Nunca lo he visto claro.

¿Cómo te puedes poner un bikini?

-Esos son los trucos.

Ya te los explicaré algún día.

No recuerdo por qué, pero llegué a pensar que te ibas a morir.

Yo llorando por la noche, y que te ibas a morir.

-Eso fue aquí, en casa.

Que al día siguiente íbamos a trabajar.

-Sí, me acuerdo.

-Y me dijo tu madre...

-No recuerdo qué te pasó. ¿Fue lo del tratamiento?

No me acuerdo, pero era algo que estabas mal.

No sé, pero sí.

No sé.

Cuando me dicen que estás muy mal y tal, yo siempre pienso...

Siempre pienso que te vas a morir.

No veo mejoría, veo que va a peor o sigue igual.

Siempre veo: "Tiene lo que tienes", o: "Tiene mucho más",

o: "Ya se ha recuperado. Está como antes".

Sorprendentemente, pero...

-Pues no quiero que pienses eso. -Ya.

-Porque yo no me pienso morir. Pienso seguir luchando.

-No, por favor. -Así que eso no lo pienses.

-Pero alguna vez he pensado: "¿Y si se cansa de luchar?".

"¿Y si esto es demasiado?".

"Ojalá no lo piense, pero si piensa alguna vez

que es demasiado y no quiere mas...".

-He aprendido, o estoy aprendiendo, a quererme yo misma.

Que eso es fundamental.

Porque, al fin y al cabo, a quien le duele es a mí.

Quien lo pasa mal soy yo.

Pues vamos a trabajar.

Pero todo el mundo puede perder la batalla contra la vida.

Todo el mundo.

Pero intenta no perderla. Haz lo posible.

Saca fuerzas. Haz todo lo posible para ganar.

(Música emotiva)

(Música suave)

Es muy...,

muy curioso cuando...,

cuando de repente pierdes tu propio olor.

No te identificas. No te conoces.

No sabes quién eres.

Y ese olor llega un momento que no lo percibes.

Por el tratamiento. Son efectos del tratamiento.

Venir aquí es como...

trastear otra vez y sentirte como tú eras antes.

Olvidarme de tres años y medio, y retroceder.

Intentar vivir todo como antes.

Era libre.

-La pequeña. Esta sale con la madre.

(ININTELIGIBLE)

(Música)

Aquí siempre amanece y sale el sol.

Hay que...

-Sí, es un día más. Y dices: "Venga, pues adelante.

Tengo esto, esto, esto, pero para adelante como sea".

-La noche siempre es triste. -Muy triste y muy larga, sí.

-Pero por la mañana sale el sol, y hay que dar gracias al sol

y a todo lo que hay.

-Pero es complicado. A mí me cuesta mucho.

-No es complicado.

-Yo, por ejemplo, me tiro toda la noche sin dormir

y estoy deseando que...

Yo nunca duermo con las persianas bajadas,

porque la enfermedad me ha hecho que tenga problemas con la luz,

y mi cerebro necesita la luz.

Como las plantas. La fotosíntesis que hace la planta.

Yo por la noche necesito luz.

Y estoy metida en la cama, como no duermo nada,

y estoy esperando a que salga el sol y ponerme la sonrisa.

Pero ¿y si no me sale? ¿Me hundo?

-No, no, no. Pero sale el sol todos los días.

-Ya, no...

Hay que vivir el presente y pensando en el futuro.

-Claro.

Si está el día nublado, otro día brilla el sol.

-Qué difícil es ver eso.

A mí me cuesta mucho. -Pues tienes que verlo.

Tú eres muy fuerte.

-Bueno. -Te admiro.

-¿Cómo puedes decir que me admiras, por Dios?

Con lo fuerte que sois vosotras y todo lo que lleváis encima.

-Claro, pero esta mujer es fuertísima también.

-Bueno, es que tú también... -Claro.

Y la admiro.

Nunca anduvo llorando ni nada. -Nunca.

-Nunca llorando.

Y ya sabes lo que pasó.

Eres muy fuerte.

Entonces, siempre para adelante.

Siempre para adelante, chica.

Y hay que seguir.

Nunca se puede tirar la toalla. -No. No, no.

-Hay que ser fuerte.

-Es ahora cuando tengo miedo.

A estas alturas, cuando tengo miedo.

Miedo porque no sé si voy a aguantar más.

Estoy cansada de...,

de aguantar.

Me canso.

Tengo muchos dolores.

Ya me canso de sufrir.

Y como ya no tengo paciencia,

tengo mucho miedo a...,

a no aguantar.

Tenga miedo otra vez a desintegrarme.

Como antes.

Tengo mucho miedo a hacer daño.

Tengo mucho miedo a morirme.

Pero seguiré volando a lo desconocido.

(Música)

Cada 15 días,

en "La aventura del saber" tenemos, al menos,

un contacto real con las empresas españolas

y sus responsables.

Nos acercamos al día a día, sus inquietudes, sus desafíos

e indagamos en la experiencia personal de nuestros invitados

gracias al director general del Centro de Estudios Financieros

y la Universidad a Distancia de Madrid, Arturo de las Heras.

Bienvenido, Arturo. Muchas gracias, Salva.

Hace 15 días hablábamos de emprendedores,

de, digamos, empresas inclusivas o algo así, no me acuerdo muy bien,

pero recuerdo que fue la promesa.

Sí, hoy vamos a hablar de otro tipo de emprendimientos,

en este caso, el emprendimiento inclusivo.

Para eso, te traigo a estas dos mujeres,

Ana Isabel y Ana.

Ana Isabel trabaja en la ONG Acción Contra el Hambre,

que tiene un programa muy interesante de emprendimiento inclusivo

y Ana, que es... Es empresaria.

Una empresaria que hace esta cerveza tan rica,

de la que luego vamos a hablar. Sí, la cerveza Bailandera.

Bailandera, sí.

Bienvenida. Gracias, Ana, gracias, Ana Isabel.

Cuéntanos un poco en qué consiste este tipo de emprendizaje,

que yo creo que no estamos muy acostumbrados a oírlo.

Este concepto de "emprendimiento inclusivo"

es lo que, desde Acción Contra el Hambre,

utilizamos para denominar a las iniciativas emprendedoras

que llevan a cabo personas

que tienen más difícil acceder al mercado laboral,

como puede ser el caso de jóvenes, de personas inmigrantes,

mujeres con cargas familiares

y que quieren conciliar la vida personal y la vida laboral,

este tipo de iniciativas.

Tú estás, concretamente, en una especie de...

Bueno, en un departamento de la organización

que se dedica, justamente, a eso

y tú has ayudado, por ejemplo, a Ana, ¿no? ¿A qué?

Así es.

Tenemos un programa de emprendimiento

en el que asesoramos y formamos a distintos tipos de colectivos.

De esta forma llegó Ana,

a través de un programa que teníamos para el emprendimiento femenino.

A través de los cuales,

asesoramos en todo lo que es el proceso de emprendimiento,

desde que una persona llega con una idea

hasta que constituye la empresa, incluso, el posterior seguimiento.

Esto lo hacemos a través de dos líneas,

porque ponemos el foco tanto en que la persona adquiera

los conocimientos técnicos necesarios,

es decir, cómo hacer un plan de negocio viable,

a nivel económico y financiero,

y también en que adquiera y desarrolle

las competencias que consideramos clave para emprender,

como es la innovación, la toma de decisiones,

la negociación, la orientación a la clientela,

que son clave para que luego todo este proceso

se lleve a cabo con éxito.

Ana, cuéntanos un poco la historia,

¿cómo te pones en contacto con Ana Isabel?

Porque hay que decir que las dos os llamáis Ana Isabel

y además, a las dos os llaman Ana, ¿no?

Pero, para podernos entender aquí,

le hemos puesto a ella Ana Isabel completo,

a ti, solo Ana, que te dicen así, ¿no?

Cuéntanos un poco tu historia, es decir, cómo llegas...

Somos una cooperativa de tres socias, Clara, Sara y yo,

y hace un año y pico empezamos...

Bueno, anteriormente, tuvimos la idea de que queríamos montar algo

en el pueblo que vivimos. ¿Qué pueblo?

Bustarviejo, en la sierra de Madrid.

Lo de bajar a trabajar a Madrid, pierdes un montón de tiempo,

dos de nosotras somos madres de niños chiquititos...

Entonces, queríamos montar algún negocio en la sierra

y llevábamos muchos años vinculadas al mundo de la cerveza

y empezamos a estudiar si era viable o no.

Al principio, fuimos haciendo cervezas nómada

a diferentes fábricas para profesionalizarnos

y ver si el producto tenía salida.

Luego, más adelante, ya montamos nuestra propia fábrica

y en junio hicimos nuestra primera cerveza en las instalaciones

y empezamos a funcionar.

¿Qué tal va? ¿Va bien? Va bien, sí.

Por ejemplo, ¿qué crees tú que ofrece tu producto,

vuestro producto, el de tus socias y tú,

de diferente con respecto a las cervezas ya existentes?

Hay una gran diferencia entre las cervezas más comerciales

y las artesanales.

Dentro del mundo de la cerveza artesanal,

a la gente nos gusta bastante la variedad, probar diferentes cosas.

Aparte, nuestra cerveza está hecha con productos ecológicos,

las maltas que utilizamos son ecológicas.

Aquí hay tres, una es negra, otra es de trigo...

Y otra es una Pale Ale, es la variedad de la manta

que se utiliza, principalmente, para esta.

Tienen diferentes sabores, graduaciones,

son estilos bastante diferentes, una trigo, una porto y una pale.

Nosotras, aparte de la calidad de la cerveza, por supuesto,

y utilizar productos ecológicos para realizarla,

apostamos mucho por el comercio local,

o sea, ¿por qué tenemos que estar tomando una cerveza

que está hecha a miles de kilómetros

cuando en tu pueblo o en el pueblo de al lado

se puede hacer un producto de calidad

y que se consuma dentro del mercado local?

¿Y qué tal os va? ¿Os va bien? Sí, nos va bien.

Los principios son... Duros.

Son difíciles, sí.

Esto del emprendimiento... Bueno, no sé.

Se habla mucho de la etiqueta de "emprendimiento"

y se fomenta mucho desde el Estado, se hace mucho marketing con eso,

pero es un tema muy complejo cuando nosotras, encima,

que necesitamos la conciliación, es difícil.

Claro, es dedicarte todo el tiempo, ¿no?

O, por lo menos al principio, es dedicar las 24 horas del día.

La historia es que es una moneda de dos caras.

Por un lado, es muy satisfactorio, porque sales del trabajo asalariado

y tomas las riendas de tu vida laboral

y eso tiene cosas muy bonitas, pero, por otro lado,

a veces se cae en las dinámicas, lo que tú dices, de autoexplotación,

que entras a trabajar y no sabes nunca cuándo vas a salir.

Son complicadas, pero bueno, estamos muy contentas.

Claro que sí.

Y la familia y eso, ¿cómo lo recibe? Tienes hijos, ¿no?

Tengo un niño, sí.

Bien, lo que pasa que es muy pequeño, todavía no...

Tiene dos años, no sabe todavía muy bien...

Arturo, ¿tú qué opinas de esto?

Es un programa de Acción Contra el Hambre

que me llamó tanto la atención cuando lo conocí,

que les he invitado a este espacio de "Construye tu empresa"

y, desde luego, que muchas veces estamos pensando

en que creas una empresa

y que, a partir de ahí, se va desarrollar el superproyecto,

pero hay veces que estas empresas lo que hacen es que resuelven

una problemática, en este caso, de tres familias,

tres socias que deciden crear su empresa

y que han solucionado ese problema laboral

o ese desplazamiento hasta Madrid desde la población de Bustarviejo.

Ana, si alguien quiere probar la cerveza,

pero no pasa por Bustarviejo, ¿qué puede hacer?

Aparte de apostar mucho por el comercio local

y estamos en la sierra norte en muchas localidades,

aparte, en nuestra página web, www.cervezabailandera.es,

pueden encontrar un listado de todos los sitios donde estamos,

que en Madrid estamos en un montón de espacios.

Ahora, dentro de poco, va a ser la Artesana Beer Week en Lavapiés

y habrá un montón de marcas de cerveza

y nosotras vamos a estar en el Mercado de San Fernando,

en La Alpargata, en un puesto allí,

y también pueden pasarse por allí a probarla.

¿Por qué se llama Bailandera?

Desde Madrid ciudad, si miras hacia el norte,

se ve la Cuerda Larga, la sierra, el perfil de la Cuerda Larga,

y uno de los picos que hay en la Cuerda Larga

es la Loma de Bailanderos.

A nosotras nos gusta mucho el monte

y queríamos poner un nombre que estuviera vinculado,

somos una empresa en femenino, somos una cooperativa de mujeres,

entonces queríamos... Eso, cambiamos el nombre a femenino.

¿Qué tal os lleváis, Ana? ¿Las socias?

Sí. Bien, muy bien.

Genial, ¿no? Sí.

¿Qué consideraríais un éxito a corto, medio y largo plazo?

¿Cuáles son vuestros objetivos?

No tenemos un objetivo de crecimiento muy grande.

Somos una cooperativa pequeña y nos gustaría mantenernos pequeña,

pero que nos dé para vivir,

si da para incluir alguna persona más,

otra socia o socio, que quisieran entrar,

estaría bien y, sobre todo,

conseguir trabajar un tiempo razonable de horas

y poder vivir de ello

sin tener que recurrir a otra fuente de ingresos.

Muy bien.

Ana Isabel, ¿cuántos proyectos lleváis, ahora mismo, en la ONG

de este tipo?

De este tipo, empezamos a trabajar en 2013

con programas de inserción sociolaboral

y, desde entonces, hemos desarrollado diversos programas.

Hemos atendido alrededor de 400 personas.

De estas, como un 10 %,

alrededor de casi 40 negocios se han creado desde entonces.

¿Cómo os tenéis planteadas, también, cómo os tenéis planteados los retos?

Es decir, ¿qué es lo que pretendéis a corto, medio y largo plazo?

Ahora mismo, ya nos hemos extendido a más regiones,

estamos trabajando en Galicia, Navarra, Cataluña,

Madrid, Andalucía, Extremadura,

entonces, nuestro reto es poder llegar a más comunidades,

también llegar a más zonas, por ejemplo, el territorio rural,

y llegar a más colectivos

de forma que el emprendimiento sea una alternativa real

para este tipo de personas.

Háblanos de los éxitos,

del 10 % ese de éxitos que habéis conseguido.

Cuéntanos alguno que nos dé pie a imaginar.

Aparte de la cooperativa de Ana,

hemos asesorado a un restaurante, que está funcionando perfectamente,

a una asesoría,

hay dos negocios de fiestas infantiles,

que también están funcionando.

Por ahora, el seguimiento que estamos haciendo de los negocios,

en general, les va bien,

y seguiremos apoyándoles para que puedan continuar así.

Que así sea. Muchas gracias Ana Isabel, Ana.

Gracias a vosotros. -Gracias.

Gracias, mucha suerte. La probaremos, seguro.

Seguro que está buena. Gracias. A vosotros.

Arturo, y dentro de 15 días, ¿de qué hablamos?

Dentro de 15 días, de lo que vamos a hablar

es de emprendimiento fuera de las grandes ciudades.

Vamos a ver emprendimientos en el mundo rural.

Qué bien.

Muchas gracias, de verdad. Nada, a vosotros.

Seguimos con el programa, vamos con la digitalización del día,

un reportaje llamado Idensitat.

(Música)

Idensitat tiene sus orígenes en el año 99, 1999.

Surge de la posibilidad de intervenir en el espacio público,

repensar sobre el espacio público,

a partir de intervenciones o de prácticas artísticas,

desde una dimensión amplia,

donde arquitectos, diseñadores, artistas,

piensan, intervienen y actúan en el espacio público,

por tanto, reivindicar que todos estos proyectos se están haciendo

con esta capacidad que tiene el arte para incidir en lo social,

trabajar con lo social, y, por tanto, también

capacidad de promover procesos de transformación.

(Música)

Precisamente, Dispositivos Post lo que, de alguna forma, aglutina

es esta idea de repensar, a partir de este momento poscrisis,

cómo podemos imaginar un futuro

en el cual, acciones como esta, acciones ciudadanas,

que trabajan de forma colaborativa,

pueden contribuir a este escenario futuro.

(Música)

La editorial Anagrama, en su colección "Argumentos",

acaba de publicar este librito, "Siete breves lecciones de Física",

del profesor y responsable del equipo de Gravedad Cuántica

del Centro de Física Teórica

de la Universidad de Aix-en-Provence, Marsella,

Carlo Rovelli.

El libro ha despertado el entusiasmo unánime en Italia.

Son siete lecciones sobre la Teoría de la Relatividad,

los cuantos, la arquitectura del cosmos,

las partículas subatómicas, la probabilidad, el tiempo

y el calor de los agujeros negros, etcétera.

Se entiende todo,

está explicado con símiles sorprendentes

y que no se encuentran en otros divulgadores

y siempre se detiene en los aspectos humanos,

tanto de los propios investigadores como de sus investigaciones.

Se comprende fácilmente

que se haya convertido ya en Italia en un best seller.

Pocos libros tratan estos temas

de una manera más amable ni más entretenida.

"Siete breves lecciones de Física", de Carlo Rovelli,

recientemente publicado entre nosotros

por la editorial Anagrama en su colección "Argumentos".

En "La aventura del saber" de mañana tendremos unas lecturas interesantes

como la que nos sugiere Luis Castellanos,

"La ciencia y el lenguaje positivo" y muestra cómo,

si cuidamos del lenguaje, el lenguaje cuidará de nosotros.

Asegura que el uso inteligente de las palabras

hará que obtengamos mejores resultados en la vida.

¿Quieren saber cómo?

¿Qué investigaciones científicas avalan esas afirmaciones?

Pues aquí, unos minutos antes de las diez de la mañana,

se lo contamos con detalle. Gracias y feliz miércoles.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 13/04/16

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 13/04/16

13 abr 2016

Veremos los reportajes "Armonías: Banderillas" y "Cáncer de mama: 14 bolboretas". Además, entrevistaremos a los oncólogos Ander Urruticoechea y Lucía González Cortijo, a Arturo de las Heras, Dir. Gral.de CEF y UDIMA, Ana Isabel Alarcón de Acción contra el Hambre, y Ana Lázaro, "Cerveza bailandera".

ver más sobre "La aventura del saber - 13/04/16" ver menos sobre "La aventura del saber - 13/04/16"
Clips

Los últimos 6.617 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Miriam

    Estupendo video. Gracias a Naza y a estos fantasticos doctores...todas somos mariposas

    14 abr 2016