www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5593200
Para todos los públicos La aventura del saber - 10/06/20 - ver ahora
Transcripción completa

pero se cuestionan en países que nos las necesitan normalmente.

(Música)

Buenos días a todos. Volvemos a contar hoy

con el profesor de la Universidad Carlos III de Madrid,

Pablo Simón, para hacer un poco de prospectiva

sobre el mundo tras la pandemia.

Para ello comenzaremos revisando la historia

de otras pandemias y sus efectos

sobre las relaciones políticas, internacionales y el comercio.

¿Hay precedentes de confinamiento a gran escala?

¿Cómo fueron? ¿Qué tienen de común

con el que se ha producido en el mundo como consecuencia

del coronavirus y qué de diferente? O dicho de otra manera,

¿en qué consiste lo diferencialmente nuevo

en la crisis del coronavirus?

Se lo preguntaremos a Pablo dentro de un par de minutos.

Buenos días. También reflexionaremos hoy

sobre uno de los grandes deseos que a día de hoy

tenemos en todo el planeta y es el hallazgo

de la vacuna contra la COVID-19.

Cientos de laboratorios e investigadores de todo el mundo

siguen trabajando a contrarreloj para frenar la pandemia.

De este asunto hablaremos con el doctor Nicolás Romero

en el Taller de Salud.

Se cumplen 40 años de la Movida, un movimiento

que empezó a manifestarse a partir del año 1980 en Madrid.

La Movida fue más que un movimiento musical,

fue la expresión cultural de aquellos años de esperanza.

Nos lo contará hoy un artista

que se paseó de concierto en concierto

fotografiando a los jóvenes de entonces

y sus nuevas formas de manifestarse cultural y estéticamente,

Miguel Trillo.

(Música)

Hoy hemos invitado al profesor Pablo Simón

para documentar los efectos socioeconómicos

de las epidemias de otras épocas y tratar así

de hacer un análisis prospectivo de lo que puede ir significando

la actual en el futuro.

Bienvenido, Pablo. Hola, Salva, ¿cómo estás?

Bien. Podríamos comenzar quizá haciendo un recuento

de las epidemias conocidas a lo largo de la historia

más importantes, seguro que hay muchas.

Ha habido muchas pandemias

a lo largo de la historia de la humanidad.

Desde el momento en el que comenzamos

a coexistir juntos en ciudades, prácticamente desde el neolítico,

ya se ven que hay diferentes epidemias

y pandemias que se expanden.

Hay algunas, quizá las más famosas documentadas en Europa,

por ejemplo una que está recogida en las "Meditaciones"

de Marco Aurelio, del emperador, que es la conocida

como la peste antonina.

La peste antonina golpeó al Imperio romano

durante el siglo III después de Cristo

y se sabe que fue una epidemia que viajó

desde sus campañas en Mesopotamia hacia la zona

de la cuenca del Rin y la propia Europa.

Se sabe que tuvo un impacto importante

debilitando al Imperio romano en aquel contexto.

También ha habido otras conocidas como es la plaga de Justiniano

en el siglo V que justamente coincide con el auge de los árabes

y la decadencia de los bizantinos. Hemos vivido la peste negra,

que es quizá la plaga con mayor capacidad destructiva

que tenemos documentada. Y sabemos que también coincide

con el fin de la Edad Media y el comienzo de la Edad Moderna.

O algunas de las que se ha hablado mucho para trazar paralelismos

como, por ejemplo, la gripe española en 1918, que es más cercana.

O una de la que nunca nos acordamos y es la del VIH,

que es una pandemia que está siempre con nosotros,

pero como la transmisión se da a través de las relaciones sexuales,

digamos que ha tenido una estigmatización importante.

Y aunque en Europa y en el mundo más desarrollado

esté contralada, en los países en vías de desarrollo

todavía es mortífera.

La viruela que llevaron

los descubridores de América a América.

Totalmente. Y esto es interesante porque, si te das cuenta,

a medida que el mundo se va haciendo más grande,

los riesgos de pandemias también se hacen más globales.

Y existen ciertos paralelismos interesantes.

Algo en que los historiadores están relativamente de acuerdo

es que la peste negra se extendió a través

de las rutas comerciales, de la Ruta de la Seda,

que venía desde Asia hacia Europa. Lo mismo que esta.

Exacto, justo. Ha hecho el mismo camino.

Y cuando se expandió el mundo porque se descubrió América

y se comenzó con el comercio que se llamaba trilateral

entre África, Europa y América,

también se vio que viajaron enfermedades.

Se sabe que una mortalidad de en torno al 80, 85%

de los nativos americanos vino porque la viruela

o el sarampión que venían de Europa

impactó en los pueblos de los nativos americanos

que no tenían los anticuerpos, no estaban preparados

y les causó mucha mortalidad.

Se sospecha, esto no está tan claro, que la sífilis

incluso pudo viajar haciendo el trayecto contrario,

que vino desde América a Europa.

Aunque algunos dicen que siempre había estado aquí

y no se había documentado bien. Aquí hay diferencias,

pero para los historiadores es todo un reto.

Lo interesante de esto es que siempre vemos

que las pandemias vienen acompañadas de cambios geopolíticos

y sociopolíticos muy importantes.

La decadencia del Imperio bizantino y el auge del Imperio árabe

conecta en el tiempo con el que cuando tienes

una pandemia o una plaga muere mucha más gente;

no tienes capacidad de recaudación; tus tropas están diezmadas

y, por lo tanto, tus adversarios pueden ganar.

Eso es algo parecido a lo que está documentado

en las guerras del Peloponeso, que enfrentaron a Antenas y Esparta

en el siglo V antes de Cristo y se sabe que los espartanos

se dedicaron a asediar la ciudad porque los atenienses

tenían una flota en el exterior y esto apiló a mucha gente

dentro de la ciudad. Y hubo un brote de una plaga,

que no se sabe muy bien qué fue, y causó una mortalidad enorme,

incluso Pericles murió por la enfermedad,

y esto hizo que el Imperio ateniense entrara en decadencia

y ganaran sus rivales históricos, los espartanos.

Siempre ha estado asociada la plaga con el cambio, ¿no?

Efectivamente. Algo que no se sabe

y que termina siendo una cosa inesperada.

Efectivamente.

Vamos a coger dos casos concretos para documentar esto.

De un lado la peste negra. La peste negra se sabe

que justo coincide con el fin de la Edad Media

y el comienzo de la Edad Moderna

y que tiene unos efectos igualadores enormes. Me explico.

Cuando se expandió esta peste, murió mucha gente,

sobre todo personas jóvenes que se dedicaban a trabajar el campo,

las hectáreas de tierra a trabajar eran las mismas,

pero la población disponible era menos.

¿Tú cómo podrías atraer a labriegos libres?

Subiendo los salarios.

Y esto generó un incremento, en términos salariales,

generó más equidad dentro del sistema.

Que coincidió además con muchas guerras,

la guerra civil de Castilla es de aquella época;

la guerra de los Cien Años es también de aquella época.

Coincide con muchas turbulencias históricas que dan pie

a un fin de ciclo, a un fin de etapa.

En el caso de la más reciente, la gripe española de 1918.

Hay algunos historiadores, y esto es a través,

de algunas lecturas complementarias porque como uno está encerrado

te documentas de un montón de cosas.

Y es que se sospecha que la gripe de 1918

pasó mucho más desapercibida

porque coincidió en el tiempo con la I Guerra Mundial.

En muchos sitios había censura y directamente no se hablaba

del brote epidémico. De hecho, hay quien sospecha

que se llama gripe española no porque hubiera

un brote importante en Madrid, sino que España

que era un país neutral era la única que estaba cubriendo la gripe

y por eso se llamó gripe española.

Como en las esquelas de los periódicos

veías al mismo tiempo a la gente que estaba muriendo en la guerra

y a la que estaba muriendo por la gripe

y había tendencia a morir de tifus u otras enfermedades...

La gente se moría por la guerra. Claro.

Nadie le dio mucha importancia y pudo tener menos efectos.

Sí que vemos siempre que estas pandemias

suelen coincidir con procesos de cambio histórico y transformaciones

porque es lo que muchas veces los historiadores llaman shocks.

Es un shock, como una guerra, una catástrofe, etc.,

que cambia los equilibrios de fuerzas.

Y por eso hay ahora gente que está haciendo muchas hipótesis

sobre si el coronavirus es un shock de esta naturaleza;

si es algo que puede cambiar los equilibros de fuerzas

ya sea a nivel internacional o dentro de nuestra sociedad.

Una de las cosas que se ha visto es como ha mejorado

el aire en las ciudades. Por ejemplo.

De pronto hay gente que se muere por la mala calidad del aire.

Por poner un ejemplo. El coronavirus al final

lo que está generando es cambios porque ha tenido parejo

un proceso de confinamiento,

lo que podríamos llamar el gran confinamiento.

Algo sin precedentes. Porque cuando tú recibías

un producto, por ejemplo, en la Ruta de la Seda

que sospechabas que tenía la peste negra

se aplicaba una cuarentena, 40 días, tiene casi su origen bíblico.

Dejarlo aislado no vaya a ser que tenga un brote epidémico.

En nuestro caso hemos confinado a todas nuestras sociedades

y eso ha tenido una serie de subproductos

que en muchos casos son negativos, pero en otros puede generar cambios.

Tú ponías el ejemplo del aire. Y cómo puede cambiar también

la arquitectura de nuestras ciudades si ahora tenemos que mantener

distancia de seguridad, hay que cambiar nuestros hábitos.

Pero podemos hablar de este caso concreto

o incluso por ejemplo un mercado de alquiler.

¿Qué ocurre con los mercados de alquiler

o qué efectos hemos visto

inmediatamente comenzó el confinamiento?

Que un montón de pisos turísticos, como no hay turismo,

han salido al alquiler regular y el precio del alquiler

ha caído en un montón de ciudades. Ah, es cierto.

Menos efectos que van en direcciones contrapuestas.

Aunque sí hay que tener presente una cosa

y es que el coronavirus probablemente sea una epidemia

que más que mejorar la igualdad la empeore.

Es muy probable que salgamos más desiguales.

¿Por qué? Porque a efectos prácticos lo que vemos

es que quien se tiene que confinar es quien menos recursos tiene;

es quien menos capacidad tiene

o está en los sectores productivos que están más de cara al público.

Y normalmente es donde se concentra la gente con menos salarios.

Claro. Porque son las personas que difícilmente pueden teletrabajar.

Exacto, justamente. Esto puede indicarnos una cosa

y es que al final el coronavirus sirve como un túnel del tiempo

que va a acelerar algunas dinámicas que ya estaban en curso.

Estábamos hablando antes de toda esta pandemia

sobre el impacto de la cuarta revolución industrial,

del teletrabajo, de la tecnología,

de qué impacto tendrá en nuestra vida.

Muchos de estos cambios se van a acelerar por obligación.

Porque todo el sector educativo, del cual provengo,

hemos tenido que adaptarnos rápidamente

a aplicar sistemas de evaluación online, docencia online

que quizá antes era un complemento,

pero que ahora no nos queda más remedio que sea central.

Porque si tú no sabes si a partir de septiembre u octubre

habrá nuevos brotes, no puedes hacer, por ejemplo,

que un estudiante universitario que viene de otro lugar de España

y viene a estudiar a Madrid le digas:

"No, tienes que quedarte en casa porque estamos confinados",

con el coste que eso supone a las familias.

Todo esto cambiará mucho nuestros hábitos

y lo que habrá que ver qué sectores pueden engancharse mejor,

cuáles peor y ahí es donde deberán intervenir las autoridades.

Luego está todo el tema medioambiental

que también es... Efectivamente.

No, esto es totalmente decisivo. Ya hemos visto cómo esto

en usos y costumbres de nuestra vida ya se está alterando

por lo que toca a la distancia social.

Pero ha habido arquitectos que ya están preguntándose,

arquitectos y urbanistas, sobre si el coronavirus

puede cambiar la morfología de las ciudades

en un sentido más ambicioso.

Si tengo que teletrabajar y debo mantener distancia social,

quizá no me interesa vivir en el centro de las ciudades.

Quizá la construcción de las ciudades

puede ser mucho más extensa y más basada

en barriadas que estén alejadas entre sí.

Una persona que teletrabaje en Barcelona puede vivir en Vigo.

O una que teletrabaja en Madrid puede hacerlo en Segovia.

No tiene necesidad de desplazarse.

Si esta pandemia se alarga en el tiempo,

que no lo sabemos, la gran incógnita es

cuánto va a estar con nosotros el coronavirus,

porque siempre estamos preguntando por la vacuna

y según a quien preguntes te dice que está a la vuelta de la esquina

o te dice que calma que queda un año,

esto puede cambiar también cómo funciona nuestro urbanismo.

Ahí es donde hay unos autores que son un poco más escépticos

y dicen que cuidado porque algo bueno que tiene España

es que es positivo que las ciudades sean densas

porque son medioambientalmente más sostenibles.

Cuanta más gente vive junta, más economizamos

y más usamos el transporte público.

Pero ¿cómo usamos el transporte público con el coronavirus?

Que sean eléctricos y más abundantes.

Claro, y más frecuencia y con más separación.

Esto es más complicado. Y más caro.

Efectivamente. El problema es ese.

15 niños por clase, pero el mismo número de profesores.

¿Tenemos profesores para poder hacerlo?

Esas son las complicaciones que vienen parejas.

Por eso cuando miramos a lo largo de la historia

y vemos como todas las pandemias han ido teniendo impacto

desde la perspectiva social, económica y política,

es evidente que el coronavirus también lo va a tener,

es indudable. Por eso yo soy escéptico

entre aquellos que dicen que no cambiará nada

y aquellos que dicen que cambiará todo.

Cosas van a cambiar seguro.

Tendremos que ver nosotros cómo nos adaptamos

a este nuevo entorno que va a ser mucho más complejo.

Claro. Más cosas en torno al coronavirus.

¿Cómo iban antes las relaciones entre China y EE.UU.

y cómo han cambiado las relaciones comerciales,

internacionales, políticas entre esos dos grandes?

Ya sabíamos que había tensión entre China y EE.UU.

Cada vez que hablaba Trump decía que la culpa era de China

y que ellos no respetaban las reglas del comercio y los aranceles

y las guerras entre los países por controlar mercados comerciales

no habían hecho mas que crecer.

Mientras que se expande la influencia de China

hacia América Latina o África para acceder a materias primas,

tenemos a EE.UU. levantando aranceles

para impedir que los productos chinos

lleguen a ese mercado con la Unión Europea en medio,

como haciendo equilibrismo entre los dos

para que no le llegue ninguna torta.

La situación ya era tensa en una situación además

en la que las guerras ahora son comerciales y tecnológicas.

En las que al final de lo que estamos hablando

es de quién controla el 5G, de quién es capaz

de tener tecnológicas más avanzadas, etc.

Acuérdate que al principio de la pandemia se decía:

"Esto es una añagaza por lo del 5G".

Eso fue cuando se canceló el... En Barcelona.

En Barcelona, efectivamente, ¿cómo? El Mobile World Congress

de Barcelona se canceló y decíamos: "Estos son guerras comerciales.

Bueno, a lo mejor hay algo más finalmente".

Esto lo que probablemente haga el coronavirus

es tensionar aún más. Tenemos una gran incógnita

y es qué va a pasar con Donald Trump en noviembre.

Dependiendo de si está él o Biden en la Casa Blanca,

pueden cambiar algunas cosas, pero el enfrentamiento

entre las dos potencias, sea más directo o indirecto,

creo que es inevitable porque al final

hablamos de una competición por la hegemonía a nivel global

con una situación cada vez más tensa en el que nos movemos

a un escenario más bipolar. Es decir, vamos a ser

un poco más parecidos a lo que era el mundo antes

de la caída del Muro de Berlín. La Guerra Fría.

Quizá, y yo es lo que confío, sin una situación

de proliferación nuclear o sin miedo a que haya un enfrentamiento

entre las dos potencias directo.

Hay una vieja tesis en relaciones internacionales

que se llama la Trampa de Tucídides,

que es la del historiador que hablaba al principio,

que dice que siempre hay un enfrentamiento

entre la potencia que emerge y la potencia que decae.

Y que es inevitable que haya una guerra entre ellos

Hay algunas excepciones históricas,

porque ni Portugal ni España guerrearon entre ellos en su momento

ni lo hubo entre la URSS y EE.UU. de manera directa.

Veremos qué ocurre, pero que creo que las tensiones

son inevitables en un contexto cada vez más hobbesiano,

con más potencias enfrentadas entre sí.

Lo dejamos aquí, Pablo, y seguimos la semana que viene.

Gracias. Muy bien. A ti.

Seguimos. La Universidad Politécnica de Cartagena

nos propone hoy la siguiente pregunta:

¿Por qué es importante la estadística?

La universidad responde.

(Música)

La estadística tiene que ver con datos.

Es cada vez más presente y más importante

porque tenemos cada vez más y más datos.

El funcionamiento de nuestras sociedades

está digitalizado, archivado y monitorizado.

Las bases de datos se han vuelto centrales

en nuestras relaciones con administraciones, por ejemplo.

Pero los datos son fundamentales en las relaciones comerciales.

Se ha llegado a decir que los datos son el nuevo oro para las compañías

porque contienen información valiosa.

Nuestros gustos, nuestros patrones de consumo

les permite calibrar mejor sus campañas de marketing.

Se ha generalizado la adquisición automática de datos

porque ahora es barato realizar y almacenar ediciones.

Seguro que habrán oído hablar del Internet de las cosas

en que los objetos que nos rodean, luces, etc.,

están conectados a la red para que sea posible

reducir consumo, adaptar su funcionamiento

a nuestras preferencias como usuario.

Nuestra manera de vivir en nuestro mundo digital

genera millones de millones de datos.

Los mensajes que intercambiamos en redes sociales

no son más que datos que corren por la red.

Facebook tiene 1650 millones de usuarios activos

a lo largo del mes. En cuanto a Twitter

se mandan cerca de 500 millones de tuits cada día.

Nuestro teléfono, los datos de geolocalización de los móviles

ya es una mercancía que las operadoras venden

por la información que contiene

a la hora de analizar los flujos de personas.

En este contexto, al que se llama Big Data

no es de extrañar que la profesión de analista de datos,

una combinación de estadístico e informático,

parece llamada a ser una de las más demandadas

en un futuro próximo.

(Música)

(Música)

¿Cuándo llegará la vacuna contra la COVID-19?

Es una de las preguntas más repetidas

durante estos últimos meses.

La vacuna es nuestra gran esperanza para frenar los contagios

y recuperar nuestra normalidad

y la búsqueda de esta fórmula mágica,

cientos de laboratorios y de científicos en todo el planeta.

De la vacuna contra el coronavirus, pero también

de lo importante que es vacunarnos y de cumplir escrupulosamente

con el calendario vacunal hablamos en este taller

con Nicolás Romero.

Muy buenos días. Buenos días, ¿qué tal?

La verdad es que estamos viviendo un momento histórico,

pero también en el trabajo de la comunidad científica

para llegar a esa vacuna.

La vacuna es un poco lo que nos salvará de esta situación.

La nueva normalidad será una normalidad alterada

porque no tendremos esa libre circulación de antes.

Con la vacuna volveremos a tener esa libre circulación,

nos moveremos a muchos países.

En 2019 se hicieron 1400 millones de desplazamientos

en todo el mundo. Esa situación no se va a volver a producir

mientras no haya vacuna.

La vacuna salvará también muchas vidas,

que es muy importante.

Volveremos a disfrutar de más libertad.

Volver a la vieja normalidad será a través de una vacuna,

cuando se descubra esa vacuna.

Y esa vacuna está toda la comunidad científica

intentando hallarla, llegar a esa deseada vacuna.

Los más optimistas dicen que en septiembre podremos tenerla.

Es la pregunta del millón. ¿Cuándo? Está cerca.

Está cerca, sí, dicen que en septiembre;

otros que en diciembre, enero, depende.

Pero, vamos, se está corriendo, se va a hacer una vacuna

probablemente en tiempo récord.

Y eso es donde ha puesto toda la esperanza

y todo el trabajo la comunidad científica.

Pero hasta que llegue a nosotros, hasta que nos pongan el pinchazo

el trabajo es enorme y debe pasar por muchas fases.

Tiene que pasar muchas fases.

Una vacuna normalmente es con un producto,

con un virus atenuable, es decir, o es un virus muerto

o es un virus bastante debilitado una parte de ese virus,

el caso es que nos genere inmunidad.

Es decir, que tengamos contacto suficiente

para que nos genere inmunidad, pero que no nos contagiemos;

que no tengamos la infección; que no pasemos la enfermedad.

Eso es el principio de una vacuna. Pero claro,

para que eso ocurra tiene que haber dos principios

que es eficacia, es decir, que realmente produzca inmunidad,

y seguridad, que no nos perjudique más

de lo que nos beneficia.

Esos son dos principios muy importantes.

Por eso empiezan en ensayos preclínicos con animales

en laboratorio viendo qué método es el más eficaz

para llegar a esa vacuna.

Luego empiezan los ensayos en humanos,

que son los ensayos clínicos que tienen tres fases.

Primero se ensaya

en unas pocas decenas de voluntarios sanos,

es decir, que previamente no tengan ninguna patología,

a ver cómo funciona esa vacuna.

Luego con cientos de voluntarios en una segunda fase

y en una tercera fase ya con miles de voluntarios.

¿Para qué se hacen esos ensayos? Uno: para ajustar dosis.

Para ver seguridad, si nos producen efectos secundarios o no.

Y tres: para ver cómo reacciona nuestro sistema inmunitario.

Cuando eso se consigue, se dice: "Ya tenemos la vacuna,

ahora vamos a producirla a gran escala".

A escala planetaria en este caso. Escala planetaria, exacto.

Es verdad que esto, si se encuentra una vacuna,

que se hallará, por supuesto, es una gesta del mundo entero.

Es verdad que los que saquen la vacuna

tengan su compensación económica,

los que hallen la vacuna y la comercialicen.

Pero esto debe llegar a todo el mundo.

Es decir, el mundo debe vacunar al mundo.

Eso creo que debe ser en principio importante

para llegar a vacunar a todo el mundo, inmunizar a todos.

¿La industria farmacéutica está preparada

para ese volumen de vacunas o no?

La industria farmacéutica dice,

"Una vez que hallemos la vacuna, ¿cómo producimos tantas dosis

que son necesarias?".

La industria farmacéutica está apostando por lo siguiente,

¿cómo se acortan esas etapas? Pues produciendo a riesgo.

Cuando ya tienes una vacuna que probablemente será,

pero no está testada del todo, no ha terminado las últimas fases,

la industria farmacéutica puede empezar a producir a riesgo.

Es decir, empezar a producir dosis a riesgo de que no sea la auténtica

o la vacuna definitiva.

Pero es la única manera de acortar esos plazos.

Ahí es donde está el caballo de batalla, es decir,

necesitamos que esa producción sea rápida

y sea con la auténtica vacuna. Con lo cual,

se acortan plazos produciendo a riesgo

y también llegando a convenios con distintos organismos

o distintos países para empezar a producir todos esa vacuna.

La vacuna de Oxford, que es una de las más adelantadas,

ya está empezando a contactar con laboratorios en la India,

laboratorios en otros países, en la India se producen

muchos medicamentos, donde se produzcan vacunas

a gran escala, eso será la segunda fase.

Es decir, una vez tengamos la vacuna,

habrá que producirla en gran escala para que llegue a todo el mundo.

Y después pasaríamos a la tercera, que es que las administraciones,

los distintos países hagan campañas de vacunación masiva.

Exacto, esa sería la tercera fase.

Una vez que tenemos todas las dosis producidas,

tiene que haber organismos internacionales

o países para organizar campañas de vacunación,

que lleguen a toda la población bien organizadas

y que nadie se quede excluido de esa vacunación.

Con lo cual, desde que tengamos una vacuna,

que las noticias nos digan: "Tenemos vacuna,

vamos a empezar a producirla", hasta el pinchazo que tú decías,

puede pasar un tiempo determinado, unos meses

que tendremos que esperar a que nos llegue el turno.

Veremos cuándo llega ese pinchazo. Ojalá llegue pronto.

Es importante destacar hoy, ya que estamos hablando

del tema de las vacunas, lo importante que es la vacunación.

Lo importante que es seguir esa cartilla, ese calendario.

Eso es. Nosotros tenemos instaurado

por las autoridades sanitarias

un calendario de vacunación anual.

El calendario de vacunación es importante seguirlo.

Porque muchas veces se ponen en cuestión las vacunas,

las vacunas se cuestionan,

pero se cuestionan en países que nos las necesitan normalmente.

El coronavirus ha afectado a la cadena de vacunación

de poliomielitis o sarampión en países que lo necesitan.

Y hay muchos niños menores de un año en el mundo

que se están quedando sin esa vacunación

que les va a salvar de sufrir esas enfermedades

que son mortales en muchos casos.

Pero se queda una bolsa de personas sin vacunar

que pueden en el futuro dar origen a la propagación

de esas enfermedades en los países occidentales

que tenemos reducidas esas enfermedades.

Todo lo que dejemos sin vacunar nos puede revertir luego a nosotros.

Por eso las vacunas son muy importantes

y es importante seguir el calendario vacunal.

El calendario vacunal se compone de unas vacunas

que son una triple vírica, sarampión, parotiditis y rubeola,

y otra triple bacteriana,

que sería para difteria, tétanos y tosferina,

que son básicas y se ponen durante el primer año de vida,

se administran en varias dosis.

Y el primer año de vida hasta los tres cuatro años

se administran una serie de vacunas para proteger al niño, al infante.

Es decir, nacemos sin esa protección.

Y eso es la primera parte de la vacunación.

Luego hay otra parte de la vacunación

que afecta a los adolescentes:

el virus del papiloma;

algunas enfermedades propias de los adolescentes.

A partir de los 15 años hasta prácticamente los 60

no nos tenemos que vacunar, ya termina la vacunación.

Pero, ojo, también a partir de los 60, hasta los 65,

hay tres vacunas importantes.

Unas son estacionales, como la de la gripe.

¿La gripe es estacional por qué? Porque no procura

una inmunidad duradera y hay que cambiarla cada año

porque el virus muta, la cepa es distinta

y hay que aplicar una nueva vacuna.

Pero también en los 65 años hay que recordar dosis de tétanos

y hay que recordar dosis de enfermedad neumocócica,

es decir, aquella que te puede producir

una neumonía o una bacteriemia, es decir,

que tengas bacterias en la sangre, que tengas una enfermedad

o una infección en la sangre.

Estas vacunas de los 65 años debemos consultarlas

con el médico de familia siempre que seamos

personas de riesgo o tengamos contacto

con personas de riesgo o trabajemos en salud

o en puntos de riesgo o en residencias

que podamos contagiar a otras personas.

Tendremos que tenerlo muy en cuenta, es decir,

el calendario vacunal nos salva de muchas enfermedades

a lo largo de nuestra vida.

Y también cuando viajamos a otros países

para poder viajar debemos vacunarnos

contra determinadas enfermedades. Claro.

Hay países donde estas enfermedades u otras

no están totalmente erradicadas y nosotros,

que no hemos tenido contacto con esos gérmenes

nos tenemos que vacunar para no contraer esa enfermedad

y traerla de vuelta.

El problema cuando viajas es que puedes llevar gérmenes

que desconocen a destino y puedes traer del destino

gérmenes o enfermedad a origen.

Es decir, ese intercambio de gérmenes

de origen a destino y de destino a origen

únicamente se erradica con la vacuna, vacunándose.

Si nosotros queremos seguir una nueva normalidad

o recuperar una vieja normalidad con movilidad,

con circulación de personas a distintos países;

con circulación de mercancías que genera riqueza también,

será a través de las vacunas

y siguiendo los calendarios vacunales

y buscando, encontrando y vacunándonos contra el COVID-19.

Que puede mutar después. Y puede mutar después.

Y digo que es para todo el mundo

porque si dejamos bolsas sin vacunar,

pueden mutar y volver la enfermedad a rebrotar.

Hay que tener cuidado, hay que poner bien la vacuna

cuando se halle y tener una buena política de vacunación

del COVID-19 porque si no, podemos dejar bolsas sin vacunar

y ese virus puede mutar.

Pero también el virus por sí mismo puede mutar en algunos casos

y no tener una inmunidad duradera, no siempre la inmunidad es duradera

con una vacuna o una dosis o repartida en varias dosis

la inmunidad se adquiere, pero, como el caso de la gripe,

puede ser anual o estacional donde nos tengamos que vacunar

cada cierto tiempo de esa misma enfermedad.

Veremos. Nicolás, gracias por aclararnos

todas estas cuestiones. De nada. Gracias a vosotros.

Hasta la semana que viene. Y seguimos con más cosas.

Se cumplen 40 años del inicio oficial de la Movida

y Miguel Trillo es su fotógrafo. Recuperamos este reportaje

en el que nos habla de aquellos años

y de trabajos posteriores. Todos con un objetivo común:

retratar las manifestaciones estéticas

de jóvenes que buscaban ser diferentes.

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

(Música)

Mis inicios fotográficos son de mitad de los 70,

por lo tanto soy un fotógrafo tardío.

Ya tengo veintialgo y tengo una cámara Reflex.

Y me siento muy identificado con el surrealismo.

(Música)

Yo como fotógrafo pertenezco a una generación

que queríamos ser artistas, eso es importante.

No queríamos ser fotoperiodistas.

Yo, por lo menos, quería exponer en una galería.

Esas fotografías son como bodegones de naturalezas muertas,

como metáforas de una época, de un país con falta de libertades.

La gente no se dejaba fotografiar porque había miedo

a una dictadura que había habido en la que se usaba la fotografía

como prueba de rojerío, como prueba de peligroso social.

Y en esta foto surrealista había un componente intelectual grande.

Pero como eran fotos que nacían en mi cabeza,

cuando las veía al año siguiente las volvía a repetir

en otra ciudad, con otros amigos.

Siempre utilizaba a mis amistades, a mis familiares de modelo,

no hacía fotos a desconocidos.

Y tengo dos versiones, cada año quería como mejorarla,

eso no se puede hacer, que la foto quede como tal.

En los 80 cuando empieza la Movida madrileña

doy por finalizada esta etapa.

(Música)

# Me miro en el espejo y soy feliz.

# Y no pienso nunca # en nadie, mas que en mí.

# Y no pienso nunca # en nadie, mas que en mí.

# Leo libros # que no entiendo mas que yo.

# Oigo cintas # que he grabado con mi voz.

# Oigo cintas # que he grabado con mi voz.

# Encerrado en mi casa, # todo me da igual. #

1980 para mí es un año clave.

Yo había sido un adolescente que me había gustado mucho la música.

Había nacido en Jimena de la Frontera,

que es un pueblo gaditano muy cerca de Gibraltar.

Y recuerdo en esos finales de los años 60

como siempre teníamos puesta Radio Gibraltar

y siempre estábamos oyendo esa música británica

que no se oía en las demás emisoras.

En Madrid cuando veo la New Wave,

cómo se rescata todo lo que viene de Londres,

yo me siento identificado con ese mundo.

Y la Nueva Ola madrileña la asumo como algo personal,

me convierto en militante.

Y 1980 es el año que nacen todos los grupos pop de la Movida,

entonces se llamaba la Nueva Ola, copia de la New Wave británica.

Y yo no me pierdo un solo concierto.

# Y me baño en agua fría sin parar.

# Y me corto # con cuchillas de afeitar.

# Y me corto # con cuchillas de afeitar.

# Me tumbo en el suelo # de mi habitación... #

Me doy cuenta que ha nacido el punk,

eso es fundamental.

Aquello es como una revulsión.

Se ha creado un movimiento libertario,

un movimiento donde no está nada codificado

y creo que eso influye bastante a mi manera de pensar y a decir

que la fotografía documental también es arte

porque es arte callejero.

Con dos cámaras que llevo voy fotografiando,

además de los grupos, al público.

Y eso es con el tiempo lo que más se ha valorado de mí

y yo mismo valoro.

Cuando estoy fotografiando a ese público anónimo

que está viviendo ese entusiasmo generacional

de una juventud en libertad por primera vez,

cuando en el siglo XX en España

había habido pocos periodos de libertad.

Los cantautores son como la negación de la imagen,

son todos antiimagen.

En cambio el punk, la New Wave potenciaban la sofisticación,

potenciaban la imagen.

Y como fotógrafo me siento totalmente identificado

con esta vivencia.

# Yo quisiera poder... #

Estos retratos están siempre hechos como si fueran naturalezas muertas.

Retrato a la persona como si fuera una naturaleza muerta,

tranquila, sosegada.

A mí me gusta fotografías de peso,

entonces hago como que los aíslo.

Ahí en ese sentido, ya la fotografía de por sí

con el cuadro ya es un aislamiento.

Es como un rectángulo, me gusta la idea

de la pupila como pugilística, el ojo que está en combate.

En combate en este caso en un cuadrilátero

y ese cuadrilátero es el rectángulo de la fotografía.

En ese rectángulo pongo al personaje

y lo retrato como si fuera un artista,

lo hago mirar a la cámara.

Eso en el fotoperiodismo no estaba bien visto,

se consideraba que el fotógrafo pasaba por allí

y retocaba una imagen que era real, existía y el fotógrafo la cazaba.

El concepto este de caza: ha llegado, lo ha cazado

y se ha ido, pero la realidad estaba ahí.

No es verdad, la realidad la crea el creador.

Yo he creado esta foto con la complicidad de ellos,

está clarísimo.

Siempre me acerco: "Te quiero hacer un retrato,

si no te importa, ponte aquí. Ya he elegido el sitio".

La persona está muy orgullosa de cómo va

y es como una gentileza que yo me haya acercado

y lo vaya a retratar.

No era un fotógrafo que pasaba por allí,

sino que estaba y ellos me conocían.

Claro, tanto de ir a conciertos se habían quedado con mi cara.

Era ya como que nos conocíamos todos.

(Música)

# Un día nada más

# podemos ser héroes... #

El retrato para mí no es movimiento, el retrato es más actitud.

(Música)

Yo no estaba contando nada al principio,

no estaba relatando, sino que estaba ahí

fotografiando unas vivencias.

Yo creo que eso hace que luego se haya llamado

el nuevo documentalismo.

Y ese documentalismo es fotografiar la vida cotidiana,

más que fotografiar un acontecimiento.

Y yo creo que eso se da en esta fotografía,

que es una fotografía de la insistencia.

Pienso luego existo no, insisto luego existo.

# Yo no puedo acordarme

# de estar contigo en Berlín.

# Y nada, nada nos separaría.

# Seremos nosotros. #

Esta fotografía de estos jóvenes que están como,

no compitiendo, sino como haciendo un combate

de la belleza, vamos a decir,

y haciendo con su cuerpo un lenguaje.

Y lo que hacía falta era que se encontraran con el fotógrafo.

Me metí en este territorio porque veía que era un territorio

donde la actitud que se manifestaba era una actitud

en la que se estaba describiendo una historia.

Aquí la medalla son ellos mismos.

Además, no es una cultura de la competición,

es una cultura de la diversión.

Veníamos de una generación donde se nos había inculcado

no el concepto del castigo ni el concepto del silencio,

pero sí ese concepto de la uniformidad,

uniformidad en el sentido de la palabra,

ese uniforme para obedecer.

En cambio, aquí son uniformes de desobediencia.

(Música)

# Podemos ser héroes

# un día nada más.

# Podemos ser héroes

# un día nada más.

# Podemos ser héroes.

# Héroes, héroes.

# Podemos ser héroes.

# Héroes, héroes.... #

Soy consciente de que estoy trabajando

en un ambiente underground donde yo hago fanzines.

Eso para mí es muy importante, que paralelamente

a las exposiciones que hago de fotos en color

voy exponiendo mis fotografías en blanco y negro en fotocopias.

Estas fotocopias grapadas como álbumes de estética

unas sobre punks, otras sobre mods, otras sobre rockers.

Era como la cartilla donde yo iba publicando un diario.

Y ese diario, en vez de ser algo personal, literario escrito,

era fotocopiado, grapado y vendido en las tiendas de discos.

Le puse el título "Rockocó" por jugar con la palabra pop

y por jugar con la palabra rock y también por el término barroco.

Para mí el rock es un barroquismo.

(Música)

Yo no era consciente en aquel momento

de que "Rockocó" fuera tan importante.

Ahora me están diciendo que esto es lo que mejor refleja

aquella época de entusiasmo y de falta de recursos.

Y de falta, pero con muchas ganas.

En Rock-Ola podía un día haber una fiesta gay,

que podía haber otro día una fiesta rockabilly.

La Movida fue muchas historias

y todas fueron como que convergían.

Eso es lo bonito, que han sido vasos comunicantes.

Donde a nadie se le hacía ningún feo, ¿no?

Ni por ser de tal estética, ni de tal ideología...

El color de la ideología fue suplantado

por un color de una actitud,

pero uno tenía claro que era

una actitud de personal nada beligerante,

sino de una persona bastante tolerante.

# Si tú me quisieras escuchar,

# si tú me prestaras atención.

# Oh, ¿yo?

# Sí, yo te diría lo que ocurrió

# al pasar por la Puerta del Sol.

# Yo vi a la gente joven andar,

# con tal aire de seguridad,

# que yo en un momento # comprendí... #

En los 90 me voy de Madrid.

Me voy de Madrid y hago mi primer trabajo profesional.

Eso para mí es importante.

Me piden una colaboración,

Chema Conesa, que trabaja en el dominical de El País,

y Alberto Anaut, como director.

Dicen: "Trillo, ¿por qué no vas a sitios así pequeños,

capitales de provincia de España,

y cuentas la misma historia que has contado en Madrid,

estas fotos de tribus urbanas?".

Y voy acompañado del periodista Moncho Alpuente,

que es el que escribe esos textos.

Entonces, viajó a Palencia,

a Lugo, a Teruel, a Ciudad Real,

a Castellón,

y es una fotografía donde hay una puesta en escena compleja,

vamos a decir, porque claro,

esas fotografías van a salir luego a doble página en un periódico,

en un dominical.

# Oh, que corbata, que pantalón.

# Vamos, quítate el cinturón

# y la tarde es de los dos.

# Sí, yo caí enamorado # de la moda juvenil

# de los precios # y rebajas que yo vi,

# enamorado de ti.

# Sí, yo caí enamorado # de la moda juvenil

# de los chicos, # de las chicas, de los maniquís,

# enamorado de ti. #

Cuando terminó la serie,

lógicamente yo soy el que tengo los derechos de esas fotos,

son diapositivas mías, y hago con ellas una exposición,

que la hice en la galería Moriarty de Madrid.

La llamé "Souvenirs".

Y el catálogo que hice, recordando mis tiempos,

retomando, más que recordando, mis tiempos de "fanzineroso",

de "fanzinero",

pues hago tiras de postales,

por tanto, son unos objetos turísticos originales,

originales en cuanto que hay solo una pieza.

Y todo eso lo puse en las vitrinas de la exposición.

(Música)

Fue un trabajo como de hacer una radiografía de una ciudad,

de una capital de provincia,

de una España que ya se consideraba moderna,

que ya no tenía...

Aunque hubiera Semana Santa,

y aunque hubiera ferias tradicionales,

ya la vida cotidiana era distinta a esa que habíamos vivido,

y yo, sobre todo, en el pasado.

# Que el futuro ya está aquí.

# Y yo caí enamorado # de la moda juvenil

# de los precios # y rebajas que yo vi,

# enamorado de ti.

# Sí, yo caí enamorado # de la moda juvenil,

# de los chicos, # de las chicas, de los maniquís,

# enamorado de ti. #

En "Geografía moderna",

que nace a partir de que yo me voy a vivir a Barcelona,

voy desarrollando un concepto de territorialidad

y el concepto de rivalidad.

Hago fotos en Barcelona,

hago fotos en Bilbao y empiezo a darme cuenta

de que hay un elemento territorial muy importante,

que en Madrid no lo había.

Es decir, allí, un punky de Bilbao,

es más importante para él primero ser vasco antes que punky,

y eso me sorprende,

porque yo pertenezco a una cultura urbana,

que es una cultura apátrida.

Yo estaba acostumbrado al concepto de rivalidad entre tribus urbanas.

Vamos a decir, un rocker contra un mod,

o un heavy contra un pijo,

pero ahí la territorialidad la daba la geografía,

y por eso jugué con ciudades

que se enfrentaban por la capitalidad,

como, por ejemplo, Gijón con Oviedo o Vigo con Pontevedra,

Jerez con Cádiz, pero también la rivalidad lingüística.

Entonces, cogí sellos de Barcelona, sellos de Correos de Bilbao,

sellos de Correos de La Coruña...

También, más que una rivalidad,

el pertenecer a una zona geográfica compleja,

como era el Estrecho de Gibraltar...

Por lo tanto, han sido 10 años viajando

haciendo fotos de retratos de culturas urbanas juveniles,

pero en territorios marcados por el pasado

y por el enfrentamiento.

Y yo, ¿qué filosofía...?

Bueno, ¿qué mensaje he dado en esta...?

Pues que la cultura urbana, para mí, es una cultura apátrida,

es una cultura que no tiene territorio

y hemos nacido para no ser víctimas del pasado, ¿no?

# Arde la calle al sol de poniente,

# hay tribus ocultas # cerca del río... #

Esta serie última, en la que llevo ya varios años,

que se llama "Gigasiapolis",

le llamo "Gigasiapolis" porque se centra

en las grandes megápolis de Asia.

Asia vive de la cultura occidental,

por lo menos, las culturas urbanas,

pero la pasa por el filtro

de un mundo en el que convive la contemporaneidad,

los grandes rascacielos, las grandes megápolis,

con la tradición,

que eso es algo que en Europa el rock rompió.

La cultura roquera rompió con el pasado.

Aquí, en Asia, conviven el pasado y un futuro

que, bueno, es cosmopolita y gigante;

gigante porque impresionan esas ciudades tremendas, ¿no?

(Música)

Descubro también que, ese componente de territorialidad,

de mezcla de occidente con oriente,

se da también con la mezcla en el tiempo.

El pasado tradicional del mundo del rock

que ellos no han vivido, lo tienen ahora como vanguardia

y el componente del pasado...

Yo muchas veces digo que las tribus urbanas niegan

el paso del tiempo, y lo vemos,

que un rocker o un punky actual están vestidos

como estaban vestidos en los años 50,

a los que ven en las películas americanas...

Aquí vemos al chico este,

que parece de un póster de Marlon Brando.

Entonces,

Asia como laboratorio de un futuro de tradición y modernidad

es la filosofía de la serie esta "Gigasiapolis".

(Música)

En Asia descubro que el mundo del cómic

es un mundo igual al mundo del rock, del rap...

Existe la misna pasión,

existen los mismos fans y empecé mezclándolo.

No mezclándolo, haciendo fotos de gente, de otakus, de cosplayers,

como si fueran una tribu urbana más,

pero ahora lo estoy desarrollando como algo aparte.

Es algo aparte, y lo quiero llamar, frente a "Gigasiapolis",

lo quiero llamar "Ficciones", o lo quiero llamar "Literaturas",

porque hay un componente, para mí, distinto al de las tribus urbanas,

y es que no son fans de la música,

sino que son fans también de una ficción.

No son fans de estrellas, mejor dicho,

sino que las estrellas son ellos mismos,

es decir, que uno va vestido no por pertenecer

o gustarle una música,

sino que van vestidos

por identificación con un personaje de ficción,

y eso de llevar la ficción a la categoría de ente real

y ponerse la ropa que le hace que tenga vida ese personaje

y, además, cuando entran en la feria del cómic,

rápidamente todo el mundo les para para hacerles fotos.

Es decir, que ahí el fan se convierte

en la estrella en sí mismo y van allí para ser fotografiados.

Ellos están vestidos como un personaje

que han interiorizado

y que se saben de memoria, porque son fans de esa ficción.

(Música)

En "Costa Oste" lo que hago es poner en diálogo

a tres países tan distintos

como Vietnam, Estados Unidos y Marruecos,

de tres culturas tan diversas,

y tres continentes tan alejados.

Hago dialogar a una generación actual vietnamita,

en dos ciudades, Ho Chi Minh City y Hanói;

marroquí, en dos ciudades, Rabat y Casablanca;

y Estados Unidos, en dos ciudades, Los Ángeles y Nueva York.

Planteo un argumento que veo que se repite constantemente en mí,

que es la rivalidad, en este caso de las dos costas americanas,

New York frente a Los Angeles;

con la rivalidad de Vietnam frente a Estados Unidos,

es decir, mundo comunista con el mundo capitalista;

o la rivalidad islamista.

Toda la exposición son de fotos hechas en un mismo tiempo

y de estéticas parecidas.

(Música)

La filosofía de "Costa Este-Costa Oeste" es eso,

esos hijos que quieren tener una cultura distinta

a la que tuvieron en el pasado y, en este caso,

era un pasado comunista,

un pasado islamista o incluso un pasado capitalista,

porque las fotos que tengo yo de California y de Nueva York

son de culturas alternativas.

(Música)

Uno de los temas fundamentales del pensamiento es, sin duda,

el tiempo;

no el tiempo atmosférico,

sino el tiempo como magnitud general de la vida.

¿Qué es? ¿Cómo lo medimos?

¿En relación a qué?

Quizás, el ensayo más difícil de Borges sea

"Historia de la eternidad",

en el que trata precisamente sobre el tiempo.

Pues bien,

hace poco que la editorial Laetoli ha publicado este libro,

"La naturaleza del tiempo",

del físico argentino Gustavo E. Romero,

en el que, desde la perspectiva de un físico que lee a Borges

y a los presocráticos, a Bertrand Russell y a Léon Bloy,

se nos habla del concepto del espacio-tiempo,

de qué es el presente,

de si es posible viajar en el tiempo o no,

de Parménides,

de la irreversibilidad y de la teoría de cuerdas.

Un ensayo para los aficionados

que tienen algún conocimiento sobre física

o simple interés y algo de paciencia

para no asustarse con una fórmula,

porque luego, el autor va y la explica.

El libro, formado por diferentes artículos que encajan,

se complementa con un divertido ensayo

sobre los viajes en el tiempo

según la literatura popular

del bloguero y editor Alejandro Agostinelli.

Les ofrecemos ahora un fragmento

sobre las potencialidades de las impresoras 3D,

el resto, en la red.

(Música)

"Quizá usted sepa lo que es la impresión en 3D,

o al menos habrá oído hablar

de las posibilidades que ofrecen ya hoy en día

las impresoras 3D a la hora de fabricar

objetos de forma automática.

Estos artilugios permiten materializar

de forma sólida y corpórea objetos tridimensionales

que han sido concebidos y desarrollados

como modelos virtuales,

mediante un programa de diseño en 3D por ordenador.

A día de hoy,

los objetos tridimensionales fabricados mediante la impresión 3D

empiezan a estar ya cada vez más presentes

en múltiples ámbitos de nuestra vida."

(Música)

"¿En qué consiste la impresión 3D

y cuál es la historia de esta tecnología?

¿Qué tipos de objetos en 3D podemos encontrar

hoy en día en nuestra vida cotidiana?

¿Qué capacidad de transformación tiene la impresión 3D

en los procesos productivos?

¿Hasta dónde puede llegar el uso de las impresoras 3D en el futuro?

Estas son las cuestiones básicas que se abordan en la exposición

'3D: Imprimir el mundo'."

Hasta aquí llegamos.

Volvemos mañana con Reyes Mate

para hablar de valores en época de pandemia.

Será, como siempre en su caso, un momento extraordinario

para pararse a pensar en cómo mejorar nuestras vidas.

También recibiremos al profesor de Matemáticas

y divulgador José Ángel Murcia.

Con él vamos a empezar una serie de talleres para explicar,

para reforzar contenidos clave en las distintas etapas educativas.

Empezamos mañana con las Matemáticas de 1 de la ESO.

Pasen un buen día, les esperamos mañana.

Recuerden la cita, mañana en La 2 a las 10:00.

Buen día.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 10/06/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 10/06/20

10 jun 2020

Ofrecemos el reportaje "Miguel Trillo". Además, entrevistamos al politólogo Pablo Simón y al médico y periodista Nicolás Romero.

ver más sobre "La aventura del saber - 10/06/20" ver menos sobre "La aventura del saber - 10/06/20"
Programas completos (1885)
Clips

Los últimos 6.775 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios