www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5586408
Para todos los públicos  La aventura del saber - 01/06/20 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Hola a todos. Buenos días.

Volvemos hoy, 1 de junio,

a la emisión habitual de "La aventura del saber"

tras más de dos meses de excepcionalidad

en todo el mundo. Estamos muy contentos

de poder comunicarnos

con todos ustedes y les deseamos lo mejor.

Miles de personas no lo han contado en nuestro país

y centenares de miles en todo el mundo.

A pesar de lo que la ciencia

venía previendo, a pesar de los avisos,

nos ha sorprendido a todos.

Hoy vamos a comenzar el programa

hablando de otras epidemias anteriores

a la del coronavirus, de lo que sabemos de ellas,

cómo y por qué se produjeron

y cómo se reaccionó. ¿Qué debemos aprender

de estas anteriores epidemias para seguir enfrentándonos

a la actual? ¿Qué posibilidades hay de rebrote?

¿Cuáles son las medidas que deberíamos tomar

cada uno de nosotros?

¿Y las autoridades?

Nos ayudará el doctor Nicolás Romero

desde el otro extremo de la mesa

y será hoy, más que nunca,

un placer saludarle y escucharle con atención.

Muy buenos días. La verdad es que es un placer

volver a estar aquí hoy con ustedes.

Y también trataremos hoy y recibiremos al novelista

y dramaturgo Nando López.

Acaba de recibir el Premio Gran Angular 2020

de Literatura Juvenil por la novela "La versión de Eric",

un "thriller" que habla sobre la identidad,

sobre el derecho y la defensa de ser

quienes somos o quienes queremos ser.

"El 1 de junio de 1935, nacía el arquitecto Norman Foster.

Este año cumple 85. Lo celebramos recuperando

nuestro trabajo a partir de la estupenda exposición

que la Fundación Telefónica organizó en Madrid en 2018.

Interrumpida su actividad durante el confinamiento,

ponemos la vista hoy en la librería científica

del Consejo Superior de Investigaciones Científicas,

un nuevo espacio de reflexión que pretende fomentar

la divulgación y el pensamiento científico.

La librería alberga parte del fondo de la editorial CSIC

y cuenta con 50 colecciones

y más de 2.500 títulos."

Abrimos hoy con más ganas que nunca

el taller de salud de "La aventura del saber"

junto al doctor Nicolás Romero para documentarnos a conciencia

sobre lo que está ocurriendo a nuestro alrededor.

En el año 2011, la película de Steven Soderbergh

"Contagio", de la que ya hemos hablado aquí

antes del confinamiento,

describía una situación bastante parecida

a la que estamos viviendo. En 2015 Bill Gates avisó al mundo

en una o varias conferencias TED

de que una pandemia sería mucho más peligrosa

que una guerra nuclear

y, al mismo tiempo, hacía una broma sobre la película

y describía con toda suerte de detalles

una situación asombrosamente parecida

a la que todos estamos viviendo,

incluidos los Estados Unidos,

con más de 1,5 millones de infectados,

más de 90.000 decesos y más de 36 millones de desempleados.

Todas ellas, cifras sin precedentes.

En 2017 el mismo Gates avisaba

de la necesidad de un reforzamiento radical

de los sistemas de salud de todos los países

para enfrentar una eventualidad así.

Nadie le hizo caso.

¿Qué nos pasa, que no hacemos caso a la ciencia?

Buenos días. No hacemos caso a la ciencia.

No hacemos caso a lo que supone una inversión

donde no vemos la rentabilidad inmediata.

Eso es lo que nos pasa.

Eso, en griego, era la definición de "tonto",

de "estúpido", aquel que no podía ver más allá

de su propia nariz. Eso es. Nos pasa eso.

Y luego hay un exceso de autoconfianza en el mundo,

es decir, tenemos hospitales, tenemos pastillas para todo,

tenemos saneamientos, tenemos agua corriente,

tenemos antibióticos, tenemos asepsia en los hospitales.

Es decir, tenemos todo eso y, cuando viene algo así, decimos:

"¿No tenemos una pastilla a mano?".

No tenemos nada a mano y nos encontramos sin una vacuna.

Eso es exceso de confianza.

Y, claro, nuestro orgullo se resiente

porque dice: "Bueno, viene este bichito,

este microorganismo,

a darnos un revolcón". Pues sí, porque nos confiamos

y entonces tememos más que nos invadan los extraterrestres

o eso, una guerra nuclear, que esto.

Y esto es más... Es decir, es posible, es más factible

que cualquier otra de las posibilidades.

Y eso es lo que nos ocurre.

Vamos a ver, esto ya ha ocurrido antes.

Sí. Ocurrió con la mal llamada

gripe española, que yo he leído, no sé,

igual es una tontería,

yo te lo cuento y tú eres el científico,

pero como que recomendaban lo mismo, es decir, lavarse

continuamente las manos, luego era también distancia social.

Eso es. ¿Y qué más recomendaban?

Yo creo que era eso y no sé, alguna otra cosa que he olvidado,

pero que es parecido a lo que se nos pide ahora.

Es muy parecido y, además, es que tiene el virus,

el de la gripe española, era un tipo de virus de la gripe,

no era un coronavirus, pero...

¿Qué diferencia hay? Son de distinta familia,

es decir, el virus de la gripe es un virus

de una familia determinada, los virus pueden ser de ADN o ARN,

y el coronavirus también.

Y el coronavirus tiene diversos, digamos, subtipos

dentro de su familia.

Pero, para lo que hace en nuestro organismo, es

muy parecido en este caso.

Era tan parecido el de la gripe española,

mal llamada gripe española,

con el coronavirus que prácticamente mataba,

es decir, hacía el mismo daño, que era por tormenta de citoquinas.

La tormenta de citoquinas. Es decir, tú coges la infección.

La infección puede ser eso, empieza con tos, con fiebre,

con cansancio. En el caso de la gripe española,

todavía los síntomas eran más acusados, es decir,

las pulsaciones te subían a 140,

la respiración era muy costosa y superficial

y era muy rápido, en cuatro o seis horas,

ya empezabas a tener problemas pulmonares,

en 12 horas empeorabas.

Y, si tenías que empeorar, en 24 o 48 horas podías fallecer.

Eso era la gripe española

y era muy agresiva. También en el coronavirus

pasa que tú puedes desarrollar la enfermedad

y pasar como un catarro, pasar con unos síntomas leves,

o, al sexto o séptimo día, empezar a desarrollar un problema

de insuficiencia respiratoria grave aguda.

Que es lo que ha pasado en los casos...

Más graves. Los decesos.

Exactamente, donde han fallecido.

Esto es por tormenta de citoquinas, lo mismo que con la fiebre española,

con la gripe española.

¿Qué ocurre? El virus llega con su carga viral.

El sistema inmunitario reacciona fuertemente ante eso

porque es verdad que, tanto en la gripe española

como en el coronavirus,

afectaba a una determinada población,

pero también no se libran

sujetos sanos y jóvenes.

De hecho, en la gripe española...

Moría más gente joven.

Eso es, con un sistema inmunitario alto.

Entonces ¿qué ocurría? Que la tormenta de citoquinas es:

las citoquinas son señalizadores de comunicación

entre nuestro sistema inmunitario

que le dicen a las células: "Id allí, que allí está el patógeno

que hay que quitar. Modula toda esa regulación

de ese circuito inmunitario".

Cuando hay demasiadas, pueden ocurrir fallos,

fallos de señalización, y ¿entonces qué ocurre?

Que puede haber más inflamación,

más macrófagos, es decir, son unas células de la inmunidad

a nivel pulmonar, estamos hablando;

más inflamación, más edemas.

Todo eso puede hacer que la función respiratoria fracase

y, al fracasar, lógicamente, sobreviene la muerte,

el fallecimiento.

Ya me he acordado de lo que me faltaba,

que era el confinamiento, que también en la gripe española

de pedía confinamiento. Es que son las únicas tres armas

que tenemos: distancia social, confinamiento para pasar, digamos,

esa cuarentena y la higiene.

Es que no tenemos... Desde donde podemos hacer

es lo que podemos hacer, mientras no haya vacuna, claro.

En la gripe española no hubo vacuna, lógicamente,

y ahí murieron muchas personas,

muchísimas personas. ¿Qué era lo único que podían hacer?

Lo que se estudia, que eran transfusiones

de personas que ya habían pasado la enfermedad

para, por inmunización pasiva,

curar a esas otras personas que lo estaban sufriendo, pasando,

atravesando la enfermedad.

Pero era lo único que se podía hacer,

era tomar las medidas de precaución y ver si pasabas o no la enfermedad.

Y, si no se inventa la pastilla, la vacuna,

mientras que no se inventa,

¿qué diferencia hay entre ahora y hace dos meses?

¿La diferencia dices? Sí, ¿por qué el confinamiento

es absolutamente necesario

en un momento y luego podemos ir desconfinando

poco a poco.

Porque el número reproductivo, es decir, el número de contagios

que cada persona contagiada

puede, a su vez, hacer

va disminuyendo. Y esa tasa es muy importante.

¿Y eso por qué ocurre? Eso ocurre porque hay menos...

Precisamente, por el confinamiento.

Cuando una persona está contagiada y se confina,

a los 14 días deja de ser contagiante.

Tiene un periodo de impronta. Durante esos 14 días, es peligroso.

Pero luego ya no. Pero luego ya no,

ya no es contagiante, salvo que se contagie de nuevo.

Pero esas personas tienen inmunidad,

adquieren cierta inmunidad porque se ha visto.

Se puso bajo la lupa qué tipo de inmunidad adquirían,

pero el hecho de que unas vacunas

en los ensayos clínicos, que están ya en fase uno,

en fase dos de algunos proyectos de vacunas

estén dando personas con inmunidad,

esto nos da una esperanza.

Es decir, hay vacunas o se van a crear vacunas

porque se genera inmunidad.

Si no se genera inmunidad, no habría vacuna posible. De hecho,

fíjate, en el calendario vacunal,

tenemos vacunas que son una o dos veces en toda tu vida

y vacunas que son cíclicas.

Que tienes que recordar. Como la gripe, por ejemplo.

Cada año se vacuna uno porque se pierde esa inmunidad.

Sin embargo, con otras vacunas...

Eso se pierde porque el virus se vuelve otro.

Sí, muta. En la gripe española,

el virus era cada vez más agresivo.

De hecho, en España, la segunda oleada 1918

fue la más agresiva, fue donde murió el 75 %

de las personas y murió mucha gente.

Se infectaron 8 millones y murieron 200.000 personas

solo en España y se llevó por delante...

Y en aquella época, con una población muchísimo menor.

Más pequeña.

Y se llevó por delante a se calcula entre 50 y 100 millones

de personas. En las primeras 25 semanas,

se llevó a 25 millones de personas por delante

la gripe española. Aquello fue tremendo,

igual que la peste negra

en la Edad Media. Pero ahora no estamos

en esa situación. Estamos, pero podemos hacer otro tipo de...

Pero ¿puede ocurrir lo mismo, es decir, que haya un rebrote

y que el rebrote se peor?

Sí, podría ser porque, si el virus mutara,

lo que pasa es que este virus parece que muta menos, muta poco

y eso es una cosa a su favor. Pero también tenemos dos cosas,

que son cómo se contagia,

y parece que este virus se contagia bastante,

y luego la agresividad de este virus,

que es un virus que, de alguna manera, entra,

hace el daño y es el propio sistema inmunitario

el que, de alguna manera, exagera esa reacción, que eso

es lo de la tormenta de citoquinas.

Para pasar de fase, ¿qué es lo que se ha visto?

Se ve la agresividad, o sea, el número reproductivo,

es decir, cuánta gente contagia a cuántos,

qué cantidad de personas se contagian

durante los últimos siete días,

qué, digamos, capacidad hay de hacer PCR, es decir,

de hacer las pruebas para determinar a una persona

que es sospechosa, que tiene los síntomas...

Y que puede contagiar. Efectivamente. Tiene esa enfermedad

y puede ser contagiante. Todo eso se ver para pasar de fase,

pero ¿cuál es el paso más importante?

Prevenir posibles rebrotes. Una cosa de las más importantes,

además de ampliar el número de camas,

tener camas UCI suficientes, es tener suficientes pruebas PCR

en atención primaria

para todas las personas sospechosas de tener la enfermedad detectarlas.

Y de ahí, al confinamiento para que pasen la cuarentena

y dejen de ser infectantes para la comunidad.

¿Y lo principal es medir la temperatura, es decir,

saber si está con fiebre o no la persona?

La fiebre es muy indicativa.

La fiebre, la tos, la disnea, es decir, la falta de respiración

y un cansancio agotador;

esos son unos cuatro síntomas importantes.

Pero la fiebre determina un estado,

la fiebre es que no estás bien, no es un estado, digamos, inocuo,

sino que es un estado alterado.

Es un aviso. Tu cuerpo te está diciendo "cuidado".

Efectivamente. ¿Puedes tener fiebre por otras razones? Claro,

pero, si estamos metidos en la pandemia

y acompaña de otros síntomas, la fiebre es un detector rápido

y fácil de que una persona

puede ser contagiante o puede estar infectada.

Puede estar, pero puede deberse a otras razones

también. Vamos a ver.

Cuando nosotros nos vimos la última vez,

hace ya un montón de tiempo, dos meses,

desde justo antes del confinamiento,

íbamos a haber puesto un vídeo que era muy divertido.

Yo creo que en algún extremo, digamos,

me parece que está ya fuera de órbita,

pero, si quieres, lo podemos ver.

Vamos a verlo. Solo un fragmento.

Lo comentamos y vemos también a lo mejor

qué errores se cometieron entonces a la hora de recomendar

lo que había que hacer.

Eso es, de acuerdo.

Vamos a verlo.

(Música)

(RÍE) (RÍE)

Yo creo que podemos ya dejarlo por aquí.

Sí. Yo no tengo ni idea,

lo que sí veo es que no llevan mascarillas

y también veo que es 1 m.

Es 1 m, sí. Ahora la distancia social

debe ser de 2 m mínimo. ¿Por qué? Porque tú no sabes,

cuando hablas muy efusivo,

esas gotitas pueden llegarte.

Después de este vídeo, se han visto estudios de cómo llega

un estornudo, hasta qué distancia alcanza

un estornudo y las gotitas. Las gotitas pueden estar llenas

de virus, es decir, llevar una carga viral grande o no,

siempre que estés contagiado. Si no estás contagiado, nada.

Está en vigencia el lavado de manos.

Eso es vigente. Y luego eso, que están muy cerca.

Supongo que es para favorecer a la cámara,

pero están muy cerca. No se puede estar tan cerca.

Nosotros estamos un poco todavía ahí, en el límite.

Estamos ahí todavía. Hay que tener cuidado de no hablar

así de frente ni mostrarse muy efusivo.

No, claro, pero, lógicamente, estamos guardando la distancia

y no mostrarse muy efusivo. Es verdad que, si estás callado,

es mucho mejor, no hay contagio.

Y no tenemos ningún síntoma.

No, no, exacto. Cuando hemos entrado aquí,

nos han hecho la medida de temperatura.

Es decir, no tenemos ningún síntoma.

Eso es muy importante porque, si uno se nota síntomas,

lo primero que puede hacer o que tiene que hacer es llamar

para que puedan ver esa detección

y aislarlo porque, si no, puedes contagiar.

Y estamos hablando de personas,

se ha descubierto que hay personas supercontagiantes,

es decir, personas que pueden contagiar a muchos más

de los que otros contagian.

Los efusivos. Los efusivos.

Puede ser que sea así.

Me están diciendo: "¡Tienes que terminar!".

Menos mal que llevan mascarilla nuestros compañeros.

Pero, antes de terminar, me gustarían conclusiones.

¿Qué hacemos ahora de cara a la desescalada

de cara a evitar un rebrote?

Tenemos que seguir teniendo

mucha precaución, digamos,

con hacer un desconfinamiento personal

gradual, no meterse de lleno

aunque esté autorizado,

pero vamos a ir poco a poco midiendo nuestras fuerzas también.

Vamos a ser sensatos,

a ser prudentes. A ser muy prudentes

y a hacer nuestra parte del trato, es decir, lavarnos las manos bien,

tener higiene, distanciamiento social y mascarilla.

Eso es lo mejor.

También mascarilla por no contagiar al otro

si estás contagiado por respeto social.

Las mascarillas esas que están sacando ahora

las tiendas de moda que se pueden lavar,

porque una de las cosas, por lo menos a mí, que me da

un poco de repelús ponerme las mascarillas tanto rato,

es como que la respiración ahí, dices:

"Por lo menos, si esto lo pudiera lavar,

estoy un ratillo, lo llevo y me pongo otra

y luego lavo dos o tres mascarillas al día".

Hay muchos tipos de mascarillas.

Están las de un solo uso, las higiénicas, y hay otras

que son más sofisticadas o, digamos, ofrecen más protección

y otras que se pueden lavar. La mascarilla se puede utilizar

y hacer lo que está indicado en su uso.

En eso no hay diferencia.

Lo importante es que estén selladas la boca y la nariz.

Eso es importantísimo. Ese sello bucal es muy importante

tanto para ti como para los demás,

que es muy importante. Y luego estar ahí tranquilos,

hacer una desescalada personal tranquilos,

emocionalmente ni caer en la ansiedad, ni en la angustia,

ni en la tristeza, ni nada de eso,

sino poco a poco volver a la situación de antes.

He oído a alguna persona de relevancia que ha dicho:

"Yo quiero volver a lo que era antes".

Ya, pues no. La nueva normalidad

no va a ser la antigua normalidad. No va a ser la antigua normalidad.

Y eso hay que tenerlo muy claro.

¿Cuándo estaremos inmunizados? Cuando saquen una vacuna eficaz,

buena, que nos inmunice de verdad.

A lo mejor hay algunas cosas que cambian en la nueva normalidad

que son para mejor. Por ejemplo, a lo mejor tenemos

una mejor sanidad pública.

Por supuesto. A consecuencia de esto.

Es que hay que gastar en sanidad. Es que, poníamos el ejemplo antes,

los bomberos, ¿alguien cuestiona que tiene

que haber bomberos, aunque no haya incendios,

aunque tengas cinco años sin incendios?

Nadie lo cuestiona.

Por lo tanto, la sanidad tiene que estar

bien armada por si pasa esto,

porque puede ocurrir. Además, esa es la manera

de de verdad agradecer lo que han estado haciendo.

Por supuesto. Y lo que siguen haciendo.

Y una manera muy buena de agradecérselo es no haciendo

irresponsabilidades, porque luego vas a acabar

en sus manos y ellos van a tener más riesgo de contagio.

Esto es una cadena de transmisión.

Si tú te vas a la playa cuando está prohibido hacerlo

y te pones a medio metro de otra persona,

tú llevas ese contagio.

Y estornudas encima. Y estornudas encima,

llevas ese contagio a tu casa

y esa persona contagia a sus familiares

y esos familiares van todos al hospital

y esos son recibidos por los profesionales sanitarios.

Con lo cual no sobrecarguemos el sistema

innecesariamente, no lo hagamos,

tomemos esas actitudes con mucha prudencia y luego

esperemos a la vacuna. La vacuna ya veremos, pero llegará.

Y, cuando tengamos una inmunidad buena,

es decir, 65 %, 70 %,

lo que se llama "la inmunidad de rebaño

o de comunidad", estaremos más protegidos.

Pero ahora mismo estamos con unos test de seroprevalencia

en el 5 %, que ha hecho, digamos, las autoridades sanitarias.

¿Cuánto dinero, cuántas vidas,

nos ha costado llegar al 5 %?

Imagínate si tuviéramos que exponernos para llegar al 70 %

de inmunidad sin vacuna. Eso sería inviable, un disparate.

Todos estos mandatarios que al principio decían:

"No, aquí lo mejor es que la gente se exponga

y se inmunicen todos", no. No es que se acaba la economía,

es que se acaba la vida.

Se acaba la vida. Eso es un disparate.

Por lo tanto, qué coste, estamos preocupados por la economía,

ya, pero un coste económico y en vidas ingente sería exponernos

sin ton ni son, sin razón. Después de todo lo que hemos hecho.

Después de todo lo que hemos pasado.

No, en este punto, no.

Responsabilidad y un poco tranquilidad también.

Hay que esperar, hay que aguantar,

porque el ser humano tiene mucha capacidad de resistencia

y hay que demostrarlo.

Apuntado queda. Muchas gracias, amigo.

Ha sido, de verdad, un reencuentro estupendo.

Muchas gracias a ti.

Seguimos. La Universidad de Valencia

nos propone hoy contestar esta interesante pregunta:

"¿Cómo es capaz la publicidad de medir nuestras emociones?".

"La Universidad responde".

El "marketing" se ha interesado en los últimos años en analizar

el impacto emocional que produce en el ser humano

cualquier material audiovisual

de publicidad. Es lo que llamamos "neuromarketing".

Gracias a los últimos avances en la neurociencia y a la aparición

de tecnologías de medida cada vez menos invasivas

y más potentes, es posible cuantificar

el impacto en la publicidad.

Se mide, por ejemplo, el efecto de un anuncio

en televisión, en internet, en prensa escrita

o incluso aquella publicidad que vemos en entornos urbanos.

Desde el Laboratorio de Neurotecnologías Inmersivas

del Instituto i3B de la UPV,

procesamos medidas, como la respuesta cerebral,

la variabilidad cardiaca, el seguimiento ocular o la medición

de los gestos faciales. Así se cuantifica de manera continua

la respuesta inconsciente

del ser humano ante esas experiencias.

Nuestro objetivo es aportar a los profesionales del "marketing"

nuevas métricas que les ayuden a entender

el nivel de enganche emocional que genera un contenido publicitario

y también descubrir cuáles son los elementos

de ese diseño que captan la atención visual del consumidor

o incluso qué contenidos se recordarán con mayor facilidad.

En definitiva, se puede predecir y comprender

el porqué del éxito y la eficacia de la publicidad

a través del uso de la neurociencia.

El futuro del "marketing" pasa por las nuevas tecnologías.

Adolescencia, identidad trans,

fama, un crimen son algunos de los elementos

de los que se nutre "La versión de Eric",

la novela que ha conseguido recientemente

el Premio Gran Angular 2020

de Literatura Juvenil.

Su autor es el filólogo, novelista y dramaturgo Nando López.

Según el jurado de este premio,

se trata de una novela que nos enseña que la vida

no es fácil para nadie, pero para determinadas personas,

mucho menos.

Un "thriller" y un relato de aceptación

que nos obliga a cambiar la mirada.

Nando López, bienvenido y enhorabuena por este premio.

Muchísimas gracias. Feliz de estar aquí

y de hablar de esta novela.

Nosotros más. ¿Por qué es difícil la vida

para Eric, el protagonista de esta novela?

Es difícil porque siente que no encaja,

siente la vida está compuesta de demasiadas casillas,

demasiados estereotipos,

y que él se sale de todas esas normas

en las que pretenden, de alguna manera, encasillarlo

y enclaustrarlo. Creo que la lucha de Eric

es la lucha por la identidad,

que tiene cualquier persona y, en su caso, por muchos frentes.

Por un lado, porque es un chico trans,

en el que hay una lucha entre lo que la sociedad

le quiere imponer y la persona que él realmente es.

También en cuanto a sus gustos y sus pasiones.

Él es un enamorado del teatro, de las humanidades

y está en una sociedad muy pragmática

que lo lleva por otros caminos,

que busca una mirada mucho más materialista.

Es un amigo muy leal, muy sincero,

y eso también le va a ocasionar problemas

en un mundo donde a veces la sinceridad nos estorba,

donde preferimos no mirar, no ver.

Entonces, de alguna manera, Eric para mí representa esa lucha

que yo creo que tenemos todos en la vida, y particularmente

en la adolescencia,

por encontrar nuestra voz y por hacerla escuchar.

Y es una defensa de la singularidad,

de la diferencia y de la diversidad como una riqueza.

Hay una palabra que a él le molesta mucho

y que a mí también, compartimos esa aversión,

que es la palabra "normal". Nadie cabe en la palabra "normal",

son dos sílabas en las que no entra ninguna persona,

al menos, que yo conozca. Cada cual tenemos una manera de ser,

de sentir, de expresarnos.

Y Eric, quizá lo que hace que su vida sea más difícil

es que es consciente de ello

a una edad muy temprana.

Es decir, tiene que buscar herramientas para definirse

muy pronto

y para expresarse en una sociedad

que a veces no escucha a sus jóvenes.

Pero qué peligroso, ¿no, Nando?, el miedo,

el miedo a no poder ser quien tú quieres ser,

el miedo a no poder entrar en un grupo,

a que te estigmaticen, sobre todo, en la adolescencia.

Sin duda, porque, además, en la adolescencia,

confluyen dos pasiones y dos necesidades que a veces

son contradictorias. Por un lado, la necesidad,

como muy bien decías, de encajar, de que nos acepten,

de que nos quieran;

y, por otro, la necesidad de singularizarnos,

de manifestarnos, de ser únicos.

Y son dos pulsiones que entran en conflicto

y que a veces nos conducen a ese miedo,

a esa represión, a la autocensura.

A mí es algo que me preocupa muchísimo

y también en esta novela he volcado muchas experiencias

de muchas y muchos jóvenes

que me han leído a lo largo del tiempo

que me han escrito historias y que coinciden en ese miedo

como un factor que les ha impedido ser

quienes querían ser y, sobre todo, que les ha robado

momentos de su vida. Cuando tienes miedo,

te prohíbes cosas. El hecho de tener miedo

a tu identidad, a tu orientación, a quien eres

a lo mejor te deja sin ese primer amor,

sin esa primera vez

que todo el mundo tiene derecho a tener

y a vivir en plena libertad.

O te obliga aceptar un nombre que no es el tuyo,

como le pasa a Eric mucho tiempo,

hasta que se atrever a decir: "Es que mi verdadero nombre es Eric.

Yo no soy esa persona que me habéis asignado.

Esa no es mi identidad.

Yo nunca existí en esa forma en que me veis.

Existo como Eric".

Y, en ese caso, también esta novela yo quería escribirla

como una invitación a quien la lea a que no tenga miedo

a ser ni a expresarse porque, al final, en el fondo,

aunque sea un "thriller" y es una novela con mucha acción

y con momentos muy duros,

creo que hay un poderoso "carpe diem"

en su corazón. Es decir, es una novela

que hace reflexionar sobre que solo tenemos una vida,

es muy breve, está llena de cosas que no controlamos

y una de las que sí podemos controlar es no escondernos.

Y esconderse no es la opción jamás.

Pero lo has dicho, utilizas el "thriller",

hay una serie de asesinatos.

Sí, hay unos cuantos. El otro día me comentaba un lector

que mato a mucha gente en la primera página y es verdad

porque, en mi caso, el "thriller",

y la novela policiaca siempre son una excusa

para investigar la realidad y las circunstancias que rodean

al caso que se está narrando.

Por un lado, es una manera de mantener

el interés del lector. Además, en este caso, me apetece

que los lectores más jóvenes

se enganchen enseguida. Quiero que tengan ganas de conocer

cuál es la versión de Eric,

qué le pasa al personaje,

qué está ocultando, qué nos está diciendo;

pero a la vez también el investigar esos asesinatos

nos va a llevar a plantearnos cuáles son las causas,

las raíces reales de esa violencia

de la que se está hablando en la novela y cómo es posible

que esas circunstancias ocurran.

Porque yo, además, siempre me inspiro en hechos reales

o en situaciones que siguen ocurriendo.

Y, particularmente, el hecho de que existan

tantas formas de violencia a nuestro alrededor

y que estemos tan habituados a ella es

algo que me horroriza y me escandaliza mucho.

Yo necesito contarlo y ficcionalizarlo también

para provocar alguna reflexión

en quien lo lea y que se plantee hasta qué punto

somos o no somos cómplices de esa violencia,

que es otra de las preguntas que también nos lanza esta novela.

Nando, nos has comentado que te has documentado mucho

para la novela, que has hablado con muchos jóvenes.

¿Qué te han dicho? ¿Han leído el libro?

Sí, y ha sido muy emocionante.

Confieso que este libro nace de los estímulos

de chicos y chicas que me han leído antes

que me han escrito correos,

a través de mi página web, de mis cuentas de redes sociales

y muchos me habían preguntado por qué no tenía un personaje

que hablara de sus realidades. Y concretamente había dos temas

que se repetían, que eran las altas capacidades,

porque Eric es altas capacidades

y también por eso siente que no encaja

en una sociedad que parece que solo premia

el que no destaques, que no llames la atención,

que no preguntes de más;

y otro de los temas era la identidad trans.

Hay muchos chicos y muchas chicas trans

que me habían dicho: "¿Por qué no tienes un prota trans?"

y yo pensé: "Es verdad, se lo debo

y quiero escribir este personaje y quiero que Eric sea un personaje

que, además, sea muy positivo

en tanto que es un personajes muy luchador,

muy constructivo, muy hacia delante siempre

en sus acciones y en su manera de ser".

Y parte de esos jóvenes que me escribieron

ya han leído el libro, ya he recibido algún mensaje,

incluso algún audio

y confieso que me ha emocionado enormemente.

Ha sido casi casi tan bonito o incluso más que el propio premio.

El premio es un orgullo enorme, porque el Premio Gran Angular tiene

un enorme prestigio y forma parte de muchos y muchas escritoras

que admiro profundamente. Pero que un lector sienta

que has contado parte de su vida en un libro

y te llega a decir,

como me han dicho, que ahora se sienten menos solos

por esta novela a mí posiblemente es lo que más me llena,

sin duda alguna.

¿Y por qué Federico García Lorca

en este libro? Porque creo que Lorca es

una voz universal, como bien sabemos,

que representa ese amor por la palabra

y el convertir esa palabra en una herramienta

con la que identificarnos

y emocionarnos, seamos quienes seamos,

la palabra de Lorca es inmortal,

llega a todo tipo de gentes, a todo tipo de sensibilidades

y, además, he tenido la suerte de trabajarlo

muy de cerca. Coescribí con Irma Correa

una obra de teatro, "Federico García Lorca",

que dirigió Miguel del Arco.

Estuve en ese proceso muy involucrado

y, de alguna manera, eso reavivó también mi pasión

como filólogo por Lorca, mi pasión como profesor por Lorca.

Empecé a hacer teatro gracias a que leía a Lorca

y hoy soy dramaturgo por culpa del teatro lorquiano.

Estrené una "Yerma" en Washington,

que para mí fue una experiencia muy especial.

De alguna manera, es una figura que ha entrado

en mi vida muchas veces y creía que le debía un homenaje.

Me parecía un homenaje muy hermoso

que ese homenaje fuera a través de la mirada

de un adolescente que descubre en la voz de Lorca

su propia voz. Creo que es una manera también

de hablar de cómo la cultura nos ayuda

a construirnos y a abrazarnos.

Y, de alguna forma, es lo que trato de hacer

con mis libros. Trato de aportar referentes

para que quienes los buscan también los encuentren.

Y para mí Eric puede ser un referente para mucha gente

que, como decíamos antes,

tiene miedo a ser. Y las palabras de Lorca

y, sobre todo, hay una carta que escribe a su padre

donde él le dice: "No me cortéis las alas,

dejadme volar con ellas"

porque él siente que, si no le permiten ser poeta,

le van a cortar su identidad,

le van a prohibir lo que más ama, que es escribir,

es donde Eric también va a encontrar su voz,

ese "dejadme las alas"

porque él sabe que las tiene que desplegar

para volar hacia el camino que quiere recorrer.

Qué importante es en este momento

la literatura juvenil, se está escribiendo mucho

y se está escribiendo muy bien, sobre todo,

porque es una edad en la que vamos perdiendo

a esos lectores que de niños leían mucho

o les leemos los padres mucho

y después vamos perdiendo. Claro, y hay que tener en cuenta

que, además, es una generación de jóvenes

que tienen muchos estímulos culturales

alrededor. Tiene a su disposición

toda la música que quiere, todas las series que quiere,

todo el cine que quiere. Creo que la literatura tiene que ser

consciente de ello y vivirlo como una oportunidad.

Es decir, yo, más que como una rivalidad,

lo veo desde el otro lado. Ya que ven series de todo tipo

y con estructuras narrativas muy complejas

o sus videojuegos, que a veces también tienen

unos niveles de narración muy sofisticados,

¿por qué no hacer una literatura igual?

Creo que el problema es que a veces se cae

en una literatura con moralina,

con consejos, con obviedades.

Y lo que ellos buscan es lo contrario,

buscan una literatura que les provoque,

que sea mucho más cruda, que sea mucho más directa

y que les hable con respeto,

es decir, que los trate como lo que son,

lectores críticos, exigentes,

son extremadamente sinceros.

Y creo que ahora mismo tenemos una generación

de escritoras y escritores de literatura juvenil

muy potente que está haciendo

unas cosas muy interesantes y que, además, está ayudando

a derribar prejuicios. Siempre que me preguntan:

"¿Por qué es literatura juvenil?",

porque espera interesar, sobre todo,

a los jóvenes,

pero a cualquier persona que tenga ganas de leer este libro,

es decir, que sea a partir de 14 años

no quiere decir que solo se pueda leer con 14 años,

se puede leer en cualquier momento.

Es más, creo que, si un libro no merece la pena ser leído con 40,

50, 60 años, a lo mejor nunca lo mereció.

La gran literatura no tiene edad.

Y ahora mismo creo que hay muchísimos escritores,

muchísimas escritoras que están demostrando eso,

que yo admiro profundamente:

David Lozano, Mónica Rodríguez, Ana Alcolea.

Hay mucha gente que está rompiendo esas barreras

y que está demostrando que la literatura juvenil

se merece estar en primera línea.

Ya para terminar, Nando, no paras, sigues escribiendo

y, a la vez casi que te daban

este Premio Gran Angular, publicabas una nueva novela:

"Hasta nunca, Peter Pan".

Que es una novela muy especial

y, además, tiene algo que ver la versión de Eric

en tanto que "Hasta nunca, Peter Pan",

que acaba de salir con Espasa,

es la historia de un tipo de 42 años,

curiosamente mi edad, no sé por qué,

que se niega a dejar de ser adolescente.

Y, en el caso de Eric, tenemos a un joven de 20

que siente que le han robado

parte de la adolescencia y que le han hecho madurar

demasiado pronto.

Son dos libros que tienen mucho que ver

con ese sentido de qué es madurar,

de buscarse, porque David,

el protagonista de "Hasta nunca, Peter Pan",

también se busca. Y de nuevo hay algo también bonito entre los dos:

este es un libro juvenil que está leyendo muchos adultos

y "Hasta nunca, Peter Pan"

es un libro adulto donde, como el punto de partida es

la convivencia entre David y su sobrino adolescente Unai,

que de repente cae en su vida, es una novela que están compartiendo

también muchos jóvenes

con sus familias. Me hace mucha ilusión

que sean dos libros que coinciden en el tiempo,

muy diferentes, uno tiene mucho humor y mucho cine,

que es "Peter Pan", y este tiene mucho "thriller",

mucho misterio y mucha poesía y teatro,

que es "La versión de Eric".

Lo dicho, Nando, enhorabuena por este premio.

Gracias. Que sigas así,

trabajando y publicando.

Ojalá. Hablaremos, sin duda, nuevamente.

Y hasta la próxima.

Hasta la próxima y mil gracias, de verdad.

Y seguimos.

El 1 de junio de 1935, nacía el arquitecto británico

Norman Foster. En su 85 cumpleaños,

recordamos sus más de 50 años de carrera

con este reportaje en el que volvemos a disfrutar

de la exposición "Norman Foster. Futuros comunes",

una muestra que pudimos visitar

en 2018 en el espacio Fundación Telefónica

de Madrid.

(HABLA EN INGLÉS)

"Este señor octogenario de aspecto tan lustroso

e inequívocamente británico

es Norman Foster,

posiblemente el arquitecto más famoso

de todo el mundo.

En torno a su figura y su obra, el espacio Fundación Telefónica

lleva a cabo en su sede de Madrid

una interesante exposición antológica

titulada 'Norman Foster. Futuros comunes'.

La muestra está producida en colaboración

con la Norman Foster Foundation,

una fundación que reúne el legado del artista

y cuya sede ha sido instalada recientemente

en la capital de España.

Para ello, Foster ha contado con el impulso y la colaboración

de su esposa, la española Elena Ochoa.

La exposición reúne un amplio y variado conjunto

de los proyectos más significativos

llevados a cabo por este gran arquitecto inglés

a lo largo de sus 50 años de carrera.

La selección mostrada abarca desde sus más antiguos trabajos,

cuando aún era estudiante a finales de los años 50,

o sus primeros proyectos de envergadura en los años 60 y 70

hasta obras en curso de absoluta actualidad

e incluso proyectos pensados para ser ejecutados en un futuro

a medio y largo plazo."

"Norman Foster es un ser inquieto,

ligeramente hiperactivo, que no ha parado de crear

en estas cinco décadas.

Según sus propias palabras,

él es como una peonza: si se detiene, se cae.

De este modo, Foster ha realizado más de 300 obras

de muy diverso tipo y entidad en los cinco continentes:

viviendas, centros comerciales,

oficinas, espacios públicos de uso cultural

o social, puentes, viaductos, puertos y obras de ingeniería,

proyectos pensados para medios de transporte,

diseños urbanísticos, intervenciones paisajísticas,

palacios de congresos,

auditorios, museos, torres de comunicaciones,

remodelaciones de estadios de fútbol

y hasta yates, vehículos y objetos cotidianos de diseño."

"Foster es un creador laureado.

A lo largo de su carrera, Norman Foster ha recibido

todos los premios y distinciones habidos y por haber;

entre ellos, el Premio Príncipe de Asturias

de las Artes de 2009.

Sir Norman Foster, pese a su pomposo título de lord

y su porte ciertamente aristocrático,

no es noble de cuna, ni mucho menos.

Nacido en 1935, Foster fue un niño más bien pobre

que creció y se educó en plena posguerra

en un barrio de la ciudad obrera de Manchester.

Tuvo que trabajar en múltiples ocupaciones

para pagarse sus estudios de arquitecto.

Además, su éxito no fue precoz en absoluto.

Sus proyectos de envergadura le llegaron a una edad tardía,

a partir de haber cumplido ya 50 años.

Pero, desde entonces, no ha parado de construir

envuelto en un halo de éxito y reconocimiento casi unánime.

Como arquitecto, Foster se ve a sí mismo

como alguien con una misión."

"Foster no concibe la arquitectura desligada

del urbanismo.

Un ejemplo de ello es un gran proyecto

actualmente en fase de ejecución

en las afueras de Londres llamado Thames Hub,

un trabajo multidisciplinar de desarrollo de infraestructuras

que integra arquitectura y redes de transporte por tierra,

mar y aire para desarrollar

una zona del estuario del río Támesis que incluye

un aeropuerto, estaciones de trenes y autobuses,

muelles de carga y un nuevo dique fluvial.

Foster ha intentado siempre aunar

el legado de la tradición y la modernidad.

Este es el caso del Centro Maggie,

una residencia para enfermos de cáncer.

Es un edificio recién construido

en 2016 cuyo armazón está formado por vigas

y elementos estructurales hechos

en madera ensamblados al estilo tradicional.

La idea es que resulte un lugar confortable y agradable

para los enfermos gracias a la calidez que aporta la madera,

la gran cantidad de luz que su liviana estructura

deja pasar al interior y la abundancia terapéutica

de flores y plantas.

Cuando Foster diseña un centro de trabajo,

fundamentalmente oficinas,

se preocupa de crear espacios diáfanos con luz natural,

sin barreras físicas

ni estamentos espaciales jerárquicos

intentando que sean agradables y eficaces

y que contribuyan a la socialización

y al trabajo en equipo.

El moderno proyecto Apple Park,

recién construido, es un buen ejemplo de ello.

Una apuesta innovadora que incluye

una intervención paisajística

con un 80 % de zona verde y un espectacular edificio

acristalado de planta circular

con un gran jardín interior

que constituye la nueva sede del gigante tecnológico Apple

en Silicon Valley, Estados Unidos."

"A veces sus proyectos más osados o utópicos,

por diversas circunstancias, no han llegado a realizarse,

pero algunas de sus propuestas

han sido aprovechadas

y materializadas en trabajos posteriores.

Este es el caso de esta casa autónoma que Foster

y su equipo diseñaron a principios de los 80

como residencia familiar para Buckminster Fuller,

un arquitecto norteamericano que ejerció de maestro de Foster.

Sin duda, esta frustrada casa moderna

ha servido de inspiración décadas después

para la cúpula del Reichstag,

el parlamento alemán, una de las más célebres obras

de Norman Foster.

Este proyecto de principios de los 70 llamado Climatroffice

tampoco llegó a ejecutarse,

un hipermoderno complejo de oficinas aterrazadas

y ajardinadas recubierto de una enorme cúpula transparente

que mantuviera la temperatura y la humedad dejando pasar la luz.

Este concepto de oficinas aterrazadas

en escales presente en Climatroffice

ha sido materializado por Foster cuatro décadas después,

en 2015, en la nueva Casa de Gobierno

del Ayuntamiento de Buenos Aire, Argentina.

Un moderno espacio de gestión de servicios municipales

de cubierta ondulada y espectaculares espacios interiores

amplios, diáfanos y luminosos que da cobertura

al trabajo de 1.500 empleados."

"Foster tiende la mirada al pasado

y se ocupa del presente,

pero le interés a muy especialmente el futuro

y el valor social de la arquitectura,

de ahí el nombre de la exposición:

'Futuros comunes'."

"Norman Foster disfruta cuando percibe que sus obras

son útiles y gozosas para los usuarios.

Un ejemplo de ello es su diseño de las construcciones

de uso público del Metro de Bilbao.

Andenes, estaciones, escaleras, zonas de paso,

cartelería, todo ello eficaz y dotado de cierta belleza y estilo.

Una intervención que añadió valor a la remodelación sufrida

en los años 90 por la ciudad de Bilbao.

Las bocas de metro, los famosos 'fosteritos',

como los llaman algunos bilbaínos,

son la punta del iceberg de un proyecto de diseño

sumamente acertado."

"Además de Bilbao, Foster ha llevado a cabo en España

trabajos de todo tipo.

Su primer proyecto importante en nuestro país fue la famosa torre

de comunicaciones de Collserola, de 1991,

uno de los emblemas más significativos

que aún quedan en pie de la Barcelona olímpica.

En su momento, tuvo un impacto novedoso

y sirvió para dar soporte a las telecomunicaciones

y emisiones por radiofrecuencia

de las Olimpiadas del 92.

Actualmente, Foster se halla inmerso

en un gran proyecto en España:

la remodelación de un edificio histórico

en los aledaños del Museo del Prado,

el Salón de Reinos, que funcionará como una ampliación

del mismo."

"A veces los proyectos de Norman Foster son colosales,

como es el caso de las instalaciones

aún en fase de construcción

del nuevo aeropuerto de Ciudad de México.

Su diseño no distingue entre paredes y techos,

sino que está formado

por una estructura reticular continua

mediante el ensamblaje de infinidad de elementos

de acero y vidrio,

generando así grandes espacios diáfanos

que otorgan majestuosidad y funcionalidad facilitando

los desplazamientos

de los viajeros."

"Foster ha sabido anticiparse

a problemas relacionados con el componente sociológico

y medioambiental de la arquitectura

con fórmulas viables y asentadas en la realidad.

Hasta sus más osadas propuestas

no son quimeras ni proyectos descabellados,

sino que están basados en una realidad ciertamente posible.

Este es el caso de este diseño de este carril bici suspendido

en el aire llamado Sky Cycle,

bicicletas que fluyen por el cielo

aprovechando el espacio inútil

que queda por encima de las infraestructuras

ferroviarias.

A Foster le encantan los retos.

Por ejemplo, cómo construir a bajo coste

un insospechado aeropuerto para aviones teledirigidos

en el corazón de África,

el Droneport de Ruanda."

"Otro osado, pero verosímil y toda una apuesta cara al futuro:

cómo construir edificaciones interplanetarias,

cómo hacer en el futuro una casa en la Luna o en Marte

con lo que allí hay disponible, a sabiendas de que no es factible

transportar por el espacio los materiales de construcción.

La solución aportada por Foster es ingeniosa.

El módulo espacial que aterriza en el planeta contiene

una cúpula autoinflable que hará de estructura sobre la cual

unas miniexcavadoras dotadas de un sistema de impresión 3D

van acumulando y compactando en capas

el terreno de la superficie circundante,

haciendo una especie de iglú de tierra solidificada."

"La preocupación de Foster por la eficiencia energética

y la reducción del impacto ecológico

de la arquitectura llega a su máximo exponente

con el ambicioso proyecto, aún inacabado, Masdar City,

una ciudad edificada en mitad del desierto de Abu Dabi

construida siguiendo los patrones urbanísticos

de las poblaciones tradicionales árabes

y cuya intención es ser una ciudad totalmente autónoma

desde el punto de vista energético,

en base al desarrollo intensivo

de energías renovables, sin generar basuras ni residuos

y con nivel cero de emisiones de carbono."

Fijamos nuestra atención también hoy

en la librería científica del CSIC,

el Consejo Superior de Investigaciones Científicas,

un espacio que se reabrió justo antes del confinamiento

con el objetivo de ser un lugar de intercambio,

de diálogo, de discusión

con los grandes autores de la ciencia de todas las áreas

y de todas las disciplinas.

"La librería científica del CSIC reabre sus puertas en el número 123

de la calle Serrano de Madrid.

El nuevo espacio, diseñado por Miguel Fisac

en los años 50 y reacondicionado para la ocasión,

pretende convertirse en un punto de referencia

científico e intelectual."

La librería científica es la única librería científica

que existe y precisamente lo que pretende

es el generar ese espacio

de intercambios, espacio de diálogos,

espacio de discusión, con los grandes autores,

con los grandes autores del mundo de la ciencia

de todas las áreas, de todas las disciplinas.

"La librería cuenta con dos espacios:

el primero, destinado a la exposición

y a la venta de las publicaciones

de la editorial CSIC."

El fondo, actualmente, tiene más de 2.500 títulos

que están en el catálogo, quiere decir que, si están agotados,

se vuelven a reimprimir, algunos se vuelven a reeditar.

Entonces este fondo está formado

por todas las investigaciones

que se llevan dentro de las tres áreas temáticas.

"El segundo espacio

ha sido diseñado con el fin de albergar

presentaciones y eventos."

También vamos a hacer ciclos de conferencias vinculadas

a nuestras colecciones

de transferencia y de divulgación.

Queremos también incluirlo dentro de los recorridos que hace

el CSIC en la semana de la ciencia, en Expociència,

en todo tipo de actividades vinculadas

con cultura científica, que es una de las grandes apuestas

y reconocimientos de nuestra institución.

"Te invitamos a que conozcas

la librería científica

del Consejo Superior de Investigaciones Científicas,

un lugar para la reflexión y el intercambio de ideas."

Recuperamos un libro publicado recientemente, aunque no ayer.

Se trata de este: "De Platón a Winnie the Pooh",

breve guía de grandes obras de la filosofía

del profesor y divulgador James M. Russell

que ofrece alrededor de 70 microensayos divididos

en siete capítulos sobre la tradición filosófica,

algunas novelas con implicaciones filosóficas,

la contemplación, libros de filosofía

que nos dan pautas para la vida,

un poco los libros de autoayuda de la filosofía,

los ismos del siglo XX,

una selección, en fin, de la filosofía contemporánea

siempre desde un punto de vista, cobre todo, anglosajón.

Se trata de una antología de introducciones

en las que se nos ofrecen resúmenes del pensamiento

de un autor y una lectura rápida escrita

con humor de la obra elegida.

El resultado es un ensayo nada pretencioso,

muy divertido,

escrito con una rara generosidad

y que da una idea general de lo que hoy

se tiene como los temas fundamentales

de la filosofía en el mundo de habla inglesa.

Recuperamos un fragmento de nuestro trabajo

sobre el Zoobotánico de Jerez,

una institución en la que la investigación

y la divulgación van de la mano.

El resto, en la red.

"Estamos muy concienciados del momento en que vivimos,

estamos en el siglo XXI, en la época de cambio climático,

estamos activos ante ese reto de este siglo

y los zoos, este zoo es urbano, es pequeño,

pero tiene alma, tiene bastante alma en ese sentido."

Nos vamos hasta mañana.

Volveremos para hablar con la doctora en Filosofía

y parlamentaria de la Asamblea de Madrid

por Más Madrid, Clara Ramas,

para hablar con ella de la necesidad

de una reconstrucción verde del tejido productivo europeo

y de las diferentes iniciativas

que se están produciendo

en esa dirección, no solo en Europa,

también en los Estados Unidos,

donde la congresista Alexandria Ocasio-Cortez

ha presentado el Green New Deal con la esperanza

de que se convierta en un programa ecológico

de mayorías transversales.

Mañana lo veremos.

También les vamos a proponer reflexionar

sobre cómo está afectando la pandemia del coronavirus

al clima y al medioambiente.

Lo haremos con el físico y divulgador José Miguel Viñas.

Y les ofreceremos nuestro trabajo

sobre la edición de este año de Aula,

como se sabe, la feria anual de la educación

en España. Fue antes del confinamiento,

pero sus novedades siguen siendo tan interesantes

como siempre. Lo demostraremos mañana.

Y un nuevo capítulo en la colaboración de "La aventura"

con la Televisión Educativa Iberoamericana,

un nuevo "Noticiero Científico y Cultural".

Hasta mañana a las 10:00, como siempre.

Ha sido un placer compartir el tiempo con todos ustedes.

Hasta mañana.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 01/06/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 01/06/20

01 jun 2020

Ofrecemos los reportajes "Exposición Normal Foster" y "Librería Científica CSIC". Además, entrevistamos al médico y periodista Nicolás Romero y al escritor Nando López.

ver más sobre "La aventura del saber - 01/06/20" ver menos sobre "La aventura del saber - 01/06/20"
Programas completos (1885)
Clips

Los últimos 6.775 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos