www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5773440
Para todos los públicos La aventura del saber - 27/01/21 - ver ahora
Transcripción completa

Buenos días a todos

y bienvenidos a una nueva edición de "La aventura del saber".

Iniciamos el programa con un nuevo taller de educación

en compañía del catedrático de Sociología

experto en educación, Mariano Fernández Enguita.

Seguimos hablando de más escuela y menos aula.

¿Sabían que en su origen la escuela era un lugar de ocio?

Dentro de un minuto hablaremos de todo ello.

Buenos días.

Hoy, además, estrenamos un nuevo taller

aquí en "La aventura del saber".

Un taller de música muy práctico, ya verán,

en el que vamos a aprender curiosidades musicales

con el pianista y compositor Juan Antonio Simarro.

Hoy nos explicará las razones

por las que unas músicas nos gustan y otras no.

Y ya les adelanto que viene con piano.

La serie "Universo Sostenible" nos ofrece hoy

un capítulo dedicado a los microplásticos.

¿Cómo luchar contra ellos?

Esa es la pregunta fundamental que tratarán de respondernos

desde la universidad algunos especialistas.

El Festival de Arte Urbano Pinta Malasaña

celebra su quinta edición

en el Mercado de los Mostenses de Madrid.

Lo hace apostando por la creación artística,

la cultura accesible de disfrute gratuito

y el apoyo al comercio de proximidad.

(Música)

Seguimos con la serie de intervenciones

en "La aventura del saber"

del catedrático de Sociología experto en educación,

Mariano Fernández Enguita, con la misma finalidad de ayer,

es decir, a ayudarnos a pensar a los padres en la educación

que reciben nuestros hijos y compararla

con la de otros lugares y situaciones.

Seguimos también a partir de su último libro

o uno de sus últimos libros, "Más escuela y menos aula",

con estas reflexiones. Dejábamos ayer, Mariano,

las reflexiones hablando justamente

de lo raro que es hoy pensar en la escuela

como lo que fue en origen, es decir,

la skolé griega se parecería mucho más a un patio,

un patio de recreo en una escuela de hoy,

que a un aula. Eso, ¿qué pasó ahí?

Los griegos aprendían poesía,

música y deporte.

Eso era su skolé. ¿Qué pasó ahí?

Hay un momento en que hay que llevar a la población

que trabajaba esencialmente por cuenta propia,

campesinos, lo hacían para sí mismos o con un poco de comercio,

y artesanos, masivamente a grandes organizaciones de trabajo.

Y, además, hay que convertirlos en súbditos uniformes,

moverlos de sitio y, por lo tanto,

que sean capaces de leer y escribir a sus parientes que están lejos.

Entender dónde está una calle u otra;

cumplir las leyes que se supone que deben conocer

y, por lo tanto, deben poder leer.

Hay que alfabetizar de algún modo masivamente a la gente.

Y entonces se crea, se reorganiza la escuela.

El gran teórico de la escuela moderna es Comenio.

Comenio es un ferviente admirador de la imprenta,

y, por cierto, un autor de éxito

de libros de texto y escolares, de mucho éxito.

Latín, ¿no? Bueno, de todo. Él es moravo.

Pero sus libros se traducen en muy pocos años a muchas lenguas.

Y él lo que quiere hacer es trasplantar el modelo,

el paso que se ha dado del escriba a la imprenta

quiere darlo del maestro que existe en ese momento

a una escuela normalizada.

Y el cambio es tal, que lo que ahora nos parece normal

entonces era absolutamente anómalo y tenía nombre.

Y por eso en su momento se llamó

escuela simultánea y escuela graduada

o enseñanza simultánea y escuela graduada.

Porque hay dos novedades que nadie cree posibles en principio

y es que muchos niños puedan aprender las mismas cosas

al mismo tiempo y de la misma manera

todas ellas y solo ellas.

Y en segundo lugar, que eso pueda sincronizarse con la edad.

Es decir, a los seis años aprenden una cosa siete, ocho y tal.

Y por eso hoy nadie diría escuela graduada,

es la escuela o la escuela graduada,

y nadie diría escuela simultánea o enseñanza simultánea.

Pero todos eran modelos absolutamente anómalos

y, por lo tanto, creaciones absolutamente artificiales.

¿Funcionaron? Sí.

Mientras educamos poco a muchos

y mucho a unos pocos, funcionó.

Porque los niños son de goma y aguantan muy bien unos pocos años

y luego se quedan solo a los que les gusta

y están especialmente preparados para ello.

Hoy que educamos mucho tiempo a todos,

mínimo en la práctica 14, 15 o 16 años,

la obligatoriedad son diez, pero en la práctica son más.

Entonces eso chirría por todas partes

y se convierte en explosivo.

Y tiene su explicación, quiero decir, es así por algo.

Aparte de la primera transformación de Comenio,

después ha habido muchas otras teorías.

Diría sobre todo que la gente hizo lo que sabía hacer.

Es decir, que los primeros profesores y maestros,

que son sobre todo monjes,

y los primeros alumnos que van sobre todo a la fábrica,

pues lo que se creó es una cosa

que se parece mucho a la iglesia y a la fábrica.

Tú miras un aula, ¿a qué se parece? A un templo.

¿Y a qué más se parece? Sí.

A las primeras... Se parece a un templo.

Claro, es igual, es el profesor subido en la tarima,

en la cátedra o parecido. Con público.

Siempre hay algo que lo pone por encima.

Y los alumnos todos escuchando, repitiendo, etc.,

como se repiten las oraciones en misa.

¿Y qué más se parece a eso?

Las primeras manufacturas del textil, etc., eran así.

Eran telares, filas y filas de telares

en los que las personas hacían un trabajo homogéneo.

Ese es el motivo esencialmente.

¿Cómo sabemos que la escuela funciona bien?

Pues no lo sabemos. Realmente lo que las escuelas hacen

es imitarse unas a otras, se imitan.

Una vez que se ha empezado a hacer así,

pues se sigue haciendo así.

Y como se hizo siempre así, se sigue haciendo.

Como en la universidad me enseñaron así,

yo enseño así en el instituto o en la escuela primaria, etc.

No nos preguntamos mucho.

Pero hay alternativas, ¿no?

De hecho, hay ejemplos de nuevos modos de entender esto.

Siempre ha habido un descontento latente

de mucha gente con respecto a ese tipo de escuela.

Y se ha manifestado, por ejemplo,

en el movimiento de escolarización en casa o de desescolarización.

Simplemente hay que tener en cuenta que hoy en día,

no sé, la cifra debe andar por los 3,5 millones algo así.

En los años... A principios del 2000

ya había dos millones de alumnos escolarizados en casa.

"Homeschooling" en los Estados Unidos,

que es más liberal en ese aspecto,

de ciento y poco mil que eran en los 70.

Esa es una forma de resistencia y la otra forma de resistencia

es tratar de cambiar la escuela.

Ha habido muchos intentos, las pequeñas escuelas de Port-Royal;

los movimientos vinculados a Pestalozzi, etc.

Quizás el más importante el Montessori.

Pero al final esos movimientos han sido absorbidos por la escuela.

Y entonces ese tipo de reorganización interna, digamos,

ha alcanzado a preescolar, a la educación infantil,

pero luego se va normalizando y al final termina siendo

lo que ha sido siempre. Cosa lógica,

porque si tú metieras a un niño de tres años,

como entran ahora la inmensa mayoría, incluso antes,

en un régimen como el del instituto, reventaría,

había que llevarlo de ahí al hospital.

Por consiguiente, lo que hay es una adaptación progresiva

por la cual se va hacia la normalización,

hacia la escuela fábrica o la escuela factoría

o el café para todo, por decirlo en términos coloquiales habituales.

Y luego, sí, los pocos que quedan,

los pocos que resisten todo eso y llegan a la universidad,

ahí son ya más libres; en el doctorado son aún más libres;

cuando son becarios de investigación son mucho, mucho más libres.

Pero eso ya es para unos pocos.

¿Porque es inevitable que sea para unos pocos?

No, no es inevitable.

Yo creo que tenemos que repensar,

y ese es el sentido de ese libro o la moraleja de ese libro,

y es el tipo de cosas en las que he trabajado después

con la Hiperaula de la Complutense o con otras cosas parecidas.

Yo creo que hay que repensar enteramente

la materialidad del proceso escolar.

No tenemos que tener a todo el mundo

haciendo lo mismo de la misma manera y al mismo tiempo,

sino que debemos ser capaces de flexibilizar enormemente eso.

Por eso digo más escuela, porque creo que efectivamente

los menores cuando no están en casa,

y no pueden estar en casa a todas horas,

y no están acompañados en la calle, por sus adultos, sus padres, etc.,

pues han de estar en lugares seguros,

pero también en lugares que puedan ser creativos,

donde puedan actuar libremente, etc.

Por eso digo que más escuela, pero al mismo tiempo menos aula.

Que es un poco lo que tratas,

digamos, de exponer en el libro

y que es lo que nos plantea a nosotros también interrogantes.

¿Cómo es posible eso?

Bueno, ahí hay muchas iniciativas.

Yo diría que ahora el que no quiera ver nuevas ideas

es porque no quiere.

Son minoritarias, pero abundan y es muy fácil acceder a ellas;

son populares.

Cualquiera puede enterarse al respecto.

Tienen nombres diversos. Ponnos algunos ejemplos.

Nosotros, por ejemplo, aquí en el programa

hemos hecho documentales sobre colegios

en los que no existe la diferencia

entre los distintos grados entre unos y otros.

Los alumnos mayores enseñan a los pequeños;

hay como una mezcla. Hemos hecho algún documental.

De hecho, algo se ha mantenido siempre,

lo que pasa que fue reduciéndose a casi nada.

Pero algo se ha mantenido siempre en las pequeñas escuelas rurales

donde no se puede separar a los alumnos por grupos

porque no hay suficientes. Y aunque se invierte en ello

mucho más dinero o más profesores, de todos modos,

hay que tener grupos de alumnos de edades diferentes

y entonces el maestro no podrá enseñar todo a todos,

sino que tienen que apoyarse entre ellos,

los más expertos, los mayores;

entre iguales de incluso la misma edad, etc.

Pero ahora vivimos eso.

En el mundo anglosajón lo llaman "ILE".

Innovative Learning Environments,

y coincide con nuestra Institución Libre de Enseñanza.

Son espacios más abiertos, más flexibles, etc.

Aquí hay ejemplos de eso Los jesuitas de Cataluña

hicieron un proyecto muy interesante en ocho centros

donde renovaron enteramente los espacios,

el modo de trabajo, la agrupación por edades, etc.

Sobre todo, en la fase intermedia final

de la enseñanza primaria y comienzo de la secundaria.

Aquí se pueden mencionar colegios.

El Padre Piquer, un colegio concertado;

el Julio Verne, que es un instituto público.

O sea, hay una larga lista.

En mi página web tengo un mapa en el que voy registrando,

un mapa Google de estos,

donde voy registrando los ejemplos de ese tipo que son muy variados,

no tienen por qué ser iguales.

En la Complutense tomamos una iniciativa que fue la Hiperaula,

eso era para profesores. ¿La Hiperaula qué es?

Pues es un espacio grande, completamente flexible

en el que puedes ordenar el espacio y lo que ocupa ese espacio;

ya sea alumnos, por supuesto, muebles y la tecnología.

De cualquier manera, en el que no hay solución

de continuidad entre el espacio material y el virtual

y puedes organizar también los horarios,

el tiempo de cualquier manera.

Claro, eso lleva su tiempo. No es lo mismo...

Tú entras en un aula tradicional y ya sabes lo que tienes que hacer

porque sólo puedes hacer una cosa que es subirte a la tarima

y más o menos organizar la clase a la manera tradicional

con pequeñas variantes.

Aunque es verdad que hay gente que le echa mucha imaginación.

Cuando entras a un hiperespacio enteramente flexible

en términos de espacio, de organización, de tiempo, etc.,

tienes que diseñarlo.

Y por lo tanto, al principio puede ser más difícil,

es más difícil empezar. Para el alumno...

También para el alumno, digo.

No para el alumno es todo más fácil.

Los alumnos, cuando ves entrar a los alumnos...

Yo he visto entrar a los alumnos en nuestra Hiperaula

o en colegios que estrenaban espacio de esos

y entran maravillados, los ojos se les abren así.

Es una observación que hace cualquiera que esté en ese momento.

Y la segunda situación que hace cualquiera

es que tú entras en un aula tradicional

y todas las caras se vuelven a ti.

Yo solo he visto eso cuando das un grito

al lado de un rebaño de ovejas,

todas las ovejas levantan la cabeza y te miran.

En cambio, entras en un hiperespacio,

en un espacio innovador,

en un aula multifunción o multitarea o multinivel

o en una Hiperaula y nadie te hace ni caso.

Porque el trabajo no consiste en estar enfocado al profesor

como cuando estás enfocado hacia la televisión,

sino simplemente es tu espacio natural, flexible, móvil

en el que están pasando muchas cosas y tú estás concentrado en lo tuyo

porque estás solo o con un equipo o con el profesor en ese momento

o lo que sea, concentrado en ella.

Pero muchos padres creo que se preguntan ahora:

"Bueno, eso está bien. Pero luego a la hora, por ejemplo,

de examinarse para entrar a la universidad,

¿van a aprobar o no?".

Pues depende de la universidad.

Si lo que la universidad les pide es que memoricen:

"¿Recuerda usted lo que aprendió en cuarto curso?".

Si la universidad pidiera eso, no entraría nadie,

no entraría nadie.

Las universidades cada vez más piden otras cosas.

Lo que piden es que seas capaz de trabajar en equipo;

que sea capaz de llevar adelante un proyecto tú mismo;

que sepas moverte entre la información

sin que te la den ordenada y acabada en un libro de texto.

Y cuando cuanto mejor es la universidad, más te pide eso.

Y yo creo que ese tipo de alumnos llegan mejor preparados.

Es verdad que si se encuentran a un profesor muy tradicional

que les pide eso al entrar a la universidad

o les pide eso en un instituto cuando vienen de un colegio

educándose en otras cosas, pueden chocar.

Pero el problema es el profesor, no el alumno.

Lo dejamos aquí, ha sido un verdadero placer.

Seguimos dentro de 15 días. Muchas gracias.

Seguimos. La Universidad Miguel Hernández

nos propone hoy la siguiente cuestión:

¿cómo debemos actuar ante un ictus? "La Universidad responde".

El ictus o accidente cerebrovascular es una alteración brusca

de la circulación de la sangre en nuestro cerebro.

Puede ocurrir por un coágulo que obstruye el paso de la sangre,

lo que llamamos ictus isquémico por falta de riego.

O también puede ocurrir por la ruptura de un vaso sanguíneo

en el cerebro produciendo una hemorragia,

lo que se llama derrame cerebral o ictus hemorrágico.

En muchos casos el ictus está relacionado con la arteriosclerosis,

que es el endurecimiento de las arterias

y que puede darse en las personas que sufren de hipertensión arterial.

Afortunadamente, existen tratamientos que pueden reducir

en gran medida el daño causado por un ictus,

pero es crucial identificar los síntomas

que produce en sus primeras fases y acudir rápidamente al hospital

porque el tiempo es vida. La ayuda a otras personas es crucial

porque la víctima puede no darse cuenta,

ya que afecta al cerebro.

Los síntomas de los ataques cerebrales son claros

y se presentan repentinamente.

Los más habituales son la pérdida repentina de fuerza en la cara

o en los brazos o piernas de un lado del cuerpo;

la sensación de hormigueo en la piel;

la alteración repentina del habla;

la pérdida súbita de visión de forma parcial o total;

el dolor de cabeza o la sensación de vértigo.

Tengamos en cuenta que puede que no se manifiesten

todos los síntomas a la vez.

El tipo más común de ataque cerebral se puede tratar,

pero cuanto más tiempo dure la interrupción

del flujo sanguíneo hacia el cerebro, mayor es el daño.

Si usted o alguien de su alrededor

está sufriendo cualquiera de estos síntomas,

llame al servicio de emergencias médicas.

La atención inmediata puede salvar la vida de la persona

y aumentar sus posibilidades de una recuperación exitosa.

(Música)

Pues lo prometido es deuda.

Estrenamos este taller que creo que vamos a disfrutar enormemente

porque vamos a aprender mucho de música,

pero además de una forma muy práctica.

Y el encargado de estas lecciones magistrales

el pianista y compositor y también productor musical

Juan Antonio Simarro.

¿Qué tal? Muy buenos días. Buenos días, Mara.

Es un honor que estés con nosotros en "La aventura del saber"

en un taller que ya con esto apunta maneras.

Sí, bueno, para eso estamos,

para enseñar la música a todo el mundo

y que vean que estos instrumentos son juguetes.

La gente se asusta con los instrumentos,

pero son más cercanos de lo que la gente piensa,

que no muerden, de verdad.

Por eso he traído varios. Y vamos a jugar.

Claro, por supuesto.

Y lo que vamos a hacer, si te parece bien,

es que vamos a enseñar a la gente desde un punto de vista sencillo,

porque a mí cuando me enseñan algo que no sé, igual me asusto.

Entonces, de verdad, que esto es para todos.

Vamos a enseñar música desde un punto de vista superfácil,

con los términos más sencillos.

Y, sobre todo, por qué te gusta una canción o no.

O no. Esa es la pregunta del millón.

¿Por qué será? ¿Sabes por qué, Mara?

Pues creo que hay muchos factores que influyen en eso,

incluso el día. Claro, eso también.

Entonces, ¿qué vamos a hacer?

Vamos a abordar esa pregunta no desde la música,

sino desde otros aspectos. Por ejemplo, la comida.

Tú cuando sabes que una comida te gusta

es porque tiene ciertos ingredientes,

sabe dulce, salado; te gustan las patatas.

Una tortilla de patatas, te encanta.

En el caso de la pintura pasa algo parecido.

¿Qué hacemos? Utilizamos un instrumento,

estos que tenemos aquí.

Y un pintor puede utilizar un cuadro,

una pared, lienzos;

utiliza óleo. Diferentes superficies.

Rotuladores, grafitis.

Esos son los instrumentos con los que hacemos

esto que queremos hacer, en este caso una imagen o música.

Pasa que quedan tres elementos más,

de una manera que lo habréis escuchado.

Uno: el volumen ¿te suena eso del volumen?

Vamos al piano. La dinámica decimos los músicos.

Venga. Mirad, imaginaos que es un color.

Vamos a jugar con los tres elementos primarios,

los tres colores primarios. El primero, el volumen.

Con una sola tecla, no voy a cambiar nada más,

solo voy a cambiar el volumen, solo voy a jugar con ese color.

(Música)

Esa intensidad que varía. Ya con eso se está haciendo música

y solo he jugado con un color.

Vamos a jugar con otro color, el tiempo.

Eso que decimos los músicos: tempo, velocidad, duración de la nota.

Con todos esos elementos de ese color vamos a jugar.

Voy a jugar con esa misma nota, no cambio el volumen.

Y ahora voy a probar.

(Música)

Te suena, ¿no? Sí.

Pues vamos ya por el tercer color, que es la altura tonal.

No es lo mismo que suene agudo, grave. Se nota, ¿no?

Así que vamos a seguir con ese elemento,

no vamos a cambiar volumen y tampoco vamos a cambiar el tiempo.

Va a ser un poco repetitivo en este caso.

Voy a probar, no sé ni lo que va a sonar.

Solo cambio notas por el medio, por lo grave, agudo y hago así.

(Música)

Mismo volumen, mismo tiempo. De vez en cuando hago un salto.

La melodía y la armonía determina todo.

Son matices que vamos añadiendo a ese color, a ese cuadro.

Sí. Así que con estos tres colores y muchas más cosas,

por ejemplo, el momento en el que ves el cuadro

o el momento en el que escuchas una canción

y estos instrumentos, que son nuestros pinceles,

ya empezamos a decir: "Ah, claro,

ya sé por qué me puede gustar una canción u otra.

Yo escuché una que era muy impetuosa de Wagner

y tenía los metales a tope". Entonces dices: "Vale".

Te gusta, pero a lo mejor a una persona no le gusta

con esa instrumentación, le gusta con otra instrumentación.

Imaginaos una adaptación electrónica.

Y, bueno, si tienes más preguntas.

Es que me estaba haciendo una imagen, por ejemplo,

hablando de pinturas y de cuadros,

de "Los girasoles" de van Gogh, de esos matices.

Claro. Ese amarillo que se va matizando.

Claro. ¿Qué pasa? ¿Qué hizo ahí van Gogh?

Creo que, sobre todo el color amarillo,

distintos matices y en ese caso se centra en ese color.

Luego hay distintas versiones, un poquito de azul, detallitos.

Si no, sería muy monótono.

Pasa lo mismo, si siempre solo estoy con una nota.

Por ejemplo, "Samba para una nota" que todo el mundo la conoce,

solo una nota y voy cambiando el acorde.

(Música)

Solo he cambiado la nota, pero voy cambiando el ritmo.

He cambiado la armonía también.

Podemos ir añadiendo complejidad.

Algo puede ser muy fácil, muy rápido o también muy abstracto.

Si esto es como lo de los cuadros,

vosotros veis un cuadro, ves perfectamente un caballo,

entonces estás viendo el caballo o unos mozos ahí

de un cuadro de Goya, por ejemplo.

Entonces te lo puedes imaginar con una melodía.

¿Qué pasa con un cuadro abstracto?

Que no distingues bien exactamente qué figura

o puede ser algo que intuyes que es una paloma, por ejemplo,

pero en plan abstracto.

Y ahí no se distingue tan bien esa melodía.

Unas veces sí, otras no, pero no es la intención.

Es buscar otras formas de expresión.

Y ahí hay un tipo de música que la gente a veces dice

que es un poco más dura porque no hay una melodía tan clara.

Ese tipo de música que es más abstracta, como decimos,

que es "Lux Aeterna",

que utilizó Stanley Kubrick en "2001: Odisea del espacio".

Podéis escucharlo si queréis.

(Música)

Kubrick dijo: "Como es un momento muy extraño,

vamos a ponerlo".

Es verdad que vamos a pararlo

y vamos a centrarnos en música más melódica,

sobre todo para el público

que es el que más ese tipo de música suele escuchar.

Por ejemplo, ¿qué elementos tiene una nana?

Eso, venga. Vamos a pensar.

Si es para un niño pequeño, tiene un elemento sencillo,

la melodía tiene que ser pegadiza, no busquemos cosas raras;

el ritmo también, el volumen.

Repetitiva, ¿no? Claro. Entonces, por ejemplo.

(Música)

Bien sencillo. Algo de...

Vamos a algo de música un poquito pop.

Pop. Venga.

¿Qué tiene? Armonías tan bien sencillas,

melodías sencillas y un poquito de ritmo,

qué es ese bombo y esa caja que va marcando siempre.

Entonces, por ejemplo,

algo como "Viva la vida" Dale.

(Música)

Y ya te está moviendo. Llega a todo el mundo,

por eso se dice pop, música popular.

Venga más, reguetón. Reguetón.

¿Qué pasa con el reguetón? Que la gente dice:

"Es que es muy sencilla". Depende de para qué.

Es verdad, tiene elementos muy sencillos

que es: armonía no cambia, melodía tampoco y ritmo.

Es curioso que el ritmo de reguetón puede ser incluso,

si lo analizas bien,

puede ser más complicado que el de pop porque por haces...

Y reguetón hace...

¿Qué pasa? Que se repiten durante mucho tiempo

y ese es el problema.

Y ahora jazz, ¿qué pasa con el jazz? Jazz o música clásica,

vamos a poner los dos en el mismo saco.

Son muy ricas armónicamente, muy ricas melódicamente

y muy ricas rítmicamente.

Entonces depende del momento en el que te lo pongan,

puede encantarte o te puede volver loco.

Yo estoy en una cena tranquilo y me ponen un jazz supercomplicado,

me despisto. Te descoloca, claro.

Cada estilo, cada música tiene también su momento.

Hablabas antes de las nanas, de música infantil.

Y eso tiene que ir con un ritmo.

Es que la música cumple una función.

Entonces, ¿por qué nos gusta una música?

Depende del momento. Sobre todo vamos viendo...

Vamos a poner el ejemplo del jazz. Pues te gusta ese tipo de ritmo.

El ritmo de jazz, por ejemplo, no es...

(Música)

No es así, tiene un toquecito swing.

(Música)

Hay una pequeña variación.

Y con todo esto que estamos aprendiendo,

que decía al público, que te voy a liar en poquito tiempo.

En nada. Te voy a proponer que toques.

¡Pero no he tocado nunca! Que compongas a tu manera.

Así que si tienes alguna pregunta más.

Bueno, sí, por ejemplo,

tienes aquí más instrumentos,

me querías poner un ejemplo de una misma melodía,

pero representada con distintos instrumentos.

Vale, pues mira, que ya que tenemos estos juguetes,

como digo. Hay que utilizarlos.

Un ejemplo, la misma melodía.

(Melodía)

Eso está claro. Si la tocamos... La "Quinta" de Beethoven.

(TARAREA)

Esa es la melodía. Venga.

¿Qué pasa si ahora cambiamos el instrumento?

Que es como si decimos que ese pintor

que ha pintado "Las Meninas", ahora Velázquez se levanta y dice:

"Quiero hacerlo con otro tipo de pinceles".

Con una guitarra española fijaos cómo cambiaría.

(TARAREA)

Le da un toque flamenco. Es una versión más cortita.

¿Te parece que dejamos la guitarra y el ukelele para otros programas

y vamos a por la sorpresa? Vale.

Venga, a ver. ¿Te atreves?

Voy a ponerme una mascarilla. Las mascarillas de seguridad

porque vamos a acercarnos mucho. Venga.

Y luego una cosa que recomiendo siempre, ¿quieres cremita?

Claro, un poquito. Venga.

Atendiendo a todo esto que has escuchado.

Sí. Cambiando los colores,

el instrumento ya lo tenemos, el piano,

no lo vamos a cambiar, no te preocupes,

toca todo lo que quieras con teclas blancas

cambiando el volumen, cambiando la altura tonal.

De vez en cuando haces unas seguidas otras cambias.

Si hay una melodía que te gusta, la repites y cambiando tema.

Yo te voy a escuchar y tú me vas a escuchar a mí.

Es tan sencillo como un diálogo entre dos personas.

No sé lo que va a hacer, atención, no sé lo que va a hacer.

Tenemos a Mara como compositora.

Que me perdonen los expertos, por favor.

Venga, ¿voy? ¿Empiezas tú?

¿Empiezo yo?

(Música)

Cambia si quieres.

Subimos la mano.

(Música)

Bajamos muy suave.

(Música)

Bueno, ¡haces magia, Juan Antonio!

Tenemos una estrella. Haces magia.

Bueno, muchísimas gracias. Estamos esperando al próximo taller

para que nos sigas instruyendo en la música.

Bueno, pues nos vemos el próximo día.

Muchas gracias.

Y después de haber tocado el piano, seguimos.

Capítulo noveno de la serie "Universo Sostenible".

En esta ocasión, varias universidades españolas

reflexionan sobre los microplásticos.

¿Cómo se puede solucionar el desastre

que sufrimos con este material? Lo descubrimos.

Antes de hablar de los microplásticos,

deberíamos hablar de qué son los plásticos.

Los plásticos son materiales de una producción muy barata

y que, además, tienen una densidad muy baja,

tienen multitud de usos.

Yo diría que realmente el problema de los plásticos

no son los plásticos en sí, sino sus residuos.

(Música)

Los microplásticos no son más

que diminutos fragmentos de los plásticos.

Estos materiales, al ser de baja densidad,

cuando se dejan de forma incontrolada

pueden viajar bien por el aire

o bien por efluentes líquidos llegando finalmente al mar.

Nos llegan al medio marino en diferentes formas.

Por ejemplo, en forma de pellet, en forma de fragmento,

en forma de fibra o en forma de film.

Y pueden tener diferentes composiciones,

como por ejemplo, pueden ser partículas de polietileno,

de polipropileno o de poliestireno.

En este caso serían partículas de un polímero menos denso

que el agua de mar y estas partículas flotan.

Por lo tanto, se transportan

por las corrientes marinas superficiales.

También pueden ser de poliéster, por ejemplo, o de poliamida.

En este caso, estas partículas son más densas

que el agua de mar y cuando llegan al medio marino se hunden.

Los microplásticos son compuestos plásticos

de pequeño tamaño, menores de 5 milímetros,

que, digamos, tienen son dos posibles orígenes.

Uno es fabricados como tales, son los microplásticos primarios,

y otros que son producto de la degradación de los plásticos

que se tiran al medio ambiente, al mar

y que se producen por la degradación

debido a luz, salinidad, pH y cosas de ese estilo.

"Basta dar un paseo por cualquier playa para verlo.

Plástico por todas partes: en el aire, en el hielo, en el mar.

Tanto en la superficie como en los fondos marinos;

de norte a sur del planeta.

Estas diminutas partículas

suponen un problema de dimensiones gigantescas".

El problema realmente es la falta de control sobre el plástico.

Ese es el verdadero problema que tenemos.

Las soluciones vienen fundamentalmente por el I+D+i.

Actualmente se está trabajando tanto en realizar mejores técnicas

y más limpias para el reciclado de plásticos,

como en la producción de plásticos biodegradables.

Porque no hay que olvidar que el problema,

uno de los problemas más graves que tiene el plástico,

es precisamente su falta de biodegradabilidad.

Y eso genera un término acumulativo muy grande

por su enorme tiempo de vida y de permanencia en los ecosistemas.

¿Qué podemos hacer?

Yo creo que tenemos que actuar en tres frentes principales.

El primero es legislativo, es decir,

prohibir el uso de plástico de un solo uso,

cápsulas de café, botellas de plástico de agua.

Prohibir el uso de microesferas en productos cosméticos.

La segunda, el segundo frente sería el de la sociedad,

el educarnos como sociedad al uso y a la gestión de este plástico.

El tercer frente sería el tecnológico,

es decir, hacer investigación en nuevas tecnologías

para evitar ese vertido de plástico

que ya no es solo en grandes plásticos,

sino también, por ejemplo, en microfibras de la lavadora, etc.

"Su tamaño hace que puedan entrar fácilmente en la cadena alimentaria.

Pero la mayoría de los estudios están en fases iniciales

y todavía no se conocen las consecuencias de ingerirlos.

En las universidades españolas se investigan diferentes aspectos

que pueden contribuir a solucionar el desastre

que se nos viene encima".

Nosotros estamos trabajando fundamentalmente en la parte

de compuestos químicos asociados a los microplásticos.

Tanto los compuestos que se pueden absorber en el medio acuático,

por ejemplo, si dejamos los microplásticos,

o aquellos que estaban ya originalmente

presentes en los plásticos.

Porque a los plásticos se le añaden multitud

de aditivos para mejorar sus propiedades:

para hacerlos más blandos, para que resista mejor la luz, etc.

En este sentido, tenemos un proyecto financiado

por la Agencia Estatal de Investigación

y colaboramos con la Universidad de las Islas Baleares

y el Instituto Oceanográfico también de Baleares,

donde, por ejemplo, han puesto los microplásticos

durante dos meses en el mar, en Mallorca,

y nosotros hemos analizado

a ver qué compuestos aparecen en esos microplásticos

y también su perfil temporal, si van aumentando

o si van desapareciendo porque son aditivos

y se van liberando realmente al medio acuático.

Y también estudiar la bioaccesibilidad.

Es decir, qué cantidad de esos compuestos químicos

en los microplásticos son asimilables

por el ser humano y también por los peces

para ver realmente cuál es el efecto

que podemos esperar de dichos contaminantes.

Nosotros caracterizamos los plásticos

de una manera muy sencilla,

pero que nos da mucha información del origen

o de todos los procesos que han podido tener lugar

para que ese fragmento de plástico haya llegado

donde nosotros lo hemos encontrado,

sea en el estómago de un ave marina

o sea en el fondo del mar.

Por lo tanto, caracterizamos un poco el tamaño y la forma.

La forma nos da una indicación de si es un plástico muy nuevo,

que sería con unos ángulos muy bien, muy formados,

o si es un plástico más viejo,

que sería un plástico con unos ángulos más redondeados.

El color también nos da mucha información

de si ese plástico lleva mucho tiempo en el medio marino

y ha recibido, por ejemplo,

mucha acción de la luz ultra violada o no.

Y hemos encontrado grandes concentraciones de microplásticos

flotando de unas 100 000 partículas por kilómetro cuadrado

que se asemejan un poco a esas grandes concentraciones

de microplásticos en los grandes giros oceánicos.

Pero estos microplásticos que encontramos en el Mediterráneo

son más pequeñitos, son más fragmentados.

Son de un color más transparente, más amarillento.

Son básicamente partículas

o predominan las partículas de polietileno.

Y con todo eso hemos podido determinar

que los microplásticos en el mar Mediterráneo

llevan mucho más tiempo, llevan más tiempo dando vueltas,

por eso su estado un poco más degradado que en otras zonas.

Estamos centrados en invertebrados acuáticos de agua dulce.

Trabajamos con dos invertebrados ahora mismo:

uno es una larva de insecto y otro que es un caracol.

Ambos están en la base de la cadena trófica.

Están en el fondo de los ríos normalmente

porque son animales que viven en sedimentos.

Entonces, los plásticos o los microplásticos

por sedimentación o por gravedad caen

y entonces entran en contacto con ellos.

Hay grandes plásticos para ellos porque son animales pequeños

que no les van a afectar.

Pero luego están los más pequeños, los que son capaces de comer,

los que son más capaces de incorporar.

Entonces lo que estamos viendo es cómo les afecta

y al mismo tiempo estamos intentando hacer

un proceso de estandarización para intentar,

digamos, que esto se aproveche cuando se hace un test de toxicidad,

que retire la normativa vigente

para obtener información de los mecanismos de acción.

Cómo responde la célula,

cómo responde el organismo más a nivel molecular;

esos serían los modos de acción.

Lo importante de este estudio

es evaluar la concentración, no solo la concentración,

también la transformación de plástico

que tenemos en el medio ambiente.

Trabajamos un microplástico utilizando también una sala blanca,

que es un laboratorio específico para diluir drásticamente

la contaminación del microplástico atmosférico.

También trabajamos un tema de microplástico de basura marina

relacionada con turismo en diferentes islas del Mediterráneo.

Tenemos colaboraciones con organismos gubernamentales,

también empresas,

para intentar solucionar el problema grave de contaminación

de microplástico del turismo;

para obtener un turismo más sostenible

que, claramente, beneficie a la isla.

Pero también un impacto ambiental.

"Todo el plástico que se vertió desde su invención en los años 30

sigue en el medioambiente.

El plástico introducido en los 90

ahora mismo se está fragmentando por efecto de la luz ultravioleta.

Por mucho que limpiemos los mares,

el número de partículas seguirá creciendo.

Solo nos queda cambiar de actitud respecto al uso de este material

y esperar que se encuentre una solución

que ahora no parece muy posible".

Estamos acostumbrados a consumir productos plásticos

y productos de un solo uso. Entonces el primer cambio

que necesitamos es cambiar ese modelo de usar y tirar.

Es lo más importante.

Si no reducimos la cantidad de plástico,

al final el problema es que son compuestos

que duran muchísimo tiempo

y a la larga van a producir cada vez más efectos

en organismos y en la salud humana.

Estos problemas se pueden solucionar.

Cada uno de nosotros puede hacer algo para solucionarlo.

Ahora un poco quien debe mover ficha

es el Poder Legislativo.

Vamos a vamos a parar esta entrada de plástico al medio marino.

Vamos a hacer una política de rechazo del plástico.

(Música)

50 artistas han intervenido los cierres de los comercios

del Mercado de los Mostenses de Madrid

en una nueva edición de Pinta Malasaña.

Este año, como novedad,

las creaciones se mantienen de forma permanente.

Una idea que forma parte del proyecto de renovación

de este espacio multicultural entre vecinos,

comerciantes y artistas.

Nació como una manera de convertir las calles

y los espacios comerciales del barrio de Malasaña

en espacios para el arte, para el arte público,

un arte democrático accesible a todo el mundo.

Y como una iniciativa también un poco festiva

en la que la gente pudiera venir al barrio

y ver a los artistas participar.

Ver ese resultado de hasta una centena de artistas

interviniendo espacios en el Malasaña.

Queríamos un espacio donde pudiéramos controlar el aforo.

Y bueno, nos dimos cuenta que Mostenses

es lo más parecido también a una calle.

Al final hemos cambiado las calles de Malasaña

por las calles del Mercado de los Mostenses,

un mercado lleno de vida donde la mayoría

de los vecinos del barrio también vienen a comprar

y que podríamos mantener más o menos la misma esencia del festival.

Pintábamos sin público en ese mismo momento,

pero a cambio ganábamos que en este espacio

las obras en principio se van a quedar permanentemente.

Y ese público que no los pudo ver en el momento

en que se estaba pintando como otros años,

va a poder venir por aquí a verlas a su libre antojo

y con toda seguridad.

Se ha intentado buscar esa relación entre el comercio y lo artístico,

integrándolo en el barrio también,

y creo que va a ser algo que va a gustar mucho

a la ciudad de Madrid en general.

El Mercado de los Mostenses

desde hace ya bastantes años es un mercado multicultural.

Entonces esto va a ser también

algo que va a atraer a un tipo de público diferente

que también estamos buscando.

Estamos intentando desarrollar un proyecto de rehabilitación

de una parte de las instalaciones

y creemos que esto le va a dar un valor al mercado

que hasta ahora no tenía.

En la intervención que he preparado para Pinta Malasaña

trato de unificar el surrealismo con la parte de collage,

que es la que yo utilizo.

Se llama "Entrevista surrealista en el mercado"

y he tratado de imaginarme

qué pasaría en una entrevista simulada

con unos materiales de 1950 de la revista "Life",

entre una modelo y un entrevistador.

Y juego con las puertas del mercado

en el que, cuando las personas entren o salgan del mercado,

las cabezas se moverán del cuerpo hacia afuera y hacia adentro.

Para mí el arte urbano es la libertad del arte

de poder intervenir cualquier tipo de espacio

sin necesidad de pedir permiso.

Es un poco la evolución del grafiti, por así decir.

Muchos grafiteros continúan con el arte urbano

una vez que maduran un poco su obra, digamos,

y creo que tiene ese puntito de libertad,

de poder utilizar cualquier soporte que está en la calle

para poder expresarte.

Un poco el espíritu del festival,

hemos contado con gente que viene del mundo del grafiti,

del arte urbano, ya con experiencias dilatadas

y también con gente que viene de otras disciplinas,

de la ilustración, del diseño. Gente con menos experiencia

que busca un poco el expresarse en estos nuevos soportes.

"Somos Malasaña" es el periódico del barrio.

Entonces como periodistas del barrio

conocemos prácticamente a todo el mundo

y controlamos todo lo que se mueve por aquí.

Y nos faltaba una pata artística

que controlaba más el mundo del street art,

del arte urbano y lo encontramos perfectamente en Madrid.

Street Art Project es una asociación que promueve el arte urbano

y con los que ya teníamos también relación simplemente por eso,

porque ambos estamos en la calle. Nosotros como periodistas,

ellos como promotores de acciones de arte urbano.

La casa queda compuesta por esos elementos florales.

Lo hice un poco así,

quédate en casa y cómo la naturaleza,

mientras nosotros estamos en casa, realmente se hizo dueña de todo;

fue creciendo, después saliendo y demás.

Y esa es básicamente la propuesta

que hemos hecho para este Pinta Malasaña.

La técnica que hemos utilizado desde rotulador,

que es ciertamente retirable,

se podría llegar a retirar fácilmente.

También hice una intervención ecológica

y que deja una huella efímera, un poco de algún modo.

El arte urbano es algo que nos llena.

En mi caso me llena mucho y es una de mis pasiones.

Y aunque mi formación y mi dedicación profesional

es la arquitectura, básicamente es algo

que primordialmente me desestresa, es mi hobby

y es algo que me complementa la formación.

Es por ello que es una cosa

que creo que en un futuro no dejaré nunca.

Y está bien participar porque creo que es una cosa que nutre

todo lo que es mi formación como como arquitecto,

mi cuestión académica, mi cuestión profesional.

Una de las peculiaridades de esta nueva edición

de Pinta Malasaña es que las intervenciones

que se han llevado a cabo son permanentes, no son efímeras

como se planteaba en ediciones anteriores.

Y además hay una gran variedad de espacios

que se han intervenido,

desde los cierres de los puestos propios del mercado

hasta huecos de escalera;

la azotea es un espacio también bastante espectacular.

Todo esto permite que el visitante a la hora de venir al mercado

pueda hacer todo un recorrido por el mismo

viendo las distintas intervenciones.

Es una invitación a pasear la ciudad

con los ojos bien abiertos y muy atentos

a lo que pueda surgir en cualquier espacio.

Lo mejor es que el arte te lo encuentras en tu día a día

y no tienes que ir específicamente a ningún museo,

a ninguna exposición para disfrutar de él.

Llevo muchísimos años y nunca he podido dejar de pintar.

Es algo que me encanta, me gusta.

Me gusta pintar en la calle;

me gusta pintar en sitios con permiso.

Me gusta pintar para ayuntamientos

o hacer talleres para niños pequeños.

O sea, el caso es pintar.

Mi estilo de firma o dibujo

es como muy infantil, naif.

No busco nada agresivo ni busco, nada, todo lo contrario.

A mí me gusta sitios feos convertirlos en sitios chulos.

Cuanto más redonda sean las formas y pocos trazos, mejor.

Es claro y conciso, o sea, realmente como un logotipo.

Es algo muy sencillo, pero que se identifica rápidamente.

Y siempre el color corporativo es el azul.

Por si pasas en algún sitio rápido, tal y cual,

ya con que veas unos ojos grandes y algo azul,

la mancha, ya identificas a Antoñito.

Haber contado con el Mercado de los Mostenses

para esa nueva edición de Pinta Malasaña

nos permite mantener algo

que siempre ha estado en el espíritu del festival,

que es llevar el arte a la gente en el espacio público,

en su cotidianidad.

Y qué mejor que un mercado tradicional

en el que la gente viene a diario a hacer su compra,

transformar ese espacio en espacio para el arte

y para hacer ese vínculo también entre comercio

como algo cotidiano de todos nosotros

y el arte en el espacio público.

Con los códigos QR que hemos instalado,

por ejemplo, cada junto a cada obra,

te puedes entretener apuntando con el teléfono,

entrando a la página donde vas a encontrar

la explicación de la obra que hace el propio artista.

Hemos hecho unos vídeos grabados en los que ellos salen

y también textos diciendo exactamente eso,

qué es lo que ha querido decir.

Se ha valorado un poco más allá de la calidad artística

de las intervenciones,

también un poco qué integración ha tenido con el espacio del mercado

y si había un contenido que uniera esas dos partes,

la parte artística con la parte de ese espacio

que se está interviniendo.

Cuando participamos en este tipo de festivales

como Pinta Malasaña,

nos adaptamos más bien a un formato más como grafiti.

Y entonces hacemos estas piezas que son mixtas,

tienes piezas a ganchillo y piezas en telas dibujadas

y luego las encolamos a la pared.

Se hacen las piezas de ganchillo por una parte

y en la tela entonces dibujamos

porque queremos que la parte de ilustración

arrope el ganchillo,

que nos queden las piezas de ganchillo ahí flotando.

Mi intención es acercar el arte a la gente,

que no es una cosa que nada más tienes que ir a un museo,

a una galería a disfrutar,

sino es abrir la sensibilidad al arte y afinar la vista,

que en cualquier sitio puedes disfrutarlo.

Y que el arte y la creatividad es algo inherente

que tenemos todos y que todos podemos producir.

Desde Pinta Malasaña os invitamos

a que vengáis al Mercado de los Monstenses

aquí en Malasaña, cerquita de Plaza de España,

a descubrir un poco lo que ha ocurrido en Pinta Malasaña

en estas 50 intervenciones

que hemos llevado a cabo en el mercado.

A nosotros como organizadores de Pinta Malasaña

lo que más nos gusta son los formatos medios y pequeños,

esos que te exigen ir muy atento a cada rincón

y que te puedes encontrar en cualquier parte.

Tamaños que cuando descubres esas obras,

hace que salga una sonrisa en tu cara.

Y es una oportunidad que brindamos a la ciudadanía de Madrid

para visitar nuestro mercado y que vean algo diferente,

no solo que vean tiendas con productos de alimentación,

sino que también puedan disfrutar del arte

que se está generando en el Mercado de los Mostenses.

La editorial Sexto Piso acaba de publicar

el último libro de la poeta portuguesa Ana Luísa Amaral,

"What's in a name", en traducción de Paula Abramo.

Recordemos que Ana Luísa Amaral

es profesora de la Universidad de Oporto

donde imparte clases de literatura comparada

y una experta en poesía en lengua inglesa,

muy especialmente en Emily Dickinson,

de quien ha traducido y estudiado a fondo su poesía.

El título del libro procede de un verso de Shakespeare.

"¿Qué hay en un nombre?

Si le fuera dado otro nombre a la rosa,

¿sería menos dulce su perfume?", contenido en "Romeo y Julieta".

Y el libro se ofrece como una estupenda oportunidad

para introducirse en el sencillo, pero nada simple,

en el intenso pero también ligero mundo poético

de quien hoy está considerada

como una de las voces más significativas y cosmopolitas

de la literatura portuguesa contemporánea.

Recuperamos un fragmento de nuestro trabajo

sobre la iniciativa "Mates en las calles",

que puede verse completo, como siempre, en la red.

"Matemáticas en la calle" es una actividad

que surgió el año pasado entre un grupo de profesores.

Es una actividad que se hace en otras ciudades europeas

y entonces queríamos sacar las matemáticas en Madrid

para que las disfrute todo el mundo.

Y el objetivo fundamental es difundir las matemáticas

y acercarlas a la gente de Madrid.

"Matemáticas en la calle" es importante

porque se muestran unas matemáticas divertidas, manipulativas,

que frecuentemente no se ven en las aulas.

Las aulas enseñan unas matemáticas un poco rigurosas, estrictas.

Y no conseguimos transmitir la belleza de las matemáticas.

Matemáticas hay prácticamente en cualquier sitio,

en cualquier fachada, en cualquier baldosín,

en cualquier farola, en cualquier estructura.

Hay que mostrarles a los alumnos la belleza de las matemáticas

más allá de fórmulas y polinomios.

Esta actividad sirve para intentar solventar

el principal problema que tenemos desde mi punto de vista.

Y es que los niños, principalmente la gente joven,

cree que las matemáticas es algo abstracto,

algo que está solo en el mundo de las ideas,

que no les sirve de nada en la vida real.

Y actividades como estas son las que nos sirven

para desmitificar las matemáticas

e intentar acercarla al público en general,

pero en particular a los niños que son nuestro futuro.

El problema es que las matemáticas son complicadas

cuando no se entienden.

Entonces se transforma en un curso de japonés,

quinto de japonés más o menos.

Pero si las entiendes, disfrutas y es lo que pretendemos.

La gente tiene miedo a las matemáticas.

Los profesores de matemáticas a veces somos los más temidos.

Sin embargo, las matemáticas la ventaja que tienen

respecto a otras materias

es que las puedes resolver con tu mente,

solo con tu mente ya las puedes resolver.

En el momento que superas esa barrera,

cualquier actividad te ayuda.

Lo que vemos es que la gente está participando,

está disfrutando con matemáticas

que no son las normales del currículo,

pero lo fundamental es que les pierdan miedo.

Las matemáticas son un mundo maravilloso,

que muchos no se acercan a él porque les causa impresión.

Bueno, pues hay matemáticas para todos y lo que tenemos

son aproximaciones a la matemática manipulando.

Tenemos ejemplos prácticos, cosas que pueden tocar, números;

tienen problemas lógicos.

Que vean que no todo son problemas de los estereotipos

que aparecen en clase,

sino que hay muchísimas cosas que se pueden hacer,

tocar y disfrutar. Por ahí hay un péndulo enorme.

Los mosaicos, a mí me gusta mucho los mosaicos de la Alhambra.

Eso son matemáticas.

Eso representa los grupos cristalográficos

y los grupos de simetría.

Entonces las matemáticas las tenemos en la calle

y lo único que hay que hacer es descubrirlas.

(Música)

Parte de las mesas que tenemos

muchas son conceptos de geometría, hexágonos,

cubos de Rubik, mosaicos;

tenemos poliedros de ganchillo; tenemos lugares geométricos.

El teorema de Tales. Muchas actividades de geometría.

Nosotros estamos hoy haciendo matemáticas en la calle,

no enseñando matemáticas.

Hasta aquí llegamos hoy.

Volvemos mañana en compañía del sociólogo Pablo Simón,

a quien le pediremos que nos aclare qué pasó exactamente

el pasado 6 de enero en el Capitolio de los EE.UU.

Cómo se explica y qué cabe esperar,

entre otras cuestiones que nos mantienen instalados

en la perplejidad en este sorprendente 2021.

Mañana también les invito a un nuevo taller de español

con la filóloga y actriz Luna paredes.

Ahora que tanto se dice que cada vez escribimos peor,

Luna nos quiere dar unas cuantas claves

para que nuestra comunicación por escrito sea correcta y eficaz.

Esto ha sido todo, mañana más. Muchas gracias.

Aquí estaremos mañana a las diez. ¡Feliz día!

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 27/01/21

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 27/01/21

27 ene 2021

Salvador Gómez Valdés entrevista a Mariano Fernández Enguita, catedrático de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid y autor del libro ‘Más escuela, menos aula‘.

La Universidad Responde. Universidad Miguel Hernández: ¿Cómo debemos actuar ante un ictus?

“Universo Sostenible: ¿Son tan peligrosos los microplásticos?”. En esta nueva entrega de la serie producida por la CRUE, expertos de diferentes universidades españolas nos explican qué son los microplásticos y cómo luchar contra el desastre ecológico que están produciendo.

Mara Peterssen entrevista al compositor y pianista Juan Antonio Simarro. Comenzamos un nuevo taller de música que va a permitir aprender conceptos y curiosidades musicales.

“Pinta Malasaña”. El festival de arte urbano Pinta Malasaña celebra su quinta edición. Lo hace apostando por la creación artística, la cultura accesible de disfrute gratuito y el apoyo al comercio de proximidad.

Salvador Gómez Valdés, en su sección habitual, recomienda la lectura del último libro de la poeta portuguesa Ana Luisa Amaral: “What’s in a Name” en traducción de Paula Abramo.

Reportaje en red: Hoy digitalizamos y colgamos en nuestra página web “Mates en las calles”.

ver más sobre "La aventura del saber - 27/01/21" ver menos sobre "La aventura del saber - 27/01/21"
Programas completos (2113)
Clips

Los últimos 7.696 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios