www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5933209
Para todos los públicos La aventura del saber - 09/06/21 - ver ahora
Transcripción completa

Buenos días a todos,

bienvenidos a una nueva edición de "La aventura del saber".

Comenzamos hoy el programa con un taller de ciencia

en compañía de Miguel Antonio Peña,

secretario de la Asociación Española del Hidrógeno,

fundada en el año 2002,

e investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas,

con quien hablaremos de la llamada tecnología del hidrógeno verde.

¿En qué consiste?

¿Cómo estamos en España respecto a ella?

¿Es sostenible? ¿Para qué sirve?

Plantearemos estas y otras preguntas similares

dentro de un minuto.

Hola, ¿qué tal están?

Hoy, además,

recibiremos a Sara Gutiérrez.

Ella es médica, es escritora,

traductora de ruso,

y acaba de publicar "El último verano de la URSS:

Del mar Báltico al mar Negro en tren",

un libro en el que relata el viaje

que ella realizó en el verano de 1991

por varias de las entonces repúblicas soviéticas.

Les ofrecemos un nuevo documento

sobre las escuelas Changemaker de Ashoka,

escuelas españolas que educan a sus alumnos en habilidades

como el trabajo en equipo, la empatía, la creatividad,

el liderazgo compartido o la resolución de conflictos,

sin olvidarse de los contenidos curriculares.

Nos acercamos al Museo Thyssen-Bornemisza

para sumergirnos en la vida y obra de Georgia O'Keeffe,

una de las máximas representantes de las corrientes de vanguardia

de principios del siglo XX en Estados Unidos.

La madre del modernismo americano.

(Música)

Taller de ciencia en "La aventura del saber"

en compañía de Miguel Antonio Peña,

secretario de la Asociación Española de Hidrógeno,

fundada en el año 2012 e investigador del Consejo Superior

de Investigaciones Científicas, de formación químico.

Exactamente.

En primer lugar, bienvenido.

Muchísimas gracias por aceptar nuestra invitación.

Hoy queremos hablar del hidrógeno verde.

¿Eso es qué es?

Bueno, primero, muchísimas gracias a vosotros por la invitación.

Ya te he comentado que es mi programa tabú

y en cuanto me llamasteis, vine.

¿Qué es el hidrógeno verde? Pues vamos a ver,

para explicarlo convendría comentar que hay planes

tanto en España como en la Unión Europea,

para que en el año 2050 toda la energía sea renovable,

las energías renovables se...

Lo que se produce fundamentalmente es electricidad.

Eso quiere decir: si vamos a tener energías renovables

fundamentalmente,

vamos a tener una gran electrificación.

Esa red hay que regularla,

porque una energía renovable es muchísimo más barata

que los combustibles fósiles que utilizamos hoy en día

de manera mayoritaria,

pero tiene el defecto de que está diluida,

hay que concentrarla, hay que regularla...

Claro, y que hay cuando quiere.

O sea, hay viento cuando hay viento y cuando no hay, pues no.

Y queremos energía siempre.

Entonces, si queremos energía siempre,

hace falta esa regulación de la red.

Y ahí es donde entra el hidrógeno.

Yo suelo decir en las charlas y las titulo así:

El hidrógeno, la última frontera.

Saludos a los "trekkies" que estén viéndonos,

porque es un plagio de "Star Trek", efectivamente.

Y es la última frontera

porque el hidrógeno es la pieza clave

para abrir ese dominio de las energías renovables.

Es la última frontera que necesitan las energías renovables

para llegar a tener ese casi 100% de uso en el año 2005.

¿Cuál es su papel?

El papel es primero concentrar la energía renovable en forma

de electricidad en un depósito de hidrógeno,

después, distribuirlo al sitio donde haga falta

y después usarlo con alta eficiencia.

Eso hace que la energía renovable la podemos usar cuando queramos.

Si tenemos exceso de energía renovable en verano, por ejemplo,

porque las instalaciones están pensadas

para algo intermedio entre verano e invierno,

que hay menos energía renovable, podemos almacenar ese exceso

en verano, lo podemos almacenar durante varios meses,

cosa que no podemos hacer con otro tipo almacenamientos,

o en baterías,

y después en invierno, volver a utilizarlo,

volver a sacar esa energía eléctrica

que tenemos almacenada en forma de hidrógeno.

La gracia de esto es que, además de regular la red eléctrica,

no solamente durante un día, un mes, sino durante varios meses,

estamos consiguiendo una energía en forma de hidrógeno

que tiene otras aplicaciones

que creo que son por las que me vas a preguntar.

Claro, ¿cuáles son esas aplicaciones?

Pues una aplicación que posiblemente

mucha gente esté viendo es en movilidad.

Por ahora, los vehículos eléctricos fundamentalmente son de baterías.

Nosotros cogemos esa energía eléctrica que tenemos en la red,

que puede ser verde o no,

pero que queremos que lo sea y la metemos dentro de la batería,

acumulamos energía eléctrica en una batería,

que lo que tienen las actuales son componentes basados en litio,

hay otros componentes, pero el principal es el litio.

Y ese litio después nos vuelve a dar esa energía eléctrica.

El hidrógeno más o menos hace lo mismo.

Lo que hacemos es transformar esa energía eléctrica en hidrógeno,

ese hidrógeno lo ponemos dentro de un depósito

que puede ser el de un vehículo

y a bordo del vehículo podemos volver

a transformar el hidrógeno energía eléctrica.

Al final,

un coche eléctrico puede ser de hidrógeno o puede ser de batería,

dependiendo si lo hemos acumulado en forma de litio,

las baterías de litio o en forma de hidrógeno.

Lo que echa luego es vapor de agua.

Efectivamente, al final...

Incluso puede no echarlo, se puede almacenar.

¿O cómo es?

Eso es una posibilidad.

Evidentemente,

el hidrógeno como átomo tiene que salir de algún sitio.

La energía eléctrica

lo que hace es, con unos procesos que se llaman de electrolisis,

y los equipos se llaman electrolizadores,

lo que hacen es usar energía eléctrica para romper

la molécula de agua,

rompe la molécula de agua en sus componentes: H2O,

hidrógeno por un lado y oxígeno por otro,

y después, a bordo del vehículo o en otro sitio,

ese hidrógeno lo mandamos a otro dispositivo

que se llama pila de combustible,

que es como un electrolizador pero funcionando al revés,

pero optimizado para hacer lo contrario.

Eso es otra historia.

Y ese dispositivo, la pila de combustible,

transforma otra vez el hidrógeno en energía eléctrica.

Una de las preguntas que me suelen hacer es:

¿y cuál es el rendimiento de todo esto?

Evidentemente, las baterías aquí son más competitivas.

Una batería cuando la cargamos y la descargamos,

si lo hacemos bien, lentamente,

porque hay cargas rápidas que ya no se puede decir

lo que voy a decir en este momento,

el rendimiento es mayor del 90%.

O sea,

tenemos un rendimiento en carga y descarga del orden del noventa

y pico por ciento,

cuando nosotros lo que hacemos es producir hidrógeno

y después volverlo a usar,

ahí los rendimientos bajan, bajan del orden del 70%.

Es el rendimiento que tenemos: 70% en producirlo,

70% en usarlo.

¿Por qué usar hidrógeno entonces?

Una de las razones la he dicho,

permite ese almacenamiento estacional, o sea,

permite acumular grandes cantidades

de hidrógeno durante largos períodos de tiempo,

y eso las baterías no pueden hacerlo,

pero sobre todo, si una batería la usamos bien,

por ejemplo,

yo he venido en un coche de baterías hasta aquí

y he cargado toda la noche en mi casa,

me va a permitir venir aquí, ir al trabajo y luego a mi casa,

pero después voy a tener que recargar durante

otras siete horas en mi casa.

¿Y en el caso del hidrógeno no? No, porque cuando exista una red

de distribuidores de hidrógeno de estaciones de servicio...

Como las bombonas de propano.

Es un poquito diferente. A ver, vamos a explicarlo.

Va a haber una estación,

una estación de servicio que proporcione hidrógeno,

voy a llegar con mi vehículo, voy a colocar el boquerel,

similar a como se hace con gas natural,

no muy diferente a como se hace con gasolina,

y en tres, cinco minutos voy a tener mi depósito lleno

para hacerme 600 o 700 kilómetros,

porque actualmente los prototipos de vehículos

tienen esa autonomía,

con un depósito hacen entre 600 y 700 kilómetros.

Con las baterías,

si lo hago bien para que no se degrade la batería,

necesito varias horas para rellenar la batería.

Dos aplicaciones que requieran carga rápida,

aplicaciones que, como regulación de la red eléctrica,

requiera almacenar

grandes cantidades de energía durante largos períodos de tiempo,

todo eso es el hidrógeno donde va a funcionar.

si no quiero eso, tengo las baterías.

No es una competición. Claro.

Hay aplicaciones donde las baterías son imprescindibles

y mucho más rentables

y aplicaciones donde es imprescindible el hidrógeno,

un camión, por ejemplo. Claro.

Lo que se está viendo claro es que el futuro es una mezcla,

una mezcla de fuentes de energía

y una optimización también dependiendo del lugar.

Porque claro,

habrá algunos sitios donde se pueda tener mucho biodiesel o, perdón,

no sé si se llamaba biodiesel... Sí, biodiesel, también bioetanol...

Que vienen de fuentes tipo biomasa.

Sí, y otros sitios que no, ¿no?

¿Cómo nos imaginamos un futuro relativamente cercano?

Porque estamos hablando del año 2030 más o menos.

Digamos, hay un plan,

una hoja de ruta del Hidrógeno y del Plan Nacional de Energía

y Clima para el 2030 y para el 2050.

Este plan del Gobierno español prevé que, por ejemplo,

para el año 2030

más del 40% de la energía sea de origen renovable.

Esto no es un caso aislado,

quiero decir, no es que de repente España nos hayamos vuelto locos,

esto va en línea con la que van a hacer

todos los países europeos.

No hay ninguna diferencia. Es exactamente la misma línea.

No estamos haciendo nada especial.

Si nosotros queremos un 40% de energías renovables,

y posiblemente más del 90%

si seguimos las directrices europeas para el año 2050,

tenemos que actuar de manera que se pueden utilizar

de manera eficiente.

Todo lo que he hablado hasta ahora

es cómo utilizar la energía renovable

para que cubra la mayor parte de la demanda posible.

Otra cosa es cuáles van a ser estas energías renovables.

Porque hasta ahora eso no era así.

Quiero decir, el problema de las energías renovables

es que no se podía almacenar, ¿no? Exactamente.

Se pueden almacenar, pero a pequeña escala

con baterías,

no se podía almacenar y por eso llamo al hidrógeno

"La última frontera", de manera masiva.

En unos casos se puede hacer con baterías,

en otros con hidrógeno.

Pero las fuentes renovables está claro...

Las fuentes de energía está claro que tienen que ser

renovables porque ese es el objetivo de la Unión Europea

y, sobre todo, porque es el objetivo mundial

dado que son mucho más baratas que las que usamos hoy en día

y, sobre todo, porque no dependerán los países de la importación

de energías de otros países.

¿Cómo hacer todo esto bien?

Que la energía renovable que utilice cada país,

cada comunidad autónoma, cada pueblo,

sea la energía renovable que realmente

en ese lugar se da con la mayor eficiencia.

No tendría, creo, que lo que querías decir,

sentido importar biocombustibles de Asia.

Si aquí no hay biocombustibles,

posiblemente haya que ir a otro tipo de energía.

Tenemos energía solar, por ejemplo. Es un ejemplo muy claro,

energía solar. Claro.

¿Y cómo es? A ver... ¿Cómo es el proceso?

Imaginemos,

tenemos centrales de estas de energía solar

con un pivote medio que refleja la luz del sol

y eso produce una energía y eso...

¿Ahí donde está el hidrógeno?

Ahí estás hablando de las energías solar de tipo térmico,

las más habituales,

la que posiblemente se aplique más, sea la fotovoltaica.

La fotovoltaica.

Que ahora ha subido mucho en rendimientos,

ha bajado muchísimo en precio...

Y nos vamos a poder poner casi todos una placa.

Sería relativamente sencillo

utilizando un montón de tejados que hay por todas las ciudades,

sobre todo, en polígonos industriales,

que no son especialmente bonitos los polígonos industriales...

Hay que dejar pasar el tiempo para que hagan también

placas solares bonitas, ¿no? Bueno, también es verdad.

Las hay ya con forma de teja, pero bueno,

pongamos un polígono industrial

todos los tejados llenos de placas fotovoltaicas,

es un ejemplo como otro cualquiera, pero el caso es que,

una vez que tiene uno la electricidad,

puedes distribuirlo en la red

si hay demanda en ese momento de energía o,

que es lo que suele ocurrir,

hay momentos en que se produce,

sobre todo la eólica,

la fotovoltaica, como se produce en mitad del día

y ahí es donde están las horas de máximo consumo,

habitualmente se puede usar, pero la eólica no,

la eólica por la noche puede existir y nadie consume.

Bueno,

pues en lugar de volcarlo ahora se apagan

y cuando haya muchas más energías renovables, tipo eólica, instaladas,

habrá más tiempos en que tendrían que estar apagadas.

Habría que ponerla en exceso para poder cubrir la demanda

y que cuando no haya demanda, estén apagadas.

Y ahí es donde entra el hidrógeno,

porque esa energía, que sale de la eólica,

rompe la molécula del agua

con el electrolizador, formamos el hidrógeno,

que lo podemos acumular de muchas maneras, además, hay varias maneras,

una de las más habituales es hidrógeno a presión,

que los vehículos comerciales es lo que usan,

pero hay otras maneras de acumular hidrógeno,

de almacenar y distribuirlo.

¿Por ejemplo?

Por ejemplo, y eso en Japón se está haciendo con hidrógeno

que se importa,

con otros productos químicos que contienen hidrógeno.

Uno de los más conocidos es el amoniaco.

Uno puede transformar el hidrógeno en amoniaco

haciéndolo reaccionar con el nitrógeno del aire,

y ese amoniaco tiene un interés industrial impresionante.

Primero, es el primer proceso químico industrial a gran escala

que se puso en marcha a principios del siglo XX

y fue el que revolucionó, por ejemplo, los cultivos.

Del amoniaco se sacan los fertilizantes

y la gran cantidad de cultivos que hay a lo largo del siglo XX,

que aumentó la cantidad de comida que podríamos llegar a ingerir,

se debe al amoniaco de alguna manera.

Se sigue... Fue el gran contradictor

de lo que había dicho Malthus, ¿no? Fue un punto de inflexión respecto

a esto, exactamente, porque no sabía que iba a llegar

a ese punto.

El amoniaco es una manera de acumular hidrógeno,

de almacenarlo,

porque haciéndolo reaccionar con el nitrógeno se forma amoniaco

y después podemos descomponerlo para volver a utilizar el hidrógeno.

Existen varios estudios sobre qué es más efectivo,

acumularlo a presión,

acumularlo en forma de amoniaco o, por ejemplo,

en forma de otros líquidos,

se llaman líquidos orgánicos portadores de hidrógeno,

que son reactivos orgánicos que reaccionan

con el hidrógeno para formar otro compuesto...

Y no dejan CO2 en la atmósfera.

Porque cuando llega al sitio de destino

otra vez se deshidrogena,

se separa el hidrógeno y recuperamos el mismo compuesto

que lo podemos volver a transportar.

Tiene sus aplicaciones en unos casos y en otros no,

hay que ver los rendimientos de cada proceso

y ver si en un caso es más rentable o en un caso menos.

Pero existen diferentes maneras de acumular y distribuir hidrógeno.

Por ahora, el más típico es el hidrógeno a presión.

El hidrógeno a presión.

¿Y cómo está España colocada en esta carrera

por la economía verde?

Pues, como has comentado... Respecto al hidrógeno.

En el año 2002 fundamos

la Asociación Española del Hidrógeno,

en nuestro grupo de investigación

llevamos ya desde los años 90 investigando en ello

y desde el año 2002 y los años 90

ha sido clamor en el desierto, de alguna manera.

Nos han llegado a llamar hasta frikis.

Será por lo de "Star Trek", tal vez. Pero ahora ha cambiado la cosa.

Yo creo que ya nos hemos dado cuenta

que llevamos retraso con respecto a otros países,

cuando nosotros hablábamos del hidrógeno en países como Japón,

Corea, Alemania, Inglaterra, Francia, en California,

estas tecnologías ya se estaba desarrollando.

No es que de repente todo el mundo se haya dado cuenta.

Alemania lleva 15 años comprando hidrógeno,

hay más de 50 estaciones de servicio

que dispensan hidrógeno en Alemania, más de 100 en Japón.

Y aquí, por ahora, no se había hecho nada a ese nivel.

Y ahora sí que hay una hoja de ruta.

En este momento el Gobierno ha escrito, no por sí mismo,

sino en colaboración con muchos agentes sociales y empresariales,

entre ellos, la asociación,

ha escrito una hoja de ruta con los objetivos para el 2030.

¿Qué capacidad de electrolizadores tenemos que tener?

¿Cuántos vehículos se prevén que haya?

Y una cosa importante, el hidrógeno industrial,

por ejemplo, el de la síntesis de amoniaco,

pero también el de la síntesis del metanol, que es muy importante,

que también se utiliza hidrógeno,

¿cuánto hidrógeno industrial tiene que venir de fuentes

renovables?

Tienen que ser hidrógeno verde,

por ahora ese hidrógeno industrial

es hidrógeno que viene también del petróleo y del gas natural.

La historia es: la hoja de ruta que dice...

La trazabilidad de los alimentos, en este caso...

En este caso son las garantías de origen,

que ese hidrógeno sea renovable, sea verde.

Bueno, pues ese hidrógeno tiene que ser

el 25% para el año 2030 y tal vez sea el más problemático,

porque por ahora sacar un kilo de hidrógeno

de un combustible fósil, gas natural,

por ejemplo, es del orden de uno o dos euros el kilo.

Y en España sacar hidrógeno de una fuente renovable es del orden

de unos cinco euros el kilo.

Estamos por encima.

Eso sí, las previsiones para los próximos años,

para el 2030... Esa distancia, esa corte, ¿no?

Es que el precio del hidrógeno baje hasta más o menos uno

o dos euros el kilo en España,

porque dada nuestra situación geográfica,

es más barato hacer hidrógeno aquí que en otros países europeos,

mientras que el hidrógeno, que se llama gris,

que es el que viene del gas natural, por ejemplo, haga lo contrario.

¿Por qué? Suba el precio...

¿Porque va a ser más caro? No... Porque viene de fuera.

Porque hay que pagar el CO2 que se emite.

Y el CO2 que hay que pagar a nivel internacional va a estar subiendo

durante los próximos años

y se calcula que para el año 2050 ese hidrógeno

que viene del gas natural,

sea un coste de unos tres o cuatro euros el kilo.

Se van a invertir totalmente las cosas.

El hidrógeno verde va a bajar

y en el año 2030 va a empezar a ser competitivo,

mientras que el hidrógeno gris que viene del gas natural,

va a empezar a subir.

Bueno, y están los fondos europeos

para ayudar a que ese traslado de un lado a otro no sea doloroso.

La hoja de ruta es: qué es lo que queremos.

Claro. Ahora hay que sacar el dinero.

¿De dónde se va a salir el dinero? Hay una ventaja.

Siento decir esto: es por culpa de la pandemia, evidentemente,

porque son fondos de recuperación,

pero ahora podemos aprovecharnos que esa recuperación

vaya dirigida hacia esos objetivos de sostenibilidad.

Y esos objetivos de sostenibilidad se van a cubrir con fondos europeos

que, para el hidrógeno,

en este año y el siguiente,

se prevé que haya una inversión

de unos 1.900 millones de euros de los fondos europeos.

Las empresas van a tener que poner otros 1.900 millones de euros.

O sea, esto no es el Estado pone todo

o la Unión Europea pone todo.

Es el mismo programa que ha tenido Alemania en estos 15 años.

La mitad lo ponía el Gobierno federal

y la otra mitad la ponían las empresas.

Pero es la única manera de cambiar las cosas.

Eso ocurrió antes con la energía eléctrica cuando comenzó

y con todas las energías.

Si no hay una inversión del Estado en un momento determinado,

no hay posibilidad de desarrollo.

Ni las estaciones de servicio de gasolina salieron de la nada

cuando se empezó a fabricar coches en serie a principios del siglo XX,

ni las infraestructuras eléctricas salieron de la nada,

sino que se desarrollaron a través

de fondos que iban a empresas privadas y fondos estatales.

Esa es... La red de Retevisión,

perdona que diga, pero tampoco salió de la nada.

Exactamente.

Entonces, es claro que esa colaboración público-privada

es imprescindible

y hace falta una gobernanza para dirigirla hacia cosas,

entre ellas, la energía, que sean realmente sostenibles.

Ha sido un verdadero placer.

Muchísimas gracias y esperamos verte por aquí a menudo.

Pues "si tú me dices ven, lo dejo todo".

Así que muchísimas gracias a vosotros.

Gracias. Seguimos.

La Universidad de Almería nos plantea hoy

la siguiente pregunta: ¿qué son los tricomas?

La Universidad responde.

(Música)

Los tricomas son protuberancias que aparecen en la superficie

de los órganos aéreos de las plantas.

En la mayoría de las especies los vemos como pelo,

que es lo que significa "tricomas" en griego antiguo,

que se forman en la superficie de la hoja

y tallo y en algunas especies como los melocotones,

también en los frutos.

Los tricomas son grandes desconocidos para la población

porque, por ejemplo,

mucha gente no sabe que el tejido del algodón tiene su origen

en los tricomas que se forman en la semilla de esas plantas.

En especies como tomate,

los tricomas se forman en las hojas y los tallos

y los apreciamos como largos pelos, que son los tricomas del tipo 1,

aunque hay otros seis tipos de tricomas que no los vemos

porque son microscópicos.

Sin embargo,

todos esos tricomas son importantes para la resistencia a las plagas

y a las enfermedades que transmiten las plagas

y la especie cultivada tiene menos densidad de tricomas

que las especies silvestres.

En el grupo de investigación del que yo formo parte,

iniciamos una línea de trabajo para identificar qué genes de tomate

participan en la formación de los tricomas.

Hemos identificado plantas mutantes

que tienen mayor densidad de tricomas

y a partir de esas plantas estamos identificando cuántos genes,

genomas de tomate, participan en la formación de esos tricomas

y en el control de densidad de los mismos.

A partir de esa información,

podremos diseñar programas de mejora genética,

no de un gen,

sino de todos los genes del genoma de la especie

que controlan ese carácter.

Con esa información será posible

diseñar programas de mejora genómica,

de forma que las nuevas variedades sigan siendo productivas,

y de fruto lo más sabroso posible,

pero tengan mayor densidad de tricomas de forma que sean

más resistentes a las plagas

y a las enfermedades que esas plagas transmiten.

(Música)

En 2021 se cumplen 30 años de la disolución de la URSS,

la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

En el verano de 1991,

unos meses antes de ese hecho histórico,

mientras el bloque comunista se desmembrada,

una joven española realizó un increíble viaje

por esas repúblicas soviéticas.

Esa mujer se llama Sara Gutiérrez

y acaba de publicar "El último verano de la URSS:

Del mar Báltico al mar Negro en tren",

editado por Reino de Cordelia,

un libro en el que recoge la historia de aquel curioso viaje.

Sara, ¿qué tal? Muy buenos días.

Hola, muy buenos días. Encantada de estar con vosotros.

El placer es nuestro.

La verdad es que vaya viaje, vaya historia,

hay que ponerse, además, en ese momento histórico.

Porque tú, Sara, naciste en Oviedo, ¿no?

Estudiaste Medicina... Sí.

Y en 1989 decides irte a Ucrania.

Pues decidí irme para estudiar Oftalmología,

para especializarme.

En Oviedo hay una muy buena oftalmología

y pensé

que si quería codearme con mis futuros colegas de tú a tú

tenía que hacer algo extraordinario.

Y cuando se me presentó la oportunidad

de irme a la Unión Soviética, no lo dudé ni un momento.

En aquel momento tenía muy buena fama la oftalmología,

pero también había mucho misterio

de si realmente era tan buena como nos querían hacer creer o no.

Había unos barcos que estaban operando en aguas internacionales

y bueno,

era una cuestión muy polémica

y para mí muy atractiva,

por esa polémica y también por la perestroika de Gorbachov,

que parecía algo fascinante, una apertura,

realmente un momento histórico definitivo.

Y no lo dudé ni un momento.

En cuanto me dieron la beca, para allá me fui.

Me imagino que además del momento histórico global,

es el momento histórico personal, que era joven

y deseosa de comerme el mundo.

Bueno, como todos... Claro, porque tú hablabas ruso.

Yo no hablaba ni una palabra.

Me fui sin saber ni una palabra de ruso y eso que me dieron la beca

y luego hubo una serie de problemas que nunca se concretaron.

Estuve luchando por ella y al año me la volvieron a conceder

y realmente ahora lo pienso

y en ese año lo mínimo que podía haber hecho

era haber estudiado ruso, pues ni se me ocurrió.

Fui para allá sin saber ni media palabra,

que eso por otro lado fue una suerte

porque fue lo que me ayudó cuando llegué.

Al no saber nada, yo tenía que cambiar de aeropuerto

y cuando estaba ya en Moscú esperando el vuelo a Járkov,

pues cada vez que oía Járkov me levantaba,

pero no entendía el número, entonces nunca era mi vuelo,

hasta que una chica se me acercó y en inglés me preguntó

que si iba a Járkov, que era algo bastante evidente.

Le dije que sí.

Le enseñé el billete y coincidió que íbamos en el mismo vuelo.

Ella había estudiado una Ingeniería, era iraquí,

había estudiado una Ingeniería en Járkov.

Iba a ver a una hermana que estudiaba Medicina,

entonces ya se convirtió en mi madrina

y me dijo: "No te preocupes que vamos juntas", y eso.

Y yo le comenté que cuando llegara a Járkov

iba a haber gente esperándome.

Pensaba que era como cuando íbamos a un congreso

y había alguien con un cartel

y no dudé ni lo más mínimo que no iba a haber nadie.

Y ella me dijo: "No, no creo, porque son las fiestas de la revolución,

no va a haber... pero si es noviembre.

Pero bueno, por el calendario esto se celebra ahora

y no va a haber nadie esperándote".

Y efectivamente, no había nadie esperándome.

Yo no sabía hablar ruso y no llevaba ni una dirección a la que dirigirme

y ella me llevó a la residencia de donde estaba su hermana.

Me dice: "A ver, son estudiantes de Medicina,

allí habrá alguien que sepa

dónde van los que van a hacer la especialidad.

Tú vente conmigo, no te vas a quedar aquí sola".

Y pensé: "Sola no me voy a quedar". Y allá que me fui.

Estuve 15 días hasta que un nepalí

localizó a un colega

que le hacía una cirugía y, bueno, me llevaron a donde tenía que estar.

Pero realmente fue el no saber ruso lo que me salvó.

Nadie se hubiera acercado a mí, yo hubiera llegado allí,

no hubiera sabido qué hacer con aquel frío

y en aquella noche ya cerrada que era.

Sigues ahí en Ucrania y en el verano de 1991

te planteas hacer un viaje

para recorrer algunas de las repúblicas soviéticas.

Cuando supe así más o menos por estas fechas,

que iba a tener dos meses de vacaciones,

pues me daban las vacaciones el 30 de junio,

me fui a comprar el billete para venirme a España

y lo conseguí.

Allí más que comprar era conseguir cosas.

Lo conseguí para el 9 de julio.

Entonces pensé: "¿Una semana aquí en Járkov qué hago?

Me voy a recorrer un poco de país",

pero como para viajar necesitaba que alguien me invitara...

Claro, tenías problemas con tu visado.

No tenía posibilidad de moverme, de coger un avión,

de alojarme en un hotel,

no podía por mi condición de becada, si iba a algún sitio,

me tendrían que haber invitado,

tenía que haber hecho un proceso con sus jefes,

la Policía, yo también en mi sitio...

Era inviable, para una semana esto era...

Y, entonces, con un pequeño mapa que tenía de la Unión Soviética,

de un área muy chiquitina que tenía,

pensé que lo que sí que podía hacer era viajar en trenes nocturnos.

Yo tenía la experiencia de ir continuamente de Moscú a Járkov

y nunca me habían pedido documentación.

Y también pensé que sería lógico que entre grandes ciudades capitales

de repúblicas contiguas hubiera ese tipo de trenes

que salían por la noche, llegaban por la mañana.

Y por el día visitaba la ciudad

y por la noche iba avanzando kilómetros.

Además, tenía dónde dormir.

Y ahí me hice un dibujo

que luego tuve que modificar un poco sobre la marcha,

porque, bueno, a Minsk llegaba muy temprano el tren,

a las tres de la mañana, me pareció excesivo.

Y a Kishiniov, que también quería ir.

En realidad, iba a hacer siete días siete repúblicas,

pero me dijeron que había una situación un poco prebélica,

que tampoco era cosa de ir arriesgando demasiado.

Y, bueno, me tracé ese viaje

y con el visado que tenía para venirme a España,

que me permitía hacer un vuelo interior,

volé a Leningrado, hoy San Petersburgo,

porque sabía que para venir a Moscú iba en tren nocturno desde Járkov,

y me puse manos a la obra y al viaje.

Hoy esto parece un poco locura,

porque tú coges y dirá la gente joven:

"Pero bueno, miras en Google y puedes ver dónde vas a pisar".

Pues de aquella no tenía ni siquiera un folleto informativo,

no había posibilidad de saber nada, era todo intuición.

Salió bien, podía haber salido regular.

Pero salió muy bien. Y lo cuentas aquí en este libro.

Además, se te sumó al viaje una compañera de Uzbekistán

y a ti eso al principio no te gustó demasiado.

No, no me hacía ninguna gracia, la verdad,

porque era una compañera estupenda, muy buena gente, muy buena cocinera.

Yo lo pasaba estupendamente con ella,

pero para viajar no la veía

y menos con esas prisas que yo llevaba,

que mi objetivo era estar el 7 como muy tarde,

el 8, en Járkov, porque el 9 volaba a España.

Yo iba a lo mío.

Y ella, a ver, era estupenda,

pero era una persona que iba siempre de falda y tacones,

que no tengo nada en contra, pero para un viaje...

No para el plan de viaje.

No parecía muy apropiado.

Nunca había viajado por el placer de viajar.

Yo creo que ella quería ir conmigo más que más que por hacer el viaje,

por vigilar que a mí no me pasara nada.

Era un poco de guardiana porque decía que le parecía una locura,

pero ella nunca había viajado

ni se había planteado viajar por el placer de viajar.

Los traslados que hacía los hacía para cubrir una necesidad

y luego nunca había viajado ni hecho nada

sin la supervisión de su padre,

de sus hermanos, de su exmarido, de hombres de la comunidad,

con lo cual para ella era una aventura.

Pero, sobre todo, era como una misión, la de protegerme,

ir vigilando que no me pasara nada, ¿no?

Y yo intenté por todos los medios que no viniera, pero bueno,

se ve que no fui muy convincente y ahí que salimos juntas

y la verdad es que fue un regalo.

Fue la razón por la que yo escribí el libro,

porque me pareció que había sido

una relación tan extraordinaria

que merecía ser compartida,

que esa esa ansia de libertad que ella llevaba,

que a mí me turbaba un poco a veces

porque me ponía yo iba, como digo, iba a lo mío, a conocer,

y ella todo el tiempo me iba diciendo:

"Es que estoy sintiendo la libertad,

como si fuera española gracias a ti".

No había visto nunca el mar, cuando vio el mar me dio un abrazo.

Se hace pasar por española.

Yo le decía: "A ver, no puedo decir que soy española

porque voy sin documentación".

Y de repente me dice que ella acaba de decir que es española,

que si podía pasar por española y, a ver: "De Sevilla por el salero.

Pero no lo digas, da igual que seas tú que yo,

que no os van a pedir documentación y yo no tengo para viajar".

Pero fue, aparte de divertido,

fue una lección de humildad para mí de, bueno,

esos prejuicios que nos montamos para protegernos,

para que ella no me causara ningún problema

y poder hacer mi viaje bien.

Y con esos prejuicios, muchas veces lo que nos perdemos

son cosas muy importantes y vivencias maravillosas.

Y luego también me hizo reflexionar mucho.

Ese ansia suya de materializar el concepto de libertad,

de "estoy siendo libre".

Yo pensaba: "Pues si lo pienso bien,

a ver, yo en mi país también tengo mis problemas de libertad,

pero por convencionalismos sociales, realmente igual que ella,

la diferencia es que yo soy consciente de ello.

Como soy consciente de ello,

puedo luchar por salvar esas barreras".

Y ella nunca se lo había planteado.

Al final, de hecho, me decía:

"Seguramente nunca podré vivir como quisiera,

pero gracias a este viaje contigo,

lo que sí puedo hacer es soñar a lo grande,

y eso ya es muy importante".

Pues sí, sí es muy importante. Sin duda.

¿Ya en ese verano de 1991 se palpaba

lo que iba a pasar unos meses después?

¿Lo vivisteis? ¿Erais conscientes?

Yo ya desde que había llegado en el 89 sí vivía

que aquello era un sistema que se caía a pedazos,

pero que era el último verano de la URSS

cuando hicimos este viaje, no.

Luego, cuando estaba ya en Oviedo

y oí que habían secuestrado a Gorbachov,

que se lo habían llevado a Crimea y todo esto,

pues empecé a pensar: "Hombre,

aquellas barricadas que vimos en Riga

pues parece que no estaban allí como un recuerdo

de lo que había pasado a principio de año,

sino más bien esperando a ver lo que podía pasar".

La manifestación independentista en la que nos vimos en Kiev

parece que no era un paseo de cuatro con sus banderas,

sino realmente un movimiento ya fuerte,

además, apoyado por las autoridades locales.

El problema que tuvimos en Vilna

que creí que no conseguíamos encontrar un billete

para salir de allí,

pensándolo bien, no era gente solo que se movía para trapichear,

para comprar y vender mercancías,

era un movimiento migratorio en toda regla.

Pero sinceramente, incluso en aquel momento

yo lo que pensé es que se acababa la perestroika.

Eso sí, porque nadie soportaba Gorbachov

y que podría haber un paso hacia atrás,

a un régimen más duro,

pero que se iba a disolver la Unión Soviética, no.

En todo caso, que se separarían las repúblicas bálticas,

que eran muy diferentes a Rusia, Bielorrusia o Ucrania.

Pero llegar a vivir lo que estamos viendo ahora

de enfrentamiento entre Rusia, Ucrania... no,

y mucho menos que iba a ser en tan pocos meses.

Que se iba a precipitar tan rápidamente.

Pues Sara, muchísimas gracias por habernos contado este viaje

y habernos acercado este libro.

Muchísimas gracias a vosotros.

Espero que lo disfrutéis. Sin ninguna duda. Gracias.

Y nosotros continuamos.

No hace falta ir a Finlandia para encontrar escuelas innovadoras

que están revolucionando la educación.

Están aquí en España y llevan muchos años funcionando.

Hoy conoceremos nuevas escuelas Changemaker de Ashoka,

escuelas españolas que educan a sus alumnos en habilidades

como el trabajo en equipo, la empatía, la creatividad,

el liderazgo compartido o la resolución de conflictos,

sin olvidar los contenidos curriculares.

(Música)

Los alumnados viven en unos entornos muy vulnerables,

con unos modelos muy estereotipados, en un entorno muy cerrado

y queremos construir una comunidad educativa,

un centro gueto que se transforma en una escuela inclusiva

que construye una comunidad educativa

donde cada persona se siente valorada, cuidada y querida.

Las escuelas Changemaker, como su nombre indica,

"changemaker" significa "agente de cambio",

son agentes de cambio en dos sentidos:

las escuelas Changemakers son así porque están provocando,

son un ejemplo de que realmente se puede transformar el sistema,

porque ellas lo están haciendo, igual que otras más.

Y al mismo tiempo están educando a niños y jóvenes

para poder despertar ese potencial como agentes de cambio.

Círculo de Calidad de Igualdad es una estrategia de participación

que pusimos en marcha el curso pasado

y ahí tratamos temas de cómo podemos mejorar

y qué podemos cambiar para conseguir una igualdad real

tanto en el contexto educativo como en las familias.

Venimos aquí mamás de etnia gitana y etnia árabe.

Y estamos dando ejemplo de que podemos ganarnos la vida,

que queremos ser mujeres valoradas,

somos emprendedoras, luchadoras y a través de nuestro ejemplo

las familias nuestras se animan ellos mismos.

Todos los del barrio somos familia.

Nos unimos en este colegio.

Aunque uno no sea de este colegio,

se puede venir a hablar de lo que quieren en el barrio,

de lo que no quieren.

-Son influyentes, son contagiosas, son líderes,

tienen proyectos integrales en su centro.

No solo es un proyecto suelto,

sino que su centro entero tiene esta filosofía.

Tienen pedagogías transformadoras orientadas a la acción.

Los aprendizajes, los contenidos, las habilidades,

las desarrollan en contextos en los que permiten desarrollar

empatía, colaboración, trabajo en equipo, liderazgo.

-Ellos son los que van a crear el futuro, el cambio.

Nosotros ya seremos viejitos y les tocará a ellos ya crear eso,

aunque sea cualquier cosa,

pero crear algo bueno para ellos y para el futuro.

Es importante saber comunicarte y saber hablar con las personas

y yo he aprendido a expresarme mejor

y a expresar más los sentimientos.

-Que hay mucha gente que ha mejorado la conducta

y que ha mejorado como persona.

-Queríamos que cada chico, chica, cada persona de este cole

fuese capaz de conocerse mejor a sí mismo

para así conocer a los demás.

Ese proceso te lleva a generar una empatía

que te conduce a una comunicación positiva contigo

y con tu entorno.

Y, evidentemente, un bienestar personal y social

que se va a trasladar a un éxito educativo

y a una transformación de su entorno más próximo,

que es la escuela, de su entorno familiar,

de su entorno en el barrio y de la sociedad evidentemente.

-El IESO Harévolar pues es un proyecto que surge

de una necesidad de muchos alumnos en la localidad.

No terminaban la Secundaria Obligatoria

y teníamos que hacer algo.

-Lo que aprendo, aparte de lo que viene a ser

las materias normales que nos dan,

sería tener un pensamiento creativo,

algo que te haga único.

-Yo, aprendiendo ya me siento bien, me gusta aprender.

Pero es que si además colaboramos y ayudamos a otras instituciones,

me siento aún mejor porque puedes sentirte protagonista de algo.

-El aprendizaje servicio es que lo vemos como algo

que los alumnos interiorizan de una forma muy positiva,

que lo que ellos aprenden sirva para algo

y ellos tengan la percepción de que es útil

y que cambia el entorno en el que viven,

eso tiene muchísimo poder.

Y también, sobre todo, cuando ellos ayudan a programar los proyectos.

-Nos gusta mucho la antigua Grecia y decidimos hacer una presentación

sobre mitología clásica

y se la contamos a nuestros compañeros de primero.

Y tal vez en otro instituto te dicen que no,

que no se pueden juntar clases, que eso no se puede hacer,

y aquí fue al contrario:

"Hacedla y aprendéis más vosotras y les enseñamos a ellos".

-Cuando hablamos de estos modelos educativos,

hablamos de que puedan desarrollarse en colegios públicos,

concertados, privados.

Son modelos a los que todo el mundo tendría que tener acceso,

porque todos tenemos que desarrollar esas habilidades

que nos permitan vivir en un mundo en constante cambio.

Vivir en un mundo en el que la humanidad enfrenta

retos gigantescos como el medio ambiente,

la hiperconectividad, la tecnología, las migraciones.

Vivimos en ese contexto y tenemos que disminuir esa brecha

de habilidades en las que unos pueden

y son capaces de incidir en el mundo y de desarrollarse y otros no.

Tenemos que ver este punto

desde un punto de vista equitativo.

-Al final lo que les da es eso, unas habilidades para la vida,

unas competencias.

Que sepan hablar en público, que sepan hacer proyectos.

En el fondo, les prepara más para la vida real.

Tira el muro entre el aula y la realidad

y esta metodología lo que les hace es enlazar lo que están dando,

ese currículum que se está dando en las aulas

y la realidad que en un futuro van a vivir

tanto profesional como personal.

Hay un proyecto, una historia muy bonita,

de un colegio Changemaker,

en la que todo empezó porque un niño se cayó de una litera

y tuvo un trastorno neurológico grave.

A partir de ahí los alumnos, el mismo hermano del niño,

empezaron a preguntarse: "¿Qué pasa con todo esto?

¿Se puede arreglar el cerebro?".

Otras preguntas como:

"Y mi abuelo no me conoce. ¿Por qué mi abuelo no me conoce?".

Todas estas situaciones neurológicas

empezaron a despertar muchísimas inquietudes

e ideas en los niños.

Los profesores, viendo todo esto, dijeron:

"Vamos a partir de esos intereses de los niños

para empezar a generar un proyecto que uniese aprendizaje

también con ese impacto que los niños podían tener

como agentes de cambio en su entorno".

Estamos hablando de primaria.

-Nuestros alumnos tienen que venir contentos al colegio.

Y a partir de que ellos se sientan aquí cómodos

y que se sientan como alguien que es útil

y que su opinión importa dentro del centro,

cuando salgan a la calle van a seguir entendiendo

que esa opinión puede transformar la sociedad en la que viven.

-Y empezaron a generar alianzas, muchas veces improbables,

con hospitales universitarios,

con entidades que trabajaban justo en temas de neurología,

con expertos.

Y eso dio un proyecto que llaman "Ciudades neuroactivas",

porque ellos quieren que las ciudades puedan ayudar

a estas personas a trabajar todas esas dificultades que tienen.

-Yo, si algo admiro de esta escuela, en la que acabo de aterrizar,

es que la voz más alta aquí es la de los niños y niñas.

Es que decirle al niño:

"Esto te va a servir en el futuro cuando tú vayas a Selectividad".

No, no, yo soy importante aquí ahora.

Ellos tienen que ser los protagonistas,

por eso Consejo de la Infancia para nosotros es clave.

-Son los que retroalimentan

de todo lo que van sintiendo los alumnos,

nos traen esa información

y nos dan realmente a conocer cuál es la opinión de los alumnos,

de cómo nosotros lo estamos haciendo.

-Cada X tiempo nos juntamos niños y niñas

de todos los cursos para hacer el colegio

y el pueblo mejor.

-Para tener un colegio y un pueblo mejor

se necesita trabajo en equipo.

Colaborando todos podemos hacer un pueblo mejor

y ayudar a todos los habitantes de Valderrubio.

Si todos ponemos un granito de arena, sí que se puede.

Con la primera vez, los niños no se consideran más

futuros ciudadanos si no ciudadanos.

Ciudadanos desde el principio.

Capaces de participar,

expresarse libremente, asociarse.

-Nos ayuda esa metodología,

que prácticamente las dos primeras fases

están en explorar,

y en crear, cuando ya los niños empiezan a proponer soluciones,

evaluarlas y tal.

Y nosotros tenemos un paso más que es el ofrecer,

cómo eso que yo he hecho aquí en mi localidad

podemos ofrecérselo a otra persona para que lo pueda replicar

o adaptar a su entorno.

Pero explorar y permitir que la exploración del niño

se adapte a lo que tengo que dar en el currículum

y a lo que quieren saber de esa temática

es la arquitectura del proyecto más compleja.

Pero es la clave para nosotros: generar niños

que sean transformadores del entorno social.

-Al profesorado que duda entre elegir

un modelo más tradicional y uno más innovador,

pues le diría que tengan cuidado porque engancha y mucho,

porque no es lo mismo venir un lunes con cara mustia

y decir: "Lo que me queda",

que llegar un lunes y decir:

"Tengo cinco días para hacer mil cosas".

-Quizá a veces este tipo de escuelas no se conocen más

o nos fijamos en modelos de otros países, porque bueno,

quizá nos gusta fijarnos en lo que hay fuera.

Dentro tenemos las escuelas Changemakers

y muchísimas otras escuelas con los mismos valores

que están iniciando todo este proceso.

En España hay un proceso casi imparable

en el que miles de profesores, decenas de escuelas,

cientos de personas están trabajando con toda la ilusión,

con todas las ganas, generando cambios allí donde están,

que todavía quizás no se ven

y nuestro propósito, como Ashoka, es darles visibilidad, conectarlas,

impulsarlas para que cada vez más personas, colegios,

políticos y medios puedan darles voz

y decir: "Creo que aquí está sucediendo algo importante

y queremos que esto cada vez sea más grande

y que nuestro sistema genere un cambio

y que camine hacia ese sentido".

Una de las exposiciones más importantes de la capital

es la que el Museo Thyssen ha organizado en torno a la figura

de Georgia O'Keeffe.

Se trata de un recorrido completo por toda su trayectoria artística,

desde las obras de principios de siglo,

con las que se convirtió en una pionera de la abstracción

hasta sus conocidas pinturas de Nuevo México.

La primera gran retrospectiva en España

de la máxima representante

del arte norteamericano del siglo XX.

(Música)

Esta exposición es un hito para nuestro país,

puesto que es la primera retrospectiva

que se celebra de ella en España.

Es una oportunidad única

de descubrir a una pionera de la abstracción

que durante toda su vida se convirtió en un artista célebre,

aclamada por la crítica y el público en su país,

famosa por sus pinturas de flores,

por sus rascacielos de Manhattan y también por el descubrimiento

que hizo del estado de Nuevo México.

Un sitio muy alejado que fue como su particular conquista del oeste.

"Creo que Nueva York es maravillosa.

Es como un sueño.

Siempre hace que las ciudades europeas me parezcan pueblos.

Aquel día caminé por la calle y al darme la vuelta,

el sol estaba mordiendo un trozo de la torre.

Ya sabes, a veces, si miras fijamente algo, ves manchas de sol."

Pertenece a una generación en la que los artistas

buscan en sus propias raíces formas nuevas de expresión.

Entonces, en un primer momento parece

como que todos los artistas están más centrados

en ver la modernidad que representa Nueva York,

los rascacielos, el jazz.

Y ella, efectivamente, es una pintora que en el año 29

descubre Nuevo México y dice:

"Oye, aquí también hay cosas interesantes.

Aquí está América rural, también nos puede nutrir.

Puede ser verdaderamente la fuente

que se convierta en este nuevo arte americano".

Estos paisajes majestuosos, los huesos como símbolos

de esa América que hay más allá del río Hudson.

"Cuando llegué a Nuevo México supe que era mío.

En cuanto lo vi supe que era mi tierra.

Nunca había visto nada así, pero encajaba conmigo exactamente.

Es algo que está en el aire, simplemente diferente.

El cielo es diferente. Las estrellas son diferentes.

El viento es diferente.

Para mí, los huesos no simbolizan la muerte, son formas que me gustan.

Nunca se me ha ocurrido pensar

que tuvieran algo que ver con la muerte.

Están muy vivos.

Parecía estar buscando algo de mí misma y fuera

algo en mí que me proporcionara un símbolo para todo esto.

Un símbolo para la sensación de vida que tengo aquí fuera."

Digamos que ya había habido desde el siglo XIX muchos artistas

que se habían fijado en esa naturaleza indómita,

pero ella, con su lenguaje modernista,

sí que se une a ese camino

y lo impulsa definitivamente en el siglo XX.

(Música)

"Si yo pintara esa flor solo esa flor, del tamaño que es,

nadie la miraría.

Pero si disfruto con ella y quiero pintarla,

la pintaré grande

para que todos tengan que pararse a mirarla."

Ha habido muchas lecturas en torno a sus flores.

Ella, cuando empieza a pintarlas,

sorprenden a la crítica y al público,

porque si bien se habían pintado muchas veces flores,

nunca de la manera que ella lo hacía.

Digamos que ella nos acerca tanto a la flor que no hay escapatoria.

Es como si hiciese un zoom

y que nos que nos abriese ese mundo de los pequeños detalles

y nos obligase a mirarlo.

Ella afirmaba que con sus flores ella lo que quería,

es que el ajetreado visitante de Manhattan

se parase a ver las cosas pequeñas.

Decía: "Si yo las pinto de lo pequeñas que son

estas florecitas, nadie las va a mirar,

las voy a pintar grandes como grandes rascacielos,

para que todos tengan que mirarlas".

Y eso es un poco esa mirada pausada que ella quería provocar

en el espectador de la década de los años 20

en Nueva York, la que nosotros queremos provocar

en nuestros visitantes del siglo XXI.

Es verdad que luego estas flores tienen una segunda lectura,

que es la lectura sexualizada,

que ha acompañado a Georgia O'Keeffe durante toda su carrera,

desde su principio, sus principios como pionera de la abstracción,

hasta hoy en día; se sigue hablando mucho

de esa posible relación, posible representación

del sexo femenino en la flor.

Y eso es algo que ella siempre rechazó,

que ella decía que si nosotros vemos eso en una flor

es porque estamos proyectando sobre su flor,

no porque ella nos lo quisiera contar.

Pero es verdad que forma parte ya de la historia crítica

de quizás algo que no se puede evitar.

(Música)

Tenemos que pensar,

tenemos que contextualizarlo en una época

y es un momento en el que las teorías freudianas

estaban muy en boga.

Y a ella se le hace una lectura freudiana.

Ella tiene un carácter fuerte,

es una mujer independiente que hace lo que quiere,

que vive como quiere,

y eso llama la atención

en la sociedad en la que ella está creando.

Y, entonces, inevitablemente se está buscando

esa forma de crear que tiene una mujer.

Pero es curioso porque artistas coetáneos a ella,

hombres, también eran vistos

como la expresión masculina del arte.

También se sexualizaba su obra, pero en el otro sentido,

con lo cual, evidentemente ella está siendo sexualizada,

pero no solo ella,

también los hombres de su época y un poco por la gran puja,

la gran importancia que tenían las teorías freudianas.

(Música)

La obra de ella es fascinante y la posibilidad de verla aquí

a través de estas 90 obras

que hemos conseguido reunir,

va a ofrecer la oportunidad de fijarse en los pequeños detalles.

Ella es una virtuosa en la forma que tiene de aplicar el color.

Y eso es algo que, por muchas reproducciones que veas,

nunca vas a poder llegar a percibir.

Cuando hemos estado abriendo las cajas

y pudiendo ver de muy cerquita sus obras,

te das cuenta de las texturas, de los matices,

de las transiciones de color apenas imperceptibles,

pero incluso las obras más monocromas

tienen una serie de matices,

como una carnosidad en los pétalos de estas flores,

en esos paisajes abstractos,

en sus acuarelas de su etapa en Texas...

Y eso es con lo que me quedaría.

De hecho, ella no barnizaba sus obras

para que esa textura no se perdiera.

Y muchas veces les ponía un cristal

para que los espectadores pudiesen acercarse,

casi pegar la nariz al cuadro y ver esas texturas

en un primer primerísimo plano.

(Música)

La colección de Letras Universales de la editorial Cátedra

ha hecho una doble excepción

con este nuevo libro que acaba de publicar.

Ha duplicado su tamaño y no lo ofrece como texto bilingüe,

quizá, muy probablemente,

porque sus dimensiones lo convertirían en un volumen

muy incómodo para el lector

con más de 1500 páginas y un tamaño pequeño.

Se trata del famoso poema de Elizabeth Barrett Browning

"Aurora Leigh",

en edición de Carme Manuel y José Manuel Sánchez Ariza,

con un largo estudio del poema y una traducción rítmica.

Recordemos que, en castellano,

otros poemas famosos hasta emblemáticos

como "Espacio" de Juan Ramón Jiménez,

han tenido una estructura comparable.

Recordemos también que Elizabeth Barrett

está considerada como una de las más grandes poetas

de la lengua inglesa

y que para ella este poema escrito para sí misma,

fue su mejor obra.

Recuperamos un fragmento de nuestro trabajo

sobre Juan José Aguirre,

un español que vive en la República Centroafricana

desde hace casi 40 años.

El resto, como siempre, en la red.

"Hace 70 años fue proclamada

la Declaración Universal de los Derechos Humanos

por la Asamblea General de Naciones Unidas en París."

(HABLA EN INGLÉS)

"La declaración estableció por primera vez

los derechos humanos fundamentales

que deben protegerse en todo el mundo.

La prueba de la trascendencia de este avance histórico

es que nunca lo tuvieron fácil los defensores de esos derechos.

Nos hemos citado con uno de ellos en el Museo Africano, en Madrid.

Se trata del cordobés Juan José Aguirre,

misionero y obispo de Bangassou, en la República Centroafricana."

Esto ha sido todo por hoy.

Volvemos mañana jueves en compañía del profesor de Ciencia Política

de la Universidad Carlos III de Madrid, Pablo Simón,

con quien hablaremos de presión fiscal

y de la propuesta impositiva del presidente Biden

a las grandes corporaciones multinacionales

y también la respuesta de la Unión Europea.

Y un año más, los jóvenes cineastas se reúnen

en el Festival Internacional de Cine de Valencia,

el Cinema Jove.

El próximo 18 de junio arranca su trigésimo sexta edición

y por eso mañana charlaremos con dos de sus organizadores,

con Carlos Madrid y con Teresa Aguilar.

Muchas gracias, como siempre, pasen un buen día.

Les esperamos mañana, no nos fallen.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La aventura del saber - 09/06/21

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La aventura del saber - 09/06/21

09 jun 2021

Salvador Gómez Valdés entrevista a Miguel Antonio Peña, investigador del Instituto de Catálisis del CSIC y Secretario de la Asociación Española del Hidrógeno.

La Universidad Responde. Universidad de Almería ¿Qué son los tricomas?

Mara Peterssen entrevista a la médica y escritora Sara Gutiérrez, que acaba de publicar "El último verano de la URSS. Del Mar Báltico al Mar Negro en tren".

"Escuelas Changemakers 2". No hace falta ir a Finlandia para encontrar escuelas innovadoras que están revolucionando la educación. Están aquí en España y llevan muchos años funcionando. Conocemos nuevas Escuelas Changemaker de Ashoka, escuelas españolas que educan a sus alumnos en habilidades como el trabajo en equipo, la empatía, la creatividad, el liderazgo compartido o la resolución de conflictos, sin olvidar los contenidos curriculares. Son escuelas pioneras, que se están adaptando a las necesidades educativas actuales. Un cambio en el sistema educativo que ya es imparable y está inspirando a otros docentes y centros de enseñanza.

"Exposición Georgia O'keeffe". Nos acercamos al Museo Thyssen-Bornemisza para sumergirnos en la vida y obra de Georgia O'Keeffe, una de las máximas representantes de las corrientes de vanguardia de principios del siglo XX en Estados Unidos, la 'madre del modernismo americano'. Se trata de un recorrido completo por toda su trayectoria artística, desde las obras de principios de siglo con las que se convirtió en una pionera de la abstracción, hasta sus conocidas pinturas de Nuevo México.

Salvador Gómez Valdés, en su sección habitual, recomienda la lectura del famoso poema de Elizabeth Barrett Browning "Aurora Leigth" en edición de Carme Manuel y José Manuel Sánchez Ariza con un largo estudio del poema y una traducción rítmica.

Reportaje en red: Hoy digitalizamos y colgamos en nuestra página web "Palabra de Aguirre".

ver más sobre "La aventura del saber - 09/06/21" ver menos sobre "La aventura del saber - 09/06/21"
Programas completos (2110)
Clips

Los últimos 7.811 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios