'Jardines con historia' presenta a lo largo de trece capítulos la biografía de personajes históricos amantes de la naturaleza que promovieron la creación de jardines, contribuyendo al desarrollo de la cultura botánica, el arte y la ciencia.

El arquitecto Arturo Franco presenta un recorrido histórico y botánico a través de una selección de jardines de la península y archipiélagos, en los que conoceremos la biografía de personajes históricos que, a través de la conservación o transformación del paisaje, plasmaron las inquietudes e influencias culturales de su época.

5756228 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Jardines con historia - Madrid: Aranjuez - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía de "Jardines con historia")

(Música sinfónica)

Este paraje, en el siglo XVI, era el rincón preferido

de un príncipe que con cinco años

ya demostraba su pasión por la naturaleza y la caza.

Le decía todas las mañanas a su madre: "Llévame a Aranjuez,

que quiero jugar".

"Entre los árboles, en busca de los gamos,

con su ballesta en la mano, el príncipe creció

y se convirtió en uno de los reyes más poderosos de la historia:

Felipe II, el prudente."

Él tenía mucho trabajo, viajaba, pero siempre regresaba a este lugar

"donde construyó este palacio y estos jardines

en este lugar que le recordaba a su madre.

¿Por qué el gobernante del mayor imperio conocido

dedicaría tanto tiempo a unos jardines?

¿Cómo consiguió crear una de las mayores obras

de jardinería del Renacimiento?

¿Qué distingue a este jardín

de los jardines europeos de su época?

¿Por qué lo hizo en mitad de la meseta Castellana?

¿Qué tenía de especial este lugar?"

En la visita veremos cómo se creó el jardín de la Isla de Aranjuez.

"Una porción de tierra de 25 hectáreas de extensión

bañada por las aguas del imponente río Tajo."

(Música sinfónica)

"Aranjuez se sitúa en plena meseta central castellana,

a 50 km al sur de Madrid y también a 50 km de Toledo."

El emperador Carlos V lo utilizó como territorio de caza,

pero fue Felipe II quien en 1560 lo convirtió

en sitio real uniéndolo al resto de residencias reales"

en una época en la que Madrid se había convertido

en sede de la corte.

(Música sinfónica)

(Agua de fuente)

Entramos en el jardín del Rey, viendo la fuente

me voy a refrescar un poquito,

que hace un calor tremendo. Esta es una fuente de jaspe,

que trajo Felipe II.

Es una fuente verde preciosa

que nos marca el camino hacia Felipe II.

Vamos un poquito hacia allí. Juan Bautista de Toledo

fue el arquitecto de Felipe II

y quien construyó casi todos los palacios,

como el monasterio del Escorial, ¿qué sucede?

Juan Bautista de Toledo murió antes de verlo terminado,

incluso este palacio también, como el monasterio del Escorial.

"Lo que sí pudo ver es esto, este jardín del Rey

y estas fachadas que iluminan los aposentos reales.

Esta terraza de aquí, esta terraza soleada,

era la que utilizaba el rey para pasear."

Por eso se llama el Paseadero.

Y desde aquí, el rey podía observar los jardines del Rey.

"También los observaba desde ahí arriba.

Ahí, sus habitaciones, los aposentos reales,

tenían vistas maravillosas del jardín."

Este jardín es curioso. Hoy lo vemos abierto,

pero en realidad en su época estuvo cerrado

por una verja y unas trepadoras

que convertían esto en un recinto cerrado,

íntimo, misterioso en cierto modo. También había algo peculiar,

diferente a esta época, estos momentos.

"Estos arcos estaban abiertos y había un paseo

por donde los días soleados a la sombra paseaba el rey."

Este suelo que vemos no es el original.

"Antiguamente había unas baldosas de barro rojo

con un pequeño vidriado cuadrado en el centro

que hacían esto más fresco en las noches de verano

cuando se regaba."

Creo que sería más agradable estar aquí

con aquel pavimento.

(Música sinfónica)

(Música sinfónica)

"Es increíble el olor de los tilos,

el murmullo del agua, el canto de los mirlos."

No es el paraíso, pero se parece.

"El jardín de la Isla es uno de los máximos exponentes

de jardín llano italiano de la época.

Debe su nombre a su peculiar localización,

en un terreno rodeado por el Tajo. La bravura de sus aguas,

que con frecuencia destrozaban lo construido, obligó al rey

a dominar al río y lo consiguió gracias a su arquitecto.

Juan Bautista de Toledo,

que además de la arquitectura dominaba la ingeniería hidráulica,

dirigió la construcción de los diques

que protegerían el jardín de las crecidas del río.

Caminando por esta avenida, uno puede imaginarse a Felipe II,

un hombre serio, austero,

pero también sensible. Una vez desde Lisboa

escribió a sus hijas: 'Queridas hijas,

me siento muy solo y lo que más echo de menos

es el canto de los ruiseñores.'"

(Música sinfónica)

Estamos delante de la fuente de las Arpías.

Las arpías son esas figuras

encima de las columnas clásicas.

Son esas señoras que echan el agua a una figurita que hay en el centro,

que es el Espinario, que verdaderamente

es el que le da el nombre a la fuente.

Además, tiene un valor sentimental importante,

el cardenal Giovanni Ricci se lo regaló al rey.

Es curioso, esta estatua nos cuenta algo.

Si os fijáis en su pelo, lo tiene horizontal.

Más o menos parece que pertenece a una figura erguida.

Pero el Espinario está inclinado

intentando sacarse una espina. Aquí hay una extrañeza

que viene del siglo I a.C.,

de ahí viene un poco la figura original del Espinario.

(Música sinfónica)

(Música sinfónica)

"El jardín de la Isla es un jardín con un trazado bastante peculiar.

Debe entenderse como un espacio de transición

entre los jardines del Rey y de la Reina

y una zona de huertas, y bosques cercanos.

El eje principal no es paralelo ni perpendicular

a la fachada del palacio.

A partir de ahí, el diseño es sencillo.

Se establecen unos ejes trasversales

y en los puntos de corte se ubican las plazas y sus fuentes.

La orientación de las esculturas

marca el sentido del recorrido del jardín.

A ambos lados del eje,

se divide en compartimentos rectangulares."

(Música ligera)

(Agua de las fuentes)

Desde aquí se respira el poder de Felipe II,

con esta perspectiva infinita del Renacimiento.

"Felipe II no solo se quedaba con la estética de la naturaleza,

sino que también buscaba su utilidad."

Mira, Almudena, mira. Aquí tenemos plantas,

tenemos animales, tenemos hasta frutas de todo tipo...

Todo como muy exótico.

Algo así debía de haber, gracias a los viajes de Felipe II,

en su época, que podíamos encontrar en Aranjuez este tipo de cosas.

Aunque esto es del XVIII, lo sabemos,

pero podíamos encontrar cosas parecidas.

-Sí.

¿Qué es lo que trajo en sus viajes Felipe II?

A Felipe II nos lo han vendido como un rey muy adusto

pero en realidad era un rey

amante de la naturaleza, de las plantas...

Y se le llega a conocer como un rey antófilo,

rey amante de las flores. De flores.

Trajo también animales de Flandes, como los cisnes,

y también algunas plantas muy exóticas en aquel momento

como puede ser el tulipán, bulbos de tulipanes,

que fue Aranjuez de los primeros que los tuvo en Europa.

Sé que se destilaba también aquí. Comienzan a destilar,

bien en agua o bien en aceite, muchas de las plantas de Aranjuez,

las plantas aromáticas actuales. ¿Qué me dices?

Sí. ¿Romero?

Sí. ¿Rosa?

Sí. Mira lo que tengo aquí.

Y no estaba preparado. (RÍE)

Mira. No me lo puedo creer.

A ver qué me cuentas de esto. Esto es el romero.

Sí. Y una rosita para ti,

para que nos cuentes algo de la rosa.

Muchas gracias.

En los jardines había, como decimos, plantas aromáticas

como puede ser el romero, y que se destilaban en Aranjuez.

Hay que pensar que entre las plantas que trajo Felipe II a Aranjuez

estaban, por ejemplo, los tilos,

que es un árbol que ahora lo vemos en muchos de los jardines

pero en aquel momento era algo exótico.

Cuando las reinas iban a tener descendencia,

estaban embarazadas, para el parto

todavía no habían crecido suficientemente los tilos

de Aranjuez y lo que hace el cardenal Granvela,

que era el que había enviado este jardinero,

desde su jardín de Bruselas

hace enviar en un frasco de plata preciosísimo

una destilación de agua de tilo para mitigar los dolores

que pudieran tener las reinas en el parto.

Las rosas mosquetas, las de Alejandría

que se destilaban y se conseguían por una parte un agua para perfumar

el guardarropa real y, por otra parte,

una solución que era muy útil para la farmacia

o la botica que estaba en el Alcázar de Madrid.

Vamos a ver qué se ve desde la ventana.

(Música de piano)

"La verdad, respirando estos aromas de Aranjuez

no me extraña que intentaran capturar su esencia.

Felipe II, durante su primer viaje a Europa, siendo aún príncipe,

pasó varios años recorriendo los dominios de su padre,

el emperador, y volvió a España cautivado por la belleza

de los jardines que conoció, especialmente en Bruselas.

Eran jardines geométricos, pulcros y verdes,

cuidadosamente decorados,

con compartimentos adornados con flores, laberintos,

fuentes y esculturas.

Por ese motivo, Felipe II mandó traer a España jardineros flamencos.

Así fue como Juan Holbeque se convirtió en el jardinero mayor.

Él marcaba sobre el terreno los compartimentos diseñados

por el arquitecto real.

Los peones que tenía a su cargo se ocupaban de la plantación."

(Música ligera)

"A Aranjuez llegaban árboles y plantas de toda España,

pero también de parte de Europa: Francia, Flandes...

Aquí trajeron un poco de todo: magnolios, madroños,

acacias, secuoyas...

Pero también algunas plantas interesantes:

dalias, lilas, lirios, alegrías...

Mosquetas también.

Esto era un espectáculo,

parecía un cuadro digno del mejor Monet."

(Música ligera)

"Bajo este árbol se vio llorar a Hernán Cortés

la noche que fue derrotado en México."

El ahuehuete se conoce desde entonces

como el árbol de la noche triste.

Este árbol tiene

unos 45 metros de altura y unos 235 años aproximadamente.

Es uno de los más grandes e imponentes de Aranjuez.

"La emperatriz Isabel, madre del rey,

gobernó largos años los reinos de España

en ausencia de su esposo, pero sus deberes de reina

no hicieron que dejara la educación de sus hijos.

Felipe, que en aquel tiempo era un niño,

se divertía acompañándola en todos sus viajes

y guardaría siempre el recuerdo

de aquellos días felices que pasó pegado a las faldas de su madre."

(Música sinfónica)

"Felipe II siempre fue un gran aficionado a la lectura.

Leyó libros de una amplia variedad de materias,

incluso aquellos que prohibía la Santa Inquisición.

De la caballería a la mística, de Amadís de Gaula

a las obras de Santa Teresa de Jesús.

Con solo 18 años ya había leído

cientos de libros y acumulaba en su biblioteca

más de 800 volúmenes.

De hecho, el tesorero de la Casa Real le llamó la atención

varias veces: 'Tanta lectura nocturna provocaba un gasto

inusualmente alto en velas.'"

(Música ligera)

Lo más fascinante del rey es su capacidad para centrar la mirada,

para concentrarse. Bien podía estar escribiendo

una orden para lanzar a 50.000 o 60.000 soldados a Flandes,

como de repente podía estar escribiendo acto seguido

al jardinero real para preguntarle si cantaban o no los francolines.

"Lo que más le importaba era cómo traer agua

a estas zonas de cultivo y a las fuentes

por estas caceras."

-Arturo, te voy a enseñar cómo se abre una compuerta,

que tengas el honor de abrir... ¿Yo?

De ver cómo se riegan estos árboles tan grandes.

¿No está trucada?

No está trucada, yo te hago un poquito.

Así. A ver...

Fuerte.

Ya sé por qué me lo pedías a mí. (RÍE)

Sale con fuerza.

Ahí va, ya vas. Ahí está.

¿Ves?

Está llegando para allá, ahora hace su carga,

y ya retrocede y va entrando... Mira cómo va inundando.

¿Esto lo supera alguna vez? ¿Superamos este nivel?

No, no. Ya está calculado para esto.

En realidad riega por filtración. Eso es.

¿Esto qué es?

Es una cacera de agua principal que riega parte del jardín.

¿Hasta dónde llega? ¿Qué distancia tiene?

Llega un kilómetro y pico de largo.

El agua circula un kilómetro.

Sí. Va circulando así el agua. Esto está lleno de redes,

subredes, hay una jerarquía hidráulica.

Por ahí creo que está la acometida.

Sí, está el canal de las Aves, el canal de Sotomayor,

que es el que abastece esta cacera o acequia.

Aquí se denominan caceras, en Aranjuez.

Entonces de aquí van saliendo caceras secundarias y terciarias

que van regando el resto de jardín.

Lo que pasa es que no están tan construidas como estas.

Son de tierra, son de tierra. ¿Esta de aquí de qué época es?

Esta es del principio del jardín. Se han ido restaurando y haciendo,

pero su diseño es de principio de jardín.

Al lado de estas caceras

tenemos una vegetación más libre, más frondosa.

Es igual.

Aquí lo que se hace es ajardinar la zona de cacera

y luego se riegan fuera de aquí, porque por aquí no traspasa el agua.

Puedo entender que el riego por manta...

Inundación, sí.

...funcione bien para árboles de gran porte que reciben agua...

¿Los arbustos también viven bien con este tipo de riego?

Sí, ya te digo.

Con las caceras secundarias, les incrementamos el agua.

Los arbustos, lógicamente, necesitan menos agua

y los árboles, más agua.

¿Y cada cuánto tiempo...? Dependiendo.

Los arbustos se riegan cada semana.

Los árboles cada cinco días o cada la semana.

Hay algunas zonas que cada 15 o 20 días.

Hay algunos árboles frutales,

hay algunos arbustos como la mahonia o el acanto,

como puede ser el cerezo mirabolán, ahí hay uno.

Y algún acer también.

Y varias fotinias.

Hay un nombre curioso: el ahuehuete.

En el jardín del Príncipe, hay bastantes y de gran tamaño.

¿Sí? ¿Cuánto? El más pequeño medirá unos 30 metros.

De altura. Ya.

Pero ya no solamente la altura, sino su copa.

¿Y fresitas? ¿Siguen quedando por ahí?

Afortunadamente sí.

No solemos decirlo mucho...

Porque si no vienen y... Y nos las quitan,

pero hay praderas que en primavera sí que tienen la fresa.

¿Sí? La fresa pequeña.

Pero esa no se comercializa. No, no, no.

Es silvestre y no queremos que se entere mucha gente...

Entonces, la hemos hecho buena. Claro.

Para que no nos la quiten. Bueno, en fin...

(Música ligera)

"Para el riego de jardines, no se podían emplear

las aguas del mar Ontígola, que son salobres,

debido a los yesos y las margas que forman su suelo.

Se utilizan solo para alimentar las fuentes ornamentales

y se regaba con el agua dulce del Tajo.

El sistema de riego por inundación, o riego a manta,

era el idóneo para jardines de gran extensión

que se sigue utilizando hoy en día en ambos jardines."

(Música sinfónica)

El príncipe, desde muy pequeño, se crió solo rodeado de mujeres:

su madre, sus ayas, sus hermanas...

Hasta que su padre decidió apartarlo de ellas

por aquello que él llamaba "el poder de las mujeres".

Cuando su madre murió, él tenía apenas 12 años

y su padre lo recogió para darle una formación estricta,

con sirvientes únicamente masculinos

para convertirlo en lo que después sería el gran rey Felipe II.

(Música animada)

"Felipe II tuvo suerte en casi todo excepto en el amor.

Sus cuatro mujeres fueron cuestiones de Estado

y todas murieron antes que él.

Solo una, la tercera, Isabel de Valois,

consiguió enamorarle."

Todos la adoraban, incluido él, por supuesto.

Todos, excepto el tesorero,

porque la mujer tenía fama de desprendida.

Todos los días utilizaba un vestido nuevo.

"Isabel y Felipe pasaban largas temporadas en Aranjuez,

lugar que encantaba a la reina. A ella le gustaba el arte,

la danza, los juegos de mesa, casi cualquier tipo de diversión

campestre o palatina. Sin duda, la llamada 'reina de la paz'

iluminó la Corte y al rey, dándole su mayor tesoro:

las dos hijas a las que siempre quiso."

(Música)

El infante Carlos, único hijo varón de Felipe,

fruto de su primer matrimonio,

muere en el verano de 1568.

Y muy poco después, muere la reina Isabel.

Cuentan los informes de palacio

que aquella noche se vio a Felipe

llorar desconsoladamente por algún rincón de estos jardines.

"No podía faltar en este jardín de la Isla de Aranjuez

la figura de Diana, la famosa figura muy propia del Renacimiento.

Sin embargo, esta es una figura del siglo XVIII.

Era la diosa de la caza

y a la mayoría de los monarcas les interesaba cazar,

incluido a Felipe II,

pero también a sus hijas, a las infantas.

Les encantaba corretear con la ballesta

en busca de venados."

(Música ligera)

A pesar de la pérdida constante de sus seres queridos,

o debido a ello,

Felipe II no dejó de trabajar.

Y desde aquí montó una red de mensajeros extraordinaria

que eran capaces de recorrer a caballo 150 km,

es decir, en dos días estar en cualquier punto de la península

y en menos de diez, de Europa.

Esto sí que era la alta velocidad del Renacimiento.

"Felipe II creó en su jardín el lugar perfecto para descansar,

como decía su padre,

'de las fatigas del reinado'."

-Todos los jardines rememoran el jardín del Edén.

Y cuando ya Carlos V

y, sobre todo, Felipe II decide hacer este magnífico jardín

entre el Tajo y un canal artificial. Sí.

Le da esa forma de isla, pero la isla, realmente,

lo que está evocando es la isla entre el Tigris y el Éufrates.

Claro.

Felipe II trae los primeros ejemplares

de plantas americanas en esa época. Uno de los primeros.

Además, aquí hacen experimentos de plantaciones.

Estamos viendo estos grandes árboles que necesitarán mantenimiento.

¿Tenéis algún tipo de protocolo para mantenerlos

y conocer sus dolencias? (RÍE) Sí.

La vegetación es complicada,

porque del jardín original, 500 años después,

apenas se conserva.

Hay algunos que está monitorizados. Ya.

Les hacemos, digamos, como unos pequeños taladros.

Entendedme. Mira.

¿Veis ahí? Aquí lo vemos.

Están... Sí. Este de aquí.

Se les hacen controles para detectar

si tiene podredumbres en algún sitio porque es peligroso.

Claro, este cualquiera que lo viera ya...

Las expediciones científicas del siglo XVIII

trajeron ejemplares de América, de Filipinas,

las grandes expediciones de Mutis...

Los barcos que venían cargados con esos plantones

llegaban a Cádiz o a Cartagena y Aranjuez era el primer destino

donde venían todos esos nuevos ejemplares

que se querían adaptar a la geografía española.

Pensad que España estaba completamente desarbolada

en el siglo XVIII, fruto de las guerras,

la construcción naval...

Estos son plátanos hispánicos.

Sabéis que hay varias variedades de plátanos.

Hay plátano "occidentalis" y plátano "orientalis",

que se diferencia, fundamentalmente, en la forma de la hoja

y en el número de frutos que da. Ya.

Aquí, en Aranjuez, se plantan por primera vez los dos juntos

porque se traen de América esos grandes plátanos

"occidentalis" y se hibridan.

Aquí se hibridan y nace el "platanus hispanicus",

que es este. Es este, hispánico.

Y de aquí salen todos los plátanos

que están repoblando absolutamente toda España.

Viene muy bien la sombra que hacen y el porte,

la línea que genera. Es un árbol muy agradecido además.

Muy típico de nuestro país.

(Música ligera)

La tremenda formación humanística del rey le llevó

a tener una curiosidad sin límites, hasta el punto

de querer hacer navegable el Tajo desde Madrid a Lisboa.

Pero esto fue realmente una operación imposible.

Madrid, puerto fluvial, imposible hasta para un visionario

como Felipe II.

"Este era el rincón preferido del rey.

Siempre que podía se rodeaba de naturaleza."

Y su arquitecto real,

también ingeniero, Juan Bautista de Toledo,

trató de hacer navegable el río desde Madrid hasta Lisboa,

pero fue imposible. Murió poco después.

Lo que hizo fue una serie de instalaciones hidráulicas,

como este embarcadero, la presa que está junto a palacio

y otras tantas

donde el rey navegaba con sus amistades

y sus barcos suntuosos, algo más que este.

(Música sinfónica)

"Hicieron falta más de dos décadas

y cerca de 1.000 hombres al año para construir todo esto."

Un dato curioso es que se construyó con camellos,

eran los animales de carga y no los caballos ni las mulas,

por una razón:

los camellos tienen almohadillas en las patas,

precisamente para no dañar los jardines.

"Entre 1560 y 1580 se plantaron aquí cerca de 220.000 árboles.

Más o menos, los que tenemos hoy en la ciudad de Madrid.

Por la frondosidad de estos árboles, por sus frutos

o por el agua del río Tajo,

llegaban aquí animales de todo tipo: venados, corzos, conejos, jabalís...

Hasta tal punto que la mayoría de ellos, bueno, algunos,

formaban el menú diario de Felipe II,

que no en balde, murió de gota.

Tras la muerte de su cuarta esposa, Felipe no se casará,

vivirá para gobernar y lo hará intensamente

hasta su final, que llegará en El Escorial,

su mayor logro arquitectónico.

Allí guardaba sus libros y su colección del Bosco,

y allí murió."

Abrazado al crucifijo de su madre

y contemplando el último jardín que verán sus ojos:

el jardín de las Delicias.

(Música ligera)

Jardines con historia - Madrid: Aranjuez

30:02 09 ene 2021

El Palacio Real de Aranjuez, ubicado en una vega en la confluencia de los ríos Tajo y Jarama, cuenta con más de 100 hectáreas de jardines. Felipe II mandó construir el Real Sitio a Juan Bautista de Toledo con el objetivo de seguir los pasos de su padre, Carlos V, y conseguir que Aranjuez pareciese una villa italiana. El Real Sitio se convirtió, posteriormente, en la residencia campestre de los Borbones, quienes continuaron decorando los jardines para su disfrute.
Esta primera entrega de ‘Jardines con historia’ cuenta la biografía de Felipe II con la ayuda de expertos como la gerente del Real Sitio, Ana Carmen Lavín, la conservadora de Patrimonio Nacional, Almudena Pérez de Tudela, y el jardinero mayor, Rafael Rodríguez Torres.

El Palacio Real de Aranjuez, ubicado en una vega en la confluencia de los ríos Tajo y Jarama, cuenta con más de 100 hectáreas de jardines. Felipe II mandó construir el Real Sitio a Juan Bautista de Toledo con el objetivo de seguir los pasos de su padre, Carlos V, y conseguir que Aranjuez pareciese una villa italiana. El Real Sitio se convirtió, posteriormente, en la residencia campestre de los Borbones, quienes continuaron decorando los jardines para su disfrute.
Esta primera entrega de ‘Jardines con historia’ cuenta la biografía de Felipe II con la ayuda de expertos como la gerente del Real Sitio, Ana Carmen Lavín, la conservadora de Patrimonio Nacional, Almudena Pérez de Tudela, y el jardinero mayor, Rafael Rodríguez Torres.

ver más sobre "Jardines con historia - Madrid: Aranjuez" ver menos sobre "Jardines con historia - Madrid: Aranjuez"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Augusto

    Me gusto mucho este programa.!!!

    pasado jueves
  2. Carlos

    El título es falso, el programa no versa sobre ningún Jardín con Historia ni siquiera la historia de un jardín. Mas bie es una historia mal hecha de Felipe II que usa como pretexto lleno de anacronismos los jardines de Aranjuez... otra oportunidad desperdiciada para hacer entender a la gente la importancia de los jardines como fenómeno que reúne desde la ciencia, a la estética pasando por el estatus. Mejor hubiera sido hacer una biografía de Felipe II.

    10 ene 2021
  3. marisa

    Me ha encantado este programa. Muy interesante. Ya era hora de que alguien contará estas maravillas del paisajismo y de la historia.

    09 ene 2021

Los últimos 2 documentales de Jardines con historia

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 29:59 pasado sábado Nacidos sobre las ruinas de antiguas fortalezas del siglo XV, siguen hoy en pie los pazos de Oca y Santa Cruz de Rivadulla, dos de los más emblemáticos de toda Galicia. Tras sus recintos amurallados, sus casas señoriales, bosques, huertas y jardines conservan su peculiar belleza melancólica.

  • Madrid: Aranjuez

    Madrid: Aranjuez

    30:02 09 ene 2021

    30:02 09 ene 2021 El Palacio Real de Aranjuez, ubicado en una vega en la confluencia de los ríos Tajo y Jarama, cuenta con más de 100 hectáreas de jardines. Felipe II mandó construir el Real Sitio a Juan Bautista de Toledo con el objetivo de seguir los pasos de su padre, Carlos V, y conseguir que Aranjuez pareciese una villa italiana. El Real Sitio se convirtió, posteriormente, en la residencia campestre de los Borbones, quienes continuaron decorando los jardines para su disfrute. Esta primera entrega de ‘Jardines con historia’ cuenta la biografía de Felipe II con la ayuda de expertos como la gerente del Real Sitio, Ana Carmen Lavín, la conservadora de Patrimonio Nacional, Almudena Pérez de Tudela, y el jardinero mayor, Rafael Rodríguez Torres.

Mostrando 1 de 1