'Jardines con historia' presenta a lo largo de trece capítulos la biografía de personajes históricos amantes de la naturaleza que promovieron la creación de jardines, contribuyendo al desarrollo de la cultura botánica, el arte y la ciencia.

El arquitecto Arturo Franco presenta un recorrido histórico y botánico a través de una selección de jardines de la península y archipiélagos, en los que conoceremos la biografía de personajes históricos que, a través de la conservación o transformación del paisaje, plasmaron las inquietudes e influencias culturales de su época.

5763591 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Jardines con historia - Galicia: pazos de Oca y Santa Cruz de Rivadulla - ver ahora
Transcripción completa

(Música instrumental ligera)

Nacidos muchos de ellos sobre las ruinas de antiguas fortalezas,

siguen hoy en pie los pazos,

testigos de revueltas, pero también de tiempos de paz.

Convertidos en plácidas residencias de nobles familias gallegas,

albergan entre sus muros un microcosmos.

Edificios, huertas, jardines,

que encierran siempre el secreto de una leyenda.

Pero ¿qué distingue a los pazos de otras casas señoriales?

¿Qué elementos externos deben tener para alcanzar esa consideración?

¿Qué provocó esa transformación y cómo se integraron en el paisaje?

"El pazo de Oca

está situado en el municipio de la Estrada, en Pontevedra,

a tan solo 26 kilómetros de Santiago de Compostela.

Adornan la sobria arquitectura del palacio hermosos jardines,

siempre verdes, en contraste con el gris de la piedra.

Las aguas del río Boo

llenan los estanques donde nadan los cisnes,

y riegan las plantaciones centenarias y las huertas".

Hoy visitamos dos de los pazos más emblemáticos de Galicia,

el pazo de Oca

y el pazo de Santa Cruz de Rivadulla.

Caminaremos entre las viejas piedras

y la vegetación exuberante.

"En el siglo XV,

lo que hoy es el pazo de Oca,

era una fortaleza propiedad del señor feudal don Suero de Oca.

En la Guerra de Sucesión de Castilla,

que enfrentó a los partidarios de Isabel I

con los de Juana 'la Beltraneja', don Suero apoyó a esta última

y en la contienda perdió el castillo.

Siglos más tarde, a principios del siglo XVIII,

la propiedad de don Suero

llegó a manos de don Andrés Gayoso Neira,

y él fue quien inició su transformación

de castillo a palacio".

A mediados del siglo XVIII,

Fernando Gayoso Ozores de Sotomayor,

a la sazón regidor de Santiago,

quiso continuar la labor de su padre

y construyó la capilla, planifico el jardín,

les indicó a los que vinieron después

hacia dónde tenía que continuar el palacio

con un pequeño dedo colocado sobre la fachada del pazo.

Hasta hoy, nadie le ha hecho caso.

(Música instrumental ligera)

El pazo de Oca tiene una extensión de 22 hectáreas,

de las que ocho están dedicadas a jardín.

Estamos en la zona del primer jardín.

Es el jardín geométrico o jardín reticulado.

A principios del siglo XVIII, esto era un huerto bajo,

que permitía mirar desde palacio la zona de estanques.

No sabemos bien qué se cultivaba en este huerto.

Lo que sí sabemos es que en 1738

el conde del pazo le escribió una carta al mayordomo,

bastante enfadado,

reprochándole que no sabía cultivar los espárragos adecuadamente.

Es decir, que lo que sabemos es que aquí había espárragos.

(Música instrumental ligera)

En la segunda mitad del siglo XIX,

el jardinero francés Françoise Viet

realizó una importante intervención.

Lo que hizo fue introducir una serie de especies exóticas,

como ese gran árbol que veis detrás,

que es la Cryptomeria japonica. Es una conífera que viene de Japón.

Allí se suele colocar junto a los templos.

Sin embargo, aquí lo que se coloca junto al templo

es una Camellia reticulata.

Es uno de los árboles de su especie más antiguos de toda Europa.

Tiene alrededor de 125 años.

Capitán Rawes es el nombre de la Camellia reticulata.

Ese era el capitán que la trajo aquí.

Las camelias llegaron a Europa a finales del siglo XVIII,

más o menos, procedentes de China y Japón.

Entonces, y desde la Edad Media, el boj era el rey de los jardines,

pero al llegar las camelias tuvieron que convivir.

Hoy en día,

están las unas junto a las otras en total armonía.

(Música instrumental ligera)

Casi todas las intervenciones del jardinero Françoise Viet

fueron modificadas con el paso de los años.

Excepto esta, el bosquecillo,

que está rodeada de agua y atravesada por senderos sinuosos.

Por aquí paseaban las damas y los caballeros de la época,

y era el lugar perfecto para que el señor de Oca

alardeara de todo el dinero invertido en este lugar,

cerca de 1600 ducados de la época.

(Música instrumental ligera)

El río "Boo" y el río "Mao", el río "bueno" y el río "malo".

Ambos circulan cerca del pazo,

pero uno distribuye agua al interior,

que circula en diagonal por toda la parcela

marcando el diseño de los estanques.

Esto de aquí, que es el lavadero, funciona como partidor,

marcando la división entre esta cacera y esta cacera,

que distribuye el agua para allá y para allá.

El agua, en el fondo, para regar,

pero también por el simple placer de escucharla.

(Agua corriendo)

"Una característica principal de los jardines del pazo de Oca

es que, a pesar de su constante evolución,

nunca perdieron su esencia de jardines del siglo XVIII,

el Siglo de las Luces.

Fueron creados por hombres de familias nobles,

cultos y cercanos a la corte,

y reflejan a la perfección

las preocupaciones filosóficas de la época".

(Música instrumental ligera)

El filósofo alemán Hegel,

plantea el universo como un proceso constante,

con contradicciones internas, como este estanque,

que está lleno de símbolos y de juegos opuestos completamente.

"Los estanques constituyen la obra más original y bella

del pazo de Oca,

un conjunto arquitectónico único en España

por su construcción y simbología.

Si observamos con atención,

podemos ver que es un enorme barco-fortaleza de agua

protegido por dos muros,

uno de piedra y otro compuesto por bojes de más de 300 años.

Tierra y agua, fuerza y fragilidad, dureza y delicadeza.

Este enorme barco

está dividido en dos partes por un puente,

y en cada una de ellas hay una barca,

una de pesca y otra de guerra,

una con naranjos y otra con limoneros,

para seguir con el juego de los opuestos".

El glorioso ascendiente del señor del pazo,

el señor de la sierpe,

que mató con sus propias manos a una serpiente

y que era el hijo de la reina Lupa,

lo tenemos aquí

expulsando a través de la serpiente el agua hacia el estanque,

el estanque de la guerra.

Este pazo está lleno de símbolos

y no basta con un simple paseo para conocerlos,

hay que adentrarse en el jardín de otra manera.

-Este es un pazo con sus dualidades.

O sea, sus contradicciones.

Como todos los simbolismos

que se representan en los pazos gallegos.

Lo que representa a la piedra, a la naturaleza,

o sea, integrada en la naturaleza, el aspecto salvaje y el cuidado,

que hace que el encanto del visitante se vaya difuminando.

Dicen que en Oca se confunde dónde termina la labor del hortelano

y empieza la del jardinero.

O sea, se deja trabajar a la naturaleza

y se busca ese filo de navaja entre lo que hace el hombre

y lo que hace la naturaleza.

Si tú eres capaz de soñar imposibles y representarlos en el jardín,

te haces jardinero.

Si no eres capaz de soñar imposibles,

no te haces jardinero. Es muy bonito.

Hay algo que me gusta mucho de los jardines,

y de estos gallegos,

y es que el tiempo se percibe de otra manera.

Se entiende de otra manera. Se ha parado.

El tiempo se ha parado.

O sea, se quedó parado en el momento en que comenzaron a hacer el jardín.

Eso es lo bueno,

porque tú aquí vas a escuchar naturaleza y silencio.

El agua en este pazo es la vida.

Este jardín, sin agua,

el silencio que respirarías te mataría, te agobiaría.

Sin embargo, el murmullo del agua, el canto de los pájaros,

crean un ambiente que te relaja,

que te sientes vivo, que te hace soñar.

(Música de arpa relajante)

En cada parterre tenemos un cultivo distinto.

En este, por ejemplo, tenemos pimientos del padrón,

que están en el punto de coger.

Y se pueden comer incluso así, crudos.

Oca nació como jardín, una huerta ajardinada,

y representamos en esta zona

lo que es el jardín que fue primigenio

o que se evoca.

O sea que tenéis aquí hortícola.

Me refiero, hortalizas...

Frutos rojos. ¿Sí?

Frutos rojos, y a continuación aromáticas.

No se concibe lo que es un pazo sin su huerto de planta aromática.

Hemos cogido unos pimientitos de padrón,

que no pican.

Ahí había berenjenas. Esto... Esto no me lo pierdo.

Tomate cherry. Hay un poquito de todo.

Es una representación de lo que es una huerta de casa.

Déjame ver esto.

Esta mano es de jardinero.

A mí, cuando veo una mano de estas, te lo digo de verdad,

me inspira respeto.

Esto es un remo. "Es un remo".

(Música instrumental ligera)

En un jardín ecléctico como este, también hay lugar

para intervenciones como este ejército de peones de aquí,

realizados con la técnica de la topiaria.

La "topiaria" viene del latín, "topiarius",

que significa "creación de lugares".

Fijaos cómo esta técnica

está generando un propio lugar dentro del pazo de Oca.

En realidad, esta técnica consiste en ir recortando los setos,

en este caso de boj,

ayudados por estas estructuras metálicas,

generando figuras de cualquier tipo.

En este caso, una sucesión de peones,

uno detrás de otro en formación.

Esta es una de las pocas intervenciones

que todavía quedan del jardinero francés Françoise Viet.

Es la avenida de tilos,

que lleva desde el pazo hacia un claro del bosque.

Esta alfombrada por un tapiz verde de césped,

y tiene unos bojes que fueron tallados por nuestro amigo Manuel,

el jardinero, es una aportación de él.

Como veis, están ligeramente inclinados hacia fuera.

Este efecto lo que consigue

es la amplitud de la perspectiva hacia fuera,

haciendo todavía más magnífico y más grande este espacio.

"Junto a un invernadero de los más antiguos de España,

data del siglo XVIII,

encontramos la última creación del jardín.

Un laberinto de paseo, que no de juego,

creado a finales del siglo pasado.

Su diseño imita el dibujo del pavimento

de la catedral de Canterbury,

y representa el caminar de la vida hacia un objetivo,

la fuente que ocupa el centro.

El jardín del pazo de Oca

es un auténtico recorrido por la historia de la jardinería.

Pero ¿realmente hay un único estilo de jardín pacego?

-Realmente, uno de los aspectos más singulares de los pazos en Galicia

es la convivencia de arquitecturas cultas,

arquitecturas de autor digamos,

junto con arquitecturas tradicionales o populares.

Todo presidido por el trabajo de la piedra,

el buen hacer de los canteros gallegos trabajando el granito.

Y hay, ciertamente, notas humorísticas

en el formato de estatuas, o indicaciones,

como aquí, en el pazo de Oca,

la mano que señala la dirección en la que se debería proseguir

la ampliación de la casa,

que los herederos, por alguna razón, no llegaron a culminar.

Hay una definición

que viene de la sabiduría popular o del refranero,

que dice que: "Palomar, capilla y ciprés, pazo es".

Es una definición que alude al modo de vida

de estos señores de los pazos, de esta nobleza,

y a ciertos privilegios que eran exclusivos de la nobleza.

Por ejemplo, disfrutar de la comida,

de los pichones que se criaban en los palomares.

Tener el privilegio de acceder a una capilla propia desde el pazo,

desde la residencia principal, o disfrutar de un jardín.

El jardín es un elemento clave que caracteriza los pazos,

puesto que es un elemento de deleite,

de disfrute de la naturaleza.

Hoy vemos los jardines de los pazos

como una suma de aportaciones de diferentes épocas

y, sobre todo, los percibimos con ese ambiente...

melancólico, decadente, que se caracterizó a finales del XIX

por escritores como Emilia Pardo Bazán

o Ramón del Valle-Inclán.

(Música de gaitas)

¿Cuánto hay de palacio en el pazo de Oca?

En todos los pazos, en realidad,

hay ese fondo de referencia al palacio,

porque la palabra "pazo" en gallego deriva del "palatium" latino.

Pero sí es cierto que hay pazos

donde el peso de la arquitectura tradicional popular

es más visible la acomodación

a las tradiciones constructivas de cada comarca.

Y hay un empeño muy visible en los señores de los pazos

por mantener siempre en buen estado, incluso reformar,

esas viejas torres medievales.

Porque es un signo muy patente de su condición de nobles,

su condición de señores.

El agua, aunque no siempre es visible,

otras veces es audible solamente,

pero el agua siempre es un elemento fundamental

para caracterizar los jardines de los pazos gallegos.

Y el agua articula unos recorridos muy interesantes

donde se mezcla, igual que en todo el jardín,

el sentido utilitario y el sentido deleitoso

o de ocio.

(Música instrumental ligera)

"Oca es un ejemplo sobresaliente de pazo.

Un reflejo de la forma de vida galaica.

Una manera de estructurar el territorio

propia no solo de una región, sino también de un modelo social

en el que la tierra pertenece a la nobleza.

Y aunque otros pazos comparten con el de Oca su origen,

la piedra en sus construcciones,

las especies botánicas de sus jardines,

el boj y las camelias,

hay algo que los distingue.

En el pazo de Oca se mezclan rasgos lúdicos y utilitarios,

mientras que en otros

la actividad agrícola tiene una función primordial.

Es el caso del pazo de Santa Cruz de Rivadulla".

(Música instrumental ligera)

Estamos en el pazo Santa Cruz de Rivadulla,

también llamado de Ortigueira, en el municipio coruñés de a Vedra.

A unos seis kilómetros del pazo de Oca

y unos 15 minutos viniendo en bicicleta

con sus subidas y bajadas.

"Tras el recinto amurallado,

el conjunto se divide en tres zonas.

El bosque,

el trazado reticular de paseos de olivos

y el jardín reservado junto a la casa,

lleno de árboles y plantas exóticas,

y donde surge el agua por todas partes,

en fuentes, arroyos y hasta una cascada".

Aquí, la sensación es muy diferente a la del pazo de Oca.

Allí había una sensación de seriedad, de sobriedad.

Sin embargo, aquí, pues no lo sé, pero hay algo mágico,

te sientes como en paz.

A principios del siglo XV, vivía aquí, en Ortigueira,

un señor de la alta burguesía compostelana

de apellido Abraldes, que, junto con el señor de Oca,

luchaban con Juana de Trastámara.

Perdió la guerra de Sucesión de Castilla,

y los Reyes Católicos, como represalia,

desmocharon una torre

que había al otro lado de este edificio.

Esto, en aquel entonces, era muy deshonroso,

y el señor tuvo que marcharse del pazo.

"Juan Ibáñez de Mondragón,

canónigo de la catedral de Santiago,

compró la torre y casar de Ortigueira

a principios del siglo XVI,

y la acondicionó como residencia de campo.

Ordenó construir la capilla y el trazado original de la finca,

con su jardín hortícola.

Pero fue su sobrino y sucesor, Juan de Mondragón,

quien, años más tarde,

daría la estructura territorial definitiva al pazo,

delimitando las zonas de jardines, huertos y bosques".

(Música instrumental ligera)

Muchos visitan este pazo

por la riqueza y variedad de sus flores,

pero a mí me interesa

por el equilibrio que existe entre la naturaleza,

su manera de crecer, silvestre, salvaje, y el control del hombre.

Y se aprecia tanto en la arquitectura,

como en algunas líneas de urbanización.

Estamos viendo cómo el camino de olivos

es marcado por la izquierda con una línea recta muy sutil

que diferencia el prado del camino,

o cómo los muros de contención

están marcando las geometrías y las líneas

determinadas por el hombre,

frente al crecimiento desorganizado, natural, silvestre,

de la naturaleza.

Esa combinación

es la que me parece especialmente interesante de este pazo.

(Música instrumental ligera)

Además de las especies autóctonas que hay aquí,

tenemos laureles, tenemos alcornoques,

carballos, que son robles gallegos,

hay también algunas especies exóticas,

como este ombú o bellasombra, que es un nombre mucho más bonito.

Este es un árbol que procede del noreste de Argentina,

también toca Uruguay y el sur de Brasil.

Tiene una gran copa extendida

y debe su nombre precisamente a eso,

a llegar aquí en la pampa argentina,

y poderse sentar debajo para protegerse del sol.

Y aunque parezca extraño en Galicia,

un árbol como este en días como hoy,

se agradece bastante.

Estos árboles pasaban por una zona de aclimatación en Portugal,

para después ser traídos y que pudieran adaptarse correctamente.

(Música instrumental ligera)

Además de las flores y las plantas exóticas,

el jardín de Rivadulla tiene algo muy especial

que los visitantes no olvidan.

¿Recordáis lo que os dije sobre la magia de este lugar?

(Música instrumental ligera)

-Esto, en un origen, eran campos cultivados de viña.

Siempre, en principio, había el cultivo,

lo que llamaban antiguamente estacada,

que se ve en Orense, que es una cepa arrollada a un palo,

como se cultivan también las judías,

y luego se hacían las viñas en pérgola, como vemos por ahí,

para que la humedad no pudra la vid.

No existe en Galicia una retícula de olivos como esta.

En el siglo XVI el aceite llegaba poco a Galicia,

porque se producía en el sur

y aún no estaban las comunicaciones tan establecidas,

entonces, desde el XVI, bueno, desde que tuvieron cierto tamaño,

empezaron a producir.

O sea que estos tenían una función productiva.

Estuvieron produciendo hasta el siglo XX.

Ornamentaron la producción. O hicieron un trazado productivo.

Podían haberlo plantado de chopos o castaños o cualquier otra cosa,

pero lo exótico, lo original era haberlo plantado con olivos,

y encontrar un olivo gallego que se adaptara a este terreno.

Y el aceite se producía,

se estuvo produciendo según parece, hasta la guerra.

Pero lo que pasa es que no es muy rentable,

y lo que sí se descubrió o vimos,

que así como producir aceite se puede hacer en muchos sitios,

el mantener esta retícula podada, de la manera que está podada,

en forma de túnel y con ese sentido de antigüedad,

pues eso es lo que la hace única,

con lo cual primamos la estética a la parte productiva.

(Música instrumental ligera)

Esto es la continuación del camino primitivo

que venía desde el bosque, desde la primitiva puerta,

rodeando la bodega, bajo este emparrado

que se construyó, probablemente, en el siglo XVII.

Y es el emparrado como más... con la pérgola más solemne,

que era la correspondiente a la entrada

hacia la zona de la torre, que estaba ahí detrás,

pero, sin embargo, sin perder ese sentido de producción de uva,

que era el principal cultivo que había en esta finca,

en este pazo.

Utilizaron piedra labrada, que es como más solemne,

le da más importancia,

y a más altura de la normal para una viña,

porque para vendimiar han de subir a una escalera,

pero para pasar a caballo por ser la entrada principal,

debía ser de altura mayor.

Entonces, esta es la única que tiene esta altura

mayor de lo que normalmente tienen los emparrados, los viñedos.

(Música instrumental ligera)

Estoy en un paseo de camelias.

Sabéis que nosotros utilizamos el aceite de oliva,

pero los chinos, desde hace más de 2600 años,

utilizan aceite de camelias,

extraídos de estas camelias híbridas

o Camellia japonica, como esta de aquí.

Tenemos aquí incluso las frutas para podéroslo enseñar,

y dentro están las semillas, que son como estas.

De estas semillitas sale el aceite de camelia,

con propiedades muy peculiares.

Están llenos de vitaminas y minerales.

Es un aceite muy utilizado en cosmética en casi toda Asia.

Mirad lo que traigo aquí.

Que dicen que este aceite

es el secreto de la belleza de las geishas.

(Música instrumental ligera)

A finales del siglo XVII,

siendo señor de este pazo Andrés Ibáñez de Mondragón,

que posteriormente sería primer marqués de Santa Cruz,

ordenó construir esta fuente.

Es una fuente mural de estilo barroco,

la fuente de la Coca.

Y además, la puso al principio, a la entrada del pazo,

para impactar a los visitantes y mostrarles su poder económico.

Se la encargó a uno de los arquitectos más prestigiosos

de la ciudad de Santiago, el arquitecto Diego Romay.

"El nombre de la fuente de la Coca

se refiere al ser mitológico que hay en el escudo heráldico

del marqués de Santa Cruz. La Coca o dragón alado.

Cuenta la leyenda

que el dragón raptaba a las jóvenes más bellas del lugar

para encerrarlas en su cueva.

Hasta que un día fue vencido

y las bellas prisioneras liberadas".

Esta es una de las maravillas del jardín, el helecho gigante.

Esta especie proviene de Australia y tuvo que pasar antes,

en el siglo XIX, por una zona de aclimatación,

como el ombú o el bellasombra.

A mí este me maravilla, con sus brazos, sus grandes hojas,

que pueden llegar a medir hasta dos, tres metros.

Esta especie se cría bien a la sombra, y más si hay humedad.

Me recuerda especialmente a una que conocemos,

la palmera imperial.

Vengo de una plantación de gardenias

que envuelven todo el ambiente de un aroma increíble.

Y envuelven también esta bola.

Era un gran reloj de sol.

Pero esto era un gran reloj de sol al que le falta el círculo máximo.

Es una pieza de metal que abrazaba esta huella,

y que marcaba las horas

a medida que iba progresando la esfera solar.

(Agua corriendo)

¿Escucháis el sonido del agua?

El agua que llega a este pazo es agua de mina,

que viene subterránea, decantándose entre las rocas,

y por eso es un agua tan clara y tan limpia.

(Música relajante de arpa)

Uno de los más ilustres visitantes de este pazo

fue el escritor y teórico Gaspar Melchor de Jovellanos,

que poco antes de su muerte, en 1811,

terminó justo aquí, en este lugar, este libro,

"Memoria en defensa de la Junta Central".

Aquí, al inicio del apéndice, en "advertencia", al final, dice:

"Santa Cruz de Riva de Ulla. 2 de mayo de 1811".

"Tenían el jardín y el palacio esa vejez señorial y melancólica

de los lugares por donde, en otro tiempo,

pasó la vida amable de la galantería y el amor".

Así describía el ilustre dramaturgo don Ramón María del Valle-Inclán

el pazo imaginario de su "Sonata de otoño".

Y así continúan los pazos, señoriales y melancólicos.

Y las piedras cada vez más verdes.

"Aunque pasen los años

y cambien los nombres de los señores y señoras del pazo,

siempre habrá un paseante,

alguien que sepa buscar en los rincones,

y contar al visitante sus leyendas".

Jardines con historia - Galicia: pazos de Oca y Santa Cruz de Rivadulla

29:59 16 ene 2021

Nacidos sobre las ruinas de antiguas fortalezas del siglo XV, siguen hoy en pie los pazos de Oca y Santa Cruz de Rivadulla, dos de los más emblemáticos de toda Galicia. Tras sus recintos amurallados, sus casas señoriales, bosques, huertas y jardines conservan su peculiar belleza melancólica.

Nacidos sobre las ruinas de antiguas fortalezas del siglo XV, siguen hoy en pie los pazos de Oca y Santa Cruz de Rivadulla, dos de los más emblemáticos de toda Galicia. Tras sus recintos amurallados, sus casas señoriales, bosques, huertas y jardines conservan su peculiar belleza melancólica.

ver más sobre "Jardines con historia - Galicia: pazos de Oca y Santa Cruz de Rivadulla" ver menos sobre "Jardines con historia - Galicia: pazos de Oca y Santa Cruz de Rivadulla"

Los últimos 10 documentales de Jardines con historia

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 29:59 hoy En 1881, Salvador Samà Torrents, heredero de una familia catalana establecida en Cuba, encargó la construcción de un jardín para homenajear su legado indiano. Parc Samà mezcla la nostalgia por el pasado y el anhelo por un movimiento que comenzaba a existir: el modernismo.

  • Alicante: Palmeral de Elche

    Alicante: Palmeral de Elche

    30:02 pasado sábado

    30:02 pasado sábado El Jardín Huerto del Cura fue en su origen un huerto de labor del Palmeral de Elche, el más grande de Europa. Con los años dejó de cultivarse y gracias a su dueño, Juan Orts Miralles, se transformó en un jardín botánico que alberga más de mil palmeras y entre todas ellas una muy especial.

  • Segovia: La Granja

    Segovia: La Granja

    30:02 13 feb 2021

    30:02 13 feb 2021 Los jardines de la Granja de San Ildefonso, en Segovia, fueron concebidos por el primer rey de la dinastía de los Borbones, Felipe V. Un hombre de temperamento melancólico que quiso recrear en la sede temporal de la corte española los jardines franceses de Versalles y Marly, donde pasó su infancia.

  • Granada: La Alhambra

    Granada: La Alhambra

    30:02 06 feb 2021

    30:02 06 feb 2021 De los antiguos jardines que sobreviven en Europa, la Alhambra es sin duda el conjunto más rico y variado de todos ellos. El monumento nazarí por excelencia recibe tres millones de visitas al año, pero ¿cuál era la función de sus patios y jardines? ¿Y cómo mantienen todo su esplendor?

  • El cedro del Líbano

    El cedro del Líbano

    00:42 05 feb 2021

    00:42 05 feb 2021 El arquitecto Arturo Franco y Nilo Fernández, delegado de Patrimonio Nacional, pasean por los jardines de La Granja de San Ildefonso admirando un majestuoso cedro del Líbano 

  • Guipúzcoa: Chillida-Leku

    Guipúzcoa: Chillida-Leku

    29:59 30 ene 2021

    29:59 30 ene 2021 El escultor Eduardo Chillida tuvo un sueño: encontrar un bosque donde colocar sus esculturas enormes para que la gente caminara entre ellas. En Hernani, encontró ese lugar, o como se dice en euskera: leku. Un País Vasco en miniatura con campas, caserío y un bosque pletórico de especies autóctonas.

  • 29:59 23 ene 2021 A finales del siglo XVIII, el rey Carlos III quiso crear en Canarias un jardín donde aclimatar especies de otros países. El joven ilustrado Don Alonso de Nava y Grimón se entregó con devoción al proyecto y gracias a él existe hoy en Tenerife un espectacular jardín botánico: el Jardín de La Orotava.

  • 1:05 21 ene 2021 A finales del siglo XVII, el señor del Pazo de Santa Cruz de Rivadulla, en el municipio de Vedra (A Coruña), Andrés Ibáñez de Mondagrón ordenó construir la fuente de "La Coca". Es una fuente mural de estilo barroco que el que acabaría siendo primer marqués de Santa Cruz quiso colocar en la entrada, en frente del edificio principal, para impactar a todos los visitantes y mostrarles su poder económico. El encargado de su construcción fue uno de los arquitectos más prestigiosos de ciudad de Santiago de Compostela de la época: Diego de Romay. Pero... ¿por qué se llamaba fuente de "La Coca"? El nombre hace referencia al ser mitológico que aparece en el escudo heráldico del linaje Mondragón del marqués de Santa Cruz: La Coca o dragón alado.

  • 29:59 16 ene 2021 Nacidos sobre las ruinas de antiguas fortalezas del siglo XV, siguen hoy en pie los pazos de Oca y Santa Cruz de Rivadulla, dos de los más emblemáticos de toda Galicia. Tras sus recintos amurallados, sus casas señoriales, bosques, huertas y jardines conservan su peculiar belleza melancólica.

  • Madrid: Aranjuez

    Madrid: Aranjuez

    30:02 09 ene 2021

    30:02 09 ene 2021 El Palacio Real de Aranjuez, ubicado en una vega en la confluencia de los ríos Tajo y Jarama, cuenta con más de 100 hectáreas de jardines. Felipe II mandó construir el Real Sitio a Juan Bautista de Toledo con el objetivo de seguir los pasos de su padre, Carlos V, y conseguir que Aranjuez pareciese una villa italiana. El Real Sitio se convirtió, posteriormente, en la residencia campestre de los Borbones, quienes continuaron decorando los jardines para su disfrute. Esta primera entrega de ‘Jardines con historia’ cuenta la biografía de Felipe II con la ayuda de expertos como la gerente del Real Sitio, Ana Carmen Lavín, la conservadora de Patrimonio Nacional, Almudena Pérez de Tudela, y el jardinero mayor, Rafael Rodríguez Torres.

Mostrando 1 de 1