www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3229479
Para todos los públicos Insuperables - 27/07/15 - ver ahora
Transcripción completa

(SUENA LA SINTONÍA)

(APLAUSOS) Muy buenas noches.

Y bienvenidos a "Insuperables",

el gran concurso de talentos de Televisión Española.

1500 artistas de todas las disciplinas imaginables

se han presentado a nuestro casting.

Y solo 70 han llegado hasta aquí.

70 increíble números que se enfrentan en este escenario

para convertirse en el artista

Insuperable de España y ganar...

(APLAUSOS) ¡30 000 euros!

Esta noche veremos a diez, pero solo tres triunfarán

y su premio será mil euros. Y, sobre todo,

el gran pase a esa semifinal que es tan importante

para ellos y para nosotros.

Y como cada semana, para juzgarles contamos con la ayuda

de nuestro querido jurado.

Santiago Segura, Ana Milán y Pitingo.

(APLAUSOS)

Espero, de verdad, que vengáis preparados,

porque la noche viene cargadita de emociones.

Yo estoy convencida que en este programa

veremos despegar a muchos artistas.

¿Qué les diríais? ¿Qué consejos os ha valido

a cuando estabais empezando?

Si tuviera que dar un consejo, será no dejar de creer

nunca en uno mismo y en lo que uno quiere hacer.

Y echarse a la misma mochila

las alabanzas y las críticas.

Bueno. Pitingo. Que sueñen.

Y aunque se caigan siete veces,

que se levanten ocho.

(APLAUSOS) Qué bonito.

Claro que sí. Que sueñen.

Esto de Pitingo me ha encantado.

Si te caes siete veces, ¿cómo te vas a levantar ocho?

Es que ya me está la cabeza dando vueltas.

Lo hemos entendido todos, menos Santiago.

Porque él es así. Que no hagan caso a los jurados.

Eso es muy importante para triunfar en la vida.

Empezamos ya con ese toque de humor que es tan importante.

Recordemos rápidamente las reglas del concurso.

Después de que el artista haga su número, el jurado vota.

Con dos o tres votos negativos, quedará eliminado.

Y con dos o tres positivos, pasará

a la Galería de los Insuperables.

En la galería solo hay tres palcos.

Así que una vez que esté llena, cada vez

que una actuación guste, pues habrá que hacer sitio.

Para ello, tenemos dos opciones:

intercambio o duelo.

En el intercambio, el jurado quita

a un concursante, dejando sitio al nuevo.

Y en el duelo, los dos artistas se enfrentan

en una nueva actuación para decidir quién

de los dos siguen hacia adelante.

Además, hay otro elemento a tener en cuenta,

que es el interruptor.

Ese maldito botón que pueden pulsar

cualquier miembro del jurado y que supondrá la expulsión

fulminante del concurso.

En todos los casos, el jurado puede pedir ayuda al público.

Un aplauso para ustedes también.

(APLAUSOS)

Me está empezando a dar miedo el jurado.

Hoy han venido con ganas de matar.

Menos mal que cada semana los concursantes

tienen el apoyo del padrino.

Esta noche es un gustazo para mí recibir

a este pedazo de padrino. El gran Carlos Baute.

(APLAUSOS)

(SUENA LA SINTONÍA)

Hermosa

¡Buenas noches! No te vayas. No te vayas.

Carlos, vienes a tope, a defender a tus chicos.

-Claro que no. De ninguna manera. No, por supuesto.

Ah. Vale. No, no. Por supuesto.

Buen padrino. Sí, claro que sí. Y el consejo mío,

que estaba escuchando que les pedías consejos a ellos,

es que hay que hacer siempre caso a los no, a los síes,

pero no se derrumben con los no.

Obviamente, muchos de los que van a estar acá,

es su primera vez en un escenario

y cuando ven las cámaras, las luces, ya es que uno...

Esto impone. Y cuando tienen al jurado delante, va a ser peor.

Así que muchísimas gracias por acompañarnos

y venir a jugar con nosotros hoy.

(APLAUSOS) A tu asiento, por favor.

¡Guapo!

Los primeros concursantes deben estar ya mordiéndose

las uñas y muy nerviosos, porque para ellos

ha llegado la hora de la verdad.

Empezamos con la actuación con más integrantes

de esta noche. Si se clasifican,

vamos a tener que ampliar la galería, cogiendo un poco

del plató de informativos. Lo siento por Ana Blanco.

Pero es que son muchos. Son 36 y todos ellos

les une la pasión por la ópera.

Son el Coro de Agao.

Nos apasiona mucho la ópera porque no es solo música,

no es solo teatro. Es todo junto.

-Somos un coro de ópera de la Asociación

Amigos de la Ópera de Navarra.

Es un grupo superentusiasta, compuesto por gente de todo tipo,

muy variopinta. Hay arquitectos, abogados,

ingenieros, profesores de judo. Hay de todo.

En su tiempo libre, se dedican a cantar ópera.

Que salgan de sus trabajos y vengan a ensayar ópera

hasta altas horas de la noche,

es maravilloso, pero es durísimo.

Uno de los principales objetivos de la asociación

es popularizar la ópera y para eso,

la sacamos de los teatros, sacarla a la calle.

Hay mucha gente que jamás ha acudido a un teatro.

Y, por lo tanto, no sabe si le gusta la ópera.

De repente, la escucha y le llega al corazón.

Esta noche muchos de los que veis el programa,

vais a descubrir que os gusta la ópera

más de lo que imaginabais.

(APLAUSOS)

(MÚSICA CLÁSICA)

(CANTA ÓPERA)

(CANTAN ÓPERA)

(CANTA ÓPERA)

(CANTA ÓPERA)

(CANTAN ÓPERA)

(CANTAN ÓPERA)

(CANTAN ÓPERA)

(APLAUSOS Y VÍTORES) ¡Sí, señor! ¡Muy bien!

Yo creo que había una atmósfera como muy buena.

Iban expectantes, no sabían muy bien qué se iban a encontrar

y han terminado y ha sido como,

¡bum!, un aplauso ahí. Sí, sí. Está muy bien.

Dan ganas de decir: ¡Feliz 2016!

(RÍE) Porque el cava, la ópera,

vestidos así de guapos todos.

Esto parece una gala de Fin de Año.

Hemos empezado muy fuerte hoy.

Ana, ¿qué nos tienes que decir?

Bueno, yo, todo lo que tengo que decir es bueno.

Me habéis puesto la piel de gallina.

Me fascina veros a todos tan guapos,

de diferentes edades, pero todos disfrutando

con tantísima pasión de algo tan bello

y que hacéis tan tan bien.

O sea, ha sido un placer escucharos

para todos los sentidos. De verdad, enhorabuena.

(APLAUSOS) Gracias.

Pitingo.

Estoy... sorprendido.

Estoy como mi compañera, igual.

Con los vellos de punta de todo el cuerpo.

(RISAS) Hasta las canas.

Me sorprende, porque he leído que sois amateur.

Y que cantáis en la calle también.

O sea, por puro gusto.

Así es. Aquí hay abogados, arquitectos,

ingenieros, profesores de judo. De todo.

Sí, sí. También hay personas que se dedican solo al canto,

a la música, profesores de conservatorio.

Impresionado, de verdad. Enhorabuena.

Con mucha fuerza, con una afinación maravillosa.

La armonización, también, perfecta.

Y estáis muy guapos, aparte.

Guapísimos. (RÍEN)

Mi más sincera enhorabuena.

Ha sido un comienzo de programa espectacular.

Muchas gracias. Distintas profesiones,

(APLAUSOS) pero un objetivo

en común, que es la ópera. Claro.

Santiago. Parece que a mis compañeros

les ha gustado. Les he visto entusiastas.

Yo debo decir, también me ha gustado.

Esto era la boda de "La Traviata", ¿no?

El brindis. El brindis.

Está avanzada la boda por cómo lleváis la corbata.

Están a punto de echaros a todos del convite.

No. Me ha parecido muy bien. Lo único,

lo que no veo muy claro yo, es el nombre.

Asociación Gayarre Amigos de la Ópera de Navarra.

AGAO.

Pero, además, delante ponéis "coro".

Con lo cual, sería CAGAO las siglas.

(RISAS) No, no. "¡Ja, ja!" no.

Debéis cambiaros inmediatamente el nombre,

porque es mucho mejor el número que el nombre.

Ha sido una broma que ha revolucionado a todos.

Pero en sí mismo, nadie nos había hecho ese comentario.

Me ha sorprendido la capacidad que tiene Santiago Segura

de humor, velocidad mental, de hacer chistes.

Me ha dejado impresionado, gratamente.

¿No hay alguno ahí que se cuele que cante como el culo?

(RISAS) Pues no. O sea, si tú te pones

en medio y cantas, se sabe que cantas tú.

Perdona, pero yo canto muy bien.

(APLAUSOS) Ponte. Vente un momento.

Vente un momento conmigo. Yo, que canto muy bien,

no pasa nada. Pero cualquiera que cantara

como un perro mojado, disimularía entre tantas voces.

Hacedle un hueco por ahí. Yo incluso muy delante.

Lo único que la letra no me la sé, pero disimulo,

porque miro para atrás. Yo hago: la, la, la.

No se nota nada. La, la, la es más fácil.

Venga. A ver. Ya.

(ENTONA LA VOZ)

No he hecho la escala. (ENTONA CON VOZ AGUDA)

(RISAS)

Ya está. Venga.

(CANTAN ÓPERA) (TARAREA)

(APLAUSOS) Santiago.

¿A que no se ha notado?

¿Se ha notado o no? No estabas cantando.

Pero la actitud la tenías y eso está muy bien.

Mira. Voy a cantar yo solo, para que veáis que cantaba.

(TARAREA)

Y ahí, ¿verdad?, me cubrían los muchachos.

Mejor antes, que no estabas cantando. Gracias.

Pero que estaba cantando. ¿Estaba cantando o no?

Sí estaba cantando.

(APLAUSOS) -Con cara de teleñeco.

-Que venga con nosotros. Que se venga con nosotros

una temporada. Le ponemos a tono.

Carlos, vamos a pasar página de lo de Santiago.

Vamos, directamente, a la valoración.

Cuando se te ponen los vellos de punta,

da igual qué canción, la letra. El pelómetro es el que manda.

Y la verdad que cuando los escuché, se elevó el pelómetro.

Así que enhorabuena. Sois maravillosos.

(APLAUSOS) Bueno, nos quedamos con esto.

Nos quedamos con la buena valoración.

Y vamos a lo importante. Ana, tu votación, por favor.

Bueno, sería bastante absurdo que yo ahora dijera un no.

Así que, evidentemente, tenéis

(APLAUSOS) un sí tan grande como vosotros.

Pitingo.

¿Qué voy a decir? Pues que sí. Claro. Sí, sí, sí.

(APLAUSOS) Ya estáis dentro.

Muy bien. Ya tenemos dos síes.

Eso son muy buenas noticias.

Santiago. Yo, por supuesto.

Hemos cantado bien. Lo hemos hecho estupendamente,

a pesar de que haya gente que no tenga oído y no lo aprecie.

Yo os doy un sí como una casa también.

(APLAUSOS)

(SUENA LA SINTONÍA) Vamos a estrenar palco

con este pleno de tres síes. Y no sé cómo lo vais a hacer.

Me vais a sorprender, pero os tenéis que meter todos.

Así que arriba, por favor. Y enhorabuena.

Vais a estrenar el Palco de los Insuperables.

Sería injusto que dijera que seguro que nos vamos a quedar.

Sería injusto porque no he visto a los demás.

Pero tengo esperanzas de que así sea.

Creo que hemos hecho una buena actuación.

Y, además, con un producto como es la ópera de mucha calidad.

La siguiente artista es tres veces animal.

Es un animal de escenario, se llama como la Abeja Maya

y, además, es una perrita.

Ellas son Conny y Maya.

Maya es...

un bicho.

Bueno, ella se llama Maya en honor a mi tía,

que ha sido con ella... Y la llamábamos Abejita

por lo de la abejita Maya y se ha quedado con Maya.

Tiene 21 meses. Es raza border collie.

Y es una raza muy trabajadora.

El objetivo de entrenar con ella es, sobre todo,

pasárnoslo bien, que tenga una dedicación,

que se ejercite, no el cuerpo tampoco, sino la mente y la cabeza.

Es una disciplina de comunicación, de mirarnos, de gestos

y crea un vínculo bonito. Si estás bien, está ahí.

Si estás mal, está ahí. Si has tenido un buen

o mal día, está ahí. Está ahí para ti,

en las buenas y en las malas.

Hemos venido a demostrar que yo soy buena,

pero que ella es insuperable.

(APLAUSOS)

(CANCIÓN DE "LA ABEJA MAYA")

(APLAUSOS)

(APLAUSOS)

(APLAUSOS)

(APLAUSOS)

(CANCIÓN DE "LA ABEJA MAYA")

(APLAUSOS)

(APLAUSOS)

Ha ido... Bueno, es normal. Es muy pequeña.

Tiene 21 meses y se ha puesto un poco nerviosa y yo también.

Pero bien. Una experiencia fantástica.

Ven, para tener más cerca a nuestro jurado.

Vamos a ver qué opinan.

Pitingo. Me ha encantado. Es muy bonito.

Porque yo soy un amante también de los perros.

Yo tengo dos. Y me cuesta la vida.

Llevo seis años para que se sienten y no.

Lo único, quizás se ha puesto un poco nerviosa.

Se ha puesto nerviosa. Se ha movido la cámara e impone.

Pero, quizás, se me queda más como un ejercicio,

más que como un espectáculo.

Quizás tienes que trabajarlo un poco más.

Cuando lleves dos, tres añitos, seguramente,

lo tengáis mucho más avanzado y mucho más espectáculo.

Ahora mismo no acabo de verlo.

Ana. Bueno, yo me lo he pasado

fenomenal, porque es una energía preciosa

que juegues con Maya y que responda con esa alegría.

Y también me parece muy interesante

que parte de su aprendizaje, sea estar en un plató

y acostumbrarse a una grúa que se mueve,

a una cámara que se acerca.

Porque se tendrá que acostumbrar, porque tiene un gran futuro.

Gracias. Bueno, muy bien. Santiago.

Una buena valoración. ¿Sabes lo que me ha gustado mucho?

Que he visto un perro feliz.

Coincido un poco con Pitingo que, quizás,

lo veo más como ejercicio. Lo pasáis bien vosotros,

pero como espectáculo...

En general, los números con animales me tensan un poco

por el hecho de que el animal no elige.

Yo creo que Maya, si pudiera hablar, nos diría que sí

que se lo pasa bien. Es lo que intentamos.

Y luego, si quieres ganarte al jurado

en un próximo concurso, yo pondría

la versión en castellano de la "Abeja Maya".

(RISAS) A Maya le va a dar igual.

(APLAUSOS) Así entendemos lo que dice.

Vamos a ver qué opina ahora,

la votación de nuestro jurado. Pitingo.

Yo creo que tienes que mejorar un poco, mejorarlo.

Lo que haces, es difícil. Yo no lo hago,

ni ninguno de los que estamos aquí.

¿No sabes hacer la croqueta? Eso sí.

La croqueta sí. ¿Y poner la patita aquí?

Y poner la patita. Pero me refiero,

que lo trabajes un poco más.

Pero, de momento, es un no.

No pasa nada, porque todavía

nos quedan dos votaciones más. Ana.

Hay una cosa. No puedo aguantar más.

Voy un momento a darle un achuchón.

¿Cómo se puede ser tan bonita? Te voy a comer esa cara.

Te voy a comer esa cara que tienes.

(APLAUSOS) ¿Me oyes? Te voy a comer

esa cara que tienes.

O sea, es... Si no lo hacía,

me daba un "parraque".

Muy bien. Conny, un sí.

(APLAUSOS) Gracias. Gracias.

Está en tus manos. Ya tenemos el primer momento

de tensión. Ya lo he dicho.

Vamos, Maya, un perro feliz que hace cosas.

Conny una persona que ama a los animales.

Yo, de verdad, me la llevaba a conciertos a Maya.

No seas perro, eh, Santiago.

Cuidado con lo que dices. Entonces, tu votación es...

Mi votación, para que sea Insuperable,

si hubiera cantado ópera, todavía. Pero lo que ha hecho,

yo diría que no. (BAUTE) ¡Oh!

Maya, no me lo tomes en cuenta. Luego te doy un hueso.

Bueno, Conny, lo siento. Hemos estado a punto.

No ha podido ser. Muchas gracias.

(APLAUSOS) Gracias a vosotros.

Hemos aprendido muchísimo. Ha sido un aprendizaje

para ella y para mí. Y yo creo que cuando sea

un poco más mayor, que tendrá más experiencias como esta,

pues saldrá mejor.

-Nosotros nos conocimos en Miami.

Trabajamos en la misma compañía y él hacía

el malambo argentino y yo hacía flamenco.

-La vi bailar a ella y me enamoró rápidamente.

Me dije: "Esa gitana yo la quiero".

-Lo que estamos intentando hacer, es mezclar estas dos culturas

y que la gente vea algo nuevo.

-Flalambo es la fusión que hemos hecho

entre el malambo argentino y el flamenco.

Ahí hemos fusionado el amor y nuestro arte.

Estos son las boleadoras, que, antiguamente,

usaban los gauchos para cazar animales.

Era un arma muy peligrosa.

Ahora se ha modernizado y lo usamos para hacer destrezas.

Pero sigue siendo peligroso,

porque van como a 150 kilómetros por hora.

Entonces, si te pegas en la cabeza...

Esto, antiguamente, era un arma.

-Pero ahora vais a ver cómo podemos hacer arte con ello.

(APLAUSOS)

(TAMBORES)

(APLAUSOS)

-O.K. Escuchen. Cuando nosotros digamos:

¡Eso!, todo el mundo grita: ¡Eso!

(PÚBLICO) ¡Eso!

-Más fuerte. O.K. Vamos. ¡Eso!

(PÚBLICO) ¡Eso!

(TOCAN LOS TAMBORES)

-¡Eh!

¡Olé!

(TOCAN LOS TAMBORES)

-¡Vamos!

-¡Eso! (PÚBLICO) ¡Eso!

(APLAUSOS)

-¡Eh!

(TOCA EL TAMBOR)

-¡Una, dos!

-¡Eso! (PÚBLICO) ¡Eso!

(APLAUSOS)

Enhorabuena, eh. Os digo desde ya,

que vais a dejar huella en este escenario,

no solamente por lo bien que lo habéis hecho,

sino porque nos habéis marcado el suelo.

Yo, bueno, no sé qué va a opinar nuestro jurado.

A mí me ha encantado. Gracias.

Santiago. Bueno, es el clásico número

que uno prefiere no ver en la primera fila.

(RISAS) Estabas un poco asustado.

Yo te he visto la cara. Estaba cagado.

Digo: Una de las boleadoras acaba en mis gafas.

Luego he visto que volaban trozos de madera

y era uno que se ha cargado una baqueta.

Sí, se rompió. Pero eso es lo bonito.

La energía que desprende este número.

A mí, particularmente, me ha entusiasmado.

Ana. Sobre todo, porque estoy vivo.

No me he lesionado ni nada. Estoy contento.

Efectivamente, cuando estás vivo, te entra

hasta el tuétano, porque sois una energía fantástica.

Yo he de decir que me ha horrorizado

eso de: ¡Y eso!, como la Pantoja de Puerto Rico.

¡Ay, no! Porque siento los artistazos

que sois, creedme, no necesitáis ningún aditivo.

Muchas gracias. O sea, la fusión entre

Argentina y el flamenco es tan brutal, tan nuevo,

que, por favor, quitad lo de "eso".

¿Puede ser? Gracias. O.K.

-Gracias. Pitingo.

A ti se te han movido muchas cosas al escucharlos.

Estoy flipado, de verdad.

Coincido con ella en el tema de "y eso".

Y contra menos habléis en la actuación, mucho mejor.

No sabéis lo difícil que es lo que han hecho.

No os podéis ni imaginar.

O sea, el ir al ritmo de bulerías, hacer esos contra

con... ¿cómo se llama eso? Las boleadoras, ¿no?

Boleadoras. Alucino, porque yo,

normalmente, hago muy fácil así.

¡Olé! ¡Olé! Es más complicado.

¿Tú me puedes hacer un ritmo con las boleadoras

por bulerías despacito y yo hago una letrita?

(TAMBORES) Espera, espera.

(CANTA POR BULERÍAS)

#La loca de la ignorancia.#

#Flamenquita viene

#de contar lo que le pasa.#

(APLAUSOS) ¡Olé!

-Poder compartir unos segundos con alguien tan grande

como Pitingo, estábamos en la gloria.

Estábamos ahí en el juego, en el intercambio del ritmo.

Y encima, cantó un pedacito y ya está.

Se nos fueron los nervios, se nos fue todo.

(APLAUSOS) Chapó.

Pitingo podría subir a la Galería de los Insuperables

tranquilamente con este numerito.

Yo me los llevo a mi casa y me voy entrando así.

¡Qué arte! Y mi mujer: "¡Ay, el suelo!"

A ver qué opina el padrino, porque sé que a ti

te hacía especial ilusión que hoy estuviera

Carlos Baute con nosotros. Claro que sí.

-Un placer. Un gustazo. Hay una cosa

que se dice en Argentina, una expresión muy bonita.

Cuando se trabaja mucho algo, se dice

que se suda la camiseta. Y ellos la han sudado.

Así que enhorabuena. Y luego, decirles también,

ella se ha licenciado en el Grado Superior de Flamenco.

Y creo que tú, Óscar, has estado en el Circo del Sol.

-Sí. -Increíble. ¿En qué Circo del Sol?

-En Special Events, en Qatar y Australia.

-¡Guay! Qué nivel. Es espectacular.

Yo tengo que decir que sería brutal en un show tuyo,

tú metes un numerito de estos, loco, y se te va para arriba

(APLAUSOS) ese público.

Me parece una idea genial. Me parece la idea genial.

No es ninguna tontería. No es ninguna tontería, eh.

Y yo... Vamos, me encantaría.

Bueno, si Pitingo nos quiere llevar de gira con él,

yo, después de eso, ya puedo caer muerta.

Sería, vamos, un honor y un regalo increíble

que yo creo que ni a eso hubiéramos llevado a aspirar.

Bueno, las valoraciones han sido buenas.

Vamos a ver si son tan buenas como las votaciones. Santiago.

Hombre, si se los va a llevar Pitingo de gira, les doy un sí.

Muchas gracias. Muy bien. Ana.

¿Qué creéis que os voy a decir?

Por favor, que sí. ¿Pero qué creéis?

Con seguridad. Que sí.

¿En serio? Sí

-Hemos luchado mucho para estar acá.

-Por favor. Ya. Pero...

Seguridad. Pero tenéis toda la razón.

(APLAUSOS) (RÍEN)

Muy bien. Ya os podría dar la enhorabuena,

porque tenéis dos síes.

Y ya podéis acceder a esa galería.

Pero nos falta una opinión muy importante para vosotros,

que es la de Pitingo. Si digo no, es para matarme.

(RISAS) Sí, sí. Por supuesto.

Gracias. Pues tienen tres síes.

Por favor, subid a la Galería de los Insuperables.

Enhorabuena. Pues me siento

muy contenta, muy orgullosa.

Dando gracias a Dios y al jurado, que nos ha valorado

tan bien y, sobre todo, al esfuerzo que hemos hecho.

Llegar hasta aquí no ha sido nada fácil.

Pero todo sacrificio tiene su recompensa y por fin llega.

-Nosotros venimos de Siberia, de un país

donde hay mucho frío, para traer el calor

de nuestro arte a "Insuperables".

La historia de este número que queremos presentar aquí

es historia de una amor entre muñeco y mimo.

¿Pero qué queremos decir? Que amor existe en todos lados.

En todos sitios, en cada momento.

Con amor, puedes hacer todo. Todo es posible.

Con nuestro arte, aparte de nuestra técnica,

siempre queremos explicar algo de nuestra vida.

No explicamos algo nuevo.

Con este número, explicamos nuestra historia.

Esta noche queremos que disfrutéis mucho de nuestro número

y que todos salgáis muy enamorados.

(APLAUSOS)

(CAJA DE MÚSICA)

(CAMPANAS)

(MÚSICA MELÓDICA)

(APLAUSOS)

(MÚSICA MELÓDICA)

(APLAUSOS)

(APLAUSOS)

(APLAUSOS)

(APLAUSOS)

(APLAUSOS)

(APLAUSOS)

(MÚSICA MELÓDICA)

(APLAUSOS Y VÍTORES)

No he visto a nadie. Eran tantos,

que no he visto a nadie.

Pero he oído. He oído su apoyo.

Qué bonito. Y qué final, eh. Enhorabuena.

A ver qué opina nuestro jurado. Ana.

Bueno, es un número precioso.

Yo tengo algunos peros.

Eh... Aunque lo primero, es felicitaros

porque sois increíbles. Lo que hacéis encima

de esa barra. Yo no sé cómo se llama eso,

una rotación, un giro. No sé cómo se llamará.

Pero ahí, agarrado a una barra.

Cuando dais la vuelta, a mí me ha parecido,

ha habido un momento que tú volabas.

Y que era maravilloso verte, ¿no?

Es verdad que me parece que hay un tinte de antiguo.

Creo que tiene que ver con la música. Fíjate.

Para mí, solo para mí,

no era una buena elección. Vosotros sois estupendos.

(APLAUSOS)

Santiago. Muchas gracias.

Estoy seriamente preocupado

porque sería la segunda vez ya

que estaría un poco de acuerdo con Ana Milán.

Esto, no sé, me lo tengo que hacer mirar.

Pero es verdad que la música me ha parecido

grimosilla, el look.

O sea, lo veo como antiguo. Parece un número sacado

de un baúl, que le han quitado un poco las polillas.

Es muy naftalino el look.

Que tiene una cierta magia y poesía que a mí,

como soy un ser embrutecido, no me ha llegado.

Lo que sí me ha llegado, por supuesto,

es la fuerza, el equilibrio, o sea,

la forma de hacer acrobacias. En eso, sois bárbaros.

(APLAUSOS) Eso me ha parecido excelente.

Muchas gracias.

Pitingo.

Que nos miras con cara de circunstancia.

A mí sí me ha llegado. Vamos.

Y, aparte, me he puesto a imaginarme estas noches

que llego yo a las seis o a las siete de la mañana

y veo a dos personas en una farola haciendo eso.

Alucinaría. ¿Qué me ha tomado? Hombre, sí.

Es verdad que parece fácil, pero no tiene que ser

nada fácil lo que han hecho. Carlos Baute es capaz

de hacer la bandera, he leído en su biografía.

Es verdad. Escúchame. Yo creo que...

No. Quiero defenderles, porque qué bonito

que con solamente una barra,

lo que nos hicieron viajar.

Y hay que decir que Diana es una de las campeonas

en pole dance, que eso no es nada fácil.

El ser campeón en cualquier disciplina, no es fácil.

Así que yo les felicito como padrino,

(APLAUSOS) porque lo han hecho estupendo.

Y la bandera... A ver.

Cuidado, que estoy fracturado del dedo.

Este, me gustaría que Santiago y Pitingo me acompañen

y que hagan la bandera. Te ayudamos.

Yo creo que eso lo queremos ver todos.

(APLAUSOS) Yo tengo 20 años que no hago eso.

A ver si te he entendido bien.

¿Qué es lo que quieres hacer con la barra?

Yo no lo quiero hacer. Te explico.

Un ser humano se coge así, se pone así

y hondea como una bandera.

Vale. Un momento. Espera, espera, Santiago.

Vamos a hacerlo bien. Vamos a hacer de esto un número.

Un poquito de música, por favor.

(MÚSICA DE ACORDEÓN) Ahí está. Ahora sí.

(SUENAN PALMAS Y SILBIDOS) ¡Guau!

¡Bravo! ¡Bravo! Es muy complicado.

Pitingo, por favor. Santiago, hay que intentarlo, ¿no?

Ha dejado el listón muy alto.

¡Arte!

Ofú.

(APLAUSOS)

Santiago. Santiago, te toca.

Lo de Pitingo, yo creo que podría hacerlo.

Eso es que ves un ratón... Ves un ratón... ¡Ah!

¡Ah!

(RISAS Y APLAUSOS)

Carlos Baute subía bien a la barra.

Y sin broma. Aguanta mucho tiempo.

Creo que sí puede hacer muchas cosas.

Bueno, tenemos que enseñar, pero sí tiene posibilidades.

(APLAUSOS)

Bueno. Cada uno ahí a su estilo.

Y ahora ya que el jurado ha tocado

y ha visto la dificultad...

Porque a veces, hacer que las cosas parezcan sencillas

y parezcan fáciles, no significa que lo sean.

Una vez que lo habéis podido comprobar,

vamos con la votación. Ana.

No sé qué hacer, porque hay una parte

que me ha gustado mucho y una parte que,

como os he comentado, no me ha gustado nada.

La que me ha gustado mucho, me gusta mucho.

De verdad, que no sé qué hacer.

Ante la duda, pues un sí. Ah, mira ella.

Mira ella. Pues, efectivamente, ante la duda, un sí.

Claro que sí, hombre.

(APLAUSOS) Qué bien.

Santiago. Pues mira.

Chicos, habéis tenido suerte.

Iba a dar un no, pero me he subido ahí

y me he lesionado el brazo solo subiéndome.

Imagino los años de preparación,

fuerza física que hay que tener para hacer la mitad

de lo que habéis hecho. Así que un sí.

(APLAUSOS) (BAUTE) ¡Bravo!

Os puedo ya dar la enhorabuena. Nos falta Pitingo.

De verdad... Pitingo se ha lesionado.

Creéis que es mentira, pero tengo

un pequeño callito aquí. Sí, sí.

¡Mi niño!

(RISAS) Estoy hecho polvo, la verdad.

Eh... Carlos Baute se ríe,

pero tiene una hernia discal con lo que ha hecho.

No, no. Y cuando me senté aquí, me duplicó.

Tengo que decir algo y no es para quejarme del programa.

Tú ves el sillón, qué bonito, qué lindo.

Lo ves abultadito. Es de mármol forrado.

Y me siento. ¡Pam! Es una tabla.

(RISAS) La hernia me hizo ¡uh!

Mira, mira. Es de mármol forrado.

Sí, sí. Sí, sí.

(APLAUSOS) Eso me lo voy a llevar

para el compás en los conciertos.

O sea, estar aquí es duro.

Estar ahí, efectivamente, es duro en todos los sentidos.

En todos los sentidos. Pitingo.

Bueno, a ver si paran esta gente.

A ver si me dejan decir algo.

Esta gente es mucho. Estos dos. Ah, vale.

Yo me porto fenomenal. Chivata.

Eh... Envidioso.

Tu votación, Pitingo. Acusica.

Eh... El sí ya está decidido.

Me ha encantado. Sí, sí. Me ha encantado. Muchísimo.

Quizás... Os voy a poner unos pocos de deberes, que es...

Ser un poco menos brusco. Y eso que yo no tengo

ni puñetera idea.

Quizás, que sea un poquito más fluido.

Un poquito más. Es que era un poco gimnástico,

es verdad. Eso le quitaba poesía al número.

No os confiéis, pero yo, de momento, os doy un sí

(APLAUSOS) y subid arriba.

Pues después de esta crítica constructiva,

tres síes. Y a la galería, que tenemos un sitio libre,

por favor.

Esperamos al final del programa, porque, como han dicho,

que hasta el final nadie sabe quién gana.

Y, claro, venimos, aparte de enseñar nuestro arte,

venimos a ganar, como todos, creo.

-El trece en mi vida es muy importante.

A mi abuela le encantaba el número trece.

Conocí a mi chico un 13 del 3 del 13.

Entonces, como mi vida es llena de coincidencias,

me encanta el número trece y lo veo positivo.

Con tan solo cinco añitos, me dedicaba a cantarle

y bailarle a la gente por la calle.

Me daban cinco duros para que me comprase golosinas.

Con trece o catorce años, empecé a subirme en escenarios.

Y de ahí, empecé a cantar en bares.

Pues la relación con mis padres es un poco difícil.

Me gustaría, después de esto, demostrarles

que si me han cogido, es por algo

y que me den besos y abrazos, que nunca me los dan.

La canción que voy a cantar se titula

"No puedo quitar mis ojos de ti".

Se la quiero dedicar a mi madre, para que sepa que la quiero.

(APLAUSOS)

(TOCA LA GUITARRA)

#No puedo creer que es verdad,

que tanta felicidad

#haya llegado hasta a mí.#

#Y, simplemente, aprendí

que el cielo siento alcanzar,

#pensando que voy a amar.#

#Por eso, no puedo así

#quitar mis ojos de ti.#

(APLAUSOS) #Tú tienes que perdonar

#mi insolencia al mirar.#

#Toda mi culpa no es.#

#Me he enamorado esta vez.#

#Difícil es insistir.#

#Sin no puedo vivir.#

#Por eso, no puedo así

#quitar mis ojos de ti.#

(REPITE) #Lere, lere, lere.#

(SUENAN PALMAS)

(REPITE) #Lere, lere, lere.#

#Te quiero mucho.#

#Y bien compréndelo. Te quiero mucho.#

#Con toda intensidad, te necesito.#

#Te digo la verdad.#

#Te quiero mucho.#

#Y pido sin cesar que no me dejes,

#hoy, que ya te encontré.#

#Pues quiero amarte siempre.#

#Quiero amarte.#

#No puedo creer que es verdad.#

¡Olé!

#Que tanta felicidad

#haya llegado hasta a mí.#

#Y, simplemente, aprendí

que el cielo siento alcanzar,

#pensando que voy a amar.#

#Por eso, no puedo así,

#quitar mis ojos de ti.#

(APLAUSOS Y VÍTORES)

Muchísimas gracias.

Estaba un poquito nerviosa cuando he empezado.

Y cuando ya me he adelantado a bailar y he visto

a la gente, he vuelto a sentir lo que sentía

en un bar un fin de semana.

Entonces, me he tranquilizado ahí un poco.

(APLAUSOS) Mira.

Mira. Disfruta de tener

a todo el mundo de pié.

Eh.

Enhorabuena, porque, la verdad, has cantado como los ángeles.

Enhorabuena también al guitarrista.

Vamos a ver qué opina el jurado. Santiago.

Pues yo, Nerea, además, creo que tienes mucho valor.

Porque, quizás, en España, el tío más grande

fusionando flamenco, rhythnm and soul, blues,

pop, es mi amigo Pitingo, al que admiro y respeto.

Y que me imagino que tú también le admiras y respetas

y te lo ponen aquí delante. No es lo mismo hacer el tema

con el público solo, que el público es respetable,

pero no tiene esa autoridad sobre lo que has cantado.

A mí me ha gustado mucho. Muchas gracias.

(APLAUSOS) Ana.

Mira, Nerea.

Un quejido más y lloro contigo.

Un quejido más. Porque, a veces, uno piensa,

y corrígeme si me equivoco,

que con la potencia... Y, a veces, lo sutil

y lo pequeñito y lo que está hecho desde el corazón.

A mí me has puesto los pelos de punta.

Y me han entrado como unas ganas de llorar de pura emoción.

No se puede decir nada más grande a una artista.

(APLAUSOS)

Es que cuando estaba cantando y la he mirado,

estaba con los ojos brillosos, y yo lloraba. De verla, lloraba.

Pitingo.

Con esa sonrisa que tienes mientras la miras,

creo que tu valoración será muy buena.

Me ha gustado mucho. Mucho, mucho.

La verdad es que me llama mucho la atención

ella, ¿no?, en conjunto. Es decir,

su cara, su pañuelo puesto así de esa manera.

Su planta. Quizás, a lo mejor...

El guitarrista sobra, ¿no? No, no.

(RISAS) Muy bien también.

Muy bien Iván también

Consejo que yo te doy, porque yo lo he pasado

exactamente igual o peor. Yo era incapaz

hasta de beber agua. Hacía así con un vaso

y lo tenía que dejar ahí y tenía la boca como un zapato.

Sinceramente, te veía un poco nerviosa.

A mí, ya te digo, me ha gustado muchísimo

el color de tu voz. También tengo que decir algo.

Me gustas parada, con un micrófono,

quieta. Y cuando bailes...

Yo no bailaría, de momento, hasta que no aprendas

un poquito más lo que son los pasos,

un poquito más a moverte. Y me quedaba parada,

porque tienes la cara, la planta y la voz

para estar parada una hora y media

(APLAUSOS) y que la gente esté en pié.

Me ha encantado, vamos.

Estaba Pitingo al lado mía y yo aquí.

Y yo decía: "No te vayas de aquí.

Quédate un rato más y dime otra cosa más".

No quería que se fuera.

Además, tenemos al gran padrino de la noche,

que seguro que también te va a saber dar

algún consejo.

¿A ti te ha seducido cómo ha cantado?

Muy orgulloso. Me ha encantado.

Primero tengo que felicitar a Iván,

porque Iván ha sido impecable con su guitarra.

Y luego, Nerea cantó con el alma.

A mí es que esa música, yo no soy de aquí,

pero me encanta. Ya le he dicho a Pitingo...

Porque tienes la sangre caliente. Tengo que recibir

un poquito de cosilla de eso.

-¡Olé! -Me encantaría.

(APLAUSOS) Creo que...

que tienes esa cosa, esa cosa andaluza.

Tienes pellizco. Eso es.

Y yo sentí el pellizco. El pelómetro también

se me ha puesto así. Cantaste con el alma.

Tus padres tienen que estar muy orgullosos.

Felicidades. Enhorabuena a los dos.

(APLAUSOS) Bueno.

Las valoraciones han sido muy buenas.

Y yo espero que esto se vea también reflejado

en las votaciones. Ana. Sí, sí, sí.

Así. Sí, sí, sí, sí.

(APLAUSOS)

Pitingo. Mira, la música necesita

aires frescos y con personalidad.

Y tú la tienes, desde luego. Sí.

(APLAUSOS Y VÍTORES)

Bueno, llegados a este punto, yo ya os tengo que recordar

que ya tenemos un problema.

Luego vamos a buscar una solución.

De momento, Santiago, tu voto.

Mi voto, si no soy el que tiene que solucionar

(APLAUSOS) el problema, es que sí.

Tres síes.

Tres síes. La Galería de los Insuperables

está llena.

¿Cómo solucionamos esto? Ana, me estás mirando

y me estás diciendo: "Sí, sí". Tú sabes que yo, todo

lo que haces, como lo haces muy bien, te voy diciendo

que sí como una madre. Sí. Muy bien.

Venga, pues como madre...

Propongo que Ana Milán decida quién de los...

¿Yo? Busca una solución. O necesitamos

un intercambio, o un duelo.

(PÚBLICO) ¡Duelo! ¡Duelo!

Le voy a dar un consejo al público,

que es que no conoce a Ana Milán.

Ella hace lo contrario de lo que le dicen.

Si queréis un duelo, tenéis que decir "cambio directo".

Mi madre te aplaude desde casa.

Y está diciendo: "Toda la vida diciéndoselo".

Señora, como la entiendo. Señora no.

Se llama Caty. Caty, maravillosa

la criatura. Más bonita mi madre...

Mamá, un beso. Nunca he hecho esto y me apetecía.

A ver. Yo tengo un problema aquí, Carol. Y es...

Chicos.

Ofú.

Según el pelómetro de Carlos Baute,

me habéis puesto los pelos de punta.

Así que no os puedo tocar.

(APLAUSOS) Quiero que sigáis ahí.

Con vosotros me pasa algo muy parecido.

Evgeny, Dana, yo os he dado he dado el sí con reservas.

Lo recordamos, ¿verdad? Que había una parte

que me resultaba la música como antigua.

Cosa que le ha pasado también a mis compañeros.

Esta votación... El pelómetro ya sabes

que lo tengo estropeado.

(RISAS) Funciona a medio gas.

Solo en el sobaco.

En fin. Eh...

¿Has dicho "sobaco"? Sí.

Axila, perdón. Axila, quería decir. Gracias.

Sobaco, por el amor de Dios.

Tú no tienes. ¿Me dejas?

Pues no. Yo tengo una axila divina.

Perdona. Tenemos sufriendo a Evgeny y Dana.

Sufriendo a Evgeny y Dana.

Entonces, en una votación que no ha habido

ningún tipo de duda, yo lo que espero de verdad,

es que nos volvamos a encontrar con esas cositas mejoradas.

Porque a mí, de verdad y de corazón,

me gustaría mucho volveros a ver.

Pero el cambio es directo

por Evgeny y Dana. ¡Oh!

(APLAUSOS) Por favor, bajad.

Nosotros nunca perdemos nuestra sonrisa,

porque es lo que ayuda a nosotros a vivir

y seguir trabajando.

Adiós. -Encantados.

Os vais con este aplauso. Gracias.

Y a vosotros, ahora sí, ya antes que el jurado

se lo piense, no le deis esta opción, subir, por favor,

(APLAUSOS) al Palco de los Insuperables.

No es de buen gusto ver cómo otra persona

se baja con la misma ilusión con la que te estás subiendo tú.

Igualmente, ahora me lo pueden volver a decir a mí.

Entiendo que, claro, este juego es así,

pero me ha dado pena.

Este programa es como eso de "a rey muerto, rey puesto".

(RISAS) Es muy cruel. Menos mal

que tenemos a Ana Milán para que haga estas pequeñas tareas.

No hay nada decidido hasta el momento.

Unos llegan, otros se van. Hay cambios.

Existe también la posibilidad del duelo.

El caso es que tenemos todavía mucho programa por delante

y los palcos están llenos. Queda mucho por vivir todavía.

Todas las noches, y cuando digo todas, son todas,

se acuesta con bolsas de hielo en los hombros y en los codos.

No es raro, teniendo en cuenta que entrena diez horas diarias.

Él es Diego Arias.

Mi especialidad se llaman straps.

Esta técnica es peligrosa porque todo va en el brazo.

O sea, prácticamente, todo el peso va en el hombro.

Si no giras la muñeca como tienes que girarla,

sufre el hombro. Y es una técnica

que requiere mucha preparación física.

Al día, normalmente, entrenamos entre ocho y diez horas.

No salgo los fines de semana.

No puedo permitirme descansar.

No puedo permitirme beber alcohol.

Intento evitar comer hamburguesas, patatas fritas, pizzas.

No puedo permitirme... Bueno, de vez en cuando,

me permito salir con alguna chica.

Tienes que ser muy constante, como una máquina.

Me apasiona lo que hago. Yo no voy a clase

y me siento en pupitre. Voy a clase

y me pongo a saltar en un trampolín.

(APLAUSOS)

(MÚSICA INSTRUMENTAL)

(APLAUSOS)

(APLAUSOS)

(APLAUSOS Y VÍTORES)

(MÚSICA INSTRUMENTAL)

(APLAUSOS Y VÍTORES)

(OVACIÓN)

Iba oyendo los aplausos de la gente

y estaba pensando en que ha salido todo

como yo quería que saliera.

Espectacular. Impresionante.

Increíble.

Estabas volando.

En casa deben estar pensando: "Increíble".

(SUSPIRA) Pitingo.

(RISAS) Qué fuerza tienes, hijo.

En un brazo. En uno.

Coge ya los dos y no quiero ni imaginarme.

Normal que te pongas hielo.

Tu actuación ha sido rotunda, desde luego.

(APLAUSOS) ¡Olé! Felicidades.

Santiago.

A mí estos números me deprimen profundamente.

Claro. Pienso: "A mí me cuelgan de un brazo así,

suben la cuerda y se va

(RISAS) el brazo solo".

Entonces, ver este muchacho, que hace todo eso y más

con su cuerpo, después de una vida de sacrificio y dedicación.

Dedicar diez horas a esto, de no tomar hamburguesas

ni pizzas ni leche. De no salir ni a ligar.

¿Cómo te voy a decir que lo haces mal? Ya te suicidas.

(APLAUSOS)

Vamos muy bien en las valoraciones, de momento. Ana.

A mí me has parecido Peter Pan con la mirada de Garfio.

Volando. Y estoy absolutamente de acuerdo con Carolina,

porque te he visto volar.

Ha habido un momento que lo hacías, era tan mágico,

tan bonito y tan perfecto,

que no veía las cuerdas. Pero yo te voy a decir una cosa,

que tú, de vez en cuando, te comas una hamburguesa,

que no te va a pasar nada.

Que ligues con una muchacha, que estás muy hermoso tú.

No eres mi tipo, porque a mí me gustan como más mayores,

pero sé de alguna que sí que le puedes gustar.

Y que te hagas un viajecito, que lo vas a seguir

haciendo genial. No te eches novia,

que eso te quita... Te deja como a Santiago.

Bueno, bueno. Dejadle que sea feliz.

(APLAUSOS) Ya será decisión suya.

Vamos a ver qué opina Carlos.

Me ha encantado, Diego.

Ahora. Tengo que decirte algo.

Me comprometo aquí en la tele

a hacer algo contigo, a darte un contacto

importante para ti. Yo no sé si tú,

uno de tus sueños, me imagino, es

estar en el Circo del Sol.

¡Oh! Se lo merece.

(APLAUSOS)

Es porque uno de mis coreógrafos de toda la vida,

desde que empecé a los 13 años,

ya tiene 16 años trabajando en Zumanity,

que es uno de los Circo del Sol que hay en Las Vegas.

Entonces, yo me comprometo, luego quedamos,

a ponerte en contacto con él para que hagas un casting.

(APLAUSOS) Nada más. Pero que tienes todo.

Esto, como yo le diría a un amigo mío, es para dar saltitos.

Haría lo que fuera por ir adonde tuviera que ir

para hacer las audiciones para que este chico,

el amigo de Carlos, me viera.

Y sería un sueño. Sería genial genial.

Muchas gracias, Carlos, porque eres genial.

Todos están encantados. Es verdad que creo

que también los chicos de los palcos

no deben de estar en este momento tan contestos ni tan felices.

Empiezan a tener caras de circunstancia.

No hemos votado, pero intuyo que con esta reacción, intuyo

que la votación va a ser buena.

Con nuestro jurado, tampoco se sabe.

Carol, propongo, esa pobre gente están blancos de miedo,

y como este ya tiene un contacto para el Circo del Sol,

que se vaya y ya está. Bueno, bueno.

(RISAS) ¿Ves? Con este jurado

nunca se sabe. Vamos con las votaciones. Ana.

Bueno, antes de decirte que sí, que es lo que te voy a decir,

te diré que muchísimas gracias por poner unos vaqueros

y una camiseta para hacer este número

y no una licra con la cosa marcando que es espantosa. Sí.

(APLAUSOS)

Santiago.

Yo, si luego el marrón se lo come, como siempre,

Ana, de decidir quién se va de esos,

estupendo, claro que sí.

(APLAUSOS) Bueno. Pitingo.

Esperamos tu voto. Pero sabes que el marrón lo tienes.

Hay que sacar a alguien. Pitingo es muy caballero

y no dejará que yo me lo coma. Verás.

A ver, Pitingo. Pitingo, tú conmigo.

Eh... Pitingo, por el amor de Dios.

Primero, nos tienes que dar tu voto, que falta.

Sí. Vamos. Es un sí.

(APLAUSOS) Sí clarísimo.

Tres síes. Tres síes y una decisión por tomar.

¿Intercambio? ¿Duelo?

¿Tenéis claro? Yo creo que acabamos de ver

una actuación con una fuerza tremenda.

O sea, increíble. Y yo, a mí, mi cuerpo

y supongo que todo el mundo estará de acuerdo,

me pide un duelo de titanes.

(PÚBLICO) ¡Sí!

(APLAUSOS) Duelo de titanes.

A mí, personalmente, ¿verdad?

(PÚBLICO) ¡Duelo, duelo, duelo! -Sí, sí, sí.

Y el duelo es...

con... Flalambo.

(APLAUSOS) Flalambo, por favor.

Me tenéis que acompañar.

Muchísimos nervios. No me paran de transpirar las manos.

Pero, bueno, como dice: "Un duelo de titanes".

Así que a dar lo mejor de nosotros.

A ver. Diego quiere decirnos algo.

Sí. Me gustaría...

Me gustaría decirle a mi abuela que la quiero mucho,

a mi abuelo. Y que siempre para adelante.

Siempre para adelante. ¡Qué bonito!

(APLAUSO) Un aplauso para tus abuelos.

Entre otras cosas, presume mucho de mí en la residencia.

Quería dedicarle esto. Es una persona fundamental

ahora mismo en mi vida. Gran parte de que yo esté aquí,

es por ella, porque quería que se sintiera orgullosa de verme.

Y mi abuelo, por aguantar todo lo que ha tenido que aguantar

y ayudarla en todo. Y que los quiero mucho

y que sigan para adelante. Siempre para adelante.

(APLAUSOS) Dicho esto,

quiero recordaros que tenéis un minuto para hacer

vuestra mejor actuación,

intentar conquistar, enamorar al público,

que es quien va a votar.

Así que, sin más dilaciones, que empiece el duelo.

¡Uf! Muy nerviosos.

-Quiero disfrutar. Soy yo, haciendo lo que más me gusta.

-Es un rival muy fuerte, pero vamos a intentar dar

todo lo mejor que tenemos.

-Se comen el mundo cuando actúan. Va a ser un rival fuerte.

-Vamos a intentar dar un poco de humor a la cosa,

porque hay mucha tensión. -Tengo un pequeño guiño por ahí,

una pequeña sorpresa para la gente.

-La suerte está echada y esperemos que sea para bien.

Pero, bueno, muy nerviosos.

(APLAUSOS)

-O.K. Escuchen. Ahora para el duelo

vamos a hacer algo muy difícil y arriesgado.

Marta, necesito tu ayuda, por favor.

Estira la mano ahí y ten esto.

Escuchen. Voy a sacar la pajita con esto.

¿O.K.?

Es muy difícil. Si fallo, va a 150 kilómetros por hora

la pajita y puede ser un desastre.

Pero yo soy profesional. Todos saben que yo soy pro...

(RISAS) -¡Oh, madre!

-O.K. Un chiste relajado. Un chiste.

Bueno, va. Voy a contar hasta tres.

Estira la mano, por favor, Marta.

Y aquí vamos. (GRITA)

No, no, no. Para. -Más difícil, ¿no?

¿Quieren más difícil ustedes? (PÚBLICO) ¡Sí!

-O.K. Quieren más difícil.

¿Sí o no? (PÚBLICO) ¡Sí!

-Lo siento, Marta. Vamos.

-Bueno, por ustedes, lo voy a hacer.

Seguro, ¿verdad? -Sí, sí.

Vamos. -Por ustedes.

¡Ay, Dios mío! -Esto va por ustedes.

Me estoy arriesgando a mi novia.

Vamos. -Vamos. Ya.

(REDOBLE DE TAMBOR)

-Una...

Dos... Para, para.

-¡Oh! -Ah, tranquilo.

Ahora va. Vamos.

Una...

Dos...

(APLAUSOS) ¡Tres! ¡Bien!

Vamos. Gracias.

-Nuestra actuación, para mí ha sido, creo

que nos ha salido bastante bien,

porque corríamos mucho riesgo con la boleadora

de golpearnos. La verdad es

que tanto ensayo, ha merecido la pena.

Creo que hemos tenido un buen resultado.

(MÚSICA)

(APLAUSOS)

(MÚSICA)

(APLAUSOS)

(APLAUSOS Y VÍTORES)

-Tenía a Ana enfrente y ha sido...

Justo antes de empezar, le he mirado a los ojos

y ha habido algo en mí que ha estallado dentro,

un globo, una bomba de energía.

En ese momento, me he sentido muy seguro de mí mismo.

Y, bueno, he hecho lo que me gusta hacer, lo que sé hacer,

de la forma que lo sé hacer.

(APLAUSOS) Enhorabuena.

Ha sido un auténtico duelo de titanes.

Pero solo uno va a poder volver,

o llegar por primera vez,

a la Galería de los Insuperables.

Os recuerdo, si queréis que se queden,

que ocupe ese puesto en la Galería Flalambo,

tenéis que pulsar el botón rojo.

Si, por el contrario, queréis que sea Diego Arias

el que se quede y ocupe ese puesto,

pulsáis el botón azul.

Podéis votar.

El público ya ha votado.

Sé que es un momento de tensión.

Enhorabuena, como os decía, a los dos, estuvisteis brillantes.

Vamos a resolver la votación del público.

Quien debe ocupar la plaza

es...

¡Diego Arias!

(APLAUSOS Y OVACIÓN)

Muchísimas gracias. Hemos podido disfrutar

un montón con vosotros. Espero que hayáis estado

contentos de acompañarnos y seguir trabajando.

Claro que sí.

(APLAUSOS Y OVACIÓN)

Eh, en primer lugar, felicitaciones, Diego,

te lo mereces. Y no me quiero emocionar

porque, eh, los artistas, realmente, luchamos mucho

por estar aquí. Venimos de un pueblo

muy humilde, Santiago del Estero, un lugar

en medio del monte. Poder estar aquí en España

frente a estos grandes artistas y... y...

(APLAUSOS Y OVACIÓN) Pero vosotros

también sois grandes artistas.

Sí. Y hay que seguir trabajando,

¿eh? (BALBUCEA)

(TODOS) Insuperables, Insuperables, Insuperables.

-Estoy triste porque acaba de pasar, pero de aquí a cinco minutos

reflexionaré y, la verdad, estoy muy orgullosa,...

...muy contenta aunque estoy llorando por no haber

podido estar en ese palco de los Insuperables,

pero pienso que nosotros ya somos Insuperables ganemos o no.

Creo que ya lo somos, lo que debemos hacer

es seguir adelante. Y una cosita, Pitingo,

cuenta con nosotros, por favor.

Muchísimas gracias por acompañarnos, enhorabuena.

Gracias.

(APLAUSOS)

Momento agridulce.

Y, la verdad, que es duro, es duro en determinadas

circunstancias despedir a artistas tan grandes,

pero es un placer darte la bienvenida

en la Galería de los Insuperables.

(APLAUSOS Y OVACIÓN) ¡Enhorabuena!

Cuando me han seleccionado me he sentido supercontento,

ha sido... ha sido muy guay.

El siguiente grupo de artistas es capaz de contar historias

a través de la gimnasia y, aunque son muy jovencitas,

ellas ya tienen ficha policial.

Son Las Ladronas del Museo.

(APLAUSOS Y OVACIÓN)

Somos ocho niñas que venimos de Castelldefels

y hacemos gimnasia rítmica y estética.

-Nos llamamos Las Ladronas del Museo,

tenemos entre 10 y 12 años.

-La gimnasia estética es un deporte diferente

de la rítmica, aunque es parecido.

En estética tienes que interpretar una historia.

Interpretamos que todas somos ladronas

y tenemos que ir superando diferentes pruebas

para llegar a nuestro objetivo, que es la estatua más valiosa.

Empiezan a sonar alarmas,

pero conseguimos escapar del museo y llevárnosla.

-Tenemos un grito que nos ayuda a relajarnos

y a estar más unidas.

(TODAS) ¡A tope!

(APLAUSOS)

(MÚSICA DE TENSIÓN)

(MÚSICA DE TENSIÓN)

(APLAUSOS)

(APLAUSOS)

(APLAUSOS)

(SIRENA)

(MÚSICA DE TENSIÓN)

(APLAUSOS)

(SIRENA)

(APLAUSOS Y OVACIÓN)

¡Bueno, enhorabuena, chicas!

Vamos a agruparnos un poco para que os vean en casa.

Fenomenal. Como ladronas que sois,

que lo habéis hecho superbien,

además de estar guapísimas, vamos a ver si habéis conseguido

robar un poco el corazón del jurado, ¿vale?

Pitingo.

Sois siete angelitos,

de verdad, maravilloso.

No lleváis mucho tiempo trabajando juntas, no?

Escúchame una cosa, mi vida, si son siete angelitos,

¿quién es el demonio? Ocho, calla.

Ocho, ¿no? Es que digo: "Hay una...".

(APLAUSOS) O sea, una se tiene

que estar volviendo loca. Claro, así os vi muy serias

cuando he dicho siete. Habrán pensado: "¿Seré yo

la que no soy un angelito?". Le ha fallado la calculadora.

Ocho, no, es que... De hecho, hay nueve.

Como tienen las rayas y líneas. ¡Gracias, Ana, gracias!

¡Ay, mi niña! Ay, madre.

(APLAUSOS) El jurado tiene esa parte...

De madre, de madre. De mami.

Bueno, pues me ha gustado mucho, lo único que os quiero preguntar:

No lleváis mucho tiempo juntas, ¿verdad?

Eh, llevamos solo cuatro meses.

Cuatro mesecitos. Qué barbaridad.

Pero está muy bien para cuatro meses, está muy bien.

(APLAUSOS)

Pero, quizás, eso es lo que he notado, ¿no?

Que lleváis poquito tiempo que, a veces, estáis descoordinadas,

pero tenéis que trabajar un poco más porque sois muy buenas.

Hay que trabajar un poco más, ¿vale?

(APLAUSOS) Llevan poco tiempo,

pero ensayan mucho, ¿a que sí? Mucho. Santiago.

Yo tengo una pequeña duda con respecto al nombre.

Os llamáis Las Ladronas del Museo.

O sea, habéis puesto un nombre al grupo,

parecería más el nombre del... De este espectáculo concreto.

Es muy difícil la pregunta. Ana, cuéntanos.

Yo te diría, de todas formas, la tercera empezando

de donde está... Tú te has equivocado al final, ¿no?

O sea, te has ido a echar para atrás y, entonces...

Lo han hecho fenomenal todas, lo han hecho todas muy bien.

(APLAUSOS) Ha sido brillante.

Yo... Yo lo digo para que luego tengan a alguien a quien culpar.

Me voy a ir al interruptor, me voy a ir al interruptor

y te voy a desconectar. No he dado ni la valoración.

Es que, de verdad, me tienes manía.

Bueno, lo que quiero decir, chicas, es que yo, simplemente,

por el hecho de vuestra edad

y del trabajo que representa esto, o sea, que estéis dos y tres horas

diarias cinco días ensayando, eso tiene un valor grandísimo.

Me parece que tenéis una coordinación y flexibilidad...

Lo que ha dicho Pitingo, no he notado descoordinación.

No, por las gafas. No, ya te digo, tú cuentas siete

y yo tengo que ver descoordinación.

(RISAS) Ya está con las gafas.

Te metes con un pobre miope astigmático.

(APLAUSOS) Y, ahora... Y, ahora...

Ya puedes valorar, Ana.

Lo voy a volver a intentar. ¡Ana!

Qué hombre este. Bueno, efectivamente...

Luego, de todas formas, diré ya lo que...

(RISAS) Luego ya os diré....

La mujer de rojo. De verdad, además es que

le admito a él lo que no le admito a mi marido,

es una cosa alucinante. Cada vez que me interrumpe hago...

Un aplauso para el marido que le aguanta cada día.

(APLAUSOS) Un santo.

Sí que es un santo, sí.

Bueno, que, efectivamente, yo estoy muy de acuerdo

con Pitingo, sois ocho ángeles preciosos.

Me parece que esto es un inicio de carrera,

que si habéis hecho esto con cuatro meses,

qué no haréis cuando llevéis cuatro años.

Lo que decía Pitingo, yo estoy de acuerdo con él,

pero, aún así, ha sido un placer veros actuar.

(APLAUSOS) Ole...

Carlos, qué tienes que decirnos.

Estáis contentas con que esté Carlos Baute aquí, ¿eh?

(TODAS) Sí. -Mira, yo entiendo...

¿Queréis que venga? ¿Nos dice la explicación aquí

y lo tenemos cerquita? Sí, Carlos.

(APLAUSOS Y OVACIÓN) Bella.

No sabes las ganas que tengo de tener niñas.

¿Qué les iba a decir? Me encantó la coreografía,

sus vestuarios, flexibilidad, tienen mucho talento.

En poco tiempo han logrado esto.

Yo pienso lo contrario, el contrario es muy duro,

porque para cuatro meses hacer eso, ellos no lo harían,

ninguno de nosotros, ¿eh? Ni con la flexibilidad,

ni la coordinación, hicieron cosas muy difíciles,

figuras, mil cosas que son complicadas en el baile.

Así que enhorabuena, ocho angelitos,

y a superar el programa. Yo creo que se merecen un abrazo

con todo lo que os ha dicho. ¡Mis niñas, que son hermosas!

¡Bellas! ¡Y se llaman Ladronas del Museo

porque nos han robado el corazón a todos!

¿Sí o no? Vamos a una cosa muy importante,

las votaciones.

Pitingo.

Ay, Dios mío de mi corazón,

es que es muy difícil porque

hemos disfrutado muchísimo con la actuación.

Si en cuatro meses habéis hecho esto,

no quiero imaginar en un año.

Me encantaría que que hubiese un hueco

y poder hacer así y meteros, pero no puedo cambiar ese cartel

ahora mismo que hay ahí arriba de Insuperables.

Os animo a que sigáis trabajando muchísimo, duro,

y, seguramente, dentro de un año, dos añitos,

seguro que nos volvemos a ver.

(APLAUSOS) Un no, lo siento.

Gracias.

Bueno.

Pitingo nos ha dado un no, pero no pasa nada,

todavía nos quedan Santiago y Ana.

Santiago. Me gustaría encontrar alguna razón

para decir que no, pero es que, de verdad,

que a mí me ha encantado. O sea, creo que

debo daros un sí rotundo. Sí.

(APLAUSOS Y OVACIÓN) Gracias.

Muy bien.

Pues, Ana, tienes un problema ahora mismo.

Tienes un marrón que solucionar.

Lo tengo y, además, lo paso fatal con estas cosas.

Chicas, yo os haría un flaco favor si, en este momento,

os dijera que sois Insuperables,

porque una gran parte de la carrera de un artista,

y aquí tenéis a tres como tres copas de un pino.

Cuatro, cuatro. No, es que Santiago no cuenta.

(RISAS)

(APLAUSOS) ¡Dios mío!

Esto va así: Hachazo, besito. Primero te dan el palo y, luego...

En peores garitas habrás hecho tú guardia, cariño.

Entonces, de verdad que os haría un flaco favor porque una parte

muy importante de un artista es querer superarse,

entender en qué tiene que superarse

y entender y saber que hay un camino

que siempre pasa por el trabajo.

Habéis estado realmente maravillosas

y os juro que os soy muy sincera,

pero hay señores que llevan muchas horas,

muchos meses de trabajo y no puedo quitar a nadie

para sustituirlo por alguien que tiene toda una carrera

por delante y un camino que, además, debe hacer.

¿Le vas a decir que no a las muchachas?

¡Oh...!

(RISAS) (PÚBLICO) ¡Oh...!

Mira, yo os voy a decir una cosa, yo preferiría que me dijeran que no

a que tuvierais que aguantar a este hombre semana tras semana,

que es todavía más cansino, de verdad, ¿eh?

Es un no de 2000 síes que os vendrán en la vida.

Sin duda. O sea, que...

Ha sido un no, pero lo han dicho de forma muy bonita

y nos quedamos con que lo habéis hecho superbien

y que vais a seguir trabajando y avanzando y que

vais a ser las mejores, ¿sí? Además, os vais a ir a casa

con este superaplauso del público y el superabrazo

(APLAUSOS Y OVACIÓN) que os ha dado el padrino.

Estamos muy contentas, aunque no hayamos subido

a la galería, porque estamos de acuerdo con los jueces

que en el palco hay unos niveles muy altos y que tenemos

que seguir avanzando para poder llegar a nuevas experiencias.

El casting de "Insuperables" ha sido el primero

al que se presenta en su vida, es complicadísimo saber

cuál es su disciplina teniendo en cuenta

que sus amigos le llaman con el enigmático nombre de Mago.

¡Jorge Moreno!

Mis amigos, de toda la vida, me llaman Mago.

A veces sales: "Te presento a mi amigo Mago".

Y la gente dice: "Y yo te presento

a mi amigo cerrajero". ¿Sabes? O sea...

Me llamaron para ir a trabajar a un parque temático en Benidorm

y estuve trabajando allí cuatro años y, luego,

me llamaron para trabajar en barcos de crucero.

Cuando me llaman digo: "¿Pero qué es esto?

¿Trabajar en un crucero? Una cosa rarísima".

He estado 11 años. Para la gente que está a bordo...

...tú eres una persona famosa. Luego, sales de allí

y eres el mismo mindundi de siempre.

En esa semana eres famoso, son las vacaciones de su vida.

Si te ven tomando café te vienen, fotos, tal.

Yo soy una persona tímida y con la baraja

o con algo de magia, sale el yo que me gustaría ser

sin ser mago.

¿Qué es la magia para mí? ¿Cómo lo explico?

La magia es algo como... Es algo como...

Esto.

(APLAUSOS Y OVACIÓN) ¡Muchas gracias, gracias, gracias!

Bien, hola, hola, ¿qué tal? Buenas noches.

¡Buenas noches a todos! Mi nombre es Jorge

y me han dicho: "Oye, Jorge, ¿podrías hacer

algún jueguecito de magia para todo el mundo?".

Por supuesto, dije que sí. Antes de nada, me gustaría

que me ayudasen. Por ejemplo, Ana, un aplauso.

Ven por aquí, Ana.

(APLAUSOS Y OVACIÓN) Bien, Ana.

Hola. ¡No, no, no, no, no!

(VOCERÍO) ¡No, no, no, no, no, no!

¿Perdona? Vamos a ver...

Me sorprendió un poco: "Si no he empezado.

Dije 'buenas noches', ¿tan mal lo dije?".

¿Perdona? Con gente maja en el público,

¿que te salen a ti? No, no, no, perdón.

No, perdona, no, ¿superperdona? Pero, vamos a ver,

es que esto es un chantaje al jurado, te está comprando.

¡Le voy a ayudar! ¿Qué te pasa conmigo?

Que te digo yo que le gusto.

(RISAS) No, no, no.

Pero defiéndeme. ¿Tengo razón o no?

¿Lo has parado por Ana? Claro que sí, pero...

¿Claro que sí qué? ¿Claro que sí qué?

¿Claro que sí qué? ¿Lo has parado por ella?

¿Que sí que qué? Que me sale el barrio.

¿Que sí que qué? (RÍEN)

-Ella es imprescindible en este momento.

(APLAUSOS Y OVACIÓN) ¡Hombre!

Me he quedado con tu cara y sé dónde vives.

Bien, Ana, me gustaría hacer un juego con una baraja de cartas.

¿Conoces la francesa? Eh...

Sí, no. Sí, sí. Baraja de cartas, Ana, encantado.

(BALBUCEA) La baraja francesa tiene picas,

corazones, tréboles y rombos. 52 cartas en total.

Examina el estuche, mira que no tenga nada.

No tiene nada. No vale para nada,

el juego es con las cartas. Entonces, tiene picas, corazones,

tréboles y rombos. Ana, te pido una cosa,

coge una carta, la que más te llame la atención.

(RISAS)

Ah, Ana, coge la que te dé la gana, de verdad.

La que tú quieras, Ana. La que...

Vale, espera. Cógela, mírala

muéstrasela a todo el mundo, a la gente en casa,

muéstrala al público, al jurado.

Cuando la hayan visto, avisa, que cuando me dé la vuelta

no habrá nadie, se habrán ido todos y yo aquí.

¿Ya la han visto todos? Sí.

Vale. ¡Tápala, que no quiero verla!

Te voy a dejar una cosita para que firmes la carta.

Te voy a dejar un rotulador. Ahora, te pido que pongas

la firma en la cara, en la cara de la carta.

La cara es esto, ¿no? Firma en la cara.

De esta forma, será la única carta en el mundo firmada por Ana,

porque no te dedicas a firmar cartas a todo el mundo.

Depende, si me pagan, sí. Pon el número de teléfono también.

¿Ya lo tienes? Muestra también para que, oye,

podamos reconocer la firma. Dame el rotulador que, si no,

mi prima se pone muy agresiva. Ahí está.

Entonces, ¿lo tienes? Sí.

Tápala. Voy a ir pasando cartas y, cuando quieras, di: "Alto".

Vale. "¡Alto, para, stop!",

lo que sea menos "so...". Te hace ilusión que te llame alto.

Sí, te diría que te agacharas. (RÍE)

(APLAUSOS) Sí, sí, sí, sí, sí.

Pero me encanta que me lo digan. De hecho, te lo diré mucho.

Venga, va, dímelo mucho, ¡que me gusta!

Qué alto... Pégame y llámame Laura.

¡Venga, Yolanda! Que te pega más.

Di "alto" cuando digas. ¡Alto!

¡Más rápido, venga! ¡Alto!

A la de tres, Ana: Una, dos, y tres.

¡Alto! Espérate que empiece, mujer.

De verdad... Dale, venga, de verdad.

¡Alto! Me gusta lo de alto.

Pon ahí la cartilla. Fijaos, que yo ya sé

dónde está la carta, sé que la carta está en la baraja,

no voy mal. Ponte por aquí, porque

la voy a adivinar por la dilatación de tus poros,

vas a alucinar. Perdona, tengo la piel sin poros.

Entonces, lo haremos de otra forma. Mira, eh, eh, uh...

¿Que te dé? ¿Que te pegue? (EMITE SONIDOS)

¿Más suave? Vale.

(EMITE SONIDOS)

¡Ah, ah, esa! ¿Qué?

¿Es esta? No.

¡Dame más! ¡Ah, ah!

¿Esa? (TODOS) No.

No. Me duele, ¿eh?

¿Te pego por el otro lado? Me gusta, me gusta.

(RISAS)

¡Ah! Ah, ah, ah...

(EMITE SONIDOS) Ay, lo que manda este hombre.

Ah, ah, ah...

Ah, ah... (PÚBLICO) ¿No?

Sí.

(RISAS) -¡Que la coja, que la coja

con la mano! -Fijaos, que Ana eligió una carta

entre 52, la firmó, la perdió entre las demás,

me dio golpes, casi me mata, me dijo "killing me softly

with this song". Ay...

Y una carta plegada en cuatro apareció en mi boca.

Ana, ¿hay algo en mis manos? ¿Aparte de dedos, uñas?

Nada más. La voy a agarrar con dos deditos.

El juego más asqueroso del mundo. (RÍE)

Sería imposible, sería increíble que esta carta, Ana,

fuese exactamente...

¡Ah! ¡Ah...!

-Espérate.

(RISAS) El siete de corazones,

(APLAUSOS Y OVACIÓN) la carta que Ana eligió.

Un aplauso fortísimo para Ana, muchas gracias.

¡Sí, señor! Muchas gracias.

(APLAUSOS) Gracias, gracias.

(BALBUCEA)

Gracias, muchísimas gracias, de verdad.

Digestiones un poco pesadas comiendo tantas cartas.

Fatal, estoy fatal. Lo has hecho bien.

Gracias. Porque a alguien del jurado

ya veo que te lo has ganado, ya lo has traído contigo

y lo has puesto en tu bando. A ver qué opinan, Santiago.

A mí, que esté Ana Milán en el número ya hace

que no me guste. De verdad, Dios mío,

dame paciencia porque, como me des fuerza,

un día de estos me lo cargo, de verdad.

Pero, bueno, al margen de eso, lo que he visto, vamos,

eres un pedazo de profesional.

Gracias. O sea, ¿tú cuánto tiempo

llevas actuando? ¿Desde niño? Sí, desde pequeñito

me gustaba ya y... No, es que te veo, te veo

que tienes muchas tablas. Gracias.

Para mí, quizás, un exceso de tablas,

(APLAUSOS) eres un mago profesional.

Ana.

Bueno, si aquí impresiona, imagínate el privilegio

que he tenido yo de estar a tu lado

y verte hacer ese número tan increíble.

A mí hay algo que ha dicho Santiago que, vamos,

estoy de acuerdo de manera inaudita,

estoy de acuerdo, no sé qué está pasando,

pues que está fraguando nuestra relación.

Qué bonito. Eh, es verdad que hay

un exceso de tablas,

entonces, eh, estoy un poco en duda porque, por un lado,

me maravilla lo que haces

con es soltura y ese dominio del escenario

y, por otro lado, te siento un artista acomodado.

Bueno. Tengo la sensación

de que has avanzado mucho, mucho, mucho, mucho

hasta llegar a un punto

donde estas cómodo.

Pero también tengo la sensación

de que puedes llegar a ser mucho más grande,

casi la seguridad. Gracias.

Esa es mi sensación por ahora. Gracias.

(APLAUSOS) Bueno, veremos luego...

A ver eso en la votación

qué significa. Pitingo.

Vamos, me has dejado

impactado, la verdad. Gracias.

Aparte, gracioso también,

porque tiene mucha gracia, eh,

se nota que tiene muchas tablas, o sea, está muy currado

y, nada, sinceramente, darte la enhorabuena.

Muchas gracias. Qué bien.

(APLAUSOS) Nos falta todavía escuchar

la opinión de Carlos, que te ha estado mirando

muy atentamente. Me ha encantado, Jorge.

Lo que yo creo que no valoraron los, eh... el jurado,

es que los problemas de...

De digestión que puede tener ante la cartomagia,

con lo que has hecho, tiene un valor agregado.

De donde te sacaste, o sea, es complicado.

No quiero imaginar lo que... -No, déjalo.

-Déjalo. Bueno, vamos a ver un poco

cómo va a acabar todo esto. Empezamos con las votaciones, Ana.

Yo voy a darte un no porque creo que es lo que necesitas,

creo que eres mucho más grande de lo que la comodidad

que tienes ahora permite ver.

Y, por eso, no te voy a dar lo que deseas sino lo que creo

que necesitas con todo mi cariño. Gracias.

(RÍE) (PÚBLICO) Oh...

(APLAUSOS) Bueno, todavía nos quedan

dos votos más. Pitingo.

A mí me ha gustado mucho

y lo de sacar la carta por la boca ha sido impresionante.

O sea, la verdad, quitando los problemas de digestión

y todas las cosas. Tómate un Omeprazol.

(RISAS) O dos

y te metes todas las cartas que quieras.

Pero yo creo que mereces seguir y te voy a dar un sí.

Gracias. Muy bien.

(APLAUSOS) Tenemos un no, tenemos un sí

tenemos el palco de los Insuperables lleno.

Santiago, tienes que decidir

si hacemos sitio, si alguien merece bajar.

Yo estoy... Estoy muy angustiado porque,

con lo estomagante que me resulta a veces Ana Milán,

lo que ha dicho es mítico, o sea, me ha encantado cómo lo expresó.

Es que yo no sabría expresarlo de la misma manera,

es que es cierto que creo que Jorge es un gran profesional.

Puede pasar la vida haciendo juegos de magia en cruceros,

puede tener, incluso, su propio espectáculo

y girarlo por toda Europa, pero... pero yo creo que podría ser

mucho mejor mago.

No sé, eh, ya te digo, insisto, me da rabia, encima,

estar de acuerdo con esta persona,

pero... pero voy a tener que decirte,

para que crezcas, no para que te vengas abajo,

que no. Perfecto.

(TODOS) ¡Oh...!

(APLAUSOS) Jorge, lo siento muchísimo.

Quédate con "no te vengas abajo",

eres un gran profesional y, sobre todo,

nos has hecho reír y disfrutar un buen rato.

Muchísimas gracias. Muchas gracias.

(APLAUSOS) Gracias por venir. Gracias.

Siempre sacas algo bueno de todas estas cosas.

Para mí estupendo, fantástico, una experiencia buena.

Y la recomiendo.

El siguiente concursante ha sido campeón de Europa

en su disciplina. Para él, pinchar un globo

es un accidente laboral. Willy Monroe.

La globoescultura es el arte sin explotar.

Bueno, pues yo vengo del mundo de la magia

y un día me encuentro los globos

como una cosa que se cruza en mi vida.

Qué bonito que algo tan pequeño como es un globo deshinchado

pueda construir cualquier cosa. Es como un efecto mágico.

He tenido la suerte o el privilegio de ganar varias veces

el primer premio en EE.UU. del Campeonato Mundial

como ellos llaman. Los americanos a todo le llaman

campeonato mundial.

Los globos son globos y se pueden explotar

en cualquier momento. Es un globo,

es como una pompa de jabón, es cualquier momento explotará.

Hay que disfrutar mientras está.

Si se me explota pues es el riesgo que hay que correr,

para eso me dedico a esto.

(APLAUSOS)

(MÚSICA ÉPICA)

(APLAUSOS)

(MÚSICA ELECTRÓNICA)

(CANCIÓN EN INGLÉS)

(PALMAS)

(OVACIÓN Y APLAUSOS)

Tengo que reconocer que, al menos, original es, por lo menos.

Es superoriginal, ¿no? Yo nunca había visto esto.

Ana, cuéntanos.

Eh... Vamos un poco adelante.

Tengo una pregunta, ¿ha fallado algo?

Bueno, ha salido el aire antes de tiempo al final.

Se ha salido el aire. Sí, es un globo y...

Claro, y esas cosas pueden pasar. Claro.

Quedaba como 10, 20 segundos, pero bueno.

Realmente, lo has solucionado. Hemos llegado.

Has llegado y lo has solucionado bien.

Eh... Yo luego te sigo comentando porque estoy un poco atónita aún.

¿Vale? Mientras Ana va pensando un poco,

vamos con Pitingo. ¿Cómo estás?

Hola, Pitingo. Eh, sinceramente, ¿eh?

Desde el corazón, al principio, pensaba que ibas a hacer un número,

que vas a hacer, yo qué sé, te ibas a poner a botar

para un lado y para otro: "Verás la que va a formar este".

Pero, luego, se me ha quedado la actuación como...

Se me ha ido desinflando, ¿no? Y, seguramente, lo que ha pasado

es que ha fallado al final, que se ha ido el aire,

eso le pasa a mucha gente.

(RISAS)

Me refiero... No por el globo, los globos.

(APLAUSOS) Santiago.

¿La quieres, Santiago?

Tengo una igual se lo estaba comentando.

La mía tiene el pelo verde, es como césped.

A mí, a mí, a mí, claro, un señor, ¿sabes?

Con la cabeza así, rapada, mayor de 40 años

dando saltitos ahí, pues me solidarizo un poco.

Me siento identificado de alguna forma.

Y, lo que he visto, el público ha estado pendiente,

o sea, que es un número que estás pendiente qué va a pasar.

A mí me ha parecido curioso cuanto menos.

Divertido y original. Sí, yo creo que es original.

Vamos a ver qué piensa Carlos Baute, el padrino.

Que hay que tener un huevo muy grande para hacer eso.

Sí, es que no sé, yo no sabía si era un globo,

no sabía que era, cuando empiezas a hacer así

era como si renacieras, ni entendía.

Pero, nada, que sí, ha sido diferente.

Lo que sí me causó un poquito al final fue angustia.

Al salir dije: "Se quedó sin aire".

Al asomar la cabeza parecía el parto de la burra.

(RISAS Y APLAUSOS) Ya eso te pone nervioso.

Me puse, sí, sí... ¡Empuja, empuja!

¡Sal! "Empuja", dice.

"Empuja", dice. Vamos a ver...

Vamos a ver y a ver si hay suerte, a ver si el jurado

no nos pincha el globo en las votaciones.

Pitingo.

Me mantengo en lo que dije antes, parecía que iba a ser

una gran cosa y, al final, se me ha quedado en algo...

Más flojillo, ¿no?

Y, lo siento, pero es un no.

(PÚBLICO) ¡Oh...! Santiago.

(APLAUSOS)

Pues yo lo siento mucho también, Willy,

pero lo mío es un sí. Muchas gracias.

(APLAUSOS) Tenemos un no, tenemos un sí,

tenemos emoción. Ana.

Willy, yo sería absolutamente incapaz de bajar a ninguno

de esos tres Insuperables. Me he divertido, entonces,

me parece un gran entretenimiento, me parece algo fantástico

para animar un fiestón para, o sea, para formar parte

de un espectáculo e, incluso, para tenerlo tú, qué duda cabe.

De lo que yo he visto, de este minuto que yo he visto

no puedo bajar a ninguno. No pasa nada.

Perdóname. Nada, no te preocupes.

(TODOS) ¡Oh...! Willy, lo siento muchísimo.

(APLAUSOS) Reír en la vida es importante,

pasar ratos divertidos es importante,

así que, de verdad, muchas gracias, te vas con este aplauso.

Muchas gracias. Gracias.

(APLAUSOS)

Bueno, positivo, es una cosa que quería hacer,

es una cosa que la hago con disposición

y para mostrar algo que hago y que valoro conmigo mismo,

que sé hacer espectáculo con globos y,

en este caso, este espectáculo.

-Yo supe que quería cantar en el momento en el que vi

a la primera persona emocionarse al oírme.

Mi historia en el mundo de la música

como que fue un poco choque, incluso para mí.

Yo no me había oído nunca cantar,

cantaba como cualquier persona en su casa.

Fue e descubrimiento de mi madre de oírme un día cantando en casa

y decirme: "¿Qué haces? ¿Por qué estás cantando?

¿Te has oído?". Me gusta que, igual que yo me emociono

cuando lo hago, a alguien le llegue

y sea capaz de emocionarse igual que lo hago yo.

Me enfrento con muchas ganas a ver reacciones,

a verme a mí misma, ¿no? Enfrentándome a un público,

lo he hecho muy pocas veces.

La canción que cantaré es "Stay with me",

significa "Quédate conmigo".

Espero que el jurado se quede conmigo.

(APLAUSOS)

(MÚSICA)

(CANTA EN INGLÉS)

(PALMAS)

(CANTA EN INGLÉS)

(PALMAS)

(CANTA EN UN REGISTRO AGUDO)

(APLAUSOS Y OVACIÓN)

Dentro de lo que cabe he estado a gusto,

no del todo, pero he estado a gusto y me sentí bien.

Vamos a ver qué opina nuestro jurado. Ana.

Bueno, tienes una voz preciosa,

a pesar de que sabes, me imagino, que se te ha ido un pelín

ahí por los nervios que te han jugado una mala pasada.

Pero ha habido una cosa que me ha fascinado de ti, Yaiza,

y es que se te mete la música dentro.

Era muy curioso porque estabas en una actitud

relajada y tímida hasta que han empezado a sonar

los primeros acordes que has hecho como un gesto

y yo, de repente, he dicho: "¿Perdón?".

O sea, te has transformado

en la artista que nos has enseñado.

Y ha sido, a pesar de esos... De esa traición

de las cuerdas vocales, ha sido muy placentero escucharte.

(APLAUSOS) Gracias.

Pitingo.

Yo creo... Me ha gustado mucho, ¿eh?

Me ha gustado mucho, tienes un color de voz muy bonito.

Lo único que yo creo que, aparte de los nervios,

que te han jugado una mala pasada,

el cansancio, quizás,

de estar tiempo esperando también es muy importante

para la voz y te lo he notado, tienes la voz cansada

a la hora de dar la nota exacta.

Eso no es cuestión de afinación como de cansancio

de las cuerdas vocales. Pero, aún así,

me he quedado con ganas de escucharte más, ¿no?

O sea, creo que tienes una voz muy bonita

y, bueno, te tengo que dar la enhorabuena.

Bueno, son buenas valoraciones.

(APLAUSOS) Santiago.

Pues yo... yo... Aquí soy muy copiota,

me fijo mucho en Pitingo, que me parece que tiene más idea.

Además, Pitingo dice: "Ha desafinado un poquito".

Digo: "¿Dónde?". Yo me pierdo a veces esas cosas.

Ana también ha indicado que has patinado ahí,

yo no me he enterado, de que tiene la voz cansada

no me he enterado. Yo soy un gañán y, como tal,

me ha gustado mucho, es un pedazo de vozarrón impactante.

Me ha gustado mucho. Gracias.

(APLAUSOS) Carlos Baute.

Tu última defensa, ¿eh? Me encantas, Yaiza,

es la primera vez que creo que estás en un plató de TV.

Eso es muy fácil que te juegue

lo que ocurrió en este momento,

pero tengo que decir que, con es buen rollo

que tienes, porque tienes un rollo tremendo

y con esa voz, enamoras a cualquiera.

-Gracias. -Enhorabuena.

(APLAUSOS) Me parece, si no me equivoco,

que van a ser buenas puntuaciones.

Carolina, yo, además, Yaiza, te interesará, tengo un contacto.

Conozco a una persona que te podría meter de corista,

tengo el teléfono de Carlos Baute.

(RISAS) Igual lo podemos ahí apañar.

(APLAUSOS)

Hombre, para mí sería un placer poder ser corista de Baute.

¿Quién no querría tener esa oportunidad?

No estaría nada mal, ahí hemos soltado la piedra.

Ana, por favor, tu votación.

Bueno, Yaiza, a mí me gustaría

volverte a ver

con un poquito menos de nervios

y haciéndolo como siempre has soñado.

Porque cuando uno se imagina

pisar por primera vez un escenario,

sus sueños siempre son grandes,

me gustaría verte así. Te voy a dar un sí.

(APLAUSOS) ¡Gracias!

Hemos empezado bien.

Necesitaríamos otro sí

para acceder a la Galería de los Insuperables.

Solamente otro sí.

Pitingo. Bueno, pues es que yo, eh,

tengo una duda, la verdad, porque, ya te digo,

que me quedo con ganas de escucharla un poquito más

que pueda ofrecer, un poquito más.

(PÚBLICO) ¡Sí! Pero, pero...

Pero, claro, también tenemos que tener claro que,

si yo tengo que valorar la actuación

eh, has fallado, no porque tú cantes mal,

sino por circunstancias, por los nervios y esas cosas,

pero... Venga...

Yo creo que esto es un sí, Pitingo.

Mira, yo creo que es Santiago el que tiene que decidir todo esto.

O sea, yo... yo te... yo... Si tengo que analizar la actuación,

te tengo que dar un no, pero voy a dejar que decida Santiago,

dónde tiene que llegar esto, cómo tiene que llegar.

Venga, hala, el marrón para mí. Te digo que le puedes poner caritas

a Santiago. Le puedes poner caritas tristes,

puedes sacar morritos. Caritas tristes no, por favor,

tú alegría, alegría. No, eso no.

Yo veo aquí que podemos conformar a todos

porque Ana quería volver a verte,

Pitingo también quería verte, yo creo que mereces

otra oportunidad. Yo te voy a dar un sí.

(APLAUSOS) Gracias.

¡Bien!

La verdad, mientras Santiago estaba pensando en si darme

el sí o el no, yo estaba un poco pensando: "Dilo ya".

Estaba como con muchas ganas de que dijera algo como diciendo:

"Si es que sí, perfecto, si es que no,

pero necesito saber algo ya".

Bueno... Ahora viene el marrón.

Esto es un gran momento,

es un gran momento, como veis,

hasta el final no hay nada decidido,

no hay nada claro porque es la última actuación

de la noche y hay que sacar a alguien que está

en la Galería de los Insuperables. Claro.

Pero, ¿ves? Aquí lo veo claro,

igual que otras veces nos agobiamos mucho,

yo esto lo veo que puede ser bastante justo

porque, ¿que voy a enfrentar a esta criatura

con el orfeón pamplonica? No, sería injusto numéricamente.

Luego, este muchacho ensayando 10 horas al día, además,

ya ha hecho un Duelo, no puede, así que lo tenemos claro.

Dos personas que se enfrentan por primera vez a un público

en un escenario, un plató, con voces maravillosas.

El duelo, nos dará la oportunidad de verlas,

debe ser entre Nerea y Yaiza. ¡Bravo!

Eso es lo que tiene.

(APLAUSOS) Pues, por favor, Nerea,

acompáñame.

Cuando he mirado la Galería y he visto que ya había

tres sitios, que no querían mover a nadie y que

me podía tocar batirme en duelo o irme,

me he asustado, me he asustado al ver el nivel.

Tenemos un duelo, sabéis cómo funciona.

Tenéis un minuto, como máximo un minuto

para hacer vuestra mejor versión de vuestra mejor canción.

Mucha suerte, que empiece el duelo.

En cuanto al duelo, creo que va a ser complicado.

-Eh, me enfrento al duelo con alegría, con Ana.

-Pero sí que es verdad que lo afronto con muchas ganas

de demostrar que no he hecho todo lo que sé hacer.

-Tiene una pedazo de voz increíble.

-Me ha encantado, me ha puesto los pelos de punta,

por eso estoy con miedo pero a la vez con ganas

de enfrentarme a ella.

-Creo que pasará Yaiza.

-No me atrevo a dar el pronóstico de lo que pasará, no tengo ni idea.

(APLAUSOS)

(MÚSICA DE GUITARRA)

#Así es mi voz,

#sale de mi corazón.

#Y viviré

#y aquí estaré

#mientras suene una comparsa que con mi rumba cantaré.

#Seré siempre lo que fui, yo traigo azúcar para ti.

#Yo viviré.

#Yo viviré.

#Eh...

(OVACIÓN Y APLAUSOS) #Eh, eh...

#Oh...

#Yo viviré.

#Yo viviré.#

Muchísimas gracias.

(APLAUSOS Y OVACIÓN)

Me siento muy feliz de lo que he hecho.

Y yo es que estoy ahora mismo muy feliz, entonces,

si paso, pues estaré más feliz aún

y, si no paso, seguiré feliz igual que ahora.

(APLAUSOS)

(MÚSICA DE PIANO)

(CANTA EN INGLÉS)

(CANTA EN INGLÉS)

(APLAUSOS Y OVACIÓN)

-Para mí, subir a la galería significaría que he tenido

la segunda oportunidad, he podido demostrar

lo que de verdad sé hacer

y que, por eso, me puedo merecer ese puesto.

Bueno, enhorabuena a las dos,

hemos demostrado que en este programa

no hay nada decidido

hasta el final.

Es el público quien va a elegir qué actuación quiere que se quede.

Si queréis que se quede Nerea, pulsad el botón rojo.

Si, por el contrario, es Yaiza quien queréis que siga

y acceda al palco de los Insuperables,

el botón azul.

Podéis votar.

El público ya ha votado.

Y quien debe ocupar, finalmente,

esa plaza que queda libre en el palco de los Insuperables

es...

¡Nerea Arroyo!

(APLAUSOS Y OVACIÓN) Con 127 votos.

Enhorabuena, disfrútalo corre y sube...

¿Puedo decir algo? Aunque sea por poco tiempo,

puedes decir algo.

(APLAUSOS)

Quiero dar las gracias a todo el mundo

y quiero deciros que me da mucha lástima

que se vaya Yaiza, es una gran artista.

Me llevo una amiga de aquí, de dos días, pero es una amiga.

Es una pedazo de chavala, de persona y de cantante.

Y quiero que le deis un fuerte aplauso,

por favor, se lo merece.

(APLAUSOS)

-A Nerea le diría que se crea lo que hace, de verdad,

y que confíe en lo que hace porque, de verdad,

es una pasada oírla y sentirla

igual que la sentimos los demás.

(APLAUSOS) Sube y disfruta, aunque sea

por poco tiempo, del palco de los Insuperables.

Enhorabuena. Muchísimas gracias por venir.

Muchas gracias por acompañarnos,

tienes una voz maravillosa,

te queda un largo camino por delante,

seguro que podrás seguir disfrutando de la música.

Muchas gracias. Te vas con este fortísimo aplauso

de todo nuestro público

(APLAUSOS) y el jurado que está de pie por ti.

Creo que totalmente que los nervios me han jugado una mala pasada,

pero me voy contenta, contenta de haberlo intentado al final,

la última oportunidad.

(APLAUSOS) Y, ahora, ya sí que tenemos

los tres artistas Insuperables de esta noche que son:

El Coro de Agao, Diego Arias...

(RÍE) Y Nerea Arroyo.

¡Enhorabuena a los tres!

Tenemos ese palco completo, por favor,

(APLAUSOS) venid conmigo.

Podéis bajar conmigo al escenario.

-Lo hemos vivido, primero, de manera divertidísima,

me ha encantado la experiencia. Se me ha hecho corto.

Y, la verdad, es que ha habido momentos de emoción, lo decíamos,

esto parece Eurovisión cuando están en el backstage

todos esperando y... Y ha sido muy emocionante.

Y, bueno, realmente, yo antes he dicho

que tenía buenas sensaciones

y esta vez he acertado.

Si tuviera una quiniela, habría ganado.

(APLAUSOS) Muchísimas gracias,

como cada noche, por supuesto, a nuestro jurado,

nuestro gran jurado. ¡Y gracias al padrino!

(APLAUSOS Y OVACIÓN) Que nos va a hacer entrega, Carlos,

de ese cheque de mil euros de premio para cada uno.

Pero, sobre todo, felicidades porque se han clasificado

para una de las semifinales del programa.

Carlos, muchas gracias por venir, por favor, puedes hacer entrega

de esos mil euros para cada uno. Y nosotros nos vemos

la próxima semana aquí, en TVE, con 10 nuevos artistas

que lucharán por hacer realidad su sueño de convertirse

en grandes insuperables.

Muchísimas gracias por estar aquí

y no nos falten. ¡Gracias!

(APLAUSOS Y OVACIÓN)

Santiago, ¿te imaginas a los dos vestidos así y subiéndonos ahí?

(RISAS) Yo no sé bajar.

Yo no sé bajar.

A mí me habéis hecho pasarlo tan mal haciéndolo tan bien.

Hay un problema de afinación que os habréis dado cuenta

pero muy, como digo yo, el pelo de un huevo de un mono.

(RISAS) No se nota apenas nada.

#Ay, dime, dime, dime.#

Creo que no te puedes llamar Litingo, o sea,

te puedes llamar como te dé la gana,

pero pareces la marca blanca de Pitingo.

Como que no, ¿sabes?

Oye, me han dicho que tenías un poquito de miedo

de enamorarte de Pitingo.

Porque parece ser que te gusta mucho.

¿No queréis dar la imagen de los dos sentados en el aro?

Van a parecer dos periquitos.

Tú aquí, Ana, yo aquí. Oye...

(RISAS Y OVACIÓN) Aquí.

Por favor, mide bien la distancia, lo pido por favor.

(GRITO)

Quitando la cuñada borracha que ha salido a bailar.

¡Siempre es menester en la boda que esté la cuñada borracha!

(RÍE) ¿Pero este mal rollo por qué a mí?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Insuperables - 27/07/15

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Insuperables - 27/07/15

27 jul 2015

En la cuarta entrega de 'Insuperables', los diez talentos que competirán por conseguir la clasificación tendrán que demostrar su valía con la música, la gimnasia estética, el 'dog dancing', el mimo y 'pole dance' y la globoescultura, entre otras disciplinas. Para defender su valía contarán con la ayuda de Carlos Baute, frente al jurado formado por Santiago Segura, Ana Milán y Pitingo.

ver más sobre "Insuperables - 27/07/15" ver menos sobre "Insuperables - 27/07/15"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 152 programas de Insuperables

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios