www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5693334
No recomendado para menores de 7 años Informe Semanal - 24/10/20 - ver ahora
Transcripción completa

QAnon nació hace solo tres años en Estados Unidos,

pero se ha propagado a velocidad de vértigo por las redes sociales,

con sus teorías conspiranoicas.

Sostiene, por ejemplo, que hay un Estado profundo,

y una élite pedófila que abusa de niños,

y les extrae sangre para fabricar un elixir de juventud.

Y que Donald Trump encarna el Bien, en la lucha contra ellos.

El movimiento se está extendiendo también en Europa.

Dicen los expertos que ofrece falsas y simples respuestas

a cuestiones complejas, en tiempos de crisis,

y proporciona objetivos, sobre los que lanzar la ira.

Estaremos también en Wuhan,

la ciudad en la que se originó la pandemia,

y que hoy está aparentemente libre del virus.

Aunque muchos de sus ciudadanos arrastran secuelas de la enfermedad.

Pero antes, vamos a profundizar en el fenómeno Qanon.

El FBI lo considera una potencial arma,

de terrorismo doméstico.

algunas tecnológicas están cerrando

sus cuentas en redes sociales.

Empezó en octubre 2017 en Estados Unidos

como una teoría conspirativa en las redes.

Ha ganado adeptos durante la pandemia

y se ha extendido a otros países, incluida España.

Es una teoría conspirativa

sobre un supuesto informador dentro del Gobierno

que filtra información clasificada

sobre una próxima purga del Estado profundo.

En general, la gente está muy despistada, está muy insegura,

no sabe lo que ocurre,

ha perdido mucha confianza en las instituciones,

en los partidos, en los medios.

Entonces se aferra a cualquier teoría

que le dé una explicación, por muy rara que sea,

sobre lo que sucede en el mundo.

Mantiene que hay un Estado oculto, corrupto y pedófilo,

que controla el poder.

Es el Deep State, el Estado profundo, Satán.

Las teorías de la conspiración llenan una necesidad

en las vidas de las personas que creen en ellas.

Proporcionan respuestas y claridad.

Muchas veces proporcionan alguien en quien puedes enfocar tu ira

y a quien puedes culpar por los problemas de tu vida.

Es muy peligroso para la gente

porque simplemente salen de la realidad.

Desconectan de sus familias, de sus amigos.

Ya no creen en la misma realidad en la que nosotros creemos.

Han aprovechado la pandemia para adquirir visibilidad

y pescar adeptos en el río revuelto de los miedos de los ciudadanos

y de la crisis.

Se han introducido los lemas de que el virus no existe,

de que las mascarillas no sirven para nada,

de que las PCR no funcionan.

Y, sobre todo,

la idea de que las élites que están gestionando esta pandemia

los gobiernos nacionales, la Organización Mundial de la Salud,

están corruptas.

Para los Q-anon,

Son pedófilos, son incluso caníbales

es su línea de discurso principal.

Para los Q-anon,

el presidente Trump es el elegido, el salvador,

su aliado en la lucha contra el Mal.

Nos reunimos con él en Valencia.

Cuenta que fue elegido

por unos norteamericanos residentes en la ciudad.

Resulta raro, ya que Q no tiene ni estructura ni organización.

Se define como cristiano y conservador.

Q es un movimiento que pretende volver a los fundamentos.

¿Qué fundamentos?

El fundamento principal, es Q es Dios,

Q ¿es un movimiento religioso?

Mire, sí.

Que las personas nos demos cuenta de esto

se emplea y me parece acertado

estamos dormidos y hay que despertar

El objetivo último a nivel personal es que nos demos cuenta de eso,

que se emplea porque estamos dormidos,

y hay que despertar.

¿A nivel político?

De forma muy resumida,

oponernos a ese llamado Gobierno mundial.

Conforme avanza la conversación,

aumenta la sensación de estar en una película surrealista,

en una realidad virtual donde se drena el pantano

o se saca al conejo de la madriguera.

Se ha hecho a nivel de la administración,

a otros niveles,

por ejemplo, con la limpieza de diferentes agencias,

en concreto el FBI,

su anterior director está a un paso de acabar entre rejas,

probablemente en Guantánamo.

¿Y sacar al conejo y drenar el pantano

es acabar con el Deep State?

Esto es lo fundamental

pero es que el Deep State es muchas cosas,

el Deep state es corruptos dentro del FBI,

corruptos dentro de la CIA, corruptos en otras administraciones,

corruptos en el sentido clásico y después otra cosa, pedofilia.

Q mantiene que los Clinton, Obama,

el inversor multimillonario George Soros,

el nuevo orden mundial, son ese estado profundo

y tienen a niños secuestrados.

Es en túneles reales que existen,

que se crearon para proyectos de ataques nucleares

que tiene Estados Unidos y que tienen muchos otros países

y que después se han utilizado para otros motivos.

¿Y me dices que en esos túneles hay niños?

En esos túneles ha habido, hay, porque la investigación sigue,

porque el drenaje del pantano sigue.

La conspiración está al alcance de la mano, en las redes,

accesible en todo momento y lugar.

Los soldados digitales de Q reciben instrucciones e información

a través de los llamados drops o gotas.

No se sabe quién o quiénes son sus autores.

Son alertas, pequeños toques, pan, pan, pan

que se van distribuyendo progresivamente

y también son alimento ,

son toques de atención para despertar

Y está el adrenocromo que, dicen,

se extrae de la sangre de los niños para un elixir de la juventud

para la élite.

El conocido cantante alemán Xavier Naidoo

cree en esta y otras historias de Q.

En estos momentos en diversos lugares de la tierra,

El adrenocromo es en realidad producto de la oxidación

de la adrenalina.

Se puede comprar en internet.

Ni sangre de niños ni elixir de la juventud.

Ni uno solo de los mensajes de Qanon está basado en datos,

en hechos reales que se puedan comprobar.

Es toda una alucinación sobre la realidad

que no tiene sentido cuando lo contrasta.

No tiene sentido ninguno.

Algo en lo que coincide.

Muchos de los elementos de Q están muy centrados en EE.UU.

pero también hay elementos

que son la desconfianza universal en el poder,

la desconfianza en los banqueros globales,

la desconfianza en los científicos y los expertos.

Y no resulta sorprendente

que Q se haya extendido por todo el mundo,

ya que la pandemia también lo ha hecho.

En este gráfico podemos ver

el origen de los tweets y hashtags relacionados con Q

entre noviembre y junio.

La enorme mayoría provienen de Estados Unidos,

pero ya hay un número considerable de otros países.

Y en este análisis de la televisión pública alemana ZDF

sobre los diversos canales en alemán de Q

se puede comprobar como desde mediados de marzo

hay un rápido aumento de los miembros

de sus principales grupos de telegram.

En el caso de Qlobal Change, con más de 100.000 seguidores,

su número se ha cuadruplicado.

También há analizado

cómo la pandemia ha permitido a Q infiltrarse

en diferentes grupos y colar sus bulos.

Son bulos destinados a hacer creer que lo sanitario,

que la información sanitaria que nos están dando,

no es la correcta.

Y hacer analogías con el pasado,

igual que te han mentido sobre el 11 de septiembre

y sus autores.

Eso dicen ellos, te están mintiendo ahora

cuando te dan un consejo sobre salud,

intentando recuperar viejos miedos para instalarte esos miedos ahora.

Mike Raines combate a Q en su mismo terreno: las redes.

Prefiere mantener oculto su rostro

porque ha recibido numerosas amenazas.

Es muy importante ser proactivo sobre lo que Qanon es en realidad

y en lo que realmente creen

porque se presentan de una manera falsa

y hay que presentarlos de la forma en que realmente son.

Y lo que son realmente es un movimiento muy violento.

Lo que en realidad quieren

es básicamente una teocracia cristiana de derechas,

una dictadura con Donald Trump a la cabeza.

Y creo que es muy importante explicar a la gente

la verdad sobre Q

y también contar las numerosas veces que Q ha mentido

o se ha equivocado sobre diferentes cosas.

Mike participa como moderador en un grupo "Víctimas de Qanon"

del foro de debate Reddit.

Ofrece ayuda y consejo.

Q ha roto familias y amistades.

Preguntamos si alguien quiere darnos su testimonio.

Desde Australia nos responde Charlotte.

Lleva sin hablar con su madre, una fanática de Q, desde marzo.

Hay una razón por la que no hablamos.

Y es porque cuanto más hablo con ella, menos me gusta ella.

Y, en general, me produce mucha ansiedad

escuchar las cosas que dice.

No es la misma persona que antes.

Es una realidad difícil de afrontar.

Pero, sí, creo que terminé teniendo que distanciarme

porque emocionalmente no lo podía soportar.

Desde Estados Unidos, Margareth, nombre ficticio,

porque quiere permanecer en el anonimato,

nos relata una situación parecida.

Sus padres han sido abducidos por Q y no habla con ellos

desde hace meses.

Creen que Donald Trump ha sido elegido por Dios

para ser el líder del país.

Creen que está trabajando en secreto con otros agentes

contra el Estado profundo, cito textualmente.

Y que está tratando de romper la red de pedofilia sexual

que roba niños y los vende.

Me he rendido por completo.

he tenido algunos días muy duros, ha habido días muy duros.

Bromeo con que soy huérfana;

en realidad, he empezado a ir a terapia.

Charlotte y Margareth esperan

que las cosas cambien tras las elecciones norteamearicanas,

si Trump pierde.

Para los Qanon, en estos cruciales comicios se enfrentan el Bien,

el republicano Donald Trump, con el Mal, el demócrata Joe Biden.

Según ellos, la derrota del presidente actual

sólo se explicaría por un masivo fraude electoral.

Da miedo.

Son personas que realmente adoran al presidente.

Y si él dice públicamente

que la derrota fue por fraude, porque fue engañado,

que Biden no ganó y que no se va a ir,

ellos estarán de acuerdo.

Lo apoyarán totalmente.

Y lo harán en las redes o fuera de ellas.

Se manifestarán.

Se reunirán.

Y creo que veremos a algunos de ellos armados

y que al menos algunos de ellos reaccionarán muy violentamente.

Qanon se basa completamente en la idea

de que Donald Trump va a ganar estas elecciones

y que, cuando lo haga,

eventualmente podrá arrestar a toda la gente mala

y salvar al mundo.

Y eso es muy peligroso.

Si Donald Trump no gana estas elecciones,

vas a ver a mucha gente muy devastada por lo que pasó,

enloqueciendo y volviéndose eventualmente violenta

o autodestructiva.

En mayo de 2019, el FBI ya evaluó como muy probable

que estas teorías de conspiración evolucionasen hacia el extremismo

e incluso no descartaba por parte actos criminales o violentos.

Y, de hecho, el pizzagate, precursor de Q,

llevó a un hombre a disparar en una pizzeria de Washington

porque una teoría conspiratoria online decía

que en ella había una red de tráfico sexual de niños

con conexiones con los demócratas.

Y en otro caso,

el acusado del asesinato de un jefe de la mafia,

mostró el signo de Qanon durante el juicio.

Aunque en España la presencia de Q es residual,

en Alemania, su evolución y su conexión con la extrema derecha

preocupan a los expertos.

Los ideólogos de la conspiración y los extremistas de derecha

comparten dos importantes relatos.

Por un lado, hay una élite secreta

que dirigiría el mundo en detrimento de los alemanes.

Por otro lado, todos los medios de comunicación

están controlados por esta élite

y sólo se puede confiar en la prensa alternativa.

Están unidos en esta visión del mundo.

En principio, las visiones del mundo de la extrema derecha

sólo funcionan con historias de conspiración.

Considero alto el riesgo de violencia por parte de Q.

La psicóloga Pia Lamberty tampoco descarta esa posibilidad.

Si realmente crees que estas fuerzas oscuras existen

y asesinan a miles de niños,

entonces crees que tienes que hacer algo.

Cuando hace unos años daba conferencias sobre el tema,

la mayoría de las veces la reacción era:

las teorías conspirativas son muy divertidas y ya.

Ahora no tengo esas reacciones.

Y el efecto de la pandemia es que de repente nos toca de cerca

y el tema de la conspiración se ha vuelto muy personal.

La evolución de Q depende sin duda

del resultado de las elecciones en Estados Unidos.

Si Trump pierde, puede que se debilite,

desaparezca o mute en otra teoría de la conspiración.

El tiempo lo dirá.

Hace diez meses el mundo entero miraba a Wuhan,

sin saber que el virus que preocupaba allí,

terminaría expandiéndose por todo el planeta.

Hoy regresamos, cuando el Coronavirus,

que ha provocado un millón de fallecidos en todo el mundo,

se considera superado en China.

Las autoridades aplicaron un confinamiento estricto

sin excepciones, con rastreos y test a gran escala,

cierre de fronteras y cuarentenas obligatorias.

Hay muchas dudas sobre si algunas medidas ordenadas

por un régimen autoritario,

que priorizó la contención del virus por encima de cualquier otracosa,

serían aplicables, por ejemplo, en Europa.

Wuhan, en cualquier caso, ha pasado a otra fase.

Y sus ciudadanos están convencidos de que, si hay un proximo virus,

sabrán frenarlo.

Una noche de sábado en Wuhan.

Los típicos puestos de comida llenan de olor y color esta calle

donde muchos han quedado para cerrar la semana.

Es octubre, pronto llegará el invierno

y el aniversario del brote descontrolado de un virus

que después se extendería por todo el mundo.

Diez meses después de que todo empezase,

Wuhan, el epicentro, es quizá ahora la ciudad más segura.

Atrás han quedado los miedos al contagio,

la incertidumbre y la tristeza.

Hay tranquilidad,

aunque los que estuvieron más graves,

viven con los efectos secundarios que deja la covid 19.

Con muchas incógnitas todavía por resolver

en esta crisis sanitaria mundial,

los wuhaneses conscientes de que la covid empezó allí,

y de que al principio se ocultó con sus nefastas consecuencias,

prefieren abanderar su triunfo posterior:

el control total del virus.

La normalidad hoy es tan evidente, que parece increíble,

pero ellos explican que ha llegado

después del sacrificio de un largo y duro confinamiento,

de su conciencia desde el principio de estar en guerra

contra un enemigo difícil, de la tecnología,

y de una prevención que se mantiene a día de hoy.

Wuhan está bañada por el rio más largo de China, el Yangtsé.

Grandes paseos y parques recorren sus orillas,

y en uno de ellos,

Chen Xingxu se reencuentra con la enfermera Li Jun.

Chen fue uno de los cientos de voluntarios

que ayudaron a los que enfermaban a buscar un hospital

cuando apenas había sitio.

La avalancha de contagios saturó todos los centros

hasta mediados de febrero, y se vivieron situaciones como estás

que ahora se han podido ver

en un documental de la televisión estatal china,

pero que entonces se censuraron.

Durante la epidemia íbamos y veníamos

entre más de 40 hospitales públicos y cientos de barrios.

Mi coche recorrió 13 000 kilómetros en dos meses sin salir de Wuhan.

El 8 de febrero se abrieron los hospitales

construidos a contrarreloj y una semana más tarde

casi todos los contagiados ya tenían una cama

y una asistencia mejor.

A la enfermera Li

le hubiésemos hecho muchas preguntas,

pero al igual que a los médicos,

le han prohibido hablar con prensa extranjera.

Sobre todo le habríamos preguntado

si se podría haber evitado la muerte de sanitarios,

entre ellos la del doctor Li Wenliag,

convertido ya en un héroe en China porque avisó de una extraña neumonía

meses antes de que estallase la epidemia.

Pero las autoridades provinciales multaron a este joven médico

por falsos rumores.

Después se contagió y falleció.

Como él, 60 sanitarios, según cifras oficiales,

murieron en todo el país.

Algunos de ellos, incluso por accidentes cardiovasculares

provocados por agotamiento y estrés.

Las miradas de los médicos

eran de cansancio, desconcierto y frustración.

Al igual que nosotros,

nadie sabía como se iba a desarrollar la epidemia.

Xiao es propietaria de tres hoteles como este que nos enseña.

En enero convenció a otros profesionales del sector

para crear una red de más de 300 establecimientos gratuitos

para alojar a los médicos que no volvían a sus casas

por el miedo a contagiar a sus familias.

Vi en redes las fotos de médicos

que dormían en el suelo del Hospital.

Me dió mucha pena.

A los colegas les dije

que todos debemos actuar ante una emergencia nacional,

y que si los médicos estaban mal, nosotros estaríamos peor.

Con Wuhan se volcó también el resto del país.

Llegaron miles de sanitarios de todas las provincias,

y el Ejército que gestionó uno de los hospitales

levantado de la nada en 10 días.

Los meses más duros en Wuhan, de enero a marzo,

se cuentan en esta Muestra inaugurada hace unos días

en el centro de Exposiciones de la ciudad.

En su recorrido se puede ver una de las tantas vallas

con las que se cerraron todos los barrios

desde el 23 de enero hasta abril.

Mas de 75 días sin salir de casa para nada,

en una ciudad que también estaba bloqueada.

El Gobierno central decretó el cierre

de toda la provincia de Hubei, que es como España entera,

para impedir que el virus se propagase más

por el resto del país.

Y en aquellos días en los que Wuhan, con 12 millones de habitantes,

parecía una ciudad fantasma,

Lao Ji no dejó de salir con su moto para comprar

y llevar comida a quien se lo pedía por weechat, el wasap chino.

No sabíamos cuanto tiempo iba a durar el confinamiento.

Yo no soy un experto para afirmar

si fue necesario estar encerrados tanto tiempo,

pero creo que si no se toman medidas estrictas,

no todo el mundo respeta la prevención.

Aquí hemos visto que al principio

había algunos que no se ponían la mascarilla.

Hoy creo que si no nos hubiesen impuesto algo tan estricto,

la epidemia habría durado más.

Pero la larga cuarentena no fue fácil para nadie en Wuhan.

Lo sabe bien Du Mingjun que abrió una línea

de ayuda telefónica sicológica con otros profesionales

en cuanto empezó el confinamiento.

Me lo propuso mi jefe que es siquiatra.

Me dijo que si la epidemia iba a quedar registrada en la Historia,

también iba a ver un antes y un después

en los problemas sicológicos de la población, y no se equivocaba.

Nos cuenta que hasta mayo atendieron más de tres mil llamadas

y que en una veintena de ellas, incluso,

los que llamaron expresaron su voluntad de quitarse la vida.

Miedo, estrés, ansiedad.

El cierre de la ciudad y de sus casas

nos exponía a una situación difícil que nunca antes había pasado.

Era algo nuevo.

Muchos además estaban muy nerviosos

porque no sabían si se habían contagiado.

A principios de febrero oían en la tele

que cada día había centenares de muertos,

y en muchas familias

ni siquiera tenían mascarillas suficientes para todos.

A finales de marzo, poco a poco,

se va levantando el cierre en aquellos barrios

en los que ya no había personas que pudiesen contagiar.

Muchos de los enfermos

que habían recibido el alta hospitalaria

debían guardar cuarentena en sus casas.

Además de hacer un mapa de riesgo por distritos,

se desarrollan los rastreadores de Inteligencia artificial.

Aplicaciones en el móvil

que se convierten en el salvoconducto obligatorio

para acceder a cualquier sitio público,

y que dan cuenta de los movimientos de cada uno

por encima del debate del derecho a la privacidad.

En mayo, se hacen test masivos a toda la población.

Es la primera vez que en China se realizaba esta medida preventiva

que después se repite ante cualquier brote,

en cuanto se detecta,

como se ha visto recientemente en la ciudad costera de Qingdao

en la que en 5 días se ha testado a 9 millones de personas

por 12 positivos.

Teníamos dudas de si esto era necesario.

Nos daba miedo infectarnos,

pero después con los buenos resultados empecé a notar un cambio.

Cada vez más gente se atrevía a ir sin mascarilla,

salían más a la calle y a los centros comerciales,

y en los restaurantes ya dejaban comer dentro.

Los PCRs a todos fue la gran medicina del alivio.

¿Como se le da confianza a toda una ciudad?

Comprobar que nadie está infectado.

El exceso de confianza se visualizó con estas imágenes

que dieron la vuelta al mundo.

El verano en Wuhan con una fiesta multitudinaria,

sin guardar la distancia de seguridad

y sin mascarilla en una piscina.

La normalidad contrastaba tanto

con el momento que se vivía en Europa

que incluso se dudó de si la fiesta era de este año.

Sí se celebró, porque ya no era necesario llevar mascarilla

y no existía riesgo de coronavirus

nos dice este chico en una zona de ocio nocturno.

Cerca de allí, ya de día,

vemos como miles de chinos esperan para entrar

en la Pagoda de la Grulla Amarilla de Wuhan,

el sitio más visitado este mes después de Disney Shanghai.

Las autoridades de Hubei decretaron entrada gratuita

en todos los sitios de interés de la provincia

con el objetivo de fomentar el turismo.

Venimos de Wenzhou

y estamos viendo como está Wuhan de recuperada,

hay mucha animación y prosperidad, nos dice este hombre.

En estas fiestas nacionales chinas

se realizaron más de 600 millones de desplazamientos internos

por todo el país.

Los chinos volvieron a viajar masivamente ante los datos oficiales

de casi dos meses seguidos sin contagios locales.

Turismo interno porque las fronteras siguen cerradas desde marzo.

Solo deja entrar a cuenta gotas, y bajo controles estrictos,

a residentes.

Para ello se necesita visados especiales, PCRs en origen,

y a la llegada a China,

y también durante una cuarentena estricta

dentro de la habitación de un hotel

designado por las autoridades del país.

Es su forma de evitar

que posibles casos que vienen de fuera provoquen, dentro,

otra ola de contagios.

Pedro Morilla, es uno de los últimos españoles que han llegado aWuhan

con todos estos controles.

Repatriado en enero cuando se cerró la ciudad,

fue uno de los españoles que tuvieron que hacer cuarentena

en el Hospital Gómez Ulla en Madrid.

Dice que notaba cuando estaba allí

que estaban haciendo todo lo posible por erradicarlo

y que ahora se siente seguro.

Con la pandemia global

el mundo ha mirado y sigue mirando más que nunca hacia China.

Su gestión con sombras pero también con sus luces

a la hora de supuestamente controlarlo internamente

plantea la pregunta de si todas estas estrategias de Wuhan

son exportables al resto del mundo.

Probablemente muy pocos países pueden ofrecer esa mezcla

de autoridad, organización y disciplina

que hemos visto en China.

Esto es posible con un sistema político determinado,

y con un cosmos cultural singular

y además contando con un despliegue de medios significativos

tanto recursos humanos como tecnológicos.

Uno de los interrogantes de esta crisis mundial

sigue siendo el origen.

El mercado de mariscos de Wuhan por donde se extendió

y donde había animales salvajes en condiciones insalubres

sigue cerrado.

Cerca de allí, se encuentra uno de los laboratorios biológicos

que experimentan con coronavirus.

Desde Estados Unidos se ha apuntado que la covid

fue creada artificialmente.

En las teorías de la confrontación,

China responde que lo trajeron los norteamericanos

hace un año cuando vinieron a participar

en los Juegos Olímpicos militares.

De momento los científicos suscriben que es de origen natural.

La desconfianza surge también,

por la cifra que da China de sus fallecidos,

4634 personas, la mayoría en Wuhan.

Muy baja comparada con las que se están dando,

en general, en otros países.

La cifra para mi es fiable.

Nosotros como voluntarios recogíamos datos de enfermos

que no podían ingresar en un hospital

cuando la epidemia estaba en su apogeo.

En total fueron 1046 infectados.

De ellos, al final murieron 55.

Esta tasa de muerte es similar a la que publica el Gobierno

con todos los datos del país entero.

Sin posibilidad de verificar los datos,

y aunque la imagen de China ha empeorado

en algunos países desarrollados, su economía va a ser de laspocas

que salgan reforzadas tras la pandemia.

Se ha visto en este último trimestre

en el que el Producto Interior Bruto alcanzó un 4,9 por ciento

tras dejar atrás el virus.

Para el análisis, si ahora más que nunca,

se va a depender de China.

China no plantea su modelo como exportable.

Y de hecho con la pandemia

hay una querencia de depender menos de China,

pero es que China aboga también por ser mas autosuficientes.

El siguiente capítulo estratégico pasará, inevitablemente,

por la vacuna que China espera comercializar ya

entre diciembre y enero.

Con cuatro fármacos en su fase final,

ya se ha inoculado a población de riesgo en diferentes ciudades

entre las que está Wuhan.

Y ha anunciado que habrá mas disponibilidad

para los países en desarrollo y que los precios serán asequibles.

Asi que con dudas o reconocimientos,

lo que si parece incuestionable para todos,

es que China tendrá un papel decisivo

en el tablero mundial de los próximos años.

Y mientras en Wuhan, cada noche, desde hace ya medio año,

se iluminan los rascacielos para celebrar

que han conseguido vencer la epidemia del coronavirus.

Terminamos por hoy.

Ya saben que pueden volver a ver nuestros reportajes

en la Web de RTVE y en las redes sociales, si quieren.

Hasta el próximo sábado.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Informe Semanal - 24/10/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Informe Semanal - 24/10/20

24 oct 2020

Q, conspiración en la red
Q es un movimiento conspiranoico que nació en Estados Unidos en 2017 y que, al calor de la pandemia global, se está extendiendo a países europeos, incluida España. Creado por y para las redes ha acabado saltando a las calles en las manifestaciones de los negacionistas contra las medidas anti-Covid19.

¿El milagro de Wuhan?
Diez meses después del anuncio oficial del primer brote de coronavirus en el mundo, ‘Informe Semanal’ vuelve al epicentro de la pandemia. Wuhan, la zona cero de la Covid 19 parece una ciudad segura que ha dejado atrás el miedo y la incertidumbre. La normalidad ha llegado, dicen los wuhaneses, tras un largo y duro confinamiento, test masivos, una tecnología invasiva y el control riguroso de todos los que llegan de fuera.

ver más sobre "Informe Semanal - 24/10/20" ver menos sobre "Informe Semanal - 24/10/20"
Programas completos (648)

Los últimos 3.745 programas de Informe Semanal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos