www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5666413
No recomendado para menores de 7 años Informe Semanal - 19/09/20 - ver ahora
Transcripción completa

Estamos en semanas cruciales

para la vacuna contra el Coronavirus.

Calendario en mano y a la espera de resultados científicos,

se aventuran toda clase de pronósticos.

Para los más optimistas,

en un par de meses podría proteger a las personas más vulnerables.

Pero los científicos marcan plazos más largos, como pronto,

a partir de la próxima primavera.

Iremos también a la costa oeste de EEUU

donde el fuego ha dejado decenas de muertos

y ha arrasado casi dos millones de hectáreas, en California, Oregón

y Washington.

Un drama que se repite demasiado y que aviva el debate

sobre las consecuencias del cambio climático.

Vamos ya con las vacunas,

porque la multiplicación de contagios por coronavirus

mantiene a millones de personas entre el temor a enfermar

y la necesidad de vivir con una cierta normalidad.

Mientras, los laboratorios trabajan a contrarreloj.

Bajo la presión del virus,

y bajo la presión política de algunos Gobiernos

que pugnan por mejorar su posición en el tablero internacional.

Nadie niega que hay prisa por obtener la ansiada vacuna.

Pero la partitura de la ciencia marca su propio ritmo.

Y sólo en esos compases se podrá garantizar

que sean suficientes, seguras y eficaces.

Además de en España,

la vacuna del laboratorio belga, Janssen,

una filial de la multinacional Johnson and Johnson

se está probando también en Alemania y Países Bajos.

En total, 550 voluntarios sanos participan en los ensayos

que permitirán conocer la dosis y su seguridad.

Otros 34 proyectos se están experimentando ya en humanos.

Estamos en una carrera sin precedentes

en el ámbito de las vacunas.

Nunca habíamos tenido 200 compuestos que están entre fases clínicas,

es decir, en humanos y fases preclínicas,

en animales, en laboratorio.

Lo importante es que se triunfe, ¿no?

porque lo importante no somos los que desarrollamos las vacunas.

Lo importante es las personas que van a recibir esa vacuna

que sea segura para ellas y que les de la infección

y que les puedan llevar a hacer dentro de seis meses,

un año, dos años, tres años, una vida normal, ¿no?

Es una carrera de velocidad y de obstáculos.

El 9 de septiembre, uno de los proyectos más avanzados,

el de la Universidad de Oxford, con la farmacéutica Astra Zéneca,

suspendía sus ensayos, por una posible reacción adversa

de uno de los participantes.

Días más tarde, lo retomaban.

Si aparece un efecto secundario,

que es algo que perfectamente puede pasar,

hay que saber comunicarlo, ¿no?

Es una de las cosas que es importante.

Son fármacos que están en ensayos clínicos.

Si supiéramos que van a funcionar

y que no van a tener efectos secundarios,

no tendría ningún sentido hacer un ensayo clínico.

En ninguna vacuna, y esto lo quiero recalcar,

en ninguna de las vacunas que están en marcha

se sabrá si son eficaces

hasta que no se hagan las pruebas de eficacia.

Seguridad y eficacia, eso sólo se verá

cuando las personas vacunadas sufran la infección.

Y en ninguna vacuna hemos llegado tan lejos.

Nosotros intentamos remedar,

lo que sucedería en un individuo vacunado

y cogemos células de un voluntario, separamos las células dendríticas,

que son las que van a presentar la vacuna

y las enfrentamos a unos linfocitos autólogos del mismo individuo

para ver si son capaces de responder o no a la vacuna.

Estamos en el laboratorio del Hospital Clínic de Barcelona,

donde se trabaja

en uno de los principales proyectos de vacuna

que se investigan en España.

En todo el mundo hay cerca de 200, en distintas fases

y con distintas técnicas.

Virus de otras enfermedades que sirven como vectores,

virus del Covid 19 atenuados,

tecnología genética para activar la respuesta inmunitaria.

Ahora mismo lo que se ha desatado es una guerra nacional,

porque cada país consiga su vacuna y eso es de alguna manera absurdo,

absurdo desde el punto de vista de salud pública

y de lo que tenemos que hacer para frenar la pandemia.

No pensemos que una vacuna.

Las primeras vacunas que van a salir

van a ser efectivas al 50 por ciento o al 60 por ciento.

Las vacunas deben pasar numerosos controles

para demostrar que son seguras y eficaces.

En una primera etapa, en el laboratorio,

se hacen pruebas in-vitro y con animales.

Después, se pasa a las fases clínicas I, II y III

en las que ya se prueba en humanos.

Primero, pequeños grupos se evalúa su seguridad

y la respuesta inmunitaria.

A partir de ahí, se amplía el estudio,

se miden los efectos secundarios

y se establecen las dosis que se deben administrar.

En el desarrollo de vacunas hemos ido muy deprisa claramente,

porque está habiendo alrededor de 100.000 muertos en el mundo

por mes, necesitamos ir muy deprisa,

por eso se ha empezado por las más sencillas.

Las más sencillas que sólo tienen una proteína del virus.

Ojalá fuesen suficientes.

Por ahora no se sabe bien cómo van a funcionar.

En la carrera por conseguir la vacuna contra el coronavirus

hay 9 proyectos que están en cabeza.

Además, de la Oxford,

de la que la Unión Europea ha encargado 300 millones de dosis,

hay otras multinacionales como Moderna, Pfizer y Janssen

en Estados Unidos

que han empezado los ensayos en humanos.

Además, otras cuatro vacunas de China y, la rusa Sputnik V,

están en esa fase.

De hecho, todas las vacunas que están ahora,

todas están en fase 3, en modelos animales,

han protegido de la enfermedad.

Es decir, han impedido que los animales enfermen,

pero no han impedido que los animales se infecten

y, por lo tanto,

esos animales potencialmente podrían infectar a otros animales.

En humanos no sabemos lo que pasará.

Ya se da casi por hecho

que la mayoría de las primeras vacunas

tendrán resultados importantes, pero limitados,

y que hará falta una segunda generación.

Las primeras vacunas que están en el camino

y que puedan llegar a ser eficaces,

a lo mejor sólo tienen beneficio para los grupos de riesgo,

pero eso sería muy importante

porque les protegería de la enfermedad grave

y de la muerte.

Y evitaría muchos fallecimientos,

que es un problema con esta infección.

Sin embargo, si no tienen beneficio para la población normal,

porque no evitan la transmisión del virus,

necesitaremos vacunas que puedan llegar detrás.

Esas vacunas, llamadas de segunda y tercera generación,

son las que principalmente se están investigando en España,

donde el ritmo es más lento.

Lidera una investigación de vacunas en España.

Que estas vacunas primeras funcionan fantásticamente bien y son baratas

y pueden llegar a todo el mundo, porque esto es muy importante,

es decir, que las vacunas tienen que llegar a todo el mundo.

Cuando me refiero a todo el mundo, quiero decir, a todo el planeta.

Si esto es así, pues probablemente las vacunas que estemos dando,

los que vamos más tarde no tengan sentido.

Ahora, ¿qué ocurriría si esas vacunas

no funcionan correctamente o funcionan parcialmente?

¿Tenemos que empezar de cero el resto?

No, lo ideal es que el resto ya llevemos el camino andado,

en caso de que éstas no funcionen,

nosotros traemos muy poco en poder llegar a donde están ellos ahora.

Nuestra vacuna, aunque va un poco más lenta,

porque el sistema es completamente nuevo

y tenemos que demostrar que todas las fases son seguras.

Sin embargo, puede ser mucho más potente

en el sentido que induzca unos anticuerpos

y unos linfocitos T de alta potencia,

y también que la memoria inmunológica que induce

sea más larga.

Enjuanes nos lo cuenta en su laboratorio del CSIC.

Lleva 35 años investigando los coronavirus.

Y desde que apareció el COVID-19, puso en marcha toda la maquinaria

para desarrollar una vacuna.

En el CSIC también se investigan otros proyectos,

entre ellos el del grupo de científicos de Mariano Esteban.

En España tradicionalmente estamos más focalizados

a hacer una investigación básica, que es la clave,

que es importantísima, pero nos falta ese empuje

de llevar a cabo de laboratorio a la clínica.

Lo que nos falta también es ese tejido empresarial

que pueda llevar a cabo el desarrollo de vacunas.

Pero para ello hace falta financiación,

porque todo esto no es gratuito.

Afortunadamente, en nuestra institución

el Consejo Superior de Investigaciones Científicas

está apoyando fuertemente estas iniciativas

y yo creo que es una medida muy acertada

por parte de la institución de dar ese paso más adelante.

En la mayor lentitud del ritmo

al que van las investigaciones en España,

influyen, y no poco los factores económicos.

Sobre todo si se comparan con las enormes cifras

que manejan las grandes multinacionales de la biotecnología

o farmacéuticas.

Son cantidades astronómicas ellos empiezan todas las etapas,

llegan a empezar hasta la fabricación,

pero están arriesgando la fabricación,

el coste de la fabricación de este producto,

porque todavía no saben primero si va a funcionar bien en humanos

y segundo si va a ser segura en humanos.

Pero con esa capacidad económica arriesgan.

Algunos perderán dinero,

pero otros, lógicamente ganarán mucho.

Querríamos tener alrededor de unos 100 millones de dosis

producidos a finales de año

y en el próximo año llegar a unos 1.300 millones de dosis.

Claro, para ello, para tener ese número tan ingente de dosis

producidas a finales de año,

nosotros estamos ya produciendo a riesgo

mientras estamos evaluando la fase 3.

En una situación de pandemia como esta,

conseguir una vacuna eficaz salvará miles de vidas.

Pero en la carrera de las vacunas, además de razones de salud pública

se mueven también dinero y poder.

Todos los países están actuando a día de hoy

bajo la idea del caballo ganador.

Es decir, el primero que obtenga la vacuna

va a poder competir con el actual hegemonía mundial, Estados Unidos,

a la hora de poder posicionarse en una mejor posición,

valga la redundancia,

en el tablero geopolítico de las relaciones internacionales.

Estados Unidos con Donald Trump

Estados Unidos con Donald Trump

está apostando por intentar lograr una vacuna lo antes posible,

principalmente por una motivación política

que es que tienen unas elecciones presidenciales en noviembre

del presente año.

Rusia, con Vladimir Putin a la cabeza,

dio un anuncio hace ya unas semanas

de que había conseguido patentar la primera vacuna

que era efectiva contra el VIH.

La denominó Sputnik V,

haciendo referencia a La Guerra de las Galaxias,

a la armamentística de la época, de la época de la Guerra Fría.

Por otro lado, tenemos a China.

Con Xi JinPing la cabeza

que está intentando, a través de la farmacéutica Cansino

generar una vacuna que le permita retomar o regenerar su posicion.

Ahora mismo en el escenario internacional,

que se ha visto muy dañada al ser el país originario del virus

con epicentro en el mercado de Wuhan

La opacidad de los gobiernos de China y Rusia

favorece un cierto grado de desconfianza

sobre los logros que han anunciado

en las investigaciones sobre las vacunas.

¿Hasta qué punto son reales?

La vacuna china sí que ha publicado una serie de datos,

y los modelos animales y los primeros ensayos en personas

parece que es razonable.

Incluso en aquellas personas

que tienen algo de anticuerpos frente a la vacuna

y que hacen que prendería un poco peor.

Parece que va bien.

Estamos esperando más datos de la eficacia

en un número más grande

y sobre todo en grupos de riesgo de la población.

La vacuna rusa no sabemos nada por lo tanto no podemos opinar.

Esa declaración por parte de Putin

de que ya se había conseguido desarrollar una vacuna eficaz,

la Sputnik V,

despertó grandes incertidumbres a nivel internacional,

tanto por parte de la OMS

por la organización mundial de la salud,

así como por otros países que pensaron

que no había suficiente evidencia científica

como para poder declarar las cinco,

la primera vacuna eficaz en la lucha contra esas fotos.

La urgencia por detener el avance de la Covid-19

está llevando a acortar las fases de investigación

de todos los proyectos de vacuna.

La enorme cantidad de recursos que mueven los más avanzados

permiten, dicen los expertos, hacerlo con razonable seguridad,

pero ¿es la suficiente?

Una vacuna necesita tiempo para saber qué eficacia tiene.

Sabemos que la seguridad se mide en las primeras fases clínicas,

pero también sabemos

que la eficacia, y eso es muy importante,

las vacunas que salgan requieren un cierto tiempo.

Hasta diciembre vamos a tener un periodo de seguimiento

de dos o tres meses.

Lo que pasa a partir de ahí va a ser una incógnita.

Por eso es tan importante

que se realiza el seguimiento entero de estos pacientes

durante un año, como está estipulado en el estudio.

Las vacunas que sean aprobadas por países occidentales

van a tener una seguridad mínima porque tienen que ser autorizadas,

autorizadas por las agencias europea o española

del medicamento de cada país

y la Food and Drug Administration norteamericana.

Ellos, si ven un problema serio, no las van a probar.

Estoy completamente seguro.

Otros de los desafíos que se plantean

es si habrá capacidad suficiente

para producir todas las vacunas necesarias.

La capacidad de producción mundial de vacunas

en estos momentos está en torno a 2500 millones.

Si somos 7000 millones de habitantes en el mundo,

quiere decir que en un año,

en un año, podríamos fabricar aproximadamente

para un tercio de la humanidad.

O lo que es lo mismo, un 30 %, más o menos,

de la gente en todos los países, ¿no?

Por muchas prisas que tengamos, los investigadores señalan

que hay que respetar los ritmos de la ciencia.

Y también que las vacunas ayudarán a frenar la pandemia,

pero, de momento, no serán suficientes para acabar con ella.

La solución puede venir de que los antivirales

o combinaciones de antivirales

sean más eficaces de la inmunoterapia,

por sueros de pacientes que han sobrepasado la enfermedad

o los anticuerpos monoclonales

que se hacen en los laboratorios de las vacunas.

Por supuesto, en primer lugar,

pero también, y eso sería lo ideal de la evolución del virus,

que se diseminase mucho si quiere, pero que se atenuase

con el fin de ir inmunizando a la población poco a poco,

sin causar graves daños.

Son muchas las incógnitas por resolver.

¿Qué precio se pagará por la vacuna?

¿Quién deberá vacunarse primero?

Y la principal, ¿cuándo estará disponible?

Muchos expertos,

incluida la Organización Mundial de la Salud,

calculan que las dosis necesarias para los grupos de riesgo

no llegarán hasta mediados del próximo año.

De momento, la carrera por conseguir las primeras vacunas sigue abierta.

Son voluntarios del primer ensayo autorizado

El fuego está dejando imágenes apocalípticas

en la costa Oeste de EEUU.

Hay decenas de muertos, varios desaparecidos,

y medio millón de evacuados.

Las llamas han calcinado dos millones de hectáreas,

en los tres grandes estados del litoral Pacífico: California,

Oregón y Washington.

El impacto en la calidad del aire es brutal.

En ciudades como Seattle, Los Ángeles o San Francisco,

los ciudadanos respiran, diariamente, humo tóxico.

Las autoridades advierten de que la crisis climática

ya no es una amenaza lejana, y que está en la puerta de casa.

Todo esto, a dos meses de las elecciones presidenciales.

El candidato demócrata Joe Biden cree que, si vuelve a ganar Trump,

habrá más incendios.

Y el presidente, que culpa del fuego a la mala gestión forestal,

dice que pronto refrescará.

¿Estuviste en el arroyo?

Sí, toda la noche.

Confiábamos en poder ver la montaña arder

pero quedamos atrapados.

No podíamos irnos porque en el puente había un coche volcado.

Intentaron hacer con vosotros lo mismo que con nosotros.

No estaban tratando de salvar nada, trataban de salvarnos a nosotros.

No he pasado más miedo en mi vida.

Los vientos era más desagradables que en 2018,

ahí tienes el calentamiento global

Además, los recursos son limitados porque hay tantos fuegos

en tantos lugares.

Y luego está el humo.

Tienen suficiente visibilidad para luchar contra el incendio

con la ayuda de helicópteros.

Sí, hoy sí..

Desafortunadamente,

se trata de una pobre gestión forestal.

No han aprendido desde nuestro incendio,

aún no han aprendido porque no han hecho nada

en los bosques,

y ¿por qué estamos rodeados?

Por bosque.

Conversaciones que transcurren entre los coches

de las decenas de miles evacuados en los incendios que asolan el oeste

de Estados Unidos.

Deambulan por aparcamientos como este, puntos de evacuación.

En California, por ejemplo, los damnificados se encuentran

con los que perdieron su casa en otro fuego histórico

hace dos años en el mismo condado,

los más grandes en el Estado, hasta ahora.

Poco se ha tardado en batir récords de nuevo.

Esta temporada de incendios adquiere proporciones históricas,

sí pero para los vecinos de la costa oeste más importante

casi que cuánto se quema... es cada cuánto.

Es uno de los últimos pueblos pintados de ceniza en

California,

15 vecinos han muerto, otros siguen desaparecidos.

En la carretera principal de este pequeño municipio rural

solo 6 casas se mantienen en pie.

La de Susan no es una de ellas.

Durante 30 años, mi marido y yo la construimos

y la acondicionamos.

Mi marido murió en 2017,

pero ahora es, como si lo hubiera perdido todo, todo.

Resultó ser demasiado tarde para ir a casa,

la carretera estaba bloqueada para rescatar a mis animales

o recoger algo más de mi casa.

Las antigüedades de mi abuelo, mi abuela, mi madre,

fotografías se han echado perder.

Cuando cortaron la luz, no teníamos agua

para hacer funcionar las bombas de agua para salvar nuestras casas.

Si ahora cortan la luz cuando se descontrola un fuego

es por lo que pasó en 2018 en un pueblo cercano, Paradise.

La compañía eléctrica ha reconocido en un acuerdo judicial

que el deterioro del tendido eléctrico

fue la causa de la tragedia que se llevó a 85 personas.

Informe Semanal grababa hace dos años a este sevillano

que lo había perdido.

Hoy volvemos allí con Pedro Isern,

bajo un sol de incendio.

Las llamas vuelven a estar cerca.

Los hemos limpiado para que no queme nada

si hay otro incendio

y quedan algunos árboles por cortar que están secos,

aquí lo único verde que queda son mis olivos

que han rebrotado, un limonero.

Algunos vecinos han revivido la pesadilla

de una nueva evacuación, aunque el fuego, esta vez,

se ha quedado a las puertas.

Si vives en la montaña el fuego te va a llegar

pensar que no va a venir,

pensar que no va a ser así es no aceptar la realidad

y es cuestión de tiempo.

Mucha gente decide no volver al campo.

Aquí había 25 000 mil personas y ahora solo hay 5000

y 1000 quieren reconstruir su casa.

A mí me encanta vivir en el campo, es el riesgo que toma,

cuando llega el incendio te vas y punto

El de Paradise sigue siendo el incendio más mortífero

de la historia,

pero ya no es el más grande...

En 3 estados del oeste las llamas han arrasado alrededor

de 2 millones de hectáreas.

Aproximadamente, el tamaño de la Comunidad Valenciana.

Ya han muerto al menos 35 personas y queda lo peor, el otoño,

tradicionalmente la época más inflamable.

Pero estos días arden a la vez varios de los mayores incendios

de la historia de la región.

En el más grande, el August Complex Fire,

está una empresa española.

California la ha seleccionado para para predecir el comportamiento

de los incendios con su tecnología

y la ayuda de analistas de nuestro país.

Para que nos hagamos una idea de la magnitud

en la que nos encontramos en este August Complex.

En este vídeo repite lo del peor incendio de España en el94

y lo compara con el August Complex que todos juntos son más pequeños

y este se han producido en 15 días

y el mayor crecimiento se dio en dos días.

Incendios que van como trenes

arrasando miles de hectáreas a la vez.

Una brutal ola de calor,

un agosto de temperaturas y sequedad récord en California

y 14.000 relámpagos en 3 días

crearon la tormenta de fuego perfecta.

Hacemos la lista de los 20 incendios más grandes,

más devastadores de la historia de California

todo está centrado en los últimos 10 años

la frecuencia que estamos teniendo ahora, estos incendios

se deberían dar, como mucho, una vez cada 100 años,

y se están dando casi recurrentemente.

Ttenemos que hablar de soluciones que no son simples,

no hay solo una solución limpien el monte,

no hay solo una solución

cambiemos hacia combustibles sólidos a otras energías

no hay una sola solución.

El viento del diablo que asoló Paradise el año pasado

es el mismo viento que ha asolado Bear Fire este año

que lo ha hecho todavía más grande y rápido.

Tiene que haber un cambio cultural en la que, si vivimos en el monte

o si vivimos en el entorno de naturaleza,

tenemos que gestionar los territorios

que hay alrededor nuestro.

Seguimos nuestro recorrido por la costa oeste,

nos hemos dirigido hacia el norte, hemos llegado al Sur de Oregón...

Y esta es la imagen de devastación en varios municipios.

Aún está restringida esta zona porque se desconocen

e investigan las causas de este incendio

y 500.000 personas, aproximadamente el 10%,

han estado bajo algún tipo de aviso de evacuación.

Esa es la peculiaridad de este incendio,

que han alcanzado zonas urbanas.

El sheriff cree que fueron provocados

y ya hay un hombre imputado en la cárcel.

A esta área pueden volver,

pero deben ser conscientes de que el peligro

y la contaminación aún existe.

Si nosotros permitimos a la gente entrar,

tenemos que hacerles entender que hay productos cancerígenos

dentro del área quemada.

Respirar no es menos peligroso, el oeste de Estados Unidos

registra de las peores calidades del aire del mundo

y la nube tóxica ha llegado incluso hasta Nueva York o Canadá.

Muchos evacuados no tienen más remedio

que pasar el día al aire libre o dormir en recintos como éste

y, las visitas a los hospitales por problemas respiratorios

han aumentado, aún más.

Y ustedes cómo están?

Estamos bien.

Aquí comemos, dormimos...

Y ya tienen medicamentos

pues mi marido ya está haciendo todo el proceso

para que le devuelvan las medicinas,

pues nos dice que nosotros le podemos ayudar,

sí gracias, cuídese.

Yo ya no supe,

salí a trabajar a las 5 de la mañana yo ya no volví a ver mi casa,

de mi trabajo me vine aquí.

Y aquí estamos recibiendo la ayuda que necesitamos,

pero necesitamos una casa.

Yo, solo mi bolso, esto es todo lo que se me salvó.

Después de 22 años de todo lo que he trabajado,

no me queda nada.

Una emergencia que se solapa con otra pandemia.

Las autoridades se han enfrentado al desafío de dar cobijo

a decenas de miles de evacuados y a la vez, evitar

que estos centros de evacuados por ejemplo se conviertan

en focos de nuevo contagios.

Unos incendios que han convertido al cambio climático

en una de los principales temas de campaña hasta ahora dominada

por la crisis sanitaria, la económica

y las tensiones raciales.

Los candidatos presidenciales han aprovechado para marcar

sus posturas en cuanto al calentamiento global.

Si dais a un incendiario climático 4 años más en la Casa Blanca,

¿por qué deberíamos sorprendernos si América prende en más llamas?

Si dais a un negacionista climático 4 años más en la Casa Blanca,

¿por qué alguien debería sorprenderse cuando América

este más inundada?

Tenemos mucho que hacer respecto a la gestión forestal,

Obviamente, la gestión forestal en California es muy importante.

Si ignoramos a ciencia y escondemos la cabeza bajo la arena

pensando que todo se trata de gestión de la vegetación,

no vamos a tener éxito juntos protegiendo a los californianos.

Empezará a refrescar.

Ojalá la ciencia estuviera de acuerdo contigo.

Bueno no creo que la ciencia lo sepa.

El deba te sobre el cambio climático

Si no vengan a California California es América

a cámara rápida

El ambiente a menos de dos meses de las elecciones se espesa

en los estados afectados, demócratas,

aunque la nube tóxica ha cruzado el país llegando hasta NuevaYork,

y ha cruzado la frontera de Canadá.

Yo pienso que eso donde quiere voy a tener peligro

porque he oído que los tornados, que las inundaciones.

Entonces, en cualquier sitio vamos a sufrir

y hay peligro también entonces lo que pienso es

que si en todos sitios voy a subir prefiero quedarme aquí.

Escapar de los efectos de los incendios

no es fácil ni siquiera mudándose.

Pedro se fue a 20km de su antiguo paraíso californiano

pero la ceniza viene a visitarle hasta su nueva casa.

"Ya estoy en casa I am home".

Terminamos por hoy.

En la web de rtve y en las redes sociales,

pueden volver a ver nuestros reportajes, si quieren.

Gracias y hasta el proximo sábado.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Informe Semanal - 19/09/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Informe Semanal - 19/09/20

19 sep 2020

La carrera de las vacunas
Casi 200 proyectos de investigación de todo el mundo compiten en una carrera contrarreloj para lograr una vacuna contra el coronavirus. ‘Informe Semanal’ estará con Rafael Vilasanjuan, del Instituto de Salud Global, quien adelanta que nunca antes habían tenido tantos compuestos en fase clínica. Lo habitual es que una vacuna tarde entre cinco y diez años en desarrollarse. Esta vez, sin embargo, la carrera no es de fondo, sino de velocidad y de obstáculos.

Vivir con el fuego
"Una catástrofe sin precedentes a la que no se ve un fin cercano". Así describen las autoridades la ola de incendios que asola el oeste de los Estados Unidos y está avivando el debate sobre las consecuencias, ya palpables, del cambio climático. Las llamas han dejado decenas de muertos y arrasado casi dos millones de hectáreas en los tres grandes estados del litoral pacífico: California, Oregón y Washington. El humo tóxico ha convertido el aire de ciudades como Portland, Seattle, San Francisco o Los Ángeles en el más contaminado del mundo.

ver más sobre "Informe Semanal - 19/09/20" ver menos sobre "Informe Semanal - 19/09/20"
Programas completos (644)
Clips

Los últimos 3.735 programas de Informe Semanal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos