www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5647304
No recomendado para menores de 7 años Informe Semanal - 15/08/20 - ver ahora
Transcripción completa

Los jóvenes entre 15 y 29 años, se han convertido

en el grupo de edad con mayor incidencia por Covid.

Son además los principales transmisores en los últimos rebrotes

por su intensa actividad social.

Las imágenes de botellones y reuniones, sin las mínimas

medidas de seguridad, abonan la idea

de una juventud relajada y poco o nada concienciada,

si me contagio, me contagio.

Pero esa puede ser una imagen distorsionada.

Sobre la juventud y el nuevo golpe que está recibiendo una generación

especialmente castigada ya por la crisis de 2008 tratará

nuestro primer reportaje.

Hablaremos también con la mejor nadadora de la historia

del deporte español.

Mireia Belmonte reivindica la capacidad de sacrificio,

la lucha constante sin darte por vencido

hasta que se acabe tu trabajo.

Valores deportivos que todos deberíamos aplicarnos,

nos dice, en estos momentos difíciles de pandemia.

Enseguida vemos a Mireia.

Ahora comenzamos con los jóvenes y el coronavirus.

Hola, hola, hola.

Ya sé que te lo han dicho muchas veces.

Muchas.

Llevan diciéndolo muchos meses.

Y sé que es la segunda crisis mundial que pasas en tu vida.

Primero económica y ahora sanitaria.

Menuda mierda.

Así empieza una de las pocas campañas

que se han hecho en España desde que comenzó la pandemia

para impactar de lleno en la conciencia de los jóvenes.

Actrices y actores de una compañía de teatro joven

miran de frente a su generación con un mensaje:

"Con los ojos también se puede besar, abrazar, sonreír.

Por mí, no te vas a contagiar".

"Fuera del ámbito profesional, lo que estoy viendo

por parte de mis amigos, de mis primos,

de la gente de mi familia que más o menos somos

de la misma edad es responsabilidad en el día a día.

Lavarse las manos, ponerse la mascarilla.

Entonces, cuando mandan estos mensajes de que los jóvenes...

Me parece un poco injusto.

Los jóvenes se van a emocionar y se van a sentir interpelados

si tú le haces un tratamiento de adulto responsable

y así consigues que su comportamiento

sea el de adulto responsable.

Si tú le das un tratamiento infantil o mucho peor,

un tratamiento de delincuente, en algunos casos,

vas a conseguir el objetivo.

La campaña se ha distribuido a través de las redes sociales.

Surgió de la colaboración entre médicos especialistas

de diversas áreas del Hospital 12 de Octubre de Madrid

y La Joven compañía de Teatro, ante el alarmante

aumento de contagios entre los menores de 30 años

en las últimas semanas.

Evita las aglomeraciones.

Dónde y con quién quedemos son decisiones importantes.

Puede que no tengas síntomas.

Aún así, podrías ser portador del virus.

Yo creo que también ha habido como una necesidad

de quedar con nuestros amigos, de ir de fiesta, de saltarnos

un poco las normas en el sentido de que somos la generación

más revolucionaria.

Y creo que pasa por ahí el error, sobre todo, la poca conciencia

que ha habido en el sentido de que se nos ha llamado

que somos un grupo de poco riesgo.

A un sector de la población, les habíamos dicho

que no les iba a pasar nada grave si se contagiaban

y entendieron lo que quisieron entender

en ese momento.

Luego, les hemos criminalizado y hay mucho enfado

contra la juventud que va sin mascarilla,

que no nos protege y eso tampoco es muy bueno,

porque es contraproducente.

Y lo que es un poco absurdo es haber conseguido reducir el brote

y ahora perder ese respeto al virus, que lo hemos perdido

e insisto, ni por mala idea, ni han sido solo los jóvenes

los que se han saltado las normas.

"Por mí, no te vas a morir".

Tuve dos momentos muy críticos

que me podía haber quedado allí perfectamente.

Incluso en las llamadas de teléfono que hacían a casa,

en alguna sí que dijeron:

"Mucho tiene que mejorar o le quedan tantas horas"

Blas sonríe casi permanentemente, a pesar del dramatismo de su relato

y de las estremecedoras secuelas aún visibles en su cuerpo.

Ha sobrevivido a 50 días en la UCI y a un mes hospitalizado en planta

por el Covid-19.

Entré con mucha masa muscular y más peso por mi propio pie

y salí en silla de ruedas.

Subir la ambulancia, los escalones,

ya fue como un logro.

He perdido entre 15 o 20 kilos.

Este joven profesor de secundaria, ingresó en el Hospital de Gandía

con fiebre muy alta a mediados de marzo.

Desconoce cuándo y dónde se contagió,

porque en las semanas previas al confinamiento,

el uso de la mascarilla o de geles desinfectantes

era inexistente.

Ahora que puede disfrutar de los paseos

y de respirar al aire libre, se echa las manos a la cabeza

cuando se cruza con personas que no cumplen las normas.

Pero, sobre todo,

por identificarme yo más con ellos,

pues lo que me dan ganas es ir, abordarles y enseñarles la protesis

que llevo en los pies para que lo vean,

porque, aunque se me vean algunas marcas,

lo de los pies es lo más significativo.

Pues que respeten las normas, porque pueden acabar

como yo o peor".

No hay una garantía, no hay un dintel numérico,

no hay una edad que te proteja del todo,

de las consecuencias letales, y por lo tanto,

de ahí la importancia de recordar las medidas

para prevenir la infección y concienciar a la población.

El ocio nocturno, las reuniones familiares

y de amigos, explican que la edad media de los contagiados

por coronavirus haya ido bajando semana tras semana

desde que acabó el confinamiento.

Durante el estado de alarma, rondaba los 60 años

y ahora ese valor se sitúa en la treintena,

según los datos del Instituto Carlos III.

Yo creo que sí, que siempre tiras un poco

a adaptarte al grupo en el que estás.

Y sí que he visto grupos más relajados

y grupos en los que se tiene más cuidado.

Pero sí, yo creo que depende un poco y que sí que es verdad

que tendemos a hacer lo que vemos alrededor,

porque nadie quiere ser el paranoico,

el raro que está, el maleducado que no quiere saludar, qué tal."

Ana ha pasado esta semana a engrosar la estadística

dafectados por coronavirus

entre personas menores de 30 años.

Cree que pudo contagiarse durante una reciente estancia

en la playa.

Decidió hacerse la prueba de vuelta en Madrid, antes de emprender

un nuevo viaje con sus amigas, al presentar síntomas leves,

como la pérdida repentina del olfato y del gusto.

El lunes, me hice la prueba el martes, di positivo

y hoy sigo un poco yendo de teléfono a teléfono

a ver qué tengo que hacer.

Ha sido todo un poco así, todos mandándome

de un lado para otro y al final, por ahora,

todavía no me han hecho el rastreo,

que ha quedado un poco en mi mano, porque eso sí

que me dijeron un poco las probabilidades

de contagio y que yo tenía que avisar

a la gente para que ellos se fuesen a su centro médico

a hacerse las pruebas.

El cierre de las discotecas, salas de baile y de los bares

de copas en toda España decretado por el Gobierno

de acuerdo con todas las comunidades autónomas

para tratar de frenar la expansión del virus, limita todavíamás

el ocio de los jóvenes que se reúnen

en jardines y plazas.

Es que el problema de la noche no es que la gente sea joven,

porque es que pasa en todos los sitios,

en sitios de gente de 30 o 40, que se junta el alcohol

con el coronavirus y la gente se confía.

Hemos estado confinados y parece que se nos ha olvidado

todo lo que hemos vivido.

Y lo que pasa es que la gente está olvidando la historia,

está olvidando el pasado.

Y con eso, estamos viniendo a nuevos rebrotes, nuevos casos.

Lo que tenemos que hacer es concienciar.

Sí que es verdad que sí que se está centrando

sobre todos los jóvenes, pero porque somos

como tú has dicho, hemos estado mucho tiempo confinados

y salimos y nos hemos desmadrado.

Pero sí que llegamos a una fiesta a lo mejor

y ves a 30 chavales sin mascarilla

y eso, por ejemplo, nosotros no lo hacemos.

Esto es como todo, como siempre, lo que falta es educación,

información, porque a mí, la sensación de miedo,

Los medios, vienen a asustar, pero no intentan que entre,

que cale en el corazón.

Al final, la vida social es necesaria y yo, por lo menos,

no me reprimo a ello.

Y que voy con cuidado, pues sí, pero creo que está inconsciente

dentro de cada uno, dentro del aprendizaje

que tenga cada uno, dependiendo de la conciencia que tenga.

Hay que buscar cómo podemos llevarles a estar al aire libre

y en situaciones seguras para los contagios.

Y no se está pensando en darles soluciones.

Se está pensando solo en restringir, sin alternativas.

Y eso no es una solución para nada.

No podemos simplemente enfadarnos y decir,

"las cosas deberían ser así".

Cuando todo sea un desastre, decir,

"pero es que yo tenía razón, es que ellos se portaron mal,

ya tengo un culpable".

No sirve de nada tener un culpable.

Lo que tenemos que tener son soluciones.

Los datos oficiales, confirman que ahora

los menores de 40 años, juegan un papel principal

en la transmisión del virus, al ser la mayoría asintomáticos.

La difusión de vídeos con conductas irresponsables

o las imágenes de botellones y fiestas en la calle

como si no hubiera pandemia, les ha colocado en el punto de mira.

Y han empañado la otra cara de muchos jóvenes,

como su labor solidaria, por ejemplo,

en el Plan Responde de Cruz Roja.

Una intervención de emergencia que ha atendido a casi

dos millones y medio de personas desde marzo.

Creo que durante la pandemia en el confinamiento, hemos visto

cuando se han organizado movimientos vecinales

y en Cruz Roja, han entrado 21.000 personas jóvenes,

que no estamos hablando de una o dos personas que han dicho,

hay que aportar, esto es una crisis, y vamos a estar ahí

para lo que haga falta.

Durante el estado de alarma, muchos jóvenes se volcaron

para repartir alimentos preparados a domicilio a los ancianos

y personas sin recursos.

O para corregir desigualdades sociales,

que se han hecho más evidentes con la pandemia.

Uno de los principales factores, yo creo que fue la brecha digital

en la que estuvimos ahí, a tope, repartiendo tablets

y apoyando a todas esas familias que no podían permitirse

tener ese acceso a esas herramientas digitales

para poder continuar con el curso escolar.

Después del confinamiento, la respuesta voluntaria

de la juventud ha continuado, por ejemplo, para concienciar

sobre la importancia de las medidas de prevención frente al virus

en los espacios públicos,

como el uso de la mascarilla, la correcta higiene de manos

o la distancia social.

Para los jóvenes, el voluntariado es una buena forma de prepararse

para la vida adulta en un futuro inmediato,

cuyo horizonte en plena crisis por la pandemia,

se adivina con muchas incógnitas.

Estamos en esa incertidumbre de ¿Qué va a pasar con nosotras?,

¿Vamos a poder trabajar de verdad?

¿Va a haber empleo o no lo va a ver?

¿Cuál va ser la situación de nuestro país?

¿Esta crisis, digamos sanitaria, va a pasar

a una crisis económica muy grande?

¿Cómo va a ser?

No sabemos qué va a pasar la semana que viene,

y qué va a pasar en un mes, y por supuesto no sabemos

qué va a pasar en otoño, ni mucho menos dentro de 5 años.

Y así, los jóvenes, no pueden tomar decisiones.

Una pandemia nunca viene bien, ¿no?

Pero si te pillan en un momento tan fundamental

como la inserción en el mercado laboral es crucial,

es fundamental, que les demos una seguridad

a estos jóvenes y que por lo menos sepan

que importa su futuro.

Los datos de la expansión del coronavirus por España,

siguen al alza.

Con el acuerdo de las comunidades autónomas,

el Gobierno también ha decretado la prohibición de fumar en lacalle,

cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad.

Y aconseja limitar las reuniones de amigos y familiares

a menos de 10 personas.

Medidas de contención que llaman a la responsabilidad

de todos.

En una sociedad, porque vivimos en una sociedad,

la salud pública es eso, la salud de todos.

Y todos tenemos que formar parte y ser parte de esa responsabilidad.

En todas las edades, en todas las generaciones,

a todos nos toca caminar en esa dirección.

En evitar los contagios, precisamente por el bien común.

Hay una cosa que se dice, con todo el respeto

para los hospitales y es que cuando una gente

llega al hospital es porque hemos fracasado.

Cuando ya no podemos hacer otra cosa por ellos, les ingresamos.

Pero no deberían llegar al hospital en condiciones normales.

Entonces evidentemente, hemos fracasado en la prevención.

Pero realmente por más respiradores que tengamos,

vamos a ver es que estar en UCI, ya es un problema.

Cuando tú pasas unos días en UCI, además de que pierdes

una cantidad exagerada de peso,

se produce un trastorno fisiológico y psicológico.

No debemos llegar a las UCIS por más UCIS que tengamos,

tenemos que evitar eso a toda costa.

Entonces, hay que prevenir.

En tiempos de pandemia, hay que procurar opciones de ocio

para los jóvenes que permitan mantener

relaciones sociales o disfrutar de la vida

con responsabilidad y de forma segura

como en este concierto de la rapera Sara Socas.

La realidad es que, frente al virus,

ninguno de nosotros, tampoco los jóvenes,

somos invulnerables.

A estas alturas de agosto, Mireia Belmonte,

la mejor nadadora española de todos los tiempos,

debería de estar descansando después de haber conseguido,

si se cumplían las expectativas, varias medallas

en sus cuartos Juegos Olímpicos, en Tokio 2020.

Pero como a todos los demás,

el coronavirus le ha trastocado la vida.

Ha tenido que aparcar la ilusión del oro

y de los récords por el confinamiento

y se ha implicado en la batalla para evitar nuevos contagios.

De la pandemia, nos dice, "puede que salgamos mejores,

pero yo creo que la palabra es más fuertes".

Verano de 2020.

Mascarillas,

medidas sanitarias reforzadas,

rebrote de nuevos casos.

Imágenes y sonidos muy distintos a las que hace solo unos meses

imaginábamos todos,

cuando aún no sabíamos que el coronavirus

nos iba a dejar sin la ceremonia inaugural del 24 de julio,

sin competiciones ni medallas, sin juegos.

Si el coronavirus no hubiera provocado el aplazamiento

de Tokio 2020,

Mireia Belmonte ya estaría de vacaciones

después de haber participado en sus cuartos Juegos Olímpicos.

Y si no fuera por culpa de dos pequeñas hernias inguinales

Mireia podría haber vuelto a competir a mediados de mes

en Loulé, en el sur de Portugal.

Sí que es verdad que estaba ilusionada, con ganas

y entrenando bastante para hacer esa cita

que teníamos en Portugal dentro de poco.

Pero bueno al final me detectaron dos hernias

y de momento estoy en reposo y a la espera

de la evolución de ellas.

Así que de momento sólo puedo reposar

y mantener esa ilusión para la temporada 2020-21.

El sueño de los juegos de Tokio quedada suspendido en marzo

para miles de deportistas de alto nivel

y para millones de ciudadanos.

La batalla por el oro olímpico, por batir récords,

por conseguir mejores marcas

ha dejado paso a la batalla por superar la pandemia,

por evitar nuevos contagios,

por conseguir una vacuna eficaz.

Creo que la gente se va concienciando

pero sí que a lo mejor estaría bien potenciar

esa concienciación con más campañas.

Y que la gente de verdad vea que es necesario

ponerse la mascarilla,

tomar todas las precauciones de desinfectarse las manos,

lavárselas

y mantener esa distancia social porque al final es imprescindible

para no volver a lo que estábamos en marzo.

No poder entrenar,

no poder ir al trabajo,

ni visitar a amigos y familiares.

El confinamiento aunó en inquietudes y preocupaciones

a deportistas de élite, como Mireia Belmonte,

y a ciudadanos de a pie.

Ella dice que no sabe si del confinamiento

hemos salido mejores, pero sí más fuertes.

Me gusta sacar la parte positiva de todo.

Mejores puede ser pero yo creo que la palabra es más fuertes.

Por lo menos hablando del ámbito deportivo,

de los deportistas.

Creo que hemos vivido una situación que no es típica,

estar encerrados en un sitio mucho tiempo,

en mi caso sin poder tener una piscina para entrenar,

y también yo creo que el ingenio se nos ha agudizado.

De pensar en hacer cosas diferentes con el material que tenemos encasa

y al final todo esto pues nos ha hecho transformarnos

a otro tipo de deportista.

En mi caso no tanto aprender cosas nuevas

sino gestionar mejor el tiempo,

hacer una rutina aunque no pudiera entrenar

al cien por cien.

Pero siempre hacer un rutina de me levanto a tal hora,

me voy a dormir a tal hora,

tengo tiempo para estudiar,

tiempo para entrenar

y organizar mejor el tiempo.

Toda una campeona olímpica y del mundo aboga porque el deporte,

que muchas personas usaron

para ocupar tiempo del confinamiento,

sea también una forma de vida,

con valores para superar dificultades.

Y también un foco de atracción económica

que las empresas consideren rentable.

El deporte y los deportistas, que somos los que lo practicamos,

tenemos valores que en sociedad son muy buenos.

Tenemos la capacidad de sacrificio, la constancia,

la capacidad de empezar un trabajo y luchar por él

hasta que tú no te das por vencido o no se ha acabado ese trabajo.

Y al final creo que las empresas también lo valoran mucho

y se identifican también con esos valores

que tiene el deportista.

Yo creo que es importante que las empresas apoyen el deporte,

apuesten por él

y estén día a día con el deportista

y con todo lo que tiene alrededor el deportista y el deporte.

La crisis económica que deja la pandemia

no parece el mejor momento para pedir ayudas públicas

para el deporte.

Pero según Mireia Belmonte sólo la apuesta de las instituciones

por el deporte hará que los éxitos sean fruto de una planificación

y no de la genialidad de unos pocos elegidos.

Sí que es verdad que ves a superpotencia de nuestro deporte

y ves que tienen muchísimos más recursos que nosotros.

Y al final piensas que nuestra calidad al final sale.

Porque si ellos tienen muchos más recursos,

y consiguen tantos resultados,

cuando lo trasladas a nuestro país, con menos recursos,

y los resultados son iguales,

pues piensas en la calidad del deportista que tenemos

y en las ganas que tenemos de entrenar

y de conseguir objetivos.

Pero al final esas ganas

no son lo que nos lleva a conseguirlo sino también

tener unos recursos,

apoyo de instituciones

y una lista más extensa de cosas que al final

nos haría ser mejores deportistas.

Instalaciones a lo mejor tenemos,

España es un pais que tenemos la suerte

de tener muchas instalaciones,

en mi caso tenemos muchas piscinas muy bien cuidadas

y de 50 metros que es lo que a veces más escasea

en otros países.

También yo creo que la técnica, la forma de entrenar,

creo que también es una cosa que nos falta.

Saber bien bien por qué hacemos este trabajo,

mejorar los estilos,

mejorar la técnica,

mejorar en la salida, los virajes, tener gente que nos ayude a mejorar

esos aspectos técnicos, que al final son los

que hacen la diferencia" .

Seguramente todo eso lo conjuga Fred Vergnoux.

Producto de una de las super potencias de la natación, Francia,

hace una década le dió la clave del éxito.

Hace 10 años que empecé a entrenar con Fred

y la verdad es que él es el que me inculcó un poco

esos detalles que te he dicho antes,

esa forma de vivir de deportista.

Un deportista no es solo, en mi caso,

cuando se tira a la piscina y está 8 horas entrenando,

sino que un deportista lo es las 24 horas del día.

Que la alimentación importa,

que el descanso importa,

que la recuperación importa.

Eso en este país antes no lo teníamos,

pensábamos que un deportista sólo lo era las 8 horas

de entrenamiento y después nos olvidábamos.

Y Fred me ha enseñado a vivir deportivamente

y a ser deportista 24 horas.

Yo creo que eso es lo que tenemos que dejar

a las generaciones que vienen,

que al final es un trabajo más

y tienes que estar dedicado en cuerpo y alma

si quieres conseguir medallas olímpicas

o finales olímpicas, cada uno su objetivo".

Con la misma fuerza que aplaudió la decisión del COI

de aplazar los Juegos a 2021 confía que con vacuna o sin ella

y a pesar de los rebrotes en un año y en Tokio habrá Juegos.

No, miedo no la verdad.

A ver yo creo que sí que habrá porque, de momento,

todo lo que anuncia el COI

y el Comité Olímpico Español es que tengamos fe

en que esos Juegos se van a realizar

y yo de momento estoy enfocada a ese 23 de julio del 2021

y ilusionada con esa fecha.

En un año ya, si dios quiere, estamos allí.

Entonces creo que es un momento emocionante

porque queda poco para unos Juegos Olímpicos

y ves que poco a poco se van acercando

y además, por sacar la parte positiva

de toda la pandemia,

pues tenemos un año más para entrenar

y ser mejores de cara a esos Juegos"

Unos Juegos a los que Mireia Belmonte mira

con una doble ilusión.

Sumar medallas a las cuatro olímpicas que tiene,

entre ellas un oro,

el de los 200 mariposa en Río de Janeiro,

y, sola o en compañía, ser abanderada.

En marzo el Comité Olímpico Internacional aprobó que un hombre

y una mujer compartan el honor en la ceremonia inaugural.

Para mí sería otro sueño por cumplir

después de la medalla de oro de Río.

Siempre llevar esa bandera yo creo que es el sueño

de todo deportista.

Y hace poco el COE sacó un reportaje

de todos los abanderados de la historia

y la verdad es que cada vez que veía

la entrevista de alguno de ellos

era como que yo también quiero vivir esa sensación

de estar en primera línea llevando la bandera de mi país

y viendo que hay muchísimos deportistas detrás en ese desfile

y que todos tenemos esa ambición, esa ilusión, de que esos Juegos

sean los mejores

y conseguir superar las medallas de Barcelona 92,

que siempre cada cuatro años es lo que intentamos.

Cada vez que lo pienso se me ponen los pelos de punta

y es como una sensación bonita de querer ser como la punta

de la flecha de todo.

Y además yo nunca he estado en una inauguración de unos Juegos,

o sea que sería mi primera vez.

Y además el día siguiente no tendría que competir hasta por la tarde.

Así que creo que muchos factores se unen para que todo se de.

Pero bueno al final no es mi decisión,

es la del COE como he dicho antes, así que esperemos que pueda ser"

A los Juegos Mireia Belmonte acudirá con los 30 años

que cumplirá en noviembre pero sin fecha de caducidad.

Es una cifra bonita que tengo ganas ya

de que lleguen los 30.

Porque siempre vas quemando etapas y vas creciendo como persona,

en mi caso como deportista,

pero en mi caso yo nunca me he sentido

como en este caso con 30 años.

Siempre me siento como cuando empecé en todo esto.

Y siempre tengo las mismas ganas, la misma ilusión,

y al final es lo que me mueve.

Lo que me mueve a estar un año más en la élite,

lo que me mueve a seguir entrenando de esa manera.

Y ha sido mi medio de vida, es mi medio de vida,

y siempre es un placer estar en el agua.

Aunque esté en la piscina, aunque esté en la playa,

que estoy más en desconexión,

siempre me gusta estar en ella porque me siento bien conmigo misma,

me siento en paz y como libre.

Con esa libertad,

con las mismas ganas de cuando empezó

y sin ponerse límites luchará por estirar su estancia en la élite

más allá de lo que dice la costumbre.

Brazada a brazada quiere llegar a los Juegos de 2024.

París es una ciudad que me gusta mucho, así que...

He estado como turista,

he estado compitiendo en ella.

Y siempre es una ciudad que me gusta mucho.

Así que siempre pensando que por qué no puedo llegar

a otros Juegos más, a París 2024,

y siempre pensando pues también en el largo plazo

como son los Juegos

pero también en el corto plazo este año

y Fukuoka 2022 también.

Mireia Belmonte.

Destino, Juegos Olímpicos de Paris.

Con paradas en los de Tokio y los mundiales de natación

de Fukuoka y Doha.

Como a todos, el coronavirus le ha cambiado los planes

pero no los objetivos.

Gracias por haber compartido este tiempo con nosotros.

Pueden volver a ver el programa en la web de televisión espanola

y en las redes.

Informe Semanal vuelve la semana que viene...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Informe Semanal - 15/08/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Informe Semanal - 15/08/20

15 ago 2020

Ni irresponsables ni invulnerables
Informe Semanal analiza la actitud de los jóvenes frente al coronavirus. Los jóvenes entre 15 y 29 años se han convertido en el grupo de edad con mayor incidencia por Covid. Son además los principales transmisores en los últimos rebrotes, sobre todo por su mayor actividad social. Las imágenes de botellones y reuniones sin las mínimas medidas de seguridad abonan la idea de una juventud relajada y poco o nada concienciada.

La fuerza de Mireia
A estas alturas de agosto, Mireia Belmonte, la mejor nadadora española de todos los tiempos, debería de estar descansando después de haber conseguido, sí se cumplían las expectativas, varias medallas en sus cuartos Juegos Olímpicos, Tokio 2020. Pero como a todos los demás, el coronavirus le ha trastocado la vida.

ver más sobre "Informe Semanal - 15/08/20 " ver menos sobre "Informe Semanal - 15/08/20 "
Programas completos (644)
Clips

Los últimos 3.735 programas de Informe Semanal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos