www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5513458
No recomendado para menores de 7 años Informe Semanal - 15/02/20 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Bienvenidos a Informe Semanal.

Parece que a la tercera irá a la vencida.

Tras dos intentos fallidos en el pasado,

el Congreso aprobaba regular la eutanasia en España.

Todo indica que antes del verano,

el derecho a morir dignamente se incluirá como una prestación más

en la Sanidad Pública para todos los españoles que quieran

y cumplan los requisitos.

Profundizaremos en ello enseguida.

También hablaremos del peligro que corre el Macizo Colombiano,

una de las reservas de la biosfera más importante de Latinoamérica,

amenazada ahora por los cultivos de coca y la minería ilegal.

Y cómo no, estaremos en Barcelona,

donde nadie entiende el por qué de la suspensión del Mobile.

Empezamos ya.

España se convertirá pronto en el cuarto país europeo

que regule la eutanasia.

Según las encuestas el 70% de la población

apoya la necesidad de esta ley

pero el debate está ideológicamente muy polarizado.

Un equipo del programa nos trae la voz

de defensores y detractores.

Me gustaría que me ayudaras a morir.

Ha pasado casi un año desde que Ángel Hernández

ayudó a morir a su mujer, María José Carrasco,

enferma de esclerosis múltiple.

Le prometió prestarle sus manos porque ella sola no podía.

Podría haber pasado como muerte natural,

pero Ángel se inculpó públicamente de ayudarla a morir.

Los dos pensaron que al hacerlo podrían dar un nuevo impulso

para despenalizar la eutanasia.

Es duro, pero yo tenía que ponerme en la piel de ella,

porque yo la vi sufrir mucho y la vi sufrir con muchos dolores;

entonces, yo no podía ser egoísta.

Yo me encontré un vaso lleno de dolor y sufrimiento

y lo que hice fue agitarlo con tanta vehemencia

que salpicó a todo el mundo, incluso más allá de nuestras fronteras

y, sobre todo, a quienes salpicó,

porque a nosotros nos interesaba que salpicara,

fue a nuestros representantes políticos,

por eso se movilizaron tanto.

La lucha de Ángel y la de tantos tiene ahora su recompensa.

La primera ley de eutanasia que puede tener España

ha pasado el primer filtro parlamentario,

con el apoyo de los grupos del Congreso

y la oposición del PP y Vox.

Una norma que convierte la eutanasia

en "un derecho que será "incorporado a la sanidad pública".

La idea de que porque yo tenga derecho a morir voluntariamente,

vaya a pedir la muerte voluntaria, la idea de que ese derecho

es una especie de coacción social para las personas, es absurda.

¿Quién va a pedir la muerte solamente porque puede hacerlo? ,

De hecho, la experiencia belga y holandesa,

en Bélgica el 98% de las personas mueren de forma natural

y en Holanda, en Países Bajos, es el 96%,

porque, digamos, de alguna manera es el último recurso

cuando ya no puedes más.

Yo era muy feliz ayudándola a ella.

Yo estaba muy bien, muy contento.

Incluso, yo impedí que ella adelantara su suicidio.

Es un acto de amor y solidaridad,

porque yo creo que cuando una persona

está en esas condiciones,

el amor, a veces, te puede impedir llevarlo a cabo

porque "la amo tanto que no quiero perderla", de forma egoísta.

No la quiero perder.

Pero también fue un acto de solidaridad

porque ella me lo pedía.

Ángel está pagando un alto precio.

Su causa la está instruyendo ahora un juzgado de violencia de género,

acusado de auxilio e inducción al suicidio.

La ley solamente prevé la despenalización

de las conductas de los médicos que actúen conforme a las pautas

de la ley de eutanasia.

Pero no dice nada de los particulares

y no contempla ni el caso de Ramón Sampedro,

ni el caso de Ángel.

En 2006, poco después de que le diagnosticaran alzheimer,

Maribel Teilaetxe escribió una carta a su familia,

dejándoles muy claras sus últimas voluntades,

cuando el dolor la consumiera y la memoria la abandonara.

Ella ya no existía.

Lo que estaba era su cuerpo,

que había que cuidar, mimar, vestir.

Todo su ser, Maribel, había desaparecido.

Había veces, en los últimos momentos, cuando tenía lucidez,

en que a mí me agarraba de los brazos,

me miraba a los ojos y me decía:

Txema, esto no lo quiero, tú sabes que no quiero.

Maribel estaba viviendo contra su voluntad

una existencia indeseable, esperando una ley que no llegaba.

Por eso, su familia se lanzó a la lucha

para movilizar a la sociedad en favor de la eutanasia.

En mi familia vivimos la vida con pasión

y a mi ama le encantaba vivir.

El tema es que no queremos vivir a cualquier precio.

No queremos vivir cuando la vida deja de merecer la pena.

Solo queremos que se nos respete nuestro derecho

a acabar con la nuestra.

A ella le hubiera gustado morir con la consciencia clara,

es decir, saber que se iba a morir, estar con nosotros, despedirse

y darnos un abrazo.

No pudo ser, Maribel murió hace un año

después de una grave crisis de epilepsia.

Cuando la ley esté por fin aprobada, las personas

que sufran una enfermedad "grave e incurable" o "invalidante"

que cause "un sufrimiento insoportable",

podrán acogerse a este derecho, solo de manera autónoma.

Nadie podrá decidirlo por ellos.

Tendrán que pasar al menos dos controles médicos

y la norma permitirá a los facultativos

declararse objetores de conciencia,

La ley, en principio, sobre todo en temas de objeción de conciencia,

es bastante garantista.

Ni el paciente con sus derechos puede obligar a un médico

a que contravenga sus principios, ni el médico con sus principios

puede interrumpir, impedir que el paciente

pueda ejercer sus derechos.

Ninguno de los dos.

Entonces, la objeción de conciencia es la solución.

Pero la objeción de conciencia necesita ajustarla,

desarrollarla y reglamentarla.

¿Por qué?

Pero al final de la vida hay muchas más situaciones

que requieren manejo y tratamiento.

La mujer a la que maté se llamaba Carmen, tenía 82 años.

Le administré cloruro potásico en vena.

Un chute de esos te deja seco, y lo firmé.

Esta confesión forma parte del monólogo

"Celebraré mi muerte", que el doctor Marcos Hourmann

interpreta sobre los escenarios.

Pero es, al mismo tiempo, la cruda realidad del primer médico

condenado en nuestro país por practicar la eutanasia

a una anciana que ingresó en urgencias

con una situación clínica complicadísima.

La mujer le pidió que acabara con su vida.

Primero luchó para salvarla, pero el sufrimiento era tanto

que cumplió los deseos de la mujer.

Marcos le inyectó cloruro potásico.

Así figura en el informe médico.

Meses después de los hechos,

un compañero le denunció a la dirección del centro.

Yo creo que fue el mejor acto humano que hice como médico.

Sí sí, totalmente, nunca me arrepentí de esa noche,

mucho más que salir a la calle y salvar a alguien,

operar corazones o hacer grandes diagnósticos.

Esa noche fue un ser humano, porque los médicos somos personas

y de eso se trata, de personas.

El título pasa a ser secundario.

Se declaró culpable para no ir a prisión

y perdió su trabajo, pero logró que no lo inhabilitaran.

Hoy se declara abiertamente a favor de la eutanasia.

Sería maravilloso que la ley fuera muy amplia,

que cogiera varios aspectos, que es complicado.

Si los legisladores consultan, averiguan,

se hace un consenso real entre políticos, legisladores

jueces, asistentes sociales, familias, médicos...

Llegar a un consenso máximo para abarcar la mayor cantidad

de enfermedades que hacen sufrir al ser humano.

Es una ley que viene demasiado rápido y demasiado poco dialogada.

Yo creo que no entra a fondo en los problemas sociales

que hay detrás de los procesos de muerte.

El tema de la eutanasia

no es tan fácil decidirlo con absoluta libertad,

creo que a veces hay una consideración un poco ingenua

en una sociedad de cuidados de larga duración,

en que más del 80 por ciento de las personas

son cuidadas por la familia, por cuidadores informales.

Las presiones de la familia son enormes.

Se calcula que el 20 por ciento de las eutanasias del mundo

se deben a presiones familiares directas o indirectas,

comprensibles.

Yo lo explico que vivo así, en un traje de neopreno muy ceñido

y que, por dentro, tienes millones de cristalitos que se te clavan.

Luis de Marcos murió en agosto de 2017.

En los últimos meses de vida,

con las fuerzas casi agotadas por una esclerosis múltiple

que le devoraba desde hacía diez años,

ofreció su testimonio para reclamar una ley de eutanasia

que le permitiera morir dignamente y sin sufrimiento.

Para Luis, conseguir más firmas, conseguir más entrevistas,

conseguir que más gente nos apoyara,

era como decir, bueno, toda mi enfermedad ahora cobra sentido,

eso él lo decía todos los días.

Los cuidados paliativos llegan hasta donde llegan,

Luis no reaccionaba a nada, ni a la morfina,

ni a la metadona, a nada de lo que le daban.

Luis no se quería morir.

Luis lo que quería era vivir.

Y para ser libre, para vivir, lo que tenía que hacer

era marcharse, dejar esta existencia, este mundo.

Pero los meses pasaban y la propuesta de ley

continuaba encallada.

Luis siguió sufriendo.

Siguió sin querer dormir por las noches

porque cada nuevo día era peor que el anterior.

No pudo pasar de pantalla como quiso.

Para Asun, el martes 11 de febrero fue el primer día de un calendario

que permitirá a cada uno disponer del final de la vida,

si lo desea o necesita.

A partir de ahora, espero que en la Comisión de Sanidad

no se alarguen los plazos,

que se vaya debatiendo la ley cuanto antes

y, así, muchas personas dejarán de sufrir innecesariamente.

Veintidós años después de la muerte de Ramón Sampedro,

los que recogieron su testigo de lucha han logrado que el sí

a la legalización de la eutanasia en España haya sido mayoritario.

El tiempo de debate acaba de empezar.

¿Quién tiene derecho a elegir por los demás

cómo quieren vivir o cómo quieren morir?

El problema de una ley como esta

es que se nos quede la puerta un poco abierta.

Es un hecho que mucha gente no va a tomar la decisión,

pero va a estar más tranquila para poder tomarla.

Aunque no estemos todos contentos, estemos todos cómodos

con las normas mínimas que decidamos.

La buena muerte es parte de la vida.

Viajamos ahora a Colombia para hablarles

de una de las reservas de la biosfera

más importantes de Latinoamérica: El Macizo Colombiano,

la mayor fuente hídrica del pais y además un enclave

de una gran riqueza biológica, paisajística y cultural

que está en riesgo.

Y como sucede en estos casos, la mano del hombre está detrás.

Durante años amenazado por la guerra,

ahora son los intereses

de las multinacionales mineras y los cultivadores de coca y amapola

los que han colocado al Macizo al borde de la muerte.

El macizo colombiano se conoce como la estrella fluvial del país;

aquí nacen los principales ríos del territorio.

Pero detrás de esta belleza natural se esconden actividades ilegales

como la siembra de coca o la extracción de minerales.

El control por la zona ha deteriorado la convivencia

entre estas montañas donde actúan grupos armados

que amenazan a la población.

Nos adentramos en el macizo y no tardamos en encontrar

los primeros cultivos ilícitos.

Estamos en el macizo colombiano y esta planta que ven aquí

es la hoja de coca,

muchos campesinos de esta zona se dedican a cultivarla.

Luego se la venden a los narcotraficantes

porque de esta manera sacan mucha más rentabilidad.

A los seis años de edad, cuando apenas sabía leer,

Yésica empezó a movilizarse para defender su territorio

de negocios ilegales.

Ahora que ha cumplido los 17

lidera una comunidad de jóvenes.

El olvido estatal ha hecho que todo sea tan fácil acá.

No hay seguridad, no hay quién esté organizando,

no hay quién controle.

No hay un control,

entonces todo el mundo literalmente hace lo que le da la gana.

En este municipio del Cauca las plantaciones de coca

están generado un problema social.

Además del cultivo, aquí también se transforma

lo que facilita el acceso de los jóvenes a la droga.

En el pueblo ya hay niños y niñas que con siete años

han probado la cocaína;

por menos de dos euros pueden conseguir una dosis.

Es muy fácil acceder.

Hacer pública esta situación

puede poner en peligro la vida de Yésica.

Quienes denuncian se exponen a sufrir amenazas

e incluso a morir a manos de los grupos armados

que controlan esta zona.

Tengo un poco de miedo pero es por una causa justa.

Es por la lucha, es por un proceso justo.

Porque sé que ese futuro lo van a saber aprovechar

nuestras generaciones.

Ángel tiene una pequeña cosecha de coca

que vende directamente a los narcotraficantes.

Algunos campesinos también transforman la hoja

en ocultos entre las montañas.

Cosechando lo que es el café

no le pagan más de 25.000 pesos al día.

En cambio si yo o cualquier persona se va a trabajar

en un cultivo de coca se puede estar sacando

100.000 o 150.000 un jornal al día.

Uno de los compromisos del tratado de paz de 2016

fue la sustitución de plantaciones ilícitas por otras legales.

Pero los campesinos denuncian que el acuerdo no se está cumpliendo

y que no tienen alternativas rentables.

En este municipio el 60 por ciento de los agricultores

siguen sembrando coca.

La gente cultiva coca porque la coca la cultivan,

la cosechan, la transforman y la venden en el sitio.

Si a la gente se le brindaran esas garantías

la gente sembraría café o sembraría cacao

o cualquier otro producto si le brindaran

las garantías de sembrar, cultivar, cosechar y transformar.

Antes del acuerdo de paz, este era un entorno

que contaba con una fuerte presencia de las FARC.

Pero con la salida de la guerrilla el territorio la tranquilidad

no ha llegado al Macizo.

Anteriormente se sabía que había unos grupos

y que se llamaba guerrilla.

Hoy no sabemos quiénes son.

Jairo vive pegado a un escolta.

Desde hace años está amenazado de muerte

por rechazar las actividades ilegales en la zona.

Él abandonó la comunidad donde vivía para protegerse.

De esta forma los grupos armados consiguen desplazar

a los líderes sociales

para afianzarse así con el territorio.

¿Cómo se calla? Con una bala.

Enterrándolo, a tres metros debajo de la tierra.

De esa manera.

Es lo que hacen para callarlo.

Y los que quieren vivir pues tenemos que salir

para desplazarnos para otro lado.

Para acá abajo, para la parte baja es donde se siembra la coca

porque es la parte caliente.

Y En esta parte del hueco, acá al fondo está lo de la minería.

Junto a las plantaciones de coca,

la extracción de minerales como el oro

es otra de las actividades ilícitas en la zona.

Omaira pertenece a la comunidad de los yanaconas,

son grandes defensores de la naturaleza

que de toda minería que no sea artesanal.

Esta actividad ha crecido en el municipio atrayendo

a los cárteles mejicanos

y generando más violencia en el lugar.

Yo tengo miedo por la incapacidad y porque no tengan fortaleza

algunas personas para resistir en el territorio

que en algún momento se debiliten y lleguen a entregarlo.

Denunciar la política minera en el Macizo

casi le cuesta la vida a Óscar.

Dos desconocidos en una moto intentaron asesinarle.

Ese día salen unos pistoleros a detener el vehículo,

es un vehículo de seguridad, yo tengo protección.

Los escoltas reaccionan porque los personajes

estos nos disparan

y ahí salimos de la situación esta y luego nos hemos venido enterando

de que la cosa es más compleja.

Una delegación de la defensoría del pueblo encabezada

por el Defensor visita varias regiones del Cauca

para reunirse con los campesinos.

Pero estas reuniones tampoco son seguras.

Entre los asistentes hay infiltrados de grupos armados

que vienen a poner cara a los que se atreven a denunciar.

Acompañamos a la delegación a comprobar el impacto

de la minería ilegal en uno de los ríos de la región.

Entramos en zona caliente,

un territorio peligroso donde no hay presencia del estado.

En el camino nos cruzamos con varios guerrilleros,

aunque es difícil saber a qué organización pertenecen.

Solo con su presencia quieren demostrar que ellos

son los dueños de este territorio.

Una vez en el destino impacta la imagen del cauce seco.

El Sambingo es el primer rico que ha desaparecido en el mundo

por el impacto de la minería ilegal.

Cuando hay corrupción todo el mundo cree

que puede hacer de todo y NO hay unos cánones

que uno tiene que respetar y se debe atacar estas cosas

y se debe atacar la corrupción.

Por estas piedras que ahora pisamos antes pasaba el Sambingo,

que era un río muy caudaloso.

Algunos agricultores todavía bajan a buscar oro

a las pozas pequeñas que quedan.

¿Y consigue así algún gramo de oro?

-Pues un gramito se saca uno.

-¿Donde lo vende?

-A ellos mismos.

Por un gramo consiguen unos 20 euros,

esto cuatro veces más de lo que ganan

por un jornal en el campo.

¿Qué cultiva? -Cultivamos maíz yuca

-¿Qué le ha pasado al río?

-¡Al río!

Lo que se sabe que le pasó al río

-¿Minería?

-Lo que le haya pasado minería.

Su silencio es el mismo que ha rodeado

la actividad ilegal en el río

acabando con un cauce de 25 kilómetros.

Pero así suena el miedo en la cara oculta del Macizo.

El miedo,

eso tan invisible y poderoso se cargaba esta semana

la feria tecnológica más importante del mundo:

el Mobile World Congress

Pero, ¿miedo a qué exactamente?, se preguntan en Barcelona.

Las autoridades sanitarias aseguran que no hay razones médicas objetivas

que justifiquen esta cancelación culpando al coronavirus,

de ahí el desconcierto.

Ahora empezará la batalla legal por las indemnizaciones

y prometen una edición histórica para el año que viene.

Pero el impacto de la cancelación va incluso más allá

del tremendo golpe económico y moral inmediato.

El Mobile era para Barcelona sinónimo de éxito,

transformación, cambio.

Un equipo del programa ha captado todas estas sensaciones

de desconcierto generadas por lo que en la capital catalana califican

de decisión injusta.

Este año los móviles se han quedado a las puertas

del Mobile World Congress.

Ahora solo sirven de distracción a los operarios

mientras esperan el visto bueno

para desmantelar la mayor feria tecnológica del mundo.

El miedo al coronavirus ha convertido un trepidante montaje

en un recinto paralizado.

Después de meses de preparativos,

la cancelación de la feria se precipitaba en una semana,

dejando pérdidas de cientos de millones

y miles de afectados como Victoria, una veterana del Mobile,

con diez ediciones a sus espaldas.

Para mi es una perdida de ingresos fuerte que tennía

y no voy tener.

Contaba con ello y ahora tengo que apechugar

y asumir que aunque sea por tema sanitario

no voy a contar con ello a final de mes.

A 3 días después de esta suspensión inédita,

las farolas de Barcelona siguen anunciando un Congreso

que este año no se celebrará.

Movigo es una de las 2.800 empresas tecnológicas

que tenían previsto acudir.

Ismael, suizo residente en Barcelona,

iba a participar por primera vez,

para lanzar la nueva aplicación estrella

para familias de su compañía.

Este año era muy especial para nosotros porque teniamos

un stand junto con otras dos empresas de aqui de España

para presentar este nuevo proyecto Blabloo,

y ya no hay posibilidad de hacerlo.

Tenía concertadas decenas de entrevistas,

que le empezaron a anular a principios de la semana pasada

cuando el virus del miedo se empezó a extender.

Al último Mobile asistieron un centenar de empresas españolas,

la misma cifra que estaba prevista para esta edición.

La consultora de telecomunicaciones

de Kiko iba a participar por cuarto año consecutivo.

Para nosotros el golpe mas duro no es tanto el coste del stand

y del material como catálogos,

sino los ingresos que dejas de tener por el negocio

que realmente se mueve alli.

Hace 10 días se abría la desbandada de deserciones.

El lunes, el goteo de grandes compañías se convertía en sangría.

Solo dos días después, GMSA, la patronal mundial del móvil

y organizadora del MWC, tiraba la toalla.

A causa del brote de coronavirus, preocupaciones de viaje

y otras circunstancias, ha sido imposible para GSMA

mantener este evento.

El nuevo coronavirus ya tiene nombre: Covid-19.

Según la Organización Mundial de la Salud,

la amenaza global más grave del momento.

China supera 1.500 muertos y 66.000 contagiados.

Fuera del país, los casos no llegan a 500,

la mayor parte en Asia.

Solo hay tres fallecidos, en Filipinas, Japón y Francia.

En Europa, Alemania es el único país que supera los 15 infectados.

Otros 10 países registran menos de tres, como España,

con solo dos contagiados, ya dados de alta.

Ni Manuel ni José Antonio trajeron el virus de Wuhan.

El jueves llegaban a Sevilla después de 14 días aislados

en el hospital militar de Madrid., como el resto de los 20 españoles

repatriados de China.

Se ha hecho un poco pesado, porque han sido dos periodos,

el de Wuhan y el de Madrid, pero afortunadamente

ha sido un final feliz

y todos mis compañeros están bien.

Nunca hubo riesgo de contagio, solo precaución.

En el caso de Barcelona,

autoridades y expertos no han dejado de insistir

en que no había razones de salud pública

para cancelar el Mobile.

En el aeropuerto de Barcelona y el de Madrid cada dia,

cada dia circulan un Mobile y medio de pasajeros

y están en salas de espera, salas de embarque

y quizásse pasan ocho horas dentro de un avión

al lado de pasajeros de todo el mundo.

El riesgo sigue existiendo.

¿Hemos dejado de volar por ello?

¿Hemos cerrado fronteras?

La verdad es que no tiene ningún sentido.

La capital catalana ha seducido a las codiciadas clases emergentes

del Continente asiático.

Es el destino favorito de cuatro de cada diez

turistas chinos que visitan España.

Están, además, entre los que más gastan.

Aunque estos días andan, sobre todo, a la búsqueda de mascarillas,

agotadas en las farmacias del centro de Barcelona.

Desde que apareció el tema del coronavirus

fue de forma masiva chinos, turistas y residentes, para enviar a China.

Hemos calculado que en todo 2019 vendimos 670 mascarillas

en todo el año,

y cuando apareció el coronavirus hemos vendido en una semana 1.530,

y porque no hemos conseguido más.

Las previsiones eran que esta edición del Mobile dejara

casi 500 millones de euros en la ciudad,

con más de cien mil asistentes, entre ellos 6.000 chinos,

y 14.000 empleos temporales.

Yo sé que voy a hacer el Mobile desde el mes de noviembre

que me contactan para ver mi disponibilidad,

con lo cual si te sale otra cosa en esas fechas,

ya las tienes cerradas,

con lo cual has dicho que no a otras opciones,tiras de esto

y te quedas a las puertas.

La Cámara de Comercio de la capital catalana

calcula en 209 millones de euros el impacto en los sectores hotelero,

restauración, transportes y servicios.

La organización había reservado 30.000 habitaciones de hotel,

el 80 por ciento de toda la ciudad.

La mayoría todavía sin cancelar.

El Mobile World Congress es nuestro momento algido en el año.

Aunque son solo cuatro dias de Congreso,

mueve mucho más de lo que es el congreso en si,

viene gente que tiene que prepararlo,

gente que tiene que desmontarlo al final.

Entonces posiblemente es el golpe más duro

que hemos vivido en la ciudad,

porque todos confiábamos un poco en que se tomase una decisión

intermedia.

En el Asador de Aranda sirven cocina castellana

en las alturas de Barcelona.

Este restaurante puede atender hasta a 400 comensales.

Los otros dos locales de la cadena ofrecen 300 cubiertos más Antes

de la cancelación del Mobile algunos negocios como este

ya notaron el miedo de algunas empresas.

El año pasado a estas alturas teniamos los tres restaurantes

llenos de reservas

y este año aqui en el asador del Tibidabo

teníamos algunas reservas de 15 ó 20 personas en días sueltos.

Los restaurantes dejarán de ingresar 40 millones,

según el gremio.

A pesar de todo,

Jenaro prefiere ver el vaso medio lleno.

Va a dar una buena imagen de seguridad

porque que hubiera sido mucho más dañino para el turismo,

que no viniera la gente porque aqui ha habido un brote

de esta enfermedad.

El de Marc es el bar-restaurante más cercano a la feria.

Su privilegiada localización le había permitido alquilar el local

al completo a empresas expositoras durante 8 ediciones del Mobile.

Este añodadas las circunstacias del coronavirus

y la alarma que ha generado,

en nuestro caso nos han anulado segun los contratos y los tiempos

la privatización del local,

así que abriremos con normalidad.

Informe Semanal ha podido saber que GSMA contrató un seguro

de 120 millones de euros con el consorcio británico Lloyd's

para cubrir las indemnizaciones en caso de siniestro.

La póliza cubre la cancelación por fuerza mayor, terrorismo,

y después de los disturbios de octubre, por tumulto popular.

Costó medio millón de euros.

Por 18.000 más, se habría incluido el riesgo o alarma por pandemia.

Pero la organización del Mobile estimó que no era necesario.

La cobertura estándar lo excluye,

pero cada seguro es un traje a medida del cliente,

también están excluidos habitualmente el terrorismo

y los tumultos populares,

simplemente el cliente tiene que pagar una sobreprima

en relación al coste habitual.

El Consejero delegado de GSMA insistía en que la cancelación

ha sido por fuerza mayor.

Pero sin cobertura específica, ni alerta sanitaria oficial,

los expertos en contingencias auguran una batalla legal

por las indemnizaciones.

Cualquier contrato es interpretable,

yo puedo hacerlo en un sentido, el cliente en otro

y en caso de disputa siempre están los tribunales

que son los que marcan su interpretación que es

la que acaba valiendo.

Por primera vez en 14 años,

Barcelona no ha sido la capital mundial de la tecnología.

El bullicio sigue en sus calles, a pesar de esta crisis.

La organización GSMA asegura que el Mobile del año que viene

será el mejor de la historia.

Y sigue dando luz verde a la celebración del certamen

en Barcelona,

como mínimo, hasta 2023.

Pues nosotros sí que por "por fuerza mayor"

nos tenemos que ir.

Gracias, como siempre, por compartir su tiempo con nosotros.

Nuestros equipos ya están trabajando para la próxima semana.

Si quieren volver a vernos, ya saben,

ahí tienen nuestra web rtve.es.

Acaben de disfrutar del fin de semana.

Gracias de verdad.

Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Informe Semanal - 15/02/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Informe Semanal - 15/02/20

15 feb 2020

La decisión de morir
España podría convertirse este año en el cuarto país europeo que regula la eutanasia. Después de dos intentos fallidos en el pasado, el Congreso aprobaba esta semana tramitar una ley sobre el derecho a una muerte digna.

El lado oscuro del Macizo
"Tengo miedo a morir, pero si me pasa será por una causa justa". Yésica, 17 años, abandera la lucha de su comunidad en el Macizo colombiano contra el tráfico de drogas. La desaparición de la guerrilla de las FARC por los acuerdos de paz de 2016 ha dejado un vacío que han ocupado los narcos, no el Estado.

Mobile, un año de cuarentena
La alarma desatada por el coronavirus Covid-19 ha llevado a la cancelación del Mobile World Congress de Barcelona. No abrirá sus puertas por el goteo de empresas, entre ellas algunos de los grandes gigantes, que en los últimos días han anunciado su retirada.

ver más sobre "Informe Semanal - 15/02/20" ver menos sobre "Informe Semanal - 15/02/20"
Programas completos (604)

Los últimos 3.632 programas de Informe Semanal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos