Dirigido por: Ana María Peláez

Serie de documentales sobre los personajes más destacados de la cultura española del siglo XX cada semana en La 2 y en RTVE.es. Dirigido por Ana María Peláez

4594332 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Imprescindibles - Salvador Espriu - ver ahora
Transcripción completa

SALVADOR ESPRIU

"INDESINENTER"

Espriu decía de él que no tenía biografía.

En Espriu, dos y dos no siempre son cuatro.

Es decir, que una de las cosas que más fascinan de Espriu

es que su literatura es como la de aquellas muñecas rusas,

que abres una y encuentras otra.

Y, entonces, si tú estás dispuesto

a entrar en este laberinto, el resultado es apasionante.

Habla en catalán

Cuando he comparado a Espriu con Borges, con Pessoa, con Kafka,

yo tengo muy en cuenta la manera en como ellos vivían.

Son escritores que vienen no de familias especialmente ricas.

Son escritores que se tienen que ganar la vida.

Estos escritores trabajan en este mismo tipo de cosas.

Actividades intelectuales,

no trabajan con las manos, sino con la cabeza, con el intelecto,

pero a veces son actividades que a ellos no les gustan.

Ellos viven esto a veces como una contradicción.

Una obra extraordinaria que los sitúa como grandes intelectuales

y, a la vez, como simples empleados.

A veces resulta un poco

monótono tener que repetir

que uno nació el 10 de julio

de 1913 en Santa Coloma de Farners

y que es hijo del notario Espriu, etcétera.

Esto se repite mucho y aburre un poco.

Pero no hay más remedio que aceptarlo.

Su padre ganó una plaza de notario en Barcelona.

Y la familia se trasladó a vivir a esa ciudad.

Pasaban las vacaciones en Arenys de Mar, de donde era Salvador Espriu

tanto por parte de padre como de madre.

En la calle del Bisbe Català,

todavía se conserva la casa que fue construida a finales del XIX.

El notario Espriu se ganaba bien la vida.

Los Espriu llevaban una vida acomodada.

Cuando llegaban a Arenys,

para el pueblo era un acontecimiento

ya que los Espriu disponían de un gran coche y de criados.

Recitan en catalán

En mis años infantiles,

he de recordar,

el gran amor

que tuvieron siempre para conmigo mis padres,

tanto mi padre como mi madre.

Es difícil decir

pero yo debo mucho a mi padre y también a mi madre,

que era el reverso de la medalla.

Era una mujer

tan inteligente o quizá más que mi padre.

Mi madre era una mujer

reservada,

muy religiosa, muy católica.

Tanto,

de una severidad tal, de concepto de la vida,

que yo, para hacerla enrabiar,

le decía que no era católica, sino calvinista.

Recita en catalán

Mi padre era un hombre más abierto.

Le gustaba mucho hablar.

Y era, si no, un hombre genial,

por lo menos, un hombre "genialoide".

Era un hombre muy divertido.

Y de mucha

atracción personal.

Muy simpático cuando quería.

Cuando no quería,

le cogían rachas de mal humor,

entonces, era realmente temible.

-El padre de Salvador Espriu, en Arenys,

mantenía una tertulia en la que participaban el párroco,

que además era historiador aficionado,

el farmacéutico, un crítico literario de Barcelona, etcétera.

Donde yo me formé,

en esta tertulia,

porque mi padre era muy liberal

y quería que,

desde nuestros primeros años,

frecuentáramos la comunicación,

el diálogo con sus amigos,

que, en general, eran gente muy inteligente y muy interesante.

El padre de Espriu le decía a su hijo: "Niño, ven para acá".

Y le hacía...

Le...

Lo exhibía delante de sus amistades.

Y decía: "Recita la lista de los reyes godos".

O: "Recita la lista de las cabezas coronadas de Europa".

Y el niño, que tenía nueve años,

lo recitaba.

El padre decía a sus amigos: "Ya veis qué niño tengo más inteligente".

Esto de si asombraba o no

a los asistentes a la tertulia,

quizá no sea exacto.

Quizá los enojaba.

Pero, por lo menos, disimulaban.

No creo que llegara a ser

el repelente niño Vicente.

"Ahora, siéntate".

Y de lo que el niño Espriu escuchaba

que hablaban su padre y sus amigos

salen buena parte de los personajes de su obra literaria.

Recita en catalán

Recita en catalán

Salvador Espriu disfrutó de una infancia feliz

hasta que la desgracia llegó a su familia.

Los cinco hermanos enfermaron de sarampión

y, a consecuencia de ello, una de las hermanas, Isabel, murió.

Dos años más tarde, muere el hermano mayor.

Eso crea en él un sentimiento de pérdida que tendrá toda la vida.

Además, el propio Espriu, a causa de una complicación del sarampión,

cae gravemente enfermo y pasa largas temporadas en la cama.

Solo tenía nueve años.

Pero, durante su convalecencia, Espriu lee mucho

y sus lecturas, como él mismo reconoció,

tuvieron una gran influencia en su obra.

Habla en catalán

Salvar a una patria es siempre labor de masculinidad.

Sus estudios de Bachillerato coincidieron

con la dictadura de Primo de Rivera,

la cual trabajó a fondo contra el nacionalismo catalán republicano

y prohibió partidos, asociaciones e instituciones autóctonas.

Se prohibió el uso de la lengua y la bandera catalana en la vida pública.

Espriu recibió una formación académica en castellano

y no es raro que su primer libro, "Israel", escrito a los 15 años,

estuviera en este idioma.

Nunca he tenido profesor de catalán.

Lo he hecho

a mi aire

y con un esfuerzo terrible, enorme.

No reconozco

maestros en este largo, duro

aprendizaje

que no he terminado todavía

y que no voy a concluir nunca.

La crisis de España

no es política,

no es siquiera de régimen.

Es histórica con toda su amplitud.

Gracias al Pacto de San Sebastián, de 17 de agosto de 1930,

los republicanos se pusieron de acuerdo

para un inminente cambio de régimen

que incluía la autonomía política de Cataluña dentro de la república.

A raíz de las elecciones municipales de 1931,

que determinaron la caída de la monarquía,

Francesc Macià proclamó la república catalana.

Así pues, con la llegada de la república,

Cataluña recuperó las libertades perdidas con Primo de Rivera.

En los ambientes intelectuales catalanes,

se respiraba una atmósfera optimista.

Espriu empezó a estudiar en la Universidad de Barcelona

Derecho y Filosofía y Letras.

Cuando entra en la universidad, quiere hacer dos cosas.

Demostrar que él es el que manda.

Y demostrar que manda porque es capaz de hacer cosas que otros no hacen.

¿Y qué hace?

Él publica, en abril del 31, "El doctor Rip".

"El doctor Rip" es la historia de un médico

desahuciado porque tiene cáncer terminal.

Entonces, explica su vida.

Y él se aplica la eutanasia o el suicidio, digámoslo como queramos,

y muere.

Pero, en esta primera edición, sorprende lo que dice Espriu

de la familia, el sexo, la mujer, los hijos, la religión.

Es una entrada de caballo siciliano, como él mismo dijo.

Y él decía a sus amigos que su objetivo era

que el obispo lo pusiera en "El índice",

que era la lista de los libros prohibidos.

Las críticas que recibe Espriu en su juventud me recuerdan

a las que recibe Tarantino.

Por un lado, los personajes son inmorales,

hay asesinatos, amputaciones, sangre,

y, por otro lado, la estructura es rompedora.

La originalidad de Espriu como prosista queda reflejada

en esta breve narración: "Tereseta que baixava les escales".

Aquí, Espriu condensa de forma admirable

la historia de una mujer desde su nacimiento hasta su muerte.

Muchos críticos vieron en esta narración el embrión de una novela.

Pero Espriu no escribió ninguna novela larga.

Sus narraciones fueron siempre breves.

Es como una novela del XIX,

de esas novelas tipo "Madame Bovary",

pero reducida al mínimo,

que en esto Espriu era maestro, maestro de la síntesis.

Entonces, vemos la vida

de esta mujer desde cuando es niña y juega en la calle

con los compañeros del pueblo hasta que muere y la entierran,

cómo va bajando las escaleras de la vida

y cómo este pequeño cuento nos es narrado

a través de los puntos de vista de la gente que a lo largo de los años,

la ven bajar las escaleras.

Habla en catalán

Me interesa la prosa de Espriu no porque sea fácil,

él no pretende atrapar, enganchar,

no pretende tener al lector sujeto, pendiente de la anécdota,

sino que el protagonista es el lenguaje.

Es una prosa muy de poeta

con las palabras muy meditadas,

muy musical.

A veces, difícil aunque no siempre.

Y es un placer para el lector,

no para el lector que busca cómo acaba la historia,

sino para el que disfruta de cada frase.

Espriu siempre tiene la idea de construir una obra total.

Una obra con estilos diferentes, con géneros literarios diferentes,

pero hay una unidad esencial.

Una de las maneras de marcar esa unidad es retomando

los diferentes personajes en diferentes obras.

El mundo narrativo que él crea en los años 30, antes de la guerra,

es la cantera de la que irá sacando personajes después

para formar otras de sus obras.

Lo que le interesa también es ver estos personajes,

Esperanceta Trinquis, que es una mendiga que vivió en Arenys de Mar.

Recita en catalán

Realmente, los mejores años de mi vida pasaron

en la Universidad,

realmente autónoma, de Barcelona.

-En la universidad, Espriu conoce ya antes de matricularse

a Bartomeu Rosselló-Pòrcel.

Surge una gran amistad.

Es una de esas amistades que, a lo largo del tiempo

y cuando sus protagonistas ya han desaparecido,

cobra cada vez unos ribetes más míticos.

¿Por qué?

Porque eran dos personas parecidas en su pasión por la literatura.

Espriu, efectivamente, fue número uno

y nadie le discutía el liderazgo

entre sus colegas estudiantes

porque había leído mucho más, porque había publicado,

porque sabía más cosas,

pero el único que le hacía sombra era Bartomeu.

Espriu venía de una familia bien, burguesa.

Y, en cambio, Roselló-Pòrcel es de los pocos casos, en aquellos años,

que estudió con beca.

Habla en catalán

Espriu y Roselló-Pòrcel, a diferencia de los escritores del "noucentisme",

se vuelven hacia los modelos de la literatura

española.

En el caso de Espriu, le interesa el barroco,

sobre todo, Quevedo y Gracián.

En el caso de Roselló-Pòrcel,

es la otra dirección del barroco, la más culterana de Góngora,

y, sobre todo, los poetas del 27.

En verano de 1933,

el Gobierno de la república organiza un crucero cultural

por el Mediterráneo.

El crucero es un hito mítico en la historia intelectual de España

porque en él van a viajar algunos de los jóvenes que después despuntarán.

Espriu y el poeta Roselló-Pòrcel

son parte del grupo de estudiantes que viajaron en el Ciudad de Cádiz.

El viaje acercó a Espriu a los clásicos

y aumentó su pasión por la egiptología.

Este crucero fue muy importante.

Además, es el momento del gran optimismo de la república,

republicano,

que es un optimismo que incluye el catalanismo

que acaba de tener un estatuto de autonomía

que venía persiguiendo desde finales del siglo XIX.

Es un momento muy bonito,

pero, mirado desde ahora, un poco dramático.

Porque nadie de aquellos chicos y chicas

y profesores que participaron en este crucero

podían imaginar que solo tres años después

en España se desencadenaría una guerra civil

que para Espriu fue una experiencia atroz.

España cumple

en los momentos actuales

su destino providencial.

Como en otras épocas,

derrama ahora su sangre en defensa de la civilización.

El mundo, en un mañana próximo,

comprenderé la magnitud del sacrificio

y entonará sus cantos de agradecimiento.

Explosión

Taconeo

Disparos

Explosión

Taconeo

Taconeo

Explosión

Taconeo

La guerra fue terrible, entre otras cosas, porque separó

a los dos amigos que eran Espriu y Rosselló-Pòrcel.

Padecí por los unos y por los otros,

aunque mi actitud fundamental, aunque muy moderada,

es republicana.

Era republicano en el año 31.

Soy republicano en el año 76.

Y pienso seguir republicano

hasta que me muera.

-Rosselló-Pòrcel se hizo comunista

y creía en el triunfo de la revolución.

Creía que había llegado el momento de dar una vuelta a las cosas.

Y eso, poco a poco, les fue distanciando.

Cuando murió Rosselló-Pòrcel, que murió en enero del 38,

su grupo de amigos quedó desolado

porque se les escapó de las manos.

Y se murió tuberculoso.

La gran sorpresa de Espriu es que, pese a estar distanciados,

Rosselló le había dedicado

su último gran libro,

que se publicó póstumamente.

Yo siempre lo he recordado

como un amigo fraterno,

de estos amigos que se adquieren solo en la universidad.

Tiene una obra muy breve,

pero de una belleza maravillosa.

-Esta amistad quedó truncada.

Y para Espriu ese fue un peso que llevó toda su vida:

el disgusto de que su amigo murió cuando estaban distanciados.

Recita en catalán

Recita en catalán

En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército rojo,

han alcanzado las tropas nacionales

sus últimos objetivos militares.

La guerra ha terminado.

-Espriu dijo, cuando acabó la guerra,

que le avergonzaba ser hombre, que quería ser perro.

-¡Viva Franco!

(TODOS) ¡Viva!

La Guerra Civil dejó, como en otras familias, secuelas en los Espriu.

Su casa de Arenys fue desvalijada y la biblioteca destruida.

El padre de Espriu muere al poco de acabar la guerra de un infarto.

Y Salvador tiene que ponerse a trabajar

para sustentar a la madre y a los dos hermanos.

Por ello, y a pesar de que su deseo hubiera sido ejercer la docencia,

entra de pasante en una notaría.

Fueron tiempos duros hasta que su hermano José, médico de profesión,

funda una mutua sanitaria

y Espriu trabaja en ella como asesor jurídico.

Espriu no se casó nunca y vivió toda su vida con su hermano José.

La geografía de Espriu transcurre en el paseo de Gracia.

Primero, en la Casa Fuster, de Domènech i Montaner,

y luego unos inmuebles más abajo.

En 1940, Espriu utiliza el mito de Antígona,

como harían después otros autores,

para explicar las consecuencias de la guerra entre hermanos.

¡Ay, Tebas!

Ciudad de discordias.

Dos hermanos se disputan la corona,

hermanos de padre y madre.

Y todos los nuestros mueren

por culpa de quienes disputan.

Lo que lleva a Espriu a Antígona es la idea del perdón.

Hay un vencedor y hay un vencido.

Una vez acabado esto,

el vencedor tiene la obligación de respetar moralmente al vencido.

Espriu en su "Antígona" pide la piedad por el vencido.

Pero, Polinices,

el hijo menor de Yocasta,

también era hermano mío.

-Fue el destructor de la paz.

-Si hubiese vencido, le honrarías como destructor de la misma.

Únicamente, yo

lloraría a Eteocles.

Antígona, el personaje, representa la conciencia

de la necesidad de esta piedad por el vencido.

Y eso les está pidiendo a los vencedores de la Guerra Civil,

que no se ensañen con los que, hayan hecho lo que hayan hecho,

han perdido la guerra.

El tema principal de Espriu es el dolor.

Es el dolor de vivir. Es el paso del tiempo, la muerte.

Es también el dolor social.

Recita en catalán

Todas las preguntas, esenciales, metafísicas, políticas,

que se hace Espriu

son preguntas que nacen del dolor del vivir,

del laberinto de la vida,

siendo el laberinto una de sus imágenes literarias principales.

-Escribía en verso

porque el ritmo, incluso físico,

de escribir en prosa

es muy distinto del ritmo

que lleva consigo escribir en verso.

Y el tiempo además,

y a mí no me sobraba tiempo.

En el año 46,

Espriu publica su primer libro de poemas.

Es un libro extraordinario.

Tiene unas connotaciones elegíacas bellísimas.

Se llama "Cementeri de Sinera", "Cementerio de Sinera".

Este libro lo escribe Espriu desde una profunda desolación,

desde una desolación íntima, que es la que él siempre lleva a cuestas

desde la muerte de sus dos hermanos,

pero también una desolación por todo lo que se ha derrumbado,

por lo que se ha venido abajo.

Habla en catalán

-Espriu habla de una patria, Sinera, que tiene un corazón,

sabemos que Sinera es Arenys,

que tiene un corazón, el cementerio, la memoria de los muertos.

La palabra guarda la memoria de los muertos.

Y la guarda en relación con que es

la vía de los vivos.

Los muertos están aquí porque hablamos de ellos,

como habla de la madre y de amigos.

El cementerio no es un culto a lo luctuoso.

Es un culto a aquello que sigue vivo y está en el centro de la comunidad.

Alrededor está la "petita" patria.

Dice, creo recordar: "Quina petita pàtria encercla el cementiri!".

La patria está alrededor. No es el cementerio la patria.

Es lo que está alrededor.

Recita en catalán

Si ese lugar, en cierto modo mítico, tiene esa fuerza,

es un poco por lo que decía Antonio Machado.

Antonio Machado decía

que la poesía, para emocionar realmente,

tenía que ser muy íntima.

Y añadía: "Lo más hondo resulta ser lo más universal".

Creo que eso se cumple en el caso de la Sinera de Salvador Espriu.

Hay una patria que no llama, pero de la que habla, que es el mar.

Ahí está constantemente.

"¿Dónde está la 'petita' barca?".

La "petita" barca es una vieja imagen

que tenemos en la cultura egipcia y en la cristiana

para hablar del alma, de tener vida, de movernos en el agua.

Recita en catalán

-Y, entonces, es cuando a continuación

escribe "Primera historia de Esther",

que es un catálogo

de decir que la lengua catalana no puede morir

porque es muy rica.

Habla en catalán

No renunció a su lengua,

a pesar de las imposiciones que hubo después del final de la guerra.

Entonces, él pensaba dejar unos textos

en que su lengua materna, la lengua de un pueblo que él amaba

porque era el suyo evidentemente,

no se podía perder.

Esto significaba la muerte total y absoluta.

Yo estoy

absolutamente dedicado

a mi pueblo catalán,

a mi nación catalana,

a mi lengua

y a mi cultura.

A veces, la intelectualidad española,

que escribe solo en castellano y no conoce otras lenguas,

quizá no ha entendido algo fundamental de la obra de Espriu.

Y es que la Guerra Civil, cuando llega Franco,

aparte de la derrota que sufrimos todos,

no prohíbe el castellano como lengua, pero sí prohíbe el catalán.

Recita en catalán

Pero yo creo que se entiende mucho más la dimensión de la obra,

muy muy compleja de Espriu,

si en el fundamento se ve que es un escritor

al cual le han prohibido su lengua y le han negado su pueblo.

Recita en catalán

Por lo tanto, cuando Espriu habla de Sepharad después de la guerra,

está hablando de una tierra de exilio.

Unos porque tuvieron que marchar, los que eran republicanos.

Los que se quedaron porque se quedaron en el exilio interior,

es decir, sentían

que habían perdido la libertad,

aquel diálogo democrático que significaba la república

y que costará casi 40 años volver a recuperar.

Cuando un talento poético como el de Espriu

estaba al servicio de una voz cívica,

de una conciencia cuestionadora, cuestionadora a su manera,

pero, en definitiva, cuestionadora,

a una persona como yo

que entendía que la poesía era un arma de futuro,

"La pell de brau" fue acogida en mi corazón

con auténtico aplauso.

Dos poemas me llaman mucho la atención, el poema 30 y el 46,

de "La pell de brau".

En el primero, habla de la diversidad.

Recita en catalán

Y en el segundo, habla de esos puentes del diálogo.

Y lo hace, yo creo, desde una actitud muy lúcida

porque propone, justamente, que la diversidad

sea una riqueza, no un inconveniente para nada.

Y yo creo que eso sigue teniendo plena vigencia,

igual que lo de mantener firmes

los puentes del diálogo,

aunque quizá ahora, en la actualidad, eso resulte más difícil.

Hay que aceptar todos los puntos de vista posibles

con las limitaciones inevitables que uno tiene,

pero hay que procurar abrirse

a cualquier manera de pensar que sea distinta a la de uno.

Recita en catalán

Pero no sé lo que es la poesía en realidad.

Es una cosa muy compleja.

Y creo que no tendría ni tiempo de comenzar a averiguar

lo que es la poesía.

-Usted...

-O caería en pedantería y de esto me voy a librar

de todos modos.

Yo creo que la poesía de Espriu es

un mundo muy sólido,

muy coherente.

En cierto modo, cerrado.

Porque él mantiene unos temas y unos símbolos

muy constantes a lo largo de toda su trayectoria.

También él dijo que toda su obra, toda su poesía,

era una meditación constante y obsesiva

sobre la muerte.

Voz en catalán

Es una voz absolutamente nueva.

Pero que nos trae todo aquello que es necesario conservar.

Porque es sabiduría que todavía tenemos.

Es original, porque viene de ese agua del origen.

Su voz es esa que trata de mantener.

Esa voz de plata, ese agua antigua, esa antigua voz. Son citas de poemas.

Mi poesía pretende ser

difícil

pero clara.

Como antes

de Russell

eran las Matemáticas.

Porque ahora ya no sabemos qué cosa es

las Matemáticas.

Y quizá nunca hemos sabido

lo que es la poesía.

Normalmente, no era un poeta fácil.

Ningún buen poeta es fácil para la traducción.

En el caso de Espriu, sobre todo,

y en primeras obras, aunque luego también,

utilizaba mucho unas expresiones

muy típicamente catalanas,

para las que yo no encontraba el referente en castellano.

Lo digo en algún momento de los prólogos de mis traducciones.

Porque alguien me reprochó el no haber publicado

algunos de los primeros poemas.

Dije: "yo no los he sabido encontrar".

O quizá no existen esas correspondencias.

Porque es un tipo de poesía

muy apegada al genio de la lengua catalana.

Me dicen poeta.

Pero esto vamos a dejarlo.

Soy un aprendiz de escritor.

Y nada más.

De todos modos, dentro de lo que se llama,

o llaman, mi poesía,

ciertamente, he escrito sobre

o inspirado por

algunas pinturas muy concretas.

Modernas, contemporáneas.

Y también

antiguas.

Concretamente,

me he inspirado mucho,

y a veces lo he indicado de modo explícito,

Brueghel el Viejo.

Voces en catalán

Espriu acogió con interés a Joan Pere Viladacans.

Un joven pintor que prometía.

Este le enseñaba sus creaciones y mantenían intensas charlas.

Más tarde, Viladecans fue el autor de diversas portadas

de traducciones del poeta.

Lanzaba algunas frases

que las recuerdo.

Casi las he convertido en un lema particular,

personal.

Lo primero que me dijo: "no haga como yo".

"Y cásese joven".

Luego,

otro día, me dijo:

"No se envanezca

ni se acojone,

que yo apuesto por usted".

La que quizá ha trascendido un poco más,

es que, después de hacerme un largo preámbulo

de que él erra una persona de una vida muy ordenada,

de que no tenía, digamos,

ningún desliz de ningún tipo,

pero que tenía dos hijos.

Eran dos hijos que no eran biológicos.

Eran adoptados.

Raimon y yo.

Y esto me hizo mucha gracia.

Porque supe que a Raimon también se lo había dicho.

Habla en catalán

Me cautivó,

en pocas palabras,

cómo él describe una situación muy compleja,

sin esconder absolutamente nada.

Canta en catalán

Sabíamos de un único señor.

Y veíamos cómo se convertía en perro.

Ladraba, etcétera, etcétera.

Pero no hacía nada.

Es la visión de la colectividad en la que existe.

En la mitad del poema:

"Nunca hemos podido desesperar

del viejo vencido".

"Y elevamos en la noche un canto a gritos".

A partir de aquí, hay una afirmación de fuerza,

de decir "vamos a romper esta resignación, esta humildad".

"Y vamos a ser eso".

Voz en catalán

Me gustaría mucho poder dedicarme al teatro,

a escribir teatro,

que es, si uno acierta,

lo que da un poco de dinero.

Pero no lo haría por esto, sino para expresarme en forma dialogada.

Yo creo que

la acción puede ir

servida,

conducida por la palabra.

Y esto quise demostrarlo,

de una forma extrema,

en "La primera historia de Esther",

en la que no hay ni una sola acotación escénica.

Y los personajes

van entrando y saliendo

según lo que van hablando unos y otros.

Hablan en catalán

Hay un escritor gallego

y, por otra parte, con mucha obra

dentro del humus antropológico gallego,

Valle Inclán.

Aunque escribe en castellano que conocía muy bien.

No se puede estudiar el teatro de Espriu

si no se tiene en cuenta la influencia

que Valle Inclán ejerció sobre el escritor catalán.

El teatro de Espriu se reduce,

si exceptuamos los textos recogidos en "Ronda de mort a Sinera",

a tres obras:

"Antígona", "Primera historia de Esther

y "Una altra Fedra si us plau", escrita por encargo de Nuria Espert.

Habla en catalán

En los años 70, Espriu se convierte en una referencia

en una referencia en los ambientes intelectuales y políticos.

No solo en Cataluña, también en el resto del Estado español.

Espriu se convierte en un icono.

Y él acepta convertirse en un icono.

Aunque se queje en las entrevistas.

Las reuniones con él en su casa

eran, francamente, memorables.

Entrabas, por ejemplo, a las seis de la tarde.

Y no sabías cuándo salías.

En ocasiones, te acompañaba hasta la puerta de la calle.

Y seguíamos hablando. Yo iba desfallecido,

muerto de hambre, él no cenaba.

Pero tengo un magnífico recuerdo,

de cordialidad, de cultura, de inteligencia,

extraordinario.

Pero es una impresión, seguramente es cierto,

más allá de la impresión, él se defendía.

La gente le atosigaba un poco.

Y se defendía, tenía derecho a hacerlo.

Voz en catalán

Bueno, Espriu tiene componentes de dandy.

En el sentido de que siempre aparece perfectamente vestido,

con su traje, con su corbata.

Nunca desentona.

Por lo visto, se pasaba una hora al día afeitándose.

No tiene ni un pelo fuera de sitio.

Y esta actitud fría,

cortés, reservada.

distante,

concuerda mucho con la imagen que proyectaban los dandis.

Eran gente antihistérica.

Y gente muy razonable

en su comportamiento.

-Espriu tenía

una obsesión

por las formas,

por la educación,

por la higiene.

Y por la enfermedad.

Lo que que pasa es que por la enfermedad se le colgó,

y esto perdurará ya para la historia,

la etiqueta de hipocondriaco.

Pero como todos los hipocondriacos, inteligente.

Pero con una cierta causa.

Realmente, tenía etapas

de enfermedad.

Es que padezco

de un temblor

casi continuo

de mi mano derecha,

que me dificulta mucho,

a veces, casi me imposibilita, escribir.

Porque no he aprendido a escribir a máquina.

Y también padezco

de unas,

llamémosles, dislalias.

A veces, me encuentro

con dificultad,

inesperada,

de pronunciar

determinadas palabras.

Como si fuera tartamudo, sin serlo.

Él se confesaba no cristiano.

Pero no anticristiano.

En uno de sus últimos libros, "Semana Santa".

hace, públicamente, en el prólogo,

una confesión cuando dice:

"Nadie crea que me he convertido al cristianismo".

Pero vaya paradoja que utiliza,

no solamente

el mundo judaico como mitología de fondo,

sino que, por así decir, con todos los respetos,

mitología de primer plano,

nada menos que el título del libro, "Semana Santa".

La inteligencia no es lo más importante del hombre.

Lo más importante es la bondad.

Yla inteligencia ha de estar subordinada

al bien y a la bondad.

-Yo creo que lo que está muy claro en Espriu

es su pensamiento existencial,

su preocupación por el bien morir,

por facilitar a la gente, a través de la lectura,

digamos, una cierta paz final.

Y sobre todo,

y creo que aquí está

su gran actualidad,

que, directamente, habla al hombre.

del propio hombre.

-Pero

el animal que somos

teme a la muerte.

He procurado meditar todo lo que he podido sobre este hecho,

que ha de acaecer en cualquier momento,

para que tenga, al menos, el menos miedo posible.

Se ha dicho hace mucho tiempo

que, cuando somos, la muerte no es y, cuando la muerte es, no somos.

Y se ha dicho, posteriormente,

que la muerte no es vivida.

Si uno llega a comprender esto

de una manera profunda.

le tranquiliza bastante.

Voz en catalán

Yo solo me considero

un artesano de la lengua,

un simple aprendiz.

Imprescindibles - Salvador Espriu

57:13 07 may 2018

Documental dedicado a la personalidad y la obra del poeta Salvador Espriu, al que se le llamó el poeta de la muerte, pero también era el poeta de la vida, ya que muerte y vida para el poeta no son dos cosas contradictorias.

Histórico de emisiones:
01/12/2013

Documental dedicado a la personalidad y la obra del poeta Salvador Espriu, al que se le llamó el poeta de la muerte, pero también era el poeta de la vida, ya que muerte y vida para el poeta no son dos cosas contradictorias.

Histórico de emisiones:
01/12/2013

ver más sobre "Imprescindibles - Salvador Espriu" ver menos sobre "Imprescindibles - Salvador Espriu"

Los últimos 463 documentales de Imprescindibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 2:03 pasado domingo Alberto Schommer aprovechó los diferentes viajes en los que acompañaba al rey Juan Carlos I haciendo fotografías oficiales. Creó 30 libros de autor sobre las diferentes ciudades que visitaba. “Yo no era un fotógrafo de retratos sino que había hecho todo tipo de fotografía”, dice en Imprescindibles, y lo quiso demostrar con paísajes para que no se le encasillara.

  • 2:20 pasado domingo En los años 80 en Madrid, Alberto Schommer retrató a Andy Warhol envuelto con una bandera americana. Según palabras del fotógrafo Gorka Lejarcegi en Imprescindibles, en esa sesión hubo cierta tensión: “debió ser como una pequeña batalla de gallos”. Cuando Schommer colocó a Warhol para hacer la instantánea el americano se quedó confundido: “¿Qué me está usted proponiendo?”, preguntó. El fotógrafo le explicó que se tenía que envolver con la bandera y pintarla. A la cuarta foto, Warhol dijo que ya era suficiente.

  • 2:15 pasado domingo En Imprescindibles, Alberto Schommer relata que fue a Barcelona a hacer una fotografía a Antoni Tàpies pero que el pintor quería una foto muy sencilla que al fotógrafo no le gustó. Así que arrugó la foto antes de revelarla. “Fue sorprendente lo que apareció allá y eso ya me dio una idea de una nueva forma de desarrollar la fotografía”, explica. Acabó haciendo escultura volumétrica con las imágenes: cascografías.

  • 00:40 pasado domingo ¿Cómo sería el propio retrato psicológico de Alberto Schommer? En Imprescindibles el fotógrafo explica que si se tuviera que retratar a sí mismo, se pondría “unas alitas de ángel bueno” y “con los pies metidos en un barro como queriendo salir de él pero no sabiendo cómo", y con muchos elementos en la mano “no precisamente una cámara fotográfica”, pondría algunos pinceles, también le gustaba escribir…

  • 3:04 pasado domingo Alberto Schommer convenció a Gregorio López Bravo, ministro de Industria y Asuntos Exteriores durante la dictadura franquista, para que posara ante su cámara con un niño recién nacido desnudo en brazos. Sus retratos psicológicos tenían un gran fuerza simbólica. En esa fotografía, que no era un montaje, el bebé significaba una España del futuro. En Imprescindibles, se explica como López Bravo reconoció que esa imagen fue un revulsivo impresionante en el gobierno del momento y que en un Consejo de Ministros el dictador Francisco Franco ordenó que ningún ministro en ejercicio posase para Schommer.

  • No sonría. Alberto Schommer

    No sonría. Alberto Schommer

    58:30 pasado domingo

    58:30 pasado domingo ¿Quién es Alberto Schommer? ¿El fotógrafo que inmortalizó a los políticos de la Transición? ¿El artista irreverente que se atrevió a retratar a los obispos levitando? ¿El que supo convencer a poetas, filósofos, cineastas y empresarios más influyentes del siglo XX para que posaran en escenarios surrealistas frente a su cámara? El retrato de Albert Schommer se completa a través de entrevistas a Rafael Moneo, Rafael Canogar, Luis María Ansón, Iñaki Gabilondo, Juan Luis Cebrián, Enrique Rayon, Luis Malibrán, José María Díaz-Maroto, Carlos Pérez Siquier o Miguel Zugaza que ayudan a entender la personalidad de uno de los fotógrafos más famosos y singulares del siglo XX.

  • Delibes, la X de Max

    Delibes, la X de Max

    59:00 18 oct 2020

    59:00 18 oct 2020 Cuando Miguel Delibes conoció al amor de su vida, Ángeles de Castro, empezó a firmar sus primeras obras con el acrónimo MAX. En realidad, era una simple y romántica ecuación donde M era Miguel, A era Ángeles y X era la incógnita que el futuro podía deparar a la joven pareja. Décadas después la incógnita estaba totalmente despejada. Una exitosa y prolífica carrera literaria y una estirpe de 7 hijos, hasta que en 1974 la enfermedad se llevó a Ángeles y desequilibró para siempre la ecuación. La "Señora de rojo sobre fondo gris" es una de las novelas más personales y descarnadas de Miguel Delibes donde, en un ejercicio de sinceridad, expuso toda la tristeza y vacío que le sumió la muerte de su esposa. La figura de Ángeles de Castro es el hilo conductor del documental que cuenta con el privilegio añadido de la participación del actor José Sacristán, amigo personal del escritor, y que pone en escena en estos momentos la adaptación teatral de la obra.

  • 3:04 11 oct 2020 En 'Imprescindibles' Víctor Manuel afirma no tener apego por ninguna bandera pero, tal como explica Joaquín Sabina, “participa de esa izquierda que no tiene partido”, abierta y tolerante. Joan Manuel Serrat también apunta a que el artista siempre ha estado implicado en los problemas de la calle. El director de cine José Luís García Sánchez destaca que Víctor Manuel tiene una gran importancia sociopolítica y que ha apoyado a opciones progresistas “sin sacar nada a cambio”. Incluso Miguel Ríos dice que cuando conoció a Víctor Manuel desconocía de su vinculación con el Partido Comunista ya que no “alardeaba” de ello. Lo que deja claro el asturiano es que a través de algunas de sus canciones, transmite mensajes y “eso es política”.

  • 1:50 11 oct 2020 En 1971 Ana Belén y Víctor Manuel se conocieron en La Coruña cuando el cantautor estaba de gira con Julio Iglesias en las cuatro capitales gallegas. En 'Imprescindibles', el artista explica que una amiga suya, Trini Alonso, que estaba trabajando con Ana les presentó. Semanas más tarde rodó con ella la película ‘Morbo’ en la Costa Brava, surgió el amor entre ellos y ya no se han vuelto a separar.

  • 1:49 11 oct 2020 Víctor Manuel produjo 11 películas en cuatro años, como ‘Bajarse al Moro’ o ‘El vuelo de la paloma’, lo que le llevó a la ruina ya que perdió todo el dinero que tenía y se endeudó. Pese a eso, el cantautor recuerda en 'Imprescindibles' que disfrutó mucho esa etapa como productor. El director de cine, que trabajó con Víctor Manuel en ‘Divinas palabras’, José Luís García Sánchez, añade que tiene un defecto: paga a los actores y actrices lo que le piden, lo que hace que las películas no sean sostenibles económicamente.

  • 1:52 11 oct 2020 En 'Imprescindibles' Víctor Manuel explica que se encontró con Joan Manuel Serrat por primera vez el en año 1969 en una revista que se llamaba ‘Mundo Joven’ que reunió también a otras jóvenes promesas nacionales del momento como Miguel Ríos. Desde entonces, el cantautor empezó a tratarles hasta que surgió una amistad que perdura en la actualidad.

  • 1:21 11 oct 2020 En 1972 Víctor Manuel escribió ‘No quiero ser militar’ y, aunque es una de sus canciones menos conocida, fue la que más problemas les dio. “Es un vómito de rabia por el país en el que estábamos viviendo”, afirma en 'Imprescindibles'. Envió la canción a censura y ni siquiera le contestaron. Estuvo tres años sin poder publicar canciones nuevas porque le aplicaron silencio administrativo. Además, le ocasionó también problemas personales que, junto a otros, le llevaron al fondo del abismo.

  • 3:31 04 oct 2020 La obra de Cruz Novillo "Diafragma dodecafónico Opus 14" acabará exactamente en 3.390.410 años. Contiene todas las permutaciones con repetición de 12 colores, 12 sonidos y 12 fragmentos de tiempo relacionados entre sí de todos los modos posible. Cuando finalicen estas combinaciones y así la existencia de la obra más larga, “se servirá un cóctel”. Así lo escribió en paréntesis en la descripción del Opus 14. “Esto se ha convertido para mí en lo más importante de todo el proyecto”, afirma el artista en 'Imprescindibles'. ¿Cómo será el cóctel que tendrá lugar en la clausura?

  • 1:10 04 oct 2020 La amistad de Cruz Novillo con José Luís Borau, que trabajaba como redactor en ‘Clarín’, hizo posible que tuviese su primer encargo de diseñar un cartel de cine. Borau le recomendó a José Luís Viloria, que estaba haciendo una película llamada ‘El rapto de T.T.’. Fue un encargo anterior al de Elías Querejeta y su inicio como cartelista de cine. Lo explica el diseñador en 'Imprescindibles'.

  • 1:06 04 oct 2020 Para Cruz Novillo, lo más importante de su trabajo para la Policía Nacional fue que decidiese que el uniforme fuese de color azul oscuro. Anteriormente, se había cambiado el gris de “los grises” a marrón. Fue una necesidad cambiar ese color marrón porque, según Cruz Novillo en 'Imprescindibles', recordaba a repúblicas “bananeras”.

  • 1:18 04 oct 2020 Entre 1978 y 1885 Cruz Novillo diseñó los billetes de pesetas. En 'Imprescindibles' explica que recibió una llamada del Banco de España para encargarle los nuevos billetes. Desarrolló un concepto de cambio total a los que había en aquel momento y consiguió hacer una serie monográfica homogénea con una identidad conceptual total. Desde el Banco de España se propuso que la temática fueran escritores españoles y propuso que por una cara del billete apareciese un retrato del personaje y por la otra un paisaje relacionado con su obra.

  • 2:54 04 oct 2020 En 'Imprescindibles' José Maria Cruz Novillo explica que vivía en un pequeño pueblo de Cuenca, Montilla del Palancar, y fue contratado para trabajar en el departamento de Arte de la agencia de publicidad ‘Clarín’. Recién llegado de su pueblo, tuvo la oportunidad de ir a Nueva York en 1962 para preparar los trabajos que le habían encargado para el pabellón de España en la Feria Mundial de la ciudad. Ese viaje fue determinante en sus creaciones posteriores. 

  • 2:42 27 sep 2020 ¿Por qué Lluís Pasqual no ve sus funciones de teatro? “No lo puedo soportar”, afirma en Imprescindibles. Él es espectador durante los ensayos “cuando llegan los espectadores de verdad, yo ahí no tengo papel”. El dramaturgo prefiere escuchar sus obras y no verlas. Además, Pasqual dice que si las ve, se siente culpable de lo que hagan o dejen de hacer los actores y actrices sobre el escenario.

  • 2:30 27 sep 2020 Lluís Pasqual cuenta en Imprescindibles que cuando era pequeño le enviaban al pueblo de Viladrau porque era asmático y le obligaban a echarse la siesta pero a él no le gustaba. Un día, mientras debía estar durimiendo, encontró un disco de María Callas cantando dos singles de ‘Norma’. En ese momento descubrió su afición y admiración por la ópera. El dramaturgo explica que durante tres semanas estuvo escuchando una hora diaria las dos canciones. Años más tarde, se convirtió en director de este género.

  • 2:12 27 sep 2020 En Imprescindibles Antonio Banderas explica Lluís Pasqual le dio una oportunidad que le cambió su vida. El malagueño había decido volverse a su ciudad natal porque se había quedado sin dinero. En un bar se encontró con Alicia Moreno, que trabajaba en el Centro Dramático Nacional, y le preguntó que había que hacer para entrar allí. Al día siguiente estaba en el escenario delante de Pasqual. Tardaron semanas hasta que le llamaron para volver a reunirse. Finalmente, consiguió un papel en ‘Diálogo del Amargo’. “Eso cambió mi vida, pero literalmente”, dice Banderas.

Mostrando 1 de 24 Ver más