www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5755882
Historia de nuestro cine - Patrimonio nacional (presentación) - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Con el inicio del 2021,

también damos comienzo al 'Año Berlanga',

que conmemora el centenario

del nacimiento de un director imprescindible para nuestro cine.

Con ironía y una lucidez pasmosa, en Patrimonio Nacional,

la primera película de esta noche,

Luis García Berlanga diseccionó esa alta burguesía

que miraba con incertidumbre los cambios de la transición.

Como sois unos rojos, esta planta no la pisaréis,

porque aquí es zona nacional.

-¿Qué le pasa a Eugenia? -Que no quiere seguir en palacio.

Figúrate, con el pasado que tiene...

-Si eso lo tienes a huevo, ¡incapacítala!

¿No sabe todo el mundo que ha estado siempre como una cabra?

-¡Se van a enterar este par de rojos de lo que vale un peine!

-Vamos a embargar. -Por favor, señor Palomero,

no sea usted chinche.

Estamos aquí hablando amigablemente.

-¡No se mueva!

¡Ya que no quiere morir como un caballero,

lo voy a matar como a un conejo!

(Disparos de escopeta)

¿Qué tal, Andrea, cómo estás? Buenas noches.

Volvemos una vez más a Berlanga.

Era un cineasta que entre proyectos solía parar un poco,

voluntaria o involuntariamente.

Pero a finales de los 70 sí que tiene una gran actividad.

Él venía de un gran éxito de taquilla que tuvo con La escopeta nacional,

algo a lo que no estaba acostumbrado,

porque Berlanga nunca fue un director popular,

en el sentido de rentable.

En cambio, aquí se encuentra con ese éxito de público,

y tanto él como Azcona, coguionista,

como Alfredo Matas, el productor,

casi se ven obligados a continuar ese universo de los Leguineche,

porque no pueden desaprovechar la oportunidad.

¿Qué dificultades encontraron

a la hora de hacer realidad este segundo proyecto?

Porque es la segunda parte de esa trilogía,

que, en un principio, no iba a ser tal.

Cualquier productor, en este proyecto, vería solo ventajas.

Por la aceptación del público, la conexión con los personajes...

En cambio, para un director, para un guionista,

puede implicar algunos peligros.

Por ejemplo, que te acusen de falta de originalidad,

de acabar repitiendo esquemas...

Berlanga y Azcona habían presentado unos personajes muy curiosos

en La escopeta nacional,

y deciden que en el resto de la saga lo que quieren hacer es

mostrar, a través de ellos,

los distintos cambios políticos y sociales

que se estaban produciendo en la sociedad española.

-Se produjo un fenómeno de flechazo, digamos, de enamoramiento,

de esta familia, de estos personajes, y también de los actores.

-En Patrimonio Nacional,

el protagonismo recae en esta pareja tan absurda

formada por el marqués y su hijo,

que se enfrentan al final de su linaje.

Franco acaba de morir y ellos se preguntan

si van a tener algún papel dentro de esta nueva monarquía

y deciden irse a Madrid

para recuperar uno de sus antiguos palacios.

-Esto se arregla fácil. Me ocupo yo, papá.

Porque, naturalmente,

compraremos unos caballos de carreras.

-No seas imbécil.

Los caballos de carreras no se tienen en casa, se tienen en el hipódromo.

¡Y deja ya esa fusta!

¡Que me vas a dar un fustazo que me vas a joder, coño!

A lo largo de su trayectoria,

cambia la procedencia de los personajes,

pero, ¿la mirada? Quizá no tanto.

No tanto.

Berlanga decía que siempre hablaba de los mismos personajes.

En cambio, en esta trilogía,

en lugar de estar mirados por Sabatini,

el escritor neorrealista,

estaban vistos por Preston Sturges; es decir,

que antes se fijaba en el pobre, la clase modesta,

y ahora mira más al ricachón, a la aristocracia.

Pero hablamos también de personajes fracasados...

y miserables.

Y también de personajes pícaros

y ahí es donde se cuela ese humor tan inconfundible de Azcona.

-Pero, esto es la ruina, el desastre, la debacle...

-Pero, ¿no querías democracia? Pues anda, toma democracia.

-Hay que recordar

que en esos años se estaba haciendo un cine muy crítico con el franquismo

Es lógico,

pero Berlanga decide distanciarse de ese cine político más explícito

para ridiculizar los valores y los personajes

que se habían ensalzado durante el régimen

y que, de repente, habían quedado obsoletos.

Aun así, no los mira ni con rencor ni con afán de venganza.

Al final, les comprendemos

y casi desarrollamos empatía hacia el marqués y su familia,

lo cual es el colmo,

pero habla muy bien de Berlanga y de Azcona,

de su talento.

¡Qué reparto tan impresionante!

Hay algunos que ya venían de La escopeta nacional:

José Luis López Vázquez, Luis Ciges,

Luis Escobar, que fue la gran novedad de La escopeta nacional.

Debutó en esa película como actor de cine, parece mentira,

pero el gran fichaje fue Mary Santpere.

Una actriz cómica maravillosa, de teatro y cine,

que está caracterizada como condesa sin escrúpulos,

que me parece que está estupenda.

-¡Goyo, Goyo, sube enseguida un guante!

-Reflexiona, los duelos ya no se llevan, Eugenia.

-¡Cómo que no se llevan!

No se llevan porque os faltan huevos.

Ahora mismo bajas y le cruzas la cara con un guante.

Vamos a pasar una noche de viernes increíble

con esta sesión doble tan berlanguiana.

Gracias. A vosotros.

Recientemente,

el Diccionario de la Lengua Española ha incluido

el adjetivo 'berlanguiano' en su última actualización;

un reconocimiento que celebramos desde aquí,

porque Berlanga está, casi, en nuestro ADN.

Como dijo Mariano Barroso, director de la Academia de Cine,

"nosotros somos un país berlanguiano".

A disfrutar.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Patrimonio nacional (presentación)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Historia de nuestro cine - Patrimonio nacional (presentación)

08 ene 2021

Programas completos (15)
Clips

Los últimos 1.255 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios