www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5486771
Historia de nuestro cine - Coloquio: Negro (o casi negro) - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches de nuevo.

Bienvenidos al coloquio de "Historia de nuestro cine".

Nos movemos esta semana por los claroscuros del cine negro

con dos títulos estupendos: "Gimlet" y "El salario del crimen",

que vamos a comentar con nuestros invitados de hoy.

Saludamos en primer lugar a Carlos Santos,

la última película que protagonizó ha sido "El crack cero"

de José Luis Garci, un buen ejemplo de nuestro cine negro.

¿Cómo estás? Bienvenido por primera vez

al programa. Primera vez, gracias.

Pus fenomenal, me siento efectivamente como Garci,

aquí en un coloquio en televisión, maravilloso.

Muchas gracias por invitarme.

Estamos encantados de que estés aquí y ya aprovecho

que no he tenido ocasión para darte la enhorabuena por tu Germán Areta,

que está fantástico. Muchas gracias.

Gracias.

Damos también la bienvenida por primera vez al programa

a José Antonio Luque; él es profesor de Literatura,

ha escrito dos libros sobre cine negro:

"Diccionario de películas: el cine negro",

y "El cine negro español". Gracias por acompañarnos.

Gracias por invitarme.

Y Javier Ocaña, crítico de cine

del diario El País, colaborador habitual del programa.

¿Cómo estás? Muy bien.

Decía Paul Schrader, el guionista de "Taxi Driver" o "Toro salvaje",

una cinta sobre la vida nocturna de la ciudad

no es necesariamente cine negro; y un "film"

de cine negro no tiene por qué girar en torno

a la delincuencia y la corrupción.

El cine negro se define más por el tono que por el género.

El coloquio de hoy lo titulamos "Cine negro o casi negro".

¿Cuáles son esas características, te lo pregunto, Javier,

que definirían una película de cine negro?

Y soy de los que restringen mucho,

quizá demasiado purista, yo creo que la base

es el fatalismo; no tanto por la presencia

de la mujer fatal, que no tiene por qué estar,

y a veces sí,

sino por ese aire de derrota en los personajes.

De sociedad a la deriva y que todo eso,

con los claroscuros y dobles caras de los personajes,

no va a salir bien, va a salir fatal.

¿Al cine negro, aquí en España, le ha costado arrancar,

podemos decir, Luque?

Esa evolución. Hombre, justamente,

tenemos que esperar hasta diciembre de 1950,

que en varios días se estrenan dos películas

que se consideran el germen del cine negro español,

"Brigada criminal", de Iquino,

y "Apartado de correos 1001", de Julio Salvador.

Habría que esperar, tal vez, a que la década de los 50 ,

la censura imperante no fuera tan estricta.

Pero eso sí, la censura tenía claro

que para que el cine negro fuera posible en España

tenía que permitir que la imagen que se diera de la sociedad

fuera positiva, es decir, las fuerzas de la ley y el orden

siempre tienen que salir victoriosas.

Siempre el delincuente tenía que ser atrapado.

Y este delincuente, antes de ser atrapado,

tenía que arrepentirse del crimen que había cometido.

De ese modo, sí que la censura permitía,

claro, esta visión con la visión que acaba de dar él,

tal vez no es bien la misma.

Puede llevar un poco a contradicción.

Por eso decimos que el cine negro español

es peculiar.

Has protagonizado "El crack cero", que es esa precuela de "El crack",

película mítica del cine negro español.

Además, de la mano de un enamorado del cine negro,

que es José Luis Garci.

¿Cómo ha sido meterte en la piel de Germán Areta?

Pues ha sido una experiencia fantástica.

Ha sido un regalo, evidentemente.

Porque además, también nos corregirá José Antonio,

pero yo creo que el que retoma el cine negro después de los años 50

en España, prácticamente es José Luis con "El crack"

en el año 81, creo que fue, 81, 83.

Y ahora retomar ese personaje icónico

que hizo tan maravillosamente Alfredo Landa

y al lado del maestro Garci,

al que como decía en la presentación,

no me perdía un solo programa de "Qué grande es el cine"

y con él aprendí a ver cine.

Y estar en un set de rodaje al lado de Garci ha sido...

Además con esta historia, con "El crack".

Ha sido un regalazo, vamos.

La película que acabamos de ver fue estrenada en 1995,

dirigida por José Luis Acosta.

Y es su salto al largometraje.

Sí, él había hecho algo de tele antes.

Y en realidad, en cine solo ha hecho dos películas.

Solo volvió a dirigir un largometraje.

Se dedicó mucho más a televisión, a guiones de televisión

de series muy populares y muy comerciales

que todo el mundo conoce: "Ana y los siete",

"Sin tetas no hay paraíso" y demás.

Y luego, entre otros, también ha sido presidente de la SGAE

durante tres o cuatro años, creo que entre 2013 y 2016,

y ahora sigue haciendo series de televisión,

trabaja en Estados Unidos, en Miami,

para una empresa entre Estados Unidos y México.

Y este año ha hecho una serie de televisión para Netflix

con Maribel Verdú, Bárbara Goenaga, Eduardo Noriega.

Vamos a empezar con el título de la película, "Gimlet",

que, bueno, es muy evocador: es un cóctel

que tiene mucha importancia en la literatura.

Porque es el cóctel favorito del detective Philip Marlowe.

Un tercio de lima y dos tercios de ginebra.

Bien frío, ¿verdad? Bien frío, con mucho hielo.

Sobre todo, lo que es muy importante

es que ella aprovecha para hacerle ver que del mismo modo

que este detective, Philip Marlowe, ella se siente rodeada

de personajes que la engañan, que le mienten.

Tiene sensación que a su alrededor todos son mentirosos.

¿Por qué crees que miento?

No sé, me debe pasar lo mismo que al detective ese.

Estoy siempre rodeada de mentirosos.

A final, pues una acaba aprendiendo a reconocerlos.

Carlos, ¿qué es lo que más te interesa de "Gimlet"?

Bueno, para empezar, creo que Ángela Molina

es una presencia espectacular; es que sale bellísima,

cada vez que hay un plano de ella es como que te quedas enganchadísimo.

Y luego, la peculiaridad que tiene la historia.

Lo que podría ser un "thriller"

que tiene unas connotaciones muy de "thriller" americano,

tipo, yo qué sé, "Copycat" o de este tipo,

de repente se va convirtiendo en otra...

-Más en cine negro. -Sí.

En el que parece que "femme fatal" es el hombre fatal,

más que ella; esas peculiaridades que tiene muy originales

que hacen pues esos planos finales de la película en los que ella...

Dices: "Parece que se ha enamorado de su propio acosador".

Es una película muy curiosa en ese sentido.

Como tal, te llaman la atención ingredientes diferentes que tiene.

¿Qué es lo que más te ha interesado de esta película?

Un poquito lo que comentaba él, empieza como "thriller" americano.

Esa imagen de ese corazón que gotea

justamente en el vaso que ella está preparando

recuerda, a mí inevitablemente, a "El silencio de los corderos".

Uno piensa que va a estar ante una película más

de asesino en serie, pero a medida que avanza,

lo que dice muy bien Carlos, la película va cambiando.

Cambia el tono, ella ya no entrega los vídeos.

Ya no los entrega a la policía, se los queda para ella.

Hay un acercamiento hacia ese asesino

que no lo es, en realidad nunca acabaría con la vida de ella.

Y, sobre todo, lo que me ha gustado más ha sido el final.

Porque lo he visto como un homenaje clarísimo

a la película "El samurái: el silencio de un hombre"

Jean-Pierre Melville, porque ese que se final

en el que él cambia de aspecto, se afeita la barba,

se echa el pelo hacia atrás, momento en el que gira

la persiana, el momento, y abre los brazos diciendo:

"Acabad con mi vida", es que es idéntico al final

de esa película protagonizada por Alain Delon.

Tiene todos esos elementos del cine negro

que comentabais, esas referencias a las que haces alusión.

Pero ante todo, también estamos ante una historia de amor.

Historia de una obsesión, ¿no?

Historia de amor entre ellos dos,

entre los otros personajes,

también del personaje este que va, Eduardo,

creo que se llama, el que va al bar siempre que la quiere enamorar.

El policía que se enamora de ellos. Hay un montón de triángulos.

"Gimlet" es una historia de amor extrema,

apasionada, extrema a niveles muy fuertes.

Poco normales, poco habituales.

Y cuento esa historia de amor, historia de obsesión de un hombre

por una mujer utilizando las claves del género negro

las claves del "thriller".

Es interesante esas dobles caras de los personajes, ¿verdad, Javier?

Todos mienten, todos mienten un poquito.

Dos principalmente: los hombres, el policía.

Detrás de una barra se ve mucho, se oye todo.

Yo solo seguí órdenes.

Estoy segura de que tú eres el mejor tipo para un trabajo así.

Mentiroso y guapo.

Son identidades con sombras y con luces

y juegan muy bien con todo eso.

Con ese estereotipo que decíamos

de aun siendo una película en color, con luces y las sombras

de los interiores, con típicos garitos del cine negro

donde se juntan los solitarios allí a emborracharse.

Incluso con persianas venecianas,

que también es otro elemento formal característico

del cine negro y que aquí lo utiliza Acosta muy bien.

Cómo juega con todo ello me parece muy interesante.

Es una película muy curiosa realmente.

Era la primera presencia de Viggo Mortensen en cine español.

Es una historia bonita porque José Luis Acosta

lo había visto en una película de Brian de Palma,

se llama "Atrapado por su pasado".

Él había hecho ya papeles en Estados Unidos

y por algún motivo sabían perfectamente

que se había criado en Argentina,

que hablaba castellano; él había vivido en Dinamarca,

en Estados Unidos; un tipo que ha viajado mucho

y ha vivido en muchos sitios.

Y entonces, Stephan Smith, que es uno de los productores

de la película, el productor asociado,

fue a Estados Unidos, le llevó un guion

y él leyó el guion y aceptó y vino.

Su primera presencia en el cine español

dos años antes de "La pistola de mi hermano", de Ray Loriga,

pero dos años después.

Y Ángela Molina, ¿en qué momento estaba?

Ángela Molina, es una década muy buena para ella,

está alrededor de "Las cosas del querer",

"Las cosas del querer 2",

con todo ese tipo de papeles tan distintos,

porque es una actriz con una flexibilidad

y variedad de registros que te podía hacer cualquier cosa.

Te podía hacer de casi mujer fatal o de folclórica.

Creo que están todos soberbios. El policía Pep Cruz

creo que es una especie de Santos Trinidad

un poquito más asquerosete.

-Pero es un poco... -Sí.

Santos Trinidad con su chupa de cuero,

Abel Folk, que está divino. Creo que están soberbios, los actores.

Una gran lección de intérpretes para esa película.

Vamos a hablar de la película que veremos a continuación.

"El salario del crimen" de Julio Buchs.

Estrenada en 1964.

¿Qué sabemos de su director?

Pues, Julio Buchs fue una de sus primeras inmersiones

en el cine porque realmente había hecho una película o dos.

Hizo esta película, luego empezó un poco el cine habitual, los 60

tratando el tema del turismo, la llegada de extranjeros a España.

Un poco... Pero realmente no se prodigó mucho.

Luego hizo en el año 72 "Alta tensión",

que es una película que mezcla un poco lo que sería

el cine negro con referencias a ya lo italiano.

Y falleció en el 73.

Realmente no tiene una carrera muy extensa.

Murió muy joven de un infarto de miocardio

cuando estaba aún haciendo cine, a los cuarenta y tantos años.

Es curioso, porque había aprendido el oficio de su padre,

que es José Buchs, que era uno de los pioneros

del cine mudo español.

Es el hombre que hizo la primera versión de "El abuelo",

de Galdós, una película del 25 y "La verbena de la paloma",

de los años 20, también muda.

"Bébete eso.

Y vámonos a cenar, luego iremos por ahí.

-Ya.

Y después iremos al río

para tirar al agua los últimos billetes que me queden.

-Mario, ya empezamos otra vez.

-¿Qué te he hecho ahora? Dímelo. -Eso me pregunto.

¿Qué me has hecho? Que no puedo dejarte

ni tampoco seguirte."

Carlos, de nuevo tenemos los garitos, la noche,

el pardillo de turno, la "femme fatal" aquí muy clara.

Y a Bódalo. Claro.

Que nos recuerda. Conexión directa con "El crack".

Conexión directa. Y Arturo Fernández, por supuesto,

con "El crack 2".

A mí esta película me pareció entretenidísima

como lo primero que me gustaría decir.

Luego tiene una planificación asombrosa.

Muy para la época.

El inicio del plano, cómo empieza la película, como...

Tiene unos planos... Hay una puesta en escena, creo que soberbia.

Y luego es que claro, me recuerda mucho a esta película

por la que yo estoy hoy aquí

hablando de cine negro, que es "El crack".

Porque míralo, Arturo Fernández y Alexander parecen, pues eso,

-Areta y el Moro, esa "buddy movie". -Sí.

Aquí tenéis el mandamiento judicial.

-A por él. -A sus órdenes.

Otra vez están los ambientes del cine negro,

las venecianas, los planos de pistolas de perfil.

Eso son clásicos dentro del género.

¿Y ese retrato pesimista de la sociedad también?

Sí, también lo hay, lo que pasa es que no es tan claro

porque la censura ahí metía mano.

Y ya comentaba antes Luque

que al final se tiene que redimir el policía y todo ello.

Lo que pasa es que la película es del 69.

Y encaja dentro de una cierta apertura

de la censura con José María García Escudero

al frente de la Dirección General de Cine.

Se relajó un poco la censura,

que fueron los inicios del nuevo cine español.

Y entonces dejan determinadas cosas.

Y sí que hay una sociedad bastante más amarga

de la que suele haber en el cine de la época.

Incluso hay determinados besos,

a mí lo de los besos siempre me parece muy curioso.

porque la censura siempre metía mano

en los besos con la boca semiabierta.

En los expedientes censores se puede ver

"quitar beso con la boca abierta".

Y aquí hay un par de besos con boca semiabierta que se dejaron.

Eso es importante.

Yo quería destacar que, a pesar de lo que ha dicho él,

hay un par de planos bellísimos

donde un cigarro se consume en un cenicero

donde te imaginas lo que hay ahí. Hay elipsis.

Luego otro momento en el que se hace un plano por toda la habitación

y tú oyes las voces, el humo por encima,

te tienes que imaginar todo.

Pero sí, es un caso curioso,

sobre todo el tema de la actriz extranjera,

que justamente era lo que se permitía.

"Femme fatal" siempre que fuera extranjera.

Eso es un dato muy peculiar.

"Lo mío es fanatismo.

Me apasiona el lujo.

Y me aferro a él porque me lo he sabido ganar."

Otro elemento que también es muy característico

con estos toques de humor

que se permitían en el cine para rebajar un poquito la tensión.

-Tenemos a Tip haciendo del adonis. -Nada menos.

El adonis.

Las mujeres, don Mario, "sex appeal" que tiene uno.

Ay, ¿por qué me hiciste tan bonito?

Tenemos la música de jazz, que también la querría destacar.

Los créditos son fabulosos.

-Son fabulosos. -Pasando

los Estudios Moro, que son pioneros de la animación española

y esos créditos con la música de José Solá,

que era el música habitual, uno de los músicos habituales

de este cine policiaco.

Son maravillosos.

Tú la consideras una "rara avis"

dentro del cine negro español de este momento.

Sí. ¿Por qué?

Sobre todo por un hecho: porque es el primer policía corrupto

de la historia del cine negro.

Tenemos que pensar que aquí Arturo Fernández

está representando a un hombre que, a causa de una mujer fatal,

dejará de ser policía inmaculado. Intachable.

Intachable, el primero que llega al trabajo,

que siempre está dispuesto a aceptar cualquier labor

que se le encargue; justo conocer a esta mujer,

ya rechaza un caso cerca de la frontera de Portugal.

Ya empieza a haber cambios que acabarán desembocando

en el argumento de la película.

Arturo Fernández, le has citado, pero es verdad

que la mayor parte los espectadores

seguro que tienen una imagen del Arturo Fernández

de los últimos años, de la madurez.

Pero es que toda esta época del policiaco catalán,

tenemos a un actor muy distinto a esa imagen, ¿verdad?

Es curioso esta película que sea precisamente Arturo Fernández

el policía, digamos, engañado o seducido

y que no sea él el seductor, es curioso verle arrastrándose

por una señora en la película.

"Yo resolveré esto.

Por tenerte, hice cosas que nunca creí que pudiera hacer."

Es que claro, para el espectador de hoy,

Arturo Fernández hace muchísimo tiempo que no hacía cine.

Prácticamente los últimos años los dedicó al teatro.

Y ahora descubrirle aquí en esta película tan joven

y bueno, es verdad que protagonizó muchas más películas.

Sí, en esta época.

La película se estrenó en el 64, es verdad que hablabais

que había cierta relajación por parte de la censura

porque es verdad que se habla de manera muy abierta

de las drogas, de cocaína.

Eso anteriormente en cine español no era habitual.

Bueno, no era habitual pero sí que aparece la heroína,

si no recuerdo mal, en "Apartado de correos 1001"

era heroína lo que había también, que era la película fundacional.

Y además es la más cine negro de esas dos películas fundacionales

que decía antes Luque. "Mirada criminal"

es casi más policiaca y "Apartado de correos"

es cine negro con la presencia de la heroína.

No era lo habitual pero es muy llamativo, sinceramente, sí.

Bueno, ha llegado el momento de haceros una pregunta.

Espero no pillaros en un renuncio.

El próximo mes de mayo cumplimos cinco años,

queremos celebrarlo con la emisión de dos películas

que a juicio de espectadores e invitados

a los coloquios, sean las mejores de la historia del cine español.

Esto es muy subjetivo, es complicado.

Pero queremos saber vuestra opinión.

Luque, comenzamos contigo, ¿con cuál te quedarías?

No me salgo de cine negro, "Muerte de un ciclista".

De Bardem, maravillosa.

Carlos. No, pregúntale a él.

Ah, bueno, claro, si él ya... Bueno.

Javier tuvo que entregar una lista.

Yo entregué una lista y mi primera película,

con muchas dudas, fue "Plácido".

"Plácido". Bueno, pues,

si José me ve estar aquí y no decir "El crack",

o "El crack 2", que yo no sé cuál me gusta más.

-Sí. -Es difícil elegir

entre "El crack" y "Crack 2". A mí "Crack 2" más.

-A mí también. -Vamos a decir "Crack 2".

Muchísimas gracias a los tres por haber estado aquí con nosotros.

Nos seguimos viendo en el programa.

Que vaya todo bien.

La corrupción y venganza mueven los hilos

de "El salario del crimen", otro de los grandes títulos

que nos dejó el cine policiaco catalán.

Quedaos, de verdad.

Esta película merece mucho la pena.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Negro (o casi negro)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Historia de nuestro cine - Coloquio: Negro (o casi negro)

17 ene 2020

Elena S. Sánchez charla con Carlos Santos, José A. Luque y Javier Ocaña, sobre el Cine Negro (o casi negro) y las películas que emitimos "Gimlet" (1995) y "El Salario de un crimen" (1964).

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Negro (o casi negro)" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Negro (o casi negro)"
Programas completos (4)
Clips

Los últimos 1.168 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios