www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5465927
Historia de nuestro cine - Coloquio: Coproducciones Europeas - ver ahora
Transcripción completa

(Cinematógrafo)

Buenas noches de nuevo

y bienvenidos al coloquio de "Historia de nuestro cine".

Aprovechando que recientemente se han celebrado

los Premios del Cine Europeo, hemos elegido dos títulos

que se realizaron en régimen de coproducción con Francia.

La película que acabamos de ver, "Asfalto",

dirigida por Daniel Calparsoro en el año 2000

y "El juego de la verdad" de José María Forqué,

estrenada en 1963.

Para hablar de ambos títulos, nos acompaña Santiago Tabernero,

director de cine y televisión, guionista, entre otras películas,

de la que acabamos de ver, de "Asfalto",

gran amigo, compañero de esta casa.

¿Cómo estás? Bien, extrañado de tenerte aquí,

estar contigo aquí en vez de en nuestra redacción

de "Días de cine" habitual. Es verdad.

Y muy contento. Es un honor estar aquí.

También está con nosotros Andrea Morán, crítica de cine,

colaboradora habitual del programa.

¿Cómo estás? Bienvenida. Hola.

Muy bien, un placer.

Y hace un momento veíamos a Andrea Gutiérrez Bermejo

presentando la película y está también con nosotros.

Es redactora jefa de "Cinemanía"

y colaboradora habitual también el programa.

¿Cómo estás, Andrea? Muy bien. Encantada.

En la 32 edición de los Premios del Cine Europeo

hemos visto una doble presencia del cine español,

"Dolor y gloria",

también "Buñuel en el laberinto de la tortugas"

y es un buen escaparate

para seleccionar lo mejor del cine europeo,

importante que el cine español esté.

Totalmente. Otros años hemos tenido menos presencia,

pero este año no podíamos no estar, con "Dolor y gloria",

que es una película que ha tenido un reconocimiento

no solo en España, sino en el exterior,

y que lo va a tener más,

quizás con Antonio Banderas en los Óscar, quién sabe.

Luego "Buñuel en el laberinto de la tortugas",

qué bien, que se ponga el foco

sobre uno de nuestros cineastas más importantes.

-(ASIENTE)

De todos modos, estos premios tienen un reto muy difícil.

Después de 32 años, lo siguen intentando,

lo cual no quiere decir que lo consigan.

Ten en cuenta que nuestro continente,

nuestra comunidad económica y cultural europea

está hecha de una diversidad de idiomas

y de sentimientos demasiado heterogénea

como para aglutinar una expectativa hacia quién va a ganar.

Por ejemplo, en los Óscar

todos hemos visto esas películas,

pero en los Premios de Cine Europeo muy pocos espectadores,

solo un porcentaje de cinéfilos

muy pequeño

han podido ver las películas, porque esas películas

difícilmente llegan a las carteleras de provincias,

y creo que es un gran problema del cine europeo,

que no hay un "Star system" en el que todos nos reconozcamos

o que todos adoremos,

no hay una serie de directores que todos aplaudamos

y que estemos deseando ver sus películas.

En cambio, con el cine americano, llevan muchos años,

muchas décadas haciéndolo bien y nos sabemos su cultura

como si fuera nuestra.

-Tanto los premios como los festivales internacionales

son un gran escaparate para cualquier director,

productor que, además,

abre la distribución a mercados extranjeros,

que es muy importante para el cine europeo,

que es muy difícil definirlo,

porque el de Hollywood sabemos lo que es,

pero Europa es grande, con muchos estilos y países.

Por ejemplo, la coproducción europea que en los 90

se impulsó mucho con programas públicos

como Eurimages, como el programa Media,

nosotros, a partir de los 2000 ya hemos mirado más

a Latinoamérica en las coproducciones y,

precisamente, "Asfalto" marca un poco esa transición.

Cuando en aquellos años, todavía,

esa Francia era nuestro principal socio coproductor

y, ahora, en cambio, es más Argentina.

-(ASIENTE)

Pues ya que la has citado y acabamos de verla,

vamos directos a analizar esta película.

Es el tercer guion que escribes para un largometraje,

habías hecho ya "Taxi"...

(ASIENTE)

Y "Desvío al paraíso". Con Gerardo.

Bueno, ¿cómo fue trabajar con Calparsoro?

Os cuento como fue la cosa.

Estábamos mi chica y yo, Paz,

en la cola de unos cines, en los Ideal, para ver una película.

Coincidimos en la fila con Daniel Calparsoro

y me contó apesadumbrado que empezaba a rodar

su nueva película en dos meses

y que no terminaba de gustarle el guion,

le había dado demasiadas vueltas, estaba en una versión 15, 20,

estaba ya perdido y quería que entrará alguien

e intentará plantear una nueva estructura,

ordenar el relato.

Yo me encontré con un guion que estaba lleno de crímenes,

donde la historia criminal, el thriller criminal, policíaco,

policíaco estaba por delante

de las relaciones interpersonales entre los personajes.

Quité...

alivié todo lo que era la trama criminal

y me concentré en la relación de los tres protagonistas.

Creo que la trama criminal, a veces,

tiene momentos un poco rugosos, bruscos quizá,

pero, a pesar de todo,

la película emana una personalidad arrolladora,

la de Daniel Calparsoro, con destellos de atrevimiento,

de originalidad maravillosos.

-"¡Es una mierda, Chino!

-Cabrón..."

Daniel Calparsoro, en su momento, cuando se estrenó,

hablaba de este título como un cambio narrativo

dentro de su filmografía.

Quizá tiene que ver también ese encuentro

del que nos hablaba antes Santi.

Sí, yo creo que él venía de hacer un cine de guerrilla, un cine...

"Salto al vacío", "A ciegas", "Pasajes"...

Era un cine muy oscuro y yo creo que él, en esta película,

intenta abrir un poco el público al que va dirigida.

Yo creo que no solo supone un cambio su carrera,

sino que además, él, se desliga un poco

del thriller más tradicional.

Yo creo que es una historia de amor,

una historia de amor con tres personajes

que es verdad que viven un poco en las zonas de riesgo

y que eso hace que tenga

algunos aspectos de thriller la película

y de acción también.

-Es un triángulo amoroso que quizá

el personaje de Juan Diego Botto está un poco eclipsado

al comienzo de la película, porque no tiene...

Su trama es familiar, un personaje más desarrollado,

y ahí es cuando introducís una elipsis

que también es un cambio narrativo interesante.

No decir: "Vamos a condensar toda la acción en estos días,

sino lo vamos a tomar con calma

porque estos personajes tienen recorrido".

Ahí entiendes que la película va por otro lado,

no es tanto el thriller y el submundo de las drogas,

sino lo que importa son esos tres personajes.

-Son tres personas que están buscando algo

que no conocen, que no dominan,

pero a lo que quieren llegar.

Y de lo que ellos no se sienten, digamos, marginados,

que es una felicidad.

Ellos no se sienten para nada víctimas,

ni perdedores, aunque lo sean,

se sienten más bien triunfadores, son vitalistas,

son, digamos, personajes contemporáneos.

Era la primera vez que Calparsoro salía del País Vasco,

rodaba fuera,

y nos muestra ese Madrid en verano...

Sinceramente creo que será de las películas más hermosas

a la hora de retratar Madrid de un modo tan naturalista,

tan cautivador,

ese Madrid casi de primeras horas de la mañana,

de after,

cuando sale esta fauna de los garitos a los que acuden

y la gente va y viene a sus trabajos,

y juega con la profundidad de campo, juega con el foco...

Esta imagen icónica de los tres caminando por la calle,

dos hombres y una mujer absolutamente remarcables,

parecen tres antílopes de la sabana,

del planeta Marte,

recién aterrizados en el planeta Tierra.

Llaman la atención ahí por donde pasan

y yo creo que es uno de los grandes valores,

ese retrato maravilloso que hace de Madrid.

Cuarta y última película

que tiene como protagonista a Najwa Nimri.

¿Cómo ha sido la relación en esas cuatro películas?

Una de las constantes del cine de Calparsoro es encontrar

un personaje femenino muy poderoso y aquí también se repite.

Lo que pasa es que los personajes anteriores

con Nimri quizá eran personajes más atormentados,

como una aproximación más psicológica, y en este,

ya cuando se la presenta con estos shorts,

con tacones de aguja pisando el asfalto,

vemos que es un personaje

en el que hay una presencia física muy fuerte,

que tiene que tirar ya de seducción... Decía:

"Es la primera vez

que tengo que mostrar los brazos y las piernas".

Y es verdad.

Tiene que ser un personaje sexy, no solamente que viva en la cabeza,

sino también conectada con el cuerpo y con la mente.

Me parece además muy bonito

que sea un personaje totalmente independiente,

autosuficiente pero que sintamos, sobre todo al final,

cómo estos dos personajes masculinos también la tienen protegida,

frente a los peligros de la ciudad,

y me parece que a la hora de hablar de los actores,

cuando se habla de esta película, a veces se menciona,

bueno, el mismo director dice que es una película luminosa,

colorida, y tiene que ver también lo de los planos angulares,

que dejó de utilizar tanto estos objetivos de gran angular que,

parece que no, distorsionan la imagen, muy de ojo de pez,

y en cambio,

aquí utiliza el teleobjetivo y es que están atractivos.

-Sí. -Y entra la luz, entra el color,

y sobre todo no hay tanto plano secuencia

y monta mucho las escenas por plano contraplano,

y ahí sí que utiliza

el juego de miradas para ir construyendo

estas relaciones en el triángulo,

ir viendo que hay muchos sentimientos en juego.

-Es una película que quizá también habla de algo

que a Dani le puede resultar muy cercano,

los problemas para expresar los afectos, ¿no?

Yo creo que tanto el personaje de Charly como Chino,

especialmente Chino,

tienen problemas para expresar lo que sienten.

Están enamorados,

especialmente Chino tiene un bloqueo emocional muy fuerte.

El personaje de Salmerón, tiene una relación muy conflictiva

con su hermano y con Najwa,

esta chica que va por delante de él, como debe ser,

tampoco sabe cómo administrar sus sentimientos.

Pero afortunadamente, como decíamos antes,

encontramos una respuesta

desde el amor para el personaje de Chino,

quitándose del medio. Por cierto, Dani,

si estás viendo el programa, viendo la película pensaba

que podría haber una bonita segunda parte.

Imaginaos el personaje de Gustavo Salmerón,

que va a visitarles a Ámsterdam años después.

Yo quiero ver esa película, Dani, hagámosla.

¿Hablamos de la película que vamos a ver?

"El juego de la verdad" de José María Forqué,

estrenada en 1963.

Es verdad que no es uno de sus títulos más conocidos,

¿En qué momento de su filmografía llega esta película?

José María Forqué ya había empezado a hacer cine

a comienzos de los 50,

creo que su primera película es del 51, si no me equivoco.

Ya era un director reconocido.

Es verdad que con "Embajadores en el infierno"

y "Amanecer en puerta oscura", que fue premiada en la Berlinale,

consiguió la atención de la crítica y de los medios.

Y un año antes él justo había hecho otra coproducción,

en este caso con Argentina, "El secreto de Mónica",

con Carmen Sevilla, que no funcionó del todo,

pero ya le estaban preparando...

Planteando estas propuestas internacionales,

y le llegó este proyecto con participación francesa,

que terminó siendo una historia ambientada en la alta burguesía,

con un poco de cine policíaco, de cine melodrama,

pero que está alejada de sus propuestas más populares.

Qué interesante esta sesión doble

porque nos habla de jóvenes

que están en las antípodas, o sea,

unos se desenvuelven en un ambiente marginal

y los otros pertenecen a la burguesía,

a la clase más acomodada...

A mí me fascina,

no la conocía y la he descubierto gracias a vosotros.

Es muy importante que exista "Historia de nuestro cine",

porque da a conocer clásicos ocultos como este.

José María Forqué ha pasado a la historia del cine español

como un artesano, como de segunda categoría,

y es injusto viendo una película como esta

y repasando un poco su filmografía.

Venía de hacer "Atraco a las tres" el año anterior,

pero esta película no solo le define a él,

sino que entronca dentro de una preocupación existencial

por parte de los cineastas de su generación.

Hay que tener en cuenta que Forqué

es de la generación de "los niños de la guerra".

Nace en los años 20, en el 21 creo que es Berlanga,

Bardem, Forqué, Picazo,

Aranda...

y claro, hacen sus películas a finales de los 50,

que es un poco una de las grandes edades de oro

del cine español, y principios de los 60.

Luego vendría la generación de Saura, etc.

Pero esta generación de los niños de la guerra,

cuando hacen sus primeras películas,

las hacen con una hondura y con un afán de denuncia social,

y con una ambición política,

en un ambiente de censura férrea extraordinario.

-Siempre tenías el mismo problema:

se pasaba un guion a la Censura, había dificultades,

se terminaba la película, había nuevas dificultades,

se consensuaba con la Censura,

se cortaban unos trozos,

se cambiaban otros trozos de diálogo

y la película prosperaba.

Entonces, esa humillación era un hábito ya para nosotros.

-La película, que está retratada por Juan Mariné,

tiene un blanco y negro esplendoroso,

pero también una planificación muy sofisticada,

con un gusto por el encuadre increíble, un montaje...

un montaje que a veces os puede parecer,

al espectador le puede parecer que es una copia mala

y que faltan fotogramas.

No, es que hay montaje psicológico,

hay montaje subliminal que intenta adentrarse en batería,

en bayoneta en la mente del personaje.

Es una película con tantos valores.

La música de Adolfo Waitzman es una maravilla,

y yo soy fan incondicional de Forqué y de la película.

No se la pierdan. No os la perdáis.

Andrea, ¿qué es lo que a ti te ha atraído de esta historia?

Yo estoy también fascinada con esta película,

con no haberla conocido,

un caso más de estas películas de "Historia de nuestro cine"

que dices: "¿Cómo es posible que haya caído en el olvido?".

A mí, desde el arranque,

ese primer plano de la mano agarrando la tierra,

ahí ya me tiene la película enganchadísima.

El guion, por ejemplo, tiene unos diálogos viperinos,

unos diálogos que dices...

-Bueno, es que está Jaime de Armiñán,

el propio director...

Vicente Coello... No deja...

Y Pedro Masó.

-No deja títere con cabeza, es... -Es despiadada.

-"Qué suerte.

-Cada una tiene la suerte que se merece".

-Unos personajes miserables, mezquinos,

qué diferencia con los de "Asfalto", ¿no?

Qué tratamiento de los personajes tan distinto,

porque sí que pueden ser personajes a los márgenes,

pero Calparsoro los trata con un...

-Con aprecio casi. -Sí.

Con fuerza. -Una fascinación...

-Está de su parte realmente y aquí, Forqué,

no es que los ponga contra la espada y la pared,

pero, por ejemplo, el título de la película,

no vamos a desvelar mucho,

pero este "Juego de la verdad" parece una batalla psicológica,

que parece que van a sacar los cuchillos

y como la fotografía de Juan Mariné,

se lleva la película a ese cine negro,

a las sombras y a esconder todas esas mentiras.

-"Con esta sintonía, empieza el cuarto de hora de la verdad.

-¿Y eso qué es? -Un juego".

Has citado a Bódalo, siempre le reivindicamos,

maravilloso actor,

pero vaya reparto, es una película muy coral.

Qué reparto internacional más interesante.

Sí, bueno,

en este caso la coproducción se materializa

con la pareja protagonista,

que no estamos acostumbrados,

porque parece que van a ocupar roles secundarios o, bueno,

que a lo mejor se disuelven entre el equipo técnico,

pero aquí, ellos dos,

tanto Madeleine Robinson como Sami Frey

eran ya actores de renombre,

sobre todo, ella venía del teatro,

y Forqué contaba que en el rodaje intentó rebajarle un poco

esta gravedad escénica que sí que tienes

pero que claro, pertenece a una mujer

que ha sido humillada y ultrajada,

una mujer y una madre,

pero sobre todo una mujer que se siente herida.

Y enfrente Sami Frey,

que un año más tarde estará estrenando

"Panda aparte" con Godard,

que tiene también su particular herida este chico caprichoso,

que todo lo quiere y todo lo tiene

y que tiene que aprender a perder.

-"¿No te das cuenta?

Me has puesto en ridículo delante de esos.

-¿Y quiénes son todos esos? Lo importante somos tú y yo.

-No, Juan, lo más importante para ti eres tú".

Estas películas siempre es un placer de repente descubrir

en pequeñas apariciones a actores

que has querido tanto,

Manuel Alexandre, Agustín González...

por ahí andan y, en ese sentido... María Asquerino...

María Asquerino.

La película está llena de regalos, es una caja de bombones.

Lo que me queda es preguntaros por próximos proyectos.

A ver, ¿cómo ha ido el documental

"El hombre que diseñó España", de Cruz Novillo,

que ya habéis presentado en la Seminci,

también ha estado en Cineteca...? Pues nada, fenomenal.

Estamos contentísimos.

Cruz Novillo lo ha visto ya y le ha gustado muchísimo,

y ahora esperamos seguir viajando por festivales

y estrenarlo a finales de 2020.

Proyectos...

Primero vinculados al cine, ¿qué tenemos?

Pues mira, estoy escribiendo con Daniela Fejerman un guion,

un proyecto de miniserie de televisión,

y salga o no salga,

la experiencia de trabajar con Daniela

está siendo tan deliciosa,

estoy aprendido tanto con ella...

Luego estoy con una chica que está empezando ,

-se llama Elena Sánchez... -Fíjate, me suena.

(TODOS RÍEN)

Estoy en un proyecto que me va la vida en él.

Vamos a volver enseguida, en unas semanas estaremos tú y yo,

yo detrás de las cámaras y tú delante con Pablo Carbonell,

en un programa que es una oportunidad única

de volver a hacer televisión de antes,

de la televisión de José María Íñigo,

esa televisión en directo,

que está pasando, lo estás viendo...

"Sánchez y Carbonell", así que atentos,

porque aquí en La 2 comenzará ese programa...

El 16 de enero a las 23:00

os queremos ver a todos

pendientes de "Sánchez de Carbonell".

Sí. Andrea, proyectos. ¿En qué estás?

Pues yo estoy todavía haciendo cortometrajes,

no he saltado al largo todavía como la otra Andrea...

Me gusta este terreno.

Aquí donde la veis, que sabe tantísimo,

es que eres muy joven, si estás haciendo ya largos,

qué quieres que te diga.

A veces, si te pones detrás de la cámara,

revives todavía más esa fascinación que decíamos.

A veces, te pones detrás y dices:

"Todo se ve distinto, ¿cómo puede ser?".

Así que ahí me quedo también. Muchas gracias a los tres.

He estado en familia, porque os quiero, os admiro...

Así que ha sido un gustazo estar con vosotros.

-Gracias, Elena. -Gracias a ti.

Pasó totalmente inadvertida en su estreno

a mediados de los 60 y no figura

entre los títulos más célebres de su director,

pero sin duda, "El juego de la verdad"

es de esos títulos que nos gusta rescatar del olvido

aquí en este programa.

Ojalá que también suponga un disfrute para vosotros.

Hasta la semana que viene.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Coproducciones Europeas

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Historia de nuestro cine - Coloquio: Coproducciones Europeas

13 dic 2019

Elena S. Sánchez charla con Santiago Tabernero, Andrea Gutiérrez y Andrea Morán sobre "Coproducciones Europeas"; con la emisión de "Asfalto" (2000) y "El Juego de la verdad" (1963); dos películas coproducidas entre España y Francia.

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Coproducciones Europeas" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Coproducciones Europeas"
Programas completos (4)
Clips

Los últimos 1.168 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios