www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5616913
Historia de nuestro cine - Coloquio: Memorias de África - ver ahora
Transcripción completa

(Ruido de proyector cinematográfico)

Buenas noches.

De nuevo, no os sorprendáis si veis que hoy

el coloquio de Historia de nuestro cine

se titula Memorias de África.

El motivo es que los dos títulos elegidos esta noche son

una aproximación a la vida de los colonos en Guinea Ecuatorial

antes de su independencia de España en 1968.

Acabamos de ver Lejos de África,

película dirigida por Cecilia Bartolomé en 1996,

y, tras el coloquio, emitiremos Piedra de toque,

de Julio Buchs,

estrenada en 1963.

Para charlar sobre el tema, nos acompañan

la directora de Lejos de África, Cecilia Bartolomé,

¿cómo estás? Bienvenida.

Muy bien, encantada de estar aquí.

¡Qué vida más apasionante! Me estabas contando un poco

y yo, ¡qué envidia! Es que son los años.

Cuantos más años tienes, más apasionante es...

Pero no todas las vidas son igual de apasionantes.

Eso sí que es verdad.

Ahora descubriremos por qué la tuya sí.

Damos también la bienvenida a Paloma del Sol,

es cantante, compositora, pintora, actriz y escritora,

nacida en Guinea Ecuatorial, concretamente en la isla de Bioko,

una de las integrantes del dúo musical Las hijas del sol.

Si es que vales para todo. ¿Cómo estás?

Bien. Valgo para todo menos para ser monja.

¿Sí? Bueno. Es que para todo no se puede servir.

Muchísimas gracias por estar con nosotros.

Cerrando esta terna de invitados está Javier Ocaña,

crítico cinematográfico en el diario El País

y colaborador habitual del programa. ¿Cómo estás, Javier?

Muy bien. Buenas noches.

Vamos a situar el tema de hoy, si te parece,

y vamos a hablar

de cómo el cine español ha tratado el tema que nos ocupa.

El tema colonial,

principalmente el cine ambientado en las colonias españolas,

tanto en lo que era el Protectorado de Marruecos,

como en Ifni, como en el Sahara, como, finalmente,

en lo que vamos a tratar esta noche, en Guinea.

Yo creo que se puede dividir en dos segmentos.

Un segmento, en la inmediata posguerra,

con militares como protagonistas;

donde hay películas como Harka.

Y, luego, a partir de 1945,

probablemente influido por la victoria aliada

en la Segunda Guerra Mundial,

donde ya esas odas militaristas no encajaban tan bien

dentro del concierto internacional,

y aunque hay alguna, como Alhucemas,

se vira hacia el cine de misiones, con misioneros como protagonistas;

es el caso de Piedra de toque,

la segunda película que vamos a ver ahora.

Y, luego, a partir de ahí, durante el franquismo se hizo poco,

poco cine en las colonias

y luego Cecilia, por ejemplo, lo recuperó ya en democracia.

Y actualmente... Actualmente, poco,

pero sí que ha habido, por ejemplo, relacionados con Guinea,

ha habido últimamente películas importantes;

la más importante, sobre todo, por taquillera

y porque la ha visto muchísima gente, Palmeras en la nieve,

película de Fernando González Molina, del año 2015, que fue un exitazo,

con casi tres millones de espectadores.

Una película muy en esa línea de cine colonial melodrama y demás.

Y luego se han hecho... Rodada en Santo Domingo, ¿no?

Eso se rodó entre Santo Domingo y Canarias.

Y luego un par de documentales yo creo que muy especiales.

Un día yo vi diez mil elefantes, que es un documental de animación

sobre el rodaje de unos documentalistas

en los años 40;

y hace poco, poco antes de la pandemia,

hace unos meses,

se estrenó El escritor de un país sin librerías.

Que es sobre el escritor más reconocido de Guinea,

que vive en España

y que es una reflexión sobre la dictadura de Obiang.

Tú has vivido allí. Te fuiste a beber... a vivir

muy pequeña, ¿de qué edad? -8 años o por ahí, 9...

Desde los ocho ¿hasta? Hasta los veinte prácticamente.

(Hablan las dos a la vez y no se entiende)

...pasando temporadas, pero estuve... vamos, pasé lo último año y medio

de la campaña de mi padre, lo pasé yo ya en Guinea,

traslando a Guinea las cosas que yo ya había aprendido

estando en la Escuela de Cine de Madrid,

que me matriculé en Interpretación, era muy joven todavía,

y mis padres me sacaron rápidamente de Madrid

y me volvieron a Guinea.

Yo era menor de edad y, gracias a eso, en el fondo,

fue una experiencia de año y medio de entrar ya como persona adulta,

digamos, ya con veinte años, participando pues esto,

en la radio, en el teatro y, además, viendo ya la realidad

con los ojos de una persona ya mayor de edad, digamos.

Paloma, tú eres guineana y ¿crees que hay un desconocimiento

aquí, en España,

crees que el cine español ha retratado bien

la cultura de tu país? Y lo que se vivió allí.

Bueno, hasta el momento, digamos que no ha habido mucha facilidad

de que la gente que quiere hacer algo espero que no me rallen con esto

pero que quiera hacer algún proyecto cinematográfico

que pueda ir a Guinea y hacer el proyecto, ¿no?

Yo, como africana, me da mucha tristeza,

porque tenemos mucha riqueza que ofrecer,

que demostrar a la gente, ¿no?

Y me hubiese gustado que cuando ella, por ejemplo, hizo la película,

que se rodase en África, directamente.

Que se vea toda esa cultura maravillosa que tenemos.

Y, hasta ahora, pues muy poca gente ha tenido esa ventana abierta

para poder acceder y entrar en ella, ¿no?

Y, hasta ahora, esa puerta no está muy abierta.

Y me gustaría que lo esté.

Cecilia, cuando se estrenó la película

dijiste que no era una película autobiográfica,

pero sí que es verdad

que tú has vivido muchas de las cosas que están ahí.

¿Qué es lo que tú querías transmitir?

¿Qué es lo que querías contar en Lejos de África?

Pues quería contar, precisamente, el desgarro que significa, eh,

digamos, el criarte, esa, la colonización,

el hecho de que tú, eh, un país, digamos, invade o domina otro

y pero para los niños que nacíamos allí

aquello es nuestra tierra.

Pero no es nuestra tierra.

Entonces, ese desgarro, esa sensación

de que estás en una tierra que has creído tuya

y que no es la tuya

y que eras una invasora, realmente.

Entonces, yo tengo la conciencia de que yo era una invasora en Guinea,

pero era una niña.

Y me doy cuenta después, cuando lo analizo.

Esa angustia, esta tierra que es como termino la película,

esa tierra que consideré mía y en la que, en realidad,

yo era una extraña.

Eso es un drama muy fuerte del colonialismo.

Que nos ha dejado marcados a todos en ese sentido.

Vamos a contarles a los espectadores quién es Cecilia Bartolomé.

-Cecilia, aparte de haberse criado en Guinea,

pues es una de las directoras pioneras en este país.

A mediados de los años 60,

es una de las tres mujeres que entran

en la Escuela Oficial de Cine de entonces,

junto a Pilar Miró, por ejemplo, que es...

y a Josefina Molina,

y las tres llegaron a debutar en el cine

y tuvieron una carrera cinematográfica.

Ella debuta con una película interesantísima,

que vimos aquí, en el programa, Vámonos, Bárbara.

Una película muy feminista, pero, al mismo tiempo,

creo que nada maniquea, nada panfletaria, muy compleja,

muy interesante.

Y luego ha hecho un par de documentales

y su tercera película es la que acabamos de ver.

En Lejos de África, qué bonita es esa relación de amistad

entre esas dos niñas, ¿verdad? Y yo creo que las dos, eh,

se dejan influenciar por la otra, ¿no?

Que esa es una de las cosas bonitas de esa convivencia.

-Sí, esa parte de la película de ellas, lo que me gustó mucho,

porque ella ha salido de coger lo que es la cultura, la tradición,

¿no? Y que esa niña pues comparta eso con una extraña, como dice ella,

que era extraña, en las tierras tan lejanas y, a la vez, tan cercanas.

Y ese momento a mí me enterneció bastante,

porque no es tan fácil que dos niñas se cojan tanto cariño

y, de pronto, te abras el corazón a un desconocido

y le lleves

y que untes todo tu cuerpo

con lo que son las cenizas tradicionales

y que compartas eso con la niña.

Estaba transmitiendo lo que su cultura, su tradición,

aunque está prohibido que los niños y las niñas

tan chiquitas

hagan ese tipo de rituales.

Por eso, también en la película se demuestra que su abuelo...

¿o era el abuelo, no?

El abuelo estaba totalmente en contra

de que la niña practicase ese tipo de cosas, ¿no?

Porque no era bueno que lo haga, pero estaba encantada,

¡qué le vamos a hacer!

¿Cuántos de los personajes de los que hablas

fueron personas que realmente existieron en tu vida?

Creo que el cocinero, que es clave en esta historia,

a mí es el personaje que más me gusta de todos

y creo que sí, que existió, ¿no? Silvano existió en tu vida.

-Sí. Además que cuando se ha pasado en cualquier sitio y tal,

la primera pregunta que me han hecho o los espectadores o los críticos,

es decir, 'oye, este personaje existió de verdad, ¿no?'

Dije yo 'sí'.

Es que no te lo podías haber inventado.

-¿Por qué la olla no está en el fuego?

¿Cuántas veces tengo que decirte que tienes que guisar la carne

en la olla a presión?

-Yo, señora, no gusta la pita. Olla que hace ruido.

-Me da igual que haga ruido.

-O sea, un personaje que es orgullo que tiene de su raza,

de su esa, o sea, es la, la, la, la dignidad

de asumir que eres un cocinero,

él pertenece a una raza

que en aquel momento está siendo colonizada

pero su orgullo y su dignidad está por encima

y lo manifiesta de esa rebelión que nace, las hace todas las,

puedo decir una palabrota, putadas que puede a su, a su, a su,

a sus amos, o sea, y es la vieja historia

del criado que fastidia a los amos y tal.

Entonces, este está montado, es un bar clandestino abajo,

cuando en la época del de la ley seca que estaba prohibido vender alcohol

y le monta a uno de los prebostes de la, del, de la del,

de los colonialistas prebostes le monta un bar clandestino,

o sea, es la rebelión.

Hablemos del reflejo del racismo en ambas películas,

después iremos con Piedra de toque,

pero vamos a hablar de esas dos caras del racismo

que podemos ver en esta película.

-Yo creo que es de lo que más me interesa de esta película es

ese racismo muy claro, muy explícito, que tiene, por ejemplo,

el personaje de Paco Romero, que se llama el personaje,

que es un claro racista procedente del imperio colonial,

y, luego, esa relación un poco más condescendiente,

en principio, tolerante,

como puede ser en algunos aspectos el personaje del padre de Xabier,

que interpreta Xabier Elorriaga,

cómo... sí, él es tolerante, pero con cierta distancia,

sin mezclarnos demasiado.

-Médico blanco para familia blanca. -Esto no tiene nada que ver

con el color de la piel. -Me has decepcionado, Gonzalo.

-Y luego es muy interesante también, por ejemplo,

la doble cara desde el autóctono, del africano,

la del personaje que está acorde con la potencia colonizadora

y que va ascendiendo en la burocracia y en la administración.

-Quiero anunciaros que el concejo, con la aprobación de Madrid,

ha nombrado nuevo alcalde de la ciudad al doctor Oyón.

Paloma, tú decías que, de esta película, te llega

y te emociona especialmente el final, ¿por qué?

Sí, porque es un final de Hollywood.

Ella rompió ese esquema del racismo. ¿Por qué?

Porque, aunque las dos niñas se quieren,

se querían muchísimo,

ella cogió al chico y se fue con el chico.

(Música)

Vamos a hablar de la película que vamos a ver a continuación,

de Piedra de toque,

dirigida por Julio Buchs y estrenada en 1963,

y, en primer lugar, hablemos del director,

del que hemos visto alguna película,

El salario del crimen es una de ellas,

una de las más destacadas.

-En realidad, es su segunda película.

La primera es, precisamente, Piedra de toque.

Él era hijo de uno de los pioneros de José Buchs,

uno de los pioneros del cine mudo español.

Es el autor de la primera película que se hizo de El abuelo,

de la primera adaptación de El abuelo,

de Benito Pérez Galdós.

Y él aprendió el oficio, de hecho, con su padre,

como ayudante de dirección de su padre

y tuvo una carrera corta, porque murió muy pronto,

murió de un infarto a los cuarentaitantos años,

46, creo yo.

Hizo cine entre el 62 y el 73.

La primera es la película que vemos esta noche,

Piedra de toque,

y la segunda es El salario del crimen.

Y, relacionado con el tema de esta noche,

a finales de los años 60 volvió al tema colonial

con Encrucijada para una monja, que era una película más tremenda aún

que la de esta noche,

porque era una monja a la que violaban los africanos

y quedaba embarazada, pero, ojo, no en Guinea, sino en el Congo belga.

Es decir, fuera de las colonias españolas.

Una de las cosas que más te hace empatizar

y que te guste la película

es cómo reconoces todos esos paisajes, ¿no?

-Sí, los paisajes para mí es importante,

porque ahí se ve la belleza de África.

África no es solamente el colorido que llevo aquí, en el cuerpo,

que son nuestros trajes, el atado, las pulseras y todo eso; no, no.

Tenemos un colorido muy bonito que es la naturaleza.

Tenemos también, mira, lo que es África es muy rica.

Y muy bella. Y muy bella.

Tenemos playas hermosas. Tenemos playas, tenemos cultura,

tenemos tradición.

Hay muchas cosas que tiene África que hace falta descubrir.

(Cantan)

-¡Eh! ¿Qué hacen? -Entonan el Ukuru mangui,

la canción del baño de las mujeres.

Esta película se estrena en 1963 y me imagino que había pues una...

una imagen maravillosos, una imagen que se quería transmitir

también de Guinea.

-Es evidente, es un paisaje absolutamente idílico,

con los niños negros y blancos jugando juntos,

con la religión católica redentora de las almas;

hay una frase en Misión blanca,

que es una de las películas de los años 40

ambientada en Guinea,

en la que uno de los misioneros, de los sacerdotes,

viene a decir que el objetivo es

ir a por las almas negras de los hombres blancos

y a por las almas blancas de los hombres negros.

-Hay que ir, poblado tras poblado, ganando con la cruz

las almas blancas de los negros.

-Y, algunas veces, las almas negras de los hombres blancos.

-Je, je, eso mismo dice el padre Urcola.

-Era un poco el estereotipo, también, de Guinea como refugio de criminales,

de gente que salía disparada de España, porque tenía que huir

y se refugiaba en Guinea

y algunos trabajaban allí.

Es el estereotipo de Misión blanca y es el estereotipo,

no en versión criminal, pero sí en versión racista, digamos,

que es el del personaje protagonista, que interpreta Arturo Fernández

y ese arquetipo de redención de un hombre

que empieza la película como siendo evidentemente

un hombre racista,

y la acaba absolutamente redimido.

Esa figura de ese misionero es... (Hablan a la vez. Ininteligible)

-... de una raza extrañísima, porque, desde luego, ni es blanco,

ni es negro, ni es mulato realmente, porque es un actor americano,

de estos de una raza así, como híbrida.

A mí, este tipo de cosas como... como de errores, de, de, de,

de no, de no documentarte un poco, es decir, hombre,

haz un poquito de esfuerzo,

búscate un actor que pueda responder a...

a estas características que tú quieres;

no, no...

-Es que, en realidad, ese tipo de detalles es igual.

El cine de los años 90, cuando tú lo hiciste,

se cuidaba más,

pero en el cine de los años 60 español,

pues esos detalles no eran...

Porque, en realidad, el productor de la película,

Jesús Rubiera,

que es el mismo productor de Misión blanca,

también ambientada y rodada en Guinea,

él trabajaba en Guinea desde hacía muchísimos años.

Había sido empresario y seguía siendo empresario

con intereses económicos en Guinea, luego conocía el asunto,

pero no se cuidaban ese tipo de detalles.

Javier, estamos ante un folletín, pero a ti...

tú le encuentras el punto, ¿verdad?

A mí me gusta mucho cómo está contada.

Creo que tiene unos disparates absolutos,

como los que decía Cecilia,

pero esos disparates están muy bien contados.

Y lo que es la estructura de la película está muy bien narrada;

todo el proceso de redención;

los colores de la película me encantan;

yo creo que habrá montones de espectadores de generaciones,

iba a decir nuevas generaciones de jóvenes,

pero incluso de la mía,

que desconocen absolutamente lo que era la Guinea española

como colonia y como provincia española

en los años 60

y que creo que puede ser muy interesante que la vean,

porque además es una película muy, creo que, muy entretenida,

con sus disparates.

Bueno, Arturo Fernández y Susana Campo.

-Y, como te es igual el uno que el otro,

elegiste al dueño del dinero, como una cualquiera.

-Puedes insultarme, pero elegí al más hombre,

al que supo decirme que me necesitaba y que me quería.

Esta es una película

de la que se habló bastante en el NO-DO.

Y hemos querido recuperar esas imágenes.

Vamos a verlas.

En Madrid, se estrena la película Piedra de toque,

que reproduce en imágenes la vida de las provincias ecuatoriales

españolas, con una trama argumental.

Susana Campos, que es la protagonista femenina,

con la estrella de color Jane Ams.

El astro norteamericano es William Marshall.

Julio Buchs es el director de esta película tropical

y Arturo Fernández, el principal intérprete masculino.

Ahí hemos querido recuperar las imágenes que nos dejaba el NO-DO.

-Curioso eso de la trama argumental. Con trama argumental, fíjate.

Bueno, y ya, por último, quería que me dijeseis

en qué estáis ahora mismo, proyectos, eh...

-Yo estoy escribiendo, porque ya rodar rodar me va a costar bastante

de levantar proyectos.

Tengo dos o tres cosas que me gustaría poder haber hecho;

entre ellas, una serie un tanto humorística,

la evolución de la mujer desde la noche de los tiempos,

desde la simia desnuda que fue la que creó...

No contarlo en función del macho de la especie,

sino en función de la hembra.

Pues eso lo tienes que contar, ¿eh? Muy interesante.

Háblame de Feliz desahucio, que es el próximo proyecto que tienes, ¿no?

-Es una historia muy bonita de un niño inocente totalmente

pero trata sobre también los problemas sociales,

los problemas de gente que lo pasa mal,

problemas de gente que pierde los... las casas,

y ahí hago de maestra, pero no voy a contar mucho más,

que vaya la gente y que lo vea. Claro que sí.

Pues mucha suerte con ese proyecto que comienza.

Gracias, Javier, gracias, Cecilia, un placer.

Igualmente.

Buceando en internet,

hemos encontrado a grupos de españoles

que vivieron aquella época

y recuerdan con nostalgia el rodaje de la película

y mostraban también su deseo de conseguir una copia de la misma.

Historia de nuestro cine les brinda la oportunidad de poder recuperarla

y disfrutarla esta noche aquí, en La2.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Memorias de África

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Historia de nuestro cine - Coloquio: Memorias de África

04 jul 2020

Elena S. Sánchez charla con Cecilia Bartolomé, Paloma Loribo y Javier Ocaña sobre "Lejos de África" (1996) y "Piedra de toque" (1966)

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Memorias de África" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Memorias de África"
Programas completos (7)
Clips

Los últimos 1.207 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios