www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5896901
Historia de nuestro cine - Coloquio: Luis Ciges - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Hola de nuevo, bienvenidos al coloquio

de "Historia de nuestro cine".

El próximo lunes, 10 de mayo, se cumplirán 100 años del nacimiento

de uno de los secundarios más entrañables y carismáticos

del cine español, Luis Ciges, con su estilo inconfundible,

ese timbre de voz tan característico y su peculiar físico,

apareció en más de 180 obras de cine y televisión

pero solo al final de su vida logró ser protagonista

en "El milagro de P. Tinto", la película que acabamos de ver.

Fue fiel compañero de amigos como Luis García Berlanga

y de otros cineastas como Juan Estelrich,

director de "El anacoreta",

la película que veremos tras el coloquio

y donde tiene un breve cameo,

para hablar de estas dos películas y de Luis Ciges,

están con nosotros, Javier Fesser,

director de "El milagro de P. Tinto",

que acabamos de ver, cómo estás, bienvenido.

-Hola, muy feliz de estar aquí. Yo también lo estoy.

Saludamos también al director de cine Juan Estelrich,

hijo del director y productor del mismo nombre

y coordinador del libro sobre su padre, Juan Estelrich,

"El eslabón necesario del cine español".

Buenas noches. -Hola, buenas noches.

Primera vez que estás aquí es un placer.

-Estoy feliz de estar aquí por primera vez.

Y nuestro colaborador habitual,

el historiador cinematográfico Luis Parés,

compone esta terna de invitados como éstas.

Yo, muy bien, muy feliz también.

Pues vamos a hablar de Luis Ciges, que es una persona

a la que yo creo que tenemos todos mucho cariño,

aunque yo, en mi caso, no le conocí, pero a través de todo,

de todas las películas en las que he podido verle.

Por qué decidiste que fuera protagonista de tu primer corto

y de tu ópera prima, de tu primer largo, qué tenía Ciges.

-Bueno tengo que reconocer que él me inspiró bastante

para fabricar esta historia.

A Luis Ciges tuve la suerte de conocerle en el 94,

haciendo un piloto de una serie de televisión,

se llama "Cándida".

Y inmediatamente,

el deseo de trabajar con él, de explorar con él y de,

diría yo, sobre todo de aprender con él,

me llevó a hacer mi primer corto, "Aquel ritmillo"

también fue él protagonista y ese corto,

no solamente con él como personaje principal,

sino un poco su estética, su filosofía

y todo lo que es lo que hicimos juntos fue el germen

de "El milagro de P. Tinto", y fue el origen de "El milagro de P. Tinto".

Era la única pieza que desde el principio para mí

era fundamental y de hecho,

Luis, que se resistió mucho a hacer esa película

porque yo creo que estaba en un momento de su vida,

el que no le apetecía mucho la disciplina

que es necesaria para protagonizar un largometraje

y le daba un poco de pereza.

Pero finalmente conseguimos enamorarle

para hacer esta historia, porque de verdad que sin él no...

La película se me borraba, se me desdibujaba.

Juan, qué tenía Ciges.

-Bueno, pues yo creo que un animal cinematográfico.

Yo creo que no se le puede considerar...

Aunque, entiéndanme, un actor,

porque no le veo yo haciendo "El rey Lear"

a Ciges, o lo haría de tal manera

que seria Ciges haciendo "El rey Lear".

Entonces, yo creo que hay muchos tipos de actores.

Hay actores que estudian para ser actor,

y que hacen todo tipo de papeles

y son capaces de hacer personajes como Churchill o lo que sea.

Pero Ciges es un personaje que la cámara le quiere.

Es un personaje que transmite bondad, y eso,

es una cosa que lo tienen las personas, no tienen...

Puedes ser actor o no actor y poder transmitir

y yo creo que Ciges tenía eso, cuando hace de pobre en "Plácido",

yo no he visto un pobre tan bien hecho como el de Ciges.

¿Te acuerdas de las viñetas de Summers,

cuando hacía los los pobres? Es casi idéntico a Ciges.

Entonces, yo creo que es un ser muy entrañable

y que eso produce en los directores,

una gran estima a ese actor que favorece las películas.

Luis, ¿él lo que quería era ser director?

-Bueno, no sé si lo que quería ser director,

pero sí que entró en la escuela oficial de cine,

cuando se llama Instituto, a estudiar dirección.

No sé si influidos por Berlanga,

o influido por una cinefilia juvenil que él tenía,

pero hizo dirección, hizo varios cortos como director.

Lo curioso es que es el único director

de la historia de la escuela

que protagonizan sus propios cortos,

que además son comedias, es decir,

ya él como director se pensaba a sí mismo

como el personaje que acaba de decir Juan,

pero él estudiando dirección también fue el actor predilecto

de todos sus compañeros de generación.

Es decir, ya incluso en esos inicios tan prehistóricos,

tenía ahí como un germen en el que todo el mundo

lo quería delante de la cámara para contar sus historias.

Él pertenecía a una familia muy especial.

Bueno él... su madre era hermana de Azorín,

y su padre, Manuel Ciges Aparicio, era un intelectual muy muy respetado,

pero sobre todo, es que era amigo íntimo de Ortega y Gasset,

era amigo íntimo de Manuel Azaña, es decir,

que podemos pensar que la infancia Luis Ciges,

no solo tenía la gran influencia intelectual de su padre,

sino de todos los amigos de su padre que se iban pasando por esa casa.

Cómo era rodar con él,

porque tú rodaste en varias ocasiones,

también en "La gran aventura de Mortadelo y Filemón".

Porque se habla mucho de que Ciges improvisaba,

de que no se ceñía al guión, eso era real,

cómo fue tu experiencia.

-Él sabía que funcionaba delante de la cámara, que...

que su trabajo...

siempre provoca un resultado nuevo, inesperado.

Y para mí, mágico,

porque era esa gran excitación de hacer una toma

y saber que algo iba a ocurrir ahí que no, que no puede estar prevista,

no puede estar preparada y que había algo

que lo hacía único, genuino e irrepetible.

Pero todo eso creo que provenía

de que él no se daba la más mínima importancia.

Desde esa sencillez suya aprendí...

Aprendí muchísimo y haciendo "El milagro de P. Tinto"

creo que todo lo que él había vivido con tantos directores,

haciendo cosas pequeñas pero muchas

creo que tuve la suerte de, de alguna manera,

conocerlo y aprender de eso.

-Cada uno tenemos un concepto de nosotros mismos.

Pero este concepto es el que tú crees que eres mejor,

que eres más elegante.

Y cuando ves una realidad allí...

Y que es la realidad inevitable, entonces dices,

joe, yo realmente es que soy un fantoche.

-Él siempre me contó que no se encontraba muy cómodo

cuando cuando no le he explicado bien que tenía que hacer,

simplemente, pues mira, tú entras por aquí,

contaba de Luis García Berlanga, que en...

En los ensayos y justo en los momentos previos al rodaje

veía todos los actores, ensayar sus frases.

Darse la réplicas, estar preparando lo que iba a ocurrir

cinco minutos después durante el rodaje

y él estaba perdido.

En el guión no aparecía ninguna frase suya

y bueno, esto que se cuenta que es muy gracioso,

a él no le hacía mucha gracia, porque él quería también

tener información y y bueno...

No tener siempre es como esa responsabilidad,

te tengo que hacer una cosa distinta y brillantes.

Y "El milagro de P. Tinto" hizo un papel protagonista,

donde hubo un trabajo muy grande, de ensayos y de preparación

y se ciñó muchísimo el guión,

pero es verdad que por suerte, y eso es lo que yo esperaba de él,

por mucho que ensayaras y mucho que preparas siempre había algo,

siempre había algo nuevo e inesperado

y eso es lo que para mí era un regalo constante.

Vamos al origen de "El milagro de P. Tinto",

la película que acabamos de ver estrenada en el 98.

Cómo nace esta historia.

-Quería contar una cosa

mucho más personal de lo que puede parecer que es...

Lo que siento yo, siendo padre, luego, a partir de ahí,

pues le propongo a mi hermano Guillermo

con el que escribió el guión. escribir una historia

que partiera de esa premisa, y que hablara mucho de nosotros

y de nuestra familia y de nuestra relaciones

como familia numerosa y de todo este rollo.

Por eso es una historia pues,

a priori un poco surrealista, pero sin embargo,

todas las referencias que tiene y ya digo, visuales,

y musicales y de texto y de todo, son como muy reconocibles.

Como ejemplo, diría que hay un platillo volante,

pero está inspirado en un Seat 600,

es que todo parece que de alguna forma se reconoce.

Además hace ya 23 años desde el estreno de esta película,

la ópera prima de Javier,

que supuso la irrupción de esta película en el cine español.

Una película tan original.

Para mí, "El milagro de P. Tinto" significa

una especie de pérdida de prejuicios en el cine español,

en el sentido de que es una de las primeras veces

que nos atrevemos a hacer una comedia fantástica

y mucho menos comedias fantásticas con un raigambre tan española.

Tú mencionabas el 600, pero están las obleas,

están las bombonas de butano. Bueno, no podían faltar.

-Esta el albañil al que siempre está faltando algo.

Es decir, hay una serie como de elementos

que forman parte del imaginario de lo que todos reconocemos como español,

aunque no sean imaginarios de la cultura española,

que parecía que imposible meter eso en una película fantástica

y lo consigue, con lo cual, lo que supuso "El Milagro de P. Tinto"

para mí como espectador , supuso un gozo absoluto.

Qué te parece esta manera tan peculiar, tan diferente,

de hablar de la paternidad, de hablar del deseo de tener hijos.

-Yo más o menos en el 96-97 hice "Pintadas",

que era mi segunda película.

Cuando yo conocí, conocí los cortos de Fesser,

me impactaron muchísimo, para mí fue, es decir, coño, vaya tío,

vaya director que sabe realmente rodar,

porque todo eso hay que saber mucho de técnica y él sabe de óptica,

sabe de efectos especiales, sabe de decorados.

Me daba hasta cierto, un poco, de envidia

de que supiese más más cine que yo

Sabía hacer unos travellings que separaban, yo no lo lograbas,

¿me entiendes?, siempre me salía desenfocado, tal,

entonces era para mí fue un un espejo donde mirarme para aprender más.

Hemos hablado de Ciges, no hemos hablado del resto del reparto,

pero sí que me gustaría hablar de el casting de esta película

y de los castings de tus películas en general,

porque es verdad que busca siempre personajes distintos,

diferentes, peculiares.

-Cuando los personajes son tan especiales de peculiares

en "El milagro de P. Tinto",

estamos hablando de una familia compuesta por dos extraterrestres,

por un loco peligroso,

por un matrimonio que a los 90 años quiere tener un hijo,

es decir, todo es un poco peculiar.

Y no es fácil que esos personajes resulten creíbles,

oh, oh, oh, pueda sostener ese guión tan delicado con éxito

si no están perfectamente elegidos, ¿no?

Y la búsqueda de los dos marcianitos fue....

Fue laboriosa y y difícil,

pero hasta que no aparecen no íbamos a empezar la película.

Vamos a hablar de la película que veremos a continuación,

"El anacoreta" de Juan Estelrich de 1976, dirigida por tu padre,

háblame de tu padre. -Que hable de su padre...

Pues mi padre es una persona que se dedica al cine

completamente desde todos los puntos de vista.

Evidentemente es una persona, una persona muy vitalista

y entonces el cine lo quiere pero lo que más me importa en la vida

yo creo que es vivir bien.

Siempre me dijo, es que yo gano mucho más dinero

de director de producción o de grandes empresas en esa época,

por ejemplo, Izaro o en películas americanas

que siendo director de cine español.

Y cuando he escrito el libro,

"El eslabón necesario del cine español",

claro, es una persona que está muy cercana a todo el mundo,

que es Berlanga, Bardem, Fernán Gómez, que es mi padrino.

Todo ese mundo español de los grandes cineastas de la época

son muy cercanos, pero al mismo tiempo,

es un ayudante de dirección ya de Bronston,

hace todas las películas de Bronston,

todas las películas posteriores que se hacen aquí americanas

también está involucrado

y entonces es una persona, un cineasta, si quieres

en todo su esplendor en todos los...

Toca todos los palos. Y formó parte

de esa primera generación de estudiantes

del Instituto de Cinematografía.

-Sí, formó parte de esa generación como amigos,

porque él en realidad iba el sitio más importante

que tenía el cine español en los años 50

que da el Café Gijón, que es donde él conoció a Berlanga,

a Bardem y también frecuentaba los cine clubs.

Yo he aprendido mucho de tu padre, por ejemplo,

leyendo las memorias de Jesús Franco, donde habla mucho de tu padre.

Él habla que Juan Estelrich y Juan Antonio Bardem

saliendo el Café Gijón y empezaban a caminar,

caminar y hablando de películas, de películas

y que en un momento dado, Juan Antonio Bardem le dijo

tú qué sabes tanto de cine porque no es mi ayudante de dirección,

que es una forma un poco mágica de entrar en el cine por amistad

no tanto por estudios o por... o por vocación.

La idea de "El anacoreta" parte de Rafael Azcona

y deciden coescribir ese guión.

-La idea sale de Matas, no la idea,

no la idea de lo que es la historia.

La idea es que... lo que produce que se haga esta película

es que Matas tienen que hacer una película

por 13 o 14 millones de pesetas de la época,

que es un presupuesto ridículo.

Y con ese ridículo piensan que... Llaman a mi padre

para que haga una película del oeste.

Y entonces se junta con Rafael...

Para eso no tienes ni para hacerlo en un cuarto de baño.

Y entonces, a partir de esa idea del cuarto de baño, surge "El anacoreta".

Entonces es una película solo hecha en un decorado,

que se hizo en cine arte.

Y bueno pues es una película que luego tuvo muchísimo éxito.

Qué te parece la idea de éste "El anacoreta" laico

que se encierra durante 11 años en un cuarto de baño bastante amplio,

la verdad, y ahí va recibiendo a...

-Me parece, mira, me ha parecido siempre

maravillosa las limitaciones.

Entonces, lo que está contando Juan es un ejemplo perfecto

de cómo, partiendo de una premisa que es una limitación en sí,

aparece una obra, una obra tan sorprendente como "El anacoreta",

porque estamos hablando,

es que cuando dices estamos hablando de una película

que sucede en un cuarto de baño.

Bueno, es una película que sucede en un universo,

porque ese cuarto de baño es un universo.

Y no solamente es un universo en sí porque está lleno de...

cada esquinas es un mundo distinto,

sino que está retratado de tal manera.

Para mí es el gran valor de la película

y la gran sorpresa de película,

como digamos toda su parte visual, que a mí me interesa muchísimo,

que es cómo es posible describir tan poco a poco

y no dejando de sorprender un habitáculo cuadrado

de siete metros cuadrados como mucho.

Y entonces realmente piensas,

este señor que vive aquí dentro es que realmente, para qué quieres,

para que quiere irse fuera

si soy yo el que quiero irme a ese cuarto de baño,

porque en ese cuarto baño está todo lo que yo puedo necesitar.

Ese "El anacoreta" le da vida a Fernando Fernán Gómez

y él siempre recordaba a este trabajo

como uno de los preferidos de su vida, además tuvo premio gordo.

-De hecho, él ganó dos premios en Berlín,

a mejor actor y el primero fue por "El anacoreta",

que es una película cuyo guión se publicó en libro

y prólogo al guión era del propio Fernán Gómez,

diciendo que a él le encantaba esta película

porque veía perfectamente en su personaje,

la mezcla de Azcona y de Juan Estelrich.

Es decir, va comentando en momentos como el flamenco,

decía Juan Estelrich, jamás hubiese echado a un grupo

que le entra a tocar a la habitación aunque no le gustase la música.

Es decir, él estaba contento

porque también hay un cierto grupo de amigos,

de comunidad como luchando por sacar adelante algo muy loco

y seguramente lo podría haber hecho incluso rebajando el caché

porque él quería cumplir el sueño de dos amigos,

de Azcona y Estelrich haciendo una peli en un cuarto de baño.

-Yo procuraba, en realidad,

aun pareciendo aún más oscuro y más antipático que de costumbre

el no hablar con casi nadie, el estar siempre aislado en las pausas,

y esto en realidad, era lo que más trabajo me costaba.

Y en ese cuarto de baño se habla de Homero, de Dante,

de Edgard Allan Poe, hay muchas referencias.

-Sí, eso en el prólogo que he dicho,

Fernando Fernán Gómez se le adjudica a tu padre,

dice que Juan Estelrich, estaba todo el día citando,

pero que seguramente deja caer como que las citas serían falsas.

Es decir, parece como una especie de juego también privado

que tenían entre ellos. Y entre las cosas,

cuando ha dicho Javier que él le gustaría vivir en ese cuarto de baño

es que en ese cuarto de baño está la enciclopedia Espasa.

Era como el universo para cualquier español medio,

donde podías encontrar información sobre cualquier cosa,

es decir, sí que hay un amor al saber continuo.

-Hombre, el personaje principal, se retira la vida contemplativa

que es al estudio y por lo tanto,

tiene que tener el Espasa que era lo más importante en aquella época.

Entonces, es un personaje que es un erudito.

Entonces yo creo que está bien también, que algunas veces

en el cine haya estas erudiciones no siempre siempre

que hay algo que es erudito, que es un poco que está a otro nivel,

se desdeña de una manera como si fuese malo, es decir,

no, algunas veces está bien saber cosas.

No hemos hablado de Ciges y de su momento en ese baño.

-Bueno, es que en "El anacoreta", ya no solo este espacio,

este universo tan impresionante que esconde la película,

sino que es la galería de personajes que acuden a este universo,

todos entrar por la puerta con una intención y salen con otra,

o no les ha dado tiempo ni a cumplir su intención,

porque según entran, se les empuja para para que salgan

siempre con una, con una fluidez y con una elegancia

desde la vanidad desde, de su protagonista.

Y bueno, Ciges tiene esta aparición pequeña, como siempre,

inolvidable y memorable y única, porque...

Pero bueno creo que lo tienen todos los personajes de la película,

porque pertenecen al espíritu de la película,

no creo Ciges haya aportado ahí una cosa especialmente reseñable,

porque tengo que decir que los tres flamencos que vienen

es que ya es el momento de la película

en que yo ya estoy entregado Al mil por mil.

Todos vienen con un mundo enorme. -Esa secuencia que tú dices

hay otro gran secundario español, que es Pedro Beltrán,

que es un gran guionista y que sobre todo,

hace este tipo de papeles y hace... Canta el caravirgen esto

que es un cante que se inventan, no existe para que se les estalle....

la vena, porque le han hecho cantar el caravirgen.

-Esta señorita ha venido de los Estados Unidos

a oír los cantes del caravirgen y o los cantas o no eres hombre.

-Usted quiere escuchar cantes del caravirgen.

Por lo va usté a escuchá, por la madre que me parió.

-No la cantes, cojo, que te se revienta la vena.

Pues nada, último qué con qué proyectos estáis,

después de "Historias lamentables".

-Yo estoy con la ilusión de poner en marcha una serie.

Y digo con la ilusión porque me parece un formato nuevo para mí.

Digamos que me apetece,

me interesa mucho tener como el tiempo.

El tiempo necesario para desarrollar personajes,

cosas que las películas hay que sintetizar

y hay que simplificar de alguna manera.

Digamos que me atrae bastante

empezar a desarrollar personajes sin esa,

sin esa limitación. Juan con qué estas.

-Estoy en un musical que es llamará "Kaplan"

y bueno y un ballet que lo tengo terminado

y no sé cuándo lo podré hacer porque está hecho.

Sobre las Variaciones Goldberg.

Interesante. ¿Luis? -Pues yo estoy terminando

el montaje ya de mi eterna películas sobre la escuela de cine.

A ver si lo terminas ya que siempre te pregunto y lo podremos disfrutar.

Reivindica a los famosos como Berlanga o Ciges,

pero también reivindico a muchos otros

que no consiguieron hacer cine después de la escuela.

Pues me ha gustado mucho este coloquio

en el que en el centro estaba Luis Ciges, pero se han hablado,

se ha hablado de muchas otras cosas muy interesantes.

Gracias por volver.

Espero que no sea la última vez y gracias, Luis.

Os dejamos con "El anacoreta",

una película que tiene todo el sentido

recuperar en tiempos de pandemia.

Disfrutad de esta rareza de nuestro cine.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Luis Ciges

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Historia de nuestro cine - Coloquio: Luis Ciges

07 may 2021

Bajo el epígrafe LUIS CIGES, se emitirán dos películas de la filmografía del mencionado actor, El milagro de P. Tinto (1998), y El anacoreta (1976), dirigida por Juan Estelrich. En el coloquio junto a Elena S. Sánchez participan Javier Fesser, Juan Estelrich y Luis E. Parés.

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Luis Ciges" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Luis Ciges"
Programas completos (38)
Clips

Los últimos 1.288 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios