Programa divulgativo que aprovecha la hora de la sobremesa para viajar a los confines del mundo y observar con detenimiento la diversa vida natural que nos brinda nuestro planeta. Para ello, se emiten series documentales de televisiones y productoras de todo el mundo.

Este  contenido solo   está disponible para España y durante 7 días  desde su emisión   en TVE por restricciones de derechos. 

5573776 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Grandes documentales - La magia del Gran Azul. Los siete continentes. África - ver ahora
Transcripción completa

La Tierra;

un mundo de agua.

Casi tres cuartas partes de su superficie

yacen bajo un manto azul de mares y océanos.

Para nosotros, se trata de un extraño reino

que apenas hemos comenzado a explorar.

En sus profundidades habitan seres vivos extraordinarios,

cuya forma

es el reflejo de un mundo de una inmensa variedad

y enormes contrastes.

Al igual que los continentes que rodean,

nuestros océanos están llenos de historias que contar,

secretos que desvelar

y personajes que conocer.

Este es un viaje a su hermoso, pero frágil mundo...

donde la lucha por la supervivencia

nos brinda imágenes de una elegancia encantadora...

un asombroso trabajo en equipo...

y fascinantes encuentros

que revelan la magia del gran azul.

LA MAGIA DEL GRAN AZUL. LOS SIETE CONTINENTES.

El gran continente africano.

Una tierra indómita;

el reino de los depredadores y sus presas.

Pero los conocidos rostros de la sabana

son sólo una parte de esta historia.

este inmenso continente

está rodeado por dos gigantescos océanos,

y los litorales donde ambos se encuentran con la tierra

están llenos de vida.

Desde los arrecifes de las cálidas aguas

del océano Índico,

a los fríos rincones del imponente Atlántico.

La vida prolifera mostrando toda su abundancia,

diversidad...

y fiereza.

Año tras año,

los cazadores cobran todo el protagonismo

en uno de los mayores espectáculos de la naturaleza.

Una migración comparable, en dimensiones e intensidad,

a las más impresionantes del planeta.

miles de millones de sardinas unen sus fuerzas para luchar

con un ejército de depredadores que está al acecho.

En su extremo sudoccidental,

África se baña tímidamente

en las gélidas aguas del océano Atlántico.

Las fértiles costas de la Península del Cabo

han atraído, desde hace siglos, a quienes aspiran a vivir del mar.

Ciudad del Cabo se fundó en 1652,

cuando se estableció aquí un asentamiento europeo

como base de aprovisionamiento

para los barcos que se dirigían al lejano oriente

en busca de productos exóticos.

Las coloridas fachadas de las casas del barrio malayo

son un vivo recordatorio de un oscuro episodio

de la historia de la ciudad.

Muchos de sus habitantes

descienden de los esclavos del Sudeste asiático

que se trajeron aquí en los siglos XVIII y XIX.

En la actualidad, en Ciudad del Cabo conviven culturas de todo el mundo,

aunque eso no significa

que las tradiciones locales se hayan olvidado.

El centro de la vida de la ciudad es el puerto,

que suele estar muy ajetreado.

Desde su construcción, en 1860,

ha protegido a la ciudad de las fuertes tormentas invernales

que sacuden la costa

y ha sido el lugar que toda clase de hombres de mar

han elegido para hacer escala.

El muelle de Victoria y Alfredo se ha convertido

en uno de los puntos de interés turístico más visitados del país.

Pero sus cafeterías, bares y tiendas de souvenirs

no son el único atractivo de la zona.

La ciudad está a un tiro de piedra

de las numerosas cuevas y playas de la Península del Cabo.

Es el punto de reunión perfecto

para la próxima generación de oceanógrafos.

Pero hay una playa reservada para los lugareños.

La playa de Boulders es el hogar de una colonia

de la única especie de pingüinos que vive en África.

Los pingüinos del Cabo tienen menos plumas

que sus primos de la Antártida

para mantenerse frescos bajo el intenso sol sudafricano,

y se pasan la mayor parte del tiempo buscando alimento en el mar.

Tras una larga jornada de pesca, lo primero es secarse al sol.

Y, como siempre pasa en la playa,

todo el mundo quiere coger el mejor sitio.

Amanece en la Península del Cabo.

Estas aguas son

unas de las más azotadas por las tormentas

de todo el planeta.

Pero la calma de la mañana nos brinda una oportunidad única

de conocer a uno de los moradores más legendarios

del continente africano.

Los promontorios rocosos situados a ocho kilómetros de la costa,

son un lugar idóneo

para que los osos marinos del Cabo se congreguen a tomar el sol.

Pero este particular refugio

está ubicado en un barrio muy peligroso.

Entre dos de estas islas discurre un profundo canal,

conocido como "el callejón de los tiburones".

La presencia de los osos marinos junto a esta franja de agua

es un imán para los grades tiburones blancos

y para los buceadores que ansían encontrarse

con el depredador más temido del planeta.

A lo lejos se divisa una inconfundible silueta

que hace que el pulso se acelere.

Es posible que el tiburón haya acudido,

atraído por el rastro aceitoso del cebo,

que puede detectar a una distancia de cinco kilómetros.

Los tiburones blancos son unos animales muy curiosos,

que enseguida se acercan a las embarcaciones,

también examinan la última captura de un pesquero.

Pero la naturaleza no suele brindar comidas gratis.

Y el gran tiburón blanco está perfectamente equipado

para dar caza a presas grandes y rápidas.

Su cuerpo tiene forma de torpedo

y los músculos de la cola

lo propulsan a velocidades de hasta 40 km/h,

que aprovechan para atacar por sorpresa a los osos marinos

desde las profundidades del océano.

Los grandes tiburones blancos

se diferencian de la mayoría de los demás tiburones

en que, en parte, su sangre es caliente.

Gracias a que mantienen la temperatura de los músculos

cinco grados por encima de la de las frías aguas del océano,

están preparados para entrar en acción

en cualquier momento.

Pero en torno a este gran depredador todavía hay muchos misterios.

Los investigadores han encontrado ejemplares

a los que se les habían colocado marcadores en Sudáfrica

en lugares tan distantes como Australia.

Y tenemos muy poca información

sobre sus hábitos sociales y de reproducción

o sobre su inteligencia.

Aunque el gran tiburón blanco

aún despierta una enorme fascinación entre nosotros,

es de esperar que un día lleguemos a entenderlo plenamente,

y desterremos las ideas equivocadas que tenemos sobre ellos.

A 1.500 kilómetros de la costa oriental de África,

y a solo cuatro grados al sur del Ecuador,

se ubica el archipiélago de las Seychelles,

bañado por las cálidas aguas del océano Índico.

A primera vista, estas apacibles islas,

parecen lo opuesto al ajetreo de las grandes urbes,

como Ciudad del Cabo.

Pero si nos adentramos unos metros en el mar,

encontraremos una metrópolis en pleno crecimiento,

tan llena de actividad y tráfico como cualquier jungla de asfalto.

En estas aguas, cálidas y poco profundas,

hay un arrecife que nunca duerme.

Los corales son como enormes rascacielos;

los mejores edificios de viviendas para esta población cosmopolita

de peces e invertebrados.

Un camarón mantis observa

el tráfico de la hora punta de la mañana.

La mayoría de los peces del arrecife

sólo están activos durante el día;

madrugan mucho y no paran ni un momento:

dedican la jornada a buscar alimento

y mezclarse con miles de especies distintas.

Algunos utilizan las corrientes como medios de transporte

para llegar a los lugares en los que se alimentan.

Los miembros más activos del arrecife

se congregan en los puntos

donde las corrientes hacen entregas a domicilio de comida rápida.

Y se aseguran de estar cerca de las laberínticas avenidas

y callejones de los corales, por si toca escapar,

en caso de que alguien quiera convertirlos a ellos

en parte del menú.

Si quieres sobrevivir aquí,

tienes que estar preparado para vivir a toda prisa.

Aunque los corales que forman el entramado principal del arrecife

se van asentando con una lentitud imperceptible.

Los corales, aunque parecen rocas,

son, en realidad, colonias de animales diminutos

de cuerpo blando, denominados pólipos.

Los pólipos utilizan el dióxido de carbono

y el calcio del agua del mar para producir carbonato cálcico,

con lo que se fabrican un exoesqueleto muy resistente,

que va aumentando de generación en generación.

Algunas especies de coral adoptan formas planas.

Mientras que otras desarrollan enormes ramificaciones.

Aunque no ocupan más que el 1% del lecho marino,

sus colonias dan cobijo al 25% de las especies marinas.

Y la mayoría de ellas son propias de los arrecifes.

Para muchos de sus habitantes,

la cooperación es la clave del éxito.

Los peces payaso ahuyentan a los depredadores de las anémonas,

y a cambio se refugian entre sus tentáculos urticantes,

a los que son inmunes.

Pero hay otro tipo de asociaciones que son más fugaces.

Este pez ángel emperador se dispone a alejarse de la muchedumbre

para ir a acicalarse un poco.

Está buscando a uno de los trabajadores

más laboriosos del arrecife.

Ha tenido suerte; hoy no hay cola.

El lábrido limpiador azul se gana la vida

eliminando la piel muerta y los parásitos

del cuerpo y las branquias de peces más grandes que él.

El lábrido se alimenta,

y el pez ángel recibe una sesión de exfoliación corporal

hasta en los rincones más inaccesibles.

La mayoría de los arrecifes de coral del planeta

se concentran en la franja situada

a treinta grados al norte y al sur del Ecuador,

es decir, en la zona intertropical.

Aquí se dan las condiciones precisas

que los corales necesitan para sobrevivir.

El agua tiene que estar a una temperatura

entre los 16 y los 30 grados centígrados.

Y tener suficiente claridad para que pase la luz del sol.

En los tejidos de los pólipos del coral

vive un tipo de alga especializada

que utiliza la energía solar para producir azúcar.

Es el proceso que conocemos como fotosíntesis.

Los pólipos aprovechan los productos de la fotosíntesis y a cambio,

las algas viven entre los muros de la fortaleza de coral

y reciclan los desechos de los pólipos,

con lo que la simbiosis entre ambos es plena.

Las fuertes corrientes también son fundamentales

para la vida del arrecife.

Se encargan de arrastrar

los microscópicos organismos planctónicos

hacia los hambrientos tentáculos de los pólipos.

Es importante que las corrientes vayan cargadas de alimentos,

pero sin grandes cantidades de otros nutrientes

que harían que las algas crecieran demasiado

y le taparan la luz del sol a los corales que tienen debajo.

El pez cirujano de sombra azul se encarga de mantener a raya

las algas de la superficie de los corales.

Estos animales deben su nombre

a la espina retráctil que tienen en la aleta caudal,

porque es tan cortante como un escalpelo de cirujano.

El pez ángel real tiene la boca alargada

para poder picotear cuidadosamente las algas

y los pequeños invertebrados ocultos entre las ramas de los corales.

La envoltura rígida de los corales

los protege de casi todos los depredadores,

pero no de todos.

El pez ángel Koran mordisquea los pólipos blandos

que asoman dentro de la estructura rígida.

Los peces loro son bastante más destructivos.

Tienen una especie de pico en la boca

con el que rompen el coral,

y luego usan su potente dentadura para pulverizarlo.

Estos escáridos digieren las algas

presentes en los tejidos de los pólipos

y excretan las diminutas partículas

en las que han convertido el esqueleto calcáreo de los corales

a las que nosotros llamamos "arena".

Algunos peces loro

pueden producir hasta noventa kilos de partículas de coral al año,

que se van erosionando

y forman las paradisíacas playas de arena blanca que nos maravillan.

Desde tiempo inmemorial,

las 115 islas que forman el archipiélago de las Seychelles

y que parecen una imagen de postal,

han ejercido una gran atracción sobre los marineros.

Si los uniéramos,

el tamaño de estos pequeños islotes

equivaldría al de una ciudad pequeña;

sin embargo, están dispersos en el Océano Índico,

donde ocupan una superficie mayor que la de Sudáfrica.

Este aislamiento ha sido un factor fundamental

para preservar la increíble vida natural de las islas.

Junto a las playas,

encontramos un impresionante paraíso vegetal

en el que conviven más de 700 especies de plantas,

de las que un 10% son endémicas del archipiélago.

Los primeros colonos franceses, que llegaron en el siglo XVIII,

ya se dieron cuenta de la importancia que tenía

la conservación de este extraordinario ecosistema.

Hoy en día, más de la mitad del territorio de las Seychelles

está protegido por reservas naturales o marinas.

Los peces soldado han salido a patrullar.

Van armados con sus afiladas espinas y escamas,

pero en realidad se les ha bautizado así

por lo sincronizados que están sus cardúmenes,

que parecen ir en formación militar.

A diferencia de la mayoría de los peces de arrecife,

los peces soldado suelen estar más activos cuando cae la noche,

aprovechando la magnífica visión nocturna

que les proporcionan sus enormes ojos.

Estos hemúlidos amarillos parecen sacados de una caja de caramelos.

Es una familia con especies variopintas,

cada una con sus singularidades.

Las hay que visten a rayas...

O que optan por un atrevido estampado de cebra.

Pero todas tienen una cosa en común:

Unos labios gruesos y carnosos

con los que succionan pececitos y pequeños crustáceos.

En un arrecife lleno de depredadores,

ser de los pequeños supone estar permanentemente alerta

de los movimientos de los vecinos más grandes.

Aunque si consigues ser invisible para ellos,

te ahorras el esfuerzo.

Este gobio, que mide tres centímetros,

hace lo posible para mimetizarse con la pluma de mar en la que vive.

La pluma es un coral blando,

compuesto por una colonia de pólipos que carecen de esqueleto calcáreo

y se estructuran en forma de helecho,

adoptando distintas funciones.

El gobio agradece que le den cobijo,

aunque tiene poco que ofrecer a cambio,

aparte de la discreta compañía.

Un arrecife necesita miles de años para alcanzar la madurez,

pero en las Seychelles se está creando uno

al que le han dado un pequeño empujoncito.

Hace algunos años,

en la zona conocida como "Twin Barges Wreck",

se hundieron un par de cargueros

para que empezaran a albergar la vida marina del lugar

y en sus pecios se fuera formando un nuevo arrecife.

Estos arrecifes artificiales interrumpen las corrientes

y se convierten en un lugar resguardado

al que pueden acudir los pequeños peces

que se alimentan de plancton

y sus muchos depredadores.

Los pecios no tardan en quedar cubiertos

por las colonias de algas, esponjas y corales.

Están llenos de huecos y espacios que son el escondite perfecto

para quienes quieren evitar

los innumerables peligros del mar abierto.

Como estas pátunas rayadas,

unos siluros de agua salada;

son los únicos peces gato que viven en arrecifes de coral.

Estando todos juntos,

estos pequeños tienen más posibilidades de sobrevivir

y convertirse en adultos.

Todos los rincones del pecio están habitados.

Los peces de cristal no se separan del arrecife artificial,

ni del grupo.

Las relucientes nubes que forman sus bancos,

confunden a los depredadores.

Es su única defensa en un mundo en el que ser el pez pequeño

te convierte automáticamente

en la presa de casi todos los peces grandes.

Pero los depredadores tienen sus propias estratagemas.

¿Es esto un alga marina...

o un pulpo al acecho?

¿Y esto?

¿Una roca o un rascacio escorpión

esperando a que se acerque la próxima comida?

Pero no crean que todos los habitantes de África

están tan preocupados por pasar desapercibidos.

Un amanecer invernal en la costa sudafricana.

El sol se alza

sobre los 200 kilómetros de naturaleza indómita

que bordean la Provincia Oriental del Cabo, en Sudáfrica.

El accidentado terreno del lugar no desanima al ganado de la región,

que no está dispuesto a dejar de disfrutar de las playas.

En junio y julio, todo el mundo está pendiente del inicio

de uno de los mayores espectáculos de la naturaleza,

que se repite año tras año.

Los remolinos que forman los bancos de sardinas

ya han empezado su migración anual desde las aguas del Cabo,

y se dirigen a estas costas.

Los ejemplares apenas miden 20 centímetros cada uno,

pero los cardúmenes son tan inmensos

que son visibles desde el espacio exterior.

En cuanto se avisten los primeros bancos,

la "fiebre de las sardinas" se apoderará del lugar,

y los habitantes locales podrán salir a recoger peces

casi a la misma orilla del mar.

Su zona de distribución se sitúa

en torno al extremo meridional del continente africano.

Pero durante unos meses al año expanden su territorio

y se desplazan a lo largo de la costa en busca de alimentos,

hasta las aguas del Índico, a unos mil kilómetros al norte.

Una corriente rápida de aguas cálidas,

que circula hacia el sur,

deja otra corriente fría, pegada a las costas de África.

Las sardinas realizan su peregrinación anual

por esta franja de aguas frías,

pero es un corredor demasiado estrecho y poco profundo

que discurre junto a las costas

en el que tienen poca capacidad de maniobra

para huir de los innumerables depredadores

que las persiguen de cerca.

En los océanos africanos

hay una gran abundancia y diversidad de vida.

Pero como todos los ecosistemas marinos,

es muy vulnerable.

En todo el mundo, los arrecifes de coral sufren

a causa de los cambios que está experimentando el planeta,

que puede que sean tan rápidos que no les dé tiempo a adaptarse.

El 60% de los arrecifes están amenazados

a consecuencia de la contaminación, la pesca excesiva

y el desarrollo urbanístico de los litorales.

Los arrecifes requieren de unas condiciones tan precisas

que el aumento de la temperatura

o la disminución de la claridad del agua

pueden acabar con los pólipos de los corales.

Aún estamos a tiempo de ser conscientes del peligro

y tratar de protegerlos.

Debemos conservar estos maravillosos entornos naturales...,

y a sus coloridos habitantes.

La tortuga carey es otra especie con un futuro incierto.

Tienen la cabeza estrecha y la boca con forma de pico,

para poder escudriñar todas las grietas y oquedades

en busca de alimento.

Aunque su comida favorita son las esponjas,

comen muchas especies que son tóxicas para otros animales.

Su llamativo caparazón la protege de los depredadores,

como los tiburones,

pero también la hace especialmente atractiva para los pescadores.

La belleza nacarada de la concha de esta tortuga,

así como su carne y sus huevos,

la han convertido en una especie muy codiciada,

lo que la ha llevado al borde de la extinción.

Con más de 50 millones de años a sus espaldas,

estas veteranas nómadas del océano

podrían estar cerca de su desaparición.

En las llanuras de la Región del Cabo oriental de Sudáfrica,

los cachorros de león tienen un futuro más prometedor.

Siempre y cuando aprendan a dominar las técnicas de caza.

Una rama puede ser

una buena herramienta para practicar.

Aunque no se puede comparar con un oponente vivo,

o con tener la oportunidad de vencer a tu hermano.

Estas peleas familiares son un buen entrenamiento

para los cachorros,

que tienen que desarrollar las habilidades necesarias

para que, en un futuro,

puedan abatir presas mucho más grandes que ellos.

Practicar nunca está de más.

Estos aprendices de cazador pueden parecer inofensivos,

pero los ñus y las cebras no bajan la guardia.

Están acostumbrados a convivir de cerca con sus depredadores,

y saben que el más mínimo despiste les puede costar la vida.

Como ninguno puede alejarse demasiado de los abrevaderos,

todos los animales de la sabana

suelen compartir los mismos espacios.

Así que, cuando no hay depredadores a la vista,

hay que aprovechar para refrescarse e hidratarse.

Las aguas del litoral sudafricano no son célebres únicamente

por la migración anual de las sardinas.

En ellas se encuentran además algunos de los arrecifes de coral

con mayor vitalidad del continente.

En la bahía de Sodwana

encuentran refugio más de un millar de especies de peces,

que ornan las aguas

con todas las tonalidades del arco iris.

Pero esa llamativa apariencia no sirve solo para presumir.

Para las especies del arrecife,

el color es vital para la comunicación,

la elección de pareja y como medio de defensa.

Este mero trata de pasar desapercibido

junto a las rocas, gracias a esas manchas de leopardo.

Lucir unos puntos en el lomo que simulan ser ojos

es una forma de disuadir a los depredadores

de sus intenciones.

Se cree que los peces aprecian los colores

de una manera muy distinta a la nuestra,

y que captan longitudes de ondas luminosas

que para nosotros son invisibles.

Hay colores que a nosotros nos parecen chillones

que, en realidad, a ellos los ayudan

a confundirse con el fondo de corales, rocas y agua.

Para los vistosos habitantes del arrecife,

ese mundo caleidoscópico está lleno de mensajes

y animadas conversaciones, en un lenguaje cromático

que nosotros apenas llegamos a comprender.

A unos metros sobre el arrecife, una medusa danza en solitario.

Pero todas las pequeñas criaturas que se crucen en su camino

se verán atrapadas por sus tentáculos venenosos

en un fatídico abrazo.

Los cuerpos de las medusas son casi completamente transparentes,

pero las algas que viven en sus tejidos

pueden hacerles adquirir tonalidades peculiares

que contribuyen a darles ese aspecto alienígena.

En las playas, los avistadores de sardinas

ya han localizado el primer banco de este año.

Era la noticia que estos equipos de submarinistas estaban esperando.

Año tras año,

a estas costas acuden buceadores de todas partes del mundo

para vivir una experiencia incomparable.

Navegan entre las olas rompientes para unirse a la persecución.

A unos cientos de metros de las playas

de la costa oriental de Sudáfrica

hay un ejército de depredadores preparado para atacar;

dispuesto a dar caza a los millones de sardinas

que se desplazan hacia el norte, siguiendo la línea de la costa.

Los delfines comunes encabezan la persecución.

En la caza,

podrían llegar a participar hasta 20.000 ejemplares,

agrupados en supermanadas de hasta 5.000 miembros.

Recorren y escrutan todo el litoral, hasta que encuentran a las sardinas,

o las sardinas los encuentran a ellos.

Se cree que sincronizan sus ciclos reproductivos

para que a las crías les haya dado tiempo a desarrollarse

cuando llegan las sardinas,

y puedan darse un buen festín.

Los buceadores se han asegurado de estar en primera fila

para cuando dé comienzo la batalla.

En las profundidades,

los tiburones cobrizos toman posiciones.

Los delfines cogen aliento

en los momentos de calma que preceden a la tormenta.

40 toneladas de ballena jorobada asoman sobre el agua.

Estos colosos oceánicos se dirigen a las aguas polares

en busca de alimento

y no dejan que el banquete que se avecina

los distraiga de su objetivo.

Pero esa es la única buena noticia para las sardinas.

Los cielos se nublan

y anuncian la inminente llegada de los cardúmenes migratorios.

Las oleadas de sardinas se arremolinan en bancos

que pueden llegar a medir siete kilómetros de largo,

uno y medio de ancho y abarcar 30 metros de profundidad.

Su peso total

supera al de la gran migración de los ñus en África.

A medida que las sardinas se van acercando,

los depredadores,

que han recorrido un largo camino para llegar hasta aquí,

por fin cosechan sus frutos.

La coreografía interpretada por las sardinas,

que parecen controladas por un imán,

confunde a los perseguidores

y evita que puedan centrar su objetivo en un ejemplar concreto.

Las sardinas saben que la unión hace la fuerza.

El problema es que los depredadores saben que la clave es separarlas.

Los delfines son los maestros de la estrategia.

Trabajan en equipo para rodear a las sardinas

y levantar muros de burbujas con los que les cortan el paso.

Finalmente,

consiguen separar un grupo pequeño del banco principal.

Las sardinas se reagrupan en un banco compacto;

una nube esférica de 20 metros,

totalmente cercada por los depredadores.

Cuando los tiburones se adentran en la melé,

a las sardinas sólo les queda una vía de escape.

En un último intento desesperado,

nadan hacia la superficie,

para acabar poniéndose al alcance de los alcatraces,

que lanzan un ataque aéreo de precisión.

Se lanzan desde una altura de 30 metros, a 100 km/h.,

para capturar a las sardinas,

que están a unos diez metros bajo la superficie.

En menos de 20 minutos no quedará nada de este banco.

En las siguientes semanas,

las sardinas perderán muchas batallas como esta,

pero en última instancia, se alzarán con el triunfo.

Al desplazarse en un grupo tan numeroso,

aseguran la continuidad de su trágico ciclo vital.

Es una estrategia que garantiza la supervivencia de muchos,

pero que, para estos pocos desafortunados...,

supone el fin de sus días.

Subtítulos realizados por Chus Suárez Liaño.

Grandes documentales - La magia del Gran Azul. Los siete continentes. África

41:31 16 sep 2020

Este continente se encuentra rodeado por dos grandes océanos, el Índico (cálido) y el Atlántico (frío). Veremos la vida submarina de Ciudad del Cabo y del archipiélago de las islas Seychelles, cuyos arrecifes de coral son la clave del éxito de la cooperación de cientos de especies.

Contenido disponible hasta el 23 de septiembre de 2020.

Este continente se encuentra rodeado por dos grandes océanos, el Índico (cálido) y el Atlántico (frío). Veremos la vida submarina de Ciudad del Cabo y del archipiélago de las islas Seychelles, cuyos arrecifes de coral son la clave del éxito de la cooperación de cientos de especies.

Contenido disponible hasta el 23 de septiembre de 2020.

ver más sobre "Grandes documentales - La magia del Gran Azul. Los siete continentes. África" ver menos sobre "Grandes documentales - La magia del Gran Azul. Los siete continentes. África"

Los últimos 24 documentales de Grandes documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 25:13 ayer Richard Wiese viaja a Sudáfrica para buscar a uno de los animales más antiguos del mundo, la amenazada tortuga boba. En un humedal costero, Richard se unirá a un miembro de la tribu Tsonga que le enseñará a pescar con trampas hechas de cañas y conocerá un revolucionario proyecto. Contenido disponible hasta el 25 de septiembre de 2020.

  • 23:30 ayer Hoy haremos un rápido recorrido por Albertópolis, una de las zonas más fascinantes de Londres. Veremos los almacenes Harrods, el Oratorio de Brompton, los museos de Historia Natural, de Victoria y Alberto y el de la Ciencia, el Royal Albert Hall y terminaremos en el Albert Memorial. Contenido disponible hasta el 25 de septiembre de 2020.

  • 23:59 ayer Hoy haremos un rápido recorrido por el histórico Westminster, en el centro de Londres. Visitaremos Trafalgar Square, el Arco del Almirantazgo, la Casa de Banquetes, el 10 de Downing Street, las Salas de Guerra del Gabinete, el Palacio y la Abadía de Westminster y el London Eye. Contenido disponible hasta el 25 de septiembre de 2020.

  • 45:38 ayer La actriz británica Joanna Lumley nos descubre las maravillas del exótico y mágico Caribe en un viaje emocionante y conmovedor a través de dos vecinos muy diferentes: Cuba y Haití. Dos países enigmáticos que comparten un pasado revolucionario y un complicado presente. Contenido disponible hasta el 25 de septiembre de 2020.

  • 41:03 pasado jueves Centrándose en la Península del Yucatán, observaremos la vida submarina de diversos lugares: Playa del Carmen (con sus impresionantes cenotes), isla de Cozumel (arrecifes de coral), ... Veremos a los tiburones martillo y a las mantas raya gigantes. Contenido disponible hasta el 24 de septiembre de 2020.

  • 45:42 pasado jueves En la sabana africana el paso a la madurez marca una nueva etapa en el mundo animal. Conseguir una pareja es una tarea llena de dificultades y la crianza de su descendencia será el mayor reto de su existencia. Hay especies que se emparejan de por vida mientras que otras sólo para aparearse. Contenido disponible hasta el 24 de septiembre de 2020.

  • 41:31 pasado miércoles Este continente se encuentra rodeado por dos grandes océanos, el Índico (cálido) y el Atlántico (frío). Veremos la vida submarina de Ciudad del Cabo y del archipiélago de las islas Seychelles, cuyos arrecifes de coral son la clave del éxito de la cooperación de cientos de especies. Contenido disponible hasta el 23 de septiembre de 2020.

  • 45:42 pasado miércoles En la sabana africana, nuestros cachorros siguen creciendo. Ahora, como adolescentes, tienen que aprender una serie de lecciones para sobrevivir. Las hembras se aparean con los machos capaces de defender un territorio y estos mediantes su juegos, van aprendiendo, las luchas son su entrenamiento. Contenido disponible hasta el 23 de septiembre de 2020.

  • 43:26 pasado martes En el Océano Atlántico se encuentra el Archipiélago de las Azores y, en torno a él, todo un oasis de vida, tanto terrestre como submarina. Desde las variedades del pez loro, las praderas de coral blando y los salmonetes, hasta los cachalotes, mantas raya, delfines calderón y ballenas... Contenido disponible hasta el 22 de septiembre de 2020.  

  • 45:44 pasado martes En la sabana africana el peligro acecha a todos los animales recién nacidos y en todo momento, sean depredadores o no. Una de las estrategias vitales para sobrevivir consiste en fortalecer vínculos con los progenitores; formar parte de una familia unida también tiene sus ventajas. Contenido disponible hasta el 22 de septiembre de 2020.

  • 41:13 pasado lunes Este episodio se centra en el entorno del Ecuador, más concretamente en el Archipiélago de las Galápagos. Aquí veremos al león marino, iguanas marinas, tortuga verde de las galápagos. Contenido disponible hasta el 21 de septiembre de 2020.

  • 48:18 pasado lunes Para sobrevivir en la naturaleza los animales han perfeccionado las herramientas adecuadas. Tanto si es la visión, la velocidad, el sentido del tacto o el olfato, un equipamiento excepcional proporciona más de una posibilidad de éxito y mejora las posibilidades de supervivencia. Mientras algunos afinan su equipo para captar señales distantes, como el camaleón con su aguda visión, el serval con unas orejas rotatorias como antenas de radar o el cachalote con su radar sónico, otros, como los las vacas marinas, los pulpos o las arañas, recogen información de su proximidad inmediata mediante el tacto. Contenido disponible hasta el 21 de septiembre de 2020.

  • 3:04 03 oct 2016 Descubre el mundo oculto y desconocido de la selva. Un mundo rara vez visitado por el hombre, un submundo de amenazas ocultas llenas de criaturas que se mueven por el suelo selvático, por las ramas de los árboles, que vuelan por el cielo... ¿Qué pasa cuando la cobra blanqui-negra tiene hambre?  descúbrelo en "Velocidad mortal, un submundo oculto"

  • 2:43 16 sep 2016 La 2 de TVE estrena la prestigiosa serie producida por la BBC Earth, 'Shark',  que desvela los secretos de unas criaturas misteriosas, los tiburones. Con más de treinta especies filmadas, nos muestran en impactantes imágenes cómo cazan, cómo es su compleja vida social, el cortejo, el desarrollo, las amenazas y desafíos que afrontan los mayores depredadores de los mares. En el episodio 1, el documental nos muestra a la enorme familia de los tiburones y sus diferentes técnicas de cazar. Algunos en grupos, otros utilizan la emboscada o la velocidad para conseguir su presa. En este capítulo acompañamos a los tiburones debajo del hielo ártico a los arrecifes tropicales, mostrando sus increíbles técnicas de caza de uno de los grandes depredadores del océano. El primer capítulo se estrena el lunes 19 de septiembre en La 2 a las 16:30 h.

  • 2:06 29 ene 2016 'Criaturas de Luz' nos acerca al fenómeno de la bioluminiscencia, una cualidad adquirida por determinados seres vivos, especialmente los animales acuáticos en las profundidades marinas, tras millones de años de evolución, y nos explicará los usos que esta podría tener para el ser humano

  • 1:20 11 nov 2015 Depende del lugar del mundo, comer con las manos, es signo de buena o mala educación. Los expertos afirman con razón que comer con cubiertos “es un proceso de refinamiento que nos aleja de la naturalidad y nos acerca a la tecnología.” En los animales sería más bien al contrario, parece que los más refinados e inteligentes son capaces de coger y manipular los alimentos para comerlos. Casi todos los grupos animales cuentan con algún experto en comer con las manos.

  • 1:43 10 nov 2015 Las dietas de los animales son muy variadas pero las bebidas se limitan solo a una: ... el agua... Otro problema es cómo conseguirla, porque no siempre resulta fácil dar un trago refrescante. El agua puede estar incluida en el alimento, puede estar sólida, llegar en forma de nube o vapor o aparecer fugazmente en algunos lugares, convocando a miles de gargantas sedientas que llegan desde todas partes.

  • 2:12 10 nov 2015 En algunas latitudes, antes de que llegue el invierno, la naturaleza parece entrar en una especie de frenesí nutritivo en la que muchas plantas, árboles y arbustos dan sus mejores frutos. Es una época de abundancia: frutos carnosos, jugosos y sabrosos engordan y maduran para que los disfruten los paladares más golosos. No hay tiempo que perder; muchos de estos frutos tienen fecha de caducidad y no conviene dejarlos pasar.

  • 1:28 10 nov 2015 Se podría decir que el mundo es como un delicatessen gigante. Algunos alimentos son más barato y están al alcance de todos. Hierbas, las hojas de los árboles o las algas marinas son devorados por miles de especies y millones de personas todos los días ... La naturaleza produce algunos alimentos que sólo se pueden comer unos pocos días al año y estos son muy codiciados. Otras comidas se ocultan bajo tierra y se necesita un gran esfuerzo para llegar a ellos; algunos están ocultos bajo el mar, en la pantalla del escaparate colorido de los arrecifes de coral.

  • 2:33 05 nov 2015 La 2 estrena 'Menús salvajes', una serie documental de producción española, que nos muestra el gran restaurante de alta cocina que es la naturaleza. La serie documental nos acerca a través de 26 capítulos las costumbres culinarias de los animales para descubrir facetas sorprendentes de su comportamiento y de su ecología. Cada tarde dos capítulos en Grandes documentales, en La 2.

Mostrando 1 de 2 Ver más