www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
764530
No recomendado para menores de 12 años
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

Se ha estampado contra el árbol.

Un policía retirado.

"Le contrató para investigar si su mujer tenía un amante".

La mujer ha llamado para ofrecerle las fotos.

No sé nada de Sara desde ayer.

Trabaja en administración.

-La empresa quebró y no trabaja ninguna Sara.

"Puedo explicártelo todo". -Lo siento, pero no.

Contrátalo.

Te ganarás el respeto de tu hermana y el mío.

Gracias.

¿Dónde estaba? En la caja fuerte.

10 000 kilos de uva.

¿Y pueden salir de aquí?

¿Qué pasaría si se descubre?

Perderíais el sello de denominación de origen.

¡Eso es ilegal! Lo sé.

Fuiste tú el que dio la orden de hacerlo así.

Teníamos un acuerdo. -Lo hemos pensado.

Entonces, no habrá pacto.

¿Qué les digo ahora?

Mamá, la cagué.

Intenté joderles, pero no sirvo para esto.

Me han jodido.

Vas a abortar.

-Quiero que me dejes en paz.

-¡Hazlo, coño, y te dejo en paz, hazlo!

Me pregunto por qué Jesús y tú os enfadasteis...

...después de una vida de amistad.

Tu padre me decía que me quería mientras se acostaba con otra.

¿Qué dices?

¿Sabe que intentaron asesinarle? -Claro.

Pensamos que sería lo mejor para ti. ¿Por qué tendría que creerte?

¿Desconfías?

¡No confío en nadie!

Las fotos.

Buenos días.

Buenos días. Voy a llevar a la niña a clase.

Ayer no te oí llegar.

Al final, me lié hablando con Raquel y me quedé a cenar con ella.

Se está separando y necesitaba a alguien.

¿Dónde cenasteis?

En La Bohème.

¿La Bohème?

Claro. Está en las afueras.

Tienen buen carne.

Tenemos que ir algún día. ¿Hoy?

¿Hoy?

Hoy vienen a cenar tus hermanos. Podemos ir la semana que viene.

Muy bien.

Muy bien.

Buenos días, hija.

Ahora viene tu hermano para la reunión con los Cortázar.

¿Qué reunión?

Han llamado esta mañana.

Van a dar las fechas a todos los proveedores.

Mamá, ¿estás bien?

Sí, estoy bien. ¿Por qué? ¿Qué haces?

Voy a llevar esta ropa a la parroquia.

Son las cosas de papá.

¿Vas a deshacerte de todo?

Aquí ya no hacen nada.

Si a alguien le aprovecha, mejor.

¡Lucía, date prisa, que llegamos tarde!

Voy.

Igual dentro de unos años quieres conservarlo.

¿Cuántos años?

Mientras viva, no le podré perdonar lo que me ha hecho.

Mientras vivas es demasiado tiempo.

Demasiado tiempo para ti, que eres joven.

Para mí, nunca será demasiado tiempo para perdonarle.

Claxon

Vete, que tu hermano es todo menos paciente.

Pues no, Nuria, hoy tampoco vamos a poder quedar.

Lo siento.

Oye, te tengo que dejar.

Sí, un beso. Chao.

Buenos días. Buenos días.

¿Un café? Sí.

Vaya cara.

¿Te ha pasado algo?

¿Te puedo hacer una pregunta?

Bueno, pero si es de las fáciles.

¿Tú conoces a Raquel, la amiga de Paula?

No, no me suena.

Paula me ha dicho que anoche estuvo cenando con ella en La Bohème.

¿Y?

El restaurante ayer estaba cerrado.

Se habrá confundido de sitio.

O no había quedado con ella.

¿No?

¿Por qué te ha dado por desconfiar de ella?

Porque ya desconfiaba antes.

Hice que un detective la siguiese porque sospechaba.

¿Un amante?

Eso es imposible.

Está loca por ti.

Si lo hice, es porque no me parecía tan imposible.

¿Y qué ha averiguado ese detective?

No lo sé.

¿Lo ves? No lo sabes.

Lo mismo no hay nada.

¿No crees?

Ayer acabaste en comisaría por investigar.

Déjalo ya. Ya.

Céntrate en recuperarte.

Buenos días, hijos. Hola, papá.

¿Qué tal has descansado?

Bien. ¿Te vas?

Voy a encargar la comida para la fiesta.

¿Qué fiesta?

La de la vendimia.

Todos los años hacemos una fiesta en los jardines.

Sí, vienen los trabajadores, proveedores, vecinos.

¿Cuándo? En unos días.

¿Y Pablo? Salió temprano.

Tenía una reunión con los jefes de los viñedos...

...para marcar la fecha.

¿Queréis algo? No, gracias.

Hasta luego.

Si me firma, me marcho, que hasta Salamanca tengo un rato.

Van a estar encantados.

Hay más de 150 de estas por toda España.

Me tiene que firmar las dos.

-Sí, perdón.

-¿Cuántas hectáreas de viña tienen? -82.

-¿Para todo lo que producen? -El resto lo compramos.

-Con esta máquina, vendimiarán en una semana.

-Para eso la hemos comprado.

-Si tiene problemas con el funcionamiento, a mí no me llame.

¡Mierda, la corbata, coño!

-¿Qué te pasa?

-Vamos al médico. No sé por qué tengo que llevar traje.

-Hazlo por mí.

Quiero que todo salga perfecto.

-Eres tú la que está emperrada en que tenemos problemas.

-Solo quiero asegurarme.

-La naturaleza no es predecible.

Hay veces que, simplemente, hay una maña añada.

-Si hay un problema, lo solucionaremos.

-Hoy no era un buen día.

La reunión con los viticultores y sin Paloma.

-¿Qué le pasa a Paloma? -Se ha cogido la baja.

-Luego la llamo a ver cómo se encuentra.

-Tenía que estar en la bodega.

-Mi hermano ha dicho que se encarga él.

Para algo es el jefe.

Bien, gracias a todos por haber venido.

Una copia del calendario previsto...

...para la vendimia de cada viña...

...según las muestras recogidas.

-Pablo. -Sí.

-Aquí dice que vendimiamos a final de mes.

-Sí, así es.

-Pero eso es muy tarde. No podemos esperar tanto.

-Según los análisis y si el tiempo no lo impide,...

...es cuando la uva estará madura. Mi padre solía decir...

Valoro tu opinión y valoraba la de tu padre.

Pero por favor, créeme, sé lo que hago.

Los análisis no engañan. Ni nosotros.

No sabía que teníais reunión. No, Miguel, adelante.

Estamos repartiendo el calendario de vendimia.

¿Alguna pregunta más? -Sí.

¿Es verdad que se ha comprado máquinas?

-Sí, es cierto.

Vamos a mecanizar la vendimia. -¿Dejaréis a 20 familia en la calle?

-No podemos reubicarlos en nuestras tierras.

-En las de los demás tampoco. Ya lo sabes.

Las plantillas se han cerrado. -No puedo hacer nada.

Díselo a esa gente que no podrá pagar la comida a sus hijos.

¿Crees que no lo siento?

Lo siento tanto como ellos.

Pero es una decisión empresarial y no hay marcha atrás.

-La gente se os va a echar encima.

Bien, tendremos que asumir nuestra responsabilidad.

Lucía.

¿Podemos hablar? No es un buen momento.

Espera, por favor.

¿Por qué le contaste a tu familia lo de la viña?

Te pedí que no lo hicieses. No se lo han contado al consejo.

¿Qué habría pasado si hubiera sido al revés?

Ya, claro.

Lo siento.

Que yo no lo recuerde no significa que tengas que olvidar el pasado.

¿Quieres demostrar que has cambiado?

No quiero demostrárselo a todos.

Haz que paralicen la mecanización, que no echen a la gente.

No puedo, yo aquí ya no pinto nada.

¡Lucía!, ¿nos vamos? ¡Voy!

Una cosa es no poder y otra, no querer.

Sigues siendo socio de la bodega.

Puerta

¡Sí, adelante! ¿Se puede?

¡Vicente!

Perdona que venga sin avisar.

Iba al pueblo y se me ocurrió parar a hacerte una visita.

Si es un mal momento... No.

¿Quieres un café?

Sí, gracias, pero solo si lo tienes hecho.

¿Qué quieres?

Directa, como siempre. No me has contestado.

Iba al pueblo a encargar la comida de la fiesta de la vendimia.

Este año me gustaría...

...que tú estuvieses.

Este año tengo poco que celebrar.

Sí, claro, te entiendo, de verdad.

Durante mucho tiempo, pensé que no podría perdonar.

¿Por qué no me lo contaste?

Podría haber hablado con Jesús como tú con Rosalía.

No lo hablé con ella, hicimos como si nada hubiera pasado.

Por eso somos diferentes los Cortázar y los Reverte.

No quiero que pasen 20 años para que hablemos.

¡Ay, 20 años!

Sabe Dios dónde estaremos dentro de 20 años.

Agradezco tu visita, pero tengo mucho que hacer.

Sí, claro, perdona.

Nos vemos en la fiesta.

¿Me haces un favor? Claro, lo que necesites.

Dejar estas cosas en la parroquia.

Pablo. -Ahora no.

-No es por nada de la bodega.

-¿Qué es lo que pasa?

-¿Vais a mecanizar la vendimia?

-¿Cuándo pensabais decírnoslo?

-No tenemos ningún contrato con vosotros.

No tengo que decir nada.

-Y dicen que Miguel era un hijo de puta.

-Quiero que os vayáis o aviso a la policía.

-Los bastardos son los peores.

-¿Qué has dicho?

¿Qué has dicho?

-Tú nunca serás un lobo.

-Policía, con la agente Ortega, por favor.

Llamo de las bodegas Cortázar. -Vámonos.

-Disculpe, está bien. No era nada.

Son tan desgraciados que no han dado la cara.

No hables así.

¿Por qué, mamá? ¿Se lo has contado tú?

No, pero lo habría hecho.

Yo voy de cara.

No te metas donde no te llaman. Lo tienen que resolver ellos.

Ya tenéis bastante con vendimiar vuestra uva.

¿Qué vendimia? ¿No tenéis las fechas?

A final de mes. Los últimos de toda la zona.

Bueno, ellos sabrán. No, no saben.

La uva va a generar demasiado azúcar.

Va a subir casi dos grados al vino que saquen.

Es su uva ahora.

Ellos sabrán si la quieren dejar perder.

¿Desde cuándo no te importa?

Dani. ¿Qué?

Se han sacrificado por la bodega. ¿Y ahora?

No me he sacrificado por la bodega. Me sacrifiqué por tu padre.

Ya.

Te has olvidado muy rápido de él.

¡Basta ya! ¿Qué estás diciendo?

¿A qué vino Vicente Cortázar?

¿Pretendes que te dé explicaciones de mi vida?

No, claro que no.

Vete a la mierda.

¿Qué has dicho? ¡Que me dejes en paz!

Déjalo, ya se le pasará.

Hasta que un día no se me pase a mí.

Lo siento, estaba en el médico.

Tranquila. ¿Ha ido todo bien?

Sí, papá. ¿Qué ha pasado?

Pregúntale a tu hermano. Él nos ha convocado.

Son 20 familias que se van a ver afectadas.

¿Se lo habéis dicho?

Eso no es ninguna novedad.

Lo valoramos en su momento.

Tú fuiste el que lo propuso.

-Esto era el futuro.

Pensé en lo que podíamos ganar, no en las personas.

-Nos va a odiar toda la comarca. -Ya, claro.

Pero no podemos perder dinero para evitar que otros lo pierdan.

Esto es una empresa.

Nos ha ido bien sin prescindir de ningún trabajador.

-La máquina está pagada. ¿Qué estamos discutiendo?

No tenemos que perder dinero.

Los trabajadores negociarán su salario.

Les debemos lealtad.

-No te reconozco.

Muy bien, lo hacemos.

¿Cómo? No utilizamos la máquina.

¿Y si no trabajan para nosotros porque les hacen una oferta mejor?

¿Crees de verdad...

...que si les ofrecen el doble, iban a rechazarlo por lealtad?

No.

Tomamos una decisión. Invertimos tiempo, esfuerzo y dinero.

El trabajador es un mal necesario. La mecanización está en marcha.

Papá. Se ha terminado la discusión.

Miguel, escucha.

-El viejo tiene la última palabra.

-No se lo tengas en cuenta. Está agobiado.

-No es el único que tiene problemas. -¿Qué pasa, Sara?

-Nuria la vio trabajar en el bar de Tito.

-¿Cómo?

-No lo sabías.

Timbre

Ya abro yo.

Hola, Luis. -Buenas tardes.

-Aviso a mi padre.

-No, vengo a hablar contigo.

¡Eres muy injusto con mamá!

Ahora soy yo el injusto. ¿Qué querías?

¿Que lo echara? Por lo menos.

Como él haría. Mamá no es perfecta.

¡Pero tú, mucho menos! Siempre te ha apoyado.

¡Todos lo estamos pasando mal! Quién lo diría.

¿Cuánto hace que murió? ¿Crees que no le echa de menos?

¡Dedicó toda su vida a él!

¡Papá y Vicente no se hablaban! ¡Eres imbécil!

Vete a la mierda.

¡Dani!

Mamá nos crió para que fuéramos lo que somos.

Y no lo ha hecho tan mal.

Ojalá pudiera hacer algo por vosotros.

-Algo podrás hacer. Eres accionista.

-Es una decisión de mi padre. Ya sabes cómo se pone.

-Tendrás que hacerle cambiar de opinión.

-¿Qué es eso?

-Lo encontré ayer en la bodega. Es de tu cuñada.

-No sé.

-Yo sí lo sé. El que no tiene ni idea es Miguel.

Te estás tirando a su mujer.

-¿Estás intentando sobornarme?

-Solo intento que mis hijos no pasen necesidad.

-Dime lo que quieres y lárgate. -Solo trabajo.

Haz que devuelvan esa máquina.

Yo no caeré solo. No soy como mi padre.

-No. Dicen que tu padre era buena persona.

-Ya, y así le fue.

Espero tu llamada.

No va a hacerlo.

Le di buenas razones para comprar la maquinaria.

¿Y ya está? He hecho todo lo que he podido.

Perdóname.

Por lo menos, lo has intentado.

Es más de lo que hubiera hecho tu familia.

Pero la gente seguirá en la calle.

Algunos llevan aquí 20 años.

La empresa ha crecido gracias a ellos.

¿Tú eres un Cortázar?

Pues no lo sé.

Pero es lo que me han dicho.

Como sigas así, te quitan el apellido.

¿Por qué?

Por todo.

¿Qué haces aquí?

Daniel.

Tenemos un problema. Será mejor que vengas.

¿Puedo ayudar? Ya habéis hecho bastante.

Será mejor que te vayas.

Espero que sea algo realmente importante.

-¿Has perdido un pendiente? -¿Qué?

-Los pendientes que llevabas ayer. ¿Perdiste uno en la bodega?

-¿Lo has encontrado? ¡Menos mal!

-Lo ha encontrado Luis. Nos vio.

-Si es una broma, no tiene gracia. -¿Tengo cara de estar bromeando?

-¿Se lo ha contado a Miguel? -No, pero amenaza con hacerlo.

-¿Qué quiere, dinero? -No.

-Quiere vendimiar a mano.

-¿Qué?

-Compró una máquina para mecanizar la vendimia.

-¿Y?

-Si hay máquina, no hay trabajadores. -Tu padre no va a ceder.

-Te prometo que lo voy a arreglar.

-¡Tú no arreglas nada, tú estropeas todo!

Gracias.

¿Qué desea? -Una explicación.

-Creí que no querías verme. -Creí que te habías ido.

-Lo siento.

-¿Ya está?

-¿Qué más quieres que te diga?

-No sé.

La gestoría no existe.

He ido a tu casa y no hay nada. Dime quién eres.

-¿Importa?

-Claro que importa.

-Lo siento mucho, no quería mentirte.

-Pues lo has hecho muy bien.

No sé quién eres, a qué te dedicas.

Y lo que he descubierto no me gusta.

-Me llamo Sara Martín.

Nací en Barcelona.

Mi padre era albañil, dejé de estudiar y me fui.

He trabajado de limpiadora, poniendo copas, repartiendo publicidad.

Cuidando ancianos, reponedora.

Cualquier cosa que me diera dinero para mantener a mi hija.

Se llama María, tiene dos años.

Su padre me dejó sola y con un montón de deudas.

Esa es la verdad.

Tenía que habértelo contado. -¿Por qué no lo hiciste?

-Eres un Cortázar.

Y yo soy una madre soltera que sobrevive.

Tenía miedo de que me rechazaras.

-Está claro que no nos conocemos. Somos dos desconocidos.

-No es verdad.

-Por favor.

-Yo te quiero.

Y lo siento mucho. -Yo también lo siento.

Este no es el camino.

¿Dejamos que hagan con nosotros lo que quieran?

No, pero no podemos pagar lo que hagan ellos.

Os estamos apoyando.

Si no vendimiamos, no podrán hacer frente a sus pedidos.

-Cederán. ¿Y si no lo hacen?

Lo harán.

¿Y eso? No tienen más remedio.

Siempre tienen más remedio. Nosotros saldremos perdiendo.

Tendremos que tirar el trabajo. -Lo tiraremos de todas maneras.

Vale ya, Dani.

No podéis hacernos esto.

-No hemos venido a negociar. Hemos venido a decíroslo.

Para que hablemos con los Cortázar. 20 no tienen la fuerza de 40.

Si quieren hablar con alguien, sabemos con quién.

-No te pases. Hablar con ellos no va a solucionar nada.

Ya sabes cómo se pone tu padre si llegamos tarde.

-Estaba en la bodega. ¿Celebramos algo?

-¿Hay que celebrar algo para que me ponga guapa?

¿Te gusta?

-Sí, muy bonito.

¿Te lo regalé yo?

-No, lo compré esta tarde en Logroño.

Pensé que después podríamos ir a tomar algo.

Dejamos a Claudia con su tía.

Que la cuide, estará encantada. Salimos tú y yo solos.

-¿No prefieres llamar a Raquel?

-Estás enfadado por el plantón de ayer.

-No me molesta que salgas a cenar con una amiga o con quien quieras.

Pero avísame...

...para que no me quede preocupado.

Si no quieres estar conmigo... -Claro que quiero estar contigo.

-¿Estás segura?

-Sí, estoy segura.

Cuando te dispararon, creí que...

Me di cuenta de cuánto te quería.

No quiero perderte.

Eres tú quien no está seguro.

Es eso.

-Yo estoy hecho un lío.

Ya no sé ni quién era.

Quiero que esto salga bien y que seas sincera.

Puerta

-Mami.

El abuelo dice que bajemos. -Vale, cariño.

-¡Qué guapa! -Gracias.

Vamos.

Antes de la vendimia, me gusta reunirme con vosotros.

Tengo unos hijos que aman esta tierra tanto como yo.

Unos hijos que han dado lo mejor de sí mismos...

...para que las bodegas estén donde deben estar.

Algo que hemos hecho juntos, unidos.

Porque la familia es lo más importante.

Por que la unidad nos traiga tantas alegrías como hasta ahora.

Timbre

¿Quién será?

Ya voy yo.

Lucía.

Vengo a hablar con tu padre. Pasa.

Hola, Lucía.

Perdone, si no fuera importante, no habría venido.

Necesito hablar con usted.

Claro, pasa.

Buen provecho.

Hola. -Gracias.

¿Una copa? No, gracias.

Es del 63, uno de los preferidos de tu padre.

Gracias.

Siéntate.

Bueno, pues tú dirás.

He venido a hablarle de la huelga. ¿Huelga?

Es pronto para llamarlo así. Desgraciadamente, no.

Los temporeros hablan de paro general.

Son amenazas de jornaleros que se han quedado sin empleo.

Nada serio.

No lo ha entendido.

Lo he entendido perfectamente. Me están echando un pulso.

Se trata de nosotros.

No van a vendimiar ninguna viña de la comarca.

Se echarán a perder nuestras cosechas.

Le piden algo razonable.

Nadie va a decirme cuántos trabajadores necesito.

No le conviene. ¿Es una amenaza?

No, es un consejo.

También tendrá en contra a los dueños de los viñedos.

No nos vamos a quedar de brazos cruzados.

La vendimia se llevará a cabo. Nadie perderá su uva.

¿Va a negociar?

Sí, claro que lo haré.

Quiero que les digas cuál es mi oferta.

Si se retiran ahora mismo, no tomaré represalias contra ellos.

Mi padre decía que el aroma del vino es el sudor de los que lo trabajan.

Tu padre y yo éramos muy distintos.

Tiene razón.

Cristales rotos

¿Qué ha pasado?

Una piedra.

¿Estáis bien? -Sí, papá.

No es nada personal. Así no van a ganar este pulso.

Esa gente está desesperada.

-Deberíamos escucharles.

Tú no eres ingenuo.

No solo importa el dinero.

Podemos mediar. No hay mediación.

Pablo.

Llama a la empresa y encarga dos máquinas más.

-Papá, por favor.

¿No me has oído?

No podemos hacerlo solo para demostrar nuestra fuerza.

Hay que mantener la calma. Eso estoy haciendo.

Pero no dejaremos que se pierda la uva.

Vas a costearlo tú.

Vamos a comprar dos máquinas y se las vamos a alquilar.

Con el dinero de los jornaleros pagarán el alquiler de las máquinas.

Somos una empresa, ¿no?

Las empresas aprovechan las oportunidades.

Vicente es un hueso duro de roer.

Los trabajadores tampoco ayudan.

Han rajado las ruedas.

La desesperación es mala.

Ya no hay posibilidad de negociación.

¿Y Dani?

No ha llegado aún.

Habrá ido al pueblo a tomar algo con los chicos.

Sí, supongo que sí.

Lucía.

Quiero pedirte perdón...

¿Por qué?

Por hablarte así de tu padre.

No, mamá.

Sí.

No tengo derecho.

Lo que me hizo no tiene que ver contigo...

...ni con tu hermano. Mamá.

Por una vez en tu vida, deja de pensar en Dani y en mí.

Piensa en ti.

Tienes derecho a estar enfadada.

Si no lo estuviera, pensaría que no le quisiste.

Y le has querido más que a nada en el mundo.

Aun así.

No le digas nada a tu hermano.

Yo quiero que le siga viendo como un buen padre.

¿Has olvidado lo felices que habéis sido?

No.

Que la herida no sangre no quiere decir que no duela.

Dime. Si lo hubieras sabido, ¿le habrías dejado?

Puede.

A lo mejor papá hizo lo correcto.

La piedra podía habernos dado en la cabeza a cualquiera.

-¿Qué es eso?

-Lo había comprado para el bebé.

Se lo regalaré a alguien que lo necesite.

No te molesta, ¿verdad?

-No, claro que no me molesta.

-Gus.

Si no pudiéramos tener hijos, ¿tú me dejarías?

-¿Qué dices?

-Si las pruebas dicen que no puedo, ¿tú dejarías de quererme?

-¿Tú me dejarías a mí?

-No, claro que no.

Si no podemos tener hijos, no pasa nada.

Yo te querría más aún.

Si puede ser.

-Guapa.

Mamá, ¿podemos hablar?

Eres tú el que suele dejarme con la palabra en la boca.

Vale.

Daniel, ¿qué quieres?

Pedirte perdón.

No tengo derecho a meterme en tu vida.

¿Ha hablado tu hermana contigo? No.

Vale, mamá.

¿A qué vino Vicente Cortázar? A invitarnos a la fiesta.

No vamos desde que se enfadaron. Será por eso.

¿Y vas a ir?

¿Y qué si quisiera ir?

Nada.

No voy a ir.

Pero no por la bodega ni por tu padre.

No voy a ir porque no quiero ir.

Buenos días.

-Por llamarlos de alguna manera.

-¿Van mal las cosas en la bodega? -Mal es optimista.

-He estado pensando en eso.

-Déjalo, Raúl.

-En serio.

¿Qué pasa con el enjambre cuando matas a la reina?

-¿Se muere? -Exacto.

Si terminamos con el cabecilla, terminamos con el problema.

-¿Qué pretendes, matarlo?

-Sería una opción.

Pero es más fácil contratarlo.

-¿Cómo?

-Necesitas a alguien que maneje la máquina.

Matamos dos pájaros de un tiro.

Piénsatelo.

-Bien.

Timbre

-Ya voy yo.

-¿No vieron nada sospechoso?

-No.

-¿Tenía las cortinas cerradas?

Pues no lo sé.

Estábamos cenando, no mirando por la ventana.

Sí, claro.

Bueno, es igual.

Me han dicho que saben quién ha podido ser.

-No sé si conoce la polémica por la mecanización.

-No, pero van a dejar a gente sin trabajo.

Ustedes tendrán sus razones, pero es una canallada.

No es el lugar ni el momento de hablar de eso.

Sí, perdone.

-Creemos que es un acto vandálico que busca presionar a la familia.

-Bueno.

Haré unas preguntas, a ver de qué me puedo enterar.

Háganme una lista con los trabajadores descartados.

Así me ahorran trabajo. Gracias, agente.

En cuanto sepa algo... Le tendré al tanto.

¿Me acompaña? Tenemos que formalizar unos trámites de la denuncia.

-Claro, no hay problema.

-Que pasen un buen día. -Buenos días.

-Necesitará la denuncia en firme.

-¿Denuncia?

-Sí, por lo de la ventana. -Sí, sí, póngala.

Los del seguro se la van a pedir.

-¿No van a investigar? -Ha podido ser cualquiera.

Señorita Robledano, me gustaría comentarle otra cosa.

Las encontré en casa de Hernández, el policía que falleció.

Si no le importa, ¿me podría explicar qué significa?

¿Qué coño habéis hecho?

-Te lo advertí. -No me has dado tiempo, Luis.

-¡Esa gente está desesperada, joder!

-Yo no puedo arreglar lo de todos.

Solo tengo un puesto para ti.

He hablado con mi hermano y está de acuerdo.

-¿Piensas que voy a dejar tirados a mis compañeros?

-Mi padre no va a ceder. Es lo máximo que podré conseguir.

Y más después de lo de anoche.

Luis,...

...apoyar a los demás...

...no da de comer a tu familia.

-Ya.

Un buen puesto, ¿no?

-Claro.

Entre nosotros, no más secretos.

Mónica, ¿podemos hablar? No, tengo prisa.

Te he visto hablando con la agente. Estábamos ultimando la denuncia.

¿Y las fotos? ¿Qué fotos?

Las que te enseñó. Tonterías.

¿Tonterías? Sí.

Dime qué son esas fotos. Dímelo tú.

Aparecieron en casa del policía que contrataste.

¿Qué aparece en ellas? Yo, una cafetería y un comercial.

¿Por qué no querías decírmelo?

La pregunta es por qué me sacó esas fotos.

Le contrataste para que me siguiera.

¿Por qué?

Sabes que no lo sé.

Yo no tengo nada que ver con tu intento de asesinato.

Yo nunca te haría daño.

Estaba dispuesta a cualquier cosa por ti.

Yo te quería y pensaba que tú me querías.

Pero es evidente que me equivoqué.

No sigas investigando. No te conviene.

¿Lo has arreglado?

-No siempre me dedico a joderlo todo.

-Raúl... -Ahórrate las explicaciones.

No va a decir nada, tranquila.

-¿Cómo lo has conseguido?

-Convencí a Pablo para que lo contratase.

-¿Y el pendiente? -El pendiente no prueba nada.

-Quiero recuperarlo.

-Me lo dará esta tarde. -Muy bien.

-¿Adónde vas?

-Tengo cosas que hacer.

-Pensé que íbamos a celebrarlo.

-Celébralo tú. Por aquí no pasa demasiada gente.

-Me quedé con una copia de las fotos.

-Sí, pero ya veo qué estás dispuesto a hacer...

...para que Miguel no se entere.

-No me retes, Paula. -¡Huy!

Pásalo bien.

¿Dónde estabas anoche?

No te importa.

Dime que no has sido tú.

No sé de qué me hablas.

Sé lo que piensas de los Cortázar.

Pero esta no es la manera. Olvídalo.

No he hecho nada contra los Cortázar.

¿Dónde estabas anoche?

Está bien.

Estaba aquí, trabajando.

Venga ya, ¿te crees que soy tonta?

¡Que han llamado a la policía!

Vale.

Estaba preparando la vendimia.

¡Es dentro de dos semanas!

Eso dicen los Cortázar.

Dani.

¿No estarás preparando la vendimia a sus espaldas?

¿Tú estás loco?

Mira, Lucía, les dijimos que se iba a estropear la uva.

No nos han querido escuchar.

¿Tienes idea de lo que pasará si se enteran?

Recogemos un racimo de cada cepa.

¿Y qué salvas, el cinco por ciento? Es la última cosecha de papá.

No dejaré que la tiren.

Después de 40 años dejándose la piel en esto,...

...papá necesita y se merece algo más.

Dani.

No, Lucía.

Papá nunca me dejó tirado.

Es lo único que puedo hacer por él.

Los temporeros están en huelga. ¿Quién te va a ayudar?

Pensaba que tú.

Pero no te preocupes, ya lo haré yo solo.

Con llamarme, yo mismo habría ido.

Me dijeron que no habías entregado nada.

Una bolsa se rompió.

Creí que te arrepentirías. Parece que me conocéis bien.

Tienes carácter. En eso, has salido a tu hija.

Sofía, ¿tú nunca has tenido dudas?

¿Dudas sobre qué?

Sobre tu matrimonio.

¿No te sentiste cerca de otra persona?

No, y sigo sin imaginármelo.

Está muy reciente.

No es eso, es que yo me casé para toda la vida.

No conocí otro hombre y fui feliz así.

Yo no me imaginaba la vida sin Rosalía.

Pero después, con los años,...

...he comprendido que las cosas se pueden ver desde otra perspectiva.

Mientras nos quede vida, no hay que cerrar la puerta.

Gracias, Vicente.

No hay de qué.

No es por meterme en su vida.

Pero si sigue con esos nervios, no llega a viejo.

Con la persona que intentó asesinarme en la calle, no.

Visto de esa manera...

Usted tiene que tener paciencia.

Un caso así no se resuelve en dos días.

Esto no es la tele.

¿De qué habló con Mónica?

Estuvimos hablando acerca de la denuncia.

¿Y las fotos?

Prometió contarme lo que averiguase.

Para que pueda contarle algo, debo contrastar mis fuentes.

Tiene algo.

¿Verdad?

Mónica está relacionada.

Pues no lo creo.

Pero si descubrimos algo que tenga que saber,...

...será el primero en saberlo.

La decisión de mecanizar la vendimia me ha dado mucha faena.

¿Cómo estás? -Bien.

-Te he llamado.

¿Qué tal en la clínica?

-Bien, pero no tenía ganas de hablar con nadie.

-Si necesitas un par de días, hablo con Pablo.

-No, no quiero quedarme en casa.

Estoy perfectamente.

Ya está hecho.

-También ha sido duro para mí.

Pero hemos tomado la decisión correcta.

Hazme caso.

-¡No es ni el momento ni el lugar!

-Vale, ¿quedamos para cenar? -No.

-¿Qué te pasa ahora?

-No quiero verte fuera del trabajo.

-¿Por qué?

-Porque quiero algo mejor que esto.

-¿Me estás dejando?

-Es lo mejor.

Para todos.

-¡Será para ti!

-¡Es lo mejor para mí y para tu mujer!

Tampoco se merece esto.

Teléfono

¡Paloma!

¿Ya estás mejor?

-Sí.

-¿Qué tal lo llevas?

-¿El qué? -El embarazo.

Me dijo Gustavo que te habías cogido unos días.

-¡Ah!

-¿Va todo bien? -Sí.

-Me alegro.

-¿Necesitas algo?

-No.

Quería decirte que si necesitas algo, puedes contar conmigo.

-Gracias.

-Debe ser duro.

Eres muy valiente por criarlo tú sola.

-Emma, he abortado.

-¿Perdona?

-Aborté hace dos días. Por eso no he venido.

Ya no hay niño ni embarazo.

Se acabó.

Y ahora, perdóname, tengo mucho trabajo.

-Toma.

-Gracias.

¿No llevas ni un bocadillo?

No, comeré cuando acabe.

Te he dicho que no.

Es que es para mí.

Si voy a estar 13 horas trabajando, necesitaré comer algo.

Menuda pinta llevas.

¿Se lo has dicho a mamá? No.

¿El qué?

Nada, mamá.

Tenemos trabajo. No vendremos a cenar.

Pensaba hacer cena de vendimia. ¿Mañana?

Si es tan importante... Gracias.

¿Lleváis algo de cenar?

Sí, no te preocupes, llevamos de todo.

¡Cuidaos!

Papá.

¡Qué sorpresa! No sé si será grata.

¿Cuánto hacía que no venías?

No me acostumbro a los cambios.

Yo tampoco.

No voy a meterme en el modo en que haces las cosas.

Pero he oído que tenemos trabajando con nosotros a Luis. ¿Es cierto?

Sí.

No ha empezado.

Queríamos contratarlo para manejar la máquina.

¿Cuántos podrían hacer eso en la comarca?

No lo sé. Muchos.

Y contratamos al cabecilla. Papá.

Ha sido Miguel. La decisión fue mía.

Había que apaciguar los nervios.

Eso no va a detener a los otros 20.

Estas cosas no se te ocurren a ti.

Tú siempre has sido mucho más cabal.

Raúl.

Pablo.

¿Contamos con Sara para la fiesta?

¿Se puede?

Hola, Luis.

Le traigo unas cosas que le manda mi madre.

¡Qué espléndida es!

Mira que le digo que no hace falta.

Ya sabe cómo es. Buena gente.

¿Quieres un café? No.

Me ha dicho que vuelves a trabajar para los Cortázar.

Me han ofrecido llevar la máquina de la vendimia.

¿Lo saben tus compañeros?

Con la culpa encima, es difícil ser sincero.

No, no es eso.

No van a comprender...

Les animas a la huelga y les dejas en la estacada.

¿Eh?

Tú te vendes al mejor postor.

Necesito el dinero.

Ellos también lo necesitan.

Pero confían en ti.

Igual que confiaban en tu padre.

¿Y para qué le sirvió, para ahorcarse asfixiado por las deudas?

No.

Para que puedas decir orgullos que eres hijo de Tomás.

Dime una cosa.

¿Os ha faltado alguna vez comida o ropa?

No.

Todo el mundo se portó muy bien.

Todo el mundo, salvo los Cortázar.

Hola, papá.

Hola, hijo.

Creo que quieres hablar conmigo. Sí.

¿Hay algo que quieras contarme?

No, ¿por qué?

Ya sabes que no me gustan los secretos.

Tú tuviste la idea de contratar a Luis.

Sí.

Espero que tengas una razón.

Quería acabar con el conflicto.

Muy bien.

Quiero que lo despidas.

Si contratamos al cabecilla...

No podemos hacer eso.

Si lo hacemos, el año que viene se pondrán en huelga por los salarios.

Hablaré con Luis... ¡No insistas, Raúl!

Si lo haces, podría descubrir...

...el motivo real por el que quieres que trabaje para nosotros.

Y me temo que tú tampoco podrías volver a pisar estas viñas.

Así que despídele.

¿A qué hora empezamos mañana? En cuanto amanezca, a las ocho.

Falta nos hace el tiempo.

Tú apoyaste la huelga.

Ya lo sé.

Tanto ayudar a los demás, pensar en los demás...

...para que nos dejen tirados.

No te preocupes, no necesitamos a nadie.

-Entonces, ¿nos marchamos?

-¿Qué haces aquí?

-Ayudar a quien se lo merece.

Te lo ha dicho mi madre. -No.

Mamá hace que no se entera.

Muchísimas gracias.

-No es nada comparado con lo que hizo tu padre.

-Muchas gracias. Venga, chicos, una mano.

Hola.

Miguel.

No pensé que habría tanta actividad. No suele haberla.

Estamos intentando organizar la bodega.

No me importa que los trabajadores se reúnan aquí. No diré nada.

La despalilladora...

Estamos preparando la vendimia.

Os toca dentro de dos semanas.

Si hacemos eso, se pudre la uva y necesitamos una cantidad.

Es el vino de mi padre. ¿Y si se enteran?

No tienen por qué.

Si no dices nada.

Pablo... -¡Chist!

Hay cosas que no cambian.

¿Cómo?

Cuando no te podías dormir, dabas vueltas como un loco.

Lo siento.

No, yo tampoco puedo dormir.

Bueno, ¿y qué hacía el anterior Miguel para poder dormir?

Depende del día.

A veces, leía uno de mis libros.

O charlábamos hasta quedarnos sopa.

O hacíamos el amor.

Con un libro, bastará.

Eso hacía mucho que no pasaba.

¿No querías que fuera sincera?

No nos iba bien.

Cada vez estábamos más alejados.

Nuestro matrimonio era una pose que había que mantener.

¿Es una farsa más que añadir a la lista de los Cortázar?

No, era una farsa.

Nos hemos mentido mucho.

Los dos.

Pero ya no tiene por qué ser así. Yo no quiero que sea así.

¿Y por qué no me has dicho la verdad?

Durante años, me pregunté qué podía hacer para arreglar lo nuestro.

Volver a ser lo que fuimos.

No se puede cambiar el pasado.

Y cuando lo olvidaste...

Yo solo quería una segunda oportunidad.

Ahora sé que debería haber sido sincera.

Lo siento.

Paula.

No hace falta que digas nada.

Para dormirme, necesito un vasito de leche.

Para que cojas el sueño.

No te gustó. Igual ahora lo lees con otros ojos.

Estoy preocupada por Paloma.

-¿Por?

-No sé, le pasa algo.

He ido a preguntarle por el embarazo y ha pasado una cosa rarísima.

-¿El qué?

-Me ha dicho que había abortado.

-Era de esperar. Una chica sola y tan joven.

Es lo mejor que podía hacer. -No.

-Además, es su decisión.

-Que me ha mentido.

-¿Cómo que ha mentido?

-Ha dicho que abortó hace dos días y llevaba ácido fólico en el bolso.

-Es posible que se le haya olvidado. -No, sigue embarazada.

-¿Por qué se iba a inventar algo así?

-A lo mejor le da miedo que la despidamos.

O porque va a tener el niño y no se lo va a quedar.

-En todo caso, no es problema nuestro.

-A lo mejor sí.

Piénsalo.

No podemos tener un niño y Paloma va a tener un niño que no quiere.

Podríamos adoptarlo. -¿Estás de coña?

-No, le querríamos y le cuidaríamos mucho.

-¿Le darás un cheque?

-No.

No sé.

-Vamos a dejarlo.

Es tarde y estoy cansado.

Paula, te estaba buscando. -¡Raúl, qué susto!

-Mi padre quiere que despida a Luis. -¿Qué?

-Pensé que sería buena idea, pero ya ves.

-Qué poco sabes de tu familia. -¿Te hace gracia?

En cuanto lo despida, hablará con Miguel.

-¿Y qué piensas hacer? -No sé, algo se me ocurrirá.

-Podemos darle dinero.

Raúl.

-Si fuese por dinero, se lo hubiese dado.

-¿Entonces?

-Siempre hay una salida.

Necesito tiempo para pensar.

Todo se arreglará.

Nos vemos allí en 20 minutos.

Que cojan solo uno de cada 10 racimos.

A ver si no llamamos la atención. Vale.

-Nos vemos allí. Chao.

Me encantan estos días. ¿Cómo lo llevas?

Un poco nervioso.

Es mi primera vez.

¡Coche!

Ya está, vamos.

-Venga, señores.

¿Estás cansado?

Ya.

¿Cómo vais?

Bien, ¿y tú?

Deja, ya lo hago yo.

-No, ya puedo sola. -No.

En tu estado, no debes cargar peso.

¡No lo has hecho!

-Gustavo, el niño es mío. No te preocupes de nada.

No diré nada. -A ti te gusta trabajar aquí.

-No te atreverías.

-Como tengas ese hijo, no volverás a esta empresa.

¿Entendido?

-Gustavo, no quieras tenerme en contra.

-No vas a tener ese hijo y no me pongas a prueba.

Llama a la clínica delante de mí.

-No. -Cógela.

¡Que la cojas!

-Escúchame, Gustavo.

Voy a tener este niño.

Me da igual lo que me digas.

Y si no me dejas en paz, se lo contaré todo a Emma.

Te lo juro.

¿Qué tal?

Me duele todo.

¡Huy!

No había estado más cansado en mi vida.

Que yo recuerde.

Gracias, Miguel.

¿Sabes?

Desde que tuve el accidente,...

...he estado haciendo lo que se suponía que debía hacer.

Siendo quien se suponía que debía ser.

¿Entiendes? Perfectamente.

Intentando saber cómo era.

Qué es lo que me gustaba.

Qué hacía.

Pero esa persona ya no soy yo.

A veces, hay que hacer lo que uno siente.

Sí.

Es la primera vez que lo he hecho.

Y me gusta esta sensación.

Es un poco dolorosa.

Pero me gusta.

¿Te duele mucho? Un poco.

¡Oh!

Te estás complicando las cosas.

No lo pienses, no digas nada.

Tú disfruta de este silencio y esta tranquilidad.

Te vas a quedar dormido. Ajá.

Ruido

¡Lu, Lu!

¡Ha habido un accidente!

Vamos.

¿Te llamo cuando salga? -Muy bien.

Hasta luego.

Móvil

Papá.

Sí.

¿Cómo?

Sí, voy para allá ahora mismo.

Les tocaba dentro de dos semanas.

¿Qué hace tu hermano?

Está visto que los Reverte han movido pieza.

Nos toca contraatacar.

¿Y Miguel?

Miguel ya ha elegido en qué bando quiere hacer esta guerra.

Estaba vendimiando en la viña de los Reverte.

Le cayó el tractor. -¿Un accidente?

-¿Me ves capaz?

Hay cosas que no hace falta escucharlas.

-Su abogada ha denunciado a los Reverte por incumplir el contrato.

Puedo salvar la bodega. Aún no has firmado ese contrato.

Yo no lo haría.

Quiero que Lucía y Daniel Reverte sepan...

...que conmigo no se juega.

Si no hay un milagro, lo perderemos todo.

Miguel no ayuda a nuestro matrimonio ni a las bodegas.

-¿Qué hacemos? -Hay otra vía.

-Has montado esto para que me echen. -No.

-Se lo diré a tu mujer.

Puedes sentirte atraído por Lucía.

La gente habla.

No mezcles los negocios. ¿Qué dicen?

Me acuesto cada noche sin mi marido.

Que entre tú y Miguel hay algo más que amistad.

Es una pena que no recuerde.

Lo sabes. ¿Pensaste que no me enteraría?

No quiero hacerte daño, eres mi hijo.

Si me obligas, lo haré.

Haz lo que tengas que hacer.

Gran Reserva - T1 - Capítulo 4

06 may 2010

Se acerca la época de la vendimia y los Cortázar han decidido mecanizar la recogida de la uva. Una terrible noticia para la comarca ya que decenas de temporeros, entre los que se encuentra Luis, se quedarán en la calle. Los trabajadores amenazan con huelga pero los Cortázar no parecen dispuestos a dar marcha atrás.

Solo Miguel y Raúl apoyan a los jornaleros aunque por razones bien diferentes. A Miguel le preocupan las familias mientras que su hermano teme ser descubierto por Luis que le ha visto besarse con Paula en la bodega. 

Miguel está dispuesto incluso a enfrentarse a su familia para impedir los despidos¿Objetivo que lo une a Lucía como nunca antes desde su intento de asesinato. 

Un hecho del que poco más se sabe. La investigación parece no avanzar y nadie tiene interés en aportar datos nuevos. Todo aparenta estar paralizado hasta que la agente Ortega se hace con unas fotos que le ponen cara al, hasta ahora, principal sospechoso¿  

ver más sobre "Gran Reserva - T1 - Capítulo 4" ver menos sobre "Gran Reserva - T1 - Capítulo 4"
Programas completos (43)

Los últimos 394 programas de Gran Reserva

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos