Generacion.es La 2

Generacion.es

Lunes a las 23.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5425367
No recomendado para menores de 7 años Generación.es - Tecnología - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía "Generación.es")

"En 'Generación.es' hemos abierto un túnel del tiempo

para hablar del pasado y el presente".

"Lo hemos conseguido sin inventos ni artilugios científicos,

sino con las vivencias de nuestro grupo de jóvenes

y nuestro grupo de mayores".

"En el capítulo de hoy, vamos a hablar de algo

que antes era necesario y ahora, imprescindible:

la tecnología".

"Sin los avances técnicos que ha desarrollado el ser humano,

la vida no sería como la conocemos".

"Probablemente, no tendríamos ni electricidad ni coches

ni móviles inteligentes".

"Menudo drama, ¿verdad?".

"La tecnología es la clave de la evolución de la sociedad

y seguramente, los mayores son los que han tenido que esforzarse más

para adaptarse a estos cambios".

"¿Cuáles han sido los inventos que más les han marcado?".

"¿Cómo han vivido la irrupción de internet?".

"¿Y los jóvenes, se imaginan cómo era el día a día

de los mayores sin la tecnología que hoy existe?".

"Vamos a enfrentar a nuestros protagonistas

con las máquinas del pasado y el presente".

Madre mía, si mi abuelo levantara la cabeza hoy día

y viera lo que yo, por ejemplo, he estado viendo aquí,

yo creo que el hombre...

se creería que está todo embrujado, que ha pasado algo raro.

Bueno, chicos, hoy os he citado con Pep Torres,

inventor y creativo

y responsable, director,

del Museo de Ideas e Inventos de Barcelona,

el MIBA. Correcto.

Tú nos has traído algunos inventos

de los últimos 50 años,

algunos, especialmente actuales, otros...

Otros prehistóricos. De hace años.

Por ejemplo, tú mismo, esto de aquí es un...

Bueno, ¿lo digo o no lo digo? Sí, sí.

Esto es un proyector de diapositivas de la época.

Esto es lo que pasaba antes.

Venías de vacaciones de Tenerife, convocabas a toda la familia,

los cerrabas en la habitación a oscuras

y les metías 300 fotografías sin seleccionar.

Y los matabas. -Te quedabas dormido.

No volvían más. Me gusta lo de "sin seleccionar".

Una del revés, la pongo bien...

No sabía ni qué era.

Y, de hecho, cuando lo he visto, me he dado cuenta de que, realmente,

había muchas cosas y no se sabe...

O sea, el uso era como muy difícil de entender.

Se tenía que pensar mucho para saber cómo funcionaba.

Imagínate tú. Vamos, va, hazme una proyección.

Tienes aquí delante a Spielberg y te dice:

"Presénteme este proyecto en 30 segundos con esto".

Pues le diría: "Spielberg, lo siento, no tengo ni idea".

Lo he ido pillando, pero, realmente,

era complicado, tenías que ponerlas en un lugar,

intentar que funcione bien un aparato

y era supercomplicado.

Bien. "Call me another day". (RÍE) Lo siento, Spielberg.

No, pero...

Ahí, ahí... -¿Aquí o en el otro lado?

Ah, no sé, yo soy Spielberg.

Utiliza la lógica.

Bueno, ahí ya...

De cero a diez, de momento, cuatro. -Sí.

¿Y ahora qué? Esto...

Esto...

Mira, mira... ¡Mira!

Este es el efecto que se conseguía.

Aquí está perfecta. -Bien enfocado.

Nos ha quedado torcida, pero sí.

Bueno, a ver... No está mal.

Yo tengo también

un cacharrito de estos, un poco más moderno.

Y después, la cámara de cine también aquella...

Tú eres un profesional para matar a la gente.

Sí, sí, un sádico. -Super 8, tal y de aquí no salís...

Madre mía... -Sí, es verdad.

Parece que las máquinas nos están invadiendo.

Parece que en las calles,

en las casas, en cualquier sitio,

hay un predominio de las máquinas.

A ver...

Pásala, pásala. Ahí.

¡Uh! -Ojo, la máquina de escribir.

¡Qué chulo!

Llévalo para aquí. Para acá, a ver si eres capaz.

Ojo, cuidado con Antonio. ¡Qué chulo!

Ha sido tan... tan brutal todo esto, que ya te digo,

si mi abuelo levantara la cabeza, se moría otra vez del susto.

De la impresión, se quedaría el hombre

que diría: "Hostia, me he equivocado de planeta o algo".

Vamos, vamos. Atrás el pie, atrás el pie.

Muy bien, muy bien. Venga, Antonio, ahí.

El botón. Aprieta el botón.

Ahora, ahora... No aceleres mucho.

¡Bien, bien! -Mira qué cara de concentrado.

¡Uh, bien, bien, bien!

¡Qué cuerpo serrano! ¡Levanta rueda!

¡Venga, salto, salto!

Dale, dale. ¡Ole!

Muy bien, María, muy bien.

Frenar no domino.

Tremendo, ¿eh?

Antoni, ¿cuándo llegó exactamente la luz eléctrica

a la mayoría de hogares españoles?

Bueno...

Se puede decir que es en los años 50 o 60 cuando,

prácticamente, se ha generalizado la luz eléctrica en los hogares,

porque, inicialmente, se utilizó,

en el siglo XIX, para iluminación pública

de la calle, con...

El alumbrado de las ciudades. Alumbrado.

En competencia con el gas,

que el gas estaba mucho más consolidado.

Y, por lo tanto, muchas ciudades se electrificaron,

en este sentido, tarde por el gas.

Yo he vivido en chozo, en un chozo,

y se usaba el aceite,

un candil

un candil con una tomiza de estas que hacían...

Y en la mecha, se encendía

y eso era lo que te daba la luz.

Y había uno para toda la casa.

Claro, yo entiendo que valoren mucho la electricidad.

A mí, en su lugar, me pasaría lo mismo.

O sea, es que todas las posibilidades que te da...

Cuando te das cuenta de las cosas que funcionan con electricidad...

Si la electricidad no existe, todo esto no lo tienes.

También, cuando estuvimos ya en una casa,

pero en el campo siempre, no en el pueblo,

entonces, nos alumbrábamos, me acuerdo, con carburo.

¿Yo? Yo me muero ahora si me quitan la electricidad.

La luz, sobre todo, porque por la noche,

me pongo a leer algo o me pongo con un libro

y no poder hacerlo...

Eso tiene que ser duro. Pero si no has vivido con eso...,

por una parte, tampoco te puede faltar.

Es que eso es muy complejo.

Esto es un clásico.

¿Alguien sabe qué es esto?

Un casete. -Un casete para poner cintas.

Un "walkman" o algo así, no sé cómo se llama.

El "walkman" me parece.

El que se pone los...

Donde se meten las cintas de cantar.

Pero bueno, que sí, yo me acuerdo de las cintitas de casete.

Y a veces, le cogía con el boli, lo giraba y tal...

Bien. Y tengo en casa, ¿eh?

Porque, para según qué cosas de la guitarra y cosas así, lo grabo.

Lo grabo, lo escucho y no tengo que...

Así ya, le doy la vuelta,

me pongo los auriculares y escucho el sonido.

Muévete al ritmo. -Se oye desde aquí.

Muy bien, muy bien.

(Risas)

Pues me gusta, ¿eh? Fíjate.

"Walk... walkman". No sé si se dice así.

Porque yo tengo en casa. De hecho, aún tengo de esos.

Tengo el del casete y el de disco.

No, los inventos antiguos no me parecen de la prehistoria.

De hecho, creo que es porque nuestra generación

aún ha convivido con muchos de ellos.

Quieras o no, lo que tenemos ahora,

en cierto modo, es como la evolución de lo que había antes.

Y entonces, somos conscientes

de que, en su momento, eran de otra forma,

tenían menos capacidades, estaban más limitados.

Y ahora, lo tenemos en versión mejorada.

Versión 1000.0.

Esta es mi lavandera.

Guapa, moderna, incansable.

"La electrificación ha invadido los hogares".

"Aspiradores, frigoríficos, batidoras,

lavadoras y muchos electrodomésticos más

se reparten actualmente la labor que antes era preciso realizar

a base de barrer, sacudir y frotar".

Debían flipar y debían vivir ese cambio,

un cambio que nosotros no hemos vivido.

Nosotros hemos nacido con el cambio instalado.

Yo creo que, sobre todo, para las mujeres,

que son las que, al fin al cabo, hacían los trabajos de casa,

la lavadora, por ejemplo, es...

Pasas de estar no sé cuánto rato de trabajo físico,

de desgaste de tu cuerpo, de tu tiempo, lo que sea,

a hacer un clic y que la ropa se lave sola.

O sea, esto, física y mentalmente,

es... no sé,

un cambio muy bestia.

"Se inaugura en Madrid un salón de lavandería mecánica".

"La propia interesada lleva la ropa sucia a la máquina".

"La operación dura 25 minutos

y consta de las siguientes fases:

prelavado, lavado y tres aclarados".

"Un reloj marca el control del tiempo de cada máquina".

-Y no eran como las lavadoras de ahora, que picas un par de botones

y "anda, tonta, lava", como le digo yo a la mía: "Anda, tonta, lava".

No, no, no.

Antes, era lavar, al lavadero,

tres días para hacer la...

toda la ropa.

Y luego, ya vinieron las lavadoras de turbina.

Que aquello ya fue milagroso milagroso milagroso.

Tenías que llenarla de agua caliente, ponerle el jabón

y, entonces, había abajo ruedas

y la ropa rodaba y rodaba allí

y se lavaba, no la tenías que restregar.

Pero la tenías que sacar de allí, que pesaba un montón, ponerla...

Bueno, era mucha faena.

Y eso era todos los domingos por la mañana.

"Esto de los electrodomésticos es una necesidad de los tiempos

para ayudar a las amas de casa en sus tareas,

ya que la acreditada especie de las chachas

se ha ido convirtiendo en una 'rara avis'

de difícil captura y contratación, dadas sus pretensiones económicas".

"Menos mal que los ingenieros, con toda esta serie

de útiles artefactos, ayudan a resolver el problema".

"Pero la realidad es que lo que no se va en sueldos

se va en kilovatios".

Bueno, el tema de electrodomésticos no me impacta tanto,

porque, a día de hoy, siguen saliendo electrodomésticos

que me hacen flipar a mí,

como el robot este que cocina.

Bueno, robot, la turbomix creo que se llama.

Es un robot que pones los ingredientes y los cocina.

Cada vez salen cosas que dices: "Jolín".

Entonces, eso no me impacta tanto.

Pero, obviamente, ellos deberían flipar

al ver que tenían un lavavajillas automático,

que pones los platos, cierras y ya está lavado.

(PAU) Los electrodomésticos

se unen a la normalidad y al día a día

hasta un punto que, ahora, a mí me da pereza vaciar el lavaplatos.

O sea, no me imagino la pereza que debía dar

limpiar los platos a mano, que ahora me dé pereza vaciarlo.

En el caso del hombre, ¿lo acercó a las tareas domésticas?

Yo creo que no. ¿O lo alejó?

Yo creo que fue indiferente, digamos,

porque estamos hablando de una cosa que no tiene nada que ver

con la tecnología, en realidad.

No es un problema de quién sabe cocinar o no,

sino de unas categorías sociales que están funcionando

incluso hasta nuestros días.

Ahora me da risa.

No, no. Los hombres, nada de nada de nada.

Que lo tengan todo a punto,

los calcetines, los calzoncillos, las camisas.

A ver, si yo puedo lavar, por poner un ejemplo,

si yo puedo lavar así, un hombre también puede lavar,

porque tiene dos manos bien hermosas.

Y mira tú, restriega...

"Las máquinas nos ofrecen tiempo libre

y han animado al reparto de tareas en el hogar,

antes impensable para el género masculino".

-"Un bolsillo para el reloj".

"Y otro para la pipa".

"Ya no falta más que demostrar que no ha roto un plato en su vida,

aunque nadie está libre de ese percance".

"En fin, así terminaremos todos los varones

si Dios no lo remedia".

A ver, llamar la atención,

de los aparatos antiguos, en verdad,

así, fuertemente, ninguno, porque ya los conocía.

Pero el que más me ha gustado tocar y todo eso, la máquina de escribir.

O sea, me estaba gustando un montón darle a las teclitas.

No hay arroba aquí. ¿Dónde está la arroba?

No hay arroba.

No hay arroba. ¡No hay arroba!

Bueno, pongo: "Insta, dos puntos". ¡Hemos sido engañados!

Pon tu nombre, Lucía.

¿Y los dos puntos cómo se ponen?

Tienes... Los dos puntos estarán por ahí y tienes...

No, es que tienes que pulsar mayúscula.

Escribir, tiqui tiqui tiqui.

-Hice un curso de Oficinas Militares en el Ejército.

Tuvimos que aprender, cómo no,

taquimecanografía, que es como se llamaba.

(MARY) Yo hice contabilidad y mecanografía.

Lo que pasa es que antes era muy difícil.

Era difícil, porque nos ponían una máquina ciega,

una máquina sin letras.

Y, claro, el texto que te daban lo tenías que escribir.

340 por minuto daba yo, ¿eh?

Y aprobé con sobresaliente.

Una ayuda imprescindible

para el mundo de la comunicación en general,

el comercio,

donde hay que hacer un acta o hay que hacer cartas.

La máquina de escribir permite

hacer copias, bueno...

Y después, estas máquinas se electrificaron,

en los años 50 o 60,

con lo que dieron un nuevo paso,

y han acabado influyéndonos muchísimo,

porque nuestros teclados de ordenadores...

Son iguales. ...son herederos

de las máquinas de escribir.

(MARY) ¿Cómo puede ser que de un aparato tan pequeño

esté escuchando voces y cosas?

Pues fíjate ahora cómo hemos evolucionado.

Para mí, el mejor invento

ha sido la tele.

Yo recuerdo el primer aparato, que yo tenga uso de razón,

fue la televisión.

La televisión en blanco y negro, claro está.

Porque no teníamos lavadora, no teníamos...

La cocina era de carbón.

Pero la televisión sí, porque como era una cosa...

tan novedosa,

fue una cosa... eso sí que fue un "boom".

Porque la radio, ya hace tiempo que yo escuchaba la radio.

De pequeño se escuchaba y tal.

Pero la televisión, eso de ver...

las imágenes y estas cosas,

esto era alucinante.

Bueno, la gente se quedaba ahí clavada en casa.

Y me acuerdo que cuando había algún acontecimiento que gustaba,

se ponían los bares...

Hay un objeto aquí que a mí me ha parecido siempre muy funcional,

se ha demostrado tiempo más tarde.

Lucía,

coge ese aparato que tienes delante.

¿Este? Sí.

¿A qué te recuerda?

A un teléfono. ¿Lo has llegado a usar?

Así no, pero mi abuela tiene uno que es igual, pero en moderno.

¿En moderno cómo es? Que le das al botón.

Que no tiene que darle... -No da vueltas.

Pero ¿tú has llegado a realizar alguna llamada girando disco?

No. Jamás.

"La Compañía Telefónica Nacional de España

está en plena actividad en su sede central de Madrid".

"Su eficacia y servicio se extiende por todo el territorio nacional

a través de los hilos que unen las rutas peninsulares".

"En esta ciudad, se ha puesto en servicio el teléfono 5 millones,

lo que quiere decir que en España hay ya

tal cifra de teléfonos en servicio".

"Esto supone un importante porcentaje,

teniendo en cuenta la población del país".

"Luego, la titular del teléfono millonario, señora de Campos,

utilizando un flamante modelo inspirado en los de hace años,

lo usó por primera vez".

"La señora de Campos habló con su familia de Cáceres

en medio de gran expectación".

-"El teléfono".

"Sin este aparato que usted tiene

y si no lo tiene, daría lo que fuese por tenerlo,

no podríamos vivir".

Esto ya vino a ser un avance importante, este modelo concreto.

Yo diría que el avance era tenerlo en casa.

Porque antes te ibas a alguien que lo tenía,

pagabas por pasos...

Te ibas al pueblo y el que tenía el teléfono...

Estabas en el comedor de su casa hablando

y con los pasos, marcando, y le pagabas.

Tenerlo en casa ya es el avance. ¿Tú lo has vivido, Antonio?

Cuando llegué aquí, a Barcelona, en el 64,

pasaba esto.

No había ni en muchos bares. Yo trabajaba en un bar.

Iba a casa de unos amigos,

hacía un aviso de conferencia, mi madre iba, y entonces...,

"Hay demora". -...me hacían esto

y me llamaban y así es como lo hacíamos.

O yo llamaba y tenía que poner... Para mí era muy familiar.

Claro, por supuesto.

Y además, lo es, me es familiar. Sigue siendo familiar.

¿Cómo es el salto de ese teléfono automático

y analógico en cuanto a sistema

al teléfono que conocemos actualmente?

Bueno, es un salto

y, según cómo, una continuidad.

Porque el teléfono se basó en la red telegráfica

y, después, las redes telefónicas,

con hilos o sin hilos,

han sido la base de internet, por ejemplo.

Y, por lo tanto, esto ha posibilitado

que tengamos en el bolsillo...

Esto y la microelectrónica, claro.

...un terminal de ordenador, en realidad.

Porque a los teléfonos les seguimos llamando teléfonos...

Pero son un ordenador de bolsillo. Es más un terminal que un teléfono.

Porque sí se puede hablar con otras personas,

pero se pueden hacer otras muchas cosas, consultar mapas...

"El aparato se ha hecho absolutamente necesario".

"Poco a poco, va dominando nuestra vida".

"Se pide el pan por teléfono, se resuelven los negocios,

se consulta al médico".

"Hasta... hasta se ama por teléfono".

"Y, en fin, no sería demasiado raro

que termináramos formando parte de la máquina".

"Estas imágenes fueron premonitorias

de lo que significan hoy los teléfonos".

"Somos tan dependientes de ellos

que son casi como una extensión de nosotros mismos".

"Y, probablemente, así será en el futuro".

"Si llega ese día, la solución, quizás, sería esta".

Uy, las tecnologías..., cero.

Cero.

Y ahora, últimamente, he hecho la locura

de comprarme un móvil nuevo.

Me trae por la calle de la amargura.

Pero bueno, podré con él.

Me costará, porque veo que me cuesta, ¿eh?

Porque cuando toco una teclita y otra y otra,

ya no me acuerdo de la que he tocado.

Mecachis... Chin, chin, chin.

"Esto es fácil, es fácil, Carmen, mira".

Ti ti ti ti ti.

Esto y esto... Ti ti ti ti ti.

Y yo ya... Ti ti ti ti...

¡Qué mareo!

¡Qué mareo!

Llegué a mi casa con una angustia aquí

y no dormí en toda la noche.

"Qué locura he hecho,

que me he comprado esto y no lo sabré llevar nunca".

"Carmen, qué tonta que has sido".

"Carmen, ay, ay, ay...".

Objetos tecnológicos.

Yo utilizo el móvil, como todos.

Creo que el móvil ya es imposible vivir sin él.

Por tecnología, podría decir el móvil, el ordenador, la televisión,

y la Play 4.

Eso es la tecnología que utilizo.

Yo tengo móvil y considero que es superimportante.

¿Por qué?

Porque si yo, por ejemplo, voy con mi coche y se me estropea

o cualquier historia, puedo llamar a quien me dé la gana.

Cojo, a mi mujer: "Pepi, llegaré más tarde, se me ha roto el coche".

"No te preocupes, que estoy bien".

Antes, pues no podía ser.

Quiero decir que hay muchas cosas que son positivas.

Ahora, si vas a estar desde por la mañana hasta por la noche liado...

Una pena, me da pena.

Voy al metro y ves a todo el mundo...

Pienso: "Parecemos robots".

"Estoy programado para esto".

Esto de llevar el ordenador en el bolsillo...

A ver qué tiempo hace hoy, a ver adónde voy a ir,

a ver si voy a hacer un viaje, que tengo que ver cómo se va,

qué ferias o qué cosas hay ahí que me puedan interesar.

Todo eso me parece... un mundo.

Y el correo electrónico, claro.

Y las redes sociales.

Las redes sociales, claro.

A ver, yo si tengo que decirle a una persona: "Mira, tú...".

Yo qué sé...

"Eres un borrico", por decirte algo.

Pues se lo digo a la cara: "Eres un borrico".

Y no: "Eres un borrico", pim, pam. No.

A la cara. A mí me gusta hablar.

El móvil, siempre.

A ver, si me lo dejo un día en casa,

no pasa nada, porque cojo el de mi amiga.

Pero no pasa nada.

Vaya, estáis todos atrapadísimos con el móvil.

Estáis ausentes.

Luci, no te voy a decir nada.

¿Qué haces en las dos horas libres que tienes al día

y no estás con el teléfono?

Dormir.

O comer.

¿Tú sientes que tienes algún tipo de atrape con el teléfono móvil?

Yo sí, yo estoy obsesionada con el Insta, sobre todo.

Tú reconoces estar obsesionada, concretamente con...

Con el Instagram. El Instagram.

¿Os pasa a todos? Samuel. No, a mí no.

¿Reconocéis a Luci como la más atrapada

a las redes sociales? Sí.

De nosotros, sí.

Carme, ¿tú cómo llevas lo del móvil?

Vocales. ¿Estás en las vocales?

Yo estoy en las vocales, sí.

Aquello que aprendes el abecedario, en las vocales todavía estoy.

Dime, Carme, que tú todavía estás con el SMS.

Casi que sí.

Mary, tú con lo social y lo sociable que eres,

sin móvil, ¿qué harías?

Yo me acuesto y me levanto con el móvil.

El día que se estropea el WhatsApp,

bueno, el corazón me hace...

No, yo lo reconozco,

que no puedo vivir sin el móvil.

En líneas generales, ¿creéis que nos ha atrapado la tecnología?

Sí.

No solo nos ayudaba, sino que nos ha llegado a atrapar.

Hay quien sí, hay quien sí está atrapado.

Pues sobre eso vamos a hablar,

sobre móviles, sobre redes sociales y sobre el futuro.

Estamos en el sitio correcto. Venga, vamos a ello.

Espera, Carme, que paso y te ayudo.

Por educación, no porque lo necesites.

El último que cierre.

"Vamos a ver si Carme pasa de las vocales a las consonantes".

"En la actividad de hoy,

los mayores van a ponerse al día con las redes sociales".

"Y para conseguirlo, van a tener a los mejores maestros:

los jóvenes".

"La comunicación tiene cosas muy mágicas,

pero también un lado oscuro que la mayoría ignora".

"Vamos a descubrirlo con nuestro experto en Internet".

Chicos, adelante.

Genis, ¿qué tal? "Bon dia". ¿Qué tal?

¿Cómo estamos? Felices.

Aquí traigo al grupo. Buenos días.

¿Qué tal? Bueno, señores, Genis Roca.

Os lo presento. Un placer.

Buenas.

Fíjate, es un caballero, tiene que saludar, es de contacto físico.

Genis Roca,

especialista en internet

y asesor digital de empresas.

¿Se puede decir? Se puede decir.

Es de las personas más influyentes

en el mundo de internet

y de las redes sociales, por consecuencia.

Depende de con quién hables. Bueno...

Yo tengo el móvil siempre en mi mano.

Es como que si no tengo el móvil en mi mano,

me pasa algo, es como que necesito tenerlo cerca.

Una adicción, yo lo llamaría así.

Abro los ojos, cojo el móvil, lo desenchufo,

me voy al lavabo y estoy media hora en el lavabo con el móvil.

Cuando acabo con el móvil, me voy,

voy a mi habitación y estoy todo el día, hasta...

No tendría que decirlo, pero en clase también.

Y... Bueno, espero que no lo vean mis profes.

¿Cuál ha sido el cambio social

vinculado a internet de cada una de estas generaciones?

En su generación,

para generar contenidos,

hacer una película o hacer una fotografía

o escribir un texto, se esperaba que lo hiciera un profesional.

Cuando os casabais,

si podíais, contratabais un fotógrafo

y el fotógrafo hacía el álbum de fotografías.

En esta generación, generar contenidos

ya es aceptado que está al alcance de cualquiera

con las máximas prestaciones.

Y una cosa más, cualquiera las puede publicar.

Antes, para publicar, había que conocer al director del periódico

o conocer a una discográfica o hablar con una editorial.

Y ahora, cualquiera de nosotros publica,

cualquiera de nosotros intenta dirigirse a su público.

Y el público puede ser 20 personas, 200 personas,

2000 personas, 20 000 personas...

El móvil para mí, la verdad, que...

Yo soy como los jóvenes.

Si me lo dejo en casa, vuelvo a buscarlo.

Entonces, utilizo el WhatsApp

todos los días, un montón de veces.

Estoy mirando también a ver quién me llama o no me llama.

Después, el Facebook...

me encanta, me encanta tener amistades.

Lo que pasa es que también soy selectiva.

Facebook, ¿qué es eso ya? Si eso no existe.

Y si existe, yo no tengo.

Y después, hace poco, he empezado con Instagram.

Que no me atrevía, pero ahora ya he aprendido también,

de los jóvenes, que los jóvenes me han enseñado.

Es verdad que hay gente que está obsesionada:

"Ay, es que esta foto, a lo mejor, no me dan tantos 'like',

porque la he subido con un filtro, le voy a poner otro,

que a lo mejor tiene más 'like' o que este se ve mejor...".

Eso es muy preocupante. ¿A ti qué te importa lo que piensen de ti?

Anda ya, por saquillo...

Solo utilizo el WhatsApp.

Lo otro, ni me he parado.

El Facebook dichoso

una vez se lo dije a una amiga que hice en Sacramento.

Y me preguntaba por el dichoso Facebook.

Se lo dije a mi hijo y dice: "Papá, no te metas en esto".

Y digo: "Pues tienes razón".

Entonces, solamente utilizo el WhatsApp.

Y con eso, me arreglo.

Tengo... Tengo WhatsApp,

Facebook, Instagram, Pinterest, Twitter.

Sí, me gusta mucho.

Más que a la gente le guste,

quiero que la gente conecte con mi forma de ver...,

mi visión artística, no sé si me explico.

Quiero tener un "feedback" de saber que hay una especie de conexión

de decir: "Me identifico con tu arte".

Hemos estado promocionando el programa de "Generación.es"

a través de Instagram y le he enseñado a Mary

porque no sabía lo que eran los "stories" ni los vídeos en directo.

A mí me ha hecho gracia porque ella, al principio, claro,

le he dicho: "Vamos a subir un vídeo al Facebook".

Y me ha dicho: "¿Eh, el qué?".

Me dice: "¿No tienes Instagram?". Digo: "No".

Y me ha cogido el móvil y en un momentito, hala.

Así que posa.

¿Tengo que posar? -Ponte más para acá, aquí.

¿Aquí, así? -Sí.

Sonríe.

Da gusto ser alumno de ella,

porque yo soy un alumno, porque yo no tengo ni idea.

Qué cosas más bonitas me dice.

El proceso que ha hecho esta generación de mayores

¿ha sido más rápido de lo esperado?

Cada uno hace lo que puede.

Pero no es ni rápido ni lento. Vivimos el tiempo que vivimos.

Y luego, hay quien vive esto como un desorden

y hay quien lo vive como lo más excitante que nos puede pasar.

Yo estoy en el segundo bando.

Qué interesante poder plantearte en voz alta

que quizás la banca debe cambiar,

que quizá la manera de vender pisos tiene que cambiar,

que quizás las universidades tienen que cambiar,

la política tiene que cambiar, los medios de comunicación también.

La oportunidad de volver a pensar el mundo.

Y qué más le puedes desear a una generación

que poder volver a inventar las cosas.

Yo, Instagram, sí. -¿Sabes lo que es un "story"?

Algo. Algo, pero explícamelo, Jara.

Estos vídeos que tú puedes colgar, pero que duran solo 24 horas.

Es un programa de televisión en que participan...

Hay que poner primero lo de las dos generaciones.

Claro.

Es un programa de televisión...

Hemos estado en Wikipedia.

Yo lo había utilizado como usuaria, pero nunca había subido contenidos.

Consta de 13 capítulos. -Eso es, eso es.

Divulgativos. -Sí.

Me ha gustado. No me ha sorprendido, me ha gustado

que se ocupaba mucho del lenguaje, de hacerlo bien.

Genis, has dicho:

"Hemos inventado una nueva manera de pensar el mundo".

Para eso, ¿hemos tenido que desaprender lo aprendido?

Seguro.

Al final, avanzar implica poder dejar cosas atrás.

Pero, a la vez, no todas.

Hay cosas que están ahí y están bien.

Ese es el ejercicio ahora.

Por ejemplo, en el uso de redes sociales,

ha habido una explosión inicial,

pero luego, el sentido común nos ha ido...

Ha ido recogiendo cable. Ha recogido un poco de cable.

Esta generación, de manera innata, ya sabe

que eso es un espacio público

y hay cosas que se publican y cosas que no.

Y esos aparentes errores iniciales de "mira lo que ha publicado"

ya se cometen más en este lado que en este.

(LUCI) ¿Así? No me gusta.

¿No te gusta? -No.

Venga.

Una, dos y tres.

He hecho una cosa muy interesante con Lucía.

Me gustaría aprenderla.

Con una vez solo no he tenido bastante, pero me ha gustado.

Y nosotros les enseñamos cómo vivimos y lo que hacemos ahora

y ellos nos enseñan a nosotros. -Nosotros les decimos

cómo vivíamos nosotros, cómo hemos ido evolucionando

y nos vamos integrando poquito a poco

a todo lo que para ellos ahora es muy natural.

Tienes que posar según tu personalidad.

Así, yo subo en el Insta una foto tuya que te defina.

Con la gente que no sabe hacer las cosas no tengo paciencia.

Pero bueno, como es tan graciosillo él

y me hace comentarios tan bonitos, pues bueno, algo hay que hacer.

Ahora sí que estamos grabando.

¿Qué quieres explicar, Ángel?

Bueno, yo lo que digo es que justamente estas experiencias

para mí son nuevas, pero son muy interesantes.

A partir de ahora, voy a tener que practicar más el Twitter.

Venga, ya está. -¿Y ahora te grabo yo a ti?

Vale, hacemos así, se cuelga y ya lo pueden ver.

De lo que me he dado cuenta,

que ya se lo he dicho a ella también,

es que en cuestión de móviles, soy analfabeta completamente.

La claqueta más para arriba, no se te ve la cara. Ahí.

La pronunciación de según qué palabras, "hatchka" o no sé qué...

No me acuerdo de la palabra "hashtag".

De hecho, al no haberla utilizado, no me acuerdo del significado.

El "hashtag" era la almohadilla.

No... -No sé, algo así.

Te he dicho que pusieras un "hashtag".

Eso, que pusiera un "hashtag".

Y voy a poner la hache, con jota...

Dice: "No, es esto, las cuatro...".

"Hashtag".

"Hashtag".

"En Twitter, no puedes dar tantas vueltas a las cosas".

"Que nos tenéis que ver".

"Mirad todos 'Generación.es'".

"Ya está".

Hay diferentes opciones.

Tú las tienes todas activadas, que es como decir:

"Qué incauto eres".

Estás dando permiso a Google para que guarde y almacene

todas las navegaciones que has hecho por web,

todas las búsquedas que has hecho en Google,

todas las búsquedas de vídeos.

A mí eso me da miedo, porque noto como que me está siguiendo alguien,

a ver qué hace. -Pues tiene razón Lucía.

No veas... -Ya te digo.

Te están vigilando 50 000 ojos de 50...

Te están vigilando.

Y encima, con memoria atrasada y todo.

Uy, no sé...

Yo, por poco que pueda, no.

A mí me entran muchas ganas de coger el móvil y tirarlo al mar.

¡No! -Sí.

Dale al icono de calendario.

Vete... ¿A qué estamos? Vete al 2017.

¿Aunque no tengas la ubicación activada?

Nada, nada. -¿Puede saber dónde estás?

Lo vas a flipar. Él dice: "Yo no activo la ubicación".

Sí, sí... -Yo paso.

Mira, ¿qué día es este? 22 de junio de 2018.

Estuve en Balanyá. -Estuviste en Balanyá.

Te dice de dónde venías, adónde ibas, a qué horas...

Me fui a Sans.

Creo que tampoco lo voy a cambiar mucho,

no porque no quiera,

sino porque también creo que no se puede.

Al final, si utilizas el móvil,

sabes que es por lo que tienes que pasar

y sabes que es lo que hay ahora mismo.

Lo cual demuestra

que no estamos bien.

Estamos autorizando más allá de lo que sabemos.

Y a saber para qué lo están usando.

Igual es para ganar elecciones, para venderos un viaje

o para cualquier cosa y ese "cualquier cosa" es inquietante.

Pero el que inventó el fuego se quemó.

El que inventó la química se drogó.

El que inventó el avión se estrelló.

Hemos inventado una nueva manera de comunicarnos.

Tiene riesgos y tenemos que aprender a cocinar sin quemarnos,

aprender a aterrizar.

Estamos vendidos, Jara, pero es un instrumento muy bueno.

Por lo menos, para mí. -Sí.

Pero puedes usarlo de una forma o de otra.

Claro, hay que usarlo con cabeza y hay que usarlo...

Pero es interesantísimo.

Y la de cosas que he aprendido yo hoy, ¿qué?

"También en España

existe gran afición a las invenciones automáticas".

"En un taller de Barcelona,

dos técnicos de NO-DO construyeron un robot

que se puede controlar por radio".

"Los robots ya no solo aparecen en películas de ciencia-ficción".

"Ahora, los tenemos en casa,

en el trabajo, forman parte de nuestra vida cotidiana".

"Pero ¿hasta qué punto se van a convertir en imprescindibles?".

"¿Van a remplazar a los seres humanos en el trabajo?".

"¿Serán capaces de diagnosticar enfermedades?".

"Seguramente, estas mismas dudas surgieron en su momento

con otras tecnologías,

como los ordenadores o los teléfonos inteligentes".

"Y, sin embargo, hoy nos hemos adaptado a ellos".

"Cornelius Illy, vecino de la provincia holandesa de Zeeland,

ha resuelto el problema de la falta de mano de obra

con este arado automático de su invención,

el agrirrobot o campesino automático".

"Vean ustedes cómo trabaja".

"Los últimos avances tecnológicos han entrado con fuerza

en el sector de la salud".

"Los médicos han encontrado en ellos

los aliados perfectos para agilizar su trabajo".

"La verdad es que no sé si la tecnología nos alargará la vida,

pero, al menos, de momento, nos ayudará a mejorarla".

De entrada, os voy a presentar a Arnau Valls, que es ingeniero.

Cuéntanos un poco, porque hemos entrado y hemos visto una máquina,

está claro que es una impresora 3D.

Pero cuéntanos, en este caso, qué aplicaciones tiene.

Pues bien, esto es una impresora 3D,

FDM se llama, y la utilizamos

para hacer simulaciones de cirugías complejas

aquí, en el hospital,

para ayudar a los médicos a planificar la cirugía, básicamente.

Esto, normalmente, antiguamente,

de la imagen médica que obtenían de un tac o una resonancia,

radiólogos y cirujanos miraban el caso, lo revisaban,

decidían cuál era el mejor abordaje y entraban en cirugía.

Con el 3D lo que podemos hacer es reproducir en tres dimensiones

la imagen que tenemos del tac o la resonancia,

trabajar conjuntamente ingenieros, radiólogos y cirujanos,

planificar cómo el cirujano quiere hacer cada uno de los pasos

para llegar a la cirugía. Incluso, si lo necesitan,

diseñarles piezas a medida para poder guiarlos

durante la planificación y la cirugía

o imprimirles la parte anatómica para que puedan practicar encima.

Simular lo que harán luego en la cirugía.

Me ha impresionado mucho y me ha gustado muchísimo

ver cómo pueden ayudar a la ciencia,

o sea, a los operadores, que les hacen, por ejemplo,

un tumor de riñón,

que nunca había pensado cómo se hacía un tumor de riñón.

Es el caso que... -¿Esto es un tumor?

Es un tumor, es el caso que les estaba explicando,

donde tenemos en amarillo el tumor.

Esto serían los riñones y esto sería la columna del paciente,

dimensiones reales, uno a uno, del paciente.

Esto lo hemos impreso con una máquina, de hecho, igual que esta.

Como ven, es plástico, es duro,

pero te da una relación de las dimensiones.

Te da la relación.

(MARY) De verdad que yo nunca me pensaba

que la inteligencia humana llegara a lo que vamos a llegar.

Yo pienso en trasplantes,

conozco gente que está en diálisis, esperando.

Y me parece un avance que puedan hacer órganos,

investigar esos tumores que nos ha dicho,

que lo puedan practicar los médicos,

"in situ", con una cosa tan parecida

para luego ir directos al grano y abreviar tiempo.

Esos son los inventos que hacen falta.

Agustín, primero, me gustaría que me definieras qué es un robot.

Porque, en sí mismo, un electrodoméstico

ya se podría considerar un robot.

Pregunto.

Cualquier elemento más o menos mecánico

que automatice algún proceso productivo o alguna actividad

podría ser considerado un robot de los tontos.

Yo... Perdona.

¿Hay robots tontos y listos?

Hay robots que tienen inteligencia

y robots que solo hacen funciones mecánicas básicas y repetitivas

y que no tienen funciones cognitivas propiamente dichas.

Oye, y estos robots, inteligentes o no,

¿cuánto han ayudado al mundo de la medicina,

sobre todo en los últimos años?

Yo me atrevería a decir que, dentro del mundo de la medicina,

los robots actuales, sobre todo, proporcionan mejoras operativas,

principalmente, físicas.

¿Cómo? Porque un robot tiene más fuerza

o no se cansa o tiene más precisión.

De ahí a que, en un futuro, podamos decir:

"Yo entro en una cadena de montaje de un automóvil

y está todo lleno de robots y pocas personas",

a tener una visión de que un hospital cualquiera acabe teniendo

ese aspecto o esa funcionalidad en base a robots

requiere un cambio cultural.

Eliminar el factor humano desde cero es un poco complicado.

Yo lo entiendo más como un complemento.

Todas estas tecnologías y estos avances nuevos que veo

es un avance enorme, sobre todo, pensando

que nosotros, cuando nos poníamos malos mis hermanos o yo,

yo creo que venía un médico, lo de pediatra ni lo oíamos.

Un médico, no sé si era amigo de mis padres, nos veía a todos.

Y ya está, lo más que tomábamos era aspirina militar, que curaba todo.

Esto es una sala de simulación, simula,

entiendo, situaciones reales. Exacto.

Lo que pretendemos con esta sala,

que forma parte del programa de simulación del hospital,

es dar a los profesionales la posibilidad de entrenarse,

mejorar, no solo con los pacientes reales,

sino con situaciones que podemos construir aquí.

A ver, yo tengo ya 50 años

y cuando me formé como médico, no había nada de esto.

Y todos hemos tenido que aprender de la experiencia

a partir de lo que hemos ido aprendiendo

a lo largo de años de profesión.

En los años de profesión, hemos vivido situaciones de todo tipo,

pero hemos aprendido directamente con las personas.

Esto es un desarrollo de los últimos años

y lo que hacemos con esto es que los profesionales

se pueden entrenar con robots como los que veis aquí.

Lo que tenemos son varios maniquíes robotizados

que hacen de paciente y que, si os fijáis, respiran.

Sí. -Respira, sí.

Hablan. Ella es Laura, ha venido a dar a luz.

Eso no me ha impresionado tanto,

porque hemos visto una parturienta,

esto ya es de toda la vida.

Mientras el mundo es mundo, ha habido parturientas.

Aquí vemos su ritmo cardíaco,

el oxígeno en sangre.

Y la verdad es que creo que Laura está a punto de dar a luz.

Si os fijáis, está aquí la cabeza del niño, que ya asoma.

El parto, el 99 % era en las casas.

Pero en las casas de uno, no...

Allí estaban las contracciones,

como se dice en el parto,

y había veces que no llegaba a tiempo ni siquiera la comadrona.

Hasta una vecina con un poquitín de práctica era la que la ayudaba

a tranquilizar a la parturienta.

Con un simulador como este se puede entrenar

diferentes posiciones de salida del recién nacido.

Se pueden entrenar complicaciones, posiciones anómalas

sangrados posteriores, todas las complicaciones

que le pueden pasar a un obstetra, a una comadrona, a una enfermera,

las puede entrenar aquí.

A mí me impresiona mucho.

Me impresiona mucho, entonces...

saber, como ha explicado él,

que todo esto lo practican cada día

con muñecos así,

pues te da una tranquilidad, ¿no?

Pero ya está, si me lo dice, yo me lo creo, ¿por qué tengo que verlo?

¿Y ese miedo que flota en el ambiente de que los robots,

la inteligencia artificial, pueda llegar a superar a los hombres?

Más que miedo, es una realidad.

Actualmente, hay ciertos robots e inteligencias,

y esto lo usamos constantemente, que mejoran ciertas aptitudes,

pero son en segmentos muy específicos.

Entonces, que haya elementos mecánicos

específicos y especializados

diseñados para conseguir una mejora productiva

respecto al humano, esto ya existe, con más o menos inteligencia

y más o menos sectores, gastándose más o menos dinero.

La cuestión es qué es más barato, tener al humano

o tener un robot que sustituya al humano en estas funciones.

Lo que se está consiguiendo ahora es,

en tareas y actividades de bajo valor,

que esto se pueda automatizar con cierta facilidad,

y entonces, el robot, el elemento mecánico,

es más barato, muchas veces,

que tener a alguien que hace un trabajo de poco valor añadido.

A partir de ahí, que un elemento robótico de inteligencia artificial

sustituya a un ser humano en múltiples dominios,

múltiples sectores, en múltiples facetas

y que pueda aprender, autoaprender, mejorarse, todavía está por ver.

Pero yo creo que es cuestión de tiempo.

A lo mejor en 100 años o en 30.

Apartaos, ¿eh? Apartaos.

"Choque administrado".

Vale, a ver si se recupera...

Sí, parece que se ha recuperado.

¡Ay, ya respira!

Vamos a comprobar que tiene pulso y que respira.

Comprobaríamos aquí el pulso. Sí, respira, tiene pulso.

Aquí hay un doble componente. Por un lado, en estos simuladores,

lo que hacemos es construir experiencias.

Que los profesionales puedan tener una experiencia concreta,

segura, como decía Antonio, porque no es un paciente real.

Controlada.

Podemos hacer que nos pasen cosas, las que queremos que nos pasen.

La segunda parte del asunto, tan importante como esta,

es pararse a pensar y hablar.

Entonces, lo que hacemos en simulación es tener experiencias

y tener momentos de reflexión después.

En mi época, por supuesto, nada de nada.

Dejabas de respirar en un santiamén

y, además, no sabían por qué.

La revolución industrial, la primera, la máquina de vapor.

Luego, la electricidad. Segunda revolución.

La tercera revolución industrial, más centrada

en los ordenadores, las computadoras, etcétera.

Y ahora se habla de la cuarta revolución industrial,

centrada en el uso de la robótica,

el internet de las cosas y la inteligencia artificial,

en cómo mejoran,

de alguna manera, optimizan el funcionamiento productivo

o llevan a cabo procesos industriales complejos.

Eso, aplicado a la industria,

requiere una transformación digital de todos los procesos.

Eso, aplicado al mercado residencial,

requiere también una transformación digital

también de las personas, porque sí que es verdad

que cuando tenemos la internet de todas las cosas

y estamos conectados con redes ubicuas, este 5G que ahora vendrá,

y que nos conecta con inteligencia artificial,

dispositivos inteligentes, todo esto, cuando llegue,

al final,

modificará nuestro proceso de aprendizaje.

Necesitaremos, necesitamos adquirir unas competencias,

aprender de otra manera.

La información estará a un clic, ya no hace falta saber de todo.

Y esto nos hará más resilientes, más potentes,

gracias a esta interdependencia entre el humano y la tecnología.

"El hecho de que un robot adopte aspecto casi humano

y sea capaz de funcionar como nosotros,

me intriga y, al mismo tiempo, me fascina".

"¿Cómo conviviremos robots y humanos en un futuro?".

"¿Vamos a cambiar nuestra manera de vivir y trabajar?".

"Los que probablemente lo van a experimentar son los jóvenes".

Como el pasado está a la vuelta de la esquina,

el futuro tecnológico está en la calle de enfrente.

Literal, todo está avanzando muy muy rápido.

Es todo como... fu. Y, encima, creo...

O sea, empezó como progresando,

empezó a coger carrerilla y ahora está yendo como... rápido.

El tren está acelerando.

Yo creo que lo de los robots cada vez está más cerca.

Y yo quiero y necesito que salga uno para que me haga la cama,

para que me ordene el armario y un coche que vuele. Con eso, contenta.

No lo veo cerca, ya está aquí.

Obviamente, me preocupa la parte de...

de todos los humanos que pueden dejar de tener según qué trabajos,

porque las máquinas los sustituyen.

Y también me parece muy positivo, en según qué partes.

Gente que tiene trabajos superduros físicamente,

de un desgaste increíble, que seguramente cobran muy poco,

y ese trabajo lo puede hacer una máquina.

Pero es verdad que está quitando trabajo,

porque yo creo que en las fábricas antiguas trabajaban personas.

Y ahora lo hacen todo las máquinas, en vez de las personas.

Pero bueno, las cosas son así.

Yo veo eso como algo positivo.

O sea, si hay una máquina que puede hacer tu trabajo, pues mejor.

Es decir, al final, cuantas más ventajas nos den, mejor, yo creo.

En un futuro, ya será normal.

Pasearemos con robots así, por la calle.

Yo creo que sí. O los hologramas estos...

Los hologramas, yo flipo con los hologramas, más que los robots.

Hicieron un concierto con Michael Jackson.

Y parecía que estuviera ahí. Eso sí que es muy fuerte.

Yo creo que nunca va a llegar el día en el que un robot

o una pieza de tecnología

vaya a poder pensar como lo hace un humano,

porque yo creo que es algo imposible.

Si algo tiene la tecnología y los robots o la inteligencia artificial

es que es algo lógico, es decir, no tiene la parte esa humana,

sino que siempre sigue una lógica.

Tengo curiosidad, quiero verlo.

Espero que sea tan pronto que pueda verlo.

A ver, sí, yo creo que sí.

Voy a verlo e incluso crecer en él.

Pero tengo muchas ganas de ver qué va a pasar.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Tecnología

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Generación.es - Tecnología

28 oct 2019

En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestros grupos de jóvenes y de mayores. En el capítulo de tecnología, se enfrentan a las máquinas del pasado y el presente. Los mayores aprenden a utilizar las redes sociales y descubren avances tecnológicos del sector de la salud.

ver más sobre "Generación.es - Tecnología" ver menos sobre "Generación.es - Tecnología"
Programas completos (13)

Los últimos 13 programas de Generacion.es

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Hasta pronto Completo 49:46 8% 10 ene 2020
    Hasta pronto 10 ene 2020 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestros grupos de jóvenes y de mayores. En el último capítulo, nuestros protagonistas reflexionan, por p...
  • La música Completo 50:53 8% 03 ene 2020
    La música 03 ene 2020 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestros grupos de jóvenes y de mayores. En el capítulo de música, todos van a un guateque. Los jó...
  • Ocio Completo 50:51 8% 27 dic 2019
    Ocio 27 dic 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestro grupo de jóvenes y nuestro grupo de mayores. En el capítulo de ocio, los jóvenes conoce...
  • Deporte Completo 49:52 8% 20 dic 2019
    Deporte 20 dic 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestro grupo de jóvenes y nuestro grupo de mayores. En el capítulo de deporte, los jóvenes practican lo ...
  • Trabajo Completo 50:06 8% 13 dic 2019
    Trabajo 13 dic 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestro grupo de jóvenes y nuestro grupo de mayores. En el capítulo de trabajo, los jóvenes trabajan como...
  • Consumo Completo 50:40 8% 06 dic 2019
    Consumo 06 dic 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestros grupos de jóvenes y de mayores. En el capítulo de consumo, los jóvenes se ponen en la ...
  • Viajes Completo 50:56 8% 29 nov 2019
    Viajes 29 nov 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestro grupo de jóvenes y nuestro grupo de mayores. En el capítulo de viajes, los jóvenes viajan en un S...
  • Moda y estética Completo 51:06 8% 22 nov 2019
    Moda y estética 22 nov 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestro grupo de jóvenes y nuestro grupo de mayores. En el capítulo de moda y estética, los jóvene...
  • Gastronomía Completo 52:13 8% 04 nov 2019
    Gastronomía 04 nov 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestros grupos de jóvenes y de mayores. En el capítulo de gastronomía, nuestros protagonistas cocinan lo...
  • Tecnología Completo 49:35 8% 28 oct 2019
    Tecnología 28 oct 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestros grupos de jóvenes y de mayores. En el capítulo de tecnología, se enfrentan a las m&aac...
  • Amor y sexo Completo 53:04 12% 21 oct 2019
    Amor y sexo 21 oct 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestro grupo de jóvenes y nuestro grupo de mayores. En el capítulo de amor y sexo, los mayores van a un speed d...
  • Familia Completo 51:52 10% 14 oct 2019
    Familia 14 oct 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestro grupo de jóvenes y nuestro grupo de mayores. En el capítulo de familia, los jóvenes descubren los...
  • Educación Completo 52:30 13% 07 oct 2019
    Educación 07 oct 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestro grupo de jóvenes y nuestro grupo de mayores. En el capítulo de educación, los jóvenes se t...