www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4881139
No recomendado para menores de 7 años Españoles en el mundo - Macao - ver ahora
Transcripción completa

No es Venecia.

Tampoco es Ámsterdam, ni hemos venido a Lisboa.

Estamos en Macao, en la costa sur de China.

Una pequeña península que hasta el 49 fue portuguesa.

Macao es el único lugar de China donde se puede jugar.

Es la capital mundial del casino, Las Vegas de Asia.

Genera cuatro veces más dinero que Las Vegas.

Macao se come a Las Vegas.

La mezcla entre cultura china, portuguesa y casinos,

lo hacen único.

Mucha gente viene a jugar y muchos otros, a ver esto.

La mezcla entre chinos y portugueses hace que no te sientas en la nada.

Es divertido estar en Macao en una góndola.

Que el Deportivo suba a Primera. -¡Apártate!

Petardos

Papá, mamá, os quiero.

(GRITA)

Aquí empieza "Españoles en el mundo". Bienvenidos a Macao.

Soy Mónica, de Tui, frontera con Portugal.

Esto es como mi segunda casa. Llegamos aquí en 1999,

cuando Macao volvió a China, y he visto

muchos de los cambios de Macao.

Hola, ¿qué tal? Bien. ¿Dónde nos has traído?

Estamos en la plaza de Leal Senado, la parte más colonial,

donde existen los edificios que dejaron los portugueses

tras la transferencia.

Esto fue colonia portuguesa, luego lo administraron,

y en el 99, como sabéis, pasó a ser parte de China.

Se abrieron todos los casinos, vino gente

y se transforma en otro Macao. Lo que los portugueses

dejaron marca la diferencia. Unos vienen a jugar y otros, a ver esto.

Hong Kong no lo tiene, Macao sí. La ley

es la portuguesa. Todavía.

Los documentos están en portugués y chino.

De ahí los letreros.

Te facilitan la vida. Me vine porque

mi marido vino aquí a trabajar.

Es portugués. Es piloto.

Yo dejé mi trabajo, también como piloto.

De helicópteros. ¿Por qué lo dejaste?

Porque tenía que decir entre trabajo y vida personal.

Y mi vida era importante.

Y acabé aquí, al otro lado del planeta.

Mi abuelo vino en el 68.

Mi abuelo era filatélico y viajaba mucho.

Y seguí sus pasos.

Tiene un bacalao.

Este señor abastece a muchos portugueses.

Mira, bacalao.

-"Bye". -"Bye".

Al final, las ruinas de Sao Paolo, el icono de Macao.

Todo tiene el símbolo

de las ruinas de Sao Paolo. Solo queda la estructura.

Primero universidad de jesuitas.

Mucha gente diría: "¿Dónde está Macao?".

"Al lado de Hong Kong". "Ah, bueno".

Y dicen: "¿Allí no hay muchos chinos?". Sí.

La gente no conoce demasiado Macao. Ahora se la conoce por el juego.

Armenio y mi hija, Alba. -Hola.

-Que es la peque. Dile: "Hola". Hola, Alba.

¿Un portugués en Macao está en casa? Bastante.

Cafés portugueses, comida portuguesa...

¿Qué pasó al ser china? -No fue brusco. Fue muy llevadero.

-Aunque los portugueses no quisieron ver bajar la bandera.

La morriña, como decís. Pero no pelearon mucho por Macao.

No, ¿qué ibas a pelear?

¿Qué representa Portugal comparado con China?

No tenía sentido.

Si Inglaterra no lo hizo con Hong Kong.

Música tradicional

Estamos viendo un desfile

de los distintos países que hablan portugués.

Sorprende ver a chinos así vestidos.

Dí, ¿verdad? Esto es Macao.

Aquí veis el grupo de capoeira. Brasileño. Mi hija Marta.

Marta, di: "Hola".

¿Te gusta la capoeira? -Sí.

¿Te veremos bailar luego? Vale.

Unos amigos: Taína y Raúl. Hola.

-Soy ingeniero. Trabajo en el tratamiento de aguas.

Esa combinación entre la parte portuguesa

y asiática, la verdad, atrae bastante.

El niño está en la compañía de capoeira.

Es muy pequeñito, pero lo tienes con el maese.

Venga, chicos. Chao.

Ahora estamos en la parte vieja de Macao,

donde encuentras esas cosillas que tienen mucho polvo.

El jade es importante.

¿Cuál os gusta? Esta.

6800 patacas. 600 euros.

Que te la regale.

Están jugando al majong, una especie de dominó.

¿Juegan mucho? Mucho.

Juegan a dinero, segurísimo.

Estás en Asia.

Aquí puedes encontrar cosas que no valen nada,

y cosas superantiguas.

¿Tú te imaginas a tu abuelo por estas tienditas?

Como a mi padre, que se lo recorre todo. Conoce a todos estos viejos.

A mis papis, un besito.

Beso.

Este es el Macao que me gusta.

Es el que va desapareciendo, pero es el Macao más bonito.

No el nuevo de los casinos.

No es por los casinos, es por lo que se pierde.

Ahora estamos en el mercado Rojo.

Casi todo está vivo. Respira. Los matan en el momento.

Están ahí saltando. Más de una vez saltan

por ahí y la gente los recoge. Vivo y muerto vale igual.

No se si es pescadería o carnicería. Bien rojo está.

Es auténtico. Es local.

Son como unos gusanitos. Un pastel de gusanos.

Sí. Se compran al peso. No paso por aquí.

Esto se come. Sopita de tortuga.

¿Qué es eso? Es una almeja.

Parece un pepino. A la plancha.

A este señor le compro yo siempre.

-Hola.

-Buen día.

-Los precios son más baratos

que en España.

La gente local no ha visto que su salario haya subido tanto.

Pero el nivel de vida sí sube. El Gobierno da alicientes,

a nivel sanitario, tienes pensión,

dan todos los años un dinero a los residentes en Macao...

Más o menos, 750 euros.

Los casinos pagan muchos impuestos.

Macao tiene mucho dinero.

Les quieren mantener un poco satisfechos.

Estamos en plena calle. China.

Aquí tenéis tallos de soja.

Y ahora están haciendo la masa para hacer rollitos de primavera.

La venden por peso. Y hacen también la masa

y lo están rellenando.

Hecho con masa de arroz y cocinado al vapor.

Aquí tenéis aletas de tiburón.

El medio kilo es 370 euros.

Es muy cara.

Para los hombres debe tener alguna propiedad más importante.

Dan propiedades a todo.

Y a eso que veis ahí se le llaman las gayolas, jaula.

Para que no se escape el dinero.

El chino es supersticioso, el dinero no se puede ir.

Me gusta mucho, pero querría ir a España.

Es mi país y es mi gente, pero a veces no es lo que uno quiere.

Tiene cara "B", no es solo disfrutar.

Uno no vine aquí y... Qué suerte que vives ahí.

No, claro que renuncias a cosas:

a tu gente, a tu comida, a tu casa...

La eché más antes.

Han pasado ya muchos años sin volar.

Es complicado para una mujer entrar

en el ambiente de hombres. Me gustaría, pero no lo siento.

Estamos en la fiesta de todos los países de habla portuguesa.

Hay comida, bebida, fiestas...

Por esos españoles que andan esparcidos por el mundo.

Nos lo estamos currando. Salud. Salud.

Y ahora nos vamos a pedir un mixto,

un rollito y un pastel de nata.

¿Cómo quieres que crezca? No me preocupa

lo que vaya a estudiar. Que se habitúe a todo: a hablar,

que aprenda idiomas...

Es una educación de equipaje, de maleta.

Yo salí de casa con 18 años y me fui a EE. UU..

Es de agradecer.

Más tarde o temprano, volveremos a España o Portugal.

A España. Extraño los pimiento de padrón.

Este futbolín es más malo...

-Hala, gol. -Ay.

Y a los gallegos, familia, a los viajeros,

un beso a todos. Hasta siempre.

Dile adiós. ¡Chao! -Chao.

Soy José Manuel. Algunos amigos me llaman Pepito.

Y otros me llaman Pigüi.

Desde que soy un chaval, me encantan las motos.

Lo último que hay que hacer es rendirse.

Vine a Macao para vivir de esto.

Hola, ¿qué tal? Hola. Muy bien.

¿Dónde estamos, qué es esto? Es la "roller room".

Aquí calientan las motos antes de salir.

Es un espectáculo de agua donde hay motos.

¿Y tú qué haces aquí? Yo soy el mecánico.

Él es Xavi, el culpable de que esté aquí.

-Hola. -Y él es Víctor.

-Empecé con cinco años en una explanada, luego una carrera,

y ya no paré.

-Me da adrenalina.

Es lo que me hace estar vivo.

-No sabemos hacer muchas más cosas. Motos, comer y dormir.

Como piloto hice algo de chaval, pero poca cosa.

Había corrido con él de niño.

Fuimos rivales. Igual que ahora.

-Le picamos para que salte, pero no le dejan.

-Se me ha pasado el tren.

Se te pasó el arroz. Se me ha pasado.

Para esto, hay que estar loco.

Se ponen el casco y cambian.

Impresiona.

No puedo evitar ponerme nervioso.

Aunque sé que lo tienen controlado,

el suspiro siempre queda. Tuve mi primera moto con cinco.

Me la regaló mi padre. Papá.

Gracias a él estoy aquí.

Es la "rua" Da Felicidade. Macao fue un puerto

bastante importante.

Como puerto de paso, tenía que haber de todo tipo de actividades.

La calle de la Felicidad por cuatro cosas: prostitución,

opio, comercio y restaurantes.

Para los chinos, el color rojo

es el color de la suerte.

El amarillo representa dinero y pecado.

Las prostitutas solían

ir vestidas con una máscara de dragón.

Y simulaban los gemidos para atraer.

Cada casa, digamos, era un club de alterne

o un fumadero de opio.

Las puertas eran correderas.

Esto era un burdel, ahora es una casa.

Por las escaleras... Se subía al club de alterne.

Otra de las cosas importantes de esta calle es que aquí se rodó

"Indiana Jones y el templo maldito". ¡Hala!

Lo podéis ver aquí.

Son las lámparas típicas chinas.

Suelen iluminarse con vela. El alumbrado

de las calles se originó aquí.

A los chinos les obsesiona la superstición.

Con colores y números. El 8 es buena suerte.

Lo que es nefasto es el número 14.

Yo no me daba cuenta.

Pero muchas cosas que yo quería hacer, me frenaban.

"Esto es mala suerte".

Los palillos en el arroz, clavarlos. No.

"Estás llamando a la muerte". Jolín. Algún día tendré que morir.

Yo he ido ido aprendiendo cantonés.

Quieras que no, es un punto a mi favor.

Con cuatro palabras que digas: "Bien".

Al principio, costó a adaptarse, porque tiene un proceso.

Una vez pasas esa etapa, la verdad, me siento como en casa.

No sé qué pasará al volver.

En especial, a mi madre es una cosa que le hace gracia.

Le dije: "Tengo una posibilidad de irme a China".

"Tú no vas a ningún lado". Así, así.

De momento, me quedo aquí. A tu mamá.

Tendrás que venir.

Cantan en chino

Ahora os presento a mi chica, que está en misa.

Di: "Hello". -"Hello".

Ella es Phoebe. -Hola.

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Muy bien. -Aprende español.

Beatriz.

Ellos se cambian el nombre como de camiseta. Así de fácil.

Como las mujeres a veces son tardonas, le digo:

"Beatriz, por favor, vamos".

Con su nombre portugués. Y en español.

Es tímida, pero cuando se abre, es para comer aparte.

Le cuesta, ¿eh?

Los portugueses usaban a los chinos para trabajar.

Era difícil escalar posiciones

y tener objetivos. No les gustan.

No se sienten identificados. Conclusión:

si les das a elegir entre portugués y chino, chino.

Siempre. Siempre. Pero son de Macao.

Estamos el el jardín Lou Lan Jo. Aquí, como veis,

la gente ya retirada local hacen tai chi con los abanicos.

A Phoebe la conocí a través de su hermana.

¿Te costó conquistarla? Sí, mucho.

Aquí es muy lento.

Paso a paso. Muy amigos primero.

Darle un beso por la calle: "No en la calle".

Y yo: "Si soy tu novio". "Es una falta de respeto".

El choque cultural es... tremendo.

Ellos están comiendo o cenando y siguen trabajando.

Pensaba: "¿Qué horas son estas?".

Phoebe, lo que me aporta, me da,

aparte de ser un pilar, me da paz. En el trabajo, a veces vengo:

"¡Ah!". Querría matar a todo el mundo.

Y ella: "Tranquilo".

Quizá sea una de las cosas que yo he cambiado. Antes era

más impulsivo, y creo que me están cambiando, soy chino.

Pero hay un trato, ella friega.

Eso no era verdad. Yo: "No, si me gusta fregar".

Mi familia tiene muchas ganas de conocerla, me preguntan por ella.

¿Cómo está la chinita?

Sí, chocas por la cultura.

Es una farmacia tradicional china.

Es todo natural y deshidratado, es todo seco.

Todo son frutas, o árboles o animales.

Lo hierven y beben.

Y esta señora suele hacer de médico.

En función de cómo tengas el pulso y la circulación

te sugieren lo que tomar.

Habla en inglés

¡Oh! -Métodos de la abuela.

Y la verdad es que funciona.

La receta del doctor, con la medicina, dosis y los días.

Esto son cigarras. Para alergias, para reuma...

-Es muy tradicional, como veis.

A veces me ha salido algún grano al afeitarme.

Ellos se alarman. "Un grano, algo no funciona".

"Tienes que ir al médico". Era así.

Luego ya vienes, te miran, te dan algo, lo hierves y ya.

Ahora voy a llevar a la jefa a dar una vuelta.

Es una de las cosas que no le hacían gracia.

A veces me mete la bronca. Me da de: "No corras".

Tuve que quitar el velocímetro para que no mirara.

¿Y ese casco de bici? Aquí es normal.

Si te fijas, lo que llevan es peor.

Es una de las zonas donde venir a cenar.

Para los locales.

Tú eliges el pescado que quieres, te lo cogen,

te lo pesan y te lo cocinan.

La cocina está en plena calle.

Es que no hay espacio.

Nosotros comemos aquí, al cruzar.

Ahí está. Vas a probar una tortilla de gusanos.

Cuando te lo dicen, eres un poco reacio.

No notas el gusano. ¿Se ve o no se ve?

Claro que se ve, ahí está. Y el ajo.

-No notas. Ok.

-No pongas esa cara que no has notado nada.

Esa señora se ríe.

¿Qué crees que añora José?

Jamón. El jamón.

Pan con tomate.

Cómo te conoce, José.

La verdad es que sí.

Todo se echa en falta, pero te acostumbras.

Te veo protegido con Phoebe. Sí.

-Siempre. ¿Verdad?

-Si debo comprar algo, no es igual si va ella.

Aparte, es muy buena negociante, sabe apretar.

"Never give up", que significa que nunca te rindas.

¿Por qué te lo hiciste? En una época no estaba fuerte,

y solía rendirme, y no es parte de mi personalidad.

Es de las cosas para lo que me ha servido.

El hecho de volver a ser yo. Ya soy el cabezón que era.

Sí, sí. En Macao tenéis una casa. Y volved, ¿no?

Un besito. Chicos, nos vemos.

Hasta luego. -"Bye".

-Soy Nacho, de Madrid. Soy sastre, de teatro.

Aquí me llaman Xiu Lon.

En cantonés, pequeño Dragón.

Macao es un lugar muy especial.

Vine aquí persiguiendo mis sueños, una gran decisión.

Hola. Hola, ¿qué tal?

¿Cómo estás? Bien. ¿Vosotros?

¿Dónde hemos quedado? En la frontera con China.

¿Esto no es China? Es China.

Pero tienen un estatus diferente.

Hasta el 99 era administrado por Portugal.

A partir de entones, se devolvió a china por 50 años.

Es una región administrativa.

Es capitalista y democrático, así que

es un sistema diferente pero integrado en China.

Lo que llaman: un país, dos sistemas.

La administración es como la de Hong Kong.

Ya veis el mogollón de gente. Mucha gente permanentemente.

Permanentemente. Esta gente viene a trabajar.

Viven en Su Hai, la primera ciudad china. Más barata.

También vienen aquí a jugarse el dinero.

En los casinos. Eso es.

El juego en China es ilegal.

Así que vienen a jugar a Macao. ¿A qué te dedicas aquí?

Trabajo como sastre de teatro. Hice mi ropa.

Tenía mi marca. Luego me cansé porque era muy complicado.

Empecé a trabajar más para televisión, para los demás.

Estamos en el centro.

Aquí tenemos uno de los edificios emblemáticos.

El casino Gran Lisboa. Tiene muchos premios

de arquitectura. Es una flor. Es muy bonito.

Es espectacular.

Al lado tenemos el antiguo Lisboa.

El primera casino de Macao. Setentero. A Macao

se le llamaba la Montecarlo de Asia.

Pero el bum de Macao ha sido hace unos pocos años.

Cuando se liberalizó la licencia para abrir casinos.

La economía de Macao está ligada a los casinos.

A los chinos les gusta jugar. Aquí generan

cuatro veces más que Las Vegas. Son Las Vegas de Asia.

Pero Macao se lo come.

Estamos en Venecia. Que no.

Que es Macao. El mayor casino del mundo.

Dentro hay una ciudad, Venecia.

No le falta detalle. Vais a flipar.

Este es el hall. Mármoles, dorados,...

Barroco, palaciego.

Tiene su punto hortera, pero es impresionante.

Aunque no te guste, impresiona. Impresiona.

Santa Lucia,

Santa Lucía.

Plaza de San Marcos.

Es el centro de Venecia. El techo es artificial.

Entonces intentan crear un ambiente...

No sabes si es de día. Intentan que no pase el tiempo.

No hay ventanas.

En las orillas del canal, todo son tiendas.

Las mejores marcas. No falta la ópera.

Canta en italiano

Los chinos flipan con esto.

A ellos Europa y eso les suena lejos.

Pues es como la bomba. Y si les cantan...

Volare, oh, oh.

¡Eh! Cantare,...

Esto solo puede pasar en Macao.

-¡Alo! -¿Qué tal?

¡Eh, sexy lady!

¿Qué mix? -Está... Vamos.

-Para bailar la bamba...

-Tiene un punto divertido.

Estar en Macao en góndola.

-"Arrivederci, friend".

Esta es una de las calles principales.

Une lo nuevo con el puerto Chico.

Aquí hay una mezcla de cultura. Podéis ver edificios coloniales,

un montón de carteles chinos...

Tenía esta imagen de Macao. Más auténtica.

En mi casa siempre se hablaba de la porcelana de Macao.

Tenía esa idea más romántica y evocadora de Macao.

Realmente, de ese Macao antiguo no queda mucho.

Los casinos están absorbiendo

todas las tradiciones que podríamos tener en Macao.

Pero aquí queda ese sabor. Es lo que se disfruta.

Este es mi sitio preferido de Macao.

Es un sitio lleno de paz. Este es el faro de Macao.

El faro es el primero occidental en Asia.

Desde aquí vemos todo Macao. La parte más nueva, de bloques.

Nuevas viviendas, los casinos, las montañas

de China. ¿Aquello es China?

Macao es pequeño.

Echo mucho de menos el cielo azul,

limpio, sol brillante, las noches largas de verano

cuando a las 22.00 es todavía de día. Aquí no hay.

¿Cómo te gustaría verte en 10 años?

Pues quizá con una pareja, que no tengo ahora.

Me gustaría seguir trabajando en esto.

¿El dónde? Donde sea feliz. Allí iré.

Un deseo.

Que en el programa de "Españoles en el mundo" salga guapísimo.

Eso está hecho. Bueno, los milagros...

Bienvenidos a la sastrería de House of dancing water.

Es un show acuático. Usamos materiales acuáticos.

Esto es neopreno.

Este abrigo es neopreno.

Se intenta disimular su frialdad

con distintos estampados o distintos acabados.

Es el reto.

La zona de los zapatos.

Aquí estamos repasando unos cuantos.

El agua tiene mucho químico y hace

que los colores y los materiales se deterioren mucho.

Y esta es la chaqueta en la que estoy trabajando.

Me queda repasar este encaje de la manga.

Aprendí solito. Compré una máquina de coser para mí.

Le fui cogiendo el gusto, y mira.

Me gusta el trabajo manual y los detalles.

Esto es lo que haces tú. Sí, una de las cosas que hacemos.

Haces un "fitting" para ver si le está grande

o para hacerle el ajuste que necesitemos.

Hablan en inglés

Este es el escenario, el teatro.

Es una piscina. Tenemos distintas plataformas.

Dependiendo del alto,

suben o bajan. El suelo tiene agujeros

para drenar el agua rápidamente.

Mejor que deciros lo que es, que os enseñe lo que es.

¡Ah! El hombre de goma.

-Chao. Chao.

-Bueno, y este es mi amigo.

Me lo hace todos los días. Experto en kung-fu shaolín.

Le encanta hacerme eso.

Y ahora a ver el show. Vamos.

Espero que os haya gustado.

Esta marioneta la he hecho yo. Es un personaje del show.

Hice un guiño a España y a Macao. Aquí veis.

Pinté el mapa de España, con casa en Madrid.

Otra casa en Macao. Me apetecía traerla para despedirme

y mandar un beso a todos los españoles.

Venga. Un beso.

Hasta la próxima. Muchas gracias.

¡Adiós!

Me llamo Antonio.

Somos una familia misionera neocatecumenal.

Llegué a Macao hace ocho años con mi mujer y tres hijos.

Ahora tenemos seis.

Hola, ¿cómo estáis? -Bienvenidos.

Muchas gracias. ¿Qué hacéis?

-Pues preparamos nuestro show.

Estas las hacemos nosotros. Montamos una compañía de arte.

Pertenecemos al movimiento camino neocatecumenal.

Y dentro de este movimiento están las familias en misión.

-Tenemos seis hijos. El pequeño de siete meses.

Se sorprenden por el número de hijos.

Nos cuentan los niños. "Oh, seis".

No sois el perfil típico.

Hay mucho tópico con respecto a la gente religiosa.

¿Estáis listos para la función?

Pues vamos, que ya están aquí los niños.

Aúlla

Gritos

Habla en otro idioma

Canta en otro idioma

Gruñen

Estamos en la playa de Hasha.

Coloane es una islita pequeña

que es la reserva ecológica de Macao.

Hasha en cantonés es arena negra.

Entonces podéis ver que esta tierra es negra.

¿Se parece a Valencia?

¿Qué quieres que te diga? No. Nos gusta más la Malvarrosa.

A los chinos no les va la playa.

-Antoñito.

El sexto. Al sexto le puse mi nombre.

Sentíamos la vocación de ir a un lugar a dar

testimonio de lo que es la familia. ¿Y qué hacéis?

Pues damos testimonio viviendo.

Mucha gente cree que somos ricos. Viven fuera,

tienen seis hijos... Nada más lejos de la verdad.

Vivimos en la providencia.

Nos conocimos en un encuentro de actores juveniles.

-Mis padres eran artistas, llevaban una vida

pues desordenada, en lo que es el arte,

y encontraron el orden gracias

a la palabra de la Iglesia.

-Yo cuando conocí a Maira vivía una época de mi vida

bastantes difícil: estaba un poco relacionado con drogas,

vinculado a grupos de extrema izquierda, con grupos anarquistas...

También un poco buscando dónde encontraba la verdad.

Teniendo en cuenta vuestra evolución, es chocante.

Sí, yo me sentí juzgado por mi familia.

Cuando dije: "Voy a París a ver al Papa".

Eso cayó como una bomba. Este tío está loco.

Fue lo que marcó también un poco mi conversión.

Mis amigos, algunos lo aceptan y otros no.

Otros incluso empiezan a ver que quizá haya algo de verdad

en lo que vivimos.

Estamos en la villa de Coloane.

Tenemos la iglesia del pueblo, donde se ve la mezcla de lo que serían

los tonos chinos y portugueses. Ambiente de pueblo.

Calzada portuguesa.

Para nosotros, de lo más bonito que ves en Macao.

¿Qué sabíais de Macao? -Nada.

-No sabíamos nada. De hecho, nos dijeron,

os vais a China, a un sitio donde se habla portugués.

Cuando nosotros llegamos a Macao, ya se veía

esta sensación de que era un gigante queiba a crecer.

la delincuencia urbana no existe.

La delincuencia es de alto "standing".

Esto pertenece a lo que sería China.

¿Es China continental? Así es.

Antiguamente, mucha gente que en Macao puede tener

60 ó 70 años, pasaron nadando.

Los chinos para entrar necesitan un visado.

No siempre se lo conceden.

Habría un grave problema de densidad demográfica.

Los que podría aprender del pueblo chino es la organización.

Soy un tío desorganizado, un desastre.

Veo que las cosas se hacen así, después, esto...

No les cambies el orden.

Lo que no me gustaría aprender, en concreto, de Macao,

es a valorar el juego como algo

que realmente está bien porque trae mucho dinero.

Trae mucha desgracia.

Es la escuela, con mis alumnos de zancos.

Aquí, normalmente, las acrobacias gustan.

Es algo que llevan en la sangre. -El arte marcial, cosas aéreas...

Las escuelas de Macao se caracterizan

por la cantidad de alumnos.

Las familias tienen un hijo,

pero esta escuela permite la libertad.

En la educación china, tienen que estar en un sitio.

¿Muy estricta? Mucho.

Mejor vería que vieseis cómo les enseño a caer. Porque te caes.

"Bye, bye". ¿Te animas?

¿Me enseñas? Claro.

Venga, que es muy fácil.

Tararea

Me encantan los zancos.

No sé, me da una sensación de vértigo.

La clave es no tener miedo.

Cuando subas ahí arriba, no puedes pararte de mover.

Lo principal es el pateo, para aprender.

Entonces haces esto: uno y dos.

Y si te caes, aquí te cogen.

Arriba. Venga, patalea.

Ya está. Esto está chupado.

Ay, ay. Tú ya sabías.

Se puede. Mírame a mí, no al suelo. Ay, ay.

No mires al suelo. Un, dos. Un, dos.

Piensa en mí como en una pared. Vale.

Entonces estás apoyada y no te caes. Un, dos.

Eh, eh, eh.

A un ladito, así. Eso es.

Aprobada. Primera lección perfecta. Aprobada.

¿Mejor que los chinos? Es que los chinos tienen un don.

Hola.

-¡Hola!

-Yo soy Bruno. -Yo soy Clara.

A ver aquí. -María.

¿Y tú cómo te llamas? -Nerea.

-Mira a la cámara, Elías. -Hola.

Hola.

Vamos a la cocina.

Mi padre tenía el bar de tapas más famoso.

Te diría que nací en una cocina.

Estoy haciendo una caldereta de pescado.

Al estilo portugués, con vino, con pimentón...

Es que la comida china... Debes pensar como un chino.

No es que no me guste, pero cocinamos español.

Esta es una atleta. Es tremenda. No para.

-Faltan tres vasos. Te tienen que ayudar.

Me ayudan mucho. La escuela

fue un choque para ellos. -Aquí empecé el cole de niña.

¿Cuál eres? Esta.

-Mirad cómo se vive aquí.

Es como si vivieras en una colmena humana.

Ideal para los amantes de Hitchcock.

No te sientes solo.

Bueno, tú solo no te sientes nunca. No.

En nombre del Padre, del Hijo y el Espíritu Santo.

Gracias por estos alimentos de la mesa.

¿Cómo es la vida con seis hijos?

-No es fácil, pero Dios ayuda. Tengo seis hijos.

-Las emociones con las que vivir. Todos tienen problemas.

Los tiene con el juego o con el diente que ha perdido el niño.

A mí me gusta.

Si digo España, ¿en qué pensáis?

-Nuestros abuelos.

-Papá. ¿Papá?

-Lo que más echo de menos son los bares de España.

Entran en un sitio y decir: "Ponme un quinto".

Ostras, eso a veces lo sueño Voy a entrar a pedir un quinto.

No me lo ponen.

Mañana quizá, en vez de ir a España, nos vamos a Taiwán o a África.

La felicidad no está en un lugar, sino en el corazón.

-Adiós desde el cielo. -Que nos veamos pronto en España.

-¡Hola, abuelo! Que os vaya muy bien.

-¡Hasta luego! -¡"Bye".

Soy Andrés. Ingeniero, de La Coruña y el Depor. ¡Forza Depor!

Llevo tres años por Asia. Y me vine a trabajar aquí porque es el futuro.

Hola. Hola, ¿qué tal?

Estamos en lo que yo llamo la ceremonia del cochinillo.

Como podéis ver, hay un cerdo como una vaca.

Aquí, cuando comienza cualquier construcción, en este caso,

para el metro ligero de Macao,

se realiza esta ceremonia. Se le reverencia.

Se le hace ofrendas para dar gracias,

para pedir suerte... Ojalá se hiciera todos los días.

Ahora están bendiciendo.

Me voy a poner aquí para bendecir, no sea que me toque mala suerte.

Me entra el hambre.

Tienen como billetes de dinero falso. Lo que hacen

es quemar el dinero para que los malos espíritus no se lo roben.

Son supersupersticiosos.

Son religiosos. No estamos en un templo,

pero podría parecerlo. Es un deporte de alto riesgo.

Esta es la parte que más me gusta. "From the head to the end".

-¡Ole! -Vamos.

Pero ya el cortar la ración ya se lo voy dejando a este.

¿Habías desayunado cerdo? -Buenísimo.

-Yo soy ingeniero industrial.

Llevaba dos años en Singapur.

Y fue a través de la misma empresa. Tenemos este proyecto aquí.

No podía decir que no. Es un sitio

de los más fuertes. Es un buen sitio para estar y coger experiencia.

Dentro de unos años, no vendría.

"Bye, bye".

Os he traído al templo de A-má.

Es uno de los más antiguos.

Hecho en el s. XV por los pescadores chinos

antes de la llegada de los portugueses.

Si frotas la cabeza del león de la derecha,

la pareja tendrá muchos hijos.

Y si frotas la cabeza de este león,

sabiduría y salud. ¿Qué elegirías?

De momento, tocaré la de sabiduría, a ver si se cumple.

El templo está formado por varios pabellones.

Unen taoísmo, budismo y confucionismo.

Podéis ver a la diosa A-má,

diosa del cielo, protectora de los marineros.

Este templo es una referencia para los chinos.

Tras la llegada de los portugueses,

se dejaron de hacer templos de estos.

Bueno, y esto consiste

en mover esta vasija.

Y cuanto más alto sea el nivel del agua,

sin que se la tire uno por encima,

mayor suerte en términos de salud, amor, dinero...

Hay dinero dentro.

Vamos a pedir buena suerte, que el Deportivo suba a Primera.

Petardos

El carácter chino es difícil.

Hay que conocer su cultura y respetarla.

Pero no es fácil. Yo no tengo amigos chinos.

Nos ven a veces, o al menos eso siento,

como el típico europeo que busca aquí trabajo

porque allí se hacen las cosas mal. Trabajan mucho.

La verdad, trabajan 24 horas al día,

siete días... Yo tengo

solamente 14 días de vacaciones al año. Son gente de otro planeta.

Ellos nos ven igual, es recíproco.

Como te cases con una china y vea este programa, ¿qué?

Mi madre no me deja volver.

De momento, tengo novia en España y aquí tengo la correa.

Vamos a tirar unos petardos para ahuyentar espíritus.

Joe. ¡Bravo!

Aquí podéis ver el skyline de Macao, sobre este lago.

Todos los casinos. Hay en total unos 35 casinos.

El año pasado tuvieron

unos beneficios de 30 000 millones.

Toda esta industria potencia la economía de forma brutal.

Y se nota porque la renta per capita aquí es alta.

Hay mucho trabajo. Hay una tasa de paro del 1%.

El crecimiento esperado para este año es de un 14%. Una barbaridad.

A mí Macao y Asia me gusta mucho.

La mezcla que hay entre chinos y portugueses evita

que te sientas en la nada. Si añades

toda la peculiaridad de los casinos, lo hace un sitio especial.

En cada me echan de menos. A ver si me visitan.

¿No han venido? Mi padre sí, mi madre volar...

Mamá, ven a verme, joe.

Seguimos en Macao, aunque no lo parezca.

Esto es una réplica del Coliseo que construyeron hace años.

De tal manera que los asiáticos no tengan que ir a Europa.

Se hacen aquí las fotos. Es igual.

Alguna zona suena más a cartón, pero puede colar.

Esto representa Las Vegas de Asia. Un volcán allí,

un fuerte de Aladino, el puerto de Ámsterdam...

Totalmente vacío. Es surrealista.

Os he traído a una clase de kung-fu.

La palabra procede de gong-fu.

"Gong" es trabajo y "fu", hombre.

Tú puedes decir que tienes kung-fu cocinando.

No es solo un arte marcial.

Es algo como místico. Se originó hace muchísimos años.

Con este tipo de kung-fu, el shaolin, a través monjes

que se sentían débiles de tanto meditar,

y se inventaron unos ejercicios basados en movimientos de animales.

Vamos a hacer un poquito de kung-fu. ¿Me vas a enseñar?

Esto está chupado. Me lo como en cinco minutos.

Todo claro.

Hay que abrir las piernas mucho,

espalda recta, sin caerte para atrás, obviamente...

Pero de equilibrio vas... Muy jodido, sí.

Aplauso

¿Qué tal? Perfecto, perfecto.

Voy a empezar mañana.

-¡Oh!

(TODOS) ¡Adiós!

¿Qué pasa? ¿Cómo estás? -¿Qué tal? Muy bien.

-¿Qué tal todo? -Bien.

¿Qué tal? Estoy acabando la carrera.

He venido a buscar trabajo porque está complicado.

Pero hoy haremos una locura. ¿El qué?

-¿Veis eso de ahí arriba? Nos vamos a tirar desde ahí.

Es la aguja más alta del mundo.

Lo estaba deseando. ¿No estás muerto de miedo?

Sí. Hay que hacerlo.

Si lo hacen los chinos...

-Os he traído al punto más alto de Macao, 235 metros. Sin barandilla.

¿Para qué?

Como andar por las nubes.

Impresiona mucho, la verdad que sí.

Yo ya he saltado un par de veces. Lo tengo más visto...

Mentiroso. Pero me tiro.

-Siempre le pasa. Cuando hay que dar el último paso, se raja.

-Ahora viene la mejor parte, que es cuando este loco se tira,

y nosotros le vemos.

-No sé, no estoy nervioso.

Papá, mamá, que os quiero mucho.

¡Venga, Jaime, ánimo! ¡Eres un valiente!

¡Yuju!

Vamos.

¿Qué pasó? -Chulísimo.

Tienes un segundo de pánico, pero luego vas viéndolo bien.

He podido fijarme el casco.

Ahora relajado. Me ha bajado la tensión de golpe.

Ahora a tomar un par de cervezas, o 40.

Campeón. Gracias.

La noche de Macao.

Con su neón, sus luces, mucha gente...

Aquí no salimos nada. ¡Pero bueno!

-No. Estudiamos.

¿Qué pasa? -Nada, aquí.

Yo soy amigo de su hermano y nos conocíamos del colegio,

pero no tuvimos trato, y ahora... A tope.

¿Se parece a Jaén esto?

Igualito, todo. Edificios altos,

muchísimas luces, casinos por todos lados...

Los de Jaén, venid.

-Las chinas son muy raras.

Cuando hablas, son muy tímidas.

Te miren, se ríen, se tapan y se van.

Estamos en el Sky 21, uno de los bares

con mejores vistas de Macao. La torre.

Jaime, ahí tienes tu torre.

Se va a volver a tirar ahora. -De noche.

-Yo voy a quedarme hasta acabar el proyecto.

Luego ya se verá. En principio, en Asia se está bien,

pero como España, nada.

-Como casa no hay otro lugar. Jaime.

-Yo al revés, yo he venido a buscar trabajo,

y aunque echo de menos a todos, pero cuanto más tarde en volver,

mejor me habrá ido aquí.

¿Qué os traeríais? A mi madre.

-Un saludo a toda mi familia, a mi novia

y a mis amigos, que se les extraña.

-A mi pedazo de madre, de padre, a mis dos hermanas,

a mi novia y a los niños. Coño, os quiero.

Mucha suerte a los tres. Adiós. -Un beso. Gracias.

¿Cómo lo ves esto?

Muy loco. Muy loco, ¿no?

Venga, que nos van a sacar.

Me estoy quedando en blanco.

-Espera.

Adiós. -Bonita camisa.

Liberaliza...

-Que se me quite.

-"Liberizó, liberizó".

Más o menos. -Blabá.

-Tengo que pensar.

Ahora que está despejado, que no hay chinerío.

Ahí me he cortado.

-Te voy a matar. No me tomes el pelo.

Como el monito occidental.

¡Adiós!

-Espera, estoy espesísimo.

De la torre no te caíste.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Macao

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Españoles en el mundo - Macao

15 ene 2014

Macao, en la costa sur de China, es la nueva parada de Españoles en el mundo. El espacio de viajes de La 1 descubre esta pequeña región administrativa de China de la mano de cinco españoles: Mónica, José Manuel, Nacho, Antonio y Andrés. Ellos mostrarán a los espectadores esta península de solo 30 kilómetros donde se combina la cultura china y la herencia portuguesa, que convierten a Macao en un lugar único en el mundo. En los últimos años, se ha erigido como la capital mundial de los casinos y espectáculos.

ver más sobre "Españoles en el mundo - Macao" ver menos sobre "Españoles en el mundo - Macao"
Clips

Los últimos 2.119 programas de Españoles en el mundo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios