www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5901794
No recomendado para menores de 7 años Españoles en el mundo -  Bosnia y Herzegovina - ver ahora
Transcripción completa

"Españoles en el mundo".

La llaman la tierra con forma de corazón

y no solo por la figura que forman sus fronteras,

sino también por la hospitalidad de sus gentes.

Hay muchas similitudes entre el pueblo de Herzegovina,

que es mediterráneo,

y nosotros.

-Cada zona tiene sus trajes típicos y sus bailes típicos.

-"Españoles en el mundo".

-(TODAS) Bienvenidos a Mostar.

Cuatro culturas que se dan cita en el mismo país

en el que encontramos emblemas de paz

como este puente, el puente de Mostar,

reconstruido hace tan solo 15 años

y señal de la buena convivencia de sus pueblos,

que viven a ambos lados del río Neretva.

Estamos llegando al Stari Most. Hay que cruzarlo.

Lo más interesante de aquí son los saltadores.

-Una mezquita bastante importante aquí.

Perteneció a un gobernante de Mostar que en época otomana

él era cristiano

y uno de los lujos era construir un templo.

-Bienvenidos a Sarajevo.

Sarajevo,

la capital rica en tradiciones y multiculturalidad.

Sus calles recuerdan la convivencia de sus pueblos

y también las cicatrices de la guerra.

El Túnel de la Salvación.

Se construyó durante la guerra

para permitir que la gente que estaba en la ciudad,

que estaba sitiada,

pudiese salir fuera o pudiesen entrar víveres.

-Antes de la guerra a Sarajevo la llamaban

la Jerusalén de Los Balcanes o del Este

porque todas las religiones convivían juntas.

Esto es la fuente Sebilj, que es parte de la mezquita,

y dice la leyenda que si bebes de esta fuente

significa que vas a volver a Sarajevo.

Sabor no tiene porque es agua,

pero que quede constancia de que se supone que voy a volver.

Y todo esto rodeado de un entorno natural increíble.

El 40% del territorio de este país es esto,

naturaleza en bruto.

Este es el río Neretva,

que es el río más grande de esta zona

y que cambia de nombre seis veces antes de llegar al mar.

Bienvenidos a uno de los lugares más emblemáticos de Los Balcanes

y en pleno 2020.

Bienvenidos a Bosnia y Herzegovina.

¡Hombre, Javier! Muy buenas.

¿Qué tal? Buenos días. Bienvenidos a Sarajevo.

Muchísimas gracias por recibirnos.

Ya sabes que en estos tiempos los saludos son a distancia,

pero estamos muy agradecidos.

Aquí estamos en lo que llaman la Llama Eterna,

que fue hecho

para después de la liberación de Bosnia y de Sarajevo

después de la II Guerra Mundial.

Por aquí esta es la avenida Marshal Tita,

que significa mariscal Tito.

Es un poco el centro, la arteria central de Sarajevo.

Soy Javier,

vivo en Bosnia Herzegovina, en Sarajevo,

llevo 12 años aquí

y estoy trabajando para la misión de paz.

Es un país muy agradable y la gente es también muy agradable.

Llevamos 25 años de paz.

Son los acuerdos

a los que llevaron a hacer la paz en Bosnia.

Todavía se sienten los efectos de la guerra,

todavía estamos con dificultades.

Sobre todo a nivel político el país todavía no está consolidado.

Esto es el ajedrez,

que es un poco como la petanca de Sarajevo.

Es muy típico.

A cualquier hora del día que vengas la gente está jugando.

Antes de la guerra a Sarajevo la llamaban

la Jerusalén de Los Balcanes o del Este

porque todas las religiones convivían juntas.

Aquí tenemos un edificio emblemático de Sarajevo.

Esta plaza es muy emblemática y es la catedral católica.

Aquí, como podéis ver en el suelo, pone una reunión de culturas

donde aquí está todo lo que era el imperio austrohúngaro

y aquí pasamos ya al barrio otomano.

Esto es la fuente Sebilj,

que es parte de la mezquita central del barrio turco,

y dice la leyenda urbana de Sarajevo

que si bebes de esta fuente

significa que vas a volver a Sarajevo.

¿De cualquiera de los chorros puedo? Sí, sí.

He perdido la práctica.

Sabor no tiene porque es agua,

pero que quede constancia de que se supone que voy a volver.

Cada vez vienen más turistas.

Después de la guerra había pocos porque la gente no se atrevía

y cada vez hay más.

Merece mucho la pena por la historia,

por este encuentro entre el este y el oeste

que es Sarajevo

y por su gente, porque son gente muy acogedora,

te invitan a sus casas,

es un poco como España hace 40 años.

Esto es un cartel que pone "Cuidado con las minas".

Después de la guerra

había muchas minas por todos los sitios.

Se ha desminado prácticamente todo, todavía quedan en algún sitio,

pero sí que fue tremendo,

sobre todo en las montañas alrededor de Sarajevo,

que estaba lleno de minas.

(Hablan en bosnio)

Esto es de la II Guerra Mundial, un casco alemán.

Estamos aquí en mitad del barrio turco

y esta es una plaza muy emblemática de Sarajevo.

Es la plaza de Bascarsja,

que sería un poco como la Puerta del Sol en Madrid.

Como monumento emblemático símbolo de Sarajevo

sería la fuente que veis ahí.

Sí que tienen hambre, ¿eh, Javier?

Esto es un mar de palomas.

¿Qué has comprado?

Este es el pan típico de Sarajevo. Está muy rico.

Es como una torta para lo que llaman el "iftar",

que es la cena después del último rezo

durante el Ramadán.

La gente hace colas para comprar este pan,

que está caliente y muy rico.

Te voy a coger un cachito. Coge un trocito.

Aunque llevamos mascarilla se huele el olor del pan.

Y lo hacen con horno de leña.

Está rico. Exquisito.

Aquí estamos en una carnicería de las más antiguas de Sarajevo.

Es la cecina de Sarajevo.

Lo llaman "suho meso" y es principalmente de vaca.

Tienen carne de muy alta calidad.

Yo creo que teniendo muchos pastos y mucha montaña

tienen a los animales muy libres y la carne está muy rica.

Cuanta más grasa tenga entre la carne

más rica está la cecina de Bosnia.

¿Cómo está la cecina bosnia?

Está un poco más ahumada

porque aquí es un sitio más húmedo que en León

pero está muy rica.

Esta es una zona de Sarajevo que se llama Kovacici.

Es uno de los barrios más antiguos de Sarajevo

y aquí está uno

de los muchos cementerios que hay en Sarajevo,

este quizá sea el más famoso.

No hay paredes, no está encerrado en ningún sitio

y convives con los cementerios por todos los sitios.

Yo vine la primera vez a Bosnia en el 97

con una misión que era para hacer elecciones.

Los edificios completamente destrozados.

Era una sensación muy dura.

Luego volví en el 2000 con la misión

de la Organización para la Seguridad en Cooperación en Europa,

me encontré con mi mujer, con la que tengo dos niñas,

y ya me quedé.

Estábamos trabajando juntos

en la Organización para la Seguridad en Cooperación en Europa

y nos conocimos ahí.

Así pasó todo.

Te sonríes un poco, ¿eh, Javier? Sí, sí.

Y ahora estamos en la parte de Sarajevo

que es más ya de la época de Tito

donde los edificios son más de estilo socialista.

Al finalizar la guerra Tito se convirtió en el presidente

de lo que entonces era la antigua Yugoslavia.

Vamos a ir a ver un bar que se llama El Bar de Tito

que está dedicado a la figura de Tito.

El mariscal Tito con los niños del movimiento,

que todos llevaban este fular rojo.

Vemos aquí unas reliquias de la II Guerra Mundial.

Lo bueno que tiene Sarajevo es que a través de la arquitectura

se van viendo según te vas moviendo

las diferentes épocas de la historia.

He quedado con mi familia, con mi mujer y mis hijas.

Hola. Hola.

Qué contenta estás. ¿Cómo te llamas? Mina.

¿Cuántos años tienes? Seis.

¿Me presentas al resto de tu familia?

Sí, esta es mi hermana, que se llama Hana y tiene 14 años,

y esa es mi mamá, que no sé cuántos años tiene.

No sabes los años que tiene. Pues mejor.

Casi que mejor.

¿Leila, tú eres de Bosnia? ¿De qué parte eres?

Sí, yo nací en Sarajevo.

Mi familia viene de este barrio donde estamos ahora.

Nos conocimos sobre todo

porque yo estudiaba francés en esa época

y no conseguía un examen, necesitaba ayuda

y cuando me dijo que iba a la escuela en Francia

le pedí que me ayudara un poco.

Así empezamos a hablar, conseguí el examen

y al final mira.

Le echaste una mano.

A vosotras qué os gusta más, ¿Bosnia o España?

España.

¿Os gusta más España? Sí.

Tenéis ganas de volver entiendo. Sí.

-Tenemos más familia allí, más amigos...

¿Queréis mandarle un saludo a alguien que tengáis allí

ahora que seguro que os están viendo?

Saludos a Adrián y Lucía.

-Saludos, abuela y abuelo, a los tíos y a los primos.

¿Qué es lo que más echas de menos de España?

A la familia, mi hermano y mis padres,

y la gastronomía muchísimo.

¿Volverás? Sí. La idea es volver a España.

¿Para quedarse? Para quedarse, sí.

Entonces nos veremos allí. Chicos, muchísimas gracias.

A vosotros. Un abrazo. Adiós.

¡Hola, Inma! Hola, Eva.

Qué placer verte. Igualmente.

¿Cómo estás? Muy bien.

¿Dónde estamos? ¿Esto qué es?

Estamos en Medjugore,

que es un pueblecito pequeñísimo de Herzegovina.

Estamos en la parte católica croata de Herzegovina

y aquí es donde yo trabajo.

Me llamo Inma García, soy de Madrid y tengo 33 años.

Vive a este país por primera vez hace diez

y me quedé por amor y por trabajo.

Esta es la parroquia de Medjugore,

la parroquia de Santiago Apóstol.

Yo con mi marido

organizo peregrinaciones a Medjugore.

Aquí hay seis personas que supuestamente

ven desde hace casi 40 años a la Virgen María.

Viene mucha gente de todas partes del mundo

y de todos los idiomas.

De España,

Tamara Falcó es la más conocida quizá,

María Vallejo-Nágera se convirtió aquí,

la escritora,

y el cantante Nek, el italiano,

se convirtió aquí y donó el suelo de la explanada.

Detrás de la parroquia se celebran las misas en verano

porque no se cabe en la parroquia.

¿Y tú eras creyente en España?

Vengo de una familia católica y practicante,

pero pasé una crisis de fe muy grande

y ni practicaba ni creía cuando vine a Medjugore.

A mí mis padres me obligaron a venir.

Me pagaron el viaje, me subieron en un autobús

y me mandaron para Medjugore.

Lo primero que pensé

fue que era un parque temático de la fe

porque era la cola para confesar, la cola para comulgar...

No fui absolutamente

a ninguna de las actividades que organizaron los del grupo.

Estaba convencida de que Medjugore era mentira.

Verdaderamente hay algo que no se ve con los ojos,

se percibe con el corazón.

Estamos en el Cristo Resucitado.

Tenemos que hablar bajo

porque es un lugar de oración y de recogimiento.

Aquí se forman unas colas impresionantes

que salen y dan la vuelta.

Esta escultura la pusieron aquí en el año 98

y en el año 2000

unas peregrinas que estaban aquí haciendo oración

vieron cómo de la rodilla derecha empezaba a exudar el Cristo

unas gotas que no se sabe muy bien qué es

porque es más denso que el agua.

Va en la fe de cada uno.

Esta es mi casa.

Donde yo vivo con mi familia es ahí arriba,

en el último piso, el ático,

el del medio es el de mis suegros

y esta es la escuela infantil donde van mis hijos.

Esto es una cosa muy típica croata de esta zona.

¡Hola! Estos son mi Pablo y mi Luca.

¡Qué guapos sois, madre mía! ¿Cómo os llamáis?

Yo me llamo Pablo y él Luca. Hola, Pablo y Luca.

¿Te enseño qué he hecho?

-Bueno, ya sabes.

-Aquí está mi marido, os lo presento.

-Hola. Bienvenidos. ¿Cómo estás?

Muy bien. ¿Y ustedes?

Qué bien hablas español, ¿no? Gracias.

Tienes una buena profesora. Muy buena, la mejor.

¿Y este bebé? Es María Clara.

-Esta es nuestra pequeña, que tiene un año recién cumplido.

Hola, Clara. Di "Hola, amigos de España".

La primera vez que vine a Medjugore

no me creía las apariciones ni nada,

entonces me pasé toda esa peregrinación

en un bar tomando cervezas

y el camarero que me las traía es mi marido.

¿Eras tú? Era él.

¿Y qué pensaste cuando viste a Inma por primera vez?

Qué chica más guapa.

Pero tú no hablabas el idioma autóctono

y él no hablaba español.

¿Cómo fue el inicio de esta relación?

Todo el tiempo en inglés.

Hasta que nos casamos en Madrid

todo el tiempo nos comunicábamos en inglés.

-Allí estaba un poco empezando con el español,

aunque me costaba bastante.

-Aquí en concreto, en Medjugore y los alrededores,

es el cantón de Herzegovina

y es la única zona del país donde están los croatas.

Pero solo en la zona de Medjugore.

Solo en esta zona, exacto,

donde están los croatas de todo Bosnia Herzegovina,

por eso hacemos la diferencia entre Bosnia y Herzegovina.

Es un país multiétnico,

es lo que queda de los restos de la antigua Yugoslavia

que se mezclaron distintos países y distintas nacionalidades

bajo el yugo comunista.

Lo que nos queda de resto es esta parte de Herzegovina.

Yo de Bosnia Herzegovina solo había oído hablar

por la gente tan rara que mandaban siempre a Eurovisión.

Era lo único que había visto de Bosnia Herzegovina.

¿Y estas fotos?

Cuéntame quiénes son esos dos pipiolos.

Esos somos mi marido y yo de novios, que no hace tanto,

pero parece que hiciera 20 años.

Menudas patillas. Sí.

-Así le conocí yo.

Ahora vamos a coger el coche

y os vamos a llevar al Herzegovina Selo,

que es un pueblecito

imitación de cómo eran las aldeas antiguamente en Herzegovina.

-Aquí una familia ha hecho este proyecto aquí.

(Cantan)

Se llama ciudad folclórica

por los que hacen estos bailes etnográficos antiguos

y entonces vienen de un pueblo, se juntan con otro pueblo...

Cada zona tiene sus trajes típicos y sus bailes típicos.

Van a vender los productos naturales orgánicos

como vino, aceite de oliva...

Va a ser todo natural.

-Hay muchas similitudes entre el pueblo de Herzegovina,

que es mediterráneo,

y nosotros.

Tenemos los mismos productos típicos.

Estamos entrando

en lo que sería la zona principal de las casas antiguamente,

que era donde la familia hacía la vida.

Tenían este palito, esta estructura,

para apartar la comida de las brasas.

-Este sería para hacer café.

Se ponía café en el fuego así

y así se movía para que no se quemara.

Hoy en día lo utilizan algunas casas que lo tienen,

que lo consiguieron,

y dentro ponen castañas y se hacen castañas.

En otros tiempos tenían cinco, siete, ocho hijos,

entonces se ponían aquí al lado del fuego,

donde no pasaban frío.

No hay chimenea, no hay ninguna salida de humo,

entonces desde esta altura estaba todo humo

y cuando nos sentamos aquí abajo se podía respirar normal

porque arriba estaba la carne,

los jamones y todo lo que se ahumaba,

por eso la gente estaba más abajo.

Pero qué maravilla natural. Esto es agua que baja del deshielo.

Este es el río Neretva,

que es el río más grande de esta zona

y que cambia de nombre seis veces antes de llegar al mar.

En la temporada alta cuando hay muchos bañistas

hay socorristas también que te van regañando

y te dicen en qué chorro no te puedes poner

porque te arrastra,

cae con tanta fuerza el agua que te lleva.

Arriba hay una zona donde la gente se tira y salta.

Puente que ven o cascada que ven se la saltan.

Aquí estamos.

Bosnia y Herzegovina tiene de todo, ¿no?

Bosnia y Herzegovina tiene hasta mar.

-Estamos en Neum,

que es la única salida al mar Adriático

que tiene Bosnia Herzegovina.

En realidad es una ciudad pequeña que corta costa de Croacia.

También los turistas que vienen del norte de la costa de Croacia,

que van hacia el sur, hacia Dubrovnik,

tienen que pasar por Neum sí o sí.

-Yo la primera vez que vine dije:

"Esto es Benidorm pero en otro idioma".

Te sentiste un poco en casa, ¿no? Totalmente.

¿Qué es lo que más echas de menos de España?

A mi familia, a Lito y Nana, que son mis padres,

a mis hermanos, a ms abuelos, primos, tíos, a todos.

Un beso, Nana. Te quiero.

Lito y Nana, los dos, a mi padre igual.

Me hacen mucha falta.

-Me llevo muy bien con mi familia política,

así que les quiero abrazar mucho

después de este tiempo que estamos viviendo,

un tiempo extraño,

y quiero decirles que cuido de su hija mucho aquí.

Ánimo, que esto pasará también.

¿Volverás a España? Por supuesto que sí.

¿Para quedaros a vivir? Si Dios quiere sí. Vamos a ver.

No hacemos planes.

En este año hemos aprendido a no hacer planes,

pero yo quiero vivir algún día otra vez en España.

Allí estaremos nosotros

para esperaros con los brazos abiertos

como nos habéis acogido vosotros en Bosnia y Herzegovina.

Os dejamos aquí disfrutando de las vistas.

Os vemos pronto seguro. Muchas gracias.

Muchas gracias a vosotros. Adiós. -Adiós.

Hola, Marco. Buenos días. Buenos días.

¿Cómo estás? Muy bien. Buenos días.

Nos saludamos desde la distancia. Es tiempo de Covid. Es un placer.

En tiempo de Covid hay que protegerse.

¿Dónde estamos? En la zona de Sarajevo del este.

Aquí es donde nosotros tenemos nuestras oficinas.

Una ingeniería.

Trabajamos mucho para el sector del ferrocarril.

Me llamo Marco Torres,

vine a Bosnia hace 20 años por motivos laborales

y decidí quedarme por motivos laborales

y también por motivos personales.

Aquí conocí a la que es mi mujer y desde entonces este país,

esta ciudad en concreto, Sarajevo, forma parte de nuestra vida.

Adelante, estáis en vuestra casa.

Cada vez que se entra en esta oficina

hay que darle un beso a este escudo porque yo soy de Barcelona

y soy muy aficionado del Espanyol de Barcelona.

Nosotros aquí tenemos la parte de ingeniería.

Este señor habla bien español.

Hola. Bien...

¿Y eso por qué?

He visitado el País Vasco y Cataluña, Barcelona...

-Más ingenieros que trabajan con nosotros.

Hola. ¿Cómo estás? Bien, más o menos.

Habla español también.

Habla español muy bien, perfectamente.

Este es de Herzegovina. -De una ciudad del sur de Bosnia.

¿Has estado en España alguna vez? Sí, viví allí casi tres años.

-Aquí tienes a este señor, que es el director de la ingeniería.

Hola. ¿Cómo estás? ¿Cómo estás?

También habla español.

Aquí todo el mundo habla español, ¿no?

Casi.

-Porque han trabajo con nosotros. Han ido a Barcelona a trabajar.

Nosotros trabajamos mucho para empresas españolas,

entonces muchas veces por proyectos te tienes que desplazar allí.

Cuando se inicia un proyecto hay que desplazarse.

¿Dónde estamos ahora?

Ahora estamos en el límite entre la Federación

y Republica Srpska.

Bosnia, políticamente, está dividido en dos partes.

Por una parte tienes Federación y por otra Republica Srpska.

En Federación están los croatas y los bosnios,

y en Republica Srpska, que quiere decir República Serbia,

están los serbo bosnios.

Funcionan de manera totalmente autónoma,

aunque están dentro del mismo país, cada uno tiene su gobierno

y su organización geopolítica.

Esto quiere decir que dentro del mismo país,

hay distintos presidentes.

Si.

Tienes un presidente que representa a los croatas,

otro a los serbios y otro a los bosnios.

Y se van turnando. Si.

Quedan restos de la guerra en Sarajevo.

Pocos. Cada vez menos, afortunadamente.

Pero todavía quedan. Aquí tienes el aeropuerto.

Aquí es donde está el túnel de la salvación.

Y todo esto que ves aquí esta minado.

Aquí había muchísimas minas.

Y la primera vez que vine a Sarajevo,

el aeropuerto no existía.

Lo primero que nos dijeron es que tuviéramos mucho cuidado

y siempre pisáramos asfalto. Veníamos con muchísimo miedo.

Yo no me atrevería a pisar por aquí.

El señor Netja Vrankovic, es el ministro de infraestructuras

de la Federación de Bosnia Herzegovina

y fue el que construyo el túnel durante la guerra.

(Hablan en bosnio)

Esto, no sé exactamente que es. Es un resto de la guerra.

Esto son las rosas de Sarajevo. Aquí cayó una granada.

(Hablan en bosnio)

Cayeron miles de granadas durante la guerra.

Está en concreto cayo aquí, mato a mucha gente.

Y algunas de esas granadas, han pintado ñas esquirlas.

Estamos justo en la entrada del túnel,

el túnel de la salvación.

Es un túnel que se construyó durante la guerra.

Para permitir que la gente que estaba en la ciudad

que estaba sitiada pudiese salir fuera.

Gente mayor, enfermos, heridos.

O pudiese entrar víveres para ayudar.

(Habla en bosnio)

Y eso permitió que el país fuera un país democrático,

porque todos los políticos del resto del país

se reunían en el parlamento

y venían por este túnel para poder entrar.

Estamos llegando al puente latino, este sitio es tristemente muy famoso

porque aquí empezó la primera guerra mundial.

Con el asesinato del heredero del imperio Astro Húngaro,

Franz Ferdinand, a manos de Gavrilo Princip,

que era un chico Serbo Bosnio.

Y eso desencadeno la Primera Guerra Mundial.

Para unos Gavrilo Princip fue un traidor,

para otros un héroe.

Por ejemplo, la parte serbo bosnia de la ciudad,

hay una plaza dedicada en su honor.

Y este puente, que se llama Puente Latino,

en la época de Tito se llamaba el Puente de Gavrilo Princip.

Si te fijas, en esta foto, estas ahí.

Es el mismo punto.

Estamos en la única joyería que queda en Sarajevo,

que sigue trabajando según el método tradicional.

Totalmente artesanal.

El conocimiento se va pasando de una generación a otra.

Esta joyería hace los regalos que se les hacen

a las autoridades que vienen de visita al país.

Juan Antonio Samaranch, Bill Clinton.

En esta joyería hay una tradición,

cada vez que sale una nueva colección,

el que compra el primer modelo, le pone el nombre, la bautiza.

Por ejemplo.

(Habla en bosnio)

Esta es una colección que se llama Ayla.

¿Por qué? Porque mi mujer se llama Ayla

y yo fui el primero que compro esta colección.

Tu mujer ¿Dónde está ahora mismo?

Ahora mismo está en Tarragona. Acabo medicina aquí en Sarajevo

y se especializo en Tarragona.

Somos una pareja muy poco habitual, yo español vivo e Sarajevo

y ella bosnia vive en España.

¿Qué tal?

(Habla en Bosnio)

-Veo que estáis bien acompañados. -Estamos bien acompañados.

He estado en la joyería de Sofi,

he visto el anillo que te gustaba. Lo tengo en mi bolsillo.

-Muchas gracias.

Cuidaos mucho, y que no se vayan antes de tomar un café en...

-Gracias, adeu.

Estamos en un restaurante de comida tradicional bosnia.

Que pinta. Cuéntame que es eso.

Traigo begoba corba, una sopa típica,

que lleva verduras, pollo.

Y esto es un guiso de carne de ternera.

Y este pan, que es somun, que es típico.

Es comida de influencia otomana.

Es la comida que yo como en casa de mi suegra por ejemplo.

Esto es lo que ella cocina.

Vamos a ver.

Está buenísimo.

Quiero un barril de esto.

Os he traído al barrio de Grbavica.

En este barrio es muy popular un equipo de futbol,

el equipo se llama Ferrocarril de Sarajevo,

Zeljeznicar Sarajevo.

Te presento, es primo de mi mujer, pero me llama cuñado.

Una leyenda en este equipo.

Ha jugado en la selección de Bosnia,

ha sido capitán de este equipo.

Ha jugado fuera, en Chipre, en Croacia.

Aquí juega la selección de Bosnia.

Pregúntale quien es mejor, ¿La selección española

o la de Bosnia?

(Habla en Bosnio)

-España.

Jugo contra España, sí.

¿Ganaron o perdieron?

(Habla en Bosnio)

Me da a mí que han perdido.

Es la batalla del abuelo cebolleta.

Dice que jugaron mejor, iban ganando cero, uno.

Siete minutos de descuento, Bosnia jugando con dos menos y dice,

eran siete de descuento, pero el árbitro dijo,

hasta que marque España.

Y en el 90 y pico marcó España.

Jugaron 14 minutos más hasta que ganó España.

(Hablan en Bosnio)

¿Qué es lo que más echas de menos de España?

Sobre todo a la mujer, a mi hija.

A mis padres.

¿Piensas volver a España a vivir?

Nunca sabes.

Si las cosas están como hasta ahora a nivel político

que hay tranquilidad.

No tengo planes para regresar a España.

Tendremos que volver para reencontrarnos.

Será un placer.

Siempre nos gusta que nos venga a visitar

gente de fuera. Sobre todo de España.

Es un placer haberos tenido por aquí.

Muchísimas gracias nos veremos pronto.

Gracias. Buen viaje.

Hola, Víctor, ¿Qué tal? Buenos días, ¿Qué tal?

Estoy encantada.

¿Cómo ha ido el viaje?

Ya sabes que en tiempo de COVID nos tenemos que saludar

como los asiáticos.

A una cierta distancia. La universidad Dzemal Bijedic.

Estas son las oficinas del rectorado.

Quizá aquí sea la parte más importante en la universidad.

De donde se organiza el resto de facultades que luego veremos.

Me llamo Víctor.

He venido desde Valencia, de erasmus.

Tengo 29 años

y estoy estudiando para ser profesor de educación física.

Para venir aquí,

al principio estábamos mirando todos los listados,

a ver qué países teníamos.

La verdad que como a mí me gusta la aventura,

cosas diferentes.

El mejor destino que nos ofrecían

era esta universidad, Dzemal Bijedic.

Esto de aquí es una mezquita.

Está justo en el centro del campus.

No estaba preparado para ser una mezquita,

pero la improvisaron después de la guerra.

¿Cómo son las clases en Bosnia?

¿Se nota mucha diferencia con las de España?

La verdad que es muy diferente a España.

En primer lugar son muy pocos estudiantes.

Éramos como 10 en el aula.

Las aulas no son tan grandes como en España.

Me recuerda más bien a la etapa del instituto.

Pero lo que se da y lo que aprendemos aquí,

es muy contundente.

No esperábamos que fuera todo tan rodado.

Pese a algunas dificultades por no estar dentro de la UE,

nos lo han puesto súper fácil. Me gustaría presentaros a José.

Es el chico que he tenido que traer engañado.

-Muy buenas.

José, cuéntame que haces aquí.

Nos apuntamos.

Justo dos horas antes de que cerrara el plazo.

Y aquí estoy.

Soy José Rafael Catalá Calatayud.

Tengo 22 años.

Estoy estudiando un doble grado de primaria

más ciencias de la actividad física y del deporte.

Me encanta todo lo que hay en Mostar,

he hecho muchos amigos.

La comida aún no he probado toda, pero la probaré.

Pero como la comida de casa, en ningún sitio.

¿Cómo es vuestro campus? Yo veo muchos edificios y muy distintos.

Es complicado.

Donde yo ahora estaba haciendo la clase,

antes era una discoteca.

Y ahora dan clases.

Además por ahí viene una clase de niños.

También.

Ahí tenemos una guardería con colegio.

Han aprovechado el edificio de lo que era antes

un refugio militar para dar las clases.

Vamos a enseñaros un trozo de España, que nos encanta.

Es la plaza de España.

La han llamado plaza España porque ellos están muy agradecidos.

Cuando estaba terminando la guerra vinieron muchos españoles,

un poco a implantar la paz.

Primero vinieron los cascos azules, y luego vino el ejército español

a echar una mano con la reconstrucción del país.

Esta es la placa que es la que inauguró el rey emérito

Juan Carlos.

Es como si fuera, dentro del mapa de todo el mundo,

España está aquí.

-José, siempre que pasamos por aquí dice,

ya huele a tortilla. -Ya me siento en casa.

Lo que veo es que hay muchas casas tan gigantes como esta

que están destruidas.

Esto es un palacio de finales del siglo XIX.

De una familia noble local.

Durante la guerra muchos edificios de este estilo han sido destruidos.

Y ahora se van reconstruyendo poco a poco.

Esto es un edificio, es muy llamativo

porque la planta baja está completamente derruida,

pero di te fijas, arriba vive la gente.

¿Esto es muy común aquí en Bosnia?

Si, hay muchos en toda la ciudad.

Es la casa en la que vivían antes de la guerra.

Cuando finalizo la guerra, por encontrarse en su casa local,

volvieron a sus hogares.

Lo que parece un parque en medio de la ciudad,

pero es un cementerio.

En la guerra había muchos civiles muertos en la calle.

Y si salían fuera, al cementerio a enterrarlos,

corrían el riesgo las familias de ser víctimas de la guerra.

Lo que hicieron es enterrarlos en los parques.

Pasaron a ser cementerios.

Por la noche los enterraban para que los francotiradores no les mataran.

Es impresionante, todos tienen la misma fecha,

la fecha de la guerra.

Y son gente muy joven.

Hay gran variedad de civiles,

porque a cualquiera disparaban y se lo cargaban.

Esta es nuestra casa erasmus.

Antes de nada, aquí nos tenemos que quitar los zapatos.

Aquí la limpieza del hogar es lo más importante.

Esto es el salón, y ahí tenemos la cocina.

En las casas que hemos estado de los amigos y compañeros,

tienen más o menos así. Todo unido.

Esta sería mi habitación.

¿La tienes recogida?

Yo soy muy ordenado.

En la ventana ¿Qué tienes?

Es la bandera de Bosnia, que cuando fue mi cumple,

me regalaron los compañeros una bandera.

Aquí tenemos una terraza, está el río Neretva.

Y unas vistas impresionantes de la sierra.

Es bastante más frio que en España.

Si por ejemplo los pueblos que están más cerca

de las montañas se parece un poco. Hay más humedad del río.

Se está bien.

Por esta casa pagamos 500 marcos.

Que llegan a ser 250 euros.

La verdad que hemos tenido mucha suerte.

Hay pocas casas o apartamentos

donde puedas habitar en el centro de Mostar.

-Aquí estaba preparando algo para vosotros.

Pero si no es hora de comer.

Pero quería que lo probarais.

-Vamos ahora hacia Old Town.

Quizá es la parte más bonita de la ciudad,

la que más se conoce.

En estas calles ahora mismo

no podríamos andar una mañana de verano.

Estaría repleto de gente.

De todas las nacionalidades y culturas.

(Habla en Bosnio)

-Hola.

Hablas español.

Pues sí.

¿Y eso?

Viví en Zamora 10 años.

¿Eres de Mostar?

No, soy de Sarajevo.

Pero me enamore de este señor de aquí atrás.

¿Hablas español?

Entiendo mucho, pero para hablar necesito practicar.

Esta perfecto.

Balas que se utilizaron en la guerra.

Muchísimas gracias. Muy agradecida.

Me voy a llevar esta. Qué maravilla.

Estamos llegando al Stari Most.

El puente viejo, tan conocido.

Hay que cruzarlo porque es muy bonito.

Cuidado, porque resbala muchísimo.

Este suelo no es apto para torpes.

Y también tienen un dicho que no eres de Mostar

si no andas por los bordes.

Es un poco difícil bajar sin perder los dientes.

Lo más interesante de aquí son los saltadores.

Normalmente se ponen aquí arriba y es una forma

de pedir a los turistas que pasan por el puente.

Le va a dar dinero.

Van a intentar recolectar el dinero suficiente para saltar.

Piden entre 35, 50 euros.

Esto es un negocio rentable, Víctor.

Tu por el importe que sea ¿Saltas al agua?

Por un poco más que ellos.

Necesitaría eso y un seguro de vida.

Esto es muy habitual. Es una actividad muy habitual.

Si, sobre todo los fines de semana.

Cuanta más gente pasa, más probabilidades de más saltos.

Vamos a preguntarle si está bien.

(Hablan en inglés)

Ahora os he traído a la mezquita,

perteneció a un gobernante de Mostar, que en época otomana,

él era cristiano y uno de los lujos era construir un templo.

Hay días que se juntan a la hora de ir a misa

los católicos con la llamada a orar del islam.

Es muy bonito porque es todos a rezar a la misma hora.

A ver, José. Por poco pierdo un pulmón.

La verdad que sí. ¿Qué os parece?

Merece la pena.

Ahí tenemos el Stari Most. El río Neretva.

Esto es todo casco antiguo.

La torre que veis en construcción es de una iglesia ortodoxa.

Eso sería una catedral católica. Aquí se puede ver todo Mostar.

¿Tú te atreverías a saltar del puente?

No lo sé. Desde aquí parece otra cosa.

Creo que tiene 10, 12 metros de altura

y hace competiciones de salto.

Es una tradición que demostraba el amor a la chica que les gustaba

tirándose.

Es la antigua capital de Herzegovina.

Es uno de los manantiales que conservamos en Europa

de agua fría y medicinal. Impresiona.

Cuánta agua dentro de la cueva.

El agua está congelada, creo que sale de los Alpes.

Esa casa se encuentra dentro de la sierra.

Me recuerda a mi casa.

Yo justamente tengo un río, el río Agres,

que pasa por delante de mi casa. El sonido es espectacular.

¿Echas de menos España?

Claro, la familia. La comida de casa.

Los amigos. Se echa en falta muchas cosas.

Está anocheciendo, que temprano. ¿Qué hora es?

Aquí enseguida.

A las 16:30 ya empieza a anochecer.

Me gustaría llevaros a conocer a mis amigos

que solemos quedar para tomar un café

y hablar un poco en español.

Nos gusta invitar a gente de Bosnia,

porque les encanta la cultura española

y quieren aprender un poco de nuestro idioma.

Buenas, chicos.

Justamente nos has pillado intentando iniciar una conversación

en español. Hablar un poco, practicar.

¿Vosotros sois españoles?

No.

¿De dónde eres?

De aquí.

He estado en España por el intercambio,

seis meses.

Y me gusta hablar español porque es muy fluido, sensitivo

y creo que es fácil de aprender.

¿Cuánto tiempo llevas en Mostar?

Un mes.

¿Hablabas español de antes?

Si, un poco de antes. He vivido en Huelva.

Uno de cada parte.

Aquí siempre se prestan muchísimo cuando tenemos cualquier duda

de cómo se hacen algunas cosas aquí.

Se prestan a echarnos un cable.

Me gustaría acabar la carrera tranquilamente,

hacer un master en secundaria. Y buscar trabajo.

¿Cómo está siendo esta experiencia?

¿Qué cosa es la que más echas de menos de España

y si pudieras te traerías aquí?

Si pudiera, necesitaría muchas maletas.

Pero seguramente me traería conmigo a la familia.

Me gustaría que estuviera aquí conmigo mi novia Carol.

Y me gustaría traerme algo de comida.

Te dejamos aquí muy bien rodeado y practicando el idioma,

para que no se te olvide.

Muchas gracias por todo. Podéis venir cuando queráis.

Hasta luego, adiós.

Espera un momento, que me lloran los ojos.

Por el sol.

Es tan bonito que estéis aquí.

Las palomas, te llevas a una en la cabeza.

Están tan acostumbradas a los turistas

que no tienen miedo para nada.

-Vamos a ver todas las facultades.

-Se han equivocado, han empezado dos distintos.

Muy rico, pero muy dulce.

Son básicamente higos que son dulces.

Miel.

Viene bien, porque con lo que cuesta subir.

Aunque hemos hecho truco. Lo quemas todo.

Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Bosnia y Herzegovina

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Españoles en el mundo - Bosnia y Herzegovina

12 may 2021

Españoles en el mundo visita Bosnia-Herzegovina, en el corazón de los Balcanes, un país que presume de la mezcla de culturas, tradiciones y religiones y de hospitalidad. El espacio recorre junto a Javier, Inma, Marcos, Víctor y José Rafael y la reportera Eva Rojas, que debuta en el formato, los emplazamientos más reconocibles de las dos ciudades principales: Sarajevo y Mostar. Descubre pueblos como Medjugorje, centro de peregrinación católica más importante del país, Citluk y Etno Selo, así como su abrupta y sorprendente naturaleza con exponentes de obligada visita como las Cataratas de Kavrice, formadas al paso del río Neretva.

ver más sobre "Españoles en el mundo - Bosnia y Herzegovina" ver menos sobre "Españoles en el mundo - Bosnia y Herzegovina"
Programas completos (307)
Clips

Los últimos 2.132 programas de Españoles en el mundo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios