Un programa que centra su mirada en los aspectos humanos inherentes a la arquitectura, el urbanismo y el diseño. Todos ellos forman parte de nuestra vida cotidiana y generan historias que merece la pena ser contadas.

En 'Escala humana' mostraremos lo que se esconde detrás de las fachadas, de los paisajes, de los edificios, de los objetos. Explicaremos cómo piensan, a veces cómo sueñan, tanto los creadores de grandes estructuras arquitectónicas y urbanísticas de nuestro país como los profesionales que realizan pequeños proyectos con el objetivo de hacer un mundo mejor. Reflexionaremos, en definitiva, sobre nuestra relación con el entorno natural y social.

El programa estará presentado por Núria Moliner, arquitecta, compositora y cantante del grupo musical Intana, que nos aportará sus conocimientos sobre arquitectura desde una sensibilidad especial hacia los aspectos humanos que hacen que la técnica cobre sentido.

En trece capítulos de media hora, 'Escala humana' descubrirá muchas maneras de entender la vida a partir de historias particulares tan diversas como la de una vivienda enterrada cuyas ventanas miran al cielo, edificios que son verdaderos pulmones de la ciudad, ecosistemas que se desarrollan en las paredes o materiales para el diseño que se auto-generan de forma natural.

4986186 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Escala humana - Segundas oportunidades - ver ahora
Transcripción completa

(Tictac de reloj)

Nada es para siempre,

todo cambia,

todo vuelve a empezar.

Como dice la canción, "nuestro destino es rodar y rodar".

Mientras tanto, pasa el tiempo

y a veces intentamos buscar otras salidas

porque la vida nos empuja,

nos obliga a encontrar nuevos usos,

nuevas utilidades a todo aquello que se nos hizo viejo.

Ya no nos vale usar y tirar, necesitamos algo más.

Hace poco más de 20 años,

este pantalán conocido como el Pont del Petroli

fue el último vestigio

de una antigua refinería de Badalona.

Con el paso del tiempo y su abandono,

estuvo a punto de desaparecer, de ser demolido.

Decían que estaba obsoleto,

pero se convirtió en el icono de la ciudad

gracias a la gente que luchó para darle una segunda oportunidad.

(Sonidos distorsionados)

(Música de piano suave)

La memoria de estas paredes está impregnada de matarifes

y animales descuartizados.

Aquí estuvo durante la mayor parte del siglo XX

el matadero municipal de Madrid.

A partir de 2005,

este complejo industrial de más de 160 000 metros cuadrados

tuvo una segunda oportunidad.

Matadero Madrid estaba predestinado a convertirse

en uno de los motores culturales más importantes de la capital.

Esto está cargado de potencialidad

y el Matadero, en el fondo, tiene algo de eso.

Primero cuando fue matadero,

luego cuando fue un espacio abandonado,

después cuando se llenó de okupas, cuando se llenó de toxicómanos,

después cuando se llenó de toxicómanos del arte,

que somos los que hemos venido a hacer cosas extrañas

y a investigar con la danza,

con la escultura, con las instalaciones,

con la propia arquitectura.

Por fuera, es un estilo importado de tiempo atrás, ¿no?

Mitad español, mitad árabe, que es el neomudéjar

y ese estilo...

es un poco la pie exterior,

pero lo verdaderamente importante, lo verdaderamente interesante,

el éxito de este espacio es todo lo que hay dentro,

todo lo que no se ve por fuera.

El Matadero tiene muchas historias,

eso es lo más apasionante del Matadero,

porque hoy es un centro cultural,

pero en otro momento fue un espacio industrial

para abastecer Madrid durante muchísimos años

de alimentos

casi desde 1910, 1911,

cuando se terminaron las primeras naves.

Estaba relativamente cerca de Madrid, pero lejos.

Estaba cerca de un río, el río Manzanares.

Había una línea de tren que era perfecta para traer a las reses.

Entonces, lo tenía todo.

Ha formado parte de nuestra historia

a lo largo de prácticamente todo el siglo XX.

Ha alimentado Madrid durante muchísimos años,

ha trabajado con los mismos materiales,

huele a... huele a... huele a Madrid, ¿no?

(Dinner and a Suit "Ghosts")

Arturo Franco fue uno de los primeros arquitectos

que participaron en la remodelación de las naves.

La primera de ellas fue Intermediae,

un centro interdisciplinar abierto a los nuevos creadores

que se inauguró en el año 2007

bajo el signo de la provisionalidad.

Desde entonces, las intervenciones en Matadero Madrid

no han dejado de desarrollarse.

Al fin y al cabo y esto es un secreto,

nos daba un poco igual qué es lo que fuera a suceder aquí dentro,

el espacio tenía que ser suficientemente resistente

y resistir las embestidas de cualquier función

que pudiera desarrollarse aquí dentro.

Con esa libertad y falta de responsabilidad

que supone que algo sea provisional,

nos enfrentamos con riesgo al proyecto.

Yo creo que esa fue una de las claves

y la otra clave fue una imposición económica

y esa realidad económica de contención

nos obligó a no hacer nada.

Y luego, con el paso del tiempo,

vas construyendo este discurso del no hacer, de la contención,

de Ulises que se ata las manos y resiste los cantos de las sirenas,

la vanidad de los arquitectos, ¿no?

Y nosotros fuimos descubriendo

qué sucedía si no hacíamos nada, ¿no?

Lo bien que quedan las cosas no sobreactuadas,

no disfrazadas de domingo

y lo fuimos descubriendo nosotros, no fue una voluntad de proyecto.

La intervención en la Nave 8B es ligeramente distinta

porque es una de las naves más potentes de todo el Matadero

porque es una nave construida

enteramente de hormigón armado

y bueno, de ladrillo en la fachada,

pero la estructura es de hormigón armado

y es de las primeras estructuras de hormigón armado

que se construyeron en España.

La estructura estaba en muy mal estado.

Era prácticamente harina.

Rascabas estos pilares y muchos de ellos se deshacían.

Entonces, el refuerzo estructural

se convirtió en el argumento de proyecto,

que es esto que estáis viendo aquí detrás.

Fue un proyecto marcado por la oportunidad,

descubrir situaciones por el camino y aprovecharlas a tu favor.

Empezó la obra

y al empezar la obra, con todo el proyecto definido,

dimos una vuelta por el Matadero

y en la parte de atrás de la nave nos encontramos una montaña de tejas

que habían sido recuperadas y extraídas

de las cubiertas de otras naves de por aquí,

del Matadero.

Entonces, las iban a llevar al vertedero,

las iban a tirar a la basura.

Bueno, pues nos entró un brote de ética material

y decidimos utilizar esas tejas en el interior del edificio

a ver qué pasaba.

Teníamos en la empresa constructora

una persona que se había dedicado toda la vida

a colocar ladrillo a cara vista, ¿no?

Entonces, empezamos a entender la teja como el ladrillo

y este señor nos dio lecciones de arquitectura una detrás de otra.

Yo le decía: "José, hazlo así como mal,

como con defectos, con imperfecciones,

que parezca que está torcido"

y me dijo: "Arturo, lo voy a hacer bien

porque de torcerse siempre hay tiempo"

y a mí esto me parece demoledor, demoledor

porque efectivamente, si una pieza la va colocando una mano humana

va acumulando imperfecciones inevitablemente

sin necesidad de que tengas detrás la voluntad de hacerlo mal,

que es como el que busca la belleza,

es difícil de encontrar cuando se busca.

(Música ambiental)

Lo que suceda a partir de ahora es una incógnita,

esperemos no estropearlo demasiado.

La estructura de hormigón de tres chimeneas

que tengo detrás de mí

es todo lo que queda de la Central Térmica de Sant Adrià del Besós.

Esta antigua central, símbolo de la industrialización,

de la lucha obrera y de nuestra historia reciente,

se salvó gracias a la presión ciudadana.

Son muchas las propuestas que se han hecho para este espacio,

pero aún no sabemos cuál será su nuevo destino.

(Canción "Follow the light")

Las tres chimeneas para Sant Adrià

simbolizan nuestro pasado industrial.

Desde el 1913 que se instaló la primera central térmica

estamos produciendo energía eléctrica,

por tanto, Sant Adrià es un municipio eléctrico

y las tres chimeneas representan esta actividad industrial

en Sant Adrià.

Roger Hoyos es el presidente

de la Plataforma de Defensa de las Tres Chimeneas.

Llevan más de 12 años luchando

para que la historia de este gigante de hormigón

no se derrumbe,

para que su memoria perdure y disfrute de un nuevo uso,

para que tenga una segunda oportunidad.

Este edificio es singular por su estética.

El hecho de que las chimeneas estén encima del edificio de calderas

es único en toda la península

y es uno de los pocos sistemas constructivos de centrales térmicas

que hay en todo el mundo.

La sala de turbinas, por ejemplo, es una sala totalmente diáfana

de 5600 metros cuadrados de planta

y no hay una sala igual en toda España.

Esta es una de las singularidades que tiene,

la altura de 200 metros cuando se construyó

era el edificio más alto construido en Cataluña.

Ahora, esta imagen icónica del litoral barcelonés

es un Bien Cultural de Interés Local,

significa que ya no podrán ser derruidas

las tres chimeneas de Sant Adrià del Besós.

Su futuro aún no está del todo escrito,

pero en su horizonte se perfila la esperanza.

Nosotros defendemos que es un elemento singular

para explicar el proceso de industrialización

de todo el litoral de Barcelona desde el Poblenou

hasta Montgat

y entonces, pensamos que es el único vestigio que queda

de toda esta industrialización del litoral barcelonés

y que sería un sitio ideal

para explicar todo este proceso económico, social, medioambiental

del que ha supuesto

la industrialización del litoral de Barcelona.

Pensamos que la mejor manera de conservar este elemento

es buscándole nuevos usos.

Nosotros apostamos por un equipamiento metropolitano.

Evidentemente, esto no es un equipamiento

a nivel vecinal, a nivel local, a nivel de Sant Adrià,

sino que debe ser un elemento clave

en lo que es toda la región metropolitana de Barcelona.

Entonces, nosotros creemos que la mejor opción

para reutilizar estas tres chimeneas

es utilizar el concepto de la energía y del agua.

Es decir, dedicarlo a actividades

de investigación, desarrollo e innovación

de cara a la transición hacia un nuevo modelo energético.

(Extreme Music "Knife and stone")

Este es el Campo de la Cebada,

en el barrio de La Latina de Madrid.

En este mismo lugar había un polideportivo

que en plena crisis se tiró abajo para construir uno nuevo,

pero la reconstrucción nunca llegó.

Los vecinos del barrio decidieron intervenir

y dar un nuevo uso a este espacio vacío.

Uno de esos vecinos era el arquitecto Manuel Pascual

del colectivo Zuloark.

¿Cómo surgió la iniciativa del Campo de Cebada?

Pues el Campo de Cebada es habitar una oportunidad,

es el único polideportivo que había en el distrito Centro de Madrid,

que estaba en La Latina, en la plaza de la Cebada,

se demuele porque el plan del Ayuntamiento

es construir un mercado y un polideportivo mejor

en época de bonanza,

pero llega la crisis económica

y el polideportivo se ha quedado tirado

y tenemos un agujero de 2500 metros cuadrados de hormigón

y los vecinos son los que llaman a la puerta de ese espacio

para decir:

"Queremos reivindicar

la construcción del polideportivo que nos corresponde,

pero mientras tanto, dejadnos experimentar con la ciudad,

dejadnos que probemos a gestionar esta plaza nosotros".

El Campo de Cebada ha sido una infraestructura cultural

donde muchísima gente ha podido hacer sus eventos, espectáculos,

charlas y reuniones allí,

desde la Red de Huertos Urbanos de Madrid

hasta ¡Hostia un libro!, un festival de literatura y deporte.

Eh...

De todo, ha ocurrido de todo.

(NuFects "Perseverance")

Entonces, la participación de los vecinos ha sido

un elemento clave para que este espacio tenga sentido

y funcione bien, ¿no?

¿Cómo se puede llegar a involucrar a la gente

en este tipo de proyectos?

Pues precisamente, entendiendo la participación de otra forma.

La participación, hasta ahora, se ha entendido

con "hay que preguntarle a la gente qué es lo que quiere", ¿no?

"¿Queréis clases de sevillanas o queréis clases de flamenco?".

"¿Queréis este puente verde o azul?".

Y ese tipo de participación a nosotros nos parece muy vacía

y que no genera lo que realmente es el cambio de modelo

y es que la gente sea la que haga las cosas.

No tenemos que preguntarle a la gente,

nadie tiene que preguntar,

es la gente la que tiene que tener mecanismos

para poder ser ellos los que hagan las preguntas.

Entonces, en La Cebada, lo hicimos con infraestructuras,

con enchufes, con grifos de agua, con almacenes con herramientas

para que fuese la propia gente la que dijera:

"Joder, tengo aquí un grifo, tengo tierra,

pues voy a montar yo el huerto"

y son ellos los que preguntan: "¿Es un huerto ecológico o no?".

"¿Participa todo el mundo o cómo se gestiona?".

(Música ambiental)

Quizás es uno de los motivos

por los que estos proyectos son interesantes,

por la riqueza, la confluencia

de perspectivas y de miradas muy distintas, ¿no?

Eh... Absolutamente y no solo de entre los que participan

de una manera activa, sino también teniendo claro

que el tipo de participación tiene que ser muy variable.

En las arquitecturas o en la ciudad que queremos pensar

o que queremos habitar es importantísimo incluir

al mayor número de agentes posible, a la gente que es más activa,

a la gente que tiene mucho tiempo, pero también a los que tenemos poco

e incluso a agentes que no son humanos,

a la contaminación o a la fauna, a la flora,

es decir, que intentemos meter

en la mesa en la que se van a pensar los proyectos

al mayor número de agentes posible.

(Música de guitarra)

¿Por qué crees que es positivo darle nuevos usos

a espacios o edificios que ya existen

y que quizás con el paso del tiempo

se han quedado obsoletos o vacíos?

Pues por muchísimas razones,

la primera es una razón que tiene que ver con lo sostenible,

no podemos desaprovechar recursos.

Si hay un recurso, hay que activarlo siempre que se pueda

y lo segundo es porque lo abandonado

genera un conflicto en la ciudad

y ese conflicto es una oportunidad maravillosa

porque lo abandonado se ve abandonado

y entonces, es el lugar donde se puede prototipar,

donde se puede experimentar.

Los lugares que no reclama la gente es donde es más fácil

que te dejen hacer cosas que no se suelen dejar.

Lo que tendríamos que empezar a pensar

que ya sería como la enésima voltereta

no es ver cómo podemos reutilizar lo que se ha quedad obsoleto,

sino las arquitecturas que hagamos a partir de ahora

cómo es más fácil diseñarlas

para que tengan esa capacidad de reinventarse cada vez

y que no tengamos que tirarlo.

(Música instrumental suave)

Y si pasamos a la escala urbana,

conocemos proyectos de reutilización

de edificios, de espacios públicos

en los que se ha dado una segunda oportunidad a lo que existe,

pero también ha pasado a nivel urbano

donde un proyecto le ha dado una segunda oportunidad

a una ciudad entera.

Por ejemplo, en las universidades a veces se estudia

el caso Guggenheim de Bilbao

que en este caso, con un proceso más de arriba a abajo,

es decir, con un proyecto con muchos recursos, grande,

se consigue un cambio

para toda la gente, para toda la ciudad.

¿Qué otros modelos de renovación urbana

podríamos mencionar?

A mí me parece genial

que de repente, un cambio con una economía muy grande

y con un poder muy grande diga: "Voy a poner aquí el Guggenheim"

y eso rehabilite una zona entera,

pero a mí me interesa también

lo que está ocurriendo desde lo pequeño,

cómo se está regenerando la ciudad que casi no nos damos cuenta,

la cara B de las ciudades, ¿no?

Y en ese sentido... Con proyectos más de acupuntura.

Claro, bueno, Jaime Lerner lo llama acupuntura urbana,

cómo transformar una ciudad tocando los puntos que son más importantes,

yo voy incluso más allá

que es vamos a fijarnos en lo que ya se está haciendo

que todavía no se ha dado visibilidad

y nos vamos por los barrios,

por ejemplo, de una ciudad como Madrid

y nos damos cuentas de que todos conocéis el Prado

y todos conocemos el hotel Ritz

y todos conocemos las grandes operaciones

que transforman la ciudad

y os digo: "¿Conocéis la central térmica de Orcasitas?".

No la conoce nadie.

Pues es una central térmica en un barrio de Madrid,

mancomunada,

en teoría, en propiedad de las familias del barrio

que da calefacción a 5000 habitantes

y pagan la calefacción más barata de Europa.

Es una iniciativa ciudadana

que puede transformar la energía que consumimos en la ciudad.

Una calefacción más eficiente porque tiene una escala de barrio

y como esa, hay cientos de miles de pequeñas iniciativas de vecinos

que, en realidad, están transformando ya la ciudad

y solo con que lo miremos un poco más detenidamente,

con que nos fijemos más cómo están aprovechando los recursos

y aprendamos de eso

para pensar el urbanismo de las ciudades de arriba

aprendiendo de lo que está ocurriendo desde abajo,

creo que sería reutilizar la energía de la gente

para transformar la ciudad, ¿no?

Hablamos de las segundas vidas que podemos dar a los edificios,

de cómo salvar espacios arquitectónicos que ya existían,

pero a menudo, también somos las personas

las que necesitamos una segunda oportunidad.

A veces, un pequeño detalle puede cambiar muchas cosas

como esta pieza metálica

que puede ensamblar no solo un objeto,

sino incluso una vida.

Desde el año 1987,

la Fundación Arrels de Barcelona

lucha para que nadie duerma en la calle,

para que los "sintecho" encuentren su cobijo.

Uno de sus proyectos de inserción

está liderado por el diseñador Curro Claret

y permite que personas sin hogar construyan objetos artesanales

dando un nuevo uso a materiales desechados

y el diseño a su vez les da a ellos una nueva oportunidad.

(Zak Rush "Freefall")

El proyecto con Fundació Arrels

empieza en el año 2010

a partir de una pieza metálica pequeña

como un elemento que conecta

partes de diferentes...

trozos de madera, objetos varios para construir algo

y esa pieza pequeña lo que intenta es simplificar

y permitir que con muy pocas herramientas,

con poco conocimiento,

uno se pueda construir esos objetos

con garantía para que funcionen como tienen que funcionar.

(Jeffrey Garber "All these moments")

Esos objetos se hacen con materiales reutilizados,

con materiales que vienen de otras vidas,

materiales que se han recogido en la calle,

que alguien los ha despreciado, los ha abandonado,

pero que tienen todavía valor

y tienen vida para continuar un trayecto más largo.

Muchas de las maderas con las que trabajamos

tienen muchísima más calidad

que muchos de los muebles que se hacen hoy en día,

maderas que ya no se encuentran, que están trabajadas,

que tienen una historia, tienen marcas, tienen cicatrices

como las personas

y todo eso nos parece que tiene en sí mismo también

el valor y la oportunidad de poder hacer ese paso

y de aprovecharnos de toda esa vida anterior que han tenido.

(Simon Steadman "In the end")

Taburetes, sillas, lámparas...

Son objetos que se han convertido en un vehículo de expresión

para unas personas

que no siempre tuvieron la oportunidad de manifestarse,

de hacerse oír.

Al principio, algunos de ellos decían:

"Pero ¿por qué hacemos esto ahí guarrote y chungo?".

"Yo lo que quiero es un taburete como el de IKEA, ¿no?".

"Un taburete normal, como la gente"

y aquí parece que hacíamos algo demasiado de calle, ¿no?

Pero luego, cuando esto luego lo ven

que acaba en un espacio, digamos, a veces en una galería muy blanca,

limpia, muy chula

o acaba en un evento o en el montaje de una exposición,

pues ahí uno es más consciente de entender el valor de eso

y de creerse que eso que está haciendo es de verdad.

Lo olvidado, lo abandonado, lo despreciado

son conceptos que siempre han atraído a Curro Claret.

Han marcado su postura respecto al diseño,

donde ética y estética están íntimamente ligadas.

Es mobiliario en el momento en el que lo hacemos,

pero el ensamblaje que hacemos es completamente reversible

de manera que de aquí a un tiempo, lo que hoy es un taburete

se podrá desmontar y se podrá transformar en otra cosa, ¿no?

Esa idea de que lo que hoy es una cosa y mañana es otra

me parece que tiene que ser ya un elemento asumido

en cualquier proceso de diseño.

(Música ambiental)

En un momento en el que somos más conscientes

de la repercusión

y de la acción que tiene la humanidad en el planeta,

la acción de tirar algo que todavía tiene un valor

en el fondo, es una agresión casi

para la fragilidad de ese sistema

de la que ahora somos plenamente conscientes

y, en el fondo,

parte del espíritu y del trabajo que hace Arrels Fundació

tiene que ver con esa segunda oportunidad

con personas que por circunstancias

han acabado también en la calle

y están saliendo de allí.

Entonces, bueno, pues de alguna manera,

parece que hay una especie de recorrido paralelo

entre esos objetos y esos muebles que hacemos nosotros

con la situación de estas personas.

El diseño no solo es para los que tienen dinero

y para los que les va muy bien la vida,

sino que el diseño tiene que estar precisamente

allí donde hay más urgencia de que hagamos algo.

(Música ambiental)

(Canción "No place like home")

Empezábamos el programa en este pantalán,

el Pont del Petroli de Badalona, y aquí lo terminamos.

El proyecto de su recuperación no solo sirvió

para crear un espacio público único,

un camino que nos acerca al mar,

también fue una oportunidad para diseñar un nuevo paseo

que devolvería el frente marítimo a la gente

y que cambiaría la ciudad por completo.

La historia del Pont del Petroli se remonta a 1879

y su vida útil como pantalán duró hasta 1990.

Aquí, durante años y años, atracaron los petroleros

hasta que la refinería que los nutría dejó de funcionar.

Luego, con el paso del tiempo y el abandono,

el puente estuvo a punto de desaparecer,

pero tuvo una segunda oportunidad,

todo empezó gracias a la tenacidad de un vecino de Badalona.

El señor Josep Valls,

conocido como el pastelero de la Morera,

que abanderó una batallita él solo con su pancarta

defendiendo el Pont del Petroli

como un ecosistema o un refugio para los peces y tal.

Pasaron algunos años hasta que la causa de Josep Valls

se convirtió en una reivindicación popular.

La implicación de vecinos y entidades

fue determinante para salvar el Pont del Petroli,

un pantalán cuya historia ya no se borrará.

Se organizó una fiesta en el año 2001

cuando estaba ya prácticamente sentenciado el Pont del Petroli

y bueno, nos juntamos una serie de colectivos

y unas personas que tuvieron iniciativa

y ganas de darle un empujón a esto.

La fiesta consistió en simular un abrazo.

Imaginad el puente, 250 metros, 250 de vuelta,

todo esto unidos buceadores, nadadores, surfistas,

gente que había en el agua, gente que había en tierra

abrazándolo desde la tierra, rodeándolo y volviendo hasta aquí.

Hicimos un abrazo simbólico que queríamos salvar el "pont".

Hoy, el Pont del Petroli no es solo

el mejor mirador de la ciudad de Badalona,

es una estación marítima única en nuestro país

y además, un punto de encuentro

para cientos de aficionados al submarinismo.

Los que teníamos afición de playa ya fuera pescando con caña,

haciendo apnea o buceando ahora ya más recientemente,

hemos podido disfrutar del abrigo de este "pont".

Hemos creado un pequeño ecosistema

que lo hace único en toda la zona, incluso del Mediterráneo.

Escala humana - Segundas oportunidades

28:37 13 feb 2019

A todos los edificios les llega el momento de perder la utilidad original. Algunos quedan abandonados, pero otros pueden gozar de una segunda oportunidad, con funciones muy distintas a las que se proyectaron en su origen. ¿Cómo ayuda la arquitectura a que dichos edificios tengan su segunda oportunidad? Conoceremos un centro de arte erigido en las ruinas de un complejo industrial abandonado. Debatiremos sobre cómo se puede dar uso urbano a una central de energía gigantesca sin que esto nos prive de su valor patrimonial. Charlaremos con Zuloark, un estudio especializado en dar segundas oportunidades a espacios residuales. Descubriremos cómo el diseño también puede dar una segunda oportunidad a colectivos en riesgo de exclusión y, finalmente, veremos un lugar industrial que ha cambiado la contaminación que generaba por un importante ecosistema capaz de albergar multitud de especies interesantes. Hoy, en Escala Humana, veremos cómo se puede dar una segunda vida a las estructuras aparentemente obsoletas.

A todos los edificios les llega el momento de perder la utilidad original. Algunos quedan abandonados, pero otros pueden gozar de una segunda oportunidad, con funciones muy distintas a las que se proyectaron en su origen. ¿Cómo ayuda la arquitectura a que dichos edificios tengan su segunda oportunidad? Conoceremos un centro de arte erigido en las ruinas de un complejo industrial abandonado. Debatiremos sobre cómo se puede dar uso urbano a una central de energía gigantesca sin que esto nos prive de su valor patrimonial. Charlaremos con Zuloark, un estudio especializado en dar segundas oportunidades a espacios residuales. Descubriremos cómo el diseño también puede dar una segunda oportunidad a colectivos en riesgo de exclusión y, finalmente, veremos un lugar industrial que ha cambiado la contaminación que generaba por un importante ecosistema capaz de albergar multitud de especies interesantes. Hoy, en Escala Humana, veremos cómo se puede dar una segunda vida a las estructuras aparentemente obsoletas.

ver más sobre "Escala humana - Segundas oportunidades" ver menos sobre "Escala humana - Segundas oportunidades"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Marta

    ¡Qué maravilla que haya programas como este que proporcionan ideas, conocimientos y nos abren la mente a formas de hacer y construir el mundo, con una mirada positiva, optimista y esperanzadora!. ¡Ánimo!, y que se realicen más documentales como estos, no sólo sobre arquitectura sino sobre cualquier tema que nos pueda aportar conocimiento y luz. ¡Bravo por la 2!

    08 mar 2019

Los últimos 39 documentales de Escala humana

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Tierra, aire, vida

    Tierra, aire, vida

    28:08 pasado lunes

    28:08 pasado lunes Los materiales de construcción que se usaban habitualmente en el pasado vuelven a ser una buena alternativa. Materiales naturales como la tierra, aplicando la tecnología y los conocimientos actuales, hacen que sea posible hacer viviendas y edificios más respetuosos y saludables.

  • Por amor al arte

    Por amor al arte

    29:14 16 mar 2020

    29:14 16 mar 2020 La buena arquitectura nos puede emocionar, nos hace pensar, nos conecta con el mundo que nos rodea. Como el arte. Nos podemos cuestionar si la arquitectura es o no es una forma de arte, pero de lo que no hay duda es del hecho que arte y arquitectura van de la mano muy a menudo.

  • 4:07 16 mar 2020

  • 4:01 10 mar 2020 Lo mejor del capítulo de Escala humana 'Sueños urbanos' ¿Cómo tienen que ser las ciudades del futuro? Urbanistas y arquitectos de todo el mundo trabajan en los proyectos que se convertirán en realidad en los próximos años. Proyectos que deben configurar ciudades con otra cara, donde prevalezca la calidad de vida de sus habitantes.

  • Sueños urbanos

    Sueños urbanos

    28:34 09 mar 2020

    28:34 09 mar 2020 ¿Cómo tienen que ser las ciudades del futuro?. Urbanistas y arquitectos de todo el mundo trabajan en los proyectos que se convertirán en realidad en los próximos años. Proyectos que deben configurar ciudades con otra cara, donde prevalezca la calidad de vida de sus habitantes.

  • 4:15 03 mar 2020 En el capítulo de Escala Humana 'Necesito espacio' Nuria Moliner muestra ejemplos arquitectónicos en los que las personas están en el centro de todo. Cada colectivo y cada momento de nuestras vidas requiere necesidades específicas que la arquitectura debe ser capaz de satisfacer. Descubrimos una casa de uso flexible, viviendas con espacios compartidos y otros con finalidades paliativas.

  • Necesito espacio

    Necesito espacio

    28:37 02 mar 2020

    28:37 02 mar 2020 Cada colectivo y cada momento de nuestras vidas requiere necesidades específicas que la arquitectura debe ser capaz de satisfacer. En lo referente al diseño de espacios, ya sean para la privacidad o para la convivencia, las personas están en el centro de las decisiones.

  • 3:32 25 feb 2020

  • Todo es de color

    Todo es de color

    28:19 24 feb 2020

    28:19 24 feb 2020 El color es un elemento de expresión importante en nuestras vidas y no podía ser menos relevante en el ámbito de la arquitectura. El color da personalidad a pueblos, ciudades y paisajes. En este capítulo veremos algunos ejemplos.

  • Casi cero

    Casi cero

    28:27 17 feb 2020

    28:27 17 feb 2020 La crisis climática del planeta es una realidad que ya no se puede ignorar. ¿Cuál puede ser el papel de arquitectura en la construcción de un futuro más limpio y sostenible?. Podemos empezar por buscar soluciones al consumo desmesurado de energía a partir de la generación de energía limpia.

  • 3:38 17 feb 2020 En el capítulo de Escala Humana “Casi cero”, la presentadora y arquitecta Nuria Moliner habla de los edificios energéticamente autosuficientes. En la época del crecimiento industrial y del petróleo barato la arquitectura podía permitirse grandes edificios que no respondían al clima ni a las condiciones del lugar. Para poder afrontar los retos medioambientales del futuro, la Unión Europea ha estipulado que, a partir del 2021, todas las construcciones de nueva planta deberán tener “un consumo energético casi cero”. Ahora, cada vez vemos más placas fotovoltaicas en nuestros paisajes, reflejando así nuestra voluntad de obtener energías limpias, pero no es suficiente.

  • 3:20 11 feb 2020 En el capítulo de esta semana de Escala Humana, “Vivir para adentro”, nuestra presentadora y experta en arquitectura, Núria Moliner, nos habla de los patios. De estos espacios cuya definición en el diccionario es: ‘El patio es aquella parte de una construcción que carece de techo y que, por lo general, se destina a la recreación para que los habitantes o los usuarios del edificio puedan disfrutar al aire libre.’ Y que a lo largo de la historia ha ido evolucionando en su utilidad.

  • Vivir para adentro

    Vivir para adentro

    28:18 10 feb 2020

    28:18 10 feb 2020 Los patios se identifican en muchas culturas con el ocio, el descanso o la contemplación. Son lugares para conversar y en los que confluye la vida de la gente. Los patios tienen una función esencial en la vida de las personas los y se merecen un capítulo para reflexionar sobre ello.

  • Piel y huesos

    Piel y huesos

    28:58 03 feb 2020

    28:58 03 feb 2020 Si los huesos son la estructura del edificio y la piel es el revestimiento, entonces ¿las fachadas son piel o son huesos?. La arquitectura, a través de la historia, ha solucionado de muchas maneras este dilema.

  • 4:24 28 ene 2020 En el capítulo 'Despoblados' de esta semana Escala humana se adentra en el fenómeno de "La España vacia". Una España desconocida e ignorada en la que a menudo nos preguntamos ¿quién vive aquí y cómo? Núria Moliner habla con el escritor y periodista Sergio del Molino. Juntos analizan distintos aspectos de esta despoblación y las posibles alternativas. Sergio considera que la sociedad española debe exigir a la clase política que no deje atrás a la España vacía por un tema económico. Actualmente en España el 90% de la población vive concentrada en el 30% del territorio mayormente en las zonas costeras y Madrid. Eso quiere decir que un 10% de la población vive dispersa en un gran territorio sin servicios y sin recursos. El abondono rural es una de las causas de despoblación en nuestro país. El último gran éxodo rural fue provocado por el franquismo. En unos 15 años se pasó de una España básicamente agrícola a una España urbana. Actualmente la gente se va yendo de los pueblos porque no hay trabajo provocando despoblación y evejecimiento de sus habitantes, apunta Abel de Añón de Moncayo.

  • Despoblados

    Despoblados

    28:24 27 ene 2020

    28:24 27 ene 2020 La despoblación del interior de España ha dejado muchos pueblos olvidados, y con ellos la gente que los habita. Pueblos que forman parte de lo que se conoce últimamente como la "España vacía". En este capítulo estaremos allí para buscar la esencia de esos lugares aparentemente perdidos en la nada.

  • 3:28 21 ene 2020 Desde hace 10.000 años, la madera ha sido un material básico en la construcción. Las casas se levantaban con ramas, hojas, troncos... La madera y la piedra fueron la base de la arquitectura hasta que llegó el hierro y el hormigón. En el capítulo “Tocar madera” de Escala Humana, Núria Moliner demuestra que la madera no es sólo un material del pasado. Será el que se utilice en el futuro, entre otras razones, porque tiene una menor huella ecológica, es decir, un impacto medioambiental bajo.

  • 1:43 20 ene 2020 En Escala humana Núria Moliner habla con Salvador Ordóñez, coordinador del gremio de la Madera y el Mueble de Cataluña, es uno de los grandes defensores que la madera es la próxima gran revolución en la arquitectura. Ordóñez apunta que el tratamiento actual de la madera es muy diferente a la del pasado gracias a que se aplican nuevas tecnologías que permiten ampliar sus ventajas en la construcción.

  • Tocar madera

    Tocar madera

    28:31 20 ene 2020

    28:31 20 ene 2020 La madera es un material poco usado para la construcción si se compara con otros materiales como el acero o el hormigón. Sin embargo, su huella ecológica es mucho menos contaminante y eso la convierte en un material a tener muy en cuenta en el futuro. ¿Cómo afectará a nuestra vida cotidiana?.

  • Entre uvas

    Entre uvas

    28:04 13 ene 2020

    28:04 13 ene 2020 El vino forma parte de nuestra cultura desde hace siglos. España tiene la mayor superficie de viñedos del mundo y eso no puede ser casual. Las viñas configuran el paisaje de nuestro país y la arquitectura da más esplendor a las bodegas donde se elaboran nuestros vinos, famosos a nivel mundial.

Mostrando 1 de 2 Ver más