Rafael Brull es un joven dominado por el ambiente y los intereses de una pequeña población levantina, que sueña con escapar de esa vida vulgar, aunque prospera, gracias a su encuentro con Leonora, una famosa cantante de ópera que ha buscado refugio en el lugar donde nació.

Tras alcanzar el éxito en los escenarios del mundo entero. Rafael aspira al amor de Leonora, pero ella le brinda únicamente su amistad y la belleza de su voz, aunque las frecuentes visitas de Rafael a la casa donde ella vive escandalizan a la población e indignan a la madre de Rafael, doña Bernarda, que quiere rehacer el patrimonio familiar casando a su hijo con la heredera de un rico explotador de naranjas. Las intrigas que provoca doña Bernarda para que la relación entre su hijo y Leonora no prospere obligan a la cantante a escapar de su retiro, pero Rafael va tras ella, para iniciar una vida en común y recorrer juntos el mundo. Las continuas reflexiones de un viejo amigo de la familia hacen que Rafael vuelva al redil y abandone cobardemente a Leonora.
Años después, Rafael se ha casado, es padre de familia y diputado de Madrid. El destino hace que vuelva a encontrarse con Leonora. Él le jura que su vida ha sido un fracaso y le propone romper sus propias ataduras y demostrarle que nunca ha dejado de amarla. Pero el final solo será un despertar amargo y un encuentro con su propia y mediocre realidad.

Ambientada a finales del siglo XIX, "Entre naranjos" narra la historia de Rafael Brull (Toni Cantó), el único hijo de la familia más poderosa de Alcira (Valencia). Tras la muerte de su padre, Rafael decide hacerse cargo del negocio familiar -el cultivo y distribución de naranjas-, además de continuar la carrera política de su padre. A pesar de su éxito como hombre de negocios y político, lo único que le hace feliz a Rafael es estar junto a su idealizada Leonora (Nina Agustí), una enigmática y enérgica cantante de ópera que ha regresado al pueblo en el que nació para cerrar heridas del pasado.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5393311
Entre naranjos - Capítulo 3 - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-TVE.

¿Y de aquello?

¡Nada, consuelo!, han pasado semanas y no ha vuelto por allí.

Una distracción de muchachos.

Se pasa las horas con la hija de Matías. Creo que hay algo.

¡Ay!Rafael, deja trabajar a Remedios o no volverás a entrar aquí

¿Se enamora Rafaelito? Cada día más.

Es el vivo retrato de su padre. No hay que perderle de vista.

Si no estuviera yo aquí, sería capaz de cualquier locura, perdiendo...

..el crédito de nuestra casa. Te dije que aquello se acabaría.

Caprichos de la edad. A la juventud hay que darle lo suyo.

Se ha divertido, ¡bueno! Te dije que se cansaría...

..y se ha cansado.

Eres un cínico de tomo y lomo, Andrés.

Los años que uno tiene, Bernarda.

¡Mala, perdida..., arrastrada! ¡Qué razón tienes!, pero calma,...

..todo se arreglará. ¡No puede atrapar a mi hijo!

Buenos días. -Buenos días.

Buenos días, don Matías.

Su Remedios pasa cada vez más tiempo en casa y Rafael siempre preguntando

¿Cuándo viene Remedios? Están hechos el uno para el otro.

No sé, pero su afecto crece.

Si se quieren que la boda sea cuanto antes.

Remedios me hace falta en casa, pero estaré satisfecho de ser parientes.

El dinero unido al poder. ¡Un fortunón!

¡No!

Rafael seguro que ya la ha besado. Cuanto más se meta en harina,...

..menos peligro que vuelva la otra. No hay cuidado, míralos.

Rafael, no me cojas.

¡No!

¡Corre, Remedios, corre que te coge!

Cásalos pronto, para no dar de reír a Alcira.

No te importa que digan que eres tacaña. La economía de una casa,...

..consiste en no ser perezosa y que no tengas prisa en gastar.

Ataca el despilfarro de las criadas. Grita a los colonos si se descuidan,

..en los huertos. Peléate con los compradores de naranjas,...

..por un céntimo de más o de menos en la arroba.

Que se pregone que no tienes entrañas.

No sé si podré ser así. Podrás. Fíjate en mí.

Cuando me vi sola, pensé. Ahora se verá de lo que es capaz una mujer.

Enviudar, tiene que ser horrible. Enviudar, es sólo un accidente,...

..con los hombres, una siempre está sola. Con ser fiel a tu marido...

..y ahorrar, el deber está cumplido.

¿Y el amor?

Eso no existe.

¿No hay amor en el matrimonio?

Una mujer decente, tiene que respetarse a sí misma.

Hay que amansar la fiera y sujetar las emociones.

No sé qué quiere decir eso. Lo comprenderás más adelante.

¿Hay fecha o no hay fecha? -Habrá fecha cuando haya fecha.

Lo digo porque una boda de este rumbo, no es cosa de todos los días.

Remedios es un ángel y cuando Dios quiera, todo será para ellos.

Pero, no te la lleves a Madrid, no me quites de verla cada día.

El seis doble.

La casada, casa quiere. Así que yo, con las criadas, abajo.

Para vosotros, todo el primer piso. Con habitaciones nuevas y de primera

Llamaremos a decoradores de Valencia

Quiero que sea el asombro de la ciudad.

¿Se da cuenta de que yo, nunca he dicho que quiero casarme?

Aquí está tu madre que lo arregla todo.

Esta noche, la primavera es como un latigazo.

¡Qué bien huele el azahar!

Buenas noches, hijo.

¡Hasta mañana, Rafael! Duerma, madre.

La ciudad entera desfallece con este ambiente cargado de perfume.

Cada año, disfruto la germinación primaveral de esta tierra,...

..al ver sobre los campos el inmenso manto de la nieve del azahar,...

..blanqueando a la luz de la luna. Me siento dominado por la emoción.

¡Eres un poeta, Cupido! ¡Y tú, un cernícalo!

Sigue tocando. Otras músicas te gustarían más.

Esas, las he perdido.

No dicen eso las lenguas que te envidian.

¿Qué dirían si supieran la verdad? Que me trató como a un amigo,....

..un buen muchacho que la distraía en la soledad de su destierro.

No se lo creerían.

Unos besos en la mano, 4 palabras agradables...

..y algunas bromas crueles. Es todo lo que conseguí,...

...esconderme de mi madre, viviendo en mi casa como un extraño.

Si lo supieran, cómo se burlarían los que presumen de sus aventuras...

..amorosas en el casino. En una senda, la acorralé contra un naranjo

..un revolcón repentino, le rajé las enaguas, luchó a brazo partido,...

..pero fue mía la condenada. Es lo único que saben hacer esos animales.

Claro, que tú no eres así. Lo he intentado igual que ellos.

¡Qué equivocación! ¡Sí!

Ya lo dijo Shakespeare. El amor como es ciego, no deja ver a los amantes,

..las tonterías que cometen.

¡Ah...!

¡Rafael! Me ha dado un susto que no se lo perdono.

No pretendía verla. ¿A qué viene aquí?

Sólo quería..., despedirme.

¿Qué quieres decir?, no busque excusas tan raras. Diga la verdad,

..que es una víctima de esta noche peligrosa.

Yo también lo soy.

Quiero que me perdone. No hablemos de aquella infamia.

Fue una locura. Me hace daño recordarla.

Queda usted perdonado. ¡Ande!

Ya que ha caído por aquí, como el pedrisco o como llovido del cielo,

..quédese un momento.

¡Qué noche!

Estoy ebria sin haber bebido.

Los naranjos me embriagan con su aliento.

Me he asustado al verle.

Y sin embargo, estaba pensando en usted, se lo confieso.

¿Qué hará aquel loco a estas horas?, me decía.

Y de repente, se me presenta,...

..como un aparecido.

No podía dormir.

He venido aquí...

..para decir adiós a una ilusión que se me escapa.

No sé qué tengo.

Creo que estoy loca.

La primavera, mi mejor amiga.

Y no le debo más que rencores. Si alguna locura he hecho en mi vida...

..ella ha sido mi consejera.

¡Qué imprudencia vernos esta noche!

¡Y ahora de noche!, acabará trayéndola a esta casa.

¡Esa doña Pepita, está ciega y sorda!

Cálmate, yo estaré al tanto

Por San Bernardo lo juro, Rafael será de Remedios,...

..y Remedios de Rafael.

Hasta mañana, don Andrés. Buenas noches, madre. Que nadie me moleste.

¿Estás enfermo?

No, es que trabajo de noche, un estudio importante.

¡Mentira, mentira!

¡Mentira, mentira!

Quisiera cogerte desnuda y presentarme en el puente del arrabal

¡Si soy vuestro jefe, adorad a la mujer que es mi alma!

¡No puedo vivir sin ella!

Loco..., loco.

Me ahogo aquí dentro.

Llévame en tu barca.

Al aire libre me gusta más. ¡Para qué sirve el amor!,...

..sino para hacer disparates.

Vamos.

Cuánto te agradezco este paseo, Rafael.

Me siento tan feliz.

Nunca he tenido una noche como esta.

¡Y, salta!

Canta un ruiseñor.

¿No decías que de noche no se oía el ruiseñor? Escucha.

Se oyen jadeos.

Te quiero mucho. Mucho.

No sé cómo empezó.

Creo que fue tu ausencia, cuando estabas en Madrid.

Me resistía, porque estaba aún en mi sano juicio.

Ahora estoy loca,...

..y lo he echado todo a rodar.

Venga lo que venga, quiéreme siempre, Leonora.

Júrame, que nunca dejarás de quererme.¡Nunca!

Cuando miro hacia atrás, reconozco que mi corazón no ha sentido ni esto

Sería una crueldad que me abandonases después de despertarme.

Te devoraría. Júrame que siempre me querrás.

Te querré siempre.

Qué guapo eres, Rafael.

Canta ópera.

Calla, alma mía, que nos van a conocer.

Hasta mañana. No,...

..hasta luego.

Ahora, sí es el último. Nos van a sorprender.

¡Qué noche me has dado, Rafael!

¡No tenía por qué!

Por mí, no, pero tengo que velar por tu madre y por tus intereses.

Que la veas y que te la beneficies, bueno, pero con discreción,...

..porque lo de esta noche, pasa de claro a oscuro.

¡Qué jugo le sacáis paseando juntos, para que todo el mundo se entere!

¡Qué me dices! Que haré lo que me plazca.

¿Así me contestas?

¿A mí?

Soy mayor de edad. No voy a tolerar más esta comedia.

Guárdese sus consejos para cuando se los pida.

No es mi hijo, lo han cambiado. Esa buscona ha hecho de él otro hombre.

¡Mil veces peor que su padre!

¡Perdido por una puta!

Para esto he sufrido yo tanto, sacrificándome durante años,...

..queriendo hacer de él un gran hombre.

¡Vamos, Bernarda!, no llores, que me partes el corazón.

Ya no se recata para pasar las noches fuera de casa.

Vuelve cuando nos levantamos, y por la tarde, se va a la casa azul,...

..para ver a la condenada.

Habrá que hacer algo para que Remedios y su padre no se enteren.

¿Está tu amo? Mi señor está ocupado.

Dile que quiero verle.

Al momento, mi bella dama. Una princesa demanda protección.

¡Hola, guapa! Buenos días, Cupido.

¡Qué mañanera andas! Quería preguntarle una cosa.

Cupido te lo dirá, si tiene que ver con música o literatura clásica.

¡Pues quizá!, porque suenan músicas que vienen de la ribera del río.

La ópera wagneriana tiene mucha fuerza.

Entonces, ¿es verdad lo que se dice?

Hay verdades y verdades. Podríamos decir, que de la misa, la media.

Pero..., cuando el río suena, agua lleva.

Ya lo dijo Ovidio. Hay tantas penas en el amor, como conchas en la playa

Debe tomar cartas en el asunto, un diputado, debería dar ejemplo.

Al principio, caía en gracia que saliera con esa pájara,...

..pero ahora, él se mete en la jaula cada noche.

Yo le veo entrar a oscuras y descalzo, en casa de doña Pepita.

La otra noche, estaban desnudos en la barca, por el río.

Hay que reconocer que ella, ¡tiene unas carnes...!

-Eso, sí.

¡Quién no ha tenido una ceguera de joven!, hay que ser prudentes.

Su agua de azahar, doña Pepita. -Gracias.

Adiós, Bernarda. -¿Qué desea?, doña Bernarda.

¡Pepita! -¿Qué?

¿No te das cuenta de cómo te mira la gente?

¿Qué llevo?

Parece mentira de que no te des cuenta...

..de lo que está pasando en tu casa. Yo no te voy a engañar.

¡Claro!

Tu sobrina es una aventurera, con muchos líos.

Las malas lenguas.

¿Mala lengua, yo?

¡Por Dios, Bernarda!

Lo que está haciendo en tu propia casa,...

..me está matando. Tu sobrina y mi hijo, son el escándalo de la ciudad.

Y hay quien dice que tu casa se está convirtiendo en una casa de putas.

¡Pepita!

Llaman a la puerta.

Señora.

¿Qué tienes?, ¿qué ocurre?

No puedo más. Nos espían. En los caminos, en las lindes del huerto.

Siempre hay gente emboscada, esperando ver algo. Nuestro amor...

..es motivo de risas y me tratan como a una puta de acera.

No me importa, ¡les desprecio!, pero quedan tus amigos y tu madre.

Sí, mi madre. Algo hará contra nosotros.

Lo ha hecho. Me ha robado mi única familia.

Me ha quitado el cariño del único ser que me quedaba, mi tía Pepita.

Ya no soy para ella la niña de antes No hay más que ver cómo me mira,...

..cómo se aparta de mí, temiendo mi contacto.

Ya no puedo seguir aquí. He dicho a Pepa, que mañana arregle el equipaje

¿Irte, tú?

Ahora que voy a perderte, te quiero más que nunca.

¿Por qué me dejas?

Porque te quiero y deseo tu tranquilidad.

No te irás, Leonora. No te irás.

Nos iremos juntos.

¡No, calla!

Me lo decía el corazón. ¿Escaparnos juntos?, no, muchas gracias.

¡No puedo cargar con esa culpa! y parecer como una aventurera...

..que te arranca de tu madre. ¡No verte, ni sentir tu cuerpo!

Acabaré pegándome un tiro.

No digas eso. Leonora, soy libre.

No

Me iré sola. No tengo valor para afrontar el odio de tu madre...

..terminarías por volverte contra mí.

No me quieres.

¿Te has cansado de mí?

¿Cansarme de ti?

Jamás me he sentido tan triste como esta noche.

¿Entonces?

Tú, nunca comprenderás, hasta dónde he llegado a quererte.

Si me veo solo, abandonado por ti, la tristeza y el tiempo...

..que todo lo puede, morderán mi vuelta.

¿Crees que en mi madre sólo hay cariño?

Te quiere.

Sí, pero en ella pesa más la ambición.

Soy el rehén de una gran fortuna que ella lleva meditando mucho tiempo.

Quiere casarme y yo no quiero. Prefiero seguirte por el mundo,...

..pero verte, hablarte, sentirte.

Cupido, ¿adónde te mudas? -¡Qué más quisieras tú!

Yo no me muevo de aquí. ¡Quién iba a cantar las verdades, si no!

¡Vaya...!

Este equipaje es de la artista doña Leonora Bruna, que vuelve a Italia,

..a reverdecer laureles. Facturado para la frontera.

¡Vaya bendita de Dios! -Y nos deje libres de la peste.

Será un momentito. Sed formales, Rafael.

Tendría que pedirte perdón. Tú eres una buena muchacha...

..que no merece sufrir, pero uno no siempre puede impedir...

..hacer daño a los demás. Si algo tenía que perdonar,...

..está ya perdonado. Al final, todo toma su curso y todo vuelve a su ser

Quizá no podemos luchar contra el destino.

Quiero que sepas que deseo para ti, toda la felicidad que pueda darte,

..y que no sufras por nada. ¿Y por qué iba a sufrir yo, ahora?

¿Se ha portado bien Rafael? Muy bien, doña Bernarda.

Ya estoy aquí.

¡Qué madrugador!

Habría que hacer algo para que se vuelva a hablar bien de la familia.

Y menos mal que esa bruja, ha salido a escape.

Te daré dinero y lo repartes por donde convenga.

¡Andrés, me han robado todo el dinero!

Hasta el último duro. ¡Pedro!

¡Nada! Déjalo, ellos no han sido.

Avisa a un médico, ¡enseguida!

¡Bernarda!

Necesito algunas cosas, quiero salir a comprarlas. No tengo nada.

He huido sólo con el traje. ¿Vas a ir solo?

Sí.

Te daré dinero. No me hace falta.

No seas orgulloso, tiene que hacerte falta.

¡Que no!

No tardaré mucho.

Si saliste sólo con lo primero que encontraste.

También cogí dinero.

¿Cogiste dinero de tu madre? El dinero también es mío.

Eso no puede hacerse así. Cuando sea, reclamas lo que te pertenece,

..no puedes salir de tu casa como un ladrón.

No quiero vivir de ti.

Todo lo mío es tuyo.

Buenas tardes.

Buenas tardes.

Uno, nada más.

¿Coche, señor?

No, gracias.

¡Rafael!

¡Rafael!

¡Usted aquí!

Hace dos horas que te busco por Valencia. Vámonos de aquí,...

..tenemos que hablar, este no es buen sitio.

¿Te parece bien lo que has hecho? He venido a Valencia para un asunto.

No vas a echar a correr con esa mujer.

Déjeme resolver mis asuntos,

..y vuélvase a Alcira. No te dejo.

Quiero que lo sepas. Tu madre en cama y la casa revuelta por un robo.

¿Estás contento?, ¿quieres matar a tu madre?, pues la matarás.

Estos son los señoritos con carrera, cuánto mejor, que fueses un bruto,

..como tu padre o como yo, pero sabiendo divertirte.

¡Y ese dinero que llevas!, más de 30 mil pesetas.

Sólo tomé lo mío.

Nunca pedí la herencia de mi padre y Leonora quiere que lo devuelva.

Esa mujer quiere tenerte bien atado, hacerte su entretenido.

Pero no lo devuelvas, tienes razón, es tuyo,...

..aunque ese dinero resulte del esfuerzo de tu madre,...

..por sacar a flote la fortuna de tu familia. Puedes derrocharlo.

Si tu padre levantara la cabeza, se volvía a morir de ver a su hijo...

..mantenido por una mujer.

¡Si don Ramón viese cómo destruyes lo que tanto costó levantar!

Él era capaz de tirar su fortuna por una mujer, pero junto a las...

..más bellas del mundo, ni un solo voto hubiese cambiado por ellas.

Tú no conociste los malos tiempos, cuando había que hacerse respetar.

La época de la revolución. En cada batalla electoral, si queríamos...

..el triunfo, teníamos que pasar sobre algún cadáver.

Si hubieras visto galopar a tu padre en vísperas del escrutinio,...

..sabiendo que andaba emboscado cerca, con la carabina a punto.

¡La de pleitos que habremos tenido por coacción y violencia!,...

..que nos hacían vivir angustiados, esperando la catástrofe final,...

..el presidio, la pérdida de la hacienda. Todo esto lo hizo tu padre

..para crearte un distrito propio, abriéndote camino. Si no vuelves...

..y destruyes las suposiciones de la gente, todo se habrá perdido.

¡La suerte está echada!,...

..seguiré mi camino.

¡Váyase, don Andrés!, déjeme solo.

¡Mira esa familia! ¡Cristo!, ¿tan mala es esta vida?

No le des la espalda a tu deber y podrás vivir rico, respetado,...

..influyente, envejeciendo rodeado de hijos, lo único que puede desear,

..una persona honrada. Y luego esa mujer...

Yo también he sido joven como tú. No he conocido señoras como ésa,...

..pero todas son iguales. He tenido mis debilidades, pero por esa mujer,

..no hubiese perdido ni una uña. Las sobras de los demás.

¡Miserable!

Ha repartido su amor por todo el mundo. Sus entrañas se estremecieron

..en palacios y hoteles. ¡Qué te ofrece que otros no hayan gozado!

Cambias unas sábanas usadas por el escándalo y el descrédito...

..y tal vez, por el cadáver de tu madre.

Tengo sed.

Falta una hora para el tren, vente conmigo y podremos remediarlo todo.

No puedo.

He dado mi palabra. Cuando rompas con ella...

..no vuelvas por Alcira. Tu madre ya no existirá y yo estaré no sé dónde,

..y los que te hicieron diputado, te mirarán como a un ladrón...

..que mató a su madre.

Pégame si quieres, nos están mirando

Arma un escándalo.

No por esto, dejará de ser verdad lo que te digo.

Llaman a la puerta.

Señora, tiene una carta.

Canalla.

¡Pepa!

Rafael...

Se ha ido.

Me deja.

Amor que me despertó cuando yo estaba tranquila e insensible.

¿Por qué lloro?

¡Se acabó!

¡Alégrate, Leonora!

¡Pepa!

¡Otra vez a cantar, a recorrer el mundo, a vivir!

¡A tratar a los hombres como se merecen!

¡Qué locura creer en el amor!

Pareces el dios Zeus contemplando sus dominios.

Cupido...

Todo es tuyo. ¿Se te sube a la cabeza la dulzura de la posesión?

¿No es eso?

El ansia de riqueza, se ha apoderado de mí como una verdadera pasión.

Todo está al alcance de tu deseo, pero, dime una cosa, ¿eres feliz?

Paso gran parte del año lejos de mis naranjos,...

..añorando el perfume de los huertos y la suavidad de este clima.

La melancolía me invade en el frío y seco clima de Madrid.

Para gloria del país.

Pronto vuelvo y no creas que me gusta.

Llevo 10 años con la vida monótona del que no quiere gastar mucho...

..para que la familia no se imagine otra cosa.

Te has hecho respetable.

Sí... Y tengo el estómago estragado por los vasos de agua con azucarillo

..apurados en la cantina del Congreso. Y callos en los pies...

..por las esperas en los pasillos para hacerme...

..el encontradizo con Cánovas. Que en paz descanse.

O hablando con algún miembro del Gabinete.

¡Pero el dinero entra!

Entra y sale. Hay que suavizar mucho en Madrid, por culpa...

..de los entusiastas del distrito.

Hay que pedir la Luna, para contentarse con unos granos de arena

Han sido 10 buenos años. La voz de nuestra tierra está en el Congreso,

..pero la nación calla. Será porque están contentos.

Parece que ese es el sistema para gobernar. Crisis concertadas,...

..y los partidos amistosamente, decidiendo lo que deben decir.

Pasó la era de las revoluciones. La voz del país está callada.

A veces veo la tribuna de los periodistas y...

Son jóvenes, inteligentes, simpáticos y pobres, ¡claro está!

Se ganan el pan y nos miran desde su tribuna como los pájaros miran...

..las miserias de la calle. Riéndose de nuestros disparates.

Parecen traer con ellos el viento de la calle a un ambiente denso,...

..como el de una habitación donde agoniza un enfermo crónico.

Buenas. Igual les venía bien un poco de agua.

¡Claro que sí!

Está bien.

Cuenta saldada, la conciencia tranquila.

¡Papá, papá!

Ramón, Matías, Rafael, no molestéis a vuestro padre.

Una perla para la casa. Ya lo decía yo.

Su virtud, es intolerable.

¿Ha vuelto ya Andrés? Madre...

Don Andrés se murió el año pasado. ¿no se acuerda?

Mire. Así mandaremos ahora nuestras naranjas a Inglaterra.

¿Le gusta?

Llora un niño.

No dejes que entren los niños, gritan mucho.

Bueno...

Mi suegro nos ha pagado la cosecha.

¡A la cama, venga! ¿Qué es eso?

Ya la ha visto. ¿Qué le parece? ¿No sabe quién es esta mujer?

Pues, debería saberlo. Se llama Cora

Su hijo el diputado, la mantiene en Madrid. Debe ser cosa de familia,...

..el poner en evidencia a la mujer legítima y dar escándalos.

Una mujer decente, tiene que respetarse a sí misma.

Hay que amansar la fiera y sujetar las emociones.

¡Nunca lo he olvidado! Y tampoco que me dijo una vez, que lo entendería.

¡Vaya, si lo he entendido! Y lo he pagado. Yo estaba viva.

¡Bien viva!

¡Qué consejos los suyos! He perdido a Rafael.

Me he consumido yo. Llena de dignidad, ¡eso sí!

No me tiro por el balcón, por mis hijos.

¡Andrés! ¡Andrés, ayúdame!

¡Cómo te ha sentado el viajecito...!

Así que, no hay amor entre nosotros. Ni capricho, Cora.

Quiero serte sincero.

Pues, ¿qué esperabas?

Lo que sí sé es que me cuesta mucho dinero...

..mi relación contigo. Me alarman tus mezquindades.

Pienso en mis hijos. Me avergüenza imaginar que arruino su porvenir...

..y me horroriza lo que diga mi mujer. Tan defensora del céntimo.

Del céntimo y del pequeño tesoro que tiene entre las piernas.

Desde que llevamos juntos, nunca te había oído decir nada parecido.

Agradezco tus esfuerzos por sacarme de la monotonía, no sirven de nada.

Querido, tienes que sacudirte la vejez. Rejuvenecer.

Es inútil, es imposible repetir la aventura.

¡Vamos, que se acabó todo entre nosotros! ¿Es eso?

Ya me lo imaginaba, pero no pienses que te vas a ir sin pagar...

..mis facturas pendientes, o te monto un lío en el Congreso. Allá tú

Qué trabajo contestar peticiones. -Hay que ahogar las quejas.

Nos lo ponen imposible. Un tropezoncito, y acuden a nosotros,

..como si fuéramos un santo milagroso.

Como si estuviéramos representando una comedia.

Realmente, ¿le importa al país lo que hacemos?

Duda cruel.

Es mejor no plantearla. -Y menos ahora.

Ése navega contra el viento, pero los que le siguen, le tienen fe.

Don Rafael, los de la comisión de presupuestos le esperan.

Voy al momento. Para la estafeta.

¿Es verdad lo que se dice? Si es bueno para el país...

¿No cree que el presupuesto de la Iglesia debería reducirse?

La Iglesia es la gran educadora de España.

¿Se siente con fuerzas?

La razón de nuestros argumentos prevalecerá.

Procede.

Confiamos en usted, no nos defraude.

Discusión del presupuesto de obligaciones eclesiásticas.

¡Silencio!

¡Qué mujer se ha traído el secretario de la Embajada inglesa!

Tiene la palabra el representante de la minoría liberal.

Nos dará un baño. -Elocuencia no va a faltarle.

Señores diputados. Tengo una depresión en el ánimo,...

..un desmayo en la voluntad y una niebla tan espesa en la inteligencia

..que dudo, si podré coordinar algunas ideas. Y si después de...

..coordinadas, no se anudarán en mi garganta, las palabras...

..con que habré de expresarlas. -Florido empieza el vejestorio.

Mi tiempo está pasando. Hablo pues, hoy, en nombre de la España...

..del porvenir. De un pueblo que no tendrá reyes, porque se gobernará...

..a sí mismo. Que no pagará sacerdotes, porque respetando...

..la conciencia nacional, permitirá todos los cultos, sin privilegios,

..para ninguno. Quiero hacer resaltar la manera absurda...

..con que la nación se despide de un siglo lleno de revoluciones,...

..durante el cual, todos los países han conseguido progresar...

..más que el nuestro. Mi razón, mi conciencia, mi historia,...

..me llevan a proclamar esta verdad. La Iglesia cobra todos sus servicios

..a los fieles y cobra al mismo tiempo del Estado.

La Hacienda demanda economías, mientras se crean nuevos obispados.

Se le va a acabar el fuelle. -Pero dice la verdad.

Las obligaciones eclesiásticas aumentan en provecho del alto clero,

..sin que alcance nada para remendar las raídas sotanas de los de abajo,

..que necesitan entregarse a la codicia, explotando la casa de Dios.

Y mientras tanto, no hay dinero para las obras públicas.

Poblaciones sin caminos, regiones enteras,...

..sin haber escuchado jamás el silbato del ferrocarril.

..campiñas pereciendo de sed, mientras los ríos pasan por ellas...

..llevando al mar sus inútiles aguas

Invoco un futuro en el que no existan absurdos ni injusticias.

Este es mi legado.

Tiene la palabra el representante de la mayoría conservadora.

A ver lo que contesta.

Señor presidente. Señores diputados.

Su señoría es un ideólogo de un inmenso talento,...

..respetable por muchos conceptos, pero siempre fuera de la realidad.

Quiere gobernar los pueblos con arreglo...

..a las teorías adquiridas en los libros, sin atenerse al carácter...

..propio e indestructible de cada nación.

-Muy bien. -Así.

Esta comisión ha hecho profundos estudios de los presupuestos.

El Gobierno, está dispuesto a cuantas economías sean factibles...

..sin menoscabo de la dignidad del país, pero este Gobierno,...

..es el de una nación eminentemente religiosa, favorecida por Dios,...

..y no tocará un céntimo de las obligaciones eclesiásticas, ¡jamás!

En vano se cansa su señoría. España es profundamente religiosa.

Su historia es la del catolicismo. Se ha salvado de sus conflictos...

..abrazada a la cruz, y cuando no lo estuvimos, todos los males del mundo

..cayeron sobre nosotros. Las revueltas revolucionarias,...

..la desintegración de la República, pesadilla de personas sensatas.

Los furores del cantonalismo. Suma de horrores jamás vista en la tierra

..de los pronunciamientos y las guerras civiles.

¡Muy bien, Brull!

¿Todos los españoles tenemos el deber de ir al cielo? ¡Diputado!

El señor ministro le espera.

¡Leonora!

Le he visto y le he oído. ¡Muy bien, Rafael!

Acabo de pasar un rato delicioso.

¡Vamos!

¿No sube usted? Acompáñeme, daremos un paseo, la tarde es magnífica.

Un poco de oxígeno sienta bien después de un ambiente tan cargado.

¡Qué sorpresa!, encontrarnos aquí.

Llegué ayer.

Mañana salgo para Lisboa. Tal vez venga el próximo invierno...

..a cantar la Valquiria. Pero hablemos de usted, ilustre orador.

Mejor dicho, de ti, porque creo que nosotros somos amigos.

Claro, Leonora

Más que amigos. Yo no he podido olvidarte.

Amigos, sólo amigos.

Entre nosotros hay un muerto que nos impide aproximarnos.

¿Un muerto?

Sí, aquel amor que mataste.

Amigos, nada más. Camaradas unidos por la complicidad del crimen.

Leí esta mañana que ibas a contestar en eso de los presupuestos y...

..le rogué a un amigo mío que me acompañara. ¡Pobre Bryan!

No te conocía, pero cuando te levantaste, emprendió la fuga.

Una injusticia, porque no has estado nada mal. ¡Estoy asombrada!

¿De dónde sacas tantas palabras? Sin embargo, a mí, no me dices nada.

¡Qué hermosa estás!

Parece mentira que hayan pasado tantos años.

Sí.

Reconozco que no estoy del todo mal. Siento no poder decirte lo mismo,...

..en el Congreso me costó reconocerte. Pareces un señor...

..casi venerable. Seguro que usas faja para esconder el vientre.

Tienes todo el aire de un padre de familia. Dime,...

¿Qué te falta?

¡El amor!, lo que tenía contigo.

Perdóname.

He purgado mi falta con años de tedio y dolor.

Pero ahora volvemos a encontrarnos y aún es tiempo.

Aún podemos revivir aquello.

Aún podríamos ser felices. Imagínate que ayer fue nuestra despedida...

..y que hoy nos encontramos para vivir juntos ¡siempre!

¿Qué contestas, Leonora?

¡No!

El amor sólo pasa una vez en la vida y tú lo dejaste escapar.

¡Llora tu culpa!, como yo lloré tu torpeza.

Te quiero aún más que entonces.

Siento hambre de tu cuerpo. Huiría contigo.

Mi mujer, mis hijos, me son extraños,...

..se borran en cuanto pienso en ti. Tú eres mi vida.

¡Y la santidad de la familia de la que hablabas en el Congreso!

¡Qué de mentiras decís ahí! ¡Para los bobos!

El único que ha hablado con la firmeza de la virtud es el viejecito

Si tú quisieras...

Déjame seguirte.

Como amigo, como criado si fuera preciso.

El amor que dejaste pasar está tan lejos...

..que es imposible alcanzarlo. ¡Para qué cansarnos! Tú naciste burgués.

Yo llevo en las venas la bohemia. Esto del amor por el amor,...

..burlando leyes y costumbres, despreciando la tranquilidad.

Es nuestro privilegio. La única fortuna de los locos.

Por eso nos miran con desconfianza.

¡Qué parrafito, eh!

¡Qué efecto hubiera causado al final de tu discurso!

Adiós, Rafael. Cuídate.

No envejezcas tan deprisa.

¿Volveremos a vernos? No sé.

¡Nunca!, o tal vez, cuando menos lo esperes.

Sigo siendo la misma que antes de conocerte.

Leonora. ¡No!

¡Ya no!

De todos, ¡sabes!, el portero de un teatro, de un cochero,...

..de un mozo de cuerda si es preciso ¡antes que de ti!

Tú estás muerto, Rafael.

Adiós.

¡Rafael! -Deje que le felicite, señor diputado

El ministro no ha parado de hablar de tu discurso, está entusiasmado.

¡Cosa hecha! A la primera convención director general o subsecretario.

¡Enhorabuena, compañero! -¡Felicidades!

Entre naranjos - Capítulo 3

23 sep 2019

Programas completos (3)

Los últimos 6 programas de Entre naranjos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios